You are on page 1of 3

Andrómaca—¡Desgraciado! Tu valor te perderá.

No te apiades del tierno infante ni de
mí, infortunada, que pronto seré viuda; pues los aqueos te acometerán todos a una y
acabarán contigo. Preferible sería que, al perderte, la tierra me tragara, porque si
mueres no habrá consuelo para mí, sino pesares; que ya no tengo padre ni venerable
madre. A mi padre matóle el divino Aquileo cuando tomó la populosa ciudad de los
cilicios, Tebas, la de altas puertas: dio muerte a Etión, y sin despojarle, por el religioso
temor que le entró en el ánimo, quemó el cadáver con las labradas armas y le erigió un
túmulo, a cuyo alrededor plantaron álamos las ninfas Oréades, hijas de Zeus, que lleva
la égida. Mis siete hermanos, que habitaban en el palacio, descendieron al Hades el
mismo día; pues a todos los mató el divino Aquileo, el de los pies ligeros, entre los
bueyes de tornátiles patas y las cándidas ovejas. A mi madre, que reinaba al pie del
selvoso Placo, trájola aquél con el botín y la puso en libertad por un inmenso rescate;
pero Artemis, que se complace en tirar flechas, hirióla en el palacio de mi padre.
Héctor, ahora tú eres mi padre, mi venerable madre y mi hermano; tú, mi floreciente
esposo. Pues, ea, sé compasivo, quédate en la torre —¡no hagas a un niño huérfano y a
una mujer viuda!— y pon el ejército junto al cabrahigo, que por allí la ciudad es
accesible y el muro más fácil de escalar. Los más valientes —los dos Ayaces, el célebre
Idomeneo, los Atridas y el fuerte hijo de Tideo con los suyos respectivos— ya por tres
veces se han encaminado a aquel sitio para intentar el asalto: alguien que conoce los
oráculos se lo indicó, o su mismo arrojo los impele y anima.

Contestó el gran Héctor, de tremolante casco:

— Todo esto me preocupa, mujer, pero mucho me sonrojaría ante los troyanos y las
troyanas de rozagantes peplos si como un cobarde huyera del combate; y tampoco mi
corazón me incita a ello, que siempre supe ser valiente y pelear en primera fila,
manteniendo la inmensa gloria de mi padre y de mí mismo. Bien lo conoce mi
inteligencia y lo presiente mi corazón: día vendrá en que perezcan la sagrada Ilión,
Príamo y su pueblo armado con lanzas de fresno. Pero la futura desgracia de los
troyanos, de la misma Hécabe, del rey Príamo y de muchos de mis valientes hermanos
que caerán en el polvo a manos de los enemigos, no me importa tanto como la que
padecerás tú cuando alguno de los aqueos, de broncíneas corazas, se te lleve llorosa,
privándote de libertad, y luego tejas tela en Argos, a las órdenes de otra mujer, o vayas
por agua a la fuente Meseida o Hiperea, muy contrariada porque la dura necesidad
pesará sobre ti. Y quizás alguien exclame, al verte deshecha en lágrimas:" Esta fue la
esposa de Héctor, el guerrero que más se señalaba entre los teucros, domadores de
caballos, cuando en torno de llión peleaban..."Así dirán, y sentirás un nuevo pesar al
verte sin el hombre que pudiera librarte de la esclavitud. Pero que un montón de tierra
cubra mi cadáver antes que oiga tus clamores o presencie tu rapto.

Así diciendo, el esclarecido Héctor tendió los brazos a su hijo, y éste se recostó,
gritando, en el seno de la nodriza de bella cintura, por el terror que el aspecto de su
padre le causaba: dábanle miedo el bronce y el terrible penacho de crines de caballo,
que veía ondear en lo alto del yelmo. Sonriéronse el padre amoroso y la veneranda
madre. Héctor se apresuró a dejar el refulgente casco en el suelo, besó y meció en sus
manos al hijo amado y rogó así a Zeus y a los demás dioses...

Homero, Ilíada, VI
Héctor y Andrómaca. Cerámica griega

Se sabe con certeza que hubo manifestaciones poéticas en Grecia antes de Homero, pero
no tenemos ningún testimonio al ser la transmisión de carácter oral. Con la aparición de
la escritura, (IX-VIII a.C) poemas épicos como la Ilíada o La Odisea consiguieron fijar
siglos de poesía oral, transmitida por rapsodas o aedos profesionales a lo largo de los
años, de generación en generación. De este modo parece lógico que la temática épica
sea la de relatar hechos heroicos realizados por personajes históricos o legendarios para
el pueblo griego. Así, aparece también la famosa dicción formular que facilitaba a los
rapsodas la memorización de las narraciones. En este fragmento encontramos varios
ejemplos: Héctor, el de tremolante casco; Aquileo, el de los pies ligeros o Tebas, la de
las altas puertas.

Este poema se le atribuye a Homero, literalmente en griego el que no ve, una
característica legendaria del poeta, pues no tenemos datos certeros sobre su vida, incluso
su existencia es todo un enigma (cuestión homérica).

El tema principal de La Ilíada es la cólera de Aquiles. La obra gira en torno a la guerra
de Troya, concetrado el poema en sus últimos diez días.

El fragmento elegido pertenece al canto VI y podemos caracterizarlo por ser el más
lírico de La Ilíada. El sufrimiento, el amor, la impotencia o la ternura son sentimientos
presentes en este texto. Homero describe en él la despedida entre el héroe troyano
Héctor, quien debe luchar en la guerra, y su esposa Andrómaca. La areté, es decir, la
virtud que refleja la excelencia en todos los dominios, lo físico, lo intelectual y lo moral,
en definitiva, tanto en las armas como en el diálogo, queda perfectamente refejada en el
héroe, pues para conseguir la gloria debe enfrentarse y afrontar su destino, aunque sea
este la muerte. Por otro lado, Andrómaca, es el reflejo de la desgracia de la guerra. Aún
así, representa el ideal de mujer griego,demostrando fidelidad y amor hacia su esposo.
Astianacte, hijo de ambos, es la única esperanza que queda en ellos, su único futuro. Sin
embargo, los hados así no lo querrán y será arrojado desde los muros de Troya.

Por desgracia, hechos como éste han ocurrido infinidad de veces a lo largo de la
historia. Mientras exista la guerra, existirá el sufrimiento, sea el soldado un héroe griego
o sea un trabajador iraquí; ocurra en el siglo VIII a.C o en el siglo XXI.