You are on page 1of 14

August Strindberg

Johan August Strindberg (Estocolmo, 22 de enero de 1849 – ibídem, 14 de mayo de 1912) fue un
escritor y dramaturgo sueco. Considerado como uno de los escritores más importantes de Suecia y
reconocido en el mundo principalmente por sus obras de teatro, se le considera el renovador del
teatro sueco y precursor o antecedente del teatro de la crueldad y teatro del absurdo. Su carrera
literaria comenzó a los veinte años de edad y su extensa y polifacética producción ha sido recogida
en más de setenta volúmenes que incluyen todos los géneros literarios. Se interesó por la
fotografía y la pintura, y en una etapa de su vida le obsesionó la alquimia. De personalidad
esquizofrénica, durante la mayor parte de su vida se sintió acosado y perseguido. Esta peculiaridad
dotó a su obra de una especial fuerza y dramatismo. Sintiéndose atacado y perseguido por el
movimiento feminista, su feminismo de juventud pronto se transformó en misoginia. Strindberg
estuvo casado con tres mujeres (Siri von Essen, Frida Uhl y Harriet Bosse, en orden cronológico) y
tuvo hijos con todas ellas, fueron tres experiencias matrimoniales desastrosas. Protagonizó fuertes
polémicas éticas y políticas. A su muerte fue reconocido como una persona notable en Suecia,
asistieron a su entierro más de 50.000 personas.

Biografía[editar]
Hijo de Carl Oscar Strindberg, comerciante, y Ulrika Eleanora Norling quien, antes de casarse,
había sido criada y amante de su padre. Su infancia transcurre en un entorno familiar desgraciado.
La relación de sus padres, una relación de amo-criada, el autoritarismo de él y la extrema
religiosidad de ella marcarían su formación. Se educa en un colegio destinado a la elite,
sintiéndose desplazado en su ambiente aristocrático. Todo ello hará que en sus autobiografías
describa su infancia con tintes dramáticos y desgraciada (en sus relatos titulados El hijo de la
esclava).

En 1867 termina los estudios de bachillerato e ingresa en la universidad de Upsala. Su padre
quiebra y las dificultades económicas le obligan a compaginar los estudios con varios trabajos:
maestro de enseñanza primaria y dando clases particulares. Comienza los estudios de Medicina y
más tarde los de letras, sin lograr terminarlos. Asiste a la Real Escuela de Arte Dramático de
Estocolmo, donde cosecha un nuevo fracaso, al no pasar de una mala interpretación de varios
papeles secundarios.

Conoce varios empleos, trabaja como periodista de varias publicaciones y a las estrecheces
económicas une una vida en la bohemia literaria de su país. A los veinte años de edad, en 1870,
alcanza el éxito: el Teatro Dramático de Estocolmo estrena su obra A Roma y el Rey le concede una
beca para que continúe sus estudios. Comienza a ser conocido por sus trabajos como periodista.

En 1875, a los veintiséis años, accede como ayudante de bibliotecario a la Biblioteca Nacional de
Estocolmo (donde «se ha ido estratificando las etapas de la estupidez humana, o de la genialidad».
Autodefensa), con varias obras de teatro en el cajón, sin poder estrenarlas. Este cargo lo considera
un fracaso en el que «para poder avanzar en la carrera de bibliotecario y obtener un puesto,
debería haber enterrado a seis colegas, todos con buena salud» (Autodefensa).

En este tiempo intima con la pareja Wrangel. Él, barón y militar; ella, la que será su primera mujer,
Siri Von Essen, con inquietudes teatrales, pertenece a una familia noble finlandesa. Strindberg y
Siri inician una relación platónica y en 1877, tras el divorcio de la pareja Wrangel, se casan.

En 1879 con la publicación de su novela El cuarto rojo se consagra como escritor y se le adscribe al
movimiento de renovación sueco. En 1882 estrena su drama Maestro Olof. Los problemas
económicos y la imposible carrera teatral de Siri facilitan las primeras desavenencias en la pareja.



Otra fotografía de Strindberg, también tomada por él mismo.
En 1882 provoca su primera gran polémica. Realiza diversos trabajos históricos, también publica su
novela satírica El nuevo Reino. Ataca a un reconocido historiador sueco y al estamento político. La
reacción que provoca le obliga a abandonar Suecia. En 1883 inicia junto a Siri un exilio voluntario
de seis años. Sin que les abandonen las penurias económicas recorren Francia, Suiza, Alemania e
Italia.

En 1884 se publica Casados, un duro ataque a las relaciones matrimoniales burguesas. Esto le vale
el repudio general de la burguesía y un proceso amparado por la Ley de Imprenta. Ganará el
proceso y en el transcurso del mismo, en una de las representaciones de su obra El viaje de Pedro
el afortunado, recibe el respaldo de las clases populares. El acoso al que se ve sometido durante el
proceso alimenta la paranoia que siempre le acompañaría. Se siente acosado y perseguido,
principalmente por el movimiento feminista. Publica una segunda parte de Casados, y si la primera
parte la comienza con una acertada defensa de los derechos de las mujeres, la segunda parte se
convierte en un panfleto antifeminista. También está viviendo una tormentosa relación con Siri de
amor y odio en la que la acusa de traicionarle y serle infiel. Siri duda de la salud mental de su
marido y este la acusa de hacerle pasar por loco para encubrir una relación lésbica (en
Autodefensa describe en tono escabroso su relación con Siri hasta la ruptura). Desde este
momento, en sus textos se translucirá un sentimiento misógino. Cuando su popularidad está más
baja escribe y publica Gentes de Hemsö, uno de los textos más aplaudidos por el pueblo sueco,
escrito desde el exilio y ambientado en el archipiélago de Estocolmo.

En 1888 escribe tres de sus dramas más conocidos: El padre, La señorita Julia y Acreedores, y una
de sus mejores novelas: El romántico campanero de Ranö. A finales de 1888 fracasa en los
intentos de abrir su propio teatro al modo de André Antoine en París, el Teatro Experimental en
Copenhague (Dinamarca).

En 1891 regresa a Suecia y se divorcia de Siri. Tras una breve estancia en Suecia inicia un nuevo
exilio voluntario, esta vez en Berlín, donde vive en la bohemia un periodo improductivo de varios
años. Conoce a la periodista austriaca Frida Uhl, con la que se casa en 1893 para vivir su
matrimonio más breve ya que, aunque no se divorcian legalmente hasta 1897, la pareja se separa
pasado un año de la boda (su obra autobiográfica Inferno comienza en el día que Frida Uhl le
abandona definitivamente).

A finales de 1894 llega a París, donde vive su peor crisis. Él la llama la «crisis del Infierno». Los
fracasos matrimoniales, su siempre presente manía persecutoria, una etapa de soledad y penuria
económica contribuyen a que se refugie en la bebida, las drogas y los estimulantes. Cuando en
1896 le llega el éxito con el estreno de El padre y La señorita Julia (estrenada por Antoine en su
teatro) su obsesión es el ocultismo y la alquimia. En este tiempo mantiene correspondencia con
Nietzsche. Su manía persecutoria le lleva a denunciar que en el hotel donde se hospeda han
intentado envenenarle y a emprender una huida de hotel en hotel, siempre pensando que
organizaciones y personas están interesados y procuran su muerte. Vive una etapa de misticismo
que también le acerca al catolicismo.

En 1899, ya superada la crisis, se instala definitivamente en Estocolmo y plasma esta crisis en la
novela Inferno y en la obra de teatro Camino a Damasco. Es en los ensayos de esta última obra
donde conoce a la joven actriz de 23 años Harriet Bosse, su tercera esposa, con la que vivirá otra
tormentosa relación matrimonial, esta vez de seis años.

En esta etapa de su vida desarrolla una gran actividad creadora, siempre presidida por el éxito.
Escribe teatro, novela, ensayo, artículos periodísticos, abarca todos los géneros literarios.
También, por fin, cumple su deseo de abrir su propio teatro: Intima Teatern. De esta época son sus
obras La danza de la muerte, Los sueños y La sonata de los espectros, entre las más de veinte que
escribe en estos últimos años de su vida. En 1910 desencadena su última gran polémica con la
publicación de un artículo en el que ataca vehementemente al rey Carlos XII.

El 14 de mayo de 1912 muere enfermo de cáncer. Las clases populares se dieron cita en su
entierro, más de 50.000 personas acompañaron a la comitiva. Hoy, Estocolmo cuenta con un
museo dedicado a Strindberg donde se recoge su producción literaria, pictórica y fotográfica.

Obra literaria[editar]
Strindberg cuenta con una extensa producción en todos los géneros literarios, pero su
reconocimiento internacional lo alcanza, especialmente, con sus obras de teatro. En una primera
etapa naturalista renueva el teatro sueco. Su teatro naturalista de su primera época El padre,
Deudores y, principalmente, La señorita Julia rompen con la tradición romántica del teatro sueco.
A propósito de los diálogos de La señorita Julia, escribirá en su prólogo:

He roto con la tradición de presentar a los personajes como catequistas que con preguntas
estúpidas provocan la réplica brillante. [...] Para ello he hecho que las mentes trabajen de un
modo irregular, tal y como ocurre en la realidad, donde en una conversación nunca se agota el
tema, donde un cerebro trabaja como una rueda dentada en la que el otro se engrana a la buena
de Dios. Por eso el diálogo anda sin rumbo. He proveído en las primeras escenas de abundante
material que en el desarrollo se elabora, se trabaja, se repite, se amplía lo mismo que el tema de
una composición musical.
En estos tres dramas están presentes los temas que caracterizan su obra: lo que él llamaría la
«lucha de cerebros», donde la violencia conduce al «crimen psicológico»; la lucha de sexos; la
lucha entre lo viejo y lo nuevo, y su misoginia.

La violencia en sus obras es de tipo psicológico. Dos mentes enfrentadas, una dispuesta a destruir
a la otra, dispuesta a perpetrar un crimen del que nunca podrán culparle. Y si en Acreedores es la
mente más fuerte la que acaba con la más débil, no siempre tiene por qué ser así; en El padre es la
más débil, «el minutero de cocina» de la esposa el que destruye «el cronómetro», la mente
superior del marido. Esto es así porque ella con su debilidad actúa con malas artes y engaños. Él
mismo, a propósito de su primer matrimonio, se siente un cerebro superior, en cierto modo,
destruido por el inferior cerebro de Siri, ayudada por «el culto a la mujer, reducto supersticioso de
los librepensadores» (Autodefensa).

La guerra de sexos y los ataques a la institución del matrimonio, tema recurrente en su obra, está
igualmente influenciada por sus desastrosas experiencias matrimoniales. También en Autodefensa
podemos leer: «Aunque un marido viviera más de cien años nunca podría saber nada de la
verdadera existencia de su mujer. Podrá conocer el mundo, el universo, pero nunca a esa persona
que convive con él».



Vivienda de Strindberg en Lund, ubicada en la calle Gröne.
La señorita Julia toca otro de los grandes temas de Strindberg: las tensiones entre lo viejo y lo
nuevo. Una cultura y una sociedad caduca, las clases altas, frente a los intentos de renovación de
las clases populares que, aun con sus contradicciones, abandonan sus viejos papeles de sumisión.

En 1888 escribe varias obras en un acto destinadas a su proyecto de Teatro Experimental, teatro
que intentó abrir en Copenhague. Una de ellas, La más fuerte, es considerada como uno de los
mejores monólogos de la historia del teatro (aunque en realidad son dos personajes, dos mujeres,
una no tiene diálogo).

En una segunda época, Strindberg se adentra en el simbolismo y el expresionismo, abandona las
unidades clásicas del realismo (acción, tiempo y espacio) y escribe un teatro más complejo,
antecedente de las tendencias y vanguardias que dominarán el teatro del siglo XX. De esta época
son sus obras: La danza de la muerte, El sueño y La sonata de los espectros.

La obra de Strindberg es la combinación de su crispación interior y un mundo exterior también
convulso por los cambios que en él se están produciendo. En su narrativa podemos encontrar
desde El cuarto rojo, una exacerbada crítica a las instituciones de su época, a Inferno, una
dramática descripción de la profunda crisis que atravesó.

Otros intereses[editar]
Strindberg fue también telegrafista, pintor, fotógrafo y alquimista. La pintura y la fotografía
ofrecieron ejemplos de su creencia en que la oportunidad tenía un papel crucial en el proceso
creativo.1 Los cuadros de Strindberg eran únicos en su época, e iban más allá de los de sus
contemporáneos por su radical falta de adscripción a la realidad visual. Los 117 cuadros que se
aceptan como suyos se pintaron en su mayoría en muy pocos años, y actualmente se consideran
entre las obras más originales del arte del siglo XIX.2 Aunque Strindberg fue amigo de Edvard
Munch y Paul Gauguin, y por lo tanto estaba familiarizado con las tendencias modernas, la
expresividad espontánea y subjetiva de sus paisajes y marinas puede adscribirse también al hecho
de que pintaba sólo en períodos de crisis personal.3

Bibliografía principal[editar]
El librepensador (Fritänkaren, teatro, 1870)
En Roma (I Rom, teatro, 1870)
Maestro Olof (Mäster Olof, drama histórico, 1872)
La habitación roja (Röda rummet, novela, 1879)
El nuevo reino (Det nya riket, novela, 1882)
Viaje de Pedro el afortunado (Lycko-Pers resa, drama, 1883)
Pequeño catecismo para la clase baja (Lilla katekes för underklassen, 1884-85)
Casados I y II (Giftas I–II, narraciones cortas, 1882–1891)
Utopías en la realidad (Utopier i verkligheten, narraciones cortas, 1885)
El hijo de la sierva (Tjänstekvinnans son, novela autobiográfica, 1886–1909)
Gentes de Hemsö (Hemsöborna, novela, 1887)
Alegato de un loco (En dåres försvarsdal, novela autobiográfica, 1887–1895)
El padre (Fadren, drama, 1887)
La señorita Julia (Fröken Julie, drama, 1888)
La más fuerte (Den starkare, monólogo, 1888)
Acreedores (Fordringsägare, drama, 1888–1889)
El paria (Paria, drama, 1889)
El romántico campanero de Ranö (Den Romantiske Klockaren På Rånö, novela, 1889)
A orillas del ancho mar (I Havsbandet, novela, 1890)
Inferno (Inferno, autobiografía, 1898)
Camino a Damasco (Till Damaskus, trilogía dramática, 1898–1904)
La saga de los Folkunga (Folkungasagan, drama, 1899)
Erik XIV (Erik IV, drama, 1899)
La danza de la muerte (Dödsdansen, drama, 1900)
Carlos XII (Carl XII, drama histórico, 1901)
Cristina (Kristina, drama histórico, 1901)
El sueño (Ett drömspel, drama, 1901)
Gustavo III (Gustaf III, drama histórico, 1902)
Solo (Ensam, novela autobiográfica, 1903)
Banderas negras (Svarta fanor, novela, 1907)
El banquete techado (Taklagsöl, novela, 1907)
El chivo expiatorio (Syndabocken, novela, 1907)
La tormenta (Oväder, drama, 1907)
La casa incendiada (Brända tomten, drama, 1907)
La sonata de los espectros (Spöksonaten, drama, 1907)
El pelícano (Pelikanen, drama, 1907)
La carretera (Stora landsvägen, drama, 1909)

August Strindberg

(Johan August Strindberg; Estocolmo, 1849 - 1912) Dramaturgo sueco cuyas obras tuvieron gran
influencia en el teatro moderno y forman parte
del repertorio universal. Instaurador del
Naturalismo en Suecia, se le considera pionero de
la reforma expresionista e investigador de lo que
algunas décadas después se conocería como
Surrealismo, rasgo que se aprecia especialmente
en sus últimas obras, animadas por la
reproducción de estados hipnóticos y sugestiones del inconsciente.
Cuarto hijo de un pequeño agente de comercio, su madre sirvió como criada durante varios años,
antes del matrimonio con su padre. Su posición intermedia entre tres hermanos mayores y tres
hermanas más jóvenes, desarrolló en él una sensibilidad especial que se manifestó al terminar la
educación elemental. Tal circunstancia favoreció su ingreso, con el apoyo familiar, en la
universidad de Uppsala, para cursar estudios de Medicina, en los que no llegó a licenciarse.

Después de cinco años de asistir de modo inconstante a la Universidad, pasó por distintos trabajos
antes de dedicarse a la literatura dramática; fue preceptor, actor, enfermero, periodista y
bibliotecario. Hacia los veinte años, en 1869, comenzó a escribir dramas contra los restos del
Romanticismo como El librepensador (1869), Hermion (1869), A Roma (1870) y La caída de la
Hélade, que aunque llegaron a representarse no le dieron éxito alguno y muestran la influencia de
Ibsen, Kierkegaard y Brandes. Tuvieron que pasar diez años hasta el estreno de El maestro Olof,
que tampoco resultó ser su confirmación como autor dramático.

Mientras tanto se dedicó al periodismo y consignó sus emociones en una novela, La sala roja
(1879), una sátira sobre las instituciones suecas que le dio notoriedad debido al escándalo que
supuso la introducción del Naturalismo en Suecia, pero no le proporcionó un medio de ganarse la
vida. En 1874 se vio obligado a aceptar un empleo de ayudante en la Biblioteca Real de Estocolmo,
donde demostró su inteligencia aprendiendo rápidamente el chino, con perfección suficiente
como para ordenar los manuscritos de la literatura de esa lengua. De esta época son también las
piezas de teatro El viaje de Pedro el afortunado (1882) y La mujer del caballero Bengt (1882), una
colección de Poemas (1883) y una serie de relatos de tema histórico (Destinos y aventuras suecos,
1882-1883).

Propenso a aventuras sentimentales y a desórdenes en sus relaciones, contrajo tres matrimonios
desafortunados, el primero de los cuales tuvo lugar en 1877 con la finlandesa Siri von Essen, del
cual nacieron tres hijos. Con ella inició un largo peregrinaje por Europa. Se estableció en París,
donde escribió Noches de un sonámbulo (1883), y en Suiza, hasta que se produjo la ruptura entre
ambos en 1891.
La situación insostenible de su matrimonio se refleja en los relatos de Esposos (1884). También
son de estos años los relatos El alegato de un loco (1887-1888), Los habitantes de Hemsö (1887) y
Los habitantes del archipiélago (1888), y el drama naturalista Camaradas (1886-1888). Dos años
después de separarse de su mujer, incapaz de resistir la soledad, contrajo nuevas nupcias con la
periodista austriaca Frida Uhl, que le dio otra hija y de la que se divorció al poco tiempo. Su tercera
y última unión se produjo en 1901 con la actriz noruega Harriett Bosse, con la que tuvo otra hija,
su favorita. Aunque también este matrimonio terminó en divorcio, ambos mantuvieron una buena
relación.

El relato Tschandala (1889) y la novela En las islas (1890) evidencian su evolución hacia el
pensamiento de Nietzsche. Notablemente influido por su doctrina del superhombre, Strindberg
presenta en sus obras una humanidad básicamente cruel y enzarzada en su lucha por la vida,
aportando una aguda introspección psicológica. Su literatura dramática, calificada como teatro de
la duda, encuentra su confirmación en las palabras finales de su libro autobiográfico El hijo de la
sirvienta, en el que explicó los motivos del desorden espiritual que sufría y aclaró las razones de
toda su polémica social y familiar, que le llevaron a una necesidad de elevarse en la escala social.

Suele dividirse su producción en dos grandes etapas, la naturalista y la expresionista, que están
separadas cronológicamente por un periodo baldío entre 1894 y 1896 que ocupa la estancia de
Strindberg en París y su enfermedad mental. Entre las obras importantes de lo que se conoce
como su primera etapa, o etapa naturalista, destacan, El padre (1887), una tragedia doméstica en
la que se desarrolla uno de los temas más recurrentes del autor, la crueldad propia del
matrimonio; La más fuerte (1889), pieza en un acto que presenta a dos mujeres, una de las cuales
escucha en silencio las compulsivas confesiones de la otra; y La señorita Julia (1889), considerada
como la obra maestra de Strindberg, que narra el violento encuentro sexual entre un criado
ambicioso y la neurótica hija de un conde.

En esta pieza convergen de manera despiadada los antiguos rencores de la infancia, su
inadaptación a la vida y el disgusto hacia una sociedad que le llevó en dos ocasiones al borde del
suicidio, además de su furiosa necesidad de rebelión y destrucción. En La señorita Julia presenta
un perfil negativo sobre el mundo femenino, y especialmente sobre la denominada nueva mujer,
ambiciosa y literaria, que se ve reflejada en el texto en la crudeza con que los hechos se presentan
y en la intensidad con que el autor desciende al fondo de las almas, extrayendo los impulsos del
instinto y dejando a un lado cualquier justificación de origen pseudocientífico sobre las leyes
hereditarias y la educación. Esta pieza fue llevada al cine en 1951 por el director sueco Alf Sjöberg
y sobre ella se escribió un ballet, coreografiado por la sueca Birgit Cullberg en 1950, además de
una ópera creada por el compositor norteamericano Ned Rorem en 1965.

August Strindberg
Autor teatral sueco, considerado con frecuencia como el mejor escritor que ha dado ese país
escandinavo. Nació en Estocolmo el 22 de enero de 1849, hijo de un noble arruinado y su
sirvienta. Después de cinco años de asistencia discontinua a la Universidad de Uppsala, pasó por
distintos trabajos en Estocolmo, tales como maestro, actor, periodista y bibliotecario. Por lo
general, los críticos dividen su producción literaria en dos categorías, la naturalista y la
expresionista, que coinciden con las dos grandes etapas de su vida, separadas por un periodo
totalmente improductivo (1894-1896) durante el cual, el autor vivió en París, sufrió una
enfermedad mental y asistió al final de dos de sus tres desdichados matrimonios. Los primeros
trabajos de Strindberg, la mayor parte de ellos novelas y obras de teatro, son estrictamente
naturalistas, producto de una reacción contra los excesos del romanticismo en la literatura sueca.
Aunque ya había escrito numerosas obras de teatro en la década de 1870, no se le valoró hasta la
publicación de la novela La cámara roja (1879), una sátira feroz de las instituciones y la situación
de su país en aquella época. Entre las obras importantes de esta etapa naturalista destacan El
padre (1887), una tragedia doméstica que evidencia uno de los temas favoritos del autor, la
crueldad inherente al matrimonio; La fuerte (1889), obra en un acto que trata de dos mujeres, una
de las cuales escucha en silencio las compulsivas confesiones de la otra; y La señorita Julia (1889),
un punzante análisis del desafortunado encuentro sexual entre un ambicioso lacayo y la hija
neurótica de un conde, que fue adaptado para el cine en 1951 por el director también sueco Alf
Sjöberg, y sobre el que se escribió una ópera en 1965, obra del compositor norteamericano Ned
Rorem, y un ballet (1950) puesto en escena por la coreógrafa sueca Birgit Cullberg.
La segunda etapa la inaugura la autobiografía Infierno (1897), en la cual el autor describe el
periodo de tiempo en que estuvo mentalmente incapacitado. Su trabajo, a partir de este
momento, fue menos realista, influido por sus creencias religiosas y por movimientos literarios
como el simbolismo y el expresionismo. Así, su obra teatral Brottochbrott (1899) trata del conflicto
entre ética y estética. Más característicos de su estilo posterior son sus dos trabajos de carácter
simbólico: El sueño (escrito en 1901 representado en 1907) y Espectros (1908). El primero de ellos
utiliza una gran cantidad de efectos escénicos para contar la historia fragmentada del regreso a la
Tierra de la hija de la diosa hindú Indra; en cambio, el segundo presenta una galería de personajes
grotescos en medio del eterno conflicto entre realidad e ilusión. Ambas obras tuvieron una
importancia extraordinaria a la hora de liberar el teatro de comienzos del siglo XX de las
convenciones realistas de tiempo, espacio y acción, así como la de preparar el camino a
movimientos de vanguardia, como el teatro de la crueldad y el teatro del absurdo. La danza de la
muerte (1900) podría parecer una vuelta al realismo. Sin embargo, la obra está repleta de un
macabro simbolismo medieval muy efectivo a la hora de contar la historia de un matrimonio, que
vive en una isla ahogado en el odio. Strindberg murió en Estocolmo el 14 de mayo de 1912. Su
influencia sobre el drama moderno se distingue junto al noruego Henrik Ibsen y al ruso Antón
Chéjov. Su influencia se dejó sentir en numerosos autores teatrales posteriores como Sean
O'Casey, Eugene O'Neill, Luigi Pirandello y Pär Lagerkvist, como demuestra en parte el hecho de
que todas las obras mencionadas continúan representándose hoy en día en los escenarios de todo
el mundo. Además de unas 70 obras de teatro, entre las que se encuentran varias sobre la historia
de Suecia, Strindberg produjo una gran cantidad de novelas, narraciones breves, poemas, ensayos,
sátiras y otros libros sobre historia y viajes. Sus obras completas, que comenzaron a publicarse en
1981, ocuparán, según los cálculos, un total de 75 volúmenes
Espectáculos en los que participó:
Sueño (Autor)
Ahora empiezan las vacaciones (Sobre textos de)
El pelícano (Autor)
Augusto: Cielo/Infierno (Sobre textos de)
Acreedores (Autor)
Amor Maternal (Autor)
Señorita julia (Autor)
Pascua (Autor)
El Padre (Autor)
Acreedores (Autor)
Pecado de carnaval (Sobre textos de)
La más fuerte (Autor)
El pelicano (Autor)
La señorita Julia (Autor)
Señorita Julia (Autor)
Acreedores (Autor)
La Señorita Julia (Autor)
parPARIAdos (Autor)
La más fuerte (Autor)
La señorita Julia (Autor)
La mas fuerte (Autor)
Xy (Sobre textos de)
Jugar con Fuego (Autor)
Opus 4 Pelícano (Autor)
Acreedores (Autor)
Sonata de espectros (Autor)
El primer aviso (Autor)
Cuando hicimos Strindberg (Sobre textos de)
La Señorita Julia (Autor)
Pelícano (Autor)
Hacia la felicidad, historia sin fin. (Sobre textos de)
La mas fuerte (Autor)
Señorita Julia (Autor)
Acreedores (Autor)
Pelícano (Autor)
El Pelícano (Autor)
Paria (Autor)
Danza macabra (Autor)
Proyecto Strindberg (Sobre textos de)
Acreedores (Autor)
Inferno (Sobre textos de)
Paria (Autor)
A mais forte (Autor)
Combate de Strindberg (Autor)
Constelación Pelícano (Autor)
Tres mujeres actrices (Sobre textos de)
Pelícano (Autor)
El Padre (Autor)
La más fuerte (Autor)
La más fuerte (Autor)
Paria (Autor)
Julia (Una tragedia naturalista) (Autor)
Sonata de espectros (Autor)
El padre (Autor)
El pelícano (Autor)
Acreedores (Autor)
Danza macabra (Autor)

Tras una crisis personal que lo arrastró prácticamente al umbral de la locura, Strindberg regresó a
París en 1894, después de una corta estancia en Inglaterra, y comenzó a interesarse por los
estudios de magia y ocultismo. Desesperadamente pobre, como siempre había sido, ahondó en los
nuevos temas que centraban su interés. Se acercó a la lectura de Swedenborg, con la que quedó
tan impresionado que se vio obligado a considerar la existencia de potencias sobrehumanas como
una nueva fe.

Esta etapa mística de su vida queda recogida en la segunda parte de su autobiografía, titulada
Infierno (1897). Su trabajo a partir de este momento fue menos realista, influido por sus creencias
religiosas y por la toma de contacto con nuevos movimientos literarios como el Expresionismo y el
Simbolismo. En esta época fue el teatro la única pasión que habría de cultivar con tenacidad.

Tras su retorno a Suecia, escribió dramas históricos, como Gustaf Vasa (1899), Erik XIV (1899),
Gustavo Adolfo (1899), Carlos XII (1901), Cristina (1903), y Gustavo III (1903). En estos años se casó
con Harriett Bosse, de quien se separó en 1902. Textos como Brottochbrott (1899), en el que se
planteó el conflicto entre ética y estética, abrieron camino hacia otros de claro carácter simbólico,
como El sueño (escrito en 1901, pero representado en 1907) y La sonata de los espectros (1908).
En el primero se cuenta el regreso a la tierra de la hija de la diosa hindú Indra, y en ella se
describen numerosos efectos escénicos para su representación; por el contrario, en la segunda,
una serie de personajes grotescos se debaten en medio del conflicto entre realidad e ilusión.

Entre sus últimas obras destacan igualmente varias piezas de Kammerspiel, como La casa
incendiada, El pelícano y La danza de la muerte, que aunque podría parecer una vuelta al realismo,
se encuentra repleta de un macabro simbolismo medieval muy efectivo a la hora de contar el
rencor de un matrimonio que vive en una isla.

La obra de Strinsberg contribuyó a liberar la dramaturgia europea de principios de siglo de las
convenciones realistas que se habían implantado desde el manifiesto naturalista de Zola, y
preparó los escenarios para las vanguardias irrealistas de los años veinte y treinta, así como para el
teatro de la crueldad y el teatro del absurdo. Strindberg murió dejando una obra literaria que
suma unas 70 piezas teatrales, entre las que se encuentran varias sobre la historia de Suecia,
además de un buen número de novelas, narraciones breves, poemas, ensayos, sátiras y libros
sobre historia y viajes. Se le considera padre junto con el noruego Henrik Johan Ibsen y el ruso
Antón Pavlovich Chéjov de lo que se conoce como drama moderno, del que son herederos figuras
posteriores como el irlandés Sean O'Casey, Eugene O'Neill, Luigi Pirandello y Pär Fabien Lagerkvist.




Inicio Buscador Índice alfabético Recomendar sitio Añadir a favoritos

Related Interests