You are on page 1of 7

ARTÍCULO 252.

- FABRICACIÓN Y FALSIFICACIÓN DE MONEDA DE CURSO
LEGAL
“El que falsifica billetes o monedas será reprimido con pena privativa de libertad no
menor de cinco ni mayor de doce años y con ciento veinte a trescientos días-
multa.
El que falsifica billetes o monedas separando el anverso y el reverso de los
auténticos, superponiendo sus fragmentos, recurriendo al empleo de disolventes
químicos, usando los fabricados por otros países, recurriendo a aleaciones
distintas o valiéndose de cualquier otro medio que no fuere de producción masiva,
será reprimido con pena privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de diez
años y con ciento veinte a trescientos días-multa.”
DESCRIPCIÓN:
A lo que denominamos moneda de curso legal, es al elemento legal de pago cuya
naturaleza es exclusivamente instrumental y con poder liberatorio. En esta
definición incurren algunas discrepancias, ya que otras versiones sostienen que
este concepto está referido a la moneda metálica o de papel, es decir, tan solo en
su esencia física.
El curso legal de esta moneda debe estar establecido en la República, es decir
estaríamos hablando únicamente de la moneda nacional, por esto, es importante
decir que la moneda extranjera, a pesar del valor que tenga, no vendría a tener
curso legal en la República
La falsificación consiste en la réplica o imitación ilegítima de la moneda autentica.
Esta creación de moneda falsa imitando a la moneda verídica toma en cuenta
distintos tipos de medios a seguir y materias a emplearse.
No es estrictamente necesario que esta replica sea perfecta, ya que bastará que
esta imitación sea lo suficientemente idónea para que la población la acepte con la
convicción de que se trate de una moneda autentica. A esto que acabamos de
afirmar, se le denomina de requisito de expendibilidad, el cual consiste en que la
moneda falsa pueda ser aceptada como una autentica.
La cantidad de monedas materia de falsificación no vendría a interesar, ya que
este delito se considera consumado con el solo hecho de que una moneda haya
sido materia de falsificación.
Cabe precisar que en este delito existe la posibilidad de tentativa, consistente en
el inicio de fabricación de esta moneda ilegítima a pesar de que no se haya
llegado a culminar la fabricación de algún ejemplar de la moneda.
Este delito configura un delito de comisión, siendo inadmisible la omisión impropia.
En base a lo que señala el autor Peña Cabrera Freyre
1
, el comportamiento de
este delito se encuentra distribuido en dos modalidades:
a) El que falsifica monedas o billetes: “La falsificación de moneda consistente
en crear por cualquier medio una imitación de la misma, con imágenes u
otros elementos utilizados en las monedas circulantes, reproduciéndolas
con todos sus signos y características que la identifican con la auténtica, y
que por ello resultan idóneos para engañar al público, con el fin de
sustituirla; cada vez se perfeccionan más este delito, fabricándose billetes
que se asemejan mucho a los originales, permitiendo una circulación más
fluida de los mismo. En este caso, falsificar moneda, lo que es igual a
hacerla o fabricarla ilícitamente, en razón que el sujeto activo no tiene
concebidas tales facultades, de modo que lo elaborado parezca la moneda
expedida por las autoridades competentes; pues si esta es burda e inocua
no tendrá el impacto que se busca por sus agentes.”

b) El que falsifica billetes o monedas separando el anverso y el reverso de los
auténticos, superponiendo sus fragmentos, recurriendo al empleo de
disolventes químicos, usando los fabricados por otros países, recurriendo a
aleaciones distintas o valiéndose de cualquier otro medio que no fuere de
producción masiva: “En este caso, el agente emplea las piezas
(fragmentos) de una pieza de moneda auténtica, mediando una serie de
productos químicos, amén de fabricar y/o elaborar billetes o monedas
falsificados. Lo que no queda claro, es si los billetes han de ser de un curso
legal extranjero o, si son los disolventes químicos los que han de ser de
procedencia extranjera. En resumidas cuentas, lo que pretende el legislador
con la inclusión de esta modalidad del injusto típico es de cerrar espacios
de impunidad, cuando la falsificación se realiza con piezas monetarias
auténticas”
BIEN JURÍDICO PROTEGIDO:
Dentro de lo que conocemos como el bien jurídico protegido, nos encontramos
frente a cuatro aspectos importantes:
a) La estabilidad económica.- bajo este supuesto, la fabricación y falsificación
de la moneda de curso legal, podría acarrear una crisis de carácter
económico y financiero que generaría grandes prejuicios en diversos

1
*PEÑA CABRERA FREYRE, Alonso Raúl (2010) “Derecho Penal Parte Especial- Tomo III”, Ideosa
Editores, Lima, p. 417-419.

aspectos del bienestar y estabilidad de la población, citando como ejemplo
importante en una reducción drástica de los ingresos percibidos por el
ciudadano.

b) La seguridad del tráfico monetario.- dentro de la estabilidad monetaria, la
seguridad en el tráfico monetario es un aspecto de suma importancia. Con
la finalidad de que no ocurran casos de falsificación de moneda, ya que
como se ha mencionado en el aspecto anterior, la producción de monedas
y billetes falsos tienen poder para alterar la situación económica del país, es
que se encuentra implementado un sistema de seguridad.

c) La capacidad de medio de cambio.- al estar la moneda reconocida como un
medio de intercambio, ya que toda persona tiene facultad para utilizarla con
este fin y ser considerado como un elemento facilitador de diversas
transacciones.

d) Fe pública.- al tratarse de la confianza que tienen los miembros de la
sociedad a la circulación de los instrumentos considerados como medios de
pago, se tendría la creencia de que estas monedas o billetes elaborados de
forma ilegitima estarían dentro del marco de veracidad de la moneda en
circulación autentica. En este aspecto, tomando en cuenta el criterio
subjetivo de los delitos contra la fe pública, conocido como la
correspondencia del documento con la realidad, la moneda es considerada
como un documento cuyo valor es garantizado por el Estado

Citando a Lorenzo Morillas Cueva
2
, podemos afirmar que el delito de fabricación y
falsificación de moneda de curso legal es un delito pluriofensivo por la razón de
atentar contra distintos bienes jurídicos.
TIPICIDAD SUBJETIVA:
El comportamiento de este delito es de carácter doloso, lo que lo llevaría a
considerarse como un delito de dolo directo, claramente desarrollado con voluntad
y conciencia, puesto que el agente de este delito tiene conocimiento de lo que se
encuentra fabricando o elaborando. Para la comisión de este delito se requiere
que al menos que el agente del delito tenga conocimiento de las características de
la moneda que se encontraría recreando y la voluntad de recrearla.
TIPICIDAD OBJETIVA:

2
MORILLAS CUEVA, Lorenzo (2010) “Falsedad I, Falsificación de Monedas y Efectos Timbrados. En
Derecho Penal Español: Parte Especial” p. 415.
a) Sujeto Activo.- se considera a cualquier persona, sin necesidad de tener
cualidad especial alguna.

b) Sujeto Pasivo.- se considera como agraviado al Banco Central de Reserva
del Perú, al ejercer la acuñación y emisión de monedas y billetes dentro del
territorio.

GRADOS DE EJECUCIÓN DEL DELITO:
Este delito es considerado como un delito de resultados y cabe la tentativa. Se
considerará consumado con la fabricación terminada de la réplica de la moneda
autentica y se admitirá la tentativa cuando esta fabricación no se haya llegado a
culminar, por lo tanto se tomaría en cuenta un acto de fabricación de la réplica
cualquiera, a pesar de que no haya podido alcanzar el requisito de expendibilidad .

ARTICULO 253.- ALTERACIÓN DE MONEDA DE CURSO LEGAL
“El que altera los billetes o monedas con el propósito de atribuirles un valor
superior, o realiza tal alteración con billetes o monedas que se hallan fuera de
circulación o corresponden a otros países, para darles la apariencia de los que
tienen poder cancelatorio, será reprimido con pena privativa de libertad no menor
de cuatro ni mayor de diez años y con ciento veinte a trescientos días-multa.
El que altera la moneda, aminorando su valor intrínseco, será reprimido con pena
privativa de libertad no menor de seis meses ni mayor de dos años y con treinta a
noventa días-multa.”
DESCRIPCIÓN:
Cuando hablamos de alteración, la acción puede consistir en modificar la moneda
de modo que presente la apariencia de poseer un valor superior. Esta alteración
debe realizarse sobre una moneda autentica, ya que en caso contrario nos
encontraríamos frente a un delito de fabricación y falsificación de moneda en curso
legal. Esta acción puede ser realizada mediante algún tipo de sustitución o
sobreposición de signos que las monedas de curso legal posean, raspaduras de
modo parcial sobre estas, modificación en el acuñado o coloración o cualquier otro
tipo de método para lograr alterarla.
Por otra parte, como también señala el segundo párrafo del artículo 253, se puede
aminorar el valor intrínseco de la moneda, creando un desequilibrio entre el valor
legal de la moneda y el material del cual está compuesta. Esta aminoración de
valor puede producirse mediante cortes, raspaduras, uso de materiales químicos,
entre otros tipos de métodos.
BIEN JURIDICO PROTEGIDO:
A diferencia del artículo 252, en el delito de alteración de moneda de curso legal,
se incluye expresamente a los billetes o monedas que se pueden hallar fuera de
circulación o correspondientes a otros países, por lo tanto dentro de este delito,
figura como bien jurídico protegido tanto la seguridad del tráfico monetario
nacional como internacional y la soberanía monetaria del Estado.
TIPICIDAD SUBJETIVA:
El comportamiento en este delito también es de carácter doloso, al desarrollarse
con voluntad y conciencia.
TIPICIDAD OBJETIVA:
a) Sujeto Activo.- al igual que el artículo 252, la alteración de la moneda se
trata de un delito común, al poder ser realizado por cualquier persona sin
necesidad de que sea un sujeto calificado sin cualidades especificas para
este fin.

b) Sujeto Pasivo.- también es considerado como agraviado el Banco central
de Reserva del Perú.

GRADOS DE EJECUCIÓN DEL DELITO:
Este delito se considerará consumado cuando la moneda o billete hayan sido
alterados. Además al tratarse también de un delito de resultados, cabe la tentativa
bajo el supuesto del inicio de actos ejecutivos anteriores a la consumación
propiamente dicha.

ARTICULO 254.- TRAFICO DE MONEDA FALSA
“El que a sabiendas, introduce, transporta o retira del territorio de la República;
comercializa, distribuye o pone en circulación monedas o billetes falsificados o
alterados por terceros, cuyo valor nominal supere una remuneración mínima vital,
será reprimido con pena privativa de libertad no menor de cinco ni mayor de diez
años y con ciento ochenta a trescientos sesenta y cinco días multa. La pena será
de ciento ochenta a trescientos sesenta y cinco días-multa, si el valor nominal es
menor a una remuneración mínima vital.”
DESCRIPCIÓN:
Dentro de este delito figuran diversos verbos rectores, al referirnos al verbo de
“introducir” las monedas o billetes falsos, la acción consiste en la penetración
efectiva de la moneda falsificada dentro del territorio nacional, ya sea de manera
directa o en forma de envío o remisión sin importar el medio que sea utilizado. Por
otra parte cuando hablamos de retirar esta moneda, nos estamos refiriendo a la
acción de hacer llegar el objeto material de este delito fuera del territorio nacional.
Por último, el hecho de poner en circulación la moneda falsa consiste en hacerla
salir de la esfera del falsificador e introducirla en el tráfico monetario.
Es preciso señalar que en el caso de que un individuo reciba de buena fe una
moneda falsa e ignora la falsedad o alteración de dicha moneda, el mismo vendría
a ser víctima de los delitos de fabricación y falsificación de moneda de curso legal
y trafico de moneda falsa. Sin embargo, si este individuo conoce la falsedad o
alteración de la moneda y de todos modos la expende o la pone en circulación,
formaría parte de este delito.
BIEN JURIDICO PROTEGIDO:
El tráfico de la moneda falsa, en sus distintas modalidades, también configura un
delito pluriofensivo al atentar contra los mismos bienes jurídicos que el delito de
fabricación y falsificación de moneda en curso legal. Cabe señalar que, como bien
señala James Reátegui Sánchez
3
, el bien jurídico más importante dentro de este
delito vendría a ser la seguridad dentro del tráfico monetario.
TIPICIDAD SUBJETIVA:
Este delito solo admite la modalidad dolosa, de manera que el comportamiento es
realizado por el agente con pleno conocimiento de la falsedad de la moneda que
se hace circular, se reciba o se adquiera. Es decir, este delito debe cometerse a
sabiendas de la falsedad.
TIPICIDAD OBJETIVA:
a) Sujeto Activo.- considerado también como delito común, al poder se
realizado por cualquier individuo.

b) Sujeto Pasivo.- el Banco Central de Reserva del Perú, como único emisor
de moneda de curso legal.


3
REÁTEGUI SÁNCHEZ, James (2009) “Estudios de Derecho Penal- Parte Especial”, Jurista Editores,
Lima, p. 159.
GRADOS DE EJECUCIÓN DEL DELITO:
La consumación de este delito se produce en el momento en que la moneda falsa
o alterada, en el caso de introducir, transportar y retirar del territorio de la
República, llega a sobrepasar las fronteras nacionales.
En los casos de distribuir, comercializar y poner en circulación, el delito se
consuma con las acciones de adquisición, recepción y el ingreso en el tráfico
monetario, con lo cual también se admite la tentativa.