

Esfuerzo garante del fruto
Abraham González
-1-

-2-



Esfuerzo garante del fruto

Abraham González

-3-

© Abraham González Lara (2014)
© Ediciones QyDado (2014)
Si ese es tu deseo, distribuye este material sin cortapisas.
El autor busca toda la notoriedad y fama que pueda llegar a
conseguir en vida, aún supeditando a tan mezquinos fines la
sabrosa obtención del lucro y la fortuna que normalmente
debieran de acompañarlas, por lo que estaría pero que muy feo
lo de usar la totalidad o parte de su contenido, sin tener la
decencia de citarle. Que donde menos lo esperas...

-4-

Pro Logia
1. Gato encerrado, libre liebre
2. Synkaironías
3. Villa Careggi
4. El secreto del roble
5. Coincidentia Oppositorum
6. Próspero en la encrucijada
7. Recuerdos en el Museo
8. Afán actor
9. Esoterichon Gamma
10. Novena novela nueva
Referencias

7
13
19
27
33
37
41
45
53
57
63
73

I
Índice de continentes
-5-

-6-

Al décimo octavo Jimmy,
cuyo mágico tesón supo
coronar a Dionisos de laurel triunfante
y abrirse así al noble desafío de la vida.

P
Pro Logia
-7-

-8-

“El futuro ya no es lo que solía ser.”
(Arthur C. Clarke)
“¿En serio esperas hackear a Dios?”
(Erik Davis, Techgnosis)

Cualquier intento serio de lograr plasmar el intangible
celeste sobre el palpable terrestre implica canalizar
con total claridad nuestra más atenta intención. La
focalización de la atención suele ser garantía para la
consecución de los resultados óptimos en los diversos
ámbitos. Pocas técnicas tan eficaces y asequibles como
la meditación para lograr destilar una atenta intención
y fijarla así sobre nuestro objetivo final con la mayor
contundencia, para completo asombro de aquellos que
permanecieron ajenos al proceso.
Cuando dicho intento se realiza bajo la concentración
colectiva, el impacto se ve no solo sumado, sino, mejor
aún, multiplicado, logrando de este modo que la unidad
sea mayor que la suma sincronizada de la frecuencia de
cada una de las partes1, al compartir así un manto de
conciencia o campo unificado de interacción2, en los
que pasado y futuro confluyen en la suerte de espuma
espacio-temporal que denominamos momento, ahora o
totipotente instante presente.

Interferencia constructiva.
2 En el sentido del plano akáshico retomado por Stanislav Groff, el
campo escalar de Peter Higgs, la noosfera de Teilhard de Chardin,
la conciencia única de Emile Durkheim, el inconsciente colectivo
de Karl Gustav Jung o los tan denostados campos morfogenéticos
resonantes del herético Rupert Sheldrake.
1

-9-

Más allá de tratar de movilizar tu energía para aunar a
un colectivo a evolucionar en torno a la consecución de
un objetivo noble, quizá sería mucho más interesante
que te focalizaras en conseguir tu propia unificación,
tratando de afinar antes tu atención, canalizar así tus
instintos, disolver tus miedos, hacerte uno con tu lado
oscuro, y, por consiguiente, convertirte en un mago.
Hacerse mago es quizá el modo más efectivo de lograr
participar de la magia común y contribuir al despertar
colectivo. Descubrirás que este esfuerzo individual no
resultaría tampoco efectivo sin antes recibir de un
modo simultáneo el apoyo orquestado de otros que ya
están resonando en el mismo camino, muy lejos de las
luchas que pretenden cristalizar intereses espurios
dentro del tablero de juego contra tradicional3 al que
estamos ya acostumbrados4.
Espero, con un poquito de suerte y aquella magia sutil
que anida escondida en estas palabras, haber siquiera
inquietado en ti algo del etérico ombligo metafísico5
que todos compartimos, umbral necesario para así
trascender a otros planos de conciencia desde los que
resulta posible manipular las fuerzas de la naturaleza,
encauzar los esquivos flujos energéticos que aglutinan
el tapiz de lo real, y cristalizar aquellas realidades
etéreamente anticipadas desde una atenta intención.
En resumen, todos aquellos procesos que, desde tu
estado de brutal condicionamiento actual, resultan
entelequias de todo punto imposibles. Espero.
Perversamente mal denominado tradicional.
4 Programados.
5 Proteína TRPV3.
3

- 10 -

Quizá, mientras sientes como te invade el denso temor
que inocula en tu mente la lectura de estas palabras, ya
hayas tomado conciencia de hallarte inmerso en la que
seguramente sea la más terrible y brutal de cuantas
totalitarias dictaduras pudo imaginar nunca el ser
humano. Del mismo modo que sabes a ciencia cierta
que ellos también ya lo saben.
No te queda pues más alternativa que aguardar a que
lleguen allí donde resistes escondido, o tal vez tratar de
huir, corriendo sobre el filo de tu destino. Quizá.
Resulta bastante más fácil imaginar un nuevo colapso
civilizacional que llegar a tolerar siquiera ni la menor
mirada liberada. You’d better run…
(Final P

- 11 -

- 12 -

1
Gato encerrado, libre liebre
- 13 -

- 14 -

“Púrgate de tus creencias:
¡Vive como un árbol andante!
Sin rastro de bien ni mal.”
(Austin Osman Spare)

Ahora que la potencia numérica de los ordenadores
cuánticos nos han desvelado todos los secretos de la
Joya de Indra6, cada vez son menos los que codician
aquellas prácticas intencionales que, surcando los
umbrales de la antimateria, permitían anticiparse al
curso concreto de los acontecimientos. Conocido el
truco escondido, terminó el asombro y, con él, la magia
terminó también por ser desprestigiada.7 Howarts ya
no está de moda, ahora molan más los superhéroes.
Hoy nos resulta muy difícil de entender cómo pudieron
llegar a triunfar y tener éxito aquellas obras plagadas
de ideas confusas y pretenciosas que nos vendían la
promesa de restablecernos, a través de la vía iniciática,
aquellos privilegios adámicos y recuperar así la imagen
y semejanza perdidas, arrebatadas, regenerando así
nuestra condición caída.

Ilustris Simulation, Mark Vogelsberger 2014.
7 Cf. Tiryakian, Edward A., Toward the Sociology of Esoteric
Culture, 1979.
6

- 15 -

Lo “oculto” ocupó un importante lugar en el imaginario
literario del s. XIX. Poetas y novelistas se dejaron así
seducir y poseer por el vértigo de lo invisible, hasta
llegar incluso a obsesionar a los representantes del
realismo mágico, la ciencia ficción, el comic y la novela
gráfica del bien entrado s. XX. Afortunadamente la
ciencia y técnicas del nuestro siglo XXI ha desechado
completamente tan infundadas supersticiones, con el
amanecer de una luminosa sociedad perfecta donde ya
todos estamos, al fin, interconectados. Somos uno.
- 16 -

La renovatio personal y colectiva es hoy más posible
que nunca, restableciendo aquella dignidad primigenia
que había tratado de sepultar el stablishment burgués
junto con las seculares componendas ideológicas y
religiosas alienantes. La tecnología nos hizo libres. Hoy
todo se sabe. Ya no hay secretos tras los que amparar
charlatanerías, atenazar paranoias o promover el afán
de lucro desde la superchería que aun anida en los
saraos, negocios y burdeles iniciáticos, buscando por
toda seguridad la ambigüedad y el arte de atraer sin
preguntar al incauto a la conjura y sus intersticios,
haciéndole creer el mito de que “creer es crear”, ya sea
desde el resurgimiento del deseo atávico o desde el
agitarse de la posesión arquetípica, allí donde una
delirante autopercepción desata una perla, un fauno o
quizá un terrible diluvio sobre el caos del mundo.
Qué tiempos aquellos en los que la vida era todo o nada
y requería valentía, frente al acomodaticio desparrame
consumista actual, en los que primaba el viaje interior,
aquel que te permitía tomar mirada y consciencia de la
importancia de lo inefable, descubrir que cuanto vemos
es sólo un reflejo de aquello activo que ignora nuestro
corazón, que el tiempo tiene, por encima de su mero
transcurso, calidad.
(Final Capítulo 1)

- 17 -

- 18 -

2
Synkaironías
- 19 -

- 20 -

“Llamamos azar a nuestra ignorancia
sobre cómo se tejen entre sí los acontecimientos.”
(Friedrich Schiller)
“Ciertas observaciones pragmáticas
resultan útiles al viajero del universo mágico:
los rayos “eligen” insistir en el mismo lugar.”
(William Burroughs)

El Gran Observador de Cielos y Tierra es un ente
independiente; pero aquí, en cada uno de nosotros, ve
a través de la lente de la actividad neuronal. El único
equilibrio es la libertad. Así, la inmortalidad no
requiere ser buscada, sino que es don, se encuentra
dada desde siempre: es por ello que la verdadera
responsabilidad es alimentar la belleza del espíritu.
La búsqueda es la armonía, el encuentro con el Ser
esencial, aquel que trasciende cualquier impresión
sensible. El mayor misterio al que podemos hacer
frente es la experiencia de la consciencia.
No existe el azar, no se toman decisiones, todo está así
entrelazado, dentro de una compleja red dinámica de
interrelaciones. Nuestra experiencia actual del mundo
no es sino una matriz de sutiles interacciones entre
conciencias que operan a distinto nivel. Todo resulta
señal, indicio, enseñanza, para quien ha sido capaz de
despertar.
- 21 -

Entre mitad curiosos y mitad sorprendidos, todos los
seres humanos solemos preguntarnos acerca de cuál
puede ser el significado de las cosas que nos suceden,
sobre todo cuando éstas parecen burlar las férreas
leyes de la estadística. Dudamos si en realidad estamos
transfiriendo nuestra conciencia a los objetos, en un
delirio animista, o por el contrario el mundo actúa
como un espejo inteligente.
Desestimamos el término junguiano de sincronicidad,
por entender que en este mismo instante forman parte
del horizonte de sucesos un sinfín de acontecimientos
que son simultáneos, pero no guardan una relación
significativa con nuestro proyecto de transformación
vital. Hemos preferido el neologismo kairocidad para
destacar aquellos que poseen una cualidad significativa
al espolear nuestra atención y servir de acicate
reflexivo.
Por extraño que nos pueda parecer a simple vista,
ninguna palabra de cuantas terminan calando, primero
en el corazón, luego en nuestra memoria y, más tarde,
de nuevo en el corazón, es azarosa. Todo funciona en
dirección a la plenitud consciente y, a fin de cuentas,
todo redunda en una lección que, nos gustase o no, era
necesaria y teníamos que aprender. En el punto final,
somos un solo Ser.
Con frecuencia, la experiencia espiritual más intensa es
aquella en la que, al fin, somos capaces de aceptar
plenamente y desde nuestra más profunda certeza la
existencia de un orden trascendente, en el que no cabe
el azar. Desde ese privilegiado momento, nuestra vieja
mirada se transforma: desde ahí, todo cambia.
- 22 -

Si la cuarta dimensión es el eterno presente, la quinta
la constituyen la relaciones humanas que, establecidas
desde esa cuarta dimensión, tienen lugar. La conciencia
es plenitud, totalidad, reunida en cada instante del
momento presente, aquel en el que, por vez primera,
nos damos cuenta que somos conciencia. Cuando la
conciencia es libre, cuando la sensibilidad es óptima,
somos aquello que el universo es.
De algún extraño modo siempre supimos que estaba
ahí, que teníamos la respuesta delante de nosotros. La
estructura que organizaba nuestra actividad cerebral
había sido diseñada como un modelo a escala de todo
el universo. Al entenderse, era capaz de entender. De
este modo, cuando vemos, en realidad no nos vemos
sino a nosotros mismos.
Cada fluctuar de la luz hecha imagen, cada sutil aroma,
cada nota marcando pautas entre silencios, cada sabor,
cada presión que es capaz de atravesar nuestro umbral
táctil… contiene todo el conocimiento. Siendo así, cada
uno de nosotros, la representación del estado total del
universo, en un momento dado, no cabe sino entender
que, en esencia, estamos llamados a la perfección.
La delicada estructura de nuestro cerebro, actúa como
matraz, como crisol cabalístico de Ser. Lo real siempre
se encuentra un paso más allá de nuestro pensamiento.
Desde el punto de vista de la lógica aristotélica, todo
puede llevarse al absurdo del sinsentido. Por ello la
verdadera esencia de la vida, trasciende con creces las
posibilidades de nuestra razón.

- 23 -

Durante el proceso de despertar, vamos abandonando,
a nuestro pesar, el maltrecho armazón de nuestras ya
inservibles creencias. El desvanecimiento de lo ilusorio
da paso así a lo inefable, lo indescriptiblemente eterno.
El encuentro con uno mismo es la eternidad. Ningún
placer espacio-temporal se acepta como real, toda vez
que el Ser se ha reconocido a sí mismo en Sí mismo. Es
la modulación de distintos niveles de conciencia lo que,
en algunos casos, posibilita la fértil conjunción de una
cordial comunicación entre seres humanos, en otros
una comprensión del sentido instantáneo con la que
brilla cada matiz del universo. Este es el verdadero
sentido de la kairocidad. Una kairocidad que tiene lugar
y ocurre, independientemente de nuestra puntual
observación. Darse cuenta es despertar.
La observación, la verdadera observación, siempre es
diálogo, por eso trasciende la posibilidad lineal de la
lógica estructurada. Nada que no provenga de la propia
experiencia puede llegar a ser considerado verdadero
conocimiento.
La libertad interior resulta una condición esencial para
tomar contacto con la sabiduría del universo. De otro
modo, solo estaríamos creando un nuevo esquema, un
sucesivo artificio limitante.
Cada vez que nos ponemos en contacto con un nuevo
nivel de conciencia y experimentamos una apertura a
un nuevo modo de entender la realidad, tendemos a
vislumbrarlo a través de la lente genética, después a
través del prisma de nuestra historia personal.

- 24 -

Ambos deben ser trascendidos, desde una perspectiva
única, no limitante, que podemos denominar flujo de
interacción. Sólo el verdadero silencio responde, ya
que cuando hay verdadera experiencia, hay asombro.
El instante en que somos atrapados por la belleza, ha
sido posible por una disolución de las fronteras que
aparentan separarnos del Ser. La confianza de sentirse
siendo es, quizá, la mejor de todas la experiencias, el
mejor de todos los posibles sentimientos que podemos
albergar en nuestro corazón. Así, descubrimos que, al
caminar, somos simultáneamente tanto los pisadores
como los pisados. Acción y reacción son una sola cosa,
un único proceso, concordantes. Mal que nos pese, ello
sólo se entiende sino desde la mirada única, esto es, la
mirada del amor.

- 25 -

(Final Capítulo 2)

- 26 -

3
Villa Careggi
- 27 -

- 28 -

“Roma qvanta fuit ipsa ruina docet.”
(Serlio Bolognese, D’Architettvra V)
“Hasta el secreto del mejor vino
se echa a perder en el recipiente inepto.”
(Isaac Luria)
“Después de todo, auto-percibidos,
auto-inventados, encerrados en nuestro
propio espejismo de cordura
no somos sino milagros de auto-referencia.”
(Douglas R. Hofstadter)

Allí donde la aparente inercia de las ruinas oculta el
sueño del Arte, la musa puede ser despertada y, así,
requerida en amores, para que entregue el Espíritu que
anida en la forma de la piedra, transportándonos de la
Belleza que tocamos al Bien que presentimos en ella, a
partir de aquella fértil Verdad de la que esperamos
participar y a la que anhelamos unirnos en alas de una
mágica áurea cadena: “Va pensiero…”
Del obrar del rey que terminó siendo mago proviene el
sortilegio, áureo juego, sutil influjo transformador del
verdadero Arte, aquel que es capaz de casar mundos,
de unir Cielo y Tierra, de trasladar a lo inferior aquellos
dones y virtudes que transitan graves desde el ámbito
superior, trazando así el incansable devenir creador,
sobre el tablero de las noches y los días, que designa la
sabia pericia del ajedrecista divino, agitando la suerte
de bastoni, coppe, epade, danare e atutti en la danza de
lo real, hasta alcanzar el liberador triunfo.
- 29 -

Todo mago conoce la importancia del “set and setting”8
que precede a cualquier operación que pretenda tener
el rango de mágica. Son nuestro estado mental, nuestra
expectativa, nuestra verdadera intención, por un lado,
y el marco físico, ambiental y social, por otro, lo que
termina diseñando y configurando el flujo de nuestra
experiencia. El templo interior en el que los mundos se
entrelazan y comienzan a resonar entre ellos, abriendo
nuestra conciencia a inexploradas dimensiones en las
que el alma reverbera de un modo que no siempre sabe
explicar o relatar.
Esta resonancia también la experimentamos de una
manera continua en nuestra cotidianeidad, aunque el
grado de atención consciente no sea tan contundente.
El escenario repercute y es repercutido desde el propio
estado de nuestro corazón. El estado de nuestra alma
dan forma a nuestro espacio vital, así como el espacio
conforma nuestra experiencia subjetiva. Transitamos
así desde la exasperación a la inspiración. Contexto y
contenido interactúan y se condicionan mutuamente.9
La clave está en situar nuestra atención consciente a
ambos lados, ampliando así nuestra mirada, hasta que
desaparezcan los límites.
Al final, quizá sólo cuenta la confianza de quien tiene la
certeza de que el universo reza con nosotros. Todo un
sistema operativo que aún prevalece y pervive allende
el perverso engaño de los siglos.

Proceso descrito por Timoty Leary y su equipo de Hardvard.
9 Cf. Douglas Hofstadter, “I’m a strange loop” y “Gödel, Escher
y Bach”.
8

- 30 -

Condicionado

Circuito10

Estoy indefenso

SUPERVIVENCIA

Todos quieren
salirse con la
suya a costa mía
No tengo ni
certezas, ni
soluciones

EMOCIONAL Y
TERRITORIAL
CONSTRUCTIVO

Liberado
Viviré para
siempre o
moriré en el
intento.
Somos libres.
Viaja sólo o
acompáñame.
Aprendo cómo
aprender más y
mejor cada día.

Es ilegal, es
inmoral, engorda

SOCIO-SEXUAL

Ama, actúa
desde el amor.

Me arrastran los
sentimientos

LÍMBICO

Canalizo mis
sentimientos

La suerte me es
adversa

CORTICAL

Me alineo a la
suerte

Todo es un
despropósito
absurdo

SEMÁNTICO

¡Elijo!

¡Paparruchas!

TRASCENDENTE Una consciencia
(Final Capítulo 3)

Adaptado de Timothy Leary, “Turn On, Tune In, Drop Out”,
1999 y “Musing on Human Metamorphoses”, 2002.
10

- 31 -

- 32 -

4
El secreto del Roble
- 33 -

- 34 -

“Y la noche resplandecerá
aún más que el día.”
(Salmo 139, 12)

Siempre merced al prodigio de la alteridad creativa, el
rayo11 hizo brotar de nuevo del corazón dormido de la
semilla12 la vivificadora palabra13creadora. El mágico
reencuentro simbólico que funde así en una la mirada.
Sortilegio tan inefable que se esconde quizá tras cada
abracadabra, con aquella certeza con la que la proa que
talló Atenea guiaba el rumbo épico del Argos y de sus
intrépidos tripulantes, y con la lúcida locura de Alonso
Quijano con la que supo bien reconocerla áurea entre
sus agradecidas manos14. Del mismo modo que Cadmo
fijó el mercurio del Dragón con la lanza de fuego, sobre
aquel roble hueco, secreto atanor al que dieron el más
fértil uso todos nuestros sabios, perenne muérdago
dorado que guarda en su esencia toda la prometeica
fuerza radiante del ígneo Dios.
Baraq.
12 Lutz.
13 Dabar.
14 Miguel de Cervantes, DQDLM I, XI.
11

- 35 -

Aurora15 que preserva de las garras de Circe y otorga a
Eneas el don de abandonar el inframundo, allí donde
aún recibimos el más dulce consejo de aquellos genios
ancestrales, ya tan sólo polvo y ceniza enamorados16,
venerables reliquias que protegen y animan el lugar y
la casa, reuniendo nuestra vida, desde los umbrales
mismos de la muerte, en un ahora todavía eterno.
Ya casi nadie recuerda hoy aquellos pasos del arte que,
traspasando la fisura esencial, servían para fijar el alma
en la obra17, operando copias sagradas que, en
nuestros frenéticos días, son remedo, una tecnológica
modelización, esto es, precisa vacuidad estéril, vano
afán, mero simulacro.
Mágica identidad la de aquello que supo ser testigo y
sigue siendo a nuestro lado asombrosa y protectora
sombra. Espasmo de amor, orgasmo intelectual que
anima y anida en la piedra trocada en ara, vera ars
poética, fuego divino, entusiasmo que ambicionan y
envidian cuantos vivir aparentan. Ábrete sésamo, para
que pueda traspasar la invisible puerta. Tórname esta
aquietada noche en umbral el alma.
Anthropos, imago Dei.
(Final Capítulo 4)

Arktos, mágica ora dorada.
16 Ne vilipendas cínere.
17 Eidolopoiké, Aristocles de Atenas, Sofista.
15

- 36 -

5
Coincidentia Oppositorum
- 37 -

- 38 -

“Deja que mi casa se convierta en ruinas.”
(Al-Gazzali)

Con ese estado de gracia sutil y “desencantamiento” 18
desapasionado que otorga la apacible lucidez de quien
ha conseguido ya desengañarse de las conquistas del
mundo, no resulta complicado liarse la manta a la
cabeza y dar comienzo a la necesaria búsqueda de la
trascendencia. Melancólica comunión que no desiste de
exaltar en secreto un sencillo corazón, capaz de así
celebrar las cosas más pequeñas, más humildes, más
denostadas por el voraz dragón de la neo-tecnocrática
modernidad deshumanizadora. Uno se sabe uno más,
entre ellos. Se desvanece la auto-importancia toda vez
que cobra lugar una conciencia de destino solidaria.
Uno descubre que aquella sabiduría que no puede ser
vivida en primera persona, no vale para nada. Tiene
más valor el menor de los recipientes, al constituir toda
una verdad revelada, aquel estremecimiento sagrado
que experimenta el alma cuando se derrama en muda
nostalgia sobre la ruina de las arbitrarias jerarquías
mundanas.
Quizá aprendemos demasiado tarde.
(Final Capítulo 5)

18

Como en autoexilio pre-senil del vairagya hindú.

- 39 -

- 40 -

6
Próspero en la encrucijada
- 41 -

- 42 -

“Contempla el Universo contenido en ti,
lo sepas o no, eres Su alma.”
(Mahmud Shabistari, Misterioso jardín)
“Te puse en el centro para que observaras todo.
Elige si regenerarte al testificar o degenerar.”
(Giovanni Pico, De la dignidad humana)
“Sapientem cum virtute agendi.”
(Giordano Bruno, Thesis Mágica)

Nadie puede obrar desde la magia, sin antes haberse
obrado mago. No importa cuántos encantamientos
sepa, ni cuantos grimorios atesore, la magia, bien
entendida, no puede empezar sino desde uno mismo.
Hasta que uno no encuentra dentro de sí el secreto
ritmo del universo, no puede co-crear con lo divino, no
cabe en él o en ella poética alguna, es vano simulacro
su pretendida theurgia.19
El afán mágico se instruye así en sutiles relaciones, se
eleva como el fuego, recibe desde los cielos, armoniza
los contrarios, sosiega aquellas tensiones construidas
desde la oposición y concierta sinergias, todo ello sin
darse la menor importancia.

19

Opus Dei.

- 43 -

Nada hay que no esté vivo. Todo vive en simpatía, nada
actúa (cuando se lo escucha) sin concordancia. Ya sea a
gritos o en discretos susurros, el Universo habla, mejor
aún, nos habla. E incluso responde a nuestra palabra,
pues nos sabe multiforme espejo, arbitrio de quién lo
es todo pues se conforma con ser elección, prodigiosa
mirada que, ya sin atadura, todo lo transforma. Amor
que conmueve al sol y las demás estrellas, pues las
sabe (obra suya) hermanas.
Una tempestad, allí donde se penetran mutuamente
agua y fuego, azota el ducado de Milán, despertando,
del sueño de verano al combate invernal, al sutil Ariel y
al denso Calibán. ¡Que maravilla!
Fin de Acto

(Final Capítulo 6)
- 44 -

7
Recuerdos en el Museo
- 45 -

- 46 -

“La belleza y verdad
que derrama la miel de las Musas
es de origen divino.”
(Hesiodo)
“¿Cómo casar lo alto con lo bajo?”
(Jámblico de Calcis)
“Tres son las principales artes transmutatorias:
La retórica, la alquimia y la teúrgia.”
(Giulio Camillo, De Transmutatione )

Por los apuntes que pudo garabatear Girolano Musio,
en el lecho de muerte de su maestro, nos llegó la seria
advertencia de no hablar de las cosas divinas sino con
enigmas, con el fin de sortear el riesgo de profanarlas.
No cabe, pues, hablar abiertamente sobre el modo de
hacer descender de modo práctico las cosas celestes,
fijándolas en el mundo, con el mismo desparpajo con el
que la propia Sabiduría Divina se construyó, en las
inmediaciones de nuestro territorio, su casa, dispuesta
a traspasar los siete umbrales entre columnas, para así,
felizmente, habitarla y regenerarla.
- 47 -

De igual modo, aunque a la inversa, es el recuerdo del
mundo celeste lo que nos lleva a remontarnos allí de
regreso, buscando por doquier, desde aquí, una buenas
(si fuera posible, las mejores) alas.
Nos desafiaba Jámblico a encontrar un modo de lograr
reconciliar (casar) lo celeste y lo terrestre. Quizá ello
sea posible, logrando que ambos se citen, se enamoren
y, Dios mediante, generen vástagos, llevándolos a un
terreno neutral. ¿Qué tal prestar el territorio del alma
humana, allí donde se oculta el espejo de la memoria?
El alma (de ahí su potencial subversivo) refleja cuanto
imagina. No quema menos el rayo de luz reflejado que
su original solar. De hecho, un espejado convergente
concentra el rayo, multiplicando su potencial ignífero.
¿Imaginar cómo nos imagina Dios?
¿Recordar cómo Dios nos recuerda? ¿Recordar quizá su
terrible olvido?
Quien ama recuerda todo del amado. Ese recuerdo es el
vínculo20 que despierta, alimenta y regenera el amor.
Ese recuerdo es el Amor, ya que nace, brota, surge del
Amor mismo.
La memoria da frutos, sus hijas. Vamos a “recordarlas”.
Diodoro de Sicilia nos explica que su “nombre” las hace
iniciadoras de la humanidad al misterio21 de la belleza
y armonía escondidas, son intermediadoras entre lo
invisible y lo sensible.
Letra vav (w)
21 Muein.
20

- 48 -

En el Libro de las Hojas de Mantegna, encontramos su
representación simbólica22.

22

Gracias al esfuerzo de Raimón Arola.

- 49 -

- 50 -

Sirva esta última obra como cálido depósito protector y
fiel testigo de mi oración23:
¡Salud, hijas de Zeus!
otorgadme el hechizo de vuestro canto.
Celebrad la sagrada estirpe
de los sempiternos Inmortales:
los que nacieron de Gea y el estrellado Urano,
los que nacieron de la tenebrosa Noche
y los que crió el salubre Ponto.

Absténganse de invocarla los aprendices de mago. Y, en
cualquier caso, aténganse a las impredecibles consecuencias.
23

- 51 -

Euterpe, dame placer, para seducir al instinto.
Erato, dame ternura, para seducir la emoción.
Calíope, dame belleza, para seducir la razón.
Clío, otórgame aquella atención que despierta al Alma.
Melpómene, ayúdame a confrontar los miedos que
tratan de someterla.
Polimnia, permíteme gestionar la multiplicidad que
trata de desbordarla.
Thalía, muéstrate propicia a focalizarla contra la
perniciosa avalancha de dispersión distractora.
Urania, conéctame a la celeste danza del Helicon.
Terpsícore tráeme fértil y ebrio de regreso.
Inspiradme, amadas Musas olímpicas,
decidme ¿de quién nacieron los dioses y sus dones,
la tierra, los ríos y el inmenso Ponto de agitadas olas,
qué hubo antes de los brillantes astros
y su danzar en el espacioso cielo?
Devoto escucho, sin merecerlo.

- 52 -

8
Afán actor
- 53 -

- 54 -

“Del oscuro aquilonar proviene el oro.”
(Job 37, 22)
“Como decíamos ayer…”
(Fray Luis de León, 157724)

Algo de aquel maravilloso movimiento que animaba en
la Europa del XIV los mejores temperamentos pervive
en el corazón de quien redacta estas palabras en una
Europa muy distinta, dispuesta a seguir siendo un
burdo remedo, una sombra de aquella, próxima a la
escenificación democrática de unos comicios25 tras los
que, para compensar la desafección de la vapuleada
ciudadanía, está todo pactado.
Hoy, como ayer, las lenguas clásicas y semíticas han
sido relegadas al olvido, incluso del sabio traductor de
Google, y son muy escasos y distorsionados los rastros
de la cábala cristiana que tuvo su más álgido centro en
Valladolid.26
Tras un lapso de cinco años injustamente encarcelado.
25 El autor hace referencia a la burda pantomima pseudo
democrática que tuvo lugar el 25 de Mayo de 2014, con
motivo de las cruciales elecciones europeas.
26 Introducida en España por Dionisio Velázquez, miembro del
círculo íntimo del cardenal Egido de Viterbo, supo aunar lo
mejor de Atenas y Jerusalem. La atmósfera de aquellos
tiempos ha sido magistralmente descrita por Miguel Delibes
en su último “Hereje”, Destino, 1998.
24

- 55 -

Muy pocos serían hoy capaces de saber que la palabra
“palabra”27 tiene fuerza cualificadora (virtud), sirve de
refugio seguro y alude (invoca) al Espíritu. Ese arte no
ha calado en los círculos y circuitos internaúticos o, lo
que es lo mismo, prácticamente se ha perdido. Quien
pierde el uso de la herramienta, pierde el arte. Por eso
poco podemos esperar de esta obra y sus predecesoras
condenadas irremediablemente al olvido. No se precisa
esta anacrónica herencia en la pragmática inmediata
del actual porvenir.
Reconozco mi fracaso. Al menos me consuela saber que
también será olvidado, con todo el conjunto. Otras
nuevas distracciones serán la encargadas de agitar el
aire contaminado, ya carente de hermosura.
¿Quién recordará que lleva en sí el más prodigioso de
los instrumentos? “Espejito, espejito mágico…
Erebos (oscuro aquilonar) trae el arktos (oro)28. Luego
el aire se serena y se ilumina como un espejo, donde se
refleja la Aurora, la dorada luz del amanecer, iniciando
a cuantos vigilan y perseveran al misterio, a la música
de las esferas que sólo escuchan los verdaderos magos.
Reunir y fijar lo volátil al ígneo Apolo, arte mayor del
que han de surgir todas las artes, pasadas, presentes y
futuras, con esfuerzo, en sinfonía, al compás:
¡Magia!
(Final Capítulo 8)
27
28

Tal y como aparece en la nota 13 de la página 35.
Cf. Canto de las Oras, Qydado, 2014.

- 56 -

9
Esoterikon Gamma
- 57 -

- 58 -

“Despierte el alma dormida,
avive el seso y despierte,
contemplando… cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte, tan callando.”
(Jorge Manrique)
“Quien ríe el último…”
(Tradicional castellano)

Dionisos fue desmembrado y devorado por los titanes.
Zeus, tremendamente enojado por semejante teicidio,
los fulminó con su rayo. De sus cenizas nacieron los
seres humanos, poseyendo así cada uno de ellos una
ínfima parte del dios de Nisia. Mientras esa minúscula
parte divina no se libere, permanecerá encerrada en la
cárcel del olvido. Por eso nuestras vidas aparecen
pobladas de los funestos designios que arrastraron los
titanes, anhelando reunirse en las delicias olímpicas
que deleitaron a Dionisos.
En la que (sin duda) será mi última opereta escrita, he
querido dejar constancia de ese arte irremisiblemente
perdido, capaz de dar vida a dioses, llevando la humana
posibilidad a su máxima perfección. Quizá algún día mi
hijo Jaime, a quién está dedicado este humilde esfuerzo
literario, se acerque a las palabras que desgarró su
padre y ¡las entienda!

- 59 -

Quizá a su manera, él será capaz también capaz de
regenerarlas y darlas así nueva vida, transmitiéndolas
a sus hijos. Seguro que encuentra el modo, su modo, de
dar a luz y ungir al Mesías que lleva dentro.
Vaya para él mi mejor sonrisa. A él le tocará descubrir
y compartir un nuevo mundo, distinto del mío. Gracias
a Dios, no pasarán tantos libros por su cabeza, ni falta
que hace, pues nuestros corazones están para siempre
indisolublemente entretejidos.
En los momentos difíciles sabrá recordar a Kant:

Deseo que la suya sea una nueva Edad de Oro, dónde la
Naturaleza ya haya sido Íntegramente Renovada por el
Fuego y cuyo resplandor pueda reflejarse en el mágico
brillo de sus ojos, sin temor ni ataduras.
Para ello, qué mejor manera que recurrir a la magia del
lenguaje, utilizando las únicas letras vivas, las vocales,
aquellas que encienden y vivifican el tremendo poder
que se esconde tras cada una de nuestras palabras. Al
ser un enamorado de la mejor Grecia, no me contentaré
con cinco. Las usaré todas: ¡las siete!
- 60 -

He aquí el alegre encantamiento29:
alfa: Risa, de la luz (fos) que brilla (aúge) en tu mirada.
épsilon: Risa, para sorprender al agua y la tierra.
eta: Risa, para que nada nuble tu corazón sencillo.
iota: Risa, para que sea noble y fértil tu semilla.
omicron: Risa, para que encares con valor tu vida.
ypsilon: Risa, para que no se te escape la oportunidad.
omega: Risa, para llenar de alegría tu alma.
(Pronunciar a continuación en voz alta, de una vez, sin
respirar, no importa si te entra la risa; en realidad de
“eso” se trata:)
BESEM BEREITHEM BERIOH
PROMSAJA ALEEIO OEAI BETHEL
SEMESILAM
BADETOFOT ZOTAJATOZÓ
ZORIÓBRITITAMMA O RAGÁ DOIÓ DAGÁRRO
AMMATITIR BORIOT
ANAG BIATIARBAR BERBISKILÁ TOUR BOUFRONTOM
¡PSIJÉ! (Ahora toma aire)
¡A ver quién es el guapo o la guapa que tiene el valor de
decirme a la cara que el griego es una lengua muerta!

¡No podía faltar un conjuro en un buen libro de magia! Este,
en particular, está tomado prestado de un antiguo y secreto
papiro griego, Gredos, 1987, 294-296
29

- 61 -

Y para terminar, un último enigma:

¿Sabes de quién se “ríe”30?
(Final Capítulo 9)

30

En italiano: “Giocconda” o jocosa.

- 62 -

10
Novena Novela Nueva
- 63 -

- 64 -

“La acción mágica requiere un estado de conciencia tal,
en el que resulta casi tan importante y crucial
el haber logrado superar el miedo al fracaso como
el haber eliminado hasta el más mínimo deseo de éxito.
El verdadero mago, merecedor de ese nombre, tan sólo actúa.”
(Aiwazz a Aleister Crowley)
“Al elaborar un ideal,
no basta con dar por supuesto aquello que deseamos;
también es necesario eludir las imposibilidades.”
(Aristóteles de Atenas)

I
El día más ominoso fue quizá aquel que amaneció tras
la noche en la que el Arte Mágico dejó de liberar almas
y se vendió al dinero, al negro manipular y adormecer,
a la distracción más pueril y al entretenimiento barato.
El mundo de hoy, nuestra sociedad actual, al menos la
gris fachada que nos dejan ver y conocemos, no es sino
el triste resultado natural de aquella amarga y fatídica
traición, que aún perdura. Más no siempre ocurrió de
ese modo. Aún lo recuerdo.
Muy por el contrario a lo que de un modo habitual nos
acostumbraron a pensar, la realidad no está regida por
una causalidad lineal, sino que más bien funciona como
un inmenso y complejo tapiz, en el que una misteriosa
pero siempre intencionada conjunción de hilos, trama
y urdimbre, hace que todo suceda simultáneamente.
- 65 -

Una vez adquieres esta privilegiada visión de lo real,
resulta del todo imposible desprenderse de ella: habrás
atravesado así el umbral de la magia. Desde ese mismo
instante, tu vida será llevada en alas, impulsada por un
travieso espíritu lúdico, agraciada con una suerte de
divertida y sutil ligereza que ya nunca te abandonará. Y
cuando digo nunca, quiero decir eso, nunca. Irá contigo
siempre y tocará todo aquello que toques. ¿Recuerdas
al desdichado rey Midas? Decía Salustio: “Estas cosas
no son, pero suceden siempre”.
Fue así como conocí a Bokim, líder de aquel misterioso
grupo que cambió por completo aquel vagar sin rumbo
de la que era, por aquel entonces, mi anodina vida. Y
aunque aquellos raudos y fríos días se desvanecieron
ya casi por completo, en las dulces neblinas de mi
memoria, tengo aún la inquietante impresión que su
mirada sigue ahí, densa, fija en mí, desconfiada.
Ahora, al recordarlo, me parece como si hubiera sido
ayer, y ya han pasado casi trece años. Fue un 26 de
diciembre, volvíamos de comer en el vegetariano. Así,
como quien no quiere la cosa, sin darle apenas mucha
importancia, giramos hacia la izquierda y, señalando
bajo el balcón, me preguntó con total naturalidad:
- «¿Habías reparado alguna vez en ese dragón?»

- 66 -

II
A decir verdad, no podría describiros al oscuro Bokim,
sin hablaros, previamente, de los entresijos de Limón,
el chiflado maestro de mi buen maestro. Hasta donde él
quiso contarme, hombre de pocas palabras, fue Limón
quien encontró las llaves. Llaves que, más que resolver
algún turbio enigma o lograr abrir el oxidado candado
de algún polvoriento y misterioso baúl olvidado, que
protegiera en su oscuro interior aquel códice prohibido
que quizá habría de salvaguardar el más importante y
ancestral del los secretos del universo, no dieron sino
ocasión y lugar a todo este intrincado barullo.
A Limón y Bokim los presentó Maurice. Maurice, alto
cargo del gobierno que, obsesionado con los réditos de
la práctica asidua del tantra y el donoso escrutinio de
la canalización arcturiana, había sido expulsado de una
secta gnóstica por mal falsificar la planilla del turno de
limpieza, supo de Limón al frecuentar la desaparecida
librería Tierra II31, donde el indiscreto librero le habló
de un compulsivo comprador de literatura sufí.
Sucesora de la desaparecida Tierra I y, a su vez, antecesora
de la, cómo no, también desparecida Tierra III. Malos tiempos
para el negocio editorial, ya por entonces. Nota del Ed.
31

- 67 -

Los motivos que llevaron a Maurice a contactar por
teléfono con Limón y programar un encuentro entre
desconocidos, que tuvo lugar, son del todo misteriosos.
Así, una tarde amable de julio, calle Mantería arriba,
calle Mantería abajo, hasta bien entrada la aún cálida
noche, ambos –hasta aquel entonces- ignotos extraños
compartieron y pasearon juntos alguna de sus mejores
confidencias, decepciones y obsesiones mutuas. Fue
entonces cuando Maurice se detuvo y, con el sigilo de
quién revela el paradero de un tesoro, le habló de un
cierto conocido suyo –en ese momento prefirió ocultar
nombres-, un viejo amigo, que formaba parte de un
extraño, ultra secreto y clandestino grupo sufí. Y Limón
mordió el anzuelo. ¡Vaya si lo mordió!
Semanas mas tarde, en una tardía y bulliciosa terraza
verde neón, bajo la resplandeciente y festiva Luna de
septiembre, el azar de Maurice unió para siempre los
destinos de Limón y Bokim.
Aquella tarde Bokim, que en la entrevista inicial quería
poner bien a prueba las cualidades del recién aspirante
a sufí aspirante, se dedicó a dinamitar hasta la médula
los limitados esquemas académicos de Limón. En uso
de unas extraordinarias dotes de persuasión, de alguna
manera construidas en el maltrecho corazón de un ya
deslumbrado Limón, Bokim le vendió lo que no tenía,
le prometió presentarle a un “verdadero maestro sufí”
en el que, ya por aquel entonces, no confiaba, y mediar
para que entrara en un grupo iniciático del que, en su
fuero interno, deseaba con toda su alma salir. Lo que
demuestra cómo, al amparo de la más pérfida traición,
puede gestarse, sin embargo, una hermosa amistad.
- 68 -

y III
Conocí a Bokim gracias su mujer, veterana compañera
del hospital en el que trabajo, de un modo que, como
suele suceder cuando aún no has despertado del todo,
te resulta así fortuito. Habíamos terminado de servir la
merienda a los enfermos de la planta y, aprovechando
uno de los escasos recesos disponibles en la jornada,
llamó mi atención el extraño título del libro que ella
leía desde la semana pasada. Ya me había resultado
antes llamativa la portada burdeos, en la que aparecía
una mujer que creí reconocer de un conocido cuadro
de Klint, pero aún no había reparado en que el título, si
se le puede llamar así, resultaba de todo punto ilegible
a mis ojos. Sabía que aquellas letras no estaban escritas
en ninguna lengua que, yo al menos, pudiera reconocer.
- «Por curiosidad, ¿de qué trata ese curioso libro
que estás leyendo estos días, María?»
- «¿Curioso? ¿Cómo sabes que es curioso?»
- «No sé… tiene pinta de serlo.»
- «Ah, lo dices por la portada».
- «Por la portada y… ¡por el dichoso título! –exclamé
abiertamente intrigada.»
- 69 -

Una incontenible carcajada se fundió con el creciente
rumor de las visitas vespertinas que iban llegando a la
planta y dejó sin poder articular palabra a mi amiga
María, contorsionada en la frágil estabilidad de su silla.
- «No me extraña –dijo, tomando aire, compostura
y acercándome el libro, como para intentar así
tranquilizarme y mitigar mi sorpresa- a mí me
pasó lo mismo, la primera vez. No tiene
remedio…»
- «¿No tiene remedio el qué?»
- «¡El qué no, el quién! –precisó María- Mi amigo, el
autor del dichoso libro que tanto te preocupa.»
- «¿No me digas ahora que conoces al autor de este
libro? No te pegan los intelectuales.»
- «Conocer, lo que se dice conocer, creo nunca se
termina de conocer a nadie.»
Fue entonces cuando leí por primera vez aquel nombre
que, debo reconocerlo, me resultó un poco extraño e
inusual. Era un libro escrito por Limón.
- «¡Pero si está escrito en español!»
- «Pues claro, ¿qué te creías? –replicó María rauda,
fingiendo indignación- No soy tan pedante como
tú, para venirme al trabajo con un libro en otro
idioma distinto del mío.»
- «Entonces, el título… -indagué sorprendida- da la
impresión de ser un total …galimatías.»
- «Es griego, tonta.» –me aclaró María, dejando
clara su total superioridad moral, al descubrir mi
infantil interés por aquella misteriosa obra, que
yo no dejaba de hojear, curiosa e impaciente.
- 70 -

- «¿Un autor español al que le da por titular sus
libros en griego?»
- «No es tan sencillo como eso» –replicó mi amiga,
siguiéndome divertida el juego y manteniendo el
cruel suspense.
- «¿Y?» –devolví en telegráfica y más que explícita
impaciencia.
- «Y ¿qué?» –replicó María, con ingenuo postureo.
- «¡Qué si me lo prestas, demonios!»
- «Pues claro… Cuando lo termine.»
- «Espera, espera no te precipites, mala persona.
Déjame que anote al menos el título, si es que soy
capaz de descifrarlo, para ir esta misma tarde a
comprarlo.»
- «No podrás» –sonrió María, victoriosa.
- «¿Cómo que no podré?» – desafié a la crecida y
más que auto suficiente poseedora de aquel
cautivador libro, que ya estaba empezando a
convertirse casi en una obsesión.
- «Claro que no. No está a la venta».
- «¿Y cómo te has hecho tú con él?» –contra ataqué,
tras recuperarme del shock, indiscreta.
De repente sonó la alarma que nos reclamaba desde la
habitación 507. Algún inoportuno enfermo al que se le
hubiera acabado el suero. María se levantó como un
resorte con bata, tomando la planilla semanal de un
modo automático..
- «Luego te cuento» –me soltó directa, resuelta,
dirigiéndose al pasillo de acceso a las visitas,
que comunicaba las habitaciones de la planta.

- 71 -

La muy tonta, no se había dado ni cuenta de que yo
terminaba el turno en ese mismo momento, y, sin dar
más explicaciones, arramblé con el dichoso libro y me
dirigí a las taquillas. Hurto inolvidable del que no me
arrepiento ni lo más mínimo.
Lo leí de un tirón, aquella misma noche. Fue así como
me enamoré de Ygieia, la Fuente de la Vida. Lo que
empezó como un simple flechazo literario, terminó por
resultas un amor, tan real y verdadero, que habría de
durarme toda esta vida y gran parte de las siguientes…
Y dicen que la lectura en una actividad inocente.
(Final Capítulo 10)

- 72 -

Índice de autores citados
Índice de personajes ficticios
Índice de ilustraciones
Sobre el autor
Sobre la editorial
Sobre el título
Sobre el estilo
Otras publicaciones de QyDado

75
78
80
81
83
85
89
93

R
Referencias
- 73 -

- 74 -

Personajes que parece que existieron
Proyecto Humano

Págs.

Al-Gazzali
Aristocles de Atenas
Aristóteles de Atenas
Arola, Raimon
Azariah

39
36
65
n22
16

Bach, Johan Sebastian
Bohme, Jacob
Bolognese, Serlio
Bruno, Giordano
Burrougs, William

n9
16
29
3
21

Camillo, Giulio
Castaneda, Carlos
Clarke, Arthur C.
Crowley, Aleister

47
84
9
65

Da Vinci, Leonardo
Davis, Erik
De Chardin, Teilhard
De Cervantes Saavedra, Miguel
De la Mirandola, Giovanni Pico
De León, Fray Luis
Delibes, Miguel
De Mesina, Evémero
De Nettesheim, Agrippa
De Pasqually, Martínez
De Saint Martin, Louis-Claude
De Viterbo, Égido
Diodoro de Sicilia
Durkheim, Emile

- 75 -

62
9
9
35
43
55
n26
78
16
16
16
n26
48
9

Escher, Maurice Cornelis
Ficino, Marsilio
Frank, Jacob

n9
16
16

Gödel, Kurt
Groff, Stanislav

n9
9

Hesiodo
Higgs, Peter
Hofstadter, Douglas R.

47
9
29, n9

Jámblico de Calcis
Jung, Carl Gustav
Justus

47, 48
9
16

Kant, Inmanuel
Klint, Gustav

60
69

Leary, Timothy
Luria, Isaac

n9, n10
16, 29

Manrique, Jorge
Mantegna, Andrea
Mateo
Musio, Girolano

59
49
85
47

Orstich, María

57

Paracelso

16

Salustio
Schiller, Friedrich
Shabistari, Mahmud
Sheldrake, Rupert
Spare, Austin Oeman

66
21
43
9
15

Tesla, Nicolás

57

- 76 -

Tiryakian, Edward A.
Tritemio, Juan

15
16

Van Dick, Anton
Velazquez, Dionisio
Virgilio
Vogelsberger, Mark

87
n26
88
15

Welling, Georg

16

Zeví, Sabbatán

16

(Nota: Mi respeto y eterno agradecimiento para todos ellos ya
que, cada uno a su manera, aportó algo significativo a mi
actual cosmovisión creciente de la realidad.)

- 77 -

Personajes ¿ficticios?
Personaje de Ficción

Págs.

Aiwazz
Alonso Quijano
Apolo
Ariel
Atenea
Aurora

65
35
51, 56
44
35
36, 56

Bokim

66, 67, 68, 69

Cadmo
Calibán
Calíope
Circe
Clío

35
44
49, 52
36
51, 52

Dionisos
Dragón

7, 59
35, 66

Eneas
Erato
Europa
Euterpe

36
49, 52
55
50, 52

Gea
Giocconda
GOCCyT

51
62
21

Hera

88

Indra

15

Job

56

- 78 -

Juan Matus

84

Limón

67, 68, 70

María
Maurice
Melpomene
Midas
Mitra
Mnemosine
Musas

69, 70, 71
67, 68
50, 52
66
86
48
51, 52, 87

Nyx

51

Polimnia
Ponto
Próspero, Duque de Milán

50, 52
51, 52
44

Sileno

87, 88

Terpsícore
Thalía

49, 52
50, 52

Urania
Urano

49, 52
51

Ygieia

70

Zeus

51, 59

(Nota: Según la tesis de Evémero, a lo mejor no son de ficción
sino que en calidad de su alta virtud, fueron elevados a la
categoría de mitos. Juzgue el lector según su criterio.)

- 79 -

Relación de gráficos e ilustraciones
Pág.
Port.
Port.
Pcap

Breve descripción y fuente
Desconocido (detalle)
Logo editorial – AGL Factory
Portadas capitulares - – AGL Factory

11
18
26
31
40
44
48-51
52
62
72
81
85
86
87
88
91
93ss
Contp

Conejo blanco impaciente, © Walt Disney 2010
Liebre de Marzo tomando el té, © Walt Disney 2010
Gato de Cheshair (visible), © Walt Disney 2010
Villa Careggi, WP
Ajedrezado masónico (128 celdas) , WP
Lechuza cosmic de Minerva, WP
Láminas Tarot Mantegna, © Raimon Arola, 1999
Bacanal, WP
Boceto Gioconda desnuda, © Leonardo da Vinci.
© Louis Catieaux
Foto del autor. © Pilar Cuadra, 2011
Taurocatásis Knossos, WP
Taurolobio mitraico, WP
Autorretrato con girasol, © Anton van Dick
© Louis Catieaux
Cornucopia, AGLF
Portadillas publicaciones, © QyDado Ediciones 2014
Sileno sostenido por faunos, © Anton van Dick

(Nota: Si no se indicara lo contrario, interpretar las iniciales
WP=Wikipedia, AGLF= Archivo personal del autor.)

- 80 -

Sobre el autor

ABRAHAM GONZÁLEZ LARA
Vallisoletano, no convencido, desde 1964. Doctorado
en Psicología Clínica (UPSA, 1989) y especializado en
Informática Educativa (UPSA, 1988) y en las Técnicas
de Desarrollo Organizacional (UVA, 1990). Con más
de 25 años de intensa experiencia docente en su
haber, en la actualidad se gana la vida compaginando
su trabajo como consultor en innovación estratégica y
coaching de RRHH, con la formación puntera en
desarrollo de habilidades directivas y liderazgo. Su
gran pasión ha sido siempre el intentar adentrarse en
los complejos entresijos del alma y la cultura humana,
al encuentro de una ambiciosa quimera: la Tradición
Primordial.
Autor de obras memorables como “El pescador de
estrellas”, (1980) “La otra escena” (1992), “Cuentos
(1993)”, “Tus poemas” (1996), “Annus Domini”
(2002), “Septimania” (2003), “Amanece y anochece”
(2003) y “Simplemente ocurre” (2004).
- 81 -

De su etapa post-comunitaria, el lector encontrará
una exhaustiva relación de obras al final del libro,
entre las que, como ejercicio pleno de vanidad
contenida, aún no figura aquella que, en este mismo
momento, ha tenido a bien someter al fino tamiz de su
mejor discernimiento.
No se fíe empero de esta apresurada mini biografía,
por lo demás, descaradamente encaminada a tratar
de impresionar al ingenuo aventurado. Al alma del
autor se la conoce –sobre todo- cultivando su grata
compañía y adentrándose en el proceloso mar de sus
obras, que sólo a veces terminan siendo libros. En
cualquier caso, ya es de agradecer el gran interés que
se ha demostrado al acercarse a beber con generoso
afán del agua fresca y exigua de estas superfluas
líneas autobiográficas. Queda reconocido.

- 82 -

Sobre la editorial

La editorial QyDado (léase “cuidado”) es inexistente,
tan solo forma parte de la calenturienta fantasía del
autor y proporciona a sus ensayos literarios un aspecto
algo más creíble y profesional ¿Quién sabe si algún día
podremos engañar a una editorial de las de verdad
(Paidós, Olañeta o Atalanta serían estupendas) o quizá
este delirio literario llegue a cobrar forma empresarial
algún día. ¿Quién sabe?
La franja púrpura es como la que ya aparecía duplicada
y semi-escondida en los pliegues de la senatorial toga
pretexta, y refleja con claridad nuestra incondicional
admiración secreta por lo mejor del mundo clásico.
Sobre ella aparece un poderoso enigma geométrico, el
hexaedro regular, bajo la forma cotidiana de un dado
azul oscuro, cuyas caras opuestas suman siempre el
valor de siete, y que en este caso aparece acompañado
de una especie de pequeña esfera satélite, que se
aproxima al blanco “punto” solitario que está situado
en la cara superior, tan estratégicamente orientada.
No podemos negarlo. De un modo misterioso que aún
no comprendemos bien del todo, el cubo nos encanta,
aunque sea disfrazado de un simbolismo lúdico, de
andar por casa, que en esta ocasión –y como anillo al
dedo- nos viene dado.
- 83 -

El mensaje textual que bautiza a esta editorial
imaginaria, (no podría ser de otra forma) es una suerte
de paradoja ambivalente. Por un lado nos advierte a
que tomemos precauciones, no sé sabe muy bien sobre
qué clase de amenaza o peligro (así cada uno se
imagina a conveniencia su temor favorito).
Por otro lado es una diáfana invitación a tomarse con
esmero la propia construcción de nuestro mejor yo, un
asunto que debiéramos dedicar toda nuestra posible
atención y recursos, ya que requiere de nuestro mayor
cuidado. Nos llama a no ser negligentes. Y a hacerlo de
un modo impecable32.
Tampoco debemos tomarnos nunca demasiado en serio
las cosas que aún no hemos comprobado por propia
experiencia, ni tan siquiera a nosotros mismos. Esto
último ha de ser tomado muy en serio.
La Editorial QyDado, en su calidad de entidad
inexistente, no se hace responsable de ninguna de las
afirmaciones y extravagancias de los autores que, de
modo habitual, publican en ella. Muy al contrario,
recomiendan poner éstas en total cuarentena, más que
nada por lo que pudiera llegar a pasar sino, ponemos
en está delicada cuestión el suficiente cuidado. Aviso,
pues, a irreflexivos navegantes.
Debe de haber algunas otras dimensiones simbólicas
más, ocultas en este curioso logotipo editorial, pero
aún no hemos dado con ellas. ¿Alguna sugerencia? En
resumen, toda una declaración de intenciones.

Cómo ya le recomendaba, a Carlos Castaneda en “El lado
activo del infinito” (1998), su maestro, don Juan Matus.
32

- 84 -

Sobre el título de la obra
El título de la obra proviene del griego, cuya letra “Xi”
hemos transformado en “Jota”. Ha de pronunciarse en
nuestra fonética como “magia”. La clave precisa de su
interpretación hermenéutica nos la brinda el subtítulo,
cuando habla de un esfuerzo33 plenamente eficaz, o lo
que es lo mismo, encaminado a la consecución material
del triunfo: “Por sus frutos les conoceréis…”34
Curiosamente aún conserva gran parte de su sentido
griego original en la expresión “tauromaquia”, que hace
referencia al combate o lucha contra el toro, danza
ritual en tres partes, tan denostada en nuestros días.

En el sentido del término árabe yihad, tan torticeramente
mal interpretado en nuestros días por fanatismo, terrorismo o
guerra santa.
34 Mateo 7, 20.
33

- 85 -

La magia o maquia tiene así un carácter netamente
sacrificial y no únicamente externo, pues alude sobre
todo al combate por el desapasionamiento interior que
ya encontramos en las escenas del taurolobio mitraico
y del que hemos hablado en alguna otra ocasión35.

La misteriosa imagen de la portada es un enigma hasta
para el autor, pues desconozco la mano que la trazó,
aunque estoy seguro de que acabaré enterándome. El
lector, puede ampliar la perspectiva del detalle solo
una página después, donde aparece completa.
35

Conoceréis la Verdad, QyDado 2012, pp. 35-47.

- 86 -

La contraportada cierra con una imagen esta vez mejor
ubicada. Corresponde al “Sileno sostenido por sátiros” ,
obra realizada en 1620 por el gran pintor y retratista
flamenco Anton Van Dick (1599-1651), de cuyo florido
autorretrato damos cuenta seguidamente.

Tampoco es la primera vez que hemos recurrido al
Sileno en nuestra obra36, pero parece que, al tratarse
de magia vera, era muy necesario caer de nuevo en la
tentación de inspirarnos en su divina ebriedad.
La magia cautivadora de su canto, capaz de conmover
así a la Naturaleza misma y al Universo entero, sólo
tiene lugar (topos) tras el despertar.

Cantos de Sirena, Qydado (2011), pp. 81-83; Sofía. Libro del
Amado, Qydado (2011), pp. 49-51.
36

- 87 -

Sin ese despertar, nadie tañe la música y las Musas no
pueden bailar al compás. La vida se vuelve amarga y
rencorosa, como la de la diosa Hera, el aire se enrarece
estéril, incapaz de encontrar dónde fijarse, sólo trae
dolor, muerte y olvido.
Pero, como aún nos recuerda Virgilio37, cuando Sileno
recobra la elocuencia, una música nos besa dulce en la
boca, pero ese ya es otro cantar…
“Y comenzó. Y del canto la dulzura
los sátiros movió, movió las fieras;
del roble y de la encina misma dura
las cimas menear a compás viera…
Cantaba en qué manera en el tendido
vacío, descendiendo, derramadas
las menudas simientes, habían sido,
por acertado caso, en sí ajuntadas;
de do la tierra, el aire, el encendido
fuego, las aguas dulces y saladas
nacían de principio, y cuán presto
el tierno mundo fuera ansí compuesto.”

37

Bucólicas. ¿Quién sabe hasta cuándo?

- 88 -

Sobre el estilo
Como ya viene siendo habitual en nuestros escritos de
los últimos doce años, el texto aparece intercalado de
algunas imágenes que pretenden esclarecer a la par
que oscurecer su verdadero sentido, por lo que no debe
menospreciarse en modo alguno su importancia.
También resulta relevante prestar a atención a las dos
o tres citas iniciales que coronan el reinado de cada
capítulo, pues instan al lector a que mueva su culo y
remiten sus ojos hacia el texto fuente. La sorpresa
suele estar garantizada. No se trata únicamente de
recursos eruditos corta y pega para impresionar.
Parte de los textos que han precedido a esta obra38,
pueden ser consultados, si se deseara aumentar la
información, según las necesidades del lector.
Como siempre ocurre en estos casos, será necesario
leer y releer más de una vez entre líneas, estar atento a
los numerosos guiños, detenernos y parar, cuando algo
no se entienda. Si ese algo aparece escrito en otra
lengua, sea muerta o no, seguro que se trata de algo
que merece una segunda consideración o que es de
algún modo importante o necesario para la correcta
culminación del Trabajo a realizar.
Hasta aquí el prefacio aclaratorio, honesto aviso para
navegantes. El resto del esfuerzo desinteresado corre a
cuenta del lector.

Rapto de Psique, http://abrahamgonzalezlara.blogspot.com
/20/11/11, “Como decíamos ayer…”
38

- 89 -

- 90 -

Abiertas las puertas de la Eternidad
se disipó la mortal niebla ante mis ojos.
Me reconocieron los Arcontes Primordiales.
Su Señor Soy.

hyha
El daimon benévolo que me inspiró esta obra, no puso
reparos en darla por terminada el 30 de Mayo de 2014,
día en que mi hijo alcanzó su Baccho Lavreatvs,
permitiendo que se adentrara en el vientre del
Leviatán Global el 31 que cierra ese mismo mes.
Quiera Dios que sirva para bien de las Almas y no para
la ira ni el extravió. En manos de ellas queda.


LAVS DEO

- 91 -

- 92 -

Otras publicaciones que
están bajo nuestro

- 93 -

- 94 -



Simplemente ocurre
Advertencia al lector
Una carta imposible
La trampa del alma
Legado
El perfume infinito del Invierno
Albam Artuan
Vida Nueva
Fiebre y máscaras
Gaudeamus igitur
Naturaleza y espacio sagrado…
Contraportada
Saber cómo y sobre todo de qué ataduras tiene uno que liberarse,
ya es recorrer la mitad del camino liberador. Quien no se sabe
(reconoce) atado, no necesita “liberarse” y no digamos ya “ser
liberado”. La conciencia de problema es el primer paso, necesario,
aunque en modo alguno suficiente, hacia el diseño (encuentro) de
una (la) solución. La liberación es un estado que ofrece per se
muchas más posibilidades a quien lo disfruta, posibilidades fuera
del alcance de la imaginación del quién, estando atado, desconoce
su verdadera situación y “se entiende” libre.
Quizá la misma distancia que existe entre quien opera y quién sólo
cree operar cuando en realidad es alguien que está siendo
continuamente operado sin saberlo. La ignorancia, esto es, el
desconocimiento del mecanismo por el que se ata y opera a un
sujeto es lo que posibilita en sí misma la operatividad
“instrumental” de lo humano. Toda magia radica, pues, en la
necesidad de mantener oculto el “truco” del campo escalar para
así aparentar con éxito una solidez que es, de todo punto, irreal.
Como señalara con acierto el “oscuro” de Éfeso, la mayoría
prefiere vivir relegada a su “imaginario mundo”, incapaz de trazar
así alguna relación útil con la armoniosa penumbra de aquel
mucho más sutil que sí es real.

- 95 -

Vol. I
LA FUENTE DE LA VIDA
0 Prefacio
1 Iniciación
2 Amor de Hygieia desde Odio
3 ¿Mapas del tesoro?
4 Los preparativos del viaje
5 Las viandas
6 Una “Meditación Occidental”
7 Arte Real e irreal realidad
8 Una de templarios
9 Mago Blanco, Mago Negro

Contraportada
Entre bromas y veras, esta fantasía irá calando en el lector
muy poco a poco, con la malsana intención de irle preparando
lentamente el corazón. Algo parecido a lo que, en el increíble
reino mineral, ocurre con las piedra mediocres, que acaban
por ser rubíes. O, por seguir con el reino vegetal, con el frágil
brote trocado en el majestuoso árbol señorial que, de estación
en estación, se cuaja de hermosas flores, pletórico ante la
inminencia de esparcir el escrutinio de sus frutos.
La expresión “poco a poco” contiene magia. Y, ¿por qué no
desvelarlo cuanto antes?, este libro también. Ya casi se ha
perdido el arte de hacer libros así. Parece que el Eterno nunca
tiene prisa. Le gustan las cosas “poco a poco”, a fuego lento.
Siempre tan misterioso.
Vete desacostumbrándote a seguir así, como hasta ahora, eso
sí, siempre muy poco a poco. Tras la lectura de este mágico
libro descubrirás que Salud es ¡una diosa! Nada volverá a ser
como antes. Tu tampoco. Prometido. ¿Te atreves, poco a poco?

- 96 -

Vol. II
CONOCERÉIS LA VERDAD
0. Prefacio
1. Escondida en libros
2. Papá Pitufo
3. Connium maculatum
4. ¿Razón vs. Misterio?
5. Miedo a Ser Libres
6. Apocalípticos e Integrados
7. ¡Hazlo sagrado!
8. Los celos de Clitia
9. Nine

Contraportada
Puede que aún no hayas tomado conciencia de ello, pero
quizás seas el último ser humano que queda con vida sobre el
planeta Tierra. Todas esas personas con las que convives de
manera habitual o accidental, parecen humanas, pero no lo
son.
Has demostrado el valor suficiente para acercarte a leer este
libro, quizá porque sientes que hay algo en él, que te alude en
primera persona. De algún modo inexplicable sabes hay en ti
algo que desconoces, tan misterioso como innegable.
Mañana puede ser tarde. Cualquier día de estos estarás ya
muerto, lejos de este mundo diseñado desde la mentira y el
engaño. Mereces toda la verdad. Necesitas saber toda la
verdad, mientras se disipa la niebla. Ahora o nunca.

- 97 -

Vol. III
TIERRA NUEVA
0.
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.

Prefacio
Hércules en la encrucijada.
Las arenas de Pancaya
Los Terapeutas
La coartada de Salomón
El Trono de Balkis
La muerte de Hilerno
Memorias de Isla Tortuga
Maestría Operativa

Contraportada
No hallarás aquí respuestas certeras, sino más bien trampas
que harán zozobrar tu cordura y laberintos infinitos en los
que extraviar tu vida en vano.
Encontrarás un sinfín de ponzoñosas ciénagas en las que
perder el paso y terminar tus días, si no vas armado de razón
suficiente y de un alma tan grande y desconfiada como
valerosa.
Aún estás a tiempo de abandonar tu empeño y tornar a
entretenerte en otras más importantes y necesarias cosas,
abandonar raudo la lectura de este libro letal cuyo veneno
sutil no conoce antídoto, antes de que sea para ti demasiado
tarde.
No habrá de soñarse traicionado quien con tanta claridad fue
advertido, antes de llegar a extraviarse en las amargas brumas
de estas páginas ociosas, para luego olvidarse –de forma ya
irreparable- de quién fue o creyó ser algún día. Avisado.

- 98 -

ARETÉ o LA VIRTUD
El arte de la excelencia cívica
Prólogo
1. ¿A quién le rezan los dioses?
2. Un folclórico fuego
3 Retrato arcoíris
4. El jarrón godo
5. Deus stochasticus
6. 22 y 6 + 1
7. Dodekatlos
8. Corona azul y Corona rosa
9. Mushkenum disidentes
10. Virgo et Mater Dei
11. Memento Ars Moriendi
12. Areté (Virtud)
Contraportada
Quienes añoran poder regresar a un reconfortante pasado, o
aguardan temerosos la llegada inminente del amenazador
futuro, pertenecen así a una misma subclase de seres
infrahumanos: los cobardes.
Quienes habitualmente presumen de buscadores y dicen
hallarse muy preocupados por encontrarse con la verdad, el
conocimiento, la liberación interior o la luz... no lo están. Sólo
es una mera pose ficticia que encubre su verdadera condición:
la de unos vagos irredentos que busca una salida cómoda y
fácil de la cárcel de la existencia, sin hacer el menor esfuerzo.
Liberados de salón y pantuflas, que para escapar de la falacia
materialista se arrojan en manos de la falacia salvacionista. Y
viceversa. No engañan a nadie.
Este es un libro sólo dirigido a los héroes virtuosos: aquellos
que conocen la Yihad interior, y, como el virya real, nunca se
rinden. Nunca.

- 99 -

CONÓCETE A TI MISMO
Habla con el Vampiro (que llevas dentro)
1.

Prólogo
1. EL legado de Bram.
2. El banquete.
3. Sefer ha Madda.
4. No hay más cáscaras.
5. Tótila Albert Schneider.
6. Echo despreciada.
7. Carroza a Palacio.
8. Y los sueños...
9. La travesía de Nut.
10. El egrégor imaginario.
11.Tambores de guerra
12. Gnóscete Ipsum
Contraportada

A lo largo de su breve existencia, cada ser humano libra una
batalla en su interior... Una batalla entre dos lobos que anidan
dentro de todos nosotros. Uno de ellos se llama el Mal, y se
compone de la ira, la envidia, el extravío, los celos enfermizos,
la depresión, la codicia, la arrogancia, la autocompasión, el
resentimiento, la culpa, el sentimiento de inferioridad, las
mentiras, la falsedad, el orgullo, la soberbia y la mezquindad.
El otro lobo, es el Bien, pleno de alegría, paz, amor, esperanza,
serenidad, humildad, bondad, benevolencia, simpatía,
generosidad, verdad, valentía, coraje, compasión y fe.
¿Cual de los lobos gana? Sencillamente, aquel al que más se
alimenta. El problema es que, las más de las veces, dejamos
que decida el menú de cada lobo el aciago inquilino que nos
posee en la sombra, el vampiro que todos llevamos dentro y al
que hemos consentido usurpar el control de nuestras vidas.
Ese vampiro insaciable y tirano se llama ego. Atrévete a
desenmascararlo. Toma de nuevo las riendas. Decide quién
será esta vez el lobo al que harás ganador.

- 100 -

CANTOS DE SIRENA
Pormenores y vicisitudes en la Vía Iniciática
Prólogo 3ª Edición
Prólogo 1ª Edición
1. Traición y tradición unánime
2. Tiempo sagrado y destiempo
profano
3. Oscuro prurito de "jugar a los
ritos"
4. Indiscretos secretos
5. ¡Atenti al lupo!
6. De lapis philosopae et aurum
potabile
7. Exégesis maldita, hermenéutica
imposible
Contraportada
Esta obra intenta traza un campo de indagación y búsqueda
legítimo para ahondar en la inmensa riqueza cultural de
occidente, muy especialmente en la dimensión simbólica de lo
sagrado, sin temor a pasar revista a temas tales como el
gnosticismo, la alquimia, la cábala, el sufismo, la mitología, los
alcances espirituales de la metapsicología y la literatura,
moviéndose entre la precisión rigurosa del estudio académico
y la inspiración creativa del influjo espiritual que proporciona
el contacto con las fuentes, aunando ambos hemisferios.
Intentaremos encontrar -siquiera un esbozo- una expresión
contemporánea de esa clase de conocimiento visionario
surgido del peligroso encuentro con las profundidades de la
psique y que, trascendiendo la estrechez de miras del sentido
común, se abre al océano del “suprasentido”, allí donde cabe
la posibilidad de encontrar la apertura al misterio de la vida.

- 101 -

ESTRATEGIAS
Medios y Fines Perversos
Prólogo
1. Indicios del huésped.
2. Lecciones constructivas.
3. Traditio vivens.
4. Delenda est Anima!
5. Calidad humana.
6. Tremor et Ars Avaritia
7. Una realidad “sin nombre”.
8. Novo Tratactus Astrologicae

Contraportada
Una de las primeras cosas que aprende un psicólogo es la
prodigiosa fuerza del lenguaje, la que será su herramienta:
“quien cambia el lenguaje, cambia la realidad”. Atrapados por
la memoria, cada deseo no es sino el recuerdo del placer, cada
miedo, recuerdo del dolor. Es a través del recuerdo como
somos manejados por el “Orlá”, el huésped, sin casi darnos
cuenta. La memoria es su, por invisible, poderosa estrategia.
El horror sigue aún a nuestro lado. En un primer momento
logró aturdirnos y se fue colando como el veneno lentamente:
cada día mordisqueaba un pedacito de nuestro sentimiento
por la vida y los vivos. Poco a poco nos fue secando todo
cuanto quedaba de humano. Hoy, al igual que le ocurre al
enterrador, milagros de la técnica de la desensibilización
sistemática, removemos huesos mientras bostezamos junto a
las infinitas tumbas, ya “sin memoria”. El horror también tiene
sus funcionarios: 

- 102 -

ARCO CELESTE
Pactando bajo el miedo
Prólogo
1. Missi dominici
2. Desde el batallar del Alma
3. Burbujas y mundos sutiles
4. Desierto y clímax
5. Asamblea Sagrada
6. Amor y negocios
7. Rapto y rescate de Aeuropa
8. El sueño de Argos
9. Alzheimer Magistri
Índices y referencias

Contraportada
Esta obra pretende explicar uno de los mayores misterios de
la naturaleza, que hasta ahora no había visto la luz: ¿Por qué
los dioses, cuando caen en el olvido de lo que son, terminan
trasformados en unos patéticos y amedrentados seres que
piensan que, un día u otro, van a morir.
Es una obra, pues, para el recuerdo.

- 103 -

SOPHIA
Libro del Amado
Prólogo
1. El extravío de Enoch
2. Necesario proceso previo
3. Intentando un Comienzo
4. Un desierto sin caminos
5. Caminar acompasado
6. Visión Interior
7. Sonido sagrado
8. Siete maestros
9. Alcoba Real
10. Perfume del Amado
11. Sueño y pacto
12. La vara de Asclepios
13. Que me bese con sus besos
14. Humor con sentido
15. Acidosis y modernidad
16. ¿Vita Nuova?
17. Sinergia y teúrgia
18. Recapitulando
Referencias
Sólo quien se atreve a trascender el encantamiento de la
dicotomía aparente de lo material –trazos negros sobre fondo
blanco, cárcel en filigranas de tinta- es capaz así de adentrarse
al secreto universo que se esconde en este mismo preciso
instante entre líneas, aprehender lo inefable y leer la
eternidad.
Sabrás que tu centro vital se debilita, toda vez que tu alma
reclame retornar al sentido, a la esencia, a lo que espera de ti
el Eterno. Caminas al borde del abismo del olvido. Si vas en
serio en esta empresa de alcanzar tu anhelo, no lo olvides. No
lo olvides nunca.

- 104 -

NOHMATA
El secreto del mal
Prólogo
1. Semaphoros y morphos
2. Phos Ennoia
3. Hygieia
4. Aletheia
5. Gaia Ourania
6. Boleion Hybris
7. Kairos Témenos
8. Hipnos Thanatos
9. Erospsychia
10. Muein Logos
Conclusión
Contraportada
Sólo Edmund Husserl fue incapaz de demostrar con éxito lo
que a Jorge Luis Borges lo costó mucho menos. A saber, que el
mal, a diferencia del Bien, resulta imposible sin palabras.
Se me objetará que muchos malvados pueden ejercer con gran
eficacia su cometido lesivo en el más radical de los silencios.
Lo que olvidan mis detractores es que la palabra ya está en su
cabeza, en forma de perverso pensamiento silente. Requiere,
pues, de estructura verbal la alevosía.
¿Cómo erradicaremos el mal de la faz de la nueva tierra? Es
algo tan sencillo como utilizar su arma letal, la palabra, para
después abandonarla, haciendo posible así el verdadero libre
albedrío. ¿Imaginar cómo funcionaría un mundo sin palabras?
He ahí el mejor guardado secreto.

- 105 -

HP
Conciencia misteriosamente expandida
Prólogo
1. El viaje heroico
2. La llamada a la acción
3. Ayuda “extra”
4. Pruebas y desafíos
5. Morir y renacer
6. Tabórica metamorphosis
7. El tesoro
8. El retorno magistral
9. Mundus Imaginalis

Contraportada
Cuando todas las certezas se tambalean y la luz se vuelve niebla,
cuando nuestro corazón adormece su latido, inmune ya a las
distracciones, la pregunta sobre el ilusorio propósito aún perdura,
prevalece obstinada, allende la gravitatoria realidad. ¿Qué alma
pude cimentar su hogar sobre la duda? Perdida toda esperanza,
necesaria catarsis de todo lo humano, en pos de la senda de la
verdad ya no hay marcha atrás para la raza impecable en la caza,
en la guerra y la ciencia del imperio. Acecho y sacrificio, allí donde
la violencia desafía a la belleza.
Solo cabe morir a uno mismo, para expandir y renacer a una
conciencia más amplia, encontrar un modo letal de sobrevivir y
morir para despertar. Abandonarlo todo para ganar así todo.
Dorada transformación del alma errante, afrontando los terribles
desafíos sobre las aún tibias cenizas de los ancestros y las resecas
tumbas derruidas de los orgullosos dioses, para atravesar
definitivamente los umbrales del cerco mágico de la existencia: el
arte de la liberación del eterno retorno, quod ubique, quod ab
ómnibus et quod semper, tradicional camino que aguarda al
verdadero héroe que recuerda al fin su incondicional origen
creador.

- 106 -

CANTO HORARIO
Vocación, visión y misión
Prólogo
1. Hesperis
2. Dysis
3. Arktos
4. Anatolê
5. Mousikê
6. Mesembria
7. Spondê
8. Eletê II
9. Erytheia
Algunos kairo-mapas
Contraportada
Detente. Pero ¿qué haces? No leas ni una palabra más. Desiste.
Prosigue el ajetreo de tu propia vida sin más. No necesitas el lastre
innecesario de una nueva lectura con la que cansar tus ojos, un
texto vano más en el que arrastrar tu mirada buscando acallar
inútilmente el anhelo de tu sed. Cierra ya este libro y huye; pon a
salvo los frágiles resortes que aún preservan tu precaria cordura.
¿Por qué osas desoír la cautela de mi insistente ruego y estimas
inútiles todas estas advertencias que no buscan sino aumentar las
horas de tu bien?
Misterios de la psicología inversa, a menudo solemos adentrarnos
en la oscura tiniebla de procelosos mares, abandonando la certera
protección de la orilla, dando más crédito al súbito delirio de un
trastornado corazón frente a los cálculos más razonables del
sentido común, que nos garantizan seguridad y sosiego en el
previsible cotidiano. Sea pues, y zarpa, allá donde quiera que te
lleve la lectura, pues has decidido afrontar la aventura de tu
última hora, entre estas páginas. Ten por seguro que no saldrás
vivo de este libro. Si no, al tiempo…

- 107 -

AXIOMA
Nada es lo que parece
Advertencia al lector
26 Axiomas
Corolario

Contraportada
Piénsatelo dos veces, antes de despertar al misterio que duerme entre
las tapas de este peligroso libro. Hay cosas que es mucho mejor dejar
que permanezcan para siempre olvidadas en lo más recóndito y oculto
de nuestra alma.

- 108 -

PAZ
Vivir y reflexionar
Prólogo
1. OSAR CONOCERSE
La educación truncada
Los mercados del alma
La distracción virtual
2. QUERER SUPERARSE
Los instintos
Las emociones
Los pensamientos
3. SABER TRASCENDERSE
Un sabio y apacible no actuar
4. SERVIR Y CALLAR
Reconocimientos

Contraportada
Cuando se tiene el raro privilegio de reflexionar sobre los
fundamentos mismos de nuestro cotidiano saber y hacer, tales
hacer y saber necesariamente cambian. Por desgracia,
científicos, políticos, militares y financieros se hayan, como
nosotros, instalados en la cárcel de la ceguera y el
automatismo. Hemos sido programados al impulso de actuar,
ignorantes (obedientes) del proceso de haber sido
programados. Nacemos a la consciencia, tan pronto como
descubrimos que nuestras certezas fueron instaladas en
corazón por el ardid enemigo.
¿Cómo seguir entonces viviendo?

- 109 -

AHORA
Activar una Atenta Intención
¿Prólogo?
1. Asombrar las sombras
2. Esclavos del miedo
3. Augurios de inocencia
4. Benéfica obstrucción
5. Amor y pragmatismo
6. Desierto
7. Oráculo eucarístico
8. La semilla del Ahora
9. La encrucijada de la acción
10. Portadores del susurro
A modo de Glosario

Contraportada
Más allá del tumultuoso universo sutil de aquellas realidades
parafísicas, tan adversas al frágil criterio del espíritu crítico,
de las oníricas garras, tanto de la locura egoica como de la
hipnosis social, resulta siempre muy difícil saberse, quererse
y poderse despertar.
No se adentre pues, incauto, entre las letales trampas de estas
páginas, quién no haya resuelto dejar de tejer así redes al
alma, quien no haya renunciado ya a construir nuevos cercos,
sumar límites y fronteras, ni tan siquiera quien no haya
abandonado aún y para siempre la cárcel perpetua del
sinsentido común.

- 110 -

- 111 -

Quizá, mientras sientes como te invade el denso temor que te
inocula la lectura de estas palabras, ya has tomado conciencia de
hallarte inmerso en la que seguramente sea la más terrible y
brutal de las totalitarias dictaduras que pudo imaginar nunca el
ser humano. Del mismo modo que sabes a ciencia cierta que ellos
también lo saben. No te queda más alternativa que aguardar a
que lleguen allí donde resistes escondido, o tal vez tratar de huir,
corriendo sobre el filo de tu destino. Quizá.
Resulta así más fácil imaginar un nuevo colapso civilizacional que
tolerar siquiera una sola mirada liberada. You’d better run…

- 112 -

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful