Evaluación multiaxial

Es una evaluación en varios ejes, cada uno de los cuales concierne a un área distinta de
información que puede ayudar al clínico en el planteamiento del tratamiento y en la predicción de
resultados. En la clasificación del DSM-IV se incluyen cinco ejes:
 Eje I: Trastornos clínicos y otros problemas que pueden ser objeto de atención clínica.
 Eje II: Trastornos de personalidad y retraso mental.
 Eje III: Enfermedades médicas
 Eje IV: Problemas psicosociales y ambientales
 Eje V: Evaluación de la actividad global
¿Para qué sirve?
 Proporciona una evaluación completa y sistemática que no se lograría si el objeto de la
evaluación se centrara en el simple problema del objeto de consulta.
 Proporciona un formato adecuado para organizar y comunicar información clínica.
 Capta la complejidad de las situaciones clínicas.
 Describe la heterogeneidad de los individuos que presentan el mismo diagnóstico.
 Promueve la aplicación del modelo biopsicosocial en la clínica, enseñanza e investigación.
Eje I: Trastornos clínicos y otros problemas que pueden ser objeto de atención clínica
 Trastornos incluidos en la clasificación,
o Trastorno de inicio de la infancia, la niñez o la adolescencia.
o Delirium, demencia, trastornos amnésicos y cognoscitivos.
o Trastornos mentales por enfermedad médica.
o Trastornos relacionados con sustancias.
o Esquizofrenia y trastornos psicóticos.
o Trastorno del estado de ánimo.
o Trastorno de ansiedad.
o Trastorno somatomorfo.
o Trastorno facticio.
o Trastorno disociativo.
o Trastorno sexual y de identidad sexual.
o Trastorno de conducta alimentaria.
o Trastorno del sueño.
o Trastorno del control de impulso.
o Trastorno adaptativo.
 Excepto los trastornos de personalidad y retraso mental incluido en el eje II.
 Si el individuo sufre más de un trastorno del eje I, deben registrarse todos, y
 Debe indicarse en primer lugar el diagnóstico principal y el motivo de consulta.
 Cuando una persona presenta un trastorno del eje I y del eje II, se supondrá que el
diagnóstico principal corresponde al eje I, a menos que el diagnóstico del eje II indique
que es el diagnóstico principal.
 Si no se presenta ningún trastorno del eje I, se debe codificar como Z03.2 (V71.09).
 Si hay que aplazar un diagnóstico del eje I hasta recoger otra información, se codifica
como R69 (799.9).
Eje II: Trastorno de personalidad y retraso mental
 Incluye,
o Trastorno paranoide de la personalidad
o T. equizoide de la personalidad
o T. equizotípico de la personalidad
o T. antisocial de la personalidad
o T. límite de la personalidad
o T. histriónico de la personalidad
o T. narcisista de la personalidad
o T. de la personalidad por evitación
o T. de la personalidad por dependencia
o Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad
o Trastorno de la personalidad no especificado
o Retraso mental
 También se pueden anotar mecanismos de defensa y características desadaptativas que
no cumplen lo necesario para constituir un trastorno de personalidad.
 Enumerarlo en un eje distinto hace que nos centremos en trastornos de personalidad y
retraso mental que puede pasar desapercibido a un fuerte trastorno del eje I.
 La patogenia no son muy diferentes de los del eje I.
 Cuando tiene más de un trastorno del eje II, deben constatarse todos los diagnósticos.
 Si tiene un trastorno del eje I y del eje II, el eje II es el principal motivo si se indica que lo
es.
 Si no hay ningún trastorno se escribe Z03.2 (V71.09).
 Si hay que aplazar el diagnóstico se debe codificar como R46.8 (799.9)
Eje III: Enfermedades médicas
 Incluye enfermedades médicas actuales relevantes para la comprensión del trastorno
mental.
o Enfermedades infecciosas y parasitarias,
o Neoplasias
o Enfermedades de sangre y de órganos hematopoyéticos, y enfermedades
inmunitarias
o Enfermedades endocrinas, nutricionales y metabólicas
o Etc.
 Que se incluya en un apartado diferente no implica diferencias fundamentales en su
conceptualización, ni que los trastornos mentales dejen de tener relación con factores o
procesos físicos o biológicos, ni que las enfermedades médicas no estén relacionadas con
factores o procesos comportamentales o psicológicos.
 La razón para incorporarlo es de alentar la minuciosidad de la evaluación,
 Y mejorar la comunicación entre los profesionales de la salud mental.
 Las enfermedades médicas pueden relacionarse de distinta forma con trastornos
mentales. A veces un trastorno mental es consecuencia fisiológica de una enfermedad
médica, esa enfermedad debe registrarse tanto en el eje I y el eje III.
 Cuando la relación etiológica entre la enfermedad médica y los síntomas mentales está
insuficientemente probada para garantizar un diagnóstico en el eje I de trastorno mental
debido a enfermedad médica, debe codificarse en el eje I el trastorno mental y la
enfermedad médica solo se codifica en el eje III.
 Se debe registrar algunas enfermedades médicas en el eje III por su importancia para la
comprensión general del trastorno.
o Un trastorno del eje I puede ser una reacción psicológica a una enfermedad
médica del eje III.
o Otros pueden enfermedades pueden no estar relacionadas directamente con el
trastorno mental, pero pueden tener implicaciones importantes para su
tratamiento.
 Cuando una persona tiene más de un diagnóstico clínicamente relevante en el eje III,
deben hacerse constar todos ellos.
 Si no hay ninguno se anota “Eje III: ninguno”.
 Si hay que aplazar el diagnóstico a la espera de información adicional se anota “Eje III:
aplazado”.
Eje IV: Problemas psicosociales y ambientales
 En el eje IV se registran problemas psicosociales y ambientales que pueden afectar el
diagnóstico, tratamiento y pronóstico de trastornos mentales (eje I y II).
 Puede ser un acontecimiento vital negativo, una dificultad, deficiencia ambiental, estrés
familiar o persona, insuficiencia en el apoyo social o los recursos personales, u otro
problema relacionado con el contexto en que se desarrollan las experiencias de una
persona.
 Los estresantes positivos (un acenso, por ejemplo) se deben constar si constituyen un
problema o conducen a él, como cuando una persona tiene dificultades para adaptarse a
una situación nueva.
 Pueden desempeñar un papel en el inicio o exacerbación de un trastorno mental, los
problemas psicosociales pueden aparecer como consecuencia de la psicopatología, o
pueden constituir problemas que deben tomarse en consideración en la intervención
terapéutica.
 Si son varios debe tomar apunte de los relevantes. Se consideran los que hayan estado
presentes durante el año anterior a la evaluación. Se pueden incorporar anteriores si
contribuyen claramente al trastorno mental o se han constituido un objetivo terapéutico.
 La mayoría se indica en el eje IV pero cuando constituye el centro de la atención clínica
también se hace constar en el eje I.
 Los problemas se agrupan en:

Eje V: Evaluación de la actividad global
 Opinión del clínico acerca del nivel general de actividad del sujeto.
 Es útil para planear el tratamiento y medir el impacto, así como para predecir la evolución.
 Se puede hacer utilizando la Escala de Evaluación de la Actividad Global (EEAG).
o Es útil al seguir la evolución del progreso clínico de los sujetos en términos
globales usando una medida simple.
o Debe ser cumplimentada en relación a la actividad psicosocial, social y laboral.
o No se incluyen alteraciones de la actividad debida a limitaciones físicas o
ambientales.
o Referida al período actual.
o Se puede usar en el momento de la admisión o en el del alta.
o Puede cumplimentarse en otros períodos de tiempo.
o Se hace constar en el eje V del siguiente modo: “EEAG=”, seguido por la
puntuación de 1 a 100, anotando entre paréntesis el tiempo reflejado en la
evaluación, por ejemplo: “actual”, “mayor nivel en el último año”, “en el alta”.
o A veces es útil evaluar la incapacidad social y laborar y verificar los progresos en
rehabilitación, idependientemente de la gravedad de los síntomas psicosociales.
Se hace a través de la EEASL.
o También es útil la Escala de Evaluación Global de la Actividad Relacional (EEGAR) y
la Escala de Mecanismos de Defensa.