LA CONFESIÓN

Las declaraciones de las partes.
La declaración de la parte y la confesión son conceptos distintos, no toda declaración
de parte tiene finalidad probatoria y puede usarse como prueba y concurrir en la
apreciación del juez para su convicción. La declaración de parte asume diversas
formas que pueden o no ser utilizadas con fines específicos de pruebas; entre esas
variedades tenemos la confesión, la absolución de posiciones juradas, el juramento
decisorio y el interrogatorio de parte.
La confesión. Concepto.
En materia Civil: la confesión es una declaración que hace una persona sobre un
acto propio vinculado a una determinada relación jurídica que es desfavorable a su
interés o del conocimiento que tiene de actos ajenos que son opuestos a sus
pretensiones o que son favorables a la contraparte.
En materia penal: La confesión significa admitir los hechos imputados a una
persona en una causa judicial, y la consiguiente responsabilidad derivada de ello.
Surgió indistintamente en los procesos civiles y en los procesos penales aunque luego
se fueron diferenciando. La expresión “A confesión de parte relevo de pruebas”
siguió siendo aplicable al proceso civil pero no al penal, donde la admisión del hecho
por el supuesto delincuente puede estar encubriendo al verdadero autor del hecho
delictivo, y es de interés público y no meramente privado, sancionar al verdadero
autor.
Legitimación para confesar
Debe ser una declaración de parte. La confesión debe provenir de las partes que
han constituido la relación procesal, es decir; demandante, demandado, tercero,
sucesores procesales o litis consortes. En el proceso penal solo se limita al imputado.
Capacidad para confesar.
Debe existir plena capacidad del confesante, salvo las excepciones establecidas en la
ley. La plena capacidad para confesar es la misma capacidad civil general o la
procesal para demandar y ejecutar actos procesales válidamente. El artículo 1.405 del
Código Civil exige este requisito cuando dice “Para que la confesión produzca efecto
debe hacerse por persona capaz de obligarse en el asunto sobre que recae”; de
acuerdo con la norma, el confesante debe tener capacidad por cuanto la confesión
significa una disposición o renuncia al derecho que se ventila en juicio.

Carácter personal de la confesión.
Debe ser una declaración personal, debe emanar de la parte y debe versar sobre
hechos personales del confesante, excepcionalmente sobre el conocimiento de hechos
ajenos. Es decir, sobre hechos en los cuales haya sido actor o que conozca hechos
ajenos cuyo reconocimiento afecte sus intereses.