3 de junio del 2001

La crisis de la biodiversidad
José Santamarta
Director de World Watch
El 22 de mayo de 2001, se celebra el Día Mundial de la Biodiversidad. La pérdida de la
diversidad genética, de especies y de ecosistemas es uno de los mayores peligros para el futuro
de la umanidad
!l 22 de mayo de 2001, día mundial de la biodiversidad, se celebra coincidiendo con el ata"ue
de la #dministraci$n Bus a todas las con"uistas internacionales para proteger el medio
ambiente... %tra de las amena&as m's insidiosas es el desarrollo de los cultivos transgénicos, y
"ue puede tener graves consecuencias a lo largo del siglo ((), si la presi$n ciudadana no frena
su desarrollo.
*ada a+o desaparecen miles de especies y con ellas nuevas posibilidades de culturas agrícolas,
productos industriales o medicinas para curar las enfermedades. *on la pérdida de diversidad,
aumenta la uniformidad, la dependencia de unas pocas variedades de plantas para
alimentarnos, y sobre todo crece la vulnerabilidad ante las plagas y las enfermedades. La
biodiversidad se pierde debido al deterioro y fragmentaci$n de los 'bitats, a la introducci$n de
especies, la e,plotaci$n e,cesiva de plantas, animales y peces, la contaminaci$n, el cambio
clim'tico, la agricultura -reducci$n de las variedades empleadas, plaguicidas. y repoblaciones
forestales con monocultivos de r'pido crecimiento.
# las consecuencias indeseables del desarrollo econ$mico, del crecimiento demogr'fico, de la
desigual distribuci$n de la renta y del consumo insostenible de recursos, ay "ue a+adir las
causadas por las nuevas biotecnologías y el desarrollo de la ingeniería genética, el reducido
espectro de productos agrícolas, forestales y pes"ueros comerciali&ados, y las políticas
econ$micas "ue no atribuyen su debido valor a los recursos. La mayor parte del germoplasma
de las especies y variedades agrícolas y ganaderas puede llegar a desaparecer.
Las especies inventariadas alcan&an la cifra de 1./00.000, pero algunos autores se+alan "ue
probablemente superen los 111 millones de especies, aun"ue la cifra media oy se estima en
11.220.000 especies, seg3n la biblia de la biodiversidad, el 4lobal Biodiversity #ssessment,
informe de 1.150 p'ginas publicado en inglés por el 678M# en 1990. 6ero lo 3nico seguro es
"ue nadie sabe cu'ntas especies e,isten.
!ntre las especies ya descritas ay 2/0.000 plantas, 5.100 mamíferos, 9./00 aves, 2.100
reptiles, 5.200 anfibios, 19.000 peces, /2.000 ongos -se cree "ue el n3mero de especies debe
superar el 1,0 millones., 1.0:0.000 artr$podos -900.000 insectos descritos, aun"ue el n3mero
de especies debe ser superior a : millones., 0.000 virus y otras 5.000 bacterias -una ínfima
parte de los m's de 500.000 virus y 1 mill$n de bacterias "ue se cree "ue e,isten..
Los bos"ues tropicales, "ue s$lo cubren el / por ciento de las tierras emergidas, albergan entre
el 00; y el 90; del total de las especies. !l promedio de e,tinci$n era de una especie de
mamíferos cada 500 a+os y de una especie de aves cada 200 a+os, pero las e,tinciones
documentadas en los 3ltimos 500 a+os indican "ue an desaparecido 0: especies de mamíferos
y 110 de aves.
!stas cifras representan solo las e,tinciones conocidas. Las poblaciones afectadas pueden
resistir durante algunas generaciones, pero est'n condenadas a la desaparici$n cuando su
n3mero total cae por deba<o de un punto "ue no puede soportar la dure&a de una se"uía, una
enfermedad, una depredaci$n y otras clases de fen$menos. 8na especie debe tener una
poblaci$n de al menos varios miles de individuos para sobrevivir a largo pla&o. #lrededor del 12
por ciento de las especies de mamíferos y el 11 por ciento de aves fueron clasificadas como
especies en peligro en 1990.
!l 90 por ciento de nuestra alimentaci$n procede de 10 especies de plantas y : especies de
animales. !l arro&, seg3n la =#%, aporta el 22; de las calorías, el trigo el 21; y el maí& el /;.
Las nuevas especies sustituyen a las nativas, uniformi&ando la agricultura y destruyendo la
diversidad genética. >$lo en )ndonesia se an e,tinguido 1.000 variedades de arro& en los
3ltimos 10 a+os.
# medida "ue crece la uniformidad, aumenta la vulnerabilidad. La pérdida de la coseca de la
patata en )rlanda en 1:52, la del maí& en !stados 8nidos en 19/0 o la del trigo en ?usia en
19/2, son e<emplos de los peligros de la erosi$n genética y muestran la necesidad de preservar
variedades nativas de las plantas, incluso para crear nuevas variedades me<oradas y resistentes
a las plagas.
!l trigo oy cultivado en *anad' tiene genes procedentes de 15 países y los genes de los
pepinos de !! 88 proceden de Birmania, )ndia y *orea, genes ad"uiridos sin ninguna
contrapartida econ$mica, a diferencia de las semillas me<oradas "ue e,porta !! 88, por no
ablar de las semillas transgénicas.
Las multinacionales de !stados 8nidos, la 8ni$n !uropea y @ap$n pretenden obtener gratis,
sobre todo en los países del Aercer Mundo, los recursos genéticos, para luego venderles a
precios de usura las semillas, animales o medicamentos obtenidos, en base a la Bpropiedad
intelectualB. La ingeniería genética supondr' la pérdida de miles de variedades de plantas, al
cultivarse s$lo una pocas con una alta productividad, por no ablar de otros mucos peligros,
agravando los efectos de la revoluci$n verde de las décadas pasadas.
Proteger la biodiversidad
!,isten dos planteamientos para conservar la biodiversidadC proteger las especies y las
poblaciones individuales o proteger los 'bitats en los "ue viven. Lo esencial es la conservaci$n
de ecosistemas enteros, asegurando su funcionalidad. Los esfuer&os dirigidos acia las especies
y las poblaciones, aun"ue son importantes, e,igen una gran cantidad de tiempo y esfuer&oD las
medidas incluyen la protecci$n legal de las especies individuales, planes de gesti$n y una
conservaci$n e, situ, es decir, proteger las poblaciones de animales y plantas en &oos y bancos
de semillas. La conservaci$n e, situ sirve tanto de seguro contra la pérdida de la diversidad
genética y de especies en la naturale&a como de semillero para reintroducir o refor&ar las
poblaciones silvestres. #dem's, los bancos de semillas son una fuente de diversidad genética
para la investigaci$n agrícola.
!l *onvenio sobre la Diversidad Biol$gica se firm$ en <unio de 1992 en la *onferencia de ?ío y
entr$ en vigor el 29 de diciembre de 1991D aun"ue !! 88 no lo a ratificado ni piensa acerlo.
>u ob<etivo es cubrir el vacío e,istente a nivel internacional en el campo de la biodiversidad. !l
*onvenio prevé programas de cooperaci$n y de financiaci$n para proteger la biodiversidad, y en
su artículo 2 contempla la necesidad de "ue Bcada 6arte *ontratante...elaborar' estrategias,
planes o programas nacionales para la conservaci$n y la utili&aci$n sostenible de la diversidad
biol$gicaB.
La *onferencia de las 6artes del *onvenio se a reunido en varias ocasiones, la primera en
7assau, en las Baamas, del 2: de noviembre al 9 de diciembre de 1995, y la segunda en
EaFarta, )ndonesia, entre el 2 y el 1/ de noviembre de 1990, donde se decidi$ "ue Montreal, en
*anad', fuese la sede permanente del *onvenio, e igualmente se aprob$ desarrollar un
protocolo de bioseguridad, "ue finalmente fue aprobado el 29 de enero de 2000. Dentro del
*onvenio igualmente debe desarrollarse un problem'tico protocolo sobre bos"ues, "ue fue uno
de los temas "ue "uedaron fuera de la *umbre de ?ío de 1992, y otro sobre los derecos de los
agricultores en el mantenimiento de los recursos genéticos.
Destrucción de hábitats
La destrucci$n del 'bitat es la mayor amena&a actual para la biodiversidad. 8n estudio de
*onservation )nternational mostr$ "ue el 21,9; de los sistemas biogeogr'ficos de la Aierra an
sido completamente transformados por el ombre -el 12,1; si se e,cluyen las superficies
eladas, de roca y los desiertos., el 25,2; parcialmente y s$lo "uedan bien conservados el
01,9;, cifra "ue se reduce a s$lo el 2/; si se e,cept3an las superficies estériles.
>$lo "uedan sin transformar el 01,9; de las tierras emergidas, apro,imadamente 90 millones
de Fm2. Las 'reas parcialmente transformadas por las actividades umanas son 51 millones de
Fm2 -25,2; de las tierras emergidas., y las 'reas totalmente transformadas por el ombre
superan los 50 millones de Fm2, un 21,9; del total de las tierras emergidas. >in embargo,
estas cifras son enga+osas, al incluir e,tensas 'reas de desiertos, rocas o ielos, "ue no son
abitables o tienen escasa importancia desde el punto de vista de la diversidad biol$gica.
>i se e,cluyen las 'reas desérticas, rocosas y eladas, las &onas no transformadas por el
ombre y por lo tanto con los ecosistemas y la diversidad biol$gica bien conservadas, son s$lo
el 2/;, mientras "ue las parcialmente transformadas son el 12,/; y las totalmente
transformadas ascienden al 12,1;.
Las &onas sin transformar son la taiga y la tundra en las latitudes n$rdicas, los desiertos en
Gfrica, #ustralia y el centro de #sia, y la #ma&onia.
Las &onas m's transformadas, sin apenas restos de la vegetaci$n original y con grandes
pérdidas de diversidad biol$gica, son !uropa, el !ste de !! 88, *ina y el >ureste asi'tico.
#mérica del >ur, con el 22,0;, y %ceanía, con el 22,1;, son las dos regiones me<or
conservadas y menos transformadas, mientras "ue !uropa es el continente "ue menos 'bitats
a conservado, con s$lo el 10,2;. Las &onas de %ceanía bien conservadas corresponden a los
desiertos de #ustralia, mientras "ue las regiones de #mérica del >ur casi intactas corresponden
a la #ma&onia, con bos"ues tropicales con una e,traordinaria diversidad biol$gica. Gfrica es la
&ona con m's 'reas parcialmente transformadas, refle<o de una presi$n demogr'fica todavía
ba<a, y de una agricultura e,tensiva. !uropa, con el 25,9;, es la regi$n m's umani&ada, m's
del doble "ue el siguiente continente, #sia, con el 29,0;.
52ee99.<pg52eebf.<pgLourdes y 4uillermo *astro Lo&ano
#partado :9H9/:2
Iona 9, 6anam', ?.6.