Este documento se inscribe en la línea de la evangelización de la

cultura planteada en la Constitución Pastoral Gaudium et Spes del
Concilio Vaticano II (19!"# Por esa razón se re$iere a los desa$íos
m%s relevantes del orden cultural &ue en$renta todo cre'ente en
nuestro país# (as re$le)iones est%n dirigidas a provocar una
re$le)ión ' una b*s&ueda org%nica ' personal de todo el Pueblo de
+ios $rente a una trans$ormación acelerada &ue pone en ,uego
valores -eredados e incorpora otros nuevos. todo lo cual implica
posibilidades ' riesgos para la condición -umana. la identidad
nacional ' la autoconciencia eclesial#
El Evangelio ante la crisis de la civilización
Comisión de Fe y Cultura
25 de abril de 1986
I. La inquietud espiritual del presente
1. Múltiples acontecimientos de la historia moderna, en todos los órdenes, atestiuan !ue la
humanidad ha entrado en un per"odo de pro#undas mutaciones. $l Concilio %aticano && consideró !ue
podemos hablar de una 'erdadera trans#ormación social y cultural
1
. $n esta trans#ormación se 'e
en'uelto el con(unto de la ci'ili)ación. $s decir, todo el acer'o cultural *pensamiento, acti'idades e
instituciones* con !ue el hombre ha procurado dar una #orma racional y humana a su con'i'encia
sobre la tierra.
2. +a trans#ormación en curso es tan honda y acelerada !ue trae apare(ada una ran in!uietud
espiritual. $n e#ecto, los mismos cambios !ue el hombre pro'oca mediante su es#uer)o inteliente en
pos de me(ores condiciones de 'ida, una 'e) lorados se con'ierten en punto de partida de nue'as
aspiraciones y necesidades, !ue cuestionan incesantemente su pensamiento y costumbres.
$sta trans#ormación a#ecta no sólo a las modalidades e,teriores de la conducta humana, sino a los
'alores #undamentales !ue hasta ahora dieron sentido a la e,istencia. y desde all" alcan)a a la #amilia,
a las leyes, a todo el te(ido social, a la misma 'ida reliiosa.
- ra") del despla)amiento de unos 'alores y del surimiento de otros, y de la modi#icación en los
modelos y en el estilo de 'ida !ue todo ello entra.a, se le hace di#"cil al hombre reali)arse
armónicamente. &ncluso la unidad de su conciencia se 'e perturbada por la creciente descone,ión
entre las di'ersas dimensiones del 'i'ir humano. /e donde el peliro de su #ramentación espiritual o
de su reducción unidimensional.
$n bre'e, en la presente trans#ormación cultural, el hombre entero est0 puesto en cuestión.
1. $l cristiano cree !ue /ios es el 2e.or de la 3istoria y !ue nada escapa a su mirada pro'idente.
&nterpreta, por lo mismo, !ue la situación actual, pre.ada de interroantes, es una oportunidad o#recida
al hombre para madurar en su sabidur"a y su libertad a #in de hacer a este mundo m0s plenamente
humano. 4 est0 seuro !ue 5esucristo, /el Salvador de todos los -ombres/ 61 7m 8, 19:, se hace
presente a su &lesia para con#ortarla; /So' 'o# 0o teman/ 6Mt 18, 2<:= y para reno'arle el mandato de
1
%er Constitución pastoral sobre la &lesia en el mundo actual, >?audium et spes> n@ 8.
e'aneli)ar a toda la humanidad; /1o -e recibido todo poder en el cielo ' en la tierra# Va'an ' -agan
&ue todos los pueblos sean mis discípulos. bautiz%ndolos en el nombre del Padre ' del 2i,o ' del
Espíritu Santo. ' ense3%ndoles a cumplir todo lo &ue 1o les -e mandado/ 6Mt 28,18*29:.
II. Identidad nacional
8. +o mismo !ue en todo el mundo, tambiAn en -mArica +atina la crisis cultural se 'iene sintiendo
audamente, como lo ha destacado el $piscopado latinoamericano, en Medell"n y en Buebla
2
.
Bor lo !ue toca a nuestra Batria, esta situación de trans#ormación ha sido se.alada en 'arios
documentos episcopales, en particular en el >/ocumento de 2an Miuel> 61969: y en >&lesia y
Comunidad Cacional> 61981:. Bero est0 re!uiriendo !ue la comunidad eclesial realice un estudio m0s
acabado, para asumir con reno'ada responsabilidad su papel e'aneli)ador y colaborar as" en una
solución positi'a deD problema.
5. Ena de las caracter"sticas de esta crisis es la oposición entre lo moderno y lo oriinario de nuestra
cultura. 2e ha se.alado ya !ue la Cación pareciera atra'esada por una tensión entre di'ersos modelos
lobales de 'ida o proyectos culturales
1
. 3ay !uienes hablan de una dualidad en el ser nacional. /e
ser ello cierto, la Cación estar"a desarrada en una )ona pro#unda de su ser y de su autoconciencia. $s,
empero, e'idente !ue sobre la disparidad de proyectos ha pre'alecido la 'oluntad de ser una nación.
+a tensión sin embaro, e,iste. $llo debilita la cohesión nacional, con el consiuiente des0nimo de los
arentinos para asumir con decisión y sacri#icio las randes metas del bien común. 4, a la 'e), crea un
clima propicio para !ue se introdu)can propuestas culturales e,tra.as a la idiosincrasia de nuestro
pueblo, !ue tienden a banali)ar la 'ida nacional e, incluso, 'aciarla de sus 'alores.
6. Co es intención de este documento lle'ar a #ondo el e,amen de estas tensiones, sino apenas
esbo)arlo y alentar a !ue toda la comunidad nacional lo prosia. $s deseable !ue sea hecho con total
amor a la 'erdad, sin 0nimo de ahondar la con#licti'idad, y, menos aún, de e,tremarla hasta el recha)o
rec"proco. +a bús!ueda de una mayor conciencia de la identidad de la Cación ha de conducir al
di0loo constructi'o entre todos los ciudadanos, no a la radicali)ación de las posiciones. Ci la postura
!ue persiste en !uerer 'aciar a la comunidad nacional de sus or"enes #undacionales, ni la actitud de
!uienes pretenden mantenerse a#errados al pasado y no a'an)ar m0s all0. +a Cación ha de crecer en su
identidad, de manera !ue, sin perder la inspiración de las antiuas y nobles ra"ces !ue le dieron
nacimiento, sea capa) de 'i'ir con creati'idad en la nue'a Apoca de la historia.
-plicando a la situación de nuestro pa"s palabras de Bablo %& re#eridas a -mArica +atina, podemos
decir !ue la situación est0 uriendo a nuestra eneración a superar las dicotom"as culturales
heredadas del pasado, respondiendo con lucide) a la >'ocación a aunar en una s"ntesis nue'a y enial,
lo antiuo y lo moderno, lo espiritual y lo temporal, lo !ue otros nos entrearon y nuestra propia
oriinalidad>
8
.
III. Autoconciencia ec1esial
<. $n la tarea de s"ntesis de uni'ersos culturales di'ersos, !ue hemos se.alado, se (uea un aspecto
2
%er +ocumento de 4edellín. >+a &lesia en la actual trans#ormación de -mArica +atina a la lu) del Concilio>,
&ntroducción= +ocumento de Puebla. >+a $'aneli)ación en el presente y en el #uturo de -mArica +atina>, nros. 898*881=
'er tambiAn n@ 15*<1.
1
%er >&lesia y Comunidad Cacional>, nros. 8*1<= 198*118.
8
3omil"a en la ordenación de sacerdotes para -mArica +atina, 1 de (ulio de 1966. C#. Medell"n. &ntroducción, n@ <.
importante de la misión e'aneli)adora de la &lesia en nuestra Batria. Bara ello es necesario !ue
tambiAn la &lesia toda en la -rentina cre)ca en su autoconciencia histórica. - tal #in, todos los
miembros del Bueblo de /ios *laicos, reliiosos y clArios* hemos de preuntamos cómo cada uno,
seún el propio papel en la &lesia y en el mundo, hemos cumplido la misión de encarnar los 'alores
del $'anelio en la cultura de la Cación. Bues la e'aneli)ación procura >alcan)ar y trans#ormar con
la #uer)a del $'anelio los criterios de (uicio, los 'alores determinantes, los puntos de interAs, las
l"neas de pensamiento, las #uer)as inspiradoras y los modelos de 'ida de la humanidad, !ue est0n en
contraste con la palabra de /ios y con el desinio de sal'ación>
5

Co podemos eludir cuestionamos, en primer luar, acerca de la coherencia entre lo predicado con
nuestros labios y el testimonio de nuestras 'idas. /Si decimos &ue no tenemos pecado nos enga3amos
a nosotros mismos ' la verdad no est% en nosotros# Si con$esamos nuestros pecados. El es $iel ' ,usto
para perdonamos ' puri$icamos de toda maldad/ 61 5n 1, 8*8:. 4, sobre todo, habremos de interro*
amos acerca de los principales desa#"os !ue la situación actual presenta al hombre de hoy y a la
misión e'aneli)adora de la &lesia, con el 0nimo despierto para hallar los caminos m0s aptos para su
cumplimiento.
8. /os acontecimientos pro'idenciales concurren hoy para acrecentar esta autoconciencia eclesial. $l
primero es la celebración del % Centenario de la $'aneli)ación de -mArica +atina, mediante la #eli)
iniciati'a de una Co'ena de -.os 61988*1992:. $l seundo es la inminente 'isita del Bapa 5uan Bablo
&& a nuestra Batria.
- esta autoconciencia nos ayuda el Bapa con las ideas proram0ticas propuestas por Al para la
celebración del % Centenario y !ue son muy aptas para asumir este momento eclesial de la -rentina;
>Como latinoamericanos habrAis de celebrar esa #echa con una seria re#le,ión sobre los caminos
históricos del 2ubcontinente, pero tambiAn con aler"a y orullo. Como cristianos y católicos es (usto
recordarla con una mirada hacia esos 599 a.os de traba(o para anunciar el $'anelio y edi#icar la
&lesia en estas tierras. Mirada de ratitud hacia /ios por la 'ocación cristiana y católica de -mArica
+atina y a cuantos #ueron instrumentos 'i'os y acti'os de la e'aneli)ación. Mirada de #idelidad a
'uestro pasado de #e. Mirada hacia los desa#"os del presente y los es#uer)os !ue se reali)an. Mirada
hacia el #uturo, para 'er cómo consolidar la obra iniciada. +a conmemoración del medio milenio de
e'aneli)ación tendr0 su sini#icación plena si es un compromiso 'uestro como obispos, (unto con
'uestro presbiterio y #ieles= compromiso, no de ree'aneli)ación, pero s" de una e'aneli)ación
nue'a. Cue'a en su ardor, en sus mAtodos, en su e,presión>
6
.

IV. Los grandes desafíos
9. Cuatro son los randes problemas !ue est0n e,iiendo urente y atenta re#le,ión del Bueblo de
/ios, y tambiAn de toda la comunidad nacional. Bues en ellos se (uea hoy, en buena medida, el
#uturo histórico de nuestra Batria. +os esbo)aremos bre'emente, con la esperan)a de !ue ayuden a
suscitar la re#le,ión y el di0loo sobre estas important"simas cuestiones.
19. $l primer problema es el de la autonomía del -ombre. y, consecuentemente, su relación con /ios.
$n los tiempos modernos se ha 'enido a#ian)ando el es#uer)o, en s" mismo (usto y le"timo, no
incompatible con la #e y la reliión, por descubrir en la creación, en cada cosa o en cada
acontecimiento del uni'erso, las leyes !ue el Creador ha puesto en ellos y !ue los rien, otor0ndoles
una espec"#ica autonom"a. $sto ha dado en llamarse >la seculari)ación>= o sea, el reconocimiento de
5
Bablo %&, $,hortación apostólica >$'anelii Cuntiandi>, n@ 19.
6
-l C$+-M, en 3ait", 9 de mar)o de 1981, Barte &&&
la naturale)a y lealidad peculiar de cada una de las cosas temporales. $l Concilio a#irmó en este
sentido la le"tima autonom"a de la cultura y, particularmente, de las ciencias
<
.
11. Frente a esto, ha aparecido en los últimos tiempos una corriente !ue se suele desinar con el
nombre de >secularismo>. 2e trata de una concepción del mundo seún la cual Aste último se e,plica
por s" mismo sin !ue sea necesario recurrir a /ios, el cual resulta super#luo y hasta un obst0culo.
/icho secularismo, para reconocer el poder del hombre, acaba por sobrepasar a /ios e incluso por
renear de $l.
$stos postulados son destructores de todo 'alor cultural autAntico. 4 de los mismos se desprenden
nue'as #ormas de ate"smo. $n primer luar, un ate"smo antropocAntrico, no ya abstracto y meta#"sico,
sino pram0tico y militante.
$n unión con este secularismo ateo, se nos propone todos los d"as ba(o las #ormas m0s distintas, una
ci'ili)ación del consumo, el hedonismo, eriido en 'alor supremo, una 'oluntad de poder y de
dominio, de discriminaciones de todo Anero
8
.
$l hombre se halla, por tanto, a!u" #rente al desa#"o m0,imo !ue (am0s haya en#rentado, de cuya #eli)
solución mucho depende !ue pueda encontrar caminos para superar los m0s ra'es problemas en los
otros órdenes.
12. Bor otra parte, y paradó(icamente, en este mismo mundo moderno, no se puede near la e,istencia
de 'alores inicialmente cristianos o e'anAlicos, al menos ba(o #ormas de 'ida autAntica o de
nostalia del bien. Co ser"a e,aerado hablar de un poderoso y tr0ico llamamiento a ser
e'aneli)ado
9
.
11. $l seundo es el problema de la convivencia nacional e internacional# $l hombre ha ad!uirido
una conciencia m0s clara de la relati'idad de los l"mites tanto entre clases sociales como entre
naciones, lo mismo !ue de la comunidad de destino de todos los hombres, de la dinidad y derechos
de la persona humana y de los pueblos, y, sobre todo, de la necesidad de (usticia y de la interación
para aseurar un #uturo de pa).
$sta conciencia coincide con un dato capital de la #e cristiana, la cual ense.a !ue todos los hombres
son hi(os de /ios y 'erdaderos hermanos entre s".
18. 2in embaro, mientras crece la conciencia de hermandad uni'ersal, se ensancha en la pr0ctica y de
manera irritante, la brecha !ue separa a las clases y naciones ricas de los sectores y naciones
pobres. +o cual se 'eri#ica tambiAn en nuestro Ba"s, con sus peculiaridades. $n primer luar, en
relación al e,terior, a causa de la colosal deuda e,terna, !ue, de no hallarse una solución (usta y
e!uitati'a, amena)a con hacerlo dependiente a perpetuidad de la econom"a de los pa"ses acreedores y
tambiAn de sus modelos culturales. $n seundo luar, con respecto al interior de nuestra sociedad, por
el notable deterioro de la (usticia social, sobre todo en relación con los traba(adores, con la
consecuencia de una desiualdad creciente y el peliro de encono entre las clases sociales.
15. $sta situación constituye un desa#"o muy serio, !ue toca de lleno en el núcleo de la Atica
cristiana, dado !ue 5esucristo se identi#icó con el humilde. +a &lesia !uiere recoer el ansia de
liberación interal, !ue sure del cora)ón del pueblo, en especial de los m0s humildes, y a#irma !ue
ellos constituyen su porción pre#erida y el entramado m0s noble y #irme de nuestra Cación.
16. Muchos otros desa#"os se dan en este campo, !ue con'endr0 indi'iduali)ar, y !ue a#ectan a la
(usticia social. Bor e(emplo, los di'ersos con#lictos entre sectores sociales.
Cada 'e) m0s se siente la necesidad de hallar un camino altamente pol"tico para resol'er estos
desa#"os, rescatando lo positi'o de cada posición y dando los pasos necesarios para lorar una #eli)
s"ntesis. $stos pasos han de partir siempre de la 'erdad y de la instauración de la (usticia. 3an de
<
%er >$'anelii Cuntiandi>, n@ 55= tambiAn >?audium et spes>, n@ 29.
8
&b"dem
9
&b"dem.
tender a aseurar y acrecentar la libertad de cada uno de los interantes de la sociedad y de todo el
pueblo= libertad !ue ha de ser e(ercida como opción por los m0s nobles 'alores y en pro del bien
común de toda la Cación y han de madurar, #inalmente, en la mani#estación de la amistad social. $n
tArminos pol"ticos, deben encaminarse a a#ian)ar la unidad nacional.
1<. $l cristiano sabe !ue la reconciliación en la sociedad ci'il no se da de la misma manera como se
da entre indi'iduos !ue se hayan o#endido, o como debe reali)arse en el seno de la comunidad
eclesial. Bero, lo mismo !ue todo esp"ritu pro#undamente humanista, el cristiano entiende !ue sólo
en la reconciliación social la (usticia alcan)a su a#ian)amiento y plenitud. 4 !ue a ello ha de
contribuir con su patrimonio cultural #undado en el $'anelio.
18. $l tercer problema es el de la $amilia ' su papel en la sociedad moderna#
$n el laro de'enir histórico y, en especial, ba(o la inspiración del cristianismo, la #amilia ha ido
desarrollando las 'irtualidades !ue insertó en ella el Creador, constituyAndose como hoar de amor
#iel, cuna de la 'ida y primera escuela donde se transmiten los randes 'alores culturales.
19. 2on, sin embaro, muchos y ra'es los desa#"os !ue hoy se le presentan a la #amilia.
$st0 la tentación de romper la pro#unda unidad entre el 'arón y la mu(er !ue, seún el desinio del
Creador, sure entre ambos por la mutua donación en el matrimonio. 2i bien esta tentación se insinúa
ya en la primera hora de la humanidad cuando el 'arón acusa a su mu(er, en nuestros d"as se ha
ara'ado sobremanera. Co se trata ya sólo de buscar indulencia ante las #allas de dos seres en la mu*
tua entrea, sino !ue se niea la "ndole indisoluble de su '"nculo y se proclama, como derecho
personal, poder deshacer la unidad del matrimonio.
29. +a tentación de separar el se,o del amor matrimonial es otra de las #railidades !ue ha
acompa.ado al hombre desde siempre. +a re'elación (udeo*cristiana ha mostrado cómo el adulterio y
la #ornicación des#iuran el sentido humano interal del se,o y de la relación entre el 'arón y la
mu(er. Bero hoy se los e,alta como e,presión de libertad personal y hasta de madure) psicolóica.
21. +a tentación de separar el se,o de la 'ida, con su concomitante secuela del aborto, tambiAn tiene
lara historia en la humanidad. $sta es una de las causales de la decadencia de las ci'ili)aciones. Bero
modernamente ha cobrado un cari) ra'"simo, !ue denota la pro#undidad de la crisis cultural !ue
atra'esamos, pues se lo propuna como uno de los derechos inalienables de la mu(er o de la pare(a. -
lo cual se suma el acicate de la propaanda reali)ada por randes intereses comerciales, orani)ados a
escala mundial para e,plotar el crimen del aborto y promo'er toda clase de mAtodos anticoncepti'os.
22. Bor #in, en nuestros d"as, debido a la bioenAtica, !ue tanto puede #a'orecer la 'ida y la salud, se
ha hecho presente la tentación de separar la 'ida del matrimonio, planteando una ama de problemas
Aticos y biolóicos !ue sacuden la conciencia de los m0s desaprensi'os.
21. +a &lesia, por su lara historia, ha sido llamada >e,perta en humanidad>. $lla es $sposa de Cristo,
el cual /la amó ' se entregó a si mismo por ella/ 6$# 5, 25:. 7iene, por ello, una peculiar"sima
e,periencia del misterio de la 'ida y del matrimonio. Fien sabe !ue no todos los aspectos de este
misterio son inmediatamente perceptibles por la conciencia humana, pues Asta es obnubilada muchas
'eces por la inorancia o el pecado. Bero instruida por su Maestro comprende !ue en ellos se (uea, de
manera #undamental, la dinidad de la persona humana y la estabilidad de la sociedad. Bor lo mismo
no cesar0 (am0s de anunciar el $'anelio de la %ida y del -mor.
28. $l cuarto problema es el del traba,o#
- tra'As de las edades el traba(o ha sido la e,presión m0s inmediata y tanible del proreso cultural
de los pueblos, y se ha mani#estado en un sinnúmero de tAcnicas, ciencias y artes.
$l cristiano se reconoce disc"pulo del /carpintero/ 6Mc 6, 1:, !uien nos di(o /mi Padre traba,a
siempre ' 1o tambi5n traba,o/ 65n 5, 1<:. Bor ello interpreta !ue el traba(o, en todas sus #ormas, si
bien tiene una connotación dolorosa a causa del pecado, es en s" mismo e,presión del sello !ue el
Creador imprimió en el hombre. Bues habiAndolo creado a su imaen y seme(an)a, lo hi)o part"cipe
de su poder creador y de su pro'idencia capacit0ndolo para el traba(o con las manos y la inteliencia.
Con lo cual, a la 'e) !ue ana su pan, el hombre mani#iesta a los dem0s su m0s honda comprensión y
dominio de las cosas.
25. Co son pocos los desa#"os !ue se presentan en este 'asto campo, !ue la &lesia ha de iluminar.
$ntre todos se destaca el desa#"o del traba(o concebido como ob(eti'o en s" mismo, desa(ado de la
persona humana, al cual Asta incluso habr"a de supeditarse. $s la concepción !ue pro'iene de la
#iloso#"a economicista, e,presada en las dos 'ertientes contrastantes, pero pro#undamente hermanadas,
del capitalismo y del mar,ismo. -mbas tienden a considerar al hombre como elemento subordinado al
proceso producti'o. Bor lo mismo se en#rentan a problemas insolubles !ue ellas mismas eneran. Bues
si bien loran superar los problemas tAcnicos de la producción, est0n incapacitadas para encontrar los
canales para una distribución (usta y e!uitati'a de los #rutos del traba(o.
26. Muchas otras son las consecuencias y e,presiones pr0cticas de este desa#"o. $n alunos pa"ses el
traba(o ha lleado a una per#ección tecnolóica inimainada, de alta producti'idad, de #0cil
reali)ación y remuneración abundante. /onde todo ello, sin embaro, no es capa) de e'itar el tedio
por una e,istencia destinada a la producción y al consumo. $n cambio, en otros pa"ses, como el
nuestro y los dem0s de -mArica +atina, el traba(o se hace cada 'e) m0s escaso y se halla trabado en
su producti'idad por la tecnolo"a anticuada, la burocracia interna y la dependencia internacional. $n
el caso del traba(ador corriente, el salario no alcan)a a satis#acer las necesidades 'itales de la #amilia.
2<. Gtros desa#"os suren de las ciencias y de las artes, sea por la no'edad de sus in'enciones y
e,presiones, sea por!ue se las considera como absolutamente autónomas de un #undamento
trascendente y absoluto. $l cristiano presente en estos campos les debe una consideración muy atenta,
para aportarles la lu) del $'anelio !ue siempre puri#ica, asume y per#ecciona las realidades
humanas.
28. $l núcleo de todos los desa#"os !ue hemos esbo)ado es la cuestión sobre el -ombre ' su cultura#
$n e#ecto, en todos ellos subyace siempre un interroante #undamental acerca del sentido de la 'ida
indi'idual y de la historia colecti'a de la humanidad. $sta es la cuestión !ue de una u otra manera se
#ormula cada persona cuando accede a la conciencia de s" y al e(ercicio de su libertad= es la !ue per*
manece siempre como hori)onte último de toda bús!ueda de reali)ación humana por parte de los
indi'iduos y de los pueblos. Buede ser reprimida o de#ormada, pero (am0s totalmente acallada. $sta
preunta, !ue hoy a#lora con 'ehemencia, encierra el ran desa#"o !ue en nuestros d"as ure al
cristiano a reemprender el es#uer)o por una >nue'a e intensa e'aneli)ación>.
V. Responsabilidad de los cristianos
29. +a humanidad, y con ella la -rentina, se encuentra en una hora de opciones #undamentales, !ue
se han de tomar de acuerdo con la 'erdad del hombre, cuyo misterio sólo se acaba de conocer
plenamente a la lu) del $'anelio.
Bor lo mismo, el cristiano ha de sentirse urido a mostrar cómo la sabidur"a !ue #luye del $'anelio
es capa) de interar todas las dimensiones culturales en una 'isión armoniosa del hombre, -i,o de
+ios. -ermano de los -ombres y se3or del mundo# 4 ha de desentra.ar todo el potencial humani)ador
de la #e para colaborar as" en la estación de una 'ida m0s plenamente humana, ya en esta tierra.
19. $n el conte,to de las cuestiones #undamentales arriba bos!ue(adas, el cristiano ha de interpretar,
adem0s, todos los otros problemas circunstanciales, muchos de ellos ra'"simos, !ue le salen al paso
cada d"a y !ue lo desorientan, pues a#ectan a lo m0s hondo de su 'ida personal, a su #amilia, a la
presencia de la &lesia en la sociedad y a las mismas ra"ces de la cultura nacional. Bor eso, los mismos
an0lisis sociales, económicos o pol"ticos, lo han de lle'ar a descubrir las incidencias !ue las actuales
situaciones históricas tienen sobre la 'ida de la #e. 4, rec"procamente, cu0l es la proyección !ue la #e
cristiana puede tener en orden a cimentar y promo'er en este mundo una e,istencia dina del hombre.
11. 7odo lo !ue hemos dicho es el esbo)o de una amplia re#le,ión !ue el Bueblo de /ios necesita
hacer para bien de la &lesia y de la Batria. Bara ello har0 #alta proseuir el es#uer)o a!u" iniciado de
detectar los desa#"os !ue el actual proceso de trans#ormación cultural plantea= e iualmente, discernir
las aspiraciones !ue est0n impl"citas en a!uellos. 3abr0 !ue se.alar tambiAn las 'erdades y 'alores
e'anAlicos !ue hoy m0s ure proclamar.
12. 7odo esto ha de comportar una bús!ueda or0nica y personal de todos los miembros del Bueblo de
/ios= es decir, de todos los bauti)ados. Gr0nica, por!ue ha de ser hecha en comunión con toda la
&lesia y con su maisterio. Bersonal, pues cada bauti)ado, pose"do por el $sp"ritu de 5esucristo, se ha
de sentir impulsado a discernir los sinos del tiempo presente y a testimoniar el $'anelio en las
circunstancias !ue le toca 'i'ir. /El espíritu de la Verdad &ue proviene del Padre. 5l dar% testimonio
de mí# 1 ustedes tambi5n dar%n testimonio/ 65n 15, 26*2<:.
11. Bara !ue esta bús!ueda no se !uede en un puro estudio de situación y desembo!ue, en cambio, en
acción proramada de >una nue'a e'aneli)ación>, es preciso tambiAn !ue todo el Bueblo de /ios
cre)ca en la conciencia de su común misión e'aneli)adora, !ue oblia a todos los bauti)ados. /os
principios e'anAlicos son especialmente aptos para despertar el celo misionero de los cristianos; la
solicitud por la sal'ación de todos los hombres, sin e,clusión aluna, pues /+ios nuestro Salvador.
&uiere &ue todos los -ombres se salven ' lleguen al conocimiento pleno de la verdad/ 61 7m 2,1*8:= y
el amor pre#erencial por el m0s dAbil, /por el &ue murió Cristo/ 6l Co 8,11 :.
18. Bara ayudar a la prosecución de toda esta tarea de re#le,ión, la Comisión $piscopal de Fe y
Cultura, seún el mandato dado por la Con#erencia $piscopal -rentina, y en comunión con las
dem0s Comisiones $piscopales, arbitrar0 oportunamente iniciati'as conducentes a ese loro.
$ncomendamos esta labor a la intercesión de los santos e'aneli)adores de nuestra Batria y de la
Madre de /ios, la %iren de +u(0n, para !ue Cuestro 2e.or 5esucristo la pleni#i!ue con la racia del
$sp"ritu 2anto a loria de /ios Badre.
En 6uenos 7ires. 25 de abril de 198.
9iesta del Evangelista San 4arcos