98

Topografía y Cartografía mineras – UNIDAD DIDÁCTICA V:
Aplicaciones
14. APLICACIONES GEOLÓGICO‐INE!AS
14.1.‐ INT!ODUCCIÓN
En este capítulo se describen las técnicas topográficas aplicables
para la determinación de la dirección, el buzamiento y la potencia, parámetros
que definen un estrato o una formación estratiforme. El conocimiento de la
geometría del cuerpo mineralizado es fundamental para su correcta ubicación
en el espacio y para su cubicación, tanto en los trabajos de inestigación
minera como en los de dise!o y realización de labores a cielo abierto o por
interior.
"e define un estrato como un niel simple de litología #omogénea y
gradacional, depositado de forma paralela a la inclinación original de la
formación. Está separado de los estratos adyacentes por superficies de erosión
o por cambios abruptos en el carácter y presenta una configuración tabular.
$enominamos formación estratiforme a una estructura geológica
que sin ser un estrato, puesto que no comparte su misma génesis, sí que
presenta una configuración tabular similar a la de éste.
%as superficies que los limitan se denominan techo y muro. En el
caso de un estrato definiremos como tec#o a la superficie que separa la
formación objeto de estudio de materiales más modernos. $e igual forma,
definiremos como muro a la superficie que separa el estrato de materiales más
antiguos.
En el caso de formaciones estratiformes, la superficie de la formación
cortada en primer lugar por un #ipotético sondeo ertical será el tec#o. %a
formación inferior será el muro.
& partir de este momento, #ablaremos indistintamente de estrato o de
formación estratiforme, ya que los parámetros que amos a
determinar son puramente geométricos y no dependen de la génesis de la
formación.
14.1.1.‐ Concep"os #$sicos
En e'tensiones cortas podemos asimilar tanto el tec#o como el muro
de un estrato a un plano. %a dirección de dic#a formación será la recta
intersección del plano de tec#o o de muro con un plano #orizontal (figura )*.)+.
,epresentaremos este parámetro mediante el acimut correspondiente a dic#a
recta. "erá igualmente álido el acimut dado en cualquiera de los dos sentidos
de la recta.
"e define como buzamiento (buzamiento real+ de un estrato el ángulo
99
formado por la línea de má'ima pendiente contenida en el plano del
estrato y su
)--
proyección sobre un plano
#orizontal (figura )*.)+.
$eberá darse también la orientación
de la línea de
má'ima pendiente en
su sentido descendente,
materializada por el acimut
de su proyección #orizontal.
.uesto que la línea de
má'ima pendiente es perpendicular a
la dirección del estrato, la diferencia
entre ambos acimutes será de ± π/2.
$efiniremos como buzamiento
aparente el ángulo formado por una
línea
/ig. )*.). $irección, buzamiento y
potencia
contenida en el plano del estrato, y distinta de la de má'ima pendiente,
y su proyección sobre un plano #orizontal. 0n buzamiento aparente será
siempre menor que el buzamiento real.
%a potencia (potencia real+ de un estrato será la distancia que separa
los planos de tec#o y de muro, medida perpendicularmente a éstos. 1ualquier
otra medición de esta distancia, distinta de la perpendicular entre tec#o y muro,
se denominará potencia aparente y será siempre mayor que la potencia real.
$enominamos longitud de un estrato a la distancia, medida seg2n la
recta dirección, entre los límites del mismo.
14.%.‐ DI!ECCIÓN &
'U(AIENTO
Estos dos parámetros suelen medirse al mismo tiempo y con
operaciones consecutias, debido a la relación geométrica que e'iste entre
ellos. &ntes de pasar a su determinación amos a er cómo se deducen los
buzamientos reales a partir de los aparentes y iceersa. Este proceso es
importante, tanto para el cálculo directo como por formar parte de procesos
generales de cálculo de buzamientos a partir de las coordenadas conocidas de
arios puntos del estrato.
"ea β el ángulo de buzamiento real, α el aparente e Î el ángulo
#orizontal que forman las direcciones de ambos buzamientos. En el caso de la
figura será3
I
ˆ
= θ
BUZAMIENTO
APARENTE
- θ
BUZAMIENTO REAL
1on el fin de facilitar el proceso de cálculo,
amos a considerar que los puntos D y C de la figura
)*.4 tienen la misma altitud. D’ y C’ son sus
proyecciones sobre un plano #orizontal. .ara obtener la
e'presión que relaciona los tres alores angulares
anteriores #acemos3
D
D'
tg
β
=
OD'
)-)
/ig. )*.4. 5uzamientos real y aparente ()+
tg α =
cos I
ˆ
=
CC'
OC'
OD'
OC'
y como DD’ =
CC’
DD' OC' tg
α
tg α
tg β = = =
OD'
OC' cos I
ˆ
cos I
ˆ
.odemos proceder de forma semejante
con una disposición diferente de los puntos, como
la de la
/ig. )*.6.
5uzamientos real y
aparente (4+
figura )*.6, para llegar a la misma e'presión que relaciona los
buzamientos real y aparente y el ángulo comprendido entre las direcciones de
ambos buzamientos.
& continuación amos a estudiar los distintos casos que se
pueden presentar en el cálculo de dirección y buzamiento, atendiendo
tanto a los instrumentos que permiten medirlos directamente como al
procedimiento de obtención a partir de coordenadas de puntos, tomados todos
en el tec#o o en el muro del estrato.
14.%.1.‐ Con #)*+,la -e .e/lo . o
%as br2julas empleadas para aplicaciones geológicas tienen las
siguientes características3
• .ueden ser de limbo fijo o de limbo móil.
• Están dotadas de un niel de burbuja, normalmente esférico.
• 7ncorporan distintos sistemas para lanzar isuales.
• 7ncorporan un clinómetro para medir inclinaciones.
"on procedimientos que aportan precisiones inferiores a las de las
técnicas topográficas, pero que en muc#os casos son suficientes.
.ara emplear una br2jula de geólogo debemos determinar sobre el
estrato la línea de má'ima pendiente o una línea #orizontal contenida en él.
&mbas líneas son perpendiculares entre sí, por lo que determinada una se
conoce también la otra. 0na línea #orizontal se puede determinar con un niel
de burbuja. %a línea de má'ima pendiente se puede materializar dejando caer
una peque!a cantidad de agua y si ésta describe una línea sinuosa, se fijará
como línea de má'ima pendiente la línea del eje simétrico del camino marcado
por el agua.
0na ez determinadas estas direcciones se coloca el 2nico lateral
recto de la br2jula paralelo a la línea #orizontal y se mide la dirección. &
continuación se coloca este lateral paralelo a la línea de má'ima pendiente y,
con ayuda del clinómetro, se determina el buzamiento.
$ebido a las irregularidades naturales que presenta la superficie
del estrato, para obtener un alor medio de estos parámetros se suele
colocar un elemento plano y rígido, por ejemplo una carpeta, y sobre él se
coloca la br2jula.
2 2
8ambién es coneniente realizar arias mediciones de dirección y buzamiento,
que nos permitan calcular el alor más probable de cada parámetro.
14.%.%.‐ e-ian"e p)oce-i0ien"os "opo.)$1icos
.ueden emplearse taquímetros o estaciones totales. .or su rapidez y
comodidad son muy apropiados los equipos láser, capaces de realizar
mediciones sin prisma en distancias cortas.
.ara medir la dirección del estrato se estaciona el instrumento
topográfico frente a él y se realizan las operaciones necesarias para orientarlo.
Esto puede #acerse en campo, para obtener sobre el terreno el alor de la
dirección, o posteriormente en gabinete.
& continuación se isan dos puntos P
1
y
P
2
del estrato, que tengan la misma altitud, y se
miden las distancias reducidas y las lecturas
#orizontales (figura
)*.*+. %os puntos deben estar lo bastante alejados
entre sí como para que el alor de la dirección sea
preciso.
1alculamos δ, ángulo #orizontal que
forman las isuales, por diferencia de lecturas
#orizontales3
P
2
P

/ig. )*.*.
$irección3
procedimientos
topográficos
! = L
E
- L
E
&plicando el teorema del coseno calculamos la distancia reducida entre los dos
puntos isados3
P

P
2
= " EP

# + " EP
2
# - 2 EP

EP
2
cos !
y aplicando el teorema del seno calculamos el ángulo 93
P

P
2
s$% !
=
EP

s$%
&
EP

s$%
!
s$% & =
P

P
2
En el caso de la figura, sumando al acimut de la alineación !P
2
el
ángulo ", obtenemos el acimut de la recta dirección.
0na ez conocido su acimut, se pueden
lanzar isuales perpendiculares a
la recta dirección para
determinar el buzamiento. "e coliman dos puntos P
#
y P
$
situados sobre la línea intersección del plano
ertical que pasa por y es perpendicular a dic#a
recta y el plano del estrato (figura )*.:+. %os puntos
se coliman isando con un acimut3
π
/ig. )*.:.
5uzamiento3
procedimientos
topográficos
θ
'(s)*+
= θ
,(-$cc(.%
±
2
Z
E E
Z
P
%a línea intersección será la línea de má'ima pendiente.
;edimos las distancias reducidas P
#
y P
$
, lo que nos permite calcular3
P
/
P'
0
= EP
/
-
EP
0
El desniel entre ambos puntos será la diferencia de las
tangentes topográficas, empleadas con su signo3
P
/
= t
P
/
0
- t
P
0
0na ez obtenidos estos alores, el cálculo del buzamiento β es
inmediato3
P
/
P
0
tg β =
P
/
P'
0
"e debe indicar también el acimut del buzamiento, que será el de
la recta dirección sumándole o restándole π/2.
14.%.2.‐ A pa)"i) -e las coo)-ena-as -e ")es p,n"os -el es")a"o
%os puntos pueden estar situados en la superficie o en el subsuelo. El
procedimiento de cálculo es aplicable en todos los casos. %os puntos medidos
deben corresponder al mismo plano, tec#o o muro, del estrato.
%as coordenadas de los puntos se medirán por aplicación de las
técnicas que ya conocemos. En el caso de un sondeo se conocen (figura
)*.<+3
• %as coordenadas de su punto inicial %.
• El acimut del sondeo θ
s
, medido respecto a su
sentido de aance.
• %a inclinación del sondeo &, ángulo medido respecto
a la ertical
• %a longitud del sondeo l desde la boca #asta el
contacto con la formación estratiforme que
pretendemos estudiar.
1on estos datos podemos calcular las
coordenadas del punto de contacto ' del sondeo con el
estrato3
/ig. )*.<.
"ondeo
inclinado
s$%
12 12
= =
B2 +
12 = + s$%
que será la distancia reducida entre la boca del sondeo y el punto de interés.
cos
B1 3Z
= =
B2 +
3Z = + cos
que será el desniel entre la boca del sondeo y el punto de
interés.
.or tanto, las coordenadas del punto '
serán3
4
2
= 4
B
+ 12 s$% θ
s
= 4
B
+ +
s$%
s$% θ
s
D A A
D A A
5
2
= 5
B
+ 12 cos θ
s
= 5
B
+ +
s$%
Z
2
= Z
B
- 3Z = Z
B
- + cos
(
ˆ
cos θ
s
1onocidas las coordenadas
de tres puntos del estrato, (, % y C,
operamos de la siguiente forma3
Establecemos un plano #orizontal de
comparación (%’C’, que pasa por el
punto menos eleado de los tres.
=amos a suponer que, en nuestro
caso, ( es el punto de menor altitud y
C el de mayor altitud (figura )*.>+.
%a dirección del estrato la
marcan las líneas #orizontales
contenidas
/ig. )*.>. $irección y
buzamiento a partir de 6
sondeos
en él. .ara mayor comodidad de cálculo utilizaremos la línea #orizontal que
pasa por el punto de altitud intermedia, %. .ara calcular el acimut de esta línea
se necesitan las coordenadas de otro punto sobre ella, D, que se calculará
sobre la alineación (!C de la forma siguiente3
?ecesitamos la distancia ertical DD’, que será igual a %%’ y se
calcula3
DD' = BB' = Z
B
- Z
A
1omo los triángulos (CC’ y (DD’ son semejantes3
AD'
AC'
DD'
=
CC'
AD' =
AC' DD'
CC'
donde CC’ es la diferencia entre las coordenadas ) de C y ( y (C’ se calcula
a partir de las coordenadas planas de ambos puntos.
8ambién podemos calcularlo a partir de la pendiente3
CC'
DD' DD' DD' AC' DD'
tg α =
AC'
=
AD'
AD' = =
tg α
CC'
=
AC'
CC'
D C
En cuanto al acimut, tenemos que
θ
A
6 θ
A
, que se calcula fácilmente
a
partir de las coordenadas de ( y C. 1onocidos acimut y distancia,
calculamos las coordenadas de D3
4 = 4 + AD' s$% θ
D
5 = 5 + AD' cos θ
D
Z
D
= Z
B
1on estos datos se puede calcular el acimut de la alineación %!D, que
%
coincide con el
de la recta dirección. 1omo #emos indicado, son álidos los dos
alores θ
D
y θ
D
%
.
C P
.ara determinar el buzamiento es preciso calcular tanto el alor de β
como el acimut que define el sentido descendente del estrato. "erá3
θ
A
= θ
D
± π /
2
P B
.ara obtener el alor de β aplicaremos la e'presión conocida3
tg α
tg β =
cos
I
ˆ
1alculamos el buzamiento aparente @ en la alineación (!C3
CC'
tg α =
AC'
y el
ángulo3
(
ˆ
= θ
A
- θ
A
1on estos datos ya se puede calcular el buzamiento del estrato.
14.2.‐ POTENCIA
.ara determinar la potencia real P del estrato supondremos que
se #an determinado preiamente la dirección y el buzamiento.
14.2.1.‐ C$lc,lo po) o#se)3 a cio n es en s,pe)1icie
Estacionamos en un punto , frente al afloramiento, y lanzamos
isuales perpendiculares a la recta dirección. 1olimamos dos puntos ( y %,
pertenecientes respectiamente al tec#o y al muro del estrato, situados en el
plano ertical generado por el moimiento de cabeceo del anteojo. .odemos
encontrarnos dos casos3
θ del buza m iento = θ de las visuales:
;edidas las distancias reducidas y las
tangentes topográficas correspondientes a las
dos isuales, calculamos (%’
(diferencia entrelas distancias
reducidas+ y %%’ (diferencia entre los
desnieles+. En la figura )*.83
/ig. )*.8. .otencia3
obseraciones
AB = " AB' #
2
+ " BB' #
2
en superficie ()+
(% es la potencia
aparente.
tg ! =
BB'
AB'
0na ez calculado δ y conocido el buzamiento β,
será3
& = π - β - !
/ig. )*.9. .otencia3
obseraciones en
superficie (4+
%a potencia real P se calcula3
P = AB s$% &
θ del buza m iento = θ de las visuales ± π:
.rocedemos como en el caso anterior, calculando la distancia (% y el
ángulo
δ. En la figura )*.93
π
& = π + β -
2
π
! = + β - !
2
%a potencia real P se calcula3
P = AB cos &
14.2.%.‐ C$lc,lo a pa)"i) -e -a"os -e son-eos
"ean ( y C los puntos
de intersección del sondeo con el
tec#o y el muro del estrato. 1omo
antes, suponemos conocidos la
dirección y el buzamiento de éste.
=amos a considerar un sistema
cartesiano de coordenadas cuyo
origen coincida con C y cuyo eje
* siga la dirección del acimut
del buzamiento (figura
)*.)-+. El eje + sigue, por tanto,
la dirección del muro
del estrato.
.royectaremos la potencia
aparente
/ig. )*.)-. .otencia3
mediante datos de
sondeos ()+
(C sobre el plano ertical )*, obteniendo una nuea potencia aparente %C.
.ara ello, a partir de las coordenadas de ( y C calculamos ((’
(diferencia de coordenadas )+ y C(’ (distancia reducida entre ambos puntos+. El
ángulo α será la diferencia en alor absoluto entre los acimutes del sondeo y del
buzamiento a la que sumamos o restamos 2,,
g
, en caso necesario, de
manera que esté entre ,
g
y 1,,
g
. 8enemos3
CB' = CA' cos
α
BB7 6 AA7
y la potencia aparente, proyectada sobre el plano )*, será3
CB = " CB' #
2
+ " BB' #
2
1alculamos también el ángulo i’3
CB'
tg (
ˆ
' =
BB' /ig. )*.)). .otencia3
mediante datos de
sondeos (4+
.ara calcular la potencia real P del estrato, proyectamos la potencia
aparente %C sobre la recta perpendicular a la de má'ima pendiente. ?os
podemos encontrar con dos casos3
θ
B
C


= θ
buza mie nto
± π
En la figura
)*.)43
P = CB cos " (
ˆ
' - β #
θ
B
C


=
θ
buza mie nto
/ig. )*.)4. .otencia3
mediante datos de
sondeos (6+
En la figura )*.)63
P = CB cos " β + (
ˆ
'
#
/ig. )*.)6. .otencia3
mediante datos de
sondeos (*+
Topografía y Cartografía mineras – UNIDAD DIDÁCTICA V:
Aplicaciones
14. TOPOG!A56A EN E7PLOTACIONES INE!AS A CIELO
A'IE!TO
14.1.‐ INT!ODUCCIÓN
%a minería a cielo abierto es una de las actiidades #umanas que en
mayor medida alteran la morfología de las zonas a las que afecta. Este sistema
de producción de materias primas supone la e'tracción de los materiales
estériles que se superponen a las masas mineralizadas, creando #uecos de
considerables proporciones que sólo en ocasiones uelen a llenarse. %as
tierras estériles, si el método de e'plotación no permite oler a depositarlas en
el #ueco creado, se almacenan en ertederos (acies+ cuya forma y
dimensiones arían continuamente a medida que aanza la e'plotación minera.
%a normatia medioAambiental obliga al minero a preer y desarrollar una
serie de medidas que minimicen el impacto de las labores mineras y que an a
suponer nueas modificaciones de la morfología del terreno.
%os trabajos topográficos en e'plotaciones de este tipo deben
adecuarse al ritmo con que la minería moderna modifica el entorno en el que se
asienta. &lgunas de las tareas con las que se enfrenta el equipo topográfico de
una empresa minera adquieren un carácter crítico, debido a las limitaciones de
tiempo para realizarlas y a que condicionan otros trabajos posteriores, que a su
ez son itales para el funcionamiento de la mina.
El equipo se ocupa también de apoyar a los restantes equipos
técnicos de la mina en la elaboración y seguimiento de los distintos
proyectos y planes que an a guiar la marc#a de la e'plotación. En todos
estos trabajos an a emplearse distintas técnicas topográficas, aplicadas a
leantamientos planimétricos y altimétricos, a replanteos y a cubicaciones.
%os trabajos topográficos en una e'plotación minera a cielo abierto
presentan una serie de características propias3
• "e localizan en un área relatiamente peque!a.A &unque
algunas e'plotaciones afectan a superficies importantes (figura
):.)+, la actiidad de una mina a cielo abierto se desarrolla en una
zona cuyo tama!o má'imo alcanza algunos centenares de #ectáreas.
En esta zona se localiza la corta o cortas, los ertederos y las
instalaciones que completan el complejo minero.
• "e desarrollan a lo largo de un periodo de tiempo e'tenso,
comenzando arios a!os antes de que la mina entre en producción y,
con frecuencia, terminando después de que el yacimiento se #aya
agotado, mientras se completan las 2ltimas fases de los trabajos de
restauración del área afectada.
• "on de tipo muy ariado y en ellos se aplican técnicas muy diferentes.
• En algunos de ellos, especialmente los de carácter más
sistemático, el factor tiempo es crítico3 se dispone de pocos días (o
pocas #oras+ para su realización y #ay que eitar, en lo posible, que
puedan afectar a la producción.
• $eterminan, en buena medida, la correcta marc#a de la
e'plotación. .or tanto, también son críticos en este sentido.
/ig. ):.). E'plotaciones mineras de la ";;.E en la "ierra de 1artagenaA%a 0nión
"e #an considerado tres etapas distintas de la actiidad minera.
1oniene se!alar que esta diisión es una simplificación de la realidad, ya que
muc#as de las tareas contempladas se e'tienden en el tiempo y coe'isten con
las de etapas posteriores. Estas etapas son las siguientes3
• 8rabajos topográficos iniciales3 1onsisten en el establecimiento
de la infraestructura topográfica (redes de értices+ y en la
elaboración de la cartografía inicial de la zona afectada, necesaria
para los distintos proyectos (e'plotación, restauración, instalaciones,
etc.+3
- Establecimiento de la red trigonométrica.
- %eantamiento topográfico inicial.
• 8rabajos topográficos de apoyo a la elaboración del
proyecto de e'plotación3
- 7nestigación geológica.
- .royecto de e'plotación. =ertederos. .lanes de restauración.
- .royectos de instalaciones, accesos, líneas eléctricas, etc.
• 8rabajos topográficos durante la etapa de producción de la
e'plotación3 "e trata de trabajos, con frecuencia sistemáticos, que
posibilitan la marc#a correcta de la e'plotación minera3
- %eantamiento de los aances de frentes de trabajo y
ertederos.
;arcaje de las separatrices entre mineral y estéril.
- ;arcaje de sondeos de control de leyes. %eantamiento o
marcaje de barrenos de oladura.
- ?ielación de plantas de trabajo.
- 1ontrol de estabilidad de taludes.
- &poyo topográfico a los trabajos de restauración.
=amos a suponer que todos estos trabajos serán realizados por el
equipo topográfico de la e'plotación minera, aunque en la práctica algunos de
ellos (especialmente los iniciales+ suelen contratarse a empresas
especializadas, incluso si la e'plotación dispone de su propio equipo.
14.%.‐ T!A'A8OS TOPOG!Á5I C OS INICIALES
Este apartado se refiere a todos los trabajos topográficos destinados
a proporcionar las redes de apoyo y la cartografía necesaria para el desarrollo
de las primeras fases de la actiidad minera3 e'ploración inicial, inestigación
geológica, adquisición de terrenos, etc., #asta la elaboración del proyecto de
e'plotación.
14.%.1.‐ Es"a#leci0ien"o -e la )e- ")i.ono09")ica
Es la primera etapa del trabajo topográfico y, en principio, se aplican
los métodos #abituales para el establecimiento de este tipo de redes3
intersección directa para la red de értices, intersección inersa para determinar
puntos trigonométricos complementarios, itinerario para
establecerlas redes topográficas. %a red
trigonométrica puede sustituirse por un leantamiento con equipos B?"",
dando coordenadas a un n2mero suficiente de puntos bien repartidos por la
zona afectada.
En el
establecimiento de redes de
értices en minería a cielo
abierto #ay que tener en cuenta
que3
• la actiidad minera
puede durar
muc#os a!os y
las redes de értices
de apoyo
deben estar
disponibles en todo
momento.
• sin embargo, la
propia naturaleza
de la
/ig. ):.4. ,ed trigonométrica
actiidad minera puede suponer la desaparición de algunos de
estos
értices, especialmente de los situados en zonas afectadas por la
corta o por el ertedero (figura ):.4+. En otros casos, las se!ales
permanentes que marcan los értices pueden desaparecer debido a
los trabajos de infraestructura, al transporte, etc.
• las características de muc#os de los trabajos mineros e'igen
disponer de un gran n2mero de értices de apoyo permanentes,
cubriendo toda la zona de actiidad minera.
.or estas razones puede ser recomendable establecer una red de
értices trigonométricos y topográficos muc#o más densa que las #abituales en
trabajos topográficos no mineros. 0na posible solución consiste en establecer
dos redes, una
con unos pocos triángulos de lados más grandes y értices situados en puntos
segurosC otra más densa, completada con puntos trigonométricos
complementarios y értices topográficos.
8oda la red debe reisarse con frecuencia (y, preferiblemente, de
forma sistemática+ y mantenerse totalmente operatia, especialmente en las
pro'imidades de las zonas en producción.
14.%.%.‐ Le3an"a0ien"o
inicial
%as distintas fases del trabajo minero se apoyarán en planos a
distintas escalas. En su caso, los planos y sus escalas deben elaborarse
de acuerdo con la legislación igente. %os siguientes alores se dan
simplemente a título de referencia, ya que en la práctica puede #aber
ariaciones importantes3
• 8rabajos de e'ploraciónDinestigación3 escalas 1-1,.,,, a 1-2./,,.
• .royecto de e'plotación3 1-/.,,, a 1-1.,,,.
• .lanes de restauración3 1-1,.,,, a 1-2./,,.
• Etros proyectos3 1-1.,,, a 1-2,,. 7ncluye infraestructuras,
instalaciones, accesos y, eentualmente, algunas fases del plan de
restauración.
%a escala determinante suele ser la del proyecto de e'plotación
y, por tanto, esta será la que #ay que tener en cuenta a la #ora de
planificar el leantamiento. Etros proyectos pueden necesitar planos a
escalas mayores, que suelen ser objeto de leantamientos específicos.
0na forma apropiada de realizar el leantamiento inicial es, por
supuesto, el empleo de fotogrametría aérea. %a elección de la escala y
condiciones del uelo se #ará en función de la escala determinante en los
planos, es decir, de aquella que aya a emplearse para elaborar el proyecto de
e'plotación. %os trabajos fotogramétricos serán realizados por el equipo
topográfico de la propia empresa, si ésta dispone de los medios necesarios, o
se contratarán. %a cartografía a mayor escala, para proyectos de instalaciones,
etc., puede realizarse por fotogrametría terrestre, si el terreno lo admite, o
por métodos topográficos conencionales.
%a otra posibilidad es realizar un leantamiento topográfico clásico.
En ambos casos, los trabajos se apoyarán en las redes de értices preiamente
establecidas.
14.2.‐ T!A'A8OS TOPOG!Á5I C OS EN LA 5 A SE DE
P!O&ECTO
En este apartado agrupamos todos los trabajos topográficos de
apoyo a las fases de inestigación geológica, elaboración del proyecto de
e'plotación, ertederos de estériles, plan de restauración, proyectos de
instalaciones, accesos, líneas eléctricas, etc.
14.2.1.‐ Apo:o a la in3es"i.aci/n .eol/.ica
"eg2n los primeros estudios geológicos (escalas 1-1,.,,, a 1-2./,,+
y con apoyo de la cartografía inicial, se dise!a la malla de sondeos de
inestigación, definiendo sus dimensiones y su orientación. %as direcciones
principales de la malla no tienen por qué coincidir con la dirección de la
meridiana ni con ninguna otra orientación preestablecida, sino que endrán
condicionadas por la naturaleza del yacimiento. "e elige un punto inicial, que
será una de las esquinas de la malla, y se calculan a partir de él las
coordenadas de todas las intersecciones de la malla, donde irán ubicados los
sondeos. ?ormalmente se comienza con mallas amplias, que luego se an
cerrando a medida que se conocen los primeros resultados de los sondeos.
/ig. ):.6. ;alla de sondeos de inestigación
&ntes de perforar cada sondeo, su situación teórica dentro de la
malla debe replantearse y marcarse en el terreno, siguiendo los procedimientos
clásicos de replanteo de puntos y alineaciones rectas, con apoyo en la red de
értices trigonométricos y topográficos. %os sondeos se realizan sobre el
terreno irgen por lo que, en muc#os casos, los accidentes del mismo impiden
que la máquina sondeadora se posicione e'actamente sobre el punto
replanteado. 0na ez efectuado cada sondeo es preciso leantar su situación
real, por intersección o itinerario.
/ig. ):.*. 1ortes
geológicos
0na ez finalizada la campa!a se elabora una cartografía geológica
local, completada por el leantamiento de fallas, afloramientos, etc. /inalmente
se realiza un modelo geológico tridimensional, integrando toda la información
geológica y topográfica. Este modelo se materializa en una serie de secciones
paralelas y equidistantes, que pueden ser #orizontales o erticales (figura ):.*+.
14.2.%.‐ o-eli;aci/n : -ise<o -e la e=plo"aci/n
%a siguiente fase consiste en la elaboración de un modelo completo
del yacimiento, integrando la información geológica, análisis de muestras
de sondeos, tests mineral2rgicos y otros datos de interés, además de la
información topográfica.
%a tendencia actual
(figura
):.:+ es utilizar modelos
numéricos (o discretizados+
diidiendo el yacimiento en
bloques de base cuadrada o
rectangular y de altura igual a la
de banco, definidos por las
coordenadas espaciales de sus
centros y cuyos parámetros
(leyes, leyes recuperables,
potencias, etc.+ se estiman,
a partir de la
información de los sondeos, por
procedimientos matemáticos o
geomatemáticos con ayuda del
/ig. ):.:. ;odelo de bloques
ordenador. %as dimensiones y la orientación de la malla de bloques dependerán
de las de la malla de sondeos y de las características del yacimiento
(tama!o, continuidad, etc. de los cuerpos mineralizados+.
1on modelos de este tipo resulta muy adecuado disponer de la
topografía superficial en un formato similar, lo que nos llea a la elaboración de
un modelo digital de eleaciones (;$E, figura ):.<+ basado en una red de
puntos que coincidirá, en planta, con la de bloques del modelo del yacimiento o
será un subm2ltiplo de ella.
o-elo -el :aci0ien"o o-elo
"opo.)$1ico ;orfológico 1ontinuo (curas de
niel+ ?umérico ?umérico
(;$E+
?ormalmente, las direcciones del ;$E y las de la red de bloques se
#arán coincidir con las direcciones principales de la malla de sondeos de
inestigación. En esta etapa es frecuente trabajar en coordenadas locales, con
ejes cartesianos paralelos a estas direcciones principales.
El dise!o del aso de e'plotación y de los accesos se #ará por
procedimientos que pueden ir desde los puramente automáticos (algoritmos
matemáticos+ a los manuales y se basan en criterios económicos y
mineros. "e obtendrá una serie de dise!os, de entre los cuales se elige el
más coneniente. El
dise!o del aso debe repercutirse #asta la superficie del terreno, para
determinar su intersección con ella y el olumen total de tierras e e'traer.
$entro de cada proyecto se calculan los tonelajes de mineral y estéril. %a
cubicación se efectuará por procedimientos automáticos (conteo de bloques+ o
manuales (sobre secciones erticales o sobre curas de niel+.
/ig. ):.<. ,epresentación de un modelo digital del terreno
El dise!o de ertederos, por su parte, supone3
• Elegir su ubicación3 "e aplican criterios económicos y
medioambientales.
• 1alcular su capacidad.
• $ise!ar el sistema de ertido, los accesos, etc.
%os planes de restauración también se elaboran en esta etapa. %os
trabajos de restauración no an a ponerse en marc#a cuando se agote el
yacimiento sino, preferiblemente, en paralelo a la marc#a de la mina. "e basan
en la cartografía inicial y en el dise!o del aso y de los ertederos y suponen3
• ,elleno de #uecos de la e'plotación.
• "uaizado de taludes en corta y ertederos.
• 7nfraestructuras, etc.
El proyecto debe estudiarse cuidadosamente para minimizar
impactos, no sólo cuando termine la e'plotación sino también durante la ida
de la misma. %os planes de restauración suelen plasmarse sobre planos a
distintas escalas, paro también se emplean otros soportes3 planosAesquema
mostrando las fases del plan, ortofotos, maquetas, etc.
14.2.2.‐ P)o:ec"os -e ins"alaciones> acceso s > ")anspo)"es> l?neas
el9c")icas
"e trata de proyectos puntuales aunque, con frecuencia, de gran
energadura. "e apoyan en leantamientos topográficos a distintas escalas e
implican a técnicos de distintas especialidades, seg2n su naturaleza. .uede
tratarse de instalaciones nueas o de modificación de otras ya e'istentes.
/ig. ):.>. 7nstalaciones de una mina de cobre
%os trabajos topográficos necesarios son los propios de cualquier
proyecto de ingeniería ciil3 leantamientos, replanteos, nielaciones, etc.
14.4.‐ T!A'A8OS TOPOG!Á5I C OS EN LA 5 A SE DE P!ODUCCIÓN
Estos trabajos suelen tener un carácter sistemático y una periodicidad
fija, que depende de las características de la e'plotación. El factor tiempo suele
tener una importancia grande.
14.4.1‐ Le3an"a0ien"o -e 1)en"es -e ")a#a+o : 3e)"e-e ) os
"uele realizarse mensualmente, coincidiendo con el fin de mes y, por
tanto, con los trabajos de planificación a corto plazo de la e'plotación minera. El
leantamiento de frentes constituye una operación crítica, ya que3
• E'iste una importante limitación de tiempo3 "e realizan en
momentos muy concretos y en poco tiempo, ya que suelen
condicionar la planificación a corto plazo.
• ?o deben alterar el ritmo de producción. Esto puede presentar
problemas en frentes que estén actios en el momento de realizar el
leantamiento.
Estos trabajos deben planificarse cuidadosamente, comprobando
que toda la infraestructura topográfica necesaria (értices+ está operatia y
estableciendo los apoyos topográficos necesarios en cada caso. %a
organización de los trabajos se #ará con pocos días de antelación, ya que sólo
entonces puede conocerse cuál a a ser la situación apro'imada de frentes y
ertederos y cuáles an a ser, por tanto, las necesidades en cuanto a
infraestructuras topográficas.
%as escalas suelen oscilar entre 1-2./,, y 1-/,,, dependiendo de la
utilización que aya a darse a los planos obtenidos. "e #an descrito distintas
formas de realizar estos trabajos, entre ellas3
• 8aquimetría, con itinerarios encuadrados apro'imadamente
paralelos al
frente y situados a cierta distancia del mismo. %as estaciones
e'tremas estarán marcadas en el terreno y se #abrán leantado
preiamente (normalmente, por intersección+. %as estaciones del
itinerario pueden estar
marcadas de antemano y serirán para leantar por radiación los
puntos de interés. "e leantan puntos de la cabeza y el pie del
banco. "i el aance es reducido, se puede leantar desde una sola
estación.
• /otogrametría terrestre3 %as bases se sit2an fuera de la zona de
actiidad y se leantan con antelación. %as se!ales se colocan en el
momento de tomar los fotogramas y se leantan desde los puntos
de la base. .or este sistema se pueden trazar curas de niel,
además de las líneas de cabeza y pie de banco.
• "istemas B?""3 %a medición de los puntos de interés se realiza de
la forma #abitual o completando, incluso sustituyendo, la red de
satélites B?"" por estaciones fijas situadas en puntos bien elegidos
de la e'plotación.
%os resultados se emplean para cubicar los ol2menes de mineral y
estéril e'traídos, pero también para actualizar los planos sobre los que se
realiza la planificación a corto plazo y que siren de guía para la operación
minera. En estos planos se incorpora la información geológicoAminera del
control de leyes o del proyecto. 8ambién se emplean para actualizar el
inentario de reseras y para otros tipos de aplicaciones (figura ):.8+.
/ig. ):.8. Eolución de los frentes de una corta (";;.E+
14.4.%‐ Son-eos -e con")ol -e le:es. 'a))enos -e 3ola-,)a
En muc#as e'plotaciones se
precisa un control geológicoAminero más
preciso que el que proporciona el
proyecto, lo que obliga a efectuar
sondeos de control de leyes, a malla
más cerrada que la de inestigación y
subm2ltiplo de ella. Estos sondeos se
perforan una ez retirado el estéril de
recubrimiento, por lo que no suele
#aber problemas para
situarlos e'actamente en sus
posiciones teóricas. %a malla de
sondeos se replantea y se marca sobre
el terreno, empleando los métodos ya
conocidos.
/ig. ):.9. 5loques de control de leyes
En otros casos es suficiente con analizar los detritus de los barrenos
de oladura. Esto supone leantar topográficamente la situación de cada
barreno, operación para la que se suele disponer de poco tiempo.
En ocasiones se
marcan sobre el terreno los
barrenos, seg2n su malla
teórica, para facilitar
el control de las oladuras. Esto
supone leantar preiamente el
frente y replantear la malla
seg2n la forma del mismo. En el
caso de barrenos
inclinados
/ig. ):.)-. "ondeos de control de leyes
coniene marcar la situación del barreno y una línea perpendicular al frente
(por cada barreno+ que permita a la máquina perforadora posicionarse
correctamente.
& partir de los análisis
realizados sobre muestras de sondeos
de control de leyes o de barrenos se
determinan, sobre plano, las
separatrices entre zonas de mineral y de
estéril. En ocasiones, estas líneas se
marcan sobre el terreno, para facilitar la
tarea del equipo de producción y eitar
pérdidas y polución del mineral.
8ambién en este caso son de aplicación
las técnicas de replanteo.
14.4.2‐ Con")ol -e es"a#ili-a- -e
"al,-es
/ig. ):.)). 5arrenos
&demás de los controles de tipo geotécnico, interesa en ocasiones
efectuar un seguimiento de los posibles moimientos en los taludes de la
e'plotación. "e emplean los métodos de intersección y trilateración para el
leantamiento de puntos aislados del talud o la fotogrametría terrestre para
el leantamiento del talud completo.
%os métodos de microAgeodesia permiten precisiones muy
superiores, pero la fotogrametría permite leantar el talud completo, lo que
a eces es muy coneniente. En caso necesario, ambas técnicas pueden
combinarse entre sí. %a frecuencia y el tipo de controles endrán definidos por
las características del talud a controlar, por la precisión requerida y por los
equipos disponibles.
14.4.4‐ Ni3elac i/n -e plan"as
%a planificación minera se basa en las plantas teóricas de trabajo, en
las que se #abrá determinado cuáles son las zonas de mineral y de estéril. %a
e'plotación debe seguir estas plantas sin grandes desiaciones, ya que lo
contrario supondrá una contaminación del mineral con estéril y una pérdida de
reseras, al eniar erróneamente parte del mineral al ertedero.
En el caso de que e'istan minados en la zona, como resultado de
una mina subterránea ya abandonada (figura ):.)4+, los
trabajos de nielación son fundamentales para
poder situar los #uecos con precisión y reducir el riesgo de accidentes.
.ara eitar todos
estos problemas
coniene realizar una
nielación periódica de las
plantas de trabajo a medida
que aanzan los frentes. En
algunos casos basta con una
nielación
trigonométrica
realizada junto con
el leantamiento
mensual de los frentes, pero
en otros será
/ig. ):.)4. $etección de minados
necesario efectuar nielaciones geométricas, incluso después de cada
oladura, para corregir las posibles desiaciones en la oladura siguiente.
14.4.4‐ !es"a,)aci/n
&demás de elaborar los planes de restauración, que es una de las
etapas del proyecto, es preciso realizar un seguimiento topográfico de la
ejecución de los mismos.
En ocasiones, cambios en las condiciones de la e'plotación, como el
descubrimiento de nueas zonas mineralizadas, obligarán a actualizar y
completar estos planes. En todos los casos, el equipo topográfico de la
e'plotación minera jugará un papel importante en esta fase.
/ig. ):.)6. ,estauración de terrenos
Topografía y Cartografía mineras – UNIDAD DIDÁCTICA V:
Aplicaciones
1@. AUNDIIENTOS INE!OS
1@.1. INT!ODUCCIÓN
El titular de una e'plotación subterránea es responsable de las
repercusiones quela actiidad minera puedaproducir en
edificaciones, infraestructuras, etc. situadas en superficie. %os
#undimientos y sus repercusiones en superficie dependen de muc#os factores3
geometría de la e'plotación minera, profundidad de las labores, naturaleza
de los terrenos atraesados, etc. .or eso, preer cuáles serán los efectos
que a a proocar una futura e'plotación puede resultar muy complicado.
En cualquier caso, una ez producido un #undimiento será necesario
cuantificarlo e intentar relacionarlo con los trabajos de interior para delimitar las
responsabilidades y las correspondientes indemnizaciones, especialmente en
zonas en las que e'istan arias e'plotaciones mineras pró'imas.
1@.%. NATU!ALE(A DE LOS DABOS
%os terrenos permeables suelen sufrir pocos efectos. En los poco o
nada permeables se forman depresiones en las que pueden producirse
inundaciones que los #acen inadecuados para la agricultura.
%as edificaciones muestran grietas que pueden ser importantes y
proocar el derrumbamiento de tec#os y muros.
%as ías de comunicación pueden presentar ariaciones importantes
en su perfil longitudinal. "e producen moimientos y roturas de losas y
paimentos, así como alteraciones en los sistemas de drenaje. %os efectos
pueden ser muy importantes en ías férreas.
%as canalizaciones pueden llegar a romperse o, en otros casos, ser
moidas o empujadas fuera del suelo por compresión #orizontal.
1@.2. OVIIENTOS DEL TE!!ENO DE'IDOS A UNA
E7PLOTACIÓN SU'TE!!Á N E A
%os moimientos en superficie, motiados por una e'plotación
subterránea, pueden proocar problemas considerables, afectando a edificios e
infraestructuras, creando depresiones donde se acumulan las aguas de
aluión o desecando los terrenos afectados.
%as repercusiones dependen de las condiciones de la e'plotación, de
la profundidad y de las características geológicas de los terrenos afectados. En
yacimientos estratificados, en capas de gran potencia o en el caso de rocas
encajantes poco competentes, los efectos serán grandesC en capas de poca
potencia, a gran profundidad o en el caso de rocas competentes, los efectos
serán peque!os o nulos. %os moimientos pueden ser complejos y las zonas
más críticas corresponden, en superficie, a los bordes del área afectada.
"upongamos una capa de carbón e'plotada por el método de
#undimientos, en la que los #uecos creados por la e'plotación se rellenan con
materiales desprendidos del tec#o de la capa. "i el esponjamiento de los
materiales desprendidos es de 10$, el #ueco que producen será igual al acío
inicial diidido por este alor. El nueo #ueco se rellenará, a su ez, con nueos
materiales desprendidos, siguiendo esta misma regla. El #undimiento irá
progresando, de manera que el olumen total de terreno desprendido será la
suma de los términos de una progresión geométrica decreciente e ilimitada,
cuyo primer término es el #ueco inicial y donde la razón de decrecimiento es la
relación 1110$.
%a zona #undida tendrá una forma
irregular, que podemos asimilar a la de una pirámide
cuya base será el #ueco inicial. "i las labores
subterráneas se encuentran a una profundidad h
inferior a la altura de esta pirámide, el #undimiento
se declarará en superficie bruscamente, con una
forma parecida a la de un cono inertido (figura
)<.)+.
"i las labores se encuentran a una
profundidad superior a h el #undimiento se manifestará
en forma de artesa abcd (figura )<.4+. "i la altura es
grande los efectos pueden tardar arios a!os en
manifestarse. El #undimiento irá progresando con el
tiempo y la artesa irá creciendo en profundidad y
e'tensión #asta que se restablezca el
/ig. )<.). /orma de la
zona #undida ()+
/ig. )<.4. /orma de la
zona #undida (4+
equilibrio de los terrenos afectados. %as zonas críticas corresponden,
precisamente, a los bordes de la artesa, en los que los terrenos pueden perder
la #orizontalidad y los efectos sobre las construcciones situadas en superficie
serán má'imos.
%a zona afectada por el
#undimiento tendrá una superficie
mayor que la proyección #orizontal de
la labor minera que lo
prooca. &parecerán efectos
de tracción
(desgarramiento+ #acia los
bordes de la zona y efectos de
compresión en su parte central. %as
rectas que unen los puntos del límite
de la labor con los correspondientes
del límite de la zona afectada forman,
con un plano #orizontal, el llamado
2ngulo l3mite. %as
/ig. )<.6.
1aracterísticas
del #undimiento
()+
rectas que unen los puntos límite de la e'plotación con aquellos de la superficie
en que se producen los má'imos efectos por desgarramiento forman, con un
plano #orizontal, el llamado 2ngulo de fractura (figura )<.6+.
%as características del #undimiento an a depender de la profundidad
de la labor y del alor del ángulo límite. "i al llear los ángulos límite desde los
e'tremos de nuestra labor #acia el interior de la zona afectada las rectas
correspondientes se cortan por debajo de la superficie del terreno, nos
encontramos en el caso de la figura
)<.6. En los bordes de la zona afectada dominan los efectos de
desgarramiento,
mientras que en el interior dominan los de compresión y algunos moimientos
laterales.
"i las rectas se cortan justo en
la superficie del terreno (figura
)<.*+, se tendrá una cubeta de
#undimiento con efectos de
desgarramiento similares a los del
caso anterior pero con una zona central
mayor y en la que se darán efectos de
compresión menos acusados.
1uando las
rectas se cortan por encima
de la superficie delterreno
(figura
)<.:+, los efectos de
desgarramiento y
compresión se limitarán a
los bordes de la zona
afectada, mientras que la
zona central sufrirá un
#undimiento uniforme y no
se erá sometida a
moimientos laterales.
/ig. )<.*. 1aracterísticas
del #undimiento (4+
/ig. )<.:. 1aracterísticas
del #undimiento (6+
%as obseraciones realizadas en #undimientos mineros confirman
que las deformaciones producidas tienen un comportamiento similar al de un
material deformable sometido a cargas. &unque los alores obtenidos en cada
caso dependerán de las condiciones particulares del mismo, la forma
de estos diagramas de deformación es siempre idéntica.
"i representamos en el eje ertical
las deformaciones producidas y en el
#orizontal el tiempo transcurrido #asta que se
produce la deformación, obtendremos un
diagrama similar al de la figura )<.<. %a
cura presenta una asíntota#orizontal
que corresponde al #undimiento
má'imo y, por tanto, al
restablecimiento del equilibrio en
los terrenos.
/ig. )<.<. $eformaciones D tiempo
&l principio, durante un periodo que puede alcanzar arios meses, los
moimientos son imperceptibles. & continuación aparece un periodo de
repercusión fuerte, que puede durar arios a!os. %e sigue un periodo de débil
repercusión que puede llegar a durar centenares de a!os, #asta que el
#undimiento alcanza su forma definitia. %a forma en que eolucionan los
#undimientos con el tiempo #a de tenerse en cuenta a la #ora de reparar los
da!os causados en superficie, ya que, en tanto no se alcance la fase de débil
repercusión, pueden seguir produciéndose efectos.
1@.4. CÁLCULO DE AUNDIIENTOS & ACI ( OS DE
P!OTECCIÓN
;uc#as empresas mineras #an desarrollado métodos empíricos para
preer los efectos de los #undimientos mineros. Estos métodos están basados
en la e'periencia y pueden proporcionar buenas estimaciones, a condición de
que se apliquen en condiciones similares a aquellas para los que fueron
desarrollados. .or desgracia, como #emos isto, los efectos de los
#undimientos dependen, en gran medida, de estas condiciones. %a e'istencia
de discontinuidades geológicas, además, puede inalidar los resultados de
cualquiera de estos métodos.
8ambién se #an propuesto métodos analíticos, a partir del desarrollo
de la
;ecánica de ,ocas, en los que no entramos por no ser objeto de nuestra
materia.
,obert 8aton, en su libro 4opograf3a 5ubterr2nea, proponía un
método empírico de cálculo que denomina m6todo de trazado teórico. El autor
supone que la zona afectada corresponderá, apro'imadamente, a la forma de
una pirámide inertida. $esde los e'tremos de la labor minera se trazan unos
planos con una inclinación de
#,
o
, respecto a la ertical, para los terrenos primarios y de $/
o
para los
terrenos
recientes. %a intersección de estos planos con el terreno nos determinará la
posible área de influencia del #undimiento. El efecto má'imo en superficie
puede calcularse mediante la e'presión3
8 * 9
, =
cos (
donde i es la inclinación de la labor respecto a la #orizontal, 7 es un
coeficiente ariable de , a 1 seg2n la profundidad, a es un coeficiente de
reducción de las capas y p es la potencia de las mismas.
%uis /ernández, en su libro 4opograf3a
8inera, propone un método contrastado por su
e'periencia en la empresa $uroA/elguera. "e
basa en una tabla en la que se entra con la
inclinación i de la labor respecto a la #orizontal y
se obtienen los alores de los ángulos límites ( y
%.
/ig. )<.>. Fona de influencia
(ángulos límite+
Inclinaci/n i A B
,
o
9,
o
,,’ 9,
o
,,’
1,
o
92
o
#,’ :9
o
#,’
2,
o
9$
o
$/’ :/
o
1/’
#,
o
99
o
,,’ :#
o
,,’
$,
o
9;
o
$/’ :1
o
1/’
/,
o
9<
o
$/’ :,
o
1/’
:,
o
9<
o
#,’ :,
o
#,’
9,
o
9;
o
,,’ :2
o
,,’
;,
o
9$
o
$/’ :/
o
1/’
<,
o
9,
o
,,’ 9,
o
,,’
%a zona de influencia se determina teniendo en cuenta que ( es el
ángulo límite que corresponde al punto más alto de la e'plotación y % el que
corresponde al punto más bajo. Estos alores se trazan sobre secciones
erticales del yacimiento, tal como se muestra en la figura, y nos permitirán
preer la zona afectada por nuestra e'plotación o si un determinado punto de
la superficie
está situado dentro de esta zona.
El mismo método puede emplearse para
determinar el macizo de protección (parte del
yacimiento que se deja sin e'plotar+ para
eitar efectos en determinadas zonas de la
superficie que se desea proteger. 1omo
antes, lo aplicaremos gráficamente
sobre secciones erticales del
yacimiento.
/ig. )<.8. ;acizo de protección
1@.4. CONT!OL TOPOG!Á5I C O DE AUNDIIENTOS I N E !OS
El seguimiento topográfico de las deformaciones puede #acerse a
partir de puntos materializados en el terreno y cuyas coordenadas +, * y ) se
#an medido con la má'ima precisión. Estos puntos se marcan y se miden antes
de que comience la e'plotación y deben situarse fuera del área de influencia de
la misma. & partir de esos puntos se miden las coordenadas de una serie de
referencias fijas, situadas dentro de la posible zona de influencia. %a
coordenada F es especialmente importante, por lo que coniene determinarla a
partir de nielaciones geométricas de precisión. %a medición se puede repetir
con cierta frecuencia, para detectar si se #an producido moimientos.
"i empiezan a manifestarse los efectos de
un #undimiento, se repetirán las mediciones con
mayor frecuencia y siempre apoyándonos en los
puntos e'teriores, que no sufrirán deformación.
.odemos determinar así, y trazar, las curas de
igual #undimiento, que nos determinarán los límites
del área afectada y las zonas de mayor
deformación.
/ig. )<.9. 1ontrol topográfico ()+
Es importante realizar un control de deformaciones en el interior de
las labores para intentar correlacionar los moimientos e'teriores con los de
interior. E'iste, además de los métodos topográficos, una gran ariedad de
técnicas para controlar las deformaciones en tec#os, muros y columnas.
"i se sospec#a que puedan
superponerse los efectos de dos e'plotaciones mineras
pró'imas, coniene trazar conjuntamente las curas de
igual deformación correspondientes a ambas
e'plotaciones. %as zonas que se sit2an en la
intersección de los dos sistemas de curas estarían
afectadas por ambas e'plotaciones y la
responsabilidad de los da!os producidos en esas
zonas debe
compartirse.
/ig. )<.)-.
1ontrol
topográfico (4+
Topografía y Cartografía mineras – UNIDAD DIDÁCTICA V:
Aplicaciones
1C. INT!USIÓN DE LA'O!ES.
1C.1.‐ INT!ODUCCIÓN
"e conoce por intrusión el #ec#o de que en una e'plotación minera, a
cielo abierto o subterránea, se realicen indebidamente labores fuera del
perímetro de sus concesiones. 1uando la intrusión se produce en un terreno
franco, que no pertenece a otro concesionario, el e'plotador suele solicitar a la
&dministración la concesión de ese nueo terreno, generalmente en forma de
demasía. En este caso, el problema se resolería legalizando la situación del
terreno. "i la intrusión se produce en una concesión colindante
otorgada a otro concesionario, el responsable deberá
indemnizarlo por el mineral que se #aya e'traído indebidamente y también por
los perjuicios que se #aya podido ocasionar en el criadero, que dificultan y
pueden llegar a imposibilitar la e'plotación de una parte del mismo.
.ara eitar la intrusión es fundamental realizar sistemáticamente el
leantamiento de los frentes de trabajo y llear los planos al día,
especialmente cuando se estén e'plotando zonas pró'imas al linde de la
concesión. En estos planos deben figurar las labores y el perímetro de la
concesión minera.
1uando se sospec#e que se #a cometido una intrusión se debe
actualizar el leantamiento de todas las labores de la zona. .odremos
comprobar así si e'iste un problema de este tipo y cuál es su magnitud.
&simismo, podremos determinar el correspondiente olumen de mineral, para
poder cuantificar las indemnizaciones pertinentes. Este trabajo suelen #acerlo
topógrafos de las dos partes afectadas y, en caso necesario, también de la
&dministración.
El leantamiento de la zona afectada se llea a un plano donde
figuren los límites de las concesiones y, sobre él, se determinan las
características de la intrusión.
1C.%.‐ TOA DE DATOS
%os datos correspondientes a los límites de los registros mineros
afectados se conocen de antemano. "e debe disponer de las coordenadas
08; de cada una de las esquinas del perímetro de éstas.
El leantamiento de las labores en
que se #a producido la intrusión se realiza tal
como se e'plicó en los capítulos precedentes.
1omo #emos indicado, coniene calcular las
coordenadas 08; de tantos puntos como sea
necesario para poder calcular el
olumen de material e'traído.
/ig. )>.). 7ntrusión de labores
P
c
P
.ara ello, relacionamos el leantamiento con las coordenadas de la
red topográfica de la e'plotación, que, a su ez, estará relacionada con la red
geodésica. & partir de las coordenadas de todos estos puntos podremos
realizar los cálculos oportunos.
&sí, a partir del itinerario de interior abcd de la figura )>.) se
podría leantar toda la labor c!e, una parte de la cual corresponde a la intrusión.
1C.2.‐ CÁLCULO DE LA INT!USIÓN
1C.2.1.‐ In"),si/n -e la#o)es s,#"e))$neas
En primer lugar, representamos los datos del leantamiento de
labores en el plano de concesiones, para confirmar que se #a producido la
intrusión.
"upongamos conocidas las coordenadas de
los puntos P y P’ del perímetro de la concesión en la zona
de la intrusión (figura )>.4+. "upongamos también
conocidas las coordenadas de los puntos c y e, el segundo
de los cuales es e'terior a dic#o perímetro. =amos a
calcular las coordenadas del punto i, a partir del cual
empieza la intrusión.
Este punto corresponde a la intersección
de las
/ig. )>.4. 1álculo
de la intrusión
rectas P!P’ y c!e. 1alculados los
acimutes θ
P7
será3
y θ
c
$
de ambas,
4
(
= 4
c + D
c(
s$% θ
$
$
= 4
P
+ D
P(
s$% θ
P'
P'
5
(
= 5
c
+ D
c(
cos θ
c
= 5
P
+ D
P(
cos θ
P
.rocediendo como en )6.6.)., llegamos a3
5 - 5
+ " 4 - 4 # cot g θ
$
D =
c P P c c
P(
cos θ
P'
- cot g θ
$
s$% θ
P'
P c P
1onocida la distancia D
P(
calculamos las
coordenadas de i y la longitud del tramo i!e
correspondiente a la intrusión.
/ig. )>.6. 7ntrusión3
labores de
interior
.ara calcular el olumen de tierras correspondiente a la intrusión
#abremos determinado, desde c y e, las coordenadas +, * y ) de
un n2mero suficiente de puntos.
1on estos datos trazaremos una serie de perfiles,
#orizontales o erticales, y calcularemos el
olumen de tierras aplicando el método de los
perfiles. En caso necesario, #abrá que tomar los
datos suficientes para realizar por separado el
cálculo de los ol2menes de mineral y de estéril.
/ig. >.*. 1ubicación3
labores de interior
.ara calcular la superficie #orizontal comprendida entre los puntos 1,
2 ... :, también se puede aplicar la e'presión3
5 + 5
5 + 5 5 + 5
: = " 4

- 4
2
#
2
+ " 4
2
2
- 4
/
#
2 /
+ ;;; + " 4
2
<
- 4

#
<
2
1C.2.%.‐ In"),si/n -e la#o)es a c ielo a#ie)"o
El leantamiento de las labores de la zona
afectada se #ace de la forma que ya conocemos. %os datos
correspondientes se llean al plano que representa los
límites del perímetro del registro minero, para determinar si
#a #abido intrusión.
En este caso, para determinar el moimiento de
tierras que se #a efectuado, tendremos que tener
en cuenta la topografía inicial de la zona afectada. "i
#emos medido un n2mero suficiente de puntos, podremos
realizar la cubicación por el método de los perfiles. "e trata
de calcular el olumen de tierras, e'terior al perímetro de la
concesión, comprendido entre la topografía inicial y las
labores realizadas.
Es posible que una parte significatia de estas
tierras sea estéril y no corresponda indemnización por ella.
.ara determinar el olumen de mineral #abrá que
reconstruir, sobre el plano, la forma del cuerpo
mineralizado, su potencia, etc. .ara ello, cuando se
realice el leantamiento de los frentes coniene
/ig. )>.:.
1ubicación3
cielo abierto
leantar también las separatrices entre mineral y estéril que sean isibles en
ellos, de forma que el cálculo del moimiento de tierras se pueda #acer con
más e'actitud.
Topografía y Cartografía mineras – UNIDAD DIDÁCTICA V:
Aplicaciones
1D. TOPOG!A56A DE TENELES
1D.1.‐ INT!ODUCCIÓN
%os t2neles son obras subterráneas destinadas, normalmente, a
establecer comunicación a traés de un monte, por debajo de un curso de agua
o salando otro tipo de obstáculos, para permitir el transporte, almacenar
determinados productos o albergar conducciones.
/ig. )8.). 82nel de El "errallo. Branada
%a construcción de un t2nel suele enir motiada por la configuración
topográfica del terreno3 en muc#as ocasiones resulta más económico perforar
un t2nel que rodear un determinado obstáculo, lo que obligaría a un trazado de
mayor longitud y mayores costes. En el caso de ferrocarriles metropolitanos, se
prefiere el transporte subterráneo porque no interfiere con el tráfico de
superficie. En otros casos e'isten razones de tipo estético o sanitario, como
en los sistemas de saneamiento y eacuación de aguas residuales. 8ambién
se construyen t2neles para albergar determinadas instalaciones científicas o
por motios defensios.
%as características de cada t2nel dependerán de su función, de la
configuración topográfica, del tipo de
terrenos a atraesar y del método
de e'caación elegido3
• %os métodos de e'caación
son muy ariados. .ueden
emplearse máquinas
tuneladoras a sección
completa, e'plosios o
e'caación en zanja que luego
se rellena. %a
/ig. )8.4. "ección en función del
tipo de terreno
elección del método dependerá de la
naturaleza de los terrenos a atraesar y
de los medios económicos de que se
disponga.
• El trazado del t2nel dependerá de la
configuración topográfica y de la función
del mismo. $ependiendo de ésta
podemos encontrarnos con
determinadas limitaciones en el trazado,
relatias a la pendiente, al radio de las
curas, etc.
• %a sección del t2nel dependerá del
estudio geológico preio, de la
profundidad y de la
/ig. )8.6. Balería ooide
función del mismo (figura )8.4+. Estos factores condicionan,
también, el tipo de reestimiento a emplear para que la obra
pueda resistir las presiones del terreno.
%os t2neles más sencillos están
constituidos por simples tuberías enterradas,
generalmente de #ormigón. "e e'caan en zanja,
que se rellena una ez situadas las tuberías. Etras
galerías de saneamiento presentan forma ooide
(figura )8.6+. "uelen construirse
mediante elementos prefabricados de #ormigón y,
#abitualmente, se e'caan en zanja.
/ig. )8.*. Balería isitable
%as galerías isitables (figura )8.*+ tienen un andén que permite el
paso de un #ombre y además de su función principal (generalmente, redes de
saneamiento+ permiten instalar conducciones para gas, agua
yDo electricidad.
En otros casos se construyen
grandes colectores, que recogen las aguas
de todo el sistema de tuberías y galerías
(figura )8.:+. "uelen disponer de doble
andén y se aproec#an para instalar
conducciones de sericios. En todas estas
obras, la pendiente del trazado debe ser
compatible con la conducción de agua por
graedad.
%os t2neles de carretera o autopista
(figura
)8.<+ suelen presentar sección circular, aunque en
ocasiones se prefieren secciones de otro tipo.
?ormalmente an reestidos y disponen de
sistemas de entilación y drenaje, de iluminación y
de control y igilancia. En ocasiones, disponen de
áreas de parada. "iempre que sea posible se
prefiere el trazado en línea recta. %a pendiente
debe ser suficiente para permitir la eacuación de
las aguas por graedad.
En cualquier caso, la
pendiente má'ima endrá
condicionada por
/ig. )8.:. Brandes colectores
/ig. )8.<. 82nel de carretera
las limitaciones del tipo de transporte a que se destina. .or esta razón, si la
diferencia de niel entre sus e'tremos es grande, puede ser coneniente elegir
un trazado en cura para aumentar la distancia y reducir, por tanto, la
pendiente.
%os t2neles para ferrocarril (figura )8.>+
plantean limitaciones aun más estrictas en cuanto a
la pendiente y al radio de las curas, especialmente
en líneas de ferrocarril de alta elocidad. &l igual
que en los de carretera, la pendiente mínima debe
ser suficiente para permitir la eacuación de las
aguas por graedad. %os t2neles para ferrocarril
metropolitano suelen ser poco profundos y se
construyen, cuando es posible, mediante
e'caación en zanja y relleno.
"uelen presentar sección circular, salo
en las estaciones (figura
)8.8+.
/ig. )8.>. 82nel de ferrocarril
/ig. )8.8. Estación de ferrocarril metropolitano
%a conducción de agua a
presión desde, por ejemplo, un embalse
#asta una central de producción de
energía eléctrica puede #acerse mediante
t2neles, a eces de gran longitud y
pendiente (figura )8.9+. .ara esta función
se construyen t2neles de sección ariable,
que siempre an reestidos.
/ig. )8.9. 1onducción de agua a
presión
En este capítulo no entraremos en el dise!o y la perforación de
t2neles, sino que nos limitaremos a e'poner los aspectos topográficos de la
construcción de este tipo de obras.
1D.%.‐ P!O&ECTO DEL TENEL
&ntes de que se pueda plantear el dise!o del t2nel con un mínimo de
detalle, será necesario recopilar o generar toda la información releante sobre
el terreno afectado por el proyecto. &l menos, esta información supone3
• .lano topográfico a escala suficientemente grande y totalmente
actualizado. "i no se dispone de esta información, será necesario
realizar un leantamiento topográfico de la zona.
• Estudio geológico y geotécnico3 El conocimiento de los terrenos
que a a atraesar el t2nel es fundamental. "e realizarán los
sondeos y los ensayos que sea preciso para caracterizar y plasmar
en planos y secciones la estructura geológica del terreno.
El proyecto, como en cualquier obra de ingeniería, consiste en
estudiar distintas alternatias y seleccionar la más adecuada, aplicando criterios
técnicos, económicos, medioambientales, etc. %a solución elegida debe quedar
perfectamente definida, mediante3
• %os puntos de entrada y de salida y los enlaces con los tramos
anterior y posterior de la obra (carretera, ferrocarril, etc.+
• El trazado en planta, con las distintas alineaciones que lo
conforman. "e indicarán longitudes, radios de curatura, etc.
• El perfil longitudinal, tanto del terreno (denominado perfil por
montera+ como de la rasante (figura )8.)-+. "e indicarán las
pendientes, acuerdos parabólicos, cotas, etc. "e indicarán todas las
obras subterráneas con las que se cruce o a las que pueda afectar
el t2nel proyectado.
• "ecciones3 se indicarán las dimensiones, elementos, reestimiento,
etc. en
los distintos tramos del t2nel. "e indicará el procedimiento
constructio a aplicar en cada uno de ellos.
/ig. )8.)-. .erfil
longitudinal
%a perforación del
t2nel puede realizarse
e'caando desde uno de sus
e'tremos, 2nicamente, o desde
los dos, simultáneamente
(figura )8.))+. En ocasiones,
con el fin de disponer de más
puntos de
/ig. )8.)). E'caación con arios puntos de
ataque
ataque y aumentar la elocidad de e'caación, se perforan pozos o rampas que
terminan en puntos intermedios de la rasante. & partir de estos puntos se
perfora en dirección a los e'tremos del t2nel.
1omo #emos indicado, las características de la obra dependerán de
la configuración topográfica del terreno y del estudio geológicoDgeotécnico del
mismo. El proyecto de un t2nel, como cualquier proyecto de ingeniería, se
plasma en una serie de documentos3 ;emoria, .lanos, .liego de condiciones,
.resupuesto, etc.
1D.2.‐ T!A'A8OS EN EL E7TE! IO!
%os trabajos topográficos en el e'terior tienen por finalidad
proporcionar toda la infraestructura topográfica necesaria para la elaboración
del proyecto del t2nel y para el replanteo de las labores de interior. Especial
importancia tiene el enlace topográfico entre los distintos puntos de ataque de
la obra.
1D.2.1.‐ Plano "opo.)$1ico -e #ase
En muc#as ocasiones no se dispone de un leantamiento topográfico
preio de precisión suficiente y a una escala adecuada. En estos casos se
realizará un leantamiento e'Aprofeso de la zona. %os értices que se #ayan
marcado y medido para este leantamiento, serirán además para apoyar los
trabajos topográficos de precisión necesarios para realizar el enlace entre
puntos de ataque y el replanteo de la obra.
El leantamiento de e'terior también puede realizarse por
fotogrametría aérea. En ambos casos se trata de leantamientos
conencionales, que suelen limitarse a zonas relatiamente reducidas en las
que puede despreciarse la curatura terrestre y la conergencia de meridianos.
"ólo en el caso de t2neles e'traordinariamente largos podrían estos factores
afectar significatiamente a la obra.
1D.2.%.‐ Enlace plani09")ico en")e
#ocas
%a situación de los puntos de ataque de la obra debe marcarse en el
terreno y medirse con la má'ima precisión disponible. &demás, para eitar la
acumulación de errores en el replanteo, que podría impedir que las labores
GcalenH correctamente, coniene enlazar topográficamente los distintos puntos
de ataque de la obra (figura
)8.)4+. $e esta forma podremos determinar conjuntamente todos los
parámetros
(coordenadas, acimutes, distancias+ necesarios para replantear la e'caación,
eliminando las imprecisiones que se tendrían si nos limitamos a obtener
estos datos del plano topográfico.
.ara ello, una ez elegidos
los puntos de ataque, podemos
incluirlos en la red de
triangulación de nuestro
leantamiento topográfico y
medirlos como si fueran
értices de la red,
recalculándola si es preciso. Es
#abitual establecer una red en forma
de cadena, con dos bases distintas,
cada una en las pro'imidades de una
de las bocas del t2nel. %a red se
calcula y se compensa de
/ig. )8.)4. Enlace entre bocas
la forma #abitual, siriendo la segunda base como comprobación, y se
enlaza con la red geodésica.
En ocasiones se prefiere enlazar las bocas mediante un itinerario de
precisión cerrado, partiendo de una de ellas. El itinerario se calcula de la
forma #abitual y debe enlazarse con la red geodésica. "i se dispone de equipos
suficientemente precisos, el enlace también puede #acerse determinando las
coordenadas de las bocas mediante B?"".
1omo resultado de este trabajo, dispondremos de las coordenadas
de los puntos de ataque medidas conjuntamente y relacionadas entre sí, lo que
nos permitirá acometer la e'caación del t2nel con las debidas garantías de
precisión.
1D.2.2.‐ Pe)1il po) 0o n" e )a
El trazado del perfil longitudinal del terreno, o perfil por montera, se
puede obtener del leantamiento topográfico de e'terior, marcando sobre el
plano el trazado preisto para el t2nel. ?o obstante, es recomendable
comprobar en e'terior la dirección de la e'caación, realizando (si las
condiciones del terreno lo permiten+ la operación denominada paso de l3nea por
montera.
.ara ello, y suponiendo el caso más sencillo de un t2nel de trazado
recto, se establecerá un itinerario de e'terior encuadrado comenzando por una
de las bocas y acabando en la otra. 8odas las estaciones estarán situadas en el
plano ertical que contiene al eje del t2nel y, por tanto, las proyecciones
#orizontales de todos los tramos del itinerario estarán alineadas y sus acimutes
coincidirán con el de la alineación que forman las dos bocas. 0na ez
comprobado que los errores son inferiores a la tolerancia fijada, podemos
emplear este itinerario para situar una serie de referencias que se emplearán
posteriormente para el replanteo de la e'caación. El itinerario nos permitirá
también situar planimétricamente posibles puntos de ataque adicionales
(pozos+ que no #ubieran sido enlazados preiamente con las otras bocas.
"i el t2nel fuese en cura, o una combinación de tramos rectos y
curos, se replantean sobre el terreno las trazas de las distintas alineaciones
que lo forman y, a continuación, se realiza el itinerario de e'terior siguiendo
estas trazas.
1D.2.4.‐ Ni3elac i/n en")e #ocas
El enlace entre bocas también debe #acerse altimétricamente. %o
más recomendable es establecer una nielación geométrica de precisión, a
partir de un punto de la red de nielación de alta precisión (,E$?&.+. %os
itinerarios de nielación deben ser cerrados y serirán para calcular la
coordenada ) de todos los puntos de ataque de la obra, incluyendo pozos y
rampas si los #ubiese.
1D.4.‐ !EPLANTEO DEL E8E DEL TENEL
0na ez realizados los trabajos de enlace entre bocas y el paso de
línea por montera, y antes de comenzar la e'caación, se marca, siguiendo la
alineación del eje del t2nel, un mínimo de tres puntos en cada uno de los
e'tremos. Estas referencias se
eligen de forma que no se ean afectadas por los trabajos de e'caación y se
se!alan de forma permanente.
Estacionando un instrumento topográfico en el punto central y
isando al siguiente, tendremos materializada la
alineación inicial del t2nel y
podremos comenzar el
replanteo del mismo
(figura )8.)6+. El tercer punto
nos serirá como comprobación. &
partir de ese momento, el replanteo
se realiza empleando las técnicas
descritas en los
apartados )6.6 y
)6.*.
/ig. )8.)6. ,eplanteo del eje
.or razones prácticas, especialmente la isibilidad, el
replanteo en altimetría suele #acerse marcando una rasante sobreeleada una
magnitud constante (1 a 10/m+ respecto a la altitud del piso teórico del
t2nel. Esta rasante puede se!alizarse mediante una cuerda #orizontal tendida
entre los #astiales.
"i la e'caación se realiza también a partir de un pozo intermedio la
operación es más complicada. %as coordenadas de la boca del pozo se #abrán
determinado con precisión, comprobando que se sit2a en la ertical de la
rasante del t2nel y enlazándola planimétrica y altimétricamente con las bocas
e'tremas del t2nel. El pozo se e'caa #asta la profundidad apropiada,
comprobándola mediante las técnicas de medición que se e'plicaron en )-.6.4
y )-.6.6.
.ara poder replantear la e'caación que se realiza desde el fondo del
pozo debemos transmitir la orientación al interior. .ara ello se emplearán
los métodos descritos en )4.6. %a precisión que pueden proporcionar algunos
de estos métodos es limitada, por lo que deben emplearse con las debidas
precauciones. %as mismas consideraciones alen para el caso de que el ataque
se realice a partir de rampas intermedias. %os cálculos necesarios para
proyectar la labor au'iliar y realizar el replanteo se e'plicaron en el capítulo )6.
1D.4.‐ EDICIÓN DE SECCIONES T!A N SV E !SA L E S
& medida que la e'caación progresa, es preciso comprobar la
sección transersal (perpendicular al eje+ de la misma y compararla con la
sección teórica proyectada, de forma que se puedan corregir las desiaciones
que se ayan produciendo. Estas desiaciones pueden obligarnos a picar
manualmente algunas zonas yDo a aumentar el espesor del reestimiento en
otras, lo que a eces resulta complicado y siempre incrementa el coste de la
obra. .or tanto, coniene realizar estos controles con la debida frecuencia. %a
medición de secciones transersales se realizará a partir del eje del t2nel,
preiamente replanteado y sire también para calcular el olumen de tierras
remoido. .ueden emplearse los siguientes métodos3
Po) a#scisas : o)-ena-as
"e empieza por marcar dos ejes en la
sección que se pretende medir3 el eje I se
marca con una plomada, colgada del tec#o, que
pasará por el eje del t2nelC el eje + se marca
mediante una cuerda tendida entre los#astiales y
corresponde a una rasante
sobreeleada (figura )8.)*+.
;ediante una cinta métrica medimos las
coordenadas + de los puntos del perfil. %a
coordenada I puede medirse con ayuda de una mira.
El método es lento y sólo álido para t2neles de
peque!a sección.
Po) )a-iaci/n con ,n ins"),0e n "o "opo.)$1ico
/ig. )8.)*. "ecciones3
abscisas y ordenadas
"e estaciona un taquímetro o estación total sobre un punto
conocido, normalmente el correspondiente al eje del t2nel,
determinando la altura del aparato (figura )8.):+. "i
isamos en la dirección del eje y giramos 1,,
g
la
alidada #orizontal, el giro del anteojo nos materializa
el plano ertical correspondiente a la sección.
=isamos los puntos del perfil que interese y
medimos la distancia reducida y la tangente
topográfica a cada uno de ellos. & partir de esos
datos, se pueden calcular las coordenadas de los
puntos isados y trazar la sección correspondiente.
%a operación se facilita enormemente
usando estaciones totales Gsin prismaH.
Con 0e-i-a -e $n.,los
"e estaciona un instrumento topográfico
fuera del perfil a medir. "e sit2an dos puntos
( y % pertenecientes al perfil, cuyas
coordenadas se miden desde el punto de estación
(figura )8.)<+. 8ambién se debe materializar el
perfil, por ejemplo mediante un #az láser.
.ara medir puntos del perfil (m, n, ...+
basta isarlos y anotar los ángulos ertical y
#orizontal. %as coordenadas se calculan
resoliendo los triángulos
erticales y #orizontales formados.
Po) in"e)secci/n
"e estacionan dos instrumentos
topográficos
/ig. )8.):. "ecciones3
radiación
/ig. )8.)<. "ecciones3
medida de ángulos
/ig. )8.)>. "ecciones3
intersección
en puntos del perfil a medir, uno de ellos en un punto de coordenadas
conocidas. "e mide la distancia natural entre los puntos principales de ambos
aparatos y la lectura ertical obtenida con cada uno al isar al punto principal
del otro.
=isando un punto del perfil con ambos instrumentos y anotando los
correspondientes ángulos erticales, tendremos datos suficientes para resoler
el triángulo ertical formado y calcular las coordenadas del punto isado (figura
)8.)>+.
Con pan"/0e")a -e
"*n e les
"e trata de un instrumento dise!ado
para medir secciones, que consiste en un círculo
graduado de cuyo centro sale un ástago e'tensible
graduado para medir distancias. "e estaciona en un
punto conocido y permite medir ángulos erticales y
distancias naturales a puntos situados en el perfil
(figura )8.)8+.
Con pan"/.)a1os
"on instrumentos capaces de dibujar, en
una mesa ertical, una figura #omotética de la que
recorre el e'tremo del sistema de barras articuladas de
que an proistos (figura )8.)9+. .ueden emplearse
para t2neles de peque!a sección.
Con pe)1il/.)a1os : pe)1il/0e")os
"e trata de aparatos dise!ados para trazar
perfiles. El perfilógrafo %ec#artier a montado sobre
una plataforma que puede moerse sobre raíles
(figura )8.4-+. "obre la plataforma llea una mesa
trazadora y dos focos luminosos. En la mesa
disponen de dos regletas que se sit2an paralelas a los
focos. 8odos estos elementos se sit2an en el plano
del perfil a medir. "i la intersección de los rayos
luminosos se #ace coincidir con un punto del
perfil, la intersección de las regletas nos marcará
en la mesa un punto #omólogo de aquel.
El perfilógrafo 1astan (figura )8.4)+ dispone
de brazos e'tensibles cuyos e'tremos terminan en
unos rodillos que se apoyan en los puntos del perfil a
medir. %os moimientos se transmiten a una
mesa trazadora a medida que el aparato se a
desplazando por la galería.
El perfilómetro .rota (figura )8.44+ dispone
de un brazo
e'tensible, que se
sit2a paralelo al eje de
la galería. En uno de
los e'tremos del
brazo, y perpendicular
/ig. )8.)8. "ecciones3
pantómetra de t2neles
/ig. )8.)9. "ecciones3
pantógrafo
/ig. )8.4-. "ecciones3
perfilógrafo %ec#artier
/ig. )8.4). "ecciones3
perfilógrafo 1astan
a él, se sit2a un anteojo. En el otro e'tremo se sit2a
un espejo cuya misión es reflejar un #az láser emitido
paralelamente al brazo. "i e'tendemos el brazo,
#asta que el #az láser reflejado coincida con el
punto del perfil isado por el anteojo, podremos
calcular la distancia entre el centro del anteojo y el
punto isado, ya que el ángulo de refle'ión es fijo (y
conocido+ y el brazo está graduado para medir
distancias. El equipo dispone de un sistema para
medir ángulos cenitales.
Po) 1o"o.)a0e")?a
"e))es")e
/ig. )8.44.
"ecciones3
perfilógrafo
.rota
El trazado completo puede obtenerse a partir de fotos del perfil,
materializado por un proyector láser que se estaciona en un punto del mismo.
En algunos casos se emplea una sola fotografía, tomada en la
dirección del eje y con la cámara situada, apro'imadamente, en el punto
central del t2nel para que la perspectia cónica fotográfica se apro'ime a una
proyección ortogonal. .ara dar escala a la imagen se sit2a, en el plano del
perfil, un triángulo equilátero de )m de lado.
Etras eces se toman y se restituyen pares fotogramétricos, situando
preiamente, en el plano del perfil, un mínimo de cuatro puntos conocidos y
bien distribuidos. Estos puntos deben aparecer bien definidos en los
fotogramas y pueden materializarse mediante miras, placas reflectantes, etc.
e-ian"e l$se)‐scanne)
Es un equipo capaz de, una ez estacionado en un punto conocido,
medir arios miles de puntos por segundo mediante un escaneado láser.
Esto permite generar una nube de puntos 6$ del objeto estudiado.