LA DEMOCRACIA A LO LARGO DE LA HISTORIA

La democracia se genera en Grecia, con el pensamiento de Aristóteles donde se planteaba claramente que la
única forma de gobierno de aquél entonces correspondía al “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el
pueblo” pero sería bueno el especificar que este “pueblo” solo correspondía a aquellos que pertenecían a la
raza Aria de los griegos y que presentaban un gobierno real y no representativo, es decir que todos los que
eran ciudadanos decidían juntos en “plebiscitos”. Esta democracia, es muy elitista, muy selectiva y por tanto
contradecía sus propios ideales de igualdad y fraternidad.
El estado: El estado como los bienes del país no existía en aquél entonces sino como ciudades estado. Esta
forma de ver a los bienes del país solo nace con las teorías liberales del 1600*
HOBBES
ROUSSEAU
SMITH
Las teorías presentadas por estos pensadores liberales se basa en la idea del “Homo Homini Lupus”, el hombre
es libre y se organiza su conducta por medio de la libertad que el mismo le entrega a la autoridad.
Tras el triunfo posterior de las 3 revoluciones liberales en el siglo XVIII renace el concepto de democracia del
pueblo perdida luego de la absoluta concepción del poder divino en el rey, pero est no correspondió al fin de
la lucha por la igualdad que representa la democracia y que aún no puede jactarse de estar completa y que en
realidad sería muy difícil de lograr aún, mientras no se llegue a considerar a todos los seres humanos como
iguales sin importar la política, la economía, la religión o la misma sociedad que excluye a los hombres solo por
ser, pensar o querer ser diferentes en cierto modo.
QUE ES LA DEMOCRACIA
Etimológicamente democracia quiere decir "poder del pueblo", pero desde el punto de vista filosófico la
democracia es más que poder del pueblo, es un sistema socio político y económico de hombres libres e
iguales; no sólo libres e iguales ante la ley, sino en las relaciones sociales en la vida cotidiana. La democracia
en cuanto concepción del mundo nos conduce a uno de los ideales más sublimes que el hombre intenta
consolidar en la historia: el ideal de la simetría, es decir, de la igualdad y el ideal de la noarbitrariedad. La
sociedad auténticamente democrática debe ser simétrica y no arbitraria. La historia de la humanidad esta
plagada de luchas populares por conseguir esa meta. Algo se ha avanzado pero falta mucho camino por
recorrer. En otras palabras, faltan nuevas revoluciones, nuevos cambios, para que pueda concretarse el ideal
de una sociedad justa integrada por hombres libres e iguales.
Sin embargo la significación etimológica del término es mucho más compleja. El término «demos» parece
haber sido un neologismo derivado de la fusión de las palabras demiurgos (demiurgi) y geomoros (geomori). El
historiador Plutarco señalaba que los geomoros y demiurgos, eran junto a los eupátridas, las tres clases en las
que Teseo dividió a la población libre del Ática (adicionalmente la población estaba integrada también por los
metecos, esclavos y las mujeres). Los eupátridas eran los nobles; los demiurgos eran los artesanos; y los
geomoros eran los campesinos. Estos dos últimos grupos, «en creciente oposición a la nobleza, formaron el
demos». Textualmente entonces, «democracia» significa «gobierno de los artesanos y campesinos»,
excluyendo del mismo expresamente a los ilotas (esclavos) y a los nobles.
LA DEMOCRACIA EN ATENAS
Atenas en un principio estuvo gobernada por una monarquía, un rey quien tenía todo el poder; después por
una aristocracia (ciudadanos dueños de la mayor parte de la tierra), quienes gozaban de todos los derechos.
Con el tiempo se acentuaron las diferencias sociales y la propiedad quedó en manos de un pequeño grupo de
ciudadanos poderosos conocidos con el nombre de eupátridas; surgieron entonces los esclavos por deudas y
hombres libres sin propiedades.
Hombres reunidos en Atenas. En esta época el gobierno estuvo constituido por arcontes, personajes que
dirigían asuntos religiosos y al ejército, asumían funciones del gobierno y cuidaban el orden, la seguridad y el
cumplimiento de las leyes que favorecían a la clase gobernante. Los auxiliaba un consejo o tribunal que
estudiaba y modificaba la legislación: el areópago. También existía la ekklesía o asamblea, donde se reunían
los ciudadanos griegos mayores de 20 años para opinar sobre los problemas de la ciudad; sin embargo, en las
primeras etapas sus opiniones no fueron tomadas en cuenta.
Hacia 621 a.C. hubo un legislador ateniense llamado Dracón quien promulgó leyes estrictas para beneficio de
los ricos que provocaron descontento entre la población. Este disgusto fue resuelto con una nueva legislación,
realizada por Solón, quien abolió la esclavitud por deudas (común entre los pobres de la época) y limitó la
extensión de los latifundios, organizando al pueblo en clases sociales fijas según sus ingresos y bienes. Esto
propició mayor colaboración de hombres libres en instituciones de gobierno, quienes podían participar en
tribunales integrados por ciudadanos electos. La unidad de Atenas se fortaleció y permitió la creación de
formas de gobierno más participativas.
Años después, en 461 a. C. se nombró como arconte de la ciudad a Pericles, gran impulsor de la democracia
(del griego demos, pueblo, y kratos, gobierno). Con él los ciudadanos integrantes de la asamblea tuvieron
derecho de opinar y decidir las soluciones a los problemas de la ciudad mediante votaciones.
En la democracia ateniense regía el principio de que todos los ciudadanos debían gobernar y, a su tiempo, ser
gobernados a través de elecciones anuales.
El modelo democrático ateniense es considerado el antecedente de los que existen en casi todo el mundo. El
pueblo, integrado por varones mayores de veinte años, se reunía en el Ágora, una plaza pública donde se
hablaba de asuntos citadinos y se decidía, por medio de votación, qué hacer ante ellos.
Los gobernantes eran elegidos por mayoría en reunión pública; sin embargo, las mujeres, las grandes masas
de esclavos y los extranjeros y sus descendientes no tenían derechos políticos porque no eran considerados
ciudadanos.
Con este sistema democrático, Atenas adquirió mucha fuerza porque no había descontento entre los
ciudadanos. Se colocó a la cabeza de otras ciudades estado y fundó la Liga de Delos con otras ciudades estado,
para proteger sus intereses especialmente en contra del imperio persa, que amenazaba con invadir Grecia. Los
atenienses combatieron a los persas, lograron victorias militares y aumentaron sus esclavos con prisioneros de
guerra. A esta época de logros militares, económicos, políticos y en la que florecieron las artes y las ciencias en
Atenas, se le conoce como el siglo de oro de Pericles.
EL PENSAMIENTO POLITICO DE ARISTOTELES
FORMAS DE GOBIERNO PARA ARISTÓTELES
Las diferentes clases sociales existentes en las polis determinan diferentes formas de gobierno (razón Nº1)-El
interés particular o general que guía las acciones de gobierno.
1º GOBIERNOS RECTOS: Bien Común. Monarquía: Gobierno formado por uno solo (rey o monarca)2.
Aristocracia: Gobierno formado por unos pocos. Los ciudadanos, en virtud de una manera absoluta. Las
magistraturas se eligen por la riqueza, la virtud y el mérito.3. República: Es el gobierno de la mayoría (mezcla
de ricos y pobres). Es una combinación de la democracia y la oligarquía. rehúsa el criterio de sorteo y por
elección y no basada en la propiedad.
2º GOBIERNOS DESVIADOS: Interés Particular2.Tiranía: Gobierno de uno Solo. Desviación de la Monarquía. Es
la soberanía de una persona y ejerce el poder de forma despótica.3.Oligarquía: Gobierno de unos Pocos (Los
ricos). Desviación de laaristocracia.4.Democracia: Gobierno de la Mayoría (Los pobres). Desviación dela
república. El pueblo se convierte en monarca, cuya unidad está compuesta de una multitud, porque los
muchos tienen el poder, no como individuos sino en su conjunto.-Rechaza categóricamente las últimas formas
de gobierno.-Poder: soberano, al margen de quién o quiénes detenten el poder.-El que se use va a ser el que
mejor se adapte a la polis.- Opción política: República moderada, donde el pueblo participe y todos pongan su
parte de virtud: prudencia y Justicia.
DEMOCRACIA EN ROMA
La democracia romana era similar a la ateniense, aunque concediese a veces la ciudadanía a quienes no eran
de origen romano. El estoicismo romano, que definía a la especie humana como parte de un principio divino, y
las religiones judía y cristiana, que defendían los derechos de los menos privilegiados y la igualdad de todos
ante Dios, contribuyeron a desarrollar la teoría democrática moderna.
La República romana degeneró en el despotismo del Imperio. Las ciudades libres de las actuales Italia,
Alemania y Países Bajos siguieron aplicando algunos principios democráticos durante la edad media,
especialmente, en el auto gobierno del pueblo a través de las instituciones municipales. Los esclavos dejaron
de constituir una parte mayoritaria de las poblaciones nacionales. A medida que el feudalismo desaparecía,
surgía, a su vez, una clase media comercial y rica que disponía de los recursos y tiempo necesarios para
participar en los asuntos de gobierno. Resultado de esto fue el resurgimiento de un espíritu de libertad basado
en los antiguos principios griegos y romanos. Los conceptos de igualdad de derechos políticos y sociales se
definieron aún más durante el Renacimiento, en el que se vio potenciado el desarrollo del humanismo, y más
tarde durante la Reforma protestante en la lucha por la libertad religiosa.
LA DEMOCRACIA EN LA EDAD MEDIA
A lo largo de la Edad Media, se restauró la monarquía (hereditaria o electiva) al imponerse los bárbaros como
aristocracia gobernante en Europa. Poco a poco, la costumbre de algunos pueblos bárbaros de elegir a sus
reyes, desapareció. Se impuso la teoría de que la soberanía política deriva de Dios y se adquiere por herencia,
lo mismo que la propiedad de la tierra, o el dominio sobre las personas subordinadas (vasallos). Esto es
coherente con una visión teocrática del mundo: si el rey ha de ser el mejor entre los nobles (entre los
guerreros), quién mejor que Dios (el rey supremo, y el más sabio) para elegirlo. Y el modo en que Dios lo elige
o al menos el más aceptable y seguro para evitar guerras sucesorias– es dando un hijo varón (y a ser posible
fuerte, hábil e inteligente) al actual rey. Los problemas surgían cuando un rey no engendraba un hijo, caso que
solía acabar en una guerra en la que el jefe de los vencedores reclamaría que Dios estaba de su parte, e
instauraría una nueva dinastía). Sin embargo, hubo en la Edad Media un contexto de poder muy significativo
en que la herencia no podía funcionar: la Iglesia. Ni el sucesor de San Pedro (el Papa) ni los cargos inferiores de
la jerarquía eclesiástica podían, de acuerdo con el derecho canónico, dejar en herencia sus sillas (otra cosa es
lo que sucediese a veces en la práctica). Muchos cargos eran nombrados por la jerarquía superior, o
directamente por el Papa, pero el Papa mismo había de ser nombrado de otro modo, al carecer de superior
jerárquico en la tierra. Como sabemos el Papa se elige mediante una votación. De hecho, no era el único caso.
Diversos cargos eran elegidos mediante votación por un colegio previamente establecido. Por ejemplo, los
abades y abadesas de ciertas órdenes, por todos los monjes miembros de la comunidad respectiva.
Naturalmente, nadie pretendía que estas elecciones significasen que el colegio electoral tenía la soberanía.
Muy al contrario, el colegio electoral simplemente cumple una función instrumental para designar
pacíficamente a quien ha de gobernar (la comunidad conventual o la Iglesia en su conjunto). Esa función se
ejerce mediante el voto, y la designación es por mayoría de votos. Pero una vez cumplida esa misión, el
gobernante, sobre todo en el caso del Papa, es el único soberano, y ese colegio electoral ya no tiene más
misión que obedecer, hasta que vuelva a darse un vacío de poder.
NICOLAS MAQUIAVELO
EXPRESIÓN DE LA MENTALIDAD DE LA BURGUESIA
Pensador italiano. Nació en Florencia el 3 de mayo de 1469, hijo de Bernardo dei Niccolo Macchiavelli,
jurisconsulto, y de Bartolommea dei Nelli, una dama muy bella e instruida. Físicamente era Nicolás
Maquiavelo un hombre enjuto, de regular estatura y rostro anguloso, expresivo y sereno. Destacó como
historiador y como filósofo político; sus escritos sobre política, convirtieron su nombre en un sinónimo de
astucia y duplicidad.
Maquiavelo trabajó como funcionario, empezando a destacar cuando se proclamó la república en Florencia en
1498. En 1502 contrajo matrimonio con Marietta Corsini, del cual nacieron cinco hijos. Fue secretario de la
segunda cancillería encargada de los Asuntos Exteriores y Guerra de la república.
Maquiavelo realizó así importantes misiones diplomáticas ante el rey francés (1504, 1510-1511), la Santa Sede
(1506) y el emperador (1507-1508). En el transcurso de sus misiones diplomáticas dentro de Italia, conoció a
muchos gobernantes italianos, y tuvo ocasión de estudiar sus tácticas políticas, en especial las del eclesiástico
y militar César Borgia. Entre 1503 y 1506 Maquiavelo reorganizó las defensas militares de la república de
Florencia. Sus actividades como embajador duraron hasta el año de 1512, en que empieza una época de
persecuciones contra él, a causa de que los Médicis recuperan el poder en Florencia, desintegrándose la
república, y privando a Maquiavelo de su cargo, fue encarcelado durante un tiempo y sometido al tormento
por presunta conspiración.
Cuando fue liberado se retiró a sus propiedades cercanas a Florencia, donde escribió sus obras más
importantes. Distinguido tratadista y crítico militar, publicó obras muy notables, de las cuales destacan sus
Discursos sobre la primera Década de Tito Livio y El Príncipe , siendo esta última, la obra fundamental del
célebre secretario florentino, su índole moral es fundamentalmente recusable, al encerrar cuanto de filosofía
práctica y reglas de gobierno podría apetecer cualquier jefe de Estado de cualquier tiempo dispuesto a no
reparar en los medios para alcanzar sus fines.
Según Maquiavelo, la sociedad no se desarrolla por la voluntad divina, sino en virtud de causas naturales. Las
fuerzas motrices de la historia son el "interés material" y la fuerza. Señaló la contradicción de intereses entre
las masas populares y las clases gobernantes. Propugnaba la formación de un fuerte Estado nacional, libre de
luchas intestinas feudales, capaz de aplastar los alzamientos del pueblo. Estimaba admisible aplicar cualquier
medio en la lucha política, justificaba la crueldad y la perfidia del los gobernantes en la lucha por el poder. El
mérito histórico de Maquiavelo, según Marx, estribaba en haber sido uno de los primeros en examinar al
Estado con ojos humanos e inferir de la razón y de la experiencia, no de la teología, las leyes del mismo.
En la medida en que el fin del Estado es garantizar la seguridad y el bienestar, el gobernante tiene derecho a
valerse de medios inmorales para la consolidación y conservación del poder. El pensamiento de Maquiavelo
está dominado por el realismo político: se ha de analizar el acto político puro, sin connotaciones
trascendentes o morales. Este acto sólo es válido si resulta eficaz. Mediante este análisis pretende alcanzar las
leyes inmutables y necesarias que rigen la historia del hombre, puesto que ésta se repite inexorablemente,
pudiendo deducirse así lo que será la historia futura de la humanidad.
En este contexto, le resulta especialmente interesante el análisis de la personalidad del político. El político ha
de ser una persona hábil, capaz de manipular situaciones valiéndose de cualquier medio; ha de poseer
destreza, y una equilibrada combinación de fuerza y tesón, además de intuición para sortear los obstáculos
que se le presente y una carencia total de escrúpulos. Ha de ser además capaz de actuar según los cambios
momentáneos, buscando apoyos o forzando traiciones según las circunstancias. En consecuencia, el político
no debe poseer virtud alguna, pero ha de estar en condiciones de simular poseerlas todas, lo que supone
actuar con absoluta indiferencia ante el bien y el mal (amoral) con absoluto despotismo.
Respecto a las formas de gobierno, Maquiavelo considera la República como la mejor forma de gobierno
posible, lo que parece difícilmente conciliable con su doctrina del despotismo político anteriormente
expuesta. No obstante, el despotismo estaría justificado sólo como paso previo a la ordenación del Estado
sobre el que se establecería la República. El despotismo político sería entonces un mal menor que conllevaría
la posibilidad de establecer un gobierno republicano, es decir, un gobierno de la mayoría. El gobernante es
bueno, es decir, justificable, por su eficacia, no por sus connotaciones ético-religiosas. No se trata de describir
estados ideales, sino de gobernar estados reales. En definitiva, la "modernidad" de Maquiavelo parece radicar
en el énfasis que puso en el Estado como un cuerpo soberano que mantiene su vigor y unidad mediante una
política de fuerza, aunque no elaboró ninguna teoría sistemática e ni se preocupó tampoco nunca de hacerlo.