Qué saldrá de la España que sangra

La Iglesia fundada por Jesucristo en el centro de las edades ha realizado el milagro de la
Cristiandad. En los restos humeantes de romanos y bárbaros infundió un espíritu nuevo !ue de
las cenizas de un mundo en corrupción hizo surgir una unidad de hombres y de pueblos
agrupados alrededor de un centro com"n con la preocupación de buscar ante todo el reino de
#ios y su $usticia. Es cosa "nica en el correr de la historia esta de pueblos !ue renunciando al
orgullo de la dominación y reconociendo la hermandad com"n se entregan al servicio de un
%ey !ue no puede morir.
&ero la cristiandad !ue ha llenado casi mil a'os de historia ha sido destruida. (res fuertes
golpes de pi!ueta han derribado este sólido edificio) el &rotestantismo !ue asestó sus golpes
contra la Iglesia de %oma depositaria del orden sobrenatural de la gracia* la revolución
francesa !ue asestó los suyos contra el recto orden de la naturaleza humana* y la revolución
comunista !ue ha asestado el "ltimo contra todo orden a"n el inferior de la burguesía. +,- El
mundo !ueda e.puesto a un espantoso caos.
Con el comunismo la influencia cristiana !ueda totalmente e.terminada del haz de la tierra. /
es reemplazada por un caos de ateísmo !ue es lo más espantoso !ue pueda imaginarse.
0asta ahora el comunismo no ha apretado en sus garras totalmente sino a %usia pero
amenaza estrangular uno tras otro todos los países del orbe. 1sí poco a poco por su medio
los $udíos los enemigos seculares del orden cristiano van logrando la con!uista definitiva de
todos los pueblos hasta !ue puedan entronizar como amo universal a su %ey y 2esías el
1ntecrísto. El 1ntecrísto es como el diablo encarnado y su reinado es como el reinado p"blico y
solemne de 3atanás sobre la tierra. 1sí como hay endemoniados es decir individuos humanos
!ue caen ba$o la posesión diabólica y son mane$ados por el diablo a entera libertad así
tambi4n pueblos enteros y aun toda la humanidad puede caer ba$o su completa y absoluta
posesión. / ello así se ha de realizar con el 1ntecrísto. El comunismo no es sino su inmediato
precursor. 56er Julio 2einvielle Los tres pueblos bíblicos y la dominación del mundo7. #e a!uí
!ue el 3anto &adre con grave insistencia con$ure al mundo a unirse contra este terrible flagelo
de la humanidad el más terrible de todos los !ue puedan haber conocido los pueblos.
8os vamos entonces precipitando con mayor o menor rapidez hacía la barbarie comunista. 3i
un hecho inesperado no rompe la dial4ctica de la historia !ue en forma ine.orable se viene
cumpliendo +9- desde la %eforma protestante hasta la %evolución comunista de :;:9 no cabe
otra suerte a los pueblos !ue la de sucumbir ba$o el satanismo del caos comunista.
1hora bien. #os hechos inesperados y transcendentales se han obrado despu4s de la
%evolución rusa de :;:9 y son la marcha fascista sobre %oma de :;<< y el triunfo hitlerista de
1lemania en :;==. (anto el >ascismo como el 0itlerismo se presentan con la voluntad decidida
de !uebrar la dial4ctica de la historia y de romper la cabeza del monstruo comunista.
?Lo conseguirán@ &or sí solos si no aparece una fuerza nueva digamos un hecho nuevo no
pueden conseguirlo. #os razones nos van a convencer de ello una del orden empírico la otra
del orden teológico.
0e a!uí la primera razón) 8o se puede negar !ue tanto el >ascismo como el 0itlerismo
someten a alta tensión todas las energías del pueblo para lograr un orden de los hombres. An
orden se logra ello es innegable y se logra por el esfuerzo de voluntad de un conductor y de un
pueblo. / este orden es sin duda de calidad superior al demoliberalismo de !ue estuvieron
viviendo los pueblos durante más de un siglo por!ue este es una pura actividad sensual por
ende carnal mientras !ue a!uel otro es una actividad de voluntad y por tanto verdaderamente
espiritual. &ero no se trata ahora de ponderar su calidad sino su eficacia. / ba$o este aspecto
hay !ue confesar !ue ni el >ascismo ni el 0itlerismo pueden tener fuerza suficiente para
mantener por largo tiempo esta alta tensión de las +B- energías de un pueblo. (odo esfuerzo y
toda tensión tiende a relajarse. &ara !ue así no acaezca es menester !ue ese orden !ue se
logra por una tensión, por un esfuerzo se connaturalice es decir se alcance sin esta tensión.
&ero ello no es posible si un hecho nuevo no trae energías superiores !ue sean como
connaturales al hombre.
Ana segunda razón y esta de orden teológico robustece seriamente esta e.plicación. El orden
!ue procura el >ascismo y el 0itlerismo !ue podrá ser todo lo grande !ue se !uiera como
realización económica y política se busca como un fin en sí como si fuese un dios. 3e busca
fuera de Cristo y por encima de Cristo y en cierto modo contra Cristo. 1hora bien) un
movimiento de esta condición no puede traer el bienestar de pueblos !ue han sido llamados a
la vocación de la fe cristiana. Es un orden mecánico !ue no es para ellos* !ue resulta violento:
!ue por tanto no puede durar. 3uponer !ue un orden social Cindependiente de CristoC pueda
traer el bienestar temporal de los pueblos sería suponer !ue la redención de Cristo no es
necesaria para curar las heridas !ue la naturaleza del hombre ha sufrido por el pecado. Luego
esta violencia a la dial4ctica de la historia !ue realiza el >ascismo y el 0itlerismo aun!ue
pueda ser un esfuerzo gigantesco de h4roes digno de ser ponderado es insuficiente para
deshacer el nudo de la historia.
Es necesario un hecho nuevo insólito !ue no sea puramente el esfuerzo del hombre sino el
esfuerzo de #ios. Due no sea un puro hecho natural sino sobrenatural. Due no sea el heroísmo
del hombre +;- sino el heroísmo inmensamente más alto del cristiano.
/ he a!uí !ue este hecho con una fuerza y con una belleza incontrastable aparece el a'o
pasado en el mundo sobre el suelo espa'ol. 6emos a un pueblo !ue a punto de caer presa de
las garras mar.istas se concentra en sí mismo recobrando las energías de león y al grito de
Cristo %ey se echa al combate y va con!uistando palmo a palmo el suelo de la patria y el alma
de cada espa'ol. Estamos ante un hecho verdaderamente nuevo cuya consideración me
propongo a!uí.
/o no !uiero detenerme a e.plicaros los hechos materiales !ue han precedido y acompa'ado
esta tremenda lucha. 8o !uiero considerar ni la caída del monarca en :;=: ni la lucha de
moderados y e.tremistas durante los cinco infelices a'os de la segunda rep"blica. (ampoco
!uiero e.poner la mentira electoral de febrero de :;=, presidida por la venal imparcialidad del
gobierno del masón &ortela 6alladares. Duiero pasar por alto el triunfo del >rente &opular a
pesar de !ue las derechas le habían aventa$ado en más de medio millón de votos* no !uiero
mencionar el estado de anar!uía !ue se abrió el :, de febrero de :;=, para terminar con el
alevoso asesinato del gran patriota Calvo 3otelo perpetrado por el gobierno. (ampoco !uiero
e.poner a!uí los sobrados motivos !ue $ustifican el glorioso levantamiento cívicoEmilitar del :B
de $ulio de :;=, al frente del cual marcha un gloriosísimo caudillo símbolo y prez de la Espa'a
!ue surge. 8i !uiero finalmente hacer mención ni de las <F.FFF iglesias destruidas por la
chusma +:F- ro$a ni de los :,.9FF sacerdotes cruelmente asesinados ni de los =FF.FFF laicos
cobardemente sacrificados.
8i si!uiera !uiero demostrar la obligación !ue pesaba sobre todos los ciudadanos espa'oles
!ue no habían perdido la conciencia de su dignidad de tomar las armas para defender no ya
las haciendas en peligro sino la honradez de las propias hi$as novias esposas y madres
e.puestas a profanación y el derecho de la libertad de profesar la 3anta %eligión de Jesucristo
alma de toda la vida individual familiar y social de Espa'a.
Duiero sí e.aminar el significado y alcance !ue reviste esta lucha 4pica de un pueblo.
3ignificado para Espa'a misma significado sobre todo para el destino de los antiguos pueblos
cristianos en esta hora incierta de la historia.
/ os puedo decir desde ya y espero demostrároslo en esta disertación !ue esta empresa
heroica del pueblo espa'ol es de una categoría tan grande como el descubrimiento de 1m4rica
por!ue es la r4plica del pueblo católico al mundo de mentiras !ue se inició con la %eforma
protestante !ue se encumbró con la %evolución >rancesa y !ue !uería sumergirnos en la
barbarie comunista. Esta empresa de h4roes y de mártires se'ala el comienzo de la
%estauración de la civilización Cristiana. El nudo de la historia ha sido desatado. +::-
España, brazo derecho de la Cristiandad
El sentido profundo de la lucha espa'ola no se puede alcanzar sino a la luz de la vocación !ue
le cabe a Espa'a en el destino de la Cristiandad. / esta su vocación nos la ha de revelar a su
vez el genio del apóstol !ue la con!uistó para la fe y el genio de la misma Espa'a a trav4s de
la historia en sus con!uistas de la fe.
3abido es !ue 3antiago el 2ayor es el apóstol de Iberia o sea de lo !ue es hoy Espa'a y
&ortugal. / 3antiago es el segundo de los apóstoles y forma con &edro y Juan el grupo de los
tres apóstoles !ue fueron distinguidos por el 3alvador. 3ólo a estos tres distinguió con
sobrenombres especiales llamando a 3imón con el nombre de &edro a 3antiago y Juan con el
de Gonaerges hijos del Trueno 52arc. III :9=7 sólo a ellos tres hizo partícipes de su gloria en
el (abor y de su agonía en el huerto 52arc. IH l7. 3ólo entre ellos tres repartió el destino de su
reino en la evangelización del mundo por!ue si a &edro le concedió el centro de su reino
cuando le di$o) Tu eres Pedro y sobre esta Piedra edificaré mi Ilesia y las puertas del infierno
no prevalecer!n contra ella, a 3antiago parece haberle concedido la derecha y a Juan la
iz!uierda cuando la madre de ellos 2aría 3alom4 acercándose al 3alvador le pidió !ue sus
dos hi$os se sentasen $unto a El en su reino el uno a la +:<- derecha el otro a la iz!uierda. "o
sabéis lo #ue pedís, contestó el 3alvador. $Podéis beber el c!li% #ue yo he de beber&
'espondieron: Podemos. 'eplicóles: (i c!li% sí #ue le beberéis) pero el asiento a mi diestra o
siniestra no me toca concederle a vosotros sino #ue ser! para a#uellos a #uienes le ha
destinado mi Padre 52ateo HH <FE<=7. 3antiago mereció tambi4n la distinción de hospedar en
su casa a la 3antísima 6irgen !ue había sido encomendada por el mismo Cristo a su hermano
3an Juan.
Espa'a entonces con!uistada a Jesucristo por 3antiago constituida heredera del ímpetu y
ardor del apóstol cuyo cuerpo conserva en la Gasílica de Compostela es como 4l el 0i$o del
(rueno de la 3anta Iglesia la segunda despu4s de %oma en el reino de la Cristiandad y el
brazo derecho de la misma Cristiandad en las luchas por la defensa de la fe y en el ardor por
llevar la fe hasta el e.tremo de la tierra. / si 3antiago fue el primero de los apóstoles en pagar
con su cabeza su amor a Jesucristo Espa'a tambi4n en el curso de la historia de la Iglesia da
la primera el testimonio de su fe a Jesucristo no sólo cuando la invasión de la morisma sino
ahora frente al empu$e arrollador del bolchevismo. / Espa'a al igual !ue 3antiago no puede
separar su grandeza del amor a la 6irgen $unto a cuyo lado vivió y !ue !uiso visitarle y
confortarle en su apostolado por Espa'a cuando posó sus benditísimos pies en el pilar de
Iaragoza.
E.traordinaria profundidad teológica tiene entonces el Canto de Claudel)
*anta +spa,a, cuadrada en el e-tremo de +uropa, +:=- concentración de la .e, ma%a dura y
trinchera de la /iren (adre.
0 la %ancada 1ltima de *antiao #ue sólo termina donde acaba la tierra.
/ esta vocación de Espa'a e.presada en la vocación del 1póstol !ue la con!uistó para la fe
e.plica la unidad y la grandeza de Espa'a cuando se mantiene fiel a su vocación y se'ala su
decadencia cuando le es infiel.
España es obra de la Iglesia
Espa'a es obra e.clusiva de la fe cristiana de suerte !ue destruir la fe cristiana es destruir
Espa'a y destruir Espa'a es como amputar la Cristiandad.
?Du4 era en efecto Espa'a antes !ue la impregnase la virtud del Evangelio@ 2en4ndez y
&elayo nos lo dice en sus 2eterodo-os +spa,oles: J8i por la naturaleza del suelo !ue
habitamos ni por la raza ni por el carácter parecíamos destinados a formar una gran nación.
3in unidad de climas y producciones sin unidad de costumbres sin unidad de cultos sin
unidad de ritos sin unidad de familia sin conciencia de nuestra hermandad ni sentimientos de
nación sucumbimos ante %oma tribu a tribu ciudad a ciudad hombre a hombre lidiando cada
cual heroicamente por su cuenta pero mostrándose impasible ante la ruina de la ciudad
limítrofe o más bien regoci$ándose de ella.K
(odo ello así había de acaecer con una nación +:L- !ue es un mosaico de razas y de pueblos
tan distintos como los iberos celtas y celtíberos !ue constituyen el n"cleo básico de su
población y !ue luego para colmo se ha visto invadida por etruscos fenicios cartagineses
griegos romanos y más tarde por alanos vándalos suevos visigodos moros y $udíos.
Cierto es !ue %oma logra dar una unidad legislativa a la 0ispania. / así Jata los e.tremos de
su suelo con una red de vías militares* siembra en las mallas de esa red colonias y municipios*
reorganiza la propiedad y la familia sobre fundamentos tan robustos !ue en lo esencial aun
persisten...* da la unidad de lengua mezcla la sangre latina con la 5aborigen7 confunde 5sus7
dioses con los 5del suelo hispano7 y pone en los labios de los oradores y de los poetas de la
0ispania el rotundo hablar de 2arco (ulio y los he.ámetros virgilianosK.
&ero esta unidad de %oma no era sino preparación a una unidad más alta como lo era a su
vez la misma %oma. Espa'a parecía pero no se sentía una. >altaba la unidad de la fe y con
ello faltaba la unidad. 3ólo por ella ad!uiere un pueblo vida propia y conciencia de su fuerza
unánime* sólo en ella se legitiman y arraigan sus instituciones) sólo por ella corre la savia de la
vida hasta las "ltimas ramas del tronco social. 3in un mismo #ios sin un mismo altar sin unos
mismos sacrificios* sin $uzgarse todos hi$os de un mismo &adre y regenerados por un
sacramento com"n* sin ser visibles sobre sus cabezas la protección de lo alto* sin sentirla cada
día en sus hi$os en su casa en el circuito de su heredad en la plaza del municipio nativo +:M-
sin creer !ue ese mismo favor del cielo !ue vierte el tesoro de las lluvias sobre su campos
bendice tambi4n el lazo $urídico !ue 4l establece con sus hermanos y consagra con el óleo de
$usticia la potestad !ue 4l delega para el bien de la comunidad y rodea con el cíngulo de la
fortaleza al guerrero !ue lidia contra el enemigo de la fe o el invasor e.tra'o ?!u4 pueblo
habrá grande y fuerte@ ?Du4 pueblo osará arro$arse con fe y aliento al torrente de los siglos@
52en4ndez y &elayo 2istoria de los 2eterodo-os espa,oles.7
/ el cristianismo for$ó esta unidad de Espa'a. Llevado por la voz impetuosa de 3antiago y de
&ablo propagado por el fuego de los siete varones apostólicos (orcuato Cecilio Eufrasio
Indalecio (esifonte 0esi!uio y 3egundo fecundado por la abundante sangre de los mártires
tan magníficamente cantados por &rudencio penetró por todos los rincones de la 0ispania y
de$ó impregnado el suelo espa'ol. /a (ertuliano en su tiempo podía e.clamar !ue la fe de
Cristo ganaba todos los confines de las Espa'as.
/ el siglo I6 Jnos presenta una Iglesia espa'ola inmaculada en su fe impugnadora del
arrianismo del cual se mantuvo incólume y del priscilianismo contra el cual reaccionó
en4rgicamente fuertemente adherida a la cátedra de &edro centro de unidad y severa en sus
costumbres cristianas. 1sí se formó el pueblo hispanoEromano católico !ue despu4s de una
lucha de más de siglo y medio logró absorber y con!uistar espiritualmente a los con!uistadores
bárbaros suevos y visigodos y fue el precursor del gran pueblo espa'ol de la %econ!uista +:,-
y de la edad de oroK 50ilario /aben +l 3ebate, n"m. e.traordinario feb. 9 de :;=L7.
&ero aun!ue e.istiese un pueblo cristiano no había todavía un estado cristiano y por lo mismo
tampoco e.istía un estado uno. Conprendiólo así el %ey arriano Leovigildo y por eso pretendió
arrianizar a toda Espa'a. &ero fracasó en su intento por!ue no pudo descatolizar al pueblo de
3antiago como le convenció el martirio de su propio hi$o 0ermenegildo. %ecaredo su sucesor
comprendió entonces !ue la unidad de Espa'a sólo era posible por el leal sometimiento de la
monar!uía visigoda a la Iglesia.
/ así magnífico y J"nico en la historia de la humanidadK es el espectáculo !ue ofrece
%ecaredo y su pueblo el B de mayo del a'o MB; en la ciudad de (oledo en !ue ab$urando la
here$ía arriana entran en el seno de la Catolicidad un rey con todos sus s"bditos
constituyendo la unidad religiosa de Espa'a !ue debía ser la base de la unidad civil. Con !u4
sinceridad y con !u4 orgullo dirigi4ndose a todos los obispos de Espa'a... y ante una inmensa
muchedumbre de cl4rigos magnates y pueblo decía %ecaredo) J&resente está a!uí la ínclita
raza de los godos la cual puesta de acuerdo conmigo entra en la comunión de la Iglesia
Católica siendo recibida por ella con cari'o maternal y entra'as de misericordia... Es mi deseo
!ue así como estos pueblos han abrazado la fe por nuestros cuidados así permanezcan firmes
y constantes en la misma. 1nte a!uel espectáculo tan consolador prorrumpen los asistentes en
vítores y se levanta a hablar 3an Leandro metropolitano de 3evilla +:9- y alma de a!uella
unificación y pronuncia estas memorables palabras) Jsólo falta !ue los !ue componemos en la
tierra un solo y "nico reino roguemos al 3e'or por su estabilidad a fin de !ue el reino y el
pueblo !ue unidos glorificaron a #ios en la tierra sean glorificados por El en el reino celestialK
5Iacarías Narcía 6illada +l 3estino de +spa,a7.
#esde este momento !uedó estabilizada la nación espa'ola. (oledo es la cabeza $erár!uica
civil y eclesiástica de todo el territorio comprendido entre el 1tlántico y el 2editerráneo los
&irineos y el estrecho de Nibraltar. 1llí acuden a rendir pleitesía y homena$e a su rey los
s"bditos de toda la península y a su obispo reconocen como primado los metropolitanos de
8arbona 24rida 3evilla Graga y (arragona. La unidad fue tan firme !ue por indicación de
3an Isidoro se llegó a condenar la diversidad de ritos para !ue Jlos !ue estaban unidos en una
misma fe y en un mismo reino no se mostraran desunidos ni a"n en la parte e.terna ritualK.
%esulta entonces clarísimo !ue la Iglesia Católica !ue había unido primero al pueblo hispano
romano por la profesión de una misma fe lo unía ahora con lazo indisoluble en una unidad de
r4gimen temporal. Espa'a es Espa'a por!ue la hizo la Iglesia.
#esde entonces !uedó políticamente constituida la nación espa'ola independiente y personal
reconociendo la soberanía de los monarcas toledanos los mismo Catalu'a !ue 1ragón*
8avarra !ue 6asconia* Nalicia !ue &ortugal* León !ue Castilla. +:B- #e modo !ue lo primitivo
en la formación de la patria hispana es la unidad desde el &irineo a Nibraltar desde el
Cantábrico al 2editerráneo. Los %eyes Católicos despu4s de dar t4rmino a la %econ!uista no
hacen sino !ue reconstruyen la unidad perdida. Anidad !ue por otra parte no se pierde por
voluntad del pueblo sino por una causa mayor como es la interrupción !ue producen los moros
interceptando las vías de comunicación de 8avarra el alto 1ragón y Catalu'a lo !ue obliga a
estas regiones desvinculadas de los %eyes de 1sturias y León legítimos sucesores de los de
(oledo a constituirse en unidades políticas independientes. &ero a"n entonces cuando por
causa mayor falta la unidad de r4gimen una unidad más alta como es la defensa del propio
suelo y de la propia fe unifican a todas las regiones espa'olas en una "nica cruzada. 5Iacarías
Narcía 6illada +l destino de +spa,a7.
La tradición antiabsolutista de España
La Iglesia creó entonces la unidad de Espa'a y la coronó con la consagración de los reyes
visigodos. %ecordando los &adres de los c4lebres concilios de (oledo !ue el &oder de los
reyes y príncipes viene de #ios consagraban a los monarcas ungi4ndoles con el crisma por lo
!ue venía a ser su persona sagrada e inviolable. J&ero al mismo tiempo !ue rodeaban al
monarca de tales prerrogativas le imponían deberes. &ara 3an Isidoro +:;- %ey viene de regir
4'e- a reendo5 de donde concluye) Jel !ue obra rectamente conserva el nombre de %ey y el
!ue no lo pierde.K En el Concilio I6 de (oledo presidido por el mismo 3an Isidoro se
determina !ue el monarca está obligado a la observancia de las leyes como los demás
s"bditos. Los derechos y deberes del monarca como asimismo los derechos y deberes de sus
s"bditos procedían de un mutuo $uramento !ue se hacía en la iglesia el día de la consagración
del 2onarca. El Obispo de (oledo se lo tomaba al %ey. Este prometía solemnemente con la
mano puesta sobre los Evangelios gobernar al pueblo rectamente* y el pueblo a su vez $uraba
obedecerle si así lo hacía. En los mismos Concilios se establece una distinción bien marcada
entre el %ey y el Estado entre los bienes particulares del 3oberano los de la Corona y los de la
8ación. (odas estas distinciones tienden a un mismo fin es decir indicar a los &ríncipes !ue
ellos no son due'os absolutos del &oder. %einan para la grandeza de su pueblo de suerte !ue
su poder está siempre condicionado por el bien com1n, suprema razón de ser de toda política.
Cuando los reyes !uebrantaban sus deberes abusando del poder veíanse constre'idos a
abandonar el trono. / así cuando 3uintila renuncia a la corona. El Concilio I6 de (oledo
confirma su renuncia y además declara incapacitado a 4l y todos sus descendientes para
volver a ocupar el trono.
La Iglesia entonces !ue había for$ado la unidad de Espa'a tambi4n cuidaba de !ue toda la vida
de la nación desde el monarca hasta el "ltimo de los s"bditos se desarrollase de acuerdo a
las 3antas +<F- prescripciones de la ley evang4lica de la !ue la Iglesia es fiel depositaria. &or
esto así como vemos a los obispos de la 4poca visigoda creando la grandeza espa'ola vemos
más tarde a los obispos cl4rigos y frailes espa'oles luchando $unto a los monarcas en la
recon!uista o creando la grandeza de Espa'a $unto a ellos en los tiempos en !ue no se ponía
el sol en las tierras de Espa'a. / así en las gloriosas 8avas de (olosa $unto a 1lfonso 6III está
el arzobispo #on %odrigo como $unto a 1lfonso HI en la toma de 1lgeciras está el Cardenal
#on Nil de 1lbornoz igualando en empu$e al temerario monarca y el gran Cardenal #on &edro
de 2endoza nombrado general en $efe del E$4rcito cristiano de los %eyes Católicos cabalga
$unto a ellos y no para hasta !ue su cruz de plata brillando en la torre de 6ela la torre más alta
de Nranada y adorada de rodillas por los %eyes Católicos y todo su e$4rcito victorioso anuncia
al mundo !ue la Cristiandad ha sido totalmente recon!uistada de la 2edia Luna.
La Iglesia Católica !ue había for$ado la unidad de Espa'a y había creado su grandeza cristiana
de la 4poca visigoda tambi4n recupera ella palmo a palmo el suelo espa'ol de la barbarie de
los moros.
La grandeza española
/ será ella lo !ue en tiempos de los %eyes Católicos for$e Jla mayor empinación triunfo e
honra e prosperidad !ue nunca Espa'a tuvoK como +<:- decía el buen Cura de los &alacios.
52en4ndez y &elayo 2istoria de la Poesía 6astellana en la edad media7. / puede a'adirse !ue
nunca pueblo tuvo. 8o es fácil poder cantar en breves líneas la grandeza de este pueblo !ue
despu4s de poner t4rmino victoriosamente a una lucha ocho veces secular contra los moros
alcanza Jel destino más alto entre los destinos de la historia humana) el de completar el
planeta el de borrar los antiguos linderos del mundo. An ramal de nuestra raza Cescribe
2en4ndez y &elayoC forzó el cabo de las tormentas interrumpiendo el sue'o secular de
1damastor y reveló los misterios del 3agrado Nanges trayendo por despo$os los aromas del
Ceylán y las perlas !ue adornaban la cuna del sol y el tálamo de la aurora y el otro ramal fue a
prender en tierra intacta a"n de caricias humanas donde los ríos eran como mares y los
montes veneros de plata y en cuyo hemisferio brillaban estrellas nunca imaginadas ni por
(olomeo ni por 0iparco.K
León HIII ha podido decir !ue el hecho del #escubrimiento de 1m4rica considerado en sí
mismo es el m!s rande y hermoso #ue edad aluna vio jam!s llevado a cabo por los hombres
5Epístola ad archiep... e. 0ispania... :, $ulii :B;<. 6ivilt! 6attolica, a'o :B;< t. III7. / sabido es
!ue esta colosal empresa tanto en el ánimo de Isabel la Católica como en el del Colón fue por
encima de todo otro motivo secundario el Jllevar el nombre y doctrina de Jesucristo a tan
apartadas regionesK 5&alabras de Colón citadas por León HIII7.
/ toda la obra colosal de la recon!uista estuvo +<<- impulsada por el mismo espíritu heroico de
la fe de Cristo !ue suscitó misioneros guerreros e.ploradores y colonizadores para !ue
Espa'a pudiese engendrar y nutrir para #ios y para la civilización Ja veinte naciones mellizas
!ue no la han de$ado ni las han de$ado hasta !ue ellas han logrado vida opulenta y ella ha
!uedado e.angPe. &or!ue la obra de Espa'a ha sido más !ue de plasmación como el artista lo
hace con su obra de verdadera fusión para !ue ni Espa'a pudiese ya vivir en lo futuro sin sus
1m4ricas ni las naciones americanas pudiesen aun !ueriendo arrancar la huella profunda !ue
la madre las de$ó al besarlas por!ue fue un beso de tres siglos con el !ue las transfundió su
propia almaK 5Cardenal Nomá y (omás en el discurso de la >iesta de la %aza en Guenos
1ires7.
/ mientras Espa'a de la sobreabundancia de su propia vida alimentaba a innumerables
pueblos constituía en Europa el baluarte ine.pugnable contra el &rotestantismo y era el faro de
la verdadera cultura Cfrente a la decadencia !ue se'ala el mismo %enacimientoC con las
creaciones imperecederas de 3an Juan de la Cruz de 3anta (eresa de Cervantes de >ray
Luis de Nranada y el de León de Calderón y Lope de 6ega del Nreco y de 6eláz!uez.
/ el carácter !ue salta a la vista pudo escribir 2en4ndez y &elayo Jen a!uella sociedad
espa'ola del siglo H6I y continuada en el H6II en eso !ue se llama +dad de 7ro la nota
fundamental y característica es el fervor religioso !ue se sobrepone al sentimiento del honor al
sentimiento monár!uico y a todos los !ue impropiamente se han +<=- tenido por fundamentales
y primeros* ante toda la Espa'a del siglo H6I es un pueblo católico) más diremos es un pueblo
de teólogos... por toda a!uella centuria Espa'a se convirtió en campeón de la unidad y de la
ortodo.ia en una especie de pueblo elegido de #ios llamado por 4l para ser brazo y espada
suya como lo fue el pueblo $udío en tiempo de 2atatías y de Judas 2acabeo...K La Espa'a de
entonces era Jun pueblo e.tra'o uno en la creencia religiosa dividido en todo lo demás por
raza por lenguas por costumbres por fueros por todo lo !ue puede dividir a un pueblo... 3olo
!uedaba y omnipotente lo regía todo el espíritu católico sostenido por los reyes y en virtud del
cual los reyes eran grandes.K 52en4ndez y &elayo7.
La decadencia española coincide punto por punto
con su apartamiento de la Iglesia
#e esta suerte cuando los países cristianos de Europa enarbolaban la bandera de rebelión
contra la Iglesia Espa'a constituida en su integ4rrima defensora alcanzaba el empu$e y
grandiosidad de un trueno !ue estalla.
Espa'a entonces nos muestra espl4ndidamente en su opulenta historia !ue todo lo debe a la
Iglesia. Espa'a ha sido grande cuando se olvidó de sí misma para servir a la Iglesia. Entonces
cuando descubría y colonizaba nuevos mundos con +<L- sus teólogos santos reformadores y
artistas iluminaba a Europa y por el genio de Juan de 1ustria rompía definitivamente en
Lepanto la pu$anza de los turcos.
Este ha sido el imperio de Espa'a. An magnífico imperio universal no de dominación terrena
no de aprovechamiento de las energías de los demás como si el mundo fuese una inmensa
factoría sino de e.pansión de cultura al servicio de la cristiandad en la defensa de la iglesia y
en la con!uista de las almas. / este imperio grandioso for$ado en el preciso momento en !ue
los pueblos cristianos agitados fren4ticamente por el espíritu de rebelión se apartaban de la
Iglesia es la respuesta de #ios a los hombres !ue les dice !ue solo en la fidelidad a sus
preceptos se puede lograr la verdadera grandeza.
El protestantismo entonces. el primero de los tres grandes enemigos !ue surgió contra la
cristiandad se estrelló contra el baluarte de Espa'a. 3in embargo cuando dos siglos más tarde
Espa'a se olvida !ue su grandeza es una grandeza teológica puesta al servicio de la cruz la
monar!uía espa'ola se enorgullece de sí misma y por lo mismo decae. / comienza la triste
decadencia espa'ola !ue ha de coincidir punto por punto con su apartamiento de la Iglesia.
(oda la monar!uía de los Gorbones !ue se inaugura con >elipe 6 se caracteriza por su
absolutismo. El 'ealismo triunfa* la Iglesia sufre despo$os violencias y agresiones por parte
del gobierno regio. >elipe 6 disgustado con Clemente HI e.pulsa al 8uncio y las divergencias
contin"an hasta el c4lebre +<M- Concordato entre Genedicto HI6 y >ernando 6I de :9M= por el
cual la Corona !uedó en posesión del &atronato Aniversal. (ormentoso y aciago fue asimismo
el reinado de Carlos III en !ue la e.pulsión de los $esuitas la Causa del Obispo de Cuenca la
tentativa de desamortización eclesiástica la prohibición de publicar bulas &ontificias sin el
'eium e-e#uatur fueron otros tantos atentados contra la autoridad espiritual. 2ientras tanto
Espa'a va perdiendo las colonias y lo !ue es más doloroso su influencia moral y espiritual
sobre las mismas.
#etrás del absolutismo produce estragos en Espa'a el segundo gran enemigo de la
cristiandad el demoliberalismo. Las c4lebres Cortes de Cádiz introdu$eron oficialmente el
espíritu enciclopedista con la voluntad de derrocar hasta sus cimientos la Espa'a Católica la
Espa'a tradicional de borrar como decía uno de sus oráculos el Conde Cabarr"s en sus
cartas los errores de veinte siglos. / Espa'a descua$ada en su vida p"blica de la Iglesia !ue le
daba unidad y grandeza de tumbo en tumbo fue decayendo durante más de un siglo
conociendo las alevosías y traiciones de los propios gobernantes !ue vendían la grandeza del
país al e.tran$ero mientras activaban las matanzas de frailes y las !uemas de iglesias tan
c4lebres algunas de ellas como las de los a'os :B=L y las de :B9F. La 8aciónEfuerza se
convirtió en la cenicienta desgraciada del mundo ludibrio de los pueblos y $uguete de las
intrigas de conciliábulos secretos. Es cierto !ue la vitalidad católica no desaparece sino !ue se
concentra en la Comunión (radicionalista del Carlismo +<,- !ue durante más de un siglo de
bastardía política sabe mantener intacto el depósito sagrado de verdades !ue pueden salvar a
los pueblos. / lo mantiene con el ardor b4lico del re!uet4 !ue va a luchar por Espa'a por!ue
lucha por su #ios. &ero el liberalismo debía triunfar y el Carlismo había de !uedar como fuerza
de reserva para el momento fi$ado en los designios providenciales !ue rige el curso de la
historia.
/ en un pueblo tan realista como el espa'ol es decir !ue sabe llevar a las "ltimas realizaciones
concretas el ideal más alto !ue por lo mismo no sabe de hipocresías ni farsas ni t4rminos
medios ni desdoblamientos el liberalismo no pudo prender en sus raíces profundas y así ni
si!uiera pudo dar los frutos de grandeza !ue aun!ue efímera artificial y falsa ha podido
producir en los países capitalistas.
/ Espa'a ni católica Cpor!ue en su vida p"blica se proclamaba liberalC ni liberal Cpor!ue el
liberalismo no penetraba en las raíces del puebloC no daba ni grandeza católica ni grandeza
liberal... era un país desgraciado y despreciable debilitado aun en su interior por todos los
elementos dispares de !ue estaba constituido. / menos mal !ue la mala monar!uía
democrática mantenía en cierto orden todos estos restos separados y anár!uicos de un pueblo
!ue fue grande* menos mal !ue servía de tapón para impedir el estallido por!ue el día !ue ella
faltase todos estos elementos diversos y anár!uicos debían e.plotar con furia enlo!uecida. 8o
son para referir a!uí los desmanes vergonzosos de cinco a'os de rep"blica... Ellos +<9- no eran
sino el anticipo del gran crimen !ue se estaba a punto de cometer o sea entregar Espa'a
brazo derecho de la Cristiandad a los $udíos sus eternos enemigos y !ue desde 2osc"
!uieren dirigir los destinos de los pueblos. #espu4s sería cosa fácil entregar la misma
Cristiandad.
Carácter de la Repblica en España
/ no podía ser sino el 6omunismo, el tercer y "ltimo gran enemigo de la Cristiandad el
resultado lógico de una rep"blica espa'ola. Los hechos históricos deben ser estudiados con un
sentido aut4nticamente realista. 1hora bien los intentos de los republicanos espa'oles de
todas las gamas posibles desde los republicanos católicos tipo 2iguel 2aura pasando por los
radicales anticlericales de 1za'a hasta los comunistas intransigentes de Largo Caballero no
podían finalmente concretarse sino en una rep"blica anarcoEcomunista uncida al carro de
2osc". 8o por!ue no sea posible en abstracto un r4gimen republicano !ue contemple las
$ustas prescripciones de la moral católica sino !ue por diversas causas cuyo estudio sería
largo la rep"blica en Espa'a se presentó siempre como una bandera de rebelión contra el
destino de +spa,a. #e hecho como surge claro de la presente e.posición la grandeza de
Espa'a se concretó en la profesión p"blica de la >e Católica ba$o el gobierno tambi4n p"blico
de los obispos espa'oles y del monarca +<B- !ue era la encarnación del pueblo en su destino
de servir como brazo derecho a la Causa de la Cristiandad. Los espa'oles Cy ello es un timbre
altísimo de gloriaC no han podido comprender una grandeza !ue marchase por otros caminos
!ue no fuesen los de la Causa de la Iglesia y sin la dirección del monarca. La rep"blica
entonces se presentaba como anticatólica anticlerical y antimonár!uica. &or una dial4ctica de
la historia más fuerte !ue todas las concepciones formales de los filósofos se presentaba como
una antiEEspa'a. 0ablar de una rep"blica moderada era hablar de algo puramente irreal en el
suelo hispano. La rep"blica en forma definitiva debía ser en Espa'a la implantación de un
anarcoEcomunismo "ltima etapa de todo el proceso de corrupción !ue es el mundo moderno.
&ara gloria del genio espa'ol !ue es un genio fuerte y varonil los t4rminos medios y las
adaptaciones no son posibles. / se comprende !ue así en el suelo del apóstol llamado 2ijo del
Trueno, apóstol !ue mane$a espada y embraza adarga apóstol ardiente e impetuoso !ue no
tolerando !ue los samaritanos rechazasen al 3alvador se acerca a Jesucristo con su hermano
Juan para decirle) 8*e,or, $#uieres #ue diamos #ue baje fueo del cielo y los devore&9 53an
Juan IH ML7.
La rep"blica en Espa'a era entonces la 1ntiEspa'a. / lo era a"n en el sentido material de la
palabra. &or!ue desde el día de su advenimiento emprendió la tarea de demoler todo cuanto
podía evocar la grandeza de la Espa'a eterna. Los obispos han podido denunciar en
documento p"blico cómo la revolución comunista !ue pregona la +<;- rep"blica con el mismo
ardor con !ue devasta a Espa'a es esencialmente JantiEespa'olaK. La obra destructora se
realizó a los gritos de Jviva %usiaK a la sombra de la bandera internacional comunista. Las
inscripciones murales la apología de persona$es forasteros los mandos militares en manos de
$efes rusos el e.polio de la nación en favor de e.tran$eros el himno internacional comunista
son prueba sobrada del odio al espíritu nacional y al sentido de la patria. / por la
compenetración !ue de hecho y en concreto e.iste entre Espa'a y la Iglesia la revolución
además de cruel inhumana y bárbara debía ser eminentemente antiEcristiana como la
denuncia el episcopado espa'ol) J8o creemos !ue en la historia del Cristianismo y en el
espacio de unas semanas se haya dado e.plosión seme$ante en todas las formas del
pensamiento de voluntad y de pasión del odio contra Jesucristo y su religión sagrada. (al ha
sido el sacrílego estrago !ue ha sufrido la Iglesia en Espa'a !ue el delegado de los ro$os
espa'oles enviado al Congreso de los sinE#ios en 2osc" pudo decir) JEspa'a ha superado
en mucho la obra de los soviets por cuanto la Iglesia en Espa'a ha sido completamente
ani!uilada...K El odio a Jesucristo y a la 6irgen ha llegado al paro.ismo y en los centenares de
Crucifi$os acuchillados en las imágenes de la 6irgen bestialmente profanadas en los
pas!uines de Gilbao en !ue se blasfemaba sacrílegamente de la 2adre de #ios en la infame
literatura de las trincheras ro$as en !ue se ridiculizan los divinos misterios en la reiterada
profanación de las 3agradas >ormas podemos adivinar el odio del infierno encarnado +=F- en
nuestros infelices comunistas. J(enía $urado vengarme de tíK le decía uno de ellos al 3e'or
encerrado en el 3agrario y enca'onando la pistola disparó contra 4l diciendo) J%índete a los
ro$os ríndete al mar.ismo.K
La España eterna se reencuentra
&ero era necesario !ue Espa'a conociese el abismo abominable de degradación !ue se'ala la
barbarie comunista para !ue despertase en un pu'ado de valientes el sentido de su grandeza.
&or esto yo creo !ue hemos de proclamar como cosa bendita esta desgraciada rep"blica del
=: por!ue ha servido por su misma absurda y radical barbarie para devolver en un instante a
Espa'a el sentido de su propia vida. Espa'a es católica a machamartillo o Espa'a sucumbe en
la barbarie comunista. Espa'a es grande como la for$aron los %eyes Católicos o Espa'a
desaparece de la tierra. 8o hay t4rmino medio. Due lo entiendan los infelices europeizantes
literatos de la generación del ;B* !ue lo entiendan tambi4n los políticos centristas !ue han ido a
copiar del centrismo alemán o de la democracia de #on 3turzo como si Espa'a no tuviese una
tradición política propia inmensamente superior !ue todos estos originales blanduzcos !ue se
han !uerido calcar. Espa'a es de Cristo o del 1ntecristo. Espa'a o 1ntiEEspa'a.
/ caso "nico en la historia en Espa'a e.istía una fuerza anidada en las tradicionales
provincias +=:- de 8avarra y de Castilla !ue con ter!uedad no habían !uerido contaminarse ni
con el demoliberalismo ni con el socialismo. >uerzas !ue vivían íntegramente de su fe cristiana
y !ue no !uerían conocer otra grandeza. >uerzas !ue ad!uieren conciencia de su misión
histórica hace un siglo precisamente cuando un %ey d4bil !uiso adaptar Espa'a a la corriente
liberal y progresista de los tiempos modernos. &or!ue si un día estos valientes se alzaron
contra la descendencia de >ernando 6II y sostuvieron la causa de #on Carlos fue "nicamente
por!ue este era porta estandarte de los derechos de #ios y de Espa'a e Isabel en cambio
encarnaba el progresismo laico de los tiempos nuevos.
Las milicias intr4pidas de re!uet4s iban a ofrecer los primeros contingentes de bizarros
muchachos !ue se iban a lanzar al combate por su #ios y por su &atria. &or a!uí debía
comenzar la recon!uista por!ue allí se concentró siempre la fiereza del león hispano. #espu4s
debía aportar fuerzas la >alange de las J. O. 8. 3. trayendo ímpetu renovación aventura
anhelo imperial. >uerzas !uizás no tan puras fuerzas no tanto movidas por el anhelo de servir
a #ios fuerzas en cierto modo redimidas del campo contrario pero de todos modos fuerzas
con un fervor incontenible de servir a Espa'a y de e.pulsar para siempre de su suelo a la hidra
mar.ista.
/ a la cabeza de estas fuerzas debía suscitar #ios a un caudillo predestinado para esta hora
!uien debía asimismo acaudillar a los contingentes moros !ue ambicionaban formar parte de
esta heroica cruzada contra el comunismo ateo !ue !uerían +=<- implantar los $udíos. /o s4
!ue muchos sufren escándalo por!ue el Neneralísimo >ranco ha usado de los moros para
recon!uistar a Espa'a. &ero debían escandalizarse !ue sea tan grande el cinismo de los ro$os
CantiEespa'olesC !ue haya hecho necesario traer a los moros para ense'arle los deberes de
amor a la &atria. 1demás !ue con ello no hace >ranco sino cumplir las directivas del 3anto
&adre en %oma !uien está incitando a todos los hombres !ue mantienen la creencia en #ios
aun!ue no sean católicos a unirse contra el comunismo ateo !ue es el supremo enemigo de la
humanidad en la hora presente. La misma consideración hay !ue formular con respecto a la
ayuda militar !ue prestan 1lemania e Italia y &ortugal. 6ergPenza debía dar a ciertas naciones
de estirpe católica !ue los deberes !ue ellos no cumplen como hermanos de la fe del pueblo
espa'ol deba ser suplido por pueblos infieles o paganos.
#etrás de todos estos contingentes de milicias combativas acaudilladas por el Neneralísimo
debía venir con la fuerza arrolladora de avalancha todo el movimiento !ue se ha llamado muy
e.actamente JnacionalK como dicen los obispos. J&rimero por su espíritu* por!ue la nación
espa'ola estaba disociada en su inmensa mayoría de una situación estatal !ue no supo
encarnar sus profundas necesidades y aspiraciones* y el movimiento fue aceptado como una
esperanza por toda la nación* en las regiones no liberadas sólo espera romper la coraza de las
fuerzas comunistas !ue la oprimen. Es tambi4n nacional por su ob$etivo por cuanto tiende a
salvar y sostener para lo futuro las +==- esencias de un pueblo organizado en un Estado !ue
sepa continuar dignamente su historiaK ... Jy el movimiento nacional ha determinado una
corriente de amor !ue se ha concentrado alrededor del nombre y de la substancia histórica de
Espa'a con aversión de los elementos forasteros !ue nos acarrearon la ruina. / como el amor
patrio cuando se ha sobrenaturalizado por el amor de Jesucristo nuestro #ios y 3e'or toca las
cumbres de la caridad cristiana hemos visto una e.plosión de verdadera caridad !ue ha tenido
su e.presión má.ima en la sangre de millares de espa'oles !ue la han dado al grito de viva
Espa'aK Jviva Cristo %eyK.
En una lucha de gigantes, la más heroica
/ así la lucha se ha entablado entre un pu'ado de valientes !ue ha sido como la levadura !ue
ha inficionado a la Espa'a nacional y toda la resaca y podredumbre !ue ha producido un siglo
de demoliberalismo y comunismo. La lucha no es entre el e$4rcito y el pueblo como una
propaganda mal4fica !uiere divulgar sino entre el pueblo aut4ntico y el pueblo falseado* entre
el pueblo y la chusma. / en el pueblo están todos clero intelectuales militares industriales
comerciantes campesinos y obreros !ue mantienen la conciencia de su dignidad y grandeza y
en la chusma a su vez tambi4n puede haber y desgraciadamente hay cl4rigos intelectuales
militares industriales comerciantes +=L- campesinos y obreros !ue han perdido la conciencia
de su dignidad de hombres y de espa'oles.
/ el pueblo espa'ol se ha arro$ado con heroísmo a una lucha !ue no es sino la recon!uista
palmo a palmo del propio suelo de las garras de la chusma ro$a.
/ esta lucha de heroísmo se ha hecho posible por un espíritu verdaderamente cristiano. 8ada
más elocuente en este sentido !ue la epopeya del 1lcázar cumplida por una protección
especial de la 2adre de #ios como ha dado testimonio el mismo Neneral 2oscardó nuevo
Nuzmán el Gueno nada más elocuente !ue toda la guerra Cen tierra mar y aireC !ue es un
triunfo magnífico de la 2adre de #ios !ue es ensalzada p"blicamente y a todas horas en los
campamentos de la Espa'a nacional con el mismo fervor con !ue es blasfemada en los
campamentos ro$os* nada más elocuente !ue el heroísmo de los :,.9FF sacerdotes inmolados
por la fe y el de los =FF.FFF laicos sacrificados por su lealtad a #ios y a Espa'a.
La !uerra española es una !uerra "anta
La Nuerra de Espa'a !ue es una guerra heroica es tambi4n una guerra santa. / es una guerra
santa por!ue la lucha se entabla en el campo teológico. 8o se lucha simplemente por algo
político u económico ni si!uiera por algo simplemente cultural o filosófico. 3e lucha por algo
inmensamente +=M- superior como es el imperio de Cristo o del 1ntecristo. Las palabras del
Cardenal Nomá y (omás 5+l caso de +spa,a, pág. 97 e.presan admirablemente esto !ue está
en la conciencia de toda Espa'a. JLa guerra !ue sigue asolando gran parte de Espa'a y
destruyendo magníficas ciudades no es en lo !ue tiene de popular y nacional una contienda de
carácter político en el sentido estricto de la palabra. 8o se lucha por la %ep"blica... 8i ha sido
móvil de la guerra la solución de una cuestión dinástica... ni se ventilan con las armas
problemas interEregionales... Esta cruentísima guerra es en el fondo una guerra de principios
de doctrinas de un concepto de la vida y del hecho social contra otro de una civilización contra
otra... Cristo y el 1nticristo se dan la batalla en nuestro suelo...K
/ de ello da tambi4n magnífico testimonio el Cardenal 6erdier arzobispo de &arís seg"n una
información cablegráfica de JLa 8aciónK 5octubre B7 cuando despu4s de reconocer !ue la
lucha espa'ola es en realidad una lucha entre la civilización cristiana y la suprema civilización
del ateísmo sovi4tico a'ade) J3i esta lucha se desarrolla en Espa'a es por!ue los enemigos
de #ios la eligieron para ser la primera etapa de su obra destructora. &ero surge una gran
esperanza para su patria y sobre todo el heroísmo tan cristiano de sus hi$os provoca la
admiración del mundo entero a'adiendo un nuevo esplendor a la gloria caballeresca de
Espa'a.K
La lucha es entonces en un plano teológico por!ue Cristo y el 1nticristo son conceptos de la
teología. +=,- Lo cual no !uiere decir !ue todos tanto los de uno u otro bando tengan
conciencia de ello o no se muevan parcialmente por móviles inferiores. El movimiento de la
lucha es ese en la masa colectiva y ese sobre todo ese por una e.igencia metafísica !ue
impregna la substancia misma de la lucha por sobre la voluntad de los combatientes.
8ada sorprendente !ue así sea para el !ue haya penetrado en la degradación histórica !ue se
viene operando con lógica infle.ible desde el %enacimiento a a!uí. Con Lutero se destruyó el
orden sobrenatural de la gracia con Qant el orden de la inteligencia con %ousseau el orden
político o moral con el Capitalismo el orden inferior de lo económico y ahora con el comunismo
no !ueda sino una lucha a muerte por 3er o no ser. (odo o nada. Cristo o el 1nticristo.
3i la lucha se desarrolla en el plano teológico ?!u4 carácter debía revestir en uno y otro
bando@ &ues de un lado debía de ser de Cristo cristiana, y del otro del 1nticristo anticristiana)
de un lado santa y del otro sat!nica. / he a!uí !ue frente al aspecto desolador de un pueblo
empe'ado en triturar iglesias en martirizar ministros de #ios en profanar religiosas* por el otro
se ve a un pueblo desbordado de fe !ue no puede lanzarse a la lucha sino despu4s de
reconfortarse con el sagrado cuerpo de Cristo y al grito de viva Cristo %ey. +=9-
Los escándalos de un #ilóso#o
/o s4 Cse'oresC !ue no faltan !uienes puedan escandalizarse de !ue se llame santa a la
guerra espa'ola. / no son personas de poco m4rito los !ue sufren estos escándalos. Conoc4is
vosotros la pol4mica !ue ha suscitado a este respecto la opinión de un filósofo católico de tan
grandes m4ritos como Jac!ues 2aritain. JDue se invo!ue pues si se la cree $usta Cdice 4lC la
$usticia de la guerra !ue se hace !ue no se invo!ue su santidad. Due se mate si se debe
matar en nombre del orden social o de la nación esto es bastante horrible) !ue no se mate en
nombre de Cristo %ey !ue no es un $efe de guerra sino un %ey de gracia y de caridad muerto
por todos los hombres y cuyo reino no es de este mundo.K
&ero esta consideración de 2aritain !ue podrá ser muy eficaz para convencer a almas
sentimentales y en el fondo destituidas de heroísmo carece de valor por!ue se funda en la
falsa hipótesis de !ue los espa'oles han acudido a las armas para implantar el reinado de
Cristo %ey !ue no podían implantar por medios pacíficos. Los nacionales espa'oles fueron a la
guerra para reclamar con el "ltimo recurso !ue les !uedaba a mano el recurso de la espada el
derecho de vivir en el suelo espa'ol con la dignidad de hombres. 8o sólo podían hacerlo sin
violar los deberes cristianos sino !ue debían hacerlo. &or!ue aun!ue la guerra sea una
calamidad espantosa hay momentos cuando todos +=B- los otros recursos pacíficos fallan !ue
hay !ue preferirla al envilecimiento de verse deshonrado vilipendiado no sólo en sus bienes
sino tambi4n en la honra y dignidad de sí propio y de los propios familiares. 3ería un mal
católico a!uel espa'ol !ue no saliese a defender con las armas la dignidad de su esposa e
hi$as y de la propia religión e.puesta al vilipendio cuando no hay otro medio !ue asegure su
respeto. &or!ue si el católico debe amar a su pró$imo le debe amar con eficacia. / cuando no
hay medio para asegurar los derechos del pró$imo y del país y de la religión !ue se profesa !ue
el recurso a las armas a ellas debe acudir con ánimo varonil. 8o sólo puede sino !ue debe
hacerlo. &or esto las 3agradas Escrituras hacen el elogio 5Libro &rimero de los 2acabeos cap.
I67 de Judas 2acabeo !uien revistióse cual gigante la coraza ci'óse sus armas para combatir
y protegía con su espada todo el campamento. / en los esplendores de la Edad Cristiana los
varones de la Cristiandad e.hortados por los 3umos &ontífices y dirigidos por denodados $efes
peleaban resueltamente contra los enemigos del cristianismo. La 4poca de las Cruzadas llena
las páginas más gloriosas de la Iglesia. / la figura de 3anta Juana de 1rco no es una
decoración en las iglesias católicas sino !ue es un símbolo y e$emplo !ue invita a todo
cristiano a pelear con desmedro para !ue la in!uietud no esclavice a los hi$os de la luz.
Como espa'oles y como católicos fueron los nacionales espa'oles a la lucha para reclamar el
derecho elemental de vivir en Espa'a. &ero al comprender !ue Espa'a no podía e.istir como
nación una +=;- e independiente sin la Iglesia fueron a la lucha por el mantenimiento de la vida
católica en Espa'a.
Guscaron lo mínimo pero entendieron !ue este mínimum no era posible sin lo todo es a saber
sin el cristianismo totalmente vivido el Cristianismo hecho carne en el alma espa'ola como lo
fue en los días gloriosos de >ernando el Católico.
#espu4s de un siglo y medio de transacciones vergonzosas con los errores anticristianos.
Espa'a se ha percatado !ue o volvía al orden temporal cristiano al orden sagrado o sucumbía
como reino temporal independiente y al luchar contra el comunismo lucha como es lógico
contra el reino de Cristo en su vida p"blica.
El orden sagrado medioeval de Espa'a no había por tanto desaparecido sino !ue yacía
latente... El comunismo !ue ha originado la lucha ha servido para despertar a la 3anta Espa'a
en su lucha por la recon!uista.
El pueblo espa'ol se ha sentido llevado a la guerra santa sin saberlo y sin !uererlo... los
"ltimos a'os de rep"blica mar.ista han servido para sacudir lo más hondo del alma espa'ola
para !ue Espa'a se encontrase a sí misma. Las palabras del teólogo dominico 2en4ndez
%eigada !ue 2aritain crítica la uerra nacional espa,ola es uerra santa y la m!s santa #ue
reistra la historia, cobran una e.actitud admirable.
Espa'a lucha por la entronización de Cristo %ey en la vida social y p"blica despu4s de cuatro
siglos de vergonzosa apostasía de la Europa cristiana. Con la guerra espa'ola comienza la
recon!uista cristiana del mundo apóstata. +LF-
Qué saldrá de la España que sangra
&or todo lo e.puesto en esta disertación aparece claro !ue Espa'a ha logrado su unidad y su
grandeza heroica e imperial por obra de la Iglesia de la cual ha sido hecha por una gracia
divina brazo derecho. La Iglesia es lo grande !ue hay sobre la tierra lo "nico !ue tiene
grandeza propia precisamente por!ue no es de la tierra. Las naciones !ue pueden ser grandes
despu4s de Cristo con grandeza verdaderamente humana no con grandeza brutal de
Gabilonia o de Egipto !ue alcanzaban poderío a costa de la esclavitud de los hombres sólo
pueden serlo en la medida en !ue sean fieles a la vocación a !ue #ios las ha predestinado. /
esta ley se cumple fielmente en Espa'a. Espa'a fue grande cuando fue verdaderamente
católica en decir cuando no se buscó a sí misma sino !ue buscó servir humildemente a la
3anta Iglesia cuya cabeza es %oma. / cuando de$ó de servir Espa'a comenzó a decaer al
punto de !uedar uncida a lo más vil y despreciable !ue puede tener la humanidad como son las
hordas sovietizadas de Israel.
Es voluntad de Espa'a ahora de volver a su antigua grandeza renovada. ?6olverá a ella@ /o
creo !ue sí. 8ada importa !ue ahora se vaya en sangre. 8unca fue Espa'a tan grande sino
cuando terminó la lucha de ocho siglos de la %econ!uista. +L:- Este martirio cruentísimo por el
!ue está pasando la Iglesia Espa'ola hace presagiar días magníficos del sol del esplendor
cristiano. &or!ue este martirio y esta lucha tiene la virtud de levantar al plano de lo heroico todo
cuando se haga en la península. / así religión política letras e.ploración misiones va a
revestir un valor de cosa heroica. La burguesía y con ello la mediocridad van a ser
definitivamente superadas. Espa'a sobre todo va a conocer el soplo de #ios !ue hará brotar
santos y grandes santos sobre el suelo espa'ol de la talla de 3an 6icente de >errer y de 3anto
#omingo de Nuzmán) y los habrá de granel. / será esta santidad heroica de varones santos
los !ue verdaderamente salven a Espa'a y la restituyan a su grandeza cristiana e imperial.
Espa'a recobrará el sentido espiritual de imperio cristiano) o sea ad!uirirá voluntad de
proyectar en las naciones la influencia saludable de Cristo. 3erá una con!uista espiritual de
almas. (res grandes misiones creo yo !ue le están reservadas a Espa'a en un futuro pró.imo)
Espa'a con!uistará al mundo musulmán pueblo bíblico magnífico por su se'orío belicoso
para la fe cristiana y espa'ola* Espa'a hará sentir su influencia nuevamente en sus antiguas
colonias de 1m4rica y de >ilipinas... el espíritu bastardo de laicismo y de americanismo
norteamericano tendrá !ue de$ar paso a la gallardía caballeresca y católica de Espa'a. Espa'a
finalmente traba$ará primero $unto a las potencias fascistas o semifascistas de Europa para dar
t4rmino a la tarea de !uebrar la cabeza del monstruo comunista... y más tarde brazo derecho
+L<- de la Cristiandad pondrá t4rmino a la &repotencia babilónica de los modernos imperios
paganos concentrada sobre todo en 1lemania. Duizás pueda sorprender a muchos esta
hipótesis !ue ha de aparecer e.tremadamente aventurada sobre todo cuando ha e.istido
siempre una afinidad entre 1lemania y Espa'a en gran parte por oposición a >rancia y más
ahora cuando 1lemania presta tan grandes servicios a la causa de la %econ!uista Espa'ola.
&ero no olvidemos !ue históricamente la grandeza de Espa'a se ha realizado con la casa de
los 1ustria. La profunda afinidad de Espa'a con 1lemania es entonces por 1ustria y no por
&rusia. &rusia es la barbarie de 1lemania... la grandeza nacionalEsocialista enormemente
grande y brutal con grandeza de Gabilonia es cosa antiEalemana. &rusia son los pies de
1lemania !ue se han convertido en cabeza para darnos una 1lemania prusinificada !ue es una
1lemania invertida. / aun!ue 1lemania pueda ahora como brazo e$ecutor de los designios de
#ios !ue tambi4n se sirvió en otros tiempos de 8abucodonosor y de 1tila ser el gran
instrumento para la represión del comunismo a su vez ella tambi4n representa un enorme
peligro para la civilización cristiana como lo ha proclamado al mundo la voz augusta del 6icario
de Cristo y no es gran m4rito prever !ue despu4s !ue el problema comunista !uede li!uidado
se planteará una lucha tremenda entre la 1lemania racista y %oma la %oma de los &apas
primero pero tambi4n la otra %oma. / 1ustria con todos los largos y profundos problemas
espirituales !ue condensa será el foco de la lucha. / entonces Espa'a +L=- brazo derecho de
la Cristiandad tendrá sin duda !ue e$ecutar ahora la misión !ue no cumplió Carlos 6 es a saber
de aplastar el poderío arrogante de este nuevo 8abucodonosor. 56er Julio 2einvielle +ntre la
Ilesia y el 'eich.
España $ los dos escollos de la humanidad presente
&or!ue es necesario decirlo bien claramente son dos y no uno como muchos creen los dos
grandes escollos de la humanidad presente. El primero y peor es el comunismo y contra 4l
deben unirse como e.horta el 3anto &adre todos los hombres del mundo !ue todavía admiten
la creencia en #ios. &or esto como decía antes de acuerdo a las &rescripciones de la 3anta
3ede se cumple la lucha de cristianos paganos y musulmanes !ue se realiza contra el
comunismo ateo de los $udíos en Espa'a. &ero el peligro de la e.altación pagana !ue ad!uiere
su e.presión típica en el nacionalEsocialismo de 1lemania es un peligro enorme y brutal para la
Civilización Cristiana y por tanto para el mundo !ue no puede encontrar su salud sino en
Cristo. El nacionalEsocialismo puede for$ar una grandeza enorme pero será una grandeza de
esclavos como la !ue se llevó a cabo en el antiguo Egipto y Gabilonia. Espa'a !ue
representará en Europa el tipo de un pueblo y de un Estado cristiano y !ue será lo !ue siempre
ha debido ser el brazo derecho de la Cristiandad tendrá una misión e.cepcional +LL- en esta
tarea de vencer al &aganismo. / despu4s de ella restaurada la 8AE61 C%I3(I18#1#
Espa'a volverá a su antigua grandeza de evangelizadora por!ue así como el 1póstol !ue la
con!uistó para la fe corrió hasta el cabo >inisterre el "ltimo confín de la tierra para llevar a
Cristo así Espa'a heredera del ímpetu del 1póstol llevará hasta el "ltimo confín del globo
terrá!ueo la voz de Jesucristo.
&or esto esta lucha espa'ola encierra proyecciones ahora insospechadas. El nudo de la
historia ha sido desatado. La Espa'a de santos y de h4roes !ue en un período muy breve pero
denso de historia ha de emular las gestas pasadas así como ahora en la lucha ha emulado el
fragor de los antiguos tiempos en la proeza del 1lcázar y en el ardor de los re!uet4s y
falangistas.
/o s4 !ue ciertas actitudes de imitación de lo e.tran$ero !ue se percibe en ciertos n"cleos de la
Espa'a nacional tienen preocupados a pensadores católicos y lo !ue es más grave a los
propios Obispos !uienes dicen) JEsta situación permite esperar un r4gimen de $usticia y paz
para el futuro. 8o !uerernos aventurar ning"n presagio. 8uestros males son gravísimos. La
rela$ación de los vínculos sociales* las costumbres de una política corrompida el
desconocimiento de los deberes ciudadanos la escasa formación de una conciencia
íntegramente católica la división espiritual en orden a la solución de nuestros grandes
problemas nacionales) la eliminación por asesinato cruel de millares de hombres selectos
llamados por su estado y formación a la obra de la reconstrucción nacional los odios +LM- y la
escasez !ue son secuela de toda guerra civil) la ideología e.tran$era sobre el Estado !ue
tiende a descua$arle de la idea y de las influencias cristianas* serán dificultad enorme para
hacer una Espa'a nueva in$ertada en el tronco de nuestra vie$a historia y vivificada por su
savia.K
&ero yo tambi4n creo fundadísimas las palabras de los mismos Obispos cuando a renglón
seguido a'aden) J&ero tenemos la esperanza de !ue imponi4ndose con toda su fuerza el
enorme sacrificio realizado encontraremos otra vez nuestro verdadero espíritu nacional.K
/ así será si Espa'a no olvida el destino sublime de su e.celsa vocación. &or!ue los pueblos
no encuentran su grandeza sino en el sendero en !ue #ios los ha colocado. Espa'a es
demasiado grande para !ue necesite vivir de imitaciones. (iene una tradición social política y
cultural !ue puede servir de admiración a todos los pueblos de la tierra.
3í por un anto$o !ue #ios no permita Espa'a torciera el designio de #ios y olvidando el
destino aut4ntico !ue le cabe en la Cristiandad !uisiera remedar fascismos germánicos o
italianos !ui4n sabe entonces si no se ha de ver otra vez condenada por largos a'os a dar
tumbos de uno a otro lado sin pena ni gloria. &or!ue Espa'a es un país de tal condición
histórica !ue ni si!uiera puede crear una grandeza brutal como la de la 1lemania hitlerista ni
alcanzar una opulencia burguesa como la del imperio ingl4s... Espa'a o es católica o no es
nada. 3u grandeza de h4roe sólo puede alcanzarla en Cristo.
3e ha hecho tan visible la protección divina +L,- sobre el movimiento nacional es tan
espl4ndido el homena$e ofrecido a #ios por los :,.9FF sacerdotes inmolados y por la infinidad
de religiosas masacradas y por los =FF.FFF laicos sacrificados de toda condición edad y se.o
!ue #ios en su gran misericordia no puede menos !ue revelarnos una vez más a la Espa'a
!ue canta Claudel.
3anta Espa'a cuadrada en el e.tremo de Europa concentración de la >e maza dura y
trinchera de la 6irgen 2adre.
/ la zancada "ltima de 3antiago !ue solo termina donde acaba la tierra.
&atria de #omingo y de Juan y de >rancisco el Con!uistador y de (eresa.
1rsenal de 3alamanca y &ilar de Iaragoza y raíz ardiente de 2anresa
Inconmovible Espa'a !ue rehusas los t4rminos medios $amás aceptados
Nolpe de hombro contra el here$e paso a paso contenido y rechazado
E.ploradora de un firmamento doble razonadora de la plegaria y de la sonda
&rofetisa de a!uella otra tierra ba$o el sol allá le$os y colonizadora del otro mundo.
%e la &usta $ santa !uerra de España
Conocida es la pol4mica !ue suscitó en Guenos 1ires la actitud imprudente del filósofo católico
2aritain !uien invocando un fenelonismo de la acción restó m4ritos al heroico pueblo espa'ol
!ue con denuedo se lanzó a la lucha armada contra el comunismo !ue amenazaba apretar en
sus garras a la noble nación hispana.
2e cupo a mí el honor de salir con decisión a la defensa de los JnacionalesK espa'oles
!uienes como nuevos macabeos salieron a combatir por sus vidas y por su reliión y por su
patria, contra una turba de ente insolente y orullosa #ue venía contra ellos a fin de
ani#uilarlos a ellos, a sus mujeres y sus hijos y de despojarlos de todo. 5Libro I de los
2acabeos cap. = vers. <F y <:.7
En los n"meros LBB L;= y L;L de 6riterio, e.puse como se planteaba el caso de Espa'a a los
católicos espa'oles de acuerdo sobre todo a las #irectivas terminantes de los Obispos
espa'oles "nicos autorizados a regir las almas a ellos encomendadas. 6oy a reproducir a!uí lo
!ue pueda +M<- conservar inter4s de esta pol4mica con el propósito de destruir los pre$uicios
sentimentales de muchos !ue no sirven sino para ayudar a la causa comunista !ue es el
supremo peligro de la humanidad en la hora presente contra el cual de acuerdo a la
e.hortación del %omano &ontífice debieran unirse como un solo hombre todos cuantos creen
en #ios.
1ntes de entrar a demostrar el carácter sacro de la guerra espa'ola voy a sostener !ue la
posición de 2aritain !uien emite un $uicio sobre los JnacionalesK espa'oles !ue no coincide
con el de los Obispos es ilícita y culpable en el foro e.terno !ue no se $ustifica de ning"n
modo. #e sus intenciones lo mismo !ue de las nuestras !ue nos $uzgue solo #ios a !uien
están "nicamente abiertas las conciencias de los hombres.
Los católicos de España deb'an estar con el mo(imiento encabezado por
)ranco
Esta cuestión ha sido plena y abundantemente resuelta por el episcopado espa'ol y ha sido
confirmada por las palabras augustas del %omano &ontífice.
8o olvide 2aritain !ue el +spíritu *anto puso a los obispos para reir la Ilesia de 3ios
50echos de los 1póstoles HH <B7 y si bien no están ellos dotados del carisma de la
infalibilidad están ciertamente fortalecidos con gracias especiales +M=- para el gobierno de sus
diócesis. El Espíritu 3anto rige por medio de ellos la Iglesia. #e suerte !ue los fieles deben
de$arse gobernar por su prudencia.
1hora bien en el actual conflicto espa'ol los obispos espa'oles con una absoluta unanimidad
han e.hortado a los fieles a enrolarse en las filas nacionalistas. 0an manifestado !ue de
ninguna manera y por ning"n motivo se podrá colaborar con la Espa'a ro$a. 0an e.presado
!ue la guerra actual es una verdadera cruzada por #ios lo !ue e!uivale a decir !ue es una
uerra santa.
El E.cmo. y %vmo. 3r. #r. #. Enri!ue &la y #eniel Obispo de 3alamanca en una magnífica
6arta Pastoral del =F de setiembre de :;=, despu4s de e.poner la licitud de un levantamiento
contra el gobierno tiránico del >rente &opular a'ade) La e-plicación plenísima nos la da el
car!cter de la actual lucha #ue convierte a +spa,a en espect!culo para el mundo entero.
'eviste, sí, la forma e-terna de una uerra civil, pero en realidad es una cru%ada. .ue una
sublevación, pero no para perturbar sino para restablecer el orden.
$6ómo ante el peliro comunista en +spa,a, cuando no se trata de una uerra por cuestiones
din!sticas, ni formas de obiernos, sino de una cru%ada contra el comunismo para salvar la
reliión, la patria y la familia, no hemos de entrear los obispos nuestros pectorales y bendecir
a los nuevos cru%ados del silo :: y sus loriosas ense,as, #ue son por otra parte la loriosa
bandera tradicional de +spa,a& 2ay por lo tanto perfecta concordia entre la denuncia hecha
por *. *antidad +ML- del ravísimo peliro del comunismo y su reciente alocución del ;< de
setiembre a los refuiados espa,oles en Italia. +n ella no mencionó ya, no para protestar, al
=obierno de (adrid, ya #ue habían sido del todo in1tiles sus protestas. 2abló sólo de 8las
fuer%as subversivas9 contra toda institución humana y divina y de 8a#uellos #ue han asumido
la espinosa y difícil tarea de defender los derechos y el honor de 3ios y de la 'eliión, es decir
los derechos de la conciencia9... a estos 1ltimos 8por encima de toda consideración política9
diriió de modo especial su bendición. >endición auusta, #ue es auurio de la bendición
divina, pero #ue también es una confirmación pontifica de la doctrina #ue ense,a #ue hay
ocasiones en #ue la sociedad puede lícitamente al%arse contra un obierno #ue lleva a la
anar#uía y de #ue el al%amiento espa,ol no es una mera uerra civil sino #ue
substancialmente es una cru%ada por la reliión, por la patria y por la civili%ación contra el
comunismo.
2ás categórica a"n si cabe y por cierto de mayor autoridad es la instrucción a sus diocesanos
del Emmo. 3r. #r. #. Isidro Nomá y (omás Cardenal 1rzobispo de (oledo y &rimado de
Espa'a !ue se titula +l 6aso de +spa,a 5&amplona :;=,7.
La uerra Cdice pág. 9C #ue siue asolando ran parte de +spa,a y destruyendo maníficas
ciudades, no es, en lo #ue tiene de popular y nacional, una contienda de car!cter político en el
sentido estricto de la palabra. "o se lucha por la 'ep1blica, aun#ue así lo #uieran los
partidarios +MM- de cierta clase de 'ep1blica. "o ha sido móvil de la uerra la solución de una
cuestión din!stica, por#ue hoy ha #uedado releada a 1ltimo plano hasta la cuestión misma de
la forma de obierno...
+sta cruentísima uerra es, en el fondo, una uerra de principios, de doctrinas, de un concepto
de la vida y del hecho social contra otro, de una civili%ación contra otra. +s la uerra #ue
sostiene el espíritu cristiano y espa,ol contra ese otro espíritu...
Inoramos cómo y con #ué fines se produjo la insurrección militar de ?ulio: los suponemos
levantadísimos. +l curso posterior de los hechos ha demostrado #ue lo determinó, y lo ha
informado posteriormente un profundo sentido de amor a la patria. +staba +spa,a ya casi en el
fondo del abismo, y se la #uiso salvar por la fuer%a de la espada. @ui%!s no había ya otro
remedio.
Lo #ue sí podemos afirmar, por#ue somos testios de ello, es #ue, al pronunciarse una parte
del ejército contra el viejo estado de cosas, el alma nacional se sintió profundamente percutida
y se incorporó en corriente profunda y vasta, al movimiento militar) primero, con la simpatía y el
anhelo con #ue se ve surir de una esperan%a de salvación y, lueo, con la aportación de
entusiastas milicias nacionales, de toda tendencia política #ue ofrecieron sin tasa ni pactos, su
concurso al ejército dando enerosamente vidas y haciendas para #ue el movimiento inicial no
fracasara. 0 no fracasó Alo hemos oído de militares prestiiososA +M,- precisamente por el
concurso armado de las milicias nacionales.
+s preciso haber vivido a#uellos días de la primera #uincena de aosto en esta "avarra, #ue,
con una población de BCD.DDD habitantes, puso en pie de uerra m!s de <D.DDD voluntarios,
casi la totalidad de los hombres 1tiles para las armas, #ue dejando las parvas en sus eras y
#ue mujeres y ni,os levantaran las cosechas, partieron para los frentes de batalla sin m!s
ideas #ue la defensa de su reliión y de la patria. .ueron, primero, a uerrear por 3ios...
El comp!s de "avarra se ha levantado potente el espíritu espa,ol en las dem!s reiones no
sometidas de primer olpe a los ejércitos ubernamentales.
0 en todos los frentes se ha visto al%arse la 2ostia 3ivina en el santo sacrificio, y se han
purificado las conciencias por la confesión de millares de jóvenes soldados, y mientras callaban
las armas, resonaba en los campamentos la plearia colectiva del *anto 'osario. +n las
ciudades y aldeas se ha podido observar una profunda reacción reliiosa de la #ue no hemos
visto ejemplo iual. +s #ue la 'eliión y la Patria Carae et fociC estaban en ravísimo peliro,
llevadas al borde del abismo por una política totalmente en puna con el sentir nacional y con
nuestra historia. Por esto la reacción fue m!s viva donde mejor se conservaba el espíritu de
reliión y patria. 0 por esto loró este movimiento el mati% reliioso #ue se ha manifestado en
los campamentos de nuestras milicias, en las insinias saradas #ue ostentan los +M9-
combatientes y en la e-plosión del entusiasmo reliioso de las multitudes de retauardia.
@uítese, si no, la fuer%a del sentido reliioso y la uerra actual #ueda enervada.
@uede, pues, por esta parte como cosa inconcusa #ue si la contiende actual aparece como
uerra puramente civil, por#ue es en el suelo espa,ol donde se sostiene la lucha, en el fondo
debe reconocerse en ella un espíritu de verdadera cru%ada en pro de la reliión católica, cuya
savia ha vivificado durante silos la historia de +spa,a y ha constituido como la médula de su
orani%ación y de su vida.
0e a!uí 3r. 2aritain cómo los obispos espa'oles en el e$ercicio de su sagrado ministerio
pastoral $uzgan la guerra espa'ola. 8o deploran antes se felicitan de !ue sea una guerra
santa es decir una verdadera cru%ada en pro de la reliión católica. / los obispos son doctores
sobrenaturales con misión y con gracia para regir las almas a ellos encomendadas. / están
me$or informados !ue el 3r. 2aritain y !ue yo sobre 8los complejos acontecimientos de
+spa,a9.
/ lo !ue es mucho más importante es !ue este modo de apreciar el caso de Espa'a es
tambi4n el del 3anto &adre por lo menos en lo !ue el 3anto &adre ha manifestado cuando en
su carácter de &adre de la Cristiandad acogió a los refugiados espa'oles. Las palabras del
&adre 3anto son terminantes) da una bendición especial por encima de toda consideración
política a a#uellos #ue han asumido la espinosa y difícil tarea de defender los derechos y el
honor de 3ios y de la 'eliión) +MB- es decir, los derechos de las conciencias.
Estas palabras citaba yo para e.presar la opinión de la 3anta 3ede. / las palabras me parecen
terminantes y definitivas. 8o palabra infalible pero es palabra del 6icario de Cristo !ue tiene un
carisma especial de prudencia en el gobierno ordinario de la 3anta Iglesia.
2aritain me reprocha usar de un modo partidista la autoridad de la *anta *ede pero no debió
contentarse con formular reproches sino !ue debió demostrar el fundamento del mismo.
/ entienda a su vez !ue yo no le reprocho el !ue Jpor una acción mediadoraK bus!ue poner fin
lo más pronto posible a una guerra de e.terminio. 8o hay en ello nada malo aun!ue puede
discutirse su conveniencia. Lo !ue le reprocho es !ue preste iguales m4ritos a ambos bandos
como si pudiese ser igual la causa de Jlos !ue han asumido la espinosa y difícil tarea de
defender los derechos y el honor de #ios y de la %eligiónK 5&ío HI7 y la causa de a!uellos !ue
no han destruido Juna !ue otra iglesia uno !ue otro claustro sino !ue cuando ha sido posible
arrasó todas las iglesias todos los claustros y todo vestigio de religión católica aun cuando
estuviesen vinculados con los más insignes monumentos del arte y de la ciencia.K 5&ío HI
3ivini 'edemptoris.7
L4ase íntegra la C1%(1 COLEC(I61 #E LO3 OGI3&O3 E3&1ROLE3 1 LO3 #E (O#O EL
2A8#O y se verá como ella responde punto por punto a los sofismas y calumnias y
deformaciones !ue acumula 2aritain en las M, lamentables páginas del Prefacio !ue ha escrito
al +M;- libro de 1lfred 2endizábal Eu- oriines dFune Traédie. En 4l se hace eco 2aritain el
filósofo de lo trascendente de las infinitas imbecilidades !ue los impíos de todo el mundo a
propósito de la guerra espa'ola han acumulado en sus pas!uines disolventes para pervertir a
las masas con el mito satánico del comunismo.
Cuesta e.plicarse cómo un católico como 2aritain !ue ha dado tan e.celentes muestras de
acatamiento y respeto a la autoridad de la 3anta Iglesia sobre todo en su Primauté du
*pirituel, haya podido escribir refiri4ndose a esta 6arta 6olectiva: J&or otra parte pensamos no
faltar en nada al respeto debido a esta carta ni a las reglas generales de la conducta católica al
no seguir el documento episcopal en la opción sin reservas !ue e.presa en favor del campo
JnacionalK. La intención de los Obispos !ue han firmado este documento y !ue han debido
se'alar !ue se han mantenido voluntariamente sobre un plano JempíricoK no es ciertamente y
no podría ser imponer en conciencia a los católicos del mundo entero una tal opción en una
materia en la cual cual!uiera sea la importancia de las incidencias espirituales se manifiesta
en el más alto grado el aspecto político e internacional.K
1sí cree $ustificarse 2aritain. 8o hay duda !ue los documentos episcopales sólo tienen
autoridad y obligan en conciencia a"n gravemente dentro de los límites $urisdiccionales de la
autoridad de la cual dimanan. &ero ?de !ue no obliguen a los fieles de otra $urisdicción $ustifica
el !ue estos emitan opiniones sobre la materia concreta de !ue +,F- tratan estos documentos
!ue no coincidan o !ue contrarían en las normas dadas por los Obispos@ ?3i los 7bispos han
sido puestos por el +spíritu *anto para reir la Ilesia, de #ue han tomado posesión canónica,
es posible admitir !ue fieles de otras $urisdicciones eclesiásticas emitan $uicios p"blicos
contrarios a las normas concretas y determinadas de los &ropios Obispos@ ?/ 2aritain es tan
inocente e ingenuo !ue no ve en ello ni si!uiera una falta de respeto@
?Le parece posible a 2aritain !ue no implica mengua a la autoridad episcopal de los Obispos
espa'oles el !ue un laico !ue se dice p"blicamente católico opine diversamente de la
conducta de los católicos espa'oles de lo !ue $uzgan los Obispos puestos por #ios para
regirlos@
La "nica actitud cristiana posible frente a la Carta Colectiva del Episcopado espa'ol y a las
normas anteriores !ue cada Obispo había prescrito a sus respectivos fieles es la contestación
!ue el Eminentísimo Cardenal 1rzobispo de &arís ha hecho llegar al Cardenal Nomá y (omás
&rimado de Espa'a la cual aun!ue todavía no es conocida en su te.to completo tiene
párrafos como 4stos)
8Gstedes CdiceC rinden un ran servicio al mundo al e-hibir a través de la evidencia los hechos
a #ue conduce el ateísmo, el debilitamiento de la moral y la connivencia de los obiernos con
las doctrinas de destrucción y muerte. +sta es una lección muy oportuna #ue da *u +minencia.
>ajo esta sanre #ue aparece a la lu% vemos mejor los peliros #ue nos amena%an. $Todo
esto no prueba +,:- #ue la tit!nica lucha #ue cubre el suelo de la católica +spa,a es en
realidad una lucha entre la civili%ación cristiana y el ateísmo de la llamada civili%ación del
*oviet& *i esta lucha se desarrolla en +spa,a es por#ue los enemios de 3ios la eliieron para
ser la primera etapa de su obra destructora. +l heroísmo de vuestros hijos provoca la
admiración de todo el mundo y aumenta con nuevo esplendor la loria de la +spa,a
caballeresca. (as, a través de los silos, la ran familia católica recordar! los sacrificios #ue la
noble +spa,a debió hacer para salvar su fe, y su memoria ser! bendecida por siempre.9
3i 2aritain !uiere decir !ue los católicos franceses a consecuencia de las #irectivas de los
Obispos espa'oles no están obligados a optar en los asuntos de >rancia por el nacionalismo
en contra del comunismo de acuerdo. Los católicos franceses deben regirse en >rancia por las
directivas de sus propios obispos. &ero así como no se concibe !ue los católicos espa'oles
$uzguen sobre las directivas !ue los Obispos franceses dan a sus fieles así tampoco es
admisible !ue católicos franceses se arroguen derechos para $uzgar las directivas !ue los
obispos espa'oles imponen a sus fieles. 2aritain si no !uiere torcer su conducta de cristiano
obediente a la $erar!uía debe respetar y no $uzgar las prescripciones episcopales. 3olo el
&ontífice &astor 3upremo y universal de la iglesia tiene facultad para ello. +,<-
%e la !uerra "anta
Entremos ya en la cuestión de la uerra santa, !ue constituye el punto central del lamentable
&refacio de 2aritain a un libro igualmente lamentable. Lamentable digo por!ue cuando se
debate la e.istencia misma de Espa'a en una guerra sin cuartel no debía haber ning"n
espa'ol estudiando las interminables causas y responsabilidades de la lucha sino !ue debía
tomar las armas con cora$e de varón e ir a defender su patria y su fe amenazadas. Lo demás
ba$o la apariencia de moderación es una canallesca cobardía. Este se'or 2endizábal de
!uien formula 2aritain ditirámbicos elogios sabemos nosotros lo suficiente para $uzgarle) es
espa'ol y no está luchando del lado Jde los !ue han asumido la espinosa y difícil tarea de
defender los derechos y el honor de #ios y de la %eligión es decir los derechos de las
concienciasK 5&ío HI7.
Duizás no sea innecesario advertir a!uí !ue la posición de 2aritain es e!uivocada aun cuando
pudiese conced4rsele !ue la guerra espa'ola no es una guerra santa. Las líneas anteriores lo
demuestran. &ero soy de opinión !ue no hay !ue conced4rsele ni esto mientras no traiga
razones más perentorias !ue las de su Prefacio.+,=-
*oción de guerra santa en +aritain
2aritain e.pone su noción de guerra santa. JCon respecto CdiceC a formas de civilización
JsagradasK como la civilización de los antiguos hebreos o la civilización islámica o la
civilización cristiana de la Edad 2edia la noción de guerra santa por difícil de e.plicar !ue sea
podía tener un sentido.K
2aritain intenta demostrar su aserto sosteniendo !ue la guerra es por e-celencia una cosa
temporal) Jimporta intereses políticos y económicos concupiscencias de la carne y de la
sangreK. Con todo dice en una civilización de tipo sagrado esta carga terrestre puede
desempe'ar una misión instrumental para con los fines espirituales !ue especifican la guerra.
&ero con respecto a formas de civilización como la nuestra en !ue lo temporal no es
instrumento en favor de lo sagrado la noción de guerra santa pierde toda su significación.
JJusta o in$usta una guerra contra una potencia e.tran$era o una guerra contra ciudadanos
!ueda desde entonces necesariamente lo !ue ella es de suyo y por esencia algo profano y
secular no sagrado* no sólo algo profano sino algo abierto al mundo de las tinieblas y del
pecado. / si defendidos por los unos combatidos por los otros se encuentran interesados
valores sagrados ellos no hacen santo ni sagrado este comple$o profano* +,L- son ellos !ue
con respecto al movimiento ob$etivo de la historia son secularizados por 4l arrastrados en sus
finalidades temporales. La guerra no se convierte en santa sino !ue pone en riesgo de hacer
blasfemar lo !ue es santo.K
(al la noción de guerra santa en 2aritain. ?Es ella e.acta@ 8o lo creo.
La guerra no es como imagina 2aritain Jde suyo y por esencia algo profanoK. (oda guerra Jno
comporta por esencia intereses económicos y políticosK concupiscencias de la carne y de la
sangre. Los comporta generalmente y si se !uiere siempre. &ero no en virtud de su esencia
sino per accidens, a causa de los hombres !ue la realizan. (ampoco viene al caso formular un
concepto JpesimistaK de la guerra diciendo !ue no sólo es Jalgo profano sino algo abierto al
mundo de las tinieblas y del pecadoK.
La guerra en su concepto puro importa el uso de las armas entre dos pueblos para dirimir una
contienda. 8o es de suyo ni $usta ni in$usta ni santa ni profana. 3anto (omás en la *uma
Teolóica 5II. !. LF a. :7 defiende e.presamente la naturaleza indiferente de la guerra cuando
contesta negativamente a la pregunta de si la uerra es pecado.
(an cierto !ue la guerra no es de suyo mala sino cosa indiferente y en muchos casos buena lo
demuestra el hecho de !ue la 3agrada Escritura alaba a 1braham 2ois4s Josu4 3ansón
Nedeón Garac #avid y los 2acabeos Sc. 5Nen. HI6 :; <F* Jos. H ::E :=* I %eg. HII ::*
Isaías IH L* &s. LHHHII :<* II 2ac. H <;E=:7 por hacer +,M- la guerra. 8o sólo esto sino !ue a
veces #ios ordena emprender la guerra en contra de los enemigos de su pueblo. 8um. HH6
:,* Judit I6 ,E9 9= Sc.* II %eg. HEHI. 8o sólo esto sino !ue #ios toma como suya la causa de
sus servidores obra milagros y combate con ellos para asegurarles la victoria. Nen. HI6 :;E<F*
Jos. H ::E:L* Jud. I6 :M* II 2ac. <;E=:* y toma el título de J#ios de los E$4rcitosK. Is. III :* Os.
HII M. 56er 3ictionnaire de Théoloie 6atholi#ue, art. =uerre7.
8ada e.tra'o entonces !ue el gran 3an Gernardo haci4ndose eco de toda la tradición
cristiana no sólo la reconozca como legítima sino como meritoria.
Por#ue dar o recibir la muerte por 6risto no sólo no implica ofensa de 3ios ni suerte aluna de
culpa, sino #ue por el contrario, merece mucha loria... 6uando #uita la vida a un malhechor no
se le ha de llamar homicida, sino malicida, ejecuta a la letra las venan%as de 6risto sobre
a#uellos #ue obran la ini#uidad, y con ra%ón ad#uiere el título de defensor de los cristianos.
5Libro de las alabanzas y e.hortaciones a los caballeros del (emple.7
Dueda entonces bien asentado !ue la guerra es un acto humano indiferente. 8o es de suyo ni
$usto ni in$usto ni santo ni profano. %evestirá uno u otro carácter seg"n sea el móvil !ue lo
especifi!ue como acaece en todos los actos humanos indiferentes.
3anto (omás !ue ha e.puesto esta doctrina en forma admirable 53uma (eológica I II p. :B a
BE:F7 +,,- hace ver cómo estos actos !ue por su naturaleza no son malos ni buenos como por
e$emplo cultivar la tierra se convierten en tales por las circunstancias concretas en !ue se
realizan al menos por el fin !ue mueve al !ue pone tales actos. 1sí por e$emplo cultivar la
tierra no es ni pecado ni acto virtuoso pero cultivar la tierra por el puro deseo de lucro es
pecado* cultivarla para conseguir la necesaria sustentación es acto virtuoso y cultivarla como
e$ercicio de mortificación cristiana es un acto santo. Evidentemente !ue este acto en su entidad
física es un acto profano pero en su entidad moral es un acto sagrado por!ue se ordena a dar
gloria a #ios.
&or esto cuando el motivo !ue da razón de ser a la guerra Co sea a!uel motivo !ue 4l puesto
se produce la guerra y !ue faltando 4l la guerra cesaC es un motivo santo o sarado, la guerra
entonces alcanza este mismo carácter. 8o por!ue la guerra en su entidad física, sea una cosa
santa 5la guerra se hará con ca'ones y no con rosarios ni escapularios así como la tierra se
cultiva con el arado7 sino en su entidad moral, como acto de la categoría moral por!ue es
sarado o santo el móvil !ue le da razón de ser.
1sí acaeció con la guerra de los 2acabeos con las Cruzadas con las c4lebres guerras contra
el Islamismo y aun con la lucha contra los 1lbigenses y demás here$es. Due en esas luchas se
entremezclaban intereses inferiores nadie lo duda pero no eran esos los !ue daban razón de
la e.istencia de la guerra misma.
/ en el caso de Espa'a el motivo determinante +,9- de la guerra es un motivo sagrado) 8adie
me$or !ue el E.cmo. 3r. Cardenal Nomá y (omás ha hecho observar esto en la Instrucción !ue
como 1rzobispo da a sus diocesanos. 5+l 6aso de +spa,a. &amplona :;=,7.
8@uítese, pues, por otra parte como cosa inconcusa #ue si la contienda actual aparece como
uerra puramente civil, por#ue es en el suelo espa,ol y por los mismos espa,oles donde se
sostiene la lucha, en el fondo debe reconocerse en ella un espíritu de verdadera cru%ada en
pro de la reliión católica...9
Es evidente !ue no todos los !ue han emprendido la guerra lo han hecho por este motivo con
la misma pureza de intención pero 4ste ha sido el motivo 1nico de los valientes $óvenes de
8avarra !ue han prestado su concurso en el primero y más decisivo momento 5ver el libro .al
6onde y los 'e#uetés, donde se recopila las declaraciones e informaciones de los
corresponsales e.tran$eros sobre esta fuerza aut4ntica de Espa'a7 y ha sido en el resto de
Espa'a el motivo !ue ha mantenido la unificación de las fuerzas. En otras palabras si Espa'a
en su totalidad sin hacer distinciones de partido o de política se ha lanzado a la lucha ha sido
para defender la 3anta %eligión. 3i no hubiese sido 4ste el móvil la guerra se hubiera reducido
a otra cosa, a algo distinto a una lucha puramente de clase.
La lucha no ha podido hacerse sino al grito de T6iva Cristo %eyU y Tviva Espa'aU &or!ue se
defendían los derechos de Cristo %ey en Espa'a ya !ue Espa'a no tiene sentido sin Cristo
%ey... +,B- ya !ue el pueblo espa'ol no !uiere saber nada de la e.istencia sin Cristo %ey. Es
una guerra santa.
&ongamos un e$emplo para aclarar todo esto. ?Cómo sería una guerra !ue Espa'a hiciese a
>rancia para arrebatarle pongamos caso sus colonias de 1frica@ 3ería una guerra injusta.
?Cómo sería la guerra !ue emprendiese Espa'a contra >rancia !ue !uisiera arrebatarle sus
posesiones de 2arruecos@ 3ería $usta. ?Cómo sería si Espa'a va a la guerra para no de$arse
arrebatar su fe cristiana, su reliión, su amor a Cristo %ey@ 3ería una guerra santa. &or!ue el
móvil es un móvil sarado.
,na petición de principio en +aritain
Es completamente arbitrario e importa una petición de principio el elaborar la noción de uerra
santa en función de la civilización sagrada. Es decir el plantear como principio !ue si no e.iste
hic et nunc una civilización sagrada no puede haber guerra santa.
&or!ue esto e!uivale a preparar una definición !ue me $ustifi!ue a!uello !ue debo demostrar.
Lo lógico es partir de la noción com"n de guerra santa es a saber una guerra emprendida por
un motivo sagrado como ob$eto de especificación e.aminar si se realiza en el hecho real y en
este caso estudiar su significación histórica.
&roceder de otro modo como lo hace 2aritain es incurrir en una cadena de errores
irremediables. +,;- &or!ue 2aritain despu4s de asentar !ue no es posible una guerra santa
cuando no e.iste hic et nunc una civilización de tipo sacral concluye definitivamente !ue la
guerra espa'ola no puede ser santa. &ero como por otra parte no puede negar !ue reviste los
caracteres o apariencias de una guerra santa entonces vese obligado a deplorarlo y buscar de
e.plicarlo por la teoría del mito de la uerra santa: es decir la guerra espa'ola es puramente
una contienda de dos bandos por una con!uista temporal en la !ue uno de los bandos los
antimar-istas o fascistas han creado el mito de la guerra santa para e.terminar más fácil y
eficazmente a los mar.istas. 1 esto llama 2aritain islami%ación de la conciencia reliiosa.
J&uede ser !ue en Espa'a C diceC toda guerra tienda a convertirse en una guerra santa) en
este sentido la palabra de guerra santa no designa más una cierta cosa de una naturaleza
ob$etiva determinada se refiere a una disposición del temperamento histórico de un pueblo. /
lo mismo !ue el mito de la %evolución tal como se ha desarrollado en las escuelas socialistas y
anar!uistas del siglo HIH puede ser mirada como una trasposición laica de la idea antigua
idea de Cruzada lo mismo entonces será menester decir !ue los milicianos hacen tambi4n su
guerra santa.K
#e modo !ue 2aritain !ue no ha penetrado en la significación profunda cultural !ue comporta
el drama espa'ol despu4s de imaginar el mito de la uerra for$ado por los antimar.istas vese
obligado a reconocer !ue tambi4n los antifascistas se +9F- mueven por el mismo mito. (odo
para ser amargamente deplorado.
Es lamentable !ue un filósofo arremeta el estudio del fenómeno espa'ol con ideas
preconcebidas sobre el ritmo !ue llevan los acontecimientos históricos. &or!ue entonces un
hecho desconcertante como el drama espa'ol y de una profunda significación histórica Cpor!ue
es como romperse el nudo de la historia moderna !ue creíamos sin salidaC tendrá !ue ser
desnaturalizado y minimizado para hacerle entrar en las vistas históricas estrechas preparadas
con anticipación. &ara !ue esto no acaezca es necesario profundizar el drama espa'ol con
libertad de espíritu dispuesto a renunciar a ideas !ue nos son caras si los hechos lo e.igiesen.
La guerra española es una guerra santa
En primer lugar de$emos asentado !ue en Espa'a se entabla una lucha teolóica. 8o se lucha
simplemente por algo político económico ni si!uiera por algo cultural o filosófico se lucha por
Cristo o por el 1nticristo.
Las palabras del Cardenal Nomá y (omás 5+l 6aso de +spa,a, pág. 97 e.presan
admirablemente esto !ue está en la conciencia de toda la Espa'a.
JLa guerra !ue sigue asolando gran parte de Espa'a y destruyendo magníficas ciudades no es
+9:- en lo !ue tiene de popular y nacional una contienda de carácter político en el sentido
estricto de la palabra. 8o se lucha por la %ep"blica... 8i ha sido móvil de la guerra la solución
de una cuestión dinástica... 8i se ventilan con las armas problemas interregionales.K
JEsta cruentísima guerra es en el fondo una guerra de principios de doctrinas de un
concepto de la vida y del hecho social contra otro de una civilización contra otra... #e una
parte combatientes de toda ideología !ue representa parcial o integralmente la vie$a tradición
histórica de Espa'a* de otra un informe conglomerado de combatientes cuyo empe'o principal
es más !ue vencer al enemigo o si se !uiere por el triunfo sobre el enemigo destruir todos los
valores de nuestra vie$a civilizaciónK 5página 9 y sig.7.
JCristo y el 1nticristo se dan la batalla en nuestro suelo.K 5pág. :,7.
La lucha es entonces en un plano teológico por!ue Cristo y el 1nticristo son conceptos de la
(eología. Lo cual no !uiere decir !ue todos tanto los de uno u otro bando tengan conciencia
de ello o no se muevan parcialmente por móviles inferiores. El movimiento de la lucha es 4se
en la masa colectiva.
8ada sorprendente !ue así sea para el !ue haya penetrado la degradación histórica !ue se
viene operando con lógica infle.ible desde el %enacimiento a!uí. Con Lutero se destruyó el
orden sobrenatural medioeval con Qant el orden de la inteligencia con %ousseau el orden de
lo político y moral con el Capitalismo el orden de lo económico y +9<- ahora con el Comunismo
no !ueda sino una lucha a muerte por 3er o no ser. (odo o nada. Cristo o el 1nticristo.
3i la lucha se desarrolla en el plano de lo teológico ?!u4 carácter debía revestir en uno y otro
bando@ &ues de un lado debía ser de Cristo cristiana y del otro del 1nticristo anticristiana) de
un lado santa, del otro sat!nica. Los hechos lo demuestran palmariamente y el mismo 2aritain
al deplorarlo vese obligado a reconocerlo.
8o recuerdo en !u4 n"mero de C%I(E%IO se publicó un artículo de 2ons. Nustavo J.
>ranceschi enviado desde Espa'a en !ue hacía notar el carácter sat!nico del terror ro$o. 8o
podía ser de otra suerte en una guerra teológica y teológica no por voluntad de una u otra parte
sino por una e.igencia metafísica de la dial4ctica de la historia.
Cuando 2aritain se imagina !ue ambos bandos en Espa'a luchan por con!uistas temporales
está profundamente e!uivocado. 8i uno ni otro se mueve por motivos inferiores. Los
comunistas luchan por el odio a 6risto: los nacionalistas por Cristo cuyo amor no !uieren
de$arse arrebatar.
Las palabras del Emmo. Cardenal Nomá y (omás vienen al caso para testificar el motivo de la
lucha del bando comunista 5+l 6aso de +spa,a, pág. :<7.
JEl primer empu$e de la revolución fue contra este gran hecho de la %eligión !ue si lo es en
toda civilización y en todo pueblo tenía todavía en Espa'a un e.ponente social no superado
por ninguno...K +9=-
-or que deb'a ser la española una guerra santa
El gran escándalo de 2aritain es !ue una civilización profana como lo era "ltimamente la
espa'ola pueda emprender una guerra !ue ha de considerarse santa aun con respecto al
movimiento ob$etivo de la historia. &ero 2aritain no entiende a la *anta +spa,a !ue canta el
gran Claudel. &recisamente el ser una civilización profana y no poder tolerarlo constituye la
tragedia espa'ola.
Como escribe el &. Ignacio N. 2en4ndez %eigada en La uerra nacional espa,ola ante la
(oral y el 3erecho 5folleto !ue 2aritain conoce por!ue lo cita7 Jel alma espa'ola es
naturalmente cristiana totalmente cristiana universalmente cristiana. 1caso en ning"n pueblo
de la tierra el cristianismo se connaturalizó en tanto grado !ue apenas se puede separar ni
distinguir lo !ue tenemos de espa'oles de lo !ue tenemos de cristianos. / cuando en nuestros
días se ha !uerido arrancar a Cristo de nuestras almas no se ha conseguido sin arrancar
tambi4n a Espa'a de esas mismas almas !ue vienen a renegar de su madre piadosa y
escupirle al rostro para esclavizarse a una despótica madrastra...
#e este modo Espa'a fue totalmente cristiana universalmente cristiana sin distingos ni
cortapisas y esta es la clave de nuestra grandeza el impulsivo de nuestras empresas y el
distintivo !ue nos +9L- hace inconfundibles con otros pueblos. Cuando e.otismos indeseables
vinieron a empa'ar la blancura de nuestra alma tan profundamente cristiana en Espa'a
comenzó la decadencia.K
/ la guerra actual estalló por!ue Espa'a ha !uerido encontrar a sí misma. 0a !uerido
encontrar el Cristianismo por!ue sin 4l no puede e.istir. Es una guerra entonces santa no sólo
psicológicamente sino ob$etivamente por!ue nos !uiere dar y nos va a dar una +spa,a
6ristiana en el sentido propio y estricto !ue 2aritain asigna al concepto de civilización cristiana.
&recisamente si se profundiza en lo hondo de la historia se llega a la conclusión de !ue la lucha
ad!uiere ahora los caracteres de cosa decisiva y "ltima. J1!uí se han enfrentado las dos
civilizaciones las dos formas antit4ticas de la vida social. Cristo y el 1nticristo se dan la batalla
en nuestro sueloK 5Cardenal Nomá y (omás ib., pág. :,7. / no podía ser entonces sino una
lucha sagrada en el sentido propísimo de la palabra) &or!ue es una lucha por el imperio de
Cristo %ey en la vida p"blica y social.
Los escándalos de +aritain
J1síK Cdice 2aritainC Jel principio del primado de lo espiritual podía en las civilizaciones de
tipo sacral e.presarse en la idea de guerra santa de la !ue la Edad 2edia ha hecho gran uso.
En nuestras civilizaciones de tipo profano e.cluye +9M- esta idea en virtud mismo de la
trascendencia del orden sagrado) por!ue no e.istiendo más el hecho de la ciudad temporal 5lo
!ue no era posible sino en el caso en !ue la ciudad temporal estuviese sacralmente
constituida7 la guerra santa si se !uisiese a toda costa mantener la idea como ideaEfuerza
pasaría entonces por el hecho del orden sagrado mismo obrando por sus propios medios lo
!ue es un absurdo) no siendo la fuerza de las armas ni la sangre derramada los medios propios
del reino de 3ios. TDue se invo!ue pues si se la cree $usta la $usticia de la guerra !ue se hace
!ue no se invo!ue su santidadU Due se mate si se debe matar en nombre del orden social o
de la nación* esto es bastante horrible* !ue no se mate en nombre de Cristo %ey !ue no es un
$efe de la guerra sino un %ey de gracia y caridad muerto por todos los hombres y cuyo reino
no es de este mundo...K
&ero todo este discurso se deshace solo cuando se refle.iona !ue los nacionalistas espa'oles
no han ido a la guerra como buscando implantar el reinado de Cristo !ue no podían implantar
por medios pacíficos... no seamos ingenuos en la consideración de los hechos históricos. Los
nacionalistas espa'oles han ido a la guerra cuando se percataron !ue de no hacerlo así iban
a !uedar esclavizados en la tiranía comunista... >ueron impulsados por el derecho elemental
de convivir en Espa'a... Guscaron lo mínimo pero entendieron !ue este mínimum es a saber
la pura convivencia sin el Cristianismo totalmente vivido el Cristianismo hecho carne en el alma
espa'ola como lo +9,- fue en los días gloriosos de >ernando el Católico. #espu4s de un siglo y
medio de transacciones vergonzosas con los errores anticristianos Espa'a se ha percatado
!ue o volvía al orden temporal cristiano, al orden sarado, o sucumbía como reino temporal
independiente, y al luchar contra el comunismo lucha como es lógico por el reino de Cristo %ey
en su vida p"blica.
El orden sagrado medioeval de Espa'a no había por tanto desaparecido sino !ue estaba
latente... El comunismo !ue ha originado la lucha ha servido para despertar a la 8*anta
+spa,a9 en la lucha por su recon!uista.
El pueblo espa'ol se ha sentido llevado a la uerra santa sin saberlo y sin !uererlo... Los
"ltimos a'os de rep"blica mar.ista han servido para sacudir lo más hondo del alma espa'ola
para !ue Espa'a se encontrase a sí misma.
Las palabras del &. Ignacio N. 2en4ndez %eigada !ue 2aritain critica Jla guerra nacional
espa'ola es guerra santa y la más santa !ue registra la historiaK cobran una e.actitud
admirable. Espa'a lucha por la entronización de Cristo %ey en la vida social y p"blica despu4s
de cuatro siglos de vergonzosa apostasía de la Europa cristiana.
Con la guerra espa'ola comienza la recon!uista cristiana del mundo apóstata. +99-
.ugurios #elices de la guerra santa
2aritain deplora repetidas veces y no sólo ahora sino tambi4n en su artículo 3e un nuevo
2umanismo 53ur abril de :;=9 pág. L,7 !ue la guerra espa'ola sea una guerra santa. &ero
felizmente los Obispos puestos por el Espíritu 3anto para regir la Iglesia se regoci$an de ello y
así el Obispo de 3alamanca #. Enri!ue &la y #eniel en su carta &astoral Las dos 6iudades,
escribe) JLa guerra por acarrear una serie inevitable de males sólo es lícita cuando es
necesaria. &ero la guerra como el dolor es una gran escuela for$adora de hombres. ?8o
estamos contemplando con admiración y asombro en pleno siglo HH cuando tanto habíamos
estado lamentando la frivolidad y rela$amiento de costumbres y la afeminación muelle y
regalada el ardoroso y heroico arran!ue de tantos millares de $óvenes !ue en las distintas
milicias voluntarias van generosamente a ofrendar sus vidas en los frentes de batalla por su
#ios y por Espa'a@ TOhU nosotros al entrar ya en la senectud esperamos confiadamente !ue
la generación de los $óvenes e. combatientes de esta Cruzada será me$or !ue las
generaciones de las postrimerías del siglo HIH y principios del actual...
3a!uemos fruto de esa hecatombe !ue estamos contemplando de tanta sangre derramada.
TDue sea ella verdaderamente redentora...U +9B-
%eine de una vez en nuestra Espa'a la cristiana $usticia social. 8i e.plotador capitalismo ni
destructor comunismo.K
1un!ue 2aritain se imagine !ue el triunfo de los nacionalistas espa'oles establecerá en
Espa'a un r4gimen fascista, cuando no hitlerista !ue someterá a su servicio a la Iglesia y
ahondará el divorcio entre 4sta y los obreros no lo cree de ese modo el Cardenal Nomá y
(omás !uien escribe) JNuerra contra el comunismo mar.ista como es la actual no lo es
contra el proletariado corrompido en gran parte por las predicaciones mar.istas. 3ería una
calumnia y un crimen germen de una futura guerra de clases en la !ue forzosamente se vería
envuelta la religión atribuir a 4sta un consorcio con la espada para humillar a la clase
traba$adora o si!uiera para amparar vie$os abusos !ue no debían haber perdurado hasta
ahora.K
J8o teman los obreros sean !uienes fueren y hállense afiliados a cual!uiera de los grupos o
sindicatos !ue persiguen el fin de me$orar la clase. 8i la espada ni la religión son sus
adversarios) la espada por!ue se ocupa en el esfuerzo heroico de pacificar a Espa'a sin lo
!ue es imposible el traba$o tran!uilo y remunerador* la religión por!ue siempre fue el amparo
del desvalido y el factor definitivo de la caridad y de la $usticia social. 3i está de #ios !ue el
e$4rcito nacional triunfe est4n seguros los obreros de !ue de$ando el lastre de una doctrina y
demás procedimientos !ue son por su misma esencia destructores del orden social habrán
entrado definitivamente en camino de lograr sus $ustas reivindicaciones...K +9;-
La Cruz y la espada son dos garantías de bienestar y $usticia social y de civilizaciones
grandes. La Cruz !ue pacifica los corazones* la espada !ue mantiene esta pacificación contra
los perturbadores perniciosos. La espada se dice y no el pu'al. &or!ue cuando la espada no
sirve para proteger el derecho se trueca en un cobarde pu'al. La Iglesia !ue siempre e.altó la
significación de la Cruz $amás restó m4ritos a la espada por!ue tal es la condición de los
hombres en la tierra !ue sólo con la Cruz y con la espada es posible una civilización
verdaderamente cristiana. 8o en vano Gonifacio 6III promulgó sus ense'anzas celeb4rrimas
sobre las dos espadas.
La (isión de#ormada de +aritain con respecto al caso de España
3i algo aparece claro de la lectura reposada del &refacio de 2aritain es su visión deformada de
las cosas !ue acaecen en Espa'a.
JLa guerra !ue se traba en Espa'a CdiceC es una guerra de e.terminio* no tiende sólo a
arruinar fundamentalmente la nación espa'ola sino a provocar un conflicto universal* e.aspera
en todas partes pasiones !ue no perdonan) está en tren de deshonrar a Europa. 1menaza
gravemente nuestro país en ciertas condiciones primeras de su seguridad e.teriorK 5pág. =L7.
La guerra !ue se traba en Espa'a decimos en cambio todos los !ue sentimos el heroísmo de
la +BF- sangre espa'ola es una guerra de redención. Cuando creíamos muertas como de
siglos pasados las gestas 4picas he a!uí la epopeya del 1lcázar los sitios heroicos de Oviedo
y de la 6irgen de la Cabeza la intrepidez de las milicias de re!uet4s y he a!uí el heroísmo de
la 3anta Espa'a !ue como en tiempo de Pelayo y del 6id, una ve% m!s ha sacado la espada.
8o es Juna guerra de e.terminioK... 3ervirá sí para e.terminar las lacras con !ue la impiedad
del liberalismo ha arruinado a la Espa'a grande pero Tfeliz e.terminioU !ue nos ha de revelar la
Espa'a Patria de 3omino y de ?uan, y de .rancisco el 6on#uistador y de Teresa 5Claudel7.
+st! en tren de deshonrar a +uropa. 3í a la Europa burguesa democrática mercantilista
afeminada cuya cobardía y miseria va a !uedar en descubierto $unto a esta epopeya
imperecedera de heroísmo.
Emena%a ravemente nuestro país en ciertas condiciones primeras de su seuridad e-terior...
0e a!uí el caso de un filósofo !ue trata siempre de mantener la trascendencia universal de la
filosofía y !ue en una cuestión tan vital como la guerra espa'ola no puede olvidar !ue es
franc4s de la tercera rep"blica y !ue Jse siente gravemente amenazadoK. Estará amenazada
la >rancia de %obespierre y de Glum pero no la >rancia gloriosa de la >lor de Lis. 8o olvide
2aritain !ue Glanca de Castilla fue madre de 3an Luis %ey... de modo !ue en los reinos
cristianos como el !ue está preparando en Espa'a y sólo en ellos e.istió Jla amistad
fraternal.K >uera de allí los filósofos hanse +B:- visto obligados a fingir Jel mito de la amistad
fraternalK !ue es un mito e.celente para !ue los enemigos de #ios emboben a los cristianos.
.preciación equi(ocada de los hechos en +aritain
2aritain aprecia los hechos de la guerra espa'ola con una mentalidad !ue desconcierta...
Creería uno a ratos estar leyendo las crónicas de los panfletos iz!uierdistas. JEs un sacrilegio
horrible CdiceC masacrar sacerdotes aun!ue fuesen fascistas son ministros de Cristo en odio
de la religión* es otro sacrilegio horrible tambi4n masacrar pobres fuesen mar.istas es el
pueblo de Cristo en nombre de la religión. Es un sacrilegio !uemar iglesias... * es otro
sacrilegio de forma religiosa vestir soldados musulmanes con imágenes del Corazón de
Jes"s para #ue maten santamente a los hijos de los cristianos, 5no está subrayado en el
original7 y pretender enrolar a #ios en las pasiones de una lucha en !ue el adversario es
mirado como indigno de todo respeto y de toda piedad.K
2aritain parece informado por el escritor Jos4 Gergamín y por Ossorío y Nallardo y por los
católicos vascos. 1l menos así plantean el problema todos estos traidores de la grandeza de
Espa'a.
&ero si es sacrilegio matar sacerdotes no por!ue son fascistas sino ministros de Cristo no lo
es sino !ue es cosa $usta y en el caso presente dados los caracteres de la guerra espa'ola
cosa santa +B<- matar mar.istas no por!ue lo sean no por!ue son pobres 5sino a pesar de
serlo7 ya !ue !uieren destruir fundamentalmente a Espa'a. ?Cree 2aritain !ue los valientes
re!uet4s !ue han ido a guerrear por su #ios al grito de Cristo %ey son burgueses !ue matan
pobres@ ?8o se informó !ue los campesinos de 8avarra y de Castilla han sido los
contingentes más denodados de luchadores@ ?/ !ue en cambio han sido las zonas más ricas e
industrializadas de Espa'a las !ue aportaron mayor n"mero de ro$os@ 5Cardenal Nomá y
(omás en su 6arta Ebierta a Euirre7. ?&or !u4 asigna 2aritain caracteres sensacionales al
hecho de !ue algunas se'oras JpiadosasK impongan escapularios a los musulmanes y afirma
!ue se hace para !ue maten santamente a los hijos de los cristianos& 8o olvide !ue un filósofo
no debe de$arse sugestionar como un gacetillero. Due en la guerra santa de la Espa'a
nacionalista se cometen abusos yo no creo !ue haya ni !ue negarlo ni !ue afirmarlo pero un
filósofo de la envergadura de 2aritain debe comprender !ue no por ser santa una guerra es
guerra de santos ni se hace con santidad pura. La guerra es guerra con todos los recursos de
las guerras con todas las pasiones de los combatientes con todas las intrigas y ambiciones
particulares con todos los abusos y atropellos lamentables !ue hay !ue deplorar en toda
empresa de hombres... 3i es santa no lo es por la santidad de cada uno de los !ue en ella
act"an sino por ser un móvil santo o sagrado Cla defensa de los derechos de Cristo %ey en
Espa'aC lo !ue en "ltimo t4rmino da razón de ser a la e.istencia de la guerra. +B=-
La tercera solución
2aritain !ue cree !ue el mundo se mueve hoy hacia dos polos de atracción igualmente
temibles Cel >ascismo y el ComunismoC y !ue en Espa'a uno y otro bando corresponden a
estos dos polos se pregunta) J?y !u4 podemos y debemos desear sino !ue estas dos clases
de peligro sean apartadas de los destinos de Espa'a@K J3i aun después de la horrible
violencia !ue hacen sufrir a las conciencias el recurso a lo irreparable y el desencadenamiento
de la violencia fuese hacía una tercera solución !ue a pesar de todo la &rovidencia inclinase al
final los acontecimientos esto aportaría una confirmación muy fuerte a a!uellos !ue
perteneciendo a países hasta el presente preservados de la guerra civil piensan !ue esta
tercera solución !ue se impondrá tarde o temprano debe ser encontrada y aplicada a toda
costa antes de una catástrofe de lo político.K
Cual!uiera sea el valor de esta tercera solución y en cuanto a mí tengo hecha mi opinión !ue
coincide con la de Cesar E. &ico 6arta a ?ac#ues (aritain, en el caso de Espa'a la tercera
solución, es el triunfo franco de la Espa'a 8acionalista por!ue es el triunfo de la Espa'a 4pica
con toda su grandeza cristiana de civilización !ue !uizás en el primer momento imponga un
orden algo artificial y por ende violento. &uede ser. &ero por este camino la &rovidencia lleva a
Espa'a a encontrarse +BL- a sí misma despu4s de siglos !ue se había perdido.
8i comunismo ni fascismo sino cristianismo. &ero este saldrá de la Espa'a !ue sangra. / no
será una creación utópica for$ada en el cerebro de un filósofo sino una renovación una
'estauración de los valores eternos !ue viven en el alma espa'ola !ue así como ha podido
renovar la gesta de Nuzmán el Gueno sabrá tambi4n renovar su grandiosa tradición social y
cultural de los 3iglos Nrandes.