INDICE

I. Contexto Periodo 1821-1872
1.1) Contexto Ciudad y Territorio
1.2) Arquitectura
1.2.1 Tipología
1.2.2 Morfología
1.2.3 Tecnología
1.2.4 Ideología
1.2.5 Arquitectura como Institución
1.2.6 Casos
- El Mercado Central
- Sala de Máquinas de la Casa de la Moneda
- El Palacio y Parque de la Exposición
- La Penitenciaría de Lima

II. Contexto Periodo 1872-1919
1.1) Contexto Ciudad y Territorio
1.2) Arquitectura
1.2.1 Tipología
1.2.2 Morfología
1.2.3 Tecnología
1.2.4 Idolología
1.2.5 Arquitectura como Institución
1.2.6 Casos
- La Quinta Alania
- El Banco Perú y Londres
- La Casa de Correos y Telégrafos
- La Casa Courret
- La Estación de Desamparados


I. Contexto Ciudad y territorio (Inercia, actualización y ruptura.)1821-1872

- Se vive una Lenta definición de los límites políticos de la naciente República.
- Economía exportadora de guano genera el predominio de la Costa sobre la Sierra acosada por la
crisis minera y el atraso del campo, se favorece así el centralismo limeño, sede histórica de la élite
política virreinal.
- Inicios del primer eje transversal costa-sierra en el sur (Arequipa).
- Fortalecimiento de las costeñas ciudades de Tacna y Moquegua.
- El virtual eje fluvial: búsqueda de rutas hacia el río Amazonas expresión de la utópica intregración
de la selva. Fundación de Iquitos.
- Estancamiento de las ciudades serranas: Cuzco, Cajamarca, Huamanga, etc.

II. La Arquitectura

1.1) Tipología

- La modernización de la sociedad generó nuevos códigos de comportamiento, el proceso
globalizador impuso sus nuevas instituciones, demandando a la arquitectura la aparición de nuevos
tipos edilicios: la Penitenciaría, el Mercado, la Escuela, etc.
- La vivienda heredada del virreinato mantiene sus tipos básicos, adaptándose al proceso de
densificación y los nuevos patrones de expansión urbana.
- Aparecen nuevos tipos introducidos por los constructores, especialmente italianos (vivienda
corredor, quinta europea).

1.2) Morfología

- La arquitectura está anclada a los valores del espacio urbano continuo. Los nuevos estilos en el
tejido urbano existente no van a constituir una ruptura, a lo más se produce el prudencial
incremento del segundo piso, manteniéndose el alineamiento a la calle.
- En las áreas de expansión se expresarán con más claridad los cambios en la concepción de la
forma: la simetría, la monumentalidad, la frontalidad, la jerarquía, así como la posibilidad que el
edificio pueda ser exento, con fachadas continuas.
- En arquitectura, se mantienen las diferencias entre la doméstica y la institucional.
- Clasicismo de influencia italiana, tanto en los nuevos temas institucionales como en la
arquitectura doméstica.
- En las ciudades portuarias y en los ferrocarriles: influencia inglesa.
- La arquitectura heredada del virreinato actualiza sus programas, técnicas y estilos (p. ej. la
arquitectura doméstica en Arequipa y Moquegua, en Lima el balcón limeño asume una nueva
función y dimensión)
- Al finalizar el periodo (1876): introducción sistemática del Academicismo francés (vg. las
"Lecciones de Arquitectura" de Teodoro Elmore, influencia de J.N.L. Durand).

1.3). Tecnología

- Persisten los materiales tradicionales: el adobe, la quincha, se potencia enormemente el uso de la
madera que además de la estructura tendrá presencia en el acabado de las fachadas.
- Empiezan a aparecer nuevos materiales. La construcción de la Penitenciaría revela un despliegue
logísitico excepcional y el uso de variados materiales: piedra, ladrillo, fierro, coberturas plegadas.
- La sala de máquinas de la Casa de la Moneda, es un excepcional caso de construcción metálica,
que también empieza a ingresar a inicios de la segunda mitad del siglo XIX, en mobiliario urbano
(faroles, rejas, piletas), columnas, y balaustres.
- En los espacios públicos empieza a utilizarse las lajas de piedra que van reemplazando o
sumándose al canto rodado.
- Presencia influyente del ferrocarril en el proceso productivo, en el imaginario colectivo y como
expresión prestigiada de la industrialización.

1.4) Ideología

- La "Europeización" atraviesa todas las manifestaciones de la naciente República, expresada
fundamentalmente a través de los ideales de la industrialización, la tecnología, la máquina, y el
reconocimiento de la tecnocracia (profesionales ingenieros, arquitectos).
- Las ideas europeas se mueven entre el Romanticismo y el Positivismo que van a tener cierta
influencia en la literatura aunque de manera superficial. El Costumbrismo de Ricardo Palma
("Tradiciones Peruanas"), puede leerse como expresión cumbre de romanticismo.
- El saber empírico de los alarifes y maestros virreinales, será sustituido por la visión técnico-
científica de los profesionales Ingenieros y Arquitectos. Sus conocimientos adquieren per se el
valor de una ley. Al final de este periodo, la introducción del rigor compositivo del Academicismo
potenciado en el ámbito de la formación de los profesionales debe entenderse en ese contexto.

1.5) La Arquitectura como institución

- Se sustituye el conocimiento empírico por el científico: aparecen el Ingeniero y el Arquitecto.
- Se mantiene la producción artesanal
- Inicios de la industrialización en la construcción: componentes producidos en serie y uso de
máquinas en la construcción.
- Se crea la Comisión Central de Ingenieros (1853) y el Cuerpo de Ingenieros y Arquitectos del
Estado (1860) al que se autoriza para acreditar a Ayudantes de Ingenieros y Ayudantes de
Arquitectos. Luego de cumplir determinados requisitos podían acceder al título de Ingeniero o de
Arquitecto Civil.

1.6) Casos

El Mercado Central

Construido en 1852 fue resultado de la influencia europea que propugnaba la limpieza, el orden y
la sanidad en las ciudades, lo cual era visto como sinónimo de progreso. Ocupaba una manzana
completa por lo que hubo que afectar el Monasterio de La Concepción. Su planta y centrípeta se
desarrollaba inicialmente alrededor de un patio central al que convergían circulaciones a lo largo de
las cuales se abrían los puestos. Hacia el exterior, en los cuatro frentes se abrían locales
comerciales. Los ingresos se encontraban en las esquinas y la parte central de cada calle estaba
enfatizada por una torre central. El estilo imperante es el Neoclasicismo. La estructura, pie
derechos, vigas y viguetas fueron en madera. En el siglo XIX tuvo una primera remodelación
seguida de una ampliación en las primeras décadas del siglo XX.

Se incendió a mediados de la década de 1960 y sobre el terreno se levanta el nuevo Mercado
Central, entre los jirones Huallaga, Ucayali, Andahuaylas y Ayacucho, en los Barrios Altos, Cercado
de Lima.



Sala de Máquinas de la Casa de la Moneda

Fundada en 1561, es ampliada en el gobierno del presidente José Balta. Estupenda estructura
metálica cobija la maquinaria a vapor traída desde Londres para la acuñación de monedas.

Los edificios construidos para albergar oficinas y la sala de máquinas conforman un patio en cuyo
centro hay una fuente rodeada por unas rejas también en hierro forjado. Su fachada exterior
muestra un ejemplar del estilo neoclasicista, con dos cuerpos formados por sendas pilastras y
articulados por cornisas todo ello en madera. Composición en pleno auge en los edificios
institucionales se trasladará simultáneamente a la arquitectura doméstica. Fue inaugurado en
1878.

Se encuentra ubicado en el jirón Junín 791, en los Barrios Altos, Cercado de Lima.



El Palacio y Parque de la Exposición

Construidos para la Exposición de1872 por el gobierno del presidente José Balta. Los encargados
fueron el periodista Manuel Atanasio Fuentes y el arquitecto italiano Antonio Leonardi. El parque de
diseño inglés con pabellones de diversos estilos introdujeron el pintoresquismo y exotismo
acentuado posteriormente al conjunto, que en su época se vio como la expresión avance que nos
integraba al mundo europeo. El Palacio, diseñado por Leonardi en estilo Neo renacentista
veneciano, reproduce el patio renacentista combinando los materiales tradicionales locales con los
foráneos en boga: fachadas de ladrillo y esbeltas columnas metálicas en fierro fundido forman una
novedosa planta libre, apta para la exhibición.

Se encuentra delimitado actualmente por las avenidas Garcilaso de la Vega, 28 de Julio, Paseo de
la República y el Paseo Colón en el Cercado de Lima.



La Penitenciaría de Lima
A fines de la década de 1850 el gobierno del presidente Castilla decide la construcción de una
cárcel modelo que se llamó “Panóptico”, por el sistema de control central hacia los pabellones de
celdas. Se hizo un meticuloso estudio a cargo de Mariano Paz Soldán que sirvió para decidir el
modelo a emplearse, haciendo insólito eco del debate sobre el tratamiento a los sentenciados y la
arquitectura que le diera cumplimiento. El arquitecto Maximiliano Mimey fue el encargado del
diseño. Ocupaba una manzana y en su momento se encontraba en los confines de la ciudad, al
borde de las murallas. Su estilo nos remite a las fortalezas medievales con la imagen de
inexpugnable y segura expresada en el cerco pétreo del perímetro y dentro del recinto se ubica la
funcional, racional y autónoma volumetría del panóptico. Se trata sin duda de la primera
construcción moderna de la arquitectura limeña, por su programación -que incluyó viajes y visitas a
edificios norteamericanos-, diseño y construcción pues movilizó insólitamente materiales, e
infraestructura a pie de obra, mediante una línea férrea. Fue demolido a fines de la década de
1960 para dar paso a la construcción del nuevo Centro Cívico.

Se ubicaba en la manzana del actual Centro Cívico, entre las avenidas Garcilaso de la Vega,
Bolivia y el Paseo de la República.



I. Contexto Ciudad y Territorio 1872-1919

Se consolida el segundo eje ferroviario: transversal a la costa y hacia la sierra en busca del mineral
(Lima-La Oroya-Cerro de Pasco). En el sur, se prolonga el primer eje ferrocarrilero transversal de
Arequipa hacia Puno y luego al Cuzco.
En el norte, las ciudades viven su mejor momento del siglo XX: Iquitos (caucho), Trujillo, Chiclayo y
Piura (algodón y azúcar). En el sur algo similar ocurre con Arequipa (lana). En el centro se
consolida Huancayo, se funda La Oroya que junto a Cerro de Pasco, representan el impacto de la
actividad minera.

En el extremo sur la herida abierta de la guerra la representan las ciudades cautivas Tacna y Arica
sufrirán procesos compulsivos de expansión para dar cabida a los invasores chilenos. Los patrones
utilizados responderán a tradiciones completamente ajenas.

Aparición de prestigiosos y novedosos patrones y modelos urbanos: el francés del Varón de
Haussmann en Lima, mientras el inglés y alemán se harán presente en los ingenios azucareros y
en los asentamientos mineros.
En los suburbios que empiezan a multiplicarse en Lima subsiste la tradición urbana
hispanoamericana (La Victoria, Chosica), junto a las influencias francesas (La Colmena, el paseo
Colón, y los boulevards construidos en el lugar de las murallas. También en las plazas públicas
centrales y monumentales: p. ej. la plaza Bolognesi.


II. La Arquitectura

1.1). Tipología

Se afirma el proceso de europeización que sumado al fortalecimiento del Estado y el perfil
agroexportador demandan la edificación de inéditos edificios públicos (el palacio Legislativo, el
correo, la estación ferroviaria y otros), y privados (el banco, el Almacén, la fábrica, el teatro...).

Un tipo no sólo nuevo sino de prestigio será el edificio industrial: para los textiles, los Ingenios, las
desmotadoras de algodón, etc.

En la vivienda, la expansión urbana expresa respuestas aderentes a las diversas clases sociales:
tipos mixtos tradicionales o de importación para la vivienda obrera y popular a los callejones y las
viviendas en hilera, se sumarán la vivienda corredor, la vivienda compacta) mientras para la élite y
los inmigrantes se adoptan los tipos franceses como el petit palais o las Quintas ("Huérfanos",
"Alania. En los suburbios estacionales el rancho original del siglo XIX cederá su lugar a las
composiciones academicistas retiradas de los linderos, cercado con amables pilares y rejas
metálicas. Mientras en Chosica abundan las casa chalet, o las de influencia inglesa con galerías de
uno o dos niveles.

1.2). Morfología

A nivel de la morfología urbana el cambio fundamental en este periodo se producirá en la forma y
tamaño de las manzanas y los lotes.

A nivel del tejido urbano lo más relevante será la lenta pero clara desaparición de los patios,
esenciales en las tipologías virreinales.

A pesar que hay una tendencia a mantener los principios de construcción del espacio urbano
continuo basado en la conservación del alineamiento continuo (Av. Colmena, plaza Bolognesi), se
incrementan las rupturas en el perfil pues aparecen edificaciones con más de dos pisos (la Casa
Oechsle en la plaza de armas de Lima es paradigmática).

La multiplicación estilística originará cambios en la morfología arquitectónica: se introducen las
mansardas.

Fuera de Lima se expresan interesantes procesos de actualización en la vivienda de Tacna,
Moquegua y Arequipa. En Lambayeque y Trujillo se consolida la estrategia que adapta los tipos
tradicionales a las demandas de las aluviales lluvias que trae el fenómeno de "El Niño".

Desde el punto de vista estilístico convive el Historicismo ya existente en el periodo anterior pero
ahora con un fuerte espíritu Eclecticista.

A inicios del siglo empiezan las influencias epidérmicas del Art Nouveau, al que se suman un
conjunto de pintoresquismos especialmente demandados en la vivienda aristocrática, realizados en
una serie de neos (hispano, tudor, vasco, morisco, etc.).

Aparecen los primeros antecedentes de Historicismo Peruanista (neo colonial, y neo prehispánico).

Ya desde fines del siglo XIX se empezó a prohibir la construcción de los balcones de cajón (por los
peligros de incendio), y luego los materiales tradicionales (adobe, quincha), por la difusión de la
peste bubónica. Esto atentó abiertamente contra la pervivencia de las formas tradicionales.


1.3). Tecnología

Inmerso en el mercado internacional de manufacturas, se consolida la importación de insumos
para la construcción, la adopción de patrones tecnológicos internacionales, formas capitalistas de
producción en la construcción (primeras empresas constructoras).

A inicios de siglo se introduce la construcción integral en ladrillo y la albañilería confinada con
concreto armado, de vigas columnas y losas.
Se diversifica la oferta de materiales para los acabados que van desplazando paulatinamente a la
madera que era fundamental y dominante en el periodo anterior (losetas, mármol, papel, bronce,
vitreaux, cerámicas, planchas corrugadas de zinc.).

El metal será sin duda el material que desplazará en importancia a la madera, dada su aplicación
en estructuras vistas u ocultas, en carpintería, mobiliario urbano, etc.

Las técnicas y procedimientos de la tradición local serán abandonados abiertamente en Lima,
mientras en las ciudades del país su supervivencia y vigencia estará sujeta a la fuerza expansiva
de las manufacturas de importación. El mundo académico no se constituye con la suficiente fuerza
ni convicción como para provocar un proceso de activo aggiornamento


1.4). Ideología

La tendencia a adoptar las formas europeas es determinante y se sustenta en la ilusión de la
modernidad. Una modernidad sin embargo sólo de apariencia pues no se logra visualizar ni
entender su verdadero soporte ni su contenido. La influencia norteamericana inicia su presencia.

La arquitectura local es percibida de manera ambigua, de un lado es anacrónica respecto a la
nueva arquitectura, sin embargo empieza a ser apreciada en su valor histórico, como lo revelan las
publicaciones de inicios de siglo que empiezan a difundir imágenes que valoran las realizaciones
ya no sólo pre hispánicas sino también del virreinato.

Al final del periodo el Historicismo peruanista empieza a aparecer en el escenario como expresión
de las pugnas en el ámbito político: indigenistas (socialistas, populistas), prohispanistas
("aristócratas" y civilistas), mientras en campo arquitectónico la elección se da en el contexto de un
abierto eclecticismo, como una variante más, sin compromiso ideológico de por medio.
La ideología academicista tiene dificultades para ser adoptada a cabalidad en la costa debido a la
tradición poco "constructiva" y mas bien escenográfica de su arquitectutra dada la versatilidad de
un sistema como la quincha que puede asumir la apriencia de diversos materiales.

Publicación de los dos primeros textos peruanos sobre arquitectura: "Lecciones de Arquitectura" de
Teodoro Elmore (1876) y "Teoría de la Arquitectura" (1911) de Ricardo de Jaxa Malachowski,
ambos dedicados al ámbito académico.


1.5). La arquitectura como Institución

Inicios de la formación de la conciencia histórica sobre la arquitectura: a la admiración por la
arquitectura prehispánica, empieza a sumarse la arquitectura virreinal, se acepta el uso de la
arquitectura limeña como inspiración para la obra contemporánea.

Desarrollo del proceso de industrialización en la construcción (profesionales, fábricas, empresas e
instituciones públicas y privadas, dedicadas al sector inmobiliario).

Afianzamiento de la arquitectura como institución:

Creación de la Escuela de Minas y Construcciones civiles (1876), de la Sociedad de Ingenieros
(1898), del Ministerio de Fomento (1902), Sección de Arquitectura en la Escuela Nacional de
Ingenieros (1910)

Las primeras publicaciones vinculadas al mundo de la construcción y la arquitectura aparecen
ligadas a la obra pública (Anales de las Obras Públicas, Boletín del Cuerpo de Ingenieros del
Estado o de la Escuela de Construcciones Civiles y Minas) con fines técnicos y burocráticos. Será
a inicios del siglo XX en el que aparece un conjunto de revistas privadas que a pesar de estar
dedicadas a amplios aspectos de actualidad, empiezan a tener secciones ligadas a la arquitectura,
la ciudad incluyendo interiores, muebles, etc. Abunda la crónica y en menor medida la crítica
arquitectónica. Empiezan a escribirse los primeros textos de historia de la arquitectura peruana.


1.6) Casos

La Quinta Alania

Ubicada en el eje Paseo Colón-Plaza Bolognesi, el más importante eje de expansión de la ciudad a
inicios del siglo XX, un novedoso espacio pùblico creado para un programa urbano arquitectónico
que emerge con los efectos de la guerra y la bonanza de la reconstrucción nacional, y expresado
con sendas esculturas, la arborización, ya ganada como ingrediente del espacio público y el
mobiliario urbano para cómodas y amplias sendas necesarias para el paseo peatonal y carrozable.

En esos espacios se construye la Quinta Alania diseñada en 1909 por el arquitecto francés Emile
Robert (autor tambièn de la Cripta de los Héroes y el Congreso Nacional) y se suma a las cómodas
edificaciones diseñadas para el lugar, en este caso, una edificación multifamiliar con un tipo
novedoso y del que hay algunos otros ejemplos contemporáneos: la Quinta "Los Huérfanos" y
posteriormente "Rìmac", de Claudio Sahut y Ricardo Malachowski respectivamente.
Como en "Los Huérfanos", se trata de un terreno con dos frentes en el que se introduce una calle
peatonal que los une y a lo largo de la cual se desarrollan bloques continuos de dos niveles a
ambos lados con cómodos departamentos en primer piso repetidos en el segundo nivel y a los que
se accede a través de cajas de escaleras individuales.

Diferencia a la obra de Robert, un motivo urbano que fusiona el academicismo francés y el art
nouveau que marca el ingreso a la calle interior, que a su vez restituye unidad a los dos
volúmenes: un arco escarsano animado con voluptuosos relieves femeninos y rematando la
esquina de los volúmenes, pintorescas mansardas, bajo el arco, una hermosa reja art nouveau.

La elevación revela una disciplinada superposición de dos cuerpos marcados por cornisas, sobre
un fondo formado con un fino almohadillado y una sucesión de vanos a ritmo continuo, con rejas de
un conciso art nouveau.

El Banco Perú y Londres
Uno de las realizaciones que marca una seria transformación en esta àrea del centro histórico
limeño, tanto en los usos, como en la escala, produciendo una autèntica renovación urbana y que
materializa la importancia que tendrán las instituciones financieras en el campo arquitectónico.
Se trata de un edificio institucional proyectado por el italiano Julio E. Lattini (quien diseñó tambièn
el Teatro Segura) en 1905. Ocupa una esquina sobre un terreno de gran dimensión -casi un cuarto
de la tìpica manzana limeña de una hectárea aproximadamente-, el ingreso principal hacia el jirón
Huallaga, se organiza con el tìpico planteamiento de basamento y piano noblile, en este caso de
orden gigante, planteamiento que hace eje con un estupendo tìmpano en cuya superficie se
representan las alegorìas al uso del edificio. Recibido por un pórtico clásico que forma una loggia,
a manera de terraza, todo lo cual anuncia hacia el interior, un estupendo vestíbulo central a triple
altura, donde se encontraban las ventanillas de atención al público, cubierto por una gran farola de
fierro y vidrio de filiación Art Nouveau. El primer cuerpo tiene un almohadillado intercalado entre los
cómodos vanos, con arcos de medio punto. El segundo cuerpo es de orden gigante y se organiza
por medio de pilastras corintias pareadas que forman calles entre los vanos del 2do y 3er piso.

En las esquinas y en la parte central el remate superior era, originalmente un ático en forma de
mansarda. Esta obra fue el primer edificio que se construye para albergar la función de banco,
sigue los lineamientos compositivos que dicta la Escuela de Bellas Artes de París y será el ejemplo
que toman otras instituciones bancarias cuando construyan su sede.

Es menester subrayar la adaptación que hace Lattini, a la escala de la calle limeña, lo que puede
percibirse nítidamente en las dimensiones de los vanos del segundo cuerpo. A su vez, llama la
atención las dificultades de adopción de un monumental lenguaje que incluye el principio de la
frontalidad que muy difícilmente podrà ser percibido en la regular traza urbana limeña, hay en este
hecho una evidencia del extrañamiento o la descontextualización de estas rigurosas
composiciones academicistas.
Se ubica en la esquina de los jirones Huallaga y Azángaro, Cercado de Lima



La Casa de Correos y Telégrafos

La primera etapa de este edificio fue iniciada en 1876 e inaugurada en 1897. Participan en ellla
Máximo Doig, Eduardo de Brugada y Manuel San Martín.
Su fachada es una versión revival de los tratados renacentistas (Neo
renacentista), que reproduce el principio de la pianta nobile sobre un
basamento, formado en este caso con gran expresividad por un cuerpo
almohadillado de gran espesor con vanos en arcos de medio punto y
rebajados, y un segundo cuerpo con columnas y pilastras pareadas entre
los vanos con un fondo de un almohadillado màs ligero, rematando en un
gran frontón curvo en el cuerpo central el cual remarca el eje principal de
la composición, y a la vez el ingreso principal, frontón en cuyo interior hay
un gran reloj sobre el cual se encuentra en alto relieve el nombre del
edificio, ingredientes èstos característicos de la arquitectura contemporánea, que debìan aludir a
las funciones del edificio.

El interior es de gran interés, se suceden dos espacios, el primero, una especie de zaguán
profundo que concluye en una superficie formada por arcos que hacen juego con los otros tres
frentes que forman un patio con una bien lograda elevación continua, señal de un adecuado
manejo del lenguaje academicista.
El edificio se encuentra ubicado en el Jirón Conde Superunda 170, Cercado de Lima.


La Casa Courret
Junto a las obras de los Hermanos Másperi, se trata de la fachada más representativa del Art
Nouveau, que prosperó fugazmente en Lima a inicios del siglo XX.
Clara evidencia de la fortuna amasada por los fotógrafos que desde la segunda mitad del siglo XIX
se afincaron en el Perú y que desarrollaron una de las grandes historias del arte peruano, el
francés Eugene Courret, manda adaptar esta casa en la cual ejercería su oficio, y el Arq. Miguel
Ronderas realiza en 1910 un llamativo cartel publicitario, novedoso en su teatral forma y literal en
su mensaje al incluir en la zona central de la composición la arquigrafía "Fotografía Central. E.
Courret y Cia" en las voluptuosas formas lineales del diseño modernista, sobre la que hay una
mujer emergiendo del mar.

Una buena dosis de biomorfismo preside la vertical composición tripartita de tres pisos marcados
nítidamente por los rectangulares vanos a los que se les ha antepuesto en los laterales, sendos
balcones redondeados y adornados con formas naturalistas que integran los dos niveles que
dismulan la convencional ortogonalidad de los vanos, redondeados o rebajados en el primer nivel
con un discreto almohadillado.
La casa Courret se encuentra en el central y vital Jirón de La Unión..

La Estación de Desamparados
El arquitecto Rafael Marquina recibe el encargo de diseñar el nuevo edificio de la Estación del
Ferrocarril Central de Desamparados, el segundo eje transversal de enclave económico, en 1911
que concluye en 1912.
La monumental edificación es remate visual del jirón Carabaya, a cuyo eje remata. La composición
académica es de gran fineza geométrica que muestra las cualidades y el dominio del lenguaje
academicista por parte de Rafael Marquina, formado en Cornell, quien propone una fachada con
base en pilastras de orden gigante sobre pedestal, en cuyo eje un gran remate semicircular a
manera de tímpano, da lugar a un relieve con iconografía alusiva a la función del edificio. Escuetos
y delicados vanos de énfasis geométrico tienen como fondo un sutil y delicado almohadillado lineal.

Interiormente, el despliegue del lenguaje clasicista es extraordinario, con un gran sentido expresivo
escultórico -el estupendo despliegue de las columnas exentas exaltado por la luz natural- y
espacial mediante una interesante secuencia que resuelve la función de la circulación de
pasajeros, que fluye a través de espacios públicos en desnivel y en diferentes alturas, destacando
la monumental escalera principal y la gran farola de vitral que techa la sala de espera y abordaje
en la cota más baja del terreno que se proyecta hacia la línea férrea y detrás de ella, la ribera del
río Rímac.

Constructivamente,a los materiales en gran parte de importación, se sumó el uso de los nuevos
sistemas constructivos como el concreto armado, con estructuras de fierro, así como el vitral en las
farolas. El diseño de la farola y el mobiliario en madera, tienen un acento art nouveau.
Se encuentra en la esquina de los jirones Carabaya y Ancash, Cercado de