Principios de la hidráulica

Índice
1. Definiciones y conceptos generales
2. Propiedades fundamentales de los líquidos
3. Corrientes con superficie libre y forzada
4. Régimen Laminar y Turbulento
5. Número de Reynolds
6. Ecuación de la Continuidad
7. Ecuación de Bernouilli
8. Pérdida de carga
Definiciones y conceptos generales
Un fluido es una sustancia que se deforma continuamente cuando se le aplica un esfuerzo tangencial por pequeño
que sea. Fluidos son líquidos y gases. Los líquidos se diferencian de los gases por la fluidez y menor movilidad de
sus partículas y porque ocupan un volumen determinado, separándose del aire mediante una superficie plana. En
esta asignatura nos ocuparemos únicamente del comportamiento de los líquidos.
La Hidráulica es la parte de la Mecánica que estudia el equilibrio y el movimiento de los fluidos con aplicación a los
problemas de naturaleza práctica (conducciones, abastecimientos, riegos, saneamientos, etc.).
Los líquidos se estudian como si fueran fluidos perfectos (homogéneos, no viscosos e incompresibles) y se les
aplican las leyes de la Mecánica, corrigiendo las fórmulas con coeficientes determinados empíricamente para que
se ajusten a la realidad. Por lo tanto, la Hidráulica es una ciencia aplicada y semiempírica.
La parte de la Hidráulica que estudia las condiciones de equilibrio de los fluidos se llama Hidrostática o estática de
fluidos, mientras que la Hidrodinámica se ocupa del movimiento de los mismos. En la asignatura nos centraremos
en esta segunda parte de la Hidráulica llamada Hidrodinámica, para ello es necesario definir los siguientes
conceptos.
 Líneas de corriente: Línea imaginaria continua, tangente en cada punto al vector velocidad de la partícula
que en un instante determinado pasa por dicho punto. Las líneas de corriente son las envolventes de la
velocidad de todas las partículas en un determinado instante, por lo que varían, en general, con el tiempo.
Las líneas de corriente no pueden cortarse (excepto en puntos singulares como fuentes o sumideros), pues
entonces una misma partícula pertenecería a la vez a ambas y tendría dos direcciones simultáneas de
movimiento.
 Tubo de corriente o superficie de corriente: Tubo real o imaginario cuyas paredes son líneas de
corriente. En los flujos en tuberías el tubo de corriente puede ser uno de los tubos reales que la
componen.
 Vena líquida: Volumen de líquido delimitado por el tubo de corriente. La superficie de contorno limitante
puede ser una pared sólida (tubería), el propio líquido o la atmósfera.
 Filete de corriente: Tubo de corriente de sección transversal elemental en el que la velocidad de las
partículas líquidas es constante. Cuando la sección transversal tiende a cero, entonces el filete se
transforma en una línea de corriente.
 Trayectoria: Lugar geométrico de las posiciones que describe una misma partícula en el transcurso del
tiempo.
 Línea de traza o emisión: Lugar geométrico instantáneo de todas las partículas que han pasado por un
punto determinado. Pueden observarse cuando se inyecta un colorante a un líquido en movimiento.
 Peso y masa
La masa es una propiedad intrínseca de los cuerpos. Se mide en:
Sistema CGS Gramos (g)
Sistema Internacional Kilogramos (kg)
Sistema Técnico kg - masa
El peso (p)de un cuerpo se define como la fuerza con que es atraído por la Tierra, aplicada en su centro de
gravedad (cdg).
p = m . g
 Peso específico y densidades absoluta y relativa
El peso específico absoluto (γ) es el peso de la unidad de volumen:

La densidad absoluta (ρ) es la masa de la unidad de volumen:

La relación entre ambas será:


Para el agua:
ρ
agua
= 1000 kg/m
3
ó 1 t/m
3
ó 1 g/cm
3

γ
agua
= 1000 kg-peso/m
3
ó 9800 N/m
3
ó 9,8 kN/m
3
( con g = 9,8 m/s
2
)
El peso específico relativo es el peso específico de una sustancia respecto del agua, por lo que es
adimensional. La densidad relativa (ρ
relativa
) también viene referida a la densidad del agua.


 Presión: atmosférica, relativa y absoluta
La presión (P) es una fuerza normal ejercida sobre un cuerpo por unidad de superficie. Se mide en Pascales (S.I.),
siendo 1Pa = 1N/m
2
.
La presión atmosférica sobre un punto se define como el peso de la columna de aire, de base unidad, que gravita
sobre dicho punto. Se mide con el barómetro, por lo que la presión atmosférica también se denomina presión
barométrica. La presión atmosférica normal es de 1 atm ≈1 kg/cm
2
=1.013 bar = 1.013.10
5
Pa = 10 m.c.a. = 0,76 m
Hg = 760 mm Hg
Presión que ejerce un líquido (P) = Peso / Superficie

Esta ecuación, fundamental en Hidráulica, representa la presión ejercida por una columna de líquido de altura (h),
peso específico (γ) y base unidad. Permite medir la presión mediante la altura de presión, que correspondería a la
altura de una columna de agua que da lugar a una presión equivalente a la que soporta un punto determinado.

La presión relativa es la presión que existe sobre la presión atmosférica normal, es decir, tomando como origen de
presiones la presión barométrica. Se mide con el manómetro, por lo que la presión relativa también se conoce
como presión manométrica.
La presión absoluta que existe en un punto es la suma de las dos anteriores, es decir:
Presión absoluta = Presión barométrica + Presión manométrica
 Caudal másico: Masa de líquido que atraviesa una sección en la unidad de tiempo.
 Caudal volumétrico: Volumen de líquido que atraviesa una sección en la unidad de tiempo.
Propiedades fundamentales de los líquidos
Los líquidos son sistemas deformables constituidos por un número infinito de puntos materiales aislados,
infinitesimales. Se trata de sistemas continuos donde no existen "espacios vacíos" dentro de la masa. Desde el
punto de vista de la Mecánica cabe destacar las siguientes propiedades fundamentales de los líquidos:
 Isotropía: Se conocen como isótropos a las sustancias cuyas propiedades son idénticas en cualquier
dirección.
 Movilidad: Carencia de forma propia. Aptitud para adoptar cualquier forma, la del recipiente que los
contiene.
 Viscosidad: También llamada viscosidad dinámica (μ) de un fluido, es la resistencia que éste opone a su
deformación, o dicho de otro modo, a que las láminas de fluido deslicen entres sus inmediatas.
Para una misma deformación, distintos fluidos oponen resistencias diferentes, es decir, la viscosidad es una
propiedad de los mismos.
Suponiendo una lámina líquida compuesta por infinitas capas paralelas, que se desliza por un contorno sólido, la
capa en contacto con el sólido se moverá con una velocidad relativa prácticamente nula, a una cierta distancia
otra capa se mueve prácticamente a la velocidad máxima. Las infinitas velocidades de las capas intermedias
varían entre ambos valores extremos, existiendo deslizamiento de unas capas sobre otras, figura 1.1.

Se produce un gradiente de velocidad ( ) siendo máximo en la pared y nula a partir de un distancia δ del
contorno.
Se llama esfuerzo cortante, a la fuerza (F), por una unidad de superficie, que opone una capa a que otra deslice
sobre ella, y es directamente proporcional a la superficie de contacto (S) y al gradiente de velocidad ( ).
El valor de F es:
Fórmula de Newton para la viscosidad
Donde:
μ: viscosidad del liquido, coeficiente de viscosidad, viscosidad absoluta, viscosidad dinámica
S: superficie de cada una de las placas
v: velocidad de una placa respecto a la otra
y: espesor de la lámina líquida
Donde:

Se utiliza también el coeficiente de viscosidad cinética , definido como el cociente entre la viscosidad
absoluta y la densidad del líquido :

En el sistema C.G.S. tiene unidades de:
(Poise)
(Stoke)
En el Sistema Internacional, tiene unidades de:


El valor de la viscosidad es función de la temperatura, de forma que si aumenta la temperatura disminuye la
viscosidad.
Para temperaturas entre 10 y 40º C, la viscosidad cinemática puede calcularse aproximadamente mediante la
ecuación:
Con t (ºC) y υ (m
2
/s)
 Compresibilidad: Propiedad por la cual los líquidos disminuyen su volumen al estar sometidos a
incrementos de presión positivos.
Al comprimir un líquido, ejerciendo una presión sobre él, se produce una disminución del volumen. La relación
entre la variación del volumen respecto a la variación de presión se denomina coeficiente volumétrico de
elasticidad, el cual para un líquido perfecto vale cero y para un gas es ∞. Para el agua ese valor es 2100 kg/cm
2
.
Los líquidos son compresibles, aunque para su estudio se considera que son incompresibles. En realidad, puede
despreciarse su compresibilidad, ya que es baja en comparación con la que presentan los otros fluidos, como los
gases.
Los líquidos que tienen las propiedades de isotropía, movilidad, incompresibilidad y no viscosos se llaman líquidos
perfectos. Un líquido (fluido) perfecto no existe en la naturaleza. En los líquidos existe, en la realidad, una
atracción molecular, especie de cohesión, que es la viscosidad, y que expresa la resistencia del líquido a dejarse
cortar o separar.
Existen otras propiedades de los líquidos como son:
 Tensión superficial: La tensión superficial de un líquido se define como el trabajo que hay que aplicar
para aumentar en una unidad su superficie libre. Se debe a las fuerzas de atracción que se ejercen entre
las moléculas de la superficie libre de un líquido, que son debidas a la cohesión entre sus moléculas y a la
adhesión entre las moléculas del líquido y las paredes del recipiente.
Los casos que se pueden presentar en función del balance entre las fuerzas de cohesión y adhesión son los
siguientes:
1) Cohesión Adhesión con el aire: El líquido libre adquiere una forma determinada sin necesidad de recipiente.
Es el caso de las gotas de agua, que son esféricas, y es válido para volúmenes pequeños.
2) Adhesión Cohesión: Se dice que el líquido moja el recipiente. Menisco cóncavo.
3) Adhesión Cohesión: El líquido no moja el recipiente. Menisco convexo.

En Hidráulica la tensión superficial tiene poca importancia porque las cargas hidrodinámicas son mucho mayores.
 Tensión de vapor: Las moléculas de los líquidos se mueven en todas las direcciones y con todas las
velocidades posibles. Solo las moléculas que posean una energía cinética mayor que las fuerzas de
atracción podrán escapar del líquido, produciéndose su evaporación. Las moléculas escapadas quedan
sobre la superficie libre del líquido y contribuyen a aumentar la presión del gas exterior con una presión
parcial que se denomina tensión de vapor. Esta tensión de vapor irá aumentando hasta que el número de
moléculas que entran en el líquido se iguale con las que salen, estableciéndose un equilibrio entre el
liquido y su tensión de vapor, que se conoce como tensión máxima de saturación (tms). La tensión
máxima de saturación varía en función de la temperatura y la naturaleza del líquido.
Cuanto menor sea la presión a que está sometido un líquido menor será la temperatura a la que se produce su
vaporización, es decir, su temperatura de saturación, y viceversa: cuanto menor sea la temperatura del líquido
menor será la presión de vaporización. Por ejemplo, a la presión atmosférica normal (1 atm) el agua hierve a
100ºC, pero si se somete el agua a la presión absoluta de 0,01 atm, herviría a 7ºC.
Si en algún lugar de la conducción la presión es menor que la tensión de vapor a esa temperatura, el líquido
hierve. Si posteriormente la presión aumenta hasta ser mayor que la tensión de vapor, el líquido se condensa.
La sucesión continuada de estos dos fenómenos producen vibraciones, contracciones y golpeteos que producen
la corrosión de la conducción por cavitación, una de las mayores causas de avería en las instalaciones de
bombeo. Se aprecian vibraciones en los manómetros y los daños se producen donde el gas pasa a líquido, como
si se hubieran dado martillazos. La vena líquida disminuye al llevar una parte de gas, con lo que la sección
disminuye a efectos prácticos, y con ella el caudal transportado.
Corrientes con superficie libre y forzada.
Las corrientes de líquido pueden ser de dos tipos: con superficie libre o forzada.
Corrientes con superficie libre son aquéllas en las que parte de la sección transversal está en contacto con la
atmósfera. Es el caso de los canales, que se estudiará detenidamente en el tema 2.
En las corrientes a presión, también llamadas conducciones forzadas o conducciones cerradas, todo el contorno
está mojado, es decir, funcionan a plena sección, y el movimiento del líquido se debe a la presión reinante en su
interior, pudiendo presentar, por tanto, pendientes y contrapendientes.
El eje hidráulico en las corrientes forzadas es el lugar geométrico de los baricentros de todas las secciones
transversales, por lo que coincide con el eje geométrico de la tubería. En corrientes libres es el lugar geométrico
de los baricentros de las superficies libres en contacto con la atmósfera.
El radio hidráulico (R) se define como el área de la sección transversal(S) dividido entre el perímetro mojado (P).

En el supuesto de una tubería circular funcionando a plena sección, el radio hidráulico valdría:

Régimen laminar y régimen turbulento:
Cuando un fluido circula por una tubería lo puede hacer en régimen laminar o en régimen turbulento. La diferencia
entre estos dos regímenes se encuentra en el comportamiento de las partículas fluidas, que a su vez depende del
balance entre las fuerzas de inercia y las fuerzas viscosas o de rozamiento, figura 1.3.
Como se verá posteriormente, el número de Reynolds es el parámetro que expresa la relación entre las fuerzas de
inercia y las viscosas en el interior de una corriente, por lo que el régimen hidráulico va a depender de su valor.
Régimen laminar: las partículas del líquido se mueven siempre a lo largo de trayectorias uniformes, en capas o
láminas, con el mismo sentido, dirección y magnitud. Suele presentarse en los extremos finales de los laterales de
riego y en microtubos de riego.
En tuberías de sección circular, si hacemos un corte transversal, las capas de igual velocidad se disponen de
forma concéntrica, con v > 0 junto a las paredes de la tubería y velocidad máxima en el centro.
Corresponde el régimen laminar a bajos valores del número de Reynolds y suele darse a pequeñas velocidades,
en tubos con pequeño diámetro y con fluidos muy viscosos (aceites). En estas condiciones, las fuerzas viscosas
predominan sobre las de inercia.
Régimen turbulento: las partículas se mueven siguiendo trayectorias erráticas, desordenadas, con formación de
torbellinos. Cuando aumenta la velocidad del flujo, y por tanto el número de Reynolds, la tendencia al desorden
crece. Ninguna capa de fluido avanza más rápido que las demás, y sólo existe un fuerte gradiente de velocidad en
las proximidades de las paredes de la tubería, ya que las partículas en contacto con la pared han de tener
forzosamente velocidad nula.

El paso de régimen laminar a turbulento no se produce de manera instantánea. Cuando se trabaja en régimen
laminar, a velocidades bajas, y se fuerza al fluido para que adquiera mayor velocidad, comienzan a aparecer
ondulaciones (régimen crítico), y de persistir este aumento llevará al fluido a alcanzar el régimen turbulento. Así,
un filete de colorante inyectado en una corriente laminar sigue una trayectoria bien definida. Si aumentamos la
velocidad, el filete comenzará a difundirse hasta terminar coloreando toda la corriente (régimen turbulento).
En el movimiento de un fluido a través de una conducción se comprueba, dependiendo de la viscosidad del fluido
y del diámetro del tubo, que en cada caso existe una velocidad crítica por debajo de la cual el régimen laminar es
estable. Para velocidades superiores a la velocidad crítica este régimen es inestable y pasa a turbulento ante
cualquier vibración.
Dentro del régimen turbulento se pueden encontrar tres zonas diferentes:
 Régimen turbulento liso: las pérdidas que se producen no dependen de la rugosidad interior del tubo. Se
presenta para valores del número de Reynolds bajos por encima de 4000.
 Régimen turbulento de transición: las pérdidas dependen de la rugosidad del material del tubo y de las
fuerzas de viscosidad. Se da para números de Reynolds altos, y depende del número de Reynolds y de la
rugosidad relativa.
 Régimen turbulento rugoso: Las pérdidas de carga son independientes del número de Reynolds y
dependen sólo de la rugosidad del material. Se da para valores muy elevados del número de Reynolds.
Número de Reynolds
Osborne Reynolds (1842-1912) publicó en 1883 su clásico experimento mediante el que estableció que el paso de
régimen laminar a turbulento, que varía al modificar la velocidad y/o la viscosidad, quedaba condicionado a un
valor adimensional, hoy llamado Número de Reynolds (Re). El número crítico de Reynolds (Re)c , es decir, el valor
de Re que marcaría el paso del régimen laminar al turbulento, para tuberías vale 2300 (2320 exactamente según
algunos autores).
Para encontrar significado a su número, Reynolds comprobó experimentalmente el paso del flujo laminar al
turbulento cuando Re 2300 al aumentar la velocidad. No obstante, en condiciones de laboratorio, Reynolds
obtuvo el valor Re = 12000 antes de que empezara la turbulencia. Posteriormente, otros investigadores llegaron a
obtener valores de Re = 75000 antes de que se produjeran turbulencias. Estos valores conseguidos en laboratorio
y bajo condiciones especiales no tienen ningún interés práctico, ya que las tuberías comerciales presentan
irregularidades en su superficie interna que producen flujos turbulentos para valores de Re mucho más bajos.
Aunque (Re)c = 2300, lo cierto es que para valores de Re comprendidos entre 2000 y 4000 la situación es
bastante imprecisa. A efectos de cálculo de tuberías interesa saber que para Re menores de 2000 el régimen es
laminar, y aunque este régimen se rompa accidentalmente, vuelve a restablecerse por sí solo.
En definitiva:
Re 2000: Régimen laminar.
2000 Re 4000: Zona crítica o de transición.
Re 4000: Régimen turbulento.
Matemáticamente, el Re es un parámetro adimensional que expresa la relación entre las fuerzas de inercia y las
fuerzas de viscosidad o de fricción en el interior de una corriente, que se expresa para una tubería de sección
circular, de la siguiente forma:

Por ejemplo, un Re = 40000 indicaría que las fuerzas de viscosidad apenas tienen importancia frente a las fuerzas
de inercia, que son mucho mayores. Se trataría claramente de un régimen turbulento. Con Re = 1800, el régimen
sería laminar.
La velocidad media que marca el paso de un régimen a otro se conoce como velocidad crítica :

La importancia del número de Reynolds no sólo radica en el hecho de poder determinar la velocidad crítica que
caracteriza el régimen de una corriente de líquido. También se utiliza, como veremos más adelante, para el cálculo
de pérdidas de carga en conducciones.
Ecuación de la continuidad
Es la ecuación de conservación de la masa.
Consideramos dos secciones S
1
y S
2
en una tubería por la que circula un líquido a velocidades v
1
y v
2
,
respectivamente, figura 1.4. Si en el tramo de conducción comprendido entre ambas secciones no existen aportes
ni consumos, la cantidad de líquido que atraviesa la sección S
1
en la unidad de tiempo (caudal másico) debe ser
igual a la que atraviesa S
2
:

El líquido con
el que trabajamos es el agua, de compresibilidad despreciable en las condiciones normales de trabajo en las
redes de distribución, por lo que ρ
1
= ρ
2
.
Entonces, constante
El caudal volumétrico a lo largo de una conducción, sin aportes ni consumos intermedios, es constante. De la
ecuación de continuidad se deduce que las velocidades medias de un flujo líquido son inversamente
proporcionales a sus respectivas secciones.
Ecuación de Bernouilli
Es la ecuación de conservación de la energía. La energía que posee cada punto de un fluido en movimiento puede
ser:
 Energía potencial (por su posición): Ep = m · g · h siendo h = z (cota)
 Energía de presión =

Energía cinética (debido su velocidad): Ec =
Particularizando entre dos secciones 1 y 2 de la conducción, sumando los términos de enegía y dividiendo entre
(m · g):


Luego

Que es la ecuación de Bernouilli o de conservación de la energía, y que indica que en un fluido en movimiento
sometido a la acción de la gravedad, la suma de las alturas geométrica, manométrica y cinética es constante para
los diversos puntos de una línea de corriente.
En realidad, el término cinético ( ) varía al variar el módulo de la velocidad (v) según el punto de la sección
transversal considerada. Para que realmente represente a la energía cinética media que pasa por la sección, se
corrige con el coeficiente de Coriolis , quedando el término cinético como α ·( ). En régimen laminar, = 2,
y en régimen turbulento, = 1.
Como en Hidráulica se trabaja generalmente en régimen turbulento, este término no se verá afectado.
Pérdida de carga
La Ecuación de Bernouilli puede considerarse válida sólo para líquidos no viscosos o para dos puntos muy
próximos, ya que en la realidad, aunque las transformaciones se realizan de la forma indicada, las expresiones no
son del todo exactas. En efecto, un principio elemental de la física establece que en toda transformación
energética existe una degradación, es decir, los rozamientos convierten en calor parte de la energía transformada,
por lo que el miembro de la derecha (si la transformación se efectúa de izquierda a derecha) se verá disminuido.
Para que la igualdad se mantenga, la ecuación deberá quedar:

El término hr
1-2
representa las pérdidas de energía que se producen en la transformación, se expresa también en
m.c.a. y se conoce como pérdida de carga.
Las pérdidas de carga pueden ser de dos tipos:
1. Pérdidas de carga continuas o por rozamiento (h
r
): Se deben a la viscosidad del líquido y se producen a lo
largo de toda la conducción. Suelen expresarse como producto de la pérdida de carga unitaria (J) y la longitud del
tramo considerado (L). La representación gráfica de hr en función de la longitud L sería una recta de pendiente J.

La pérdida de carga por unidad de longitud depende de la rugosidad de la tubería, de su diámetro, del caudal que
circula por ella y de su velocidad.
2. Pérdidas de carga locales, accidentales o singulares (h
s
): Están producidas por perturbaciones de la
corriente líquida en puntos concretos, como derivaciones, válvulas, cambios de sección, etc.
La pérdida de carga total (h
T
) en una conducción será la suma de las dos: