Régimen variable en tuberías.

Golpe de ariete
Régimen variable en tuberías. Golpe de ariete
Tabla de contenidos
A. Índice
B. Golpe de ariete. Descripción del fenómeno.
C. Tiempo de parada. Fórmula de Mendiluce
D. Celeridad
1. Celeridad en PVC
2. Celeridad en Fibrocemento
3. Celeridad en Polietileno de baja densidad
4. Celeridad en polietileno de alta densidad
E. Fórmula de Michaud y Allievi
F. Golpe de ariete en tuberías de flujo por gravedad
1. Conducción larga o cierre rápido:
2. Conducción corta o cierre lento:
G. Golpe de ariete en tuberías en impulsión
1. Conducción larga o cierre rápido (parada brusca):
2. 0Conducción corta o cierre lento:
H. Reducción del golpe de ariete.

Índice
1. Golpe de ariete. Descripción del fenómeno
2. Tiempo de parada. Fórmula de Mendiluce
3. Celeridad
4. Fórmula de Michaud y Allievi
5. Golpe de ariete en tuberías de flujo por gravedad
6. Golpe de ariete en tuberías en impulsión
7. Reducción del golpe de ariete
Golpe de ariete. Descripción del fenómeno.
Se llama golpe de ariete a una modificación de la presión en una conducción debida a la variación del estado
dinámico del líquido.
En las paradas de las bombas, en el cierre de las válvulas, etc., se produce esta variación de la velocidad de la
circulación del líquido conducido en la tubería.
La presión máxima que soporta la tubería, (positiva o negativa), será la suma o resta del incremento del valor del
golpe de ariete a la presión estática de dicha conducción.
La fuerza de inercia del líquido en estado dinámico en la conducción, origina tras el cierre de válvulas, unas
depresiones y presiones debidas al movimiento ondulatorio de la columna líquida, hasta que se produzca el paro
de toda la masa líquida. Las depresiones o sobrepresiones empiezan en un máximo al cierre de válvulas o parada
del motor, disminuyendo hasta el final, en que desaparecerán, quedando la conducción en régimen estático.
En el valor del golpe de ariete influirán varios factores, tales como la velocidad del tiempo de parada, que a su vez
puede ser el cierre de la válvula de compuerta o el paro del motor. Otros factores serían: la velocidad del agua
dentro de la conducción, el diámetro de la tubería, etc.
Para evitar este incremento del golpe de ariete o sobrepresión creada, se instalarán varios elementos como:
Válvulas de retención, calderines de aire, chimeneas de equilibrio, válvulas antiariete, etc.
El primer efecto de la parada o modificación de la velocidad del líquido, originará una depresión (o caída de
presión en la conducción, salvándose con la instalación de una ventosa en el tramo más cercano a la válvula de
compuerta accionada, comunicándose de esta forma el líquido de la conducción con el exterior, no llegando nunca
a ser la presión de la tubería mayor que la atmosférica.
Esta depresión se debe calcular pues puede ocasionar un golpe de ariete negativo (Nunca utilizaremos tuberías
de PVC o PE de 4 atm. de timbraje, pues la depresión interior cuando sea mayor de 0,45 atm deformará esta
tubería y ocasionará roturas).
En cualquier conducción, tanto en elevación como en descenso, se deberá calcular el golpe de ariete y evitarlo o
neutralizarlo, evitándose roturas en conducciones, daños en grupos de bombeo e incluso posibles accidentes en el
personal de servicio.
Normalmente dentro de las instalaciones de riego por aspersión o riegos localizados, no se producen estos
"golpes" al estar en comunicación el agua con el aire exterior a través de los aspersores o goteros (aunque no se
anula totalmente, lo que se asegura es que el valor que puede alcanzar no superará la suma de las pérdidas de
carga y la presión disponible en los aspersores)
Tiempo de parada. Fórmula de Mendiluce
El valor del tiempo de parada influye en el golpe de ariete de modo que a menor tiempo, mayor golpe. Se debe no
sólo al cierre de las válvulas, sino también al paro del motor que acciona a la bomba de la conducción y por
consiguiente siempre tendremos la obligación de su cálculo.
El valor del tiempo de parada viene expresado por una fórmula empírica, que expresa el tiempo en segundos.

Siendo:
T
p
= Tiempo de parada en segundos.
C = Coeficiente según la pendiente de la conducción.
K = Valor que depende de la conducción.
L = Longitud real de la conducción (m)
v = Velocidad del agua en la conducción en m/s
g = Constante de la gravedad (9,8 m/seg2)
Hm= Altura manométrica (m)
(En realidad es el tiempo que tarda en anularse la onda de presión y sobrepresión)
Se considerará la longitud L desde la toma de agua hasta el depósito o hasta el primer punto de salida
(conducciones de instalación para riego).
C, depende de la pendiente de la tubería mientras que K es función de la longitud de ésta. Se trata de constantes
que introduce el autor de la expresión anterior, para ajustar los resultados a los valores medidos
experimentalmente.
Tabla 4.1 Valores de C


Figura 4.1. Valores de C según la pendiente de la conducción
Tabla 4.2 Valores de K


Figura 4.2. Valores de K según la longitud de la conducción
Celeridad
La celeridad (a) es la velocidad de propagación de la onda, los valores de la celeridad oscilan entre 700 y 1200
m/s. Se calcula por la siguiente fórmula, propuesta por Allievi en la teoría general del movimiento variado en
tuberías:

Siendo
a = Celeridad (m/s)
D = Diámetro interior (mm)
e = espesor del tubo (mm)
G = Factor sin dimensión que depende del material de la tubería
; siendo E el coeficiente de elasticidad del material en Kg/cm
2
. Para los materiales que constituyen las
tuberías los valores de G se muestran en la tabla 4.3.
Tabla 4.3. Valores del coeficiente de elasticidad (E) y de G

Celeridad en PVC
Utilizando la ecuación de la celeridad sustituyendo G por su valor de 33,33 y despejando obtendremos la fórmula:

Siendo P la presión nominal de trabajo de la tubería. Sustituyendo el valor de P por las presiones de trabajo de las
tuberías de PVC obtenemos la siguiente tabla de celeridades:
Tabla 4.4. Celeridad en tuberías comerciales de PVC

Celeridad en Fibrocemento
Utilizando la ecuación de la celeridad sustituyendo G por su valor de 5,5 para el fibrocemento y para los distintos
diámetros y espesores de las tuberías de fibrocemento obtendremos los siguientes valores de celeridad (Tabla
4.5)
Tabla 4.5. Celeridad para tuberías de fibrocemento (m/s).

Celeridad en Polietileno de baja densidad
Utilizando la ecuación de la celeridad sustituyendo G por su valor de 500 y despejando obtendremos la fórmula:

Sustituyendo el valor de P por las presiones de trabajo de las tuberías de PEBD obtenemos la siguiente tabla de
celeridades:
Tabla 4.6. Celeridad en tuberías comerciales de PEBD

Celeridad en polietileno de alta densidad
Utilizando la ecuación de la celeridad sustituyendo G por su valor de 111,11 y despejando obtendremos la fórmula:

Sustituyendo el valor de P por las presiones de trabajo de las tuberías de PEAD obtenemos la siguiente tabla de
celeridades:
Tabla 4.7. Celeridad en tuberías comerciales de PEAD

Fórmula de Michaud y Allievi
Se llama longitud crítica (L
c
) al resultado de la ecuación siguiente:

Siendo:
a = celeridad
T
p
= el tiempo de parada.
Si la instalación está formada por trozos de tuberías de características variables, como naturaleza del material,
diámetro, espesor o timbraje, se hace un cálculo aproximado utilizando valores medios.


Este valor lo comparamos con la longitud real de la conducción (L) y según sea, igual, mayor o menor, se
aplicarán las fórmulas siguientes:
 Fórmula de Allievi (la inmediata inferior)
Cuando L Lc (conducción larga o cierre rápido)
 Fórmula de Michaud (la inmediata superior)
Cuando L Lc (conducción corta o cierre lento)
Siendo:
a = celeridad (m/s)
v = Velocidad (m/s)
L = Longitud real (m)
g = aceleración de la gravedad (9,8 m/s
2
)
T
p
= tiempo de parada (s).
= Incremento del golpe de ariete o sobrepresión (m). Este valor se sumará o restará a la presión estática,
para calcular el golpe de ariete, positivo o negativo.
Cuando Lc = L , en este caso se podrá solucionar con cualquiera de las fórmulas: Allievi o Michaud.
Conocido el incremento del golpe de ariete y sumando o restando a la presión estática, se puede calcular el
timbraje de los diferentes tramos de tubería, sabiendo la máxima presión al producirse el golpe de ariete, o instalar
válvulas que eviten sobre presiones sobre los timbrajes dados.
Golpe de ariete en tuberías de flujo por gravedad
Conducción larga o cierre rápido:
L Lc Se resuelve la sobrepresión por Alievi
La representación gráfica las líneas de carga en una instalación por gravedad con cierre brusco de la válvula se
muestra en la figura 4.3

Figura 4.3. Cierre rápido en instalaciones a gravedad
Conducción corta o cierre lento:
L Lc Se resuelve la sobrepresión por Michaud
La representación gráfica las líneas de carga en una instalación por gravedad con cierre brusco de la válvula se
muestra en la figura 4.4:

Figura 4.4. Cierre lento en instalaciones a gravedad
Golpe de ariete en tuberías en impulsión
Conducción larga o cierre rápido (parada brusca):
L Lc Se resuelve la sobrepresión por Alievi
La representación gráfica las líneas de carga en una instalación por gravedad con cierre brusco de la
válvula se muestra en la figura 4.5:

La primera Línea de Carga en Parada (LCP 1º) es menor que la Línea de Carga en Marcha (LCM), por
tanto la tubería no necesita protección. En cambio la segunda Línea de Carga en Parada (LCP 2º) es
mayor que la Línea de Carga en Marcha (LCM), por tanto hay que proteger la instalación.
0Conducción corta o cierre lento:
L Lc Se resuelve la sobrepresión por Michaud
La representación gráfica las líneas de carga en una instalación por gravedad con cierre brusco de la válvula se
muestra en la figura 4.6:

Figura 4.6. Cierre lento en una impulsión (parada lenta)
La Primera Línea de Carga en Parada (LCP 1º) es menor que la Línea de Carga en Marcha (LCM), por tanto la
tubería no necesita protección. En cambio la Segunda Línea de Carga en Parada (LCP 2º) es mayor que la Línea
de Carga en Marcha (LCM), por tanto hay que proteger la instalación.
Reducción del golpe de ariete.
Las sobrepresiones del golpe de ariete obligan a proyectar tuberías con mayor resistencia (timbraje) que tienen un
mayor coste. Para evitar esto se instalan unos mecanismos que reducen total o parcialmente el golpe de ariete.
 Calderín de aire.
Se trata de un depósito acoplado a la tubería (figura 4.7 a), totalmente cerrado y en el cual penetra agua formando
un colchón de aire. Cuando se produce sobrepresión el agua penetra en el depósito comprimiendo el aire y
perdiendo energía, cuando se produce una depresión el agua del depósito sale a la tubería produciéndose vacío
en el depósito, este aporte de agua disminuye la depresión en la tubería. El sistema no es práctico por necesitar
grandes depósitos cuando la instalación de riego es de cierto tamaño, además el inconveniente de que el aire
confinado en su interior se va gastando tanto por disolución como por arrastre; en consecuencia , la instalación de
un calderín incluye un compresor que reponga y mantenga dentro una cantidad de aire sensiblemente constante.
Una solución lógica consiste en encerrar el aire dentro de una vejiga (figura 4.7 b), con lo que el aire y el agua ya
no están en contacto, no necesitando la instalación de un compresor.

 Chimenea de equilibrio
La tubería se conecta a un tubo vertical piezométrico (figura 4.8), cuya altura sobrepasa la línea de carga. Cuando
se produce sobrepresión el agua sale por la chimenea, cuando hay depresión el agua de la chimenea entra en la
conducción, disminuyendo en ambos casos la energía del golpe. Tiene como limitación el tamaño de la chimenea
que tiende a ser muy grande.

Figura 4.8. Chimenea de equilibrio
 Válvulas de seguridad, o de alivio
Son válvulas de presión (figura 4.9), con una presión prefijada que cuando se sobrepasa por efecto del golpe, se
abre y deja salir agua. Hay que instalarlas siempre al aire, por encima del terreno y en sitios de fácil desagüe, lo
que no siempre es posible.
Para que funcionen bien, hay que situarlas en bifurcaciones y a menos de 500 metros del extremo de línea. Entre
dos válvulas no debe haber más de 2000 m y deben permitir la salida de un caudal igual o superior al doble del
gasto máximo de un hidrante. Este tipo de válvulas se estudiará con más profundidad en el tema 6.

 Válvulas de retención.
Es el sistema más usado. Consiste en situar a lo largo de la tubería y dentro de la misma, una serie de válvulas de
manera que cuando se para el flujo de liquido, se cierra, dividiendo la longitud total en tantos tramos como
válvulas se hayan colocado, disminuyendo las sobrepresiones, figura 4.10.
Su único inconveniente son las pérdidas de carga localizadas que produce su colocación en el interior de la
tubería, que son altas y producen un mayor consumo de energía con el consiguiente aumento de coste. Gasto que
se compensa con el ahorro en la inversión de la instalación. Estos elementos hidráulicos se verán con detalle en el
tema 6.
Se deben colocar a una distancia L = a·T
p
/2 una de otra, estando la primera situada a L del final de la tubería, y la
última a la salida del grupo motobomba, para proteger a éste.
Intercalar válvulas de retención en una instalación de impulsión se puede hacer mediante un método gráfico, como
podemos ver en las siguientes figuras:
Vemos los casos de una tubería de dos tramos con un solo diámetro y timbraje (figura 4.10 a) y con dos tramos de
diámetros y timbrajes diferentes (figura 4.10 b). La línea de trazo grueso da el techo de presiones para cualquier
situación, combinando normal con una parada imprevista

Figura 4.10. Perfil hidráulico de un sistema de impulsión, usando válvulas de retención como medio de protección
contra sobrepresiones: a) Tubería de dos tramo con un solo diámetro y timbraje; b) Tubería con dos tramos de
diámetros y timbrajes diferentes.
Otra forma de solventar los problemas de sobrepresiones es la colocación de distintos timbrajes y diámetros en la
instalación como se muestra en la figura 4.11, en el que hay que transportar un caudal de 78 l/s en una tubería de
fibrocemento de L = 5000 m y una altura geométrica de elevación (Hg) de 95 m.

Figura 4.11. Perfil hidráulico de un sistema de impulsión, usando válvulas de retención como medio de protección
contra sobrepresiones.
 Ventosas.
Son elementos hidráulicos que se instalan por problemas de aire en conducciones como se verá en detalle en el
tema 6, resultando un buen elemento protector del golpe de ariete, tanto en la primera fase de depresión (entra en
aire) como en la de sobrepresión.