Aspecto Social de Tailandia

3.1 Características de la población
Si se tuviese que resumir las características relevantes de Tailandia se debe decir que se trata de
un país de refinado exotismo, que se manifiesta en sus paisajes, sus playas paradisíacas, sus
impresionantes monumentos, la belleza de su artesanía, su gastronomía, sus fabulosas piedras
preciosas, sus tradiciones, sus fiestas y la sonrisa de su gente.
Ubicada en el centro del sudeste asiático fue conocida durante muchos años como Siam.
Geográficamente podría dividirse en seis zonas bien delimitadas: el norte es montañoso, fresco en
invierno y templado en verano; la meseta del noreste, bordeada por el río Mekong, donde surgió
la civilización más antigua del país; las fértiles llanuras centrales; las llanuras costeras, donde se
sitúan la mayoría de los complejos turísticos; y las montañas y valles del oeste y del sur, donde se
encuentran buena parte de las minas de estaño y la zona pesquera por excelencia.
El clima es tropical, con tres estaciones claramente diferenciadas: la estación fría va de noviembre
a febrero, el verano desde marzo a mayo y la estación de lluvias abarca desde junio a septiembre.
La diversidad étnica es una de las características de la población tailandesa. Los principales grupos
étnicos son los thai, mon, khmer, laosianos, indios, persas y malayos. La religión predominante es
el Budismo que practica el 90% de la población del país. Existen minorías musulmanas, cristianas,
hindúes y sikhs.
El idioma oficial es el thai, aunque el inglés se utiliza como idioma comercial. En zonas turísticas
tanto las señales de tráfico como los nombres de calles y rótulos están escritas en thai e inglés.

¿Qué hacer en Tailandia?
Además de las muchas excursiones de todo tipo, disfrutar del sol y las playas, los lugares de moda
y la comida tailandesa (de intenso sabor), hay numerosas actividades y diversiones para todos los
gustos. A manera de ejemplo podemos citar: ballet tradicional, marionetas, boxeo tailandés, etc.
Las compras o shopping merecen un capítulo especial, ya que además de tratarse de un mercado
novedoso, todo resulta ser sorprendentemente barato. La seda, tradicionalmente trabajada a
mano, es una de ellas. Las antigüedades pueden encontrarse en muchos lugares. Las piedras
preciosas, sobre todo los zafiros, rubíes y topacios son otra tentación casi irresistible. Son
preciosas también las máscaras, las sombrillas de papel pintadas a mano y los artículos en plata
repujada.

Museos y lugares de interés artístico y cultural
Bangkok, capital de Tailandia presenta numerosos atractivos para los que gustan del arte y la
cultura. Entre sus bellezas figuran sus numerosos templos, como el Wat Phra Keo (Templo del
Buda Esmeralda), Wat Pho (Templo del Buda Reclinado), Wat Saket (Monte Dorado), Wat
Benchamabophit (Templo de Mármol), o el bellísimo Wat Arun (Templo del Amanecer).
También destacan sus esplendorosos palacios, como Wiman Mek, el edificio en madera de teca
más grande del mundo, el palacio de Vimanmek, los Barcos Reales, casas del Palacio Aphlsek Dusit
y el Gran Palacio de Bangkok. Entre los museos de Bangkok destacan el Museo Nacional, uno de
los más importantes de todo el sudeste asiático.
En Ayutthaya, la antigua capital de Tailandia durante más de cuatrocientos años, tiene para visitar
el Wat Panan Choeng, Wat Si SanPhet, Wat Ratchaburana, Phu Khao Thong y el Museo Nacional
de Chan Sam Phraya. Cerca de Ayutthaya se encuentra el palacio de verano Bang Pa-In y Wat
Niwet Thamaprawat cuya capilla se parece mucho a un templo gótico.
En Phetchaburi podrá ver el palacio de las Colinas de Phra Nakhon Khiri y las cuevas con figuras de
Buda de Khao Luang. Continuando con Kanchanaburi, además de las cuevas neolíticas de la zona y
el Sing Prasat Muanag Khmer, se encuentra el famoso "Puente sobre el río Kwai". En la ciudad de
Lop Buri fundada en el siglo IX esta el Palacio Ramratchaniwet (siglo XVI), además de ruinas
hindúes (San Phra Kan y Wat Phra Si Mahathat) y khmeres (Khmer Phra Prang Sam).
Sukhothai a 420 km al norte de Bangkok, destaca por la colección de imágenes de Buda en piedra
y los templos Wat Mahathat y Wat Si Chum, con una gran imagen de Buda. En Chiang Mai podrá
ver los templos: Wat Phra Sing, Wat Chiang Man, Wat Chedi Luang, Wat Suanb Dock y Wat Ku Tao.
En Lampang encontramos templos de estilo birmano, como Wat Phra Kaeo, Don Thao, Wat Si
Chum y Wat Lampang Luang. Finalmente Pattani que guarda la mezquita más bella de toda
Tailandia.

Paisajes y Parques Naturales
Existen alrededor de 50 parques nacionales en Tailandia que tienen, además, el carácter de
santuarios. Los más conocidos son los siguientes:
Khao Yai, a unos 200 km de Bangkok y con una altura media de 800 m. En este parque hay
numerosas especies protegidas, como tigres, aves, osos y elefantes. Ao Phang Nga, en la provincia
de Phang Nga, formado por islas de piedra caliza rodeadas de cuevas y grutas. Sam Roi Yot, con
picos montañosos de caliza entre marismas, es un verdadero paraíso para las aves.
Otros parques importantes son Erawan y sus bellísimas siete cascadas, Tarutao, Ang Tong y Ko
Samui, Doi Inthanon, Ko Samet y la Reserva Natural Kaho Cong.
Entre los paisajes naturales de gran belleza destacan la Bahía de Phang Nga, con islas de caliza en
las que abundan las cuevas acuáticas y las cascadas. El santuario de aves de Thalay Noi Nok Nam,
en el extremo del lago Songkhla. Susan Hoy, en las islas Phi Phi, con antiquísimos campos de
conchas marinas. Doi Inthanon, la montaña más alta de Tailandia, y las cascadas Siriphum.
Como se puede leer, muchos aspectos son colisiones culturales -conocer a las personas, aprender
sus costumbres y las razones detrás de todo tipo de pensamiento.
1. La sociedad tailandesa es clasista, hasta llegar a un nivel absurdo. Esencialmente la valía
social de una persona viene dada por las personas que conoce y que determinan la clase a
la que pertenece. Cuando presentan a alguien o a un grupo, es crítico identificar qué
personas están por encima o por debajo de ti y comportarte de acuerdo a un protocolo
muy claro. Traerte tus costumbres europeas de tratar a todo el mundo como un igual sólo
los hará sentirse incómodos y te rehuirán y en muchos casos generará problemas (aunque
por supuesto nadie te dirá nada, luego lo hablarán entre ellos - esto es típico).

2. Tailandia es un mundo de conexiones. Eres la gente que conoces. Cuando se llega a una
entrevista de trabajo para una empresa tailandesa que no sea para un perfil bajo te
preguntarán a quién conoces y quién te envía. Esa información determinará quién te hará
la entrevista y cómo se conducirá o incluso si acaba ahí mismo. Si se conoce a la gente
adecuada, las cosas funcionan de maravilla en prácticamente todos los ámbitos.
3. Si sales con una chica Tailandesa del noroeste, prepárate a ser un cajero automático con
patas. Es un rasgo cultural y muy difícil de comprender para los occidentales. Ella envía
dinero a su familia de forma continua (todos los hijos lo hacen, la deuda que contraen con
sus padres por haberlos traído a este mundo es indefinida), y su familia, cuando sepa que
tiene un novio "farang", esperarán regalos acordes con su (muchas veces percibida) gran
condición económica. Es parte de lo que aquí se conoce como "nan jai", literalmente "flujo
del corazón". Hacer esos regalos es una oportunidad que te dan para demostrar tu nan jai.
Si vas en serio, una gran televisión LCD, por ejemplo, para la familia es un regalo apreciado
(más que nada porque otras familias lo pueden ver también y eso aumenta su prestigio
social). Si la familia es clásica (y lo es en la mayoría de los casos) tendrás que pagarles una
cantidad de dinero por tu novia. No, no es una dote. Es una forma de gratitud hacia sus
padres por haber traído una chica tan fantástica a este mundo. La cantidad es elevada
para cualquier tailandés (que a menudo tendrá que pedir un crédito para pagarla) pero lo
que piden a un farang es algo ya increíble. La cantidad se hará pública en la boda y es un
motivo de orgullo para la familia: has demostrado de forma clara y pública lo mucho que
aprecias a su hija y tu gran nan jai hacia la familia. Puedes esperar que su enorme familia
extendida (las familias aquí son muy grandes) asuma que puede disponer de tu dinero sin
avisar. Esto es un choque cultural tremendo.
4. Las relaciones sociales son un continuo choque cultural muy fuerte. Los occidentales,
creen que una persona puede ser un potencial amigo, s abrimos un poco para tantear el
terreno. Tendemos a hablar de una forma menos coloquial y comentando aspectos a
menudo personales. Los tailandeses se quedan flipados ante esto (todos los aspectos
sociales suelen ser casi tabú). Lo interpretarán, en el mejor de los casos, como un amigo
fuerte y repentino (y también muy raro). Así que se sentirán libres, por ejemplo, de
pedirte a la semana siguiente 1.500 euros para comprar una motocicleta porque la suya se
ha estropeado. Cuando alguien se niega -por el total abuso de confianza y potencial timo-
la otra persona ya no entiende nada y lo ve como alguien falso. El dinero, más que ninguna
otra cosa, es una muestra material de esa amistad y de tu nan jai.
5. Mentir es algo absolutamente aceptado si con ello se evita que otra persona "pierda
cara" (que se sienta humillado aunque sea levemente o que tenga cualquier coste social).
También se mentirá si con ello se evita una discusión (que a su vez hace "perder cara" a las
dos personas que discuten). Es parte del entramado de la sociedad. De hecho, a los ojos
de un occidental, el choque cultural está asegurado: parece una sociedad de mentirosos
compulsivos.
6. Los problemas, tanto sociales como de pareja, son complicados de resolver. La tendencia
occidental es identificar qué problema existe (a menudo hablándolo) para luego
resolverlo. Esto es algo extraordinariamente rudo en Tailandia y la gente lo evitará con
todos sus recursos y se sentirá violentada si se hace. No sólo no resolverá el problema,
sino que el enfrentamiento hará "perder cara" a la otra persona y aunque se pueda
resolver hablándolo, será peor. A nivel de grupo esto crea una cultura de "chismes y
cotilleos" brutal, muchas veces con el fin de hacer un daño crítico a una persona sin llegar
a hablar con ella. Este rasgo es fundamental en la sociedad tailandesa. Se darán señales
muy sutiles sobre las cosas pero, naturalmente, se negarán si se preguntan sobre ellas o si
se trata de identificar cual es exactamente el problema. La situación cambia por completo
si preguntas por otra persona: ahí no hay enfrentamiento y te darán la información con
todo lujo de detalles y opiniones personales sobre ella. Posiblemente sabrás más sobre los
problemas que esa persona tiene que ella misma.
7. Mantener el rol social que esperan de una persona es complicado. Ver las críticas venir
de quienes no entienden es lo correcto. Es duro decirlo en una sociedad occidental, pero
aquí es como en la escena de la cabina del piloto de "Aterriza como puedas": o estás por
encima, o estás por debajo. Y si estás por encima (lo quieras o no) deberás pagar por
ejemplo la factura o buena parte de ella en un restaurante si has ido con amigos "que sea
inferiores a ti". Si no lo haces, no sólo será rudo (ni que decir tiene que no podrás volver a
quedar con esas personas en esas circunstancias, ni con la gente que las conozca), sino
que dejarás fatal a quien que te ha presentado a ese grupo. Y en Tailandia dejar fatal a
una persona en un contexto social es algo muy, muy grave y puede tener consecuencias
que no esperas. El contrato social entre alguien "superior" y alguien "inferior" es complejo
e intenso y tiene obligaciones y deberes por ambas partes.
8. Los salarios en Tailandia son totalmente miserables. Una persona que haya terminado su
carrera por ejemplo de "Hotel management" puede esperar ganar si consigue trabajo unos
9.000 bahts (aprox. 190€ al mes). Y ellos mismos reconocen que es imposible vivir
en Bangkok con una cantidad así. El pluriempleo es totalmente común uniendo jornadas
de trabajo brutales. En los supermercados hay una gran variedad de bebidas tipo Red Bull
(que por cierto, es de origen tailandés). La demanda de las mismas es muy, muy alta. Los
taxistas, por ejemplo, son famosos por hacer jornadas extremas de horas de servicio,
sobre todo en los meses malos. El índice de accidentes en la carretera es altísimo, los
conductores de autobuses, que hacen carreras entre ellos mientras fallan rutinariamente
los controles de alcoholemia, los taxis-motoristas que conducen a toda velocidad por en
medio del tráfico para poder hacer más servicios y ganar algo de dinero extra, etc, etc.
9. Hay cinco grupos principales de personas extranjeras viviendo en Tailandia:
1. Empresarios que han construido una empresa aquí o que viven del dinero que les
reporta una empresa fuera.
2. Profesionales de perfil alto que son enviados por su compañía con un paquete de
expatriado (estos paquetes suelen tener unas condiciones económicas
sensacionales)
3. Extranjeros que viven enseñando inglés. Hay una gran comunidad de los mismos.
4. Retirados que aprovechan el visado especial que existe para las personas mayores
de 50 años que quieran jubilarse en Tailandia.
5. Personas que viven de forma intermitente entre su país y Tailandia según se lo
permite el tiempo y el dinero.
10. La diferencia entre el campo y la ciudad y entre ricos y pobres es simplemente
demencial. Son como dos mundos totalmente distintos. En el campo no suelen tener
escuelas más allá de la primaria, con una formación a base de "memorizaciones por
repetición" muy deficitaria en muchos sentidos. Son extremadamente pobres y para
colmo apenas tienen servicios sociales de cualquier tipo. Sin embargo, aportan una mano
de obra barata crítica para la construcción del país, la industria, los servicios, etc. El trato
hacia la gente del campo es de desprecio, y a menudo su nivel educativo se referencia
como "la típica formación de Isaan" (norte del país) y que equivale a decir que no tienen
formación. El desprecio hacia la gente del campo es bastante típica en Asia, lo que lleva a
algunas personas -por ejemplo en Vietnam- a dejarse una uña muy larga cuando lo
abandonan y se vuelven, por ejemplo, taxistas. Es su forma de demostrar socialmente que
ya son de la ciudad. Llama bastante la atención.
11. En una compra, cuando el dinero cambia de manos, todo ha acabado. Esto es una ley
aquí de grandes proporciones. Es increíble ver cómo incluso en centros comerciales de
perfil alto ocurre esto. Y no hay ninguna asociación de consumidores para apoyarte. Y si te
sientes estafado y llamas a la policía, te detendrán y tendrás que pagar una multa (muchos
turistas despistados creen que la policía les van a ayudar). Recuerda llamar a la policía
para turistas. No tienen poderes de ningún tipo pero sí que tratarán de ayudarte (siempre
que no suponga un daño para los tailandeses).
12. El gobierno quiere tu dinero. A ti no. Sin complejos. De forma clara desde el día cero te
dejan claro que no te están recibiendo para hacer amigos. Si vienes en avión te darán 30
días de excepción de visado. Es un tiempo razonable para que te gastes todo lo que tengas
pensado en tus vacaciones y vuelvas a casa. Si vienes por tierra es que eres obviamente
más pobre, así que te darán 15. Si eres retirado y acreditas que ya no trabajas y que tienes
dinero (unas cantidades extremadamente elevadas para los salarios tailandeses) ¡puedes
quedarte todo el tiempo que quieras!
13. Las familias están desestructuradas. Padres que se separan, se casan, luego se juntan con
otra mujer y mantienen una o varias "mia noi" (mujeres menores) dejando hijos por donde
pasan -que a veces son enviados a vivir con sus abuelas o familiares lejanos para que no
causen problemas a su actual pareja-. Progenitores que se desentienden de sus hijos, hijas
adolescentes que se quedan embarazadas para luego tratar de llevar a su retoño a algún
miembro de la familia. Esta es la norma. La planificación familiar, en general, no existe.
14. Apenas hay opciones para "no nacionales". Así, también sin complejos: si no eres
tailandés de verdad -aunque hables el idioma y tengas permiso de trabajo (muchas veces a
través de los medios corruptos apropiados) hay un sentimiento proteccionista increíble. El
cartel de 'sólo nacionales' en las ofertas de empleo es un amargo problema para los
extranjeros.
15. El nivel educativo es increíblemente bajo, de forma extrema. El aprendizaje es por
memorización. No se desarrollan habilidades de análisis, comprensión. Es impactante ver
el nivel que tiene Vietnam por ejemplo, siendo más pobre, y la disciplina de trabajo de sus
estudiantes en contraposición al nivel tailandés. La élite social envía a sus hijos a colegios
internacionales.
16. La corrupción en el país no conoce límites. La gente es pobre, los funcionarios más. Y todo
el mundo necesita dinero. No conocer a la gente adecuada es un problema serio, y no
saber los procedimientos para conseguir algunas cosas (a qué corruptos hay que pagar y
en qué orden) puede hacer que tus papeles se retrasen bastante. Como en "nunca". El
dinero se mueve en red (los jefes corruptos suelen cobrar parte del dinero de los
empleados corruptos que a su vez reportarán a sus superiores y asociados).
17. En general la sociedad tailandesa es profundamente xenófoba, en el sentido más amplio
del término. Se respira un “te necesitan pero te odian”.
18. De forma oficial hay un ‘doble precio’ para todas las cosas -desde visitar el zoo hasta ir a
ver una pelea de boxeo tailandés-. Los extranjeros pagan hasta 8 veces más por el mismo
servicio que un tailandés. Mientras que en países de la zona como Vietnam esto se está
erradicando, en Tailandia se considera normal.
19. Si eres extranjero, no puedes comprar tierra en Tailandia. Si un hombre se casa, la mujer
puede hacerlo a su nombre, pero si se separan o si ella muere, el hombre pierde todos tus
derechos. Si tienen un hijo nacionalizado tailandés, él si puede heredar esa propiedad.
20. Si se quiere montar una empresa, debes tener necesariamente un socio tailandés que
controle al menos el 51% de la misma.
21. Los tailandeses son increíblemente proclives a sobre reaccionar de forma
desproporcionada. Aunque Tailandia se promociona como “El país de las mil sonrisas” y es
llamativo ver como algunas chicas practican su sonrisa en el espejo, no hay término
medio. Si se produce un enfrentamiento, éste va a ser extremadamente violento.
22. Las peleas en Tailandia nunca son limpias y son siempre extremadamente peligrosas. Si
se tiene algún problema con un tailandés (o dicho de otra forma, si un tailandés cree que
tiene un problema contigo) y surge una pelea, inmediatamente los tailandeses en la zona
irán a ayudarlo. Llevar armas cortantes es típico y romper botellas para hacer el máximo
daño con el cristal es desafortunadamente común. La recomendación es que nunca jamás
tengas una pelea -aunque sea pequeña- en Tailandia. Las consecuencias son
absolutamente desproporcionadas.
23. La policía es corrupta y no está para ayudar a nadie. Si la llamas has convertido un
problema serio en otro peor. Esencialmente ellos quieren conseguir dinero y en segundo
término proteger a los tailandeses, tengan o no la culpa. Esto llega a niveles
increíblemente absurdos, de dibujos animados, pero mortalmente serios. Si te ataca
alguna banda serás tú siempre el que inició la pelea (y tendrás que pagar una considerable
multa o ir a la cárcel), si alguien te intenta timar y la llamas eres tú el que ha intentado no
pagar un servicio (esto ha ocurrido incluso en grandes centros comerciales) y deberás
pagar una multa o ir a la cárcel. El gobierno conoce la situación y ha creado una “policía
para turistas” que hace de intermediaria si la llamas, pero que carece de poderes de
cualquier tipo.
24. Los problemas se solucionan generalmente entre bastidores. Si se produce lo que
literalmente es “perder cara” (algo así como que la situación sea embarazosa para la otra
persona, que suponga una humillación pública) es trivial para ella pagar para que recibas
una paliza. Esto es algo que desafortunadamente ocurre a menudo y así aparece en los
foros del país. Lo peor es que a veces estas bandas se confunden de extranjero (para ellos
somos muy parecidos). Si estás con una pareja tailandesa, ella / él sabrán también a dónde
acudir para devolver la situación.
25. La violencia hacia las mujeres dentro de las relaciones de pareja es algo totalmente
común. Y como comentaba una persona en un foro -que presenció cómo un hombre daba
una paliza a su pareja en la calle mientras ella trataba de cubrirse ya en el suelo- no es
posible intervenir y, ni de lejos, llamar a la policía. Esto es Tailandia.
26. La promiscuidad de los tailandeses es muy alta. Pese a que Tailandia muestra un mercado
sexual espectacular para los ojos occidentales, se estima que sólo representa el 5% del
total. El resto es consumido por los propios tailandeses.
27. La tasa de crímenes pasionales es muy alta, aunque generalmente sólo aparecen en las
publicaciones en tailandés por lo que suelen pasar desapercibidos. Cortar el pene al
marido es una práctica extremadamente extendida como medida para vengarse de una
infidelidad. Matarlo envenenándolo es también una forma común de venganza. Y el ratio
de suicidios por amor es muy alto.
28. Las mujeres tailandesas son extremadamente ‘viscerales’. Detrás de su sonrisa y su
actitud ‘dócil’ hay una persona que cuando pierde el control, lo pierde hasta un nivel
simplemente desproporcionado.
29. La violación, a menudo con violencia, de mujeres occidentales ocurre con mucha más
frecuencia que en otros países de la zona. Por supuesto, la policía no se preocupa
demasiado (es una forma amable de decir que pasan absolutamente del tema, ningún
tailandés va a protestar porque la policía no investigue cosas de ‘farangs’ -el nombre que
nos dan a los occidentales).
30. El número de mujeres tailandesas con múltiples novios occidentales es absurdamente
alto. Esto ha llegado hasta tal punto que es divertido ir a los cafés con internet y ver a las
chicas conversando en varias ventanas de chat con diferentes personas, con expresiones
del tipo “mi amado”, “mi corazón”, etc, mientras a la vez también escriben un correo
electrónico a otro novio más. Si las habéis visto y os ha llamado la atención el papel
gastado que suelen tener cerca, esa es “la carta maestra”. Piden que se la traduzcan a
inglés (con varias variaciones) y luego la envían una y otra vez. Son fuentes de ingresos
sencillas, porque los hombres suelen enviar dinero para mantener a su chica.
31. Se busca de forma agresiva el dinero fácil y rápido y el abanico de timos en la zona es
apasionante por su diversidad. Desde la compra de piedras preciosas sobrevaloradas, tuk-
tuks y taxis que trabajan en colaboración con establecimientos con precios inflados a los
que llevar a los turistas, el “trabajador pobre de casino que te ofrece ganar algo en su
establecimiento a cambio de que compartas un porcentaje de esos beneficios con él”, la
petición de firmas y una donación para causas que realmente no existen, los falsos monjes
que piden dinero, los tours en barca en los templos que cambian de precio en mitad de
ellos, las invitaciones a espectáculos por poco dinero (unos 2 euros por cabeza) para luego
indicar que ese era el precio de la cerveza uy solicitar una cantidad desorbitada por el
show (con presencia de porteros para tener una intimidación física), las recomendaciones
de hoteles en Kao San Road (en las que participa la comisaría de policía de allí) para luego
despertarse sin nada, lo extranjeros que toman una cerveza contigo en la noche hablando
del tiempo que pasas en el país para luego poner ‘añadidos adicionales’ a tu bebida
cuando no estás atento, etc, etc.