*

Una alerta de mensaje color amarillo destelló en la esquina superior derecha de la pizarra virtual.
Haruyuki, quien estaba algo distraído de la clase, involuntariamente agachó su cabeza y cambió el foco de atención
hacia la alerta.
En ese momento, la pizarra de color verde oscuro que cubría su vista se volvió algo transparente, pero su visión de
las espaldas de los estudiantes sentados en fila y el profesor delante de ellos, se volvieron más nítidas.

El aula, sus compañeros, y el profesor existían en el mundo real, pero la pizarra transparente y la apretujada fórmula
matemática en ella no lo hacían. Los números y la fórmula que el profesor escribía en el aire eran enviadas al «Neuro
Linker» que llevaba en su nuca, y este lo envía directo a su cerebro como una imagen.

El anciano profesor de matemáticas, con algo de dificultad, movía su dedo (el cual no sostenía nada) en la pizarra
que solo él podía ver, y continuaba explicando la fórmula en un tono de voz bajo. Su voz no tenía la potencia
suficiente para alcanzar los oídos de Haruyuki en el mundo real, por eso el Neuro Linker que el profesor tenía en su
nuca se encargaba de incrementar la potencia y la claridad de su voz, luego era enviada a los estudiantes.

Cuando se volvió a enfocar más de cerca, la pizarra con más fórmulas matemáticas que antes, se volvió sólida otra
vez. Al parecer el correo que recibió no era del profesor enviando un archivo comprimido de tareas. Entonces, ya
que estaba separado de la Red Global, quien le envió el correo debía ser un estudiante de la misma escuela.

Alguna chica que rompió las reglas de la escuela y le envió un agradable mensaje— ese tipo de expectativas ya las
había perdido en el año y medio que llevaba en escuela media. Pensó seriamente en solo botar el correo a la
papelera de reciclaje ubicada en el rincón inferior izquierdo de su visión, pero si lo hiciese, no sabía que pudiese
ocurrir después.

Sin muchas ganas, esperó que el profesor se diera la vuelta, movió su mano derecha hacia arriba e hizo clic en el
icono de correo con su dedo.

En ese instante, ¡bubibaborobubiro! Un sonido sin sentido y una gráfica con colores amarillos y rojo golpearon la
visión y audición de Haruyuki como un diluvio. Acto seguido, en vez de palabras escritas, un mensaje de voz comenzó
a oírse.

“¡Cerdo-kun, esta es tu comando de orden para el día de hoy! (Se escucha una risotada de fondo) Dos bollos de fideo
frito, un pan con crema de melón, tres yogures de fresa, ¡tráelos al techo en menos de cinco minutos luego de
comenzada la hora de almuerzo! ¡Si llegas tarde te convertiremos en un emparedado de carne! ¡Si nos delatas te
convertiremos en filete de cerdo asado! (Risotada final)”

Al terminar de oír el correo, Haruyuki se volvió hacia la mirada fija que sintió a la izquierda de su rostro, su tensión
aumento luego de darse vuelta. Al hacer contacto visual, era sin duda Araya con sus secuaces A y B quienes enviaron
esa amenaza burlona.

Obviamente es imposible grabar un correo con efectos visuales y de sonido como este durante clase, así que tienen
que haberlo preparado de antes.

‘Pero que montón de ociosos, ¿y qué es eso de “orden de comando”? Eso es redundante, ¡idiotas!’

Haruyuki comenzó a insultarlos en su mente; decirlo en voz alta o enviarlo como respuesta a su correo era algo que
no podía hacer. Si Araya era un idiota a la par de una cucaracha que no se extinguiría sin importar cuanto tiempo
pasase, entonces Haruyuki, quien era amedrentado por él, sería el típico bobo incapaz de hacer algo.

De hecho, si tuviera un poco de coraje y voluntad para tomar acción, entonces podría usar este correo y las decenas
de “evidencias” que ha acumulado y entregarlos a la escuela, así serían castigados fácilmente.

No obstante, Haruyuki no podía dejar de pensar en que pasaría después si hacía tal cosa.

‘Incluso si se dice que el Neuro Linker es tan corriente hoy en día que cada persona en el país usa uno, incluso si se
dice que se pasa la mitad de nuestras vidas en el mundo virtual, los humanos aún tienen un cuerpo físico, como un
grillete que los sujeta a un ambiente de bajo nivel. Sienten hambre y necesitan ir al baño, y así mismo… ser golpeado
dolerá, y ser golpeado mientras lloras sería tan miserable como morir.’

‘“La habilidad del Linker determinará el avance y promoción escolar”, esa es solo la estrategia de imagen corporativa
de una gran compañía de la red. Después de todo, lo que determina el valor de una persona son parámetros
primitivos como su apariencia y físico.’
Ese momento fue cuando el alumno de quinto año de primaria con un peso sobre los 60kg, que nunca bajó de los 10
segundos durante las carreras de 50 metros, llegó a su conclusión, la cual mantiene hasta hoy a sus trece años.

Cada mañana antes de salir, su madre carga 500 yenes a su Neuro Linker para el almuerzo, pero comprar panes y
jugos para el grupo de Araya lo dejaba sin dinero. Tenía alrededor de 7000 yenes ahorrados, pero si los usaba no
sería capaz de comprar el juego exclusivo para el Neuro Linker que saldría este mes.

El enorme cuerpo de Haruyuki tenía un pésimo metabolismo, si se salta aunque sea una comida su estómago vacío
lo haría desmayarse, pero hoy tenía que soportarlo. Además, durante el almuerzo podía usar «Full Dive», aún le
quedaba ese método en particular.

Luego de obedecer las órdenes de Araya, Haruyuki se dirigió hacia el segundo edificio de la escuela que albergaba las
aulas de especialidades, había desde salas para experimentos científicos hasta salas para economía doméstica. En la
actualidad, las lecciones se llevan a cabo con clases virtuales por lo que estas aulas son inútiles, así que no mucha
gente viene por aquí. En especial a la hora de almuerzo, no se veía un solo estudiante cerca.
Al costado de un polvoriento pasillo se encontraba el baño de hombres: el santuario personal y oculto de Haruyuki.
Entró rápidamente y se detuvo para recuperar el aliento, entonces miró al espejo sobre el lavabo.

Lo que se reflejaba en el empañado cristal, como visto en un drama de televisión, era el típico “niño gordo que sufría
violencia escolar”.
Su inmanejable cabello rebotaba de aquí para allá, las curvas de sus mejillas no tenían ningún ángulo agudo.
Alrededor de su gordo cuello, su corbata y Neuro Linker plateado parecía que lo ahorcaban.


Tenía que hacer algo acerca de su apariencia, una vez trato un régimen de ingesta casi nula de comida y correr como
loco durante una semana. Sin embargo, como resultado colapsó durante el almuerzo debido a la anemia, y así fue
como la leyenda de como un chico cayó sobre los almuerzos de unas estudiantes nació.

Luego de eso, Haruyuki decidió abandonar su verdadero yo— al menos mientras fuera un estudiante.

Apartó sus ojos del espejo luego de una décima de segundo, entonces se adentró más e ingresó a un cubículo. Se
aseguró de poner el seguro, bajó la tapa del inodoro y se sentó en ella. Ya estaba acostumbrado al frío plástico en su
trasero, luego apoyó su espalda en el estanque de agua, se relajó y cerró sus ojos.

Las palabras que ahora iba a pronunciar eran como un hechizo mágico que liberaba su alma de su pesado cuerpo.

“Direct Link.”


Cuando el Neuro Linker recibió el Comando de Voz, su nivel de conexión cuántica pasó de modo de vista y sonido a
modo de sentidos pleno, la sensación de su pesado cuerpo así como su hambre desaparecieron.


La sensación de la dura superficie del inodoro tanto como lo apretado de su uniforme desaparecieron. El alegre
sonido de estudiantes en el lejano patio de la escuela, el olor de productos de limpieza en el inodoro, y la puerta que
estaba en frente a él, todo se fundió en oscuridad. «Full Dive».


Incluso el sentido de gravedad fue interrumpido, Haruyuki cayó en una profunda oscuridad.


Sin embargo, una suave sensación de estar flotando y una luz arcoíris cubrieron su cuerpo por completo. Desde la
punta de sus manos y pies, el «Avatar» usado para Full Dive se estaba formando.


Manos y pies negros en forma de pezuñas. Extremidades rechonchas, un cuerpo con forma de pelota color rosa. No
puede verse a sí mismo, pero debería haber una nariz plana en el centro de su cara, y unas grandes orejas colgando.
Dicho en otras palabras, la forma de una cerdito rosa.


La cómica forma del avatar, con un golpe seco, aterrizó en medio de un bosque como el de un cuento de hadas.


Grandes setas crecían por todas partes, el sol brillaba en los verdes campos, y en el centro, gran cantidad de agua
brotaba de una hermosa fuente de cristal.


En el otro extremo había un gran árbol con su centro hueco, se podían ver varias terrazas que sobresalían por los
costados, con varios niveles y conectados por escaleras, era allí donde los estudiantes se juntaban para charlar y
relajarse.


Este espacio virtual era la red local de la Escuela Media Umesato del distrito de Suginami, a la cual Haruyuki asistía.


La mayoría de quienes estaban en ese bosque no parecían humanos. Más o menos la mitad eran animales de
apariencia divertida caminando en dos patas; el resto eran hadas con alas, robots de hojalata y magos cubiertos con
túnicas. Ellos eran los avatares de los estudiantes y/o profesores de la Escuela Media Umesato en la red local.


El avatar de un estudiante puede ser elegido libremente desde varias fuentes a disposición del usuario, y puede ser
personalizado. Si eres perseverante, puedes usar el editor integrado y crear un avatar completamente original desde
cero. Así como el avatar de caballero negro que llamó la atención de todos cuando debutó en Abril, aun cuando fue
creado con las habilidades de un estudiante de escuela media.


—Ese fue solo un momento de gloria pasajera. Haruyuki suspiró y contempló su forma actual. En menos de un
parpadeo, Araya le robó su avatar del caballero negro, y lo forzó a usar el del cerdo por defecto.


Naturalmente, el cerdito rosa no perdía en originalidad, esto se debía a que nadie más estaba dispuesto a usar ese
degradante avatar. Similar al mundo real, Haruyuki trató de encoger y ocultar lo más posible su redondo cuerpo
mientras corría hacia el árbol.


Fue ahí cuando se percató de una gran multitud cerca de las bancas al lado de la fuente. Los miró mientras corría y
sin darse cuenta detuvo sus pasos. En el centro del grupo de estudiante reconoció un raro avatar que no se veía muy
a menudo.


No era algo que se podía escoger de entre los ajustes predeterminados. Un vestido de color negro profundo
salpicado con gemas transparentes. Sus manos sostenían una sombrilla negra, y en su espalda, alas como las de una
mariposa cola de golondrina con líneas color arcoíris en ellas.


Un rostro blanco como la nieve, sombreado por su largo y liso cabello, era una belleza tan perfecta que se hacía
difícil creer que fuera hecha a mano. Haruyuki encontraba difícil competir con ese tipo de diseño, comparable con el
de un profesional.


Con un poco de indiferencia, se dedicaba a escuchar a los avatares que la rodeaban mientras apoyaba su delicado y
hermoso cuerpo en una gran seta. Haruyuki sabía que ella era una estudiante de segundo año, quien además era la
vice-presidenta del Consejo Estudiantil. Lo sorprendente era que esa belleza de avatar era un réplica casi perfecta de
su verdadero yo, es por eso que le llamaban:


—«Negra Nieves». «Kuroyukihime».


Lo único que ese inalcanzable ser y Haruyuki tenían en común, era que ambos eran estudiantes de la Escuela Media
Umesato, lo que ya parecía demasiado. Ver esto a través de su visión virtual fue aún más tortura a su ya elevada
inseguridad, así que giró su cabeza y siguió su camino.


Su destino era el árbol con las terrazas. Dicho simplemente, el rincón de juegos, el cual por supuesto no tenía ni un
solo software de mercado como RPGs o juegos de pelea. Todo lo que había eran juegos de conocimiento, "puzzles" y
otros del tipo educativo, incluso juegos de deporte sano. Aun así, muchos estudiantes llenaban cada esquina con
gritos y ovaciones.


Todos estaban en Full Dive desde los asientos de sus aulas o desde la cafetería de la escuela. En ese momento sus
cuerpos reales quedaban indefensos, por lo mismo jugarle bromas a aquellos que estaban en una inmersión era
obviamente un signo de malos modales, pero parecía que el único que se preocupaba de esto era Haruyuki. En una
ocasión, cuando ingresó a la red de la escuela desde su aula, al volver notó que le habían quitado sus pantalones.
Esto ocurrió en menos de un mes luego de ingresar a la escuela.


Ocultando su cuerpo real en el baño, y huyendo de la vista de los demás en el espacio virtual, subió por las escaleras
talladas en el tronco del árbol. Mientras más subía, menos populares se volvían los juegos.


Pasó por el béisbol, baloncesto, golf, tenis y a lo que finalmente llegó, luego de ignorar el fútbol, fue el «Juego de
Squash Virtual».


No había ni un solo estudiante. La razón por la que era poco popular era clara. El squash es similar al tenis, pero
hacia donde golpeas la pelota con la raqueta no era más que un espacio cuadrado con duras paredes en todos lados,
y silenciosamente se continúa devolviendo una pelota que rebotaba y rebotaba. Es un deporte muy solitario.


El género de juegos que más le gustaba a Haruyuki eran los FPS, del tipo donde sostenía una ametralladora y corría
por el campo de batalla, allí tenía habilidades incluso superiores a los americanos. Por supuesto que ese género era
popular incluso en Japón, pero era imposible encontrar uno en la red de una escuela. Además, cuando estaba en
primaria, usó un revolver para matar a la mayoría de sus compañeros en un juego, y al día siguiente sufrió una
terrible paliza que le dejó un doloroso recuerdo. Luego de eso, Haruyuki prometió nunca volver a jugar, cualquiera
sea el género del juego, con los tipos de la escuela otra vez.


Caminó hacia la derecha de la cancha vacía y tocó el panel de control con una mano, introdujo su ID de estudiante y
así su nivel guardado y puntuación máxima fueron leídos.


Durante el primer semestre escolar, Haruyuki pasó la mayoría de sus almuerzos en este juego para matar tiempo.
Como resultado su puntuación era impresionante. Por lo mismo había comenzado a aburrirse del juego, pero no
tenía otro lugar donde ir. Su mano rosa con pezuña negra sujetó firmemente la raqueta que flotó desde el panel.


Luego del mensaje "Game Start", una pelota cayó de la nada. Haruyuki inyectó toda su rabia y tristeza acumulada el
día de hoy para golpear la pelota con su raqueta.


Dejando un destello de luz, la pelota voló como un láser, golpeó el piso, la pared en frente y luego volvió. Su reacción
era muy rápida para la vista, y siguiendo la solución óptima que le dictaba su cerebro, dio un paso a la izquierda
mientras daba un revés.


Era imposible que el verdadero Haruyuki pudiera realizar ese movimiento, pero este era el mundo virtual que lo
liberaba de sus limitaciones físicas. Reconocer la pelota y mover ese cuerpo eran solo comunicaciones mediante
señales cuánticas entre su cerebro y su Neuro Linker.


La pelota lentamente perdió sustancia y ya solo dejaba trayectorias resplandecientes. Un efecto de sonido ‘Pon Pon’
sonaba varias veces por segundo, como una ametralladora disparando. Aun así, el cuerpo de cerdo saltaba
libremente por todas partes, girando la raqueta en todas direcciones.


‘Mierda— no necesito la realidad.’


No era extraño para su mente desafiar al juego en su máxima velocidad, pero a la vez, su mente llena de
resentimiento gritaba.


‘¿Por qué mierda aún son necesarias estupideces como la escuela y aulas?’


Los humanos pueden simplemente vivir en el mundo virtual, y los adultos que en realidad hacían eso eran
demasiados. En el pasado, se llevaron a cabo experimentos donde la conciencia humana fue convertida por
completo en datos electrónicos, y construyeron un mundo real diferente.


Aun así, para aprender a convivir en grupo, construir lazos, y otras razones sin sentido para Haruyuki, los niños eran
arrojados juntos a una jaula llamada realidad. Para tipos como Araya tal vez estaba bien, pueden liberar estrés de
forma moderada y conservar sus ahorros. Pero para él— más allá de esto, ¿qué podía hacer?


Con un sonido ‘¡Pipon!’, el nivel del juego subió.


La pelota de repente fue más rápido. Su ángulo de reflejo se volvió irregular y lo atacó en trayectorias fuera de sus
predicciones.


Poco a poco las reacciones de Haruyuki comenzaron a volverse lentas.


‘Más… ¡Acelera más!’


'El mundo virtual, el real también, rompe todos los límites, deja a todos y todo atrás— ¡Rápido!’


Su raqueta cortó limpiamente el aire. La pelota, que se había convertido en luz, rozó la mejilla de Haruyuki, pasó por
detrás y desapareció. Con un efecto de sonido cómico y algo miserable, las palabras Game Over cayeron y rebotaron
en la cancha.


Sin mirar la puntuación obtenida, el decaído Haruyuki se dirigió hacia el panel de control para reiniciar el juego.


En ese momento, una repentina voz sacudió el santuario sagrado de Haruyuki.


“¡Ajá! ¡Así que aquí te estabas escondiendo!”

Un agudo y fuerte sonido entumeció sus oídos, mejor dicho, un chillido entumeció su cerebro. Sorprendido,
Haruyuki con su espalda tensa se giró para mirar y vio el avatar tipo animal de una estudiante que conocía.

A pesar de ello, no tenía ni una pizca de comicidad, a diferencia del cerdo de Haruyuki. Flexible y delgada, una gata
cubierta con piel púrpura-plateada. Una oreja y la punta de su cola estaban atadas con un listón de un profundo
color azul. Ese avatar no fue creado desde cero, pero varios de sus parámetros habían sido personalizados.

Furiosos colores flotaban en los dorados iris de sus ojos, la boca de la gata, con pequeños dientes, se abrió
considerablemente y volvió a gritar.

“¡Siempre desapareces a la hora de almuerzo así que te estaba buscando! No hay nada malo con los juegos, pero no
tienes que jugar este tan aburrido, ¡ve a jugar abajo con todos!”

“…Puedo hacer lo que quiera, ¡déjame solo!”

Eso era lo único que podía decir, y así, volvió a la cancha. Sin embargo, la gata plateada estiró su cuello y pegó una
mirada al gráfico de “Game Over”, entonces volvió a gritar con una voz aguda.

“¿¡Qué!? ¿¡Qué es esto… Nivel 152, con una puntuación de 2,630,000!? Tú…”

‘— ¡Eres increíble!’


Aunque fuese algo vergonzoso, Haruyuki por un momento esperó ese tipo de halago, pero la gata lo traicionó sin
contemplación.

“¡¿…eres idiota?! ¡Ni siquiera has comido tu almuerzo! ¡Desconéctate de inmediato!”


“…Ni hablar, aún quedan 30 minutos de almuerzo. Deberías irte a otra parte.”


“Muy bien, si así están las cosas, tendré que usar la fuerza.”


“Haz lo que quieras.”


Luego de murmurar su respuesta, Haruyuki sostuvo su raqueta otra vez. La red de la escuela no tiene
«Determinación de Impacto», por lo que en el contexto de prevenir conductas inapropiadas, un estudiante no puede
tocar el avatar de otro estudiante. Y claro, forzar a alguien más a desconectarse estaba fuera de discusión.


Luego de extender su pequeña lengua hasta más no poder y hacer un sonido como ‘Buu’, el avatar de gata gritó.


“¡Link Out!”


La gata desapareció al instante dejando un vórtice de luz y el sonido de una campana.


La chica ruidosa por fin se había ido, y Haruyuki dejó salir un leve suspiro desde su nariz mientras se sentía algo solo,
en ese momento—


¡Bang! Un fuerte ataque golpeó su cabeza y la vista a su alrededor desapareció. Desde la oscuridad, volvió al mundo
real tirado por unos puntos de luz.


Al sentir su gran peso, Haruyuki parpadeó repetidamente tratando de concentrarse.


Estaba en un cubículo del baño de hombres. Sin embargo, en lugar de la puerta azul-gris frente a él, Haruyuki vio
algo que no esperaba.


“Eh… ¿¡Cómo!?”


Imponente frente a él se encontraba una estudiante. El color de su chaqueta y listón indicaban que también era de
primer año.


Era pequeña, tal vez pesaba menos de la mitad de lo que pesaba Haruyuki. Su corto flequillo era sujetado por un
broche azul en su lado derecho. Contorno pequeño como el de un gato, y ojos desproporcionalmente grandes ardían
con ira sobre Haruyuki.


Su mano izquierda sostenía un pequeño canasto, y su mano derecha se extendía justo por sobre la cabeza de
Haruyuki, formando un pequeño puño. Al ver esto, Haruyuki por fin comprendió por qué se había desconectado
súbitamente. La estudiante lo golpeó en la cabeza y el impacto activó la seguridad del Neuro Linker, causando una
desconexión automática.


Normalmente, el sistema de seguridad se activaría al sacudir el hombro u oír un fuerte ruido, pero algunas chicas lo
configuraban para desconectarse si alguien entraba en el radio de un metro. La razón por la cual Haruyuki no se
percató de la intrusa hasta que lo golpeó en la cabeza, fue porque estaba escondido en el baño y había configurado
el sistema de seguridad al mínimo.


“¡¿Por qué?!”


Sorprendido y atónito, Haruyuki le gritó a la única chica en la escuela con la cual puede hablar sin entrar en pánico.


“¡¿Qué estás haciendo?! ¡Este es el baño de hombres! La puerta estaba cerrada… ¡¿acaso eres idiota?!”


“Tú eres el idiota.”


La amiga de la infancia de Haruyuki trepó la pared del cubículo del baño de hombres usando una falda, esta fuerte
persona es Kurashima Chiyuri, quien luego de responder con una voz algo enfadada, sacó el seguro de la puerta
detrás de ella.


Con un ligero movimiento, saltó fuera del cubículo. Los ojos de Haruyuki se entrecerraron por la luz reflejada en el
pelo castaño de Chiyuri, quien finalmente tenía una sonrisa en su rostro, y agregó.


“Oye, sal de una vez.”


“…Está bien.”


Con un profundo suspiro, Haruyuki se puso de pie mientras la tapa del inodoro crujía. Mientras seguía a Chiyuri que
se dirigía a la salida, él tenía otra pregunta.


“¿…Cómo sabías que estaba aquí?”


La respuesta no vino de inmediato. Luego de asomar su cabeza hacia al pasillo, Chiyuri salió del baño y dijo
escuetamente.


“Yo también estaba en el techo. Así que te seguí.”


‘Eso significa que...’


“…Lo viste.”


Haruyuki susurró y se detuvo luego de poner un pie en el pasillo.


Pareciendo como si tratase de encontrar las palabras adecuadas, Chiyuri apoyó su espalda en la pared y finalmente
asintió.


“…No diré nada sobre esos tipos, puesto que tú mismo decidiste que todo estaba bien… no me queda de otra. Pero
no almorzar le hace mal a tu cuerpo.”


Con una sonrisa forzada, Chiyuri extendió el canasto en su mano izquierda.


“Hice el almuerzo, aunque no puedo garantizar que sepa bien.”


‘Qué miserable’, pensó Haruyuki.


Su corazón trataba de buscar otro sentimiento más allá de la compasión que Chiyuri demostraba en sus palabras y
acciones… era sin duda miserable.


Chiyuri ya tenía un novio muy opuesto a Haruyuki es varios aspectos, su otro amigo de la infancia.


Su boca se movió por si sola y una extraña voz sin emoción salió de ella. Haruyuki simplemente escuchó lo que él
mismo decía.


“¿…Sobras de lo que le preparaste a Taku?”


La cara de Chiyuri se nubló de repente. Incapaz de mirarla a los ojos, Haruyuki dirigió su vista al piso del pasillo.


“E-Eso no es cierto. Ta-kun recibe almuerzo escolar. Este emparedado… está hecho con ensalada de patatas, jamón y
queso. Tu favorito, ¿verdad?”


Haruyuki extendió su brazo derecho para alejar el canasto blanco que Chiyuri le ofrecía.

Sin embargo, su lento cuerpo se movió de manera distinta a la que quería, y el movimiento repentino derribó el
canasto de las manos de Chiyuri y cayó al suelo. Al golpear el piso la tapa se abrió, y desde dentro, envuelto en un
papel de cocina color agua, uno o dos emparedados en forma de triángulo cayeron al pasillo y se desarmaron.

“Ah…”

Quería disculparse de inmediato, pero su mente se bloqueó y las palabras que debió decir no pudieron tomar forma.
No podía levantar su cabeza, y comenzó a retroceder mientras se presenciaba la escena, entonces se dio la vuelta y
gritó.

“¡No los quiero!”

Quería desconectarse de ese lugar de inmediato, era lo que pensaba, pero por supuesto que era imposible. Debería
al menos correr, pero su cuerpo real se volvió increíblemente pesado, no podía escapar de la pequeña voz tras él.


Con un pésimo ánimo, pasó las clases de la tarde y la reunión de curso, y huyó del aula.


Haruyuki aisló la voz en su cabeza que le decía que esperara a Chiyuri dos clases al lado de la suya, o que la esperara
a la salida de la escuela, o que la encontrara en el camino de regreso a casa y finalmente se disculpara. Finalmente,
se dirigió a su otro escondite: la biblioteca.


Lugares como las bibliotecas ya se encontraban obsoletos, pero algunos adultos creían que los jóvenes necesitaban
los mismos medios de papel que ellos usaron, así que sin importar el gasto innecesario de material, nuevos libros
llenaban los estantes.


Pero gracias a ello, él tenía un importante espacio personal dentro de la escuela, así que no podía quejarse. Tomó
dos o tres libros de tapa dura y los usó como camuflaje para dirigirse a una cabina de lectura cerca de la pared.
Introdujo su cuerpo en la apretada silla y recitó el comando para Full Dive de una forma tan baja, que el Linker
apenas pudo reconocerlo.


Como solo habían pasado algunos minutos luego de clase, la red de la escuela se encontraba tranquila. Debía
dirigirse ahora mismo y ocultarse en el lugar de siempre, primero cruzó los verdes campos y luego subió por el árbol.


Obviamente el rincón de Squash Virtual estaba completamente vacío. A decir verdad, él no quería simplemente
golpear la pelotita, sino que deseaba ir a una batalla sangrienta donde pudiera liberar el confuso sentimiento en su
pecho lo más rápido posible, pero sin una Conexión Global y dentro de la escuela, donde no se permitía correr esos
juegos, era imposible.


Su estómago vacío ya estaba más allá de su límite, pero aun así no sentía ganas de volver a casa todavía. Si se
encontraba a Chiyuri camino a casa, no tenía ni la más mínima idea de que expresión poner o que palabras usar. No,
disculparse debería ser suficiente, pero no confiaba que su boca siguiera sus intenciones.


‘Es igual que aquella vez.’

Hubo una ocasión en la cual hizo llorar a Chiyuri igual que ahora, pero cuando comenzó a recordarlo cerró
fuertemente sus ojos. Movió su mano al panel de control e ingresó sus datos.

Al sentir la raqueta, la sujeto con su pezuña y giró su cuerpo hacia la cancha.

Estaba a punto de golpear la pelota con todos esos tristes sentimientos acumulados, pero al abrir sus ojos—

El cuerpo de Haruyuki se congeló.

“¿¡Nivel… 166!?”

Hace unas pocas horas, él había subido la marca de su nivel, pero ahora había sido superado en más de diez niveles.

¿Cómo? El puntaje se guarda junto con la ID del estudiante, pero lo entendió luego de pensarlo un poco. En ese
momento, él fue desconectado a la fuerza con el golpe que Chiyuri le propinó en la cabeza, pero el juego siguió su
curso. Eso haría posible que alguien más siguiera jugando y cambiara el puntaje. No obstante—

¿Quién más que él podría registrar esa ridícula puntuación?

Para el orgullo de Haruyuki, que estaba a punto de colapsar, su gran respaldo era su habilidad en juegos de RV bajo
Full Dive. Excluyendo juegos como trivias y juegos de mesa donde tu conocimiento decidía el resultado, Haruyuki
tenía la completa seguridad de que en juegos de reacción rápida (como juegos de disparo y de carrera) nadie en la
escuela podía vencerlo.

No estaba alardeando. La razón por la que no destacaba era por lo que aprendió de sus malas experiencias durante
la escuela primaria. Haruyuki seguía preguntándose: ¿quien podría haber registrado esa temible puntuación?

En ese momento.

Escuchó una voz detrás de él. Era la voz de mujer, pero no era Chiyuri. El tono era más bajo y suave como la seda.

“¿Fuiste tú quien registró esa absurda puntuación?”

Con algo de miedo giró su cuerpo, y quien estaba frente a él era—

Un vestido negro con detalles de plata. Una sombrilla que parecía un bastón o espada apoyado en el suelo. Piel
blanca pura y ojos negro azabache— «Kuroyukihime».

Aunque era un avatar, no sentía nada digital de su parte. Mientras se inclinaba levemente, la más bella y famosa
persona de la escuela avanzaba sin hacer ruidos.

Sus labios eran la única parte de su cuerpo con alguna tonalidad de color, y una leve sonrisa se dibujo en ellos. Así,
Kuroyukihime continuó.“¿Quieres— «Acelerar» aún más, muchacho?”

“Si te interesa, ven a la sala de estar mañana a la hora de almuerzo.”

Al decir eso, Kuroyukihime se desconectó abruptamente.

Su avatar estuvo en la vista de Haruyuki por menos de diez segundos. ¿Fue acaso un error del servidor de la escuela?
Si no fue una ilusión, entonces era un fenómeno que no podía ocurrir ni en mil años, pero la temible puntuación, que
aparecía en la cancha, era real.

Haruyuki ya no sentía ganas de romper el record, así que simplemente se desconectó y continuó sentado en la
cabina de lectura mientras se perdía en sus pensamientos. Las tres frases que escuchó se repetían infinitamente en
su cabeza. La expresión de Kuroyukihime era diferente a la de las otras chicas de escuela media, pero esa
abrumadora presencia, mezclada con un sentimiento de intimidación, era algo que nadie más tenía. En parte era eso
por lo cual era tan popular no solo con los chicos, sino que con las chicas también.

Luego de un tiempo, Haruyuki dejó la escuela y casi como flotando se dirigió a casa, su cuerpo iba en modo
automático. Si no hubiera sido por su Neuro Linker haciendo predicciones de tráfico, ya hubiera sido arrollado por
dos o tres vehículos.

Volviendo a su casa en la gran torre de apartamentos Kouenji, Haruyuki calentó una pizza congelada y la comió
acompañada de una gaseosa. Sus padres se habían divorciado hace tiempo, por lo que vivía con su madre quien no
volvería hasta pasada la media noche, y el único momento en que la vería nuevamente sería para pedirle el dinero
del almuerzo antes de ir a la escuela.

Ya habiendo llenado su estómago con comida chatarra, Haruyuki fue a su habitación. Como de costumbre, visitaría
los sitios de siempre en la Red Global, luego entraría a los campos de batalla de Europa por algunas horas, y con la
fuerza que le quedase, se dedicaría a terminar su tarea y luego a dormir. Pero hoy no tenía ganas de hacer nada.

Dado que muchas cosas ocurrieron el día de hoy, sentía como si su cerebro estuviese inflamado. Haruyuki se cambió
de ropa, se quitó el Neuro Linker y se quedó profundamente dormido en su cama.

Quería decir que su noche fue bastante tranquila. Pero sueños sobre los abusos del grupo de Araya, las lágrimas de
Chiyuri, y las misteriosas palabras de Kuroyukihime seguían repitiéndose en su cabeza, esto hizo que se diera varias
vueltas en la cama.
¿Quieres… «Acelerar» aún más?
Dentro de su sueño, en lugar del avatar de Kuroyukihime, se encontraba la verdadera vice-presidente del Consejo
Estudiantil. Se suponía que él no la había visto más allá de la asamblea estudiantil, donde mantuvo un rostro
desinteresado e inexpresivo, pero, ¿por qué en su sueño ella era una sonriente diablilla? Esa diablilla lo invitaba a
algún lugar y susurraba en el oído de Haruyuki: ‘Ven aquí.’