Parábola de la red

IV. Las parábolas y su interpretación
La palabra "parábola" deriva del Gr. parabol': :uxtaposición", "comparación", "ilustración", "parábola",
"proverbio"; de un verbo ue si!ni"ica "poner una cosa al lado de otra #para comparar$", "situar al lado de".
%l vocablo Gr. pa'rabol' y su euivalente &ebreo 't. III, p. ()*+ tienen un si!ni"icado más amplio ue la
palabra "parábola"; sin embar!o, las parábolas ue se presentan como tales en este ,omentario son las
ue con propiedad caven dentro de los l-mites más estrictos de la palabra .(/ parábola. 0e acuerdo con
la de"inición expuesta, la parábola es una narración cuyo principal propósito es ense1ar una verdad; pero
literariamente &ablando es una ale!or-a o sucesión de metá"oras. 2uc&as de las parábolas de ,risto
"ueron tan breves ue pueden considerarse como metá"oras o proverbios.
3na parábola es en los %van!elios una narración "colocada al lado de" cierta verdad espiritual con el "in de
&acer una "comparación". Las parábolas de nuestro 4e1or se basaban, por lo !eneral, en &ec&os
comunes de la vida diaria "amiliar de sus oyentes, y con "recuencia se trataba de &ec&os espec-"icos ue
acababan de ocurrir 'ver 05G /67+ o de al!o ue los oyentes pod-an ver en ese momento '8VG2 .6; c".
029 :/;:)+. La narración era simple y breve, y por lo !eneral su conclusión era tan obvia ue no admit-a
con"usiones '2at. 7.: /<;/.+; y se colocaba paralelamente la verdad espiritual con el propósito de ilustrar a
=sta. La parábola se convert-a as- en un puente por el cual los oyentes pod-an ser conducidos &acia la
comprensión y apreciación de esa verdad. La narración comen>aba al nivel de los oyentes, y 9es?s diri!-a
los pensamientos &acia donde =l uer-a vali=ndose de un miedo a!radable y "amiliar. %ra una ventana a
trav=s de la cual el alma pod-a contemplar perspectivas de una verdad celestial.
8or medio de parábolas 9es?s '.+ despertaba el inter=s, la atención y las pre!untas; '7+ ense1aba
verdades desa!radables sin despertar pre@uicios; ':+ elud-a a los esp-as ue lo perse!u-an
implacablemente; '/+ creaba en la mente de sus oyentes impresiones duraderas ue se renovar-an e
intensi"icar-an cuando vieran nuevamente las escenas presentadas en la parábola o pensaran en ellas; ')+
convert-a la naturale>a en un instrumento para conocer a 0ios. Las parábolas revelaban la verdad a los
ue uer-an recibirla, y, a veces, la ocultaba a otros.
Al estudiar las parábolas de 9es?s es important-simo se!uir principios correctos de interpretación. %sos
principios pueden resumirse brevemente as-:
.. 3na parábola es un espe@o por el cual se puede ver la verdad; pero no es la verdad misma.
7. %l contexto en ue se presenta una parábola ;lu!ar, circunstancias, personas a las ue se diri!ió la
parábola y el problema ue se trataba; debe tomarse en cuenta y convertirse en la clave para su
interpretación.
:. La introducción y conclusión de ,risto a la parábola aclaran !eneralmente su propósito "undamental.
/. ,ada parábola ilustra un aspecto básico de una verdad espiritual 'ver la lista de los principios ue
ilustran las diversas parábolas de nuestro 4e1or, pp. .();.(*+. Los detalles de una parábola sólo son
si!ni"icativos cuando contribuyen a aclarar ese punto especial de verdad.
). Antes de ue se pueda entender el si!ni"icado espiritual de la parábola, es necesario tener una clara
perspectiva de la situación descrita en la parábola: costumbres orientales y modalidades de pensamiento y
expresión. Las parábolas son cuadros verbales v-vidos ue deben verse para ue puedan ser entendidos.
6. %s un &ec&o "undamental ue una parábola tiene el propósito de ilustrar la verdad, y !eneralmente una
verdad particular; por lo tanto, no se debe basar nin!una doctrina en los detalles incidentales de una
parábola.
*. La parábola se debe interpretar, sea en con@unto o sea en parte, teniendo en cuenta la verdad ue tiene
el propósito de ense1ar, tal como se presenta en len!ua@e literal en el contexto inmediato y en otras partes
de las %scrituras.
La si!uiente lista de parábolas se &a preparado teniendo en cuenta la de"inición presentada en la p. .(:.
%stán a!rupadas por temas, de acuerdo con la verdad principal ue ,risto uiso ilustrar con cada una de
ellas. La re"erencia b-blica principal .() de cada parábola se1ala dónde aparece la mayor explicación de
la parábola en este ,omentario. Las re"erencias paralelas ue se dan en "8rincipios ilustrados" indican
otra u otras parábolas ue ense1an la misma verdad o verdades relacionadas con dic&a parábola; y las
re"erencias ue aparecen al "inal de cada !rupo de parábolas indican otra u otras parábolas ue contienen
lecciones secundarias apropiadas para el !rupo respectivo. %l "B?mero en la Armon-a" 'pp. .C6;.(.+,
diri!e a otras "uentes de in"ormación relacionadas con las parábolas. La columna "8rincipios ilustrados"
proporciona, además, un breve análisis de la ense1an>a o ense1an>as básicas de cada parábola. %n las
pp. 7<6;7.. se presenta el orden cronoló!ico de las parábolas.
/*.
Deino de los cielos.
#La red, 2at. .::/*;)<. ,on re"erencia al uso de parábolas, ver pp. .(:;.(*.$ Ver com. cap. :: 7; /: .*; ):
:.
3na red.
Gr. sa!'n', una red, o "red barredera", ue se arrastra, en contraste con am"-bl'stron, una red ue se arro@a
'cap. /: .C+. La "red barredera" 'sa!'n'+ era una red lar!a en la cual se pon-an pesas; se la llevaba mar
adentro y se arrastraba en "orma de semic-rculo &acia la costa. %sta "red barredera" representa el
es"uer>o de los pescadores de /<. &ombres por !anar a otros para ,risto 'ver com. Luc. ): .<+.
%l mar.
%ste tipo de red sólo puede emplearse en un lu!ar de a!uas pro"undas. %l mar es al!o incidental para la
interpretación de la parábola 'ver p. .(/+.
5oda clase.
La red del %van!elio reco!e a todo tipo de !ente: &ombres y mu@eres ue act?an por distintos motivos, y
ue tienen actitudes y personalidades di"erentes. 9es?s no &ac-a "acepción de personas" 'Eec&. .<::/+,
sino ue recib-a a todos los ue ven-an a =l. 4e relacionaba con publicanos y pecadores para poder
!anarlos más "ácilmente para su reino 'ver com. 2ar. 7:.6;.*+. %staba dispuesto a ue lo conocieran
como "ami!o de publicanos y de pecadores" 'ver com. 2at. ..: .(+, si de esa manera pod-a lo!rar ue la
!ente lle!ara a apreciar su divina amistad.
/C.
La sacan a la orilla.
Ver com. vers. /*.
Deco!en lo bueno.
%l proceso de separar lo bueno de lo malo se reali>a despu=s de ue la red &a reco!ido todo lo ue en ella
se pod-a pescar. 8uesto ue en la i!lesia &abr-a malos y buenos, al!unos podr-an pensar ue sus
pecados no importaban, pero con esta parábola, ,risto uiso ense1ar ue el carácter de la persona es lo
ue determina su destino '8VG2 (:;(/+. 8ara medir el carácter, 0ios toma en cuenta si la persona &a
vivido en armon-a con toda la lu> ue &a recibido, si &a cooperado, se!?n se lo &an permitido su
conocimiento y su capacidad, con los instrumentos divinos para per"eccionar un carácter a seme@an>a del
per"ecto e@emplo de 9es?s 'ver com. %cl. .7: .:;./; 2i. 6: C; 2at. *: 7.;7*+.
Lo malo.
Gr. saprós, palabra ue aplicada al pescado uiere decir "podrido" o "p?trido", y por lo tanto inadecuado
para el consumo. La parábola de la red &ace resaltar la separación "inal entre lo bueno y lo malo,
separación ue se basa en el carácter de cada uno.
/(
Fin del si!lo.
Ver com. vers. :(.
Los án!eles.
, ". vers. / ..
Apartarán a los malos.
Ver com. vers. /C; c". cap. 7): :7;::.
)<.
Eorno de "ue!o.
Ver com. vers. /7.
%l lloro y el cru@ir.
Ver com. vers. /7
:(.
4i!lo.
Gr. aiGn, "si!lo", "edad". Las diversas traducciones de este vocablo su!ieren ue su sentido es m?ltiple. La
palabra aparece en el B5 !rie!o .<. veces 'si se cuentan como una ve> los casos donde aparece la "rase
"si!los de los si!los"+, de las cuales la DVD traduce 6< veces como "si!lo" '2at. .7: :7; .:: 77 %"e. 7: *;
,ol. .: 76; etc.+. La palabra aiGn tiene uso idiomático ue se re"iere a un lar!o per-odo de tiempo, y la DVD
la traduce .C veces como "siempre" 'Luc. .: )); 9uan 6: ).; etc.+ y ( veces como "@amás" o "nunca" '2at.
7.: .(; 2ar. :: 7(; 9uan /: ./; etc.+. ,inco veces la traduce como al!una "orma del ad@etivo "eterno" o el
adverbio "eternamente" '9uan ..: 76; %"e. :: ..; 9ud. .:; etc.+. ,inco veces aiGn se traduce más con un
sentido espacial ue temporal '"mundo", 2at. 7C: 7<; "universo", Eeb. .: 7+, pero la idea básica es la de un
per-odo de tiempo.
%n aiGn la idea de mundo es desde el punto de vista del tiempo, mientras ue en Hósmos es el mundo
desde el punto de vista del espacio '2at. /: C; ): ./; etc.+. %l B5 suele &ablar del ""in del si!lo"'aiGn+ y no
del ""in del mundo" 'Hósmos+ cuando se re"iere a los acontecimientos "inales de la &istoria del mundo 'ver
com. 2at. /: C+.
Los se!adores son los án!eles.
Ver 2at. 7/: :.; . 5es. /: .6;.*.
/7.
Eorno de "ue!o.
,". vers. )<. %sta expresión se re"iere a los "ue!os del d-a "inal, llamados tambi=n @ue!os de la G=enna o
del in"ierno de "ue!o 'ver com. cap. ): 77+.
%l lloro y el cru@ir.
0escripción !rá"ica del remordimiento de los imp-os cuando se den cuenta de ue sus malos caminos les
&an provocado la aniuilación eterna.
In"ierno de "ue!o.
Literalmente "!=enna de "ue!o". G=enna es la transliteración de las palabras &ebreas !e' &innom, "valle
de Einom", o !e' ben &innom, "valle del &i@o de Einom" '9os..): C+. %ste valle está al sur y al oeste de
9erusal=n y se encuentra con el valle de ,edrón, inmediatamente al sur de la ciudad de 0avid y el
estanue de 4ilo= 'ver com. 9er. .(: 7+. %l imp-o rey Aca> 'ver t. II, p. CC+ parece &aber iniciado en los
d-as de Isa-as la bárbara costumbre pa!ana de uemar los ni1os, o"rendándolos a 2oloc en un alto
llamado 5o"et, en el valle de Einom '7 ,rón. 7C: :; c". 8D /<;/.+. %sos ritos abominables se describen en
com. Lev. .C: 7.; 0eut. .C: .<; :7: .*; 7 Dey. .6: :; 7:: .<; 9er. *: :.. 2anas=s, nieto de Aca>, restableció
esa práctica '7 ,rón. ::: ., 6; c". 9er. :7: :)+. A1os despu=s, el buen rey 9os-as pro"anó ceremonialmente
los altos del valle de Einom donde se &ab-a reali>ado ese atro> tipo de culto '7 Dey. 7:: .<+, con lo cual se
acabaron esos sacri"icios. ,omo casti!o por =se y otros males, 0ios advirtió a su pueblo ue el valle de
Einom un d-a ser-a el "Valle de la 2atan>a" por causa de los "cuerpos muertos de este pueblo" '9er. *: :7;
::; .(: 6; c". Isa. :<: ::+. 8or eso los "ue!os de Einom se convirtieron en un s-mbolo del "ue!o
consumidor del ?ltimo !ran d-a de @uicio y del casti!o de los imp-os 'c". Isa. 66: 7/+. 4e!?n las ideas
escatoló!icas @ud-as, derivadas en parte de la "iloso"-a !rie!a, !=enna era el lu!ar donde se reservaban las
almas de los imp-os ba@o casti!o &asta el d-a del @uicio "inal y de las retribuciones.
La tradición ue a"irma ue el valle de la :76 Ge&enna '"orma latina del nombre+ era el lu!ar donde se
uemaban los desperdicios, y ue por lo tanto era una "i!ura del "ue!o del d-a "inal, parece &aberse
ori!inado con el rab- Iimc&i, erudito @ud-o de los si!los JII y JIII. La anti!ua literatura @ud-a no contiene
nada de esto. Los rabinos más anti!uos basaron la idea de la Ge&enna como un s-mbolo del "ue!o del
?ltimo d-a en
Isa. :.:(. Ver art. "Eell" en 4event&;day Adventist Kible 0ictionary.
In"ierno.
La Kiblia expresa este concepto de diversos modos e involucra los si!uientes t=rminos 'v=ase
especialmente el punto IV+:
I. Abadón
'&eb. 'AbaddLn y 'AbaddL&, "destrucción", "ruina", "perdición" #de au-, "el destructor"$; !r. Abaddon+.
8alabra ue, en al!unos pasa@es, aparece en paralelismo con 4eol '9ob 76:6; 7C:77; 4al. CC: ..+ y
describe un lu!ar de perdición '8r. .):..+ o el reino de los muertos '7*:7<+; en sentido !en=rico se re"iere
a la ruina total '9ob :.:.7+. %n el B5 ocurre como nombre simbólico del rey ;el "án!el del abismo"; de un
e@=rcito de lan!ostas 'Ap. (:..+. V=anse Apolión; 4eol 'ba@o este mismo art-culo+.
A. Mn!el del abismo.
V=ase Abadón. )**
K. Apolión
'!r. Apoll?Gn, "destructor", "el ue extermina" #del verbo apóllumi, "destruir"$; euivalente al &eb. 'AbaddLn,
Abadón+.
Bombre dado al "án!el del abismo",N uien era "rey" de las "lan!ostas" en la pro"ec-a simbólica de Ap.
(:.<;...
II. Abismo
'&eb. te&Lm, "pro"undoOa"; !r. ábussos, "abismo", "pro"undidad", "mundo in"erior"; y bát&os o but&ós,
"pro"undoOa"+.
A. %n el A5 se re"iere:
.. Al oc=ano primordial 'Gn. .:7; 9ob C:7/, 7*, 7C; 4al. .</:), 6+. 7. A las a!uas subterráneas 'Gn. *:..+.
:. A las pro"undidades del mar '%x. .):C; 4al. .<6:(; Is. 6::.7, .:; 9ob 7C:./+. /. A las pro"undidades de la
tierra '4al. ():/+. ). Al lu!ar de los muertos '4al. 6(:.); *.:7<; %>. 76:.(, 7<; c" 9ob :C:.6, .*+.
K. %n el B5:
Abussos es, literalmente, la pro"undidad del mar; tambi=n parece desi!nar al!?n lu!ar solitario, ale@ado del
cielo y de los &ombres. Fi!uradamente es la morada de los demonios yOo un lu!ar de tormento 'Lc. C::.; c"
2t. C:7(; 2r. ):*+, y tambi=n la morada de los muertos 'Do. .<:*; c" 4al. *.:7<+. %n Ap. (:., 7, .. se
re"iere el lu!ar de donde salen lan!ostas destructoras, s-mbolos de a!entes destructores; en los cps ..:*
y .*:C describe el lu!ar donde será encerrada la "bestia"; y en el cp 7<:: es la morada de 4atanás durante
los ..<<< a1os 'el antecedente de este vers-culo podr-a ser Gn. .:7, donde la LJJ dice ábussos para el
&eb. te&Lm; c" 9ob /.::7;:/+. Kát&os se usa literalmente para las pro"undidades del mar 'Lc. ):/+. Kut&ós
sólo se usa para las pro"undidades oceánicas '7 ,o. ..:7)+.
III. %terno '!r. aionios+.
%n 2t. 7):/. se presenta a los imp-os como reservados para el ""ue!o eterno #aionios$", ue se euipara
con casti!o eterno #aionios$" 'v /6+. %l "ue!o ue puri"icará la tierra '7 8. ::.<;.7; c" 2t. ::.7; Lc. ::.*+ se
encenderá al "inal del milenioN y aniuilará tanto el almaN como el cuerpo de los impenitentes '2t. .<:7C;
Ap. 7<:(+. 3n estudio del uso del !r. aionios y de su si!ni"icado con respecto al "ue!o "inal, pone de
mani"iesto ue el =n"asis recae en su carácter destructivo más ue en su duración. 8or e@emplo, 4odoma
y Gomorra recibieron el casti!o del "ue!o eterno 'aionios; 9ud. *+. %se "ue!o destruyó por completo dic&as
ciudades, pero se extin!uió &ace muc&-simos si!los. 9udas presentó la destrucción de esas ciudades
como un "e@emplo" del destino ue a!uardaba a los licenciosos apóstatas de sus d-as. La palabra
"inextin!uible" y la expresión "ue no se puede apa!ar" se pueden entender de una manera similar.
9erem-as predi@o ue 0ios encender-a un "ue!o en las puertas de 9erusal=n ue "no se apa!ará" '9er.
.*:7*+. %sta predición se cumplió cuando Babucodonosor destruyó la ciudad 'c" )7:.7, .:; c" Be&. .::+.
,iertamente ese "ue!o no está ardiendo &oy. %s evidente ue no se apa!ar-a &asta lo!rar ue todo
uedará consumido.
Aunue este "ue!o aionios se re"iere a un "ue!o ue e"ectivamente ser-a destructivo, la expresión indica
tambi=n ue no durar-a eternamente. %sto concuerda con la idea de ue el in"ierno será un lu!ar de
casti!o, y ue &abrá !rados de casti!os '2t. 7):/., /6; 7 8. 7:(+. ,risto vendrá "para recompensar a cada
uno se!?n sea su obra" 'Ap. 77:.7+. %l siervo ue "conociendo la voluntad de su 4e1or, no se preparó...
recibirá muc&os a>otes", mientras ue el ue no la conoc-a, e &i>o cosas di!nas de a>otes, "será a>otado
poco" 'Lc. .7:/*, /C+. %ste casti!o es muc&o más severo ue la pena de muerte ue se aplicaba
anti!uamente durante la vi!encia de la dispensación &ebrea 'Ee. .<:7C, 7(, :.+. 0e modo ue aunue el
"ue!o del in"ierno con el tiempo aniuilará al malvado '2t. .<:7C+, es obvio, ue esa destrucción no se
producirá instantáneamente.
IV. Ge&enna '!r. !u=enna+.
5=rmino ue denota un lu!ar de casti!o. Aparece .7 veces en el B5. Gu=enna es la "orma &eleni>ada de
GP EinnLm, "Valle de Einom", un des"iladero cercano a 9erusal=n ue aparece a menudo en el A5 '9os.
.):C; 7 D. 7::.<; 7 ,r. :::6; 9er. *::. +. All- se llevaba a cabo el bárbaro rito de uemar vivos a los ni1os
en &onor de 2oloc '7 ,r. 7C::; :::., 6+, abominación ue abolió el rey 9os-as mediante la pro"anación de
los lu!ares elevados donde se &ab-a practicado esta "orma de culto. 9erem-as predi@o ue por causa de
este pecado el 4e1or convertir-a el valle de los &i@os de EinomN en un "valle de matan>a", donde los
cadáveres de los israelitas arder-an &asta ue no &ubiera lu!ar para uno solo más, y el resto servir-a de
alimento para las aves de los cielos '9er. *::7, ::+. 4in duda, esto contribuyó a ue se considerara ese
valle como lu!ar de @uicio para los imp-os. La tradición rab-nica posterior insiste en ue el valle de Einom
era un lu!ar ubicado "uera de la ciudad para uemar cadáveres y basura.
La palabra !u=enna aparece : veces en el 4ermón del 2onte '2t. ):77, 7(, :<+. La DVD y la 0EE
traducen la expresión por "in"ierno de "ue!o" o sencillamente por "in"ierno". La K9 translitera el vocablo y
dice "!e&enna" o "!e&enna de "ue!o". %n el cp .<:7C 9es?s menciona al ue es capa> de "destruir el
alma y el cuerpo en el in"ierno", y en el cp .C:( &abla del "in"ierno de "ue!o". Amonestó a los "ariseos
acerca "de la condenación del )*C in"ierno" 'cp 7::::+. A"irmó ue era me@or ser lisiado, pero lo!rar la vida
eterna, y no serlo y, en cambio, ser arro@ado al "ue!o del in"ierno '2r. (:/:, /), /*+. 4u re"erencia al
in"ierno en Lc. .7:) aclara ue =sta será una experiencia ue se producirá más allá de la muerte.N %n 2t.
7::.) la expresión "&i@o del in"ierno", literalmente "&i@o de la !e&enna", se re"iere a los conversos al
@uda-smo, uienes eran más "anáticos ue los "ariseos ue los &ab-an convertido. %stas re"erencias al
casti!o "inal ue recibirán los pecadores mediante el "ue!o del in"ierno, tienen su correspondiente
aclaración en textos como 2t. ::.7, donde se compara a los pecadores con pa@a ue arde en un incendio
ue nadie puede apa!ar 'c" 2r. (:/:;/C; Lc. ::(+.
V. Eades '!r. &ád's+.
%ste euivalente !r-e!o de s&e'Ll aparece .< veces en el B5 y !eneralmente la DVD lo translitera por
"Eades". Lo e@empli"ican los si!uientes pasa@es: ,apernaum ser-a abatida "&asta el Eades" '2t. ..:7:; Lc.
.<:.)+; "Las puertas del Eades" no prevalecer-an contra la i!lesia '2t. .6:.C+; el alma del 2es-as no
uedar-a "en el Eades" 'Ec&. 7:7*, :.+; 9es?s tiene "las llaves de la muerte y el Eades" 'Ap. .:. 4+; el
"Eades" si!ue al caballo amarillo '6:C+; "La muerte y el Eades" entre!an sus muertos '7<:.:+; "Q la muerte
y el Eades "ueron lan>ados al la!o de "ue!o" 'v ./+. Los pasa@es del Apocalipsis ponen de mani"iesto de
manera especial la -ntima relación ue existe entre "muerte", "Eades" e "in"ierno". %n una sola re"erencia
b-blica se vincula el Eades con al!?n casti!o 'Lc. .6:7:+, pero se trata de una parábola ue de nin!una
manera se puede considerar doctrinalmente de"initorio 'para otros detalles acerca del t=rmino, v=ase ,KA
)::*6, +.
VI. 4eol '&eb. s&e'Ll+.
%l &eb. 4&e'Ll 'al i!ual ue el !r. &ád's+ se re"iere al mundo invisible, el lu!ar de los muertos, impl-cito en la
palabra espa1ola "in"ierno", por lo menos en una de sus acepciones. 8ero, puesto ue la palabra "in"ierno"
connota tambi=n un lu!ar de casti!o para los imp-os, dic&a traducción a menudo produce con"usión. 8or
eso, la DVD y la K9 &an pre"erido transliterar los t=rminos &ebreo y !rie!o por "4eol" y "Eades", mientras la
0EE recurre a circunlouios. %sta tendencia en las traducciones modernas constituye un reconocimiento
de la di"erencia de si!n-"icado ue existe entre el "in"ierno" espa1ol, tal como se lo entiende &oy, y los
t=rminos usados en &ebreo y !rie!o.
La -ntima relación ue existe entre 4eol y muerte resalta en el paralelismo &ebreo. 8or e@emplo, en el
canto de 0avid re!istrado en 7 4. 77:7;). aparece lo si!uiente: "2e rodearon ondas de muerte, y torrentes
de perversidad me atemori>aron. Li!aduras del 4eol me rodearon; tendieron sobre m- la>os de muerte"
'vs ), 6+. Q en Isa-as encontramos: "8acto tenemos &ec&o con la muerte, e &icimos convenio con el 4eol"
'Is. 7C:.); c" v .C+. %n Bm. .6::<, :: y 9ob .*:.6, el 4eol describe la tumbaN o el reino de los muertos
'v=ase ,KA ::6)C, .<.:,.<./+.
VII. 5ártaro '!r. 5artaróG, "arro@ar #ec&ar$ al 5ártaro"+.
5=rmino ue aparece sólo una ve> '7 8. 7:/, K9+. 0e acuerdo con los !rie!os y con la literatura
apocal-ptico @ud-a, el 5ártaro era un lu!ar ue se encontraba deba@o del Eades, y all- se recib-a el casti!o
divino. 8edro usa este t=rmino para re"erirse al lu!ar más pro"undo adonde "ueron arro@ados los án!eles
rebeldes 'c" 9ud. 6+.
%l reino de los cielos.
%xpresión empleada exclusivamente por 2ateo ':. veces+ en su %van!elio. 2ateo emplea cinco veces la
expresión "reino de 0ios", ue es la ?nica ue usan los otros evan!elistas. %l uso de la palabra "cielo" en
lu!ar del nombre "0ios" responde a la costumbre de los @ud-os del tiempo de 9es?s de no decir el nombre
sa!rado. %mpleaban la expresión "nombre del cielo" en lu!ar de "nombre de 0ios"; "temor del cielo" por
"temor de 0ios"; "&onor del cielo" por "&onor de 0ios", etc. 'ver t. I, p. .C.+. La expresión "reino de los
cielos" no aparece en el A5, aunue la idea está impl-cita en los escritos pro"=ticos 'Isa. ..: .;.7; :); 6):
.*;7); 0an. 7: //; *: .C, 77, 7*; 2i. /: C; etc.+.
%l "reino de los cielos" o "reino de 0ios" era el tema de la ense1an>a de 9es?s 'Luc. /: /:; C: .+. 2uc&as
de sus parábolas comien>an con las palabras "el reino de los cielos es seme@ante a" '2at. .:: 7/, :., ::,
/);/*+. %nse1aba a sus disc-pulos a ue oraran por la venida del reino 'cap. 6: .<+. 4u %van!elio era la
buena nueva del reino 'cap. /: 7:; etc.+. 4us disc-pulos eran los "&i@os del reino" 'cap. .:: :C+. %l 8adre se
complac-a en darles el reino 'Luc. .7: :7+, ue &ab-an de &eredar '2at. 7): :/+. %n esta vida, los
cristianos deben darle al reino el lu!ar supremo en sus a"ectos y deben convertirlo en la más importante
meta de la vida 'cap. 6: ::+. ,uando 9es?s envió a los doce, los mandó ue predicaran "el reino de 0ios"
'Luc. (: 7, 6<+.
9uan proclamó la inminencia del establecimiento del reino de los cielos '2at. :: 7+. 9es?s tambi=n declaró
ue el reino se &ab-a acercado 'cap. /: .*+ e instruyó a sus disc-pulos, cuando los envió a predicar, ue
llevaran el mismo mensa@e 'cap. .<: *+.
%l "reino de los cielos" se estableció en la primera venida de ,risto. 9es?s mismo era el Dey, y los ue
cre-an en =l eran sus s?bditos. %l territorio de ese reino era el cora>ón y la vida de los s?bditos.
%videntemente el mensa@e de 9es?s se re"er-a al reino de la !racia divina. 8ero, como 9es?s mismo lo
indicó claramente, el reino de la !racia anteced-a al reino de la !loria 'ver 05G 7<.;7<7; ,4 :(/;:()+.
,on respecto a este ?ltimo, los disc-pulos pre!untaron en el d-a de la ascensión: "4e1or, Rrestaurarás el
reino a Israel en este tiempoS" 'Eec&. .: 6;*+. %l reino de la !racia se &ab-a acercado en los d-as de ,risto
:.< '2at.:: 7; /: .*; .<: *+, pero el reino de la !loria estaba en el "uturo 'cap. 7/: ::+. 4ólo "cuando el Ei@o
del Eombre ven!a en su !loria, y todos sus santos án!eles con =l, entonces se sentará en su trono de
!loria" 'cap. 7): :.+.
2ateo /:.C
Ded.
Gr. am"-bl'stron, "atarraya", y no d-Htoun, palabra más !en=rica ue se emplea para cualuier red de
pescar o ca>ar, tampoco sa!'n', "brancada, red barrera" 'ver com. cap. .::/*+.
Lucas ):.< 8escador.
Gr. >G!r=G, de >Gós, "vivo" y a!re?G, "tomar": "tomar vivo", "apresar". %n ese mismo momento el !ran
8escador estaba "pescando" a 8edro, Andr=s, 9acobo y 9uan. %l mila!ro radicaba en su "red". 4u
propósito al "pescar" vivos a estos cuatro era ue ellos, a su ve>, "pescaran" a otros a?n vivos. La "i!ura
no era tan enteramente nueva, porue muc&o antes el pro"eta 9erem-as &ab-a empleado un len!ua@e
similar '9er. .6: .6+. 8edro, Andr=s, 9acobo y 9uan &ab-an sido prendidos en la red del %van!elio. Bo
pod-an escapar; en verdad, no ten-an nin!?n deseo de escapar 'ver com. Luc. ): C;(+.
TUu= contrasteV Los peces ue ellos &ab-an pescado durante toda su vida, mor-an al ser sacados del
a!ua. 8ero desde a&ora en adelante ser-an pescadores de &ombres "para ue" tuvieran "vida, y para ue
la" tuvieran "en abundancia" '9uan .<: .<; c". Luc. .(: .<+.
9osu= .):C
C.
Valle del &i@o de Einom.
Al!unas veces se lo llama simplemente "valle de Einom". La transliteración !rie!a del nombre &ebreo de
este valle '!e &innom+ es la palabra !=enna, ue se traduce "in"ierno" en la DVD '2at. ): (7, 7(, :<; .<:
7C; .C: (; 7:: .); 2ar. (: /:, /), /*; Luc. .7: ); 4ant. :: 6+. %l lu!ar tiene mala reputación en las %scrituras
debido a los sacri"icios, inclusive de ni1os, ue all- se o"rec-an a 2oloc, por la pro"anación de sus lu!ares
altos por 9os-as '7 Dey. 7:: .<+, y por el &ec&o de ue en el valle de Einom se uemaba la basura de
9erusal=n. 4e cree ue el valle recibió el nombre de al!uien ue lo poseyó una ve>. Wtros, sin embar!o,
&an su!erido ue este nombre puede venir de una palabra &oy en desuso ue si!ni"ica "llorar" o
"lamentar", y ue esa desi!nación ser-a apropiada, puesto ue en el valle se &ac-an sacri"icios de muc&os
ni1os inocentes 'ver 7 Dey. 7:: .<; 9er. *: :.+. 0espu=s ue el rey 9os-as sacó la ima!en de este valle y
pro"anó los lu!ares altos, parece ue el valle se convirtió en un depósito de inmundicia y basura tra-das de
9erusal=n, por lo cual se lo ten-a en abominación !eneral. 3na tradición muy posterior dice ue all- &ab-a
"ue!os constantes 'ver com. 2at. ): 77+. %l valle estaba al sureste de 9erusal=n y tocaba el valle de
Iidrón en la punta sureste de la ciudad, donde se &allaba %n;ro!el.