Introducción

• Responden a la necesidad del artista de reflexionar sobre su propio arte a un doble nivel: conceptual y
práctico.
• Los artistas, deseaban que se considerase su actividad como una profesión intelectual que los
diferenciaba del mero artesano, que trabajaba de una forma más o menos rutinaria con las manos y,
en ocasiones, con gran esfuerzo físico, pero sin apenas teorizar.
• Querían relacionar su actividad con el Trivium (Gramática, retórica y Dialéctica) y el Quadrivium
(Aritmética, Geometria, Astronomía y Música), es decir, con todas aquellas disciplinas que se
consideraban artes liberales y no mecánicas.
• El Renacimiento, con el deseo de príncipes e intelectuales de emular recreativamente la Antigüedad
para alcanzar una nueva época dorada para las Bellas Artes, fue un periodo muy propicio para la
aparición de nuevos tratados y su divulgación a través de la imprenta por los diversos reinos europeos.
• Este mismo auge de la tratadística sobre Bellas Artes se produjo también en el transcurso de la
Ilustración, época durante la cual se llevó a cabo una importante labor de reedición de esos tratados y
de formulación de otros nuevos que partían de estos.
• Durante la segunda década del Quattrocento se descubrieron nuevos manuscritos del tratado de
arquitectura de Vitruvio, arquitecto romano que había vivido en época de Julio Cesar y Augusto. Uno
de ellos, que se sumaba a las diversas copias realizadas durante la Edad Media, se localizó en el
monasterio deSaint Gall en 1415. El tratado impreso de publicó, sin título entre 1486 y 1492, durante el
pontificado de Inocencio VIII.

Introducción
• Los tratados como obras literarias tuvieron gran repercusión en los medios intelectuales debido al
descubrimiento y a la difusión de la imprenta, cuyo invento y primera aplicación se atribuye a
Gutenberg hacia el año 1450.

• Los tratados artísticos se convirtieron en un punto de partida para la explicación sistemática de las
Bellas Artes y su aprendizaje así como también para la misma construcción historiográfica del arte.
Nos muestran la reflexión del artista sobre su práctica que tratan de codificar para que se entienda
teórica y técnicamente su obra así como también hasta la de sus propios coetáneos.
• Forman parte de un arte plástico explicado sobre el papel que suele ser útil para comprender mejor las
obras artísticas y los códigos teóricos y técnicos, que se emplearon para su realización.
• En el Renacimiento, el artista perfecto debía ser, por lo tanto, aquel en cuya formación y también
ejercicio se habrían de dar y daban en concurrencia todos esos componentes teóricos, técnicos y
pragmáticos del arte.
• Los tratados suelen estar compuestos por dos aportaciones interrelacionadas: una escrita, literaria y la
otra dibujada, artística, que servía para mejor explicar gráficamente aquella.
• Cumplían una triple función: didáctica, porque sirvieron de instrumento para la formación del
artista, teórica por su pretendido carácter conceptual, humanístico y hasta filosófico a veces, y una
función práctica, ya que se dirigían a los practicantes que en arquitectura, por lo general, eran los
maestros de obras, quienes trabajaban al pie de las construcciones.

Tratados legados por la Antigüedad grecorromana: Plinio y Vitruvio
 La Antigüedad grecorromana ha legado a la posteridad algunos de estos tratados, que también subsistieron en cierta
medida durante la Edad Media gracias a algunas copias manuscritas de los amanuenses, para redescubrirse y reeditarse
algunos de ellos durante el Renacimiento.
 Canon de Policleto de Argos, del tercer cuarto del siglo V a.C. El escultor griego trató de establecer un canon para
expresar a su juicio, el ideal de belleza del hombre. Se basaba en la exacta relación proporcionalidad matemática y
geométrica de las diversas partes del cuerpo humano con respecto a su totalidad y entre sí. Su canon (La altura de la
cabeza debía ser la séptima parte de todo el cuerpo.) se plasma en una obra de arte singular, el Doríforo o atleta
desnudo que porta una lanza.
 Muchas veces se han conservado únicamente determinadas síntesis de estos tratados o simples referencias incluidas en
obras filosóficas o de contenido más general, enclopédicas. P.e. Naturalis historiae o De naturali historia (Historia
natural) que se debió concluir hacia el año 77 d.C., de Cayo Plinio el Viejo, dedicada al emperador Tito en el año 70. 37
libros en los cuales se trata tanto de la Astronomía como de la Geografía, la Antropología y la Psicología, la Zoologia, la
Botánica, la arboricultura, la magia, de los colores y el arte de esculpir.
 De Architectura Marco lucio Vitrubio Polión. Se debió escribir hacia los años 28 o 27 a.C. Auténtico paradigma del
tratado artístico y modelo arquitectónico indiscutible. La obra es una síntesis de textos griegos hoy desaparecidos a lo
que hay que sumar la aportación personal del autor, su experiencia como arquitecto e ingeniero en época de Julio Cesar
y Augusto.
 Su contenido ya era conocido por algunos d elos principales arquitectos del Quattrocento, tal como queda demostrado
en la obra de Alberti De Re Aedificatoria (1452), donde al mismo tiempo siguió el tratado de Vitrubio en calidad de
punto de partida y lo sometió a crítica pero sin apartarlo de su mirada.
 Durante el siglo XVI proliferaron ediciones de este tratado tanto en Italia como en otros países europeos. Llega a
España tardíamente aunque de alguna forma ya era conocido a través de las Medidas del romano de Diego Sagrado,
impreso en 1526 en Toledo.
 Es un tratado dividido en diez libros o partes distintas que posee una estructura algo compleja. En primer lugar, realizó
la definición de la arquitectura en función de una serie de conceptos, que resultan básicos para poder entenderla mejor:
la ordenación, la disposición, la euritmia, la simetría, el decoro, la distribución. Opinaba que los edificios se debían
construir de tal forma que se lograra firmeza, comodidad y hermosura, los tres principales principios vitrubianos en los
que se apoya toda su teoría arquitectónica.

Alberti como prototipo del artista clasicista, teórico y práctico, del
Quattrocento
• Fue el primer y principal teórico italiano del arte quattrocentista, el cual además sería capaz de
establecer una alternativa actualizada a los textos de Plinio y Vitrubio. Supo compaginar la actividad
reflexiva expresa en sus tratados sobre arte, con una práctica arquitectónica muy representativa de su
propia época.
• Su condición de humanista también le hizo reflexionar y escribir sobre asuntos muy diversos entre sí,
no sólo artísticos sino también matemáticos y hasta literarios. Al fallecer en 1472 en Roma, había
dejado escrita una obra copiosa y teóricamente fundamental para la historiografía.
• De pictura (1435-1436), De statua (1436) y De re aedificatoria (1452) dedicada al papa Nicolás V, su
mecenas, son los treslibros principales que Alberti escribió sobre el arte, redactados en latín y en
italiano.
• De pictura: compuesta de tres libros, quiso sistematizar la aplicación de la perspectiva a la pintura y
dedicó el texto a su amigo Brunelleschi.
• De re aedificatoria: publicado tras su fallecimiento, consta de diez libros. Tomó el tratado de Vitrubio
como punto de partida, para establecer un nuevo lenguaje arquitectónico clasicista adecuado a su
tiempo. Para conseguirlo se basó tanto en sus estudios sobre la arquitectura grecorromana, realizados
durante sus estancias en Roma, como en su propia reflexión en calidad de resultado de toda una
experiencia teórico-práctica.
• Para Alberti la belleza es simetría matemática y proporción entre las partes. Llamó “concinnitas” a la
armonía arquitectónica y la consideró como un reflejo de la cósmica.
• Hay tres conceptos, o niveles arquitectónicos, interdependientes en su obra: los de necesidad,
comodidad y placer.
• En sus tres primeros libros se ocupa de la relación del edificio con respecto a su contexto geográfico y
topográfico, pues tenía que integrarse en el paisaje. En los libros siguientes se refiere a la ciudad, a su
ubicación, a la forma, murallas, puentes y puertas, siendo de gran interés su análisis sobre los
distintos tipos de edificios según su destino y, de forma especial, de los palacios, el alcázar y las torres.

Los tratados de pintura de Alberti y Leonardo
• Alberti: De pictura, obra fundamental en la que se inspirarían los estudios posteriores sobre artes
figurativas, dedicados, sobre todo, a la perspectiva. Formuló sus principales principios a través del
análisis del as obras de los pintores florentinos de su época así como de sus propias reflexiones y
experiencias prácticas.
• Se basó en la idea de que todo cuadro debía ser la intersección de un plano con la pirámide visual, una
vez trazadas las líneas de fuga. Ello obligaba a poseer conocimientos objetivos de la Geometría,
siguiendo a Euclides, para trazarla de un modo adecuado y abandonar los convencionalismos
subjetivos empleados hasta entonces.
• Propició con una base teórica y estableciendo una relación con los estudios de las Matemáticas y la
Geometría el acceso del pintor en su consideración social.
• El “Trattato della Pintura” de Leonardo es el fruto de su práctica pictórica y de sus reflexiones teóricas
acerca de la perspectiva, de la anatomía, del aprendizaje de las luces y de las sombras, de otros
aspectos técnicos relativos a este género artístico y del estudio de las relaciones existentes entre el arte
y la ciencia. Viene a ser una especie de síntesis, de matiz didáctico, del vasto legado de manuscritos y
dibujos que dejó Leonardo. Lo que hoy queda se encuentra disperso en distintos centros culturales
como la biblioteca ambrosiana de Milán, las Nacionales de Paris y de Madrid y la Vaticana.
• Manuscrito de Melzi: constituye el Códice Urbinato 1570 en la Biblioteca Vaticana compuesto de 944
capitulitos o epígrafes. Fue copiado varias veces y una de tales copias del siglo XVII el llamado Codex
Barberinus 832 aspiraría a ser publicada por Casiano dal Pozzo con ilustraciones del pintor francés
Poussin.
• El texto diserta sobre la capacidad del ojo humano para alcanzar el conocimiento. También es un
conjunto de reflexiones prácticas, consecuencia de su formación como pintor de formación científica,
de un indudable contenido didáctico, pues con el tratado aspiraba a iniciar al joven aspirante a artista
en el ejercicio de la profesión. Concede al dibujo un carácter prioritario sobre el color. Pensaba que
toda práctica debe cimentarse sobre una buena teoría.

El Filarete y Giorgio Martini
• El Filarete: Trattato di Architecttura escrito entre los años 1451-1464 redactado ya en lengua “vulgar”
italiana, en tres partes y veinticinco libros, a modo de dialogo socrático entre un príncipe (Francisco
Sforza) y un arquitecto (el propio Averlino), donde se ocupó, en la segunda, del trazado de una ciudad
ideal a medio camino entre la realidad y la utopía (Sforzinda).
• De su tratado hay que destacar también las noticias históricas que proporciona sobre el arte de su
tiempo, en especial de la Florencia de los Medicis.
• Tratado de arquitectura civil y militar Giorgio Martini. Artista sienes que siguiendo a Vitrubio y con la
idea de actualizar su obra, dibuja y mide los edificios de la Antigüedad y escribe este tratado
compuesto de 7 libros después del año 1482 en la corte de Urbino del duque Federico de Montefeltro,
su mecenas, fallecido ese mismo año mientras luchaba contra Venecia.
• Defendió el carácter antropomórfico de la arquitectura, motivo por el cual los edificios debían tener al
cuerpo humano como medida de sus proporciones. Establecería, así, de una forma matemática un
canon, al igual que habían hecho algunos escultores griegos del clasicismo.
• Consideró que las proporciones matemáticas también dependían finalmente de la apreciación de la
óptica. Por tal motivo, se las debían corregir adecuándolas a la percepción del ojo humano para
alcanzar el mayor efecto posible de belleza.
• Es un tratado especialmente importante por su aportación a la ingeniería militar, pues trató sobre el
modo de diseñar una fortaleza inventando los baluartes defensivos. También se ocupó de la forma de
construir y defender los puertos militares, así como de las máquinas de guerra.

Los tratados maneristas del siglo XVI: Serlio, Vignola y Palladio
 Serlio: pintor y arquitecto boloñés que escribió y publicó la mayoría de los tomos de su tratado de
“Arquitectura” en Francia, desde donde se dio a conocer por el resto de Europa. Es un tratado
fundamentalmente práctico, constituido por numerosas láminas de gran calidad grabadas con el
empleo del sistema xilográfico o enmadera, que se apoyan literariamente por medio de un texto
relativamente breve. Su copiosa aportación gráfica era muy útil por proporcionar una serie de
modelos para los arquitectos.
 Partió de una forma muy didáctica de los fundamentos que son necesarios para la formación de los
arquitectos, basados en el estudio de la geometría y de la perspectiva. Esta base científica se
completaba con una parte extensa dedicada a la difusión de modelos arquitectónicos romanos.
 Su éxito se debió a varios aspectos: su pragmatismo conseguido por medio de la publicación de las
láminas y por los mismos temas tratados, tan útiles a los arquitectos: fundamentos de geometría y
perspectiva, modelos de la arquitectura de la Antigüedad romana y de edificios del siglo XVI, estudio
sobre los órdenes arquitectónicos, plantas de templos. Proporciono una visión actualizada del
clasicismo.
 Giacomo o Jacopo Barozzi,llamado el Vignola (1507-1573): Regola delli cinque ordini d’architettura
(1562), Le due regole della prospettiva pratica (1583,Roma)
 El primero es un libro claro, sistemático, erudito, bien estructurado y eminentemente práctico, donde
la parte gráfica, con sus 29 láminas originales grabadas en cobre, predomina sobre el texto. Fue
asumido como un manual didáctico para los estudiantes de esta disciplina.
 A partir de entonces se cuenta con una doctrina codificada de los cinco órdenes (toscano, dórico,
jónico, corintio y compuesto) según un sistema muy personal y pragmático de proporciones
matemáticas. Promovió el empleo del orden toscano de fuste liso y capitel sencillo. El libro abría
entonces el camino al barroco, pues también defendió el uso de la columna salomónica y cierta
libertad en el empleo de los órdenes. Vino a ser una nueva alternativa al sistema vitruviano que
Alberti había promovido, adecuándolo a su época.
Los tratados maneristas del siglo XVI: Serlio, Vignola y Palladio
 I quattro libri dell’architettura escrito e ilustrado por Andrea Palladio como arquitecto teórico.
Publicado en Venecia en 1570 en cuatro tomos de tamaños desiguales e ilustrados a base de xilografías.
Este libro ha sido considerado por la historiografía como una obra muy práctica por ser sus reflexiones
teóricas la consecuencia lógica de sus propias experiencias constructivas y del estudio minucioso
delos edificios antiguos. Posee gran claridad expositiva, un texto preciso que se acompaña de
ilustraciones inequívocas. De este modo el tratado tiene una concepción muy didáctica.
 Su influencia fue importante en la arquitectura civil en la Inglaterra de los siglos XVII y XVIII. Quizás
se pueda considerar su tratado como la propuesta y la síntesis final de la arquitectura del
Renacimiento italiano que además, abría nuevas vías y oportunidades a la arquitectura.
 Concedió una función principal de la columna exenta e ideó el denominado “tramo rítmico” que
también parece tener cierta relación con algunos aspectos de la arquitectura de Serlio. Con este
motivo arquitectónico buscaba conseguir la máxima armonía por medio de la repetición de un tema
constructivo, en el cual se asocia el arquitrabe al arco, las columnas de dos tamaños y las masas con los
macizos. Proporcionaba, así, fuertes contrastes luminosos de luces y sombras en una concepción ya
romántica de la arquitectura. Creó una arquitectura muy elegante, basada en un sistema racionalista,
con unas líneas muy severas y el empleo de materiales más económicos.