El relato biográfico durante el Renacimiento y el Manierismo: el

reconocimiento público del artista como genio, mago y héroe.
 Secuela del fenómeno cultural conocido como Humanismo al establecerse una estrecha relación entre
el hombre y la práctica artística que trata de reflejar a la naturaleza de forma selectiva, en sus
ejemplos más hermosos y extraordinarios.
 El artista se constituye en el auténtico protagonista del arte, porque es el agente que lo produce.
 Se trata de un método historiográfico que aspira a glorificar de alguna forma al individuo concreto, el
artista, a través de un colectivo profesional, el cual realiza esa acción creativa, a veces, tan mimética
como pretendidamente ejemplar.
 La historiografía artística individualizó y singularizó al artista y lo recuperó de la nebulosa y del
anonimato de un colectivismo medieval de carácter profesional bajo el peso de la religión.
 El y su obra se constituyeron en paradigmas memorables, en sujetos y objetos de la Historia como
modelos de perfección creativa a semejanza con la naturaleza y a través de ella de la divinidad.
 El artista tomó conciencia de la trascendencia de su actividad debido al incremento de la demanda de
obras de arte gracias al creciente mecenazgo, junto al de la Iglesia, de los Estados principescos
italianos, y especialmente de Florencia, ya durante el Quattrocento.
 Este hecho lo condujo a la idea del genio como una persona singular, con gran capacidad de novedad e
inventiva, y con una excelente formación teórica y práctica. Debido a estas características, la profesión
de artista se muestra ya como más vinculada a las artes liberales y también más distante de las
mecánicas.
 Los artistas se atrevieron entonces a firmar sus obras para reafirmar su identidad y singularizarse.
Saldrían, de esta forma, por el hecho mismo de escribir su nombre en sus obras de arte, del anonimato
colectivo para dejar constancia suya en la memoria de la Historia.

Artistas y literatos en la configuración de las biografías.
 Muchos de los historiadores renacentistas del arte que
emplearon este método biográfico, fueron asimismo
artistas.
 En un principio estos libros iban dirigidos a ellos mismos,
así como a sus mecenas, los promotores y poseedores de
sus obras que, la mayoría de las veces, habían costeado su
publicación. Es el caso de Giovanni Sancti, Ghiberti o
Vasari.
 Pero otros muchos fueron literatos humanistas (sobre todo
a partir de mediados del siglo XVI), que escribieron
crónicas locales, como es el caso de Filippo Villani y
Bartolomeo Facio.

Los diversos modelos de artistas geniales y su evolución espacio-
temporal en la memoria de las Bellas Artes.
 Esta historiografía propicia la distinción del “genio” del artista que se había
singularizado más en la búsqueda de la inventiva y de la perfección
estética, en la técnica de su arte.
 El genio habría alcanzado esa época de oro dentro de ese contexto histórico
y entre sus coetáneos como un doble proceso evolutivo: el propio artista y
el de su tiempo. Así para Vasari, el gran genio del arte, el canon a seguir, fue
su siempre admirado maestro Miguel Ángel, en quien se daban al mismo
tiempo la perfección de las formas y la adecuación en el empleo de las
técnicas con la máxima capacidad de inventiva.

Las Vidas de Vasari
 En la primera edición publicada en la Florencia de 1550, Vasari biografió a
los artista italianos de los siglos XIII, XIV y XV, pero prescindió de todos
aquellos que aún vivían, excepto de Miguel Ángel.
 Entre la primera y la segunda edición del año 1568 corrigió muchas
inexactitudes del texto original y añadió nuevas biografías de artistas del
siglo XVI, incluyendo las de algunos que aún vivían.

Las biografías de los artistas en las historias de las cortes principescas
 Muchas veces las biografías de artistas se incluían en obras literarias que no abordaban ese tema de
forma exclusiva sino que trataban especialmente sobre determinadas ciudades, por lo general
Florencia, o asimismo eran piezas literarias elogiosas a la actividad cultural realizada por un príncipe
humanista, un auténtico mecenas renacentista, en un determinado Estado italiano. Sin embargo no se
ocupaban exclusivamente de los pintores en sus libros, sino que estos formaban parte de un conjunto
de biografías de hombres célebres oriundos y hasta foráneos a veces, que habían sobresalido por su
actividad en un determinado estado principesco.
 Según Schlosser se le puede considerar al florentino Filippo Villani con su manuscrito “Liber de
origine civitatis Florentiae et eiusdem famosis civibus” como el iniciador de la literatura artística del
primer Renacimiento, aunque se trate más de simples pinceladas biográficas que de un auténtico
relato con argumento. En esta obra cuyo protagonismo real lo asume la ciudad de Florencia y sus
orígenes históricos, se proporciona información sobre algunos pintores del siglo XIV como Giotto.
Trataba de destacar a todos aquellos artistas que habían sido capaces de resucitar la pintura tras de un
período de grave crisis tal y como se consideraba a los precedentes siglos medievales.
 En la línea de alabanza al desarrollo cultural alcanzado por una corte principesca italiana hay que citar
a Bartolomeo Facio y su obra “Liber de viris illustribus” que debió terminarse hacia 1456 aunque no se
publicara hasta 1745, en los inicios dela ilustración.
 El modelo de obras que, con motivo del elogio a un príncipe de un Estado italiano, se refieren al arte y
a los artistas, se halla en la “Cronica Rimata o Crónica rimada de las gestas del Duque Federico de
Urbino”, escrita por el pintor y poeta Giovanni Sancti o Sanzio, quien fue el padre de Rafael. Escrita en
tercetos viene a ser una crónica de la cultura de la época. El artista realmente protagonista es Andrea
Mantegna por quien Federico de Montefeltro y el propio autor de la obra sentían gran admiración.
Considerará la perspectiva como el gran logro de la pintura del siglo XV.


Fuentes literarias empleadas por Vasari
 Vasari se basó para la construcción historiográfica de sus “Vite” en todo lo referente a las
biografías de los artistas del siglo XIV, en los célebres “Commentarii” que el escultor
Lorenzo Ghiberti había comenzado a escribir a partir de 1447 tras su estancia en Roma.
 El Libro de Antonio Billi, del que se han conservado dos versiones manuscritas en la
Biblioteca Nacional de Florencia, fue consultado por Vasari como una de sus fuentes
principales de inspiración hasta el punto que, a veces, incurrió en los mismos errores que
él.
 Entre los años 1537 y 1542 se debió escribir el anónimo florentino denominado Códice
Magliabechiano, también llamado Gaddiano. No se sabe nada del autor a quien se supone
clérigo y conocedor de los artistas de su tiempo. Se considera que se apropió por completo
del contenido del Libro de Antonio Billi, actualizándolo y ampliándolo
considerablemente.
 Giovanni Battista Gelli (1498-1563), personaje singular y modélico del Renacimiento en
Florencia, excelente escritor y filósofo dedicado preferentemente a la literatura creativa y
erudita, también escribió sobre los artistas florentinos a quienes destaca sobre los
sieneses.
 Otro ilustre y polifacético humanista precedente de la obra de Vasari es Paolo Giovio
deComo (148-1552). Escribió una historia de su tiempo en latín y biografías de
personalidades coetáneas. Además fue un coleccionista destacado de su época, pues
formó un museo de pinturas y bustos de personajes antiguos y modernos en su casa de
campo, ubicada en las proximidades de Como.

Las autobiografías de artistas
 Vienen a ser una consecuencia del culto establecido por el Humanismo renacentista
hacia el hombre extraordinario y el sentimiento de genialidad experimentado por
determinados artistas ante la contemplación de sus propias obras, sus éxitos con ellas y
sus vivencias artísticas.
 Autobiografía del escultor y orfebre Benvenuto Cellini (1500-1571). Se puede considerar
como un modelo especialmente atractivo de este subgénero de las biografías. Obra
redactada de viva voz y, por tanto, de forma totalmente espontánea y popular, pero,
sobretodo resulta atrayente debido a la fascinación motivada por el relato de la vida, tan
aventurera de Cellini con sus muchos viajes, sus relaciones con los mecenas y sus propios
colegas, sus discusiones, riñas y asesinatos.
 Cellini no sólo dejó escrita su autobiografía sino que también fue autor de otros textos
importantes mucho más técnicos que conceptuales tanto sobre su propia actividad como
orfebre y escultor como acerca del dibujo, de la arquitectura sobre las diferencias
existentes entre los pintores y escultores.
 Baccio Bandinelli (1493-1560) escribe “Il Memoriale” y un “Libro del disegno”, en el cual se
puede hallar su pensamiento sobre el arte.
 Jacopo da Pontormo (1494-1557) “Il libro mio”. Se trata de unas memorias cotidianas, una
especie de diario personal.


Seguidores y continuadores italianos de Vasari durante la segunda
mitad del XVI
 Raffaello Borghini (1537-1588) “Il Riposo” siguió como modelo las
“Vidas “ de Vasari a quien copió literalmente en ocasiones y las
completó con nueva información sobre los artistas de su época y
posteriores a la publicación de la segunda edición del libro de
Vasari. Proporcionó noticias sobre Tintoretto, Pablo Veronese,
los Bassano.

 Ludovico Dolce: ejerció como un auténtico publicista al servicio
de la cultura casi siempre a través del editor Gabriel Giolito de
Ferrari desde 1542. Su principal libro dedicado al arte es el
titulado “Dialogo della pintura, intitolato l’Arentino” que se
publicó en 1557 dedicado a Pietro Arentino quien había fallecido
un año antes. Hay que añadir a esta obra otra disertación de
sentido plenamente veneciano sobre el significado simbólico del
color: “el Dialogo dei colori “(1565).


Las biografías de artistas en la historiografía del norte de Europa
de los siglos XVI y XVII
 Johannes Butzbach (1478-1526) prior del monasterio benedictino de Maria Laach. Se le
suele considerar el primer historiador alemán del arte. Escribe sobre lapintura
cristiana,teniendo como referencia el arte de la Antigüedad.
 Johan Neudörffer (1497-1563) años antes de que Vasari publicase sus “Vidas” sacó a la luz
sus “Noticias sobre artistas” en Nuremberg, obra bajo la influencia de Durero, quien
había proporcionado noticias y juicios de valor sobre los pintores holandeses en su
“Diario del viaje a los Países Bajos” (1520-1521).
 Karel van Mander (1548-1606) “Libro de pintura” escrito en holandés. Su idea debió ser la
de proporcionar un paralelo entre los artistas de la Antigüedad, los italianos y los del
norte de Europa. Biografió a más de 250 pintores, muchos de ellos contemporáneos
concluyó el libro con su autobiografía.
 Cornelius de Bie (1627-1715) “Het Gulden Gabinete” (Amberes 1662) obra escrita en verso
a modo de panegírico, en la que se ocupó de los pintores flamencos y alemanes de los
siglos XVI y XVII.
 Joachim von Sandrart (Frankfurt 1606-1688) “Teutsche Akademie”, publicada en dos
volúmenes en 1675 y 1679. Continua la obra de van Mander teniendo a Vasari como
modelo y proporciona nueva información a los lectores. Incluye tanto las biografías de los
pintores como las vidas de escultores y arquitectos. Establece las bases para la formación
de toda una museología.