Arteterapia para personas mayores.

Arteterapia es una forma de terapia en la cual el diálogo entre terapeuta y paciente no se
establece a través de la palabra, sino a través de la expresión plástica como por ejemplo dibujos, pinturas,
trabajo en barro y trabajos en común.
Se trata de una comunicación no verbal, siendo por lo tanto el medio adecuado para comunicar
precisamente con personas mayores, que viven a menudo con ciertas limitaciones físicas. Muchas veces,
en estas condiciones, les puede resultar difícil la comunicación terapéutica basada exclusivamente en el
lenguaje.
Muchos de ellos padecen también trastornos psíquicos como reacciones depresivas o la perdida
de memoria. Además, la vida individual de cada persona mayor sufre ciertos cambios psíquicos-sociales:
la muerte del marido-mujer, el traslado a la residencia, la pérdida de sus entornos y objetos personales
como un proceso de pérdida de la propia autonomía.
El proceso
Dentro de este proceso la persona mayor no depende de sus capacidades intelectuales, el proceso
de crear y el proceso de realizar son uno solo. Es decir la acción se basa en la experimentación del
material.
El uso de los medios creativos provoca a la persona su propia iniciativa, no hace falta que
reaccione ante un discurrir predeterminado, sino que mientras manipula los medios creativos se
transforma en un artista autónomo y es él quien determina su obra.
El trabajo en arteterapia
En el trabajo creativo cada manifestación plástica se convierte automáticamente por sí misma en
algo positivo. Para el participante se convertirá en un objeto personal y para el terapeuta una importante
fuente de información.
Con ello se consigue que a través de las creaciones plásticas las personas mayores aumenten su
autovaloración y su autonomía. Esta capacidad facilitará a su vez el trabajo con problemas y conflictos
psíquicos que, en momentos de crisis aparecerán en los dibujos. Esto facilita tener revelación sobre los
conflictos y estado emocional que pueda tener la persona a través de cada expresión plástica.
También en cada creación se puede estructurar y ordenar conflictos y emociones del pasado y
darles forma estética posibilitando, de ese modo, una mejor orientación en el aquí y ahora.
Objetivo general
Apoyar el desarrollo y el sostenimiento de un equilibrio emocional psíquico estimulando el
espíritu creador de cada persona y motivando una libertad individual sin repeler ningún tipo de temática o
técnica, para conceder a cada alumno una mayor aproximación y exploración de sus propios sentimientos.
Apoyar a la propia autonomía del participante, su capacidad de autovaloración y animar la
fluidez en su comunicación con el mundo, sus conflictos y sus emociones, así como su capacidad para
plasmarlo en un papel.
Objetivos específicos
Facilitar el presentar de forma concreta pensamientos a través de las creaciones artísticas.
Trabajar con las emociones y aprender a plasmarlas de forma plástica, dando prioridad al proceso en sí
y no al resultado.
Activar la imaginación que permite volver a crear algo que se había perdido, que había pasado u
olvidado.
Fomentar la sensibilidad y la creatividad.
Fusionar la música con la expresión plástica.
Favorecer la interacción de grupal.
Conseguir progresivamente que los participantes se expresen libremente.
Con esto se propone que el residente pueda tener una mirada retrospectiva y presente de su propia
historia, por ello el trabajo grupal es importante en la actividad artística, ya que facilita por sí mismo
expresar sus afectos y temores. Esto produce un efecto terapéutico, ya que hay un intercambio verbal
alrededor de la obra.

Trabajos de arteterapia realizados en una residencia con ancianos que presentan
diferentes
patologías como; Alzheimer, Demencia Senil, Esquizofrenia, Trastorno Bipolar,
Depresión, Parkinson ect.