Caracterización Estática y Dinámica de Yacimientos Naturalmente

Fracturados

INTRODUCCION

La Geología de producción es una técnica descriptiva; en yacimientos fracturados se
basa en núcleos; los recortes y muestras de pared lateral nunca se utilizan por
razones obvias de tamaño físico. La importancia de la extracción de núcleos de
yacimientos fracturados no está de más enfatizarla.
En muchos casos la recuperación de núcleos es muy pobre; la perforación de
formaciones fracturadas generalmente se asocia con pérdidas de lodo, y la debilidad
del plano de fractura puede conducir a una falla mecánica de la roca cuando está
siendo extraída. Sin embargo, debe intentarse ajustar la perforación y técnicas de
extracción de muestras para el yacimiento a ser perforado, ya que es el único
método directo de observación de la red de fracturas y la obtención de información
que veremos pueden condicionar decisiones fundamentales tales como la inyección
de gas o de agua.
ORIGEN DE LAS FRACTURAS

Las fracturas son producto de la deformación frágil en cualquier tipo de roca. Se
forman por esfuerzos cortantes, en zonas de compresión, extensión y tensión.
También son generadas por perdida de carga, perdida de volumen, enfriamiento, por
efecto de la diagénesis, por la actividad biológica.
Los tipos de deformación que sufren las rocas se muestran en la figura anterior,
también se muestra la deformación típica anterior al desarrollo de la fractura o al
desarrollo de la falla, se indica cuáles son las direcciones de los esfuerzos
principales que causan la deformación dúctil, el fracturamiento y el fallamiento.
EVALUACION DIRECTA DE LAS FRACTURAS
La evaluación directa (in situ o en el laboratorio) en afloramientos y en núcleos se
orienta principalmente hacia la determinación de las características básicas de las
fracturas simples, como el ancho, la orientación, longitud, etc. Además, el grupo de
las fracturas se examina en orden para evaluar su capacidad de comunicación, la
geometría y la distribución.
Descripción de afloramientos

Las fracturas en afloramientos proveen abundante información sobre la historia
diagenética y tectónica de las rocas en estudio, pera esta historia diagenética puede
ser diferente para las rocas que se encuentran en el subsuelo profundamente
sepultadas, sin embargo, en algunos casos las metodologías y los resultados
obtenidos en los estudios de las rocas de los afloramientos tienen aplicabilidad en el
subsuelo.
En algunos casos los estudios de los afloramientos permiten calibrar las técnicas de
detección y medición del fracturamiento y también permiten proponer postulados
sobre el origen y evolución de los sistemas fracturados.
Evaluación directa a través de núcleos
1. Parámetros individuales de fractura
a. Evaluación de ancho de fractura
La anchura de la de fractura se obtiene mediante examen microscópico de secciones
delgadas.
Este método se considera que es el más eficaz, ya que es el único que permite una
medida directa del tamaño de la abertura. La anchura se mide en varias aberturas de
la sección delgada y los resultados se promedian entonces. Basándose en un
número de secciones delgadas, de nuevo los resultados se promedian y se corrige
finalmente con el ángulo θ entre el plano de la sección delgada y la de fractura. Si el
ángulo varía durante cada medición, una variación aleatoria de 0 a π/2 se utiliza en el
cálculo, por lo tanto,

y para una distribución aleatoria de la curación promediada es una función de la b
medida promedio,

Los datos obtenidos de la evaluación de las aberturas fractura indica que el tamaño
de la abertura es generalmente inferior a 0,1 mm = 100 micras. Sin embargo, si las
aberturas son grandes, pueden surgir dificultades si la abertura de fractura en su
totalidad no se incluye en la sección delgada bajo examen.
b. Evaluación del tamaño de fractura
En general, la extracción de muestras de datos es más fácil para registrar todas las
microfracturas de lo que es para identificar todas las macrofracturas. De hecho, la
detección de algunas macrofracturas podría estar sesgada por las condiciones de
muestreo como resultado de la relación entre el espaciamiento de fractura vs el
diámetro del núcleo (figura 2.15a), y la orientación de fractura vs la desviación del
agujero (figura 2.15b). Como se observa, el espaciamiento fractura en fracturas
subverticales y agujeros desviados puede evitar la identificación de las fracturas
(figura 2.15b). Por otra parte, la distancia entre las fracturas adyacentes podría
reducir la detección del sistema de fracturas en los núcleos (figura 2.15b).

c. Evaluación de la orientación de la fractura
Con el fin de establecer la orientación de fracturas, es necesario orientar el propio
núcleo durante las operaciones de extracción de muestras por registro continuo de la
orientación polar.
Un método descrito por Vieira para la búsqueda de orientación de la fractura se basa
en la descripción del núcleo y en los registros de echados continuos o mapas
estructurales y su correlación con la dirección ficticia norte-sur y el buzamiento de la
capa. Como se ilustra en la figura 2,16, el Norte ficticio es el buzamiento arriba y el
Sur ficticio el buzamiento abajo; los datos de orientación de la fractura serán el
rumbo, buzamiento y la apertura correlacionada con la extensión de la fractura.

Cuando se consideran los siguientes tres parámetros que definen el ángulo de
inclinación, un número de casos se puede examinar (figura 2,17) donde,
α- es el ángulo de buzamiento aparente de la capa como resultado del nucleo que
esta en una posición vertical
i - es la inclinación de los echados del pozo
B - es el ángulo de buzamiento verdadero obtenido a partir de echados o de la
interpretación estructural.
Caso 1: La orientación es imposible en una vertical o pozo desviado si se combina
con un lecho horizontal, ya que B = 0.

Caso 2: Si el pozo es vertical, pero las inclinaciones de capa con un ángulo B, la
orientación es posible.
Caso 3: Si los pozos se están desviando en la dirección opuesta a la dirección de
inmersión, la orientación es imposible sólo en el caso de i = B, que corresponde a un
pozo normalmente penetrante en la capa.
Si i <B el ángulo de inmersión de núcleo aparente (α) va a disminuir con el aumento
de (i) y la orientación es posible.
Si i> B, el ángulo (α) aumentará con el aumento de (i) y la orientación es posible.
Caso 4: Si se desvía pozo en la misma dirección que la inclinación del lecho, el
ángulo (a) aumentará con (i) y la orientación es posible.
d. Naturaleza de la fractura
Cada fractura solo debe ser examinada y descrita en detalle con el fin de que se
clasifique por comparación con otras fracturas. La morfología de la fractura (abierta,
parcialmente abierta, lleno, cerrado, etc) tiene que ser combinada con el tamaño de
fractura (grande, pequeño) y la orientación. Las fracturas orientadas tienen que ser
examinadas por su sola orientación (vertical, horizontal, inclinada) y por su
intersección con otros planos.


Una clasificación de fracturas en nucleos fue elaborada adicionalmente como se
muestra en la tabla 2.4 (Waldschmidt).

Parámetros de Multifractura

a. Evaluación de la densidad de fractura

En secciones delgadas, la anchura de la abertura y la longitud de las fracturas se
miden simultáneamente de modo que la densidad de fractura puede ser evaluada
utilizando la ecuación:


Para una distribución aleatoria, la relación media es la siguiente:

La densidad de fractura lineal se obtiene a partir de la intersección de fracturas a lo
largo de una línea vertical.
b. Evaluación de la intensidad de fractura
La uniformidad o no uniformidad puede evaluarse por la intensidad de la fractura en
un depósito de múltiples capas. En el caso (a) el número total de fracturas sigue
siendo el mismo en todas las capas independientes del espesor de la capa y el lugar,
mientras que en el caso (b) otra densidad de fractura se observa en cada una de las
ocho capas.










La ecuación en este caso se expresa por:

Donde (nf), (ni) y hi son el número de fracturas, número de capas y el espesor de los
intervalos. En este caso, los distintos grados de intensidad fractura puede ser
interpretada desde un registro de FF vs diagrama de registro THF.

Las diagonales muestran la relación de FINT (intensidad fractura) para variar de
100/1 a 1/10, y la interpretación de diversas líneas rectas es el siguiente:


1. Línea recta horizontal (A) muestra que, independientemente del incremento del
espesor, la frecuencia de las fracturas sigue siendo el mismo. Esto corresponde a un
límite de fractura sobre la cual la formación no puede fracturarse.

2. Línea recta vertical (B) muestra una formación formada por capas de espesor
constante, donde la frecuencia de fractura aumenta como resultado de la ubicación
en la capa de distribución frente a la tensión. Los incrementos pueden corresponder
a las zonas cada vez más estresados (cerca de las fallas, la parte superior de la zona
de plegado, etc.).
3. Diagonal (C) muestra que en ciertas rocas las fracturas aumentan sustancialmente
si el espesor aumenta ligeramente;
4. Diagonal (D) inversamente, muestra para otras rocas un ligero aumento en la
intensidad de fractura por aumento sustancial del espesor de capa;
5. Diagonal (E) muestra un aumento en la intensidad de fractura en caso de una
reducción de la frecuencia de compensación. Esto representa un caso muy inusual.

C. Evaluación de la unidad de bloque de matriz
Para un depósito como se muestra en la figura 2,19, donde sólo las fracturas
verticales existen y donde las capas son horizontales, el parámetro (FF) representa
la frecuencia de las fracturas resultantes de la intersección de un plano de
estratificación horizontal con fracturas verticales.
Este parámetro define los bloques de la matriz como grandes o delgados. El
parámetro (THF) representa la frecuencia de espesor que resulta de la intersección
de un plano vertical con los planos de estratificación horizontal, y define la altura del
bloque como alto o bajo.
Los bloques de la matriz se definen por la forma, el volumen y la altura, en relación
con el sistema de inmersión de fractura, huelga y distribución. La forma del bloque de
matriz es irregular, pero para el trabajo práctico las unidades de bloque se reducen a
volúmenes geométricos simplificados, tales como cubos o paralelepípedos alargada
o plana.
Varias formas de bloque han sido descritas por Ruhland simplificados a través de
modelos geométricos, como se muestra en la tabla 2.1


Donde una descripción cualitativa de la forma se puede conectar a las dimensiones
básicas de cada bloque.
El aspecto espacial de una unidad de bloque puede ser más asociado con eventos
tectónicos y el predominio de una u otra de las tensiones.
En referencia a los modelos que se muestran en la Tabla 2.1, se puede afirmar que:
a. Unidad de bloque columna (caso 1 y 2) - el esfuerzo paralelo principal con la
estratificación genera una mayor densidad de fractura.
b. Unidad de bloque plano (caso 4 y 5) - la tensión normal principal a la estratificación
genera una densidad de fractura más elevada.
c. Unidad de bloques de cubo (caso 3) - tensiones ortogonales equivalentes se
llevaron a cabo.
Si, además, la orientación de la fractura se conoce, una mejor comprensión de
eventos tectónicos- estructural puede ser posible.