You are on page 1of 12

Virgilio.

© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena

VIRGILIO.
ARGUMENTO DE LA ENEIDA.

Libro I.
Las naves de los troyanos, que surcan el mar de Sicilia, son arrojados a las costas
africanas por una violenta tempestad que la rencorosa Juno les envía. Venus, quien poco
antes había obtenido de Júpiter garantías sobre el futuro de su hijo se aparece a Eneas
como una cazadora, y le informa de que se encuentra en las tierra de la fenicia Dido,
ahora reina de Cartago. Entra Eneas en esta ciudad con su amigo Acates rodeados por
una nube que les oculta, y pueden así contemplar sin que nadie les vea. Asisten también
al relato de Ilioneo, que se ha presentado ante la reina al frente de una embajada de
troyanos, y Eneas envía a Acates en busca de Ascanio y de regalos para Dido, después
de salir de la nube y mostrarse a la vista de todos. Venus, convenciendo a Cupido para
que suplante al hijo de Eneas y tome su aspecto, logra que el corazón de la reina se
inflame de amor. La reina ofrece un banquete a sus huéspedes y pide a Eneas que le
cuente sus aventuras.

Libro II.
Comienzan los recuerdos de Eneas, tal como se los cuenta a Dido en el
banquete, y que se va a extender a lo largo de dos libros. En éste se cuenta la caída de
Troya, luego que los griegos lograron introducir el caballo en la ciudad. Esa noche
aciaga, y cuando ya el ejército griego había logrado su objetivo de entrar en Troya, se
aparece a Eneas el fantasma de Héctor que le anuncia el desastre y le pide que escape y
busque nuevas murallas para los dioses de la ciudad. Se describe el saqueo la ciudad y
la muerte de algunos de sus personajes más importantes y en especial la del rey Príamo.
Eneas decide abandonar la patria para lo que ha de vencer, ayudado por señales del
cielo, la resistencia de Anquises, su padre. Salen al fin, pero en el camino se pierde
definitivamente Creúsa, la esposa del héroe, quien se encamina a las montañas con su
padre y Ascanio, su hijo.

Libro III.
Eneas, con los compañeros que han podido escapar a la catástrofe, prepara una
flota y navega a las costas de Tracia. Comienza así un periplo que le lleva
sucesivamente a la isla de Delos (para consultar el oráculo), a Creta, de donde deben
partir precipitadamente a causa de la peste, y a las islas Estrófades (encuentro con
Celeno y las demás Harpías; nuevas profecías sobre su destino). Llegan a la costa de
Epiro, donde encuentran a Andrómaca y Héleno; le anuncia a éste su brillante porvenir
le advierte de los peligros que debe evitar en la navegación hacia Italia. Bordean las
costas de Sicilia y, frente al Etna, encuentran al griego Aqueménides, superviviente de
la expedición de Ulises, que les refiere la aventura con el Cíclope Polifemo. Evitan
luego los escollos de Escila y Caribdis siguiendo los consejos de Héleno, y llegan al fin
al puerto de Drápano, donde muere Anquises, el padre del héroe. Viene luego la
tempestad que les ha arrojado a las playas de África, con lo que termina el relato de
Eneas a la reina.

Libro IV.
Es el famoso libro de los amores de Dido y Eneas. Comienza cuando Dido abre
su corazón a Ana, su hermana del alma, y le expone su terrible dilema: se ha enamorado
del héroe troyano, pero aún respeta la memoria de Siqueo, su primer marido ya muerto.
Animada por las palabras de su hermana, que le reprochaba el haber rechazado ya a

1
Virgilio.
© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena

otros pretendientes africanos. Dido rompe todos los lazos del pudor y se entrega a una
ardiente pasión por Eneas. Juno y Venus, por razones distintas, acuerdan -las dos están
fingiendo- propiciar la unión de Dido con Eneas y unir a los dos pueblos. Salen los
héroes de cacería; protegidos en una cueva de una repentina tormenta, se consuma su
himeneo. Instigado por las súplicas de Yarbas, rey de los gétulos a quien Dido había
despreciado, Júpiter envía a Mercurio para que recuerde a Eneas el objetivo de su
misión y le reproche su abandono. Prepara entonces en secreto su partida, pero Dido lo
descubre e intenta convencerle de mil maneras para que se quede a su lado. Al no
conseguirlo, la reina decide quitarse la vida y maldecir para siempre a Eneas y a su
pueblo. Parten las naves troyanas mientras asoma por encima de las murallas las llamas
de le pira de Dido.

Libro V.
Con tan funesto augurio, las naves son arrojadas de nuevo por una tempestad a
las costas de Sicilia, sin poder alcanzar Italia. Les acoge amistosamente el rey Acestes,
y celebra entonces Eneas sacrificios y juegos en el sepulcro de su padre. Comienzan con
una competida regata; siguen carreras a pie, luchas con el cesto, pruebas de puntería con
arco y terminan con unos ejercicios ecuestres en los que Ascanio dirige a los demás
jóvenes troyanos. Las mujeres de troya, preocupadas por su difícil situación y en vista
de que no alcanzan el final de su peligroso viaje, instigadas por Iris, mensajera de Juno,
incendian la flota y consiguen destruir cuatro naves; Júpiter envía una lluvia milagrosa
que impide la destrucción total. Anquises se aparece en sueños a su hijo y le aconseja
que deje a parte de su gente en Sicilia y se dirija a Cumas, en Italia, donde debe
conseguir la ayuda de la Sibila para bajar al Averno, a las moradas infernales de Dite.
Obedece Eneas a su padre, y en el camino pierde a Palinuro en piloto de su nave.

Libro VI.
Llega por fin Eneas a las costas de Italia, a Cumas. Se entrevista con la Sibila,
escucha su oráculo y le pide que le acompañe a las mansiones infernales para ver a su
padre. Recorren ambos los infiernos, luego que el héroe consigue la rama de oro que les
franquea el paso. Encuentran la sombra d Palinuro, antes de cruzar la laguna Estigia en
la barca de Caronte; llegan a las llanuras del Llanto, donde encuentran a Dido y a la
muchedumbre de soldados troyanos muertos en la guerra. Descripción del Tártaro y sus
suplicios. Llegan a los Campos Elíseos, donde por fin puede Eneas hablar con el
fantasma de su padre. Anquises explica a su hijo el origen del mundo y los misterios de
la vida en los infiernos; por último le va describiendo las personas de los que luego han
de ser héroes de la Roma que aguarda su hora; destaca aquí el elogio del joven Marcelo,
sobrino y heredero a Augusto muerto prematuramente. animado al comprender la
misión de Roma en la historia del mundo, abandona Eneas las moradas infernales por
las puertas de marfil.

Libro VII.
Comienza la segunda parte del poema, las guerras en el Lacio, y así nos lo indica
el propio poeta con una segunda invocación a las Musas. Navega la flota troyana
siguiendo las costas de Italia, y penetra en las aguas del Tíber. En cuya ribera
desembarcan y establecen los troyanos su campamento. Eneas, al ver cumplido el
vaticinio de Celeno, reconoce en estas tierras la patria que le tiene asignado el destino.
Envía mensajeros al rey Latino, quien le acoge favorablemente y, en cumplimiento de
antigua profecía, le ofrece en matrimonio a su hija Lavinia. Irritada de nuevo Juno,
envía a la tierra a la furia Alecto, que ha de enfrentar a latinos y troyanos para impedir

2
Virgilio.
© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena

la boda; maniobras de Alecto con Amata, la esposa del rey Latino, y el propio Turno,
rey de los rútulos, a quien ya Latino había prometido la mano de su hija, y que era el
pretendiente favorito de la reina Amata. Ascanio mata en una cacería a un ciervo de la
pastora Silvia, pastora del rey, y este incidente es la chispa que enciende la guerra entre
ambos pueblos. Descripción de las tropas aliadas de Turno, entre las que destaca
Camila, reina de los volscos.

Libro VIII.
Turno busca ayuda entre todos los pueblos del Lacio. El dios del Tíber se
aparece en sueños a Eneas y le advierte, tras infundirle ánimos, que debe buscar la
alianza con Evandro, rey arcadio que tiempo atrás se había establecido con su pueblo en
el monte Palatino, justo donde más tarde habrán de alzarse las murallas de la alta Roma.
Parte Eneas en busca de Evandro y éste le recibe favorablemente. Cuenta el rey arcadio
el origen de los sacrificios que están celebrando en honor de Hércules, conmemorando
su victoria sobre Caco; recorren ambos reyes el futuro asiento de Roma. Venus,
preocupada por las guerras que aguardan a su hijo, solicita el favor de Vulcano, quien
ordena a sus Cíclopes que preparen para el héroe unas armas maravillosas. Por consejo
de Evandro, que hace que su propio hijo Palante se aliste junto a Eneas, el héroe troyano
parte en busca de las tropas tirrenas, en pie de guerra contra Mecencio, su antiguo rey,
hoy aliado de Turno. Venus se aparece a Eneas y le entrega las armas: descripción
minuciosa del escudo, en el que aparecen grabadas futuras hazañas de Roma.

Libro IX.
Aprovechando la ausencia de Eneas que Iris le descubre, Turno pone sitio al
campamento troyano y quema sus naves, que la diosa Cibeles convierte en Ninfas del
mar. Aventura nocturna de Niso y Euríalo, quienes tratan de romper el cerco para avisar
a su rey de la difícil situación del campo troyano; la muerte de ambos amigos hace que
decaiga la moral de los soldados troyanos. Turno ataca con redobladas fuerzas, y el
propio Ascanio debe empuñar las armas contra los atacantes, dando muerte a Numano.
Pándaro y Bitias intentando engañar a los sitiadores y les abren la puerta que les había
sido confiada, pero Turno advierte el engaño y entra en el campamento causando gran
matanza entre sus enemigos hasta que, rechazado y acosado, ha de arrojarse con sus
armas al Tíber.

Libro X.
Convoca Júpiter la asamblea de los dioses para discutir la guerra del Lacio; ante
la imposibilidad de conciliar los criterios de Juno y de Venus, decide el padre de los
dioses permanecer neutral, lo que viene a ser dejar la guerra en manos del hado y sus
disposiciones. Cuando los rútulos preparan un segundo ataque, se presenta Eneas con
las tropas tirrenas y las que Evandro puso bajo el mando de su hijo Palante; las naves
transformadas en Ninfas le habían avisado del peligro que corrían los troyanos. Eneas
desembarca y comienza el combate en el que muere Palante a manos de Turno. Cuando
más enfurecido está el héroe troyano por vengar la muerte de su amigo, Juno consigue
de Júpiter que saque a Turno del campo, librándole de una muerte inminente; para ello
le pone delante un fantasma con la figura de Eneas, y el rey de los rútulos le persigue
por tierra y por mar hasta las riberas de Árdea, donde sale avergonzado de su error.
Toma Mecencio el mando del ejército latino hasta que es herido por Eneas, quien
después da muerte a su hijo Lauso. Duelo de Mecencio, que vuelve enardecido al
combate y es muerto por Eneas.

3
Virgilio.
© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena

Libro XI.
Celebra Eneas en honor de Marte la muerte de Mecencio y envía a la ciudad de
Evandro los restos de Palante. llegan mensajeros del rey Latino a pactar una tregua para
dar sepultura a los muertos; accede Eneas. Regresan a la corte de Latino los mensajeros
que había enviado a Diomedes y anuncian que no han podido conseguir su alianza; esto
provoca un debate en la asamblea de los latinos, y Turno y Drances se enfrentan
agriamente en defensa de la guerra y la paz con los troyanos, respectivamente. Llega a
la asamblea la noticia del avance de Eneas sobre Laurento y se prepara la defensa de la
ciudad. Sale Camila al frente de su escuadrón de caballería y se traba combate en el que
muere la heroína a manos de Arrunte; la ninfa Opis venga su muerte por encargo de la
diosa Diana. Se dispersa el ejército latino ante la muerte de Camila y acude de nuevo
Turno para salvar la situación. Llega al campo de batalla al tiempo que Eneas; es de
noche y ambos prefieren acampara al pie de las murallas de Laurento.

Libro XII.
Acepta Turno enfrentarse en duelo singular según la propuesta de Eneas y que la
mano de Lavinia sea para el vencedor. Persuadida por Juno, la Ninfa Yuturna, hermana
de Turno, actúa entre el ejército latino y consigue que se rompa el pacto porque
Tolumnio dispara sus dardos contra los troyanos. Se reanuda el combate y es herido
Eneas. Mientras Turno se aprovecha de su ausencia, el caudillo troyano es curado
milagrosamente con unas hierbas que le envía su madre. Busca luego a Turno, pero
Yuturna, transformada en el auriga Metisco, la mantiene alejado del combate; decide
entonces Eneas iniciar el asalto final a la ciudad. Ante tan delicada situación se ahorca
la reina Amata y la espantosa noticia lanza a Turno al duelo decisivo, tras descubrir el
ardid inútil de su hermana. Muere Turno a manos de Eneas.

EL LIBRO II DE LA ENEIDA.
Distribución y concepción épico-dramática.
El libro II de la Eneida es, sin duda alguna, uno de los más perfectos y acabados
del poema; en él cuenta Eneas a Dido la destrucción de Troya y el comienzo de su
peregrinación en busca de nueva patria.
Desde el punto de vista de la composición, e incluso para su análisis, puede
dividirse este canto en cuatro partes:
1. Introducción (versos 1-13).
2. El ardid del caballo de madera (versos 13-249).
3. La batalla nocturna (versos 250-558).
4. Partida de Eneas (versos 559-804 final).
La introducción tiene como única finalidad concentrar todo el interés sobre la figura
de Eneas. Virgilio, con un recurso artístico muy propio de él, no nos ofrece el retrato
físico del héroe. Le basta con presentarlo emergiendo de toda la concurrencia y darle el
epíteto de pater. Estas dos pinceladas diseñan vigorosamente la prestancia y, a la vez, la
gravedad de Eneas.
Puede decirse que Virgilio, en cuya epopeya se conjugan armoniosamente los
géneros literarios, sobre todo la épica y la dramática, nos ofrece fundidos de manera
especial en este libro, conocido con el título de Iliupersis ( "destrucción de Troya") los
cuadros de la epopeya con las partes integrantes de la tragedia. Lo que hemos llamado
2ª, 3ª y 4ª partes del libro, son, pues, como los tres actos de un drama, que tienen,
respectivamente, por decorado el litoral troyano, el centro de la ciudad y las calles de
Troya en llamas.

4
Virgilio.
© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena

En el acto primero, que es la exposición (13-249) se juega una partida importante: la
suerte de la trampa tendida por los griegos, que puede decidir la guerra de Troya.
El acto segundo o nudo de la obra literaria (250-558) es el relato de una batalla, cuyo
desenlace casi no ofrece duda. Y el acto tercero o desenlace de la acción (559-804 final)
logra sostener nuestro interés.
Dentro de los episodios de toda la acción considerada en general, se distinguen
otros episodios particulares. Así, en la primera parte, el de Laocoonte; en la segunda, la
escaramuza que Eneas y los suyos, disfrazados de griegos, sostienen contra los
enemigos; en la tercera la salvación de Eneas por intervención de su madre y la partida
del héroe, llevando a hombros a su padre y a su hijo Julo de la mano.
Para una mayor relación de este libro con los procedimientos de la tragedia,
tampoco faltan los coros. En efecto, si los coros no son más que movimientos líricos
que orquestan la emoción sentida según los episodios, nos tropezamos con el primer
coro en la exclamación lastimera que arranca la entrada del caballo en la ciudad (v. 241-
49): O patria, o divum domus Ilium... equivalente a un andante con lamentos y gruesas
lágrimas. Y no es otra cosa que un coro la emoción experimentada ante la caída de
Troya.
Hasta el diálogo, elemento esencial del género dramático, ha sabido introducir
Virgilio con maestría en esta Iliupersis, para armonizar la tragedia con la epopeya. Ha
logrado que los personajes desempeñen su papel con arreglo a su carácter. La acción
progresa por la reacción mutua de los personajes y no por el capricho de los
acontecimientos. Así, el acto primero casi no es otra que el diálogo entre Sinón y los
troyanos; y largos pasajes dialogados se encuentran en los otros dos actos.
En este punto se nos ocurre preguntar: ¿quiso tal vez, Virgilio rebatir con el
ejemplo la opinión de Aristóteles, para quien la tragedia era superior a la epopeya?
Como quiera que sea, la opinión aristotélica, en esta cuestión, no la aceptaban ni los
mismos griegos, para quienes no había obra superior ni igual a la homérica; y para los
latinos, que no tuvieron tragedia, no existía obra comparable a la de Virgilio. Incluso en
el mundo moderno, cuando asoma el renacimiento poético, la primera producción
grande y perdurable que surge en Italia es una epopeya: la de Dante.
Las fuentes.
Es muy difícil averiguar con precisión las fuentes de Virgilio para la
composición de su Iliupersis. Puede decirse que, en general, tomó la materia de la
leyenda tradicional, en la forma transmitida por los poemas cíclicos, pero sometiéndola
a una elaboración e infundiéndole nueva vida, nueva fama y nuevo significado, como
habían hecho los trágicos griegos con la materia que les ofrecían los mitos.
Quinto de Esmirna, Trifidoro y Tzetes, estos poetas o se han inspirado en
Virgilio o han tomado las leyendas de la misma fuente que él. Si ellos dependen de
Virgilio, es pura invención todo lo que añaden, pero si dependen de otros autores de los
que también Virgilio es tributario, la comparación de los temas elegidos sería
interesantísima para estudiar y llegar a conocer el método de Virgilio.
El ardid del caballo aparece en la Odisea (VIII,502 y ss.) y, según cuenta Proclo,
también Arctino de Mileto, poeta del siglo VII a.C, que escribió una , narraba el hecho
de la misma forma.
La Tabula Iliaca, cuyo tema procede de un poema cíclico del siglo VII a.C.,
representa a Sinón delante del caballo. Se sabe, también, que Sófocles compuso una
tragedia titulada Sinón, que sin duda trataría de esta estratagema de los griegos; pero,
como Aristóteles afirma que dicha tragedia estaba basada en el poema cíclico antes
aludido, algunos autores piensan que el episodio figuraría ya en dicho poema.

5
Virgilio.
© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena

En el poema se rastrean las creencias primitivas, cuya huella puede adivinarse en
la intriga del libro II de la Eneida y se opina que el caballo, considerada en una época de
más baja civilización como una máquina de guerra, fue, en la tradición primitiva, una
ofrenda mágica destinada a Apolo y Poesidón. Sus dimensiones obligaron a los troyanos
a poner las manos sobre la obra de los dioses, atrevimiento que ahuyentó a las
divinidades protectoras. Y en torno a estos y otros datos se agrupan las nociones que
conocemos sobre el poder mágico de las murallas y el trazado del arado sagrado, su
elevación en los accesos de las vías, el sacrificio del "salto" de las murallas, punto
esencial de la fundación de Roma por Rómulo y Remo. Antes de Remo, el "salto" fue
realizado por el caballo de madera, y la noción de este salto (salire, saltus) se ha hecho
inseparable de su recuerdo en Ennio y Virgilio. Algunos autores explican la relación que
guarda con la magia la cuerda mencionada por Virgilio en el verso 239. Por último, se
muestra que el procedimiento de la introducción del caballo de Troya ofrece u cierto
paralelismo con la evocatio deorum que describe T. Livio con motivo de la toma de
Veyes.
El episodio de Laocoonte parece ser invención de Virgilio, al menos en la forma
descrita en este libro.
Para el sueño de Eneas no es preciso remontarse a una fuente especial, puesto
que el tema de la aparición en sueños de personas muertas era muy frecuente en toda
clase de poesía.
Las escenas de combate nocturno son enteramente inventadas por Virgilio.
Los cuadros grandiosos de la destrucción de Troya por obra de los dioses puede
tener algún rasgo de semejanza con el comienzo del combate entre los dioses de la
Ilíada (XX,47 y ss.), pero es imposible que proceda de otra Iliupersis más antigua,
porque, según la tradición, los griegos destruyen la ciudad, incendiándola antes de su
partida. Además, después de conquistada la ciudad, esa solemne intervención divina no
tenía razón de ser desde el punto de vista griego; sin embargo, Virgilio necesitaba tal
recurso para justificar la renuncia de Eneas a pelear y defender la ciudad. Trifidoro
también hace intervenir a los dioses, pero no para destruir la ciudad.
Respecto a la partida de Eneas, eran muchas y diversas las versiones existentes.
Ya en la Ilíada, Poseidón profetiza que Eneas se salvará de la guerra. Sófocles, en el
Laocoonte, siguiendo una versión antigua, le hace partir de Troya antes de ser tomada la
ciudad. Luego apareció la leyenda de que con la ayuda de Venus había logrado escapar
de la ciudad, ocupada por los enemigos, llevando consigo a su padre y a su hijo. Según
otra tradición, los griegos le dejaron en libertad, gracias a los antiguos lazos de
hospitalidad que le ligaban a ellos, y porque siempre aconsejó la restitución de Helena.
Versiones diferentes dan Timeo, Diógenes y Helánico. De todas ellas, Virgilio recoge
los elementos que más convienen a su relato y presenta los hechos en la forma favorable
para el que habría de ser el progenitor de Roma.
La dramática escena que tiene lugar en casa de Eneas es de invención virgiliana,
con reminiscencias muy lejanas de la despedida de Héctor y Andrómaca.
La mujer de Eneas, según Ennio, se llamaba Eurídice y siguió a su marido al
destierro. No se sabe cuándo ni por quién se le dio el nombre de Creúsa, si bien ya
Apolodor hace a ésta hija de Príamo y Livio, Diógenes y Pausanias la presentan como
mujer de Eneas. La pérdida de Creúsa durante la retirada parece ser una tradición
antigua, inspirada en representaciones de la Tabula Iliaca y en la leyenda referida por
Pausanias, según la cual Creusa, la mujer de Eneas, fue librada de la esclavitud por la
madre de los dioses y por Afrodita.
Por encima de las mujeres que están entre Etra y Néstor hay otras prisioneras:
Clímene, Creúsa, Aristómaque y Jenódique. Estesícoro en su Iliupersis incluye a

6
Virgilio.
© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena

Clímene entre las cautivas, y de la misma manera presenta a Aristómaque como hija de
Príamo y esposa de Critolao, hija de Hicetaón, en los Nostos. Pero no conozco poeta o
escritor en prosa que mencione a Jenódique. Sobre Creúsa dicen que la madre de los
dioses y Afrodita la libraron de la esclavitud de los griegos, pues Creúsa era la mujer de
Eneas, aunque Lésqueo y los llamados Cantos Ciprios dan a Eurídice como esposa de
Eneas. (Pausanias, X,16,1).
Es muy interesante una teoría, según la cual Virgilio en sus descripciones, tiene
siempre presente la historia romana, de manera especial la que abarca el período de las
proscripciones.
Así el espectáculo que describe Virgilio en los versos 364-5 de este segundo
libro:
plurima perque vias sternuntur inertia passim
corpora perque domos et religiosa deorum
es el mismo que nos narra Dión Casio (XLVII,3):
En los más fuerte de las proscripciones, la ciudad estaba llena de cadáveres; por
todas partes se mataba, en casas particulares, en las calles, en las plazas públicas y en
los templos; las cabezas eran llevadas inmediatamente a los rostra; los cadáveres, si los
perros y las aves de rapiña no los habían devorado, eran arrojados al Tíber.
El cuadro en que Virgilio describe la muerte de Príamo:
...hoc dicens, altaria ad ipsa trementem
traxit et in multo lapsantem sanguine nati,
implicuit comam laeva, dextraque coruscum
estulit ac lateri capulo tenus abdidit ensem (550-3)
estaría tomado de otro episodio de las proscripciones, transmitido por Apiano (VI,17):
el de Salvio, tribuno de la plebe, que, al tener noticia de que los triunviros se acercan a
Roma, convoca a sus amigos para un banquete de despedida. En medio del banquete,
los soldados fuerzan las puertas; el centurión ordena que todos los asistentes
permanezcan recostados, coge a Salvio por los cabellos y le corta la cabeza con su
espada.
Una multitud de hechos reales ocurridos durante las proscripciones inspirarían a
Virgilio para la composición de otros muchos pasajes, por ejemplo, para la acción
heroica de llevar a su padre sobre los hombros, para la estratagema del joven Corebo,
que disfraza a sus compañeros con las armas de los griegos.
Por último, afortunados descubrimientos han establecido la presencia de un tema
continuo sobre todo el friso dórico de las persistasis norte del Partenón: la noche fatal
de Ilión que nos describe Virgilio en este libro II de la Eneida. Virgilio no adopta todas
las convenciones de Fidias, sino que las reproduce con ligeras variantes; aun sin esto, no
sería obligado creer que nuestro poeta conocía el Partenón cuando escribió su Iliupersis,
pues las Tabulae Iliacae para la tradición plástica y la Pequeña Ilíada como fuente
literaria explicarían suficientemente la concordancia relativa con las esculturas de la
Acrópolis. Lo que sí es más probable es que Virgilio los viera y confrontara en su
último y fatal viaje a Grecia.
Composición, estilo y carácter de esta Iliupersis.
Para este segundo canto de la Eneida se inspira Virgilio, ante todo, en los
trágicos griegos. Muchas de las leyendas que utiliza son adaptaciones de piezas perdidas
o conservadas de Sófocles o de Eurípides, como se ha demostrado, de manera que Eneas
está diseñado sobre el modelo de los mensajeros que intervienen en la obra de Esquilo y
no es, en realidad, otra cosa que el de la destrucción de Troya.
Este relato que hace Eneas sobre la caída de Troya no ofrece nada nuevo para
Dido, que, si le pide una relación detallada de acontecimientos para ella muy conocidos,

7
Virgilio.
© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena

lo hace sólo por la simpatía personal que siente hacia el narrador. Por eso el pathos y el
lirismo son los rasgos dominantes del relato de Eneas, que no es riguroso ni sistemático
y no contiene más que los puntos salientes, ordenados según un esquema retórico. Es
cierto que en la narración de tan enorme tragedia como es la destrucción de una ciudad,
y a pesar de lo elevado del pathos, Virgilio no recurre exageradamente a la retórica,
pero hay momentos, como al final del canto (desaparición de Creúsa), en que Eneas, por
su arte de reinar sobre los sentimientos de los oyentes, se nos aparece con las
características que Cicerón asigna al orador modelo en sus obras de retórica.
Se dice que este libro II no es un relato de la caída de Troya, sino una especie de
meditación, a la cual sirven de cañamazo los sucesos de la noche fatal, cuyo interés más
profundo es manifestarnos los sentimientos de Eneas y toda su personalidad en el
momento de hacer el relato. Por eso se exculpa de Virgilio de algunos reproches que se
le han dirigido, como el de no hacer resaltar bastante la valentía de Eneas o el de
presentarle más que como actor del último drama de Troya.
Cuando Eneas emprende su relato hace mucho tiempo que ha tenido lugar la
toma de Troya; no es, pues, para él una acción en curso, que requiera decisiones, sino un
recuerdo ofrecido a la nostalgia... La toma de Troya se ha convertido en parte integrante
de la estancia de Eneas en Cartago, evocada, no tal como fue en otro tiempo, sino tal
como es actualmente para Eneas, una especie de sueño trágico inseparable de las
últimas emociones que acaba de experimentar.
El carácter principal del estilo virgiliano en este libro, como en la totalidad del
poema, es una extraordinaria brevedad y rapidez. Procura evitar toda descripción larga;
pero esa concisión va compensada por cierta intensidad en la representación de las ideas
y objetos, efecto que consigue el poeta concentrando la luz sobre pocos rasgos
esenciales para darles particularmente relieve. A lograr esa intensidad va encaminando
el uso abundante de figuras retóricas y estilísticas: la aliteración y el homoioteleuton, la
paronomasia y el sonido imitativo, las antítesis y las imágenes y, en general, todos los
recursos que pueden impresionar a los sentidos. Recordemos sólo a título de ejemplo
algunas imágenes. A Eneas, cuando sube al tejado para ver lo que ocurre en la ciudad, le
parangona con el pastor que contempla desde lejos un incendio o una inundación que
arrasa los sembrados. Androgeo, cogido entre los enemigos, le sugiere la comparación
con el caminante que ha pisado una serpiente. Los griegos irrumpen en el palacio de
Príamo como un río desbordado.
Rasgo saliente del arte literario de Virgilio en este canto es su maestría para
encadenar los diferentes grupos de episodios de manera progresiva y gradual, con
arreglo a la importancia de las acciones, pasando de escenas simples a otras más
complejas. Pero, al mismo tiempo, trata de conseguir la variedad mediante la inesperada
sucesión de las escenas, bien por la introducción repentina de un personaje, bien por la
aparición de un milagro o de un hecho totalmente inimaginable. Con estos recursos
logra concentrar la atención del lector en un nuevo acontecimiento. Pueden servir de
ejemplo la presentación súbita de Laocoonte, de Sinón, de las serpientes, de Venus, etc.
Como es natural, y por razones estilísticas, no se preocupa Virgilio de explicar las
circunstancias secundarias que pudieran aclarar con razones lógicas el porqué de ciertos
acontecimientos, ni le importa tampoco mucho la verosimilitud de la narración, defectos
ambos que le han achacado algunos críticos.
A diferencia de Homero, Virgilio, en los discursos que pone en boca de sus
personajes, trata de conseguir la mayor intensidad y eficacia con el máximo de
brevedad. Estos discursos, que nunca le sirven de pretexto para introducir disgresiones,
sino para hacer progresar la acción, son precisos y claros y están siempre adaptados a
los caracteres, situaciones y circunstancias de las personas que los pronuncian. Sólo es

8
Virgilio.
© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena

amplio el discurso de Sinón, porque así lo requería el fin a que iba destinado, y lo
necesitaba Sinón para presentarse como el modelo de hombre honrado: sincero, pobre,
fiel a los amigos, incapaz de disimulo, contrario a la guerra, víctima de sus
conciudadanos y religiosos.
Otra faceta del arte virgiliano es la gracia admirable con que sabe entrelazar las
acciones divinas con las humanas. Al igual que Sófocles, logra mantener firme la fuerza
inexorable del hado, pero dejando obrar a la psicología de los personajes y haciendo que
conserven su propia independencia de acción.
Las partes fundamentales de esta Iliupersis de Virgilio culminan siempre con la
intervención de la voluntad divina. Sin el prodigio de las serpientes, hubiera resultado
vano el discurso de Sinón. La aparición de Héctor a Eneas es otro signo de la voluntad
divina, y lo mismo hay que decir de la intervención de Venus para salvar al héroe en el
momento oportuno, y del prodigio de la aureola sobre la cabeza de Julo, que hace
definitivamente apresurar la partida.
Retrato de los personajes.
Este segundo libro de la Eneida es uno de los más ricos en figuras humanas.
Cada gran episodio va caracterizado por la aparición de un nuevo personaje en torno al
cual se desenvuelve la acción. Sin embargo, Virgilio, a diferencia de Homero, no suele
hacer una descripción externa o física de sus personajes; le basta con diseñar la imagen
mediante ciertos rasgos distintivos del carácter, y le sirven de instrumento los discursos
que ponen en boca de las personas.
Laocoonte. A este personaje nos lo muestra Virgilio de repente y le describe en pocas
frases:
Primus ibi ante omnis magna comitante caterva
Laocoon ardens summa decurrit ab arce
et procul (dicit) (40-2).
Estas palabras y la acción de lanzar la pica contra el caballo realzan la majestad de su
persona y su impetuosa bravura, que se vuelve a poner de manifiesto cuando, ante la
aparición de las serpientes, todos huyen menos él, que acude en ayuda de sus hijos y,
cuando es atenazado por los reptiles, lanza un horrendo grito semejante a los mugidos
del toro herido junto al altar.
Sinón. Es una creación psicológica de gran perfección, en la que Virgilio hace un
auténtico retrato de fides punica. Es el refinamiento de la mentira, el engaño y el
perjurio; un tipo de traidor perfectamente logrado. Es extraño que un alma delicada y
leal como la de Virgilio haya podido pintar lo odioso sin ningún correctivo. Se puede
suponer que el dulce Virgilio conoció durante su vida falsos hermanos que se
aprovecharon de su sencillez y traicionaron su amistad, dejando afectada su
sensibilidad. También se ha podido traducir recuerdos de su pueblo, que se preciaba de
lealtad y que experimentó la felonía cartaginesa.
Príamo. Es un tipo de soberano noble y generoso, pronto a dejarse arrebatar por los
impulsos de su alma. Con ánimo juvenil se dispone a morir peleando contra los griegos,
que invaden el palacio, y aunque, disuadido por Hécuba, se refugia junto al altar, no
puede soportar que Neptólemo mate delante de él a su hijo, y lanza furioso una pica
contra el enemigo, aun a sabiendas de que le costará esto la vida.
Anquises. Otra figura de anciano venerable, que, fulminado por la cólera divina, se
siente ya desligado de la vida y todo le es indiferente. Sólo una nueva intervención
divina, manifestada por el prodigio de la aureola sobre la cabeza de Julo, le hace
presagiar la gloria futura de su estirpe y le infunde nuevas energías.
Los personajes menores están dibujados también con trazos rápidos y vivos. Así,
vemos retratada en Panto la fidelidad a los deberes sacerdotales; en Androgeo, la súbita

9
Virgilio.
© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena

sorpresa del que se encuentra inopinadamente cercado de enemigos; en Corebo, la
audacia, la estratagema y la lealtad; en Neptólemo, la violencia y la furia heredadas de
su padre Aquiles.
No menos claras, a pesar de sus ligeros rasgos, se nos aparecen las figuras
femeninas. El silencio de Casandra, que pasa rápidamente, rodeada de enemigos, con
el cabello revuelto, las manos atadas y los ojos ardientes vueltos al cielo, expresa sus
sentimientos mejor que un largo discurso. En Hécuba se destaca la firmeza de mujer
fuerte, la añoranza del pasado y la sumisión al destino. Creúsa es la viva imagen de la
esposa fiel y de la madre amorosa.
Eneas. En él ha querido Virgilio concentrar las viejas virtudes de que se preciaba el
mundo romano: virtus, patientia, iustitia, pietas. En este canto segundo resplandece en
Eneas la pietas y la virtus. La pietas, en el viejo sentido nacional (virtud familiar), se
destaca al final del libro en la figura del héroe legendario que lleva sobre sus hombros a
su anciano padre impedido. Es, sin duda alguna, en este gesto donde los antiguos
exégetas vieron, equivocadamente el origen del epíteto épico pius Aeneas. Pero también
resplandece la pietas en su sentido más reciente (deberes para con la divinidad y la
patria); por eso Eneas, héroe protegido de los dioses, es elegido como depositario de los
penates y fundador del culto de la ciudad nueva.
La virtus, cuyo concepto parece haber tomado Virgilio de Cicerón, es la que
inspira a Eneas tentativas de resistencia y tácticas desesperadas. El poeta justifica la
huida del héroe haciendo ver que no le quedaba otro partido que tomar y que su
resolución de abandonar Troya, aniquilada ya, se debe a una orden de los dioses y a que
era preciso salvar a los penates y salvar la futura nacionalidad romana, que de él nacería
en Italia.
Virgilio ha compuesto su Iliupersis con escenas hábilmente tomadas de la
leyenda, pero en la mayoría de ellas no sólo tomadas de la leyenda, pero en la mayoría
de ellas no sólo tomaba parte Eneas, sino que excluían toda intervención directa; por
eso, al introducir Eneas sin modificarlas grandemente, chocaba el poeta con dificultades
y se metía en un callejón sin salida.
Virgilio hubiera podido tomar una de las formas recientes de la leyenda, como la
transmitida por Helánico, pero no quería un arreglo prosaico, sino episodios altamente
poéticos, episodios en los que Eneas no figuraba primitivamente. El poeta quiere
introducir al héroe como protagonista, y se ve obligado a realizar lo imposible.
En la primera parte, desde el verso 13 al 249, Eneas no tiene ocasión de hablar de sí
mismo ni una sola vez en primera persona de singular, apareciendo como simple
comparsa, y así cree, como sus compatriotas, que es auténtica la partida de los griegos;
tampoco interviene en el debate sobre el caballo, pues, en tal caso, debería atraer sobre
sí o la responsabilidad o el castigo divino reservado a Laocoonte. En esta primera parte
encentra, pues, justificación el hemistiquio del verso 5:
quaeque ipse miserrima vidi,
y Eneas aparece como simple testigo ocular.
En la segunda parte (versos 250-558), Virgilio se esfuerza en pasar a Eneas a
primer plano, pero choca también con imposibilidades.
Cuando Héctor advierte a Eneas que todo está perdido, éste empuña
desesperadamente las armas, pero no lleva a cabo nada notable. La idea de disfrazarse
con las armas de los griegos no es de Eneas, sino de Corbeo, y sólo matan a unos
cuantos adversarios obscuros; pero, cuando aparece Ayax y los Atridas, Virgilio los
hace desaparecer, porque no podía enfrentarlos con Eneas, para respetar la tradición de
que Ayax, Menelao y Agamenón sobrevivieron a la toma de Troya. Cuando el héroe
acude a defender el palacio de Príamo, la hazaña de lanzar la enorme torre sobre los

10
Virgilio.
© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena

enemigos es también una sorpresa pasajera y colectiva: convellimus, impulimus. Por
último, asiste como simple espectador a la muerte de Príamo por Pirro (Neoptólemo),
porque así lo narraba la leyenda, y Virgilio no podía cambiar este suceso.
Sólo a partir del verso 559 toma parte activa en los sucesos, aunque el consejo y
la decisión emanan de Anquises, y la acción de Eneas se limita tan sólo a una prudente
retirada para salvar a su anciano padre, a su hijo y a los penates de Troya. Éstos son los
únicos sucesos por los que Eneas podría atribuirse al hemistiquio del verso 6:
quorum pars magna fui.

IMPORTANCIA DE LA ENEIDA EN LA POLÍTICA DE AUGUSTO.
El emperador Augusto, tras acabar con una serie de perturbaciones civiles, había
restablecido la paz y, con ello, había creado el clima propicio para el desarrollo de las
letras. Virgilio había concebido el proyecto de un poema épico nacional, que vinculase a
la familia imperial con Eneas, el héroe que acaudilló a los supervivientes de Troya y
creó, al establecerlos en Italia, los cimientos de la futura Roma. El proyecto virgiliano
agradó sobremanera al emperador.
No se trata de una obra de encargo, que pudiera restringir la libertad del poeta.
Sin embargo, raras veces han coincidido tanto las intenciones de un poeta, los deseos de
un caudillo y las exigencias de un público.
En efecto, los romanos de la época de Augusto no se habían adaptado aún a su
nueva condición de señores del mundo y a la vida de la Roma cosmopolita, capital de
un gran Estado centralizado. Era preciso hallar en su pasado austero una justificación de
su poderío presente. Para practicar los ancestrales ritos religiosos y los usos de tiempos
remotos, debían antes conocerlos. Para proclamarse herederos de un carácter étnico y de
sus tradiciones morales, había que encontrar en todas las generaciones pretéritas, desde
los orígenes de Roma hasta Augusto, el romano-tipo, el hombre de acción, frío, sereno,
enérgico, con dominio absoluto de sí mismo, disciplinado y obediente a la voluntad
divina, superior al hombre griego, inteligente, pero frívolo.
Ahora bien, los griegos contaban con unas tradiciones que se remontaban a las
épocas remotísimas y se imponían por la antigüedad de su raza y por sus pretendidos
orígenes divinos, mientras que la leyenda de la fundación de Roma fechaba ésta tan sólo
siete siglos antes. Al poeta que lograra codificar las virtudes nacionales y encontrar
antepasados remotos a este pueblo de advenedizos, le aguardaba el éxito y la gloria.
Varios poetas lo habían intentado ya, explotando una leyenda, elaborada en la
Magna Grecia, para explicar el antagonismo Roma-Cartago como epílogo de un
desgraciado episodio amoroso entre la reina Dido y el troyano Eneas. Éste era el nexo
que vinculaba a la dinastía de Príamo a los primeros romanos y, gracias a esta invención
oportuna, podía explicarse incluso la conquista de Grecia por los romanos como una
revancha de la destrucción de Troya por los griegos. Si los romanos, descendientes de
los troyanos supervivientes a la destrucción de su patria, poseían virtudes atávicas
extraordinarias, se debía a la fusión con las poblaciones autóctonas de Italia.
Las más ilustres familias romanas se ufanaban de tener a alguno de los
compañeros de Eneas como fundador de su estirpe. Julio César había pretendido
relacionar a la Gens Iulia con Iulus, el hijo de Eneas y, por tanto, con la diosa Venus. El
tema de la Eneida resultaba, pues, no sólo de interés nacional, sino también dinástico:
Roma podía gobernar el mundo y César y sus descendientes estaban predestinados a
gobernar a los romanos. De las ruinas humeantes de Troya, de donde huye un puñado de
esforzados supervivientes, debía nacer un pueblo-rey, capaz de someter al mundo entero
a su imperio soberano. Ése era el designio de los dioses, que habían reservado para

11
Virgilio.
© José Tomás Saracho Villalobos I.E.S. Fernando Robina Llerena

Eneas esa misión providencial, preludio de la misión hegemónica y civilizadora de
Roma.

12