21

DESCRIPCIÓN DE ESPECIES
CLAVES DE IDENTIFICACIÓN
Claves dicotómicas para una rápida y efcaz identifcación de todas las especies de árboles, arbus-
tos y lianas leñosas autóctonas de la Comunidad Valenciana. Por la gran importancia que tienen
aquí los matorrales, también se contemplan aquí arbustillos, matas y matillas de menos de 1 m de
altura, pero con tallos claramente leñosos al menos en la base, así como algunas hierbas de gran
porte más o menos lignifcadas en la base.
Como el objetivo fundamental del libro es contribuir al conocimiento y a la conservación de la
biodiversidad natural de la Comunidad Valenciana, aunque se comenten algunas especies exóti-
cas y/o invasoras, se centra la atención en las especies autóctonas, dedicándose a ellas todo nues-
tro esfuerzo, con detalladas descripciones, fotografías y mapas, recogiéndose todas en las claves.
CLAVE GENERAL
1 Árboles o arbustos con órganos reproductores dispuestos en estróbilos o
conos, no reunidos en fores propiamente dichas; rudimentos seminales
desnudos, en la axila de brácteas, que reciben directamente el polen; hojas
persistentes, lineares, aciculares o escuamiformes; plantas más o menos
resinosas .................................................................................................. GIMNOSPERMAS
1 Árboles, arbustos o hierbas con fores verdaderas, esto es, con los órganos
reproductores (androceo y gineceo) por lo general rodeados de un perianto
de piezas protectoras y/o atrayentes (cáliz y corola), simple o doble; rudimentos
seminales siempre en el interior del gineceo; hojas caducas o persistentes,
de forma muy variada; plantas generalmente no resinosas ................. ANGIOSPERMAS
GIMNOSPERMAS
Clave de familias
1 Arbustos con ramas notablemente articuladas; hojas escuamiformes,
muy reducidas, más o menos parduzcas, nunca imbricadas; dioicas ..... EPHEDRACEAE
1 Árboles o, más raramente arbustos, con ramas no articuladas; hojas lineares,
aciculares o escuamiformes, imbricadas o no, verdes; monoicas o dioicas ........................ 2
2 Hojas opuestas o verticiladas, lineares o escuamiformes ...................... CUPRESSACEAE
2 Hojas más o menos alternas, lineares, aciculares, nunca escuamiformes ............................ 3
3 Semillas agrupadas en frutos relativamente grandes, leñosos (piñas o
estróbilos) ............................................................................................................. PINACEAE
3 Semillas solitarias, rodeadas de una envoltura carnosa de color rojo ............. TAXACEAE
PINACEAE
Familia compuesta por 12 géneros y unas 225 especies de árboles (rara vez arbustos) distribuidas
principalmente por las regiones templadas y frías del Hemisferio Norte. Por lo general poseen
gran valor forestal, en gran parte debido a su resistencia a condiciones edafoclimáticas extremas.
En la Comunidad Valenciana la familia está representada por el género Pinus.
22
Pinus Tourn. ex L.
Género compuesto por 5 especies en la Comunidad Valenciana, de ecologías muy diferenciadas.
Pinus pinea, P. halepensis y, en parte, P. pinaster, son de tierras bajas, mientras que P. nigra y P.
sylvestris son exclusivos de la alta montaña. Árboles admirables por su porte y ecología, son, sin
embargo, poco valorados actualmente, incluso repudiados, debido a las plantaciones masivas que
se realizaron en la segunda mitad del siglo XX, con poco respeto hacia la vegetación autóctona.
Ahora hay una tendencia a la eliminación de estas grandes plantaciones para recuperar los hábitats
naturales. Pero, además de por motivos ecológicos, factores como el desinterés por la resina o
el bajo precio de la madera, hacen que en zonas con escasa pluviometría no sean rentables las
plantaciones de pinos, por lo que también se tiende, bien a naturalizarlas bien a eliminarlas para
recuperar los bosques naturales de Quercus, más productivos ecológica y económicamente. En
las zonas más secas del piso mesomediterráneo de las 3 provincias los bosques mixtos de pinos y
carrascas dominarían el paisaje, en las más húmedas encinares y quejigares, mientras que en las
zonas más térmicas, pinos, coscojas, acebuches y lentiscos se repartirían el territorio, pero no de
forma excluyente, lo más habitual es que aparezcan conviviendo juntos.
Los pinos, en general, tienen dos características que les hacen competir con ventaja casi con
cualquier otra especie arbórea a la hora de recolonizar un terreno recién deforestado. En primer
lugar, son especies helióflas que prosperan bien en suelos desprovistos de vegetación que les
pudiera ensombrecer y, en segundo lugar, su crecimiento es bastante rápido. Como la destrucción
de los bosques naturales, principalmente de fagáceas, por roturaciones, incendios y pastoreo, ha
sido una constante en la historia natural de la región, se ha favorecido la expansión de los pinares
en amplias zonas. Los pinos y pinares son aquí autóctonos, sin duda, pero sin la acción antrópica
tendrían un área mucho más reducida que la actual. No obstante, no debe interpretarse esto como
que sobrevivirían en pequeños puntos. Tras un largo periodo de intensos fríos o sequías, como
los habidos en la última glaciación, o tras grandes incendios naturales, los pinares tendrían una
expansión considerable hasta que lentamente, hace unos 10.000 años, con la llegada del clima
actual, más cálido y húmedo, propició de nuevo el dominio de acebuches, carrascas y quejigos.
La clímax, pues, no es un concepto dogmático en la Naturaleza, ya que ésta, aún sin la acción
del hombre, experimenta procesos dinámicos que motivarán una continua evolución de los
ecosistemas, aunque a veces sea en largos periodos de tiempo, poco apreciables a escala humana.
Otra característica importante de los pinos es su adaptación al fuego que, generalmente les
benefcia, bien por la serotinidad (en Pinus halepensis y P. pinaster) bien porque, en cualquier
caso, reduce la cobertura del sotobosque, eliminando así la competencia. Tras los fuegos de copas,
Pinus nigra, P. sylvestris y P. pinea apenas pueden regenerar en nuestras latitudes; en cambio los
pinos serótinos tienen buena respuesta al fuego mediante una rápida regeneración por semilla.
Así, además del clima, los incendios forestales esporádicos han contribuido históricamente a
favorecer la actual abundancia en nuestra tierra de P. halepensis, la especie más serotina del
género. Los incendios recurrentes suponen para todas las especies del género un peligro especial,
puesto que un segundo incendio antes de que los nuevos pinos formen piñas (8-15 años) puede
acabar con la masa.
1 Copa redondeada característica en los árboles adultos; piñones grandes (15-20 mm),
con ala mucho más pequeña que el cuerpo del piñón y caediza ............................... P. pinea
1 Copa de ovoide a cónica en árboles jóvenes, aplanada y por pisos en los centenarios;
piñones menores de 10 mm, ala más larga que el cuerpo del piñón y persistente ............... 2
2 Piñas cónico-alargadas, con pedúnculo leñoso largo; ramillas cenicientas ..... P. halepensis
2 Piñas ovoideo-cónicas, sésiles o subsésiles; ramillas amarillentas o acastañadas ............... 3
3 Piñas grandes, las más grandes del género en Europa, 8-22 cm de longitud,
con picos de las escamas muy salientes y punzantes; hojas 10-27 cm ................ P. pinaster
3 Piñas mucho más pequeñas, 2-8 cm, con escamas poco o nada salientes ............................ 4
4 Corteza oscura o grisácea en todo el árbol; hojas 8-16 cm; piñas 4-8 cm ................ P. nigra
4 Corteza anaranjada en la parte superior del tronco; hojas 2-8 cm;
piñas 2-6 cm .......................................................................................................... P. sylvestris
23
Pinus pinaster Aiton
Pino rodeno, pino resinero, pino negral (no debería usarse este nombre para evitar confusiones
con Pinus nigra), pino marítimo (otro nombre poco recomendable), pinastre.
Árbol perennifolio, monoico, de 20-30(40) m de altura, de porte irregular en la edad adulta,
quedando la copa situada en la mitad superior del árbol. Cuando joven su aspecto es cónico.
Tronco de hasta 1,5 m de diámetro, derecho, con corteza gruesa pardo-rojiza, negruzca en las
capas externas, muy agrietadas en los ejemplares añosos. Las ramillas son de color marrón claro,
acastañadas, a veces pardo-rojizas. Las ramas nacen en verticilos casi perpendiculares al tronco,
las más bajas a veces algo péndulas, las superiores generalmente arqueado-ascendentes. Hojas
aciculares, semirrígidas, gruesas y largas (10-27 x 0,2-0,25 cm) de color verde oscuro. Nacen en
fascículos de 2, envueltas basalmente por una vaina membranosa. Los conos masculinos nacen
agrupados en la terminación de las ramillas, son largamente aovados (1-3 x 0,4-0,6 cm) de color
anaranjado. Los femeninos forman verticilos de 2 a 3, ovados (2-2,5 cm), rojizos. Estróbilos
sésiles o subsésiles, de forma ovado-cónica, los más grandes del género en Europa (8-22 x 5-8
cm). Escamas con apófsis robusta, muy marcada, piramidal, punzante. En cada una hay dos
piñones, pequeños (6-9 mm) en comparación a su ala que suele ser 4 veces mayor. 2n=24.
Floración: marzo-mayo. Fructifcación: de agosto a octubre del segundo año. Las piñas se
abren para la diseminación de las semillas aprovechando las máximas temperaturas estivales. Las
En la Comunidad Valenciana los pinares ocuparon siempre grandes extensiones durante todo el Cuaternario. En
estos 2 millones de años sus bosques alternan en el tiempo y en el espacio con los de sabinas, robles, quejigos,
encinas y/o acebuches en función de los cambios climáticos provocados por los periodos glaciares e interglaciares.
En la imagen pinares de Pinus nigra en el Portell de l’Infern.
24
piñas pueden permanecer en el árbol durante décadas, cerradas, manteniendo sus piñones fértiles,
a la espera de que altas temperaturas (a veces por encima de 50º C), que en la naturaleza sólo
provoca un incendio, permitan la apertura y diseminación. Esta curiosa estrategia ha sido defnida
como serotinidad y explicaría una antigua adaptación de la especie a los fuegos recurrentes, tan
habituales en la cuenca mediterránea. El grado de serotinidad varía de unas poblaciones a otras al
parecer en función de la tradición pirófta de la zona.
Hábitat. Terrenos generalmente silíceos pero en nuestra tierra aparece con frecuencia sobre
terrenos descarbonatados o bien claramente calcáreos. Entender esta dualidad es muy importante
pues plantaciones con semilla procedente de pinares sobre suelos ácidos han sido un rotundo
fracaso en terrenos calcáreos. Fracasos que no se producirían si se utilizasen más los genotipos
autóctonos de las zonas a reforestar. En altitud aparece desde el nivel del mar hasta unos 1.700 m
en el S de Europa, pero puede llegar hasta los 2.200 m en las montañas atlásicas del N de África.
Prefere climas templados, suaves, pero tolera bien el frío y la sequía. Su rusticidad favorece la
reforestación de áreas degradadas, pero también provoca a veces su descontrolada expansión, por
lo que actualmente está considerada en numerosos países, especialmente en el Hemisferio Sur,
como una de las más peligrosas especies invasoras.
Distribución. Mediterráneo occidental, incluyendo las zonas atlánticas de España, Portugal y
Francia. Pero su expansión se ha potenciado principalmente en la segunda mitad del siglo XX, en
detrimento de otras formaciones forestales. Su óptimo natural en la región estaría en las montañas
silíceas del Sistema Ibérico, en la Muela de Cortes y en otras áreas menores de las provincias de
Valencia y Castellón. Cabe destacar que el taxon presente en la CV es la subsp. escarena (Risso)
K, Richter, distribuída por el Mediterráneo occidental y de óptimo íbero-magrebí. La subsp.
pinaster, bastante distinta morfológicamente y dominante en las cuencas atlánticas, no parece
estar aquí ni siquiera plantada en repoblaciones.
Pinus pinea L.

Pino piñonero, pino doncel, pino real, pi pinyer, pi ver.
Árbol perennifolio, monoico, de 20-30 m de altura. Porte regular, con copa redondeada en
los ejemplares jóvenes y característicamente aparasolada en los adultos (en algunas lenguas
mediterráneas se le conoce como pino parasol), muy densa exteriormente. Tronco de hasta 1,5
m de diámetro, generalmente recto, con ramas sólo en la parte más alta. Corteza gruesa pardo-
grisácea, que se desprende en placas relativamente grandes, dejando al descubierto capas pardo-
rojizas o anaranjadas. Ramas arqueado-ascendentes, las más bajas van cayendo según el árbol
crece hasta quedar sólo en su 1/3 superior. Ramillas pardo-grisáceas. Hojas aciculares, más o
menos fexibles (10-20 x 0,1-0,2 cm) de color verde claro. Nacen en fascículos de 2, envueltas
basalmente por una vaina membranosa. Los conos masculinos nacen agrupados en la terminación
de las ramillas, son largamente ovoideos, subcilíndricos (10-15 x 2-6 mm) amarillentos. Los
femeninos solitarios o en verticilos de 2 ó 3, ovoideos (2-2,5 cm) verdosos primero, luego rojizos.
Estróbilos subsésiles, ovado-globosos (8-14 x 7-10 cm). Escamas con apófsis robusta, marcada,
piramidal, prominente pero no punzante, en cada una hay 2 piñones grandes (15-20 mm, los
mayores del género en la región) con un ala pequeña que se desprende al caer el piñón. 2n=24.
Floración: marzo-mayo. Fructifcación: al tercer año, abriéndose la piña y diseminando los
piñones en ese otoño o en la primavera del cuarto año.
Hábitat. Desde el nivel del mar hasta unos 1.000 m. de altitud. En la Comunidad Valenciana
aparece desde el nivel del mar hasta unos 500-800 m. Tolera bien la sequía y las heladas, si no
son muy intensas y recurrentes. Prefere los suelos sueltos, arenosos y profundos, indistintamente
sobre sustratos calizos o silíceos, aunque parece que prospera mejor sobre estos últimos.
Distribución. Áreas mediterráneas del S de Europa y SO de Asia. En la Comunidad Valenciana
se considera especie autóctona pero no se conocen con precisión poblaciones que puedan
considerarse naturales.
Observaciones. Aunque ha veces se ha planteado el caracter autóctono de este pino,
investigaciones recientes (paleopalinología, antracología) lo muestran presente en casi todo el
25
Pinus pinaster. Izda.: ramilla con hojas y conos masculinos. Dcha.: hojas y estróbilo o cono femenino (piña).
Pinus pinea. Ramillas con hojas y estróbilo (piña).
26
sur de la península Ibérica al menos desde hace unos 24.000 años (Cueva de Nerja, Málaga). En
la Cova de les Cendres (Alicante) aparece desde el Neolítico. Ahora ya se sabe que no solo no
se trajo de oriente como algunos autores han pretendido si no más bien lo contrario. Las costas
mediterráneas de España, Francia e Italia (también del SO de Portugal) actuaron como refugio
glaciar para la especie y, llegado el interglaciar actual, desde aquí se extendió a otras zonas de
Europa. En nuestra tierra existen algunos pies considerados munumentales por la Ley 4/2006 de
Patrimonio Arbóreo de la Comunidad Valenciana, como el Pi de la Torquera de Biar, de 32 m de
diámetro de copa y 1,50 m de diámetro de tronco a 1,30 m de altura.
Algunos pinares interiores de piñonero sobre calizas -sobre todo al N-NW de Alicante- son
repoblaciones de pies injertados sobre P. halepensis, a veces de bastantes hectáreas. Cavanilles ya
hablaba de pinares de piñonero a base de pies injertados, debe ser una práctica bastante antigua.
Pinus nigra J. F. Arnold subsp. salzmannii (Dunal) Franco
Pinus salzmannii Dunal; Pinus clusiana Clemente; Pinus laricio auct.
Pino negral, pino salgareño, pino laricio, pinassa.
Árbol perennifolio, monoico, que puede llegar hasta los 50 m de altura, de porte muy irregular en
los ejemplares adultos, piramidal en los más jóvenes. Tronco de hasta 2 m de diámetro, derecho,
con corteza grisáceo-plateada, que se torna gris oscuro y muy agrietada en los ejemplares más
viejos. Ramas arqueado-ascendentes, en árboles muy viejos tienden a ser horizontales. Ramillas
pardo-anaranjadas. Hojas aciculares, rígidas, delgadas (8-16 x 0,1-0,2 cm), agrupadas en parejas
y rodeadas en la base por una fna vaina membranosa. Conos masculinos subcilíndricos (1,5-2
x 0,5-0,7 cm), subsésiles, de color amarillento, creciendo agrupados hacia la terminación de las
ramillas. Conos femeninos ovoideos, muy cortos (8-15 mm), solitarios o verticilados, de color
rojo. Estróbilos solitarios o en verticilos de 2 ó 3, subsésiles, ovado-cónicos de pequeño tamaño
(4-8 x 2-4 cm). Escamas con apófsis hundida en cuyo centro hay un pequeño apéndice más o
menos saliente. Piñones pequeños (5-8 mm), con ala relativamente grande (15-25 mm).
Floración: marzo-mayo. Fructifcación: entre septiembre y noviembre del segundo año,
abriendo las piñas y diseminándose las semillas en la primavera del tercer año.
Hábitat. Zonas montañosas con precipitaciones anuales relativamente abundantes, con clara
preferencia por los sustratos calcáreos o dolomíticos, y óptimo entre 1.000 y 1.500 m de altitud
en la región y Sistema Ibérico en general, a mayor altitud se enrarece y suele ocupar su nicho
ecológico P. sylvestris. Tolera bien las heladas y nevadas, siendo uno de los pinos mejor adaptado a
las bajas temperaturas propias de la alta montaña mediterránea.
Distribución. Principalmente en el sur de Europa, desde Iberia hasta Crimea y Anatolia. En el N
de África, donde es endémica la subespecie mauritanica (Maire & Peyerimh.) Heywood, es muy
raro. La subsp. salzmannii es endémica del E ibérico y S de Francia.
Observaciones: Es el más longevo de nuestros pinos, habiéndose citado pinos milenarios. En la
Comunidad Valenciana se considera autóctono en las montañas del NO de Valencia e interior de
Castellón.
Pinus sylvestris L.
Pino albar, pino silvestre, pino valsaín, pi roig, rojalet.
Árbol perennifolio, monoico, que puede alcanzar hasta los 20-30(40) m. En los pies adultos el
porte es muy irregular, en los jóvenes es más o menos cónico. Según el hábitat el tronco puede ser
tortuoso o recto, llegando a alcanzar hasta 1,5 m de diámetro. Por vivir en alta montaña su porte
y tronco son frecuentemente modelados por los agentes atmosféricos, presentando habitualmente
formas asimétricas. Corteza característica, debido a su intensa descamación, mostrando un color
anaranjado en la parte superior del tronco y ramas principales. Este color naranja vivo del tronco
permite diferenciar fácilmente a este pino. En la parte inferior del tronco de los ejemplares añosos
27
Pinus nigra. Izda.: ramilla con hojas y conos masculinos. Dcha.: hojas y estróbilo o cono femenino (piña).

n
Pinus pinaster
n
Pinus nigra
n
Pinus pinea. Poblaciones conocidas
con mayor grado de naturalidad.
##
# #
#
##
#
#
##
##
#
#
# ##
# ##
####
# ##
# ###
#####
#### #
### ##
# ####
##
####
####
######
#######
#####
#
# # #
#######
###
# #####
########
# #######
# ## ####
##### #
###### #
## #
# ##
# ####
###### ###
###### # #
#########
## #######
# #######
### #######
# #####
#
#
##
28
la corteza es pardo-negruca y muy agrietada. Ramas más o menos anaranjadas en función del
grado de descamación. Ramillas pardo-grisáceas. Hojas agrupadas en parejas y rodeadas en la
base por una fna vaina membranosa, aciculares, rígidas, muy cortas (3-7 x 0,1-0,2 cm), de color
verde intenso, a veces glaucas. Conos masculinos subcilíndricos (0,6-1 x 0,3-0,4 cm), subsésiles,
de color amarillento, creciendo agrupados hacia la terminación de las ramillas. Conos femeninos
ovoideos, muy cortos (5-10 mm), solitarios o en pareja, de color rojo. Estróbilos solitarios o
en pareja, subsésiles, ovado-cónicos, muy pequeños (2-6 x 2-3,5 cm). Escamas con apófsis
deprimida en cuyo centro hay un pequeño apéndice más o menos saliente. Piñones muy pequeños
(3-5 mm), con ala relativamente grande (12-17 mm). 2n=24.
Floración: mayo-junio. Fructifcación: entre septiembre y noviembre del año siguiente,
abriendo las piñas y diseminándose las semillas en la primavera del tercer año.
Hábitat. En el conjunto de su área europea predomina en zonas frías dominadas por bosques de
coníferas o mixtos con caducifolios, situados en zonas de montaña a altitudes variables según
latitud. En la Comunidad Valenciana no suele bajar de los 1000 m, haciéndose más abundante
cuanto más elevadas son las cotas, sobre todo rondando o superando los 1500 m. Con frecuencia
el pinar albar marca el límite altitudinal del bosque. Se muestra indiferente a los sustratos, pero
necesita un grado de humedad climática y edáfca relativamente alto. No tolera la sequía ni las
altas temperaturas estivales de la mayor parte de la Comunidad Valenciana; en cambio, soporta
muy bien la nieve y las heladas, aunque sean recurrentes.
Distribución. Bandas central y septentrional de Eurasia, llegando por el sur hasta la alta montaña
mediterránea, situándose su límite sur en Sierra Nevada. En la Comunidad Valenciana aparece en
las partes más altas del poniente de la provincia de Castellón y NO de Valencia..
Observaciones: Se han reconocido diversos táxones a nivel infraespecífco. Los pinos albares de
la Comunidad Valenciana pertenecen a la denominada var. iberica Sbov.
Recientemente se ha citado a Pinus x rhaetica Brügger (híbrido entre P. sylvestris y P. uncinata
Ramond ex DC.) en el N de la Counudad Valenciana, en varios enclaves próximos a la cima del
Alto de las Barrancas o Calderón (Puebla de S. Miguel), entre unos 1750 y 1820 m de altitud. Este
taxon se caracteriza por su corteza más grisácea que la de P. sylvestris y, en las partes superiores
menos anaranjada, las hojas por lo general son más oscuras y las piñas con pedicelo más corto (a
veces casi sentadas) y retrorso, es decir, que orientan a las piñas no hacia el apice de las ramillas
sino hacia la parte inferior. Las escamas medias e inferiores de las piñas muestran apófsís muy
ganchudas y retrorsas con ombligo excéntrico (caracter exclusivo de P. uncinata). Para algunos
autores los caracteres desviantes de las hojas podrían deberse a formas termóflas de P. uncinata,
resultado de adaptaciones a la menor altitud y menor humedad ambiental.
Status jurídico. Pinus x rhaetica aparece en el Catálogo Valenciano de Especies de Flora
Amenazadas (Orden 6/2013, de 25 de marzo), en el Anexo III, como “Especie de Flora Vigilada”.
Pinus halepensis Miller
Pino carrasco, pino blanquillo, pino borde, pi blanc, pi bord.
Árbol perennifolio, monoico, con 5-20(30) m de altura. En los pies adultos la copa es irregular,
pero generalmente con aspecto redondeado. Los jóvenes tienen aspecto cónico. Dependiendo del
hábitat el tronco suele ser tortuoso o estilizado, pudiendo alcanzar hasta 1,5(2) m de diámetro.
Pino frecuente en las costas mediterráneas, en las zonas más castigadas por los temporales toma
con frecuencia forma achaparrada, arbustiva. La corteza es cenicienta, blanquecina o argéntea,
característicamente lisa al principio, tornándose de parda a pardo-rojiza y agrietada con la edad.
Ramas y ramillas más delgadas que en otros pinos. Hojas en la terminación de las ramillas,
agrupadas en parejas sobre una especie de vaina que las envuelve en la base. Son de color verde
claro, fexibles y muy delgadas (6-15 x 0,05-0,1 cm). Conos masculinos oblongos (5-8 x 3-4 mm)
amarillentos, agrupados en gran número en espigas cilíndricas de 5-8 cm cerca de la terminación
de las ramillas. Conos femeninos ovoides (5-12 mm), primero verde-rosados, luego violáceos,
largamente pedunculados. Estróbilos característicos por su grueso pedúnculo leñoso de 1-2 cm,
aovado-cónicos (6-12 x 3,5-4,5 cm), alargados, apófsis romboidal casi plana y pequeño apéndice
29
Pinus halepensis. Izda.: ramilla con hojas y conos masculinos. Dcha.: rama con estróbilo o cono femenino (piña).
Pinus sylvestris. Izda.: hojas y conos masculinos. Dcha.: hojas y estróbilo (piña).
30
central romo. Piñones pequeños (5-7 mm) con alas 3-5 veces mas largas que ellos. 2n=24.
Floración: marzo-mayo. Fructifcación: agosto-octubre del segundo año, abriéndose la piña
para diseminar los piñones en la primavera del tercer año.
Hábitat. Aunque indiferente al sustrato, suele aparecer sobre terrenos calcáreos o yesosos. En
ambientes secos y soleados de las comarcas mediterráneas litorales y sublitorales o, cuando
continentales, en zonas de escasa altitud (hasta los 1.600 m en las montañas litorales del SE).
De los pinos ibéricos es el que mejor soporta la sequía y las altas temperaturas, por tanto, es el
más abundante en las costas mediterráneas de la mitad oriental penínsular. En la Comunidad
Valenciana vive desde el nivel del mar hasta los 1000-1400 m.
Distribución. Región Mediterránea. En la Comunidad Valenciana ampliamente distribuido de
forma natural por casi toda la región, a excepción de las partes más altas y frías del NO. Muy
plantado por todo el territorio a gran escala de forma excluyente (masas monoespecífcas). La
rentabilidad maderera es nula, la venta de madera no amortiza los grandes gastos ambientales
y económicos acarreados por su cultivo. Un enfoque más adecuado y productivo debe ser el
de bosque protector, plantando pinos, carrascas, coscojas y otras especies autóctonas, con el fn
principal de frenar la pérdida de suelo, retener la humedad y recuperar la biodiversidad.
Observaciones. Es el más serotino y menos longevo de nuestros pinos, en condiciones naturales
raramente excede los 200 años. Algunos ejemplares son monumentales, como el gran pino de la
Cocinilla, en Aras de los Olmos, de 33,5 m dealtura, o el Pi del Mas dels Capellans, en Alcoy, de
32,7 m. No tan alto pero también monumental por su gran perímetro de tronco, es el Pino de las
Fuentecillas de Utiel, con 6,51 m.
Cada vez más raros, los árboles centenarios se van perdiendo poco a poco. Las intensas talas e incendios de los
últimos siglos han ido acabando con ellos hasta en los rincones más apartados. Este tocón de pino carrasco muestra
unas proporciones que hoy nos parecerán descomunales, pero antiguamente árboles con estas dimensiones eran
normales en nuestros bosques.
31
CUPRESSACEAE
Familia de árboles y arbustos compuesta por unos 20 géneros y aproximadamente 130 especies
distribuidas por todo el planeta. Su dinámica forestal en el Viejo Mundo es compleja, pues reúne
especies muy primitivas que basan su éxito en la longevidad. Nunca se les ha dado mucho valor
forestal, a pesar de que forman bosques y matorrales donde otras especies no pueden y a que las
esencias y resinas de algunas especies se utilizan en la industria, en medicina y en la fabricación
de licores, como la ginebra. Pero son auténticos fósiles vivientes de la fora del Terciario, lo
que justifca plenamente su conservación. En la Comunidad Valenciana está representada por el
género Juniperus.
Juniperus L.
Género representado en la Comunidad Valenciana por 5 especies. Aparecen en ambientes muy
diversos, llegando a veces a ser dominantes en los paisajes donde una conjunción de frío y sequía
difcultan la aparición de otras especies arbóreas.
1 Hojas siempre aciculares ......................................................................................................... 2
1 Hojas de la plántula aciculares, luego prontamente escuamiformes ..................................... 3
2 Haz de la hoja recorrida longitudinalmente por una ancha banda blanca;
arcéstidas negro azuladas en la madurez ............................................................ J. communis
2 Haz de la hoja recorrida longitudinalmente por dos estrechas bandas blanquecinas,
separadas por un nervio central verde; arcéstidas pardo-rojizas, rojizas o
purpúreas .............................................................................................................. J. oxycedrus
3 Margen de las hojas escuamiformes fnamente denticulado; arcéstidas rojizas J. phoenicea
3 Margen foliar no denticulado. Arcéstidas pardo-negruzcas o azuladas ............................... 4
4 Árbol erguido, robusto. Arcéstidas de 6-8 mm .................................................... J. thurifera
4 Arbusto enano, rastrero, que no suele superar 1 m de altura; arcéstidas 4-6 mm ... J. sabina
##
###
####
## ###
## ##
#######
#######
#########
#########
###########
###########
##########
##########
##########
#########
#########
###########
###########
###########
##########
###########
###########
##########
### #######
## ######
### #######
#######
######
######
######
######
# ##
## #
n
Pinus halepensis
n
Pinus sylvestris
n
Pinus x rhaetica
# ##
#####
# ## ##
# # #
# ###
##
##
### #
######
####
##
#

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful