You are on page 1of 5

Teoría de la Justicia

John Rawls
1. La Justicia como Imparcialidad
El Papel de la
Justicia
La justicia es la primera virtud de las instituciones sociales. Niega que la pérdida de libertad
para algunos se vuelva justa por el hecho de que un mayor bien es compartido por otros. Es
la única virtud que reconoce una nota de alteridad.
Lo único tolerable de una teoría errónea es la falta de una mejor, y lo único tolerable de una
injusticia es cuando su necesidad está fundada en evitar una injusticia peor.
Para poder explicar estas proposiciones, es necesario elaborar una teoría de la justicia
empezando por sus principios.
Una sociedad es una asociación más o menos autosuficiente de personas que en sus
relaciones reconocen ciertas reglas de conducta como obligatorias para poder vivir.
Estas reglas están dictadas desde tres órdenes: la ética, la política y el Derecho. La justicia es
objeto de los tres.
Dichas reglas también especifican un sistema de cooperación para que exista una sociedad
ordenada en torno a la promoción del bien y regulada por la justicia a través de la concordia
(cooperación entre personas) y las instituciones.
Hay un conflicto de intereses puesto que las personas no son indiferentes respecto a cómo
han de distribuirse los mayores beneficios.
Se requiere entonces de un conjunto de principios (los de la justicia social) para definir la
distribución apropiada de los mismos (asignar derechos y deberes).
Una sociedad está bien ordenada cuando:
 Hay principios de justicia comunes y conocidos por todos
 Los individuos tienden a la virtud
 Las instituciones satisfacen y garantizan dichos principios
Puede asimismo haber diferentes concepciones sobre la justicia, pero estas pueden estar
todas de acuerdo en que las instituciones son justas cuando no se hacen distinciones
arbitrarias entre las personas al asignarles derechos y deberes básicos.
Sin embargo existen otros problemas a resolver para que la comunidad humana sea viable.
En particular los de coordinación, eficacia y estabilidad.
Objeto de la
Justicia
El objeto primario de la justicia es la estructura básica de la sociedad, o más exactamente el
modo en que las instituciones distribuyen derechos y deberes a través de las leyes, actitudes
y disposiciones.
El ámbito del estudio de Rawls se limita a dos presupuestos:
 El aislamiento de la sociedad política;
 La existencia de una sociedad ordenada.
El autor toma la situación del estado de naturaleza como hipotética. Parte de Locke,
Rousseau y Kant y deja de lado a Hobbes.
Distingue el concepto de justicia en tanto que equilibrio adecuado entre pretensiones
enfrentadas.
La Idea Principal
de la Teoría de
la Justicia
Los principios de la justicia para la estructura básica de la sociedad ordenada son el objeto
del acuerdo original tomado por Rawls como hipótesis. La posición original es el statu-quo
que asegura que los principios sean imparciales.
Los principios fundamentales son, entonces, justos. Y serían inicialmente dos bastante
diferentes:
 La exigencia de igualdad en la repartición de derechos y deberes básicos
 Las desigualdades sociales y económicas solo son justas si producen beneficios
compensadores para todos –y en particular para los más desfavorecidos de la
sociedad.
Una vez establecidos los principios fundamentales, esta situación de justicia debe
mantenerse a través de una norma (constitución) y luego de darse una autoridad
parlamentaria, los individuos se auto-adscriben a la sociedad por sí mismos.

La Justicia como
Imparcialidad
Volviendo a los principios, su disparidad da lugar a la denominación de “justicia como
imparcialidad”. Por un lado la igualdad que refleja un desinterés de los bienes ajenos y por
otro la eficiencia o utilidad que deben generar las desigualdades sociales.
Esto lleva a una conexión de la teoría de la justicia con la de la elección racional a fin de
resolver esta situación dispar. Esto se logra eliminando aquellos principios que apuntaran
hacia una aspiración particular. Para la determinación de la situación predilecta, Rawls
asume que no hay ninguna apelación a la evidencia, ya que una concepción de la justicia
nunca puede deducirse de principios evidentes sino que por el contrario su justificación es
cuestión del mutuo apoyo de muchas consideraciones.
Por otro lado ciertos principios se dan por justificados porque habría consenso sobre ellos
en una situación inicial de igualdad.
El Utilitarismo
Clásico
Desde su postura de la justicia como imparcialidad, Rawls emprende una crítica tanto al
utilitarismo como al intuicionismo.
Surge aquí una temática de índole kantiana: los principios de justicia se nos presentan
como valores, no se trata de una cuestión de eficiencia o de intuición sino de una jerarquía
de principios. Hay que explicar desde el “deber ser”, no desde el “ser”.
El utilitarismo muestra dos problemas sobre la distribución igualitaria:
 No le explica al hombre cómo distribuir esa maximización de beneficios
 La ley o el legislador se convierten en meros administradores de eficiencia –a la
manera de un “gerente de empresa”
Algunos
contrastes
relacionados
Mientras que la doctrina contractual acepta nuestras convicciones acerca de la prioridad
de la justicia como correctas –en general-, el utilitarismo pretende explicarlas como una
ilusión socialmente útil.
Mientras el utilitario hace extensivo a la sociedad el principio de elección individual, la
justicia como imparcialidad supone que los principios de elección social y, por ende los de
justicia son objetos de un acuerdo original.
La eficacia utilitarista se centra en la generación de riquezas que van a concentrarse en una
minoría. Finalmente, el capital descansa en aquellos que ostentaron su crecimiento. La
maximización está por encima de la justicia.
Respuesta: hay que atemperar ese principio de la eficacia, a través del principio de la justa
igualdad de oportunidades que promueve la democracia moderna: moderando las clases
aristocráticas.
Hoy el concepto de aristocracia se encuentra corrompido y define a cierta élite que
pretende emplear la gestión gubernativa para incrementar su poder y recursos
económicos.
Intuicionismo
El intuicionismo es la doctrina que mantiene que existe una familia irreductible de
primeros principios que tienen que ser balanceados unos con otros preguntándonos qué
equilibrio es el más justo según nuestro juicio. Surge a partir de allí una potencialidad de
conflictos.
Hay varios tipos de intuicionismo. El intuicionismo de sentido común toma la forma de
grupos de preceptos que se aplican a problemas particulares de la justicia –no establecen
reglas de prioridad o jerarquía.
La concepción de sociedad justa planteada por Rawls es de tipo intuicionista en el sentido
de que no proporciona ninguna norma de prioridad que determine como deben
equilibrarse los principios de utilidad y de distribución.
El Problema de la
Prioridad
El intuicionismo plantea la pregunta de hasta qué punto es posible dar una explicación
sistemática de nuestros juicios acerca de lo justo y lo injusto.
Sostiene que no puede darse ninguna respuesta al problema de asignar valores a los
principios competitivos de la justicia (hay que confiar en nuestras capacidades intuitivas).
Por otro lado, el utilitarismo clásico trata de evitar el recurso a la intuición: el ajuste de
valores se resuelva remitiéndose al principio de utilidad.
Ambos sostienen que nuestros juicios morales son implícitamente utilitarios. Ante una
colisión de preceptos, no tenemos otra alternativa que adoptar el utilitarismo.
Uno de los grandes atractivos de la doctrina clásica es que encara el problema de la
prioridad y trata de no depender de la intuición.
En la justicia como imparcialidad se limita el papel de la intuición de varias maneras:
 Los principios de la justicia son producto de cierta situación de elección racional
en la posición original;
 Ningún principio puede intervenir a menos que los colocados previamente hayan
sido plenamente satisfechos o no sean aplicables. Los situados anteriormente
tienen valor absoluto y se mantienen sin excepción;
 También puede reducirse la dependencia de la intuición planteando cuestiones
más limitadas y sustituyendo el juicio moral por el prudencial.
La tarea consiste no en eliminar totalmente la dependencia de los juicios intuitivos sino en
reducirla.
En síntesis, Rawls plantea que la justicia como imparcialidad debe estar compuesta a la
manera de una jerarquía de principios, a saber:

Algunas
Observaciones
Acerca de la
Teoría Moral
Naturaleza de la Teoría Moral: Podemos pensar en principio, que la teoría moral es el
intento de describir nuestra capacidad moral, o en el caso presente, podemos creer que
una teoría de la justicia describe nuestro sentido de la justicia. “Lo que se requiere es una
formulación de un conjunto de principios que, al ser conjugados con nuestras creencias y
conocimientos de las circunstancias, nos condujesen a formular estos juicios junto con las
razones en que se apoyan.
Equilibrio Reflexivo: La justicia como imparcialidad es la hipótesis de que los principios que
serían escogidos en la posición original son idénticos a aquellos que corresponden a
nuestros juicios madurados y que por tanto, describen nuestro sentido de la justicia. =>
deberían de estar sujetos a ciertas irregularidades y distorsiones. El equilibrio reflexivo es
el punto de llegada en la reflexión, eventualmente tras de un proceso de revisión o de
ajuste recíproco, cuando los principios proclamados y los juicios pronunciados coinciden.
Deberíamos considerar una teoría de la justicia como un marco orientador diseñado para
enfocar nuestra sensibilidad moral y para colocar delante de nuestras facultades intuitivas
cuestiones más limitadas y manejables para ser juzgadas.





Principios
tendientes a los
deberes
naturales.
Tendencia a la
Igualdad
Concepción de las clases
dirigentes
Expectativas de bienes sociales primarios
(Base de cualquier concepción de justicia)
2. Los Principios de la Justicia
Instituciones y
Justicia Formal
Objeto primario de los principios de justicia: estructura básica de la sociedad, es decir, la
disposición de las instituciones sociales en un esquema de cooperación.
Institución: sistema público de reglas que define cargos, posiciones, deberes, derechos,
poderes, inmunidades, etc. Pueden pensarse de dos maneras; como un sistema abstracto,
es decir, como una posible forma de conducta expresada mediante un sistema de reglas; y
como la realización de las acciones especificadas por estas reglas.
El carácter público de las reglas de una institución, asegura que quienes participan en ella
sepan que limitaciones de conducta pueden esperar de otros, y que acciones son
permisibles.
Justicia Formal: administración imparcial y congruente de las leyes e instituciones. Es la
obediencia al sistema, la adhesión a principios.
Justica Sustantiva: es el deseo de observar imparcial y consistentemente las reglas, de
tratar de modo semejante casos semejantes, y de aceptar las consecuencias de la
aplicación de las normas públicas.
Dos Principios de
Justicia
Primero: Cada persona ha de tener un derecho igual al esquema más extenso de
libertades básicas que sea compatible con un esquema semejante de libertades
para los demás.
Segundo: Las desigualdades sociales y económicas habrán de ser conformadas de
modo tal que a la vez que: a) se espere razonablemente que sean ventajosas para
todos; y b) se vinculen a empleos y cargos asequibles para todos.
Estos principios, se aplican primeramente a la estructura básica de la sociedad, y rigen la
asignación de derechos y deberes regulando la distribución de las ventajas económicas y
sociales.
Para su aplicación, suponemos que la estructura social consta de dos partes: a) aspectos
del sistema social que definen y aseguran las libertades básicas individuales (Principio de
Libertad) y b) distribución del ingreso y riqueza y formar organizaciones que hagan uso de
las diferencias de autoridad y formar cadenas de mando (Principio de Diferencia).
 Los principios están ordenados lexicográficamente, es decir, las violaciones a las
libertades básicas iguales, no pueden ser justificadas ni compensadas por mayores ventajas
sociales o económicas.
La concepción general de justicia, no impone restricciones respecto al tipo de
desigualdades que son permisibles, únicamente exige que mejore la posición de cada uno.
Interpretaciones
del Segundo
Principio
El segundo principio tiene dos sentidos:

“Igualmente Asequible”
“Ventaja para Todos”
Principio de Eficiencia Principio de Diferencia
Igualdad como
posibilidades abiertas a las
capacidades
Sistema de Libertad
Natural
Aristocracia Natural
Igualdad como igualdad de
oportunidades equitativas
Igualdad Liberal Igualdad Democrática

Sistema de Libertad Natural: principio de la eficiencia (Optimalidad de Pareto) aplicado a
las instituciones, con un sistema social abierto.
Igualdad Liberal: intenta mitigar la influencia de las contingencias sociales y de la fortuna
natural y sobre las porciones distribuidas. Para alcanzar este fin es necesario imponer
nuevas condiciones estructurales al sistema social.
Aristocracia Natural: No se hace ningún intento por regular las contingencias sociales que
vaya más allá de lo requerido por la igualdad formal de oportunidades; pero las ventajas de
las personas con mayores dones naturales, habrán de limitarse mediante aquellas que
promueven el bien de los sectores más pobres de la sociedad



La Igualdad
Democrática y el
Principio de
Diferencia
Las expectativas más elevadas de quienes están mejor situados son justas si y solo si
funcionan como parte de un esquema que mejora las expectativas de los miembros menos
favorecidos de la sociedad.
El principio de diferencia es el equivalente al criterio maximin utilizado en economía, que
es una regla para escoger bajo una gran incertidumbre, se aplica a la estructura básica a
través de los individuos representativos, cuyas expectativas estarán fijadas por un índice de
bienes primarios.
Igualdad de
Oportunidades y
Justicia
Puramente
Procesal
2° parte del segundo principio: Principio Liberal de la justa igualdad de oportunidades.
La idea intuitiva es estructurar el sistema social de modo tal que, sea cual fuere su
resultado, éste sea siempre justo, al menos mientras se mantenga dentro de cierto ámbito.
Esta idea se contrapone con la de justicia procesal perfecta e imperfecta.
Justica Procesal Perfecta: Existe un criterio independiente de lo que es una división justa +
un criterio definido previa y separadamente del procedimiento + procedimiento que
produzca con certeza el resultado deseado.
Justicia Procesal Imperfecta: Existe un criterio independiente para el resultado correcto +
no hay procedimiento factible que conduzca a él con seguridad.
Justicia Procesal Pura: No hay un criterio independiente para el resultado debido, y existe
un procedimiento justo tal que el resultado sea correcto.
Los Bienes
Sociales
Primarios como
Base de las
Expectativas
El principio de la diferencia trata de establecer una base objetiva para las comparaciones
interpersonales => Se hacen en función de expectativas de bienes sociales primarios.
Bienes Sociales Primarios: derechos, libertades, oportunidades, poderes, ingresos y
riqueza.
Las libertades y las oportunidades son definidas por las reglas de las principales
instituciones y la distribución del ingreso y de la riqueza está regulada por ellas.
-> Sirven para satisfacer los planes racionales de las personas.
Las Posiciones
Sociales
Pertinentes
Al aplicar los dos principios de justicia a la estructura básica de la sociedad, se adopta la
posición de ciertos individuos representativos y se considera cómo ven el sistema social.
¿Con qué principio hay que identificar a estas posiciones?
Cada persona tiene dos posiciones pertinentes: