You are on page 1of 20

Las mujeres en el Evangelio de Lucas

Adela Ramos
Resumen
El tercer evangelista ha utilizado las tradiciones sobre mujeres inscribiéndolas en
el plan arquitectónico de su obra, creando paralelismos y contrastes que ponen en
evidencia a las figuras femeninas. En este accionar, surgen tres ejes principales,
según Lucas, que conciernen directamente a las mujeres el primero tiene que ver
con el deseo de !ios de hacer que las mujeres sean protagonistas directas en la
historia de la salvación. El segundo eje se manifiesta a través del trato de "esús
con las mujeres. El tercer eje emana del compromiso de fe de las mujeres
lucanas, quienes aun asumiendo los roles socio#religiosos propios de su cultura,
aceptan los retos que implica el escuchar la palabra y el ponerla en pr$ctica.
%bstract
&he third evangelist has used the traditions about 'omen by 'riting them into the
architectonic plan of his 'or(, by 'ay of creating parallelisms and contrasts 'hich
highlight the role of the feminine figures. )y proceeding in this 'ay three principal
focal points arise 'hich, according to Lu(e, directly concern the 'omen the first
deals 'ith *od+s desire to ma(e the 'omen direct protagonists in the history of
salvation. &he second focal point manifests itself in the 'ay that "esus treats the
'omen. &he third focal point emanates from the faith commitment of the 'omen in
Lu(e 'ho, even though they accept the socio#religious roles imposed by their
culture, accept the challenges implied in listening to the 'ord and putting it into
practice.

1. Un dato textual
El interés por las mujeres lucanas proviene esencialmente de un dato te,tual la
obra doble de Lucas -El Evangelio y los .echos/ contiene m$s te,tos que evocan
mujeres que todo otro escrito del 0uevo &estamento. %un m$s, el Evangelio de
Lucas contiene m$s de veinte referencias a mujeres que no encuentran paralelo
en los otros evangelios. Esto ha hecho que algunos consideren a Lucas como el
1evangelista de las mujeres2 .
34ignifica esto que el evangelio de Lucas es m$s favorable a las mujeres que los
otros evangelios5 La respuesta a esta pregunta no es un$nime y difiere según la
simpat6a o la familiaridad que se tenga con uno u otro evangelio.
1.1 El Evangelio de Mateo. 7uienes se interesan de preferencia en el primer
evangelio. 8onsideran que éste es el m$s favorable a las mujeres por las razones
siguientes
9. :ateo incluye en la genealog6a de "esús el nombre de cuatro mujeres,
mientras que Lucas no las menciona -:t 9.;, <, 9=> cf. Lc ;.?;#;@/
?. :ateo contempla la posibilidad del divorcio -:t 9A.9#A> cf. :c 9B.9#9?/.
Lucas no ofrece esta posibilidad.
;. :ateo corrige el silencio de las mujeres marcanas en el episodio de la
tumba vac6a -:c 9=.9#@/ y, contrariamente a Lucas, las mujeres mateanas
se benefician de la visión y de las palabras del Cesucitado quien les pide
que lleven la noticia de la resurrección a los once. 8osa que ellas har$n a
toda prisa -:t ?@.9#9B> cf. Lc ?D.9#9?/.

1.2 El Evangelio de Marcos. 7uienes dan prioridad al segundo Evangelio
seEalan b$sicamente tres argumentos
9. 4iendo el m$s antiguo, el Evangelio de :arcos es m$s fiable en cuanto a
los datos referentes a las mujeres que él evoca.
?. :arcos es el primero en afirmar la participación de mujeres como disc6pulas
de "esús -:c 9<.DB#D9/.
;. La afirmación cristológica de la mujer que unge a "esús en )etania -:c
9D.@#A/ es un te,to fundamental que Lucas omite.

1.3 El Evangelio de Juan. Este ser6a el m$s favorable a las mujeres porque
9. En él se asocia a :ar6a la madre de "esús, al primer signo del ministerio de
"esús en 8an$ -"n ?.9#9?/ y se seEala su presencia al pie de la cruz -"n
9A.?<#?F/.
?. E,pl6citamente, "uan da testimonio de la acción de mujeres como
proclamadoras del mensaje mesi$nico -"n D.?A, ;A/.
3. El Evangelio de "uan da el privilegio de la primera aparición y conversación
de "esús Cesucitado en e,clusividad a :ar6a de :agadala -"n ?B.99#9@/.
D. Los di$logos entre "esús y las mujeres juaninas son ricos y las mujeres se
presentan como verdaderas teólogas -"n 99.9F#?F/.

Este brev6simo recorrido muestra que no es prudente afirmar que un evangelio sea
m$s favorable a las mujeres que otro. Grimero, porque las mujeres evocadas en
los cuatro evangelios no siempre son las mismas. 4egundo, porque ellas son
presentadas según los énfasis teológicos o doctrinales que cada evangelista le da
a su obra. &ercero, porque las diversas interpretaciones dependen de la elección
de los te,tos, del tipo de lectura que se aplique a estos te,tos, de los destinatarios,
del punto de vista que se adopte y de la instrumentalización utilizada en el an$lisis
de estos te,tos.
Hncluso para la obra doble de Lucas, no hay consenso y las posiciones pueden ser
controvertidas. En ese sentido, se podr6an seEalar dos tendencias mayores en la
interpretación de las referencias a mujeres en la obra de Lucas a/ la tendencia
niveladora que considera la obra del tercer evangelista como favorable a las
mujeres y b/ la tendencia 1cr6tica2 que considera Lucas y .echos como hostiles a
las mujeres.
9. La tendencia niveladora ve en el número impresionante de mujeres
evocadas y en su relación con "esús -el Evangelio/ o con la palabra
anunciada -los .echos/ el atestado por parte de Lucas, de la voluntad
salvadora y liberadora de !ios con relación a las mujeres > o el testimonio
de las relaciones igualitarias que caracterizaban el movimiento de "esús o
la iglesia primitiva, heredera de las enseEanzas de "esús > o bien, el gran
é,ito de la proclamación cristiana entre las mujeres.

9. La &endencia cr6tica ve en la recensión de Lucas, un te,to peligroso . %s6,
interpretando los datos o las eventuales lagunas del te,to, ven en la
caracterización de las mujeres lucanas, la voluntad del autor de 1volverlas
invisibles2 o de 1controlarlas2. Lucas estar6a sirviendo a intereses
1androcéntricos2 .
% decir verdad, el te,to de Lucas se puede prestar para las dos interpretaciones ,
positiva o negativa, pues toda lectura selecciona ciertos aspectos del te,to y oculta
otros.
%hora bien, referirnos a las mujeres del Evangelio de Lucas para definir si este
Evangelio es m$s o menos favorable a las mujeres que los otros evangelios o para
determinar si su autor est$ a favor o en contra de las mujeres, o bien para
argumentar si su autor es hombre o mujer, ser6a limitar su importancia.
En realidad, uno de los mayores intereses de las referencias a mujeres en Lucas
reside, por una parte, en su abundancia, y por otra, en el hecho de que las
referencias han sido consideradas como unidades fundamentales de una
composición literaria unitaria en la que forma y contenido son indisociables. !esde
este punto de vista se puede afirmar que en el Evangelio de Lucas, las referencias
a mujeres figuran entre los elementos que el autor ha articulado para crear
contrastes, correspondencias y paralelos entre el Evangelio y los .echos, entre
secciones del Evangelio, entre per6copas, entre personajes. Hncluso Lucas utiliza
las referencias a mujeres para poner en paralelo, de manera sistem$tica, los
personajes femeninos y los personajes masculinos del relato, al punto de constituir
una sub#estructura literaria que podr6a denominarse 1par femenino#masculino2.
La formación de estos pares es parte de ese trabajo lucano de composición que,
aplicando la técnica literaria del balanceo o del paralelismo -sun(r6sis/, se propone
armonizar, combinar, oponer yIo contrastar elementos estil6sticos, estructurales,
tem$ticos, conceptuales o bien los personajes de un relato. J todo esto con el fin
de servir de soporte al mensaje teológico cuyo núcleo fundamental es "esucristo
4eEor y 4alvador del mundo.
8omprobemos dicha paridad a través de una serie de te,tos del Evangelio.
1. Pares femenino-masculino en el Evangelio de Lucas.

1. Los relatos de la infancia Lc 1.!-2.!2"
9. !os anuncios de nacimiento
?. a Kacar6as -Lc 9.<#?@/
;. a :ar6a -Lc 9.?=#;@/

9. !os c$nticos
?. el de :ar6a -Lc 9.D=#<=/
;. el de Kacar6as -Lc 9.=F#FA/
9. !os profetas hablan del niEo "esús, el :es6as
?. 4imeón -Lc ?.?<#;</
;. %na -Lc ?.;=#;@/

1. El Ministerio de Jes#s en $alilea Lc %.1%-&.!'"
9. !os paganos tomados como ejemplo por "esús
?. la viuda de 4arepta -Lc D.?<#?=/
;. 0aam$n el 4irio -Lc D.?F/

9. !os sanidades#liberación
?. la del hombre con esp6ritu impuro -Lc D.;9#;F/ y I I/
;. la de la suegra de Gedro -Lc D.;@#;A y I I/
9. !os listas de disc6pulos de "esús
?. la de los doce -Lc =.9?#9A y I I/
;. la de las mujeres que siguen a "esús desde *alilea -Lc @.9#;/

9. !os padres probados y dos niEos arrebatados de la muerte
?. la viuda de 0a6n y su hijo -Lc F.99#9F/
;. "airo y su hija -Lc @.DB#D?, DA#<= y I I/
9. !os perdonados
?. el paral6tico -Lc <.9F#?= y I I/
;. La mujer que unge a "esús -Lc F.;=#<B/

1. El viaje de Jes#s a Jerusal(n Lc &.!1-1&.2)"
9. !os peticiones hechas a "esús
?. la de :arta -Lc 9B.;@#D?/
;. la del disc6pulo anónimo -Lc 99.9#D/

9. !os par$bolas sobre el Ceino de !ios
?. la del grano de mostaza -Lc 9;.9@#9A y I I/
;. la de la levadura -Lc 9;.?B#?9 y I I/
9. !os par$bolas sobre el gozo de encontrar lo perdido
?. la de la oveja perdida -Lc 9<.;#F y I I/
;. la de la moneda perdida -Lc 9<.@#9B/

9. !os im$genes sobre 1el d6a del .ijo del .ombre2
?. dos -hombres/ en una cama -Lc 9F.;D y I I/
;. dos -mujeres/ moliendo -Lc 9F.;< y I I/
1. Los relatos de la *asi+n, muerte - resurrecci+n de Jes#s Lc
22.1-23 !.a"

9. &estigos que reconocen a Gedro
?. una sirvienta -Lc ??.<=#<F/
;. dos hombres -Lc ??.<@#=B/
9. !isc6pulosIas que siguen a "esús en el camino hacia el
18r$neo2
?. 4imón de 8irene -Lc ?;.?= y I I/
;. unas mujeres de "erusalén -Lc ?;.?Fb#?A/

9. &estigos de la sepultura de "esús
?. "osé de %rimatea -Lc ?;.<B#<;/
;. las mujeres de *alilea -Lc ?;.<<#<=/
9. !isc6pulos concernidos por la resurrección de "esús
?. las mujeres de *alilea -Lc ?D.9#@, 9B/
;. los 1Lnce y todos los dem$s2 -Lc ?D.A, 99#9?/

En esta lista de pares femenino#masculino, se observa que
9. Hndependientemente de las fuentes utilizadas y de los géneros literarios
empleados, la paridad femenino#masculino aparece como una constante en
el Evangelio de Lucas. :ujeres y hombres figuran paralelamente y en
alternancia como protagonistas en relatos de sanidad, de controversia, de
milagro, de conversión, de anuncio, en par$bolas, en cantos, en te,tos de
car$cter profético y otros. Esta paridad sirve para estructurar el relato
lucano, para transmitir o apoyar el mensaje, para equilibrar datos, e incluso,
para poner en evidencia a las mujeres>

9. Estos pares son diversos y pueden surgir de la coordinación de dos
términos, de la yu,taposición de enunciados o de episodios en una misma
per6copa, de la correlación tem$tica y o formal entre dos relatos, de la
caracterización antitética de dos personajes.
Meamos pues, como funciona al menos uno de estos pares femenino#
masculino y la importancia que tiene para la comprensión de los roles que juegan
las mujeres lucanas.
1. /0 los 1oce 2" - algunas mujeres3

El pasaje de Lucas @.9#; donde el evangelista seEala que "esús recorr6a las
ciudades y los poblados predicando y anunciando la buena noticia del Ceino de
!ios -v. 9/ presenta un par femenino#masculino que resulta de la conjunción de
dos nominativos, uno refiriéndose a los !oce y el otro a un grupo de mujeres
cuyas caracter6sticas principales son, según ese te,to, haber sido sanadas de
esp6ritus malos y de enfermedades> haber servido a "esús y su movimiento con
sus bienes -v. ?/ y haber acompaEado y seguido a "esús en el anuncio del
Evangelio -v.9/. Entre estas mujeres cuyo número no se ha precisado -polla6/, tres
son evocadas por sus nombres :ar6a de :agdala , "uana y 4usana.
1. La evocaci+n de los /1oce3

% la mención de los !oce en Lucas @.9, antecede la de Lucas =.9?#9< donde este
término aparece por primera vez en el tercer evangelio designando al grupo
restringido de disc6pulos escogidos por "esús -Lc =.9;, cf. .ech 9.?/ y evocados
en ese te,to por sus nombres -doce nombres, Lc =.9D#9<, cf. .ech 9.9;/ a
quienes, según Lucas, "esús les dio el nombre de apóstoles -Lc =.9;, cf. :t 9B.?>
:c ;.9D/
Este grupo masculino de disc6pulos acompaEar$ a "esús a lo largo de su
ministerio terrestre -8f. .ech 9.?9/. Ellos ser$n los principales responsables de la
misión -Lc A.?, cf. :t 9B.9> Lc ?D.D=#D@> .ech 9.@/ y es a ellos a quienes Lucas va
a conceder el privelegio de los encuentros y las conversaciones con el Cesucitado
-Lc ?D.;=> .ech 9.;/.

1. El contexto
Estas dos listas de mujeres y de hombres se constituyen en puntos de referencia
del plan arquitectónico de la obra de Lucas su conte,to precedente y siguiente es
an$logo y varias elementos de su contenido corresponden entre s6
9. el rol importante de los fariseos -Lc =.F I I F.;=#DF/ y escribas -Lc =.F y
quiz$ F.DA/>
?. la evocación del tema de la salvación -Lc =.A I I F.<B/>
;. la mención de una gran multitud de sus disc6pulos y del pueblo -Lc =.?B I I
@.A#9B/ provenientes de diversas regiones -Lc =.9F I I @.D/, que se congrega
alrededor de "esús para escucharle y para ser sanada por Nl.

En el plano formal también se pueden seEalar algunas correspondencias
9. cada una de esas concentraciones de personas va seguida de un discurso
de "esús -Lc =.?B#DA I I @.D#?9/ destinado prioritariamente a sus disc6pulos
-Lc =.?B I I @.A#9B/>
?. en cada uno de los discursos, "esús enseEa por medio de par$bolas -Lc
=.;A I I @.D/>
;. esos discursos terminan aludiendo al tema de la importancia de escuchar la
palabra de !ios y de ponerla en pr$ctica -Lc =.DF#DA> @# 9A#?9/. Ese tema
va seguido en cada caso por una acción milagrosa de "esús la sanidad del
esclavo del centurión en Lucas F.9#9B y la tempestad calmada en Lucas
@.??#?<.
4e puede constatar entonces, que esas dos listas de nombres est$n inmersas en
una lógica formal narrativa similar. !icho de otra manera, ellas se inscriben en una
secuencia de relatos constituyendo secciones paralelas del Evangelio.
1. 4sociaci+n - alternancia de disc5*ulos 6om7res - mujeres.

En tres ocasiones, Lucas asocia esos dos grupos de disc6pulos y sus nombres son
evocados de manera alternada.
8exto Los disc5*ulos Las disc5*ulas
Lucas ..12-1.9
Elección de los !oce

!esignados por sus
nombres -doce nombres/
OOOOOOO..
Lucas :.1-139
En misión itinerante

Evocados como 1los !oce2

!esignadas por sus
con "esús nombres :ar6a de
:agdala, "uana, 4usana “y
muchas otras”.
Lucas &.1-2
Enviados a la misión

Evocados como 1los !oce2.
Ellos son enviados a
proclamar el Ceino de
!ios, con autoridad y poder
para e,pulsar demonios y
para sanar toda
enfermedad

OOOOOOO..
Lucas 1:.31-339
%nuncio de la pasión

Evocados como los !oce.
"esús les anuncia por
tercera vez su pasión

Cf. Lc 24.6-7 “Acordaos de
lo que os habló, cuado
a! estaba e "al#lea,
d#c#edo$ es ecesar#o que
el %#&o del %ombre sea
etre'ado e maos de
hombres (ecadores, y que
sea cruc#f#cado, y resuc#te
al tercer d)a”.
Lucas 23.%&9
La crucifi,ión de
"esús

OOOOOOOO

Evocadas como “Las
mu&eres que le hab)a
se'u#do desde "al#lea”.
Lucas 23.!!-!.9
"esús es sepultado

OOOOOOOO

Evocadas como “Las
mu&eres que hab)a *e#do
co +l desde "al#lea”.
Lucas 2%.1-129
En la tumba vac6a

OOOOOOOO

Evocadas por sus
nombres ,ar)a de
,a'dala, -uaa, ,ar)a de
-acobo, “y las dem.s co
ellas”
0 luego
Evocados como los “/ce
y todos los dem.s”

Lucas 2%.22-2%9
Ceporte de los últimos
acontecimientos

“al'uos de los uestros”

“uas mu&eres de etre
osotros”
;ec6os 1.12-1%9
En el aposento alto

!esignados por sus
nombres -once nombres/

Evocadas como “al'uas
mu&eres”. Pn solo nombre
:ar6a la madre de "esús
quien hasta ese momento
no hab6a sido asociada por
Lucas, a este grupo de
mujeres.

!el cuadro anterior se desprenden las siguientes observaciones
9. % nivel de la estructura del relato, se nota que esos dos grupos de
disc6pulos sirven no solo para enmarcar el ministerio de "esús, sino también
para tejer el relato de ese Evangelio.
?. Las mujeres est$s asociadas activamente a la misión itinerante de "esús a
través de ciudades y aldeas y son beneficiarias y testigos del anuncio de la
buena noticia del Ceino de !ios -Lc @.;/.
;. Ellas aparecen vinculadas a los anuncios de la pasión y estar$n presentes
en el momento de la crucifi,ión y de la sepultura de "esús, en la tumba
vac6a el domingo de Cesurrección y en el aposento alto, en espera de la
realización de la promesa del Esp6ritu 4anto.

%s6, de ese cuadro se deriva otro que asocia los disc6pulos -varones/ y las mujeres
disc6pulas al ministerio de "esús.
;om7res ;om7res - mujeres Mujeres
Elección de un c6rculo
restringido -apóstoles/

Groclamación del Ceino
de !ios por "esús

Env6o en misión
%nuncio -s/ de la pasión
de "esús

8rucifi,ión de "esús
4epultura de "esús
La tumba vac6a
Misión del 1Miviente2 y
designación de los
testigos

En espera del Esp6ritu
4anto

4e puede constatar que aunque la responsabilidad y la organización de la misión
le corresponden a los !oce -Lnce/, Lucas afirma la presencia y la participación
activa de las mujeres en los acontecimientos fundadores y constitutivos del
(erigma.

1. /2- no les cre5an3
!os de los nombres femeninos evocados en la lista de Lucas @.?#; vuelven a
aparecer en Lucas ?D.9B. &ambién all6, esos nombres est$n asociados al grupo
restringido de disc6pulos -hombres/ de "esús. 4e trata de los nombres de :ar6a de
:agdala y de "uana, a los cuales se agrega el de :ar6a la de "acobo . Esas
mujeres y “las otras2 son las primeras en recibir el mensaje de la resurrección de
"esús -Lc ?D.<#=/, en ser testigos oculares de la tumba vac6a -Lc ?D.?#;/ y en
llevar y difundir, por iniciativa propia, la noticia concerniente a la resurrección de
"esús -Lc ?D.A/.
% diferencia de Lucas, los sinópticos no reportan la reacción de los disc6pulos
-hombres/, en el momento de recibir la noticia de la resurrección transmitida por
las mujeres. :arcos se refiere únicamente al miedo de las mujeres que, de hecho,
les va a hacer huir y callarse -:c 9=.@/. :ateo seEala la prisa de las mujeres por
llevar la noticia de la resurrección -:t ?@.@/, pero ni uno ni otro indican la reacción
primera de los beneficiarios de este anuncio, a saber, los disc6pulos. Lucas es el
único en seEalar que éstos han tomado el testimonio de las mujeres referente a la
resurrección de "esús, como una locura y que ellos no lo creyeron -Lc ?D.99/.
Este dato ha sido seEalado como un argumento para afirmar el car$cter misógino
del tercer evangelista. Gero, si nos vamos al cuarto evangelio, podemos constatar
que cuando los disc6pulos le anuncian a &om$s, uno de los !oce, que ellos han
visto al 4eEor -"n ?B.?</, él se rehúsa a creer. %ún m$s, &om$s e,igir$ pruebas
tangibles para aceptar la Cesurrección. 4in embargo, el testimonio le ha sido dado
por varios varones. La precisión lucana sobre el hecho de que los disc6pulos
-varones/ no creyeron el testimonio de las mujeres, enfatiza la falta de fe de los
disc6pulos -Lc ?D.?</. !esde este punto de vista, esta precisión lucana tiene un
interés triple.
9. La incredulidad de los varones Qlos Lnce y los otros# a la proclamación de
las mujeres -Lc ?D.99/ permite introducir los episodios de los encuentros de
"esús Cesucitado con los disc6pulos -varones/, en el camino a Emaús -Lc
?D.9;#;</ y cuando "esús se aparece a los Lnce y a losIas que estaban
con ellos -Lc ?D.;=#<;. En esos episodios, Lucas desarrollar$ los temas de
la apertura de los ojos de los disc6pulos -v. 9=, ;9/, de la memoria -v. DD#D</
y del cumplimiento de las escrituras en y a través de "esús el 8risto -v. ?F,
DD/, e insistir$ sobre su insensatez y su lentitud para creer -Lc ?D.?</.

9. Los Lnce no reciben el testimonio de las mujeres para que la revelación
tenga la autoridad que le otorga el ser dada directamente por el Cesucitado.
%s6, es "esús mismo quien en el camino a Emaús y sobre todo en el
momento del partimiento del pan -Lc ?D.;B/, abre los ojos y la inteligencia
velados de los varones que ser$n los principales responsables de la misión
-Lc ?D.;9/. Esto le confiere toda autoridad a la proclamación que, en su
0ombre, y en tanto que testigos -Lc ?D.D@/, ellos realizar$n. !e aqu6 en
adelante, ser$ en el caminar por la fe con "esús y en el partimiento del pan
y el compartir de la palabra en el seno de la comunidad de fe, que los ojos y
la inteligencia de los creyentes se abrir$n al misterio de la Cesurrección.
9. El testimonio de las mujeres no es cre6do por el c6rculo de los 6ntimos de
"esús -varones/ simplemente porque es una historia incre6ble -cf. .ech
9F.;?> ?=.?;/. El evangelista Lucas quiere mostrar a los lectores de su
evangelio, que la Cesurrección de "esús es un acontecimiento dif6cil de
aceptar, e incluso los 6ntimos de "esús -los Lnce/ no pudieron creerla
apoyados únicamente en un testimonio verbal. Nl quiere insistir sobre el
hecho de que la fe es indispensable para aprehender el misterio de la
Cesurrección -Lc ?D.99 1y o les cre)a2, cf. ?D.?<$ “#sesatos y tardos
(ara creer”0. En ese sentido, la fe de las mujeres de *alilea quienes creen
en la Cesurrección de "esús y la proclaman a los “/ce y todos los dem.s”
-Lc ?D.A/ apoyadas en la evidencia de la tumba var6a, en el mensaje
%ngélico -Lc ?D.<#F/ y en el recuerdo de las profec6as de "esús -Lc ?D.@, cf.
9@.;9#;;/, sin que medie el encuentro con el Cesucitado, sigue siendo un
acto digno de seEalar.

1. La ausencia de los varones
En los pasajes sobre los últimos acontecimientos en "erusalén Qmarcha hacia el
8r$neo, crucifi,ión, muerte y sepultura de "esús# el silencio de los evangelios
subraya la ausencia del grupo de varones -los Lnce/. En contraste, la continuidad
del relato de la sepultura del cuerpo de "esús -Lc ?;.<B#<=/ hasta la maEana del
domingo de Cesurrección -Lc ?D 9#9?/, hace del grupo de mujeres disc6pulas, las
testigos oculares de la crucifi,ión de "esús -Lc ?;.DAb/ y de su sepultura -Lc
?;.<<b/. %dem$s, al ser evocadas por Lucas en .echos 9.9D, esas mujeres
figuran entre las primerasIos testigos y beneficiarias Ios de la efusión del Esp6ritu
4anto, el d6a de Gentecostés -.ech ?.9#D/. Lucas destaca adem$s, que esas
mujeres han sido objeto de la gracia de !ios operada a través del poder sanador y
liberador de "esús -Lc @.?/, el seguimiento de "esús por esas mujeres -Lc @.9/, su
perseverancia y su pertenencia a ese movimiento -cf. Lc ?D.??> .ech 9.9D/. Esto
es reafirmado gracias al mensaje de “los hombres co *est#dos res(ladec#etes2,
frente a la tumba vac6a quienes invitan a esas mujeres a rememorar el anuncio
que "esús les hab6a hecho a propósito de su muerte y de su resurrección
1Acordaos de lo que os habló, cuado au estaba e "al#lea, d#c#edo$ 1s
ecesar#o que el %#&o del %ombre sea etre'ado e maos de hombres
(ecadores, y que sea cruc#f#cado, y resuc#te al tercer d)a” -Lc ?D.=b/.
Esta indicación nos env6a a Lucas A.?? -cf. :t 9=.?9/ donde "esús pronuncia esas
mismas palabras, dirigidas a sus disc6pulos -Lc A.9@a/. Es en esta ocasión que
Gedro designa a "esús como “1l Cr#sto de 2#os2 -Lc A.?Bb./. Hnmediatamente
después de que los dos varones con vestiduras blancas les dan el mensaje a las
mujeres, el te,to precisa “1toces ellas se acordaro de sus (alabras2 -Lc ?D.@/.
8on esta nota, Lucas afirma que las mujeres escucharon esta profec6a
directamente de labios de "esús, fueron testigos presenciales de la declaración de
Gedro sobre el car$cter de :es6as de "esús y guardaron en su memoria todas
estas cosas , lo que les permite entender e interpretar los acontecimientos
pascuales.
En resumen, gracias a la inclusión de una lista de nombres femeninos,
homologada arquitecturalmente a la de los !oce -Lnce/, Lucas establece un
paralelismo entre estos hombres y un grupo femenino igualmente restringido,
escogido entre las mujeres sanadas o liberadas por "esús, que le siguieron desde
*alilea y que le sirvieron a Nl y a su movimiento. Estas mujeres no solo ayudaron
financieramente al movimiento de "esús, sino que figuraron entre las mujeres y
hombres a quienes "esús confirmó personalmente su vocación de :es6as. En
tanto que disc6pulas escogidas, ellas fueron testigos oculares de los
acontecimientos fundadores de la fe cristiana Qministerio de "esús proclamación y
anuncio de la buena noticia del Ceino de !ios, crucifi,ión, muerte, sepultura y
resurrección de "esús# y adem$s, las primeras en anunciar el (erygma -Lc ?D.A,
cf. :t ?@.@/. 4u fe, traducida en seguimiento abierto, en disposición a la
instrucción, en perseverancia, en servicio y en anuncio, incluso en los momentos
cuando los varones disc6pulos desfallecen, contrasta con la ausencia de los
varones en los momentos de crisis del movimiento de "esús y con su lentitud para
creer e interpretar los acontecimientos pascuales. Es esa pr$ctica de fe de las
mujeres, la que las hizo merecedoras de un lugar privilegiado en la memoria de la
comunidad -iglesia/, razón por la cual el evangelista Lucas hace referencia a ellas
y a muchas otras, una y otra vez.
1. <on estas mujeres de $alilea re*resentativas de la mujer lucana=
8onsideremos esta posibilidad a partir de las caracter6sticas que ellas presentan.
1. <anadas de es*5ritus malignos - de enfermedades

!os mujeres lucanas presentan esta misma situación en la que se asocia esp6ritu
maligno y enfermedad, son los casos de la suegra de 4imón -Lc D.;@#;A/ y de la
mujer encorvada, sanada en d6a de reposo -Lc 9;.9B#9F/.
La sa#dad de la sue'ra de 3#mó. En continuidad con el e,orcismo de un hombre
en la sinagoga de 8apernaum -Lc D.;9#;F/, la sanidad de la suegra de 4imón se
presenta, en Lucas, como una reafirmación de la autoridad de "esús sobre los
demonios cuyo poder se manifiesta, en el caso de esta mujer, en una fuerte fiebre.
:ientras que :arcos dice que esta mujer est$ acostada, febril, Lucas seEala que
ella est$ sujetada por una fuerte fiebre.
% diferencia de :arcos, en Lucas, la sanidad de la mujer se cumple por la sola
autoridad de la palabra de "esús -v. ;=b/ quien amenaza a la fiebre -v. ;Aa/. El
verbo 1epitima'2 hab6a aparecido ya en Lucas D.;< -I I :c 9.?</ y D.D9 seEalando
la acción por medio de la cual "esús hab6a e,pulsado demonios. La utilización de
ese verbo, por parte de Lucas, en el episodio de la suegra de 4imón, indica que el
tercer evangelista asocia, en su origen, la fuerte fiebre de esta mujer a la
presencia de algún demonio. Ltro elemento seEala el origen no som$tico de la
fiebre la locución 1estar oprimido2, 1prisionero2, y que pone en relieve la fuerza de
la fiebre -v. ;@/. La intervención de "esús en favor de la suegra de 4imón no
parece ser un simple acto de sanidad, como es el caso de :arcos, sino que pone
en evidencia la autoridad de "esús para neutralizar una fuerza demon6aca e,terior
a la mujer y responsable de una patolog6a cuyo s6ntoma es una fuerte fiebre.
La mu&er ecor*ada -Lc 9;.9B#9F/. 8omo en el caso de la suegra de Gedro, la
enfermedad de la mujer encorvada de la sinagoga no proviene de una simple
fragilidad f6sica, sino que es el resultado de un esp6ritu que la debilita -v. 99/, que
la oprime -cf. v.9=a/. El origen de su enfermedad hace necesaria una liberación
que "esús va a realizar por medio de la palabra -v. 9? b, 9=b/ y por imposición de
manos.
1. <erv5an con sus 7ienes

En el tercer evangelio no e,isten otras alusiones a mujeres que ponen sus bienes
al servicio de la misión. 4in embargo, en el segundo volumen de la obra de Lucas,
los .echos, abundan los 6ndices de mujeres que, como las mujeres de *alilea,
ponen sus bienes, sus casas y sus conocimientos al servicio de la comunidad de
fe y de la misión. Es el caso de Kafira -.ech <.<#99/, de :ar6a la de "uan :arcos
-.ech 9?.9?#9F/, de Lidia -.ech 9=.99#9<, DB/, de Griscila -.ech 9@.9, 9@, ?=/ y de
&abita -.ech A.;=#D;/.
1. >nstruidas *or Jes#s mismo

En el pasaje de la visita de "esús a casa de :arta y :ar6a -Lc 9B.;@#D?/, la
instrucción de mujeres por parte de "esús es e,pl6cita. 4entada a los pies de
"esús y toda o6dos -a(ou', v. ;Ab/, :ar6a presenta la posición t6pica del disc6pulo
que sigue con mucha atención la enseEanza del maestro -v. DB/ . Esta actitud de
:ar6a frente a la palabra va a ser reconocida por "esús como “la me&or (arte” -v.
D?/. En cuanto a :arta, la palabra que "esús le dirige seEala su interés porque
:arta también escuche la palabra, pues es la condición s#e qua o en Lucas,
para llegar a la fe -Lc @.9<, 9A#?9> 99.?F#?@> .ech 9=.9D/ yIo para perfeccionarla
-cf. .ech ?.D?> =.F> @.?=#DB/.
1. <iguen a Jes#s - est?n *resentes cerca de la cru@

%dem$s del grupo de mujeres de *alilea, otro grupo femenino de "erusalén se
une en el seguimiento de "esús hacia la cruz -Lc ?;.?F#;?/. El vocabulario
empleado por Lucas para introducir este episodio aparece en otros te,tos del
tercer evangelio Qya sea que provenga de la tradición sinóptica o que sea propio
de Lucas# en un conte,to de seguimiento de "esús . La costumbre de la presencia
de 1mujeres que lloran y se lamentan2 en la procesión fúnebre que conduce a
"esús a la muerte, se ve sobrepasada, puesto que según Lucas, "esús trata a
esas mujeres como disc6pulas y las instruye acerca del precio del seguimiento.
Las palabras que "esús les dirige, combinadas con el aspecto doloroso que
implica esta marcha detr$s de Nl hacia la cruz, preparan a esas mujeres para la
llegada de d6as dif6ciles en los que ellas y sus familias se ver$n confrontadas a la
violencia. Pna violencia que est$ en relación con la persecución que sufrir$n los
adeptos de "esús, hombres y mujeres, fragilizados por su propia muerte. 4egún el
libro de .echos, esta persecución comienza en "erusalén -.ech @.9b y a9/, lleva
la marca de las autoridades jud6as -.ech A.?> ??.<> cf. 9 : 9<.9<#?D/ y alcanza
también a las mujeres -.ech @.;> A.?> ??.D/.
El episodio camino a la cruz seEalar6a entonces, que si los !oce -Lnce/ y otros
disc6pulos de "esús, permanecen invisibles, sin duda por miedo a represalias, el
testimonio dado por el 1"usto2 -Lc ?;.D,9D, ??, DF> cf. :t ?F.9A/ suscita nuevos
testigos esas mujeres de "erusalén, entre otros , quienes se constituyen en
1obreras de la última hora2 a quienes "esús dirige una última enseEanza acerca
del precio del seguimiento.
1. 8ienen visi+n de ?ngeles

El relato canónico del evangelio de Lucas est$ enmarcado por la intervención de
enviados divinos -$ngeles/, quienes son responsables de comunicar mensajes a
mujeres y hombres. Estos mensajes permiten la comprensión y el avance de la
historia de la salvación. %l igual que las mujeres en la tumba vac6a, en los relatos
de la infancia, :ar6a tiene la visión de un $ngel, *abriel -Lc 9.?=#;@/ quien no
solamente le presenta el proyecto de salvación de !ios -v. ;9#;;/ sino que le da a
este anuncio un car$cter vinculante para :ar6a -v. ;B, ;<, ;@/. % partir de aqu6,
:ar6a interpretar$ la historia de la salvación -Lc 9.D=#<</ y ser$ actora
comprometida en la misma.
1. <on difusoras del mensaje de vida

!os ejemplos m$s de este compromiso femenino aparecen en el tercer evangelio,
el de %na la profetisa -Lc ?.;=#;@/, en los relatos de la infancia y el de la mujer
sanada de hemorragias -Lc @.D;#D@/, en el ministerio de "esús en *alilea.
%na la Grofetisa -Lc ?.;=#;@/. En el pasaje de la presentación del niEo "esús en el
templo, %na no sólo es testigo de las palabras proféticas de 4imeón -Lc ?.;=/
quien ve en "esús la salvación Qluz para revelación a los gentiles y gloria para el
pueblo de Hsrael# sino que se dice de ella e,pl6citamente, que “hablaba del #4o a
todos los que es(eraba la redec#ó e -erusal5”. Esta anciana aparece
entonces como difusora del mensaje de salvación.
La mu&er que sufre de hemorra'#as -Lc @.D;#D@ I I :c <.?<#;D, :t A.?B#??/. En
este pasaje, cuando la mujer se siente descubierta por "esús, :arcos indica de
manera concisa, que ella “se (ostró delate de +l, y le d#&o toda la *erdad” -:c
<.;;/. Lucas, en cambio, utiliza el verbo 1apangel'2 -anunciar/, en lugar del simple
1lég'2 marcano y agrega “(ostr.dose a sus (#es, auc#ó delate de todo el
(ueblo (or qu5 causa le hab)a tocado, y cómo al #state hab)a s#do saada”. %s6,
él transforma el reporte de la mujer sobre lo que acaba de pasar en un testimonio
de poder liberador, sanador y purificador de "esús para ella y por ende para 1todo
el pueblo2. Este testimonio constituye al mismo tiempo, una confesión pública de la
fe de aquella mujer -v. D@ y I I/.
1. <u fe contrasta con la de un gru*o de re*resentantes religiosos.

En el paralelismo que e,iste en los relatos de la infancia entre Kacar6as y :ar6a,
se establece un contraste importante con relación a la fe de cada uno de ellos.
4egún la estructura de los relatos de anuncio, después del mensaje del $ngel, el
destinatario hace una pregunta pidiendo precisiones -v. 9@, ;D/. El contenido de
esta pregunta es muy diferente en cada caso. Kacar6as pide un signo que le
provea la prueba cognoscitiva que todo lo que el $ngel ha dicho va a realizarse. El
verbo 1gin's('2, haciendo alusión al conocimiento intelectual, implica la duda con
relación a las palabras del $ngel -v. ?B/. Esta duda est$ apoyada por la
argumentación de Kacar6as a propósito del obst$culo mayor para la realización del
mensaje, su vejez. La petición de Kacar6as tendr$ entonces una respuesta doble
a/ la identificación del $ngel como garant6a de la autenticidad de sus palabras -v.
9A/> b/ el signo propiamente dicho, el silencio temporal -v. ?Ba, cf. M# =D/ al que
Kacar6as es reducido. 4ilencio punitivo -v. ?Bb/ que sanciona su incredulidad y que
subraya al mismo tiempo, el car$cter divino del anuncio.
En el relato paralelo, la pregunta de :ar6a tiene otra intención. Ella solo pide
mayores precisiones sobre la manera como las palabras del $ngel se realizar$n.
La respuesta del $ngel es directa -v. ;</ pues el futuro 1estai2 indica que,
contrariamente a Kacar6as, :ar6a cree en la palabra del $ngel. Esta aceptación
creyente se confirma e,pl6citamente en el verso ;= donde :ar6a, e,presando su
compromiso hacia el 4eEor, da testimonio de su disponibilidad hacia este
embarazo e,traordinario pero problem$tico. La fe de :ar6a es adem$s, alabada
por Elizabeth cuando, iluminada por el Esp6ritu 4anto, ella dice a :ar6a “d#chosa
la que creyó” y cuando afirma que habr$ un cumplimiento para las palabras que le
han sido dichas por parte del 4eEor -v. D</. %s6, la e,celencia de la fe de :ar6a
contrasta con la actitud dubitativa de Kacar6as.
4e muestra entonces que el relato del evangelio est$ enmarcado por dos
paralelismos que ponen en relación, uno, a la jovencita y a un sacerdote, el otro, a
los disc6pulos hombres y mujeres. En los dos casos, la fe aparece como un !L0
de las mujeres que las distingue de esos hombres quienes adem$s, son
representantes religiosos reconocidos .
*racias a este breve recorrido se puede constatar que hay una gran similitud en
términos de caracter6sticas, roles y funciones entre las mujeres que siguen a
"esús desde *alilea, según el evangelista Lucas y las otras figuras femeninas
presentadas en este mismo evangelio.
Conclusión
El tercer evangelista ha utilizado las tradiciones sobre mujeres de manera
magistral, inscribiéndolas en el plan arquitectónico de su obra, de manera a crear
paralelismos y contrastes que ponen en evidencia a las figuras femeninas. En este
accionar, surgen tres ejes principales, según Lucas, que conciernen directamente
a las mujeres el primero tiene que ver con el deseo de !ios de hacer que las
mujeres sean protagonistas directas en la historia de la salvación, por eso les
dirige mensajes angélicos, y esto, en dos acontecimientos mayores de esa
historia nacimiento y resurrección de "esús. 4u disposición a la recepción del
mensaje las capacita para comprender e interpretar ese plan de salvación y para
asumir el compromiso de difundir el mensaje de vida.
El segundo eje se manifiesta a través del trato de "esús con las mujeres. Ellas son
llamadas por "esús de detr$s de sus enfermedades, de sus opresiones, de su
ignorancia y de sus bienes materiales para acceder a una nueva condición, cual
es la de mujeres sanadas, liberadas e instruidas en la Galabra. Esto les da la
posibilidad de seguir y servir a "esús en el anuncio y proclamación del Ceino de
!ios, adquiriendo as6 la calidad de disc6pulas y testigos.
El tercer eje emana del compromiso de fe de las mujeres lucanas, quienes aun
asumiendo los roles socio#religiosos propios de su cultura, aceptan los retos que
implica el escuchar la palabra y el ponerla en pr$ctica. Gor ejemplo, el de :ar6a,
con un embarazo tan problem$tico, el de las mujeres de *alilea que se vinculan al
ministerio itinerante de "esús que recluta sobre todo a varones o el de estas
mismas mujeres que se aplican a difundir el mensaje de la Cesurrección a pesar
del riesgo de no ser cre6das.

Adela Ramos

C. 4hnac(enburg, !ie Gerson "esu 8hristi im 4piegel der vier Evangelien -.&R0&,
4upplementband D/, Sreiburg, 9AA;, p.??<.
Este dato provendr6a de la tradición pero no habr6a tenido gran acogida, dada la
condición inferior de la mujer. 8f. E. &rocmé, L+enfance du cristianisme, Garis,
9AAF, p.;A> 8.*rappe, !+un &emple T l+autre. Gierre et l+eglise primitive de
"érusalem, Garis, 9AA?, p.FF.
".8.8$rdenas. &ernura de !ios, ternura de mujer. La mujer en el evangelio de 4an
Lucas, :é,ico, !.S., 9AA?. Nl e,presa este punto de vista a lo largo de su estudio
de diversos pasajes lucanos sobre mujeres.
En esa L6nea 8.S. Garvey 1&he &heology and Leadership of Uomen in the 0e'
&estament2, in Hmages of Uomen in the "e'ish and 8hristian &raditions Celigion
and 4e,ism, C. Cadford Cuether -ed./, 0e' Jor(, 9AFD, pp.99F#9DA> H. Cichter C.,
1Pna esclava profetisa y misioneros cristianos. E,periencia de liberación.
8onsideraciones sobre .echos 9=.9=#9@2, Cibla 9;, 9AA?, pp. 99F#9;;> ". Ropas,
1"esus and Uomen Lu(e+s *ospel2, &h & D;, 9A@=, pp. 9A?#?B? -p.9A?/
".4haberg. Lu(e, in the Uomen+s )ible 8ommentary, 8.%. 0e'son and 4... Cinge
-ed./ Louisville, 9AA?, pp?F<#?A? -p.?F</.
C.:. Grice, &he Uido' &raditions in Lu(e#%cts. % Seminist#8ritical 4crutiny
-4)L!4 9<</, %tlanta, *eorgia, 9AAF, p.DFss.
:. 8rVsemann, H. Cichter Ceimer, Srauen in der %postelgeschichte des Lu(as.
Eine Seministich#theologische E,egese2, Cibla 9B, pp. 9B<#9B@.
&.R. 4eim. &he !ouble :essage. Gatterns of *ender in Lu(e#%cts, Edinburg, 9AAD
Gor paridad entendemos no el hecho de ser igual, sino de ser 1dos2.
8f. :c 9<.DBb, 9=.A> :t ?F.<=a> "n ?B.9,9@
8f. Lc ?D.9B
8f. Gor otra parte Lc A.9, 9?> ??.;> ?D.DF> .ech 9.?=> ?.9D y adem$s Lc ?D.A, ;;
-los Lnce/
&ambién en .echos el término 1apóstoles2 aparece por lo menos 9A veces
designando al grupo de testigos que han acompaEado a "esús, visto al Cesucitado
y conversado con Nl sobre el Ceino de !ios -.ech 9.;/.
% propósito de los 1Lnce y todos los dem$s2 cf. C.". Rarris, 1&he Eleven and
&hose 'ith &hem according to Lu(e, 8)7 DB, 9AF@, pp. 9;ss> ). Uitherington HHH,
Uomen in the Earliest 8hurches, pp 9;Bss.
8f. :c 9<.DBb> :t ?F.<=
4e trata quiz$, de todas las otras mujeres que no han sido nombradas por Lucas,
pero que son citadas por los otros evangelistas 4alomé -:c 9<.DBb/, la madre de
los hijos de Kebedeo -:t ?F.<=/, :ar6a la madre de "esús y su hermana, :ar6a la
mujer de 8leofas -"n 9A.?</. 4in duda aqu6 estamos frente, al menos, a tres
tradiciones diferentes. Pn detalle curioso la suma de los nombres femeninos
evocados en los evangelios dar6a como resultado un grupo escogido de mujeres
disc6pulas, testigos del ministerio de "esús y de los acontecimientos pascuales,
compuesto de siete mujeres. Pna cifra simbólica que converger6a con el
simbolismo de la cifra 1doce2 de los apóstoles.
La noticia lucana concerniente al recuerdo de las mujeres, adicionada a la
referencia a su presencia en el aposento alto -.ech 9.9D/, compensa, de cierta
manera, el silencio del tercer evangelista a propósito de las apariciones del
Cesucitado a las mujeres, indicadas en los otros evangelios -:c 9=.A#9B> :t ?@.A#
9B> "n ?B 99#9@/.
8f. Lc ?.9A, <9.
8f. .ech ??.;> Lc @.;<.
8f. Lucas F.A> A.<<> 9B.?;> 9D.?<
&ambién 4imón de 8irene
El mismo caso aparece en la parte central de la sección en *alilea. En Lucas
F.;=#<B, la grandeza de la fe de una mujer es puesta en relación la falta de
discernimiento de un fariseo, otro representante religioso.