Cuerpo de Guardia del hospital Calixto García.

(14ymedio)
REPORTAJE
Madrugada Roja: La Habana se está
matando allá afuera
Víctor Ariel González, La Habana
Centenares de historias de violencia que ocurren en la capital acaban en el Cuerpo de Guardia del Hospital Calixto
García. Pasamos una noche dentro
22 Mayo 2014
Para tener sueños más
elevados
"Me siento más libre que
muchos en la calle"
23 de Mayo de 2014
2

Orígenes
Se nos quema la Isla
Inalkis Rodríguez, La Habana
Caballerías y caballerías de bosques carbonizados por toda Cuba gracias a una larga cadena de irresponsables que
trabajan como guardabosques y a personas comunes y corrientes a las que no les importa si el país se quema desde
Cabo Cruz a Maisí.
El caso es que por cualquier carretera o camino hay rastros de incendio vivos o extintos. Ya es común que cuando las
llamas quemaron medio mundo, los guardabosques se enteran porque ven el humo, y entonces a correr ya casi por
gusto, para salvar algo del desastre, lo que sin mucho esfuerzo pero con buen trabajo hubiera podido evitarse.
Muchos de estos hombres vestidos de verde prefieren emplear su tiempo en acechar cazadores furtivos, lo cual
está bien, para decomisarles las presas, que no terminan en el comedor de ninguna escuela ni en el plato de ningún
anciano desvalido, sino en la propia mesa del guardabosque, y eso sí está muy mal. Así, un irresponsable alimenta a
otro irresponsable que de todas formas no cumple con su trabajo.
Además, es común que circulen, con total tranquilidad y por lugares donde supuestamente la protección a la
naturaleza es extrema, carros sin mata-chispas. Son comunes también los incendios provocados por personas que le
prenden candela a la maleza para evitarse el trabajo de chapearla, o por gente que fuma y tira el cigarro aún
encendido en donde mejor les parece, y todas esas negligencias muchas veces ante los ojos de quienes
representan la ley y poco hacen por hacerla cumplir.
Nadie se imagina cuánta vida se pierde en cualquier monte incendiado. ¿Hasta cuándo los que tienen el deber de
cuidar la naturaleza van a ser personas a las que los animales en libertad, los bosques frondosos, el aire puro y el río
limpio, no les importan nada?
23 de Mayo de 2014
3

A pie y descalzos
David, un tipo con suerte
Miriam Celaya, La Habana
David siempre ha sido un cantinero de bares de mala muerte en La Habana Vieja. Hablo de esos bares estatales de
moneda nacional en los que “la búsqueda” cotidiana se reduce a estafar a los clientes, usualmente borrachines
lugareños y marginales, que apoyados en la barra se empinan el trago del “chispa’e tren” destilado en un alambique
rústico de cualquier cuartería colindante, como si del más fino licor se tratara, mientras ensucian el aire con el humo
de sus cigarros, muchas veces “tupamaros” elaborados en alguna fabriquita clandestina. Tales parroquianos no dejan
muchas ganancias, pero algo se araña, y ese “algo” siempre es mejor que nada.
David sabe que para acceder a la cima de su oficio –la barra de un bar en un buen hotel de la capital– no basta tener
su título de barman calificado, varios diplomas y reconocimientos por su buen desempeño y más de diez años de
experiencia en la profesión. Una plaza de tal categoría solo se puede conseguir cuando se tienen relaciones
influyentes o suficiente cantidad de dinero para comprarla. Él no tiene ni lo uno ni lo otro. Por eso su talento y
energías se han empantanado con él tras esa barra, aunque nunca ha dejado de soñar con alcanzar ese puesto de
barman en un hotel, en un restaurante de lujo de los circuitos turísticos o en un negocio privado. O, mejor aún, con
poder emigrar al extranjero y probar suerte lejos del magma fatídico de esta miseria insular en la que no se muere
de hambre, pero tampoco logra prosperar.
Mientras tanto, en días alternos David viste su impecable uniforme blanquinegro, con chaleco y corbatica –que no
hay que descuidar las apariencias–, pone al mal tiempo buena cara y va a trabajar.
Los bares de barrio son lugares decadentes, sórdidos, tristes. Suelen ser locales feos y sucios en los que, con
suerte, hay un baño maloliente en cuya taza sanitaria, unas pocas veces al día, algún empleado sensible descarga un
cubo de agua para que se vayan las inmundicias y la atmósfera se mantenga medianamente respirable. La clientela
casi siempre está compuesta por los mismos vagos, beodos vencidos cuya meta parece ser alcanzar la gloria de un
coma alcohólico que rompa de una buena vez el fastidio de un día detrás de otro.
No es lo mismo consumir tragos, drogas y sexo en el Primer Mundo que en el Último
Pero un bar de barrio puede ser mucho más que un vulgar moridero para pobres rufianes. Y eso es lo que hace que,
pese a todo, David cuide celosamente su trabajo. Su bar es un módulo perfectamente engranado entre el mercado
estatal y el mercado ilícito, donde el primero provee de una insuficiente cuota de alcohol y cigarros, pero también
de una protectora pátina de legalidad; mientras el segundo proporciona todo lo que no es capaz de satisfacer el
primero, que enseguida es comercializado y convertido en ganancias netas. Bar y barrio constituyen una especie de
nicho ecológico urbano en el que numerosos especímenes forman la cadena de nutrición: además de los
empleados, sus distribuidores clandestinos y sus clientes, están los traficantes de tabacos y de drogas, las jineteras
y los proxenetas, las vendedoras ilegales de “comidas ligeras”, quizás algunos músicos aficionados –en cuyo
limitadísimo repertorio la “Guantanamera” y “De Alto Cedro voy para Macané” son piezas obligadas–, y hasta la
Policía Nacional (¿Revolucionaria?). Cada elemento cumple su propia función y cada uno recibe a cambio algún
beneficio.
Y entre col y col a veces entra al local algún turista extranjero, de esos que se mueven por el mundo con pocos
billetes y acuden a este agujero tropical del Caribe para permitirse las emociones que en sus países resultan
23 de Mayo de 2014
4

demasiado arriesgadas o excesivamente gravosas para sus bolsillos. Porque, claro, no es lo mismo consumir tragos,
drogas y sexo en el Primer Mundo que en el Último, como tampoco vale lo mismo una “chica” en los alrededores de
los hoteles del circuito turístico que en un bar de arrabal. Vicios hay para todos los gustos y bolsillos, ya sea en La
Habana o en cualquier rincón de Europa o América; pero obviamente acá es fácil satisfacerlos.
Para algunos de nuestros truhanes nativos que operan en los barrios más pobres, conseguir algunos billetes en
divisas es lo que al elegante tahúr de la Riviera Francesa ganar la ruleta. Cualquier incauto forastero, bien manejado,
significa un ingreso adicional que engrosa las ganancias de todos, por eso los turistas más depravados son los
clientes favoritos (también) en el bar donde trabaja David. Ellos cumplen ciertos parámetros cómodos: no son muy
exigentes, se les estafa con relativa facilidad vendiéndoles cocteles cubanos adulterados y habanos falsificados, y –
como ellos mismos se reconocen trasgresores de la legalidad– raras veces se quejan ante las autoridades cuando
descubren que han sido timados.
La lucha por la supervivencia desdibuja la fina línea entre la moral y el vicio
David conoce su oficio, por eso se anima y adopta un talante seductor cuando alguno de esos viciosos de ocasión,
tras algunos titubeos, entra al bar y se acerca a la barra. Entonces David despliega todo su encanto personal para
convencer al potencial cliente sobre las exquisiteces de un “auténtico” mojito (el primero, “solo para que el señor lo
pruebe, va por la casa”). Si logra colocarle el primer trago, de seguro le calará el segundo y otros más… y entre
ellos también un “genuino habano”, adquirido por él mismo en la bodega de la esquina por el precio de un peso
cubano, que su víctima le comprará por un CUC. Si, para más dicha, hay en el recinto alguna jinetera adolescente que
alcance a despertar la lujuria del cliente, y alguno de los traficantes de droga locales que le faciliten el disfrute más
pleno, todos habrán hecho la noche. Y si llegado el momento de cobrar la abultada cuenta de los tragos las cosas
se ponen incómodas, el policía de la esquina se encargará de convencer al burlado cliente que es mejor que pague y
se vaya sin hacer mucho escándalo, porque en la Cuba revolucionaria está severamente penado “corromper
menores” y consumir estupefacientes.
David me cuenta todo esto sin sombra de fatalidad o pesar, con la serena filosofía de quien solo reseña lo
cotidiano. La lucha por la supervivencia desdibuja la fina línea que se tiende entre la moral y el vicio. “Así son las
cosas”, me dice, él no las dispuso de esa manera, y en su casa la familia depende de lo que él pueda ingresar. Cierto
que cada vez que se pone tras la barra camina por una cuerda floja. Ya ha pasado más de un susto, cuando se han
presentado problemas con algún inspector demasiado puntilloso, o cuando algún policía se ha puesto goloso
exigiendo aumento en los sobornos “o voy a caminarlos a todos”, pero hasta ahora ha salido airoso de esos lances.
Ha perdido a la vez los escrúpulos y el miedo. David concluye medio sonriente, casi con un guiño de complicidad:
“Aquí el que más y el que menos, todo el mundo necesita cuatro pesos. La cosa está fea, y pinta para peor. No hay
más ná’, y quien no se arriesga no gana. Pero tampoco estoy tan mal; hay un montón de gente en la calle luchando
por tener una plaza como la mía”. Así que, después de todo, resulta que David es un suertudo.
23 de Mayo de 2014
5

Aficionada al fútbol con los colores nacionales pintados. (14ymedio)
FÚTBOL
Penalti en casa
Martín Prats, La Habana
Las autoridades deportivas privilegian al béisbol sobre el fútbol
Los torneos nacionales padecen de una pobre cobertura en los medios y de peor organización
Cada día son más frecuentes los juegos callejeros con balón y porterías improvisadas
La mayor pesadilla del fútbol cubano estriba en tener al enemigo dentro y disfrutando, además, de una estrecha
complicidad con el Instituto Nacional de Deportes y Recreación (INDER). Esta entidad se muestra preocupada hasta
el desvelo por salvaguardar la prevalencia del béisbol en tanto "deporte nacional", como si las preferencias
deportivas fueran un tema de seguridad nacional o una cuestión de Estado.
Por estos días, en que ocurre el Campeonato Nacional de Fútbol, unos breves comentarios en los noticieros
televisivos y una deficiente programación en los juegos ilustran la actitud de las autoridades ante el deporte más
popular del mundo.
Como si las preferencias deportivas fueran un tema de seguridad nacional
Por su parte, los medios de comunicación se suman sin rubor a esta especie de guerra fría contra el más universal de
los deportes, quizás cumpliendo orientaciones u órdenes que les llegan desde arriba. La radio y la televisión
nacionales parecen siempre listas a reforzar esa percepción de que nuestro fútbol es una pasión menor que interesa
23 de Mayo de 2014
6

a pocos.
Ese ninguneo llega a la bobería mayúscula de afirmar que el baloncesto es el "segundo deporte más popular del
país", o a priorizar la transmisión de la Eurocopa femenina de 2013 antes que los partidos de nuestra propia
Selección en la Copa de Oro que transcurrían en paralelo. Prefieren atiborrarnos de fútbol europeo mientras sólo le
dan una ridícula cobertura a los grandes momentos de los eventos nacionales. Tal y como sucedió con la conquista
de la Copa del Caribe y también durante la clasificación del equipo Sub-20 para el Mundial de su categoría.
Un largo etcétera podría sumarse a esa lista de menosprecios y desaires
Y sin embargo, el protagonismo del fútbol en nuestra vida cotidiana aumenta. Hasta los propios directivos de la
Asociación de Fútbol de Cuba (AFC) gustan de llenarse la boca y afirmar que se trata del deporte más practicado en
la Isla.
Las malas condiciones de los terrenos dificultan la práctica popular de fútbol
En la calle se han vuelto menos frecuente los grupos de jóvenes o niños jugando béisbol, incluso en momentos
álgidos como los play-off de la Serie Nacional o durante los torneos internacionales. El fútbol ha copado los
espacios más populares y resulta una presencia constante en las calles, los parques y hasta los bares.
Las iniciativas privadas que involucran al fútbol, ya sean lucrativas o no, florecen de diferentes maneras. Existen
peñas deportivas que han superado los cien kilómetros recorridos por carretera para acompañar a su equipo durante
el Campeonato Nacional. También abundan las páginas webs y los blogs dedicados en exclusiva al fútbol nacional o
a los equipos de la Primera División. Hasta se suceden ligas municipales autogestionadas, desde el punto de vista
económico y organizativo, por los propios jugadores.
El fútbol también ha comenzado a mover dinero. Desde hace años muchos bares estatales, sobre todo en La
Habana, cobran entre 1 y 3 CUC la entrada para ver en grandes pantallas los partidos de las ligas europeas. Una
suma importante si se tiene en cuenta que el salario promedio ronda los 20 CUC mensuales. Los costos, sin
embargo, no desaniman a los fanáticos. La afluencia es tal que con frecuencia estos locales deben restringir la
entrada.
En el mercado clandestino las camisetas de clubes famosos cuestan entre 10 y 20 CUC
23 de Mayo de 2014
7

Más recientemente, han proliferado las cafeterías particulares que llevan nombres de clubes famosos y exhiben sus
símbolos. El equipo de Barcelona y el Real Madrid se llevan las palmas en estos sitios. Hasta los cines estatales
buscan aumentar sus recaudaciones y abren sus salas al público futbolero en tiempos de copas mundiales o
europeas. Aunque se han atrevido a poner precios "difíciles" como 20 pesos cubanos por entrar, unos 0,80 CUC, las
salas están repletas. ¿Ley de oferta y demanda en el paraíso socialista? Pues sí.
Negocito particular en Calzada del Cerro. (14ymedio)
El comercio de banderas, bufandas o afiches también arrasa. En el mercado clandestino las camisetas de clubes
famosos cuestan entre 10 y 20 CUC, según la calidad. En varias ciudades del centro de Cuba las pequeñas
zapaterías venden tacos para calzado deportivo, que imita marcas famosas como Adidas o Nike por un precio
competitivo de 10 CUC.
La locura por el deporte más universal comienza a reflejarse incluso en nuestro cine. En la reciente y muy taquillera
cinta Conducta, del director Ernesto Daranas, el fútbol gana protagonismo en varias escenas. Por otra parte, un
proyecto inconcluso del músico Edesio Alejandro tiene como personaje principal a un joven que lucha por convertirse
en un jugador de nuestra Selección Nacional. Para el próximo mes de julio se anuncia también el estreno en los cines
cubanos de La Partida, rodada por el español Antonio Hens y que refleja los vínculos entre la juventud cubana y el
fútbol.
Las próximas interrogantes de la afición cubana rondan alrededor del Mundial de Brasil 2014. ¿Los principales cines
de la capital se volverán a llenar de adolescentes con banderas, camisetas y body-art de sus equipos favoritos o la
paranoia oficialista preferirá dejar de ingresar cuantiosas sumas a fin de no alentar la nueva pasión de los cubanos?
¿Las transmisiones televisivas estarán a la altura de la gran fiesta o entibiará el asunto con entregas diferidas y
limitada cobertura informativa?
Y por último, ¿logrará la pasión del Mundial favorecer las iniciativas a favor de nuestros jugadores y nuestra
selección nacional, que bien se lo merecen?
Más y mejor fútbol criollo para el pueblo de Cuba, también es un derecho civil del que vale la pena ocuparse,
porque reivindica parte de nuestros deseos y sueños actuales.
23 de Mayo de 2014
8

Pioneritos, en la obra de teatro Antigonón. (14ymedio)
Opinión
Juguetear con la alquimia
Regina Coyula, La Habana
Clonar individuos, crear personas "a pedido", alterar la estructura celular para lograr un hombre de laboratorio, no
sólo parecen cosas de cuentos de ciencia ficción
Corazón Azul, la película que con su paciencia de orfebre prepara Miguel Coyula Aquino acerca de
experimentos para la clonación en busca del llamado “hombre nuevo” y sus consecuencias a nivel personal y social,
ha espoleado mi curiosidad y me propuse indagar sobre la clonación y algunos temas asociados. El campo de la
investigación de las células madre promete tanto o más que la investigación del universo más allá de nuestra Tierra
y puede dar materia prima para especulaciones propias de la ciencia ficción.
Ya no solo se habla de las células embrionarias, o de crear un banco de células madre del cordón umbilical de cada
bebé al nacer para su posterior uso terapéutico personal. Una simple célula de piel a la que se añaden ciertos
químicos, ¡infectándola con un retrovirus!, puede ser transformada en una célula madre pluripotente inducida
(iPS). Esta magia científica puedo representármela de forma abstracta, pero los detalles a mí, simple mortal, se me
escapan. Sin embargo el tema permite especular sobre el futuro de la genética.
Uno de los mayores escollos sociales que ha encontrado esta revolucionaria rama de la investigación médica y
biológica está en aquellas religiones y grupos de presión que interpretan el comienzo de la vida con la fecundación,
y por tanto se muestran contrarios al uso de células embrionales. Con el descubrimiento de las iPS, el rechazo
doctrinal por la utilización de células madre desaparece, y la aceptación de terapias curativas se vuelve exponencial.
23 de Mayo de 2014
9

La biotecnología parece ir más deprisa que la comprensión de la sociedad
La biotecnología parece ir más deprisa que la comprensión de la sociedad sobre este fenómeno. La legislación
bioética está apenas comenzando, pero está claro que ya es materia insoslayable de la jurisprudencia. La
investigación de las células madre está a punto de abrir un campo nuevo en la medicina que permite vislumbrar una
revolución de la trasplantología a partir del crecimiento de células propias. La manipulación genética va unos pasos
más allá al diseñar por fuera y reparar por dentro.
Pero la cosa no queda ahí. No carece de sentido la hipótesis de que al poder crear células reproductivas a partir de
células de la piel, algún día será posible que parejas del mismo sexo puedan tener hijos genéticamente propios. El
intenso debate que generará, no ya la consecución, sino la sola posibilidad de que esto ocurra, merece una reflexión
de cuánto necesitamos aprender como seres humanos acerca de respeto, derechos e igualdad.
Mientras, mi primo Miguel juega a ser un pequeño dios adelantando o divergiendo lo que será el futuro.
Carretillero en La Habana. (14ymedio)
Opinión
Las reformas raulistas como
estrategia de supervivencia
Miriam Celaya, La Habana
Ningún cambio será real en Cuba salvo que venga acompañado de transformaciones políticas
23 de Mayo de 2014
10

Transcurridos seis años desde que el General-Presidente, Raúl Castro, asumiera el poder en Cuba, podría afirmarse
que se han implementado casi tantos cambios legales como los que se introdujeron en los primeros tiempos de la
Revolución, y sin dudas muchos más que en las cuatro décadas anteriores al "raulismo".
Vistas en perspectiva, las reformas raulistas son significativas y constituyen –al menos aparentemente– una ruptura
respecto del orden fidelista, signado por el inmovilismo, gracias a medidas como:
- entrega de tierras en usufructo a campesinos privados y cooperativas;
- aprobación de "formas no estatales de producción" o "trabajo por cuenta propia" (negocios privados), lo que
suprime el monopolio estatal sobre el empleo;
- autorización de la compra-venta de inmuebles, automóviles, y otros bienes, así como del hospedaje de nacionales
en los hoteles e instalaciones turísticas en divisas;
- autorización a la libre contratación de la telefonía celular y de las conexiones a Internet; venta, en las tiendas
recaudadoras de divisas, de computadoras, impresoras y otros implementos;
- la reforma de la Ley Migratoria, una de las transformaciones más radicales al eliminar relativamente la
"autorización" a los cubanos para la entrada y salida del país y extender la permanencia en el extranjero hasta 24
meses;
- y más recientemente, la nueva Ley de la Inversión Extranjera, que flexibiliza algunas limitaciones de la anterior
legislación, establecida en la década de los 90, aunque conserva otras.
Tales medidas deberían constituir un giro substancial en una sociedad sometida a un centralismo que anulaba hasta
ahora todo vestigio de autonomía. De hecho, ciertos medios extranjeros magnifican el proceso, multiplicando hasta
la fábula los efectos de las medidas gubernamentales como si de un cambio socioeconómico efectivo se tratara.
Lamentablemente, para los cubanos dichos cambios han sido más nominales que reales, y tampoco se han
producido beneficios a nivel macroeconómico que indiquen una evolución positiva hacia la salida de la crisis. Más
aún, los últimos años muestran una involución, no solo en los indicadores económicos, sino también en prestaciones
sociales como la salud y la educación, severamente afectada la primera por la exportación de profesionales, en
virtud de contratos que implican pingües ingresos en divisas para el régimen –particularmente a través de los
médicos y el personal técnico vinculado al ramo–, y la segunda, por la escasez y/o descalificación de los maestros
debido a los bajos salarios, entre otras razones.
Las reformas son significativas y constituyen una ruptura respecto del orden fidelista
No constituye un secreto, ni siquiera para los más optimistas voceros del poscastrismo mercantil, que los "cambios
raulistas" solo son la mejor estrategia de supervivencia de la castrocracia, porque ningún cambio será real en Cuba
salvo que venga acompañado de transformaciones políticas.
Europa y otros centros de poder económico cifran sus expectativas en una especie de carrera por acceder a
mercados cuasi vírgenes antes que los Estados Unidos y sectores económicamente poderosos del exilio cubano
asuman protagonismo en la Isla, mientras los nativos son apenas los rehenes de esos intereses y del gobierno que,
pese a todo, sigue dominando vidas y haciendas. Por supuesto, a nadie le importa, como si el incierto destino de 11
millones de cubanos fuera un castigo merecido o simplemente la exclusión fuera cuestión de "daños colaterales" en
la batalla por el mercado.
Ahora para los poderosos no se trata ya de empatía con ese "pueblo lindo" que asoma risueño desde las postales
turísticas, que empuña indistintamente fusiles o maracas, según sea el caso, o que –como se "demostró"
recientemente– marcha sumiso y alegre ante el podio del poder cada 1ro de Mayo. Se trata de la oportunidad de
23 de Mayo de 2014
11

llegar a tiempo y primeros, capital en mano. Los cubanos, tristemente, no tienen puñetera forma de defenderse de
ese otro poder que supera con creces al que los ha mantenido dominados por más de medio siglo. Resulta que la
revolución cubana fue una pérdida de tiempo, al final, el capital siempre triunfa. ¡Y qué viva el raulismo!
Cuerpo de Guardia del hospital Calixto García. (14ymedio)
REPORTAJE
Madrugada Roja: La Habana se
está matando allá afuera
Víctor Ariel González, La Habana
Algunas de las peores historias de violencia callejera terminan en el Cuerpo de Guardia del Hospital Calixto García.
Pasamos una noche en su interior
Una noche cualquiera en el Hospital Calixto García, varios vagabundos ocupan los bancos del salón de espera del
Cuerpo de Guardia. Aquí encuentran refugio para resguardarse del frío de la madrugada, ajenos a los dramas que
transcurren por los pasillos del hospital. Mientras la ciudad duerme, el Calixto García es el escenario de las historias
más sórdidas que salpican la vida nocturna habanera.
En la entrada principal de la sala de urgencias, abierta al público, una enfermera y una oficial de policía descansan
apoyadas sobre sus escritorios, a la espera de que algún caso llegue. Este lugar tiene la particularidad de ser tan
frecuentado por gendarmes que luce casi como una comisaría. Hasta aquí vienen a parar las víctimas de la violencia
extrema en las calles, para recibir los primeros auxilios por las terribles heridas que traen. Los pacientes llegan tanto
a pie como en ambulancias, o bien en patrulleros que van acumulándose frente al pabellón.
23 de Mayo de 2014
12

También acuden aquí quienes sufrieron un accidente o por otro tipo de emergencia. Sus acompañantes son la mejor
garantía de que la pesadilla de pasar por este sitio durará lo menos posible. Todo está deteriorado o roto aunque sí
se puede leer muy claro, en brillantes carteles, que está prohibido tomar fotografías. Una cámara de circuito cerrado
de televisión vigila el salón de espera.
A la 1:26 AM entran dos policías escoltando a un herido. No pasa de los 20 años, viene esposado y exhibe cortes
recientes en su antebrazo izquierdo.Trae la ropa ensangrentada y camina con aire autoritario. Durante toda la noche
se repiten escenas como esta, de hombres jóvenes que hacen como si entraran en un hospital de campaña porque
hay una guerra en las calles. No hay vergüenza o temor por las consecuencias de un posible delito: sus heridas son
sólo marcas de una batalla.
"... ¡Y La Habana está matándose allá afuera!", exclama el chofer de una patrulla en voz alta quejándose porque ha
tenido que traer otro caso y debe quedarse un rato. "Él no e' familia mía...", argumenta impaciente el oficial.
Hay gente observando lo que sucede, pues la privacidad es un lujo inexistente
Los gritos estremecen la madrugada mientras atienden a un adolescente que se ha dislocado un hombro y luce
como drogado, los gritos estremecen la madrugada. Una conserje de aspecto feroz le ordena que se calle, maldice
en voz alta cuando ve que tiene que limpiar el desastre que está ocasionando el muchacho. Hay gente parada en la
puerta de la enfermería observando lo que sucede, pues la privacidad es un lujo inexistente en medio de tantas
carencias, así como parece serlo la educación.
Mientras tanto, una señora muy mayor yace medio desnuda sobre una camilla. Sus familiares apenas han alcanzado
a ponerle una chaqueta encima de la bata de dormir y corren de un lado a otro con radiografías en la mano. Llevan
caras de resignación. Para hacer todas sus gestiones han debido dejar a la anciana en pleno salón de espera,
tendida, a la vista de todos. Alrededor de la abuela, el hospital sigue su ritmo sin reparar en sus quejidos: los
enfermeros duermen, bromean entre sí o cantan algunos de los estribillos chabacanos que hoy están de moda en
Cuba (Pinocho/ Pinocho/ Te están cazando/ Pa' hacerte un ocho...).Casi no se ven médicos experimentados. En
cambio van y vienen estudiantes, latinoamericanos en su mayoria, concentrados en sus conversaciones sobre el
último paseo o el próximo seminario. Todo el personal es muy joven.
Víctima de violencia de género
A las 3:45 AM el caos alcanza su punto máximo. Los hombres que han venido de una riña tumultuaria se aglomeran
en el pasillo. Parece que todos pelean para el mismo bando. Sus mujeres hacen alardes sobre las dotes de luchador
del marido, fabricando una suerte de heroísmo de barrio: la filosofía del gladiador urbano. Por sus predicciones
sobre vendettas entre pandillas, es de esperar que en las próximas noches habrá más visitas al Cuerpo de Guardia,
tal vez con algún herido de bala o, como hoy, con una decena de casos de ataque con armas blancas. Cabe
preguntarse, ¿si esos son los que vienen aquí, quiénes son los que quedan fuera? ¿Cuántos habrá peor, heridos o
23 de Mayo de 2014
13

incluso muertos?
Es posible distinguir, mientras más pacientes de ese tipo van arribando, ciertos rasgos comunes, como que todos
son hombres, todos son jóvenes y todos son negros. Un Gobierno que declaró desterrado el racismo no ha podido
cambiar la realidad de que la población marginada y que menos oportunidades tiene de superar la miseria imperante
es fundamentalmente negra. La sala de urgencias es el reflejo de esa injusticia social.
La población que menos oportunidades tiene de superar la miseria es negra
Pero no están solo los heridos de las riñas callejeras, también están las víctimas de agresiones sexuales y violencia
doméstica, mujeres de todas las edades que llegan muy golpeadas al hospital, a veces inconscientes. Es el
resultado de la falta de seguridad, del machismo y de la prostitución tan extendidos en La Habana. Algunas de
ellas, ni siquiera en el hogar se hallan a salvo. Ante estos problemas, las mujeres se encuentran muy desprotegidas,
aunque las autoridades oculten o minimicen su incidencia real en Cuba.
¿Es esta una noche como otra cualquiera? "Esto casi siempre está así, como hoy", cuenta un ambulanciero
aparentemente bien adaptado a trabajar junto a enfermeros y policías, captando de cerca una realidad de la cual los
medios oficiales jamás se hacen eco y atendiendo heridos que se debaten a veces entre la vida y la muerte.
Las horas más oscuras van pasando y, con ellas, el desvelo parece mitigarse en el Hospital Calixto García. Se ha
usado mucho hilo de sutura para cerrar los profundos cortes. A la señora mayor en la camilla se la han llevado ya.
Hay silencio. A partir de cierto punto, la madrugada transcurre sin que lleguen casos nuevos, pero no hay un instante
definido para saber con certeza si lo peor ha pasado.
Quiénes somos
Nuestra declaración de
intenciones
14ymedio, La Habana
14ymedio es fruto de la evolución de una aventura personal que se ha transformado en un proyecto colectivo. El
blog Generación Y, realizado por Yoani Sánchez, ayudó a impulsar la blogósfera alternativa en la Isla y se ha
convertido en referencia obligada sobre asuntos cubanos. Siete años después de su creación, con cerca de mil
textos publicados y más de un millón de comentarios, esa bitácora personal deriva ahora hacia el espacio más
amplio del periodismo.
Quienes contribuimos a 14ymedio somos deudores también del esfuerzo del periodismo independiente en Cuba
23 de Mayo de 2014
14

para contrarrestar el monopolio de los medios oficiales. Bebemos de la experiencia de otras publicaciones nacidas
en sociedades que transitaron hacia la democracia y donde la prensa jugó un papel en la formación de la conciencia
cívica y en la conquista de las libertades.
Tenemos un compromiso con la verdad, la libertad y la defensa de los derechos humanos, sin ataduras ideológicas o
partidistas.
No haremos periodismo de barricada, sino periodismo en el sentido más amplio de la palabra, sin ínfulas
pedagógicas ni concesiones mercantiles. Informar, opinar, abrir espacio al debate, respetar al que piensa diferente,
nos ayudará a armonizar la libertad de expresión con la responsabilidad ciudadana.
14ymedio nace en formato digital en uno de los países de menor conectividad a Internet de todo el planeta. Uno
de nuestros mayores retos es, por tanto, llegar a los lectores cubanos dentro de la Isla y prepararnos para el día en
que –con libertad y sin censura– nuestros compatriotas puedan leernos en la pantalla de su ordenador o comprar un
ejemplar de nuestro periódico en el kiosco de cualquier esquina del país.
Hoy damos el paso para que ese momento llegue cuanto antes.
Ángel Santiesteban saluda desde un centro de reclusión en La Habana. (14ymedio)
entrevista
"Me siento más libre que muchos
que están en la calle"
Lilianne Ruíz, La Habana
El escritor, bloguero y periodista ha sido incluido en la lista de los 100 Héroes de la Libertad publicada por
23 de Mayo de 2014
15

Reporteros sin Fronteras
Cumple prisión después de un proceso judicial que sus abogados consideran "kafkiano"
Cuando entró en la cárcel en abril del pasado año, Ángel Santiesteban tenía 26 invitaciones internacionales para
asistir a universidades, festivales de literatura y ferias del libro. No pudo cumplimentar ninguna. Su odisea comenzó
después de abrir su blog Los Hijos que Nadie Quiso. Para él la literatura y el periodismo han sido desde el
principio una fuente de problemas, pero también un acto de salvación espiritual.
Primero tuvo que liberarse de lo que él describe como el infierno: su paso adolescente por la temida prisión de La
Cabaña, donde fue retenido durante más de un año por “encubrimiento” (delito del que fue finalmente absuelto), al
no denunciar la salida ilegal de su hermana. Más tarde, tuvo que liberarse también del paraíso artificial que le
correspondía por ser un escritor cubano merecedor de premios tan importantes como el entregado por la Casa de
las Américas, por el relato de aquella cárcel cuyas imágenes aún lo asedian.
Ha preferido, sin embargo, mantenerse como el hombre sencillo que dice su verdad sin someterse a otros. Ha
debido pagar un alto precio por ello. Encerrado en una trampa legal, lleva quince meses preso después de un
proceso judicial que sus abogados califican de kafkiano. Su condena, a partir de pruebas falsas, por "violación de
domicilio y lesiones" a su ex pareja tiene más de ajuste de cuentas políticas que de aplicación de justicia.
Desde el centro de reclusión donde se encuentra ahora, escribe textos de ficción y notas periodísticas.
Pregunta. ¿Cómo te enteraste de que estás en la lista de los 100 Héroes de la Libertad que publicó Reporteros
sin Frontera (RSF)?
Respuesta. Mi hermana, que está en Miami, llamó por teléfono a mi familia aquí en Cuba y así me dieron la noticia.
Al principio me sentí asustado. Es una responsabilidad que pesa.
P. ¿Qué representa para una persona expresarse libremente?
R. Antes de hacerlo quizá uno no lo ve como una necesidad porque nunca lo ha probado. En el blog, una vez que yo
empecé a decir a camisa quitada lo que pensaba de las cosas fue una de las experiencias más grandes y
emocionantes que haya vivido. Cuando empezaron las presiones familiares me cuestioné si valía la pena ese camino
que me advertían que iba a ser de sufrimiento porque podía ir preso. Pero aquello era tan sabroso que dije: ese
camino lo voy a transitar y adonde me lleve voy a ser feliz. De hecho siempre lo he dicho, yo estoy preso y soy feliz
porque me siento más libre que muchos que están en la calle o en la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de
Cuba).
P. ¿Alguna vez te autocensuraste?
R. Como soy escritor siempre sentí estar jugando con la autocensura. Primero con la estética y después con la
política. Los maestros de los talleres literarios donde participé decían que no vale la pena que te censuren un libro
por un cuento cuando puedes alcanzar con el libro a los lectores. "No sacrifiques a todos los hijos si puedes matar a
uno", me decían. Ahí comienza la autocensura, pero a la vez es una lucha interna que uno tiene de sentirse
asqueado.
23 de Mayo de 2014
16

P. ¿Y el periodismo? ¿Cuándo llegó a tu vida?
R. Coincidió con un viaje a la República Dominicana en 2008. Siempre tuve el sueño de ser un periodista que tuviera
una esquinita en la última página de un periódico, para poder decir lo que yo pensaba de las cosas. Entonces alguien
me recomendó leer el blog Generación Y y quedé admirado. No sabía qué cosa era un blog, ni que aquella
posibilidad existía hasta que Camilo Venegas, el poeta, me ayudó a abrir Los Hijos que Nadie Quiso y cuando
regresé a Cuba seguí actualizándolo.
"Abel Prieto, que era presidente de la UNEAC me dijo que para publicar el libro tenía que quitar cinco
cuentos"
P. Algunos de tus cuentos y novelas dejan la impresión de ser grandes reportajes. Echas mano del realismo y haces
críticas abiertas al Gobierno. ¿Cómo lograron pasar la censura oficial?
R. Creo que ejercité poco la autocensura, pero sí sentí la censura oficial. En el año 1992 me llamaron para decirme
que había ganado el premio Casa de las Américas por el libro Sur, latitud 13, sobre la guerra de Angola. Cuando
llegué, a las siete de la noche, ya no era “el premio Casa". Abilio Estévez estaba en el jurado y me contó cómo había
sido. La Seguridad del Estado lo llevó a una habitación, allí le dijeron que no podían premiar ese libro porque de
hacerlo iban a dañarme. El jurado, para "protegerme", decidió no premiarme. Después a ese libro le cambié el título,
le puse Sueño de un día de verano, lo mandé a la UNEAC y gané el premio Luis Felipe Rodríguez de 1995.
Te voy a contar algo inédito. En el año 1998 Abel Prieto, que era presidente de la UNEAC, me dijo que para publicar
el libro tenía que quitar cinco cuentos. Yo le dije que si tenía que sacar un cuento de ahí que lo olvidara. Entonces
me dijo: ¿Qué tú necesitas; quieres un carro, una casa? Yo necesitaba una casa en aquel momento. Al final el libro
salió sin esos cinco cuentos.
P. ¿Y nunca los publicaste?
R. Con esos cuentos y otros que me habían censurado en Casa de las Américas conformé Los Hijos que Nadie Quiso.
El libro se llama así porque son los cuentos que nadie quiso y ese título se convirtió después en el nombre de mi
blog.
"Me doy cuenta de que es necesario hacer oposición al Gobierno desde la perspectiva de los Derechos
Humanos"
P. ¿Es cierto que te negaste a ver a Fidel Castro cuando recibiste el premio Casa de las Américas por segunda vez,
en 2006?
R. Todos los años Fidel Castro recibía a los premios Casa y los jurados de ese año. La misma noche de la premiación
me dicen que la guagua estaba abajo esperando por mí para llevarnos al Palacio de la Revolución. Yo siempre dije
desde el año 1992 que esa noche era tan importante para mí que yo no la iba a compartir con unos desconocidos.
Aunque fuese en el Malecón yo la iba a compartir solo con mi familia y mis amigos, que eran los que me habían
ayudado a crear. Y así fue.
23 de Mayo de 2014
17

P. ¿Y por qué buscarte el problema de abrir un blog crítico con el Gobierno si ya tenías toda esta obra publicada y
premiada?
R. Lo primero es que hay que ser honesto con lo que se piensa. Es como la literatura: uno no se propone escribir
contra el Gobierno. No se dice: voy a hacer un cuento crítico con el Gobierno. Es una sensación que cala en ti, y
cuando lo escribes, por suerte o por desgracia, porque de verdad uno no lo escoge, sale crítico con el Gobierno.
Ellos mismos me fueron empujando con sus injusticias a ser más crítico.
P. ¿Ha valido la pena?
R. Aquí, viéndome ahora, si me dijeran de ir hacia atrás lo comenzaría a hacer con más fuerza. En este tiempo
recorrido me doy cuenta de que es necesario el blog, de que es necesario hacer la oposición al Gobierno desde la
perspectiva de los Derechos Humanos. A mí lo único que me pesa es no haberlo hecho con más fuerza desde el
principio.
Óleo de Esteban Valderrama, cuyo original fue destruido, representando la muerte de José Martí. (14ymedio)
Opinión
Ese hombre que es Cuba
Vicente Echerri, Nueva York
José Martí estaba arrastrado por un ímpetu que lo precipitaba hacia la muerte
Mientras escribo, puedo ver, sobre el dintel de la puerta de mi estudio, un pequeño cuadro que funciona como una
23 de Mayo de 2014
18

minúscula vitrina, en el cual se incluye una reproducción del óleo de Esteban Valderrama que aspira a captar el
momento de la caída de José Martí y una cápsula con un poco de tierra de Dos Ríos, recogida en el lugar por el
erudito martiano Luis García Pascual el día del centenario de la muerte de nuestro héroe nacional. Carlos Ripoll, que
recibió la tierra enviada por García Pascual, fue responsable de preparar estos cuadros para algunos de sus amigos.
Valderrama representa a Martí con su inconfundible traje negro, sobre un caballo blanco y llevándose la mano al
pecho en el momento de ser abatido por la infantería española. Las crónicas describen una imagen todavía más
excéntrica: un hombre de americana negra ciertamente, con un sombrero negro también y empuñando un revólver
del que no llega a salir ninguna bala. El hombre, casi como único blanco en el campo visual, se abalanza sobre un
enemigo atrincherado detrás de una cerca de piedra y de algunos árboles. La figura vestida y tocada de negro
(aunque el pantalón sea claro, según relatan las actas del suceso) sobre un caballo blanco constituye una diana
perfecta para los fusiles enemigos.
No hay manera de esquivar la certeza —o al menos la duda— de que Martí corrió deliberadamente al encuentro de
la muerte esa tarde del 19 de mayo de 1895. La idea del suicidio, en el hombre que acababa de iniciar la empresa
libertadora de su pueblo, repugna a la moral patriótica. Casi nadie se ha atrevido a proponer esta tesis que puede
traducirse como herejía. Nuestra cultura asocia el suicidio con los cobardes y los evasores, y a Martí no pueden
achacársele estos defectos del carácter. Sin embargo, ¿cómo explicar que un hombre sin experiencia alguna de
guerra, que además es factor esencial de la promoción de su causa —y lo sabe—, se lance al galope prácticamente
solo contra un escuadrón de fusileros? No creo que sea temerario afirmar que ese hombre quería morir o, en todo
caso, estaba arrastrado por un ímpetu que lo precipitaba hacia la muerte.
Es el mismo ímpetu, tal vez, que lleva a Jesús a Jerusalén, a una celebración de la Pascua que incluye su suplicio.
Jesús anuncia su muerte y, si nos atenemos al testimonio de los evangelios, lejos de evadirla, la provoca: entra en la
ciudad ostentosamente, desafía a la clase sacerdotal, vuelca la mesa de los cambistas, profetiza la destrucción del
Templo… Podría haber huido la noche misma de su arresto, pero persiste en quedarse a sabiendas de que le
espera la crucifixión. Es de creer que Martí hizo una cita impostergable con la muerte, como si a ella lo empujara un
sentimiento de consumación, de obra que ha culminado —aunque aún diste de su cumplimiento—, y que se expresa
en esa frase rotunda de la carta a Federico Henríquez y Carvajal: “para mí ya es hora”.
Ni el actual régimen totalitario ha podido prescindir de Martí y ha optado por manipularlo, con resultados
casi siempre grotescos
Al igual que cualquier otro ser humano que haya dejado de existir, Martí ya es irrecuperable. Los estudiosos y
biógrafos del hombre que define y sustenta nuestra precaria identidad nacional se han empeñado, por más de cien
años, en desentrañar algunas incógnitas que presenta siempre una personalidad compleja, por diáfana que pueda
haber sido, y que en el caso de Martí está prolijamente expuesta en una inmensa papelería que dejó en el momento
de su muerte.
Aunque atraído por los más diversos intereses intelectuales, a los que cohesionaba una vocación humanística, en
Martí se va acentuando, como síndrome de la idée fixe, el proyecto de la independencia de Cuba, hasta el punto en
que vida y proyecto, nación y persona, se funden en una sola entidad sin lindes discernibles, fusión que se consuma,
como una suerte de trágica metáfora, en Boca de Dos Ríos.
Me atrevo a proponer que la caída de Martí hay que verla y entenderla como un deliberado acto de inmolación —
aunque no haya sido totalmente consciente— en que el hombre público, el poeta, el líder revolucionario convergen
puntualmente en un momento y lugar que es, a un tiempo, de entrega y de realización supremas, a partir del cual el
sujeto y el objeto de una misma existencia se hacen indistinguibles.
23 de Mayo de 2014
19

Desde ese momento constelar, y a semejanza del mito chino del dios de la porcelana —el ceramista que se lanza al
horno para fundirse con su obra e imprimirle una textura humana—, no hay manera de separar a Cuba de Martí, ni a
la historia del país del ideario de su máximo héroe. Y en esto consiste el triunfo del hombre y el encadenamiento —
a veces agónico— de la nación con el alma de su fundador.
Lo cubano se define por las pautas que él nos trazara y éstas casi siempre van a estar muy por encima de la
ejecutoria de ciudadanos y gobiernos, pero durante más de un siglo él ha sido un referente imprescindible. Ni
siquiera el actual régimen totalitario —abominación política que está en las antípodas del pensamiento martiano—
ha podido prescindir de Martí y, no pudiendo excluirlo, ha optado por manipularlo, con resultados casi siempre
grotescos. La palabra y la vida de Martí nos salvan y nos condenan, porque él es Cuba, desde aquel día, glorioso y
trágico, de su voluntaria inmolación.
Vicente Echerri es un escritor cubano que vive en Estados Unidos.
Cubadisco 2014
Cultura
Cubadisco… los tambores
afónicos
Zunilda Mata, La Habana
Edición número dieciocho de la principal cita del disco cubano, pero lejos de ser una plaza de atractivo comercial
para productores y artistas
23 de Mayo de 2014
20

Ernán López-Nussa alcanza el Gran Premio Cubadisco y Producciones Colibrí arrasa en treinta de las categorías del
certamen
Frente a las discográficas estatales al estilo de la EGREM, las productoras independientes se abren paso con títulos
atrevidos y de buena calidad
Con una exposición de instrumentos patrimoniales comenzó la edición XVIII de la Feria Internacional del disco
cubano, Cubadisco. Dedicada a Trinidad y Tobago y a la percusión, esta fiesta de los sonidos siempre deja aplausos
pero también críticas. Cada día con menos recursos financieros, el evento no ha logrado responder con acierto a las
demandas comerciales y de distribución crecientes en el sector musical cubano.
En 1997 se inició este certamen, con la intención de incidir en la calidad de las producciones y estimular su
crecimiento. La industria musical se encontraba en un momento para el optimismo, gracias a que se comenzaban a
ver signos de diversificación. Después de más de dos décadas bajo la hegemonía de la Empresa de Grabaciones y
Ediciones Musicales EGREM, se constituyeron otras compañías discográficas como RTV Comercial, los estudios P.M.
Record de Pablo Milanés, Ojalá de Silvio Rodríguez. También se habían establecidos en la Isla tres sellos
discográficos extranjeros: Art Color, Caribe Productions y Magic Music.
Las trabas burocráticas ha restado alcance al Cubadisco
Sin embargo, dieciocho años después las expectativas iniciales no han podido cumplirse. La calidad artística no ha
sido el problema. En su lugar, las trabas burocráticas ha restado alcance al Cubadisco, a lo cual se le ha sumado la
mojigatería de los funcionarios del sector musical, que no aceptan ver la producción de discos también como un
negocio.
La percusión, en el centro de atención
En esta edición del Cubadisco, la percusión ha sido la protagonista. Sin dudas, una de las ramas de instrumentos
musicales emblemáticas de la música cubana. Tambores batá, tumbadoras, pailas…identifican nuestro quehacer
musical y resultan vitales en la composición y sonoridad de cualquier manifestación genérica. Al igual que los
llamados instrumentos de percusión menor: el güiro, las claves, el bongó, el cencerro, las maracas, la cajita china y el
chequeré, en los que en nuestro país posee intérpretes de primera línea.
Uno de ellos es el maestro Enrique Lazaga, presidente de honor del evento y galardonado con el Premio de Honor
Cubadisco 2014. Güirero de corazón, durante sus seis décadas de vida artística ha formado parte de la Orquesta del
Cabaret Rumba Palace, la Orquesta Popular de Conciertos, Maraca y Ritmo Oriental. Junto al veterano músico, se
presentan otros reconocidos percusionistas como Ruy López Nussa, Enrique Plá, El Peje y Giraldo Piloto, los
maestros Justo Pelladito y Emilio del Monte, el chequerista Pancho Terry, el timbalero Amadito Valdés y Jesús
Abreu, fundador de Los Papines. La gala Tambor a la brasa, que se ofrecerá el próximo día 23 en la sala Covarrubias
del Teatro, será el plato fuerte de este homenaje a los cueros.
La invitación a músicos de Trinidad y Tobago, Venezuela, Puerto Rico, Curazao, Martinica, Santa Lucía, Haití,
Guadalupe Colombia y Bahamas, permiten disfrutar de una sonoridad caribeña, que ha dejado también su impronta
en la música soul y las steel bands. Sin embargo, la presencia de estos artistas convidados ha estado ausente de una
buena promoción, por lo que muchos de ellos pasarán sin penas ni glorias por los escenarios del patio.
Entre las pocas agrupaciones extranjeras anunciadas con antelación, estuvo el grupo español Chambao, con el que
Carlos Varela compartió el escenario del teatro Karl Marx el viernes pasado. Ese mismo día, unas horas antes, tuvo
lugar la apertura de la Feria Comercial Cubadisco 2014, en el Pabellón Cuba. Con la tardanza que ya va
caracterizando al evento, se pusieron a la venta las producciones musicales premiadas el pasado año.
23 de Mayo de 2014
21

Producciones Colibrí se alza con treinta galardones
Los premiados en el Cubadisco 2014 fueron dados a conocer el miércoles 14 de mayo en un salón del emblemático
Hotel Nacional de La Habana. Entre las grandes carencias que se le han señalado al certamen, está precisamente la
de no tener una merecida gala para la entrega de los galardones. Lo cual reduce tan importante momento a la
frialdad de una conferencia de prensa.
Por tercera vez en la historia del certamen, el maestro Ernán López-Nussa se alzó con el Gran Premio Cubadisco. En
esta ocasión con el disco Sacrilegio que explora los límites entre la llamada música culta y el jazz. Con anterioridad,
en los años 2003 y 2012, lo había logrado también gracias a los fonogramas Havana to Rio y Veinte Pianos,
respectivamente.
El CD-DVD Sacrilegio viene avalado por el sello discográfico Producciones Colibrí, que dominó la lista de premios al
llevarse lauros en –nada más y nada menos- que treinta categorías. Sin embargo, muchos de los discos presentados
al concurso todavía no han salido del proceso productivo. Adelantos de estos se prepararon, a la carrera,
únicamente para presentarlos en competencia y aún no pueden adquirirse en el mercado. Producciones Colibrí ha
recortado sus planes discográficos por problemas financieros y se presume que su lista de títulos disminuirá en lo
adelante.
El Premio Extraordinario a la Excelencia Interpretativa fue a parar a las manos de Beatriz Márquez por su
desempeño en el disco Espontáneamente. Mientras con el Premio Especial Extraordinario se reconoció a Siempre
habrá Van Van, obra compuesta por dos DVD y que nació del trabajo entre la prestigiosa orquesta y el grupo de
teatro infantil La Colmenita. Se esperaba un homenaje así en esta edición del Cubadisco, después del reciente
fallecimiento del director y músico Juan Formell.
El reconocimiento en la categoría de reguetón, un género muy popular en nuestra Isla, recayó en Supercubatón 2014
que se define a sí mismo como 100% reguetón cubano. Voces más jóvenes también lograron su recompensa en el
certamen, como el Making Of de Haydeé Milanés en el Chaplin y el disco Ven de Raúl Paz.
El monopolio oficial sobre la grabación y distribución musical ha sufrido graves reveses en los últimos
años
Las producciones independientes también alcanzaron algunos lauros. Como Qué lindo es el amor, del grupo
Interactivo y Roberto Carcassés. Llama la atención que alternativas como esta se fortalecen en la medida en que se
deprime la industria estatal. El monopolio oficial sobre la grabación y distribución musical ha sufrido graves reveses
en los últimos años, desde que los llamados “paquetes” o combos –que se comercian de forma ilegal- incluyen
canciones y video clips de productores independientes.
En Cuba, la relación creación-tecnología-comunicación-consumo está determinada por la existencia de profundos
desequilibrios. La depresión económica que sufre el país se refleja en múltiples espacios y la industria cultural no
escapa de ello. Los productos discográficos están destinados en su mayoría a un público poseedor de divisas. Para
nadie es un secreto que la música circula a través de la piratería y a eso se le suma que, aunque la entrada a muchos
espectáculos en vivo es “subvencionada”, los costos de acceso están por encima del poder adquisitivo de buena
parte de la población.
Cubadisco tiene mucho de simulacro, o de paripé, al decir del título de Inti Santana premiado en la categoría Trova:
Mundo paripé. A pesar de la fanfarria y los galardones entregados a bombo y platillo, el alcance comercial del
evento es mínimo. No resulta una plaza para establecer negociaciones que favorezcan la competitividad de la
industria. Cada día, además, cuenta con menos recursos financieros y evidencia una mayor desarticulación
organizativa.
23 de Mayo de 2014
22

Será necesario elaborar nuevas estrategias, sacudirse viejos prejuicios comerciales y darle mayor
autonomía a productores y artistas
Cubadisco, sin embargo, es un empeño potencialmente valioso. Nadie puede negar su contribución en la
preservación del patrimonio musical cubano y las posibilidades que encierra un evento de su naturaleza para generar
incentivos de gestión en el medio. Para que sobreviva será necesario elaborar nuevas estrategias, sacudirse viejos
prejuicios comerciales y darle mayor autonomía a productores y artistas. De lo contrario, por mucho que llamen los
tambores… sonarán apagados y afónicos.
OPINIÓN
Nuestra República imperfecta
Fernando Dámaso,
Recordar con respeto la fecha en que fue proclamada constituiría una demostración de inteligencia y de madurez
política
El día 20 de mayo de 1902 ondeó por primera vez, libre y soberana, nuestra bandera, izada por las manos gloriosas
del Generalísimo Máximo Gómez, dando a conocer al mundo el surgimiento oficial de una nueva nación. Resulta
cuando menos una incongruencia que se celebre el aniversario del establecimiento de cada una de las siete villas
fundacionales, que en definitiva, sin restar méritos a su importancia histórica, representan la instauración del régimen
colonial español en la isla, y no se recuerde el final del mismo, con la proclamación de la República en esa fecha.
La intervención de los Estados Unidos de Norteamérica cuando ambos contendientes, el Ejército Español y el
Ejército Libertador, se encontraban extenuados, inclinó la balanza del lado cubano, evitando, aunque no fuera su
objetivo principal, prolongar por más tiempo la destrucción y la muerte.
Después de más de tres años de gobierno interventor, independientemente de lo realizado en la renovación de la
administración pública, la reconstrucción del país y la creación de eficientes sistemas de salud y de educación, la
República no nació perfecta pero, a pesar de todos sus males, en el corto plazo de cincuenta y seis años, logró un
desarrollo y resultados sorprendentes, que la colocaron en muchos primeros lugares entre los países de América
Latina y del mundo.
No por repetidos dejan de ser importantes algunos indicadores económicos y sociales: posición 29 entre las
mayores economías del mundo y primer lugar mundial en producción de azúcar de caña; en Iberoamérica: segundo y
tercer lugar en entrada per cápita, mayor porcentaje de viviendas electrificadas (82,9%) y con baño propio (79,9%),
segundo país en el consumo calórico per cápita (2870), con menor mortalidad infantil (33,4 por cada mil nacidos) y
con el más bajo índice de analfabetismo (23,6%), mejor país en número de médicos per cápita (1 por cada 957
habitantes), primer país en conceder el divorcio a las parejas en conflicto (1918), en establecer la jornada laboral de
ocho horas y el salario mínimo (1937) y en reconocer el voto a las mujeres (1940). En los últimos cincuenta y cinco
23 de Mayo de 2014
23

años algunos de estos indicadores, en lugar de mantenerse o mejorar, han empeorado y, en otros, lo logrado no
guarda correspondencia con el largo tiempo utilizado para su obtención ni con su alto costo social, lo cual
demuestra que nadie está exento de errores ni de equivocaciones.
La historia puede ocultarse, manipularse y hasta tergiversarse, pero es imposible borrarla
Condenada al ostracismo después del año 1959, por burdos intereses ideológicos y políticos, su sistemático olvido y
los epítetos de "neo-colonia", "seudo-república", "república mediatizada" y otros utilizados profusamente al referirse
a ella, no han tenido ni tienen otro objetivo que descalificar la obra de generaciones de cubanos la cual, en muchos
aspectos ha sido destruida, sin ser sustituida por otra más valedera. En los años de nuestra República imperfecta
también se consolidó nuestra identidad nacional, se expandió nuestra cultura y se forjaron importantes valores, ésos
que hoy se tratan de rescatar. Además, se desarrollaron nuestros pueblos y ciudades, ésos que hoy se encuentran
en estado deplorable, y nuestra economía, hoy sumida en prolongada crisis, floreció.
La historia puede ocultarse, manipularse y hasta tergiversarse, pero es imposible borrarla: sus hechos y personajes
siempre reaparecen. Nuestra República imperfectaes mucho más que la Enmienda Platt, la intención de reelección
de Estrada Palma, la segunda intervención, la corrupción, la politiquería, las dictaduras, las tensiones políticas y
sociales, las carencias y los excesos de los cubanos y hasta sus generales y doctores. La República de Cuba es una
realidad histórica desde su proclamación hace 112 años hasta nuestros días, con diferentes protagonistas
circunstanciales pero con sólo uno constante: el pueblo cubano. Recordar con respeto y mostrar con orgullo, como
sucede en todos los países civilizados, la fecha en que fue proclamada, constituiría una demostración de inteligencia
y de madurez política y subsanaría, en parte, el error de su negación y olvido durante años.
Desde aquí
Nuestra terminología
Reinaldo Escobar, La Habana
Suele etiquetarse la tendencia política del discurso por la elección de la terminología. Donde las posiciones se
hallan más polarizadas, como es el caso de Cuba, aumenta la susceptibilidad ante la selección de cada palabra.
A las restricciones económicas impuestas por Estados Unidos al Gobierno de Cuba, en un polo se le llama embargo y
en el otro bloqueo. El país donde se originan dichas medidas puede ser mencionado como el imperialismo (o el
imperio) o por sus nombres comunes: Estados Unidos, USA, Norteamérica. Al equipo de personas que tienen en sus
manos las principales decisiones en Cuba se le llama el gobierno cubano, las autoridades o el régimen castrista y
otros epítetos elogiosos como la generación histórica de la Revolución o descalificatorios, como la dictadura de los
hermanos Castro.
El término revolución a veces se escribe con mayúscula, sobre todo si lleva su apellido: Revolución Francesa,
23 de Mayo de 2014
24

Revolución Industrial, Revolución Cubana. En los años 80 para referirse al proceso que Lenin encabezó en Rusia en
1917 era casi obligatorio usar la siguiente fórmula: La Gran Revolución Socialista de Octubre. De hecho ese fue el
nombre que se le puso a una fábrica de combinadas cañeras en Holguín. En nuestro caso se puede apelar a
fórmulas más afectadas, como el proceso iniciado en 1959 por no apelar a anteponer la llamada al sustantivo
revolución.
Quienes nos dedicamos a escribir sobre temas cubanos estamos constantemente sujetos al escrutinio de nuestros
críticos a partir de la terminología que elijamos. ¿Cómo debo llamar a Fidel Castro Ruz? ¿Acaso debo decir nuestro
invencible comandante en jefe? ¿El simple y cariñoso Fidel, o el distante Castro? Una vez en medio de una tormenta
de ideas alguien recomendó la hiena de Birán y la sugerencia del apodo quedó como un chiste. Quizás lo apropiado
sea decir llanamente el expresidente cubano, pero eso no le gusta a ningún extremo.
Ahora que nos enfrentamos a la situación de iniciar una experiencia periodística con pretensiones de objetividad y
moderación nos vemos entrampados en la maldita circunstancia de la terminología que, como el agua a la isla, nos
rodea por todas partes. Es fácil para los panelistas de la mesa redonda usar categorías como la mafia terrorista de
Miami, nuestros cinco héroes prisioneros del imperio, los mercenarios asalariados del imperio, la guerra mediática
contra Cuba y otras acuñaciones tan carentes de imaginación como de sentido. Para eso les pagan.
Sin embargo, cómo podemos nosotros encerrar en una palabra o una frase a los millones de cubanos que por
disimiles razones han decidido vivir fuera de su país. ¿debemos decir el exilio, la emigración, la diáspora? Es obvio
que no diremos la escoria, por muy inesperado (traicionero) que haya sido salir de una u otra forma de este horno
(crisol) donde se nos manejaba (formaba) como adocenados (hombres nuevos).
En esta obertura, llena de tropiezos y emociones quisiéramos dejar claro que cada autor es dueño de su
terminología, siempre que no transgreda los elementales límites del respeto. En este espacio cabe la pasión, todas
las pasiones, pero no el insulto. A los más susceptibles les rogamos tolerancia, que las palabras pueden ser la
envoltura material del pensamiento, pero no la cárcel de las ideas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful