BASES ECONÓMICAS DE LA REVOLUCIÓN ARTIGUISTA

Barrán, P; Nahúm, B.


I. LA REALIDAD: LA CAMPAÑA DE LA BANDA ORIENTAL DURANTE LA DOMINACION ESPAÑOLA.

1. Originalidad de la Banda Oriental como colonia española.
A diferencia del Perú y México (mixtura de civilizaciones indígenas agrícolas y una cultura española en pleno apogeo)
la Banda Oriental fue hija del predominio absoluto de una España ya decadente y atrasada cultural y
económicamente en Europa.
La debilidad se tradujo en incapacidad de resolver problemas y en una relación paradojal entre colonia y metrópolis
donde la colonia, con su burguesía mercantil, se presentaba más pujante que la segunda.

Otra originalidad es que la riqueza precedió al hombre. La introducción del ganado en el s. XVII (Hernandarias y
jesuitas) su multiplicación en campos desiertos durante los s. XVII y XVIII son los antecedentes del poblamiento. La
apropiación de esta riqueza preexistente fue uno de los problemas junto a la anarquía en la propiedad.
Otro factor es el gaucho, semisedentario, fruto de una ganadería no de propiedad privada. En el plano político la
característica de territorio fronterizo disputado por España y Portugal. Disputa que provoco la avanzada española,
fundando de Mvd en 1724, en un territorio de frontera móvil.

2. Las primeras formas de la propiedad de la tierra.
La anarquía en la propiedad, el latifundio, la defensa de la frontera, el gaucho… son los problemas fundamentales de
la B.O. La propiedad se relaciona con la soberanía, por tal motivo extender el derecho de propiedad era la afirmación
de lo español.
Primeros repartos: a los primeros pobladores se les repartía una “suerte” de estancia, 1 leg. de frente x 1 ½ leg de
fondo, el frente limitaba con un curso de agua, unas 1875 hectáreas. Un matrimonio fundador podía pedir una
“suerte” mas por hijo nacido. Este criterio de reparto, que implicaba la obligación de establecerse, no producía
latifundios ya que en el s. XVIII esta extensión daba una baja productividad (estimativo: de 900 cabezas se podían
producir 90 pobres cueros anuales).
El resultado fue un productor medio, como el abuelo de artigas que por rodeo buscaba el amanse de la novillada
cimarrona para vender cueros a los comerciantes en Mvd o de contrabando en el Brasil.

3. El latifundio colonial: orígenes y causas.
El origen de los latifundios explica Félix de Azara (naturalista y geógrafo español quien delimita con portugueses las
fronteras española - lusitana, fijada en el Tratado de Paz de 1777) señala en 1801 que la causa del latifundio es una
ley real de autorización de entregar tierras solo la que las compre. Y que por lo elevado de los gastos de los trámites,
solo podían comprar aquellos que tienen 10.000 cabezas o mucho dinero, para después arrendarlos o venderlos a
los pobres.
Se deduce del documento de azara que:
Lo caro de los gastos burocráticos hacía el acceso a la propiedad un beneficio privativo, solo para ricos. (Tramite
$400 mientras que la legua
2
se tasaba en $20).
Dentro de los ricos que podían costear, los más beneficiados, eran aquellos que tenían negocios en Mvd ya que
tenían contacto con las autoridades urbanas españolas.
Latifundista ausente, deja la explotación en manos de un capataz, el se encuentra en la ciudad.
Pivel devoto: el propietario luego de denunciar grandes extensiones permanecía en la ciudad y en primavera enviaba
un capataz para realizar la faena. No realizaba ninguna obra, no poblaba ni instalaba rodeos. Se hacia la faena y
vendía los cueros en la ciudad. Alzaybar fue un ejemplo. También las concesiones de las autoridades de grandes
extensiones (zona fronteriza de rocha y treinta y tres) era una manera de establecer soberanía aun con el peligro de
formar una clase de terratenientes.
Otra causa del latifundio era la falta de seguridad donde solo podían enfrentar los riesgos los grupos numerosos y
armados de las grandes estancias cuidadas por sus dueños que eran los menos, predominando el latifundio
ausentista.

4. Valoración del latifundio colonial.
El latifundio fue la solución española para la defensa de los portugueses. Aunque no la indicada. Otra repartición
equitativa sería inviable por las pocas peticiones. Bauza señala que en 1781 existían latifundios dentro de la
jurisdicción de Montevideo, y en algunas se podrían instalar 700 vecinos. Cabe aclarar que los documentos de
desalojo se refieren a la jurisdicción de Montevideo. (Es decir existían latifundios en Mvd, lo cual no cumpliría con el
fin de ceder para poblar para protección frente a los portugueses).

Los pobladores habrían el camino, luego un denunciante reclamaba la tierra y se desalojaba a los ocupantes. Esta
estructura tuvo como consecuencia una sociedad de hombres dependientes del hacendado o libres pero miserables.

Las rinconadas eran lugares más buscados por estratégicos.
Indios huidos de las misiones, la lejanía de centros poblados y la autoridad y las comunicaciones hicieron que al
norte del rio negro el poblamiento se produjo tardíamente (primeras denuncia de campos 1780-90). Aquí si se aplica
el principio de secesión para poblar.
De todas maneras la mayoría de las tierras hacia 1811 seguían siendo realengas. Fue el estado independiente quien
dono más cantidad de tierras.
El territorio se fue poblando de sur a norte en diferentes oleadas y en el norte, tierras de menor valor, la puja por la
tierra tuvo menos consecuencias porque existía la válvula de seguir expandiéndose al norte. Las oleadas se sucedían
en ciclos, poblador, expropiación y nuevo desplazamiento. Además la presión por poblar el sur debe ser relativizada
ya que la mayoría de la población era flotante y estaba en la campaña. Mientras la subsistencia fuera fácil, los
campos sin alambrar, la frontera abierta, el gaucho preferiría el saqueo.
Hubo un hambre de tierras en el sur debilitada en el norte por la frontera abierta y los hábitos del gaucho.

5. Los simples poseedores de la tierra.
El ausentismo se dio entre los grandes latifundistas. La mayoría de los propietarios eran medianos, no tenían título
de propiedad. Azara dice que solo con el simple decreto de denuncia ya se instalaba la explotación, así eran desde
Montevideo hasta pasado el rio negro, sin título de propiedad. Las autoridades montevideanas urgidas por la
necesidad de fondos plantean en 1810 la regulación de la propiedad, con el fin de recaudación fiscal a los
propietarios. Se exhortaba a la presentación de títulos o denuncia, en caso contrario se remataria la propiedad.

Esta resolución sumada a la escalada tributaria provocaría un espíritu revolucionario en la campaña oriental. Hubo
argumentaciones de todo tipo, en Maldonado se expuso que se habían incendiado los archivos de propiedad.

6. El desorden en la delimitación de la tierra y en la propiedad del ganado

Lo común fue el asentamiento con límite vago. Hasta donde se lograra el dominio. Se preferían las rinconadas y los
limites naturales que favorecieran la explotación. Cuando se expulsa a los jesuitas en 1767, se remata sus tierras al
norte del r. negro de 100 mil y pico de cuadras, cuando se escrituro a favor de García de Zúñiga se habían extendido
a 400 mil. Esta anarquía en la propiedad se transmitía al ganado. Aunque se impuso el uso de marcas. La inexistencia
de alambrado conspiraba contra la propiedad del ganado.

7. Las formas de explotación y el peligro de la extinción de la riqueza ganadera.

1791 el virrey Arredonda prohibió la matanza de vacas para corregir los abusos de changadores y estancieros.
Ordenó que se herrara con marca para poder comerciarlo sino seria confiscado. Esto sed dio por el descenso del
ganado.
Causas: faena indiscriminada del guacho y changadores y la extracción para portugueses.
Sin embargo eran los propios comerciantes o estancieros que contrataban para la tarea para vender los cueros en
Mvd o en rio grande. Economía destructiva del s. XVIII.
Explotaciones:
Estancia: con ganado de rodeo. Era en su mayoría con propietarios asentados, levantaban algunos ranchos,
resultaba menos destructiva. Para aquerenciar el ganado a la hacienda, acostumbrarlo a un mismo sitio, se necesitan
3 o 4 meses durante la primavera. Así tiende a volver a su querencia. Según Azara uno hombre por cada mil cabezas.
El trabajo consistía en la castración y el marcado.
Vaquería: caza de ganado a caballo. No implica asentamiento. Forma preferida del latifundista. 100 hombres, salían
a la caza. Cuando alcanzaban a varios miles de cabezas se iniciaba marcha lenta. No se respetaba terneraje,
vaquillona, preñada. Fue un azote más cuando se liberalizo el régimen mercantil español.