You are on page 1of 5

Anemia

Es una afección en la cual el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos sanos. Los glóbulos rojos le
suministran el oxígeno a los tejidos corporales.
Causas
Aunque muchas partes del cuerpo ayudan a producir glóbulos rojos, la mayor parte del trabajo se
hace en la médula ósea, el tejido blando en el centro de los huesos que ayuda a la formación de
las células sanguíneas.
Los glóbulos rojos sanos duran entre 90 y 120 días. Partes del cuerpo eliminan luego las células
sanguíneas viejas. Una hormona llamada eritropoyetina producida en los riñones le da la señal a la
médula ósea para producir más glóbulos rojos.
La hemoglobina es la proteína que transporta el oxígeno dentro de los glóbulos rojos y les da su
color rojo. Las personas con anemia no tienen suficiente hemoglobina.
Las posibles causas de anemia abarcan:
 Ciertos medicamentos.
 Destrucción de los glóbulos rojos antes de lo normal (lo cual puede ser causado por
problemas con el sistema inmunitario)
 Enfermedades prolongadas (crónicas), como cáncer, colitis ulcerativa o artritis
reumatoidea.
 Algunas formas de anemia, como la talasemia, que pueden ser hereditarias.
 Embarazo.
 Problemas con la médula ósea, como el linfoma, la leucemia, el mieloma múltiple o
la anemia aplasia.
Síntomas
Si la anemia es leve, es posible que usted no tenga ningún síntoma. Si el problema se desarrolla
lentamente, los síntomas que pueden producirse primero abarcan:
 Sentirse malhumorado
 Sentirse débil o cansado más a menudo que de costumbre, o con el ejercicio
 Dolores de cabeza
 Problemas para concentrarse o pensar
Si la anemia empeora, los síntomas pueden abarcar:
 Color azul en la esclerótica de los ojos
 Uñas quebradizas
 Mareo al ponerse de pie
 Color de piel pálido
 Dificultad para respirar
 Lengua adolorida

Tratamiento
El tratamiento se debe orientar hacia la causa de la anemia y puede incluir:
 Transfusiones de sangre.
 Corticoesteroides u otros medicamentos para inhibir el sistema inmunitario.
 Eritropoyetina, un medicamento que ayuda a que la médula ósea produzca más células
sanguíneas.
 Suplementos de hierro, vitamina B12, ácido fólico u otras vitaminas y minerales.


Leucemia
Es un tipo de cáncer de la sangre que comienza en la médula ósea, el tejido
blando que se encuentra en el centro de los huesos, donde se forman las células
sanguíneas.
El término "leucemia" significa "sangre blanca". Los glóbulos blancos (leucocitos)
son producidos en la médula ósea y el cuerpo los utiliza para combatir infecciones
y otras sustancias extrañas.
La leucemia lleva a un aumento incontrolable en el número de glóbulos blancos.
Las células cancerosas impiden que se produzcan glóbulos rojos, plaquetas y
glóbulos blancos maduros (leucocitos) saludables. Entonces, se pueden presentar
síntomas potencialmente mortales.
Las células cancerosas se propagan al torrente sanguíneo y a los
ganglios linfáticos. También pueden viajar al cerebro y a la médula espinal (el
sistema nervioso central) y otras partes del cuerpo.
Las leucemias se dividen en dos tipos mayores:
 Aguda (evoluciona rápidamente).
 Crónica (evoluciona más lentamente).








Hemofilia
Se refiere a un grupo de trastornos hemorrágicos en los cuales la sangre tarda
mucho tiempo para coagularse.
Temas relacionados:
 Hemofilia A
 Hemofilia B
 Enfermedad de von Willebrand
Causas
Cuando uno sangra, el cuerpo inicia una serie de reacciones que ayudan a
coagular la sangre, lo cual se denomina cascada de la coagulación. El proceso
involucra a proteínas especiales llamadas factores de coagulación. Cuando falta
uno o más de estos factores de coagulación, generalmente hay una posibilidad
más alta de sangrado.
La hemofilia es causada por una falta de suficiente factor VIII o IX. En la mayoría
de los casos, la hemofilia se transmite de padres a hijos (hereditaria) y afecta con
mayor frecuencia a los hombres.
Síntomas
El síntoma principal de la hemofilia es el sangrado. Los casos leves pueden pasar
inadvertidos hasta una edad posterior en la vida, cuando ocurren durante una
cirugía o a un traumatismo.
En los casos más severos, se puede presentar sangrado grave sin una causa. El
sangrado interno puede ocurrir en cualquier parte y es común que se presente
sangrado en las articulaciones.
Pruebas y exámenes
La hemofilia se diagnostica con mayor frecuencia después de que una persona
presenta un episodio anormal de sangrado o cuando hay antecedentes familiares
conocidos de este trastorno.
Tratamiento
El tratamiento estándar consiste en reponer el factor de coagulación faltante a
través de una vena (infusiones intravenosas).
Diagnosticar un trastorno hemorrágico es importante, de manera que el médico
pueda tener cuidados adicionales si usted necesita cirugía y pueda evaluar o
advertirle a otros miembros de la familia que podrían estar afectados.