You are on page 1of 3

El 14-A: Elecciones presidenciales en Venezuela.

Llegó el 14 de Abril y la esperanza de muchos ciudadanos era muy notable
por donde quiera que se caminaba, en San Antonio del Táchira- Municipio
Bolívar, las personas empezaron a salir de sus casas para dirigirse a las
instituciones donde les correspondía ejercer su derecho al sufragio.
Alrededor de las 2:00 p.m. en la escuela Antonio Pinto Salinas, la asistencia
de la gente había disminuido rápidamente, esto demostraba la poca
participación obtenida en estas elecciones, consecuencia de ello, era la
confusión que tenían algunas personas por no saber a quién dar su voto,
algunas personas por miedo a perder su trabajo, ya que se rumoraba que si
no se votaba por el candidato del gobierno la misma institución se encargaría
del despido. O por miedo a un cambio que no se diera por parte del
candidato de la derecha, ya que como dicen “Más vale malo conocido que
bueno por conocer”.
A su vez, en los puntos de control de las elecciones, se encontraba una gran
aglomeración de personas de los dos bandos políticos, los cuales actuaban
de una manera poco pasiva. Atacando con ofensas y una serie de amenazas
hacia las personas que no pertenecían al partido de su preferencia.
Lo increíble del momento fue cuando los dirigentes del punto de referencia
del oficialismo (punto rojo) empezaron como con un tipo de juego que podría
denominar “El quien da más” ya que empezaron a ofrecer dinero a las
personas para que votaran por el candidato Nicolás Maduro, acto que me
parece bastante inmoral, pues se supone que al momento de ejercer el
derecho al voto, debemos estar conscientes y ser responsables de a quien
queremos como representante de un país que tanto nos necesita como
Venezuela.


Esa noche, luego de tanta espera, alrededor de las 11 p.m. la presidenta del
CNE junto a la junta directiva, anuncio los resultados que señalarían al nuevo
Presidente de la República de Venezuela, resultando ganador el ciudadano
Nicolás Maduro con una diferencia de 262.473 votos ante el candidato
Henrique Capriles.
En seguida empezó la celebración de personas seguidoras de la izquierda
socialista, con una caravana que recorrió todo el pueblo, la emoción de
algunas personas se veía reflejada con lágrimas de felicidad al ver que la
palabra de Chávez había sido cumplida, y más que eso, era tal vez la alegría
de creer que los beneficios con los que estaban siendo subsidiados por el
gobierno no iban a ser eliminados, y no es culpa de ellos, sino de las pocas
oportunidades de trabajo que hay, y de la gran cantidad de problemas
sociales que envuelven la realidad del estado.
A media noche el nuevo presidente se dirigió a todo el pueblo venezolano
señalando que seguiría con el legado del presidente Chávez y con la
Revolución para así lograr el país socialista que tanto soñaron. Por otra
parte, después de la manifestación de Nicolás, sale al aire el candidato de la
oposición exigiendo el reconteo de los votos, destacando que Maduro era un
presidente ilegitimo.
Luego de la juramentación de Maduro como presidente, han sido numerosos
los percances que han acontecido: protestas en gran parte de las sedes del
CNE exigiendo las cajas donde se encontraban los comprobantes de los
votos; los cacerolazos, los cuales fueron ideados por Capriles para expresar
el descontento que había con el resultado electoral.
Finalmente, uno de los incidentes con más revuelo ha sido el de la agresión
de los diputados de la oposición en la Asamblea Nacional, por no querer


reconocer a Nicolás como presidente, se les negó el derecho de palabra, y
estos en seguida formaron una trifulca para reclamar su derecho, mostrando
una pancarta en la cual decía “Golpe al parlamento”. El legislador Julio
Borges, María Corina Machado e Ismael García fueron los más afectados.
Por su parte, la diputada del oficialismo Odalis Monzón también denuncio la
agresión a la cual fue sometida por diputados opositores, y exclamo que
agradecía a sus compañeros por haberla defendido.