You are on page 1of 12

MATERIALES RESISTENTES AL ACIDO CLORHIDRICO

Presentado por:


HENRY ALAND RODRIGUEZ POSADA
Cod. 2050800






Presentado a:

AFRANIO CARDONA GRANADOS














UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER
FACULTAD DE FISICO QUIMICAS
ESCUELA DE INGENIERIA METALURGICA Y CIENCIA DE MATERIALES
SELECCIÓN DE MATERIALES
BUCARAMANGA
2009

INTRODUCCION:

En la elección de materiales que han de resistir los ácidos, algunas veces se puede
recomendar un metal que forme un compuesto escasamente soluble con el anión
principal.
En los casos en que el metal forma óxidos que poseen propiedades ácidas, pero no
marcadamente básicas, la acción de los ácidos es probable que produzca más bien una
película de óxido que una sal soluble, y puede expresarse una buena resistencia.
Los no-metales, cuyos óxidos no poseen propiedades básicas, naturalmente se
manifiestan por sí mismos como materiales resistentes a los ácidos, pero sus
propiedades físicas son generalmente inadecuadas.

















ACIDO CLORHIDRICO:
El ácido clorhídrico es el producto químico que más dificultades ofrece desde el punto
de vista de la corrosión de los materiales de construcción. Se requiere un gran cuidado
en la selección de los materiales en contacto con el ácido clorhídrico aún para
concentraciones relativamente bajas. Es extraordinariamente corrosivo para la
mayoría de los metales y aleaciones.
En condiciones de aireación u oxidación, las condiciones corrosivas se hacen más
severas. La presencia de pequeñas cantidades de impureza puede producir fallas
prematuras, varios materiales no metálicos, Por ejemplo la goma, son resistentes a la
corrosión por el ácido clorhídrico pero poseen propiedades mecánicas pobres y no
pueden por lo tanto ser utilizados en forma económica en algunos tipos de equipos.
El ácido comercial o muriático se comporta en forma diferente al ácido puro utilizado
como reactivo químico en cuanto a su corrosividad se refiere. En la actualidad las
diversas industrias arrojan como subproducto soluciones de ácido clorhídrico que se
utilizan en los diversos procesos industriales, estos ácidos (subproductos) pueden
contener diversas cantidades y clases de impurezas de acuerdo al proceso de origen,
casi siempre contienen cierta cantidad de hierro, formando el cloruro-férrico que es
un agente de corrosión localizada. En efecto, el acido clorhídrico concentrado caliente
con una cantidad considerable de cloruro-férrico, o cloruro-cúprico, presentan un
problema de corrosión que no puede ser resuelto con el uso de ningún metal
comercialmente asequible, ni por muchos productos no metálicos.
Los límites de la denominada velocidad de corrosión aceptable se suelen aumentar
para los materiales de construcción que opera en ácido clorhídrico. Generalmente no
resultan factibles por consideraciones económicas, la utilización de materiales con
bajas velocidades de corrosión. Se requiere aplicar un buen discernimiento para
balancear la vida útil y el costo de los equipos. En algunos casos sin embargo donde
existen problemas de contaminación, los únicos materiales utilizables son los metales
muy caros, como lo es el caso del tantalio. Los materiales a trabajar en este trabajo
serán solamente los metales y aleaciones. Estos pueden clasificarse en tres grupos:
1. Utilizables para la mayoría de las aplicaciones.
2. Utilizables con cuidado bajo condiciones especificas (concentraciones < del
5%)
3. Generalmente inadecuados y recomendados solamente para cantidades de
acido del orden de las trazas.


1
er
GRUPO:
Los metales y aleaciones de este grupo son: Clorimet 2, Clorimet 3, Duriclor, Hastelloy
B, Hastelloy A, Zirconio, Tantalio, Molibdeno y Titanio. Las composiciones de estos
materiales se detallan en la tabla 1. El molibdeno es un constituyente importante de
todos ellos. El tantalio es un material caro, pero se lo utiliza en los casos en que se
necesita evitar la contaminación, como por ejemplo en la tubería de vapor para el
calentamiento del ácido químicamente puro (por análisis). Este material tiene una alta
resistencia mecánica, pudiendo soportar altas presiones de vapor, con tubos de
paredes muy delgadas, del orden de 0,05mm de espesor. El tantalio muestra una
resistencia excelente al ácido clorhídrico. El zirconio y el molibdeno son también
relativamente costosos.
Duriclor: Es una fundición de hierro de alto silicio, que contiene molibdeno. La
adición de este elemento mejora considerablemente la resistencia de las fundiciones
de alto silicio (Duriron) al ácido clorhídrico.
El duriclor muestra los efectos de la pasivación, consistentes en una corrosión inicial
alta que decrece rápidamente con el tiempo. El factor tiempo se considera aquí en
horas. El duriclor es un material relativamente barato es el más utilizado de todos los
materiales descritos en la tabla 1. Se utiliza en la industria en contacto con todos los
rangos de concentración de ácido clorhídrico y acido muriático a temperaturas
inferiores a los 95°C. El acido concentrado en ebullición ataca a este material. Se le
obtiene solamente en estado de colada y no se maquina con facilidad, aunque puede
rectificarse. Es duro y resistente a la erosión pero tiene propiedades mecánicas más
pobres que el resto de las aleaciones de la tabla mencionada. Concentraciones
considerables de cloruro-férrico en el ácido concentrado tienden a corroer el duriclor
por pitting. En ácidos más débiles (5%), la presencia del cloruro-férrico no resulta
dañina. El hierro presente en el ácido muriático y en los ácidos obtenidos como
subproductos de otros procesos no ejercen efecto dañino en los efectos de pasaje
continuo. En cambio en los sistemas cerrados de recirculación donde el contenido de
hierro se acumula con el tiempo, se produce la corrosión localizada o pitting del
duriclor. La presencia o ausencia del oxigeno no afecta la resistencia a la corrosión de
esta aleación.
En aplicaciones prácticas, las bombas de duriclor ofrecen un servicio satisfactorio en
contacto con ácido clorhídrico al 30% y también en contacto con suspensiones o lodos
que contienen un 10% de ácido. Se obtuvo una vida útil mínima de 4 años en un
dispositivo que bombeaba un acido al 35% a 60°C de temperatura. En una planta de
galvanizado, las bombas de duriclor han mostrado una vida útil de 8 años en contacto

con ácido clorhídrico al 5% que contenía grandes cantidades de cloruro-ferroso y
férricos a 80°C de temperatura.
Aleaciones a base de níquel: Fuera del duriclor y los metales puros, todos los
metales de la tabla 1 son aleaciones a base níquel. Estas aleaciones son caras pero
muy útiles en este medio corrosivo tan severo. Las dos aleaciones más resistentes de
esta serie son el clorimet 2 y el hastelloy 3. Muestran una excelente resistencia a todas
las concentraciones del ácido en ebullición como se señala en la tabla 1 y en la tabla 2.
Sin embargo estas dos aleaciones son muy atacables en condiciones de aireación o en
presencia de cloruro-férrico, cloruro-cúprico u otros agentes oxidantes.
El clorimet 3 contiene un 18% de cromo y por tanto presenta una buena resistencia a
los medios oxidantes. Lamentablemente se ataca por los ácidos concentrados a
temperatura moderada como se ve en la tabla 2. La tabla 3 es un esquema de la
corrosión del clorimet 3 por el ácido clorhídrico que contiene 10% de cloruro-férrico
a temperatura ambiente. Muestra buena resistencia a la corrosión hasta una
concentración del 15%. En ácidos fuertes la aleación se ataca considerablemente.
En la tabla 2 se consignan los datos concernientes a las aleaciones hastelloy C (otra
aleación de alto cromo) y hastelloy A. Esta última es una aleación Ni-Mo-Fe que se
aplica en servicio con el HCl a temperatura ambiente o a temperatura ligeramente
superior a la misma. Es susceptible de ataque rápido por sales férricas y cúpricas y
también por la aireación en el HCl. Actualmente el hastelloy A es una aleación
obsoleta. El clorimet 2 y el clorimet 3 se adquieren solamente en la forma colada. Los
hastelloy en cambio, se adquieren en ambas formas, colada y forjada.

2
do
GRUPO:
El segundo grupo se ha caracterizado como ¨utilizables con cuidados bajo condiciones
especificas¨.
Incluye los siguientes metales y aleaciones: Plomo duro (6-15% de Sb), Cobre, bronces
al estaño, bronces al aluminio, Everdur (Cu-Si), Cupro-Níqueles (Cu con 10-30% de
Ni), metal monel (Ni-30%Cu), Níquel Iconel (Ni con 13% de Cr y 6% de Fe), Ni-resist
(fundición de hierro austenitica) con 16% de Ni y algo de Cr y Cu, Acero inoxidable del
tipo 316 (18% de Cr, 12% de Ni y 2% de Mo), Durimet 20 (30% Ni, 20% Cr, 3.5% Cu,
2.5% Mo, 1% Si, 0.07% C), Carpenter 20 ( forma forjada del Durimet 20), Wrthito
(23% Ni, 20% Cr, 1,7% Cu, 2.5% Mo, 3% Si, 0.07% C máx.), Metal pioneer (35% Ni,
25% Cr, 5% Mo, 0.2% C), Illium (56% Ni, 23% Cr, 8% Cu, 4% Mo, 2% W, 6% Fe),
Hastelloy D (85% Ni, 9% Si, 4% Cu, 0.12 C máx.) y el duriron (14,5% Si en fundición

de hierro). Estos materiales no se consideran especiales para el uso con HCl, pero se
utilizan en algunos casos bajo condiciones moderadas. En general concentraciones
moderadas de acido caliente resultan destructivas, particularmente para los
materiales con Cr o inoxidables.
La adición del antimonio al plomo duro aumenta sustancialmente la resistencia al
acido clorhídrico. Sin embargo su susceptibilidad a los efectos de la velocidad
(corrosión bajo erosión), confina su uso a la temperatura ambiente en acido diluido.
Las aleaciones a base de cobre y de alto cobre son aptas solamente bajo condiciones
no oxidables. Muestran una resistencia a la corrosión bastante buena al acido de
concentración hasta el 15% a temperatura ambiente. A temperaturas mayores de
50
o
C, pueden usarse solamente con ácidos de concentración menor del 5%. El metal
monel, el Ni y el iconel soportan condiciones más severas en cuanto a la concentración
y a la temperatura. El monel es algo mejor que el níquel y el iconol. Él Ni resist es apto
únicamente para bajas concentraciones y a temperatura ambiente.
El acero inoxidable tipo 316 puede usarse en concentraciones diluidas y a
temperatura ambiente. Las otras aleaciones níquel croo resultan mejores que el acero
tipo 316. El Ilastelloyd D posee una resistencia moderada al acido clorhídrico a
temperatura ambiente, con concentraciones máximas del 15%, el Duririon podría
utilizarse con todas las concentraciones de acido a temperatura ambiente pero a
medida que aumenta la temperatura, la concentración critica baja rápidamente. En la
mayoría de los usos se prefiere el duriclor al duriron.
Los materiales contenidos en este segundo grupo no se consideran en general
aleaciones típicas para el uso con acido clorhídrico. Como por otra parte son
susceptibles de influenciarse por otras condiciones además del acido en sí, se deben
utilizarse con precaución y solamente cuando se conocen las condiciones especificas
del proceso. En general es más recomendable el uso de las aleaciones del primer
grupo.

3
er
GRUPO:
Los aceros al carbono comunes y las fundiciones de hierro no se utilizan para servicios
con acido clorhídrico. Se produce una corrosión rápida a pH 4-5 o menor,
especialmente si en el proceso se involucran altas velocidades del líquido. La aireación
y las condiciones oxidantes producen un ataque destructivo aun con soluciones muy
diluidas de acido. Se requiere el uso de inhibidores cuando se decapan los equipos de
hierro y acero con acido clorhídrico. El zinc y el magnesio se atacan rápidamente con

este acido. Para productos muy débilmente ácidos como algunos productos
alimenticios se utilizan el estaño o un material estañado. La aireación es destructiva
para el estaño en estas condiciones.
Los materiales de aluminio como el 1100 (comercialmente puro) y el 3003 (1,25 Hn)
que tienen muchas aplicaciones en otros procesos corrosivos no son recomendados
para el uso con acido clorhídrico. La capa superficial protectora de oxido que se forma
sobre el aluminio se destruye rápidamente por este acido dando lugar a un proceso de
corrosión activa. En este caso la aireación no es un factor importante. Además, la
presencia de iones metálicos de hierro o cobre aceleran también el ataque. El aluminio
de muy alta pureza muestra alguna resistencia a la corrosión por el acido clorhídrico,
pero su uso no resulta practico. En general el aluminio y sus aleaciones no se
recomienda para servicio con acido clorhídrico.
La aplicabilidad del plomo en medios corrosivos está supeditada a la formación de una
película protectora en su superficie, como ocurre en la industria del acido sulfúrico. La
película que se forma en medio clorhídrico es el cloruro de plomo, que es
relativamente soluble, por lo cual no otorga resistencia a la corrosión. La película que
se forma en medio clorhídrico es el cloruro de plomo, que es relativamente soluble,
por lo cual no otorga resistencia a la corrosión. La aireación acelera el ataque del
plomo. El movimiento del liquido (corrosión bajo erosión) es también muy
destructivo en servicio con acido clorhídrico. Las impurezas como el cloro y el cloruro
férrico aumentan también la corrosión. Los ensayos estáticos de corrosión arrojan a
veces resultados de buena resistencia a la corrosión hasta en soluciones concentradas,
pero estos datos son erróneos para las condiciones de operación en servicio. La
adición de antimonio aumenta la resistencia a la corrosión del plomo en este medio
acido, por lo cual se utilizan a veces las aleaciones denominadas plomo duro.
Los latones o aleaciones cobre zinc presentan una resistencia a la corrosión bastante
buena en acido clorhídrico diluido bajo condiciones reductoras. Pero no se
recomiendan por el peligro de la denzicificaion.
Los aceros inoxidables tipo 410 (12 Cr), tipo 430 (17 Cr), y tipo 304 (18-8) son
inaptos en servicio con acido clorhídrico, no solamente por la corrosión generalizada
sino también por el pitting que se produce. El acido fuerte disuelve a estas aleaciones
y el acido débil ocasiona pitting destructivo. El cromado es también inadecuado para
el uso con estos ácidos.
La aireación que a menudo resulta beneficiosa para estos materiales inoxidables en
otros medios corrosivos, no resulta un factor importante en el uso con el acido
clorhídrico.

Aireación y agentes oxidantes: Se considera útil efectuar algunas observaciones
sobre los efectos de la aireación y de la presencia de agentes oxidantes sobre la
corrosión por el acido clorhídrico, por el acido clorhídrico, pro ejercer un efecto
importante en la mayoría de las aleaciones, particularmente el cobre y las aleaciones
de alto cobre. Estos materiales muestran buena resistencia a la corrosión por el acido
clorhídrico bajo condiciones reductoras, pero se atacan rápidamente bajo condiciones
oxidantes. El cobre sumergido completamente en acido clorhídrico revela una
velocidad de corrosión localizada en la línea del nivel de liquido por la resistencia de
aire en ese sitio. Esta observación rige también para los materiales no inoxidables
(que no tienen cromo) como el níquel y las aleaciones de molibdeno. Por lo tanto estas
aleaciones no deben usarse en acido clorhídrico en presencia de aireación o de
agentes oxidantes como el acido nítrico y el cloruro férrico. El cloruro férrico en
pequeñas cantidades es más destructivo que el oxigeno.
Se deberían considerar dos condiciones generales: el acido con y sin aireación o
condiciones oxidantes. Es generalmente difícil obtener condiciones con ausencia de
aire en los proceso de planta puesto que el acido se expone generalmente al aire
durante el proceso. Una condición de aireación muy común se encuentra en las
bombas.
Un ejemplo excelente del efecto destructivo de la aireación ha sido encontrado en una
planta que operaba un liquido en contacto con acido clorhídrico. Los equipos
confeccionados con clorimot 2 y hastelloy B fallaron rápidamente a pesar de que estas
aleaciones níquel molibdeno ofrecen excelente resistencia al acido clorhídrico de
todas las concentraciones y temperaturas incluyendo la temperatura de ebullición. Se
ha encontrado que el líquido del proceso se ha agitado en presencia de aire antes de
entrar en contacto con el equipo de estas aleaciones. Se obtuvo un servicio
satisfactorio reemplazando el clorimet 2 por el clorimet 3 que es un material a base de
níquel con 18% de molibdeno y 18% de cromo. Otra planta experimento también una
rápida falla de bombas confeccionadas con clorimet 2 con acido clorhídrico diluido
caliente. Las investigaciones hechas comprobaron que la solución de acido clorhídrico
contenía pequeñas cantidades de acido nítrico que no se había mencionado por
considerar sus efectos despreciables en vista de la pequeña cantidad en que se
encontraba.
Quizás la única excepción a los efectos de la aireación sobre los materiales
comúnmente usados en contacto son el acido clorhídrico, la constituyen las aleaciones
de alto silicio, como el duriron (14,5% Si) y el duriclor (14,5% Si y 3% Mo). La
presencia o ausencia de la aireación ejerce muy poco efecto sobre la resistencia de
estos materiales al acido clorhídrico. No obstante son susceptibles al pitting en

presencia de apreciables cantidades de cloruro férrico en acido clorhídrico
concentrado.
























ANEXOS



Tabla 1. Composición de las aleaciones aptas para servicio y contacto con ácido
clorhídrico.




Tabla 2. Corrosión de tres aleaciones Hastelloy, por el ácido clorhídrico.



10%
HNO
2
10%
H
2
SO
4
10%
HCl
10%
HAc
10%
H
3
PO
6
Hierro
(recocido)
36,7 15,6 21,0 0,76 12,3
Níquel
(recocido)
9,07 0,02 1,51 0,004 0,044
Cromo nada 45 150 0,03 nada
Molibdeno
(laminado en
caliente)
1,8 0,0015 0,0015 0,003 0,09
Wolframio (laminado
en caliente)
0,06 0,01 0,01 -- --
Aleaciones
(recocidas) con:

Fe 15, Ni 61, Cr 15,
Mn 2, W 7%.
nada 0,02 0,02 0,006 0,016
Fe 16, Ni 61, Cr 15,
Mn 2, W 6%.
0,01 0,02 0,18 0,002 0,03
Fe 20, Ni 61, Cr 15,
Mn 1%.
0,02 0,11 1,97 0,01 0,062

CORROSIÓN DE METALES Y ALEACIONES POR ÁCIDOS CALIENTES (W. Rohn)
(Expresados en gramos por decímetro cuadrado y hora)













BIBLIOGRAFIA

 FONTANA, Mars G. Corrosión, editorial Mc Graw Hill, tercera edición, capitulo
XI, New York 1986.

 http://www.sabelotodo.org/sustancias/acidoclorhidrico.html

 HANSEN, David A. & PUYEAR, Robert B. Material Selection for Hydrocarbon
and Chemical Plants, editorial Dekker, capítulo 3, pag. 147

 EVANS, Ulick R., Introducción a la corrosión Metálica, editorial Manuel Marín,
pag. 67-69. Barcelona 1950.