GESTIÓN DE LA FORMACIÓN ACADÉMICA UNIVERSITARIA

PRESENTACIÓN DEL TEMA
SIMPOSIO AUTOORGANIZADO AIDU
   
           1­ BENEFICIO: 
El beneficiario de la formación académica (FA) es un profesional académico que realiza,  
actividades de investigación, extensión y docencia. A su vez, para que la FA sea eficaz, el  
“formador” debe responder a las necesidades de su beneficiario, el consumidor de la  
investigación, las organizaciones sociales receptoras de actividades de extensión y el  
estudiantado de educación superior. A su vez, para que los beneficiarios universitarios tengan  
éxito, entre otras condiciones, deben responder a las necesidades de los organismos sociales y  
de empleadores en los que ponen y pondrán en juego los servicios recibidos. Es decir, que los  
sujetos receptores directos de los servicios de la universidad no son necesariamente el  
beneficiario principal, sino las organizaciones educativas que consumen los resultados de  
investigación, la formación de su personal presente y futuro y los servicios de extensión y difusión.  
¿Cuál es el desempeño que espera la sociedad y el medio laboral de los egresados de la  
universidad? ¿Cuál es la docencia que espera un estudiantado que necesita dominar las  
competencias requeridas en su trabajo? ¿Qué otros servicios, además de la docencia, espera el  
medio laboral y social de la universidad? ¿Cuál es la formación que debe recibir el personal  
académico de la universidad?  
El beneficiario estratégico de la universidad es el medio laboral y social en el que se aplican  
los conocimientos, métodos y técnicas de las distintas disciplinas que desarrolla la universidad. El  
beneficiario directo es el conjunto de organizaciones del medio laboral y social, a las que se les  
ofrecen los servicios de extensión, investigación, docencia y difusión. Un usuario clave es el  
estudiantado que recibe formación superior. Debemos conocer permanentemente las necesidades  
evolutivas, presentes y futuras, de este conjunto de beneficiarios; debemos mantenernos en  
comunicación con el beneficiario y evaluar su satisfacción.  
Si el beneficiario es el conjunto de organizaciones del medio social y laboral en el que se  
aplican las disciplinas desarrolladas en la universidad, entonces, estas organizaciones no sólo  
esperan de la universidad la formación de profesionales. Las necesidades de las organizaciones  
que pueden ser atendidas por la universidad acuden directamente a la investigación y la asesoría  
en pedagogía y sistemas de gestión; igual resuelve sus necesidades de profesionales, de  
capacitación y desarrollo de su personal.  
La formación del personal académico de la universidad, en este sentido, debe ampliar su  
alcance al desarrollo de las capacidades propias las labores de extensión, difusión, investigación y  
no sólo docencia.. 
 
          2­ SINTESIS DE LA PROBLEMATICA 
a) El beneficiario estratégico de la FA no es el estudiantado de la universidad sino  
el medio laboral y social en el que se aplican las disciplinas desarrolladas en la  
universidad. El estudiantado es un usuario clave de los servicios de docencia.  
b) El proceso de FA carece de procedimientos en los que se muestre la articulación  
entre las competencias de los perfiles de puesto y los resultados de las  
evaluaciones de desempeño. No está bien documentado.  
c) El proceso de FA no articulado con el conjunto de procesos del sistema de  
gestión de la universidad. El sistema de gestión en general, no está  
documentado en estos términos, sino como funciones y responsabilidades,  
independientes de los roles reales que efectivamente se realizan.  
d) La universidad circunscribe sus actividades principalmente a labores docentes,  
en menos cabo de los servicios de extensión, investigación y difusión.  
e) La desarticulación y falta de balance de los procesos sustantivos provoca  
problemas a la FA.  
f) La estructura orgánica de la Universidad no se encuentra alineada con las  
responsabilidades y autoridades de los procedimientos e instrucciones de trabajo  
del sistema de gestión de los procesos. La dislocación entre la estructura  
orgánica se refleja en el desempeño y resultados de la FA. 
 
          3­FINALIDADES DE LA UNIVERSIDAD 
Es generalmente aceptado que el quehacer universitario debe estar desligado de intereses ajenos  
al desarrollo de la ciencia per se. La actuación de la universidad, según esta concepción, debe ser  
desinteresado, sin caer en compromisos particulares con grupos de interés que pudiera  
comprometer su imparcialidad social y política (UAM, 1993). Igualmente se señala que la  
investigación básica responde a intereses estratégicos de la sociedad y no a demandas de  
organizaciones beneficiarias particulares. Pero la historia y la economía nos demuestran que el  
desarrollo de la ciencia y la tecnología ha estado ligado al desarrollo de las fuerzas productivas, y  
que esta liga no ha sido anodina, ajeno a los intereses de clase, sobre todo al capital o al trabajo.  
Todos los grupos sociales han esperado de las instituciones de investigación y educación superior  
conocimientos útiles a sus intereses; las empresas, las instituciones, las organizaciones  
beneficiarias de nuestros servicios. Lo hace tanto el capital como el trabajo. Grandes y pequeños.  
La nomenclatura burocrática y la sociedad civil. La elite y los sectores populares. Todos  
esperamos, exigimos, desde nuestra propia perspectiva, valernos de la ciencia para lograr  
nuestros fines.  
La solución no es jugar a la asepsia de ideologías e intereses de la sociedad; sino definir  
claramente para quién trabajamos. De ahí el principio de equidad, de atención primordial a los  
sectores en desventaja. Nunca más pertinente reclamar una universidad democrática, crítica y  
popular, ligada estrechamente a la demanda de los segmentos de beneficiarios sujetos de  
políticas de equidad. No debemos temerle a la extensión y la atención directa a las organizaciones  
del medio social de nuestra demanda, como asegurarnos de la debida producción de investigación  
y la aplicación de los planes y programas de docencia adecuados a los modos de actuación  
profesional, desde su base epistemológica, ideológica y política, hasta en sus elementos  
instrumentales más avanzados