You are on page 1of 6

Las marcas territoriales como nexo entre pasado y presente

Elizabeth Jelin y Victoria Langland
Las marcas territoriales, los espacios físicos y los lugares públicos son posibles puntos de
entrada para analizar las luchas por las memorias y los sentidos sociales del pasado reciente
de represión política y terrorismo de Estado en el Cono Sur de m!rica Latina, y desde esos
casos contribuir a la refle"ión m#s general sobre las memorias territorializadas$ %e manera
an#loga a las fechas de conmemoración, los registros y archi&os de la represión y la
resistencia, y otros espacios tales como el sistema educati&o ' para no mencionar los espacios
m#s claramente institucionales(políticos como la legislación y la )usticia ', los procesos de
marcación pública de espacios territoriales han sido escenarios donde se han desplegado, a lo
largo de la historia, las m#s di&ersas demanda y conflictos$
En efecto, el territorio *y sus límites+ ha sido y es una de las manifestaciones de la soberanía
estatal, y de ahí la larga historia de guerras y conflictos para marcar fronteras$ Es y ha sido
tambi!n el punto de identificación y reclamo de las luchas de los pueblos originarios$
Siempre, estas luchas territoriales han estado sentidas y )ustificadas en t!rminos de derechos
de ,propiedad- anclados en memorias del pasado, en reclamos ancestrales y en esfuerzos por
recrear y traer al presente memorias e identidades referidas a un pasado colecti&o, sea
histórico o mítico$
La in&estigación y el an#lisis de los ,lugares de memoria- suelen centrarse en espacios físicos
m#s reducidos .ue el territorio nacional o comunal$ Son marcas físicas y territorios en
espacios &i&idos y transitados cotidianamente 'un edificio, una placa, un memorial o un
monumento($ / el ob)eto de la lucha y la memoria est# ligado a un pasado reciente doloroso y
&ergonzoso, m#s .ue a los intentos monumentalistas heroicos de los períodos históricos de
construcción de la nación moderna o de la ,historia oficial- *0illis, 12234 5ora 1263(1227+$
El tema de an#lisis est# focalizado en los procesos políticos ligados a marcar los espacios
donde ocurrió la &iolencia estatal en las dictaduras, y en los intentos de construir memoriales
y monumentos .ue recuerden y homena)een a sus &íctimas$
Sabemos .ue la representación del horror y del trauma no es lineal y sencilla$ La re(
presentación supone la e"istencia de un algo anterior y e"terno *la ,presentación- inicial+ .ue
ser# ,representado-$ 8Cómo representar entonces los huecos, lo indecible, lo .ue ya no est#9
1
8Cómo representar a los desaparecidos9 Si hablar y decir es difícil, los emprendimientos .ue
intentan marcar el espacio físico parecen ser al mismo tiempo m#s f#ciles y m#s comple)os$
:#s f#ciles por.ue en muchos casos hay rastros, ruinas y restos4 hay una materialidad .ue
puede hablar por sí misma$ :#s difíciles por.ue no se trata de marcas personales o grupales,
significati&as para alguien en particular, con sentido pri&ado o íntimo$ :#s bien, nos
referimos a espacios físicos públicos, reconocidos por el Estado y la autoridad legítima, lo
cual implica procesos de lucha política por parte de .uienes lle&an adelante las iniciati&as$
;mplica tambi!n luchas acerca de los criterios est!ticos para lo .ue se &a a construir o
preser&ar$ 8E"iste una est!tica m#s ,apropiada- .ue otras para representar el horror9-
8<ui!nes ser#n los .ue &an a decidir las maneras de hacerlo9 Los mensa)es y ob)eti&os de este
proceso pueden ser muy claros y e"plícitos 'anclados en una est!tica figurati&a, realista,
1
Este tema ha sido traba)ado especialmente en lo referente al testimonio y la posibilidad de hablar$ La
posibilidad de testimoniar cuando se ha &i&ido lo ,in&i&ible- y lo ,indecible- ha sido un tema traba)ado
especialmente por sobre&i&ientes de campos de concentración nazis, incluyendo los grandes escritores como
=rimo Le&i$ Le&i habla del ,deber- de testimoniar cuando las &erdaderas &íctimas no tienen &oz para hablar por
sí mismas *Le&i, 12624 tambi!n gamben, 7>>>+$
descripti&a o literal'$ lternati&amente, pueden estar formulados de manera m#s ambigua,
de)ando abierta desde el proyecto mismo la ine&itable sub)eti&idad de la interpretación de
.uien ,recibir#- el mensa)e o &isitar# el lugar$ Siempre, ine&itablemente, el paso del tiempo,
la presencia de nue&os su)etos y la redefinición de escenarios y marcos interpretati&os traer#n
nue&os sentidos 'a &eces inclusi&e contrarios a los originarios'$ ?tras &eces, la indiferencia
ser# el destino de esa marca, a &eces tan laboriosamente conseguida *sobre los distintos
sentidos de los monumentos, /oung, 7>>>+$
@n primer e)e analítico .ue atra&iesa el tema hace referencia al proceso en .ue un espacio
físico ad.uiere y reafirma sentidos$ En otras palabras, cuando en un sitio acontecen e&entos
importantes, lo .ue antes era un mero ,espacio- físico o geogr#fico se transforma en un
,lugar- con significados particulares, cargado de sentidos y sentimientos para los su)etos .ue
lo &i&ieron$ Esto ocurre sin duda en el plano personal *lugares cargados de sentidos por.ue
traen memorias de lo &i&ido en ellos+, .ue cobran nue&os y comple)os sentidos cuando lo .ue
se recuerda no es sólo lo &i&ido sino tambi!n las memorias posteriores a lo &i&ido ',una
memoria de una memoria-, como dice =asserini *1227+'$ Lo .ue interesa a.uí, sin embargo,
no son e"clusi&amente esas memorias indi&iduales o aun intersub)eti&as ancladas en espacios
físicos &i&idos y transitados, sino los lugares .ue son significati&os para una colecti&idad, con
&alor simbólico y político .ue se e"presa en rituales colecti&os de conmemoración, y .ue
reciben su reconocimiento legítimo por la sanción aprobatoria del Estado$
Sitios, lugares, espacios, marcas, son las palabras en )uego$ :#s aun, lo .ue intentamos
comprender no es solamente la multiplicidad de sentidos .ue di&ersos actores otorgan a
espacios físicos en función de sus memorias, sino los procesos sociales y políticos a tra&!s de
los cuales estos actores *o sus antecesores+ inscribieron los sentidos en esos espacios 'o sea,
los procesos .ue lle&an a .ue un ,espacio- se con&ierta en un ,lugar-'$ Construir
monumentos, marcar espacios, respetar y conser&ar ruinas, son procesos .ue se desarrollan en
el tiempo, .ue implican luchas sociales, y .ue producen *o fracasan en producir+ esta
semantización de los espacios materiales$
Este otorgamiento o transformación de sentido nunca es autom#tico o producto del azar, sino
de la agencia y la &oluntad humana$ Los procesos sociales in&olucrados en ,marcar- espacios
implican siempre la presencia de ,emprendedores de memoria-, de su)etos acti&os en un
escenario político del presente, .ue ligan en su accionar el pasado *rendir homena)e a las
&íctimas+ y el futuro *transmitir mensa)es a las ,nue&as generaciones-+ *Jelin, 7>>7+$ En el
ni&el m#s b#sico, la instalación de placas conmemorati&as o la construcción de monumentos
sólo pueden ser el resultado de la acción de grupos humanos$ =or lo tanto, en el proceso de
analizar estos pasa)es de un ,espacio- a un ,lugar- *histórica y socialmente anclado+ nos
encontramos con otro e)e analítico, .ue implica el reconocimiento de la diferencia entre el
,lugar físico- y el ,lugar de enunciación-, o sea, la ubicación social del su)eto .ue otorga
sentido e incorpora en su memoria a ese espacio, o me)or dicho ese lugar 'los emprendedores
.ue promue&en la marca y .uienes, despu!s, le otorgan su propio sentido$
La centralidad del lugar de enunciación y la consideración de .ui!n y en .u! escenario y
conte"to da sentido al lugar resulta de reconocer .ue, aun cuando los promotores y
emprendedores traten por todos sus medios de imponerlos, los sentidos nunca est#n
cristalizados o inscriptos en la piedra del monumento o en el te"to grabado en la placa$ Como
,&ehículo de memoria-, la marca territorial no es m#s .ue un soporte, lleno de ambigAedades,
para el traba)o sub)eti&o y para la acción colecti&a, política y simbólica, de actores específicos
en escenarios y coyunturas dadas$
su &ez, como esta acti&ación ocurre en escenarios de confrontación y debate con otras
interpretaciones y otros sentidos, se hace necesario traba)ar no solamente sobre los !"itos 'los
casos en .ue un grupo *o grupos+ logró marcar un espacio con un cierto con)unto de
significaciones .ue han perdurado en el tiempo 'sino tambi!n sobre los fracasos' los casos en
.ue un grupo humano pierde ,la batalla por la marca-, sea por las contra(marcas de otros
grupos o por el rechazo de la legitimidad de la demanda por parte del Estado$
un.ue usamos el lengua)e de ,!"ito- y ,fracaso- deliberadamente, para así poner el !nfasis
en la intencionalidad narrati&a de los esfuerzos por marcar espacios con memoria, sabemos
.ue no es posible dicotomizar tan f#cilmente la e&aluación de este tipo de proyectos$ %ada la
historicidad de estos procesos, lo .ue puede ser &i&ido como ,!"ito- o ,fracaso- en un
momento lle&ar# a cambios de sentido en momentos futuros, dependiendo de las
interpretaciones .ue las generaciones futuras dar#n a lo .ue se est# conmemorando, al sentido
.ue ad.uiere el lugar para otros proyectos, incluyendo la posibilidad de indiferencia u ol&ido$
En efecto, tanto los acontecimientos y actores .ue se propone rememorar como los lugares
específicos est#n inscriptos en un de&enir histórico(temporal, y cambian su sentido en
distintos conte"tos políticos y sociales
7
$ Bubo un ,antes- de la marca territorial, y habr# un
,despu!s-$
:uchas &eces, lo .ue se intenta construir no es algo nue&o, sino .ue se agrega una nue&a capa
de sentido a un lugar .ue ya est# cargado de historia, de memorias, de significados públicos y
de sentimientos pri&ados$ 0eneralmente, no hay un proyecto de rememoriación
e"plícitamente formulado, sio .ue el de&enir de la acción humana incorpora nue&os rituales y
nue&os significados al ya cargado ,lugar-$
?tras &eces, se trata de proyectos con intencionalidad, donde los emprendedores ponen su
energía en lograr establecer la materialidad de un monumento, una placa o un nombre, con un
sentido relati&amente uní&oco y claro del pasado .ue .uieren conmemorar$ Este sentido, sin
embargo, puede no corresponder necesariamente a la memoria de .uienes fueron los actores y
participantes del acontecimiento a rememorar, sino al escenario político y el marco
interpretati&o presente en el momento del proyecto de rememoración$ Los actores del ahora
pueden ser algunos de los protagonistas de entonces, por e)emplo, pero sus posturas políticas
e interpretaciones del pasado han cambiado$ =or lo cual aun la presencia física de actores
portadores de una historia no garantiza .ue sigan promo&iendo los mismos proyectos y
&alores de entonces 'a &eces pueden ser inclusi&e anacrónicos4 otras refle)an cambios de
postura o aun una renegación de su pasado'$ El proyecto de rememoración del pasado en sus
marcas territoriales puede tambi!n ser de actores de otra generación, con otro proyecto$ El
mismo lugar, en este caso, cobra sentidos diferentes, y remite a memorias de períodos
diferentes de una misma historia$
El debate est!tico es, como ya se ha dicho, parte constituti&a de los proyectos de marcas,
monumentos y memoriales$ En este debate se )uega la cuestión representacional y lo
7
si, los periódicos de todo el mundo reportan mo&imientos y demandas de cambios en los ,monumentos
nacionales- e"istentes, debido a los cambios en la interpretación del pasado y a la incorporación de nue&os
actores con &oz en la esfera pública$ =ara dar solamente algunos e)emplos recientes, hay demandas en Estados
@nidos por eliminar las estatuas a los militares &encedores de sus guerras con :!"ico .ue resultaron en la
incorporación de un &asto territorio *y su población+, y hay demandas de eliminar las estatuas del general Coca
*&encedor de las campaDas en contra de los indígenas de la zona+ en el sur de rgntina$ SturEen *122F+ analiza
los conflictos ligados al memorial de Vietnam en Gashington, .ue lle&aron a la construcción de estatuas
adicionales en respuesta a demandas específicas de categorías sociales .ue no se sintieron representadas en el
:emorial original$ En Europa del Este, la destrucción de estatuas de h!roes del pasado acompaDó los procesos
de cambio de r!gimen político$
performati&o *Van lphen, 122F+ y las e"pectati&as acerca de la participación de la sociedad
en ese espacio público */oung, 7>>>+$ Si bien el monumentalismo realista de los h!roes
nacionales ha ido de)ando su lugar a formas de representación m#s di&ersas, el tema de la
,literalidad- est# muy presente en este campo, y a menudo hay luchas por el poder ,est!tico-
entre emprendedores de los proyectos *por lo general, &íctimas, sobre&i&ientes y actores del
mo&imiento de derechos humanos+, los e"pertos *curadores, artistas, museólogos, etc$+ y la
acción gubernamental$
Sin embargo, aun cuando el monumento ,realista- intenta cristalizar en la piedra y en la
inscripción el sentido .ue sus constructores le .uieren dar, naturalizando la narrati&a .ue se
intenta transmitir, est# claro .ue esta ilusión no se mantiene en el tiempo, ya .ue la
sub)eti&idad de .uien se encuentra con esas piedras le dar# sus propias interpretaciones y
sentidos$ La cuestión est!tica de esta !poca es, entonces, cómo incorporar en el diseDo de la
marca territorial esa misma posibilidad de rein&enciones de sentido y la ambigAedad .ue
in&ita al traba)o acti&o de la memoria y la sensibilidad de .uien se acerca a ella$
/ es .ue como seDala /oung al referirse a la corriente ,contramonumentos- en lemania
contempor#nea
H
,
un cuando los monumentos continúan siendo encargados y diseDados por gobiernos y
agencias de publicidad ansiosos por asignar un significado particular a ciertos hechos e
indi&iduos comple)os, los artistas siembran en ellos cada &ez m#s semillas de perple)idad e
inconstancia$ Se admite la necesidad de monumentos .ue tienen los Estados, incluso
cuando las formas y funciones tradicionales de los monumentos son crecientemente
desafiadas$ fines del siglo &einte, los monumentos nacen entonces resistiendo las
premisas de su nacimiento$ El monumento se ha transformado en un lugar de combate y
pugna de significados$ lgo m#s parecido a un sitio de conflicto cultural .ue de &alores e
ideales nacionales compartidos */oung, 7>>>I2H+$
:#s .ue &er al monumento como mensa)e uní&oco, consensuado y gestor de nue&os
consensos, lo .ue se despliega es un escenario de luchas de sentido, de definición de distintos
,nosotros- y de competencia entre distintas memorias$
Bablamos de espacios materiales .ue, por la acción de grupos humanos y por la reiteración de
rituales conmemorati&os en ellos, se con&ierten en &ehículos para la memoria$ 5o todos ellos
son iguales o e.ui&alentes, sin embargo$ Est#n los espacios físicos en los cuales ocurrieron
acontecimientos y pr#cticas represi&as del pasado reciente 'campos de detención, lugares
donde ocurrieron matanzas, edificios donde actores socio(políticos del pasado fueron
reprimidos'$ Estos espacios se con&ierten en lugares de luchas entre .uienes intentan
transformar su uso y de ese manera *o para+ borrar las marcas identificatorias .ue re&elan ese
pasado, y otros actores sociales .ue promue&en iniciati&as para establecer inscripciones o
marcas .ue los con&iertan en ,&ehículos- de memorias, en lugares cargados de sentidos$ Villa
0rimaldi transformada en el =ar.ue de la =az en Santiago es un claro caso de este tipo de
iniciati&a$
En segundo lugar, est#n los intentos de honrar y conmemorar los e&entos y actores del pasado,
con iniciati&as de establecer monumentos, dar nombres a calles y plazas, construir
memoriales y museos, no necesariamente en los lugares físicos en los .ue ocurrieron los
e&entos aludidos 'aun.ue es común .ue se bus.ue alguna asociación especial entre el lugar
H
La preocupación de este mo&imiento es .ue los monumentos tradicionales en realidad promue&en el ol&ido
público, tran.uilizando las ansiedades de la memoria acti&a y reemplaz#ndola por un ob)eto .ue luego se &uel&e
indiferente$
de la memorialización y el acontecimiento al .ue se hace referencia'$ La territorialidad, los
sentidos simbólicos y los usos potenciales ingresan de manera e"plícita en los proyectos de
.uienes intentan dar forma a un homena)e o conmemoración
3
$
<ue la memoria est! inscripta en un lugar específico y con un sentido uní&oco, o .ue haya
multiplicidad de ni&eles y capas de sentidos para diferentes públicos y actores, no niega la
posibilidad de un funcionamiento m#s din#mico y mo&ible de la territorialidad de las
memorias$ La territorialidad puede no ser un ,lugar- físico específico, sino un trayecto, un
itinerario, una manera de enunciar y denunciar, plasmados en una pr#ctica territorializada$
Este planteo de los tipos de lugares de memoria y la comple)idad y multiplicidad de capas y
ni&eles de an#lisis, implica la necesidad de incorporar la noción de escala$ Las marcas
territoriales son, por su propia naturaleza, locales y localizadas$ Est#n en un espacio
delimitado y específico$ Sin embargo, sus sentidos son de distinta escala y alcance, tanto en lo
.ue hace a los emprendedores .ue lo proponen y luchan como para los ,otros- 'otros
coet#neos o de generaciones y tiempos posteriores'$ Lo .ue comienza siendo algo muy local,
.ue afecta e in&olucra a grupos específicos en espacios comunales, cobra sentido para otros
muy le)anos, a tra&!s de comple)os procesos de identificación y de reconocimiento
J
$ En esto,
sin duda, tienen un papel importante los medios de comunicación, la ficción cinematogr#fica,
el turismo cultural y otra multiplicidad de canales .ue permiten identificaciones,
acercamientos y rechazos &irtuales$
Este e)e de negociación y conflicto 'entre &íctimas ,directas- y sociedades m#s amplias, entre
espacios y lugares concretos y ,literales- y sentidos ,e)emplares- *Kodoro&, 1226+' est# en el
corazón de la relación entre memoria e identidad de grupos y actores sociales, estableciendo
cu#n amplio o limitado &a a ser definido el ,nosotros- .ue rememora y conmemora$ Como ya
fue dicho y &ale la pena reiterar, aun.ue se .uiera cristalizar en la piedra o en la ruina
preser&ada, aun.ue la materialidad de la marca se mantenga en el tiempo, no hay ninguna
garantía de .ue el sentido del lugar se mantenga inalterado en el tiempo y para diferentes
actores$ Siempre .ueda abierto, su)eto a nue&as interpretaciones y resignificaciones, a otras
apropiaciones, a ol&idos y silencios, a una incorporación rutinaria o aun indiferente en el
espacio cotidiano, a un futuro abierto para nue&as enunciaciones y nue&os sentidos$
Referencias bibliográficas
gamben, 0iorgio *7>>>+I Lo que queda de Auschwitz. El archivo y el testigo. Homo sacer
III, ValenciaI =re(Ke"tos$
0illis, John C$ *ed$+ *1223+I ommemorations. !he "olitics of #ational Identity, 5eL JerseyI
=rinceton @ni&ersity =ress$
Buyssen, ndreas *7>>>+I ,En busca del tiempo futuro-, "uentes, aDo 1, núm 7, diciembre$
Jelin, Elizabeth *7>>7+I Los traba$os de la memoria, :adridMNuenos iresI Siglo OO;
Editores$
Jelin, Elizabeth *comp$+ *7>>7+I Las conmemoraciones% las dis&utas en las fechas 'in(
felices), :adridMNuenos iresI Siglo OO; Editores$
Le&i, =rimo *1262+I Los hundidos y los salvados, NarcelonaI :uchniE$
5ora, =ierre *dir$+ *1263(1227+I Les Lieu* de +,moire *F &ols$+, =arísI 0allimard$
3
@n an#lisis comparati&o de tres lugares en Santiago se encuentra en Cichard, 7>>1$
J
El memorial de Biroshima, 8es un homena)e a los residentes de la ciudad .ue fueron &íctima de la bomba
atómica9 8? es un memorial con un sentido uni&ersal de ,nunca m#s- o de e"hortación a la paz9 */oneyama,
1222+$ ;gualmente, Buyssen sostiene .ue el Bolocausto se ha con&ertido en un ,tropos uni&ersal- *Buyssen,
7>>>+$
=asserini, Luisa *1227+I ,;ntroduction-, en =asserini, Luisa *comp$+, +emory and
!otalitarianism, ?"fordI ?"ford @ni&ersity =ress$
Cichard, 5elly *7>>1+I ,Sitios de la memoria, &aciamiento del recuerdo-, Revista de cr-tica
cultural, núm$ 7H, no&iembre$
SturEen, :arita *122F+I !angled +emories. !he .ietnam /ar0 the AI12 E&idemic0 and the
"olitics of Remembering, NerEeleyMLondresI @ni&ersity of California =ress$
Kodoro&, Kz&etan *1226+I Les abus de la m,moire, =arísI rl!a$
Van lphen, Ernst *122F+I aught by history. Holocaust effects in contem&orary art0
literature and theory, StanfordI Stanford @ni&ersity =ress$
/oneyama, Lisa *1222+I Hiroshima !races. !ime0 2&ace and the 1ialectics of +emory$
NerEeleyI California @ni&ersity =ress$
/oung, James *7>>>+I ,Cuando las piedras hablan-, "uentes, Do 1, 5P 1, agosto$