1

¿Alienígena u hombre?
Antes de hablar sobre acontecimientos posteriores conectados con Anastasia, me gustaría agradecer a
todos los líderes de confesiones religiosas, estudiantes y periodistas, junto con lectores corrientes, que
enviaron cartas, literatura religiosa y comentarios respetuosos de los eventos contados en mi primer libro.
Anastasia ha sido llamada muchas cosas. La prensa se ha referido a ella como Señora de la taiga (!, una
maga siberiana, una adivina, una manifestaci"n divina, la chica del espacio e#terior. $ así, cuando una
periodista de %osc& me pregunt"' ()Ama usted, ahora a Anastasia*+, yo le contest,' (-ealmente, no
puedo decir cu.les son mis sentimientos.+ $, al momento, comen/" a correr el rumor de que yo era
incapa/ de comprender nada en absoluto debido a mi inmadure/ en asuntos espirituales.
0ero )c"mo puede uno amar cuando a&n no tiene claro qui,n es el ser amado* 1espu,s de todo, nadie
ha sido capa/ a&n de acercarse a una definici"n definitiva de Anastasia. Sobre la base de su declaraci"n'
($o soy 2ombre, un ser humano 3 yo soy una mujer+ (4! 2e estado intentando acercarme a alg&n tipo de
e#plicaci"n para sus e#traordinarias habilidades. Al principio todo parecía venirse abajo.
)5ui,n es Anastasia*
6na mujer joven, nacida y viviendo como una ermitaña en la remota taiga siberiana, educada tras la
muerte de sus padres por su abuelo y su bisabuelo, los cuales tambi,n han estado viviendo esa vida de
ermitaño.
)0uede uno considerar la lealtad de los animales salvajes hacia ella algo inusual*
7ncluso esto no es nada fuera de lo com&n. %uchos animales de granjas de campesinos se llevan bien
entre ellos y tratan con respeto a sus maestros humanos.
6na tarea mucho m.s difícil es determinar los mecanismos por los cuales ella puede ver cosas a
distancia y puede saber detalles de diversos acontecimientos, incluso aquellos que han ocurrido hace
miles de años, y estar totalmente versada en nuestra forma de vida contempor.nea. )8"mo funciona ese
1
rayo suyo cuando sana a gente de muy lejos, cuando penetra en la profundidad del pasado o trata de ver el
futuro*
9l profesor de filosofía :im 7vanovich Shilin, (;! que es tambi,n miembro de la Academia
7nternacional de 7nformati/aci"n, ha escrito una serie de artículos anali/ando los dichos de Anastasia.
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
. Taiga 3 nombre ruso dado al bosque boreal que se e#tiende a trav,s de gran parte de Siberia y el norte de 8anad..
4. La palabra Hombre (con 2 may&scula! es usada en toda la serie de los 8edros -esonantes para un ser humano de cualquier g,nero. 0ara
detalles sobre el uso de la palabra y la importante distinci"n entre 2ombre y ser humano, por favor, mire el prefacio del traductor en el libro 7
;. Kim Ivanovich Shilin – 1octor in ciencias sociales, investigador superior del 7nstituto para estudios asi.ticos y africanos de la 6niversidad
estatal de %osc&, conocido por su investigaci"n interdisciplinaria en filosofía, ecología, sociología, estudios asi.ticos y culturales, dirigida a
la síntesis de principios culturales de =riente y =ccidente. 9s autor de numerosos artículos y varios libros sobre ecosofía (la interpretaci"n
de fen"menos culturales y sociales sobre las bases de una relaci"n cultural y percepci"n de la >aturale/a!.
9n uno de ellos ,l escribi"'
El potencial creativo de Anastasia es un regalo de Dios, un regalo de la naturaleza, el cual es universal,
no meramente un regalo personal para ella. Todos nosotros colectivamente, cada uno de nosotros en
particular, estamos conectados con el cosmos.
!os medios para escapar de una inminente cat"stro#e radican en la s$ntesis armoniosa de nuestros
principios culturales. El desarrollo de este tipo de cultura de la ni%ez armoniosamente pura da como
resultado un tipo cultural &#emenino' Este tipo cultural ha sido e(presado m"s completa claramente en
el )udismo, pero tambi*n en nuestra Anastasia. Esto se puede #ormular en la siguiente serie de
identi#icaci+n,
Anastasia - Tara - )uda - .aitrea /01
Anastasia es, en el sentido m"s completo, Hombre a seme2anza de Dios.
Si esto es verdad o no, no me toca a mí decidirlo. S"lo que no puedo entender por qu, ella no ha dejado
por escrito ninguna enseñan/a, como todas las otras personas iluminadas a semejan/a de 1ios, y en su
lugar lo ha concentrado todo, durante sus dos d,cadas de conciencia consciente, en los dachni3s.
>o obstante, leyendo lo que varios eruditos tienen que decir, he sido capa/ de concluir que ella no es
alg&n tipo de persona loca, en tanto en cuanto hay, al menos hip"tesis en el mundo científico sobre las
que ella ha hablado, y se han llevado a cabo e#perimentos sobre aspectos de sus dichos.
Así, por ejemplo, a la cuesti"n' (Anastasia, )0or qu, medios percibes y representas todas las diferentes
situaciones de hace miles de años e incluso descifras los pensamientos de los grandes pensadores del
pasado*+ ella contest"'
(9l primer pensamiento, la primera palabra fue del 8reador. Sus pensamientos a&n viven hoy
rode.ndonos sin ser vistos y rellenando el espacio universal, reflejado en lo material, viviendo creaciones
producidas por la creaci"n n&mero uno, ?el 2ombre@ 9l 2ombre es el niño del 8reador. $, como
cualquier pariente, el no podría desear para su niño menos de lo que 9l mismo tiene. Al le ha dado todo. 9
incluso m.s 3 libertad de elecci"n. 9l hombre puede crear cosas y perfeccionar el mundo con el poder de
su pensamiento. >ing&n pensamiento creado por el hombre desaparece en el olvido. Si es un pensamiento
de luminosidad radiante, llenar. el espacio de lu/ y subir. al lado de las fuer/as de la lu/. 6n pensamiento
oscuro, sin embargo, caer. en el lado opuesto. $ hoy cualquier hombre puede hacer uso de cualquier
pensamiento producido en cualquier momento tanto por la gente como por el 8reador.+
2
(9ntonces, )0or qu, no los usa todo el mundo*+
(Bodo el mundo lo hace, pero en grados variables. 0ara usarlos, uno est. obligado a pensar, y no todo el
mundo consigue esto debido a la vanidad de la vida diaria.+
(Así que, )todo lo que tienes que hacer es pensar, y la capacidad viene a ti* )$, puedes incluso percibir
los pensamientos del 8reador*+
(0ara percibir los pensamientos del creador, uno debe conseguir una pure/a de pensamiento apropiada
para Al, así como el ritmo del pensamiento de Al. 0ara percibir los pensamientos de los iluminados, uno
debe poseer su pure/a de pensamiento y la capacidad de pensar al mismo ritmo. Si un hombre dado tiene
insuficiente pure/a de pensamiento para comunicarse con la dimensi"n de las fuer/as de la lu/ 3 la
dimensi"n en la cual moran los pensamientos radiantes, < entonces el hombre atraer. sus pensamientos de
sus hom"logos de la oscuridad, y acabar. sufriendo ,l mismo y causando el sufrimiento de otros.+
>o estoy seguro de si esto est. directa o indirectamente e#plicado por el acad,mico Anatoly ACimov, (D!
1irector de 7nstituto 7nternacional de física Be"rica y Aplicada de la 6niversidad -usa de 8iencias
>aturales, en su artículo de la revista 8hudesa i 0riCliuchenia (%aravillas y Aventuras! titulado (La física
reconoce a una Supermente+. Al escribe lo siguiente'
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
0. Tara 3 Euda femenino, deidad capa/ de quitar interferencias y poner las cosas en perfecto orden. .aitrea (literalmente, (el amoroso+! es
descrito como el futuro Euda, asociado con la amabilidad, ,#ito y prosperidad.
4. Dachni3s 3 gente que pasa su tiempo (sus días libres, especialmente vacaciones de verano! en su dacha, o casita en el campo. A diferencia de
las casitas de campo de occidente, una dacha est. invariablemente acompañada de un jardín donde se cultivan frutas y verduras para
alimentar a la familia todo el año (para m.s detalles, por favor, ver el prefacio del traductor del libro 7 de la Serie de los 8edros -esonantes!.
2an e#istido, y e#isten ahora, dos escuelas de pensamiento, dos modelos de percibir la >aturale/a.
6n modelo se asocia con la erudici"n occidental 3 esto es, el conocimiento adquirido sobre las bases
metodol"gicas comunes en occidente' evidencia, e#perimentos, etc. 9l otro es el enfoque oriental, en el
cual el conocimiento es recibido de una fuente e#terna a trav,s de medios esot,ricos en estado de
meditaci"n. 9l conocimiento esot,rico no es algo adquirido, se considera un don para el 2ombre.
1e resultas, en alg&n punto este enfoque esot,rico se perdi" y se emprendi" una ruta diferente 3 una
e#tremadamente lenta y compleja. Siguiendo esta ruta, nos ha llevado unos mil años llegar al nivel de
conocimiento que era com&n en =riente hace tres milenios.
Bengo el sentimiento intuitivo de que est.n en lo cierto los que dicen que la materia que ocupa el
6niverso entero en un nivel de campo (F! es alg&n tipo de estructura interrelacionada. 9n su libro !a
suma de la tecnolog$as, en un cap$tulo titulado &El 5niverso como superordenador', Stanislav Lem(G!
propone la e#istencia de un gigantesco ordenador 3 como cerebro 6niversal. 7magina un ordenador del
tamaño del 6niverso observable (con un radio apro#imado del orden de los H billones de Cil"metros!,
compuesto por elementos ocupando un volumen de entre I y ;; centímetros c&bicos cada uno.
$ aquí este cerebro que ocupa el 6niverso entero est. dotado naturalmente con poderes que somos
incapaces de imaginar o incluso fantasear. 0ero si tienes en cuenta que en realidad este cerebro no
funciona seg&n ning&n principio de ordenador sino sobre las bases de los campos de torsi"n, (J! entonces
todo se aclara' las manifestaciones de lo Absoluto propuestas por Schelling (I! o el Shuniat (! de la
literatura antigua K,dica 3 esto en esencia constituye un ordenador. $ no hay nada en el mundo aparte de
este ordenador. Bodo lo dem.s es alguna otra forma de lo Absoluto.
3
9sto es lo que el acad,mico Klail :a/nacheev,(4! %iembro Activo de la Academia -usa de 8iencias
%,dicas, escribi" sobre el -ayo en su artículo (Los rayos vivos y un campo vivo+ (;! en 8hudesia i
0riCliuchenia (%aravillas y aventuras! del ; de %ayo de JJD'
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
6. Anatol Evgenevich A3imov 3 presentado primero en el Libro 7, 8apítulo F (9l rayo de Anastasia+. Aunque no es com&nmente conocido, la
6ni"n Sovi,tica mantuvo un programa e#tensivo de investigaci"n sobre fen"menos psíquicos (para detalles, por favor, ver el bien
investigado libro Descubrimientos ps$7uicos tras el tel+n de acero de Sheila =strander y lynn Schroeder!. Anatoly ACimv encabe/" uno de
los muchos grupos de científicos contratados por la :LE y el %inisterio sovi,tico de 1efensa para encontrar una e#plicaci"n científica para
fen"menos paranormales y las capacidades e#traordinarias de algunas personas en clarividencia, telepatía, y teleCinesis (mover objetos
s"lidos con s"lo el poder de la mente! con una vista de sus aplicaciones para inteligencia y prop"sitos militares. Las observaciones
e#perimentales del equipo de ACimov y otros equipos de estos fen"menos 3 en particular el control directo de la mente humana sobre objetos
físicos 3 indicaron que en un nivel profundo la conciencia y la materia tienen esencialmente la misma naturaleza, encabezaron el estudio
de los campos de torsi+n. .uchos cient$#icos &tradicionales' , celosos de los generosos fondos que estaba recibiendo este grupo, se dieron
prisa por etiquetar a ACimov de (pseudo<científico+ y (charlat.n+ y lo acusaron de (fraude y falsificaci"n de investigaci"n científica+,
aunque ellos mismos no podían e#plicar estos fen"menos, y mucho menos respuestas a preguntas a&n m.s b.sicas tales como 89u* es la
materia: $ 89u* es la energ$a:
;. <ivel de campo (-uso' polevo uroven1 3 el nivel de un n&mero de (campos+ (tales como campos electromagn,ticos y gravitacionales! que
componen el 6niverso pero no directamente observables por los sentidos materiales.
=. Stanislav !em 3 polaco escritor de ciencia< ficci"n mayormente conocido por su novela Solaris llevada al cine primero por el director
sovi,tico Andrei BarCovsCy en JF4 y treinta años m.s tarde en una versi"n de 2ollyMood por Steven Soderberg. 7ncidentalmente el Solaris
de Lem parece ser la inspiraci"n detr.s del argumento del primer largometraje de Star Tre3 de -odemberry (JFJ!
>. ?ampos de torsi+n 3 t,rmino primero introducido en J; por un eminente matem.tico franc,s, Alie 8artan (GDJ<JH! para referirse a
campos hipot,ticos generados por un objeto en rotaci"n. %.s tarde este t,rmino se lleg" a usar para designar el campo (=riginal+ que
impregna el 6niverso entero, un campo rotatorio del que se considera haber formado el vacío físico y dado nacimiento a toda la materia. Si la
materia puede ser concebida como una (energía congelada+, entonces la energía puede ser equiparada a (campos de torsi"n congelados+.
%ientras que la física moderna a&n carece de la tecnología apropiada para detectar los campos de torsi"n, la noci"n de que todo en el
6niverso nace de un vacío giratorio es uno de los conceptos m.s antiguos en pr.cticamente todas las culturas tradicionales (noten su
manifestaci"n simb"lica antigua en la cru/ giratoria (o sv.stica! 3 un símbolo encontrado en todas las culturas de todos los continentes!.
@A. Briedrich Cilhelm von Schelling (FFH<GHN! 3 fil"sofo alem.n que desarroll" un dialecto de la >aturale/a como un organismo vivo y un
principio creativo, inconsciente, espiritual.
@@. Shuniat 3 concepto budista del (vacío+, o el espacio en el cual todo e#iste.
@D. Elail Fetrovich /@>D0<! miembro prominente e la Academia -usa de 8iencias %,dicas de >ovosibirsC, especiali/ado en la relaci"n entre el
2ombre y la >aturale/a, incluyendo bio<sistemas y procesos de informaci"n. Keterano condecorado de la segunda guerra mundial, el doctor
:a/nacheev ha recibido numerosos premios por su investigaci"n y publicaciones.

KernadsCy (N! probablemente tenía ra/"n al hacerse la pregunta' )c"mo lo ideal, que es mental, traduce
al planeta Bierra a su nueva fase evolutiva* )8"mo* Si dices' s"lo a trav,s del trabajo, s"lo a trav,s de
e#plosiones o s"lo a trav,s de actividad tecnog,nica, una respuesta primitiva no lo har..
2ay evidencias f.cticas mostrando que el 2ombre es capa/ de ejercer una influencia remota sobre
muchas lecturas de equipos electr"nicos. Al puede desbaratar el aparato de medida de golpe, y eso desde
muy lejos. Aquí en >obosivirsC est.n teniendo lugar e#perimentos sobre comunicaci"n telep.tica con
>orilsC, 1iCson, Simferopol, y Biumen, (H! así como un centro americano en Olorida, y las cone#iones
remotas entre 2ombre y 2ombre así como entre el aparato de medida y el registro operador, de forma
precisa y fidedigna.
4
9stamos confrontados con un fen"meno desconocido 3 la interacci"n de sustancia viva sobre distancias
enormes.
9stos artículos, desafortunadamente, contienen muchos t,rminos desconocidos, junto con referencias a
trabajos de otros eruditos. Sería una gran tarea leerlos todos, dejemos s"lo tener conocimiento de ellos.
Bodavía, descubro que los científicos est.n conscientes de la capacidad del 2ombre para hacer contacto
a distancia. 9llos est.n conscientes, tambi,n, del banco de datos universal usado por Anastasia. 9lla lo
llama La dimensión de las fuerzas de la luz, hogar de todos los pensamientos producidos por la
humanidad. La ciencia moderna tambi,n habla sobre este fen"meno, al cual se refieren como un
superordenador.
9ntonces tengo que comprender c"mo yo, que nunca practiqu, ning&n arte literario, no habiendo sido
nunca entrenado para ello, logr, escribir un libro que sigue poniendo nerviosa a mucha gente.
8uando estuve en la taiga, Anastasia me dijo' (Be har, un escritor. 9scribir.s un libro, y mucha gente lo
leer.. Al tendr. una influencia beneficiosa sobre los lectores.+
Ahora el libro ha sido escrito. $ uno podría suponer que fue todo debido a su participaci"n. 0ero
entonces uno tendría que comprender c"mo ella influencia las capacidades creativas de otras personas.
Sin embargo, nadie ha conseguido a&n e#plicarse esto.
0odría hacer las cosas m.s f.ciles, por supuesto, el pretender que yo poseía al menos un poco de talento y
fui simplemente e#poniendo la interesante informaci"n que había aprendido de ella. 9ntonces, al parecer,
todo quedaría en su sitio. Bodo estaría e#plicado. >o habría necesidad de perder ning&n tiempo despu,s
leyendo literatura científica o religiosa o de acosar a especialistas con preguntas. $ aquí Anastasia
presentaba un nuevo fen"meno para el cual ni yo ni ninguna de las personas que me han estado ayudando
podemos encontrar una e#plicaci"n hasta la fecha.
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
@G. 9n 9stados unidos se llev" a cabo una investigaci"n pionera sobre los campos que rodean a los organismos vivos por el 1r. 2arold Sa#ton
Eurr (GGJ<JF;! profesor de anatomía de la 9scuela de %edicina de la 6niversidad de $ale. 9l doctor Eurr descubri" que (el hombre, < y,
de hecho, todas las formas 3 est.n ordenados y controlados por campos electrodin.micos que pueden ser medidos y tra/ados con precisi"nP
los (campos de la vida+ son de la misma naturale/a que campos m.s simples conocidos por la física moderna y obedecen a las mismas leyes.
8omo los campos de la física, ellos son parte de la organi/aci"n del 6niverso y est.n influenciados por las vastas fuer/as del espacio. 8omo
los campos de la física, tambi,n, tienen cualidades organi/adas y dirigidas que han sido reveladas por muchos miles de e#perimentos. La
organi/aci"n y la direcci"n, justo lo opuesto al a/ar, implica prop"sito. 1e manera que, los campos de la vida ofrecen evidencias
instrumentales, puramente electr"nicas de que el hombre no es un accidente. 0or el contrario, ,l es una parte integral del 8osmos, incrustado
en sus campos omnipotentes, sujeto a sus leyes infle#ibles y participante del destino y prop"sito del 6niverso+ < citado de A guide #or the
perple(ed (guía para el perplejo! de 9. O. Shumacher (>eM $orC' 2arper Q-oM, JFF!, pp. D<F, y usado con permiso de -andom 2ouse
Lroup Ltd. 0ara m.s informaci"n ver )lueprint #or inmortalit, the electric patterns o# li#e (plano para la inmortalidad' los patrones
el,ctricos de la vida! (London' >. Spearman, JF4!.
@0. Eladimir Ivanovich Eernads3 (GD;<JNH! científico ruso comparado a 8harles 1arMin por el alcance de su contribuci"n a las ciencias
biol"gicas. 9l principal inter,s de KernadsCy fue investigar c"mo la mente humana influencia el desarrollo de la vida en el planeta. 9l
consider" la inteligencia humana como una fuer/a evolutiva omnipotente capa/ de transformar la biosfera entera a un nuevo nivel.
KernadsCy introdujo el t,rmino noos#era (literalmente, (esfera de inteligencia+! para referirse al estado incipiente de la biosfera controlado
por la inteligencia humana 3 el nuevo estado evolutivo que trasciende el conflicto entre tecnología y naturale/a.
@4. <orils3 3 una de las ciudades m.s al norte del mundo, cerca del río $enisei, y un importante centro minero. Di3son – puerto en el lejano
norte de -usia in el mar de :ara. Sim#eropol – capital de 8rimea (ahora parte de 6crania!. Biumen 3 la ciudad rusa m.s antigua de Siberia,
fundada en HG, que sirvi" durante mucho tiempo como centro para la coloni/aci"n rusa de Siberia.
5
6stedes pueden recordarme escribiendo en el libro 7 lo que ella dijo dos años antes' (Los artistas
pintar.n cuadros, los poetas escribir.n versos y har.n una película sobre mí. B& ver.s todo esto y pensar.s
en miP+
A mi pregunta ()5u, quieres decir con que ella puede predecir el futuro*+ 9l abuelo de Anastasia
contest"' (Kladimir, Anastasia no predice el futuro, lo visuali/a y lo convierte en realidad.+
0alabras, s"lo palabras. Las palabras son baratas. $, para ser honesto, no prest, demasiada atenci"n a
esas palabras, descart.ndolas como una simple met.fora, hasta que no tuve absolutamente ninguna forma
de incluso imaginar c"mo e#actamente todo lo que Anastasia dijo resultaría verdad en la vida real. 0ero
?lo increíble sucede@
Las palabras de Anastasia est.n empe/ando a volverse ciertas en la realidad.
0rimero fue la avalancha de poemas. Algunos de esos poemas los publiqu, al final del libro 7. 1espu,s,
empe/aron a surgir clubs de Anastasia en varias ciudades. 9l primero de ellos fue en la ciudad de
Lelend/hiC, donde ellos mostraban una e#hibici"n de pinturas de la artista moscovita Ale#andra SaenCo,
todas dedicadas a Anastasia y la >aturale/a.
$o visit, la sede del club y contempl, las paredes con grandes pinturas colgadas. 9l espacio
circundante parecía cambiar de apariencia bajo mi atenta mirada.

1esde las muchas pinturas Anastasia me miraba con sus bondadosos ojos. ?$ las escenas@ >o pude
acabarlo 3 algunas de las pinturas mostraban escenas de este segundo libro, el cual no se había publicado
a&n. $ había esta esfera brillante, a veces apareciendo justo al lado de anastasia. 1espu,s me enter, de
que la artista pint" no con una brocha sino con las yemas de sus dedos. La mayoría de las pinturas ya
habían sido vendidas, pero siguieron colgadas lo que dur" la e#posici"n ya que m.s y m.s gente venía a
verlas. La artista me ofreci" una de ellas como regalo, que representaba a la madre y al padre de
Anastasia. >o pude apartar mis ojos de la cara de la madre.
9mpe/aron a llegar ofertas de varios estudios cinematogr.ficos para hacer una película de Anastasia. $
esto era ahora algo que yo ya estaba aceptando como una rutina.
$a que había tocado las pinturas y las hojas de poesía con mis manos, ya que escuch, las canciones y
mir, los fotogramas de una película que ya había sido hecha, trat, de dar alg&n sentido a qu, era lo que
seguía.
$ ahora e#iste un 8entro de investigaci"n en %osc& dedicado a investigar el fen"meno Anastasia, el cual
ha concluido'
(Los m.s grandes maestros espirituales conocidos por la humanidad por sus enseñan/as religiosas,
filos"ficas e investigaciones científicas, no pueden igualar el fant.stico avance de la influencia de
Anastasia en el potencial humano. Las enseñan/as de aquellos han tenido una notable manifestaci"n en la
vida real s"lo siglos y un milenio despu,s de su primera aparici"n.
1e alguna forma ine#plicable, en cosa de días y meses Anastasia se las ha arreglado, sin ayuda de
doctrinas escritas y enseñan/as religiosas, para influenciar directamente los sentimientos de la gente,
provocando arrebatos emocionales y causando una oleada de manifestaciones creativas en creaciones
artísticas en parte de toda la gente que ha sido mentalmente tocada por ella. Somos capaces de percibirlas
en forma de trabajos de arte e impulsos inspirados hacia la bondad y la lu/.+
6
)8"mo es posible que esta ermitaña solitaria, completamente sola en la taiga siberiana, se las haya
arreglado al mismo tiempo para planear sobre nuestras vidas en tiempo y espacio reales*
)8"mo ha traído a la e#istencia creaciones artísticas a trav,s de las manos de otras personas* Bodas
ellas son sobre la lu/, sobre la bondad, sobre -usia, sobre la >aturale/a, sobre el amor.
(9lla cubrir. al mundo con su gran poesía de amor. 0oemas y canciones regar.n todo el planeta como
una lluvia de primavera y se llevar. la mugre acumulada,+ me cont" el abuelo de Anastasia.
(0ero )8"mo lo hace* 0regunt,.
$ la respuesta'
(9lla emana inspiraci"n e iluminaci"n con la energía del impulso de sus propias aspiraciones, con la
fuer/a de sus sueños.+
()5u, tipo de poder est. escondido en sus sueños*+
(9l poder del 2ombre como 8reador+
(0ero el 2ombre recibiría alg&n tipo de compensaci"n por sus creaciones 3 honores, dinero, títulos. $
aquí ella las est. entregando sin pedir nada a cambio. )0or qu,*+ 0regunt,.
(9lla es auto<suficiente. Sus m.s altas recompensas son su propia satisfacci"n y el amor sincero de, al
menos, una persona,+ replic" el abuelo de Anastasia.
0ero, hasta el momento, estas respuestas no son algo a lo que he sido capa/ de dar sentido
completamente. 9n un intento de comprender quien es Anastasia realmente y mi propia relaci"n con ella
en particular, he seguido buscando varias opiniones sobre ella y leído tanto como he podido en forma de
literatura religiosa.
1e hecho, he leído m.s en el pasado año y medio que en todos los años anteriores juntos de mi vida.
0ero )5u, ha salido de ello* %e las he arreglado para llegar a una &nica e irrefutable conclusi"n' un
n&mero de libros (eruditos+ que reivindican ser hist"ricamente rigurosos, religiosos y sinceros, no son
m.s que una sarta de mentiras. 9sta conclusi"n surgi" de una situaci"n relacionada con la figura hist"rica
de Lregory -asputin.
9n el libro 7 cito un pasaje de la novela ,pica hist"rica de Kalentin 0iCul 5 poslednei chert (9n la
&ltima frontera!.
9l relato de 0iCul habla sobre un campesino semi<alfabeti/ado llamado Lregory -asputin de la agreste
remota Siberia donde crece el cedro siberiano. 9n JIF llega a San 0etersburgo, entonces capital del
imperio ruso. Al no s"lo se granje" el cariño de la familia imperial, impresion.ndolos con sus
predicciones del futuro, sino que acab" por acostarse con un buen n&mero de las mujeres m.s
prominentes de la capital. 8uando un grupo de oficiales trat" de matarlo, ellos se quedaron pasmados de
encontrar que incluso despu,s de tragarse el veneno de cianuro desli/ado en su bebida, ,l todavía fue
capa/ de levantarse de la mesa y seguir su camino al aire libre, donde el príncipe $usupov le dispar" a
quemarropa con su pistola. 7ncluso despu,s de ser acribillado a bala/os, -asputin no moría. Su cuerpo
herido fue arrojado desde un puente al rio, y despu,s sacado y quemado.
9l misterioso y enigm.tico Lregory -asputin, que impresion" a todos con su resistencia, creci" entre
los cedros de la taiga siberiana.
Así es como un periodista contempor.neo describi" su resistencia'
7
(A la edad de cincuenta ,l podía comen/ar una orgía a mediodía y seguir hasta las cuatro de la mañana.
1e su fornicaci"n y borrachera ,l iría directamente a la iglesia para los re/os matinales y permanecer
re/ando hasta las ocho, antes de dirigirse a su casa por una ta/a de t,. 9ntonces, como si nada hubiera
pasado, seguiría recibiendo visitantes hasta las dos de la tarde. 1espu,s ,l se reuniría con un grupo de
damas y las acompañaría a los baños. 1esde los baños ,l se retiraría a un restaurante en el campo donde
comen/aría las actividades de la noche anterior. >inguna persona normal podría mantener un r,gimen
como ese.+
8omo con mucha otra gente, semejantes descripciones configuraron mi impresi"n de -asputin como un
libertino sin remedio. 0ero el destino arroj" en mi camino un concepto diferente. 8omo si tratara de
inducirme a reconsiderarlo.
9sto es lo que el 0apa de -oma, Ruan 0ablo 77, ha dicho sobre -asputin'
(2oy desde el rio llega ileso el cuerpo (nunca encontrado! de un monje santo. $ su v.stago secreto
entrar. en el arca con oraci"n.+
)5u, est. pasando aquí* 0or un lado ,l es aludido como un libertino, por el otro 3 un monje santo.
)1"nde est. la verdad* )1"nde est. la mentira*
2ay m.s. 9l te#to de algunas notas de -asputin, escritas durante un viaje a Bierra Santa, cay" por
casualidad en mis manos (fueron traídas a 0arís por un refugiado de la 6ni"n Sovi,tica llamado
LobachevsCy!. 9sto es lo que el mismo -asputin escribi"'
9l mar consuela sin esfuer/o. 8uando te despiertas por la mañana y las olas (hablan+ 3 ellas bailan y
alegran. $ la lu/ del sol brilla sobre el mar, parece que nunca se eleva tan silenciosamente, y en ese
momento el alma de 2ombre lo olvida todo sobre la humanidad y fija su mirada en el brillo del solS y una
felicidad prende en el 2ombre, y ,l siente en su cora/"n el libro de la vida y la sabiduría superior de la
vida 3 ?indescriptible belle/a@ 9l mar le despierta del sueño de las vanidades terrenas, y muchos
pensamientos surgen por sí mismos, sin esfuer/o alguno.
9l mar es un espacio vasto, pero la mente es incluso m.s espaciosa. >o hay final para la sabiduría
superior del hombre, posiblemente ninguna filosofía puede contenerla. =tro momento de belle/a
estupenda llega cuando el sol se pone sobre el mar y sus rayos llenan el cielo occidental.
)5ui,n puede calcular la belle/a de los rayos crepusculares del sol* 9llos calientan y acarician el alma y
ofrecen consuelo curativo. 9l sol desaparece tras las montañas minuto a minuto, y el cora/"n del 2ombre
se apena un poco ante sus asombrosos rayos crepusculares. 9ntonces crece la oscuridad.
$ ?=h@ ?5u, silencio cae@ >i siquiera se escucha el sonido de un p.jaro. 0erdido en el pensamiento, el
2ombre empie/a a pasear por la cubierta del barco, involuntariamente recuerda su niñe/ y todo el
alboroto de la vida, y empie/a a comparar el silencio alrededor de ,l, con el bullicio del mundo, y
silenciosamente habla consigo mismo, deseando compañía para evitar el tedio infligido sobre ,l por sus
enemigosP
Así que, )5ui,n fuiste t&, sibiria3* (F! )6n ruso llamado Lregory -asputin* )1"nde est. la verdad
escrita sobre ti, y d"nde la mentira* )8"mo darle sentido a todo ello* )5u, puede uno confiar en tratar de
descifrar la esencia del ser de uno, del destino de uno* )5u, grandes obras pueden ayudar a uno a
discernir entre la verdad y la falsedad* )1"nde est. lo espiritual y sincero, como opuesto a la mera
pretensi"n de omnisciencia* )5ui/.s debería uno tratar de sondear su propio cora/"n* >unca he escrito
poesía antes, pero quiero dedicarte mi primerísimo poema a ti, Lregory -asputin.
8
La gente lee Anastasia y se le ocurre poesía sincera, original. $o voy a intentarlo, tambi,n. $ este es el
resultado 3 para ti. %is disculpas si la rima no siempre sale.
1edicado a
Lregory -asputín
()Así que eres semi<alfabeto* (0or qu, sí, semi<alfabeto.
1e los bosques de cedros 3 bien, ?esas son mis raíces@+
(?$ descal/o@+ (Andando todo el camino desde Siberia,
?9st.s obligado a desgastar m.s de un par de botas@
(Koy al Tar, a ayudar a nuestro querido EatiushCa (G!
Aguanta un poco m.s ahí fuera.
Koy a nuestra -usia, nuestra querida -ussia<%atushCa (J!
?A darle a probar el aire de nuestros bosques de pinos@

)1e qu, vais, h&sares* 0ícaros gallardos, libremente
Seduciendo a las damas, haci,ndoos los valientes en una pelea*
S"lo miradme, mirad, y ved como uno realmente
Seduce 3 escoria, ?creyendo que lo sab,is todo@

La ciudad de 0edro a la fina vestimenta de 0arís se est. uniendo.
0ero vigilad, ?no sea que vuestros cors,s demasiado estrechos estrujen
Kuestros cora/ones@
9l siberiano entra, y las damas est.n temblorosas
A la vista de este campesino de lejanas partes orientales.
0ero ya que ,l sali" del servicio matinal de oraci"n,
0ara la redenci"n de otros del error de re/ar,
Al oy" a su tierra llamando 3 9lla habl" en un susurro,
1ici,ndole s"lo esto' (?Kete@+
9
(La edad de los carnívoros de las bestias est. sobre nosotros,
Bodos borrachos y gruñendo, ello lleva al e#travío de los hombres.
%ientras tu alma ardiente ha sido alejada de nosotros,
>o puede hacerse por mucho tiempo. 1ebes irte.
>o puedes reprimir la ferocidad por mucho tiempo
S"lo un momento, eso es todo lo que durar.s 3 es muy intenso.
?$o soy -usia@ ?>o puedes imaginar mi pena@
$o lo s, ahora' t& nunca terminar.s tu canci"n.
(Kuelve a tus cedros. ?%i retroceso es cierto@
$ entonces puedes preguntarte cualquier cosa que quierasP+
(=h ?c"mo me encantaría que fu,ramos a los baños@
$o os golpearía con mi escob"n de abedul, incluso de pino
%i derrochadora -usia 3 ?Be estoy añorando@
?%e quedar, contigo, -usia, por siempre 3 eres mía@

La edad de la locura oscura con furia viene aullando.
LrishCa (4! trope/ado, su pecho lleno de balas ese día.
%ientras la negrura se al/aba burl.ndose, su negro rostro fruncido,
1iciendo (?Arr.strate, siberiano@ ?Sigue, arr.strate lejos@
(0uedes retenerme s"lo medio segundo m.s,
$ entonces desde las profundidades de mi foso ser.s mostrado
?6n castigo aterrador, m.s doloroso y m.s duro
1e lo que jam.s el mundo en su historia ha conocido@
10
(6n h,roe tu eres, pero ser.s llamado blasfemo.
1esde las botellas de veneno (44! tu imagen mirar. de reojo.
$ los herederos que redimes te maldecir.n como un conspirador
$ escupir.n en tu alma, siberiano mu/hiC (4;!.
(Arr.strate lejos. ?Soy yo quien tiene ahora todo el poder@
?Kuela lejos, si te gusta, a tu cielo en lo alto@
0ero queda un momento, )ves* >o un día, no una hora.
?Así que dame mi momento@ A&n vas a morir.+
(Braed el %adeira, ?1irij.monos a los banya@
$ entonces te mostrar, qu, es real y qu, es garrafal.
)6n siberiano, dices* ?Soy un campesino sensato@
Así que )5u, es todo ese parloteo y sobre qu, el cotorreo, asno*+
Su cuerpo fue disparado y ahogado en el río,
1espu,s quemado en un patio entre escombros y arena.
2oy los vientos primaverales soplan su camino sobre -usia,
9llos llevan sus ceni/as a trav,s de toda la tierra.
(Eien, mu/hiC,+ dijo la negrura, a&n burl.ndose,
()1"nde en la Bierra est. tu tumba, y d"nde est.n tus ojos*
Ahora nunca podr.s traer de vuelta los días de tu vida,
$ tus herederos no ver.n sino una imagen despreciada.
(?%u,strales la deuda que tienen@ ?Be doy poder@
%u,strales la factura por tu servicio impagado,
)= es tu deseo s"lo llorar y encogerte*
LrishCa escupe una bala de plomo' (?B&, Sat.n, eres est&pido@
11
8omo si yo pudiera preocuparme por cualquier llanto o pr,stamos.
Kenid ahora, mis mu/hiCs 3 )c"mo son los banya, queridos socios*
Biempo de m.s agua hirviendo para ser vertida sobre las piedras
Lregory -asputin de los bosques de cedros de Siberia pas" a la vida de la -usia pre<revolucionaria en un
intento de detener la tormenta de la revoluci"n, y pereci".
Anastasia tambi,n vive entre los cedros y tambi,n est. tratando de hacer el bien a la gente, tambi,n
trata de detener algo antes de que ocurra. 0ero )5u, destino tiene nuestra sociedad preparado para ella*
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
@4. Ealentin Savvich Fi3ul 3 (J4G<JJI! uno de los escritores sovi,ticos en prosa m.s conocidos de los setenta y ochenta. Su
famosa novela At the last #rontier /En la Hltima #rontera1 3 publicada en JFJ en la importante revista literaria <ash
sovremenni3 como una versi"n abreviada de la novela >echistaya sila (Las fuer/as demoníacas! 3 refor/"
significativamente la imagen popular de -asputin como un corrupto seductor inmoral. 9l uso e#haustivo de documentos de
la ,poca por 0iCul, incluyendo acontecimientos periodísticos para dar a su trabajo un aut,ntico (sentimiento hist"rico+
contribuy" a la percepci"n popular de su novela como (cr"nicas hist"ricas+ (aunque esto, generalmente no est, apoyado
por historiadores o críticos literarios, que tienden a desestimarlas simplemente como novelas de aventuras con un conte#to
hist"rico!. 9n JG At the last #rontier fue llevada al cine como (drama hist"rico+ Agonia /Agon$a1, dirigida por 9lem
:limov (J;;<4II;! que gan" el prestigioso premio de la Oederaci"n internacional de la 8rítica 8inematogr.fica en JG4
en el Oestival de 8ine de Kenecia y lleg" a ser una e#periencia cinematogr.fica de referencia obligada a lo largo de toda la
6ni"n Sovi,tica.
@6. Shiria3 3 palabra rusa para denominar al residente de Siberia.
@;. )atiush3a 3 Literalmente (0adre+ 3 nombre cariñoso usado (especialmente por los campesinos rusos! en referencia al Tar.
@=. Iussia<%atushCa 3 B,rmino entrañable que significa (%adre<-usia+.
@>. )ana 3 Eaños rusos o casa de baños, similar a una sauna finlandesa, donde el agua hirviendo es echada sobre piedras
calientes para aumentar la temperatura y los bañistas se golpean unos a otros con (besoms+ (especie de escobas hechas con
ramitas entrela/adas alrededor de un palo! para estimular la circulaci"n de la sangre. Los participantes m.s valientes, a veces
prefieren (Eesoms+ hechos con coníferas de agujas puntiagudas (ej. pino! en lugar de abedul.
DA. Jrish3a 3 forma del diminutivo del nombre ruso Lrigory (Lregorio!.
12
D@. Eotellas de veneno 3 referido a la marca de vodCa Iasputin, popular en toda -usia, con un dibujo de la cara de -asputin en la
etiqueta.
DD. .uzhi3 – palabra rusa para campesino, especialmente uno que carece del refinamiento de un ciudadano urbano.
2
Una máquina de hacer dinero
1urante mis primeros días de conversar con Anastasia, yo la veía como una ermitaña con su propia y
&nica forma de ver el mundo. Ahora, despu,s de todo lo que he oído y leído sobre ella, despu,s de todas
sus subsiguientes penetraciones en nuestras vidas, ella ha llegado a ser un tipo de anomalía. %i cabe/a ha
empe/ado a embrollarse en confusi"n. 9s con gran esfuer/o que trato de dejar ir la oleada entrante de
informaci"n y conclusiones y volver a la simplicidad de mis primeras impresiones. $ para responder a la
frecuente pregunta ()0or qu, no se trajo a Anastasia fuera de la taiga*+
$o deseaba mucho traer a Anastasia fuera de la taiga. 0ero comprendí que no podía hacerlo por la
fuer/a. >ecesitaba tratar de mostrarle cu.n &til y apropiada sería su estancia en nuestra sociedad. $o
refle#ion, sobre cu.les de sus capacidades podrían ser usadas por la gente 3 y mi negocio en particular 3
con beneficios acumulados para ella tambi,n. $ de repente me di cuenta de algo' esta Anastasia de pie
frente a mi sería una verdadera ?m.quina de hacer dinero@
0ara empe/ar, ella es f.cilmente capa/ de sanar a la gente de cualquier enfermedad. $ lo hace sin
reali/ar ning&n tipo de diagn"stico, sino simplemente sacando fuera del cuerpo cualquier dolor o llaga
que lo hayan invadido. 7ncluso ella no tiene que tocar el cuerpo. $o e#periment, esto por mí mismo. 9lla
llega a estar completamente concentrada, atenta con sus amables y fijos ojos gris<a/ulado. $ el cuerpo
parece calentarse con su mirada, e incluso los pies de uno empie/an a transpirar. Boda clase de to#inas
escapan a trav,s de la respiraci"n.
La gente paga mucho dinero por medicinas y operaciones. Si un doctor no puede ayudar, entonces van a
otro, o van al psic"logo o a terapeutas de bioenergía, s"lo para curarse de una simple enfermedad, a veces
gastando semanas o meses o incluso años en su b&squeda de una cura, mientras que el m,todo de
Anastasia s"lo lleva unos cuantos minutos.
8alculo que si ella gasta incluso quince minutos en un paciente y cobra s"lo doscientos cincuenta mil
rublos por ello (aunque muchos sanadores cobran bastante m.s!, esto haría un mill"n de rublos en una
hora. 0ero esto sin querer decir un límite. Las operaciones, por ejemplo, pueden costar hasta treinta
millones de rublos. (7!
0arecía que un plan que sonaba a negocio estaba tomando forma en mi cabe/a. 1ecidí solventar algunos
detalles y pregunt, a Anastasia'
(Así que )eso quiere decir que t& puedes librar al cuerpo de una persona de todas y cada una de sus
enfermedades*
13
(Si,+ replic" Anastasia. (0ienso que podría eliminar todas y cada una+
()8u.nto tiempo necesitar gastar con un solo paciente*
(A veces mucho.+
(%ucho < )9so cuanto es*
(6na ve/ me llev" m.s de die/ minutos.+
(1ie/ minutos 3 eso no es nada. A algunas personas les lleva años encontrarse mejor.+
(1ie/ minutos es un largo tiempo, considerando el hecho de que tengo que concentrarme, por así decirlo,
y disminuir el sentido de mi conciencia consciente.+
(9so no es problema, la conciencia consciente puede esperar. B& lo sabes todo. 2e pensado en algo,
Anastasia.+
()9n qu, has pensado*+
(Be llevar, conmigo. 9n una gran ciudad alquilaremos una oficina decente para ti, $o har, la publicidad
y t& puedes tratar a la gente. Ser.s de gran ayuda para todo tipo de personas, y tendremos muy buenos
ingresos+.
(0ero a veces trato a la gente en este momento tal como es. 8uando visuali/o varias situaciones con los
dachniCs, para ayudarlos a comprender el mundo de las plantas a su alrededor, mi rayo tambi,n elimina
sus enfermedades, s"lo trato de no eliminar todas las enfermedadesP+
(?0ero ellos no saben que t& eres la que lo est. haciendo, ellos no te pagan ning&n dinero por ello, o al
menos dicen UgraciasV@ ?)>o consigues nada por tu trabajo*@+
(Lo hago+.
()5u,*+
(%e siento feli/.+
(Eien, eso es perfecto entonces. 0uedes estar feli/, y encantada, y el negocio tendr. un beneficio
tambi,n.+
(0ero )qu, pasa si alguien no tiene dinero para pagar el tratamiento*+ 0regunt".
(Ahora )por qu, te est.s precipitando con asuntos insignificantes como ese* B& no tienes que pensar en
eso. Bendr.s secretarias y un administrador. 9n todo lo que necesitas pensar es en tratar a la gente,
perfeccion.ndote y asistir a seminarios para compartir tu e#periencia y cambiar ideas con otros sanadores.
)Sabes c"mo funciona tu m,todo, tu rayo, cual es el principio subyacente*+
(Si, lo s,. $ este m,todo es conocido en tu mundo tambi,n. Los doctores y los científicos de carrera
saben de ,l. = al menos ellos sienten sus efectos beneficiosos. 9n los hospitales tratan de hablar con sus
pacientes alegremente, para elevar sus espíritus. Los doctores han notado desde hace tiempo que si
alguien est. en estado de depresi"n, es difícil curar su enfermedad, y las medicinas no ayudan, mientras
que si t& tratas a un paciente con amor, la enfermedad se ir. m.s r.pidamente.+
(9ntonces )0or qu, nadie ha tratado de enseñar este m,todo y desarrollarlo al grado que t& tienes*+
14
(%uchos científicos est.n tratando de enseñarlo. $ muchas personas que t& llamas sanadores populares
tambi,n usan este m,todo, y ellos est.n teniendo algunos ,#itos. 9ste es el mismo m,todo por el que
Resucristo curaba, así como los santos. Se ha dicho mucho sobre el amor en la Eiblia, porque este
sentimiento tiene una influencia beneficiosa sobre el 2ombre. 9s el sentimiento m.s fuerte de todos.+
()0or qu, los sanadores y doctores tienen tan poco ,#ito, y t& tienes tanto*+
(0orque ellos viven en tu mundo, y ellos, como cualquier otro en ese mundo, han albergado sentimientos
perniciosos.+
()5u, clase de sentimientos perniciosos, y qu, tienen que hacer al respecto*
(Sentimientos perniciosos, Kladimir, son ira, odio, irritaci"n, celos envidiaP y otros. 9sos y otros
sentimientos hacen al 2ombre d,bil.+
()9st.s queriendo decir, Anastasia, que t& casi nunca te enfadas*+
($o nunca me enfado.+
(%uy bien, Anastasia. >o importa c"mo viene este efecto, es el resultado final lo que importa, y qu,
beneficio puede ser derivado de ,l. 1ime, )9starías de acuerdo en ir conmigo e involucrarte en tratar a la
gente*+
(Kladimir, ya ves, mi casa est. aquí 3 esta es mi madre tierra, el lugar al que pertene/co. 9s s"lo estando
aquí que yo puedo cumplir mi prop"sito. >ada da al 2ombre mayor fortale/a que su madre tierra, el
9spacio de Amor creado por sus padres. Bratar a la gente, liber.ndoles de sus dolencias físicas 3 puedo
hacerlo justo aquí, a distancia, con la ayuda de mi -ayo.+
(Eien, de acuerdo. Si no quieres viajar puedes hacer tu tratamiento a distancia. B& y yo podemos
establecer un arreglo de ad"nde pueden venir esos que desean tratamiento. 9llos pagar.n su dinero y t&
los sanar.s a una hora específica. 0odemos hacer un horario. )9starías de acuerdo con eso*+
(Kladimir, S, que quieres hacer mucho dinero. Lo tendr.s. $o te ayudar,. S"lo que no es la forma de
hacerlo. 9n tu mundo la gente paga el tratamiento 3 no hay otra forma en tu mundo. 0ero yo preferiría
hacer eso sin ninguna cuesti"n de dinero. Adem.s, no puedo tratar a todo el mundo indiscriminadamente,
ya que no he llegado a comprender totalmente en qu, casos la sanaci"n ser. &til y en cu.les ser.
perjudicial. 0ero tratar, de llegar a ser consciente de esto y comprender. $ tan pronto como pueda
descifrar.
()5u, tontería es esa* %e desesper,. )8"mo puede el sanar o tratar a una persona ser perjudicial* )=
quieres decir perjudicial para ti*
(La sanaci"n de dolencias físicas a menudo puede traer perjuicio al sanado.+
(0arece, Anastasia, que tus sofisticaciones te han dado un concepto un tanto invertido del bien y el mal.
Los doctores siempre han sido tenidos en buen concepto por la sociedad, incluso aunque ellos no presten
sus servicios sin cobrar. $, ya que citas tanto la Eiblia, ver.s que no est. prohibido ni siquiera ahí. Así
que arroja esas dudas fuera de tu cabe/a. ?8urar a alguien siempre es buena cosa@+
(%ira, Kladimir, yo s, esto por e#periencia. %i abuelo me enseño un ejemplo del daño que la sanaci"n
puede traer cuando no es pensada profundamente, cuando el propio paciente no participa en la sanaci"n.+
(?5u, clase de e#traña filosofía tienes@ Be ofre/co una empresa de negocios conjunta. )5u, tienen esos
ejemplos que ver con ello*+
15
< 1oscientos cincuenta mil, un mill"n, treinta millones de rublos 3 equivalentes a apro#. HI, 4II y ;III
6SW (d"lares americanos! respectivamente al precio de cambio de Rulio de JJH. 8on el promedio de lo
que un ruso ingresaba mensualmente, por debajo de II W (d"lares! en ese momento, esas sumas eran
verdaderamente astron"micas.
3

anando !ara el infierno
(6n día vi con mi -ayo a una anciana solitaria trabajando en su huerto,+ comen/" Anastasia. (9lla era
como un duendecillo, esbelta y siempre alegre. 8apt" mi inter,s inmediatamente. Benía un terreno muy
pequeño, y muchas cosas diferentes creciendo en ,l, crecían muy bien, porque ella las atendía con amor.
(9ntonces averigX, que la anciana pondría todo lo que cultivaba en una cesta y lo llevaría al pueblo a
venderlo. 9lla intentaba no comerse los frutos tempranos de su trabajo, para venderlos cuando a&n
tuvieran un precio alto. >ecesitaba el dinero para ayudar a su hijo. 9lla le había dado a lu/ tarde en la
vida, poco despu,s había quedado viuda. Sus parientes nunca se comunicaban con ella. A su hijo le
gustaba pintar desde niño, y ella tenía sueños de que ,l llegaría a ser un artista.
(Karias veces ,l trato de ingresar en alg&n sitio donde pudiera continuar sus estudios.
Oinalmente lo hi/o. $ una o dos veces al año venia a visitar a su anciana madre. 9stas visitas serían lo
m.s importante en la vida de ella, y en cada ocasi"n, ella ahorraría su dinero y prepararía un gran
suministro de comida para ,l. Al apro#imarse el momento de la visita, ella pondría las verduras en botes
de cristal, apretaría las tapas fuertemente y le daría todo el suministro a ,l cuando llegara.
(9lla lo amaba mucho, y mantenía el sueño de que su hijo llegaría a ser un artista de primera clase. Kivía
con ese sueño. La mujer era amable y alegre.
(9ntonces, durante un tiempo no la observ,. La siguiente ve/ que la vi estaba muy enferma. 2abía pasado
una ,poca dura inclin.ndose para trabajar con sus plantas 3 cada ve/ que ella se inclinaba un dolor agudo
le recorría el cuerpo.
(0ero ella prob" tener muchos recursos. 2i/o sus arriates largos y estrechos. 8ada ve/ que salía al huerto
llevaba consigo el asiento de un viejo taburete (sin las patas! y lo usaba para sentarse mientras escardaba,
y de esa forma era capa/ de moverse por todo el terreno sin tener que inclinarse. Arrastraba la cesta con
una cuerda. $ estaba deseando que llegara una buena cosecha.
(-ealmente parecía que la cosecha ese año sería bastante abundante, ya que las plantas sentían su estado
de .nimo y reaccionaban en consonancia. La mujer sinti" que moriría pronto, y para hacerle las cosas
f.ciles a su hijo, antes de morir compr" un ata&d y una corona e hi/o todos los preparativos del funeral.
16
(0ero ella a&n quiso obtener una &ltima cosecha, y preparar el suministro de comida de invierno para su
hijo antes de morir. $o no prest, mucha atenci"n entonces a por qu, ella seguía enferma incluso despu,s
de tan estrecho contacto con las plantas. 0ens, que sería porque apenas comía casi nada de su huerto. 9lla
vendía lo que cultivaba y usaba el dinero para comprar las cosas que necesitaba m.s baratas.
(1ecidí ayudarla, y una noche mientras ella yacía durmiendo empec, a calentarla con mi -ayo, retirando
los dolores de su cuerpo. 0ude sentir alg&n tipo de resistencia al -ayo, pero seguí intent.ndolo. 2ice esto
sobre unos die/ minutos hasta que funcion" la sanaci"n en su persona.
(9ntonces lleg" el abuelo, le cont, sobre la anciana. $ ,l se pregunt" por qu, el -ayo había encontrado
alguna resistencia. 0ens" sobre ello, y entonces me dijo que yo había hecho algo equivocado. 9sto me
constern".
(9mpec, a pedirle al abuelo que me e#plicara por qu,. Al principio ,l no dijo una palabra. 1espu,s dijo,
(2as sanado el cuerpo.+
$o estaba asombrado. ()5u, posible daño podrías haber traído al alma de la mujer*+ 0regunt,.
Anastasia suspir" y sigui"'
(La salud de la mujer mejor" y ella no muri". Su hijo vino a verla antes de lo usual. 9sta ve/ ,l vino s"lo
para dos días y le dijo a su madre que había abandonado sus estudios y ya no quería ser un artista. Al
estaba ahora implicado en otro trabajo que le aportaría m.s dinero. Se había casado. Ahora tendría mucho
dinero. $ ,l no quería que preparara m.s (esos botes de comida insípida+ para ,l, ya que transportarlos
ahora le costaría m.s.
(Ahora t& puedes comer mejor, madre,V le dijo.
(Al se fue sin llevarse nada. Aquella mañana la mujer se sent" en el porche, mirando al huerto, sus ojos
estaban llenos de vacío y depresi"n. 0arecía que ella no quería vivir. Ker.s, su cuerpo estaba saludable
pero era como si no quedara vida en ,l. $o vi, o al menos sentí, el terrible vacío y desesperan/a de su
cora/"n.
(Si yo no hubiera curado su cuerpo, la mujer habría muerto en el momento correcto, habría muerto en pa/
con su bello sueño y esperan/a intactos. Ahora, aquí estaba ella, viva a&n, pero con gran desespero y esto
era muchas veces m.s aterrador que la muerte física.
(1os semanas despu,s ella muri".+
"

Una con#ersación confidencial
17
(%e di cuenta+, continu" Anastasia, (de que la enfermedad física no es nada comparada con los
tormentos mentales, pero hasta la fecha yo no era capa/ de tratar el alma. 5uería saber c"mo podría ser
capa/ de hacer esto o incluso si podría llegar a hacerlo siquiera. Ahora lo s, < ?9s posible@
($ descubrí algo m.s 3 que las enfermedades físicas aparecen en el 2ombre no s"lo como resultado de
los sentimientos oscuros que se permite albergar en sí mismo. 9llas (las enfermedades! tambi,n pueden
ser un medio de recha/ar o incluso liberarse de tormentos considerablemente m.s grandes. Las
enfermedades son uno de los mecanismos o medios de comunicaci"n entre la 7nteligencia Superior (1ios!
y el 2ombre. 9l dolor del 2ombre es tambi,n Su dolor. 0ero podría no ser, por otro lado. 1e que otra
forma podrías recibir el mensaje, por ejemplo' Uno sigas ech.ndote al est"mago todo tipo de cosas
perjudicialesV. Bend,is a no escuchar palabras ra/onables, despu,s de todo. 9s por esto que el mensaje
llega a trav,s del dolor. 0ero en cambio os trag.is analg,sicos y volv,is obstinadamente a hacer lo
vuestro.+
(Así que,+ rebatí, ()Se deduce en tu opini"n, que no hay necesidad de tratar a la gente en absoluto*
)>inguna necesidad de ayudarlos con sus achaques*
(1ebería haber ayuda, pero antes que nada adquirir una correcta comprensi"n de los orígenes de la
enfermedad.
(9l 2ombre necesita ayuda para discernir lo que la Suprema 7nteligencia, 1ios, desea decirle. 0ero esa es
una tarea muy difícil. 9l dolor, despu,s de todo, es una conversaci"n confidencial entre dos seres que se
conocen. La interferencia de una tercera parte a menudo perjudica al 2ombre en lugar de ayudarle.+
(Eien, )0or qu, entonces me libraste de mis enfermedades*+ pregunt, a Anastasia. (Significa eso que me
has perjudicado de alguna manera.+
(Bodas tus enfermedades volver.n si t& no cambias tu estilo de vida, tu actitud hacia lo que te rodea y
hacia ti mismo. Si no cambias alguno de tus h.bitos. 9llos son las causas de tus enfermedades. >o le he
hecho ning&n daño a tu alma.+
Lleg" a estar claro para mí que sería imposible persuadir a Anastasia de hacer dinero usando sus
capacidades sanadoras hasta que ella no hubiese solucionado cosas para sí misma. %i plan de negocios se
había venido abajo. Anastasia debi" de notar mi irritaci"n, para decir'
(>o est,s disgustado, Kladimir, tratar, de captarlo todo tan pronto como sea posible. $, ahora, si
realmente quieres ayudar a otros y a ti mismo y no s"lo hacer dinero, te hablar, sobre los medios a trav,s
de los cuales el 2ombre puede curarse a sí mismo de muchas enfermedades sin efectos secundarios
indeseables, como podría ocurrir cuando desconocidos intentan interferir en su destino. Si,
)verdaderamente, quieres escuchar esto...*
()5u, elecci"n tengo* >o voy a cambiar tus opiniones, en cualquier caso. 1ime.+
(hay algunas causas principales subyacentes a las enfermedades de la carne humana, a saber'
sentimientos nocivos, emociones, un r,gimen alimenticio artificial 3 programa no natural de comida y
composici"n de alimentos, la carencia de metas a corto y largo pla/o y una interpretaci"n equivocada de
la esencia de uno y el prop"sito en la vida. Las emociones positivas, una variedad de plantas y una
reevaluaci"n de la esencia de uno y el prop"sito en la vida 3 todos estos son capaces no s"lo de
contrarrestar la enfermedad sino tambi,n de aumentar significativamente el estado físico y mental o
emocional de uno.
18
(2asta donde se recuerda 3 bajo las condiciones de tu mundo 3 el 2ombre ha perdido la cone#i"n con las
plantas, ya te he hablado sobre ello. 1espu,s de que el 2ombre ha establecido contacto personal directo
con esas plantas, es mucho m.s f.cil dar sentido a todo lo dem.s.
(9l -ayo del Amor, tambi,n, es capa/ de curar muchas enfermedades del pr"jimo de uno e incluso
prolongar su vida, creando alrededor de ,l un Espacio de Amor.
(0ero el mismo 2ombre, una ve/ se las ha arreglado para despertar en sí mismo emociones positivas,
puede usarlas para e#tinguir el dolor y curar las enfermedades de la carne 3 incluso los efectos del
veneno.+
()5u, significa eso 3 Udespertar emociones positivasV* 7nquirí. )8"mo puede uno tener buenos
pensamientos si tiene un dolor de muelas o dolor de est"mago*+
(Lo puro, momentos claros de la vida, emociones positivas, como los .ngeles de la guarda cubrir.n el
dolor y la enfermedad.+
(0ero qu, pasa si uno no tiene suficiente pure/a y momentos claros en su vida para despertar emociones
sanadoras <)5u, debería hacer entonces*+
(8rearía de una ve/ algo para hacerlos aparecer. Aparecen cuando la gente a tu alrededor te trata con
Amor genuino. Así que debes crear una situaci"n en esa línea, crearla por tus acciones respecto a los que
te rodean, si no tu .ngel de la guarda no ser. capa/ de ayudarte.+
(%e pregunto si alguna ve/ las he tenido, y si es así, cu.n fuertes eran. )8"mo las provoca uno*+
(9sto se puede hacer a trav,s de rememorar. 0or ejemplo, permitirnos recordar algo bueno, algo
placentero de tu pasado. 8on la ayuda de esa imagen tratar de sentir el suave y agradable estado de .nimo
que e#perimentaste entonces. )5uieres intentarlo ahora* Be ayudar,. 7nt,ntalo.+
(1e acuerdo, hagamos una prueba.+
(0or favor, t&mbate en la hierba y rel.jate. 0uedes recordar empe/ando desde este punto de tu vida,
ahora mismo, yendo atr.s al pasado. = puedes empe/ar con tu niñe/ y avan/ar hasta el día presente. =
puedes saltar de golpe a los momentos m.s placenteros y sentir las sensaciones conectadas con ellos.+
%e tumb, en la hierba. Anastasia se tumb" a mi lado y presion" sus dedos contra los míos. $o pens,
que su pro#imidad podría impedirme concentrarme en mis recuerdos y dije'
(5ui/.s sería mejor que estuviera solo+.
(9star, muy callada. 8uando empieces a recordar te olvidar.s de mí. $ no sentir.s el toque de mi mano.
0ero puedo ayudarte a recordarlo todo m.s r.pida y vívidamente.+
$
¿%ónde es&ás, mi ángel de la guarda?
19

La cr"nica de la historia de mi vida me llev" de vuelta a mi niñe/. %is recuerdos continuaron hasta el
punto en el que yo estaba jugando en la arena con los chicos del pueblo y entonces se interrumpi". 9n ese
momento mi alma estaba abrumada por una ine#plicable sensaci"n de alarma. 9n ning&n solo evento de
toda mi vida surgieron emociones positivas o sentimientos comparables a aquellos que e#periment, la
mañana despu,s de pasar la noche con Anastasia. = con aquellos que surgieron en mí despu,s de que ella
trajera los ritmos de la naturale/a susurrante a tono con los latidos de mi cora/"n (describo esta
e#periencia en el capítulo (Bocando el 0araíso+!. 0ero consideraba que estos maravillosos sentimientos
eran algo creado en mi por Anastasia 3 no eran míos propios. 9ran artificiales, un regalo de Anastasia.
7nvoluntariamente los comparaba con aquellos de mi vida previa, y no encontraba analogía en absoluto.
6na y otra ve/ capturaba recuerdos de mi vida, como un rollo de película girando, hacia atr.s y hacia
delante. Bodo lo que veía estaba relacionado con mis esfuer/os para conseguir u obtener algo. Seguro,
conseguía lo que quería, una cosa tras otra, pero no había grandes sentimientos de satisfacci"n. 9n su
lugar, simplemente aparecían nuevos deseos. $ en los años m.s recientes de mi vida, cuando los que me
rodeaban pensaban lo espl,ndidamente que me estaba saliendo todo, surgían unos sentimientos a&n m.s
grandes de confusi"n y caos. Los coches que había adquirido, las mujeres, los banquetes, los regalos y
felicitaciones que había recibido 3 todo parecía vacío y sin sentido.

-.pidamente me puse de pie y dije, con algo de irritaci"n, tanto para mí como para AnastasiaS
(?>o hay ninguna de esas sensaciones sanadoras en la vida del 2ombre@ Al menos, no en la mía. $ diría
que hay muchas vidas en las que no se pueden encontrar.+

Anastasia tambi,n se puso de pie y observ" calmadamente'
(9ntonces deberías crearlos tan r.pido como sea posible.+
()5u, necesito crear* 1ime, )5u,*+
(0rimero debes discernir qu, guarda el mayor significado o importancia para ti. S"lo has estado
e#aminando tu vida pasada. 0ero, incluso con la oportunidad de anali/arla, de mirarla objetivamente,
como fue, a&n no serías capa/ de notar qu, fue realmente significativo. Seguirías tomando los valores
usuales, como t& los ves. 1ime las situaciones en que sentiste que estabas m.s cerca de un sentimiento de
felicidad.+
(2ubo dos situaciones pero cada ve/ algo me impidi" sentirme verdaderamente feli/ en ellas.+
()5u, tipo de situaciones*+
(1e vuelta a los primeros días de la Ferestroi3a (7! conseguí el arrendamiento a largo pla/o de un barco
de vapor. 9ra el mejor barco de pasajeros de la flota fluvial del oeste de Siberia 3 el .i3hail Kalimin.
(1espu,s de que el acuerdo de arrendamiento fuera redactado, fui al puerto y allí estaba. ?5u, belle/a@
-ecuerdo la primera ve/ que pis, la cubierta de mi propio barco.+
()$ tus sentimientos de felicidad crecieron enormemente cuando estuviste sobre la cubierta*+
(Ker.s, Anastasia, nuestras vidas est.n llenas de toda clase de problemas. Ban pronto como subí al
barco me encontr, con el capit.n. Ouimos a su camarote y tomamos una botella de 8hamp.n. 1urante
nuestra conversaci"n el capit.n me advirti" que todos los caños de agua necesitaban limpie/a de una ve/.
$ había otras cosas que me cont"P+
($ así Kladimir, te sumergiste en todos los problemas y cuidados relacionados con el funcionamiento
del barco.+
(Si, eso es correcto. 2abía muchos.+
(9s inherente a la naturale/a de la materia creada artificialmente y algunos aparatos mec.nicos,
Kladimir, que traigan m.s problemas que placeres. Su beneficio para el 2ombre es bastante ilusorio.+
(Eueno, resulta que no estoy de acuerdo. 0uede ser que en sí mismos estos aparatos mec.nicos tengan
problemas 3 necesitan constante reparaci"n y mantenimiento. A&n así, nos ayudan a conseguir muchas
cosas.+
()5u,, por ejemplo*+
(7ncluso amor.+
(9l amor genuino, Kladimir, posiblemente no podría estar bajo el control de objetos creados
artificialmente. 7ncluso si posees todos los objetos del mundo, no serías capa/ s"lo con su ayuda de tener
acceso al Amor verdadero de ni siquiera una mujer.+
(Eueno, t&, simplemente, no conoces a nuestras mujeres. 9st.s hilando teorías, eso es todo. $o logro
conseguirlo.+
()5u, logras conseguir*+
20
(9l amor. $o lo consigo bastante f.cilmente. 2abía una mujer a la que amaba mucho. La am, durante
muchos años. 0ero ella, en realidad, no quería salir conmigo solos a ninguna parte. 8uando conseguí mi
barco, sin embargo, la invit, a bordo y ella acept". )0uedes imaginar qu, grande fue eso* Ahí est.bamos,
solos, sentados en el bar del barco. 2abía 8hamp.n, vino de primera clase, lu/ de velas, m&sica 3 y nadie
m.s alrededor. Ahí est.bamos en el bar vacío de mi barco. 9lla era la &nica allí conmigo.
($o hice /arpar el barco sin tomar a ning&n otro pasajero, s"lo para que pudi,ramos estar solos. 9l
barco avan/aba rio abajo. 2abía m&sica sonando en el bar. La invit, a bailar. Su figura era fant.stica,
especialmente sus pechos. La abrac, estrechamente, mi cora/"n latiendo de alegría, y ?La bes, en los
labios@
(9lla no sali" corriendo, incluso me devolvi" el abra/o. )Lo ves* Allí estaba ella, justo frente a mí, y yo
podría tocarla, y besarla. Bodo esto era por el barco y t& dices que s"lo puede traer problemas.+
($ entonces, Kladimir, )5u, pas"*+
(>o mucho.+
(0or favor, trata de recordar, de todas formas.+
(Be lo he dicho. >o era nada importante.+
()0uedo decirte qu, pas" allí, en el barco, entre t& y esa joven mujer*+
(0uedes intentarlo,+
(2abías bebido mucho. 2iciste un esfuer/o deliberado para beber tanto como fuera posible. 9ntonces
pusiste las llaves de tu camarote 3 tu apartamento de lujo 3 en la mesa frente a ella, y te bajaste a las
cubiertas inferiores. 1ormiste casi veinticuatro horas en los estrechos alojamientos de la tripulaci"n. )$
sabes por qu,*+
()0or qu,*+
(9l momento lleg" cuando notaste una e#traña e#presi"n en la cara de esa joven mujer amada por ti 3
una sonrisa preocupada. 7ntuitivamente, incluso subconscientemente, te diste cuenta de que ella, tu
amada, estaba pensando qu, feli/ sería si s"lo fuera su amado el que estuviera sentado frente a ella en
aquel bar, en lugar de %egr,. Bu preciosa chica estaba soñando con otro, uno que realmente le gustaba.
9lla fantaseaba con que era ,l y no t&, el capit.n del barco. 9stabas a merced de la materia inerte, a la cual
habías ligado tus sentimientos vivos y aspiraciones, y los estaba asfi#iando hasta morir.+
(?>o sigas, Anastasia@,+ supliqu,. (9sos recuerdos no son felices para mí. 9n cualquier caso, el barco
hi/o su funci"n. Oue gracias al barco que t& y yo nos conocimos.+
(Los sucesos del presente son el resultado de sentimientos e impulsos del alma previos, y son s"lo ellos
los que determinan el futuro. $ es s"lo su momento, s"lo el batir de sus alas, lo que est. claramente
reflejado en los espejos celestiales. $ s"lo sus impulsos y aspiraciones se reflejar.n en los
acontecimientos aquí sobre La Bierra.+
()5u, quieres decir con eso* 0regunt, algo desconcertado.+
(>uestro encuentro bien podría ser la culminaci"n de muchas aspiraciones del alma de ambas partes, la
tuya y la mía 3 qui/.s de la parte de nuestros antepasados pr"#imos o incluso de los m.s remotos. 5ui/.s
viene de un &nico impulso del cere/o que crecía en el jardín de tu casa de campo. >o s"lo el barco.+
()5u, tiene que ver con eso el cere/o de mi jardín*+
(9n todas tus muchas miradas hacia atr.s en tu vida, fallaste en no prestar ninguna atenci"n a ese cere/o
y tus sentimientos conectados a ,l, todavía esos sentimientos han jugado un papel importante en tu vida
en los años recientes. 9l 6niverso no reacciona a tu barco. S"lo piensa, posiblemente, )5u, podría
significar para el 6niverso un primitivo aparato material agotado, incapa/ de cualquier pensamiento o de
restaurarse a sí mismo*
(0ero el cere/oP un pequeño cere/o siberiano, al cual t& podrías incluso no hacerle espacio en tus
recuerdos, emocion" a la e#tensi"n c"smica y cambi" el curso del tiempo y la historia 3 y no s"lo la tuya
y la mía. 0orque es un ser vivo, y, como todos los seres vivos, tiene una cone#i"n inseparable con la
creaci"n como un todo.
'
(l cerezo
21
(-ecuerda, Kladimir, algo contigo asociado a un pequeño .rbol. -ecuerda, empe/ando justo desde el
momento en que hiciste contacto con ,l.+
(7ntentar, recordar, si crees que es importante.+
(Si, es importante.+
(7ba en mi coche. >o recuerdo a d"nde iba. 0aramos cerca del mercado central. 0edí a mi ch"fer que
saliera y comprara algo de fruta. %e qued, en el coche y observ, a la gente que salía del mercado
llevando toda clase de arbolitos j"venes.+
(Los observabas y te sorprendiste. )0or qu,*+
(Ker.s, sus caras estaban felices y contentas. 7ncluso aunque hacía frío y llovía ahí fuera, allí estaban
arrastrando alg&n tipo de plantones con las raíces envueltas en tela. 9sos arbolitos eran
pesados de llevar, pero las caras de la gente estaban contentas, y aquí estaba yo sentado en mi
coche calentito y estaba triste.+8uando volvi" el chofer, salí del coche y fui al mercado. 9stuve paseando
arriba y abajo delante de los tenderetes de los comerciantes y compr, tres plantones
de cere/o. 8uando los estaba metiendo en el maletero, el chofer dijo que uno de los plantones no
sobreviviría, ya que sus raíces habían sido cortadas demasiado cortas, y que sería mejor que lo tirara ya,
pero decidí conservarlo. 9ra el m.s gr.cil de los tres. 9ntonces fui y plant, los arbolitos en el jardín de mi
casa de campo.
(Añadí tierra e#tra alrededor del .rbol de las raíces cortas, y un espolvoreado de turba en polvo, junto
con un poco de fertili/ante.+
(Bratando de ayudarlo, quemaste dos raicillas m.s del plant"n con el fertili/ante, (añadi" Anastasia.
(?0ero sobrevivi"@ 9n primavera cuando las yemas empie/an a salir en los .rboles, sus ramas vinieron a
la vida tambi,n. 9mpe/aron a aparecer pequeñas hojas. 9ntonces salí con mi e#pedici"n comercial.+
(0ero antes de eso+ observ" Anastasia, (cada día durante m.s de dos meses, conducirías hasta tu casa
de campo y la primera cosa que harías sería ir a ver c"mo seguía adelante el arbolito. 9stabas muy feli/ de
ver las hojas, y seguías regando el .rbol. 8lavaste una estaca en el suelo y sujetaste el tronco a ella con un
cordel alrededor para que el viento no lo rompiera.
(1ime, Kladimir, )8rees que las plantas reaccionan a la actitud de la gente hacia ellas* )8rees que
sienten los buenos y malos pensamientos*+
(2e oído, o leído, que, de alg&n modo, las plantas de interior y las flores reaccionan de esa forma.
0ueden incluso llegar a mustiarse del todo cuando sus cuidadores se van. 2e oído acerca de e#perimentos
científicos en que sujetaban sensores a varias plantas, y las agujas saltaban en una direcci"n cuando se
apro#imaban a ellas agresivamente, y en la otra direcci"n cuando alguien se apro#imaba a ellas con
pensamientos de dul/ura y amabilidad.+
(Así que, Kladimir, t& sabes que las plantas reaccionan a la e#presi"n de sentimientos humanos. $,
seg&n el designio del Lran 8reador, se esfuer/an por hacer todo dentro de su poder, todo lo que pueden,
para hacerse cargo de las necesidades del 2ombre 3 dan fruta y tratan de hacer surgir emociones positivas
en el 2ombre con sus bellas y frescas flores 3 incluso, ponen o#ígenos en el aire para que podamos
respirar.
(0ero a las plantas se les ha concedido a&n otra funci"n no menos importante. Las plantas que entran en
contacto directo con un 2ombre individual, crean para ,l un (s!acio de amor )erdadero* La clase de
Amor sin el cual la vida de la ra/a humana sería imposible.
22
(%uchos dachni3s tienen prisa por estar en sus terrenos porque hay un 9spacio tal que ha sido creado
para ellos. $ este pequeño cere/o siberiano que pensaste plantar, el &nico que cuidaste por ti mismo, trat"
de hacer lo mismo que todas las otras plantas y desempeñ" su funci"n asignada. (Si hay muchas, las
plantas pueden crear para el 2ombre un significativo 9spacio de Amor 3 si son de diferentes variedades y
el 2ombre se comunica con ellas, y se apro#ima a ellas con Amor. Bodas las plantas juntas pueden crear
para el 2ombre un significativo 9spacio de Amor que eleva el alma y hace al cuerpo saludable.
(%ira, Kladimir 3 todas juntas, cuando hay muchas de ellas. 0ero t& cuidaste un solo arbolito. $ así,
este pequeño cere/o siberiano comen/" a aspirar a hacer lo que s"lo un n&mero de plantas actuando
juntas puede hacer.
(Sus aspiraci"n surgi" por tu especial relaci"n con ,l. Oue algo de lo que t& te diste cuenta s"lo
intuitivamente 3 a todo tu alrededor, s"lo este arbolito no estaba pidiendo nada de ti, no estaba siendo
hip"crita, ,l s"lo aspiraba a dar de sí mismo 3 y entonces volviste. 9stabas cansado despu,s de un día
ocupado. Saliste a donde el .rbol, permaneciste en pie y cavilaste. Lo miraste y ,l te respondi".
(Antes de que el primer rayo del amanecer apareciera en su perfecci"n, las hojas del cere/o trataron de
atrapar el reflejo de ese rayo en el iluminante cielo. $ cuando el sol se puso en la lejanía, ,l trat" de usar
la lu/ de una brillante estrella. $ ya que persisti", algo transpir" poco a poco. S"lo un poco de algo
transpirado.
(Sus raíces, retorci,ndose a sí mismas alrededor del ardiente fertili/ante, fueron capaces de tomar lo que
necesitaban de La Bierra. $ los jugos de La Bierra se empe/aron a volver y a correr por las venas del
.rbol
un poco m.s r.pido de lo usual. $ entonces un día, a una hora temprana de la mañana, viniste y viste las
pequeñas flores a las que las delicadas ramas del .rbol habían hecho nacer. Los otros arbolitos estaban
desprovistos de flores, pero ,ste, gracias a tu regalo de cariño, ya había florecido. B& estabas encantado.
Bus .nimos estaban elevados y entoncesP )-ecuerdas que hiciste, Kladimir, despu,s de ver las flores*+
($o estaba realmente encantado. 0or alguna ra/"n, mi humor estaba por las nubes, sentí una
luminosidad en mi cabe/a. Oui y acarici, sus ramas con mis manos.+
(B&, dulcemente, acariciaste sus ramas. $ dijiste, ?Ahora sí, mi belle/a, has florecido@+
(B& ves los .rboles, Kladimir, y ves las hojas y la fruta nacida de ellos. 0ero m.s que eso. Los .rboles
crean un 9spacio de Amor. 9l pequeño cere/o quería mucho que t& tuvieras este 9spacio. 0ero )1"nde
estaba el lugar para que el .rbol encontrase la fuer/a para devolver al hombre lo que había recibido de ,l*
2abía tratado y tratado, y ya había dado todo lo que estaba en su poder, pero había recibido algo
e#traordinario adem.s 3 una muestra de ternura hacia ,l y las flores que le nacieran. ?$ entonces tuvo el
deseo de hacer m.s@ ?Al mismo@
B& te fuiste a tu muy larga e#pedici"n. $ entonces, al completar tu viaje y volver, la primera cosa que
hiciste fue ir a tu jardín a ver a tu pequeño cere/o. 0ero por el camino habías estado comiendo cere/as que
habías comprado en el mercado. Al acercarte a ,l notaste que habían salido tres cere/as en tu .rbol. Be
quedaste frente a ,l, e#hausto, comiendo las cere/as compradas y escupiendo los huesos. 9ntonces
arrancaste una de las cere/as de tu .rbol y la probaste. 9n efecto, era s"lo un poquito m.s .cida, un poco
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
7 3 0erestroiCa 3 0olítica de reestructura del sistema econ"mico y político de la 6ni"n Sovi,tica, iniciada por Lorbachev en
JGH, la cual finalmente condujo al colapso del comunismo y a la ruptura de la 6.-.S.S. a principios de los JI.
menos dulce que las cere/as del mercado que habías decidido comer, y no tocaste las otras dos.+
(%e había saciado de las otras cere/as. $ esta era, en efecto, m.s .cida.+
23
(?=h, si s"lo hubieras sabido, Kladimir, cu.nto poder contenían esas pequeñas cere/as en sí mismas,
que sería tan beneficioso para ti@ ?8u.nta energía y Amor@ 1esde las profundidades de La Bierra y las
e#tensiones del 6niverso y m.s, el .rbol había reunido todo lo &til para ti y lo invirti" en esas tres
cere/as. 2abía incluso dejada que una de sus ramas se marchitara para hacer madurar a esas tres cere/as.
6na de ellas la probaste, pero dejaste morir a las otras dos en el .rbol.+
(>o tenía ni idea. 0ero a&n yo estaba feli/ de que fuera capa/ de dar fruta.+
(Si, t& estabas feli/. $ entoncesP )-ecuerdas qu, hiciste esta ve/*+
()$o* Eueno, acarici, sus ramas un poco m.s.+
($ no s"lo las acariciaste. B& incluso te inclinaste y besaste las hojas de las ramas que descansaban en
tu mano.+
(Si, lo hice. 0orque estaba de muy buen humor.+
($ algo increíble pas" con el .rbol. )5u, m.s podría hacer por ti, ya que no habías cogido la fruta del
mismo que había sido madurada con tanto Amor* )5u, podría hacer*
(Al tembl" por los besos del 2ombre, y el pensamiento y sentimientos inherentes s"lo al 2ombre pero
producidos por este pequeño cere/o siberiano volaron al espacio de lu/ del 6niverso 3 para volver al
2ombre de quien los había recibido. 0ara devolver al 2ombre su beso de Amor, para calentarlo con esto
3 los sentimientos brillantes, el 9spacio de Amor. $, en contra de todas las leyes, ese pensamiento se
e#tendi" a trav,s del 6niverso, pero podría no encontrar un lugar de descanso, una manera de manifestar
la respiraci"n 3 la vida 3 de sí mismo.
(Saber que uno no puede encontrar un lugar de descanso significa la muerte.
($ entonces las fuer/as de la lu/ devolvieron al cere/o el pensamiento brillante que había producido, a
fin de que pudiera destruir el pensamiento dentro de sí mismo y no perecer. ?0ero el .rbol no lo recogi"@
(9l deseo ardiente del pequeño cere/o siberiano permaneci" igual, e#traordinariamente puro y
tembloroso.
(Las fuer/as de la lu/ no sabían qu, hacer. 9l Lran 8reador no estaba para cambiar las leyes
establecidas de armonía por ti. 0ero el cere/o no pereci". Se las arregl" para permanecer porque el
pensamiento, aspiraci"n y sentimientos del mismo eran e#traordinariamente puros, y por las leyes que
constituyen la creaci"n como un todo nada puede destruir el Amor puro. $ dio vueltas sobre tu alma y
soñ" con encontrar un lugar de descanso, un lugar para prosperar. Solo en el 6niverso, se estaba
esfor/ando, aspirando a crear par ti un 9spacio de Amor.
($o vine a tu barco para, al menos, tratar de ser de alguna ayuda y cumplir con el deseo del cere/o de
encontrar este lugar de descanso, para manifestar su amor. 7ncluso aunque yo no supiera a quien iba
dirigido.+
Anastasia hi/o una pausa.
()5uieres decir,+ cuestion,, (que tu relaci"n conmigo surgi" de tu deseo de ayudar al .rbol*+
(%i relaci"n contigo, Kladimir, es simplemente eso' mi relaci"n. 9s difícil decir quien estaba ayudando
a quien aquí 3 el cere/o a mi o yo al .rbol. Bodo en el 6niverso est. interrelacionado. 0ara percibir qu,
est. pasando realmente en el 6niverso uno s"lo necesita mirar dentro de sí mismo. 0ero ahora, con tu
24
permiso, le estoy dado una encarnaci"n a esto, lo que el cere/o deseaba. )0uedo darte un beso de parte del
.rbol*+
(0or supuesto que puedes. $a que es lo correcto de hacer. $, cuando llegue a casa, me comer, todas sus
frutas.+
Anastasia cerr" los ojos. 0resion" sus manos contra su pecho y, en vo/ baja, susurr"'
(Siente esto, pequeño cere/o. S, que puedes sentirlo. $o har, ahora lo que t& deseabas. 9ste ser.
realmente tu beso, pequeño cere/o.+
9ntonces Anastasia r.pidamente coloc" sus manos en mis hombros, sin abrir los ojos, se acerc", toc"
con sus labios mi mejilla y los dej" ahí.
Oue un beso e#traño, s"lo un toque de sus labios. 0ero fue como ninguno de los que había recibido
antes. Surgi" una sensaci"n e#traordinariamente agradable, una que yo no había sentido hasta ahora.
La t,cnica de mover los labios o la lengua o el cuerpo, probablemente no tenga nada que ver. Lo que
contaba, muy probablemente, era lo que estaba escondido en el interior del 2ombre, y que estaba
manifest.ndose a sí mismo en el beso.
0ero )5u, estaba escondido dentro de esta ermitaña de la taiga* )1e d"nde sacaba ella tanto
conocimiento, capacidades y sentimientos tan inusuales* )= puede ser que todo lo que decía fuera
simplemente el producto de su imaginaci"n* 0ero entonces )1e d"nde venían las sensaciones tan
e#traordinariamente tiernas, encantadoras y reconfortantes 3 las cuales yo podía, muy ciertamente, sentir
en mi* 5ui/.s nuestros esfuer/os conjuntos podrían desentrañar el misterio con la ayuda de la siguiente
situaci"n, la cual tuve la buena fortuna de presenciar.
+
¿,ui-n &iene la cul!a?
6na ve/, cuando Anastasia estaba tratando de e#plicarme algo sobre los estilos de vida y la fe, pero no
podía encontrar palabras apropiadas y comprensibles 3 las cuales, sin duda, quería mucho encontrar 3
tuvo lugar un curioso incidente.
Anastasia r.pidamente se volvi" de cara hacia el cedro resonante, presionando las palmas de sus manos
contra el tronco. 0ero entonces algo ine#plicable empe/" a sucederle. Levantando la cabe/a y
dirigi,ndola al cedro o a Alguien all. en lo alto, de repente empe/" a hablar apasionadamente y con la
atenci"n concentrada en una combinaci"n de palabras y sonidos. 9lla, evidentemente estaba tratando de
mostrar o e#plicar algo, o pedir algo. 1e ve/ en cuando, su mon"logo parecía estar impregnado con tonos
de persistente e#igencia.
25
9l sonido resonante del cedro aument" de volumen. Su rayo se hi/o m.s luminoso y denso. $ entonces
Anastasia e#igi" bruscamente'
(?8ont,stame@ ?8ontesta@ ?9#plica@ ?1.melo, d.melo@+ dijo sacudiendo la cabe/a e incluso dando
patadas en el suelo con sus pies desnudos.
9n seguida, el brillo p.lido de la copa del cedro resonante se concentr" en un rayo, y el rayo,
s&bitamente se desprendi" del cedro y vol" hacia arriba disolvi,ndose en el aire. 0ero en este punto
apareci" otro rayo, bajando al cedro desde arriba. 0arecía consistir en una neblina a/ulada o nube.
Las agujas del cedro, apuntando hacia abajo, estaban iluminadas con rayos brumosos similares, casi
desapercibidos. $ esos rayos apuntaron hacia Anastasia, pero no la tocaron 3 parecieron desaparecer y
disolverse en el aire. $ cuando ella insistentemente pateaba con sus pies e incluso golpe" el enorme
tronco del cedro con las palmas de sus manos, las brillantes agujas empe/aron a agitarse y sus rayos se
unieron para formar un &nico -ayo de bruma a/ulada.
Al apunt" hacia abajo, hacia Anastasia, pero no la toc". 9l -ayo se disolvi" en el aire, literalmente se
disolvi" 3 a, m.s o menos, un metro de distancia de Anastasia al principio, luego a justo la mitad de
distancia.
1e repente record, con horror c"mo habían muerto los padres de Anastasia 3 muy probablemente de
este tipo de -ayo.
Anastasia continu" con su pertina/ s&plica y e#igencia, muy parecido a un niño consentido e#igiendo
alg&n favor deseado de sus padres. $, de pronto el -ayo hi/o un poquito para ella, por así decirlo,
iluminando todo su cuerpo como una l.mpara.
0rimero se form" una nube alrededor de Anastasia y despu,s empe/" a disiparse muy lentamente. 9l
-ayo del cedro se disolvi", los rayos de las agujas se e#tinguieron. La nube alrededor de Anastasia
continu" disip.ndose. 9ra entrar dentro de ella, o disolverse en el espacio.
Ahora, radiante con una sonrisa de dicha, ella se volvi" y dio un paso en mi direcci"n. 9ntonces se par"
y empe/" a mirar fijamente a algo m.s all. de mí. %e di la vuelta para ver al abuelo y bisabuelo de
Anastasia entrando al bosque. 9l alto bisabuelo de barba gris caminaba lentamente, justo delante de su
hijo. Se apoyaba en un palo que parecía algo así como el cayado de un pastor. Al alcan/ar mi posici"n se
par" y fij" su mirada sobre mí, como si mirara al espacio vacío. 7ncluso no podría decir si en realidad me
veía o no. 9l bisabuelo permaneci" de pie silenciosamente durante un momento. 9ntonces, despu,s de
inclinarse muy ligeramente, sin pronunciar ni siquiera una palabra de saludo, se dirigi" a Anastasia.
A pesar de que abuelo era un poco mani.tico, era un hombre muy sencillo. Bodo su porte apuntaba a un
tipo muy amable y alegre. Al apro#imarse al lugar donde yo estaba, se par" de pronto y me ofreci" un
simple apret"n de su mano. Al empe/" a decir algo, pero no puedo recordar e#actamente lo que dijo. 0or
alguna ra/"n, ambos sentimos nuestra atenci"n e inter,s s&bitamente arrastrados a lo que pasaba en la
base del cedro.
9l bisabuelo se había parado justo a un metro de Anastasia. 9llos permanecieron allí por un momento,
mir.ndose fijamente y en silencio el uno al otro. Anastasia estaba de pie delante del barbudo anciano, sus
manos bajaron a una posici"n vertical, como si fuera una colegiala o aspirante a universitaria siendo
enfrentada a un estricto e#aminador. Se parecía a un niño pillado siendo travieso, y su ansiedad era m.s
que evidente.
26
9l tenso silencio que había caído sobre la escena fue roto por los profundos, claros y aterciopelados
tonos de la vo/ del bisabuelo. Al no dijo' ?hola a Anastasia@ sino que en seguida procedi" son su severo
cuestionario, cada palabra lenta y claramente pronunciada'
()5ui,n Le puede hacer una petici"n directamente a Al sin atravesar la lu/ y el ritmo que han sido
otorgados sobre nosotros*+, a lo cual Anastasia respondi" sin titubeos'
(8ualquier 2ombre puede hacerle una petici"n a Al. 1esde tiempo inmemorial Al ha tenido gran placer
en hablar con el 2ombre. $ esto es lo que Al tendr. ahora mismo.+
()9st.n todos los senderos tra/ados por Al de antemano*, continu" el bisabuelo. ()2ay muchos
moradores de La Bierra capaces de distinguirlos* )9res t& capa/ de ver esos senderos*
(Si. 2e visto lo que ha sido tra/ado para la humanidad. 2e visto c"mo los acontecimientos del futuro
dependen de la conciencia consciente de aquellos que est.n viviendo hoy.+
(Sus 2ijos y sus seguidores iluminados que han percibido Su 9spíritu )2an hecho suficiente para traer
iluminaci"n a aquellos que viven en persona*+
(9llos han hecho y lo est.n haciendo todo, incluso no pensar en su propia vida. 9llos han nacido
testigos de la verdad y est.n, todavía, dando fe.+
()0uede quien ha visto la verdad, tener alguna duda sobre Su intelecto, amabilidad y magnificencia de
9spíritu*+
(?Al no tiene iguales@ ?Al es 6no@ 0ero desea comunicarse. Al quiere que la gente entienda y Lo ame
como Al ama.+
(9n comunicarse con Al, )es permisible ser insolente y e#igente*+
(Al ha dado una partícula de Su 9spíritu y %ente a todos los que viven en La Bierra. $ si una pequeña
partícula 3 Su partícula 3 en el 2ombre, no est. de acuerdo con lo generalmente aceptado, eso quiere
decir que Al 3 y quiero decir Al 3 no est. satisfecho con todo tal como est. tra/ado para el futuro. Al se
est. reflejando en ello. )0odría uno calificar Sus reflejos de insolencia*+
()A qui,n se le permite acelerar el ritmo de sus reflejos*+
(S"lo al &nico que da permiso.+
($, e#actamente, )5u, est.s pidiendo*+
(9stoy preguntando c"mo dar entendimiento a aquellos que no entienden, c"mo inculcar sentimientos
en aquellos que no sienten.+
()2an sido determinados todos aquellos que no perciben la verdad*+
(Bodos aquellos que no perciben la verdad han sido determinados. 0ero )1e qui,n es la culpa de la falta
de aceptaci"n de la verdad 3 del que no acepta la verdad o de aquel de quien la recibe*+
()5u,* B& quieres decir, t&P+ dijo Eisabuelo agitado, y, entonces, cay" el silencio.
Al permaneci" de pie silenciosamente durante un rato, mirando a Anastasia. 9ntonces, con la ayuda de
su bast"n tipo cayado, se apoy" sobre una rodilla y tom" la mano de Anastasia. 7nclinando su cabe/a gris<
plateada hacia ella, le bes" la mano y dijo'
27
(2ola, Anastasia.+
Anastasia se arrodill" en seguida delante de su bisabuelo y e#clam" con entusiasmo y sorpresa'
()5u, quieres decir, LrandpaCins, trat.ndome como un niño* $a he crecido. 9ntonces ella puso sus
manos alrededor de los hombros de ,l, arrim" su cabe/a contra el pecho cubierto con barba de ,l y se
qued" así. $o supe que ella estaba escuchando el latido de su cora/"n. 9so era algo que le había
encantado siempre desde su niñe/.
9l anciano continu" de rodillas, una mano descansando en su bast"n, la otra acariciando el dorado pelo
de Anastasia.
9l abuelo estaba entusiasmado y se acerc" apresuradamente a su padre y su nieta, que a&n seguían de
rodillas. 9l empe/" a pavonearse alrededor de ellos, levantando con rapide/ sus manos con algo de
desconcierto. 9ntonces, de repente, cay" de rodillas y abra/" a ambosP
9l abuelo fue el primero en ponerse de pie. 9ntonces ayud" a su padre a levantarse. 9l bisabuelo estaba
a&n mirando fija y atentamente a Anastasia. 9ntonces ,l lentamente se dio la vuelta y empe/" a alejarse.
9l abuelo entretanto, comen/" a mascullar, aunque no estaba claro si se estaba dirigiendo a alguien en
particular'
(Siempre lo mismo, la est.n echando a perder. 7ncluso ,l la echa a perder. ?Kaya, s"lo mira a d"nde ha
llegado ella@ 9lla asoma la nari/ donde le da la gana. >o hay nadie que le enseñe una lecci"n. )5ui,n
ayudar. ahora a los dachni3s* ?)5ui,n, me pregunto*@+
9l bisabuelo se par" sobre sus huellas, se volvi" lentamente y dijo con claridad, con su profunda y
aterciopelada vo/'
(>ieta querida, sigue los dictados de tu cora/"n y alma. $o te ayudar, con los dachni3s.+
Kolvi,ndose de nuevo, el mayest.tico de barba gris empe/" su camino fuera del bosque.
()Kes lo que quiero decir* 3 todos la est.n echando a perder, interrumpi" el abuelo de nuevo.
Arrancando una corta aguja, se pavone" hacia Anastasia. Agitando la aguja sobre su cabe/a, amena/"'
(?Koy a darte una lecci"n en este momento@+
(?=h, oh@ Anastasia levant" las manos con rapide/ y fingi" miedo. 9ntonces solt" una risa y sali"
corriendo, tratando de aludir la persecuci"n de su abuelo.
(Así que a ella incluso se le ha metido en la cabe/a escapar de mi. ?8omo si no pudiera atraparla@+
mascull" por debajo de su respiraci"n.
8on desacostumbrada facilidad y velocidad ,l intensific" su persecuci"n. Anastasia corría ri,ndose,
haciendo (eses+ a trav,s del bosque. $, aunque el abuelo no relajaba su paso, todavía era incapa/ de
atraparla.
1e repente el abuelo jade" y se sent", agarr.ndose la pierna. Anastasia r.pidamente se dio la vuelta, su
cara llena de preocupaci"n. 8orri" hacia su abuelo y tendi" sus manos hacia ,l. $ al momento par". Sus
contagiosas carcajadas llenaron el bosque. $o prest, particular atenci"n a la pose de su abuelo y
comprendí la fuente de su j&bilo.
8omo result" m.s tarde, se supone que ella había notado en seguida la c"mica discrepancia en su pose.
%ientras Anastasia reía, el abuelo se las arregl" para agarrarla del bra/o. Al levant" su aguja y le dio una
28
/urra suave, como a un niño. Anastasia chill" tratando de fingir que era doloroso. $, a pesar de las risas
interminables, ella estaba tratando muy duramente de contenerse. Abuelo puso sus bra/os alrededor de los
hombros de ella y dijo'
(1e acuerdo. $a es bastante. >o llores. )2as aprendido la lecci"n* $a has visto la que se te viene.
Ser.s m.s obediente en el futuro.
(9scucha, he empe/ado a entrenar al .guila. 0uede ser vieja, pero a&n es fuerte y recuerda muchas
cosas. $ aquí est. ella metiendo insolentemente la nari/ en todo.+
(?LrandpaCins@, ?%i querido y dulce LrandpaCins@ ?9l .guila@ ?)9so significa que ya sabes lo del
beb,*@
(La estrella, no olvides@...
Anastasia no dej" que su abuelo terminara. 0oniendo los bra/os alrededor de su cintura, ella lo levant"
del suelo y le hi/o dar vueltas. 8uando lo devolvi" a salvo al suelo, Abuelo, un poco anonadado, dijo,
tratando de parecer estricto'
)Así que esa es la forma en que tratas a tus mayores* %ira lo que quiero decir 3 ?est.s echada a perder@
$, siguiendo agitando la aguja, se apresur" para alcan/ar a su padre.
8uando alcan/" los .rboles del borde del bosque Anastasia lo llam"'
(Lracias, LrandpaCins, por el .guila. ?%uchísimas gracias@+
Abuelo se volvi" y la mir".
(S"lo s,, mi querida niñaPpor favor, recuerda ser m.s+ Su vo/ era muy dulce. 7nterrumpiendo su frase,
añadi" con un poco m.s de severidad'
(8uidado, si noP+
$ desapareci" en el bosque.
.
La res!ues&a

6na ve/ que nos encontramos solos, pregunt, a Anastasia'
()5u, era todo ese gran entusiasmo acerca de alg&n tipo de .guila*+
(9l .guila ser. muy necesitada por el pequeño,+ respondi". (?0or nuestro beb,, Kladimir@+
()0ara jugar*+
29
(Si. S"lo jugar tiene una considerable importancia para su futuro aprendi/aje y sentimientos.+
($a veo.+
1ije esto, incluso aunque no comprendía totalmente este asunto de jugar con un p.jaro, inclusive un
.guila.
(0ero )5u, estuviste haciendo con el cedro* )9stabas re/ando, o hablando con alguien* )5u, pas"
contigo y el cedro, y por qu, Eisabuelo parecía tan severo cuando habl" contigo*
(1ime Kladimir, )8rees que hay, bueno, alg&n tipo de in&eligencia ahí fuera*+
(8reo que es verdad. $a sabes, incluso los eruditos hablan de ello así como los m,diums, y la Eiblia.+
($ este algo < )8u.l dirías que es la mejor palabra para describirlo* >ecesito saber esto para que t& y
yo nos pongamos de acuerdo en una definici"n. 1i por ejemplo, )%ente, 7nteligencia, Ser, Ouer/as de la
lu/, Kacío, Absoluto, -itmo, 9spíritu, 1iosP*+
(Eien, digamos 1ios.+
(1e acuerdo, entonces. Ahora dime )1ios trata de comunicarse con el 2ombre, qu, crees t&* >o quiero
decir, por una vo/ desde el cielo, sino a trav,s de la gente, a trav,s de la Eiblia, digamos < )0ara dar una
pista de c"mo ser m.s feli/*+
(0ero la Eiblia no fue necesariamente dictada por 1ios.+
(Eien, )0or qui,n entonces dirías t&*+
(La gente pudo haber hecho eso 3 la gente que quería inventar la religi"n. 9llos se sentaron y la
escribieron colectivamente.+
()8rees que es tan simple* )La gente s"lo se sent" y escribi" un libro, y se inventaron relatos y leyes*
?)6n libro que ha durado milenios y es el m.s conocido y el m.s leído que ha e#istido hasta la fecha*@ A
lo largo de los siglos se ha escrito una innumerable cantidad de otros libros, pero pocos de ellos pueden
compararse con la Eiblia. )5u, significa eso para ti*+
(>o lo s,,+ admití. (Los libros antiguos, por supuesto, han estado ahí por mucho tiempo, pero la
mayoría de la gente hoy prefiere la literatura contempor.nea 3 novelas, historias de detectives y todo tipo
de material inferior. )0or qu, es así*+
(0orque leerlos casi nunca requiere pensar. Al leer la Eiblia uno est. obligado a pensar a un ritmo m.s
r.pido y hay muchas preguntas que uno debe contestarse a sí mismo. S"lo entonces se aclarar.. 9lla (la
Eiblia! se revela a sí misma, por así decirlo, a la conciencia de uno. Si uno considera a la Eiblia
meramente una declaraci"n de dogmas, entonces leer y memori/ar unos cuantos preceptos es suficiente.
0ero cualquier dogma impuesto desde fuera y no captado por el ser interno de uno, descarta sacar ventaja
de las oportunidades dadas al 2ombre como 8reador.+
()5u, preguntas necesitamos responder cuando leemos la Eiblia*+
(0ara empe/ar,+ replic" Anastasia, ()0odrías tratar de e#plicarte por qu, el Oara"n estaba poco
dispuesto a permitir que los niños de 7srael dejaran 9gipto*+
(Eueno, )5u, es lo que hay que pensar* Los israelitas eran esclavos en 9gipto. )5ui,n querría dejar ir a
sus esclavos* 9llos trabajaban duro y daban al Oara"n buenos ingresos.+
30
(la Eiblia dice que, m.s de una ve/, los israelitas trajeron una plaga sobre toda la tierra de 9gipto. 9llos
incluso mataron a los primog,nitos de la gente, junto con los de los animales. Los hechiceros fueron
quemados despu,s en la estaca por semejantes actos, pero aquí el fara"n simplemente se neg" a dejarles
ir. Ahora responde a la pregunta' )1"nde consiguieron los esclavos israelitas suficientes bienes y ganado
para pasar cuarenta años viajando* )1"nde consiguieron las armas para tomar y destruir las ciudades a lo
largo de su ruta*+
()5u, quieres decir con Ud"ndeV* )>o les daba 1ios todo*+
()8rees que s"lo lo estaba haciendo 1ios*+
()9ntonces qui,n*+
(9l 2ombre, Kladimir, tiene libertad total. Al tiene la oportunidad de hacer uso de todos los recursos
brillantes que 1ios le dio originalmente, pero ,l puede hacer uso de otros recursos tambi,n. 9l 2ombre
representa la uni"n de los opuestos.
(%ira, Kladimir, c"mo brilla el sol. 9so es creaci"n de 1ios. 9s para todos. 0ara ti y para mí, para las
serpientes, la hierba y las flores. 0ero las abejas usan las flores para conseguir miel, mientras que el poder
de la araña es producir veneno. 8ada una de ellas tiene su propia funci"n y, ni la abeja ni la araña, pueden
hacer otra cosa. S"lo el 2ombre tiene un .mbito mayor, ?s"lo el 2ombre puede actuar en m.s de una
forma@ 6n 2ombre puede regocijarse con los primeros rayos del sol, mientras otro podría maldecir. 9l
2ombre, ya ves, puede ser ambas, una abeja y una araña.+
()Significa eso que 1ios no era el &nico que ayudaba a los israelitas* )8"mo puedes decir, entonces,
qu, hizo 1ios en realidad en oposici"n a qu, le fue meramente atribuido a Al*+
(8uando algo importante es creado a trav,s del 2ombre,+ e#plic" Anastasia, (siempre hay dos
contrarios trabajando. 9l 2ombre ejercita la libre elecci"n. Lo que ,l acepta m.s, depende de su pure/a y
conciencia consciente.+
(Eueno, de acuerdo, aceptemos eso. 9ntonces, )9stabas intentando hablar con Al cuando estabas de pie
en la base del cedro*+
(Si. 5uería que me contestara.+
()$ Eisabuelo se opuso*+
(Eisabuelo pensaba que yo estaba hablando muy irreverentemente, que fui muy e#igente.+
(B& realmente fuiste muy e#igente, yo lo vi. 9stabas pateando con tus pies y suplicando. )5u, diantres
querías*+
(5uería oír una respuesta.+
)5u, tipo de respuesta*+
(%ira, Kladimir, la esencia de 1ios no est. en carne. Al no puede gritar abajo a alguien desde el cielo,
dici,ndole c"mo vivir. 0ero Al quiere que las cosas sean buenas y completas para todos, y así envi" a Sus
2ijos 3 las personas en cuyas mentes y almas Al ha podido penetrar, al menos, hasta cierto punto.
(Sus 2ijos, entonces, van y hablan con otra gente, hablan diferentes idiomas. A veces a trav,s de
palabras, a veces con la ayuda de m&sica o cuadros, o diferentes acciones. A veces son escuchados, en
otras ocasiones son perseguidos y matados. 8omo el 8risto Res&s, por ejemplo. $, todavía, 1ios est.
31
enviando a Sus 2ijos. 0ero, como siempre, s"lo hay alguna gente que hace una pausa y les escucha,
mientras que otros que son llamados no cogen el mensaje en absoluto. $ violan las leyes de una
e#istencia feli/.+
($a veo. )$ es por eso que 1ios castigar. a la humanidad con una cat.strofe global 3 alg&n tipo de
juicio aterrador*+
(1ios nunca castiga a nadie, y Al no necesita cat.strofes. 1ios es Amor. 0ero esa es la forma en que fue
planeado muy al principio. 8reada esa forma desde arriba. 8uando la humanidad alcan/a un punto
específico, se podría decir, en su falta de voluntad para aceptar la esencia de la verdad. 6na ve/ que los
elementos de la oscuridad manifiestos en el 2ombre alcan/an el punto crítico, para evitar la total auto<
aniquilaci"n, irrumpe una cat.strofe global que se lleva las vidas de una gran cantidad de gente y aplasta
el destructivo sistema de soporte vital de creaci"n artificial. La cat.strofe sirve de lecci"n a aquellos que
han quedado vivos.
(Siguiente a la cat.strofe hay una ventana de tiempo en la cual la humanidad parece ir a trav,s de un
infierno aterrador. 0ero es un infierno de su propia creaci"n. 9ntonces, por un tiempo sus niños
sobreviven como en un prístino estado original y finalmente alcan/an un estado que podríamos llamar
0araíso. 9ntonces ellos caen de nuevo, y todo empie/a otra ve/ con desconsuelo. 9sto ha seguido así
durante billones de años terrestres.+
(Si todo esto ha estado, inevitablemente, repiti,ndose durante billones de años, )5u, estabas pidiendo,
entonces*+
(5uería averiguar c"mo y por qu, medios, podría hacerse a la gente m.s sabia sin someterla a una
cat.strofe. %ira, he comprendido que una cat.strofe puede ser culpa no s"lo de aquellos que no aceptan la
verdad, sino tambi,n de la ausencia de medios suficientemente efectivos para hacer que la verdad sea
vista, para hacer que la gente despierte a la verdad. $o le estaba pidiendo a Al encontrar tales medios.
-evelarlos a mi o a cualquier otro. A qui,n, yo siento, no es realmente importante. Lo que es importante
es que est. ahí para ser vista, y que funciona.+
()$ qu, te dijo Al* )5u, tipo de vo/ tiene Al*+
(>adie puede decir qu, tipo de vo/ tiene. Su respuesta toma forma, por así decirlo, en el descubrimiento
del 2ombre de un pensamiento que se le ocurre espont.neamente. 1espu,s de todo, Al puede hablar s"lo
a trav,s de Su partícula que est. presente en cada 2ombre, y ,sta partícula est. ya transmitiendo
informaci"n a todas las otras partes del individuo con la ayuda del ritmo de vibraci"n. 1e ahí surge la
impresi"n de que el 2ombre lo est. haciendo todo por sí mismo. Aunque el 2ombre, en realidad, puede
hacer mucho. 1espu,s de todo, el 2ombre es semejan/a de 1ios. 9n cada 2ombre hay una diminuta
partícula, insuflada dentro de ,l por 1ios, justo al nacer. Al ha dado la mitad de Sí mismo a la humanidad
sobre la Bierra. $ las fuer/as de la oscuridad tratan, por todos los medios que pueden, de impedir a esta
partícula reflejo< de< 1ios reali/ar su alto prop"sito, para distraer al 2ombre de comunicarse con ella, y,
con 1ios. 9s mucho m.s f.cil luchar con una pequeña partícula cuando est. completamente sola,
especialmente si no est. conectada a la Ouer/a E.sica del 6niverso.
(0ero si estas partículas se unen entre sí en brillantes aspiraciones, es mucho m.s difícil para las fuer/as
de la oscuridad obstaculi/arlas. 7ncluso si una simple partícula sola, viviendo en un hombre solo, est. en
total contacto con 1ios, entonces es imposible para las fuer/as de la oscuridad dominarlo, derrotar su
espíritu y mente.
()9so significa,+ conjetur,, (que t& apelaste a ,l para que naciera en ti la respuesta a qu, decir a la
gente, y c"mo decirlo, para evitar una cat.strofe mundial*+
32
(%.s o menos.+
()$ qu, respuesta naci" en ti* )5u, palabras se deben decir*+
(0alabrasP s"lo las palabras, pronunciadas en la forma habitual no son suficientes. 1emasiadas
palabras han sido dichas ya. Bodavía la humanidad en conjunto contin&a movi,ndose hacia su propia
perdici"n.
(Sin duda has oído palabras de que el efecto de fumar es malo, que las bebidas alcoh"licas son malas. $
esto es repetido por un n&mero de fuentes incluyendo vuestros propios físicos, en el lenguaje que mejor
entiendes, y todavía sigues haci,ndolo. Sigues haci,ndolo sin considerar el deterioro de tu propia salud, e
incluso las sensaciones de dolor no te contendr.n, ni a ti ni a mucha otra gente, de estos h.bitos
destructivos. 1ios te dice' U>o deberías hacer eso.V $ el mensaje te alcan/a a trav,s del dolor. $ no es
s"lo tu dolor sino el Suyo tambi,n, y todavía, te tomas analg,sicos en abundancia y sigues haciendo tus
cosas como antes. 1e nuevo, no te interesa pensar en qu, produce el dolor.
($ todas las otras grandes verdades son conocidas por la humanidad, pero no se est. actuando sobre
ellas. 6na ve/ tras otra, ellas son recha/adas a favor de ilusorias gratificaciones moment.neas. 9llo
significa que se debe revelar otro modo que le permita, no s"lo conocer, sino tambi,n sentir otras clases
de placer. 6na ve/ que el 2ombre ha aprendido de estas, ,l puede comparar y darse cuenta de todo por sí
mismo, el desbloquear. al acceso a la partícula<otorgada<por<1ios dentro de ,l. >o es bueno simplemente
amena/ar al 2ombre con una cat.strofe, no es bueno simplemente culpar a aquellos que no aceptan la
verdad. 8ada uno que trae la verdad a otros debe comprender cu.n necesario es buscar un m,todo m.s
perfecto de e#plicarla. Eisabuelo estuvo de acuerdo conmigo.+
(0ero eso no es lo que ,l dijo.+
(2ay mucho de lo que dijo Eisabuelo que t& no escuchaste.+
(Si vosotros podíais comunicaros el uno con el otro sin palabras, )0or qu, entonces dijiste las palabras
que yo sí escuch,*
()>o considerarías ofensivo si la gente conversara usando palabras e#tranjeras que t& no pudieras
comprender, aunque ellos conocieran tu idioma tambi,n*+
Karios pensamientos recorrieron mi mente' o creo todo o que ella me dice o no. 9lla, por supuesto, lo
cree. $ no es s"lo que ella lo crea, ella act&a conforme a ello. 9lla se lo toma todo tan intensamente 3
qui/.s debería tratar, de alguna forma, de refrenar su entusiasmo. Así que trat, de apagar su fervor
diciendo'
(Sabes lo que pienso, Anastasia 3 puede que no necesites tom.rtelo tan a pecho y agitarte tanto con tus
demandas, como estabas haciendo con el cedro. 7ncluso el brillo a/ul o vapor del cedro vino aplast.ndote.
Bu abuelo y bisabuelo tenían ra/"n en estar preocupados. 9s, probablemente, muy peligroso. Si 1ios no
ha dado la respuesta a ninguno de Sus 2ijos a c"mo e#plicarle todo a la gente m.s efectivamente,
significa que no hay respuesta. Significa que una cat.strofe global es la forma m.s efectiva de comunicar
Su mensaje. 0uede que Al incluso est, enfadado contigo por apuntar la nari/ demasiado lejos y te
castigar. para que no lo hagas de nuevo, justo como dijo tu abuelo.+
(1ios es amable Al no castiga.+
(0ero Al tampoco te est. hablando. 0uede ser que Al no est, interesado en escucharte, y mientras tanto
t& est.s desperdiciando mucha energía.+
33
(Al est. escuchando y Al est. respondiendo.+
()5u, est. respondiendo* )2ay algo nuevo que t& sepas ahora*+
(Al ha dado a entender d"nde encontrar la respuesta, d"nde buscarla.+
()Al ha dado a entender* )A ti* )9ntonces d"nde est.*+
(9n la uni"n de los opuestos.+
()5u, quieres decir*+
(=curre, por ejemplo, cuando dos e#tremos opuestos del pensamiento humano, en el comentario de
AvatamsaCa, se funden en una nueva totalidad din.mica. 9sto estaba detr.s de las filosofías de 2ua<yen y
:egon (7!, las cuales ofrecen una visi"n del mundo de, incluso mayor perfecci"n, no distinta de los
modelos y teorías de vuestra física moderna.+
()5u, fue todo eso*+
(=h, por favor, perd"name. >o s, qu, vino sobre mí. %e olvid, completamente.+
()0ara qu, te est.s disculpando*+
(1ebes perdonarme. $o us, palabras que son completamente desconocidas para ti.+
(Bienes ra/"n. Son desconocidas. >o tengo idea de lo que significan.+
(Bratar, de no hacerlo de nuevo. 0or favor, no est,s enfadado conmigo.+
(>o te preocupes, no estoy enfadado. S"lo e#plica con palabras corrientes d"nde y c"mo ir.s a
encontrar esta respuesta.+
“Ciertamente no puedo hacerlo sola. Sólo se puede hacer a través del esfuerzo conjunto de las
partículas divinas que se encuentren en varias personas viviendo en la Tierra – gente con modos
opuestos de pensar comprensión. Sólo a través del esfuerzo conjunto ser! visto" después en una
dimensión invisi#le para el ojo – el campo de los pensamientos. Tam#ién se le puede llamar la
dimensión de las fuerzas de la luz. $%iste en&re el mundo material" en el cual vive el &om#re" 'ios.
($o lo ver,, y muchos otros tambi,n. 9ntonces ser. m.s f.cil alcan/ar una conciencia consciente
universal. Ser. m.s f.cil traer a la humanidad, a trav,s de la ventana del tiempo de las fuer/as oscuras. $
las cat.strofes no se repetir.n.+
(9specíficamente, )5u, necesita hacer la gente para hacer aparecer la respuesta en este momento*+
(Sería bueno si muchas personas pudieran levantarse por la mañana a una hora fija 3 seis en punto, por
ejemplo 3 y pensar en algo bueno, sobre lo cual ellos crean, específicamente, que no es importante. 9s
importante que les vengan pensamientos brillantes. 9llos pueden pensar en sus niños, en sus amados, en
c"mo hacer feli/ a alguien. Si solamente pudieran pensar así quince minutos. $ cuanta m.s gente lo haga,
m.s r.pido llegar. la respuesta. Las /onas horarias de la Bierra pueden ser diferentes, ya que la Bierra est.
rotando, pero las im.genes creadas por los anhelos de esta gente se fundir.n en una sola y clara imagen
reali/ada de conciencia consciente. La simultaneidad de pensamientos brillantes intensificar. la capacidad
de cada persona muchas, muchas veces.+
(?=h, Anastasia, qu, ingenua eres@ )5ui,n en su sano juicio se levantaría a las seis de la mañana s"lo
para pensar quince minutos* La gente s"lo se levanta tan temprano si tienen que ir a trabajar, o tienen que
34
coger un avi"n, o van de viaje de negocios. 8ualquier otro decidir.' (?1eja el pensar para otros, voy a
seguir durmiendo un poco m.s@ 1udo que encuentres muchos ayudantes para eso.+
(0ero t&, Kladimir 3 )no podrías tH, al menos ayudarme*+
()$o* $o no me levanto tan temprano a menos que tenga que hacerlo. 0ero si, de alguna forma, me
encontrase a mi mismo despert.ndome, )9n qu, cosas buenas debería pensar*+
(Eueno, por ejemplo, podrías pensar en el pequeño hijo que dar, a lu/. ?Bu hijo@ 0iensa qu, encantado
estar. al ser besado por los rayos del sol, al ver las puras y magníficas flores a su alrededor, y al tener a la
ardilla de cola espesa jugando con ,l en el bosque. 0iensa qu, bueno sería si todos los otros niños del
mundo pudieran por siempre ser besados por el c.lido sol 3 entonces nada los pondría tristes. 1espu,s
piensa a qui,n podrías decirle algo alegre o sonreírle a lo largo del día. $ qu, bueno sería si este mundo
maravilloso durase para siempre, y qu, podrías hacer 3 t& en particular 3 para provocar esto.+
(0ensar, en nuestro hijo. $ tratar, de generar otros buenos pensamientos. S"lo )8u.l es el prop"sito*
B& estar.s pensando aquí en el bosque, mientras yo estar, en un apartamento en la ciudad. 9so es s"lo dos
de nosotros. 1ices que se necesita mucha gente. Así que hasta que consigamos mucha gente interesada,
)>o es un sin sentido que lo intenten s"lo dos de nosotros*+
(7ncluso una persona, Kladimir, es m.s que ninguna. 1os juntos son m.s que dos separados. %.s
adelante, despu,s de que escribas tu libro, m.s gente vendr. tambi,n. $o los sentir, y me deleitar, con
cada uno. Aprenderemos a captar los sentimientos del cora/"n el uno del otro, comprendernos y
ayudarnos mutuamente a trav,s de la dimensi"n de las fuer/as de la lu/.
(Bodo lo que dices a&n tiene que ser creído. $o mismo no creo totalmente en esta (dimensi"n
brillante+, este Ucampo de pensamientosV. 7ncluso no puedes probar que e#iste, porque no lo puedes
tocar.+
(0ero vuestros científicos han llegado a la conclusi"n de que el pensamiento es algo tangible.+
(Si, pero ya que todavía no puedes tocarlo, no es algo que puedas fijar completamente en la mente.+
(0ero cuando escribas tu libro la gente ser. capa/ de tocarlo, ellos podr.n sostenerlo en sus manos.
8omo un pensamiento materiali/ado.+
(?1e nuevo est.s insistiendo en ese libro@ $a te lo he dicho, no creo en *l tampoco. %enos a&n en tu
afirmaci"n de que t&, con la ayuda de cierta combinaci"n de letras conocidas s"lo por ti, puedes aflorar
sentimientos en el lector 3 sentimientos brillantes a&n, que ayuden al lector a darle alg&n sentido a todo
ello.+
(Be dije c"mo funciona.+
(Sí, me lo dijiste. 0ero ello todavía no me hace creer. Si intento escribir, no lo contar, todo de una ve/.
La gente se reir. de miP )sabes algo Anastasia* )0uedo hablarte con total honestidad*+
(Sí, dime con total honestidad.+
(S"lo que no te ofendas )1e acuerdo*+
(>o me ofender,.+
(Bodo lo que me has promocionado lo voy a verificar con nuestros eruditos, y ver qu, dicen sobre ello
enseñan/as religiosas y modernas. 2ay muchas corrientes diferentes ahí fuera, muchos predicadores.+
35
(Ke y verifica, por todos los medios.+
($ a&n, siento que eres una persona muy amable. Bu filosofía es interesante, bastante inusual. 0ero si
comparas tus acciones con las de otros que est.n preocupados por el alma, por la ecología, bueno,
francamente, t& est.s bastante por debajo el resto.+
()0or qu, deberías concluir eso*+
(0iensa en ello. Bodos los iluminados, como t& los llamas, se han marchado en alg&n punto. Euda se
march" durante siete años al bosque y estableci" toda una plataforma doctrinal, y tiene muchos
seguidores en todo el mundo. Resucristo se march" s"lo durante cuarenta días, e incluso ahora la gente
est. emocionada con sus enseñan/as.+
(Resucristo se march" m.s de una ve/,+ señal" Anastasia. ($ tuvo muchos pensamientos mientras
viajaba.+
(0ues digamos m.s de cuarenta días, digamos un año incluso. Los mayores, que ahora son considerados
santos, eran personas corrientes que fueron al bosque a vivir aislados durante un tiempo, despu,s se
construyeron monasterios en esos lugares, y surgieron muchos seguidores, )8orrecto*+
(Si, Kladimir, tienes ra/"n.+
($ aquí t& has estado viviendo veintis,is años en el bosque, y no tienes ni un solo seguidor. >o has
establecido ninguna plataforma. $ aquí est.s pidi,ndome que escriba un libro. Be est.s aferrando
desesperadamente a eso. Sueñas con colocar tu propia combinaci"n de signos en ,l. Eueno, si las cosas no
est.n resultando para ti como para los otros líderes, puede que no valga la pena intentarlo. 2ay otros m.s
capaces que t&, que bien pueden idear algo sin tu aportaci"n. Kamos, )0or qu, no ser realista y vivir m.s
sencillamente* Be ayudar, a adaptarte a nuestro mundo. Ahora, no est.s ofendida )eh*+
(>o, no estoy ofendida.+
(9ntonces te dir, toda la verdad, hasta el final. 0ara ayudarte a controlarte.+
(Sigue.+
(Bienes algunas capacidades e#traordinarias, Anastasia, no hay duda de ello. 0uedes enterarte de
cualquier informaci"n que quieras tan f.cilmente como contar un<dos<tres. 0ero dime ahora, )8u.ndo
llegaste a ser consciente por primera ve/ de ese -ayo de los tuyos*+
(%e fue dado desde el principio como a todo el mundo. S"lo que mi conciencia de ,l y c"mo usarlo 3
eso fue algo que Eisabuelo me enseñ" cuando yo tenía seis años.+
(Así que, )9so significa que a los seis años de edad t& ya eras capa/ de ver lo que iba a seguir en
nuestras vidas* )0odías anali/ar situaciones, ayudar a la gente 3 incluso tratar enfermedades a distancia*+
(Sí, podía.+
(Ahora dime )5u, has estado haciendo todos estos veinte años*
(2e estado habl.ndote y enseñ.ndote. 2e estado trabajando con la gente que t& llamas dachni3s.
Bratando de ayudarles.
()Bodos estos años, día sí y día no*+
(Sí. A veces incluso de noche, si no estaba demasiado cansada.+
36
()Así que has estado actuando como una fan.tica obsesa aferr.ndote obstinadamente a los dachni3s
todos estos años* )5ui,n te oblig" a hacer esto*+
(>adie puede obligarme. Lo hice por mi propia voluntad. 1espu,s de que Eisabuelo me los sugiriese,
me di cuenta por mí misma de lo bueno e importante que era.+
(Sabes, creo que Eisabuelo te sugiri" los dachni3s porque ,l sinti" pena por ti. 1espu,s de todo creciste
sin tus padres. Al te dio la tarea m.s f.cil y simple. Ahora que ,l ha visto que has empe/ado a entender
algo m.s grande, te ha dado su permiso para trabajar con otras cosas. $ abandonar a los dachni3s.+
(+0ero esto otro est. conectado con la gente que tu llamas dachni3s. $ yo continuar, ayud.ndoles.
>unca los abandonar,.+
(Ahora eso es lo que yo llamo fanatismo. 2ay algo en ti que te hace insuficiente para ser una persona
normal. 1ebes entender eso. Los dachi3s est.n lejos de ser las personas m.s importantes de nuestra
sociedad. >o tienen influencia, en absoluto, en el desarrollo social en ninguna parte. Las dachas y los
huertos 3 son s"lo pequeñas parcelas de subsistencia. 9s donde la gente va a relajarse despu,s de su duro
trabajo o cuando se van de retiro. $ eso es todo. )9ntiendes* ?9so es@ $ si t&, con todo tu colosal
conocimiento y capacidades fenomenales, s"lo est.s interesada en los dachni3s, entonces debes de tener
alg&n tipo de trastorno psicol"gico. 8reo que debo llevarte a un psicoterapeuta. Si puedes conseguir
curarte del trastorno, s"lo entonces, puede ser que est,s en disposici"n de ayudar a la sociedad.+
(5uiero ayudar mucho a la sociedad.+
(9ntonces, vamos 3 te llevar, a un psicoterapeuta de una buena clínica privada. B& misma dijiste que
podría ocurrir una cat.strofe global. 1e esta forma ser.s capa/ de ayudar a los movimientos ecol"gicos,
ser.s capa/ de ayudar a la ciencia.+
(0ero yo ser, una ayuda incluso mayor si me quedo aquí.+
(1e acuerdo, puedes volver aquí despu,s y empe/ar a involucrarte en cuestiones m.s serias.+
()5u, quieres decir con Um.s seriasV*+
(B& decides. 0robablemente algo relacionado, por ejemplo, con prevenir un desastre ecol"gico o una
cat.strofe global. 0or cierto )Bienes alguna idea de cu.ndo podría ocurrir*+
(2ay desastres locali/ados ocurriendo incluso ahora en varias partes de la Bierra. La humanidad ha
estado prepar.ndolo todo y m.s para su propia destrucci"n durante largo tiempo.+
(0ero )cu.ndo ocurrir. a escala global 3 cu.ndo vendr. el Apocalipsis*+
(0odría ocurrir en 4II4, por ejemplo. 0ero se puede prevenir, o retrasar, como pas" en JJ4.+
()5uieres decir que podría haber pasado en JJ4*+
(Si, pero ellos lo retrasaron.+
()5ui,nes son ellos* )5ui,nes lo evitaron* )5ui,nes lo retrasaron*+
(6na cat.strofe a escala global en JJ4 fue evitada gracias a los dachni3s.+
(?)5u,ee*@+
37
(2ay todo tipo de personas alrededor del mundo que est.n trabajando contra el desastre global. La
cat.strofe de JJ4 no ocurri", principalmente, gracias a los dachni3s rusos.+
($ t&P ?eso significa que t&@... )7ncluso a los seis años eras consciente de la importancia de los
dachni3s* )B& lo previste* Brabajaste sin parar. Los ayudaste.+
($o entendí la importancia de los dachni3s, Kladimir.+
/
(l día dachni0 1 un día de fies&a en &oda la 2ierra
(0ero )0or qu, los dachniCs rusos en particular* )8u.l es la cone#i"n aquí*+
(Ker.s, Kladimir, aunque la Bierra es muy grande, es muy, muy sensible.
(0iensa en cu.n grande eres en comparaci"n con un mosquito. $ a&n así, cuando un mosquito se posa
en ti, lo sientes a trav,s de tu piel. $ la Bierra tambi,n siente 3 todo. 8uando la gente pavimenta con un
asfalto concreto, cuando talan .rboles y queman los bosques que crecen sobre ella, cuando cortan y
arrancan sus tripas y las espolvorean con polvo llamado fertili/ante, ella siente el dolor. $ a&n así ama a
la gente, como una madre a sus hijos.
($ la Bierra trata de absorber hacia sus profundidades todo el enfado de la humanidad, y s"lo cuando ya
no tiene la fuer/a para contenerlo, ese enfado e#plota en forma de erupciones volc.nicas y terremotos.
(La tierra necesita nuestra ayuda. La ternura y una actitud cariñosa le dan fuer/a. La Bierra puede ser
grande pero es muy sensible. $ siente el cuidado tierno de incluso una sola mano humana. ?=h, c"mo
siente y anticipa este toque@
(2ubo un tiempo en -usia en que se consideraba que la Bierra (! pertenecía a todos y, por lo tanto, a
nadie en particular. Así que la gente no pensaba en ella como suya propia. 1espu,s llegaron cambios a
-usia. 9mpe/aron a dar diminutas parcelas privadas a la gente para ir a sus casitas de campo.
(>o era coincidencia, en absoluto, que estos terrenos fueran e#tremadamente pequeños, demasiado
pequeños para cultivar con equipos mec.nicos. 0ero los rusos, anhelando el contacto con la Bierra, los
tomaron con dichoso entusiasmo. 9llos fueron a parar a toda la gente, pobre y rica. ?0orque nada puede
romper la cone#i"n del 2ombre con la Bierra@
(1espu,s de obtener sus pequeñas parcelas de tierra, la gente intuitivamente sinti" su valor. $ millones
de pares de manos humanas empe/aron a tocar la Bierra con amor. 8on sus manos, entiende, no con
herramientas mec.nicas, montones y montones de gente tocaron el suelo cuidadosamente en aquellas
pequeñas parcelas. $ la Bierra sinti" esto, lo sinti" mucho. Sinti" el bendito toque de cada mano
individual sobre ella. $ la Bierra encontr" nueva fuer/a para seguir.+
()$ ahora qu,*+ inquirí, )1eberíamos erigir un monumento a cada dachniC como salvador del
planeta*+
(Si, Kladimir, ellos son los salvadores, de hecho.+
(?0ero esos serían demasiados monumentos@ ?$a lo tengo@ )0or qu, no establecemos uno o dos días de
fiesta nacional* 9l 1ía Dachni3 o un D$a deToda la Tierra, podría ser designado en el calendario.+
(?=ooh, un día de fiesta@+ Anastasia levant" los bra/os con euforia. (?5u, idea tan estupenda@ ?6na
celebraci"n@ 6n día de fiesta alegre y feli/ 3 eso es algo que, definitivamente, necesitamos.+
($ t& con ese rayo tuyo puedes sugerir al gobierno, a nuestros diputados en el 1uma (4! del 9stado, que
aprueben la legislaci"n requerida.+
($o no puedo hac,rselo entender a ellos. 9st.n demasiado ocupados con su rutina diaria. Bienen tantas
decisiones que tomar, no tienen tiempo en absoluto para pensar. Adem.s, no es cuesti"n de intentar elevar
su conciencia consciente. Sería difícil para ellos aceptar una completa y consciente imagen de la realidad.
>o les est. permitido hacer mejores resoluciones que aquellas que est.n aprobando en este momento.+
()5ui,n puede parar al gobierno o al presidente de hacer esto*+
(B&. Las masas. La mayoría. 9n cuanto a decisiones correctas, ellas son lo que t& llamas Umedidas
impopularesV.+
38
(Sí tienes ra/"n. Benemos democracia. Las decisiones m.s importantes son tomadas por la mayoría. La
mayoría siempre tiene ra/"n.+
(La m.s grande conciencia consciente es siempre alcan/ada primero por los individuos, Kladimir. A la
mayoría siempre le lleva un espacio de tiempo darse cuenta.+
(Si, eso es verdad, entonces )por qu, necesitamos democracia, refer,ndums*+
(Se necesitan para servir como absorbentes de choque, para evitar sacudidas repentinas. 8uando estos
absorbentes de choque no funcionan, tiene lugar la revoluci"n. 6n período revolucionario es siempre un
reto para la mayoría.+
(0ero un D$a Dachni3 3 eso no es revoluci"n. )5u, hay de malo en ello*+
(6n día de fiesta como ese es bueno. Se necesita. 1efinitivamente, se necesita. 1ebería ser fijado lo
m.s r.pidamente posible.+
(Be ayudar,. $o s, mejor qu, teclas pulsar en nuestro mundo para los resultados m.s efectivos.
9scribir, a los peri"dicosP >o, mejor a&n, pedir, a la gente que envíe telegramas al gobierno y al 1uma,
solicitando el establecimiento de un 1ía 1achniC como un día de fiesta en toda la Bierra. 0ero )5u, fecha
debería ser*+
(9l 4; de Rulio.+
()0or qu, el 4;*+
(9s un día apropiado. Bambi,n porque es tu cumpleaños, Kladimir. 1espu,s de todo ?9sta fant.stica
idea es toda tuya@+
(9so es fenomenal. Así que, pediremos a la gente que envíen telegramas pidiendo legislaci"n para
declarar el 4; de Rulio como 1ía 1achniC y día de fiesta mundial. $ tan pronto como los telegramas
empiecen a llegar al 1uma y la gente empiece a preguntarse por qu, la gente los est. enviando, ?t&
irrumpes con el -ayo@+
(?Lo har,@ ?7rrumpir, con todo mi poder@ ?$ ser. un estupendo, brillante y precioso día de fiesta@ ?0ara
todos@ ?Bodo el mundo se lo pasar. bien y la Bierra entera se regocijar. en su lu/@+
()0or qu, todo el mundo se lo pasar. bien* 9sta fiesta es s"lo para los dachniCs )no*+
(1ebemos ver que todos se lo pasan bien. 9sta fiesta, efectivamente, empe/ar. en -usia. 0ero despu,s
llegar. a ser la fiesta m.s fant.stica para el mundo en conjunto. 6n maravilloso día de fiesta para el
alma.+
()$ c"mo se celebrar. la primera ve/ en -usia*+ inquirí. (>adie sabr. qu, hacer en ,l.+
(9l cora/"n de cada uno sugerir. en ese día qu, se debería hacer y c"mo. 0uedo visuali/ar un esbo/o
general en este momento.+
9ntonces Anastasia empe/" a hablar, enunciando claramente cada palabra. 2ablaba con velocidad e
inspiraci"n. Bodo era de lo m.s e#traordinario 3 el ritmo de su discurso, la ordenaci"n de sus frases, la
pronunciaci"n de sus palabras'
0ueden todos en Iusia despertar ese d$a al amanecer. Fuede la gente sola, o con amigos #amilia,
venir a la Tierra permanecer descalzos sobre ella. A a7uellos 7ue tienen su pe7ue%a parcela de tierra,
de2adles recibir con elogios a los primeros raos del Sol entre los brotes plantas 7ue ellos han
plantado. K tocar cada especie con manos acariciadoras.
?uando el Sol salga en el cielo, de2adles coger probar el #ruto de sus plantas, uno de cada variedad,
eso deber$a bastarles hasta la comida del mediod$a.
Antes de la comida de2adles atender sus parcelas otra vez. De2ad 7ue cada uno considere, su vida
alegr$a, 7u* est"n destinados a hacer.
De2ad 7ue recuerden a su #amilia amigos con amor. K considerar por 7u* sus semillas plantadas est"n
creciendo, designar el prop+sito de cada planta.
E incluso antes del mediod$a, cada uno deber$a pasar al menos una hora consigo mismo. <o importa
c+mo o d+nde o e(actamente cu"ndo, pero ellos deber$an estar solos por un tiempo. Fasar al menos una
hora para mirar dentro de s$ mismos.
De2ad 7ue toda la #amilia se reHna para la comida en la mitad del d$a. !os 7ue viven en casa los 7ue
han venido de mu le2os. De2ad 7ue el almuerzo sea preparado de lo 7ue la Tierra ha dado para la hora
de la comida. De2ad 7ue cada uno traiga a la mesa lo deseado por su coraz+n alma. De2ad 7ue todos
los miembros de la #amilia se miren unos a otros amorosamente a los o2os. K de2ad a los maores
bendecir la mesa 2unto a los m"s 2+venes. K de2ad 7ue la mesa en derredor con 7ueda conversaci+n
resuene. Deber$an decirse buenas palabras. Sobre todos a7uellos 7ue se sienten #rente a ti.
39
La escena que Anastasia describía era tan e#traordinariamente vívida, que podía sentirme a mí mismo
sentado a la mesa, con gente alrededor. %e encontr, a mí mismo enganchado en la celebraci"n 3 estaba
creyendo en ella o, m.s bien, estaba participando en ella. $ me sentí guiado a hacer una contribuci"n
propia'
(1ebería haber un brindis antes del almuer/o. 8ada uno al/aría su vaso ?Eebamos por la Bierra,
bebamos por el amor@+
$o realmente sentía que estaba sosteniendo el vaso en mi mano.
9ntonces, repentinamente, ella entr" en mi ensueño.
(Kladimir, por favor, deja que no haya veneno alcoh"lico en la mesa.+
9l vaso se desvaneci" en mi mano.
(?0ara, anastasia@ ?>o eches a perder la celebraci"n@+
(Eueno, ya que te lo has propuesto, deja que haya algo de vino de bayas, pero debe ser bebido en sorbos
muy pequeños.+
(1e acuerdo entonces, vino es. 0ero no cambiemos todos nuestros h.bitos de una sola ve/. $ despu,s
del almuer/o )5u, haremos, entonces*+

De2ad 7ue la gente vuelva a las ciudades pueblos, habiendo recogido la #ruta 7ue han cultivado en
sus pe7ue%as parcelas de tierra. De2adles cargarla en cestas compartirla con todos los de casa 7ue no
tienen sus propias parcelas.
LMh, cu"ntos sentimientos positivos vendr"n de este d$aN Ellos causar"n las sanaciones de las
en#ermedades de mucha gente. En#ermedades 7ue amenazaban con la muerte a7uellas no borradas por
el tiempo simplemente desaparecer"n. De2ad 7ue a7uellos 7ue son incurables o incluso los ligeramente
en#ermos salgan se encuentren con la avalancha de dachni3s 7ue regresan de sus parcelas. !os raos
de Amor de bien, 2unto con los #rutos de su traba2o, sanar"n las en#ermedades.
L.ira observaN .ira las principales estaciones de #errocarril de las ciudades, donde riadas de gente
est"n llegando con cestos de #lores. .ira observa los o2os de la gente brillando con amabilidad, alegr$a
paz.
Anastasia estaba virtualmente brillando en resplandor, a medida que se volvía m.s y m.s inspirada con
la idea del día de fiesta. Sus ojos no estaban simplemente brillando con alegría, estaban literalmente
centelleando con una luminiscencia a/ul p.lido. La e#presi"n de su cara estaba cambiando, a&n
permaneciendo alegre, a medida que una imponente avalancha de im.genes de esta celebraci"n
atravesaba su cerebro r.pidamente.
1e golpe qued" en silencio. 9ntonces, doblando una pierna por la rodilla y al/ando su bra/o derecho,
salt" del suelo con un tremendo impulso, virtualmente al/ando vuelo como una flecha disparada desde la
Bierra. 9lla salt" tan alto como las &ltimas ramas de los cedros. Al aterri/ar, agit" el bra/o, aplaudi", y un
resplandor a/ulado invadi" el bosque. Bodas las palabras que Anastasia pronunci" ahora parecían ser ecos
de cada min&sculo bicho y bri/na de hierba y cada majestuoso cedro. Su vo/ sonaba como si estuviera
siendo refor/ada por un poder oculto. Aunque sus palabras no eran altas, parecía que podían ser oídas por
cada línea recorriendo la inconmensurable e#tensi"n del 6niverso.
L!a .adre Iusia recibir" a la multitud de invitados en este d$aN LEllos son todos de la Tierra, como
Atlantes nacidosN ?omo hi2os pr+digos ellos retornar"n.
En ese d$a, por toda Iusia, de2ad 7ue cada uno despierte salude al amanecer. De2ad 7ue todas las
cuerdas del harpa del 5niverso to7uen alegre melod$a crezcan con resonante sonido. De2ad a todos los
bardos cantar hablar con alegre lengua tocar las guitarras en todas las calles, en cada patio. K a7u*l
7ue es demasiado vie2o ser" 2oven una vez m"s, como hace muchos, muchos a%os.
($ yo, Anastasia, )Ser, joven otra ve/*
TH o, Eladimir, seremos 2+venes, la gente se sentir" 2oven por primer$sima vez. K los vie2os
escribir"n cartas a sus hi2os. K los hi2os a sus padres. K los beb*s, dando sus primeros pasos sobre la
Tierra, entrar"n a un mundo me2or de alegr$a 2Hbilo. K, en ese d$a, ningHn ni%o se sentir" insultado.
Fuesto 7ue los adultos tratar"n a sus hi2os como iguales.
K todos los dioses en lo alto descender"n a la Tierra. K se encomendar"n a s$ mismos tomar #ormas
simples.
40
K Dios .ismo, el Dios 5niversal estar" encantado. LFuede 7ue TH te regoci2es tambi*n en Amor,
haciendo a toda la Tierra tan brillanteN
Anastasia realmente se estaba dejando llevar por im.genes del día de fiesta. 9lla estaba dando vueltas
alrededor del bosque en una dan/a e#altada y m.s inspirada a cada paso.
(?0ara@ ?0ara@+ grit, a Anastasia, d.ndome cuenta repentinamente de que ella se lo estaba tomando todo
demasiado seriamente. >o estaba simplemente pronunciando palabras. Ahora me doy cuenta de que cada
palabra y novedosa e#presi"n suya era, en realidad, ?una visuali/aci"n@ ?9lla estaba visuali/ando
im.genes de la celebraci"n@ $, con su típica tenacidad, seguiría visuali/ando y soñando con ello hasta que
el sueño se volviera realidad.
()5u, pasa* )>o entiendes* Bodo este asunto del día de fiesta < ?9s s"lo por diversi"n@ ?S"lo estoy de
guasa@+
Anastasia se detuvo repentinamente. Apenas alcanc, a verla cuando sentí un gran nudo en la garganta
por el aspecto de su cara. Su cara parecía apabullada como la de un niño. %e mir" con dolor y l.stima,
como si yo fuera un agresor incesante. $ casi en un susurro empe/" a decir'
Eladimir, o me lo tom* en serio. Ka lo he visualizado todo. K para la cadena de acontecimientos de la
vida, los pr+(imos telegramas de la gente a han entrete2ido un eslab+n. El orden de acontecimientos
ser" roto sin ellos. Ko he aceptado tus palabras, las he cre$do las he aprobado. Fercib$a 7ue estabas
hablando del d$a de #iesta los telegramas sinceramente. <o te retractes de las palabras 7ue has dicho.
S+lo aHdame con los telegramas, para 7ue o pueda, como di2iste, brindar auda con mi Iao.
(1e acuerdo, lo intentar,. Solo estate tranquila, tal ve/, al final, nadie quiera enviar los telegramas+
Habr" gente 7ue comprender". !o sentir"n en el gobierno en tu Duma tambi*n. LK habr" un d$a de
#iestaN LSurgir"N LEl tiempo dir"N L.ira a7u$N
$ una ve/ m.s las im.genes de la celebraci"n pasaron ante mis ojos.
?Listo@ 2e escrito sobre ello. Ahora usted puede seguir los dictados de su cora/"n y alma. (;!
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
3 la Bierra (en ruso' Temli.! 3 en este caso denotando la tierra, especialmente tierra de cultivo. La referencia aquí es al primer
período Sovi,tico de la historia de -usia, cuando el gobierno Eolchevique quit" la tierra de labran/a rural de las manos de sus
propietarios individuales campesinos y la declar" propiedad del estado. >o fue hasta JJ; que se restaur" el derecho a la
propiedad privada de tierra en la nueva 8onstituci"n de -usia.
4 3 1uma' parlamento nacional de -usia.
; 3 9n JJG, un año despu,s de que este libro fuera publicado por primera ve/ en -usia, el gobiernador de San 0etersburgo,
Kladimir $aCovlov, instituy" un D$a de los 2ardineros, dando a los residentes de San 0etersburgo y la regi"n circundante un día
libre adicional para pasar en sus huertos. 1esde entonces este ejemplo ha sido seguido por muchas autoridades regionales y 3
aunque no instituído a&n a nivel nacional 3 la fiesta se celebra oficialmente en docenas de ciudades y regiones de toda -usia. La
fecha de la fiesta varía de una regi"n a otra.



13
La es!ada resonan&e del bardo
()5u, quieres decir, anastasia, con tan e#traordinarias e#presiones al hablar sobre el día de fiesta*
?0ronunciaste cada palabra en tal tono que cada sonido era claro cristal en sí mismo@+
(Brat, de reproducir un cuadro del día de fiesta con precisi"n, de usar im.genes detalladas.+
()0ero qu, pasa con las palabras* )5u, particular importancia tienen ellas*+
41
(Sobre cada palabra naci" una multitud de im.genes y acontecimientos felices. 0uesto que el
pensamiento y la palabra, enti,ndelo, son el principal instrumento del Lran 8reador. 6n instrumento no
otorgado a todo lo que crece en carne y hueso, sino &nicamente al 2ombre.+
(9ntonces )0or qu, no todo lo que dice la gente ocurre*+
(8uando el hilo entre la palabra hablada y el alma se rompe, cuando el alma se encuentra vacía y la
imagen apagada, entonces lo que se dice, aunque sea en abundancia, es un sonido vacío y ca"tico. $ nada
puede presagiar.+
(?9so es pura fantasía@ Kenga ya, te lo crees todo, como una niña ingenua.+
(?)8"mo puede ser fantasía, Kladimir*@ 1espu,s de todo, ?podría dar cientos de ejemplos del mundo en
que vives, e incluso de tu propia vida, sobre el que poder tiene una palabra cuando proyecta la imagen
conectada con ella@+
(9ntonces dame un ejemplo que pueda entender.+
()6n ejemplo* Aquí va uno. 6na persona est. sobre el escenario ante una audiencia y diciendo
palabras. 6n actor, por ejemplo. Al repetir. las mismas palabras que la gente ha oído muchas veces
anteriormente, pero hay s"lo un actor al que la gente escuchar. conteniendo la respiraci"n. A otro no lo
adorar.n. Las palabras son las mismas, pero hay una enorme diferencia en c"mo son declamadas. )5u,
piensas* )0or qu, pasa eso*+
(Eueno, eso es para ti ser actor. 9llos pasan años estudiando en la escuela de arte dram.tico 3 algunos
son destacados en su profesi"n, otros s"lo m.s o menos. 9llos memori/an sus líneas en los ensayos para
poder decirlas con e#presi"n.+
(A ellos se les enseña en la escuela de arte dram.tico, Kladimir, c"mo entrar en la imagen que subyace
a la palabra. 1espu,s ellos intentan reproducir esa imagen durante los ensayos. $ si un actor consigue
proyectar incluso el die/ por ciento de las im.genes invisibles subyacentes a las palabras que ,l
pronuncia, la audiencia escuchar. entonces con toda su atenci"n. $ si ,l consiguiera proyectar las
im.genes detr.s de la mitad de sus palabras, t& llamarías a ese actor un genio. 0uesto que su alma est.
hablando directamente con las almas de aquellos sentados o de pie en el auditorio. $ durante la actuaci"n
la gente reir. o llorar. ya que sentir.n en su alma lo que el actor sesea e#presar. Bal es el instrumento del
gran 8reador.+
$ t&, siempre que tH hablas, )8on cu.ntas palabras puedes proyectar la correspondiente imagen die/ por
ciento, o cincuenta*+
(8on todas ellas. 9sa es la forma en que Eisabuelo me enseñ".+
()Bodas ellas* )1e verdad* ?)Bodas las palabras*@+
(Eisabuelo decía que es posible incluso proyectar las im.genes contenidas en las letras del alfabeto. $
yo aprendí como idear una imagen para cada letra.+
()0or qu, letras* Las letras no significan nada.+
(?Las letras s$ significan algo@ 1etr.s de cada letra en s.nscrito, por ejemplo, hay palabras, incluso
frases enteras. 2ay letras allí tambi,n, y m.s all. de ellas, muchas palabras escritas, de suerte que el
infinito est. escondido en cada letra.+
(Eueno, )>o es eso algo*@ $ nosotros solo balbuceamos nuestras palabras.+
(Si, eso es lo que les pasa a las palabras que nos han sido pasadas por miles de años. 9llas han
atravesado y penetrado el tiempo y el espacio. $ las im.genes perdidas subyacentes a ellas todavía hoy
est.n intentando, una ve/ m.s, llamar a la puerta de la ra/a humana. $ ellas tienen cuidado con nuestras
almas, e incluso van a la guerra en su nombre.+
()$ qu, clase de palabras son esas* )2ay al menos una que podría serme familiar*+
(0or supuesto que la hay. Al menos como un sonido que hs escuchado. 0ero la gente ha olvidado qu,
subyace a esas palabras.+
Anastasia baj" los p.rpados y guard" silencio por un momento. 9ntonces, muy quedamente, casi en un
susurro, me pregunt"'
(Kladimir, por favor, pronuncia la palabra bardo.+
(Eardo,+ dije yo.
9lla se estremeci", casi como si le doliera, y dijo'
(?=h, la indiferencia y banalidad en tu pronunciaci"n de esa majestuosa palabra@ B& soplaste una r.faga
fría de vacío y abandono sobre la inquieta y parpadeante llama de la vela. 6na llama que ha sido
conectada a trav,s de los siglos y, posiblemente incluso, dirigida a ti o a alg&n que vive hoy, por un
antepasado lejano. 9l olvido de nuestra derivaci"n es la causa de nuestra moderna devastaci"n.+
($ e#actamente )5u, no te gusto de mi pronunciaci"n* )5u, debería haber recordado en cone#i"n con
esa palabra*+
42
Anastasia enmudeci". 1espu,s, en vo/ baja, empe/" a pronunciar frases al estilo de la antigXedad'
(%ucho antes del nacimiento de 8risto vivía cierto pueblo en la Bierra 3 nuestros antepasados, que
fueron llamados 8eltas. Sus sabios maestros eran llamados 1ruidas. %ucha gente que habitaba la Bierra
en aquella ,poca se arrodillaba ante el conocimiento de los 1ruidas de los mundos material y espiritual.
>i un solo guerrero celta desafiaría con desenfundar su espada en presencia de un 1ruida. 0ara ser
concedido el título de 1ruida, incluso de primer nivel, ellos tenían que sufrir al menos veinte años de
arduo entrenamiento a manos de un maestro espiritual 3 un sacerdote 1ruida. Aquellos que eran
consagrados en este campo eran llamados )ardos. S"lo ellos tenían la autoridad moral de salir entre la
gente y cantar e inculcar la lu/ y la verdad contenidas en su canci"n, usando palabras para proyectar
im.genes y sanar los cora/ones de la gente.
(Los 8eltas cayeron sometidos por los ataques de las legiones romanas. Su &ltima batalla tuvo lugar en
un río. Los romanos notaron que había mujeres caminando entre guerreros celtas 3 mujeres con largas y
sueltas melenas. Los e#perimentados comandantes romanos, a&n sabiendo lo que esto significaba 3 que
ellos tendrían que superar a los celtas seis a uno para derrotarlos, ignoraban el por qu,. Bampoco los
historiadores e investigadores modernos tienen una e#plicaci"n completa. Benía todo que ver con estas
mujeres desarmadas con sus largas y sueltas melenas.
(Los romanos se levantaron con poderosa fuer/a, superando a los celtas nueve a uno. Alineados con sus
espaldas contra el río, la &ltima familia de combatientes celtas estaba al borde de la derrota.
(9llos permanecían firmes en un semicírculo. 1etr.s de ellos había una mujer joven, amamantando a
una pequeña bebita y cantando. La joven madre cantaba una viva y alegre canci"n, para no infundir un
miedo l&gubre en el alma de la pequeña 3 a fin de que ella fuera abandonada con im.genes de lu/.
(8uando la pequeña se apart" del pecho de su madre, sus ojos se encontraron. La mujer ces" su canto y,
una y otra ve/, pronunci" tiernamente el nombre de su beb,' Earda.
(0ronto ya no hubo ning&n semicírculo para defender a la pareja. Bodo lo que permanecía en pie entre
la madre nodri/a y la avalancha de legionarios romanos abri,ndose paso en la estrecha senda era un joven
y ensangrentado Eardo, armado s"lo con una espada. Al se volvi" para mirar a la mujer, sus ojos se
encontraron y se sonrieron el uno al otro.
(9l Eardo herido se las arregl" para recha/ar a los romanos mientras la mujer bajaba al río, ponía a su
bebita en una pequeña barca y la empujaba lejos de la orilla.
(8on un &ltimo gran esfuer/o de voluntad, el sangrante Eardo tir" su arma a los pies de la mujer. 9lla
levant" su espada, y luch" durante cuatro horas frente a los legionarios en la estrecha senda,
impidi,ndoles alcan/ar la orilla. Las fuer/as de ellos se agotaron y se turnaban unos a otros en la estrecha
senda.
(Los comandantes romanos observaban en estupefacto silencio, pero no podían entender c"mo soldados
fuertes y e#perimentados no podían acercarse lo bastante siquiera para arañar el cuerpo de la mujer.
(1urante cuatro dolorosas horas ella combati" contra la riada de atacantes romanos. 9ntonces los
pulmones de la mujer fallaron, se secaron hasta la deshidrataci"n ya que ning&n líquido había tocado su
lengua, y gotas de sangre empe/aron a re/umar de sus bellos labios resquebrajados.
(Lentamente cayendo de rodillas, su fuer/a menguando todo el tiempo, ella todavía consigui" esbo/ar
una tenue sonrisa m.s en direcci"n a la pequeña Earda, una futura
cantora, rio abajo con la corriente. $ un reflejo m.s de la palabra y su imagen que ha sido llevado a trav,s
de los milenios para beneficio de muchos que viven hoy sobre la Bierra.
(9l Ser del 2ombre no est. s"lo en la carne. Los sentimientos invisibles del 2ombre, las aspiraciones y
sensaciones, son inconmensurablemente claros y m.s grandes de lo que puede ser discernido por el ojo o
el oído. 8omo en un espejo, ellos son reflejados s"lo parcialmente en el estado material visible.
(La beb, Earda lleg" a su niñe/, y despu,s lleg" a ser mujer y madre. Kivi" sobre la Bierra y cant". Sus
canciones transmitieron a la gente s"lo sentimientos luminosos y, como el -ayo que todo lo cura, les
ayudaron a echar fuera las triste/as del cora/"n. %uchas de las aflicciones y penurias de la vida trataron
de e#tinguir la fuente de este -ayo. Las fuer/as ocultas de la oscuridad intentaron atravesarlo, pero no
pudieron vencer el obst.culo en su camino, el Eardo y su esposa que permanecía amena/ante ante ellos
en la estrecha senda.
(La esencia del 2ombre no est. en la carne, Kladimir. 9l cuerpo sangrante del Eardo proyect" a la
eternidad la sonrisa de la lu/ sagrada de su alma, reflejando la esencia oculta del 2ombre.
($ los pulmones de la joven madre que sostenía la espada fallaron despu,s de un tiempo, la sangre
gote", manando de las grietas de sus labios, los cuales habían atrapado la luminosa sonrisa del Eardo.
43
($ ahora Kladimir, cree en mi. ?9ntiende y mira@ $ oir.s el sonido de la espada invisible del Eardo,
respondiendo al ataque de las fuer/as oscuras y airadas en el sendero a los cora/ones de sus descendientes
hoy.
(Ahora, por favor, pronuncia la palabra Eardo una ve/ m.s, Kladimir.+
(>o puedo. >o hasta que pueda decirla con el significado apropiado. 9ntonces, con toda seguridad la
pronunciar,.+
(Lracias por no intentarlo, Kladimir.+
(1ime, Anastasia 3 despu,s de todo, tH puedes decirlo. )5ui,n de entre los que viven hoy son
descendientes directos de aquella madre nodri/a y la chica 3 la cantante Earda* )1el guerrero Eardo que
estaba en la estrecha senda* )5ui,n puede olvidar algo tan importante como su ascendencia*+
(1ime, Kladimir, por qu, vino esta pregunta a tu pensamiento.+
(5uiero darle buena suerte a esa persona o personas que han olvidado semejantes cosas. Aquellos sin
sensibilidad para las mismas.+
()5ui/.s quieres asegurarte de que no eres tH el que est. olvidando*+
()0ero eso qu,P* >o te preocupes, Anastasia, ya lo tengo. >o necesitas pensar m.s en ello. 1ejemos
que cada persona lo resuelva por sí misma.+
(9#celente,+ replic" ella y guard" silencio, mir.ndome.+
$ yo tambi,n guard, silencio por un rato, refle#ionando sobre las im.genes que Anastasia había
pintado, y entonces le pregunt,'
()0or qu, elegiste esa palabra concreta como ejemplo*+
(0ara mostrarte c"mo las im.genes que la subyacen en el mundo real pronto tomar.n forma visible.
9njambres de cuerdas de guitarra est.n vibrando ahora bajo los dedos de los bardos rusos de hoy. 7ncluso
antes, cuando yo soñ, todo esto en la taiga, estos bardos fueron los primeros en sentir las im.genes. Sus
cora/ones y sus almasP
(Al principio s"lo fue en uno de ellos que destell" una parpadeante llama ardiente y la delicada
resonancia de una cuerda de guitarra, pero despu,s las almas de otros captaron el ritmo y participaron.
0ronto sus canciones ser.n oídas por muchos de cerca y de lejos. 9sos son los bardos que nos ayudar.n a
contemplar el nuevo amanecer. 9l amanecer de la iluminaci"n de los cora/ones y almas humanos. B&
oir.s sus canciones. $ estas ser.n canciones nuevas, canciones del amanecer del despertar. (!
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
3 1esde que este libro fue publicado por primera ve/ en JJF, los bardos rusos han escrito cientos de canciones inspirados por
Anastasia. >umerosos festivales de la canci"n han tenido lugar en toda -usia, y han aparecido m&ltiples .lbumes de canciones.
%uchos de los bardos se han hecho trotamundos, viajando en grupos de m.s de cincuenta cantantes y dando conciertos gratis por
toda -usia, difundiendo el mensaje de lu/, felicidad y sanaci"n de la Bierra.
11
Un s4bi&o cambio de o!inión
1e regreso al barco despu,s de mi estancia de tres días con Anastasia, pas" alg&n tiempo antes de que
estuviese de .nimo para hacerme cargo de los negocios de la compañía. Al principio ni era capa/ de
decidir el pr"#imo destino del barco ni de contestar a los numerosos radiogramas que llegaban de
>ovosibirsC. $ los trabajadores contratados, e incluso algunos de mi tripulaci"n, aparentemente sintieron
mi falta de atenci"n a la rutina diaria y empe/aron a robar. 9llos fueron arrestados por la policía de Surgut
(la ciudad donde estaba atracado el barco! trabajando con mis guardaespaldas, y los papeles de la
detenci"n fueron redactados, pero incluso esto no fue algo que sintiera como una intrusi"n en aquel
momento.
9s duro decir en este momento por qu, mis charlas con Anastasia tuvieron un efecto tan fuerte sobre mi
empresa.
Antes de esto, mi firma había recibido muchas visitas de representantes de toda clase de confesiones
religiosas. 9llos afirmaban querer hacer algo bueno para la sociedad y siempre pedían dinero. A veces me
obligaba s"lo para que se fueran, sin mirar demasiado profundamente en la causa para la cual lo estaban
44
recaudando. $ )8u.l era el sentido de hacerles m.s preguntas si la conversaci"n siempre terminaba en
una petici"n de dinero*
9n contraste con toda aquella supuesta gente (religiosa+, Anastasia nunca pidi" dinero. 9n cualquier
caso, ni siquiera podría imaginarme qu, podría darle. 9n apariencia parecía que ella no tenía nada, y, sin
embargo, había llegado gradualmente a la conclusi"n de que ella lo tenía todo.
1i "rdenes para que el barco avan/ara a toda velocidad hacia >ovosibirsC y me encerr, en mi camarote
para pensar.
%i e#periencia de m.s de die/ años en los negocios y direcci"n de equipo, me había enseñado mucho.
Los altibajos por los que había pasado me habían dado las habilidades que necesitaba para buscar y
encontrar una salida a todo tipo de situaciones peliagudas. 9sta ve/, sin embargo, sentí que tocaba fondo.
Bodos los problemas imaginables cayeron sobre mí simult.neamente. 9l fracaso de la empresa parecía
inminente. 6no de los llamados (bien<intencionados+ ya había empe/ado un rumor, ahora en al/a, de que
algo me había pasado y que ya no sería capa/, en adelante, de tomar decisiones que sonaran a negocio.
Así, concluy" la gente, era s"lvese 7uien pueda, cada hombre para sí mismo. $ eso es e#actamente lo que
pas". Bras mi regreso vi c"mo la gente estaba salv.ndose a sí misma. 7ncluso mis parientes tenían la
mano en ello, hurtando lo que podían de la compañía. (?Bodo va a quebrar de todas formas@+ se
figuraban.
S"lo había un pequeño grupo de mis empleados m.s antiguos que había tratado de resistir el golpe. 0ero
despu,s de la llegada del barco de cabe/a, al ver en qu, tipo de literatura tenía yo metida la nari/, incluso
ellos empe/aron a preocuparse por mi estado mental.
$o tenía una perspectiva perfectamente clara y seria de lo que estaba pasando. 9ra totalmente
consciente de que no estaría por mucho tiempo en posici"n de dirigir este equipo efectivamente. 7ncluso
aquellos en los que había confiado anteriormente, como mis partidarios a toda prueba, estaban ahora
empe/ando a arrojar dudas sobre cualquier decisi"n que tomaba.
Aunque tenía muchas ganas de hablarle a todo el que escuchara sobre Anastasia, difícilmente parecía
posible contar con la comprensi"n de nadie. 9llo podría incluso hacerme aterri/ar en el psiqui.trico. %i
familia ya había empe/ado a hablar sobre qu, tipo de tratamiento necesitaba.
0ara decirlo en pocas palabras, aquellos que me rodeaban estaban e#igiendo que volviera a poner los
pies en la tierra y elaborara un plan de negocios. 9llos desecharon mi &ltima distracci"n como una locura
o una crisis nerviosa.
$o había empe/ado, realmente, a pensar sobre todo tipo de cosas en esta vida nuestra.
()5u, est. pasando aquí*+ pensaba. (Be haces con una operaci"n comercial, e incluso ganas mucho
dinero, pero ?)d"nde est. la satisfacci"n*@ 6na persona se entristece porque no tiene dinero suficiente
para una botella de KodCa. 6n multimillonario se entristece porque no tiene suficiente para una
adquisici"n importante u otra. )0uede ser que no sea la cantidad de dinero lo que cuenta*+
6na mañana, dos viejos conocidos míos 3 ambos empresarios a cargo de grandes firmas comerciales 3
vinieron a verme a mi oficina. $o empec, a hablar con ellos sobre establecer una mancomunidad de
empresarios de mentalidad pura, sobre el prop"sito y objetivos de nuestras actividades de negocios. 9llos
cooperaron, asintiendo ahora y consintiendo despu,s, y yo termin, pensando para mí' )0uede ser que
ellos realmente lo capten* < ?ellos pasaron mucho tiempo discuti,ndolo, despu,s de todo@ %.s tarde mi
ch"fer me dijo'
(6sted sabe, Kladimir >iColaevich, (!, les han pedido que vengan y le vean. Lente preocupada por su
salud. 5uerían saber con qu, ha estado preocupado todo este tiempo, qu, le ha ocupado la mente. 9n
pocas palabras, para asegurarse de que no ha perdido la cabe/a. 5uerían saber si deberían llamar a un
psiquiatra o simplemente esperar y dejarlo pasar.+
()$ qu, piensas t& de mi estado mental*+
Al guard" silencio por un rato, y despu,s dijo quedamente'
(1urante die/ años su trabajo ha avan/ado de forma sensacional. %uchos en la ciudad han dicho que es
usted un e#itoso hombre de negocios. 0ero ahora todos sus empleados tienen miedo de ser despedidos
con un cheque del sueldo.+
Oue s"lo entonces que comprendí el alcance de la preocupaci"n de la gente por mí, y le dije al ch"fer'
(1a la vuelta.+
Kolví a la oficina. 8onvoqu, una reuni"n de personal, de emergencia. 1esign, supervisores para varias
actividades de la compañía y les di total autoridad para actuar en mi ausencia. 9ntonces le dije al ch"fer
que me recogiera temprano a la mañana siguiente y me llevara al aeropuerto. Rusto cuando estaba a punto
de atravesar la puerta de embarque, ,l me pas" algo envuelto en una toalla. 9staba caliente. $o pregunt,'
()5u, es*+
45
(Frozh3i.+ (4!
(Así que me das estos movido por la compasi"n a una persona loca, )eh*+
(Son de mi mujer, Kladimir >iColaevich. 9lla no podía dormir y horne" toda la noche. 9lla nunca ha
horneado nada antes, a&n es una mujer joven y guapa, pero la noche pasada se lan/" directamente a
hacerlo. 7nsisti" en que se los diera. Los envolvi" en una toalla 3 todavía est.n calientes. 9lla dijoP que
usted no volvería por un tiempo. Si es que vuelveP 9ste es el adi"s.+
(1e acuerdo. %uchísimas gracias.+
Al dimiti" de la compañía unos cuantos días despu,s.
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
. >iColaevich 3 patronímico de Kladimir %egr, (un segundo nombre derivado del primer nombre del padre de uno!. 9n -usia la
combinaci"n del primer nombre y el patronímico, es la forma educada habitual de dirigirse a un conocido del negocio,
especialmente a un superior.
4. 0iro/hCi (pronunciado pirashCi! 3 pasta rusa con relleno, similar a los (pierogis+ ucranianos. 6n plato por e#celencia hecho en
casa, los piro/hCi son, a menudo, lo m.s destacado en las reuniones familiares y celebraciones. 6n regalo de piro/hCi denota una
actitud amorosa por parte del donante.
12
¿,ui-n marca la dirección?
Sentado en el avi"n cerr, los ojos. La direcci"n del avi"n estaba fijada con precisi"n. %e dirigía a
%osc&. La direcci"n del resto de mi vida estaba a&n por fijar. 0ero yo estaba pensando m.s en los
empresarios.
%ucha gente, a&n hoy, tiende a considerar a los empresarios como gente que est. constantemente
desarrollando transacciones de negocios, habiendo amasado su capital por algunos medios ilegales y
multiplic.ndolo a e#pensas de los que los rodean. >aturalmente, como en cualquier otro sector de nuestra
sociedad, hay empresarios y empresarios. Sin embargo, habiendo estado justo en el centro de la vida
empresarial de nuestro país desde el mismo comien/o de la perestroi3a, les puedo decir que la mayoría de
la primera ola de empresarios post<comunistas hicieron su capital inicial buscando soluciones no
ortodo#as para producir nuevas mercancías o bienes que habían sido escasamente suministrados, y
encontrando formas m.s eficaces de estructurar las operaciones de fabricaci"n.
6na característica peculiar de los empresarios de la 6ni"n Sovi,tica era hacer dinero de cero 3 p.ej.
empe/ando con nada, ni siquiera cr,dito. 1espu,s de todo, la primera ola de empresarios no tenía acceso
a las f.bricas privati/adas que la siguiente ola disfrut". Benían que volar sin avi"n y esperar tener suerte.
9 hicieron dinero de cero. A modo de prueba, d,jenme citar un ejemplo desde mi propia e#periencia.
13
%inero de cero
Antes de la perestrio3a yo estaba a cargo de una pequeña unidad en un colectivo fotogr.fico. 7ncluía
t,cnicos de laboratorio y un n&mero de fot"grafos ambulantes. Bodos teníamos un salario y e#tras
adicionales, los cuales nos permitían llevar una vida bastante aceptable para la ,poca. 8ada miembro de
nuestra unidad percibía un porcentaje de los beneficios totales. >aturalmente queríamos m.s. 0ero para
ello teníamos que encontrar m.s clientes. Logr, dar con una soluci"n. 8ualquiera es libre de copiarla,
incluso hoy.
6n día mientras estaba viajando por una autopista en mi encorvado Taparo/hets (! tuve un pincha/o.
%ientras se arreglaba el neum.tico observ, a los coches que pasaban uno tras otro y pens, para mí' (si
46
s"lo pudi,ramos dar a todos estos conductores una oportunidad para tomarles una foto, ?se podrían hacer
grandes beneficios@+
S"lo llev" unos pocos minutos formular un plan de acci"n en mi cabe/a 3 un plan cuya reali/aci"n en la
pr.ctica pronto podría cuadruplicar los beneficios de nuestra unidad. Ouncionaba de esta forma' uno de
nuestros fot"grafos estaría de pie al lado de la autopista con una c.mara. Al tendría dos ayudantes con
bra/aletes verdes con la insignia S.E. (4! y blandiendo palos como los de la policía de tr.fico. Los
motoristas pararían, pensando que eran los (verdes+ o alguna otra patrulla (;!. Al enterarse de que era
simplemente un servicio de fotos que se les ofrecía y que nadie estaba a punto de saltar sobre ellos o
multarlos o inspeccionar su vehículo, los conductores estarían felices de estar de pie frente a sus coches
(junto a la matrícula! y que se les sacara una foto. 9llos darían la direcci"n donde les gustaría que fueran
enviadas las fotos (entrega contra reembolso!. La matrícula tenía que ser mostrada por si acaso había una
confusi"n en la direcci"n.
Berminamos ofreciendo este servicio en las principales autopistas que se dirigen a >ovosibirsC
alrededor de un período de seis meses. 9ntonces, cada ve/ nos encontramos m.s y m.s motoristas que ya
habían usado el servicio. 0ero durante seis meses nuestra unidad logr" hacer beneficios bastante
aceptables.
1espu,s pens, en empe/ar una campaña de fotos para sacar fotos a casas residenciales, añadiendo
frases de postales como (Aquí vivo yo+, (2ogar, dulce hogar+, etc.
La gente de nuestra unidad sac" fotos de miles de casas. La demanda result" ser enorme. Oue así que los
fot"grafos no se preocupaban de preguntar qu, residentes lo querían 3 ellos simplemente caminaban y
sacaban fotos de cada casa de la calle. 6nos días m.s tarde el Servicio 0ostal repartía las fotos a cada
vivienda y cobraba el pago. La gente enviaba estas fotos a sus hijos. %uchos decían que las fotos
inspiraban a los chavales para volver a casa de visita.
9n breve, el colectivo empe/" a tener problemas para pagar a los miembros de nuestra unidad sus
salarios, los cuales, en opini"n de la administraci"n del momento, habían e#cedido todos los límites
ra/onables. 0ero había poco que pudieran hacer al respecto ya que todos en el colectivo tenían derecho a
una parte de los beneficios de su unidad.
1urante los primeros días de la perestroi3a nuestra unidad se separ" del colectivo y form" una
cooperativa independiente. $o fui elegido su primer presidente. 1e esta forma disfrut.bamos de una
mayor libertad de movimientos. Buvimos la oportunidad de reunir algunos fondos iniciales y e#pandir el
.mbito de nuestras operaciones. 9mpec, a pensar en nuevas aventuras para aumentar los beneficios de la
compañía.
6n día casualmente tuve una conversaci"n con un conocido mío que trabajaba en el 7nstituto de
%ec.nica Be"rica y Aplicada. Al se estaba quejando de que los sueldos estaban siendo atrasados o no
pagados en absoluto, y que la unidad de laboratorio estaba siendo amena/ada con la disoluci"n. )Ad"nde
podrían ir, qu, podrían hacer* >adie los necesitaba, al parecer.
()5u, hacía antes tu laboratorio*+ le pregunt,.
(2acíamos cintas indicadoras t,rmicas,+ respondi". Sac" un peda/o de cinta negra de su bolsillo y me
lo dio.
(%ira por ti mismo+ dijo.
Bom, el peda/o en mi mano y, de repente se volvi" verde mientras lo toqueteaba. 2asta lo tir, al suelo.
()5u, clase de basura es esta* ?Se vuelve verde@ Ahora tengo que lavarme las manos,+ le dije. A lo cual
replic"'
(>o te preocupes, simplemente cambia de color por el calor de tu mano. Se supone que reacciona a los
cambios de temperatura. Si la temperatura de tus manos hubiera estado por encima de lo normal, se habría
vuelto roja. 9l color verde indica una temperatura normal.+
9l concepto despeg" r.pidamente. >uestra compañía empe/" a producir term"metros planos e
indicadores de estr,s.
6n peda/o de la cinta fue pegado sobre un pliego de cartulina con cuadrados de colores fuertes, cada
uno con un n&mero al lado indicando grados de temperatura, y, LprestoN 3 había nacido un nuevo
producto. >osotros lo distribuimos a trav,s de la agencia almacenadora del estado a muchas regiones de
la antigua 6ni"n Sovi,tica (esto fue antes del colapso de la 6.-.S.S. en JJ!.
>uestro personal de producci"n creci" y todos llevaban una vida bastante aceptable. >uestro capital
inicial estaba creciendo. 9l laboratorio tambi,n sali" de n&meros rojos, ya que una parte de los beneficios
deveng" para el 7nstituto.
>uestra cooperativa adquiri" nuevo equipamiento, junto con dos vehículos. $ entonces ocurri" algo que
nos dio un increíble empuje.
47
6na tarde llegu, a la oficina de la compañía y not, que nuestros dos tel,fonos estaban en uso. %i
secretaria estaba a uno de ellos, escuchando y tomando notas. 9l otro tel,fono estaba siendo usado por la
señora de la limpie/a. Ban pronto como se colgaba uno de los tel,fonos, volvía a sonar de nuevo. 9n un
momento dado mi secretaria se las arregl" para decirme'
(?$a llevan descolgados dos horas@ ?6na llamada tras otra sin parar@ Bodo el mundo pidiendo nuestros
term"metros e indicadores de estr,s. 6n tipo nos maldijo llam.ndonos imb,ciles pre<perestroiCa. Si
estuvi,ramos dispuestos a subir nuestros precios, dijo ,l, nos los compraría al por mayor 3 al precio m.s
alto. Bodos ellos est.n haciendo grandes pedidos. 7ncluso est.n listos para darnos dep"sitos como
anticipo.+
1urante los primeros días de la perestroi3a en nuestro país, si lo recuerdan, hubo una gran proliferaci"n
de horteradas en el mercado 3 pendientes de clip de pl.stico, posters y calendarios mostrando chicas semi
desnudas. Bodo el mudo se hacía con ellas como locos.
8ontra este fondo, lo que nosotros proponíamos parecía super novedoso. 0ero despu,s de seis meses de
producci"n, las ventas repentinamente se dispararon. Algo había pasado, )0ero qu,*
-esult" que en una emisi"n de televisi"n la noche previa, el corresponsal de asuntos e#ternos, Kladimir
Bsvetov, estaba comentando cu.n innovadores eran los japoneses y mostraba un indicador de estr,s
japon,s como ejemplo. Se parecía a los nuestros. ?Oue entonces cuando me di cuenta por primera ve/ del
poder de la publicidad y la naturale/a de esta bestia llamada suerte@
>uestro personal empe/" a trabajar tres turnos al día las veinticuatro horas. 8ontratamos trabajadores
para hacer el envasado, recortado y acabado en sus casas. Los beneficios crecían sin parar. Adquirí un
pequeño barco de pasajeros. Bambi,n decidí fabricar equipo de sembrado para granjeros independientes.
7ncluso flet, un gran barco de cruceros para organi/ar giras de negocios y e#pediciones comerciales a las
regiones del lejano norte de -usia.
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
. Taporo/hets 3 coche popular y relativamente econ"mico fabricado durante el período sovi,tico en la ciudad ucraniana de
Taporo/hye. Su pequeño tamaño, baja potencia, diseño pasado de moda y propensi"n a las averías, le han dado reputaci"n de
vehículo (inferior+, y tanto el coche como sus propietarios se han hecho el blanco de numerosos chistes.
4. SE 3 iniciales de Slu/hba byta, designaci"n com&n para los sectores de servicios en -usia.
;. Lreen patrol 3 referido a equipos de funcionarios de control medioambiental, establecidos para ayudar a disminuir la
contaminaci"n en las mayores ciudades de -usia, y responsables de revisar las emisiones del tubo de escape de los autom"viles
(8=4, 8=, 82, >=, etc.!.

1"
Una fuerza des&ruc&i#a
8omo cabe/a de mi propia cooperativa llegu, a conocer de primera mano qu, fuer/a destructiva 3 una
capa/ de aplastar cualquier estado material de bienestar 3 puede ser la impaciencia de unos hacia otros y
la ruptura del entendimiento mutuo. %.s tarde aprendí que esta es la gran ra/"n detr.s del fracaso de
muchos colectivos. $ todo puede empe/ar por una nimiedad.
9fectivamente, eso es lo que pas" con mi primera cooperativa. >o fue s"lo que se destro/" a sí misma,
sino que algunas familias se destruyeron en el proceso. ?7ncluso hoy, a&n no s, c"mo contrarrestar esta
fuer/a que estalla espont.neamente y no est. sometida al sentido com&n@
Bodo empe/" cuando decidí conseguir para nuestra empresa una casa de campo con su propio terreno.
Le encomend, los detalles a nuestro encargado de inventario y administrador de suministros Ale#ey
%ishunin. Al redact" todos los documentos necesarios de venta<adquisici"n, mientras yo fui a echar un
vista/o a la propiedad. 7ncluía una casa grande, un quinto de hect.rea de tierra, una casa de baños, garaje
e invernadero. 7ncluso conseguimos una vaca y un rebaño de ovejas en la oferta 3 no e#actamente una
prioridad, pero %ishunin dijo que los propietarios tenían que irse y querían venderlo todo de una ve/.
2abía pienso para la vaca y ,l ya había conseguido a una mujer del pueblo para que viniera e hiciera el
ordeñado.
6n par de días m.s tarde convoqu, una reuni"n de miembros de la cooperativa para hablar sobre
nuestra adquisici"n. 9#pliqu, que estaba planeada para entretener a invitados así como para ser un lugar
48
donde los miembros de la cooperativa pudieran relajarse y celebrar ocasiones especiales. Bendríamos que
trabajar todos juntos para arreglar el sitio, hacer algunas renovaciones y moderni/ar la cocina.
La mitad masculina de la cooperativa acogi" la idea con gran entusiasmo. 0ero las mujeres empe/aron a
cuchichear entre ellas. >o estaba claro qui,n era la cabecilla, pero mi esposa asumi" el rol de portavo/,
diciendo que los hombres habían sobrepasado todos los límites reconocidos de decencia con respecto a
las mujeres.
(>osotras trabajamos con vosotros aquí como iguales,+ declar". (1espu,s vamos a casa cada día y
limpiamos la casa, cocinamos y cuidamos de los niños. )=s parece eso insignificante* ?)$ ahora quer,is
que nosotras, adem.s de todo eso, nos dejemos el culo trabajando en esta casa de campo vuestra, hagamos
renovaciones y despu,s seamos cocineras y camareras para vuestras recepciones y fiestas*@+
9ntonces fue cuando el infierno se hi/o añicos. Las mujeres derramaron sobre los hombres todas sus
quejas personales y familiares y otras pequeñas fobias. %e di cuenta de esto cuando una de ellas grit"'
(?Bodo lo que hac,is es hacer el tonto con el domin" y mirar la tele toda la tarde@+
$o sabía que ninguno de los hombres de la cooperativa jugaba al domin". 9ra su esposo, un bombero,
el que jugaba. >i siquiera trabajaba para nosotros. 0ero las esposas de los trabajadores de la cooperativa
estaban especialmente UcabreadasV. A una de ellas se le escap" est&pidamente hacia su marido delante de
todos'
(B& siempre hueles a cigarrillos dulces y baratos,+ 3 a ,l le gustaba especialmente la marca 0rima 3
(?)$ ahora vas a oler a esti,rcol de vaca tambi,n*@+
6n silencio rein" sobre la habitaci"n. 9l marido tom" una bocanada profunda de aire, se rubori/" y
replic"'
(Koy a oler particularmente a esti,rcol de vaca. ?9#presamente para que no te me acerques, puta@+
9n esto ella se ech" a llorar. Las mujeres se agruparon alrededor para consolarla. $ esto las hi/o
enfadarse m.s. 9mpe/aron a lan/ar todo tipo de insultos. 6no de nuestros trabajadores se llamaba Thenya
:olpaCov 3 ,l había ideado todo tipo de recursos para aumentar la productividad, y podía arreglar
cualquier cosa que necesitara ser arreglada. 0ero ahora me dijo'
(Benemos inventores aquí, ?0ero lleva un año entero limpiar lo que ellas han dejado@+
9ntonces la discusi"n gir" hacia la política'
(Lorbachev sale en televisi"n, pero es -aisa %a#imovna (! quien toma todas las decisiones.+
$o declar, un receso. 0ens, que cada uno, de alguna forma, podría recuperar el sentido. 1espu,s de la
pausa todos tomaron asiento de nuevo, la compostura e#terna apenas ocultaba la tensi"n interna. 6na ve/
m.s, mi esposa habl" en nombre de las mujeres. 8on una tranquilidad artificiosa ella lan/" un venenoso
ultim.tum'
(1esde luego, si realmente quer,is una residencia en el campo, adelante, pero ninguna de nosotras
pondr. un pie en ella. 9n otras palabras, ser. solo vuestra. $ ya que compartimos nuestros fondos en
com&n y no ten,is derecho a gastarlos sin nuestro consentimiento, como compensaci"n e#igimos que nos
deis uno de los coches de la compañía con conductor, e#clusivamente para nuestro uso familiar. >osotras
nos turnaremos para usarlo.+
(9stupendo,+ lleg" un coro de voces femeninas, (?7d y asfi#iaros vosotros mismo@ ?=s daremos
cualquier cosa que gust,is siempre y cuando promet.is no poneros en evidencia allí@+
(9llos est.n obligados a encontrar a alguna pícara granjera ahí fuera+ observ" una de las mujeres.
(1ej,mosles buscar,+ replic" otra. (9sas libertinas pronto escasear.n. )5ui,n los necesita*+
>inguno de los hombres cuyas esposas trabajaban en la cooperativa fue a casa esa noche. 9ra viernes, y
nos dirigimos a nuestra UhaciendaV. (4!
9chamos un buen vista/o alrededor y comen/amos a hacer planes para instalarnos.
Al día siguiente calentamos la casa de baños. A petici"n de %ishunin, la mujer del pueblo vino a ordeñar
la vaca. =bservamos c"mo lo hacía. Oue un momento agradable. La vaca estaba tranquila, no inquieta.
9lla era nuestra ahora. La mujer nos avis" de que no siempre podría venir a ordeñar. >ecesitaríamos
buscar a alguien m.s. 1espu,s de un comien/o de tarde limpiando en la casa de baños, cocinamos nuestra
propia cena. ?-esult" que tuvimos un buen banquete@ %ishunin fri" pescado. Sacamos botellas de cerve/a
y vodCa, y nos sentamos a la mesa. $ de repente' (?%uuu<u<uu@+
9ra la vaca. >os levantamos y nos dirigimos al establo. 9ra la hora de ordeñar, y no había ordeñador
cerca. Allí est.bamos de pie < ocho hombres 3 frente a la vaca y no teníamos idea de qu, hacer.
9n cualquier caso, )qui,n puede e#plicar qu, le ocurre a veces a la gente a la vista de un animal* Kives
tu vida día tras día sin el menor pensamiento para las criaturas no humanas. $ entonces, de repente, te
encuentras en una situaci"n en que una de ellas est. en tu casa' un gato, o un perro, o alg&n otro animal, y
descubres que te viene el mismo tipo de sentimientos que tendrías en presencia de un niño. 9st.s
49
nervioso, te preocupas. )0or qu, es eso* 5ui/.s sea realmente cierto que el primer hombre, Ad.n, cuando
1ios le dio la tarea de nombrar a todas las criaturas, consider" a cada una con amor, y este amor es algo
que todos hemos heredado 3 para la mayoría se esconde muy en el fondo de nosotros y hace aparici"n
solo de ve/ en cuando. >adie puede decir con certe/a si esto es verdad o no. 0ero cada uno de nosotros,
se lo aseguro, tenía alg&n tipo de sentimiento por la vaca, y estoy seguro de que ella sentía algo por
nosotros, tambi,n.
$ esto es lo que result". Seryo/ha :hodoCov dijo'
(es probable que la leche le reviente la ubre. Benemos que hacer algo.+
9mpe/amos a darle la lata a %ishunin. ()0or qu, puñetas,+ decíamos, (compraste una vaca* $ al
mismo tiempo nos sentíamos mal con la idea de venderla 3 s"lo había sido un día, pero, de alguna
manera, le habíamos tomado cariño como a una de nosotros.
La vaca nos miraba con sus ojos afligidos, silenciosamente. 9ntonces estir" su cabe/a hacia mí y solt"
un fuerte (?%uuu<u<uu@+ 9staba mugiendo muy suplicantemente, y le dije a %ishunin'
(?%.s vale que te pongas a ordeñar inmediatamente, ya que fuiste t& el que la compr"@+
%ishunin r.pidamente trajo el cubo de ordeñar, se at" el pañuelo alrededor de la cabe/a (el pañuelo que
la ordeñadora se había dejado!, y trep" al compartimiento de la vaca. >os pidi" que no lo dej.semos, ya
que sabe 1ios qu, podría hacer esta vaca. 9lla le dej" apro#imarse y ,l empe/" a ordeñarla. Brajimos a la
vaca agua para beber, pusimos heno fresco en su compartimiento y le dimos algo de pan.
%ishunin sigui" ordeñando. Al principio no tenía mucho ,#ito 3 s"lo salían chorritos muy finos de
leche y, a veces, incluso acertaban en el cubo, pero despu,s la cosa fue un poco mejor. 1espu,s de quince
minutos la leche a&n seguía saliendo. %ishunin dijo, susurrando por alguna ra/"n'
(Sudor. 9l sudor me est. molestando.+
(-ecogimos los pañuelos que cada uno tenía, y Seryo/ha :hodoCov subi" al compartimiento para secar
la transpiraci"n de la frente de Ale#ey. $ de repente pudimos escuchar el susurro agitado de Seryo/ha'
()5u, est.s haciendo* ?Le est.s haciendo daño@ 9st.s sacando un buen chorro con tu mano derecha,
pero s"lo una tercera parte de eso con la i/quierda. >o puedes dañarle constantemente la ubre de esa
manera.+
(Son mis dedos,+ susurr" %ishunin. (9s porque se me han entumecido los de la mano i/quierda.
0odrías ayudar.+
Seryo/ha :hodoCov se apro#im" a la vaca por el otro lado y empe/aron a ordeñar juntos
simult.neamente.
1espu,s de media hora, puede que m.s, habían ordeñado un cubo entero.
9sa noche en la cena bebimos leche fresca, y yo juraba que era la mejor leche que habíamos probado en
nuestra vida.
A la mañana siguiente temprano nos despert" la ordeñadora, quien nos dijo con algo de asombro que
había tratado de ordeñar a la vaca esa mañana, pero, por alguna ra/"n desconocida, la vaca no le había
dejado acercarse a ella.
6na ve/ m.s fuimos al establo. 2icimos todo de la misma forma que la noche anterior, y la vaca
empe/" a dar leche.
(?Eueno, no es el colmo@+ e#clam" la mujer. ($a que parec,is gustarle mucho a la vaca, pod,is
ordeñarla vosotros de ahora en adelante. 9so pasa, )saben* 6na vaca puede dejar que algunos se le
acerquen, pero se alegrar. de que otros no.+
>uestra vaca result" bastante quisquillosa. >o s"lo no dejaba que ning&n ordeñador contratado se
acercara a ella, cuando era ordeñada, e#igía que uno de nosotros se apro#imara a su hocico y la
alimentara, y le hablara, mientras que el ordeñado tenía que ser un esfuer/o conjunto por parte de dos
hombres. 9sto significaba que tres de nosotros tenían que ir a cada sesi"n de ordeñado. $ fue así como
planeamos el programa 3 tres a la ve/. Al menos hasta que vendi,ramos la vaca, pensamos. 0ero no pas"
mucho tiempo antes de que los rumores acerca de nuestra vaca quisquillosa comen/aran a circular. Los
compradores vinieron e intentaron ordeñarla ellos, y no pas" nada. $ se negaron a llev.rsela, ni siquiera
por una miseria. Aceptado, yo puse una condici"n 3 que no sería sacrificada para carne.
Llamamos a un veterinario, y ,l nos dijo'
(9sto pasa, socios. 6n animal se acostumbra a alguien, y puede recha/ar a otros por mucho tiempo.
0ero decidme, )5u, puñetas os posey" para domesticarla de esta forma*+
>o tenían ning&n consejo aut,ntico que ofrecernos. Salvo decirnos que nuestra vaca estaba pariendo 3
queriendo decir que estaba embara/ada. 8uando llegara el momento tendríamos que prepararnos para el
nacimiento. 9l veterinario indic" la fecha apro#imada. Sabríamos que el momento estaba cercano cuando
ella parara de dar leche.
50
8omo los hombres estaban obligados a hacer guardia tres a la ve/, terminamos pasando mucho tiempo
en nuestra UhaciendaV 3 incluso pasando la noche allí.
A nuestras esposas les costaba mucho aceptar que realmente est.bamos teniendo problemas con la vaca,
ya que habían jurado no poner un pie en nuestra UhaciendaV, y consideraron toda esta historia de la vaca
como una e#cusa conveniente. Las mujeres y esposas que trabajaban en la cooperativa perdieron
completamente todo sentido del auto<control. 9mpe/aron a contar chistes obscenos. La que se había
quejado del mal olor de su marido dijo'
(?S"lo un pervertido se#ual podría atraer a tan pervertida vaca@+
A lo que ,l respondi"'
0refiero pasar la vida entera ordeñando a una vaca silenciosa que escuchando tus mudos comentarios.+
0oco despu,s ,l se mud" completamente para vivir en la UhaciendaV y m.s tarde se divorci" de su
esposa. Se cas" con una joven campesina con un hijo y lleg" a ser un granjero bastante aceptable.
9ntonces lleg" el día en que la vaca dej" de dar leche. Siguiendo los consejos del veterinario teníamos
todo preparado para el alumbramiento. 0ero la vaca dio a lu/ por sí misma y sin incidentes. 9lla alumbr"
a un pequeño ternerito. 6n apuesto hijo de su madre. 8uando llamamos al veterinario, ,l ech" un vista/o
a la pareja y dijo'
(?Eueno, esto est. estupendo@ >o hay nada m.s que hacer aquí. 9lla cuidar. de todo por sí misma. S"lo
mantened el sitio limpio. Aseguraos de que est, bien alimentada.
Alg&n tiempo despu,s nos las arreglamos para encontrar un buen hogar para la vaca y su ternerito. 6n
día fuimos a ver en qu, hermosa criatura se había convertido nuestro torito. $ todo se organi/"
amablemente para su madre. 7ncluso ahora a&n pienso en ella. %e pregunto si nos recuerda. 0ero mientras
conseguíamos que las cosas se resolvieran para la vaca, no pudimos conseguir restaurar el sentido de
armonía y mutuo entendimiento en la cooperativa.
Así que acab, dividiendo la cooperativa en dos, reorgani/ando parte de ella bajo un nombre diferente.
9mpec, a usar el barco contratado para hacer largos viajes comerciales al norte a lo largo del rio =bi.
9ntre medias de dichos viajes dirigía cruceros de negocios para empresarios rusos y e#tranjeros.
Aprendí la lecci"n de que una condici"n indispensable para el ,#ito, entre otras, es el sentido de mutuo
entendimiento y respeto en un colectivo. 1ebes tener fe no s"lo en tus propias capacidades sino en las de
todos. 8ualquier tipo de capacidad que tengas es multiplicada por tu fe en la gente que te rodea.
< < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < < <
. Iaisa .a(imovna Jorbacheva /ne* Titoren3oO J;4<JJJ! 3 esposa del &ltimo líder sovi,tico (Secretario Leneral del 0artido
8omunista y 0residente de la 6.-.S.S.! .i3hail Sergeevich Jorbachev (J;<!. A diferencia de las esposas de los predecesores
de Lorbachev, -aisa %a#imovna desempeñ" un rol activo en la vida política de la 6ni"n Sovi,tica y se rumoreaba que (dirigía
el país+ desde detr.s de la espalda de su marido.
4. Hacienda – en castellano en el original.
1$
(m!resarios 56(78AL9:(;
Oue s"lo al llegar al aeropuerto KnuCovo de %osc& que caí en la cuenta de que mis fondos eran bastante
bajos 3 s"lo me quedaban cinco millones de rublos (III d"lares!, y a&n no tenía un plan específico de
acci"n. 9ra muy poco probable que mis empleados o mi familia pudieran arregl.rselas con mis deudas
acumuladasS ellos tendrían que vender los activos de la compañía, lo cual significaba que no podía esperar
ninguna ayuda de casa. 1e haber permanecido en >obosivirsC, naturalmente, podría haber resuelto las
cosas. 0ero eso habría significado concentrar toda mi atenci"n en los asuntos cotidianos de mis negocios
3 algo imposible despu,s de lo que había sucedido en la Baiga y las promesas que había hecho a
Anastasia y a mí mismo.
51
9fectivamente, a estas alturas era difícil determinar si mis acciones estaban siendo guiadas por mi
propia conciencia y deseo o por la influencia de Anastasia.
6na cosa estaba clara como el cristal' estaba en la bancarrota. 2abiendo sido testigo de innumerables
situaciones similares entre mis colegas, sabía que no había nadie a quien poder recurrir 3 ni amigos, ni
parientes ni empleados antiguos. Bodos ellos te evitarían como a una plaga. 0uedes pasar die/ años de tu
vida siendo un h,roe y despu,s, s"lo un pequeño error puede hacerte caer en desgracia y convertirte en
no<persona, despreciado por todos los que conoces. Le ha pasado a muchos empresarios prominentes. 9n
una situaci"n como esta, s"lo puedes tener esperan/a en ti mismo y tu propia capacidad para encontrar
una salida del aprieto.
1espu,s de dejar mi bolsa (con un su,ter, unas camisas y algunas otras bagatelas! en el hotel, empec, a
vagar por las calles de %osc&. Brataba de comprender qu, significaba todo 3 todo lo que Anastasia había
dicho sobre los empresarios rusos.
Lo primero con que se toparon mis ojos en %osc& en esta ocasi"n fue la actividad de los llamados
U2erbalifersV.
0ersonas pulcramente vestidas estaban de pie en los t&neles que conducían a las estaciones del metro en
el centro de la ciudad, arengando a los transe&ntes con ofertas de trabajo. (8on una firma e#tranjera+
como ellos decían. Les estaban atrayendo con promesas de enormes ingresos y oportunidad de ascenso.
La palabra U2erbalifeV ni siquiera se mencionaba 3 probablemente porque casi todos los anuncios
clasificados de los peri"dicos, destinados a demandantes de empleo, terminaban con las palabras' (>o
ofertas de 2erbalife+.
Bodavía estaban allí de pie, llevando prendedores con (trabajo para ti+ y distribuyendo folletos de
alguna firma e#tranjera, instando obstinadamente a la gente a, por lo menos, concertar una entrevista. %.s
tarde me enter, de que aquellos que respondían eran sometidos a intensos condicionamientos
psicol"gicos, con especial ,nfasis en dos puntos queridos por el cora/"n del promedio de los rusos.
0rimero, los oradores de los seminarios harían una gran cosa en contar c"mo ellos o sus parientes, por
ejemplo, recibieron una fant.stica sanaci"n con la ayuda de este U2erbalifeV del e#tranjero, con la
implicaci"n de alg&n distribuidor potencial podrían, adem.s, participar en la noble pr.ctica del
tratamiento de las dolencias de la gente. 9l sistema era tan milagroso, declaraban, que no se necesitaban
cursos m,dicos, s"lo dos o tres sesiones de entrenamiento, incluso si eras un simple pintor o escayolista,
y, listo, estabas cualificado para actuar como especialista para consumidores enfermos.
9n segundo lugar, se proponían contar historias con ejemplos de c"mo uno se podría hacer rico
promocionando y distribuyendo productos U2erbalifeV. 9sto significaba para los emprendedores comprar
al menos un paquete (con su propio dinero!, despu,s encontrar a alguien m.s y convencerle, en una
conversaci"n de t& a t&, de los fant.sticos beneficios de usar U2erbalifeV, despu,s vend,rselo a un precio
ligeramente m.s alto. Al mismo tiempo necesitabas contratar a m.s distribuidores, consiguiendo un
porcentaje por cada nuevo contratado. 8uantos m.s contratados atrajeras, m.s alto subirías en la jerarquía
y m.s dinero acumularías para ti. Alcan/arías un punto en el cual no tendrías que hacer nada del actual
trabajo de distribuci"n.
8omo empresario, pronto me di cuenta muy claramente de algo' el dinero s$ caía del cielo en una lluvia
de oro, pero s"lo para la persona que estaba en lo alto del sistema piramidal y sus colaboradores m.s
pr"#imos. Boda la larga cadena de distribuidores, dividida en supuestos niveles, sobrevivía s"lo gracias al
nivel de beneficio del aumento de su propio precio, y todo estaba pagado por el que estaba abajo del todo
3 el consumidor que creía en las propiedades milagrosas del producto.
??9n algunos casos el precio se incrementaba hasta veinte veces@@ La distribuci"n actual se mantiene en
marcha sin parar, gracias a un enorme n&mero de agentes usando sus propios recuentos de sanaciones
para ganar la confian/a de sus compatriotas rusos, y hacerles creer en las propiedades milagrosas de
U2erbalifeV. 6n sistema como este es capa/ de vender incluso las ceni/as de la estufa de uno. A
cualquiera que se queje, se le dice simplemente que ha malentendido de alguna forma las instrucciones de
la etiqueta o no las ha seguido lo bastante detenidamente.
9ste sistema es particularmente efectivo en nuestro país, donde la gente est. acostumbrada a recibir la
informaci"n m.s fiable de amigos y conocidos de confian/a, m.s que a trav,s de los canales oficiales.
La cuesti"n no es, en absoluto, discutir las ventajas o desventajas de los productos U2erbalifeV. 9sa es
una larga historia. S"lo puedo decir una cosa con absoluta certe/a' todo el fervor de los distribuidores al
hablar sobre sus propias curaciones desaparece tan pronto como se dan cuenta de que no van a conseguir
ning&n dinero de ti. 9n ese caso empe/ar.s a escuchar una sarta de ejemplos<contrarios, tales como (?>o
es nada m.s que un mont"n de estupideces@+
52
9ste sistema de distribuci"n fue inventado en =ccidente. Administrado desde =ccidente, atrae a todo
tipo de desempleados rusos. 0ero no son nuestros empresarios. $ ahora les hablar, sobre otra trampa
usada por los empresarios occidentales.
1'
)acaciones gra&is en 6a<ai
Si fuera parado en una calle abarrotada de %osc& por gente joven, elegantemente vestida (alguno de
ellos hablando con acento!, invit.ndole a una presentaci"n de una firma e#tranjera con su propia mesa
reservada y billetes de lotería gratis, ofreci,ndole la oportunidad de ganar un reloj de oro o incluso un
viaje gratis a 2aMai, puede estar seguro de que se le garanti/ar. un viaje gratis. 0ero es mejor tener en
mente el viejo dicho' (9l &nico queso gratis est. en una ratonera+.
>o es difícil comprender c"mo funciona e#actamente esta particular ratonera.
Lo que usted consigue UgratisV es la oportunidad de estar en alojamientos elegantes. Al llegar, usted
descubre que realmente se parecen a las fotos de los folletos. La trampa es, que usted tiene que pagar el
billete de avi"n, la comida y todos los UimprevistosV.
A los pocos días de su estancia se da usted cuenta de que estas vacaciones VgratisV acaban cost.ndole
bastante m.s que el precio total de una estancia en alg&n otro centro vacacional comparable. Bodo es muy
simple' su Uestancia gratisV es pagada por un mont"n de recargos en conceptos de comida y otros
servicios. 9stos recargos cubren, por cierto, a los agentes que est.n en las esquinas de las calles y las
supuestas presentaciones UgratisV, los folletos en color que les ofrecen, por no mencionar los beneficios de
la compañía.
0or supuesto, para aquellos con mucho dinero de sobra, no hay demasiada diferencia. Lo &nico malo
que usted podría sentir es la desagradable sensaci"n de haber sido engañado. 6na cuesti"n bastante
diferente es cuando un asalariado medio ruso, de medios modestos, uno que se ha pasado todo un año
ahorrando para un viaje así, muerde el an/uelo y, en lugar de ir a ver a su madre o a unas vacaciones en
un centro turístico ruso, entrega sus ahorros, duramente ganados, a esos imb,ciles elegantes e#tranjeros y,
como un idiota, pasa dos semanas en alojamientos diseñados por idiotas como ,l.
2ombres de negocios del e#tranjero, )1e d"nde viene esta actitud de falta de respeto por nosotros los
rusos* Al mirar los quioscos de ventas de nuestras calles repletos de artículos importados, incluso agua
embotellada importada, record, c"mo había sido igual en mis barcos, pero, en aquel entonces, nunca
había pensado realmente en lo que había detr.s de ello. 9stuve escuchando las noticias de la radio sobre la
sospechosa calidad de los muslos de pollo que se vendían por todo el país, así como sobre el agua
embotellada con elaboradas etiquetas promocionando sus saludables propiedades minerales, ocultando el
hecho de que esta cosa, vendida en nuestras tiendas era simplemente agua del grifo con sospechosos
aditivos. 9staba d.ndome cuenta del gran n&mero de letreros anunciando c"mo podías reponer tus
fuer/as con un Uhot dogV, como si todo %osc& e incluso toda -usia hubieran hecho de repente a estas
salchichas de goma su plato nacional, y pregunt.ndome por qu, esto nunca me había impactado antes
como lo hacía ahora.
-ecordaba el respeto y entusiasmo con que recibíamos a los empresarios visitantes del e#tranjero al
comien/o de la perestroiCa. -ecordaba c"mo había organi/ado cruceros de negocios por el río =bi para
ellos en mi barco, y c"mo los empresarios siberianos intentaron con todas sus fuer/as proporcionarles un
servicio de la m.s alta calidad. 0or supuesto no todos los visitantes eran iguales, pero )5u, conseguimos
a largo pla/o*
Eueno, )1"nde est.is, empresarios de -usia* ?)Los que deberíais hacer prosperar a nuestro país*@
53
1+
(l comienzo de la !eres&roi0a
%uy al principio de la perestroi3a, cuando se promulg" la primera ley sobre cooperativas en la 6-SS,
muchos lo vimos como una llamada a la acci"n. $ mucha gente joven, así como muchos no tan j"venes,
pero invariablemente llenos de energía y deseo de hacer, realmente, algo por ellos y por su país,
literalmente se metieron de lleno en la refriega. 9 inmediatamente se encontraron rodeados por una hostil
y molesta multitud.
(?Abajo con ellos@+ gritaba la multitud.
(?Eurgueses sabelotodo@ )0ara que luchamos, a fin de cuentas*+
9 incluso aunque muchos de los empresarios pioneros de -usia terminaron trabajando las 4N horas,
derrochando una colosal cantidad de energía, por no mencionar su genio &nico e inventiva, raramente
alguno de sus esfuer/os se encontr" si quiera con un UgraciasV. 9l mínimo de apoyo que necesitaban era
normalmente proporcionado s"lo por la intercomunicaci"n e interacci"n de unos con otros.
9ntonces naci" un concepto 3 literalmente lleg" de la nada 3 la idea de crear una 6ni"n de
8ooperativistas de la 6-SS. $o era parte del grupo piloto que inici" el proyecto, así como el conocido
empresario Artem Barasov.
La mayoría de nosotros en aquella ,poca era comunista. 9n el primer congreso de empresarios fui
elegido secretario del 8omit, del 0artido del congreso. Brat, de e#plicar a nuestro supervisor del 8omit,
8entral del 0artido 8omunista, 8omrade :olosovsCi, (! que era increíblemente difícil para los
empresarios trabajar bajo semejante hostigamiento. >ecesit.bamos, lo primero y m.s importante, el
apoyo moral del partido. 0ero pronto me di cuenta de que nos íbamos a enfrentar a la hostilidad y
hostigamiento de un segmento del p&blico corriente, así como de las altas y bajas jerarquías oficiales. >o
podíamos buscar en los escalones m.s altos del 8omit, 8entral ninguna muestra e#terna de apoyo, ya que
temían perder popularidad 3 ya su poder había disminuido enormemente comparado con los buenos
tiempos del comunismo sovi,tico. Aparentemente había comen/ado una lucha interna y ahora estaba en
plena marcha.
Adem.s, los empresarios habíamos empe/ado a sentir la creciente presi"n de un impuesto opresivo. $
hoy, puede que con una o dos e#cepciones, no hay un solo negocio que pueda mantenerse a flote si paga
obedientemente todos los impuestos requeridos. 1.ndose cuenta de esto, muchos de ellos han conseguido
escapar del impuesto opresivo usando todo tipo de evasivas complicadas. 0ero al hacer esto, han caído en
una situaci"n a&n m.s precaria 3 estando fuera de la ley. Los sucesivos intentos de hacerles ver a los
funcionarios de varios niveles lo absurdo del sistema imperante de impuestos no han sido e#actamente
coronados con el ,#ito. 9fectivamente, no podía ser, ya que los que iniciaron el sistema (y esta es mi
propia suposici"n personal! entienden mejor que nadie la imposibilidad de pagar todos los impuestos,
pero esto era e#actamente lo que ellos necesitaban. )0ara qu, lo necesitaban* ?0ara el poder, por
supuesto@ ?0ara la e#torsi"n@
6n paso en falso y podías quedar reducido a polvo, proscrito por la policía fiscal e inspectores.
%e compadecí del primer empresario de la perestroi3a, así como de la cosecha actual de hombres de
negocios de -usia. 1ecidí hacer por ellos cualquier cosa que estuviera en mi poder. Oui a la Liga de
8oopertivistas y 9mpresarios -usos, originalmente encabe/ada por Kladimir Ale#androvich BiChonov,
(4! al cual habíamos elegido para el puesto en los primeros días de la perestroi3a. 9l 0residium (;!
ejecutivo de la Liga a&n mantenía un cuartel general, pero muchas de las oficinas estaban vacías.
Kladimir Ale#androvich había muerto un año y medio antes. %e dijeron que el presidente de la %esa
-edonda de >egocios -usa, 7van :ivilidi, (N! había sido envenenado junto con su secretaria, hacía s"lo
54
seis meses. Artem Barasov había dimitido de la Liga, y los socios de la organi/aci"n eran s"lo una
sombra de lo que habían sido.
Lracias a mi relaci"n con uno de los tres ejecutivos de la Liga restantes, mi solicitud de espacio en una
de las oficinas vacías me fue concedida, adem.s de dos tel,fonos, un ordenador y un fa#. 8omo la Liga
no tenía fondos organi/ativos disponibles, tuve bastante por mi cuenta. 0ara ahorrar tiempo y hoteles
caros, usaba la oficina como dormitorio tambi,n. 1espertaba cada mañana a las seis en punto con la
llegada de la señora de la limpie/a, y la ausencia de televisi"n me permitía trabajar la mayoría de las
tardes hasta la medianoche. 9ste cambio repentino en las condiciones de vida 3 del lujoso camarote de un
barco (donde cualquier cosa que quisiera comer o beber estaba s"lo a un timbra/o de distancia! a una
oficina sosa como alojamiento para vivir 3 de ning&n modo me avergon/aba. 9n muchos aspectos, ello,
realmente me daba mayores oportunidades de ejercer mi trabajo.
%e pasaba el tiempo elaborando y redactando una constituci"n para una Asociaci"n de 9mpresarios, así
como recopilando cartas de llamamiento 3 estas las enviaba en las primeras horas de la mañana, cuando
las líneas de comunicaci"n no estaban tan ocupadas.
0or todos los medios, haciendo uso de los anuncios de los peri"dicos y encuentros por casualidad, reuní
un secretariado de varios profesionales de %osc& que compartían mi entusiasmo por el proyecto y
comprendían su importancia.
9l secretariado tambi,n incluía tres estudiantes universitarios de %osc&. 0rimero lleg" Anton
>iColaiCin, al que habíamos llamado para arreglar un ordenador averiado. %.s tarde, tras enterarse de
nuestro trabajo de organi/ar la Asociaci"n, se trajo a dos de sus amigos, Artem Semenov y ale#ey
>ovichCov. 9llos empe/aron inmediatamente a trabajar en codificar la versi"n electr"nica de El ?at"logo
Dorado de Iusia, (H! para lo cual ellos fueron capaces de montar un programa de ordenador altamente
profesional
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
. Artem %iChailovich Barasov (JHI < ! 3 prominente empresario ruso, uno de los primeros UcooperativistasV sovi,ticos. 7ngeniero
de profesi"n, enJGJ se proclam" a sí mismo el primer millonario legal de la 6-SS, al año siguiente fue elegido diputado del
gran Suprem Soviet (0arlamento nominal!. Ound" decenas de empresas de negocios, incluyendo el principal peri"dico de
finan/as de -usia Kommersant y las líneas a,reas Transaero. 1espu,s de años de represi"n por el estado, Barasov emigr" a
Londres. 9n 4IIN public" un libro de memorias titulado El millonario, e#poniendo la corrupci"n de la ,lite dirigente de -usia.
4. Kladimir Ale#androvich BiChonov (J4F 3 JJN! 3 acad,mico de la Academia de Agricultura y coautor de la innovadora
legislaci"n sobre las cooperativas rusas arriba mencionada.
;. 0residium 3 comit, ejecutivo permanente en los países socialistas que tiene todos los poderes de un cuerpo legislativo algo mayor
y que act&a por ,l cuando no est. en sesi"n.
N. 7van :harlampievich :ivilidi (JNJ 3 JJH! 3 empresario de ascendencia griega, en una ocasi"n dijo ser el hombre m.s rico de
-usia. :ivilidi era un franco abogado de la reforma política y econ"mica. 9n JJ; fund" una influyente (%esa -edonda de
>egocios -usos+ para avan/ar los intereses de la ,lite empresarial rusa en la arena política. 9l veneno que lo mat" a ,l y a su
secretaria fue suministrado por una sustancia activada por la respiraci"n colocada en los auriculares del tel,fono de su oficina.
H. 8at.logo 1orado de -usia (en ruso Polotvi Katalog Iossii! 3 referencia a la guía propuesta de empresas miembros de la
Asociaci"n.
1.
Asociación de em!resarios rusos
La idea de una Asociaci"n significaba que estaría abierta a cualquier empresario que hubiera estado
activo en el mercado ruso durante al menos un año, y se esfor/ara sinceramente por desarrollar relaciones
honestas no s"lo unos con otros sino tambi,n con sus clientes y empleados. -epresentantes de varias
sociedades sin .nimo de lucro trataron de persuadirme de que los empresarios de hoy serían fríos con la
idea de cualquier forma de organi/aci"n, que la ,poca de la euforia basada en la fe había pasado, y que
los miembros de sociedades que podían afiliarse simplemente pagando una modesta cuota habían
disminuido catastr"ficamente. 9llos argXían, adem.s, que la idea de organi/ar una Asociaci"n con
requisitos adicionales relacionados con los niveles ,ticos del empresario y la empresa, era simplemente
absurda.
%i viejo amigo Artem Barasov, al enterarse de mi llegada a %osc& y en lo que andaba, vino a una de
las Umesas redondasV. Se puso a trabajar redactando documentos, incluyendo un llamamiento a los
empresarios. Al disponía de algunos miles de rublos, así que pude componer folletos ilustrados para
55
distribuir a los delegados de un congreso (! del pequeño negocio que estaba siendo organi/ado en
%osc&.
0ero los organi/adores del congreso decidieron no permitir que se repartiera ning&n folleto de la
Asociaci"n, sin duda temiendo la competencia de nosotros. 8omo resultado, el personal de secretariado y
los estudiantes se pusieron justo a la entrada del 2otel -ossiya, (4! tratando de pasarle a los delegados
carpetas con los folletos. 9llos estuvieron allí soportando el frío y los intentos de ser echados por la
milicia, quienes pensaban que podría estar teniendo lugar alg&n tipo de venta ilegal. Artem Barasov, a&n
se las arregl" para meter un paquete de folletos en el 0alacio de 8ongresos del :remlin, donde se estaba
celebrando el congreso 3 aunque, desafortunadamente, s"lo una cantidad bastante pequeña.
La operaci"n en la cual habíamos depositado todas nuestras esperan/as acab" en fracaso. =rgani/ar la
Asociaci"n estaba resultando ser un imposible. La dificultad estaba en que hacer llegar la informaci"n a
todos los empresarios de un e#tremo a otro del país requería un enorme desembolso de rublos en costes
de imprenta y franqueo, ya que las respuestas favorables estaban llegando de s"lo el die/ por ciento de la
gente con la que conseguíamos contactar. Los fondos requeridos, simplemente no estaban disponibles.
Adem.s, el ejecutivo de la liga retuvo una parte de las cuotas de los socios como alquiler de las
oficinas, ya que no tenían otra fuente de ingresos. 1etectando alg&n tipo de inconveniente, la Liga par" de
dar dinero para gastos organi/ativos en general, a pesar del hecho de que la cuotas de los socios habían
sido destinados específicamente para gastos organi/ativos.
La Liga necesitaba usar las cuotas de socio de los empresarios s"lo para cubrir los costes operativos,
e#plicaron. 9ntonces empe/aron a retener los sueldos del personal de secretariado. $o me vi obligado a
desalojar los locales de la Liga, dejando atr.s mi segundo ordenador, el cual había sido adquirido con
fondos de los empresarios que se habían afiliado a la Asociaci"n.
()8"mo es eso*+ preguntaron los estudiantes 3 los estudiantes que habían pasado horas elaborando
programas de ordenador a sus propias e#pensas. (2emos estado haciendo el trabajo que esta organi/aci"n
sin .nimo de lucro, seg&n su propia constituci"n, se supone que debería haber reali/ado, y aquí est.n ellos
trat.ndonos como inquilinos, y escupi,ndoles a los empresarios en el proceso.+
9l ejecutivo de la Liga arguy"' (9l alquiler de la oficina debe ser pagado.+
8on lo que dej" el personal de secretariado, intent, continuar el trabajo fuera de una de las oficinas del
gremio empresarial, pero allí se repiti" la misma situaci"n.
1espu,s de conocer a los líderes de algunas organi/aciones sin .nimo de lucro, de repente me di cuenta
de que todas ellas tenían títulos pero no socios, algo como las así llamadas Ufiestas de sof.V (;!, e#istiendo
s"lo para el beneficio de sus ejecutivos. Aunque esto no era cierto para la asociaci"n de Lranjeros y
8ampesinos, encabe/ada por Kladimir EashmachniCov (y puede que haya otras e#cepciones!, este era el
estado general de las cosas en aquella ,poca.
7ncluso hoy, no hay organi/aci"n sin .nimo de lucro en -usia que re&na un n&mero significativo de
empresarios, y aquellas que e#isten son de la variedad Ufiesta de sof.V. )0or qu,* 9ntre las posibles causas
yo incluiría el anonimato de las cuotas de socio.
0or alguna ra/"n, siempre ocurre que una ve/ que se crea un cuerpo ejecutivo, empie/a a tomar
decisiones a favor de los empresarios sin consultar a la mayoría.
Alej.ndome de la oficina del gremio, me encontraba ahora sin ning&n medio de comunicaci"n y sin
nada donde vivir. Artem tarasov, por aquella ,poca, había emigrado a Londres. Al trat" de incluirse en la
votaci"n para la presidencia rusa y había gastado billones de rublos reuniendo las firmas requeridas, pero
cuando el 8omit, 8entral de 9lecci"n invalid" la mayoría de estas firmas, Artem se vio obligado a mirar
por sus propios asuntos financieros.
Los residentes locales que trabajaban en el secretariado, al no recibir ninguna paga, se vieron obligados
a abandonar.
$o me qued, totalmente s"lo. =, mejor dicho, pensaba que me había quedado solo. 0ero los tres
estudiantes de %osc& no estaban por abandonar el trabajo que habían empe/ado' Anton, Artem y Lyosha.
Anton, de hecho us" sus propios ahorros para las vacaciones para pagar la renta mensual de un
apartamento para mí. 9llos estaban dispuestos a esperar hasta que yo buscara y encontrara una salida a
mis circunstancias actuales y pudiera y pudiera continuar mi trabajo creando la asociaci"n. 9llos se
habían puesto al corriente de la idea completa. 8reían en ella. 0ero yo no podía ver nada por delante sino
un callej"n sin salida.
Oue justo en ese momento cuando llegaron noticias de >ovosibirsC.
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
56
8ongreso del pequeño negocio 3 referencia al primer 8ongreso de todos los rusos de representantes del pequeño negocio
celebrado del J al 4 de febrero de JJD en el prestigioso 0alacio de 8ongresos del :remlin en %osc&. 9ste destacado evento,
organi/ado por algunos organismos del gobierno y la 8.mara de comercio de la Oederaci"n -usa, ofreci" un discurso a cargo del
presidente ruso Eoris $eltsin. Sin embargo, para decepci"n de los empresarios, muchas de las promesas del gobierno de apoyar
al pequeño negocio e#presadas durante el congreso nunca fueron cumplidas.
. 2otel -ossiya 3 gran complejo hotelero en el centro de %osc&, al otro lado del :remlin y la 0la/a -oja, con vistas al rio
%oscova.
4. Oiestas de sof. (en ruso divanne partii! 3 fiestas políticas (o de sociedades sin .nimo de lucro! con los atributos de una
organi/aci"n registrada, pero creada meramente para promover los intereses de un individuo o pequeño grupo.
1/
¿uicidio?
6na tarde un hombre de >ovosibirsC vino a verme. 9staba en %osc& en algunos negocios propios.
Brajo una botella de vodCa y algunos tentempi,s ligeros. >os sentamos en la cocina de mi piso de una
sola habitaci"n, y me habl" de c"mo estaban las cosas con mi familia y con mi compañía.
La situaci"n era ciertamente deplorable. %i firma había tenido que dejar una de sus oficinas en el centro
de la ciudad por falta de fondos para pagar el alquiler. >uestra tienda de repuestos de autom"vil había
tenido que cerrar. Los trabajadores de allí habían tratado de vender /apatos, pero sus deudas aumentaron.
Boda la responsabilidad recaía en mis hombros.
($ aquí est.s t& en 1ios sabe qu,. %ucha gente est. diciendo que te has vuelto loco. 1eberías haber
resuelto primero las cosas de la compañía y despu,s marcharte y hacer lo tuyo, sea lo que sea. Allí ya
nadie tiene fe en ti.+
8uando est.bamos terminando la botella ,l me pregunt"'
()5uieres que te diga mi honesta opini"n de lo que ellos esperan de ti*+
(Adelante+, contest,.
A ellos les gustaría que te suicidaras, o al menos desapare/cas para siempre. Ru/ga t& mismo 3 es
imposible empe/ar nada ahora sin ning&n capital inicial, y aquí, no s"lo no tienes capital inicial, no tienes
siquiera suficiente para vivir. $ tus deudas han aumentado como locas.
(B& lo sabes, nadie sabe de nadie que haya salido de un hoyo como ese. 0ero contigo fuera del cuadro,
tu muerte lo decidir. todo, y ellos podr.n repartirse lo que quede de tu estado.
(Bu mujer dice que seg&n el hor"scopo, tu eres Leo, y que s"lo has estado desperdiciando toda tu vida,
así que deberías morir en la pobre/a, tal como en el hor"scopo.
(Kenga ya, )0or qu, emprendiste esa segunda e#pedici"n* >adie podía figur.rselo.+
A pesar del hecho de que ambos est.bamos bastante bebidos, cuando despert, a la mañana siguiente
tenía un claro recuerdo de toda la conversaci"n. Sus argumentos eran s"lidos y convincentes. >ovosibirsC
era un callej"n sin salidaS había una situaci"n sin salida aquí en %osc& tambi,n. La gente que había
trabajado a mi lado estaba sufriendo, mi familia estaba sufriendo. 0osiblemente no podría encontrar una
salida y arreglarlo todo 3 simplemente no había salida. S"lo mi muerte podría poner fin al sufrimiento.
0or supuesto, el suicidio nunca es lo correcto. 0ero, seg&n la l"gica de los acontecimientos, mi suicidio
aliviaría el sufrimiento de otros, y si ese era el caso, entonces ,l tenía ra/"n, y yo no tenía derecho a vivir.
$ así decidí suicidarme. 9l pensar en ello incluso me traía consuelo. 9staba libre de la necesidad de
emprender una b&squeda tortuosa de una salida a mi presente situaci"n, ya que estaba de acuerdo en que
la muerte era la salida.
Limpi, el apartamento un poco y escribí a la casera una nota para decir que no volvería. 1ecidí ir a la
oficina del gremio para poner los archivos de la asociaci"n en orden. Alguien 3 de acuerdo, puede que no
ahora, pero m.s adelante, qui/.s 3 seguiría con el trabajo.
La &nica cuesti"n era' )8"mo me suicidaría cuando ni siquiera tenía dinero para comprar el veneno*
9ntonces realmente empec, a pensar' qui/.s no debería parecer un suicidioP 5ui/.s fuera a darme un
chapu/"n en el río, tal como los UmorsasV (!, y saltara a trav,s de un hoyo en el hielo y me ahogara. Así
que me dirigí hacia el rio %oscova.
Al dirigirme a trav,s de un pasillo subterr.neo a la estaci"n de metro 0ushCinsCaya, mi oído de repente
capt" una melodía familiar. 9staba siendo interpretada por dos chicas j"venes en sus violines. 6na caja de
violín abierta yacía sobre el pavimento frente a ellas y los transe&ntes echaban dinero dentro. %uchos
m&sicos callejeros hacían dinero e#tra como ese en las estaciones de metro. 0ero la forma en que esas dos
chicas estaban tocando su dulce melodía, entre el ajetreo de ruidosos peatones y el chirrido de los trenes
57
de fondo, hacía que muchos transe&ntes disminuyeran la velocidad y escucharan. 9n cuanto a mí, no pude
evitar pararme en seco. Los arcos de violín estaban haciendo eco de una melodía que s"lo había
escuchado una ve/ antes 3 en la taiga siberiana 3 una melodía cantada por Anastasia.
All. en la taiga, yo le había pedido una ve/ que cantara algo suyo propio 3 una canci"n que nunca
hubiera escuchado antes, y ella lan/" esta e#traordinaria, inusual y cautivadora melodía sin palabras. 9lla
empe/" gritado como un beb, reci,n nacido. 1espu,s su vo/ empe/" a sonar cada ve/ m.s baja y tierna.
9staba de pie bajo un .rbol, sus manos estrecharon su pecho, y parecía como si su vo/ fuera una nana,
acariciando dulcemente a un pequeño beb,, intentando decirle algo. Su vo/ era tan queda que hacía que
todo alrededor estuviera en calma y a la escucha. 9ntonces ella pareci" llenarse de deleite ante el pequeño
despertando de su sueño, y su vo/ despeg" con j&bilo. Los sonidos de tono increíblemente alto y trinos en
cascada se elevaron y huyeron al cielo, irradiando a trav,s del espacio y deleitando todo en derredorP
$o pregunt, a las chicas'
()5u, estabais tocando*+
9llas intercambiaron miradas y una de ellas dijo'
(S"lo estaba improvisando.+
$ la otra terci"'
($ yo s"lo estaba siguiendo la corriente+.
Aquí en %osc&, atrapado como estaba con la idea de establecer una asociaci"n de empresarios, que
había llegado a ser el foco de mi vida, casi había olvidado completamente a Anastasia. $ ahora, en el
&ltimo día de mi vida, a modo de despedida, aquí estaba ella record.ndome su e#istencia.
(?0or favor, tocad algo m.s, de la forma en que estabais tocando antes@+ 0edí a las chicas.
(Lo intentaremos,+ contest" la mayor.
$ aquí estaba yo de pie en el pasillo de la estaci"n de metro, escuchando la cautivadora melodía de los
violines y recordando el bosque de la taiga y pensando'
LAnastasiaN LAnastasiaN Es demasiado complicado hacer 7ue todo lo 7ue imaginaste se vuelva realidad
en la vida real. 5na cosa es so%ar – otra mu distinta volver el sue%o realidad. AlgHn tipo de error debi+
de haberse colado sigilosamente cuando estabas elaborando tu plan, organizar una asociaci+n de
empresarios, escribir un libroQ
Sentí como si una avalancha me golpeara. -epitiendo esas dos &ltimas frases una y otra ve/, sentí que
había algo fuera de lugar allí, algo no estaba bien. All. en la taiga 3 en la taigaP las palabras no habían
sido dichas totalmente de la misma forma, )0ero c"mo* )8"mo si no podrían haber sido dichas* A
medida que continuaba repiti,ndolas, sucedi" que cambi, el orden de las palabras y me oí a mi mismo
diciendo' (9scribir un libro, organi/ar una asociaci"n de empresarios.+
?0ero por supuesto@ ?9l libro debería haber sido escrito primero@ ?Se suponía que el libro resolvería
todas las cuestiones y, lo m.s importante, difundiría la in#ormaci+n sobre la asociaci"n@ ?8aramba, cu.nto
tiempo, comprendí, había desperdiciado y, mientras tanto, mira lo complicada que había llegado a ser mi
vida personal@
1e acuerdo, entonces. .e pondr* las pilas, pens,. Al menos ahora est. claro en lo que justamente
debería estar ocupado. ?9s absurdo, por supuesto 3 alguien que no sabe c"mo escribir, escribiendo un
libro, especialmente uno que espera que la gente realmente lea@ 0ero Anastasia tenía fe en que
funcionaría. 9lla sigui" intentando convencerme. 1e acuerdo. 9so significa que realmente, realmente
tengo que intentarlo ahora. ?$ tengo que llevarlo a cabo hasta el final@
58
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
.%orsas 3 nombre dado a las muchas almas fuertes que desafían las aguas heladas de los ríos y lagos de -usia en mitad del
invierno (semejantes a los Uosos polaresV en 8anad. y 9stados 6nidos!.

23
Los cedros resonan&es de 7usia
1ecidí volver a mi apartamento. %osc& estaba ya sintiendo el toque de la primavera. Bodo lo que
quedaba en la cocina era media botella de aceite de semillas de girasol y algo de a/&car. >ecesitaba
reponer mi despensa y decidí vender mi shop3a de invierno, que estaba hecho de vis"n. 9ra un sombrero
de aut,ntico vis"n, no de imitaci"n, y costaba bastante.
0or supuesto, el clima invernal casi había terminado, pero pens, que podría conseguir algo por ,l, así
que me dirigí a uno de los muchos mercados al aire libre de %osc&. %e acerqu, a varios comerciantes
que vendían fruta y otras mercancías. 9llos miraban el shop3a (!, pero no se daban prisa por comprarlo.
$a había decidido bajar el precio cuando dos hombres se me acercaron. 9llos le dieron vueltas al shop3a
en las manos, sintiendo la piel.
(>ecesito prob.rmelo. Ke a ver si puedes pedir prestado un espejo en alg&n sitio,+ dijo uno de ellos a su
compañero y sugiri" que yo le siguiera a alg&n lado afuera.
Llegamos a un sitio apartado al final de una hilera de tenderetes y paramos para esperar a su compañero
con el espejo. >o tuvimos que esperar mucho. Al se acerc" a hurtadillas por detr.s, y el golpe en mi nuca
primero me hi/o ver las estrellas, despu,s mi visi"n se volvi" borrosa. %e las arregl, para agarrarme de
una valla para evitar caerme al suelo, cuando volví en mí, mis UcompradoresV estaban bien escondidos. 9l
shop3a, tambi,n, se había ido. Allí s"lo había un par de mujeres e#clamando comprensivos oohs y ahs.
()9st. usted bien* 9sos horribles cabrones. Aquí hay un caj"n 3 puede usted sentarse un poco.+
9stuve sentado contra la cerca un largo rato y despu,s, lentamente, me encamin, fuera del .rea del
mercado. 9staba cayendo una llovi/na primaveral. 9staba a punto de cru/ar una calle y me par, en el
bordillo para mirar en ambas direcciones. 2abía un doloroso /umbido en mi cabe/a. $o no estaba
mirando, y un coche que pasaba me roci" con agua de un charco, moj.ndome a conciencia los pantalones
y los faldones de la ca/adora.
9staba intentando e#plicarme qu, hacer cuando un cami"n pas" /umbando, cubri,ndome con m.s agua
del mismo charco, y esta ve/ el rociado me subi" directo a la cara. -etrocedí del bordillo y me refugi, de
la lluvia bajo el toldo de uno de los quioscos comerciales, y trat, de pensar en mi siguiente plan de
acci"n.
>o había manera, comprendí, de que pudiera entrar en la estaci"n de metro con esta pinta. 2abía tres
paradas hasta mi apartamento. Seguramente podía ir andando, pero, con la pinta que tenía, a&n podría ser
prendido por la policía pensando que era un borracho, o un vagabundo, o simplemente una persona
sospechosa. 9ntonces ahí est.s t&, intentando e#plicar y justificarte mientras ellos investigan tu caso.
)5u, podría decirles, en cualquier caso* )5ui,n soy yo ahora*
$ entonces vi a este hombre.
7ba arrastrando los pies lentamente por la acera, llevando dos cajas de botellas vacías. 0arecía uno de
esos vagabundos o borrachines que, a menudo, circulan entre los quioscos que venden licores de barril.
>uestros ojos se encontraron. Al se par", puso sus cajas en la acera y entabl" conversaci"n conmigo.
()5u, est.s mirando ahí de pie* 9ste es mi territorio. ?Andando@+ dijo en vo/ baja, aunque no sin aire
de autoridad.
>o queriendo discutir con ,l o contrariarle 3 de hecho, sin tener la fuer/a para hacer eso, respondí'
(>o necesito tu territorio. S"lo har, acopio de mí mismo y me ir,.+
0ero ,l continu"'
()$ ad"nde vas*+
(>o es asunto tuyo donde voy. S"lo me voy. 9so es.+
()$ lo har.s*+
(Lo har,, si no me interfieren. 1,jame en pa/.+
59
(0or la pinta que tienes, ni estar.s de pie mucho tiempo ni ir.s muy lejos.
()$ a ti qu,*+
()>o tienes una casa adonde ir*+
()5u,*+
(6n novato )eh* 1e acuerdo, espera aquí un momento.+
Al cogi" sus cajas y se fue. Kolvi" un momento despu,s con un paquete envuelto y, de nuevo, empe/" a
hablarme.
(Sígueme.+
()Ad"nde vamos*+
(A un sitio donde podr.s descansar por un par de horas, o puede que hasta mañana. 0uedes secarte.
1espu,s puedes seguir tu camino.+
$endo tras ,l, le pregunt,'
()9st. cerca tu apartamento*+
Sin volver la cabe/a me respondi"'
(>o podrías llegar a mi UapartamentoV aunque anduvieras toda tu vida. >o tengo ning&n apartamento.
Bengo el Udespliegue de mis aposentosV.+
Anduvimos hasta una puerta que llevaba hasta el s"tano de un bloque de pisos de varias plantas. %e
dijo que me quedara de pie a un lado mientras ,l miraba alrededor, esperando hasta que no hubiera ning&n
inquilino a la vista, entonces meti" algo que se parecía a una llave en la cerradura y abri" la puerta.
9staba m.s c.lido en el s"tano que en la calle. 9l calor venía de las tuberías de agua caliente a las que,
deliberadamente, les habían quitado el aislamiento, probablemente los vagabundos. 9n el suelo, en una
esquina, había un mont"n de harapos, iluminados por una tenue lu/, filtrada a trav,s de una ventana del
s"tano cubierta de polvo. 0ero los pasamos de largo hacia una esquina alejada que estaba vacía.
Al desenvolvi" el paquete y sac" una botella de agua mineral y la destap". Bomando un trago de agua
en la boca, la roci" por todo alrededor, como un atomi/ador.
(?9s para mantener el polvo abajo@+ e#plic".
9ntonces movi" ligeramente una mampara que estaba en la esquina hacia un lado. 1el estrecho espacio
entre la mampara y la pared sac" dos l.minas de contrachapado cubiertas con pl.stico. Las us" para
disponer dos camastros improvisados en el suelo. 8ogiendo una lata vieja de la esquina, encendi" la vela
que ,sta sostenía. La tapa de la lata no estaba totalmente separadaS estaba limpia y ligeramente curvada en
un semicírculo para servir como reflector. 9ste mecanismo primitivo iluminaba los bordes de los
camastros y el medio metro de espacio entre ellos. Aquí ,l e#tendi" una hoja de peri"dico, en la cual
empe/" a colocar el contenido del paquete 3 queso, pan y dos vasos de 3*#ir (4!.
-ebanando el queso h.bilmente, ,l me hi/o una invitaci"n'
)0ara qu, est.s ahí de pie* Kamos, si,ntate. 5uítate la chaqueta, cu,lgala en ese tubo. 8uando se seque
la limpiaremos. Bengo un cepillo. Los pantalones se te secar.n sin quit.rtelos. 7ntenta no arrugarlos.+
9ntonces sac" dos copitas (;! de vodCa y nos sentamos a comer. 9n contraste con el sucio suelo del
s"tano que nos rodeaba, la esquina que mi compañero había conseguido montar para sí mismo tenía un
aire de limpie/a y comodidad.
1espu,s de entrechocar los vasos, ,l se present"'
(Ll.mame 7v.n. Aquí nadie se preocupa por los apellidos.+
La forma en que improvis" los camastros y coloc" la comida sobre el peri"dico, a pesar del suelo sucio,
cre" una atm"sfera limpia y c"moda en su esquina del s"tano.
(>o suponía que tenías un sitio donde asentarte.+ 7nquirí despu,s de la cena.
(Aquí abajo no puedes conservar ni los harapos 3 s"lo se ensucian y despu,s empie/an a olerP Bengo
vecinos allí en esa esquina. 1os de ellosP ellos aparecen de ve/ en cuando. 9llos han creado un infierno
de sucio desorden.+
9ntablamos conversaci"n. 9mpec, a responder a sus preguntas, y estando en ello termin, sin querer
hablando de mi encuentro con Anastasia 3 su estilo de vida y capacidades 3 de su rayo, sus sueños y
aspiraciones.
?9l fue la primera persona con quien habl, de Anastasia@ $o mismo no s, por qu, le habl, sobre todas
sus e#centricidades, sobre su sueño y c"mo había prometido ayudarla. 1e hecho había tratado de
establecer una asociaci"n de empresarios de mentalidad pura, pero había cometido un serio error. 1ebería
haber escrito un libro primero.
(Ahora me pondr, a escribir uno e intentar, que lo publiquen,+ afirm,. (Anastasia dijo que se
necesitaría primero el libro.+
()8onfías realmente en que podr.s escribirlo y conseguir que lo publiquen sin fondos*+
60
(>o s, si confío o no. 0ero, ciertamente, trabajar, en esa direcci"n.+
()9so significa que tienes una meta y vas a ir a por ella*+
(Lo voy a intentar.+
()$ est.s seguro de que lo har.s*+
(Lo voy a intentar.+
(Si, un libro. >ecesitar.s a un buen artista para hacer la cubierta. Alguien que pueda hacerlo con
cora/"n. Acorde con el significado del libro, con el objetivo. )$ d"nde vas a encontrar un artista si no
tienes dinero*+
(Lo har, sin artista. Sin una cubierta elaborada.+
(1eberías hacerlo en marr"n, con una cubierta que, realmente, concordara con el libro. Si tuviera buen
papel, pinceles y pinturas, te ayudaría. S"lo esas cosas ya cuestan mucho.+
()5uieres decir que eres un artista* )0rofesional*+
(Soy oficial. 0ero adoro dibujar y pintar desde la niñe/. %e uní a varios grupos de arte. Siempre que
podía robar alg&n tiempo, pintaba cuadros y se los daba a mis amigos.+
(Eueno, )0or qu, fuiste y te hiciste oficial si todavía querías pintar todos esos años*+
(%i bisabuelo era oficial. %i abuelo y mi padre tambi,n. $o amaba y respetaba a mi padre. $o sabía 3
sentía< lo que ,l quería que yo fuera. Así que intent, ser eso. $ ascendí hasta coronel.+
()1"nde serviste*+
(0rincipalmente en la :.L.E. 1e ahí fue de donde dimití.+
()0or desgaste o fuiste for/ado*+
(Oue mi decisi"n. Simplemente no podía aguantarlo m.s.+
()5u, no podías aguantar*+
($a conoces la canci"n popular' =h, oficiales, oficiales, vuestro cora/"n est. bajo el fuego.+ (N!
()7ntentaron matarte* )Atentaron contra tu vida* )Be dispararon, qui/.s para arreglar alg&n tipo de
cuenta*+
(A los oficiales a menudo se les dispara. 9s una vieja historia, los oficiales encontr.ndose con las balas.
Saliendo en defensa de aquellos detr.s de ellos. Siguiendo adelante, sin sospechar que sus propios
cora/ones estaban bajo el fuego, sin sospechar el disparo fatal que viene de atr.s. 6n disparo certero. 6na
bala e#plosiva. 6n directo al cora/"n.+
()8"mo es eso*+
()-ecuerdas los tiempos pre<perestroiCa* Las celebraciones 3 )el 6no de %ayo, el Siete de
>oviembre* (H! 9normes columnas de gente gritando (2urra+, (?Lloria aP@+, ?Larga vidaP@+ Los otros
oficiales y yo, no s"lo los de la :LE, est.bamos orgullosos del hecho de ser los defensores del pueblo.
Les est.bamos protegiendo. 0ara la mayoría de oficiales, esta era toda su ra/"n para vivir.
(9ntonces lleg" la perestroi3a, y el glasnost (D!. 9mpe/aron a escucharse otros gritos. $ result" que
nosotros, los oficiales de la :LE, ,ramos cabrones, verdugos. 9st.bamos defendiendo a la gente
equivocada y las cosas equivocadas. Los primeros que marcharon en columnas sovi,ticas bajo estandartes
rojos habían pasado a marchar en otras columnas bajo estandartes diferentes, y nosotros quedamos siendo
declarados culpables.
($o tenía una esposa, nueve años m.s joven que yo, una verdadera belle/a. $o la amaba. Bodavía la
amo. 9lla estaba tan orgullosa de mí. Buvimos un hijo, un hijo &nico. Al lleg"P bastante tarde, )8"mo lo
diría* Ahora tiene diecisiete. Al principio ,l tambi,n estaba orgulloso de mí, me respetaba.
(9ntonces, despu,s de que todo este negocio empe/ara, mi esposa se volvi" muy callada. >o me miraba
a los ojos. 9mpe/" a estar avergon/ada de mí. $o entregu, mi dimisi"n y empec, a trabajar de guardia de
seguridad en un banco comercial. 9scondí mi uniforme de la :LE donde nadie pudiera encontrarlo. 0ero
a&n había preguntas sin contestar colgando en el aire sobre mi mujer y mi hijo. >o puedes contestar
preguntas que no han sido hechas. 9llos vieron las respuestas en los peri"dicos y en las pantallas de
televisi"n. 9chados a la calle, nosotros los oficiales no est.bamos involucrados en nada m.s que nuestras
dachas y, por supuesto, la opresi"n.+
(0ero,+ interpuse, (en televisi"n mostraron algunas dachas bastante lujosas de la ,lite militar 3 y
mostraron la realidad, no im.genes falsas.+
(Si, mostraron la realidad, no im.genes falsas. S"lo que esas dachas eran s"rdidos gallineros
comparadas con las que muchos de los que acusaban a sus propietarios tienen hoy. %írate 3 t& tienes todo
un barco a tu disposici"n. 9so es mucho m.s grande que la dacha de un general. $ no olvides, que el
general fue una ve/ cadete, ,l cav" trincheras. 1espu,s leg" a ser teniente, siendo trasladado de un cuartel
a otro. $, naturalmente, ,l quería tener una casa y una dacha para su familia, e#actamente igual que
61
cualquier otro. $ qui,n sabe cu.ntas veces tuvo que saltar de su cama calentita en medio de la noche, en
esa misma dacha, para salir a una misi"n de emergencia.
(Los oficiales solían ser respetados en -usia. 9llos fueron recompensados con una finca. Ahora se est.
diciendo que una simple dacha con HII metros cuadrados de tierra es demasiado para un general.+
(Bodo el mundo vivía de forma diferente antes,+ observ,.
(1e forma diferenteP Sí, todo el mundoP pero no puedes decirme que no fue a los oficiales a quienes
se les destac" como culpables por delante de cualquier otro.
(Oueron los oficiales quienes se manifestaron en la 0la/a del Senado (F!. 9llos estaban pensando en la
gente. Aquellos oficiales fueron enviados m.s tarde o al patíbulo o a las minas de Siberia. >adie se puso
en pie para defenderlos.
(%.s tarde los oficiales rusos lucharon por el Tar y la patria en las trincheras contra los alemanes. $ de
vuelta a casa, los Upatriotas revolucionariosV tenían ya preparadas balas para sus cora/ones, m.s terribles
que las de plomo. La Juardia )lanca (G!, los .onstruos 3 que era como llamaban a los oficiales que
volvían de la guerra 3 oficiales que simplemente estaban intentando mantener el orden. 2abía caos por
todo alrededor, todo se estaba viniendo abajo. Bodos nuestros antiguos valores, materiales y espirituales,
estaban siendo incendiados o pisoteados. Oue muy duro para ellos. Aquellos oficiales de la Luardia
Elanca. Así que se pusieron ropa interior limpia bajo los uniformes (J! y continuaron un ataque
psicol"gico. )Sabes lo que se entiende por ataque psicol"gico*+
(9s cuando intentas darle un susto de muerte a tu adversario. Lo he visto en las películas. 9n ?hapaev
(I!, por ejemplo, los oficiales de la Luardia Elanca est.n avan/ando en formaci"n, y son disparados por
el fuego de una ametralladora. Algunos caen, pero los otros cierran filas y siguen avan/ando.+
(Sí, eso es. 8aían y a&n seguían avan/ando. 0ero la cosa es que, para empe/ar, ellos no estaban
realmente UatacandoV.+
()8"mo es eso* )8u.l era el sentido de avan/ar, entonces*+
(9n la pr.ctica militar, toda la ra/"n, el prop"sito de cualquier ataque es o la captura o la aniquilaci"n
del enemigo 3 preferiblemente con la menor p,rdida posible en las filas de los atacantes. Seguir atacando
contra el fuego de ametralladoras ocultas en las trincheras 3 eso s"lo se hacía cuando había otro objetivo
fijado, consciente o subconscientemente.+
()5u, objetivo*+
(5ui/.s, y esto va contra la l"gica del arte de la guerra, era para demostrar algo al enemigo, a&n a costa
de la propia vida de uno 3 para hacer a los soldados que disparaban las pistolas y mataban a los
manifestantes en avance, pararse y pensar, comprender algo y no disparar a otros.+
(Así que, )9n ese caso su muerte sería algo como la muerte de Resucristo en la cru/*+
(Algo así. A&n somos capaces de recordar a 8risto, de alguna manera. A los j"venes cadetes y los
generales que avan/aban contra sus atacantes, los hemos olvidado. 5ui/.s, incluso ahora, sus almas
vestidas con ropa interior limpia bajo sus uniformes de oficiales, est.n de pie frente a las balas que
nosotros estamos disparando, intentando convencernos, apelando a nosotros, para que paremos y
pensemos.+
()0or qu, estarían apelando a nosotros* 8uando les estaban disparando, nosotros
ni siquiera habíamos nacido.+
(>o, no habíamos nacido. 0ero las balas est.n todavía hoy volando alrededor. >uestras balas. )5ui,n,
si no nosotros, est. haciendo los disparos*+
(9n efecto. Las balas est"n todavía hoy volando alrededor. $ justamente, )0or qu, han estado volando
alrededor todos estos años* )0or qu, dejaste tu casa*+
(>o pude enfrentar la forma en que ,l me mir" fijamente.+
()La forma en que 7uien te mir" fijamente*+
(9st.bamos viendo la tele una noche. %i esposa estaba en la cocina, mi hijo y yo est.bamos viendo la
tele juntos. 9ntonces sali" un de aquello programas políticos, empe/aron a hablar de la :LE. $a sabes,
una verdadera campaña de calumnias. $o, deliberadamente, cogí un peri"dico e hice como que estaba
leyendo, como si no estuviera interesado en lo que estaban diciendo. 9speraba que mi hijo cambiara a
otro programa. Al nunca ha estado interesado en política. A ,l le gusta la m&sica.
(0ero ,l no cambi" el canal. $o crujía mi peri"dico ech.ndole miradas por el rabillo del ojo. $ lo vi
sentado en la silla, sus manos agarrando los bra/os de la silla tan fuerte que se volvieron blancas. >o
movía un solo m&sculo. 8omprendí que no iba a cambiar de canal. $o me mantuve tanto como pude
escondido tras el peri"dico. 9ntonces no lo pude aguantar m.s. Aplast, el peri"dico en una bola y lo tir, a
un lado, me levant, bruscamente y grit,' ()Kas a apagar esa maldita cosa* )!o vas a hacer*+
62
(%i hijo tambi,n se levant". 0ero no se dirigi" al televisor. Al estaba de pie frente a mí, me mir"
fijamente a los ojos y no dijo nada. 9l programa de televisi"n a&n seguía. 0ero mi hijo s"lo seguía
mir.ndome fijamente.
(%.s tarde aquella noche, les escribí una nota. 1ecía que me iba por un tiempo 3 no tenía elecci"n. $
entonces me fui para siempre.+
()0or qu, para siempre*+
(0orque sí.+
1urante un largo rato ninguno de nosotros pronunci" una palabra. $o intent, ponerme un poco m.s
c"modo en el camastro para poder dormir. 0ero entonces el coronel empe/" a hablar de nuevo.
(9ntonces, )%e dices que Anastasia dijo que llevaría a la gente a trav,s de la ventana del tiempo de las
Ufuer/as oscurasV* )9lla los traer. a trav,s y eso es todo*+
(Sí, eso es lo que ella dijo. $ ella cree que puede hacer que suceda.+
(Ah, ella debería tener un regimiento cuidadosamente seleccionado. $o me haría soldado de nuevo para
servir en ese regimiento.+
()5u, es esto de un regimiento*+ repliqu,. (>o lo has entendido. 9lla rechaza el uso de la fuer/a. 9lla
quiere persuadir a la gente por otros medios. 9st. intentando hacer eso con su -ayo.+
($o pienso, o al menos siento, que ella lo va a hacer. 2ay mucha gente que querr. ser calentada por su
-ayo. 0ero no muchos de ellos entender.n que ellos mismos tendr.n que introducir algo de su propia
capacidad mental. Anastasia necesita ayuda. 9st. sola. >i siquiera tiene una simple secci"n a su mando.
Así que, ya ves, ella te ha reclutado, te ha nombrado 3 y aquí est.s t& tendido en un s"tano como un
vagabundo. )$ te llamas empresario a ti mismo despu,s de eso*+
(Eueno, t&, oficial de la :LE, est.s tendido aquí tambi,n.+
(1e acuerdo, ve a dormir, soldado.+
(2ace bastante frio en tu UcuartelV.+
(Eueno, eso es lo que hay )Kerdad* 2a/te un ovillo, conserva tu calor.+
9ntonces se levant" y sac" otra bolsa de pl.stico de detr.s del biombo. Sac" algo de ella para cubrirme
con ,l. A la tenue lu/ de la vela pude ver brillar, justo bajo mi nari/, tres estrellas sobre la charretera de un
abrigo, y me qued, dormido.
9staba medio dormido cuando oí a los vagabundos entrar y dirigirse a su rinc"n andrajoso. 9llos
e#igieron al coronel que les entregara una botella por quedarme a pasar la noche. Al prometi" pagar por la
mañana, pero ellos insistieron, amena/adoramente, en que m.s valía que pagase ahora, o si noP el
coronel, entonces, movi" su camastro, coloc.ndolo entre los vagabundos reci,n llegados y yo,
declarando' (?Lo tocar,is s"lo sobre mi cad.ver@+ $ se tendi" en su camastro, protegi,ndome de los
reci,n llegados. 9ntonces todo qued" en silencio otra ve/. %e sentí caliente y tranquilo. %e despert" el
coronel sacudi,ndome el hombro.
(Lev.ntate. ?A la calle@ Benemos que salir de aquí.+
Los primeros rayos del amanecer apenas estaban empe/ando a mostrarse a trav,s de la ventana del
oscuro s"tano. %e incorpor, en mi camastro. >o s"lo tenía un dolor de cabe/a espantoso sino que me di
cuenta de que tenía problemas para respirar.
(Bodavía es temprano. >i siquiera ha amanecido,+ observ,.
(6n poco m.s y ser. demasiado tarde.
9llos han encendido algunos algodones con polvo. 9s un viejo truco. 6n poco m.s y estaremos
asfi#iados.+
Ouimos a la ventana y empe/amos a aflojar el marco con una barra de hierro. Los vagabundos habían
cerrado la ventana por fuera. Sacando el marco, ,l rompi" el cristal y se arrastr" a trav,s de la abertura.
La ventana del s"tano daba a un hueco de hormig"n, tapado por una rejilla. 9l coronel empe/" a juguetear
con la rejilla, intentando sacarla, pero de alguna forma no funcionaba.
$o estaba apoyado contra la pared. La cabe/a me daba vueltas. 9l coronel volvi" a meter la cabe/a a
trav,s de la ventana abierta y orden"'
(Ag.chate. 2ay menos humo cerca del suelo. 7ntenta no moverte. -espira poco aire.+
Al e#puls" la rejilla afuera con los hombros. La sac" y me ayud" a trepar afuera.
>os sentamos en el bordillo de cemento de fuera de la ventana del s"tano, llenando silenciosamente
nuestros pulmones con el aire previo al amanecer de una ciudad que despertaba. Las vueltas en mi cabe/a
disminuían gradualmente. 9l aire empe/" a sentirse frío. 8ada uno allí sentado, sumido en sus propios
pensamientos.
9ntonces yo dije'
(Bus vecinos no son muy amigables. )Son ellos los &nicos que est.n a cargo aquí*+
63
(8ada uno est. a cargo de sí mismo. 9llos consiguieron su propio negocio. Braen a un nuevo sin techo y
le hacen pagar por pasar la noche. Si se niega a pagar, ellos desli/an algo en su bebida o lo asfi#ian
durante el sueño, como han intentado hacernos a nosotros, y entonces cogen todo lo que les guste de ,l 3
si tiene algo que valga la pena coger, eso es.+
()$ est.s dici,ndome que t&, un oficial de la :LE eres indiferente a todo ello* 0odrías ganar bastantes
puntos d.ndoles a tíos como esos un repaso. )= s"lo eras un UchupatintasV, sentado en una oficina todo el
día* )5ui/.s no sabías c"mo actuar en la calle*+
(Brabaj, en una oficina y trabaj, fuera de la oficina. $o sabía que hacer. 0ero conocer los movimientos
3 eso no es lo mismo que aplicarlos. 6n criminal, un enemigo 3 eso es una cosa. 0ero aquí estamos
tratando con seres humanos. $o podría calcular mal, usar demasiada fuer/a letal.+
()Llamas a esos, seres humanos* %ientras t& est.s racionali/ando por ahí, ellos est.n ahí fuera
rob.ndoles a los ciegos. ?7ncluso est.n dispuestos a cometer asesinato@+
(Sí, est.n dispuestos a cometer asesinato. 0ero no los parar.s por medios físicos.+
(B& te sientas ahí a filosofar, pero casi nos morimos. Apenas conseguimos escapar, otros podrían no ser
tan afortunados.+
(Sí, otros podrían no ser tan afortunadosP+
(Ahí tienes, )lo ves* )9ntonces c"mo es que est.s filosofando y no actuando*+
(>o puedo usar la violencia con la gente. B& ves lo que quiero decir, podría calcular malP Bu tambi,n
podrías moverte a tu propio Udespliegue de alojamientosV. $a ha amanecido.+
%e levant,, estrech, su mano y me fui.
S"lo había dado unos pasos cuando me llam".
(?9spera@ Kuelve aquí un momento.+
%e acerqu, al coronel sin techo sentado en el bordillo de cemento. Al s"lo estaba sentado allí, la cabe/a
bajada, sin decir palabra.
(2ey, )0or qu, me has llamado*+
Bras un momento de pausa, ,l habl"'
(9ntonces, )8rees que lo har.s bien*+
(8reo que puedo. >o est. lejos. Bres paradas de metro, eso es todo. Lo har,.+
(5uiero decir )8rees que alcan/ar.s tu objetivo* )9scribir un libro, hacer que lo publiquen*+
(2ar, un intento. 0rimero intentar, escribir.+
(9ntonces )Anastasia dijo que te funcionaría*+
(9so es lo que dijo.+
(9ntonces )0or qu, no hiciste eso en seguida*+
(Lo otro parecía m.s importante.+
(9ntonces )9so significa que no eres bueno para seguir "rdenes correctamente*+
(Anastasia no me orden+. 9lla me pidi+.+
(9lla te pidi"P 9ntonces, ella misma elabor" la t.ctica y estrategia. $ t& pensaste que lo harías a tu
manera, y s"lo estropeaste las cosas.+
(9so es lo que result".+
(9so es lo que result"P Bienes que prestar mayor atenci"n a tus "rdenes. Aquí. 8oge esto.+
Al tendi" algo envuelto en un paquete pequeño de pl.stico transparente, una alian/a de boda de oro y
una cru/ de plata en una pequeña cadena.
(6n comerciante te dar. la mitad de precio por estos. 1,jale tenerlos por la mitad de precio. 5ui/.s te
ayude a salir adelante. Si no tienes ning&n sitio adonde ir, vuelve aquí. $o me encargar, de ellos.+
()1e qu, est.s hablando* ?>o puedo coger esto@+
(>o racionalices. 9s hora de que te vayas. Así que vete. ?%ira@ ?S"lo vete@+
(Be lo estoy diciendo, no puedo cogerlos.+
Brat, de devolverle el anillo y la pequeña cru/ pero me encontr, con una autoritaria y al mismo tiempo
suplicante mirada. (?%edia 3 vuelta@ ?Adelante 3 marchen@+ =rden" en un susurro que estaba contenido,
sin embargo no admitía contradicci"n. 6n momento m.s tarde lleg" otra petici"n'
(S"lo aseg&rate de hacerlo.+
Al llegar a mi piso tenía ganas de irme a dormir e incluso de llegar al punto de no hacer nada. 0ero no
podía quitarme al coronel sin techo de la cabe/a.
%e vestí con ropa limpia y fui a verle. 0or el camino pensaba' qui/.s est, de acuerdo en venirse
conmigo. Al se adapta a cualquier cosa. 9s pr.ctico y pulcro. Adem.s es artista. 5ui/.s haga un dibujo
para la cubierta del libro. $ ser. m.s f.cil encontrar dinero para el alquiler si estamos juntos. >o tengo
dinero para el alquiler del mes pr"#imo.
64
Al apro#imarme a la ventana del s"tano por la cual habíamos salido antes esa mañana, vi un grupo de
gente 3 inquilinos del edificio, un coche de policía y una ambulancia.
9l coronel sin techo estaba tendido en el suelo, los ojos cerrados y una sonrisa en la cara. La cara y el
cuerpo estaban salpicados de suciedad h&meda. 6na mano muerta estaba cerrada alrededor de un peda/o
de ladrillo rojo. 6n caj"n de madera roto estaba contra la pared.
6n asesor m,dico del ju/gado estaba anotando algo en una libreta. Al estaba de pie frente al cad.ver de
otro hombre, vestido con ropas raídas, arrugadas, con la cara desfigurada.
9n el pequeño grupo que se había reunido, sin duda compuesto por inquilinos del edificio, una mujer
estaba parloteando efusivamente'
(P estaba paseando al perro y lo vi, sentado en el caj"n, de cara a la pared, y los otros tres 3
vagabundos, por la pinta 3 dos hombres y una mujer con ellos 3 vienen a ,l por detr.s. 9l hombre le da
una patada al caj"n y ,l se cae al suelo. 9llos empie/an a darle patadas, maldiciendo todo el tiempo. $o
les grito. 9llos paran de darle patadas. 9l viejo UsonrienteV aquí, se levanta, mira. 0asa un trago bastante
malo levant.ndose tambi,n. $ les dice que se vayan a la mierda y que no asomen sus caras por los
alrededores otra ve/. 9llos empie/an a maldecir de nuevo y entonces se van para ,l con toda su fuer/a.
8uando est.n m.s cerca, ,l da un golpe directo con el dorso de la mano, derecho al cuello del tío que le
dio la patada al caj"n. >o es que hiciera girar sus bra/os o algo, ,l s"lo tira al otro tío de un golpe, de
forma que ,l se dobla y no puede respirar. $o les grito otra ve/ y dos de ellos salen corriendo de
inmediato, mira.
0rimero la mujer, despu,s el hombre detr.s de ella. 9l UsonrienteV est. ahora agarr.ndose firmemente el
cora/"n. Al debe sentarse o tumbarse de inmediato, si es el cora/"n el que le est. fallando, pero no, ,l se
vuelve al caj"n. Se mueve muy lentamente. Kuelve a poner su caj"n contra la pared. 9ntonces vuelve a
subirse en ,l. 0uedo ver que realmente est. en mal estado. 9mpie/a a caerse. $ se desli/a hacia abajo,
todavía dibujando sobre la pared con ese ladrillo rojo suyo, y sigue dibujando hasta que aterri/a en el
suelo. $ ahí est. tumbado con la cara hacia arriba, justo contra la pared. $o voy corriendo, miro, y no
est. respirando. >o respira. ?0ero est. sonriendo@+
()0or qu, se subi" al caj"n*+ le pregunt, a la mujer.
(Sí, )0or qu, se subi" si el cora/"n le estaba fallando*+ repiti" una vo/ desde el grupo.
(5uería seguir dibujando. $ cundo esos tres tipos llegaron por detr.s, ,l estaba dibu2ando, eso es lo que
estaba haciendoP 0or eso probablemente no les vio llegar. $o había estado paseando a mi perro durante
un largo rato, y ahí est. ,l, de pie sobre su caj"n y dibu2andoP ,l no se volvi" ni una sola ve/P 0uede
ver lo que dibuj" < ??Ahí en la pared@@+ y la mujer señal" al edificio.
Sobre la pared de ladrillo gris del edificio se podía ver el contorno circular del sol, y en el centro de ,l,
una rama de cedro y, rodeando el perímetro del círculo del sol, algunas letras de imprenta de forma
bastante dispareja.
%e acerqu, a la pared y leí' L=S 891-=S -9S=>A>B9S 19 -6S7A. Aparte de eso, había rayos
emanando del sol. S"lo había tres. 1os de los rayos eran cortos y rectos, mientras que el tercero estaba
ondulado y e#tingui,ndose gradualmente, y se e#tendía hasta la base de la pared, donde el coronel sin
techo estaba yaciendo en el suelo, sonriendo.
%ir, la cara sonriente manchada de suciedad y pens, para mí mismo' puede que en los &ltimos
momentos de su vida, Anastasia consiguiera tocarlo con su -ayo, y lo calentara. Al menos calent" su
alma un poco y se la llev" a un infinito luminoso.
=bserv, c"mo los cad.veres eran cargados en la ambulancia. (%i+ coronel fue tirado sin cuidado en el
proceso, su cabe/a chocando contra el suelo de la ambulancia. >o pude soportarlo, me arranqu, la
chaqueta, corrí hasta la ambulancia y empec, a e#igirles que pusieran mi chaqueta bajo su cabe/a. 6no de
los camilleros me insult", pero el otro cogi" la chaqueta sin una palabra y la coloc" bajo la canosa cabe/a
del coronel. Los vehículos se fueron. Bodo estaba vacío, como si nada hubiera pasado.
0ermanecí allí de pie un momento, mirando el dibujo y la inscripci"n iluminados por el sol de la
mañana. %is pensamientos empe/aron a volverse confusos. Benía que hacer algo, al menos algo por ,l,
por este oficial de la :LE, ?6n oficial ruso que había perecido en este sitio@ )0ero qu,* )5u,, de hecho*
9ntonces me vino' vo a poner tu dibu2o, mi 7uerido o#icial, en la cubierta de mi libro. 9l libro que,
definitivamente, escribir,. 7ncluso aunque no s, c"mo escribir. Bodavía escribir, uno, y no s"lo uno. $ en
todos ellos pondr, tu dibujo 3 ser. mi emblema. $ en el libro les dir, a todos los rusos'
(%is camaradas rusos, no dispar,is a los cora/ones de vuestros oficiales con invisibles balas e#plosivas,
balas de crueldad e inhumanidad.
65
(>o dispar,is por detr.s a ning&n soldado 3 sean Elancos o -ojos, o incluso a/ules o verdes, insignias o
generales. Las balas que les dispar.is por detr.s son m.s terribles que las de plomo. ?%is camaradas
rusos, no dispar,is a vuestros oficiales@+
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
< Shop3a 3 c.lido sombrero de pelo, a menudo con solapas orejeras (atadas arriba cuando no hace demasiado frío!S la forma m.s
com&n de accesorio para la cabe/a durante los inviernos rusos.
4< K*#ir 3 bebida popular hecha de espesa leche fermentada de vaca o de cabra, vendida a menudo en envases de cart"n.
;< A mediados de los noventa, las UcopitasV de vodCa se vendían, realmente, en lo que parecían ser vasos de pl.stico de yogur,
completados con una tapa de papel de aluminio. 9ste envase permitía a los bebedores fuertes prescindir de la necesidad de un
vaso o de encontrar a un compañero de bebida para dividir el coste de una botella, y, de ese modo, adquirieron una enorme
popularidad.
N< LMh. M#iciales, o#iciales, vuestro coraz+n est" ba2o el #uego – de una canci"n e#tremadamente popular, escrita por el cantautor
=leg La/manov (JH < ! en JJN, que estuvo varios años a la cabe/a de las listas de ,#itos. La canci"n e#alta la virtud de los
soldados defendiendo a su país, y toma nota de los cambios afrontados por los oficiales rusos en una era post comunista.
H< Frimero de .ao, Siete de <oviembre – dos de las mayores fiestas sovi,ticas' de %ayo' 1ía 7nternacional de Solidaridad con
los Brabajadores, versi"n comunista del 1ía del Brabajo, originalmente conmemorando la 2uelga Leneral de 8hicago de GGDS
celebrado por primera ve/ en -usia (San 0etersburgo! en JG. F de >oviembre' fecha de la revoluci"n Eolchevique. 9n esos
días, los desfiles muestran enormes pancartas con consignas comunistas como (?Lloria al 0artido 8omunista de la 6ni"n
Sovi,tica@+ y (?Larga vida a la hermandad de naciones de la 6-SS@S esas consignas serían gritadas en el momento preciso por
las masas que desfilaban de trabajadores y soldados.
D< Jlasnost – literalmente UsinceridadV, UtransparenciaV, significando mayor libertad de e#presi"n y, especialmente, mayor
disponibilidad de informaci"n en asuntos sociales importantes, cuyo acceso había sido previamente reservado para la ,lite
dirigente. 9sto y la perestroi3a (-eestructuraci"n!, llegaron a ser t,rminos de moda universales para describir la política liberal
de Lorvachev.
F< Flaza de Senado, ahora conocida como pla/a de los UdiciembristasV 3 gran pla/a no lejos del 0alacio de 7nvierno de San
0etersburgo, donde un significativo n&mero de oficiales militares se manifest" (sin ,#ito! contra el gobierno /arista en 1iciembre
de G4H. Los oficiales fueron e#ilados o ejecutados por traici"n.
G< Juardia )lanca – nombre dado al personal militar que luch" contra la -evoluci"n Eolchevique y durante la subsiguiente guerra
civil (JJ 3 J4;!. Los soldados pro<bolcheviques fueron conocidos como Io2os.
J< Iopa interior limpia ba2o sus uni#ormes – señal de que los oficiales esperaban ser matados en batalla ese día.
I< ?hapaev – película cl.sica rusa, hecha en J;N, que narra la historia de Kasily 7vanovich 8hapaev, h,roe del 9j,rcito -ojo de la
guerra civil rusa.
21
in &í&ulo
9scribí r.pidamente. 1e ve/ en cuando, Anton, Artem y Lyosha, los estudiantes programadores, venían
a visitarme y me traían algo para comer. $o a&n no les había hablado de Anastasia. 0ero les e#pliqu, que
la organi/aci"n de la Asociaci"n se podría facilitar con la ayuda del libro que iba a escribir. $ así
empe/aron a mecanografiar el te#to del libro en los ordenadores. Oue especialmente Lyosha >ovichCov
quien trabaj" en esto. Al aparecía cada tres días, trayendo impreso lo que había mecanografiado y
llev.ndose a casa el &ltimo capítulo del manuscrito. 9sto sigui" durante unos dos meses.
6n día Lyosha apareci" con el &ltimo capítulo impreso del libro 7, un disquete con el te#to completo,
dos botellas de cerve/a, salchichas de OranCfurt y alg&n otro tipo de comida, adem.s de un poco de
dinero, y lo coloc" todo sobre la mesa de la cocina.
()1"nde conseguiste toda esta recompensa, Lyosha*+ pregunt, con sorpresa.
Al vivía solo con su madre, con medios muy limitados. >unca tenía dinero suficiente para comprar
fichas de metro o incluso s.ndMiches.
(9s ,poca de e#.menes, Kladimir >iColaevich,+ respondi" Lyosha. (2ago borradores para algunos
estudiantes, elaboro programas de ordenador para ellos. 0ara los estudiantes que no pueden hacerlo solos
o son demasiado vagos. %e pagan por ellos.+
()$ te las apañar.s bien para hacer los e#.menes t&*+
(Lo har,. Acabo de terminar un e#amen, y en un par de días tendr, que irme durante un mes para
adiestramiento militar, a :inoshma (!. 9s bueno que hayas conseguido acabar Anastasia. Si hay alguna
correcci"n que hacer ahora, Artem se ocupar. de ello. Anton ya est. fuera en adiestramiento.
(1ime Lyiosha, )c"mo te las pudiste arreglar para hacer e#.menes, hacer borradores y elaborar
programas de ordenador para otros, y adem.s mecanografiar e imprimir Anastasia cada día*
66
Lyosha no respondi". Kolví a la cocina para servir los franCfurts al vapor. La cabe/a y bra/os de
Lyosha estaban descansando sobre la mesa, encima de las p.ginas impresas que contenían el te#to de
Anastasia. Se había dormido r.pidamente.
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
< Kineshma 3 centro industrial y puerto de río Kolga.
22
%esen&ra=ando el mis&erio
9stando de pie en la cocina de mi pequeño apartamento en %osc&, de pie junto a la mesa con las
salchichas de OranCfurt enfri.ndose y la cabe/a de Lyosha >ovichCov descansando sobre las p.ginas que
contenían el te#to de Anastasia, me hice una promesa a mi mismo' encontrar una forma de recuperar mi
capital y volver a mi barco con la intenci"n de llevarlo en el mismo viaje que el año pasado cuando
conocí a Anastasia. 0ero no en una misi"n de comercio, como antes. 5uería ir allí durante las Unoches
blancasV de verano, para que Lyosha, Anton y Artem 3 así como todos aquellos que habían trabajado
como perros, a pesar de todos los reveses y, a menudo, en abandono de su propio bienestar material, para
organi/ar una asociaci"n de empresarios de pensamiento puro 3 pudieran disfrutar de unas vacaciones
como es debido a bordo de mi barco, en los alojamientos m.s lujosos.
)$ de qu, iba toda esta grandiosa idea, en cualquier caso* )5u, tipo de enganche tenía sobre la gente*
)0or qu, estaba yo, tambi,n, involucrado en ello tan estrechamente* )5u, tipo de misterio ocultaba* $o
simplemente ten$a que resolver esto, en detalle concreto, y desentrañar su misterio y prop"sito. )$ por
qu, est. la gente tan interesada por este sueño de una ermitaña de la taiga* )5u, yace escondido ahí*
)8"mo puedo desentrañar el misterio*
La corresponsal del %osCovsCaya 0ravda(! :atya Lolovina intent" desentrañarlo pidiendo a los
estudiantes que e#plicaran qu, los motiv", cu.l era su inter,s personal en todo esto. 0ero ellos no
pudieron dar una respuesta definitiva, diciendo s"lo que era algo que valía la pena hacer. 9n otras
palabras, estaban trabajando por intuici"n. )0ero qu, había detr.s de esta intuici"n*
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
@. .os3ovs3aa Fravda 3 (La Kerdad de %osc&+, peri"dico de %osc&.
23
in &í&ulo
9n el Baller de imprenta >&mero =nce de %osc&, fueron imprimidas dos mil copias del primer delgado
volumen de Anastasia, a e#pensas del propio taller. )0or qu, el gerente, Lennady Kladimirovich Lrutsia,
decidi" imprimir un libro de un autor desconocido* )0or qu, haría esto y, a pesar de las dificultades
financieras actuales del taller de imprenta, us" papel offset en lugar del papel de prensa habitual* (!
Los primeros libros los vendí yo mismo cerca de la entrada a la estaci"n de metro BagansCaya. 1espu,s
conseguí algo de ayuda de algunos de los primeros lectores del libro. 6na anciana señora estaba
diariamente de pie vendiendo copias fuera de la estaci"n de metro 1obryninsCaya. 9lla se tom" grandes
molestias en e#plicar en detalle, a cualquier interesado, el maravilloso libro que era. )0or qu,*
Los lectores empe/aron a venderlo tambi,n en centros vacacionales a las afueras de %osc&. 9llos
imprimieron anuncios y organi/aron reuniones de lectores para la gente que estaba allí de vacaciones.
9ntonces el director comercial de la casa de autori/aci"n de los editores de %osc&, $uri Anatolievich
>iCitin, decidi" ofrecer al taller de imprenta un anticipo sobre dos mil copias adicionales. Sus acciones
eran e#trañas e inesperadas.
Al condujo su coche para verme y me dijo'
(%i hijo y yo dejamos hoy el país para ir a un torneo de tenis. >uestro avi"n sale esta noche. >ecesito
darme prisa para obtener mi pago.+
67
Al pag" la segunda edici"n en su totalidad. 8uando lleg" el momento para ,l de recoger sus libros,
>iCitin me dijo'
(B& sabes, durante el verano no hacemos una gran venta de libros. $o coger, algunos paquetes, del
resto enc.rgate t& mismo. 8uando empiece a llegarte el dinero, puedes reembols.rmelo.+ 1e nuevo )0or
qu,*
Rusto desde el momento en que empec, a trabajar en el manuscrito, había habido muchos U)por qu,*V
asociados con el libro incluso hasta este día. 9s casi como si el libro estuviera vivo, involucrando a la
gente consigo mismo y usando su ayuda para traerlo a la vida. $o solía pensar que los acontecimientos
conectados con ,l eran pura coincidencia. S"lo que esas Uco<incidenciasV empe/aron a unirse entre sí
formando un dibujo. Ahora no tengo idea, en todo lo que ha pasado, de qu, es s"lo coincidencia y qu, es
conforme a una ley. Los dos han llegado a ser e#tremadamente difíciles de distinguir.
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
. 0apel de prensa 3 ,sta ha sido por mucho tiempo la norma para imprimir la mayoría de los libros de pasta blanda en -usia.
2"
>adre :eodori&

Lleg" el momento en que finalmente conseguí pagar una visita al 0adre Oeodorit. Biempo atr.s en la
taiga, en respuesta a mi pregunta de si había alguna persona en nuestro mundo con conocimiento y
capacidades similares a los de ella, pero viviendo cerca de casa, Anastasia había respondido'
(2ay personas en varios rincones de la Bierra cuyo estilo de vida no est. al nivel de la tecnocracia
imperante. Bodos ellos tienen diferentes capacidades. 0ero en tu mundo hay tambi,n una persona a la que
encontrar.s que es muy f.cil acercarse, ya sea invierno o verano. 9l poder de su espíritu es muy grande.+
()Sabes d"nde vive* )0uedo verle y hablar con ,l*+
(Sí, puedes.+
()5ui,n es ,l*+
(Al es tu padre, Kladimir.+
()5u, quieres decir* ?=h, Anastasia@ ?1eseaba tanto escuchar la prueba de que tienes ra/"n en todo, y
aquí est. todo resultando de forma equivocada@ %i padre muri" hace dieciocho años y fue sepultado en
un pequeño pueblo en la regi"n de EriansC.+
Anastasia se sent" en la hierba, su espalda apoyada en un .rbol, sus rodillas arrimadas cerca de su
pecho, y mir.ndome silenciosamente a los ojos. 0arecía un poco triste, como si estuviera
compadeci,ndose de mí. 9ntonces baj" la cabe/a a sus rodillas. $o pens, que podría estar sinti,ndose
ofendida por su error en lo referente a mi padre y trat, de consolarla.
(>o te ofendas, Anastasia. 9s probablemente porque, como t& misma dijiste, no te quedan muchas
fuer/as. (!
Anastasia no habl" por un momento, entonces levant" la cabe/a y, mir.ndome a los ojos una ve/ m.s,
dijo'
(%i fuer/a, de hecho, ha disminuido, pero no hasta el punto de que pudiera estar equivocada.+
9ntonces procedi" a relatar los acontecimientos que habían tenido lugar hacía veintis,is años. 9lla
volvi" a narrar el pasado no s"lo con gran e#actitud y al mínimo detalle, sino que incluso fue capa/ de
e#presar matices de sentimientos internos.
9s incomprensible c"mo uno puede captar pistas de la e#periencia e#terna' una e#presi"n facial apenas
perceptible, una posici"n del cuerpo, incluso los ojos, todo puede dar pistas de en qu, est. pensando un
interlocutor. 0ero c"mo era ella capa/ de percibir el pasado como si fuera simplemente un noticiario
documental, es a&n un misterio para mí.
La misma Anastasia no era capa/ de e#plicar este fen"meno a un nivel, de manera comprensible. 0ero
esto es lo que ella tenía que decir'
(>o lejos de %osc& est. el complejo del %onasterio de la Brinidad<Sergiev en la ciudad de Sergiev
0osad. 1etr.s de los enormes y antiguos muros del Brinidad<Sergiev hay un seminario, una academia y
68
varias catedrales adem.s del propio monasterio. Las catedrales est.n abiertas al p&blico, y cualquiera que
lo desee puede entrar y re/ar en este lugar sagrado de -us (4!. >o fue destruido ni siquiera durante las
campañas de persecuci"n contra los creyentesS de hecho, durante este período, las instituciones detr.s de
esos muros continuaron funcionando ininterrumpidamente,
manteniendo un lugar donde los hermanos mon.sticos pudieran servir a 1ios.
(2ace veintis,is años, el mismo día que yo llegu, a este mundo+ continu" ella, (un joven hombre
cercano a los veinte caminaba a trav,s de las puertas del %onasterio Brinidad<Sergiev. Kisit" el museo, y
despu,s procedi" a visitar la catedral principal donde estaba siendo leído un serm"n por un monje alto, de
pelo gris. Banto la altura del monje como su rango estaban bien por encima de la media. 9ste era el 0adre
Oeodorit, superior del %onasterio Brinidad<Sergiev. 9l hombre joven escuch" su serm"n. %.s tarde,
cuando el 0adre Oeodorit se retir", ,l lo sigui" hasta una de las habitaciones del tesoro, sin ser
obstaculi/ado por el personal del templo. Acerc.ndose al 0adre Oeodorit, empe/" a hablar con ,l sobre el
serm"n. $ el 0adre Oeodorit habl" con ,l durante un largo rato. 9l joven había sido bauti/ado, pero no
tenía mucha fe interior. >o cumplía los ayunos, no tomaba la comuni"n, y no asistía a la iglesia
regularmente. 0ero ese día marc" el principio de una amistad entre el 0adre Oeodorit y el joven hombre.
(9l joven empe/" a pagar visitas al monasterio. 9l 0adre Oeodorit hablaba con ,l y le enseñaba los
santuarios normalmente prohibidos para los feligreses corrientes. 9l monje le dio libros, los cuales ,l
perdi". 9l monje le puso una pequeña cru/ en una cadena alrededor del cuello, y tambi,n la perdi". 9l
monje le dio una segunda cru/, una m.s inusual 3 se abría como un diminuto estuche, pero tambi,n se
perdi".
(9l monje incluso llev" al joven al refectorio y lo sent" a la misma mesa que los monjes. 9n cada
ocasi"n le daba un poco de dinero. Al nunca le reprendi" por nada y siempre esperaba su llegada.
(9sto sigui" por un año entero. 9l joven visitaba el monasterio cada semana, pero un día se fue y no
volvi" a la semana siguiente. Al no volvi" despu,s de un mes, incluso despu,s de un año. 9l monje
todavía esperaba. Ahora ya han pasado veinticinco años. 9l monje a&n est. esperando. Keinticinco años,
Kladimir, tu padre espiritual ha estado esperando por ti 3 el gran monje ruso 0adre Oeodorit.+
(%e fui muy lejos del monasterio. A Siberia. A veces pensaba en el 0adre Oeodorit,+ respondí, como
justificando mis acciones a mí mismo o a alguien m.s.
(0ero no le escribiste ni siquiera una carta,+ observ" Anastasia.
(5uiero verle.+
()$ qu, le dir.s* )5ui/.s c"mo hiciste dinero, estabas feli/ enamorado y simplemente te e#traviaste*
)8u.ntas veces estuviste a las puertas de la muerte, pero en el &ltimo momento fuiste liberado de tus
males* Al ver. todo esto por sí mismo, s"lo mir.ndote. Al re/" por el perd"n de tus pecados y una ve/
tras otra te salv" a trav,s de sus oraciones. Al todavía cree, justo como lo hacía hace veinticinco años. Al
estaba esperando algo diferente de ti.+
()5u, era ello, Anastasia* )5u, sabe el 0adre Oeodorit, qu, quiere*+
(>o puedo comprenderlo, al menos no ahora. Oue algo que el sinti" intuitivamente. 1ime, Kladimir,
)-ecuerdas las conversaciones que tuviste con ,l, recuerdas qu, viste en la habitaci"n del tesoro del
monasterio*+
(Bodo est. muy confuso en mi mente. 1espu,s de todo, fue hace mucho tiempo. S"lo puedo recordar
escenas aisladas. (7ntenta recordarlas. $o te ayudar,.+
(9l 0adre Oeodorit hablaba conmigo en cada ocasi"n en diferentes sitios del monasterio. -ecuerdo
algunas habitaciones subterr.neas 3 al menos eran parcialmente subterr.neas. -ecuerdo el refectorio, la
larga mesa donde los monjes tomaban su cena, y yo cenaba con ellos. 9sto fue durante una ,poca de
alg&n tipo de ayuno. La comida estaba preparada especialmente para el ayuno, pero me gustaba.+
()Buviste algunas impresiones o sentimientos inusuales durante tus visitas al monasterio*+
(6na ve/, despu,s de la cena, dej, el refectorio y fui a trav,s de un pasillo a un patio interior del
complejo del monasterio, con rumbo a una salida. La puerta ya estaba cerrada para los feligreses. 9l patio
interior estaba vacío. Aquellos altos y enormes muros aislaban el ruido de la ciudad m.s all.. Bodo lo que
podía ver a mi alrededor eran las catedrales. Bodo estaba en completo silencio. %e par,. 0arecía como si
pudiera oír m&sica solemne sonando. >ecesitaba irme. 2abía un monje de guardia en la puerta para
dejarme salir y cerrar con pestillo detr.s de mí. 0ero yo s"lo permanecía allí de pie y escuchaba esa
m&sica, y finalmente, lentamente, me dirigí a la puerta.+
()>unca escuchaste esa m&sica de nuevo* )>unca e#perimentaste la misma impresi"n*+
(>o.+
()Alguna ve/ intentaste escuchar esa m&sica 3 para evocar la impresi"n de ella desde dentro*
69
(Sí, pero nunca lo conseguí. 7ncluso trat, de permanecer de pie en ese mismo sitio la pr"#ima ve/ que
fui, pero l.stimaP+
(Brata de pensar en algo m.s, Kladimir.+
(Ahora me est.s interrogando. B& narraste todo con tanta precisi"n 3 todo lo que me pas" hace
veintis,is años 3 cu*ntame tH c"mo me sentí entonces.+
(9so no es posible. 9l 0adre Oeodorit no formul" ningunos planes específicos, ,l estaba esperando algo
intuitivamente' ,l imagin" algo significativo e hi/o mucho hacia ese fin. Eastante, de hecho. 0ero, por
qu, el asoci" su deseo contigo 3 t& que no tenías las capacidades b.sicas para aceptar r.pidamente la fe 3
permanece como un misterio. $ por qu, ,l no ha roto esta fe incluso despu,s de veinticinco años de tu
vida derrochadora 3 eso tambi,n es un misterio. )$ por qu, a&n est.s t&, que has recibido tanto, sentado
sobre tus manos* )0or qu,* >o puedo entender eso. 1espu,s de todo, nada en el 6niverso desaparece sin
rastro. 0or favor, mira si puedes recordar aunque sea escenas aisladas de tus encuentros y conversaciones
con tu padre espiritual.+
(-ecuerdo un sal"n, o qui/.s era alg&n tipo de habitaci"n del tesoro, en la academia o el seminario, o
qui/.s era una de las habitaciones subterr.neas en el mismo monasterio. Alg&n tipo de monje abri" la
puerta al 0adre Oeodorit, pero ,l no entr". 9l 0adre y yo entramos solos. 2abía algunos cuadros en las
paredes, y cosas en pequeños estantes.+
(B& e#perimentaste dos sorpresas allí. )8u.les fueron*+
()Sorpresas* Sí, por supuesto, me sorprendi", me dej" estupefactoP+
()9l qu,*+
(6n cuadro en particular. 9ra negro y blanco, como dibujado con un l.pi/. 9ra el retrato
meticulosamente ejecutado de alguna persona.+
(0ero )5u, te sorprendi" de ,l*+
(>o lo recuerdo.+
(?0iensa, Kladimir@ 0or favor trata de recordarlo 3 yo te ayudar,. 2abía un pequeño sal"n, t& estabas
allí de pie solo con el 0adre Oeodorit frente a este cuadro. 9stabas de pie a poca distancia de ,l, y ,l te
dijo' Uac,rcate un poco m.s al cuadro, Kladimir,V B& diste un paso adelante, despu,s otro...+
(?-ecuerdo, anastasia@+
()5u,*+
(9ste dibujo de una persona fue tra/ado con una sola línea espiral fluctuante. 9ra como si el artista
hubiera puesto el l.pi/ o lo que sea en el medio de una hoja de papel en blanco, y sin levantarlo del papel,
lo hubiera hecho ir en una espiral, alternativamente presionando fuerte sobre ,l para hacer una línea m.s
gruesa y aflojando, tocando levemente el papel, para hacer una línea fina y delicada, pero todavía
continua. La línea espiral terminaba en un borde de la p.gina. 9l resultado era un dibujo asombroso, el
retrato de una persona.+
(9ste cuadro,+ inform" Anastasia, (debería ser e#puesto al p&blico para que todos lo vieran. Alguien
sería capa/ de descifrar la informaci"n oculta en ,l. 9sa línea pulsante retratando a una persona tiene algo
que decir a la gente.+
()8"mo*+
(>o lo s, a&n. B& eres consciente, por ejemplo, de c"mo los puntos y los guiones pueden representar un
alfabeto o escritura musical. $o s"lo puedo adivinar que podría ser uno u otra, o algo m.s. 8uando
vuelvas, pídeles que lo e#pongan al p&blico o lo publiquen en alg&n sitio. Alguien se presentar. que sea
capa/ de descifrar esa línea espiral.+
(0ero )5ui,n me escuchar.*+
(9llos te escuchar"n. 0ero entonces e#perimentaste un segundo sentimiento m.s inusual. )0uedes
recordar qu, fue*+
(9ra en la misma habitaci"n o en la siguienteP Sí, era una habitaci"n bastante m.s pequeña donde
había una silla tallada sobre una plataforma elevada. 5ui/.s era un sill"n, algo así como un trono. 9l
0adre Oeodorit y yo est.bamos allí de pie y lo mir.bamos. 9l 0adre dijo que nunca nadie lo había
tocado.+
(0ero t& lo tocaste. 9 incluso te sentaste en ,l.+
(Oue el mismo 0adre Oeodorit quien sugiri" que me sentara en ,l.+
()$ qu, pas" cuando lo hiciste*+
(>ada. %e sent, allí, mirando al 0adre Oeodorit, y ,l permaneci" allí de pie mir.ndome a los ojos. S"lo
miraba, eso es todo.+
(0or favor recuerda, Kladimir, intenta recordar tus sentimientos internos. 9llos son lo m.s importante.+
70
(Eueno, no había nada especialP 9ra s"lo que, t& sabes, algunos pensamientos empe/aron a pasar por
mi cabe/a en un pisp.s, como una cinta magnetof"nica en modo de avance r.pido, y las palabras todas
borrosas en un tropel de sonidos ininteligibles.+
()$ nunca trataste de descifrarlas, Kladimir* )Alguna ve/ tuviste el deseo de parar la cinta para poder
escucharla a la velocidad normal y entender qu, estaba diciendo*+
()8"mo podría*+
(8onsiderando la esencia de tu ser.+
(>o, nunca intent, eso. >o le est.s dando ning&n sentido.+
($ las cosas que el 0adre Oeodorit te cont", )recuerdas algo* )0uedes recordar siquiera una sola frase,
incluso una frase sin cone#i"n con el resto*+
(Sí, pero realmente no puedo recordar con qu, estaba conectada.+
(1ime qu, era.+
(PB& les mostrar.sP+
9n este punto Anastasia, que había estado sentada bajo el .rbol, s&bitamente se levant" de un salto, su
cara radiante. 0uso las manos en el tronco del cedro, y presion" su mejilla contra ,l.
(?Sí, por supuesto@+ e#clam", agitando sus bra/os con deleite y gritando go/osamente'
(?9res verdaderamente grande, monje de -usia@ Sabes, Kladimir, hay una cosa que puedo decirte con
certe/a del 0adre Oeodorit. Al ha ridiculi/ado muchas enseñan/as del mundo mostrando qu, es lo m.s
esencial.+
(Al y yo nunca discutimos ninguna enseñan/a. 2abl.bamos sobre cosas de cada día.+
(?Sí, por supuesto@ ?8osas de cada día@ 9l 0adre Oeodorit hablaba de cosas en las que t& estabas
interesado. Al te mostraba creaciones sagradas, y las trataba con veneraci"n, pero evitaba hacer un gran
espect.culo de ello. 7ncluso habiendo llegado a un alto rango, era un hombre muy sencillo,
fundamentalmente, un pensador 3 qui/.s ,l estaba incluso meditando durante el tiempo en que estabas
con ,l. $ ,l no era de los que e#ponen dogmas. ?5u, tontos parecen los predicadores de dogmas
convencionales que llegaban a -usia del e#terior en comparaci"n con ,l@ 9llos s"lo distraen la atenci"n
de uno de lo m.s esencial. Al tuvo tanto ,#ito al protegerte de los dogmas que t& me ves tambi,n como
una ermitaña ingenua. >o importa qui,n soy yo. Lo que importa es que t& te atengas a lo m.s esencial.+
()5u, cosa m.s esencial*+
(Lo que est. en todo 2ombre.+
(0ero )c"mo puede todo 2ombre conocer las enseñan/as de los gur&s de =ccidente y =riente, 7ndia y
Bibet, si nunca las ha oído*+
(Boda la informaci"n esencial ha sido incluida en el 2ombre, Kladimir, en cada 2ombre justo desde el
principio. 9s algo que le fue dado en el día de su creaci"n, al igual que bra/os, piernas, pelo y un cora/"n.
Bodas las enseñan/as del mundo, así como todos los descubrimientos, son tomados e#clusivamente de
esta Ouente. 7gual que los padres tratan de darles todo a sus hijos, así el Lran 8reador le da todo a cada
uno al instante. >ada hecho por el 2ombre. >i una multitud de libros, ni los &ltimos ordenadores y los
ordenadores del futuro todos juntos, pueden abarcar siquiera una parte de la informaci"n contenida en un
solo 2ombre. 6no s"lo tiene que saber c"mo usarla.+
(9ntonces, )0or qu, no todo el mundo hace descubrimientos* )$ por qu, no todo el mundo formula
enseñan/as*+
(1igamos que una persona consigue e#traer un grano de verdad del todo. $ habla de ello con
entusiasmo, pensando que se le ha dado s"lo a ,l. $ que contiene lo m.s esencial. Al le habla de ello a
otros, intentando hac,rselo ver como lo primero y &nico importante. 0ero hablando así, est. bloqueando
la compleja red b.sica de informaci"n que ya e#iste dentro de sí mismo. 9l conocimiento de la verdad
consiste no en proclamarla sino en vivirla.+
()$ qu, forma de vida es característica de aquellos que mejor conocen la verdad*+
(?6na feli/@+
(0ero para conocer la verdad, ?)1ebe uno tener una conciencia consciente y pure/a de pensamiento*@+
(?9so es visionario@ ?Oant.stico@+ Anastasia se carcaje", y alegremente añadi"' ()lees mis
pensamientos*+
(>o hay nada visionario ahí, es simplemente una actitud atenta al 2ombre. B& siempre te est.s
refiriendo a la pure/a de pensamiento y la conciencia consciente.+
(?Kisionario@ ?Kisionario@+ repetía, todavía riendo. B& lees mis pensamientos. ?=h, qu, fant.stico@+
Al escuchar su alegre risa, yo tampoco me pude contener mucho tiempo y rompí a reír a carcajadas.
%.s tarde pregunt,'
71
()5u, piensas, Anastasia, me recibir. mi padre espiritual, el 0adre Oeodorit, si voy a verle* )2ablar.
conmigo* )>o estar. disgustado*+
(?0or supuesto que te recibir.@ ?Al estar. de lo m.s feli/ de verte allí@ Al te acepta de la forma que seas.
S"lo que ,l estar. incluso m.s feli/ de verte si has hecho al menos alg&n uso de la informaci"n dentro de
ti, si percibe alguna señal de que t& eres consciente de ello. 0ara el avance r.pido, Kladimir, y entender.s
mucho.+
()Kive todavía mi padre espiritual en el mismo sitio* )9n el monasterio Brinidad<Sergiev*+
(Bu padre espiritual, el gran anciano de -us, ahora est. viviendo en un pequeño priorato mon.stico en
el bosque, no lejos del monasterio Brinidad<Sergiev. Las reglas del priorato son m.s estrictas que las del
monasterio, y tu padre espiritual es el prior allí. 9l priorato est. situado en el bosque, en un marco
irresistiblemente bello. S"lo hay unas cuantas casitas allí, cada una con su propia celda mon.stica.
(9ste priorato situado en el verde bosque tiene una pequeña iglesia de madera. >o est. decorada
recargadamente y no tiene una c&pula dorada, pero es muy, muy bella, acogedora y limpia, calentada por
dos estufas. Allí no se compran o venden velas, como en la mayoría de las otras iglesias. 1e hecho, allí no
se compra ni vende nada. >o hay nada ni nadie para profanarla, y a los feligreses no se les permite el
acceso. 7ncluso en este día, tu padre espiritual, el 0adre Oeodorit, est. re/ando en esta iglesia. Al est.
re/ando por la salvaci"n de las almas de todos, incluyendo la tuya. 9st. re/ando por los niños que han
perdido a sus padres, y re/ando por los padres que han perdido a sus hijos. Ke a ,l e inclínate ante ,l. 0ide
por el perd"n de tus pecados. 9l poder de su espíritu es muy grande. $ dale mis m.s profundos respetos al
0adre Oeodorit.+
(Eien, Anastasia. 9so har,. $ ya sabes, primero intentar, hacer lo que me has pedido.+
Al llegar a Sergiev 0osad, la ciudad a las afueras de %osc& a la cual se le solía llamar TagorsC, entr, por
las puertas del monasterio Brinidad<Sergiev justo como solía hacer hacía veintisiete años. 0rimero me
dirigí a la puerta de la parte activa del monasterio. Antiguamente, todo lo que tenía que hacer era entrar y
preguntar por el 0adre Oeodorit. 0ero esta ve/ el monje de guardia respondi" que el arcipreste ya no era el
0adre Oeodorit. 2abía un 0adre Oeodorit viviendo en el bosque a las afueras de los terrenos del
monasterio 3 pero los feligreses no iban allí.
Le cont, al monje que yo era un conocido del 0adre Oeodorit, y en prueba de esto, nombr, los
santuarios del monasterio que el 0adre Oeodorit me había enseñado hacía muchos años. 9ntonces me dijo
d"nde estaba situado el priorato del bosque, y con un ine#plicable escalofrío de emoci"n me apro#im, a
la pequeña iglesia de madera del bosque. 9ra, en efecto, e#traordinariamente bella, y combinaba
armoniosamente con el entorno natural. 2abía senderos que llevaban a la iglesia desde varias casitas<
celdas situadas en torno a ella.
9l 0adre Oeodorit se encontr" conmigo en el pequeño porche de madera de la iglesia del bosque. $o
estaba un poco sin palabras. -ecord, el consejo de Anastasia' (?Ynicamente, no te avergXences e intenta
no hacerte el sorprendido cuando te encuentres con tu padre espiritual@+ A&n no podía superar un
ine#plicable sentimiento de inquietud. 9l 0adre Oeodorit estaba viejo y gris, pero no m.s viejo de lo que
parecía hacía veintisiete años.
>os sentamos sobre unos bloques de madera, en el porche de la pequeña iglesia del bosque, sin mediar
palabra. 7ntent, hablar, pero no pude conseguir encontrar lo apropiado que decir. 0arecía como si ,l ya
conociera la imagen completa y no tenía sentido pronunciar palabras. 9ra como si los veintisiete años,
desde que nos encontramos por &ltima ve/, no hubieran pasado en absoluto. 0arecía como si nos
hubi,ramos separado s"lo ayer.
$o había llevado una copia de mi libro de Anastasia para dar al 0adre Oeodorit, pero me sentía reacio a
d.rselo en realidad. $o les había estado enseñando el libro a varios cl,rigos. Algunos s"lo le echaban una
ojeada y decían que no leían libros como ese. =tros preguntaban de qu, trataba, y, despu,s de mi breve
e#plicaci"n, declaraban a Anastasia una infiel. $o no tenía ganas de enfadar al 0adre Oeodorit y,
ciertamente, no quería que *l la recha/ara de plano. 8ada ve/ que alguien había intentado hablar mal de
Anastasia, me había brotado un sentimiento de resistencia. 7ncluso había tenido una disputa sobre ello con
el decano del %onasterio >ovospassCy. (;! Al señal" a dos mujeres que llevaban ropa oscura y pañuelos
de cabe/a negros y dijo'
(Así es como las mujeres temerosas de 1ios deberían ser.+
$o respondí'
(Si Anastasia es feli/ y disfruta de la vida, eso bien podría ser grato a 1ios. 9s m.s grato ver a gente
disfrutando de la vida que a gente apagada y abatida como esa.+
72
Así que fue con algo de inquietud que finalmente saqu, mi libro y se lo di al 0adre Oeodorit. Al lo tom"
silenciosamente y lo sostuvo en la palma de una mano.
9mpe/" a acariciarlo suavemente con la otra mano, como sintiendo algo con sus palmas, y pregunt"'
()5uieres que lo lea*+ $, sin esperar respuesta, añadi"' (Eien, d,jalo conmigo.+
1os días despu,s, pagu, una visita matinal al 0adre Oeodorit. >os sentamos allí en el bosque, en un
banco diminuto cerca de la celda del 0adre. $ hablamos sobre todo tipo de cosas. %ientras su manera de
hablar era m.s o menos la misma de hacía veintisiete años, una cosa me preocup"' )0or qu, el 0adre
Oeodorit parecía un poco m"s 2oven que hacía veintisiete años* $ de repente ,l interrumpi" el hilo de sus
ideas y dijo'
(Sabes, Kladimir, tu 0adre Oeodorit ha fallecido.+
Al principio me qued, sin habla, pero me las arregl, para preguntar'
()9ntonces quien es usted*+
(Soy el 0adre Oeodorit,+ respondi", mir.ndome con s"lo un leve rastro de sonrisa. 9ntonces le
pregunt,'
(1igame, )d"nde est. su tumba*+
(9n el viejo cementerio.+
(%e gustaría verla. )0uede decirme c"mo llegar allí*+
Al no dijo nada sobre la tumba, solamente'
(Ken a verme otra ve/ siempre que tengas tiempo.+
$ entonces empe/" a tener lugar una increíble e#periencia.
(2ora de comer,+ dijo el 0adre Oeodorit. (Ken, te dar, algo de comer.+
9n una pequeña cabaña que servía como refectorio me sent, a la mesa. La mesa se había puesto con una
sopera de borsch (N!, pur, de patatas, pescado y una bebida con fruta cocida. Al sirvi" sopa en un cuenco
para mí, y empec, a comer. Al 0adre no comi". Al simplemente se sent" a la mesa.
Ban pronto como comenc, con las patatas, sentí un gusto delicioso en la boca. %e trajo recuerdos. Las
patatas sabían e#actamente como las que habían hecho en el refectorio del monasterio hacía veintisiete
años. Lo había recordado toda mi vida desde entonces. La cabe/a empe/" a darme vueltas. 0or un lado,
aquí había un 0adre Oeodorit distinto sentado frente a míS por el otro lado, ,l hablaba y se comportaba
e#actamente como recordaba de antes.
-ecord, c"mo una ve/, hacía muchos años, cuando est.bamos juntos en una de las habitaciones del
monasterio, el 0adre Oeodorit había sugerido que me sacara una foto con ,l. 9stuve de acuerdo. Al llam" a
uno de los monjes que tenía c.mara y nos sac" una foto. Ahora decidí usar esto para introducir algo de
claridad a mi situaci"n presente. $o sabía que a los monjes no les gustaba posar para fotos. $ me vino el
pensamiento de preguntar al 0adre Oeodorit si le importaría si yo sacaba una foto en color de nosotros y
que tambi,n quería sacar una de la pequeña iglesia del bosque. Si se negaba, eso significaría que no era el
mismo 0adre Oeodorit, no mi 0adre Oeodorit. $ así sugerí'
(0ermítame sacarme una foto con usted.+
9l 0adre Oeodorit no se neg", y nos sacamos nuestra foto. $ tambi,n saqu, una instant.nea de la
pequeña iglesia. Sali" bastante bien, incluso aunque yo tenía una c.mara muy sencilla.
8uando me marchaba, el 0adre Oeodorit me dio una pequeña Eiblia de viaje. >o estaba dispuesta en
versículos, como todas las otras Eiblias que yo había visto, sino simplemente en te#to corriente, como en
un libro normal. Al me aconsej"'
(8uando cites la Eiblia en tu libro, deberías indicar el capítulo e#acto del que est.s citando.+ (H!
Le pregunt, si estaría abierto a recibir y a hablar con la gente que deseara conocer a Anastasia, para que
no tuvieran que viajar una distancia tan larga a la taiga siberiana. A lo cual respondi"'
(Sabes, a&n no me he comprendido totalmente a mí mismo. Así que, por ahora, ven solo, siempre que
tengas tiempo.+
$o estaba en desacuerdo con la negativa del 0adre feodorit de ver a otra gente, pero no estaba por la
labor de presionar el asunto. %i conversaci"n con ,l en diversos temas me condujo a la siguiente
conclusi"n' en los monasterios rusos se pueden encontrar ciertos ancianos cuya sabiduría y simplicidad de
e#presi"n supera de lejos el arte de un n&mero incontable de predicadores confesionales, tanto nacionales
como de la variedad importada.
0ero )0or qu, est.is callados, vosotros mayores de -usia, que hab,is sido dotados de tal sabiduría* )9s
esto algo a lo cual hab,is sido conducidos por vosotros mismos, o hay fuer/as de la oscuridad de alguna
clase que os est.n impidiendo hablar claro* La gente viene a un servicio de iglesia, y resulta ser un
lenguaje que ellos no entienden (H!. $ entonces la gente acude en hordas, e incluso paga dinero, para
73
escuchar a los predicadores hablar en una lengua que ellos pueden entender. 5ui/.s es por eso por lo que
tantos rusos acuden a lugares sagrados e#tranjeros e ignoran los suyos propios.
$o siempre tuve una sensaci"n de pa/ despu,s de hablar con el 0adre Oeodorit. La forma en que ,l
habla es mucho m.s sencilla, clara y comprensible que la de la gran mayoría de los predicadores a los que
fui a escuchar despu,s de encontrarme con Anastasia, en mis esfuer/os por dar sentido a lo que ella me
dijo. $o quiero que otros tengan una buena e#periencia, tambi,n. 0ero )8u.ndo hablar,is claro, sabios
ancianos de -usia*
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
< >ota del autor 3 9sta conversaci"n tuvo lugar despu,s de que ella perdiera el conocimiento al salvar al hombre y a la mujer de
morir. 1escribo esta situaci"n en mi primer libro.
4< -us 3 nombre del antiguo territorio ruso, el cual en el siglo 7Z 1.8. se centraba alrededor de :iev. 1e -us vienen la -usia,
6crania y Eielorrusia que conocemos hoy.
;< %onasterio >ovospassCy 3 reivindicado como el monasterio m.s antiguo de %osc&, remont.ndose a la fundaci"n de %osc& en
NF por el príncipe $uri 1logoruCy.
N< Eorsch 3 sopa rusa de remolacha.
H< La edici"n rusa de Anastasia incluye referencias sin capítulo ni versículoS en la edici"n inglesa del libro 7, fueron añadidos por el
traductor y el editor.
D< Los servicios ortodo#os rusos son dirigidos en eslavo antiguo de iglesia, que es un antiguo pariente lejano del ruso, pero apenas
comprensible para los hablantes de ruso de hoy.

2$
(l (s!acio de Amor
1espu,s de la venta de la primera edici"n del libro sobre anastasia recibí un pago de derechos de autor.
Oui a la K1>:h (!, ahora conocida como el 8entro de 9#hibici"n de Bodos los -usos. 0or alguna ra/"n,
siempre disfrutaba estando allí. 9sta ve/ pas, de largo una multitud de bares y buf,s shashliC, tent.ndome
con sus deliciosos aromas, y luch, contra mi inclinaci"n a comer todos los manjares a la vista. Aunque
tenía dinero en el bolsillo, y en bastante cantidad, decidí que ahora lo pasaría m.s sabiamente. $, de
repente, ocurri" otra cosa increíble. >o fue alto, pero sin lugar a dudas y con claridad, escuch, la vo/ de
Anastasia.
(8"mprate algo para comer, Kladimir. 8ompra lo que sea que te guste. >o tienes que escatimar en
comida nunca m.s.+
Seguí andando unos pasos, pasando de largo los bares abiertos, y de nuevo la vo/'
()0or qu, est.s pasando de largo* 0or favor, coge algo para comer, Kladimir.+
(?Kenga ya, estoy teniendo alucinaciones@+ pens,.
8amin, sobre un banco a lo largo de un ancho sendero, donde apenas había nadie m.s alrededor. %e
sent, y susurr, en vo/ baja, inclin.ndome para que la gente pensara que estaba hablando conmigo mismo.
(Anastasia, )9stoy realmente escuchando tu vo/*+
$ escuch, la respuesta definida y clara'
(9st.s escuchando mi vo/, Kladimir.+
(2ola, Anastasia. )0or qu, no me hablaste antes* Bantas preguntas han estado acumul.ndose. 0reguntas
que la gente ha estado haciendo en las reuniones de lectores, incluyendo muchas que no pude contestar.+
($o he estado habl.ndote. 2e estado intentando de todo esta ve/ para hablar contigo. 0ero t& no me has
estado escuchando. 6na vea, cuando decidiste eliminarte, incluso grit,, estaba tan preocupada, pero fue
en vano. >o me escuchaste. 8omprendí qu, necesitaba hacer y empec, a cantar. 9ra esta canci"n que las
dos chicas aprendieron casualmente y tocaron con sus violines en la estaci"n de metro. 9llas la
escucharon y empe/aron a tocar. Ban pronto como reconociste la misma melodía que me oíste cantar en
la taiga, me recordaste. $o estaba tan preocupada entonces, pens, que la leche se me iba a cortar.+
()5u, leche, Anastasia*+
(%i leche materna. La leche para nuestro hijo. 1espu,s de todo, le di a lu/, Kladimir.+
(Le disteP ?Anastasia@ )Oue duro* )8"mo lo est.s haciendo all. sola en la taiga* )8"mo est. ,l* B&
me contaste 3 recuerdo tus palabras 3 que no sería en el momento correcto.+
74
(Bodo est. bien. La naturale/a despert" pronto y ahora me est. ayudando. $ nuestro hijo est. bien. 9s
un muchacho fuerte. Siempre est. sonriendo. Solamente su piel est. un poco seca, justo como la tuya.
0ero eso no es nada, pasar.. Bodo estar. bien. $a ver.s. 9s m.s difícil para ti que para nosotros. 0ero da
un paso m.s. Bermina de escribir. S, lo duro que ha sido para ti, y no ser. tan f.cil tampoco en el futuro.
0ero sigue. Sigue tu propia senda.+
(0ero, AnastasiaP+
5uería decirle que escribir un libro era mucho m.s duro que dirigir un negocio. 5uería hablarle sobre
c"mo estaban las cosas con mi familia y la empresa. Sobre todos los altos y bajos del pasado año. Sobre
c"mo ya no tenía hogar ni familia, y casi acab, en el psiqui.trico. 5uería darle una buena charla sobre
aquellos sueños suyos, para que no apuntara tan alto con ellos, no pudiera seguir tentando a la gente. 0ero
entonces pens,' )0or qu, disgustar a una madre nodri/a* 3 su leche podría incluso volverse mala.
$ así dije'
(>o te preocupes por nimiedades, Anastasia. >o tengo ninguna dificultad particular en este momento
)A qu, tanto alboroto* 2e escrito un libro. $ fue m.s f.cil que planificar un negocio. 8uando planificas
un negocio, hay un mont"n de factores diferentes que tienes que prever por adelantado. 0ero aquí
simplemente te sientas y describes lo que ya ha sucedido. 8omo en los chistes sobre 8huCchi' U$o canto
lo que veoV. (4!
($ adem.sP )Sabes algo, Anastasia* 9sos sueños tuyos, que yo pensaba que eran pura fantasía, est.n
empe/ando a hacerse realidad. 9s increíble, pero se est.n haciendo realidad. %ira el libro, est. acabado.
B& soñaste con ,l y ahora e#iste. La gente est. realmente leyendo con entusiasmo. Los periodistas de
%osc& ya est.n escribiendo sobre ,l. Los lectores est.n escribiendo poesía sobre ti, sobre la >aturale/a,
sobre -usia.
(9ncontr, el cuadro de que hablamos en los archivos del %onasterio Brinidad<Sergiev. 9l cuadro ha
sido conservado, se titula U9l 0rimero y Ynico con una sola líneaV (;!. Lo publicar,.
($ )0uedes imaginarte, los bardosP recuerdas hablarme de los bardos*+
(Sí, recuerdo, Kladimir.+
(Sorprendente como es, esto tambi,n est. empe/ando a suceder. 9stuve en una conferencia de lectores
donde se me acerc" este tipo de pelo rubio oscuro. %e dio una cinta de casete y dijo, en seco, a la manera
militar' U8anciones para Anastasia. 0or favor, acepte.V
(0eriodistas, lectores y dos del personal del 8entro de investigaci"n de %osc&, Ale#ander Solntsev (N!
y Ale#ander TaCotsCy, que habían venido a la conferencia 3 todos ellos escucharon en silencio la cinta.
1espu,s algunas personas empe/aron a hacer copias de ella. 9llos hicieron algunas copias y al mismo
tiempo intentaron locali/ar al hombre que me la había dado 3 cuya apariencia, aparte de su pelo rubio
oscuro y su corta estatura, no tenía mucho que decirles. Al había aparecido, al parecer, de ninguna parte, y
desapareci" igual de misteriosamente. -esult" ser un oficial de submarino de San 0etersburgo, un
científico llamado Ale#ander :orotynsCy. (H! %.s tarde ,l me cont" c"mo el submarino en que estaba
consigui" subir a la superficie despu,s de un accidente. 8"mo ,l había sido confiadamente guiado por
una serie de coincidencias en cone#i"n con este casete. Luiado a d.rmelo. >o s"lo eso, sino que
:orotynsCy result" ser un bardo tambi,n. $ su canci"n Khram (La iglesia! contiene todas las frases que
t& me dijiste. )-ecuerdas estas, por ejemplo*
>o creas las palabras de otros 3
6na ve/ dijeron, se fueron como el viento
%uchos ver.n la iglesia
0ero pocos entrar.n
>uestra vida puede ser una carrera
1e un suelo a otro somos tirados
0ero cada uno debe afrontar
La elecci"n que ha hecho por sí mismo.
(Adem.s, :orotynsCy realmente no tiene una vo/ de canto. Al pr.cticamente recita cuando canta. 0ero
ese mismo hecho viene a probar lo que dijiste sobre el poder de la palabra conectada al alma por hilos
invisibles. :orotynsCy el Eardo es un ejemplo viviente.+
(0or toda la dicha radiante que le has estado dando a la gente, por la purificaci"n de las almas, yo te
agrade/co, Eardo, yo te agrade/co,+ dijo Anastasia.
(S"lo piensa < ?=tro oficial@+ refle#ion,. (Lrutsia, el primero que imprimi" el libro 3 era un oficial. $ el
coronel sin hogar que hi/o el dibujo para ,l. $ despu,s había un piloto, comandante de regimiento, que
75
había estado ayud.ndome a vender los libros. $ ahora el primero en traerme canciones resulta ser un
oficial. )1e qu, va tu -ayo que parece poner al rojo los cora/ones de los oficiales en particular*
)0royectas tu -ayo sobre ellos m.s que sobre otros*+
(%uchos han sido tocados por mi -ayo, Kladimir, pero ,l provoca aspiraciones s"lo cuando hay algo
ahí para ser prendido.+
(Bu sueño, Anastasia, efectivamente se est. haciendo m.s y m.s real. La gente se est. apoderando de
,l, ellos lo entienden. 9l coronel sin hogar entendi". Al fue una relaci"n fortuita 3 l.stima que se fue. $o
lo vi yaciendo muerto allí. Su cara estaba toda manchada de suciedad, pero estaba sonriendo. )2iciste
algo allí con tu -ayo* )5u, significa eso, cuando alguien muere con una sonrisa en la cara*+
(9se 2ombre que estuvo contigoP est. ahora con el Eardo, pisando el sendero invisible. Su sonrisa
est. salvando a muchos cora/ones de las balas m.s terribles que el plomo.+
(Bu sueño, Anastasia, est. emprendiendo nuestro mundo, y realmente parece como si nuestro mundo
empe/ara a cambiar. 2ay cierta gente que te siente y entiende 3 ellos muestran evidencia de nuevas
fuer/as llegando de alguna parte, y eso est. cambiando el mundo. 9l mundo se est. haciendo s"lo un poco
mejor.
(0ero t&, AnastasiaP allí est.s t& como antes en la taiga, en tu bosque. $o no sería capa/ de vivir en
tales condiciones, y t& no serías capa/ de vivir en nuestro mundo. )8u.l es entonces el sentido de tu
amor* Bu amor es sinsentido, y yo a&n no entiendo mi relaci"n contigo. )0ero de qu, sirve si est. tan
claro que nunca podremos estar juntos* >unca cerca.+
(9stamos juntos, Kladimir. 8erca.+
(?)Runtos*@ )1"nde est.s t&* 8uando las personas se aman se esfuer/an por estar siempre cerca el uno
del otro. 0ara abra/arse y acariciarse el uno al otro. B& eres tambi,n diferente. B& no necesitas eso.+
($o s$ lo necesito. 9#actamente como cualquier otro. $ estoy haciendo que suceda.+
()0ero c"mo*+
(Rusto ahora, por ejemplo. )>o puedes sentir el dulce toque de la brisa, sentir su abra/o acariciante* )$
el toque c.lido de los rayos brillantes del Sol en tu cara* )>o puedes oír a los p.jaros cantando
alegremente y las hojas crujiendo en el .rbol bajo el que est.s sentado* 9scucha < ?9s un crujido de lo
m.s inusual@+
(0ero eso 3 todo lo que acabas de mencionar 3 eso es para cada uno. 9n cualquier caso, )9res
responsable por todo eso*+
(9l Amor disuelto en el 9spacio para uno puede tocar los cora/ones de muchos.+
()0or qu, disolver el Amor en el 9spacio*+
(0ara que cerca de un amado haya siempre un 9spacio de Amor. 9sta es la esencia del Amor, este es su
prop"sito designado.+
(Bodo est. muy confuso para mí. $ tu vo/P Antes nunca escuch, algo a distancia, pero ahora sí. )0or
qu,*+
(>o es la voz lo que oyes a distancia. >ecesitas escuchar no con tus oídos, sino con tu cora/"n.+
()0or qu, debería molestarme en aprender* Simplemente puedes hablar conmigo de la forma en que
est.s haciendo justo ahora, con tu vo/.+
(>o ser, capa/ de hacer eso indefinidamente.+
(0ero lo est.s haciendo justo ahora. 1espu,s de todo, puedo oírte.+
(9l abuelo nos est. ayudando en este momento. Kas a tener una charla con ,l. >ecesito ir a dar de
comer a nuestro hijo, y hay tantas otras cosas que hacer. 5uiero dejarlas todas hechas.+
(Así que funciona con tu abuelo pero no contigo. )0or qu,*+
0orque Abuelo est. en alg&n sitio en tus inmediaciones justo ahora. %uy cerca de ti.+
()1"nde*+
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
< ED<Kh (pronunciado ve<de<en<ja! 3 iniciales rusas para designarla 0rimera 9#posici"n de Logros 9con"micos, un enorme
complejo de e#posici"n y recreativo (completado con un gran parque, fuentes y arquitectura original! cubriendo NI hect.reas en
el sector nordeste de %osc&.
4< ?anto lo 7ue veo 3 referencia a una canci"n de los 8huCchi (gente nativa de la península 8huCotCa en Siberia!, donde el cantante
canta sobre cualquier cosa que ve por casualidad. 9sta frase particular ha hecho surgir muchos chistes rusos. 9n este caso el autor
est. poco entusiasmado aplicando la frase a su propia actividad de escribir.
;< El Frimero Rnico con una sola l$nea 3 este cuadro de la colecci"n privada del %onasterio Brinidad<Sergiev es una copia de un
famoso grabado de 8laude %ellon (HJG <DGG!, Eelo de Santa Eer+nica (DNJ! -epresenta la cara de Resucristo (U9l 0rimero y
YnicoV! coronado por una corona de espinas y es ejecutado con una sola línea espiral en DD revoluciones.
N< Ale(ander Easilievich Solntsev 3 (JH<!. 9mpresario siberiano, uno de los primeros conocidos de Kladimir %egr,. 1espu,s de
descubrir un pequeño libro con el nombre de %egr, en la cubierta, Solntsev (que por esa ,poca se había trasladado con su familia
a %osc& y perdido de vista a su primer colega! contact" con el autor y, en %ar/o de JJF, leg" a ser director fundador del 8entro
76
de 7nvestigaci"n de (Anastasia+ con sede en %osc&, dirigiendo la publicaci"n de los libros de %egr,, organi/ando conferencias
de lectores, clubs, viajes a d"lmenes, etc. %.s recientemente Solntsev se ha dedicado a establecer una eco<aldea en la SmolensC
=blast y revigori/ado la tradici"n del cultivo del lino. Al tambi,n ha escrito un libro sobre el 8aucaso, titulado D+lmenes.
H< 1esde que se public" este libro Ale#ander :orotynsCy ha sacado a la venta varios .lbumes de canciones inspirados por las Series de los 8edros
-esonantes.
2'
(l abuelo de Anas&asia
%ir, a mi alrededor. Allí estaba el abuelo de Anastasia, de pie justo al lado del banco, usando su palo de
caminar para empujar un poco de basura, que alguien había tirado irrefle#ivamente sobre la hierba, hacia
un cubo de basura. %e puse en pie de un salto. >os dimos la mano. Sus ojos bondadosos estaban
chispeantes de animaci"n, y habl" en t,rminos simples. >o como su padre. 8uando vi al bisabuelo de
Anastasia all. en la taiga, ,l apenas decía una palabra y sus ojos se mantenían mirando fijamente al
espacio, como si estuvieran mirando a trav,s de ti.
9l abuelo y yo nos sentamos en el banco, y yo le pregunt,'
()8"mo llegaste aquí* )8"mo me encontraste*+
(>o fue mucho problema llegar aquí y encontrarte con la ayuda de Anastasia.+
(9lla es realmente admirable ?)eh*@ ?2a tenido un niño@ 1ijo que tendría uno, y lo hi/o. Sola, ahí afuera
en la taiga, no en alg&n hospital. 1ebe de haber sido doloroso para ella. )Lrit"*+
(Eueno, )0or qu, piensas que fue doloroso para ella*+
(Eueno, las mujeres cuando dan a lu/ 3 es doloroso. Algunas incluso mueren durante el parto.+
(9s doloroso solamente cuando un niño es concebido en pecado. 8omo resultado de los deseos
carnales. Las mujeres pagan por esto con dolor en el parto y tormentos despu,s en la vida. Si la
concepci"n tiene lugar con aspiraciones superiores, el dolor s"lo intensifica el sentimiento de la gran
dicha de la creaci"n por parte de la madre.+
()1"nde va el dolor, entonces* )8"mo puede ,l intensificar la dicha*+
(8uando una mujer es violada, )5u, siente* 0or supuesto siente dolor y repugnancia. 0ero cuando ella
se entrega por su libre albedrío, el mismo dolor es transmutado en distintas sensaciones. Lo mismo es
cierto respecto al parto.+
()Significa eso que Anastasia e#periment" un parto sin dolor*+
(0or supuesto que fue sin dolor. $ ella eligi" un día apropiado, un día c.lido y soleado.+
()5u, quieres decir con, ella eligi+* 9l parto ocurre bastante inesperadamente.+
(7nesperadamente, si la concepci"n sencillamente tiene lugar por casualidad. 6na madre siempre es
capa/ de retrasar o acelerar la aparici"n de su beb, por unos días.+
()0ero vosotros no sabíais cuando estaba listo el beb,* )>o tomasteis medida para ayudarla*+
(>osotros sentimos que algo ocurría ese día. 9ra un día espl,ndido. 8aminamos hacia su bosque.
Kimos a la osa sentada al borde del bosque, gimiendo porque sus sentimientos estaban heridos. 9lla
sigui" gimiendo y aporreando con la pata en el suelo con toda su fuer/a. Anastasia estaba echada en el
mismo punto donde su madre le había dado a lu/ a ella, y estaba esta pequeña bola de vida tendida sobre
su pecho. La loba estaba lami,ndolo.+
()$ por qu, estaba la osa gimiendo* )8"mo habían sido heridos sus sentimientos*+
(Anastasia había llamado a la loba en lugar de a ella.+
(9lla podría haber ido hacia ella por sí misma.+
(9lla no se acerca a Anastasia sin invitaci"n. S"lo piensa qu, pasaría si todos ellos vinieran sin
invitaci"n, cada ve/ que lo sintieran así.+
(%e pregunto c"mo se las est. arreglando ella con el beb, ahora.+
()0or qu, no vas y ves por ti mismo, si est.s interesado*+
(9lla me dijo que no podría comunicarme con ,l hasta que no me purgase a mí mismo de algo. Antes
que nada tengo que hacer una gira a los lugares sagrados. 0ero no tengo dinero suficiente para eso.+
(>o te atengas a lo que ella dijo 3 ella no siempre tiene sentido. B& eres el padre, despu,s de todo.
1eberías hacer lo que crees que es mejor. 0odrías comprar un lote entero de peleles y otras ropas de beb,,
paquetes de pañales, una chaqueta pequeña, puede que un sonajero, y e#igir que vista al beb,
normalmente, y no hacerlo sufrir. Al est. todo desnudo all. afuera en el bosque.+
77
(2e estado queriendo hacer eso desde que supe de mi hijo. Lo har*. 9n cuanto a no tener sentido, creo
que has dado justo en el clavo. 0robablemente por eso es por lo que no entiendo mis sentimientos hacia
ella. 0rimero fue asombro, ahora ha aparecido una especie de sentimiento de respeto, y algo m.s detr.s
que no consigo atrapar. 0ero no en la clase de amor por una mujer. Bodavía recuerdo el tipo de
sentimiento que tenía cuando am, a una mujer antes. Aquí hay algo bastante diferente. 9s bastante
posible que ella no pueda ser amada en el sentido corriente de la palabra. Algo se interpone. 0uede ser su
falta de l"gica, su fracaso para tener sentido completo todo el tiempo.+
(>o tomes la falta de l"gica de Anastasia, Kladimir, por estupide/. 9s su aparente falta de l"gica la que
est. sacando leyes olvidadas fuera de las profundidades del 6niverso y, probablemente, creando nuevas
leyes.
Las fuer/as de la lu/ y la oscuridad ocasionalmente est.n quedando estupefactas ante su aparente falta
de l"gica, y entonces de repente la simple verdad del ser que todos conocen empie/a a relucir m.s
brillantemente. 7ncluso nosotros, no siempre comprendemos a nuestra Anastasia. A&n cuando es nuestra
propia nieta y bi/nieta. 9lla creci" bajo nuestros propios ojos. $ ya que no siempre entendemos, no
siempre somos capaces de ser una ayuda significativa. $ así ella a menudo se queda sola con sus propias
aspiraciones. %uy sola.
(%ira tH, por ejemplo. Aquí va ella y se encontr" contigo, se abri" completamente a ti, y a otros, gracias
al libro. >osotros queríamos pararla. 5ueríamos pararla de amar. 0ara nosotros su elecci"n de ti parecía
incomprensible, incluso absurda.+
($o todavía no entiendo su elecci"n de mí,+ admití. (%is lectores tambi,n se lo preguntan. U)5ui,n
eres t&*V Siguen preguntando. U)0or qu, Anastasia te eligi"*V >o puedo darles una respuesta. %e doy
cuenta de que, acorde a toda l"gica, ella debería estar en compañía de alg&n tipo de persona de
mentalidad intelectual o espiritual. Al sin duda sería capa/ de entenderla y amarla. 9llos podrían ser m.s
&tiles juntos. 0ero yo, tengo que cambiar mi vida entera, tengo que lidiar con un mont"n de cuestiones
que para otra gente m.s culta han sido muy claras y comprensibles.+
()Be arrepientes ahora de c"mo ha cambiado tu vida*+
(>o lo s,. Bodavía estoy tratando de darle sentido a todo ello. 9n cuanto a por qu, me eligi" en
particular, no puedo contestar a eso. Eusco una respuesta pero no puedo encontrarla.+
()$ c"mo est.s buscando una respuesta*+
(9stoy intentando entender cosas dentro de mí 3 qui,n soy en realidad.+
(0uede que haya algo especial ahí )eh*+
(0odría ser que haya algo ahí. 1espu,s de todo, ella dice' lo similar se atrae.+
(Kladimir, )Be habl" Anastasia sobre orgullo y vanidad* )2abl" sobre las consecuencias de este
pecado*+
(Sí, dijo que era un pecado mortal, que aparta a la gente de la verdad.+
(Eien, ella no te eligi", Kladimir. 9lla no te eligi", ella te recogi" como algo in&til<muy gastado.
>osotros no nos dimos cuenta al principio. 9spero que no est,s demasiado ofendido.+
(>o estoy totalmente de acuerdo contigo. Bengo una familia 3 una esposa y una hija, y mi negocio no
iba demasiado mal. Así que puede que yo no haya sido algo especial, pero no estaba en el fondo del
mont"n tampoco 3 no alguien para recoger como un vagabundo o un tro/o de basura in&til.+
(B& no has estado enamorado de tu mujer por mucho tiempo. B& tienes tu propia vida e intereses, ella
tiene los suyos. 9ra s"lo la rutina diaria lo que os mantenía juntos, o mejor dicho, la inercia de los
sentimientos pasados, los cuales se habían ido haciendo m.s y m.s d,biles con el tiempo. Bampoco tenías
nada que hablar con tu hi2a. 9lla no est. interesada en tus relaciones de negocios. 9so es algo que parece
ser importante s"lo para ti. 9llo traía ingresos financieros. 0ero los ingresos de hoy bien pueden ser nada
mañana, o una p,rdida, o incluso una bancarrota. $ entonces estuviste enfermo. 0r.cticamente mataste a
tu est"mago. 8on ese disoluto estilo de vida tuyo no había forma de que pudieras salir de tu bache de
enfermedad. 9staba por todas partes. $ nada fue abandonado.+
(9ntonces )qu, es para tu gente* )5u, soy yo par ella* )6n e#perimento* )9st. ella buscando alguna
clase de incentivo*+
(9s simplemente que ella se ha enamorado, Kladimir. Lenuinamente, sinceramente, e#actamente como
con todo lo dem.s que hace. $ ella es feli/ de no haber salido con nadie de tu mundo capa/ de traer
felicidad a otra mujer. 9lla no se ha colocado a sí misma en una posici"n privilegiada. 9st. contenta de
ser s"lo como otra mujer.+
(Así que es s"lo un capricho suyo, )eh* 9lla quiere un marido típico de nuestro mundo 3 uno que fuma,
sale de juergaP ?Eueno, debo decir que eso es bastante auto<sacrificio por un capricho@+
78
(Su amor es genuino. >o es un capricho, ella no est. buscando ning&n incentivo. Aunque parecía, al
principio, para las fuer/as de la lu/ y la oscuridad, para nosotros y para otros, en realidad ella iluminaba
claramente el total concepto y significado del Amor. >o con palabras, doctrinas o enseñan/as morales,
sino con logros reales en las vidas de la gente de tu mundo, incluyendo tu propia vida personal. Las
fuer/as de la lu/, las fuer/as del 8reador, hablan a trav,s de su Amor. $ no s"lo hablan, ellas muestran
claramente como nunca antes' U%ira y ve, ve el poder de una mujer, el poder del puro AmorV. 9n el
mismo momento &ltimo antes de la muerte es capa/ de dar nueva vida. 8apa/ de al/ar a cualquier
2ombre, rescat.ndolo de las tenaces garras de la oscuridad y llev.ndolo a la luminosidad del infinito.
8apa/ de rodearlo con el 9spacio de Amor y darle una nueva vida, que es vida eterna.
(Su Amor, Kladimir, te devolver. el amor de tu esposa, el respeto de tu hija. %iles de mujeres te
mirar.n con fervientes miradas de amor. Bendr.s completa libertad de elecci"n. $ si, de todas las diversas
manifestaciones de la apariencia e#terna del amor, logras captar el atisbo de esa especial, Anastasia estar.
muy feli/. 9n cualquier caso ser.s rico y famoso, no habr. posibilidad de bancarrota para ti. 9l libro que
has escrito circular. por todo el mundo y te traer. un beneficio 3 y no s"lo un beneficio monetario, ,l te
dar. a ti y a otros un poder m.s grande que la mera solide/ física o material.+
(1ebo decir,+ observ,, (que el libro est. realmente empe/ando a venderse bastante bien. 0ero lo escribí
yo, aunque alguna gente dice que Anastasia me ayud" de alguna forma. )5u, piensas t& 3 es s"lo mi
libro, o estuvo ella metida en escribirlo*+
(B& hiciste todo lo que se supone que hace un escritor. 8onseguiste el papel, tu mano controlaba el
bolígrafo y t& contaste lo que pas". Anotaste todas tus deducciones en tu propio lenguaje. Be ocupaste de
la publicaci"n del libro. Lo que hiciste no fue diferente del plan de acci"n usual de un escritor.+
(9ntonces, )el libro es s"lo mío* )Anastasia no hi/o nada*+
(>o, no lo hi/o. 9lla no manipul" el bolígrafo sobre el papel.+
(0ero t& hablas como si todavía ella facilitara su publicaci"n de alguna manera. Si es así, e#plica con
m.s detalle )qu, hi/o ella e#actamente*+
(0ara hacerte posible escribir este libro, Kladimir, Anastasia dio su vida.+
(%uy bien. Ahora todo se vuelve oscuro de nuevo. )8"mo* )8"mo es posible para ella, que vive en el
bosque, dar su vida por alg&n libro* )5ui,n es ella* 9lla dice Hombre. =tra gente la llama alienígena, o
diosa. Ahora todo eso termina en una seria confusi"n. $o realmente quiero resolver esto para mí mismo.+
(Bodo es muy simple, Kladimir. 9l 2ombre es la &nica criatura del 6niverso que puede vivir en todos
los planos de la e#istencia a la ve/. 9n su e#istencia terrenal, la mayoría de la gente se ve a sí misma s"lo
como una manifestaci"n materiali/ada, terrenal. 0ero est.n aquellos que perciben otros niveles del ser,
niveles invisibles a los sentidos materiales.
(Llamar a Anastasia diosa no es un pecado contra la verdad. La principal diferencia entre el 2ombre y
todas las otras formas de e#istencia yace en la capacidad del 2ombre para crear el presente y el futuro con
sus pensamientos, inventando formas e im.genes que despu,s son materiali/adas. La claridad, armonía,
ritmo de pensamiento y pure/a mental del 2ombre como 8reador es lo que determina el futuro. $, en
este sentido, Anastasia es una diosa. 0or el ritmo al cual piensa, la claridad y pure/a de las im.genes que
formula son tales que ella sola ha demostrado ser capa/ de soportar la masa oscura completa de las
fuer/as contrarias. Ella sola. S"lo que no hay forma de decir cu.nto tiempo ser. capa/ de resistir. 9lla
todavía est. esperando, creyendo que la gente se dar. cuenta de lo que est. pasando y la ayudar..
8reyendo que ellos cesar.n de producir oscuridad e infierno.+
()5ui,n est. produciendo oscuridad e infierno*+
(Los profetas que creen y hablan del fin del mundo 3 ellos mismos est.n produciendo visuali/aciones
mentales del fin del mundo. La masa total de enseñan/as que predican el juicio final de la humanidad,
est.n adelantando el día con sus visuali/aciones. 2ay muchos de ellos, una pila entera de ellos. $ esa
gente no tiene idea, mientras piden la salvaci"n para sí mismos y buscan la Bierra 0rometida, de que un
infierno est. siendo preparado específicamente para ellos.+
(0ero la gente que est. hablando sobre el juicio final o una cat.strofe global, ellos realmente creen en
ello, ellos est.n re/ando sinceramente por la salvaci"n de sus almas.+
(9llos est.n motivados no por la fe en la lu/, en el Amor que es 1ios, sino por el miedo. $ este
escenario aterrador es algo que ellos est.n creando para sí mismos. ?0iensa, Kladimir@ Brata de imaginar.
Aquí estamos, t& y yo, sentados en este banco. Kes mucha gente ante tus ojos. 1e repente algunos
empie/an a entrar en ataques de convulsiones de terrible dolor, como si fueran pecadores. A todo nuestro
alrededor en la Bierra millones de cuerpos se est.n pudriendo, mientras t& y yo nos sentamos aquí intactos
por todo ello y observamos. 9s como si estuvi,ramos sentados en un banco en el 0araíso. )0ero, no se te
79
desgarra el cora/"n de ver todas las im.genes horrorosas de lo que est. pasando* )>o sería mejor morir o
caer dormido en el momento antes de presenciar semejante tragedia*+
()$ si todos los honrados que son salvados,+ me pregunt, en vo/ alta, (est.n en la Bierra 0rometida,
donde no hay cuerpos pudri,ndose alrededor, ni im.genes aterradoras*+
(8uando tienes noticias del otro lado del mundo, sobre la muerte de un ser querido, o un pariente, )>o
sientes dolor y pena en tu cora/"n*+
(8ualquiera, en una situaci"n como esa, estaría afligido.+
(9ntonces ?)8"mo puedes imaginar el 0araíso para ti mismo, sabiendo que muchos de tus compatriotas,
tus amigos y parientes, ya han perecido, y otros est.n muriendo en horroroso tormento*@ )8u.n insensible
debe llegar a ser un cora/"n, en cu.n profundo hoyo de penumbra debe caer, para sentir placer bajo tales
circunstancias* Bales almas no se necesitan en el reino de la lu/. 0ara ellos mismos son las criaturas de la
oscuridad.+
()0ero por qu, los grandes maestros de la humanidad+ pregunt,, < los que han apuntado o est.n ahora
apuntando varias doctrinas sobre el papel 3 hablan sobre el fin del mundo, el Ruicio Oinal* )5ui,nes,
entonces, son ellos* )A d"nde est.n dirigiendo a la gente* )0or qu, hablan de esa forma*+
(9s difícil definir precisamente qu, quieren decir. 9s posible que ellos provoquen un cambio en la
conciencia consciente de la gente simplemente porque las multitudes de gente que ellos arrastran
encuentran sus ideas tan atractivas.+
(Aquellos que est.n vivos hoy pueden llevar a cabo tal cambio,+ observ,. 0ero )5u, pasa con aquellos
que vinieron antes y dejaron sus enseñan/as para nosotros como legado*+
(9llos podrían incluso haber preparado el camino para un cambio, en la esperan/a de que sus
seguidores hicieran que el cambio sucediera y descubrieran la verdad. 5ui/.s ellos est.n esperando al
curso de la historia para mostrar a la inmensa mayoría de la humanidad la desesperan/a de su senda
presente, y tengan en cuenta los subsiguientes acontecimientos para ayudarles a volver a sus seguidores y
creyentes a la lu/.+
(Si tu gente sabía todo esto antes, )0or qu, os sentasteis all. en el bosque y guardasteis silencio todos
estos años* )0or qu, no intentasteis e#plic.rselo a alguien antes* Anastasia dijo que vuestra gente ha
estado viviendo esa forma de vida durante generaciones, sobre miles de años, preservando la verdad sobre
los prístinos orígenes del 2ombre.+
(9n varios rincones de la Bierra,+ replic" el abuelo, (hay gente que ha conservado una forma de vida
aparte de la tecnocracia, haciendo uso de capacidades que son inherentes s"lo al 2ombre. 1e ve/ en
cuando ellos han hecho intentos de compartir su conciencia consciente con otros. $ cada ve/, aquellos
que lo intentaron fallecieron antes de poder decir algo sustancial. A&n aunque ellos presentaron
pensamientos<forma e im.genes poderosas, fueron resistidos por la inmensa mayoría de la humanidad.+
(Anastasia se las ha arreglado, de alguna manera, para enfrentarse a ellos. Al menos hasta el momento.
?5ui/.s es a causa de su falta de l"gica@+
9l anciano guard" silencio tra/ando pensativamente con su bast"n símbolos incomprensibles en el
suelo.
$ yo allí sentado, sumido en mis pensamientos. Oinalmente le pregunt,'
(9ntonces )0or qu, seguía ella repiti,ndome todo el tiempo' ?$o soy 2ombre@ ?$o soy una mujer@ 3 si
ella es realmente una diosa, como t& dices*+
(9n su sentido materiali/ado de e#istencia terrenal, ella es simplemente 2ombre, un ser humano, una
mujer. $ aunque su estilo de vida es un tanto inusual, ella a&n es capa/, como cualquier otro, de
e#perimentar sentimientos de alegría y pena, amar y querer ser amada.
(0ero todas las capacidades que ella tiene son inherentes al 2ombre, a cada 2ombre 3 esto es, al
2ombre en su estado prístino. Las habilidades que ella tiene, que parecían tan e#traordinarias no seguir.n
pareci,ndote tan e#cepcionales una ve/ que aprendas lo que tu ciencia moderna tiene que decir sobre
ellas. $ en cuanto a las otras capacidades que ella tiene que todavía no se comprenden, ten la seguridad de
que se encontrar. una e#plicaci"n. $ todo ello vendr. a mostrar que ella es simplemente 2ombre, una
hembra de la especie humana.
(2ay un fen"meno con el que pronto te encontrar.s, sin embargo, que no ser.s capa/ de entender. >i
tus científicos ser.n capaces de e#plicarlo. 7ncluso mi padre no sabe e#actamente qu, clase de fen"meno
es. Bu mundo llama a estas cosas anomal$as. 0ero yo te pido, Kladimir, no identifiques este fen"meno
con Anastasia. Aparecer. justo al lado de ella, pero no est. en ella. 7ntenta encontrar la fuer/a interior
para ver, para sentir en ella que es simplemente 2ombre.
(9lla trata de ser como cualquier otro. 0or alguna ra/"n, ella siente que eso es importante 3 ella tiene
una necesidad< una necesidad de probar que ella es 2ombre. 9sto es difícil para ella, ya que, al hacerlo,
80
a&n debe conservar sus principios intactos. 0ero, entonces, )>o tenemos todos principios que son
sagrados para nosotros*+ (0ero )sobre qu, clase de fen"meno est.s hablando 3 esta cosa que t& no
definir.s y que la ciencia no puede e#plicar*+

2+
La anomalía
8uando enterramos a los padres de Anastasia, ella era a&n muy joven,+ comen/" el abuelo de Anastasia.
(9lla a&n no era capa/ de hablar o andar. %i padre y yo cavamos un hoyo en la tierra, con la ayuda de
animales. 8olocamos ramas en el fondo, pusimos los cuerpos de los padres de Anastasia en el suelo y los
cubrimos con hierba y tierra. 0ermanecimos de pie durante un rato sobre el t&mulo funerario sin decir una
palabra. La pequeña Anastasia estaba sentada a corta distancia en el bosque, observando a una chinche
arrastrarse a lo largo de su bra/o. >osotros pensamos que era justo tambi,n que ella no fuese a&n capa/
de ser totalmente consciente de la desgracia que le había ocurrido. 1espu,s, tranquilamente, nos
marchamos.+
()5u, quieres decir con que os marchasteis* )=s fuisteis y abandonasteis a esta pobre niñita para que se
las arreglase sola*+
>o la abandonamos. La dejamos en el mismo sitio en que su madre le había dado a lu/. B& tienes un
concepto conocido como Shambala (!, o %adre Bierra. 9l significado de estas palabras se est. haciendo
m.s y m.s abstracto. .adre Tierra 3 eso es literalmente %A1-9 B79--A (4!. ?%adre@ Anticip.ndose a
la aparici"n de sus hijos en el mundo, los padres deben crear un 9spacio para ellos. 6n entorno de bondad
y amor. $ darles un tro/o de la %adre Bierra, el cual, como un &tero materno, conserve el cuerpo y
acaricie el alma. 9llo comunica la sabiduría de la creaci"n y ayuda a obtener la verdad.
()$ qu, puede una mujer ofrecer a su hijo que ha nacido entre paredes de piedra* )5u, clase de mundo
ha preparado para ,l* =, )ha dedicado siquiera alg&n pensamiento al mundo en el cual ,l va a vivir* 9n
ese caso el mundo har. con ,l lo que quiera. Se esfor/ar. por someter a este pequeño ser humano a sí
mismo, haci,ndolo una simple pie/a, o un esclavo. $ la madre, simplemente llegar. a ser un observador,
ya que ella no ha preparado para su hijo ning&n 9spacio de Amor.
(%ira, Kladimir, la >aturale/a 3 la >aturale/a que rodeaba a la madre de Anastasia, las criaturas
grandes y pequeñas 3 la trataron como tratarían a cualquier 2ombre que viviera de la forma en que ella lo
hacía' como un amigo, como una deidad sabia y buena, una que ha creado a su alrededor un mundo de
Amor. Los padres de Anastasia fueron personas felices y amables, ellos se amaban mucho el uno al otro,
amaban a la Bierra y el 9spacio que les rodeaba les respondía con Amor. La pequeña Anastasia naci" en
este 9spacio de Amor y, de momento, se hi/o su centro.
(%uchas criaturas no tocar.n a un reci,n nacido. 6na madre gata puede amamantar a un cachorro de
perro, o una madre perra a un gatito. %uchos animales salvajes son capaces de amamantar y cuidar de
una cría humana. 0ero esos animales se han hecho salvajes para la gente de tu mundo. 0ara la madre y el
padre de Anastasia ellos jugaron un papel muy distinto. Las criaturas los trataban de una manera
totalmente distinta. La madre de Anastasia le dio a lu/ en el bosque, y muchas criaturas fueron testigos
del nacimiento. 9llos vieron c"mo la mujer que reverenciaban se hacía madre y daba a lu/ a otro 2ombre,
otro ser humano. 8uando ellos presenciaron el nacimiento, sus sentimientos hacia su amiga humana, su
amor por ella, se entrela/" con sus propios instintos paternales, haciendo nacer una nueva y elevada
manifestaci"n de lu/.
(Bodo, absolutamente todo en ese espacio circundante, desde el bicho m.s diminuto y bri/na de hierba,
hasta la aparentemente bestia fero/, estaba preparado, sin vacilar, para dar su vida por el bien de ese
pequeño ser. $ no había nada en aquel 9spacio circundante de %adre Bierra, creado y otorgado por su
madre, que pudiera remotamente amena/ar a ese ser. Bodo cuidaría y querría a este ser humano.
(0ara Anastasia, el pequeño bosque es, literalmente, un &tero materno. 9l bosque es su %adre Bierra
viva. 0oderosa y buena. 9 ine#tricablemente atada por un hilo vivo y natural al 6niverso entero. A toda la
creaci"n y al Lran 8reador.
(9l pequeño bosque es su %adre Bierra viva. Al vino de su madre y de su padre. $ del 0rimero y Ynico,
el 0adre =riginal. >osotros nunca podríamos ser un sustituto de *l. 9s por esto por lo que, tras enterrar a
sus padres, nos marchamos.
81
(Bres días despu,s, mientras nos acerc.bamos al bosque, sentimos una tensi"n en el aire, escuchamos
lobos aullando. 9ntonces vimosP
(La pequeña Anastasia estaba sentada tranquilamente sobre el t&mulo funerario. 6na de sus mejillas
estaba manchada de tierra. >os dimos cuenta de que había estado durmiendo sobre el t&mulo. 1iminutas
l.grimas estaban manando de sus ojos y cayendo sobre la tierra. 9staba llorando, en silencio, con alg&n
sollo/o ocasional. $ seguía acariciando una y otra ve/ el t&mulo funerario con sus pequeñas manos.
(9lla no podía hablar, pero dijo sus primeras palabras sobre ese t&mulo. >osotros las oímos. Al
principio ella simplemente pronunci" sílabas' .aSma, despu*s FaSpa. Ella repiti+ esto varias veces.
Entonces a%adi+ una s$laba a cada una, .aSmochS3a, FaSpochS3a, .aSmochS3a, FaSpochS3a /G1. Ahora
a no os tengo m"s. 8eh: 8S+lo a mis abuelos: 8eh:
(%i padre fue el primero en darse cuenta' aunque habíamos enterrado a sus padres, la pequeña
Anastasia, sentada allí en el bosque y observando a la chinche, era completamente consciente de toda la
profundidad de la desgracia que le había ocurrido. 9lla us" su fuer/a de voluntad para abstenerse de
mostrar sus sentimientos. 8on la leche de su madre había sido imbuida con la sabiduría y fuer/a de sus
orígenes prístinos. Las madres nodri/as tienen esa capacidad, Kladimir. La capacidad de pasar a sus
beb,s, junto con la leche materna, la conciencia consciente y sabiduría de los tiempos, de vuelta a sus
orígenes prístinos.
(La madre de Anastasia sabía c"mo hacer esto, y us" este m,todo a pleno provecho. Al mayor provecho
posible.
(8omo Anastasia no quería que la vi,semos llorando, no entramos al bosque, y no nos acercamos al
montículo, pero no podíamos alejarnos del lugar. Así que s"lo nos quedamos allí de pie, observando lo
que pasaba.
(Apoy.ndose en el t&mulo funerario, la pequeña Anastasia intent" ponerse de pie sobre sus pequeños
pies. >o lo hi/o al primer intento, pero todavía, se las arregl" para levantarse. 0ermaneci" allí de pie
balance.ndose adelante y atr.s, estirando los bra/os un poco a cada lado, y, finalmente, dio su tímido
primer paso alej.ndose de la tumba de sus padres, despu,s un segundo paso. Sus pequeños pies se
hicieron un lío en la hierba y su cuerpecito perdi" el equilibrio y empe/" a caer. 0ero la caída < bueno, eso
fue bastante inusual.
(Al momento de caer, un brillo a/ulado apenas perceptible lleg" inundando el bosque, y cambi" las
leyes de la gravitaci"n de la Bierra s"lo en ese sitio en particular. 9llo nos toc" tambi,n con una especie
de apacible languide/. 9l cuerpo de Anastasia no cay", pero, suave y gradualmente, descendi" a tierra.
6na ve/ que ella se levant" sobre sus pies de nuevo, la lu/ a/ulada desapareci", y el campo de gravitaci"n
normal fue restaurado.
(8on cuidado y dando pasos vacilantes, Anastasia lleg" a una pequeña rama caída en el bosque y fue
capa/ de recogerla. >os dimos cuenta de que había empe/ado a limpiar el bosque, como su madre había
hecho muchas veces. 9sta pequeña niñita entonces llev" la rama seca al borde del bosque. 0ero, una ve/
m.s, perdi" el equilibrio, empe/" a caer y dej" caer la rama.
(1urante la caída, una ve/ m.s, el brillo a/ulado estall" a la vida, cambiando el campo gravitacional de
la Bierra, y la rama fue volando a un mont"n de ramas secas tendido al borde del bosque.
(Anastasia se levant", busc" alrededor la rama pero no pudo encontrarla. 9ntonces levantando sus
manitas, con pasos tambaleantes se abri" camino hacia la rama. Ban pronto como hubo empe/ado a
inclinarse para recogerla, la rama empe/" a levantarse sola del suelo, como si una brisa la hubiese hecho
volar al borde del bosque. 0ero no había suficiente viento alrededor para hacer esto. Alguna presencia
invisible estaba cumpliendo los deseos de la pequeña Anastasia.
(0ero ella quería hacerlo todo por sí misma, como su %am. había hecho. $, no dud" en protestar contra
esta ayuda de su aliado invisible, ella empuj" con su pequeña mano al aire y la agit" ligeramente sobre su
cabe/a.
(Al/amos la vista y lo vimos. Sobre el prado vimos suspendida una pequeña masa esf,rica, oscilando y
brillando con una lu/ a/ul p.lido. 0udimos ver una multitud completa de descargas ardientes dentro de su
cubierta transparente, dando el efecto de rel.mpago multicolor. 1e hecho, era muy parecida a una gran
bola de fuego. ?0ero era inteligente@
(>o podríamos decir de qu, estaba hecha ni con qu, tipo de inteligencia est.bamos tratando.
(0udimos sentir una especie de poder desconocido y oculto en ella. 0ero no había sensaci"n de temor a
este poder. Al contrario, parecía estar irradiando una agradable y l.nguida bendici"n. >o lo sentimos
como conmovedor. S"lo lo sentimos como ser.+
(0ero )5u, os hi/o pensar que poseía poder incalculable*+ interrumpí.
82
(%i 0ap. not" eso. Aunque era un luminoso día soleado, las hojas de los .rboles y los p,talos de las
flores se volvieron en su direcci"n. 9n su resplandor a/ulado había m.s poder que en los rayos del Sol. $
pudo cambiar el campo gravitacional de la Bierra en el momento en que Anastasia cay" 3 justo en el lugar
correcto y en el momento correcto. 9l cambio fue tan preciso que su cuerpo descendi" suavemente, pero
a&n no fue sacado de la Bierra.
(Anastasia pas" largo rato recogiendo ramas. A veces se arrastraba, otras veces caminaba por toda la
pradera con pasos lentos, hasta que las hubo recogido todas. $ la esfera ardiente, todavía palpitando, se
suspendía sobre la pequeña. 0ero no volvi" a ayudarla a recoger las ramas. La poderosa esfera ardiente
pareci" comprender el gesto de su pequeña mano y lo obedeci".
(9#pandi,ndose y disolvi,ndose en el 9spacio, contray,ndose y produciendo descargas internas (como
l.mparas de flash! de alg&n tipo de energía de 1ios<sabe<d"nde, la esfera desaparecía moment.neamente
y reaparecía, como si estuviera e#citada de alguna manera, y esta e#citaci"n hacía que se e#tendiera por el
espacio a increíble velocidad.
(Lleg" la hora en que Anastasia normalmente se echaba a dormir. >osotros nunca obligamos a nuestros
niños a dormir, acun.ndolos sucesivamente hasta que ellos llegan a estar mareados. 9n este momento, la
madre de Anastasia, simplemente se echaba en el sitio acostumbrado y fingía quedarse dormida, para
servir de ejemplo a su hija. La pequeña Anastasia gateaba hacia ella acurruc.ndose contra su c.lido
cuerpo y tranquilamente se quedaba dormida.
($ esta ve/ Anastasia fue al lugar en que solía dormir durante el día con su madre. 9lla permaneci" de
pie y mir" al lugar en que siempre había dormido con su madre a esta hora, pero %am. no estaba
alrededor.
(>o estaba claro en qu, estaba pensando e#actamente en ese momento, solamente una ve/ m.s, una
l.grima brill" en un rayo de sol sobre la cara de Anastasia. 9 inmediatamente el resplandor a/ulado
empe/" a palpitar a trav,s del bosque, destellando a intervalos irregulares.
(Anastasia al/" su cabecita, vio la masa palpitante de lu/, se sent" sobre la hierba y empe/" a mirarla
fijamente sin interrupci"n. 9lla a&n permanecía bajo su mirada. 0or alg&n tiempo s"lo estuvo sentada allí
mirando tal cual. 1espu,s estir" sus manitas en su direcci"n como acostumbraba a hacer cuando llamaba
a su lado a alguna de las criaturas. 9n ese punto la esfera ardiente estall" en una multitud de poderosos
rel.mpagos disparados, e#tendi,ndose m.s all. de su envoltura a/ul, yP se escap" de sus bracitos como
un cometa ardiente. Aparentando tener la capacidad de barrer todo en su camino, tard" s"lo una fracci"n
de segundo en alcan/ar la cara de Anastasia, empe/ar a rotar y, con uno de sus destellos luminosos, secar
una diminuta l.grima brillando sobre su mejilla. $ en este punto apag" todas las descargas y se hi/o una
esfera a/ul p.lido, ligeramente incandescente en los bra/os de la pequeña sentada en la hierba.
(0or un momento Anastasia permaneci" sentada sosteni,ndola, e#amin.ndola y acarici.ndola con sus
manos. 9ntonces se levant", al/" la esfera a/ul, y con pasos cuidadosos la llev" y la puso sobre el lugar
en que solía dormir con su madre. $ de nuevo la acarici" dulcemente.
(La esfera ocup" una posici"n en el suelo y fingi" quedarse dormida, justo como la madre de Anastasia
había hecho. $ la niñita se tendi" a su lado. Se qued" dormida. 1urmi" allí sobre la hierba, enroscada a
una bola. La esfera huy", desapareciendo en las alturas celestes, despu,s se despleg" a sí misma muy bajo
sobre el bosque, como si fuera una manta. %.s tarde, contray,ndose una ve/ m.s a una pequeña bola
palpitante, tom" una posici"n cercana a Anastasia, que a&n seguía durmiendo sobre la hierba, y empe/" a
acariciarle el pelo. 9ra una caricia e#traña e inusual. 8on los m.s delicados, luminiscentes y parpadeantes
hilos de rayos, tom" cada pelo individual, lo levant" y lo acarici".
(9n subsiguientes visitas a Anastasia en su bosque, la vimos de nuevo en varias ocasiones. >os dimos
cuenta de que para Anastasia era algo bastante natural, como el Sol, o la Luna, o los .rboles y animales a
su alrededor. $ tenía conversaciones con ella, e#actamente igual que hacía con cualquiera de los que la
rodeaban. 0ero era evidente que hacía una distinci"n entre ella y las otras cosas de su entorno. La
distinci"n no era perceptible en t,rminos de e#presi"n e#terna, pero había una impresi"n definitiva de
que ella la trataba con s"lo un poco m.s de respeto que a las otras cosas, y, a veces, incluso le daba
guerra. 9lla nunca le dio guerra a nadie m.s, pero, por alguna ra/"n, se permitía a sí misma comportarse
de esa forma con la esfera. Asta reaccionaba a ella con humor e incluso le seguía la corriente.+

(La mañana en que Anastasia cumplía cuatro años,+ continu" el Abuelo, (est.bamos de pie al borde del
bosque esperando a que se despertara. 5ueríamos observar tranquilamente y ver c"mo se deleitaría en el
nuevo día de primavera que se estaba abriendo.
83
La esfera apareci" justo en el momento antes de que se despertara. Erill" ligeramente con su resplandor
a/ulado, esparci,ndose en una llovi/na de lu/ o disolvi,ndose en el 9spacio total del bosque. $ nosotros
contemplamos un cuadro vivo natural, hecho por manos no humanas 3 era precioso y magnificente.
(Bodo el bosque fue transformado 3 los .rboles circundantes, la hierba, incluso los bichos. Las agujas
de los cedros empe/aron a brillar en gran cantidad de matices suaves. Bras las ardillas que saltaban de
rama en rama, se podían ver rastros de arcoíris e#tendi,ndose y disolvi,ndose. La hierba estaba iluminada
con un brillo verde suave. 9 incluso brillos multicolores m.s pronunciados emanaban de una multitud de
bichos que correteaban entre la hierba, formando una bella e inusualmente vívida alfombra desplegada de
un e#tremo a otro del bosque, metamorfose.ndose constantemente en nuevos dibujos intrincados y
maravillosos. Al despertarse, Anastasia abri" los ojos para contemplar un e#traordinario panorama vivo,
lleno de encanto. 9lla dio un salto y mir" en derredor.
(Sonri", como siempre hacía por la mañana, y todo alrededor respondi" a su sonrisa con un resplandor
incluso m.s brillante y movimiento acelerado. 9ntonces Anastasia se arrodill" cuidadosamente y empe/"
a e#aminar meticulosamente la hierba y los brillantes bichos multicolores que correteaban. 8uando
levant" la cabe/a, la e#presi"n ligeramente preocupada de su cara delat" algo de concentraci"n. Levant"
la vista y, aunque no había nada visible ahí arriba, estir" sus bracitos al cielo. 1e repente, el aire en calma
se agit", y en sus manos apareci" la esfera a/ulada. 9lla la levant" hasta su cara, despu,s la puso sobre la
hierba y la acarici" tiernamente. $ nosotros pudimos oír su conversaci"n. Anastasia era la &nica que
hablaba, en realidad, pero tuvimos la marcada impresi"n de que la esfera le estaba entendiendo e incluso
respondiendo silenciosamente. Anastasia habl" con ella tiernamente, con s"lo un toque de triste/a'
U(9res buena. 9res muy buena. 5uerías deleitarme con tu belle/a. Lracias. 0ero vuelve a cambiarlo, por
favor c.mbialo a la forma en que estaba antes. $ no vuelvas a cambiarlo de nuevo.V
(La esfera a/ul emiti" otra pulsaci"n, entonces se despeg" ligeramente del suelo, y las descargas de
rayos destellaron desde su interior. 0ero la escena brillante no se apag". Anastasia mantuvo su mirada
sobre ella y le habl" una ve/ m.s'
U(8ada pequeño escarabajo, chinche y hormiga tiene su %am.. Bodo el mundo tiene %am.. Bodas las
%am.s aman a sus hijos en la forma e#acta en que nacieron. >o importa cu.ntas patas tengan o de qu,
color sean. B& lo has cambiado todo. )8"mo reconocer.n las %am.s a sus hijos ahora* ?0or favor, ha/
que todo sea como antes@V
(La esfera dio un d,bil destello, y todo en el bosque fue restablecido a la apariencia que tenía antes.
6na ve/ m.s descendi" a los pies de Anastasia. 9lla la acarici" y ofreci" un (Lracias+. %ir"
silenciosamente a la esfera por un momento y, cuando le habl" de nuevo, sus palabras realmente nos
impresionaron. 9lla le dijo'
U(>o vengas a verme de nuevo. %e gusta estar contigo. B& siempre est.s tratando de hacer lo que es
bueno para todos, siempre tratando de ayudar. 0ero no vengas a visitarme. S, que tienes un bosque muy
grande tuyo propio. 0ero piensas muy r.pido, tan r.pido que no puedo comprender todo de golpe. S"lo
m.s adelante entender, un poco. Be mueves m.s r.pido que cualquier otra cosa. %ucho m.s r.pido que
los p.jaros y la brisa. B& lo haces todo muy r.pido y muy bien, y s, que es como debes hacerlo para
conseguir que todo se haga, para hacer el bien en tu muy grande bosque propio. 0ero cuando est.s
conmigo, significa que no est.s allí. Así que, cuando est.s conmigo no hay nadie para hacer el bien en el
otro bosque. Kete. >ecesitas cuidar del gran bosque.V
(La esfera a/ul se contrajo en un pequeño bulto y despeg" hacia lo alto. 9mpe/" a recorrer el 9spacio,
echando chispas m.s intensamente de lo habitual y, una ve/ m.s, cay" en picado como un cometa
ardiente hacia Anastasia, que a&n estaba sentada en el mismo sitio. 0ermaneci" a&n sobre su cabe/a un
rato, despu,s una multitud de diminutos rayos parpadeantes tocaron el largo pelo de Anastasia y
acariciaron cada cabello individualmente, hasta la raí/.
U()0ara qu, te est.s tomando tu tiempo*V dijo Anastasia en vo/ baja. U1eberías volver a aquellos que
est.n esper.ndote. $o misma har, aquí todo bien. $ ser, feli/ de saber que todo est. bien en el gran
bosque tambi,n. Ser, capa/ de sentirte. $ quiero que pienses en mí tambi,n, pero s"lo ocasionalmenteV
(La esfera a/ul comen/" a ascender, pero no con su habitual vitalidad despreocupada, se elev" desde
Anastasia en r.fagas irregulares, y finalmente desapareci" en el espacio. 0ero dej" algo invisible por todo
alrededor. $ cada ve/ que ocurría algo que afectaba negativamente a Anastasia, el espacio circundante
quedaba en silencio, como parali/ado. 9s por esto que perdiste la conciencia cuando intentaste tocarla sin
su consentimiento. 9lla apacigua a este fen"meno agitando las manos en el aire siempre que puede.
9#actamente como antes, ella quiere hacerlo todo por sí misma.
(>osotros preguntamos a nuestra pequeña Anastasia'
U()5u, era esa cosa incandescente que se cernía sobre el bosque, como la llamas*V
84
(9lla pens" por un momento, y respondi" brevemente'
U($o la llamaría )ien, Abuelos.+V
(9l anciano enmudeci". 0ero yo todavía quería escuchar sobre c"mo vivía la pequeña Anastasia en el
bosque, y le pregunt,'
()5u, hi/o ella despu,s de eso, c"mo vivi"*+

(1e la misma manera,+ replic" el viejo. (9lla creci" como cualquier otro. >osotros le sugerimos que
ayudase a los dachniCs. 0or la ,poca en que tenía seis años ya era capa/ de ver a la gente a distancia,
discernir sus sentimientos y ayudarles. 9lla se implic" con los dachniCs. Ahora ella cree que el fen"meno
de los dachniCs ofrece una transici"n f.cil para dar sentido a lo que constituye nuestra e#istencia terrenal.
Aquí ha estado ella proyectando ese rayo suyo durante veinte años ya. 9lla ha dado calor a las plantas de
las pequeñas parcelas de tierra. 9lla ha tratado las enfermedades de la gente. 9lla ha intentado e#plicarle a
la gente, sin imponerse a ellos, c"mo deberían manejar a las plantas, y ha tenido increíbles resultados.
1espu,s empe/" a observar otros aspectos de la vida humana. $ el destino la trajo a ti. $ ahora ella sale
con la idea de llevar a la gente a trav*s de la ventana del tiempo de las #uerzas oscuras.+

()$ qu, piensas t&, tendr. ,#ito*+ 0regunt,.
(Kladimir, Anastasia conoce el poder del pensamiento inherente al 2ombre como 8reador. 1e lo
contrario jam.s se habría permitido a sí misma hacer tal declaraci"n. 1e ahora en adelante no se desviar.
de su camino 3 ella se pegar. a ,l. 9s una muchacha terca. Le viene de su padre.+

(9ntonces, ella est. dando pasos concretos,+ observ,. (9st. intentando hacer sus pensamientos<forma
realidad, y aquí estamos nosotros s"lo sentados y racionali/ando sobre lo espiritual. 8omo niños
limpi.ndose la nari/P sabes, hay bastante gente que todavía me pregunta' U)9#iste Anastasia realmente o
me lo imagin, todo yo mismo*+V

(9sa no es una pregunta que la gente pueda en realidad hacer. La gente tocada por el libro lo sentir.
inmediatamente. 9lla est. en el libro. 0reguntas como esa s"lo pueden ser hechas por gente ilusoria, no
gente real.+
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
< Shambala – palabra tibetana que indica (la fuente de la felicidad+ en las religiones orientales, y que significa la legendaria (tierra
de los dioses+ 3 un lugar a trav,s del cual La Bierra se conecta con lo 1ivino.
85
4< .adre Tierra – el equivalente español m.s cercano de la palabra rusa Iodina, deriva del nombre de 1ios el 8reador Iod en la
tradici"n eslava antigua (la palabra Iod tambi,n significa UorigenV, Uderivaci"n, o UnacimientoV! y la raí/ na significa UmadreV. 9n
el te#to ruso original la palabra est. impresa como
U-=1 7 >AV.
;< .amoch3a, Fapoch3a 3 en ruso, diminutivos comunes de %am. y 0ap. respectivamente

2.
>ersonas ilusorias
(0ero estoy hablando de gente muy real < como las dos chicas de allí, por ejemplo, )Kes*+.
Señal, en la direcci"n de dos niñas adolescentes de pie alrededor de cinco o seis metros de distancia de
nuestro banco.
9l viejo fij" su mirada sobre ellas y dijo'
(8reo que una de ellas < la que est. fumando < es irreal+
()5u, quieres decir, irreal*+
Se acerc" a ella y le dio por detr.s de una buena bofetada, se oy" un grito y las maldiciones de la chica,
hicieron que fuese real por un momento@
(6sted sabe, Kladimir, lo que estamos viendo ahora es simplemente una imagen ante sus ojos. 6na
imagen creada por los dogmas del mundo tecnocr.tico. %ira m.s de cerca. La niña va muy inc"moda en
/apatos de tac"n alto. Adem.s, son demasiado estrechos para ella. 9lla los lleva precisamente porque
alguien est. dictando lo que las mujeres deben usar en estos días. Lleva una falda corta de material,
aunque parece cuero, no lo es. 9s dañino para su cuerpo, pero ella lo lleva de acuerdo a los dictados de la
moda actual de la sociedad. %ira todas las cosas que lleva para ser llamativa y se est. comportando de
manera arrogante. 9#teriormente es independiente. Sin embargo, s"lo en lo e#terno. Su aspecto general
est. en desacuerdo con ella, su verdadero $o, ha sido [golpeado[ por una imagen del pensamiento de otra
personaS formas de una imagen sin alma, vive en una ilusi"n que ha eclipsado su alma y la ha llevado al
cautiverio+.
(6sted puede decir lo que quiera sobre el alma, el cautiverio y los dictados de alguna imagen o
de otro tipo 3 interrumpí 3 0ero, )c"mo puede uno saber si eso es realmente cierto o no*+
($o ya estoy viejo, ya ves. >o puedo ponerme en sintonía con el ritmo m.s lento de tu pensamiento. $o
no puedo e#presarme con la manera convincente de Anastasia. < 9l Eisabuelo suspir" y añadi"' )Be
importa si te lo intento demostrar*+
()1emostrarme el qu,*+
(Ahora voy a tratar de destruir, al menos por un tiempo, la ilusi"n, la imagen sin vida y voy a dejar el
alma libre de la niña. 6sted mire de cerca+
(Adelante+.

La niña sostenía el cigarrillo estaba en medio de la arrogancia, reprendiendo a su compañera. 9l viejo
los miraba de cerca e instant.neamente, la chica se volvi" y poniendo su mirada en la distancia se fij" en
algunos de los transe&ntes, los ojos del bisabuelo siguieron su mirada.
9ntonces se levant" y, señalando que lo siguiera, se dirigi" hacia las chicas. %e fui detr.s de ,l. Se
detuvo alrededor de un metro y medio de ellos y fij" sus ojos en la chica con el cigarrillo. Kolvi" la
cabe/a para mirarlo, ech" una bocanada de humo de cigarrillo en la cara y le dijo con cierta irritaci"n'

(2ey, )qu, pasa con usted, abuelo* 0idiendo dinero, )eh*+

86
9l Eisabuelo hi/o una pausa, probablemente para recuperarse de la nube de humo que envolvía su
rostro, y dijo en un tono suave y tierno'

(0on el cigarrillo en tu mano derecha, querida muchacha. 1ebes tratar de sostenerlo en tu mano
derecha+.

$ la niña obediente, puso el cigarrillo en su mano derecha. 0ero había mucho m.s que eso. Su rostro de
pronto se volvi" completamente alterado. Su arrogancia se fue. 1e hecho, todo en ella era diferenteS la
cara, la forma en que estaba. $ en un tono completamente diferente de la vo/ dijo'
(Lo intento, abuelo.+
\6sted debe tener a su hijo, querida niña.\
\9so va a ser difícil. 9stoy sola\.
(5ue venga a ti. Kas a pensar en tu mano, piensa en tu hijo, y ,l vendr.. Bienes todo el día de hoy,
querida niña, así que debes darte prisa+.
La niña dio unos pasos, se detuvo y llam" a su compañera con vo/ calmada, tranquila, sin ninguna señal
de su irritaci"n anterior' (Kamos, Banya... ven conmigo+.
Se fueron.
(?6f@ )0uedes manejar a una mujer así*\ 1ije, cuando habíamos recuperado nuestro asiento en el
banco. (9so es e#celente@ 6na especie de s&per<hipnosis, )eh* ?A lo lejos@+
(>o es la hipnosis, Kladimir. $ no hay mucho misticismo que esperar aquí. 9s simplemente una actitud
atenta a uno de otro hombre. $ me refiero al hombre, no a la imagen soñada hasta que oscurece el hombre
real. $ 9l hombre responde al instante a este, se encuentra con su fuer/a, al apelar directamente a ,l,
haciendo caso omiso de la imagen ilusoria+.
(0ero, )c"mo te las arreglas para ver al hombre invisible detr.s de la imagen visible*+
(9s todo muy sencillo, en realidad... $o las miraba un poco. La niña quería poner su cigarrillo en la
mano i/quierda. Bambi,n cogía su bolso con su mano i/quierda. Lo que significa que es /urda. $ si un
niño pequeño tiene una cuchara o hace otra cosa con la mano i/quierda, sus padres tratan de conseguir
que use la derecha. 9lla se llevaba bien con sus padres. %e di cuenta de esto cuando vi la forma en que
mir" al hombre y la mujer que caminaban junto con una niña a cuestas. 2abl, con ella en la forma en que
sus padres pudieran tener cuando era pequeña. Brat, de usar el mismo tono de la vo/ de sus padres
podrían haber utili/ado. Antes, cuando era pequeña, y no estaba afectada por ninguna imagen dictada por
otra persona. 9sa niña era el hombre real, y respondi" de inmediato+.
(0ero usted estaba hablando con ella sobre el parto < )5u, fue todo eso*+
(9lla est. embara/ada, ya vesS est. embara/ada de un mes, y su imagen ajena no quiere el niño, sin
embargo, su interior quiere al niño mucho. Son luchas interioresS sus dos partes luchan entre sí. Ahora, su
ser interior ganar.@
87
2/
¿>or qu- nadie !uede #er a %ios?
-ecord, que Anastasia me dijo cuando habl, con ella en la taiga, (que nadie puede ver a 1ios porque su
pensamiento trabaja a gran velocidad y concentraci"n. 9stoy pensando, )por qu, no puede reducir la
velocidad para que la gente consiga echarle una buena mirada*+

9l anciano levant" su bast"n y la apunt" a un ciclista que pasaba.
(%ira allí, Kladimir. %ira c"mo las ruedas de la bicicleta giran muy r.pido y aunque la rueda tiene
radios, no puedes verlos. B& sabes que est.n ahí, pero la velocidad de rotaci"n no te permite verlos. =,
dicho de otro modo' el ritmo de su pensamiento y su percepci"n visual no le permite a ellos ver si el
ciclista va m.s lento, podr. ver los rayos de la rueda, aunque borrosaS Si se detiene por completo, se los
ver. con claridad... si se me permite detener su destino el ciclista se caer.S y )para qu,* )5uiero hacerte
ver los radios que hay*
0ero )a d"nde te llevar.* )2a cambiado algo en ti )= algo de lo que te rodea* Lo &nico que sabemos con
certe/a es' los radios e#isten y que aunque el ciclista, por supuesto, siempre puede levantarse y continuar
su viaje, siempre habr. otros que tambi,n quieren ver, lo que significa que tendr. que parar yP caer una
y otra ve/. $ )para qu,*+
(Eueno, por lo que puede conseguir una buena mirada en ,l una sola ve/+
()$ qu, ves* 1espu,s de todo, un ciclista en el suelo no es un ciclista. Bendr.s que imaginar lo que
parecía. Así es, un 1ios que cambia el ritmo de su pensamiento ya no es 1ios. )>o es mejor que t&
aprendas c"mo acelerar tu propio pensamiento* 7magínate hablando con alguien tiene un ritmo lento para
conseguir decir algoS )no te irrita* )>o es doloroso para ti ralenti/ar el ritmo de tu pensamiento a su
nivel*+
(Bienes ra/"n, si te adaptas al ritmo de un tonto, podrías convertirte en un tonto a ti mismo+.
(9ntonces, para que podamos ver a 1ios, Al tendría que frenar su propio pensamiento a nuestro ritmo, y
llegar a ser como uno de nosotros, pero cuando lo hace, nos envía a sus hijos, la gente los mira y dice'
6sted no es 1ios, no eres el 2ijo de 1ios, s"lo un pretendiente. -eali/a un milagro o te clavo en la cru/+.
(0ero )por qu, el hijo de 1ios no hi/o un milagro*+ < Le pregunt, 3 (0or lo menos para que los no
creyentes dieran marcha atr.s, y no lo crucificaran+.
(Los milagros no convienen para los no creyentes, s"lo les tienta+ < fue la respuesta 3 ($ los que hacen
milagros son quemados en la hoguera bajo gritos de [5uemar la manifestaci"n de las fuer/as de la
oscuridad@+ Adem.s, con tan s"lo mirar a su alrededor los milagros de 1ios abundan en n&mero
incontable. 9l Sol sale todos los días, y luego est. la Luna en la noche. 6n insecto sobre una hoja de
hierba es un milagro, despu,s de todo, por no hablar de un .rbolP+
(Aquí estamos, nosotros dos, sentado bajo un .rbol. )5ui,n podría pensar en un mecanismo m.s
perfecto que un .rbol como ,ste* Se trata de partículas de su pensamiento. Bodo lo materiali/ado, las
formas de vida corriendo bajo nuestros pies, p.jaros volando sobre nuestra cabe/a en el a/ul et,reo,
cantando para nosotros, acariciando nuestros cuerpos con un rayo de calor. 9stos son todos los suyos, los
que est.n a nuestro alrededor, no hecho por nosotrosS pero hay muchas personas que son capaces no s"lo
de ver, sino de sentir y entender el significado de todo esto. $ lo mejor no es eso, sino simplemente,
pueden usar y evitar distorsionar o destruir estas maravillas vivientes de la creaci"n para sus hijos, que
88
tienen un mismo prop"sito' concienciar a la poblaci"n consciente de sus palabras, lo que puede frenar su
propio pensamiento, incluso a riesgo de ser incomprendido+.
(Sin embargo, Anastasia hi/o hincapi, en que s"lo hablar las palabras no fueron suficientes para elevar
la conciencia del hombre de un nivel significativo. $o tambi,n creo que la humanidad ha pronunciado un
gran n&mero de palabras diferentes, pero )qu, significan* Si alrededor de la Bierra las vidas est.n llenas
de infelicidad, e incluso pueden desencadenar un desastre global+
(%uy bien. 8uando las palabras no vienen del cora/"n, cuando los hilos de su vinculaci"n con el alma
se rompen, las palabras est.n vacías, sin im.genes, sin rostro. >uestra nieta >.stenCa [es capa/ de crear
im.genes no s"lo en cada palabra, sino en el sonido de cada letra del alfabeto. Ahora los maestros que
viven de la Bierra, a sus hijos que est.n encarnados hoy en día, alcan/ar.n tal grado de poder que el
espíritu humano ser. m.s brillante en la oscuridad+
()Los hijos de los %aestros* )5u, tienen que ver con eso* )>o son las capacidades de ella sola*+
(9lla va a compartir, de hecho ya est. compartiendoS mira, has sido capa/ de escribir un libro, los
lectores han inundado el mundo con poemas y est.n siendo cantadas canciones nuevas. )2as oído las
nuevas canciones*+
(Sí, lo he hecho+
(Así que esto se multiplica muchas veces con sus profesores de religi"n, tan pronto como entran en
contacto con el libro. $ donde no se ve m.s que palabras, se sentir.n im.genes vivas, y el poder se
magnificar. multiplicado en ellos+.
(9llos lo sienten, pero )y yo* )5u, soy yo, totalmente desprovisto de sentimiento* Si es así, )por qu, se
entabl" conmigo y no con ellos*\
(0orque t& no eres capa/ de distorsionar lo que oyes, y no hay nada que pongas de tu propio
pensamiento, por eso (>.stenCa+ /pronunciado <AHSstenS3a S un diminutivo de Anastasia1 puede
me/clarse contigo. 9n una hoja de papel en blanco la palabra se establece con mayor claridad. 0ero no te
preocupes, tu pensamiento se acelerar. mucho+.
(Eueno, vamos a acelerarlo en mí tambi,n, así no van a ir a la /aga los dem.s. 8reo que todo lo que
dices debe ser aquí, en -usia, ese hombre no es el líder de una comunidad religiosa. Los pobladores de la
comunidad se refieren a ,l como su maestro' dijo a sus seguidores para que leyeran el libro sobre
Anastasia' (en ,l se fijar. su atenci"n en el fuego\, les dijo. y muchos de sus seguidores fueron a comprar
el libro+
(0or lo tanto, eso significa que ,l entendi", sinti" algo, y que es por eso que ayud" a Anastasia y a ti. $
)alguna ve/ le has agradecido su ayuda*+
($o nunca lo he conocido+
(Se puede decir [gracias[ en el cora/"n+
()9n silencio, quiere decir* )5ui,n va a saber eso*+
(9l que escuchaS sabe escuchar con su cora/"n+.
(2ay otro elemento aquí' dijo que el libro de Anastasia era realmente bueno, pero lleg" a decir que yo
no era un hombre de verdad de la especieS que Anastasia no se reuni" con un hombre de verdad+, dijo.
($o mismo lo leí en la televisi"n y luego lo leí en los peri"dicos+.
()$ quien dirías que es el Señor de la 0erfecci"n*+
(Eueno, [perfecci"n[, lo admito, es que se e#tiende+
89
(9ntonces no tienes que sentirte ofendido. 0uedes trabajar hacia el Ser perfecto. %i nieta te ayudar..
Aquellos a quienes el Amor es capa/ de elevar, pueden elevarse a las alturas. >i siquiera se dirige a todos
a comprender los porqu,s de la creaci"n. 9s necesaria una e#traordinaria velocidad de pensamiento para
eso+.
()5u, pasa con tu pensamiento* )A qu, velocidad funciona* )>o resulta tedioso hablar conmigo*+
(La velocidad de pensamiento de alguien que lleva una vida como la nuestra siempre es
significativamente mayor que la de las personas en el mundo tecnocr.tico. >uestro pensamiento no est.
cubierto por preocupaciones constantes sobre la ropa, la comida y un mont"n de cosas por el estilo. 0ero
yo no encuentro tedioso hablar contigo, gracias a mi amor por mi nieta. 9lla quería que yo hablara
contigo. $ me alegro de hacer algo por ella. \
()$ cu.l es el ritmo del pensamiento de Anastasia* 9l mismo que el tuyo y el de su padre*+
(9l de Anastasia es mayor+.
()0or cu.nto* )0or qu, ra/"n* Lo que puede procesar en die/ minutos, vamos a decir, cu.nto tiempo le
tomaría*+
(0ara dar sentido a lo que puede procesar en 6n segundo, que requerirían meses@ 9s por eso que a veces
nos parece il"gico. 9s por eso que est. completamente sola. 9s por eso que no podemos ser de ayuda
significativa para ella <... )por qu, no podemos comprender la derecha de la l"gica detr.s de sus acciones*
%i padre ha abandonado por completo la conversaci"nS ,l sigue tratando de igualar su ritmo de
pensamiento para poder ayudarla, ,l quiere que yo haga lo mismo, pero yo... ni siquiera lo intent,. %i
padre piensa que es porque soy pere/oso. 0ero yo amo a mi nieta mucho y simplemente confío en que ella
est. haciendo todo correctamente... $ si ella me pide que haga algo, estoy encantado de hacerlo. 9s por
eso que he venido a verte+
(0ero, )c"mo se las arregla Anastasia para hablar conmigo durante tres días*+
(Bambi,n nos preguntamos el 8"mo de ello durante un largo tiempo. 1espu,s de todo, constantemente
ese tipo de ajuste podría volverla loca. 2ace poco hemos descubierto la respuesta' cuando estaba
hablando contigo, ella no detuvo su pensamiento hacia abajo, sino que por el contrario, hi/o el trabajo
m.s r.pidoS lo aceler" y lo transform" en im.genes. Ahora, al igual que los programas de tu ordenador,
estas im.genes son desenvuelta para ti y para cualquiera que lea el libro, se ampliar. y acelera el ritmo del
pensamiento humano a pasos agigantados, los acerca a 1ios. 8uando nos dimos cuenta y llegamos a la
conclusi"n de que llevaba el pensamiento a una sola cosa, vimos que ella había creado una nueva ley en
el 6niverso. 0ero ahora est. claro que ella simplemente a usado algo que no habíamos conocido antes' la
oportunidad brindada por el Amor puro y sincero. Amor, despu,s de todo, sigue siendo uno de los
misterios del gran 8reador. $ mira c"mo se ha abierto ahora una de sus grandes oportunidades y han
aumentado sus poderes+.
()$ el ritmo de su pensamiento le permite ver a 1ios*+
(Apenas ... 1espu,s de todo, ella vive en la carne tambi,n. 1ios est. en la carne tambi,n, pero s"lo en
parte. $ su carne es toda la gente de la Bierra. 8omo una pequeña partícula de esta carne, Anastasia
ocasionalmente agarra algo así. 9s posible que cuando su pensamiento alcan/a una velocidad tan
increíble, ella lo siente m.s que otros, pero esto sucede con ella s"lo por períodos cortos de tiempo+.
()$ qu, le dan*+
(9n cuesti"n de un segundo que es capa/ de comprender las verdades, la 9sencia del Ser, la conciencia
de las personas m.s sabias del mundo que han dedicado su vida a perfeccionar y compartir con los
dem.s+.
90
($ eso significa que ella tiene el conocimiento de nuestros Lamas orientales, la sabiduría de Euda y
8risto, y conoce tambi,n el yoga*+
(9so es lo que hace ella, sabe m.s de lo que se ha dicho en todos los tratados que se han transmitido a
tu mundo de hoy. Sin embargo, todavía las considera insuficientes, ya que no e#iste una armonía
universal entre las personas que viven en la Bierra hoy en día, y la marcha hacia el desastre mundial
contin&a+.
(9sta es la ra/"n por la que est. llevando a cabo sus increíbles UcombinacionesV. 9lla est. diciendo'
U?Easta ya de enseñar a la gente dogmas, basta de que los tiente Ad.n y la man/ana de 9vaS ellos deben
tener la posibilidad de sentir 3 Sentir realmente < lo que el hombre una ve/ sentía, lo queP ,l era capa/
de hacer y recuperar qui,n era+.
(9ntonces+, le dije, (lo que est.s tratando de decir es que ella tiene una posibilidad real de hacer algo
bueno para toda la humanidad. Si eso es así, entonces )cu.ndo comen/ar. lo UEuenoV*
($a ha comen/ado. S"lo pequeños brotes hasta ahora, pero que todo lo que puede haber por el
momento+.

()1"nde est.n* )8"mo puedo verlos* )= c"mo se sienten*\
(0reg&ntale a la gente que ley" el libroS los brotes que han surgido en ellos. 1e hecho, el libro es toldo
de sentimientos brillantes en muchas personas, es algo que ya no puede ser negado. %uchos te dar.n
constancia de que ella tuvo ,#ito con sus combinaciones. 7ncreíble, pero ella lo ha hecho. $ t&, Kladimir,
piensa donde te hayas, lo que te ha ocurridoS Kladimir, un programa de im.genes mentales se ha estado
desarrollando en ti, y tu alma se ha ido desarrollando en la conciencia de la gente. 9l mundo est.
empe/ando a cambiar en ti, y al hacerlo, est.n cambiando las im.genes del pensamiento a tu alrededor.
>o podemos comprender por completo c"mo se las arregla para hacer eso. Lo que evidentemente es real
en la superficie es algo que todavía puede llegar a descifrarS lo qu, le ayuda a llevar a cabo esta nueva
realidad sigue siendo un misterio+.
(0or supuesto que uno puede hacer grandes esfuer/os para ahondar en ,l, pero debemos tener cuidado y
tomar distancia de la maravillosa realidad que se est. desarrollando ante nuestros ojos. 6n impresionante
Amanecer de un nuevo día, es algo para ser admirado. 6na ve/ que comience el an.lisis de los porqu,s y
para qu,, en lugar de alegría, lo que obtienes es e#cavaci"n, que no conduce a nada y no cambia nada+.
(8aramba, no me di cuenta que estaba tan lejos, tan complejo@ $o estaba todavía con la esperan/a de
que Anastasia era un Ser solitario simple, s"lo que e#traordinariamente amable, hermosa y un poco
ingenua+.
()Kes lo que quiero decir, no debes cavar alrededor y tocando los sesosS solo pensando y con energía
mental. 8on ello se hace todo demasiado complejoS entonces que se quede todo para un solitario y
hermoso lince, que es la imagen que tengo de ella. =tros ver.n algo diferente, se te ha dado lo que te han
dado. 9so es todo, tu conciencia tiene espacio para el momento, y que est. perfectamente bien y es bueno.
S"lo trata de admirar el amanecer, si es posible. 9so es lo m.s lo importante de todo+.
91
33
Amanecer en 7usia
(9l amanecer comen/ar. en -usia+ observ,, (cuando todo el mundo est, en mejores circunstancias
financieras. 8uando la economía total mejore, y las individuales vean un aumento en sus ingresos.+
(Bodas las cosas materiales que ves a tu alrededor dependen del espíritu y la conciencia consciente del
2ombre+ respondi" el abuelo de Anastasia.+
(1e acuerdo, puede ser. )0ero de qu, sirven las filosofías eruditas, si a la gente no le alcan/a para
comer o vestirse*+
(9llos necesitan pensar en por qu, ha estado pasando eso. 8ada uno necesita entenderlo por sí mismo.
$ dejar de intentar encontrar un chivo e#piatorio. S"lo cambi"ndose a s$ mismos en el interior cambiar.n
algo a su alrededor, incluyendo su situaci"n financiera. 9stoy de acuerdo contigo en que la gente no ser.
capa/ de aceptar esto de buenas a primeras. 0ero Anastasia dijo, despu,s de todo' UBienes que hacerlo sin
sermones morales. Bienes que mostrarle a la gente c"mo, eso es todo.V $ ella mostr" c"mo.
(Ahora es posible para ti llevar a cabo lo que ella esbo/". 1espu,s, en el espacio de tres años, muchas
comunidades en toda Siberia 3 grandes, pequeñas, olvidadas y descuidadas, donde solo hay gente vieja
a&n viviendo cuyos hijos ni siquiera van a visitarlos, se har.n ricos, muchas veces ricos. Su vida florecer.
en abundancia, y muchos niños volver.n.
($ ella tendr. mucho m.s que eso que ofrecer. 9lla revelar. muchos secretos, ella restablecer. las
capacidades de la gente y el conocimiento inherente a nuestros orígenes prístinos. -usia ser. una tierra
m.s rica. $ ella har. esto para probar que la espiritualidad y el conocimiento inherente a nuestros
orígenes prístinos son m.s significativos que los esfuer/os in&tiles de la tecnocracia. -usia anunciar. un
nuevo amanecer sobre toda la Bierra.+
()$ qu, tengo que hacer para provocarlo*+
(0uedes empe/ar por revelar el primer secreto relatado a ti por Anastasia. 1eberías escribir en tu libro
c"mo producir aceite curativo del fruto del cedro. $ no retengas nada.+

1e repente sentí algo bullendo dentro de mí. 9l viento fue literalmente retirado de mí. >o podía estar
sentado, y salt, de pie.
()0or qu,* ?1ime por qu,@ )0or qu, debería de repente dar media vuelta y hacer eso* 0ara todo el
mundo. Lratis. 8ualquier persona cuerda pensaría que soy idiotaP
=rganic, una e#pedici"n, y puse en ella todo lo que tenía. Ahora mi empresa se ha arruinado. Anastasia
me pidi" que escribiese un libro, y lo escribí. $ ahora aquí estamos a&n. Kuestras aspiraciones, vuestra
filosofía 3 eso no es algo que yo pueda comprender f.cilmente. Bodo lo que hice fue escribirlo sobre el
papel, como le prometí a Anastasia que haríaP
(0ero el aceite 3 bueno, eso es algo que est. totalmente claro para mí. $o s, ahora cu.nto puedo
conseguir por ,l. $ nunca compartí la tecnología con nadie. -eunir, un poco de dinero de la venta de los
libros y entonces empe/ar, a producirlo yo mismo. Koy a reunirlo todo de nuevo. Koy a volver a comprar
mi barco, la compañía tambi,n. >ecesito comprar un port.til para poder mecanografiar el pr"#imo
libroP
+$a no tengo un hogar. >ing&n lugar para vivir. 5uiero comprar una caravana. $ cuando sea rico,
quiero erigir un monumento a los oficiales rusos 3 los vivos físicamente pero con cora/ones heridos de
muerte. >uestra indiferencia mantiene sus cora/ones hechos peda/os, y su honor y consciencia han sido
92
escupidos por la gente 3 la misma gente a la que oficiales de todas las edades han entrado en batalla para
defenderP
(%ientras tu gente se sienta amable y tranquila all. en el bosque, aquí la gente est. pereciendo. 9l país a
todo su alrededor est. lleno de diferentes UpredicadoresV. Bodos ellos s"lo hablan de asuntos espirituales,
pero realmente no tienen ganas de hacer nada. Al menos yo voy a hacer algo. ?0ero aquí est.s t&
dici,ndome que debería revelar una valiosa e#periencia tal cual@ ?A todo el mundo@ ?Ram.s de los
jamases@+

(Anastasia determin" un porcentaje para ti tambi,n,+ interpuso el abuelo. Lo s, 3 el tres por ciento de la
venta del aceite.+

(?Seguro, )qu, es un tres por ciento para mí, cuando puedo conseguir trescientos por el aceite*@ S,
c"mo est.n ahora los precios del mundo. $ en cuanto a sus propiedades curativas, lo que se est.
vendiendo por ahí es considerablemente menos efectivo. 2ice algunas comprobaciones. >o saben c"mo
producirlo correctamente. Ahora soy el &nico que sabe c"mo hacerlo. Bodo lo que ella dijo se verific".
>o hay nada en el mundo que pueda compararse con su impacto curativo. Adem.s, estudios científicos lo
confirman. 0allas (! dijo que podría incluso devolver la juventud a una persona. $ t& quieres que yo lo
revele tal cual.

(1ebes tomarme por tonto. 2e revisado mucha literatura, incluso mand, a gente a los archivos para
confirmar lo que ella dijo. $ lo hicieron. Bambi,n se invirti" mucho dinero en eso.+

(Lo comprobaste todo 3 lo que significa que no pudiste confiar en Anastasia en seguida. 9sa falta de
confian/a es lo que te cost" tiempo y dinero.+

(Sí, yo hice la comprobaci"n. Benía que hacerlo, ya ves. 0ero ahora ya no voy a ser m.s un imb,cil.
2ablas sobre un Uamanecer para todosV. Kenga ya 3 )UamanecerV* 9n ese amanecer tuyo yo seguiría
siendo un imb,cil. 9scribí un libro. Lo hice todo de la forma e#acta en que ella me lo pidi". La recuerdo
dici,ndome' no escondas nada, ni lo malo ni lo bueno. 2umilla tu orgullo. >o temas parecer ridículo, no
temas ser malinterpretado.+ >o escondí nada, )$ qu, sali" de eso*

(9l libro me hace parecer un completo idiota. La gente est. ahí y me lo dice a la cara. 5ue no tengo una
pi/ca de espiritualidad en mi cuerpo, que hay mucho que todavía no entiendo. 1icen que soy ordinario e
incivili/ado. 9 incluso una treintañera de :olomna (4! me escribi" para decir que yo había hecho las
cosas de forma equivocada. $ una mujer de 0erm (;! vino a verme, hasta mi misma puerta, y dijo'
U5uería ver que vio Anastasia en ,l.V
(>o escondas nada, ni lo bueno ni lo malo. 2umilla tu orgullo. >o temas parecer ridículo, no temas ser
malinterpretado.V 9lla lo sabía todo )verdad* 9lla sale bastante bien en el libro 3 eso es lo que dice la
gente < )$ qu, pare/co yo* Bodo es culpa suya. Si no fuera por el niño, yo podría f.cilmente darle una
bofetada por lo que hi/o. ?S"lo piensa@ Lo escribí todo de buena fe, justamente como ella me pidi". $
para esa gente que me dice que soy un insensible y un cobarde adem.s.
1esde luego que soy un completo idiota. %e he convertido a mí mismo en uno. La obedecí. 2e escrito
todo eso de mí mismo, y ahora no lo superar, durante el resto de mis días. $ despu,s de que me vaya a&n
me ridiculi/ar.n. 9l libro tiene vida propia, así ha resultado ser. ?Al me sobrevivir.@ 9 incluso si paro de
imprimirlo, )5u, diferencia habr.* La prensa clandestina ya est. haciendo m.s copias en masa. 9st.n
intentando sacarlas en fotocopiadoras.+

1e repente par, en seco y mir, al anciano. Se podía ver una pequeña l.grima caer lentamente por su
mejilla. %e sent, a su lado. Al a&n estaba mirando al suelo silenciosamente. 9ntonces habl".
($a ves, Kladimir, mi nieta >astenCa es capa/ de prever mucho. >o es que quisiera nada para ella. >o
quería fama, no quería dinero. Asumiendo parte de la fama ella misma, se ponía en peligro, pero te
salvaba. $ el hecho de que salgas de esa forma en el libro 3 bueno, ella tiene que ver. Bienes ra/"n sobre
eso. 0ero no era para humillarte 3 así es como ella puede salvarte. Bomando sobre ella una masa completa
de fuer/as de la oscuridad. Bodo por sí misma. $ t& le respondes con el dolor del malentendido y la
irritaci"n. 0iensa < )9s f.cil para una mujer que crea del amor aguantar eso*+

()5u, clase de amor es,+ rebatí, ( cuando su amado se cuenta entre los idiotas*+
93

(Llamar a alguien idiota no lo hace serlo. 6n idiota es quien confunde palabras halagadoras con la
verdad. 0iensa por un momento en c"mo te gustaría ser visto por los dem.s. )8"mo una figura elevada
sobre todo* )8"mo un intelecto brillante* $ podrías haberte hecho una reputaci"n como esa en tu primer
libro. 0ero entoncesP
9l orgullo y el egoísmo te habrían destruido.
(>o hay todavía tanta gente iluminada que pudiera resistir contra pecados como esos. 9l orgullo crea
una imagen antinatural del 2ombre, oscurece el alma viviente. 9s por esto que los fil"sofos del pasado y
los genios de hoy pueden crear muy poco. 0orque incluso despu,s del primer golpe de su pluma est.n tan
abrumados por un sentido de auto<vanidad que pierden en seguida lo que les fue dado en un principio.
(0ero >astenCa fue suficientemente inteligente para levantar una barrera protectora contra los halagos y
la adoraci"n que llevan al orgullo. 9llos no quieren tocarte ahora. 9lla te est. salvando de una multitud de
enfermos. $ est. protegiendo a tu espíritu y a tu carne. 9scribir.s nueve libros directo desde el cora/"n.
La Bierra estar. radiante con su 9spacio de Amor. $ entonces, una ve/ que hayas puntuado la i final en el
noveno libro, ser.s capa/ de entender qui,n eres t&.+

(?Kenga ya@ )>o es posible decir qui,n soy yo ahora mismo*+

(5uien eres ahora mismo 3 eso es bastante obvio. 9res quien eres en este momento. 9res quien t&
sientes ser. 5uienquiera que llegues a ser, s"lo Anastasia, posiblemente, lo sabe. $ ella esperar., viviendo
cada momento por Amor. 9l hecho de que esa gente sentada en sus c"modos apartamentos te llamen
cobarde 3 eso no es nada. 1eberías tomarlo con reservas. $ sugerir que ellos intenten marcharse a la taiga
durante tres días sin equipo. 1eja que ellos intenten dormir con un oso en una cueva. 0ara tener la
sensaci"n completa, d,jales llevar a una chica mentalmente trastornada 3 despu,s de todo, )no es eso lo
que Anastasia te pareci" al principio*+

(%.s o menos.+

(1eja que cualquier hombre que te acuse intente dormir con una compañera mentalmente trastornada.
Ahí afuera en los bosques negros, donde se puede oír a los lobos aullar. )0odría realmente hacer eso*
)5u, piensas*+ pregunt" el viejo astutamente.

$ tan pronto como imagin, el escenario que describía solt, una carcajada. $ ambos echamos unas
buenas risas juntos. 9ntonces le pregunt,'
()0odía Anastasia oír lo que hemos estado diciendo*+

(9lla aprender. de todos tus actos.+

(9ntonces dile que no se preocupe. Le e#plicar, a todo el mundo c"mo e#traer el aceite curativo de los
piñones de cedro.+

(9stupendo, se lo dir,,+ prometi" el anciano. (0ero )recuerdas todo lo que Anastasia te cont" sobre el
proceso*+

(Sí, creo que sí.+

(Eien, cu,ntamelo.+
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
< Fallas < referencia a 0eter Simon 0allas (FN<G! miembro de la Academia de 8iencias de San 0etersburgo y prominente
pionero e#plorador de la taiga siberiana.
94
4< chica de Kolomna < la referencia es a una joven tambi,n llamada Anastasia, cuya carta a Kladimir %egr, est. reproducida en el
libro 7, capítulo ;I' (%ensaje a los lectores del autor+.
;< Ferm 3 importante ciudad de apro#imadamente un mill"n de habitantes, a HII :m. Al este de %osc&.
31
?ómo !roducir el acei&e cura&i#o de cedro
>o es esa una tarea difícil. La complicada tecnología moderna es ya familiar y no necesita e#ponerse
aquí. 0ero hay algunos matices bastante inusuales que debería señalar.
Al ir a recoger las piñas, no se debería golpear a los cedros con troncos o bates de madera, como los
recolectores hacen hoy. 9sto debilita enormemente las propiedades curativas del aceite. 1eberían usarse
s"lo las piñas que el propio cedro desprende. Bampoco las que caen con el viento, o pod,is tirarlas abajo
con la resonancia de vuestra vo/, como hace Anastasia. 1eberían ser recolectadas por gente que piense
que est. libre del mal. $ es especialmente bueno que las piñas sean recogidas por las manos de ni%os. 9n
cualquier caso, todos los pasos a seguir deberían ser llevados con bondad y pensamientos luminosos.
(Lente así debería encontrarse en las aldeas siberianas incluso ahora,+ afirm" Anastasia. Si esto marca
realmente una diferencia es difícil de decir. 0ero tambi,n se dice en la Eiblia que el rey Salom"n trataba
de locali/ar gente (e#perta en sentir la madera+ (4!. S"lo que no dice c"mo esta gente se diferenciaba de
cualquier otro en otros sentidos.
A los piñones obtenidos despu,s de sacarlos de las piñas se les debe e#traer el aceite dentro de un
periodo de tres mesesS despu,s de eso la calidad se deteriora significativamente. La semilla no debería
entrar en contacto con ning&n metal durante el proceso de e#tracci"n. 9n cualquier caso, el aceite nunca
debería entrar en contacto con metal.
9l aceite se puede usar para tratar algunas dolencias sin diagn"stico. Bambi,n se puede usar como
producto alimentario y agregado para ensaladas. = se puede tomar una cucharada al día, preferiblemente
a la salida del sol, aunque la tarde tambi,n es un buen momento. 0ero definitivamente con lu/ del día, no
de noche. 9so es lo principal.
(S"lo que a la gente se le puede ofrecer una falsificaci"n,+ e#pres, mi inquietud al anciano. 0ero ,l
respondi" astutamente y con s"lo un toque de humor'

(Eueno, entonces, t& y yo haremos una estrategia para descartar falsificaciones. $ calcularemos esas
comisiones tuyas al mismo tiempo.+

()8"mo hacemos eso*+

(Bienes que pensar en ello. B&, despu,s de todo, eres el empresario.+

($o era uno. 0ero ahora mismo no estoy seguro de qui,n soy.+

(0ensemos juntos, entonces. 8orrígeme si algo no es correcto.+

(Kale,+ acord,.

(9l producto final debería ser probado con instrumentos de medida por t,cnicos competentes. 1octores,
científicos 3 en una palabra, profesionales.+

(9so es correcto, ellos pueden e#pedir certificados.+

(0ero los instrumentos no pueden captarlo todo. Bambi,n ser. necesario una prueba de sabor.+

(0osiblemente. Los catadores determinan la calidad del vino, por ejemplo. >o hay sustituto para eso.
0ero los catadores de vino son e#tremadamente conscientes del sabor de las diferentes cosechas. Bienen
un sentido soberbio para la fragancia y el sabor. )0ero qui,n estar. probando el aceite*+

95
(TH puedes comprobarlo.+

()$ c"mo se supone que haga eso* $o s"lo he probado las clases normales de aceite. 8uando lo
hicimos nosotros mismos, no seguimos los procedimientos tecnol"gicos que Anastasia recomend".
Adem.s, soy fumador.+

(1urante tres días antes de comprobar la calidad del aceite, deberías abstenerte de fumar y el alcohol. $
no comer carnes o grasas. $ no deberías hablar con nadie durante esos tres días. 9ntonces puedes
comprobarlo y determinar por el sabor si es bueno o una imitaci"n.+

()$ con qu, lo comparo*+

(8on esto.+
8on lo cual el anciano meti" la mano en su bolsa de tela y sac" un pequeño palo hueco de
apro#imadamente dos dedos de ancho. =tro palo sobresalía de una punta, como un corcho.
(9sto es aceite genuino. 6na ve/ lo hayas probado no lo confundir.s con ning&n otro. 0ero primero
d,jame librarte de lo que se ha acumulado en ti de fumar y otros h.bitos estrafalarios.+
()8"mo vas a hacer para conseguir librarte de ello* )1e la forma en que hacía Anastasia*+

(Si, m.s o menos.+
(0ero ella dijo que s"lo alguien que ama es capa/ de eliminar alimentos en un amado con el -ayo de
Amor. $ de calentar su cuerpo hasta que incluso sus pies empiecen a transpirar.+

(8on el -ayo de Amor. Eastante correcto.+
(0ero t& no puedes amarme. >o de la forma en que ella lo hace.+
(0ero amo a mi nieta. 7ntent,moslo.+
(Adelante.+
9l anciano entorn" los ojos y empe/" a fijar una mirada imperturbable sobre mí. 0ude sentir una
sensaci"n de calor fluir a trav,s de mi cuerpo. 0ero bastante m.s d,bil que la que sentí con la mirada de
Anastasia. >o pas" nada. 0ero ,l a&n seguía intent.ndolo. 2asta el punto en que sus bra/os empe/aron a
temblar. 0ude sentir un poco m.s de calor en mi cuerpo, pero s"lo un poco. Bodavía el anciano no se daba
por vencido, y yo esper,. $ de repente mis pies rompieron a sudar, despu,s de lo cual un sentimiento de
frescor impregn" mi cabe/a, junto con fragancias. 0ude sentir las fragancias en el aire.
(Ah, lo hemos conseguido+ dijo, apoy.ndose cansinamente contra el respaldo del banco. (Ahora dame
tu mano+.

Al sac" el palo<corcho y del palo hueco verti" aceite de cedro en la palma de mi mano. $o lo lamí con
la lengua. 9l calor se e#tendi" a trav,s de mi paladar y mi boca. $ de repente capt, el olorcillo del cedro.
$ era, en efecto, difícil de confundir con ninguna otra cosa.
()0iensas que lo recordar.s ahora*+ pregunt" el abuelo de Anastasia.
(Lo recordar,. )5u, tiene eso de difícil* 8omí patatas una ve/ en el monasterio. -ecord, eso durante
años. Keintisiete años despu,s a&n recuerdo el sabor. )0ero c"mo sabr. la gente que est. bien
comprobado* )5u, es genuino aceite de piñ"n de cedro* 9n este momento es demasiado caro en el
mercado. 0or un solo gramo de aceite crudo, diluido con algo, se cobran treinta mil rublos. (;! Lo vi por
mí mismo. Se envasa como una importaci"n. 8on precios como esos es demasiado tentador vender
falsificaciones.+

(Bienes ra/"n 3 el dinero es el maestro de ceremonias en este momento. Bendremos que pensar en algo.
()Lo ves* 6n callej"n sin salida.
(Anastasia dijo que este dinero puede ser transformado en un buen prop"sito,+ observ" el abuelo.
0ensemos en algo en esa línea.+
Se ha estado desarrollando ahora por alg&n tiempo, por ejemplo, c"mo garanti/ar la calidad del vodCa
contra imitaciones. 0eroP 2an cambiado las etiquetas y los corchos, han propuesto eliminar las
etiquetas, pero todo sin ning&n provecho. 2abía imitaciones en el mercado antes, y todavía las hay. Lo
que pasa con las fotocopiadoras y todo eso, cualquier etiqueta se puede copiar f.cilmente.+
()5u, pasa con el dinero, Kladimir 3 tambi,n se puede copiar*+
(9l dinero 3 eso es m.s difícil de falsificar.+
96
(9ntonces peguemos dinero en la parte de atr.s de nuestras botellas, como etiquetas, para que esos
peda/os de papel llorones puedan, en realidad, hacer algo bueno por una ve/.+
()5u, quieres decir con pegar dinero en las botellas* )5u, clase de sinsentido es ese*+
(1ame un billete, por favor. 8ualquier billete.+

Le di un billete de III rublos.
(Eueno, entonces, est. bastante claro. 8oges el billete y lo cortas por la mitad. 0egas una mitad en la
caja o en otra cosa. La otra mitad la ocultas en un archivo. $a pensar.s en un lugar apropiado. = ponlo en
una caja de dep"sitos de seguridad en tu banco. %ira, en cada mitad del billete hay n&meros id,nticos, y
así cualquiera que espere confirmar la autenticidad del aceite, puede simplemente verificar los n&meros.+

Eueno, abuelo, pens, para mí mismo, tienes una buena cabe/a sobre los hombros. $ en alto dije'
(>o hay mejor defensa contra las imitaciones. ?Así se hace@+
Al ri". Aun ri,ndose, añadi"'
(9ntonces, dame un porcentaje, tambi,n. ?Kamos, p.galo@+
()6n porcentaje* )5u, tipo de porcentaje* )8u.nto quieres*+
(5uiero s"lo lo que sea correcto,+ dijo el anciano, de repente serio de nuevo. 9ntonces añadi"' (Sobre
el tres por ciento, toma un uno por ciento adicional 3 en especie, como aceite ya envasado. $ ofr,celo
gratis a cualquiera que sientas que deberías d.rselo. 1eja que sea un regalo para la gente de ti y de mi.+

(Eien, lo har,. $a has pensado en todo a la perfecci"n. ?Así se hace@+

()A la perfecci"n* 9so quiere decir que >astenCa estar. muy feli/ por nosotros. $ mi padre todavía
piensa que soy vago. )Así que piensas que he hecho un buen trabajo*+

(?0or supuesto que sí@+ $ ambos echamos otras buenas risas. $o añadí' (1ile a Anastasia que yo digo
que serías un e#celente empresario.+

()Lo dices en serio*+

(?8on toda seguridad@ ?0odrías llegar a ser uno de esos U>uevos rusosV (N! 3 y uno muy bueno,
tambi,n@+

(Se lo dir,. $ el hecho de que est,s hablando a todo el mundo del aceite de piñ"n de cedro, se lo
transmitir, tambi,n. )Sin arrepentimiento*+

()1e qu, hay que arrepentirse* Sería un proceso pesado, de cualquier manera. 9scribir, r.pidamente el
tercer libro, como prometí, y entonces me pondr, con mi negocio de nuevo, el comercioP u otra cosa,
algo normal.+
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

1 Fi%as 3 apuntar que el t,rmino cedro (en ruso 3edr1 se usa en toda la serie de los cedros resonantes para referirse al cedro
siberiano (= pino siberiano, pinus sibirica! 3 como en este caso 3 o al cedro liban,s (cedro del Líbano, cedrus libani!. 9l aceite
prensado de estos piñones, conocido como aceite de piñ"n, no se refiere al UaceiteV (o resina! del cedro rojo de >orteam,rica, que
no es comestible.
2 Iees I, 4<D (>ueva Kersi"n 7nternacional!
3 Treinta mil rublos 3 apro#imadamente seis d"lares americanos al tipo de cambio actual.
N< <uevos rusos 3 nombre dado a una clase de nuevos ricos rusos que adquirieron considerable rique/a despu,s del colapso de la
6ni"n Sovi,tica. 9llos eran percibidos popularmente como individuos intelectualmente limitados, tristemente c,lebres por sus
orígenes criminales, maneras incultas, jerga ofensiva y despliegue ostentoso de rique/a, todo lo cual ha dado pie a gran cantidad
de chistes.
97
?A>@2ULA 32
1ecidí hablar al abuelo de Anastasia sobre mis nuevos ayudantes'
(Se est.n escribiendo ahora muchos artículos sobre Anastasia. Se est. hablando de ella en círculos
acad,micos y religiosos. 6n equipo de producci"n, constituido por personas muy religiosas y
consideradas, me ofreci" un trato para concederles, a cambio de un pago, el derecho e#clusivo para
interpretar y comentar los dichos de Anastasia en los medios de comunicaci"n. 9stuve de acuerdo.+
()$ por qu, cantidad, Kladimir, estuviste de acuerdo en venderles a Anastasia*+
9l tono de su pregunta y lo que decía me dejaron un sabor de boca bastante malo. $ respondí'
()5u, quieres decir con vender* Les cont, m.s sobre Anastasia de lo que escribí en el libro. Le dije a
gente religiosa como esa que podían ofrecer sus comentarios e#clusivos así como sus e#plicaciones de lo
que ella dijo. 9llos querían reunirse con ella. 9staban dispuestos incluso a financiar una e#pedici"n.
9stuve de acuerdo. )5u, hay de malo en ello*+
9l anciano no respondi" inmediatamente. 8omo no respondía añadí'
(%e ofrecieron dinero por un derecho e#clusivo 3 esa es la forma en que nosotros hacemos las cosas 3
la gente ofrece servicios por dinero. 9llos ganar.n incluso m.s por sus publicaciones.+
9l anciano baj" la cabe/a y permaneci" en silencio por un rato. 9ntonces, como si pensara en vo/ alta,
dijo'
(9ntonces, t&, a tu forma emprendedora, vendiste a Anastasia y ellos, asumiendo que son las personas
m.s religiosas y competentes del mundo, decidieron comprarla.+
(Eueno, es una forma bastante e#traña de decirlo. Así que, llegados a este punto, )5u, hice mal*+
(1ime, Kladimir, )Alguna ve/ te pas" por la cabe/a o por la cabe/a de esa gente UreligiosaV pensar en
preguntar, averiguar o darse cuenta s"lo de a qui,n deseaba Anastasia hablar y cu.ndo 3 y c"mo* )$ la
gente de tu mundo va de visita sin tan s"lo una petici"n anticipada al anfitri"n*+
(Si ella no quiere hablar con ellos, no tiene que hacerlo. 9lla no firm" ning&n acuerdo.+
(0ero LtH lo hicisteN 9lla est. preparada para compartir lo que sabe con cualquiera, pero es su derecho
determinar c"mo va a hacer esto. $ si ella ha elegido e#ponerlo en un libro, con tus e#presiones, )5ui,n
tiene el derecho de dictar o e#igir otra cosa* 9lla misma hi/o la elecci"n, pero alguien quiere cambiar eso,
y la ra/"n tras el esfuer/o para alterar su elecci"n est. clara. 9lla no hablar. con personas que se ponen a
sí mismas por encima de cualquier otro. 8on personas cuya pretensi"n de superioridad moral, ella lo sabe,
distorsionar., dar. la vuelta y ajustar. a su propia forma de pensar las verdades que ella mantiene
sagradas.+
()0or qu, pintar un cuadro tan oscuro antes de tiempo* 9sas personas est.n interesadas en muchas
enseñan/as diferentes. 9llos son muy religiosos.+
(Son ellos los que han determinado ser m.s religiosos que nadie. La pretensi"n de superioridad
religiosa es la c&spide del m.s mortal de los pecados 3 el orgullo.+
9mpec, a estar abrumado por un ine#plicable sentido de enfado conmigo mismo. A&n no había recibido
pago por el acuerdo y entonces fui capa/ de romperlo. $ poco despu,s, no viendo ning&n problema, firm,
otro acuerdo con uno de los centros religiosos para los derechos e#clusivos de mis propias entrevistas.
6na ve/ m.s fui engañado por su actitud considerada y los conocimientos religiosos de los que hacían
gala. 9specialmente porque este acuerdo me concernía a mi solo, y yo podía hacer conmigo mismo lo que
quisiera. 0ero una ve/ m.s ellos y yo caímos en una trampa, y una ve/ m.s result" que yo indirectamente
había vendido a Anastasia, y ellos la habían comprado.
$ esta ve/ no fue el abuelo de Anastasia sino una periodista de %osc& quien, tras leer el nuevo acuerdo,
se avergon/"'
(8hico, )cu.n est&pido puedes llegar a ser* 2as vendido a Anastasia muy barata. 9#amina m.s de cerca
lo que dice la letra pequeña. 2as cedido el derecho a otros 3 un derecho e#clusivo 3 a e#plotar y usar
como quieran, por el canal de informaci"n m.s poderoso que hay, todo lo que t& digas relacionado con
Anastasia. Be has negado a ti mismo incluso el derecho a cuestionar su opini"n, sin importar cual sea.+
2asta qu, grado es eso cierto es difícil de decir. 5ui/.s sería mejor citar aquí algunos de los puntos del
acuerdo'
98
I. Su2eto del acuerdo,
I.I El A5TMI concede derechos e(clusivos a todas las grabaciones de s$ mismo, as$ como al uso de
cual7uier material de video relacionado directa o indirectamente con la producci+n de los programas de
televisi+n TAnastasiaU /m"s adelante re#eridos como &programas'1. !a antedicha trans#erencia de
derechos al ?M<TIATISTA se e(tiende a todos los pa$ses del mundo.
I.D El ?M<TIATISTA se compromete, a sus propias e(pensas, a preparar una copia de cada uno de
los tres programas – de entre GA 0A minutos cada uno – en una ?V.AIA )ETA de video pro#esional.
I.G De mutuo acuerdo entre el A5TMI el ?M<TIATISTA, cual7uier interacci+n con estudios de
video o cinematogr"#icos, televisi+n /incluendo televisi+n por cable1, as$ como el roda2e de cual7uier
video en cual7uier e7uipo, ser" e#ectuado s+lo e(clusivamente por el ?M<TIATISTA.
.ientras este acuerdo est* vigente el A5TMI renuncia al derecho de dar entrevistas de video
preparar cual7uier material de video usando los conceptos o t*rminos 7ue est*n en los programas, ni
directa ni indirectamente.
1espu,s de anali/ar todos los acontecimientos relacionados con la escritura, publicaci"n y distribuci"n
del libro Anastasia, llegu, a la conclusi"n de que las personas que se llaman a sí mismos Ufuertemente
religiososV tienen un lado oscuro que ellos mismos temen, y por consiguiente siguen intentando
convencer a otros y persuadirles de su religiosidad. 9llos probablemente tienen miedo de que la gente
descubra su lado oscuro.
9s mucho m.s sencillo con los empresarios. Sus acciones y metas son m.s abiertas, menos oscuras, y
consecuentemente ellos son tambi,n m.s honestos consigo mismos y con quienes les rodean, para la
sociedad. 9s posible que est, equivocado. 0ero no pod,is escapar de los hechos.
Bres estudiantes de %osc& mecanografiaron el te#to de Anastasia. 9llos no tenían e#pectativas de
compensaci"n a corto pla/o. 9llos nunca hablaron sobre ninguna materia religiosa.
9l libro fue publicado por el encargado del Baller de 7mprenta >umero >ueve de %osc&, un oficial
retirado llamado Lennady Kladimirovich Lrutsia, a sus propias e#pensas. La tirada fue pequeña y no
hubo siquiera un pensamiento de ruptura. Lrutsia, un empresario, nunca habl" de materia religiosa
tampoco. La siguiente tirada fue pagada por el director general de la 8asa de Autori/aci"n de los editores
de %osc&, $uri Anatolievich >iCitin, pero entonces resultaba que ,l no comerciaba en libros en ese
momento. Al me dio la mayor parte de la tirada para vender. Al no me dio una fecha límite para obtener la
devoluci"n de su inversi"n. $, tampoco ,l, habl" nunca de materia religiosa.
$ entonces la gente UreligiosaV empie/a a aportar su grano de arena. $ se ponen a la venta NH.III copias
por una imprenta clandestina. 8uando esta empresa UreligiosaV fue descubierta, empe/aron a proclamar su
religiosidad y deseo de producir cosas luminosas, e incluso prometieron pagar derechos de autor. A&n
siguen prometiendo eso. $ no es el &nico caso. La gente UreligiosaV parece ser muy negligente con las
e#plicaciones, especialmente cuando son ellos los &nicos que deben dinero.
9n cuanto a la transferencia de derechos e#clusivos, he decidido aclararlo en las p.ginas de este libro'
no dar, nunca m.s derechos e#clusivos por la interpretaci"n de las palabras de Anastasia a nadie. $ si
nadie me cuestiona en eso, ?dejemos que la gente sepa que yo no he dado nada voluntariamente@
)0or qu, digo voluntariamente* La periodista de %osc& que me ayud" a romper el contrato pronto lleg"
a ser el blanco de amena/as an"nimas. )5ui,n las hi/o* )5u, querían* )5u, tipo de Ureligi"nV profesan*
9llos sostienen su religi"n con e#torsi"n. Eueno, ya s, de qu, va el chanchullo de la e#torsi"nS despu,s
de todo hay seres humanos ahí tambi,n. $ quiero advertirles' sean e#tra cuidadosos con la gente
UreligiosaV. $ antes de meterse en nada, consideren con calma y cuidadosamente a d"nde les est.n
llevando esas personas UreligiosasV.
2ay m.s. 9n el primer libro escribí que había invitado a Anastasia a venir a %osc& y aparecer en nuestra
televisi"n, pero ella rehus". >o pude entender por qu,, en aquel momento. 0ero ahora est. claro para mí
lo que ella previ". 7ncluso despu,s de salir el libro, ha habido muchas interpretaciones de lo que ella dijo.
%uchas interpretaciones muy diferentes. Algunas son interesantes, otras son controvertidas, pero, entre
otras, uno podría descubrir claramente el deseo, por parte de cierta gente, de interpretarla de una manera
que sirviera a sus propios intereses.
1esafíos directos fueron arrojados en mi camino, por ejemplo'
()9ntonces piensa que s"lo usted tiene derecho a hablar con ella*+
(6sted no lo comprende todo, deje que otros hablen con ella, saldr. m.s a la lu/ de ello.+
0ero ella no es un objeto para entregarle a alguien. ?9lla es 2ombre@ $ s"lo ella tiene el derecho a
decidir c"mo actuar., con qui,n hablar. y qu, dir.. Ahora ha quedado m.s claro que nunca que Anastasia
99
est. siendo realmente sujeto de ataque por una muchedumbre visible e invisible de fuer/as oscuras con la
apariencia de fan.ticos y auto<buscadores.
1e vuelta al primer libro yo cit, a Anastasia diciendo'
($o s, qu, masa terrible de fuer/as oscuras descender. sobre míP pero no tengo miedo de ellos.
Lograr, criar a mi hijo. Lograr, ver que mi plan se vuelve realidad. $ la gente ser. llevada a trav,s de la
ventana del tiempo de las fuer/as oscuras.+
9n el mundo de Anastasia se les enseña a los niños hasta los once años. 9n otras palabras, ella tiene, al
menos, otros die/ años en que puede resistir.
()$ entonces qu,*+ pregunt, a su abuelo. ()9st. ella obligada a perecer*+
(9s difícil de decir,+ contest" el anciano. (Bodos ellos murieron bastante m.s temprano, comparados
con ella, y m.s de una ve/ ella se ha embarcado en un viaje que predecía una muerte física, pero cada ve/,
en el &ltimo momento, la ley se ha reavivado 3 olvidada qui/.s, pero a&n lo bastante fuerte para invalidar
cualquier cosa. 2a iluminado la esencia de la verdad sobre la e#istencia terrenal. $ ha causado que la vida
siga en su cuerpo terrenal.+
9l anciano guard" silencio y una ve/ m.s, absorto en su pensamiento, empe/" a tra/ar alguna especie
de símbolos sobre el suelo con su palo. $o tambi,n empec, a pensar, pregunt.ndome ?c"mo diablos me
había envuelto en una situaci"n como esta@ 0ero la cosa era, que yo no podía dejarlo ahora. Antes podría
haber sido posible, pero no ahora, a causa del niño.
Anastasia había dado a lu/ un hijo. Aunque prefiriera dedicarse a cuidar de su hijo y criarlo, ella no va a
abandonar su sueño 3 llevar a la gente al otro lado de la ventana del tiempo de las fuer/as oscuras. $ no lo
har.. 0orque ella es realmente muy tena/. Alguien como ella no se ir..
)$ qui,n la ayudar., con lo ingenua que es* Si yo renegara de mi promesa, no le queda nadie. Se
desmoronaría. $ eso es algo que no debería pasarle a una madre nodri/a. Biene que acabar la lactancia
como poco. $ entonces le pregunt, a su abuelo'
()2ay algo que yo pueda hacer por Anastasia*+
(Brata de imaginar, para empe/ar, de qu, est. hablando y qu, quiere. 9ntonces el vagar sin rumbo dar.
paso a la comprensi"n, y una ola de calide/ animar. el cora/"n, y sobre el mundo ser. desplegado un
nuevo amanecer.+
()0uede hacerlo algo m.s específico*+ pregunt,.
(9s difícil para mí formularlo de manera m.s específica. Lo m.s importante es la sinceridad en todo.
9mpe/ando por hacer lo que te dicte el cora/"n y el alma.+
(9lla me habl" sobre un pueblo de provincias ruso en particular,+ observ,. (1ijo algo acerca de que
posiblemente llegara a ser m.s rico que Rerusal,n o -oma. 0orque por todos los alrededores hay
empla/amientos sagrados de nuestros ancestros. Sitios m.s importantes que los templos de Rerusal,n.
S"lo que la gente local no tiene la suficiente conciencia consciente para percibirlos. 5uiero ir allí y
cambiar su conciencia consciente.+
(9so no es algo que se pueda hacer r.pidamente, Kladimir.+
(Eueno, ver.s, no sabía que no se podía hacer, y entonces se lo prometí a Anastasia. $ debe haber alg&n
modo de provocar un cambio.+
($a que no sabías si se podría hacer, verdaderamente lo cambiar.s. ?%.s te vale@ $ ahora es hora de
irme.+
(7r, a despedirte.+
(>o pierdas tu tiempo. >o hace falta despedirme. 0iensa en lo que tienes que hacer.+
9l anciano se levant" y me ofreci" la mano.
=bserv, al abuelo de Anastasia perderse en la distancia a lo largo de la hilera de .rboles del bulevar, y
pens, en mi pr"#imo viaje a la ciudad de Lelend/hiC, recordando lo que Anastasia me había contado
sobre ella. $ no fue una mera conversaci"n fortuita.

100
33
B2us si&ios sagrados, Ah 7usiaC
0regunt, a Anastasia'
()A menudo tu gente da con cedros resonantes*+
(%uy, muy raramente,+ replic". (5ui/.s dos o tres en mil años. Rusto ahora, aparte de este que ha sido
salvado, hay uno m.s, y puede ser guardado y usado para su prop"sito designado.+
()5u, quiere decir eso' Uusado para su prop"sito designadoV* )8u.l es su prop"sito*+
(La Lran 7nteligencia del 6niverso, 1ios, que cre" al 2ombre y su entorno, sin duda tuvo la previsi"n
de dar a la gente la oportunidad de restablecer sus capacidades perdidas, para usar la sabiduría acumulada
en el mundo no material. 9sta sabiduría ha e#istido justo desde el principio, pero la capacidad del 2ombre
de percibirla ha estado perdida en lo pecaminoso.
(%i abuelo y bisabuelo te hablaron sobre el cedro resonante y sus e#traordinarias propiedades curativas.
Lo que no e#plicaron fue que sus pulsaciones y ritmos est.n cerca de esa Lran 7nteligencia.
(Si son fusionados y combinados, por así decirlo, con los ritmos ya presentes en mucha gente, entonces
un 2ombre que coloque la palma de su mano en el c.lido tronco de un cedro resonante y deslice su mano
sobre ,l como si lo acariciara, de este modo alcan/a la posibilidad de comunicarse con la e#tensi"n
infinita de sabiduría. Semejante hombre es capa/ de llegar a ser consciente de muchas cosas en el campo
de su pensamiento en el momento del contacto o como consecuencia. 9sto ocurre variando el nivel con
cada individuo. Be estoy hablando de la m.s alta manifestaci"n.+
()0ero por qu, ocurre de forma diferente* )9lige el cedro dar su poder a una persona y no a otra*+
(Su operaci"n es id,ntica en cada caso. Su ritmo y vibraci"n son siempre los mismos. 0ero alguna gente
puede sintoni/ar con ,l y sentirlo todo al m.#imo, mientras que otros detectan s"lo un ligero toque.
%ucha gente no siente nada en absoluto para empe/ar. 0ero la conciencia consciente vendr.
gradualmente incluso a esos sin sentimiento. Al menos ellos tienen una mayor posibilidad de sentirlo.+
(Bodavía no entiendo lo suficiente qu, tipo de selecci"n tiene lugar.+
(Kladimir, por favor, intenta Uleer mis labiosV' la diferencia no est. en el poder del .rbol, sino en el
2ombre. 2mmP de acuerdo, lo he encontrado 3 un ejemplo' Lla mHsicaN $a sabes, cuando la m&sica est.
sonandoP La m&sica, tambi,n, despu,s de todo, consiste en vibraci"n ritmo. 0ero algunas personas la
escuchan atentamente, empie/an a tener sentimientos de ella, a veces incluso lloran de dicha y ternura.
=tros escuchan la misma m&sica pero no sienten nada, o no se preocupan de escucharla en absoluto.
(Lo mismo con el cedro. S"lo aquellos que son capaces de sentir y comprender oir.n algo, incluso
mucho. $ ese UmuchoV es algo que se desarrollar. gradualmente para ellos. Kiene durante los momentos
en que el 2ombre tiene ganas de considerarlo.
(Las mujeres pueden obtener la fuer/a y sabiduría de sus orígenes prístinos, ellas pueden cumplir su
prop"sito designado y pueden hacerse a sí mismas y a sus hombres elegidos felices, así como a los niños
que dar.n a lu/ en Amor. $ aquí el milagro no est. en el cedro, sino en las aspiraciones humanas. 9l
cedro simplemente les ayuda 3 no es el mayor colaborador para las acciones nobles.+
(?9so es increíble@ ?9s como alg&n tipo de tentadora y bella leyenda@+
()>o me crees* )8rees que lo que estoy diciendo es s"lo una leyenda* )0or qu, entonces hiciste
semejante esfuer/o para venir aquí y por qu, estabas tan ansioso de que te enseñara el cedro resonante*+
101
(Eueno, no creo que sea todo una leyenda. Al principio tampoco creía lo que tu abuelo y bisabuelo
decían sobre el cedro. %.s tarde, tras volver a casa de la e#pedici"n, leí la literatura científica popular y
llegu, a saber lo que los científicos decían sobre sus propiedades curativas, y me impact" el hecho de que
los científicos y la Eiblia estuvieran en la misma onda. 0ero nunca encontr, un indicio en ninguna parte
del cedro siendo usado para sentir una cone#i"n con la Lran 7nteligencia o 1ios, como t& lo describes.+
(Bampoco prestaste suficiente atenci"n a lo que los científicos o la Eiblia estaban diciendo, o no
entendiste lo principal 3 de otra manera no estarías dudando de mis palabras.+
(9ntonces )5u, podría haber entendido* S"lo hay dos referencias a los cedros en la Eiblia' cuando
1ios enseña c"mo tratar a la gente con su ayuda, y despu,s c"mo desinfectar la casa de uno.+
(0ero la Eiblia tambi,n habla sobre el rey Salom"n como uno de los soberanos m.s sabios que
e#istieron nunca, uno reverenciado por su gente. 9l rey Salom"n, estar.s de acuerdo, es un personaje
hist"rico 3 no fue una leyenda.+
()$*+
($ la Eiblia tambi,n dice que este rey construy" a 1ios un templo de cedro, y una casa para sí mismo
junto a ,l tambi,n hecha de cedro. $ para conseguir el cedro, ,l contrat" a m.s de treinta mil trabajadores
para traerlo de otro país. $ para cortar los cedros, Salom"n pidi" a otro rey llamado 2iram que le diera
gente Ue#perta en sentir la maderaV. (! 8onseguir este cedro le cost" a Salom"n veinte ciudades de su
reino. 0iensa' )0or qu, necesitaría el m.s sabio de todos los gobernantes hacer semejante gasto y
construir su templo y casa de un material menos resistente del que ya tenía a mano*+
()0or qu,*+
(0uedes encontrar la respuesta a eso, tambi,n, en la Eiblia, donde dice' ($ lleg" a suceder, cuando los
sacerdotes habían salido del lugar sagrado, que la nube llen" la casa del Señor. $ así los sacerdotes no
pudieron continuar en el servicio a causa de la nube' porque la gloria del Señor llenaba la casa del señor.V
(4! 0uedes encontrar pruebas indirectas de esto en los trabajos de tus prominentes científicos.+
(9so es genial. Algo, creo, en lo que puedo creer. Significa que el cedro revelar. muchos secretos a la
gente. 9ns,ñame el cedro resonante que puede ser serrado. Lo llevar, a una ciudad de f.cil acceso para la
gente de todo el mundo que desee tocarlo.+
()1"nde encontrar.s una ciudad sobre la Bierra en que sus habitantes simplemente no profanen este
cedro sagrado, sino que realmente aseguren su protecci"n y proporcionen un espacio de e#hibici"n y
acceso adecuados para los visitantes*+
(Bratar, de encontrar una. 1ime )0or qu, has decidido que va a ser una tarea tan difícil*+
(La conciencia de la gente hoy est. tambi,n vendada con los programas del mundo tecnocr.tico. Se
est.n convirtiendo en robots biol"gicos.+
()5u, clase de robots biol"gicos*+
(9l mundo tecnocr.tico est. estructurado de tal manera que el 2ombre siga inventando todo tipo de
artefactos mec.nicos y "rdenes sociales supuestamente para hacer su vida m.s f.cil. 0ero de hecho,
cualquier ahorro de trabajo es una ilusi"n.
(9l 2ombre mismo se est. convirtiendo en un robot del mundo tecnocr.tico. Al nunca tiene tiempo
suficiente para contemplar la esencia del ser o escuchar lo que otro est. diciendo, ni tiempo, tampoco,
para refle#ionar en su propio destino. Al es literalmente un robot programado. Aquí est.s t& vi,ndolo todo
con tus propios ojos y oy,ndolo con tus propios oídos, y todavía lo encuentras difícil de creer.+
(Anastasia, lo mío es una historia diferente. $o no puedo llamarme a mí mismo un fuerte creyente. $o
creoP en general. 0ero probablemente no de la misma forma en que otros lo hacen. 9n nuestro mundo en
este momento hay mucha gente que verdaderamente cree. %uchos leen la Eiblia. 9llos lo comprender.n
en cuanto vean cu.nto habla la Eiblia sobre el cedro. 9llos creer.n y cuidar.n bien de tu pequeño tro/o de
cedro.+
102
(2ay diferentes tipos de creencia, Kladimir. A menudo ocurre que el 2ombre sostiene en sus manos el
8or.n, o la Eiblia, u otro libro que contenga la sabiduría de los tiempos, y dice que cree, e incluso intenta
enseñar a otros, mientras que de hecho ,l est. simplemente intentando, por así decirlo, hacer un trato con
1ios' (%ira aquí, yo creo en ti. -ecuerda eso en caso de que ocurra algo.+
()5u, es entonces creencia, o fe*+ inquirí. ()8"mo se e#presaría*+
(9n la forma de vida de uno, en la percepci"n del mundo de uno, en la comprensi"n de la esencia y el
prop"sito designado de uno, en el correspondiente comportamiento y relaci"n con el entorno de uno, en el
pensar de uno.+
(9ntonces, )s"lo creer no es suficiente*+
(S"lo creer no es suficiente. 7magina un ej,rcito. Bodos los soldados, hasta el &ltimo, creen en su
comandante. 0ero ellos no entran en batalla. 9llos tienen una fe tan fuerte en ,l que confían en que ,l
ganar. en cualquier caso. Así que los soldados se cru/an de bra/os y observan c"mo su comandante se
enfrenta solo a las fuer/as enemigas. 9llos se sientan allí en un estado de frenesí y gritan' U?Kamos,
vamos, vamos@ ?8reemos en ti, sabemos que puedes hacerlo@V+
(9so no ayuda, Anastasia. >o hiciste una analogía real. 9sa clase de absurdos simplemente no ocurren.+
(9sa clase de absurdos ocurren en la vida real, Kladimir.+
(9ntonces dame un ejemplo de las realidades concretas de nuestra vida y no algo inventado.+
(%uy bien. 2ay una ciudad en -usia llamada Lelend/hiC. 9lla tiene un noble prop"sito 3 ser un lugar
donde la gente va a relajarse de su rutina diaria, un lugar para meditar y tocar sitios sagrados.
(2ay muchos sitios sagrados por todo alrededor de esta ciudad, que son m.s importantes que aquellos
encontrados en Rerusal,n, m.s importantes que las pir.mides de 9gipto.
(9sta ciudad podría ser una de las m.s ricas del mundo. %.s rica que Rerusal,n o -oma. 0ero la ciudad
se est. muriendo. 9s una poblaci"n vacacional. Bodas sus casas y hoteles est.n qued.ndose vacíos y
deterior.ndose. La conciencia materialista de las autoridades locales les impide ver los tesoros que son
capaces de hacer florecer a la ciudad. 8uando ellos hablan sobre la ciudad, ellos resaltan el mar, las
instalaciones de tratamiento artificial disponibles, y el hecho de que las habitaciones del hotel local est,n
equipadas con mesillas de noche y neveras. 9llos ni siquiera mencionan los sitios sagrados. 9llos mismos
saben poco de ellos, y no quieren saber. Sus prioridades est.n en otro lugar.
2ay mucha gente que vive en esta ciudad que se llaman a sí mismos creyentes. Lente de muchas
denominaciones diferentes. Algunos de ellos activamente involucrados en hacer proselitismo. )A qu, fe
hacen proselitismo* 8on su actitud hacia sus alrededores ellos han estado y todavía est.n violando los
mismos mandamientos contenidos en sus libros sagrados. 9n la Eiblia, por ejemplo, donde dice' UAma a
tu pr"jimo como a ti mismoV (;!
(0ero tienes que conocer a tu pr"jimo antes de poder amarlo. >o puedes amar a quien no conoces. 0ero
ellos, los que se llaman a sí mismos creyentes, no conocen a sus pr"jimos, o incluso a sus ancestros que
vivieron en esa tierra sagrada y les dejaron el inagotable tesoro de los sitios sagrados como su legado.
>uestros ancestros han llevado con ellos con el paso de milenios olas de sabiduría y la lu/ de su propia
alma. %uchas personas que se llaman a sí mismos creyentes no se dan cuenta de lo que es sagrado a su
alrededor. Los sitios sagrados que han sido dejados por sus ancestros para ayudarles.+
()5u, clase de sitios sagrados podrían qui/.s encontrarse en una ciudad como esa*+
(%ira, Kladimir, cerca de la ciudad de Lelend/hiC se puede encontrar creciendo el cedro liban,s
mencionado tantas veces en la Eiblia. $ esta creaci"n directa de 1ios, viva, nombrada tanto incluso antes
de la llegada de 8risto a la Bierra, est. locali/ada justo al lado de esta ciudad. Al s"lo tiene cien años. 9s
todavía un mo/albete, aunque ya muy bello y robusto.
(2a crecido allí porque fue plantado por un 2ombre respetable. Al fue un escritor llamado :orolenCo.
(N! Lracias a su otrora popularidad, el cedro ha sido protegido con un seto a su alrededor. 0ero hoy la
casa donde ,l vivi" est. en estado de deterioro y la gente no est. prestando atenci"n al .rbol que ,l
plant".+
103
()$ qu, pasa con los creyentes*+
(%uchas de las personas de la ciudad que se llaman a sí mismos creyentes no prestan atenci"n ni al
.rbol ni a los otros grandes sitios sagrados de sus ancestros. Los est.n destruyendo. $ la ciudad se est.
muriendo.+
(9so significa que 1ios est. castig.ndolos con alg&n tipo de vengan/a )9h*+
(1ios es bueno. Al nunca es vengativo. 0ero )5u, puede Al hacer cuando Sus creaciones son
ignoradas*+
(?9so es asombroso@ )0uede semejante .rbol e#istir realmente* 1ebo investigar eso.+
(9#iste. $ hay muchos otros sitios sagrados alrededor de la ciudad. 0ero la gente los trata desde el
punto de vista tecnocr.tico, como las pir.mides de los sabios faraones.+
()5u,* )8"mo sabes de la e#istencia de las pir.mides egipcias*+
(Lracias a generaciones de mis antepasados se ha preservado dentro de mí la capacidad para
comunicarse con la dimensi"n donde los pensamientos y la sabiduría residen. 9sta comunicaci"n le da a
uno la oportunidad de aprender algo que uno podría desear saber, algo que capta el inter,s de uno.+
(9spera un momento. 1,jame e#aminarte. 8ont,stame, )8onoces los secretos de las pir.mides
egipcias*+
(Los cono/co. 7gual que s, que aquellos que investigaron esas pir.mides estaban constantemente
trabajando desde un punto de vista material. 9llos estaban interesados b.sicamente en c"mo fueron
construidas, las dimensiones y relaciones de unos lados con otros, qu, tesoros estaban escondidos dentro,
qu, cosas se iban a encontrar allí. 9llos consideraban que las gentes que vivían en la ,poca de las
pir.mides habían construido por ser supersticiosos. 9llos consideraban a las pir.mides s"lo como un
medio de preservar los objetos de valor de los faraones, sus cuerpos, su gloria. 1e este modo se
distanciaron de lo que era fundamental, de lo que fue conscientemente diseñado.+
(>o te entiendo, Anastasia. )1e qu, diseño consciente se distanciaron*+
Anastasia no habl" durante un rato, mirando fijamente, al parecer, alg&n lugar en el infinito. $ entonces
empe/" a contar su e#traordinaria historia'
(%ira, Kladimir, tiempo atr.s en la antigXedad, la gente que vivía sobre la Bierra tenía la capacidad para
usar la sabiduría e inteligencia superando de lejos las capacidades del 2ombre moderno. Las gentes de la
,poca de los orígenes prístinos de la Bierra go/aban de estar preparados para acceder a toda la
informaci"n de la base de datos entera del 6niverso. 9sta informaci"n contenida en el 6niverso fue
creada por la Lran 7nteligencia, 1ios. 8on contribuciones Suyas y de la misma gente 3 sus pensamientos.
9s tan magnífica que es capa/ de responder cualquier pregunta, oportunamente. La respuesta aparecía
instant.neamente en el subconsciente del 2ombre que hacía la pregunta.+
()$ qu, le otorgaba a estas gentes*+
(9stas gentes no necesitaban naves espaciales para viajar a otros planetas. Bodo lo que tenían que hacer
era desearlo, y ellos podían ver lo que estaba pasando allí.
(9stas gentes no necesitaban televisi"n, tel,fono o cables de comunicaci"n atrapando a la Bierra 3 ni
siquiera alfabeti/aci"n, ya que toda la informaci"n que vosotros e#tra,is de los libros ellos eran capaces
de obtenerla instant.neamente por otros medios.
(9stas gentes no necesitaban industrias produciendo medicinas o drogas, ellos podían conseguir todos
los mejores remedios posibles simplemente con un adem.n suave de la mano, ya que todo lo que
necesitaban estaba disponible en la >aturale/a.
104
(9stas gentes no necesitaban ninguno de vuestros artefactos modernos de transporte. >o necesitaban
coches o complejos de procesamiento de alimentos, puesto que todo se les suministraba.
(9llos sabían que un cambio en las condiciones clim.ticas en una parte de la Bierra era una señal para
ellos de mudarse a otra parte, para que la parte en que ellos vivían pudiera refrescarse a sí misma. 9llos
tenían una comprensi"n del 6niverso así como de su propio planeta. 9ran pensadores y conocían su
prop"sito designado. Brabajaban para llevar al planeta a la perfecci"n. >o tenían iguales en el 6niverso.
9n t,rminos de inteligencia ellos eran los segundos s"lo para la Lran 7nteligencia del 6niverso, o 1ios.
(2ace apro#imadamente die/ mil años, en la civili/aci"n humana que entonces poblaba lo que es ahora
9uropa, Asia, la parte norte de ]frica y el 8.ucaso, surgieron individuos en quienes la cone#i"n con la
7nteligencia del 6niverso fue parcial o totalmente debilitada. 9ste punto marc" el comien/o del
movimiento de la humanidad hacia un desastre de proporciones globales. La naturale/a e#acta del
desastre es irrelevante 3 ecol"gica, nuclear o bacteriol"gica, prevista por científicos o predicha
aleg"ricamente por religiones antiguas.+
(?9spera, ya est., Anastasia@ $o no veo, en absoluto, c"mo la aparici"n de tales Uinv.lidosV puede estar
relacionada con un desastre global.+
(Bu elecci"n de ese t,rmino moderno inv"lidos es muy acertada. Sí, ellos eran inv.lidos, gente
discapacitada. Ahora cuando alguien es privado de la vista )5u, necesita*+
(Alguien que le guie.+
()$ alguien privado del oído*+
(6n aparato para oír.+
()$ alguien sin bra/os o piernas*+
(0r"tesis.+
(0ero hay algo mucho m.s grande de lo que ellos carecían. 9llos no tenían una cone#i"n con la
7nteligencia del 6niverso. 1e ahí la p,rdida del conocimiento que les ayudaba a mejorar la Bierra y
gobernarla.
(7magina que pasaría si la tripulaci"n de una s&per<moderna nave espacial perdiera de repente el
noventa por ciento de su capacidad mental. Sin comprender nada, ellos podrían empe/ar a desmontar el
revestimiento y hacer un fuego en la cabina, o e#traer los instrumentos de las consolas para usarlos de
juguetes o de decoraci"n.
(Eien, aquellas personas se podrían comparar e#actamente a una tripulaci"n enloquecida como esa. $
aquellos fueron las personas, aquellos fueron los Uinv.lidos incapacitadosV que inventaron primero el
hacha de piedra, despu,s la lan/a, despu,sP $ fueron sus pensamientos los que UprogresaronV con el
tiempo hasta la invenci"n de las cabe/as nucleares. Son sus pensamientos los que incluso hoy contin&an
con increíble tenacidad para demoler las ya perfectas creaciones y sustituirlas por sus propios artefactos
primitivos.
(Sus descendientes empe/aron a inventar m.s y m.s, y al hacer esto siguieron destro/ando los super<
modernos mecanismos naturales de la Bierra y creando todo tipo de estructuras sociales artificiales.
9ntonces las gentes empe/aron a luchar los unos con los otros.
(9stos mecanismos, estas m.quinas, eran incapaces de e#istir por sí mismos, como los naturales. >o
s"lo no podían reproducirse, sino que no podían restaurarse a sí mismo tras una rotura como puede
hacerlo un .rbol, por ejemplo. 9ntonces ellos, los tecn"cratas, necesitaron un vasto ej,rcito de
trabajadores para servir a estos mecanismos, transformando virtualmente a un sector de la poblaci"n en
robots biol"gicos. 9stos robots biol"gicos, careciendo como carecían, de cualquier capacidad individual
para enterarse de la verdad, se prestaban muy f.cilmente a la manipulaci"n.
(0or ejemplo, todos ellos fueron tambi,n inyectados, a trav,s de los medios de informaci"n artificial,
con el programa U1ebemos construir el comunismoV 3 se crearon símbolos para ello, incluyendo insignias
de solapa y banderas de cierto color. 9ntonces m.s adelante, a trav,s de esos mismos medios, el programa
U9l comunismo es maloV fue inculcado en otro sector de la poblaci"n, y otros símbolos y colores fueron
sacados a la palestra. $ entonces esos dos grupos con diferente programaci"n terminaron odi.ndose el
uno al otro, hasta el punto de la aniquilaci"n física.
105
(0ero todo esto empe/" hace die/ mil años, en el momento de un aumento significativo en el n&mero de
personas privadas de un vínculo con la Lran 7nteligencia. 1e hecho, podrías incluso llamarlos dementes,
ya que no había una sola criatura viviente capa/ de contaminar la Bierra de la forma en que ellos hacían.
(9n aquellos tiempos remotos quedaron unas cuantas personas que tenían libre acceso a la sabiduría del
6niverso. 9llos esperaban que cuando la humanidad alcan/ara el punto en que el aire contaminado les
hiciera difícil respirar y el agua llegara a ser peligrosa para beber, y todos sus sistemas de soporte vital
creados artificialmente 3 tecnol"gicos y sociales 3 probaran ser demasiado torpes y cada ve/ m.s a
menudo s"lo llevaran a desequilibrios desastrosos, la humanidad empe/aría a tener segundos
pensamientos.
(La gente que estaba al filo del abismo empezar$a a pensar de qu, iba todo eso, ellos empe/arían a
considerar el significado de su e#istencia y prop"sito. 9ntonces muchos de ellos desearían entender la
verdad de sus orígenes prístinos, y esto es posible 3 pero s"lo bajo la absoluta condici"n de que se
restable/can las capacidades inherentes a los orígenes prístinos del 2ombre.
(Algunas de las gentes que vivían hace die/ mil años poseían a&n estas capacidades. 9ran b.sicamente
aquellos que lideraban grupos sociales, jefes de tribus. 9llos empe/aron 3 o mejor dicho, a instancias de
su gente empe/aron 3 a construir instalaciones especiales hechas de pesados bloques de piedra. 9stos
rodeaban una c.mara interior de metro y medio por dos metros de .rea y dos metros de altura 3 a veces
m.s, a veces menos. Los bloques eran colocados en un ligero .ngulo, inclinados hacia el centro en la
parte superior. =casionalmente estas c.maras eran labradas en un simple monolito. =tras c.maras podrían
estar escondidas bajo tierra y cubiertas por montículos de tierra. 9n una de las paredes de la c.mara se
tallaba una abertura c"nica en el bloque de apro#imadamente treinta centímetros de di.metro y se cubría
con una tapa de piedra hecha a medida especialmente.
(A estas c.maras<tumba entraba la gente que no había perdido la capacidad para comunicarse con la
sabiduría del 6niverso. Aquellos que a&n vivían e incluso aquellos que pudieran nacer miles de años
despu,s serían capaces de ir a ellos y obtener respuestas a cualquier pregunta que fuera de inter,s para el
2ombre. 9sto requería sentarse al lado de la c.mara y meditar. A veces la respuesta llegaba
inmediatamente, a veces despu,s de una demora, pero definitivamente llegaba, ya que estas estructuras y
aquellos que se retiraban a ellas servían como un receptor de informaci"n. A trav,s de ellas era m.s f.cil
comunicarse con la Lran 7nteligencia del 6niverso.
(9stas estructuras de piedra eran el prototipo de las pir.mides egipcias. S"lo que las pir.mides no
constituyen casi un receptor poderoso, a pesar de que son mucho m.s grandes en tamaño. Su esencia y
funci"n, sin embargo, es m.s o menos la misma.
(Los faraones que eran enterrados en las pir.mides egipcias eran tambi,n pensadores, los que a&n
vivían tenían que ir a las pir.mides no individualmente sino en gran n&mero. 9llos tenían que estar de pie
junto a cada uno de los cuatro lados, y dirigir su mirada física y mental hacia arriba, como cubriendo de
espuma los lados inclinados de la pir.mide derecho a la cima.
(Allí en la cima, las miradas y los pensamientos de la gente se enfocaban en un solo punto, formando
consecuentemente un canal que facilitaba el contacto con la %ente del 6niverso.
(7ncluso hoy es posible hacer lo mismo y obtener la respuesta deseada. 9n el centro de la mirada mental
de todo el mundo se forma una energía, una energía no distinta de la radiaci"n. Si se colocara un aparato
de medida en la cima de la pir.mide, justo en el centro, registraría la intensidad de esta energía. La gente
que estuviera en la base, tambi,n, sentiría e#trañas sensaciones.
(?=h, si no fuera por el orgullo pecador de la gente de hoy, la opini"n p&blica predominante, la falsa
percepci"n de que las civili/aciones pasadas eran menos avan/adas@ La gente de hoy sería entonces capa/
de descubrir el prop"sito real de las pir.mides. 8on toda la atenci"n que los investigadores modernos han
prestado a c"mo fueron construidas, a&n no han sido capaces de e#plicarse esto.
($ es todo tan sencillo' al construir las pir.mides, aparte de la fuer/a física y varias m.quinas, ellos
siempre usaban energía mental para disminuir la fuer/a de la gravedad. Lrupos enteros de personas con
este tipo de capacidad ayudaban a los constructores. 2ay personas vivas hoy que son capaces de mover
pequeños objetos con su voluntad.
(0ero de enormemente mayor significado que las pir.mides en t,rminos de contactar con la %ente del
6niverso eran las estructuras de piedra m.s pequeñas que les precedieron.+
()0or qu,, Anastasia*+ pregunt,. ()0or el modo en que fueron construidas, su forma*+
(0orque, Kladimir, la gente viva se retiraba allí para morir. $ su muerte era de lo m.s inusual. 9llos
entraban en meditaci"n eterna.+
106
()5u, quieres decir con gente viva* )0ara qu,*+
(0ara crear para sus descendientes la posibilidad de devolver el poder de sus orígenes prístinos. 6na
persona anciana 3 como regla, uno de los jefes sabios o fundadores de una tribu, sintiendo que su fin
estaba cerca, pedía a sus parientes y familia que lo colocaran en una c.mara de piedra. Si era considerado
digno, ellos le concedían su petici"n.
(9llos apartaban la enorme y pesada tapa que cubría la parte superior de la c.mara. Al entraba a la
c.mara y la tapa se volvía a colocar en su sitio. 9n el interior, el 2ombre estaba completamente aislado
del mundo material e#terno. Sus ojos no veían nada, sus oídos no oían nada. Semejante aislamiento
completo, la imposibilidad de contemplar siquiera un pensamiento sobre regresar, pero sin haber cru/ado
al siguiente mundo, la desactivaci"n de los "rganos de los sentidos usuales, vista y oído, abrían la
oportunidad para la total comunicaci"n con la %ente del 6niverso y la comprensi"n de muchos
fen"menos, así como de muchas de las acciones de los moradores de la Bierra. Lo m.s importante de
todo, ellos eran capaces de transmitir posteriormente lo que habían descubierto a aquellos que a&n vivían,
así como a las generaciones sucesivas. 2oy vosotros llamaríais a una apro#imaci"n de tal estado mental
meditaci+n. 0ero eso es simplemente un juego de niños en comparaci"n con la meditaci"n en la eternidad.
(1espu,s, la gente acudía a esta c.mara de piedra, quitaba la tapa que cubría la abertura, y empe/aba a
pensar, consultando mentalmente con los pensamientos persistentes en la c.mara. 9l espíritu de la
sabiduría siempre estaba allí.+
(0ero, Anastasia, )0or qu, medios puedes probar la e#istencia de tales estructuras a aquellos de
nosotros que vivimos hoy, dejando aparte el hecho de que la gente iba a ellos para la Umeditaci"n
eternaV*+
(?0uedo@ 9s por ello por lo que te estoy hablando.+
(9ntonces )c"mo*+
(9s muy simple. 1espu,s de todo, esas c.maras hechas de piedra 3 a&n e#isten hoy. 2oy las llam.is
d+lmenes. (H! 0uedes verlos y tocarlos. $ puedes verificar cada cosa que te he dicho.+
()))5u,*** )1"nde* )0uedes señalar su locali/aci"n*+
(Si, puedo. 9n -usia, por ejemplo, en las montañas del 8.ucaso, no lejos de las ciudades que ahora
llam.is Lelend/hiC, Buapse, >ovorossiysC y Sochi.+ (D!
(0uedo verificar eso. 2ar, un viaje especial allí. A&n no puedo creer que tales cosas e#istan.
1efinitivamente lo comprobar,.+
(Kerifica, por todos los medios. Los habitantes locales saben de ellos, pero no les prestan ninguna
atenci"n. %uchos d"lmenes ya han sido saqueados. La gente no comprende su verdadero prop"sito. 9llos
no saben sobre las posibilidades que proporcionan para contactar con la sabiduría del 6niverso. Aquellos
que han entrado en meditaci"n eterna nunca pueden reencarnarse en nada material. 2an sacrificado la
eternidad por el bien de sus descendientes, y ahora resulta que su conocimiento y oportunidades no los
quiere nadie. 9sto les ha causado gran pesar y angustia.
(9n cuanto a probar que en el pasado los vivos iban a estos d"lmenes a morir, esto se puede confirmar
por la posici"n de los huesos de los esqueletos descubiertos en ellos. Algunos fueron encontrados en
posici"n tumbada, otros sentados en un rinc"n o semi<tumbados, reclinados contra uno de los bloques.
(9ste hecho ha sido atestiguado por la gente de hoy. 2a sido descrito por vuestros científicos, pero a&n
no le han atribuido ning&n significado especial. >o se han emprendido estudios serios de los d"lmenes.
Algunos de ellos han estado usando sus bloques de piedra para la construcci"n de edificios nuevos.+

Anastasia baj" la cabe/a tristemente y guard" silencio. $o le prometí'
(Les contar, lo que has dicho. Les e#plicar, todo a ellos para que no vayan saqueando y dejando
desperdicios. >o se burlar.n de ellos m.s. 9llos simplemente no sabíanP+
()8rees que conseguir.s convencerles*+
(Lo intentar,. 7r, a esos lugares y tratar, de e#plicarles. >o s, c"mo de momento. 9ncontrar, esos
d"lmenes, les presentar, mis respetos y se lo e#plicar, todo a la gente.+
107
(9so estaría bien. 9ntonces, si vas a esos lugares, por favor presenta tus respetos al dolmen en el cual
muri" mi antepasada.+
(?0asmoso@ )8"mo sabes que tu antepasada vivi" en aquellos lugares y c"mo muri"*+
Anastasia replic"'
()8"mo podría uno no saber, Kladimir, c"mo vivi" uno de sus ancestros y qu, hi/o* )8"mo podría uno
no ser consciente de sus deseos y aspiraciones* Bodas las madres de mi familia desde entonces han
aprendido de su sabiduría. $ ella continua ayud.ndome hoy.
(%i antepasada fue una mujer que tenía perfecto conocimiento de c"mo inculcar a sus hijos, a trav,s de
la lactancia, la capacidad de comunicarse con la %ente del 6niverso. 7ncluso de vuelta a su tiempo la
gente estaba empe/ando a ignorar el significado de esto, justamente como la gente lo ignora hoy. Al
amamantar a un beb, la madre nunca debería permitirse estar distraída por pensamientos al a/ar, sino
concentrar toda su atenci"n en su hijo. %i antepasada sabía sobre qu, pensar y c"mo, y por consiguiente
quería compartir su conocimiento con todos.
(9lla no era a&n esa anciana cuando empe/" a pedir al jefe ser colocada en un dolmen. 9sto era porque
el jefe se estaba haciendo viejo y ella sabía que su sucesor no accedería a su petici"n. A las mujeres
raramente se les permitía ir a un dolmen. 9l viejo jefe reverenciaba a mi antepasada y tenía gran respeto
por su conocimiento, y le dio su consentimiento. Solo que ,l no podía obligar a ning&n hombre a volver a
poner el pesado bloque de piedra y despu,s volver a sellarlo una ve/ que mi antepasada hubiese entrado.
0or consiguiente esta tarea debía ser llevada a cabo por mujeres, y mujeres solas.
(0ero nadie va a visitar m.s el dolmen de mi antepasada. La gente no est. interesada en lo que ella sabe.
$ ella quería tan desesperadamente compartirlo con todo el mundo. 9lla quería que los niños fuesen
felices y disfrutaran de sus padres.+
(Anastasia, si lo deseas, ir, a visitar este dolmen y le preguntar, c"mo amamantar a los beb,s 3 le
preguntar, qu, pensar en esta línea y c"mo. S"lo dime d"nde est. locali/ado.+
(9stupendo, te lo dir,. S"lo que no ser.s capa/ de comprender su respuesta. B& no eres una madre
nodri/a, despu,s de todo. >o sabes lo que siente una madre que amamanta. S"lo las mujeres, las madres
nodri/as, est.n en posici"n de entender. S"lo ve hasta el dolmen, ac,rcate a ,l y t"calo. Ben alg&n
pensamiento bueno sobre mi antepasada 3 le gustar. eso.+
1urante alg&n tiempo ninguno de nosotros dijo una palabra. $o estaba asombrado de lo detalladas que
eran sus e#plicaciones respecto a la locali/aci"n e#acta de los d"lmenes 3 suficiente informaci"n para que
yo la verificara posteriormente, y no estaba yo por suscitar ninguna duda acerca de su e#istencia.
Le pedí, sin embargo, que me mostrara alguna prueba de contacto con la invisible y a&n incomprensible
(para mí! Usabiduría del 6niversoV. A lo cual Anastasia respondi"'
(Kladimir, si sigues dudando de todo lo que digo, cualquier prueba que tenga que ofrecer parecer.
incomprensible y poco convincente para ti. Bendr, que gastar mucho tiempo e#plicando.+
(>o te ofendas, Anastasia 3 es s"lo que tu poco corriente estilo de vida como ermitañaP+
()8"mo puedes llamarme ermitaña cuando tengo la oportunidad de comunicarme no s"lo con todos y
con todo sobre la Bierra sino con considerablemente m.s* Bantos en la Bierra est.n rodeados por gente
completamente sola e#actamente como ellos mismos. 9stos son verdaderos ermitaños. >o es aterrador
estar solo. 9s mucho m.s aterrador cuando uno est. solo incluso rodeado de gente.+
(A&n así.+ 7nsistí, (si uno de nuestros eminentes científicos, digamos, pudiera hablar sobre esa
dimensi"n 3 esa en la que, como t& dices, residen los pensamientos producidos por las civili/aciones
humanas, la gente estaría m.s inclinada a creer que s"lo en tu mera aserci"n. Así es la gente de hoy 3
ellos miran a la ciencia formal como una autoridad.+
(9#isten tales científicos 3 he visto sus pensamientos. >o puedo decirte sus nombres. 0ero sin duda
ellos son renombrados eruditos seg&n vuestros criterios. 9llos tienen capacidad de pensamiento prolífico.
0uedes ca/ar las pruebas que necesitas cuando vuelvas, y compararlas con todo lo que he dicho.+
108
Al llegar al 8.ucaso, localic, los d"lmenes en las montañas cercanas a Lelend/hiC. Saqu, algunas fotos
en color de ellos. 8onocían los d"lmenes en el museo de historia local, s"lo que no les daban ning&n
significado particular.
Bambi,n conseguí encontrar el dolmen en que fue enterrada la antepasada de Anastasia. 0resentando mis
respetos, dej, flores sobre el portal de piedra cubierto de musgo.
8uando e#aminaba los d"lmenes, me di cuenta de que aquí había pruebas visibles y tangibles de las
palabras de Anastasia. 0or aquel entonces yo había leído la e#plicaci"n del libro 7 de los -eyes en la
Eiblia sobre el rey Salom"n y su relaci"n con los cedros del Líbano. Al no ser yo mismo un erudito, no
iba a hojear un mont"n de trabajos científicos intentando encontrar la confirmaci"n de las palabras de
Anastasia. 0ero por e#traordinarias coincidencias esta joven ermitaña de la remota taiga siberiana parecía
ser capa/ de confirmar 3 desde la distancia 3 la verdad de todo lo que decía, y en el lenguaje de la ciencia
moderna. La gente se encarg" de traerme o enviarme estudios científicos relacionados con la e#istencia
de la %ente del 6niverso.
Al comien/o del libro cit, las conclusiones de dos acad,micos 3 Klail :a/nacheev, miembro del
7nstituto de %edicina clínica y 9#perimental, y Anatoly aCimov del 7nstituto 7nternacional de Oísica
Be"rica y aplicada de la Academia rusa de 8iencias >aturales 3 publicado en el n&mero de %ayo de JJD
de 8hudesa i pri3liuchenia (%aravillas y aventuras!.

2e estado escribiendo este capítulo sobre los sitios sagrados de Lelend/hiC justo en la misma ciudad. 9l
te#to ha sido mecanografiado en el ordenador por una empleada del Sanatorio Druzhba (Amistad!,
%arina 1avydovna SlabCina. 0revio a su publicaci"n en el libro fue revisado por los empleados del
sanatorio. $ algo interesante ha sucedido.
9l 4D de >oviembre de JJD a las I';I de la mañana (hora de %osc&! ocurri" un suceso que no tiene
ninguna afirmaci"n obvia de importancia, aunque estoy seguro de que probar. ser de proporciones
planetarias.
6n grupo de mujeres caminaba hacia uno de los d"lmenes en las montañas cercanas al asentamiento de
0shada (G! en el distrito de Lelend/hiC. Bodas eran empleadas del Sanatorio Druzhba' K.B. Larionova,
>.%. Lribanova, L.S. Tvegintseva, B.>. :urovsCaya, A.L. Barasova, L.>. -omanova y %.1. SlabCina.
9n contraste con los turistas que a veces visitan esos lugares para admirar su belle/a natural y se quedan
embobados con este solitario domen de montaña, estas personas, posiblemente por primera ve/ en un
milenio, llegaron al dolmen con el prop"sito especifico de honrar la memoria de su antiguo ancestro. 0ara
honrar la memoria de una persona que vivi" hace m.s de die/ mil años. 6n jefe sabio de su gente que, por
propia iniciativa, fue sellado en esta cripta de piedra. Kivo, para que durante milenios pudiera compartir
la sabiduría del 6niverso con sus descendientes.
9s difícil decir e#actamente durante cuantos milenios fueron ignorados sus esfuer/os. -astros de
atrocidades de nuestra propia era est.n marcados en los antiguos bloques en forma de modernas pintadas
y la abertura del portal del dolmen ampliada por la fuer/a. Los visitantes de los d"lmenes, al menos
durante el siglo pasado, han pensado poco sobre su importancia 3 sobre la persona enterrada aquí, su
sabiduría, su deseo y aspiraci"n de sacrificar su vida por los vivos. Bodo esto est. elocuentemente
atestiguado en un n&mero de pre<revolucionario así como en monogr.ficos m.s recientes que he visto.
8ientíficos, investigadores y arque"logos han estado m.s interesados en las dimensiones del dolmen
mismo, asombrados y ansiosos por determinar c"mo fueron preparados y colocados los bloques de
toneladas de peso.
$ ahoraP $o miraba a las mujeres de pie junto al dolmen con las flores que habían traído para dejar en
el portal, y pens, para mí mismo' )8u.ntos siglos o incluso milenios han pasado desde que recibiste
flores, =h ilustre ancestro* )5u, siente tu alma ahora* )5u, est. ocurriendo en este mismo momento en
el mundo astral* )2ab,is tomado, lejanos y todavía tan cercanos antepasados nuestros, estas flores como
la primera señal de que vuestros esfuer/os no fueron en vano* $ en cuanto a la gente de hoy, vuestros
descendientes, hay una aspiraci"n hacia vivir la vida de uno con una mayor conciencia consciente. 9stas
son s"lo las primeras flores. Sin duda habr. m.s y m.s. 0ero las primeras son las m.s deseables, y
vosotros estar,is ayudando a que aquellos que viven ahora alcancen la sabiduría del 6niverso y la
conciencia consciente del ser. Kosotros sois nuestros antepasados lejanos.
Los participantes en esta visita al dolmen incluían al inspector sanitario del servicio de salud de
Lelend/hiC 9.7. 0oCrovsCy. Al había sido invitado por Kalentina Larionova, en su calidad de guía de
turística local y conservadora del museo, para acompañarles y medir la radioactividad del dolmen.
109
La señorita Larionova me cont" que una ve/ en una e#cursi"n que había guiado al dolmen, un turista
había traído un contador Leiger, que había mostrado un importante nivel de radiaci"n. 9ste individuo m.s
tarde la llev" aparte (para no alarmar a los otros turistas!, le mostr" el contador y le habl" de la presencia
de radioactividad en al dolmen.
9sta ve/ el inspector del servicio de salud se había traído un medidor bastante e#acto en su propio caso
especial. Al empe/" a medir los niveles de radiaci"n incluso antes de que estuvi,semos cerca del dolmen,
y continu" sus lecturas hasta el mismo dolmen e incluso dentro.
Anastasia me había dicho que esta radiaci"n< como energía podía ir y venir. 9ra controlable y podía
tener un efecto beneficioso sobre el 2ombre. )0ero c"mo podríamos, la gente del mundo moderno,
considerar la opini"n de esta (admit.moslo! mujer no muy típica, en contraste con las afirmaciones de la
ciencia moderna y los hechos establecidos por modernos equipos científicos 3 que conciernen
especialmente a la radiaci"n, de la cual el 2ombre est. tan temeroso hoy*
?=h 1ios, pens,, pobre Anastasia@ 9lla quería tanto, despu,s de todo, que la gente tomara una actitud
diferente hacia estos antiguos y e#traordinarios lugares de entierro de nuestros antepasados. $ ahora
habría un pronunciamiento oficial. 7ncluso en el mejor de los casos significaría no m.s visitantes a los
d"lmenes. 9n el peor de los casos podrían ser destruidos totalmente. La gente ni siquiera los usaría m.s
para la construcci"n como habían hecho antes. 0ero si esta %ente del 6niverso realmente e#iste, si
Anastasia puede usarla tan libremente, entonces sería mejor que a ellos se les ocurriera algo, por lo
menos.
0oCrovsCy se apro#im" al grupo de empleados que estaba de pie junto al dolmen y comunic" las
lecturas del contador. 9ran de lo m.s e#traordinario. %e sentí abrumado 3 primero de asombro, y despu,s
de alegría. Seg&n las lecturas, ?cuanto m.s se acerca uno al dolmen, la radiaci"n de fondo de la BierraP
decrece@
Bodo esto era de lo m.s e#traordinario ya que, de camino al dolmen, nuestro grupo había atravesado
.reas de elevada radioactividad. 6no habría esperado que la gente que estaba de pie junto al dolmen 3 su
ropa, /apatos etc. 3 hubiera conservado rastros de esta radiaci"n. 0ero, en lugar de esto, el aparato de
medida aun mostraba niveles decrecientes. 9ra como si alguien invisible hubiera dicho' (>o teng.is
miedo de nosotros, ciudadanos. Somos vuestros antepasados lejanos. =s deseamos el bien. ?Bomad
nuestro conocimiento, niños@+
$ de repente me di cuenta < ?Anastasia@ 9ste fen"meno debe ser atribuible directamente a ella. Si,
definitivamente a ella. Aunque estaba a miles de Cil"metros de distancia, había tra/ado una línea invisible
a trav,s de los milenios, vinculando a los que viven hoy con una antigua civili/aci"n, causando de este
modo en la conciencia de la gente una oleada de aspiraci"n hacia el bien. 7ncluso si fue s"lo sobre un
pequeño grupo de gente, todavía era un comien/o. $ fue algo absolutamente real, ya que aquí frente a mi
había un dolmen real, y aquí había unas mujeres reales y tangibles, y flores reales que ellas habían traído.
Seg&n la literatura científica, se han encontrado d"lmenes cerca de Buapse, sochi y >ovorossiysC, así
como en 7nglaterra, Burquía, el norte de ]frica y la 7ndia. 9sto apunta a la e#istencia de una antigua
civili/aci"n con una sola cultura, cuyos miembros podían comunicarse a grandes distancias. 8omo la
informaci"n de Anastasia alcan/a a m.s y m.s gente, sus actitudes hacia otros d"lmenes que han sido
protegidos sin duda no cambiar.n.
9sto es evidenciado por la gente de Lelend/hiC. 9fectivamente, la primera e#cursi"n mundial a un
dolmen siguiendo las asombrosas revelaciones de Anastasia tuvo lugar en Lelend/hiC, guiada por
Kalentina Larionova, Ula mujer viva m.s afortunada y feli/V, como ella se describe a sí misma. $ aquí
estaba una mujer con la e#periencia de treinta años como guía turística y miembro del ayuntamiento de la
ciudad de Lelend/hiC por si fuera poco.
0ero esto no es todo. Eajo la orientaci"n de la señorita Larionova, un grupo de historiadores locales
empe/" a comparar hechos ya conocidosS ellos hablaron con residentes prolongados del .rea y leyeron
biografías de santos, todo lo cual les permiti" confirmar la e#istencia en los alrededores de Lelend/hiC de
sitios sagrados de los cuales había hablado Anastasia. 9stos eran sitios sagrados &nicos de -usia, la
mayoría de los cuales ni siquiera eran mencionados en un solo folleto turístico. 9llos incluían un cedro
del Líbano, la montaña de santa >ina, un monasterio y los %anantiales de la %ano Sagrada. (J! La gente
que es sanada allí ata una cinta de tela alrededor de un .rbol.
9n el .rea de Lelend/hiC est. siendo ahora restaurada una iglesia. 6na sucursal del %onasterio
Brinidad<Sergiev est. en construcci"n. =bserv, todo esto y pens, para mi mismo' ?%ira todos esos sitios
sagrados en s"lo un pequeño rinc"n de -usia@ %anantiales de aguas curativas. $ aquí los rusos est.n
caminando penosamente hasta los confines de la Bierra para rendir culto a los dioses de otra gente.
110
)8u.ntos sitios sagrados olvidados est.n a&n esperando para ser descubiertos en otras partes de -usia*
)$ qui,n los descubrir.*
$o he hecho lo que he podido. 9s una miseria, por supuesto, pero al final me ha dado alguna esperan/a
de que Anastasia me enseñar. a nuestro hijo. Así que, armado con peleles, juguetes y comida de beb,, me
pongo en camino hacia la taiga siberiana para una ve/ m.s ver a Anastasia y conocer a mi hijo.
?ontinuar"Q
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
< Libro 7 de los -eyes H' D /<ueva Eersi+n Internacional1.
4< Libro 7 de los -eyes G' I, /Eersi+n Autorizada de King Wames1.
;< %ateo 44' ;J /Eersi+n autorizada de King Wames1.
N< Eladimir Jala3tionovich Korolen3o /@=4GS@>D@1 – escritor ruso conocido por sus historias cortas y su narraci"n autobiogr.fica
(La historia de mi contempor.neo+. Sus escritos, impregnados con ideales de democracia y humanitarismo, fueron criticados por
los regímenes /arista y comunista.
H< D+lmenes – ver libro 7, capítulo ;I' (%ensaje del autor a los lectores+.
D< Jelendzhi3, Tuapse, <ovorossis3, sochi – ciudades de la costa este del %ar >egro.
F< Ker Libro 7 de los -eyes, capítulos 0SI
G< Fshada – nombre no s"lo de un asentamiento, sino tambi,n de un rio y su valle. Los m.s de setenta d"lmenes de 0shada est.n
considerados ser los primeros ejemplos de arquitectura megalítica de todo el 8.ucaso.
J< .anantiales de la .ano Sagrada – la referencia aquí es a cinco manantiales que se unen en un punto para hacer la forma de una
mano.
(n el ra1o de Anas&asia
(!ílogo del edi&or
111
Aprovechando el tiempo helado que había dejado a un lago cercano bajo una delgada capa de hielo,
pas, una tarde de domingo patinando con mi hija. 9l cielo estaba nublado y un frio viento del norte estaba
soplando, pero las capas de ropa de invierno y el movimiento en,rgico nos mantenían calientes. 9l mismo
día, 4D de diciembre de 4IIN, un peri"dico local daba parte de temperaturas por debajo de <4^8 y
publicaba un artículo sobre la pesca en el hielo.
8inco días despu,s, en Año >uevo, est.bamos tomando t, en el porche de nuestra casa, disfrutando de
los c.lidos rayos del Sol y observando a nuestra hija con su vestido de verano oliendo amarillos dientes
de le"n y dando de comer miel a una abeja que se había unido a nuestra comida. 1espu,s del desayuno
fuimos a pasear por el lago, s"lo para no descubrir rastros de hielo en absoluto. 9l calor del sol era tan
intenso que la temperatura a la sombra ascendía a G^8 y se fij" un nuevo e hist"rico record. Los
peri"dicos mostraban fotografías de residentes de 8olumbia, %issouri, llevando pantalones cortos y
camisetas, disfrutando del aire libre el ; de diciembre de 4IIN, e hicieron comentarios sobre el
(impropiamente c.lido climaVV.
$ entonces record, las palabras que Anastasia había dirigido a Kladimir %egr, nueve años antes' (!
9stoy haciendo que ocurraP )>o puedes sentir el suave toque de la brisa, sentir su acariciador abra/o*
)$ el c.lido toque de los brillantes rayos del Sol sobre tu cara* )>o puedes oír a los p.jaros cantando tan
alegremente y las hojas susurrando sobre el .rbol bajo el cual est.s sentado*... El amor disuelto en el
Espacio puede tocar los corazones de muchos.

$o no podía oír ning&n susurro de hojas ya que era a mediados de invierno, pero la brisa c.lida, el
p.jaro que canta y la generosa calide/ del sol eran muy reales de hecho. 8ualquiera que presenciara este
surgimiento &nico de los rayos del sol en mitad del invierno del %edio =este no podría evitar sentir algo
inusual en el aire, pero yo sentí que sabía algo especial acerca de la causa de este repentino cambio del
tiempo. Oue en este día, ; de 1iciembre de 4IIN, que se complet" la traducci"n al ingl,s de Anastasia, y
parecía como si la naturale/a se regocijara con el nacimiento del libro, de la misma forma en que había
celebrado el nacimiento del hijo de Anastasia con un c.lido día soleado, alejando las garras de hielo del
invierno siberiano en JJD.
Algunos días despu,s, cuando el te#to de Anastasia fue diseñado y enviado a la imprenta, el frío volvi"
y los peri"dicos estaban repletos de historias de tormentas de hielo y nevadas, pero la sensaci"n de un
gran logro se qued", para tomar cuerpo primero en el libro impreso, despu,s en los e<mails y llamadas
telef"nicas de los primeros lectores. Aquí est. un e<mail que recibí'

6n amigo me dio el libro Anastasia. Lo leí hoy al aire libre mientras el sol calentaba y los p.jaros
cantaban dulcemente. %i cora/"n conoce tal esencia como su espíritu y sigo disfrutando de la lu/ de la
presenciaP
Bras leer que Anastasia sufri" una p,rdida de fuer/a despu,s de ayudar a alguien, decidí mandarle rei3i
/D1 a distancia. $o s, de e#perimentarlo con mis hijos que tiene un efecto sanador. 7nmediatamente
despu,s de enviarle el rei3i a distancia la UoíV decir UgraciasV. 2oy le envi, rei3i a distancia otra ve/. 0oco
despu,s de terminar, empec, a sentir el dulce aroma de una flor, y el aroma entr" en todos mis senos. %is
senos se sienten diferentes ahora. Siento un inefable sentimiento de amor y alegría. 9s como estar
enamorado, pero de una forma totalmente diferente. Si estuvieras aquí justo ahora te abra/aría y te dejaría
sentirlo. Lracias por este dulce y precioso regalo.
A pesar de que este y otros mensajes que te calientan el cora/"n me mostraron que el libro estaba
produciendo la misma respuesta entre los lectores de habla inglesa que en otras partes del mundo, yo a&n
desconfiaba de la bienvenida que recibiría la edici"n traducida de Anastasia en círculos profesionales y
acad,micos. 0ero las primeras impresiones que compartieron conmigo los primeros lectores 3 estudiantes
de psicología, de literatura rusa, silvicultura, ecología, sociología y filosofía 3 son de lo m.s alentador.
6na estudiante, tras leer s"lo el primer capítulo, me pregunt" si podría tener un colgante de madera de
cedroP
9l doctor -ichard Eolstad, psic"logo de >ueva Telanda y autor de -9S=LK9 (;!' un nuevo modelo de
terapia (N!, se apresur" a reconocer el valor del libro para su campo profesional y describi" la Serie de los
8edros -esonantes como (sentido com&n ecol"gico y profunda sabiduría entregada con amor, un regalo
ruso &nico para la curaci"n necesaria de todo el planeta y la creaci"n de espacio de amor en nuestras
vidas+.
112
Steven Ooster, el Ugur& 9chinaceaV, uno de los principales e#pertos en plantas medicinales de
>orteam,rica, autor de Ju$a de campo para plantas hierbas medicinales (H! y otros libros, despu,s de
compartir muchas de sus e#periencias personales corroborando las palabras de Anastasia sobre el vínculo
espiritual entre el 2ombre y la >aturale/a, hi/o este comentario sobre la Serie'
La Serie de los 8edros -esonantes repercutir. en una nueva generaci"n de lectores, como los libros de
8arlos 8astaneda lo hicieron en una generaci"n previa 3 solo que esta ve/ a trav,s de despertar la
cone#i"n espiritual latente que cada uno de nosotros tiene con la naturale/a. >o se trata de un paseo por el
bosque, m.s bien estos libros nos catapultan a una forma totalmente nueva de estar en el planeta Bierra.
Bambi,n descubrí por charlas informales con mis colegas que muchos guardabosques tienen
e#periencias psíquicas en el bosque, pero guardan silencio por miedo a ser ridiculi/ados por sus iguales.
6n colega que administra miles de hect.reas de bosque en los =/arCs me confes" en una conversaci"n
privada que al marcar los .rboles para ser talados se comunic" con la 7nteligencia que gobierna a los
.rboles y sinti" una profunda reverencia por la Kida que se manifiesta en ellos. (D!
Soy mucho m.s feli/ de escuchar estas e#plicaciones en vista del hecho de que son una sincera
e#presi"n de los sentimientos reales de los lectores, que una f"rmula desarrollada por un especialista en
marCeting bien pagado y puesta en boca de celebridades, como a menudo sucede en la pr.ctica actual en
la industria editorial. 9stas y otras reseñas que he recibido de la Serie de los 8edros -esonantes son
genuinas, vienen directamente del cora/"n.
6no de los miembros de la facultad en la 6niversidad de %issouri me sorprendi" al decir que ,l ya
sabía de Anastasia y del impacto que esos libros estaban produciendo alrededor del mundo. -esult" que
,l se había enterado de la Serie de los 8edros -esonantes por su tía que vivía en Alemania y había leído
la traducci"n alemana del ,#ito de ventas. Al dijo que ella había sido tan gratamente impresionada por los
libros que le llamaba desde Alemania y le leía capítulos enteros, en alem.n, por tel,fono. 9sta historia me
hi/o pensar en cu.ntas tías llaman a sus sobrinos al otro lado del globo para leer un capítulo de un libro
que les gusta particularmente. >o muchas, imagino. Lo que significa que un libro que provoca tal
respuesta debe ciertamente poseer un poder de inflamar los cora/ones, sin tener en cuenta el lenguaje en
que se lea.
Llegu, a tener m.s confian/a en el poder de los 8edros -esonantes para trascender las fronteras
nacionales despu,s de recibir el siguiente mensaje de 9uropa de >ara 0etrovic, editor de la traducci"n
eslovena de la Serie. 9sto es lo que escribi"'

Sin ning&n tipo de publicidad el libro se convirti" en un superventas sobre todo por la difusi"n de los
lectores de boca en boca. 9n muchas bibliotecas las listas de espera pronto se hicieron m.s y m.s largas y
en las librerías las ventas fueron muy buenasP
%iles de lectores en 9slovenia y 8roacia son m.s que entusiastas de los libros. 5uienquiera que hubiera
leído el libro y tuviera una huerta se veía obligado 3 incluso por pura curiosidad 3 a probar las ideas
e#plicadas en el primer libro. $ cuando habl, con la gente, ellos confirmaron que todo funciona. 6n
hombre incluso nos llam" y nos dijo que había hecho una colmena seg&n las detalladas instrucciones de
Anastasia y estaba asombrado de lo bien que funcionaba.
6n familiar del editor pasaba mucho tiempo en su huerto incluso antes de leer los libros. Le encantaba
trabajar en el huerto y de este modo había cultivado cosechas muy sanas y sabrosas. 0ero despu,s de
haber aplicado las instrucciones de Anastasia los tomates y algunas otras verduras salieron tan bien que
sus familiares y amigos se sorprendieron con las verduras m.s sabrosas que habían comido nunca.
6na mujer que vive cerca de mi ciudad plant" calaba/as por primera ve/ en su huerto seg&n las
instrucciones de Anastasia. 9se año hubo una gran sequía. Bodos los huertos de sus vecinos estaban
secos, con verduras muy pequeñas, mientras que las calaba/as de su huerto eran enormes, aunque ella casi
no las cuidaba.
Bambi,n tengo relatos de personas en >orteam,rica que 3 despu,s de leer la versi"n rusa o conocer las
ideas de Anastasia por amigos suyos rusos 3 han seguido su consejo sobre jardinería para obtener
notables resultados. 9sto es muy alentador. A la lu/ de c"mo todas las UincreíblesV revelaciones de la serie
han sido agotadas en la vida real, no se puede escapar al hecho de que
Bu sueño, Anastasia, est. entrando en nuestro mundo, y realmente parece como si nuestro mundo
estuviera empe/ando a cambiar. 2ay cierta gente que te siente y te entiende 3 ellos muestran evidencias
113
de nueva fuer/a llegando de alguna parte, y eso est. cambiando el mundo. 9l mundo se est. haciendo un
poco mejor. (F!
9stos anglo<parlantes no son diferentes de otros lectores que abra/aron las ideas de Anastasia antes' (9l
libro que has escrito circular. por todo el mundo yP te dar. a ti y a otros un poder m.s grande que la
mera fuer/a física o material.+ (G! La &nica diferencia es que en -usia y otros países el sueño se ha estado
desarrollado durante varios años, mientras que en Am,rica, así como en el resto del mundo anglo<
parlante, es el comien/o de este camino radiante que ahora pueden optar seguir. _es RacCson, conocido
defensor de enfoques ecol"gicos para la agricultura en los 9stados 6nidos y director del 7nstituto de
Bierras, ha argumentado con pasi"n en sus escritos que no hay otra forma posible de desarrollo para este
país que la de volver a la tierra. )$ si tuviera ra/"n y de hecho no hay otra manera* 9ntonces
probablemente no es por casualidad que dos de los capítulos centrales del libro octavo de Kladimir
%egr,, !a nueva civilizaci+n, transmitan la visi"n de Anastasia del futuro de Am*rica. 6no hermoso.
A pesar de que mi familia est. ahora haciendo las maletas, prepar.ndose para trasladarse desde
8olumbia a una pequeña granja perdida en medio de las hermosas montañas =/arC 3 sin ninguna
aspiraci"n aparte de continuar trabajando en la Serie de los 8edros -esonantes, para vivir sus ideas en la
vida real 3 tengo una creciente sensaci"n de asombro ante la clara comprensi"n de que lo que Anastasia
soñ" ya viene a pasar en Am,rica tambi,n. Est" pr+(imo a ocurrir.
9n los dos meses desde que se public" Anastasia en ingl,s ya ha habido dos actuaciones artísticas de
dan/a y canci"n inspiradas en ella. La bailarina 3 una joven madre nodri/a y futura matrona 3 me cont"
c"mo su cora/"n instant.neamente había sentido y aceptado la esencia de Anastasia como suya propia, y
c"mo sentía ahora su presencia y apoyo en el camino que estaba siguiendo. %e cont" que se sentía
simplemente rebosante de la energía del Amor y quería compartirlo con todo el mundo. 1espu,s, cuando
describi" su cautivadora dan/a y su canto como Umujer mariposaV, la mir, con asombro, e#perimentando
una e#traña sensaci"n en mi cora/"n y en mi cabe/a. (J! Lo sorprendente es que tengo una gran pintura
de Ale#ander -a/boiniCov (quien diseñ" la ilustraci"n de la portada de la Serie! colgada en la pared de
mi casa. 9sta pintura 3 llamada !a danza de la mariposa 3 representa a Anastasia bailando en un
remolino de mariposas y est. inspirado en el libro ;, El espacio de Amor, ?qu, a&n no ha sido traducido@
0ero 9l 9spacio de Amor se est. traduciendo y est. previsto que vea la lu/ el 4; de Rulio de 4IIH, un
día en el cual Uel 1ía 1achniCV y un U1ía de fiesta en Boda la BierraV se celebrar.n en Am,rica por
primera ve/, fiel a la promesa de Anastasia' (9ste día de fiesta empe/ar. efectivamente en -usia. 0ero
despu,s llegar. a ser la fiesta m.s fant.stica para el mundo como un todo. (I!
$ entonces, (una ola de calide/ alegrar. el cora/"n, y sobre todo el mundo se desplegar. un nuevo
amanecer+. (! $a puedo ver el crep&sculo de este amanecer. $ s, que no soy el &nico que lo hace.
8olumbia, %issouri, 6SA
1ía de la Bierra (44 de Abril 4IIH! Leonid SharashCin
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
< Libro 4, capítulo 4H' (9l 9spacio de Amor+
4< Iei3i 3 t,cnica de sanaci"n holística que combina elementos de sanaci"n espiritual, meditaci"n, equilibrio de energías y otros
aspectos. 9l proceso de sanaci"n consiste en la transferencia de energía (rei3i! del profesional al paciente. Aunque los
practicantes de rei3i normalmente usan las manos para canali/ar la energía, tambi,n se puede llevar a cabo a distancia por
concentraci"n mental.
;< Iesolve – -esoluci"n.
N< _illiston (Kermont!, 6SA Q 8armarthen, Lales' 8roMn 2ouse, 4II4.
H< Karios vol&menes de la Serie de Luía de 8ampo 0eterson, publicados por 2oughton %ifflin, >ueva $orC.
D< 0or lo tanto s"lo elimina los .rboles menos sanos y vitales, dejando los mejores crecer 3 lo contrario a las pr.cticas de
destrucci"n forestal prevalentes en el &ltimo siglo.
F< Libro 4, capítulo 4H' (9l 9spacio de Amor+.
G< Libro 4, capítulo 4D' (9l abuelo de Anastasia+.
J< 9n este momento podría identificarme muy bien con los sentimientos de Kladimir %egr, 3 descritos en el primer capítulo de este
volumen 3 mientras presenciaba el desarrollo del sueño de Anastasia y observaba a los lectores que e#presaban en el arte las
im.genes y escenas de su e#periencia en la taiga, las cuales a&n no habían sido descritas en los libros.
I< Libro 4, capítulo J' (9l 1ía 1achniC y un día de fiesta en toda la Bierra+.
< Libro 4, capítulo ;4' (?Bítulo@+.
114