You are on page 1of 18

UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA

CENTRO UNIVERSITARIO DEL NORTE


ENFERMERÍA EN URGENCIAS Y DESASTRES
6 “A”


DR. GERARDO CORTÉS LUNA


CAPITULO 19 AHOGAMIENTO O SEMIAHOGAMIENTO – CAPITULO 20
ASISTENCIA DE LOS TRAUMATISMOS EN LA NATURALEZA


MA. GUADALUPE RAYGOZA HUERTA


31 de mayo de 2014


AHOGAMIENTO O SEMIAHOGAMIENTO

Los incidentes por sumersión dentro del agua que producen lesiones son
demasiado frecuentes en Estados Unidos y en el resto del mundo. El ahogamiento
sigue siendo una causa de muerte evitable en todos los grupos de edad, aunque
en los niños alcanza rango de epidemia. Las lesiones por sumersión generan un
elevado coste a la sociedad; se estima que se gastan 450-650 millones de
dólares o más en este tipo de pacientes cada año, únicamente en Estados Unidos
4.La terminología que describe a estos pacientes sigue evolucionando. Hace 35
años se definía el ahogamiento como el proceso en el que los animales que
respiran aire mueren por la sumersión en un líquido, mientras que el
semiahogamiento se definía como la sumersión seguida de una supervivencia, al
menos temporal. La realización inmediata y eficaz de la reanimación
cardiopulmonar (RCP) y la activación de los servicios de emergencias médicas
(SEMI por parte de los testigos sondas factores esenciales, que condicionan la
supervivencia del paciente sumergid.

La muerte por ahogamiento accidental es la séptima causa de muerte en todos los
grupos de edad, pero es la segunda entre los 1 y 14 años y la quinta en lactantes
(<1 año). Los lactantes tienen riesgo de ahogarse en las bañeras, los cubos y los
inodoros. La incidencia de semiahogamiento puede ser 500-600 veces la de
ahogamiento. En 2000 se produjeron 3.281 casos de ahogamientos accidentales
en Estados Unidos y por cada niño que se ahogó, tres sobrevivieron y
necesitaron una asistencia de emergencias por el incidente de sumersión. Cada
semana unos 40 niños mueren ahogados, 115 son hospitalizados y 12 sufren
lesiones cerebrales irreversibles.

Existen factores específicos que aumentan el riesgo de que un individuo sufra
incidentes por sumersión. Reconocer estos factores aumentará el grado de
consciencia de este cuadro y ayudará a generar estrategias de prevención y
políticas para tratar de reducir su frecuencia. En el caso de los lactantes y niños
pequeños, el principal factor de riesgo es una vigilancia inadecuada, mientras que
en los adolescentes y adultos es más importante una conducta de riesgo y el
consumo de alcohol o drogas.

 Capacidad de nadar

La capacidad de nadar no se relaciona de forma constante con el ahogamiento.
Los varones de raza blanca tienen una incidencia de ahogamiento superior a las
mujeres, aunque se ha descrito que tienen una mejor capacidad de
nadar5.Aunque las mujeres de raza negra nadan mal, su frecuencia de
ahogamiento es muy bueno.

 Desmayo en aguas poco profundas

Algunos nadadores, en un esfuerzo para aumentar la distancia recorrida nadando,
hiperventilan de forma intencionada antes de sumergirse debajo del agua para
nadar en un intento de reducir la presión parcial de dióxido de carbono (PaCO2),
ya que los niveles de CO2proporcionan el estímulo para respirar en pacientes sin
enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Esta disminución de la PaCO2reducirá
la información que llega al centro respiratorio hipotalámico para respirar mientras
se contiene la respiración. Estos individuos tienen riesgo de sufrir un incidente por
sumersión porque la presión parcial de oxígeno arterial (FaO2) no cambia de
forma significativa con la hiperventilación. Cuando el individuo sigue nadando
debajo del agua, la FaO2se reducirá de forma significativa y puede producir una
pérdida de conocimiento e hipoxia cerebral.

 Inmersión accidental en agua fría

Otra situación que aumenta el riesgo de que los individuos se ahoguen o casi es la
inmersión en agua fría («sin meter la cabeza. Los cambios fisiológicos que se
producen durante la inmersión en agua fría pueden tener un resultado desastroso
o proteger al paciente de los efectos del frío sobre el cuerpo, según muchas
circunstancias, aunque son más frecuentes.

 Edad

El ahogamiento se considera un incidente de personas jóvenes y el grupo más
amplio lo constituyen los niños que gatean, dada su naturaleza curiosa y la falta de
control de los padres. Los niños menores de 1año sufren la máxima frecuencia de

 Sexo

Los varones representan más de la mitad de todas las víctimas de la sumersión,
observándose dos picos de incidencia. El primer pico de incidencia se encuentra
en varones de 2 años, posteriormente la incidencia se reduce hasta los 10 y
después aumenta con rapidez para alcanzar un nuevo máxima los 18 años. Los
varones mayores tienen un mayor riesgo de ahogarse porque se exponen más a
actividades acuáticas, consumen más alcohol mientras permanecen cerca del
agua y adoptan más conductas de riesgo.

 Raza

Los niños negros sufren más incidentes por sumersión que los blancos. Los niños
negros se suelen ahogar en estanques, lagos y otras fuentes de agua
naturales1.La frecuencia de ahogamiento entre los niños varones de raza negra
puede llegar a ser triple que en los de raza blanca.


 Localización

Los incidentes por sumersión ocurren típicamente en una piscina de la propia finca
y en el océano, aunque también se describen en cubos6.Las casas localizadas en
zonas rurales con lagos abiertos aumentan siete veces el riesgo de que un niño se
ahogue. Otros lugares peligrosos son los barriles de agua, las fuentes y las
cisternas subterráneas.

 Alcohol y drogas

El alcohol es la principal droga implicada en los incidentes por sumersión,
posiblemente porque determina falta de juicio. El consumo de alcohol interviene en
hasta el 20-30% de los incidentes relacionados con sumersiones o botes en los
que los ocupantes no emplearon el sentido común.

Mecanismo de la lesión:

Una situación frecuente de inmersión sin meter la cabeza dentro del agua o
sumersión del cuerpo entero empieza con un acontecimiento que genera una
respuesta de pánico, que culmina en la contención de la respiración, la necesidad
de buscar aire y el aumento de la actividad física para tratar de permanecer o
conseguir salir por encima de la superficie del agua. Según lo que refieren la
mayor parte de los testigos, no es frecuente que las víctimas de sumersión griten o
realicen gestos con los brazos en demanda de ayuda mientras tratan de
permanecer por encima de la superficie del agua. Es más frecuente verlos flotando
sobre la superficie o en una postura inmóvil o ver como se hunden por debajo del
agua y no consiguen emerger de nuevo. Cuando persiste el incidente por
sumersión, un esfuerzo inspiratorio reflejo introduce agua en la faringe y la laringe,
generando una respuesta de atragantamiento con laringoespasmo. La aparición
de este laringoespasmo representa el primer paso para la asfixia, que es el motivo
de la pérdida de conocimiento del paciente y la sumersión todavía más profunda
dentro del agua

Otro factor que puede explicar por qué algunos niños pequeños sobreviven es el
reflejo de buceo de los mamíferos. El reflejo de buceo de los mamíferos reduce la
frecuencia cardíaca, deriva sangre hacia el cerebro y cierra la vía aérea. Sin
embargo, pruebas recientes indican que el reflejo de buceo existente en varios
mamíferos sólo está activo en un 15-30% de las personas, aunque sigue siendo
una posible explicación de la supervivencia de algún niño. Todas las víctimas de
sumersiones se deberían someter a una reanimación completa,
independientemente de la presencia o ausencia de estos factores. Los factores
que se describen a continuación parecen influir en la evolución de los enfermos
tras una sumersión en agua fría.

 Sobrevivir a la sumersión en agua fría

En numerosos casos de sumersión prolongada, que en uno de ellos alcanzó 66
minutos de duración, los pacientes han acudido al hospital con una hipotermia
grave y se han recuperado con una función neurológica normal o casi .En estos
incidentes por sumersión la temperatura más baja registrada ha sido 13,7°C en un
superviviente, una mujer adulta. En otro caso un niño sobrevivió conservando la
función neurológica intacta tras sumergirse en agua helada durante 40 minutos,
con una temperatura central de 24°C. Tras 1 hora de reanimación, se recuperó la
circulación espontánea. No se dispone de una explicación para estos casos, pero
se considera que la hipotermia ejerce un efecto protector La inmersión en agua
fría puede ocasionar con rapidez una e hipotermia por la pérdida de calor
superficial y el enfriamiento

Tiempo de sumersión. Cuanto menos tiempo dure la sumersión, menor será el
riesgo de lesión celular por la hipoxia. Se debe obtener una información exacta
sobre el tiempo de sumersión. Un tiempo de sumersión superior a 66 minutos
posiblemente resulte mortal. Por tanto, un abordaje razonable en la resucitación
de una víctima de una sumersión sería que se deben iniciar esfuerzos de rescate
si la duración de la sumersión ha sido menos de una hora.

Temperatura del agua. Las temperaturas del agua de 21°C e inferiores pueden
inducir hipotermia. Cuanto más fría esté el agua, mejor será la posibilidad de
supervivencia, posiblemente por el rápido descenso de la temperatura cerebral y
del metabolismo cuando se enfría el cuerpo con rapidez.

Limpieza del agua. Los pacientes responden en general mejor a la reanimación
cuando se sumergen en aguas limpias si se comparan con aguas con barro o
contaminadas.

Calidad de los esfuerzos de la RCP y de reanimación. Les pacientes que
reciben una RCP adecuada y eficaz combinada con un recalentamiento y soporte
vital avanzado (SVA) adecuados, en general evolucionan mejor que los que se
someten

Valoración

Las prioridades iniciales en los pacientes que sufren una sumersión incluyen:

 Prevenir las lesiones en los pacientes y los profesionales de emergencias.
 Iniciar los planes para una rápida extracción del agua y transporte al
servicio de urgencias.
 Realizar un rescate seguro en el agua (considere una posible causa
relacionada con la inmersión y la necesidad de inmovilizar la columna
vertebral).
 Valorar el ABC (vía aérea, ventilación circulación).
 Revertir la hipoxia y la acidosis.
 Recuperar o mantener la estabilidad cardiovascular.
 Prevenir las pérdidas mantenidas de calor corporal y comenzar el
recalentamiento en los pacientes hipotérmicos.

Las siguientes variables permiten predecir un pronóstico más favorable en
enfermos semi ahogados:

 Niños de 3 años o mayores.
 Mujer.
 Temperatura del agua por debajo de 10°C.
 Duración de la sumersión inferior a 10 minutos. a Ausencia de aspiración.
 Tiempo hasta el SVB eficaz inferior a 10 minutos.
 Rápida recuperación del gasto cardíaco espontáneo.
 Gasto cardíaco espontáneo al llegar a la urgencia. a Temperatura central
inferior a 35 CC.
 Sin coma al llegar y escala GCS superior


Un paciente que ha sufrido alguna forma de sumersión, pero que no presenta
signos y síntomas durante la evaluación inicial deberá ser llevado también al
hospital tras su valoración sobre el terreno, ya que algunos síntomas pueden tener
una aparición retardada. Muchos pacientes asintomáticos reciben el alta en 6-8
horas, según los hallazgos clínicos en el hospital. En un estudio de 52 nadadores
que sufrieron algún incidente durante una sumersión y que se encontraban
inicialmente asintomáticos inmediatamente tras el incidente, se observó que 21
(40%) desarrollaron a las 4 horas disnea y dificultad respiratoria debido a la
hipoxemia. En general, todos los pacientes sintomáticos deben ser ingresados en
el hospital durante al menos 24 horas para recibir tratamiento de soporte y
observación, porque la valoración clínica inicial puede ser engañosa. Resulta
esencial conseguir una buena anamnesis del incidente, en la que se detalle la
duración de la inmersión y los antecedentes médicos del enfermo. Todos los
pacientes con sospecha de sumersión deberían recibir oxígeno con alto flujo (12-
15 litros/minuto) independientemente del estado inicial de la respiración o de la
saturación de oxígeno, por el temor a una posible dificultad respiratoria tardía,
sobre todo si el enfermo sufre disnea.

Cuando un paciente sintomático con antecedentes de inmersión presenta signos
de dificultad respiratoria (p. ej., ansiedad, respiraciones rápidas o trabajosas, tos)
se considera que sufre una lesión pulmonar hasta que la valoración hospitalaria lo
descarte. Se debe poner énfasis en la corrección de la hipoxia, la acidosis y la
hipotermia. Inmovilice la columna cervical en todos los pacientes con sospecha de
traumatismo. En los enfermos que no responden, aspire la vía aérea para limpiarla
y manténgala abierta con un dispositivo para la vía aérea. Es posible corregir la
hipoxia y la acidosis mediante un soporte ventilatorio eficaz. Los pacientes en
apnea deberían ser ayudados con ventilación con ambú. Se debería plantear la
intubación de forma precoz para proteger la vía aérea en pacientes apneicos o
cianóticos o que tienen una reducción del estado mental, porque las víctimas de
sumersión pueden tragar grandes cantidades de agua y tienen riesgo de vomita y
aspirar el contenido del estómago. La maniobra de Sellick (presión sobre el
cricoides) se debería aplicar durante la ventilación manual con ambú y la
intubación para prevenir la regurgitación y aspiración

Los profesionales pre hospitalarios tienen una gran oportunidad de convertirse en
defensores de la seguridad en el agua y educación sobre este tema en sus
comunidades respectivas, centrando su actividad en la notificación de las zonas
de riesgo identificadas. Además, los profesionales de SEM y otros equipos de
seguridad pública que llegan al lugar deben tener muy en cuenta la prevención
para no convertirse ellos mismos en víctimas adicionales de una sumersión

Los equipos de primera respuesta deberán tener en consideración su propia
seguridad y la de todos los demás equipos antes de tratar de realizar el rescate en
el agua. Para rescatar a una víctima del agua con seguridad se recomiendan las
siguientes directrices:

 ALCANCE: se debe tratar de sacar al paciente del agua con un palo, una
pértiga, un remo o con cualquier objeto que permita al rescatador
permanecer en tierra en un bote. Tenga cuidado de no ser arrastrado
accidentalmente al agua.
 ARROJE: cuando no sea posible llegar a la víctima, arrójele algo, como un
salvavidas o una cuerda que flote.
 ARRASTRE: una vez establecida la línea de rescate, lleve a la víctima aun
sitio seguro.
 REME: si fuera preciso entrar en el agua, sería preferible utilizar un bote o
una tabla para llegar a la víctima, así como
 Sepa que más del 80% de los ahogamientos en el océano No bucee en
aguas poco profundas.
 se asocia a las corrientes. Apunte a clases de natación a todos los niños
antes de
 Nunca trate de rescatar a nadie sin saber lo que hace; los 2 años. muchas
personas mueren en este tipo de intentos. Cuando los niños dejen de
nadar, asegure la piscina para
 Si usted está pescando entre las rocas, tenga cuidado con que no puedan
regresar (se recomienda utilizar candados las olas que pudieran arrastrarle
al océano. o alarmas audibles en las puertas).
 No bucee en aguas poco profundas; puede sufrir lesiones • Todos los
miembros de la familia y otras personas que cervicales, vigilan a los niños
debería aprender RCP.
 Aléjese de los animales marinos.


La razón de muchas de las víctimas mortales. En una encuesta nacional reciente,
más de la mitad de los buceadores contestaron que habían sufrido al menos un
episodio de pánico completo o parcial. La principal etiología de los fallecimientos
de los buceadores es el ahogamiento; el 60% de todas las muertes suele deberse
a problemas específicos como falta de aire, atrapamiento (en redes de pesca,
cuerdas o algas kelp), embolismo aéreo, narcosis y pánico. El pánico fue
significativamente más importante en las mujeres (64%) que en los varones (50%),
pero más varones (48%) que mujeres (35%) percibieron los episodios como
potencialmente mortales.

 Ley de Henry
A una temperatura constante, la cantidad de gas que se disuelve en un líquido
será directamente proporcional a la presión parcial de ese gas fuera del líquido. La
ley de Henry resulta esencial para comprender cómo se comporta en el cuerpo el
gas de una botella de aire comprimido (tanque de buceo) cuando el buceador se
sumerge. Por ejemplo, la presión parcial creciente de nitrógeno hará que se
disuelva en el tejido líquido a medida que la presión aumente durante el descenso,
mientras que al regresar a la superficie, el nitrógeno

 Barotrauma

El barotrauma, denominado también compresión, es la forma más frecuente de
lesión por el buceo con botella. Aunque muchas formas de barotrauma producen
dolor, la mayoría se resuelven de forma espontánea sin necesidad de participación
del SEM ni de la cámara hiperbárica. Sin embargo, algunas lesiones por
sobrepresión pulmonar son muy graves. Durante la inmersión se producen
barotraumas dentro de cavidades corporales rellenas de gases no compresibles
(p. ej., senos). Si la presión de estos espacios no se puede igualar durante una
inmersión al aumentar. Este tipo de barotrauma tan infrecuente se produce en
buceadores cuando el gas queda atrapado en la parte interna del diente después
de empastes, tras una extracción reciente o en un conducto radicular o tras un
empaste mal realizado. Durante el descenso, el diente se puede llenar de sangre y
llegar a explotar al aumentar la presión externa. Durante el ascenso, cualquier
aire que haya entrado en el diente se expandirá, ocasionando dolor o estallido del
diente. Para prevenir este cuadro, se recomienda no.

La hiperinsuflación pulmonar es un tipo grave de barotrauma derivado de la
expansión de gas dentro de los pulmones durante el ascenso. En condiciones
normales el buceador elimina el gas en expansión con las espiraciones normales
mientras regresa a la superficie. Si el gas en expansión no se escapa, se
producirá la rotura de los alveolos, lo que puede provocar una de varias clases de
lesiones según la cantidad de aire que se salga del pulmón y su destino final. Una
situación frecuente es un buceador que realiza un ascenso rápido e incontrolado a
la superficie porque se queda sin aire, por pánico o porque ha perdido el cinturón
de pesas. Este tipo de lesiones se llaman en conjunto síndrome por sobrepresión
pulmonar (SSPP) o estallido pulmonar .Las cinco formas de SSPP que existen
son:
 sobredistensión con lesiones locales
 enfisema mediastinos, enfisema subcutáneo
 neumotórax
 embolia gaseosa arterial.

Se trata de la complicación más temida del SSPP y, tras el ahogamiento, es la
principal causa de muerte en los buceadores: representa un 30% de los
fallecimientos 48.La EGA puede aparecer tras cualquiera de las formas de SSPP
antes descritas como consecuencia de la salida de aire y la aparición de una
embolia de aire. La EGA típicamente aparece en buceadores que ascienden de
forma no controlada a la superficie sin una espiración adecuada.

La enfermedad por descompresión (EPD) está relacionada de forma directa con
la ley de Henry. Cuando los buceadores respiran aire comprimido con oxígeno
(21%), dióxido de carbono (0,03%) y nitrógeno (79%), la cantidad de gas que se
disolverá en el líquido será directamente proporcional a la presión parcial del gas
en contacto con el líquido. El oxígeno se utiliza en el cuerpo para el metabolismo
tisular cuando está disuelto y no crea burbujas de gas durante el ascenso desde
la profundidad. El nitrógeno, un gas inerte que no se emplea en el meta bolismo,
es la mayor preocupación en la EPD. El nitrógeno es cinco veces más soluble en
grasa que en agua y se disuelve en los tejidos de forma proporcional al
incremento de la presión ambiental. En consecuencia, cuanto mayor sea la
profundidad de la inmersión y su duración, más nitrógeno se disolverá en el tejido.
Cuando se produce el ascenso a la superficie, se tendrá que eliminar el nitrógeno
absorbido. Si no se dispone de suficiente tiempo para hacerlo, el nitrógeno deja de
estar disuelto en los tejidos y aparece en forma de burbujas intra vasculares de
gas, que determinan la obstrucción de los sistemas vascular y linfático y la
distensión tisular, con acto elevación de respuestas inflamatorio.

El tratamiento definitivo de los barotraumas específico incluidos la EGA y la EPD
es administrar oxígeno al 100% mediante mascarilla facial a una presión dos a tres
veces superior a la atmosférica a nivel del mar en una cámara de recompresión y.
un comentario más extenso sobre los métodos de tratamiento en cámara de re
compresión de las lesiones por buceo con botella en US Navy Diving Manual u
otras fuentes. El paciente consigue un beneficio inmediato, según los principios de
la ley de Boyle, cuando aumenta la presión ambiental y se reduce el tamaño de las
burbujas formadas, al tiempo que aumenta la concentración de oxígeno en los
tejidos. La figura 21-16 resume el tratamiento mediante recompresión y oxígeno
hiperbárico (OHB).




TRASTORNOS ESPECÍFICOS PARA TENER EN CUENTA EN UN BUCEADOR

 Convulsiones
 Traumatismo craneoencefálico
 Síncope no explicado
 Neumotórax
 Asma
 Enfermedad pulmonar bullosa
 Defecto del tabique auricular
 Agujero oval permeable
 Arteriopatía coronaria
 Arritmias
 Hipertensión
 Enfermedades de los oídos, la nariz o la garganta
 Diabetes
 Embarazo
 Migraña
 Drepanocitosis o rasgo drepanocítico
 Trastornos de pánico

Rayos
Los rayos son la amenaza más frecuente para las personas y las propiedades
durante la temporada de tormentas y ocupa el segundo lugar tras las inundaciones
en las muertes relacionadas con tormentas en Estados Unidos desde 195967. El
National Weather Service estima que cada año se producen unas 100.000
tormentas en Estados Unidos y en todas ellas se producen rayos. Los rayos son
responsables de unos 75.000 incendios forestales anuales y causan un 40% de
todos los incendio. La forma más destructiva del rayo es el golpe nubes suelo.
Basándose en los sistemas de detección de rayos en tiempo real, se estima que
se producen unos 20 millones de rayos de este tipo al año y en una tarde de
verano se han llegado a describir incluso 50.000°. Florida central es la región en la
que se producen más impactos por rayos cada año para ver la distribución de los
rayos de este tipo en EE.UU.). Los rayos se producen con mayor frecuencia entre
junio y agosto, pero en Florida y la costa sureste del Golfo de México tiene lugar
durante todo el año.

Las lesiones por rayos se pueden deber a los cinco mecanismos siguientes:

 El golpe directo se produce cuando la persona está en un entorno
descubierto sin posibilidad de buscar refugio. a El contacto por salpicadura
o latera] se produce cuando el rayo golpea un objeto (p. ej., tierra, edificios,
árboles)
 Y salpica hacia una o varias víctimas. La corriente saltará desde el objeto
alcanzado en primer lugar y podrá alcanzar a una persona. Las
salpicaduras pueden ir de una persona a otra, de un árbol a una persona e
incluso dentro de un edificio del cable telefónico a una persona que está
hablando por el teléfono.
 El contacto se produce cuando la persona está en contacto directo con un
objeto que es alcanzado de forma directa o por salpicadura.
 El voltaje escalonado, también denominado corriente latera] o de toma de
tierra, se produce cuando el rayo golpea contra el suelo o un objeto
próximo. La corriente se dispersará hacia fuera de forma radial. El tejido
humano ejerce menos resistencia que el suelo y la corriente ascenderá, por
ejemplo, por una pierna para descender por la otra siguiendo el trayecto de
menor resistencia.

En algunas ocasiones, las lesiones por rayo muestran un patrón similar que las
observadas con la electricidad de alto voltaje porque un patrón extraño del rayo
produce un golpe que dura hasta 0,5 segundos. Este tipo de rayo, denominado
rayo caliente, puede ocasionar quemaduras profundas, explosiones de árboles e
iniciar incendios. El rayo puede ocasionar heridas en la entrada y la salida al
cuerpo, pero cuando el rayo golpea a una víctima es más frecuente que le
atraviese el cuerpo. Esto se suele denominar corriente «completa». Una corriente
completa puede entrar en los ojos, los oídos, la nariz y la boca. Se plantea la
teoría de que el flujo de corriente completa es el motivo por que muchas personas
sobreviven a los rayos. También se sabe que este tipo de corriente puede
evaporar la humedad de la piel o arrancar la ropa o los zapatos a la víctima. La
intensa corriente completa genera campos magnéticos importantes que a su vez
pueden inducir corrientes eléctricas secundarias dentro del cuerpo, que se cree
que producen parada cardíaca y otras lesiones internas.


Los pacientes con lesiones menores están conscientes y refieren una sensación
desagradable y anómala (disestesias) en la extremidad afectada. Cuando el golpe
del rayo es más grave, las víctimas refieren que han sido golpeadas en la cabeza
o afirman que fueron alcanzados por una explosión, porque no están seguros de
su origen. Un paciente puede presenta algunos de los siguientes:

 Confusión (a corto plazo, horas o días)
 Amnesia (a corto plazo, horas a días)
 Rotura traumática del tímpano.
 Sordera temporal.
 Ceguera.
 Pérdida temporal de la consciencia.
 Parestesias temporales.
 Dolor muscular.
 Quemaduras cutáneas (raras).
 Parálisis transitoria.

Según la localización de las lesiones por el rayo, se puede afectar el centro
respiratorio cerebral con una parada respiratoria prolongada que puede causar
una parada cardíaca secundaria como consecuencia de la hipoxia .Los pacientes
de este grupo pueden sufrir una parada cardiorrespiratorias inmediata, aunque el
automatismo inherente del corazón puede recuperar de forma espontánea el ritmo
sinusal. Como la parada cardiopulmonar inmediata es la amenaza más importante,
los profesionales pre hospitalarios deberán valorar con rapidez el ABC en todos
los pacientes con lesiones por rayo y controlar de forma continua el ECG para
descartar alteraciones cardíacas secundarias.





















ASISTENCIA DE LOS TRAUMATISMOS EN LA NATURALEZA
Aunque nuestros conocimientos médicos, nuestra interpretación y la tecnología
cambian todos los meses, los principios de la asistencia médica cambian poco con
los años. El paciente con lesiones críticas debe ser trasladado lo más rápido
posible, sin retrasarse para explorar de forma detallada o tratar los trastornos no
críticos. Sin embargo, la asistencia o adecuado depende en cierta medida del
contexto y la definición de exploración detallada y de trastornos no críticos puede
ser distinta en una calle de una ciudad y en el campo. Este concepto fue
introducido en el capítulo (sobre el arte y la ciencia de la asistencia
prehospitalaria), en el que se mostró que la situación, el nivel de conocimiento, la
destreza, las condicines del terreno y la disponibilidad de equipo pueden alterar el
tratamiento de un paciente que ha sufrido un traumatismo.

Se utilizan muchos términos para las zonas alejadas de la civilización: campo,
regiones remotas, mundo salvaje, zonas aisladas. Los profesionales del SEM
suelen agrupar estos términos y hablar de «salvaje» o «SEM salvaje». La
definición que el diccionario da de «salvaje» es la siguiente:

 Una zona o región que no es cultivada ni habitada por seres humanos.
 Una zona básicamente no modificada por la actividad humana y su
comunidad vital desarrollada de forma natural.
 Una zona o región vacía y sin senderos.
 Una parte de un jardín destinada al crecimiento salvaje.
 Estado de no cultivo o salvaje.
 Una masa o multitud confusa; una cantidad o número grande e indefinido.
 Una situación



La respuesta a esta pregunta supera la mera geografía e implica las siguientes
consideraciones:
Acceso al luga

 Tiempo atmosférico.
 Luz del día.
 Terreno.
 Necesidades de manejo y traslado especiales.
o Tiempo de acceso y traslado.
o Personal disponible.
 Comunicaciones.
 Peligros presentes.
 Disponibilidad de equipos médicos y de rescate.
 Tipo de lesiones según el lugar específico.

El curso PHTLS se centra sobre todo en salvar a los pacientes del segunde de
esta distribución tri modal. En el campo la mayor parte de los pacientes que
sobreviven hasta el rescate han superado el primero y generalmente el segundo
pico de este gráfico de muerte trimodal; sin embargo, la presencia de individuos
con formación médica en el equipo de rescate también puede evitar muertes
relacionadas con este segundo pico.

La seguridad del lugar es vital en el campo, incluso más que en entornos urbanos.
Un rescatador herido o muerto ya no puede ayudar a nadie. Las consideraciones
de seguridad del lugar urbanas se pueden aplicar en el campo (un accidente de
aviación civil en el campo puede plantear los mismos problemas que un accidente
de coche), pero se deben tener en consideración otros aspectos. En el campo los
riesgos del lugar suelen resultar menos evidentes que en la calle y muestran
tendencia a presentarse de forma lenta sobre los rescatadores confiados. El
profesional y el paciente están expuestos al clima y los cambios meteorológicos,
como un frente de aire frío con lluvias heladas, pueden complicar una operación e
incluso causar lesiones o la muerte del profesional o el enfermo. Si el rescate dura
horas, la falta de alimentos y agua puede provocar debilitamiento.

Los profesionales prehospitalarios con experiencia (y demás personal sanitario)
saben que algunos procedimientos como el control de la vía aérea y el tratamiento
de las heridas son la parte más sencilla de la medicina. La parte difícil es saber
cuándo se debe hacer una intervención y cuál elegir: el pensamiento crítico. En los
entornos salvajes tiene todavía más importancia que en los urbanos valorar los
riesgos frente a los posibles beneficios.

La inmovilización de la columna en pacientes con traumatismos graves se
convirtió en la asistencia convencional hace décadas. Aunque las fracturas de la
columna cervical inestables eran poco frecuentes en los pacientes traumatológicos
conscientes y aunque no se disponía de pruebas de que la inmovilización vertebral
previniera de forma eficaz la pará lisis en estos pacientes, parecía poco probable
que atar a una. Persona sobre una tabla pudiera causar daño alguno. Por tanto,
durante años los profesionales prehospitalarios utilizaron la inmovilización
vertebral cada vez en más pacientes. Desde entonces se reconoce que los
pacientes sufren un dolor progresivo por la tabla larga. Los estudios indican que el
dolor es moderado en 30 minutos y grave en 45 minutos.

Un importante estudio multicéntrico de gran tamaño llamado NEXUS demostró
que en el hospital es posible dar el visto bueno a la columna vertebral de muchos
pacientes que han sufrido traumatismos sin realizarles una radiografía, si se
aplican los siguientes criterios de selección:

 Ausencia de hipersensibilidad en la línea media posterior de la columna
cervical.
 Ausencia de deficiencia neurológica focal.
 Nivel de alerta normal.
 Ausencia de intoxicación.
 Ausencia de dolor aparente que pueda distraer al enfermo del dolor
vertebral cervical

Satisfacían los criterios NEXUS y que no podían ser «evacuadas» seguían
teniendo un riesgo muy bajo de presentar una fractura vertebral inestable, según
lo siguiente:

 Sólo un 2% de los pacientes que no cumplían el protocolo de «evacuación»
NEXUS tenía fracturas con importancia clínica.
 Sólo una pequeña fracción de ese 2% necesitaba tratamiento específico.
 De esto pequeña fracción, sólo otra menor tenía lesiones que pudieran
poner en riesgo su médula espinal si no se inmovilizaba y la mayor parte de
estos pacientes tenían fracturas mayores múltiples y lesiones con riesgo
para la vida.

Cuando se han analizado los traumatismos vertebrales en la naturaleza, se ha
mencionado la opción de empezar una evacuación improvisada en lugar de
esperar a la camilla y el equipo de inmovilización vertebral.
Transportar a los pacientes en el campo resulta extremadamente difícil, consume
mucho tiempo y puede ser peligroso para el paciente y los responsables del
traslado. Las personas que no tiene experiencia en operaciones de búsqueda y
rescate (BYR) suelen subestimar el tiempo y la dificultad:

 Otras medidas preventivas importantes para los pacientes encontrados en
el campo, sobre todo cuando la evacuación se prevea prolongada, incluyen
las orientadas a evitar las úlceras por presión (decúbito), según sigue:
 Permita (y ayude) al paciente girarse de un lado a otro en la camilla:
Mantenga el sacro (nalgas) del paciente seco y limpio.
 Proporcione el acolchado protector adecuado. Si el paciente realmente
necesita una inmovilización vertebral, la prevención de las lesiones por
decúbito será todavía más importante, aunque también más difícil. Las
técnicas para evitar los decúbitos en la inmovilización vertebral incluyen las
siguientes.
 Coloque al paciente en una férula de vacío de cuerpo entero en lugar de
sobre una tabla larga. Los colchones de vacío consiguen una excelente
inmovilización vertebral y tienen muchas menos probabilidades de provocar
decúbitos.
 Si no se cuenta con una férula de vacío de cuerpo entero, almohadille bien
la tabla y ponga soporte bajo la columna lumbar, las rodillas y el cuello. Los
estudios demuestran que la inmovilización en tablas no almohadilladas
produce un dolor lancinante incluso en personas no lesionadas en 45
minutos y necrosis de la piel (muerte celular) en unos 90 minutos
 Transporte la camilla primero por un lado y luego por el otro, de forma que
la presión se alterne entre las dos caderas, en lugar de actuar siempre
sobre el sacro.

El tratamiento de las heridas incluye los siguientes aspectos:

 Hemostasia (detener la hemorragia).
 Antisepsia (prevenir las infecciones).
 Recuperar la función (normalizar la función protector de la piel y recuperar
la función normal del miembro o de otra parte del cuerpo).
 Estética (aspecto agradable). En el campo la prevención de las infecciones
y la recuperación de la función adquieren una gran importancia.

Aunque muchos de los principios de los SEM en la naturaleza son los iguales a los
urbanos, las preferencias y la práctica pueden cambiar debido a circunstancias
únicas.
Los enfermos en la naturaleza casi nunca necesitan más intervenciones invasivas
o diferentes, sino que en genera precisan de unos profesionales prehospitalarios
con buen criterio.
Las situaciones clínicas en las cuales la asistencia en la naturaleza es distinta
incluyen la inmovilización de la columna cervical, la irrigación de las heridas, la
redución de las luxaciones y la interrupción de la RCP.
El tratamiento de los pacientes en la naturaleza requiere que los profesionales
que prestan la asistencia médica posean buenos conocimientos de los aspectos
médicos ambientales.
Cuando se trate a pacientes en la naturaleza, los profesionales prehospilalarios
también tienen que considerar las necesidades de alimentos y agua, así como de
realizar sus necesidades fisiológicas.
Un principio básico de la asistencia en la naturaleza es que todos los pacientes
están hipotérmicos, hipoglucémicos e hipovolémicos.