You are on page 1of 92

Universidad Autónoma Metropolitana

͠Iztapalapa
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA
Unidad Iztapalapa
DIVISION DE CIENCIAS BÁSICAS E INGENIERÍA
ANÁLISIS EXERGÉTICO
P!"#$! d# %a&i"a"i'n d#l "#(#nt!
S#(inai! d# p!)#"t! paa !&t#n# la*
LICENCIATURA EN INGENIERÍA EN ENERGÍA
P#$#ntad! p!*
+ONAT,AN AGUILETA MIRANDA
A$#$! d# $#(inai! d# p!)#"t!
-.$i"!* ALE+ANDRO VÁ/0UE/ RODRÍGUE/
Maz! d# 1231
2
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Dedicado a
A mis padres, con quienes siempre estaré agradecido por su cariño y apoyo en todo
momento.
Omar y Male que han sido parte de este logro.
Agradezco al Profesor Aleandro !"zquez por su paciencia y apreciada ayuda en la
realizaci#n de este tra$ao.
Agradezco a la %ni&ersidad Aut#noma Metropolitana por todas las facilidades prestadas
durante todo este tiempo y por sus enseñanzas que fueron y seguir"n siendo siempre de
gran ayuda.
'
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
(ndice

P45in
a
N!(#n"lat6a 7
38 Int!d6""i'n 9
18 Ant#"#d#nt#$ :
;8 Plant#a(i#nt! d#l p!&l#(a 32
78 O&<#ti=! d#l $#(inai! 33
98 C!n"#pt!$ &4$i"!$*
983 P!"#$!$ R#=#$i&l#$ # I#=#$i&l#$ 31
981 E>6ili&i! 37
98; L#)#$ d# la T#(!din4(i"a
37
987 L#) "#! d# la T#(!din4(i"a 37
989 Pi(#a L#) d# la T#(!din4(i"a 37
98983 Tan$%##n"ia d# "al! 3?
98981 E%#"t!$ t@(i"!$ d# "al! $#n$i&l# 3A
9898; Cal"6l! d# la =aia"i'n #ntalp.a #n $i$t#(a$ #a"ti=!$ 3B
8 98: S#56nda L#) d# la T#(!din4(i"a 12
98:83 C06@ #$ la #nt!p.aD 11
98:81 E"6a"i!n#$ TdS 1;

98:8; Cal"6l! d# la =aia"i'n d# #nt!p.a #n $i$t#(a$
#a"ti=!$ 17
98? T#"#a L#) d# la T#(!din4(i"a 19
:8 An4li$i$ d#l p!"#$! 19
:83 ,ip't#$i$ i(p!tant#$ paa d#%ini #l (!d#l! 1:
?8 EE#5.a 1B
?83 Balan"# d# #E#5.a paa 6n =!l6(#n d# "!nt!l #n @5i(#n
#$ta"i!nai!
;;
A8 D#$"ip"i'n d# la 6nidad d# "al"ina"i'n ;9
A83P!"#$! int#5ad! d# la 6nidad d# "al"ina"i'n ;7
A81 D#$"ip"i'n d# l!$ %l6<!$ >6# "6zan l!$ #>6ip!$ >6# int#5an
#l p!"#$! d# %a&i"a"i'n d#l "#(#nt!
;:
B8 Balan"# d# #E#5.a #n la 6nidad d# "al"ina"i'n 7?
328 An4li$i$ d# #$6ltad!$ ?2
338 C!n"l6$i!n#$ A1
Li$ta d# il6$ta"i!n#$ A?
Li$ta d# ta&la$ A?
Li$ta d# 54%i"a$ AA
R#%##n"ia$ AB
)
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
*omenclatura
cp
+apacidad térmica espec,fica a presi#n
constante
- . /
p
h T ∂ ∂
t 0iempo
c&
+apacidad térmica espec,fica a &olumen
constante - . /
v
u T ∂ ∂
% 1nerg,a interna
d
Diferencia infinitesimal de una funci#n de
punto
u 1nerg,a interna espec,fica
1 1nerg,a almacenada V !elocidad
1c 1nerg,a cinética ! !olumen
1p 1nerg,a potencial v !olumen espec,fico
e 1nerg,a espec,fica almacenada 2 0ra$ao
ec 1nerg,a cinética espec,fica
W
5 Potencia3 tra$ao por unidad de
tiempo
ep 1nerg,a potencial espec,fica 4 Peso espec,fico
g Aceleraci#n local de la gra&edad y 5racci#n molar en la fase &apor
6 1ntalp,a, H = U + PV z Altura
c
h ∆ 1ntalp,a de com$usti#n ∆
7ncremento finito de una funci#n de
punto o propiedad
f
h ∆
1ntalp,a de formaci#n δ
8,m$olo para un incremento
infinitesimal de una funci#n de
camino
R
h ∆ 1ntalp,a de reacci#n Φ 19erg,a de un sistema cerrado
h 1ntalp,a especifica, h = u + Pv
Q
Φ
19erg,a transferida con el calor
7 7rre&ersi$ilidad
σ
Producci#n de entrop,a de$ida al
calor
M Masa como dimensi#n
σ
5 Producci#n de entrop,a por unidad de
tiempo
m Masa de una sustancia Ψ 19erg,a de una corriente
m
5
5luo m"sico
ψ
19erg,a de una corriente por unidad
de masa
* *:mero de moles
i i
x

;a suma
< 2
...
n
x x x + +
n *:mero de part,culas
!
1stado est"ndar= un gas ideal a una
presi#n de < atm
i
n
>elaci#n entre el n:mero de moles del
compuesto i y los moles de com$usti$le
- . , . / i comb
i comb
N N N N
5 5
Magnitud por unidad de mol
P Presi#n
5
0ransferencia por unidad de tiempo
pi Presi#n del componente
? +alor
Q
5
5luo de calor
q +alor transferido por unidad de masa
q´´ Densidad de fluo de calor
> +onstante del gas, >u.M
8 1ntrop,a
s 1ntrop,a espec,fica
0 0emperatura
@
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
1. Introducción
De$ido al continuo incremento del consumo de energ,a en las acti&idades cotidianas
de la humanidad y como un factor determinante para el desarrollo econ#mico e
industrial de los pa,ses los ingenieros han puesto un fuerte interés en el m"9imo
apro&echamiento de la energ,a proporcionada por los com$usti$les f#siles.
;a industria cementera al ser altamente consumidora de energ,a se ha preocupado desde
hace muchos años por in&ertir recursos econ#micos para el desarrollo e implementaci#n
de medidas para hacer m"s eficientes los procesos, as, como para optimizar los recursos.
1l tra$ao que se presenta en este reporte, tienen como o$eti&os el proponer y utilizar
métodos y criterios para el calcul# del potencial de tra$ao :til del sistema en el estado
especificado que es el l,mite superior en la cantidad de tra$ao que un dispositi&o puede
entregar sin &iolar cualquier ley termodin"mica, realizando un anáisis exe!"#tico para
reconocer en una instalaci#n aquellos puntos de la misma -equipos o procesos/ en los
que hay generaci#n de entrop,a, es decir, irre&ersi$ilidad, o sea, desapro&echamiento de
la capacidad de realizar tra$ao :til. 1l an"lisis e9ergético es, pues, una metodolog,a
para aplicar las consecuencias de las leyes de la 0ermodin"mica al an"lisis y diseño de
sistemas relacionados de cualquier manera con la energ,a y sus fluos3 es una
metodolog,a que permite analizar los mecanismos $"sicos de la ineficiencia en la
ingenier,a de tales sistemas, cosa que no es posi$le realizar e9clusi&amente con ayuda
de un $alance energético. 8u generalidad le permite adem"s tratar tanto procesos
c,clicos como no c,clicos3 procesos en m"quinas térmicas y procesos de la ingenier,a
qu,mica3 considerar en su totalidad una instalaci#n, as, como cada uno de los procesos
que en ella tienen lugar por separado.
;a planta cementera es el componente que realiza los pasos de procesamiento y
transformaci#n de la materia prima, y generalmente su estructura principal se compone
de unidades de procesamiento tales como hornos, torres de enfriamiento, compresores y
enfriadores solo por mencionar algunos de ellos. ;a red de intercam$io de calor es la
que se encarga de apro&echar la energ,a térmica, enfriando las corrientes calientes y
calentando las corrientes fr,as. Por :ltimo, el sistema de cogeneraci#n es el componente
que se encarga de satisfacer las necesidades tanto de potencia como de &apor de la
planta3 ca$e mencionar que las aplicaciones del &apor suministrado por el sistema de
cogeneraci#n son muy di&ersas y que &an desde la limpieza de tu$er,as y tanques de
almacenamiento, el calentamiento del com$usti$le suministrado a la caldera -logrando
con esto una mayor eficiencia en la com$usti#n/, hasta su aplicaci#n directa en los
procesos qu,micos en donde as, se requiera. Adem"s del &apor y de la electricidad, otros
ser&icios au9iliares que participan en los sistemas glo$ales de procesamiento son= el aire
comprimido -utilizado, por eemplo, en sistemas de operaci#n neum"tica, limpieza del
equipo, etc./, agua caliente y fr,a para los procesos de intercam$io y ser&icios de
refrigeraci#n. ;a aplicaci#n de sistemas de cogeneraci#n, es decir, sistemas que
satisfacen simult"neamente demandas de &apor y electricidad a partir de una misma
fuente energética, ha sido una de las propuestas que mayor aceptaci#n ha tenido de$ido
a las altas eficiencias que es posi$le alcanzar con ellos.
1s importante mencionar que no todos los sistemas de procesamiento cuentan con el
sistema de cogeneraci#n ya que, dependiendo de sus necesidades y de sus recursos, les
es m"s con&eniente comprar la electricidad.
A
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
2. Antecedentes
;a conse!vaci$n %e a masa es uno de los principios fundamentales de la naturaleza.
7ncluso el $alanceo de ecuaciones qu,micas se hace con $ase en el principio de
conser&aci#n de la masa.
Al igual que la energ,a, la masa es una propiedad conser&ada que no es posi$le crear ni
destruir durante un proceso. 8in em$argo, la masa m y la energ,a 1 se pueden con&ertir
entre si seg:n una f#rmula $ien conocida que propuso &be!t 'instein -<BCDE<D@@/=
2
' mc ·

[Ec.1]
donde c es la &elocidad de la luz en el &ac,o y tiene un &alor de
B
2.DDCD <F
m
c
s
· × . 1sta
ecuaci#n indica que la masa de un sistema cam$ia cuando su energ,a tam$ién lo hace.
8in em$argo, para todas las interacciones de energ,a encontradas en la practica, con
e9cepci#n de las reacciones nucleares, el cam$io en la masa es e9tremadamente
pequeño que incluso no lo detectan los dispositi&os m"s sensi$les.
Para sistemas ce!!a%os, el principio de conser&aci#n de la masa se usa de modo
impl,cito al requerir que la masa del sistema permanezca constante durante un proceso.
8in em$argo, para vo(menes %e cont!o, la masa puede cruzar las fronteras, de modo
que de$e mantener un registro de la cantidad de masa que entra y sale.
;a termodin"mica como ciencia tiene un origen ligado a los pro$lemas que
hist#ricamente surgieron relacionados con la transformaci#n reciproca de calor y
tra$ao, especialmente con el empleo generalizado a partir de fines del siglo G!777 de
las maquinas %e vapo!. 8u desarrollo posterior ha demostrado que el n:cleo original de
la disciplina, formado por las relaciones entre cao!, t!aba)o y tempe!atu!a, conten,a los
principios de los cuales se deri&an las leyes rectoras de otros muchos fen#menos que
so$repasa$an aquel marco inicial, ampliando su campo de aplicaci#n tecnol#gica a
todos aquellos procesos en los que se presentan intercam$ios energéticos, ya sea en las
maquinas térmicas, en la ingenier,a qu,mica o en la transformaci#n de materiales,
constituyendo la $ase para la comprensi#n de la &ariaci#n de la propiedades f,sicas de
las sustancias con la temperatura.
1l car"cter misterioso, incluso metaf,sico, en el cual se ha en&uelto siempre el concepto
de ent!op*a, que ha dificultado su comprensi#n y la consiguiente aplicaci#n de las
consecuencias de la 8egunda ;ey. Por otra parte, la dificultad que se deri&a del hecho
de que la e9presi#n matem"tica de la 8egunda ley sea una desigualdad, a diferencia de
lo que ocurre con la pr"ctica totalidad de las restantes relaciones fundamentales de las
ramas de la ciencia f,sica. Pr"cticamente desde la segunda mitad del siglo pasado, es
decir, desde casi el inicio de la 0ermodin"mica como tal, se fue perfilando la relaci#n
entre los conceptos de irre&ersi$ilidad y tra$ao perdido, relaci#n que es la que liga, por
tanto, la 8egunda ley -con su caracterizaci#n de la irre&ersi$ilidad/ con las Hnecesidades
pr"cticasI= la o$tenci#n de un efecto :til, normalmente un tra$ao. A finales del siglo
pasado esta idea ha$,a sido ya correctamente formulada, y el concepto de máximo
t!aba)o %isponibe y de t!aba)o pe!%i%o por irre&ersi$ilidades, se encontra$a a
disposici#n de quien hu$iese tenido necesidad de ellos. 8in em$argo, no ha sido hasta
un siglo después, hasta a mediados del presente, que ha comenzado a emplearse de
manera sistem"tica esta noci#n, se ha introducido un término para designarla, el de
exe!"*a, y se han definido conceptos de !en%imiento so$re su $ase que permiten
comparar procesos diferentes teniendo en cuenta al mismo tiempo tanto la Primera
como la 8egunda ley de la 0ermodin"mica. Puede &erse en esto una consecuencia de la
C
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
importancia que los criterios de optimi+aci$n han ido co$rando en el diseño de los m"s
&ariados procesos y en la gesti#n de recursos, criterios que acent:an, al lado del aspecto
meramente Hcuantitati&oI del pro$lema, para cuyo an"lisis $asta muchas &eces un
$alance de HentradasI y HsalidasI de masa o energ,a, su aspecto Hcualitati&oI= cu"l es el
apro&echamiento m"s HracionalI de una disponi$ilidad -%e ene!"*a, po! e)empo/ fia,
hasta qué l,mite es posi$le reducir las pérdidas, y d#nde es posi$le efectuar esta
reducci#n.
1n el concepto de e9erg,a se unen, como se &er", las dos nociones de conser&aci#n de la
energ,a y de disipaci#n de la energ,a, consecuencias respecti&as del Primer y 8egundo
principios de la 0ermodin"mica. Am$as nociones, que hoy aceptamos como si fuesen
Hhechos de la e9perienciaI sin m"s refle9i#n, distan mucho de serlo, y lograr superar la
aparente contradicci#n que encierran supuso una de las grandes conquistas intelectuales
del siglo G7G, ligada a los nom$res de Ru%of -ausius y Wiiam Thomson. De hecho,
la idea de Hdisipaci#nI como pérdida de un efecto mec"nico :til es anterior a la idea de
conser&aci#n= la oportunidad que se pierde de realizar tra$ao siempre que se dea que el
calor pase de un cuerpo caliente a otro fr,o es una de las $ases del escrito de .a%i
-a!not de <B2) - R#fexions su! a puissancemot!ice %u feu et su! es machines p!op!es
a %#veoppe!cettepuissance, +hezJachelier, Paris/ , quien pro$a$lemente esta$a
familiarizado con la noci#n de Hdisipaci#nI de la energ,a mec"nica que su padre, el
poeta, matem"tico, ingeniero y general re&olucionario ;azare +arnot ha$,a introducido
al analizar las maquinas hidr"ulicas. ;a importancia de las ideas de 8. +arnot fue
captada en <B)B por 2. 0homson, quien rescat# del ol&ido aquel tra$ao. 0an
con&encido esta$a de su certeza, que durante alg:n tiempo crey# necesario defender
tam$ién la hip#tesis de la conser&aci#n del calor -teor,a del cal#rico, en términos de la
cual +arnot ha$,a e9presado sus ideas/ en los procesos c,clicos de las maquinas
térmicas.
1l principio de -a!not es aceptado como a9ioma de manera tan general, que su
aplicaci#n a este caso, por lo menos dentro de los limites de mi informaci#n, no ha sido
nunca puesta en duda por los ingenieros pr"cticosI -&n account of -a!not´s theo!/ of
the motive po0e! of heat1 0ith nume!ica !esuts %e%uce% f!om Re"naut´s expe!iments
on steam, 0ransactions of the >oyal 8ociety of 1din$urg <A, @)<E@C) -<B)D/3 citamos
seg:n la traducci#n italiana en 2evin, 3pe!e -a cura di 1. Jellone/, %nione
0ipograficoE1ditrice 0orinese, <DC<. P"g. <'@/. 1n el momento en que escri$e esto,
2evin conoce ya las inter&enciones en contra de la teor,a del cal#rico de su amigo
Koule, cuyas e9periencias ha$lan a fa&or de la intercon&erti$ilidad de calor y tra$ao.
L?ué es lo que le impide entonces a$andonar la hip#tesis del cal#ricoM Desde luego, el
hecho de que a:n no &e que la idea fundamental de +arnot acerca de la relaci#n entre
calor, tra$ao y temperatura es independiente del ropae cal#rico en el que aquél la ha$,a
e9presado. Pero tam$ién le retiene la dificultad de compaginar Hdisipaci#nI y
Hconser&aci#nI= si calor y tra$ao son intercon&erti$les.
Nel&in desarroll# las principales consecuencias de la teor,a3 entre ellas, formul#
claramente la compati$ilidad de los fen#menos que le ha$,an tenido HperpleoI y
H$loqueadoI con la noci#n, definiti&amente esta$lecida de conser&aci#n de la energ,a=
hay en tales fen#menos conser&aci#n de la energ,a, y, al mismo tiempo, hay
Hdesapro&echamiento a$soluto de energ,a mec"nica utiliza$le por el hom$reI -3n a
unive!sa ten%enc/ in natu!e to the %issipation of mechanica ene!"/, 0rans. >oyal 8oc,
1din$urgh 2F, <'DE<)2 -<B@2/3 3pe!e, pp. ''FE'''/. Para tales fen#menos acuñ# el
término de disipaci#n de la energ,a. O fue el primero en calcular correctamente el
m"9imo tra$ao :til que se puede o$tener de un cuerpo que no esté en equili$rio
térmico, es decir, un caso especial de lo que hoy llamamos e9erg,a. De nue&o fue
B
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
+lausius quien di# el siguiente paso y, ya en posesi#n de su H&ersi#n anal,tica del
segundo principio de la teor,a mec"nica del calorI,
F
%Q
T



en todo ciclo,
calcul# el tra$ao perdido por irre&ersi$ilidades en un proceso c,clico general, llegando
a la conclusi#n de que éste era igual al producto de la m,nima temperatura puesta en
uego durante el ciclo -la temperatura del foco fr,o/ por lo que el llama$a entonces
H&alor de la transformaci#n no compensadaI, y que hoy conocemos por entrop,a
generada -4b!e %ie &n0en%un" %e! mechanischen W5!me theo!ie auf %ie 6ampf
mashine. Annalen der PhysiP DC, ))<E)CA3 @<'E@@D -<B@A/. +itamos la traducci#n al
francés en Th#o!ie m#canique %e a chaeu!, 7, chap. G7. 6. Manceau9 ed, <BBC/. 6ay
que destacar que en este tra$ao -ausius considera tanto las diferencias de temperatura
como las pérdidas de presi#n como factores que contri$uyen al H&alor de la
transformaci#n no compensadaI3 lo que ha calculado es, pues, lo que llamamos hoy
contenido energético del calor y energ,a perdida en el caso de un proceso c,clico. ;a
e9tensi#n inmediata de esta f#rmula para el tra$ao perdido por irre&ersi$ilidades a
cualquier proceso, e9presada en términos de la entrop,a generada, lle&a en la literatura
el nom$re de f$!mua %e 7ou/8.to%oa.
As, pues, al menos para procesos c,clicos generales, las nociones de máximo t!aba)o
(ti y de t!aba)o pe!%i%o a causa de irre&ersi$ilidades aparecieron muy poco tiempo
después de la formulaci#n correcta de los principios de la 0ermodin"mica3 se puede
decir incluso que estas nociones co$raron entidad en el mismo proceso en el que
cristaliza$an los dos principios a partir del magma de ideas acerca de calor, tra$ao y
temperatura que e9ist,a antes de <B@F. Poco m"s tard,as son las primeras propuestas de
definir los rendimientos de las m"quinas c,clicas productoras de fuerza refiriendo el
tra$ao o$tenido no al consumo total de calor, sino al m"9imo &alor espera$le para el
tra$ao=
H+onsiderar en una maquina de este tipo como disponi$le el &alor en unidades de
tra$ao de la cantidad de calor que se le comunica, es como considerar, para la
determinaci#n del tra$ao disponi$le en una rueda hidr"ulica o en una tur$ina, no la
altura de la ca,da de agua real, sino la altura de una ca,da hasta el ni&el del mar. 1l
tra$ao disponi$le calculado so$re esta $ase dar,a lugar a un rendimiento desprecia$le
incluso para las meores ruedas hidr"ulicaI
0ras esta moti&aci#n, calcula 79 :eune! lo que hoy llamar,amos rendimiento e9ergético
de un ciclo motor $ao diferentes hip#tesis de comportamiento del fluido de tra$ao.
;os dos :ltimos elementos de nuestro concepto contempor"neo de exe!"*a que no han
aparecido a:n, su reconocimiento e9pl,cito como una funci$n %e esta%o, y el papel
desempeñado por las condiciones del entorno, el esta%o mue!to del cuerpo, aparecen,
por fin, en el tra$ao de K. 2. Qi$$s. 1n el aumento de conocimientos de las ciencias
e9actas a la &uelta del siglo que constituy# la enciclopedia de matem"ticas de
2issenschaften puede leerse=
+onsideremos un sistema de cuerpos que se encuentren en un medio infinito de
temperatura uniforme3 podemos afirmar de la ene!"*a utii+abe del sistema los
siguientes enunciados=
♦ Depende de la temperatura T
;
del medio circundante3
♦ Para cada cuerpo por separado es tanto mayor, cuanto m"s diferente sea su
temperatura T
;
3
♦ Disminuye en todos los procesos no re&ersi$les3
D
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
♦ 8u disminuci#n en tales procesos es igual al producto de T
;
por el incremento
de la entrop,a.I
8ea como fuere, estas ideas aparecieron de manera espor"dica en escritos que
desarrolla$an otros temas dentro de la 0ermodin"mica, nunca sistematizadas de cara a
su empleo en aplicaciones pr"cticas. %nos pocos autores reconocieron su importancia, y
llegaron a escri$ir presentaciones de la 0ermodin"mica en las que el contenido de la
8egunda ;ey se enuncia$a en términos de la ene!"*a utii+abe, definiendo a partir de
ella la entrop,a. 1n cualquier caso, esta corriente fue ignorada por la mayor parte de los
ingenieros con ocupaciones en la industria, e incluso por aquellos dedicados a la
docencia hasta mediados de este siglo. Desde entonces ha crecido el interés por ellas,
hasta dispersarse y con&ertirse casi en una moda a partir de mediados de los años
setenta, acompañando a la sensi$ilidad creciente hacia los pro$lemas energéticos.
1l concepto de e9erg,a o ene!"*a utii+abe <avaiabiit/=, tal como tam$ién se le
denomina en parte de la literatura americana, caracteriza la posi$ilidad de o$tener un
tra$ao :til de un sistema, y recoge la informaci#n de las dos leyes de la
0ermodin"mica. 1l $alance e9ergético, y la noci#n de e9erg,a perdida, es el instrumento
capaz de cuantificar la irre&ersi$ilidad de un proceso y la pérdida de tra$ao :til a que
ésta da lugar. Permite adem"s comparar so$re una misma $ase diferentes fuentes de
irre&ersi$ilidad en una instalaci#n= rozamientos, transmisiones de calor entre cuerpos a
diferentes temperaturas, desapro&echamiento de gradientes de presi#n, mezclas, y otras.
<F
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
3. Planteamiento del problema
1l pro$lema que aqu, se estudia consiste $"sicamente en lo siguiente=
;a industria cementera, $ao su tradicional proceso de &,a seca, tiene un conunto de
pérdidas energéticas en sus di&ersos procesos, ineficiencias que redundan en grandes
emisiones de calor al medio am$iente, con o$eto de recuperar la mayor parte del calor
de desperdicio cuantificando la irre&ersi$ilidad y la pérdida de tra$ao :til en el proceso
$"sico de fa$ricaci#n de cemento, se propone realizar un an"lisis e9ergético de dicho
proceso con ayuda de hoas de c"lculo realizadas en Microsoft 19cel, estas agilizar"n el
c"lculo de aquella energ,a que es toda&,a :til. 1sta energ,a representa la exe!"*a
te!momecánica asociada al estado de un sistema la cual se mide mediante el tra$ao
re&ersi$le m"9imo que puede o$tenerse del sistema cuando éste e&oluciona hacia un
estado de equili$rio intercam$iando calor e9clusi&amente con el medio am$iente. 1ste
estado de equili$rio es el esta%o mue!to a T
;
y P
;
, recomend"ndose que la atm#sfera
est"ndar o am$iente se tome a 2DB.<@ N y <.F<'2@ $ar -< atm/.
;a empresa cementera +ruz Azul en con&enio de in&estigaci#n con la %ni&ersidad
Aut#noma Metropolitana ha permitido a compañeros, autores de anteriores tra$aos, el
acceso a sus instalaciones y procesos de producci#n, con el fin de recopilar informaci#n.
;a informaci#n recopilada se tom# como $ase para los c"lculos que ayudar"n en la
e&aluaci#n numérica, espec,ficamente se utilizan los datos de la unidad de +alcinaci#n
*R B de +ementos +ruz Azul.
<<
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
4. Objetivo del seminario
1l presente tra$ao descri$e una metodolog,a para realizaci#n de un $alance
e9ergético y la noci#n de energ,a perdida. +on esto se podr" cuantificar la
irre&ersi$ilidad de un proceso y la pérdida de tra$ao :til a que ésta da lugar. 1l c"lculo
del tra$ao m"9imo se puede o$tener mediante la realizaci#n de un modelo matem"tico
$asado en las leyes de la termodin"mica. 1l tra$ao, o potencia, comunicado a un
sistema se calcula a partir del $alance energético, y la producci#n de entrop,a se calcula
del $alance de entrop,a. ;a producci#n de entrop,a en el interior de un sistema est"
directamente relacionada con la degradaci#n del comportamiento del sistema. +uanto
mayor sea la producci#n de entrop,a, m"s se des&iar" ese comportamiento del sistema
del comportamiento ideal.
Por consiguiente, se concluye que un sistema entrega el m"9imo tra$ao posi$le cuando
e9perimenta un proceso re&ersi$le del estado inicial especificado al estado de su
am$iente, es decir, el estado muerto. 1sto representa el potencial de tra$ao :til del
sistema en el estado especificado y se llama e9erg,a. 1s importante comprender que la
e9erg,a no representa la cantidad de tra$ao que un dispositi&o productor realmente
entregar" después de la instalaci#n3 sino que representa el l,mite superior en la cantidad
de tra$ao que un dispositi&o puede entregar sin &iolar cualquier ley termodin"mica.
6a$r" siempre una diferencia, grande o pequeña, entre la e9erg,a y el tra$ao real
entregado por un dispositi&o, diferencia que representa lo que los ingenieros tienen la
posi$ilidad para la meora.
;a industria cementera es reconocida por ser gran consumidor de energ,a. ;a
electricidad y el com$usti$le son dos gastos mayores en la producci#n del cemento y
representan apro9imadamente la mitad del costo total de producci#n.
1l o$eti&o de este reporte adem"s de hacer los $alances correspondientes en una unidad
de calcinaci#n, es efectuar un an"lisis al proceso de la industria cementera, que para los
fines que a este proyecto competen se e9amina el "rea de mayor consumo de energ,a
correspondiente a la l,nea de producci#n p!ecaenta%o! > ho!no > enf!ia%o!.
1l siguiente tra$ao tiene como finalidad proporcionar una herramienta que agilice el
c"lculo para la toma de decisiones en cuanto a futuras propuestas en diseño de sistemas
de recuperaci#n de calor e implementaci#n de sistemas de cogeneraci#n as, tam$ién
para apro9imaciones numéricas de energ,a consumida= consta de tres escenarios en los
que se propondr"n diferentes par"metros.
1l c"lculo de las propiedades termodin"micas se hizo con ayuda del soft4are de
reacciones qu,micas y de equili$rio el cual cuenta con una e9tensa $ase de datos
termodin"micos llamado 68+ ?u,mica &ersi#n @.F de in&estigaciones OutoPumpu
-ser&icio de informaci#n/. De este soft4are se o$tu&ieron los coeficientes necesarios
para calcular las propiedades termodin"micas de los compuestos qu,micos que se
manean en este tra$ao.
+a$e resaltar que el o$eti&o final que se $usca al resol&er el pro$lema en este reporte es
el mayor apro&echamiento de la energ,a en el sentido de utilizar las corrientes calientes
en el proceso de fa$ricaci#n de cemento para la recuperaci#n de calor y posteriormente
emplearlo en ser&icios de precalentamiento o con&ertirlo en energ,a eléctrica,
disminuyendo de esta manera los costos en este ru$ro.
<2
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
5. onceptos b!sicos
;a termodin"mica es una rama tanto de la 5,sica como de la ?u,mica. ;os
cient,ficos que tra$aan en estos campos han desarrollado los principios $"sicos que
rigen el comportamiento f,sico y qu,mico de la materia con respecto a la energ,a.
Adem"s, las relaciones $"sicas entre las propiedades de la materia que se &en afectadas
por las interacciones energéticas han e&olucionado. Por otro lado, para estudiar y
diseñar sistemas energéticos, los ingenieros utilizan esta informaci#n $"sica como parte
de la 7ngenier,a. 1n la pr"ctica, estos estudios incluyen tam$ién otras ingenier,as, tales
como la transferencia de calor y masa y la mec"nica de fluidos.
5.1 Procesos reversibles e irreversibles
;os procesos re&ersi$les en realidad no ocurren en la naturaleza, s#lo son
i%eai+aciones de procesos reales. ;os re&ersi$les se pueden apro9imar mediante
dispositi&os reales, pero nunca se pueden lograr3 es decir, todos los procesos que
ocurren en la naturaleza son irre&ersi$les. 1ntonces, quiz" se pregunte porque
preocuparse de esta clase de procesos ficticios. 6ay dos razones= una es que son f"ciles
de analizar, puesto que un sistema pasa por una serie de estados de equili$rio durante un
proceso re&ersi$le3 y otra es que sir&en como modelos idealizados con los que es
posi$le comparar los procesos reales.
%n proceso que se origina a partir de un estado de equili$rio inicial se dice
completamente re&ersi$le si en cualquier instante durante el proceso, tanto el sistema
como el am$iente con el que interacciona pueden ser de&ueltos a sus estados iniciales.
1l concepto de re&ersi$ilidad total, por su definici#n, e9ige una capacidad de
resta$lecimiento. Pero esta e9igencia, aplicada tanto al sistema como al medio
am$iente, es e9cesi&amente fuerte. *ormalmente durante un proceso dado, el interés se
centra e9clusi&amente en el sistema que e&oluciona. Por eemplo, un proceso
cuasiest"tico requiere condiciones de equili$rio en el interior de las fronteras del
sistema, pero no impone ninguna restricci#n so$re los efectos que puedan tener lugar en
los alrededores. 8in em$argo, un proceso totalmente re&ersi$le e9ige algo de sus
alrededores.
%n proceso glo$al es irre&ersi$le si el sistema o su entorno no pueden ser de&ueltos a
sus estados iniciales. +ualquier sistema que se retorna a su estado inicial después de un
proceso con irre&ersi$ilidades dear" en su entorno una historia de$ido precisamente a
esas irre&ersi$ilidades. Sstas surgen de dos fuentes=
<. ;a presencia de efectos disipantes inherentes.
2. ;a presencia de procesos no cuasiest"ticos.
;a presencia de cualquiera de esta clase de efectos es suficiente para hacer irre&ersi$le
un proceso. Oa que todos los procesos reales incluyen tales efectos, el proceso
totalmente re&ersi$le es un proceso *mite al que todos los procesos reales pueden
apro9imarse en su comportamiento, pero nunca igualarlo.
Algunas de las irre&ersi$ilidades caen dentro de la categor,a de la e9periencia com:n e
incluyen
◊ >esistencia eléctrica.
◊ Deformaci#n inel"stica.
◊ +orriente &iscosa de un fluido.
◊ 5ricci#n s#lidoEs#lido.
◊ 0ransferencia de calor a tra&és de una diferencia finita de temperatura.
<'
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
◊ 1fectos de histéresis.
◊ Ondas de choque.
◊ Amortiguaci#n interna de un sistema &i$rante.
◊ 19pansi#n li$re de un fluido.
◊ +orrientes fluidas a tra&és de &"l&ulas y tapones porosos
-estrangulamiento/.
◊ >eacciones qu,micas espont"neas.
◊ Mezcla de gases o l,quidos distintos.
◊ Tsmosis.
◊ Disoluci#n de una fase en otra.
◊ Mezcla de fluidos idénticos, inicialmente a diferentes presiones y
temperaturas.
;a e9pansi#n li$re de un gas, el cual se halla separado de un &ac,o mediante una
mem$rana. +uando se rompe la mem$rana, el gas llena todo el recipiente y la :nica
forma de restaurar el sistema a su estado original es comprimirlo a su &olumen inicial,
mientras se transfiere calor del gas hasta que alcanza su temperatura inicial. De las
consideraciones de conser&aci#n de la energ,a se puede demostrar sin dificultad que la
cantidad de calor transferida del gas es igual a la cantidad de tra$ao que los alrededores
realizan so$re el gas. ;a restauraci#n de los alrededores requiere con&ertir por completo
este calor en tra$ao, lo cual &iolar,a la segunda ley. Por lo tanto, la e9pansi#n li$re de
un gas es un proceso irre&ersi$le.
Otro eemplo de irre&ersi$ilidad antes mencionada conocida como la transferencia de
calor de$ida a una diferencia de temperatura finita. +onsidere una lata de $e$ida
car$onatada fr,a deada en un espacio caliente. 1l calor se transfiere desde el aire de la
ha$itaci#n el cual se encuentra a mayor temperatura hacia la lata que est" m"s fr,a. ;a
:nica forma de in&ertir este proceso y resta$lecer la temperatura original de la lata de
soda es proporcionarle refrigeraci#n, lo cual requiere algo de entrada de tra$ao. Al final
del proceso in&erso, la soda &uel&e a su estado original, pero no los alrededores. ;a
energ,a interna de éstos se incrementa en una cantidad igual en magnitud al tra$ao
suministrado por el refrigerador. >esta$lecer los alrededores a su estado inicial s#lo es
posi$le hacerlo si se con&ierte este e9ceso de energ,a interna completamente en tra$ao,
lo cual es imposi$le sin &iolar la segunda ley. +omo solamente el sistema, no el sistema
y los alrededores, puede ser resta$lecido a su condici#n inicial, la transferencia de calor
ocasionada por una diferencia finita es un proceso irre&ersi$le.
;a ausencia de efectos disipantes inherentes y de efectos de noEequili$rio en un sistema
y su entorno conduce al concepto de proceso totamente !eve!sibe. +on frecuencia tiene
&entaas el considerar procesos en los que dentro del sistema no existen
i!!eve!sibii%a%es, pero que no necesariamente de$en estar ausentes del entorno. 0ales
procesos se conocen como internamente reversibles. -uaquie! inte!acci$n %e t!aba)o
que ten"a u"a! %u!ante un p!oceso inte!namente !eve!sibe %ebe se! cuasiestática. Un
p!oceso inte!namente !eve!sibe pue%e inve!ti! su camino exactamente, cambian%o
simpemente e senti%o %e to%as sus inte!acciones en a f!onte!a. 5inalmente, un
proceso externamente reversible es aquel en el que las irre&ersi$ilidades pueden estar
presentes en el interior del sistema de interés, pero el entorno con el que interacciona
de$e e9perimentar s#lo cam$ios re&ersi$les.
<)
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
5." E#uilibrio
'quiib!io es una pala$ra que denota una condici#n est"tica o ausencia de cam$io. 1n
termodin"mica significa no s#lo ausencia de cam$io, sino la ausencia de cualquier
tendencia hacia un cam$io en escala microsc#pica. %n sistema en estado en equili$rio
es aquél que se encuentra en condiciones tales que no presenta ninguna tendencia para
que ocurra un cam$io en su estado. +omo cualquier tendencia al cam$io se de$e a una
fuerza impulsora de cualquier tipo, cuando no e9iste esa tendencia se deduce que
tampoco e9iste fuerza impulsora alguna. 1ntonces, un sistema en equili$rio puede
descri$irse como aquél en el que todas las fuerzas est"n e9actamente $alanceadas.
Ahora $ien, cuando ocurre un cam$io real en un sistema que no est" en equili$rio, ese
cam$io depende tanto de la resistencia como de la fuerza impulsora.
?a !e"a %e as fases. 1l estado de un fluido puro y homogéneo queda determinado
cuando se designan &alores fios a dos propiedades termodin"micas intensi&as. 1l
numero de &aria$les independientes que se de$e fiar ar$itrariamente para esta$lecer el
estado intensivo, del sistema, o sean los grados de li$ertad 5 del sistema, est" dado por
la famosa regla de fases de K. 2illard Qi$$s -<BC@/.
1l estado intensi&o de un sistema en equili$rio se esta$lece cuando su temperatura, su
presi#n y la composici#n de todas las fases quedan fias3 por consiguiente, éstas son
&aria$les de la regla de fases, pero no todas son independientes.
5.3 $e%es de la &ermodin!mica
+ualquier acti&idad en la naturaleza implica una interacci#n entre energ,a y materia3 por
ello es dif,cil imaginar un "rea que no se relacione con la termodin"mica en alg:n
aspecto. Por tanto, el desarrollo de una comprensi#n clara de los principios de la
termodin"mica ha sido parte esencial de la enseñanza de la ingenier,a.
5.4 $e% cero de la &ermodin!mica
1sta$lece que si dos cuerpos se encuentran en equili$rio térmico con un tercero, est"n
en equili$rio térmico entre s,. Podr,a parecer tonto que un hecho tan o$&io se conozca
como una de las leyes $"sicas de la termodin"mica3 sin em$argo no es posi$le concluir
esta ley de las otras leyes de la termodin"mica, adem"s de que sir&e como $ase para la
&alidez de la medici#n de la temperatura. 8i el tercer cuerpo se sustituye por un
term#metro, la ley cero se puede &ol&er a e9presar como %os cue!pos están en
equiib!io t#!mico si ambos tienen a misma ectu!a %e tempe!atu!a incuso si no están
en contacto9 R9H9 @o0e! fue el primero que formul# y nom$r# la ley cero en <D'<.
<
5.5 Primera $e% de la &ermodin!mica
+onocida tam$ién como e p!incipio %e conse!vaci$n %e a ene!"*a, $rinda una $ase
s#lida para estudiar las relaciones entre di&ersas formas de interacci#n de energ,a. A
partir de o$ser&aciones e9perimentales, la primera ley de la termodin"mica esta$lece
que la energ,a no se puede crear ni destruir durante un proceso3 s#lo puede cam$iar de
forma. Por lo tanto, cada cantidad de energ,a por pequeña que sea de$e ustificarse
durante un proceso.
%na consecuencia importante de la primera ley es la e9istencia y definici#n de la
propiedad energ,a total '. +onsiderando que el tra$ao neto es el mismo para todos los
procesos adia$"ticos de un sistema cerrado entre dos estados especificados, el &alor del
tra$ao neto de$e depender :nicamente de los estados finales del sistema y por lo tanto
<
A $aas presiones, la temperatura de un gas es proporcional a su presi#n a &olumen constante.
<@
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
de$e corresponder al cam$io en una propiedad del sistema3 esta propiedad es la energ,a
total. 1l calor y el tra$ao son los :nicos mecanismos mediante los cuales se puede
transferir energ,a a tra&és de la frontera de un sistema cerrado.
Q %' W δ δ ≡ − [Ec."]
donde W δ es el tra$ao diferencial3 la potencia,
Q δ
es la cantidad diferencial de calor,
%' es cam$io diferencial de la energ,a del sistema. ;as unidades m"s utilizadas
com:nmente para el tra$ao mec"nico son ne0ton8met!o -*⋅m/, ulio -K/, en el sistema
%8+8 -inglés/ son pie8ib!a fue!+a -ft⋅l$
f
/ y la unidad térmica $rit"nica -Jtu/. ;a
&elocidad a la que se realiza tra$ao so$re o por el sistema se define como la potencia
2
5
. ;a potencia, como el tra$ao, es una magnitud escalar. 1n funci#n de la potencia, el
tra$ao diferencial puede escri$irse como=
2 2%t δ ≡
5
donde el tra$ao y la potencia
tienen el mismo signo. ;as unidades t,picas son *⋅m.s o l$
f
⋅ft.s, en el 87, la unidad
$"sica de potencia es el ulio por segundo -K.s/, y < K.s se denomina vatio -2/. 1l
con&enio de signos para el calor transferido -/ e fu)o %e cao!/ es el mismo que el
utilizado para el tra$ao. ;a energ,a transferida al sistema en forma de calor tiene &alor
positi&o y la energ,a transferida desde el sistema tiene &alor negati&o.
1l calor Q es una transferencia de energ,a a tra&és de la frontera de un sistema de$ido a
la diferencia de temperatura entre el sistema y el entorno. 1l calor tiene dimensiones de
energ,a y su unidad es el ulio -K/ en el 87 y el pie li$raEfuerza -ft8b
f
/ o en unidades
$rit"nicas -Jtu/ en el %8+8. ?a expe!iencia ha %emost!a%o que e cao! se t!ansfie!e %e
fo!ma espontánea s$o en e senti%o %e tempe!atu!as %ec!ecientes. 1l calor transferido
es cero si no e9iste diferencia de temperatura entre el sistema y su entorno, si el
gradiente de temperaturas en la frontera es cero o si la frontera est" aisa%a
t#!micamente. %na superficie o una frontera a tra&és de la cual no se transfiere calor se
denomina superficie adiabática. 1s dif,cil construir superficies adia$"ticas reales3 sin
em$argo, en muchas ocasiones la transferencia de calor es desprecia$le y la hip#tesis de
superficie adia$"tica es realista. %tilizando como $ase la ecuaci#n
Q %' W δ δ ≡ −
, est"
claro que la suma de ? y 2 es :nica en cualquier proceso entre estados dados, puesto
que ∆1 est" determinado por los estados inicial y final. 8in em$argo, el &alor indi&idual
de 2
12
suele depender de la naturaleza del proceso entre los estados dados. 1n
consecuencia, el &alor del calor ?
<2
transferido en un proceso generalmente depender"
tam$ién del camino. Por tanto, el calor es una funci#n de proceso o funci#n del camino,
al igual que el tra$ao. >ecuérdese que la diferencial de una magnitud que depende del
camino del proceso -como Q / W/ se designa mediante el s,m$oloδ -me)o! que e
s*mboo %e %ife!encia exacta d/. %na cantidad diferencial de calor puede definirse
tam$ién en funci#n del fluo de calor
Q

como
Q Q%t δ


.
0odos los tipos de energ,a 1 pueden clasificarse o como energ,a cinética -'
c
/ de$ido al
mo&imiento de un cuerpo, o $ien como energ,a potencial -'
p
/ de$ida a la posici#n de un
cuerpo relati&a a un campo de fuerzas de otros cuerpos. Adem"s, los tipos de energ,a
pueden clasificarse o en e9tr,nsecos -ext/ o en intr,nsecos -int/. +om$inando estas dos
clasificaciones se o$tiene una forma :til de e9aminar la energ,a total de un sistema. Por
tanto,
int int
c c p p
ext ext
tot ' ' ' '
' ' ' ' ' · + + +
De la f,sica cl"sica puede demostrarse que la energ,a cinética total de un sistema de
part,culas puede e9presarse como suma de tres términos.
<A
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
( ) ( )
int
, , ,
c c c
ext ext
' tota ' t!as ' !ot 'c
mic!o mac!o
' ' ' ' · + +
;os dos primeros términos son las conocidas energ,a cinética translacional y energ,a
cinética rotacional del sistema total relati&as a su centro de masas. 1l tercer término es
la suma de las energ,as cinéticas de las part,culas indi&iduales del sistema, de$idas al
mo&imiento translacional, rotacional y &i$racional de las moléculas indi&iduales. Por
tanto, dos formas de la energ,a cinética del sistema son macrosc#picas -macro/ en
origen, mientras que la tercera forma se de$e al mo&imiento de moléculas microsc#pico
-micro/.
;a energ,a potencial total de un sistema puede e9presarse como suma de cuatro
cantidades separadas.
( ) ( )
int
, , , ,
p p p p p
ext ext ext
' tota ' "!av ' eec ' ma" '
mac!o mic!o
' ' ' ' ' · + + +
%na de estas es la conocida energ,a potencial gra&itatoria de un cuerpo respecto a la
0ierra. Otras dos formas de energ,a potencial se de$en a la presencia de cargas est"ticas
y m#&iles y se denominan energ,as3 potenciales, electrost"tica y magnetost"tica. ;a
cuarta forma es de$ida a las fuerzas eercidas so$re una part,cula por el resto de las
part,culas que componen el sistema, sumadas para todas las part,culas. 1l :ltimo
término de la derecha requiere informaci#n de las fuerzas que act:an entre las part,culas
de un sistema3 por tanto, no es directamente mensura$le.
;a suma de las dos contri$uciones microsc#picas a la energ,a se define como energ,a
interna % de la sustancia del sistema. 1sto es
int int
c p
' '
U ' ' ≡ +
;a funci#n energ,a interna, como se ha definido, es una propiedad e9tensi&a, intr,nseca
de una sustancia en estado de equili$rio. 1n ausencia de cam$ios de fase, reacciones
qu,micas y reacciones nucleares la energ,a interna % se denomina a &eces ene!"*a
sensibe del sistema. 0omando como $ase el estudio anterior, donde se han despreciado
las energ,as electrost"tica, magnetost"tica y rotacional, la ecuaci#n de la energ,a total de
un sistema se con&ierte en
2
, ,
!
2
c p
' t!as ' "!av
m
' U ' ' U m"+ · + + · + +
;a energ,a total ' consta de dos formas, intr,nseca y e9tr,nseca. ;a forma intr,nseca
principal es la energ,a interna U. ;as principales formas e9tr,nsecas son la energ,a
potencial gra&itatoria m"+ y la energ,a cinética lineal mAV
2
.2. 0omando la forma
referida al tiempo de la ecuaci#n de la conser&aci#n de la energ,a para un sistema
cerrado
mc
neto neto
%'
Q W
%t
· +
5 5
y sustituyendo la ecuaci#n anterior tenemos=
2
!
2
neto
neto
% m
U m"+ Q W
%t
¸ _
+ + · +
÷
¸ ,
5 5
UEc.3]
5inalmente, de$e decidirse qué tipos de energ,a pueden despreciarse cuando se utiliza la
ecuaci#n de conser&aci#n de la energ,a para esta$lecer el modelo del comportamiento
de un sistema de ingenier,a.
;a técnica general consiste en e9tender la ecuaci#n de la energ,a para sistemas cerrados
-masas de control/ a sistemas abie!tos -vo(menes %e cont!o/. +omo resultado, se
constatar" que los $alances energéticos para sistemas cerrados y a$iertos tienen un
origen com:n, la primera ley de la termodin"mica.
<C
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
5.5.1 &rans'erencia de calor
;a transferencia de calor es un mecanismo mediante el que se transfiere energ,a a tra&és
de la frontera de un sistema de$ido a una diferencia de temperatura. ;a transferencia de
calor puede producirse mediante tres mecanismos distintos= conducci#n, radiaci#n y
con&ecci#n. +ada uno de ellos se asocia a un mecanismo f,sico diferente.
Para calcular el fluo de calor a tra&és de cualquier superficie sin utilizar el $alance
energético es necesario tener informaci#n so$re la densidad de fluo de calor q´´ es el
fluo de calor por unidad de "rea y tiene dimensiones de V[energ,a] .
[longitud]
2
⋅[tiempo]W. 1n el 87 las unidades t,picas son 2.m
2
. 1n el caso en que la
densidad de fluo sea uniforme en la superficie de interés A, la densidad de fluo de
calor es
XX . q Q & ·
5
. Dependiendo de la situaci#n, la densidad de fluo de calor puede no
ser uniforme a lo largo de la superficie de interés. 1ntonces, el fluo de calor a tra&és de
cualquier superficie puede calcularse a partir de la densidad de fluo mediante
XX
&
Q q %& ·

5
UEc.4], donde qXX puede &ariar con la posici#n en la superficie y la integral se
realiza en toda el "rea.
;a t!ansfe!encia %e cao! po! con%ucci$n es la transferencia de energ,a de$ida a las
interacciones entre las part,culas en el interior de un material.
2 <
con%
T T
Q B&
?
− ¸ _
· −
÷
¸ ,
5
UEc.5], donde P es la conducti&idad térmica del material y A es la
secci#n trans&ersal en la posici#n 9, el gradiente de temperatura puede escri$irse en
funci#n de las temperaturas de las dos superficies, 0
<
y 0
2
y del espesor de la pared ; y
Q
5
siendo el fluo de calor. 1sta ecuaci#n se aplica suponiendo régimen estacionario.
;a t!ansfe!encia %e cao! po! !a%iaci$n es la transferencia de energ,a mediante
radiaci#n electromagnética. ;a energ,a transferida por radiaci#n puede emitirse desde
una superficie o desde el interior de fluidos transparentes y s#lidos.
) )
- /
s !ec !a%
Q & T T εσ · −
5
[Ec.(]) donde ε es la emisi&idad de la superficie, σ es la constante
de 8tefanEJoltzmann y 0s es la temperatura a$soluta de la superficie, A es el "rea de la
superficie del cuerpo, 0rec es la temperatura del recinto que &e el cuerpo pequeño.
;a transferencia de calor por con&ecci#n es la transferencia de energ,a entre la
superficie de un s#lido y un l,quido o un gas de$ido al mo&imiento del fluido. 1l
mecanismo real es una com$inaci#n de conducci#n en la entre fase s#lidoEfluido y el
mo&imiento del fluido que se lle&a la energ,a.
- /
s amb conv
Q h& T T · −
5
UEc.*], donde h es el
coeficiente de transferencia de calor por con&ecci#n, A es el "rea de la superficie, 0s es
la temperatura de la superficie y 0am$ es la temperatura del fluido. 1l coeficiente de
transferencia de calor depende del fluido y de su mo&imiento so$re la superficie. *o es
una propiedad del fluido.
<B
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
5.5." E'ectos t+rmicos de calor sensible
;a transferencia de calor a un sistema donde no hay transici#n de fases, ni reacciones
qu,micas, ni cam$ios en la composici#n ocasiona cam$ios en la temperatura del
sistema. +uando un sistema consiste en una sustancia homogénea de composici#n
constante, la regla de fases indica que su estado queda esta$lecido al fiar dos &alores de
propiedades intensi&as. ;a funci#n entap*a H &iene definida mediante la relaci#n=
H U PV ≡ + . ;a entalp,a espec,fica &iene dada por= h u Pv ≡ + . Por ser u, P, y v
propiedades, tam$ién lo ser" h. en algunos casos la funci#n entalp,a no tiene una
interpretaci#n espec,fica, aunque tiene dimensiones de energ,a. +omo consecuencia,
resulta :til ta$ular &alores de la entalp,a unto con otras propiedades. ;a entalp,a molar
o espec,fica de una sustancia puede entonces e9presarse como funci#n de otras dos
&aria$les de estado3 si estas se seleccionan ar$itrariamente como temperatura y presi#n,
se tiene
- , / h f T p ·
de donde
P T
h h
%h %T %P
T P
∂ ∂ ¸ _ ¸ _
· +
÷ ÷
∂ ∂
¸ , ¸ ,
[Ec.,]
Jao ciertas circunstancias el término final se puede igualar a cero y se transforma en=
p
%h c %T ·
%
2
<
T
p
T
h c %T ∆ ·

[Ec.-]
1n forma similar, la energ,a interna molar o espec,fica se e9presa como funci#n de la
temperatura y el &olumen molar o especifico=
- , / u f T v ·
de donde
u T
u u
%u %T %v
T v
∂ ∂ ¸ _ ¸ _
· +
÷ ÷
∂ ∂
¸ , ¸ ,
[ Ec.1.]) la cual se transforma en=
v
%u c %T · %
2
<
T
v
T
u c %T ∆ ·

[Ec.11]
;a principal aplicaci#n directa en ingenier,a, es la transferencia de calor en estado
esta$le, donde a menudo se aplica de UEc.1"]
2
<
T
p
T
q h c %T · ∆ ·

.
;os gases en el estado hipotético de gas ideal tienen propiedades que reflean su
indi&idualidad ustamente como los gases reales. ;as capacidades calor,ficas
-designadas como c
P
y c
V
/ difieren de un gas a otro y, si $ien son funci#n de la
temperatura, son independientes de la presi#n. 1s frecuente presentar la dependencia
respecto a la temperatura mediante una ecuaci#n emp,rica, cuyas e9presiones m"s
simples de uso pr"ctico son
2
P
-
T T
R
α β γ · + + /0as ideal1 [Ec.13]
donde , α β y
, γ
as, como a, b y c son constantes caracter,sticas de un gas particular.
19ceptuando el :ltimo término, las dos ecuaciones tienen la misma forma, por lo que se
com$inan dando lugar a una sola e9presi#n=
<D
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
2 2
P
-
& CT -T 6T
R

· + + +

[Ec.14]
donde, dependiendo del gas considerado, - # 6 es cero. Puesto que la relaci#n -
P
DR no
tiene dimensiones, las unidades de -
P
dependen de la elecci#n de R.
Para o$tener los &alores de u y h, se tiene que=
!ef
T
!ef p
T
h h c %T · +

UEc.15]
1sto es, para o$tener cualquier &alor de h a una temperatura dada 0, se fia un &alor de
referencia ar$itrario
!ef
h
a una temperatura de referencia
!ef
T
.
2
5.5.3 Calculo de la variación de entalpía en sistemas reactivos
;a aplicaci#n del principio de conser&aci#n de la energ,a a los sistemas reacti&os
requiere una ampliaci#n de las ideas con anterioridad para los sistemas de composici#n
fia. ;a ecuaci#n de la energ,a para un sistema de fluo qu,micamente reacti&o es
( ) ( )
i i
c p c p
i i
p!o% !eac
Q W N h e e N h e e + · + + − + +
∑ ∑
5 5 5 5

[Ec.1(]
donde
i
h 3
BE
Bmo
1
1
¸ ]
es la entalp,a molar a una temperatura y presi#n dadas, y
i
N
5
el fluo
molar de un producto o reactante cualquiera. 1l c"lculo de los &alores de
i
h que
aparecen en la ecuaci#n anterior introduce una dificultad e9clusi&a de los sistemas
reacti&os. +omo los estados de referencia son completamente ar$itrarios, se o$tendr"n
&alores distintos para los
i
h de la ecuaci#n anterior cuando se utilicen ta$las $asadas en
estados de referencia diferentes.
7ntroduciendo el concepto de entalp,a de formaci#n de una sustancia pura
!ef
h
se
conta$iliza de una manera consistente la &ariaci#n de entalp,a de un sistema
qu,micamente reacti&o.
;a &ariaci#n de entalp,a entre el estado de referencia y el estado especificado. 1sto es
, ,2DB, 2DB - / i T f i T
i
h h h h · ∆ + −

gas ideal.
siendo
T h

la entalp,a a la temperatura 0 dada y
2DB h

la entalp,a a la temperatura de
referencia de 2DBN -@'CF>/. ;a va!iaci$n %e entap*a sensibe 2DB - / T
i
h h − de un gas
ideal se puede calcular a partir de la integral de ,F p c %T
'
. As,, la entalp,a de una
sustancia pura cualquiera se compone de dos partes, a asocia%a con su fo!maci$n a
pa!ti! %e sus eementos estabes en un esta%o %e !efe!encia / a i"a%a a un cambio %e
esta%o a composici$n constante.
De$ido a la gran &ariedad de composiciones qu,micas que pueden tener los
com$usti$les deri&ados del petr#leo y los car$ones, el concepto de entalp,a de
formaci#n no resulta :til en estos casos. Para sustituir los datos de entalp,a de formaci#n
se realizan e9perimentos con los com$usti$les para determinar su entalp,a de reacci#n o
poder calor,fico. 1ste calor transferido en el calor,metro de fluo por mol de masa de
2
1sta técnica de e&aluaci#n tam$ién puede ser utilizada en sistemas reacti&os.
'
;os s,m$olos cp,F y c&,o representan &alores en ese estado de presiones muy $aas.
2F
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
com$usti$le es la entalp,a de reacci#n
, R T h ∆ . ;a entalp,a de reacci#n a una temperatura
cualquiera 0 se define
, ,2DB 2DB 2DB - / - / R T R T T
i i i i
p!o% !eac
h h v h h v h h ∆ · ∆ + − − −
∑ ∑
[Ec.1(]) donde h
T
de productos y
reactantes se mide a la misma temperatura.
5.( 2e0unda $e% de la &ermodin!mica
;a 8egunda ;ey de la termodin"mica permite definir la ent!op*a, aunque hay $astantes
enunciados alternati&os de la segunda ley, los enunciados de 2evin8PancB y de
-ausius son pro$a$lemente los de uso m"s frecuente. Antes de citar los enunciados de
la segunda ley es necesario introducir un tipo especial de fuente o sumi%e!o %e cao!
llamada fuente t#!mica. Por definici#n, una fuente %e ene!"*a t#!mica -# simplemente
fuente t#!mica/ es un sistema cerrado con las siguientes caracter,sticas=
<. ;a :nica interacci#n de interés entre la fuente térmica y su entorno es la
transferencia de calor.
2. 8u temperatura permanece uniforme y constante durante un proceso.
'. ;a transferencia de calor hacia o desde la fuente térmica :nicamente origina
un incremento o disminuci#n de la energ,a interna de la fuente.
). ;a temperatura durante el proceso permanece uniforme y constante.
@. 0odos los cam$ios dentro de la fuente térmica son internamente re&ersi$les.
De la definici#n de fuente térmica no se deduce ninguna restricci#n acerca de la
composici#n f,sica de las fuentes. Por consiguiente, la :nica propiedad significati&a de
una fuente térmica es su tempe!atu!a, que de$e permanecer constante. %na fuente
térmica es una i%eai+aci$n que en la pr"ctica puede apro9imarse de &arias formas. 8i la
transferencia de calor hacia o desde la fuente térmica es una fracci#n muy pequeña de
su energ,a interna total, su temperatura tender" a permanecer constante durante el
intercam$io de energ,a. Qrandes masas de agua, como los océanos o los lagos, y la
atm#sfera alrededor de la 0ierra se comportan pr"cticamente como fuentes térmicas.
1n teor,a no hay efectos disipantes dentro de una fuente térmica y el sistema se
equili$ra r"pidamente para mantener una temperatura uniforme. As, pues, cualquier
cam$io en el estado de una fuente térmica ocurre de manera inte!namente !eve!sibe.
'nuncia%o %e 2evin8PancB %e a .e"un%a ?e/
H*o es posi$le que un dispositi&o que funcione c,clicamente reci$a energ,a mediante
transferencia de calor s#lo desde una fuente térmica y entregue una cantidad equi&alente
de energ,a en forma de tra$ao al entornoI
'nuncia%o %e -ausius %e a .e"un%a ?e/
H1s imposi$le que un dispositi&o c,clico funcione de tal manera que el :nico efecto sea
transferir calor desde un cuerpo fr,o a otro a mayor temperaturaI
2<
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Ilustración 1. E$>6#(a paa la d#(!$ta"i'n d# la d#$i56aldad d# Cla6$i6$8
6esi"ua%a% %e -ausius9 1l sistema puede e9perimentar m:ltiples transferencias de
calor hacia adentro o hacia fuera, m:ltiples interacciones de tra$ao comunicadas al
sistema o comunicadas por el sistema, pudiendo &ariar la temperatura de la frontera
durante el ciclo. ;a :nica restricci#n para el proceso en el interior del sistema cerrado es
que o es internamente re&ersi$le o es internamente irre&ersi$le.
1l sistema, señalado con una l,nea de trazos en la zona derecha de la figura, realiza un
cam$io de estado infinitesimal con las interacciones calor
Q δ
y tra$ao W δ . Para
utilizar la forma anal,tica de Nel&inEPlancP, el proceso de transferencia de calor e9terno
al sistema cerrado y c,clico de$e ser re&ersi$le. Para asegurar que esto es as,, se coloca
un dispositi&o c,clico totalmente re&ersi$le D entre una fuente térmica a temperatura
constante 0
5
y el sistema cerrado a una temperatura &aria$le 0. ;as flechas de trazo
continuo que en la figura representan
@
Q δ
hacia el dispositi&o D y
6
W δ
hacia fuera del
dispositi&o D son para el dispositi&o c,clico que funciona como motor térmico, y que
suministra la cantidad de calor
Q δ
al sistema cerrado. ;as flechas discontinuas
corresponden al dispositi&o D funcionando en sentido in&erso, y, en este caso, la
cantidad de calor
Q δ
es cedida por el sistema cerrado.
>ecuérdese que para un motor térmico o para una m"quina frigor,fica internamente
re&ersi$le que intercam$ia calor con sistemas de temperaturas constantes, e9ige de
forma general que
.UFGNG.TR&63 -'6G63
.UFGNG.TR&63 -'6G63
Q Q
T T
·
. 1n términos de la ilustraci#n < y del
dispositi&o c,clico D, las cantidades
@
Q δ

me%i%a !especto a %ispositivo c*cico D y
Q δ

me%i%a !especto a sistema ce!!a%o tienen siempre el mismo sentido. Por
consiguiente, para cada cantidad de calor elemental
@
Q δ
y
Q δ
, intercam$iado con el
dispositi&o c,clico, simplemente resulta
@
@
Q Q
T T
δ δ
·
Por tanto, la forma anal,tica del enunciado de Nel&inEPlancP
F
f
Q
T
δ
¸ _

÷
¸ ,
∫ G
-sistema
cerrado/, es aplica$le al proceso del sistema del interior de la l,nea de trazos. 8e ha
añadido el su$,ndice f para resaltar que tanto
Q δ
como 0 de$en e&aluarse en la zona de
la frontera del sistema en la que tiene lugar la transferencia de calor. Adem"s, 0 es una
temperatura a$soluta. 1l signo de integral c,clica indica una suma realizada so$re todo
el ciclo y so$re todas las partes de la frontera del sistema cerrado. 1ste resultado se
conoce como %esi"ua%a% %e -ausius. 1sta$lece que cuando un sistema cerrado
22
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
cuaquie!a realiza un p!oceso c*cico, la suma de todos los términos
Q
T
δ
en la frontera
del sistema para cada e&oluci#n diferencial del proceso ser" siempre igual o menor que
cero. 8e aplica igualmente a un dispositi&o mec"nico peri#dico o a un dispositi&o
continuo en régimen estacionario. 8iguiendo la notaci#n anterior y recordando que la
o$tenci#n se ha $asado en procesos e9ternamente re&ersi$les, el si"no i"ua se apica a
cicos inte!namente !eve!sibes y la %esi"ua%a% a cicos inte!namente i!!eve!sibes
para cualquier sistema cerrado.
;a forma internamente re&ersi$le -intre&/,
int
F
!ev
Q
T
δ
¸ _
·
÷
¸ ,
∫ G
conduce a un resultado
importante. ?a va!iaci$n %e una p!opie%a% en un p!oceso c*cico es ce!o.
>ec,procamente, si la integral a lo largo de un ciclo ar$itrario de una magnitud es cero,
entonces la magnitud es una propiedad. Por tanto,
Q
T
δ
representa en la ecuaci#n
anterior una &ariaci#n diferencial de una p!opie%a% te!mo%inámica. ;a propiedad se
designa con 8 y fue llamada entropía por +lausius -<BA@/. Por tanto, por definici#n,
int !ev
Q
%.
T
δ
¸ _

÷
¸ ,
-.istema ce!!a%o/.
Mientras que el an"lisis de un proceso $asado en la utilizaci#n del $alance de masa y
energ,a pone de manifiesto los diferentes fluos energéticos implicados, el an"lisis
$asado en la 8egunda ;ey pone de manifiesto el grado de irre&ersi$ilidad del proceso.
1l concepto de exe!"*a y el $alance exe!"#tico nacen para unificar estos dos puntos de
&ista, de manera que el an"lisis de los procesos en una instalaci#n se pueda tener en
cuenta tanto la magnitud de los fluos de energ,a como su HcalidadI en cuanto a la
producci#n de tra$ao. ;a importancia del concepto de que la energ,a tiene cai%a%, as,
como cantidad, es una de las consideraciones m"s importantes de la 8egunda ;ey.
;a canti%a% de energ,a siempre se conser&a durante un proceso real -Primera ;ey/, pero
la cai%a% est" destinada a disminuir -8egunda ;ey/. 1sta disminuci#n en la calidad
siempre est" acompañada por un incremento en la entrop,a.
1n esencia, el calor es una forma de energ,a %eso!"ani+a%a, y algo de esta
desorganizaci#n -entrop,a/ fluir" calor.
+omo resultado, la entrop,a y el ni&el de desorden molecular o aleatoriedad del cuerpo
caliente disminuyen con la entrop,a mientras que el ni&el de desorden molecular del
cuerpo fr,o aumenta. ;a segunda ley requiere que el incremento en la entrop,a del
cuerpo fr,o sea mayor que la disminuci#n en la entrop,a del cuerpo caliente, por lo tanto
la entrop,a neta del sistema com$inado -cuerpos fr,o y caliente/ aumenta. 1s decir, el
sistema com$inado se halla en un estado de mayor desorden en el estado final.
5.(.1 3Qué es la entropía4
De hecho, no podemos dar una respuesta adecuada a la pregunta. 8in em$argo, descri$ir
la ent!op*a en su totalidad no tiene nada que &er con su utilidad. *o es posi$le definir
ene!"*a, pero esto no interfiere con nuestra comprensi#n de las transformaciones de
energ,a y su principio de conser&aci#n. 8e admite que entrop,a no es una pala$ra com:n
como lo es energ,a, pero con el uso continuo se alcanza una comprensi#n m"s profunda
y una mayor apreciaci#n.
;a entrop,a puede &erse como una medida de %eso!%en moecua!, o aeato!ie%a%
moecua!. ;a entrop,a es una propiedad e9tensi&a como la energ,a o la masa, puede
trasportarse igualmente hacia dentro o hacia fuera del &olumen de control. +uando un
2'
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
sistema se &uel&e m"s desordenado, las posiciones de las moléculas son menos
predeci$les y la entrop,a aumenta, de ah, que no sorprenda que la entrop,a de una
sustancia sea m"s $aa en la fase s#lida y m"s alta en la gaseosa. 1n la s#lida, las
moléculas de una sustancia oscilan continuamente en sus posiciones de equili$rio, pero
les es imposi$le mo&erse unas respecto de las otras, por lo que su posici#n puede
predecirse en cualquier momento con certeza. 8in em$argo, en la gaseosa las moléculas
se mue&en al azar, chocan entre s, y cam$ian de direcci#n, lo cual hace sumamente
dif,cil de predecir con precisi#n el estado microsc#pico de un sistema en cualquier
instante. Asociado a este caos molecular se encuentra un &alor alto de entrop,a.
;a energ,a que se encuentra de forma organizada puede usarse para realizar tareas :tiles
como para le&antar un peso o generar electricidad. Adem"s, una forma organizada de
energ,a, el tra$ao est" li$re de desorden o aleatoriedad y por lo tanto li$re de entrop,a.
No ha/ t!ansfe!encia %e ent!op*a asocia%a con a t!ansfe!encia %e ene!"*a como
t!aba)o. Por consiguiente, en la ausencia de cualquier tipo de fricci#n, el proceso de
le&antar un peso mediante un ee rotatorio -o un &olante/ no produce entrop,a. +ualquier
proceso que no produzca una entrop,a neta es re&ersi$le y por lo tanto, en el caso del
proceso descrito arri$a, puede in&ertirse $aando el peso. Por consiguiente, la energ,a no
se degrada durante este proceso y ning:n tra$ao potencial est" perdido.
;a energ,a disponi$le a altas temperaturas es generalmente m"s :til que la que se
dispone a menor temperatura. Por eemplo, aun cuando hay una cantidad inmensa de
energ,a almacenada en los océanos, hoy por hoy su capacidad para realizar tareas :tiles
es muy pequeña de$ido a su $aa temperatura. A su &ez, esto implica que a ene!"*a se
%e"!a%a cuando se transfiere de un sistema a otro de menor temperatura.
Otros eemplos de degradaci#n de energ,a son las transformaciones energéticas, que
incluyen efectos disipantes tales como la fricci#n y la resistencia eléctrica.
1n resumen, hay $astantes fen#menos que no pueden e9plicarse con principios de
conser&aci#n de ning:n tipo. As, pues, se $usca otra ley que, gracias a su generalidad,
proporcione una l,nea de conocimiento y an"lisis de los di&ersos efectos. 1ntre otras
consideraciones, la segunda ley es muy :til para el ingeniero por las razones siguientes=
<. Proporciona los medios para medir la calidad -utilidad/ de la energ,a.
2. 1sta$lece el criterio de la actuaci#n «ideal» de los dispositi&os en la ingenier,a.
'. Determina la direcci#n de la e&oluci#n en los procesos espont"neos.
). 1sta$lece el estado final de equili$rio en los procesos espont"neos.
@. 1sta$lece los par"metros para medir las pérdidas en los p!ocesos ene!"#ticos.
A. +onduce a la escala «termodin"mica» de temperaturas, la cual es
independiente de la sustancia utilizada en la medida.
Puesto que la segunda ley se utiliza para e9aminar la direcci#n de la e&oluci#n de un
proceso o para comparar sus prestaciones frente a uno ideal, a menudo
matem"ticamente se presenta como desigualdad. De forma alternati&a, la desigualdad
podr" eliminarse con la introducci#n del concepto de generaci#n de entrop,a, al
contrario que la masa y la energ,a, no es una propiedad conser&ati&a.
5.(." Ecuaciones Tds
+uando no se dispone de datos ta$ulados de una sustancia se pueden utilizar
determinados modelos para estimar la informaci#n requerida. Para o$tener las
relaciones $"sicas entre propiedades necesarias para e&aluar la &ariaci#n de entrop,a
2)
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
espec,fica
. ∆
de una sustancia simple compresi$le cualquiera enunciamos las siguientes
ecuaciones=
Para el modelo de gas ideal v
%u c %T ·
, p
%h c %T ·
y
Pv RT ·
, tenemos que=
v
%u P%v %T %v
%s c R
T T v
+
· · +
[Ec.1*]
p
%h v%P %T %P
%s c R
T T T P
· − · −
[Ec.1,]
0ener presente que para un gas ideal, tanto c
v
como c
p
son funci#n :nicamente de la
temperatura. Para e&itar repetir el proceso de integraci#n cada &ez que cam$ian los
l,mites se e&al:a la integral de c
p
%TDT con respecto a una temperatura de referencia T
;
.
8e define una funci#n tal que su &alor a la temperatura T con respecto a una temperatura
de referencia 0
F
es igual a
F
F
T
T p
T
%T
s c
T


[Ec.1-]
;a &ariaci#n de entrop,a en $ase molar se e9presa
F F
2
2 < 2 <
<
u
P
s s s s s R ?n
P
− · · − −
[Ec.".]
donde las unidades de
F
s y R
u
son las mismas. 1l &alor de
F
s tiene unidades de
PK.Pmol⋅N. 0éngase en cuenta que la e&aluaci#n de s ∆ en un proceso cualquiera s#lo
requiere informaci#n so$re los estados inicial y final.
5.(.3 Calculo de la variación de entropía en sistemas reactivos
;a &ariaci#n de entrop,a de una reacci#n qu,mica en un sistema cerrado &iene dada por
i i
i i
p!o% !eac
. N s N s ∆ · −
∑ ∑
[Ec."1]
donde
i s
representa un &alor de entrop,a apropiado de la sustancia i, para gases ideales, y
$as"ndose en la !e"a %e 7ibbs86aton, cada uno de los constituyentes de una mezcla de
gases se comporta como si e9istiera solo a la temperatura y &olumen de la mezcla. Por
tanto, cada gas eerce una presi#n igual a su presi#n del componente o presi#n parcial p
i
.
;a entrop,a de un gas ideal puro a una presi#n distinta de la encontrada en una ta$la se
determina mediante la siguiente ecuaci#n en $ase molar, es decir
p
u
%T %P
%s c R
T P
· −
UEc.""]
7ntegrando para una temperatura constante, desde la presi#n de referencia est"ndar P
ref
hasta un estado de la mezcla en el que su presi#n es su presi#n parcial p
i
F
, , ,
r
ln
P
i
i T P i T
u
ef
p
s s R − · −
>esol&iendo para la entrop,a a$soluta de un gas ideal a una presi#n cualquiera P y una
temperatura 0, se tiene
2@
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
F F
, , , ,
ref ref
ln ln
P P
i i
i T P i T i T
u u
p / P
s s R s R · − · −

-7as i%ea/ UEc."3]
donde la presi#n parcial &iene dada por i i
p / P ·
y la presi#n de referencia es P
ref
Y <atm.
1l $alance de entrop,a para una reacci#n qu,mica en un sistema a$ierto en régimen
estacionario puede escri$irse como
F
)
i i i i vc
!eac p!o% )
)
Q
N s N s
T
σ · − + +
∑ ∑ ∑
5
5 5 5
[Ec."4]
siendo
)
Q
5
el calor que se transfiere en la parte de la superficie de control con temperatura
uniforme T
)
.
5.* Tercera Le de la Termodinámica
Jasada en la e&idencia e9perimental, esta$lece que la &ariaci#n de entrop,a en procesos
isotermos en el cero a$soluto de temperatura es cero.
HPor con&enio, la entrop,a de una sustancia pura cristalina se toma igual a cero en el
cero a$soluto de temperatura, F N # F F>I.
+ualquier &alor de entrop,a $asado en este dato se conoce como entrop,a a$soluta. ;a
tercera ley lle&a tam$ién por si misma a la conclusi#n de que la entrop,a de las
sustancias cristalinas a la temperatura del cero a$soluto no es funci#n de la presi#n. 8in
em$argo, a temperaturas por encima del cero a$soluto la entrop,a es funci#n de la
presi#n. Por esta causa, los &alores ta$ulados de entrop,as a$solutas se dan
generalmente a la presi#n de referencia est"ndar de < atm -o de < $ar/. An"logamente a
la funci#n entalp,a, la entrop,a a dicha presi#n de referencia se sim$oliza por
F
, i T s
.
Para e&aluar las &ariaciones de entrop,a de las mezclas reacti&as se necesita un
procedimiento para determinar la entrop,a de una sustancia, pura o formando parte de
una mezcla, a presiones distintas. Para gases ideales, por eemplo, $as"ndose en la regla
de Qi$$sEDalton, cada uno de los constituyentes de una mezcla de gases se comporta
como si e9istiera solo a la temperatura y el &olumen de la mezcla. Por tanto, cada gas
eerce una presi#n igual a su presi#n del componente # presi#n parcial p
i
. ;a tercera ley
proporciona un punto de referencia a$soluto para la determinaci#n de entrop,a.
(. 5n!lisis del proceso
' anáisis %e os p!ocesos %e fu)o comien+a con a seecci$n %e un sistema
abie!to, una !e"i$n %e espacio %enomina%a voumen %e cont!o V-. ;a frontera del
&olumen de control puede constar parcialmente de una $arrera $ien definida f,sicamente
-como una pared/ o puede ser imaginaria parcialmente o en su totalidad. ;a selecci#n de
la frontera o superficie de control es el primer paso importante en el an"lisis de
cualquier sistema a$ierto o cerrado.
Ilustración "
1n la iust!aci$n H se muestra un &olumen
de control dentro de una tu$er,a de
di"metro constante. %na parte de la
frontera, precisamente la pared interior de
la tu$er,a, est" $ien definida. 8in em$argo, los e9tremos de la superficie de control por
2A
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
los que entran y salen la masa del &olumen de control son superficies imaginarias. 1n el
desarrollo inicial se &a a fiar el tamaño y la forma del &olumen de control, as, como su
posici#n relati&a al o$ser&ador.
1l $alance energético aplicado al &olumen de control requiere no solo medidas del calor
o el tra$ao transferido, sino tam$ién conta$ilizar la energ,a transportada a o desde el
&olumen de control mediante la masa transferida a tra&és de la supe!ficie %e cont!o.
Ilustración 3
;a ilustraci#n ' muestra el esquema general del proceso
para un &olumen de control con una entrada y una
salida. Para conta$ilizar la energ,a es necesario conocer
el estado de la materia seg:n atra&iesa la superficie de
control.
1sto implica que de$en &erificarse las condiciones de
equili$rio en cualquier frontera a$ierta.
1sta condici#n se cumple cuando las propiedades del
fluido &ar,an sua&emente a tra&és de la superficie de control. 1sta condici#n suele
denominarse equiib!io oca.
A.< 6ip#tesis importantes para definir el modelo=
◊ Un sistema se %ice que esta en ré!imen estacionario si las propiedades del
sistema son constantes con el tiempo en cualquier posici#n dentro de y so$re las
fronteras del sistema.
◊ ' fu)o se %enomina flu"o unidimensional si las propiedades en la frontera
permea$le son uniformes en la secci#n trans&ersal.
P!incipio %e conse!vaci$n %e a masa pa!a un voumen %e cont!o9 1n ausencia de
reacciones nucleares, la masa es una propiedad conser&ati&a. Para un &olumen de
control -!+/, el principio de conser&aci#n de la masa se enuncia a continuaci#n=
V-
e s
e s
%m
m m
%t
· −
∑ ∑
5 5

[Ec."5]
P!incipio %e conse!vaci$n %e a ene!"*a pa!a un voumen %e cont!o
Y Z -
V-
V- s e
s e V-
%'
Q W m e m e
%t
· + + −
5 5 5 5

[Ec."(]
6asa total #ue
entra al V
durante un
intervalo de tiempo.
Variación neta de
la masa dentro de
un V durante un
intervalo de tiempo.
2C
!ariaci#n de energ,a
respecto al tiempo
dentro del !+.
5luo neto de
energ,a que
atra&iesa la frontera
como calor y tra$ao
5luo total de
energ,a que entra
con la masa en el
!+.
5luo total de
energ,a que sale con
la masa del !+.
6asa total #ue
sale del V
durante un
intervalo de
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
1sto muestra claramente que la ecuaci#n de conser&aci#n de la energ,a es una $alance
entre la &ariaci#n temporal de energ,a en el &olumen de control y la rapidez a la que se
trasporta energ,a por di&ersos mecanismos.
Ecuaciones de la ener07a para un volumen de control en r+0imen estacionario.
+omo se discuti# anteriormente para la conser&aci#n de la masa, el $alance energético
general de$e aplicarse a cada pro$lema esta$leciéndose las hip#tesis para el modelo que
reflean las caracter,sticas importantes del sistema f,sico. %tilizando como $ase la
definici#n de régimen estacionario, la energ,a total de un !+ en régimen estacionario
permanece constante con el tiempo.
F e s
e s
m m · −
∑ ∑
5 5
[Ec."*]
2 2
! !
F
2 2
e s
e s
e s
Q W m h "+ m h "+
¸ _ ¸ _
· + + + + − + +
÷ ÷
¸ , ¸ ,
∑ ∑
5 5 5 5
[Ec.",]
1stas ecuaciones son &"lidas s#lo para sistemas con fluo unidimensional.
1n algunas aplicaciones con&iene esta$lecer el principio de conser&aci#n de la energ,a
por unidad de masa, en &ol:menes de control que tienen una :nica entrada y salida.
2 2
< 2
! !
F
2 2
q 0 h "+ h "+
¸ _ ¸ _
· + + + + − + +
÷ ÷
¸ , ¸ ,
[Ec."-]
donde=
Q mq ≡
5 5
y
W m0 ≡
5 5
Adem"s de la hip#tesis de régimen estacionario, e9isten otros dos modelos que pueden
aplicarse al $alance energético. ;a primera de ellas es la hip#tesis de a%iabatici%a%.
Puede aplicarse al sistema entero o s#lo a una parte determinada de la frontera. ;a otra
hip#tesis, aplica$le s#lo a las ecuaciones de la energ,a, consiste en decidir si se
%esp!ecian os efectos %e as ene!"*as cin#tica / potencia "!avitato!ia. *o quiere decir
que no haya &ariaciones de altura o que las &elocidades sean cero, sino s#lo que sus
efectos son desprecia$les.
Un sistema simpe comp!esibe se define como aquel en el que la :nica interacci#n de
tra$ao cuasiest"tico esta asociada con el cam$io en su &olumen -tra$ao P%V/. Dos
cualesquiera propiedades intr,nsecas independientes son suficientes para fiar el estado
intensi&o de una sustancia simple compresi$le.
.ustancia incomp!esibe, cuando se supone constante el &olumen espec,fico -o la
densidad/ de un l,quido o un s#lido, la sustancia se est" modelando como una sustancia
incompresi$le. 1l tra$ao en la frontera o tra$ao P %V asociado con el cam$io de estado
de una sustancia incompresi$le siempre es cero. Por tanto, las :nicas formas de hacer
&ariar la energ,a interna de una sustancia simple incompresi$le son mediante interacci#n
de calor o por medio de interacciones de tra$ao no cuasiest"tico, por eemplo estar,a
permitida la agitaci#n de un liquido incompresi$le mediante una rueda de paletas. ;a
diferencia total de u es igual a
V
T
u
%u c %T %v
v

¸ _
· +
÷

¸ ,
UEc.3.]
Para una sustancia incompresi$le, %v es cero. Por tanto, para el modelo de sustancia
incompresi$le se puede escri$ir
inc v
%u c %T ·
,
2 < 2 <
- /
m
u u c T T − ≈ −
UEc.31]
2B
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Partiendo de la definici#n de la funci#n entalp,a h Y u Z P&3 adem"s la diferencial total
de h &iene dada por
p
T
h
%h c %T %P
P

¸ _
· +
÷

¸ ,

UEc.3"]
2 < 2 < 2 <
- / - / - /
inc m
h h c T T v P P − ≈ − + −

UEc.33]
;a comparaci#n de los términos en %T de las ecuaciones -HI / JK/ conduce a c Y c
v
Y c
p
,
para el caso de las sustancias incompresi$les.
8alance de entrop7a a un #C en r+0imen estacionario
H H
<
n
)
V-
e s V-
e s
ent sa )
)
Q
%.
m s m s
%t T
σ
·
· − + +
∑ ∑ ∑
5
5 5 5

[Ec.34]
.istema en !#"imen estaciona!io con una ent!a%a / una sai%a
< 2 < 2
<
F
n
)
V-
ent sa )
)
Q
m s m s
T
σ
·
· − + +
∑ ∑ ∑
5
5 5 5

ó
< 2
<
F
V-
n
)
)
)
q
s s
T
σ
·
· − + +


[Ec.35]
Donde los términos del segundo miem$ro tienen en cuenta el trasporte y la generaci#n
de entrop,a en el &olumen de control. 1n la ecuaci#n anterior se mide el sentido de
)
Q
5
respecto al &olumen de control. ;as dos primeras contri$uciones, cuando e9isten,
pueden ser positi&as o negati&as. 1l tercer término, cuando e9iste, es siempre positi&o.
Ilustración 48 E$>6#(a paa "!nta&iliza d# (an#a 5#n#al la #nt!p.a #n 6n =!l6(#n d# "!nt!l8
1l término sumatorio
) )
Q T

5
puede resultar dif,cil de e&aluar numéricamente, porque
los &alores de
)
Q
5
y
)
T
no se conocen en todas las partes de la superficie de control. 1sta
dificultad de c"lculo puede e&itarse por dos procedimientos=
</ +uando la &ariaci#n de
)
T
a lo largo de la frontera del !+ es $astante pequeña,
resulta razona$lemente preciso sustituir
)
T
por una temperatura de frontera
constante
f
T
. 1s decir
2D
!ariaci#n de la
entrop,a con el
tiempo.
5luo de entrop,a
de$ido al fluo de
masa.
5luo de entrop,a
de$ido al fluo de
calor.
por unidad de tiempo
de$ida a las
irre&ersi$ilidades.
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Y
<
n
) )
)
) f
Q Q
T T
·


5 5
1l &alor de
f
T

suele tomarse igual a la media aritmética de las temperaturas del
fluido a la entrada y a la salida
, .
f
T m
2/ ;a segunda apro9imaci#n consiste en colocar la superficie de control donde se
conocen las temperaturas de la frontera. 8i esto ampl,a el !+ hasta incluir una
masa adicional, esta masa de$e incluirse en el an"lisis. 1sta regi#n adicional del
!+ puede contener tanto una pared del equipo como una fina capa de aire -o de
alg:n modo otro fluido/ contigua a la pared. A menudo resulta razona$le
despreciar la masa adicional de esta regi#n en los $alances de energ,a y entrop,a.
'F
!ariaci#n de la entrop,a
con el tiempo de$ida al
fluo de calor.
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
*. E9er07a
;a optimizaci#n del uso de la energ,a se $asa en el concepto de que la energ,a
tiene tanto cantidad como calidad. ;a calidad de una cantidad dada de energ,a es la
medida de su capacidad para producir tra$ao :til. 8i esta capacidad para realizar tra$ao
:til se reduce durante un proceso, entonces se dice que la energ,a se ha degradado.
Muestra la e9periencia que esto siempre ocurre durante los procesos irre&ersi$les. Por
tanto, la segunda ley de la 0ermodin"mica es una ley que trata de la degradaci#n de la
energ,a. 8iempre que en un proceso real la energ,a se transforma o se transfiere, se
reduce su capacidad de producir tra$ao :til.
2 2
F F F
F F F
<
! ! - /
2 - / - / -< /
2 2
vc
n
u
s e )
sa ent ) s e )
T % ' PV T . V-
h "+ T s m h "+ T s m Q T
T %t
σ
·
+ −
· + + − − + + − − − + +
∑ ∑ ∑
5 5 5 5 5
[Ec.3(]
1sta ecuaci#n es la relaci#n deseada que relaciona directamente la potencia :til
comunicada a un sistema con la &elocidad de producci#n de entrop,a en el sistema. 1sta
e9presi#n general es funci#n de los efectos de la transferencia de masa, de los efectos de
la transferencia de calor, de las &ariaciones en el interior del &olumen de control y de las
irre&ersi$ilidades.
1l potencial de tra$ao de la energ,a contenida en un sistema en un estado especificado
es simplemente el t!aba)o (ti máximo que pue%e obtene!se %e un sistema. >ecordemos
que el tra$ao realizado durante un proceso depende de los estados inicial y final y de la
trayectoria del proceso. 1s decir,
- , , / [ [ [ [ T!aba)o f esta%o inicia t!a/ecto!ia %e p!oceso esta%o fina ·
1n un an"lisis de e9erg,a se especifica el esta%o inicia, por lo tanto no es una &aria$le.
;a salida de tra$ao se ma9imiza cuando el proceso entre dos estados especificados se
eecuta de mane!a !eve!sibe. Por consiguiente, determinando el tra$ao potencial todas
las irre&ersi$ilidades se desprecian. Por ultimo, el sistema de$e estar en el esta%o
mue!to al final del proceso para ma9imizar la salida de tra$ao.
%na &ez que el sistema y el am$iente se hallan en equili$rio, no puede tener lugar
ning:n cam$io m"s del estado del sistema de forma espont"nea, y por tanto no se realiza
m"s tra$ao. Por consiguiente, el proceso descrito anteriormente conduce al t!aba)o
!eve!sibe máximo o potencia %e t!aba)o asociado al estado del sistema. +uando un
sistema y el medio am$iente est"n en equili$rio mutuo, el sistema se dice que est" en
esta%o mue!to. M"s espec,ficamente, un sistema en el estado muerto est" en equili$rio
térmico y mec"nico con su am$iente a T
;
y P
;
. ;os &alores numéricos de -T
;
y P
;
/
recomendados para el estado muerto son los correspondientes a la atm$sfe!a están%a!,
es decir, 2DB.<@ N y <.F<'2@ $ar -< atm/.
19igencias adicionales para el estado muerto son que la &elocidad de un sistema cerrado
o de una corriente fluida sea cero y que la energ,a potencial gra&itatoria sea tam$ién
cero. 1ste :ltimo requerimiento se &erifica totalmente tomando una altura ar$itraria
so$re la tierra, como el ni&el del mar o el ni&el del suelo, como cero. 1stas restricciones
de la temperatura, presi#n, &elocidad y altura caracterizan el esta%o mue!to !est!in"i%o
asociado con el equili$rio termo mec"nico con la atm#sfera. 1s restringido en tanto que
no se considera, por eemplo, el equili$rio qu,mico con el am$iente. 1s decir, no se
permite que la masa de control pase al am$iente o reaccione con éste. 1l potencial de
tra$ao de un sistema relati&o a su estado muerto, que intercam$ia calor s#lo con el
am$iente, se llama e9erg,a termomec"nica de ese estado.
'<
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
E9er07a /potencial de traba"o1 asociada con la ener07a cin+tica % potencial. ;a
energ,a cinética es una forma de energ,a mec"nica, por lo tanto puede con&ertirse
completamente en tra$ao. 1l potencial de tra$ao o la e9erg,a de la energ,a cinética de
un sistema es igual a la propia energ,a cinética sin tener en cuenta la temperatura y la
presi#n del am$iente. 1s decir,
19erg,a de la energ,a cinética=
2
!
2
ec
ec ψ · · -PK.Pg/, donde ! es la &elocidad del
sistema relati&a al am$iente. ;a energ,a potencial tam$ién es una forma de energ,a
mec"nica, por lo tanto puede con&ertirse completamente en tra$ao. As,, la e9erg,a de la
energ,a potencial de un sistema es igual a la propia energ,a potencial sin tener en cuenta
la temperatura y la presi#n del am$iente. 1s decir,
19erg,a de la energ,a potencial= ep
ep "+ ψ · ·
-PK.Pg/, donde g es la aceleraci#n
gra&itacional y z es la ele&aci#n del sistema relati&a a un ni&el de referencia en el
am$iente.
Por consiguiente, las e9erg,as de las energ,as cinéticas y potenciales son iguales a ellas
mismas y est"n completamente disponi$les para tra$ao. 8in em$argo, la energ,a interna
u y la entalp,a de un sistema no est"n completamente disponi$les para tra$ao. +a$e
recordar que en este an"lisis se desprecian las energ,as cinéticas y potenciales.
&rans'erencia de e9er07a por calor) trabajo % masa. ;a e9erg,a, como la energ,a,
puede transferirse hacia o desde un sistema en tres formas= calor, tra$ao y fluo m"sico.
1sta transferencia es reconocida en la frontera del sistema cuando la e9erg,a la cruza,
por lo que representa la e9erg,a ganada o perdida por un sistema durante un proceso.
1l potencial de tra$ao de la energ,a transferida de una fuente térmica a temperatura 0
es el tra$ao m"9imo que puede o$tenerse de esa energ,a en un am$iente a temperatura
0
F
, y que puede ser equi&alente al tra$ao producido por una m"quina térmica de +arnot
que opera entre la fuente y el am$iente. Por lo tanto, la 1ficiencia de +arnot
F
<
-
T
T
η · −
representa la fracci#n de energ,a de una fuente térmica a temperatura 0 que puede ser
con&ertida en tra$ao.
&rans'erencia de e9er07a por calor) :. 1l calor es una forma de energ,a
desorganizada y s#lo una porci#n de él puede con&ertirse en tra$ao, que es una forma
de energ,a organizada. ;os procesos de transferencia de calor son por lo general no
re&ersi$les de$ido a la presencia de una diferencia finita de temperaturas. Por tanto, al
proceso de transferencia de calor de forma irre&ersi$le &a asociada una producci#n de
entrop,a.
8iempre es posi$le producir tra$ao a partir del calor a una temperatura superior a la
temperatura am$iente, transfiriéndolo a una m"quina térmica que rechaza hacia el
am$iente el calor de desperdicio. Por consiguiente la transferencia de calor siempre est"
acompañada por la transferencia de e9erg,a. ;a transferencia de calor ? en una
u$icaci#n que se encuentra a temperatura termodin"mica 0 siempre est" acompañada
por la transferencia de e9erg,a W
pot
en la cantidad de transferencia de e9erg,a por calor.
F
<
pot ca!not
@
T
W Q Q
T
η
¸ _
· · −
÷
¸ ,
5
, donde la temperatura del sumidero es la temperatura 0
F
del
am$iente, 0
5
es la temperatura constante en una regi#n y 2
pot
es un &alor positi&o.
F
,
<
Q @
)
T
Q
T
¸ _
Φ ≡ − ÷
÷
¸ ,
, donde Q
Φ
es el s,m$olo para la transferencia de exe!"*a asocia%a a
cao! t!ansfe!i%o Q hacia o desde el sistema a temperatura uniforme 0
5
.
'2
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
;os procesos de transferencia de calor son por lo general no re&ersi$les de$ido a la
presencia de una diferencia finita de temperaturas.
Ilustración 5. ;epresentación es#uem!tica de la 0eneración de entrop7a durante un proceso de
trans'erencia de calor debida a una di'erencia 'inita de temperatura.
7dentificar el punto de generaci#n de entrop,a nos
permite determinar si un proceso es internamente
re&ersi$le= lo es si ninguna entrop,a se genera dentro de
las fronteras del sistema. Por consiguiente, el proceso de
transferencia de calor es internamente re&ersi$le si la
superficie interior de la pared se toma como la frontera
del sistema, por lo tanto la pared del recipiente es
e9cluida del sistema. 8i la frontera del sistema se toma
como la superficie e9terior de la pared del recipiente,
entonces el proceso ya no es internamente re&ersi$le
de$ido a que el muro, sitio de generaci#n de entrop,a, es
ahora parte del sistema.
1n el caso de muros delgados es muy tentador ignorar su
masa y considerarlo como la frontera entre el sistema y
los alrededores. 1sta opci#n aparentemente inocente,
oculta el sitio de la generaci#n de entrop,a, lo cual es una
fuente de confusi#n. ;a temperatura en este caso se
reduce de repente de T
sis
a T
ai!
en la superficie de la frontera, y la confusi#n surge so$re
que temperatura usar en la relaci#n QDT para la transferencia de entrop,a en la frontera.
O$ser&e que si el sistema y el aire circundante no son isotérmicos como resultado de un
mezclado insuficiente, entonces la parte donde la generaci#n de entrop,a ocurrir" en el
sistema y en el aire de los alrededores en la &ecindad de la pared.
O$ser&e que la transferencia de calor de$ido a una diferencia de temperatura finita es
irre&ersi$le, y como resultado se genera alguna entrop,a. ;a generaci#n de entrop,a
siempre est" acompañada por la destrucci#n de e9erg,a, como se ilustra en la iust!aci$n
L. 0am$ién note que la transferencia de calor Q en una u$icaci#n a temperatura T
siempre est" acompañada por la transferencia de entrop,a en la cantidad de ?.0,
mientras que la transferencia de e9erg,a en la cantidad de -<E0
F
.0/?.
&rans'erencia de e9er07a por trabajo) <
neto
. ;a transferencia de e9erg,a de$ida al
tra$ao, como los tra$aos de flecha y eléctrico, es igual al tra$ao 2 mismo. 1l tra$ao
''
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
realizado por o contra la atm#sfera no est" disponi$le para cualquier prop#sito :til, por
lo que de$e e9cluirse del tra$ao disponi$le.
&rans'erencia de e9er07a por masa) m. ;a masa contiene exe!"*a, as, como energ,a y
entrop,a, y los contenidos de éstas en un sistema son proporcionales a la masa.
0am$ién, las tasas de transportaci#n de e9erg,a, entrop,a y energ,a hacia adentro o hacia
fuera de un sistema son proporcionales al fluo m"sico. 1l fluo m"sico es un
mecanismo para transportar e9erg,a, entrop,a y energ,a dentro o fuera del sistema.
+uando una cantidad de masa m entra o sale de un sistema, la acompaña una cantidad
de e9erg,a

, donde
2
F F F
!
- / - /
2
h h T s s "+ ψ · − − − + +
. ;a e9erg,a de un sistema aumenta en

cuando entra la cantidad de masa m, mientras que disminuye en la misma cantidad
cuando la misma cantidad de masa en el mismo estado sale del sistema.
&náisis exe!"#tico %e un voumen %e cont!o. 8i el estudio se restringe a procesos en
régimen estacionario con fluo estacionario tenemos=
2 2
F
F F F
<
! !
<
2 2
n
est s e vc
)
sa ent )
)
s e
T
W h "+ T s m h "+ T s m Q T
T
σ
·
¸ _
¸ _ ¸ _
· + + − − + + − − − + ÷
÷ ÷
÷
¸ , ¸ ,
¸ ,
∑ ∑ ∑
5 5 5 5 5
[Ec.3*]
Ad&iértase que en este caso el tra$ao :til y el tra$ao en ee son el mismo, ya que
F
F P V ∆ ·
. ' t!aba)o !eve!sibe está asocia%o a un p!oceso inte!namente !eve!sibe
pa!a e que
vc σ
5
es ce!o. Por tanto, para un &olumen de control en régimen estacionario=
2 2
F
,
F F
<
! !
<
2 2
n
est !ev s e
)
sa ent )
)
s e
T
W h "+ T s m h "+ T s m Q
T
·
¸ _
¸ _ ¸ _
· + + − − + + − − − ÷
÷ ÷
÷
¸ , ¸ ,
¸ ,
∑ ∑ ∑
5 5 5 5

[Ec.3,]
@unci$n exe!"*a pa!a un voumen %e cont!o. 1l estado muerto de una corriente en un
&olumen de control implica no s#lo equili$rio térmico y mec"nico del fluido con la
atm#sfera a T
;
y P
;
, sino tam$ién que la energ,a cinética en el estado muerto relati&a al
am$iente sea cero -e fui%o está en !eposo/. Adem"s, su energ,a potencial de$e ser
m,nima. 1sto es, su altura es la misma que la del ni&el de referencia del am$iente. +on
esto=
H;a e9erg,a de una corriente de un fluido en régimen estacionario se define como el
tra$ao m"9imo que puede o$tenerse cuando el fluido cam$i# re&ersi$lemente desde el
estado dado al estado muerto en un proceso en el que se intercam$ia calor
e9clusi&amente con la atm#sfera.I
De acuerdo con la ecuaci#n anterior, la e9erg,a de una corriente se mide mediante la
magnitud -hZ e
c
Z e
p
E T
;
s/ en un estado determinado con relaci#n al estado muerto. ;a
e9erg,a de una corriente se representa mediante el s,m$olo
ψ
por unidad de masa, esto
es=
2
F F F F F F F F F
!
- / - / - /
2
c p c p
h e e T s h e e T s h h T s s "+ ψ · + + − − + + − · − − − + +
donde + est" medida respecto a +
;
y e
p;
Y F. Aunque se ha$la de e9erg,a de una corriente
de un fluido en un cierto estado, la e9erg,a de una corriente es funci#n tanto del estado
de la atm#sfera local como del estado del fluido. 1l &alor de ψ puede ser mayor o menor
que cero para cualquier estado distinto al estado muerto.
')
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
,. =escripción de la unidad de calcinación
1n algunas f"$ricas de cemento las primeras materias primas son caliza y roca
para cemento, esta roca es una caliza impura con arcilla. 1n general, para fa$ricar el
cemento la industria recurre a la dosificaci#n artificial, mezclando calizas y arcillas en
proporciones determinadas.
Ilustración *.> ?orma 0eneral de los procesos a se0uir para los di'erentes tipos de cocción.
De acuerdo con el sistema de ela$oraci#n del cemento se designa como=
a/ 1l p!oceso %e v*a h(me%a, cuando se trata de materias primas $landas. Presenta
la &entaa de permitir mayor pureza de las materias primas, mezcla m"s intima y
homogénea con $ao costo, pero en la pasta e9iste un mayor consumo de
com$usti$le, aunque menos desperdicios de pol&os por el tiro del horno.
$/ 1l p!oceso %e v*a seca, elegido cuando se trata de materias primas duras, e9ige
instalaciones adicionales de secado, mayor costo para la dosificaci#n perfecta,
pero, permite menor consumo de com$usti$le.
$rocesos de cocción= e9isten ) tipos de cocci#n para la fa$ricaci#n del cemento, los
cuales se diferencian por las etapas, procesos y equipos que lo constituyen. 1n la
ilustraci#n C podemos o$ser&ar en forma general los procesos a seguir para los
diferentes tipos de cocci#n.
</ P!oceso seco= la humedad de la harina cruda alimentada de$e ser inferior al
<\.
2/ P!oceso semi8seco= la alimentaci#n consiste $"sicamente de n#dulos h:medos
pro&enientes de la mezcla de la harina cruda con agua -humedad= <F ] <2\/.
'@
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
'/ P!oceso semi8h(me%o= la alimentaci#n esta constituida por n#dulos prensados
-humedad= <CE2<\/ pro&enientes de una galleta de filtraci#n de pasta.
)/ P!oceso h(me%o= la alimentaci#n se $om$ea dentro del horno cuya
consistencia es la de una pasta de material crudo -humedad= 2@ ] )F\//
1n la industria del cemento se han utilizado di&ersas técnicas de cocci#n, esto $asado
con el proceso de fa$ricaci#n, en los cuales se encuentra la aplicaci#n desde hornos
&erticales hasta hornos rotatorios con parrilla de precalefacci#n -p!oceso ?epo/ y
consecuti&amente hornos rotatorios con precalentador del crudo, hornos largos de &,a
seca y h:meda.
1n este proyecto destacamos en las unidades de calcinaci#n, de$ido a que en estas los
fluos de energ,a térmicos soy muy significati&os, aunque si quisiéramos a$ordar el
tema en funci#n de la energ,a eléctrica, en la industria del cemento, nos con&endr,a
analizar el "rea de molienda, sin em$argo, pese a que el sistema P61, no tiene tantas
aplicaciones eléctricas como el de la molienda, en este an"lisis &amos a considerar la
parte eléctrica.
;a unidad de calcinaci#n a analizar, ser" la *I B de la cementera u$icada en 0ula,
6idalgo3 de H+ementos +ruz AzulI.
B.< 1; P>O+18O 7*01Q>ADO D1 ;A %*7DAD D1 +A;+7*A+7T*
*R B
I. Precalcinación de la me@cla cruda
19isten dos precalcinadores de cuatro etapas, los cuales precalientan la mezcla cruda de
AF ^+E CF ^+ a BFF^+, éstos son alimentados con la mezcla cruda, generalmente en
proporciones iguales -entre BF y DF ton.hr/, usan gas natural como com$usti$le y
utilizan los gases residuales pro&enientes del horno para ele&ar la temperatura de la
mezcla cruda.
II. Aorno
;a formaci#n del cl,nPer se lle&a a ca$o en el horno rotatorio, el cual se alimenta de la
mezcla cruda que &iene de los precalcinadores, a su &ez entra aire caliente -secundario/
del enfriador, para ele&ar la temperatura de la mezcla.
III. En'riador
1l enfriador esta constituido de B &entiladores de fluo &aria$le, los cuales manean
fluos de @F FFF a <FF FFF m
'
.hr de aire, @ de estos &entiladores, poseen &ariadores de
&elocidad, anteriormente se controla$a el fluo de éstos por medio de compuertas, el
porcentae de fluos maneados era funci#n de la a$ertura de compuertas.
IV. &orre de en'riamiento
;os gases residuales se enfr,an en una torre de enfriamiento, la cual esta constituida por
2D to$eras de las cuales generalmente tra$aan de 2F a 2) to$eras. ;a torre de
enfriamiento posee un sistema de decantaci#n, a fin de separar el crudo arrastrado por
los gases residuales, sin em$argo esta decantaci#n no es suficiente para limpiar
completamente los gases, es por eso que se utiliza un precipitador electrost"tico para
realizar esta operaci#n.
V. 2eparador "
8e usa un filtro 1;1G, el cual al igual que el filtro electroest"tico, realiza el acto de
separaci#n de las particular s#lidas -pol&o de cl,nPer/ del aire pro&eniente del enfriador.
'A
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
VI. 2eparador 1
8e usa un precipitador electroest"tico, el cual esta constituido por ' campos eléctricos,
los cuales unto con los golpeadores, realizan el acto de separaci#n de las part,culas
s#lidas -pol&o de crudo/ de los gases residuales.
& continuaci$n se iust!an os vo(menes %e cont!o enume!a%os %e K a L que inte"!an
e p!oceso %e fab!icaci$n %e cemento. 1l proceso integrado de la unidad de calcinaci#n
a analizar, ser" la *I B de la cementera u$icada en 0ula, 6idalgo3 de H+ementos +ruz
AzulI y se puede o$ser&ar en el esquema siguiente=
Ilustración ,.> El proceso inte0rado de la unidad de calcinación Bº ,
Para el an"lisis de cada uno de los equipos que integran la unidad de calcinaci#n se
considera la inter&enci#n de un sistema a$ierto en el que la materia entra y sale de una
regi#n del espacio. Ahora se necesita una formulaci#n m"s general del $alance
energético con el fin de conta$ilizar la energ,a transportada a tra&és de las distintas
partes de la frontera del sistema de$ido a la transferencia de masa, as, como todo el
calor y el tra$ao transferido.
'C
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
,." =escripción de los 'lujos #ue cru@an los e#uipos #ue inte0ran el
proceso de 'abricación del cemento
I. Precalcinador
♦ Crudo a la entrada del precalcinador.
;a composici#n qu,mica del cemento es muy complea pero puede definirse
esencialmente como un compuesto de cal, al:mina y s,lice. 1l cemento Portland se
distingue de su cl,nPer s#lo por su contenido en yeso o anhidrita, los cuales ele&an el
contenido en 8O
'
. ;a siguiente ta$la presenta los compuestos t,picos que constituyen al
cemento en sus diferentes tipos=
&abla 1.> omposición #u7mica de los cementos en C en peso /valores de partida1
Tipo de cemento
CaO 61 — 67 53 — 65 44 — 63 48 — 53 42 — 46
SiO
2
19 — 23 20 — 26 22 — 29 21 — 23 23 — 26
Al
2
O
3
3 — 7 4 — 10 6 — 13 6 — 9 12 — 15
Fe
2
O
3
1.4 — 4 1.4 — 4.5 1.0 — 4.2 2 — 4 0 — 1
MgO 0.6 — 3 0.9 — 4.6 1.6 — 6.7 1 — 2 3 — 4
SO
3
1.5 — 4 1.5 — 3.5 1.5 — 4.0 2 — 3 8 — 9
Pérdida al rojo 0.6 — 4 0.8 — 4 0.6 — 4.4 2 — 4
Residuo insoluble 0.0 — 1.8 0 — 2 0.1 — 2.8 4 — 9
Densidad media
TABLA 15. Co!"osi#i$n %u&!i#a de los #e!en'os en ( en "eso )*alores de "ar'ida+.
SHZ
3.11 3.03 2.99 g/cm
3
PZ PZ H!Z "#Z
86_= +emento so$re sulfatado.
P_= +ementos sider:rgicos y puzol"nicos.
1P_= +emento Portland sider:rgico.
0r_= +emento para perforaciones petrol,feras profundas.
6O_= 8i su contenido en arena de escorias supera al CF.
1n la siguiente ta$la determinamos la composici#n qu,mica de la mezcla cruda de cada
componente con los porcentaes en peso espec,ficos para nuestro caso de estudio, esta
mezcla cruda ingresa a una temperatura apro9imada de CFF+.
'B
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
&abla ".> ?racciones mol de los componentes de rudo % l7nDer.
Compuesto % masa m
i
MMOL M
i
Masa por unidad de masa de
mezcla de N
i
Fracción molar y
i
SiO
2
13J:? :2J2A 2J22;: 2J12B1
Al
2
O
3
9J:; 323JB: 2J222: 2J2;12
Fe
2
O
3
7J29 39BJ:B 2J222; 2J237?
CaO :7J29 9:J2A 2J2337 2J::1;
MgO 3J37 72J;2 2J222; 2J23:7
SO
3
2JA1 A2J2: 2J2223 2J229B
Na
2
O 2J;1 :3JBA 2J2223 2J22;2
K
2
O 2J?2 B7J12 2J2223 2J227;
H
2
O 3J:1 3AJ21 2J222B 2J2913
Total 322 2J23?1 3
♦ Crudo a la salida del precalcinador.
;a serie de las reacciones comienza con la cesi$n %e a"ua, com$inada qu,micamente,
en los minerales de la arcilla, con la que el Al
2
O
'
y el 5e
2
O
'
se hacen reacti&os y
comienzan a com$inarse con el +aO del +O
'
+a3 a partir del +aO y del 8iO
2
, se produce
r"pidamente 8+
2
, cuya cuant,a se amplia a <FFFF+, apro9imadamente, porque una parte
de la s,lice de la arena se com$ina tam$ién con el +aO. 1n esté tra$ao no estar"n
descritos los estadios del curso del proceso, hasta llegar al equili$rio, que pueden ser
deducidos a partir de los diagramas para sistemas de tres o cuatro componentes, los
cuales pueden ser seguidos e9perimentalmente a tra&és de roentgenogramas tomados
so$re el crudo a lo largo de su tratamiento térmico. ;as temperaturas de reacci#n
consideradas son, en todo caso, temperaturas medias, en este caso el crudo a la salida
del precalcinador es de BFFF+ y un fluo m"sico de <@'<)F ton.hr.
♦ %ases residuales &ue salen del 'orno entran al precalcinador.
;a cantidad de gases de com$usti#n -cantidad de humos/, en las ecuaciones de
com$usti#n aparecen las cantidades de productos de com$usti#n de los principales
componentes del com$usti$le. 8e queman=
c Pg de car$ono formando
<2
c

Pmol de anh,drido car$#nico -< Pmol Y )) Pg de +O
2
/.
h Pg de hidr#geno formando
2
h

Pmol de agua -< Pmol Y <B Pg de 6
2
O/.
s Pg de azufre formando
'2
s

Pmol de anh,drido sulfuroso -<PmolY )) Pg de 8O
2
/.
Adem"s se encuentra en el com$usti$le agua -humedad/ en proporci#n de 0 Pg.Pg, de
modo que en los humos se encuentran de nue&o esta agua.
+antidad de humos Y cantidad de aire de com$usti#n ] cantidad necesaria de o9igeno Z
gases puros de com$usti#n.
1l contenido de anh,drido car$#nico de los humos caracteriza la $ondad de la
com$usti#n. 1l aumento de la proporci#n de +O
2
en los humos indica meora del
proceso de com$usti#n y la reducci#n de dicha proporci#n supone empeoramiento. Por
ello, es importante en los hogares controlar constantemente la proporci#n de anh,drido
car$#nico de los humos mediante un analizador de humos. 1sta proporci#n est"
influenciada por la relaci#n de aire λ . 1l proceso de com$usti#n es perfecto, cuando
pueda apreciarse en los humos la m"9ima proporci#n posi$le de +O
2
. Por ello, se de$e
elegir la relaci#n de aire adecuada.
8i es < λ < , hay defecto de aire o, lo que es lo mismo, de o9igeno, por tanto, la
com$usti#n es incompleta y, en consecuencia, tam$ién es escasa la proporci#n de +O
2
'D
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
en los humos. Pero, para grandes e9cesos de aire
- </ λ >
, la proporci#n de +O
2
en los
humos es a:n m"s $aa, ya que los gases de com$usti#n con el e9ceso de aire aumentan
a causa del nitr#geno y del o9igeno no consumido. Por tanto, el porcentae de anh,drido
car$#nico resulta a:n menor. ;a proporci#n m"9ima posi$le de anh,drido car$#nico se
determina a partir de la proporci#n de car$ono del com$usti$le. Qeneralmente se da en
porcentae de &olumen de humos.
< Pg + Z 2.AC Pg O
2
Y '.AC Pg +O
2
;a relaci#n de aire
λ

puede calcularse a partir de las proporciones de nitr#geno y de
o9igeno en los humos, las cuales se determinan con el aparato de Orsat. 8eg:n la
composici#n del aire en &olumen, unas CD partes de *
2
y 2< de O
2
, se puede determinar
la cantidad de nitr#geno de los humos del modo siguiente=
Para un contenido de o9igeno -O
2
/
>
en los humos le corresponde un &olumen de
nitr#geno CD.2< -O
2
/
>
. Ahora $ien, si -*
2
/
>
es el contenido de nitr#geno de los humos
2
CD
-* /
2<
R

es contenido de nitr#geno `necesarioa, que de$e introducirse con la cantidad
m,nima de aire. Por tanto, se tiene=
2
2
2 2
2
-* / 2<
CD -O /
-* / -O / 2< CD
2< -* /
R
R
R R
R
λ · ·
− −
Adem"s, P. >osin y >. 5ehling, han descu$ierto e9perimentalmente que, entre las
magnitudes 6
u
en BEDB", !
>min
en nm
J
DB" -para < λ · / y ;
min
en nm
J
DB", e9isten
relaciones lineales sencillas. 8e tiene para=
◊ +om$usti$les s#lidos
min
F.BD
<.A@
<FFF
u
R
H
V · +
5
min
<.F<
F.@
<FFF
u
H
? · +
5
◊ Aceites pesados
min
<.<<
<FFF
u
R
H
V ·
5
min
F.B@
2.F
<FFF
u
H
? · +
5
◊ +om$usti$les gaseosos=
Qases po$res -gas de alto horno, gas#geno/
min
F.C2@
<.F
<FFF
u
R
H
V · +
5
min
F.BC@
<FFF
u
H
? ·
5
Qases ricos -gas de alum$rado o de horno de coque/
min
<.<)
F.2@
<FFF
R
H
V · +
5
min
<.FD
F.2@
<FFF
u
H
? · −
5
As,, pues, conocida la potencia calor,fica de los com$usti$les, se pueden calcular las
magnitudes !
>min
y ;
min
. 7gualmente, dada la relaci#n de aire, se tiene la cantidad total
de humos !
>
Y !
>min
Z
- </ λ −
;
min
.
)F
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
;os gases residuales que salen del horno y entran al precalcinador tienen una
temperatura apro9imada de B@F F+ y un fluo m"sico de )F)A<< ton.hr.
♦ Combustible &ue entra al precalcinador.
De acuerdo con el an"lisis qu,mico, pueden esta$lecerse las ecuaciones de reacci#n de
los componentes m"s importantes de un com$usti$le. ;a reacci#n de com$usti#n se
$asar" en la siguiente composici#n qu,mica del gas natural=
&abla 3.> 5n!lisis 0ravim+trico del combustible en el precalcinador
Comustile
EE"#$! d# ai# $#"! d#l 9K
!as natural
Moles por "## mol de
mezcla N
i
MMOL
Masa por "## mol de mezcla
(
i
Analisis !ravimetrico
mf
i
Metano C,
7
2J:B12 3:J27 33J32 7AJ?3
Etano C
1
,
:
2J3912 ;2J2? 7J9? 12J2:
Propano C
;
,
A
2J2B37 77J32 7J2; 3?J:B
n-Butano C
7
,
32
2J21A9 9AJ31 3J:: ?J1?
Bióxido de carbono CO
1
2J21:3 77J23 3J39 9J27
Nitrogeno N
1
2J2322 1AJ23 2J1A 3J1;
Total 3J22 11J?B 322J22
;a temperatura del com$usti$le a la entrada del precalcinador es de 'CF+.
;a temperatura del aire es de 'CF+.
Presi#n de los productos es de < $ar.
Del an"lisis para una com$usti#n completa con un e9ceso de aire seco del @\ para un
sistema a$ierto tenemos los siguientes resultados
)
=
>eacci#n
. +6 . + 6 . + 6 . + 6 . O . * . +O . O . +O . 6 O-g/ . * . 6 O-l/
) 2 A ' B ) <F 2 2 2 2 2 2 2 2
+ + + + + + → + + + + 2:B 239 22B 22; 1:B 3233 22; 23; 373 1;9 3233 222
5racciones mol de los productos gaseosos=
2
O . / · 222B
,
2
+O . / · 22BB
,
2
* . / · 2?12
,
2
6 O- / . / " · 23:?
P+8 Y <<'BA)2 PK. Pgmol de com$usti$le
P+7 Y <F'@'F2.FA PK. Pgmol de com$usti$le.
♦ (ire primario &ue entra en el precalcinador.
De la ecuaci#n de com$usti#n se deduce que para la com$usti#n total de < Pg de
car$ono se necesitan 2.AC Pg de o9,geno3 para la de < Pg de hidrogeno, B Pg de o9,geno
y para la de < Pg de azufre, < Pg de o9,geno. +on ello se calcula la cantidad m,nima de
o9igeno necesaria para un com$usti$le s#lido o l,quido, cuya composici#n qu,mica se
conoce.
8e pueden considerar tam$ién las proporciones siguientes=
◊ < Pmol + -<2Pg/ necesita para su com$usti#n total, < Pmol O
2
-'2Pg/3
◊ < Pmol 6
2
-2Pg/ necesita para su com$usti#n total, F.@ Pmol O
2
-<APg/3
◊ < Pmol 8 -'2Pg/ necesita para su com$usti#n total, < Pmol O
2
-'2Pg/.
1l fluo de aire primario en el precalcinador se determino a partir de la reacci#n de
com$usti#n, considerando un e9ceso de aire del @\.
;a temperatura del aire es de 'CF+.
>elaci#n &i!eD-ombustibe.
<C.') Pg de aire . Pg de com$usti$le.
<2.CD Pmol de aire . Pgmol de com$usti$le.
)
!er3 +OMJ%807T* D1 M1_+;A D1 QA818, desarrollado por 1ricP Qarfias A. y Aleandro !"zquez >. 0esis para la
o$tenci#n del 0itulo de 7ngeniero en 1nerg,a, %AME7ztapalapa, 2FFB.
)<
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Qeneralmente el fluo de gas alimentado al precalcinador es de
'
D@Fm h!

cuya densidad
es de
'
F.CCB" m
, de tal forma que el fluo de gas natural es de
'
C'<.@B" m . As, entonces la
cantidad de aire se o$tiene mediante el producto de la r
a.c
y el fluo de gas natural
quemado. Por lo tanto la cantidad de aire es
<2.C
ton
h!
.
♦ :
1
:
"
referente a la entalpía de combustión.
+on frecuencia la entalp,a de reacci#n en un proceso de com$usti#n reci$e el nom$re de
entalp,a de com$usti#n
c h ∆
. ;a entalp,a normal de com$usti#n de un com$usti$le se
conoce tam$ién como poder calor,fico del com$usti$le. 1l poder calor,fico se define
como la energ,a li$erada en el proceso de com$usti#n y siempre tiene &alor positi&o.
Por tanto, la entalp,a de com$usti#n
c h ∆
y el poder calor,fico de un determinado
com$usti$le tienen signos opuestos.
II. Aorno
♦ +rudo a la salida del precalcinador.
J"sicamente a la salida del precalcinador la mezcla se ha deshidratado es decir ocurre la
e&aporaci#n del agua li$re.
♦ Clín)er &ue sale del 'orno entra al enfriador.
;a siguiente ilustraci#n descri$e la serie de reacciones desarrolladas en la sinterizaci#n
del cl,nPer untamente con las ecuaciones de reacci#n numeradas de < a D, e9presadas
esquem"ticamente.
)2
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
ILU$T%ACI&N '() $erie de reacciones en la cocción del cl*n+er,
simpli-icadas es.uem/ticamente , sin tomar en consideración "0 el M1O
ni el residuo de los comustiles 2 30 la -ormación de A4C"3 2 la $purrita(
;a ilustraci#n D presenta una &isi#n concisa de la dependencia entre las fases del cl,nPer
y sus propiedades. 8upuestas, en todo caso, constantes las condiciones de cocci#n y
enfriamiento, de influencia tan importante, la capacidad de reacci#n de un cemento listo
para su aplicaci#n es deri&a$le no s#lo de su qu,mica, sino que depende tam$ién, de
modo esencial, de su finura de molido. ;os componentes principales son 8iO
2
, Al
2
O
'
y
+aO, que son los que inter&ienen en el c"lculo de las fases y de los m#dulos.
&abla 4.> ?ases del cl7nDer % sus propiedades. "$%&$ . — 'ases de( c()n*e# + s,s -#.-iedades
Abreviatura usual Propiedades técnicas del cemento
Sili#a'o 'ri#,l#i#o Si!
2
/ 30a! SC
3
nd,#ecimien1. #2-id.3 a(1. ca(.# de
4id#a1aci5n
Sili#a'o di#,l#i#o Si!
2
/ 20a! SC
2
nd,#eciemin1. (en1. de c#ecimein1.
s.s1enid.3 6a7. ca(.# de 4id#a1aci5n
Alu!ina'o 'ri#,l#i#o $(
2
!
3
/ 30a! AC
3
n can1idades a(1as3 end,#ecimien1.#2-id.8
9#ag,ad. #2-id.3 a(1. ca(.# de 4id#a1aci5n3
1endencia a (a 9is,#aci5n3 sensi6i(idad a (as
ag,as s,(9a1adas.
Ferri'o alu!ina'o #,l#i#o :'e
2
!
3
/$(
2
!
3
;/20a! )F-A+ C
2
nd,#eciemin1. (en1.3 #esis1en1e a (as ag,as
se(eni1.sas.
Cal libre 0a! C
n -e<,e=as can1idades3 n. -e#7,dia(> en
g#andes3 e?-ansi5n + 9#ag,ad. #2-id.
Magnesia libre @g! M
n can1idades g#andes3 e?-ansi5n -.# (a
magnesia
Ade!,s.
Agua /2O /
/idr$0ido #,l#i#o )O/+2Ca C/
1l c"lculo de los m$%uos suministra relaciones numéricas de los componentes qu,micos
m"s importantes entre s,, y las relati&as a la com$inaci#n de la cal y la cuant,a del
cociente entre la cal presente y la m"9ima cantidad de cal com$ina$le. 7nmediatamente
de$ao del limite superior de cal, se logra la m"9ima resistencia mec"nica pero, por otra
parte, pasar m"s all" de ese limite implica el peligro de la presencia de cal li$re, sin
)'
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
com$inar, y con ella el de menosca$ar la esta$ilidad de &olumen por la e9pansi#n
producida por aquélla.
1l c"lculo de las fases &a m"s all", predice, de modo importante, $ao determinadas
condiciones, las cantidades de cada una de las cuatro fases presentes y futuras en el
cl,nPer= 8+
'
, 8+
2
, A+
'
y 5A+
)
, que pueden ser distingui$les y cuantitati&amente
&alora$les al microscopio, con cuyos resultados se esta$lece el diagrama de estado para
el sistema de los tres componentes 8iO
2
b+aObAl
2
O
'
. ;a mayor parte de las &eces
llamado sistema de tres materiales, tan decisi&o para el estudio de la fusi#n y
cristalizaci#n, a partir del cual, por adici#n de 5e
2
O
'
# MgO, se llega al correspondiente
sistema de cuatro componentes.
A partir de los resultados del c"lculo de fases, el usuario del cemento o$tiene una
caracterizaci#n segura de éste, con fuerza legal, :til para comparaciones. 1l técnico en
producci#n de cemento puede deducir de la cantidad de fase fundida los &alores para el
,ndice caracter,stico de aptitud a la formaci#n de costra. 1l c*nBe! %e cemento, como
consecuencia de su proceso de fa$ricaci#n, es muy regular, contiene muy poca cal li$re,
que no e9ige apagado y ofrece, por tanto, gran esta$ilidad de &olumen que soporta la
prue$a de cocci#n seg:n la norma 6GN KKLM.
;a adici#n de /eso sir&e para retardar el tiempo de fraguado. ;a roca natural llamada
yeso, ha$itualmente utilizada, 8O
)
+aL2 6
2
O, es sustituida a &eces total o parcialmente
por la anhidrita, que es tam$ién otra roca natural.
♦ Combustible &ue entra al 'orno* aire secundario &ue sale del enfriador
entra al 'orno
Para deducir com$usti$le que entra al horno y el aire necesario para la com$usti#n
consideramos un car$#n que reacciona con un 2F\ de e9ceso de aire en una c"mara de
com$usti#n que tra$aa en régimen estacionario. 0éngase en cuenta que cualquier
cantidad de o9,geno que forme parte de la composici#n del com$usti$le reduce la
cantidad que es necesario suministrar con el aire. 0am$ién se supone que el nitr#geno
presente en el com$usti$le termina siendo *
2
gaseoso. +on estas consideraciones, la
ecuaci#n que reflea la cantidad correcta de aire para la com$usti#n con un e9ceso de
aire del 2F\ es
2 2 2 2 2 2
. + 6 . + 6 . O . * . +O . 6 O- / . * . O " + + + → + + +
; A 7 32
292 292 :B 19B7 ;9 79 19B7 339
;a relaci#n aireEcom$usti$le en el caso de un 2F\ de e9ceso de aire es
<B.A2
'2.B)
ai!e
combustibe
ai!e
combustibe
B"
B"
B"mo
B"mo
·
·
♦ %ases residuales del 'orno &ue entran al precalcinador.
;os gases de com$usti#n son gases producidos como resultado de la com$usti#n de
gasolina.petr#leo, Diesel o car$#n. 8e descarga a la atm#sfera a tra&és de una tu$er,a o
chimenea. Aunque gran parte es el relati&amente inofensi&o di#9ido de car$ono, otra
parte la componen sustancias noci&as o t#9icas como el mon#9ido de car$ono -+O/,
hidrocar$uros -6+/, #9idos de nitr#geno -*O
9
/ y aerosoles. 19isten est"ndares de
control del deterioro de la calidad del aire suelen centrarse en reducir los contaminantes
que lle&an éstos gases.
))
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
♦ (ire primario &ue entra al 'orno9
1l fluo de gas alimentado al precalcinador es de
'
DFFm h!

cuya densidad es de
'
F.DF@B" m
,
de tal forma que el fluo de com$usti$le es de
'
B<).@B" m . As, entonces la cantidad de
aire se o$tiene mediante el producto de la !eaci$n ai!eDcombustibe y el fluo de gas natural
quemado. Por lo tanto la cantidad de aire es
B.Cton h!
.
♦ ∆+
rxn
referente al calor de reacción en el 'orno9
;a e9igencia te#rica de calor para la cocci#n del cl,nPer de cemento se mue&e entre
<A'2.B@2 y <B)2.<D2 PK.Pg cl,nPer, por tanto, dentro de un inter&alo estrecho3 como
&alor medio puede aceptarse el de <C@B.)@A PK.Pg cl,nPer. 1l c"lculo de la exi"encia
te$!ica de calor se apoya en una serie de coeficientes o &alores fundamentales,
esencialmente los que se deri&an de los calores de reacci#n y de los calores espec,ficos
que se han ido completando y ustificando al correr del tiempo y, por consiguiente, han
ido reci$iendo cada &ez un grado de fia$ilidad m"s alto. 8on &alidos para las reacciones
que conducen a un equili$rio, condici#n que cumple la formaci#n del cl,nPer, s#lo de
modo condicionado, por raz#n de la rapidez de la cocci#n y del enfriamiento.
&abla 5.> !lculo a partir de los calores de reacción se0En la I$F2&;5IGB -.
N.º Reacciones
Cantidad en
kg/clinker
Entalpias de
reacciones reales
kJ / kg clínker
1
Des4id#a1aci5n de (a
ca.(i1a 0.150 109 67
1

1
Desca#6.na1aci5n de8
4as1a 0a! 0.668 757 2118.5
:de 0!
3
0a; 1193 424
4as1a @g! 0.012 654 33.5
Aecesidad de ca(.#
2219
2 '.#maci5n de S0
3 0.575 118 284.7
S0
2 0.212 174 155
$0
3 118 6 4.2
'$0
4 0.070 20 4.2
Calor #edido 448
3i4eren#ia 1.771.016
B B
B
-
-
-
-
-
-
-
-
-
B
B
B
B
B
B
;as cuant,as de los productos materiales en uego est"n determinadas a partir del
an"lisis qu,mico del cl,nPer con el que ha sido calculada la composici#n del crudo, y por
consiguiente, ha quedado fuera de consideraci#n la influencia de las cenizas, de los
sulfatos y de los "lcalis. ;os tres procesos de descomposici#n e9igen una aplicaci#n de
calor de apro9imadamente 22<D PK, mientras que la formaci#n de las cuatro fases del
cl,nPer li$eran apro9imadamente )AF.@ PK, con la cual la e9igencia total a cu$rir corre
por el orden de KNOP9MOL BE. ;as entalp,as reales de reacci#n aplicadas, son las
diferencias de los resultados o$tenidos cuando se miden las diferencias de calor, por
eemplo, en un calor,metro, entre los calores de disoluci#n de las materias primas de
partida y de los productos de reacci#n. 1sta diferencia corresponder,a e9actamente con
los &alores que se o$tendr,an si la reacci#n fuera realizada en sentido in&erso
cam$iando los signos para el calor -a$sor$ido o li$erado/, seg:n la ?e/ %e Hess, acerca
de la constancia de las sumas de los calores. 8e denomina real, porque incluye
ciertamente el retorno de todos los #9idos, tam$ién el +O
2
gaseoso, a su temperatura
inicial de 2F ] 2@I+, pero no el &apor de agua, a agua l,quida.
)@
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
III. En'riador
♦ Clín)er &ue sale del 'orno entra al enfriador.
1l enfriamiento del cl,nPer fue considerado, desde la introducci#n del horno rotatorio,
como una operaci#n ulterior so$re el cl,nPer, pero sin em$argo, practicada y enuiciada
como tratamiento desligado del horno para la cual han ser&ido los enfriadores de tam$or
llamados al comienzo tam$ores enfriadores y posteriormente enfriadores de tu$o. 1l
enfriador es, como hemos indicado antes para el precalentador, un componente del
sistema que constituye al horno.
♦ Clín)er a la salida del enfriador.
1l enfriamiento del cl,nPer hasta una temperatura por de$ao de BFC+, suministrar,a
mucho aire a temperatura de dif,cil recuperaci#n de su calor. Para conseguir
temperaturas de &arios cientos de grados por un solo paso de aire a tra&és del lecho del
cl,nPer, es preciso disponer de gran altura de aquél.
♦ (ire a la entrada al enfriador.
1l do$le paso del aire trans&ersalmente al lecho de cl,nPer que se requiere enfriar re$aa
la cantidad de aire de enfriamiento.
♦ (ire secundario &ue sale del enfriador
1l aire secundario de com$usti#n tomado del enfriador alcanza temperaturas entre los
AFF y los DFFC+3 la :ltima cifra puede tomarse como l,mite superior por raz#n de las
solicitaciones térmicas para las partes de acero de la $oquilla del horno. ;a limitaci#n
impuesta a la temperatura superior del aire secundario, condicionada por los materiales,
impide el desarrollo de un enfriado de cu$a puro.
IV. &orre de en'riamiento
)A
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
♦ %ases residuales &ue entran a la torre de enfriamiento
;os electrofiltros de los precalentadores se completan con la torre de enfriamiento para
aumentar su eficiencia. Operan mediante electrodos de emisi#n y precipitaci#n. 1l
pol&o se ioniza con cargas negati&as, los electrodos los atraen y precipitan para
colectarlos en el fondo y e&itar su emisi#n a la atm#sfera.
♦ (!ua &ue entra a la torre de enfriamiento
1l agua se introduce por el domo de la torre por medio de &ertederos o por $oquillas
para distri$uir el agua en la mayor superficie posi$le. 1l enfriamiento ocurre cuando el
agua, al caer a tra&és de la torre, se pone en contacto directo con una corriente de aire
que fluye a contracorriente o a fluo cruzado, con una temperatura de $ul$o h:medo
inferior a la temperatura del agua caliente, en estas condiciones, el agua se enfr,a por
transferencia de masa -e&aporaci#n / y por transferencia de calor sensi$le y latente del
agua al aire, lo anterior origina que la temperatura del aire y su humedad aumenten y
que la temperatura del agua descienda3 la temperatura l,mite de enfriamiento del agua es
la temperatura de $ul$o h:medo del aire a la entrada de la torre. 8e recomienda el
tratamiento del agua a enfriar, agregando "lcalis, algicidas, $actericidas y floculantes3 y,
realizar un an"lisis peri#dico tanto de dureza como de iones cloro ya que éstos iones son
causantes de las incrustaciones y de la corrosi#n en los elementos de la torre.
♦ $olvo de Clín)er &ue sale de la torre de enfriamiento
>ecolecci#n de part,culas de crudo que se transportan a tra&és de los gases residuales.
1n plantas que no tengan conductos de purificaci#n de gas esto causa pro$lemas con la
corrosi#n.
V. 2eparador " /'iltro E$EH1
♦ %ases con polvo de clín)er &ue entran al separador
1l sistema de filtros consiste en hacer pasar una corriente de gases cargados con
part,culas de pol&o a tra&és de un medio poroso donde queda atrapado el pol&o. 1l filtro
de mangas ha sido uno de los m"s utilizados durante los :ltimos años, ya que pueden
tratar grandes &ol:menes de gases con altas concentraciones de pol&o. +on este tipo de
equipos pueden conseguirse rendimientos mayores del DD\, independientemente de las
caracter,sticas de gas, haciendo posi$le la separaci#n de part,culas de un tamaño del
orden de F.F< micras. +onforme pasa el gas, la capa de pol&o depositado so$re el
material filtrante, que cola$ora en el proceso de interceptaci#n y retenci#n de part,culas
de pol&o, se &a haciendo mayor, aumentando la resistencia al fluo y la pérdida de carga,
)C
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
lo que o$liga a disponer de mecanismos para la limpieza autom"tica y peri#dica del
filtro.
VI. 2eparador 1 /precipitador electroest!tico1
♦ %ases con polvo de Clín)er &ue entran al separador
;os precipitadores electrost"ticos $asan su principio de funcionamiento en el hecho de
cargar eléctricamente las part,culas, para una &ez cargadas someterlas a la acci#n de un
campo eléctrico que las atrae hacia los electrodos que crean el campo, deposit"ndose
so$re ellos. ;os precipitadores m"s utilizados a escala industrial son los de diseño de
etapa :nica, por su gran capacidad de tratar gases con concentraciones de pol&o muy
altas. 1stos precipitadores pueden separar cualquier tipo de sustancia en forma de
part,culas, alcanzando eficacias superiores al DD\, siempre que la resisti&idad eléctrica
de las part,culas no sea demasiado alta, en este caso ser" necesario acondicionar la
corriente gaseosa con la adici#n de determinados productos.
-. 85$5BE EHE;IJ&IO EB $5 FBI=5= =E 5$IB5IGB
Para poder plantear los $alances de materia y energ,a en un horno industrial, es
necesario primero definir el sistema en el que se aplicar"n estos $alances3 es decir, es
preciso determinar un &olumen de control. 8e considerar" el sistema dentro del horno,
situ"ndolo en lo que se conoce como la zona de tra$ao, con lo cual las paredes que
rodean a la c"mara en la que se colocan los materiales para el tratamiento, son l,mites ya
del sistema. Por lo anterior, se deduce que las chimeneas u orificios que pudiera tener el
horno se considera fuera del sistema. 8i el sistema se supone a$ierto e9iste intercam$io
de materia y energ,a entre el sistema y los alrededores, entonces la materia que entra y
sale del sistema es esencialmente la carga del horno. Algo a considerar dentro del este
$alance son los gases de com$usti#n, aun cuando los quemadores no se encuentren
dentro del sistema.
Oa sea el funcionamiento del horno continuo o intermitente, ocurre que a pesar de que
la cantidad de masa permanece cierto tiempo en el horno y considerando que no e9isten
reacciones qu,micas entre los materiales y los gases de com$usti#n, la cantidad de masa
que entra al horno es e9actamente la misma a la que sale, por lo tanto, se puede afirmar
que permanece en estado estacionario3 por ello la ecuaci#n que rige el $alance de
materia en el horno se simplifica. &pican%o e baance %e exe!"*a a os vo(menes %e
cont!o en !#"imen estaciona!io invouc!a%os en e p!oceso %e fab!icaci$n %e cemento
tenemosQ
)B
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
;a potencia neta :til
neta W
5
asociada a un &olumen de control en régimen no estacionario
en el que el fluo de calor
)
Q
5
atra&iesa la superficie de control a temperatura T
)
en un
n:mero determinado de puntos. +uando esta ecuaci#n se aplica a una situaci#n de
régimen estacionario, las propiedades dentro del &olumen de control !+ son in&ariantes
con el tiempo.
0enemos la Ec. 3*=
2 2
F
F F F
<
! !
<
2 2
n
est s e vc
)
sa ent )
)
s e
T
W h "+ T s m h "+ T s m Q T
T
σ
·
¸ _
¸ _ ¸ _
· + + − − + + − − − + ÷
÷ ÷
÷
¸ , ¸ ,
¸ ,
∑ ∑ ∑
5 5 5 5 5
->égimen estacionario/
;os términos de suma en las entradas y salidas pueden remplazarse por la funci#n
e9erg,a de la corriente. 1l siguiente término es la transferencia de e9erg,a asociada a la
transferencia de calor
F
-< . /
Q ) )
q T T Φ · −

, y el :ltimo término
F
vc T σ
5
mide la
irre&ersi$ilidad en el interior del &olumen de control. 1l tra$ao re&ersi$le est" asociado
a un proceso internamente re&ersi$le para el que
vc σ
5
es cero.
+omo resultado, después de reordenar términos=
Q vc s e !ea
s e
sa ent
m m W G ψ ψ − · Φ + −
∑ ∑
5 5 5 5 5
[Ec.3,]/régimen estacionario1
Y Z ÷
;a e9erg,a de una corriente
ψ
de un fluido en régimen estacionario se define como el
tra$ao m"9imo que puede o$tenerse cuando el fluido cam$ia re&ersi$lemente desde el
estado dado al estado muerto en un proceso en el que se intercam$ia calor
e9clusi&amente con la atm#sfera. De acuerdo a la ecuaci#n M;:NJ la exe!"*a %e una
co!!iente se mide mediante la magnitud
( )
2
F F F
!
2
h h T s s "+ ψ · − − − + +
en un estado
determinado con relaci#n al estado muerto, donde z est" medida respecto a
F
+ y
F
p
e
Y
F. Aunque se ha$la de e9erg,a de una corriente de un fluido en cierto estado, la e9erg,a
de una corriente es funci#n tanto del estado de la atm#sfera local como del estado del
fluido. 1l &alor de
ψ
puede ser mayor o menor que cero para cualquier estado distinto
al estado muerto.
)D
5luo neto de
e9erg,a que sale del
!+ con la masa
5luo de e9erg,a
transferida al !+
con la potencia
Destrucci#n de e9erg,a
por unidad de tiempo
en el interior del !+
5luo de e9erg,a
transferida al !+
con el calor
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
, est est !ev est W W G
· +
5 5 5

[Ec. 3-]
Por tanto, un método para determinar las irre&ersi$ilidades en el interior de un &olumen
de control en régimen estacionario es e&aluar la diferencia entre el tra$ao real y el
re&ersi$le.
;os términos
F
-< . /
Q ) )
q T T Φ · −

, pueden ser dif,ciles de e&aluar, ya que no se
conocen los &alores de
)
Q
5
y de )
T
en cada posici#n de la frontera del &olumen de
control. Para o$&iar esto, con una precisi#n que se supone es razona$le se sustituye la
temperatura de la superficie &aria$le )
T
por una temperatura de frontera constante )
T
,
esto es=
F F
< <
Q ) )
)
) f
T T
Q Q
T T
¸ _ ¸ _
Φ · − ≈ − ÷ ÷
÷ ÷
¸ , ¸ ,

5 5
1n el caso adia$"tico
F
Q
Φ ·
.
1l &alor t,pico de T
f
es la media entre las temperaturas del fluido a la entrada y a la
salida.
1l tra$ao en ee comunicado a un &olumen de control siempre incrementa la e9erg,a de
la masa que pasa por el V-, mientras que las irre&ersi$ilidades siempre disminuyen la
e9erg,a de una corriente.
+a$e mencionar que para realizar los $alances se utilizara la notaci#n inscrita en
el siguiente esquema=
Ilustración 1..> ;epresentación del proceso de 'abricación del cemento.
1n la ilustraci#n anterior se muestra el esquema del proceso de fa$ricaci#n del cemento
mediante el cual se enumeran cada uno de los equipos que lo integran.
7. Precalcinador
77. 6orno
777. 1nfriador
7!. 0orre de enfriamiento
!. 8eparador
!7. 8eparador
@F
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
;os datos de los fluos m"sicos que se requieren para el c"lculo del $alance general as,
como las temperaturas de las corrientes, se registran en la Tabla ..E Jalances de energ,a
en los equipos que integran el proceso de fa$ricaci#n del cemento.
Flu5os m/sicos +678r
C!n"#pt! Notación
C6d! >6# #nta al p#"al"inad! (3 O 3?:222
C6d! >6# $al# d#l p#"al"inad! ) #nta al P!n! (1 O 39;372
Cl.nQ# >6# $al# d#l P!n! ) #nta al #n%iad! (; O 3229?2
Cl.nQ# a la $alida d#l #n%iad! (7 O B?9?2
P!l=! d# Cl.nQ# #"6p#ad! >6# $al# d#l $#paad!
R%ilt! ELEXS
(9 O ;222
P!l=! d# Cl.nQ# >6# $al# d#l $#paad! Rp#"ipitad!
#l#"t!$t4ti"!S
(: O 37222
Ai# pi(ai! >6# #nta al #n%iad! (? O 7A9222
Ai# $#"6ndai! >6# $al# d#l #n%iad! ) #nta al P!n! (A O 137;;3
Ai# >6# $al# d#l #n%iad! ) #nta al $#paad! 1 (A9 O 1?;::B
Ga$#$ #$id6al#$ >6# #5#$an d#l P!n! (B O 727:33
Ai# $in p!l=! >6# $al# d#l $#paad! 1 (B9 O 1?2::B
Ga$#$ #$id6al#$ >6# $al#n d#l p#"al"inad! ) #nta a
la t!# d# #n%ia(i#nt!
(32O 772299
Ga$#$ %.!$ "!n p!l=! d# Cl.nQ# >6# $al#n d# la t!#
d# #n%ia(i#nt!
(33 O 772299
Ga$#$ #$id6al#$ $in p!l=! >6# $al#n d#l $#paad! 3 (31 O 779299
P!l=! d# Cl.nQ# >6# $al# d# la t!# d# #n%ia(i#nt! (3; O :222
Ai# pi(ai! >6# #nta al P!n! (37 O 31B9:9
C!(&6$ti&l# >6# #nta al P!n! (39 O A379
C!(&6$ti&l# >6# #nta al p#"al"inad! R5a$ nat6alS (3: O ?;1
Ai# pi(ai! >6# #nta al p#"al"inad! (3? O 33A91
A56a >6# #nta a la t!# d# #n%ia(i#nt! (3A O 19222
;a resoluci#n del pro$lema presentado en este tra$ao requiere que se desarrolle un
modelo que simule las caracter,sticas esenciales del sistema real. +a$e recordar que hay
ciertas hip#tesis para esta$lecer los modelos que se utilizan con tanta frecuencia que se
merecen una atenci#n especial.
1ste $alance térmico permitir" conocer las cantidades de calor que se utilizan y se
pierden en el proceso, por lo mismo se define la capacidad calor,fica de un equipo, es
decir la cantidad de calor que se requiere para tra$aar $ao condiciones de equili$rio
térmico.
A continuaci#n haciendo un reconocimiento de la ecuaci#n que ser&ir" para realizar los
$alances a los fluos que cruzan los equipos que integran el proceso de fa$ricaci#n del
cemento con los que podremos determinar la cantidad y la calidad de la energ,a de
dicho proceso. 1l desarrollo de la U1c.'Cc ser" el modelo que utilizaremos para simular
las caracter,sticas esenciales del sistema real del proceso integrado de la unidad de
calcinaci#n del cemento tenemos=
Estado muertoK &
.
L "-,.15 M
onstante del 0as) ;
u
N6K ; L ,.314 DONDmol M
!ea
sai%a ent!a%a
m m W G
s e
s e Q
ψ ψ − ·Φ + −
∑ ∑
5 5 5
5 5
R'c9JPS
@<
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
A continuaci#n se hacen los $alances de masa y energ,a por separado, para cada
componente del proceso, donde
m
5
representa el fluo m"sico de la corriente en
cuesti#n=
;os datos de los fluos m"sicos que se requieren para el c"lculo del $alance general as,
como las temperaturas de las corrientes, se registran en la 0a$la C.E Jalances de energ,a
en los equipos que integran el proceso de fa$ricaci#n del cemento. De acuerdo a la
ecuaci#n M;:NJ la exe!"*a %e una co!!iente se mide mediante la magnitud
( )
2
F F F
!
2
h h T s s "+ ψ · − − − + + en un estado determinado con relaci#n al estado muerto.
+omo se ha descrito anteriormente en la ecuaci#n 'C para determinar el potencial de
tra$ao de un sistema en un estado determinado como si e&olucionase hasta un estado de
equili$rio intercam$iando calor s#lo con el am$iente.
6ip#tesis y condiciones que definen el modelo= %n sistema en régimen estacionario y
con fluo unidimensional. ;a hip#tesis de a%iabatici%a%3 puede aplicarse al sistema
entero o s#lo a una parte determinada de la frontera. ;a otra hip#tesis, aplica$le s#lo a
las ecuaciones de la energ,a, consiste en decidir si se %esp!ecian os efectos %e as
ene!"*as cin#tica / potencia "!avitato!ia. *o quiere decir que no haya &ariaciones de
altura o que las &elocidades sean cero, sino s#lo que sus efectos son desprecia$les.
;a e9erg,a de una corriente se mide mediante la magnitud
( )
2
F F F
!
2
h h T s s "+ ψ · − − − + + en un estado determinado con relaci#n al estado muerto.
;a transferencia de calor a un sistema donde no hay transici#n de fases, ni reacciones
qu,micas, ni cam$ios en la composici#n ocasiona cam$ios en la temperatura del
sistema. +uando un sistema consiste en una sustancia homogénea de composici#n
constante, la regla de fases indica que su estado queda esta$lecido al fiar dos &alores de
propiedades intensi&as.
>ecordemos que para o$tener cualquier &alor de h a una temperatura dada T, se fia un
&alor de referencia ar$itrario h
!ef
.
Donde=
Para o$tener los &alores h, se tiene que=
!ef
T
!ef p
T
h h c %T · +

U1c. @c
1sto es, para o$tener cualquier &alor de h a una temperatura dada T, se fia un &alor de
referencia ar$itrario
!ef
h
a una temperatura de referencia
!ef
T
. ;os gases en el estado
hipotético de gas ideal tienen propiedades que reflean su indi&idualidad ustamente
como los gases reales. ;as capacidades calor,ficas -designadas como +
P
y +
V
/ difieren
de un gas a otro y, si $ien son funci#n de la temperatura, son independientes de la
presi#n. 1s frecuente presentar la dependencia respecto a la temperatura mediante una
ecuaci#n emp,rica, cuyas e9presiones m"s simples de uso pr"ctico son
@2
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
'c9 KM
As, tam$ién, integrando la ecuaci#n 22,se define una funci#n tal que su &alor a la
temperatura T con respecto a una temperatura de referencia T
;
es igual a
UEc.3-]
;os resultados de esta integraci#n se ta$ulan en funci#n de la temperatura en las ta$las
de propiedades de los gases ideales.
>esol&iendo de la ec.'D para la entrop,a a$soluta de un gas ideal a una presi#n
cualquiera P y una temperatura T, se tiene
UEc./0]
Donde la presi#n parcial &iene dada por y la presi#n de referencia es P
!ef
Y <
;a o$tenci#n de las constantes a, $, c, d y los &alores de s
!ef
y h
!ef
a las temperaturas
requeridas ser"n consultadas del programa 68+ +hemitryd.
 +omo apro9imaci#n se considerar" :nicamente el caso del horno suponiendo en
el tratamiento térmico de los materiales la e9clusi#n de reacciones qu,micas.
 1l modelo empleado al paso de la mezcla de crudo por el precalcinador es un
sistema abie!to en !#"imen estaciona!io, a%iabático, no !eactivo, cu/os
compuestos se consi%e!an como sustancias incomp!esibes /
F
c p
e e ∆ · ∆ ·
9
F
c p
e e ∆ · ∆ · 6etonan e cambio en a ene!"*a cin#tica / potencia !espectivamente. De ecuaci#n 'B
tenemos=
( ) ( )
F F F
est s e vc
sa ent s e
W h T s m h T s m T σ · − − − −
∑ ∑
5 5 5 5
U
Ec./1]
Q
Φ ·
5
5luo de e9erg,a transferida al V- con el calor. +ero para el caso adia$"tico.
1l c"lculo de la irre&ersi$ilidad a partir de la 1c.'B ser" o$teniendo el siguiente
producto ya que no e9iste tra$ao real, queda=
F
G sT −∆ ·
5
, para el caso adia$"tico.
I. Precalcinador
;os componentes del cl,nPer este equipo se considera como sustancias incompresi$les,
en un sistema adia$"tico, no reacti&o y en régimen estacionario. Para el caso de los
gases residuales que atra&iesan el precalcinador se suponen como3 gases ideales en un
sistema a$ierto y adia$"tico, no reacti&o.
1l modelo utilizado para la reacci#n qu,mica de com$usti#n es3 combusti$n competa
con un exceso %e ai!e seco %e OT pa!a un sistema abie!to, "ases i%eaes, sistema
abie!to9
;a ecuaci#n de la reacci#n de com$usti#n es la siguiente=
. +6 . + 6 . + 6 . + 6 . O . * . +O
) 2 A ' B ) <F 2 2 2
. O . +O . 6 O-g/ . * . 6 O-l/
2 2 2 2 2
+ + + + + + →
+ + + +
2:B 239 22B 22; 1:A 322B 221
23; 372 1;7 322B 222
De$ido a que tiene que conser&arse la masa, en los reacti&os y los productos la masa
ser" igual.
@'
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
?racciones mol del combustible en el precalcinador

ombustible
Ias natural
6oles por 1.. mol de
me@cla B
i

66O$
Fetano +6
)
F.AD2F <A.F)
'tano +
2
6
A
F.<@2F 'F.FC
P!opano +
'
6
B
F.FD<) )).<F
n8Cutano +
)
6
<F
F.F2B@ @B.<2
Ci$xi%o %e ca!bono +O
2
F.F2A< )).F<
Nit!$"eno *
2
F.F<FF 2B.F<
?racciones mol de los compuestos #ue con'orman el cl7nDer
Compuesto ?racción molar /i 66O$ 6i
8iO2 -s/ F.2FD2 AF.FB
Al2O' -s/ F.F'2F <F<.DA
5e2O' -s/ F.F<)C <@D.AD
+aO -s/ F.AA2' @A.FB
MgO -s/ F.F<A) )F.'F
8O' -l/ F.FF@D BF.FA
*a2O -s/ F.FF'F A<.DB
N2O -l/ F.FF)' D).2F
62O -g/ F.F@2< <B.F2

?racciones mol de los 0ases residuales en el precalcinador.
Iases residuales
6oles por 1.. mol
de me@cla B
i

66O$
+O
2
<.)< )).F<
6
2
O 2.'@ <B.F2
*
2
<F.<< 2B.F<
O
2
F.<' '2.FF
Pa!t*cuas %e c*nBe!
Para identificar $ao que condiciones en el precalcinador, se puede recuperar la mayor
cantidad de energ,a posi$le, se enumeraron casos en los que se &ar,an las temperaturas
de las corrientes que entran y salen del equipo. 1sto se realiz# tam$ién para cada uno de
los equipos que integran el proceso de fa$ricaci#n del cemento. Ahora tenemos
propuestas de temperaturas para los fluos en el precalcinador=
@)
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Tabla 2. 1numeraci#n de casos en los que se &ar,an las temperaturas de las corrientes
que atra&iesan el precalcinador.
!ariando las temperaturas de los elementos que atra&iesan el precalcinador notaremos
en que caso $ao las condiciones antes descritas se puede recuperar la mayor cantidad de
energ,a.
1n la siguiente ta$la se muestran los resultados o$tenidos de los $alances realizados en
el precalcinador con las temperaturas definidas en cada caso.
Tabla ,. >esultados para los casos propuestos en la ta$la C.
+A8O D6 UPK.hrc D8 UPK.hr Nc D1 UPK.hrc
G
5
UPK.hrc
<F D.DBC1Z<@ EA.B'C1Z<< <.F<D<1Z<A 2.F'B1Z<)
A D.@<B1Z<@ EA.C)C1Z<< D.C<BC1Z<@ 2.F<21Z<)
C D.@@)1Z<@ EA.A'21Z<< D.C@<A1Z<@ <.DCC1Z<)
) 2.)))1Z<@ E@.AC@1Z<< 2.A<'A1Z<@ <.AD21Z<)
' 2.)221Z<@ E@.CBD1Z<< 2.@D)21Z<@ <.C2A1Z<)
@ <.)<)1Z<@ E@.)F<1Z<< <.@C@@1Z<@ <.A<F1Z<)
< <.<<<1Z<@ E@.CCC1Z<< <.2B'F1Z<@ <.C221Z<)
2 C.)D21Z<) E@.ADB1Z<< D.<D<F1Z<) <.ADD1Z<)
D '.)F@1Z<) E@.BAC1Z<< @.<@)@1Z<) <.C)D1Z<)
B EB.<@<1Z<' E@.C@B1Z<< D.F<CF1Z<' <.C<C1Z<)
1n la siguiente representaci#n grafica de los resultados o$tenidos en el $alance de
e9erg,a aplicado a los casos propuestos al precalcinador podemos o$ser&ar la diferencia
que se tiene con el fluo neto de e9erg,a que sale del precalcinador con la masa y la
destrucci#n de e9erg,a por unidad de tiempo en el interior del mismo.
@@
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
3epresentación !ráfica 1. 1ntalp,a y la irre&ersi$ilidad o$tenida de los casos propuestos en la
ta$la C.
O$ser&emos el comparati&o de la entalp,a y la irre&ersi$ilidad siendo esta :ltima la
energ,a que se ha perdido en el proceso, por tanto, recordemos que en un proceso glo$al
es irre&ersi$le si el sistema o su entorno no pueden ser de&ueltos a sus estados iniciales.
+ualquier sistema que se retorna a su estado inicial después de un proceso con
irre&ersi$ilidades dear" en su entorno una historia de$ido precisamente a esas
irre&ersi$ilidades. Sstas surgen de dos fuentes= ;a presencia de efectos disipantes
inherentes. ;a presencia de procesos no cuasiest"ticos.
;a presencia de cualquiera de esta clase de efectos es suficiente para hacer irre&ersi$le
un proceso. Oa que todos los procesos reales incluyen tales efectos, el proceso
totalmente re&ersi$le es un proceso *mite al que todos los procesos reales pueden
apro9imarse en su comportamiento, pero nunca igualarlo.
Algunas de las irre&ersi$ilidades caen dentro de la categor,a de la e9periencia com:n e
incluyen, +orriente &iscosa de un fluido, fricci#n s#lidoEs#lido, transferencia de calor a
tra&és de una diferencia finita de temperatura, e9pansi#n li$re de un fluido, corrientes
fluidas a tra&és de &"l&ulas y tapones porosos -estrangulamiento/, reacciones qu,micas
espont"neas, mezcla de gases o l,quidos distintos, disoluci#n de una fase en otra, mezcla
de fluidos idénticos, inicialmente a diferentes presiones y temperaturas.
@A
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
3epresentación !ráfica 4. 7rre&ersi$ilidad seg:n las temperaturas propuestas en la ta$la C.
;os casos A, C, y <F siendo los procesos con las temperaturas propuestas que registran
m"s irre&ersi$ilidad. *#tese que estos &alores son &alidos para la situaci#n en que los
productos se encuentran a < atm y a la temperatura de com$usti#n adia$"tica. ;a
irre&ersi$ilidad an"logamente, es simplemente el tra$ao re&ersi$le calculado porque la
salida real de tra$ao es cero, siendo entonces la irre&ersi$ilidad lo que disminuye la
e9erg,a de una corriente.
Pre&iamente se indic# que el calor que escapa a la salida del horno rotati&o, adem"s de
apro&echarse para la preparaci#n del crudo, pod,a utilizarse con mayor pro&echo en el
precalentamiento del material de alimentaci#n. +on esta finalidad, en la zona de entrada
-zona de precalentamiento/ se ha propuesto equipar al horno con cadenas suspendidas
y . o con dispositi&os interiores de acero refractario o de materiales cer"micos que
act:an como intercam$iadores de calor -cuadrantes, agitadores, etc./. Otros artificios
con el mismo fin son, por eemplo, comportamientos de chapa de acero, dispuestos a lo
largo de la circunferencia de la &irola, conteniendo cuerpos intercam$iadores de calor.
0odos estos dispositi&os se destinan a facilitar una mayor "rea de contacto entre el
material crudo y los gases calientes con el fin de promo&er un intercam$io de calor. 8i
el horno se alimenta con crudo seco, estos ane9os interiores le&antan una gran cantidad
de pol&o que es arrastrado por los gases a la salida del horno. 1ste pol&o puede
recuperarse parcialmente por medio de un cicl#n como un simple intercam$iador de
calor. A partir de este principio han e&olucionado intercam$iadores de calor m"s
sofisticados con el fin de meorar el rendimiento térmico de la cocci#n.
6asta un AF\ del total de com$usti$le puede quemarse en el precalcinador. +on esta
proporci#n de com$usti$le acaso fuera preferi$le el término `calcinadora al de
`precalcinadora, ya que la des car$onizaci#n del car$onato c"lcico se cumple, con
e9ceso, en este dispositi&o. 1l proceso presenta la gran &entaa de permitir el uso de
com$usti$le de $ao poder calor,fico y de alto contenido de cenizas -car$#n &egetal,
lignito, desechos tales como neum"ticos usados, etc./ para su quema en el precalcinador,
donde una com$usti#n sin llama a temperatura relati&amente $aa, inferior a DFF^+, es
suficiente para conseguir la des car$onizaci#n pretendida. As, pues, quemando en el
calcinador un AF\ del com$usti$le necesario, el material entra en el horno
descar$onatado en un DF\. ;a precalcinaci#n con aire terciario reci$ido por una
conducci#n propia es especialmente &entaosa cuando se com$ina con un des&,o de
gases -$yEpass/ con el fin de reducir el contenido de "lcalis en el cl,nPer. 1n particular,
@C
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
las perdidas de calor inherentes al des&,o de los gases del horno, con la idea de limitar el
reciclado de los "lcalis, caen &erticalmente porque los constituyentes perudiciales
-"lcalis y cloruros/ en este caso se &olatilizan en el horno antes de llegar al
precalentador, de modo que, a igual cantidad de gases, pueden descargarse en mayor
proporci#n por el des&,o. Qran parte del calor necesario para el proceso de
clinPerizaci#n ser" consumido en el calcinador y no en el horno. Adem"s, el calor
contenido en los gases procedentes del enfriador de cl,nPer tam$ién se utiliza con el aire
terciario precalentado, usado como com$urente en los quemadores del precalcinador.
II. Aorno
1l modelo utilizado para la reacci#n qu,mica de com$usti#n es3 com$usti#n completa
con un e9ceso de aire seco del 2F\ para un sistema a$ierto, gases ideales, sistema
a$ierto. ;a ecuaci#n de la reacci#n de com$usti#n es la siguiente=
2 2 2 2 2 2
. + 6 . + 6 . O . * . +O . 6 O- / . * . O " + + + → + + +
; A 7 32
292 292 :B 19B7 ;9 79 19B7 339
Fracciones mol del comustile en el :orno
Comustile;
1as L<
EE"#$! d# ai# $#"! d#l
12K
!as L<
Moles por "## mol de
mezcla Ni
MMO
L
Propano C;,A 2892 77832
n-Butano C7,32 2892 9A831
Oxigeno O1 :8B2 ;1822
Nitrógeno N1 198B7 1A823
;as fracciones mol para el com$usti$le y de los gases residuales en el horno se toman
de la ecuaci#n de reacci#n como se realiz# en el precalcinador para la $:squeda de la
entalp,a y entrop,a de referencia, mismas que posteriormente ser&ir"n para el c"lculo de
sus &alores espec,ficos.
Fracciones mol de los 1ases residuales en el :orno(
!ases residuales
Moles por "## mol de
mezcla Ni
MMOL
Fracción
molar
CO1 ;892 77823 282BB?7;9
,1O 7892 3A821 2831A173?
N1 198B7 1A823 28?;B173B
O1 3839 ;1822 282;1??1B
Partículas de
clínker
;os &alores de las fracciones mol que se utilizaran para la mezcla del cl,nPer en el horno
ser"n los mismos que se &ienen maneando en el precalcinador.
Fracciones mol de los compuestos .ue con-orman el cl*n+er(
Compuesto
Fracción molar
yi
MMOL Mi
SiO1 R$S 2812B1 :282A
Al1O; R$S 282;12 3238B:
-#1O; R$S 28237? 39B8:B
CaO R$S 28::1; 9:82A
M5O R$S 2823:7 728;2
@B
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
SO; RlS 28229B A282:
Na1O R$S 2822;2 :38BA
T1O RlS 28227; B7812
,1O R5S 282913 3A821
Para identificar la condici#n en que el fluo de energ,a recupera la mayor e9erg,a
posi$le en el horno, se numeraron casos en los que se &ar,an las temperaturas de las
corrientes que entran y salen del equipo. 1sto se realiz# tam$ién para cada uno de los
equipos que integran el proceso de fa$ricaci#n del cemento. Ahora tenemos propuestas
de posi$les temperaturas para los fluos en el horno.
Tabla -. 1numeraci#n de casos en los que se &ar,an las temperaturas de las corrientes
que atra&iesan el horno.
Después de realizar el $alance de e9erg,a al horno seg:n el caso propuesto en el que se
plantean diferentes temperaturas para cada una de las corrientes que entran y salen del
equipo. 8e tienen los siguientes resultados.
Tabla 10. >esultados para los casos propuestos en la ta$la D.
CA$O =: >+678r? =$ >+678r @? =A >+678r? G
5
>+678r?
7 U38291EH3: U38;13EH3; :89A93EH39 ;8B;A7EH39
1 U?8:99EH39 U38;13EH3; ;8?3::EH39 ;8B;AAEH39
? U?8139EH39 U38;12EH3; ;81??:EH39 ;8B;:BEH39
: U?83A2EH39 U38;12EH3; ;817;:EH39 ;8B;:9EH39
3 U:8933EH39 U38;13EH3; 189?19EH39 ;8B;A?EH39
; U:871?EH39 U38;11EH3; 187A:1EH39 ;8B733EH39
9 U:8;B?EH39 U38;13EH3; 1879A7EH39 ;8B;ABEH39
31 U:8;9AEH39 U38;37EH3; 187;B?EH39 ;8B3A7EH39
A U98192EH39 U38;37EH3; 38;;;:EH39 ;8B3:BEH39
32 U981:3EH39 U38;13EH3; 38;11?EH39 ;8B;A9EH39
33 U783A2EH39 U38;3;EH3; 18:9A;EH37 ;8B3;BEH39
B U;8A22EH39 U38;13EH3; 38;??2EH37 ;8B;?9EH39
@D
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
A continuaci#n después de ha$er ordenado los resultados o$tenidos de forma
ascendente, se ilustran en un gr"fico de $arras que nos dar" una perspecti&a del
comportamiento de la cantidad de e9erg,a que se puede o$tener seg:n sea la
temperatura propuesta para los fluos que atra&iesan el horno.
%ráfica 3. 1ntalp,a &s e9erg,a o$tenidos del $alance realizado al horno.
Aqu, se muestra la cantidad de energ,a utilizada para completar la cocci#n del
cl,nPer mismo que se &e refleado en el aumento de la irre&ersi$ilidad. Ordenando
los casos propuestos de manera que se puedan identificar aquellos en los que es
mayor la e9erg,a.
%ráfico /. 7rre&ersi$ilidad generada en el horno.
;os eemplos anteriores ponen de manifiesto en el caso del precalcinador y el horno que
la &ariaci#n de e9erg,a asociada a una reacci#n de com$usti#n es $astante grande. ;a
manera con&encional consiste en lle&ar adia$"ticamente el proceso de com$usti#n, los
gases producto, calientes, se pueden reutilizar entonces como fuente de energ,a para
alg:n tipo de motor térmico. 1n cuesti#n de irre&ersi$ilidad en el precalcinador y el
horno, ser" aquella energ,a que no se podr" utilizar para la producci#n de tra$ao. Ahora
$ien, las irre&ersi$ilidades asociadas a la com$usti#n adia$"tica de los com$usti$les
hidrocar$onados producen una disminuci#n significati&a del potencial del tra$ao,
incluso si la cantidad de energ,a sigue siendo la misma.
AF
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
%ráfica 5. 1ntalp,a &s irre&ersi$ilidad generada en el horno.
1n la simulaci#n tratada en el presente tra$ao la cantidad f,sica que se &ari# en el
$alance de e9erg,a fue la temperatura de los fluos de materia que atra&iesan el horno,
en el proceso real se manean di&ersas &aria$les ya sean en el mismo cl,nPer o ya sea en
la com$usti#n utilizada para la transformaci#n del mismo. 8olo para darnos una idea de
las cantidades de energ,a que se pueden ad&ertir en este proceso utilizaremos la
temperatura de los fluos como &aria$le de nuestro $alance.
+omentando un poco so$re la com$usti#n se sa$e que la com$usti#n completa e9ige
que haya o9igeno suficiente como para que todo el car$ono y todo el hidr#geno del
com$usti$le se con&iertan en +O
2
y 6
2
O. Durante la com$usti#n incompleta aparecer"n
otros productos, siendo el mon#9ido de car$ono +O el producto principal. +omo el
o9,geno posee una mayor afinidad por el hidrogeno que por el car$ono, normalmente
todo el hidr#geno del com$usti$le se con&ierte en agua. 8i el o9,geno que hay resulta
insuficiente para asegurar la com$usti#n completa, siempre es el car$ono el que no
reacciona por completo.
+uando se utiliza aire como fuente de o9igeno una fracci#n importante de la fuente de
o9idante es nitr#geno diat#mico *
2
. Qeneralmente se supone que el nitr#geno es un
elemento esta$le que no reacciona qu,micamente con otras sustancias. 8iendo esto
&erdad a temperaturas normales, ocurre que a las temperaturas que se alcanzan con la
llama, el nitr#geno reacciona con el o9,geno para formar #9ido n,trico -*O/. A
temperaturas inferiores, el *O reacciona con el o9,geno para formar di#9ido de
nitr#geno.
1n la com$usti#n de com$usti$les hidrocar$onados, el agua es uno los productos m"s
importantes. 1s una mezcla de gases productoEideales, este &apor de agua posee cierta
presi#n parcial. 8i la presi#n parcial se hace mayor que la presi#n de saturaci#n del agua
a una temperatura dada, parte del agua condensar" al disminuir la temperatura por
de$ao de esa dada. ;a presencia de pequeñas gotas de agua l,quida en los gases
quemados puede ocasionar pro$lemas de corrosi#n, como m,nimo.
;a temperatura no puede ir m"s all" de la temperatura de flama, de$ido a que ésta es la
m"9ima temperatura que se alcanza en la reacci#n. *o o$stante, te#ricamente, con $ase
a la segunda ley de la termodin"mica, esta temperatura puede seguir aumentando hasta
que la &ariaci#n en la entrop,a total se haga cero, lo cual nunca suceder" realmente ya
que estas reacciones de com$usti#n son totalmente irre&ersi$les.
;a temperatura en la cual el calor de com$usti#n se hace cero, es ustamente la
temperatura adia$"tica de flama, la m"9ima temperatura adia$"tica de flama
corresponde al caso ideal seguido de la com$usti#n completa con aire te#rico seco y que
ésta &a disminuyendo conforme se toman en cuenta m"s factores que alteran el sistema.
A<
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
;a com$inaci#n de la humedad relati&a con las otras pertur$aciones, -G e9ceso de aire y
@ porcentae de + que aparece como +O en los productos de la com$usti#n/, no afecta
en gran medida a la contri$uci#n de estos factores. Por arri$a de la temperatura de roc,o
no coe9iste agua condensada en los productos de com$usti#n, por lo que el calor de
com$usti#n empieza a disminuir ya que de$e tomar parte de la energ,a generada por la
reacci#n para lle&ar a la fase gaseosa todos los moles de agua l,quida in&olucrados en
ella.
0am$ién recuerde que durante un proceso adia$"tico el calor de com$usti#n es cero, por
consiguiente la &ariaci#n en la entrop,a de los alrededores tam$ién lo es y en
consecuencia la &ariaci#n en la entrop,a total es simplemente la &ariaci#n en la entrop,a
de la reacci#n3 por otro lado la irre&ersi$ilidad es el negati&o del tra$ao #ptimo, y es
con $ase a todas estas consideraciones que se e9cluyen los gr"ficos de la &ariaci#n en la
entrop,a total y de irre&ersi$ilidad de la reacci#n.
;a temperatura de condensaci#n, al igual que la temperatura de roc,o, aumenta
tenuemente, al decrecer el porcentae de e9ceso de aire, a la par, la &ariaci#n en la
entrop,a de la reacci#n, hace lo contrario.
1l tra$ao #ptimo, por su parte, sigue el comportamiento de la temperatura de flama, es
decir, mientras el desorden sea menor, se dispondr" de m"s tra$ao :til.
1l fluo de com$usti$le, sea s#lido, liquido o gaseoso, que entra a la c"mara de la
reacci#n es, normalmente, de so$ra conocido3 sin em$argo, el fluo de aire puede
resultar dif,cil de medir con precisi#n. Para sal&ar estos pro$lemas se puede efectuar un
an"lisis de los gases producto con apro9imaci#n suficiente.
+uando las reacciones qu,micas tienen lugar en condiciones adia$"ticas y de &olumen
constante, no solo se alcanzan temperaturas ele&adas, sino que generalmente tam$ién se
tienen presiones altas.
;a manera con&eniente consiste en lle&ar a ca$o adia$"ticamente el proceso de
com$usti#n. 8iendo que los gases producto, calientes, se emplean entonces como fuente
de energ,a para alg:n tipo de motor térmico. +omparando tra$ao de salida del motor
con el tra$ao re&ersi$le de salida de la reacci#n qu,mica, se tiene una medida de la
eficiencia del proceso. 19iste, sin em$argo, una cuesti#n a:n m"s $"sica. ;os procesos
de com$usti#n son altamente irre&ersi$les por naturaleza. +a$e esperar que la e9erg,a
de los gases producto, incluso a la alta temperatura de com$usti#n adia$"tica, sea
inferior a la e9erg,a de los reactantes del principio.
A2
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
777. En'riador
;os componentes del cl,nPer en estos equipos se consideran como sustancias
incompresi$les, en un sistema adia$"tico, no reacti&o y en régimen estacionario. Para el
caso de los gases residuales que atra&iesan este equipo se considera un sistema a$ierto,
con gases ideales, adia$"tico, no reacti&o.
1l cl,nPer caliente a la salida del horno, se trata seguidamente en los enfriadores de
cl,nPer.
;o que todos los enfriadores de cl,nPer tienen en com:n es el fluo directo de aire de
enfriamiento ]a contracorriente o trans&ersalmente ] a tra&és del cl,nPer y que el aire en
su totalidad o en parte sir&e como aire secundario para la com$usti#n en el horno.
Fracciones mol de los 1ases residuales .ue atraviesan el en-riador(
!ases residuales
Moles por "## mol
de mezcla Ni
MMOL Fracción molar
CO1 ;892 77823 282BB?7;9
,1O 7892 3A821 2831A173?
N1 198B7 1A823 28?;B173B
O1 3839 ;1822 282;1??1B
Partículas de
clínker
Fracciones mol de los compuestos .ue con-orman el cl*n+er
Compuesto
Fracción molar
yi
MMOL
Mi
SiO1R$S 2812B1 :282A
Al1O;R$S 282;12 3238B:
-#1O;R$S 28237? 39B8:B
CaO R$S
28::1; 9:82A
M5O R$S 2823:7 728;2
SO;R5S
28229B A282:
Na1O R$S
2822;2 :38BA
T1O R5S
28227; B7812
,1O R5S
282913 3A821
Tabla 11. 1numeraci#n de casos en los que
se &ar,an las temperaturas de las corrientes
que atra&iesan el horno.
A'
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
1l enfriamiento del cl,nPer hasta una temperatura por de$ao de BF^+, suministrar,a
mucho aire a temperatura de dif,cil recuperaci#n de su calor. 1l aire secundario de
com$usti#n tomado del enfriador alcanza a temperaturas entre los AFF y los DFF^+3 la
:ltima cifra puede tomarse como l,mite superior por raz#n de las solicitaciones térmicas
para la partes de acero de la $oquilla del horno. Para conseguir temperaturas de &arios
cientos de grados por un solo paso del aire a tra&és del lecho de cl,nPer, es preciso
disponer de gran altura de aquél.
A)
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Tabla 14. >esultados para los casos propuestos en la ta$la <<.
%ráfica ..1ntalp,a &s e9erg,a en el enfriador.
;a e9erg,a e irre&ersi$ilidad generada en el enfriador como se muestra en la figura
adquiere sentido in&erso. 8ignifica que el fluo de e9erg,a tiene una direcci#n opuesta a
la que tendr,a el fluo espont"neo de calor. +omo la e9erg,a es la capacidad de producir
tra$ao de la energ,a disponi$le, un &alor negati&o representa un consumo de tra$ao, lo
que nos dice que para poder producir el fluo de energ,a hacia fuentes con menor
temperatura que la am$iente es necesario entregar tra$ao al sistema. Adem"s, la
magnitud del fluo e9ergético depende de la diferencia entre las temperaturas de la
fuente fr,a y el am$iente, de modo que cuanto mas $aa es la temperatura de la fuente
fr,a tanto m"s costoso resulta el enfriamiento.
!"O =: >k#$%r? DS Mk#$%r&'N =A >k#$%r?
G
5
>k#$%r?
3 38B9?EH39 U;8A?3EH3; 38;7B?7EH3: U38397EH3:
32 ;813?EH39 U;8?9AEH2B ;813A9BEH39 U38312EH31
B ;83A?EH39 ;8??3EH2B ;83A99:EH39 U38317EH31
3; 18B:AEH39 ;8:1;EH2B 18B:?3BEH39 U382A2EH31
33 18B;?EH39 38339EH32 18B;73?EH39 U;8;19EH31
1 181A9EH39 :83;?EH2A 181A7;AEH39 U38A;2EH33
9 181A1EH39 UA82:;EH2B 181A721EH39 U18727EH31
7 1819:EH39 ?87:?EH2B 1819;9AEH39 U1811:EH31
; 38BAAEH39 181A9EH2B 38BA:A7EH39 U:8A37EH33
31 38279EH39 U38:21EH32 382923BEH39 U78??AEH31
A 38277EH39 U389:3EH32 3827AABEH39 U78:99EH31
: 38239EH39 UA87B:EH2B 3823?3:EH39 U189;;EH31
? ?8B:1EH37 UA8:77EH2B ?8BA?ABEH37 U189??EH31
A@
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
3epresentación !ráfica 2. De la irre&ersi$ilidad en el enfriador.
%n enfriador irre&ersi$le requiere m"s tra$ao para e9traer la misma cantidad de calor y
que ese tra$ao e9tra se desperdicia como calor de desecho. 1l tra$ao e9tra es
proporcional a la entrop,a creada, el m"9imo coeficiente de desempeño lo alcanzamos
con un refrigerador re&ersi$le, y a partir de ah, empezamos a perder eficiencia, m"s
cuanto m"s entrop,a se produzca -para un calor e9tra,do constante/.
%ráfica ,. 7rre&ersi$ilidad &s entalp,a en el enfriador.
1n la selecci#n del tipo apropiado de enfriador para un caso determinado de$en
considerarse los aspectos siguientes, situaci#n del crudo, horno, instalaciones fa$riles,
condiciones am$ientales del sitio. ;a importancia relati&a de las e9igencias siguientes
aplica$les a los enfriadores de cl,nPer de$en e&aluarse por la o$tenci#n de un cl,nPer de
$uena calidad por un grado de enfriamiento #ptimo, #ptima adaptaci#n al secado del
material crudo y al sistema de calentamiento que precede al enfriador, que cause el
menor impacto posi$le al medio am$iente, $ao coste de in&ersi#n, $ao coste operati&o,
p. e. $alance energético fa&ora$le con alta proporci#n al calor recuperado, $ao
consumo de energ,a eléctrica, $aos costos por desgaste y mantenimiento, $aa
suscepti$ilidad a los fallos -tiempos de paro m,nimo/. ;a in e9pansi$ilidad y las
resistencias qu,mica y mec"nica del cemento, as, como la moltura$ilidad del cl,nPer,
AA
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
resultan influenciadas por el grado del enfriamiento aplicado. ;as diferencias, tanto en
el grado de enfriamiento dentro de la $anda de temperaturas de los &arios sistemas de
enfriado, como en las composiciones del crudo corrientemente empleadas, son tan
pequeñas que no causan &ariaciones en la calidad del cl,nPer finalmente o$tenido.
1nfriando el cl,nPer por aire como :nico medio enfriante no se puede alcanzar una
temperatura tan $aa en los enfriadores planetarios, rotati&os o &erticales, donde el aire
de enfriamiento se usa en su totalidad como aire para la com$usti#n y se introduce en el
horno, como en los enfriadores de parrilla. +on los :ltimos, especialmente si se
interpone un que$rantador de cl,nPer, se pueden alcanzar f"cilmente temperaturas del
cl,nPer finales de unos BF^+, mientras que las temperaturas correspondientes a los
enfriadores rotati&os o planetarios, particularmente en las grandes unidades,
generalmente quedan encima de los <@F^+, pero el cl,nPer descargado de los
enfriadores &erticales tiene temperaturas so$re los 'FF^+. +on los tipos de enfriadores
:ltimamente mencionados, el :nico camino para alcanzar temperaturas finales $aas es
el postenfriamiento o, alternati&amente, con enfriadores rotati&os y planetarios, un
enfriamiento suplementario con agua.
+ontrariamente, el enfriamiento final a temperaturas muy $aas en los enfriadores de
parrilla e9ige grandes cantidades de aire. 8i el aire calentado en la operaci#n de
enfriamiento no se puede utilizar para el secado del crudo, se desempol&ar" antes de su
descarga a la atmosfera, lo que representa un pesado dispendio en el equipo colector de
pol&o, raz#n por la cual ser" &entaoso, en ciertos casos, para los enfriadores de parrilla,
emplear postenfriadores separados.
;as in&ersiones de capital en compra de maquinaria y equipo eléctrico, incluidos los
aparatos de medida y de control, materiales refractarios y aislantes, a$ra ci&il y gastos
de montae, dependen de las necesidades de espacio, de$iendo tomarse en consideraci#n
la altura so$re el ni&el del mar. ;os costos de funcionamiento de los enfriadores de
cl,nPer comprenden principalmente los gastos directos en sustituci#n de las partes
desgastadas, reparaci#n de materiales3 mano de o$ra en mantenimiento y reparaciones,
costes de energ,a comprendiendo electricidad y calor -el :ltimo porque su recuperaci#n
nunca ser" del <FF\/. Adem"s, hay que contar con gastos indirectos. 1stos se producen
cuando, por resultado de a&er,as o de mal funcionamiento del enfriador de cl,nPer, la
instalaci#n no puede alcanzar su meor rendimiento o $ien tiene que pararse.
;os costes de funcionamiento relati&os son muy similares para los di&ersos tipos de
enfriadores, por eemplo, un quemador con un inyector muy largo presenta, la &entaa
de reducir la carga de calor, intensidad térmica por unidad de superficie de la pared del
horno, o por unidad de &olumen interior del horno, en el e9tremo de salida del horno y
en el enfriador. Otro costo a señalar es el c"lculo del e9ceso de aire a partir del an"lisis
de los gases en el e9tremo de alimentaci#n del horno. +on un quemador del horno
fa&ora$lemente proyectado pueden ser necesarias las siguientes proporciones para el
aire primario=
+ar$#n= apro9. C ] <2\ del aire necesario para la com$usti#n
Aceite pesado= apro9. ' ] @\ del aire necesario para la com$usti#n
Qas natural= apro9. F '\ del aire necesario para la com$usti#n
8eg:n estas cifras resulta e&idente que, por eemplo se cam$ia el com$usti$le del horno
de car$#n a gas natural, el rendimiento calculado para el enfriador resultara m"s alto,
desde que en am$os casos sean iguales las cur&as de enfriamiento del cl,nPer. ;a raz#n
de mayor rendimiento para el gas natural estri$a en que es mucho mayor la cantidad de
aire secundario para la com$usti#n del gas que cuando se quema car$#n. 8in em$argo,
con este cam$io de tipo de com$usti$le, el consumo de calor de la planta, en conunto,
AC
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
se &er" aumentado por otras causas -mayor cantidad de gases de escape, deficiente
transmisi#n ede calor por parte de la llama/.
Tabla 13K +ostos de funcionamiento relati&os en un enfriador de parrilla con utilizaci#n
del aire de escape.
<. +osto total -no recuperando la totalidad del calor/.
2. +osto de la energ,a -no recuperando la totalidad del calor/.
'. +osto del accionamiento.
). >ecam$ios y reparaciones.
@. 8alarios en mantenimiento y reparaciones.
A. +osto del calor en el caso de su recuperaci#n #ptima -radiaci#n y con&ecci#n
térmica, temperatura final del cl,nPer y del agua, no utiliza$les/.
C. +osto del calor en caso de que se recupere al @F\.
De$ido al considera$le efecto que eerce la proporci#n de aire secundario so$re la
temperatura de entrada del cl,nPer y el rendimiento calculado para el enfriador, los
&alores m"s rele&antes, por consideraciones de meor compara$ilidad, se suelen reducir
a cur&as de igual proporci#n de aire secundario, con ayuda de cur&as de enfriamiento
determinadas, as, como con iguales temperaturas del cl,nPer a la entrada del enfriador.
;a zona de recuperaci#n de un enfriador cuya com$inaci#n se e9tiende desde el punto
de ca,da del cl,nPer hasta el final de la primera parrilla. ;as dos parrillas siguientes
sir&en :nicamente para el enfriado final del cl,nPer. 1n el pozo de entrada al enfriador
O so$re la parrilla < ]que comprende la cuarta parte del total de la parrilla] el cl,nPer,
en unos 2F minutos, se enfr,a de <CFF N a unos C@F N -<)2C ] )CC^+/.
AB
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Ira'ico -. ondiciones del aire /cantidad) presión % temperatura1 en un en'riador de cl7nDer
/combinación1.
A este fin, dos &entiladores soplan aire fr,o -en la cantidad suficiente que corresponda al
total de aire secundario y terciario necesario para el horno/ al interior del enfriador,
donde el aire se calienta a unos <<FF N -B2C^+/, que es la temperatura apro9. del aire
secundario. 1n &ez de aire fr,o podr,a emplearse aire precalentado -duoterm/ con el fin
de conseguir una meor recuperaci#n del calor del horno. 8in em$argo, las altas
temperaturas de la parrilla que en tal caso se alcanzar,an, reducir,a la confianza en la
operati&idad del enfriador, ya que, en la pr"ctica, tal disposici#n ha pro$ado ser
demasiado cr,tica. Para la econom,a térmica del horno con un $uen cierre estanco en el
ca$ezal del horno y muy poca proporci#n de aire primario -menos de <F\ del total de
aire para com$usti#n/, la cantidad de aire secundario, incluyendo el aire necesario es
apro9imadamente F.B@ E F.DF*m
'
.Pg de cl,nPer. 1l termino aire terciario se aplica al
aire que se en&,a directamente al quemador del precalentador -si la instalaci#n del horno
comprende un equipo de precalcinaci#n/. 1ste aire de$e e9traerse en un punto cerca del
pozo del enfriador, en la zona de recuperaci#n.
+on el fin de o$tener una #ptima recuperaci#n de calor en el conunto de la instalaci#n
del horno es necesario e&itar que el aire de la zona de pos enfriamiento se mezcle con el
aire secundario o con el aire terciario. Por esta raz#n e9iste una separaci#n al final de la
zona de recuperaci#n para impedir que pase aire de una otra c"mara.
IV. 2eparadores
;os componentes del cl,nPer en estos equipos se consideran como sustancias
incompresi$les, en un sistema adia$"tico, no reacti&o y en régimen estacionario. Para el
caso de los gases residuales que atra&iesan estos equipos se consideran como3 gases
ideales en un sistema a$ierto y adia$"tico, no reacti&o.
AD
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Aun cuando los separadores de aire usados en la industria del cemento se rigen por los
mismos principios $"sicos, difieren en cuanto a su diseño y "m$ito de aplicaci#n. ;as
principales diferencias se presentan en=
<.E5orma de introducir el material a separar y el aire de separaci#n.
2.EMagnitud de la aceleraci#n centrifuga.
'.E5orma de separar el producto aca$ado de la corriente de aire.
Adem"s en algunos separadores de aire el material puede someterse a tratamientos de
secado o de enfriamiento.
;os efectos cualitati&os de la separaci#n no dependen tan solo de las caracter,sticas
técnicas del aparato, sino tam$ién de la carga con que funciona el separador, alcanzando
su #ptimo cuando puede situarse dentro de la $anda proyectada. 5uera de ella, la calidad
disminuye y es por esta causa que se pueden sacar conclusiones equi&ocadas al
considerar al separador aisladamente del resto de la instalaci#n de molienda.
Por eemplo, si por cualquier fallo del molino disminuye su grado de reducci#n,
operando en circuito cerrado, aumenta la carga circulante y tam$ién la carga del
separador de aire, cre"ndose una situaci#n an#mala que puede interpretarse
incorrectamente si se uzga como una perdida de rendimiento del separador.
1l consumo espec,fico de energ,a de los separadores de aire depende de=
<.E Propiedades del material a separar.
2.E+audal circulante.
'.E5inura deseada.
;a &ariedad de formas y tamaños de los elementos que lo constituyen es muy amplia,
desde part,culas de tamaño inferior a F.F< micras a cuerpos relati&amente grandes -@
micras y tamaños superiores/ que se pueden descartar por gra&edad y se depositan so$re
las superficies horizontales.
.epa!a%o!es %e ata eficacia
1n todas las f"$ricas de cemento del mundo se hacen grandes esfuerzos para reducir los
gastos de producci#n y, en consecuencia, tam$ién se trata de reducir el consumo de
energ,a. 1sto ha tra,do consigo el interés de moler el cemento en circuito cerrado con
separadores de alta eficacia, lo cual ofrece &arias &entaas en relaci#n con la molienda
en circuito cerrado con separadores con&encionales o con la molienda en circuito
a$ierto.
;a &entaa principal es el ahorro de energ,a, si el cemento se muele hasta cierto residuo
de tamizado que para una calidad de cl,nPer dada, por lo general est" relaci#n con las
resistencias del cemento, el ahorro de energ,a que se puede o$tener moliendo en circuito
cerrado a diferencia del a$ierto es, para una determinada circulaci#n, directamente
proporcional al grado de eficacia del separador de aire. 1l consumo especifico de
energ,a del motor del molino, suponiendo una moltura$ilidad U;a caracter,stica que representa su
facilidad de pul&erizaci#n y es uno de los factores usados para determinar la capacidad de un molino de pul&erizaci#nc media
del cl,nPer, para molienda hasta unos residuos en el tamiz de 'Ffm y para diferentes
grados de eficacia del separador. 8e o$ser&a que se puede ahorrar mucha energ,a si se
utiliza un separador de alta eficacia. Alternati&amente si se mantiene el consumo
CF
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
especifico de energ,a, la utilizaci#n de un separador de alta eficacia da lugar a un
cemento de mayor finura, o sea, con meores propiedades de resistencia.
1l grupo de separadores de alta eficacia comprende=
• >aymond 6igh 1fficiency
• 8D de 8turte&ant
• _%J ] K de 6um$oldt.2edag
• +A>APO; de Polysius, ;A>OG de 6uPPi
• O ]81PA de 5uller.Onoda
• 81PAG -<+ y 2+/ de 5;8.
1ste grupo forma una nue&a generaci#n de separadores de aire con eficacias altas, ya
que &alores de !s de AF ] BF\ son t,picos. 1ste tipo de separadores se aplican con
meor rendimiento en molinos de cemento que lo producen con un muy alto contenido
de finos. Otra &entaa general es la facilidad para poder cam$iar entre &arios tipo de
material. +asi todos los separadores de este grupo est"n utilizando el sistema rotor
cil,ndrico introducido por 5;8 en el separador >1+. 1n particular las &entaas de los
separadores de alta eficacia, tipo 81PAG, son=
<. Dispersi#n y separaci#n en zonas diferentes
2. 8eparaci#n y descarga de chatarra procedente de los cuerpos moledores
'. Aire de separaci#n y del molino diferenciado
). Dispersi#n eficaz sin disco distri$uidor
@. +ontrol de finura simple -2 par"metros3 numero de re&oluciones del rotor y
&olumen de aire/
A. Posi$ilidad de enfriamiento del cemento.
;os fluos que atra&iesan los separadores registran una &ariaci#n en su entalp,a y
entrop,a por parte de los gases residuales, podr,a registrarse un cam$io m,nimo en la
temperatura del cl,nPer después de su paso en los separadores.
C<
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
1.. 5BP$I2I2 =E ;E2F$&5=O2
+omo se mencion# anteriormente para los fines que a este tra$ao competen se analizan
los procesos de la industria cementera, con prop#sito de realizar el $alance e9ergético
del "rea con mayor consumo de energ,a, que en este caso corresponde a la l,nea de
producci#n precalcinadorEhornoEenfriador. 1n seguida se muestra la simulaci#n del
proceso de fa$ricaci#n del cemento con diferentes temperaturas de las corrientes que
atra&iesan los equipos que integran el proceso. >ealicé el calculo e9ergético en la
fa$ricaci#n del cemento para dos diferentes e&entos. Para el primer e&ento se tienen
temperaturas tomadas de tra$aos antes realizados por compañeros de la %ni&ersidad
Aut#noma Metropolitana a este mismo proceso. Para el segundo e&ento he tomado el
caso de cada uno de los equipos de la l,nea de producci#n que en particular por las
temperaturas de sus corrientes arroan una con&eniente cantidad de energ,a, misma que
después de realizar su recuperaci#n nue&amente ser" utilizada en alg:n otro proceso
dado su &alor ent"lpico.
1n las simulaciones a este proceso tam$ién se agrega la torre de enfriamiento de la cual
se maneara la misma temperatura de sus fluos para los dos e&entos, el $alance
realizado a los separadores no se agrega ya que su la$or solo es el separar las part,culas
de cl,nPer de los gases residuales y la entalp,a disponi$le en los separadores es de muy
$aa calidad. 1l resultado a esta primera representaci#n se da a continuaci#n=
T(5L( 1/. 0emperaturas propuestas para la primera simulaci#n al proceso de fa$ricaci#n del cemento.
D6
0O0A;
Y C.)C1Z<@ PK . hr
D1
0O0A;
Y <.C21Z<A PK . hr
7
0O0A;
Y C.CC1Z<@ PK . hr N
Para el segundo e&ento como se ha mencionado solo se tom# el caso de cada uno de los
equipos de la l,nea de producci#n que en particular por las temperaturas de sus
corrientes la e9erg,a calculada del $alance tiene una :til cantidad de energ,a.
>ecordemos que el &alor de la e9erg,a ser" en funci#n del tipo de com$usti$le que se
ocupe, las caracter,sticas del cl,nPer que se fa$rique y muchas otras &aria$les que
influir"n en el proceso.
C2
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
T(5L( 15. 0emperaturas propuestas para la segunda simulaci#n al proceso de fa$ricaci#n del cemento.
D6
0O0A;
Y
@.@21Z<@ PK . hr
D1
0O0A;
Y 2.<21Z<A PK . hr
7
0O0A;
Y
E<.@C1Z<A PK . hr N
;a e9erg,a asociada a emisiones de residuos puede ser &ista como un potencial de daños
al medio am$iente en que la e9erg,a de los residuos, como consecuencia de no estar en
equili$rio esta$le con el medio am$iente, representa un potencial para causar el cam$io.
+uando se emiten al medio am$iente, la e9erg,a representa un potencial de cam$iar el
medio am$iente. Por lo general, la e9erg,a emitida hace un cam$io que es perudicial
para el medio am$iente, como la muerte de peces y plantas en algunos lagos, de$ido a la
li$eraci#n de determinadas sustancias en los gases de com$usti#n, ya que al reaccionar
y llegar al equili$rio con el medio am$iente, aunque en algunos casos el cam$io puede
ser perci$ido como $eneficioso -por eemplo, la tasa de crecimiento mayor de los peces
y las plantas cerca de las salidas de agua de refrigeraci#n de las centrales térmicas/.
Adem"s, las emisiones de e9erg,a para el medio am$iente puede interferir con la entrada
neta de e9erg,a a tra&és de la radiaci#n solara la tierra -por eemplo, las emisiones de
gases de efecto in&ernadero +O
2
y otros de muchos procesos parecen causar cam$ios en
la concentraci#n atmosférica de +O
2
, que afecta a la recepci#n y reEradiaci#n de la
radiaci#n solar por la tierra/. ;a relaci#n entre las emisiones de e9erg,a de residuos y
daños al medio am$iente ha sido reconocido por &arios in&estigadores -por eemplo,
>eistad, <DCF/.
&náisis a a p!o%ucci$n %e c*nBe! / e p!oceso %e combusti$n.
1n la cocci#n del cl,nPer s#lo se puede conseguir la homogeneidad necesaria mediante
el logro de una cantidad suficiente de fase fundida. +omo consecuencia el $uen cl,nPer
tiene una estructura tan compacta que e9ige, para su molienda, una aplicaci#n alta de
energ,a mec"nica. ;a dependencia de la reacti&idad superficial en la producci#n del
cemento se reconoce en que el crudo, molido groseramente, reacciona lentamente, el
molido m"s fino lo hace con rapidez y, por otra parte, en que el cemento de grano
grueso se endurece lentamente y durante un inter&alo de tiempo largo, mientras que el
fino lo realiza r"pidamente y, con ello, cede tam$ién r"pidamente su calor de
hidrataci#n. 8i se quiere acelerar el proceso de endurecimiento hay que ele&ar la
temperatura, y puesto que el agua hier&e a <FF^+, si se ha de so$repasar esta
temperatura, hay que tra$aar en el endurecimiento con &apor a presi#n, es decir, en
autocla&e. +on ello, se consigue acortar el tiempo de reacci#n de modo muy
significati&o.
;a cocci#n del cl,nPer, que es el proceso caracter,stico para la fa$ricaci#n del cemento y
por consiguiente para la e9plotaci#n del horno, constituye la parte m"s importante de la
f"$rica de cemento. A partir del crudo finamente molido o de la pasta se o$tiene, en el
horno rotatorio, una roca en tamaños desde el de una a&ellana hasta el de una nuez3 en
horno &ertical, un conglomerado sinterizado a partir de gr"nulos o de otras estructuras
preformadas. ;os clinPeres o$tenidos tienen que ser molidos de nue&o, hasta lograr una
harina fina, en molinos de tipo parecido a los que sir&en para la preparaci#n del crudo.
1n el inter&alo de los :ltimos <@ años, el consumo de calor po! Bio %e c*nBe!, a partir
de crudo seco, ha descendido en el horno rotatorio desde apro9imadamente @.F2)<A PK a
'.<)F< E '.@@BCB PK, es decir, al &alor del consumo especifico de calor en el horno
&ertical. Por consiguiente, puesto que el consumo especifico te#rico es,
C'
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
apro9imadamente, de <.AC)C2 PK, ha sido conseguido para el proceso de cocci#n un
rendimiento térmico del @F\ que es e9traordinariamente fa&ora$le. ;os sistemas de
producci#n que tra$aan por v7a seca con tales fa&ora$les rendimientos del proceso son
los hornos ;epol con do$le circulaci#n de gases y los que integran en su estructura un
intercam$iador de calor por suspensi#n del crudo en los gases, realizados seg:n
distintos tipos constructi&os, en la actualidad, participan en la fa$ricaci#n del cl,nPer
con '@\ y )@\ los hornos ;epol y los de intercam$iador, respecti&amente. 1l horno
;epol implica $uena aptitud a la granulaci#n por parte de las materias primas3 los gases
residuales son f"ciles de desempol&ar, en general. ;os progresos realizados en la
granulaci#n han meorado de modo significati&o la e9plotaci#n de los hornos &erticales.
0am$ién los hornos los hornos v7a QEmeda, que participan con <<\ en la producci#n
de cl,nPer, han hecho sensi$les progresos. >ecientemente se han logrado $uenos
resultados con hornos largos, &,a seca, que cuecen crudo a granel, sin preformar. ;a
producci#n de un horno &ertical moderno puede cifrarse en 'FF ton.d,a3 como &alor de
estimaci#n, en un horno rotatorio moderno, son fa$ricadas hasta )FFF ton.d,a. A pesar
de los grandes progresos realizados en la &,a seca, si se hade tra$aar con una creta con
alta humedad como la que se presenta en el norte de 1uropa y de la que hayan de
separarse componentes adicionales que pueda realizarse por sedimentaci#n, tratamiento
pre&io, por &,a h:meda como ocurre con el pedernal en la creta. Por eso son e9plotados
hornos por &,a h:meda y lo ser"n en el futuro, los cuales en ocasiones, alcanzan
longitudes de 2'2m y tra$aan con caudal de '@FF ton
clinPer
.d,a. 0am$ién en %8A y en el
norte de 1uropa quedan hornos &,a h:meda.
1l desarrollo de los distintos sistemas de hornos ha sido impulsado, de modo esencial,
por los ensayos de e9plotaci#n realizados por el equipo de tra$ao `calor y energ,aa de
la #ereins 6eutsc'er 7ement8er)e #67, de <DAD. P. 2e$$er, ha demostrado c#mo
puede ser ap!ovecha%a la entalp,a de los gases residuales del horno &,a seca y del aire
residual del enfriador sin influencia des&entaosa de la marcha del horno dedicando
aquéllos al entretenimiento térmico de los talleres de secado o de la moliendaEsecado
del crudo. 8i se estima en DFg+ la temperatura final de los gases a la salida de las
instalaciones de secado, y con un contenido de 2F\ de aire se o$tiene que, tra$aando
con horno ;epol, puede ser e&aporada hasta el '.@\ de humedad en las materias primas,
y en la parte de recalcificaci#n del crudo apro9imadamente por encima del <2.@\ de
humedad. 1n los hornos largos, &,a h:meda con dispositi&os interiores, el calor residual
alcanza a secar el <@.@\ de humedad. Puesto que los gases residuales del horno se dean
desempol&ar con dificultad entre <@F y 'FFg+, cuando s#lo se aplica al secado una parte
de aquellos, la parte restante de gases calientes pueden ser enfriados a <@Fg+, $ien en un
enfriador por e&aporaci#n de agua, o$teniendo con ello simult"neamente la ele&aci#n
del punto de roc,o, o $ien lle&"ndolos directamente a un electro filtro especial que
tra$ae apro9imadamente a ''Fg+.
;os hornos rotatorios, &,a seca, de$,an de ser desarrollados hasta el punto en que no
hiciera falta la recuperaci#n e9terna de su calor residual y que el secado del crudo se
practicara con calefacci#n aena al horno. +on ello se e&itar,an las dificultades de la
e9plotaci#n com$inada de talleres con modo de operaci#n diferente, los cuales s#lo
alcanzan los resultados satisfactorios que hemos dado cuando el horno y las
instalaciones de secado tra$aan permanentemente a un caudal equi&alente, lo que no es
posi$le con frecuencia.
8eg:n >. 5ranPen$erger -<DAB/, el consumo espec,fico de calor ha sido disminuido en
los :ltimos años, ante todo, por el pequeño descenso de las pérdidas espec,ficas por la
`piela de todos los elementos del horno, lo que, ciertamente, es consecuencia del
crecimiento de las dimensiones de aquél.
C)
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
&abla 1(.> El consumo en calor % ener07a el+ctrica se0En las bases o'recidas por la
in'ormación de la V=R.
1 2 3 4 5 1 4as1a 5 6
"i-. de 4.#n. 0a,da(
Da-.#aci5n
de ag,a
PE#dida -.#
gases
#esid,a(es
PE#dida -.#
ai#e #es.
PE#dida -.#
(a -ie(
0a(.#
#esid,a( en
c()n*e#
S,ma de «1
4as1a 5» B ca(.#
1e5#ic.
1
FnDe#si5n de
ene#g)a e(Ec1#ica
1/24 4 *G4/1.n c()n*e#
2
He#1ica( 4as1a 300 80 -160 20 - 200 — 530 - 20 20 - 60 750 - 1000 1230 - 16
:72 - 96;
&e-.( 4as1a 1700 80 -160 40 - 80 0-120 80 - 160 1030 - 50 750 - 1000 1030 - 14
:60 - 84;
0.n
in1e#cam6iad.#es
4as1a 4000 4as1a 6 140 - 220 0-120 60 - 180 1030 - 50 750 - 1000 1230 - 18
:72 - 108;
&a#g.s D)a seca 4as1a 2500 4as1a 6 140 - 300 0-120 80 - 170 1030 - 50 800 - 1200 630 - 10
:36 - 60;
&a#g.s D)a 4Imeda 4as1a 3600 400 - 650 120 - 250 0-70 80 - 170 1030 - 50 1200 - 1450 1030 - 14
:60 - 84;
*ca(/*g c()n*e#
<
+onsumo te#rico de calor= 'DF ] ))F Pcal.Pg cl,nPer3 media, )2F Pcal.
2
+alculado con la equi&alencia < P2h.t

A Pcal.Pg cl,nPer.
0a$la.E 7n&ersi#n de calor -<E@/ y de energ,a eléctrica -A/ para la cocci#n del cl,nPer de
cemento seg:n los datos de la !D_ de <DAD.
;a ta$la, con una oeada so$re el consumo en calor y energ,a eléctrica seg:n las $ases
ofrecidas por la informaci#n de la !D_, constituye el resumen conclusi#n de la
comparaci#n entre los diferentes tipos de hornos. 1n ella se muestra la situaci#n, de
primer rango, del horno rotatorio, en el aspecto de los caudales diarios. 8e ha aceptado
como consumo te#rico de calor, de 'DF a ))F Pcal.Pg cl,nPer. ;a e9igencia de calor
para e&aporaci#n de agua en el horno mismo, es m"9ima en el horno largo &,a h:meda3
los pro&istos con intercam$iador y en los largos, &,a seca, casi no requieren calor para
tal funci#n3 las pérdidas por los gases residuales, que en el horno ;epol son las m"s
pequeñas, sumadas con las implicadas en el aire residual y las pérdidas por la `piela y
en el calor contenido en el cl,nPer para los cuatro tipos de horno rotatorio son parecidas
o iguales. ;a suma del calor aplicado, contenido en las columnas < a @, es la misma para
el horno rotatorio con parrilla o con precalentador de crudo que la correspondiente a los
hornos &erticales3 algo m"s alta para los hornos largos, &,a seca, y sensi$lemente m"s
alta para los largos, &,a h:meda.
;os dos &alores :ltimos de la columna, suma de la < hasta la @, particularmente para los
hornos largos, &,a seca, reci$en cierta compensaci#n a tra&és de los &alores del consumo
de energ,a eléctrica, la cual comprende el consumo espec,fico de corriente eléctrica
e9presado en P2h.ton para el accionamiento del horno, del precalentador, enfriador y
&entiladores, pero, sin em$argo, no integra el consumo del filtro electrost"tico ni de los
transportes internos al proceso. 1l consumo de energ,a eléctrica con A ] <B P2h.ton
cl,nPer es $astante pequeño puesto en comparaci#n con el orden de magnitud de )F ] CF
P2h.ton correspondiente a la molienda. Para homogeneizar los gastos por concepto
eléctrico con el gasto total por raz#n del calor in&ertido, en la columna A se ha agregado,
entre paréntesis, el sé9tuplo de las cifras representati&as del consumo de energ,a. +on
ellas se e9plica, que por aplicaci#n de tales &alores homogeneizados, sea equi&alente
agregar cuant,as adicionales al consumo de calor que importan @\ para los hornos
largos, &,a h:meda y &,a seca, y, apro9imadamente, el <F\ para los otros hornos. 1l
c"lculo est" $asado en el resultado e9perimental de que <P2h &iene a costar lo mismo
que AFFF Pcal. Por consiguiente, en la ta$la, las A Pcal.Pg cl,nPer # AFFFPcal.t cl,nPer se
C@
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
han equiparado a < P2h.ton de cl,nPer. 1ste &alor de cácuo con su alta equi&alencia
en cifras de calor,as es de car"cter esencialmente econ$mico y est" condicionado,
ciertamente, porque de modo normal la energ,a eléctrica es adquirida de mercado al
precio medio &igente y tam$ién condicionado termoqu,micamente porque toda
transformaci#n energética est" ligada a las pérdidas de calor por emisi$n a ambiente.
%na propuesta para el ahorro de energ,a en el proceso de fa$ricaci#n del cemento es la
ela$oraci#n de cl,nPer de cemento portland utilizando materias primas con contenidos
de humedad y granulometr,as &aria$les= este caso se presenta cuando las pastas de
clarificaci#n son de crudos finos y los componentes de la materia prima de grano
grueso. 1l componente principal del crudo es una pasta de clarificaci#n filtrada, con un
CF \ de car$onato c"lcico apro9imadamente. 1sta pasta pasa a formar parte del crudo
resultante en proporciones del @F al CF \. +omo correcti&os de este crudo se utilizan las
materias primas caliza y pizarra arcillosa.
1l proceso de la pasta de clarificaci#n, al igual que en los casos anteriores, consiste en
hacerla pasar por un filtro, el mezclador y secador por suspensi#n. ;os componentes de
la materia prima, caliza y pizarra arcillosa se conducen a una instalaci#n de molienda
Esecado.
;os finos secos y e9entos de gruesos, que atra&iesan el separador con la corriente de
gas, se separan en ciclones do$les y se conducen a los silos de crudo. 1l intercam$iador
de calor de cuatro etapas, permite una reducci#n de calor en la zona de sinterizaci#n del
horno rotati&o, as, como la adaptaci#n #ptima de la temperatura de los gases de escape
para el apro&echamiento del secador.
De$ido al apro&echamiento de los gases de escape, el consumo de calor requerido para
la calcinaci#n del cl,nPer en este proceso se sit:a alrededor de BFF Pcal.Pg de cl,nPer.
;as &entaas que representa el procedimiento -&,a seca/ son las siguientes=
Menor tamaño del horno que en los sistemas con&encionales para o$tener la misma
producci#n.
Mayor regularidad de marcha posi$ilidad de utilizar en cada uno de los quemadores un
com$usti$le, por eemplo @F \ de fuelEoil en el quemador de horno y @F\ de car$#n en
el precalcinador.
1l precalcinador asegura el a$astecimiento al horno de harina cruda homogénea
calcinada al grado requerido. +on la utilizaci#n del precalcinador se podr"n alcanzar
&alores en la calcinaci#n del crudo superiores al CF \ en el e9terior del horno.
1n instalaciones de m"s de ',FFF toneladas de cl,nPer.d,a, el consumo espec,fico
garantizado por los fa$ricantes es de CBF Pcal.Pg de cl,nPer, similar a los hornos
con&encionales de &,a seca de la misma capacidad. %tilizando la temperatura del
precalcinador con fines de regulaci#n, el grado de precalcinaci#n puede ser mantenido a
un ni&el ele&ado.
Al considerar el &alor econ#mico de la e9erg,a de los com$usti$les, >eistad desarroll#
una clasificaci#n de contaminaci#n del aire que se sent,a era preferi$le alas
calificaciones, principalmente emp,ricos entonces en uso, en el que el costo de
contaminaci#n del aire de un com$usti$le se calcula como -i/ el costo para remo&er el
contaminante o -ii/ el costo para la sociedad de la contaminaci#n en forma de un
impuesto que de$iera recaudarse sino se eliminan los contaminantes de las corrientes de
aguas residuales.
Para e9plicar con m"s detalle este punto, considere un escenario en el que las emisiones
al medio am$iente se &en limitados. 1sta acci#n produce dos $eneficios potenciales= el
potencial de daños al medio am$iente se &e impedido de entrar en el medio am$iente, y
la emisi#n con limitaciones de potencial se con&ierte en un art,culo de luo.
CA
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
7lustraci#n <<. +omparaci#n de e9erg,a con y sin restricciones lo que demuestra que la
e9erg,a en un sistema limitado, representa un recurso, mientras que la e9erg,a emitida al
medio am$iente se con&ierte sin restricciones y representa un potencial motor de daños
al medio am$iente.
7lustraci#n <2. +ualitati&a de la relaci#n entre la eficiencia e9ergética de un proceso y el
impacto am$iental asociado en términos de destrucci#n para la creaci#n y el caos, o
degradaci#n de los recursos, o las emisiones de residuos de e9erg,a.
&)uste %e a !eaci$n c*nBe! D cemento. ;as adiciones acti&as pueden llegar a o$tener
importantes ahorros en el consumo energético empleando adiciones acti&as. Para cada
aditi&o con&endr" definir la proporci#n en que se puede introducir en mezcla con el
cl,nPer sin perudicar las calidades de los hormigones que se fa$riquen con tales
cementos. Dentro de cada tipo de cemento se incluyen &arias categor,as, marcadas por
sus propiedades, por lo cual de$er" orientarse al usuario so$re la calidad de los
hormigones que se fa$riquen con tales cementos. 8e de$er" in&estigar con mayor
profundidad en el campo de los aditi&os, para conseguir re$aar m"s la relaci#n
cl,nPer.cemento y desarrollar unas futuras normas que permitan una plena seguridad en
su uso. 1sto es e9traordinariamente importante desde el punto de &ista energético, ya
que la admisi#n de aditi&os es una cuesti#n totalmente aena a la transferencia de calor.
Re"uaci$n / cont!o %e tempe!atu!a, p!esi$n / fu)o9 ;os hornos de fusi#n,
recalentamiento, tratamiento térmico u otros procesos industriales, de$en operar a una
temperatura prefiada o seguir un ciclo determinado de calentamiento, mantenimiento y
enfriamiento a lo largo del tiempo. 1l o$eto es conseguir dicha temperatura o ciclo de
tratamiento en la carga pero es tam$ién importante que el horno no so$repase una
temperatura prefiada para proteger los elementos cer"micos y met"licos de su interior.
CC
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
1n un horno de llamas una temperatura e9cesi&amente alta en su interior, a:n sin llegar
a la m"9ima admisi$le del horno, da lugar e&identemente a una temperatura mayor de
los humos a la salida del horno de la que ser,a normal, lo que disminuye sensi$lemente
el calor disponi$le en el interior y por tanto el rendimiento del horno.
1n la casi totalidad de los hornos industriales de$e mantenerse en su interior una presi#n
ligeramente positi&a -normalmente de @ a 2@ Pa/. %na presi#n e9cesi&amente alta da
lugar a salida de humos por las puertas, ranuras, a$erturas, etc., con el consiguiente
peligro de deterioro del horno y con una disminuci#n nota$le del rendimiento.
1s por tanto del mayor interés conocer y controlar los par"metros en que se desarrolla la
com$usti#n en un horno y austarlos de forma que se alcance la m"9ima eficacia
energética.
Re"uaci$n %e Tempe!atu!a. 1n un equipo para regulaci#n de temperatura se distinguen
tres elementos fundamentales= el detector propiamente dicho, el aparato de medici#n y
control que en&,a una señal de actuaci#n y el #rgano de regulaci#n que reci$e la señal
anterior y act:a en consecuencia so$re el fluo de com$usti$le o de aire o de la presi#n
en los hornos de llamas o so$re la entrada de corriente en los hornos calentados
eléctricamente. +omo detectores se emplean3 term#metros de dilataci#n, term#metros
de resistencia eléctrica y termistancias hasta @FF^+, termopares o pir#metros
termoeléctricos hasta <)FF^+, lunetas de radiaci#n a partir de DFF^+, otros tipos.
Re"uaci$n %e P!esi$n. %na presi#n e9cesi&a en el interior del horno da lugar a salida
de humo por las puertas, ranuras, grietas, soplado por untas de arena, agua, etc., e9ige
mayor mantenimiento y empeora las condiciones de tra$ao de los operarios. Por el
contrario una presi#n negati&a da lugar a infiltraci#n de aire fr,o, modificando la
atm#sfera en el interior del horno, enfr,a la solera y la carga, reduciendo el rendimiento
ya que es necesario calentar el aire infiltrado hasta la temperatura de salida de humos.
'n e seca%o / moien%a %e c!u%o. 1l $alance térmico del conunto secadoEmolienda
indica que los gases del horno son suficientes para el secado del crudo incluso con altas
humedades. 1l l,mite de los fa$ricantes para un secado con gases e9clusi&amente del
horno se fia en la actualidad en un <@ \ de humedad del crudo. 1n la pr"ctica, con
unos gases a '@FR+ a la salida de este sistema y con $aa proporci#n de aire falso, el
l,mite se reduce nota$lemente. ;a limitaci#n a este apro&echamiento es el clima seco o
las caracter,sticas de la materia prima presentando una humedad $aa que hace
inutiliza$les los gases.
;a fa$ricaci#n del cl,nPer se realiza en el conunto precalentadorEhornoEenfriador. 8e
descri$ir"n a continuaci#n una serie de posi$les meoras en cada uno de ellos=
Precalentamiento de la carga. Aunque parte de los gases del horno, como ya se ha
indicado, pueden fa&orecer la operaci#n de secado, el e9cedente normalmente es
en&iado a la atm#sfera pre&iamente desempol&ado. 8e de$er" intentar reducir el
importante calor residual arrastrado por estos gases, lo que depende del proceso
seguido.
8eg:n el tipo de proceso seguido se descri$ir"n a continuaci#n una serie de meoras
encaminadas a aumentar la transferencia de calor y reducir la temperatura de los gases
de salida del horno.
1n los hornos largos se emplean cadenas como medio para aumentar la transferencia de
calor. 8i el proceso es &,a humedad, la pasta al chocar con las cadenas se su$di&ide en
numerosas fracciones, aumentando nota$lemente su superficie y facilitando as, su
precalentamiento.
Disminuci#n de la temperatura de clinPerizaci#n. %na posi$le meora puede consistir en
la optimizaci#n del m#dulo de fundentes permitiendo para cada crudo re$aar la
temperatura de clinPerizaci#n, lo cual se conseguir" con el empleo de fundentes y
CB
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
mineralizadores. ;os mineralizadores fa&orecen la reacci#n con la cal li$re incluso en
ausencia de fusi#n.
'nf!iamiento %e c*nBe!. ;os enfriadores de parrilla. 8e de$er" tratar de recuperar el
calor que se desprecia en los enfriadores de parrilla. 1n todas las etapas se inyecta aire
fr,o, pero es posi$le esta$lecer un fluo s#lido.aire en contracorriente utilizando el aire a
unos 2@FE'FFR+ producido en la etapa m"s fr,a como aire de refrigeraci#n para la etapa
m"s caliente.
;as meoras en la recuperaci#n de calor, implican la necesidad de ampliar los
enfriadores ya que un gradiente de temperatura menor corresponde una menor
transmisi#n de calor.
%n enfriamiento lento fa&orece el crecimiento de los minerales del cl,nPer, por lo cual
de$e controlarse y limitarlo a un &alor que no e9ia energ,a adicional en la molienda. 1n
las instalaciones &,a semiseca, que utilizan el aire caliente de los enfriadores para el
secado, si tomamos una menor cantidad de aire mayor temperatura, meorar" el
rendimiento.
'n a moien%a / acaba%o %e cemento9 1mpleo de aditi&os para meorar la molienda en
cementos de alta superficie espec,fica Jlaine. 1l cl,nPer por tratarse de un material
duro, requiere una importante cantidad de energ,a para su molienda a la finura
adecuada. Algunos aditi&os tales como "cido acético y el etilenglicol pueden utilizarse
para conseguir cementos muy finos con reducido consumo de energ,a.
;as adiciones de cromo pueden acti&ar la formaci#n de cromatos solu$les de calcio en
el hormig#n, conduciendo a una aceleraci#n de la hidrataci#n del aluminato tric"lcico.
Por :ltimo ser" preciso tener en cuenta la influencia que puedan tener las cenizas, en
caso de quemar car$#n so$re aditi&os.
Re"uaci$n %e ai!e p!ima!io en e quema%o! %e ho!no9 8i el porcentae de aire
primario disminuye aparecen pro$lemas en el control de la llama. 8e forman las
llamadas lenguas que pueden tocar al refractario directamente perudicando su duraci#n
y tocar a la carga de forma irregular introduciendo inquemados que reducen la calidad
del cl,nPer. 8e de$e procurar que la cantidad de aire primario est" situada en el <F a <2
\ so$re el total de aire -primario Z secundario/. +omo el aire de com$usti#n
estequiométrico m"s el e9ceso de aire es constante, una disminuci#n en el aire primario
equi&ale a un aumento en el aire secundario.
8i el aire primario es muy $ao, el aumento del aire secundario puede hacer que se
presenten so$re cocciones en el cl,nPer y so$recalentamientos en el refractario.
1l aire primario permite, situado en los &alores anteriormente citados, meorar la
capacidad del intercam$iador ya que el aumento en el aire secundario hace que se
produzca un aumento de temperatura en los gases de salida del intercam$iador por
encima de los @FR+ y una disminuci#n en la entrada al horno con la consiguiente
disminuci#n de la precalcinaci#n.
' cont!o %e a ama9 +uando se utiliza fuelEoil como com$usti$le una posi$le meora
estar" en el control de la &iscosidad del fuelEoil. 1ste control puede pro&ocar un efecto
secundario de ahorro de energ,a cuando la calidad del com$usti$le no requiere el
calentamiento al que se le est" sometiendo. Dado que la &iscosidad incide muy
directamente so$re las caracter,sticas de la llama forma, luminosidad, poder radiante, y
es unto con el e9ceso de aire un factor influyente en la presencia de inquemados en los
gases, parece interesante controlarla directamente y no a tra&és de la temperatura de
entrada del fuelEoil al quemador.
8i no se adopta esta soluci#n es necesario recurrir a un incremento moderado de la
temperatura del fuelEoil, de la presi#n de inyecci#n o de est" y del caudal de aire
primario.
CD
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
%n posi$le incon&eniente estar,a en el contenido en asf"ltenos del fuelEoil, el cual no
presenta pro$lemas ya que la llama larga de los hornos de cemento permite la
com$usti#n completa de estos productos a su paso por la longitud de la llama.
1l control riguroso de entrada de crudo al horno puede eliminar el incon&eniente de los
altos contenidos en azufre del com$usti$le dado que se fia en el cl,nPer en forma de
8O
'
.
Otra posi$le meora estar" en la utilizaci#n de quemadores mi9tos, car$#n y fuelEoil o
gas, con regulaci#n total.
&p!ovechamiento %e ai!e en os quema%o!es secun%a!ios9 1n las instalaciones
intensi&as con quemadores para producir la descar$onataci#n fuera del horno, so$rar"
una cantidad importante de aire caliente si éste s#lo se emplea en el mechero del horno,
por ello en las instalaciones futuras con&endr" situar el enfriador de tal forma que parte
de este aire se pueda utilizar como aire de com$usti#n en los quemadores secundarios.
1l aire puede conducirse por medio de una tu$er,a hasta el horno de precalcinaci#n, o
$ien hasta una serie de quemadores au9iliares situados so$re la parrilla de
precalentamiento en &,a semiseca. 0am$ién podr" aspirarse dicho aire a lo largo del
horno rotati&o.
1l aire a la entrada de los quemadores secundarios se encontrar" a unos A@FR+
apro9imadamente3 cuando se emplea una tu$er,a como medio de transporte, la
&elocidad del aire en ella ha de ser la suficiente para e&itar que se deposite el pol&o del
cl,nPer a lo largo de la misma.
&isamiento t#!mico
1l campo de los aislamientos térmicos es portentosamente e9tenso y compleo.
Aparentemente su :nico o$eto es aislar el interior de los hornos, calderas, conductos,
etc., con un do$le prop#sito.
• >educir las pérdidas de calor.
• +onseguir en el entorno unas condiciones am$ientales suficientemente
acepta$les.
Pero realmente las condiciones en el interior pueden ser tales, que la capa interior del
aislamiento térmico de$a ser capaz de=
• 8oportar el am$iente interior -humos, aire en circulaci#n, gases, reductores,
etc./.
• +ontener sin reacci#n qu,mica en términos generales metales o no metales
fundidos a alta temperatura, etc.
Por ello el aislamiento térmico, adem"s de sus caracter,sticas de aislamiento, puede
requerir resistencia al ataque qu,mico, a la a$rasi#n, etc., lo que e&identemente
condiciona la elecci#n del aislamiento y no s#lo su temperatura m"9ima de tra$ao y
determinaci#n del espesor #ptimo de aislamiento.
;os materiales refractarios son esencialmente productos que resisten a temperaturas
ele&adas. Pero esta noci#n cualitati&a e intuiti&a, es m"s dif,cil de precisar de lo que
parece a primera &ista.
8e dice que son refractarios cuando su resistencia pirosc#pica es superior a <@FF^+, y
entre ellos est"n= las arcillas refractarias, los silicatos, hidratos y #9idos de aluminio, los
#9idos tales como la s,lice, magnesia, cromita, circonia, el car$onato y el car$uro de
silicio, etc.
*o e9iste un producto refractario adecuado para todo, ya que adem"s de su resistencia
pirosc#pica inter&iene la resistencia qu,mica, la resistencia a la a$rasi#n, etc.
Productos aislantes refractarios. Para su inclusi#n este grupo, de$en ser por una parte
refractarios y aislantes. 8e consideran ya aislantes cuando la conducti&idad térmica es la
mitad de la correspondiente al material denso de la misma composici#n.
BF
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
8in em$argo, cuando la refractariedad o resistencia pirosc#pica no alcance el @F \, se
consideran en este grupo todos aquellos materiales cuya temperatura de empleo no es
inferior a <FFF^+.
;as propiedades m"s importantes de los productos aislantes refractarios son=
• +onducti&idad térmica.
• >esistencia pirosc#pica.
• Densidad aparente y porosidad.
• >esistencia mec"nica en fr,o y en caliente.
• !ariaci#n de dimensiones en funci#n de temperatura y tiempo.
• >esistencia al choque térmico
• >esistencia a la acci#n directa de la llama.
• >esistencia a la corrosi#n.
;a posi$ilidad de aglomerar con los cementos a $ase de aluminio materiales muy
di&ersos, permite la fa$ricaci#n de hormigones aislantes &ariados.
*o se les e9ige a estos hormigones resistencia mec"nica aprecia$le, sino conseguir una
$aa conducti&idad térmica a $ase de reducir la densidad -aunque se ha llegado a F.)
Pg.dm
'
lo normal es mo&erse entre F.B y <.2 Pg.dm
'
/.
8e puede utilizar=
<. +on cemento a $ase de aluminio=
Agregados de refractarios porosos hasta <<FF^+.
Diatomita o perlita para menos de BFF^+.
!ermiculita hasta <FFF^+.
2. +on cemento s:per aluminoso
Agregados refractarios porosos de alta calidad hasta <2FFE<'FF^+.
Ql#$ulos de al:mina pura hasta <AFFE<A@F^+.
Recupe!aci$n %e cao!
%na corriente caliente es aquella que de$e ser enfriada, posee energ,a térmica
disponi$le. %na corriente fr,a es aquella que de$e ser calentada, requiere energ,a
térmica adicional.
%na manera de suministrar energ,a a corrientes fr,as de proceso o $ien retirar e9cesos de
energ,a de corrientes calientes, es el intercam$io de calor utilizando energ,a nue&a, en
ser&icios au9iliares de calentamiento, como &apor a diferentes presiones o agua caliente,
y ser&icios au9iliares de enfriamiento, como agua o refrigerantes, seg:n sea necesario,
lo cual implica determinado costo.
8in em$argo, otra opci#n es utilizar la Hrecuperaci#n de energ,aI a lo largo del proceso,
esto es, intercam$iar todo el calor disponi$le entre todas las corrientes mediante la
integraci#n del proceso. +on ello reducimos el consumo de energ,a en ser&icios
au9iliares, lo que implica un ahorro de energ,a térmica y por supuesto una disminuci#n
de los costos.
Para lle&ar a ca$o la recuperaci#n de energ,a es necesario integrar eficientemente
corrientes de proceso3 esto no es una tarea f"cil, ya que se tiene que tomar en cuenta la
naturaleza de las sustancias de cada corriente, su u$icaci#n dentro de la planta, la
seguridad del proceso y su control, todo esto determina si puede e9istir un
apareamiento entre corrientes o no, adem"s de que pueden e9istir m:ltiples
apareamientos entre las mismas dos corrientes, di&isi#n de corrientes, etc. -Papoulias y
Qrossmann, <DB'/.
1sto nos indica que se pueden desarrollar m:ltiples redes de recuperaci#n de calor,
adem"s hay que decir, que el diseño siempre ha sido en parte ciencia y en parte arte. ;os
ingenieros usualmente inician con un diseño pre&io y usan reglas $asadas en su
B<
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
e9periencia y su conocimiento, adem"s de su creati&idad, para o$tener un meor diseño.
;os a&ances en la s,ntesis de redes de intercam$io de calor, se $asan en la
descomposici#n del pro$lema en las siguientes metas de diseño=
h +onsumo m,nimo de energ,a en ser&icios au9iliares de enfriamiento y calentamiento.
h *:mero m,nimo de apareamientos entre corrientes, lo que implica el m,nimo n:mero
de equipos de intercam$io en la red.
h +onfiguraciones de redes con el m,nimo costo de in&ersi#n.
O fueron desarrollados &,a enfoques termodin"micos, heur,sticos y de optimizaci#n.
1ste tra$ao no tiene como o$eti&o presentar técnicas de integraci#n, que son modelos
de optimizaci#n y que pro&een procedimientos sistem"ticos para determinar metas de
diseño.
@
1stos modelos, adem"s, nos permiten ampliar el tipo de pro$lemas que
podemos considerar, incluyendo m:ltiples ser&icios au9iliares de calentamiento y
enfriamiento, restricciones en los apareamientos, di&isi#n de corrientes, etc.
;os recuperadores de calor utilizados en hornos industriales, calentados por
com$usti$les l,quidos y gaseosos, ca$e considerar que la recuperaci#n del calor de los
humos, puede hacerse por=
• Precalentamiento de la carga. 1l precalentamiento de la carga es normalmente
un método ideal de recuperaci#n de calor, especialmente en hornos de operaci#n
continua3 consiste en alargar la c"mara de entrada, haciendo que los humos se
pongan en contacto con la carga que a&anzan, tal como en los hornos tipo t:nel.
• Qeneraci#n de &apor-calentamiento de agua o aire/.;a generaci#n de &apor o el
precalentamiento de agua o aire puede ser un medio efecti&o si se piensa en un
sistema de calefacci#n general o local de la f"$rica.
• Precalentamiento del aire de com$usti#n. 1l precalentamiento de aire de
com$usti#n es, con mucho, el método m"s utilizado porque es el m"s simple y
porque utiliza el calor recuperado all" donde se produce.
8u fa$ricaci#n se puede clasificar en met"licos y cer"micos.
%na segunda clasificaci#n se $asa en el modo de transmisi#n del calor de los humos al
aire de com$usti#n3 se distinguen normalmente tres grupos=
• >ecuperadores de radiaci#n
• >ecuperadores de con&ecci#n
• >ecuperadores com$inados de radiaci#n.con&ecci#n.
%na &ez que se haya propuesto la topolog,a adecuada para la recuperaci#n de calor y
después de realizada la ultima acci#n en el siguiente diagrama, o$tendremos un &alor
numérico apro9imado de las necesidades del sistema en cuanto a cantidad de energ,a
necesaria y potencia eléctrica o$teni$le, esta secuencia de acciones se lle&ara ca$o la
cual tiene como $ase el ciclo >anPine.
@
!er3 8imulaci#n y optimizaci#n técnica de un sistema de cogeneraci#n con recuperaci#n de calor en la
industria cementera. >ealizado por= DA!7D +1D7;;O 61>*i*D1_ . AJ*1> 5O8ADO ;1O!A,
tra$ao terminal para la o$tenci#n del titulo de 7ng. 1n 1nerg,a.
B2
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Ilustración 13. =ia0rama de 'lujo para el ciclo de potencia propuesto.
Para tratar de recuperar la mayor cantidad de energ,a, se de$e de proponer tomar muy
en cuenta las propiedades del agua al tina< del proceso de recuperaci#n,
espec,ficamente su presi#n y temperatura.
;a temperatura del agua de recuperaci#n es uno de los par"metros m"s importantes,
de$ido a que es directamente proporcional a la entalp,a disponi$<e.+omo se recuperara
la energ,a mediante un fluo de agua y de$ido al rango de potencia que se de$e generar,
el ciclo termodin"mico que se propone es el ciclo >anPine.
1l uso del ciclo antes mencionado implica las siguientes consideraciones técnicas=
+iclo >anPine con recalentamiento= este diseño consiste en una tur$ina de alta y $aa
presi#n, el &apor a la salida de la tur$ina de alta presi#n so$recalienta y se e9pande en la
tur$ina de $aa presi#n con el fin de producir una mayor cantidad de tra$ao.
>ecordemos que el o$eti&o que se plante# en este tra$ao es el calcular la e9erg,a la
cual no representa la cantidad de tra$ao que un dispositi&o productor realmente
entregar" después de la instalaci#n3 sino que representa el l,mite superior en la cantidad
de tra$ao que un dispositi&o puede entregar sin &iolar cualquier ley termodin"mica.
6a$r" siempre una diferencia, grande o pequeña, entre la e9erg,a y el tra$ao real
entregado por un dispositi&o, diferencia que representa lo que los ingenieros tienen la
posi$ilidad para la meora. 1l método empleado ha resultado muy atracti&o y con la
posi$ilidad de aplicarlo a cualquier planta cementera y as, e&aluar los potenciales de
cogeneraci#n de energ,a.
Al instalarse unidades de cogeneraci#n se podr,a ayudar a ro$ustecer el sistema
eléctrico y meorar los ni&eles requeridos de reser&a, ahorrando in&ersiones en
capacidad de generaci#n y transmisi#n.
1n &arios casos de plantas industriales, el poder eecutar sus proyectos de cogeneraci#n
resulta cr,tico, ya sea para mantener mercados de e9portaci#n o para poder lle&ar a ca$o
su modernizaci#n y competir, o $ien, para su$sistir en un mercado interno totalmente
a$ierto dada la incidencia en costos. Adem"s del empleo, esto representa para el pa,s
B'
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
&arios cientos de millones de d#lares en términos del &alor de la producci#n mantenida
y de in&ersiones.
""( CONCLU$IONA$
A medida que nuestro mundo cada &ez m"s se esfuerza por lograr una sociedad m"s
sosteni$le, tenemos que superar algunos pro$lemas importantes, por eemplo, aumento
de la po$laci#n, la falta de y la distri$uci#n desigual de la riqueza, la producci#n
insuficiente de alimentos y el suministro energético y el impacto cada &ez mayor del
medio am$iente. ;os aspectos am$ientales que han de tomarse en consideraci#n, el uso
de energ,a a:n m"s, ya que una gran parte del impacto am$iental en una sociedad se
relaciona con la utilizaci#n de los recursos energéticos. ;o ideal es una sociedad que
$usca el desarrollo sosteni$le s#lo utiliza los recursos de energ,a que no causan ning:n
impacto am$iental. 1sta condici#n puede ser alcanzado o logrado mediante el uso de
cerca de los recursos energéticos de manera que causan los residuos poco o nada para
ser emitidos al medio am$iente, y . o que producen las emisiones s#lo desperdicios que
tienen un impacto m,nimo o nulo so$re el medio am$iente. 1sta :ltima condici#n se
cumple cuando por lo general las emisiones relati&amente inertes que no reaccionan en
el medio am$iente son li$erados, o cuando las emisiones de residuos est"n en o casi en
equili$rio -térmica, mec"nica y qu,mica/ con el medio am$iente, es decir, cuando las
emisiones de e9erg,a de desecho son m,nimas.
1n realidad, sin em$argo, todo uso de los recursos conduce aun cierto grado de impacto
am$iental. 19iste una relaci#n directa entre la eficiencia e9erg,a -y a &eces la eficiencia
energética/ y el impacto am$iental, en el que a tra&és de una mayor eficiencia, puede ser
un ni&el fio de los ser&icios satisfecho con los recursos energéticos menos y, en la
mayor,a de los casos, la reducci#n de los ni&eles de emisiones de residuos relacionados.
Por lo tanto, se sigue que las limitaciones impuestas en el desarrollo sustenta$le del
medio am$iente por las emisiones y sus impactos negati&os pueden de$erse en parte a
superar a tra&és de una mayor eficiencia, es decir, aumento de la eficiencia se puede
lograr un desarrollo m"s sosteni$le.
Métodos de e9erg,as. 8e puede utilizar para meorar la sustenta$ilidad. Por eemplo, en
un estudio reciente so$re la termodin"mica y el desarrollo sosteni$le, +orneliss en
-<DDC/ señala que un elemento importante en la o$tenci#n de un desarrollo sosteni$le es
el uso del an"lisis de e9erg,a. Al señalar que la energ,a nunca puede ser jperdidaj, ya
que se conser&a de acuerdo con la primera ley de la termodin"mica, mientras que la
e9erg,a se puede perder de$ido a las irre&ersi$ilidades internas, que el estudio sugiere
que las pérdidas de e9erg,a, en particular de$ido a la utilizaci#n de energ,as no
reno&a$les, de$e reducirse al m,nimo para o$tener el desarrollo sosteni$le. Adem"s, el
estudio muestra que los efectos am$ientales asociados con las emisiones y el
agotamiento de los recursos se pueden e9presar en términos de un indicador $asado en
e9erg,a, que se $asa en principios f,sicos.
1l desarrollo sustenta$le tam$ién incluye la &ia$ilidad econ#mica. Por lo tanto, los
métodos relacionados con la e9erg,a y la econom,a tam$ién refuerzan el &,nculo entre la
e9erg,a y el desarrollo sosteni$le. ;os o$eti&os de las técnicas de an"lisis e9istentes que
integran la mayor,a de e9erg,a y la econom,a incluyen la determinaci#n de=
-i/ la asignaci#n adecuada de recursos econ#micos a fin de optimizar el diseño y
operaci#n de un sistema y . o
-ii/ la &ia$ilidad econ#mica y la renta$ilidad de un sistema.
B)
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Ilustración cualitati&a de la relaci#n entre el impacto am$iental y la sosteni$ilidad de un proceso, y su
eficiencia de e9erg,a.
@i"u!a KM. 7lustrati&a presenta la relaci#n entre la e9erg,a y la sosteni$ilidad y el impacto
am$iental. All,, la sosteni$ilidad se &e el aumento y disminuci#n del impacto am$iental
a medida que aumenta la eficiencia de los procesos de e9erg,a. ;os dos casos que
limitan la eficiencia son significati&os. 1n primer lugar, como la eficiencia e9ergética se
acerca al <FF\, el impacto am$iental se apro9ima a cero, ya que la e9erg,a se con&ierte
de una forma a otra sin pérdida, ya sea a tra&és de los consumos internos o las emisiones
de residuos. 0am$ién la sosteni$ilidad tiende al infinito, porque el proceso se acerca a la
re&ersi$ilidad. 1n segundo lugar, como la eficiencia e9ergética se apro9ima a F\, la
sosteni$ilidad se apro9ima a cero, porque la e9erg,a que contienen los se utiliza
recursos, pero nada se logra. Adem"s, el impacto am$iental tiende a infinito, ya que,
para proporcionar un ser&icio fio, una cantidad cada &ez mayor de recursos se de$en
utilizar y una cantidad cada &ez mayor de e9erg,a contenida en los residuos es emitida.
1l concepto del desarrollo sustenta$le est" siendo incorporado en la cultura de las
empresas cementeras, ya que=
<. Aplicar una estrategia proacti&a y de largo plazo ayuda a minimizar los costos y
ma9imizar los $eneficios asociados.
2. Ayuda a meorar su competiti&idad y a crear una imagen fa&ora$le en sus
mercados, con sus in&ersionistas, pro&eedores, clientes y la sociedad en general.
1l desarrollo sustenta$le se apoya en tres pilares principales=
<. +recimiento econ#mico
2. Protecci#n del Am$iente
'. >esponsa$ilidad 8ocial.
B@
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
+recimiento econ#mico
 +ontri$uci#n a las finanzas pu$licas y P7J
 7nno&aci#n
 1!Ak
 Maneo del >iesgo
 0asa de crecimiento de la producci#n restituci#n de las reser&as de
hidrocar$uros.
8u$proceso econ#mico am$iental
 5ortalecer la calidad crediticia con criterios de desarrollo sustenta$le
 Asegurar la &ia$ilidad socioEam$iental de los proyectos de in&ersi#n incluyendo
su facti$ilidad territorial.
 7mpulsar la eficiencia y la racionalidad normati&a.
Administraci#n en Aspectos Am$ientales
 Asegurar el cumplimiento normati&o am$iental
 Administrar los riesgos y los impactos am$ientales.
 7mpulsar oportunidades de ecoEeficiencia.
8u$proceso socioEam$iental
BA
C#"i(i#nt!
#"!n'(i"!
P!5#$!
$!"ial
Ad(ini$ta"i'n
#n A$p#"t!$
A(&i#ntal#$
S6&p!"#$! #"!n'(i"! a(&i#ntal
S6&p!"#$!
S!"i!U
a(&i#ntal
A""i!n#$ S!"i!U#"!n'(i"a$
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
 >esol&er los pro$lemas am$ientales &inculados con conflictos
 Meorar la reputaci#n am$iental
 +onser&ar o compensar ecosistemas relacionados con las operaciones de
fa$ricaci#n del cemento, pri&ilegiando la eecuci#n de proyectos producti&os.
Progreso social
 Derechos humanos.
 +omunidades
 >elaciones la$orales -Producti&idad, +M86/
 Promoci#n social, cultural y deporti&a
 1&aluaci#n y desarrollo de capacidades.
Acciones 8ocioEecon#micas
 +reaci#n de empleo
 7ncremento de ha$ilidades
 7n&ersiones sociales
 +omunidades sustenta$les.
BC
J$(9#ed @a#s4a(( 9,e e( -#ime#. <,e e?-#es5 ,na n.ci5n de H$3 en 19803 en s, .6#a ca-i1a( "4e P#inci-(es .9 c.n.mics8 K0,and. ,n 4.m6#e se
enc,en1#a c.m-#.me1id. c.n ,n neg.ci.3 s,s ganancias -a#a e( a=. s.n e( e?ces. de ing#es.s <,e #eci6i5 de( neg.ci. d,#an1e a( a=. s.6#e s,s
desem6.(s.s en e( neg.ci.. H$ #es,me (as inicia(es en ing(Es de (as -a(a6#as c.n.mic Ha(,e $dded . Ha(.# c.n5mic. $g#egad. en es-a=.(.
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Ilustración 15. ;estricciones ambientales para el diseSo de un proceso.
;a glo$alizaci#n y las cada &ez m"s estrictas restricciones am$ientales, traer"n cam$ios
mayores en las herramientas y métodos de la ingenier,a de procesos. De$ido a la larga
&ida de algunos equipos ya instalados los cam$ios pueden tardar, pero llegaran
recomendaciones para meorar el desempeño am$iental de un proceso=
⇒ +am$iar la ruta de los qu,micos
⇒ Meorar la selecti&idad de la reacci#n utilizando catalizadores selecti&os
⇒ Optimizar la con&ersi#n que proporcione la meor distri$uci#n de productos, una
$aa con&ersi#n da una meor selecti&idad, pero aumentan los costos de reciclo,
que a su &ez pueden reducirse mediante integraci#n energética.
⇒ +am$iar el medio de reacci#n que genera contaminaci#n.
⇒ Purificar la alimentaci#n antes de los reactores.
⇒ >emplazar sol&entes t#9icos por materiales mas inofensi&os.
6edidas para la sustentabilidad ambiental
A continuaci#n se presentan algunas formas de medir la sustenta$ilidad.
 Intensidad de material= se e9presa como la masa de desechos por unidad de
productos de salida. los desechos se calculan restando la masa de productos y
su$productos &endi$les de la masa de materia prima. 1l agua y el aire no se incluyen
a menos que estén incorporadas en los productos.
 Intensidad de ener07a= es la energ,a consumida por unidad de productos de salida.
7ncluye gas natural, &apor, electricidad y cualquier com$usti$le con&ertido a la
misma unidad de energ,a.
 onsumo de a0ua= cantidad de agua fresca por unidad de productos de salida,
incluyendo pérdidas por e&aporaci#n y pérdidas por tratamiento de desechos.
 Emisiones tó9icas= masa de materiales t#9icos li$erados por unidad de productos de
salida.
 Emisiones contaminantes= >epresenta la masa de contaminantes por unidad de
productos de salida. 1l numerador se calcula como contaminante equi&alente en
lugar de masa efecti&a. 1s m"s dif,cil de cuantificar.
 Emisiones de 0ases invernadero= 8e e9presan en di#9ido de car$ono emitido
equi&alente por unidad de productos de salida. Adem"s del +O
2
de la com$usti#n
directa, se incluyen otras fuentes como la generaci#n de &apor y electricidad.
;a producci#n sustenta$le de qu,micos requiere ma9imizar el producto HpI deseado,
disminuyendo cerca o igual a cero la cantidad de residuos, desechos y emisiones.
;a cantidad m,nima de desechos puede lograrse mediante=
 Protecci#n am$iental integrada con la producci#n
V8 Desarrollo de procesos am$ientalmente amiga$les, e&itando la producci#n
de impurezas en los reactores. >eciclae de los desechos en el proceso de
manufactura.
Medidas anticontaminaci#n con técnicas de fin de ciclo -endEofEpipe/.
0ransformaci#n de residuos en desechos $enignos.
& ;impieza de gases de componentes "cidos con adsorci#n qu,mica.
∫ >emoci#n de compuestos org"nicos &ol"tiles de las purgas.
W8 0ratamiento de aguas residuales.
1l nue&o paradigma de la ingenier,a de procesos est" en la integraci#n del diseño de
procesos con la in&estigaci#n y desarrollo.
BB
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
Prue$as de la$oratorio iniciales podr,an originar diagramas de fluo alternos y las
simulaciones orientar en las condiciones de operaci#n #ptimas.
1l uso de datos de planta puede ser&ir para la cali$raci#n de los modelos
termodin"micos.
1l enfoque de sistemas consiste en dos etapas=
 Fo%ea%o, cada elemento es descrito y se le asigna el criterio para medir su
desempeño.
 3ptimi+aci$n, en donde los par"metros austa$les se colocan de tal manera que
conducen al meor desempeño de todo el sistema.
BD
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
$ista de ilustracionesK
Ilustración 1 1squema para la demostraci#n de la desigualdad de +lausius.
7lustraci#n propiedad del li$ro de te9to= TERMODINÁMICAJ TENNET,
XARTJ DONALD E8 RIC,ARDSJ :Y Ed8
Ilustración " 8e muestra un &olumen de control dentro de una tu$er,a de
di"metro constante.
Ilustración 3 Muestra el esquema general del proceso para un &olumen de
control con una entrada y una salida.
Ilustración 4 1squema para conta$ilizar de manera general la entrop,a en un
!+. 7lustraci#n propiedad del li$ro de te9to= TERMODINÁMICAJ TENNET,
XARTJ DONALD E8 RIC,ARDSJ :Y Ed8
Ilustración 5 >epresentaci#n esquem"tica de la generaci#n de entrop,a durante
un proceso de transferencia de calor de$ida a una diferencia finita de
temperatura. 7lustraci#n propiedad de= EXERGZ[ En#5)J #n=i!n(#ntal
$6$taina&l# d#=#l!p(#ntJ I&aPi( Din"#J Ma" A8 R!$#n8
Ilustración ( ;a generaci#n de entrop,a siempre est" acompañada por la
destrucci#n de e9erg,a. 7lustraci#n propiedad de= EXERGZ[ En#5)J
#n=i!n(#ntal $6$taina&l# d#=#l!p(#ntJ I&aPi( Din"#J Ma"
A8 R!$#n8
Ilustración * 5orma general de los procesos a seguir para los diferentes tipos de
cocci#n. 7lustraci#n propiedad de= CEMENTO* -ABRICACIÓN
PROPIEDADES Z APLICACIONESJ T#il -itz8
Ilustración , 1l proceso integrado de la unidad de calcinaci#n *R B.
Ilustración - 8erie de reacciones en la cocci#n del cl,nPer, simplificadas
esquem"ticamente , sin tomar en consideraci#n </ el MgO ni el residuo de los
com$usti$les y 2/ la formaci#n de A
C
+
<2
y la 8purrita. 7lustraci#n propiedad de=
CEMENTO* -ABRICACIÓN PROPIEDADES Z APLICACIONESJ T#il
-itz8
Ilustración 1. >epresentaci#n del proceso de fa$ricaci#n del cemento.
Ilustración 11 +omparaci#n de e9erg,a con y sin restricciones
Ilustración 1" +ualitati&a de la relaci#n entre la eficiencia e9ergética de un
proceso y el impacto am$iental
Ilustración 13 Diagrama de fluo para el ciclo de potencia propuesto.
Ilustración 14 Presenta la relaci#n entre la e9erg,a y la sustenta$ilidad y el
impacto am$iental.
Ilustración 15 >estricciones am$ientales para el diseño de un proceso.
$ista de tablasK
&abla 1 Descripci#n de los fluos que cruzan los equipos que integran el proceso
de fa$ricaci#n del cemento.
&abla " Jalances de energ,a en los equipos que integran el proceso de fa$ricaci#n
del cemento.
&abla 3 +omposici#n qu,mica de los cementos en \ en peso -&alores de partida/.
0a$la o$tenida de= CEMENTO* -ABRICACIÓN PROPIEDADES Z
APLICACIONESJ T#il -itz
&abla 4 5ases del cl,nPer y sus propiedades. 0a$la o$tenida de= CEMENTO*
-ABRICACIÓN PROPIEDADES Z APLICACIONESJ T#il -itz
&abla 5 +"lculo a partir de los calores de reacci#n seg:n la 7;%80>A+7T* D.
0a$la o$tenida de= CEMENTO* -ABRICACIÓN PROPIEDADES Z
APLICACIONESJ T#il -itz
DF
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
&abla ( +"lculo a partir de los calores de reacci#n seg:n la 7;%80>A+7T* D.
&abla * 1numeraci#n de casos en los que se &ar,an las temperaturas de las
corrientes que atra&iesan el horno.
&abla , >esultados para los casos propuestos en la ta$la B.
&abla - 1numeraci#n de casos en los que se &ar,an las temperaturas de las
corrientes que atra&iesan el precalcinador.
&abla 1. >esultados para los casos propuestos en la ta$la <F.
&abla 11 1numeraci#n de casos en los que se &ar,an las temperaturas de las
corrientes que atra&iesan el horno.
&abla 1" >esultados para los casos propuestos en la ta$la <2.
&abla 13 +ostos de funcionamiento relati&os en un enfriador de parrilla con
utilizaci#n del aire de escape.
&abla 14 0emperaturas propuestas para la primera simulaci#n al proceso de
fa$ricaci#n del cemento.
&abla 15 0emperaturas propuestas para la segunda simulaci#n al proceso de
fa$ricaci#n del cemento.
&abla 1( 1l consumo en calor y energ,a eléctrica seg:n las $ases ofrecidas por la
informaci#n de la !D_.
$ista de 0r!'icos
Ir!'ico 1 1ntalp,a &s irre&ersi$ilidad o$tenidos del $alance realizado al
precalcinador.
Ir!'ico " 7rre&ersi$ilidad generada en el precalcinador.
Ir!'ico 3 1ntalp,a &s e9erg,a generada en el horno.
Ir!'ico 4 7rre&ersi$ilidad generada en el horno.
Ir!'ico 5 1ntalp,a &s irre&ersi$ilidad generada en el horno.
Ir!'ico ( 1ntalp,a &s e9erg,a en el enfriador.
Ir!'ico * De la irre&ersi$ilidad en el enfriador.
Ir!'ico , 7rre&ersi$ilidad &s entalp,a en el enfriador.
Ir!'ico - +ondiciones del aire -cantidad, presi#n y temperatura/ en un enfriador
de cl,nPer -com$inaci#n/.
D<
Universidad Autónoma Metropolitana
͠Iztapalapa
;e'erencias
• CEMENTO* -ABRICACIÓN PROPIEDADES Z APLICACIONESJ T#il
-itzJ3BA98
• TERMODINÁMICAJ TENNET, XARTJ DONALD E8 RIC,ARDSJ
:YEd8 12228
• TERMODINÁMICAJ ZUNUS A8 CENGELJ MIC,AEL A8 BOLESJ
:YEd8122B8
• ANALISIS EXERGÉTICOJ +8L8 G'(#z Ri&#ll#$J M8M!nl#'n Pada$ \
A8 Ri&#$ Ga6$J Ed8 R#=#t@J 3BB28
• EXERGZ[ En#5)J #n=i!n(#ntand $6$taina&l# d#=#l!p(#ntJ
I&aPi( Din"#J Ma" A8 R!$#nJ 122?8
• INTRODUCCIÓN A LA TERMODINÁMICA EN ING8 0UÍMICAJ SMIT,U
VAN NESSJ 1YJ 3BB?8 Edi"i'n #n #$pa]!l8
• P!nt6ai! d#l "#(#nt!8 La&aPnJ Ott![ T!PlPaa$J BJ 3BB78
D2