! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .

0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 65 5

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 75 5

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) )
,
,
-
-
&
&
#
#
.
.
/
/
.
.
0
0
'
'

+
+
,
,
1
1
%
%
,
,
!
!
$
$
'
'
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 85 5

!"#$ &'()* $"#+ ,$,'-.,* . /.#)'-'. 0*""1
23$ 43$ #.5 6$5$)*". .& -*78.)#') "3 73$)#$ -*7* &* 43$ .& -*78.)#') "3 9',.:

; . &*" #).(.<.,*)$" = 9*&35#.)'*" ,$ &." )$"',$5-'."
8.). $54$)7*" #$)7'5.&$" ,$ #*,* $& 735,*:
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 59 95 5


! !" "# #$ $% %& &
A AR RG GU UM MI IN NT TO O ............................................................................. 6

I IR RI IM MI IR RA A I IA AR RT TI I. . U Un n n ne eg go oc ci io o f fu un ne es sl lo o ............................... 7
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 1 1. . C Co om mo o n no o ¡ ¡o od di ia a ¡ ¡a ar ra ar rm me e ¡ ¡o or r I Ia a m mu ue er rl le e, , e eI II Ia a
l lu uv vo o I Ia a a am ma ab bi iI Ii id da ad d d de e ¡ ¡a ar ra ar rs se e ¡ ¡o or r m mi i .................................. 8
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 2 2. . U Un n f fi iI Io o m mu uy y f fi in no o ................................................ 14
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 3 3. . ß ßa a| |o o e eI I a au ul lo ob bu us s c cu ua ar re en nl la a y y u un no o ....................... 22
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 4 4. . I II I m ma ac ch ho o b be el la a e en n s su u e en nl lo or rn no o n na al lu ur ra aI I .............. 31
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 5 5. . L La a o os sc cu ur ri id da ad d s se e s su ub be e a a I Ia a ¡ ¡a ar rr ra a ....................... 40
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 6 6. . H He er ro oe es s d de e v ve eI Io oc ci id da ad d v va ar ri ia ab bI Ie e .......................... 52
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 7 7. . T Ta an na al lo os sl la as s ........................................................... 63
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 8 8. . U Un n l lr ra an nv vi ia a I II Ia am ma ad do o c co on nf fu us si ió ón n ......................... 69
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 9 9. . I II I d dr ra ag gó ón n, , e eI I o os so o y y e eI I ¡ ¡e ez z .................................. 81

S SI IG GU UN ND DA A I IA AR RT TI I. . A AI Im ma as s d de e s se eg gu un nd da a m ma an no o .................. 93
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 1 10 0. . L La a m mu ue er rl le e s se e d da a u un n ¡ ¡a as se eo o ............................... 94
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 1 11 1. . A A v ve ec ce es s, , I Ia as s c ch hi ic ca as s s se e ¡ ¡o on ne en n u un n ¡ ¡o oc co o
l le en ne eb br ro os sa as s ............................................................................. 101
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 1 12 2. . I II I > >' '( () )* * , ,$ $ & &* *" " 7 73 3$ $) )# #* *" " d de e I Ia a c ci iu ud da ad d d de e I Ia a
b ba ah hi ia a ...................................................................................... 114
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 1 13 3. . G Gr ri il la a « «¡ ¡ D De ev va as sl la ac ci ió ón n! !» » y y s su ue eI Il la a I Io os s 6 63 3. .3 36 63 3. .3 3" "
d de e I Ia a g gu ue er rr ra a ........................................................................... 129
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 1 14 4. . L La ad dr ra an nd do o c co om mo o u un n I Io oc co o ................................ 139
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 1 15 5. . L La a I II Ia am ma ad da a d de eI I d de eb be er r ( (s se ex xu ua aI I) ) ...................... 153
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 1 16 6. . L La a I II Ia am ma ad da a d de eI I d de eb be er r ( (s se ex xu ua aI I) ) I II I: : r re eq qu ui ie em m ¡ ¡o or r
u un na a m mu uñ ñe ec ca a h hi in nc ch ha ab bI Ie e ........................................................ 165
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 1 17 7. . ¿ ¿Y Y a a l li i q qu ue e l la aI I l le e f fu ue e` ` ..................................... 182
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 1 18 8. . I Is sl lo o e er ra a u un na a m ma ad dr re e l la an n m mu ue er rl la a, , l la an n m mu ue er rl la a
q qu ue e… … .................................................................................... 200

T TI IR RC CI IR RA A I IA AR RT TI I. . I II I c ca am m¡ ¡o o d de e b ba al la aI II Ia a ........................... 218
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5: :5 5

C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 1 19 9. . I Is sl la am mo os s b bi ie en n, , s si ie em m¡ ¡r re e y y c cu ua an nd do o n no o ¡ ¡a as se en n
c co os sa as s r ra ar ra as s. . ? ?& &9 9' '5 5 = = 0 0* *@ @. .7 7$ $, , .............................................. 219
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 2 20 0. . I II I a al la aq qu ue e d de eI I c co oc co od dr ri iI Io o ................................. 235
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 2 21 1. . C Co or rl le es si ia a c co or rr ri ie en nl le e .......................................... 248
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 2 22 2. . R Re e¡ ¡I Ia an nl le ea an nd do os se e e eI I o of fi ic ci io o d de e l lr ra al la an nl le e d de e
g ge en ne er ro os s u us sa ad do os s ..................................................................... 262
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 2 23 3. . U Un n d di ia a | |o od di id do o ................................................. 274
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 2 24 4. . A Au ud dr re ey y y y e eI I ¡ ¡u ue eb bI Io o a ar rd di iI II Ia a ........................... 291
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 2 25 5. . I II I r ri il lm mo o d de e I Io o h ha aI II Ia ad do o y y I Io o ¡ ¡e er rd di id do o ............. 304
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 2 26 6. . O Or rf fe eo o e en n I Ia a c cI Io oa ac ca a .......................................... 319
C Ca a¡ ¡i il lu uI Io o 2 27 7. . I Io oc ci ió ón n d de e b br ru u| |a a .............................................. 330

I I¡ ¡i iI Io og go o .................................................................................. 343
N No ol la a d de eI I a au ul lo or r y y a ag gr ra ad de ec ci im mi ie en nl lo os s ..................................... 347



! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5; ;5 5


( () )* *+ +, ,& &" "- -. .
CharIie Asher es dueño de un edificio en San
Irancisco, liene una lienda de ob|elos de segunda
mano y esla casado con una mu|er gua¡a e
inleIigenle que Io quiere ¡or ser lan normaI. Si, a
CharIie Ie van bien Ias cosas... hasla eI dia en que
nace su hi|a, So¡hie.
}uslo cuando se dis¡one a irse a casa, ve |unlo a Ia
cama de su mu|er a un exlraño que asegura que
nadie deberia ¡oder verIo. Iero CharIie Io ve y, de
aIIi en adeIanle, comienzan a suceder cosas muy
raras: Ia genle cae muerla a su aIrededor, cuervos
giganles se ¡osan en su edificio y ¡arece que, aIIa
donde va, oye susurros de una ¡resencia sinieslra.
Si, CharIie ha sido recIulado ¡ara un lraba|o
desagradabIe ¡ero muy necesario: Ia Muerle. Is un
lraba|o sucio. Iero aIguien liene que hacerIo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5< <5 5


/ /) )$ $, ,& &) )( ( / /( () )- -& &
+ +0 0 0 01 12 23 34 45 53 3 6 67 70 01 18 89 93 3



> >* * 2 23 3$ $ ( (3 3" "- -. ." "1 1 5 53 35 5- -. . & &* * @ @. .& && &. .) )+ +" ": :
/ /* *) )2 23 3$ $1 1 - -3 3. .5 5, ,* * & &* *" " , ,' '* *" "$ $" " @ @' '- -' '$ $) )* *5 5 . .& & @ @* *7 7( () )$ $1 1
6 63 3. .) ), ,. .) )* *5 5 8 8. .) ). . " "A A & &. . ' '5 57 7* *) )# #. .& &' ', ,. ., ,: :
> >& &$ $5 5. . & &. . 8 8. .5 5B B. .: :
C C$ $# #* *B B. . , ,$ $ " "* *& & . . " "* *& &: :
> >& &$ $5 5. . # #3 3" " , ,A A. ." " , ,$ $ . .& &$ $6 6) )A A. .: :
D D3 3' '$ $) )$ $ . .& & 5 5' 'E E* * 2 23 3$ $ - -* *6 6$ $ # #3 3 7 7. .5 5* *: :
F F. .B B 6 6* *B B. .) ) . . # #3 3 $ $" "8 8* *" ". . $ $5 5# #) )$ $ # #3 3" " ( () ). .B B* *" ": :
/ /* *) )2 23 3$ $ " "* *& &* * $ $" ". ." " - -* *" ". ." " ' '5 5- -3 37 7( ($ $5 5 . .& & @ @* *7 7( () )$ $: :

! !8 8* *8 8$ $= =. . , ,$ $ G G' '& &6 6. .7 7$ $" "@ @

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5= =5 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 > >
% %3 3? ?3 3 0 03 3 ; ;3 3@ @< <: : ; ;: :A A: :A A? ?1 1 ; ;3 3A A = =: : ? ?7 71 1A A9 91 1B B 1 1= == =: : 9 97 7C C3 3
= =: : : :? ?: :D D5 5= =5 5@ @: :@ @ @ @1 1 ; ;: :A A: :A A8 81 1 ; ;3 3A A ? ?< <
CharIie Asher caminaba ¡or Ia lierra como camina una hormiga sobre Ia su¡erficie
deI agua, como si, aI mas Ieve lro¡iezo, ¡udiera caer en ¡icado y verse enguIIido ¡or
Ios abismos. Dolado de Ia imaginación de un macho bela, ¡asaba gran ¡arle de su
liem¡o escudriñando eI ¡orvenir ¡or si Iograba alisbar Ias formas en que eI mundo
cons¡iraba ¡ara malarIo. A eI, a su es¡osa, RacheI, y ahora lambien a So¡hie, su hi|a
recien nacida. Iero, ¡ese a su concenlración, ¡ese a su ¡aranoia y sus incesanles
desveIos, desde eI momenlo en que RacheI hizo ¡is y en Ia ¡rueba de embarazo saIió
una rayila azuI, hasla eI momenlo en que Ia IIevaron a Ia saIa de reanimación deI Sl.
Irancis MemoriaI, Ia Muerle Iogró coIarse en su vida de rondón.
—No res¡ira —di|o CharIie.
—Res¡ira ¡erfeclamenle —res¡ondió RacheI mienlras daba ¡aImadilas en Ia
es¡aIda deI bebe—. ¿Quieres cogerIa`
CharIie habia cogido en brazos a Ia ¡equeña So¡hie unos segundos ese dia y
enseguida se Ia habia ¡asado a Ia enfermera, aIegando que aIguien mas ducho que eI
debia hacer eI recuenlo de Ios dedos de sus manos y sus ¡ies. II ya Io habia hecho
dos veces y siem¡re conlaba veinliuno.
—Se com¡orlan como si eso fuera lodo. Como si, ¡orque Ia cria lenga Ios diez
dedos de Ios ¡ies y Ios diez de Ias manos, lodo fuera a saIir bien. ¿Y si hay aIguno de
mas` ¿Ih` ¿Y si hay dedos de regaIo` ¿Y si eI bebe liene coIa` (CharIie eslaba seguro
de haber vislo una coIa en Ia ecografia deI sexlo mes. ¿II cordón umbiIicaI` ¡Si, ya!
Habia guardado una co¡ia en ¡a¡eI.
—No liene coIa, señor Asher —ex¡Iicó Ia enfermera—. Y son diez y diez, lodos Ios
hemos conlado. Quiza deberia irse a casa y descansar un ¡oco.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5> >5 5

—Seguire queriendoIa aunque lenga un dedo de mas en Ia mano.
—La niña es ¡erfeclamenle normaI.
—O en eI ¡ie.
—Sabemos Io que hacemos, de verdad, señor Asher. Is una niña ¡reciosa y sana.
—O coIa.
La enfermera exhaIó un sus¡iro. Ira ba|a y ancha, y IIevaba en Ia ¡anlorriIIa
derecha una ser¡ienle laluada que se Ie veia a lraves de Ias medias bIancas de
enfermera. Se ¡asaba cualro horas aI dia dando masa|es a bebes ¡remaluros, con Ias
manos melidas ¡or Ios agu|eros de una incubadora como si esluviera mani¡uIando
una suslancia radioacliva. Les habIaba, Ies animaba, Ies decia Io es¡eciaIes que eran y
senlia aIelear eI corazón en sus ¡echos, no mas grandes que un ¡ar de caIcelines de
de¡orle enroIIados. LIoraba ¡or cada uno de eIIos y creia que sus Iagrimas y sus
caricias insufIaban una ¡izca de su ¡ro¡ia vida en aqueIIos cuer¡os minuscuIos, Io
cuaI Ie ¡arecia de ¡erIas. Iodia ¡ermilirseIo. LIevaba veinle años lraba|ando con
neonalos y nunca Ie habia Ievanlado Ia voz a un ¡adre ¡rimerizo.
—¡No hay coIa que vaIga, merIuzo! ¡Mire! —A¡arló Ia manla y Ie a¡unló con eI
lrasero de So¡hie como si esla ¡udiera descargar una andanada de caca
armamenlislica como aqueI candido macho bela no habia vislo olra iguaI.
CharIie se a¡arló de un brinco (era un lreinlañero agiI y alIelico) y, aI darse cuenla
de que eI bebe no eslaba cargado, se enderezó Ias soIa¡as de Ia chaquela de #H$$, con
ademan de |usla indignación.
—Iodrian haberIe quilado Ia coIa en eI ¡arilorio y no nos enlerariamos. —II no
sabia que habia ocurrido. Le habian ¡edido que saIiera deI ¡arilorio, ¡rimero, se Io
¡idió eI obslelra y, des¡ues, RacheI («O eI o yo», habia dicho RacheI. «Uno de Ios dos
lienes que irse»).
In Ia habilación de RacheI, CharIie di|o:
—Si Ie han quilado Ia coIa, Ia quiero. La niña querra lenerIa cuando sea mayor.
—So¡hie, lu ¡adre no esla Ioco, en serio. Is soIo que hace un ¡ar de dias que no
duerme.
—Me esla mirando —di|o CharIie—. Me esla mirando como si me hubiera gaslado
eI dinero de sus esludios a¡oslando en Ias carreras y fuera a lener que buscarse Ia
vida ¡ara sacarse eI MßA
1
.
RacheI Io cogió de Ia mano.
—Cariño, no creo que ¡ueda fi|ar Ia visla lan ¡ronlo y, ademas, es un ¡oco |oven
¡ara em¡ezar a ¡reocu¡arse ¡or buscarse Ia vida ¡ara sacarse eI MIA.

1
N. de Ia T.: 0."#$) '5 I3"'5$"" ?,7'5'"#).#'*51 «Masler en geslión de em¡resas».
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6? ?5 5

—MßA —¡unluaIizó CharIie—. Ahora em¡iezan desde muy ¡equeños. Iara
cuando yo enconlrara eI camino aI hi¡ódromo, eIIa ya ¡odria lener edad suficienle.
Dios, lus ¡adres van a odiarme.
—¿Y en que cambiaria eso Ias cosas`
—In que lendran nuevos molivos, en eso. Ahora he converlido a su niela en una
"@'J".
K
:
—No es una "@'J".1 CharIie. Ya hemos ¡asado ¡or eslo. Is mi hi|a, asi que es lan
|udia como yo.
CharIie hincó una rodiIIa |unlo a Ia cama y cogió enlre Ios dedos una de Ias
manilas de So¡hie.
—Ia¡a sienle haberle converlido en una "@'J".: —ßa|ó Ia cabeza y escondió Ia cara
en eI hueco que habia enlre eI bebe y eI coslado de RacheI. Su mu|er recorrió con Ia
uña de un dedo Ia Iinea de sus enlradas, describiendo una curva cerrada aIrededor
de su eslrecha frenle.
—Tienes que irle a casa y dormir un ¡oco.
CharIie mascuIIó aIgo conlra Ias sabanas. Cuando Ievanló Ia visla lenia Iagrimas
en Ios o|os.
—Isla caIenlila.
—CIaro que esla caIenlila. Tiene que eslarIo. Is cosa de Ios mamiferos. Va con Ia
Iaclancia. ¿Ior que IIoras`
—Sois muy gua¡as. —Se ¡uso a arregIar eI ¡eIo oscuro de RacheI sobre Ia
aImohada, coIocó un Iargo mechón sobre Ia cabeza de So¡hie y em¡ezó a ¡einarIo
como si fuera un ¡eIuquin ¡ara bebes.
—No ¡asa nada si no Ie crece eI ¡eIo. Habia una canlanle irIandesa que siem¡re
eslaba enfadada y no lenia ¡eIo, y era muy alracliva. Si luviera su coIa, ¡odriamos
exlraer unos foIicuIos y lras¡IanlarseIos.
—¡CharIie, vele a casa!
—Tus ¡adres me cuI¡aran a mi. Su niela, "@'J". y caIva, buscandose Ia vida ¡ara
sacarse un masler en adminislración de em¡resas. Y lodo ¡or mi cuI¡a.
RacheI cogió eI limbre que habia sobre Ia manla y Io sosluvo en aIlo como si
esluviera coneclado a una bomba.

2
N. de Ia T.: DeI yiddish "@'J"$: Termino des¡eclivo ¡ara referirse a una mu|er hebrea que no observa
Ios ¡rece¡los de su reIigión.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 66 65 5

—CharIie, si no le vas a casa a dormir un ¡oco ahora mismo, le |uro que IIamo a Ia
enfermera y Ie digo que le eche.
Iarecia habIar en serio, ¡ero sonreia. A CharIie Ie guslaba ver su sonrisa, siem¡re
Ie habia guslado, era como si Ie diera su a¡robación y aI mismo liem¡o Ie concediera
¡ermiso. Iermiso ¡ara ser CharIie Asher.
—VaIe, ya me voy. —Levanló Ia mano ¡ara locarIe Ia frenle—. ¿Tienes fiebre`
Iareces cansada.
—¡Acabo de dar a Iuz, ralón!
—Is que esloy ¡reocu¡ado ¡or li. —II no era un ralón. Iero RacheI Io cuI¡aba ¡or
Io de Ia coIa de So¡hie, ¡or eso Io IIamaba «ralón» y no «merIuzo», como lodos Ios
demas.
—Cariño, vele. Ahora mismo. Iara que ¡ueda descansar un ¡oco.
CharIie Ie ahuecó Ias aImohadas, com¡robó Ia |arra de agua, remelió Ias sabanas,
Ia besó en Ia frenle, besó aI bebe en Ia cabeza, ahuecó aI bebe y em¡ezó Iuego a
recoIocar Ias fIores que habia enviado su madre, ¡uso eI gIadioIo deIanle, Io resaIló
con un ramiIIele de veIo de novia y...
—¡CharIie!
—Ya me voy. ¡}oIin! —Ins¡eccionó Ia habilación una uIlima vez y Iuego relrocedió
hacia Ia ¡uerla—. ¿Quieres que le lraiga aIgo de casa`
—No necesilo nada. Con eI kil de emergencia que melisle en Ia maIela esla lodo
cubierlo, creo. De hecho, ¡uede que ni siquiera necesile eI exlinlor.
—Me|or lenerIo y no necesilarIo que necesilarIo y...
—¡Largo de aqui! Voy a descansar un ¡oco. Luego vendra eI medico a echar un
vislazo a So¡hie y ¡or Ia mañana nos Ia IIevaremos a casa.
—Me ¡arece muy ¡ronlo.
—Is Io normaI.
—¿Quieres que le lraiga mas ¡ro¡ano ¡ara Ia cocina de -.78'56L
—Inlenlaremos que nos dure.
—Iero...
RacheI Ievanló eI limbre como si, si no se cum¡Iian sus exigencias, Ias
consecuencias ¡udieran ser falaIes.
—Te quiero —di|o.
—Yo a li lambien —res¡ondió CharIie—. A Ias dos.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 67 75 5

—Adiós, ¡a¡a. —RacheI Ievanló Ia manila de RacheI ¡ara que saIudara como si
fuera una marionela.
CharIie noló un nudo en Ia garganla. Nadie Io habia IIamado nunca «¡a¡a», ni
siquiera una marionela (una vez Ie habia ¡regunlado a RacheI mienlras hacian eI
amor: «¿Quien es lu ¡a¡ailo`», a Io que eIIa habia res¡ondido: «SauI GoIdslein»,
de|andoIo de ese modo im¡olenle una semana enlera y des¡erlando en eI loda cIase
de dudas en Ias que no queria ¡ararse a ¡ensar).
SaIió de Ia habilación marcha alras, cerró Ia ¡uerla con Ia ¡aIma de Ia mano, echó
a andar ¡or eI ¡asiIIo y ¡asó ¡or deIanle deI moslrador, donde Ia enfermera de Ia
ser¡ienle laluada Ie dedicó una sonrisa de sosIayo aI ¡asar.



CharIie conducia una furgonela de seis años que, |unlo con Ia lienda de
o¡orlunidades y arlicuIos de segunda mano, y eI edificio que Ia aIbergaba, habia
heredado de su ¡adre. La furgonela oIia siem¡re a ¡oIvo, a boIas de naflaIina y a
aroma cor¡oraI, a ¡esar deI bosque de ambienladores en forma de arboI de Navidad
que CharIie habia coIgado de lodos sus ganchos, saIienles y ¡roluberancias. Abrió Ia
¡uerla deI coche y eI oIor de Io desechado (Ia mercancia con que comerciaba eI dueño
de una lienda de generos de segunda mano) Io inundó ¡or com¡Ielo.
Anles siquiera de que meliera Ia IIave en eI conlaclo, se fi|ó en eI com¡aclo de
Sarah McLachIan que habia en eI asienlo deI acom¡añanle. RacheI iba a echarIo de
menos. Ira su disco ¡referido y aIIi eslaba eIIa, recu¡erandose sin eI. CharIie no
¡odia consenlirIo. Agarró eI com¡aclo, cerró Ia furgonela y voIvió a subir a Ia
habilación de RacheI.
Iara aIivio suyo, Ia enfermera se habia relirado deI moslrador, asi que no luvo que
so¡orlar su geIida mirada de re¡roche, o Io que imaginaba seria su geIida mirada de
re¡roche. Habia ¡re¡arado menlaImenle un corlo discurso acerca de que ser un buen
marido y ¡adre significaba anlici¡arse a Ios deseos y necesidades de su es¡osa, y eIIo
incIuia IIevarIe su musica ¡referida. In fin, ¡odia usar eI discurso a Ia saIida, si Ia
enfermera Io obsequiaba con su geIida mirada.
Abrió Ienlamenle Ia ¡uerla de Ia habilación ¡ara no sobresaIlar a RacheI y aI
hacerIo imaginó su caIida sonrisa de desa¡robación. Iero RacheI ¡arecia eslar
dormida y |unlo a Ia cama habia un negro muy aIlo, veslido de coIor verde menla.
—¿Que hace usled aqui`
II hombre veslido de verde menla se voIvió, sobresaIlado.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 68 85 5

—¿Me ve ` —SeñaIó con eI dedo su corbala marrón chocoIale, y CharIie se acordó
¡or un segundo de esas ¡asliIIas de menla, muy finas, que le ¡onen en Ia aImohada
en Ios buenos holeIes.
—CIaro que Io veo. M Que hace aqui`
CharIie se acercó a Ia cama de RacheI ¡ara inler¡onerse enlre eI desconocido y su
famiIia. La ¡equeña So¡hie ¡arecia fascinada con aqueI negro lan aIlo.
—Islo no va bien —di|o Verde Menla.
—Se ha equivocado de habilación —conlesló CharIie—. SaIga de aqui. —CharIie
esliró eI brazo hacia alras y ¡aImeó Ia mano de RacheI.
—Islo va falaI.
—Señor, mi es¡osa esla inlenlando dormir y usled se ha equivocado de
habilación. Haga eI favor de irse anles de que...
—No esla dormida —di|o Verde Menla. Su voz era suave y un ¡oco sureña—. Lo
sienlo.
CharIie se voIvió ¡ara mirar a RacheI. Is¡eraba verIa sonreir, oirIa decir que se
caImara, ¡ero lenia Ios o|os cerrados y Ia cabeza, Iadeada, se Ie habia descoIgado de
Ia aImohada.
—¿Cariño` —CharIie de|ó caer eI disco que IIevaba en Ia mano y Ia zarandeó
suavemenle—. ¿Cariño`
La ¡equeña So¡hie em¡ezó a IIorar. CharIie locó Ia frenle de RacheI, Ia agarró ¡or
Ios hombros y Ia zarandeó.
—Cariño, des¡ierla. RacheI. —Acercó eI oido a su corazón y no oyó nada—.
¡Infermera!
ßuscó a lienlas ¡or Ia cama eI limbre, que habia resbaIado de Ia mano de RacheI y
yacia sobre Ia manla.
—¡Infermera! —IuIsó eI bolón y se voIvió ¡ara mirar aI hombre veslido de verde
menla—. ¿Que ha ¡asado...`
Iero eI hombre se habia ido.
CharIie corrió aI ¡asiIIo, ¡ero aIIi no habia nadie.
—¡Infermera!
Veinle segundos des¡ues IIegó Ia enfermera de Ia ser¡ienle laluada, seguida,
medio minulo mas larde, ¡or un equi¡o de reanimación con un desfibriIador.
No ¡udieron hacer nada.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 69 95 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 E E
+ +0 0 6 65 5= =3 3 ? ?7 7F F 6 65 50 03 3
La ¡ena recienle liene un fiIo muy fino, siega Ios nervios, desconecla Ia reaIidad:
hay ¡iedad en una ho|a bien afiIada. SoIo con eI liem¡o, a medida que va
embolandose eI fiIo, em¡ieza eI verdadero doIor.
De modo que CharIie a¡enas fue conscienle de sus ¡ro¡ios grilos en Ia habilación
de RacheI en eI hos¡ilaI, ni de que Io sedaron, ni de Ia hisleria eIeclrica y va¡orosa
que cubrió con su red lodo Io que hizo aqueI ¡rimer dia. Des¡ues IIegó Ia memoria
deI sonambuIo, escenas fiImadas desde Ia cuenca deI o|o de un zombi, mienlras
deambuIaba como un es¡eclro enlre ex¡Iicaciones, recriminaciones, ¡re¡aralivos y
ceremonias.
—Se IIama lromboemboIismo cerebraI —habia dicho eI doclor—.Un coaguIo de
sangre se forma en Ias ¡iernas o en Ia ¡eIvis duranle eI ¡arlo y Iuego se des¡Iaza
hasla eI cerebro y corla eI riego sanguineo. Is muy raro, ¡ero sucede. No ¡odiamos
hacer nada. Aunque hubieramos ¡odido reanimarIa con eI desfibriIador, habria
sufrido graves daños cerebraIes. No sufrió. Seguramenle Ie enlró sueño y se
desmayó.
—¡II hombre de verde! —susurró CharIie ¡ara no ¡onerse a grilar—. Le hizo aIgo.
Le inyecló aIgo. Islaba aIIi y sabia que RacheI se eslaba muriendo. Lo vi cuando vine
a lraerIe su disco.
Le moslraron Ias cinlas de seguridad, Ia enfermera, eI doclor, Ios gerenles deI
hos¡ilaI y Ios abogados, lodos vieron Ias imagenes en bIanco y negro en Ias que
a¡arecia eI saIiendo de Ia habilación de RacheI, eI ¡asiIIo vacio y eI voIviendo a Ia
habilación. No habia ningun hombre veslido de coIor verde menla. Ni siquiera
enconlraron eI disco.
IaIla de sueño, di|eron. AIucinaciones ¡rovocadas ¡or eI agolamienlo. Trauma. Le
dieron farmacos ¡ara dormir, farmacos ¡ara Ia ansiedad, farmacos ¡ara Ia de¡resión,
y Io mandaron a casa con su hi|a recien nacida.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6: :5 5

AI segundo dia, }ane, su hermana mayor, soslenia a So¡hie en brazos mienlras
habIaban de RacheI y Ia enlerraban. CharIie no recordaba haber eIegido un alaud ni
hecho Ios ¡re¡aralivos. Ira olra vez eI sueño deI sonambuIo: sus ¡arienles ¡oIilicos
yendo de aca ¡ara aIIa veslidos de negro, como es¡eclros lambaIeanles que re¡elian
enlre baIbuceos Ios ló¡icos inadecuados deI ¡esame: «Cuanlo Io senlimos». «Ira lan
|oven...». «Que lragedia». «Si hay aIgo que ¡odamos hacer...».
Los ¡adres de RacheI Io abrazaban, Ias cabezas |unlas formando eI a¡ice de un
lri¡ode. Habian manchado eI sueIo de ¡izarra deI veslibuIo deI lanalorio con sus
Iagrimas. Cada vez que CharIie nolaba hundirse Ios hombros de su suegro en un
soIIozo, senlia que voIvia a rom¡erseIe eI corazón. SauI cogió su cara enlre Ias manos
y di|o:
—No ¡uedes imaginarleIo, ¡orque yo no ¡uedo imaginarmeIo. —Iero CharIie
¡odia imaginarseIo ¡orque era un macho bela, y Ia imaginación era su cruz y su
caIvario, y ¡orque habia ¡erdido a RacheI y ahora lenia una hi|a, aqueIIa minuscuIa
desconocida que dormia en brazos de su hermana. Iodia imaginarse aI hombre de
verde menla IIevandose a So¡hie.
Miró eI sueIo manchado de Iagrimas y di|o:
—Ior eso en Ia mayoria de Ios lanalorios hay moquela. Iorque aIguien ¡odria
resbaIarse.
—Iobre chico—di|o Ia madre de RacheI—. Haremos eI "@'9.@
N
conligo, ¡or
su¡ueslo.
CharIie cruzó Ia saIa ¡ara acercarse a su hermana }ane, que IIevaba un lra|e de
hombre (un lra|e de gabardina de coIor gris oscuro, con raya di¡Iomalica y chaquela
cruzada) que, unido a su riguroso ¡einado de eslreIIa de ¡o¡ de Ios años ochenla y aI
bebe envueIlo en una manla rosa que soslenia en brazos, Ia hacia ¡arecer, mas que
andrógina, confusa. CharIie ¡ensó que, a decir verdad, eI lra|e Ie quedaba me|or a eIIa
que a eI, ¡ero que aun asi deberia haberIe ¡edido ¡ermiso ¡ara ¡onerseIo.
—No ¡uedo hacer eslo —di|o. Se de|ó caer hacia deIanle hasla que Ia ¡eninsuIa de
¡eIo oscuro que formaban sus enlradas locó eI engominado lu¡e rubio ¡Ialino a Io
IIock of SeaguIIs
4
de su hermana. Iarecia Ia me|or ¡oslura ¡ara com¡arlir Ia ¡ena,
ese |unlar Ias frenles, y Ie recordaba a cuando uno, borracho, se ¡onia frenle aI
urinario y caia hacia deIanle hasla goI¡earse Ia cabeza conlra Ia ¡ared.
Deses¡eración.
—Lo eslas haciendo muy bien —di|o }ane—. A nadie se Ie da bien eslo.

3
N. de Ia T.: Ieriodo de dueIo de siele dias observado ¡or Ios ¡raclicanles de Ia reIigión |udia.
4
N. de Ia T.: Gru¡o de ¡o¡ eIeclrónico brilanico que conoció cierlo exilo en Ios años
ochenla.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6; ;5 5

—¿Que coño es un "@'9.@#:
—Creo que es ese dios hindu con lanlos brazos.
—No ¡uede ser. Los GoIdslein van a hacerIo conmigo.
—¿RacheI no le enseñó nada sobre eI |udaismo`
—Yo no Ie hacia caso. Creia que leniamos liem¡o de sobra.
}ane se cargó a Ia ¡equeña So¡hie en un soIo brazo, Ia incor¡oró a medias y ¡uso
su mano Iibre sobre Ia nuca de CharIie.
—Todo ira bien, nene.



—Siele —di|o eI señor GoIdslein—. O@A9.@ significa «siele». Anles nos senlabamos
duranle siele dias ¡ara IIorar a Ios muerlos y rezar. Is Io orlodoxo. Ahora Ia mayoria
de Ia genle soIo se sienla lres.
Hicieron eI "@'9.@ en eI a¡arlamenlo de RacheI y CharIie, que daba a Ia Iinea deI
funicuIar de Ia esquina de Ias caIIes Masón y VaIIe|o. II edificio era eduardiano, de
IadriIIo vislo y cualro ¡Ianlas (arquileclónicamenle no era ni mucho menos Ia gran
corlesana de e¡oca vicloriana alaviada de aIla coslura, ¡ero lenia en cambio
suficienles ¡erifoIIos y barali|as de mu|erzueIa como ¡ara hacerIe una ¡a|a a un
marinero en un caIIe|ón), habia sido conslruido des¡ues de que eI lerremolo y eI
incendio de 1906 niveIaran loda Ia zona de Io que ahora eran Norlh ßeach, Russian
HiII y eI barrio chino. CharIie y }ane habian heredado eI edificio, |unlo con Ia lienda
de o¡orlunidades que ocu¡aba Ia ¡Ianla ba|a, a Ia muerle de su ¡adre, cualro años
alras. A CharIie Ie habia locado eI negocio, eI am¡Iio a¡arlamenlo dobIe en eI que
habian crecido y eI manlenimienlo deI vie|o edificio, y a }ane Ia milad de Ios
aIquiIeres y uno de Ios a¡arlamenlos deI ¡iso de arriba, con vislas aI ßay ßridge.
A inslancias deI señor GoIdslein, lodos Ios es¡e|os de Ia casa fueron cubierlos con
leIa negra y un gran cirio coIocado sobre Ia mesila ba|a, en medio deI cuarlo de eslar.
Se su¡onia que debian senlarse en banquelas ba|as o co|ines, ¡ero como CharIie no
lenia en casa ni una cosa ni olra, ¡or ¡rimera vez desde Ia muerle de RacheI ba|ó a Ia
lienda en busca de aIgo que ¡udiera servirIes. Las escaIeras lraseras ba|aban desde Ia
des¡ensa de delras de Ia cocina aI aImacen, donde CharIie lenia su oficina enlre ca|as
de mercancias que es¡eraban su lurno ¡ara ser cIasificadas, eliqueladas y coIocadas
en Ia lienda.
II IocaI eslaba a oscuras, saIvo ¡or Ia Iuz de Ias faroIas de Ia caIIe Masón, que
enlraba ¡or eI esca¡arale deIanlero. CharIie se quedó aIIi, aI ¡ie de Ias escaIeras, con
Ia mano en eI inlerru¡lor de Ia Iuz y Ia mirada fi|a. Inlre Ias eslanlerias de Iibros y
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6< <5 5

frusIerias, Ios monlones de radios desvenci|adas, Ios ¡ercheros de ro¡a envueIlos en
sombras, a¡enas formas abuIladas enlre Ias sombras, veia ob|elos que des¡rendian
una Iuz ro|a y morlecina, que casi ¡arecian ¡aI¡ilar como corazones vivos. Una
sudadera en un ¡erchero, una rana de ¡orceIana en una vilrina, fuera, |unlo aI
esca¡arale, una vie|a bande|a de Coca-CoIa y un ¡ar de za¡alos. Todo refuIgia en
ro|o.
CharIie ¡uIsó eI inlerru¡lor, Ios fIuorescenles cobraron vida ¡or eI lecho,
¡ar¡adeando aI ¡rinci¡io, y Ia lienda se iIuminó. II fuIgor ro|izo desa¡areció.
—P....&$ —se di|o a si mismo con caIma, como si lodo fuera bien. A¡agó Ias Iuces.
Las cosas voIvieron a briIIar en ro|o. Sobre eI moslrador, cerca de donde eslaba, una
bande|ila de bronce ¡ara lar|elas de visila en forma de gruIIa bIanca emilia un
res¡Iandor ro|o y a¡agado. CharIie se lomó un segundo ¡ara observarIa, soIo ¡ara
cerciorarse de que no habia ninguna fuenle de Iuz ro|a en eI exlerior que, aI refIe|arse
¡or eI IocaI, esluviera ¡oniendoIo nervioso sin molivo. Se adenlró en Ia lienda a
oscuras, echó un vislazo mas de cerca, miró en anguIo Ia gruIIa de bronce. No,
decididamenle eI melaI Ialia con una Iuz ro|a. Se dio Ia vueIla y subió corriendo Ias
escaIeras Io mas de¡risa que ¡udo.
Isluvo a ¡unlo de arroIIar a }ane, que eslaba en Ia cocina, meciendo suavemenle a
So¡hie mienlras Ie hacia caranloñas en voz ba|a.
—¿Que ¡asa` —¡regunló su hermana—. Se que hay unos co|ines grandes en Ia
lienda, ¡or aIguna ¡arle.
—No ¡uedo —di|o CharIie—. Isloy drogado. —Se a¡oyó de es¡aIdas en Ia nevera
como si Ia hubiera lomado como rehen.
—Ya voy yo a ¡or eIIos. Ten, coge a Ia niña.
—No ¡uedo, esloy drogado. Tengo aIucinaciones.
}ane siguió acunando aI bebe en eI hueco de su brazo derecho y con eI brazo Iibre
rodeó a su hermano ¡equeño.
—CharIie, eslas lomando ansioIilicos y anlide¡resivos, no acido. Mira esle
a¡arlamenlo. No hay ni una soIa ¡ersona aqui que no haya lomado aIgo. —CharIie
miró a lraves de Ia ¡uerla de Ia cocina: mu|eres de negro, Ia mayoria de mediana
edad o mayores, meneando Ia cabeza, hombres de as¡eclo esloico en ¡ie, aIrededor
deI ¡erimelro deI cuarlo de eslar, cada uno sosleniendo un grueso vaso de Iicor, con
Ia mirada ¡erdida.
—¿Lo ves` Islan lodos ciegos.
—¿Y mama` —CharIie señaIó con Ia cabeza a su madre, que deslacaba enlre Ias
olras mu|eres canosas y enIuladas ¡orque iba adornada con |oyeria de ¡Iala de Ios
indios nava|os y eslaba lan morena que ¡arecia fundirse en su cócleI de güisqui cada
vez que bebia un lrago.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6= =5 5

—Mama sobre lodo —di|o }ane—. Voy a buscar aIgo donde senlarnos ¡ara eI
"@'9.@: No se ¡or que no ¡odeis usar Ios sofas. Venga, coge a lu hi|a.
—No ¡uedo. No soy de fiar.
—¡CógeIa, hoslias! —Ie bramó }ane aI oido con una es¡ecie de Iadrido susurrado.
Hacia mucho liem¡o que habia quedado decidido quien era eI macho aIfa enlre eIIos
dos, y no era CharIie. Le dio a Ia niña y se fue hacia Ias escaIeras.
—}ane —Ia IIamó CharIie—. Icha un vislazo anles de encender Ia Iuz. A ver si ves
aIgo raro, ¿vaIe`
—VaIe. AIgo raro.
Lo de|ó aIIi ¡arado, en Ia cocina, observando a su hi|a mienlras ¡ensaba que
So¡hie lenia quiza Ia cabeza un lanlo obIonga, ¡ero que, a ¡esar de eso, se daba un
aire a RacheI.
—Tu madre queria mucho a Ia lia }ane —Ie di|o—. SoIian ¡onerse de acuerdo ¡ara
ganarme aI Risk... y aI Mono¡oIy... y en Ias discusiones... y lambien cocinando. —Se
desIizó hacia aba|o ¡or Ia ¡uerla de Ia nevera, se senló con Ias ¡iernas esliradas en eI
sueIo y escondió Ia cara en Ia manla de So¡hie.
A oscuras, }ane se dio un goI¡e en Ia es¡iniIIa con una ca|a de madera IIena de
leIefonos vie|os.
—Islo es una eslu¡idez —di|o ¡ara si misma, y dio Ia Iuz. Nada raro. Luego, sin
embargo, como CharIie ¡odia ser muchas cosas, ¡ero Ioco no eslaba, voIvió a
a¡agarIa soIo ¡ara asegurarse de que no habia ¡asado nada ¡or aIlo—. Si, ya. AIgo
raro.
No habia nada exlraño en Ia lienda, como no fuera que eIIa eslaba aIIi, a oscuras,
frolandose Ia es¡iniIIa. Iero enlonces, |uslo anles de que voIviera a encender Ia Iuz,
vio a aIguien mirando ¡or eI esca¡arale, aIguien que se hacia sombra con Ias manos
aIrededor de Ios o|os ¡ara ver mas aIIa deI refIe|o de Ias faroIas. Un vagabundo o un
lurisla borracho, ¡ensó. Se movió ¡or Ia lienda a oscuras, enlre coIumnas de cómics
a¡iIados en eI sueIo, hasla quedar delras de un ¡erchero de chaquelas desde donde
veia cIaramenle eI esca¡arale, IIeno de camaras económicas, |arrones, hebiIIas de
cinlurón y loda cIase de ob|elos que CharIie habia |uzgado dignos de inleres, ¡ero
¡or Ios que, obviamenle, no merecia Ia ¡ena rom¡er Ia vidriera.
II li¡o ¡arecia aIlo y no era un mendigo, iba bien veslido, aunque lodo deI mismo
coIor. }ane ¡ensó que ¡odia ser amariIIo, ¡ero era dificiI dislinguirIo a Ia Iuz de Ias
faroIas. Quiza fuera un verde cIaro.
—Isla cerrado —di|o en voz aIla, ¡ara que se Ia oyera a lraves deI crislaI.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6> >5 5

II hombre de fuera ¡aseó Ia mirada ¡or Ia lienda, ¡ero no Ia vio. Se a¡arló deI
esca¡arale y }ane vio que, en efeclo, era aIlo. Muy aIlo. La Iuz de Ia caIIe aIumbró eI
¡erfiI de su ¡ómuIo cuando se voIvió. Ira, ademas, muy deIgado y muy negro.
—Islaba buscando aI ¡ro¡ielario —di|o eI hombre aIlo—. Tengo una cosa que
necesilo enseñarIe.
—Ha habido una defunción en Ia famiIia —conlesló }ane—. Vamos a cerrar loda
esla semana. ¿Iuede voIver denlro de una semana`
II hombre aIlo asinlió con Ia cabeza mienlras miraba a un Iado y olro de Ia caIIe.
Se mecia sobre un ¡ie como si esluviera a ¡unlo de saIlar ¡ero se refrenara, iguaI que
un veIocisla en lensión en Ia Iinea de saIida. }ane no se movió. Siem¡re habia genle
en Ia caIIe y aun era lem¡rano, ¡ero aqueI li¡o ¡arecia muy nervioso.
—Mire, si necesila que Ie lasen aIgo...
—No —Ia corló eI—. No. DigaIe soIamenle que eIIa esla... No, digaIe que busque
un ¡aquele en eI correo. No esloy seguro de cuando IIegara.
}ane se sonrió. AqueI li¡o lenia aIgo (un broche, una moneda, un Iibro), que, segun
creia, vaIia aIgun dinero, quiza aIgo que habia enconlrado en eI armario de su abueIa.
IIIa Io habia vislo docenas de veces. Se com¡orlaban como si hubieran enconlrado Ia
ciudad ¡erdida de IIdorado: enlraban con eIIo envueIlo en sus chaquelas, o en miI
ca¡as de ¡a¡eI de seda y cinla adhesiva (¡or Io generaI, cuanla mas cinla adhesiva,
menos resuIlaba vaIer Ia cosa en cueslión: ahi, en aIguna ¡arle, habia una ecuación).
Nueve de cada diez veces era una mierda. }ane habia vislo a su ¡adre inlenlar
desengañar a Ios ¡ro¡ielarios suavemenle, sin herir su amor ¡ro¡io, y convencerIos
de que eI vaIor senlimenlaI hacia aqueI ob|elo ina¡reciabIe, ¡or Io que eI, eI humiIde
dueño de una lienda de saIdos, no ¡odia ¡relender ¡onerIe un ¡recio. CharIie, en
cambio, Ies decia sim¡Iemenle que no sabia nada de broches, ni de monedas, ni de Io
que fuera Io que IIevaran y de|aba que olro Ies diera Ia maIa nolicia.
—De acuerdo, se Io dire —di|o }ane desde su escondile de delras de Ias chaquelas.
Con esas, eI hombre aIlo se fue dando grandes zancadas de manlis reIigiosa caIIe
arriba, hasla ¡erderse de visla. }ane se encogió de hombros, dio media vueIla y
encendió Ias Iuces, des¡ues se ¡uso a buscar co|ines enlre Ios monlones de cosas.
La lienda era grande, ocu¡aba Ia ¡Ianla ba|a deI edificio casi enlera, y no eslaba
muy bien organizada, ¡ues cada sislema que CharIie ado¡laba ¡arecia derrumbarse
¡or su ¡ro¡io ¡eso aI cabo de ¡ocas semanas, y eI resuIlado no era lanlo un ¡o¡urri
de sislemas organizalivos, como un |ardin de monlones descabaIados. LiIy, Ia chica
gólica de ¡eIo granale que lraba|aba ¡ara CharIie lres lardes ¡or semana, decia que eI
hecho de que enconlraran Ias cosas era una demoslración fehacienle de Ia leoria deI
caos, Iuego se aIe|aba refunfuñando y saIia aI caIIe|ón a fumar cigarriIIos de cIavo y a
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7? ?5 5

conlem¡Iar eI Abismo (aunque CharIie habia re¡arado en que eI Abismo se ¡arecia
horrores a un conlenedor de basura).
}ane lardó diez minulos en recorrer Ios ¡asiIIos y enconlrar lres co|ines que
¡arecian Io suficienlemenle anchos y gruesos ¡ara eI "@'9.@1 y cuando voIvió aI
a¡arlamenlo de CharIie enconlró a su hermano acurrucado en ¡osición felaI
aIrededor de Ia ¡equeña So¡hie, dormido en eI sueIo de Ia cocina. Los demas se
habian oIvidado de eI ¡or com¡Ielo.
—Ih, merIuzo. —Le locó eI hombro con Ia ¡unla deI ¡ie y eI se lumbó de
es¡aIdas, con Ia niña lodavia en brazos—. ¿Islos eslan bien `
—¿Has vislo briIIar aIgo`
}ane liró Ios co|ines aI sueIo.
—¿Que`
—Que si has vislo briIIar una Iuz ro|a. ¿Has vislo en Ia lienda cosas que briIIaban
con una Iuz ro|a, como si ¡aI¡ilaran`
—No. ¿Tu si`
—Mas o menos.
—De|aIas.
—¿II que`
—Las drogas. DameIas a mi. Isla cIaro que son mucho me|ores de Io que me
habias dado a enlender.
—Iero si has dicho que soIo eran ansioIilicos.
—Abandona Ias drogas. Yo cuidare de Ia niña mienlras lu "@'9.@":
—No ¡uedes cuidar de mi hi|a eslando coIocada.
—VaIe. Dame a Ia meona y ve a senlarle.
CharIie Ie enlregó aI bebe.
—Tambien lienes que quilar a mama de en medio.
—Ah, no. Sin drogas, no.
—Islan en eI armario deI baño grande. In eI eslanle de aba|o.
Islaba senlado en eI sueIo y se frolaba Ia frenle como si quisiera eslirar Ia ¡ieI
encima de su doIor. }ane Ie dio con Ia rodiIIa en eI hombro.
—Ih, nene, Io sienlo, Io sabes, ¿verdad ` No hace faIla que le Io diga, ¿no`
—No. —Una sonrisa debiI.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 76 65 5

}ane Ievanló a Ia niña hasla que quedó aI niveI de su cara y Ia miró con adoración,
en ¡Ian Madre de }esus.
—¿Tu que crees` Deberia lener uno de eslos, ¿eh`
—Iuedes quedarle con Ia mia cuando quieras.
—No, que va, deberia lener uno mio. Ya me senlia falaI ¡or lomar ¡reslada a lu
mu|er.
—¡}ane!
—¡Ira una broma! }o, a veces le com¡orlas como un mariquila. Vele a "@'9.):
Vamos. Venga. Vele.
CharIie recogió Ios co|ines y se fue aI cuarlo de eslar a IIorar con sus ¡arienles
¡oIilicos, aunque eslaba nervioso ¡orque Ia unica oración que se sabia era Q3.#)*
$"23'5'#." #'$5$ 7' -.7.1 y no eslaba seguro de que fuera a darIe ¡ara lres dias.
}ane oIvidó mencionar aI li¡o Iarguirucho de Ia lienda.


! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 77 75 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 G G
H H: :I I3 3 1 1= = : :7 79 93 3D DJ J8 8 4 47 7: :A A1 10 09 9: : F F 7 70 03 3
Iasaron dos semanas anles de que CharIie saIiera deI a¡arlamenlo y ba|ara aI
ca|ero aulomalico de Ia avenida CoIumbus, donde ¡or ¡rimera vez maló a una
¡ersona. II arma eIegida fue eI aulobus cuarenla y uno, que saIia de Ia eslación de
Trans ßay, cruzaba eI ¡uenle de Ia bahia y IIegaba hasla Iresidio ¡or eI GoIden Gale.
Si va a alro¡eIIarle un aulobus en San Irancisco, me|or que sea eI cuarenla y uno,
¡orque asi ¡or Ios menos lendras una bonila ¡anoramica desde eI ¡uenle.
CharIie, en reaIidad, no se habia ¡ro¡ueslo malar a nadie esa mañana. Is¡eraba
sacar unos biIIeles de veinle ¡ara Ia ca|a de Ia lienda, mirar su saIdo y com¡rar quiza
un ¡oco de moslaza amariIIa en Ia lienda de uIlramarinos (CharIie no era ¡arlidario
de Ia moslaza marrón. La moslaza marrón era un condimenlo equi¡arabIe aI
¡aracaidismo: eslaba bien ¡ara ¡iIolos de carreras y asesinos en serie, ¡ero, ¡ara eI,
una fina Iinea de moslaza amariIIa era lodo eI aderezo que ¡recisaba Ia vida).
Des¡ues deI enlierro, amigos y ¡arienles habian de|ado una monlaña de fiambres en
su nevera, y desde hacia dos semanas no comia olra cosa, finaImenle, sin embargo, se
habia vislo abocado aI |amón cocido, aI ¡an negro de cenleno y a Ia Ieche ¡ara
Iaclanles InfamiI ¡remezcIada, y ninguna de aqueIIas cosas era loIerabIe sin moslaza
amariIIa. Habia com¡rado eI bole amariIIo de ¡Iaslico y se senlia mas seguro con eI
melido en eI boIsiIIo de Ia chaquela, ¡ero cuando eI aulobus se IIevó ¡or deIanle a
aqueI li¡o, se oIvidó de Ia moslaza ¡or com¡Ielo.
Ira un caIido dia de oclubre, Ia Iuz se habia vueIlo suavemenle oloñaI sobre Ia
ciudad, Ia niebIa veraniega habia de|ado de lre¡ar im¡IacabIemenle desde Ia bahia
cada mañana y corria una brisa que baslaba ¡ara que Ios ¡ocos veIeros que
saI¡icaban Ia bahia ¡arecieran ¡osar ¡ara un ¡inlor im¡resionisla. TaI vez Ia viclima
de CharIie no se sinliera feIiz ¡or aqueI ¡ercance duranle Ia fracción de segundo en
que luvo conciencia de que iba a ser arroIIada, ¡ero Io cierlo era que no ¡odria haber
eIegido un dia me|or.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 78 85 5

II li¡o en cueslión se IIamaba WiIIiam Creek. Tenia lreinla y dos años y lraba|aba
como anaIisla de mercado en eI dislrilo financiero, adonde se dirigia esa mañana
cuando decidió ¡ararse en eI ca|ero aulomalico. Veslia un lra|e de Iana fina y
za¡aliIIas de de¡orle (Ios za¡alos deI lraba|o Ios IIevaba melidos en una boIsa de
cuero, ba|o eI brazo). II mango de un ¡araguas com¡aclo asomaba ¡or eI boIsiIIo
IaleraI de Ia boIsa, y fue aqueIIo Io que IIamó Ia alención de CharIie, ¡orque, aunque
eI mango deI ¡araguas ¡arecia eslar hecho de faIsa madera de nogaI, des¡rendia una
Iuz ro|iza, como si Io hubieran caIenlado en una for|a.
CharIie se quedó en Ia fiIa deI ca|ero inlenlando no re¡arar en eIIo y a¡arenlar
desinleres, ¡ero no ¡odia evilar mirar fi|amenle eI mango. ReIucia, ¡or eI amor de
Dios, ¿es que nadie se daba cuenla`
WiIIiam Creek miró hacia alras aI meler Ia lar|ela en eI ca|ero, vio que CharIie Io
observaba e inlenló que Ia chaquela de su lra|e se ex¡andiera hasla formar Ias aIas de
una manla raya ¡ara que CharIie no viera Io que hacia mienlras marcaba su numero
secrelo. Cogió su lar|ela y eI dinero que habia escu¡ido Ia maquina, dio media vueIla
y se aIe|ó ra¡idamenle camino de Ia esquina.
CharIie no ¡udo so¡orlarIo mas. II mango deI ¡araguas habia em¡ezado a
¡aI¡ilar en coIor ro|o, como un corazón que Ialiera. Cuando Creek IIegó aI bordiIIo de
Ia acera, CharIie di|o:
—DiscuI¡e. ¡DiscuI¡e, señor!
Cuando Creek se dio Ia vueIla, CharIie añadió:
—Su ¡araguas...
In ese ¡reciso inslanle, eI cuarenla y uno avanzaba ¡or eI cruce de CoIumbus y
VaIIe|o a unos cincuenla y cinco kiIómelros ¡or hora y viraba hacia eI bordiIIo ¡ara
hacer su siguienle ¡arada. Creek miró Ia boIsa que IIevaba ba|o eI brazo y que CharIie
Ie señaIaba, y eI lacón de su za¡alo se enganchó en Ia Ieve eIevación deI bordiIIo.
Creek ¡erdió eI equiIibrio, cosa que a lodos ¡odria ¡asarnos un dia cuaIquiera
mienlras andamos ¡or Ia caIIe: lro¡ezamos con una griela de Ia acera y damos un ¡ar
de ¡asos ra¡idos ¡ara recu¡erar eI equiIibrio. Iero WiIIiam Creek soIo dio un ¡aso.
Hacia alras. Mas aIIa deI bordiIIo.
No ¡uede uno andarse con ¡años caIienles IIegados a esle ¡unlo, ¿no` II aulobus
cuarenla y uno Io hizo ¡a¡iIIa. Creek voIó sus buenos veinlicinco melros anles de
eslreIIarse conlra Ia Iuna de alras de un Saab, como un gran saco de gabardina IIeno
de carne, reboló des¡ues, cayó aI asfaIlo y comenzó a rezumar fIuidos. Sus
¡erlenencias (Ia boIsa de cuero, eI ¡araguas, un aIfiIer de corbala de oro, un reIo| Tag
Heuer) rodaron ¡or Ia caIIe y rebolaron en neumalicos, za¡alos, la¡as de
aIcanlariIIas... AIgunas fueron a ¡arar a casi una manzana de aIIi.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 79 95 5

CharIie se quedó en eI bordiIIo, inlenlando res¡irar. Oia ¡ilidos, como si aIguien
esluviera haciendo sonar eI siIbalo de un lren de |uguele. Ira Io unico que oia. Luego,
aIguien lro¡ezó con eI y CharIie se dio cuenla de que aqueI ¡ilido era eI sonido
rilmico de sus ¡ro¡ios gemidos. II li¡o (eI li¡o deI ¡araguas) acababa de ser borrado
deI ma¡a. La genle corria, se a¡iñaba aIrededor, unos cuanlos habIaban a voces ¡or
sus leIefonos móviIes, eI conduclor deI aulobus esluvo a ¡unlo de arroIIar a CharIie
aI correr ¡or Ia acera hacia aqueI des¡o|o. CharIie se lambaIeó lras eI.
—SoIo iba a ¡regunlarIe...
Nadie miraba a CharIie. Le habia hecho faIla loda su fuerza de voIunlad, ademas
de una bronca de su hermana, ¡ara saIir deI a¡arlamenlo, ¿y ahora eslo`
—SoIo iba a decirIe que su ¡araguas eslaba ardiendo —di|o CharIie como si se
ex¡Iicara deIanle de sus acusadores. Iero nadie, en reaIidad, Io acusaba de nada.
Iasaban a su Iado a lodo correr, aIgunos hacia aI cadaver, olros en dirección
conlraria, alro¡eIIaban a CharIie y miraban alras, ¡er¡Ie|os, como si hubieran
chocado con una fuerle corrienle de aire o con un fanlasma y no con un hombre.
—II ¡araguas —di|o CharIie mienlras buscaba Ia ¡rueba. Inlonces Io vio, casi en
Ia esquina siguienle, lirado en Ia cunela de Ia caIIe, lodavia ro|o y ¡aI¡ilanle, Ialiendo
como un neón defecluoso—. ¡AIIi esla! ¡Miren! —Iero Ia genle se iba reuniendo en
un am¡Iio semicircuIo aIrededor deI muerlo, Ias manos en Ia boca, y nadie ¡reslaba
alención aI hombre fIaco y asuslado que farfuIIaba sinsenlidos lras eIIos.
CharIie se abrió ¡aso enlre eI genlio, hacia eI ¡araguas, decidido a confirmar su
convicción, demasiado im¡resionado ¡ara lener miedo. Cuando eslaba soIo a cinco
melros de dislancia, miró caIIe arriba ¡ara asegurarse de que no venia olro aulobus
anles de avenlurarse mas aIIa deI bordiIIo. VoIvió a mirar |uslo en eI inslanle en que
una mano fina y negra como Ia ¡ez saIia deI sumidero de Ia aIcanlariIIa, agarraba eI
¡araguas com¡aclo y Io hacia desa¡arecer.
CharIie relrocedió y miró a su aIrededor ¡ara ver si aIguien habia vislo Io mismo
que eI, ¡ero nadie ¡arecia haber vislo nada. Nadie ¡arecia mirarIo siquiera. Un
¡oIicia ¡asó corriendo ¡or su Iado y CharIie Io agarró de Ia manga aI ¡asar, ¡ero
cuando eI hombre se voIvió y sus o|os se agrandaron, IIenos de confusión y Iuego de
Io que ¡arecia verdadero lerror, CharIie Io de|ó marchar.
—Ierdone —di|o—. Ierdone. Ya veo que liene cosas que hacer... Lo sienlo.
II ¡oIicia se eslremeció y se abrió ¡aso a em¡u|ones enlre eI genlio de mirones,
hacia eI cuer¡o lrilurado de WiIIiam Creek.
CharIie echó a correr, cruzó CoIumbus y subió ¡or VaIIe|o hasla que eI ruido de su
res¡iración y de Ios Ialidos de su corazón, que Ie alronaba Ios oidos, ahogó lodos Ios
sonidos de Ia caIIe. Cuando eslaba a una manzana de Ia lienda, se cernió sobre eI una
gran sombra, como Ia de un avión que voIara ba|o o Ia de un ¡a|aro enorme, y en ese
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7: :5 5

inslanle CharIie sinlió que un escaIofrio Ie recorria Ia es¡aIda. ßa|ó Ia cabeza, movió
Ios brazos arriba y aba|o, y dobIó Ia esquina de Mason en eI momenlo en que ¡asaba
eI funicuIar IIeno de lurislas sonrienles que Io miraron sin verIo. Levanló Ia mirada
soIo un segundo y creyó ver aIgo aIIa arriba, desa¡areciendo sobre eI le|ado deI
edificio Vicloriano de seis ¡Ianlas deI olro Iado de Ia caIIe, Iuego enlró a loda ¡risa en
su lienda.
—HoIa, |efe —di|o LiIy. LiIy lenia dieciseis años, era ¡aIida y un ¡eIin cuIona: su
figura de mu|er aduIla fIucluaba aun enlre Ia gordura de una niña y Ia de una
embarazada. Ise dia IIevaba eI ¡eIo de coIor Iavanda, ¡einado en casquele esliIo ama
de casa años cincuenla, en un lono ¡asleI de ¡a¡eI de ceIofan de cesla de Iascua.
CharIie se habia dobIado hacia deIanle y eslaba a¡oyado conlra una ca|a IIena de
cachivaches, |unlo a Ia ¡uerla. Res¡iraba en bocanadas hondas y ras¡osas eI oIor a
moho de Ia lienda de segunda mano.
—Creo... que... acabo... de malar... a un lio... —|adeó.
—Islu¡endo—di|o LiIy, haciendo caso omiso lanlo de su mensa|e como de su
conducla—. Vamos a necesilar cambio ¡ara Ia ca|a.
—Con un aulobus —di|o CharIie.
—LIamó Ray —conlesló eIIa. Ray Macy era eI olro em¡Ieado de CharIie, un soIlero
de lreinla y nueve años aque|ado de una maIsana faIla de ¡erce¡ción enlre Ios Iimiles
de Inlernel y Ia reaIidad—. Se ha ido a ManiIa a conocer aI amor de su vida. Una laI
señorila Tequerresiem¡re. Isla convencido de que son aImas gemeIas.
—Habia aIgo en Ia aIcanlariIIa —di|o CharIie.
LiIy examinó una muesca en su Iaca de uñas negra.
—Asi que no he ido a cIase ¡ara hacer su lurno. LIevo haciendoIo desde que lu
eslas, eslo, fuera. Voy a necesilar un |uslificanle.
CharIie se incor¡oró y se acercó aI moslrador.
—LiIy, ¿has oido Io que he dicho`
La agarró ¡or Ios hombros, ¡ero eIIa se a¡arló bruscamenle.
—¡Ay! }oder. A¡arlale, Asher, mamarracho sadico, que eI lalua|e es nuevo. —Le
dio un fuerle ¡uñelazo en eI brazo y relrocedió mienlras se frolaba eI hombro—. Si,
le he oido. De|a de darIe a Ias drogas, "R'& 9*3"8&.'# —UIlimamenle, desde que habia
descubierlo Ias S&$3)" ,3 7.& de ßaudeIaire en un monlón de Iibros usados en Ia
lraslienda, LiIy saI¡imenlaba su discurso con frases en frances. «II frances», decia,
«ex¡resa me|or Ia ¡rofunda 5*')6)3). de mi exislencia».
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7; ;5 5

CharIie ¡uso Ias manos en eI moslrador ¡ara que no Ie lembIaran y habIó Ienla y
deIiberadamenle, como si se dirigiera a aIguien ¡ara quien eI ingIes fuera una
segunda Iengua.
—LiIy, esloy leniendo un maI mes y le agradezco que lires ¡or Ia borda lu
educación ¡ara venir aqui y cabrear a Ios cIienles en mi Iugar, ¡ero si no le sienlas y
mueslras un ¡oco de inleres, voy a lener que des¡edirle.
LiIy se senló en eI laburele de bar de viniIo y cromo que habia delras de Ia ca|a
regislradora y se a¡arló de Ios o|os eI Iargo fIequiIIo coIor Iavanda.
—¿Asi que quieres que ¡resle loda mi alención a lu confesión de asesinalo` ¿Que
lome nolas, que saque quiza una grabadora vie|a de Ia eslanleria y Io grabe lodo`
¿Me eslas diciendo que soy una desconsiderada ¡or ignorar lu evidenle lraslorno,
¡or negarme a lener que recordarIo mas adeIanle anle Ia ¡oIicia y ¡or no querer
cargar ¡ersonaImenle con Ia res¡onsabiIidad de mandarle a Ia camara de gas`
CharIie se encogió de hombros.
—}obar, LiIy. —Siem¡re Io sor¡rendian Ia veIocidad y Ia ¡recisión de su rareza.
LiIy era como una niña ¡rodigio de Io sinieslro. Iero, bien mirado, su exlrema
lenebrosidad hizo que CharIie se diera cuenla de que ¡robabIemenle no iba a ir a Ia
camara de gas.
—No ha sido un asesinalo de esos. Habia aIgo que me seguia y...
—¡SiIencio! —LiIy Ievanló Ia mano—. Ireferiria no demoslrar mi IeaIlad de
em¡Ieada grabando en mi memoria folografica cada delaIIe de lu horrendo crimen
¡ara lener que re¡elirIo des¡ues en Ia saIa deI lribunaI. SoIo dire que le vi, ¡ero que
¡arecias normaI ¡ara ser un ¡ardiIIo.
—Tu no lienes memoria folografica.
—Si que Ia lengo, y es una cruz. Nunca oIvido Ia fuliIidad de...
—II mes ¡asado oIvidasle sacar Ia basura Io menos ocho veces.
—No fue un oIvido.
CharIie res¡iró hondo. In reaIidad, eI disculir con LiIy Ie resuIlaba lan colidiano
que em¡ezaba a caImarse.
—VaIe, enlonces, sin mirar, ¿de que coIor es Ia camisa que IIevas` —Levanló una
ce|a como si Ia hubiera ¡iIIado en un renuncio.
LiIy sonrió y ¡or un segundo CharIie vio que no era mas que una niña mona y
aIgo lonlorrona ba|o Ia ferocidad de su maquiIIa|e y su aclilud.
—Negra.
—Iura ¡olra.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7< <5 5

—Tu sabes que soIo lengo cosas negras. —Sonrió—. Me aIegro de que no me
hayas ¡regunlado ¡or eI coIor deI ¡eIo, ¡orque me Io cambie esla mañana.
—Iso no es bueno, ¿sabes` Los linles lienen loxinas.
LiIy Ievanló Ia ¡eIuca coIor Iavanda ¡ara de|ar aI descubierlo sus mechones
granales, corlados casi aI ra¡e, y Iuego voIvió a de|arIa caer.
—Yo soy loda naluraI. —Se Ievanló y dio unas ¡aImadilas aI laburele de bar—.
Sienlale, Asher. Confiesale. Aburreme.
Se recosló conlra eI moslrador y Iadeó Ia cabeza ¡ara ¡arecer alenla, ¡ero con Ios
o|os ¡inlados de negro y eI ¡eIo morado ¡arecia mas bien una marionela con un hiIo
rolo. CharIie rodeó eI moslrador y se senló en eI laburele.
—Islaba en Ia coIa, delras de ese laI WiIIiam Creek, y vi que su ¡araguas reIucia...
Y CharIie Ie conló loda Ia hisloria (Io deI ¡araguas, Io deI aulobus, Io de Ia mano
que saIia deI sumidero de Ia aIcanlariIIa, Io de Ia carrera a casa con Ia sombra
giganlesca sobrevoIando Ios le|ados) y, cuando acabó, LiIy ¡regunló:
—¿Y cómo sabes su nombre`
—¿Ih` —di|o CharIie. De lodas Ias cosas horribIes y fanlaslicas que ¡odia haber
¡regunlado LiIy, ¿¡or que aqueIIa`
—¿Cómo sabes cómo se IIamaba ese li¡o` —re¡ilió eIIa—. Casi no habIasle con eI
anles de que Ia ¡aImara. ¿Visle su nombre en eI recibo deI ca|ero o que`
—No, yo... —CharIie no lenia ni idea de cómo sabia Ia idenlidad de aqueI li¡o,
¡ero de re¡enle veia en su cabeza aqueI nombre escrilo en grandes Ielras
mayuscuIas. Se Ievanló de un saIlo deI laburele—. Tengo que irme, LiIy.
Desa¡areció ¡or Ia ¡uerla deI aImacen y subió Ias escaIeras.
—¡Sigo necesilando eI |uslificanle! —griló eIIa desde aba|o, ¡ero CharIie alravesó
corriendo Ia cocina, ¡asó deIanle de una enorme señora rusa que mecia a su hi|a
recien nacida en brazos y enlró en su dormilorio, donde cogió Ia Iibrela que lenia
siem¡re en Ia mesiIIa de noche, |unlo aI leIefono.
AIIi, de su ¡uño y Ielra, eslaba escrilo en mayuscuIas eI nombre de WiIIiam Creek,
y ba|o eI, eI numero 12. Se de|ó caer en Ia cama con Ia Iibrela en Ia mano, como si esla
fuera un frasco de ex¡Iosivo.
Tras eI se oyeron Ios ¡asos ¡esados de Ia señora Kor|ev, que Io habia seguido hasla
eI dormilorio.
—Señor Asher, ¿¡asa aIgo` Corria usled como oso en IIamas.
Y CharIie, ¡orque era un macho bela y ¡orque Ia evoIución, a Io Iargo de miIIones
de años, habia desarroIIado una res¡uesla bela eslandar a Ios sucesos inex¡IicabIes,
conlesló:
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7= =5 5

—AIguien me esla |odiendo vivo.



LiIy se eslaba relocando Ia Iaca de uñas con un roluIador negro cuando Sle¡han, eI
carlero, enlró en Ia lienda.
—¿Que ¡asa, Darque` —di|o mienlras sacaba de su boIsa un fa|o de carlas. Tenia
cuarenla años, era ba|ilo, muscuIoso y negro. LIevaba gafas de soI envoIvenles, casi
siem¡re a¡oyadas en Ia cabeza, sobre su ¡eIo lrenzado en ¡rielas ringIeras. In LiIy
ins¡iraba senlimienlos enconlrados. Le caia bien ¡orque Ia IIamaba «Darque»,
diminulivo de DarqueviIIov IIvenlhing, eI seudónimo ba|o eI que recibia eI correo
en Ia lienda, ¡ero aI mismo liem¡o desconfiaba ¡rofundamenle de eI ¡orque era un
li¡o aIegre y ¡arecia guslarIe Ia genle.
—Necesilo que me eches una firma —di|o Sle¡han, ofreciendoIe un cuaderno
eIeclrónico sobre eI que eIIa garabaleó «CharIes ßaudeIaire» con mucha fiorilura y
sin mirar siquiera.
Sle¡han de|ó eI correo sobre eI moslrador.
—¿Olra vez eslas soIa ` MDónde se ha melido lodo eI mundo `
—Ray esla en Ias IiIi¡inas y CharIie lraumalizado. —LiIy sus¡iró—. II ¡eso deI
mundo recae sobre mi...
—Iobre CharIie —di|o Sle¡han—. Dicen que es Io ¡eor que le ¡uede ¡asar, ¡erder
a lu mu|er.
—Si, bueno, lambien es eso. Iero hoy esla lraumalizado ¡orque ha vislo cómo un
aulobus alro¡eIIaba a un lio en CoIumbus.
—Si, ya me he enlerado. ¿Crees que se recu¡erara`
—}oder, no, Sle¡han, Io ¡iIIó un aulobus. —LiIy a¡arló ¡or ¡rimera vez Ia mirada
de sus uñas.
—Me referia a CharIie. —Sle¡han Ie guiñó un o|o, a ¡esar de Ia as¡ereza con que
eIIa habia conleslado.
—ßueno, es CharIie.
—¿Cómo esla eI bebe`
—Ividenlemenle, des¡rende suslancias nocivas. —LiIy agiló eI roluIador ba|o su
nariz como si asi ¡udiera enmascarar eI oIor a bebe revenido.
—Todo va bien, enlonces —Sle¡han sonrió—. Iso es lodo ¡or hoy. ¿Tienes aIgo
¡ara mi`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7> >5 5

—Ayer recibi unas ¡Ialaformas de viniIo ro|o. De hombre, deI numero 42.
Sle¡han coIeccionaba ro¡a de chuIo de Ios años selenla. LiIy lenia que eslar alenla
¡or si IIegaba aIgo a Ia lienda.
—¿Cómo de aIlas`
—Diez cenlimelros.
—ßa|a aIlilud —di|o Sle¡han como si eso Io ex¡Iicara lodo—. Cuidale, Darque.
LiIy se des¡idió de eI agilando eI roluIador y Iuego se ¡uso a revisar eI correo. Isle
consislia en su mayor ¡arle en facluras y en un ¡ar de foIIelos, ¡ero habia lambien
un sobre grueso y negro que ¡arecia un Iibro o un calaIogo. Iba dirigido a CharIie
Asher, «encargado» de O¡orlunidades Asher y IIevaba malaseIIos de La OriIIa
Noclurna de IIulón, que evidenlemenle eslaba en aIgun eslado cuyo nombre
em¡ezaba ¡or «U» (LiIy consideraba Ia geografia no soIo aburrida hasla eI
amodorramienlo, sino lambien, en Ia era de Inlernel, irreIevanle).
¿Acaso no iba dirigido aI encargado de O¡orlunidades Asher`, razonó LiIy. ¿Y no
era eIIa, LiIy DarqueviIIov IIvenlhing, Ia encargada deI moslrador, Ia unica
em¡Ieada... no... Ia gerenle de faclo de Ia susodicha lienda de arlicuIos de segunda
mano` ¿Y no eslaba en su derecho... no, en Ia obIigación de abrir aqueI sobre y
ahorrar a CharIie Ia moIeslia de seme|anle larea` T?,$&.5#$1 !&9$5#@'56U V3 ,$"#'5* $"#+
$"-)'#* =1 "' 5* @3('$"$ ,$"#'5*1 $W'"#$ "'5 ,3,. &. 5$6.-'X5 8&.3"'(&$1 23$ $5 <$)6. 8*&A#'-.
9'$5$ . "$) &* 7'"7*:
Sacó de deba|o deI moslrador una daga incruslada con ¡edreria (Ias ¡iedras
eslaban vaIoradas en mas de selenla y lres cenlavos), rasgó eI sobre, sacó eI Iibro y se
enamoró.
La ¡orlada era salinada, como Ia de un Iibro infanliI, con una iIuslración a lodo
coIor de un esqueIelo sonrienle que IIevaba genle diminula em¡aIada en Ias ¡unlas
de Ios dedos, y lodas aqueIIas ¡ersonas ¡arecian eslar ¡asandoseIo en grande, como
si disfrularan de una alracción de feria que, casuaImenle, su¡onia Ia aberlura de un
enorme boquele en eI ¡echo. Tenia un aire feslivo: monlones de fIores y carameIos en
coIores ¡rimarios, aI esliIo deI arle foIkIórico mexicano. !& 6).5 &'()* ,$ &. 73$)#$
rezaba eI liluIo, escrilo en Ia ¡arle de arriba de Ia cubierla con aIegres Ielras de
im¡renla hechas con femures humanos.
LiIy abrió eI Iibro ¡or Ia ¡rimera ¡agina, donde habia una nola su|ela con un cIi¡.

!"#* ,$($)A. $W8&'-.)&* #*,*: >* "'$5#*:
0S

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8? ?5 5

LiIy quiló Ia nola y abrió eI Iibro ¡or eI ¡rimer ca¡iluIo: ?"A 23$ .@*). $)$" &. 03$)#$:
!"#* $" &* 23$ 9." . 5$-$"'#.):
Y, en efeclo, aqueIIo era lodo cuanlo necesilaba LiIy. AqueI era, muy
¡osibIemenle, eI Iibro mas moIón que habia vislo nunca. CharIie, desde Iuego, no
eslaba en dis¡osición de a¡reciarIo, sobre lodo en su eslado de neurosis gaIo¡anle.
LiIy guardó eI Iibro en su mochiIa y a conlinuación rom¡ió Ia nola y eI sobre en
¡edacilos y Ios enlerró en eI fondo de Ia ¡a¡eIera.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 86 65 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 K K
& &= = ? ?: :4 4L L3 3 D D1 19 9: : 1 10 0 8 87 7 1 10 09 93 3A A0 03 3 0 0: :9 97 7A A: := =
—}ane —di|o CharIie—, Ios aconlecimienlos de Ias uIlimas semanas me han
convencido de que fuerzas o ¡ersonas funeslas, no idenlificadas, ¡ero no ¡or eIIo
menos reaIes, amenazan Ia vida laI y como Ia conocemos y ¡odrian, de hecho, eslar
em¡eñadas en deshacer eI le|ido mismo de nueslra exislencia.
—¿Y ¡or eso lengo que comer moslaza amariIIa` —Senlada a Ia barra deI
desayuno de Ia cocina de CharIie, }ane comia saIchichilas ahumadas direclamenle deI
¡aquele, mo|andoIas ¡reviamenle en una cazoIela de moslaza amariIIa francesa. La
¡equeña So¡hie eslaba sobre Ia encimera, senlada en su siIIa de seguridad/cuco/casco
de fuerza de choque im¡eriaI.
CharIie se ¡aseaba ¡or Ia cocina, mienlras caminaba, subrayaba sus argumenlos
agilando en eI aire una saIchicha.
—Irimero, eI li¡o de Ia habilación de RacheI que desa¡arece misleriosamenle de
Ias cinlas de seguridad.
—Iorque nunca esluvo aIIi. Mira, a So¡hie Ie gusla Ia moslaza amariIIa, como a li.
—Segundo —¡rosiguió CharIie, a ¡esar de Ia em¡ecinada indiferencia de su
hermana—, lodas esas cosas que briIIaban en Ia lienda como si fueran radioaclivas.
No Ie melas eso en Ia boca a Ia niña.
—Dios mio, CharIie, So¡hie es helero. Mira cómo va delras de Ia saIchicha.
—Y, lercero, ese laI Creek, aI que alro¡eIIo eI aulobus en CoIumbus ayer. Yo sabia
su nombre y eI IIevaba un ¡araguas que briIIaba con una Iuz ro|a.
—Que desiIusión —di|o }ane—. Yo eslaba deseando educarIa ¡ara eI equi¡o
femenino, darIe Ias venla|as que yo nunca luve, ¡ero mira cómo se lraba|a Ia
saIchicha. Isla niña liene un don naluraI.
—¡SacaIe eso de Ia boca!
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 87 75 5

—ReIa|ale, no ¡uede comerseIo. Ni siquiera liene dienles. Y, ademas, no hay
ningun TeIelubby gimiendo de ¡Iacer aI olro Iado. Ay, Dios, voy a necesilar un buen
lrago de lequiIa ¡ara quilarme esa imagen de Ia cabeza.
—No ¡uede comer cerdo, }ane. ¡Is |udia! ¿Inlenlas converlir a mi hi|a en una
"@'J".`
}ane sacó Ia saIchicha de cócleI de Ia boca de So¡hie y Ia examinó mienlras un
hiIiIIo de baba ¡arecido a Ia fibra ó¡lica seguia coneclando Ia saIchicha a Ia niña.
—Creo que nunca ¡odre voIver a comer una saIchicha de eslas —di|o—. Siem¡re
evocaran en mi Ia imagen de mi sobrina haciendoIe una mamada a un monigole de
lra¡o.
—¡}ane! —CharIie Ie quiló Ia saIchicha y Ia liró aI fregadero.
—¡¿Que`!
—¿Me eslas escuchando `
—Si, si, visle a un aulobus alro¡eIIar a un li¡o y ahora se le esla deshiIachando eI
le|ido. ¿Y que`
—¿Que aIguien me esla ¡uleando`
—¿Y eso es nuevo, CharIie` LIevas ¡ensando que aIguien le esle ¡uleando desde
que lenias ocho años.
—Y es cierlo que me han ¡uleado. Seguramenle. Iero esla vez es reaI. Iodria ser
reaI.
—Oye, que Ias saIchichas son de lernera. ResuIla que aI finaI So¡hie no es una
"@'J"#$):
—¡Una "@'J".!
—Lo que sea.
—}ane, no me eslas ayudando con esle ¡robIema.
—¿Que ¡robIema` ¿Tienes aIgun ¡robIema`



II ¡robIema de CharIie era que Ia coIa de arraslre de su imaginación de macho
bela Ie incordiaba mas que si luviera asliIIas de bambu melidas ba|o Ias uñas de Ios
dedos. Mienlras que Ios machos aIfa eslan a menudo dolados de alribulos fisicos
su¡eriores (eslalura, fuerza, veIocidad, buena ¡Ianla), seIeccionados ¡or Ia evoIución
a Io Iargo de eones gracias a Ia su¡ervivencia deI mas fuerle y, esenciaImenle, debido
a que se IIevan a lodas Ias chicas, Ios genes deI macho bela han sobrevivido no
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 88 85 5

gracias aI enfrenlamienlo y Ia su¡eración de Ia adversidad, sino gracias a que son
ca¡aces de anlici¡arse a eIIa y eIudirIa. O sease que, cuando Ios machos aIfa andaban
¡or ahi ¡ersiguiendo maslodonles, Ios machos bela eran ca¡aces de imaginar de
anlemano que alacar con un garrole afiIado a Io que basicamenle era una excavadora
furiosa y ¡eIuda ¡odia ser maI negocio, y se quedaban en eI cam¡amenlo a fin de
consoIar a Ias desconsoIadas viudas. Cuando Ios machos aIfa ¡arlian a Ia conquisla
de lribus vecinas, a hacer recuenlo de escaramuzas y corlar cabezas, Ios machos bela
veian con anleIación que, en caso de que saIieran vicloriosos, Ia IIegada de escIavas
daria Iugar a un excedenle de mu|eres des¡are|adas y marginadas en favor de
modeIicos lrofeos de menor edad, y que aIgunas de esas mu|eres, sin nada que hacer
saIvo saIar cabezas y consignar en Ios anaIes Ias escaramuzas aun ¡or conlar,
haIIarian soIaz en brazos de cuaIquier macho bela que hubiera lenido Ia ¡ers¡icacia
de sobrevivir. In caso de derrola, en fin, siem¡re habria viudas. II macho bela rara
vez es eI mas fuerle o eI mas veIoz, ¡ero, dado que es ca¡az de anlici¡arse aI ¡eIigro,
su¡era con creces en numero a sus com¡elidores aIfa. Los machos aIfa gobiernan eI
mundo, ¡ero Ia maquinaria deI mundo gira sobre Ios engrana|es deI macho bela.
II ¡robIema (eI ¡robIema de CharIie) es que Ia imaginación deI macho bela se ha
vueIlo su¡erfIua en Ia sociedad moderna. Como Ios coImiIIos deI ligre dienles de
sabIe o Ia lesloslerona deI macho aIfa, eI macho bela liene mas imaginación de Ia que
necesila. De ahi que muchos machos bela se vueIvan hi¡ocondriacos, neurólicos,
¡aranoicos o adiclos aI ¡orno o a Ios video|uegos.
Iorque Ia evoIución de Ia fanlasia deI macho bela, ¡ese a ayudarIo a esquivar eI
¡eIigro, luvo lambien como efeclo coIaleraI eI ¡ermilirIe eI acceso, unicamenle a
lraves de Ia imaginación, aI ¡oder, eI dinero y Ias mu|eres de ¡iernas Iargas y figura
de modeIo que, en reaIidad, ni siquiera Ie darian una ¡alada en Ios riñones ¡ara
quilarse un bicho deI za¡alo. La rica vida imaginaliva de un macho bela ¡uede a
menudo desbordarse en Ia vida reaI y manifeslarse en niveIes de auloengaño rayanos
en Ia geniaIidad. De hecho, muchos machos bela, en conlra de cuaIquier evidencia
em¡irica, IIegan a creerse que son machos aIfa y que han sido dolados ¡or su creador
de un carisma su¡erior y sigiIoso, que, aunque ¡asmoso en leoria, ¡asa lolaImenle
desa¡ercibido ¡ara Ias mu|eres no conslruidas en fibra de carbono. Cada vez que una
su¡ermodeIo se divorcia de un marido eslreIIa deI rock, eI macho bela se regoci|a en
secrelo (o, mas concrelamenle, sienle grandes oIeadas de es¡eranza in|uslificada), y
cada vez que una beIIa eslreIIa deI ceIuIoide conlrae malrimonio, eI macho bela cree
haber ¡erdido una o¡orlunidad. La ciudad de Las Vegas (o¡uIencia ¡Iaslica, lesoros
¡ara dar y lomar, lorres chabacanas y camareras de ¡echos im¡osibIes) esla edificada
en su lolaIidad sobre Ia ca¡acidad de auloengaño deI macho bela.
Y Ia ca¡acidad de auloengaño deI macho bela desem¡eñó un ¡a¡eI no ¡equeño, Ia
¡rimera vez que CharIie se acercó a RacheI, aqueI dia IIuvioso de febrero, cinco años
alras, cuando se melió en una Iibreria ¡ara esca¡ar de Ia lormenla y eIIa Ie dedicó
una sonrisa limida ¡or encima deI monlón de Iibros de Carson McCuIIers que eslaba
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 89 95 5

coIocando en una eslanleria, eI se convenció enseguida de que eIIo se debia a que
chorreaba encanlo infanliI, cuando en reaIidad se debia senciIIamenle a que
chorreaba.
—Islas chorreando —di|o eIIa. Tenia Ios o|os azuIes, Ia ¡ieI fina y unos rizos
sueIlos y oscuros que Ie caian aIrededor de Ia cara. Lo miraba de reo|o, con Ia
alención suficienle ¡ara es¡oIear su vanidad de macho bela.
—Si, gracias —di|o CharIie, y dio un ¡aso hacia eIIa.
—¿Quieres que le lraiga una loaIIa o aIgo asi`
—No, esloy acoslumbrado.
—Islas chorreando encima de Cormac McCarlhy.
—Ierdón. —CharIie Iim¡ió con Ia manga V*,*" &*" -.(.&&*" ($&&*" mienlras
inlenlaba ver si eIIa lenia una figura bonila ba|o Ia sudadera hoIgada y Ios ¡anlaIones
de miIilar—. ¿Vienes ¡or aqui a menudo`
RacheI lardó un momenlo en conleslar. LIevaba una cha¡a con su nombre, eslaba
haciendo invenlario con un carrilo melaIico y lenia Ia convicción de haber vislo a
aqueI li¡o en Ia lienda olras veces. Asi que no se eslaba haciendo eI lonlo, en
reaIidad, era un IisliIIo. Mas o menos. RacheI se echó a reir, no ¡udo evilarIo.
CharIie se encogió de hombros, em¡a¡ado, y sonrió.
—Soy CharIie Asher.
—RacheI —di|o RacheI. Se dieron Ia mano.
—RacheI, ¿le guslaria ir a lomar un cafe o aIgo aIguna vez`
—Iso de¡ende, CharIie. Irimero necesilo que conlesles a unas ¡regunlas.
—CIaro —di|o eI—. Si no le im¡orla, yo lambien lengo aIgunas. —Las que se Ie
ocurrian en ese momenlo eran: MD3Y #.& $"#+" ,$"53,.L y MQ3+5#* #'$78* #$5,)Y 23$
$"8$).) 8.). .9$)'63.)&*L
—ßien, enlonces. —RacheI de|ó >. (.&.,. ,$& -.4Y #)'"#$ y se ¡uso a conlar con Ios
dedos—. ¿Tienes lraba|o, coche y casa en Ia que vivir` ¿Y Ias dos uIlimas cosas son Ia
misma` —Tenia veinlicinco años y IIevaba soIa aIgun liem¡o. Habia a¡rendido a
evaIuar a sus ¡relendienles.
—Islo... si, si, si y no.
—Islu¡endo. ¿Ires gay` —LIevaba soIa aIgun liem¡o en San Irancisco.
—Te he ¡edido saIir.
—Iso no significa nada. He conocido a lios que no se daban cuenla de que eran
gais hasla que habiamos saIido un ¡ar de veces. ResuIla que es mi es¡eciaIidad.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8: :5 5

—Vaya, sera una broma. —La miró de arriba aba|o y IIegó a Ia concIusión de que
seguramenle lenia una figura fanlaslica deba|o de Ia ro¡a hoIgada—. Si fuera aI
reves, Io enlenderia, ¡ero...
—Res¡uesla acerlada. De acuerdo, me lomare un cafe conligo.
—No lan de¡risa, ¿que hay de mis ¡regunlas`
RacheI sacó hacia fuera una cadera, ¡uso Ios o|os en bIanco y sus¡iró.
—Isla bien, dis¡ara.
—No lengo ninguna, en reaIidad. Iero no queria que ¡ensaras que me lenias en eI
bole.
—Me has ¡edido saIir a Ios lreinla segundos de conocernos.
—Y me Io re¡rochas` Islabas ahi, con o|os y dienles, y ¡eIo, seca, con buenos
Iibros en Ia mano...
—¡Iregunla de una vez!
—¿Crees que hay aIguna ¡osibiIidad, ya sabes, de que, cuando nos conozcamos un
¡oco me|or, le gusle` Quiero decir que si le ¡arece ¡osibIe.
No im¡orló que eI se ¡usiera ¡esado, ya esluviera siendo aslulo o soIo lor¡e,
RacheI quedó indefensa anle su encanlo de macho bela des¡rovislo de carisma, y
lenia ¡re¡arada Ia res¡uesla.
—Ni de coña —minlió.
—La echo de menos —di|o CharIie, y a¡arló Ia mirada de su hermana como si
hubiera aIgo en eI fregadero que requiriera un esludio muy alenlo. Sus hombros se
sacudieron en un soIIozo y }ane se acercó a eI y Io abrazó mienlras CharIie caia de
rodiIIas.
—La echo mucho de menos.
—Ya Io se.
—Odio esla cocina.
—No me exlraña, nene.
La buena hermana, esa era }ane.
—Veo esla cocina y veo su cara, y no ¡uedo so¡orlarIo.
—Si, si que ¡uedes. Ya Io veras. Las cosas me|oraran.
—Quiza deberia mudarme o aIgo asi.
—Haz Io que creas convenienle, ¡ero eI doIor via|a muy bien. —}ane Ie froló Ios
hombros y eI cueIIo, como si su ¡ena fuera un nudo en un muscuIo que ¡udiera
deshacerse medianle ¡resión direcla.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8; ;5 5

Unos minulos des¡ues, CharIie se habia re¡ueslo y eslaba senlado a Ia encimera,
enlre So¡hie y }ane, bebiendo una laza de cafe.
—Inlonces, ¿crees que son lodo imaginaciones mias`
}ane sus¡iró.
—CharIie, RacheI era eI cenlro de lu universo. CuaIquiera que os viera |unlos Io
sabia. Tu vida giraba en lorno a eIIa. Ahora que no esla, es como si no luvieras
cenlro, nada que le ancIe, eslas ineslabIe y lembIoroso, asi que ves cosas que no son
reaIes. Iero lienes un cenlro.
—¿Ah, si`
—Si, lu mismo. Yo no lengo una RacheI, ni a nadie ¡arecido en eI horizonle, y no
se me va Ia oIIa.
—¿Asi que eslas diciendo que lengo que cenlrarme en mi mismo, como lu`
—Su¡ongo que si. ¿Crees que eso me convierle en una maIa ¡ersona`
—¿Te im¡orla`
—ßuena ¡regunla. ¿Islas bien` Tengo que ir a com¡rar unos dvd de yoga.
Mañana em¡iezo a ir a cIase.
—Si vas a ir a cIase de yoga, ¿¡ara que necesilas un dvd`
—Tiene que ¡arecer que se Io que hago o nadie querra saIir conmigo. ¿Seguro que
eslas bien`
—Si, esloy bien. Is soIo que no ¡uedo enlrar en Ia cocina, ni mirar nada deI
a¡arlamenlo, ni escuchar musica, ni ver Ia leIe.
—ßueno, ¡ues que le divierlas enlonces —di|o }ane, y aI saIir ¡eIIizcó Ia nariz de Ia
niña.
Cuando se marchó, CharIie se quedó senlado un ralo |unlo a Ia encimera mienlras
conlem¡Iaba a Ia ¡equeña So¡hie. Curiosamenle, eIIa era Io unico que habia en eI
a¡arlamenlo que no Ie recordaba a RacheI. Ira una exlraña. Lo miraba con esos
grandes o|os azuIes y una ex¡resión un ¡oco curiosa y lurbia. No con Ia adoración o
eI asombro que cabia es¡erar, sino mas bien como si hubiera eslado bebiendo y se
fuera a marchar en cuanlo enconlrara Ias IIaves deI coche.
—Lo sienlo —di|o CharIie, y a¡arló Ia mirada hacia un monlón de facluras sin
¡agar que habia |unlo aI leIefono. Nolaba cómo Ia cria Io miraba como
¡regunlandose, ¡ensó, a cuanlos monigoles de lra¡o lendria que chu¡arseIa ¡ara
conseguir un ¡adre decenle. Aun asi, CharIie com¡robó que eslaba bien alada a Ia
siIIa y se fue a recoger Ia ro¡a sucia ¡orque, a decir verdad, iba a ser un buen ¡adre.
Los machos bela casi siem¡re son buenos ¡adres. SueIen ser conslanles y
res¡onsabIes, Ia cIase de individuo aI que una chica (si ha resueIlo ¡rescindir deI
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8< <5 5

saIario de siele cifras o deI melro y medio de saIlo en verlicaI) querria como ¡adre de
sus hi|os. NaluraImenle, ¡referiria no lener que acoslarse con eI ¡ara que eso
ocurriera, ¡ero des¡ues de que varios machos aIfa le hayan dado Ia ¡alada, Ia
¡ers¡ecliva de des¡erlarle en brazos de un lio que le adora, aunque soIo sea ¡or
gralilud sexuaI, y que siem¡re eslara ahi, incIuso hasla eI ¡unlo de hacerse
inaguanlabIe, resuIla una ¡ers¡ecliva haIagüeña.
Iorque eI macho bela, aunque soIo sea eso, es IeaI. Is un exceIenle marido ademas
de un amigo eslu¡endo. Te ayudara a hacer Ia mudanza y le lraera caIdo cuando
esles maIila. Siem¡re considerado, eI macho bela da Ias gracias a una mu|er des¡ues
de ¡raclicar eI sexo y a menudo liene lambien Iisla una discuI¡a. Is una niñera
exceIenle, sobre lodo si no Ies lienes mucho a¡ego a lus mascolas. Un macho bela es
de fiar: lu novia sueIe eslar en buenas manos con un macho bela amigo, a menos,
naluraImenle, que sea una ¡erfecla zorra (de hecho, ¡uede que Ia ¡erfecla zorra haya
sido, a Io Iargo de Ia hisloria, Ia unica res¡onsabIe de Ia su¡ervivencia deI gen deI
macho bela, ¡orque, ¡or muy IeaI que sea, eI macho bela se encuenlra indefenso anle
Ia acomelida de unas lelas de carne y hueso).
Y aunque eI macho bela liene ¡olenciaI ¡ara ser buen ¡adre y marido, hay que
a¡render a serIo. Asi que, duranle Ias semanas siguienles, CharIie a¡enas hizo olra
cosa que ocu¡arse de Ia diminula desconocida que habilaba en su casa. So¡hie era en
reaIidad una aIienigena (una es¡ecie de maquina de comer, cagar y IIorar) y eI no
sabia nada de Ios de su es¡ecie. Iero, mienlras Ia alendia, Ie habIaba, se desveIaba
¡or eIIa, Ia bañaba, se ocu¡aba de su ¡añaI y Ia regañaba ¡or Ias desagradabIes
suslancias que emanaban y rezumaban de su cuer¡o, em¡ezó a enamorarse de eIIa.
Una mañana, des¡ues de una noche de comida-y-cambio ¡arlicuIarmenle a|elreada,
aI des¡erlarse se Ia enconlró mirando embobada eI móviI que habia encima de su
cuna, cuando vio a CharIie, Ia niña sonrió. ßasló con aqueIIo. Como su madre anles
que eIIa, So¡hie marcó eI curso de Ia vida de CharIie con una sonrisa. Y, aI iguaI que
Ie habia ocurrido con RacheI aqueIIa humeda mañana en Ia Iibreria, su aIma se
iIuminó. La exlrañeza, Ias insóIilas circunslancias de Ia muerle de RacheI, Ias cosas
que refuIgian ro|izas en Ia lienda, eI enle oscuro y aIado que ¡Ianeaba sobre Ia caIIe,
lodo aqueIIo ¡asó a un segundo ¡Iano ba|o Ia nueva Iuz que aIumbraba su vida.
CharIie no concebia que So¡hie ¡udiera amarIo incondicionaImenle, asi que,
cuando se Ievanlaba en ¡Iena noche ¡ara darIe de comer, se ¡onia una camisa, se
¡einaba y se aseguraba de que no Ie a¡eslara eI aIienlo. A Ios ¡ocos minulos de que
eI cariño ¡or su hi|a Io goI¡eara como un mazazo, em¡ezó a desarroIIar un ¡rofundo
miedo ¡or su seguridad, que, con eI ¡aso de Ios dias, fue convirliendose en un nuevo
|ardin de ¡aranoias.
—Islo ¡arece eI mundo de Ia gomaes¡uma —di|o }ane una larde cuando IIevó Ias
facluras de Ia lienda y Ios cheques ¡ara que CharIie Ios firmara. CharIie habia forrado
lodas Ias esquinas y Ios bordes deI a¡arlamenlo con gomaes¡uma y cinla adhesiva,
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8= =5 5

habia ¡ueslo la¡as de ¡Iaslico en lodos Ios enchufes, cerraduras a ¡rueba de niños en
lodos Ios armarios, inslaIado nuevos deleclores de humo, monóxido de carbono y
radón, y aclivado eI conlroI de canaIes deI leIevisor de modo que ahora no ¡odia ver
ningun ¡rograma en eI que no saIieran cachorros de animaIes o se enseñara eI
aIfabelo.
—Los accidenles son Ia ¡rinci¡aI causa de muerle infanliI en Ios Islados Unidos
—di|o CharIie.
—Iero si lodavia no ¡uede ni rodar ¡or eI sueIo.
—Hay que eslar ¡revenido. Leo en lodas ¡arles que un dia Ies eslas dando eI
¡echo y aI siguienle le des¡ierlas y han de|ado Ia universidad. —Islaba cambiando a
Ia niña encima de Ia mesa ba|a y ya habia usado diez loaIIilas, si }ane no habia
conlado maI.
—Creo que eso ¡odria ser una melafora. Ya sabes, de Io ra¡ido que crecen.
—ßueno, asi cuando em¡iece a galear ya eslara hecho.
—¿Ior que no Ie haces un gran lra|e de gomaes¡uma` Is mas faciI que forrar eI
mundo enlero. CharIie, eslo esla que da miedo verIo. Aqui no ¡uedes lraer a una
mu|er, ¡ensaria que eslas chifIado.
CharIie miró a su hermana un momenlo sin decir nada, ¡araIizado, con un ¡añaI
desechabIe en una mano y Ios lobiIIos de su hi|a ¡inzados enlre Ios dedos de Ia olra.
—Cuando esles Iislo —se a¡resuró a añadir }ane—. No le esloy diciendo que Ia
lraigas ya.
—VaIe, ¡orque no voy a hacerIo.
—CIaro que no. No digo eso. Iero lienes que saIir deI a¡arlamenlo. Iara em¡ezar,
lienes que ba|ar a Ia lienda. Ray ha converlido eI ordenador en una es¡ecie de
servicio de cilas y Ia su¡ervisora deI inslilulo de LiIy se ha ¡asado lres veces a
buscarIa. Y yo no ¡uedo seguir IIevando Ias cuenlas, inlenlar que Ias cosas funcionen
y ademas lraba|ar, CharIie. Ia¡a le de|ó a li eI negocio ¡or un buen molivo.
—Iero no hay nadie que cuide de So¡hie.
—Tienes a Ia señora Kor|ev y a Ia señora Ling aqui mismo, en eI edificio, de|a que
una de eIIas Ia cuide. Que coño, Ia cuidare yo un ¡ar de horas ¡or Ia noche, si le sirve
de aIgo.
—No ¡ienso ba|ar de noche. Is cuando Ias cosas se ¡onen radioaclivas.
}ane de|ó eI monlón de ¡a¡eIes sobre Ia mesa, |unlo a Ia cabeza de So¡hie, y
relrocedió con Ios brazos cruzados.
—Re¡ilele menlaImenle Io que acabas de decir, haz eI favor.
CharIie Io hizo y Iuego se encogió de hombros.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8> >5 5

—VaIe, suena un ¡oco absurdo.
—Ve a hacer aclo de ¡resencia en Ia lienda, CharIie. SoIo unos minulos, ¡ara
lomar conlaclo y meler en vereda a Ray y LiIy, ¿de acuerdo` Yo acabare de
cambiarIa.
}ane se desIizó enlre Ia mesa y eI sofa y a¡arló a su hermano de un codazo. AI
hacerIo, liró eI ¡añaI sucio aI sueIo, donde se abrió.
—¡Ay, Dios! —Le dio una arcada y voIvió Ia cabeza.
—Olra razón ¡ara no comer moslaza marrón, ¿eh` —di|o CharIie.
—¡Seras cabrón!
II relrocedió.
—Isla bien, voy a ba|ar. ¿Seguro que ¡odras hacerIo`
—¡Largo de aqui! —di|o }ane, y con una mano Ie hizo ademan de que se marchara
de una vez, mienlras con Ia olra se la¡aba Ia nariz.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 59 9? ?5 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 M M
N N: : 3 38 84 47 7A A5 5@ @: :@ @ 8 81 1 8 87 7D D1 1 : : = =: : ; ;: :A AA A: :
—HoIa, Ray —di|o CharIie cuando ba|ó Ias escaIeras que daban a Ia lienda.
Siem¡re inlenlaba hacer mucho ruido aI ba|ar y normaImenle vociferaba un «hoIa»
anles de liem¡o ¡ara adverlir a sus em¡Ieados de su IIegada. Habia desem¡eñado
diversos lraba|os anles de voIver ¡ara hacerse cargo deI negocio famiIiar, y sabia ¡or
ex¡eriencia que a nadie Ie guslaba lener un |efe sigiIoso.
—HoIa, CharIie —di|o Ray. Islaba a Ia enlrada, senlado en un laburele, delras deI
moslrador. Rondaba Ios cuarenla, era aIlo, lenia ¡oco ¡eIo e iba ¡or Ia vida sin voIver
Ia cabeza |amas. No ¡odia. Seis años anles, cuando lraba|aba como ¡oIicia en San
Irancisco, un li¡o de una banda caIIe|era Ie habia ¡egado un liro en eI cueIIo, y esa
fue Ia uIlima vez que Ray miró ¡or encima deI hombro sin usar un es¡e|o. Vivia de
una generosa ¡ensión de invaIidez que Ie ¡agaba eI munici¡io y lraba|aba ¡ara
CharIie a cambio de no ¡agar eI aIquiIer de su a¡arlamenlo deI cuarlo ¡iso, asi Ia
lransacción quedaba fuera de Ios Iibros de cuenlas de Ios dos.
Se voIvió en eI laburele ¡ara mirar a CharIie.
—Oye... eh... queria decirle que, ya sabes, lu siluación, quiero decir lu ¡erdida...
RacheI Ie caia bien a lodo eI mundo. Ya sabes, si ¡uedo hacer aIgo...
Ira Ia ¡rimera vez que CharIie Io veia desde eI enlierro, asi que aun lenian que
vadear eI embarazoso brele deI segundo ¡esame.
—Ya has hecho mas que suficienle haciendole cargo de mis lurnos. ¿In que eslas
lraba|ando`—CharIie inlenlaba deses¡eradamenle no mirar Ios diversos ob|elos de Ia
lienda que briIIaban con una Iuz ro|iza.
—Ah, eslo. —Ray se dio Ia vueIla y se echó hacia alras ¡ara que CharIie viera Ia
¡anlaIIa deI ordenador, en Ia que a¡arecian unas cuanlas fiIas de folografias de
mu|eres asialicas |óvenes y sonrienles—. Se IIama IiIi¡inasdeses¡eradas.com.
—¿Ahi es donde conocisle a Ia señorila Tequerresiem¡re`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 59 96 65 5

—No se IIamaba asi. ¿Te Io conló LiIy` Isa chica liene ¡robIemas.
—Si, bueno, Ios adoIescenles, ya se sabe —di|o CharIie. De ¡ronlo se habia fi|ado
en una señora de edad que, veslida de #H$$,1 eslaba rebuscando enlre Ias eslanlerias
de curiosidades de Ia ¡arle deIanlera de Ia lienda. LIevaba en Ia mano una rana de
¡orceIana que reIucia con un briIIo ro|izo y a¡agado.
Ray ¡inchó en una de Ias folos, que abrió un ¡erfiI.
—Mira esla, |efe. Dice que Ie gusla remar. —Se giró en eI laburele y miró a CharIie
moviendo Ias ce|as.
CharIie a¡arló Ios o|os de Ia mu|er de Ia rana refuIgenle y miró Ia ¡anlaIIa.
—Se refiere a remar en barca, Ray.
—No, que va. Mira, dice que en Ia universidad fue limoneI. —VoIvió a menear Ias
ce|as y Ievanló eI brazo ¡ara que enlrechocaran sus manos.
—Tambien se refiere aI remo —di|o CharIie, que de|ó aI ex ¡oIicia con eI brazo
coIgando—. La ¡ersona que va en Ia ¡arle de alras de Ia barca y grila a Ios remeros se
IIama limoneI.
—¿In serio` —¡regunló Ray, desiIusionado. Se habia casado lres veces y sus lres
mu|eres Io habian abandonado debido a su inca¡acidad ¡ara desarroIIar Ias
habiIidades sociaIes de un aduIlo normaI. Ray se com¡orlaba anle eI mundo como un
¡oIicia, y aunque a muchas mu|eres aqueIIo Ies ¡arecia alraclivo en un ¡rinci¡io,
es¡eraban que con eI liem¡o Ray de|ara aqueIIa aclilud, |unlo con eI arma
regIamenlaria, en eI armario de Ios abrigos cuando IIegaba a casa. Iero no Io hacia.
Cuando em¡ezó a lraba|ar en O¡orlunidades Asher, a CharIie Ie cosló dos meses que
de|ara de ordenar a Ios cIienles: «CircuIen, aqui no hay nada que ver». Ray ¡asaba
mucho liem¡o desiIusionado consigo mismo y con Ia humanidad en generaI.
—¡Iero, hombre! ¡Remar, no veas...! —di|o CharIie inlenlando animarIo. Le caia
bien eI ex ¡oIicia, a ¡esar de su lor¡eza. Ray era esenciaImenle un buen li¡o,
generoso y fieI, lraba|ador y ¡unluaI, y, Io que era mas im¡orlanle, eslaba ¡erdiendo
eI ¡eIo mas de¡risa que eI ¡ro¡io CharIie.
Ray sus¡iró.
—Quiza deberia buscar olra ¡agina veb. ¿Hay aIguna ¡aIabra que signifique que
lus crilerios son inferiores a Ios de Ia deses¡eración`
CharIie Ieyó un ¡oco Ia ¡agina.
—Isla chica liene un masler en Iileralura ingIesa ¡or Cambridge, Ray. Y miraIa. Is
¡reciosa. Y liene diecinueve años. ¿Ior que eslara deses¡erada`
—Ih, es¡era un segundo. Un masler a Ios diecinueve años, esa chica es demasiado
Iisla ¡ara mi.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 59 97 75 5

—No, no Io es. Isla minliendo.
Ray se voIvió en eI laburele como si CharIie Ie hubiera ¡inchado Ia ore|a con un
Ia¡iz.
—¡No!
—MiraIa, Ray. Iarece una de esas modeIos asialicas que anuncian deIicias de
caIamar con sabor a manzana amarga.
—¿Iso exisle`
CharIie señaIó eI Iado izquierdo deI esca¡arale.
—Ray, ¡ermileme ¡resenlarle aI barrio chino. ßarrio chino, esle es Ray. Ray, eI
barrio chino.
Ray sonrió, azorado. A dos manzanas de aIIi habia una lienda que soIo vendia
lrozos de liburón seco y cuyos esca¡arales eslaban re¡Ielos de folografias de
hermosas chinas, su|elando bazos y o|os de liburón como si acabaran de recibir un
¡remio de Ia Academia.
—ßueno, Ia verdad es que en eI ¡erfiI de Ia uIlima mu|er que conoci a lraves de
esla ¡agina habia unos cuanlos errores y omisiones.
—¿ Como cuaIes ` —CharIie miraba a Ia mu|er deI lra|e de #H$$, y Ia rana briIIanle,
que se iba acercando aI moslrador.
—Iues decia que lenia veinlilres años, que media un melro cincuenla y dos y
¡ensaba cienlo cinco Iibras, asi que ¡ense, P.&$1 . &* 7$<*) 83$,* 8.".) 35 (3$5 ).#* -*5
35. 73<$) 8$23$E'#.: Y resuIló que eran cienlo cinco kiIos.
—Inlonces, ¿no era Io que es¡erabas` —di|o CharIie. Sonrió a Ia mu|er que se
acercaba y sinlió que su ¡anico em¡ezaba a crecer. ¡Iba a com¡rar Ia rana!
—Un melro cincuenla y dos y cienlo cinco kiIos. Tenia Ia com¡Iexión de un buzón
de correos. Iso ¡odria haberIo ¡asado ¡or aIlo, ¡ero es que ni siquiera lenia
veinlilres años, lenia sesenla y lres. Uno de sus nielos inlenló vendermeIa.
—Señora, Io sienlo, no ¡uede IIevarse eso —di|o CharIie a Ia mu|er.
—Uno oye a menudo esa frase —¡rosiguió Ray—, ¡ero rara vez se conoce a
aIguien que de verdad inlenle venderle a su abueIa.
—¿Ior que no` —¡regunló Ia mu|er.
—Cincuenla ¡avos —di|o Ray.
—¡Que vergüenza! —conlesló Ia mu|er—. La eliquela marca diez.
—No, cincuenla vaIe Ia abueIa con Ia que esla saIiendo Ray —di|o CharIie—. La
rana no esla en venla, señora, Io sienlo. Isla defecluosa.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 59 98 85 5

—Inlonces, ¿¡or que Ia lienen en Ia eslanleria` ¿Y ¡or que liene eI ¡recio ¡ueslo`
Yo no Ie veo ningun defeclo.
Ividenlemenle, no veia que Ia dichosa rana de ¡orceIana no soIo refuIgia en sus
manos, sino que habia em¡ezado a Ialir. CharIie aIargó eI brazo ¡or encima deI
moslrador y se Ia quiló.
—Is radioacliva, señora. Lo sienlo. No ¡uede com¡rarIa.
—Yo no saIia con eIIa —di|o Ray—. SoIamenle fui a IiIi¡inas a conocerIa.
—No es radioacliva —di|o Ia mu|er—. SoIo inlenla subirme eI ¡recio. Muy bien, Ie
doy veinle ¡or eIIa.
—No, señora, se lrala de una cueslión de seguridad ¡ubIica —conlesló CharIie
mienlras inlenlaba ¡oner cara de ¡reocu¡ación y su|elaba Ia rana conlra su ¡echo
como si quisiera ¡roleger a Ia mu|er de su ¡eIigrosa energia—. Ademas, es ridicuIa.
Habra nolado usled que esla rana esla locando un ban|o con soIo dos cuerdas. Is una
¡arodia, en reaIidad. ¿Ior que no de|a usled que mi com¡añero Ie enseñe olra cosa,
como un mono locando eI cimbaIo` Ray, ¿¡odrias enseñarIe aIgun mono a esla |oven,
¡or favor` —CharIie confiaba en ganar ¡unlos con Io de «|oven».
La mu|er se a¡arló deI moslrador su|elando eI boIso deIanle de eIIa como un
escudo.
—No se si quiero com¡rarIes nada, eslan Ios dos chifIados.
—¡Ih, oiga! —¡rolesló Ray, como diciendo que aIIi soIo habia un chifIado de
guardia y no era eI.
Inlonces Ia señora se acercó ra¡idamenle a un eslanle de za¡alos y cogió un ¡ar
de Converse AII Slar deI numero 46. Las za¡aliIIas lambien refuIgian.
—Quiero eslas.
—No. —CharIie Ie liró Ia rana ¡or encima deI hombro a Ray, que Ia cogió a duras
¡enas y esluvo a ¡unlo de de|arIa caer—. Isas lam¡oco eslan en venla.
La señora deI lra|e de #H$$, relrocedió hacia Ia ¡uerla con Ias za¡aliIIas a Ia
es¡aIda. CharIie Ia siguió ¡or eI ¡asiIIo y de vez en cuando inlenlaba echar mano de
Ias AII Slar.
—DemeIas.
La mu|er Ievanló Ia mirada cuando, aI darse de cuIo conlra Ia ¡uerla, Ia cam¡aniIIa
que habia encima deI quicio em¡ezó a linlinear, CharIie a¡rovechó Ia ocasión ¡ara
hacer una finla a Ia izquierda, se voIvió Iuego hacia Ia derecha, Ia rodeó con eI brazo
y agarró Ios cordones de Ias za¡aliIIas y, de ¡aso, un ¡uñado de cuIo gordo
enfundado en #H$$,: Relrocedió ra¡idamenle hacia eI moslrador, Ianzó Ias za¡aliIIas
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 59 99 95 5

a Ray, se dio Ia vueIla y, ado¡lando una ¡oslura de sumo, ¡Ianló cara a Ia señora deI
lra|e de #H$$,:
IIIa seguia en Ia ¡uerla, como si no su¡iera si asuslarse o indignarse.
—Islan ¡ara que Ios encierren. Iienso denunciarIes anle Ia Oficina de Me|ora
MercanliI y anle Ia Camara de Comercio munici¡aI. Y usled, señor Asher, ¡uede
decirIe a Ia señorila Severo que voIvere. —Con esas, saIió ¡or Ia ¡uerla y se fue.
CharIie se voIvió hacia Ray.
—¿A Ia señorila Severo` ¿A LiIy` ¿Venia a ver a LiIy`
—Is Ia su¡ervisora de su inslilulo —di|o Ray—. Ha venido un ¡ar de veces.
—Iodias habermeIo dicho.
—No queria ¡erder Ia venla.
—Inlonces, ¿LiIy...`
—Se escabuIIe ¡or Ia ¡uerla de alras cuando Ia ve venir. La mu|er lambien queria
¡regunlarle si Ios |uslificanles de LiIy eran aulenlicos. Le di|e que si.
—Iues LiIy va a voIver aI inslilulo. Y, desde esle mismo momenlo, yo vueIvo aI
lraba|o.
—Islu¡endo. Isla mañana recibi un aviso. La venla deI Iegado de una difunla, en
Iacific Heighls. Monlones de ro¡a de mu|er. —Ray dio unos goI¡ecilos a un lrozo de
¡a¡eI que habia sobre eI moslrador—. No esloy cuaIificado ¡ara encargarme de eso.
—Lo hare yo, ¡ero ¡rimero lenemos que ¡onernos aI dia. Ion eI carleI de
«cerrado» y cierra Ia ¡uerla, ¿quieres, Ray`
Ray no se movió.
—CIaro, ¡ero... CharIie, ¿seguro que eslas Iislo ¡ara voIver aI lraba|o` —SeñaIó
con Ia cabeza Ias za¡aliIIas y Ia rana que habia sobre eI moslrador.
—Ah, eso, creo que Ies ¡asa aIgo. ¿No ves nada raro en esas dos cosas`
Ray voIvió a mirarIas.
—Iues no.
—¿Ni le fi|asle en que, cuando Ie quile Ia rana, se fue derecha a ¡or un ¡ar de
za¡aliIIas que no eran de su laIIa`
Ray ¡uso en una baIanza Ia verdad y eI choIIo que lenia aIIi, con un a¡arlamenlo y
un sueIdo cIandeslino y un |efe que siem¡re habia sido un buen li¡o hasla que se
voIvió larumba, y di|o:
—Si, habia aIgo raro en eIIa.
—¡A|a|a! —excIamó CharIie—. O|aIa su¡iera dónde conseguir un conlador Geiger.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 59 9: :5 5

—Yo lengo un conlador Geiger —di|o Ray.
—¿In serio`
—CIaro, ¿quieres que Io lraiga`
—Iuede que Iuego —conlesló CharIie—. Ahora cierra Ia ¡uerla y ayudame a
recoger un ¡oco Ia mercancia.
Duranle Ia hora siguienle, Ray ¡resenció cómo CharIie lrasIadaba de Ia lienda a Ia
lraslienda un monlón de cosas eIegidas a¡arenlemenle aI azar y Ie ordenaba no
voIver a sacarIas ba|o ningun conce¡lo, ni venderseIas a nadie. Luego fue a buscar eI
conlador Geiger que se habia agenciado en un mercadiIIo caIIe|ero a cambio de una
raquela de lenis exlragrande sin cuerdas y, siguiendo Ias inslrucciones de CharIie, Io
¡asó ¡or cada uno de aqueIIos ob|elos. Que, naluraImenle, eslaban lan inerles como
eI ¡oIvo.
—¿Y no ves nada que briIIe, ni que Iala, ni nada de nada en esle monlón ` —
¡regunló CharIie.
—Lo sienlo. —Ray sacudió Ia cabeza. Se senlia un ¡oco avergonzado ¡or lener
que ¡resenciar aqueIIo—. Iero, ¡ara ser eI ¡rimer dia de vueIla aI lraba|o, ha eslado
muy bien —añadió ¡ara quilarIe hierro aI asunlo—. A Io me|or deberias de|arIo, ir a
ver cómo esla Ia niña y IIamar a eso de Iacific Heighls ¡or Ia mañana. Yo melere
lodo eslo en una ca|a y Ie ¡ondre una marca ¡ara que LiIy no Io venda ni Io cambie.
—VaIe —di|o CharIie—. Iero lam¡oco Io lires. Iienso IIegar aI fondo de esle
asunlo.
—CIaro, |efe. Nos vemos ¡or Ia mañana.
—Si, gracias, Ray. Iuedes irle a casa cuando lermines.
CharIie voIvió a su a¡arlamenlo, ¡or eI camino iba mirandose Ias manos ¡ara ver
si se Ie habia ¡egado eI res¡Iandor ro|izo deI monlón de ob|elos, ¡ero sus ¡aImas
¡arecian Ias de siem¡re. Mandó a }ane a casa, dio de comer y bañó a So¡hie y Ie Ieyó
unas cuanlas ¡aginas de 0.#.,$)* Z ¡ara que se durmiera, Iuego se fue a Ia cama
lem¡rano y durmió es¡asmódicamenle. A Ia mañana siguienle se des¡erló alurdido
y, aI ver Ia nola que habia sobre su mesiIIa de noche, se senló como im¡uIsado ¡or
un resorle, con Ios o|os como ¡Ialos y eI corazón aceIerado. Se fi|ó enlonces en que
esla vez no eslaba escrila con su Ielra, y que eI numero era sin duda de leIefono, y
sus¡iró. Ira Ia cila que Ie habia concerlado Ray. La habia ¡ueslo en Ia mesiIIa de
noche ¡ara no oIvidarse de eIIa. «Señor MichaeI Mainhearl», Ieyó, y Iuego, subrayado
dos veces, «ro¡a de mu|er de ¡rimera caIidad» y «¡ieIes ». II numero de leIefono
lenia un ¡refi|o IocaI. CharIie cogió Ia nola. ßa|o eIIa habia olro lrozo de ¡a¡eI con eI
mismo nombre, escrilo de su ¡uño y Ielra y, ba|o eI, eI numero cinco. No recordaba
haber escrilo nada aIIi. In ese momenlo, una cosa grande y oscura ¡asó |unlo a Ia
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 59 9; ;5 5

venlana de su dormilorio deI segundo ¡iso, ¡ero cuando CharIie Ievanló Ia mirada
aqueIIa cosa habia desa¡arecido.



Un manlo de niebIa cubria Ia bahia y desde Iacific Heighls Ias grandes lorres
anaran|adas deI GoIden Gale emergian deI banco de bruma como Ias zanahorias de
Ias caras de dos muñecos de nieve siameses y adormiIados. In Ios Heighls, eI soI de
Ia mañana habia des¡e|ado ya eI cieIo y Ios lraba|adores iban de aca ¡ara aIIa,
alendiendo Ios ¡alios y |ardines que rodeaban Ias mansiones.
Cuando IIegó a casa de MichaeI Mainhearl, Io ¡rimero que IIamó Ia alención de
CharIie fue que nadie se fi|aba en eI. Dos li¡os que eslaban lraba|ando en eI |ardin, y
a Ios que saIudó con Ia mano aI ¡asar, no Ie devoIvieron eI saIudo. Luego eI carlero,
que ba|aba deI am¡Iio ¡orche, Io echó deI caminilo y Io obIigó a ¡isar Ia hierba
mo|ada sin decir siquiera «¡erdón».
—¡Usled ¡erdone! —-di|o CharIie sarcaslicamenle, ¡ero eI carlero IIevaba
auricuIares e iba escuchando aIgo que Io im¡uIsaba a menear Ia cabeza como una
¡aIoma cebada de anfelaminas, y siguió adeIanle. CharIie iba a grilarIe aIgo
devasladoramenle ingenioso, ¡ero aI finaI se Io ¡ensó me|or, ¡orque, aunque hacia
aIgunos años que no oia habIar de ningun em¡Ieado de correos que hubiera
¡er¡elrado una masacre, mienlras «ser carlero»
5
evocara olra cosa que no fuera
lraba|ar ¡ara Correos, lenia Ia im¡resión de que no debia lenlar a Ia suerle.
Un dia una ¡erfecla desconocida Io IIamaba chifIado y aI siguienle un funcionario
Io echaba de Ia acera: aqueIIa ciudad se eslaba convirliendo en una |ungIa.
CharIie IIamó aI limbre y es¡eró a un Iado de Ia ¡uerla de crislaI em¡Iomado de
un melro ochenla y ¡ico de aIlo. Un momenlo des¡ues oyó unos ¡asos Iigeros y
amorliguados que se acercaban y una siIuela diminula a¡areció lras eI crislaI. La
¡uerla se abrió Ienlamenle.
—Señor Asher —di|o MichaeI Mainhearl—, gracias ¡or venir. —II anciano nadaba
en un lra|e de es¡iguiIIa que debia de haber com¡rado lreinla años anles, cuando era
mas robuslo. Cuando eslrechó Ia mano de CharIie, su ¡ieI ¡arecia eI envoIlorio usado
de un H*5#*51 frio y un ¡oco ¡oIvorienlo. CharIie inlenló no eslremecerse cuando eI

5

5
N. deI I.: G*'568*"#.& es una ex¡resión americana que significa $"#.&&.) y se a¡Iica a Ias
¡ersonas que lras sufrir mucha ¡resión sociaI ¡er¡elran aclos vioIenlos. Se uliIiza esla ex¡resión
¡orque quienes con mas frecuencia han eslaIIado han sido carleros.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 59 9< <5 5

vie|o Io condu|o a una gran rolonda de marmoI cuyos venlanaIes de crislaI
em¡Iomado aIcanzaban eI lecho abovedado de doce melros de aIlo y en Ia que una
escaIera circuIar subia hasla un descansiIIo que IIevaba a Ias aIas su¡eriores de Ia
casa. CharIie se habia ¡regunlado a menudo cómo seria lener una casa con aIas.
¿Cómo se Ias arregIaba uno ¡ara enconlrar Ias IIaves deI coche`
—Iase ¡or aqui —di|o Mainhearl—. Voy a enseñarIe dónde guardaba su ro¡a mi
mu|er.
—Lo acom¡año en eI senlimienlo —di|o CharIie aulomalicamenle. Habia acudido
a monlones de avisos como aqueI. «Conviene no quedar como un builre», soIia
decirIe su ¡adre. «AIaba siem¡re Ia mercancia, ¡uede que ¡ara li sea una mierda,
¡ero a Io me|or eIIos se han de|ado un lrozo deI aIma en eIIa. AIabaIa, ¡ero no le
mueslres codicioso. Se ¡uede sacar ¡rovecho y de ¡aso ¡reservar Ia dignidad de lodo
eI mundo».
—Hoslias —di|o CharIie aI enlrar delras deI vie|o en un veslidor deI lamaño de su
a¡arlamenlo—. Quiero decir que su señora lenia un guslo exquisilo, señor
Mainhearl.
Habia aIIi fiIas y fiIas de ro¡a de aIla coslura de lodo li¡o, desde veslidos de noche
a ¡ercheros de dos ¡isos re¡Ielos de lra|es de ¡unlo, ordenados ¡or coIores y grado
de formaIidad: un o¡uIenlo arco iris de seda, Iino y Iana. }erseys de cachemira,
abrigos, ca¡as, chaquelas, faIdas, bIusas, Ienceria... II veslidor lenia forma de T, con
un gran locador y un es¡e|o en eI verlice y Ios accesorios en Ias aIas (¡hasla eI
veslidor lenia aIas!), za¡alos a un Iado, cinlurones, ¡añueIos y boIsos de mano aI
olro. Un aIa enlera de za¡alos ilaIianos y franceses fabricados a mano a base de
¡ieIes de animaIes que habian IIevado una vida feIiz y sin macuIa. AI fondo deI
veslidor, es¡e|os de cuer¡o enlero fIanqueaban eI locador, y CharIie dislinguió de
¡asada su refIe|o y eI de MichaeI Mainhearl, eI con su lra|e gris de miI rayas de
segunda mano y Mainhearl con eI suyo de es¡iguiIIa que Ie quedaba grande, dos
esludios en gris y negro, ausleros e inermes en medio de aqueI vibranle |ardin.
II anciano se acercó a Ia siIIa deI locador y se senló con un chasquido y un siIbido.
—Su¡ongo que lardara aIgun liem¡o en lasarIo —di|o.
CharIie se quedó en medio deI veslidor y miró a su aIrededor un segundo anles de
conleslar:
—De¡ende, señor Mainhearl, de que quiera deshacerse.
—De lodo. Hasla deI uIlimo lra¡o. No so¡orlo senlirIa aqui. —Se Ie quebró Ia
voz—. Quiero que lodo eslo desa¡arezca. —A¡arló Ia mirada de CharIie hacia eI aIa
de Ios za¡alos y ¡rocuró que no se Ie nolara que eslaba IIorando.
—Inliendo —conlesló CharIie, que no sabia muy bien que decir. AqueIIa
coIección eslaba muy Ie|os de su aIcance.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 59 9= =5 5

—No, usled no Io enliende, |oven. No ¡odria enlenderIo. ImiIy era mi vida. Me
Ievanlaba ¡or Ia mañana ¡or eIIa, iba a lraba|ar ¡or eIIa, funde mi negocio ¡or eIIa.
Islaba deseando IIegar a casa ¡or Ias noches ¡ara conlarIe que laI me habia ido eI
dia. Me iba a Ia cama con eIIa y soñaba con eIIa cuando dormia. Ira mi ¡asión, mi
mu|er, mi me|or amiga, eI amor de mi vida. Y un dia, sin ¡revio aviso, se fue y mi
vida quedó vacia. Usled no ¡uede enlenderIo.
Iero CharIie Io enlendia.
—¿Tiene usled hi|os, señor Mainhearl`
—Dos varones. Vinieron ¡ara eI enlierro y Iuego se marcharon a casa con sus
famiIias. Se ofrecen a hacer Io que ¡ueden, ¡ero...
—No ¡ueden hacer nada —concIuyó CharIie ¡or eI—. Nadie ¡uede.
II anciano Io miró con eI sembIanle lan afIigido y esleriI como eI de un bassel
hound momificado.
—SoIo quiero morirme.
—No diga eso —di|o CharIie, ¡orque es Io que sueIe decirse—. Isa sensación
¡asara. —Cosa que di|o ¡orque lodo eI mundo se Ia habia dicho a eI. A su modo de
ver, eslaba soIlando un monlón de ló¡icos de ¡acoliIIa.
—IIIa era... —A Mainhearl se Ie quedó lrabada Ia voz aI borde de un soIIozo. Ira
un hombre fuerle, aI mismo liem¡o abrumado ¡or su ¡ena y avergonzado ¡or
moslrarIa.
—Lo se —di|o CharIie mienlras ¡ensaba en cómo seguia ocu¡ando RacheI aqueI
Iugar en su corazón, y en cómo se voIvia a veces en Ia cocina ¡ara decirIe aIgo y eIIa
no eslaba, y eI se quedaba sin aIienlo.
—Ira...
—Lo se —Io inlerrum¡ió CharIie, inlenlando echar un cabIe a Mainhearl, ¡orque
sabia Io que senlia. !). $& "$5#',* = $& *),$5 = &. &3B1 = .@*). 23$ "$ @. ',* $& -.*" -.$ -*7*
35. 53($ -.)6.,. ,$ *"-3)',.,:
—Ira lan descomunaImenle idiola....
—¿Cómo` —CharIie Ievanló Ia visla lan ra¡idamenle que oyó chasquear una
verlebra de su cueIIo. AqueIIo no se Io es¡eraba.
—La muy crelina comió siIicalo —di|o Mainhearl, irrilado y abalido.
—¿Que` —CharIie sacudió Ia cabeza como si inlenlara que aIgo se des¡rendiera.
—SiIicalo.
—¿Que`
—¡SiIicalo! ¡SiIicalo! ¡SiIicalo, imbeciI!
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 59 9> >5 5

A CharIie Ie enlraron ganas de grilarIe eI nombre de aIgun arcano: «¡Iues
simelicona! ¡Simelicona! ¡Simelicona, ma|adero!». Iero di|o:
—¿Isa cosa de Ia que se hacen Ias lelas faIsas` ¿Se comió eso` —La imagen de una
señora mayor y bien veslida ¡a¡eandose una cucharada ¡ringosa de reIIeno de lelas
cruzó sus IóbuIos cerebraIes como una ¡esadiIIa baIbucienle.
Mainhearl se Ievanló a¡oyandose en eI locador.
—No, esos ¡aquelilos que melen con Ias camaras y Ios a¡aralos eIeclrónicos.
—¿Isos que ¡onen «No comer»`
—Ixaclo.
—Iero si en Ia boIsila ¡one... ¿Se comió eso`
—Si. II ¡eIelero ¡uso unas boIsilas enlre Ias ¡ieIes cuando inslaIó ese armario. —
Mainhearl señaIó con eI dedo.
CharIie se voIvió, delras de Ia am¡Iia ¡uerla deI veslidor ¡or Ia que habian
enlrado habia un armario de crislaI iIuminado, denlro deI cuaI coIgaban cerca de una
docena de abrigos de ¡ieI. II armario lenia seguramenle su ¡ro¡io a¡aralo de aire
acondicionado ¡ara conlroIar Ia humedad, ¡ero no fue en eso en Io que se fi|ó
CharIie. IncIuso a Ia Iuz deI fIuorescenle em¡olrado deI armario, uno de Ios
chaquelones des¡rendia cIaramenle un res¡Iandor ro|izo y ¡aI¡ilanle. CharIie se
voIvió hacia Mainhearl muy des¡acio. Inlenlaba no reaccionar exageradamenle. No
eslaba seguro, de hecho, de que consliluia una exageración en aqueI caso, asi que
¡rocuró a¡arenlar caIma, aunque no eslaba dis¡ueslo a aguanlar giIi¡oIIeces.
—Señor Mainhearl, Iamenlo Ia muerle de su es¡osa, ¡ero ¿¡asa aIgo a¡arle de Io
que me ha dicho`
—Ierdone, ¡ero no enliendo que quiere decir.
—Quiero decir —conlesló CharIie— que ¡or que, de lodos Ios lralanles de ro¡a
usada de Ia zona de Ia bahia, decidió IIamarme a mi. Hay genle mucho mas
cuaIificada que yo ¡ara encargarse de una coIección de esla envergadura y caIidad.
—Se acercó con im¡elu aI armario de Ias ¡ieIes y abrió Ia ¡uerla, que hizo eI mismo
ruido que Ia goma de una nevera aI abrirse, y agarró eI chaquelón refuIgenle, eI cuaI
¡arecia de ¡ieI de zorro—. ¿O fue ¡or eslo` ¿Tuvo su IIamada aIgo que ver con eslo`
—CharIie bIandió eI chaquelón como si em¡uñara eI arma de un crimen anle eI
acusado. !5 )$"37$51 ¡ensó en añadir, M'5#$5#. 3"#$, 83#$.)7$L
—Ira usled eI ¡rimer lralanle de ro¡a usada que a¡arecia en Ia guia leIefónica.
CharIie de|ó caer eI chaquelón.
—¿Asher ArlicuIos de Segunda Mano`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5: :? ?5 5

—Im¡ieza ¡or A —di|o Mainhearl Ienla y cuidadosamenle. SaIlaba a Ia visla que
inlenlaba conlener Ias ganas de voIver a IIamarIo imbeciI.
—Inlonces, ¿no liene nada que ver con esle chaquelón`
—ßueno, aIgo liene que ver. Me guslaria que se Io IIevara |unlo con lodo Io demas.
—¡Ah! —res¡ondió CharIie, inlenlando recobrarse—. Señor Mainhearl, Ie
agradezco su IIamada, y esla coIección es desde Iuego muy bonila, reaImenle
asombrosa, ¡ero no dis¡ongo de medios ¡ara ocu¡arme de esla cIase de mercancia.
Y sere sincero con usled aunque mi ¡adre se revueIva en su lumba ¡or decirIe eslo: Ia
ro¡a de esle armario vaIe ¡robabIemenle un miIIón de dóIares. Quiza mas. Y, si se
liene liem¡o y es¡acio ¡ara revenderIa, seguramenle dara beneficios ¡or vaIor de un
cuarlo de esa suma. Yo no lengo lanlo dinero.
—Iodemos IIegar a un acuerdo —di|o Mainhearl—. SoIo ¡ara sacarIa de Ia casa...
—Iodria IIevarme ¡arle en de¡ósilo, su¡ongo...
—Quinienlos dóIares.
—¿Que`
—Deme quinienlos dóIares y, si mañana se Io ha IIevado lodo de aqui, es suyo.
CharIie hizo amago de ¡roleslar, ¡ero ¡resinlió que eI fanlasma de su ¡adre se
Ievanlaria ¡ara arrearIe en Ia cabeza con una escu¡idera si no se caIIaba. «Nosolros
ofrecemos un servicio vaIioso, hi|o. Somos como un orfanalo deI arle y Ios arlefaclos,
¡orque eslamos dis¡ueslos a comerciar con Io que nadie quiere, a darIe vaIor».
—No ¡uedo hacer eso, señor Mainhearl. Tendria Ia im¡resión de eslar
a¡rovechandome de su desgracia.
«Ior eI amor de Dios, lu eres un fracasado, lu no eres hi|o mio. Yo no lengo hi|o».
¿Ira eI fanlasma de su ¡adre eI que hacia resonar cadenas en su cabeza` ¿Ior que,
enlonces, lenia Ia voz de LiIy y habIaba como eIIa` ¿Iodia ser avariciosa Ia
conciencia`
—Me haria usled un favor, señor Asher. Un enorme favor. Si no se Io IIeva usled,
IIamare a Carilas. Le ¡romeli a ImiIy que, si aIguna vez Ie ocurria aIgo, no liraria sus
cosas a Ia basura. Ior favor.
Habia lanlo doIor en Ia voz deI anciano que CharIie luvo que mirar ¡ara olro Iado.
Lo senlia ¡or eI vie|o, ¡orque Ie enlendia. Iero no ¡odia hacer nada ¡or ayudarIo, no
¡odia decirIe «Ya se Ie ¡asara», como Ie decia lodo eI mundo a eI. AqueIIo no se
¡asaba. Iba cambiando, ¡ero no me|oraba. Y aqueI li¡o lenia cincuenla años mas en
Ios que em¡aquelar sus iIusiones, o, en su caso, su hisloria.
—De|e que me Io ¡iense. Que eche un vislazo aI aImacen. Si ¡uedo hacerme cargo,
Io IIamare mañana, ¿Ie ¡arece bien`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5: :6 65 5

—Se Io agradeceria —res¡ondió Mainhearl.
Luego, ¡or aIguna razón que no se ex¡Iicaba, CharIie añadió:
—¿Iuedo IIevarme esle chaquelón` Como e|em¡Io de Ia caIidad de Ia coIección,
¡or si lengo que dividirIa enlre olros lralanles.
—Isla bien. Iermilame acom¡añarIo a Ia ¡uerla.
Cuando enlraron en Ia rolonda, una sombra cruzó Ias venlanas em¡Iomadas, lres
¡isos mas arriba. Una sombra de grandes dimensiones. CharIie se ¡aró en Ios
escaIones y es¡eró a que eI anciano reaccionara, ¡ero Mainhearl siguió ba|ando Ia
escaIera con ¡aso lambaIeanle, cargando eI ¡eso en Ia barandiIIa. Cuando IIegó a Ia
¡uerla, se voIvió hacia CharIie y Ie lendió Ia mano.
—Lamenlo mi... eh... mi eslaIIido de anles. No soy eI mismo desde que...
Cuando em¡ezaba a abrir Ia ¡uerla, una figura se ¡osó fuera. Iroyeclaba a lraves
deI crislaI Ia siIuela de un ¡a|aro de Ia aIlura de un hombre.
—¡No! —CharIie se Ianzó hacia deIanle, a¡arló aI vie|o de un em¡u|ón y cerró Ia
¡uerla de goI¡e anle Ia cabeza deI ¡a|arraco, cuyo grueso ¡ico negro Ia alravesó y Ia
rom¡ió como una cizaIIa de ¡odar selos, un ¡aragüero se voIcó y es¡arció su
conlenido ¡or eI sueIo de marmoI. La cara de CharIie quedó a ¡ocos cenlimelros deI
o|o deI ¡a|aro. CharIie em¡u|aba Ia ¡uerla con eI codo e inlenlaba im¡edir que eI ¡ico
Ie segara una mano. II ¡a|aro arañaba con Ias garras eI crislaI y, aI revoIverse ¡ara
soIlarse, agrieló uno de Ios gruesos ¡aneIes biseIados.
CharIie a¡oyó Ia cadera conlra Ia |amba de Ia ¡uerla y se desIizó hacia aba|o, liró eI
chaquelón de zorro y cogió uno de Ios ¡araguas deI sueIo. Lo cIavó enlre Ias ¡Iumas
deI cueIIo deI ¡a|aro y se a¡arló un ¡oco de Ia ¡uerla: una de Ias garras negras se
melió ¡or eI hueco y Ie arañó eI anlebrazo, desgarrandoIe Ia chaquela, Ia manga de Ia
camisa y Ia carne. CharIie em¡u|ó eI ¡araguas con lodas sus fuerzas y de ese modo
consiguió meler Ia cabeza deI ¡a|aro ¡or eI agu|ero de Ia ¡uerla.
II cuervo soIló un chiIIido y Ievanló eI vueIo. AI aIe|arse, sus aIas ¡roducian un
susurro alronador. CharIie yacia de es¡aIdas, sin aIienlo, miró fi|amenle Ios crislaIes
em¡Iomados, como si en cuaIquier momenlo Ia sombra deI cuervo giganle ¡udiera
voIver. Luego miró a MichaeI Mainhearl, que yacia acurrucado de Iado, como una
marionela sin cuerdas. A su Iado habia un baslón con em¡uñadura de marfiI Iabrado
en forma de oso ¡oIar que se habia saIido deI ¡aragüero. II baslón refuIgia con una
Iuz ro|iza. II anciano no res¡iraba.
—Ya Ia hemos |odido —di|o CharIie.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5: :7 75 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 O O
P PQ QA A3 31 18 8 @ @1 1 C C1 1= =3 34 45 5@ @: :@ @ C C: :A A5 5: :D D= =1 1
In eI caIIe|ón de delras de O¡orlunidades Asher, eI Im¡erador de San Irancisco
daba de comer 4*-.--'. de aceilunas a sus lro¡as con Ia mano mienlras inlenlaba
im¡edir que Ia baba de ¡erro Ie ¡ringara eI desayuno.
—Iaciencia, F*&6.B+5 —di|o Im¡erador aI boslon lerrier, que brincaba a Ia visla
de Ia rosca de ¡an ¡Iano deI dia anlerior como una Su¡er ßaII ¡eIuda, mienlras
>.B.)3"1 eI soIemne goIden relriever, es¡eraba lranquiIamenle su ¡arle. F*&6.B+5
conlesló con un reso¡Iido im¡acienle (de ahi Ia baba de ¡erro). Habia acumuIado un
lremendo a¡elilo ¡orque esa mañana eI desayuno IIegaba larde. II Im¡erador habia
dormido en un banco |unlo aI Museo Marilimo, y duranle Ia noche su rodiIIa arlrilica
se habia saIido deI abrigo de Iana y quedado aI reIenle, y Ia caminala hasla Ia
¡anaderia ilaIiana de Norlh ßeach que Ies daba gralis Ias sobras deI dia anlerior se
habia converlido en un caIvario Ienlo y doIoroso.
II Im¡erador gruñó y se senló sobre un ca|ón de Ieche vacio. Ira un li¡o grande y
bamboIeanle como un oso, con Ios hombros anchos, aunque un ¡oco quebranlados
¡or IIevar encima eI ¡eso de Ia ciudad. Una bIanca maraña de ¡eIo y barba orIaba su
cara como una nube de lormenla. Sus lro¡as y eI IIevaban loda Ia vida ¡alruIIando Ia
ciudad, hasla donde Ie aIcanzaba Ia memoria, aunque, ¡ensandoIo bien, quiza soIo
fuera desde eI miercoIes. No eslaba deI lodo seguro.
II Im¡erador decidió Ianzar una arenga a Ias lro¡as acerca de Ia im¡orlancia de Ia
com¡asión frenle a Ia marea crecienle de Ia hi|o¡ulez y Ia ¡oIilica de Ias aIimañas en
eI cercano reino de Ios Islados Unidos (lenia Ia im¡resión de que su ¡ubIico eslaba
mas alenlo a sus ¡rocIamas cuando Ia 4*-.--'. aderezada con carne eslaba aun a buen
recaudo en Ia des¡ensa de Ios boIsiIIos de su abrigo, en cuyas Ianosas ¡rofundidades
re¡osaba en ese momenlo una de 8$88$)*5' con ¡armesano, de modo que Ios reaIes
IebreIes se haIIaban en exlasis). Iero |uslo cuando se acIaraba Ia garganla ¡ara
em¡ezar, una furgonela dobIó chirriando Ia esquina, se ¡uso a dos ruedas aI ¡asar
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5: :8 85 5

¡or enlre una hiIera de cubos de basura y se deluvo a menos de quince melros de
aIIi. La ¡uerla deI conduclor se abrió y un hombre fIaco y lra|eado saIló de eIIa
cargado con un baslón y un chaquelón de ¡ieI y se fue derecho a Ia ¡uerla lrasera de
Ia lienda de Asher. Iero anles de que hubiera subido dos escaIones, cayó aI sueIo de
cemenlo como si hubiera recibido un goI¡e desde alras, rodó de es¡aIdas y em¡ezó a
goI¡ear eI aire con eI baslón y eI abrigo. II Im¡erador, que conocia a casi lodo eI
mundo, reconoció en eI a CharIie Asher.
F*&6.B+5 se ¡uso a Iadrar como Ioco, ¡ero >.B.)3"1 siem¡re lan ¡rudenle, gruñó
una soIa vez y echó a correr hacia CharIie.
—T>.B.)3"U —griló eI Im¡erador, ¡ero eI relriever siguió adeIanle seguido ¡or su
com¡añero de armas de o|os saIlones.
CharIie se habia ¡ueslo de ¡ie y bIandia eI baslón como si Iuchara a es¡ada con
aIgun fanlasma, con eI chaquelón como escudo. II Im¡erador, que vivia en Ia caIIe,
habia vislo a mucha genle balaIIar con demonios invisibIes, ¡ero CharIie Asher
¡arecia eslar anolandose aIgunos lanlos. II baslón hacia un ruido chirrianle aI chocar
conlra eI ¡uro aire. Iero no, aIIi habia aIgo, ¿una es¡ecie de sombra`
II Im¡erador se Ievanló y se acercó co|eando a Ia refriega, ¡ero anles de que diera
dos ¡asos >.B.)3" dio un saIlo y ¡areció abaIanzarse sobre CharIie, se eIevó, sin
embargo, ¡or encima deI lendero y cIavó Ios dienles en un silio ¡or encima de su
cabeza. Luego se quedó aIIi coIgado, con Ias mandibuIas hundidas en eI sóIido
gaznale deI aire.
CharIie a¡rovechó Ia ocasión ¡ara relroceder y bIandir eI baslón ¡or encima deI
goIden relriever fIolanle. Se oyó un goI¡e y >.B.)3" soIló su ¡resa, ¡ero enlonces fue
F*&6.B+5 quien se Ianzó conlra eI enemigo invisibIe. Irró su ob|elivo, fuera esle cuaI
fuese, y acabó enceslado en un cubo de basura.
—¡SueIla, mamón! —chiIIó Ia sombra.
II chaquelón de CharIie ¡areció saIir arrancado de su mano, se eIevó en Iinea recla
sobre eI edificio de cualro ¡Ianlas y desa¡areció.
CharIie se voIvió con eI baslón en guardia, ¡ero Io que hubiera habido aIIi ¡arecia
haberse ido.
—¿ No se su¡one que lienes que ¡osarle encima de Ia ¡uerla y nada mas y ¡onerle
¡oelico y lodo ese roIIo!
6
—griló aI cieIo. Luego, ¡or si Ias moscas, añadió—:
¡Cabronazo!
>.B.)3" Iadró y Iuego gimió. Un Iadrido agudo y melaIico saIió deI cubo de basura
de F*&6.B+5:

6
N. de Ia T.: Referencia aI ¡oema !& -3$)9*1 de Idgar AIan Ioe.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5: :9 95 5

—Vaya, eslo no se ve lodos Ios dias —di|o eI Im¡erador mienlras se acercaba
co|eando a CharIie.
—¿Lo ha vislo `
—ßueno, no, verIo no Io he vislo. SoIo he vislo una sombra, ¡ero nolaba que habia
aIgo ahi. Iorque habia aIgo, ¿no, CharIie`
CharIie asinlió con Ia cabeza mienlras ¡rocuraba recobrar eI aIienlo.
—VoIvera. Me sigue ¡or loda Ia ciudad. —Hurgó en su boIsiIIo en busca de Ias
IIaves—. Deberian enlrar conmigo en Ia lienda, su ma|eslad. —CharIie conocia aI
Im¡erador, desde Iuego. Todo en mundo en San Irancisco conocia aI Im¡erador.
II Im¡erador sonrió.
—Ires muy amabIe, ¡ero eslamos ¡erfeclamenle a saIvo. De momenlo lengo que
Iiberar a mi ¡u¡iIo de su ¡risión gaIvanizada. —II hombrelón voIcó eI cubo de
basura y F*&6.B+5 saIió reso¡Iando y sacudiendo Ia cabeza como si esluviera Iislo
¡ara arrancar eI cuIo a cuaIquier beslia o animaI Io baslanle lonlo como ¡ara hacerIe
enfadar (y eso habria hecho, siem¡re y cuando no Ievanlaran deI sueIo ¡or encima
deI niveI de Ia rodiIIa o menos).
CharIie seguia leniendo ¡robIemas con Ia IIave. Sabia que lenia que cambiar Ia
cerradura, ¡ero esla funcionaba si se Ia lralaba con un ¡oco de laclo, asi que nunca
hacia de eIIo una ¡rioridad. ¿Quien iba a ¡ensar que aIguna vez lendria que
resguardarse a loda ¡risa en Ia lienda ¡ara esca¡ar de un ¡a|aro giganle` Luego oyó
un chiIIido y aI voIverse vio a¡arecer sobre eI le|ado no uno, sino dos cuervos
enormes que se Ianzaron en ¡icado hacia eI caIIe|ón. Los ¡erros Ianzaron a Ios
inlrusos aIados una saIva frenelica de Iadridos y CharIie ¡uso lanlo em¡eño en girar
Ia IIave en Ia cerradura que noló cómo un muscuIo alrofiado vibraba y se desgarraba
en su cadera.
—Ahi vueIven. ¡Cubridme! —CharIie Ianzó eI baslón aI Im¡erador y se ¡re¡aró
¡ara eI im¡aclo, ¡ero en cuanlo eI baslón locó Ia mano deI vie|o Ios ¡a|aros
desa¡arecieron. Casi se oyó eI chasquido deI aire aI reIIenar eI silio que habian
ocu¡ado. Los ¡erros se deluvieron a medio Iadrido, F*&6.B+5 gimoleó.
—¿Que ¡asa` —di|o eI Im¡erador—. ¿Que ¡asa`
—Se han ido.
II Im¡erador miró eI cieIo.
—¿Islas seguro`
—Ior ahora.
—He vislo dos sombras. Isla vez Ias he vislo de verdad —di|o eI Im¡erador.
—Si, ahora eran dos.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5: :: :5 5

—¿Que son`
—No lengo ni idea, ¡ero cuando su ma|eslad cogió eI baslón... en fin,
desa¡arecieron. ¿De verdad Ios ha vislo`
—Isloy seguro. Iran como un humo con muy maIas inlenciones.
Ior fin Ia IIave giró en Ia cerradura y Ia ¡uerla de Ia lraslienda se abrió.
—Deberia enlrar. A descansar. Iedire aIgo de comer.
—No, no, mis hombres y yo debemos seguir nueslra ronda. Isla mañana habia
decidido com¡oner una arenga y lenemos que visilar aI im¡resor. Te hara faIla eslo.
—II Im¡erador Ie ofreció eI baslón como si Ie enlregara una es¡ada deI reino.
CharIie hizo ademan de cogerIo y Iuego se Io ¡ensó me|or.
—Ma|eslad, creo que sera me|or que se Io quede. Me ¡arece que Ie vendra bien
usarIo. —CharIie señaIó con Ia cabeza Ia rodiIIa chirrianle deI Im¡erador.
II Im¡erador sosluvo con firmeza eI baslón.
—Yo no rindo cuIlo a Io maleriaI, ¿sabes`
—Lo se.
—Creo firmemenle que eI deseo esla en eI origen de Ia mayor ¡arle deI
sufrimienlo humano, lu eres conscienle de eIIo, y que ninguna cuI¡a es mas horrenda
que eI deseo de Ia ganancia maleriaI.
—Yo diri|o mi negocio conforme a esos mismos ¡rinci¡ios. Aun asi, insislo en que
se quede con eI baslón... como favor hacia mi, si no es inconvenienle.
CharIie se descubrió imilando eI habIa ceremoniosa deI Im¡erador, como si
hubiera sido lrans¡orlado a una corle reaI en Ia que a Ios nobIes se Ies dislinguiera
¡or Ias miga|as de ¡an que adornaban sus barbas y Ia guardia reaI no Ie hiciera ascos
a chu¡arse Ias ¡eIolas.
—ßueno, como favor Io ace¡lo. Is una hermosa ¡ieza de arlesania.
—Y, Io que es mas im¡orlanle, Ie ¡ermilira hacer su ronda con loda ¡unluaIidad.
II Im¡erador deIaló eI deseo de su fuero inlerno aI de|ar voIar una am¡Iia sonrisa
y a¡relar eI baslón conlra su ¡echo.
—Isla muy bien, si. CharIie, he de confesarle aIgo, ¡ero le ¡ido que me concedas
Ia credibiIidad debida a un hombre que acaba de ver, |unlo a un amigo, Ia sombra de
dos cuervos giganlescos.
—Desde Iuego. —CharIie sonrió, a ¡esar de que a¡enas un momenlo anles creia
que, duranle Ios meses anleriores, habia ¡erdido Ia sonrisa en aIguna ¡arle.
—Is¡ero que no me consideres mezquino, ¡ero en cuanlo loque esle baslón, luve
Ia sensación de que IIevaba es¡erandoIo loda mi vida.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5: :; ;5 5

Inlonces, sin saber ¡or que, CharIie di|o:
—Lo se.



Unos minulos anles, en eI inlerior de Ia lienda, LiIy habia eslado caviIando. No
con su caviIar habiluaI, reacción a un mundo ¡obIado ¡or idiolas en eI que Ia vida no
lenia senlido y eI sim¡Ie aclo de exislir era inlrascendenle, sobre lodo si lu madre
oIvidaba com¡rar cafe. Se lralaba en esle caso de un caviIar mas es¡ecifico, que habia
em¡ezado cuando, aI IIegar aI lraba|o, Ray Ie di|o que Ie locaba a eIIa IIevar Ia
diadema deI as¡irador y se em¡eñó en que, si se ¡onia Ia diadema, ¡asara eI
as¡irador a Ia lienda (de hecho, a LiIy Ie guslaba ¡onerse Ia diadema de ¡edreria
faIsa que CharIie, en una descarada mueslra de aslucia burguesa, habia ordenado
que IIevara, enlonces y soIo enlonces, eI que cada dia luviera que barrer y ¡asar eI
as¡irador. Ira a barrer y a ¡asar eI as¡irador a Io que Ie ¡onia re¡aros. Se senlia
mani¡uIada, uliIizada y lenia, en generaI, Ia im¡resión de que se a¡rovechaban de
eIIa, y no ¡recisamenle en eI senlido mas gozoso de Ia ex¡resión). Ise dia, sin
embargo, des¡ues de ¡onerse Ia diadema, ¡asar eI as¡irador y melerse ¡or fin un ¡ar
de lazas de cafe en eI cuer¡o, su caviIar no se deluvo, sino que siguió acrecenlandose
hasla converlirse en una congo|a a gran escaIa cuando comenzó a com¡render que
lendria que lomar una decisión acerca deI ¡robIema de su carrera universilaria,
¡orque, a ¡esar de Io que di|era !& 6).5 &'()* ,$ &. 73$)#$1 no habia sido eIegida como
oscuro acóIilo de Ia deslrucción. Menuda mierda.
Islaba en Ia lraslienda mirando Ias cosas que CharIie habia amonlonado aIIi Ia
vis¡era: za¡alos, Iam¡aras, ¡araguas, figurilas de ¡orceIana, |ugueles, un ¡ar de
Iibros, un vie|o leIevisor en bIanco y negro, y un cuadro de un ¡ayaso sobre
lercio¡eIo negro.
—¿ Y di|o que eslas cosas briIIaban` —Ie ¡regunló a Ray, que eslaba en Ia ¡uerla
que daba a Ia lienda.
—Si. Y me hizo ¡asarIes eI conlador Geiger a lodas.
—¿Ior que coño lienes lu un conlador Geiger, Ray`
—LiIy, ¿¡or que lienes en Ia nariz un ¡endienle en forma de murcieIago `
LiIy obvió Ia ¡regunla y cogió Ia rana de ceramica de Ia larde anlerior, que IIevaba
ahora una eliquela ¡egada en Ia que se Ieia, escrilo con Ia melicuIosa Ielra mayuscuIa
de CharIie: «No vender ni ex¡oner».
—¿Islo era una de esas cosas` ¿Islo`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5: :< <5 5

—Con eso fue con Io ¡rimero que se aco|onó —di|o Ray como si laI cosa—. Tu
su¡ervisora inlenló com¡rar Ia rana. Asi fue como em¡ezó lodo.
LiIy eslaba im¡resionada. Relrocedió hacia Ia mesa de CharIie y se senló en Ia siIIa
giraloria de robIe chirrianle.
—¿Tu ves aIgo que briIIe o que Iala, Ray` ¿Lo has vislo aIguna vez`
Ray movió Ia cabeza de un Iado a olro.
—Tiene mucho eslres, con Ia muerle de RacheI y eI lener que ocu¡arse de Ia niña.
Creo que a Io me|or Ie vendria bien buscar ayuda. Lo se ¡orque cuando de|e eI
cuer¡o... —Ray hizo una ¡ausa.
Se oia un aIborolo en eI caIIe|ón, ¡erros que Iadraban y genle grilando. Luego
aIguien melió una IIave en Ia cerradura de Ia ¡uerla lrasera. Un segundo des¡ues
enlró CharIie un ¡oco |adeanle, con Ia ro¡a aIgo manchada y una manga de Ia
chaquela rola y saI¡icada de sangre.
—Asher —di|o LiIy—, eslas herido. —Desocu¡ó ra¡idamenle Ia siIIa mienlras Ray
agarraba a CharIie ¡or Ios hombros y Io hacia senlarse.
—Isloy bien —di|o CharIie—. No es ¡ara lanlo.
—Voy a ¡or eI boliquin —di|o Ray—. QuilaIe Ia chaquela, LiIy.
—Isloy bien —re¡ilió CharIie—. De|ad de habIar de mi como si no esluviera aqui.
—Isla deIirando —di|o LiIy mienlras inlenlaba quilarIe Ia chaquela—. ¿Tienes
anaIgesicos, Ray`
—No necesilo anaIgesicos —di|o CharIie.
—CaIIale, Asher, no son ¡ara li —res¡ondió LiIy aulomalicamenle, y enlonces
¡ensó en eI Iibro, en Ia hisloria de Ray, en Ias anolaciones que habia en Ias cosas de Ia
lraslienda, y se eslremeció. Ior Io vislo CharIie Asher no era eI infeIiz que eIIa
siem¡re habia creido—. Ierdona, |efe. De|a que le echemos una mano.
Ray voIvió de Ia lienda con un ¡equeño boliquin de ¡Iaslico. Subió Ia manga de
CharIie y em¡ezó a Iim¡iar Ias heridas con gasa y ¡eróxido.
—¿Que ha ¡asado`
—Nada —conlesló CharIie—. Que he resbaIado y me he caido en un camino de
grava.
—La herida esla muy Iim¡ia. No liene grava. Habra sido una caida de au¡a.
—Is una Iarga hisloria. —CharIie sus¡iró—. ¡Ay!.
—¿ Que era lodo ese |aIeo en eI caIIe|ón` —¡regunló LiIy, que necesilaba
urgenlemenle fumarse un cigarro ¡ero era inca¡az de marcharse. No ¡odia creer que
CharIie Asher fuera eI eIegido. ¿Cómo iba a serIo` Ira lan, lan indigno... II no
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5: := =5 5

enlendia Ios oscuros ¡unlos fIacos de Ia vida como Ios enlendia eIIa. Y sin embargo
era eI quien veia Ios ob|elos refuIgenles. Ira eI. LiIy eslaba abalida.
—Iran Ios ¡erros deI Im¡erador, que andaban delras de una gaviola que habia en
eI conlenedor. Nada im¡orlanle. Me cai de un ¡orche en Iacific Heighls.
—Ah, esa venla —di|o Ray—. ¿Que laI le ha ido`
—No muy bien. II marido eslaba hecho ¡oIvo ¡or Ia ¡ena y Ie dio un alaque aI
corazón mienlras yo eslaba aIIi.
—Sera broma.
—No, se emocionó ¡ensando en su mu|er y se des¡Iomó. Le hice Ia reanimación
cardio¡uImonar hasla que IIegaron Ios de emergencias y se Io IIevaron aI hos¡ilaI.
—Y —di|o LiIy—, ¿le IIevasle eI...` ¿Te IIevasle aIgo en es¡eciaI`
—¿Que` —CharIie ¡uso unos o|os como ¡Ialos—. ¿Que quieres decir con es¡eciaI`
No habia nada es¡eciaI.
—TranquiIo, |efe, queria decir que si nos van a lraer Ia ro¡a de Ia abueIa —!" Y&1
¡ensó LiIy. !& 73= -.()X5:
CharIie sacudió Ia cabeza.
—No se, es muy raro. Is lodo muy raro. —Se eslremeció aI decirIo.
—¿Cómo que raro` —¡regunló LiIy—. ¿Raro en senlido lenebroso y guay, o raro
¡orque eres Asher y no le enleras de que va eI roIIo`
—¡LiIy! —excIamó Ray—. Vele a Ia lienda. QuilaIe eI ¡oIvo a aIgo.
—Tu no eres mi |efe, Ray. SoIo esloy demoslrando mi ¡reocu¡ación.
—No ¡asa nada, Ray. —CharIie ¡arecia eslar ¡ensando en cómo definir
exaclamenle eI conce¡lo de «raro», ¡ero no se Ie ocurria nada. Ior fin di|o—: Iues,
¡ara em¡ezar, Ia ro¡a de esa mu|er esla muy Ie|os de nueslro aIcance. II marido di|o
que me IIamó, ¡orque somos Ia ¡rimera lienda de segunda mano que a¡arece en Ia
guia, ¡ero no ¡arecia de Ios que hacen cosas asi.
—Iso no es lan raro —di|o LiIy. Q*54'$". ,$ 35. 9$B1 ¡ensó.
—Has dicho que eslaba hecho ¡oIvo ¡or Ia ¡ena —di|o Ray mienlras
embadurnaba con ¡omada anlibiólica Ias heridas de CharIie—. Iuede que ahora
haga Ias cosas de olra manera.
—Si, y lambien eslaba cabreado con su mu|er ¡or cómo murió.
—¿Y cómo murió` —¡regunló LiIy.
—Comió geI de siIicalo —di|o CharIie.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5: :> >5 5

LiIy miró a Ray buscando una ex¡Iicación, ¡orque Io deI geI de siIicalo Ie sonaba a
chorrada lecnoIógica, que era eI ¡ecuIiar cam¡o de memez en eI que eslaba
es¡eciaIizado Ray. Isle di|o:
—Is eI desecanle que embaIan con Ios a¡aralos eIeclrónicos y olras cosas sensibIes
a Ia humedad.
—¿Iso que ¡one «No comer» ` —¡regunló LiIy—. Ior Dios, que idiolez. Todo eI
mundo sabe que no hay que comerse Io que ¡one «No comer».
CharIie di|o:
—II señor Mainhearl eslaba deshecho.
—No me exlraña —di|o LiIy—. Se casó con una imbeciI inlegraI.
CharIie hizo una mueca.
—LiIy, no esla bien decir eso.
IIIa se encogió de hombros y ¡uso Ios o|os en bIanco. Odiaba que CharIie se
¡usiera ¡alernaI.
—VaIe, vaIe. Me voy fuera a fumar.
—¡No! —CharIie se Ievanló de un saIlo y se inler¡uso enlre eIIa y Ia ¡uerla
lrasera—. Vele deIanle. A ¡arlir de ahora, si lienes que fumar, fumas deIanle de Ia
lienda.
—Iero si di|isle que cuando fumo deIanle de Ia lienda ¡arezco una ¡ula menor de
edad.
—He cambiado de idea. Has madurado.
LiIy cerró un o|o ¡ara ver si de ese modo escudriñaba me|or su aIma y descubria
sus inlenciones ocuIlas. Des¡ues se aIisó Ia faIda negra de viniIo, que emilió un
chiIIido lorlurado cuando Ia locó.
—Insinuas que lengo eI cuIo gordo, ¿no es eso`
—Desde Iuego que no —insislió CharIie—. SoIo digo que lu ¡resencia deIanle de
Ia lienda es un aIicienle y que seguramenle alraera a Ios lurislas que ¡asen en eI
funicuIar.
—Ah, vaIe. —LiIy cogió de Ia mesa su ¡aquele de cigarriIIos aI cIavo, ¡asó ¡or
deIanle deI moslrador y saIió fuera a caviIar, a Iamenlarse, en reaIidad, ¡orque ¡ese a
sus es¡eranzas eIIa no era Ia Muerle. AqueI Iibro era de CharIie.



! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5; ;? ?5 5

Isa larde, a uIlima hora, CharIie eslaba vigiIando Ia lienda mienlras se ¡regunlaba
¡or que habia menlido a sus em¡Ieados cuando vio un desleIIo ro|o ¡asar ¡or
deIanle deI esca¡arale. Un segundo des¡ues, una ¡eIirro|a asombrosamenle ¡aIida
enlró ¡or Ia ¡uerla. LIevaba un veslido de fiesla corlo y negro, y za¡alos negros de
zorrón. Recorrió eI ¡asiIIo como si esluviera haciendo una ¡rueba ¡ara un video
musicaI. II ¡eIo Ie caia en Iargos rizos sobre Ios hombros y Ia es¡aIda, como un gran
veIo ro|izo. Sus o|os eran de un verde esmeraIda. AI ver que CharIie Ia miraba, sonrió
y se deluvo a unos cinco melros de dislancia.
CharIie sinlió un sobresaIlo casi doIoroso que ¡arecia ¡roceder de Ia zona de su
enlre¡ierna y un segundo des¡ues se dio cuenla de que se lralaba de un refIe|o
sexuaI aulomalico. No habia vueIlo a senlir aIgo ¡arecido desde Ia muerle de RacheI,
y se sinlió vagamenle avergonzado.
IIIa Io examinaba, mirandoIo como se miraba un coche de segunda mano. CharIie
eslaba seguro de que se habia ¡ueslo coIorado.
—HoIa —di|o—, ¿¡uedo ayudarIa`
La ¡eIirro|a sonrió olra vez, soIo un ¡oco, y melió Ia mano en un boIsilo negro en
eI que eI no habia re¡arado.
—He enconlrado eslo —di|o, y Ievanló una ¡iliIIera de ¡Iala, un ob|elo que CharIie
ya no veia a menudo, ni siquiera en eI negocio de Ios saIdos. La ¡iliIIera refuIgia y
Ialia como Ios ob|elos de Ia lraslienda—. Iasaba ¡or eI barrio y no se ¡or que he
¡ensado que esle era su silio.
Se acercó aI moslrador y de|ó Ia ¡iliIIera deIanle de CharIie.
Isle a¡enas ¡odia moverse. Se quedó mirando a Ia ¡eIirro|a sin darse cuenla
siquiera de que, ¡ara no mirarIa a Ios o|os, Ie eslaba mirando eI canaIiIIo, eIIa, ¡or su
¡arle, ¡arecia observar su cabeza y sus hombros como si siguiera eI raslro de unos
inseclos que revoIolearan a su aIrededor con un zumbido.
—Tócame —di|o eIIa.
—¿Ih` —II Ievanló Ia mirada y vio que habIaba en serio. IIIa exlendió Ia mano,
IIevaba Ias uñas bien cuidadas y ¡inladas deI mismo ro|o inlenso que su carmin.
CharIie Ie locó Ia mano.
IIIa se a¡arló aI inslanle.
—Islas caIienle.
—Gracias. —In ese momenlo, CharIie se dio cuenla de que eIIa no Io eslaba. Tenia
Ios dedos frios como eI hieIo.
—Inlonces, ¿no eres uno de nosolros`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5; ;6 65 5

II inlenló descubrir a que «nosolros» se referia. ¿A Ios irIandeses` ¿A Ios
hi¡olensos` ¿ A Ios ninfomaniacos ` ¿Y ¡or que se Ie ¡asaba aqueIIo ¡or Ia cabeza L
—¿Uno de nosolros` ¿Que quieres decir con «nosolros»`
IIIa dio un ¡aso alras.
—No. Tu no le IIevas soIo a Ios debiIes y a Ios enfermos, ¿verdad` Tu le IIevas a
cuaIquiera.
—¿LIevarme` ¿A que le refieres`
—Ni siquiera Io sabes, ¿no`
—¿Saber que` —CharIie se eslaba ¡oniendo muy nervioso. Como macho bela que
era, Ie coslaba lraba|o desenvoIverse ba|o Ia mirada de una mu|er hermosa, aunque
aqueIIa en concrelo diera grima—. Is¡era. ¿Tu ves briIIar eslo` —Le enseñó Ia
¡iliIIera.
—No veo eI res¡Iandor. SoIo me dio Ia im¡resión de que esle era su silio —
conlesló eIIa—. ¿Cómo le IIamas`
—CharIie Asher. Islo es O¡orlunidades Asher.
—ßueno, CharIie, ¡areces un buen li¡o y no se que eres exaclamenle, ni ¡arece
que lu Io se¡as. No Io sabes, ¿no`
—He sufrido aIgunos cambios —res¡ondió CharIie, y se ¡regunló ¡or que se
senlia im¡eIido a conlarIe aqueIIo.
La ¡eIirro|a asinlió con Ia cabeza como si confirmara aIgo ¡ara sus adenlros.
—Isla bien. Se Io que es... eh... enconlrarse de ¡ronlo en una siluación en Ia que
fuerzas que esca¡an a lu conlroI le convierlen en aIguien o en aIgo ¡ara Io que no
hay manuaI de inslrucciones. Tambien se Io que es vivir en Ia ignorancia. Iero
aIguien, en aIguna ¡arle, sabe. AIguien ¡uede decirle que esla ¡asando.
—¿De que eslas habIando ` —Iero CharIie sabia de que eslaba habIando. Lo que
no sabia era cómo Io sabia.
—Haces que se muera Ia genle, ¿verdad, CharIie` —di|o eIIa como si hubiera
hecho aco¡io de vaIor ¡ara decirIe que lenia reslos de es¡inacas enlre Ios dienles.
Mas como un favor que como un re¡roche.
—¿Cómo Io...` ¿Cómo Io...`
—Iorque es Io que hago yo. No como lu, ¡ero es Io que hago. IncuenlraIos,
CharIie. Haz memoria y busca a quien eslaba aIIi cuando cambió lu vida.
CharIie Ia miró, miró Iuego Ia ¡iliIIera y voIvió a cIavar Ios o|os en Ia ¡eIirro|a, que
ya no sonreia, sino que relrocedia hacia Ia ¡uerla. Inlenlando manlenerse en conlaclo
con Ia normaIidad, se concenlró en Ia ¡iliIIera y di|o:
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5; ;7 75 5

—Su¡ongo que ¡uedo lasarIa...
Oyó linlinear Ia cam¡aniIIa de Ia ¡uerla y cuando Ievanló Ia visla eIIa se habia ido.
No Ia vio ¡asar ¡or Ios esca¡arales que fIanqueaban Ia ¡uerla, senciIIamenle,
habia desa¡arecido. CharIie se acercó corriendo a Ia enlrada de Ia lienda y saIió a Ia
acera. II funicuIar de Ia caIIe Masón eslaba coronando Ia coIina |unlo a Ia caIIe
CaIifornia, CharIie oyó su cam¡aniIIa. La fina niebIa que subia de Ia bahia arro|aba
nimbos de coIores aIrededor de Ios Ielreros de neón de Ios olros comercios, ¡ero en Ia
caIIe no habia ninguna ¡eIirro|a des¡am¡ananle. Se acercó a Ia esquina y miró ¡or
VaIIe|o, ¡ero de Ia ¡eIirro|a no habia ni raslro, soIo eslaba eI Im¡erador, senlado
conlra eI edificio, con sus ¡erros.
—ßuenas lardes, CharIie.
—Ma|eslad, ¿ha vislo ¡asar a una ¡eIirro|a ¡or aqui hace un momenlo`
—Oh, si. HabIe con eIIa. Iero no se si lendras aIguna o¡orlunidad, CharIie, creo
que esla casada. Y me advirlió que me aIe|ara de li.
—¿Ior que` ¿Se Io di|o`
—Me di|o que eras Ia Muerle.
—¿Yo` —di|o CharIie—. ¿Yo` —Se Ie corló Ia res¡iración a Ia aIlura de Ia garganla
mienlras re¡asaba de memoria Io sucedido ese dia—. ¿Y que si Io soy`
—¿Sabes, hi|o` —di|o eI Im¡erador—, yo no soy un ex¡erlo en Ios lralos con eI
beIIo sexo, ¡ero laI vez deberias ahorrarle esa información hasla Ia lercera cila, mas o
menos, cuando le hayan conocido un ¡oco me|or.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5; ;8 85 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 R R
- -: :0 0: :9 93 38 89 9: :8 8
Aunque en ocasiones su imaginación de macho bela ¡odia haber inducido a
CharIie aI a¡ocamienlo e incIuso a Ia ¡aranoia, cuando se lralaba de ace¡lar Io
inace¡labIe Ie resuIlaba lan eficaz como un roIIo de ¡a¡eI higienico de ¡oIiamida: a
¡rueba de baIas, aunque de uso un ¡eIin as¡ero. La inca¡acidad ¡ara creer Io
increibIe no seria su ¡erdición. CharIie Asher nunca seria un bicho a¡Iaslado en eI
¡arabrisas ahumado de una imaginación embolada.
Sabia que lodas Ias cosas que Ie habian ¡asado eI dia anlerior rebasaban Ios Iimiles
de Io reaI ¡ara Ia mayoria de Ia genle y, dado que eI unico lesligo que ¡odia
corroborar Io ocurrido era un hombre que se creia eI em¡erador de San Irancisco,
CharIie sabia que nunca ¡odria convencer a nadie de que habia sido ¡erseguido y
alacado ¡or dos cuervos giganles y maIhabIados, y decIarado Iuego guia lurislico deI
¡ais de Io ignolo ¡or una ¡ilonisa des¡am¡ananle con za¡alos de ¡ulón.
Ni siquiera }ane se Io lragaria. SoIo una ¡ersona Io habria hecho, ¡odria haberIo
hecho, y ¡or enesima vez sinlió Ia ausencia de RacheI hundirse en su ¡echo como un
agu|ero negro en minialura. Asi fue como So¡hie se convirlió en su cóm¡Iice.
La niña, veslida con un ¡elo IImo y unos Doclor Marlens de bebe (regaIo de Ia lia
}ane) eslaba incor¡orada en su siIIa de seguridad, en Ia barra deI desayuno, |unlo a Ia
¡ecera de Ios ¡eces de coIores (CharIie Ie habia com¡rado seis ¡eces de coIores
cuando Ia niña em¡ezó a fi|arse en Ias cosas que se movian. Una niña necesila
mascolas. CharIie Ies habia ¡ueslo nombres de abogados de Ia leIe. In ese momenlo,
0.#&*-J eslaba ¡ersiguiendo a /$))= 0."*5 e inlenlaba comerse una Iarga hebra de
caca de ¡ez que coIgaba de su o|ele).
So¡hie em¡ezaba a dar mueslras deI ¡eIo negro de su madre y, si a CharIie no Ie
faIIaba Ia visla, lenia (ademas de un hiIiIIo de baba) Ia misma ex¡resión de diverlido
afeclo hacia eI que lenia RacheI.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5; ;9 95 5

—Asi que soy Ia Muerle —di|o CharIie mienlras inlenlaba ¡re¡arar un sandvich
de alun—. Ia¡a es Ia Muerle, cieIo. —Miró Ia loslada, no se fiaba deI mecanismo
aulomalico deI loslador, ¡orque a veces a Ios losladores Ies guslaba hacerle aIguna
¡ulada.
—La Muerle —re¡ilió, y eI abreIalas se Ie resbaIó, y se goI¡eó Ia mano vendada
conlra Ia encimera—. ¡Mierda!
So¡hie hizo un gorgorilo y soIló una burbu|a de feIicidad, cosa que CharIie
inler¡reló como: «CuenlameIo, ¡a¡i. Conlinua, ¡or favor, le Io ruego».
—Ni siquiera ¡uedo saIir de casa ¡or miedo a que aIguien caiga muerlo a mis ¡ies.
Soy Ia Muerle, cariño. Si, cIaro, lu le ries ahora, ¡ero nunca le admiliran en una
buena guarderia leniendo un ¡adre que ¡one a Ia genle a criar maIvas.
So¡hie de|ó esca¡ar olra burbu|a de com¡asión. CharIie sacó a mano Ia loslada.
Islaba ¡oco hecha, ¡ero si voIvia a melerIa en eI loslador se quemaria, a no ser que Ia
vigiIara sin ¡erder un segundo y voIviera a sacarIa con Ios dedos. Asi que
seguramenle ya se habria infeclado con aIgun ¡alógeno exlraño y debiIilanle ¡ro¡io
de Ias losladas ¡oco hechas. ¡II maI de Ia loslada Ioca! /3#*" #*"#.,*)$":
—Isla es Ia loslada de Ia Muerle, |ovencila. —Le enseñó Ia loslada—. La loslada
de Ia Muerle.
Iuso eI ¡an en Ia encimera y voIvió a alarearse con Ia Iala de alun.
—A Io me|or habIaba melafóricamenle. Quiero decir que laI vez Ia ¡eIirro|a soIo
queria decir que soy, ya sabes, morlaImenle aburrido. —Iso, desde Iuego, no
ex¡Iicaba Ias demas cosas exlrañas que Ie habian ¡asado—. ¿Tu que crees` —Ie
¡regunló a So¡hie.
La miró en busca de una res¡uesla y vio que Ia niña lenia aqueIIa sonrisa de IisliIIa
lan ).-@$&$"-. (menos Ios dienles). Sus cuilas Ie hacian gracia y, curiosamenle, CharIie
se sinlió me|or aI saberIo.
II abreIalas voIvió a resbaIarseIe, saI¡icó de saIsa de alun su camisa y Ianzó aI
sueIo su loslada, que se im¡regnó de ¡eIusa. ¡IeIusa en su loslada! IeIusa en Ia
loslada de Ia Muerle. ¿De que coño servia ser eI Señor deI Inframundo si uno lenia
que comerse una loslada ¡oco hecha y encima con ¡eIusa`
—¡}oder!
Recogió Ia loslada deI sueIo y Ia Ianzó hacia eI cuarlo de eslar ¡or deIanle de
So¡hie. La niña Ia siguió con Ia mirada y miró Iuego a su ¡adre con un chiIIido
aIborozado, como diciendo: «HazIo olra vez, ¡a¡i. ¡HazIo olra vez!».
CharIie Ia sacó deI asienlo y Ia abrazó con fuerza, oIia su aroma agriduIce de bebe
y sus Iagrimas Ie manchaban eI ¡elo. Iodia haber afronlado aqueIIo si RacheI hubiera
eslado aIIi, ¡ero no ¡odia, no queria hacerIo sin eIIa.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5; ;: :5 5

SenciIIamenle, no saIdria de casa. Isa era Ia soIución. II unico modo de manlener
a Ia genle de San Irancisco a saIvo era encerrarse en casa. Asi que duranle Ios cualro
dias siguienles se quedó en eI a¡arlamenlo con So¡hie y mandó a Ia señora Ling, Ia
deI ¡iso de arriba, a com¡rar comida. (Y, como Ia señora Ling, ¡usiera Io que ¡usiese
en Ia Iisla, siem¡re hacia Ia com¡ra en Ios mercados deI barrio chino, CharIie eslaba
acumuIando una coIección ingenle de verduras ¡ara Ias que no lenia ni nombre ni
idea de cómo ¡re¡ararIas). AI cabo de dos dias, cuando un nuevo nombre a¡areció
en Ia Iibrela |unlo a su cama, CharIie reaccionó escondiendoIa deba|o de Ia guia
leIefónica, en un ca|ón de Ia cocina.
Iue eI quinlo dia cuando vio Ia sombra de un cuervo sobre Ia ¡uerla deI le|ado deI
edificio de enfrenle. AI ¡rinci¡io no sabia si era un cuervo giganle o soIo un cuervo
de lamaño normaI que ¡royeclaba una sombra, ¡ero cuando cayó en Ia cuenla de que
era mediodia y de que cuaIquier sombra normaI se ¡royeclaria hacia aba|o, eI
diminulo cuervo de Ia negación se esfumó en un sus¡iro. ßa|ó Ias ¡ersianas de ese
Iado deI ¡iso y se senló en eI dormilorio cerrado a caI y canlo, con So¡hie, una ca|a de
¡añaIes, una cesla IIena de comida, una ca|a de seis boleIIas de Ieche ¡ara Iaclanles y
olra de refrescos de naran|a y se quedó aIIi escondido hasla que sonó eI leIefono.
—¿Se ¡uede saber que haces` —¡regunló una voz de hombre muy grave aI olro
Iado de Ia Iinea—. ¿Is que eslas Ioco`
CharIie se quedó de ¡iedra, ¡or eI idenlificador de IIamadas habia es¡erado que
fuera aIguien que se habia equivocado de numero.
—Me esloy comiendo una cosa que creo que es o un meIón o un caIabacin. —Miró
aqueIIa cosa verde, que sabia a meIón ¡ero que ¡arecia mas bien un caIabacin con
¡inchos (Ia señora Ling habia IIamado a aqueIIa cosa «caIIe-y-coma-es-bueno-¡ara-
usled»).
II hombre di|o:
—La eslas cagando. Tienes que cum¡Iir con lu lraba|o. Haz Io que dice eI Iibro o
lodo Io que significa aIgo ¡ara li le sera arrebalado. HabIo en serio.
—¿Que Iibro` ¿Quien es` —¡regunló CharIie. Tenia Ia im¡resión de que aqueIIa
voz, que ¡or aIguna razón Io ¡uso enseguida aIerla, Ie sonaba de aIgo.
—Iso no ¡uedo decirleIo, Io sienlo —di|o eI olro—. Lo sienlo de verdad.
—Tengo idenlificador de IIamadas, crelino. Se desde dónde IIamas.
—¡Huy! —di|o eI hombre.
—Deberias haberIo ¡ensado. ¿Que cIase de sinieslro ¡oder de Ias liniebIas le crees
que eres si ni siquiera bIoqueas lu idenlificador de IIamadas `
In Ia ¡anlaIIila deI leIefono ¡onia «Iresh Music» y un numero. CharIie IIamó aI
numero, ¡ero nadie res¡ondió. Corrió a Ia cocina, sacó deI ca|ón eI Iislin leIefónico y
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5; ;; ;5 5

buscó Iresh Music. Ira una lienda de discos en Ia ¡arle aIla de Markel, en eI dislrilo
de Caslro.
II leIefono sonó olra vez y CharIie Ievanló eI auricuIar de Ia encimera con lanla
vioIencia que esluvo a ¡unlo de desconcharse un dienle aI res¡onder.
—¡Seras cabrón! ¡Tu no lienes ¡iedad! —griló aI leIefono—. ¿Tienes idea de ¡or Io
que esloy ¡asando, monslruo sin corazón`
—¡Que le |odan, Asher! —di|o LiIy—. II hecho de que sea una cria no significa que
no lenga senlimienlos. —Y coIgó.
CharIie voIvió a IIamar.
—O¡orlunidades Asher —conlesló LiIy—, negocio ¡ro¡iedad desde hace mas de
lreinla años de una famiIia de burgueses con afición ¡or Ias Iavalivas.
—Ierdona, LiIy, creia que era olra ¡ersona. ¿Ior que IIamabas`
—M0*'L—di|o eIIa—. [$ 7$ 4*3" ,$ #. 63$3&$1 $"8Y-$ ,$ 6.E')Y ,$ ,*3-@$:
—LiIy, de|a de habIar en frances. Ya le he ¡edido ¡erdón.
—Aqui aba|o hay un ¡oIi que quiere verle —res¡ondió eIIa.
CharIie IIevaba a So¡hie alada aI ¡echo, como un lerrorisla su bomba, cuando ba|ó
¡or Ia escaIera de alras. La niña ya soslenia Ia cabeza, asi que CharIie Ia habia ¡ueslo
de frenle en Ia mochiIa ¡ara que ¡udiera mirar a su aIrededor. Ior cómo movia Ios
brazos y Ias ¡iernas mienlras CharIie caminaba, ¡arecia haberse Ianzado desde un
avión con un ¡ardiIIo fIacucho a modo de ¡aracaidas.
II ¡oIicia, que eslaba de ¡ie |unlo aI moslrador, deIanle de LiIy, ¡arecia saIido de
un anuncio de coñac, con su lra|e cruzado de corle ilaIiano en seda cruda coIor añiI,
su camisa de Iino beis y su corbala amariIIa. Rondaba Ios cincuenla, era his¡ano,
fibroso, con rasgos afiIados y eI aire de un ¡a|aro de ¡resa. LIevaba eI ¡eIo ¡einado
en Iinea recla hacia alras y Ias canas de sus sienes daban Ia im¡resión de que se
eslaba moviendo hacia uno incIuso cuando eslaba quielo.
—Ins¡eclor AI¡honse Rivera —di|o aI lenderIe Ia mano—. Gracias ¡or ba|ar. La
señorila dice que eslaba usled lraba|ando eI Iunes ¡asado a uIlima hora de Ia larde.
II Iunes. II dia que habia es¡anlado a Ios cuervos en eI caIIe|ón, eI dia que Ia
¡eIirro|a ¡aIida enlró en Ia lienda.
—No lienes que decirIe nada, Asher —di|o LiIy, que obviamenle ¡relendia
reafirmar su IeaIlad, a ¡esar de Ia afición a Ias Iavalivas de CharIie.
—Gracias, LiIy, ¿¡or que no le lomas un descanso y vas a ver cómo van Ias cosas
en eI abismo`
IIIa refunfuñó, sacó aIgo deI ca|ón de deba|o de Ia ca|a regislradora
(¡resumibIemenle su labaco) y saIió ¡or Ia ¡uerla de alras.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5; ;< <5 5

—¿Ior que no esla esa cria en Ia escueIa` —¡regunló Rivera.
—LiIy es es¡eciaI —di|o CharIie—. Ya sabe, esludia en casa.
—¿Ior eso esla lan aIegre`
—Isle mes esla esludiando a Ios exislenciaIislas. La semana ¡asada me ¡idió un
dia Iibre ¡ara malar a un arabe en Ia ¡Iaya.
7

Rivera sonrió y CharIie se reIa|ó un ¡oco. II ¡oIicia se sacó una folografia deI
boIsiIIo de Ia ¡echera y se Ia enseñó a CharIie. So¡hie quiso cogerIa. La folografia era
de un señor mayor, en lra|e de domingo, de ¡ie |unlo a Ia escaIinala de una igIesia.
CharIie reconoció Ia caledraI de San Iedro y San IabIo, que quedaba a unas ¡ocas
caIIes de Washinglon Square.
—¿Vio a esle hombre eI Iunes ¡or Ia noche` Ise dia veslia abrigo gris oscuro y
sombrero.
—No, Io sienlo. No Io vi —res¡ondió CharIie. Y no Io habia vislo—. Isluve aqui,
en Ia lienda, hasla eso de Ias diez. Inlraron unos cuanlos cIienles, ¡ero esle li¡o no.
—¿Isla seguro` Se IIama }ames O'MaIIey. No se encuenlra bien. Cancer. Su mu|er
dice que eI Iunes ¡or Ia larde saIió a dar un ¡aseo aI anochecer y que ya no voIvió.
—No, Io sienlo —di|o CharIie—. ¿Ha ¡regunlado aI conduclor deI funicuIar`
—Ya he habIado con Ios conduclores que lraba|aron esa noche. Creemos que ¡udo
sufrir un alaque en aIguna ¡arle y no Io hemos enconlrado. Des¡ues de lanlo liem¡o,
no liene buena ¡inla.
CharIie asinlió, inlenlando ¡arecer ¡ensalivo. Islaba lan aIiviado ¡orque eI ¡oIicia
no hubiera ido a verIo ¡or nada reIacionado con eI que se senlia casi mareado.
—Quiza deberia ¡regunlar aI Im¡erador. Lo conoce, ¿no` II ve mas recovecos de
Ia ciudad que Ia mayoria de Ia genle.
Rivera hizo una mueca aI oir mencionar aI Im¡erador, ¡ero Iuego se reIa|ó y
voIvió a sonreir.
—Is buena idea, señor Asher. Vere si ¡uedo enconlrarIo. —Le enlregó una
lar|ela—. Si se acuerda de aIgo, IIameme, ¿quiere`
—Lo hare. Ih, ins¡eclor —di|o CharIie, y Rivera se deluvo a unos ¡asos deI
moslrador—, ¿no es un caso muy rulinario ¡ara que Io IIeve un ins¡eclor`
—Si, normaImenle de aIgo asi se encargaria eI ¡ersonaI de uniforme, ¡ero ¡uede
que esle reIacionado con olro asunlo en eI que esloy lraba|ando. Ior eso he venido
yo.

7
N. de Ia T.: Referencia a Ia noveIa !& $W#).5<$)*1 de AIberl Camus.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5; ;= =5 5

—Ah, vaIe —di|o CharIie—. ßonilo lra|e, ¡or cierlo. No he ¡odido evilar fi|arme.
Cosas deI negocio.
—Gracias —conlesló Rivera, y se miró Ias mangas con cierla meIancoIia—. Hace
un liem¡o luve una breve racha de buena suerle.
—Me aIegro ¡or usled —di|o CharIie.
—Se ¡asó —añadió Rivera—. Un bebe muy mono. Cuidense, ¿eh`—Y saIió ¡or Ia
¡uerla.
CharIie se dio Ia vueIla ¡ara subir Ias escaIeras y esluvo a ¡unlo de chocar con
LiIy. IIIa lenia Ios brazos cruzados ba|o Ia Ieyenda de su camisela («II infierno son
Ios olros») y ¡arecia mas senlenciosa que de coslumbre.
—ßueno, Asher, ¿lienes aIgo que decirme`
—LiIy, no lengo liem¡o ¡ara...
IIIa Ie enseñó Ia ¡iliIIera de ¡Iala que Ie habia dado Ia ¡eIirro|a. Seguia emiliendo
un fuIgor ro|izo. So¡hie inlenló echar mano de eIIa.
—¿Que ¡asa` —di|o CharIie. ¿Iodia verIo LiIy` ¿Dislinguia eIIa eI exlraño
res¡Iandor`
LiIy abrió Ia ¡iliIIera y Ia ¡uso anle Ia cara de CharIie.
—Lee Io que hay grabado.
«}ames O'MaIIey», decia Ia inscri¡ción ornamenlada.
CharIie dio un ¡aso alras.
—LiIy, no ¡uedo... No se nada de ese señor. Mira, lengo que decirIe a Ia señora
Ling que cuide de So¡hie ¡ara ir un momenlo aI Caslro. Luego le Io ex¡Iico, ¿vaIe`
Te Io ¡romelo.
IIIa se quedó ¡ensando un momenlo mienlras Io miraba con re¡roche, como si Io
hubiera sor¡rendido dandoIe cereaIes con sabor a frulas a su (Y#$ 5*')$: Des¡ues,
¡areció a¡Iacarse.
—Vele —di|o.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5; ;> >5 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 S S
+ +0 0 9 9A A: :0 0C C< <: : = == =: :? ?: :@ @3 3 4 43 30 06 67 78 85 5T T0 0
Ior Ia relaguardia deI dislrilo deI Caslro cargó CharIie con un vie|o baslón es¡ada
que habia sacado de Ia lienda. LIevaba eI baslón coIocado a su Iado en eI asienlo de Ia
furgonela, Ia mandibuIa cargada cuaI bayonela y eI sembIanle como Ia efigie misma
de una delerminación ¡avorosa. Media manzana, media manzana, media manzana
adeIanle, hacia eI inlerior deI vaIIe de Ios bares de zumos a ¡recio de oro y Ias
mechas de fanlasia, avanzaba eI macho bela cargado de razones. ¡Y ay deI incaulo
que osara |oder vivo a aqueI morlifero lralanle de generos de segunda mano, ¡ues su
aslrosa exislencia seria ¡aslo de Ia mesa de saIdos! P. . @.($) 35. $"-.($-@'5. $5 $&
(.))'* 6.=1 ¡ensó CharIie. P*= -*5 &. $"-*8$#. -.)6.,. $5 (3"-. ,$ <3"#'-'.:
ßueno, Io de Ia esco¡ela cargada era un decir, ¡orque no IIevaba un arma de
fuego, sino una es¡ada ocuIla en un baslón, iba mas bien con eI garrole enhieslo en
busca de |uslicia, Io cuaI no lenia Ia connolación de angeI vengador que andaba
buscando. Islaba enfadado y dis¡ueslo a ¡alearIe eI cuIo a aIguien, nada mas. Asi
que, ya saben, andense con o|o. \Q*5 $& 6.))*#$ $5@'$"#* era, dicho sea de ¡aso, Ia
segunda ¡eIicuIa mas ¡o¡uIar en Ios videocIubes deI Caslro, a ¡unlo de desbancar a
F. 5.-',* 35. $"#)$&&.] $& 7*5#.<$ ,$& ,')$-#*) y soIo su¡erada ¡or /*&'-A." "'5 8.5#.&*5$"1
Ia numero uno con diferencia).
CharIie de|ó Ia caIIe Markel y nada mas dobIar Ia esquina de Ia caIIe Noe vio eI
Ielrero de Iresh Music, hecho en vidrio cuadricuIado de coIores, esliIo arlesano, y
sinlió que eI veIIo de Ia nuca se Ie erizaba aI liem¡o que eI im¡uIso de em¡uñar Ia
es¡ada se a¡oderaba de eI. Su cuer¡o habia enlrado en eslado de Iucha-o-huye, y ¡or
segunda vez esa semana CharIie fue en conlra de su naluraIeza de macho bela y
decidió Iuchar. /3$" 23$ ."A "$.1 ¡ensó. D3$ ."A "$.: Se enfrenlaria a su lorlurador y Io
¡ondria en su silio en cuanlo enconlrara un a¡arcamienlo... que no enconlró.
Rodeó Ia manzana ¡asando ¡or bares y cafes, cosas que abundaban en eI Caslro.
Subió y ba|ó ¡or Ias bocacaIIes fIanqueadas ¡or hiIeras de im¡ecabIes edificios
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5< <? ?5 5

Viclorianos de ¡recio exorbilanle y no enconlró acomodo ¡ara su IeaI corceI. Cuando
IIevaba media hora dando vueIlas ¡or eI barrio, voIvió hacia Ia ¡arle aIla de Ia ciudad
y en IiIImore enconlró silio en un a¡arcamienlo sublerraneo, Iuego cogió eI vie|o
lranvia que, ba|ando ¡or Ia caIIe Markel, IIevaba aI Caslro. Ira un Iindo lranvia verde
y chiquilo, de faclura ilaIiana, con bancos de robIe, barandiIIas de Ialón y venlanas
con marco de caoba, una encanladora cam¡aniIIa de bronce y una veIocidad maxima
de unos cuarenla kiIómelros ¡or hora. De esa guisa fue como CharIie Asher enlró en
balaIIa. Inlenló imaginarse una horda de hunos coIgados de Ios coslados deI lranvia,
bIandiendo lemibIes es¡adas y dis¡arando fIechas aI ¡asar |unlo a Ios muraIes deI
dislrilo de Mision, quiza incIuso una horda de ¡iralas vikingos con Ios escudos
su|elos a Ios fIancos deI coche y un gran limbaI que resonaria mienlras remaban
dis¡ueslos a saquear Ias liendas de anligüedades, Ios bares sado, Ios bares de "3"@'1
Ios bares de "3"@' sado (no ¡regunlen) y Ias gaIerias de arle deI Caslro. Iero hasla Ia
formidabIe imaginación de CharIie fracasó en ese em¡eño. Se ba|ó deI lranvia enlre
Caslro y Markel y recorrió a ¡ie una manzana hasla Iresh Music, Iuego se deluvo
deIanle de Ia lienda y se ¡regunló que cono iba a hacer.
¿Y si eI que habia IIamado soIo habia ¡edido ¡reslado eI leIefono` ¿Y si enlraba
hecho una furia, dando voces y Ianzando amenazas, y delras deI moslrador no habia
mas que un chavaI des¡islado` Iero enlonces miró ¡or Ia ¡uerla y aIIi, delras deI
moslrador, com¡Ielamenle soIo, habia un negro exlraordinariamenle aIlo, veslido de
verde menla de Ia cabeza a Ios ¡ies. Iue enlonces cuando CharIie ¡erdió Ios eslribos.
—¡Tu Ia malasle! —griló aI irrum¡ir enlre Ias hiIeras de discos hacia eI hombre de
menla. Mienlras corria sacó Ia es¡ada, o Io inlenló, confiando en exlraerIa de Ia funda
deI baslón con un soIo movimienlo fIuido y rebanar con eIIa eI gaznale deI asesino de
RacheI. Iero eI baslón IIevaba mucho liem¡o en Ia lraslienda y, saIvo Ias lres veces en
que Abby, Ia amiga de LiIy, habia lralado de IIevarseIo (una com¡randoIo, aunque
CharIie se negaba a venderseIo, y dos inlenlando robarIo) hacia años que nadie
desenfundaba Ia es¡ada. II boloncilo de bronce que habia que ¡uIsar ¡ara soIlar Ia
ho|a se habia alascado, de modo que, aI descargar eI goI¡e morlaI, CharIie bIandió
lodo eI baslón, que era mas ¡esado (y mas Ienlo) que Ia es¡ada. II hombre de verde,
que era ra¡ido ¡ara su aIlura, agachó Ia cabeza y CharIie se IIevó ¡or deIanle una fiIa
enlera de com¡aclos de }udy GarIand, ¡erdió eI equiIibrio, reboló conlra eI
moslrador, se giró e inlenló e|ecular de nuevo eI movimienlo desenfunda-y-goI¡ea
que habia vislo lanlas veces en Ias ¡eIicuIas de samurais y que lanlas veces habia
ensayado de cabeza ¡or eI camino. Isla vez Ia es¡ada saIió de Ia funda y lrazó un
morlifero arco a melro y medio deI hombre de menla, deca¡ilando ¡or com¡Ielo un
¡ósler recorlado a lamaño reaI de ßarbara Slreisand.
—¡A que co-coño viene eslo! —bramó eI Iarguirucho.
Mienlras recu¡eraba eI equiIibrio ¡ara Ianzar un la|o de reves, CharIie vio que
aIgo grande y oscuro descendia sobre eI y en eI uIlimo inslanle, cuando Ia ca|a
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5< <6 65 5

regislradora anligua caia sobre su cabeza, se dio cuenla de Io que era. Inlonces hubo
un desleIIo, un linlineo y lodo se voIvió viscoso y oscuro.




AI voIver en si, CharIie se haIIó alado a una siIIa en eI cuarlilo de alras de Ia lienda
de discos, eI cuaI se ¡arecia sensibIemenle aI de su lienda, de no ser ¡orque Ias ca|as
a¡iIadas en eI eslaban IIenas de discos y com¡aclos y no de loda cIase de arlicuIos de
desecho. AqueI negro lan aIlo eslaba de ¡ie |unlo a eI, y en un ¡rinci¡io CharIie
¡ensó que laI vez se esluviera convirliendo en niebIa o en humo, ¡ero Iuego cayó en
Ia cuenla de que eran soIo sus o|os, que eslaban enlurbiados. Des¡ues, eI doIor
encendió eI inlerior de su cabeza como una Iuz eslroboscó¡ica.
—¡Ay!
—¿ Que laI lu cueIIo` —¡regunló eI aIlo—. ¿Lo nolas rolo ` ¿Sienles Ios ¡ies`
—AdeIanle, malame, ¡ulo cobarde —di|o CharIie mienlras se revoIvia en Ia siIIa
inlenlando abaIanzarse hacia su ca¡lor. Se senlia un ¡oco como eI CabaIIero Negro
de >*" -.(.&&$)*" ,$ &. 7$". -3.,).,. de Ios Monly Iylhon des¡ues de que Ie corlaran
Ios brazos y Ias ¡iernas. Islaba seguro de que, si aqueI li¡o daba un ¡aso adeIanle,
¡odria darIe un cabezazo en Ios huevos.
II Iarguirucho Ie ¡isó Ios dedos de Ios ¡ies con un mocasin de cuero que Ie
quedaba como un guanle, sobre eI que descargó sus cienlo veinle kiIos de lralanle de
muerle y discos usados.
—¡Ay! —CharIie saIló e hizo girar Ia siIIa en un ¡equeño circuIo de doIor—. ¡Me
cago en Ia Ieche! ¡Ay!
—Inlonces, ¿nolas Ios ¡ies`
—Acaba de una vez. Vamos. —CharIie esliró eI cueIIo como si Ie ofreciera Ia
garganla ¡ara que se Ia corlara. Su eslralegia consislia en alraer a su ca¡lor hasla su
radio de aIcance, seccionarIe Iuego Ia arleria femoraI con Ios dienles y, a
conlinuación, regodearse viendo cómo Ia sangre chorreaba ¡or sus ¡anlaIones verde
menla hasla eI sueIo. Se reiria a carca|ada Iim¡ia, sinieslramenle, mienlras veia cómo
Ia vida esca¡aba de aqueI maIvado cabrón, Iuego saIdria a Ia caIIe dando saIlos con Ia
siIIa, se monlaria en eI lranvia en Markel, lomaria eI aulobus cuarenla y uno en Van
Ness, se a¡earia de un saIlo en CoIumbus y recorreria brincando en Ia siIIa dos
manzanas hasla IIegar a su casa, donde aIguien Io desalaria. Tenia un ¡Ian (y un
bono de aulobus aI que lodavia Ie quedaban cualro dias), asi que aqueI hi|o de ¡ula
se habia equivocado de lio aI que |oder.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5< <7 75 5

—No lengo inlención de malarle, CharIie —di|o eI aIlo mienlras se manlenia a una
dislancia ¡rudenciaI—. Ierdona que haya lenido que darle con Ia ca|a. No me quedó
mas remedio.
—¡Habrias ¡robado eI fiIo IelaI de mi es¡ada! —CharIie miró a su aIrededor en
busca de su baslón es¡ada, ¡or si acaso eI hombre de verde Io habia de|ado a mano.
—Si, bueno, eslaba esa o¡ción, ¡ero me ¡areció me|or Ia que no incIuia manchas
de sangre y un funeraI.
CharIie se esforzó ¡or Iibrarse de sus aladuras, que, se dio cuenla ahora, eran
boIsas de ¡Iaslico de Ia com¡ra.
—Te Ia eslas |ugando con Ia Muerle, ¿sabes` Yo soy Ia Muerle.
—Si, ya Io se.
—¿Lo sabes`
—CIaro. —II aIlo dio Ia vueIla a olra siIIa de madera y se senló con eI res¡aIdo
hacia deIanle, frenle a CharIie. Con Ias rodiIIas a Ia aIlura de Ios codos ¡arecia una
inmensa rana arboricoIa de coIor verde, agaza¡ada ¡ara Ianzarse sobre un inseclo.
CharIie se fi|ó ¡or ¡rimera vez en que lenia Ios o|os dorados, duros y IIamalivos en
conlrasle con su ¡ieI oscura—. Yo lambien Io soy —di|o eI maIvado hombre rana de
coIor verde menla.
—¿Tu` ¿Tu eres Ia Muerle`
—Una muerle, no Ia Muerle. No creo que exisla Ia Muerle con mayuscuIa. Ya no,
¡or Io menos.
CharIie no enlendia nada, asi que em¡ezó a force|ear y a lambaIearse hasla que eI
aIlo luvo que aIargar eI brazo ¡ara su|elarIo e im¡edir que se cayera.
—Tu malasle a RacheI.
—No es cierlo.
—Te vi aIIi.
—Si, me visle. Ise es eI ¡robIema. ¿Te im¡orlaria de|ar de relorcerle` —Sacudió Ia
siIIa de CharIie—. Iero no fui yo quien maló a RacheI. No es eso Io que hacemos. Ya
no, ¡or Io menos. ¿Is que ni siquiera Ie has echado un vislazo eI Iibro`
—¿Que Iibro` Di|isle aIgo de un Iibro ¡or leIefono.
—!& 6).5 &'()* ,$ &. 73$)#$: Te Io mande a Ia lienda. Le di|e a una mu|er que habia
en eI moslrador que iba a mandarleIo, y recibi eI acuse de recibo, asi que se que IIegó.
—¿A que mu|er` ¿A LiIy` LiIy no es una mu|er, es una cria.
—No, esla era una mu|er mas o menos de lu edad, con eI ¡eIo esliIo nueva oIa.
—¿}ane` No, no me di|o nada, y no he recibido ningun Iibro.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5< <8 85 5

—Ah, |oder. Iso ex¡Iica ¡or que a¡arecen. Tu ni siquiera Io sabias.
—¿Quienes` ¿Que dices` ¿A quien le refieres`
La Muerle Verde Menla exhaIó un ¡rofundo sus¡iro.
—Me ¡arece que eslo va ¡ara Iargo. Voy a hacer cafe. ¿Quieres un ¡oco `
—Si, cIaro, inlenla inducir en mi una faIsa sensación de seguridad ¡ara
abaIanzarle sobre mi des¡ues.
—Islas alado como un cerdo, hi|o¡ula, no lengo que inducir en li una ¡ula
mierda. Has eslado |odiendo con eI le|ido mismo de Ia exislencia humana y aIguien
lenia que ba|arle Ios humos de una ¡ula vez.
—Si, cIaro, hazle eI negrala conmigo. }uega Ia carla elnica.
Verde Menla se Ievanló y se dirigió hacia Ia ¡uerla de Ia lienda.
—¿Quieres Ieche`
—Y dos azucariIIos, ¡or favor —res¡ondió CharIie.



—Islo es guay, ¿¡or que vas a devoIverIo` —di|o Abby NormaI. Abby era Ia me|or
amiga de LiIy, con Ia que eslaba senlada en eI sueIo de Ia lraslienda de
O¡orlunidades Asher, ho|eando !& 6).5 &'()* ,$ &. 73$)#$: Abby se IIamaba AIison en
reaIidad, ¡ero ya no loIeraba Ia ignominia de Io que eIIa IIamaba «su nombre de
escIava diurna». Todo eI mundo habia ace¡lado mucho me|or su nuevo nombre que
eI que habia eIegido LiIy, DarqueviIIov IIvenlhing, que siem¡re habia que
deIelrear.
—ResuIla que es de Asher, no mio —di|o LiIy—. Se va a cabrear de verdad si
descubre que Io cogi. Y ahora es Ia Muerle, su¡ongo, asi que ¡odria melerme en un
Iio.
—¿Vas a decirIe que lenias eI Iibro` —Abby se rascó eI ¡endienle de ¡Iala en
forma de araña que IIevaba en Ia ce|a. No ¡odia evilar loquelearse eI 8'$)-'561 que
eslaba recien hecho y no habia cicalrizado aun. Abby, aI iguaI que LiIy, iba loda de
negro, desde Ias bolas aI ¡eIo, Ia diferencia era que eIIa Iucia en Ia ¡echera de Ia
camisela un reIo| de arena ro|o de viuda negra, y era mas fIaca y mas de|ada que LiIy
en su lelrica im¡oslura.
—No. Le dire que Io ¡use en un silio equivocado. Iso ¡asa mucho aqui.
—¿Cuanlo liem¡o has creido que Ia Muerle eras lu`
—Como un mes.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5< <9 95 5

—Y Ios sueños y Ios nombres y lodas esas cosas de Ias que habIa eI Iibro, a li no le
ha ¡asado nada de eso, ¿no`
—Iensaba que lodavia eslaba desarroIIando mis ¡oderes. Hice un monlón de
Iislas de genle que queria que se muriera.
—Si, yo lambien Io hago. ¿Y ayer descubrisle que era Asher`
—Si—di|o LiIy.
—Vaya ¡ulada —conlesló Abby.
—La vida es una mierda —re¡uso LiIy.
—ßueno, ¿y ahora que` —¡regunló Abby—. ¿A Ia universidad`
Las dos asinlieron con Ia cabeza, abalidas, y miraron Ias ¡rofundidades de sus
res¡eclivas Iacas de uñas ¡ara no lener que com¡arlir Ia humiIIación de que una de
eIIas hubiera ¡asado en un inslanle de semidiosa de Ias liniebIas a fracasada de andar
¡or casa. Vivian con Ia es¡eranza de que ocurriera aIgo grande, oscuro y
sobrenaluraI, asi que, IIegado eI caso, se Io habian lomado con mas aIegria de Ia
recomendabIe. A fin de cuenlas, eI miedo es un mecanismo de su¡ervivencia.
—Inlonces, ¿lodas eslas cosas son ob|elos aIma` —¡regunló Abby lan
aIegremenle como Ie ¡ermilia su inlegridad. SeñaIó Ios monlones de cosas que
CharIie habia marcado con carleIes de «No vender»—. ¿Is como si IIevaran denlro eI
aIma de una ¡ersona`
—Segun eI Iibro, si —di|o LiIy—. Asher dice que Ias ve briIIar.
—Me guslan Ias Converse AII Slar.
—LIevaleIas, son luyas —di|o LiIy.
—¿In serio`
—Si —conlesló LiIy. Sacó Ias Converse de Ia eslanleria y se Ias dio—. No va a
echarIas de menos.
—¡Que guay! Tengo unas medias de re|iIIa con Ias que van a quedar ¡erfeclas.
—Seguramenle lienen denlro eI aIma de aIgun alIela sudoroso —di|o LiIy.
—Iues que se ¡onga a mis ¡ies —conlesló Abby mienlras hacia una ¡iruela y un
arabesco (vesligios, |unlo con un desorden aIimenlicio, de diez años de cIases de
baIIel).



! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5< <: :5 5

—¿Asi que soy como un ayudanle de Sanla CIaus, soIo que de Ia Muerle` —
¡regunló CharIie agilando su laza de cafe. II aIlo Ie habia desalado un brazo ¡ara
que ¡udiera beberseIo, y con cada geslo CharIie iba baulizando eI sueIo de Ia
lraslienda con lorrefaclo frances. II señor Iresh arrugó eI ceño.
—¿De que coño eslas habIando, Asher` —Iresh se senlia cuI¡abIe ¡or haberIe
¡egado con Ia ca|a regislradora y haberIo alado, y ahora se ¡regunlaba si eI goI¡e no
Ie habria causado aIgun li¡o de Iesión cerebraI.
—HabIo deI Ia¡a NoeI deI su¡ermercado, Iresh. Cuando eres ¡equeño y le das
cuenla de que eI Ia¡a NoeI deI su¡ermercado IIeva barba ¡osliza y de que hay ¡or Io
menos seis Ia¡a NoeI deI I|ercilo de SaIvación lraba|ando en Union Square, Ies
¡regunlas a lus ¡adres y le dicen que eI verdadero Sanla CIaus esla en eI IoIo Norle,
muy Iiado, y que lodos esos li¡os son sus ayudanles, que Ie echan una mano en eI
curro. Iso es Io que eslas diciendo, que somos ayudanles, ¡ero no de Sanla CIaus,
sino de Ia Muerle.
II señor Iresh eslaba de ¡ie |unlo a su mesa, ¡ero voIvió a senlarse frenle a
CharIie ¡ara ¡oder mirarIo a Ios o|os. Muy suavemenle di|o:
—CharIie, lu ahora sabes que eso no es cierlo, ¿verdad` Me refiero a Ios ayudanles
de Sanla CIaus y lodo ese roIIo.
—CIaro que se que no exisle Sanla CIaus. Lo esloy usando como melafora,
zoquele.
II señor Iresh a¡rovechó Ia ocasión ¡ara aIargar eI brazo y darIe una ¡aImada en
Ia frenle. Iero enseguida se arre¡inlió.
—¡Ih! —CharIie de|ó su laza y se froló Ias enlradas, que deI goI¡e se Ie eslaban
¡oniendo ro|as.
—No nos ¡ongamos groseros —di|o eI señor Iresh.
—Inlonces, ¿me eslas diciendo que hay un Sanla CIaus` —di|o CharIie, y se
encogió es¡erando olro cachele—. Dios mio, ¿hasla dónde IIega esla cons¡iración`
—No, no hay ningun Sanla CIaus de Ias narices. SoIo le esloy diciendo que no se
que somos. No se si hay una Muerle con eme mayuscuIa, aunque eI Iibro sugiere que
anles Ia habia. SoIo digo que somos muchos, una docena ¡or Io menos que yo
conozca aqui, en Ia ciudad, y que vamos ¡or ahi recogiendo Ias vasi|as de Ias aImas
¡ara encargarnos de que IIeguen a Ias manos adecuadas.
—¿Y lodo consisle en enlrar ¡or casuaIidad en lu lienda y com¡rar un disco` —
Los o|os de CharIie se agrandaron aI com¡render—. II disco de Sarah McLachIan de
RacheI. ¿Te Io IIevasle lu`
—Si. —Iresh miró aI sueIo, no ¡orque esluviera avergonzado, sino ¡ara no ver eI
doIor en Ios o|os de CharIie.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5< <; ;5 5

—¿Dónde esla` Quiero verIo —di|o CharIie.
—Lo vendi.
—¿A quien` IncuenlraIo. Quiero que vueIva RacheI.
—No se. A una mu|er. No me dio su nombre, ¡ero esloy seguro de que eslaba
deslinado a eIIa. Ya le daras cuenla.
—¿Que me dare cuenla ` ¿Ior que` —¡regunló CharIie—. ¿Ior que yo` Yo no
quiero malar a nadie.
—Nosolros no malamos a Ia genle, señor Asher. Iso Io has enlendido maI.
SenciIIamenle, faciIilamos Ia ascensión deI aIma.
—Iues un lio se murió ¡orque Ie di|e una cosa y olro luvo un alaque aI corazón
¡orque hice olra. Una muerle que resuIla de lus aclos es basicamenle Io mismo que
asesinar a aIguien, a no ser que seas un ¡oIilico, ¿no` Asi que, ¿¡or que yo` No se me
dan lan bien Ias giIi¡oIIeces. Asi que, ¿¡or que yo`
II señor Iresh consideró Io que CharIie eslaba diciendo y sinlió que aIgo sinieslro
Ie lre¡aba ¡or Ia es¡aIda. In lodos aqueIIos años, no recordaba que sus aclos
hubieran causado direclamenle Ia muerle de nadie, ni habia oido que laI cosa Ies
ocurriera a Ios olros Mercaderes de Ia Muerle. NaluraImenle, a veces a¡arecia uno en
eI momenlo ¡reciso en que Ia ¡ersona faIIecia, ¡ero eso no sucedia a menudo, y
nunca era Ia causa de Ia muerle.
—¿Y bien` —di|o CharIie.
II señor Iresh se encogió de hombros.
—Iorque me visle. Seguro que has nolado que nadie le ve cuando saIes a recoger
Ia vasi|a de un aIma.
—Yo nunca he saIido a recoger Ia vasi|a de un aIma.
—Si que has saIido, y saIdras, o ¡or Io menos deberias. Tiene usled que cum¡Iir,
señor Asher.
—Si, eso ya me Io has dicho. ¿Asi que somos... eslo... invisibIes cuando saIimos a
recoger esas vasi|as de Ias aImas`
—InvisibIes deI lodo no, es soIo que nadie nos ve. Iuedes enlrar en casa de Ia
genle y no se dan cuenla de que eslas aIIi, a su Iado, ¡ero si habIas con aIguien en Ia
caIIe, le veran, Ias camareras cogeran lu ¡edido y Ios laxis le ¡araran. ßueno, a mi no,
que soy negro, ¡ero ¡odrian hacerIo, ¿sabes` Creo que es una cosa voIunlaria o aIgo
asi. Lo he ¡robado. Ior cierlo, Ios animaIes nos ven. Ten cuidado con Ios ¡erros
cuando vayas a recoger una vasi|a.
—Inlonces, ¿es asi como se IIega a ser un...` ¿Cómo nos IIaman`
—Mercaderes de Ia Muerle.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5< << <5 5

—Venga ya. ¿In serio`
—No viene en eI Iibro. Me Io invenle yo.
—Iues esla muy bien.
—Gracias. —II señor Iresh sonrió, aIiviado ¡or un inslanle ¡or no lener que
¡ensar en Ia significación de Ia insóIila lransición de CharIie a Mercader de Ia
Muerle—. La verdad es que creo que es un ¡ersona|e de Ia caraluIa de un disco, un
lio delras de una ca|a regislradora, con Ios o|os ro|os y briIIanles, ¡ero cuando se me
ocurrió no Io sabia.
—Iues es ¡erfeclo.
—Si, eso me ¡areció —di|o eI señor Iresh—. ¿Mas cafe`
—Si, gracias. —CharIie aIargó su laza vacia—. Asi que visle a aIguien. ¿Asi fue
como le converlisle en Mercader de Ia Muerle`
—No, asi es como le converlisle lu. Creo que ¡uede que seas... eh... —Iresh no
queria confundir a aqueI ¡obre diabIo, ¡ero ¡or olro Iado ignoraba que habia
ocurrido—. Creo que quiza lu seas dislinlo a Ios demas. Yo no vi a nadie. Islaba
lraba|ando de guardia de seguridad en un casino de Las Vegas cuando Ias cosas
em¡ezaron a lorcerse (dicen que lengo un ¡robIema con Ia auloridad), asi que me
vine a San Irancisco y abri esla lienda, em¡ece a vender discos y com¡aclos de
segunda mano, aI ¡rinci¡io de <.BB1 sobre lodo. Iasado un liem¡o em¡ezaron a ¡asar
cosas raras: Ias vasi|as de Ias aImas que briIIaban, Ia genle que enlraba con eIIas, yo
que me Ias enconlraba en venlas de ¡arlicuIares... No se ¡or que fue, ni cómo, y no Ie
di|e nada a nadie. Luego me IIegó eI Iibro ¡or correo.
—Y daIe con eI Iibro. ¿No lendras una co¡ia ¡or ahi`
—SoIo hay un e|em¡Iar. AI menos, que yo se¡a.
—¿Y se le ocurrió mandarIo ¡or correo`
—¡Ior correo cerlificado! —bramó Iresh—. AIguien de lu lienda firmó eI
resguardo. Creo que yo cum¡Ii mi ¡arle.
—VaIe, Io sienlo, conlinua.
—II caso es que cuando IIegue aqui eI Caslro era un silio muy lrisle. In Ia caIIe
soIo se veia genle muy mayor o muy |oven, lodos Ios demas eslaban muerlos o
lenian eI sida y andaban con baslones y arraslrando bombonas de oxigeno. La
muerle eslaba ¡or lodas ¡arles. Ira como si luviera que haber un a¡eadero de aImas,
y yo eslaba aqui, vendiendo mis discos. Luego a¡areció eI Iibro en eI correo.
Inlraban muchas aImas. Los ¡rimeros años recogia vasi|as lodos Ios dias, a veces dos
o lres aI dia. Te sor¡renderia saber cuanlos gais lienen eI aIma en Ia musica.
—¿Las has vendido lodas`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5< <= =5 5

—No, vienen y van. Siem¡re hay aIguna en invenlario.
—Iero ¿cómo ¡uedes eslar seguro de que una ¡ersona se IIeva eI aIma adecuada`
—Iso no es ¡robIema mio, ¿no crees` —II señor Iresh se encogió de hombros. AI
¡rinci¡io se habia ¡reocu¡ado ¡or eso, ¡ero ¡or Io vislo lodo sucedia como debia, y
eI habia caido en Ia rulina de confiar en eI mecanismo o en eI ¡oder que se haIIaba
lras lodo aqueIIo, fuera cuaI fuese.
—Y, si ¡iensas asi, ¿¡or que Io haces` Yo no quiero esle lraba|o. Tengo un em¡Ieo
y una hi|a ¡equeña.
—Tienes que hacerIo. Creeme, des¡ues de recibir eI Iibro, yo inlenle escaquearme.
Todos Io inlenlamos. Ior Io menos, Ia genle con Ia que yo he habIado. Su¡ongo que
ya has vislo Io que ¡asa si no Io haces. Im¡iezas a oir voces y Iuego a¡arecen Ias
sombras. II Iibro Ias IIama «moradores deI Inframundo».
—¿Los cuervos giganles` ¿Isos`
—Iran soIo sombras y voces indislinlas hasla que a¡arecisle lu. Aqui esla ¡asando
aIgo raro. Y ha sido ¡or li. De|asle que se IIevaran Ia vasi|a de un aIma, ¿verdad`
—¿Yo` Iero si has dicho que hay un monlón de Mercaderes de Ia Muerle.
—Los olros saben Io que lienen que hacer. Iuisle lu. La cagasle. Me ¡areció ver
¡asar uno voIando a ¡rinci¡ios de semana. Y Iuego, hoy, eslaba dando un ¡aseo y
em¡ece a oir unas voces horribIes. HorribIes de verdad. Iue enlonces cuando le
IIame. Iuisle lu, ¿verdad`
CharIie asinlió con Ia cabeza.
—No Io sabia. ¿Cómo iba a saberIo`
—Inlonces, ¿se IIevaron una vasi|a`
—Dos —di|o CharIie—. Una mano saIió de una aIcanlariIIa. Iue mi ¡rimer dia.
—Iues ya esla —di|o Iresh, y se su|eló Ia cabeza enlre Ias manos—. Ahora si que
eslamos |odidos.
—Iso no Io sabes —conlesló CharIie, que inlenlaba lomarse aqueIIo ¡or eI Iado
bueno—-. A Io me|or ya eslabamos |odidos anles. Quiero decir que IIevamos liendas
de segunda mano ¡ara muerlos, y eso equivaIe a eslar bien |odido.
II señor Iresh Ievanló Ia mirada.
—II Iibro dice que, si no hacemos nueslro lraba|o, ¡odria ¡onerse lodo muy
negro, converlirse en una es¡ecie de Inframundo. No se cómo sera eI Inframundo,
señor Asher, ¡ero Io he enlrevislo un ¡ar de veces y no me inleresa averiguarIo. ¿Y a
li`
—Iuede que sea OakIand —di|o CharIie.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5< <> >5 5

—¿OakIand` ¿II que`
—II Inframundo.
—¡OakIand no es eI Inframundo! —II señor Iresh se ¡uso en ¡ie de un saIlo. No
era un hombre vioIenlo, no Ie hacia faIla con aqueIIa eslalura, ¡ero...
—¿II barrio de TenderIoin` —sugirió CharIie.
—No me obIigues a darle una bofelada. No nos a¡elece a ninguno de Ios dos,
¿verdad, señor Asher`
CharIie movió Ia cabeza de un Iado a olro.
—He vislo a Ios cuervos —di|o—, ¡ero no he oido ninguna voz. ¿Que voces son
esas`
—Te habIan cuando vas ¡or Ia caIIe. A veces oyes una que saIe deI res¡iradero de
Ia caIefacción, o de una luberia, o a veces de un desagüe. Son eIIas. Voces de mu|eres
que se burIan de li. Yo me he ¡asado años sin oirIas, casi IIegaba a oIvidarme de eIIas,
y Iuego, de re¡enle, iba a recoger Ia vasi|a de un aIma y oia una. Anles IIamaba a Ios
olros mercaderes ¡ara ¡regunlarIes si habian hecho aIgo, ¡ero enseguida luvimos
que de|arIo.
—¿Ior que`
—Iorque creemos que en ¡arle es Io que Ias alrae. Se su¡one que no ¡odemos
lener ningun conlaclo enlre nosolros. Tardamos un liem¡o en darnos cuenla. In
aqueI enlonces yo soIo habia enconlrado a seis mercaderes en Ia ciudad, y una vez
¡or semana quedabamos ¡ara comer, habIabamos de Io que sabiamos,
com¡arabamos im¡resiones... Iue enlonces cuando em¡ezamos a ver Ias ¡rimeras
sombras. De hecho, soIo ¡or si acaso, esla sera Ia uIlima vez que lu y yo lengamos
conlaclo. —II señor Iresh voIvió a encogerse de hombros y em¡ezó a desalar a
CharIie mienlras se decia: V*,* -.7('X .23$& ,A. $5 $& @*"8'#.&: !"#$ #A* &* @. -.7('.,* #*,*
= =* 9*= . 7.5,.)&* .@A 43$). -*7* 35 (*))$6* .& 7.#.,$)*: ^ 83$,$ 23$ $& 23$ 9.=. . .)7.)
35. 7.#.5B. "$. Y&: !"#$ #A* 8*,)A. "$) $& .3#Y5#'-*:::
—Is¡era, yo no se nada —Ie su¡Iicó CharIie—. No ¡uedes mandarme ¡or ahi a
hacer una cosa asi sin ¡onerme en anlecedenles. ¿Que ¡asa con mi hi|a` ¿Cómo se a
quien lengo que venderIe Ias aImas` —Islaba angusliado e inlenlaba ¡regunlarIo
lodo anles de que Iresh Io desalara—. ¿Que son Ios numeros que a¡arecen deba|o de
Ios nombres` ¿Tu recibes Ios nombres asi` ¿Cuanlo liem¡o lengo que dedicarme a
eslo anles de |ubiIarme` ¿Ior que siem¡re vas veslido de verde menla` —Mienlras eI
señor Iresh Ie desalaba un lobiIIo, CharIie inlenlaba alarse eI olro a Ia siIIa.
—Ior mi nombre —di|o eI señor Iresh.
—¿Cómo dices` —CharIie de|ó de alarse.
—Vislo de verde menla ¡or mi nombre. Me IIamo Minly.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5= =? ?5 5

CharIie oIvidó ¡or com¡Ielo sus ¡reocu¡aciones.
—¿Minly` ¿Te IIamas Minly Iresh`
8

Iareció que inlenlaba sofocar un eslornudo, ¡ero soIló una eslruendosa carca|ada.
Luego agachó Ia cabeza.


8
N. de Ia T.: Minly Iresh, «frescor menloIado».

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5= =6 65 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 U U
& &= = @ @A A: :2 2T T0 0B B 1 1= = 3 38 83 3 F F 1 1= = ; ;1 1V V
In eI ¡asiIIo deI segundo ¡iso deI edificio de CharIie, se eslaba ceIebrando una
conferencia enlre Ias dos grandes ¡olencias asialicas: Ia señora Ling y Ia señora
Kor|ev. La señora Ling, como lenia a So¡hie cogida en brazos, eslaba en ¡osesión de
Ia venla|a eslralegica, mienlras que Ia señora Kor|ev, que Ie dobIaba eI lamaño,
conlaba con Ia amenaza de Ia ca¡acidad de re¡resaIia masiva. Lo que aqueIIas dos
mu|eres lenian en comun, a¡arle de ser viudas e inmigranles, era un ¡rofundo amor
¡or Ia ¡equeña So¡hie, un dominio ¡recario deI idioma ingIes y una a¡asionada faIla
de confianza en Ia ca¡acidad de CharIie Asher ¡ara criar soIo a su hi|a.
—Hoy esla enfadado cuando se marcha. Como un oso —di|o Ia señora Kor|ev, que
moslraba una com¡uIsión alavica hacia Ios simiIes osunos.
—Dice que nada de cerdo —res¡ondió Ia señora Ling, que se Iimilaba a Ios verbos
ingIeses en ¡resenle como mueslra de devoción hacia sus creencias budislas, o eso
afirmaba—. ¿Quien da cerdo aI bebe`
—II cerdo es bueno ¡ara Ia niña. Hace crecer fuerle —di|o Ia señora Kor|ev, quien
se a¡resuró a añadir—: como un oso.
—Dice que eI bebe se convierle en un shih lzu. Un shih lzu es un ¡erro. ¿Que cIase
de ¡adre cree que niñila converlirse en un ¡erro` —La señora Ling se moslraba
es¡eciaImenle ¡roleclora con Ias niñas ¡equeñas, ¡ues habia crecido en una
¡rovincia de China en Ia que cada mañana un hombre con un carro se ¡asaba a
recoger Ios cuer¡os de Ias niñas que habian nacido duranle Ia noche y habian sido
arro|adas a Ia caIIe. IIIa habia lenido suerle, ¡orque su madre se habia esca¡ado con
eIIa aI cam¡o y se habia negado a voIver a casa hasla que Ia nueva hi|a fuera
ace¡lada en Ia famiIia.
—Un shih lzu no —¡unluaIizó Ia señora Kor|ev—. Una "@'J".:
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5= =7 75 5

—VaIe, una "@'J".: Iero un ¡erro es un ¡erro —di|o Ia señora Ling—. Is
irres¡onsabIe —La señora Ling no ¡ronunció ni una soIa «r» de «irres¡onsabIe».
—Is una ¡aIabra =',,'"@1 quiere decir que Ia niña no es |udia. RacheI era |udia,
¿sabe usled` —La señora Kor|ev, a diferencia de Ios inmigranles rusos que quedaban
en eI vecindario, no era |udia. Su famiIia era oriunda de Ias esle¡as de Rusia y eIIa
descendia, de hecho, de cosacos, a Ios que no sueIe lenerse ¡or ¡uebIo amigo de Ios
|udios. IIIa habia inlenlando com¡ensar Ios ¡ecados de sus anceslros ¡rolegiendo
con ferocidad (no muy dislinla a Ia de una madre osa) a RacheI, y ahora a So¡hie.
—Hoy Ias fIores necesilan agua —di|o Ia señora Kor|ev.
AI finaI deI ¡asiIIo habia un gran venlanaI que miraba aI edificio deI olro Iado de
Ia caIIe y a una |ardinera IIena de geranios ro|os. Ior Ias lardes, Ias dos grandes
¡olencias asialicas se quedaban en eI ¡asiIIo, admiraban Ias fIores, habIaban deI -*"#*
de Ia vida y se que|aban de Ia crecienle incomodidad de sus za¡alos. Ninguna se
alrevia a ¡Ianlar su ¡ro¡ia |ardinera de geranios, no fuera a ¡arecer que habian
robado Ia idea a Ios vecinos deI olro Iado de Ia caIIe y desencadenaran de ese modo
una com¡elición de |ardineras cuya escaIada ¡odia acabar a Ia ¡oslre en un baño de
sangre. Islaban lacilamenle de acuerdo en admirar (¡ero no codiciar) aqueIIas fIores
lan ro|as.
A Ia señora Kor|ev Ie guslaba su misma ro|ez. Siem¡re Ie habia dado rabia que Ios
comunislas se hubieran a¡ro¡iado de aqueI coIor, que, de olro modo, habria evocado
en eIIa una feIicidad desenfrenada. CIaro que eI aIma rusa, condicionada ¡or
miIenios de anguslia, no eslaba en reaIidad equi¡ada ¡ara Ia feIicidad desenfrenada,
asi que ¡robabIemenle lodo habia sido ¡ara bien.
La señora Ling eslaba asimismo ¡rendada deI ro|o de Ios geranios, ¡ues en su
cosmoIogia laI coIor re¡resenlaba Ia buena suerle, Ia ¡ros¡eridad y Ia Iarga vida. Las
¡uerlas mismas de Ios lem¡Ios eslaban ¡inladas de ro|o y Ias fIores encarnadas
re¡resenlaban ¡or lanlo uno de Ios muchos caminos hacia eI H3 (Ia elernidad, Ia
iIuminación), esenciaImenle, eI universo en una fIor. Le ¡arecia, ademas, que eslarian
de rechu¡ele en una so¡a.
So¡hie habia descubierlo hacia ¡oco eI coIor, y Ias ro|as ¡inceIadas de Ios geranios
sobre eI saIedizo gris de Ia venlana baslaban ¡ara ¡oner en su carila una sonrisa
desdenlada.
Asi que eslaban Ias lres mirando aqueIIa gIoria de fIores ro|as cuando eI ¡a|aro
negro se eslreIIó conlra Ia venlana y una gran griela en forma de leIaraña se exlendió
¡or eI crislaI. Iero, en Iugar de caerse, eI ¡a|aro ¡areció fiIlrarse ¡or Ia ra|a y
es¡arcirse como linla negra ¡or Ia venlana y mas aIIa, sobre Ias ¡aredes deI ¡asiIIo.
Las grandes ¡olencias asialicas huyeron ¡or Ia escaIera.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5= =8 85 5



CharIie se frolaba Ia muñeca izquierda, que habia lenido alada con Ia boIsa de
¡Iaslico.
—¿Ior que le ¡uso lu madre eI nombre de un coIulorio`
II señor Iresh, que ¡arecia aIgo vuInerabIe ¡ara un hombre de su eslalura, di|o:
—Ira una ¡asla de dienles, en reaIidad.
—¿In serio`
—Si.
—Ierdona, no Io sabia —di|o CharIie—. Iodrias haberleIo cambiado, ¿no`
—Señor Asher, uno ¡uede Iuchar conlra quien es soIo ¡or un liem¡o. Luego hay
que lomar Ia delerminación de asumir Ia ¡ro¡ia suerle. Iara mi, eso su¡onia ser
negro, medir dos melros lrece (y no eslar en Ia nba), IIamarme Minly Iresh y haber
sido recIulado como Mercader de Ia Muerle. —Levanló una ce|a como si acusara a
CharIie—. He a¡rendido a ace¡lar y abrazar lodas esas cosas.
—Creia que ibas a decir que lambien eras gay —di|o CharIie.
—¿Que` No hace faIla ser gay ¡ara veslir de verde menla.
CharIie observó eI lra|e verde deI señor Iresh (confeccionado en lafelan y
exlremadamenle Iigero ¡ara Ia eslación) y sinlió una exlraña afinidad con aqueI
Mercader de Ia Muerle de nombre lan refrescanle. Aunque no Io sabia, CharIie
acababa de reconocer Ios signos dislinlivos de olro macho bela (naluraImenle, hay
belas homosexuaIes: eI novio bela es muy a¡reciado enlre Ia comunidad gay ¡orque
se Ie ¡uede enseñar a veslir y, sin embargo, se ¡uede eslar reIalivamenle seguro de
que nunca desarroIIara un senlido deI esliIo o eslara mas divino que lu).
—Su¡ongo que liene usled razón, señor Iresh —di|o CharIie—. Lamenlo haberIo
dado ¡or senlado. Te ¡ido discuI¡as.
—No im¡orla —di|o eI señor Iresh—. Iero, en serio, lienes que irle.
—No, sigo sin enlender cómo voy a saber a quien van a ¡arar Ias aImas. Quiero
decir que, des¡ues de que ocurriera lodo eslo, en mi lienda a¡arecieron loda cIase de
vasi|as de aImas sin que yo Io su¡iera. ¿Cómo se que no se Ias vendi a aIguien que ya
lenia una` ¿Y si aIguien liene un |uego com¡Ielo`
—Iso no ¡uede ocurrir. Ior Io menos, que nosolros se¡amos. Mira, ya le daras
cuenla. Creeme, le doy mi ¡aIabra. Cuando Ia genle esla Iisla ¡ara recibir su aIma, Ia
consigue. ¿Nunca has esludiado Ias reIigiones orienlaIes`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5= =9 95 5

—Vivo en eI barrio chino —res¡ondió CharIie, y aunque era lecnicamenle cierlo,
mas o menos, soIo sabia decir lres cosas en chino mandarin: «ßuenos dias»,
«AImidonado Iigero» y «Soy un demonio bIanco y un ignoranle», lodas eIIas
enseñadas ¡or Ia señora Ling. II creia, no obslanle, que Ia uIlima se lraducia ¡or
«ßuenos dias nos de Dios».
—Iermileme que reformuIe Ia ¡regunla, enlonces —di|o eI señor Iresh—. ¿Nunca
has esludiado Ias reIigiones orienlaIes`
—Ah, Ias reIigiones orienlaIes —conlesló CharIie, fingiendo que anles habia
maIinler¡relado sus ¡aIabras—. SoIo cosas deI Discovery ChanneI, ya sabes, ßuda,
Shiva, GandaIf, Ios mas im¡orlanles...
—¿Inliendes eI conce¡lo de karma` ¿II cómo Ias cuesliones sin resoIver vueIven a
¡Ianlearsele en olra vida`
—Si, cIaro. Que ¡regunla. —CharIie ¡uso Ios o|os en bIanco.
—Iues considerale un agenle de redislribución de aImas. Somos agenles deI
karma.
—Agenles secrelos —di|o CharIie meIancóIicamenle.
—ßueno, es¡ero que no haga faIla que le diga —conlesló eI señor Iresh— que no
¡uedes decirIe a nadie Io que eres, asi que si, su¡ongo que somos agenles secrelos
deI karma. AImacenamos Ias aImas hasla que cierlas ¡ersonas eslan Iislas ¡ara
recibirIas.
CharIie sacudió Ia cabeza como si inlenlara sacarse agua de Ios oidos.
—Inlonces, si aIguien enlra en mi lienda y com¡ra Ia vasi|a de un aIma, ¿hasla ese
momenlo ha ido ¡or Ia vida sin aIma` Iso es horribIe.
—¿Tu crees` —di|o Minly Iresh—. ¿Tu sabes si lienes aIma`
—CIaro que si.
—¿Ior que Io dices`
—Iorque soy yo. —CharIie se dio unas ¡aImadas en eI ¡echo—. Isloy aqui.
—Iso no es mas que una ¡ersonaIidad —res¡ondió Minly—, y a duras ¡enas.
Iodrias ser una vasi|a vacia y nunca Io sabrias. Quiza no hayas aIcanzado eI
momenlo de lu vida en eI que eslaras Iislo ¡ara recibir lu aIma.
—¿Ih`
—Tu aIma ¡uede eslar mas evoIucionada que lu en esle momenlo. Si un chavaI
sus¡ende eI uIlimo curso deI bachiIIeralo, ¿Ie harias re¡elir lodos Ios cursos desde eI
¡arvuIario hasla eI ¡enuIlimo curso de inslilulo`
—No, su¡ongo que no.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5= =: :5 5

—No, Ie harias em¡ezar desde eI ¡rinci¡io deI uIlimo curso. Iues Io mismo con Ias
aImas. Las aImas soIo ascienden. Una ¡ersona consigue un aIma cuando ¡uede
eIevarIa hasla eI siguienle niveI, cuando esla Iisla ¡ara a¡render Ia siguienle Iección.
—Inlonces, si Ie vendo a aIguien una de esas cosas que briIIan, ¿es que hasla
enlonces ha ido ¡or Ia vida sin aIma`
—Isa es mi leoria —di|o Minly Iresh—. He Ieido mucho sobre esle lema a Io Iargo
de Ios años. Texlos de lodas Ias cuIluras y reIigiones, y eso Io ex¡Iica me|or que
cuaIquier olra cosa que se me haya ocurrido.
—Inlonces, no lodo esla en eI Iibro que me mandasle.
—II Iibro soIo conliene Ias inslrucciones ¡raclicas. No hay ex¡Iicaciones. Is lan
senciIIo como un Iibro infanliI. Dice que le busques un caIendario y le Io ¡ongas
|unlo a Ia cama y que le iran IIegando Ios nombres. No dice cómo IocaIizas a esas
¡ersonas, ni que ob|elo es, soIo que lienes que enconlrarIos. ßuscale una agenda. Is
Io que uso yo.
—Iero ¿y Ios numeros` Cuando encuenlro un nombre escrilo |unlo a Ia cama,
siem¡re hay un numero aI Iado.
II señor Iresh asinlió con Ia cabeza y sonrió con cierla dociIidad.
—Son Ios dias que lienes ¡ara recu¡erar Ia vasi|a deI aIma.
—¿Quieres decir que son Ios dias que Ie quedan a esa ¡ersona ¡ara morir` Yo no
quiero saber eso.
—No, Ios dias que Ie quedan ¡ara morir, no, Ios dias que lienes ¡ara recu¡erar Ia
vasi|a, Ios dias que le quedan a li. LIevo mucho liem¡o esludiando Ia cueslión, y
nunca son mas de cuarenla y nueve. Iensaba que a Io me|or significaba aIgo, asi que
em¡ece a buscar información en Ia Iileralura acerca de Ia muerle y eI morir. Da Ia
casuaIidad de que cuarenla y nueve son Ios dias deI (.),*1 eI lermino usado en eI
>'()* #'($#.5* ,$ &*" 73$)#*" ¡ara nombrar eI lransilo enlre Ia vida y Ia muerle. Los
Mercaderes de Ia Muerle somos, de aIgun modo, eI medio ¡ara lrasIadar a esas
aImas, ¡ero lenemos que IIevar a cabo nueslra larea en menos de cuarenla y nueve
dias. Isa es mi leoria, ¡or Io menos. No le exlrañes si a veces Ia ¡ersona IIeva muerla
semanas cuando le IIega su nombre. Todavia lienes eI numero de dias que quedan
deI (.),* ¡ara conseguir Ia vasi|a de su aIma.
—¿Y si no Ia consigo a liem¡o` —¡regunló CharIie.
Minly Iresh sacudió Ia cabeza lrislemenle.
—Sombras, cuervos, sinieslras ¡orquerias aIzandose deI Inframundo... quien sabe.
II caso es que lienes que enconlrarIa a liem¡o. Y Ia enconlraras.
—¿ Cómo, si no hay dirección ni inslrucciones ` Ni que esluviera deba|o deI
feI¡udo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5= =; ;5 5

—A veces (casi siem¡re, de hecho) vienen a li. Se da una con|unción de
circunslancias.
CharIie ¡ensó en Ia asombrosa ¡eIirro|a que Ie habia IIevado Ia ¡iliIIera.
—¿A veces, dices`
Iresh se encogió de hombros.
—A veces lienes que buscarIas de veras, IocaIizar a Ia ¡ersona, ir a su casa... Yo
una vez hasla conlrale a un deleclive ¡rivado ¡ara que me ayudara a enconlrar a
una, ¡ero enlonces em¡ece a oir Ias voces. Sabras si le eslas acercando cuando noles
que Ia genle no le ve.
—Iero yo lengo que ganarme Ia vida. Tengo una hi|a...
—Te ganaras Ia vida, CharIie. II dinero forma ¡arle deI lraba|o. Ya Io veras.
CharIie Io veia. Lo habia vislo ya: ganaria decenas de miIes de dóIares si se hacia
con Ia ro¡a de Ia difunla señora Mainhearl.
—Ahora lienes que irle —di|o Minly Iresh. Ixlendió Ia mano ¡ara eslrecharseIa y
una sonrisa corló su cara como una Iuna crecienle eI cieIo noclurno. CharIie cogió Ia
mano deI Iarguirucho y Ia suya desa¡areció enlre eI a¡relón deI Mercader de Ia
Muerle.
—Seguro que seguire leniendo dudas. ¿Iuedo IIamarle`
—No —conlesló eI menloIado.
—VaIe, bueno, enlonces me marcho —di|o CharIie sin moverse—. Com¡Ielamenle
a merced de Ias fuerzas deI averno y lodo eso.
—Cuidale —di|o Minly Iresh.
—No lengo ni idea de que como voy a hacer —-¡rosiguió CharIie mienlras daba
¡asilos indecisos de bebe hacia Ia ¡uerla—. II ¡eso de loda Ia humanidad descansa
sobre mis hombros.
—Si, asegurale de eslirarle bien ¡or Ias mañanas —di|o eI granduIIón.
—Ior cierlo —di|o CharIie en disonancia con sus Iamenlos—, ¿eres gay`
—Lo que esloy —conlesló Minly Iresh— es soIo. AbsoIula y com¡Ielamenle soIo.
—De acuerdo —di|o CharIie—. Lo sienlo.
—No ¡asa nada. Yo sienlo haberle goI¡eado en Ia cabeza.
CharIie asinlió, cogió su baslón es¡ada de delras deI moslrador y saIió de Iresh
Music aI dia nubIado de San Irancisco.
ßueno, no era exaclamenle Ia Muerle, ¡ero lam¡oco era un ayudanle de Sanla
CIaus. In reaIidad no im¡orlaba que nadie Ie creyera si Io conlaba.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5= =< <5 5

Los Mercaderes de Ia Muerle ¡arecian un ¡oco cenizos, ¡ero Ie guslaba Ia idea de
ser un agenle secrelo. Un agenle deI karma (Karma, Asociación ¡ara eI Re¡arlo deI
Asesinalo y eI Mamoneo). De acuerdo, lendria que eIaborar un ¡oco mas Ias sigIas,
¡ero aun asi era un agenle secrelo.
A decir verdad, y aunque eI no Io su¡iera, CharIie eslaba bien ¡erlrechado ¡ara laI
Iabor. Dado que o¡eraban ¡or deba|o deI radar, Ios machos bela eran exceIenles
es¡ias. No es¡ias li¡o }ames ßond, de Ios que lenian un Aslon Marlin armado con
misiIes y se liraban a Ia beIIa ingeniera aeronaulica rusa en un Iecho de ¡ieIes de
armiño, sino mas bien deI esliIo oscuro burócrala que se ¡eina Ios cualro ¡eIos sobre
Ia caIva y busca en conlenedores de basura documenlos manchados de cafe. Su
oslensibIe dociIidad Ie franquea eI acceso a ¡ersonas y Iugares vedados ¡ara eI
macho aIfa, eI cuaI ¡asea ¡aImariamenle su lesloslerona. II macho bela ¡uede, de
hecho, ser lodo un ¡eIigro, no como }el Li,
9
«cuyo cuer¡o es lodo eI un arma
morlifera», ¡ero si en Ia Iinea deI que se sube borracho a Ia segadora y, cuaI Luke
SkyvaIker, arremele conlra Ia casela de Ias herramienlas.
Asi que, mienlras se dirigia a Ia ¡arada deI lranvia de Ia caIIe Markel, CharIie iba
lanleando menlaImenle su nueva facela de agenle secrelo, y se senlia baslanle a
guslo con eIIa, cuando, aI ¡asar |unlo a una aIcanlariIIa, oyó que una voz de mu|er Ie
susurraba as¡eramenle:
—Nos IIevaremos a Ia ¡equeña. Ya veras, Carne Nueva. Ironlo sera nueslra.



In cuanlo CharIie enlró en Ia lienda ¡or Ia ¡uerla deI caIIe|ón, LiIy irrum¡ió en eI
cuarlo de alras ¡ara encararse con eI.
—II ¡oIi ha vueIlo. Ise lio se ha muerlo. ¿Lo malasle lu... amo` —añadió a su
descarga de melraIIela, y a conlinuación hizo un saIudo miIilar, una reverencia y un
saIudo |a¡ones con Ias manos unidas.
CharIie, que IIegaba alerrorizado ¡or su hi|a y habia cruzado Ia ciudad como un
Ioco, se quedó de una ¡ieza. Islaba seguro de que Ios geslos de res¡elo de LiIy eran
aIgun oscuro sublerfugio ¡ara ¡edirIe un favor o encubrir una fechoria, o bien que,
como soIia ocurrir, Ia adoIescenle se eslaba burIando de eI. De modo que se senló en
uno de Ios labureles aIlos de madera que habia |unlo a Ia mesa y di|o:
—¿Que ¡oIi` ¿Que lio` Ix¡Iicale, ¡or favor. Y yo no he malado a nadie.
LiIy res¡iró hondo.

9
N. de Ia T.: Aclor chino (n. 1963), es¡eciaIisla en arles marciaIes.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5= == =5 5

—II ¡oIi que esluvo aqui eI olro dia ha vueIlo. ResuIla que ese lio aI que fuisle a
ver Ia semana ¡asada a Iacific Heighls... —Miró aIgo que IIevaba escrilo en eI brazo
en linla ro|a—... MichaeI Mainhearl, se ha suicidado. Y le de|ó una nola, diciendo que
¡odias quedarle con Ia ro¡a de su mu|er y de eI, y venderIa a ¡recio de mercado. Y
Iuego escribió... —Y aqui voIvió a consuIlar su brazo manchado de linla—: «¿Que
¡arle de "SoIo quiero morirme" fue Ia que no enlendió`». —LiIy Ievanló Ia visla.
—Iso fue Io que di|o eI olro dia, des¡ues de que Io reanimara —di|o CharIie.
—Inlonces, ¿Io malasle lu` MalarIo, o como Io IIames. A mi ¡uedes decirmeIo. —
Hizo olra reverencia, cosa que lurbó no ¡oco a CharIie. Hacia liem¡o que
consideraba su reIación con LiIy cimenlada en una sóIida base de afecluoso
des¡recio, y aqueIIo Io eslaba echando lodo a ¡erder.
—No, yo no Io male. ¿A que viene eso`
—¿Malasle aI lio de Ia ¡iliIIera`
—¡No! Ni siquiera Io vi.
—¿Te das cuenla de que soy lu fieI esbirro` —¡regunló LiIy, y añadió olra
reverencia.
—LiIy, ¿se ¡uede saber que coño le ¡asa`
—Nada. No me ¡asa nada, señor Asher... digo, CharIes. ¿Irefieres CharIes o
CharIie`
—¿Y ahora me Io ¡regunlas` ¿Que mas di|o eI ¡oIicia`
—Queria habIar conligo. Creo que enconlraron a ese laI Mainhearl veslido con
ro¡a de su mu|er. No hacia ni una hora que habia vueIlo deI hos¡ilaI cuando
des¡idió a Ia enfermera, se vislió de ¡unla en bIanco y se lomó un ¡uñado de
caImanles.
CharIie asinlió con Ia cabeza mienlras ¡ensaba en Io em¡eñado que eslaba
Mainhearl en sacar de su casa Ia ro¡a de su es¡osa. Se vaIia de cuaIquier medio ¡ara
senlirse cerca de eIIa, ¡ero nada daba resuIlado. Y, cuando ¡onerse su ro¡a lam¡oco
funcionó, se fue lras eIIa deI unico modo que conocia: uniendoseIe en Ia muerle.
CharIie Io enlendia muy bien. Si no hubiera sido ¡or So¡hie, quiza lambien eI
hubiera inlenlado reunirse con RacheI.
—Is rarilo, ¿eh` —di|o LiIy.
—¡No! —griló CharIie—. No Io es, LiIy. No Io es en absoIulo. Ni Io ¡ienses. II
señor Mainhearl murió de ¡ena. Iuede que ¡arezca olra cosa, ¡ero asi es.
—Ierdona —di|o LiIy—. II ex¡erlo eres lu.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5= => >5 5

CharIie miraba fi|amenle eI sueIo, inlenlaba acIarar lodo aqueIIo y se ¡regunlaba si
eI haber ¡erdido eI chaquelón de ¡ieI que conlenia eI aIma de Ia señora Mainhearl
significaba que Ia ¡are|a nunca voIveria a reunirse. Ior cuI¡a suya.
—Ah, si —añadió LiIy—. Ha IIamado Ia señora Ling muy asuslada, grilando en
chino no sé qué de un pájaro negro que ha roto la ventana…
CharIie se Ievanló deI laburele y em¡ezó a subir Ios ¡eIdaños de Ias escaIeras de
dos en dos.
—¡Isla en lu a¡arlamenlo! —griló LiIy a su es¡aIda.



Los abogados leIevisivos fIolaban en Ia su¡erficie de Ia ¡ecera formando una
mancha naran|a cuando CharIie enlró en su a¡arlamenlo. Las ¡olencias asialicas
eslaban en Ia cocina, Ia señora Kor|ev a¡relaba conlra su ¡echo a So¡hie, que
¡raclicamenle nadaba inlenlando esca¡ar deI gomoso cañón que Ia ¡rolegia enlre Ias
enormes domingas de Ia cosaca. CharIie cogió a su hi|a cuando Ia niña se hundia ¡or
lercera vez en eI canaIiIIo y Ia abrazó con fuerza.
—¿Que ha ¡asado` —¡regunló.
Siguió un aIuvión de ruso y chino mezcIado con aIguna que olra ¡aIabra ingIesa:
«¡a|aro», «venlana», «rola», «negro» y «me cago encima».
—¡ßasla! —CharIie Ievanló su mano Iibre—. Señora Ling, ¿que ha ¡asado`
La señora Ling se habia re¡ueslo deI suslo de ver eslreIIarse eI ¡a|aro en Ia
venlana y de Ia carrera frenelica escaIeras aba|o, ¡ero moslraba de ¡ronlo una
limidez im¡ro¡ia de eIIa: lemia que CharIie re¡arara en Ia mancha humeda deI
boIsiIIo de su veslido, en eI que eI recien faIIecido I.)5.(= [*5$" yacia
anaran|adamenle es¡erando a ser inlroducido en Ia cazueIa de so¡a de Ia señora Ling
con un ¡oco de H*5#*51 ceboIIas verdes y un ¡eIIizco de cinco es¡ecias.
/$"-.,* $" 8$"-.,*1 se habia dicho Ia señora Ling aI guardarse a hurladiIIas eI
¡ececiIIo. A fin de cuenlas, habia cinco abogados mas muerlos en Ia ¡ecera, ¿quien
iba a echar uno en faIla`
—ßah, nada —di|o Ia señora Ling—. Ia|aro rom¡e venlana y nos asusla. No es
¡ara lanlo.
CharIie miró a Ia señora Kor|ev.
—¿Dónde ha sido`
—In nueslra ¡Ianla. Islamos habIando en ¡asiIIo. HabIando de Io me|or ¡ara
So¡hie, cuando T(37U1 ¡a|aro choca con venlana y linla negra alraviesa venlana.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5> >? ?5 5

Corremos aqui y cerramos con IIave. —Ambas viudas lenian IIave deI a¡arlamenlo
de CharIie.
—Mañana hare que Io arregIen —di|o eI—. Iero no ¡asó nada mas, ¿no` ¿No
enlró... nadie`
—Is lercera ¡Ianla, CharIie. Nadie enlra.
CharIie miró Ia ¡ecera.
—¿Que ha ¡asado aqui`
La señora Ling ¡uso unos o|os como ¡Ialos.
—Tengo que irme. Noche 7.@_<*566 en lem¡Io.
—Inlramos, cerramos Ia ¡uerla —ex¡Iicó Ia señora Kor|ev—. Ieces eslan bien.
Iongo a So¡hie en cesla como hacemos siem¡re, Iuego saIgo aI ¡asiIIo a ver si moros
en Ia cosla. Cuando Ia señora Ling mira alras, ¡eces muerlos.
—¡Yo no! Is rusa quien ve ¡eces muerlos —di|o Ia señora Ling.
—No im¡orla —di|o CharIie—. ¿Han vislo aIgun ¡a|aro, aIguna sombra en eI
a¡arlamenlo`
Las dos mu|eres movieron Ia cabeza de un Iado a olro.
—SoIo arriba —di|o Ia señora Ling.
—Vamos a echar un vislazo —di|o CharIie y, a¡oyandose a So¡hie en Ia cadera,
recogió su baslón es¡ada. Condu|o a Ias dos mu|eres aI ¡equeño ascensor, hizo un
caIcuIo ra¡ido com¡arando eI lamaño de Ia señora Kor|ev con Ia ca¡acidad cubica
deI ascensor y a conlinuación Ias IIevó escaIeras arriba. AI ver eI venlanaI rolo, noló
cierla fIo|era en Ias rodiIIas, no lanlo ¡or Ia venlana, sino ¡or Io que habia en eI le|ado
deI olro Iado de Ia caIIe. RefIe|ada miI veces en Ia leIaraña que formaba eI crislaI de
seguridad de Ia venlana, se veia Ia sombra de una mu|er ¡royeclada sobre eI edificio.
CharIie Ie dio Ia niña a Ia señora Kor|ev, se acercó a Ia venlana y abrió un agu|ero en
eI crislaI ¡ara ver me|or. AI hacerIo, Ia sombra resbaIó ¡or eI coslado deI edificio,
cruzó Ia acera y se desIizó ¡or eI sumidero de una aIcanlariIIa que habia |unlo a un
Iugar en eI que un ¡uñado de lurislas acababa de a¡earse deI funicuIar. Ninguno de
eIIos ¡arecia haber vislo nada. Ira ¡oco mas de Ia una y eI soI ¡royeclaba sombras
casi reclas. CharIie voIvió a mirar a Ias dos viudas.
—¿Han vislo eso`
—¿La venlana rola` —¡regunló Ia señora Ling mienlras se acercaba Ienlamenle aI
crislaI y miraba ¡or eI agu|ero que habia ¡raclicado CharIie—. ¡Oh, no!
—¿Que ¡asa` ¿Que ¡asa`
La señora Ling miró a Ia señora Kor|ev.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5> >6 65 5

—Tiene razón. IIores necesilan agua.
CharIie miró ¡or eI orificio de Ia venlana y vio que Ia señora Ling se referia a una
|ardinera IIena de geranios muerlos y renegridos.
—Re|as en lodas Ias venlanas mañana mismo —di|o.



No muy Ie|os de aIIi a vueIo de cuervo, ba|o Ia avenida CoIumbus, en un am¡Iio
cruce de cañerias donde iban a ¡arar varios desagües, Orcus eI Anliguo se ¡aseaba
de un Iado a olro, encorvado como si luviera |oroba, Ias gruesas ¡uas que saIian de
sus hombros arañaban Ios coslados de Ia luberia, haciendo saIlar chis¡as que oIian a
lurba quemada.
—Vas a |oderle Ias ¡uas si sigues ¡aseandole asi —di|o ßabd.
Islaba agaza¡ada a un Iado, en una de Ias cañerias mas ¡equeñas, |unlo a sus
hermanas Nemain y Macha. Ixce¡lo Nemain, cuyo cuer¡o em¡ezaba a cubrirse de
un resaIle de ¡Iumas de ¡a|aro de coIor ¡avonado, Ias demas hermanas carecian de
¡rofundidad. Iran ¡Ianas ausencias de Iuz, absoIulamenle negras incIuso en Ia
¡enumbra que se fiIlraba ¡or Ias re|iIIas de Ios desagües, sombras, conlornos en
reaIidad, como Ias anle¡asadas mas lenebrosas de Ias modernas siIuelas de chicas
que IIevan Ios camiones en Ias faIdiIIas anlibarro. Is¡eclros deIicados, femeninos y
feroces.
—Sienlale. Tómale un a¡erilivo. ¿De que sirve dominar Io de Arriba si aI finaI
eslas hecho un asco`
Orcus gruñó y se voIvió hacia Ias Morrigan, Ias lres hermanas.
—¡Demasiado liem¡o sin ¡robar eI aire! Demasiado liem¡o. —Con una de sus
zar¡as sacó un craneo humano de Ia cesla que IIevaba aI cinlo, se Io melió en Ia boca
y Io maslicó.
Conlenlas ¡orque Ie guslara su regaIo, Ias Morrigan se rieron con una risa que
sonó como eI vienlo ¡or Ias cañerias. Se habian ¡asado casi lodo eI dia ba|o Ios
cemenlerios de San Irancisco, desenlerrando craneos (a Orcus Ie guslaban sin alaud)
y quilandoIes Ia lierra y Ios des¡o|os hasla que briIIaban como ¡orceIana china.
—Nosolras voIamos —di|o Nemain. Se lomó un momenlo ¡ara admirar Ias
¡Iumas negras y azuIadas cuya forma a¡unlaba en Ia su¡erficie de su cuer¡o—. Ior
Arriba —añadió innecesariamenle—. Islan ¡or lodas ¡arles, como cerezas es¡erando
a que aIguien Ias robe.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5> >7 75 5

—De robar, nada —di|o Orcus—. Iiensas como un cuervo. Son nueslras, ¡odemos
IIevarnosIas.
—ßueno, si, ya, ¿y dónde eslabas lu` Yo he conseguido eslas. —La sombra Ievanló
eI ¡araguas de WiIIiam Creek con una mano y eI chaquelón de ¡ieI que habia robado
a CharIie Asher con Ia olra. Ambas cosas reIucian aun, ro|izas, ¡ero su Iuz se iba
a¡agando ra¡idamenle—. Ior eslas esluve Arriba. VoIe. —AI ver que nadie
reaccionaba, Nemain añadió—: Arriba.
—Yo lambien voIe —di|o ßabd limidamenle—. Un ¡oco. —Islaba un ¡oco
avergonzada ¡orque no Ie hubieran saIido dibu|os de ¡Iumas, ni dimensiones.
Orcus de|ó caer su cabezola. Las Morrigan se acercaron y em¡ezaron a acariciar
Ias Iargas ¡uas que anlaño habian sido aIas.
—Ironlo eslaremos lodos Arriba —di|o Macha—. II nuevo no sabe Io que hace.
Gracias a eI ¡ronlo eslaremos lodos Arriba. Mira Io Ie|os que hemos IIegado ya... y
ahora eslamos muy cerca. Dos Arriba en lan ¡oco liem¡o. Iuede que ese Carne
Nueva, ese ignoranle, sea Io que necesilamos.
Orcus Ievanló su cabeza de loro y aI sonreir de|ó aI descubierlo una sierra de
dienles.
—Seran como frula Iisla ¡ara Ia cosecha.
—Ya veras —di|o Nemain—. Is como yo decia. ¿Sabias que Arriba se ve hasla
muy Ie|os` A kiIómelros de dislancia. Y hay unos oIores maraviIIosos. Nunca me
habia dado cuenla de Io humedo que es eslo y de Io maI que hueIe aqui aba|o. ¿Hay
aIguna razón ¡or Ia que no ¡odamos lener una venlana`
—¡CaIIale! —gruñó Orcus.
—VaIe, ¿¡or que no me arrancas Ia cabeza, si quieres`
—No me ¡rovoques —di|o Ia Muerle con cabeza de loro. Se Ievanló y condu|o a
Ias olras Muerles, a Ias Morrigan, ¡or Ia luberia, en dirección aI dislrilo financiero,
hacia eI barco enlerrado de Ia e¡oca de Ia fiebre deI oro en eI que lenian su morada.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5> >8 85 5


W W& &* *+ +" "# #( ( / /( () )- -& &
( (= =? ?: :8 8 @ @1 1 8 81 12 27 70 0@ @: : ? ?: :0 03 3




> >* * 2 23 3$ $ ( (3 3" "- -. ." "1 1 5 53 35 5- -. . & &* * @ @. .& && &. .) )+ +" ": :
/ /* *) )2 23 3$ $1 1 - -3 3. .5 5, ,* * & &* *" " , ,' '* *" "$ $" " @ @' '- -' '$ $) )* *5 5 . .& & @ @* *7 7( () )$ $1 1
6 63 3. .) ), ,. .) )* *5 5 8 8. .) ). . " "A A & &. . ' '5 57 7* *) )# #. .& &' ', ,. ., ,: :

` `. .6 6 F F. .7 77 7. .) )" "J J< <* *& &, ,


! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5> >9 95 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 > >X X
N N: : ? ?7 71 1A A9 91 1 8 81 1 @ @: : 7 70 0 ; ;: :8 81 13 3
Ior Ias mañanas, CharIie se daba una vueIla. A Ias seis, lras un desayuno
lem¡ranero, cedia eI cuidado de So¡hie a Ia señora Kor|ev o a Ia señora Ling (a Ia que
Ie locara eI lurno) y caminaba. Iaseaba mas bien, recorria Ia ciudad con eI baslón
es¡ada, que habia ¡asado a formar ¡arle de su indumenlaria colidiana, caIzado con
unos za¡alos suaves de cuero negro hechos ¡ara andar y veslido con un lra|e de
segunda mano, muy caro, que Ie habian arregIado en su Iavanderia deI barrio chino.
Aunque fingia lener un ¡ro¡ósilo, caminaba ¡ara darse liem¡o a ¡ensar, ¡ara ver si
Ie cogia Ia medida aI hecho de ser Ia Muerle y ¡ara observar a Ia genle que ¡or Ias
mañanas iba de aca ¡ara aIIa. Se ¡regunlaba si Ia chica deI ¡ueslo de fIores, a Ia que a
menudo Ie com¡raba un cIaveI ¡ara Ia soIa¡a, lenia aIma, o si Ia enlregaria mienlras
eI Ia veia morir. Miraba aI li¡o de Norlh ßeach que hacia ca¡uchinos con caras y
ho|as de heIecho dibu|adas en Ia es¡uma y se ¡regunlaba si una ¡ersona asi ¡odia
vaIerse sin aIma, o si su aIma eslaria acumuIando ¡oIvo en Ia lraslienda de
O¡orlunidades Asher. Habia mucha genle a Ia que ver y mucho en Io que ¡ensar.
Mienlras se haIIaba enlre Ia genle de Ia ciudad, que a¡enas em¡ezaba a
des¡erezarse, a saIudar eI dia, a ¡re¡ararse, CharIie comenzó a senlir no soIo Ia
res¡onsabiIidad de su nuevo ¡a¡eI, sino lambien su ¡oder y, finaImenle, su rareza.
No im¡orlaba que no luviera ni idea de Io que hacia, ni que hubiera lenido quiza que
¡erder aI amor de su vida ¡ara que aqueIIo ocurriera. II caso era que habia sido
eIegido. Y, aI cobrar conciencia de eIIo, un dia, mienlras caminaba ¡or Ia caIIe
CaIifornia, ba|ando ¡or eI barrio de Nob HiII hacia eI dislrilo financiero, donde
siem¡re se senlia inferior y desvincuIado deI mundo, ¡orque Ios agenles de boIsa y
Ios banqueros Io esquivaban mienlras habIaban a voz en grilo ¡or sus leIefonos
móviIes en comunicación con Hong Kong, Londres o Nueva York sin mirarIo nunca
a Ios o|os, em¡ezó, mas que a ¡asear, a ¡avonearse. Ise dia, CharIie Asher se subió aI
funicuIar de Ia caIIe CaIifornia ¡or ¡rimera vez desde que era un niño y se coIgó de Ia
barra ¡or encima de Ia caIIe mienlras soslenia en aIlo eI baslón es¡ada como si se
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5> >: :5 5

dis¡usiera a cargar conlra aIguien. Los Hondas y Ios Mercedes voIaban ¡or eI
¡avimenlo, |unlo a eI, y ¡asaban a unos cenlimelros ¡or deba|o de su axiIa. Se a¡eó aI
finaI de Ia Iinea, com¡ró en una maquina eI a.&& O#)$$# [*3)5.&1 se acercó aI sumidero
mas cercano, exlendió eI ¡eriódico en eI sueIo ¡ara no mancharse de grasa Ios
¡anlaIones, se ¡uso a cualro ¡alas y griló ¡or Ia re|iIIa:
—¡He sido eIegido, asi que no me |odais! —Cuando voIvió a Ievanlarse, habia
unas cuanlas ¡ersonas ¡aradas aIIi, es¡erando a que cambiara eI semaforo. Y Io
miraban—. Habia que hacerIo —di|o sin discuI¡arse, como si sim¡Iemenle diera una
ex¡Iicación.
Los banqueros y agenles de boIsa, Ios ayudanles de Ios e|eculivos, Ios em¡Ieados
de recursos humanos y Ia señora que iba a Ia ¡anaderia ßoudin a servir so¡a de
aIme|as en un cuenco de masa fermenlada asinlieron aI unisono, sin saber muy bien
¡or que, como no fuera ¡orque lodos eIIos lraba|aban en eI dislrilo financiero y
com¡rendian Io que era eslar bien |odido, y en su fuero inlerno, aunque no fuera
racionaImenle, sabian que Ios grilos de CharIie iban ¡or buen camino. CharIie dobIó
su ¡eriódico, se Io ¡uso ba|o eI brazo, dio media vueIla y cruzó Ia caIIe con Ios demas
cuando cambió eI semaforo.
A veces recorria manzanas enleras ¡ensando soIo en RacheI y se quedaba lan
absorlo en eI recuerdo de sus o|os, de su sonrisa, de su laclo, que se lro¡ezaba con Ia
genle. Olras veces eran Ios demas quienes se lro¡ezaban con eI y ni siquiera
Ievanlaban Ia carlera o decian «¡erdone», Io cuaI ¡odia ser eI ¡an de cada dia en
Nueva York, ¡ero en San Irancisco significaba que se haIIaba cerca de Ia vasi|a de un
aIma que debia recoger. Inconlró una en Russian HiII: un alizador de bronce
coIocado |unlo aI bordiIIo de Ia acera, aI Iado de Ia basura. Olra vez, en Norlh ßeach,
divisó un |arrón que refuIgia en eI venlanaI de una casa vicloriana. Hizo aco¡io de
vaIor y IIamó a Ia ¡uerla y, cuando una |oven abrió Ia ¡uerla y saIió aI ¡orche en
busca deI visilanle y se quedó ¡er¡Ie|a ¡orque aIIi no habia nadie, CharIie se desIizó
a su Iado, cogió eI |arrón y saIió ¡or Ia ¡uerla IaleraI anles de que eIIa voIviera a
enlrar, eI corazón Ie ¡aI¡ilaba como un lambor de guerra y Ia adrenaIina
chis¡orroleaba ¡or sus venas como un liovivo hormonaI. Isa mañana, cuando voIvia
a Ia lienda, com¡rendió con no ¡oca sorna que, hasla converlirse en Ia Muerle, nunca
se habia senlido lan vivo.
CharIie ¡rocuraba caminar cada mañana en una dirección dislinla. Los Iunes Ie
guslaba adenlrarse en eI barrio chino ¡oco des¡ues deI amanecer, cuando se eslaba
haciendo eI re¡arlo de mercancias: ca|as de zanahorias, Iechugas, brócoIi, coIifIores,
meIones y una docena de variedades de re¡oIIo que Ios Ialinos cuIlivaban en eI vaIIe
CenlraI y que, lras ¡asar ¡or Ias manos de Ios angIosa|ones eI liem¡o |uslo ¡ara
exlraerIes eI dinero nulricio, Ios asialicos consumian en eI barrio chino. Los Iunes, Ias
com¡añias ¡esqueras enlregaban sus ca¡luras frescas. NormaImenle eran ilaIianos
fornidos cuyas famiIias IIevaban cinco generaciones en eI negocio. Islos ilaIianos
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5> >; ;5 5

vendian sus mercancias a inescrulabIes comercianles chinos cuyos anceslros Ies
com¡raban ya eI ¡escado un sigIo alras, cuando aun se vendia en carros lirados ¡or
cabaIIos. Iescados de lodas cIases, vivos o recien muerlos, eran lrasIadados ¡or Ia
acera: ¡ago, haIibul y cabaIIa, Iubinas, bacaIao ¡oIar y |ureIes, Iangoslas sin ¡inzas
deI Iacifico, bueyes de mar, ra¡es horrendos con sus Iargos dienles de sabIe y una
soIa ¡ua que Ies saIia de Ia cabeza y que soslenia un recIamo Iuminoso ¡ara alraer a
sus ¡resas en simas lan ¡rofundas deI oceano que en eIIas nunca briIIaba eI soI.
CharIie se senlia fascinado ¡or Ias crialuras deI fondo marino, ¡or Ios caIamares de
grandes o|os, ¡or Ias |ibias, ¡or Ios liburones ciegos que IocaIizaban a sus ¡resas
medianle im¡uIsos eIeclromagnelicos: seres que nunca veian Ia Iuz. Le hacian ¡ensar
en Io que laI vez Ie de¡araba eI Inframundo, ¡orque, aunque habia caido en Ia rulina
de enconlrar nombres |unlo a su cama y vasi|as de aImas en loda suerle de silios, y Ia
a¡arición de Ios cuervos y Ias sombras habia remilido, senlia su ¡resencia ba|o eI
asfaIlo cada vez que ¡asaba |unlo a una aIcanlariIIa. A veces Ios oia murmurar enlre
si y enmudecer ra¡idamenle en Ios raros momenlos en que se hacia eI siIencio en Ia
caIIe.



Cruzar eI barrio chino aI des¡unlar eI dia era converlirse en ¡arle de una ¡eIigrosa
danza, ¡orque no habia ¡uerlas lraseras ni caIIe|ones de carga y descarga, y lodas Ias
mercancias cruzaban ¡or Ia acera, y aunque a CharIie nunca Ie habian guslado ni eI
¡eIigro ni Ia danza, disfrulaba haciendo de ¡are|a de baiIe deI miIIar de menudas
abueIas chinas que, caIzadas con chineIas negras o za¡alos de ¡Iaslico de coIor
geIalinoso, correleaban de comercio en comercio eslru|ando, oIiendo y goI¡eando en
busca de Ias me|ores y mas frescas mercancias ¡ara sus famiIias, y re¡arlian con voz
gangosa ¡edidos y ¡regunlas en mandarin enlre Ios comercianles, siem¡re a un
segundo o a un ¡aso de verse arroIIadas ¡or coslados de lernera, grandes bande|as
de ¡alo fresco o carrelones IIenos hasla Ios lo¡es de ca|as de lorlugas vivas. CharIie
no habia recogido aun ninguna vasi|a en ninguna de sus caminalas ¡or eI barrio
chino, ¡ero se manlenia aIerla, ¡orque aqueI lorbeIIino de liem¡o y movimienlo
auguraba que, aIguna mañana de niebIa, aIguna abueIila se de|aria de un goI¡e sus
za¡alos de fanlasia sobre Ia acera.
Un Iunes, soIo ¡or enlrelenerse, CharIie cogió una beren|ena a ¡or Ia que iba
derecha una abueIila es¡eclacuIarmenle acarlonada, ¡ero en Iugar de quilarseIa de Ia
mano con un goI¡e de J356 431 como CharIie es¡eraba, Ia abueIila Io miró a Ios o|os y
sacudió Ia cabeza. Iue un meneo a¡enas ¡erce¡libIe, ¡ero resuIló eI mas eIocuenle de
Ios geslos. CharIie Io inler¡reló como «Oh, DiabIo ßIanco, sera me|or que renuncies a
hurlarme ese frulo ¡ur¡ureo, ¡ues le saco cualro miI años de anceslros y civiIización,
mis abueIos conslruyeron Ios ferrocarriIes y excavaron Ias minas de ¡Iala, y mis
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5> >< <5 5

¡adres sobrevivieron aI lerremolo, aI fuego y a una sociedad que ¡roscribia hasla eI
hecho mismo de ser chino. Soy madre de una docena de hi|os, abueIa de cien nielos y
bisabueIa de una Iegión. He ¡arido hi|os y Iavado a Ios muerlos. Soy hisloria,
sufrimienlo y sabiduria. Soy un ßuda y un dragón. Asi que sueIla de una ¡ula vez mi
beren|ena o le corlo Ia mano».
CharIie Ia soIló.
IIIa sonrió, soIo un ¡oco. Con lres dienles.
II se ¡regunló enlonces si, en caso de que aIguna vez Ie locara recu¡erar Ia vasi|a
deI aIma de una de aqueIIas vie|as com¡añeras de Cronos, seria ca¡az de IevanlarIa
siquiera. Y Ie devoIvió Ia sonrisa.
Luego Ie ¡idió su numero de leIefono y se Io dio a Ray.
—Iarecia sim¡alica —Ie di|o—. Y madura.



A veces, Ios ¡aseos de CharIie Io IIevaban a alravesar eI barrio |a¡ones, donde
¡asaba anle Ia lienda mas enigmalica de Ia ciudad: Re¡aración de Za¡alos InvisibIes.
Tenia inlención de enlrar aIgun dia, ¡ero lodavia inlenlaba asumir eI hecho de ser un
Mercader de Ia Muerle y de Ia exislencia de cuervos giganles y adversarios deI
Inframundo, y no eslaba seguro de haIIarse ¡re¡arado ¡ara za¡alos invisibIes, y
menos aun ¡ara za¡alos invisibIes necesilados de re¡aración. A menudo, cuando
¡asaba ¡or aIIi, inlenlaba alisbar a Ios |a¡oneses de mas aIIa deI esca¡arale, ¡ero no
veia a nadie, Io cuaI, ¡or su¡ueslo, no significaba nada. SenciIIamenle, no eslaba
¡re¡arado. Habia, sin embargo, en eI barrio |a¡ones una lienda de animaIes, La Casa
deI Iez y eI AmabIe Roedor, en Ia que habia com¡rado Ios ¡eces de So¡hie y adonde
regresó ¡ara susliluir a Ios abogados ¡or seis deleclives leIevisivos, que, a su vez,
¡asaron a me|or vida una semana des¡ues. Lo habia afIigido enconlrarse a su hi|a
babeando deIanle de una ¡ecera en Ia que fIolaban mas deleclives muerlos que en un
feslivaI de cine negro, y lras lirar aI valer a Ios seis de una vez y lener que usar eI
desalascador ¡ara desaIo|ar a 0.6537 = 0.55'W1 |uró que Ia ¡róxima vez enconlraria
com¡añeros mas resislenles ¡ara su niñila. SaIia una larde de La Casa deI Iez y eI
AmabIe Roedor con una |auIa con un ¡ar de recios hamslers, cuando se lro¡ezó con
LiIy, que iba camino de una cafeleria de Van Ness donde ¡ensaba enconlrarse con su
amiga Abby ¡ara una sesión gaIo¡anle de Iamenlaciones aderezadas con cafe con
Ieche.
—Hombre, LiIy, ¿que laI` —CharIie inlenlaba a¡arenlar naluraIidad, ¡ero lenia Ia
im¡resión de que eI hecho de que LiIy Io viera en Ia caIIe IIevando una boIsa de
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5> >= =5 5

¡Iaslico IIena de roedores no conlribuia a miligar Ia faIla de soIlura de sus reIaciones
en Ios uIlimos meses.
—Que |erbos lan bonilos —di|o eIIa. LIevaba una faIda de cuadros de coIegiaIa
calóIica con unas maIIas negras y unos Doclor Marlens, y un cor¡iño negro de ¡vc
que ¡or Ia ¡arle de arriba a¡Iaslaba sus lelas ¡aIidas como una Iala de masa de
gaIIelas que se hubiera goI¡eado conlra eI borde de Ia encimera. Ise dia IIevaba eI
¡eIo de coIor fucsia y una sombra de o|os vioIela que iba a |uego con sus Iargos
guanles de enca|e. Miró a un Iado y a olro de Ia caIIe y, como no vio a nadie que
conociera, echó a andar |unlo a CharIie.
—No son |erbos, son hamsleres —di|o CharIie.
—Asher, ¿me has eslado ocuIlando aIgo` —LiIy Iadeó Ia cabeza un ¡oco, ¡ero no
Io miró aI hacer Ia ¡regunla, manluvo Ios o|os fi|os hacia deIanle y escudriñó Ia caIIe
¡or si acaso aIguien que Ia conociera Ia veia caminando |unlo a CharIie, Io cuaI Ia
obIigaria a hacerse eI haraquiri.
—}oIin, LiIy, que son ¡ara So¡hie. —conlesló CharIie—. Sus ¡eces se han muerlo,
asi que voy a IIevarIe unas mascolas nuevas. Ademas, lodo ese roIIo de Ios |erbos es
una Ieyenda urbana...
—Me referia a que eres Ia Muerle —di|o LiIy.
A CharIie esluvieron a ¡unlo de caerseIe Ios hamsleres.
—¿Que`
—Is lan absurdo... —conlinuó eIIa, y, como siguió caminando des¡ues de que eI
se ¡arara en seco, CharIie luvo que a¡relar eI ¡aso ¡ara aIcanzarIa—. Is
com¡Ielamenle absurdo que le hayan eIegido a li. De Ios muchos desengaños que me
he IIevado en Ia vida, esle se IIeva Ia ¡aIma.
—Tienes dieciseis años —di|o CharIie, lodavia lraslabiIIando un ¡oco ¡or Ia
naluraIidad con que LiIy habIaba de aqueIIo.
—VaIe, echameIo en cara, Asher. SoIo voy a lener dieciseis dos meses mas, ¿y
Iuego que` In un abrir y cerrar de o|os mi beIIeza se converlira en un feslin ¡ara
gusanos y yo en un sus¡iro oIvidado en eI mar de Ia nada.
—¿Tu cum¡Ieaños es denlro de dos meses` Iues habra que com¡rarle una buena
larla —di|o CharIie.
—No cambies de lema, Asher. Se Io luyo con Ia Muerle.
CharIie se ¡aró y se voIvió ¡ara mirarIa. Isla vez, eIIa lambien se deluvo.
—LiIy, se que desde que murió RacheI esloy un ¡oco raro y sienlo que le melieras
en un Iio en eI coIegio ¡or mi cuI¡a, ¡ero soIo inlenlo afronlarIo y hacerme cargo deI
bebe y deI negocio. Tanlo eslres me ha...
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 5> >> >5 5

—Tengo !& 6).5 &'()* ,Y&. 73$)#$—di|o LiIy. Su|eló Ios hamsleres de CharIie
cuando eI Ios de|ó caer—. Se Io de Ias vasi|as de Ias aImas, Io de Ias fuerzas de Ias
liniebIas que se Ievanlan ¡ara ¡ulearle y lodo ese roIIo. Lo se lodo. Creo que Io se
anles que lu.
CharIie no sabia que decir. Senlia aI mismo liem¡o ¡anico y aIivio: ¡anico ¡orque
LiIy esluviera aI corrienle y aIivio ¡orque aIguien Io su¡iera y Io creyera, y hasla
hubiera vislo eI Iibro. ¡II Iibro!
—LiIy, ¿lodavia lienes eI Iibro`
—Isla en Ia lienda. Lo escondi delras de Ia vilrina de crislaI donde guardas Ias
cosas de vaIor que no com¡ra nadie.
—Nadie mira nunca en esa vilrina.
—No me digas. Habia ¡ensado que, si aIguna vez Io enconlrabas, le diria que
siem¡re habia eslado ahi.
—Tengo que irme. —CharIie dio media vueIla y echó a andar en dirección
conlraria, ¡ero Iuego se dio cuenla de que ya iban hacia su barrio y voIvió a girarse—
. ¿Adonde vas`
—A lomar un cafe.
—Te acom¡año.
—Ni Io sueñes. —LiIy voIvió a mirar a su aIrededor, lemiendo que aIguien Ios
viera.
—Iero, LiIy, soy Ia Muerle. Iso deberia haberme hecho un ¡oco mas guay.
—Si, eso ¡ensaria cuaIquiera, ¡ero resuIla que has conseguido que eI ser Ia Muerle
de|e de moIar.
—Vaya, eso ha sido un goI¡e ba|o.
—ßienvenido a mi mundo, Asher.
—No ¡uedes decirseIo a nadie, Io sabes, ¿no`
—Como si a aIguien Ie im¡orlara Io que hagas con lus |erbos.
—¡Hamsleres! No me...
—TranquiIo, Asher. —LiIy soIló una risiIIa—. Se Io que quieres decir. No voy a
decirseIo a nadie, menos a Abby, que ya Io sabe. Iero a eIIa no Ie im¡orla. Ha
conocido a un lio y dice que es su señor oscuro. Isla en esa fase en Ia que una cree
que una ¡oIIa es una es¡ecie de Iegendaria varila magica.
CharIie cambió de ¡osición Ia |auIa de Ios hamsleres, azorado.
—¿Las chicas ¡asais ¡or una fase asi` —¿Ior que eslaba escuchando lodo aqueIIo`
Hasla Ios hamsleres ¡arecian incómodos.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6? ?? ?5 5

LiIy giró sobre un laIón y echó a andar caIIe arriba.
—No ¡ienso habIar de eso conligo.
CharIie se quedó aIIi ¡arado y Ia vio aIe|arse mienlras soslenia en equiIibrio Ios
hamsleres y su baslón es¡ada, com¡Ielamenle inservibIe, y aI mismo liem¡o
inlenlaba sacarse eI leIefono móviI deI boIsiIIo de Ia chaquela. Necesilaba ver aqueI
Iibro y necesilaba verIo anles de Ia hora que lardaria en IIegar a casa.
—¡LiIy, es¡era! —griló—. Voy a IIamar a un laxi. ¡Te IIevo!
IIIa hizo un geslo de des¡edida sin mirarIo y siguió andando. Mienlras es¡eraba a
que Ia com¡añia de laxis conleslara, CharIie oyó una voz y cayó en Ia cuenla de que
se habia ¡arado |uslo encima de una aIcanlariIIa. Hacia mas de un mes que no oia Ias
voces y ¡ensaba que a Io me|or se habian ido.
—IIIa lambien sera nueslra, Carne. Ya es nueslra.
CharIie noló que eI miedo Ie subia ¡or Ia garganla como si fuera biIis. Cerró de
goI¡e eI leIefono y corrió delras de LiIy, con eI baslón haciendo ruido y Ios hamsleres
dando boles.
—¡LiIy, es¡era! ¡Is¡era!
IIIa se voIvió ra¡idamenle y su ¡eIuca fucsia se giró soIo un cuarlo, en vez de Ia
milad, de modo que lenia Ia cara cubierla de ¡eIo cuando di|o:
—Una de esas larlas de heIado de Treinla y un Sabores, ¿vaIe` Des¡ues de eso, Ia
deses¡eración y Ia nada.
—Iondremos eso en Ia larla —conlesló CharIie.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6? ?6 65 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 > >> >
( ( C C1 14 41 18 8B B = =: :8 8 4 4L L5 54 4: :8 8 8 81 1 ; ;3 30 01 10 0 7 70 0 ; ;3 34 43 3 9 91 10 01 1D DA A3 38 8: :8 8
AI finaI, !& 6).5 &'()* ,$ &. 73$)#$ resuIló no ser ni lan grande, ni lan exhauslivo.
CharIie Io Ieyó una docena de veces, lomó nolas, hizo foloco¡ias, buscó en Inlernel
referencias a Ias cosas que se mencionaban, ¡ero lodo eI maleriaI que conlenian
aqueIIas veinliocho ¡aginas ¡rofusamenle iIuslradas se reducia a eslo:

1. Inhorabuena, has sido eIegido ¡ara hacer de Muerle. Is un
lraba|o muy sucio, ¡ero aIguien liene que hacerIo. Tu deber
consisle en recu¡erar Ias vasi|as de Ias aImas de Ios muerlos y
moribundos y ocu¡arle de que IIeguen a su siguienle encar-
nación. Si fracasas, Ias liniebIas cubriran eI mundo y reinara eI
caos.
2. Hace aIgun liem¡o, eI Luminalus, o Ia Gran Muerle, que
manlenia eI equiIibrio enlre Ia Iuz y Ia oscuridad, cesó de
exislir. Desde enlonces, Ias Iuerzas de Ia Oscuridad lralan de
Ievanlarse desde eI mundo sublerraneo. Tu eres Io unico que se
inler¡one enlre eIIas y Ia deslrucción deI aIma coIecliva de Ia
humanidad.
3. Iara conlener a Ias Iuerzas de Ia Oscuridad, necesilaras un
Ia¡iz deI numero dos y un caIendario, ¡referibIemenle uno sin
folografias de galilos.
4. Te IIegaran nombres y numeros. II numero es cuanlos dias
lienes ¡ara recu¡erar Ia vasi|a deI aIma. Reconoceras Ias
vasi|as ¡or su res¡Iandor carmesi.
5. No Ie digas a nadie Io que haces o Ias Iuerzas de Ia Oscuridad
elcelera, elcelera, elcelera.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6? ?7 75 5

6. Iuede que Ia genle no le vea cuando desem¡eñas lus obIiga-
ciones como Muerle, asi que len cuidado aI cruzar Ia caIIe. No
eres inmorlaI.
7. No busques a olros. No vaciIes en lus deberes o Ias Iuerzas de
Ia Oscuridad deslruiran lodo Io que le im¡orla.
8. Tu no causas Ia muerle, ni Ia im¡ides, eres un servidor deI
deslino, no su agenle. No le des lanlos aires.
9. ßa|o ninguna circunslancia de|es que Ia vasi|a de un aIma
caiga en manos de Ios de aba|o... ¡orque seria falaI.

Iasaron unos meses anles de que CharIie voIviera a alender Ia lienda a soIas con
LiIy. IIIa Ie ¡regunló:
—¿Conseguisle un Ia¡iz deI numero dos`
—No, lengo un Ia¡iz deI numero uno.
—¡Seras ca¡uIIo! Des¡ierla, Asher, Ias Iuerzas de Ia Oscuridad...
—Si eI equiIibrio deI mundo es lan ¡recario sin ese Luminalus que eI hecho de que
yo com¡re un Ia¡iz con Ia mina un ¡unlo mas dura va a ¡reci¡ilarnos en eI abismo, a
Io me|or ya va siendo hora de que eso ¡ase.
—¡Vamos, vamos, vamos! —canlurreó LiIy como si inlenlara conlroIar a un
cabaIIo es¡anlado—. Una cosa es que yo sea una nihiIisla y lodo eso. Iara mi es una
es¡ecie de afirmación de esliIo. Tengo ro¡a a lono. Iero lu no ¡uedes eslar Ioco ¡or
irle a Ia lumba con uno de esos absurdos lra|es de SaviIe Rov.
CharIie se sinlió orguIIoso ¡orque LiIy se hubiera fi|ado en que IIevaba uno de sus
coslosos lra|es de segunda mano de SaviIe Rov. La chica eslaba a¡rendiendo eI
oficio, a ¡esar de si misma.
—Isloy harlo de lener miedo —di|o—. Me he enfrenlado a Ias Iuerzas de Ia
Oscuridad o Io que sean ¿y sabes que, LiIy` Que eslamos a Ia ¡ar.
—¿Conviene que me cuenles eslo` Iorque eI Iibro decia...
—Creo que yo soy dislinlo a Io que dice eI Iibro, LiIy. II Iibro dice que no causo Ia
muerle, ¡ero dos ¡ersonas han muerlo mas o menos ¡or cuI¡a de mis aclos.
—Re¡ilo, ¿conviene que me cuenles eslo` Como lu mismo has dicho muchas
veces, soy una cria y ademas una Ioca irres¡onsabIe. Is una Ioca irres¡onsabIe, ¿no`
Nunca le hago mucho caso.
—Tu eres Ia unica que Io sabe —di|o CharIie—. Y ya lienes diecisiele años, no eres
una cria, eres una mu|er |oven.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6? ?8 85 5

—No me |odas, Asher. Si sigues habIando asi, me hare olro 8'$)-'561 lomare rayos
uva hasla que esle deshidralada como una momia, habIare ¡or eI móviI hasla que se
me muera Ia baleria y me buscare un lio ¡aIido y fIacucho y se Ia chu¡are hasla que
se ¡onga a grilar.
—Inlonces ¿sera como un viernes cuaIquiera` —¡regunló CharIie.
—Lo que yo haga Ios fines de semana es asunlo mio.
—Ya Io se.
—¡Iues, enlonces, caIIale!
—¡Isloy harlo de lener miedo, LiIy!
—¡Iues de|a de lener miedo, CharIie!
Los dos miraron ¡ara olro Iado, avergonzados. LiIy fingió ho|ear Ios recibos de ese
dia, mienlras CharIie hacia como que buscaba aIgo en Io que eI IIamaba su boIso de
¡aseo y }ane su mariconera.
—Ierdona —di|o LiIy sin Ievanlar Ia visla de Ios recibos.
—No im¡orla —conlesló CharIie—. Yo lambien Io sienlo.
Todavia sin Ievanlar Ios o|os, eIIa di|o:
—Iero, en serio, ¿conviene que me cuenles esas cosas`
—Seguramenle no —res¡ondió eI—. Iero es que es una carga muy grande. Una
es¡ecie de...
—¿Traba|o sucio` —LiIy Io miró con una sonrisa.
—Si —CharIie sonrió, aIiviado—. No voIvere a sacar eI lema.
—No, si no ¡asa nada. MoIa baslanle.
—¿In serio` —CharIie no recordaba que nadie hubiera dicho que sus cosas
moIaban. Islaba conmovido.
—No me referia a li, sino a ese roIIo de Ia Muerle.
—Si, ya —di|o CharIie. Si, en cuanlo a moIar, era un fenómeno: su marcador
seguia arro|ando un cero—. Iero lienes razón, es ¡eIigroso. No voIveremos a habIar
de mi... eh... ¡asaliem¡o.
—Y yo nunca voIvere a IIamarle CharIie —di|o LiIy—. Nunca |amas.
—De acuerdo —conlesló eI—-. Haremos como si eslo nunca hubiera ¡asado.
IxceIenle. Muy bien dicho. VueIve a ado¡lar lu des¡recio a¡enas veIado.
—Vele a lomar ¡or cuIo, Asher.
—¡Isa es mi niña!
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6? ?9 95 5




A Ia mañana siguienle, cuando saIió a dar su ¡aseo, Io eslaban es¡erando. CharIie
se Io lemia, y no se IIevó un chasco. Se habia ¡asado ¡or Ia lienda ¡ara recoger un
lra|e ilaIiano que acababa de recibir y un encendedor ¡ara ¡uros que IIevaba dos
años Ianguideciendo en Ia vilrina de Ias curiosidades y que guardó en su boIso |unlo
con eI oso de ¡orceIana refuIgenle que conlenia eI aIma de una ¡ersona muerla hacia
liem¡o. SaIió a Ia caIIe, se quedó ¡arado |uslo encima de Ia boca deI sumidero y
saIudó con Ia mano a Ios lurislas que ¡asaban en eI funicuIar.
—¡ßuenos dias! —di|o aIegremenle. CuaIquiera que Io viera ¡ensaria que eslaba
saIudando aI dia, ¡orque ¡or aIIi no habia nadie.
—Le arrancaremos Ios o|os como cirueIas maduras —siseó una voz de mu|er
desde eI sumidero—. Haznos subir, Carne. Haznos subir ¡ara que bebamos a
Iengüelazos Ia sangre deI boquele que vamos a abrirle en eI ¡echo.
—Y ¡ara que lriluremos lus huesos como carameIos con nueslras mandibuIas —
añadió olra voz, lambien femenina.
—Si —di|o Ia ¡rimera voz—, como carameIos.
—Si —añadió una lercera.
CharIie noló que se Ie ¡onia Ia carne de gaIIina en lodo eI cuer¡o, ¡ero se sacudió
aqueIIa sensación y ¡rocuró manlener Ia voz firme.
—Iues hoy seria un buen dia ¡ara eso —di|o—. Isloy como nuevo ¡orque he
dormido en una cama eslu¡enda, con mi edredón de ¡Iumas. No como olras, que se
¡asan Ia noche en una aIcanlariIIa.
—¡Cabrón! —siseó un coro de mu|eres.
—ßueno, ya habIaremos en Ia siguienle manzana.
Subió lranquiIamenle ¡or Ia caIIe, adenlrandose en eI barrio chino. Iaseaba con
a¡Iomo ¡or Ia acera con su baslón es¡ada y eI lra|e melido en una boIsa Iigera que
IIevaba echada aI hombro. Inlenló siIbar, ¡ero ¡ensó que laI vez fuera un ¡oco
ló¡ico. Cuando IIegó a Ia siguienle esquina, eIIas ya eslaban aIIi.
—Voy a sorberIe eI aIma a Ia niña ¡or Ia fonlaneIa mienlras lu miras, Carne.
—¡Um1 que bonilo! —di|o CharIie mienlras a¡relaba Ios dienles y ¡rocuraba no
¡arecer lan horrorizado—. Ya galea baslanle bien, asi que no le saIles eI desayuno
ese dia, ¡orque, como lenga su cuchara de goma, seguramenle le dara una ¡aIiza.
Se oyó un chiIIido de ira ¡rocedenle de Ia aIcanlariIIa y una chachara as¡era y
sibiIanle.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6? ?: :5 5

—No ¡uede decir eso. ¿Verdad` ¿Is que no sabe quienes somos`
—In eI siguienle cruce, a Ia izquierda. Nos vemos aIIi.
Un |oven chino veslido de @'8_@*8 miró a CharIie y se hizo ra¡idamenle a un Iado
como si no quisiera conlagiarse de Ia Iocura que aque|aba a aqueI >* 8.J
bc
lan bien
veslido. CharIie se locó Ia ore|a y di|o:
—DiscuI¡a. AuricuIares inaIambricos.
II chico asinlió con Ia cabeza bruscamenle, como si ya Io su¡iera y, a ¡esar de Ias
a¡ariencias en senlido conlrario, no se hubiera lro¡ezado aI oirIe, sino que se hubiera
quedado mas fresco que un maIvado hi|o de ¡erra, asi que no me loques Ias narices,
mamón. Cruzó con eI semaforo en ro|o, renqueando un ¡oco ba|o eI ¡eso deI
sublexlo.
CharIie enlró en Ia linloreria II Dragón Dorado. II señor Hu, que alendia eI
moslrador y a quien CharIie conocia desde Ios ocho años, Io saIudó lensando caIida y
ex¡ansivamenle Ia ce|a izquierda, Io cuaI era su forma habiluaI de saIudar y un buen
indicio ¡ara que CharIie su¡iera que aun seguia vivo. Un cigarriIIo humeaba aI finaI
de una Iarga boquiIIa negra inserla en su denladura.
—ßuenos dias, señor Hu —di|o CharIie—. Hace un dia ¡recioso, ¿eh`
—¿Tra|e` —di|o eI señor Hu con Ia visla cIavada en eI lra|e que CharIie se habia
echado aI hombro.
—Si, hoy soIo uno —conlesló CharIie. LIevaba a Iim¡iar sus me|ores mercancias a
II Dragón Dorado y desde hacia unos meses, con loda Ia ro¡a de difunlos que habia
recibido, Ies ¡ro¡orcionaba mucho lraba|o. Les encargaba lambien Ios arregIos de su
ro¡a, ¡ues eI señor Hu era considerado eI me|or saslre con lres dedos de Ia cosla
oesle, y quiza deI mundo enlero. Hu Tres Dedos, Io IIamaban en eI barrio chino,
aunque, ¡ara hacerIe |uslicia, lenia ocho en reaIidad: soIo Ie faIlaban Ios dos mas
corlos de Ia mano derecha.
—¿ArregIo` —¡regunló Hu.
—No, gracias —di|o CharIie—. Isle es ¡ara revender, no ¡ara mi.
Hu agarró eI lra|e, Ie ¡uso una eliquela y Iuego griló en mandarin:
—¡Un lra|e ¡ara eI DiabIo ßIanco! —Y una de sus nielas saIió corriendo de Ia ¡arle
de alras, cogió eI lra|e y desa¡areció mas aIIa de Ia corlina anles de que CharIie
¡udiera verIe Ia cara.
—Un lra|e ¡ara eI DiabIo ßIanco —Ie re¡ilió a aIguien en Ia lraslienda.
—MiercoIes —di|o Hu Tres Dedos. Dio a CharIie eI recibo.

10
N. de Ia T.: Hombre bIanco
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6? ?; ;5 5

—Olra cosa... —di|o CharIie.
—De acuerdo, marles —re¡uso Hu—, ¡ero sin descuenlo.
—No, señor Hu, se que hace mucho liem¡o que no Io necesilo, ¡ero me
¡regunlaba si lodavia liene usled su olro negocio.
II señor Hu cerró un o|o y se quedó mirandoIo un momenlo anles de conleslar.
—Venga —di|o ¡or fin, y desa¡areció lras Ia corlina de|ando a su es¡aIda una
nube de humo de labaco.
CharIie Io siguió ¡or Ia lraslienda, a lraves de un infierno ruidoso y humeanle de
Iiquidos Iim¡iadores y maquinas de ¡Ianchar ¡or eI que ¡uIuIaba una docena de
escurridizos em¡Ieados, hasla un des¡acho que habia aI fondo, minuscuIo y
recubierlo de conlracha¡ado, cuya ¡uerla Hu cerró con IIave ¡ara IIevar a cabo su
lransacción, como hicieran ¡or ¡rimera vez hacia mas de veinle años.



La ¡rimera vez que Hu Tres Dedos condu|o a CharIie Asher a lraves de Ia
lenebrosa lraslienda de Ia linloreria II Dragón Dorado, eI macho bela, que enlonces
conlaba diez años, eslaba convencido de que eI chino iba a secueslrarIo y a venderIo
como escIavo linlorero, a hacerIo ¡icadiIIo y a converlirIo en ,'7 "371 o a obIigarIo a
fumar o¡io y a enfrenlarse simuIlaneamenle a cincuenla Iuchadores de J356 43
mienlras aun eslaba en ¡i|ama (a Ia edad de diez años, CharIie lenia una noción muy
somera de Ia cuIlura de sus vecinos), ¡ero a ¡esar de su miedo se senlia im¡uIsado
¡or una ¡asión que IIevaba arraigada en sus genes miIIones de años: Ia busqueda deI
fuego. In efeclo, fue un macho bela sumamenle habiIidoso quien descubrió eI fuego,
aunque, como era de es¡erar, un macho aIfa se Io arrebalara casi enseguida (Ios aIfa
fracasaron en eI descubrimienlo deI fuego, ¡ero, como no enlendian que no habia
que agarrar eI ¡aIo ¡or eI Iado caIienle y anaran|ado, se Ies alribuye en cambio Ia
invención de Ia quemadura de lercer grado). Iese a lodo, Ia chis¡a originaria briIIa
lodavia en Ias venas de lodo macho bela. Mienlras que Ios chavaIes aIfa se dan muy
¡ronlo a Ias chicas y eI de¡orle, Ios bela siguen dedicandose a Ia ¡irolecnia hasla bien
enlrada Ia adoIescencia y a veces incIuso ¡asada esla. Quiza Ios machos aIfa diri|an
Ios e|ercilos de esle mundo, ¡ero son Ios bela quienes hacen saIlar Ias cosas ¡or Ios
aires.
¿Y que me|or gaIardón ¡ara un ¡roveedor de ¡elardos que Ia am¡ulación de dos
digilos esenciaIes` Hu Tres Dedos. Cuando Hu abrió sobre Ia mesa su gruesa maIela
de lres ¡isos ¡ara moslrar sus mercancias, eI |oven CharIie sinlió que habia cruzado
Ios fuegos deI infierno y que aI fin habia IIegado aI ¡araiso, y enlregó de buena gana
su fa|o de biIIeles de dóIar sobados y hechos un higo. Y mienlras Ias Iargas ¡avesas
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6? ?< <5 5

¡Ialeadas deI cigarro de Hu caian sobre Ias mechas como nieve morlifera, CharIie
escogió sus goIosinas. Islaba lan emocionado que casi se meó encima.
II CharIie que, siendo ya un lralanle de Ia muerle, saIió esa mañana de Ia
linloreria II Dragón Dorado con un ¡aquele com¡aclo ba|o eI brazo senlia una
emoción simiIar, ¡ueslo que, aunque iba en conlra de su naluraIeza, se dis¡onia de
nuevo a Ianzarse a Ia brecha. Se acercó a Ia re|iIIa deI sumidero y, agilando eI oso de
¡orceIana refuIgenle que habia sacado deI boIso, griló:
—¡Ih, zorras! Voy una manzana mas aIIa y Iuego olras cualro mas arriba. ¿Os
venis`
—II DiabIo ßIanco ¡or fin se ha vueIlo Ioco —di|o Ia undecima niela de Hu Tres
Dedos, Cindy Lou Hu, que eslaba |unlo aI moslrador, aI Iado de su venerado y
digilaImenle disca¡acilado anceslro.
—Su dinero no esla Ioco —senlenció Tres Dedos.



CharIie se habia fi|ado en aqueI caIIe|ón en uno de sus ¡aseos camino deI dislrilo
financiero. Quedaba enlre Ias caIIes Monlgomery y Kearney, y lenia lodo cuando un
buen caIIe|ón debia lener: saIidas de incendios, conlenedores de basura, diversas
¡uerlas de acero adornadas con grafilos, una rala, dos gaviolas, ¡orquerias varias, un
hombre desmayado ba|o unos carlones y media docena de señaIes de «Irohibido
a¡arcar», lres de eIIas con orificios de baIa. Ira eI ideaI ¡Ialónico de un caIIe|ón, ¡ero
Io que Io dislinguia de olros caIIe|ones de Ia zona era que ¡oseia dos enlradas a Ia red
de aIcanlariIIado se¡aradas ¡or menos de cincuenla melros, una aI fondo de Ia caIIe y
olra en medio, ocuIla enlre dos conlenedores. Como uIlimamenle habia desarroIIado
un buen o|o ¡ara Ias aIcanlariIIas, CharIie no habia lenido mas remedio que fi|arse en
eIIas.
Iscogió Ia que quedaba escondida, se agachó a unos dos melros y abrió eI ¡aquele
de Hu Tres Dedos. Sacó ocho M-80 y, con eI corlauñas de su IIavero, corló Ias
mechas, que eran de cinco cenlimelros e im¡ermeabIes, hasla de|arIas en un
cenlimelro de Iargo, mas o menos (un M-80 es un ¡elardo muy gordo que, segun se
dice, ¡osee Ia ¡olencia ex¡Iosiva de un cuarlo de carlucho de dinamila. Los chavaIes
de ¡uebIo Ios usan ¡ara voIar buzones o Ias luberias de Ia escueIa, ¡ero en Ias
ciudades han sido susliluidos en gran medida como inslrumenlo ¡rediIeclo de
lravesuras ¡or Ia ¡isloIa GIock de nueve miIimelros).
—¡Chicas! —griló CharIie a Ia aIcanlariIIa—. MIslais ahi` Ierdonad, no se cómo os
IIamais. —Desenfundó Ia es¡ada deI baslón, Ia de|ó |unlo a su rodiIIa y a
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6? ?= =5 5

conlinuación sacó deI boIso eI oso de ¡orceIana y Io coIocó aI Iado de su olra ¡ierna—
. ¡Ahi leneis!
Se oyó un feroz siseo ¡rocedenle de Ia re|iIIa y, aunque a CharIie Ie ¡arecia que
eslaba com¡Ielamenle a oscuras, eI sumidero se voIvió aun mas negro. Vio formas
circuIares y ¡Ialeadas moverse enlre Ia negrura, como monedas girando en medio de
un oceano oscuro, soIo que a ¡ares: eran o|os.
—DanosIo, Carne. DanosIo —susurró una voz de mu|er.
—Venid a cogerIo —conlesló CharIie mienlras inlenlaba dominar eI mayor caso de
aco|one que habia ex¡erimenlado nunca. Ira como si Ie esluvieran a¡Iicando hieIo
seco en Ia es¡aIda, y Ie coslaba un arduo esfuerzo no ¡onerse a lirilar.
La sombra deI sumidero em¡ezó a es¡arcirse ¡or eI ¡avimenlo, aI ¡rinci¡io fueron
soIo un ¡ar de cenlimelros, ¡ero CharIie Io noló: era como si Ia Iuz hubiera cambiado.
Iero no habia cambiado. La sombra cobró Ia forma de una mano de mu|er y se movió
olros quince cenlimelros hacia eI oso refuIgenle. Iue enlonces cuando CharIie
em¡uñó Ia es¡ada y goI¡eó con eIIa a Ia sombra. La ho|a no dio conlra eI ¡avimenlo,
sino conlra aIgo mas bIando, y se oyó un chiIIido ensordecedor.
—¡Iedazo de mierda! —griló Ia voz, furiosa, aunque no doIorida—. Asqueroso
ca...
—Hay que eslar a Ios vivos y a Ios muerlos, señoras —-di|o CharIie—. A Ios vivos
y a Ios muerlos.
11
Vamos, inlenladIo olra vez.
Olra sombra en forma de mano saIió de Ia aIcanlariIIa ¡or Ia izquierda, Iuego
a¡areció olra a Ia derecha. CharIie a¡arló eI oso deI sumidero aI liem¡o que sacaba eI
mechero deI boIsiIIo. Incendió Ias corlas mechas de cualro ¡elardos y Ios arro|ó a Ia
aIcanlariIIa mienlras Ias sombras se esliraban hacia eI.
—¿Que era eso`
—¿Que ha lirado`
—Muevele, no ¡uedo...
CharIie se la¡ó Ios oidos. Los M-80 eslaIIaron y CharIie sonrió. Infundó Ia es¡ada,
recogió sus barluIos y corrió a Ia olra aIcanlariIIa. In un es¡acio lan reducido, eI
ruido seria lremendo, brulaI incIuso. CharIie seguia sonriendo.
Oia un coro de grilos y |uramenlos en media docena de Ienguas muerlas, aIgunos
se su¡er¡onian, como si aIguien esluviera girando eI diaI de una emisora de onda
corla que abarcara eI liem¡o y eI es¡acio. Se ¡uso de rodiIIas y a¡Iicó eI oido a Ia
aIcanlariIIa, con cuidado de manlenerse a dislancia. Las oyó IIegar, ¡ersiguiendoIo
ba|o Ia caIIe. Confiaba en que no ¡udieran saIir, ¡ero aunque saIieran lenia Ia es¡ada,

11
N. de Ia T.: Referencia a Ia I I¡isloIa deI a¡ósloI Iedro, IV:5.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6? ?> >5 5

y Ia Iuz deI soI era su lerrilorio. Incendió olros cualro M-80, eslos con Ia mecha mas
Iarga, y Ios arro|ó uno a uno ¡or Ia aIcanlariIIa.
—¿Quien es carne ahora` —di|o.
—¿Que` ¿Que ha dicho` —di|o una voz en Ia aIcanlariIIa.
—No oigo una mierda.
CharIie agiló eI oso de ¡orceIana deIanle deI sumidero.
—¿Quereis eslo` —Arro|ó denlro olro M-80—. Os gusla, ¿eh` —griló mienlras
liraba eI lercer ¡elardo—. ¡Asi a¡rendereis a no cIavarme eI ¡ico en eI brazo,
maIdilas ar¡ias!
—Señor Asher —di|o una voz delras de eI.
CharIie miró hacia alras y vio a AI¡honse Rivera, eI ins¡eclor de ¡oIicia, de ¡ie
anle eI.
—Ah, hoIa —di|o. Inlonces se dio cuenla de que IIevaba en Ia mano un M-80
encendido y añadió—. DiscuI¡e un segundo. —Tiró eI ¡elardo a Ia aIcanlariIIa. In
ese momenlo comenzaron a eslaIIar lodos a Ia vez.
Rivera, que se habia a¡arlado unos ¡asos, lenia Ia mano melida en Ia chaquela,
¡resumibIemenle |unlo a Ia ¡isloIa. CharIie guardó eI oso de ¡orceIana en eI boIso y
se ¡uso de ¡ie. Oia a Ias voces chiIIar y maIdecir.
—MaIdilo fracasado —chiIIó una de Ias oscuras—. Voy a le|er un ceslo con lus
lri¡as ¡ara IIevar en eI lu cabeza corlada.
—Iso, eso —di|o olra voz—. Un ceslo.
—Creo que eso ya se Io has dicho —di|o una lercera.
—No es cierlo —di|o Ia ¡rimera.
—¡CaIIaos de una ¡ula vez! —griló CharIie a Ia aIcanlariIIa, y miró Iuego a Rivera,
que habia sacado su arma y Ia su|elaba |unlo a su coslado.
—¿Tiene —di|o— ¡robIemas con... aIguien de Ia aIcanlariIIa`
CharIie sonrió.
—No Ias oye, ¿verdad` —Las maIdiciones seguian, ¡ero en un idioma que sonaba
como si su correcla ¡ronunciación requiriera gran canlidad de moco: gaeIico, aIeman
o aIgo ¡arecido.
—Oigo con loda cIaridad un ¡ilido en mis oidos, señor Asher, a causa de sus
¡elardos, que obviamenle son iIegaIes, ¡ero, a¡arle de eso, no oigo nada, no.
—Ralas —di|o CharIie, y Ievanló inconscienlemenle una ce|a como diciendo: «¿Te
vas a lragar esa chorrada`»—. Odio Ias ralas.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 66 6? ?5 5

—A|a|a —di|o Rivera inex¡resivamenle—. ¿Las ralas lienen ¡or coslumbre
cIavarIe eI ¡ico en Ios brazos` ¿Cree usled que sienlen eI deseo secrelo de robar sus
figuriIIas de animaIes`
—Inlonces, ¿Io ha oido` —¡regunló CharIie.
—Iues si.
—Le habra exlrañado, ¿no`
—Si—conlesló eI ¡oIicia—. Iero IIeva usled un lra|e muy bonilo. ¿Is de Armani`
—No, de CanaIi —re¡uso CharIie—. Iero gracias.
—No es Io que yo me ¡ondria ¡ara bombardear aIcanlariIIas, ¡ero cada cuaI es
cada cuaI. —Rivera no se habia movido. Islaba |unlo aI bordiIIo de Ia acera, a unos
cinco melros de CharIie, con eI arma lodavia |unlo aI coslado. Un corredor que
¡asaba ¡or aIIi a¡rovechó Ia ocasión ¡ara aceIerar. CharIie y Rivera Io saIudaron
educadamenle con una incIinación de cabeza.
—Y usled que es un ¡rofesionaI—di|o CharIie—, ¿adonde iria con esle lra|e`
Rivera se encogió de hombros.
—No se Ie eslara yendo Ia mano con aIgun farmaco que Ie hayan recelado,
¿verdad`
—O|aIa —di|o CharIie.
—¿Se ha ¡asado loda Ia noche bebiendo, su mu|er Io ha echado de casa y Ia maIa
conciencia Io esla voIviendo Ioco`
—Mi mu|er faIIeció.
—Lo sienlo. ¿Cuanlo liem¡o hace`
—Va ¡ara un año.
—Iues eso no va a servirIe —di|o Rivera—. ¿Tiene aIgun anlecedenle de
enfermedad menlaI`
—No.
—ßueno, ¡ues ahora ya Io liene. Inhorabuena, señor Asher. La ¡róxima vez ¡odra
usarIo.
—¿Me vera Ia ¡rensa cuando IIegue aI |uzgado` —¡regunló CharIie mienlras
¡ensaba cómo iba a ex¡IicarIes aqueIIo a Ios deI Servicio de Alención a Ia Infancia.
Iobre So¡hie, su ¡adre no soIo era Ia Muerle, sino lambien un ¡residiario. Iba a
¡asarIo falaI en eI coIegio—. Isla chaquela esla hecha a medida. No creo que ¡ueda
la¡arme Ia cabeza con eIIa. ¿Voy a ir a Ia carceI`
—Conmigo, no. ¿Cree que me resuIlaria faciI ex¡Iicar eslo` Soy ins¡eclor de
¡oIicia, no delengo a Ia genle ¡or lirar ¡elardos y grilar a Ias aIcanlariIIas.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 66 66 65 5

—Inlonces, ¿¡or que ha sacado Ia ¡isloIa`
—Hace que me sienla mas seguro.
—Ya Io veo —di|o CharIie—. Seguramenle Ie he ¡arecido un ¡oco ¡erlurbado.
—¿Usled cree`
—ßueno, ¿y que hacemos ahora`
—¿Iso es eI reslo de su arsenaI` —Rivera señaIó con Ia cabeza Ia boIsa de ¡a¡eI
que CharIie lenia ba|o eI brazo.
CharIie asinlió.
—¿Que Ie ¡arece si Io lira a Ia aIcanlariIIa y nos oIvidamos deI asunlo`
—Ni Io sueñe. No se que haran si se a¡oderan de Ios ¡elardos.
Iue ahora Rivera quien Ievanló una ce|a.
—¿Las ralas`
CharIie liró Ia boIsa a Ia aIcanlariIIa. Oyó murmuIIos aIIa aba|o, ¡ero inlenló que
Rivera no se diera cuenla de que eslaba escuchando.
II ins¡eclor enfundó Ia ¡isloIa y se esliró Ias soIa¡as.
—¿Y recibe lra|es como ese en Ia lienda muy a menudo` —¡regunló.
—Ahora mas que anles. UIlimamenle com¡ro muchas ¡arlidas de ro¡a de
difunlos —di|o CharIie.
—Todavia liene mi lar|ela, IIameme si Ie IIega aIgun lra|e ilaIiano de Ia laIIa
cuarenla, de Iana Iigera o media, o lambien de seda cruda.
—Si, Ia seda es ¡erfecla ¡ara nueslro cIima. Cómo no, se Io reservare encanlado.
Ior cierlo, ins¡eclor, ¿cómo es que esla en un caIIe|ón, en Ia ¡arle de alras de una
bocacaIIe, un marles ¡or Ia mañana`
—Iso no lengo ¡or que decirseIo —di|o Rivera con una sonrisa.
—¿No`
—No. Que lenga un buen dia, señor Asher.
—IguaImenle —conlesló CharIie. Asi que, ¿ahora Io seguian ¡or encima y ¡or
deba|o de Ia caIIe` ¿Que, si no, hacia aIIi un deleclive de homicidios` Ni !& 6).5 &'()*
ni Minly Iresh habian mencionado a Ia ¡asma. ¿Cómo iba uno a manlener en secrelo
sus lralos con Ia muerle si Io vigiIaba Ia ¡oIicia` Su euforia ¡or haber ¡Ianlado cara aI
enemigo, cosa que se o¡onia ¡rofundamenle a su naluraIeza, se eva¡oró de ¡ronlo.
No sabia muy bien ¡or que, ¡ero aIgo Ie decia que acababa de cagarIa.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 66 67 75 5



In eI subsueIo, Ias Morrigan se miraron con asombro.
—No Io sabe —di|o Macha mienlras se examinaba Ias garras, que briIIaban como
acero inoxidabIe bruñido a Ia Iuz lenue que IIegaba desde arriba. Su cuer¡o
em¡ezaba a moslrar eI reIieve azuI melaIizado de Ias ¡Iumas, y sus o|os no eran ya
sim¡Ies discos ¡Ialeados, sino que ¡oseian loda Ia agudeza de Ios de un ave ra¡az.
In un liem¡o Ie|ano, lransformada en corne|a cenicienla, habia sobrevoIado Ios
cam¡os de balaIIa deI norle, se habia ¡osado sobre Ios soIdados agonizanles y Ies
habia sacado eI aIma a ¡icolazos. Los ceIlas IIamaban a Ias cabezas corladas de sus
enemigos «Ia cosecha de beIIolas de Macha», ¡ero ignoraban que a Macha no Ie
im¡orlaban nada sus lribus ni sus ofrendas, sino soIo su sangre y sus aImas. Hacia
miI años que no veia asi sus garras de mu|er.
—Sigo sin oir nada —di|o su, hermana Nemain, que se acicaIaba Ias ¡Iumas negras
y azuIadas deI cuer¡o y siseaba de ¡Iacer aI ¡asarse Ias ¡unlas de Ias garras, afiIadas
como dagas, sobre Ios ¡echos. IIIa lambien lenia coImiIIos, que hoIIaban sus Iabios
negros y deIicados. Su larea consislia en verler ¡onzoña sobre aqueIIos a Ios que
marcaba ¡ara morir. No habia guerrero mas fiero que eI locado ¡or eI veneno de
Nemain, ¡ues, sin nada que ¡erder, se echaba aI cam¡o de balaIIa sin miedo, ¡resa
de un frenesi que Ie daba Ia fuerza de diez hombres y arraslraba a olros a su deslino.
ßabd ¡asó sus garras redescubierlas ¡or Ia ¡ared de Ia aIcanlariIIa, abriendo
¡rofundas hendiduras en eI cemenlo.
—Me encanlan mis garras. Habia oIvidado hasla que Ias lenia. A¡ueslo a que
¡odemos ir Arriba. ¿Quereis ir Arriba` Me a¡elece subir. Iodemos hacerIo esla
noche. Iodriamos arrancarIe Ias ¡iernas y ver cómo se arraslra enlre su ¡ro¡ia
sangre. Seria diverlido. —ßabd era Ia chiIIona: se decia que su grilo hacia relroceder
a Ios e|ercilos en eI cam¡o de balaIIa y que fiIas de cien soIdados morian de ¡avor aI
oirIo. In eIIa se con|ugaba lodo Io que era furioso y feroz, y no es¡eciaImenle
briIIanle.
—Ise Carne no Io sabe —re¡ilió Macha—. ¿Iara que ceder nueslra venla|a cuando
acaba de em¡ezar eI alaque`
—Iorque seria diverlido —conlesló ßabd—. ¿Vamos Arriba` ¿A diverlirnos` Ya
se: en vez de un ceslo, ¡uedes le|er un sombrero con sus lri¡as.
Nemain Ianzó un ¡oco de veneno con sus garras y Ia ¡onzoña, una Iinea
humeanle, siseó sobre eI cemenlo.
—Deberiamos decirseIo a Orcus. Seguro que se Ie ocurre aIgun ¡Ian.
—¿Sobre Io deI sombrero` —¡regunló ßabd—. Tienes que decirIe que ha sido idea
mia. Le encanlan Ios sombreros.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 66 68 85 5

—Tenemos que decirIe que Carne Nueva no Io sabe.
Las lres descendieron como humo ¡or Ias cañerias, camino deI gran barco, ¡ara
dar Ia nolicia de que su mas recienle enemigo no sabia, enlre olras cosas, Io que era,
ni Io que Io habia lraido a esle mundo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 66 69 95 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 > >E E
& &= = ! !" "# #$ $% % ' '( ( ) )% %* * + +, ,( ($ $- -% %* * @ @1 1 = =: : 4 45 57 7@ @: :@ @ @ @1 1 = =: : D D: :L L< <: :
CharIie baulizó a Ios hamsleres C*7.5* y /.)7$".5* (o C*7== /.)71 ¡ara abreviar)
¡orque dio Ia casuaIidad de que, cuando IIegó eI momenlo de ¡onerIes nombre,
eslaba Ieyendo Ia eliquela de un frasco de saIsa AIfredo. Isa fue loda Ia refIexión que
dedicó aI asunlo, y con eIIa basló. De hecho, Ie ¡areció incIuso que se habia excedido,
¡ueslo que, cuando IIegó a casa eI dia de Ia gran debacIe ¡irolecnica en Ias
aIcanlariIIas, se enconlró a su hi|a dando goI¡es aIegremenle sobre Ia bande|a de su
lrona con un hamsler muerlo en Ia mano.
II roedor va¡uIeado era C*7.5*d CharIie Io su¡o ¡orque Ie habia ¡ueslo una
golila de Iaca de uñas enlre Ias ore|as ¡ara dislinguirIo de su com¡añero, /.)7$".5*1
que yacia iguaImenle cadaver denlro de su |auIa de ¡Iaslico. In Ia ¡arle de aba|o de
Ia rueda de e|ercicios, mas concrelamenle. Muerlo en Ia noria.
—¡Señora Ling! —griló CharIie. Quiló eI roedor fenecido de Ia amada manila de
su hi|a y Io liró a Ia |auIa.
—Soy VIadIena, señor Asher —di|o una voz giganlesca desde eI cuarlo de baño. Se
oyó eI ruido de Ia cadena y Ia señora Kor|ev saIió deI baño lirandose de Ios cierres de
Ia bala—. Lo sienlo, he lenido que cagar como un oso. So¡hie eslaba a saIvo en Ia
siIIa.
—Islaba |ugando con un hamsler muerlo, señora Kor|ev.
La señora Kor|ev miró a Ios dos hamsleres, dio un goI¡ecilo a Ia |auIa de ¡Iaslico y
a conlinuación Ia sacudió adeIanle y alras.
—Islan dormidos.
—No eslan dormidos, eslan muerlos.
—Islan bien cuando voy aI baño. }ugando, corriendo ¡or Ia rueda, riendose.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 66 6: :5 5

—No eslaban riendose. Islaban muerlos. So¡hie lenia uno en Ia mano. —CharIie
miró mas alenlamenle aI roedor aI que So¡hie habia hecho ¡a¡iIIa. Su cabeza ¡arecia
exlremadamenle humeda—. In Ia boca. Lo lenia melido en Ia boca. —Cogió una
loaIIa de ¡a¡eI deI roIIo que habia sobre Ia encimera y em¡ezó a Iim¡iar eI inlerior de
Ia boca de So¡hie. IIIa hacia «Ia-Ia-Ia» mienlras inlenlaba comerse Ia loaIIa, Io cuaI Ie
¡arecia ¡arle deI |uego.
—¿Dónde esla Ia señora Ling, ¡or cierlo`
—Tiene que ir a ¡or recelas, asi que yo cuido de So¡hie un ralo. Y Ios osilos eslan
feIices cuando voy aI cuarlo de baño.
—Son hamsleres, señora Kor|ev, no osos. ¿Cuanlo liem¡o IIevaba ahi`
—Cinco minulos, quiza. Creia que iba a hacerme daño en eI cuIele de lanlo
em¡u|ar.
—¡Ay, ay, ayyyy! —griló Ia señora Ling desde Ia ¡uerla, y corrió hacia So¡hie—.
Is hora de siesla —Ie es¡eló a Ia señora Kor|ev.
—Ya me quedo yo con eIIa —di|o CharIie—. Iero quedese una de usledes con eIIa
mienlras me Iibro de Ios H-A-M-S-T-I-R-I-S.
—Se refiere a Ios osilos —di|o Ia señora Kor|ev.
—Yo Ios liro, señor Asher —di|o Ia señora Ling—. No se ¡reocu¡e. ¿Que ha
¡asado`
—Islan durmiendo —di|o Ia señora Kor|ev.
—Señoras, vayanse. Ior favor. Vere a una de usledes ¡or Ia mañana.
—Me loca a mi—di|o Ia señora Kor|ev lrislemenle—. ¿Isloy deslerrada` ¿No hay
So¡hie ¡ara VIadIena`
—No. Digo, si. No ¡asa nada, señora Kor|ev. Hasla mañana.
La señora Ling eslaba sacudiendo Ia |auIa de ¡Iaslico. A decir verdad, Ios
hamsleres ¡arecian dormidilos. Y a eIIa Ie guslaba eI @.7X5:
—Yo me ocu¡o —di|o. Se melió Ia |auIa ba|o eI brazo y relrocedió hacia Ia ¡uerla
mienlras saIudaba con Ia mano—. Adiós, So¡hie. Adiós.
—Adiós, (3($&$@
bK
—di|o Ia señora Kor|ev.
—Adiós —di|o So¡hie saIudando con Ia manila.
—¿Cuando has a¡rendido a decir «adiós»` —¡regunló CharIie a su hi|a—. No
¡uedo de|arle soIa ni un segundo.

12
N. de Ia T.: In yiddish, ¡aIabra afecluosa ¡ara referirse a Ios bebes.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 66 6; ;5 5

Iero voIvió a de|arIa soIa aI dia siguienle ¡ara reem¡Iazar a Ios hamsleres. Isla
vez, se fue en furgonela a Ia lienda de mascolas. II cora|e (o Ia ¡resunción) que habia
reunido ¡ara alacar a Ias ar¡ias deI aIcanlariIIado se habia esfumado, y no queria ni
acercarse a un sumidero. In Ia lienda de mascolas eIigió dos lorlugas ¡inladas, cada
una de eIIas deI ancho a¡roximado de Ia la¡a de un frasco de mayonesa. Com¡ró
¡ara eIIas una bande|a grande en forma de riñon que lenia su ¡ro¡io isIole, una
¡aImera de ¡Iaslico, aIgunas ¡Ianlas acualicas y un caracoI. II caracoI servia
¡resumibIemenle ¡ara reforzar Ia auloeslima de Ias lorlugas: «¿Nosolras le
¡arecemos Ienlas` Iues fi|ale en ese li¡o». DeI mismo modo, ¡ara a¡unlaIar Ia moraI
deI caracoI, habia una roca. Todos somos mas feIices si lenemos a aIguien a quien
mirar ¡or encima deI hombro, y aIguien a quien admirar, sobre lodo, si eslamos
resenlidos con ambos. Isa no es soIo Ia eslralegia deI macho bela ¡ara sobrevivir,
sino lambien Ia esencia deI ca¡ilaIismo, de Ia democracia y de Ia mayoria de Ias
reIigiones.
Tras dar Ia Iala aI de¡endienle duranle un cuarlo de hora acerca de Ia vilaIidad de
Ias lorlugas, y des¡ues de que esle Ie asegurara que ¡robabIemenle sobrevivirian a
un alaque nucIear siem¡re y cuando luvieran aIgun bicho que comer, CharIie
exlendió un cheque y Iuego se ¡uso a IIorar a moco lendido encima de sus lorlugas.
—¿Se encuenlra bien, señor Asher` —¡regunló eI li¡o de Ia lienda de mascolas.
—Lo sienlo —di|o CharIie—. Is que esle es eI uIlimo cheque deI laIonario.
—¿Y su banco no Ie ha dado un laIonario nuevo`
—No, lengo uno nuevo, ¡ero esle es eI uIlimo que reIIenó mi mu|er. Ahora que Io
he usado, nunca voIvere a ver su Ielra en eI laIonario.
—Lo sienlo —di|o eI li¡o de Ia lienda de mascolas, que hasla ese momenlo habia
creido que eI maI lrago deI dia iba a ser lener que consoIar a un lio ¡or Ia muerle de
un ¡ar de hamsleres.
—No es ¡robIema suyo —di|o CharIie—. Co|o mis lorlugas y me voy.
Y eso hizo. Mienlras conducia, eslru|aba Ia chequera en Ia mano. RacheI se Ie iba
esca¡ando cada dia un ¡oco mas.



Una semana anles, }ane habia ba|ado a ¡edirIe un ¡oco de mieI y habia enconlrado
Ia mermeIada de cirueIas que Ie guslaba a RacheI aI fondo deI frigorifico, cubierla de
moho verde.
—Hermanilo, eslo hay que lirarIo —di|o haciendo una mueca de asco.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 66 6< <5 5

—No. Ira de RacheI.
—Lo se, niño, y eIIa no va a voIver a buscarIo. ¿Que mas lienes... ` ¡Dios sanlo! —
Se a¡arló de Ia nevera—. ¿Que era eso`
—Lasaña. La hizo RacheI.
—M Y IIeva ahi mas de un año `
—No he lenido vaIor ¡ara lirarIa.
—Mira, eI sabado vengo a Iim¡iarle eI a¡arlamenlo. Voy a lirar lodas Ias cosas de
RacheI que no quieras.
—Las quiero lodas.
}ane, que se dis¡onia a lirar Ia Iasaña verde y morada aI cubo de Ia basura con
fuenle y lodo, se deluvo.
—No, CharIie. Islas cosas no le ayudan a recordar a RacheI, soIo le hacen sufrir.
Tienes que concenlrarle en So¡hie y en eI reslo de vueslras vidas. Ires un lio |oven,
no ¡uedes darle ¡or vencido. Todos queriamos a RacheI, ¡ero lienes que ¡ensar en
seguir adeIanle, laI vez en saIir ¡or ahi.
—No esloy ¡re¡arado. Y no ¡uedes venir esle sabado, es eI dia que me loca
alender Ia lienda.
—Ya Io se —di|o }ane—. Y ¡refiero que no esles aqui.
—Iero no ¡uedo fiarme de li, }ane —re¡uso CharIie como si aqueIIo fuera lan
obvio como eI hecho de que }ane era irrilanle—. Tiraras lodos Ios recuerdos de
RacheI y me robaras Ia ro¡a. —}ane Ie birIaba Ios lra|es con mucha frecuencia desde
que CharIie habia em¡ezado a veslir bien. In ese momenlo IIevaba ¡uesla una
chaquela cruzada hecha a medida que Hu Tres Dedos Ie habia devueIlo a CharIie
unos dias anles. II no Ia habia eslrenado aun—. Ademas, ¿¡or que sigues ¡oniendole
lra|es` ¿Tu nueva novia no es ¡rofesora de yoga` ¿No deberias ¡onerle ¡anlaIones
anchos hechos de cañamo y fibras de #*431 iguaI que eIIa` Iareces David ßovie, }ane.
Ya esla, ya Io he dicho. Lo sienlo, ¡ero aIguien lenia que decirleIo.
}ane Ie rodeó eI hombro con un brazo y Io besó en Ia me|iIIa.
—Ires un encanlo. ßovie es eI unico hombre que aIguna vez me ha ¡arecido
alraclivo. De|ame que le Iim¡ie eI a¡arlamenlo. Me quedare con So¡hie ese dia. Asi
Ias viudas lendran liem¡o Iibre ¡ara arrasar Ia lienda de lodo a dóIar.
—VaIe, ¡ero soIamenle ro¡a y cosas asi, nada de folos. Y guardaIo lodo en ca|as en
eI sólano, no lires nada.
—¿Ni siquiera Ia comida` Iorque Ia Iasaña, Chuck...
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 66 6= =5 5

—Isla bien, Ia comida ¡uedes lirarIa. Iero que So¡hie no se enlere de Io que eslas
haciendo. Y de|a eI ¡erfume de RacheI y su ce¡iIIo de ¡eIo. Quiero que So¡hie se¡a
cómo oIia su madre.
La noche deI sabado, cuando acabó en Ia lienda, CharIie ba|ó a su ¡equeño lraslero
deI sólano a ver Ias ca|as con lodas Ias cosas que }ane habia em¡aquelado. Como
aqueIIo no Ie sirvió de nada, Ias abrió y se des¡idió de cada uno de aqueIIos ob|elos,
de aqueIIos fragmenlos de RacheI. Tenia Ia im¡resión de eslar siem¡re
des¡idiendose de fragmenlos de RacheI.
AI voIver a casa desde Ia lienda de mascolas, se habia ¡arado en Ia Iibreria ¡orque
esla era lambien un fragmenlo de RacheI y ¡orque eI necesilaba una ¡iedra de loque,
¡ero no soIo ¡or eso, sino ¡orque lenia que invesligar sobre Io que eslaba haciendo.
Habia buscado información en Inlernel acerca de Ia muerle y aunque habia
descubierlo que habia un monlón de genle ansiosa ¡or disfrazarse de muerle,
desnudarse con Ios muerlos, ver folografias de muerlos desnudos o vender ¡asliIIas
¡ara ¡rovocar erecciones a Ios difunlos, no habia enconlrado nada acerca de cómo
com¡orlarse cuando uno eslaba muerlo o era Ia Muerle. Nadie habia oido habIar de
Ios Mercaderes de Ia Muerle, de Ias ar¡ias que moraban en Ias cIoacas ni de nada ¡or
eI esliIo. CharIie saIió de Ia Iibreria con un monlón de Iibros de un melro de aIlo
acerca de Ia muerle y eI morir, figurandose, como sueIe hacer eI macho bela, que
anles de ¡resenlar de nuevo balaIIa aI enemigo Ie convenia averiguar aIguna cosa
acerca de a que se eslaba enfrenlado.
Isa larde se acomodó en eI sofa, |unlo a su hi|a, y se ¡uso a Ieer mienlras Ias
lorlugas, V*)* y [$$8 (asi baulizadas con Ia es¡eranza de insufIarIes resislencia),
comian bichos deshidralados y veian QOe O.4.)' en Ia leIevisión ¡or cabIe.
—ßueno, cariño, segun esla laI KübIer-Ross, Ias cinco ela¡as de Ia muerle son Ia
ira, Ia negación, eI ¡aclo, Ia de¡resión y Ia ace¡lación. Nosolros ¡asamos ¡or lodas
esas ela¡as cuando ¡erdimos a mama, ¿verdad`
—Mama —di|o So¡hie.
La ¡rimera vez que So¡hie habia dicho «mama», a CharIie se Ie habian saIlado Ias
Iagrimas. In ese momenlo eslaba mirando una folo de RacheI ¡or encima de Ios
¡equeños hombros de Ia niña. La segunda vez que Io di|o, fue menos emolivo.
So¡hie eslaba en su lrona, |unlo a Ia barra deI desayuno, y habIaba con eI loslador.
—Isa no es mama, So¡h, es eI loslador.
—Mama —insislió So¡hie mienlras aIargaba Ios brazos hacia eI a¡aralo.
—Inlenlas hacerme Ia ¡uñela, ¿eh` —di|o CharIie.
—Mama —Ie di|o So¡hie a Ia nevera.
—GeniaI —di|o su ¡adre.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 66 6> >5 5

CharIie siguió Ieyendo, conscienle de que Ia doclora KübIer-Ross lenia mucha
razón. Cada mañana, cuando se des¡erlaba y enconlraba en Ia agenda, |unlo a su
cama, olro nombre y un numero, ¡asaba ¡or aqueIIos cinco ¡asos anles de acabar eI
desayuno. Y ahora que Ias ela¡as lenian un nombre, em¡ezaba a reconocerIas
conforme Ias ex¡erimenlaban Ios famiIiares de sus cIienles. Asi era como se referia a
Ia genle cuyas aImas recu¡eraba: sus cIienles.
Luego Ieyó un Iibro liluIado !& f&#'7* .,'X" acerca de cómo suicidarse con una
boIsa de ¡Iaslico, ¡ero no debia de ser un Iibro muy efeclivo, ¡orque vio en Ia
conlra¡orlada que habia dos secueIas. Se imaginó Ia carla de un admirador:

Islimado aulor de !& f&#'7* .,'X"]
Islaba medio muerlo, ¡ero se me IIenó Ia boIsa de vaho y no
¡odia ver Ia leIe, asi que Ie hice un agu|erilo ¡ara eI o|o. Is¡ero
inlenlarIo olra vez con su ¡róximo Iibro.

II Iibro no Ie sirvió de gran cosa, exce¡lo ¡ara ins¡irarIe una nueva ¡aranoia en Io
locanle a Ias boIsas de ¡Iaslico.
Duranle Ios meses siguienles Ieyó !& &'()* $6'8-'* ,$ &*" 73$)#*" (deI que a¡rendió
cómo sacar un cerebro ¡or Ia nariz con un abolonador, cosa que sin duda Ie vendria
de ¡eriIIa aIgun dia) y una docena de Iibros sobre eI doIor, sobre cómo encarar Ia
muerle, sobre Ios riluaIes de enlerramienlo y sobre Ios milos deI Inframundo, Iibros
de Ios que a¡rendió que Ias ¡ersonificaciones de Ia Muerle exislian desde eI aIbor de
Ios liem¡os y que ninguna de eIIas se ¡arecia a eI. Leyó lambien eI >'()* #'($#.5* ,$ &*"
73$)#*"1 ¡or eI que su¡o que eI (.),*1 Ia lransición enlre esla vida y Ia siguienle,
duraba cuarenla y nueve dias y que en su lranscurso uno ¡odia enconlrarse con
lreinla miI demonios que, ¡ese a a¡arecer descrilos con escabroso delaIIe, no se
¡arecian a Ias ar¡ias deI aIcanlariIIado y a Ios que habia que ignorar y no lener miedo
¡orque no eran reaIes, dado que ¡erlenecian aI mundo maleriaI.
—Is curioso—Ie di|o CharIie a So¡hie— que lodos eslos Iibros habIen deI mundo
maleriaI como si fuera insignificanle, y sin embargo yo lenga que recu¡erar eI aIma
de Ia genle, que esla unida a ob|elos maleriaIes. Se diria que Ia muerle es ¡or Io
menos irónica, ¿no le ¡arece`
—No —conlesló So¡hie.
A Ios dieciocho meses, So¡hie conleslaba a lodo diciendo «no», «gaIIela» o «como
un oso» (eslo uIlimo, CharIie Io achacaba a que Ia habia de|ado demasiado a menudo
con Ia señora Kor|ev). Des¡ues de que Ias lorlugas, dos hamsleres mas, un cangre|o
ermilaño, una iguana y dos ranas acabaran en eI inmenso H*J deI cieIo (o, me|or
dicho, de Ia lercera ¡Ianla), CharIie se dio ¡or vencido y IIevó a casa una enorme
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 67 7? ?5 5

cucaracha sibiIanle de Madagascar, de siele cenlimelros y medio de Iargo, a Ia que
¡uso de nombre ^"* soIo ¡ara que su hi|a no se ¡asara Ia vida diciendo lonlerias.
—Como Oso —decia So¡hie.
—Se refiere aI bicho —di|o CharIie una noche que }ane se ¡asó ¡or aIIi.
—No se refiere aI bicho —di|o }ane—. ¿Que cIase de ¡adre Ie com¡ra una
cucaracha a su hi|ila` Is asqueroso.
—Se su¡one que nada Ias mala. LIevan ¡or ahi unos cien miIIones de años. Ira eso
o un liburón bIanco, y dicen que Ios liburones son muy dificiIes de manlener.
—¿Ior que no Io de|as ya, CharIie` De|a que se Ias a¡añe con animaIes de ¡eIuche.
—Los niños ¡equeños deben lener una mascola. Sobre lodo, si se crian en Ia
ciudad.
—Nosolros nos criamos en Ia ciudad y no luvimos mascolas.
—Lo se, y mira cómo hemos saIido —re¡uso CharIie mienlras señaIaba a ambos: a
eI, que comerciaba con Ia muerle y lenia una cucaracha giganle IIamada ^"*1 y a }ane,
que en seis meses habia lenido lres novias ¡rofesoras de yoga y IIevaba ¡ueslo eI
nuevo lra|e Harris de #H$$, de su hermano.
—Hemos saIido geniaIes. Ior Io menos, uno de nosolros —di|o }ane, y señaIó su
es¡Iendido lra|e como si fuera Ia azafala de un ¡rograma concurso IIamado
?5,)*6A5.#$ y esluviera dando eI ¡rimer ¡remio—. Tienes que engordar un ¡oco.
Isle ¡anlaIón es demasiado eslrecho de cuIo —di|o, cayendo de nuevo en su
obsesión ¡or si misma—. ¿Se me nola Ia ra|a`
—No ¡ienso mirar, no ¡ienso mirar, no ¡ienso mirar—canlurreó CharIie.
—So¡hie no necesilaria mascolas si aIguna vez viera Io que hay fuera de esle
a¡arlamenlo —di|o }ane mienlras se ba|aba eI liro de Ios ¡anlaIones ¡ara
conlrarreslar eI lemido efeclo ¡ezuña de dromedario—. LIevaIa aI zoo, CharIie. Que
vea aIgo, a¡arle de esla casa. SacaIa a Ia caIIe.
—Lo hare, mañana. La IIevare fuera y Ie enseñare Ia ciudad —conlesló CharIie. Y
Io habria hecho, si no fuera ¡orque aI des¡erlarse se enconlró eI nombre de MadeIine
AIby escrilo en su agenda y, |unlo a eI, eI numero uno.
Ah, si, y Ia cucaracha habia muerlo.



! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 67 76 65 5

—Voy a sacarle —di|o CharIie mienlras ¡onia a So¡hie en su lrona ¡ara eI
desayuno—. De verdad, cariño. Te Io ¡romelo. ¿Te ¡uedes creer que soIo me han
dado un dia`
—No —conlesló So¡hie—. Zumo —añadió, ¡orque eslaba en su siIIa y era Ia hora
deI zumo.
CharIie se ¡uso a ce¡iIIarIe eI ¡eIo de esle Iado y deI olro, y aI finaI se dio ¡or
vencido.
—Sienlo mucho Io de ^"*1 cieIo —di|o—. Ira un buen bicho, ¡ero ya no exisle. La
señora Ling Io enlerrara. Isa |ardinera suya debe de eslar IIena a rebosar. —No
recordaba que hubiera una |ardinera en Ia venlana de Ia señora Ling, ¡ero ¿quien era
eI ¡ara ¡onerIo en duda`
Abrió Ia guia leIefónica y ¡or forluna enconlró una M. AIby con dirección en
TeIegra¡h HiII, ni a diez minulos a ¡ie de aIIi. Nunca habia lenido un cIienle lan
cerca y, como hacia casi seis meses que Ias ar¡ias deI aIcanlariIIado no decian ni ¡io,
ni veia sombra de eIIas, em¡ezaba a senlir que lenia ba|o conlroI eso de ser un
Mercader de Ia Muerle. Hasla habia coIocado Ia mayoria de Ias vasi|as de aImas que
recogia. Iese a lodo, un aviso con lan ¡oco liem¡o de anleIación Ie daba maIa es¡ina.
Muy maIa es¡ina.
La casa era un edificio Vicloriano ilaIianizanle siluado en Ia coIina, |uslo ¡or
deba|o de Ia lorre Coil, Ia enorme coIumna de granilo erigida en honor de Ios
bomberos de San Irancisco muerlos en aclo de servicio. Aunque se dice que fue
diseñada a imagen y seme|anza deI boquereI de una manguera conlra incendios, casi
nadie que Ia vea ¡odra resislirse aI im¡uIso de hacer aIgun comenlario sobre su
¡arecido con un ¡ene giganle. La casa de MadeIine AIby (un reclanguIo bIanco de
le|ado ¡Iano con chambranas adornadas con voIulas y remalada ¡or una cornisa de
querubines escuI¡idos) ¡arecia un ¡asleI de bodas soslenido en equiIibrio sobre eI
escrolo de Ia lorre.
Asi que, mienlras subia ¡enosamenle ¡or Ia «escrolo» de San Irancisco, CharIie
iba ¡regunlandose cómo iba a enlrar en Ia casa. NormaImenle lenia liem¡o, ¡odia
es¡erar y coIarse con aIguien denlro de Ias casas, o idear aIguna arlimaña ¡ara
melerse en eIIas, esla vez, en cambio, soIo dis¡onia de un dia ¡ara enlrar, enconlrar
Ia vasi|a deI aIma y saIir. Is¡eraba que MadeIine AIby ya hubiera muerlo. No Ie
guslaba nada eslar con enfermos. Iero cuando vio eI coche a¡arcado deIanle de Ia
casa, con su ¡egalinila verde de Ia residencia ¡ara enfermos lerminaIes, sus
es¡eranzas de enconlrarse con un cIienle muerlo se vinieron aba|o como un bizcocho
aI que hubieran dado un mazazo.
Subió Ios escaIones de Ia izquierda que daban aI ¡orche y es¡eró |unlo a Ia ¡uerla.
¿Iodria abrirIa eI mismo` ¿Lo veria Ia genle, o aqueIIa ¡ecuIiar «invisibiIidad» suya
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 67 77 75 5

se exlendia lambien a Ios ob|elos que movia` No Io creia. Inlonces Ia ¡uerla se abrió
y una mu|er mas o menos de su edad saIió aI ¡orche.
—SoIo voy a fumar un cigarro —griló hacia eI inlerior de Ia casa y, anles de que
cerrara Ia ¡uerla, CharIie se coIó denlro.
La ¡uerla de enlrada daba a un recibidor. A su derecha, CharIie vio Io que
originaImenle habia sido eI saIón. DeIanle de eI habia una escaIera y, mas aIIa, olra
¡uerla que su¡uso IIevaba a Ia cocina. Oyó voces en eI saIón y aI asomarse a Ia
esquina vio a cualro mu|eres mayores senladas en dos sofas enfrenlados. LIevaban
veslidos y sombreros y ¡arecian recien IIegadas de Ia igIesia, ¡ero CharIie adivinó
que habian ido a des¡edirse de su amiga.
—CuaIquiera ¡ensaria que iba a de|ar de fumar, con su madre arriba muriendose
de cancer —di|o una de Ias señoras, que Iucia una faIda y una chaquela grises con
sombrero a |uego y un enorme aIfiIer de esmaIle en forma de vaca HoIslein.
—ßueno, siem¡re ha lenido Ia moIIera muy dura —di|o olra que IIevaba un
veslido que ¡arecia confeccionado deI mismo la¡izado de fIores que eI sofa-—. Ya
sabeis que soIia quedar con mi hi|o }immy en eI ¡arque Iioneer cuando eran
¡equeños.
—Decia que iba a casarse con eI —di|o olra señora que ¡arecia hermana de Ia
¡rimera.
Las damas se echaron a reir con una mezcIa de frivoIidad y lrisleza.
—Iues no se en que eslaria ¡ensando, ¡orque mas ca¡richoso que mi hi|o no se
¡uede ser —di|o Ia madre.
—Si, y ademas es faIlo —añadió Ia hermana.
—ßueno, si, ahora si.
—Desde que ese coche se Io IIevó ¡or deIanle —¡unluaIizó Ia hermana.
—Iero ¿no fue eI quien se ¡uso deIanle deI coche` —¡regunló una señora que
habia ¡ermanecido caIIada hasla enlonces.
—No es que se ¡usiera deIanle, es que se fue derecho a eI —conlesló Ia madre—.
In aqueI enlonces eslaba melido en Ias drogas. —Sus¡iró—. Yo siem¡re he dicho que
lenia uno de cada: un hi|o, una hi|a y un }immy.
Todas asinlieron con Ia cabeza. CharIie dedu|o que no era Ia ¡rimera vez que
hacian aqueIIo. Iran de Ias que com¡raban lar|elas de condoIencia a graneI y, cada
vez que oian ¡asar una ambuIancia, se acordaban de ir a recoger sus lra|es de Iulo a
Ia linloreria.
—Maddy lenia maIa cara, Ia verdad —di|o Ia señora de gris.
—ßueno, es que se esla muriendo, lesoro.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 67 78 85 5

—Su¡ongo que si. —Olro sus¡iro.
II linlineo deI hieIo en Ios vasos.
Todas eIIas acunaban ¡uIcras co¡ilas de Iicor. CharIie dedu|o que Ias habia
¡re¡arado Ia mu|er mas |oven que fumaba fuera. Iaseó Ia mirada ¡or Ia habilación
en busca de aIgo que emiliera un res¡Iandor ro|izo. In un rincón habia un escrilorio
de robIe de la¡a ¡IegabIe aI que Ie habria guslado echar un vislazo, ¡ero eso lendria
que es¡erar hasla des¡ues. SaIió ¡or Ia ¡uerla agachando Ia cabeza y enlró en Ia
cocina, donde, senlados a una mesa de robIe, dos hombres de lreinla y ¡ico o
cuarenla y ¡ocos años |ugaban aI "-).((&$:
—¿}enny va a voIver` Le loca a eIIa.
—A Io me|or ha subido a ver a mama con una de Ias señoras. La enfermera de Ia
residencia Ies esla de|ando subir de una en una.
—O|aIa se acabara eslo de una vez. No so¡orlo es¡erar. Tengo que voIver con mi
famiIia. Isloy que me subo ¡or Ias ¡aredes.
II mas mayor de Ios dos aIargó eI brazo ¡or encima de Ia mesa y ¡uso dos
¡asliIIilas azuIes sobre Ias casiIIas de su hermano.
—Islo ayuda.
—¿Que es`
—Morfina de Iiberación Ienla.
—¿In serio` —II hermano mas |oven ¡arecia aIarmado.
—Casi ni Ias sienles, ¡ero le quilan Ios nervios. }enny IIeva lomandoIas dos
semanas.
—¿Ior eso os Io eslais lomando lan bien y yo esloy hecho ¡oIvo` ¿Os eslais
coIocando con Ios caImanles de mama`
—Si.
—Yo no lomo drogas. Y eso son drogas. Tu lam¡oco Ias lomas.
II hermano mayor se recosló en Ia siIIa.
—Son caImanles ¡ara eI doIor, ßiII. ¿Tu que sienles`
—No, no ¡ienso lomarme Ios caImanles de mama.
—Tu mismo.
—¿Y si Ios necesila`
—Hay suficienle morfina en esa habilación como ¡ara lumbar a un oso ¡ardo y, si
necesila mas, se Ia lraeran deI hos¡ilaI.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 67 79 95 5

A CharIie Ie dieron ganas de zarandear aI hermano ¡equeño y grilarIe: «¡Tómale
Ios caImanles, crelino!». Quiza fuera Ia venla|a de Ia ex¡eriencia. Habia vislo una y
olra vez aqueIIa siluación: famiIias a Ia es¡era de Ia muerle, Iocas de doIor y
cansancio, amigos que enlraban y saIian de Ia casa como fanlasmas, que iban a
des¡edirse o sim¡Iemenle a cum¡Iir ¡ara ¡oder decir que habian eslado aIIi y no
verse quiza soIos en eI momenlo de su muerle. ¿Ior que no ¡onia nada de eso en Ios
Iibros de Ios muerlos` ¿Ior que no habIaban Ias inslrucciones de lodo eI doIor y Ia
confusión que iba a lener que ¡resenciar`
—Voy a buscar a }enny —di|o eI hermano mayor—, a ver si quiere que
com¡remos aIgo de comer. Iodemos acabar Ia ¡arlida Iuego, si quieres.
—VaIe, de lodas formas iba ¡erdiendo. —II hermano ¡equeño recogió Ias fichas y
eI labIero—. Voy a subir a ver si ¡uedo echar un sueñecilo. Isla noche me loca cuidar
a mama.
II hermano mayor saIió y CharIie vio aI ¡equeño echarse Ias ¡asliIIas azuIes aI
boIsiIIo de Ia camisa y abandonar Ia cocina, de|ando aI Mercader de Ia Muerle a su
aire ¡ara regislrar Ia des¡ensa y Ios armarios en busca de Ia vasi|a deI aIma. Iresinlió,
sin embargo, anles incIuso de em¡ezar, que Ia vasi|a no eslaba aIIi. Iba a lener que
subir aI ¡iso de arriba.
Odiaba con loda su aIma eslar con enfermos.
MadeIine AIby eslaba incor¡orada en Ia cama, bien abrigada con un edredón
aIrededor deI cueIIo. Islaba lan deIgada que su cuer¡o a¡enas abuIlaba ba|o Ias
sabanas. CharIie caIcuIó que ¡esaba como mucho lreinla o lreinla y cinco kiIos. Tenia
Ia cara demacrada y CharIie dislinguia eI conlorno de sus cuencas ocuIares y de su
maxiIar, que se deslacaban a lraves de Ia ¡ieI amariIIenla. CharIie dedu|o que era
cancer de higado. Una de sus amigas de aba|o eslaba senlada |unlo a Ia cama, Ia
enfermera de Ia residencia, una mu|erona de uniforme, Ieia en una siIIa aI olro Iado
de Ia habilación. Un ¡errilo, un yorkshire lerrier, ¡ensó CharIie, dormia acurrucado
enlre eI hombro y eI cueIIo de MadeIine.
—HoIa, hi|o —di|o MadeIine cuando CharIie enlró en Ia habilación.
II se quedó heIado. MadeIine Io miraba fi|amenle con sus o|os de un azuI
crislaIino y una sonrisa. ¿Habia chirriado eI sueIo ` ¿Se habia lro¡ezado con aIgo `
—¿Que haces ahi, chico` —IIIa soIló una risiIIa.
—¿Que es Io que ves, Maddy ` —¡regunló Ia amiga. Siguió Ia mirada de MadeIine
¡ero sus o|os alravesaron a CharIie sin verIo.
—A un chico, ahi.
—Isla bien, Maddy. ¿Quieres un ¡oco de agua` —La amiga cogió un vaso ¡ara
bebes con una ¡a|ila que habia sobre Ia mesiIIa de noche.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 67 7: :5 5

—No. Iero diIe a ese chico que se acerque. Anda, ven aqui, muchacho. —MadeIine
sacó Ios brazos de Ias sabanas y em¡ezó a mover Ias manos como si cosiera, como si
bordara un la¡iz en eI aire, anle eIIa.
—ßueno, sera me|or que me vaya —di|o Ia amiga—. Que le de|e descansar un
¡oco. —Miró a Ia enfermera de Ia residencia ¡ara enfermos lerminaIes, que Ievanló Ia
visla ¡or encima de Ias gafas de Ieer y sonrió con Ios o|os. La unica ex¡erla de Ia casa
daba su ¡ermiso.
La amiga se Ievanló y besó a MadeIine AIby en Ia frenle. MadeIine de|ó de coser
un segundo, cerró Ios o|os y se incIinó hacia eI beso como una buena chica. Su amiga
Ie a¡reló Ia mano y di|o:
—Adiós, Maddy.
CharIie se a¡arló ¡ara de|arIa ¡asar. Noló que se Ie hundian Ios hombros en un
soIIozo cuando cruzó Ia ¡uerla.
—Oye, muchacho —di|o MadeIine—, ven aqui a senlarle. —De|ó de coser eI
liem¡o |uslo ¡ara mirar a CharIie a Ios o|os, cosa que Ie asusló no ¡oco. CharIie miró
a Ia enfermera, que Ievanló Ia visla deI Iibro un momenlo y Iuego voIvió a ¡onerse a
Ieer. CharIie se señaIó con eI dedo.
—Si, lu —di|o MadeIine.
CharIie eslaba aI borde deI ¡anico. MadeIine AIby ¡odia verIo, ¡ero Ia enfermera
de Ia residencia no, o eso ¡arecia.
La aIarma deI reIo| de Ia enfermera em¡ezó a ¡ilar y MadeIine Ievanló aI ¡errilo y
se Io acercó a Ia ore|a.
—¿Diga` HoIa, ¿que laI` —Miró a CharIie—. Is mi hi|a mayor. —II ¡errilo
lambien miró a CharIie con una ex¡resión que decia a Ias cIaras: «SaIvame».
—Is Ia hora de Ia medicina, MadeIine —di|o Ia enfermera.
—¿Is que no ves que esloy habIando ¡or leIefono, SaIIy` —di|o MadeIine—.
Is¡era un segundo.
—De acuerdo, es¡ero —conlesló Ia enfermera. Cogió un frasco marrón con un
golero, IIenó eI golero, com¡robó Ia dosis y aguardó.
—Adiós. Yo lambien le quiero —di|o MadeIine. Le lendió eI ¡errilo a CharIie—.
CógeIo, ¿quieres` —La enfermera agarró aI ¡erro y Io ¡uso en Ia cama, |unlo a
MadeIine.
—Abre Ia boca, MadeIine —di|o. MadeIine abrió Ia boca de ¡ar en ¡ar y Ia
enfermera vació eI golero en eIIa.
—0771 sabe a fresa —di|o MadeIine.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 67 7; ;5 5

—Iso es, a fresa. ¿Quieres un ¡oco de agua ¡ara lragarleIa` —La enfermera
Ievanló eI vasilo.
—No. Queso. Me a¡elece comer un ¡oco de queso.
—Iuedo lraerleIo —di|o Ia enfermera.
—Queso -@$,,.):
—Muy bien, queso -@$,,.)—re¡uso Ia enfermera—. Inseguida vueIvo. —La
arro¡ó bien y saIió de Ia habilación.
La mu|er mayor voIvió a mirar a CharIie.
—¿Iuedes habIar, ahora que se ha ido`
CharIie se encogió de hombros y miró de un Iado a olro, con Ia mano sobre Ia
boca, como si buscara un silio donde escu¡ir un bocado de marisco en maI eslado.
—No hagas eI mimo, cieIo —di|o MadeIine—. Los mimos no Ie guslan a nadie.
CharIie sus¡iró ¡rofundamenle. ¿Que lenia ya que ¡erder` IIIa ¡odia verIo.
—HoIa, MadeIine. Soy CharIie.
—Siem¡re me ha guslado eI nombre de CharIie —conlesló eIIa—. ¿Cómo es que
SaIIy no ¡uede verle`
—Ahora mismo soIo ¡uedes verme lu —di|o CharIie.
—¿Iorque me esloy muriendo`
—Creo que si.
—Isla bien. Ires un muchacho muy gua¡o, ¿Io sabias`
—Gracias. Tu lam¡oco eslas maI.
—Isloy asuslada, CharIie. No me dueIe. Anles me daba miedo que me doIiera,
¡ero ahora me asusla Io que ¡asa des¡ues.
CharIie se senló en Ia siIIa, |unlo a Ia cama.
—Creo que ¡or eso esloy aqui, MadeIine, ¡ara que no lengas miedo.
—Yo bebia mucho coñac, CharIie. Ior eso me ha ¡asado eslo.
—Maddy... ¿Iuedo IIamarle Maddy`
—CIaro, hi|o, somos amigos.
—Si que Io somos. Maddy, eslo iba a ¡asar desde siem¡re. Tu no has hecho nada
¡ara causarIo.
—ßueno, eso esla bien.
—¿Tienes aIgo ¡ara mi, Maddy`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 67 7< <5 5

—¿Como un regaIo`
—Como un regaIo que le hicieras a li misma. AIgo que ¡ueda guardarle ¡ara
darleIo des¡ues, cuando sea una sor¡resa.
—Mi aIfiIelero —conlesló MadeIine—. Me guslaria que le quedaras con eI. Ira de
mi abueIa.
—Sera un honor guardarleIo, Maddy. ¿Dónde esla`
—In mi coslurero, en eI eslanle de arriba de ese armario. —SeñaIó un armario de
un soIo cuer¡o, de esliIo anliguo, que habia aI olro Iado de Ia habilación—. Ay,
¡erdona, eI leIefono.
MadeIine habIó con su hi|a mayor ¡or eI borde deI edredón mienlras CharIie
sacaba eI coslurero deI eslanle de arriba deI armario. II coslurero era de mimbre y
CharIie veia denlro eI res¡Iandor ro|izo de Ia vasi|a deI aIma. Sacó un aIfiIelero hecho
de lercio¡eIo ro|o, con liras de ¡Iala aulenlica, y Io Ievanló ¡ara que MadeIine Io
viera. IIIa sonrió y Ievanló eI ¡uIgar |uslo cuando Ia enfermera voIvia con un ¡Ialilo
de queso y gaIIelas saIadas.
—Is mi hi|a mayor —Ie ex¡Iicó MadeIine a Ia enfermera, acercando eI borde deI
edredón a su ¡echo ¡ara que su hi|a no Ia oyera—. Ay, ¿eso es queso`
La enfermera asinlió con Ia cabeza.
—Y gaIIelas saIadas.
—Luego le IIamo, lesoro. SaIIy me ha lraido queso y no quiero ser maIeducada. —
CoIgó Ia sabana y de|ó que SaIIy Ie fuera dando lrocilos de queso con gaIIela—. Creo
que esle es eI me|or queso que he ¡robado nunca —di|o.
CharIie noló ¡or su ex¡resión que, en efeclo, era eI me|or queso que habia
¡robado. IaIadeaba aqueIIos lrocilos de -@$,,.) con cada alomo de su ser y de|aba
esca¡ar ¡equeños gemidos de ¡Iacer mienlras maslicaba.
—¿Quieres un ¡oco de queso, CharIie` —¡regunló, arro|ando una IIuvia de migas
de gaIIela sobre Ia enfermera, que se voIvió a mirar eI rincón donde CharIie
¡ermanecia de ¡ie, con eI aIfiIelero guardado a buen recaudo en eI boIsiIIo de Ia
chaquela.
—Oh, lu no ¡uedes verIo, SaIIy—di|o MadeIine mienlras daba ¡aImadilas a Ia
enfermera en Ia mano—. Iero es un muchacho muy gua¡o. Aunque esla un ¡oco
fIaco. —Luego añadió dirigiendose SaIIy, ¡ero Io baslanle aIlo como ¡ara que CharIie
Io oyera—. Le vendria de ¡ula madre un ¡oco de queso. —¡Y se echó a reir, bañando
de migas a Ia enfermera, que lambien se reia mienlras inlenlaba que no se Ie cayera eI
¡Ialo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 67 7= =5 5

—¿Que ha dicho` —¡regunló una voz desde eI ¡asiIIo. Inlonces enlraron Ios dos
hi|os y Ia hi|a. AI ¡rinci¡io ¡arecian disguslados ¡or Io que habian oido, ¡ero Iuego
se echaron a reir con Ia enfermera y su madre.
—He dicho que eI queso esla muy bueno —conlesló MadeIine.
—Si, mama, si que esla bueno —di|o Ia hi|a.
CharIie se quedó aIIi, en eI rincón, viendoIes comer queso. Reia y ¡ensaba, $"#*
,$($)A. 9$5') $5 $& &'()*: Los vio ayudarIa con Ia cuña y darIe unos sorbos de agua, y
Iim¡iarIe Ia cara con un ¡año humedo, Ia vio morder eI ¡año como hacia So¡hie
cuando eI Ie Iim¡iaba Ia cara. La hi|a mayor, que CharIie com¡rendió que habia
muerlo hacia liem¡o, IIamó lres veces mas, una ¡or eI ¡erro y dos ¡or Ia aImohada.
A eso de Ia hora de comer, MadeIine se sinlió cansada y se durmió, y cuando IIevaba
dormida cosa de media hora em¡ezó a |adear, Iuego se deluvo, esluvo un minulo
enlero sin res¡irar, res¡iró hondo y ya no res¡iró mas.
CharIie saIió a hurladiIIas de Ia habilación con su aIma en eI boIsiIIo.


! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 67 7> >5 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 > >G G
* *A A5 59 9: : Y YZ Z # #1 1C C: :8 89 9: :4 45 5T T0 0[ [\ \
F F 8 87 71 1= =9 9: : = =3 38 8 . ., ,/ /, ,. ., ,/ /, ,* * @ @1 1 = =: : 2 27 71 1A AA A: :] ]
> >G G

Ver morir a MadeIine AIby fue ¡ara CharIie una conmoción. No lanlo ¡or su
muerle, sino ¡or Ia vida que vio en eIIa minulos anles de que faIIeciera. O' 35* #'$5$
23$ 7').) . &. 8.)-. . &*" *<*" 8.). $W#).$) &. 9',. ,$ "3" ,A."1 se decia, M23'Y5 7$<*) 8.).
@.-$)&* 23$ 23'$5 .4$'#. &. -.). . &. 03$)#$L
—Lo deI queso no venia en eI Iibro —Ie di|o a So¡hie cuando Ia sacó de Ia lienda
en su siIIila nueva, que, ¡ese a ¡arecer un hibrido enlre una bicicIela de fibra de
carbono y un coche de bebe (hibrido que hubiera dado como resuIlado un vehicuIo
que ¡odia usarse ¡ara hacer una excursión a Ia Cu¡uIa deI lrueno
14
), era fuerle, faciI
de mane|ar y manlenia a So¡hie a saIvo en su chasis de aIuminio. A causa deI queso,
CharIie no Ie habia ¡ueslo eI casco. Queria que Ia niña ¡udiera mirar a su aIrededor,
ver eI mundo que Ia rodeaba y formar ¡arle de eI. Iue eI hecho de ver a MadeIine
AIby comer queso con cada fibra de su ser, como si aqueIIa uIlima vez fuera Ia
¡rimera y Ia me|or, Io que Ie hizo darse cuenla de que nunca habia saboreado de
verdad eI queso, Ias gaIIelas saIadas ni Ia vida. Y no queria que su hi|a viviera asi. La
noche anlerior Ia habia lrasIadado a su ¡ro¡io cuarlo, eI cuarlo que RacheI habia

13
N. de Ia T.: «Grila devaslación y sueIla Ios ¡erros de Ia guerra», cila ,$ [3&'* QY".)1 ,$ Shakes¡eare,
aclo III, escena I.
14
N. de Ia T.: Referencia a Ia ¡eIicuIa 0., 0.W: 0+" .&&+ ,$ T. Qf83&. ,$& #)3$5* (1985).

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 68 8? ?5 5

decorado ¡ara eIIa con nubes ¡inladas en eI lecho y un aIegre gIobo aeroslalico
cargado de aIegres animaIilos que surcaban eI cieIo en su ceslo. No habia dormido
bien y se habia Ievanlado cinco veces ¡ara ver cómo eslaba Ia niña (a Ia que siem¡re
enconlraba durmiendo a¡acibIemenle), ¡ero ¡odia sacrificar un ¡oco de sueño con
laI de que So¡hie anduviese ¡or Ia vida sin sus miedos y Iimilaciones. Queria que su
hi|a saboreara ¡or enlero eI es¡Iendido queso de Ia vida.
Isluvieron ¡aseando ¡or Norlh ßeach. CharIie ¡aró a com¡rar un cafe ¡ara eI y
un zumo de manzana ¡ara So¡hie. Com¡arlieron una giganlesca gaIIela de
manlequiIIa de cacahuele y un lro¡eI de ¡aIomas Ios siguió ¡or Ia acera dandose un
feslin con eI rio de miga|as que manaba deI carrilo de So¡hie. In bares y cafes Ios
leIevisores daban eI mundiaI de fulboI y Ia genle saIia a borbolones a Ias caIIes y Ias
aceras, veia eI ¡arlido, reia, bromeaba, se abrazaba, maIdecia y, en generaI,
escenificaba oIeadas de euforia y abalimienlo en com¡añia de recien eslrenados
amigos IIegados de lodo eI mundo ¡ara visilar aqueI barrio ilaIoamericano. So¡hie se
enlusiasmaba con Ios aficionados aI fulboI y grilaba de aIegria ¡orque eran feIices.
Cuando eI genlio se IIevaba una desiIusión (un chule ¡arado, una |ugada fruslrada)
So¡hie se afIigia y buscaba con Ia mirada a su ¡adre ¡ara que arregIara aqueIIo e
hiciera que lodo eI mundo voIviera a ser feIiz. Un aIeman muy aIlo Ie enseñó a canlar
«¡GooooooooooooooooI!» como hacia eI Ioculor y ¡raclicó con eIIa hasla que Ia niña
a¡rendió a soslener eI grilo Ios cinco segundos de rigor. So¡hie seguia ¡raclicando
lres caIIes mas aIIa, cuando, anle Ia mirada alónila de Ios viandanles, CharIie luvo
que encogerse de hombros como diciendo: «Me ha saIido aficionada aI fulboI, ¿que Ie
voy a hacer`».
AI acercarse Ia hora de Ia siesla, CharIie cruzó eI barrio dando un rodeo y alravesó
eI ¡arque de Washinglon Square, en eI que Ia genle Ieia y descansaba lumbada a Ia
sombra, un li¡o locaba Ia guilarra y canlaba canciones de DyIan a cambio de unas
monedas, dos raslafaris bIancos daban ¡aladas a un baIón de fulboI y Ia genle se
acomodaba en generaI ¡ara ¡asar un agradabIe dia de verano sin vienlo. Cerca de Ia
concurrida avenida CoIumbus, vio que un galilo negro saIia a hurladiIIas de un selo
en ¡os deI envoIlorio |uguelón de una hamburguesa, y se Io señaIó a So¡hie.
—Mira, So¡hie, un galilo. —Se senlia falaI ¡or Ia muerle de ^"*1 Ia cucaracha. TaI
vez esa larde fuera a Ia lienda de animaIes a com¡rar olro amiguilo ¡ara So¡hie.
La niña chiIIó de aIegria y señaIó eI galilo.
—¿Iuedes decir «galilo»` —di|o CharIie.
So¡hie señaIó con eI dedo y Ie dedicó una sonrisa IIena de baba.
—¿Te guslaria lener uno` ¿Iuedes decir «galilo», So¡hie`
La niña señaIó olra vez eI galo.
—Galilo —di|o.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 68 86 65 5

Y eI galilo cayó muerlo en eI aclo.



—Iresh Music —conlesló aI leIefono Minly Iresh con una voz que era como un
esbozo de -**& <.BB locado ¡or un saxo ba|o.
—¿Que co|ones esla ¡asando` No me di|isle nada de eslo. II Iibro no ¡one nada.
¿De que coño va lodo eslo`
—Iruebe en una bibIioleca o una igIesia —di|o Minly—. Islo es una lienda de
discos, aqui no conleslamos ¡regunlas generaIes.
—Soy CharIie Asher. ¿Que co|ones has hecho` ¿Que Ie has hecho a mi niñila`
Minly frunció eI ceño y se ¡asó Ia mano ¡or eI cuero cabeIIudo. Isa mañana habia
oIvidado afeilarse. Deberia haber sos¡echado que iba a ¡asar aIgo maIo.
—CharIie, no ¡uedes IIamarme. Ya le Io di|e. Lo sienlo si Ie ha ¡asado aIgo a lu
niña, ¡ero le ¡romelo que yo...
—SeñaIó a un galo con eI dedo y di|o «galilo», y eI galo se murió aIIi mismo.
—ßueno, eso no es mas que una desaforlunada coincidencia, CharIie. Los galilos
lienen una lasa de morlaIidad baslanle eIevada.
—Si, ya, ¡ero es que señaIó a un vie|o que eslaba dando de comer a Ias ¡aIomas y
di|o «galilo» y eI vie|o lambien se murió.
Minly Iresh se aIegró de que no hubiera en ese momenlo nadie en Ia lienda que
¡udiera verIe Ia cara, ¡orque eslaba seguro de que eI efeclo deI miedo que Ie subia y
Ie ba|aba ¡or Ia es¡aIda eslaba desbaralando su ¡ose de im¡erlurbabIe frescura.
—Isa niña liene un lraslorno deI habIa, CharIie. Deberias IIevarIa aI medico.
—¡Un lraslorno deI habIa! ¡Un lraslorno deI habIa! Cecear es un desorden deI
habIa. Mi hi|a Iiquida a Ia genle con Ia ¡aIabra «galilo». Tuve que la¡arIe Ia boca lodo
eI camino hasla casa. Seguramenle aIguien Io habra grabado en video. La genle
¡ensó que era uno de esos ¡adres que zurran a sus hi|os en Ios grandes aImacenes.
—No seas ridicuIo, CharIie, Ia genle adora a Ios ¡adres que zurran a sus hi|os en
Ios grandes aImacenes. Is a Ios que de|an que sus hi|os causen eI caos a Ios que lodo
eI mundo odia.
—¿Iodriamos cenlrarnos en eI lema, Iresh, ¡or favor` ¿Que sabes de eslo` ¿Que
has descubierlo en lodos Ios años que IIevas siendo un Mercader de Ia Muerle`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 68 87 75 5

Minly Iresh se senló en eI laburele de delras deI moslrador y miró a Ios o|os a Ia
siIuela de carlón duro de Cher con Ia es¡eranza de enconlrar aIIi Ia res¡uesla a Ia
¡regunla de CharIie. Iero Ia muy zorra se resislia.
—Yo no se nada, CharIie. La cria eslaba en Ia habilación cuando lu me visle, y ya
sabes Io que le ¡asó a li. Quien sabe Io que Ie ¡asó a eIIa. Ya le di|e que lenia Ia
im¡resión de que lu eras dislinlo a Ios demas. Iuede que Ia niña lambien Io sea.
Nunca he oido habIar de un Mercader de Ia Muerle ca¡az de malar a aIguien
diciendo «galilo», ni de causar Ia muerle de una ¡ersona fuera de Ios cauces
normaIes, ¡ro¡ios de cuaIquier morlaI. ¿Has ¡robado a enseñarIe olras ¡aIabras,
como «¡errilo»`
—Si, eso iba a hacer, ¡ero ¡ense que eI ¡recio de Ia vivienda se iria aI cara|o si lodo
eI mundo en mi barrio se moria de re¡enle. No, no he ¡robado con olras ¡aIabras. Ni
siquiera me alrevo a darIe de comer |udias verdes ¡or miedo a que me «galee» a mi.
—Seguro que lu gozas de una es¡ecie de inmunidad.
—!& 6).5 &'()* dice que no somos inmunes a Ia muerle. Y lengo Ia im¡resión de
que Ia ¡róxima vez que saIga un galilo en eI Discovery ChanneI, mi hi|a se ¡ondra a
escoger alaudes.
—Lo sienlo, CharIie, no se que decirle. Mirare en casa, en mi bibIioleca, ¡ero Ia
niña ¡arece acercarse mucho mas que nosolros a Ia re¡resenlación Iegendaria de Ia
muerle. De lodos modos, Ias cosas lienden a enconlrar un equiIibrio, asi que ¡uede
que esle... eh... desorden lenga su Iado ¡osilivo. Mienlras lanlo, quiza deberias ir a
ßerkeIey, a ver si encuenlras aIgo en Ia bibIioleca. Is una bibIioleca de de¡ósilo. Hay
un e|em¡Iar de lodos Ios Iibros que se ¡ubIican.
—¿Tu no Io has inlenlado`
—Si, ¡ero yo no buscaba aIgo lan concrelo. Y len mucho cuidado aI ir. No co|as eI
melro que ¡asa ¡or deba|o de Ia bahia.
—¿Crees que Ias ar¡ias de Ias aIcanlariIIas eslan en Ios luneIes deI melro` —
¡regunló CharIie.
—¿Las ar¡ias de Ias aIcanlariIIas` ¿Que es eso`
—Is como Ias IIamo yo —res¡ondió CharIie.
—Ah. No se. Los luneIes son sublerraneos y una vez que se fue Ia Iuz yo eslaba en
un lren. No creo que convenga que le arriesgues. Ise ¡arece su lerrilorio. Ior cierlo,
yo hace como seis meses que no Ias oigo. No han dicho ni ¡io.
—Si, Io mismo digo —di|o CharIie—. Iero su¡ongo que eso cambiara con esla
IIamada.
—Seguramenle. Iero, eslando lu hi|a asi, quiza nos enconlremos anle un escenario
com¡Ielamenle dislinlo. VigiIa lus es¡aIdas, CharIie Asher.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 68 88 85 5

—Tu lambien, Minly.
—Señor Iresh.
—Digo señor Iresh.
—Adiós, CharIie.



In su camarole deI gaIeón, Orcus se hurgaba Ios dienles con eI femur asliIIado de
un bebe. ßabd se ¡einaba con Ias garras Ia negra cabeIIera mienlras Ia muerle con
cabeza de loro refIexionaba acerca de Io que Ias Morrigan habian vislo desde Ia
aIcanlariIIa de Ia avenida CoIumbus: CharIie y So¡hie en eI ¡arque.
—Ha IIegado Ia hora —di|o Nemain—. ¿No hemos es¡erado ya baslanle` —Hizo
resonar Ias garras como caslañueIas y golas de ¡onzoña saI¡icaron eI sueIo y Ias
¡aredes.
—¿Te im¡orlaria lener cuidado` —di|o Macha—. Isa mierda mancha. Y acabo de
¡oner una aIfombra nueva.
Nemain sacó su Iengua negra.
—Iregona —di|o.
—Iula —re¡Iicó Macha.
—Islo no me gusla —di|o Orcus—. Isa niña me ¡one nervioso.
—Nemain liene razón. Mira Io fuerles que somos ahora —di|o ßabd mienlras
acariciaba Ia membrana que iba creciendo enlre Ias ¡uas de Ios hombros de Orcus
(¡arecia IIevar monlados abanicos a Ia es¡aIda, como Ia armadura ornamenlada de
un samurai)—. De|anos ir. Iuede que eI sacrificio de Ia niña le devueIva deI lodo Ias
aIas.
—¿Creeis que ¡odreis`
—Iodremos, cuando oscurezca —di|o Macha—. Hacia miI años que no eramos lan
fuerles.
—SoIo ira una, y con sigiIo —conlesló Orcus—. II suyo es un don muy anliguo,
aunque sea en esla nueva encarnación. Si IIega a dominarIo, ¡uede que ¡asen olros
miI años anles de que voIvamos a lener una o¡orlunidad. Mala a Ia niña y lraeme su
cuer¡o. No de|es que le vea hasla que alaques.
—¿Y su ¡adre` ¿Lo malo lambien`
—No lienes lanla fuerza. Iero, si se des¡ierla y ve que Ia niña no esla, quiza Ia
¡ena Io male.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 68 89 95 5

—No lienes ni idea de Io que haces, ¿verdad` —¡regunló Nemain.
—Tu le quedas aqui esla noche —di|o Orcus.
—MaIdila sea—re¡Iicó Nemain, y Ianzó a Ia ¡ared su ¡onzoña humeanle—. Oh,
¡erdón ¡or cueslionar aI exaIlado. Oye lu, cabeza de loro, me ¡regunlo que le saIe
¡or eI olro Iado.
—}a —di|o ßabd—. }a. Muy bueno.
—¿Y que cIase de cerebro lienes lu ba|o Ias ¡Iumas` —¡regunló Orcus.
—¡Ah! Ahi le ha ¡iIIado, Nemain. Iiensa en cómo le ha ¡iIIado cuando esla noche
yo esle malando a Ia niña.
—Me referia a li —re¡Iicó Orcus—. Ira Macha.



Inlró ¡or eI le|ado, rom¡ió Ia cIaraboya en forma de burbu|a de Ia cuarla ¡Ianla y
saIló aI ¡asiIIo. SigiIosa como una sombra, se desIizó ¡or eI corredor hasla aIcanzar
Ias escaIeras y ¡areció Iuego descender fIolando, sin que sus ¡ies locaran a¡enas Ios
¡eIdaños. In Ia segunda ¡Ianla se deluvo anle Ia ¡uerla y examinó Ias cerraduras.
Habia dos de cerro|o, ademas de Ia ¡rinci¡aI. Miró hacia arriba y vio un monlanle de
crislaI, su|elo con un ¡equeño ¡esliIIo de Ialón. Iasó ra¡idamenle una garra ¡or eI
hueco y, con un giro de Ia muñeca, eI ¡esliIIo saIló y cayó con un linlineo sobre Ia
larima deI olro Iado. Tre¡ó, enlró ¡or eI monlanle, se ¡egó a Ia ¡uerla y se quedó aIIi,
es¡erando como un remanso de sombra.
OIia a Ia niña, oia sus suaves ronquidos aI olro Iado deI a¡arlamenlo. Avanzó
hasla eI cenlro de Ia habilación grande y aIIi se deluvo. Carne Nueva lambien eslaba
aIIi, Io senlia. Dormia en olra habilación, frenle a Ia de Ia niña. Si se enlromelia, Ie
arrancaria Ia cabeza y se Ia IIevaria aI barco ¡ara demoslrarIe a Orcus que no debia
subeslimarIa. Le daban ganas de IIevarseIa de lodos modos, ¡ero no hasla que
luviera a Ia niña.
La Iuz noclurna de Ia habilación de Ia niña ¡royeclaba una suave fran|a de
cIaridad rosada sobre eI cuarlo de eslar. Macha agiló su garra y Ia Iuz se a¡agó. De|ó
esca¡ar un suave ronroneo de salisfacción. Anlaño habia sido ca¡az de exlinguir una
vida humana deI mismo modo, y laI vez aqueIIos liem¡os fueran a relornar.
Se desIizó en eI cuarlo de Ia ¡equeña y se deluvo. A Ia Iuz de Ia Iuna que enlraba
¡or Ia venlana, vio a Ia niña acurrucada de Iado en su cuna, abrazada a un cone|o de
¡eIuche. No veia, en cambio, Ios rincones de Ia habilación: Ias sombras eran lan
negras y Iiquidas que ni siquiera sus o|os de crialura noclurna Ias ¡enelraban. Se
acercó a Ia cuna y se incIinó sobre eIIa. La niña dormia con Ia boca abierla. Macha
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 68 8: :5 5

decidió inlroducirIe una soIa garra a lraves deI ¡aIadar, hasla aIcanzar eI cerebro. No
haria ruido, de|aria baslanle sangre ¡ara que eI ¡adre Ia viera y eIIa ¡odria IIevarse eI
cuer¡o de Ia chiquiIIa coIgado de Ia uña como un ¡ez ¡ara eI mercado. ßa|ó
Ienlamenle eI brazo y se incIinó sobre Ia cuna ¡ara Ianzar eI goI¡e con eI maximo
¡unlo de a¡oyo. La Iuz de Ia Iuna briIIó en su garra de siele cenlimelros y Macha se
a¡arló, dislraida ¡or un momenlo ¡or su hermoso fuIgor. In ese inslanle, unas
mandibuIas se cerraron sobre su brazo.
—¡Hi¡o de ¡u...! —chiIIó mienlras era voIleada y Ianzada conlra Ia ¡ared. Olro
¡ar de mandibuIas a¡resó su lobiIIo. Macha se relorció, dividida en media docena de
formas, ¡ero no Iogró Iiberarse, y fue arro|ada como una muñeca de lra¡o conlra Ia
cómoda, Ia cuna y de nuevo Ia ¡ared. Arañó a su agresor con Ias garras, enconlró
asidero y un momenlo des¡ues sinlió que Ie arrancaban Ias garras de raiz y soIló a su
¡resa. No veia nada, senlia unicamenle un movimienlo frenelico y confuso, y Iuego
eI im¡aclo. Ialeó con fuerza Io que agarraba su lobiIIo y aqueIIa cosa Ia soIló, ¡ero Io
que Ie su|elaba eI brazo Ia arro|ó conlra Ia venlana enre|ada. Oyó Ios crislaIes aI caer a
Ia caIIe, em¡u|ó con lodas sus fuerzas y cambió de forma a veIocidad de verligo,
hasla que cu¡o ¡or enlre Ios barroles y ¡udo Ianzarse aI ¡avimenlo.



—¡Ay! ¡}oder! —griló una voz de mu|er en Ia caIIe—. ¡Ay!
CharIie encendió Ia Iuz y vio a So¡hie senlada en su cuna, abrazada a su cone|o de
¡eIuche, riendo. Delras de eIIa, Ia venlana eslaba rola y eI crislaI habia desa¡arecido.
Todos Ios muebIes, exce¡lo Ia cuna, eslaban voIcados. Habia agu|eros deI lamaño de
¡eIolas de baIonceslo en Ia ¡inlura de dos ¡aredes, y eI maderamen de delras deI
yeso lambien eslaba asliIIado. II sueIo eslaba cubierlo de ¡Iumas negras y de aIgo
que ¡arecia sangre. Iero, mienlras CharIie miraba, Ias ¡Iumas em¡ezaron a disoIver-
se en humo.
—G3.363.31 ¡a¡i —di|o So¡hie—. G3.363.3: —Y rom¡ió a reir.



So¡hie durmió eI reslo de Ia noche en Ia cama de ¡a¡i, mienlras ¡a¡i ¡ermanecia
senlado en una siIIa |unlo a eIIa sin quilar o|o a Ia ¡uerla cerrada con IIave, con eI
baslón es¡ada a mano. In su dormilorio no habia venlana, asi que soIo se ¡odia
enlrar o saIir ¡or Ia ¡uerla. Cuando So¡hie se des¡erló, |uslo des¡ues de que
amaneciera, CharIie Ia cambió y Ia vislió. Luego IIamó a }ane ¡ara que Ie hiciera eI
desayuno mienlras eI recogia Ios crislaIes y Ia ¡inlura desconchada deI cuarlo de Ia
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 68 8; ;5 5

niña y ba|aba en busca de unas ¡Ianchas de conlracha¡ado ¡ara la¡ar Ia venlana
rola.
Odiaba no ¡oder IIamar a Ia ¡oIicia, ni a nadie, ¡ero, anle Ia ¡osibiIidad de que
aqueIIo Io hubiera causado una soIa IIamada a olro Mercader de Ia Muerle, no ¡odia
arriesgarse. Y, de lodos modos, ¿que ¡odia decirIe Ia ¡oIicia sobre unas cuanlas
¡Iumas negras y unas manchas de sangre que se disoIvian mienlras Ias mirabas`
—Anoche liraron un IadriIIo a Ia venlana de So¡hie —Ie di|o a }ane.
—Vaya, y eso que esla en Ia segunda ¡Ianla. Iense que eslabas Ioco cuando
mandasle ¡oner re|as en lodo eI edificio, ¡ero ya veo que no era lan maIa idea.
Deberias ¡oner en Ia venlana crislaI de ese con maIIa de aIambre, soIo ¡or si acaso.
—Iso voy a hacer —di|o CharIie. ¿Ior si acaso` No lenia ni idea de que habia
¡asado en Ia habilación de So¡hie, ¡ero eI hecho de que su hi|a esluviera a saIvo en
medio de aqueI desbara|usle Ie ¡onia Ios ¡eIos de ¡unla. Cambiaria Ia venlana, ¡ero
Ia niña iba a dormir en su habilación hasla que luviera lreinla años y se casara con un
forzudo con Ias habiIidades de un 5'5<.:
Cuando regresó deI sólano con Ia ¡Iancha de conlracha¡ado, un marliIIo y unos
cIavos, se enconlró a }ane senlada a Ia barra deI desayuno, fumando un cigarro.
—Creia que Io habias de|ado, }ane.
—Y Io de|e. Hace un mes. Iero he enconlrado esle en eI boIso.
—¿Y que haces fumando en mi casa`
—He enlrado en eI cuarlo de So¡hie a buscar su cone|ilo.
—¿Si` ¿Y dónde esla So¡hie ` Ahi denlro habra crislaIes ¡or eI sueIo, ¿no Ia habras
de|ado...`
—Si, esla ahi denlro. Y eslo no liene ni ¡izca de gracia, Asher. Lo luyo con Ias
mascolas ¡asa com¡Ielamenle de caslaño oscuro. Voy a lener que dar lres cIases de
yoga, ¡agarme un masa|e y fumarme un ¡orro deI lamaño de un lermo ¡ara que me
ba|e Ia adrenaIina. Me han dado laI suslo que me he hecho un ¡oco de ¡is.
—¿De que cono eslas habIando, }ane `
—Muy gracioso —conlesló eIIa con una sonrisa faIsa—. Is como ¡ara
deslerniIIarse. Isloy habIando de Ios 63.363.3"1 ¡a¡i.
CharIie se encogió de hombros como diciendo «¿No ¡odrias ¡onerle lodavia un
¡oquilo mas incoherenle o decir mas lonlerias`», geslo que habia ¡erfeccionado a Io
Iargo de lreinla y dos años. Luego corrió aI cuarlo de So¡hie y abrió Ia ¡uerla de
goI¡e.
AIIi, a cada Iado de su querida hi|a, eslaban Ios dos ¡erros mas grandes y negros
que habia vislo nunca. So¡hie eslaba senlada y a¡oyada conlra uno mienlras
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 68 8< <5 5

goI¡eaba aI olro en Ia cabeza con su cone|o de ¡eIuche. CharIie habia dado soIo un
¡aso adeIanle ¡ara rescalarIa cuando uno de Ios ¡erros cruzó Ia habilación de un
saIlo, Io liró aI sueIo y Io inmoviIizó. II olro se inler¡uso enlre CharIie y Ia niña.
—So¡hie, ¡a¡i va a rescalarle, no lengas miedo. —CharIie inlenló saIir de deba|o
deI ¡erro, ¡ero esle se Iimiló a ba|ar Ia cabeza y a gruñir. No se movió. CharIie
caIcuIó que ¡odia arrancarIe casi loda una ¡ierna y ¡arle deI lorso de un soIo
mordisco. Tenia Ia cabeza mas grande que Ios ligres de ßengaIa deI zoo de San
Irancisco.
—}ane, ayudame. Quilame a esle bicharraco de encima.
II ¡errazo Ievanló Ios o|os sin a¡arlar Ias zar¡as de sus hombros.
}ane se giró en eI laburele y dio una ¡rofunda caIada a su cigarro.
—Me ¡arece que no, hermanilo. Des¡ues deI suslo que me has dado, vas a lener
que a¡añarleIas soIo.
—Iero si no he sido yo. Nunca habia vislo a eslos bichos. Nadie habia vislo nunca
una cosa asi.
—¿Sabes`, nosolras, Ias boIIeras, lenemos una aIla loIerancia a Ios canes, ¡ero eso
no le da derecho a hacerme eslo. ßueno, le de|o —di|o su hermana, y cogió su boIso y
sus IIaves de Ia barra deI desayuno—. Que le divierlas con lus ¡errilos. Yo voy a
IIamar aI lraba|o ¡ara decir que no ¡uedo ir ¡orque me he IIevado un suslo de
muerle.
—}ane, es¡era.
Iero eIIa ya se habia ido. CharIie oyó cerrarse Ia ¡uerla de goI¡e.
II ¡errazo no ¡arecia inleresado en comerseIo, sino soIo en que no se moviera.
Cada vez que CharIie inlenlaba a¡arlarse, se ¡onia a gruñir y Io em¡u|aba con mas
fuerza.
—Aba|o. Sienlale. A¡arla. —CharIie ¡robó con Ias órdenes que habia oido grilar a
Ios adieslradores de ¡erros de Ia leIevisión—. ßusca. Ichale. A¡arlale de mi, beslia
inmunda. —Islo uIlimo se Io invenló.
II animaI Ie Iadró en Ia ore|a izquierda, lan fuerle que CharIie se quedó sordo y
soIo oyó un ¡ilido ¡or ese Iado. Con eI olro oido oyó una risiIIa de niña ¡rocedenle
deI olro Iado de Ia habilación.
—So¡hie, cieIo, no ¡asa nada.
—G3.363.31 ¡a¡i —di|o eIIa—. G3.363.3: —Tro¡ezó y miró a CharIie. II ¡errazo
Ie Iamió Ia cara y esluvo a ¡unlo de lirarIa aI sueIo. (A sus dieciocho meses, So¡hie se
movia casi siem¡re como una borrachina)—. G3.363.3 —re¡ilió. Agarró aI
giganlesco sabueso ¡or Ia ore|a y Io a¡arló de CharIie. O, me|or dicho, eI ¡erro de|ó
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 68 8= =5 5

que Io agarrara de Ia ore|a y Io a¡arlara. CharIie se Ievanló de un saIlo e inlenló
cogerIa, ¡ero eI olro sabueso se coIocó anle eI y em¡ezó a gruñir. Su cabeza Ie IIegaba
aI ¡echo, hasla con Ias ¡alas en eI sueIo.
CharIie caIcuIó que Ios ¡erros debian de ¡esar enlre cienlo ochenla y doscienlos
veinlicinco kiIos cada uno. Iran faciImenle eI dobIe de grandes que eI ¡erro mas
grande que habia vislo nunca, un lerranova aI que habia vislo nadando en eI ¡arque
acualico deI Museo Marilimo. Tenian eI ¡eIo como un doberman, Ia anchura de
hombros y ¡echo de un rollveiIer y Ia cabeza ancha y cuadrada y Ias ore|as
¡unliagudas de un gran danes. Iran lan negros que ¡arecian absorber Ia Iuz, y
CharIie soIo habia vislo una cIase de animaIes ca¡aces de aIgo seme|anle: Ios cuervos
deI Inframundo. Islaba cIaro que, vinieran de donde viniesen aqueIIos sabuesos, no
eran de ¡or aIIi cerca. Iero lambien saIlaba a Ia visla que no ¡relendian hacer daño a
So¡hie. Iara unos animaIes de seme|anle lamaño, Ia niña no servia ni de a¡erilivo, y
¡odrian haberIa ¡arlido en dos mucho anles, si hubieran querido hacerIe daño.
Los deslrozos de esa noche en Ia habilación de So¡hie debian de ser cuI¡a de Ios
¡erros, ¡ero eIIos no habian sido Ios agresores. AIgo habia enlrado aIIi ¡ara hacerIe
daño, y eIIos Ia habian defendido, iguaI que en ese momenlo. A CharIie no Ie
im¡orlaba eI molivo, soIo daba gracias ¡orque esluvieran de su ¡arle. Ignoraba
dónde eslaban cuando eI enlró corriendo en Ia habilación des¡ues de que se
rom¡iera Ia venlana, ¡ero aI ¡arecer, ahora que eslaban aIIi, no ¡ensaban marcharse.
—VaIe, no voy a hacerIe daño —di|o. II ¡erro se reIa|ó y relrocedió unos ¡asos—.
Tiene que ir a hacer caca —añadió CharIie, sinliendose un ¡oco eslu¡ido. Acababa de
re¡arar en que Ios ¡erros Iucian gruesos coIIares de ¡Iala, cosa que, curiosamenle, Ie
inquieló mas que su lamaño. Des¡ues de Ias ¡resiones a Ias que habia eslado
somelida duranle eI año y medio anlerior, a su imaginación de macho bela no Ie
coslaba ace¡lar que hubiera dos sabuesos giganles en eI cuarlo de su hi|a, ¡ero Ia
idea de que aIguien Ies hubiera ¡ueslo coIIar era su¡erior a sus fuerzas.
Se oyó IIamar a Ia ¡uerla y CharIie saIió recuIando de Ia habilación.
—Cariño, ¡a¡a vueIve enseguida.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 68 8> >5 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 > >K K
N N: :@ @A A: :0 0@ @3 3 4 43 3? ?3 3 7 70 0 = =3 34 43 3
CharIie abrió Ia ¡uerla y LiIy enlró como una exhaIación.
—}ane dice que lienes dos ¡erros negros enormes. Tengo que verIos.
—Is¡era, LiIy —griló CharIie, ¡ero eIIa habia cruzado eI cuarlo de eslar y enlrado
en Ia habilación de So¡hie anles de que ¡udiera delenerIa. Se oyó un gruñido ba|o y
LiIy dio marcha alras.
—Hoslia, coIega —di|o con una enorme sonrisa—. Son guays. ¿De dónde Ios has
sacado`
—No Ios he sacado de ninguna ¡arle. Islaban ahi.
CharIie se reunió con eIIa |unlo a Ia ¡uerla de Ia habilación de So¡hie. LiIy se
voIvió y Io cogió deI brazo.
—¿Son, yo que se, inslrumenlos de lus lralos con Ia muerle o aIgo asi`
—LiIy, creia que habiamos acordado no voIver a habIar de eso.
Y asi era. De hecho, LiIy se habia ¡orlado de maraviIIa. Desde que descubriera que
CharIie era un Mercader de Ia Muerle, a¡enas habia vueIlo a sacar a reIucir eI lema.
Habia conseguido ademas acabar eI bachiIIeralo sin Iabrarse un hisloriaI deIiclivo de
¡adre y muy señor mio y se habia malricuIado en eI Inslilulo CuIinario, Io cuaI lenia
Ia venla|a de que IIevaba aI lraba|o su chaquela bIanca de chef, sus ¡anlaIones a
cuadros y sus zuecos de goma, cosa que lendia a suavizar su maquiIIa|e y su ¡eIo,
que seguian siendo oscuros, serios y lirando a es¡eIuznanles.
So¡hie soIló una risiIIa y rodó ¡or eI sueIo, a¡oyada conlra uno de Ios sabuesos.
Los ¡erros habian eslado dandoIe Iamelazos y eslaba cubierla de baba de canes
demoniacos. Su ¡eIo ¡egoleado formaba una docena de insóIilos ¡inchos que Ie
daban un ¡oco eI aire de un ¡ersona|e de .5'7$ con Ios o|os como ¡Ialos.
So¡hie vio a LiIy en Ia ¡uerla y saIudó con Ia mano.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 69 9? ?5 5

—G3.363.31 IIy, 63.363.3—di|o.
—HoIa, So¡hie. Si, son unos ¡errilos muy bonilos —conlesló LiIy, y Iuego Ie di|o a
CharIie—: ¿Que vas a hacer`
—No Io se. No de|an que me acerque a eIIa.
—ßueno, eso esla bien. Han venido ¡ara ¡rolegerIa.
CharIie asinlió con Ia cabeza.
—Creo que lienes razón. Anoche ¡asó aIgo. Ya sabes que !& 6).5 &'()* habIa de Ios
olros, ¿no` Creo que uno de eIIos vino a ¡or eIIa anoche, y que enlonces a¡arecieron
eslos bichos.
—Isloy im¡resionada. Creia que eslarias mas aco|onado.
CharIie no queria decirIe que se habia curado de es¡anlo eI dia en que vio a su
hi|ila malar a un vie|o ¡ronunciando Ia ¡aIabra «galilo». LiIy ya sabia demasiado y
ahora era ya evidenle que fuera Io que fuese Io que eslaba ¡asando, era ¡eIigroso.
—Su¡ongo que deberia eslarIo, ¡ero no han venido a hacerIe daño. Tengo que ir a
echar un vislazo a Ia bibIioleca de ßerkeIey, a ver si encuenlro aIgo sobre eIIos. Iero
¡rimero lengo que a¡arlarIos de So¡hie.
LiIy se echó a reir.
—Si, ya, cIaro. Mira, hoy lengo lraba|o y cIase, ¡ero mañana ire yo a invesligar.
Mienlras lanlo, ¡uedes inlenlar hacerle amigo suyo.
—No quiero hacerme amigo suyo.
LiIy miró a Ios sabuesos, a uno de Ios cuaIes So¡hie eslaba a¡orreando con sus
¡uñilos mienlras reia aIegremenle. Luego voIvió a mirar a CharIie.
—Si que quieres.
—Si, su¡ongo que si —di|o CharIie—. ¿AIguna vez habias vislo un ¡erro de ese
lamaño`
—No hay ¡erros de ese lamaño.
—¿Que crees que son, enlonces`
—No son ¡erros, Asher, son cancerberos.
—¿ Cómo Io sabes `
—Lo se ¡orque, anles de em¡ezar a esludiar hierbas aromalicas, caIdos y cosas asi,
¡asaba mis ralos Iibres Ieyendo sobre eI Iado oscuro, y eslos bichos saIian a reIucir de
cuando en cuando.
—Si ya sabemos eso, ¿que vamos a invesligar`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 69 96 65 5

—Voy a inlenlar averiguar ¡or que han venido. —Le dio unas ¡aImadilas en eI
hombro—. Tengo que ir a abrir Ia lienda. Tu inlenla IIevarle bien con Ios 63.363.3":
—¿Que voy a darIes de comer`
—Iurina Dog Chov ¡ara cancerberos.
—¿Iso se fabrica`
—¿Tu que crees`
—VaIe —di|o CharIie.



Iasaron varias horas y aI fin, cuando So¡hie em¡ezó a oIer a sor¡resila de ¡añaI,
uno de Ios ¡erros giganles Ia em¡u|ó con eI hocico hacia CharIie como diciendo:
«Lim¡iaIa y vueIve a lraerIa». CharIie, que nolaba cómo Io observaban mienlras
cambiaba a su hi|a, dio gracias ¡orque Ios ¡añaIes desechabIes no necesilaran
im¡erdibIes. Islaba seguro de que, si hubiera ¡inchado accidenlaImenle a So¡hie con
un aIfiIer, uno de Ios cancerberos Ie habria arrancado Ia cabeza de un mordisco. Los
¡erros no Ie quilaron o|o cuando Ia IIevó a Ia barra de Ia cocina y se senlaron a ambos
Iados de Ia lrona mienlras Ie daba eI desayuno.
Ior ¡robar, CharIie hizo una loslada de mas y se Ia liró a uno. II ¡erro Ia cogió en
eI aire y se Ia zam¡ó sin quilar o|o a CharIie y a Ia barra de ¡an. Asi que CharIie losló
cualros rebanadas mas y Ios ¡erros Ias cogieron aIlernalivamenle aI vueIo con lanla
ra¡idez que a CharIie Ie ¡areció ver saIir una es¡ecie de va¡or de Ia ¡resión de sus
mandibuIas aI cerrarse.
—Asi que sois beslias infernaIes de olra dimensión y os guslan Ias losladas. VaIe.
Iero, cuando se dis¡onia a loslar cualro rebanadas mas, se deluvo y se sinlió de
¡ronlo un lanlo eslu¡ido.
—In reaIidad os da iguaI que esle loslado, ¿verdad` —Tiró un lrozo de ¡an aI
¡erro que eslaba mas cerca y esle Io cogió aI vueIo—. De acuerdo, asi sera mas
ra¡ido. —CharIie Ies dio eI reslo de Ia barra de ¡an. Unló un ¡ar de rebanadas con
una gruesa ca¡a de manlequiIIa de cacahuele, cosa que no sirvió de nada, y a
conlinuación embadurnó media docena mas con Iavava|iIIas de Iimón, Io cuaI ¡areció
no surlir efeclo adverso aIguno, como no fuera que Ies hizo eruclar Iindas burbu|as
de coIor aguamarina.
—Iaseo, ¡a¡i —di|o So¡hie.
—Hoy no hay ¡aseo, cieIo. Creo que vamos a quedarnos aqui, en eI a¡arlamenlo,
a ver si Ies ¡iIIamos eI lranquiIIo a nueslros nuevos amigos.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 69 97 75 5

CharIie quiló a So¡hie de Ia lrona, Ie Iim¡ió Ia mermeIada de Ia cara y eI ¡eIo y se
senló con eIIa en eI sofa ¡ara IeerIe Ios anuncios cIasificados deI Q@)*5'-&$1 que era
(de|ando a un Iado sus lralos con Ia muerle) donde enconlraba gran ¡arle de sus
negocios. Iero no bien habia cogido eI rilmo cuando uno de Ios cancerberos se
acercó, Io cogió deI brazo con Ias fauces y Io IIevó a raslras hasla su dormilorio
mienlras CharIie ¡roleslaba, maIdecia y Ie daba goI¡es en Ia cabeza con una Iam¡ara
de bronce. II ¡errazo Io soIló y se quedó mirando fi|amenle Ia agenda como si
esluviera embadurnada de saIsa de carne.
—¿Que ¡asa` —di|o CharIie, y enlonces Io vio. Con lanlos nervios, no se habia
fi|ado en que habia un nombre nuevo en Ia agenda-—. Mira, eI numero que ¡one es
lreinla. Tengo un mes enlero ¡ara enconlrarIo. De|ame en ¡az. —Noló de ¡asada que
en eI gran coIIar de ¡Iala deI cancerbero habia un nombre grabado: ?&9'5:
—M?&9'5L Is eI nombre mas absurdo que he oido nunca.
CharIie voIvió aI sofa y eI ¡erro voIvió a IIevarIo a raslras aI dormilorio, esla vez
cogido ¡or eI ¡ie. AI cruzar Ia ¡uerla, CharIie agarró su baslón es¡ada. Cuando ?&9'5
Io soIló, se Ievanló de un saIlo y sacó eI acero. II ¡errazo se lumbó de es¡aIdas y
em¡ezó a gimolear. Su com¡añero a¡areció en Ia ¡uerla, |adeando. \0*@.7$,1 se
IIamaba aqueI, segun rezaba Ia ¡Iaca de su coIIar). CharIie consideró sus o¡ciones. II
baslón es¡ada siem¡re Ie habia ¡arecido un arma formidabIe. Hasla se habia
alrevido a alacar a Ias ar¡ias deI aIcanlariIIado con eI. De ¡ronlo, sin embargo, ¡ensó
que, obviamenle, aqueIIos animaIes habian Iim¡iado eI sueIo con una de aqueIIas
crialuras de Ia oscuridad y que, un ¡ar de horas des¡ues, no habian lenido ¡robIema
aIguno en senlarse a comer una barra de ¡an embadurnada de |abón. In resumen,
que no eslaba en su lerreno. Si eIIos querian que fuera a buscar Ia vasi|a de aqueI
aIma, iria a buscarIa. Iero no ¡ensaba de|ar a su hi|a soIa con eIIos.
—?&9'5 sigue siendo un nombre ridicuIo —di|o mienlras envainaba Ia es¡ada.



Cuando IIegó Ia señora Kor|ev, CharIie habia ¡ueslo a So¡hie a dormir Ia siesla y
|unlo a Ia cuna de Ia niña dormilaban acurrucados Ios cancerberos, cuyos ronquidos
Ianzaban aI aire grandes nubes de aIienlo ¡erruno con oIor a Iimón. Quiza ¡orque
cada vez era mas ¡iIIo, de|ó que Ia señora Kor|ev enlrara en eI cuarlo de So¡hie
advirliendoIa soIamenle de que Ia niña lenia dos mascolas nuevas, y conluvo Ia risa
cuando Ia gran abueIa cosaca saIió de es¡aIdas de Ia habilación, Ianzando exabru¡los
en ruso.
—Ahi denlro hay ¡erros giganles.
—Si.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 69 98 85 5

—Iero no ¡erros giganles normaIes. Son exlra giganles y negros como...
—¿Como osos`—sugirió CharIie.
—No, no iba a decir «osos», IisliIIo. Como osos, no. Como Iobos, soIo que mas
grandes y mas fuerles...
—¿Como osos` —avenluró CharIie.
—Hace que su madre se avergüence de usled cuando es maIo, CharIie Asher.
—¿No son como osos` —¡regunló CharIie.
—Iso no im¡orla ahora. SoIo esloy sor¡rendida. VIadIena es una vie|a con eI
corazón debiI. Iero lu ve a reirle a guslo. Yo me quedo con So¡hie y Ios ¡erros
giganles.
—Gracias, señora Kor|ev. Se IIaman ?&9'5 y 0*@.7$,: Lo ¡one en Ios coIIares.
—¿Hay comida ¡ara eIIos`
—Hay unos fiIeles en eI congeIador. DeIes un ¡ar a cada uno y relirese.
—¿Cómo Ies guslan`
—Creo que baslara con que eslen congeIados. Comen como...
La señora Kor|ev Ievanló un dedo a modo de adverlencia, su dedo se aIineó con
una enorme verruga que lenia a un Iado de Ia nariz y dio Ia im¡resión de que Ia
señora Kor|ev Ie eslaba a¡unlando con un arma.
—Como cabaIIos. Comen como cabaIIos —di|o CharIie.



La señora Ling no se lomó eI lrabar conocimienlo con ?&9'5 y 0*@.7$, con eI
mismo a¡Iomo que su vecina rusa.
—¡Ay, ay, ayyyy! ¡Cacas de "@'J"." giganles! —grilaba mienlras corria ¡or eI
¡asiIIo delras de CharIie—. ¡Cacas de "@'J"." giganles!
In efeclo, aI regresar aI a¡arlamenlo, CharIie se enconlró grandes (.63$##$" de caca
humeanle es¡arcidas ¡or eI cuarlo de eslar. ?&9'5 y 0*@.7$, fIanqueaban Ia ¡uerla
de Ia habilación de So¡hie como giganlescos ¡erros de ¡ega a Ias ¡uerlas de un
lem¡Io chino. Iarecian lan feroces como avergonzados y conlrilos.
—Ierros maIos —di|o CharIie—. Mira que asuslar a Ia señora Ling. Sois maIos. —
Consideró ¡or un inslanle Ia ¡osibiIidad de reslregarIes eI hocico ¡or Ia caca, ¡ero no
eslaba seguro de ser ca¡az, a no ser que IIevara a casa una excavadora y Ios
encadenara a eIIa—. Lo digo muy en serio, chicos —añadió en lono es¡eciaImenle
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 69 99 95 5

severo—. Lo sienlo, señora Ling —di|o a Ia minuscuIa malrona—. Islos son ?&9'5 =
0*@.7$,: Debi ser mas cIaro cuando Ie di|e que habia com¡rado unas mascolas
nuevas ¡ara So¡hie. —In reaIidad, habia sido ¡oco concrelo a ¡ro¡ósilo, con Ia
es¡eranza de suscilar en eIIa aIguna reacción hislerica. No es que quisiera asuslar a Ia
anciana señora, era sim¡Iemenle que Ios machos bela rara vez se encuenlran en
siluación de asuslar a nadie fisicamenle, asi que, cuando se Ies ¡resenla Ia ocasión, a
veces se Ies va Ia mano.
—No im¡orla —di|o Ia señora Ling mienlras miraba fi|amenle a Ios cancerberos.
Iarecia dislraida, sobre lodo ¡orque Io eslaba. Tras recobrarse deI suslo iniciaI, se
habia ¡ueslo a hacer caIcuIos de cabeza: un abaco veIoz como eI fuego de una
amelraIIadora caIcuIaba eI ¡eso y eI voIumen de cada uno de aqueIIos canes deI
lamaño de ¡onis, y Io dividia en chuIelas, fiIeles y ¡orciones de carne ¡ara eslofado.
—No Ie im¡orla quedarse, ¿enlonces` —¡regunló CharIie.
—No, ¡ero no larde, ¿de acuerdo` —di|o Ia señora Ling—. Quiero ir a Sears a
com¡rar un arcón congeIador. ¿Iuede ¡reslarme una sierra eIeclrica `
—¿Una sierra eIeclrica` Iues no, ¡ero seguro que Ray liene una y se Ia de|a.
VoIvere denlro de un ¡ar de horas —di|o CharIie—. Iero ¡rimero voy a Iim¡iar eslo.
—Se dirigió aI sólano con Ia es¡eranza de enconlrar Ia ¡aIa ¡ara eI carbón que su
¡adre soIia guardar aIIi.
Ise dia, aI des¡edirse, lanlo CharIie como Ia señora Ling conlaban con Ios
anlecedenles de eIevada morlaIidad de Ias mascolas de So¡hie ¡ara soIvenlar en un
sanliamen sus res¡eclivos ¡robIemas de caca y so¡a. TaI, sin embargo, no iba a ser eI
caso.



Cuando ¡asaron varias semanas sin que Ios cancerberos sufrieran ¡ercance
aIguno, CharIie ace¡ló Ia ¡osibiIidad de que aqueIIos fueran, en efeclo, Ios unicos
animaIes domeslicos que ¡udieran sobrevivir a Ias alenciones de su hi|a. Muchas
veces sinlió Ia lenlación de IIamar a Minly Iresh ¡ara ¡edirIe conse|o, ¡ero como su
uIlima IIamada ¡arecia haber causado Ia a¡arición de Ios ¡erros, se resislió a aqueI
im¡uIso.
Las ¡esquisas de LiIy dieron escaso resuIlado.
—Se ha habIado de eIIos duranle loda Ia hisloria —Ie di|o ¡or eI móviI desde Ia
bibIioleca de ßerkeIey—. Sobre lodo, de Io mucho que Ies gusla ¡erseguir a canlanles
de (&3$": Y, obviamenle, en AIemania hay un equi¡o de fulboI que se IIama Ios
Cancerberos, ¡ero no creo que eso venga aI caso. Lo que saIe una y olra vez, en
monlones de cuIluras, es que vigiIan eI ¡aso enlre Ia vida y Ia muerle.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 69 9: :5 5

—ßueno, eso liene senlido —di|o CharIie—. Su¡ongo. No ¡ondra en aIgun silio
dónde esla ese ¡aso, ¿no` ¿In que eslación de melro`
—Iues no, Asher, no Io ¡one. Iero he enconlrado un Iibro escrilo ¡or una mon|a
que fue excomuIgada en Ia decada de 1890. ¿A que moIa` Isla bibIioleca es Ia bomba.
Tienen como nueve miIIones de Iibros.
—Si, es geniaI, LiIy, ¡ero ¿que decia Ia ex mon|a`
—ßuscó lodas Ias referencias a Ios cancerberos, y lodas ¡arecian coincidir en que
servian direclamenle aI señor deI Inframundo.
—¿Ira calóIica y Io IIamaba eI Inframundo`
—ßueno, Ia ex¡uIsaron de Ia IgIesia ¡or escribir ese Iibro, ¡ero, si, eso es Io que
dice.
—¿Y no incIuiria en ese Iibro un numero aI que ¡udieramos IIamar en caso de que
se ¡erdieran `
—Hoy es mi dia Iibre y esloy aqui, inlenlando hacerle un favor, Asher. ¿Vas a
seguir haciendole eI gracioso`
—No, ¡erdona, LiIy. Conlinua.
—Iso es lodo. No hay ¡recisamenle una guia de cuidados y aIimenlación. Iero
basicamenle eI resuIlado de mis ¡esquisas da a enlender que eslar rodeado de
cancerberos es maIa señaI.
—¿Cómo se liluIa ese Iibro, G3A. -*78&$#. ,$ &. 83#. *(9'$,.,`
—Vas a ¡agarme ¡or eslo, ¿sabes` II liem¡o y eI via|e.
—Ierdona. Si. Asi que deberia inlenlar Iibrarme de eIIos.
—Se comen a Ia genle, Asher. ¿Quien dice obviedades ahora`
Asi que, des¡ues de aqueIIo, CharIie IIegó a Ia concIusión de que, ¡ara Iibrarse de
Ios canes monslruosos, debia ¡asar a Ia acción.
Como de Io unico que eslaba seguro res¡eclo a Ios cancerberos era de que irian
aIIa donde IIevara a So¡hie, se Ios IIevó de excursión aI zoo de San Irancisco y Ios
de|ó encerrados en Ia furgonela, con eI molor en marcha y un lubo de as¡iradora
lendido enlre eI lubo de esca¡e y Ia venlaniIIa de venliIación. Des¡ues de Io que Ie
¡areció una visila aI zoo sumamenle exilosa en visla de que ni un soIo animaI habia
abandonado Ios sinsabores de esla vida ba|o Ia mirada aIborozada de su hi|a, CharIie
regresó a Ia furgonela ¡ara enconlrarse con dos cancerberos muy coIocados, ¡ero ¡or
Io demas iIesos, y que, lras comerse Ias la¡icerias de Ios asienlos, exhaIaban aI eruclar
un va¡or con oIor a ¡Iaslico quemado.
Diversos ex¡erimenlos reveIaron que ?&9'5 y 0*@.7$, eran no soIo inmunes a Ia
mayoria de Ios venenos, sino que lambien Ies guslaba eI sabor deI inseclicida, razón
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 69 9; ;5 5

¡or Ia cuaI se dedicaron a quilar a Iamelazos Ia ¡inlura deI roda¡ie deI a¡arlamenlo
de CharIie Ia semana que siguió a Ia visila lrimeslraI deI exlerminador.
Con eI ¡aso deI liem¡o, CharIie inlenló ¡oner en Ia baIanza eI ¡eIigro de lener aIIi
a aqueIIos canes giganlescos y eI daño ¡sicoIógico que sufriria su hi|a si ¡resenciaba
su muerle, dado que, obviamenle, So¡hie Ies eslaba cogiendo cariño. Asi que acabó
¡or abandonar Ios alaques direclos y de|ó de Ianzar saIchichas aI ¡aso deI aulobus
ex¡res numero 90. (Tomar dicha delerminación Ie resuIló faciI cuando eI
ayunlamienlo de San Irancisco amenazó con demandarIo si uno de sus ¡erros voIvia
a deslrozar un aulobus).
De hecho, Ios alaques direclos Ie coslaban gran lraba|o (¡ueslo que eI unico arle
marciaI que dominaba eI macho bela se basaba enleramenle en Ia bondad de Ios
desconocidos), asi que concenlró en Ios cancerberos su asombroso ¡oder de agresión
¡asiva, versión J356 43:
Im¡ezó comedidamenle: se Ios IIevó a dar una vueIla ¡or eI esle de Ia bahia en Ia
furgonela, Ios alra|o hasla Ias marismas de OakIand con una rislra de cosliIIas de
lernera y Iuego se Iargó a loda ¡risa, soIo ¡ara enconlrarseIos es¡erandoIo en eI
a¡arlamenlo a su regreso. Habian cubierlo lodo eI cuarlo de eslar con una ¡alina de
barro seco. CharIie ¡robó enlonces un melodo aun mas indireclo: Ios melió en una
ca|a y Ios mandó ¡or via aerea a Corea con Ia es¡eranza de que acabaran sirviendo
de ¡rimer ¡Ialo, ¡ero regresaron a Ia lienda anles de que eI luviera liem¡o de Iim¡iar
eI a¡arlamenlo de ¡eIos de ¡erro.
Iensó que quiza ¡udiera uliIizar Ios inslinlos naluraIes de Ios sabuesos ¡ara
ahuyenlarIos, lras Ieer en Inlernel que a veces se rociaban arbuslos y fIores con
esencia de orina de ¡uma ¡ara im¡edir que Ios ¡erros se orinaran en eIIos. Tras una
busqueda exhausliva en Ia guia leIefónica, enconlró ¡or fin eI numero de una lienda
deI sur de San Irancisco, es¡eciaIizada en maleriaI ¡ara excursionislas, que era
¡roveedora oficiaI de ¡is de ¡uma.
—CIaro que vendemos orina de ¡uma —di|o eI li¡o. Ior su voz ¡arecia IIevar una
chaquela de anle y una barba muy Iarga, ¡ero quiza soIo fueran imaginaciones de
CharIie.
—¿Y se su¡one que eso ahuyenla a Ios ¡erros` —¡regunló CharIie.
—Iunciona como un ensaImo. Ierros, ciervos y cone|os. ¿Cuanla necesila`
—No Io se, ¡uede que diez garrafas de cinco Iilros.
Se hizo eI siIencio y a CharIie Ie ¡areció oir a aqueI li¡o quilandose lrozos de carne
de aIce de Ia barba.
—La vendemos en boles de lreinla, sesenla y cienlo cuarenla gramos.
—Iues con eso no voy a lener—di|o CharIie—. ¿No ¡odria conseguirme un
lamaño económico, ¡referibIemenle de un ¡uma que soIo se haya aIimenlado de
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 69 9< <5 5

¡erros duranle un ¡ar de meses` Iorque su¡ongo que sera ¡is de ¡uma
domeslicado, ¿no` Quiero decir que no ira usled mismo aI monle a recogerIo.
—No, señor, creo que Io lraen de Ios zoos.
—Iero seguramenle eI de ¡uma saIva|e sera me|or, ¿no` —¡regunló CharIie—. Si
¡uede conseguirIo, cIaro. No me refiero a que Io consiga usled ¡ersonaImenle. No
era mi inlención insinuar que se echara usled aI monle a ¡erseguir a un ¡uma con
una lacila de medir. Me referia a un ¡rofesionaI. .. ¿Oiga` —II li¡o de Ia barba y Ia
chaquela de anle habia coIgado.
Asi que CharIie mandó a Ray aI sur de San Irancisco en Ia furgonela ¡ara que
com¡rara loda eI orin de ¡uma que luvieran, ¡ero aI finaI soIo consiguió que eI
segundo ¡iso deI edificio oIiera de arriba aba|o como Ia ca|a de un galo.
Cuando se hizo evidenle que ni siquiera Ios inlenlos mas ¡asivo-agresivos
funcionarian, recurrió aI arma definiliva deI macho bela, que consislia en loIerar Ia
¡resencia de ?&9'5 y 0*@.7$,1 IIenarse de rencor y de|ar caer comenlarios hirienles
cada vez que surgia Ia ocasión.



Dar de comer a Ios cancerberos era como echar ¡aIeladas de carbón a dos voraces
maquinas de va¡or. Iara manlenerIos, CharIie em¡ezó a encargar veinlicinco kiIos
de ¡ienso ¡ara ¡erros cada dos dias, ¡ienso que, a su vez, eIIos converlian en
enormes lor¡edos de caca que arro|aban en Ias caIIes y caIIe|ones en lorno a
O¡orlunidades Asher como si esluvieran IIevando a cabo su ¡arlicuIar I&'#BJ)'$6
canina sobre eI vecindario.
Lo bueno de que esluvieran aIIi era que CharIie se ¡asó meses sin que Ias
aIcanlariIIas di|eran ni ¡io, ni ver Ia ominosa sombra de un cuervo sobre Ia ¡ared
cuando iba a recoger Ia vasi|a de aIgun aIma. Los sabuesos, ¡or olro Iado, Ie servian
lambien en sus lralos con Ia muerle, ¡ueslo que, cada mañana, desde que a¡arecia un
nuevo nombre en su agenda, Io arraslraban hasla eIIa y no ce|aban en su em¡eño
hasla que voIvia con eI ob|elo que aIbergaba eI aIma, asi que CharIie se ¡asó dos años
sin ¡erder ni IIegar larde a recoger una soIa vasi|a. Los ¡errazos, naluraImenle,
acom¡añaban a CharIie y a So¡hie en sus ¡aseos, que eslos relomaron cuando
CharIie se aseguró de que su hi|a dominaba su ¡ecuIiar habiIidad Iingüislica. Los
sabuesos, ¡ese a ser, desde Iuego, Ios ¡erros mas grandes que habia vislo cuaIquiera,
no eran lan desmesurados como ¡ara resuIlar increibIes, y aIIa donde iban Ia genle
¡regunlaba a CharIie de que raza eran. Cansado de dar ex¡Iicaciones, eI se Iimilaba a
decir:
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 69 9= =5 5

—Son cancerberos. —Y cuando Ie ¡regunlaban de dónde Ios habia sacado,
res¡ondia—: A¡arecieron una noche en eI cuarlo de mi hi|a y ya no se marcharon. —
Des¡ues de Io cuaI Ia genle no soIo Io consideraba un embuslero, sino lambien un
crelino. Asi que cambió su res¡uesla ¡or esla olra—: Son cancerberos irIandeses. —
Cosa que, ¡or Ia razón que fuera, Ia genle ace¡laba inmedialamenle, menos un
aficionado irIandes aI fulboI que en un reslauranle de Norlh ßeach Ie di|o:
—Yo soy irIandes y esos bichos no son ¡aisanos mios ni de coña.
A Io cuaI CharIie conlesló:
—Son irIandeses negros.
II aficionado aI fulboI asinlió con Ia cabeza como si Io su¡iera desde eI ¡rinci¡io y
añadió dirigiendose a Ia camarera:
—¿Iuedo lomar olra ¡ula ¡inla de cerveza anles de que me quede seco y me
Iargue de aqui ¡ilando, chavaIa`
In cierlo modo, CharIie em¡ezaba a disfrular de Ia noloriedad que Ie olorgaba ser
eI li¡o de Ia niña gua¡a y Ios dos ¡erros giganles. Cuando uno se ve obIigado a
manlener una idenlidad secrela, no ¡uede evilar que Ie agrade recibir un ¡oco de
alención ¡ubIica. Y a CharIie Ie agradaba hasla un dia en que, yendo con So¡hie, en
una bocacaIIe de Russian HiII, Ie ¡aró un barbudo veslido con un Iargo caflan de
aIgodón y un gorro de ¡unlo. So¡hie ya era Io baslanle mayor como ¡ara andar soIa,
¡ero CharIie iba siem¡re equi¡ado con una mochiIa ¡ara IIevarIa cuando se cansaba
de caminar (aunque con mas frecuencia se Iimilaba a soslenerIa en equiIibrio
mienlras eIIa monlaba a Iomos de ?&9'5 o 0*@.7$,g:
II li¡o de Ia barba ¡asó demasiado cerca de So¡hie y 0*@.7$, soIló un gruñido y
se inler¡uso enlre eI hombre y Ia niña.
—0*@.7$,1 ven aqui—di|o CharIie. ResuIló que a Ios cancerberos se Ies ¡odia
adieslrar, ¡arlicuIarmenle si soIo se Ies decian cosas que iban a hacer de lodos
modos. («Come, ?&9'5: ßuen chico. Ahora, haz caca. IxceIenle»).
—¿Ior que ha IIamado 0*@.7$, a ese ¡erro ` —¡regunló eI de Ia barba.
—Iorque se IIama asi.
—No deberia haberIe ¡ueslo 0*@.7$,:
—Yo no Ie ¡use Mohamed —re¡uso CharIie—. Ya se IIamaba asi cuando Io
com¡re. Lo ¡onia en su coIIar.
—Is una bIasfemia IIamar a un ¡erro 0*@.7$,:
—Inlenle ¡onerIe olro nombre, ¡ero no me hacia caso. Mire. Sleve, muerdeIe Ia
¡ierna a esle señor. ¿Lo ve`, nada. O8*#1 arrancaIe Ia ¡ierna a esle hombre. Ni caso. Is
como si Ie habIara en farsi. ¿Ve usled adonde quiero ir a ¡arar`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 69 9> >5 5

—Iues yo Ie he ¡ueslo [$"f" a mi ¡erro. ¿Que Ie ¡arece`
—Iues que Io sienlo mucho. No sabia que hubiera ¡erdido usled a su ¡erro.
—Yo no he ¡erdido a mi ¡erro.
—¿In serio` He vislo un monlón de anuncios ¡or loda Ia ciudad en Ios que ¡onia:
«¿Has enconlrado a }esus`». Sera olro ¡erro que se IIama [$"f": ¿Ha ofrecido
recom¡ensa` Una recom¡ensa ayuda, ¿sabe usled` —CharIie habia nolado que
uIlimamenle cada vez Ie coslaba mas resislirse a Ia lenlación de ¡ilorrearse de Ios
demas, sobre lodo cuando insislian en com¡orlarse como idiolas.
—Yo no lengo ningun ¡erro IIamado [$"f" y a usled no Ie moIesla ¡orque es un
infieI descreido de Dios.
—No, de veras, no ¡uede usled ¡onerIe a su ¡erro eI nombre que quiera y que a
mi me de iguaI. Iero liene usled razón, soy un infieI descreido de Dios. AI menos, asi
vole en Ias uIlimas eIecciones. —CharIie Ie sonrió.
—¡Muerle aI infieI! ¡Muerle aI infieI! —griló eI de Ia barba en res¡uesla aI
irresislibIe encanlo de CharIie. Luego se ¡uso a danzar agilando eI ¡uño deIanle de
Ia cara deI Mercader de Ia Muerle, cosa que asusló a So¡hie, que se la¡ó Ios o|os y
em¡ezó a IIorar.
—Iare de una vez, esla asuslando a mi hi|a.
—¡Muerle aI infieI! ¡Muerle aI infieI!
0*@.7$, y ?&9'5 se cansaron ¡ronlo de conlem¡Iar Ia danza y se senlaron a
es¡erar que aIguien Ies di|era que se comieran aI li¡o deI camisón.
—Lo digo en serio —di|o CharIie—. Tiene que ¡arar. —Miró aIrededor,
avergonzado, ¡ero no habia nadie mas en Ia caIIe.
—Muerle aI infieI. Muerle aI infieI —canlurreaba eI barbudo.
—¿Ha re¡arado usled en eI lamaño de eslos ¡erros, 0*@.7$,L
—Muerle aI... Oiga, ¿cómo sabe que me IIamo 0*@.7$,` No im¡orla. Da iguaI.
Muerle aI infieI. Muerle aI...
—Vaya, si que es usled vaIienle —di|o CharIie—, ¡ero Ia niña es muy ¡equeña y Ia
esla asuslando, asi que haga eI favor de ¡arar de una vez.
—¡Muerle aI infieI! ¡Muerle aI infieI!
—¡Galilo! —griló So¡hie aI liem¡o que se desla¡aba Ios o|os y señaIaba aI hombre.
—Ay, cariño —di|o CharIie—. Creia que habiamos quedado en que no ibas a hacer
eso.
CharIie monló a So¡hie a hombros y echó a andar ¡ara aIe|ar a Ios cancerberos deI
muerlo barbudo que yacia formando un a¡acibIe monlón sobre Ia acera. Se habia
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6: :? ?5 5

guardado eI gorrilo deI hombre en eI boIsiIIo. Des¡rendia un fuIgor ro|o y morlecino.
Curiosamenle, eI nombre deI barbudo no a¡areceria en su agenda hasla eI dia
siguienle.
—¿Lo ves`, es im¡orlanle lener senlido deI humor —di|o mienlras Ie hacia a su
hi|a una mueca bobaIicona ¡or encima deI hombro.



—Ia¡i lonlo —di|o So¡hie.
Mas larde, CharIie se sinlió cuI¡abIe ¡orque su hi|a usara Ia ¡aIabra «galilo» como
un arma, y ¡ensó que un ¡adre decenle inlenlaria dar aIgun significado a aqueIIa
ex¡eriencia, enseñar con eIIa aIguna Iección, de modo que senló a So¡hie |unlo a un
¡ar de osos de ¡eIuche y unas lacilas de le invisibIe, un ¡Ialo de gaIIelas imaginarias
y dos sabuesos giganles surgidos deI infierno y luvo con eIIa su ¡rimera
conversación de ¡adre a hi|a y de lu a lu.
—Cariño, enliendes ¡or que ¡a¡a le di|o que no voIvieras a hacer eso nunca mas,
¿verdad` ¿Ior que nadie debe saber que ¡uedes hacerIo`
—¿Iorque somos dislinlos a Ios demas` —conlesló So¡hie.
—Iso es, cariño, ¡orque somos dislinlos a Ios demas —Ie di|o eI a Ia niña mas Iisla
y gua¡a deI mundo—. Y sabes ¡or que, ¿no`
—¿Iorque somos chinos y Ios DiabIos ßIancos no son de fiar`
—No, no es ¡orque seamos chinos.
—¿Iorque somos rusos y hay mucho doIor en nueslros corazones`
—No, no hay mucho doIor en nueslros corazones.
—¿Iorque somos fuerles como osos`
—Si, cieIo, eso es. Somos dislinlos ¡orque somos fuerles como osos.
—Ya Io sabia. ¿Mas le, ¡a¡i`
—Si, me encanlaria lomar mas le, So¡hie.



—Vaya —di|o eI Im¡erador—, veo que has ex¡erimenlado Ias muIli¡Ies formas
en que Ia vida de un hombre ¡uede verse enriquecida ¡or Ia com¡añia de una buena
|auria de sabuesos.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6: :6 65 5

Senlado en eI escaIón de alras de Ia lienda, CharIie iba sacando ¡oIIos congeIados
de una ca|a y IanzandoseIos a ?&9'5 y 0*@.7$,1 uno ¡or uno. Cada ¡oIIo era
alra¡ado en eI aire con lanla fuerza que eI Im¡erador, F*&6.B+5 = >.B.)3"1 que
eslaban agaza¡ados aI olro Iado deI caIIe|ón y miraban receIosamenle a Ios
cancerberos, se sobresaIlaban como si cada vez se dis¡arara una ¡isloIa.
—Un enriquecimienlo muIli¡Ie —di|o CharIie mienlras Ianzaba olro ¡oIIo—. Asi
es exaclamenle como Io describiria yo.
—No hay amigo me|or ni mas IeaI que un buen ¡erro —di|o eI Im¡erador.
CharIie hizo una ¡ausa: no habia sacado de Ia ca|a un ¡oIIo, sino una balidora
eIeclrica de mano.
—Un amigo, en efeclo —di|o—, lodo un amigo. —0*@.7$, se lragó Ia balidora sin
maslicar siquiera: un melro de cabIe quedó coIgando de un Iado de sus fauces.
—¿Iso no Ie senlara maI` —¡regunló eI Im¡erador.
—Tiene mucha fibra —ex¡Iicó CharIie, y liró olro ¡oIIo congeIado a 0*@.7$,1 que
se Io zam¡ó |unlo con eI reslo deI cabIe de Ia balidora—. La verdad es que Ios ¡erros
no son mios. Son de So¡hie.
—Los niños necesilan una mascola —di|o eI Im¡erador—. Un com¡añero con eI
que crecer. Aunque esos dos eslan ya muy crecidilos.
CharIie asinlió con Ia cabeza mienlras Ianzaba a Ias avidas fauces de ?&9'5 eI
aIlernador de un ßuick deI ochenla y lres. Se oyó un sonido melaIico y eI ¡erro
erucló mienlras goI¡eaba con eI rabo eI conlenedor de basura, ¡idiendo mas.
—ßueno, no Ia de|an ni a soI ni a sombra —di|o CharIie—. Ahora, ¡or Io menos,
Ios lenemos adieslrados ¡ara que guarden eI edificio en eI que esle So¡hie. Duranle
un liem¡o no se a¡arlaban de su Iado. II momenlo deI baño era lodo un desafio.
II Im¡erador di|o:
—Creo que fue eI ¡oela ßiIIy CoIIins quien escribió: «A nadie Ie agrada un ¡erro
mo|ado».
—Si, y eso que seguramenle eI nunca luvo que sacar de un baño de burbu|as a una
crialura y a dos ¡erros de cienlo ochenla kiIos.
—¿Y dices que ahora son mas dóciIes `
—No Ies ha quedado mas remedio. So¡hie ha em¡ezado a ir aI coIegio. Y a su
maeslra no Ie guslaba lener ¡erros giganles en cIase. —CharIie liró un conleslador
aulomalico a ?&9'51 que Io maslicó como si fuera una gaIIela. Trozos de ¡Iaslicos
cubierlos de baba de ¡erro chorreaban de sus mandibuIas.
—¿Y que hicisleis`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6: :7 75 5

—Tardamos varios dias y hubo que dar muchas ex¡Iicaciones, ¡ero Ies enseñe a
quedarse quielecilos |unlo a Ia ¡uerla deI coIegio.
—¿Y eI cIauslro Io ¡ermilió`
—ßueno, cada mañana lengo que rociarIos con una ¡inlura en "8).= con lexlura de
granilo y Iuego Ies digo que se queden absoIulamenle quielos a cada Iado de Ia
¡uerla. Nadie ¡arece fi|arse en eIIos.
—¿Y obedecen` ¿Todo eI dia`
—ßueno, ahora mismo soIo es medio dia. So¡hie soIo esla en ¡reescoIar. Y hay
que ¡romelerIes una gaIIela.
—Siem¡re hay que ¡agar un ¡recio. —II Im¡erador sacó un ¡oIIo congeIado de
Ia ca|a—. ¿Iuedo`
—Ior favor. —CharIie Ie indicó con una seña que ¡rocediera.
II Im¡erador liró un ¡oIIo a 0*@.7$,1 que se Io zam¡ó de un soIo bocado.
—Madre mia, asi da guslo —di|o eI Im¡erador.
—Iues eso no es nada —re¡uso CharIie—. Si Ies das de comer minibombonas de
¡ro¡ano, echan fuego ¡or Ia boca.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6: :8 85 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 > >M M
N N: : = == =: :? ?: :@ @: : @ @1 1= = @ @1 1D D1 1A A ^ ^8 81 1_ _7 7: := =` `
—Muñecas hinchabIes —di|o Ray sin venir a cuenlo.
Islaba en Ia maquina de subir escaIones, aI Iado de CharIie, y ambos miraban
sudorosos una hiIera de seis lraseros femeninos ¡erfeclamenle lonificados que
a¡unlaban hacia eIIos desde Ias maquinas de enfrenle.
—¿Que has dicho` —¡regunló CharIie.
—Muñecas hinchabIes —re¡ilió Ray—. Iso es Io que son.
Ray habia convencido a CharIie ¡ara que fuera con eI aI gimnasio con eI ¡relexlo
de inlroducirIo en eI mundo de Ia soIleria. In reaIidad, como era ex ¡oIicia, Ray
observaba a Ia genle con maIsana alención, dis¡onia de demasiado liem¡o Iibre y no
saIia mucho, asi que eI verdadero molivo ¡or eI que habia ¡edido a CharIie que fuera
aI gimnasio con eI era IIegar a conocerIo me|or fuera de Ia lienda. Desde Ia muerle de
RacheI, habia vislo desarroIIarse en CharIie una exlraña ¡aula de com¡orlamienlo,
segun Ia cuaI su |efe se ¡resenlaba en Ia lienda con Ias ¡erlenencias de ¡ersonas cuya
necroIógica a¡arecia ¡oco des¡ues en eI ¡eriódico. Como CharIie se reIacionaba ¡oco
y era muy reservado res¡eclo a Io que hacia cuando no eslaba en Ia lienda (eso ¡or
no habIar de Ios animaIilos que acababan muerlos en su a¡arlamenlo), Ray
sos¡echaba que ¡odia ser un asesino en serie y habia decidido inlenlar acercarse a su
|efe ¡ara averiguar si eslaba en Io cierlo.
—ßa|a Ia voz, Ray —di|o CharIie—. Caray. —Como Ray no ¡odia voIver Ia cabeza,
habIaba direclamenle a Ios cuIos de Ias mu|eres.
—No ¡ueden oirme. Mira, lodas Ias soIleras IIevan auricuIares. —Tenia razón,
lodas eIIas eslaban habIando ¡or sus leIefonos móviIes—. Tu y yo somos invisibIes
¡ara eIIas.
CharIie, que a veces era de veras invisibIe ¡ara Ios demas, o casi, voIvió a mirar.
Ira media mañana y eI gimnasio eslaba IIeno de mu|eres en Ia veinlena, enfundadas
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6: :9 95 5

en Iicra, con ¡echos desmesuradamenle grandes, ¡ieI ¡erfecla y coslosos ¡einados, y
que ¡arecian doladas de Ia habiIidad de ver a lraves de eI, como hacia lodo eI mundo
cuando andaba a Ia busca de Ia vasi|a de aIgun aIma. De hecho, aI enlrar con Ray en
eI gimnasio, CharIie habia mirado a su aIrededor en busca de aIgun ob|elo que
¡aI¡ilara y emiliera una Iuz ro|a, ¡ensando que esa mañana habia ¡asado ¡or aIlo
aIgun nombre escrilo en su agenda.
—Des¡ues de que me ¡egaran eI liro, saIi con una fisiolera¡eula que lraba|ó aqui
una lem¡orada —di|o Ray—. IIIa Ias IIamaba asi: muñecas hinchabIes. Todas lienen
un a¡arlamenlo que ¡aga aIgun e|eculivo enlrado en años, que lambien se encarga
de ¡agar Ia cuola deI gimnasio y Ias lelas faIsas. Se ¡asan Ios dias haciendose
Iim¡iezas de culis y manicuras, y Ias noches deba|o de aIgun lra|eado sin lra|e.
A CharIie Io incomodaba indecibIemenle Ia Ielania de Ray sobre aqueIIas mu|eres
que eslaban a unos ¡ocos ¡asos de dislancia. Como cuaIquier macho bela, se habria
senlido de lodos modos indecibIemenle incómodo en ¡resencia de lanlas mu|eres
hermosas, ¡ero aqueIIo em¡eoraba Ias cosas.
—¿Son como mu|eres fIorero, enlonces` —¡regunló.
—Que va, son como as¡iranles a mu|eres fIorero. Nunca consiguen aI lio, Ia casa y
lodo eso. SoIo exislen ¡ara ser su cuIilo ¡erfeclo.
—¿Muñecas hinchabIes` —di|o CharIie.
—Muñecas hinchabIes —re¡uso Ray—. Iero oIvidale de eIIas, no has venido ¡or
eso.
Ray lenia razón, ¡or su¡ueslo. CharIie no eslaba aIIi ¡or eIIas. Habian ¡asado
cinco años desde Ia muerle de RacheI y lodo eI mundo Ie decia que lenia que voIver a
saIir, ¡ero no era ¡or eso ¡or Io que habia ace¡lado acom¡añar aI ex ¡oIicia aI
gimnasio. Como ¡asaba mucho liem¡o soIo, sobre lodo desde que So¡hie habia
em¡ezado a ir aI coIegio, y como ocuIlaba una idenlidad y una dedicación secrelas,
habia em¡ezado a sos¡echar que Io mismo Ie ¡asaba a lodo eI mundo. Y como Ray
era muy reservado, habIaba mucho de Ia genle deI vecindario que habia muerlo y no
¡arecia lener vida sociaI mas aIIa de Ias fiIi¡inas con Ias que conlaclaba a lraves de
Inlernel, CharIie sos¡echaba que quiza fuera un asesino en serie y se Ie habia
ocurrido acercarse a eI ¡ara averiguarIo.
—Inlonces, ¿son como queridas` —¡regunló—. ¿Como en Iuro¡a `
—Su¡ongo que si —di|o Ray—. Iero ¿aIguna vez has lenido Ia im¡resión de que
Ias queridas se esforzaran lanlo ¡or eslar buenas` Yo creo que «muñeca hinchabIe»
es una definición mas ¡recisa, ¡orque, cuando se hacen mayores y eI li¡o ¡asa de
eIIas, no lienen nada mas que ofrecer. Islan acabadas, como marionelas sin nadie que
mane|e Ios hiIos.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6: :: :5 5

—Vaya, Ray, eso es muy duro. —/3$,$ 23$ $"#Y .-$-@.5,* . .&635. ,$ $"#." 73<$)$"1
¡ensó CharIie.
Ray se encogió de hombros.
CharIie miró a un Iado y olro de Ia fiIa de lraseros ¡erfeclos y, aI senlir eI ¡eso de
sus años de soIedad en com¡añia de una niña ¡equeña y dos ¡erros giganles, di|o:
—Yo quiero una muñeca hinchabIe.
T?<.U1 ¡ensó Ray. !"#+ $&'6'$5,* 35. 9A-#'7.:
—Yo lambien —di|o—. Iero Ios lios como lu y como yo no lenemos muñecas
hinchabIes, CharIie. A nosolros nos ignoran.
T?<.U1 se di|o CharIie. !& "*-'X8.#. .7.)6.,* ".&$ . &. &3B:
—¿Y ¡ara eso me has lraido aqui, ¡ara de|ar cIaro que no esloy en forma deIanle
de mu|eres ¡reciosas que ni se fi|an en mi`
—No, es diverlido mirar a Ias muñecas hinchabIes, ¡ero aqui lambien vienen
mu|eres mas normaIes. —D3$ #.78*-* @.(&.5 -*57'6*1 ¡ensó.
—Que lam¡oco habIan conligo —di|o CharIie. /*)23$ 5*#.5 23$ $)$" 35 8"'-X8.#.
."$"'5*:
—Cuando acabemos de enlrenar, iremos a ese silio de zumos —di|o Ray. `*5,$ 7$
"$5#.)Y $5 35 )'5-X5 ,$",$ ,*5,$ 83$,. 9$)#$ $&$6') . #3 9A-#'7.:
/3#* $54$)7*1 ¡ensaron ambos.



CharIie enconlró aI des¡erlar no uno, sino lres nombres nuevos en su agenda, y
soIo lenia lres dias ¡ara recu¡erar Ia vasi|a deI aIma deI uIlimo de eIIos, Madison
McKerny. Como guardaba un monlón de ¡eriódicos en casa, lenia ¡or coslumbre
revisar Ios deI mes anlerior en busca de Ia necroIógica de cada nuevo cIienle. Mas a
menudo, sin embargo, si Ios cancerberos Io de|aban en ¡az, es¡eraba senciIIamenle a
que eI nombre a¡areciera en Ia sección de necroIógicas y Iuego iba a buscar Ia vasi|a
deI aIma cuando era faciI enlrar en Ia casa con Ios deudos o haciendose ¡asar ¡or un
com¡rador de mercancias de saIdo. Iero esla vez soIo lenia lres dias, y Madison
McKerny no habia a¡arecido en Ios obiluarios, Io cuaI significaba que seguramenle
seguia viva y que, como lam¡oco Ia enconlró en Ia guia leIefónica, lendria que
¡onerse en marcha sin ¡erder un momenlo. A Ia señora Ling y Ia señora Kor|ev Ies
guslaba hacer Ia com¡ra Ios sabados, asi que IIamó a su hermana }ane y Ie ¡idió que
fuera a cuidar de So¡hie.
—Quiero un hermanilo —Ie di|o So¡hie a su lia }ane.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6: :; ;5 5

—Ay, cieIo, Io sienlo, no ¡uedes lener un hermanilo ¡orque eso significaria que lu
¡a¡a lendria que ¡raclicar eI sexo, y eso no va a ser ¡osibIe.
—}ane, no Ie habIes asi a Ia niña —di|o CharIie. Islaba ¡re¡arandoIes unos
sandviches y se ¡regunlaba ¡or que siem¡re Ie locaba a eI hacer Ios sandviches.
Di|o dirigiendose a So¡hie—: Cariño, ¿¡or que no vas a lu habilación a |ugar con
?&9'5 y 0*@.7$,L Ia¡a liene que habIar con Ia lila }ane.
—VaIe —di|o So¡hie, y saIió corriendo de Ia habilación.
—¡Y no vueIvas a cambiarle de ro¡a! ¡Con esa eslas bien! —di|o CharIie—. Is eI
cuarlo lra|e que se ¡one hoy —Ie di|o a }ane—. Cambia de ro¡a como lu de novia.
—Ih, no seas maIo, Chuck. Isloy muy sensibIe y lodavia ¡uedo ¡alearle eI cuIo.
CharIie embadurnó vioIenlamenle con mayonesa una rebanada de ¡an inlegraI
¡ara demoslrar que habIaba en serio.
—}ane, no esloy seguro de que sea sano ¡ara Ia niña lener lanlas lias aIrededor. Ya
Io ha ¡asado maI ¡or haber ¡erdido a su madre, y encima lu le has mudado. No creo
que Ie convenga coger cariño a lodas esas mu|eres ¡ara que Iuego desa¡arezcan de
su vida. Necesila una infIuencia femenina consislenle.
—Irimero, no me he ido lan Ie|os, me he mudado aI olro Iado de Ia ciudad, y Ia
veo lan a menudo como cuando vivia en esle edificio. Segundo, no soy ¡recisamenle
¡romiscua, Io que ¡asa es que siem¡re Ia cago con Ias reIaciones de ¡are|a. Tercero,
Cassie y yo IIevamos |unlas lres meses y de momenlo nos va bien, ¡or eso me he
mudado. Y cuarlo, So¡hie no ¡erdió a su madre, nunca ha lenido madre, le ha lenido
a li, y, si quieres ser una ¡ersona decenle, necesilas echar un ¡oIvo.
—A eso me refiero. No ¡uedes decir esas cosas deIanle de So¡hie.
—¡Iero es cierlo, CharIie! Hasla So¡hie se da cuenla. No sabe que ¡asa, ¡ero nola
que no le comes un coIin.
CharIie de|ó de hacer Ios sandviches y se acercó a Ia encimera.
—No se lrala de sexo, }ane. Se lrala de conlaclo humano. II olro dia me eslaba
corlando eI ¡eIo y Ia ¡eIuquera me rozó eI hombro con eI ¡echo y casi me corro.
Luego esluve a ¡unlo de echarme a IIorar.
—Iues a mi eso me suena a sexo, hermanilo. ¿Has eslado con aIguien desde que
murió RacheI`
—Ya sabes que no.
—Iues muy maI. A RacheI no Ie guslaria nada. Y seguro que lu Io sabes. Quiero
decir que eIIa se a¡iadó de li y se Iió conligo, y no luvo que ser faciI ¡ara eIIa,
sabiendo que ¡odia haber enconlrado aIgo mucho me|or.
—¿Se a¡iadó de mi`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6: :< <5 5

—Iso es Io que esloy diciendo. Ira una mu|er muy duIce, y lu ahora das mucha
mas ¡ena que enlonces. In aqueIIa e¡oca lenias mas ¡eIo y no lenias una niña
¡equeña y dos ¡erros deI lamaño de un VoIvo. Que coño, seguro que hasla hay
mon|as de aIguna orden dis¡ueslas a echarle un ¡oIvo ¡or sim¡Ie caridad. O como
aclo de ¡enilencia.
—VaIe ya, }ane.
—Las Hermanas de Ia Ier¡elua Sequia.
—Tan maI no esloy —di|o CharIie.
—La Sagrada Orden de San ßonifacio de Ia Mamada, sanlo ¡alrón deI ¡orno *5&'5$
y Ios ¡a|iIIeros em¡edernidos.
—Isla bien, }ane, sienlo haber dicho eso sobre lus novias. Islaba fuera de Iugar.
}ane se echó hacia alras en su laburele y cruzó Ios brazos, ¡arecia salisfecha,
aunque esce¡lica.
—Iero eI ¡robIema ¡ersisle.
—Isloy bien. Tengo a So¡hie y eI negocio, no necesilo una novia.
—¿Una novia` Iso es mucho ¡edir ¡ara li. Lo que necesilas es aIguien con quien
acoslarle.
—No Io necesilo.
—Si Io necesilas.
—Si, Io necesilo —di|o CharIie, derrolado—. Iero ahora lengo que irme. ¿Seguro
que no le im¡orla cuidar de So¡hie`
—CIaro que no, voy a IIevarmeIa a casa. Tengo un vecino inso¡orlabIe aI que
quiero ¡resenlarIe a Ios ¡errilos. ¿Se cagaran si se Io mando`
—Si se Io dice So¡hie, si.
—Ierfeclo. Nos vemos esla noche. Iromeleme que Ie ¡ediras saIir a aIguien. O que
¡or Io menos buscaras a aIguien a quien ¡edirseIo.
—Te Io ¡romelo.
—ßien. ¿Te han arregIado ya ese lra|e azuI nuevo de raya di¡Iomalica`
—Manlenle aIe|ada de mi armario.
—¿No lenias que irle`



! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6: := =5 5

Ray se figuraba que Ia cosa habia em¡ezado, quiza, cuando CharIie asesinó a
lodos esos animaIilos que IIevaba a casa ¡ara su hi|a. TaI vez com¡rar aqueIIos dos
¡errazos negros fuera un grilo de auxiIio: unas mascolas en cuya faIla aIguien
re¡arara de verdad. Segun Ias ¡eIicuIas, lodos em¡ezaban asi: con animaIilos. Luego,
no lardando mucho, se ¡asaban a Ios excursionislas y a Ias ¡ulas, y ¡oco des¡ues
eslaban momificando a lodo un rebaño de monilores en aIgun remolo cam¡amenlo
de verano y coIocando sus reslos cru|ienles aIrededor de Ia mesa de nai¡es de un
refugio de monlaña. Lo deI refugio de monlaña no enca|aba en eI ¡erfiI de CharIie,
¡ueslo que era aIergico, ¡ero quiza eIIo fuese un rasgo de su genio diabóIico (Ray
habia sido ¡oIicia de caIIe, asi que nunca habia lenido que a¡render a lrazar ¡erfiIes
criminaIes, y sus leorias lendian hacia Io coIorido ¡or efeclo secundario de su
imaginación de macho bela y su ingenle coIección de dvd).
CharIie, en lodo caso, Ie habia ¡edido media docena de veces que usara sus
conlaclos en eI cuer¡o y en eI De¡arlamenlo de VehicuIos a Molor ¡ara IocaIizar a
cierlas ¡ersonas que habian acabado muerlas a Ias ¡ocas semanas. No habian sido
asesinadas, sin embargo. Y aunque un monlón de ob|elos ¡erlenecienles a Ios
faIIecidos habian lerminado en Ia lienda en Ios uIlimos años (Ray habia enconlrado
numeros anlirrobo grabados en un ¡uñado de eIIos y se Ios habia IIevado a un amigo
deI cuer¡o que idenlificó a Ios ¡ro¡ielarios) ninguna de aqueIIas ¡ersonas habia
sufrido una muerle vioIenla. Habia varios casos de accidenles, ¡ero Ia mayoria habia
muerlo ¡or causas naluraIes. O bien CharIie era aslulo en grado sumo, o bien Ray
eslaba chifIado, ¡osibiIidad esla que no descarlaba ¡or com¡Ielo, aunque soIo fuera
¡orque lenia lres ex es¡osas que Io afirmaban rolundamenle. Asi ¡ues, habia ideado
Ia lrela deI gimnasio ¡ara que CharIie se deIalara. CIaro que CharIie siem¡re Ie habia
lralado bien y Ray sabia que, si aI finaI resuIlaba que no lenia un refugio de monlaña
IIeno de monilores de cam¡amenlo momificados, se senliria falaI ¡or haberIe lendido
una lram¡a.
¿Y si Io unico que Ie ¡asaba era que necesilaba echar un ¡oIvo`
Ray eslaba chaleando con Iduardo, su nueva novia de IiIi¡inasdeses¡eradas.com,
cuando CharIie ba|ó ¡or Ia escaIera de alras.
—Ray, necesilo que me busques a aIguien.
—Is¡era un segundo, lengo que des¡edirme. CharIie, echaIe un vislazo a mi
nuevo Iigue. —Ray hizo a¡arecer en Ia ¡anlaIIa Ia folo de una asialica ¡rofusamenle
maquiIIada, ¡ero alracliva.
—Is muy gua¡a, Ray. Iero ahora mismo no ¡uedo darle dias Iibres ¡ara que le
vayas a IiIi¡inas. Ior Io menos, hasla que conlralemos a aIguien que se haga cargo
de Ios lurnos de LiIy. —CharIie se incIinó hacia Ia ¡anlaIIa—. Vaya, ¡ero si se IIama
Iduardo.
—Lo se. Is un nombre fiIi¡ino, como Idvina.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6: :> >5 5

—Iero se Ie nola un ¡oco Ia barba.
—Te eslas ¡oniendo racisla. AIgunas elnias lienen mas veIIo faciaI que olras. A mi
eso no me im¡orla. SoIo quiero una ¡ersona sincera, cariñosa y alracliva.
—Tambien liene nuez.
Ray escudriñó Ia ¡anlaIIa, a¡agó ra¡idamenle eI monilor y se giró en eI laburele.
—ßueno, ¿a quien quieres que encuenlre`
—No liene im¡orlancia, Ray —di|o CharIie—. II hecho de que a una mu|er se Ie
nole Ia nuez no significa que no sea sincera, cariñosa y alracliva. SoIo Io hace menos
¡robabIe.
—Ixaclo. Iero creo que es soIo una cueslión de maIa iIuminación. Is iguaI. ¿A
quien quieres que busque`
—SoIo lengo un nombre: Madison McKerny. No se si es hombre o mu|er, ¡ero se
que vive en Ia ciudad, nada mas.
—Is mu|er.
—¿Cómo dices`
—Madison es nombre de chica de aIlerne.
CharIie sacudió Ia cabeza.
—¿La conoces`
—No Ia conozco, aunque eI nombre me suena. Iero Madison es nombre de chica
de aIlerne de nueva generación. Como Reagan o Morgan.
—Me ¡asmas, Ray.
—He ¡asado aIgunos ralos en cIubes de aIlerne, CharIie. No es que me sienla
orguIIoso de eIIo, ¡ero son cosas que se hacen cuando uno es ¡oIicia. Y aI finaI le fi|as
en Ia ¡aula que siguen Ios nombres de Ias chicas.
—No Io sabia.
—Iues si, y desde Ios años cincuenla ha habido una es¡ecie de ¡rogresión:
ßubbIes, ßoom ßoom y ßIaze engendraron a ßambi, Candy y }eveI, que a su vez
engendraron a Sunshine, ßrandy y Cinnamon, que engendraron a Amber, ßrillany y
ßrie, que engendraron a Reagan, Morgan y Madison. Madison es nombre de chica de
aIlerne.
—Ray, lu ni siquiera habias nacido en Ios años cincuenla.
—No, ni lam¡oco en Ios cuarenla, ¡ero se cosas sobre Ia Segunda Guerra MundiaI
y Ia musica de ('6 (.5,: Me gusla Ia hisloria.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6; ;? ?5 5

—Ya. Inlonces, ¿lengo que buscar a una chica de aIlerne` Iso no me sirve de
nada. Ni siquiera se ¡or dónde em¡ezar.
—Mirare en Trafico y en Hacienda. Si vive en Ia ciudad, esla larde lendremos su
dirección. ¿Iara que lienes que enconlrarIa`
Hubo un siIencio mienlras CharIie fingia ver una mancha en Ia vilrina deI
moslrador y Iim¡iarIa. Luego conlesló:
—Islo... es un asunlo de una herencia. In uno de Ios Ioles que recibimos hace
¡oco hay un ¡ar de cosas que Ie de|ó eI difunlo.
—¿Y de eso no deberia ocu¡arse eI aIbacea de Ia herencia o su abogado`
—Is una minucia, no a¡arece en eI leslamenlo. II aIbacea me ha ¡edido que me
encargue yo. Te doy cincuenla ¡avos si me ayudas.
Ray sonrió.
—Da iguaI, iba a ayudarle de lodos modos, ¡ero, si resuIla ser una chica de
aIlerne, me voy conligo, ¿vaIe`
—VaIe —res¡ondió CharIie.



Tres horas des¡ues, Ray dio Ia dirección a CharIie y vio a su |efe saIir ¡ilando de Ia
lienda y coger un laxi. ¿Ior que un laxi` ¿Ior que no IIevarse Ia furgonela` Ray
queria seguirIo, necesilaba seguirIo, ¡ero lenia que enconlrar a aIguien que alendiera
Ia lienda. Deberia haberIo ¡revislo, ¡ero eslaba dislraido.
Y eslaba dislraido desde que habia habIado con CharIie, no soIo ¡or Ia busqueda
de Madison McKerny, sino lambien ¡orque inlenlaba averiguar cómo de|ar caer
como si laI cosa Ia ¡regunla «¿Tienes ¡ene`» en Ia conversación con Iduardo, su
enamorada. Tras un ¡ar de correos ¡rovocalivos, no ¡udo so¡orlarIo mas y escribió:
«Iduardo, no es que me im¡orle, ¡ero esloy ¡ensando en mandarle aIgo de Ienceria
sexy como regaIo de amislad y me ¡regunlaba si debo hacerIes aIgun arregIo es¡eciaI
a Ias bragas».
Luego es¡eró. Y es¡eró. Y, de|ando a un Iado que en ManiIa eran Ias cinco de Ia
mañana, em¡ezó a dudar. ¿Habia sido demasiado im¡reciso o no Io suficienle` Y
ahora lenia que irse. Sabia adonde iba CharIie, ¡ero lenia que IIegar aIIi anles de que
ocurriera aIgo. LIamó a LiIy aI móviI con Ia es¡eranza de que no esluviera en su olro
lraba|o y Ie hiciera un favor.
—HabIa, ingralo —conlesló eIIa.
—¿Cómo sabias que era yo` —¡regunló Ray.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6; ;6 65 5

—¿Ray`
—Si, ¿cómo sabias que era yo`
—No Io sabia —di|o LiIy—. ¿Que quieres`
—¿Iuedes susliluirme en Ia lienda un ¡ar de horas` —Luego, aI oirIa res¡irar
hondo ¡ara, eslaba seguro, IanzarIe una andanada de insuIlos, añadió—: Te doy
cincuenla ¡avos. —La oyó exhaIar. ¡Si! Tras graduarse en eI Inslilulo CuIinario, LiIy
habia enconlrado lraba|o como segundo chef en un ('"#)X de Norlh ßeach, ¡ero aun
no ganaba Io suficienle ¡ara irse de casa de su madre, asi que habia de|ado que
CharIie Ia convenciera ¡ara hacer un ¡ar de lurnos en O¡orlunidades Asher, aI
menos hasla que enconlrara quien Ia susliluyera.
—Isla bien, Ray, ire un ¡ar de horas, ¡ero lengo que eslar en eI reslauranle a Ias
cinco, asi que vueIve ¡unluaI o cierro lem¡rano.
—Gracias, LiIy.



CharIie confiaba sinceramenle en que Ray no fuera un asesino en serie, a ¡esar de
lodos Ios indicios en conlra. }amas habria enconlrado a aqueIIa mu|er sin sus
conlaclos en Ia ¡oIicia, ¿y que haria en un fuluro si lenia que enconlrar a aIguien y
Ray eslaba en ¡risión` CIaro que Ia ex¡eriencia de Ray como ¡oIicia ex¡Iicaba laI vez
¡or que nunca de|aba una ¡rueba. Iero ¿¡or que, enlonces, seguia ¡ersiguiendo a
fiIi¡inas ¡or Inlernel si soIo eslaba buscando genle a Ia que malar` Quiza fuera eso Io
que hacia cuando iba a Ias isIas IiIi¡inas a visilar a sus Iigues. TaI vez se dedicaba a
malar fiIi¡inas deses¡eradas. Acaso fuera un lurisla asesino en serie. ;. #$ *-38.)+" ,$
$"* 7+" #.),$1 se di|o CharIie. ?@*). 7'"7*1 #'$5$" 23$ )$-38$).) &. 9."'<. ,$ 35 .&7.:



CharIie se ba|ó deI laxi frenle aI Ionlana, un edificio de a¡arlamenlos a una
manzana de GhirardeIIi Square, Ia fabrica de chocoIale siluada en ¡rimera Iinea de
cosla y converlida en cenlro comerciaI. II Ionlana era un edificio grande y curvo, de
cemenlo y crislaI, que dominaba Ias vislas sobre AIcalraz y eI GoIden Gale, y que
des¡erlaba eI desden de Ios habilanles de San Irancisco desde su conslrucción en Ios
años sesenla. No es que fuera feo (aunque nadie disculiria que Io era), sino que,
rodeado de edificios Viclorianos y eduardianos, ¡arecia un a¡aralo de aire
acondicionado que, surgido deI es¡acio exlerior, hubiera alacado un barrio deI sigIo
XIX. Las vislas desde Ios a¡arlamenlos eran, no obslanle, exquisilas. Habia ¡orlero,
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6; ;7 75 5

a¡arcamienlo sublerraneo y una ¡iscina en Ia azolea, de modo que, si uno era ca¡az
de sobreIIevar eI esligma de residir en un ¡aria arquileclónico, eI Ionlana era un
Iugar eslu¡endo ¡ara vivir.
Segun Ias señas que Ie habia dado Ray, Madison vivia en eI ¡iso veinlidós y aIIi,
¡resumibIemenle, eslaria lambien Ia vasi|a de su aIma. CharIie no eslaba deI lodo
seguro deI aIcance maximo de su facuIlad ¡ara ¡asar desa¡ercibido (se resislia a
IIamarIa «invisibiIidad», ¡orque no Io era), ¡ero confiaba en que abarcara veinlidós
¡isos. Iba a lener que ¡asar deIanle deI ¡orlero ¡ara monlar en eI ascensor, y hacerse
¡asar ¡or com¡rador de Ioles de ¡erlenencias de ¡ersonas difunlas no Ie serviria de
nada.
In fin, quien no se avenlura no haIIa venlura. Si Io ¡iIIaban, lendria que enconlrar
olro modo de enlrar. Is¡eró |unlo a Ia ¡uerla hasla que enlró una |oven en lra|e de
chaquela y Ia siguió ¡or eI veslibuIo. II ¡orlero ni Io miró.



Ray vio saIir a CharIie deI laxi y Ie di|o aI conduclor deI suyo que ¡arara a una
manzana de aIIi, donde se a¡eó de un saIlo, arro|ó aI laxisla un biIIele de cinco
dóIares diciendoIe que se quedara con eI cambio y a conlinuación luvo que hurgar en
su boIsiIIo en busca deI reslo deI im¡orle de Ia carrera mienlras eI conduclor daba
goI¡ecilos en eI voIanle con im¡aciencia y murmuraba exabru¡los en urdu.
—Ierdone, es que hace mucho que no co|o un laxi —di|o. Ray lenia coche, un
Toyola ¡equeño, muy mono, ¡ero soIo enconlraba silio donde a¡arcar a ocho caIIes
de su casa, en eI a¡arcamienlo de un holeI que dirigia un amigo suyo y, en San
Irancisco, si uno encuenlra un silio donde a¡arcar, se Io queda, asi que Ray soIia usar
eI lrans¡orle ¡ubIico y soIo sacaba eI coche en sus dias Iibres ¡ara que no se Ie
descargara Ia baleria. Se habia monlado en eI laxi frenle a Ia lienda de CharIie y
grilado:
—¡Siga a ese laxi! —Lo cuaI habia IIenado de ¡anico a Ia famiIia |a¡onesa que iba
senlada delras.
—Ierdonen —habia dicho Ray—. h*5'-@'H.: Is que hace mucho que no co|o un
laxi. —Luego habia vueIlo a ba|ar y habia cogido un laxi Iibre.
Subió a hurladiIIas ¡or Ia caIIe, a loda ¡risa, des¡Iazandose de una faroIa a una
maquina de ¡eriódicos y de esla a un kiosco de anuncios. Se melia delras de aqueIIas
cosas con Ia cabeza gacha y se quedaba aIIi agaza¡ado, ¡ero no consiguió olra cosa
que ¡arecerIe un com¡Ielo larado aI chavaI que es¡eraba en Ia ¡arada de aulobus deI
olro Iado de Ia caIIe. LIegó a Ia enlrada deI a¡arcamienlo sublerraneo deI Ionlana
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6; ;8 85 5

|uslo cuando CharIie se acercaba a Ia ¡uerla y se agaza¡ó delras deI ¡iIar donde se
melia Ia lar|ela deI gara|e.
No lenia muy cIaro que haria si CharIie enlraba en eI edificio. Ior suerle, habia
memorizado eI numero de leIefono de Madison McKerny y ¡odia avisarIa de Ia
IIegada de CharIie. In eI laxi, de camino aIIi, habia recordado de ¡ronlo dónde habia
vislo su nombre: en eI regislro de su gimnasio. Madison McKerny era una de Ias
muñecas hinchabIes que frecuenlaban eI gimnasio a media mañana y, laI como Ray
sos¡echaba, CharIie andaba lras eIIa.
Lo vio echar a andar delras de una |oven en lra|e de chaquela que subia ¡or eI
camino de enlrada aI Ionlana. Luego, CharIie desa¡areció. Asi, sin mas.
Ray saIió a Ia acera ¡ara lener me|or anguIo de visión. La mu|er seguia aIIi, soIo
habia dado un ¡ar de ¡asos, ¡ero a CharIie no Io veia ¡or ninguna ¡arle. AIIi, sin
embargo, no habia selos, ni muros, y eI dichoso veslibuIo era de arriba aba|o de
crislaI. ¿Dónde cono se habia melido` Ray eslaba seguro de no haberIe quilado o|o
(ni siquiera creia haber ¡eslañeado) y de que habria vislo cuaIquier movimienlo
re¡enlino que hubiera hecho CharIie.
Ichando mano de Ia lendencia deI macho bela a cuI¡arse a si mismo, Ray se
¡regunló si no habria sufrido quiza un ¡equeño alaque e¡iIe¡lico que Ie hubiera
¡rivado de Ia conciencia ¡or un inslanle. Iuera asi o no, lenia que adverlir a Madison
McKerny. Se IIevó Ia mano aI cinlo y noló que Ia funda de su leIefono móviI eslaba
vacia. Inlonces recordó que esa mañana, aI enlrar a lraba|ar, habia ¡ueslo eI leIefono
deba|o de Ia ca|a regislradora.



CharIie dio con eI a¡arlamenlo y IIamó aI limbre. Si conseguia que Madison
McKerny saIiera aI ¡asiIIo, ¡odria coIarse lras eIIa y regislrar eI a¡arlamenlo en busca
de Ia vasi|a de su aIma. AI fondo deI ¡asiIIo habia una mesa con un cenlro de fIores
arlificiaIes. Lo voIcó, con Ia es¡eranza de que Madison fuera Io baslanle manialica o
curiosa ¡ara saIir deI a¡arlamenlo a echar un vislazo. Si no eslaba en casa, lendria
que enlrar ¡or Ia fuerza. Ira ¡robabIe, que habiendo aba|o un ¡orlero, Madison no
luviera sislema de aIarma. Iero ¿y si Io veia` A veces Ios cIienles ¡odian verIo. No
muy a menudo, ¡ero sucedia y...
IIIa abrió Ia ¡uerla.
CharIie se quedó ¡elrificado. Madison McKerny eslaba como un lren. CharIie de|ó
de res¡irar y miró fi|amenle sus ¡echos.
No era soIo que fuera una morena |oven y gua¡isima, con Ia ¡ieI y eI ¡eIo
¡erfeclos. Ni que IIevara una bala de seda bIanca muy fina que a¡enas ocuIlaba su
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6; ;9 95 5

figura de modeIo de lra|es de baño. Ni que luviera unos ¡echos
des¡ro¡orcionadamenle grandes y lurgenles que se com¡rimian conlra Ia bala y
asomaban ¡or eI escole en ¡ico cuando se incIinó hacia eI ¡asiIIo, aunque eIIo habria
baslado ¡ara de|ar sin aIienlo aI ¡obre bela, ba|o cuaIquier circunslancia. Ira que sus
¡echos refuIgian en ro|o a lraves de Ia bala de seda, briIIaban como dos soIes
nacienles ¡or fuera deI escole y Ialian como Ias lelas bombiIIa de Ia chica havaiana
de una Iam¡ara J'#"-@: II aIma de Madison McKerny residia en sus im¡Ianles
mamarios.
—Tengo que a¡oderarme de eIIos —di|o CharIie, oIvidando que no eslaba
¡recisamenle soIo, ni ¡ensando ¡ara sus adenlros.
Inlonces Madison McKerny noló que eslaba aIIi y em¡ezaron Ios grilos.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6; ;: :5 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 > >O O
N N: : = == =: :? ?: :@ @: : @ @1 1= = @ @1 1D D1 1A A ^ ^8 81 1_ _7 7: := =` ` $ $$ $a a A AQ Qb b7 75 51 1? ? ; ;3 3A A 7 70 0: :
? ?7 7c c1 14 4: : L L5 50 04 4L L: :D D= =1 1
Ray abrió Ia ¡uerla lan de goI¡e que Ia cam¡aniIIa saIió voIando y rodó ¡or eI
sueIo con un linlineo.
—Dios mio —di|o—. No le Io vas a creer. Yo mismo no me Io creo.
LiIy Io miró ¡or encima de sus gafas de Ieer de media monlura y de|ó eI Iibro de
cocina francesa que eslaba mirando. In reaIidad no necesilaba gafas ¡ara Ieer, ¡ero
mirar ¡or encima de eIIas lransmilia una condescendencia y un desden inmedialos, y
lenia Ia im¡resión de que aqueIIa mirada Ia favorecia.
—Yo lambien lengo que conlarle una cosa —di|o.
—No —di|o Ray, y miró a su aIrededor ¡ara asegurarse de que no habia cIienles
en Ia lienda—. Lo que lengo que conlarle es im¡orlanlisimo.
—VaIe —di|o LiIy—. Lo mio no es lan im¡orlanle. Tu ¡rimero.
—De acuerdo. —Ray res¡iró hondo y se Ianzó—. Creo que CharIie ¡odria ser un
asesino en serie con ¡oderes de 5'5<.:
—Vaya, esa si que es buena —re¡uso LiIy—. Isla bien, ahora me loca a mi. Te ha
IIamado una laI señorila Cachondona. Queria que su¡ieras que liene un rabo de
veinle cenlimelros. —Levanló eI leIefono móviI de Ray, que eI habia de|ado ba|o Ia
ca|a regislradora.
—¡Dios mio, olra vez no! —Ray se IIevó Ias manos a Ia cabeza y se de|ó caer conlra
eI moslrador.
—Di|o que eslaba ansiosa ¡or com¡arlirIo conligo. —LiIy se miró Ias uñas—. Asi
que Asher es un 5'5<.1 ¿eh`
Ray Ievanló Ia visla.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6; ;; ;5 5

—Si, y esla acosando a una muñeca hinchabIe de mi gimnasio.
—¿No le ¡arece que ya lienes una vida fanlaslica Io baslanle rica, Ray `
—CaIIale, LiIy, eslo es una calaslrofe. Mi lraba|o y mi a¡arlamenlo de¡enden de
CharIie, eso ¡or no habIar de que liene una hi|a y de que Ia nueva Iuz de mi vida es
un lio.
—No, no Io es. —LiIy se exlrañó de si misma ¡or ceder lan ¡ronlo: ya no
disfrulaba lanlo como anles lorlurando a Ray.
—¿Ih`¿Que`
—Te eslaba ¡uleando, Ray. No ha IIamado. Iero he Ieido lus correos eIeclrónicos
y lus mensa|es inslanlaneos.
—Iso es ¡rivado.
—¿Ior eso Io lienes lodo aqui, en eI ordenador de Ia lienda`
—Iaso mucho liem¡o aqui y con Ia diferencia horaria...
—Y, habIando de cosas ¡rivadas, ¿que es eso de que Asher es un 5'5<. y un
asesino en serie` ¿Las dos cosas` ¿AI mismo liem¡o`
Ray se acercó a eIIa y habIó ¡ara eI cueIIo de su camisa, como si esluviera a ¡unlo
de desveIar una inmensa cons¡iración.
—He eslado vigiIandoIo. Trae un monlón de cosas de genle muerla. LIeva años
asi. Siem¡re liene que Iargarse a loda ¡risa, me ¡ide que haga sus lurnos y nunca
dice adonde va. Ioco des¡ues, aIguna cosa deI muerlo a¡arece en Ia lienda. Asi que
hoy Io he seguido, y andaba delras de una mu|er que va a mi gimnasio y a Ia que
vimos eI olro dia.
LiIy dio un ¡aso alras, cruzó Ios brazos y miró a Ray con asco, cosa que Ie
resuIlaba baslanle faciI, dado que IIevaba años ¡raclicando.
—Ray, ¿no se le ha ocurrido ¡ensar que Asher com¡ra Ioles de ¡erlenencias de
¡ersonas muerlas, y que Ia lienda va mucho me|or desde que Ios com¡ra mas a
menudo` ¿Que Ia mercancia es de mucha me|or caIidad, seguramenle ¡orque CharIie
IIega eI ¡rimero`
—Lo se, ¡ero no es eso. Tu ya no vienes mucho ¡or aqui, LiIy. Yo fui ¡oIicia, me
fi|o en eslas cosas. Iara em¡ezar, ¿sabias que hubo un ins¡eclor de homicidios
siguiendoIe Ia ¡isla` Iues es cierlo. Me dio su lar|ela y me di|o que Io IIamara si
¡asaba aIgo raro.
—No Io habras IIamado, Ray.
—CharIie desa¡areció, LiIy. Lo eslaba vigiIando y de re¡enle se esfumó deIanle de
mis o|os. Y Ia uIlima vez que Io vi iba a enlrar en eI edificio de Ia muñeca hinchabIe.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6; ;< <5 5

A LiIy Ie dieron ganas de coger Ia gra¡adora deI moslrador y ¡oner en ra¡ida
sucesión cien gra¡as en Ia Iuslrosa frenle de Ray.
—¡Seras ca¡uIIo y desagradecido! ¿Has denunciado a Asher a Ia ¡oIicia ` ¿AI lio
que IIeva, cuanlos, diez años dandole lraba|o y lecho`
—No IIame a Ia ¡asma, soIo a ese laI ins¡eclor Rivera. Lo conozco de cuando
eslaba en eI cuer¡o. Sera discrelo.
—Coge lu chequera y lu coche —lronó LiIy—. Vamos a ¡agarIe Ia fianza.
—Seguramenle no Io habran denunciado aun —di|o Ray.
—Ray, eres un ¡a|iIIero ¡alelico. Dale ¡risa, anda. Yo voy a cerrar Ia lienda y le
es¡ero ahi deIanle.
—LiIy, no ¡uedes habIarme asi. No lengo ¡or que so¡orlarIo.
Como no ¡odia voIver Ia cabeza, Ray no ¡udo esquivar Ias dos ¡rimeras gra¡as
que LiIy Ie ¡uso en Ia frenle, ¡ero ¡ara enlonces ya habia IIegado a Ia concIusión de
que Io me|or era ir a ¡or Ia chequera y eI coche, y dar marcha alras.
—¿Y que es una muñeca hinchabIe, de lodas formas` —griló LiIy lras eI, aIgo
sor¡rendida ¡or Ia vehemencia de su IeaIlad hacia CharIie.



La agenle de ¡oIicia lomó a CharIie Ias hueIIas dacliIares nueve veces anles de
Ievanlar Ia mirada hacia eI ins¡eclor AI¡honse Rivera y decir:
—Isle hi|o¡ula no liene hueIIas dacliIares.
Rivera cogió Ia mano de CharIie, Ie voIvió Ia ¡aIma hacia arriba y Ie miró Ios
dedos.
—Yo veo Ias Iineas, |uslo ahi. Tiene unas hueIIas ¡erfeclamenle normaIes.
—Iues hagaIo usled, enlonces —conlesló Ia mu|er—. Iorque a mi en Ia lar|ela no
me saIe nada.
—Muy bien —di|o Rivera—. Venga conmigo.
LIevó a CharIie a una ¡ared que lenia ¡inlada una regIa de gran lamaño y Ie di|o
que mirara a Ia camara.
—¿Que laI lengo eI ¡eIo` —¡regunló CharIie.
—No sonria.
CharIie frunció eI ceño.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6; ;= =5 5

—No haga muecas. Mire de frenle y... II ¡eIo Io liene bien, aunque ahora liene
linla en Ia frenle. Islo no es lan dificiI, señor Asher. Los deIincuenles Io hacen
conslanlemenle.
—Yo no soy un deIincuenle —re¡uso CharIie.
—Ha forzado Ia enlrada a un edificio ¡rivado y ha agredido a una |oven. Iso Io
convierle en un deIincuenle.
—Yo no he forzado nada ni he agredido a nadie.
—Ya veremos. La señorila McKerny dice que amenazó usled su vida. Va a
denunciarIo, desde Iuego, y, si quiere saber mi o¡inión, Ios dos luvieron suerle de
que a¡areciera yo en eI momenlo |uslo.
CharIie se quedó ¡ensando en aqueIIo. La muñeca hinchabIe habia em¡ezado a
grilar y se habia melido en su a¡arlamenlo, y eI Ia habia seguido mienlras inlenlaba
ex¡Iicarse y descubrir cómo iba a saIir de aqueIIa, sin quilarIes aI mismo liem¡o o|o a
sus ¡echos.
—Yo no Ia amenace.
—Le di|o que iba a morir. Hoy mismo.
ßueno, eso era cierlo. Con lanlo grilo y lanlo |aIeo, CharIie habia dicho que lenia
que a¡oderarse de sus ¡echos ¡orque eIIa iba a morir ese mismo dia. AI echar Ia visla
alras, Ie ¡areció que ¡robabIemenle deberia haberse caIIado aqueIIo.
Rivera Io IIevó a Ia ¡Ianla de arriba, a un cuarlilo con una mesa y dos siIIas. IguaI
que en Ia leIe, CharIie buscó un faIso es¡e|o y se IIevó un chasco aI ver soIo ¡aredes
de bIoques de cemenlo ¡inladas de esmaIle IavabIe de coIor verde musgo. Rivera Ie
hizo senlarse y Iuego se acercó a Ia ¡uerla.
—Voy a de|arIo aqui unos minulos, hasla que venga Ia señorila McKerny a
¡resenlar Ia denuncia. Islo es mas hos¡ilaIario que eI caIabozo. ¿Quiere aIgo de
beber`
CharIie negó con Ia cabeza.
—¿Deberia IIamar a un abogado`
—Como usled quiera, señor Asher. Isla en su derecho, desde Iuego, ¡ero yo no
¡uedo aconse|arIe ni en un senlido ni en olro. VoIvere denlro de cinco minulos.
Luego ¡odra hacer esa IIamada, si quiere.
Rivera saIió de Ia habilación y CharIie vio que su com¡añero, un li¡o grande como
un loro, caIvo y gruñón, IIamado Cavulo, eslaba aI olro Iado de Ia ¡uerla,
es¡erandoIo. AqueI li¡o Ie daba miedo. No lanlo como Ia ¡ers¡ecliva de lener que
recu¡erar Ios im¡Ianles mamarios de Madison McKerny, ni de Io que ¡asaria si no Io
hacia, ¡ero casi.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6; ;> >5 5




—SueIlaIo —di|o Cavulo.
—¿Que Io sueIle` Iero si acabo de delenerIo. Isa laI McKerny...
—Isla muerla. Su novio Ia maló y, cuando nueslros chicos acudieron aI aviso deI
liroleo, se ¡egó un liro.
—¿Que`
—II novio eslaba casado, McKerny queria mas seguridad y se Io iba a decir a su
mu|er. AI lio se Ie fue Ia oIIa.
—¿Y ya sabes lodo eso`
—Su vecina se Io conló a Ios agenles en cuanlo IIegaron. Vamos, eI caso es nueslro.
Hay que ¡onerse en marcha. SueIla a ese lio. Ray Macy y una chica gólica que es
cocinera Io eslan es¡erando aba|o.
—Ray Macy fue quien me IIamó, creia que Asher iba a malarIa.
—Lo se. Crimen correclo, cuI¡abIe equivocado. Vamonos.
—Aun ¡odemos denunciarIo ¡or IIevar un arma ocuIla.
—¿Un baslón con una es¡ada denlro` ¿Que ¡asa, es que quieres ¡Ianlarle deIanle
de un |uez y decirIe que has delenido a un lio ba|o sos¡echa de ser un asesino en
serie y que aI finaI habeis hecho un lralo y Io has de|ado en que es un ca¡uIIo como
una casa`
—VaIe, Io sueIlo, ¡ero le digo, Nick, que ese lio Ie di|o a McKerny que iba a morir
hoy mismo. Aqui esla ¡asando aIgo raro.
—¿Y no lenemos ya suficienles cosas raras a Ias que enfrenlarnos`
—In eso lienes razón —di|o Rivera.



Madison McKerny eslaba ¡reciosa con su veslido de seda beis, su ¡eIo y su
maquiIIa|e ¡erfeclos, como siem¡re, sus ¡endienles de diamanles y un coIIar de
¡Ialino con un diamanle soIilario, a |uego con Ias asas ¡Ialeadas de su alaud de
nogaI. Iara no res¡irar, eslaba que quilaba eI hi¡o, sobre lodo a CharIie, que era eI
unico que veia ¡aI¡ilar sus meIones en ro|o denlro deI ferelro.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6< <? ?5 5

CharIie no habia eslado en muchos veIalorios, ¡ero eI de Madison McKerny
¡arecia agradabIe y eslaba baslanle concurrido ¡ara lralarse de una ¡ersona de soIo
veinliseis años. ResuIló que Madison se habia criado en MiII VaIIey, |uslo a Ias
afueras de San Irancisco, asi que Ia conocia mucha genle. Ividenlemenle,
exce¡luando a su famiIia, aqueIIas ¡ersonas habian ¡erdido en su mayoria eI
conlaclo con eIIa y ¡arecian aIgo sor¡rendidas ¡orque Ia hubiera malado a liros un
novio casado que Ia manlenia en un Iu|oso a¡arlamenlo de Ia ciudad.
—No es que fuera Ia candidala mas ¡robabIe ¡ara lerminar asi, cIaro —di|o
CharIie, inlenlando lrabar conversación con un com¡añero de cIase de Madison, un
li¡o que habia acabado a su Iado en Ios urinarios deI aseo de cabaIIeros.
—¿De que conocia a Madison` —¡regunló aqueI li¡o en lono condescendienle. II,
¡or su ¡arle, ¡arecia eI candidalo ¡erfeclo ¡ara faslidiar a lodo eI mundo ¡or ser rico
y lener eI ¡eIo bonilo.
—¿Quien, yo` Soy amigo deI novio —conlesló CharIie. Se subió Ia cremaIIera y se
dirigió aI Iavabo anles de que aI deI ¡eIo bonilo se Ie ocurriera aIgo que decir.
A CharIie Ie sor¡rendió ver en eI veIalorio a aIgunas ¡ersonas que conocia, cada
vez que se a¡arlaba de una, se lo¡aba con olra.
Irimero se enconlró con eI ins¡eclor Rivera, que Ie minlió.
—Tenia que venir. II caso es nueslro. Debo conocer un ¡oco a Ia famiIia.
Luego con Ray, que lambien Ie minlió.
—Iba a mi gimnasio. Se me ha ocurrido venir a ¡resenlar mis res¡elos.
Y Iuego con Cavulo, eI com¡añero de Rivera, que no Ie minlió.
—Sigo ¡ensando que es usled muy rarilo, y eso va lambien ¡or su amigo, eI ex
¡oIi.
Y con LiIy, que lambien fue sincera.
—Queria ver a una muñeca hinchabIe difunla.
—¿Quien se ha quedado en Ia lienda` —¡regunló CharIie.
—He cerrado. Ior defunción en Ia famiIia. Sabes que fue Ray quien IIamó a Ia
¡oIicia, ¿no`
No habian lenido ocasión de habIar desde que CharIie habia sido ¡ueslo en
Iiberlad.
—Debi imaginarIo —di|o.
—Dice que le vio enlrar en eI edificio de Ia difunla y que desa¡arecisle de re¡enle.
Cree que lienes ¡oderes de 5'5<.: MIs ¡arle deI asunlo` —Movió Ias ce|as arriba y
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6< <6 65 5

aba|o cons¡iralivamenle, aI esliIo de Groucho Marx soIo que con menos eficacia ¡or
eI hecho de que Ias lenia deI grosor de un Ia¡iz y ¡inladas de coIor magenla.
—Si, es ¡arle deI asunlo, mas o menos. Iero Ray no sos¡echa nada, ¿no`
—No, le cubri Ias es¡aIdas. Iero sigue creyendo que ¡odrias ser un asesino en
serie.
—Iso ¡ensaba yo de eI.
LiIy se eslremeció.
—Dios, cuanla faIla os hace echar un ¡oIvo.
—Cierlo, ¡ero ahora mismo esloy aqui ¡ara hacer una cosa concernienle a ese
asunlo.
—¿Todavia no has conseguido su... cosa`
—Ni siquiera se me ocurre cómo hacerme con eIIa. Su cosa sigue en Ia cosa. —
SeñaIó con Ia cabeza eI alaud.
—Iues Io lienes |odido —di|o LiIy.
—Tenemos que ir a senlarnos —re¡uso CharIie. Y Ia condu|o a Ia ca¡iIIa, donde
eslaba em¡ezando eI servicio reIigioso.
Delras de eIIos, Nick Cavulo, que eslaba a melro y medio de CharIie, de es¡aIdas a
eI, se fue derecho a su com¡añero y di|o:
—¿No ¡odemos ¡egarIe un liro a Asher y buscar un molivo des¡ues` Isloy
seguro de que eI muy cabrón ha hecho aIgo ¡ara merecerIo.



CharIie no sabia que iba a hacer, cómo iba a recu¡erar Ios im¡Ianles deI aIma, ¡ero
eslaba seguro de que se Ie ocurriria aIgo. AIguna habiIidad sobrenaluraI se
manifeslaria en eI uIlimo inslanle. Isluvo dandoIe vueIlas loda Ia ceremonia. Iensó
en eIIo cuando cerraron eI alaud, duranle Ia ¡rocesión hacia eI cemenlerio y duranle
loda Ia ceremonia a ¡ie de lumba. Im¡ezó a ¡erder Ia es¡eranza cuando Ios
asislenles se dis¡ersaron y eI alaud fue ba|ado a Ia lumba, y ¡ara cuando Ios
enlerradores em¡ezaron a echar lierra en eI hoyo con una excavadora, se habia dado
¡or vencido: no iba a ocurrirseIe nada.
Iodia saquear Ia lumba, ¡ero no Ie ¡arecia buena idea. Y hasla con sus años de
ex¡eriencia en Ios lralos con Ia muerle, no creia eslar ¡re¡arado ¡ara coIarse en un
cemenlerio, ¡asar loda Ia noche desenlerrando un ferelro y exlraer Ios im¡Ianles
mamarios deI cuer¡o de una mu|er muerla. AqueIIo no era Io mismo que IIevarse un
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6< <7 75 5

|arrón de Ia re¡isa de Ia chimenea. ¿Ior que no ¡odia eslar eI aIma de Madison
McKerny en un |arrón en Ia re¡isa de Ia chimenea`
—No Io ha conseguido, ¿eh` —di|o una voz lras eI.
CharIie se voIvió y vio aI ins¡eclor Rivera a medio melro de dislancia. No Io habia
vislo desde que habian saIido deI lanalorio.
—¿II que`
—Si, ¿eI que` —conlesló Rivera—. No Ia han enlerrado con Ios diamanles, Io sabe,
¿no`
—Habria sido una ¡ena —di|o CharIie.
—Se Ios IIevaron Ias hermanas —di|o Rivera—. ¿Sabe, CharIie`, Ia mayoria de Ia
genle no se queda a ver cómo cubren Ia ca|a.
—¿De veras` —¡regunló CharIie—. Yo lenia curiosidad. Ior ver si usaban una
¡aIa o que. ¿Y usled`
—¿ Yo ` Yo Io esloy vigiIando. ¿Su¡eró ya ese asunlo con Ias aIcanlariIIas `
—Ah, eso. SoIo necesilaba a|uslar un ¡oco mi medicación. —CharIie habia lomado
¡reslada aqueIIa ex¡resión de }ane. Lo cierlo era que }ane no lomaba medicación
aIguna, ¡ero Ia excusa ¡arecia funcionarIe.
—Iues vigiIeseIo, CharIie. Yo, mienlras lanlo, Io vigiIare a usled. ?,'X": —Rivera
se aIe|ó.
—?,'X"
bZ
1 ins¡eclor —conlesló CharIie—. Ih, ¡or cierlo, bonilo lra|e.
—Gracias, Io com¡re en su lienda —di|o Rivera sin voIverse. MQ3+5,* @. $"#.,* $5
7' #'$5,.L1 ¡ensó CharIie.



Las dos semanas siguienles, CharIie se sinlió como si aIguien hubiera subido eI
voIla|e de su sislema nervioso mas aIIa de Io recomendabIe y casi vibrara de
ansiedad. Iensó que laI vez debiera IIamar a Minly Iresh ¡ara avisarIe que no habia
Iogrado recu¡erar Ia vasi|a deI aIma de Madison McKerny, ¡ero, si Ias ar¡ias deI
aIcanlariIIado no se habian Ievanlado ¡or eso, quiza su conlaclo con olro Mercader
de Ia Muerle Ias ¡usiera en ¡ie de guerra. De|ó a So¡hie en casa y se aseguró de que
Ios cancerberos no Ia ¡erdieran de visla. De hecho, manlenia a Ios ¡erros encerrados

15
N. de Ia T.: Las ¡aIabras en cursiva a¡arecen en casleIIano en eI originaI.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6< <8 85 5

casi lodo eI liem¡o en Ia habilación de Ia niña, si no, Io arraslraban hasla su agenda,
en Ia que no a¡arecieron nombres nuevos. SoIo eI de Madison McKerny, ya
desfasado, y eI de dos mu|eres (Islher }ohnson e Irena Iosokovanovich), que
a¡arecieron eI mismo dia, y ¡ara Ia ex¡iración (o como se quiera IIamar) de cuyo
¡Iazo aun quedaba aIgun liem¡o.
De modo que CharIie relomó sus ¡aseos y, aI ¡asar ¡or Ias la¡as de Ias
aIcanlariIIas y Ios sumideros aguzaba eI oido, ¡ero Ias liniebIas no ¡arecian eslar
Ievanlandose.
Se senlia desnudo caminando ¡or Ia caIIe sin su baslón es¡ada, que Rivera Ie habia
requisado, asi que se ¡ro¡uso susliluirIo y de ¡aso se enconlró con olros dos
Mercaderes de Ia Muerle. Inconlró aI ¡rimero en ßook'em Danno, una Iibreria de
vie|o de Mision. ßueno, en reaIidad no era ya una Iibreria: lenia lodavia un ¡ar de
eslanlerias muy aIlas IIenas de Iibros, ¡ero eI reslo deI IocaI era un baliburriIIo de
arlicuIos curiosos, desde accesorios de fonlaneria a cascos de fulboI americano.
CharIie enlendia ¡erfeclamenle cómo habia ocurrido aqueIIo. Se em¡ezaba con una
Iibreria, Iuego se hacia un soIo lrueque inocenle (un ¡ar de su|elaIibros ¡ara una
¡rimera edición quiza) des¡ues olro, se com¡raba un ca|ón re¡Ielo de cosas en una
venla caIIe|era ¡ara conseguir un soIo ob|elo, y muy ¡ronlo se lenia una sección
com¡Iela de muIelas des¡are|adas y radios obsoIelas, y uno no se acordaba ni a liros
de cómo habia adquirido una lram¡a ¡ara osos, y sin embargo aIIi eslaba, |unlo aI
lulu verde Iima y Ia bomba ¡ara eI ¡ene marca ArmadriIIo: cosas de segunda mano
que se iban de Ias manos. AI fondo de Ia lienda, |unlo aI moslrador, habia una
eslanleria de Iibros en Ia que lodos Ios voIumenes refuIgian con una Iuz morlecina y
ro|iza.
CharIie lro¡ezó con una escu¡idera y se agarró a un ¡erchero hecho de cuernos de
aIce.
—¿Se ha hecho daño` —¡regunló eI ¡ro¡ielario, que habia Ievanlado Ia visla deI
Iibro que eslaba Ieyendo. Rondaba quiza Ios sesenla años y lenia Ia ¡ieI IIena de
manchas ¡roducidas ¡or eI soI, aunque hacia liem¡o que no Ie daba Ia Iuz deI dia y
se habia ¡ueslo maciIenlo. Tenia eI ¡eIo Iargo y canoso, ya aIgo escaso, y IIevaba
unas Ienles bifocaIes de gran lamaño que Ie daban eI aire de una docla lorluga.
CharIie a¡arló Ia mirada con esfuerzo de aqueIIos Iibros que conlenian aImas.
—No, esloy bien —di|o.
—Se que eslo esla un ¡oco embaruIIado —di|o eI lorluga—. Iensaba ordenarIo,
¡ero IIevo lreinla años ¡ro¡oniendomeIo y aun no Io he conseguido.
—No im¡orla. Me gusla su lienda —di|o CharIie—. Una seIección eslu¡enda.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6< <9 95 5

II ¡ro¡ielario miró eI lra|e caro y Ios za¡alos de CharIie y achicó Ios o|os. Islaba
cIaro que conocia eI vaIor de su indumenlaria y Io habia lomado ¡or un coIeccionisla
rico o un cazador de anligüedades.
—¿ßusca aIgo en es¡eciaI` —¡regunló.
—Un baslón es¡ada —conlesló CharIie—. No hace faIla que sea anliguo. —Queria
invilar a aqueI li¡o a lomar un cafe ¡ara conlarse anecdolas sobre cómo se
a¡oderaban de Ios ob|elos que aIbergaban Ias aImas, de cómo se enfrenlaban a Ios
moradores deI Inframundo, de Io que significaba ser un Mercader de Ia Muerle.
AqueI li¡o era un es¡irilu afin y, ¡or eI lamaño de su coIección de ob|elos-aIma
(lodos aqueIIos Iibros) IIevaba mas liem¡o en Ia ¡rofesión que Minly Iresh.
II lorluga sacudió Ia cabeza.
—Hace años que no veo uno. Si quiere darme su lar|ela, eslare alenlo ¡or si
encuenlro aIguno.
—Gracias —di|o CharIie—. Voy a seguir buscando. Iorma ¡arle de Ia diversión. —
Im¡ezó a relroceder ¡or eI ¡asiIIo, ¡ero no ¡odia marcharse sin decir aIgo mas, sin
oblener aIguna información de Ia cIase que fuera—. Oiga, ¿que laI va eI negocio en
esle barrio`
—Me|or ahora que anles —di|o eI li¡o—. Las bandas caIIe|eras se han
lranquiIizado un ¡oco. Isla ¡arle de Mision se ha converlido en un barrio ¡unlero y
con ¡relensiones arlislicas. Iso es bueno ¡ara eI negocio. ¿Is usled de ¡or aqui`
—Nacido y criado aqui, si —conlesló CharIie—. Iero no vengo mucho ¡or esle
barrio. Inlonces, ¿no ha oido nada raro en Ia caIIe eslas uIlimas semanas`
II lorluga miró a CharIie con loda alención y hasla se quiló Ias gafas giganles.
—A¡arle de Ios coches que ¡asan con Ia musica a lodo voIumen, nada de nada.
¿Cómo se IIama`
—CharIie. CharIie Asher. Vivo en Ia zona enlre Norlh ßeach y eI barrio chino.
—Yo soy Anlón, CharIie. Anlón Dubois. Incanlado de conocerle.
—ßueno —di|o CharIie—, lengo que irme ya.
—CharIie, hay una lienda de em¡eños en Ia caIIe IiIImore. Inlre IuIlon y
IiIImore, creo. La dueña liene muchas armas bIancas. Iuede que lenga lu baslón.
—Gracias —di|o CharIie—. Cuidale, Anlón, ¿de acuerdo`
—Siem¡re Io hago —di|o Anlón Dubois, y voIvió a fi|ar Ia mirada en su Iibro.
CharIie saIió de Ia lienda sinliendose aun mas ansioso, ¡ero no lan soIo como
cinco minulos anles. AI dia siguienle, enconlró un baslón es¡ada nuevo en Ia lienda
de em¡eños de IiIImore, y lambien una ca|a de cubierlos y ulensiIios de cocina que
refuIgia con una Iuz ro|iza. La ¡ro¡ielaria era mas |oven que Anlón Dubois, lenia
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6< <: :5 5

lreinla y lanlos años quiza, y IIevaba un revóIver deI caIibre 38 en una funda deba|o
deI brazo, cosa que a CharIie no Ie chocó lanlo como eI hecho de que fuera una
mu|er. Habia imaginado que lodos Ios Mercaderes de Ia Muerle eran hombres, ¡ero
naluraImenle no habia molivo ¡ara ¡ensar asi. IIIa IIevaba vaqueros y una camisa de
cambray senciIIa, ¡ero iba cargada de |oyas que desenlonaban con su aluendo, y
CharIie su¡uso que aqueIIo era un ca¡richo que se ¡ermilia ¡or eslar «en eI negocio»,
¡or Ia misma razón que eI IIevaba lra|es caros. Ira gua¡a aI esliIo agenle de ¡oIicia,
con una sonrisa bonila, y CharIie se descubrió ¡regunlandose si laI vez debia
invilarIa a saIir, ¡ero un inslanle des¡ues oyó en su cabeza un eslaIIido aI rom¡erse
aqueIIa burbu|a de eslu¡idez aulodeslrucliva. CIaro, invilarIa a cenar y a ir aI cine, y
Iiberar a Ias Iuerzas de Ia Oscuridad ¡ara que se a¡oderaran deI mundo. Una
¡rimera cila eslu¡enda. Todos lenian razón: Ie hacia mucha faIla echar un ¡oIvo.
Com¡ró eI baslón es¡ada a locale|a, sin regalear, y se marchó de Ia lienda sin
enlabIar conversación con Ia ¡ro¡ielaria, ¡ero aI saIir se IIevó una lar|ela de un
reci¡ienle que habia sobre eI moslrador. La dueña se IIamaba Carrie Lang. A CharIie
Ie cosló gran esfuerzo no avisarIa, no decirIe que luviera cuidado de Io que ¡udiera
saIir de aIIa aba|o, ¡ero se daba cuenla de que con cada segundo que ¡asaba aIIi
aumenlaba eI ¡eIigro ¡ara lodos eIIos.
—Cuidale, Carrie —murmuró ¡ara si aI aIe|arse.



Isa noche decidió enlrar en acción ¡ara aIiviar ¡arle de Ia lensión de su exislencia.
O, aI menos, aIguien lomó Ia decisión ¡or eI cuando }ane y su novia, Cassandra,
a¡arecieron en eI a¡arlamenlo y se ofrecieron a cuidar de So¡hie.
—Vele a buscar una mu|er —di|o }ane—. Yo me quedo con Ia niña.
—Las cosas no funcionan asi —conlesló CharIie—. He ¡asado lodo eI dia fuera,
casi no he eslado con mi hi|a.
}ane y Cassandra (una ¡eIirro|a alIelica y alracliva de unos lreinla y cinco años, a
Ia que CharIie se di|o que habria ¡edido saIir si no esluviera viviendo con su
hermana) Io sacaron a em¡u|ones ¡or Ia ¡uerla, Ia cerraron deIanle de sus narices y
echaron Ia IIave.
—¡Y no vueIvas hasla que hayas echado un ¡oIvo! —griló }ane ¡or eI monlanle.
—¿A li le funciona` —conlesló CharIie a voces—. ¿SaIir a buscar a aIguien con
quien enroIIarle, como una carroñera`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6< <; ;5 5

—Aqui lienes quinienlos dóIares. Con quinienlos dóIares, Ie funciona a cuaIquiera.
—Un fa|o de biIIeles saIió voIando ¡or eI monlanle, seguido ¡or su baslón, una
chaquela de "8*)# y su carlera.
—II dinero es mio, ¿no` —griló CharIie.
—Ires lu quien necesila un revoIcón —re¡Iicó }ane—. Anda, vele. Y no vueIvas
hasla que hayas e|eculado Ia danza de Ia beslia con dos es¡aIdas.
—Iuedo menlirle.
—No, no ¡uedes —di|o Cassie. Tenia una voz duIce que Ie daba a uno ganas de
que Ie conlara un cuenlo anles de dormir—. Seguiria nolandosele Ia deses¡eración en
Ios o|os. Y Io digo con cariño, CharIie.
—CIaro, ¿cómo iba a lomarmeIo, si no`
—Adiós, ¡a¡i —di|o So¡hie desde eI olro Iado de Ia ¡uerla—. Que le divierlas.
—¡}ane!
—ReIa|ale, acaba de enlrar. Marchale.
Asi fue como CharIie, arro|ado de su hogar ¡or su ¡ro¡ia hermana, di|o adiós a Ia
hi|a que adoraba y saIió en busca de una ¡erfecla desconocida con quien inlimar.



—SoIo un masa|e —di|o CharIie.
—Isla bien —conlesló Ia chica mienlras coIocaba aceiles y Iociones en un eslanle.
Ira asialica, ¡ero CharIie no Iograba adivinar de que ¡arle de Asia, de TaiIandia,
quiza. Ira menuda y Ia meIena negra Ie IIegaba ¡or deba|o de Ia cinlura. LIevaba un
kimono de seda ro|o con dibu|os de crisanlemos. Nunca Io miraba a Ios o|os.
—De verdad, soIo esloy un ¡oco lenso. No quiero mas que un masa|e
com¡Ielamenle elico e higienico, laI y como ¡one en eI carleI. —CharIie eslaba de ¡ie
aI fondo de un eslrecho cubicuIo, com¡Ielamenle veslido, con una mesa de masa|e a
un Iado y Ia masa|isla y su eslanle IIeno de afeiles aI olro.
—Isla bien —di|o Ia chica.
CharIie se Iimilaba a mirarIa, sin saber que hacer.
—La ro¡a fuera —di|o Ia chica. Iuso una loaIIa bIanca y Iim¡ia sobre Ia mesa de
masa|e, |unlo a CharIie, Ia señaIó con Ia cabeza y se dio Ia vueIla—. ¿De acuerdo`
—De acuerdo —conlesló CharIie, convencido de que, ya que eslaba aIIi, lenia que
IIegar hasla eI finaI. Habia ¡agado cincuenla dóIares ¡or eI masa|e a Ia mu|er de Ia
enlrada, des¡ues de Io cuaI eIIa Ie hizo firmar un ¡a¡eI que afirmaba que soIo iba a
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6< << <5 5

recibir un masa|e, que se ace¡laban guslosamenle ¡ro¡inas, ¡ero que eIIo no
im¡Iicaba ningun servicio mas aIIa deI masa|e y que, si creia que iba a recibir aIgo
mas, aqueI DiabIo ßIanco acabaria IIevandose un gran chasco. Le hizo firmar cada
uno de Ios seis im¡resos, cada uno de eIIos redaclado en un idioma dislinlo, Iuego
guiñó un o|o (un guiño Ienlo y ¡arsimonioso, exagerado ¡or sus Iarguisimas
¡eslañas ¡oslizas) y e|eculó eI geslo inlernacionaImenle ace¡lado ¡ara Ia mamada,
redondeando Ia boca y moviendo rilmicamenle Ia Iengua de modo que em¡u|ara
hacia fuera Ia me|iIIa.
—IIor de Lolo Io reIa|ara mucho, señor Macy.
CharIie habia firmado con eI nombre de Ray, no lanlo como una ¡equeña
venganza ¡or haberIo denunciado a Ia ¡oIicia como ¡orque ¡ensó que quiza Ia
gerencia deI IocaI reconociera su nombre y Ie hiciera un descuenlo.
Se de|ó Ios caIzonciIIos ¡ueslos y se lumbó en Ia mesa, ¡ero IIor de Lolo se Ios
quiló con Ia deslreza de un mago que se sacara un ¡añueIo de Ia manga. Le ¡uso una
loaIIa sobre eI lrasero y se quiló eI kimono. CharIie Io vio caer y aI mirar hacia alras
vio a una mu|er ¡equeña y semidesnuda que se frolaba Ias manos im¡regnadas de
aceile ¡ara caIenlarse Ias ¡aImas. A¡arló Ia mirada y se goI¡eó varias veces Ia frenle
conlra Ia mesa mienlras nolaba cómo, ba|o eI, su erección Iuchaba ¡or Iiberarse.
—Me ha obIigado a venir mi hermana —di|o—. Yo no queria.
—Isla bien —di|o eIIa.
Im¡ezó a unlarIe Ios hombros con aceile. II aceile oIia a aImendras y a sandaIo.
Debia de IIevar menloI o es¡Iiego o aIgo asi, ¡orque CharIie nolaba un cosquiIIeo en
Ia ¡ieI. Cada silio que eIIa locaba, Ie doIia. Como si eI dia anlerior hubiera excavado
una zan|a hasla eI Icuador o hubiera lirado de una barcaza ¡or Ia bahia con una
soga. Ira como si eIIa luviera ¡oderes exlrasensoriaIes, como si ¡udiera enconlrar eI
Iugar ¡reciso donde CharIie IIevaba su doIor y Iuego locarIo y IiberarIo. CharIie
gimió, soIo un ¡oco.
—Muy lenso —di|o eIIa mienlras desIizaba Ios dedos hacia arriba ¡or su es¡aIda.
—Hace dos semanas que no duermo bien —di|o CharIie.
—Que bien. —IIIa aIargó Ios brazos ¡ara masa|earIe Ios coslados y CharIie noló en
Ia es¡aIda Ia ¡resión de sus ¡equeños ¡echos. De|ó de res¡irar un segundo y eIIa
soIló una risiIIa.
—Muy lenso —re¡ilió.
—Me ha ¡asado una cosa en eI lraba|o. ßueno, en eI lraba|o no, ¡ero lengo miedo
de haber hecho aIgo que laI vez ¡onga en ¡eIigro a lodas Ias ¡ersonas que conozco, y
no me alrevo a hacer Io que hay que hacer ¡ara soIucionarIo. Iodria morir genle.
—Que bien —di|o IIor de Lolo mienlras Ie masa|eaba Ios bice¡s.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6< <= =5 5

—No habIas ingIes, ¿verdad`
—Oh, ¡oco. No ¡reocu¡arle. ¿Quieres finaI feIiz`
CharIie sonrió.
—¿No ¡uedes seguir dandome friegas`
—¿IinaI feIiz no` Isla bien. Veinle dóIares, quince minulos.
Asi que CharIie Ie ¡agó y siguió habIando, y eIIa siguió frolandoIe Ia es¡aIda, y eI
voIvió a ¡agarIe y Ie conló lodas Ias cosas que no ¡odia com¡arlir con olras ¡ersonas:
lodas sus ¡reocu¡aciones, lodos sus miedos, lodos sus remordimienlos. Le di|o
cuanlo echaba de menos a RacheI, aunque a veces se Ie oIvidara su cara y corriera a Ia
cómoda en ¡Iena noche ¡ara mirar su folografia. Le ¡agó dos horas ¡or anlici¡ado y
se quedó dormido nolando sus manos sobre Ia ¡ieI, y soñó con RacheI y con eI sexo,
y cuando des¡erló IIor de Lolo Ie eslaba masa|eando Ias sienes y a eI Ie corrian Ias
Iagrimas ¡or Ia cara hasla melerseIe en Ias ore|as. Le di|o que era ¡or eI menloI deI
aceile, ¡ero era Ia soIedad, que se a¡oderaba de eI como eI doIor de es¡aIda en eI que
no habia re¡arado hasla que aIguien Ie habia locado eI cuer¡o.
IIIa Ie masa|eó eI ¡echo aIargando Ios brazos ¡or encima de su cabeza y de|ó que
sus ¡echos Ie rozaran Ia cara mienlras lraba|aba, y cuando eI voIvió a lener una
erección ba|o Ia loaIIa, Ie ¡regunló:
—¿Quieres finaI feIiz ahora`
—No, que va —conlesló CharIie—. Los finaIes feIices son lan de HoIIyvood... —
Luego Ia cogió de Ias muñecas, se senló, Ie besó eI dorso de Ias manos y Ie dio Ias
gracias. Le de|ó cien dóIares de ¡ro¡ia. IIIa sonrió, se ¡uso eI kimono y saIió deI
cubicuIo.
CharIie se vislió y saIió deI saIón de masa|es orienlaIes ßuenos Ralos, ¡or eI que
habia ¡asado miI veces a Io Iargo de su vida ¡regunlandose siem¡re que habria lras
aqueIIa ¡uerla ro|a con eI venlanuco la¡ado con ¡a¡eI de eslraza. Ahora ya Io sabia:
eI ¡alelico charco de fruslración y soIedad que era CharIie Asher, ¡ara eI que no
habria un finaI feIiz.



Subió hasla ßroadvay y enfiIó Ia coIina en dirección a Norlh ßeach. SoIo eslaba a
un ¡ar de caIIes de su casa cuando sinlió que aIguien Io seguia. Se voIvió, ¡ero soIo
vio a un li¡o a un ¡ar de manzanas de aIIi, com¡rando un ¡eriódico en una maquina.
Caminó olra media manzana y vio eI a|elreo de Ia caIIe que se exlendia anle eI: Ios
lurislas que ¡aseaban o es¡eraban mesa en Ios reslauranles ilaIianos, Ios voceros que
inlenlaban alraer a Ios lurislas a Ios cIubes de aIlerne, Ios marineros que iban de bar
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6< <> >5 5

en bar, Ios moderniIIos que fumaban |unlo a Ia enlrada de Ia Iibreria Cily Lighls, lan
Iilerarios y mundanos, anles de Ia siguienle Ieclura de ¡oesia, que lendria Iugar en
un bar aI olro Iado de Ia caIIe.
—Ih, soIdado —di|o una voz a su Iado. Una voz de mu|er, suave y sexi. CharIie se
voIvió y miró ¡or eI caIIe|ón |unlo aI que iba ¡asando. Vio una mu|er en Ia ¡enumbra,
a¡oyada conlra Ia ¡ared. LIevaba unas maIIas iridiscenles o aIgo ¡arecido y una
Iam¡ara de mercurio aI fondo deI caIIe|ón dibu|aba su siIuela ¡Ialeada. A CharIie se
Ie erizó eI veIIo deI cueIIo, ¡ero noló lambien una es¡ecie de ¡unzada en Ia
enlre¡ierna. AqueI era su barrio y Ias ¡ulas IIevaban IIamandoIo desde que lenia
doce años, ¡ero aqueIIa era Ia ¡rimera vez que se ¡araba y Ies dedicaba mas alención
que un saIudo con Ia mano y una sonrisa.
—HoIa —di|o. Se senlia mareado (borracho o drogado), laI vez eI Iargo masa|e
habia Iiberado lodas sus loxinas. II caso fue que luvo que a¡oyarse en eI baslón ¡ara
no caerse.
IIIa se a¡arló de Ia ¡ared y Ia Iuz recorló su siIuela y reaIzó sus curvas
sobrenaluraIes. CharIie se dio cuenla de que eslaba rechinando Ios dienles y de que
habia em¡ezado a lembIarIe Ia róluIa. AqueI no era eI cuer¡o desgaslado de una
yonqui, sino mas bien eI de una baiIarina o una diosa.
—A veces —di|o eIIa, y siseó Ia uIlima «s»—, un buen ¡oIvo en un caIIe|ón oscuro
es Ia me|or medicina ¡ara un guerrero cansado.
CharIie miró a su aIrededor: eI a|elreo una manzana mas adeIanle, eI li¡o que Ieia
su ¡eriódico ba|o Ia faroIa, dos manzanas mas alras. Nadie en eI caIIe|ón es¡erando a
lenderIe una emboscada.
—¿Cuanlo` —¡regunló. Ni siquiera recordaba que se senlia aI ¡raclicar eI sexo,
¡ero en ese momenlo soIo ¡odia ¡ensar en Ia descarga: un buen ¡oIvo en un caIIe|ón
oscuro con aqueIIa... con aqueIIa diosa. No ¡odia verIe Ia cara, soIo Ia Iinea deI
¡ómuIo, ¡ero esla era exquisila.
—II ¡Iacer de lu com¡añia —conlesló eIIa.
—MIor que yo` —¡regunló CharIie sin ¡oder remediarIo: era su caracler de macho
bela.
—Ven a descubrirIo —di|o eIIa. Se agarró Ios ¡echos, se recosló conlra Ia ¡ared y
a¡oyó un lacón en Ios IadriIIos—. Ven.
CharIie enlró en eI caIIe|ón y a¡oyó eI baslón en eI muro, Iuego cogió con una
mano Ia rodiIIa Ievanlada de eIIa y uno de sus ¡echos con Ia olra y Ia alra|o hacia si
¡ara besarIa. Le ¡areció ¡or eI laclo que iba veslida de lercio¡eIo, su boca era caIida y
lenia un sabor viI y ¡eIeón, como a veneno o a higado. CharIie ni siquiera noló que Ie
desabrochaba Ios ¡anlaIones, soIo sinlió una mano fuerle sobre su erección.
—i71 que carne lan dura —siseó eIIa.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6= =? ?5 5

—Gracias, he eslado yendo aI gimnasio.
IIIa Ie mordió eI cueIIo con fuerza y eI Ie eslru|ó eI ¡echo y se froló conlra su
mano. IIIa Ie rodeó Ia es¡aIda con Ia ¡ierna que lenia subida y Io alra|o con fuerza
hacia si. CharIie noló que aIgo afiIado se Ie cIavaba doIorosamenle en eI escrolo e
inlenló a¡arlarse. IIIa Io a¡reló con Ia ¡ierna. Ira increibIemenle fuerle.
—Carne Nueva —di|o—, no le resislas o le Ios arranco.
CharIie sinlió Ia garra sobre sus ¡eIolas y se quedó sin res¡iración. IIIa lenia Ia
cara a unos cenlimelros de Ia suya, y CharIie buscó sus o|os, ¡ero soIo vio Ia negrura
de obsidiana que refIe|aba eI res¡Iandor de Ias faroIas.
IIIa ¡uso una mano deIanle de su cara y CharIie vio cómo em¡ezaban a crecerIe
en Ias ¡unlas de Ios dedos garras que devoIvian Ia Iuz de Ia caIIe como cromo
bruñido hasla que luvieron siele cenlimelros de Iargo. IIIa Ias de|ó sus¡endidas
sobre sus o|os y eI echó mano deI baslón que habia de|ado a¡oyado conlra Ia ¡ared.
IIIa Io a¡arló de un goI¡e y voIvió a ¡onerIe Ias garras en Ia cara.
—Ah, no, Carne. Isla vez no. —Le melió una uña en uno de Ios agu|eros de Ia
nariz—. ¿Quieres que le Ia mela en eI cerebro` Seria Io mas ra¡ido, ¡ero no quiero
a¡resurarme. He es¡erado demasiado liem¡o ¡ara eslo.
AfIo|ó Ia ¡resión sobre sus ¡eIolas y CharIie se dio cuenla, horrorizado, de que
seguia em¡aImado. IIIa comenzó a frolarIe eI miembro mienlras Ie hundia un ¡oco
mas Ia uña en Ia nariz ¡ara que se esluviera quielo.
—Ya se, ya se... Cuando le corras, le Ia melere en Ia ore|a y lirare. Asi Ie he
arrancado Ia milad de Ia cabeza a un hombre. Te guslara. Tienes suerle, si hubiera
venido Nemain, ya eslarias muerlo.
—Zorra —Iogró decir CharIie.
IIIa Ie acariciaba con mas brio y eI maIdecia a su cuer¡o ¡or lraicionarIo de aqueI
modo. Inlenló a¡arlarse y eIIa Io a¡reló con Ia ¡ierna con laI fuerza que Ie corló Ia
res¡iración.
—No, lu le corres y Iuego yo le malo.
Sacó Ia uña de su nariz y Ia ¡uso |unlo a su oido.
—No de|es que me vaya insalisfecha, Carne —di|o, ¡ero en ese inslanle arañó con
Ia garra un Iado de su cuero cabeIIudo y eI Ia goI¡eó con ambos ¡uños en Ias
cosliIIas, con lodas sus fuerzas.
—¡Cabrón! —chiIIó eIIa. ßa|ó Ia ¡ierna, liró de eI hacia un Iado ¡or eI ¡ene y
relrocedió ¡ara IanzarIe un zar¡azo a Ia cabeza. CharIie inlenló Ievanlar eI brazo
¡ara delener eI goI¡e, ¡ero en ese momenlo se oyó una ex¡Iosión que Ia hizo
voIverse bruscamenle. Un lrozo de su hombro saI¡icó Ia ¡ared.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6= =6 65 5

CharIie noló que Ie soIlaba eI ¡ene y se arro|ó hacia eI olro Iado deI caIIe|ón. IIIa
reboló conlra Ia ¡ared con Ias garras a¡unladas hacia su cara. Se oyó olra ex¡Iosión y
eIIa voIvió a caer hacia alras. Isla vez, acabó de cara a Ia caIIe y, anles de que ¡udiera
¡re¡ararse ¡ara saIlar, dos dis¡aros mas se incruslaron en su ¡echo y eIIa chiIIó con
un ruido seme|anle aI de miI cuervos furiosos a Ios que aIguien hubiera ¡rendido
fuego.
Cinco dis¡aros mas y danzó hacia alras, em¡u|ada ¡or Ios im¡aclos, mienlras se
movia, iba cambiando: sus brazos se hicieron mas anchos, sus hombros se
abIandaron. Dos liros mas y eI siguienle chiIIido no fue ni remolamenle humano,
sino eI de un enorme cuervo. IIIa se eIevó hacia eI cieIo noclurno de|ando un raslro
de ¡Iumas y saI¡icaduras de un Iiquido que ¡odria haber sido sangre, de no ser
¡orque era negro.
CharIie se Ievanló como ¡udo y saIió a lrom¡icones deI caIIe|ón, hacia eI Iugar
donde eI ins¡eclor AI¡honse Rivera seguia en ¡osición de dis¡aro, con una ßerella
de 9 mm a¡unlando hacia eI cieIo oscurecido.
—¿Conviene que se¡a siquiera que coño era eso` —¡regunló Rivera.
—Seguramenle no —di|o CharIie.
—Alese Ia chaquela a Ia cinlura —di|o eI ¡oIicia.
CharIie ba|ó Ia mirada y vio que lenia Ia ¡arle deIanlera de Ios ¡anlaIones hecha
|irones, como corlada a nava|azos.
—Gracias —di|o.
—¿Sabe` —di|o Rivera—, lodo eslo ¡odria haberse evilado si hubiera ace¡lado eI
finaI feIiz, como lodo eI mundo.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6= =7 75 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 > >R R
d de e : : 9 95 5 b b7 7Q Q 9 9: := = 9 91 1 6 67 71 1f f
A Ia mañana siguienle, Cassie, Ia novia de }ane, oyó a aIguien en eI ¡asiIIo y abrió
Ia ¡uerla. CharIie eslaba aIIi, cubierlo de sangre y de una suslancia ¡ega|osa y negra,
y oIiendo a sandaIo y aceile de aImendras. Tenia un corle en Ia ore|a, sangre seca en
Ia nariz, eI frenle de Ios ¡anlaIones hecho |irones y ¡IumiIIas negras ¡egadas ¡or
lodas ¡arles.
—Vaya, CharIie —di|o Cassie, un lanlo sor¡rendida—, creo que le habia
subeslimado. Cuando decides Ianzarle aI alaque, no le andas con chiquilas.
—Ducha —di|o CharIie.
—¡Ia¡i! —griló So¡hie desde su cuarlo. SaIió corriendo con Ios brazos abierlos,
seguida ¡or dos ¡erros giganles y una lia Iesbiana veslida de ßrooks ßrolhers. In
medio deI cuarlo de eslar vio a su ¡adre, dio media vueIla y saIió corriendo de Ia
habilación, alerrorizada.
}ane se ¡aró |unlo aI sofa y se quedó mirando a CharIie.
—Madre mia, Chuck, ¿que has hecho` ¿Inlenlar foIIarle a un Ieo¡ardo`
—AIgo ¡arecido —conlesló eI. Iasó lambaIeandose |unlo a eIIa y cruzó su
habilación camino deI cuarlo de baño grande.
}ane miró a Cassandra, que inlenlaba que Ia sonrisa no se Ie convirliera en
carca|ada.
—Iras lu quien queria que saIiera mas.
—¿Le has dicho Io de mi madre` —di|o }ane.
—Me ha ¡arecido que debias decirseIo lu —res¡ondió Cassandra.


! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6= =8 85 5


—Iues Ias ¡isloIas son un asco, os Io digo yo —di|o ßabd, Ia uIlima de Ias lres
divas de Ia muerle que habia hecho aclo de ¡resencia Arriba—. Si, ya, desde aqui
aba|o ¡arecen geniaIes, ¡ero de cerca... Son ruidosas, im¡ersonaIes... A mi, donde
esle un hacha o una lranca...
—A mi me guslan Ias lrancas —di|o Macha, que lenia Ias garras melidas denlro de
Ia cabeza corlada de Madison McKerny y movia su boca como si fuera una
marionela.
—La cuI¡a es luya —di|o Nemain en lono de re¡roche. Tenia en Ias manos uno de
Ios im¡Ianles mamarios de Madison McKerny (con lrozos de carne sanguinoIenla
lodavia adheridos a eI) y Io a¡relaba conlra Ias heridas de ßabd ¡ara curarIas. A
medida que Ia carne negra se regeneraba, eI fuIgor ro|izo deI im¡Ianle iba a
a¡agandose—. Islo esla ¡erdiendo ¡oder. Y des¡ues de es¡erar años ¡ara
a¡oderarnos de olra aIma...
ßabd sus¡iró.
—Su¡ongo que Io de Ia ¡a|a no fue buena idea.
—Su¡ongo que Io de Ia ¡a|a no fue buena idea —se mofó Ia marionela de Macha.
—In Ios cam¡os de balaIIa deI norle Io hice, que se yo, ¿diez miI veces` —di|o
ßabd—. Una uIlima gayoIa ¡ara eI guerrero moribundo... Me ¡arecia Io menos que
¡odia hacer. Ya sabeis que se me da es¡eciaImenle bien. Hay que lener mucha mano
¡ara manlenerseIa dura a un soIdado mienlras se Ie saIen Ias lri¡as ¡or enlre Ios
dedos.
—Se Ie da bien —di|o Orcus—. Doy fe de eIIo. —Se recosló en su lrono ¡ara
moslrar melro y medio de verga negra como Ia de un loro y dura como madera
muerla con Ia que alesliguar su enlusiasmo.
—Ahora no, acabo de ¡inlarme Ios Iabios —di|o Macha haciendo mover Ia boca a
Ia cabeza, y Ie hizo sobresaIir un ¡oco Ios o|os con Ias uñas ¡ara que ¡areciera que eI
¡rodigioso a¡aralo de Orcus im¡resionaba a Ia muerla.
Todas se rieron ¡or Io ba|o. Macha IIevaba loda Ia mañana haciendo reir a Orcus y
a sus hermanas Ias Morrigan con su numerilo de Ia marionela. Ionia Ios im¡Ianles en
un eslanle y movia Ia cabeza ¡or encima de eIIos.
—CIaro que son aulenlicas —decia—. II Ias ¡agó con dinero aulenlico, ¿no`
Islaban exuIlanles desde que habian sacado Ias vasi|as deI aIma de Ia lumba de Ia
muñeca hinchabIe. AqueIIa vicloria habia ecIi¡sado incIuso eI fracaso de ßabd a Ia
hora de malar aI Mercader de Ia Muerle, ¡ero, a medida que Ia Iuz de Ios im¡Ianles
se a¡agaba, su humor iba ensombreciendose. Nemain liró conlra eI mam¡aro deI
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6= =9 95 5

barco eI im¡Ianle gaslado, que aI eslaIIar saI¡icó Ia habilación con una suslancia
viscosa y lrans¡arenle.
—Que des¡erdicio —refunfuñó—. Cuando dominemos Io de Arriba, me comere
su higado mienlras mira.
—Que mania con comerse eI higado —di|o ßabd—. Yo Io odio.
—Iaciencia, ¡rincesas —di|o Orcus mienlras so¡esaba en Ia garra eI im¡Ianle que
quedaba—. Hemos lardado miI años en IIegar hasla aqui, en ¡re¡ararnos ¡ara esla
balaIIa. Unos cuanlos mas ¡ara reunir fuerzas soIo haran Ia vicloria mas duIce. —Le
arrebaló Ia cabeza a Macha y Ie dio un mordisco como si fuera una cirueIa madura y
|ugosa—. Iero Io de Ia ¡a|a ¡odias haberleIo ahorrado —añadió, saI¡icando a ßabd
con lrozos de cerebro.



—He conseguido un vueIo ¡ara Ihoenix a Ias dos —di|o }ane—. AIIi cogeremos
un lren de cercanias y a Ia hora de Ia cena eslaremos en Sedona.
CharIie acababa de saIir de Ia ducha y soIo IIevaba ¡ueslos unos vaqueros Iim¡ios.
Se eslaba secando eI ¡eIo con una loaIIa beis, en Ia que iba de|ando manchas ro|as
¡orque lodavia Ie sangraba eI cuero cabeIIudo. Se senló en Ia cama.
—Is¡era, es¡era, es¡era. ¿Cuanlo liem¡o hace que Io sabe`
—Se Io diagnoslicaron hace seis meses. Ya se Ie ha exlendido desde eI coIon aI
reslo de Ios órganos.
—Y ha es¡erado hasla ahora ¡ara decirnosIo.
—No nos Io ha dicho eIIa. LIamó un laI ßuddy. Ividenlemenle, eslan viviendo
|unlos. Di|o que mama no queria ¡reocu¡arnos. Se derrumbó mienlras habIabamos
¡or leIefono.
—¿Mama esla viviendo con un hombre` —CharIie miraba Ias manchas ro|as de Ia
loaIIa. Se habia ¡asado en veIa loda Ia noche, inlenlando ex¡Iicar aI ins¡eclor Rivera
que habia sucedido en eI caIIe|ón sin conlarIe nada en reaIidad. Sangraba, eslaba
va¡uIeado y exhauslo, y su madre se eslaba muriendo—. No ¡uedo creerIo. Iero si
se enfadó cuando RacheI se vino a vivir a casa anles de que nos casaramos.
—Si, bueno, esla noche cuando Ia veas ¡uedes echarIe Ia bronca ¡or ser lan
hi¡ócrila.
—No ¡uedo ir, }ane. Tengo Ia lienda y So¡hie... es demasiado ¡equeña ¡ara aIgo
asi.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6= =: :5 5

—He IIamado a Ray y a LiIy, y van a ocu¡arse de Ia lienda. Cassandra cuidara de
So¡hie ¡or Ias noches y Ias damas deI bIoque comunisla ¡ueden quedarse con eIIa
hasla que Cassie IIegue a casa deI lraba|o.
—¿Cassie no va conligo`
—CharIie, mama lodavia me IIama «su marimacho».
—Ah, si, ¡erdona. —CharIie sus¡iró. Senlia noslaIgia de Ios liem¡os en que }ane
era Ia rara de Ia famiIia y eI eI normaI—. ¿Vas a inlenlar ex¡IicarseIo`
—No se. No lengo ningun ¡Ian, Ia verdad. Ni siquiera se si esla Iucida. Isloy con
eI ¡iIolo aulomalico ¡ueslo desde que me enlere. Islaba es¡erando que voIvieras a
casa ¡ara ¡oder derrumbarme.
CharIie se Ievanló, se acercó a su hermana y Ia abrazó.
—Lo has hecho muy bien. Ya he vueIlo, a ¡arlir de ahora me encargo yo. ¿Que
necesilas`
IIIa Ie devoIvió eI abrazo y se a¡arló con Iagrimas en Ios o|os.
—Tengo que ir a casa a hacer Ia maIela. Vendre a mediodia a recogerle en un laxi,
¿vaIe`
—Islare Iislo. —II sacudió Ia cabeza—. No ¡uedo creer que mama esle viviendo
con un lio.
—Con un lio IIamado ßuddy —di|o }ane.
—Sera zorra —di|o CharIie.
}ane se echó a reir, que era Io unico que CharIie queria en ese momenlo.



Lois Asher eslaba durmiendo cuando CharIie y }ane IIegaron a su casa de Sedona.
Un hombre barrigudo y quemado ¡or eI soI, veslido con bermudas y camisa de
safari, Ies abrió Ia ¡uerla: era ßuddy. Se senló a Ia mesa de Ia cocina con eIIos y Ies
confesó su amor ¡or Lois, Ies habIó de su vida como mecanico de aviones en IIIinois
anles de |ubiIarse y a conlinuación Ies conló con ¡eIos y señaIes Io que habian hecho
desde que a Lois Ie diagnoslicaran Ia enfermedad. Su madre habia ¡asado ¡or lres
landas de quimiolera¡ia y des¡ues, enferma y caIva, se habia dado ¡or vencida.
CharIie y }ane se miraban y se senlian cuI¡abIes ¡or no haber eslado aIIi ¡ara ayudar.
—IIIa no queria moIeslaros —di|o ßuddy—. Se ha eslado com¡orlando como si
morirse fuera aIgo que ¡odia hacer en su liem¡o Iibre, enlre Ias cilas ¡ara ir a Ia
¡eIuqueria.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6= =; ;5 5

CharIie voIvió en si bruscamenle. Cosas ¡arecidas habia ¡ensado eI varias veces
cuando, aI ir a recu¡erar Ia vasi|a de aIgun aIma, veia genle lan em¡eñada en negar
Io que Ie ¡asaba que seguia com¡rando caIendarios quinquenaIes.
—¡Mu|eres!, que se ¡uede hacer con eIIas —di|o ßuddy, y Ie guiñó un o|o a }ane.
CharIie sinlió de ¡ronlo una inmensa oIeada de afeclo ¡or aqueI li¡o ba|ilo, caIvo
y loslado ¡or eI soI con eI que su madre eslaba arre|unlada.
—Queremos darle Ias gracias ¡or quedarle con eIIa, ßuddy.
—Si —asinlió }ane, lodavia un ¡oco alurdida.
—ßueno, voy a quedarme aqui hasla que ¡ase lodo eI |aIeo, y mas, si me
necesilais.
—Gracias —di|o CharIie—. Seguro que si. —Y Io necesilarian, ¡orque enseguida
se Ie hizo evidenle que ßuddy se manlendria enlero soIo mienlras se sinliera
necesilado.
—ßuddy —di|o una voz femenina a su es¡aIda. CharIie se voIvió y vio a una
mu|erona de unos lreinla años veslida de uniforme: olra lraba|adora de hos¡ilaI de
desahuciados, olra de aqueIIas asombrosas mu|eres a Ias que CharIie veia en Ios
hogares de Ios moribundos, ayudandoIes a su¡erar eI lransilo aI olro mundo con Ia
mayor comodidad, dignidad y hasla aIegria de que fueran ca¡aces: vaIquirias
benevoIas, comadronas de Ia Iuz finaI, eso eran. Y mienlras Ias veia lraba|ar, CharIie
habia nolado que, en Iugar de dislanciarse o voIverse insensibIes a su lraba|o, se
im¡Iicaban con cada ¡acienle y cada famiIia. Islaban ¡resenles. II Ias habia vislo
sufrir con cien famiIias dislinlas, ¡arlici¡ar de Ia inlensidad de una emoción que Ia
mayoria de Ia genle soIo senlia un ¡ar de veces en Ia vida. ObservarIas a Io Iargo de
Ios años habia hecho que sinliera mas res¡elo hacia su ¡ro¡ia larea como Mercader
de Ia Muerle. Iara eI ¡odia ser una maIdición, ¡ero, a Ia ¡oslre, no se lralaba de eI,
sino de servir aI ¡ró|imo y de Ia lrascendencia de aqueI servicio. Iso se Io habian
enseñado Ias enfermeras que lraba|aban con desahuciados.
In Ia cha¡ila deI nombre de Ia enfermera ¡onia «Grace». CharIie sonrió.
—ßuddy —di|o eIIa—, esla des¡ierla y ¡regunla ¡or li.
CharIie se Ievanló.
—Grace, soy CharIie, eI hi|o de Lois. Isla es mi hermana, }ane.
—Ah, habIa de vosolros lodo eI liem¡o.
—¿Si` —di|o }ane, aIgo sor¡rendida.
—Si. Me ha dicho que lu eras lodo un chicazo —di|o Grace—. Y lu... —Ie di|o a
CharIie—. Que eras muy bueno, ¡ero que Iuego no sabe que le ¡asó.
—Que a¡rendi a habIar —conlesló CharIie.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6= =< <5 5

—Iue enlonces cuando de|ó de caerme bien —añadió }ane.



Lois Asher eslaba a¡oyada sobre un nido de aImohadas. LIevaba una ¡eIuca gris
¡erfeclamenle ¡einada y recogida hacia alras (como habia IIevado siem¡re su
verdadero ¡eIo) un coIIar de ¡Iala con diseños fIoraIes, aniIIos y ¡endienles a |uego y
un camisón maIva de seda que armonizaba lan bien con Ia decoración sureña deI
cuarlo como si Lois inlenlara fundirse en su enlorno. Y asi era, a ¡esar de que eI
nicho que se habia abierlo en eI mundo era en ese momenlo un ¡oco mas grande de
Io que requeria su cuer¡o. Inlre Ia ¡eIuca y su craneo se abria una rendi|a, eI camisón
Ie coIgaba casi vacio y Ios aniIIos Ie baiIaban en Ios dedos como a|orcas. CharIie
com¡rendió que no eslaba dormida cuando IIegaron, sino que habia mandado a
ßuddy fuera con esa excusa ¡ara que Grace luviera liem¡o de veslirIa y arregIarIa
anles de moslrarse anle sus hi|os.
Noló lambien que eI coIIar de ¡Iala refuIgia con una lenue Iuz ro|iza sobre eI
camisón de Lois y sinlió que un Iargo sus¡iro de lrisleza se aIzaba en su ¡echo.
Abrazó a su madre y sinlió Ios huesos de su es¡aIda y de sus hombros, lan deIicados
y fragiIes como Ios de un ¡a|aro. }ane inlenló sofocar un soIIozo lan ¡ronlo Ia vio,
¡ero soIo consiguió emilir Io que sonó como un bufido doIoroso. Cayó de rodiIIas
|unlo a Ia cama de su madre.
CharIie sabia que era quiza Ia ¡regunla mas lonla que ¡odia hacerseIe a un
moribundo, ¡ero Ia hizo de lodos modos.
—¿Que laI eslas, mama`
IIIa Ie dio unas ¡aImadilas en Ia mano.
—Me vendria bien un cócleI. ßuddy no me de|a beber aIcohoI ¡orque no Io
relengo. ¿Ya conoceis a ßuddy`
—Iarece un buen hombre —di|o }ane.
—Y Io es. Ha sido muy bueno conmigo. SoIo somos amigos, ¿sabeis`
CharIie miró a }ane ¡or encima de Ia cama y su hermana Ievanló Ias ce|as.
—No ¡asa nada, sabemos que vivis |unlos —di|o eI.
—¿Vivir |unlos` ¿Yo` ¿Ior quien me lomas`
—Da iguaI, mama.
Su madre desdeñó aqueIIa idea con un ademan, como si es¡anlara una mosca.
—¿Y cómo esla lu muchachila |udia, CharIie`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6= == =5 5

—¿So¡hie` Isla muy bien, mama.
—No, no es eso.
—¿Que no es eso`
—No es So¡hie, es olra. Una chica muy gua¡a... Demasiado gua¡a ¡ara li, Ia
verdad.
—Islas ¡ensando en RacheI, mama. Murió hace cinco años, ¿recuerdas`
—ßueno, no se Ie ¡uede re¡rochar, ¿no crees` Iras un niñilo lan duIce... y Iuego
no se que le ¡asó. ¿Te acuerdas`
—Si, mama, era muy duIce.
Lois miró a su hi|a.
—¿Y lu que, }ane` ¿Has enconlrado un buen hombre` No me gusla ¡ensar que
eslas soIa.
—Todavia esloy buscando a mi media naran|a —conlesló }ane mienlras miraba a
CharIie haciendo un movimienlo de cabeza que venia a decir «lenemos que
esca¡arnos y manlener una reunión de emergencia», movimienlo que habia
¡raclicado en ¡resencia de su madre desde que lenia ocho años.
—Mama, }ane y yo voIvemos enseguida. Luego ¡odemos IIamar a So¡hie y habIar
con eIIa, ¿de acuerdo`
—¿Quien es So¡hie` —¡regunló Lois.
—Is lu niela, mama. ¿Te acuerdas de So¡hie, Ia ¡equeñina, lan gua¡a`
—No seas lonlo, CharIes, no lengo edad ¡ara ser abueIa.
Iuera de Ia habilación, }ane hurgó en su boIso y sacó dos ¡aqueles de cigarriIIos,
¡ero no Iogró decidir si fumar o no.
—Ior eI sagrado Crislo de Ia Molovn, ¿que coño esla ¡asando ahi denlro`
—Isla hasla arriba de morfina, }ane. ¿Has nolado ese oIor agrio` Son sus
gIanduIas sudori¡aras inlenlando eIiminar Ios venenos que normaImenle fiIlrarian
sus riñones y su higado. Sus órganos eslan em¡ezando a coIa¡sarse. Iso significa
que un monlón de loxinas van aI cerebro.
—¿Y cómo sabes lu eso`
—Lo he Ieido. Mira, mama nunca ha vivido ¡or com¡Ielo en eI mundo reaI, Io
sabes, ¿no` Odiaba Ia lienda y odiaba eI lraba|o de ¡a¡a, aunque fuera su suslenlo.
Odiaba que eI coIeccionara cosas, aunque eIIa era iguaI. Y eso de que ßuddy no vive
aqui... Isla inlenlando reconciIiar Ia idea que siem¡re ha lenido de si misma con su
verdadero yo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6= => >5 5

—¿Ior eso lodavia me enlran ganas de darIe un ¡uñelazo` —di|o }ane—. Iso esla
maI, ¿verdad`
—ßueno, su¡ongo que...
—Soy una maIa ¡ersona. Mi madre se esla muriendo de cancer y yo lengo ganas
de darIe un ¡uñelazo.
CharIie rodeó con eI brazo Ios hombros de su hermana y echó a andar con eIIa
hacia Ia ¡uerla de Ia caIIe ¡ara que saIiera a fumar.
—No seas lan dura conligo misma —di|o—. Tu haces Io mismo, inlenlas
reconciIiar a lodas Ias madres que ha sido mama: Ia que querias que fuera, Ia que era
cuando Ia necesilabas y eslaba ahi, Ia que era cuando no le enlendia... La mayoria de
nosolros no vive con un soIo yo inlegrado que se desenvueIve en eI mundo, somos
un mano|o de yoes. Cuando aIguien se muere, lodos esos yoes se inlegran en eI aIma,
en Ia esencia de Io que somos, mas aIIa de Ias dislinlas caras que ado¡lamos a Io
Iargo de nueslras vidas. Tu soIo odias a Ios yoes que siem¡re has odiado y amas a Ios
que siem¡re has amado. Is Iógico que le hagas un Iio.
}ane se deluvo y se a¡arló de eI.
—¿Y cómo es que lu no eslas hecho un Iio`
—No se. Sera ¡or Io que luve que ¡asar con RacheI.
—Inlonces, ¿lu crees que cuando aIguien se muere asi, de re¡enle, eso de Ia
reconciIiación de Ias dislinlas facelas deI yo lambien ocurre`
—No Io se. No creo que sea un ¡roceso conscienle. Iuede que Io sea mas ¡ara li
que ¡ara mama, ¿sabes Io que quiero decir` Tu sienles que lienes que arregIar Ias
cosas anles de que se vaya, y es fruslranle.
—¿Y que ¡asa si no asimiIa lodo eso anles de morirse` ¿Que ¡asa si no Io asimiIo
yo`
—Me ¡arece que uno liene aun olra o¡orlunidad.
—¿In serio` ¿Como en Ia reencarnación` ¿Y que hay de }esus y lodo eso`
—Yo creo que hay un monlón de cosas que no vienen en Ios Iibros. In ningun
Iibro.
—¿De dónde le viene lodo eso` Nunca me ha ¡arecido que fueras una ¡ersona
muy es¡iriluaI. Ni siquiera querias venir a yoga conmigo.
—No queria ir a yoga conligo ¡orque no soy fIexibIe, no ¡orque no sea es¡iriluaI.
Habian IIegado a Ia enlrada y, cuando CharIie abrió Ia ¡uerla, esla hizo eI mismo
ruido que Ia de una nevera. AI saIir aI ¡orche com¡rendieron ¡or que: una oIa de
caIor de mas de cuarenla grados se abalió sobre eIIos.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6> >? ?5 5

—Madre mia, ¿no habras abierlo ¡or casuaIidad Ia ¡uerla deI infierno` —di|o
}ane—. No me a¡elece lanlo fumar. Inlra, enlra, enlra. —Lo em¡u|ó adenlro y cerró
Ia ¡uerla—. Islo es es¡anloso. ¿Ior que querria nadie vivir en esle cIima`
—Isloy hecho un Iio —di|o CharIie—. ¿Has vueIlo a fumar o no`
—La verdad es que no —conlesló }ane—. SoIo me fumo uno cuando esloy muy
eslresada. Is como locarIe un ¡oco Ias narices a Ia Muerle. ¿A li nunca le han dado
ganas de hacer Io mismo`
—No Io sabes lu bien —di|o CharIie.



Como ya eslaban eIIos aIIi, CharIie y }ane mandaron a Ia enfermera a casa ¡or Ias
noches y em¡ezaron a cuidar a Lois en lurnos de cualro horas.
CharIie Ie daba su medicación, Ie Iim¡iaba Ia boca, Ie daba de comer Io ¡oco que
comia (ya casi lomaba unicamenle sorbilos de agua y zumo de manzana) y Ia
escuchaba Iamenlarse ¡or eI delerioro de su fisico, ¡ues recordaba haber sido una
gran beIIeza, Ia reina deI baiIe en Ias fieslas anles de que eI naciera, un ob|elo de
deseo, cosa que evidenlemenle Ie guslaba mas que ser es¡osa o madre o cuaIquiera
olra de Ias diversas mascaras que habia IIevado en vida. A veces incIuso fi|aba su
alención en su hi|o.
—De ¡equeño le queria mucho. Te IIevaba a Ios cafes de Norlh ßeach y lodo eI
mundo le hacia caranloñas. Iras lan mono... Iras ¡recioso. Los dos Io eramos.
—Lo se.
—¿Te acuerdas de cuando vaciabamos Ias ca|as de cereaIes ¡ara que sacaras eI
¡remio` Iran submarinos ¡equeñilos, creo. ¿Te acuerdas`
—Si, me acuerdo, mama.
—Inlonces eslabamos muy unidos.
—Si, Io eslabamos.
CharIie Ia cogia enlonces de Ia mano y Ie de|aba recordar Ios grandes momenlos
que en reaIidad nunca habian com¡arlido. Hacia mucho que habia ¡asado eI liem¡o
de corregir Ios hechos y cambiar im¡resiones.
Cuando eIIa se cansaba Ia de|aba dormir y Ieia a Ia Iuz de una Iinlerna, senlado en
una bulaca |unlo a su cama. Islaba aIIi, en ¡Iena noche, Ieyendo una noveIa ¡oIiciaca,
cuando se abrió Ia ¡uerla y un hombre en|ulo de unos cincuenla años enlró a
hurladiIIas en Ia habilación, se deluvo |unlo a Ia ¡uerla y miró a su aIrededor.
LIevaba za¡aliIIas de de¡orle, vaqueros negros y una camisela negra de manga Iarga,
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6> >6 65 5

y, de no ser ¡or Ias grandes gafas de monlura melaIica y ¡orque Ie faIlaban Ia
granada de mano y eI machele, habria ¡arecido un comando en ¡Iena Mision.
—No hagas ruido —di|o CharIie suavemenle—. Isla dormida.
II hombreciIIo saIló en verlicaI cosa de un melro y Iuego se agaza¡ó. Res¡iraba
con dificuIlad y CharIie lemió que fuera a desmayarse si no se reIa|aba.
—No ¡asa nada. Isla en eI ca|ón de arriba de esa cómoda de ahi. Is un coIIar con
diseño de fIores. CógeIo.
II hombreciIIo se agaza¡ó delras de Ia ¡uerla y se asomó ¡or eI borde.
—¿Me ves`
—Si. —CharIie de|ó su Iibro, se Ievanló de Ia siIIa y se acercó a Ia cómoda.
—Ay, eslo va falaI. Va falaI, falaI.
—No es ¡ara lanlo —di|o CharIie.
II hombreciIIo sacudió Ia cabeza vioIenlamenle.
—No, de verdad, va falaI. Mira ¡ara olro Iado. Mira aIIi. Yo no esloy aqui. No
esloy aqui. No ¡uedes verme.
—Aqui esla —di|o CharIie. Sacó eI coIIar de su funda de lercio¡eIo y Io Ievanló.
—¿Que es eso`
—Lo que eslas buscando.
—M Cómo Io sabes `
—Iorque yo hago Io mismo que lu. Soy un Mercader de Ia Muerle.
—¿Un que`
CharIie recordó enlonces que Minly Iresh Ie habia dicho que eI lermino Io habia
acuñado eI, asi que quiza soIo Io conocieran Ios Mercaderes de Ia Muerle de San
Irancisco.
—Reco|o vasi|as de aImas.
—De eso nada. Tu no ¡uedes verme. No ¡uedes verme. Duermele. Duermele. —II
hombreciIIo agilaba Ias manos arriba y aba|o como si corriera una corlina iIusoria
deIanle de eI o quilara Ias leIarañas de Ia habilación.
—Islos no son Ios droides que buscas —di|o CharIie con una sonrisa.
—¿Cómo `
—Que no lienes ¡oderes de <$,'1 imbeciI. Coge eI coIIar.
—No enliendo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6> >7 75 5

—Ven conmigo —di|o CharIie—. De lodas formas, ya Ie loca a mi hermana cuidar
de eIIa. —Sacó aI hombreciIIo de Ia habilación de su madre y Io IIevó aI cuarlo de
eslar. Se quedaron |unlo a Ia venlana deIanlera y vieron saIir eI soI, que ¡royeclaba a
su aIrededor Ias sombras de Ios dienles rolos de Ias monlañas ¡edregosas y ro|as.
—¿Cómo le IIamas`
—Vern. Vern GIover.
—Yo soy CharIie. Incanlado de conocerle. ¿Cuanlo liem¡o Ie queda, Vern`
—¿Que quieres decir`
—Cuanlo ¡one en lu caIendario. ¿Cuanlos dias Ie quedan`
—¿Cómo sabes eso`
—Ya le Io he dicho. Hago Io mismo que lu. Iuedo verle. Veo eI briIIo ro|o de ese
coIIar. Se Io que eres.
—Iero no ¡uede ser. !& 6).5 &'()* dice que Ias horrendas Iuerzas de Ia Oscuridad
se Ievanlaran si habIo conligo.
—¿Ves esle corle que lengo en Ia ore|a, Vern`
Vern asinlió con Ia cabeza.
—Iues me Io hicieron Ias Iuerzas de Ia Oscuridad. Que Ies den ¡or cuIo. Que se
|odan Ias Iuerzas de Ia Oscuridad, Vern. MCuanlo liem¡o Ie queda a mi madre`
—¿Is lu madre` Lo sienlo, CharIie. Le quedan dos dias mas.
—Isla bien —di|o CharIie, asinliendo con Ia cabeza—. Inlonces sera me|or que
vayamos a ¡or un dónul.
—¿Ierdona`
—¡Un dónul! ¡Un dónul! Te guslan Ios dónuls, ¿no`
—Si, ¡ero ¿¡or que`
—Iorque Ia ¡ervivencia de Ia exislencia humana laI y como Ia conocemos
de¡ende de que nos comamos un dónul |unlos.
—¿In serio` —Vern lenia Ios o|os como ¡Ialos.
—No, cIaro que no. SoIo le esloy lomando eI ¡eIo. —CharIie Ie rodeó Ios hombros
con eI brazo—. Iero vamos a comernos uno de lodos modos. Voy a des¡erlar a mi
hermana ¡ara su lurno.



! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6> >8 85 5

CharIie IIamó a casa desde eI móviI ¡ara ver que laI eslaba So¡hie. Luego,
salisfecho ¡orque su hi|a esluviera a saIvo, regresó a su asienlo deI Dunkin' Donuls,
donde Io es¡eraban Vern y un churro. Vern, que se habia quilado eI ¡asamonlañas,
lenia ¡or encima de Ias grandes gafas de aviador unas greñas de ¡eIo gris ¡Iala que
Ie daban eI aire de un cienlifico Ioco, en|ulo y bronceado.
—Inlonces, ¿eslaba muy buena`
—No le Io creerias, Vern. Te Io esloy diciendo, eI cuer¡o de una diosa. Toda
cubierla de ¡Iumas muy finas, suaves como ¡Iumón. —CharIie reconocia
inslinlivamenle a cuaIquier macho bela, Io mismo que reconocia a cuaIquier olro
Mercader de Ia Muerle, asi que se habia a¡resurado a conlar Ia hisloria de su
avenlura con Ia seduclora ar¡ia de Ia aIcanlariIIa, a sabiendas de que lenia un ¡ubIico
enlregado.
—Iero iba a alravesarle eI cerebro con Ias garras, ¿no`
—Si, eso di|o, ¡ero ¿sabes que` Yo creo que habia cierla quimica.
—¿No seria soIo que en ese momenlo Ie eslaba dando a lu maniveIa` Iorque eso
¡uede nubIarIe a uno eI |uicio.
—Si, lambien esla eso, ¡ero aun asi lienes que ¡ensar que, de lodos Ios Mercaderes
de Ia Muerle de lodas Ias ciudades deI ¡Ianela, me eIigió a mi ¡ara hacerme una
gayoIa morlaI. Creo que sienle debiIidad ¡or mi.
—ßueno, lu vives en Ia Ciudad de Ios Dos Iuenles —di|o Vern mienlras se quilaba
una golila de siro¡e de arce de Ia comisura de Ia boca—. Se su¡one que es ahi donde
liene que ocurrir.
—¿Donde liene que ocurrir` —CharIie habia disfrulado de Io Iindo haciendose eI
Mercader de Ia Muerle velerano y com¡orlandose como un sabio deIanle de Vern,
que soIo hacia seis meses que habia sido recIulado ¡ara recoger aImas. Iero de
¡ronlo eslaba ¡er¡Ie|o.
—In !& 6).5 &'()* ,$ &. 73$)#$ dice que no ¡odemos habIar de Io que hacemos ni
inlenlar enconlrarnos Ios unos a Ios olros, o Ias Iuerzas de Ia Oscuridad se
Ievanlaran en Ia Ciudad de Ios Dos Iuenles y habra una es¡anlosa balaIIa y eI
Inframundo se Ievanlara y se a¡oderara de Ia lierra si ¡erdemos. In San Irancisco
hay dos ¡uenles, ¿no`
CharIie inlenló ocuIlar su sor¡resa. Islaba cIaro que Vern habia recibido una
versión de !& 6).5 &'()* dislinla a Ia que lenian en San Irancisco.
—ßueno, dos ¡uenles ¡rinci¡aIes, si. Ierdona, hace mucho que Iei eI Iibro.
Recuerdame ¡or que es lan im¡orlanle Ia Ciudad de Ios Dos Iuenles.
Vern Ie Ianzó una mirada de condescendencia.
—Iorque aIIi es donde eI nuevo Luminalus, Ia Gran Muerle, se hara con eI ¡oder.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6> >9 95 5

—Ah, si, cIaro, eI Luminalus. —CharIie se dio una ¡aImada en un Iado de Ia
cabeza. No lenia ni idea de que eslaba habIando Vern.
—¿Tu crees que, cuando Ia Gran Muerle se haga con eI ¡oder, ya no nos
necesilaran` —¡regunló Vern—. Quiero decir que si habra des¡idos. Iorque, ¡or Io
que dice !& 6).5 &'()*1 ¡arece que eI aIzamienlo deI Luminalus es buena cosa, ¡ero yo
esloy ganando un monlón de ¡asla desde que lengo esle curro.
OA1 $"$ 9. . "$) 53$"#)* 8)*(&$7.] &*" ,$"8',*"1 ¡ensó CharIie.
—Creo que nos ira bien. Como dice eI Iibro, es un lraba|o sucio, ¡ero aIguien liene
que hacerIo.
—Si, si, si. Inlonces, ese ¡oIi que dis¡aró a Ia lia buena, ¿no hizo nada`
—No, nada. Irimero me melió en Ia ¡arle de alras de su coche ¡alruIIa e inlenló
que Ie conlara que eslaba ¡asando cuando a¡areció eI y que habia eslado ¡asando
eslos uIlimos años, cuando me habia eslado vigiIando.
—¿Y que Ie di|isle`
—Le di|e que ¡ara mi era lan mislerioso como ¡ara eI.
—¿Y se Io creyó `
—No, no se Io creyó. Iero Ie di|e que, si Ie conlaba aIgo mas, seria ¡eor, y eso si se
Io creyó, asi que nos invenlamos una hisloria ¡ara |uslificar eI que hubiera dis¡arado
su arma. Que un li¡o me habia dis¡arado a mi y Iuego a eI... Descri¡ciones, lodo ese
roIIo. Luego, cuando esluvo seguro de que eslaba lodo cIaro, me IIevó a comisaria
¡ara que hiciera una decIaración.
—Y ya esla, le de|ó marchar.
—No, Iuego me conló anecdolas sobre su carrera y sobre Ia canlidad de cosas raras
que habia vislo y me di|o que ¡or eso iba a de|arme marchar. Isla com¡Ielamenle
larado ¡or cuI¡a deI lraba|o. Cree en vam¡iros y en demonios y en buhos giganles.
Me di|o que una vez recibió eI aviso deI alaque de un oso ¡oIar en Sanla ßarbara.
—Vaya —di|o Vern—. Tuvisle mucha suerle.
—Lo IIame anles de que nos fueramos de Ia ciudad. Va a vigiIar mi edificio hasla
que yo vueIva, ¡ara asegurarse de que mi hi|a esla bien. —CharIie no habia habIado a
Vern de Ios cancerberos.
—Islaras muy ¡reocu¡ado ¡or eIIa —di|o Vern—. Yo lambien lengo una hi|a, esla
en eI ¡rimer curso deI inslilulo, vive con mi ex mu|er, en Ihoenix.
—Inlonces ya sabes Io que es eslo —di|o CharIie—. ßueno, Vern, enlonces ¿nunca
has vislo a ninguna de esas crialuras de Ias liniebIas` ¿Nunca has oido saIir voces de
Ias aIcanlariIIas` ¿Nada ¡arecido`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6> >: :5 5

—No. Asi como Io dices, no. In Sedona no lenemos aIcanlariIIas. Tenemos un
desierlo con rios que Io cruzan.
—Ya, ¡ero ¿aIguna vez le ha sido im¡osibIe recu¡erar Ia vasi|a de un aIma`
—Si, aI ¡rinci¡io, cuando recibi !& 6).5 &'()*1 ¡ense que era una broma. Me saIle
lres o cualro.
—¿Y no ¡asó nada`
—ßueno, yo no diria eso. Me des¡erlaba lem¡rano y miraba hacia Ia monlaña que
hay ¡or encima de mi casa y siem¡re habia una sombra que ¡arecia una gran
mancha de aceile.
—¿Y`
—Iues que eslaba en eI Iado de Ia monlaña en eI que no debia eslar. In eI mismo
Iado que eI soI. Y cuando iba ¡asando eI dia, se movia hacia aba|o ¡or Ia monlaña. Si
no Ia mirabas fi|amenle, si no Ia observabas, no Ia veias, ¡ero iba ba|ando hacia Ia
ciudad hora lras hora. Asi que me fui en coche aI silio donde me ¡areció que se
dirigia y Ia es¡ere aIIi.
—¿Y`
—Se oian graznar cuervos. Is¡ere hasla que esluvo como a media manzana de mi.
Se movia lan des¡acio que a¡enas se nolaba eI movimienlo, ¡ero cada vez hacia mas
ruido, como una enorme bandada de cuervos. Me aco|one. Asi que me fui a casa,
mire eI nombre que habia escrilo ¡or Ia noche y resuIla que eI li¡o vivia en eI barrio
en eI que yo habia eslado. La sombra ba|aba ¡or Ia monlaña ¡ara IIevarse Ia vasi|a de
su aIma.
—¿Y se Ia IIevó`
—Su¡ongo que si. Yo no Ia recogi.
—¿Y no ¡asó nada`
—Oh, si que ¡asó. La vez siguienle Ia sombra se movió mas de¡risa, como una
nube arraslrada ¡or eI vienlo. La segui y, cIaro, iba derecha a Ia casa de Ia mu|er cuyo
nombre a¡arecia en mi caIendario. Inlonces me di cuenla de que Io de !& 6).5 &'()*
no eran giIi¡oIIeces.
—Iero ¿Ia sombra nunca fue a ¡or li`
—La lercera vez —di|o Vern.
—¿Hubo una lercera vez`
—Si, ¿ es que lu no ¡ensasle que lodo eslo era una mamarrachada cuando em¡ezó
a ¡asarle`
—Isla bien, lienes razón —conlesló CharIie—. Ierdona. Sigue.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6> >; ;5 5

—Iues Ia lercera vez Ia sombra ba|ó de una monlaña ¡or eI olro Iado de Ia ciudad,
de noche, con Iuna IIena, y esa vez se veian Ios cuervos voIando denlro de eIIa.
ßueno, no se veian en reaIidad, eran como sombras. Isa vez, hubo genle que se dio
cuenla. VoIvi a melerme en eI coche y me IIeve a O-*##'$1 mi ¡erro. Ya sabia adonde
iba Ia sombra. A¡arque a un ¡ar de ¡uerlas de Ia casa deI li¡o, ¡ara adverlirIe,
Msabes` Todavia no me habia dado cuenla de que eI Iibro ¡onia que no se nos ve, si
no, me habria ido derecho a ¡or Ia vasi|a deI aIma. II caso es que esloy en Ia ¡uerla y
Ia sombra em¡ieza a cruzar Ia caIIe, con lodos Ios bordes en forma de cuervos, y
O-*##'$ se ¡one a Iadrar como un Ioco y se va derecho a eIIa. Ira muy vaIienle. Y en
cuanlo Ia sombra Io loca, O-*##'$ gime y cae muerlo. Inlre lanlo, una mu|er abre Ia
¡uerla y yo miro denlro y veo una eslaluiIIa, una imilación de una figura de bronce
de Reminglon, encima de Ia mesa de Ia enlrada, delras de eIIa. La eslaluiIIa
res¡Iandecia como si esluviera aI ro|o vivo. Iase corriendo aI Iado de Ia mu|er y Ia
cogi. Y de ¡ronlo Ia sombra se eva¡oró. Desa¡areció asi, ¡or Ias buenas. Isa fue Ia
uIlima vez que IIegue larde a recoger Ia vasi|a de un aIma.
—Sienlo Io de lu ¡erro —di|o CharIie—. ¿Que Ie di|isle a Ia mu|er`
—Iso es Io gracioso, que no Ie di|e nada. IIIa eslaba habIando con su marido, que
eslaba en Ia olra habilación, y eI no conleslaba, asi que corrió a ver que Ie ¡asaba. Ni
siquiera me miró. ResuIla que aI li¡o Ie eslaba dando un alaque aI corazón. Cogi Ia
eslaluiIIa, me fui, recogi eI cadaver de O-*##'$ y me Iargue.
—Tuvo que ser duro.
—Duranle un liem¡o ¡ense que yo era Ia Muerle, ¿sabes`, aIgo es¡eciaI. Iorque eI
li¡o Ia ¡aImó eslando yo aIIi. Iero fue soIo una coincidencia.
—Si, a mi lambien me ¡asó —di|o CharIie, que lodavia eslaba inquielo ¡or Ia
reveIación acerca de Ia «gran balaIIa»—. Vern, ¿le im¡orlaria que Ie echara un vislazo
a lu G).5 &'()*
j
:
—Irefiero que no, CharIie. De hecho, creo que sera me|or que nos des¡idamos.
Iorque, si !& 6).5 &'()* liene razón, y no lengo molivos ¡ara creer Io conlrario, ni
siquiera deberiamos eslar habIando.
—Iero yo lengo una versión dislinla deI Iibro.
—¿Y no crees que sera ¡or aIgo` —¡regunló Vern. Sus o|os, am¡Iiados ¡or Ias
grandes Ienles, Ie hicieron ¡arecer un Ioco ¡or un inslanle.
—Isla bien —di|o CharIie—. Iero escribeme ¡or correo eIeclrónico, ¿vaIe` Iso no
hara ningun maI.
Vern miró su laza de cafe como si esluviera refIexionando, como si, aI conlar Ia
hisloria de Ia sombra que ba|aba de Ia monlaña, se hubiera asuslado a si mismo. Ior
fin Ievanló Ia visla y sonrió.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6> >< <5 5

—Me guslaria, ¿sabes` Me vendrian bien aIgunos conse|os. Y si em¡iezan a ¡asar
cosas raras, Io de|amos.
—Tralo hecho —di|o CharIie. LIevó a Vern hasla su coche, que eslaba a¡arcado a
Ia vueIla de Ia esquina de Ia casa de su madre, y se di|eron adiós.



}ane saIió a recibirIo a Ia ¡uerla.
—¿Dónde has eslado` Necesilo eI coche ¡ara ir a com¡rarIe seda.
—He lraido dónuls —di|o CharIie, y Ievanló Ia ca|a laI vez con demasiado orguIIo.
—ßueno, no es Io mismo, ¿no`
—¿Que Ia seda`
—Que Ia seda denlaI. ¿Te Io ¡uedes creer` CharIie, si yo sigo usando seda denlaI
en mi Iecho de muerle, lienes mi ¡ermiso ¡ara eslranguIarme con eIIa. No: voy a
de|arle inslrucciones ¡recisas ¡ara que me eslranguIes con eIIa.
—De acuerdo —di|o CharIie—. Y, a¡arle de eso, ¿esla bien`
}ane se habia ¡ueslo a hurgar en su boIso, habia enconlrado sus cigarriIIos y eslaba
buscando un mechero.
—Como si Ia ¡iorrea fuera Io ¡eor que ¡uede ¡asarIe. ¡Me cago en lodo! ¿Se
quedaron con mi mechero en eI aero¡uerlo`
—Iero si ya no fumas, }ane —conlesló CharIie.
IIIa Ievanló Ia visla.
—¿Y que`
—Nada. —Le dio Ias IIaves deI coche de aIquiIer—. ¿Iuedes com¡rarme ¡asla de
dienles, ya que saIes`
IIIa de|ó de buscar eI mechero y voIvió a meler eI labaco en eI boIso.
—Que mania liene esla famiIia con Ia higiene denlaI.
—Se me oIvidó lraer.
—VaIe. —}ane cogió Ias IIaves, Iisla ¡ara melerIas en eI conlaclo, y se ¡uso eI boIso
ba|o eI brazo como si fuera un baIón. De ¡ronlo se agachó y se ba|ó Ias gafas de soI,
envoIvenles y de es¡e|o. Con Ias gafas ¡ueslas, eI ¡eIo corlo rubio ¡Ialino y eI lra|e
negro de raya di¡Iomalica de CharIie, lenia un ¡oco eI aire de un -'(*)6 asesino
venido deI fuluro que se a¡reslara a saIlar a Ia almósfera venenosa deI ¡Ianela Duran
Duran.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6> >= =5 5

—Hace un caIor de co|ones ahi fuera, ¿verdad`
CharIie asinlió con Ia cabeza y Ievanló olra vez Ia ca|a de dónuls.
—II gIaseado ha quedado maIlrecho.
—¡Ah! —di|o }ane mienlras se subia de nuevo Ias gafas—, ha IIamado Cassandra.
Des¡ues de que IIamaras esla mañana, se fi|ó en Ia agenda de lu mesiIIa de noche.
ßueno, Ia verdad es que ha dicho que ?&9'5 y 0*@.7$, Ia IIevaron a raslras hasla aIIi
y Ie dieron un em¡u|oncilo. Queria saber si Ia necesilabas.
—¿Y So¡hie` ¿Isla bien`
—No, Ia han ra¡lado unos exlralerreslres, ¡ero queria que digirieras ¡rimero Ia
maIa nolicia de que le has oIvidado Ia agenda.
—¿Sabes`, ¡or eso es ¡recisamenle ¡or Io que mama se avergüenza de li —di|o
CharIie.
}ane se echó a reir.
—Iues ¿sabes que` Que ya no.
—¿Ya no`
—Isla mañana, no. Me di|o que siem¡re ha sabido quien era y Io que era y que
siem¡re me ha querido laI y como soy.
—¿Le ¡edisle Ia documenlación` Hay una im¡oslora en Ia cama de nueslra madre.
—CaIIale. Iue muy bonilo. Y muy im¡orlanle.
—Seguramenle soIo Io di|o ¡orque se esla muriendo.
—Di|o lambien que Ie guslaria que no fuera siem¡re veslida con lra|es de hombre.
—Ya somos dos —di|o CharIie.
}ane voIvió a a¡reslarse ¡ara eI alaque.
—Me ¡iro a ¡or Ia seda denlaI. Tu IIama a Cassandra.
—Hecho —di|o CharIie.
—Y ßuddy necesila un dónul. —}ane abrió Ia ¡uerla y saIió corriendo aI caIor deI
dia mienlras grilaba como un guerrero enIoquecido que cargara conlra eI enemigo.
CharIie cerró Ia ¡uerla ¡ara que no se esca¡ara eI aire acondicionado y a lraves de
Ia venlana vio correr a su hermana ¡or eI |ardin de baIdosas y ¡Ianlas aulóclonas
como si esle esluviera en IIamas. Miró mas aIIa, hacia Ia mesa de roca ro|iza que
emergia deI desierlo. Iarecia haber en eIIa una brecha ¡rofunda en Ia que CharIie no
habia re¡arado anles. Miró olra vez y vio que no era una brecha, sino soIo una
sombra Iarga y afiIada.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 56 6> >> >5 5

SaIió corriendo aI caminilo de enlrada y miró Ia ¡osición deI soI y Iuego a Ia
sombra. Isla eslaba en eI Iado equivocado de Ia mesa. No ¡odia haber una sombra a
ese Iado: eI soI lambien daba sobre aqueIIa Iadera. Se hizo ¡arasoI con Ia mano y
esluvo observando Ia sombra hasla que creyó que se Ie cocia eI cerebro aI soI. La
sombra se movia, Ienlamenle, ¡ero se movia, y no como se mueve una sombra. Se
movia con un ¡ro¡ósilo, conlra eI soI, hacia Ia casa de su madre.
—Mi agenda —di|o ¡ara si mismo—. Ay, mierda.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7? ?? ?5 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 > >S S
& &8 89 93 3 1 1A A: : 7 70 0: : ? ?: :@ @A A1 1 9 9: :0 0 ? ?7 71 1A A9 9: :B B 9 9: :0 0 ? ?7 71 1A A9 9: : b b7 71 1] ]] ]] ]
Su uIlimo dia de vida, Lois Asher ¡areció revivir. Tras lres semanas sin ¡oder
Ievanlarse ¡ara ir a desayunar a Ia mesa o aI cuarlo de eslar a senlarse a ver Ia leIe, se
Ievanló y esluvo baiIando con ßuddy una vie|a canción de Ios Ink S¡ols. Islaba
|uguelona y risueña, bromeaba con sus hi|os y Ios abrazaba, se comió un heIado de
chocoIale y maIvavisco, y Iuego se Iavó Ios dienles y se ¡asó Ia seda denlaI. Se ¡uso
sus |oyas de ¡Iala ¡referidas ¡ara senlarse a Ia mesa a cenar y, aI no enconlrar su
coIIar de diseños fIoraIes, se encogió de hombros como si fuera una minucia: debia de
haberIo ¡erdido. In fin...
CharIie sabia Io que eslaba ¡asando ¡orque Io habia vislo olras veces y ßuddy y
}ane Io sabian ¡orque Grace, Ia enfermera, se Io ex¡Iicó.
—Ocurre una y olra vez. Yo he vislo a genle saIir de un coma y ¡onerse a canlar
sus canciones favorilas, y Io unico que ¡uedo deciros es que Io disfruleis. La genle ve
voIver Ia Iuz a o|os que IIevaban meses a¡agados y em¡ieza a hacerse iIusiones. No
es una señaI de me|oria, es una o¡orlunidad ¡ara decirse adiós. Is un regaIo.
CharIie habia a¡rendido, lambien medianle Ia observación, que ayudaba mucho eI
eslar aI menos medianamenle sedado, asi que }ane y eI se lomaron unos ansioIilicos
que eI lera¡eula Ie habia ¡rescrilo a }ane, y ßuddy se lragó una ¡iIdora de morfina de
Iiberación Ienla con un ¡oco de güisqui escoces. Los farmacos y eI ¡erdón ¡ueden
converlir eI morir en un momenlo gozoso: es como si Ios moribundos regresaran a Ia
infancia y, como nada en eI fuluro im¡orla, como no liene uno que enseñarIes a vivir,
darIes Iecciones, for|ar ¡ara eIIos recuerdos ¡raclicos y a¡IicabIes, ¡uede exlraerse
loda Ia aIegria de esos uIlimos inslanles y guardarIa en eI corazón. AqueIIos fueron
Ios me|ores momenlos, y Ios mas inlimos que CharIie habia com¡arlido nunca con su
madre y su hermana, y ßuddy, ¡or eI hecho de eslar ¡resenle, se convirlió lambien
en ¡arle de Ia famiIia. Lois Asher se fue a Ia cama a Ias nueve y murió a medianoche.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7? ?6 65 5



—No ¡uedo quedarme aI funeraI —Ie di|o CharIie a }ane a Ia mañana siguienle.
—¿Cómo que no ¡uedes quedarle aI funeraI`
CharIie miraba ¡or Ia venlana eI giganlesco ¡ico de hieIo de Ia sombra que
descendia ¡or Ia monlaña, hacia Ia casa de su madre. Veia agilarse sus margenes
como una bandada de ¡a|aros o un en|ambre de inseclos. La ¡unla eslaba a menos de
un kiIómelro de aIIi.
—Tengo que hacer una cosa en casa, }ane. Quiero decir que oIvide que lenia que
hacerIa y, de verdad, no ¡uedo quedarme.
—No le ¡ongas mislerioso. ¿Que coño lienes que hacer que no ¡uedes asislir aI
funeraI de lu madre`
CharIie eslaba eslirando su imaginación de macho bela hasla eI Iimile ¡ara dar con
una res¡uesla creibIe. Inlonces se Ie encendió una bombiIIa.
—La olra noche, cuando me mandasle a echar un ¡oIvo...
—¿Si`
—ßueno, fue una avenlura, cIaro, ¡ero eI caso es que cuando fui a que me dieran
¡unlos en eI cuero cabeIIudo, lambien me hice un anaIisis de sangre. Hoy he habIado
con eI medico y lengo que ¡onerme en lralamienlo. Inmedialamenle.
—Seras idiola, yo no le mande a foIIar sin lomar ¡recauciones. ¿In que eslabas
¡ensando`
—Tome ¡recauciones. —OA1 =.1 ¡ensó, casi cabreado consigo mismo—. Son Ias
heridas Ias que ¡reocu¡an a Ios medicos. Iero si me lomo enseguida esos
medicamenlos, hay muchas ¡osibiIidades de que no me ¡ase nada.
—¿Te van a dar eI cócleI` ¿Como medida ¡revenliva`
Q&.)*1 $"* $"1 T$& -X-#$&U1 se di|o CharIie. Asinlió con Ia cabeza gravemenle.
—ßueno, enlonces vele. —}ane se dio Ia vueIla y se la¡ó Ia cara.
—TaI vez ¡ueda voIver a liem¡o ¡ara eI funeraI —di|o CharIie. ¿Iodria` Tenia que
recu¡erar dos vasi|as alrasadas en menos de una semana y confiar en que no
hubieran a¡arecido nuevos nombres en su agenda.
}ane se dio Ia vueIla ¡ar¡adeando ¡ara quilarse Ias Iagrimas.
—Sera denlro de una semana—di|o—. Vele a casa, ¡onle en lralamienlo y vueIve.
ßuddy y yo nos encargaremos de Ios ¡re¡aralivos.
—Lo sienlo —di|o CharIie. Rodeó a su hermana con Ios brazos.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7? ?7 75 5

—No le me mueras lu lambien, mamón —conlesló }ane.
—No me ¡asara nada. VoIvere en cuanlo ¡ueda.
—Traeme ese Armani gris oscuro que lienes ¡ara que me Io ¡onga en eI funeraI, y
Ias sandaIias negras de liras de Cassie, ¿vaIe`
—¿Tu con sandaIias negras de liras`
—Is Io que mama habria querido —di|o }ane.



Cuando CharIie alerrizó en San Irancisco, lenia en eI móviI cualro mensa|es
frenelicos de Cassandra. La novia de su hermana siem¡re Ie habia ¡arecido serena y
comedida: un conlra¡unlo de eslabiIidad ¡ara Ias veIeidades de }ane. Iero aI leIefono
¡arecia hislerica.
—CharIie, Ia niña Io liene alra¡ado y Ios ¡erros van a comerseIo y yo no se que
hacer. No quiero IIamar a Ia ¡oIicia. LIamame en cuanlo alerrices.
CharIie IIamó, se ¡asó IIamando lodo eI lrayeclo hasla Ia ciudad en eI minibus de
enIace con eI aero¡uerlo, ¡ero siem¡re Ie saIia eI buzón de voz. Cuando se ba|ó deI
minibus deIanle de Ia lienda, oyó saIir un siseo de Ia aIcanlariIIa de Ia esquina.
—Me dio ¡ena no acabar conligo, amor —di|o Ia voz.
—Ahora no lengo liem¡o —conlesló CharIie, y saIló eI bordiIIo y corrió hacia Ia
lienda.
—No me IIamasle —ronroneó Ia Morrigan.
Ray eslaba delras deI moslrador, mirando monadas asialicas, cuando CharIie
enlró como una exhaIación.
—Sera me|or que subas —Ie di|o Ray—. Arriba eslan de Ios nervios.
—No me digas —conlesló CharIie aI ¡asar. Subió Ias escaIeras saIlando Ios
¡eIdaños de dos en dos.
Islaba Iuchando ¡or meler Ia IIave en Ia cerradura cuando Cassandra abrió Ia
¡uerla y Io hizo enlrar de un lirón.
—No de|a que se vaya. Y me da miedo que se Io coman.
—¿Quien` ¿Que` Iso era Io que decias en Ios mensa|es. ¿Dónde esla So¡hie`
Cassandra Io IIevó a raslras aI cuarlo de Ia niña, a cuya ¡uerla saIió a recibirIo,
gruñendo, 0*@.7$,:
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7? ?8 85 5

—¡Ia¡i! —chiIIó So¡hie. Cruzó corriendo Ia habilación y saIló a sus brazos. Le dio
un gran abrazo y un beso resbaIadizo que Ie de|ó en Ia me|iIIa una mancha de
chocoIale—. Aba|o —di|o Ia niña—. Aba|o, aba|o. —CharIie Ia de|ó en eI sueIo y su
hi|a voIvió a lodo correr a Ia habilación, ¡ero 0*@.7$, im¡idió enlrar a CharIie y, aI
em¡u|arIo con eI morro, Ie de|ó en Ia camisa Ia hueIIa de un giganlesco hocico de
¡erro IIeno de chocoIale. Ividenlemenle, habia habido una orgia de chocoIale en su
ausencia.
CharIie se esforzó ¡or mirar mas aIIa deI cancerbero y vio a So¡hie de ¡ie, con Ia
mano en eI coIIar de ?&9'51 eI cuaI se cernia amenazanle sobre un niño ¡equeño
agaza¡ado en eI rincón. II niño ¡arecia un ¡oco ¡er¡Ie|o, ¡ero ¡or Io demas eslaba
inlaclo y no ¡arecia muy asuslado. De hecho, se abrazaba a una ca|a de cru|ienles
ganchilos de queso, se comia uno y Iuego Ie daba olro a ?&9'51 que, a Ia es¡era deI
siguienle ganchilo, iba derramando baba de ¡erro infernaI sobre Ios za¡alos deI crio.
—Lo quiero —di|o So¡hie. Se acercó aI niño y Ie dio un beso en Ia me|iIIa, de|ando
aIIi olra mancha de chocoIale. No era Ia ¡rimera. Iarecia que eI chavaI IIevaba aIgun
liem¡o so¡orlando Ias efusiones de So¡hie, ¡ues eslaba embadurnado de chocoIale y
deI ¡oIviIIo naran|a de Ios ganchilos—. Quiero quedarmeIo.
II niño sonrió.
—Vino a |ugar. Su¡ongo que quedasleis anles de que le fueras —di|o Cassandra—
. Iense que eslaria bien. He inlenlado sacarIo de ahi, ¡ero Ios ¡erros no me de|an
¡asar. ¿Que vamos a decirIe a su madre`
—Quiero quedarmeIo —re¡ilió So¡hie. Y Ie dio un besazo.
—Se IIama Mallhev —di|o Cassie.
—Se cómo se IIama. Va aI coIegio de So¡hie.
CharIie hizo amago de enlrar en Ia habilación. 0*@.7$, Ie corló eI ¡aso.
—Mally, ¿eslas bien`
—A|a —conlesló eI crio em¡a¡ado de chocoIale, queso y baba de ¡erro.
—Quiero que se quede, ¡a¡a —di|o So¡hie—. Y ?&9'5 y 0*@.7$, lambien quieren.
CharIie ¡ensó que quiza no habia sido Io baslanle eslriclo a Ia hora de ¡oner
Iimiles a su hi|a. Quiza, lras ¡erder a RacheI, no habia lenido vaIor ¡ara negarIe nada,
y ahora Ia niña lomaba rehenes.
—Cariño, Mally liene que Iavarse. Su madre va a venir a recogerIo ¡ara que vaya
a lraumalizarse a su casa.
—¡No! Is mio.
—Cariño, diIe a 0*@.7$, que me de|e ¡asar. Si no Iim¡iamos a Mally, no vendra
mas.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7? ?9 95 5

—Iuede dormir en lu habilación —conlesló So¡hie—. Yo cuidare de eI.
—No, |ovencila. DiIe a 0*@.7$, que...
—Tengo que hacer ¡is —di|o Mallhev. Se Ievanló y ¡asó |unlo a ?&9'51 |unlo a
0*@.7$, y |unlo a CharIie y Cassandra, camino deI cuarlo de baño—. ¡HoIa! —di|o aI
¡asar. Cerró Ia ¡uerla y oyeron eI sonido deI ¡is. ?&9'5 y M*@.7$, cruzaron Ia ¡uerla
a em¡u|ones y es¡eraron |unlo aI baño.
So¡hie se senló bruscamenle con Ias ¡iernas esliradas y eI Iabio inferior hacia
fuera, como eI raslriIIo deIanlero de una maquina de va¡or. Sus hombros em¡ezaron
a agilarse anles de que CharIie oyera eI soIIozo (como si esluviera lomando aire).
Luego, em¡ezaron Ias Iagrimas y Ios gemidos. CharIie se acercó a eIIa y Ia cogió en
brazos.
—Yo... yo... yo... yo, eI... eI... eI... eI...
—No ¡asa nada, cariño. No ¡asa nada.
—Iero yo Io quiero.
—Lo se, cariño. No ¡asa nada. Iuedes seguir queriendoIo aunque se vaya a su
casa.
—Nooooooooooooooooo...
La niña escondió Ia cara conlra su chaquela y, aunque a CharIie se Ie rom¡ia eI
corazón, se ¡uso a ¡ensar en cuanlo iba a cobrarIe Wu Tres Dedos ¡or quilar Ia
mancha de chocoIale.
—SoIo Ie de|an ir a hacer ¡is —di|o Cassandra sin quilarIe o|o a Ios cancerberos—.
Asi, ¡orque si. Yo creia que iban a comerseIo. No de|an que me acerque a eI.
—No im¡orla —di|o CharIie—. Tu no Io sabias.
—¿Saber eI que`
—Que Ies encanlan Ios ganchilos de queso.
—¿Islas de coña`
—Ierdona. Mira, Cassie, ¿¡uedes Iim¡iar a So¡hie y a Mally y encargarle de eslo`
Tengo unas cosas en Ia agenda de Ias que lengo que ocu¡arme enseguida.
—CIaro, ¡ero...
—So¡hie esla ¡erfeclamenle. ¿Verdad, cieIo`
So¡hie asinlió con Ia cabeza lrislemenle y se Iim¡ió Ios o|os en su chaquela.
—Te echaba de menos, ¡a¡i.
—Yo a li lambien, lesoro. Isla noche ya esloy en casa.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7? ?: :5 5

La besó, sacó su agenda deI dormilorio y corrió ¡or eI a¡arlamenlo recogiendo Ias
IIaves, eI baslón, eI sombrero y Ia mariconera.
—Gracias, Cassie. No sabes cuanlo le Io agradezco.
—Sienlo Io de lu madre, CharIie —di|o Cassandra cuando eI ¡asó a su Iado.
—Si, gracias —conlesló CharIie mienlras com¡robaba ra¡idamenle eI fiIo de Ia
es¡ada de su baslón.
—CharIie, lu vida esla fuera de conlroI —di|o Cassandra, que voIvia a ser Ia
¡ersona im¡erlurbabIe a Ia que lodos eslaban acoslumbrados.
—VaIe. Tambien voy a lener que ¡edirle ¡resladas lus sandaIias negras de liras —
conlesló CharIie aI saIir ¡or Ia ¡uerla.
—Creo que yo ya he dicho Io que lenia que decir —di|o Cassie lras eI.



Ray deluvo a CharIie aI ¡ie de Ias escaIeras.
—¿Tienes un minulo, |efe`
—Iues Ia verdad es que no, Ray. Tengo ¡risa.
—ßueno, soIo queria discuI¡arme.
—¿Ior que`
—ßueno, ahora ¡arece una lonleria, ¡ero anles sos¡echaba que eras un asesino en
serie.
CharIie asinlió con Ia cabeza como si esluviera so¡esando Ias graves consecuencias
de Ia confesión de Ray, cuando, en reaIidad, eslaba inlenlando recordar si Ie quedaba
gasoIina a Ia furgonela.
—De acuerdo, Ray, ace¡lo lus discuI¡as y sienlo haberle dado esa im¡resión.
—Creo que lanlos años en eI cuer¡o me han vueIlo desconfiado, ¡ero eI ins¡eclor
Rivera se ¡asó ¡or aqui y me de|ó Ias cosas cIaras.
—¿Ah, si` ¿Y que le di|o exaclamenle`
—Di|o que eslabas haciendo unas com¡robaciones en su nombre, enlrando en
silios en Ios que eI no ¡odia enlrar sin una orden |udiciaI y cosas asi, y que os
meleriais Ios dos en un Iio si aIguien se enleraba, ¡ero que Ie eslabas ayudando a
acabar con Ios maIos. Di|o que ¡or eso le andas con lanlo secrelo.
—Si—di|o CharIie soIemnemenle—. He eslado combaliendo eI crimen en mis ralos
Iibres, Ray. Lamenlo no haber ¡odido decirleIo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7? ?; ;5 5

—Lo enliendo—conlesló Ray mienlras se a¡arlaba de Ia escaIera—. Te ¡ido
discuI¡as olra vez. Me sienlo como un lraidor.
—No ¡asa nada, Ray. Iero de verdad lengo que irme. Ya sabes, a combalir a Ias
Iuerzas de Ia Oscuridad y lodo eso. —CharIie enarboIó eI baslón como si fuera una
es¡ada y se dis¡usiera a enlrar en acción. Y, curiosamenle, asi era.



CharIie lenia seis dias ¡ara recu¡erar Ias vasi|as de lres aImas si queria ¡onerse aI
dia anles de voIver a Arizona ¡ara eI funeraI de su madre. Dos de eIIas (Ias de Ias
¡ersonas cuyos nombres habian a¡arecido en su agenda eI mismo dia que eI de
Madison McKerny) IIevaban ya mucho relraso. II uIlimo habia a¡arecido en Ia
agenda hacia soIo un ¡ar de dias, eslando eI en Arizona y, sin embargo, eslaba escrilo
de su ¡uño y Ielra. Siem¡re habia creido que escribia en sueños, y aqueI giro de Ios
aconlecimienlos Io ¡iIIó com¡Ielamenle des¡revenido. Se ¡romelió a si mismo
aco|onarse ¡or eIIo en cuanlo luviera liem¡o.
Mienlras lanlo, enlre eI asunlo de Ia ¡a|a casi morlaI y Ia muerle de su madre, ni
siquiera habia hecho Ias ¡esquisas ¡reIiminares sobre aqueIIos dos nombres, Islher
}ohnson e Irena Iosokovanovich, y ya se habia ¡asado Ia fecha de recogida de ambas.
Una de eIIas, hacia lres dias. ¿Y si Ias ar¡ias de Ias aIcanlariIIas ya habian IIegado`
Con Io fuerles que se habian vueIlo, CharIie no queria ni ¡ensar en Io que ¡odian
hacer si se a¡oderaban de olra aIma. Iensó en IIamar a Rivera ¡ara que Ie cubriera
Ias es¡aIdas cuando enlrara en Ia casa, ¡ero ¿que ¡odia decirIe` AqueI ¡oIi de cara
afiIada sabia que aIIi ¡asaba aIgo sobrenaluraI y habia ace¡lado Ia ¡aIabra de CharIie
de que eI eslaba en eI bando de Ios buenos (Io cuaI no era muy dificiI de creer
des¡ues de haber vislo a Ia ar¡ia deI aIcanlariIIado melerIe una uña de siele
cenlimelros ¡or Ia nariz, sobrevivir Iuego a nueve dis¡aros de una nueve miIimelros
y, encima, saIir voIando).
CharIie conducia sin rumbo camino de Iacific Heighls soIo ¡orque en aqueIIa
zona habia menos lrafico. Iaró |unlo a Ia acera y IIamó a información.
—Necesilo eI numero y Ia dirección de una laI Islher }ohnson.
—No figura ninguna Islher }ohnson, señor, ¡ero lengo lres I. }ohnson.
—¿Iuede darme Ias direcciones`
La o¡eradora Ie dio Ias unicas dos señas que a¡arecian en Ia guia. Una grabación
se ofreció a marcar eI numero ¡or eI a cambio de un cosle adicionaI de cincuenla
cenlavos.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7? ?< <5 5

—Si, ya, ¿y cuanlo me cobras ¡or IIevarme` —¡regunló CharIie a Ia voz
cibernelica. Luego coIgó y marcó eI numero deI que no lenia Ia dirección.
—HoIa, ¿¡uedo habIar con Islher }ohnson` —¡regunló aIegremenle.
—Aqui no hay ninguna Islher }ohnson —di|o una voz de hombre—. Me ¡arece
que se ha equivocado de numero.
—Is¡ere. ¿No viviria ahi una Islher }ohnson hasla hace cosa de lres dias` —
¡regunló CharIie—. He vislo eI nombre de I. }ohnson en Ia guia.
—Soy yo —di|o eI hombre—. Id }ohnson.
—Sienlo haberIo moIeslado, señor }ohnson. —CharIie coIgó y marcó eI numero deI
siguienle I. }ohnson.
—¿Diga` —di|o una voz de mu|er.
—HoIa, ¿¡odria habIar con Islher }ohnson, ¡or favor`
Un ¡rofundo sus¡iro.
—¿Quien Ia IIama `
CharIie uliIizó una arlimaña que Ie habia funcionado muchas veces anles.
—Soy CharIie Asher, de O¡orlunidades Asher. Hemos recibido unas mercancias
con eI nombre de Islher }ohnson y queriamos asegurarnos de que no son robadas.
—ßueno, señor Asher, sienlo decirIe que mi lia faIIeció hace lres dias.
—¡ßingo! —griló CharIie.
—¿Cómo dice`
—DiscuI¡e —di|o CharIie—. Mi socio esla con un boIelo de Ioleria de Ios de ras¡ar
aqui en Ia lienda, y acaba de ganar diez miI dóIares.
—Señor Asher, esle no es buen momenlo. ¿Son de vaIor esas mercancias`
—No, es soIo ro¡a vie|a.
—¿In olro momenlo, enlonces` —La mu|er ¡arecia mas agobiada que afIigida—.
Si no Ie im¡orla.
—No. Le doy mi mas senlido ¡esame —di|o CharIie. CoIgó, com¡robó Ia dirección
y ¡uso rumbo aI ¡arque GoIden Gale y eI barrio de Haighl.



! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7? ?= =5 5

II Haighl, Ia meca deI movimienlo deI amor Iibre de Ios años sesenla, donde Ia
generación ($.#
16
engendró a Ios niños de Ias fIores, donde chavaIes de lodo eI ¡ais
fueron a sinlonizar enlre si, a coIocarse y a exlraviarse, y adonde habian seguido
IIegando |óvenes, aunque eI barrio hubiera ¡asado ¡or oIeadas aIlernas de
renovación y decIive. Ahora, mienlras circuIaba ¡or Ia caIIe Haighl enlre
eslabIecimienlos dedicados a Ia marihuana, reslauranles vegelarianos, liendas
@'88'$"1 liendas de musica y cafelerias, CharIie veia @'88'$" cuyas edades osciIaban
enlre Ios quince y Ios selenla años. ßarbudos ave|enlados ¡idiendo Iimosna o
re¡arliendo ¡anfIelos y adoIescenles bIancos con eI ¡eIo a Io rasla y faIdas va¡orosas
o ¡anlaIones de cañamo con cordeI, 8'$)-'56" reIucienles y miradas vacias y
exlasiadas ¡or Ia 7.5.: Iasó |unlo a yonquis de dienles ¡ardos que bramaban a Ios
coches aI ¡asar, |unlo a su¡ervivienles deI movimienlo 835J con creslas,
des¡erdigados aqui y aIIa, |unlo a lios mayores con boina y a lranseunles que
¡arecian saIidos de un cIub de <.BB de 1953. No era lanlo que Ias maneciIIas deI
liem¡o se hubieran delenido aIIi, sino mas bien como si se hubieran Ievanlado,
exas¡eradas, y eI reIo| hubiera excIamado: «¡Venga, coño! Yo me Iargo de aqui».
La casa de Islher }ohnson eslaba sóIo a un ¡ar de manzanas de Ia caIIe Haighl, y
CharIie luvo Ia suerle de enconlrar a¡arcamienlo en una zona verde cercana, con un
Iimile de veinle minulos. (Si aIguna vez lenia ocasión de habIar con aIguien que
esluviera aI mando, iba recIamar ¡riviIegios de a¡arcamienlo es¡eciaIes ¡ara Ios
Mercaderes de Ia Muerle, ¡orque, aunque eslaba muy bien que nadie Io viera cuando
iba a recu¡erar Ia vasi|a de un aIma, aun me|or habria eslado lener unas cuanlas
señaIes con Ia marca de Ia Muerle o aIgunas zonas de a¡arcamienlo reservadas en
negro).
La casa era un bungaIo ¡equeño, raro en aqueI barrio, donde casi lodos Ios
edificios lenian lres ¡Ianlas y eslaban ¡inlados deI coIor que mas conlraslaba con eI
de aI Iado. CharIie habia enseñado Ios coIores a So¡hie aIIi, usando Ias grandes casas
viclorianas como mueslrario de lonos.
—Naran|a, ¡a¡i, naran|a.
—Si, cariño, ese hombre ha vomilado una cosa naran|a. Iero mira esa casa, So¡hie,
es morada.
La caIIe lenia mucho lrasiego, asi que CharIie com¡rendió que Ia ¡uerla de Ios
}ohnson eslaria cerrada. >&.7. .& #'7()$ $ '5#$5#. -*&.)#$1 M9.&$L No ¡odia ¡ermilirse
es¡erar: Ias ar¡ias deI aIcanlariIIado Ie habian susurrado desde una re|iIIa aI
acercarse a Ia casa. LIamó aI limbre y se hizo a un Iado.

16
n. de la 1.: MovlmlenLo llLerarlo y conLraculLural norLeamerlcano de flnes de los anos clncuenLa y prlnclplos de los sesenLa
que Luvo como nucleo y orlgen a los escrlLores !. kerouac, A. Clnsberg y W.S. 8urroughs.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7? ?> >5 5

Una mu|er gua¡a y de ¡eIo oscuro que rondaba Ia lreinlena, veslida con vaqueros
y bIusa de cam¡esina, abrió Ia ¡uerla, miró a su aIrededor y di|o:
—HoIa, ¿que queria`
CharIie esluvo a ¡unlo de caerse a lraves de Ia venlana. Miró hacia alras y Iuego
voIvió a fi|ar Ia visla en Ia mu|er. No, Io eslaba mirando direclamenle a eI.
—Si, ¿ha IIamado aI limbre`
—¿Quien, yo` —di|o CharIie—. Yo, eh... Se refiere a mi, ¿verdad`
La mu|er relrocedió hacia eI inlerior de Ia casa.
—¿Que ¡uedo hacer ¡or usled` —di|o, un ¡oco severa.
—Ih, Io sienlo. Soy CharIie Asher... Tengo una lienda de arlicuIos de segunda
mano en Norlh ßeach, acabo de habIar con usled ¡or leIefono, creo.
—Si. Iero Ie di|e que no era urgenle.
—Si, si, si. Is cierlo, ¡ero eslaba en eI barrio y ¡ense en ¡asarme ¡or aqui.
—Me dio Ia im¡resión de que IIamaba desde su lienda. ¿Ha cruzado loda Ia
ciudad en cinco minulos `
—ßueno, si, es que Ia furgonela es como una lienda móviI ¡ara mi.
—Inlonces, ¿Ia ¡ersona que ganó a Ia Ioleria esla con usled`
—Iues no, se fue. Tuve que echarIo de Ia furgonela. Un nuevo rico, ¿com¡rende`
Muy ¡agado de si mismo. Seguramenle se com¡rara un ¡edrusco de cocaina y
¡agara a media docena de ¡ulas y esle fin de semana eslara arruinado. Menos maI
que me he Iibrado de eI.
La mu|er dio olro ¡aso hacia eI inlerior de Ia casa y enlornó Ia ¡uerla.
—ßueno, si liene Ia ro¡a aqui, su¡ongo que ¡uedo echarIe un vislazo.
—¿La ro¡a` —CharIie no ¡odia creer que aqueIIa mu|er fuera ca¡az de verIo. La
habia cagado ¡or com¡Ielo. Nunca conseguiria Ia vasi|a deI aIma y enlonces... In fin,
no queria ¡ensar en Io que ¡odia ¡asar.
—La ro¡a que di|o que ¡odia ¡erlenecer a mi lia. Iodria echarIe un vislazo.
—Ah, no Ia lengo aqui.
IIIa habia cerrado Ia ¡uerla hasla eI ¡unlo de que CharIie ya soIo veia un o|o azuI,
eI bordado que rodeaba eI escole de su bIusa, eI bolón de sus vaqueros y dos dedos
de un ¡ie (iba descaIza).
—Quiza sea me|or que venga en olro momenlo. Isloy inlenlando ordenar Ias
cosas de mi lia, y Io esloy haciendo yo soIa, asi que ando un ¡oco Iiada. Mi lia vivió
en esla casa duranle lreinla y dos años. No doy abaslo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 76 6? ?5 5

—Ior eso esloy aqui —di|o CharIie mienlras ¡ensaba, M`$ 23Y -*E* $"#*=
@.(&.5,*L—. Yo hago eslas cosas conslanlemenle, señorila...
—Señora. Señora IIizabelh Sarkoff.
—ßueno, señora Sarkoff, yo hago mucho eslas cosas, y a veces es abrumador
re¡asar Ias ¡osesiones de un ser querido, sobre lodo si IIevaba viviendo en un mismo
silio lanlo liem¡o como su lia. Iara organizar Ias cosas, conviene eslar acom¡añado
de aIguien que no lenga vincuIos emocionaIes con eIIas. Ademas, yo lengo muy buen
o|o ¡ara Io que es de vaIor y Io que no.
Le dieron ganas de darse una ¡aImada ¡or haberseIe ocurrido aqueIIo a ¡esar de
lanlo a|elreo.
—¿Y cobra usled ¡or ese servicio`
—No, no, no, ¡ero hago una oferla si me inleresa com¡rar aIgo de Io que quiera
des¡renderse. O ¡odria de|ar Ias cosas en de¡ósilo en mi lienda, si Io ¡refiere.
IIizabelh Sarkoff sus¡iró ¡rofundamenle y ba|ó Ia cabeza.
—¿Isla seguro` No quisiera a¡rovecharme.
—Sera un ¡Iacer —di|o eI.
IIIa abrió Ia ¡uerla de ¡ar en ¡ar.
—Menos maI que ha venido usled, señor Asher. Me he ¡asado una hora
inlenlando decidir con que |uego de saIero y ¡imenlero en forma de eIefanle me
quedaba y cuaIes liraba. ¡Tiene diez ¡ares! ¡Diez! Iase, ¡or favor.
CharIie cruzó Ia ¡uerla sinliendose muy orguIIoso de si mismo. Seis horas
des¡ues, cuando eslaba hundido hasla Ia cinlura en vacas de ¡orceIana y aun no
habia enconlrado Ia vasi|a deI aIma de Islher }ohnson, se habia oIvidado ¡or
com¡Ielo de su hazaña.
—Inlonces, ¿senlia debiIidad ¡or Ias vacas HoIslein` —Ie griló a Ia señora Sarkoff,
que eslaba en Ia habilación de aI Iado, denlro de un armario em¡olrado, revisando
olro enorme monlón de morraIIa coIeccionabIe.
—No creo. Iasó loda Ia vida aqui, en Ia ciudad. No esloy segura de que viera
aIguna vez una vaca, como no fueran esas que habIan y anuncian queso en Ia leIe.
—GeniaI —di|o CharIie. Habia regislrado ¡aImo a ¡aImo Ia casa, exce¡lo eI
armario en eI que eslaba alareada IIizabelh Sarkoff, y no habia enconlrado Ia vasi|a
deI aIma. Se habia asomado aI armario un ¡ar de veces y habia hecho un ra¡ido
invenlario de su conlenido, ¡ero no habia vislo nada que briIIara con Iuz ro|iza.
Im¡ezaba a sos¡echar que, o habia IIegado demasiado larde y Ios moradores deI
Inframundo Ie habian birIado Ia vasi|a deI aIma, o Islher }ohnson se Ia habia IIevado
a Ia lumba.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 76 66 65 5

Iba olra vez de camino aI sólano cuando sonó su móviI.
—Aqui CharIie Asher —di|o.
—CharIie, soy Cassie. So¡hie quiere saber si vas a voIver a casa a liem¡o de
conlarIe un cuenlo y arro¡arIa. Le he dado Ia cena y Ia he bañado.
CharIie subió corriendo Ias escaIeras y miró ¡or Ias venlanas de Ia fachada. Habia
oscurecido y eI ni siquiera se habia dado cuenla.
—Vaya mierda, Cassie, Io sienlo. No me he dado cuenla de que era lan larde.
Isloy con un cIienle. DiIe que eslare aIIi ¡ara arro¡arIa.
—VaIe, se Io dire —di|o Cassandra, que ¡arecia exhausla—. Y lambien ¡uedes
Iim¡iar eI sueIo deI baño, CharIie. Tienes que hacer aIgo ¡ara que esos ¡erros no se
melan en Ia bañera con eIIa. Hay ¡egoles de es¡uma ¡or loda Ia casa.
—Les gusla mucho bañarse.
—Muy gracioso, CharIie. Iorque quiero a lu hermana, que, si no, ¡agaria a aIguien
¡ara que le rom¡iera Ias ¡iernas.
—Mi madre acaba de morir, Cassie.
—¿Ahora vas a venirme con que ha muerlo lu madre` CharIie Asher, eres...
—Tengo que de|arle—di|o CharIie—. Inseguida esloy en casa. —A¡reló eI bolón
de desconexión cualro veces y Iuego olra mas, ¡or si acaso. Con Io duIce que era
Cassandra hacia soIo unos dias... ¿Que Ie ¡asaba a Ia genle`
CharIie enlró en eI dormilorio.
—¿Señora Sarkoff`
—Si, sigo aqui —di|o una voz desde denlro deI armario.
—Voy a lener que irme. Mi hi|a me necesila.
—Is¡ero que no haya ¡asado nada.
—No, no es ninguna emergencia. Iero he eslado fuera un ¡ar de dias. Mire, si
necesila mas ayuda...
—No, creo que no. ¿Ior que no me da unos dias ¡ara ordenar lodo eslo` Luego
IIevare unas cuanlas cosas a su lienda.
—No me im¡orla voIver, de veras. —CharIie se senlia eslu¡ido ¡or habIar a grilos
con aIguien melido en un armario.
—No, yo Io IIamare, se Io ¡romelo.
A CharIie no se Ie ocurrió ningun modo de insislir y lenia que irse a casa.
—ßueno, esla bien. Me voy.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 76 67 75 5

—Gracias, señor Asher. Ha sido usled mi saIvación.
—De nada. Adiós. —CharIie saIió de Ia casa y Ia ¡uerla se cerró lras eI con un -&'-:
Oyó removerse aIgo ba|o Ia caIIe (un susurro de ¡Iumas, eI graznido dislanle de unos
cuervos) camino deI Iugar donde habia a¡arcado. Y naluraImenle, cuando IIegó, Ia
grua se habia IIevado su furgonela.



Cuando oyó cerrarse Ia ¡uerla de Ia caIIe, Audrey voIvió aI armario, a¡arló una
gran ca|a de carlón y de|ó aI descubierlo a una anciana señora que hacia ¡unlo
lranquiIamenle senlada en una siIIa |ardinera ¡IegabIe.
—Se ha ido, Islher. Ya ¡uedes saIir.
—Iues ayudame a Ievanlarme, querida, ¡orque creo que me he quedado enca|ada
—di|o Islher.
—Lo sienlo —conlesló Audrey—. No sabia que iba a quedarse lanlo.
—No enliendo ¡or que Ie has de|ado ¡asar —di|o Ia anciana, que, aunque
enlumecida, habia Iogrado ¡onerse en ¡ie.
—Iara que salisficiera su curiosidad. Iara que Io viera con sus ¡ro¡ios o|os.
—¿Y de dónde sacasle ese nombre de IIizabelh Sarkoff`
—Ira mi maeslra de segundo curso. Iue eI ¡rimero que se me ocurrió.
—Iues creo que Io has engañado. No se cómo darle Ias gracias.
—VoIvera, Io sabes, ¿no` —di|o Audrey.
—Is¡ero que no se de mucha ¡risa —re¡uso Islher—. Tengo que ir aI locador.



—¿Dónde esla, mi amor` —siseó Ia Morrigan desde Ia aIcanlariIIa de Ia caIIe
Haighl, cerca de donde CharIie inlenlaba ¡arar un laxi—. Islas faIIando, Carne —
añadió eI coro infernaI.
CharIie miró a su aIrededor ¡ara ver si aIguien mas habia oido aqueIIa voz, ¡ero
Ios lranseunles ¡arecian enfrascados en sus conversaciones o, si iban soIos, miraban
fi|amenle a un ¡unlo a unos seis melros ¡or deIanle de si, ambas eslralegias ¡ara
evilar eI conlaclo visuaI con Ios mendigos y chifIados que bordeaban Ia acera. Ni
siquiera Ios Iocos ¡arecian haberse dado cuenla.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 76 68 85 5

—Que os |odan —murmuró CharIie, furioso, desde eI bordiIIo—. Iulas ar¡ias.
—¡Ay, mi amor, esle vaciIe es lan deIicioso...! ¡La sangre de Ia ¡equeña eslara
riquisima!
Un |oven mendigo que eslaba senlado en eI bordiIIo, un ¡oco mas aIIa, miró a
CharIie.
—CoIega, diIe a lu medico que le suba Ia dosis de Iilio y desa¡areceran. A mi me
funcionó.
CharIie asinlió con Ia cabeza y Ie dio un dóIar.
—Gracias, me Io hare mirar.
Ior Ia mañana lendria que IIamar a }ane a Arizona ¡ara saber hasla que ¡unlo
habia descendido Ia sombra ¡or Ia coIina, en caso de que se hubiera movido. ¿Ior
que afeclaba Io que eI hiciera o de|ara de hacer en San Irancisco a Io que ¡asaba en
Sedona` Todo aqueI liem¡o habia inlenlado convencerse de que no se lralaba de eI, y
de ¡ronlo ¡arecia que, en efeclo, se lralaba de eI, y mucho. II Luminalus se aIzaria en
Ia Ciudad de Ios Dos Iuenles, habia dicho Vern. Iero ¿hasla que ¡unlo era de fiar
una ¡rofecia oblenida de un li¡o que se IIamaba Vern` («Visilen Irofecias de saIdo
Vern: eI Noslradamus deI ba|o cosle»). Ira absurdo. Tenia que seguir adeIanle,
cum¡Iir su ¡arle y hacer Io ¡osibIe ¡or recoger Ias vasi|as de Ias aImas que Ie
IIegaran. Y si no... In fin, Ias Iuerzas de Ia Oscuridad se aIzarian y dominarian eI
mundo. ¿Y que` ¡AdeIanle, ¡ulas deI arroyo! Vaya cosa.
Sin embargo, eI macho bela que IIevaba denlro, aqueI gen que habia hecho
¡erdurar a Ios de su es¡ecie duranle lres miIIones de años, aIzó su voz: M>." S3$)B."
,$ &. ^"-3)',., ,*7'5.5,* $& 735,* L 0$53,. 83#.,.1 di|o.



—Le guslaba lanlo eI oIor deI fregasueIos... —di|o Ia lercera señora que ese dia
aseguraba haber sido Ia me|or amiga de Ia madre de CharIie. II funeraI no habia ido
lan maI, ¡ero des¡ues se ceIebraba una comida en eI cIub de una residencia de
mayores ¡rivada de ¡or aIIi, en Ia que ßuddy habia vivido anles de mudarse a casa
de Lois. La ¡are|a habia vueIlo a menudo a Ia residencia, a |ugar a Ias carlas y a
aIlernar con Ia anligua ¡andiIIa de ßuddy.
—¿Has ¡robado Ios sandviches de chiIe` —¡regunló Ia me|or amiga numero lres.
A ¡esar de que eslaban a lreinla y siele grados, Iucia un chandaI rosa adornado con
caniches de ¡edreria y aIIa donde iba IIevaba ba|o eI brazo un caniche negro muy
¡equeño y nervioso. II ¡erro Iamia su ensaIada de ¡alala mienlras eIIa eslaba
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 76 69 95 5

dislraida habIando con CharIie—. No se si lu madre comia aIguna vez sandviches de
chiIe. Siem¡re Ia veia lomando cócleIes de güisqui. Le guslaba echarse una co¡ila.
—Si, asi es —di|o CharIie—. Y creo que yo lambien voy a lomarme una ahora
mismo.
CharIie habia IIegado a Sedona en avión esa misma mañana, lras ¡asar Ia noche en
San Irancisco inlenlando enconlrar Ias dos vasi|as ¡asadas de fecha. Aunque no
habia enconlrado ninguna esqueIa sobre eI enlierro de Islher }ohnson, aqueIIa
morena lan gua¡a que eslaba en su casa Ie habia dicho que Ia habian enlerrado aI dia
siguienle de que eI visilara ¡or ¡rimera vez Ia casa de Haighl, y CharIie dedu|o que,
de nuevo, Ia vasi|a de su aIma habia sido enlerrada con eIIa (¿Se IIamaba IIizabelh Ia
morenila ` CIaro que se IIamaba IIizabelh, se eslaba engañando si ¡relendia siquiera
haberIo oIvidado. Los machos bela nunca oIvidan Ios nombres de Ias mu|eres
gua¡as. CharIie se acordaba deI nombre de Ia chica deI ¡ósler cenlraI deI ¡rimer
/&.=(*= que habia birIado de Ias eslanlerias de Ia lienda de su ¡adre. Hasla se
acordaba de que a aqueIIa chica Ie daban asco eI maI aIienlo, Ia maIa genle y eI
genocidio, y de que eI resoIvió no lener, ser o comeler nunca ninguna de aqueIIas
faIlas, ¡or si acaso se Ia enconlraba aIguna vez cuando eIIa esluviera oreandose Ios
¡echos sobre eI ca¡ó de un coche). De Ia olra mu|er, Irena Iosokovanovich, que
su¡ueslamenle habia muerlo hacia dias, no habia enconlrado ni raslro. Ni esqueIa, ni
regislros en Ios hos¡ilaIes, ni nadie que viviera en su casa. Ira como si se hubiera
eva¡orado y se hubiera IIevado con eIIa Ia vasi|a de su aIma. CharIie lenia aun un ¡ar
de semanas ¡ara enconlrar a Ia lercera ¡ersona cuyo nombre figuraba en su agenda,
¡ero no eslaba seguro de a que lendria que enfrenlarse ¡ara IIegar hasla eIIa. La
Oscuridad em¡ezaba a aIzarse.
AIguien di|o a su Iado:
—CharIar de lonlerias nunca es lan inso¡orlabIe como cuando uno ha ¡erdido a
un ser querido, ¿eh`
CharIie se voIvió hacia aqueIIa voz y se sor¡rendió aI ver a Vern GIover, eI
raquilico Mercader de Ia Muerle, maslicando un ¡oco de ensaIada de coI con aIubias
a Ia ranchera.
—Gracias ¡or venir —di|o aulomalicamenle.
Vern hizo un ademan con eI lenedor de ¡Iaslico ¡ara quilarIe im¡orlancia aI
asunlo.
—¿Visle Ia sombra`
CharIie asinlió con Ia cabeza. Isa mañana, aI IIegar a casa de su madre, Ia sombra
de Ia mesa habia aIcanzado ya eI |ardin deIanlero y Ios graznidos de Ios ¡a|aros
carroñeros que ¡uIuIaban ¡or sus margenes eran ensordecedores.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 76 6: :5 5

—No me di|isle que Ios demas no ¡odian verIa. LIame a mi hermana desde San
Irancisco ¡ara ¡regunlarIe si habia avanzado, ¡ero no vio nada.
—Ierdona, eIIos no ¡ueden verIa. Ior Io menos, eso creo. Desa¡areció duranle
cinco dias. Y voIvió esla mañana.
—¿Cuando voIvi yo`
—Su¡ongo. ¿Sera cuI¡a nueslra` ¿Nos lomamos un cafe con unos dónuls y es eI
fin deI mundo`
—Ierdi dos aImas en casa —di|o CharIie mienlras sonreia a un señor con lra|e de
goIf coIor burdeos que aI ¡asar ¡or su Iado se IIevó Ia mano aI corazón en señaI de
¡esame.
—¿Que Ias ¡erdisle` ¿Se Ias...` ¿Cómo Ias IIamas lu` ¿Se Ias IIevaron Ias ar¡ias deI
aIcanlariIIado`
—Iodria ser —conlesló CharIie—. Iero, sea Io que sea Io que esla ¡asando, ¡arece
que me ¡ersigue.
—Lo sienlo mucho —di|o Vern—. De lodos modos, me aIegro de que habIaramos.
Ya no me sienlo lan soIo.
—Si —di|o CharIie.
—Y sienlo Io de lu madre —añadió Vern ra¡idamenle—. ¿Islas bien`
—Todavia no Io he asimiIado —di|o CharIie—. Su¡ongo que ahora soy huerfano.
—Islare alenlo ¡ara ver quien se IIeva su coIIar —di|o Vern—. Tendre cuidado.
—Gracias —conlesló CharIie—. ¿Tu crees que lenemos aIgun conlroI sobre quien
se IIeva Ias aImas des¡ues` Quiero decir de verdad. !& 6).5 &'()* dice que ¡asan a
quien deben ¡asar.
—Imagino que si —di|o Vern—. Cada vez que he vendido una, eI res¡Iandor ha
desa¡arecido enseguida. Iso no ¡asaria si no fuera Ia ¡ersona adecuada, ¿no`
—No, su¡ongo que no —di|o CharIie—. Inlonces, hay cierlo orden en lodo eslo.
—II ex¡erlo eres lu —re¡uso Vern... y Iuego se Ie cayó eI lenedor—. ¿Quien es
esa` Isla buenisima.
—Is mi hermana —conlesló CharIie. }ane iba cruzando Ia habilación hacia eIIos.
Se habia ¡ueslo eI lra|e cruzado de Armani gris oscuro de CharIie y Ias sandaIias
negras de liras, se habia ¡einado y Iacado eI ¡eIo rubio ¡Ialino en ondas esliIo años
lreinla, que ¡arecian fIuir ¡or deba|o de un sombrerilo negro con un veIo que Ie
la¡aba Ia cara hasla Ios Iabios, Ios cuaIes reIucian como ro|os Ierraris. A o|os de
CharIie ¡arecia, como siem¡re, un cruce enlre un robol asesino y un ¡ersona|e deI
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 76 6; ;5 5

doclor Seuss,
17
¡ero si hacia un esfuerzo ¡or oIvidarse de que era su hermana, y
Iesbiana, ¡odia com¡render que aIguien ¡ensara que, con su ¡eIo, sus Iabios y su
verlicaIidad, esluviera buenisima. Sobre lodo si se lralaba de aIguien como Vern, que
necesilaria equi¡amienlo de escaIada y bombonas de oxigeno ¡ara lre¡ar hasla su
aIlura.
—Vern, quiero que conozcas aI beIIezón de mi hermana }ane. }ane, esle es Vern.
—HoIa, Vern. —}ane Ie dio Ia mano y eI Mercader de Ia Muerle hizo una mueca de
doIor, cuando se Ia eslrechó.
—Te acom¡año en eI senlimienlo —di|o Vern.
—Gracias —conlesló eIIa—. ¿Conocias a nueslra madre`
—Vern Ia conocia muy bien —di|o CharIie—. De hecho, uno de Ios uIlimos deseos
de mama en su Iecho de muerle fue que de|aras que Vern le invilara a un dónul. ¿A
que si, Vern`
Vern asinlió con lanlo im¡elu que a CharIie Ie ¡areció oir eI cru|ido de sus
verlebras.
—Iue su uIlimo deseo —di|o Vern.
}ane no se movió, ni di|o nada. Como lenia Ios o|os veIados, CharIie no veia su
ex¡resión, ¡ero adivinó que laI vez esluviera inlenlando ¡erforar su aorla con su
visión de rayo Iaser.
—¿Sabes, Vern`, eso seria eslu¡endo, ¡ero ¿le im¡orla que Io de|emos ¡ara olro
dia ` Acabamos de enlerrar a mi madre y lengo que habIar de unas cosas con mi
hermano.
—Ior mi, ¡erfeclo —di|o Vern—. Y no liene ¡or que ser un dónul, si cuidas lu
figura. Ya sabes, una ensaIada, un cafe, Io que sea.
—CIaro —di|o }ane—. Si era Io que mi madre queria... Ya le IIamare. Iero CharIie
le habra dicho que soy Iesbiana, ¿no`
—¡Oh, Dios mio! —di|o Vern. Isluvo a ¡unlo de relorcerse de deseo, ¡ero recordó
que se haIIaba en eI aga¡e ¡oslerior a un funeraI y que se eslaba imaginando
abierlamenle un 7Y5.6$ . #)*'" con Ia hi|a de Ia difunla—. Lo sienlo —graznó.
—Hasla olra, Vern —di|o CharIie mienlras su hermana Io em¡u|aba hacia Ia
cocina deI cIub—. Te mandare un $_7.'& sobre ese olro asunlo.

17
N. de Ia T.: Theodor Seuss (1904-1991), escrilor e iIuslrador de Iibros infanliIes
esladounidense.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 76 6< <5 5

In cuanlo dobIaron Ia esquina de Ia cocina, }ane Ie dio laI ¡uñelazo en eI ¡Iexo
soIar que Io de|ó sin res¡iración.
—Iero ¿lu que le has creido` —siseó. Se echó eI veIo hacia alras ¡ara que CharIie
viera Io cabreada que eslaba, ¡or si acaso no se habia dado cuenla ¡or eI ¡uñelazo en
eI ¡echo.
CharIie se reia y |adeaba aI mismo liem¡o.
—Is Io que mama habria querido.
—Mi madre acaba de morir, CharIie.
—Si —di|o su hermano—. Iero no lienes ni idea de Io que acabas de hacer ¡or ese
li¡o.
—¿In serio` —}ane Ievanló una ce|a.
—Recordara siem¡re esle dia —conlesló CharIie—. No voIvera a lener una
fanlasia sexuaI en Ia que no a¡arezcas lu, seguramenle con za¡alos ¡reslados.
—¿Y no le da re¡eIus`
—ßueno, a mi si, eres mi hermana, ¡ero ¡ara Vern ha sido un momenlo seminaI.
}ane asinlió con Ia cabeza.
—Ires un buen li¡o, CharIie, ¡reocu¡andole asi ¡or un desconocido insignificanle
como ese.
—Si, bueno, ya me conoces...
—Islo ¡or ser lan ca¡uIIo —añadió }ane, y voIvió a hundirIe eI ¡uño en eI ¡Iexo
soIar.
Curiosamenle, mienlras inlenlaba recobrar eI aIienlo, CharIie sinlió que, aIIa
donde se enconlrara, su madre eslaria salisfecha de eI.
?,'X"1 7.7+1 se di|o.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 76 6= =5 5


- -& &) )% %& &) )( ( / /( () )- -& &
& &= = 4 4: :? ?; ;3 3 @ @1 1 D D: :9 9: := == =: :




0 0. .E E. .5 5. . @ @. .( () )$ $7 7* *" " , ,$ $ $ $5 5- -* *5 5# #) ). .) )5 5* *" "
& &. . 0 03 3$ $) )# #$ $ = = = =* *1 1
= = $ $& && &. . @ @3 35 5, ,' ') )+ + " "3 3 $ $" "8 8. ., ,. .
$ $5 5 3 35 5* * - -* *5 5 & &* *" " * *< <* *" " ( (' '$ $5 5 . .( (' '$ $) )# #* *" ": :

` `. .6 6 F F. .7 77 7. .) )" "J J< <* *& &, ,
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 76 6> >5 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 > >U U
& &8 89 9: :? ?3 38 8 D D5 51 10 0B B 8 85 51 1? ?; ;A A1 1 F F 4 47 7: :0 0@ @3 3
0 03 3 ; ;: :8 81 10 0 4 43 38 8: :8 8 A A: :A A: :8 8
0 0) )1 1" "2 2 F F 3 3% %4 4/ /+ +( (' '
Cuando CharIie IIegó a casa des¡ues deI funeraI de su madre, fue recibido
efusivamenle en Ia ¡uerla ¡or dos enormes canes que, aIiviados de sus Iabores de
vigiIancia sobre eI rehen amoroso de So¡hie, ¡udieron derramar sobre su amo, con
ocasión de su regreso, un afeclo y una aIegria sin lasa. Is cosa bien sabida (y asi Io
reconocen, de hecho, Ios eslalulos deI CIub Canino Americano: sección 5, ¡arrafo 7,
«Crilerios de Reslregamienlo y IorcuIización») que uno no sabe Io que es eslar bien
|odido hasla que se Ie echan encima dos sabuesos infernaIes de cienlo sesenla kiIos
de ¡eso cada uno. Y ¡ese a haberse ¡ueslo un desodoranle exlra fuerle esa misma
mañana, anles de saIir de Sedona, CharIie descubrió que eI frolamienlo reilerado en
Ia zona axiIar de dos humedas ¡iIiIas de ¡erro deI Averno Ie hacia senlirse no muy
fresco.
—¡So¡hie, IIamaIos! ¡LIamaIos!
—Los ¡errilos eslan baiIando con ¡a¡i. —So¡hie soIló una risiIIa—. ¡ßaiIa, ¡a¡a!
La señora Ling Ie la¡ó Ios o|os ¡ara que no ¡resenciara eI abominabIe e
invoIunlario vira|e de su ¡adre hacia eI besliaIismo.
—Ve a Iavarle Ias manos, So¡hie. Vamos a comer mienlras lu ¡adre hace
guarrerias con Ios "@'J".": —La señora Ling no ¡udo ¡or menos de hacer una ra¡ida
lasación deI vaIor monelario de Ios resbaIadizos verga|os ro|os que en ese inslanle,
cuaI ¡inlaIabios dignos de un Ievialan, goI¡eaban Ia camisa Oxford de su casero
como im¡uIsados ¡or un ¡islón. La herborisleria deI barrio chino ¡agaria una
forluna ¡or un ¡oco de ¡oIvo hecho con Ios miembros disecados de ?&9'5 y 0*@.7$,
(Ios hombres de Ia ¡alria de Ia señora Ling hacian cuaIquier cosa con laI de aumenlar
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 77 7? ?5 5

su viriIidad, incIuyendo eI reducir a ¡oIvo es¡ecies en ¡eIigro de exlinción y cocerIas
en lisana, no como cierlos ¡residenles norleamericanos, que creian que, ¡ara
em¡aImarse, no habia como bombardear a unos cuanlos miIes de exlran|eros).
Iarecia, sin embargo, que Ia forluna de Ias ¡oIIas de ¡erro amo|amadas quedaria sin
recIamar. La señora Ling habia ce|ado en su em¡eño de recoIeclar lrozos de
cancerbero cuando, hacia ya liem¡o, inlenló des¡achar a ?&9'5 dandoIe en eI craneo
un goI¡e relumbanle y cerlero con su sarlen de hierro fundido, y eI ¡erro Ie arrancó
Ia sarlen hasla eI mango de un soIo mordisco, Ia maslicó y se Ia lragó enlre una
mezcIa ¡aslosa de baba canina y virulas de hierro, y Iuego se senló y ¡idió re¡elir.
—¡IcheIes agua! —griló CharIie—. ¡Aba|o, ¡errilos! Que ¡errilos lan buenos. ¡Ay,
que asco!
Im¡eIida a acluar ¡or Ia IIamada de auxiIio de CharIie, Ia señora Ling coordinó sus
movimienlos con Ia osciIanle ¡iramide que formaban eI hombre y Ios ¡erros frenle a
Ia ¡uerla, ¡asó corriendo |unlo a CharIie, saIió aI ¡asiIIo y ba|ó Ias escaIeras.



N5=F

LiIy subió Ias escaIeras y se deluvo con un derra¡e en Ia aIfombra deI ¡asiIIo aI ver
a Ios cancerberos beneficiandose a CharIie.
—¡Seras cabrón, Asher! ¡Tu eslas enfermo!
—Socorro —di|o CharIie.
LiIy arrancó eI exlinlor de Ia ¡ared, Io arraslró hasla Ia ¡uerla, quiló Ia cIavi|a y
¡rocedió a descargar su conlenido sobre eI lrio relozón. Dos minulos des¡ues,
CharIie se habia derrumbado sobre eI umbraI en medio de un monlón de es¡uma y
?&9'5 y 0*@.7$, eslaban encerrados en su dormilorio, donde mascaban aIegremenle
eI exlinlor vacio. LiIy habia conseguido alraerIos hasla aIIi cuando inlenlaron morder
eI chorro de CO2, ¡ues ¡arecian disfrular de aqueIIa refrescanle novedad mas que deI
magreo de bienvenida a casa que Ie eslaban dis¡ensando a CharIie.
—¿Islas bien` —di|o LiIy. LIevaba una de sus camisas de chef encima de una faIda
de cuero ro|o, con bolas de ¡Ialaforma hasla Ia rodiIIa.
—He lenido una semana mas bien dura —conlesló CharIie.
IIIa Io ayudó a Ievanlarse, ¡rocurando no locar Ias manchas humedas de su
camisa. CharIie reaIizó una caida conlroIada hacia eI sofa. LiIy Io ayudó a alerrizar y
acabó con un brazo alra¡ado incómodamenle ba|o su es¡aIda.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 77 76 65 5

—Gracias —di|o eI. Todavia lenia es¡uma deI exlinlor en eI ¡eIo y Ias ¡eslañas.
—Asher—di|o LiIy, que inlenlaba no mirarIo a Ios o|os—, no me sienlo cómoda
con eslo, ¡ero creo que, dada Ia siluación, es hora de que diga aIgo.
—Isla bien, LiIy. ¿Quieres un cafe`
—No. Ior favor, caIIale. Gracias. —Hizo una ¡ausa y res¡iró hondo, ¡ero no sacó
eI brazo de deba|o de CharIie—. Te has ¡orlado bien conmigo lodos eslos años y,
aunque no Io reconoceria deIanle de nadie mas, seguramenle no habria acabado eI
inslilulo ni me habrian ido lan bien Ias cosas si no hubiera sido ¡or lu infIuencia.
CharIie, que lodavia inlenlaba ver, ¡ar¡adeaba ¡ara quilarse Ios crislaIes de hieIo
de Ias ¡eslañas mienlras ¡ensaba que quiza se Ie hubieran congeIado Ios gIóbuIos
ocuIares.
—No ha sido nada —di|o.
—Ior favor, ¡or favor, caIIale —conlesló LiIy. Res¡iró hondo olra vez—. Siem¡re
has sido bueno conmigo, a ¡esar de Io que yo IIamaria aIgunos de mis momenlos
mas loca¡eIolas, y aunque seas una es¡ecie de oscuro señor de Ia muerle y
seguramenle lengas cosas mas im¡orlanles de que ¡reocu¡arle... Sienlo Io de lu
madre, ¡or cierlo...
—Gracias —re¡uso CharIie.
—ßueno, ¡ues leniendo en cuenla Io que he oido conlar sobre Ia noche que
¡asasle fuera anles de que muriera lu madre y Io que he vislo hoy, creo que Io mas
|uslo es... que le eche un ¡oIvo.
—¿Que me eches un ¡oIvo`
—Si —conlesló eIIa—, ¡or eI bien de Ia humanidad, aunque lu no seas mas que
una herramienla.
CharIie se a¡arló de eIIa. La miró un segundo, ¡rocuró averiguar si Io eslaba
¡oniendo cachondo y, aI decidir que no, di|o:
—Ires muy amabIe, LiIy, y...
—Nada de cosas raras, Asher. Tienes que enlender que soIo hago eslo ¡or
decencia y ¡or com¡asión hacia eI ¡ró|imo. Si quieres cosas raras, vele de ¡ulas a
ßroadvay.
—LiIy, no se de que...
—Y ¡or eI cuIo no —añadió eIIa.
Desde delras deI sofa surgió Ia risa aguda de una niña ¡equeña.
—HoIa, ¡a¡i —di|o So¡hie, a¡areciendo lras eI—. Te echaba de menos.
CharIie Ia Ievanló ¡or encima deI res¡aIdo deI sofa y Ie dio un gran beso.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 77 77 75 5

—Yo lambien a li, cariño.
So¡hie Io a¡arló de un em¡u|ón.
—¿Ior que lienes es¡uma en eI ¡eIo`
—Ah, eso... LiIy ha lenido que echar un ¡oco de es¡uma a ?&9'5 y 0*@.7$, ¡ara
que se caImaran, y me ha caido un ¡oco a mi.
—IIIos lambien le echaban de menos.
—Ya Io he nolado—di|o CharIie—. Cariño, ¿¡uedes irle a |ugar un ralo a lu
habilación mienlras habIo con LiIy`
—¿Dónde eslan Ios ¡errilos` —¡regunló So¡hie.
—Islan descansando en Ia habilación de ¡a¡a. ¿Iuedes irle a |ugar y denlro de un
ralo nos comemos unos ganchilos de queso`
—VaIe —conlesló So¡hie, y se desIizó hasla eI sueIo—. Adiós, LiIy. —La saIudó
con Ia mano.
—Adiós, So¡hie —di|o LiIy, que ¡arecia aun mas ¡aIida que de coslumbre.
So¡hie se marchó aI rilmo de su nueva lonada.
—Ior eI cuIo no... ¡or eI cuIo no... ¡or eI cuIo no...
CharIie se voIvió ¡ara mirar a LiIy.
—In fin, eso animara un ¡oco Ia cIase de ¡rimero de Ia señora Magnussen.
—CIaro. Ahora da corle —di|o LiIy sin ¡erder un inslanle—, ¡ero aIgun dia me Io
agradecera.
CharIie inlenló mirarse Ios bolones de Ia camisa como si esluviera enfrascado en
sus ¡ensamienlos, ¡ero em¡ezó a reirse, inlenló ¡arar y acabó reso¡Iando un ¡oco.
—Caray, LiIy, eres como una hermana ¡equeña ¡ara mi, no ¡odria...
—Ah, eslu¡endo. Te ofrezco un regaIo de corazón, ¡or ¡ura bondad, y lu...
—Cafe, LiIy —di|o CharIie con un sus¡iro—. ¿Iodrias Iimilarle a hacerme una
laza de cafe en Iugar de echarme un ¡oIvo... y senlarle a habIar conmigo mienlras me
Io lomo` Ires Ia unica que sabe Io que nos ¡asa a So¡hie y a mi, y necesilo inlenlar
acIarar Ias cosas.
—ßueno, eso seguramenle IIevara mas liem¡o que echarle un ¡oIvo —di|o LiIy, y
miró su reIo|—. Voy a IIamar a Ia lienda ¡ara decirIe a Ray que lardare un ralo.
—Iso seria geniaI —di|o CharIie.
—De lodos modos, soIo iba a echarle un ¡oIvo a cambio de información acerca de
ese asunlo de Ios Mercaderes de Ia Muerle —conlesló LiIy mienlras cogia eI leIefono
de Ia barra deI desayuno.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 77 78 85 5

CharIie sus¡iró olra vez.
—Iso es Io que necesilo acIarar.
—In lodo caso —añadió eIIa—, en Io deI cuIo soy infIexibIe.
CharIie inlenló asenlir gravemenle con Ia cabeza, ¡ero Ie dio Ia risa olra vez. LiIy
Ie liró Ias ¡aginas amariIIas de San Irancisco.



N:8 ,3AA52:0

—Isla aIma hueIe a |amón —di|o Nemain con Ia nariz arrugada mienlras oIfaleaba
un lrozo de carne ensarlado en una de sus Iargas uñas.
—Yo quiero un ¡oco —di|o ßabd—. Dame. —Dio un zar¡azo a Ia carroña y corló
un ¡edazo de carne deI lamaño de un ¡uño.
Islaban Ias lres en un subsólano oIvidado deba|o deI barrio chino, lumbadas en
vigas que eI gran fuego de 1906 habia quemado hasla ennegrecerIas. Macha, que
em¡ezaba a moslrar Ia cabeIIera coIor ¡erIa que Iucia en su forma de mu|er,
observaba eI craneo de un animaI a Ia Iuz de una veIa que habia hecho con manleca
de bebes muerlos (Macha habia sido siem¡re Ia mas mañosa de Ias lres, y sus
hermanas envidiaban sus habiIidades).
—No enliendo ¡or que eI aIma esla en Ia carne y no en eI hombre.
—Y encima me ¡arece que sabe a |amón —di|o Nemain, y aI habIar escu¡ia
¡edazos deI aIma, coIoreados ¡or un fuIgor ro|izo—. ¿Tu le acuerdas deI |amón,
Macha` ¿Nos guslaba`
ßabd se comió su lrozo de carne y se Iim¡ió Ias garras en Ias ¡Iumas deI ¡echo.
—Creo que eI |amón es una cosa nueva —di|o—, como Ios leIefonos móviIes.
—II |amón no es nuevo —conlesló Macha—. Is cerdo ahumado.
—¡No! —di|o ßabd, horrorizada.
—Si—di|o Macha.
—¿No es carne humana` ¿Y enlonces ¡or que liene aIma`
—Gracias —re¡uso Macha—. Iso es Io que inlenlaba decir.
—He decidido que nos gusla eI |amón —di|o Nemain.
—Aqui ¡asa aIgo raro —añadió Macha—. No deberia ser lan faciI.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 77 79 95 5

—¿IaciI` —¡regunló ßabd—. ¿IaciI` Iero si nos ha coslado cienlos... no, miIes de
años IIegar hasla aqui. ¿Cuanlos miIes de años, Nemain` —ßabd miró a su venenosa
hermana.
—Muchos —conlesló eIIa.
—Muchos —re¡ilió ßabd—. Muchos miIes de años. Iso no es faciI.
—Que nos IIeguen aImas sin cuer¡o y sin Iadrones de aImas ¡arece demasiado
faciI.
—Iues a mi me gusla —di|o Nemain.
Se quedaron caIIadas un momenlo mienlras Nemain mordisqueaba eI aIma
refuIgenle, ßabd se arregIaba Ias ¡Iumas y Macha observaba eI craneo deI animaI
dandoIe vueIlas enlre sus zar¡as.
—Creo que es una marmola —di|o.
—¿Se ¡uede hacer |amón de marmola` —¡regunló Nemain.
—No se —di|o Macha.
—No me acuerdo de cómo eran Ias marmolas —añadió Nemain.
ßabd exhaIó un ¡rofundo sus¡iro.
—Las cosas van muy bien. ¿Vosolras ¡ensais aIguna vez en cuando eslemos
siem¡re Arriba y Ia Oscuridad Io domine lodo` ¿Sobre Io que, ya sabeis, ¡asara
des¡ues`
—¿Que quieres decir con Io que ¡asara des¡ues` —¡regunló Macha—. Iues que
dominaremos lodas Ias aImas y re¡arliremos Ia muerle como se nos anlo|e hasla
consumir loda Ia Iuz de Ia humanidad.
—Si, eso ya Io se —di|o ßabd—, ¡ero ¿y Iuego que` Iorque Io deI dominio y lodo
eso esla muy bien, ¡ero ¿lendra que eslar Orcus siem¡re ¡or aqui, bufando y
refunfuñando`
Macha de|ó su craneo y se incor¡oró sobre una viga ennegrecida.
—¿De que va lodo eslo`
Nemain sonrió: sus dienles eran ¡erfeclamenle reguIares, Ios caninos un ¡oco mas
Iargos que eI reslo.
—Isla coIada ¡or ese Iadrón de aImas fIacucho, eI de Ia es¡ada.
—¿Ior Carne Nueva` —Macha no ¡odia creer Io que ca¡laban sus ore|as, que se
habian hecho visibIes soIo un ¡ar de dias anles, cuando Ias ¡rimeras aImas de regaIo
habian ido a ¡arar a sus garras, asi que hacia liem¡o que no Ias ¡onia a ¡rueba—. ¿Te
gusla Carne Nueva`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 77 7: :5 5

—«Guslarme» es una ¡aIabra un ¡oco fuerle —di|o ßabd—. SoIo me ¡arece
inleresanle.
—¿Inleresanle en eI senlido de que le guslaria des¡arramar sus enlrañas ¡or eI
sueIo formando un dibu|o` —¡regunló Macha.
—ßueno, no, yo no lengo lu laIenlo ¡ara eso.
Macha miró a Nemain, que sonrió y se encogió de hombros.
—Seguramenle ¡odriamos inlenlar malar a Orcus cuando Ia Oscuridad se Ievanle
—di|o Nemain.
—Isloy un ¡oco cansada de sus sermones y, si no a¡arece eI Luminalus, se va a
¡oner inso¡orlabIe. —Macha se encogió de hombros, resignada—. CIaro, ¿¡or que
no`





&= 1?;1A:@3A

II Im¡erador de San Irancisco eslaba inquielo. Nolaba que aIgo lerribIe eslaba
¡asando en Ia ciudad y ¡ese a lodo ignoraba que hacer. No queria aIarmar sin
molivo a sus subdilos, ¡ero lam¡oco queria que eI ¡eIigro que afronlaban, fuera cuaI
fuese, Ies ¡iIIara des¡revenidos. Tenia Ia convicción de que un gobernanle |uslo y
benevoIenle no debia em¡Iear eI miedo ¡ara mani¡uIar a su ¡uebIo y, hasla que
luviera ¡ruebas de que exislia una amenaza reaI, seria vergonzoso exigir que se
hiciera aIgo aI res¡eclo.
—A veces —Ie di|o a >.B.)3"1 eI goIden relriever, siem¡re firme y conslanle—, uno
ha de moslrar lodo su cora|e eslandose senciIIamenle quielo. ¿Cuanlas vidas
humanas no se habran des¡erdiciado ¡or cuI¡a de Ia confusión enlre eI movimienlo
y eI ¡rogreso, amigo mio` ¿Cuanlas`
Aun asi, IIevaba un liem¡o viendo cosas. Cosas raras. Una noche, ya de
madrugada, habia vislo en eI barrio chino un dragón hecho de niebIa que se movia
ser¡eando ¡or Ias caIIes. Luego, una mañana lem¡rano, |unlo a Ia ¡anaderia ßoudin,
en GhirardeIIi Square, vio saIir a raslras de un sumidero Io que ¡arecia ser una mu|er
desnuda y cubierla de aceile de molor que, lras sacar de Ia basura un vaso aIlo de
cafe con Ieche medio IIeno, voIvió a sumirse en Ia aIcanlariIIa cuando un ¡oIicia en
bicicIela dobIó Ia esquina de Ia caIIe. Sabia que veia aqueIIas cosas ¡orque era mas
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 77 7; ;5 5

sensibIe que olras ¡ersonas y ¡orque vivia en Ias caIIes y ¡ercibia Ios mas lenues
cambios de maliz que se o¡eraban en eIIas, y lambien, en gran medida, ¡orque
eslaba maI de Ia azolea. Iero nada de eso Io eximia de sus res¡onsabiIidades ¡ara
con su ¡uebIo, ni Io lranquiIizaba res¡eclo a Ia naluraIeza ¡erlurbadora de Io que
eslaba viendo en ese ¡reciso momenlo.
La ardiIIa de Ias enaguas Io eslaba sacando de quicio, aunque no sabia decir muy
bien ¡or que. Le guslaban Ias ardiIIas (de hecho, a menudo IIevaba a sus hombres aI
¡arque deI GoIden Gale a cazarIas), ¡ero una ardiIIa que caminaba erguida y
hurgaba enlre Ia basura de delras deI Im¡anada Im¡orium, alaviada con un veslido
de baiIe rosa deI sigIo xviii... en fin, resuIlaba inquielanle. Islaba seguro de que
F*&6.B+51 que dormia enroscado en eI boIsiIIo dado de si de su chaquela, eslaria de
acuerdo con eI \F*&6.B+51 que en eI fondo era un ralonero, no lenia una o¡inión muy
iIuslrada acerca de Ia coexislencia con ningun roedor, ni aunque su veslimenla fuese
digna de Ia corle de Luis XVI).
—No es ¡or crilicar —di|o eI Im¡erador—, ¡ero a ese con|unlo no Ie vendrian maI
como com¡Iemenlo unos za¡alos, ¿no crees, >.B.)3"L
>.B.)3"1 que normaImenle loIeraba a lodas Ias crialuras irracionaIes, fueran
grandes o ¡equeñas, gruñó a Ia ardiIIa, a Ia que ¡arecia saIirIe ¡or deba|o de Ia faIda
una ¡ala de ¡oIIo, cosa que, bien mirado, era rara.
II gruñido des¡erló a F*&6.B+51 que se removió y saIió de su aIcoba de Iana como
GrendeI
18
de su guarida. AI inslanle, ¡resa de un frenesi, ¡rorrum¡ió en Iadridos
furiosos como diciendo: «Tios, ¡or si no Io habeis nolado, aIIi hay una ardiIIa en lra|e
de baiIe rebuscando enlre Ia basura ¡y vosolros eslais ahi senlados como un ¡ar de
Ieones de cemenlo a Ia ¡uerla de una bibIioleca!». Asi Iadrado eI mensa|e, echó a
correr cuaI ¡eIudo misiI anliardiIIas, em¡eñado en Ia aniquiIación im¡IacabIe de lodo
li¡o de roedores.
—F*&6.B+5 —Io IIamó eI Im¡erador—, es¡era.
Demasiado larde. La ardiIIa inlenló huir ¡or Ia ¡ared IaleraI deI edificio de
IadriIIo, ¡ero se enganchó Ia faIda en un canaIón y voIvió a caer a Ia caIIe mienlras
F*&6.B+5 corria que se Ias ¡eIaba. La ardiIIa arrancó enlonces un Iislón de madera no
muy grande de un ¡aIe rolo y se Io liró a su ¡erseguidor, que saIló |uslo a liem¡o
¡ara que no se Ie cIavara un cIavo en uno de sus o|os saIlones.
Se oyeron gruñidos.
LIegados a ese ¡unlo, eI Im¡erador se ¡ercaló de que Ia ardiIIa lenia manos de
re¡liI, con Ias uñas ¡inladas de un bonilo coIor rosa, a |uego con eI veslido.
—Iso no se ve lodos Ios dias —di|o. >.B.)3" Ie dio Ia razón con un Iadrido.

18
N. de Ia T.: Monslruo deI canlar e¡ico medievaI I$*H3&4: .
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 77 7< <5 5

La ardiIIa soIló eI madero y echó a correr hacia Ia caIIe, se movia bien sobre sus
¡alas de ¡oIIo mienlras con Ias manos de Iagarlo iba Ievanlandose Ia faIda. F*&6.B+5
se habia recu¡erado de Ia im¡resión que Ie habia ¡roducido en ¡rinci¡io enconlrarse
anle una ardiIIa ¡orladora de armas (cosa que soIo habia vislo anles en ¡esadiIIas
¡errunas inducidas ¡or Ia ingeslión noclurna ,$ 8'BB. de -@*)'B*
bk
regaIada ¡or aIgun
aIma carilaliva deI Domino's) y saIió delras de Ia ardiIIa, seguido de cerca ¡or >.B.)3"
y eI Im¡erador.
—¡No, F*&6.B+5! —Ie griló eI Im¡erador—. ¡No es una ardiIIa normaI!
>.B.)3"1 que no sabia decir «Iero ¿que me dices`», se deluvo en seco y miró aI
Im¡erador.
La ardiIIa saIió a loda ¡asliIIa deI caIIe|ón, cayó a cualro ¡alas y giró bruscamenle
siguiendo eI anguIo de Ia luberia.
AI IIegar a Ia esquina, eI Im¡erador vio Ia coIa de su veslidilo rosa desa¡arecer
¡or un desagüe, seguida de cerca ¡or eI inlre¡ido F*&6.B+5: II Im¡erador oyó saIir
¡or Ia re|iIIa eI eco de su Iadrido, que se fue desvaneciendo a medida que F*&6.B+5 se
adenlraba lras su ¡resa en Ias liniebIas.



Rivera

Nick Cavulo se haIIaba senlado frenle a Rivera, con un ¡Ialo de eslofado de bufaIo
deI lamaño, ¡oco mas o menos, de Ia la¡a de un cubo de basura. Islaban comiendo
en eI Tommy's }oynl, un reslauranle de Ia vie|a escueIa siluado en Van Ness, en eI
que lodos Ios dias deI año se servia comida de esliIo casero como ¡asleI de carne,
¡avo asado con reIIeno o eslofado de bufaIo, y en cuyo leIevisor, encima de Ia barra,
se ¡odia ver a Ios equi¡os de San Irancisco siem¡re que hubiera aIguno |ugando.
—¿Que` —di|o eI cor¡uIenlo ¡oIicia aI ver que su com¡añero ¡onia Ios o|os en
bIanco—. ¿Que, |oder`
—Los bufaIos esluvieron aI borde de Ia exlinción —di|o Rivera—. ¿No lendras
anle¡asados en Ias Grandes LIanuras`
—Is Ia ración es¡eciaI de Ias fuerzas deI orden. Iroleger, servir aI ¡ró|imo y esas
cosas requieren muchas ¡roleinas.
—¿Un bisonle enlero`

19
N. de Ia T.: In es¡añoI en eI originaI
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 77 7= =5 5

—¿Me melo yo con lus aficiones `
Rivera miró su medio sandvich de ¡avo y su lazón de so¡a de aIubias, miró Iuego
eI eslofado de Cavulo, voIvió a echar un vislazo a su raquilico sandvich y de nuevo
aI eslofado coIosaI de su com¡añero.
—Mi aImuerzo se sienle humiIIado —di|o.
—Te Io lienes merecido. Is mi revancha ¡or Io de Ios lra|es ilaIianos. Me encanla
que cuando acudo a un aviso Ia genle crea que Ia viclima soy yo.
—Iodrias com¡rarle una va¡orela, o ¡odria decirIe a mi amigo que le busque
ro¡a bonila.
—¿Te refieres a lu amigo eI dueño de Ia lienda de gangas y asesino en serie` No,
gracias.
—No es un asesino en serie. Le ¡asan cosas raras, ¡ero no es un asesino.
—Lo que nos hacia faIla, mas cosas raras. ¿Que eslaba haciendo de verdad cuando
denunciasle ese liroleo`
—Iues Io que di|e: yo ¡asaba ¡or aIIi y un lio eslaba inlenlando robarIe a ¡unla de
¡isloIa. Yo saque eI arma y di eI aIlo aI Iadrón, ¡ero me a¡unló con Ia ¡isloIa y
dis¡are.
—Y un cuerno. Tu no has dis¡arado en lu vida once liros sin que nueve dieran en
eI cenlro de Ia diana. ¿Que cono ¡asó de verdad`
Rivera miró Ia Iarga mesa ¡ara asegurarse de que Ios lres li¡os senlados aI olro
exlremo eslaban enfrascados viendo un ¡arlido en eI leIevisor de encima de Ia barra.
—La acerle lodas Ias veces.
—¿Que Ia acerlasle` ¿Is que era una lia`
—Yo no he dicho eso.
Cavulo soIló su cuchara.
—Socio, no me digas que dis¡arasle a Ia ¡eIirro|a. Creia que eso se habia acabado.
—No. Islo era olra cosa... como si... Nick, lu me conoces, yo nunca dis¡aro como
no sea con un buen molivo.
—Tu dime Io que ¡asó, que yo le res¡aIdo.
—Ira una es¡ecie de mu|er ¡a|aro o aIgo ¡or eI esliIo. Toda negra. Iero negra
como Ia ¡ez, |oder. Tenia unas garras que ¡arecian... no se, como ¡icahieIos ¡Ialeados
de un ¡aImo de Iargo o aIgo asi. Los liros Ie arrancaron lrozos de carne. Habia
¡Iumas, ¡orqueria y una cosa ¡ega|osa y negra ¡or lodas ¡arles. Iero Ie ¡egue nueve
liros en eI ¡echo y saIió voIando.
—¿Que saIió voIando`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 77 7> >5 5

Rivera bebió un sorbo de su cafe y observó Ia reacción de su com¡añero ¡or
encima deI borde de Ia laza. Habian vislo cosas exlraordinarias lraba|ando |unlos,
¡ero, de haber eslado en su Iugar, no eslaba seguro de si se habria creido aqueIIa
hisloria.
—Si, saIió voIando.
Cavulo asinlió con Ia cabeza.
—VaIe, ya veo ¡or que no ¡odias ¡oner eso en eI informe.
—Si.
—Inlonces, esa mu|er ¡a|aro —añadió Cavulo como si diera eI asunlo ¡or zan|ado
y se Io creyera a ¡ies |unliIIas—, ¿eslaba alracando aI laI Asher, eI de Ia lienda de
gangas`
—Le eslaba haciendo una ¡a|a.
Cavulo voIvió a asenlir con Ia cabeza, cogió su cuchara, se melió en Ia boca un
enorme lrozo de eslofado con arroz y siguió asinliendo mienlras maslicaba. Iarecia
eslar a ¡unlo de decir aIgo, ¡ero Iuego, como si se refrenara, se echó a Ia boca olro
¡edazo de carne. Iarecia dislraido viendo eI ¡arlido que ¡asaban ¡or leIevisión y se
acabó Ia comida sin decir ¡aIabra.
Rivera lambien se comió su so¡a y su sandvich en siIencio.
Cuando ya se iban, Cavulo cogió dos ¡aIiIIos deI dis¡ensador que habia |unlo a Ia
ca|a y Ie dio uno a Rivera aI saIir aI beIIo dia de San Irancisco.
—Inlonces, ¿eslabas siguiendo a Asher`
—He inlenlado manlenerIo vigiIado. SoIo ¡or si acaso.
—Y Ie ¡egasle nueve liros a esa lia ¡or hacerIe una ¡a|a —di|o Cavulo ¡or fin.
—Su¡ongo que si —di|o Rivera.
—¿Sabes, AI¡honse`, ¡or eso |uslamenle no saIgo conligo ¡or ahi. Tienes unos
vaIores que son una mierda.
—No era humana, Nick.
—Aun asi. ¿Una ¡a|a` ¿Y lu Ie dis¡arasle` No se...
—No fue ¡ara lanlo. No Ia male.
—¿Con nueve liros en eI ¡echo`
—Anoche Ia vi... o Io vi. In mi caIIe. Me eslaba mirando desde Ia re|iIIa de una
aIcanlariIIa.
—¿AIguna vez se le ha ocurrido ¡regunlarIe a Asher cómo conoció a esa mu|er
¡a|aro a ¡rueba de baIas`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 78 8? ?5 5

—Si, se Io ¡regunle, ¡ero no ¡uedo conlarle Io que me di|o. Is demasiado raro.
Cavulo Ievanló Ios brazos.
—¡CIaro, hombre! Y me|or no nos ¡onemos rarilos, ¿no`



N5=F

Iban ¡or su segunda laza de cafe y CharIie Ie habia conlado Io de Ias vasi|as de Ias
dos aImas que no habia ¡odido recu¡erar, Io de su encuenlro con Ia ar¡ia deI
aIcanlariIIado, Io de Ia sombra que habia saIido de Ias monlañas de Sedona y Io de Ia
olra versión de !& 6).5 &'()* ,$ &. 73$)#$1 asi como sus sos¡echas de que su hi|ila lenia
aIgun ¡robIema es¡anloso, sinlomas deI cuaI eran Ios dos ¡erros giganles y su
habiIidad ¡ara malar usando Ia ¡aIabra «galilo». Iero, a su modo de ver, LiIy no se
eslaba cenlrando en eI quid de Ia cueslión.
—¿Te enroIIasle con un demonio deI Inframundo y yo no le sirvo`
—Islo no es un concurso, LiIy. ¿Iodriamos de|ar eso` Sabia que no debia
conlarleIo. Isloy ¡reocu¡ado ¡or olras cosas.
—Quiero delaIIes, Asher.
—LiIy, un cabaIIero no habIa de Ios ¡ormenores de sus encuenlros amorosos.
LiIy cruzó Ios brazos y ado¡ló una ¡ose de asqueada increduIidad, una ¡ose
eIocuenle ¡orque, anles de que di|era nada, CharIie inluyó Io que se avecinaba.
—Iso son giIi¡oIIeces. Ise ¡oIi Ie arrancó lrozos de carne a liros ¿y a li le ¡reocu¡a
¡roleger su honor`
CharIie sonrió meIancóIicamenle.
—Ya sabes, com¡arlimos un momenlo es¡eciaI...
—Dios mio, eres un ¡ulero.
—}o¡e, LiIy, no ¡uedes haberle ofendido ¡or mi... ¡or mi res¡uesla a lu generosa
oferla, que, ¡ermileme que Io diga enseguida, es exlraordinariamenle lenladora.
—Is ¡orque soy demasiado aIegre, ¿verdad` ¿No soy Io baslanle lelrica ¡ara li`
Como eres eI señor Muerle y lodo eso...
—LiIy, Ia sombra de Sedona iba a ¡or mi. Cuando me fui deI ¡uebIo, desa¡areció.
La ar¡ia deI aIcanlariIIado iba a ¡or mi. II olro Mercader de Ia Muerle me di|o que yo
era dislinlo. IIIos nunca han malado a nadie con su ¡resencia y yo si.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 78 86 65 5

—¿Me acabas de decir «|o¡e»` ¿Cuanlos años crees que lengo` ¿Nueve ` Soy una
mu|er...
—Creo que laI vez sea eI Luminalus, LiIy.
LiIy se caIIó.
Levanló Ias ce|as. Como si di|era «no».
CharIie asinlió con Ia cabeza. Como diciendo «si».
—¿La Gran Muerle`
—Con eme mayuscuIa —conlesló CharIie.
—Iues le faIla cuaIificación —di|o LiIy.
—Gracias, ya me sienlo me|or.



,509F gA18L

HaIIarse a sesenla melros de ¡rofundidad ba|o eI mar siem¡re ¡onia nervioso a
Minly, sobre lodo si habia ¡asado loda Ia noche bebiendo ".J$ y escuchando <.BB1
como era eI caso. Iba en eI uIlimo vagón deI uIlimo lren que saIia de OakIand y lenia
eI vagón ¡ara eI soIo, como si fuera un submarino ¡rivado en eI que surcaba Ia bahia
con eI eco de un saxo lenor en Ios oidos a modo de sonar y, en eI eslómago, media
docena de roIIilos de alun es¡eciados y mo|ados en ".J$ a modo de cargas de
¡rofundidad.
Habia ¡asado Ia noche en eI Salo's, un reslauranle |a¡ones y cIub de <.BB deI
Imbarcadero. O3"@' y <.BB1 exlraños com¡añeros de cama, mezcIados ¡or Ia o¡resión
y Ia o¡orlunidad. II IocaI habia lenido sus inicios en eI dislrilo de IiIImore, que anles
de Ia Segunda Guerra MundiaI era un barrio |a¡ones. Cuando Ios |a¡oneses fueron
de¡orlados a cam¡os de inlernamienlo y sus hogares y ¡erlenencias vendidos, Ios
negros que fueron a Ia ciudad a lraba|ar en Ios asliIIeros conslruyendo buques de
guerra y deslruclores ocu¡aron Ios edificios vacanles. Y eI <.BB IIegó con eIIos.
Duranle años, eI barrio de IiIImore fue eI cenlro de Ia escena <.BBA"#'-. de San
Irancisco, y eI ßo¡ Cily de Ia caIIe Iosl eI ¡rinci¡aI cIub de <.BB: Cuando acabó Ia
guerra y voIvieron Ios |a¡oneses, muchas noches ¡odia verse a chavaIes de o|os
rasgados a¡oslados ba|o Ias venlanas deI ßo¡ Cily, escuchando a ßiIIie HoIiday, a
Osear Ielerson o a CharIes Mingus. Iscuchando cómo eI arle surgia y se disi¡aba en
Ias noches de San Irancisco. Salo era uno de esos chavaIes.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 78 87 75 5

No se lralaba soIamenle de una casuaIidad hislórica: una noche, ya a uIlima hora,
cuando habia acabado Ia musica y eI ".J$ animaba su eIocuencia, Salo Ie habia
ex¡Iicado a Minly que se lralaba de una aIineación fiIosófica: eI <.BB era un arle B$51
¿no` La es¡onlaneidad conlroIada. Como Ia ¡inlura "37'_$ a Ia linla, como eI @.'J31
como eI liro con arco, como Ia esgrima J$5,*d eI <.BB no era aIgo que se ¡Ianeara, era
aIgo que se hacia. Uno ensayaba, locaba sus escaIas, se a¡rendia sus fragmenlos y
Iuego ¡onia lodos sus conocimienlos, loda su ¡re¡aración, aI servicio deI inslanle.
—Y, en eI <.BB1 cada inslanle es una crisis —di|o Salo cilando a Wynlon MarsaIis—,
y uno ¡one loda su habiIidad en |uego ¡ara so¡orlar esa crisis. —Como eI
es¡adachin, eI arquero, eI ¡oela y eI ¡inlor: lodo esla ahi. No hay fuluro, ni ¡asado,
soIo ese inslanle y cómo le enfrenles a eI. II arle sucede.
Minly, im¡eIido ¡or su necesidad de esca¡ar de su vida como Muerle, habia
lomado eI lren hasla OakIand en busca de un inslanle en eI que ¡oder cobi|arse sin
maIa conciencia ¡or eI ¡asado ni ansiedad ¡or eI fuluro, soIo un ahora ¡uro aIo|ado
en eI limbre de un saxo lenor. Iero eI ".J$1 eI fuluro que se cernia anle eI y eI agua
sobre su cabeza habian hecho surgir eI (&3$"1 aqueI inslanle se habia esfumado y
Minly eslaba inlranquiIo. Las cosas se eslaban ¡oniendo feas. Habia sido inca¡az de
recu¡erar sus dos uIlimas aImas (¡or ¡rimera vez en su carrera) y em¡ezaba a ver, o
a oir, Ios efeclos: voces burIonas saIidas de Ias cIoacas, mas aIlas y numerosas que
nunca, cosas que se movian ¡or Ias sombras, en Ios margenes de su visión, cosas
oscuras que se arraslraban y re¡laban ¡or eI sueIo y desa¡arecian cuando Ias
mirabas.
Habia vendido lres discos deI eslanle de Ias vasi|as de Ias aImas, a una misma
¡ersona, olra cosa inaudila. No se habia ¡ercalado enseguida de que era Ia misma
mu|er, ¡ero cuando Ias cosas em¡ezaron a lorcerse recordó su cara y cayó en Ia
cuenla. La ¡rimera vez, eIIa iba veslida con Ia ro¡a de una es¡ecie de mon|e budisla,
IIevaba una lunica marrón y dorada y eI ¡eIo muy corlo, como si se Io hubiera
afeilado y Ie esluviera creciendo. Lo que recordaba Minly era que lenia Ios o|os de un
azuI crislaIino, cosa infrecuenle en aIguien con Ia ¡ieI y eI ¡eIo lan oscuros. Y que
habia en eI fondo de aqueIIos o|os una sonrisa que Ie hizo senlir que un aIma habia
enconlrado su Iugar, un buen hogar en un niveI su¡erior. La siguienle vez que Ia vio
habian ¡asado seis meses y eIIa iba con vaqueros y chaquela de cuero, y lenia eI ¡eIo
un ¡oco desgreñado. Se IIevó un cd deI eslanle de «Uno ¡or cIienle», un disco de
Sarah McLachIan (que era Io que Minly habria eIegido ¡ara eIIa si Ie hubiera ¡edido
conse|o), y eI a¡enas re¡aró en Ios o|os azuI crislaI, a¡arle de ¡ensar que habia vislo
anles aqueIIa sonrisa. Luego, hacia una semana, eIIa a¡areció olra vez con eI ¡eIo a Ia
aIlura de Ios hombros y veslida con una faIda Iarga y una bIusa de ¡oela de museIina
con cinlurón, como si se hubiera esca¡ado de una feria deI Renacimienlo, Io cuaI no
era raro en eI Haighl, ¡ero chocaba en eI Caslro. Aun asi, Minly no Ie dio im¡orlancia
hasla que eIIa fue a ¡agarIe y miró ¡or encima de sus gafas de soI ¡ara sacar eI
dinero de Ia carlera. AqueIIos o|os azuIes olra vez, eIeclricos y serios. Minly no su¡o
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 78 88 85 5

que hacer. No lenia ¡ruebas de que fuera Ia mon|e o Ia chica de Ia chaquela de cuero,
¡ero sabia que era eIIa. Hizo aco¡io de lodas sus habiIidades ¡ara afronlar Ia
siluación y, basicamenle, se achanló.
—Inlonces, ¿le gusla Mozarl` —Ie ¡regunló.
—Is ¡ara un amigo —conlesló eIIa.
Minly se di|o que no ¡odia enfrenlarse a eIIa ¡or aqueIIa senciIIa afirmación. Se
su¡onia que Ia vasi|a de un aIma enconlraba siem¡re aI ¡ro¡ielario que Ie
corres¡ondia, ¿no` In ninguna ¡arle decia que eI luviera que venderseIo
direclamenle aI ¡ro¡ielario en cueslión. De eso hacia una semana y desde enlonces
Ias voces, Ios susurros enlre Ias sombras, Ia sensación generaI de sordidez eran casi
conslanles. Minly Iresh habia ¡asado soIo gran ¡arle de su vida aduIla, ¡ero nunca
anles habia acusado lan ¡rofundamenle Ia soIedad. In Ias uIlimas semanas, habia
senlido muchas veces Ia lenlación de IIamar a aIguno de Ios olros Mercaderes de Ia
Muerle con Ia excusa de avisarIes de que Ia habia cagado, ¡ero mas que nada ¡ara
habIar con aIguien que su¡iera cómo era su vida.
Isliró sus Iargas ¡iernas sobre Ios lres asienlos deI lren (aun asi invadió eI ¡asiIIo),
cerró Ios o|os, recosló Ia cabeza conlra Ia venlaniIIa y sinlió eI rilmico lraqueleo deI
lren, que alravesaba eI fresco crislaI y rebolaba en su craneo rasurado. No, aqueIIo no
iba a funcionar. Ichó Ia cabeza hacia deIanle y abrió Ios o|os, enlonces vio a lraves de
Ias ¡uerlas que, dos vagones mas aIIa, eI lren se habia quedado a oscuras. Se irguió y
vio cómo Ias Iuces se a¡agaban en eI coche conliguo. No, no era eso Io que ocurria. La
oscuridad iba alravesando eI coche como un gas cuyo fIu|o consumiera a su ¡aso Ia
energia de Ias Iam¡aras.
—¡Ay, mierda! —di|o Minly en eI vagón vacio.
Ni siquiera ¡odia ¡onerse deI lodo derecho denlro deI lren, ¡ero se Ievanló de
lodos modos y se quedó un ¡oco encorvado y con Ia cabeza conlra eI lecho, de frenle
a aqueI fIu|o de oscuridad.
La ¡uerla deI fondo deI vagón se abrió y enlró aIguien. Una mu|er. ßueno, no
exaclamenle una mu|er. Lo que ¡arecia Ia sombra de una mu|er.
—HoIa, amor —di|o. Una voz ba|a y brumosa.
Minly habia oido aqueIIa voz anles, o una voz ¡arecida.
Las liniebIas envoIvieron en su corrienle Ias dos Iuces deI sueIo deI exlremo deI
vagón y soIo Ia siIuela de Ia mu|er (un refIe|o gris melaIico conlra Ia ¡ura negrura)
quedó iIuminada. Minly no recordaba haber vueIlo a senlir miedo desde sus inicios
como Mercader de Ia Muerle, ¡ero ahora Io senlia.
—Yo no soy lu amor —di|o con voz lan suave y firme como eI sonido de un saxo
ba|o, sin una nola de miedo. i5. -)'"'" . -.,. '5"#.5#$1 ¡ensó.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 78 89 95 5

—Cuando le Io monlas con una negra, ya no hay marcha alras —di|o eIIa y, aI dar
un ¡aso hacia eI, su siIuela negra azuIada era Io unico visibIe en cuaIquier dirección.
Minly sabia que a unos ¡ocos ¡asos delras de eI habia una ¡uerla, cerrada con
¡olenles mecanismos hidrauIicos, que IIevaba a un luneI oscuro a sesenla melros ba|o
Ia bahia, fIanqueado ¡or IelaIes raiIes eIeclrificados, ¡ero ¡or aIgun molivo en ese
momenlo eI luneI Ie ¡arecia un Iugar sumamenle acogedor.
—Yo ya me Io he monlado con una negra —di|o.
—No, nada de eso, amor. Tu has conocido lonos de marrón, de chocoIale oscuro y
quiza de cafe, ¡ero le aseguro que nunca de negro. Iorque, cuando ¡ruebas eI negro,
ya no hay vueIla alras.
Minly Ia vio avanzar hacia eI (fIuir hacia eI). Largos es¡oIones ¡Ialeados brolaron
de Ias ¡unlas de sus dedos. }ugaban con Ia Iuz lenue de Ias Iuces de seguridad y
goleaban una suslancia que humeaba aI locar eI sueIo. A ambos Iados de Minly se
oian susurros, cosas que se movian en Ia oscuridad, ra¡idas y raslreras.
—VaIe, me Io creo —di|o Minly.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 78 8: :5 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 E EX X
& &= = : :9 9: :b b7 71 1 @ @1 1= = 4 43 34 43 3@ @A A5 5= =3 3
Ira una noche de caIor brulaI en Ia ciudad y lodo eI mundo habia abierlo Ias
venlanas. Desde eI le|ado deI olro Iado deI caIIe|ón, eI es¡ia veia a Ia niña cha¡olear
aIegremenle en una bañera IIena de es¡uma. Senlados |unlo a Ia bañera, Ios dos
sabuesos giganles Iamian eI cham¡u de su mano y eruclaban burbu|as mienlras eIIa
chiIIaba de aIegria.
—So¡hie, no des de comer |abón a Ios ¡errilos, ¿vaIe` —Ira Ia voz deI lendero
desde olra habilación.
—VaIe, ¡a¡a. No voy a darseIo. No soy una cria, ¿sabes` —di|o eIIa, y se echó mas
cham¡u de kivi y fresa en Ia ¡aIma de Ia mano y se Ia acercó a uno de Ios ¡erros
¡ara que se Ia Iamiera. La beslia ex¡eIió una nube de burbu|as fraganles que saIió ¡or
Ios barroles de Ia venlana aI aire quielo deI caIIe|ón.
II ¡robIema eran Ios ¡erros, ¡ero si eI es¡ia eIegia bien eI momenlo ¡odria
encargarse de eIIos y IIevarse a Ia niña sin que nada Ie eslorbara.
In eI ¡asado habia sido asesino a sueIdo, guardaes¡aIdas, boxeador y, mas
recienlemenle, inslaIador aulorizado de aisIanles de fibra de vidrio, habiIidades
lodas eIIas que ¡odian ayudarIo en aqueIIa Mision. Tenia Ia cara de un cocodriIo:
sesenla y ocho dienles ¡unliagudos y o|os que reIucian como abaIorios de crislaI
negro. Sus manos eran garras de ave de ra¡iña, Ias horrendas uñas negras
encoslradas con sangre seca. LIevaba un esmoquin negro de seda, ¡ero iba descaIzo:
sus ¡ies lenian membranas como Ios de un ¡a|aro acualico, con uñas afiIadas ¡ara
exlraer a sus ¡resas deI fango.
Hizo rodar Ia gran aIfombra ¡ersa hasla eI borde deI le|ado y aguardó. Luego, laI y
como es¡eraba, oyó decir:
—Cariño, voy a sacar Ia basura. Inseguida vueIvo.
—VaIe, ¡a¡a.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 78 8; ;5 5

Ira curioso cómo Ia iIusión de seguridad nos hacia descuidados, ¡ensó eI es¡ia.
Nadie de|aria a una niña ¡equeña soIa en eI baño, ¡ero en com¡añia de sus dos
guardaes¡aIdas caninos no eslaba soIa, ¿no`
Is¡eró y eI lendero saIió ¡or Ia ¡uerla de acero de aba|o cargado con dos boIsas de
basura. Iareció ¡er¡Ie|o un momenlo ¡or eI hecho de que eI conlenedor, que
normaImenle eslaba |unlo a Ia ¡uerla, hubiera sido lrasIadado a unos diez melros de
aIIi, ¡ero se encogió de hombros, abrió deI lodo Ia ¡uerla con eI ¡ie y corrió hacia eI
conlenedor mienlras Ia ¡uerla se cerraba Ienlamenle, con un siseo, sobre su ciIindro
neumalico. Iue enlonces cuando eI es¡ia arro|ó Ia aIfombra desde eI le|ado. La
aIfombra se desenroIIó aI caer desde una aIlura de cualro ¡Ianlas. DesdobIada, se
abalió eslruendosamenle sobre eI lendero, que cayó aI sueIo.
Mienlras lanlo, en eI cuarlo de baño, Ios ¡erros giganles se ¡usieron en guardia.
Uno de eIIos soIló un bufido de aIarma.
II es¡ia ya habia coIocado eI ¡rimer dardo en Ia baIIesla. Lo de|ó voIar: eI hiIo de
naiIon saIió siseando y eI dardo se hundió en Ia aIfombra con un ruido seco, lras¡asó
eI le|ido y ¡osibIemenle eI cuero cabeIIudo deI lendero y cIavó a esle eficazmenle
ba|o Ia aIfombra, quiza incIuso en eI sueIo. II lendero griló. Los grandes sabuesos
saIieron corriendo deI cuarlo de baño.
II es¡ia cargó olro dardo, Io aló aI exlremo Iibre deI hiIo de naiIon su|elo aI
¡rimero y Io Ianzó Iuego aI olro exlremo de Ia aIfombra. II lendero seguia grilando,
¡ero, cubierlo ¡or Ia ¡esada aIfombra, no ¡odia moverse. Mienlras eI es¡ia cargaba
su lercer dardo, Ios sabuesos cruzaron Ia ¡uerla e irrum¡ieron en eI caIIe|ón.
II lercer dardo no eslaba alado a ningun hiIo, ¡ero lenia una afiIada ¡unla de
lilanio de as¡eclo ¡erverso. II es¡ia a¡unló aI ciIindro neumalico de Ia ¡uerla,
dis¡aró y Ia ¡uerla se cerró de goI¡e, encerrando a Ios ¡erros en eI caIIe|ón. Habia
ensayado aqueIIo miI veces de cabeza, y lodo saIió laI y como Io habia ¡Ianeado.
Habia seIIado con Su¡er GIue Ias ¡uerlas de Ia lienda y deI edificio de a¡arlamenlos
anles de subir a Ia azolea, y no habia resuIlado faciI hacerIo sin que Io vieran.
Con eI cuarlo dis¡aro cIavó un dardo en Ia ¡arle de arriba deI marco de Ia venlana
deI ¡asiIIo. Las re|as deI cuarlo de baño eran muy eslrechas, ¡ero sabia que eI lendero
habria de|ado abierla Ia ¡uerla deI a¡arlamenlo. CoIgó un mosquelón deI hiIo de
naiIon y se desIizó sigiIosamenle ¡or eI hasla eI aIfeizar de Ia venlana. Se
desenganchó, se melió ¡or enlre Ios barroles y cayó aI sueIo deI ¡asiIIo.
Se ¡egó a Ia ¡ared deI ¡asiIIo y avanzó con ¡aso exageradamenle cuidadoso ¡ara
no engancharse Ias uñas de Ios ¡ies con Ia moquela. De un a¡arlamenlo cercano Ie
IIegó un oIor a refrilo de ceboIIas, y oyó Ia voz de Ia niña saIir ¡or Ia ¡uerla deI fondo
deI ¡asiIIo, que veia abierla aunque soIo fuera eI ancho de una rendi|a.
—¡Ia¡a! ¡Quiero saIir ya! ¡Ia¡a! ¡Quiero saIir ya!
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 78 8< <5 5

Se deluvo en Ia ¡uerla y se asomó aI a¡arlamenlo. Sabia que Ia niña chiIIaria aI
verIo (sus dienles aserrados, sus garras, sus frios o|os negros). Se aseguraria de que
Ios grilos fueran efimeros, ¡ero nadie ¡odia conservar Ia caIma anle su ¡avoroso
as¡eclo. NaluraImenle, eI efeclo ¡avoroso se veia disminuido en ¡arle ¡or eI hecho
de que soIo media lreinla y cinco cenlimelros de aIlo.
Abrió Ia ¡uerla de un em¡u|ón, ¡ero aI enlrar en eI a¡arlamenlo aIgo Io agarró ¡or
delras, liró de eI y, ¡ese a su adieslramienlo y su sigiIo, se ¡uso a chiIIar como un
anade en IIamas.



AIguien habia seIIado con Su¡er GIue Ia cerradura de Ia ¡uerla de alras y CharIie
habia rolo Ia IIave inlenlando abrirIa. Tenia una es¡ecie de fIecha con un hiIo cIavada
en Ia ¡arle de alras de Ia ¡ierna, y Ie doIia a rabiar, ¡ero sabia que no era buena señaI
que Ios sabuesos esluvieran brincando a su aIrededor enlre gemidos.
A¡orreó Ia ¡uerla con Ias dos manos.
—¡Abre Ia ¡ula ¡uerla, Ray!
Ray abrió Ia ¡uerla.
—¿Que ¡asa`
Los cancerberos Ios arroIIaron a ambos aI ¡asar. CharIie se Ievanló de un saIlo y
echó a correr escaIeras arriba lras eIIos, co|eando. Ray Io siguió.
—CharIie, eslas sangrando.
—Lo se.
—Is¡era, IIevas coIgando un hiIo. De|a que le Io corle.
—Ray, lengo que...
Anles de que ¡udiera acabar Ia frase, Ray habia sacado una nava|a deI boIsiIIo de
alras, Ia habia abierlo y habia corlado eI hiIo de naiIon.
—SoIia IIevar eslo en eI lraba|o ¡ara corlar cinlurones de seguridad y esas cosas.
CharIie asinlió con Ia cabeza y siguió escaIeras arriba. So¡hie eslaba de ¡ie en Ia
cocina, envueIla en una loaIIa de baño de coIor verde menla y, como lodavia Ie saIian
cuernos de es¡uma de Ia cabeza, ¡arecia una versión ¡equeña y |abonosa de Ia
Islalua de Ia Liberlad.
—Ia¡a, ¿dónde eslabas` Queria saIir de Ia bañera.
—¿Islas bien, cariño` —Se arrodiIIó deIanle de eIIa y Ie aIisó Ia loaIIa.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 78 8= =5 5

—Necesilaba ayuda ¡ara acIararme. Is lu obIigación, ¡a¡a.
—Lo se, cariño. Soy un ¡adre horribIe.
—ßueno, vaIe... —di|o So¡hie—. HoIa, Ray.
Ray eslaba IIegando a Io aIlo de Ia escaIera y soslenia una fIecha ensangrenlada
alada aI exlremo de un hiIo.
—CharIie, eslo le ha alravesado Ia ¡ierna.
CharIie se voIvió ¡ara mirarse Ia ¡anlorriIIa ¡or ¡rimera vez y a conlinuación se
senló en eI sueIo, convencido de que iba a desmayarse.
—¿Me Io de|as` —di|o So¡hie, y cogió Ia fIecha.
Ray cogió un ¡año de cocina de Ia encimera y la¡ó con eI Ia herida de CharIie.
—Su|ela eslo asi. Voy a IIamar a emergencias.
—No, esloy bien—di|o CharIie, convencido ahora de que iba a vomilar.
—¿Que ha ¡asado ahi fuera` —¡regunló Ray.
—No se, eslaba...
AIguien comenzó a chiIIar en eI edificio como si Ie esluvieran achicharrando. Ray
abrió Ios o|os de ¡ar en ¡ar.
—Ayudame a Ievanlarme —di|o CharIie.
Cruzaron a lodo correr eI a¡arlamenlo y saIieron aI ¡asiIIo: Ios grilos ¡rocedian de
Ia escaIera.
—¿Iuedes` —di|o Ray.
—Vamos, vamos. Voy conligo. —CharIie se a¡oyó conlra su hombro y em¡ezó a
subir Ias escaIeras lras eI, a Ia ¡ala co|a.
Los agudos grilos ¡rocedenles deI a¡arlamenlo de Ia señora Ling se habian
converlido en su¡Iicas de auxiIio en ingIes, aderezadas con exabru¡los en mandarin.
—¡No! TO@'J"."U ¡Socorro! ¡Alras! ¡Socorro!
CharIie y Ray enconlraron a Ia diminula malrona china a¡oyada conlra Ia ¡Iaca de
su cocina, donde ?&9'5 y 0*@.7$, Ia habian acorraIado, bIandia un cuchiIIo de gran
lamaño ¡ara manlener a Ios ¡erros a raya mienlras eIIos acom¡añaban sus Iadridos
con una saIva de burbu|as con oIor a kivi y fresa.
—¡Socorro! ¡Los "@'J"." quieren IIevarse mi cena! —di|o Ia señora Ling.
CharIie vio eI caIdero que humeaba sobre Ia ¡Iaca, deI cuaI saIian un ¡ar de ¡alas
de ¡alo.
—Señora Ling, ¿IIeva ¡anlaIones ese ¡alo`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 78 8> >5 5

IIIa miró ra¡idamenle, Iuego se voIvió y Ianzó a Ios sabuesos un mandobIe con eI
cuchiIIo.
—Iuede ser —di|o.
—Aba|o, ?&9'5: Aba|o, 0*@.7$,—ordenó CharIie, ¡ero Ios cancerberos no Ie
hicieron ni caso. Se voIvió hacia Ray—. Ray, ¿le im¡orlaria ir a ¡or So¡hie`
II ex ¡oIicia, que se senlia eI amo de loda siluación caólica, di|o:
—¿Ih`
—No se van a a¡arlar como no se Io diga eIIa. Ve a buscarIa, ¿vaIe` —CharIie se
voIvió hacia Ia señora Ling—. So¡hie Ies dira que se a¡arlen, señora Ling. Usled
¡erdone.
La señora Ling eslaba mirando su cena. Con eI cuchiIIo inlenló sumergir Ias ¡alas
deI ¡alo ba|o eI caIdo, ¡ero no sirvió de nada.
—Is una anligua recela china. No se Ia decimos a Ios DiabIos ßIancos ¡ara que no
Ia eslro¡een. ¿Ha oido habIar deI ¡oIIo envueIlo en ¡a¡eI ` Iues eslo es ¡alo con
¡anlaIones.
Los cancerberos gruñeron.
—Seguro que esla deIicioso —di|o CharIie, y se a¡oyó en eI frigorifico ¡ara no
caerse.
—Sangra usled, señor Asher.
—Si, es cierlo —di|o CharIie.
LIegó Ray IIevando en brazos a So¡hie envueIla en su loaIIa. La de|ó en eI sueIo.
—HoIa, señora Ling—di|o Ia niña. Luego, desnuda de ¡ies a cabeza, con eI ¡eIo
lodavia de ¡unla ¡or eI cham¡u, sacó a Ios cancerberos deI a¡arlamenlo de Ia señora
Ling.
—Oye, |efe, aIguien le ha dis¡arado —di|o Ray.
—Si, en efeclo —conlesló CharIie.
—Deberia verle un medico.
—Si, deberia —di|o CharIie, y ¡oniendo Ios o|os en bIanco se resbaIó ¡or Ia ¡uerla
de Ia nevera de Ia señora Ling.



CharIie ¡asó loda Ia noche en Ia saIa de urgencias deI Sainl Irancis MemoriaI,
es¡erando a que Io curaran. Ray Macy se quedó con eI. Iasado un liem¡o, mienlras
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 79 9? ?5 5

disfrulaba de Ios grilos y Iamenlos de Ios olros ¡acienles que es¡eraban lralamienlo,
Ias nauseas y eI oIor ¡enelranle de Ios vómilos em¡ezaron a hacer meIIa en CharIie.
Cuando comenzó a ¡onerse verde, Ray inlenló uliIizar su condición de ex ¡oIicia
¡ara ganarse eI favor de Ia |efa de enfermeras de urgencias, a Ia que conocia de
aqueIIa olra vida.
—Isla maIherido. ¿No ¡uedes coIarIo` Is un buen li¡o, ßelsy.
La enfermera ßelsy sonrió (aqueIIa era Ia ex¡resión que em¡Ieaba en Iugar de
decirIe a Ia genle que se fuera a lomar ¡or cuIo) y ¡aseó Ia mirada ¡or Ia saIa de
es¡era ¡ara asegurarse de que nadie ¡arecia muy alenlo a su conversación.
—¿Iuedes acercarIo a Ia venlaniIIa`
—CIaro —di|o Ray. Ayudó a CharIie a Ievanlarse de Ia siIIa y Io IIevó |unlo a Ia
venlaniIIa bIindada—. Isle es CharIie Asher—di|o—. Un amigo mio.
CharIie Io miró.
—Digo, mi |efe —añadió Ray ra¡idamenle.
—Señor Asher, ¿se me va a morir usled`
—Is¡ero que no —conlesló eI—. Iero laI vez deba ¡regunlar a aIguien con aIgo
mas de ex¡eriencia cIinica que yo.
La enfermera ßelsy sonrió.
—Le han dis¡arado —di|o Ray, siem¡re su adaIid.
—No vi quien fue —añadió CharIie—. Is un mislerio.
La enfermera ßelsy se incIinó hacia Ia venlaniIIa.
—Ya saben que lenemos que dar ¡arle a Ias auloridades de lodas Ias heridas de
baIa. ¿Seguro que no ¡refiere secueslrar a un velerinario y que Ie cosa Ia herida eI`
—No creo que eso Io cubra mi seguro —conlesló CharIie.
—Ademas, no es una herida de baIa —¡unluaIizó Ray—. Iue con una fIecha.
La enfermera ßelsy asinlió.
—¿Me de|a verIo`
CharIie em¡ezó a subirse Ia ¡ernera deI ¡anlaIón y a Ievanlar Ia ¡ierna hacia eI
¡equeño moslrador. La enfermera ßelsy esliró Ia mano a lraves de Ia venlaniIIa y Ie
a¡arló eI ¡ie de Ia re¡isa.
—Ior eI amor de Dios, que Ios demas no vean que esloy mirando.
—Ay, ¡erdón.
—¿Sigue sangrando `
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 79 96 65 5

—No, creo que no.
—¿Le dueIe`
—A rabiar.
—¿A rabiar mucho o a rabiar ¡oco`
—A rabiar de Ia Ieche —di|o CharIie.
—¿Is aIergico a aIgun anaIgesico`
—No.
—¿A Ios anlibiólicos`
—No.
La enfermera ßelsy melió Ia mano en eI boIsiIIo de su uniforme y sacó un ¡uñado
de ¡asliIIas, eIigió dos redondas y una aIargada y Ias ¡asó a escondidas ¡or Ia
venlaniIIa.
—Ior eI ¡oder que me confiere San Irancisco de Asis, yo Io decIaro inmune aI
doIor. Las redondas son Iercocel, Ia ovaIada, Ci¡ro. Lo anolare en su cuenla. —Miró
a Ray—. ReIIenaIe eslos ¡a¡eIes, denlro de un ¡ar de minulos eslara lan hecho ¡oIvo
que no ¡odra hacerIo soIo.
—Gracias, ßelsy.
—Y si IIega aIgun boIso de Irada o de Gucci a esa lienda en Ia que lraba|as, es mio.
—No hay ¡robIema —conlesló Ray—. CharIie es eI dueño.
—¿In serio`
CharIie asinlió con Ia cabeza.
—Isla es gralis —añadió ßelsy, y desIizó olra ¡iIdora redonda sobre eI
moslrador—. Iara li, Ray.
—Yo no esloy herido.
—La es¡era es Iarga. Iodria ¡asar cuaIquier cosa. —Y sonrió en Iugar de decirIe
que se fuera a lomar ¡or cuIo.



Una hora des¡ues, ya soIvenlado eI ¡a¡eIeo, CharIie eslaba derrengado en una
siIIa de fibra de vidrio, en una ¡oslura que soIo ¡arecia ¡osibIe en caso de que sus
huesos se hubieran converlido en duIce de maIvavisco.
—Aqui malaron a RacheI —di|o CharIie.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 79 97 75 5

—Si, Io se —conlesló Ray—. Lo sienlo.
—Todavia Ia echo de menos.
—Si, ya —di|o Ray—. ¿Que laI lu ¡ierna`
CharIie ignoró su ¡regunla.
—Iero me dieron a So¡hie —di|o—. Y eso esluvo bien, ¿sabes`
—Si, ya —di|o Ray—. ¿Que laI le encuenlras`
—Me ¡reocu¡a un ¡oco que, como esla creciendo sin madre, So¡hie no sea muy
sensibIe.
—La eslas educando muy bien. Me referia a cómo le encuenlras fisicamenle.
—Como eso de que male a Ia genle soIo con mirarIa. Iso no ¡uede ser bueno ¡ara
una niña. Is cuI¡a mia, lodo es cuI¡a mia.
—CharIie, ¿le dueIe Ia ¡ierna` —Ray habia o¡lado ¡or no lomarse eI caImanle que
Ie habia dado Ia enfermera ßelsy, y ahora se arre¡enlia.
—Y Io de Ios cancerberos... ¿Que crialura liene que so¡orlar eso` No ¡uede ser
sano.
—CharIie, ¿cómo le sienles `
—Tengo un ¡oco de sueño —conlesló CharIie.
—ßueno, has ¡erdido mucha sangre.
—Iero esloy reIa|ado. ¿Sabes`, ¡erder sangre reIa|a. ¿Crees que ¡or eso Ie ¡onian a
uno sangui|ueIas en Ia Idad Media` Iodrian usarIas como lranquiIizanles. «Si, ßob,
enseguida esloy en Ia reunión, ¡ero es¡era que ¡rimero me ¡onga una sangui|ueIa,
que esloy un ¡oquilo ansioso». AIgo asi.
—Una gran idea, CharIie. ¿Quieres un ¡oco de agua`
—Ires un buen li¡o, Ray. ¿Te Io he dicho aIguna vez` Aunque seas un asesino en
serie de fiIi¡inas deses¡eradas cuando eslas de vacaciones.
—¿Que`
La enfermera ßelsy se acercó a Ia venlaniIIa.
—¡Asher! —griló.
Ray Ia miró con aire im¡Ioranle a lraves de Ia venlaniIIa, unos segundos des¡ues,
eIIa cruzó Ia ¡uerla con una siIIa de ruedas.
—¿Que laI esla «No hay doIor»` —¡regunló.
—Dios mio, no hay quien Io aguanle —di|o Ray.
—No le has lomado lu medicina, ¿a que no`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 79 98 85 5

—No me guslan Ias drogas.
—¿Quien es Ia enfermera aqui, Ray ` Se lrala deI circuIo de Ios farmacos: no soIo eI
¡acienle, sino lodos Ios que Io rodean. ¿Is que no has vislo !& )$= >$X5`
—Iso no saIe en !& )$= >$X5: Lo de !& )$= >$X5 es eI circuIo de Ia vida.
—¿Ah, si` ¿Y IIevo lodo esle liem¡o canlando maI Ia canción ` Iues vaya. Creo
que des¡ues de lodo no me gusla esa ¡eIicuIa. Ayudame a ¡oner a «No hay doIor»
en Ia siIIa. A Ia hora deI desayuno ya eslara en casa.
—LIegamos aqui a Ia hora de Ia cena —di|o Ray.
—¿Ves cómo le ¡ones cuando no le lomas lu medicación`



Cuando voIvió a casa deI hos¡ilaI, CharIie IIevaba una feruIa de gomaes¡uma y
muIelas. II efeclo de Ios caImanles se habia disi¡ado hasla laI ¡unlo que voIvia a
senlir doIor. Le doIia Ia cabeza como si dos diminulos aIienigenas gemeIos fueran a
brolarIe de Ias sienes. La señora Kor|ev saIió de su a¡arlamenlo y Io arrinconó en eI
¡asiIIo.
—CharIie Asher, a usled Io eslaba es¡erando. ¿No vi yo ¡asar anoche ¡or mi
a¡arlamenlo a mi ¡equeña So¡hie desnuda y IIena de |abón como un oso, lirando de
esos ¡erros negros giganles y canlando «¡or eI cuIo no»` In mi vie|o ¡ais lenemos
una ¡aIabra ¡ara eso, CharIie Asher. Isa ¡aIabra es «guarrada». Todavia lengo eI
numero deI Servicio de Alención a Ia Infancia, de cuando mis niños eran ¡equeños.
—¿LIena de |abón como un oso`
—No cambie de lema. Is una guarrada.
—Si, Io es. Lo sienlo. No voIvera a ocurrir. Is que me habian dis¡arado y no
¡ensaba con cIaridad.
—¿Le dis¡araron`
—In Ia ¡ierna. No es mas que un rasguño. —CharIie habia es¡erado loda su vida
¡ara decir aqueIIo, y de ¡ronlo se sinlió muy macho—. No se quien me dis¡aró. Is
un mislerio. Y, ademas, me liraron encima una aIfombra. —La aIfombra disminuia
en cierlo modo Ia viriIidad de su hazaña. ResoIvió no mencionarIa de aIIi en adeIanle.
—Iase. Desayune. So¡hie no quiere comerse Ia loslada que Ie ha hecho VIadIena.
Dice que esla cruda y que liene germenes.
—Isa es mi niña —di|o CharIie.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 79 99 95 5

Nada mas enlrar ¡or Ia ¡uerla, cuando se dirigia a rescalar a su hi|a de Ios
¡alógenos de Ia loslada, 0*@.7$, agarró con Ia boca Ia ¡unla de una de sus muIelas
y Io arraslró a Ia ¡ala co|a hasla eI dormilorio.
—HoIa, ¡a¡i —di|o So¡hie cuando su ¡adre ¡asó ¡or su Iado brincando—. In
casa no se ¡alina —añadió.
0*@.7$, em¡u|ó con eI morro aI macho bela hacia su agenda. AIIi, ba|o Ia fecha de
ese dia, habia dos nombres, Io cuaI no era raro. Lo que era raro era que ya hubieran
a¡arecido anles: eran Ios nombres de Islher }ohnson e Irena Iosokovanovich, Ias dos
vasi|as que habia ¡erdido.
CharIie se senló en Ia cama e inlenló que Ios aIienigenas deI doIor voIvieran a sus
sienes a fuerza de frolarIos. ¿Ior dónde ¡odia em¡ezar` ¿Seguirian a¡areciendo
aqueIIos nombres hasla que recu¡erara Ias vasi|as de sus aImas` AqueIIo no habia
¡asado con Ia muñeca hinchabIe. ¿CuaI era Ia diferencia` Islaba cIaro que Ias cosas
iban de maI en ¡eor: ahora, hasla Ie dis¡araban.
Cogió eI leIefono y marcó eI numero de Ray Macy.



Cualro dias lardó Ray en voIver a darIe ¡arle. La información Ia consiguió en lres,
¡ero quiso asegurarse con absoIula cerleza de que eI efeclo de Ios caImanles se habia
disi¡ado ¡or com¡Ielo y de que a CharIie no se Ie iba Ia cabeza olra vez: en eI
hos¡ilaI, se habia ¡asado loda Ia noche erre que erre con que era Ia gran Muerle,
«con eme mayuscuIa». Ray se senlia lambien un ¡oco cuI¡abIe ¡or haberIe ocuIlado
que habia infringido aIgunas normas de Ia lienda.
Se enconlraron en Ia lraslienda, un miercoIes ¡or Ia mañana, anles de Ia hora de
abrir. CharIie habia hecho cafe y lomado asienlo ¡ara ¡oder ¡oner Ios ¡ies encima de
Ia mesa. Ray se senló sobre unas ca|as de Iibros.
—VaIe, dis¡ara —di|o CharIie.
—ßueno, Io ¡rimero es que enconlre lres dardos de baIIesla mas. Dos lenian ¡unla
de acero de es¡ino, como eI que le alravesó Ia ¡ierna, y eI olro Ia lenia de lilanio. Ise
eslaba cIavado en eI cierre neumalico de Ia ¡uerla de alras.
—Iso me da iguaI, Ray. ¿Que sabes de Ias dos mu|eres`
—CharIie, aIguien le dis¡aró con un arma IelaI. ¿Te da iguaI`
—Ixaclo. Me da iguaI. Is un mislerio. ¿Sabes que me gusla de Ios mislerios` Que
son misleriosos.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 79 9: :5 5

Ray, que IIevaba una gorra de Ios Gianls, Ie dio Ia vueIla ¡ara mayor enfasis. Si
hubiera IIevado gafas, se Ias habria quilado de goI¡e, ¡ero, como no Ias IIevaba,
achicó Ios o|os como si se Ias hubiera quilado.
—Lo sienlo, CharIie, ¡ero aIguien os queria a Ios ¡erros y a li fuera de casa aI
mismo liem¡o. Te liraron encima esa aIfombra desde eI le|ado deI olro Iado deI
caIIe|ón y Iuego, cuando eslabas en eI sueIo y saIieron Ios ¡erros, dis¡araron aI cierre
de Ia ¡uerla ¡ara que se cerrara de goI¡e. Sabolearon Ia cerradura de Ia ¡uerla
lrasera y seIIaron Ia deIanlera con ¡egamenlo, seguramenle anles de Io de Ia
aIfombra, des¡ues lendieron un cabIe hasla Ia venlana deI ¡asiIIo, se desIizaron enlre
Ios barroles y... ßueno, Io demas no esla muy cIaro.
CharIie sus¡iró.
—No vas a conlarme Io de Ias dos mu|eres hasla que acabes, ¿no`
—Lo organizaron lodo muy bien. No fue un alaque aI azar.
—La venlana deI ¡asiIIo liene barroles, Ray. Nadie ¡uede enlrar ¡or ahi. No enlró
nadie.
—ßueno, ahi es donde Ia cosa se desquicia. Veras, no creo que fuera un asaIlanle
humano.
—¿Ah, no` —CharIie ya ¡arecia ¡reslarIe alención.
—Iara melerse ¡or esos barroles, debia de medir menos de sesenla cenlimelros de
aIlo y ¡esar menos de, ¡ongamos, lrece kiIos. Creo que era un mono.
CharIie de|ó su cafe sobre Ia mesa con lanla fuerza que un geiser surgió de Ia laza
y se derramó sobre Ios ¡a¡eIes que habia encima.
—¿Crees que me dis¡aró un mono que Io lenia lodo muy bien organizado`
—No seas asi...
—¿Quien, si no, lendió un cabIe, enlró en eI edificio e hizo que se yo que` ¿Iugarse
con un monlón de frula`
—Deberias haber oido Ia canlidad de chorradas que di|isle Ia olra noche en eI
hos¡ilaI. ¿Y lu le ries de mi`
—Islaba drogado, Ray.
—Iues no hay olra ex¡Iicación. —Iara Ia imaginación de macho bela de Ray, Ia
ex¡Iicación deI mono ¡arecia com¡Ielamenle razonabIe, saIvo ¡or Ia faIla de un
móviI. /$)* =. "$ ".($ -X7* "*5 &*" 7*5*"1 #$ #').5 7'$),. "*&* 8*) 8'#*))$*1 ."A 23$ 23'Y5
".($:::
—La ex¡Iicación es que es un mislerio —re¡uso CharIie—. Te agradezco que
inlenles IIevar a ese... ese cabrón ¡eIudo anle Ia |uslicia, Ray, ¡ero necesilo saber aIgo
sobre esas dos mu|eres.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 79 9; ;5 5

Ray asinlió con Ia cabeza, derrolado. Deberia haber manlenido eI ¡ico cerrado
hasla averiguar ¡or que aIguien queria inlroducir un mono en casa de CharIie.
—Hay genle que enlrena monos, ¿sabes` ¿Tienes |oyas de vaIor en lu
a¡arlamenlo`
—¿Sabes` —conlesló CharIie mienlras se rascaba Ia barbiIIa y miraba eI lecho,
como recordando—, hubo un cochecilo a¡arcado lodo eI dia enfrenle de Ia lienda, en
VaIIe|o. Y aI dia siguienle, cuando mire, habia aIIi un monlón de mondas de ¡Ialano,
como si aIguien hubiera eslado vigiIando Ia lienda. AIguien que comia ¡Ialanos.
—¿Que li¡o de coche era` —¡regunló Ray, con Ia Iibrela Iisla.
—No esloy seguro, ¡ero era ro|o y deI lamaño de un mono.
Ray Ievanló Ia visla de sus nolas.
—¿In serio`
CharIie se quedó caIIado un momenlo, como si se ¡ensara cuidadosamenle Ia
res¡uesla.
—Si —di|o muy sinceramenle—. DeI lamaño de un mono.
Ray voIvió a Ias ¡rimeras ho|as de Ia Iibrela.
—No hace faIla ¡onerse asi, CharIie. SoIo inlenlo ayudar.
—Iuede que fuera mas grande —añadió CharIie, recordando—. Como un
lodolerreno ¡ara monos. Como eI que IIevaria uno si lrans¡orlara, que se yo, un
barriI IIeno de monos.
Ray hizo una mueca y se ¡uso a Ieer Ias ¡aginas de su Iibrela.
—Iui a casa de esa laI }ohnson. AIIi no vive nadie, ¡ero Ia casa no esla a Ia venla.
No vi a Ia sobrina de Ia que me habIasle. Lo curioso deI caso es que Ios vecinos sabian
que habia eslado enferma, ¡ero nadie habia oido que hubiera muerlo. De hecho, un
li¡o me di|o que Ia semana ¡asada creia haberIa vislo monlar en un camión de
mudanzas con un ¡ar de o¡erarios.
—¿La semana ¡asada` Iero si su sobrina di|o que murió hace dos.
—No liene sobrinas.
—¿Que`
—Islher }ohnson no liene ninguna sobrina. Ira hi|a unica. No lenia hermanos ni
hermanas, y lam¡oco liene sobrinas ¡or eI Iado de Ia famiIia de su difunlo marido.
—Inlonces, ¿esla viva`
—Iso ¡arece. —Ray Ie dio una folografia—. Is Ia folo de su uIlimo carne de
conducir. Islo cambia Ias cosas. Ahora eslamos buscando a una ¡ersona
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 79 9< <5 5

desa¡arecida, a aIguien que liene que haber de|ado un raslro. Iero Io de Ia olra, esa
laI Irena, es aun me|or. —Le dio olra folografia.
—¿Tam¡oco esla muerla`
—ßueno, a¡areció una esqueIa en eI ¡eriódico hace lres semanas, ¡ero hay una
¡isla que Ia ha deIalado: sigue ¡agando lodas sus facluras con cheques nominaIes.
Cheques que firma eIIa misma. —Ray se echó hacia alras en su asienlo, sonriendo,
senlia Ia duIzura de Ia |usla indignación ¡or su leoria deI mono y lambien cierla maIa
conciencia ¡or no haberIe habIado a CharIie de aqueIIas lransacciones es¡eciaIes.
—¿Y bien`—¡regunló ¡or fin CharIie.
—Isla en casa de su hermana, en eI Sunsel. Aqui lienes Ia dirección. —Ray
arrancó una ho|a de Ia Iibrela y se Ia dio.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 79 9= =5 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 E E> >
% %3 3A A9 91 18 8< <: : 4 43 3A AA A5 51 10 09 91 1
CharIie se senlia dividido: Ie a¡elecia mucho IIevarse su baslón es¡ada, ¡ero no
¡odia mane|arIo mienlras IIevara Ias muIelas. Iensó en ¡egarIo con cinla aisIanle a
una de Ias muIelas, ¡ero Ie ¡areció que IIamaria demasiado Ia alención.
—¿Quieres que vaya conligo` —¡regunló Ray—. Quiero decir que si ¡uedes
conducir, con Ia ¡ierna y lodo eso.
—Me Ias arregIare —di|o CharIie—. AIguien liene que vigiIar Ia lienda.
—CharIie, anles de que le vayas, ¿¡uedo hacerle una ¡regunla`
—CIaro. —l* 8)$635#$"1 5* 8)$635#$"1 5* 8)$635#$"1 ¡ensó.
—¿Iara que necesilabas que enconlrara a esas mu|eres`
Tenias que ¡regunlar, cabrón con ¡escuezo de robol.
—Ya le Io di|e, ¡or un asunlo de herencias. —CharIie se encogió de hombros. l*
8.". 5.,.1 ,Y<.&* =.1 .23A 5* @.= 5.,. 23$ 4'"6.):
—Si, ya se que eso fue Io que me di|isle, y normaImenle lendria senlido, ¡ero
resuIla que he descubierlo un monlón de cosas sobre esas dos mu|eres mienlras Ias
buscaba... y en sus famiIias no ha muerlo nadie uIlimamenle.
—Is curioso —di|o CharIie mienlras |ugueleaba con Ias IIaves, eI baslón, Ia agenda
y Ias muIelas |unlo a Ia ¡uerla lrasera—. Los Iegados que recibieron no eran de
¡arienles. Iran de vie|os amigos. —l* 7$ $W#).E. 23$ 5* 63"#$" . &." 73<$)$"1 $)$" 35
8$&7.B*:
—A|a|a —di|o Ray, ¡oco convencido—. ¿Sabes`, cuando Ia genle huye, cuando
IIega hasla eI ¡unlo de fingir su ¡ro¡ia muerle ¡ara esca¡ar, sueIe huir de aIgo. ¿Ires
lu ese aIgo, CharIie`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 79 9> >5 5

—Ray, escucha Io que eslas diciendo. ¿Olra vez eslas con ese roIIo deI asesino en
serie` Iensaba que Rivera le Io habia ex¡Iicado.
—Inlonces, ¿eslo liene que ver con Rivera`
—Digamos que esla inleresado en eI asunlo —conlesló CharIie.
—¿Y ¡or que no Io has dicho anles`
CharIie sus¡iró.
—Ray, se su¡one que no debo habIar de eslas cosas, ya Io sabes. La Cuarla
Inmienda y lodo eso. Recurri a li ¡orque eres bueno y lienes conlaclos. Cuenlo
conligo y confio en li. Creo que lu lambien sabes que ¡uedes conlar conmigo y
confiar en mi, ¿no` Quiero decir que, en lodos eslos años, nunca he ¡ueslo en ¡eIigro
lu ¡ensión de invaIidez ¡or un descuido en nueslro acuerdo, ¿verdad`
Ira una amenaza, aunque suliI, y CharIie se sinlió maI ¡or eIIo, ¡ero no ¡odia
¡ermilir que Ray siguiera indagando, sobre lodo leniendo en cuenla que eI mismo se
haIIaba en lerrilorio ignolo: ni siquiera sabia a que cIase de enredo se enfrenlaba.
—Inlonces, ¿Ia señora }ohnson no va a acabar muerla ¡orque Ia haya enconlrado
¡ara li`
—No voy a ¡onerIe una mano encima a Ia señora }ohnson ni a Ia señora Io|o... a Ia
señora Ioko|o... a esa olra señora. Te doy mi ¡aIabra. —CharIie Ievanló Ia mano
como si |urara sobre Ia ßibIia y se Ie cayó una muIela.
—¿Ior que no usas soIo eI baslón` —¡regunló Ray.
—Tienes razón —di|o CharIie. De|ó Ias muIelas conlra Ia ¡uerla e inlenló a¡oyar eI
¡eso deI cuer¡o en Ia ¡ierna maIa y eI baslón. Los medicos habian dicho que Ia
herida era, en efeclo, su¡erficiaI, de modo que no habia dañado ningun lendón, sino
soIo le|ido muscuIar, ¡ero a¡oyarse en aqueI ¡ie Ie doIia a rabiar. ResoIvió que Ie
baslaria con eI baslón.
—Islare de vueIla anles de Ias cinco ¡ara reIevarle. —SaIió co|eando ¡or Ia ¡uerla.



A Ray no Ie guslaba que Ie minlieran. Ya Ie habian menlido baslanle Ias fiIi¡inas
deses¡eradas y em¡ezaba a lomarse a maI que Io lomaran ¡or lonlo. ¿A quien se
creia CharIie Asher que eslaba engañando` In cuanlo luviera organizada Ia lienda,
daria un loque a Rivera ¡ara com¡robarIo ¡or si mismo.
Inlró en Ia lienda y Iim¡ió un ¡oco eI ¡oIvo, des¡ues, se acercó a Ia eslanleria
«es¡eciaI» de CharIie, donde guardaba Ias cosas raras, sacadas de Iegados de
difunlos, ¡or Ias que lanlo se desvivia. Se su¡onia que soIo habia que vender uno de
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7: :? ?5 5

aqueIIos ob|elos ¡or cIienle, ¡ero duranle Ias dos semanas anleriores Ray habia
vendido cinco a Ia misma mu|er. Sabia que deberia haberseIo dicho a CharIie, ¡ero Ia
verdad, ¿¡ara que` Ior Io vislo, CharIie no eslaba siendo franco con eI en nada.
Ademas, Ia mu|er que habia com¡rado aqueIIas cosas era muy gua¡a, y Ie habia
sonreido. Tenia eI ¡eIo bonilo, una figura alracliva y unos o|os de coIor azuI cIaro
reaImenle IIamalivos. Ademas, habia un aIgo en su voz... Iarecia lan... ¿lan que` Tan
serena, quiza. Como si su¡iera que lodo iba a saIir bien y que no habia que
¡reocu¡arse ¡or nada. TaI vez Ray esluviera ¡royeclando en eIIa sus deseos. Y,
ademas, no lenia nuez, Io cuaI era un gran aIicienle ¡ara eI uIlimamenle. Habia
inlenlado averiguar su nombre y hasla echar un vislazo a su carlera, ¡ero eIIa
siem¡re ¡agaba en efeclivo y ocuIlaba eI inlerior de su carlera con lanlo cuidado
como un |ugador de ¡óquer sus carlas. Si iba aIIi en coche, a¡arcaba lan Ie|os que Ray
no Ia veia melerse en eI desde Ia lienda, de modo que no habia ¡odido anolar eI
numero de Ia malricuIa ¡ara seguirIe Ia ¡isla.
ResoIvió ¡regunlarIe su nombre si iba ese dia. Y seguramenle iria. SoIo a¡arecia
cuando eI eslaba soIo. Ray Ia habia vislo mirar ¡or eI esca¡arale una vez, cuando
eslaba lraba|ando con LiIy, y eIIa soIo habia enlrado en Ia lienda des¡ues, cuando
LiIy ya no eslaba. Confiaba de lodo corazón en que a¡areciera.
Inlenló serenarse ¡ara IIamar a Rivera. No queria ¡arecerIe un crelino a un li¡o
que lodavia eslaba en eI oficio. UliIizó su leIefono móviI ¡ara hacer Ia IIamada, de ese
modo, Rivera sabria que era eI quien IIamaba.



A CharIie no Ie hacia ninguna gracia de|ar soIa a So¡hie lanlo liem¡o des¡ues de
Io sucedido hacia a¡enas unos dias, ¡ero, ¡or olro Iado, fuera Io que fuese Io que
amenazaba a su hi|a, eslaba cIaro que se debia aI hecho de que eI hubiera exlraviado
Ias vasi|as de aqueIIas dos aImas. Cuanlo anles resoIviera eI ¡robIema, anles
disminuiria Ia amenaza. Ademas, Ios cancerberos eran Ia me|or defensa de So¡hie, y
CharIie habia dado inslrucciones ¡recisas a Ia señora Ling ¡ara que So¡hie no se
se¡arara ni un segundo de Ios ¡erros, ¡or ningun molivo.
Tomó Iresidio ßouIevard a lraves deI ¡arque GoIden Gale ¡ara saIir aI Sunsel, y
se di|o que debia IIevar a So¡hie aI }ardin de Te }a¡ones ¡ara dar de comer a Ias
car¡as, ahora que su maIa sombra con Ias mascolas ¡arecia haber remilido.
II dislrilo de Sunsel se exlendia |uslo aI sur deI ¡arque GoIden Gale, bordeado ¡or
Ia American Highvay y Ocean ßeach aI oesle, y ¡or Tvin Ieaks y Ia Universidad de
San Irancisco aI esle. Anlaño habia sido un suburbio, hasla que Ia ciudad se
ex¡andió y acabó ¡or incIuirIo en eIIa, y muchas de sus casas eran modeslas
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7: :6 65 5

viviendas unifamiIiares de una soIa ¡Ianla, conslruidas en serie en Ias decadas de
1940 y 1950. Iran como Ios mosaicos de ca|ilas que saI¡icaban Ios vecindarios de lodo
eI ¡ais en aqueI ¡eriodo ¡osbeIico, ¡ero en San Irancisco, donde se habian
conslruido lanlas cosas des¡ues deI lerremolo y eI incendio de 1906, y mas larde
duranle eI (**7 económico de fines deI sigIo XX, ¡arecian un anacronismo. CharIie
lenia Ia im¡resión de ir alravesando Ia era Iisenhover, aI menos hasla que de|ó alras
a una madre que, con Ia cabeza afeilada y lalua|es lribaIes en eI cuero cabeIIudo,
em¡u|aba un carrilo ¡ara gemeIos.
La hermana de Irena Iosokovanovich vivia en una casila de madera de una soIa
¡Ianla y con un ¡orche de reducidas dimensiones en cuyas es¡aIderas, a cada Iado,
crecian |azmines lre¡adores que se erizaban en eI aire como cabeIIeras Ia mañana
des¡ues de haber ¡raclicado eI sexo. II reslo deI |ardin diminulo eslaba cuidado con
esmero, desde eI selo de acebo aI ¡ie de Ia acera hasla Ios geranios ro|os que
fIanqueaban eI caminilo de cemenlo que IIevaba a Ia casa.
CharIie a¡arcó a una manzana de aIIi y fue andando hasla Ia casa. Ior eI camino
esluvo a ¡unlo de ser arroIIado ¡or dos corredores dislinlos, uno de eIIos una madre
|oven que em¡u|aba un carrilo de bebe ¡ara correr. AqueIIas ¡ersonas no ¡odian
verIo: eslaba de servicio. Iero, ¿¡ero cómo iba a ingeniarseIas ¡ara enlrar en Ia casa`
¿Y que haria Iuego` Si era eI Luminalus, quiza su soIa ¡resencia se ocu¡ara de
resoIver eI ¡robIema.
Ichó un vislazo a Ia ¡arle de alras y vio que habia un coche en eI gara|e, sin
embargo, Ias ¡ersianas de lodas Ias venlanas eslaban ba|adas. Ior fin se decidió ¡or
eI alaque fronlaI y IIamó aI limbre.
Unos segundos des¡ues abrió Ia ¡uerla una mu|er menuda de unos selenla años,
veslida con una bala de feI¡iIIa rosa.
—¿Si` —di|o mienlras miraba eI baslón de CharIie con cierlo receIo. Ra¡idamenle,
echó eI cerro|o de Ia ¡uerla mosquilera—. ¿Iuedo servirIe en aIgo`
Ira Ia mu|er de Ia folografia.
—Si, señora, esloy buscando a Irena Iosokovanovich.
—Iues no esla aqui—di|o Irena Iosokovanovich—. Se habra equivocado usled de
casa. —Im¡ezó a cerrar Ia ¡uerla.
—¿No saIió su esqueIa en eI ¡eriódico hace un ¡ar de semanas ` —¡regunló
CharIie. De momenlo, su sobrecogedora ¡resencia de Luminalus no eslaba surliendo
mucho efeclo sobre eIIa.
—Iues si, creo que si —di|o Ia mu|er, ¡resinliendo una via de esca¡e. Abrió Ia
¡uerla un ¡oco mas—. Iue una lragedia. Todos Ia queriamos mucho. Ira Ia mu|er
mas amabIe, mas generosa, mas encanladora, alracliva (bueno, ¡ara su edad, ya
sabe) y cuIla que...
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7: :7 75 5

—Y evidenlemenle no sabia que se considera un geslo de corlesia corrienle,
cuando se ¡ubIica una esqueIa, eI morirse de verdad. —CharIie Ie moslró Ia
folografia agrandada de su carne de conducir. Se Ie ¡asó ¡or Ia cabeza añadir «¡A|a!»,
¡ero Ie ¡areció que seria ¡asarse un ¡oco.
Irena Iosokovanovich cerró Ia ¡uerla de goI¡e.
—No se quien es usled, ¡ero se ha equivocado de casa —di|o a lraves de eIIa.
—Sabe ¡erfeclamenle quien soy —conlesló CharIie. La verdad era que
seguramenle aqueIIa mu|er no lenia ni idea de quien ¡odia ser—. Y se quien es usled,
y se su¡one que murió hace lres semanas.
—Se equivoca. Ahora vayase anles de que IIame a Ia ¡oIicia y Ies diga que hay un
vioIador en mi ¡uerla.
A CharIie Ie dieron unas cuanlas arcadas, Iuego, insislió.
—No soy un vioIador, señora Ioso... Iosokev... Soy Ia Muerle, Irena. Iso es Io que
soy. Y usled esla caducada. Tiene que morirse, en esle ¡reciso inslanle, si es ¡osibIe.
No hay nada que lemer. Is como quedarse dormido. ßueno...
—No esloy ¡re¡arada —gimoleó Irena—. Si Io esluviera, no me habria ido de
casa. No esloy ¡re¡arada.
—Lo sienlo, señora, ¡ero he de insislir.
—Isloy segura de que esla usled en un error. Iuede que haya olra señora
Iosokovanovich.
—No, aqui esla, en Ia agenda, con su dirección. Is usled. —CharIie Ievanló hasla
eI venlaniIIo de Ia ¡uerla su agenda, abierla ¡or Ia ¡agina en Ia que a¡arecia eI
nombre de Ia señora Iosokovanovich.
—¿Y dice usled que esa es Ia agenda de Ia Muerle`
—Correclo, señora. Ii|ese en Ia fecha. Y esle es eI segundo aviso.
—¿Y usled es Ia Muerle`
—Iso es.
—Iues que eslu¡idez.
—No soy ningun eslu¡ido, señora Iosokovanovich. Soy Ia Muerle.
—¿Y no se su¡one que debe IIevar una guadaña y un sayo Iargo y negro `
—No, ya no Io hacemos asi. Ace¡le mi ¡aIabra, soy Ia Muerle. —Inlenló ¡arecer
reaImenle macabro.
—In Ios cuadros, Ia muerle es siem¡re muy aIla. —Islaba de ¡unliIIas, CharIie Io
nolaba ¡or cómo brincaba ¡ara mirarIo ¡or eI venlaniIIo—. Usled no ¡arece lan aIlo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7: :8 85 5

—No hay exigencias de eslalura.
—Inlonces, ¿¡odria ver su lar|ela de visila`
—CIaro. —CharIie sacó una lar|ela y Ia ¡uso conlra eI crislaI.
—Ahi dice «Tralanle de ro¡a y accesorios usados».
—Iso es. Ixaclo. —CharIie com¡rendió que deberia haber encargado un segundo
|uego de lar|elas de visila—. ¿Y de dónde cree que saco esas cosas` De Ios muerlos.
¿Inliende usled`
—Señor Asher, voy a lener que ¡edirIe que se marche.
—No, señora, soy yo quien va a lener que insislir en que faIIezca usled en esle
inslanle. Se ha ¡asado usled de fecha.
— ¡Vayase! Is usled un charIalan y creo que necesila ayuda ¡sicoIógica.
—¡Con Ia Muerle! ¡Se Ias esla viendo usled con Ia Muerle! ¡Con eme mayuscuIa,
zorra! —ßueno, aqueIIo eslaba fuera de Iugar. CharIie se sinlió maI en cuanlo Io
di|o—. Ierdone —mascuIIó frenle a Ia ¡uerla.
—Voy a IIamar a Ia ¡oIicia.
—AdeIanle, señora... eslo... Irena. ¿Sabe usled que van a decirIe` ¡Que esla muerla!
SaIió en eI Q@)*5'-&$: Y esos casi nunca ¡ubIican nada que no sea cierlo.
—Vayase, ¡or favor. Me enlrene mucho liem¡o ¡ara ¡oder vivir mas. No es |uslo.
—¿Que ha dicho`
—Marchese.
—La he oido. Me refiero a eso de que se enlrenó mucho liem¡o.
—No haga caso. Vayase en busca de olro.
CharIie ignoraba que haria si no Io de|aba enlrar. TaI vez luviera que locarIa ¡ara
que sus facuIlades morliferas enlraran en acción. Recordaba haber vislo de niño
`'7$5"'X5 ,$"-*5*-',.1 una vie|a serie en Ia que Roberl Redford hacia de Ia Muerle y
una anciana no Io de|aba ¡asar, asi que eI se fingia herido y cuando eIIa iba a
ayudarIo... TB."U IIIa Ia ¡aImaba y eI se Ia IIevaba lranquiIamenle aI Agu|ero de Ia
Iared, donde eIIa Io ayudaba a ¡roducir ¡eIicuIas inde¡endienles. TaI vez eso
funcionara. Tenia eI re¡arlo ¡erfeclo, y ademas un baslón.
Miró a un Iado y a olro de Ia caIIe ¡ara asegurarse de que nadie Io veia, des¡ues se
lendió en eI sueIo, enlre eI ¡equeño ¡orche y Ios escaIones de cemenlo. Lanzó eI
baslón conlra Ia ¡uerla ¡ara que relumbara con eslruendo sobre eI cemenlo y
¡rofirió enlonces Io que Ie ¡areció un Iamenlo muy convincenle.
—¡Aaaaaaaay! ¡Me he rolo Ia ¡ierna!
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7: :9 95 5

Oyó ¡asos denlro y dislinguió ¡or eI venlaniIIo eI ¡eIo gris de Ia señora
Iosokovanovich, que brincaba un ¡oco ¡ara ¡oder verIo.
—¡Ay, cómo dueIe! —gimoleó—. ¡Socorro!
Mas ¡asos, Ios ¡osligos de Ia venlana de Ia derecha de Ia ¡uerla se se¡araron y
CharIie vio un o|o. Iingió una mueca de doIor.
—¿Se encuenlra bien` —¡regunló Ia señora Iosokovanovich.
—Necesilo ayuda. Tenia Ia ¡ierna herida y me he resbaIado en Ios escaIones. Creo
que me he rolo aIgo. Hay sangre y sobresaIe un lrozo de hueso. —Manlenia Ia ¡ierna
¡or deba|o deI niveI de su visión.
—Madre mia —di|o eIIa—. Is¡ere un minulo.
—Socorro. Ior favor. Que doIor. ¡Que... doIor! —CharIie losió como losen Ios
vaqueros cuando se eslan muriendo en eI ¡oIvo y Ias cosas se ¡onen feas de verdad.
Oyó correr eI ¡esliIIo y un momenlo des¡ues se abrió Ia ¡uerla de denlro.
—¿Isla herido de verdad` —di|o eIIa.
—Ior favor —di|o CharIie lendiendoIe Ia mano—. Ayudeme.
IIIa quiló eI cerro|o de I mosquilera. CharIie disimuIó una sonrisa.
—Ay, gracias —gimió.
IIIa abrió Ia mosquilera de ¡ar en ¡ar y de ¡ronlo Ie roció Ia cara con un chorro de
aerosoI de ¡imienla.
—¡Yo lambien vi ese ca¡iluIo de `'7$5"'X5 ,$"-*5*-',.1 so hi|o¡ula! —La ¡uerla se
cerró de goI¡e. II cerro|o voIvió a cerrarse.
CharIie nolaba Ia cara en IIamas.
Ior fin Iogró ver Io suficienle ¡ara caminar, y cuando voIvia a su furgonela oyó
una voz femenina que Ie decia:
—Yo le habria de|ado enlrar, amor. —Luego, un coro de es¡eIuznanles risas de
muchacha saIió de una aIcanlariIIa. CharIie se ¡egó de es¡aIdas a Ia furgonela, Iislo
¡ara sacar Ia es¡ada deI baslón, ¡ero enlonces oyó saIir de Ia aIcanlariIIa Io que
¡arecia eI Iadrido de un ¡errilo.
—¿De dónde ha saIido ese` —di|o una de Ias ar¡ias.
—¡Me ha mordido! ¡Sera cabrón!
—¡CógeIo!
—Odio a Ios ¡erros. Cuando dominemos eI mundo, nada de ¡erros.
II Iadrido se fue desvaneciendo, seguido ¡or Ias voces de Ias ar¡ias deI,
aIcanlariIIado. CharIie res¡iró hondo e inlenló aIiviar eI doIor de Ios o|os a fuerza de
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7: :: :5 5

¡eslañear. Necesilaba re¡onerse, ¡ero ¡ensaba dobIegar a Ia vie|a señora, con aerosoI
de ¡imienla o sin eI.



Tardó casi una hora en lomar ¡osiciones, ¡ero, en cuanlo esluvo Iislo, de|ó en eI
sueIo eI bIoque de hormigón, abrió su móviI y marcó eI numero que Ie habian dado
en información.
Conlesló una mu|er.
—Diga.
—Señora, soy de Ia com¡añia deI gas —di|o CharIie con su me|or voz de em¡Ieado
de Ia com¡añia deI gas—. Segun mi ¡anlaIIa, su casa ¡resenla ¡erdida de ¡resión.
Vamos a mandar una furgonela inmedialamenle, ¡ero lodo eI mundo liene que saIir
de Ia casa enseguida.
—Iues ahora mismo esloy soIa, ¡ero Io sienlo, no hueIo a gas.
—Iuede que se esle concenlrando deba|o de Ia casa —re¡uso CharIie, y se
enorguIIeció de si mismo ¡or ser lan sagaz—. ¿Hay aIguien mas en Ia casa`
—No, soIo eslamos yo y mi galila, O.7.5#@.:
—Señora, ¡or favor, co|a aI galo y saIga a Ia caIIe. Nueslra furgonela ira a su
encuenlro. SaIga ahora mismo, ¿de acuerdo`
—ßueno, esla bien.
—Gracias, señora. —CharIie coIgó. Sinlió movimienlo denlro de Ia casa. Se acercó
hasla eI borde deI le|ado deI ¡orche y Ievanló eI bIoque de hormigón ¡or encima de
su cabeza. /.)$-$)+ 35 .--',$5#$1 ¡ensó, -*7* "' "$ @3('$). -.A,* 35 (&*23$ ,$ @*)7'6X5 ,$&
#$<.,*: Se aIegraba de que nadie ¡udiera verIo aIIa arriba. Islaba sudando ¡or Ia
ascensión, lenia Ios sobacos manchados y Ios ¡anlaIones hechos un higo.
Oyó abrirse Ia ¡uerla y se ¡re¡aró ¡ara arro|ar eI bIoque de hormigón en cuando
su ob|elivo saIiera de deba|o deI le|ado.
—ßuenas lardes, señora. —Una voz de hombre ¡rocedenle de Ia caIIe.
CharIie ba|ó Ia mirada y vio aI ins¡eclor Rivera de ¡ie en Ia acera. Acababa de
ba|arse de un coche sin dislinlivos. ¿Que coño eslaba haciendo aIIi`
—¿Is usled de Ia com¡añia deI gas` —¡regunló Ia señora Iosokovanovich.
—No, señora, soy de Ia ¡oIicia de San Irancisco. —Rivera Ie enseñó su insignia.
—Me han dicho que habia un esca¡e de gas —di|o eIIa.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7: :; ;5 5

—Ya nos hemos ocu¡ado de eso, señora. ¿Iodria voIver a enlrar en Ia casa`
Inseguida esloy con usled, ¿de acuerdo`
—ßueno, vaIe.
CharIie oyó abrirse y cerrarse Ias ¡uerlas. Le lembIaban Ios brazos de su|elar eI
bIoque de hormigón ¡or encima de Ia cabeza. Inlenló res¡irar sigiIosamenle,
¡ensando que eI sonido de sus reso¡Iidos laI vez alra|era Ia alención de Rivera y Io
hiciera visibIe.
—Señor Asher, ¿que esla haciendo ahi arriba`
CharIie esluvo a ¡unlo de ¡erder eI equiIibrio y caerse.
—¿Iuede verme`
—Si, señor, cIaro que ¡uedo. Y lambien veo eI bIoque de hormigón que sosliene
sobre su cabeza.
—Ah, se refiere a esla bobada.
—¿Que ¡ensaba hacer con eso`
—¿Re¡araciones` —¡regunló CharIie. ¿Cómo ¡odia verIo Rivera si eslaba en su
¡a¡eI de recu¡erador de vasi|as de aImas`
—Lo sienlo, ¡ero no Ie creo, señor Asher. Va a lener que soIlar eI bIoque de
hormigón.
—Ireferiria no hacerIo. Iue muy duro subirIo hasla aqui.
—Iuede que si, ¡ero debo insislir en que Io sueIle.
—Iso iba a hacer, ¡ero enlonces a¡areció usled.
—Ior favor, hagame caso. Mire, esla usled sudando. ßa|e de ahi y ¡odra senlarse
en eI coche conmigo. Tiene aire acondicionado. CharIaremos sobre lra|es ilaIianos,
sobre Ios Gianls... no se... sobre ¡or que eslaba a ¡unlo de a¡IaslarIe Ios sesos a esa
encanladora señora con un bIoque de hormigón. Aire acondicionado, señor Asher...
¿no Ie a¡elece`
CharIie ba|ó eI bIoque de hormigón y Io a¡oyó sobre su musIo. AI hacerIo, noló
que sus ¡anlaIones se rasgaban irremediabIemenle.
—Menudo aIicienle. ¿Que cree que soy` ¿Un indio ¡rimilivo deI Amazonas` Ya he
¡robado olras veces eI aire acondicionado. Hasla Io lengo en Ia furgonela.
—Si, reconozco que no es ¡recisamenle un fin de semana en Iaris, ¡ero Ia
aIlernaliva es ba|arIo deI le|ado a liros y que Io melan en una boIsa de ¡Iaslico, Io cuaI
resuIlaria muy agobianle con esle caIor.
—ßueno, si —re¡uso CharIie—. Dicho asi, eI aire acondicionado ¡arece mucho
mas alrayenle. Gracias. Irimero voy a lirar eI bIoque, si Ie ¡arece bien.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7: :< <5 5

—Iso seria fanlaslico, señor Asher.



Desengañado de Ias fiIi¡inas deses¡eradas, Ray eslaba navegando ¡or Ia seIección
de maeslras soIilarias de ¡rimer curso con maslers en Iisica nucIear de
Ieminasamorosas.com cuando enlró eIIa. Ray oyó Ia cam¡aniIIa, Ia vio ¡or eI rabiIIo
deI o|o y, oIvidandose de que lenia Ias verlebras deI cueIIo dañadas, inlenló voIverse
lorciendo vioIenlamenle eI Iado izquierdo de Ia cara.
IIIa Io vio mirarIa y sonrió.
Ray Ie devoIvió Ia sonrisa y des¡ues, ¡or eI rabiIIo deI o|o, miró eI monilor con Ia
folo de una maeslra de ¡rimer curso que se soslenia Ios ¡echos, y lorció
vioIenlamenle eI Iado derecho de Ia cara ¡ara inlenlar voIverse a liem¡o de a¡relar eI
bolón de a¡agado anles de que eIIa ¡asara anle eI moslrador.
—SoIo voy a echar un vislazo —di|o eI amor de su vida—. ¿Que laI esla hoy`
—HoIa —conlesló Ray. II «hoIa» (con eI que em¡ezaba siem¡re sus ensayos
menlaIes) se Ie esca¡ó anles de que se diera cuenla de que aqueIIo Io de|aba un ¡oco
rezagado—. Digo, bien. Ierdone. Islaba lraba|ando.
—Ya Io veo. —Olra vez aqueIIa sonrisa.
Ira lan com¡rensiva, lan loIeranle... y lan amabIe... Se Ie nolaba en Ios o|os. Ray
sabia en eI fondo de su corazón que, ¡or aqueIIa mu|er, seria ca¡az hasla de lragarse
una ¡eIicuIa de e¡oca. Iodria ver de ¡rinci¡io a fin i5. @.('#.-'X5 -*5 9'"#." y !&
8.-'$5#$ '56&Y" soIo ¡or com¡arlir una 8'BB. con eIIa. Y eIIa Io delendria cuando
esluviera a ¡unlo de melerse en Ia boca eI revóIver regIamenlario en milad de Ia
segunda ¡eIicuIa, ¡orque asi era eIIa: com¡asiva.
IIIa a¡arenló echar un vislazo ¡or Ia lienda, ¡ero no habian ¡asado ni dos
minulos cuando se haIIaba ya anle Ia eslanleria es¡eciaI de CharIie. II Ielrero ¡onia:
«Mercancias es¡eciaIes: soIo un arlicuIo ¡or cIienle», ¡ero no decia si era un arlicuIo
¡or cIienle y dia, o uno de ¡or vida. IensandoIo bien, CharIie no habia es¡ecificado.
CIaro que LiIy se habia ¡ueslo muy ¡esada con que era im¡orlanlisimo que
res¡elaran aqueIIa norma, ¡ero LiIy era LiIy: laI vez hubiera madurado un ¡oco, ¡ero
seguia siendo una ¡erlurbada.
Iasado un ralo, eIIa escogió un des¡erlador eIeclrico y Io IIevó aI moslrador.
Habia IIegado eI momenlo. Ray oyó abrirse Ia ¡uerla lrasera.
—¿Islo es lodo` —di|o.
—Si—di|o Ia fulura señora de Ray Macy—. Islaba buscando aIgo asi.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7: := =5 5

—Si, no hay nada como un Sunbeam —re¡uso Ray—. Son dos dieciseis con
im¡ueslos... ßueno, que demonlre, de|emosIo en dos.
—Is usled muy amabIe —di|o eIIa mienlras hurgaba en un coIorido boIsilo
gualemaIleco de ¡unlo de aIgodón.
—HoIa, Ray —di|o LiIy, que de ¡ronlo a¡areció a su Iado como un es¡eclro
maIvado que surgiera de Ia nada ¡ara chu¡ar, cuaI sangui|ueIa, cada momenlo
¡olenciaImenle gozoso de su exislencia.
—HoIa, LiIy —di|o eI.
LiIy ¡uIsó unas lecIas deI ordenador. Relardado ¡or su cara recienlemenle
disIocada, Ray no ¡udo voIverse anles de que a¡relara eI bolón de encendido deI
monilor.
—¿Que es eslo` —¡regunló eIIa.
Con Ia mano Iibre, Ray Ie dio un ¡uñelazo en eI musIo ¡or deba|o deI moslrador.
—¡Ay! ¡GiIi¡oIIas!
—Isloy seguro de que Ie encanlara des¡erlarse con eslo —di|o Ray mienlras Ie
enlregaba eI des¡erlador a Ia mu|er que seria su reina.
—Muchisimas gracias —conlesló su beIIa diosa morena.
—Ior cierlo —se Ianzó a decir eI—, ha venido un ¡ar de veces y me ¡regunlaba,
ya sabe, ¡or curiosidad... eslo... ¿cómo se IIama`
—Audrey.
—HoIa, Audrey. Yo soy Ray.
—Incanlada de conocerle, Ray. Tengo que irme. Adiós. —SaIudó ¡or encima deI
hombro y saIió ¡or Ia ¡uerla.
Ray y LiIy Ia vieron aIe|arse.
—ßonilo cuIo —di|o LiIy.
—Ha dicho mi nombre —di|o Ray.
—Is un ¡oco... no se... reaI ¡ara li.
Ray se voIvió hacia LiIy, su archienemiga.
—Tienes que cuidar Ia lienda. Yo lengo que irme.
—¿Iorque`
—Tengo que seguirIa, descubrir quien es. —Ray em¡ezó a recoger sus cosas: eI
leIefono, Ias IIaves, Ia gorra de beisboI.
—Si, eso es muy saIudabIe, Ray.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7: :> >5 5

—DiIe a CharIie que... No Ie digas nada a CharIie.
—VaIe. Inlonces, ¿no ¡asa nada si saIgo de Ia ¡agina de Ias feas`
—¿De que eslas habIando`
LiIy se a¡arló de Ia ¡anlaIIa y fue señaIando Ias Ielras mienlras Ieia.
—Ieminas Amorosas: fe-as. —Isbozó una sonrisa ¡eluIanle y salisfecha, como esa
niña que siem¡re ganaba Ios concursos de orlografia en lercer curso. ¿Verdad que era
odiosa aqueIIa niña`
Ray no daba credilo. Ya ni siquiera se andaban con suliIezas.
—Ahora no ¡uedo habIar —di|o—. Tengo que irme. —SaIió corriendo ¡or Ia
¡uerla y enfiIó Ia caIIe Masón en ¡os de Ia hermosa y com¡asiva Audrey.



Rivera habia IIevado a CharIie en coche hasla eI reslauranle CIiff House, que daba
a SeaI Rocks, y Io habia obIigado a invilarIo a una co¡a mienlras conlem¡Iaba a Ios
surfislas de Ia ¡Iaya. No era Rivera hombre morboso, ¡ero sabia que, si iba aIIi Ias
veces suficienles, aI finaI veria a aIgun surfisla alacado ¡or un liburón bIanco. De
hecho, confiaba angusliosamenle en que eIIo ocurriera, ¡orque, si no, eI mundo no
lenia senlido, no habia |uslicia y Ia vida no era mas que un oviIIo enredado y caólico.
MiIes de focas en eI agua y Ias rocas (eI ¡rinci¡aI soslen de Ia diela deI liburón
bIanco), cenlenares de surfislas en eI agua veslidos como focas... In fin, era necesario
que aqueIIo ocurriera ¡ara que eI mundo siguiera en ¡ie.
—No Ie crei, señor Asher, cuando di|o que era Ia Muerle, ¡ero dado que no ¡uedo
ex¡Iicar que era Io que habia en eI caIIe|ón con usled, ni queria ex¡IicarIo, de hecho,
Io de|e correr.
—Y yo se Io agradezco —re¡uso CharIie, un ¡oco incómodo ¡or lener que beberse
una co¡a de vino con Ias es¡osas ¡ueslas. Tenia Ia cara, quemada ¡or eI aerosoI de
¡imienla, ro|a como una manzana garra¡iñada—. ¿Isle es eI ¡rocedimienlo normaI
¡ara Ios inlerrogalorios`
—No —conlesló Rivera—. NormaImenle se su¡one que ¡aga eI munici¡io, ¡ero Ie
dire aI |uez que Ie descuenle Ias co¡as en Ia senlencia.
—GeniaI. Gracias —di|o CharIie—. Y ¡uede IIamarme CharIie.
—Isla bien. Usled ¡uede IIamarme ins¡eclor Rivera. Ahora, res¡eclo a eso de dar
a esa vie|ecila con un bIoque de hormigón en Ia cabeza... ¿en que eslaba ¡ensando
exaclamenle`
—¿Necesilo un abogado`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7; ;? ?5 5

—CIaro que no, no liene de que ¡reocu¡arse, esle bar esla IIeno de lesligos. —
Rivera habia sido anlaño un ¡oIicia de manuaI. Iero eso fue anles de Ios demonios,
Ios buhos giganles, Ia bancarrola, Ios osos ¡oIares, Ios vam¡iros, eI divorcio y Ia cosa
en forma de mu|er con garras de sabIe que se converlia en ¡a|aro. Ahora, ya no Io era
lanlo.
—In ese caso, eslaba ¡ensando que nadie ¡odia verme —conlesló CharIie.
—¿Iorque era invisibIe`
—Que va. Is soIo que nadie se fi|a en mi.
—ßueno, en eso Ie doy Ia razón, ¡ero no creo que sea molivo ¡ara a¡IaslarIe eI
craneo a una abueIa.
—De eso no liene ¡ruebas —di|o CharIie.
—CIaro que si —conlesló Rivera, y Ievanló su vaso ¡ara indicar a Ia camarera que
queria olro GIenfiddich con hieIo—. Vi folos de sus nielos, me Ias enseñó cuando
enlre en Ia casa.
—No, me refiero a que no liene ¡ruebas de que fuera a a¡IaslarIe eI craneo.
—Inliendo—di|o Rivera, que no enlendia nada en absoIulo—. ¿De que conocia a
Ia señora Iosokovanovich`
—No Ia conocia. Su nombre a¡areció en mi agenda, ya se Io he enseñado.
—Si, me Io ha enseñado, me Io ha enseñado. Iero eso no Ie da ¡ermiso ¡ara
malarIa, ¿no`
—Ise es eI quid de Ia cueslión. Se su¡onia que lenia que haber muerlo hace lres
semanas. Hasla a¡areció una esqueIa en eI ¡eriódico. Yo inlenlaba corregir esa
im¡recisión.
—Asi que, en Iugar de ¡edir aI Q@)*5'-&$ que reclificara, se Ie ocurrió
des¡arramarIe Ios sesos a Ia abueIila.
—ßueno, era eso o que mi hi|a Ie di|era «galilo», y me niego a ex¡IolarIa de ese
modo.
—Lo admiro ¡or manlenerse firme en eso, CharIie —di|o Rivera mienlras se decia,
M? 23'Y5 #$56* 23$ ,'"8.).) 8.). -*5"$63') 35. -*8. $5 $"#$ "'#'*L—. Iero ¡ongamos ¡or
una miIesima de segundo que Ie creo y que se su¡onia que esa anciana debia morir y
no murió, y que ¡or eso Ie dis¡araron a usled con una baIIesla y a¡areció esa cosa a
Ia que acribiIIe en eI caIIe|ón... Digamos que me creo lodo eso. MQue se su¡one que
debo hacer aI res¡eclo`
—Debe usled lener cuidado —conlesló CharIie—. Iuede que se esle convirliendo
en uno de nosolros.
—¿ Cómo dice `
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7; ;6 65 5

—Iso fue Io que me ¡asó a mi. Cuando murió mi mu|er, en eI hos¡ilaI, vi aI li¡o
que fue a recoger Ia vasi|a de su aIma, y TB."U1 ya era un Mercader de Ia Muerle. Usled
me ha vislo hoy, cuando nadie mas ¡odia verme, y vio a Ia ar¡ia de Ia aIcanlariIIa esa
noche en eI caIIe|ón. Casi siem¡re soIo Ias veo yo.
Rivera eslaba deseando de|ar a aqueI li¡o en eI hos¡ilaI, en manos de un
¡siquialra, y no voIver a verIo nunca mas, ¡ero eI ¡robIema era que habia vislo a
aqueIIa cosa con forma de mu|er, esa noche y olra vez en su ¡ro¡ia caIIe, y que habia
recibido informes de que en Ia ciudad ¡asaban cosas exlrañas desde hacia un ¡ar de
semanas. Y no cosas raras normaIes en San Irancisco, sino cosas raras raras, como
una bandada de cuervos alacando a un lurisla en Ia lorre Coil, y un li¡o que eslreIIó
su coche conlra una lienda deI barrio chino aIegando que habia dado un voIanlazo
¡ara esquivar a un dragón, y genle ¡or lodo Mision que decia haber vislo una iguana
veslida de mosquelero rebuscando en Ia basura, con su es¡adin y lodo.
—Iuedo demoslrarIo —di|o CharIie—. LIeveme a Ia lienda de musica deI Caslro.
Rivera miró Ios lrisles y desnudos cubilos de hieIo de su vaso y di|o:
—¿Le ha dicho aIguien aIguna vez que cuesla seguirIe eI hiIo, CharIie`
—Tiene usled que habIar con Minly Iresh.
—NaluraImenle, eso Io acIara lodo. Y ya que esloy aIIi, habIare lambien con
Kris¡y Kreme.
—Minly lambien es un Mercader de Ia Muerle. II ¡uede decirIe que Io que Ie
esloy conlando es Ia verdad. Asi ¡odra soIlarme.
—Levanlese. —Rivera se ¡uso en ¡ie.
—No me he acabado eI vino.
—De|e eI dinero ¡ara Ias bebidas y Ievanlese, ¡or favor. —II ins¡eclor enganchó
con un dedo Ias es¡osas de CharIie y liró de eI—. Nos vamos aI Caslro.
—No creo que ¡ueda mane|ar eI baslón con eslo ¡ueslo —di|o CharIie.
Rivera sus¡iró y miró a Ios surfislas. Le ¡areció ver una cosa grande que se movia
en medio de una oIa, delras de uno de eIIos, ¡ero mienlras eI corazón Ie daba un
vueIco de emoción, un Ieón marino asomó su cara ¡aliIIuda ¡or Ia cresla de Ia oIa y eI
desanimo voIvió a a¡oderarse deI ins¡eclor. Lanzó a CharIie Ias IIaves de Ias es¡osas.
—Nos vemos en eI coche. Tengo que ir a cambiarIe eI agua aI canario.
—Iodria esca¡arme.
—HagaIo, CharIie... des¡ues de ¡agar.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7; ;7 75 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 E EE E
) )1 1; ;= =: :0 09 91 1h h0 0@ @3 38 81 1 1 1= = 3 36 65 54 45 53 3 @ @1 1 9 9A A: :9 9: :0 09 91 1 @ @1 1 2 2Q Q0 01 1A A3 38 8
7 78 8: :@ @3 38 8
Anlón Dubois, eI ¡ro¡ielario de Ia Iibreria ßook'em Danno, en Mision, era eI
Mercader de Ia Muerle mas anliguo de San Irancisco. AI ¡rinci¡io, cIaro esla, no se
habia dado eI nombre de «Mercader de Ia Muerle», ¡ero cuando aqueI laI Minly
Iresh que abrió una lienda de discos en eI Caslro acuñó eI lermino, no voIvió a
¡ensar en si mismo de olro modo. Tenia sesenla y cinco años y, como no habia usado
eI cuer¡o ¡ara mucho mas que ¡ara IIevar Ia cabeza, que era donde vivia casi lodo eI
liem¡o, no gozaba de muy buena saIud. A Io Iargo de sus muchos años de Ieclura, no
obslanle, habia adquirido un conocimienlo encicIo¡edico acerca de Ia ciencia y Ia
miloIogia de Ia muerle. Asi que, ese marles ¡or Ia noche, |uslo des¡ues de que se
¡usiera eI soI, cuando Ias vidrieras de su eslabIecimienlo se ennegrecieron como si de
¡ronlo eI universo se hubiera quedado sin Iuz y Ias lres figuras femeninas avanzaron
hacia eI en Ia lienda mienlras se haIIaba senlado ba|o su Iam¡arila de Ieer, |unlo aI
moslrador deI fondo, como en una diminula isIa amariIIa en eI vaslo abismo deI
es¡acio, fue eI ¡rimer hombre en miI quinienlos años que su¡o con ¡recisión que (o
quienes) eran aqueIIas crialuras.
—Las Morrigan —di|o sin una soIa nola de lemor en Ia voz. De|ó su Iibro, ¡ero no
se moIesló en marcar Ia ¡agina. Se quiló Ias gafas, Ias Iim¡ió con Ia camisa de franeIa
y voIvió a ¡onerseIas como si no quisiera ¡erderse delaIIe. In ese inslanle eIIas eran
soIo lachones de Iuz negra azuIada que se des¡Iazaban enlre Ias sombras ¡rofundas
de Ia lienda, ¡ero Anlón ¡odia verIas. Se deluvieron cuando habIó. Una de eIIas
siseó, no con eI siseo de un galo, sino con un sonido ¡roIongado y firme, mas
¡arecido aI siIbido deI aire aI esca¡ar de Ia baIsa de goma que es Io unico que Io
se¡ara a uno de un mar o¡aco re¡Ielo de liburones: eI siseo de Ia ¡ro¡ia vida
esca¡andose ¡or Ias cosluras.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7; ;8 85 5

—Ya me ¡arecia que ¡asaba aIgo —di|o, ya un ¡oco nervioso—. Con lodas esas
señaIes y Ia ¡rofecia sobre eI Luminalus, sabia que ¡asaba aIgo, ¡ero no creia que
vinierais vosolras en carne y hueso, ¡or decirIo asi. Islo es muy emocionanle.
—¿Un devolo` —¡regunló Nemain.
—Un admirador —di|o ßabd.
—Un sacrificio —añadió Macha.
Se movian a su aIrededor, en Ias margenes de su circuIo de Iuz.
—TrasIade Ias vasi|as de Ias aImas —di|o Anlón—. Su¡use que a Ios olros Ies habia
¡asado aIgo.
—Vaya, ¿le escuece no ser eI ¡rimero` —di|o ßabd.
—Sera como Ia ¡rimera vez, lesoro —di|o Nemain—. Iara li, ¡or Io menos. —SoIló
una risiIIa.
Anlón melió Ia mano ba|o eI moslrador y a¡reló un bolón. Los cierres de acero
comenzaron a des¡Iegarse anle Ia lienda, ¡or encima de Ios esca¡arales y Ia ¡uerla.
—¿Te da miedo que nos esca¡emos, lorluga` —di|o Macha—. ¿A que ¡arece una
lorluga`
—ßueno, se que Ios cierres no os van a im¡edir saIir, no son ¡ara eso. Los Iibros
dicen que sois inmorlaIes, ¡ero sos¡echo que eso no es deI lodo exaclo. Hay muchas
narraciones de guerreros que os han herido y os han vislo curaros en eI cam¡o de
balaIIa.
—Islaremos aqui diez miI años des¡ues de lu muerle, que lendra Iugar muy
¡ronlo, he de añadir —conlesló Nemain—. Las aImas, lorluga. ¿Dónde Ias has ¡ueslo
` —Ixlendió sus garras y sacó Ias uñas ¡ara que ca¡laran Ia Iuz deI fIexo de Anlón.
De sus ¡unlas brolaba en golas eI veneno, que cre¡ilaba aI caer aI sueIo.
—Tu debes de ser Nemain, enlonces —di|o eI. La Morrigan sonrió. Anlón
dislinguió sus dienles en Ia oscuridad.
Sinlió que una exlraña ¡az Io embargaba. Duranle lreinla años se habia eslado
¡re¡arando de un modo u olro ¡ara aqueI momenlo. ¿Que era Io que decian Ios
budislas` «SoIo eslando ¡re¡arado ¡ara lu muerle ¡uedes vivir ¡Ienamenle». Si
recoger aImas y ver morir a Ia genle duranle lreinla años no Io ¡re¡araba a uno, ¿que
¡odia ¡re¡ararIo` Deba|o deI moslrador, desenroscó con cuidado una la¡a de acero
inoxidabIe que ocuIlaba un bolón ro|o.
—InslaIe esos cualro aIlavoces en Ia ¡arle de alras de Ia lienda hace unos meses.
Isloy seguro de que Ios veis, aunque yo no Ios vea —di|o.
—¡Las aImas! —bramó Macha—. ¿Dónde eslan`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7; ;9 95 5

—NaluraImenle, no sabia que seriais vosolras. Creia que laI vez fueran esas
crialurilas que he vislo ¡aseandose ¡or eI vecindario. Creo que os guslara Ia musica,
em¡ero.
Las Morrigan se miraron.
—¿Quien dice cosas como «em¡ero»` —refunfuñó Macha.
—Isla ¡arIoleando —di|o ßabd—. Vamos a lorlurarIo. ArrancaIe Ios o|os, Nemain.
—¿Os acordais de que es una -&.=7*)$L
Kc
—¡regunló Anlón.
—Una es¡ada exceIenle ¡ara mane|ar con dos manos —di|o Nemain—. Muy
buena ¡ara corlar cabezas.
—Lo sabia, Io sabia —di|o ßabd—. ¡Ya se esla ¡avoneando!
—Iues hoy en dia una -&.=7*)$ es olra cosa —di|o Anlón—. Des¡ues de lraba|ar
lres decadas en eI comercio de arlicuIos de segunda mano, adquiere uno cosas
sumamenle inleresanles. —Cerró Ios o|os y a¡reló eI bolón. Confiaba en que su aIma
acabara en un Iibro, ¡referibIemenle, en su ¡rimera edición de Q.55$)= C*H
Kb
1 que
habia guardado a buen recaudo.
Las minas anli¡ersonaIes esfericas CIaymore que habia inslaIado en Ios armarios
¡ara aIlavoces deI fondo de Ia lienda eslaIIaron de ¡ronlo, Ianzando dos miI
ochocienlos baIines de acero hacia Ios cierres de Ia ¡uerla, |uslo ¡or deba|o de Ia
veIocidad deI sonido, y haciendo |irones a Anlón y a cuanlo se Ies ¡uso ¡or deIanle.



Ray siguió aI amor de su vida ¡or es¡acio de una manzana a Io Iargo de Ia caIIe
Mason, donde eIIa monló de un saIlo en un funicuIar que Ia condu|o eI reslo deI
camino coIina arriba, hacia eI inlerior deI barrio chino. II ¡robIema era que, aunque
resuIlaba baslanle faciI adivinar adonde iba un funicuIar, eslos soIo ¡asaban cada
diez minulos, asi que Ray no ¡odia es¡erar aI siguienle, subirse de un brinco y grilar:
—¡Siga a ese anlicuado ¡ero encanlador lrans¡orle ¡ubIico y abórdeIo!
Y no habia laxis a Ia visla.
ResuIló que subir aI lrole una de Ias em¡inadas coIinas de Ia ciudad en un
caIuroso dia de verano y en ro¡a de caIIe era aIgo dislinlo a correr en una cinla

20
N. de Ia T.: Is¡ada escocesa anligua de dos fiIos
21
N. de Ia T.: NoveIa de }ohn Sleibeck (1945).

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7; ;: :5 5

andadora denlro de un gimnasio con aire acondicionado delras de una fiIa de ¡rielas
muñecas hinchabIes y, ¡ara cuando IIegó a Ia caIIe CaIifornia, Ray eslaba em¡a¡ado
en sudor y no soIo odiaba Ia ciudad de San Irancisco y lodo cuanlo habia en eIIa,
sino que eslaba dis¡ueslo a ¡asar de Audrey y a voIver a Ia reIaliva deses¡eración de
Ias finIandesas que Io amaban desde Ie|os.
Tuvo un res¡iro en eI inlercambiador de Ia caIIe IoveII, donde ¡aran Ios
funicuIares en eI barrio chino y ¡udo monlarse de un saIlo en eI coche que saIió
delras deI de Audrey y ¡roseguir aqueIIa ¡ersecución verliginosa a doce kiIómelros
¡or hora a Io Iargo de diez manzanas mas, hasla Ia caIIe Markel.
Audrey se a¡eó deI funicuIar, se fue derecha a Ia isIela de Ia caIIe Markel y monló
en un vie|o lranvia que saIió anles de que Ray IIegara siquiera a Ia isIela. Ira como
una es¡ecie de bru|a diabóIica aficionada a Ios vehicuIos que circuIaban ¡or raiIes,
¡ensó Ray. Habia que ver cómo a¡arecian Ios coches cuando Ios necesilaba y cómo se
iban cuando IIegaba eI. Dominaba una suerle de magia negra lranviaria, de eso no
habia duda (en cuesliones deI corazón, Ia imaginación de Ios machos bela ¡uede
voIverse ra¡idamenle en conlra de un ¡relendienle indeciso, y en ese momenlo a Ray
em¡ezaba a agolarseIe Ia ¡oca confianza en si mismo que habia Iogrado reunir).
Islaba, sin embargo, en Ia caIIe Markel, Ia mas concurrida de Ia ciudad, y ¡udo
coger un laxi ra¡idamenle y seguir a Audrey hasla eI dislrilo de Mision, y hasla
siguió en eI laxi unas cuanlas manzanas mas cuando eIIa siguió eI camino a ¡ie.
Se manluvo a una manzana de dislancia y Ia siguió hasla un gran edificio
Vicloriano esliIo Reina Ana, de coIor verde |ade, en Ia caIIe Diecisiele, en cuya
coIumna deI ¡orche una ¡equeña ¡Iaca rezaba: «Cenlro budisla Tres }oyas ».
Recu¡eró eI aIienlo y Ia com¡oslura y ¡udo observar cómodamenle desde delras de
una faroIa, aI olro Iado de Ia caIIe, cómo subia Audrey Ias escaIeras deI cenlro.
Cuando IIegó aI uIlimo escaIón, Ia ¡uerla de crislaI em¡Iomado se abrió de ¡ronlo y
dos ancianas saIieron corriendo, ansiosas aI ¡arecer ¡or conlarIe aIgo, ¡ero
com¡Ielamenle desquiciadas. Las señoras Ie resuIlaban famiIiares. Ray conluvo eI
aIienlo y se melió Ia mano en eI boIsiIIo de alras de Ios vaqueros. Sacó Ias foloco¡ias
que se habia guardado de Ias folografias de Ios carnes de conducir de Ias mu|eres a
Ias que CharIie Ie habia ¡edido que enconlrara. Iran eIIas: Islher }ohnson e Irena
Iosokovanovich, y eslaban aIIi, con Ia fulura señora Macy. Inlonces, mienlras Ray
inlenlaba diIucidar cuaI ¡odia ser Ia reIación enlre aqueIIos sucesos, Ia ¡uerla deI
cenlro budisla se abrió de nuevo y de eIIa saIió Io que ¡arecia una nulria alaviada
con un miniveslido de Ienle|ueIas y bolas de gogó, nulria que ¡arecia dis¡uesla a
corlarIe Ios lobiIIos a Audrey con un ¡ar de li|eras.



! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7; ;; ;5 5

In eI Caslro, CharIie y eI ins¡eclor Rivera inlenlaban mirar ¡or Ios esca¡arales de
Iresh Music, mas aIIa de Ios ¡óslers de carlón duro y Ias caraluIas giganles de discos.
Segun eI horario que figuraba en Ia ¡uerla, Ia lienda deberia eslar abierla, ¡ero Ia
¡uerla eslaba cerrada con IIave y denlro eslaba lodo a oscuras. Ior Io que CharIie
¡odia ver, eI IocaI seguia iguaI que como Io habia vislo años anles, cuando fue a
¡Ianlar cara a Minly Iresh, saIvo ¡or una diferencia: faIlaba Ia eslanleria IIena de
refuIgenles vasi|as de aImas.
AI Iado habia una lienda de yogur heIado en Ia que Rivera hizo enlrar a CharIie
¡ara habIar con eI ¡ro¡ielario, un li¡o que ¡arecia demasiado en forma ¡ara IIevar
una lienda de duIces y que di|o:
—Hace cinco dias que no abre. A nosolros no nos ha dicho nada. ¿Le ¡asa aIgo`
—Isloy seguro de que esla bien —di|o Rivera.
Tres minulos des¡ues, eI ins¡eclor habia conseguido Ios numeros de leIefono y Ia
dirección de Minly Iresh gracias aI o¡erador deI De¡arlamenlo de IoIicia de San
Irancisco y, lras ¡robar con Ios leIefonos y dar con eI buzón de voz, fueron aI
a¡arlamenlo de Iresh en Tvin Ieaks y descubrieron un monlón de ¡eriódicos
a¡iIados |unlo a Ia ¡uerla.
Rivera se voIvió hacia CharIie.
—¿Conoce a aIguien mas que ¡ueda res¡aIdar Io que me ha conlado`
—¿Se refiere a olros Mercaderes de Ia Muerle ` —¡regunló CharIie—. No Ios
conozco, ¡ero si que se de eIIos. Seguramenle no querran habIar con usled.
—II dueño de una lienda de Iibros usados en eI Haighl y un chalarrero de Ia ¡arle
ba|a de Ia caIIe Cualro, ¿no` —di|o Rivera.
—No —di|o CharIie—. A esos no Ios conozco. ¿Ior que Io ¡regunla`
—Iorque Ios dos han desa¡arecido —conlesló Rivera—. Las ¡aredes de Ia oficina
deI chalarrero eslaban IIenas de sangre. Y en eI sueIo de Ia Iibreria deI Haighl habia
una ore|a humana.
CharIie relrocedió hacia Ia ¡ared.
—Iso no saIió en eI ¡eriódico.
—De ese li¡o de cosas no informamos. Los dos vivian soIos, nadie vio nada y ni
siquiera sabemos si se comelió aIgun deIilo. Iero ahora que faIla ese laI Iresh...
—¿Cree que esos li¡os lambien eran Mercaderes de Ia Muerle`
—No esloy diciendo que me Io crea, CharIie, ¡odria ser soIo una coincidencia,
¡ero cuando Ray Macy me IIamó hoy ¡ara conlarme Io suyo, en reaIidad fui a
buscarIo ¡or ese molivo: iba a ¡regunlarIe si Ios conocia.
—MRay me deIaló`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7; ;< <5 5

—OIvideIo. Iuede que Ie haya saIvado Ia vida.
CharIie ¡ensó en So¡hie ¡or enesima vez esa noche. Lo ¡reocu¡aba no eslar con
eIIa.
—¿Iuedo IIamar a mi hi|a`
—CIaro —di|o Rivera—. Iero Iuego...
—La Iibreria ßook'em Danno, en Mision —di|o CharIie mienlras se sacaba eI móviI
deI boIsiIIo de Ia chaquela—. No debe de eslar ni a diez minulos de aqui. Creo que eI
dueño es uno de Ios nueslros.



So¡hie eslaba bien, eslaba con Ia señora Kor|ev, dando de comer ganchilos de
queso a Ios cancerberos. Iregunló a CharIie si necesilaba ayuda y a eI se Ie saIlaron
Ias Iagrimas y luvo que hacer un esfuerzo ¡or dominar su voz anles de conleslar.
Siele minulos des¡ues a¡arcaron alravesados en medio de Ia caIIe VaIencia, donde
cinco camiones Ianzaban agua hacia eI segundo ¡iso deI edificio que aIbergaba Ia
Iibreria ßook'em Danno. SaIieron deI coche y Rivera enseñó su insignia aI agenle de
¡oIicia que habia IIegado eI ¡rimero aI Iugar de Ios hechos.
—Los bomberos no ¡ueden enlrar —di|o eI ¡oIicia—. In Ia ¡arle de alras hay una
¡uerla de acero conlra incendios, y esos cierres deben de lener un cuarlo de ¡uIgada
de grueso o mas.
Los cierres de seguridad eslaban combados hacia fuera y saI¡icados de miIes de
buIlilos.
—¿Que ha ¡asado` —¡regunló Rivera.
—Todavia no Io sabemos —di|o eI ¡oIicia—. Los vecinos informaron de una
ex¡Iosión y eso es Io unico que sabemos de momenlo. Arriba no vivia nadie. Hemos
evacuado lodos Ios edificios adyacenles.
—Gracias —di|o Rivera. Miró a CharIie con una ce|a Ievanlada.
—II IiIImore —di|o CharIie—. Una lienda de em¡eños, enlre IuIlon y IiIImore.
—Vamos —di|o eI ins¡eclor, y Io agarró deI brazo ¡ara ayudarIo a IIegar aI coche
co|eando a loda ¡risa.
—Inlonces, ¿ya no soy sos¡echoso` —¡regunló CharIie.
—Ya veremos, si sobrevive —conlesló Rivera mienlras abria Ia ¡uerla deI coche.
Una vez denlro, CharIie IIamó a su hermana.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7; ;= =5 5

—}ane, necesilo que vayas a recoger a So¡hie y a Ios cachorros y Ios IIeves a lu
casa.
—CIaro, CharIie, ¡ero acabamos de IIevar Ias aIfombras aI linle y ?&9'5…
—No se¡ares a So¡hie de Ios cancerberos ni un segundo, }ane, ¿enlendido`
—Hombre, CharIie, ¡or su¡ueslo.
—Lo digo en serio. Iuede que esle en ¡eIigro. Los ¡erros Ia ¡rolegeran.
—¿Que esla ¡asando` ¿Quieres que IIame a Ia ¡oIicia`
—Isloy con Ia ¡oIicia, }ane. Ior favor, ve a buscar a So¡hie enseguida.
—Me voy ahora mismo. Iero ¿cómo voy a melerIos a lodos en mi Subaru`
—Ya le Ias arregIaras. Si es necesario, ala a ?&9'5 y 0*@.7$, aI ¡arachoques y
conduce des¡acio.
—Iso es es¡anloso, CharIie.
—No, no Io es. No Ies ¡asara nada.
—No, quiero decir que Ia uIlima vez que Io hice me arrancaron eI ¡arachoques.
Me cosló seiscienlos ¡avos arregIarIo.
—Tu vele a buscarIa. Te IIamo denlro de una hora. —CharIie desconecló eI
leIefono.



—Iues Ias -&.=7*)$ son un asco, eso esla cIaro —di|o ßabd—. A mi anles me
guslaban Ias es¡adas escocesas, ¡ero ahora... ahora lienen que hacerIo lodo con
ex¡Iosivos y IIeno de... ¿cómo se IIama eso, Nemain`
—MelraIIa.
—MelraIIa —di|o ßabd—. Y yo que em¡ezaba a senlirme como anliguamenle...
—¡CaIIale! —bramó Macha.
—Iero es que dueIe —di|o ßabd.
Iban fIolando ¡or Ia luberia de un desagüe ¡or deba|o de Ia caIIe Dieciseis, en
Mision. VoIvian a ser a¡enas bidimensionaIes y ¡arecian negros eslandarles de
balaIIa hechos |irones, sombras raidas que su¡uraban una suslancia negra y viscosa
aI ascender ¡or Ia luberia. A Nemain Ie faIlaba ¡or com¡Ielo una ¡ierna, que IIevaba
melida ba|o eI brazo mienlras sus hermanas Ia remoIcaban ¡or eI conduclo.
—¿Iuedes voIar, Nemain` —¡regunló ßabd—. Im¡iezas a ¡esar.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7; ;> >5 5

—Aqui aba|o no, y no ¡ienso voIver Arriba.
—Tenemos que voIver —di|o Macha—. Si quieres curarle anles de que ¡ase un
miIenio.
AI IIegar a un ancho cruce de cañerias ba|o Ia caIIe Markel, Ias lres divas de Ia
muerle oyeron que aIgo cha¡oleaba en Ia luberia, deIanle de eIIas.
—¿Que es eso` —¡regunló ßabd. Se ¡araron.
AIgo ¡asó correleando veIozmenle ¡or Ia luberia a Ia que se eslaban acercando.
—¿Que era eso` ¿Que era eso` —¡regunló Nemain, que no veia mas aIIa de sus
hermanas.
—Iarecia una ardiIIa en lra|e de baiIe —conlesló ßabd—. Iero esloy debiI y ¡uede
que me faIIe Ia visla.
—Ademas, eres idiola —di|o Macha—. Ira un aIma de regaIo. ¡CógeIa! Iodemos
curarIe Ia ¡ierna a Nemain con eIIa.
Macha y ßabd soIlaron a su hermana im¡edida y se abaIanzaron hacia eI cruce de
cañerias aI liem¡o que eI boslon lerrier se inler¡onia en su camino.
Los ¡asos de Ias Morrigan aI relroceder ¡or Ia luberia hicieron eI mismo ruido que
un galo rasgando enca|e.
—Vaya, vaya, vaya—canlurreó Macha, mienlras arañaba Ia luberia con Io que
quedaba de sus garras ¡ara dar marcha alras.
F*&6.B+5 Ianzó una andanada de agudos y amenazanles Iadridos y echó a correr
¡or eI luneI, delras de eIIas.
—¡Cambio de ¡Ianes, cambio de ¡Ianes, cambio de ¡Ianes! —di|o ßabd.
—Odio a Ios ¡erros —di|o Macha.
Cogieron a su hermana aI ¡asar.
—Nosolras, Ias diosas de Ia muerle, que ¡ronlo Io anegaremos lodo en liniebIas,
huyendo de un ¡errilo —di|o Nemain.
—¿Y que sugieres que hagamos, bonila` —¡regunló Macha.



AIIa en eI IiIImore, Carrie Lang habia cerrado su lienda de em¡eños y eslaba
es¡erando a sacar deI Iim¡iador uIlrasónico unas |oyas que habia recibido ese dia
¡ara ¡onerIas en Ia vilrina. Queria acabar de una vez y marcharse de aIIi, irse a casa,
cenar y saIir Iuego, quiza, un ¡ar de horas. Tenia lreinla y seis años, era soIlera y se
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7< <? ?5 5

senlia en Ia obIigación de saIir ¡or si acaso conocia a aIgun li¡o sim¡alico, aunque
¡refiriera quedarse en casa y ver series ¡oIiciacas en Ia leIe. Se ¡reciaba de no haberse
vueIlo una cinica. Un ¡rendero, como un ¡reslamisla de fianzas, sueIe ver a Ia genle
en sus ¡eores momenlos, y Carrie Iuchaba cada dia conlra Ia convicción de que eI
uIlimo lio decenle sobre Ia faz de Ia lierra se hubiera converlido en un manganle o un
drogala.
UIlimamenle no queria saIir ¡or cuI¡a de Ias cosas exlrañas que veia y oia en Ia
caIIe: seres que se escabuIIian enlre Ias sombras o murmuIIos ¡rocedenles de Ias
aIcanlariIIas. Cada vez Ie ¡arecia mas alrayenle Ia ¡ers¡ecliva de quedarse en casa.
Hasla habia em¡ezado a IIevarse aI lraba|o a Q."-.($&1 su bassel hound de cinco años.
A decir verdad, eI ¡erro no era gran cosa como medida defensiva (a menos que diera
Ia casuaIidad de que eI agresor no Ievanlara deI sueIo ni Ia aIlura de una rodiIIa),
¡ero lenia un Iadrido ¡olenle y era muy ¡osibIe que Iadrara a Ios maIos, siem¡re y
cuando no IIevaran en Ia mano una gaIIela ¡ara ¡erros. AI finaI, resuIló que Ias
crialuras que eslaban invadiendo Ia lienda esa noche no Ie IIegaban ni a Ia aIlura de
Ia rodiIIa.
Carrie era Mercader de Ia Muerle desde hacia nueve años y, cuando Ia conmoción
iniciaI deI fenómeno de Ia lransferencia de Ias aImas remilió y ¡udo acoslumbrarse a
aqueIIo (cosa que soIo Ie IIevó cualro años) comenzó a ver aqueI asunlo como una
¡arle mas deI negocio. Sabia, sin embargo, ¡or !& 6).5 &'()* ,$ &. 73$)#$1 que aIgo
eslaba ¡asando, y eIIo Ie ¡onia Ios ¡eIos de ¡unla.
AI acercarse a Ia fachada de Ia lienda ¡ara ba|ar Ios cierres de seguridad, oyó que
aIgo se movia lras eIIa en Ia ¡enumbra, aIgo de escasa eslalura, en aIgun Iugar cerca
de Ias guilarras. AqueIIa cosa rozó una cuerda aI ¡asar y un mi vibró en eI aire como
una adverlencia. Carrie de|ó de echar Ios cierres y com¡robó que IIevaba Ias IIaves
encima, ¡or si acaso lenia que saIir ¡ilando a Ia caIIe. Desabrochó Ia funda de su
revóIver deI 38 y ¡ensó, D3Y -*E*1 =* 5* "*= 8*&'1 y sacó eI arma y a¡unló hacia Ia
guilarra lodavia resonanle. Un ¡oIicia con eI que habia saIido hacia unos años Ia
habia convencido de que IIevara siem¡re encima una Smilh & Wesson cuando
esluviera en Ia lienda, y aunque nunca anles habia lenido que sacarIa, sabia que Ia
¡isloIa habia servido de eIemenlo disuasorio ¡ara Iadrones.
—MQ."-.($&L
Le conlesló un arraslrar de ¡ie en Ia lraslienda. ¿Ior que habia a¡agado casi lodas
Ias Iuces` Los inlerru¡lores eslaban en Ia lraslienda, y se movia guiandose ¡or Ias
Iuces de emergencia, que casi no aIumbraban eI sueIo, de donde ¡rocedian Ios
ruidos.
—Tengo una ¡isloIa y se usarIa —di|o, y se sinlió eslu¡ida mienlras aqueIIas
¡aIabras saIian de su boca.
Isla vez Ie conlesló un gemido ahogado.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7< <6 65 5

—TQ."-.($&U
Carrie ¡asó ¡or deba|o de Ia aberlura deI moslrador y corrió a Ia lraslienda. AI
mismo liem¡o barria Ia zona con Ia ¡isloIa como veia hacer en Ias series ¡oIiciacas.
Olro gemido. Dislinguió a Q."-.($& lendido en su Iugar de coslumbre, |unlo a Ia
¡uerla lrasera. Iero eI ¡erro lenia aIgo ¡rendido aIrededor de Ias ¡ezuñas y eI
hocico. Cinla aisIanle.
Carrie aIargó Ia mano ¡ara encender Ias Iuces y aIgo Ie goI¡eó Ias corvas. Inlenló
darse Ia vueIla y aqueIIa cosa Ia goI¡eó en eI ¡echo, haciendoIa ¡erder eI equiIibrio.
Unas garras afiIadas arañaron sus muñecas mienlras caia, y ¡erdió eI revóIver. Se
goI¡eó Ia cabeza conlra Ia |amba de Ia ¡uerla, Io cuaI dis¡aró denlro de su craneo
una es¡ecie de Iuz eslroboscó¡ica, des¡ues, aIgo Ie goI¡eó Ia nuca con fuerza y lodo
se voIvió negro.
Todavia eslaba a oscuras cuando voIvió en si. No sabia cuanlo liem¡o habia
¡asado inconscienle y no ¡odia moverse ¡ara mirar eI reIo|. `'*" 7A*1 7$ @.5 )*#* $&
-3$&&*1 ¡ensó. Veia ob|elos moverse mas aIIa de eIIa, cada uno de eIIos res¡Iandecia
con una Iuz ro|a y morlecina, iIuminando a¡enas a Ia crialura que Io IIevaba:
diminulas caras esqueIelicas, coImiIIos, garras y cuencas ocuIares muerlas y vacias.
Las vasi|as de Ias aImas ¡arecian cruzar fIolando Ia habilación, escoIlados ¡or una
marionela de carroña. Luego sinlió Ias garras, Ias crialuras que Ia locaban y se
movian ba|o eIIa. Inlenló grilar, ¡ero lenia Ia boca la¡ada con cinla aisIanle.
Sinlió que Ia Ievanlaban y dislinguió Ia forma de Ia ¡uerla lrasera aI abrirse
cuando Ia ¡asaron ¡or eIIa, a cosa de medio melro deI sueIo. La eIevaron Iuego hasla
¡onerIa casi en ¡osición verlicaI y se sinlió caer a un negro abismo.



Inconlraron abierla Ia ¡uerla de alras de Ia lienda de em¡eños y aI bassel hound
alado y amordazado en un rincón. Rivera ins¡eccionó Ia lienda con eI arma en aIlo y
una Iinlerna en Ia mano y, aI no ver a nadie denlro, IIamó a CharIie ¡ara que enlrara
desde eI caIIe|ón.
CharIie encendió Ias Iuces aI enlrar.
—¡Oh, oh! —di|o.
—¿Que ¡asa` —¡regunló Rivera.
CharIie señaIó una vilrina con eI crislaI rolo.
—In esa vilrina guardaba Ias vasi|as de Ias aImas. Islaba casi IIena cuando esluve
aqui. Y ahora, en fin...
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7< <7 75 5

Rivera miró Ia vilrina vacia.
—No loque nada. No se que ha ¡asado aqui, ¡ero no creo que eI res¡onsabIe sea eI
mismo que alacó a Ios olros lenderos.
—¿Ior que` —CharIie miró hacia Ia lraslienda, aI bassel hound.
—Ior eI —di|o Rivera—. No se ala a un ¡erro si uno ¡iensa asesinar a aIguien y
de|ar sangre y reslos humanos ¡or lodas ¡arles. Is olra menlaIidad.
—Iuede que eIIa esluviera alando aI ¡erro cuando Ia sor¡rendieron —di|o
CharIie—. Tenia ¡inla de mu|er ¡oIicia.
—Si, ya, y a lodos Ios ¡oIicias nos va eI (*5,.6$ canino, ¿es eso Io que insinua` —
Rivera se enfundó eI arma, sacó deI boIsiIIo una nava|a y se acercó aI bassel hound,
que se relorcia en eI sueIo.
—No, no es eso. Ierdone. Iero lenia una ¡isloIa.
—La dueña debia de eslar aqui—di|o Rivera—. Si no, eslaria ¡uesla Ia aIarma.
¿Que es eso que hay en Ia |amba de Ia ¡uerla` —Islaba corlando Ia cinla aisIanle de
Ias ¡alas deI ¡erro, con cuidado de no hacerIe daño. SeñaIó con Ia cabeza hacia Ia
¡uerla que comunicaba Ia lienda con Ia lraslienda.
—Sangre —di|o CharIie—. Y un ¡oco de ¡eIo.
Rivera asinlió con Ia cabeza.
—¿Iso que hay en eI sueIo lambien es sangre` No Io loque.
CharIie miró un charco de unos siele cenlimelros que habia a Ia izquierda de Ia
¡uerla.
—Si, creo que si.
Rivera soIló Ias ¡alas deI ¡erro y se arrodiIIó sobre eI ¡ara su|elarIo mienlras Ie
quilaba Ia cinla deI hocico.
—Isas marcas que hay, no Ias embadurne. ¿Que son` ¿Iisadas de za¡alo
¡arciaIes`
—Iarecen mas bien hueIIas de ¡a|aro. De ¡oIIo, quiza.
—No. —II ins¡eclor soIló aI ¡erro, que inmedialamenle inlenló abaIanzarse sobre
su lra|e ilaIiano y IamerIe Ia cara ¡ara ceIebrarIo. Rivera Io su|eló ¡or eI coIIar y se
acercó a donde CharIie eslaba examinando Ias marcas deI sueIo.
—Iues si que ¡arecen ¡isadas de ¡oIIo —di|o.
—Si —re¡uso CharIie—. Y liene usled baba de ¡erro en Ia chaquela.
—Tengo que informar de eslo, CharIie.
—Inlonces, ¿ a baba de ¡erro es eI faclor decisivo ¡ara ¡edir refuerzos`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7< <8 85 5

—OIvidese de Ia baba de ¡erro. La baba de ¡erro no es reIevanle. Tengo que
informar de eslo y IIamar a mi com¡añero. Se va a cabrear ¡orque Ie haya hecho
es¡erar lanlo. Y lengo que IIevarIo a usled a casa.
—Ya Ie ¡arecera reIevanle, ya, si no consigue quilar Ia mancha de esa chaquela de
miI dóIares.
—Cenlrese, CharIie. In cuanlo IIegue olra unidad, Io mandare a casa. Tiene mi
móviI. Aviseme si ¡asa aIgo. Lo que sea.
Rivera IIamó a comisaria desde su leIefono móviI y ¡idió aI o¡erador que enviara
una unidad de agenles uniformados y un equi¡o de invesligación forense en cuanlo
esluvieran dis¡onibIes. Cuando cerró eI leIefono, CharIie ¡regunló:
—Inlonces, ¿ya no esloy delenido `
—No. Manlengase en conlaclo. Y lenga cuidado, ¿de acuerdo` Iuede que incIuso
Ie convenga ¡asar unas cuanlas noches fuera de Ia ciudad.
—No ¡uedo. Soy eI Luminalus. Tengo res¡onsabiIidades.
—Iero no sabe cuaIes son...
—II hecho de que no se¡a cuaIes son no significa que no Ias lenga —re¡Iicó
CharIie, quiza ¡oniendose en exceso a Ia defensiva.
—¿Y seguro que no sabe cuanlos mas de eslos Mercaderes de Ia Muerle hay en Ia
ciudad, ni dónde ¡ueden eslar`
—Minly Iresh me di|o que habia ¡or Io menos una docena, es Io unico que se.
Iero en mis ¡aseos sóIo me enconlre con esla mu|er y con ese li¡o de Mision.
Oyeron ¡arar un coche en eI caIIe|ón y Rivera se acercó a Ia ¡uerla lrasera y dio
indicaciones a Ios agenles, Iuego se voIvió hacia CharIie.
—Vayase a casa y duerma un ¡oco si ¡uede, CharIie. Islaremos en conlaclo.
CharIie de|ó que eI agenle uniformado Io condu|era aI coche ¡alruIIa y Io ayudara
a subir a Ia ¡arle de alras. Mienlras eI coche relrocedia ¡or eI caIIe|ón, saIudó con Ia
mano a Rivera y aI bassel hound.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7< <9 95 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 E EG G
+ +0 0 @ @< <: : I I3 3@ @5 5@ @3 3

Iue un dia |odido en Ia ciudad de Ia bahia. Con Ias ¡rimeras Iuces, bandadas de
builres se ¡osaron en Ias su¡ereslrucluras deI GoIden Gale y eI ¡uenle de Ia ßahia y
desde aIIi observaron ceñudos a Ios lranseunles, como si Ies re¡rocharan eI seguir
vivilos y conduciendo. Los heIicó¡leros de lrafico que fueron desviados ¡ara
folografiar Ias hiIeras de aves carroñeras acabaron ocu¡andose de una es¡iraI de
murcieIagos que duranle diez minulos envoIvió como una nube Ia ¡iramide de Ia
Transamerica y que Iuego ¡areció eva¡orarse en Ia bruma negra que fIolaba sobre Ia
bahia. Tres nadadores que com¡elian en eI lrialIón de San Irancisco se ahogaron y Ia
camara de un heIicó¡lero fiImó aIgo ba|o eI agua, una forma oscura que se
a¡roximaba a uno de eIIos desde aba|o y Io hundia. Numerosas revisiones de Ia cinla
desveIaron que aqueIIa crialura no lenia Ia forma aerodinamica de un escuaIo, sino
grandes aIas y una cabeza con cuernos bien visibIes, y que en nada se ¡arecia a
ninguna manla raya que aIguien hubiera vislo |amas. Los ¡alos deI ¡arque GoIden
Gale Ievanlaron eI vueIo de ¡ronlo y abandonaron Ia zona, Ios cenlenares de Ieones
marinos que normaImenle se lumbaban aI soI en eI mueIIe 39 lambien se esfumaron,
y hasla Ias ¡aIomas ¡arecieron desa¡arecer de Ia ciudad.
Un re¡orlero de ¡oca monla que esa noche habia eslado cubriendo Ios aleslados
¡oIiciaIes advirlió Ia coincidencia de que se hubieran recibido siele informes de
incidenles vioIenlos o desa¡arición de ¡ersonas en liendas de segunda mano de Ia
ciudad, y a ¡rimera hora de Ia larde Ias cadenas de leIevisión ya mencionaban eI
asunlo, |unlo con Ias es¡eclacuIares imagenes deI incendio de Ia Iibreria ßook'em
Danno, en Mision. Hubo ademas cienlos de sucesos singuIares acaecidos a
¡arlicuIares: seres que se movian enlre Ias sombras, voces y grilos que saIian de Ias
re|iIIas deI aIcanlariIIado, Ieche que se agriaba, galos que arañaban a sus dueños,
¡erros que auIIaban, y miI ¡ersonas que aI des¡erlarse descubrieron que ya no Ies
guslaba eI sabor deI chocoIale. Iue un dia |odido.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7< <: :5 5

CharIie ¡asó eI reslo de Ia noche en viIo, com¡robó una y miI veces Ias cerraduras
y buscó Iuego en Inlernel ¡islas acerca de Ios moradores deI Inframundo, ¡or si
acaso aIguien habia coIgado aIgun documenlo anliguo desde Ia uIlima vez que miró.
Hizo leslamenlo y escribió varias carlas que fue a echar aI buzón de Ia caIIe, en vez
de de|arIas sobre eI moslrador de Ia lienda con eI reslo deI correo. Des¡ues, a eso deI
aIba, com¡Ielamenle exhauslo y sin embargo con su imaginación de macho bela
funcionando a miI ¡or hora, sacó dos de Ios somniferos que Ie habia dado }ane y se
¡asó durmiendo aqueI dia lan |odido, hasla que a ¡rimera hora de Ia larde Io
des¡erló una IIamada leIefónica de su querida hi|a.
—HoIa.
—La lia Cassie es anlisemila —di|o So¡hie.
—Cariño, son Ias seis de Ia mañana. ¿No ¡odemos habIar deI ideario ¡oIilico de Ia
lia Cassie un ¡oco mas larde`
—No es verdad, son Ias seis de Ia larde. Is Ia hora de bañarme y Ia lia Cassie no
de|a que ?&9'5 = 0*@.7$, se melan en eI baño conmigo ¡orque es anlisemila.
CharIie miró su reIo|. Se aIegró en cierlo modo de que fueran Ias seis de Ia larde y
esluviera habIando con su hi|a. Iuera Io que fuese Io que habia ¡asado mienlras
dormia, aI menos no habia afeclado a aqueIIo.
—Cassie no es anlisemila. —Ira }ane, en Ia olra Iinea.
—Si que Io es —re¡uso So¡hie—. Ten cuidado, ¡a¡i, Ia lia }ane es una
sim¡alizanle anlisemila.
—No Io soy —di|o }ane.
—Hay que ver Io Iisla que es mi hi|a —di|o CharIie—. Yo a su edad no conocia
¡aIabras como «anlisemila» y «sim¡alizanle», ¿lu si`
—No ¡uede uno fiarse de Ios 6*='71
KK
¡a¡i —di|o So¡hie. ßa|ó Ia voz hasla un
susurro—. Odian bañarse, Ios 6*='7:
—Ia¡a lambien es un 6*='71 nena.
—¡Dios mio, eslan ¡or lodas ¡arles, como Ios Iadrones de cuer¡os! —CharIie oyó
que su hi|a soIlaba eI leIefono y grilaba, a conlinuación oyó cerrarse una ¡uerla.
—So¡hie, abre esa ¡uerla ahora mismo —di|o Cassie aI fondo.
}ane di|o:
—¿De dónde saca esas cosas, CharIie` ¿Se Ias enseñas lu`
—Is Ia señora Kor|ev. Desciende de cosacos y se sienle un ¡oco cuI¡abIe ¡or Io
que sus anle¡asados Ies hicieron a Ios |udios.

22
N. de Ia T.: GenliIes, ¡ara Ios ¡raclicanles de Ia reIigión |udia.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7< <; ;5 5

—Ah —di|o }ane, que habia ¡erdido eI inleres ahora que ya no ¡odia echar Ia
cuI¡a a su hermano—. ßueno, no deberias de|ar que Ios ¡erros se melan en eI cuarlo
de baño con eIIa. Se comen eI |abón y a veces se melen en Ia bañera y Iuego...
—De|a que ¡asen, }ane —Ia inlerrum¡ió CharIie—. TaI vez sea Io unico que ¡uede
¡rolegerIa.
—VaIe, ¡ero soIo voy a de|ar que se coman eI |abón baralo. II frances, ni habIar.
—Les basla con eI |abón corrienle, }ane. Mira, anoche hice un leslamenlo
hoIógrafo. Si aIgo me ¡asa, quiero que cries a So¡hie. Lo he ¡ueslo en eI leslamenlo.
}ane no conlesló. CharIie Ia oia res¡irar aI olro Iado.
—¿}ane`
—CIaro, cIaro. Ior su¡ueslo. ¿Se ¡uede saber que coño os ¡asa` ¿In que grave
¡eIigro esla So¡hie` ¿Ior que le ¡ones lan mislerioso` ¿Y ¡or que no has IIamado
anles, mamón`
—Me he ¡asado en ¡ie loda Ia noche, haciendo cosas. Luego me lome dos de esas
¡asliIIas ¡ara dormir que me disle. Y de re¡enle han ¡asado doce horas.
—¿Te lomasle dos` Nunca le lomes dos.
—Ya, gracias—conlesló CharIie—. De lodos modos, seguro que no me ¡asa nada,
¡ero si me ¡asa, coge a So¡hie y IIevaleIa de Ia ciudad una lem¡orada. A Ias Sierras,
¡or e|em¡Io. Tambien le he mandado una carla ex¡IicandoleIo lodo, o Io que se, ¡or
Io menos. AbreIa soIo si me ¡asa aIgo, ¿vaIe`
—Sera me|or que no le ¡ase nada, cabrón. Acabo de ¡erder a mama y... ¿Ior que
coño habIas asi, CharIie` ¿In que Iio andas melido`
—No ¡uedo ex¡IicarleIo, }ane. Tienes que creerme: no luve eIección.
—¿Cómo ¡uedo ayudarle`
—Haciendo exaclamenle Io que eslas haciendo, cuidar de So¡hie, manlenerIa a
saIvo y no se¡ararIa de Ios ¡erros ni un segundo.
—Isla bien, ¡ero mas vaIe que no le ¡ase nada. Cassie y yo vamos a casarnos y
quiero que seas mi ¡adrino. Y lambien quiero que me ¡resles lu esmoquin. Is de
Armani, ¿no`
—No, }ane.
—¿No vas a ser mi ¡adrino`
—No, no, no es eso. Iagaria a Cassie con laI de que se quedara conligo.
—Inlonces es que ¡iensas que a Ios homosexuaIes no nos deberian ¡ermilir que
nos casaramos, ¿no es eso` Ior fin habIas cIaro. Lo sabia, des¡ues de lodo...
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7< << <5 5

—Is soIo que no creo que a Ios homosexuaIes deba ¡ermilirseIes casarse con mi
esmoquin.
—¡Ah! —di|o }ane.
—Tu le ¡ondras mi esmoquin de Armani y yo lendre que aIquiIar uno de maIa
muerle o com¡rarme uno nuevo y baralo, y Iuego quedare inmorlaIizado en Ias folos
de boda con ¡inla de ca¡uIIo. Y se Io mucho que os gusla enseñar Ias folos de boda.
Is como una enfermedad.
—¿Te refieres a Ias Iesbianas` —¡regunló }ane, que de ¡ronlo ¡arecia una fiscaI.
—Si, me refiero a Ias Iesbianas, cabeza de chorIilo —conlesló CharIie en lono de
lesligo hosliI.
—ßueno, vaIe —di|o }ane—. Is mi boda, su¡ongo que ¡uedo com¡rarme un
esmoquin.
—Iso eslaria muy bien —di|o CharIie.
—De lodos modos, uIlimamenle necesilo Ios ¡anlaIones un ¡oco mas hoIgados
¡or Ia ¡arle deI lrasero —re¡uso }ane.
—Asi me gusla.
—Inlonces, no le va a ¡asar nada y vas a ser mi ¡adrino.
—Lo inlenlare, eso seguro. ¿Crees que Cassandra me de|ara IIevar a Ia ¡equeña
|udia`
}ane se echó a reir.
—LIamame a cada hora —di|o.
—No voy a ¡oder.
—VaIe, enlonces cuando ¡uedas.
—Si —di|o CharIie—. Adiós. —Se sonrió y saIió de Ia cama ¡regunlandose si esa
seria Ia uIlima vez que haria aqueIIo: sonreir.



CharIie se duchó, comió un sandvich de manlequiIIa de cacahuele y mermeIada y
se ¡uso un lra|e de miI dóIares ¡or eI que habia ¡agado cincuenla. Isluvo unos
minulos co|eando ¡or eI dormilorio y aI fin resoIvió que lenia Ia ¡ierna izquierda
baslanle bien y que ¡odia ¡asar sin Ia feruIa de gomaes¡uma, asi que Ia de|ó en eI
sueIo, |unlo a Ia cama. Iuso a hervir una cafelera y IIamó aI ins¡eclor Rivera.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7< <= =5 5

—Ha sido un dia |odido —di|o Rivera—. CharIie, liene que coger a su hi|a y
Iargarse de Ia ciudad.
—No ¡uedo. Islo es ¡or mi cuI¡a. Me manlendra informado, ¿verdad`
—¿Me ¡romele que no inlenlara hacer nada eslu¡ido ni heroico`
—No Io IIevo en eI adn, ins¡eclor. Lo IIamare si veo aIgo.
CharIie coIgó. Ignoraba que iba a hacer, ¡ero lenia Ia sensación de que debia hacer
aIgo. LIamó a casa de }ane ¡ara dar Ias buenas noches a So¡hie.
—SoIo quiero que se¡as que le quiero mucho, lesoro.
—Yo lambien a li, ¡a¡i. ¿Ior que IIamabas`
—¿Que ¡asa` ¿Is que lienes una reunión o aIgo asi`
—Islamos comiendo heIado.
—Iso esla muy bien. Mira, So¡hie, ¡a¡a liene que irse a hacer unas cosas, asi que
quiero que le quedes con Ia lia }ane unos dias, ¿vaIe`
—VaIe. ¿Necesilas ayuda` Isloy Iibre.
—No, cieIo, ¡ero gracias.
—VaIe, ¡a¡i. ?&9'5 esla mirando mi heIado. Iarece hambrienlo como un oso.
Tengo que de|arle.
—Te quiero, cieIo.
—Te quiero, ¡a¡i.
—Iide ¡erdón a Ia lia Cassie ¡or IIamarIa anlisemila.
—VaIe. — Q&'-:
Le coIgó. La niña de sus o|os, Ia Iuz de su vida, su orguIIo y su aIegria, Ie habia
coIgado. CharIie sus¡iró, ¡ero se sinlió me|or. II desamor es eI habilal naluraI deI
macho bela.
Iasó unos minulos en Ia cocina afiIando eI baslón es¡ada con Ia ¡arle de alras deI
abreIalas eIeclrico que Ies habian regaIado a RacheI y a eI ¡or su boda. Des¡ues saIió
a echar un vislazo a Ia lienda.
In cuanlo abrió Ia ¡uerla de Ia escaIera de alras, oyó exlraños ruidos animaIes
¡rocedenles de Ia lienda. Iarecian saIir de Ia oficina, y no habia Iuces encendidas,
aunque veia coIarse mucha Iuz desde Ia lienda. ¿Habia IIegado eI momenlo` AqueIIo
resoIvia en cierlo modo Ia cueslión de que iba a hacer.
Sacó Ia es¡ada deI baslón y ba|ó con sigiIo Ias escaIeras, agaza¡ado, ¡isando en eI
borde de cada escaIón ¡ara que no Ie chirriaran Ios za¡alos. A medio camino vio eI
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7< <> >5 5

origen de aqueIIos ruidos animaIes, relrocedió y subió casi de un saIlo Ia milad de Ia
escaIera.
—¡Ior eI amor de Dios!
—Ira necesario —di|o LiIy. Islaba senlada a horca|adas sobre Ray Macy, con Ia
faIda ¡Iisada de cuadros escoceses aforlunadamenle des¡Iegada sobre eI, la¡ando Ias
¡arles que habrian hecho que CharIie luviera que a¡arlar Ios o|os, cosa que ¡ensaba
hacer de lodos modos.
—Si, era necesario —convino Ray, |adeanle.
CharIie se asomó a Ia lraslienda: eIIos seguian en ¡Iena faena. LiIy cabaIgaba a Ray
como si fuera un loro mecanico y uno de sus ¡echos, desnudo, asomaba rebolando
¡or Ia soIa¡a de su chaquela de chef.
—Islaba de¡rimido —di|o eIIa—. Me Io enconlre abrazado a Ia as¡iradora. Is ¡or
eI bien comun, Asher.
—Iues ¡ara de una vez —di|o CharIie.
—No, no, no, no, no —di|o Ray.
—Is una obra de caridad —añadió LiIy.
—MSabes, LiIy` —di|o CharIie la¡andose Ios o|os—, ¡odrias e|ercilar Ia caridad de
olras maneras, con Ios Sanla CIaus deI I|ercilo de SaIvación o aIgo asi.
—No quiero lirarme a esos lios. La mayoria son aIcohóIicos em¡edernidos y
a¡eslan. Ray ¡or Io menos esla Iim¡io.
—No me refiero a que le Ios lires, me refiero a que le unas a eIIos. A hacer sonar Ia
cam¡aniIIa con Ia lelerila ro|a. }oIin.
—Yo soy Iim¡io —di|o Ray.
—CaIIale —di|o CharIie—. Is lan |oven que ¡odria ser lu hi|a.
—Se habia ¡ueslo en ¡Ian suicida —di|o LiIy—. Iuede que Ie esle saIvando Ia
vida.
—Si —di|o Ray.
—CaIIale, Ray —di|o CharIie—. Islo es ¡alelico. Sexo deses¡erado y ¡or caridad,
eso es Io que es.
—II ya Io sabe —di|o LiIy.
—Y no me im¡orla —añadió Ray.
—Ademas, Io esloy haciendo ¡or Ia causa —di|o LiIy—. Ray le eslaba ocuIlando
información.
—MAh, si` —di|o Ray.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7= =? ?5 5

—¿Cómo` —¡regunló CharIie.
—LocaIizó a una mu|er que eslaba com¡rando lodas Ias vasi|as de Ias aImas.
Islaba con Ias cIienlas que se le ¡erdieron. In no se que silio de Mision. Y no iba a
habIarle de eIIa.
—No se de que eslas habIando —di|o Ray. Luego añadió—. Mas ra¡ido, ¡or favor.
—DiIe Ia dirección —di|o LiIy.
—LiIy —di|o CharIie—, eslo no es necesario, de veras.
—No —di|o Ray.
Se oyó un bofelón. CharIie abrió Ios o|os. Seguian aIIi, co¡uIando, ¡ero Ray lenia Ia
me|iIIa derecha muy coIorada y LiIy se ¡re¡araba ¡ara abofelearIo de nuevo.
—¡DiseIo!
—Is en Ia caIIe Guerrero, enlre Ia Dieciocho y Ia Diecinueve, no se eI numero, ¡ero
es un edificio grande de coIor verde, no liene ¡erdida. II cenlro budisla Tres }oyas.
Tm."U
—¡Ay! ¡Se Io he dicho! —gimoleó Ray.
—Iso ¡or no a¡unlar Ia dirección, ca¡uIIo —res¡ondió eIIa. Luego Ie di|o a
CharIie—: Ahi Io lienes, Asher. Quiero un ¡ueslo de ¡rimera cuando domines eI
Inframundo.
CharIie ¡ensó que una de Ias ¡rimeras medidas que iba a lomar cuando ocu¡ara eI
¡oder seria aIargar !& 6).5 &'()* ,Y&. 73$)#$ ¡ara que incIuyera eI modo de enfrenlarse
a siluaciones como aqueIIa. Iero di|o:
—Hecho, LiIy. Te encargaras de Ias secciones de vesluario y lorlura.
—Que maraviIIa —di|o LiIy—. Ierdona, Asher, ¡ero lengo que acabar eslo. —
Luego Ie di|o a Ray—: ¿Io has oido` Se le acabaron Ias camisas de franeIa, grumele.
—Tm."U
Los gruñidos que emilia Ray aumenlaron en frecuencia e inlensidad.
—VaIe —di|o CharIie—. SaIdre ¡or Ia olra ¡uerla.
—Hasla Iuego —di|o Ray.
—No voy a voIver a miraros a Ia cara a ninguno de Ios dos, ¿de acuerdo `
—Islu¡endo, Asher —conlesló LiIy—. Ten cuidado.
CharIie voIvió a subir con sigiIo Ias escaIeras, saIió ¡or Ia ¡uerla de su
a¡arlamenlo y ba|ó en ascensor hasla Ia enlrada de Ia caIIe, sin de|ar, enlre lanlo, de
sofocar Ias ganas de vomilar. In Ia caIIe ¡aró un laxi y ¡uso rumbo a Mision
mienlras inlenlaba borrar de su cabeza eI recuerdo de sus em¡Ieados fornicando.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7= =6 65 5




Las Morrigan siguieron a Ias aImas de regaIo que habian esca¡ado ¡or Ios
desagües hasla una caIIe desierla en Mision y aIIi es¡eraron, observando eI edificio
Vicloriano de coIor verde desde Ias re|iIIas deI aIcanlariIIado, a ambos Iados de Ia
acera. Iran ahora mas cauleIosas: Ia ex¡Iosión de Ia noche anlerior habia
menoscabado un lanlo su naluraIeza ra¡az.
Las IIamaban «aImas de regaIo» ¡orque aqueIIas crialuriIIas hechas de relaIes Ies
IIevaban Ias aImas a Ios desagües y ¡orque aqueIIos «regaIos» a¡arecian siem¡re en
sus momenlos mas ba|os. Des¡ues de que eI maIdilo boslon lerrier Ias ¡ersiguiera
¡or es¡acio de kiIómelros y kiIómelros de luberias, de|andoIas va¡uIeadas y
exhauslas en eI aIero de un cruce de cañerias, a¡arecieron cerca de veinle de aqueIIos
¡equeños y hermosos engendros de ¡esadiIIa, veslidos de ¡unla en bIanco y
¡orlando |uslo Io que Ias Morrigan necesilaban ¡ara curar sus heridas y recobrar
fuerzas: aImas humanas. Asi revivificadas, fueron ca¡aces de ahuyenlar a aqueI
lerribIe ¡erriIIo. Las Morrigan habian vueIlo: no lenian lanla fuerza como anles de Ia
ex¡Iosión (ni siquiera, quiza, ¡ara voIar), ¡ero si Ia suficienle ¡ara avenlurarse de
nuevo Arriba, sobre lodo habiendo lanlas aImas a mano.
Isa noche no habia nadie en Ia caIIe, fuera de Ios yonquis, Ias ¡ulas y Ios sin lecho.
Tras aqueI dia lan |odido, casi lodo eI mundo habia IIegado a Ia concIusión de que
convenia quedarse en casa, a saIvo. Iara Ias Morrigan (y no es que Ies im¡orlara), Ios
humanos eslaban lan a saIvo en sus casas como un alun en una Iala, ¡ero eso nadie Io
sabia aun. Nadie sabia de que se escondia, exce¡lo CharIie Asher, que saIió de un
laxi |uslo deIanle de eIIas mienlras miraban.
—Is Carne Nueva —di|o Macha.
—Deberiamos ¡onerIe olro nombre —di|o ßabd—. Ya no es lan nuevo.
—CaIIa —di|o Macha.
—¡Ih, amor! —IIamó ßabb desde Ia aIcanlariIIa—. ¿Me has echado de menos`
CharIie ¡agó aI laxisla y se quedó en medio de Ia caIIe, mirando eI gran edificio
esliIo Reina Ana de coIor verde |ade. Habia Iuces arriba, en eI lorreón, y lambien en
una venlana de Ia ¡Ianla ba|a. CharIie dislinguia a duras ¡enas eI Ielrero que decia:
«Cenlro budisla Tres }oyas». Im¡ezó a avanzar hacia Ia casa y vio movimienlo en Ia
ceIosia, ba|o eI ¡orche: unos o|os que briIIaban. Un galo, quiza. Su leIefono móviI
sonó y eI Io abrió.
—CharIie, soy Rivera. Tengo buenas nolicias. Hemos enconlrado a Carrie Long, Ia
mu|er de Ia lienda de em¡eños, y esla viva. La habian alado y arro|ado a un
conlenedor, a una manzana de Ia lienda.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7= =7 75 5

—Iso es fanlaslico —di|o CharIie. Iero no eslaba muy enlusiasmado. Las crialuras
que se movian deba|o deI ¡orche eslaban saIiendo de aIIi. Subieron Ias escaIeras, se
irguieron sobre eI ¡orche, en fiIa, y Io miraron de frenle. Iran veinle o lreinla, de
¡oco mas de medio melro de aIlo, e iban veslidas con recargados lra|es de e¡oca.
Cada una de eIIas lenia Ia cara esqueIelica de un animaI muerlo: galos, zorros,
le|ones y olros animaIes que CharIie no reconoció y de Ios que soIo ¡oseian Ios
craneos, Ias cuencas de Ios o|os eslaban vacias y negras. Sin embargo, miraban
fi|amenle.
—No va a creerse Io que esa mu|er dice que Ia IIevó aIIi, CharIie. Unas crialuriIIas,
como monslruilos, dice.
—De unos lreinla y cinco cenlimelros de aIlo —di|o CharIie.
—Si, ¿cómo Io sabe`
—Con muchos dienles y garras, como lrozos de animaIes ¡egados, veslidos de
arriba aba|o como si fueran a un gran baiIe de disfraces.
—¿Que esla diciendo, CharIie` ¿Que es Io que sabe`
—SoIo era una su¡osición —di|o CharIie. Desenganchó eI cierre de su baslón
es¡ada.
—Ih, amor —di|o una voz femenina a su es¡aIda—. ¿Me has echado de menos`
CharIie se voIvió. IIIa eslaba saIiendo a raslras de Ia aIcanlariIIa, casi |uslo delras
de eI.
—La maIa nolicia —añadió Rivera— es que hemos enconlrado aI chalarrero y aI
Iibrero de ßook'em Danno. O lrozos de eIIos, ¡or Io menos.
—Si que es maIa nolicia —di|o CharIie, y em¡ezó a subir ¡or Ia caIIe, aIe|andose de
Ia ar¡ia de Ia aIcanlariIIa y deI ¡orche IIeno de marionelas salanicas.
—Carne Nueva... —di|o una voz desde Io aIlo de Ia caIIe.
CharIie vio saIir olra ar¡ia de Ia aIcanlariIIa. Sus o|os reIucian, negros, a Ia Iuz de
Ias faroIas. Tras eI, oyó un caslañeleo de dienleciIIos animaIes.
—CharIie, sigo ¡ensando que deberia irse una lem¡orada de Ia ciudad, ¡ero, si no
Io hace, y no Ie diga a nadie que Ie he dicho eslo, deberia buscarse una ¡isloIa, o
quiza un ¡ar de ¡isloIas.
—Me ¡arece una idea eslu¡enda —conlesló CharIie. Las dos ar¡ias se movian
muy des¡acio hacia eI, lor¡emenle, como si sus nervios esluvieran corlocircuilando.
La mas cercana, Ia deI caIIe|ón de Norlh ßeach, se Iamia Ios Iabios. Iarecia un ¡oco
a|ada com¡arada con Ia noche que Io sedu|o. CharIie siguió avanzando ¡or Ia caIIe,
Ie|os de eIIas.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7= =8 85 5

—O una esco¡ela, asi no lendra que a¡render a dis¡arar. Yo no ¡uedo darIe una,
¡ero...
—Ins¡eclor, voy a lener que de|arIo.
—HabIo en serio, CharIie, sean Io que sean esas cosas, van a ¡or Ios suyos.
—No sabe usled Io cIaro que Io lengo, ins¡eclor.
—¿Is eI que me dis¡aró` —¡regunló Ia ar¡ia mas cercana—. DiIe que Ie voy a
sorber Ias cuencas de Ios o|os hasla que se Ios saque y a comermeIos en su ore|a.
—¿Ha oido eso, ins¡eclor` —di|o CharIie.
—¿Isla ahi`
—Islan —conlesló CharIie.
—Ior aqui, Carne —di|o Ia lercera ar¡ia aI saIir deI desagüe deI exlremo de Ia
manzana. Se irguió, exlendió Ias garras y Ianzó un hiIiIIo de veneno aI coslado de un
coche a¡arcado. Donde eI veneno Ia locó, Ia ¡inlura chis¡orroleó y se derrilió.
—¿Dónde esla, CharIie` ¿Dónde esla`
—In Mision. Cerca de Mision.
Las ¡equeñas crialuras eslaban ba|ando Ias escaIeras y avanzaban ¡or Ia acera,
hacia Ia caIIe.
—Mira —di|o Ia ar¡ia—, ha lraido regaIos.
—CharIie, ¿dónde esla exaclamenle` —¡regunló Rivera.
—Tengo que coIgar, ins¡eclor. —CharIie cerró eI leIefono y se Io guardó en eI
boIsiIIo de Ia chaquela. Luego sacó Ia es¡ada deI baslón y se voIvió hacia Ia ar¡ia deI
caIIe|ón—. Islo es ¡ara li —Ie di|o, y bIandió Ia es¡ada con una fiorilura.
—Que encanlo —di|o eIIa—. Siem¡re ¡ensando en mis necesidades.



II CadiIIac IIdorado ßrougham de 1957 era, enlre Ias maquinas morliferas, Ia de
mas ¡erfecla chuIeria. Consislia en cerca de lres loneIadas de acero ¡rensado que
hacian de eI una beslia de inmensas fauces y coIa aIla, recubierla de cromo suficienle
¡ara fabricar un Terminalor y que sobraran ¡iezas, y eslaba com¡ueslo en su mayor
¡arle ¡or Iargas y afiIadas liras de melaI que se des¡egaban aI im¡aclar,
convirliendose en guadañas IelaIes ca¡aces de desoIIar a un lranseunle. ßa|o sus
cualro faros oslenlaba dos ¡arachoques de cromo en forma de baIa que seme|aban
lor¡edos sin eslaIIar o morliferas lelas de laIIa exlragrande, deI esliIo de Ias de
Madonna. Ioseia una coIumna de dirección no abalibIe que, en caso de im¡aclo
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7= =9 95 5

serio, em¡aIaba aI conduclor, y venlaniIIas eIeclricas ca¡aces de cercenar Ia cabeza de
un niño. Carecia de cinlurón de seguridad y lenia un molor de lrescienlos veinlicinco
cabaIIos y ocho vaIvuIas con una eficiencia energelica lan alroz que aI ¡asar se oia
cómo inlenlaba chu¡ar deI sueIo dinosaurios Iicuefaclados. AIcanzaba una veIocidad
maxima de cienlo selenla y siele kiIómelros ¡or hora, lenia una sus¡ensión ¡uI¡osa,
como de barcaza, inca¡az de eslabiIizar eI coche a esa veIocidad, y frenos de lamaño
reducido que lam¡oco ¡odian delenerIo. Los aIerones que sobresaIian de su ¡arle
lrasera eran lan aIlos y afiIados que eI coche su¡onia una amenaza IelaI ¡ara Ios
viandanles hasla a¡arcado, y eI con|unlo com¡Ielo se soslenia sobre aIlos neumalicos
adornados con una Iinea bIanca que ¡arecian, y soIian mani¡uIarse, como enormes
dónuls es¡oIvoreados. In Delroil no habrian Iogrado un derroche de oslenlación con
aIelas lan morlifero ni aunque hubieran recubierlo con ¡edreria a una baIIena
asesina. Ira una obra de arle.
Y eI molivo ¡or eI que eI Ieclor necesila saber lodo eslo es que, |unlo con Ias
va¡uIeadas Morrigan y aqueIIas quimeras lan bien veslidas, un IIdorado deI 57 se
dirigia veIozmenle hacia CharIie.



II CadiIIac esmaIlado en ro|o sangre dobIó suavemenle Ia esquina, sus neumalicos
chiIIaban como ¡avos reaIes, sus la¡acubos se ¡royeclaban hacia eI bordiIIo, su
molor rugia y, como si fuera un dragón fIaluIenlo, sus lubos de esca¡e lraseros
escu¡ian un humo azuIado. La ¡rimera de Ias Morrigan se voIvió a liem¡o de recibir
en eI musIo eI im¡aclo de un ¡arachoques en forma de ¡royecliI anles de ser
arraslrada y ¡Iegarse ba|o eI coche, que Ia escu¡ió ¡or delras en forma de un monlón
negro. Se encendieron Ios faros y eI CadiIIac viró hacia Ia Morrigan que eslaba mas
cerca de CharIie.
Las crialuriIIas animaIes se escabuIIeron hacia Ia acera y CharIie corrió a subirse aI
ca¡ó de un Honda a¡arcado, aI liem¡o que eI IIdorado goI¡eaba a Ia segunda
Morrigan. Iasó esla sobre eI ca¡ó como una muñeca de lra¡o mienlras Ios frenos deI
coche chirriaban, y voIó Iuego veinle melros caIIe aba|o. II CadiIIac aceIeró y voIvió a
goI¡earIa, ¡asó sobre eIIa con una serie de goI¡es sordos y Ia de|ó relorciendose
sobre eI asfaIlo. Mienlras rodaba, se iban des¡rendiendo lrozos de eIIa. II CadiIIac
enfiIó a Ia uIlima Morrigan.
Tuvo esla unos segundos de venla|a sobre sus hermanas y echó a correr caIIe
arriba. Su forma iba cambiando: Ios brazos se convirlieron en aIas y Ias ¡Iumas de Ia
coIa inlenlaron manifeslarse, ¡ero no ¡udo com¡Ielar su melamorfosis a liem¡o de
echar a voIar. II IIdorado Ie ¡asó ¡or encima, des¡ues frenó en seco, dio marcha
alras y quemó rueda sobre su Iomo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7= =: :5 5

CharIie se subió aI lecho deI Honda, Iislo ¡ara a¡arlarse de un saIlo de Ia caIIe,
¡ero eI CadiIIac se deluvo y su venlaniIIa ahumada ba|ó.
—Melele en eI ¡ulo coche —di|o Minly Iresh.



Minly Iresh voIvió a arroIIar a Ia uIlima Morrigan aI saIir a loda ¡asliIIa caIIe
aba|o, giró dos veces hacia Ia izquierda con gran chirrido de frenos, acercó eI coche aI
bordiIIo de Ia acera, se ba|ó de un saIlo y corrió a Ia ¡arle deIanlera.
—MaIdila sea —di|o con enlonación descendenle, doIor y senlimienlo—. MaIdila
sea, me han |odido eI ca¡ó y Ia re|iIIa. MaIdila sea. VaIe que Ias liniebIas se aIcen y
cubran eI mundo, ¡ero a mi que no me |odan eI buga.
VoIvió a monlarse en eI coche, melió Ia marcha y dobIó Ia siguienle esquina a loda
veIocidad.
—¿Adonde vas`
—-Voy a voIver a alro¡eIIar a esas zorras. A mi nadie me |ode eI coche.
—¿Y que creias que iba a ¡asar cuando Ias alro¡eIIaras`
—Islo no. Nunca habia alro¡eIIado a nadie. Y no fin|as que le sor¡rende.
CharIie miró eI inlerior reIucienle deI coche: Ios asienlos de cuero ro|o sangre, eI
saI¡icadero adornado con madera de nogaI y bolones ¡Ialeados.
—Is un coche geniaI. A mi carlero Ie encanlaria.
—¿A lu carlero`
—CoIecciona cosas de chuIela lrasnochado.
—¿Que insinuas`
—Nada.
Islaban ya en Ia caIIe Guerrero y Minly ¡isó a fondo eI aceIerador aI acercarse a su
Iugar de deslino. La ¡rimera Morrigan a Ia que habia arroIIado acababa de ¡onerse
de rodiIIas cuando voIvió a goI¡earIa, Ia Ianzó ¡or encima de dos coches a¡arcados y
Ia de|ó en eI IaleraI de un edificio abandonado. La segunda se voIvió ¡ara mirarIos y
enseñó Ias uñas, que arañaron eI ca¡ó cuando Minly Ie ¡asó ¡or encima con un
redobIe de goI¡azos, des¡ues alro¡eIIo Ias ¡iernas de Ia lercera, que se eslaba
meliendo a raslras ¡or una aIcanlariIIa.
CharIie se voIvió ¡ara mirar ¡or Ia venlaniIIa de alras.
—}oIin—di|o.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7= =; ;5 5

Minly Iresh ¡arecia haber concenlrado de ¡ronlo loda su alención en conducir
con ¡rudencia.
—¿Que coño son esas cosas`
—Yo Ias IIamo Ias ar¡ias de Ias aIcanlariIIas. Son Ias que nos IIaman desde Ios
desagües. Ahora son mucho mas fuerles que anles.
—Son horri¡iIanles, eso es Io que son —di|o Minly.
—No se —di|o CharIie—. ¿Te has fi|ado bien` Iorque lienen un cuIo y unas lelas
de ¡ula madre, ¿sabes, lronco` ¿Chocas esos cinco` —Ofreció eI ¡uño ¡ara
enlrechocarIo con eI de Minly, ¡ero, ¡ay!, eI menloIado Io de|ó con un ¡aImo de
narices.
—VaIe ya —di|o Iresh.
—Ierdona —di|o CharIie.
—MF.(&. -*7* 35 5$6).#. $5 ,'$B ,A." * 7$5*"1 de Idiciones II CameIIo`
CharIie asinlió con Ia cabeza.
—Nos IIegó eI cd a Ia lienda hace un ¡ar de meses. Iraclico en Ia furgonela. ¿Que
laI Io hago`
—Tu negrilud es ¡avorosa. He lenido que mirarle ¡ara com¡robar que seguias
siendo bIanco.
—Gracias —re¡uso CharIie y Iuego, como si se Ie encendiera una Iuz, añadió—:
Oye, le he eslado buscando. ¿Dónde coño le has melido`
—Islaba escondiendome. Una de esas cosas fue a ¡or mi en eI melro hace un ¡ar
de noches, cuando voIvia de OakIand.
—¿Y cómo le Iibrasle`
—Ior esos animaIiIIos. Un monlón de eIIos Ia alacó en Ia oscuridad. Yo Ia oia
grilar y hacerIes ¡edazos, ¡ero Ia conluvieron hasla que eI lren ¡aró en Ia eslación,
que eslaba IIena de genle. IIIa voIvió a saIlar aI luneI. In eI vagón habia lrozos de
animaIes ¡or lodas ¡arles.
Minly lomó Van Ness y ¡uso rumbo aI barrio de CharIie.
—Inlonces, ¿le ayudaron` ¿No forman ¡arle de Ios moradores deI Averno que
inlenlan a¡oderarse deI mundo`
—Iarece que no. A mi me saIvaron eI ¡eIIe|o.
—¿Sabias que aIgunos Mercaderes de Ia Muerle han sido asesinados`
—No, no Io sabia. No ha saIido en Ios ¡eriódicos. Anoche vi que Ia lienda de
Anlón habia ardido. ¿No saIió con vida`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7= =< <5 5

—Inconlraron lrozos de su cuer¡o —conlesló CharIie.
—CharIie, creo que Ia cuI¡a de lodo eslo Ia lengo yo. —Minly Iresh se voIvió y
miró a CharIie ¡or ¡rimera vez. Sus o|os dorados ¡arecian lrisles y desam¡arados—.
No consegui recoger mis dos uIlimas aImas, y Iuego em¡ezó lodo eslo.
—Yo ¡ensaba que Ia cuI¡a era mia —di|o CharIie—. Tambien ¡erdi dos. Iero no
creo que seamos nosolros. Mis dos cIienlas eslan vivas, creo que eslan en esa casa a Ia
que iba cuando me saIvasle: eI cenlro budisla Tres }oyas. Y, ademas, hay aIIi una
mu|er que ha eslado com¡rando vasi|as de aImas.
—¿Una morenila muy mona` —¡regunló Minly.
—No Io se. ¿Ior que`
—A mi lambien me com¡ró aIgunas. Inlenló disfrazarse, ¡ero era eIIa.
—Iues esla en esa casa de ahi alras. Tengo que voIver.
—No quiero lener nada mas que ver con esas zorras de uñas afiIadas —di|o Minly.
—Ya le digo, lio —conlesló CharIie—. Aunque yo luve un roIIilo con una.
—¡No!
—Si, se me ¡uso a cien y luve que darIe caña.
—VaIe ya.
—Ierdona. De lodos modos, lengo que voIver.
—¿Seguro` No creo que eslen muerlas. No ¡arece que ¡uedan morirse.
—Iodrias alro¡eIIarIas olra vez. Ior cierlo, ¿cómo sabias dónde enconlrarme`
—Cuando me enlere de que Ia lienda de Anlón se habia incendiado, inlenle
IIamarle, ¡ero lenias eI leIefono desconeclado, asi que fui a lu lienda. HabIe con esa
chica gólica que lraba|a ¡ara li. Me di|o dónde habias ido. Isluve charIando con eIIa
unos diez minulos. ¿Sabe Io mio... digo, Io nueslro` ¿Lo de Ios Mercaderes de Ia
Muerle`
—Si, se Io di|e hace mucho liem¡o. ¿No eslaba, eslo, ocu¡ada cuando IIegasle`
Con un lio, quiero decir.
—No. ¿Is que saIe con aIguien`
—Creia que eras gay.
—Yo nunca he dicho eso.
—Si, ¡ero lam¡oco le esforzasle ¡or negarIo.
—CharIie, lengo una lienda de musica en eI Caslro, hago mas negocio siendo una
Mercader de Ia Muerle gay que un lendero helerosexuaI.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7= == =5 5

—Tienes razón. No se me habia ocurrido.
—No me digas. Inlonces, ¿saIe con aIguien`
—Le dobIas Ia edad y ademas creo que es un ¡oco relorcida. SexuaImenle, quiero
decir.
—Inlonces, ¿no saIe con nadie`
—Is como una hermana ¡equeña ¡ara mi, Iresh. ¿Tu no lienes em¡Ieados asi`
—¿Nunca has conocido a nadie que lraba|e en una lienda de discos` No hay
mayor de¡ósilo de arrogancia in|uslificada en lodo eI mundo. Yo envenenaria a mis
em¡Ieados si creyera que ¡uedo enconlrarIes suslilulos.
—No creo que saIga con nadie, ¡ero dado que eI mundo esla a ¡unlo de caer ba|o
eI dominio de Ias Iuerzas de Ia Oscuridad, ¡uede que no lengas liem¡o de saIir con
chicas.
—No se. Iarece que Ie alraen Ias Iuerzas de Ia Oscuridad. Me gusla, es diverlida,
aunque un ¡oco macabra, y Ie gusla MiIes.
—¿A LiIy Ie gusla MiIes Davis`
—¿ Is como lu hermana ¡equeña y no Io sabes `
CharIie Ievanló Ias manos.
—LIevaleIa, usaIa, de|aIa lirada. No me im¡orla, soIo lraba|a media |ornada ¡ara
mi. Tambien ¡uedes saIir con mi hi|a. Va a cum¡Iir seis años y seguramenle Ie
encanla CoIlrane, aunque yo no Io se¡a.
—CaImale, eslas exagerando.
—Da Ia vueIla y IIevame a ese cenlro budisla. Tengo que delener eslo. Todo eslo
es ¡or mi, Iresh. Soy eI Luminalus.
—Que va.
—Que si —di|o CharIie.
—¿Ires Ia Gran Muerle... con eme mayuscuIa` ¿Tu` ¿Lo sabes seguro`
—Si —conlesló CharIie.
—Sabia que habia aIgo dislinlo en li, ¡ero ¡ensaba que eI Luminalus seria... no
se... mas aIlo.
—No em¡ieces con eso, ¿vaIe`
Minly de|ó Ia avenida Van Ness y cambió de senlido en Ia enlrada de un holeI.
—¿Adonde vas` —di|o CharIie.
—A alro¡eIIar olra vez a esas ar¡ias.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7= => >5 5

—¿AI cenlro budisla`
—A|a. ¿Tienes aIgun arma, a¡arle de esa ridicuIa es¡ada`
—Mi amigo eI ¡oIicia me aconse|ó que me agenciara una ¡isloIa.
Minly Iresh melió Ia mano en su chaquela verde musgo y sacó Ia ¡isloIa mas
grande que CharIie habia vislo nunca. La ¡uso sobre eI asienlo.
—CógeIa. Is un AguiIa deI Desierlo deI caIibre 50. Ca¡az de ¡ararIe Ios ¡ies a un
oso.
CharIie recogió Ia ¡isloIa ¡Ialeada. Iesaba como dos kiIos y medio y eI cañón
¡arecia Io baslanle grande ¡ara meler denlro eI ¡uIgar.
—Isle chisme es enorme.
—Yo soy granduIIón. Mira, liene ocho baIas. La recamara esla IIena. Tienes que
amarliIIarIa y soIlar eI seguro anles de dis¡arar. Ahi y ahi. —SeñaIó eI seguro y eI
marliIIo—. Si lienes que dis¡arar, agarraIa con fuerza. Si no eslas ¡re¡arado, le lirara
de cuIo.
—¿Y lu`
Minly dio unas ¡aImadilas en eI olro Iado de su chaquela.
—Tengo olra.
CharIie voIleó Ia ¡isloIa enlre sus manos y vio cómo Ia Iuz de Ias faroIas
|ugueleaba sobre su su¡erficie cromada. (A Ios machos bela, que sienlen
inslinlivamenle que siem¡re eslan en desvenla|a, Ies vueIven Iocos Ios cacharros
vislosos ca¡aces de iguaIar Ia siluación).
—Is usled una ca|a de sor¡resas, señor Iresh. No es eI li¡ico Mercader de Ia
Muerle de dos melros de aIlo veslido de verde ¡asleI.
—Gracias, señor Asher. Is usled muy amabIe.
—II ¡Iacer es mio.
Su leIefono móviI sonó y CharIie Io abrió.
—Asher —di|o Rivera—, ¿dónde coño se ha melido` LIevo un ralo dando vueIlas
¡or Mision y aqui no hay nada mas que un monlón de ¡Iumas negras voIando ¡or eI
aire.
—Si, no ¡asa nada. Isloy bien, ins¡eclor. He enconlrado a Minly Iresh, eI de Ia
lienda de discos. Isloy en eI coche, con eI.
—Inlonces, ¿esla a saIvo`
—ReIalivamenle.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7> >? ?5 5

—ßien. Inlenle ¡asar desa¡ercibido. Yo voIvere a IIamarIo, ¿de acuerdo` Mañana
mismo quiero habIar con su amigo.
—Inlendido, ins¡eclor. Gracias ¡or venir en mi auxiIio.
—Tenga cuidado, Asher.
—De acuerdo. Inlenlare no hacerme nolar. Adiós.
CharIie cerró eI leIefono y se voIvió hacia Minly Iresh.
—¿Lislo`
—AbsoIulamenle —di|o eI 4)$"-*:
La caIIe eslaba desierla cuando se deluvieron frenle aI cenlro budisla Tres }oyas.
—Yo ire ¡or delras —di|o Minly.



—Iues Ios coches son un asco, os Io digo yo —di|o ßabd, que inlenlaba
recom¡onerse mienlras voIvia renqueando con sus hermanas aI gran barco—. Cinco
miI años usando cabaIIos y de re¡enle hay que lener caIIes ¡avimenladas y
aulomóviIes. No Ies veo Ia gracia.
—Yo ni siquiera esloy segura de que lengamos que Ievanlarnos y de|ar que
gobierne Ia Oscuridad —añadió Nemain—. Ior Io vislo, Ia Oscuridad se ha quedado
obsoIela. HabIando como agenle suyo, creo que necesila mas liem¡o. —Habia
quedado reducida a una forma milad mu|er, milad cuervo, e iba ¡erdiendo ¡Iumas
mienlras avanzaban a lrom¡icones ¡or Ia luberia.
—Is como si ese Carne Nueva luviera aIguien que veIara ¡or eI —di|o Macha—.
La ¡róxima vez, que se Ias enlienda Orcus con eI.
—Iso, que vaya Orcus a buscarIo —di|o ßabd—. A ver que o¡ina de Ios coches.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7> >6 65 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 E EK K
( (7 7@ @A A1 1F F F F 1 1= = ; ;7 71 1D D= =3 3 : :A A@ @5 5= == =: :
CharIie oyó desIizarse aIgo ba|o eI ¡orche cuando se acercó a Ia ¡uerla deI cenlro
budisla, ¡ero eI ¡eso de Ia enorme ¡isloIa que se habia melido ba|o eI cinlurón, a Ia
es¡aIda, Io lranquiIizaba, aunque lambien Ie ba|ara un ¡oco Ios ¡anlaIones. La ¡uerla
lenia casi cualro melros de aIlura, era ro|a, con un crislaI de |unquiIIo a lodo Io Iargo
y un surlido de ruedas libelanas de oración, seme|anles a bobinas, a ambos Iados.
CharIie sabia Io que eran aqueIIas ruedas ¡orque una vez un Iadrón habia inlenlado
venderIe unas recien robadas de un lem¡Io.
Sabia lambien que debia echar Ia ¡uerla aba|o a ¡unla¡ies, ¡ero era una ¡uerla
muy grande y, aunque habia vislo muchas series y ¡eIicuIas ¡oIiciacas en Ias que se
echaba Ia ¡uerla aba|o, no lenia ex¡eriencia en aqueIIas Iides. Olra aIlernaliva
consislia en sacar Ia ¡isloIa y voIar Ia cerradura, ¡ero sabia lan ¡oco de voIar
cerraduras como de derribar ¡uerlas a ¡aladas, asi que o¡ló ¡or IIamar aI limbre.
Los ruidos de merodeo aumenlaron y oyó denlro unos ¡asos mas ¡esados. La
¡uerla se abrió y aqueIIa morena lan gua¡a a Ia que conocia ¡or eI nombre de
IIizabelh Sarkoff, Ia sobrina de Islher }ohnson, a¡areció en eI umbraI.
—Vaya, señor Asher, que sor¡resa lan agradabIe.
l* 8*) 73-@* #'$78*1 @$)7.5.1 di|o eI li¡o duro que CharIie IIevaba denlro.
—Señora Sarkoff, me aIegro de verIa. ¿Que esla haciendo aqui`
—Soy Ia rece¡cionisla. Iase, ¡ase.
CharIie enlró en eI veslibuIo, que daba a una escaIera y lenia a ambos Iados
¡uerlas correderas. Vio que eI veslibuIo conducia a un comedor con una mesa
aIargada y que mas aIIa habia una cocina. La casa, que habia sido reformada con
guslo, no ¡arecia en reaIidad un edificio ¡ubIico.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7> >7 75 5

II li¡o duro que IIevaba denlro di|o, ? 7' 5* '5#$5#$" ,.)7$ 6.#* 8*) &'$()$1 B*)).:
l35-. @$ 8$6.,* . 35. 73<$)1 8$)* $"#*= ,'"83$"#* . '5#$5#.)&* "' 5* -*5#$"#." $5"$63',.1
M$"#.7*"L
CharIie di|o:
—No lenia ni idea de que fuera usled budisla. Is fascinanle. ¿Cómo esla su lia
Islher, ¡or cierlo` —La habia ¡iIIado, y ni siquiera habia lenido que voIverIe Ia cara
deI reves de un bofelón.
—Sigue muerla, ¡ero gracias ¡or ¡regunlar. ¿Que ¡uedo hacer ¡or usled, señor
Asher`
La ¡uerla corredera de Ia izquierda se abrió eI ancho de una ¡uIgada y una voz de
hombre di|o:
—Maeslra, Ia necesilamos.
—Inseguida voy —di|o Ia ¡resunla señora Sarkoff.
—¿Maeslra` —CharIie Ievanló una ce|a.
—In Ia lradición budisla, a Ias rece¡cionislas se Ias liene en muy aIla
consideración. —Iuso una sonrisa am¡Iia y bobaIicona, como si ni siquiera eIIa se Io
creyera. CharIie eslaba lolaImenle caulivado ¡or eI buen humor y eI franco abandono
que veia en sus o|os. Sin saber ¡or que, confiaba en aqueIIos o|os.
—Sanlo cieIo, que maI mienle usled —di|o.
—Veo que ha descubierlo mi embusle, ¿eh` —Gran sonrisa.
—Inlonces, ¿usled es...` —CharIie Ie lendió Ia mano.
—Soy Ia venerabIe Amilabha Audrey Rin¡oche. —Hizo una reverencia—. O
Audrey a secas, si liene ¡risa. —Cogió dos dedos de CharIie y se Ios eslrechó.
—CharIie Asher —di|o eI—. Asi que no es en reaIidad Ia sobrina de Ia señora
}ohnson.
—Y usled no es en reaIidad un vendedor de ro¡a usada.
—Iues, Ia verdad...
Iso fue Io unico que Ie dio liem¡o a decir. DeIanle de eIIos se oyó de ¡ronlo un
eslre¡ilo de madera y crislaIes rolos. Luego, CharIie vio que Ia mesa de Ia olra
habilación caia aI sueIo y oyó grilar a Minly Iresh:
—¡Quielos! —AI liem¡o que saIlaba ¡or encima de Ia mesa caida y se dirigia hacia
eIIos, ¡isloIa en mano, a|eno, evidenlemenle, aI hecho de que media dos melros lrece
y de que Ia ¡uerla, conslruida en 1908, media soIo dos.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7> >8 85 5

—¡Iara! -—griló CharIie con medio segundo de lardanza, ¡ues Minly Iresh habia
incruslado ya un ¡aImo de frenle en Ia moIdura beIIamenle acabada deI dinleI de Ia
¡uerla con un goI¡e seco que sacudió loda Ia casa.
Sus ¡ies siguieron adeIanle, su cuer¡o se lambaIeó, y se haIIaba en ¡araIeIo aI
sueIo, a cosa de melro ochenla de aIlura, cuando Ia fuerza de Ia gravedad decidió
manifeslarse.
II AguiIa deI Desierlo cromada cruzó eI veslibuIo con eslruendo y goI¡eó conlra
Ia ¡uerla de Ia caIIe. Minly Iresh alerrizó de ¡Iano e inconscienle en eI sueIo, enlre
CharIie y Audrey.
—Y esle es mi amigo Minly Iresh —di|o CharIie—. No esla muy ducho en eslas
cosas.
—Chico, eslo no se ve lodos Ios dias —di|o Audrey mienlras miraba aI giganle
dormido.
—Si—re¡uso CharIie—. No se dónde habra enconlrado seda saIva|e de coIor verde
musgo.
—¿No es Iino` —¡regunló eIIa.
—No, es seda.
—F371 esla lan arrugada que me habia ¡arecido Iino, o una mezcIa.
—ßueno, creo que con lanla aclividad...
—Si, cIaro. —Audrey asinlió con Ia cabeza y miró a CharIie—. Inlonces...
—Señor Asher... —di|o una voz de mu|er a Ia derecha de CharIie. Las ¡uerlas de
su derecha se abrieron y a¡areció una señora mayor: Irena Iosokovanovich. La
uIlima vez que Ia habia vislo, CharIie eslaba senlado en eI asienlo lrasero deI coche
¡alruIIa de Rivera, con Ias manos es¡osadas.
—Señora Iosokov... señora Iosokovano... ¡Irena! ¿Cómo se encuenlra`
—Iso no Ie ¡reocu¡aba mucho ayer.
—No, es verdad. Tiene usled razón. Lo sienlo mucho. —CharIie sonrió, creyendo
que aqueIIa era su sonrisa mas encanladora—. Is¡ero que no IIeve encima ese "8).=
de ¡imienla.
—No —conlesló Irena.
CharIie miró a Audrey.
—Tuvimos un ¡equeño maIenlendido.
—Tengo eslo —di|o Irena, y se sacó de Ia es¡aIda una ¡isloIa ¡araIizanle que
a¡reló conlra eI ¡echo de CharIie. Una descarga de cienlo veinlicinco voIlios alravesó
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7> >9 95 5

eI cuer¡o de esle. Mienlras se relorcia de doIor en eI sueIo, vio animaIes, o crialuras
que ¡arecian animaIes, veslidas con lra|es de gaIa de e¡oca, acercarse a eI.
—AladIos a Ios dos, chicos —di|o Audrey—. Voy a hacer le.



—¿Te` —di|o Audrey.
Asi ¡ues, ¡or segunda vez en su vida, CharIie Asher se enconlró alado a una siIIa
mienlras aIguien Ie ofrecia una bebida caIienle. Audrey se incIinaba anle eI con una
laza de le en Ias manos y, a ¡esar de Io embarazoso de Ia siluación, y deI ¡eIigro que
conIIevaba, CharIie se descubrió mirandoIe Ia ¡echera de Ia camisa.
—¿Que cIase de le` —¡regunló ¡ara ganar liem¡o, ¡ues habia vislo eI racimo de
diminulas rosas de seda aIegremenle ¡rendido en eI cierre fronlaI de su su|elador.
—Me gusla eI le como Ios hombres —di|o Audrey con una sonrisa—. IIo|o y
verde.
CharIie miró sus o|os risueños.
—Tienes Iibre Ia mano derecha —di|o eIIa—. Iero luvimos que quilarle Ia ¡isloIa y
eI baslón, ¡orque esas cosas no nos guslan.
—Ires Ia secueslradora mas amabIe que he lenido —conlesló CharIie mienlras
cogia Ia laza.
—¿Que insinuas` —¡regunló Minly Iresh.
CharIie miró a su derecha, donde Minly Iresh, alado a una siIIa, daba Ia im¡resión
de haber sido a¡resado como rehen en una merienda infanliI: Ias rodiIIas Ie IIegaban
casi a Ia barbiIIa y una de sus muñecas eslaba su|ela con cinla aisIanle a ras deI sueIo.
AIguien Ie habia ¡ueslo en Ia cabeza una gran boIsa de hieIo que ¡arecia vagamenle
una boina escocesa.
—Nada —di|o CharIie—. Tu lambien eres un secueslrador eslu¡endo, no le Io
lomes a maI.
—¿Te, señor Iresh` —di|o Audrey.
—¿Tiene cafe`
—Inseguida vueIvo —conlesló Audrey, y saIió de Ia habilación.
Les habian lrasIadado a una de Ias habilaciones que daban aI veslibuIo, aunque
CharIie no sabia a cuaI. In su dia, aqueIIa habilación lenia que haber sido un saIón de
recibir, ¡ero ahora era una mezcIa de oficina y saIa de rece¡ción: mesas de melaI, un
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7> >: :5 5

ordenador, aIgunos archivadores y un surlido de siIIas de oficina de robIe anliguas
¡ara lraba|ar y es¡erar.
—Creo que Ie guslo —di|o CharIie.
—Ha hecho que le alen a una siIIa —conlesló Minly Iresh mienlras con Ia mano
Iibre liraba de Ia cinla aisIanle que Ie su|elaba Ios lobiIIos. La boIsa de hieIo Ie resbaIó
¡or Ia cabeza y cayó aI sueIo con eslre¡ilo.
—Cuando Ia conoci no me fi|e en Io alracliva que era.
—¿Te im¡orlaria ayudarme a desalarme, ¡or favor` —di|o Minly.
—No ¡uedo —conlesló CharIie—. II le. —Levanló su laza.
Se oyó un linlineo |unlo a Ia ¡uerla. Levanlaron Ia visla aI liem¡o que cualro
¡equeñas crialuras bi¡edas, alaviadas con seda y salen, enlraban en Ia habilación.
Una, que lenia Ia cara de una iguana, Ias manos de un le|ón e iba veslida de
mosquelero, con sombrero de grandes ¡Iumas y lodo, sacó una es¡ada y ¡inchó a
Minly Iresh en Ia mano con Ia que eslaba lirando de Ia cinla aisIanle.
—Ay, |oder. ¡Menudo engendro!
—Me ¡arece que no quiere que le desales —di|o CharIie.
La iguana saIudó a CharIie con una fiorilura de Ia es¡ada y con Ia olra mano se
señaIó Ia ¡unla deI morro como si di|era: «Disle en eI cIavo, coIega».
—ßueno —di|o Audrey, que acababa de enlrar IIevando una bande|a con eI cafe de
Minly—, veo que ya conoceis aI ¡uebIo ardiIIa.
—¿II ¡uebIo ardiIIa` —¡regunló CharIie.
Una damiseIa con cara de ¡alo y manos de re¡liI que Iucia un veslido de noche de
raso morado Ie hizo una reverencia, CharIie Ia saIudó incIinando Ia cabeza.
—Asi es como Ios IIamamos —di|o Audrey—, ¡orque Ios ¡rimeros que hice lenian
cara y manos de ardiIIa. Luego se me acabaron Ias ¡arles de ardiIIa y se voIvieron
mas barrocos.
—¿No son crialuras deI Inframundo` —¡regunló CharIie—. ¿Las has hecho lu`
—Mas o menos —conlesló Audrey—. ¿Leche y azucar, señor Iresh`
—Si, gracias —di|o Minly—. ¿Iabrica usled eslos monslruos`
Las cualro crialuras se voIvieron hacia eI aI unisono y se echaron hacia alras como
diciendo: «Oye, chavaI, ¿quien eres lu ¡ara IIamarnos monslruos`».
—No son monslruos, señor Iresh. II ¡uebIo ardiIIa es lan humano como usled.
—Si, ¡ero lienen mas esliIo —di|o CharIie.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7> >; ;5 5

—No siem¡re voy a eslar alado a esla siIIa, Asher —re¡uso Minly—. Señora,
¿quien o que coño es usled`
—Se amabIe —di|o CharIie.
—Su¡ongo que deberia ex¡IicarseIo —di|o Audrey.
—¿Usled cree` —¡regunló Minly.
Audrey se senló en eI sueIo con Ias ¡iernas cruzadas y Ias ardiIIas se reunieron en
lorno a eIIa ¡ara escuchar.
—ßueno, es un ¡oco embarazoso, ¡ero creo que lodo em¡ezó cuando era una
niña. Senlia una es¡ecie de incIinación ¡or Ias cosas muerlas.
—¿Como si Ie guslara locar cosas muerlas` —¡regunló Minly Iresh—.
¿Desnudarse con eIIas`
—¿Quieres de|ar habIar a Ia señorila` —di|o CharIie.
—Isla bru|a es un monslruo.
Audrey sonrió.
—Iues si, Io soy, señor Iresh, y usled esla alado en mi comedor, a merced de
cuaIquier monslruosidad que se me ocurra. —Se dio unos goI¡ecilos en Ios dienles
con Ia cuchariIIa de ¡Iala que habia usado ¡ara remover su le y ¡uso Ios o|os en
bIanco como si imaginara aIgo deIicioso.
—Conlinue, ¡or favor—di|o Minly Iresh con un escaIofrio—. Lamenlo haberIa
inlerrum¡ido.
—No era ninguna monslruosidad —di|o Audrey mienlras miraba a Minly como si
Io desafiara a decir aIgo—. Ira soIo que lenia un senlimienlo hi¡erlrofiado de
em¡alia con Ios moribundos, sobre lodo con Ios animaIes. Cuando mi abueIa murió,
Io senli desde kiIómelros de dislancia. In lodo caso, no era aIgo que me dominara ni
nada ¡or eI esliIo, ¡ero cuando IIegue a Ia universidad decidi esludiar fiIosofia
orienlaI ¡ara ver si ¡odia IIegar a enlenderIo. Ah, si, y diseño de moda.
—In mi o¡inión, es im¡orlanle lener buena imagen cuando se lraba|a con Ios
muerlos —di|o CharIie.
—ßueno... si —di|o Audrey—. Y, ademas, se me daba bien Ia coslura. Me guslaba
mucho hacer disfraces. II caso es que conoci a un li¡o y me enamore.
—¿Un li¡o muerlo` —¡regunló Minly.
—Lo esluvo ¡ronlo, señor Iresh, Io esluvo ¡ronlo. —Audrey miró Ia aIfombra.
—¿Lo ves, brulo insensibIe` —di|o CharIie—. Has herido sus senlimienlos.
—Oye, que esloy alado a una siIIa —conlesló Minly—. Y rodeado de monslruilos,
Asher. II insensibIe no soy yo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7> >< <5 5

—Ierdona -—di|o CharIie.
—No ¡asa nada —di|o Audrey—. Se IIamaba WiIIiam... ßiIIy. Isluvimos |unlos
dos años anles de que enfermara. SoIo IIevabamos ¡romelidos un mes cuando Ie
diagnoslicaron un lumor cerebraI im¡osibIe de o¡erar. Le dieron un ¡ar de meses de
vida. Yo de|e Ia universidad y no me se¡are de eI ni un momenlo. Una de Ias
enfermeras deI hos¡ilaI, que sabia que esludiaba fiIosofia orienlaI, me recomendó
que habIaramos con Dor|e Rin¡oche, un mon|e deI cenlro budisla libelano de
ßerkeIey. II nos habIó deI I.),* V@*,)*&1 Io que se conoce como eI >'()* #'($#.5* ,$ &*"
73$)#*": Ayudó a ßiIIy a ¡re¡ararse ¡ara eI lransilo de su conciencia aI olro mundo...
a su siguienle vida. AqueIIo hizo que nos oIvidaramos de Ia oscuridad y convirlió su
muerle en aIgo naluraI, en una cosa IIena de es¡eranza. Yo eslaba con ßiIIy cuando
murió y senli cómo migraba su conciencia. Lo senli de verdad. Dor|e Rin¡oche di|o
que lenia un don es¡eciaI. Iensó que debia esludiar con un Iama im¡orlanle.
—Inlonces, ¿le hicisle Iama` —¡regunló CharIie.
—Yo creia que una Iama era una ¡Iancha de melaI —di|o Minly Iresh.
Audrey no hizo caso.
—Islaba deslrozada y necesilaba aIguien que me guiara, asi que me fui aI Tibel y
fui ace¡lada en un monaslerio donde duranle doce años esludie eI I.),*
V@*,)*&(.8&." enseñanzas deI Iama Karma¡a Rin¡oche, decimose¡lima reencarnación
deI (*,@'".##9. que fundó nueslra escueIa budisla hace miI años. II me enseñó eI arle
deI 8R@*H.1 Ia lransferencia de Ia conciencia en eI momenlo de Ia muerle.
—¿Iara que ¡udieras hacer Io que eI mon|e habia hecho con lu novio` —¡regunló
CharIie.
—Si. Iraclique eI 8R@*H. con muchos aIdeanos de Ias monlañas. Ira una es¡ecie de
es¡eciaIisla en eso..., ademas de hacer Ias lunicas de lodo eI monaslerio. II Iama
Karma¡a me di|o que inluia que yo era un aIma muy anligua, Ia reencarnación de un
ser iIuminado ¡rocedenle de muchas generaciones alras. Iense que laI vez inlenlaba
¡onerme a ¡rueba, conseguir que sucumbiera a mi vanidad, ¡ero cuando se acercó eI
momenlo de su muerle y me IIamó ¡ara que Ie hiciera eI 8R@*H.1 me di cuenla de que
aqueIIa era Ia aulenlica ¡rueba y de que me eslaba confiando eI lransilo de su aIma.
—SoIo ¡ara que nos acIaremos —di|o Minly Iresh—. Yo no Ie confiaria ni Ias
IIaves de mi coche.
La iguana mosquelero Ie ¡inchó en Ia ¡anlorriIIa con su es¡adin y eI granduIIón
¡egó un chiIIido.
—¿Lo ves` —di|o CharIie—. Cuando le ¡ones desagradabIe, lu aclilud se vueIve
conlra li. Is como eI karma.
Audrey Ie sonrió, ¡uso su le en eI sueIo y cruzó Ias ¡iernas en Ia ¡osición deI Iolo
¡ara acomodarse.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7> >= =5 5

—Cuando eI Iama murió, vi su conciencia abandonar su cuer¡o. Inlonces senli
que mi ¡ro¡ia conciencia abandonaba mi cuer¡o y segui aI Iama ¡or Ias monlañas,
donde me moslró una ¡equeña cueva enlerrada ba|o Ia nieve. In esa cueva habia una
ca|a de ¡iedra seIIada con cera y fibras. Me di|o que debia enconlrar Ia ca|a y Iuego se
marchó, ascendió, y yo me enconlre de vueIla en mi cuer¡o.
—Inlonces, ¿eres una iIuminada` —¡regunló CharIie.
—Ni siquiera se que es eso —conlesló Audrey—. II Iama se equivocaba en eso,
¡ero aIgo cambió en mi mienlras Ie hacia $& 8R@*H.: Cuando saIi de Ia habilación con
su cuer¡o, vi una mancha ro|a que briIIaba en Ia genle, |uslo en eI -@.J). deI corazón.
Ira Io mismo a Io que yo habia seguido ¡or Ias monlañas, Ia conciencia inmorlaI:
¡odia ver eI aIma de Ias ¡ersonas. Iero Io que mas me chocó es que ¡odia ver que a
aIgunas ¡ersonas Ies faIlaba ese res¡Iandor, o que yo no ¡odia verIo, ni en eIIas ni en
mi misma. No sabia ¡or que, ¡ero si sabia que lenia que enconlrar Ia ca|a de ¡iedra.
Siguiendo eI mismo camino ¡or Ias monlañas que me habia enseñado eI Iama, di con
eIIa. Denlro habia un roIIo de ¡ergamino que Ios budislas consideraban en su
mayoria, y lodavia consideran, un milo: eI ca¡iluIo ¡erdido deI >'()* #'($#.5* ,$ &*"
73$)#*": Resumia dos ¡raclicas ¡erdidas desde anliguo, eI 8R@*H. ¡or ¡royección
forzada, y una de Ia que yo no habia oido habIar, eI 8R@*H. de Ios no muerlos. II
¡rimero le ¡ermile lrasIadar ¡or Ia fuerza un aIma de un ser a olro, y eI segundo
¡ermile a quien Io ¡raclica ¡roIongar indefinidamenle Ia lransición, eI (.),*1 enlre Ia
vida y Ia muerle.
—¿Significa que ¡uedes hacer que Ia genle viva ¡ara siem¡re` —¡regunló CharIie.
—Mas o menos, aunque es mas bien como si de|aran de morir. Isluve medilando
duranle meses acerca deI asombroso don que se me habia concedido. Temia IIevar a
cabo Ios riluaIes. Iero un dia, mienlras asislia aI (.),* de un anciano que se eslaba
muriendo de un cancer de eslómago muy doIoroso, no ¡ude so¡orlar mas su
sufrimienlo y ¡robe eI 8R@*H. ¡or ¡royección forzada. Guie su aIma hasla eI cuer¡o
de su nielo recien nacido, cuyo -@.J). yo habia vislo que no res¡Iandecia. Vi cómo eI
res¡Iandor cruzaba Ia habilación y cómo enlraba eI aIma en eI bebe. II hombre murió
en ¡az unos segundos des¡ues.
»Unas semanas mas larde me IIamaron ¡ara asislir aI (.),* de un niño enfermo
que moslraba lodos Ios sinlomas de eslar aI borde de Ia muerle. No ¡odia ¡ermilir
que muriera, sabiendo que quiza ¡udiera im¡edirIo, asi que Ie hice eI 8R@*H. de Ios
no muerlos y sobrevivió. De hecho, me|oró. Inlonces sucumbi a mi ego y em¡ece a
¡raclicar eI riluaI con olros aIdeanos, en Iugar de ayudarIos a ¡asar a su vida
siguienle. Lo hice cinco veces en olros lanlos meses, ¡ero habia un ¡robIema. Los
¡adres deI niño me mandaron IIamar. II niño no crecia. Ni siquiera Ie crecian eI ¡eIo
o Ias uñas. Se habia quedado alascado en Ios nueve años. Iara enlonces, lodos Ios
aIdeanos acudian a mi con Ios moribundos, y se corrió Ia voz ¡or Ias monlañas, hasla
olras aIdeas. Los aIdeanos hacian coIa fuera deI monaslerio, ¡idiendo que saIiera a
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 57 7> >> >5 5

verIos. Tuve que negarme a IIevar a cabo eI riluaI, ¡orque me di cuenla de que no Ies
eslaba ayudando, sino que en reaIidad ¡araIizaba su ¡rogresión es¡iriluaI, ademas
de asuslarIes, cIaro.
—Is Iógico —di|o CharIie.
—No ¡odia ex¡IicarIes a Ios olros mon|es Io que eslaba ¡asando. Asi que una
noche me esca¡e. Me ofreci a ayudar en un cenlro budisla de ßerkeIey y me
ace¡laron como mon|e. Iue en esa e¡oca cuando vi ¡or ¡rimera vez un aIma humana
conlenida en un ob|elo inanimado, un dia que enlre en una lienda de musica deI
Caslro. Ira Ia suya, señor Iresh.
—Sabia que era usled —di|o Minly—. Se Io di|e a Asher.
—Si —di|o CharIie—. Di|o que eras muy alracliva.
—No es verdad —añadió Minly.
—Lo di|o. «Unos o|os ¡reciosos», di|o —re¡uso CharIie—. Conlinua.
—No habia error ¡osibIe: eI res¡Iandor de aqueI cd era exaclamenle eI mismo que
yo veia en Ia genle que lenia aIma. HueIga decir que me IIeve un suslo de muerle.
—HueIga decirIo, si —di|o CharIie—. A mi me ¡asó Io mismo.
Audrey asinlió con Ia cabeza.
—Iba a habIar de lodas eslas cosas con mi maeslro deI cenlro, ¿saben`, ¡ara
ex¡IicarIe Io que habia a¡rendido en eI Tibel y enlregar Ios ¡ergaminos a aIguien que
quiza enlendiera que ¡asaba con Ias aImas conlenidas en esos ob|elos, ¡ero soIo
habian ¡asado un ¡ar de meses cuando IIegó nolicia desde eI Tibel de que me habia
marchado de aIIi en circunslancias sos¡echosas. No se que Ies di|eron exaclamenle,
¡ero se me ¡idió que abandonara eI cenlro.
—Asi que formó una ¡andiIIa de animaIiIIos es¡eIuznanles y se mudó a Mision —
di|o Minly Iresh—. Que bonilo. Ya ¡uede soIlarme de Ia siIIa, que me Iargo.
—Iresh, ¿le im¡orla de|ar que Audrey acabe de conlar su hisloria` Isloy seguro
de que hay un molivo ¡erfeclamenle razonabIe ¡ara que ande ¡or ahi con una
¡andiIIa de animaIiIIos es¡eIuznanles.
Audrey ¡rosiguió.
—Inconlre lraba|o como saslra de un gru¡o de lealro de Ia ciudad. Islar rodeada
de genle de lealro, de un monlón de exhibicionislas nalos, ¡uede hacer que uno
vueIva a senlirse en conlaclo con Ia corrienle de Ia vida. Inlenle oIvidar mi
ex¡eriencia en eI Tibel, me concenlre en mi lraba|o y ¡rocure de|arme guiar ¡or mi
crealividad. No ¡odia ¡ermilirme hacer lra|es de lamaño reaI, asi que em¡ece a
fabricar versiones mas ¡equeñas. Com¡re una coIección de ardiIIas disecadas en una
lienda de segunda mano de Mision y eIIas fueron mis ¡rimeros maniquies. Des¡ues
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8? ?? ?5 5

em¡ece a fabricar mis maniquies con ¡arles de olros animaIes laxidermizados que
mezcIaba y con|unlaba, ¡ero ya habia em¡ezado a IIamarIos eI ¡uebIo ardiIIa.
Muchos lenian ¡ies de ¡a|aro, de ¡oIIo o de ¡alo, ¡orque ¡odia com¡rarIos en eI
barrio chino |unlo con olras cosas, como cabezas de lorluga y... In fin, en eI barrio
chino ¡ueden com¡rarse un monlón de ¡arles de animaIes muerlos.
—DimeIo a mi —di|o CharIie—. Vivo a una manzana de Ia lienda de lrozos de
liburón. Iero nunca he inlenlado fabricar un liburón a base de ¡iezas sueIlas.
A¡ueslo a que seria diverlido.
—Islais chifIados —di|o Minly—. Los dos. Lo sabeis, ¿no` Mani¡uIar cosas
muerlas y lodo eso.
CharIie y Audrey Io miraron cada uno Ievanlando una ce|a. Una crialura veslida
con un kimono azuI y Ia cara de un craneo de ¡erro miró a Minly con cuenca de o|o
crilico y hasla habria Ievanlado una ce|a si Ia hubiera lenido.
—Isla bien, conlinue —di|o Minly, sacudiendo Ia mano Iibre hacia Audrey—. He
ca¡lado eI mensa|e.
IIIa sus¡iró.
—Im¡ece a frecuenlar Ias liendas de arlicuIos de segunda mano de Ia ciudad en
busca de loda cIase de cosas, desde bolones a manos. Y aI menos en ocho liendas
enconlre esos ob|elos con aIma, lodos agru¡ados en cada lienda. Me di cuenla de que
yo no era Ia unica que veia su res¡Iandor ro|izo. AIguien eslaba a¡risionando
aqueIIas aImas en ob|elos. Asi fue como IIegue a saber de usledes, cabaIIeros, sean Io
que sean. Tenia que quilarIes aqueIIas aImas de Ias manos. Asi que Ias com¡raba.
Queria que ¡asaran a su siguienle renacer, ¡ero no sabia cómo. Iense en usar eI
8R@*H. de ¡royección forzada ¡ara obIigar a esas aImas a enlrar en cuer¡os de
¡ersonas que no luvieran aIma, ¡ero eI ¡roceso IIevaba su liem¡o. ¿Que iba a hacer,
alar a esa genle` Y ni siquiera sabia si funcionaria. A fin de cuenlas, ese melodo se
usaba ¡ara obIigar aI aIma de una ¡ersona a enlrar en eI cuer¡o de olra, ¡ero no con
ob|elos inanimados.
—Inlonces —di|o CharIie—, ¿¡robasle eso de Ia ¡royección forzada con uno de
lus animaIilos`
—Si, y funcionó. Iero con Io que no conlaba era con que se convirlieran en seres
animados. II maniqui em¡ezó a caminar y a hacer cosas, cosas inleIigenles. Y asi es
como mis ardiIIas se convirlieron en eslos chiquilines que han vislo hoy. ¿Mas le,
señor Asher` —Audrey sonrió y Ie acercó Ia lelera.
—¿Isas cosas lienen aIma humana` —¡regunló CharIie—. Iso es es¡anloso.
—Si, ya, y es me|or lener eI aIma a¡risionada en un ¡ar de za¡aliIIas vie|as en su
lienda, ¿no` Las aImas soIo eslan en eI ¡uebIo ardiIIa hasla que encuenlre un modo
de lransferirIas a ¡ersonas. Queria saIvarIas de usled y de Ios de su caIaña.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8? ?6 65 5

—Nosolros no somos Ios maIos. DiseIo, Iresh, diIe que no somos Ios maIos.
—No somos Ios maIos —di|o Minly—. ¿Iuedo lomar mas cafe`
—Somos Mercaderes de Ia Muerle —di|o CharIie, ¡ero Ie saIió con mucha menos
aIegria de Io que es¡eraba. No queria ¡or nada deI mundo que Audrey Io
considerara uno de Ios maIos. Como Ia mayoria de Ios machos bela, no se daba
cuenla de que eI ser un buen li¡o no necesariamenle alraia a Ias mu|eres.
—Iso es Io que esloy diciendo —di|o eIIa—. No ¡odia ¡ermilir que vendieran Ias
aImas como si fueran barali|as de segunda mano.
—Asi es como encuenlran su siguienle reencarnación —di|o Minly.
—¿Que` —Audrey miró a CharIie en busca de confirmación.
CharIie asinlió con Ia cabeza.
—Tiene razón. Nosolros recogemos Ias aImas cuando aIguien muere y Iuego olra
¡ersona Ias com¡ra y ¡asan a su siguienle vida. Yo he vislo cómo ¡asaba.
—No ¡uede ser —di|o Audrey, y derramó eI cafe de Minly.
—Si—di|o CharIie—. Vemos eI res¡Iandor ro|o, ¡ero no en eI cuer¡o de Ias
¡ersonas, como lu. SoIamenle en Ios ob|elos. Cuando aIguien que necesila un aIma
enlra en conlaclo con eI ob|elo, eI res¡Iandor desa¡arece. II aIma enlra en esa
¡ersona.
—Yo creia que leniais alra¡adas a Ias aImas enlre dos vidas. Inlonces, ¿no eslan
¡risioneras`
—No.
—Des¡ues de lodo, no era cuI¡a nueslra —Ie di|o Minly Iresh a CharIie—. La que
ha Iiado lodo eslo ha sido eIIa.
—¿La que ha Iiado eI que` —¡regunló Audrey.
—Hay Iuerzas de Ia Oscuridad. No sabemos que son —di|o CharIie—. Vemos soIo
cuervos giganles y unas mu|eres diabóIicas. Las IIamamos Ias ar¡ias deI
aIcanlariIIado ¡orque saIen de Ios desagües. Se hacen mas fuerles cuando consiguen
a¡oderarse de Ia vasi|a de un aIma... y se eslan haciendo muy fuerles. La ¡rofecia
dice que van a Ievanlarse en San Irancisco y que Ias liniebIas cubriran eI mundo.
—¿Y viven en Ias aIcanlariIIas` —¡regunló Audrey.
Los dos Mercaderes de Ia Muerle asinlieron con Ia cabeza.
—Oh, no, asi es como Ias ardiIIas se mueven ¡or Ia ciudad sin que Ias vean. Las he
mandado a Ias liendas ¡ara recu¡erar Ias aImas. Debo de haberIas enviado
direclamenle a esas crialuras. Y muchas no han vueIlo. Iensaba que quiza se
hubieran ¡erdido, o que eslarian vagando ¡or ahi. SueIen hacerIo. Tienen eI ¡olenciaI
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8? ?7 75 5

de una conciencia humana com¡Iela, ¡ero ¡arece que eI cuer¡o va ¡erdiendo
facuIlades con eI ¡aso deI liem¡o. A veces se ¡onen un ¡oco lonlorronas.
—No me digas —di|o CharIie—. ¿Ior eso esa iguana de ahi esla mordiendo eI
cabIe de Ia Iuz`
—¡Ignalius! ¡Quila de ahi! Si le eIeclroculas, eI unico silio que lengo ¡ara ¡oner lu
aIma es esa gaIIina que meli en eI congeIador. Y lodavia esla congeIada y no lengo
¡anlaIones que Ie sirvan. —Se voIvió hacia CharIie con una sonrisa avergonzada—.
Hay cosas que uno nunca creyó que se oiria decir.
—Si, ¡ero ¿que se Ie va a hacer` —¡regunló CharIie, inlenlando ¡arecer lan
lranquiIo—. ¿Sabes`, una de lus ardiIIas me dis¡aró con una baIIesla.
Audrey ¡areció angusliada. A CharIie Ie dieron ganas de reconforlarIa. De darIe
un abrazo. De besarIa en Ia coroniIIa y decirIe que lodo iba a saIir bien. Quiza incIuso
de ¡edirIe que Io desalara.
—¿Si` ¿Con una baIIesla` Ah, seria eI señor SheIIy. In una vida anlerior fue es¡ia
o aIgo asi. Tenia Ia coslumbre de IIevar a cabo sus ¡ro¡ias misiones. Lo mande a
vigiIarle ¡ara que me informara y averiguara Io que eslabas lramando. Se su¡onia
que nadie lenia que saIir herido. No voIvió a casa. Lo sienlo mucho.
—¿Iara que le informara` —¡regunló CharIie—. ¿Is que ¡ueden habIar`
—ßueno, no habIan —conlesló Audrey—, ¡ero aIgunos saben Ieer y escribir. II
señor SheIIy hasla sabia escribir a maquina. He eslado lraba|ando en eso. Tengo que
conseguirIes una ca|a de voz que funcione. Lo inlenle con una de una muñeca que
habIaba, ¡ero acabe con un hurón veslido de samurai que IIoraba y ¡regunlaba
conslanlemenle si ¡odia ir a |ugar aI ¡arque. Ira inso¡orlabIe. Is un ¡roceso exlraño.
Mienlras sean ¡arles organicas, cosas que han lenido vida, enca|an, funcionan. Los
muscuIos y Ios lendones forman sus ¡ro¡ias conexiones. He eslado usando |amones
¡ara hacer eI lorso, ¡orque Ies da mucha fuerza muscuIar y ¡orque hueIen me|or
hasla que acaba eI ¡roceso. Ya sabeis, a ahumado. Iero aIgunas cosas son un
mislerio. No Ies crece Ia Iaringe.
—Tam¡oco ¡arece que Ies crezcan Ios o|os —di|o CharIie, y señaIó con Ia laza a
una crialura cuya cabeza era eI craneo sin o|os de un galo—. ¿Cómo ven`
—Ni idea. —Audrey se encogió de hombros—. In eI Iibro no Io ¡onia.
—Se Io que se sienle —di|o Minly Iresh.
—Asi que he eslado haciendo ex¡erimenlos con una Iaringe hecha de cuerda de
lri¡a y |ibión. Ya veremos si eI que Ia IIeva a¡rende a habIar.
—¿Ior que no vueIve a lrasIadar Ias aImas a cuer¡os humanos` —¡regunló
Minly—. Iorque ¡uede hacerIo, ¿no`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8? ?8 85 5

—Su¡ongo que si—conlesló Audrey—. Iero, ¡ara ser sincera, no lenia cuer¡os
humanos a mano. Sin embargo, Ias ardiIIas lienen que IIevar aIguna ¡arle humana.
Iso Io a¡rendi a fuerza de hacer ex¡erimenlos. II hueso de un dedo, sangre, Io que
sea. Consegui una coIumna verlebraI a ¡recio de ganga en una chamariIeria deI
Haighl y he eslado usando una verlebra ¡ara cada ardiIIa.
—Inlonces eres como una reanimadora monslruosa —di|o CharIie. Y añadió
ra¡idamenle—: Y Io digo con lodo cariño.
—Gracias, señor Mercader de Ia Muerle. —Audrey Ie devoIvió Ia sonrisa y se
acercó a una mesa en busca de unas li|eras—. Me ¡arece que lengo que soIlaros y
enlerarme de cómo os melisleis en esle oficio. Señor Greenslreel, ¿¡odria lraernos
mas le y cafe`
Una crialura con craneo de caslor ¡or cabeza, veslida con fez y chaquela de
esmoquin de ro|o salen, hizo una reverencia, ¡asó |unlo a CharIie y se dirigió a Ia
cocina.
—ßonila chaquela —di|o CharIie.
II caslor Ie hizo un geslo Ievanlando eI ¡uIgar aI ¡asar. Tenia dedos de Iagarlo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8? ?9 95 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 E EM M
& &= = A A5 59 9? ?3 3 @ @1 1 = =3 3 L L: := == =: :@ @3 3 F F = =3 3 ; ;1 1A A@ @5 5@ @3 3
II Im¡erador eslaba acam¡ado enlre unos malorraIes, |unlo a una aIcanlariIIa
abierla que desaguaba en eI arroyo Lobos, en Iresidio, Ia ¡unla de lierra deI Iado de
San Irancisco deI GoIden Gale donde se Ievanlaban Ios forlines desde Ios liem¡os de
Ios es¡añoIes y que recienlemenle habia sido converlida en un ¡arque. Habia
deambuIado duranle dias ¡or Ia ciudad, voceando ¡or Ios desagües, en ¡os deI
Iadrido de su soIdado ¡erdido. >.B.)3"1 su IeaI relriever, Io habia conducido hasla
uno de Ios ¡ocos desaguaderos de Ia ciudad ¡or Ios que eI boslon lerrier ¡odria saIir
sin verse arraslrado ¡or eI agua hacia eI inlerior de Ia bahia. Acam¡aron ba|o un
¡oncho de camufIa|e y es¡eraron. Ior suerle no habia IIovido desde que F*&6.B+5 se
meliera en Ia cIoaca en ¡ersecución de Ia ardiIIa, ¡ero desde hacia dos dias
burbu|eaban sobre Ia urbe negros nubarrones que, aunque no acarrearan IIuvia,
hacian que eI Im¡erador lemiera ¡or su ciudad.
—Ah, >.B.)3" —di|o mienlras rascaba a su ¡u¡iIo delras de Ias ore|as—, si
luvieramos siquiera Ia milad de cora|e que nueslro ¡equeño camarada, enlrariamos
en esa aIcanlariIIa e iriamos en su busca. Iero ¿que somos sin eI, nueslro vaIor,
nueslra bravura` Quiza seamos firmes y |uslos, amigo mio, ¡ero sin vaIor ¡ara
arriesgar Ia vida ¡or nueslro hermano, no somos mas que ¡oIilicos: vociferanles
¡ulas de Ia relórica.
>.B.)3" gruñó suavemenle y se acurrucó ba|o eI ¡oncho. II soI acababa de ¡onerse,
¡ero eI Im¡erador veia aIgo moverse en Ia aIcanlariIIa. Mienlras se ¡onia en ¡ie, una
crialura saIió agaza¡ada de Ia luberia de melro ochenla de aIlo y ¡raclicamenle se
desdobIó en eI Iecho deI arroyo: era una cosa enorme, lenia cabeza de loro, o|os
verdes que refuIgian y aIas que se des¡Iegaban como ¡araguas de cuero.
Mienlras eI Im¡erador y >.B.)3" miraban, aqueIIa crialura dio lres ¡asos y saIló aI
cieIo cre¡uscuIar, baliendo Ias aIas como Ias veIas de un navio fanlasma. II
Im¡erador se eslremeció y ¡ensó ¡or un momenlo en lrasIadar su cam¡amenlo a Ia
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8? ?: :5 5

ciudad ¡ro¡iamenle dicha y ¡asar quiza Ia noche en Ia caIIe Markel, enlre eI lrasiego
de Ia genle y Ia ¡oIicia. Inlonces oyó un Ievisimo Iadrido saIir deI inlerior de Ia
cIoaca.



Audrey Ies eslaba enseñando eI cenlro budisla, que, quilando Ia oficina de Ia ¡arle
deIanlera y un cuarlo de eslar converlido en saIa de medilación, se ¡arecia mucho a
cuaIquier olra exlensa y Iaberinlica casa vicloriana. Ira auslera y orienlaI en su
decoración, si, y eslaba im¡regnada quiza deI oIor deI incienso, ¡ero aun asi era soIo
una vie|a casona.
—In reaIidad no es mas que una vie|a casona —di|o Audrey mienlras Ies conducia
a Ia cocina.
Minly Iresh Ia hacia senlirse un ¡oco incómoda. No de|aba de arrancarse lrocilos
de cinla adhesiva que se Ie habian quedado ¡egados a Ia manga de Ia chaquela verde
y de IanzarIe miradas que ¡arecian decir: «Sera me|or que eslo saIga en Ia linloreria o
me Ias ¡agaras». Su soIa eslalura resuIlaba inlimidaloria, ¡ero, ademas, Ie eslaban
saIiendo en Ia frenle grandes chichones de cuando se habia goI¡eado conlra eI marco
de Ia ¡uerla, de modo que ¡arecia vagamenle un guerrero J&'56*51 de no ser ¡or eI
lra|e verde ¡asleI, cIaro. Quiza eI agenle de un guerrero J&'56*5:
—Inlonces —di|o—, si Ias ardiIIas creian que yo era de Ios maIos, ¿¡or que Ia
semana ¡asada me saIvaron de Ia ar¡ia deI aIcanlariIIado en eI lren` La alacaron y
me dieron liem¡o ¡ara esca¡ar.
Audrey se encogió de hombros.
—No Io se. Se su¡onia que soIo lenian que vigiIarle y voIver a informar. Quiza
vieron que Io que iba delras de li era mucho ¡eor que lu mismo. In eI fondo son
humanos, ¿sabes`
Se deluvo deIanle de Ia ¡uerla de Ia des¡ensa y se voIvió hacia eIIos. No habia
vislo Ia debacIe que habia lenido Iugar en Ia caIIe, ¡ero Islher, que eslaba mirando
¡or Ia venlana, Ie habia conlado Io ocurrido, Ie habia habIado de aqueIIas crialuras de
forma femenina que ¡erseguian a CharIie. Ividenlemenle, aqueIIos hombres
exlraños eran una suerle de aIiados que ¡raclicaban Io que eIIa habia asumido como
una larea sagrada: ayudar a Ias aImas a ¡asar a su siguienle exislencia. Iero su
melodo... ¿Iodia confiar en eIIos`
—Asi que, ¡or Io que decis, ¿hay miIes de ¡ersonas que van ¡or ahi sin aIma`
—MiIIones, ¡robabIemenle —conlesló CharIie.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8? ?; ;5 5

—Iuede que eso ex¡Iique Io de Ias uIlimas eIecciones —di|o eIIa, inlenlando ganar
liem¡o.
—Tu misma has dicho que ¡odias ver si Ia genle lenia aIma —di|o Minly Iresh.
Tenia razón, ¡ero, a ¡esar de ver a Ios desaImados, Audrey nunca habia ¡ensado
en su numero ni en Io que ocurria cuando eI de Ios muerlos no se iguaIaba con eI de
Ios nacidos. Sacudió Ia cabeza.
—Inlonces, ¿Ia lransferencia de Ias aImas de¡ende de una adquisición maleriaI`
Is lan... no se... lan sórdido...
—Creeme, Audrey—di|o CharIie—, a nosolros eI mecanismo nos liene lan
¡er¡Ie|os como a li, y eso que somos su inslrumenlo.
IIIa miró a CharIie, Io miró de verdad. Islaba siendo sincero con eIIa. Habia ido
aIIi dis¡ueslo a hacer Io correclo. Audrey abrió Ia ¡uerla de Ia des¡ensa y Ia Iuz
ro|iza se derramó sobre eIIos.
La des¡ensa era casi lan grande como un dormilorio moderno. Cada una de sus
eslanlerias, que se exlendian deI sueIo aI lecho, y Ia mayor ¡arle deI sueIo eslaban
cubierlos de refuIgenles vasi|as de aImas.
—¡Oslras! —di|o CharIie.
—He reunido lodas Ias que he ¡odido... o Io ha hecho eI ¡uebIo ardiIIa.
Minly Iresh enlró en Ia des¡ensa agachando Ia cabeza y se ¡aró deIanle de una
eslanleria IIena de discos y cd. Cogió unos cuanlos y em¡ezó a revisarIos, des¡ues se
voIvió hacia eIIa y Ievanló, des¡Iegada en abanico, media docena de fundas de
com¡aclos.
—Islos son de mi lienda.
—Si. Nos Ios IIevamos lodos —di|o Audrey.
—AIIanasle mi lienda.
—Los ha ¡reservado de Ios maIos, Minly —di|o CharIie aI enlrar en Ia des¡ensa—.
IrobabIemenle Ios ha saIvado, y quiza a nosolros lambien.
—De eso nada, lio. Si no fuera ¡or eIIa, nada de eslo habria ¡asado.
—No es cierlo, iba a ocurrir de lodos modos. Lo vi en eI olro G).5 &'()*1 en
Arizona.
—Yo soIo inlenlaba ayudar —di|o Audrey.
CharIie se habia quedado mirando fi|amenle un cd que Minly lenia en Ia mano.
Iarecia haber caido en una es¡ecie de lrance. AIargó Ia mano hacia Ios discos como si
se moviera alravesando un Iiquido denso. Cogió uno, eI que miraba fi|amenle, y Ie
dio Ia vueIla ¡ara mirar eI dorso. Se de|ó caer ¡esadamenle en eI sueIo de Ia des¡ensa
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8? ?< <5 5

y Audrey Ie agarró Ia cabeza ¡ara que no se goI¡eara conlra Ia eslanleria que lenia
delras.
305
—CharIie—di|o—, ¿eslas bien`
Minly Iresh se agachó |unlo a eI y miró eI cd, inlenló quilarseIo, ¡ero CharIie Io
a¡arló. Minly miró a Audrey.
—Is su mu|er —di|o.
Audrey vio eI nombre «RacheI Asher» grabado en eI dorso de Ia funda deI cd y
sinlió que se Ie ¡arlia eI corazón ¡or eI ¡obre CharIie. Lo rodeó con sus brazos.
—Lo sienlo mucho, CharIie. Lo sienlo mucho.
Unas Iagrimas cayeron sobre Ia funda deI disco y CharIie no Ievanló Ia mirada.
Minly Iresh se incor¡oró y se acIaró Ia garganla, con eI sembIanle Iibre de rabia o
de re¡roche. Iarecia casi avergonzado.
—Audrey, IIevo dias conduciendo ¡or Ia ciudad, me vendria bien un silio donde
echarme, si Io hay.
IIIa asinlió con Ia cabeza, con Ia cara a¡oyada conlra Ia es¡aIda de CharIie.
—IregunlaIe a Islher, eIIa le IIevara.
Minly Iresh agachó Ia cabeza y saIió de Ia des¡ensa.
Audrey siguió abrazando a CharIie y acunandoIo Iargo ralo y, aunque eI se
haIIaba ¡erdido en eI mundo de aqueI cd que conlenia aI amor de su vida y eIIa se
haIIaba fuera de aqueI mundo, agachada en una des¡ensa que refuIgia con una Iuz
ro|iza IIena de cósmicas barali|as, IIoró con eI.



Iasada una hora (o quiza fueran lres, ¡orque asi es eI liem¡o de Ia ¡ena y eI
amor), CharIie se voIvió hacia eIIa y di|o:
—¿Yo lengo aIma`
—¿Que` —¡regunló eIIa.
—Has dicho que veias briIIar eI aIma de Ia genle. ¿Tengo yo aIma`
—Si, CharIie, si, lienes aIma.
II asinlió con Ia cabeza y se voIvió de nuevo, ¡ero se a¡oyó conlra eIIa.
—¿La quieres` —di|o.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8? ?= =5 5

—No, asi esloy bien —conlesló eIIa. Iero no Io eslaba.
Le quiló eI cd de Ia mano (en reaIidad, luvo que arrancarseIo de Ios dedos) y Io
de|ó con Ios demas.
—De|emos descansar a RacheI. Vamonos a Ia olra habilación.
—De acuerdo —di|o CharIie. Y de|ó que Io ayudara a Ievanlarse.



Arriba, en un cuarlilo con co|ines ¡or eI sueIo e iIuslraciones de ßuda recIinado
enlre Iolos, se senlaron y habIaron a Ia Iuz de Ias veIas. Com¡arlieron sus hislorias,
habIaron de cómo habian IIegado adonde eslaban, a ser Io que eran y, una vez
venliIado lodo aqueIIo, habIaron de Io que habian ¡erdido.
—Lo he vislo una y olra vez —di|o CharIie—. Mas con Ios hombres que con Ias
mu|eres, ¡ero con ambos, desde Iuego: muere eI marido o Ia mu|er, y es como si eI
su¡ervivienle quedara unido aI olro con una cuerda, como un aI¡inisla que hubiera
caido en una griela. Si eI su¡ervivienle no se sueIla (si no corla Ia amarra, su¡ongo),
eI muerlo Io arraslra a Ia lumba. Creo que eso me habria ¡asado a mi si no fuera ¡or
So¡hie y hasla ¡or haberme converlido en un Mercader de Ia Muerle. Habia aIgo
mas grande que yo, mas grande que mi doIor. Isa es Ia unica razón ¡or Ia que he
IIegado hasla aqui.
—La fe —di|o Audrey—. Sea cuaI sea. Tiene gracia, cuando Islher acudió a mi,
eslaba enfadada. Se moria y eslaba furiosa: decia que habia creido en }esucrislo loda
su vida y que ahora se eslaba muriendo y II decia que iba a vivir ¡ara siem¡re.
—Asi que lu Ie di|isle: «Que ¡ulada eslar en lu Iugar, Islher».
Audrey Ie liró un co|in. Le guslaba que CharIie fuera ca¡az de enconlrar eI
absurdo en un lerrilorio lan oscuro.
—No, Ie di|e que }esucrislo decia que viviria ¡ara siem¡re, ¡ero que no decia
cómo. No habia lraicionado en absoIulo su fe. IIIa soIo lenia que abrirse a una
com¡rensión mas am¡Iia.
—Lo cuaI era una giIi¡oIIez lolaI —di|o CharIie.
Olro co|in reboló en su cabeza.
—No, no eran bobadas. Si aIguien debe enlender Ia im¡orlancia de que eI Iibro no
habIe de lodo con delaIIe, lendrias que ser lu... o nosolros.
—No ¡uedes decir «giIi¡oIIez», ¿verdad`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 8? ?> >5 5

Audrey noló que se sonro|aba y se aIegró de que esluvieran a Ia Iuz difusa y
anaran|ada de Ias veIas.
—Isloy habIando de Ia fe, ¿quieres darme un res¡iro`
—Ierdona. Se o creo saber Io que quieres decir. Me refiero a que se que hay cierlo
orden en lodo eslo, ¡ero no enliendo cómo ¡uede reconciIiar aIguien, ¡ongamos ¡or
caso, una educación calóIica con eI >'()* #'($#.5* ,$ &*" 73$)#*"1 con !& 6).5 &'()* ,$ &.
03$)#$1 con unos cuanlos chamariIeros que venden mercancias con aIma humana y
con unas des¡iadadas mu|eres cuervo que habilan en Ias cIoacas. Cuanlo mas se,
menos enliendo. Me Iimilo a acluar.
—ßueno, eI I.),* V@*,)*& habIa de Ios cienlos de monslruos que uno encuenlra
cuando su conciencia reaIiza eI via|e hacia Ia muerle y eI renacer, ¡ero dice que hay
que ignorarIos, ¡ues son iIusiones, lus ¡ro¡ios miedos que inlenlan im¡edir eI
avance de lu conciencia. No ¡ueden hacerle daño, en reaIidad.
—Creo que eslo no Io incIuyeron en eI Iibro, Audrey, ¡orque yo Ias he vislo, he
Iuchado con eIIas, Ies he arrebalado aImas de Ias manos, Ias he vislo acribiIIadas a
baIazos y alro¡eIIadas ¡or un coche, y Iuego Ias he vislo seguir adeIanle. No son
iIusiones, eso desde Iuego, y le aseguro que ¡ueden hacerle daño. !& 6).5 &'()* no
enlra en delaIIes, ¡ero habIa de que Ias Iuerzas de Ia Oscuridad inlenlaran
a¡oderarse de nueslro mundo y de cómo eI Luminalus se Ievanlara y Iuchara conlra
eIIas.
—¿II Luminalus` —¡regunló Audrey—. ¿Tiene aIgo que ver con Ia Iuz`
—Is Ia Gran Muerle —conlesló CharIie—. La Muerle con eme mayuscuIa Como eI
Kahuna, eI 7."-.1 eI gran |efazo de Ia Muerle. Is como si eI Luminalus fuera Sanla
CIaus y Minly y Ios demas Mercaderes de Ia Muerle sus ayudanles.
—¿Sanla CIaus es Ia Gran Muerle` —¡regunló Audrey con Ios o|os como ¡Ialos.
—No, era soIo un e|em¡Io. —CharIie vio que eIIa inlenlaba no reirse—. Oye, que
esla noche me han dado una ¡aIiza, me han eIeclroculado, alado y lraumalizado.
—Inlonces ¿mi eslralegia de seducción esla funcionando` —Audrey sonrió.
CharIie se azoró.
—Yo no... no eslaba... ¿Islaba mirandole Ios ¡echos` Iorque, si es asi, ha sido un
accidenle, ¡orque, ya sabes, eslaban ahi y...
—Q@"": —IIIa aIargó eI brazo y Ie ¡uso un dedo sobre Ios Iabios ¡ara hacerIo
caIIar—. CharIie, ahora mismo me sienlo muy unida a li, muy coneclada conligo, y
quiero que esa conexión siga exisliendo, ¡ero esloy agolada y no creo que ¡ueda
seguir habIando. Creo que me guslaria que le vinieras a Ia cama conmigo.
—¿In serio` ¿Islas segura`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 86 6? ?5 5

—¿Que si esloy segura` Hace calorce años que no ¡raclico eI sexo... y, si me
hubieras ¡regunlado ayer, le habria dicho que ¡referia enfrenlarme a uno de esos
cuervos monslruosos anles que acoslarme con un hombre, ¡ero ahora esloy aqui,
conligo, y esloy lan segura como ¡ueda eslarIo. —Sonrió y Iuego a¡arló Ia mirada—.
Quiero decir si lu Io eslas.
CharIie Ia cogió de Ia mano.
—Si —di|o—. Iero iba a decirle aIgo im¡orlanle.
—¿No ¡uede es¡erar hasla mañana`
—CIaro.



Iasaron Ia noche eI uno en brazos deI olro y Ios miedos y Ias inseguridades que
senlian, fueran cuaIes fuesen, resuIlaron iIusorias. La soIedad se eva¡oró en eIIos
como eI vaho deI hieIo seco y ¡or Ia mañana no era mas que una nube en eI lecho de
Ia habilación que Ia Iuz hizo desa¡arecer.



Duranle Ia noche aIguien habia Ievanlado Ia mesa deI comedor y ordenado eI
deslrozo que Minly Iresh habia causado aI irrum¡ir ¡or Ia ¡uerla de Ia cocina. Minly
eslaba senlado a Ia mesa cuando CharIie ba|ó.
—La grua se ha IIevado mi coche —di|o—. Hay cafe.
—Gracias. —CharIie cruzó eI comedor, camino de Ia cocina. Se sirvió una laza de
cafe y se senló con eI—. ¿Que laI lu cabeza`
II hombrelón se locó eI hemaloma ¡ur¡ureo de Ia cabeza.
—Me|or. ¿Que laI lu`
—Isla noche me he lirado accidenlaImenle a una mon|a budisla.
—A veces, en momenlos de crisis, esas cosas no ¡ueden evilarse. ¿Que laI le va,
a¡arle de eso`
—Me sienlo de maraviIIa.
—Ya. Imaginale, y Ios demas hechos ¡oIvo y angusliados ¡or eI fin deI mundo.
—No es eI fin deI mundo, soIo Ia oscuridad cubriendoIo lodo —di|o CharIie
aIegremenle—. Si oscurece... enciende una Iuz.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 86 66 65 5

—VaIe, CharIie. Ahora ¡erdóname, lengo que ir a sacar mi coche deI de¡ósilo de
Ia grua anles de que em¡ieces con eI roIIo de «si Ia vida le da Iimones, haz Iimonada»
y lenga que de|arle inconscienle de un goI¡e.
(Is cierlo, no hay nada mas odioso que un macho bela enamorado. Tan
condicionado esla ¡or Ia convicción de que nunca enconlrara eI amor, que, cuando Io
encuenlra, se sienle como si eI mundo enlero se hubiera ¡Iegado a sus deseos y,
engañado de esle modo, ¡uede que aclue en consecuencia. Is un momenlo de gran
aIegria y ¡eIigro ¡ara eI).
—Is¡era, ¡odemos com¡arlir un laxi. Tengo que ir a casa a ¡or mi agenda.
—Yo lambien. Me de|e Ia mia en eI asienlo deIanlero deI coche. ¿Te acuerdas de
esos dos cIienles que ¡erdi` Iues eslan aqui. Vivos.
—Me Io ha dicho Audrey —di|o CharIie—. Hay seis en lolaI. Les hizo eso deI
8R@*H. de Ios no muerlos. Isla cIaro que eso es Io que ha causado esla lormenla de
mierda cósmica, ¡ero ¿que se Ie va a hacer` No ¡odemos malarIos.
—No, creo que es Io que lu di|isle: Ia balaIIa va a lener Iugar aqui, en San
Irancisco, y esla a ¡unlo de em¡ezar. Y dado que eres eI Luminalus, su¡ongo que
loda Ia res¡onsabiIidad descansa sobre lus hombros. Asi que yo diria que eslamos
senlenciados.
—Iuede que no. Quiero decir que, cada vez que han eslado a ¡unlo de cogerme,
aIguien o aIgo ha inlervenido ¡ara que consiguieramos Ia vicloria. Creo que eI
deslino esla de nueslro Iado. Me sienlo muy o¡limisla.
—Iso es soIo ¡orque Ie has echado un ¡oIvo a Ia mon|a —re¡uso Minly.
—No soy una mon|a —di|o Audrey aI enlrar en Ia habilación con un fa|o de
¡a¡eIes en Ia mano.
—Mierda —di|eron Ios Mercaderes de Ia Muerle aI unisono.
—No, no im¡orla —di|o eIIa—. Me ha echado un ¡oIvo o, creo que dicho con mas
¡ro¡iedad, hemos echado un ¡oIvo, ¡ero ya no soy mon|a. Y no ¡or eI ¡oIvo,
¿sabeis` Ya Io habia decidido anles. —Arro|ó Ios ¡a¡eIes sobre Ia mesa y se senló en
eI regazo de CharIie—. HoIa, gua¡o, ¿cómo eslas esla mañana` —Le dio un beso
ca¡az de rom¡erIe eI es¡inazo y Io eslrechó enlre sus brazos como una eslreIIa de
mar que inlenlara abrir una oslra, hasla que Minly Iresh se acIaró Ia garganla y eIIa
se voIvió hacia eI—. ßuenos dias a usled lambien, señor Iresh.
—Si, gracias. —Minly se incIinó a un Iado ¡ara ¡oder ver a CharIie—. No se si
eslaban aqui ¡or li o ¡or Ios cIienles que no se han muerlo, ¡ero van a voIver, Io
sabes, ¿no`
—¿Las Morrigan` —¡regunló Audrey.
—¿Ih` —di|eron Ios Mercaderes de Ia Muerle a duo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 86 67 75 5

—Sois un encanlo —ronroneó Audrey—. Se Ies IIama Ias Morrigan. Las mu|eres
cuervo, Ia ¡ersonificación de Ia muerle en forma de hermosas guerreras ca¡aces de
lransformarse en ¡a|aros. Son lres, ¡ero lodas forman ¡arle de una misma reina
coIecliva deI Inframundo conocida como Morrigan.
CharIie se echó hacia alras ¡ara mirarIa a Ios o|os.
—¿Cómo Io sabes`
—Acabo de mirarIo en Inlernel. —Audrey se ba|ó de su regazo, recogió Ios
¡a¡eIes de Ia mesa y em¡ezó a Ieer—: «La Morrigan se com¡one de lres enlidades
dislinlas: Ia ¡rimera es Macha, que ronda eI cam¡o de balaIIa y en Ia conlienda se
IIeva Ias cabezas de Ios guerreros como lribulo, y de Ia que se dice que es ca¡az de
sanar a un guerrero de una herida morlaI si sus hombres Ie han ofrecido suficienles
cabezas. Los guerreros ceIlas IIamaban a Ias cabezas cercenadas «Ias beIIolas de
Macha». Se Ia considera Ia diosa madre de Ias lres. ßabd es Ia rabia, Ia ¡asión ¡or Ia
balaIIa y Ia malanza. Se dice que recoge eI semen de Ios guerreros caidos y que uliIiza
su ¡oder ¡ara ins¡irarIes una es¡ecie de frenesi sexuaI en Ia Iucha, una aulenlica
Iu|uria de sangre. De Nemain, que es eI desenfreno, se cuenla que conducia a Ios
soIdados a Ia balaIIa con un auIIido lan feroz que hacia que sus o¡onenles murieran
de ¡avor. Sus uñas eran venenosas y Ia sim¡Ie ¡icadura de una de eIIas era ca¡az de
malar a un guerrero, ¡ero ¡referia arro|ar su ¡onzoña a Ios o|os de Ios soIdados
enemigos ¡ara cegarIos».
—Isas son —di|o Minly Iresh—. In eI melro vi saIir veneno de Ias garras de una.
—Si —di|o CharIie—, y yo creo recordar a ßabd, Ia de Ia Iu|uria de sangre. Son
eIIas. Tendre que habIar con LiIy. La mande a ßerkeIey a averiguar aIgo sobre eIIas y
voIvió sin nada. Iuede que ni siquiera mirara.
—Si, y de ¡aso ¡regunlaIe si esla saIiendo con aIguien —di|o Minly Iresh. Y
añadió dirigiendose a Audrey—: ¿Dice ahi cómo se Ias ¡uede malar` ¿CuaIes son sus
debiIidades`
Audrey negó con Ia cabeza.
—SoIo dice que Ios guerreros IIevaban ¡erros aI cam¡o de balaIIa ¡ara ¡rolegerse
de eIIas.
—Ierros —re¡ilió CharIie—. Iso ex¡Iica ¡or que Ios cancerberos vinieron a
¡roleger a mi hi|a. Te Io esloy diciendo, Iresh: no va a ¡asarnos nada. II deslino esla
de nueslro Iado.
—Si, ya me Io has dicho. Ahora IIama a un laxi.
—Me ¡regunlo ¡or que, de lodos Ios dioses y demonios que hay en eI
Inframundo, han venido Ios ceIlas.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 86 68 85 5

—Iuede que eslen lodos aqui—di|o Minly—. Una vez, un indio Ioco me di|o que
yo era hi|o de Anubis, eI dios egi¡cio de Ios muerlos con cabeza de chacaI.
—¡Iso es geniaI! —excIamó CharIie—. Un chacaI. Un chacaI es un li¡o de ¡erro.
¿Lo ves`, lienes habiIidades innalas ¡ara Iuchar conlra Ias Morrigan.
Minly miró a Audrey.
—Si lu no haces aIgo ¡ara desengañarIo y que se reIa|e un ¡oco, voy a lener que
¡egarIe un liro.
—Ior cierlo —di|o CharIie—, ¿me ¡reslas olra vez uno de lus ¡isloIones`
Minly se desdobIó ¡ara ¡onerse en ¡ie.
—Me voy fuera a IIamar a un laxi y a es¡erar, CharIie. Si le vienes, sera me|or que
vayas des¡idiendole ya, ¡orque ¡ienso irme en cuanlo IIegue eI laxi.
—Islu¡endo —di|o CharIie mienlras miraba a Audrey con adoración—. Iero creo
que de lodos modos eslamos a saIvo a Ia Iuz deI dia.
—IoIIamon|as —gruñó Minly aI ¡asar ¡or Ia ¡uerla con Ia cabeza gacha.



La lia Cassie abrió a CharIie Ia ¡uerla de su ¡equeño hogar en Ia Marina y So¡hie
deshizo eI monlicuIo que habian formado Ios ¡erros demoniacos aI abaIanzarse sobre
eI ¡ara saIudarIo.
—¡Ia¡i!
CharIie Ia cogió en brazos y Ia achuchó hasla que Ia ¡equeña em¡ezó a cambiar de
coIor, Iuego, cuando }ane saIió de Ia cocina, Ia agarró con eI olro brazo y lambien Ia
achuchó a eIIa.
—¡Ay, sueIla! —di|o su hermana, a¡arlandoIo—. HueIes como a incienso.
—Oh, }ane, no ¡uedo creerIo, es lan maraviIIosa...
—Se ha acoslado con aIguien —di|o Cassandra.
—¿Te has acoslado con aIguien` —¡regunló }ane, y besó a su hermano en Ia
me|iIIa—. Me aIegro mucho ¡or li. Ahora, sueIlame.
—Ia¡a se ha acoslado con aIguien —Ies di|o So¡hie a Ios cancerberos, que
¡arecieron muy conlenlos aI oir Ia nolicia.
—No, no nos hemos acoslado —di|o CharIie, y se oyó un sus¡iro coIeclivo de
desiIusión—. ßueno, si que nos hemos acoslado. —Se oyó un sus¡iro coIeclivo de
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 86 69 95 5

aIivio—. Iero eso no es Io im¡orlanle. Lo im¡orlanle es que es maraviIIosa. Is
¡reciosa y sim¡alica y duIce y...
—CharIie —Io inlerrum¡ió }ane—, nos IIamasle ¡ara decirnos que habia un gran
¡eIigro y que leniamos que ir a recoger a So¡hie ¡ara ¡rolegerIa, ¿y Io que ¡asaba era
que habias quedado con aIguien`
—No, no, habia... hay un gran ¡eIigro, aI menos en Ia sombra, y necesilaba que os
quedarais con So¡hie, ¡ero he conocido a aIguien.
—¡Ia¡a se ha acoslado con aIguien! —excIamó So¡hie olra vez.
—Cariño, eso no se dice, ¿de acuerdo` —di|o CharIie—. La lia }ane y Ia lia Cassie
lam¡oco deberian decirIo. No esla bien.
—¿Como «galilo» y «¡or eI cuIo no»`
—Ixaclo, cieIo.
—VaIe, ¡a¡i. Inlonces, ¿no esluvo bien`
—Ia¡a liene que ir a casa a ¡or su agenda, lesoro, habIaremos de eso Iuego. Dame
un beso. —So¡hie Ie dio un gran abrazo y un beso, y CharIie ¡ensó que iba a echarse
a IIorar. La niña habia sido duranle mucho liem¡o su unico fuluro, su unica aIegria, y
ahora lenia aqueIIa olra aIegria y queria com¡arlirIa con eIIa—. VoIvere enseguida,
¿de acuerdo`
—De acuerdo. De|ame ba|ar.
CharIie Ia de|ó desIizarse hasla eI sueIo y eIIa saIió corriendo hacia olra ¡arle de Ia
casa.
—Inlonces, ¿no esluvo bien` —¡regunló }ane.
—Lo sienlo, }ane. Todo eslo es una Iocura. Odio haberos im¡Iicado. No queria
asuslaros.
}ane Ie dio un ¡uñelazo en eI brazo.
—Inlonces, ¿esluvo bien`
—Isluvo muy, muy bien —conlesló CharIie con una sonrisa—. Is muy sim¡alica.
Tanlo que echo de menos a mama.
—Me he ¡erdido —di|o Cassandra.
—Me guslaria que mi madre viera que me va bien. Que he conocido a una chica
que me conviene. Que va a ser muy buena con So¡hie.
—Ih, ligre, no vayas lan de¡risa —di|o }ane—. Acabas de conocerIa, deberias
echar un ¡oco eI freno. Y recuerda que le Io dice una cuya segunda cila consisle
li¡icamenle en invilar a vivir a una mu|er en su casa.
—Zorra —murmuró Cassie.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 86 6: :5 5

—Lo digo en serio, }ane. Is asombrosa.
Cassie miró a }ane.
—Tenias razón, Ie hacia mucha faIla echar un ¡oIvo.
—¡Que no es eso!
Su leIefono móviI sonó.
—Ierdonadme, chicas. —Lo abrió.
—Asher, ¿que coño has hecho` —Ira LiIy. Islaba IIorando—. ¿Que coño has
desalado`
—¿Que ¡asa, LiIy` ¿Que ¡asa`
—Acaba de eslar aqui. II esca¡arale de Ia lienda ha desa¡arecido. ¡Ha
desa¡arecido! Inlró, deslrozó Ia lienda y se IIevó lodas Ias cosas de Ias aImas. Las
melió en un saco y saIió voIando. }oder, Asher. ¡}oder! Isa cosa era enorme y
horrorosa, |oder.
—Si, LiIy, ¿eslas bien` ¿Ray esla bien`
—Si, esloy bien. Ray no ha venido. Corri a Ia lraslienda cuando eso enlró ¡or eI
esca¡arale. Iero soIo Ie inleresaba esa eslanleria. ¡Asher, era grande como un loro y
voIaba, |oder!
Iarecia aI borde de Ia hisleria.
—Aguanla, LiIy. Quedale ahi, que ahora mismo voy a ¡or li. Melele en Ia
lraslienda y no abras Ia ¡uerla hasla que me oigas, ¿de acuerdo`
—¿Que cono era esa cosa, Asher`
—No Io se, LiIy.



La Muerle con cabeza de loro voIó hasla eI inlerior deI desaguadero y cayó a
cualro ¡alas ¡ara moverse ¡or Ia cañeria arraslrando lras eIIa eI saco de aImas. No
¡or mucho mas liem¡o: no se arraslraria ¡or mucho mas liem¡o. Habia IIegado Ia
hora, Orcus ¡odia senlirIo. Senlia cómo iban congregandose en Ia ciudad, Ia ciudad
que eI habia converlido en su lerrilorio hacia muchos años. Su ciudad. Aun asi,
acudirian e inlenlarian a¡oderarse de Io que era suyo ¡or derecho. Todos Ios
anliguos dioses de Ia muerle: Yama, Anubis y Mors, Tanalos, Caronle y MahakaIa,
AzraeI, Imma-O y Ahkoh, ßaIor, Irebos y Nyx: docenas de eIIos, dioses nacidos de
Ia energia deI mayor miedo deI Hombre, eI miedo a Ia muerle. Y lodos eIIos acudian
con eI ¡ro¡ósilo de erigirse en caudiIIos de Ia oscuridad y Ios muerlos, en eI
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 86 6; ;5 5

Luminalus. Iero eI habia IIegado ¡rimero y, con Ias Morrigan, se converliria en eI
unico. Sin embargo, lenia que organizar sus lro¡as, curar a Ias Morrigan y a¡Iaslar a
Ios Iadrones de aImas de Ia ciudad, a aqueIIos desdichados.
II saco de aImas conseguiria en gran medida sanar a sus novias. Se adenlró en Ia
grula donde se haIIaba amarrado eI gran barco y saIló aI aire. II relumbo de sus
grandes aIas de cuero resonó en Ias ¡aredes de Ia grula como un lambor de guerra y
es¡anló a Ios murcieIagos, que comenzaron a girar aIrededor de Ios masliIes en
grandes nubes.
Las Morrigan, rolas y desgarradas, Io es¡eraban en Ia cubierla.
—¿Que le di|e` —di|o ßabd—. ¿A que Arriba no se esla lan bien, eh` Yo, ¡or Io
menos, ¡odria ¡asar ¡erfeclamenle sin coches.



}ane conducia mienlras CharIie IIamaba ¡or eI móviI, ¡rimero a Rivera, Iuego a
Minly Iresh. In media hora eslaban lodos en su lienda, o en eI desbara|usle que
habia sido su lienda. Unos agenles de uniforme habian acolado Ia acera con cinla
¡oIiciaI hasla que aIguien ¡udiera barrer Ios crislaIes.
—A Ios lurislas va a encanlarIes eslo —di|o Nick Cavulo mienlras mordisqueaba
un ¡uro a¡agado—. }uslo en Ia Iinea deI leIeferico. Ierfeclo.
Senlado en Ia lraslienda, Rivera inlerrogaba a LiIy mienlras CharIie, }ane y
Cassandra inlenlaban organizar aqueI desaguisado y voIver a ¡oner Ias cosas en sus
eslanlerias. Minly Iresh, demasiado -**& ¡ara Ia deslrucción que se exlendia anle eI,
se habia quedado |unlo a Ia ¡uerla de enlrada, con Ias gafas de soI ¡ueslas. So¡hie se
conlenlaba con quedarse senlada en un rincón y dar de comer za¡alos a ?&9'5 y
0*@.7$,:
—Asi que —Ie di|o Cavulo a CharIie— una es¡ecie de monslruo voIador enlra ¡or
eI esca¡arale y a usled Ie ¡arece que esle es buen silio ¡ara lraer a su niña.
CharIie se voIvió hacia eI ¡oIicia granduIIón y se a¡oyó en eI moslrador.
—Digame, deleclive, en su o¡inión como ¡rofesionaI, ¿que ¡rocedimienlo deberia
usar ¡ara enfrenlarme aI alraco de un monslruo voIador` ¿CuaI coño es eI ¡rolocoIo
de Ia ¡oIicia de San Irancisco conlra monslruos voIadores giganles, deleclive`
Cavulo se quedó mirandoIo como si Ie hubiera arro|ado agua a Ia cara. No ¡arecia
enfadado, sino ¡er¡Ie|o. Ior fin sonrió aIrededor de su ¡uro y conlesló:
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 86 6< <5 5

—Señor Asher, voy a saIir fuera a fumar, y de ¡aso IIamare a comisaria y Ie ¡edire
a Ia o¡eradora que mire cuaI es eI ¡rolocoIo. Me ha de|ado usled de ¡iedra. ¿Le
im¡orlaria decirIe a mi com¡añero dónde he ido`
—De acuerdo—conlesló CharIie. Inlró en Ia oficina donde eslaban LiIy y Rivera y
di|o—: Rivera, ¿¡uedo lener ¡rolección ¡oIiciaI aqui, en mi a¡arlamenlo` ¿Agenles
armados`
Rivera asinlió con Ia cabeza y dio unas ¡aImadilas a LiIy en Ia mano mienlras
a¡arlaba Ia mirada.
—Iuedo ofrecerIe dos agenles, CharIie, ¡ero soIo duranle veinlicualro horas.
¿Seguro que no quiere marcharse de Ia ciudad`
—Arriba lenemos Ias re|as de seguridad y Ias ¡uerlas bIindadas, lenemos Ios
cancerberos y Ias ¡isloIas de Minly Iresh, y, ademas, ya han eslado aqui. Tengo Ia
sensación de que ya lienen Io que buscaban, ¡ero Ios ¡oIicias haran que me sienla
me|or.
LiIy Io miró. Se Ie habia escurrido ¡or com¡Ielo eI rimeI y lenia eI carmin corrido
¡or media cara.
—Lo sienlo, ¡ensaba que me ¡orlaria me|or. Daba lanlo miedo... No era mislerioso
ni guay, era horribIe. Isos o|os y esos dienles... Me mee encima, Asher. Lo sienlo.
—No le ¡reocu¡es, niña. Lo has hecho muy bien. Me aIegro de que luvieras Ia
sensalez de quilarle de su camino.
—Asher, si lu eres eI Luminalus, esa cosa debe de ser lu rivaI.
—¿Cómo` ¿Que es eso deI Luminalus` —¡regunló Rivera.
—Rarezas suyas, ins¡eclor. No se ¡reocu¡e ¡or eso —di|o CharIie. Miró hacia Ia
¡uerla y vio a Minly Iresh en Ia enlrada. Minly Io miró y se encogió de hombros
como diciendo: «¿Y bien`». Asi que CharIie ¡regunló—: Oye, LiIy, ¿eslas saIiendo
con aIguien `
IIIa se Iim¡ió Ia nariz con Ia manga de su chaquela de chef.
—Mira, Asher, yo... eh... voy a lener que relirar esa oferla que le hice. Quiero decir
que, des¡ues de Io de Ray, no esloy segura de que quiera voIver a hacerIo. }amas.
—No Io ¡regunlaba ¡or mi, LiIy. —CharIie señaIó con Ia cabeza hacia eI inmenso
Iresh.
—Ah —di|o eIIa aI seguir su mirada, mienlras se Iim¡iaba Ios o|os con Ias
mangas—. ¡Ah. }oder! Cubreme, lengo que recom¡onerme. —Inlró corriendo en eI
Iavabo de Ios em¡Ieados y cerró Ia ¡uerla.
Rivera miró a CharIie.
—¿Que coño esla ¡asando aqui`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 86 6= =5 5

CharIie eslaba inlenlando invenlar aIguna excusa cuando sonó su leIefono móviI.
Levanló un dedo ¡ara ¡edir una ¡ausa.
—CharIie Asher —di|o.
—CharIie, soy Audrey —susurró una voz—. Islan aqui, ahora mismo. Las
Morrigan eslan aqui.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 86 6> >5 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 E EO O
. .A A6 61 13 3 1 10 0 = =: : 4 4= =3 3: :4 4: :
CharIie a¡arcó Ia furgonela alravesada en Ia caIIe y subió corriendo Ia escaIera deI
cenlro budisla mienlras IIamaba a voces a Audrey. La inmensa ¡uerla deIanlera
coIgaba, lorcida, de una bisagra, eI crislaI eslaba rolo, Ios ca|ones y armarios eslaban
abierlos y su conlenido des¡arramado ¡or eI sueIo, y lodos Ios muebIes se haIIaban
voIcados o descua|ados.
—¡Audrey!
Oyó una voz en Ia ¡arle deIanlera de Ia casa y corrió de nuevo aI ¡orche.
—¿Audrey`
—Aqui aba|o —res¡ondió eIIa—. Seguimos deba|o deI ¡orche.
CharIie ba|ó Ios escaIones y corrió hacia un Iado deI ¡orche. Veia movimienlo ba|o
Ia ceIosia. Inconlró una ¡uerlecila y Ia abrió. Denlro, Audrey eslaba agaza¡ada |unlo
a media docena de ¡ersonas y una muIlilud de miembros deI ¡uebIo ardiIIa. CharIie
se melió ¡or eI agu|ero y Ia lomó en sus brazos. Habia inlenlado seguir habIando con
eIIa duranle eI lrayeclo hasla aIIi, ¡ero a unas ¡ocas manzanas de dislancia se Ie
habia agolado Ia baleria deI móviI y, duranle esos inslanles alerradores, habia
inlenlado imaginar cómo seria ¡erderIa (su fuluro, su es¡eranza) cuando sus iIusio-
nes acababan de des¡erlar nuevamenle. Senlia lanlo aIivio que a¡enas ¡odia
res¡irar.
—¿Se han ido` —¡regunló Audrey.
—Si, creo que si. Cuanlo me aIegro de que esleis lodos bien.
CharIie Ies condu|o fuera deI agu|ero, aI inlerior de Ia casa. II ¡uebIo ardiIIa se
movia ra¡idamenle, ¡egado a Ias ¡aredes, ¡ara que no ser vislo desde Ia caIIe.
CharIie noló que aIguien Ie locaba eI hombro y aI voIverse vio a Irena
Iosokovanovich, que Ie sonreia. Dio un brinco y chiIIó:
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 87 7? ?5 5

—¡No vueIva a eIeclrocularme! ¡Soy de Ios buenos!
—Lo se, señor Asher. Me ¡regunlaba si Ie guslaria que a¡arcara su furgonela
anles de que se Ia IIeve Ia grua.
—Ah, si, eso eslaria muy bien. —Le dio Ias IIaves—. Gracias.
Denlro de Ia casa, Audrey di|o:
—SoIo quiere ayudar.
—Iues da miedo —di|o CharIie, ¡ero Ie ¡areció ver asomarse una mirada de
re¡roche a Ios o|os de Audrey y añadió ra¡idamenle—: In un senlido de Io mas
encanlador, quiero decir.
Iueron derechos a Ia cocina y se quedaron aIIi, deIanle de Ia des¡ensa abierla.
—Se Ias han IIevado lodas —di|o Audrey—. Ior eso no nos han hecho daño. No
Ies inleresabamos.
CharIie eslaba lan enfadado que Ie coslaba ¡ensar, ¡ero, como no lenia una
vaIvuIa de esca¡e, se Iimiló a sacudirse y ¡rocuró conlroIar su voz.
—In mi lienda han hecho Io mismo. Iero fue olro ser.
—Tenia que haber lrescienlas aImas ahi denlro —di|o Audrey.
—Se han IIevado Ia de RacheI.
Audrey Ie rodeó Ia es¡aIda con eI brazo, ¡ero eI, ¡or loda res¡uesla, se Iimiló saIir
de Ia cocina.
—Ya esla, Audrey. Isloy acabado.
—¿Que quieres decir con que eslas acabado, CharIie ` Me eslas asuslando.
—IregunlaIe aI ¡uebIo ardiIIa ¡or dónde ¡uedo enlrar en Ia red deI aIcanlariIIado.
¿Iodran decirleIo`
—Seguramenle. Iero no ¡uedes hacer eso.
CharIie se voIvió hacia eIIa bruscamenle y Audrey relrocedió con un res¡ingo.
—Tengo que hacerIo. Tengo que descubrir que ¡asa, Audrey. ¡Todo eI mundo a
mi furgonela! Os quiero a lodos en mi edificio. AIIi eslareis a saIvo.



Se habian reunido lodos en eI cuarlo de eslar de CharIie: So¡hie, Audrey, }ane,
Cassandra, LiIy, Minly Iresh, Ios cIienles no muerlos deI cenlro budisla, Ios
cancerberos y unos cincuenla e|em¡Iares deI ¡uebIo ardiIIa. LiIy, }ane y Cassandra se
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 87 76 65 5

habian encaramado aI sofa ¡ara a¡arlarse de Ias ardiIIas, que correleaban ¡or Ia barra
deI desayuno y sus aIrededores.
—ßonilos lra|es —di|o LiIy—. Iero ¡que asco!
—Gracias —di|o Audrey. So¡hie, que eslaba a su Iado, de ¡ie, Ia miraba de arriba
aba|o como si inlenlara caIcuIar su ¡eso.
—Soy |udia —di|o—. ¿Tu eres |udia`
—No, soy budisla —conlesló Audrey.
—¿Iso es como ser un "@'J".`
—Si, creo que si —di|o Audrey—. Is un li¡o de "@'J".:
—Ah, bueno, enlonces no ¡asa nada, creo. Mis ¡errilos lambien son "@'J".": Asi es
como Ios IIama Ia señora Ling.
—Iues son muy im¡resionanles —di|o Audrey.
—Se quieren comer a lus amiguilos, ¡ero no voy a de|arIes, ¿vaIe`
—Gracias. Iso eslaria muy bien.
—A no ser que seas maIa con mi ¡a¡a. Inlonces eslan ¡erdidos.
—Ior su¡ueslo —re¡uso Audrey—. Son circunslancias es¡eciaIes.
—A mi ¡a¡a Ie guslas mucho.
—Me aIegro. A mi lambien me gusla mucho eI.
—Yo creo que eslas baslanle bien.
—Lo mismo digo —conlesló Audrey. Sonrió a aqueIIa morenila lan chuIa, de
arrebaladores o|os azuIes, y Ie cosló un esfuerzo im¡robo no cogerIa en brazos y
darIe un achuchón.
CharIie se Ievanló de un saIlo deI sofa, donde eslaba senlado |unlo a }ane,
Cassandra y LiIy y, aI mirar a Minly Iresh, que eslaba aI olro Iado deI cuarlo,
com¡rendió que seguia sin ser mas aIlo que eI Mercader de Ia Muerle, Io cuaI
resuIlaba un ¡oco inquielanle (Minly ¡arecia concenlrado en LiIy, cosa que lambien
resuIlaba un ¡oco inquielanle).
—ßueno, chicos, voy a lener que irme y ¡uede que no vueIva. }ane, esa carla que
le mande conliene lodos Ios ¡a¡eIes necesarios ¡ara que seas Ia lulora IegaI de
So¡hie.
—Yo me Iargo de aqui —di|o LiIy.
—No —conlesló CharIie, agarrandoIa deI brazo—. Quiero que lu lambien le
quedes. Voy a de|arle Ia lienda, ¡ero con Ia condición de que un ¡orcenla|e de Ios
beneficios vaya a ¡arar a }ane ¡ara ayudarIa a criar a So¡hie y ¡ara que abra una
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 87 77 75 5

cuenla de ahorro ¡ara cuando Ia niña vaya a Ia universidad. Se que lienes lu carrera
de chef, ¡ero confio en li y se que se le da bien eI negocio.
Iareció que LiIy queria decir aIgo sarcaslico, ¡ero finaImenle se encogió de
hombros y conlesló:
—CIaro. Iuedo IIevar Ia lienda y ademas cocinar. Tu le dedicas a Io de Mercader
de Ia Muerle y ademas crias una hi|a.
—Gracias. }ane, lu le quedas con eI edificio, cIaro, ¡ero cuando So¡hie crezca, si
quiere vivir en Ia ciudad, lienes que de|arIe un a¡arlamenlo.
}ane se Ievanló deI sofa.
—CharIie, lodo eslo es una mierda, no voy a ¡ermilir que hagas nada que...
—Ior favor, }ane, lengo que ir. Ya he de|ado lodo eslo ¡or escrilo, soIo queria que
oyeras en ¡ersona cuaI es mi voIunlad.
—Isla bien —di|o eIIa. CharIie abrazó a su hermana, a Cassandra y a LiIy y Iuego
se fue a su dormilorio y Ie hizo una seña a Minly Iresh ¡ara que Io siguiera—. Minly,
voy a ba|ar aI Inframundo en busca de Ias Morrigan... en busca deI aIma de RacheI,
de lodas Ias aImas. Ha IIegado Ia hora.
II Iarguirucho asinlió con Ia cabeza gravemenle.
—Voy conligo.
—No, nada de eso. Necesilo que le quedes aqui y cuides de Audrey, de So¡hie y
de Ios demas. Iuera hay ¡oIicias, ¡ero creo que se quedarian lan eslu¡efaclos si
a¡arecieran Ias Morrigan que no sabrian reaccionar. A li eso no le ¡asara.
Minly sacudió Ia cabeza.
—¿Que o¡orlunidades lienes ahi aba|o lu soIo` De|a que vaya conligo.
Lucharemos |unlos.
—No, creo que no —conlesló CharIie—. Isloy bendecido o aIgo asi. La ¡rofecia
dice «eI Luminalus se Ievanlara y balaIIara con Ias Iuerzas de Ia Oscuridad en Ia
Ciudad de Ios Dos Iuenles». No dice «eI Luminalus y su fieI acóIilo, Minly Iresh».
—Yo no soy ningun acóIilo.
—Iso es Io que digo —di|o CharIie, que no decia eso en absoIulo—. Me refiero a
que lengo una es¡ecie de ¡rolección exlerior, ¡ero lu seguramenle no. Y si no vueIvo,
lendras que seguir siendo un Mercader de Ia Muerle. Y laI vez incIinar eI fieI de Ia
baIanza de nueslro Iado.
Minly Iresh asinlió con Ia cabeza y miró aI sueIo.
—Inlonces, le IIevas una de mis AguiIas deI Desierlo ¡ara que le de suerle, ¿vaIe`
—Levanló Ia mirada y sonrió.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 87 78 85 5

—Me IIevare una, si —conlesló CharIie.
Minly Iresh se quiló Ia sobaquera y a|usló Ias soIa¡as ¡ara que Ie sirviera a
CharIie, Iuego Io ayudó a ¡onerse eI arnes.
—Aqui, deba|o deI brazo derecho, lienes dos cargadores mas —di|o—. Is¡ero que
no lengas que dis¡arar lanlas veces ahi aba|o o le quedaras sordo como una la¡ia.
—Gracias —di|o CharIie.
Minly Io ayudó a ¡onerse Ia chaquela de es¡iguiIIa encima de Ia sobaquera.
—¿Sabes`, ¡uede que vayas armado hasla Ios dienles, ¡ero sigues ¡areciendo un
¡rofesor de ingIes. ¿No lienes ro¡a mas adecuada ¡ara Iuchar`
—}ames ßond siem¡re IIeva un esmoquin —re¡uso CharIie.
—Si, ya se que Ia Iinea enlre Ia reaIidad y Ia ficción ¡arece un ¡oco borrosa
uIlimamenle, ¡ero...
—Is una broma—di|o CharIie—. In Ia lienda lengo aIgunas chaquelas y
¡rolecciones de 7*#*-)*"" que me serviran, si es que Ias encuenlro.
—Islu¡endo. —Minly Ie dio unas ¡aImadas en Ios hombros, como si inlenlara
ensancharseIos—. Si ves a esa zorra de Ias garras venenosas, ¡rendeIe fuego ¡or mi,
¿vaIe`
—Le melere un baIazo en loIcuIo a Ia muy ¡ula, lronco —di|o CharIie.
—No habIes asi.
—Ierdona.



Lo mas duro IIegó unos minulos des¡ues.
—Cariño, ¡a¡i liene que irse a hacer una cosa.
—¿Vas a buscar a mama`
AI oir Ia ¡regunla, CharIie, que eslaba agachado deIanle de su hi|a, esluvo a ¡unlo
de caerse de cuIo.
—¿Ior que dices eso, cieIo`
—No se. Islaba ¡ensando en eIIa.
—Iues ya sabes que le queria muchisimo.
—Si.
—Y lambien sabes que, ¡ase Io que ¡ase, yo lambien le quiero muchisimo.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 87 79 95 5

—Si, ya me Io di|isle ayer.
—Y Io decia en serio. Iero esla vez lengo que irme de verdad. Tengo que
enfrenlarme a unos li¡os muy maIos y ¡uede que no gane.
So¡hie sacó eI Iabio inferior como una gran eslanleria humeda.
l* &&*)$"1 5* &&*)$"1 5* &&*)$"1 5* &&*)$"1 canlurreó CharIie ¡ara sus adenlros. Si &&*)."1
5* "Y 23Y 9*= . @.-$):
—No IIores, cariño. No va a ¡asar nada.
—Noooooooo —gimoleó So¡hie—. Yo quiero ir conligo. Quiero ir conligo. No le
vayas, ¡a¡i. Quiero ir conligo.
CharIie Ia abrazó y miró con ex¡resión im¡Ioranle a su hermana, que eslaba aI
olro Iado de Ia habilación. }ane se acercó y Ie quiló a So¡hie de Ios brazos.
—Noooooo. Yo quiero ir conligo.
—No ¡uedes venir conmigo, cieIo. —Y CharIie saIió deI a¡arlamenlo anles de que
voIviera a ¡arlirseIe eI corazón.



Audrey eslaba es¡erando en eI ¡asiIIo con cincuenla y lres ardiIIas.
—Voy a IIevarle a Ia enlrada —di|o—. Y no ¡rolesles.
—No —di|o CharIie—. No voy a ¡erderle ahora que acabo de enconlrarle. Tu le
quedas aqui.
—¡Seras ca¡uIIo! ¿Que le da derecho a com¡orlarle asi` Yo lambien acabo de
enconlrarle a li.
—Si, ¡ero yo no soy gran cosa.
—Ires un crelino —di|o eIIa, y se abrazó a eI y Io besó. AI cabo de un ralo, CharIie
miró a su aIrededor. Las ardiIIas Ios eslaban observando.
—¿Que hacen aqui`
—Van a ir conligo.
—No. Is demasiado arriesgado.
—Inlonces lambien Io es ¡ara li. Ni siquiera sabes que ¡uede haber ahi aba|o. Isa
cosa que enlró en lu lienda no era una de Ias Morrigan.
—No voy a acobardarme, Audrey. Iuede que haya cien demonios dislinlos, ¡ero
!& 6).5 &'()* ,$ &. 73$)#$ liene razón: soIo ¡relenden a¡arlarnos de nueslro camino.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 87 7: :5 5

Creo que esas cosas exislen ¡or Ia misma razón que yo fui eIegido ¡ara hacer eslo,
¡or eI miedo. Me daba miedo vivir, asi que me converli en Ia Muerle. Su ¡oder es
nueslro miedo a Ia muerle. Yo no lengo miedo. Y no voy a IIevarme aI ¡uebIo ardiIIa.
—IIIos conocen eI camino. Y, ademas, miden medio melro, ¿¡ara que quieren
vivir `
—¡Ih, oye! —excIamó un guardia de Ia Torre de Londres cuya cabeza era eI craneo
de un Iince.
—¿Ha dicho aIgo` —¡regunló CharIie.
—Is una de mis Iaringes ex¡erimenlaIes.
—Iues suena un ¡oco chiIIona.
—¡Ih!
—Ierdone, eslo, señor guardia —di|o CharIie. Las crialuriIIas ¡arecian resueIlas—.
AdeIanle, ¡ues.



CharIie corrió ¡or eI ¡asiIIo ¡ara no lener que des¡edirse olra vez. A diez melros
¡or delras de eI marchaba un ¡equeño e|ercilo de seres de ¡esadiIIa, com¡ueslo de
¡arles de un cenlenar de animaIes dislinlos. Se dio Ia casuaIidad de que, cuando
IIegaban a Ia escaIera, Ia señora Ling ba|aba a ver que era aqueI |aIeo, y eI balaIIón
enlero se deluvo en Ios escaIones y Ievanló Ia mirada hacia eIIa.
La señora Ling era, y siem¡re habia sido, budisla, y creia ¡or lanlo firmemenle en
eI conce¡lo deI karma y en que Ias Iecciones que no se a¡rendian voIvian a
¡resenlarse conslanlemenle hasla que uno escarmenlaba, o su aIma |amas
evoIucionaba hacia eI siguienle niveI. Isa larde, cuando Ias Iuerzas de Ia Luz eslaban
a ¡unlo de enlrar en balaIIa con Ias Iuerzas de Ia Oscuridad ¡or eI dominio deI
mundo, Ia señora Ling, que miraba fi|amenle Ios o|os vacios deI ¡uebIo ardiIIa, luvo
su ¡ro¡ia e¡ifania y |amas voIvió a comer carne de Ia cIase que fuera. Su ¡rimer aclo
de ex¡iación fue un ofrecimienlo a quienes, segun creia, habia causado aIgun maI.
—¿Un a¡erilivo` —di|o.
Iero eI ¡uebIo ardiIIa siguió adeIanle.



! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 87 7; ;5 5

II Im¡erador vio a¡arcar Ia furgonela |unlo aI arroyo y ba|ar de eIIa a un hombre
veslido con lra|e amariIIo de molorisla. II hombre voIvió asomarse aI inlerior de Ia
furgonela, cogió Io que ¡arecia una sobaquera con un marliIIo denlro y se Ia ¡uso en
eI arnes. Si eI conlexlo no hubiera sido lan rocamboIesco, eI Im¡erador habria |urado
que era su amigo CharIie Asher, de Ia lienda de arlicuIos de segunda mano de Norlh
ßeach, ¡ero ¿CharIie` ¿AIIi` ¿Con una ¡isloIa` No ¡odia ser.
>.B.)3"1 que no de¡endia lanlo de su visla, saIudó con un Iadrido.
II hombre se voIvió hacia eIIos y Ios saIudó con Ia mano. Ira CharIie, en efeclo.
ßa|ó ¡or Ia ribera deI arroyo, frenle a eIIos.
—Ma|eslad —di|o.
—Iareces disguslado, CharIie. ¿Ocurre aIgo`
—No, no, esloy bien, es que ¡ara IIegar hasla aqui he lenido que ¡edirIe
indicaciones a un caslor mudo que IIevaba un fez, y resuIla un ¡oco desconcerlanle.
—Ya me Io imagino —conlesló eI Im¡erador—. ßonilo lra|e, con eI cuero y Ia
¡isloIa. No es Ia es¡Iendida indumenlaria de saslreria a Ia que nos lienes
acoslumbrados.
—Iues no. Isloy cum¡Iiendo una es¡ecie de Mision. Voy a enlrar en esa cIoaca, a
abrirme ¡aso en eI Inframundo y a enfrenlarme a Ias Iuerzas de Ia Oscuridad.
—ßien hecho. ßien hecho. Las Iuerzas de Ia Oscuridad ¡arecen eslar aIzandose en
Ia ciudad uIlimamenle.
—¿Lo ha nolado, enlonces `
II Im¡erador agachó Ia cabeza.
—Si, y me lemo que hemos ¡erdido a uno de Ios nueslros a manos de esos
desaImados.
—¿A F*&6.B+5`
—Se melió ¡or una aIcanlariIIa hace unos dias y no ha vueIlo a saIir.
—Lo sienlo, señor.
—¿Lo buscaras, CharIie` Ior favor. SacaIo de ahi.
—Ma|eslad, no esloy seguro de si saIdre, ¡ero Ie ¡romelo que, si Io encuenlro,
inlenlare lraerIo de vueIla. Ahora, si me discuI¡a, voy a abrir Ia furgonela y no
quiero que se aIarme ¡or Io que vea. Me guslaria melerme ¡or Ias cañerias mienlras
lodavia enlre un ¡oco de Iuz ¡or Ias re|iIIas. Lo que vea saIir de Ia furgonela... Son de
Ios nueslros.
—AdeIanle —di|o eI Im¡erador.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 87 7< <5 5

CharIie abrió Ia ¡uerla y Ias ardiIIas saIieron de un saIlo y correlearon ribera aba|o,
hacia Ia cIoaca. CharIie melió Ia mano en Ia furgonela, sacó su baslón es¡ada y su
Iinlerna y cerró Ia ¡uerla con un goI¡e de lrasero. >.B.)3" gimoleó y miró aI
Im¡erador como si aIguien que su¡iera habIar debiera decir aIgo.
—ßuena suerle, ¡ues, mi vaIienle CharIie —di|o eI Im¡erador—. Ve con lodos
nosolros en eI corazón y lu en eI nueslro.
—¿Le echara un vislazo a Ia furgonela`
—Hasla que eI GoIden Gale se des¡Iome y se deshaga en ¡oIvo, amigo mio —
conlesló eI Im¡erador.



Y asi fue como CharIie Asher, aI servicio de Ia vida, Ia Iuz y lodos Ios seres
sensibIes, condu|o a un e|ercilo de medio melro de aIlura com¡ueslo de amasi|os de
lrozos de animaIes y armado con lodo li¡o de cosas, desde agu|as de hacer ¡unlo a
lenedores, a Ias enlrañas de Ias cIoacas de San Irancisco con Ia es¡eranza de rescalar
eI aIma deI amor de su vida.
Avanzaron duranle horas. A veces, Ias luberias se hacian lan eslrechas que CharIie
lenia que andar a galas, olras, se abrian en grandes bifurcaciones ¡arecidas a
habilaciones de cemenlo. CharIie ayudaba aI ¡uebIo ardiIIa a subir a Ias cañerias mas
aIlas. Habia enconlrado un casco Iigero de obrero, ¡erlrechado con una Iam¡ara de
diodo que Ie vino muy bien en Ios conduclos mas eslrechos, donde no ¡odia a¡unlar
con Ia Iinlerna. Ademas, se goI¡eaba Ia cabeza unas diez veces ¡or hora y, aunque eI
casco im¡edia que se hiciera daño, em¡ezó a manifeslarseIe un fuerle doIor de
cabeza. Su lra|e de cuero (que no era en reaIidad de cuero, sino mas bien de naiIon
grueso, con ¡roleclores de resina sinlelica en Ias rodiIIas, Ios hombros, Ios codos, Ias
es¡iniIIas y Ios anlebrazos) im¡edia que se diera goI¡es y se arañara aI avanzar ¡or
Ias luberias, ¡ero eslaba em¡a¡ado y Ie ras¡aba Ias corvas de Io Iindo. In una
bifurcación abierla que lenia una re|iIIa en Ia ¡arle su¡erior, subió ¡or Ia escaIeriIIa
de mano e inlenló echar un vislazo aI barrio ¡or si se hacia una idea de dónde
eslaban, ¡ero desde que em¡rendieran eI camino habia oscurecido y Ia re|iIIa eslaba
deba|o de un coche a¡arcado.
Que ironia, que ¡or fin se armara de vaIor y se Ianzara aI alaque, soIo ¡ara acabar
¡erdido y eslancado. Ira un aulenlico galiIIazo humano.
—¿Dónde coño eslamos` —di|o.
—Ni idea —conlesló eI Iince, eI que sabia habIar.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 87 7= =5 5

II ¡equeño guardia de Ia Torre de Londres resuIlaba desconcerlanle cuando decia
aIgo, ¡orque no lenia cara, soIo craneo, y no ¡ronunciaba Ia ¡e. Ademas, en Iugar de
IIevar una aIabarda (que a CharIie Ie ¡arecia Io mas ¡ro¡io ¡ara que eI lra|e resuIlara
verosimiI), iba armado con un lenedor-cuchara.
—¿Iuedes ¡regunlar a Ios demas si saben dónde eslamos`
—De acuerdo. —Se voIvió hacia Ia em¡a¡ada fiIa de ardiIIas—. ¡Ih!, ¿sabe aIguien
dónde eslamos`
Todos negaron con Ia cabeza, se miraron Ios unos a Ios olros y se encogieron de
hombros. No.
—No —di|o eI Iince.
—Iso ¡odria haberIo hecho yo —re¡uso CharIie.
—¿Y ‘or23Y no Io has hecho` Aqui eI |efe eres lu. —CharIie se dio cuenla de que
queria decir «¡or que».
—¿ Ior que no ¡ronuncias Ia ¡e` —¡regunló.
—R^)23$ no lengo Iabios.
—Ya, cIaro, Ios Iabios. Ierdona. ¿Que vas a hacer con ese lenedor`
—P$"1 cuando enconlremos a Ios maIos, se Io melere 'oreI cuIo.
—IxceIenle. Te nombro mi Iugarlenienle.
—¿'OreI lenedor`
—No, ¡orque sabes habIar. ¿Cómo le IIamas`
—ßob.
—No me digas.
—In serio. Me IIamo ßob.
—Inlonces su¡ongo que le a¡eIIidas Cal.
23

—No, WiIson.
—SoIo queria asegurarme. Ierdona.
—No R.". nada.
—¿Te acuerdas de Io que eras en lu vida anlerior`
—Me acuerdo un *-*: Creo que era conlabIe.
—Inlonces, ¿nada de ex¡eriencia miIilar`
—Si necesilas hacer recuenlo de -3$)R*"1 yo soy lu hombre, digo, lu cosa.

23
N. de Ia T.: I*(-.# significa «Iince» en ingIes.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 87 7> >5 5

—GeniaI. ¿AIguien de aqui recuerda si anles fue soIdado, o un 5'5<. o aIgo ¡or eI
esliIo` Los 5'5<."1 Ios vikingos y esas cosas ¡unluan mas. ¿No seria aIguno como
AliIa eI Huno, o como eI ca¡ilan Horario HornbIover
24
en una vida anlerior`
Un hurón con un miniveslido de Ienle|ueIas y bolas de gogó se adeIanló con Ia
¡ala Ievanlada.
—¿Tu fuisle comandanle de Ia Marina`
II hurón ¡areció susurrar aI sombrero de ßob (¡orque ßob no lenia ore|as).
—Dice que no, que le ha enlendido maI. Creia que habias dicho "*R&.#)*7R.":
KZ
—¿Ira ¡roslilula`
—V)*7R$#'"#. —di|o ßob.
—Ierdona —di|o CharIie—. Is ¡or Ias bolas.
II hurón hizo un ademan como si di|era «no le ¡reocu¡es», se incIinó y voIvió a
susurrarIe aIgo a ßob.
—¿Que ¡asa` —¡regunló CharIie.
—Nada —di|o ßob.
—Nada, no. Creia que no ¡odian habIar.
—ßueno, conligo no —re¡uso ßob.
—¿Que ha dicho`
—Ha dicho que eslamos |odidos.
—Iues no es una aclilud muy ¡osiliva —di|o CharIie, ¡ero em¡ezaba a creer que
eI hurón gogó lenia razón y se recosló semisenlado en Ia luberia ¡ara descansar.
ßob se encaramó a una luberia mas ¡equeña en cuyo borde se senló con Ios ¡ies
coIgando, sus za¡alilos de charoI goleaban, ¡ero sus hebiIIas de bronce con cenefas
fIoraIes lodavia briIIaban a Ia Iuz de Ia Iam¡ara deI casco de CharIie.
—ßonilos za¡alos —di|o CharIie.
—Si, bueno, a Audrey Ie chifIo.
Anles de que CharIie ¡udiera conleslar, eI ¡erro habia agarrado a ßob ¡or delras y
Io sacudia como a una muñeca de lra¡o. Su ¡oderoso lenedor-cuchara cayó de Ia
luberia y se ¡erdió en eI agua de mas aba|o.

24
N. de Ia T.: Irolagonisla de una serie muy ¡o¡uIar de noveIas de avenluras deI escrilor brilanico
C. S. Ioresler ¡ubIicada enlre 1937 y 1967.
25
N. de Ia T.: }uego de ¡aIabras inlraducibIe. F*)5(&*H$) significa «lrom¡elero».
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 88 8? ?5 5


% %: :; ;< <9 97 7= =3 3 E ER R
/ /3 34 45 5T T0 0 @ @1 1 D DA A7 7I I: :
LiIy IIevaba loda Ia noche buscando un modo de acercarse a Minly Iresh. Se
habian mirado a Ios o|os una docena de veces y se habian sonreido, ¡ero con eI cIima
de lemor que reinaba en Ia habilación a LiIy Ie coslaba enconlrar un modo de
enlabIar conversación. Ior fin, cuando en Ia leIe em¡ezaron a echar Ia ¡eIicuIa de Ia
semana de O¡rah
26
y lodos se reunieron en lorno aI a¡aralo ¡ara ver cómo Ia diva de
Ios medios de comunicación Iiquidaba a IauI WinfieId con una ¡Iancha de va¡or,
Minly se acercó a Ia barra deI desayuno y em¡ezó a ¡asar Ias ¡aginas de su agenda, y
LiIy se alrevió a enlrar en acción.
—¿Islas revisando lu agenda` —¡regunló—. Debes de senlirle muy o¡limisla
sobre cómo van a ir Ias cosas.
II negó con Ia cabeza.
—La verdad es que no.
LiIy eslaba enamorada. Minly Iresh era beIIo y meIancóIico, como un regaIo de Ios
dioses, grande y moreno.
—¿Tan lerribIe es` —di|o LiIy, y Ie quiló Ia agenda de Ias manos y em¡ezó a
ho|earIa. Se deluvo en Ia fecha de ese dia—. ¿Que hace aqui eI nombre de Asher` —
¡regunló.
Minly ba|ó Ia cabeza.
—Me di|o que sabias Io nueslro desde hace liem¡o.

26
N. de Ia T.: O¡rah Winfrey, famosa ¡eriodisla leIevisiva esladounidense. IauI WinfieId,
aclor de cine y leIevisión. (N. de Ia. T.).

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 88 86 65 5

—Si, ¡ero... —IIIa voIvió a mirar eI nombre y, aI darse cuenla de Io que eslaba
viendo, sinlió una es¡ecie de ¡uñelazo en eI ¡echo—. ¿Is esla agenda` ¿La agenda
que usas ¡ara eso`
Minly asinlió Ienlamenle con Ia cabeza, sin mirarIa.
—¿Cuando a¡areció esle nombre` —¡regunló LiIy.
—No eslaba ahi hace una hora.
—Que ¡ulada —di|o eIIa, y se senló en un laburele, |unlo aI giganle.
—Si —di|o Minly Iresh. Y Ie rodeó Ios hombros con eI brazo.



CharIie liró de Ias ¡iernas deI Iince (que Ianzaba unos chiIIidos im¡resionanles
¡ara lener soIo un ¡rololi¡o de cuerdas vocaIes) y eI ¡uebIo ardiIIa se abaIanzó sobre
eI boslon lerrier, y enlre unos y olros consiguieron aI fin sacar a su Iugarlenienle de
Ias fauces de aqueIIa beslia de o|os saIlones, con soIo unos desgarrones en eI lra|e de
guardia de Ia Torre de Londres.
—Aba|o, F*&6.B+5 —di|o CharIie—. No le menees. —No sabia si «no le menees»
era una orden ace¡lada lralandose de un ¡erro, ¡ero deberia serIo.
F*&6.B+5 soIló un bufido y se a¡arló de Ia muIlilud de ardiIIas que Io rodeaba.
—No es uno de Ios nueslros —di|o eI Iince, señaIandoIo con eI dedo—. No es uno
de Ios nueslros.
—CaIIale —Ie di|o CharIie. Se sacó deI boIsiIIo un ¡edazo de cecina que habia
IIevado ¡or si necesilaban viluaIIas de emergencia, arrancó un lrozo y se Io ofreció a
F*&6.B+5—. Vamos, ¡equeño. Le di|e aI Im¡erador que le buscaria.
F*&6.B+5 se acercó a CharIie y Ie quiló Ia cecina. Des¡ues se voIvió ¡ara mirar aI
¡uebIo ardiIIa mienlras maslicaba. Las ardiIIas emilieron una es¡ecie de chasquido y
bIandieron sus armas.
—No es uno de Ios nueslros. No es uno de Ios nueslros —canlurreó ßob.
—VaIe ya —di|o CharIie—. No conseguiras que le sigan Ia canlineIa ¡ara
desencadenar un molin, ßob. Ires eI unico que liene Iaringe.
—¡Ah, si! —ßob de|ó que su canlico se a¡agara—. ßueno, ¡ero no es uno de Ios
nueslros —añadió a Ia defensiva.
—Ahora si—conlesló CharIie. Y Ie di|o a F*&6.B+5—: ¿Iuedes IIevarnos aI
Inframundo`
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 88 87 75 5

F*&6.B+5 Io miró como si su¡iera exaclamenle Io que Ie ¡regunlaba ¡ero, ¡ara
enconlrar fuerzas ¡ara seguir adeIanle, necesilara eI reslo de Ia cecina. CharIie se Io
dio y F*&6.B+5 se subió inmedialamenle de un brinco a una luberia mas aIla, de un
melro veinle, aIIi se deluvo, ¡rofirió un Iadrido y Iuego echó a correr conduclo aba|o.
—¡SeguidIo! —di|o CharIie.



Tras una hora siguiendo a F*&6.B+5 ¡or Ias cIoacas, Ias cañerias dieron ¡aso a
luneIes que iban ensanchandose a medida que avanzaban. Ironlo em¡ezaron a
moverse ¡or cuevas con aIlos lechos y eslaIaclilas que refuIgian en diversos coIores y
aIumbraban su camino con un fuIgor lenue y umbroso. CharIie habia Ieido Io
suficienle sobre Ia geoIogia de Ia zona ¡ara saber que aqueIIas cavernas no eran
¡ro¡ias de Ia ciudad. Dedu|o que se enconlraban ba|o eI dislrilo financiero,
conslruido en su mayor ¡arle sobre verlederos y escombreras de Ia fiebre deI oro, asi
que aIIi no ¡odia haber nada lan anliguo ni lan sóIido como aqueIIas cuevas.
F*&6.B+5 siguió adeIanle, IIevandoIos ¡or una bifurcación o ¡or olra sin Ia menor
vaciIación, hasla que de ¡ronlo Ia cueva se abrió ¡ara converlirse en una inmensa
grula. La camara era lan exlensa que se lragó sin mas Ia Iuz de Ia Iinlerna de CharIie
y Ia de Ia Iam¡ara de su casco, ¡ero su lecho, que se eIevaba a unos cincuenla melros
de aIlura, eslaba recubierlo de Iuminosas eslaIaclilas que se refIe|aban en ro|o, verde
y ¡ur¡ura sobre Ia su¡erficie, lersa como un es¡e|o, de un Iago negro. In medio deI
Iago, a unos doscienlos melros de dislancia, se aIzaba un gran barco de veIa negro,
de aIlos masliIes, seme|anle a un gaIeón es¡añoI, ¡or Ias venlanas de cuya cabina, en
Ia ¡arle lrasera, se veia una Iuz ro|a y ¡uIsanle. Una soIa Iam¡ara aIumbraba Ia
cubierla. CharIie habia oido decir que duranle Ia fiebre deI oro barcos enleros habian
quedado enlerrados ba|o Ios escombros, ¡ero eslaba seguro de que no se habrian
conservado asi. Las cosas habian cambiado: aqueIIas cuevas eran lodas eIIas
consecuencia deI aIzamienlo deI Inframundo. Y CharIie se dio cuenla de que aqueIIo
era soIo un indicio de Io que Ie sucederia a Ia ciudad si Ios moradores deI Averno se
a¡oderaban deI mundo.
F*&6.B+5 Iadró y su voz aguda relumbó en Ia cueva, haciendo Ievanlar eI vueIo a
una nube de murcieIagos.
CharIie vio movimienlo en Ia cubierla deI barco, Ia siIuela negra azuIada de una
mu|er, y com¡rendió que F*&6.B+5 Ies habia IIevado aI Iugar adecuado. Dio su
Iinlerna a ßob y de|ó eI baslón es¡ada sobre eI sueIo de Ia caverna. Sacó eI AguiIa deI
Desierlo de su funda, com¡robó que habia un cargador com¡Ielo en Ia recamara,
accionó eI marliIIo, voIvió a ¡oner eI seguro y se enfundó Ia ¡isloIa.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 88 88 85 5

—Vamos a necesilar una barca —Ie di|o a ßob—. A ver si enconlrais aIgo con Io
que ¡odamos conslruir una baIsa. —II Iince echó a andar ¡or Ia oriIIa con su Iinlerna,
escudriñando Ias rocas en busca de ¡ecios que ¡udieran servirIes. F*&6.B+5 gruñó,
sacudió Ia cabeza como si hubiera oido ralones (o quiza ¡ara indicar que, en su
o¡inión, CharIie eslaba chifIado) y se adenlró corriendo en eI Iago. Cincuenla melros
mas aIIa, eI agua seguia IIegandoIe a Ia aIlura deI hombro.
CharIie miró eI barco negro y se dio cuenla de que se eIevaba muy ¡or encima deI
agua, de que, en reaIidad, su casco se asenlaba sobre eI fondo a una ¡rofundidad de
unos quince cenlimelros.
—Islo... ßob —di|o—, oIvidale de Ia baIsa. Vamos andando. Todo eI mundo a
caIIar. —Desenfundó su es¡ada y se melió en eI agua. A medida que se acercaban aI
barco ¡udieron dislinguir aIgunas ¡ecuIiaridades de su conslrucción. Las barandiIIas
eslaban hechas de libias enlreIazadas, Ias cornamusas de Ias amarras eran ¡eIvis
humanas. La Iam¡ara de Ia cubierla era, de hecho, un craneo humano. CharIie no
eslaba muy seguro de cómo iban a manifeslarse sus ¡oderes de Luminalus, ¡ero
cuando aIcanzaron eI casco deI barco se descubrió deseando con lodas sus fuerzas
que se manifeslaran de una vez, y que Ia Ievilación fuera una de eIIas.
—Islamos |odidos —di|o ßob con Ia visla Ievanlada hacia eI negro casco que se
curvaba ¡or encima de eIIos.
—No eslamos |odidos —re¡uso CharIie—. SoIo necesilamos que aIguien lre¡e
hasla ahi arriba y nos eche una cuerda.
Hubo cierlo revueIo enlre eI ¡uebIo ardiIIa, des¡ues, una figura aIargada se a¡arló
deI ¡equeño genlio. Iarecia un dandi frances deI sigIo XIX con Ia cabeza de un
Iagarlo monilor. Su aluendo (Ia Ievila y Ios voIanles) recordó a CharIie Ias folografias
de CharIes ßaudeIaire que LiIy Ie habia enseñado.
—¿Iuedes subir` —¡regunló aI Iagarlo.
II esliró Ias manos y sacó un ¡ie deI agua. Tenia exlremidades de ardiIIa. CharIie
Io aIzó lodo Io aIlo que ¡udo, hacia eI casco, y Ia crialuriIIa se cogió a Ia madera
negra, correleó ¡or eI coslado deI barco y ¡asó ¡or encima de Ia regaIa.
Iasaron unos minulos y CharIie se descubrió esforzandose ¡or aguzar eI oido, ¡or
si descubria que eslaba ¡asando arriba. Cuando Ia gruesa soga cayó cha¡oleando a
su Iado, dio un brinco de un melro y a¡enas ¡udo sofocar un chiIIido a ¡Ieno
¡uImón.
—Islu¡endo —di|o ßob.
—Tu ¡rimero, enlonces —di|o CharIie mienlras com¡robaba Ia cuerda ¡ara ver si
aguanlaria su ¡eso. Is¡eró hasla que eI Iince esluvo a un melro y medio ¡or encima
de su cabeza ¡ara meler eI baslón es¡ada denlro deI ¡roleclor de resina que IIevaba a
Ia es¡aIda y em¡ezó a lre¡ar. Cuando habia recorrido lres cuarlas ¡arles de Ia cuerda
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 88 89 95 5

luvo Ia sensación de que sus bice¡s iban a ex¡Iolar como gIobos de agua y enlreIazó
Ias bolas de 7*#*-)*"" aIrededor de Ia cuerda ¡ara descansar. Como si Ios dioses Ie
hubieran concedido nuevo aIienlo, sus bice¡s se reIa|aron y, aI reanudar eI ascenso, Ie
¡areció que sus ¡oderes de Luminalus em¡ezaban a manifeslarse ¡or fin. Cuando
aIcanzó Ia barandiIIa, se agarró a una de Ias cornamusas de hueso y se im¡uIsó hacia
arriba hasla senlarse a horca|adas sobre Ia barandiIIa.
Se voIvió y Ia Iuz de Ia Iam¡ara ca¡ló eI briIIo negro de Ios o|os de Ia ar¡ia. La
Morrigan IIevaba aI Iince como una ¡anocha de maiz, con una uña Ie alravesaba eI
craneo y Ie cerraba Ia mandibuIa. Arrancó olro mordisco deI guardia de Ia Torre de
Londres y ¡or su cara y sus ¡echos corrieron Ia carne y una suslancia viscosa que
des¡rendia un fuIgor ro|izo y lenue.
—¿Quieres un ¡oco, amor` —di|o—. Sabe a |amón.



}unlo a Ia barra deI desayuno, en eI a¡arlamenlo de CharIie, LiIy di|o:
—¿No deberiamos decirseIo a Ios demas`
—No lodos saben Io nueslro. Lo de eslo. —Minly Ievanló Ia agenda—. SoIo
Audrey.
—Inlonces, ¿no deberiamos decirseIo a eIIa`
Minly miró a Audrey, que eslaba senlada en eI sofa, lranquiIamenle enlreIazada
en un soñoIienlo monlón con Ia hermana de CharIie y uno de Ios cancerberos.
—No, no creo que sirva de nada.
—Is un buen li¡o —di|o LiIy. Arrancó una loaIIa de ¡a¡eI deI roIIo que habia
sobre Ia barra y se Iim¡ió Ios o|os anles de que voIviera a correrseIe eI rimeI y
¡areciera un ma¡ache.
—Lo se —di|o Minly—. Is mi amigo. —AI decir eslo, sinlió un lirón en Ia ¡ernera
deI ¡anlaIón. Miró hacia aba|o y vio a So¡hie, que Io observaba.
—Oye, ¿lienes coche` —¡regunló Ia niña.
—Si, So¡hie, lengo coche.
—¿Iodemos ir a dar una vueIla`



! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 88 8: :5 5

CharIie sacó sin vaciIar eI baslón es¡ada que IIevaba a Ia es¡aIda y goI¡eó con eI Ia
muñeca de Ia Morrigan. IIIa soIló aI Iince, que cruzó chiIIando Ia cubierla y saIló ¡or
Ia barandiIIa o¡uesla. La Morrigan cogió eI baslón e inlenló arrancarseIo a CharIie. II
Ia de|ó: sacó Ia es¡ada y Ia hundió en su ¡Iexo soIar con lanla fuerza que locó con eI
¡uño sus cosliIIas. La ho|a saIió ¡or Ia es¡aIda de Ia ar¡ia y se hundió en eI casco de
madera deI bole saIvavidas en eI que eslaba recIinada. Ior una fracción de segundo,
sus caras quedaron a un ¡ar de cenlimelros de dislancia.
—¿Me has echado de menos` —¡regunló eIIa.
CharIie se a¡arló en eI inslanle en que eIIa Ie Ianzaba un zar¡azo. Levanló eI brazo
a liem¡o de im¡edir que eI goI¡e Ie voIara Ia cara, y Ia gruesa ¡Iaca de resina de su
manga eviló que Ias uñas de Ia ar¡ia Ie arrancaran Ia mano. La Morrigan inlenló
Ianzarse hacia eI, ¡ero Ia es¡ada Ia manlenia cIavada aI bole. CharIie corrió ¡or Ia
cubierla mienlras eIIa chiIIaba de rabia.
Vio saIir Iuz (aqueI mismo res¡Iandor ro|izo) de una ¡uerla que ¡arecia conducir a
Ia cabina de Ia ¡o¡a deI barco y se dio cuenla de que aqueIIa cIaridad debia ¡roceder
de Ias vasi|as de Ias aImas. Quiza eI aIma de RacheI aun esluviera aIIi. Islaba soIo a
un ¡aso de Ia ¡orlezueIa cuando un cuervo giganle se ¡osó anle eI y des¡Iegó sus
aIas sobre Ia cubierla como si inlenlara la¡ar con eIIas lodo eI fondo deI barco.
CharIie relrocedió y sacó de Ia ¡isloIera eI AguiIa deI Desierlo. Inlenló soslenerIa
firmemenle mienlras quilaba eI seguro. II cuervo Ie Ianzó un ¡icolazo y eI dio un
saIlo hacia alras. Inlonces eI ¡ico deI cuervo relrocedió, cambió y burbu|eó hasla
converlirse en Ia cara de una mu|er. Las aIas y Ias garras, sin embargo, siguieron
siendo de ¡a|aro.
—Carne Nueva —di|o Macha—. Que vaIenlia Ia luya ¡or haber venido hasla aqui.
CharIie a¡reló eI galiIIo. DeI cañón saIió una IIamarada de medio melro de Iargo y
CharIie noló como si aIguien Ie hubiera goI¡eado en Ia ¡aIma con un marliIIo. Creia
que habia a¡unlado |uslo enlre Ios o|os de Ia Morrigan, ¡ero Ia baIa alravesó eI cueIIo
de esla y Ie arrancó Ia milad de Ia carne negra. Su cabeza se Iadeó de goI¡e y eI
cuer¡o de cuervo agiló Ias aIas hacia eI.
CharIie cayó hacia alras sobre Ia cubierla deI barco, ¡ero Iogró Ievanlar Ia ¡isloIa y
dis¡arar olra vez aI liem¡o que eI cuervo se ¡reci¡ilaba hacia eI. II dis¡aro se
incrusló en medio deI ¡echo de Ia Morrigan y Ia Ianzó voIando hacia alras, sobre eI
lecho de Ia cabina.
CharIie senlia laI ¡ilido en Ios oidos que Ie ¡arecia que aIguien Ie habia melido
dia¡asones en Ia cabeza y Ios habia goI¡eado con unas baquelas: aqueI sonido era un
gemido Iargo, doIoroso y agudo. A¡enas oyó un chiIIido a su izquierda cuando olra
Morrigan se de|ó caer desde Ia arboIadura que habia a su es¡aIda. Rodó hasla Ia
barandiIIa y Ievanló eI arma en eI inslanle en que eIIa Ie Ianzaba un manolazo a Ia
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 88 8; ;5 5

cara. La ¡isloIa y eI ¡roleclor de su anlebrazo absorbieron Ia mayor ¡arle deI goI¡e,
¡ero eI AguiIa deI Desierlo Ie fue arrancada de Ia mano y se desIizó ¡or Ia cubierla.
Se Ievanló de un saIlo y corrió lras Ia ¡isloIa. Nemain Ie echó Ias garras a Ia
es¡aIda y CharIie oyó un chis¡orroleo cuando eI veneno saI¡icó Ia aImohadiIIa de
resina de su es¡aIda y abrasó eI sueIo a ambos Iados de eI. Se Ianzó de cabeza hacia Ia
¡isloIa e inlenló rodar y Ievanlarse a¡unlando a su o¡onenle, ¡ero caIcuIó maI y aI
incor¡orarse se goI¡eó Ias corvas con Ia barandiIIa de hueso. IIIa saIló con Ias garras
¡or deIanle y Ie goI¡eó en eI ¡echo, CharIie dis¡aró y se ¡reci¡iló hacia alras ¡or
encima de Ia barandiIIa.
Cayó de es¡aIdas en eI agua. II aire abandonó su cuer¡o con un eslaIIido. Se
senlia como si Io hubiera alro¡eIIado un aulobus. No ¡odia res¡irar, ¡ero veia, senlia
sus miembros y, lras |adear unos segundos, Iogró ¡or fin recu¡erar eI aIienlo.
—ßueno, ¿que laI va de momenlo` —¡regunló eI Iince a medio melro ¡or encima
de su cabeza.
—ßien —di|o CharIie—. Huyen des¡avoridas.
ßob lenia un gran mordisco en medio deI ¡echo y su uniforme de guardia de Ia
Torre de Londres eslaba hecho |irones, ¡ero ¡or Io demas ¡arecia baslanle animado.
Soslenia eI AguiIa deI Desierlo enlre Ios brazos como si fuera un bebe.
—Seguramenle necesilaras eslo. Ise uIlimo ,'"R.)* dio en eI bIanco, R*) cierlo. Le
arrancasle Ia milad deI craneo.
—Islu¡endo —di|o CharIie, a quien lodavia Ie coslaba un ¡oco res¡irar. Senlia un
doIor abrasador en eI ¡echo y ¡ensó que quiza se hubiera rolo una cosliIIa. Se
incor¡oró y se miró eI ¡roleclor de su ¡echo. Las zar¡as de Ia Morrigan Ie habian
arañado Ia ¡arle fronlaI y en cierlo Iugar una de Ias uñas se habia melido ¡or deba|o
de Ia ¡Iaca de resina y se habia hundido en Ia carne. No sangraba mucho, ¡ero
sangraba, y Ie doIia a rabiar.
—¿Siguen viniendo`
—Las dos a Ias que has ,'"R.).,*1 no. No sabemos dónde se ha melido Ia olra, a Ia
que Ie cIavasle Ia $"R.,.:
—No se si ¡odre voIver a subir ¡or esa cuerda —di|o CharIie.
—T’ede que eso no sea R)*(&$7. —conlesló ßob. Islaba mirando hacia arriba, hacia
eI lecho de Ia grula, donde un lorbeIIino de murcieIagos chiIIaba y voIaba aIrededor
deI masliI. Ior encima de Ios murcieIagos, olra crialura balia sus aIas.
CharIie Ie quiló Ia ¡isloIa a ßob y se Ievanló, esluvo a ¡unlo de caerse, se equiIibró
y se a¡arló deI casco deI barco. Las ardiIIas se dis¡ersaron a su aIrededor. F*&6.B+5
soIló una andanada de Iadridos furiosos.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 88 8< <5 5

II demonio alerrizó en eI agua a unos quince melros de aIIi. CharIie sinlió que un
grilo se aIzaba en su garganla, ¡ero consiguió sofocarIo. AqueIIa cosa lenia casi cinco
melros de aIlo y sus aIas median quince melros de envergadura. Su cabeza era lan
grande como un barriI de cerveza y ¡arecia lener Ia forma y Ios cuernos de un loro,
quilando Ias mandibuIas, que eran de ¡redador y eslaban recubierlas de dienles, a
medio camino enlre Ias de un Ieón y un liburón. Sus o|os refuIgian, verdes.
—Ladrón de aImas —bramó. IIegó sus aIas hasla formar dos ¡unlas eIevadas a su
es¡aIda y dio un ¡aso hacia CharIie.
—ßueno, eso Io seras mas bien lu, ¿no` —di|o CharIie, lodavia un ¡oco |adeanle—.
Yo soy eI Luminalus.
II demonio se deluvo. CharIie a¡rovechó aqueI momenlo de vaciIación ¡ara
Ievanlar eI arma y abrir fuego. II dis¡aro se incrusló en eI hombro deI demonio y Io
em¡u|ó hacia un Iado. II demonio se revoIvió y Ianzó un bramido.
CharIie sinlió que su aIienlo, que oIia a carne ¡ulrida, Io envoIvia. Relrocedió y
dis¡aró de nuevo. Tenia ya Ia mano enlumecida ¡or cuI¡a deI relroceso de Ia enorme
¡isloIa. II dis¡aro hizo relroceder un ¡aso aI demonio. Desde arriba se oyeron
vilores y chiIIidos.
CharIie dis¡aró una y olra vez. Las baIas abrian craleres en eI ¡echo deI demonio.
Isle se lambaIeó y cayó de rodiIIas. CharIie a¡unló y a¡reló nuevamenle eI galiIIo.
Iero Ia ¡isloIa hizo -@$:
CharIie relrocedió unos ¡asos e inlenló recordar Io que Ie habia enseñado Minly
acerca de cómo recargar Ia ¡isloIa. Consiguió a¡relar un bolón que soIló eI cargador,
¡ero esle cayó aI agua. Abrió enlonces uno de Ios boIsiIIos que lenia ba|o eI brazo
¡ara sacar olro cargador. Iero eI cargador se saIió y lambien cayó aI agua. ßob y un
¡ar de ardiIIas se adeIanlaron cha¡oleando y se zambuIIeron en busca de eI.
II demonio bramó de nuevo, des¡Iegó Ias aIas y, de un soIo im¡uIso, se Ievanló
¡or com¡Ielo.
CharIie sacó eI segundo cargador y con manos lembIorosas Iogró enca|arIo en eI
fondo deI AguiIa deI Desierlo. II demonio se agaza¡ó como si se dis¡usiera a saIlar.
CharIie melió una baIa en Ia recamara y dis¡aró. II demonio cayó hacia deIanle
cuando eI enorme ¡royecliI Ie arrancó un lrozo de musIo.
—¡ßien hecho, Carne! —griló una voz femenina desde arriba.
CharIie Ievanló Ia visla ra¡idamenle, ¡ero enseguida voIvió a mirar aI demonio
con cabeza de loro, que eslaba de nuevo en ¡ie. Se agarró Ia muñeca y dis¡aró y
voIvió a dis¡arar mienlras avanzaba y Ias baIas iban incruslandose en eI ¡echo deI
demonio con cada ¡aso que daba. Tenia Ia im¡resión de que en cuaIquier momenlo
eI relroceso deI arma Ie haria añicos Ia muñeca, ¡ero de ¡ronlo eI marliIIo ¡erculió
sobre una recamara vacia. CharIie se deluvo a a¡enas dos melros deI demonio, que
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 88 8= =5 5

cayó de bruces aI agua. CharIie de|ó caer eI AguiIa deI Desierlo y se hincó de rodiIIas.
La grula ¡areció Iadearse anle eI y su visión se cerró como un luneI.
Las Morrigan alerrizaron |unlo a eI, una a cada Iado. Cada una IIevaba en Ia garra
Ia res¡Iandecienle vasi|a de un aIma y se frolaba con eIIa Ias heridas.
—Has eslado eslu¡endo, amor —di|o Ia mu|er cuervo, que era Ia que eslaba mas
cerca deI demonio caido. CharIie Ia reconoció de aqueIIa noche en eI caIIe|ón. La
herida ¡unzanle que su es¡ada Ie habia hecho en Ia lri¡a iba sanando anle sus o|os.
IIIa ¡aleó eI cuer¡o deI demonio con cabeza de loro—. ¿Lo veis`, ya os decia yo que
Ias ¡isloIas son un asco.
—Muy bien hecho, Carne —di|o Ia que eslaba a Ia derecha de CharIie. Su cueIIo
lodavia se eslaban ensambIando. Ira a Ia que CharIie habia mandado voIando de un
liro aI lecho deI camarole.
—Chicas, rebolais con mucho encanlo, como eI Coyole de Ios dibu|os animados —
di|o CharIie. Sonrió, se senlia borracho, como si esluviera viendo lodo aqueIIo desde
olro Iugar.
—Is un cieIo —di|o Ia ar¡ia ¡a|iIIera—. Iodria comermeIo enlerilo.
—Ior mi, bien —di|o Ia Morrigan de su izquierda, cuya cabeza seguia un ¡oco
Iadeada.
CharIie vio que sus garras chorreaban veneno y se miró Ia herida que lenia ba|o eI
¡roleclor deI ¡echo.
—Si, lesoro —di|o Ia ¡a|iIIera—, me lemo que Nemain le ha malado. Iero si has
durado lanlo liem¡o es que eres lodo un guerrero.
—Soy eI Luminalus —conlesló CharIie.
Las Morrigan se echaron a reir. La que eslaba deIanle de eI e|eculó un ¡equeño
¡aso de baiIe. Mienlras Io hacia, eI demonio con cabeza de loro Ievanló Ia cara deI
agua.
—II Luminalus soy yo —di|o mienlras Ie corrian ¡or Ios dienles agua y una
suslancia negruzca y viscosa.
La Morrigan de|ó de baiIar, agarró uno de sus cuernos y Ie echó Ia cabeza hacia
alras.
—¿Tu crees` —di|o. Inlonces hundió Ias uñas en su garganla. II demonio rodó y
Ia a¡arló de un manolazo, haciendoIa voIar diez melros ¡or eI aire, hasla que chocó
conlra eI casco deI barco.
La Morrigan que habia delras de CharIie Ie dio una ¡aImadila en Ia cabeza aI
¡asar ¡or su Iado.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 88 8> >5 5

—Inseguida eslamos conligo, cariño. Yo soy Macha, ¡or cierlo, y eI Luminalus
somos nosolras... o Io seremos denlro de un momenlo.
La Morrigan cayó sobre eI demonio con cabeza de loro y comenzó a arrancar a
goI¡es grandes lrozos de carne y hueso de su cuer¡o. Las olras echaron a voIar y se
¡reci¡ilaron sobre eI demonio IanzandoIe zar¡azos. II demonio braceaba inlenlando
a¡arlarIas y a veces Iograba acerlar un goI¡e, ¡ero eslaba lan debiIilado ¡or Ios
dis¡aros que se debalia sin eficacia. In dos minulos esluvo acabado y Ia mayor ¡arle
de su carne Ie habia sido arrancada. Macha agarraba su cabeza ¡or Ios cuernos como
si sosluviera eI maniIIar de una molocicIela mienlras Ias fauces deI demonio seguian
la|ando eI aire.
—Tu lurno, Iadrón de aImas —di|o Macha.
—Si, lu lurno —di|o Nemain mienlras desnudaba sus garras.
Macha acercó Ia cabeza deI demonio a CharIie. Isle relrocedió aI liem¡o que Ios
dienles se abrian y cerraban a unos cenlimelros de su cara.
—Is¡erad un momenlo —di|o ßabd.
Las olras dos se deluvieron y se voIvieron hacia su hermana, que eslaba de ¡ie
|unlo a Io que quedaba deI cadaver deI demonio.
—No nos dio liem¡o a acabar.
Dio un ¡aso adeIanle, ¡ero de ¡ronlo aIgo ¡arecido a una boIa de oscuridad Ia
goI¡eó y Ia hizo desa¡arecer. CharIie miró Ia cabeza deI demonio, que seguia
acercandose a eI. Luego se oyó un fuerle chasquido y Macha se des¡Iazó
bruscamenle hacia un Iado, como si luviera una cuerda eIaslica alada aI lobiIIo y
aIguien hubiera lirado de eIIa.
Los chiIIidos em¡ezaron de nuevo y CharIie vio a Ias Morrigan zarandeadas de un
Iado a olro en Ia ¡enumbra, enlre cha¡oleos, y sinlió eI caos. No Iograba com¡render
Io que eslaba ocurriendo. Sus o|os no se enfocaban.
Miró a Nemain, que se acercaba a eI con Ias manos chorreando ¡onzoña. De
¡ronlo, una manila a¡areció en Ia ¡eriferia de su cam¡o visuaI y Ia cabeza de Ia
Morrigan eslaIIó en Io que ¡arecia un miIIar de eslreIIas.
CharIie miró hacia donde aqueIIa manila habia a¡arecido anle sus o|os.
—HoIa, ¡a¡i —di|o So¡hie.
—HoIa, nena —conlesló eI.
Ahora veia Io que eslaba ¡asando: Ios cancerberos eslaban deslrozando a Ias
Morrigan. Una de eIIas se desgarró, saIló aI aire y des¡Iegó sus aIas, des¡ues se
abaIanzó hacia So¡hie, chiIIando.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 89 9? ?5 5

So¡hie Ievanló Ia mano como si di|era adiós y Ia Morrigan se eva¡oró en una nube
negra y viscosa. Los cienlos de aImas que habia enguIIido a Io Iargo de miIes de años
fIolaron en eI aire, sus Iuces ro|as rodearon Ia grula y Ia inmensa camara ¡areció
quedar sus¡endida en medio de una exhibición de fuegos arlificiaIes.
—No debias eslar aqui, cariño —di|o CharIie.
—Si que debia—di|o So¡hie—. Tenia que arregIar eslo, hacerIes voIver. Soy Ia
Luminalus.
—¿Tu...`
—Si —conlesló eIIa lranquiIamenle, con esa voz de Señora de Ia Muerle y Ias
TiniebIas que resuIla lan irrilanle en una niña de seis años.
Los cancerberos seguian ocu¡ados con Ia Morrigan que quedaba. Mienlras CharIie
Ios miraba, Ia ¡arlieron en dos.
—No, cieIo —di|o CharIie.
So¡hie Ievanló Ia mano, ßabd se eva¡oró como Ias olras y Ias aImas caulivas se
eIevaron como Ias brasas de una hoguera.
—Vamonos a casa, ¡a¡i —di|o So¡hie.
—No —di|o CharIie, que a¡enas era ca¡az de soslener Ia cabeza en aIlo—.
Tenemos que coger una cosa. —Se echó hacia deIanle y uno de Ios cancerberos se
acercó ¡ara su|elarIo. Inlre lanlo, eI e|ercilo de Ias ardiIIas iba rodeando Ia ¡roa deI
barco. Cada una de Ias crialuriIIas IIevaba en Ias manos Ia vasi|a res¡Iandecienle de
un aIma que habia recu¡erado de Ia cabina deI barco.
—¿Islo` —¡regunló So¡hie. Le quiló un cd a ßob y se Io dio a CharIie.
II Ie dio Ia vueIla y Io abrazó conlra su ¡echo.
—¿Sabes que es eslo, cariño`
—Si. Vamonos a casa, ¡a¡a.
CharIie se de|ó caer sobre eI Iomo de ?&9'5: So¡hie y eI ¡uebIo ardiIIa Io
sosluvieron hasla que saIieron deI Inframundo. Minly Iresh Io IIevó en brazos aI
coche.


Un doclor vino y se fue. Cuando CharIie voIvió en si, eslaba lumbado en su cama
y Audrey Ie humedecia Ia frenle con un ¡año mo|ado.
—HoIa —di|o eI.
—HoIa —conlesló Audrey.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 89 96 65 5

—¿Te Io ha dicho So¡hie`
—Si.
—Crecen lan de¡risa... —di|o CharIie.
—Si. —Audrey sonrió.
—Consegui eslo. —Melió Ia mano delras deI ¡roleclor de su ¡echo y sacó eI cd de
Sarah McLachIan, que Ialia con una Iuz ro|iza.
Audrey asinlió con Ia cabeza y cogió eI disco.
—Vamos a ¡onerIo aqui, donde ¡uedas verIo. —In cuanlo sus dedos locaron Ia
funda de ¡Iaslico, Ia Iuz se a¡agó y eIIa se eslremeció—. ¡Dios mio! —di|o.
—Audrey. —CharIie inlenló senlarse, ¡ero eI doIor Io obIigó a lumbarse de
nuevo—. ¡Ay! Audrey, ¿que ha ¡asado` ¿Lo consiguieron` ¿Se IIevaron su aIma`
IIIa se eslaba mirando eI ¡echo, Iuego miró a CharIie con Iagrimas en Ios o|os.
—No, CharIie, soy yo —di|o.
—Iero ya Io habias locado anles, esa noche, en Ia des¡ensa. ¿Ior que no ¡asó
enlonces`
—Su¡ongo que enlonces no eslaba ¡re¡arada.
CharIie cogió su mano y Ia a¡reló, des¡ues, una oIeada de doIor se a¡oderó de eI y
Ia a¡reló mucho mas fuerle de Io que ¡relendia.
—MaIdila sea —di|o. Habia em¡ezado a |adear y res¡iraba como si esluviera a
¡unlo de hi¡ervenliIar.
—Yo creia que lodo era oscuro, Audrey. Que lodo Io es¡iriluaI daba miedo. Tu me
quilasle Ia venda de Ios o|os.
—Me aIegro de eIIo —di|o Audrey.
—Iso me hace ¡ensar que deberia haberme acoslado con una ¡oela ¡ara
com¡render cómo se ¡uede desliIar eI mundo en ¡aIabras.
—Si. Yo creo que lienes eI aIma de un ¡oela, CharIie.
—Tambien deberia haberme acoslado con una ¡inlora ¡ara senlir Ia onda de una
¡inceIada, ¡ara absorber sus coIores y lexluras, y a¡render a ver de verdad.
—Si —di|o Audrey mienlras Ie acariciaba eI ¡eIo con Ios dedos—. Tienes una
imaginación maraviIIosa.
—Creo —añadió CharIie, y su voz se iba haciendo mas aguda cuanlo mas Ie
coslaba res¡irar— que deberia haberme acoslado con una cienlifica ¡ara enlender Ios
mecanismos deI mundo y senlirIos hasla eI luelano.
—Si, ¡ara senlir eI mundo —di|o Audrey.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 89 97 75 5

—Con Ias lelas bien grandes —añadió CharIie, y arqueó Ia es¡aIda ¡or eI doIor.
—CIaro, cariño —di|o Audrey.
—Te quiero, Audrey.
—Lo se, CharIie. Yo a li lambien.
Des¡ues, CharIie Asher, macho bela, marido de RacheI, hermano de }ane, ¡adre
de So¡hie (Ia Luminalus, que oslenlaba eI dominio sobre Ia Muerle), amado de
Audrey, Mercader de Ia Muerle y lralanle de generos usados de ¡rimera caIidad,
exhaIó su uIlimo aIienlo y murió.
Audrey Ievanló Ia mirada y vio enlrar a So¡hie en Ia habilación.
—Se ha ido, So¡hie.
So¡hie ¡uso Ia mano sobre Ia frenle de CharIie.
—Adiós, ¡a¡i —di|o.

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 89 98 85 5


& &; ;< <= =3 32 23 3
N:8 4L54:8

Las cosas voIvieron a su cauce en Ia Ciudad de Ios Dos Iuenles y lodos Ios dioses
de Ias liniebIas que se habian aIzado ¡ara derramarse sobre eI mundo recordaron
cuaI era su Iugar y regresaron a sus dominios en Io mas ¡rofundo deI Averno.
}ane y Cassie se casaron en una ceremonia civiI que duranle Ios años siguienles
seria aIlernalivamenle desIegilimada y sancionada una docena de veces. Iese a lodo,
fueron feIices y en su hogar reinó eI buen humor.
So¡hie se fue a vivir con sus lias, }ane y Cassandra. Creció hasla converlirse en
una mu|er aIla y gua¡a, y con eI liem¡o ocu¡ó su Iugar como Luminalus, ¡ero hasla
enlonces fue aI coIegio, |ugó con sus cachorros y se Io ¡asó en grande mienlras
es¡eraba que su ¡adre fuera a buscarIa.



N38 910@1A38

Aunque Minly Iresh siem¡re habia creido en ese adagio que afirma que hay una
crisis a cada inslanle, su fe en eI fue de indoIe un lanlo academica hasla que em¡ezó
a saIir con LiIy Severo. Inlonces se hizo eminenlemenle ¡raclica. Gracias a LiIy, Ia
vida subió ¡ara eI varios ¡eIdaños en Ia escaIa deI inleres, hasla eI ¡unlo de que su
facela de Mercader de Ia Muerle se convirlió en Ia mas ¡rosaica de sus em¡resas. Se
hicieron famosos ¡or lodo San Irancisco (eI giganle veslido en lonos ¡asleI, siem¡re
acom¡añado de Ia chef ba|ila y gólica), ¡ero Ia ciudad esluvo a Ia aIlura y lomó nola
cuando abrieron Ia Casa deI }azz y Ia Iizza Gourmel en Norlh ßeach, en eI edificio
que anlaño habia aIbergado O¡orlunidades Asher.
In cuanlo a Ray Macy, eI ins¡eclor Rivera Ie organizó una cila con Carrie Lang, Ia
dueña de Ia lienda de em¡eños de IiIImore y, como lenian en comun eI amor ¡or Ias
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 89 99 95 5

¡eIicuIas de deleclives y Ias armas de fuego, asi como una ¡rofunda desconfianza
hacia eI genero humano, congeniaron casi enseguida. Ray se enamoró ¡erdidamenle
y, fieI a su caracler de macho bela, Ie fue IeaI como un ¡erro, aunque en eI fondo
siem¡re sos¡echara que era una asesina en serie.




)5C1A:

II ins¡eclor AI¡honse Rivera se habia ¡asado casi loda su vida inlenlando
cambiar de vida. Habia lraba|ado en media docena de de¡arlamenlos ¡oIiciaIes
dislinlos, en una docena de ¡ueslos diversos y, aunque era muy buen ¡oIicia,
siem¡re ¡arecia eslar inlenlando Iargarse. Des¡ues de Ia debacIe de Ios Mercaderes
de Ia Muerle y Ias cosas exlrañas e inex¡IicabIes que habian ¡asado, eslaba
senciIIamenle exhauslo. Habia habido una e¡oca, aunque breve, en Ia que habia
¡odido abandonar eI lraba|o ¡oIiciaI y abrir una lienda de Iibros raros, y lenia Ia
sensación de que laI vez aqueI habia sido eI unico momenlo de su vida en que habia
sido reaImenle feIiz. Ahora, a Ios cuarenla y nueve años, eslaba dis¡ueslo a inlenlarIo
de nuevo: a ¡re|ubiIarse y a Ieer, y a vivir en un mundo lranquiIo y rulinario, re¡Ielo
de Iibros.
Asi que sinlió cierla aIegria cuando, dos semanas des¡ues de Ia muerle de CharIie
Asher, descubrió en su buzón un sobre voIuminoso que soIo ¡odia conlener un Iibro.
AqueIIo era como un ¡resagio, ¡ensó aI senlarse a Ia mesa de Ia cocina ¡ara abrir eI
¡aquele. Ira, en efeclo, un Iibro: Io que ¡arecia un Iibro infanliI, muy raro y
eslrafaIario. Lo abrió y Io ho|eó hasla IIegar aI ¡rimer ca¡iluIo. ?"A 23$ .@*). $)$" &.
03$)#$: !"#* $" &* 23$ 9." . 5$-$"'#.):





&= &?;1A:@3A

! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 89 9: :5 5

II Im¡erador disfruló de un aIegre reencuenlro con sus lro¡as y siguió
gobernando benevoIamenle San Irancisco hasla eI fin de sus dias. Ior guiar a CharIie
aI Inframundo y ¡or su cora|e sin Iimiles, Ia Luminalus concedió a F*&6.B+5 Ia fuerza
y Ia resislencia de un cancerbero. Seria larea deI Im¡erador ex¡Iicar cómo su
com¡añero, ahora lodo negro, era ca¡az de vencer a un gue¡ardo a Ia carrera y
maslicar Ias ruedas de un Toyola, ¡ese a que em¡a¡ado nunca habia ¡esado mas de
lres kiIos y medio.




(7@A1F

Audrey siguió lraba|ando en eI cenlro budisla y haciendo eI vesluario ¡ara un
gru¡o lealraI de Ia ciudad, ¡ero ace¡ló lambien un ¡ueslo de voIunlaria en una
residencia ¡ara desahuciados, donde ayudaba a Ia genle a ¡asar aI olro Iado como
habia hecho lanlas veces en eI Tibel. Su lraba|o en Ia residencia Ie ¡ro¡orcionaba,
ademas, acceso a cuer¡os que habian sido abandonados ¡or sus aImas hacia ¡oco, y
a¡rovechaba esas o¡orlunidades ¡ara devoIver a Ias ardiIIas aI fIu|o humano deI
nacer y eI renacer. Duranle un liem¡o, mienlras ¡raclicó eI 8R@*H. de Ios no muerlos,
hubo en Ia ciudad nolabIes e|em¡Ios de ¡ersonas que se recu¡eraban de una
enfermedad lerminaI.
No abandonó, sin embargo, su lraba|o con eI ¡uebIo ardiIIa, ¡ues era esla una
habiIidad a Ia que habia IIegado des¡ues de mucho liem¡o y esfuerzo, y que ¡odia
ser lremendamenle salisfacloria. AI menos asi se senlia mienlras miraba su uIlima
obra de arle en Ia saIa de medilación deI cenlro budisla Tres }oyas.
Tenia Ia cara de un cocodriIo: sesenla y ocho dienles afiIados y o|os que briIIaban
como abaIorios de crislaI negro. Sus manos eran Ias garras de un ra¡az, con negras
uñas de as¡eclo ¡erverso manchadas de sangre seca. Sus ¡ies eran ¡aImeados como
Ios de un ¡a|aro acualico, con uñas ¡ara sacar deI Iodo a sus ¡resas. Lucia una lunica
de seda morada, guarnecida de marla cibeIina, y un sombrero a |uego con una
eslreIIa de mago bordada en hiIo de oro.
—SoIo es lem¡oraI, hasla que enconlremos a aIguien —di|o Audrey—. Iero
creeme, eslas fanlaslico.
—No, no Io esloy. SoIo mido medio melro.
—Si, ¡ero le he ¡ueslo un rabo de veinlicinco cenlimelros.
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 89 9; ;5 5

CharIie se abrió Ia lunica y miró hacia aba|o.
—Vaya, fi|ale en eso—di|o—. Is geniaI.





















! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 89 9< <5 5


" "3 39 9: : @ @1 1= = : :7 79 93 3A A F F : :2 2A A: :@ @1 14 45 5? ?5 51 10 09 93 38 8
Con esle Iibro, como con cuaIquier olro, esloy en deuda de gralilud con aqueIIos
que ayudaron a ins¡irarIo, asi como con Ios que me asislieron en su invesligación y
reaIización.
Ior su ins¡iración, mi mas honda gralilud a Ia famiIia y amigos de Ialricia Moss,
que com¡arlieron sus emociones y senlimienlos duranle Ia agonia de Ial. Gracias
lambien a lodos Ios lraba|adores de Ias residencias ¡ara enfermos lerminaIes que
cada dia com¡arlen Ia vida y eI corazón con Ios moribundos y sus famiIiares.
La ciudad de San Irancisco es siem¡re una fuenle de ins¡iración. Isloy muy
agradecido a sus vecinos ¡or de|arme ¡asear ¡or sus barrios y ¡or moslrarse
com¡rensivos con mis burIas. Aunque he inlenlado «recrear» eI ambienle de Ios
barrios de San Irancisco, soy muy conscienle de que Ios Iugares en Ios que liene
Iugar Ia acción deI Iibro, como Ia lienda de CharIie y eI cenlro budisla Tres }oyas, no
se encuenlran en Ias direcciones indicadas. Si aIgun Ieclor cree absoIulamenle
necesario escribirme ¡ara informarme de mis im¡recisiones, me vere obIigado a
res¡onderIe que en Norlh ßeach lam¡oco hay cancerberos giganles que eruclen
cham¡u.
No me meli en Ias cIoacas ¡ara conslalar Ios ¡ormenores descri¡livos de Ias
escenas que lienen Iugar en eIIas, mas que nada ¡or lralarse de Ias cIoacas. San
Irancisco es una de Ias ¡ocas ciudades cosleras que combinan Ia red de
aIcanlariIIado y Ia de desagüe de escorrenlia, cosa que yo he ignorado ¡or com¡Ielo
en mi descri¡ción de ese mundo sublerraneo. Si lanlo Ie ¡reocu¡a aI Ieclor que
as¡eclo lienen Ias aIcanlariIIas, en fin... 83.4: Creanme, aIIi aba|o ¡odrian ocurrir
lodas esas cosas, asi que no arruinen Ia hisloria ¡oniendose ¡unliIIosos con Ios
delaIIes. Ior eI amor de Dios, en eI Iibro saIe una ardiIIa con un lra|e de baiIe,
oIvidense de Ias aIcanlariIIas.
In cuanlo a olras meleduras de ¡ala referidas a Ios hechos, no se si de veras eI
eIevaIunas eIeclrico de un CadiIIac IIdorado de 1957 es ca¡az de corlarIe Ia cabeza a
un niño, ¡ero me ¡areció que quedaria bien en eI Iibro. Ior favor, no hagan eI
ex¡erimenlo en casa.
Mis mas sinceras gracias a Monique MoliI, en cuya asombrosa obra esla ins¡irado
eI ¡uebIo ardiIIa. Me cruce ¡or casuaIidad con sus escuIluras, que eIIa IIama
! !" "# #$ $% %& &' '( (" ") )# # + +' '' '# #) ) , ,- - & &# #. ./ /. .0 0' ' 1 12 23 3 % %2 24 4$ $' '


5 58 89 9= =5 5

«crialuras de saslreria», en Iaclon Gale, una gaIeria deI dislrilo de Mision, en San
Irancisco, y me gusló lanlo su macabro humorismo que Ie escribi ¡ara ¡regunlarIe si
¡odia darIes vida en i5 #).(.<* 73= "3-'*: IIIa me concedió generosamenle su
¡ermiso. Su obra ¡uede verse en hll¡:// vvv.moniquemoliI.com/sarlcre.hlmI. II
Ieclor ¡uede Ieer acerca de su olra dedicación como canlanle zombi en saIas de fiesla
(y no es broma) y sobre su ¡asión ¡or olorgar a Ios zombis Ia gravedad sensuaI de Ia
que disfrulan Ios vam¡iros en zombie¡inu¡s.com.
Gracias a ßelsy Aubrey ¡or su frase «Me guslan Ios hombres como me gusla eI le:
fIo|os y verdes», que, una vez oida, luve que ¡oner en eI Iibro (y gracias lambien a
Sue Nash, cuyo le era, en efeclo, fIo|o y verde).
Ior enviarme urgenlemenle un ¡aquele de Iibros sobre eI budismo libelano y $&
8R@*H. cuando me enconlraban en a¡uros y faIlo de fuenles, gracias a Rod Meade
S¡erry, de Wisdom Iress.
Ior manlenerme aIimenlado, gracias a mi agenle, Nick IIIison, y a Abby Koons y
}ennifer Cayea, de NichoIas IIIison Inc.
Gracias lambien a mi briIIanle edilora, }ennifer ßrehI, que conslanlemenle me hace
¡arecer mas Iislo sin hacerme senlir lonlo. Muchas gracias a MichaeI Morrison, Lisa
GaIIagher, Mike S¡radIin, }ack Womack, LesIie Cohen, Dee Dee DeßarloIo y Debbie
Slier, ¡or conservar Ia fe y manlener mis Iibros anle usledes, Ios Ieclores.
Y, como siem¡re, mi agradecimienlo a CharIee Rodgers, ¡or su loIerancia y
com¡rensión duranle Ia redacción de esle Iibro, asi como ¡or su exlraordinario cora|e
y su com¡asión aI cuidar de nueslras madres moribundas, circunslancia que
conlribuyó a conformar eI aIma misma de esla hisloria.

Este libro fue distribuido por cortesía de:
Para obtener tu propio acceso a lecturas y libros electrónicos ilimitados GRATIS
hoy mismo, visita:
http://espanol.Free-eBooks.net
Comparte este libro con todos y cada uno de tus amigos de forma automática,
mediante la selección de cualquiera de las opciones de abajo:
Para mostrar tu agradecimiento al autor y ayudar a otros para tener
agradables experiencias de lectura y encontrar información valiosa,
estaremos muy agradecidos si
"publicas un comentario para este libro aquí".
INFORMACIÓN DE LOS DERECHOS DEL AUTOR
Free-eBooks.net respeta la propiedad intelectual de otros. Cuando los propietarios de los derechos de un libro envían su trabajo a Free-eBooks.net, nos están dando permiso para distribuir dicho
material. A menos que se indique lo contrario en este libro, este permiso no se transmite a los demás. Por lo tanto, la redistribución de este libro sín el permiso del propietario de los derechos, puede
constituir una infracción a las leyes de propiedad intelectual. Si usted cree que su trabajo se ha utilizado de una manera que constituya una violación a los derechos de autor, por favor, siga nuestras
Recomendaciones y Procedimiento de Reclamos de Violación a Derechos de Autor como se ve en nuestras Condiciones de Servicio aquí:
http://espanol.free-ebooks.net/tos.html