Cinco reglas para tener una mente sana toda la

vida

Existen diferentes maneras de ejercitar el cerebro para que la
agilidad mental perdure durante la adultez mayor, previniendo los
problemas de memoria tan característicos de esta etapa.


Diversos estudios demuestran que es posible ejercitar la mente para evitar
su deterioro a medida que pasan los años. Tanto es así que se han
descubierto diversos factores que afectan de manera significativa la
actividad mental provocando la aparición temprana de enfermedades
relacionadas con la memoria. Existen, sin embargo, diferentes maneras de
mejorar la agilidad mental para evitar trastornos posteriores en la edad
madura.
REGLA Nº 1: CUIDE LA ALIMENTACION
- Comience el día con un desayuno rico en fibra, vitaminas y minerales.
Combinar cereales integrales, jugos frescos y yogur o leche puede ser una
alternativa fresca y vital para su cuerpo y su memoria.
- Aumente la ingesta de pescado, rico en ácidos grasos omega que tienen
un efecto protector sobre las arterias y hacen más lenta la oxidación celular,
mejorando su rendimiento intelectual y previniendo afecciones
cardiovasculares.
- No olvide incluir a diario varias porciones de fruta y hortalizas, ricas en
antioxidantes.
- Evite el exceso de grasas saturadas y trans, porque favorecen los
trastornos de atención , además de tapar las arterias.
- Consuma frutas secas y semillas.
- Beba 2 litros de agua por día.
- Modere el consumo de alcohol.
REGLA Nº 2: MANTENGASE FISICAMENTE ACTIVO
La actividad física regular refuerza la memoria porque mantiene en forma al
sistema cardiocirculatorio, favorece la juventud del sistema nervioso y
oxigena el cerebro. Otros estudios sugieren que también podría estimular el
nacimiento de nuevas neuronas y preservaría la materia gris y blanca del
cerebro.
REGLA Nº 3: MANTENGASE MENTALMENTE ACTIVO
Existen varias maneras de poner el cerebro en movimiento. Puede
enriquecer su actividad mental con desafíos simples como cepillarse los
dientes con la mano izquierda si es diestro, hacer palabras cruzadas,
aprender cosas nuevas, cambiar el recorrido para llegar a casa, hacer las
compras en un supermercado distinto del habitual o hacer actividades extra
como un curso de música.
REGLA Nº 4: ALEJESE DEL ESTRES INNECESARIO

Quienes viven en un estrés crónico pueden producir daños permanentes en
sus estructuras mentales. Para evitarlo, intente:
- Detectar las situaciones que le generan incomodidad o ansiedad y
establecer estrategias para modificarlas.
- Aprender a delegar.
- Buscar formas de distracción saludables y placenteras.
- Dejar de postergar.
- Hacerse tiempo para disfrutar de momentos de ocio (aunque sean
pequeños) todos los días.
- Practicar ejercicios de respiración y relajación (actividades como el yoga
ayudan a relajar la mente).
- Procurar un sueño profundo y reparador (para ello es conveniente evitar
las cenas copiosas, el exceso de alcohol y los ejercicios intensos antes de
acostarse. Es positivo leer, darse un baño tibio o escuchar música suave).
REGLA Nº 5: DEJE DE FUMAR
El humo del tabaco -tanto de primera (fumador activo) como de segunda
mano (si es fumador pasivo)- destruye progresivamente la microcirculación,
incluyendo obviamente el paso de sangre que nutre y oxigena el cerebro. Es
otra razón para abandonar el cigarrillo, en especial si desea seguir
disfrutando de una memoria ágil con el correr de los años.