You are on page 1of 5

Miguel Ángel Asturias

(Guatemala, 1899 – París, 1974) Poeta, narrador, dramaturgo, periodista y diplomático
guatemalteco, considerado uno de los protagonistas de la literatura hispanoamericana del siglo
XX. El empleo personal que hace de la lengua castellana constituye uno de los mundos verbales
más densos, sugerentes y dignos de estudio de las letras hispánicas.
Se graduó de abogado en la Universidad de San Carlos, en Guatemala, donde participó en la lucha
contra la dictadura de Estrada Cabrera, hasta que éste fue derrocado. Fundó y dirigió la
Universidad Popular en 1922. Ya en ese entonces empezó escribir. Partió luego a Europa, donde
vivió intensamente los movimientos y sucesos que la transformaban. Estudió lingüística y
antropología maya con Raynaud, y de esa época es su traducción del Popol Vuh, junto con José
María Hurtado de Mendoza.
Miguel Ángel Asturias
Regresó a Guatemala en 1933, donde ejerció la docencia universitaria, fundó el Diario del Aire,
primer radio periódico del país y vivió una agitada vida cultural y académica. En el período
revolucionario de 1944 a 1954 desempeñó varios cargos diplomáticos. En 1966 ganó el Premio
Lenin de la Paz y en 1967 el Premio Nobel de Literatura. Murió en Madrid el 9 de junio de 1974,
pero sus restos reposan en el cementerio de Pere Lachaise, en París.
Para comprender su obra se debe tomar en cuenta el profundo influjo que ejercieron en él tanto
la cultura maya como la vida europea. Lo maya se arraiga en la cosmovisión de un mundo que está
asentado en un profundo y auténtico pensamiento mágico y que atrapa en sus relatos. Por otro
lado, el influjo del surrealismo, la amistad con P. Eluard, el contacto con el Ulises de J. Joyce, son
las otras fuerzas que marcan su escritura. Asturias es considerado precursor del boom
hispanoamericano por su experimentación con estructuras y recursos formales propios de la
narrativa del siglo XX.
Su obra se inserta en la vanguardia literaria y abarca géneros diversos. Según Albízurez Palma, un
exhaustivo estudioso de la obra de Asturias: "Como poeta lírico, ha dejado constancia de sus ricas
posibilidades en variedad de creaciones, algunas de temas íntimos, otras vinculadas a temas
folclóricos, otras políticos, otras con sugestiones mágicas, barrocas y de sorprendente fuerza
imaginativa. Como dramaturgo, creó un teatro tocado por el realismo mágico, denso en
significación humana y de notable poderío verbal. Como narrador, Asturias alcanzó su máximo
prestigio. Sus novelas y cuentos revelan una apasionada y subjetiva captación de la realidad en
diversas facetas: la tragedia de las dictaduras, el mundo mágico del indígena, el mundo de magia y
ensueño de la niñez, las tradiciones de Guatemala, en sus novelas asoman los influjos
entremezclados de diversas tendencias, movimientos y corrientes literarias".



Su primera obra importante es Leyendas de Guatemala (1930), conjunto de relatos que apareció
en París con un prólogo de P. Valéry, y que pertenece a su primer ciclo junto con El Señor
Presidente (1946) y Hombres de maíz (1949). El Señor Presidente tiene como asunto la vida en
Guatemala durante la dictadura de Estrada Cabrera. Dice el autor que "(...) a través de mi piel se
filtró el ambiente de miedo, de inseguridad, de pánico telúrico que se respira en la obra". En
Hombres de maíz se puede ver el realismo mágico que subyace en toda su creación literaria.
Representa, además, una consideración acerca del desarrollo de la humanidad desde una sociedad
primitiva, analfabeta, y desde el mundo actual, liberal y capitalista.
En el género del cuento escribió además Week-end en Guatemala, (1955), El espejo de Lida Sal
(1967), Tres de cuatro soles (1971). Además de las novelas mencionadas, publicó Viento fuerte
(1950), El Papa verde (1954), Los ojos de los enterrados (1960), El alhajadito (1961), Mulata de tal
(1963), Maladrón (1969) y Viernes de dolores (1972).
En teatro merecen citarse Soluna (1955), La audiencia de los confines (1957), Chantaje y Dique
seco (1964). En poesía, Anoche, 10 de marzo de 1543 (1943), Sien de alondra (1948), Ejercicios
poéticos en forma de soneto sobre temas de Horacio (1951), Alto en el sur (1952), Bolívar, Canto
al libertador (1955), Nombre custodio e imagen pasajera (1959) y Clarivigilia primaveral (1965). En
ensayo, El problema social del indio (1923), Arquitectura de la vida nueva (1928), Carta aérea a mis
amigos de América (1952) y Latinoamérica y otros ensayos (1968).
REALISMO MÁGICO
El realismo mágico es un género metalinguístico y literario de mediados del sigo XX. El término fue
inicialmente usado por un crítico de arte, el alemán Franz Roh, para describir una pintura que
demostraba una realidad alterada. Fue introduciod a la literatura hispanoamericana por Arturo
Uslar Pietri en su ensayo "El Cuento Venezolano."
Ubicación del Realismo Mágico dentro de la literatura de la Vanguardia:
Durante la década de 1920-1930, comienza a desarrollarse una nueva forma de pensamiento en
las nuevas generaciones de escritores, que va a definirse hacia la mitad de esa década. Tal
manifestación recibe el nombre de Realismo Mágico. En Literatura, el Realismo Mágico es
interesante, especialmente para el elemento latinoamericano, porque desentraña de la realidad
esas pecualiridades de la idiosincrasia del alma de los pueblos, mezcla de europeos, africano y
aborígen; mezcla de religión, hechicería, magia, verdad, costumbres, tradición e historias.



El romanticismo es un movimiento cultural y político originado en Alemania y en el
Reino Unido (Gran Bretaña e Irlanda del Norte) a finales del siglo xviii como una reacción
revolucionaria contra el racionalismo de la Ilustración y el Clasicismo, confiriendo prioridad a los
sentimientos. Su característica fundamental es la ruptura con la tradición clasicista basada en un
conjunto de reglas estereotipadas. La libertad auténtica es su búsqueda constante, por eso es que
su rasgo revolucionario es incuestionable. Debido a que el romanticismo es una manera de sentir y
concebir la naturaleza, la vida y al hombre mismo que se presenta de manera distinta y particular
en cada país donde se desarrolla; incluso dentro de una misma nación se manifiestan distintas
tendencias proyectándose también en todas las artes. El Naturalismo
El Naturalismo surge como una derivación del Realismo, que tenía como objetivo explicar
los comportamientos del ser humano. El novelista del Naturalismo pretende interpretar la vida
mediante la descripción del entorno social y descubrir las leyes que rigen la conducta humana.
Los escritores naturalistas representan a sus personajes en situaciones extremas de pobreza y
marginación, y les gustaba describir los ambientes más bajos y sórdidos con el fin de poner al
descubierto las lacras de la sociedad. La descripción de estos ambientes interesaba en la medida
que permitía observar cómo influye un medio hostil sobre la forma de ser de los personajes y
cuáles son la reacciones del ser humano en condiciones de vida adversas.
EL MODERNISMO
El modernismo surge por la evolución del eclecticismo y el historicismo. Es un arte burgués, muy
caro, que intenta integrar en la arquitectura todo el arte y todas las artes. El modernismo es una
corriente esencialmente decorativa, aunque posee soluciones arquitectónicas originales. Se
desarrolla a caballo entre los siglos XIX y XX.
El modernismo deja de lado las soluciones que la revolución del hierro y del cristal aportan a la
arquitectura, aunque se sirve de la industria para la decoración de interiores y las forjas de las
rejerías, etc. Sus formas son blandas y redondeadas, aunque no es esto lo característico del
modernismo, sino la profusión de motivos decorativos.
Regionalismo
Tras el desastre nacional de 1898, se genera en la intelectualidad española una inquietud por
recuperar en España la Patria y la identidad nacional. Esta corriente regeneracionista cristaliza en
las artes plásticas, también en la literatura o en la música, en una estética regionalista que dará
lugar a la germinación de distintas escuelas regionales. En Galicia BELLO PIÑEIRO, SOBRINO
BUHIGAS, IMELDO CORRAL buscan una pintura que transmita el diferente y auténtico ser de
Galicia.

Los artistas gallegos nacidos hacia 1870 son plenamente conscientes de la escasez de pintura en el
desarrollo del arte gallego. Por ello aspirarán a la creación de una obra personal que, antes que
nada, sea interpretación fidedigna de la luz, el color, la esencia del país. Francisco LLORENS lo
logró plenamente en una de sus mejores obras, “Maña de agosto nas Mariñas”, donde huye de los
motivos excesivamente trillados del hórreo o la casa labriega y prefiere estilizar el paisaje en
busca del alma peculiar y distinta de Galicia.
El naturalismo es un estilo artístico, sobre todo literario, emparentado con el realismo,
basado en reproducir la realidad con una objetividad documental en todos sus aspectos, tanto en
los más sublimes como los más vulgares. Su máximo representante, teorizador e impulsor fue el
escritor Émile Zola que expuso esta teoría en el prólogo a su novela Thérèse Raquin y sobre todo
en Le roman expérimental (1880).
*El paisaje: los representantes del Realismo Mágico, así como los de las otras tendencias de
vanguardia, presenytan el paisaje de forma diferente a a los novelistas regionales
hispanoamericanos (Rómulo Gallegos, Eustasio Rivera, Ricardo Guirales y otro). Por ello
conseguimos:
1.- Frente a los murales estáticos, el mínimo espacio vital.
2.-Ante la invitación del espacio parsimonioso, el paisaje dinámico como factor activo en el
contenido de las acciones.
3.- Más que una panorámica externa, hay una atmósfera interiorizada.
*Los personajes: En cuanto a los personajes se han determinado los siguientes
aspectos:
1.- El personaje adquiere una determinada dimensión, enriquecida mediante la expresión de
estados del narrador y los personajes vistos por él.
2.- Los personajes, más que una visión desde fuera, son vistos desde adentro.
3.- Existe el personaje símbolo, especialmente en los trabajos de Alejo Carpentier.
4.- Otros adquieren la dimensión del valor continental, observados por la condición ednográfica.
5.- El personaje se compenetra con el medio de tal manera que se integra a él, constituyéndose así
en el personaje integrado.



6.- Hay diversas modalidades de personajes: el ivestigador, maestro, explorador sacerdote,
curandero, médico, navegante, bailarina, hechicero, pintor, balletista y otros.