Lo que expongo no es estrictamente un ejemplo de conversión de conocimiento, sino una situación

donde creo, sería especialmente interesante que se produjera tal conversión. Todos los alumnos de
la especialización tenemos al menos una experiencia anterior de estudio on line, lo que hace que
algunos más, otros menos, hayamos adquirido ciertos saberes implícitos respecto de cómo cursar
en este tipo de modalidad. emos adquirido digamos, cierto saber !pro"esional#, acerca de cómo es
el modo más conveniente de cursar. $ería muy interesante para pro"undizar en la dinámica de los
cursos on line generar una conversión de conocimiento donde explicitemos nuestra experticia
inconciente.
%reo que además de ese saber práctico tácito existen tambi&n y en íntima relación con &l, una serie
de creencias que sostenemos desde antes de ser alumnos online, y que esta modalidad pretende
poner en cuestión. 'n este sentido es muy interesante la intervención que hace (ario )ressano el
domingo *+* donde trata de dar cuenta de un problema, que para mi tambi&n se da en nuestro
curso, relacionado con el poco conocimiento nuevo que se genera en los "oros. 'sta es una cuestión
que se hace especialmente crítica cuando el "oro pretende ser una herramienta del conocimiento
colaborativo. ,escontando que esta limitación no se debe a "alta de idoneidad de los participantes,
- como prueba basta leer los interesantes casos de conversión presentados en este mismo "oro. voy
a comentar la idea de (ario que me parece valiosa sobre todo por su "ranqueza, y porque es una de
esas ideas previas, que sin ser conocimiento tácito, - es claro que (ario la tiene muy presente,.
puede ser una idea compartida por los participantes del "oro pero no hablada, porque justamente el
conocimiento tácito del !alumno pro"esional# hace no recomendable hablar de ella.
,ice (ario que a nadie le gusta que usen, lucren, aprovechen sin su consentimiento un saber
propio. / atribuye este problema al egoismo de la naturaleza humana. 'n realidad estimado, esa es
una idea arraigada pro"undamente en toda nuestra cultura, y lejos de ser considerada egoísta, cabe
preguntarse si no es tambi&n legitima. 0rácticamente toda la tradición "ilosó"ica occidental la
de"iende. 0or solo ponerte un ejemplo, (arx "unda toda su teoría del valor en el trabajo. 0ensar que
esta convicción arraigada en nosotros y pro"undamente "undamentada pueda dejarse de lado por
una retórica colaboracionista es por lo menos algo ingenuo. ay quienes creemos en el
conocimiento colaborativo, y tambi&n en el valor de la autoría. 1%ómo tendríamos que proceder
para que el "oro "uese "uente de nuevos conocimiento, y no mera repetición de lo ya dicho2 'n la
,iplomatura hubo un espacio para el tema del derecho de autor en la red, quizás habría que reverlo
desde esta nueva perspectiva.
%ari3os
(arcelo