El modelo WS-PS, OA-DA

:
tiempo lógico y tiempo histórico
por Nicolás Salvatore
1


Introducción

Esta Nota pretende constituirse en una suerte de complemento de “Blanchard, O., Macroeconomics,
3
rd
Edition”
2
, texto en el que se basa el dictado de la materia Macroeconomía I de la Licenciatura
en Economía de la UBA (cátedra a cargo de Mario Damill). El objetivo de esta Nota es realizar una
mejora “incremental y adaptativa” al modelo macroeconómico presentado por O. Blanchard.

Luego de introducir el modelo IS-LM de corto plazo en los primeros capítulos del citado texto, O.
Blanchard presenta un modelo de mediano plazo para el mercado de trabajo, “WS-PS” (capítulo 6)
para, luego, exponer la dinámica de funcionamiento del modelo “OA-DA” (Capítulo 7)
3
. No
obstante, la forma en que se exponen estos dos modelos nos deja una tarea pendiente, ya que no se
presenta allí en forma explícita el vínculo entre el corto y el mediano plazo en una economía
cerrada, dinámica caracterizada por el funcionamiento conjunto de ambos modelos.

En consecuencia, la pretensión de esta Nota consiste en llevar a cabo un ejercicio de estática
comparativa que le de “unidad” a ambos modelos, “WS-PS” y “OA-DA”, respetando la
fundamentación teórica en la que se basa O. Blanchard en el texto de referencia. Esta mejora
adaptativa propuesta está esencialmente vinculada, pues, a los aspectos formales del modelo “WS-
PS, OA-DA”.

La primera sección de esta Nota repasa los principales fundamentos teóricos que dan sustento a los
modelos “WS-PS” y “OA-DA”, fundamentos que serán utilizados luego, en la segunda sección,
para redefinir ambos modelos en pos de vincular el corto y el mediano plazo. Una vez construido el
modelo, éste será utilizado en la tercera sección para desarrollar el ejercicio de estática comparativa
propuesto. Finalmente, en la última sección se presenta alguna evidencia empírica relativa al caso
argentino que sirve de soporte a las hipótesis teóricas presentadas en la primera sección.


1
Esta Nota de Cátedra recoge la experiencia de un vasto grupo de docentes en el dictado de la materia “Macroeconomía
I”, en el marco de la cátedra a cargo de Mario Damill. La “mejora adaptativa” aquí propuesta al modelo presentado por
O. Blanchard refleja el resultado de un amplio consenso alcanzado por este grupo de profesores y ayudantes de la
Cátedra.
2
Este libro de texto posee una primer edición traducida al castellano, “Blanchard, O, Macroeconomía”.
3
Estos dos capítulos corresponden a los capítulos 15 y 16 de la primera edición traducida al castellano.
1
Sección A. Fundamentos del mercado de trabajo

1. El modelo WS-PS: tiempo histórico

El mercado de trabajo WS-PS presentado por O. Blanchard está explícitamente situado
temporalmente en el mediano plazo. Esta presentación está orientada, en primer lugar, a mostrar
cómo es la construcción de dicho modelo, que está conformado por tres ecuaciones: dos ecuaciones
de comportamiento, WS y PS, y una condición de equilibrio, “WS = PS”. La resolución de este
sistema de ecuaciones determina la tasa de desempleo estructural u
E
y el salario real (w/p) de
equilibrio de mediano plazo, dado el conjunto de variables exógenas y paramétricas (μ, z,
t-n
p
t
e
).

En segundo lugar, una vez conformado el modelo, éste es utilizado para analizar el mecanismo de
impulso-propagación que modifica el citado equilibrio de mediano plazo ante la presencia de algún
cambio estructural, paramétrico, z o μ. Estos shocks desplazan las curvas WS o PS del gráfico del
mercado de trabajo, de modo tal que el desplazamiento de dichas curvas de mediano plazo
determina un nuevo equilibrio de mediano plazo [u
E
, (w/p)].

2. El proceso de formación de expectativas

O. Blanchard desarrolla un set de fundamentos teóricos relativos al modo en que los agentes
económicos forman sus expectativas, asumiendo que existe una determinada manera de formar
expectativas, y no otras. Si bien el autor aborda esta temática específicamente en los capítulos 14-
17
4
, estos mismos fundamentos están ya presentes con anterioridad en los modelos WS-PS, OA-DA
y en la Curva de Phillips, presentados en los capítulos 6, 7 y 8 respectivamente. Desde ya, los
supuestos teóricos subyacentes a estos tres capítulos deberían ser consistentes (y de hecho lo son)
con la teoría desarrollada luego con más detalle en los capítulos 14-17
5
.

¿Cómo concibe O. Blanchard la forma en que los agentes económicos forman sus expectativas? Los
principales supuestos teóricos que sustentan su hipótesis -fundamentada y contrastada
empíricamente en el libro de referencia- pueden ser sintetizados del siguiente modo:

● Los agentes económicos no tienen previsión perfecta respecto del futuro. En consecuencia,
pueden cometer errores de predicción al estimar precios futuros en el corto plazo, aunque se asume
que no cometen estos errores en forma sistemática, por lo que en el mediano plazo estas
expectativas convergen a
t-n
p
e
t =
p
t
.


4
Equivalentes a los capítulos 7-10 de la primera edición traducida al castellano.
5
No obstante, debe tenerse sumo cuidado con la primer edición en castellano, en donde sí aparece una inconsistencia de
este tipo, que fue eliminada luego por el propio autor en la tercer edición. Al referirse a la forma en que los agentes
económicos forman sus expectativas de precios, el autor había postulado que
t-1
P
e
t
= P
t-1
, supuesto válido para todo
momento “t” (Pág. 306 de “O. Blanchard, Macroeconomía”). Este supuesto nos llevaría a asumir, WS y PS mediante,
que л
e
=0, en forma contradictoria con todos los supuestos de formación de expectativas desarrollados extensamente
por el propio autor a lo largo del texto.
2
● En base a ello, es razonable asumir que diferentes grupos de agentes económicos toman
decisiones “como si” razonaran a través de un “modelo de corrección de errores”.

● Por ejemplo, supongamos que en los mercados de bienes las firmas, que se comportan como
oferentes de bienes (y también como demandantes de crédito en el mercado de crédito),
sobreestiman “hoy” los planes futuros de los demandantes. Si luego, “mañana”, recibieran una señal
de coordinación de expectativas a través del sistema de precios, entonces “mañana” corregirían su
anterior error de predicción, contrayendo la oferta de bienes (y la demanda de crédito), al tiempo
que se formarán un nuevo set de expectativas futuras, para “pasado mañana”, respecto a precios y
cantidades a producir. De este modo, este grupo de agentes económicos va corrigiendo así sus
errores de predicción a lo largo del tiempo, guiado por una “noción” de mediano plazo:
t-n
p
e
t
= p
t
.

● Este modo de formar expectativas es de carácter general, no es privativo del mercado de bienes.
Por lo tanto, se asume que toda clase de agentes económicos razona de este modo, teniendo todos
ellos acceso al mismo set de información y la misma capacidad de aprendizaje a lo largo del tiempo.

3. Expectativas en el mercado de trabajo

En consecuencia, en el mercado de trabajo, otro par de grupos de agentes económicos, trabajadores
y empresarios, forman sus expectativas de precios del mismo modo, pudiendo cometer errores de
predicción en el corto plazo para corregirlos luego en forma “procesal”. Por lo tanto, en la mesa de
negociación salarial, modelizada por la curva WS, trabajadores y empresarios negocian salarios
nominales (w
t
) conociendo el mismo set dado de precios esperados
t
p
e
t+n
; ambos grupos de agentes
poseen la misma capacidad para estimar precios.

Este modo de formar expectativas en el mercado laboral descarta de plano la hipótesis por la cual
los trabajadores poseen cierta incapacidad analítica, intitulada en la literatura “ilusión monetaria”. A
su vez, este modo de formar expectativas nos permite descartar, desde el otro lado del mostrador, la
existencia de algún “engaño” por parte de los empresarios, ya que estos no conocen en el momento
de la negociación salarial otro “verdadero” set de precios esperados (el cual podría ser utilizado por
los empresarios para negociar menores salarios reales).

En consecuencia, en este modelo los trabajadores discuten en paritarias laborales con los
empresarios sus salarios nominales, dado
t
p
e
t+n
, conocido por todos los formadores de precios
(“wage setters”), empresarios y trabajadores, ex-ante al momento de la negociación. Lo que
determina el nivel de salarios reales (w/p)
t
es, pues, el poder de negociación que empresarios y
trabajadores posean en el momento de negociar salarios. Este poder de negociación depende de un
set variables presentadas en el Capítulo 6
6
, entre las que se destaca el nivel observado de
desempleo, u
t
. La relación funcional entre (w/p)
t
y u
t
queda fundamentada por la denominada
“Curva de Salarios”.

6
Variables tales como el tipo de negociación salarial (por empresa, por rama de actividad o negociaciones colectivas),
la noción de “salarios de eficiencia”, o el “costo de salida” del trabajador.
3

4. La Curva de Salarios

Algunos pasajes del Capítulo 6 podrían ofrecer cierta ambigüedad relativa al uso de la palabra
“salarios” (wages), quedando abierta al lector la posibilidad de interpretar esta variable en tanto
salarios “nominales” w
t
o “reales” (w/p)
t
y, en consecuencia, pudiendo prestarse también a cierta
confusión la interpretación de la Curva de Salarios (Wage Curve). Sin embargo, una lectura más
cuidadosa no deja ambigüedad alguna, despejando toda duda respecto de la fundamentación de la
Wage Curve: si disminuye el desempleo u
t
, aumenta el poder de negociación de los trabajadores y,
luego, entonces, aumenta el salario real (w/p)
t
. El mayor poder de “bargaining” por parte de los
trabajadores los lleva a conseguir mayores salarios reales, no sólo nominales
7
.

5. El funcionamiento del mercado de trabajo

a) Tasa de desempleo estructural, Curva de Salarios y coordinación

La tasa de desempleo estructural, u
E
, es una variable no-observable. Por lo tanto, los agentes
económicos, sean trabajadores o empresarios, no pueden conocer u
E
en forma individual ni grupal.
Cuando la economía se expande y el desempleo disminuye más allá de u
E
, alcanzando algún nivel
de u
t
< u
E
, entonces ocurren dos fenómenos:

Momento 1. En el corto plazo, los trabajadores consiguen aumentos de w
t
(nominales) que
superan los incrementos de p
t
-aumentando (w/p)
t
-, dado su mayor poder de negociación
derivado de las “tensiones” existentes en el mercado laboral, producidas por el exceso de
demanda laboral agregado. Este ciclo expansivo que impulsa el aumento de (w/p)
t
ocurre en
ausencia de coordinación entre diferentes grupos de empresarios.

Momento 2. En un segundo momento lógico, aunque indeterminado en tiempo histórico-,
los diferentes grupos de empresarios empiezan a recibir una señal de coordinación de
precios, cada vez más potente a medida que u
t
se aleja más de u
E
(u
t
< u
E
): esos salarios
reales (w/p)
t
son insostenibles para el negocio empresarial, generando un proceso
inflacionario vía contracción de la curva OA, e impulsando un ciclo contractivo en el
mediano plazo: pérdida del poder de compra de la moneda (caída de (M
s
/p)
t
y contracción de
la curva LM), contracción de Y
t
, aumento de u
t
, pérdida de poder de negociación de los

7
En palabras del propio autor, pág. 122, Cap. 6:
“ Why does the price level affect wages?. The answer: both workers and firms care about real wages (la letra itálica
pretence al autor), not nominal wages:
▫ workers care not about how many dollars they receive, but about how many goods they can buy with their wages. In
other words, they care about their wage in terms of goods, about w/p.
▫ In the same way, firms do not care about the nominal wages the pay workers, but about the nominal wages the pay in
relation to the price of the output they sale. So firms also care about w/p.”
Más aún, pág. 125:
“ Wage determination implies a negative relation between the real wage, w/p, and the unemployment rate, u. The
higher the unemployment rate, the lower the real wage chosen by wage setters (la letra itálica pretence al autor). The
intuition is straightforward: the higher de unemployment rate, the weaker workers are in bargaining, and so the lower
the real wage ”.

4
trabajadores, pérdida del poder de compra del salario nominal -caída de (w/p)
t
-, contracción
de la demanda agregada y de Y
t
.

Cómo se ve, no es necesario para que este proceso exista asumir supuestos tales como “ilusión
monetaria” por parte de los trabajadores o algún tipo de “engaño” por parte de los empresarios.
Basta con asumir dos supuestos como válidos. El primero, la hipótesis de la Curva de Salarios: al
disminuir u
t
, aumenta el poder de negociación de los trabajadores y, en consecuencia, aumenta
(w/p)
t
. El segundo supuesto está referido al proceso de formación expectativas (que luce bastante
realista, por cierto): los agentes económicos, que actúan en forma no-coordinada entre sí, deben
tomar decisiones en un marco de incertidumbre sobre el valor futuro de variables críticas -algunas
de ellas, además, no observables en forma directa-, por lo que poseen previsión imperfecta y fallan
al coordinar sus expectativas; no obstante no repiten estos errores de predicción en forma
sistemática, sino que los van corrigiendo a través del tiempo.

b) La curva WS: la mesa de negociación salarial

Existen dos versiones de la curva WS presentes en el texto de referencia, una versión de corto plazo
y otra de mediano plazo. La primera, a la que llamaremos aquí “WS
CP
”, es la que funciona como
ecuación de comportamiento del modelo WS-PS, mientras que la segunda, “WS
MP
”, es la que está
representada en el gráfico del mercado de trabajo. Agregando en esta Nota los subíndices que no
están presentes en el texto de referencia:

(1) WS
CP
: w
t
=
t-n
p
e
t
. f(u
t
,z)
(2) WS
MP
: w
t
/p
t
= f(u
t
,z)

Como es fácil advertir, la curva WS
MP
se deduce de la curva WS
CP
sólo si se asume que
t-n
p
e
t
= p
t
es
una igualdad válida para todo momento t. Este supuesto fuerte implica que los agentes económicos
construyen sus expectativas con previsión perfecta, una forma sumamente diferente a la asumida
por O. Blanchard. El autor, en cambio, asume esta igualdad como válida sólo en el mediano plazo,
un plazo incierto en tiempo histórico en el que los agentes económicos ya han corregido sus
anteriores errores de predicción, puesto que no los cometen en forma sistemática. En consecuencia,
la curva WS dibujada en los gráficos de mercado de trabajo nos muestra una sucesión de infinitos
puntos de equilibrio [(u
t
, (w/p)
t
] de mediano plazo, mostrándonos los diferentes niveles de (w/p)
t

correspondientes a los diferentes niveles de u
t
que equilibrarían el mercado de trabajo en el
mediano plazo, único “tiempo lógico” en el que
t-n
p
e
t
= p
t
.

c) La Curva PS: el proceso de formación de precios.

Existe en el texto de referencia una sola versión de la curva PS (cuyas variables carecen por ahora
de subíndices temporales):

(3) PS: p = w . (1+μ) ; w/p = 1/(1+μ) ;

5
en donde “μ” es una variable paramétrica que representa el “mark up”
8
. Como todo parámetro de
un modelo, se lo supone fijo en el corto plazo, y su variación depende de un cambio estructural de
mediano-largo plazo (como, por ejemplo, las crisis petroleras de los años setenta).

El carácter paramétrico de “μ” nos lleva necesariamente a una pregunta relevante, nuevamente
vinculada al tiempo histórico de este modelo, esta vez en relación a la función PS: ¿es la curva PS
una expresión de corto o mediano plazo?

En otros términos, ¿es válido asumir que los empresarios agregan un margen μ a los costos
salariales en todo momento t? O, por el contrario, ¿es “μ” solamente una noción de “mark-up” de
mediano plazo que muestra un valor particular de la variable (w/p)
t
tolerable por el negocio
empresario, tal que existe algún (w/p)
0
= 1/(1+μ)? En tal caso, ¿puede diferir dicho valor particular
(w/p)
t
en el corto plazo, de modo tal que los empresarios puedan ver incrementado o reducido
endógenamente su “mark-up” en el corto plazo?

El mismo interrogante, pero visto desde otra perspectiva: cuando una economía crece durante un
año –corto plazo- y disminuye el desempleo u
t
, ¿la relación PS nos dice que se mantienen
invariables μ (variable paramétrica) y los salarios reales (w/p)
t
? ¿O contempla esta relación PS la
posibilidad de que los salarios reales varíen en el corto plazo en forma endógena, toda vez que la
economía crece?

6. El modelo WS-PS: tiempo lógico y tiempo histórico

La respuesta a la pregunta recién formulada es la razón de la existencia de esta Nota. Tal como está
exhibido el modelo WS-PS por O. Blanchard, la relación PS presentada en la ecuación (3) luce sólo
como una ecuación de mediano plazo. Si así no fuera, los salarios reales (w/p)
t
no variarían en el
corto plazo ante una variación del desempleo u
t
: toda vez que aumentaran lo salarios nominales w
t
,
los empresarios trasladarían dichos aumentos a los precios p
t
en la misma proporción, de modo de
mantener inalterado su mark up, y esto ocurriría en el corto plazo, en todo momento t. En
consecuencia, la interpretación de la relación PS como una ecuación de corto plazo contradice la
hipótesis de la Curva de Salarios, principal supuesto teórico subyacente al modelo WS-PS
presentado por O. Blanchard.

Tal como fuera comentado en la introducción de esta Nota, el mediano plazo pareciera ser el tiempo
histórico relevante para el autor a los fines de la presentación del mercado de trabajo, caracterizado
por el modelo WS-PS. Sin embargo, ello nos deja una tarea pendiente: darle unidad al corto y al
mediano plazo, utilizando los modelos WS-PS y OA-DA en forma conjunta, algo que el texto no
nos ofrece
9
.


8
Debe tenerse en cuenta que esta variable no es una expresión referida exclusivamente a la “tasa de ganancia”, sino que
representa el “margen” que los empresarios adicionan a los costos salariales (mark-up) al formar los precios. Este
concepto incluye no sólo a la tasa de ganancia, sino también al resto de los costos no-salariales.
9
Invitamos al lector a comprobarlo.
6
Se presenta a continuación este ejercicio, respetando las hipótesis teóricas asumidas por O.
Blanchard, la Curva de Salarios, el modo en que los agentes económicos forman sus expectativas
(reseñados en esta Nota) y, en consecuencia, la posibilidad cierta de que los salarios reales varíen en
el corto plazo, tal como ocurre en el mundo real.
10




10
La experiencia argentina de 2001-2005 bien podría ser usada a modo de contrastación empírica.
7
Sección B. El modelo “WS-PS, OA-DA”
11
.

1. La construcción de la Oferta Agregada

Por lo explicado en los párrafos precedentes, el ejercicio que nos planteamos requiere una
redefinición formal del modelo WS-PS para que éste pueda operar en el corto plazo, respetando los
supuestos teóricos asumidos por O. Blanchard.

La Oferta Agregada se construye a partir de los infinitos puntos de equilibrio de corto plazo WS-
PS. Si en esta construcción utilizáramos la relación PS como una ecuación de corto plazo entonces,
partiendo de las ecuaciones (1) y (3), se obtendría la siguiente expresión para la Oferta Agregada
(ahora sí “con subíndices temporales”):

(4) OA: p
t
=
t-n
p
e
t
. f(u
t
,z). (1+μ)

O, alternativamente, utilizando las ecuaciones (1) y (4), podría redefinirse la función OA, que
resultaría así equivalente a la curva PS:

(5) OA: p
t
= w
t
. (1+μ)

La ecuación (5) es una expresión que debe necesariamente dar cuenta del proceso de formación de
precios en el corto plazo, puesto que la función OA es una expresión de corto plazo en el mercado
de bienes. Por lo tanto, la ecuación (5) nos dice que en todo momento t los precios son una
proporción (1+μ) de los salarios nominales. Dicho de otro modo, los salarios reales no variarían en
el corto plazo, puesto que:

(6) OA: (w/p)
t
= 1/(1+μ)

Como comentáramos párrafos más arriba, dado que μ es una variable paramétrica, 1/(1+μ) es un
valor constante: los salarios reales no variarían en el corto plazo como consecuencia de una
disminución de la tasa de desempleo u
t
(contradiciendo la hipótesis de la Curva de Salarios).

El problema aquí planteado, la construcción de la Oferta Agregada, nos muestra la necesidad de
redefinir algún aspecto formal del modelo para poder crear un vínculo consistente entre el tiempo
lógico y el tiempo histórico del modelo, entre el corto y el mediano plazo.

Este replanteo nos lleva necesariamente a pensar, en principio, a la variable paramétrica μ como “el
mark-up de equilibrio de mediano plazo”, una suerte de línea de flotación de equilibrio de mediano
plazo para los empresarios, consistente con la Curva de Salarios: si fuera u
t
> u
E
, entonces
transitoriamente los empresarios en conjunto obtendrían mayores márgenes que los que necesitan
para subsistir como tales, ya que (w/p)
t
sería “bajo”; por el contrario, niveles de u
t
< u
E


11
El modelo que se presenta en esta sección se basa en D. Blanchflower y A. Oswald, The Wage Curve (1994),
Debowicz, D y Montero Lacasa, F., mimeo (2005) y en el consenso surgido del debate en el marco de la cátedra de
Macroeconomía I de la Lic. en Economía UBA, a cargo de Mario Damill.
8
representarían pérdidas empresariales que sólo podrían ser soportadas por las firmas en forma
transitoria -(w/p)
t
sería “alto”-, ya que en el mediano plazo dichas pérdidas harían inviable su
negocio.

Esta interpretación sigue respetando el carácter paramétrico de μ, aunque requiere una redefinición
de la curva PS que lleve a un mecanismo de formación de precios y salarios en el corto plazo, de
modo que los salarios reales (w/p)
t
efectivamente varíen.

2. El mercado de trabajo en el corto plazo

La redefinición de la relación PS se basa en la introducción de la dinámica endógena del mark up en
el corto plazo a través de la variable “μ
CP
”, variable diferente a μ, que sigue siendo paramétrica, de
mediano-largo plazo, (plazo en el cual
t-n
p
e
t
= p
t
). Retomando el problema planteado en la Sección 1
de esta Nota, μ será interpretada de aquí en más como el “mark-up de equilibrio de mediano plazo”
de los empresarios como conjunto, siendo 1/(1+μ) simplemente el valor particular de la variable
(w/p)
t
consistente con dicho equilibrio.

En cambio, μ
CP
varía en el corto plazo en forma endógena ante variaciones de u
t
. Dada la hipótesis
wage curve, toda disminución de u
t
aumenta el poder de negociación de los trabajadores,
aumentando (w/p)
t
y disminuyendo en consecuencia μ
CP
, razonamiento válido para todo momento t.
De este modo, el mark-up de corto plazo “μ
CP
” presenta un carácter “anti-cíclico”.

Esta relación PS de corto plazo entre (w/p)
t
y μ
CP
es, pues, una relación funcional cuya pendiente es
positiva. Podríamos definir esta nueva función “PS
CP
” como (ahora sí “con subíndices
temporales”):

(7) PS
CP
: p
t
= w
t
. (1 + μ
CP
) ; en donde

μ
CP
podría ser leída como “μ
t
, para todo momento t”.

En consecuencia, dos curvas de corto plazo, WS
CP
y PS
CP
definen ahora la curva OA, relación
funcional de corto plazo por definición. De las ecuaciones (1) y (7) se obtiene:

(8) OA: p
t
=
t-n
p
e
t
. f(u
t
,z). (1+μ
CP
) ; expresión equivalente a
(7) PS
CP
: p
t
= w
t
. (1+μ
CP
)


De este modo, en todo momento t, ante una variación ∆Y
t
endógena, los empresarios se trasladan
sobre la curva OA y determinan precios p
t
adicionando μ
CP
a sus costos salariales w
t
, en todo
momento t. En forma consistente, este ∆Y
t
genera en el gráfico WS-PS un traslado sobre la curva
de PS, única ecuación de corto plazo de dicho gráfico, ya que allí la curva WS está representada por
su versión WS
MP
(ecuación (2)).

Para completar esta redefinición del modelo “WS-PS, OA-DA” resta aún definir la relación
funcional entre μ
CP
como variable dependiente y u
t
(o Y
t
) como variable independiente:
9

(9) µ
CP
= f(u
t
) (pendiente positiva) o µ
CP
= f(Y
t
) (pendiente negativa)
12

(10) µ
CP
= µ . [1 + f(Y)] ;

en donde f(Y
t
) es tal que:

◘ cuando Y
t
> Y
E
, f(Y
t
) < 0 , de modo tal que µ
CP
< µ
(siendo µ el valor particular de µ
CP
para el cual u
t
= u
E
)

◘ análogamente, cuando Y
t
< Y
E
, f(Y
t
) > 0 y µ
CP
> µ

Las ecuaciones (9) y (10) capturan el comportamiento endógeno y “anti-cíclico” de µ
CP
13
. Además,
estas ecuaciones muestran a los valores particulares que asume µ
CP
como “desvíos” de µ o, de modo
equivalente, valores particulares de µ
CP
que muestran si la economía está operando por encima o
por debajo de su tasa estructural de desempleo u
E
14
. Adicionalmente, asumimos que la relación
entre µ
CP
e Y
t
, en forma consistente con los supuestos realizados por O. Blanchard, muestra un
comportamiento no-lineal.

Utilizando la ecuación (9) y reemplazando la ecuación (10) en (8) y (7), se obtienen nuevas
expresiones para las curvas OA y PS
CP
respectivamente:

(11) OA: p
t
=
t-n
p
e
t
. f(Y
t
, µ, z)
(12) PS
CP
: w
t
/p
t
. = 1/{1 + µ.[1 + f(Y
t
)]}


12
Siguiendo a O. Blanchard y asumiendo, estilizadamente, que aumentos del producto generan disminuciones del
desempleo.
13
El carácter “anti-cíclico” del “mark-up” en el corto-mediano plazo merece dos comentarios. En primer lugar, este
rasgo no es propio de esta redefinición del modelo: ya estaba presente en el texto original toda vez que el autor asumía
como hipótesis teórica la Curva de Salarios. El cambio de pendiente de la curva PS no aporta nada nuevo desde el punto
de vista conceptual, simplemente hace explícito lo que antes estaba implícito desde su aspecto formal. En segundo
lugar, el concepto de “mark-up anti-cíclico” no hace alusión aquí a un “fundamental” microeconómico de mediano-
largo plazo (propio de las visiones más tradicionales del mercado de trabajo). Por el contrario, µ
CP
varía al compás de
las oscilaciones cíclicas de corto-mediano plazo, según la dinámica de ajuste del mercado de trabajo WS-PS, que está
explícitamente “macro-fundado”, tanto en el texto de referencia como en esta Nota.
14
Existe una razón adicional para mostrar a µ
CP
como “desvío” de µ, es decir, para que µ esté presente en esta ecuación:
es a través de µ que el modelo puede mostrar shocks paramétricos que afecten el mark up de equilibrio de mediano
plazo.
10
3. El modelo completo: WS-PS, OA-DA

Dado que la Demanda Agregada está definida como la sucesión de puntos de equilibrio IS-LM, y
utilizando las ecuaciones (1) y (12) de la sección anterior, estamos ya en condiciones de presentar el
modelo completo:

1. Ecuaciones

(A) IS: r
t
= A
0
/b + 1/(α.b).Y
t
; r
t
= i
t
-
t

e
t+n
(B) LM: i
t
= (k/l).Y
t
– [M
s
0
/(p
t
.l) +
t
i
e
t+n
]
(C) WS
CP
: w
t
=
t-n
p
e
t
. f(Y
t
, z)
(D) PS
CP
: p
t
= w
t
. {1 + µ.[1 + f(Y
t
)]}

2. Variables

Variables endógenas
15
: Y
t
i
t
w
t
p
t

Variables exógenas : A
0 t

e
t+n
M
s
0 t
i
e
t+n

t-n
p
e
t
.

Parámetros : b α k l µ z.

Alternativamente, podría plantearse:

(A) IS: r
t
= A
0
/b + 1/(α.b).Y
t
; r
t
= i
t
-
t

e
t+n
(B) LM: i
t
= (k/l).Y
t
– [M
s
0
/(p
t
.l) +
t
i
e
t+n
]
(E) OA: p
t
=
t-n
p
e
t
. f(Y
t
, µ, z)

Estas dos presentaciones son similares, sólo que en esta última las curvas WS
CP
y PS
CP
(Ecuaciones
C y D) conformaron la curva OA (ecuación E), por lo que 3 ecuaciones son utilizadas para
determinar los valores particulares de las 3 variables endógenas de esta versión más reducida del
modelo: Y
t
i
t
p
t
.



15
Dos acotaciones. La primera, nótese que la cantidad de ecuaciones es igual a la cantidad de variables endógenas. La
segunda: en rigor, tal como definimos la función f(u, z), en forma implícita, el valor particular de la variable endógena
w
t
no puede ser determinado. No obstante, f(u, z) adopta aún su forma implícita sólo por simplicidad: el Capítulo 8
referido a la Curva de Phillips ofrece una forma explícita y lineal de dicha función, que sí nos permite determinar el
valor particular de w
t
.
11
Sección C. El funcionamiento del modelo

Ejercicio 1

Los esquemas 1 y 2 que se presentan al final de este documento (archivo de PowerPoint adjunto)
nos permiten analizar la dinámica del ajuste de corto y mediano plazo en una economía cerrada ante
una política de demanda expansiva, partiendo de un escenario de equilibrio de corto y mediano
plazo en los mercados de bienes y trabajo, en el cual u
t
= u
E
y p
t
=
t-n
p
e
t
.

Al aumentar la demanda agregada, aumento no previsto ex-ante por los oferentes, se desplaza la
curva DA hacia DA´, impulsando el crecimiento de la economía hasta Y
B
> Y
E
(nivel de producción
consistente con la tasa estructural de desempleo u
E
). Dado que la economía está “sobre-expandida”,
siendo u
t
< u
E
, se generan “tensiones” en el marcado laboral que les otorgan a los trabajadores
mayor poder de negociación salarial, permitiéndoles alcanzar aumentos de salarios nominales w
t

que superan el aumento de los precios (variación del índice general de precios entre P
A
y P
B
). En
consecuencia, aumentan los salarios reales (w/p)
t
en el corto plazo, reduciéndose µ
CP
por debajo de
su nivel de equilibrio de mediano plazo: µ
CP
< µ (punto “lógico” B).

Este movimiento se ve en el gráfico como un traslado sobre la curva PS, una relación de corto
plazo que nos muestra en este caso cómo, ante un determinado shock DA proveniente del mercado
de bienes, aumenta (w/p)
t
y, consecuentemente, disminuye µ
CP
< µ (eje de ordenadas). En el
mercado de trabajo, al igual que en todo mercado, un cambio de una variable endógena (Y
t
), que
provoca un cambio en la otra variable endógena (w/p)
t
, se ve en el gráfico a través del traslado
sobre una curva, en este caso la curva PS.

Cuando este proceso conduce a un punto “lógico” como el B, indeterminado en tiempo histórico,
los empresarios comienzan a recibir cada vez con más claridad una señal de coordinación de
precios: ese nivel (w/p)
B
no es compatible con el mark up de equilibrio de su negocio en el mediano
plazo, µ
CP
< µ.

Por lo tanto, comienza a generarse un proceso inflacionario de mediano plazo, proceso que se ve en
el gráfico en el desplazamiento de la curva OA generado por las nuevas expectativas de precios
t
P
e
t+n
(variable exógena de la curva OA) que poseen, ahora, los empresarios.

Este proceso inflacionario de mediano plazo, en el que necesariamente los precios deben crecer más
que los salarios nominales para que los empresarios puedan recuperar µ, da comienzo a un ciclo
contractivo. El dinero pierde poder de compra (contracción de (M
s
/p)
t
y de la curva LM),
aumentado i
t
, se contraen la curva DA y la producción Y
t
, aumentando u
t
, perdiendo poder de
negociación los trabajadores y, por ende, perdiendo también poder de compra los salarios nominales
w
t
, que crecieron menos que p
t
entre los puntos B y C, cayendo los salarios reales (w/p)
t
en forma
consistente con la caída de la DA. La condición que garantiza que los aumentos de p
t
superan a los
aumentos de w
t
entre los puntos B y C es una relación funcional ya presentada en esta Nota,
denominada Curva de Salarios.

12
En todo este proceso, la economía se movió a lo largo de la curva PS: en el corto plazo lo hizo entre
A y B, mientras que en el mediano plazo lo hizo entre B y C.

¿Cuál es el rol que juega la curva WS en este gráfico?

La curva WS
MP
, (única versión de la curva WS que se observa en el gráfico del mercado de trabajo)
nos muestra los distintos niveles de salarios reales que los trabajadores hubieran alcanzado si p
t
=
t
p
e
t+n
en todo momento t, algo que no ocurre debido a los supuestos de formación de expectativas
asumidos. En consecuencia, el punto B´ es un punto “nocional” al que la economía nunca llega ante
algún ΔY
t
. La “sorpresa inflacionaria”, ocurrida como consecuencia de las fallas de coordinación
de expectativas entre planes de oferentes y demandantes de bienes, provoca que los agentes
económicos empiecen, en un proceso de mediano plazo, a modificar luego sus expectativas de
precios
t
p
e
t+n
,

a partir de la señal

de coordinación que reciben en el indeterminado punto “lógico” B.
En todo este proceso de mediano plazo iniciado en B, p
t
>
t-n
p
e
t
.

Estas fallas de coordinación de expectativas son posteriores al momento de la negociación salarial:
no hubo aquí “engaño” por parte de los empresarios como conjunto ni “ilusión monetaria” por parte
de los trabajadores, sino fallas de coordinación entre planes de oferentes y demandantes de bienes,
fenómeno que ocurre habitualmente en todo sistema económico.

Dado que u
E
es una variable no observable, ningún empresario en forma individual puede percibir
que él está contribuyendo a generar un exceso de demanda laboral; menos aún es capaz de percibir
que dicho exceso de demanda laboral del punto B hará insostenible el negocio empresario en
términos agregados debido a la caída de µ
CP
. Del mismo modo, el proceso inflacionario que se
desencadena luego, a partir del punto B, ocurre también de forma no-coordinada entre los
empresarios. Cada uno de ellos en forma individual sólo percibe que, a partir de cierto momento
(punto lógico B), la sustentabilidad de su negocio requiere que aumente sus precios de venta.

Dado que los salarios nominales w
t
se pactan entre empresarios y trabajadores según
t-n
p
e
t
en cada
momento de corto plazo “t”, entonces en B los salarios reales (w/p)
t
aumentaron en el corto plazo
debido a que u
t
< u
E
, aunque no aumentaron tanto “como si” esa sorpresa inflacionaria no hubiera
existido (punto B´, sobre la curva WS
MP
). La economía nunca alcanza un punto B´ en un ejercicio
de ajuste endógeno de corto plazo como el recién presentado; sólo puede alcanzarlo en el mediano
plazo en presencia de algún cambio estructural, un shock paramétrico µ que desplace la curvas PS.

El proceso que se acaba de describir en este Ejercicio 1 lleva inevitablemente a una pregunta: ¿por
qué un gobierno llevaría adelante una política de demanda expansiva partiendo de un escenario
como el descrito por el punto A?

Podría haber al menos dos razones, ambas vinculadas a un enorme desafío que debe enfrentar
cotidianamente el arte de la política económica: a) u
E
es una variable no observable y b) el tiempo
es un concepto relativo. En relación al primer problema, un gobierno podría subestimar u
E
y creer
que u
t
> u
E
-cuando en realidad no lo era-, llevando adelante en consecuencia una política de
13
demanda expansiva con el objetivo de disminuir u
t
16
. Y aún suponiendo que el gobierno no cometa
errores de predicción al estimar u
E
, la política económica debe enfrentar aún el segundo problema.
Tal vez el gobierno pueda pensar que el plazo relevante para la política económica sea el corto,
debido a que en un determinado escenario macroeconómico “el corto plazo puede ser muy largo”,
tornándose difuso el ciclo contractivo B-C, y perdiendo en consecuencia relevancia. ¿Cuán largo es
el corto plazo?

Ejercicio 2

Empleando mecanismos de funcionamientos análogos a los del Ejercicio 1, el último de los
esquemas que se presenta al final de este documento (archivo de PowerPoint adjunto) nos muestra
cómo se comportaría en el corto y mediano plazo una economía cerrada si el punto de partida inicial
(punto A) estuviera caracterizado por un escenario de desempleo elevado, tal que u
t
> u
E
.

Como se ve, la política de demanda expansiva es efectiva en el corto plazo sin generar presiones
inflacionarias en el mediano plazo, ya que en todo momento u
t
≥ u
E
. La economía alcanza su nuevo
equilibrio de corto y mediano plazo trasladándose sobre la curva PS entre los puntos A y B,
aumentando (w/p)
t
y disminuyendo µ
CP
hasta alcanzar su valor particular de equilibrio de mediano
plazo, µ

.

En este escenario, podríamos pensar al punto D del gráfico (sobre la curva PS) como la economía
argentina de 2002 y al punto A como la economía argentina de 2005, ambos situados sobre la curva
PS. Estos hechos estilizados del modelo son soportados por robusta evidencia empírica relativa a Y,
u
t
, w/p y µ
CP
para el caso argentino 2002-2005.

Cabe destacar que la pendiente de la curva PS, al igual que la de la curva OA, se vuelve más plana
para niveles mayores de desempleo: cuando el desempleo es muy elevado, el tránsito entre dos
puntos situados sobre la curva PS puede no arrojar variaciones significativas de w/p ni µ
CP

(ejemplo: Argentina entre el segundo semestre de 2002 y el primer semestre de 2003). En forma
consistente, la parte plana de la curva OA elimina la posibilidad de “expansiones deflacionarias”
como mecanismo de “ajuste natural” en escenarios iniciales de elevado desempleo.



16
Cuál es la tasa estructural de desempleo en la economía argentina post-crisis? Nadie lo sabe con precisión.

14
Sección 4. Una validación empírica: el caso argentino

En el mundo real los salarios reales suelen variar efectivamente en el corto plazo a medida que varía
el desempleo, la “wage curve” parece soportar el testeo
17
. Adicionalmente, en una economía
pequeña y abierta como la argentina, en donde las variables macroeconómicas exhiben una alta
volatilidad histórica, las oscilaciones de (w/p)
t
–y, en consecuencia, de µ
CP
- se hacen más
pronunciadas.

Luego del colapso del régimen de convertibilidad la economía argentina experimentó una gran
recuperación (↑Y
t
), que impulsó una abrupta disminución de la tasa de desempleo (↓u
t
).


Argentina: PIB real desestacionalizado
Período: I´93-III´05 Base I'93=100
134
112
103
105
128
95
105
115
125
135
I

9
3
I
I
I

9
3
I

9
4
I
I
I

9
4
I

9
5
I
I
I

9
5
I

9
6
I
I
I

9
6
I

9
7
I
I
I

9
7
I

9
8
I
I
I

9
8
I

9
9
I
I
I

9
9
I

0
0
I
I
I

0
0
I

0
1
I
I
I

0
1
I

0
2
I
I
I

0
2
I

0
3
I
I
I

0
3
I

0
4
I
I
I

0
4
I

0
5
I
I
I

0
5



17
Se está haciendo alusión aquí a variaciones del salario real de corto plazo de carácter cíclico, prescindiendo aquí de
las variaciones del salario real originadas en cambios tecnológicos de largo plazo que afecten la productividad del
trabajo.
15

Al disminuir el desempleo, aumentó el poder de negociación de los trabajadores (medido
indirectamente por el “índice de huelgas”) y, en consecuencia, los salarios reales (w/p)
t
mostraron
una gran recuperación
18
.








18
Como se ve, esta evolución salarial no fue homogénea; mientras los salarios reales de los trabajadores de sector
formal registrado recuperaron -y en muchos casos superaron- los niveles pre-crisis, tanto los salarios del sector público
como los del sector informal no-registrado quedaron muy rezagados: estos sectores tuvieron de hecho un “poder de
negociación” sensiblemente menor.
16