You are on page 1of 9

Más allá de la racionalidad: el

estudio de las emociones como
prácticas políticas

María Inés Fernández Álvarez

Revista Mana, Estudios de Antropología
Social, 2011, vol. 17, N1, pp. 41-68



María Inés Fernández Álvarez
• Títulos:
– Doctora en Antropología social y etnología
Magister en Estudios de Desarrollo
Licenciado en Ciencias Antropológicas
• Disciplina científica:
– Historia, Geografía, Antropología Social y Cultural
• Disciplina desagregada:
– Antropología
• Tema de interés:
– Formas de gobierno y prácticas políticas colectivas. Etnografía de la gestión
cotidiana de cooperativas en el Área Metropolitana de Buenos Aires
• Trabajo actual:
– SECCION DE ANTROPOLOGIA SOCIAL -
INST.DE CS.ANTROPOLOGICAS -
FAC.DE FILOSOFIA Y LETRAS -
[UBA] UNIV.DE BUENOS AIRES
Descripción del texto
• Aborda el espacio temporal de la crisis de los
años 2001 en Argentina
• El cierre de fábricas, ocupación y recuperación
• Este trabajo lo desarrolla en función de su
trabajo de tesis doctoral
• Lo construye en base a relatos de lo ocurrido
en la fábrica La Celeste.


Puntos de tensión sobre acción colectiva
Debates sobre la dicotomía de
la acción racional estratégica a
la acción directa y
“espasmódica” de “las
multitudes.
La una asimila la acción
racional a una acción
voluntaria, consciente,
planificada
en oposición a ella las
expresiones no conscientes
y/o involuntarias quedan
ubicadas en el dominio de la
irracionalidad


NO TODO ES
CALCULADO
HAY LUGAR A LO
EMOCIONAL



Crítica a los constructivistas
LYON, Margot. 1995. “Missing emotion: the limitation of cultural constructionism in the
study of emotion”. Cutural Anthropology. X(2): 244-263.
REEDY, William. 1997. “Against constructivism: the historical ethnography of emotions”.
Current Anthropology. 38 (3): 327-351.
(Lyon 1995; Reedy 1997)

“Han reflexionado sobre las implicancias de los
enfoques constructivistas para el estudio de las
emociones enfatizando en la necesidad de desplazar
la mirada para incluir la consideración de los afectos.
Siguiendo su argumento, esto supone una comprensión
de las emociones no como estados internos cuyas
expresiones deben ser estudiadas, sino como un
fenómeno social que es siempre relativo a otro”

La construcción de relatos para la movilización social
• Existen 3 momentos en los relatos:
• 1. La Bronca / engaño
• 2. La Esperanza / pagarán
• 3. La militancia de la lucha / toma

• Lucha de clases
Solamente las/os operarias/os se sumaron
a la medida


El trabajo y la organización
Una de las primeras acciones
realizadas al inicio de la
recuperación fue la
implementación de una guardia
rotativa en la que las/os
trabajadoras/es pasaban la
noche en la fábrica. Para
garantizarlas se conformaron
grupos estables de seis
trabajadoras/es, que rotaban
cada 8 días. La guardia
comenzaba una vez finalizadas
las tareas de confección.
A comienzos de enero la necesidad
de organización exigió no sólo
mantener las guardias sino
también la realización de acciones
de protesta, que en los primeros
tiempos fueron sobre todo cortes
de calle y movilizaciones,
sumándose luego la decisión,
también mediada por el miedo, de
reiniciar la producción “en sus
manos”
El trabajo y la protesta
Continuidad Opinión pública
Marco sobre la construcción política y las
emociones
Esta expresión obligatoria de los sentimientos
(Mauss 1979) formó parte de un proceso de
construcción política que privilegió la
presentación de ciertas emociones o
sentimientos (como el sufrimiento, la bronca o el
temor). Una puesta en escena de las emociones
que permitió lograr adhesión en tanto resultó un
registro que, al oponerse al distanciamiento,
apeló al compromiso (Pita 2010) promoviendo
formas de legitimidad (Barreira 2001).


Conclusión: la política de las emociones
• Se debe considerar que no todas las acciones que las
personas realizamos responden en definitiva a una
motivación que debe ser por ende estratégica y
racional.
• Las prácticas se desvinculan de la experiencia, de la
manera en que en nuestra vida cotidiana vamos
tramando relaciones que hacen posible desarrollar
acciones conjuntas, más allá de nuestra intencionalidad
• Más aun, el foco en las motivaciones supone en alguna
medida que el desarrollo de una acción conjunta el fin
máximo