You are on page 1of 8

SINTESIS DE LA PEDAGOGÍA WALDORF

Esta pedagogía ha sido creada por el Dr. Rudolf Steiner, y puesta en práctica por primera
vez por él mismo, en Stuttgart, Alemania, en la escuela de la fábrica Waldorf Astoria, para los
hijos de los trabajadores de dicha empresa. De ahí el nombre de la pedagogía.

En cada etapa de su desarrollo los niños tienen necesidades distintas y también las fuerzas de
que disponen para el aprendizaje son diferentes. La educación Waldorf está basada en el
conocimiento profundo de esas etapas, y abarca todos los aspectos del ser humano, esto es: el
intelectual tanto como el emocional y el volitivo
1
. Por eso se la caracteriza como pedagogía
salutogénica: el equilibrio de esos tres aspectos hace a una persona sana.

En este sistema y en esta escuela se considera el proceso de aprendizaje con la premisa de
Unidad Pedagógica entre los distintos niveles, es decir, como un todo compuesto por los doce
años de la formación escolar; quince años si se empieza en el nivel inicial. En este comienzo
ponemos un acento especial ya que es allí donde verdaderamente comienza el proceso y se trata
de una etapa que privilegiamos respecto del cuidado con que debe abordarse.

Las escuelas Waldorf, o Steiner, como se las conoce en muchos países, son escuelas para la paz,
donde la búsqueda de conocimiento es una herramienta para lograr el muy elevado bien de la
dignidad del hombre.


















1 VOLITIVO proviene del latín y significa “querer”. Una conducta volitiva refleja la
concreción de los pensamientos de una persona en actos. De esta manera, supone la
libre elección de seguir o rechazar una inclinación, en una decisión donde interviene
la inteligencia.

Proyecto Socio-Pedagógico
La Educación promotora de la evolución social:

Partimos de una hipótesis básica desde la cual se sostiene la confianza en la naturaleza humana
como “centro” de un sentimiento, al mismo tiempo que asumimos como verdad la premisa
de que los seres humanos poseemos tendencias que surgen de nuestra naturaleza superior siendo
capaces de cuidar de nosotros mismos; conocer nuestra naturaleza dual y controlar sus aspectos
destructivos; aprender conductas sociales para estar bien con el otro; respetar diferentes formas
de vida.

Desde allí nace el deseo de fundar un organismo social que contenga principios que nos
permitan vivir en armonía con nosotros mismos, con los otros y con la naturaleza, como
respuestas básicas a necesidades humanas esenciales.

Objetivos fundacionales:

Se proyecta como un espacio de trabajo comunitario, direccionando el pasaje de la actividad
individual a la social grupal; construyendo una institución con características autogestantes,
cuidando y favoreciendo su crecimiento.
Considerando lo expresado, surgen entonces las premisas básicas de acción para crear el
“INSTITUTO DE FORMACIÓN DOCENTE WALDORF PERITO MORENO”: Concebir a la
institución educadora como “centro de acción cultural” en respuesta a los requerimientos
comunitarios de la sociedad a la que pertenece y a las leyes educacionales vigentes con la idea
de:

- Que la sociedad, pensada como “organismo viviente” en desarrollo, en el cual los seres
humanos nos asumimos como órganos en mutua interrelación e interdependencia,
impulsa la necesaria evolución interna de sus miembros así como depende de los
desarrollos de sus individuos para su progreso espiritual.

- Afirmar la consolidación del “sentimiento social”, a través de un proceso de educación
y formación integrada de las diferentes áreas, intelectiva, afectiva y volitiva, operando
en cada uno de nosotros como respuesta a sentimientos de pertenencia.

Calidad de las relaciones institucionales:

En cuanto a la calidad de este punto se nos presenta como necesario contemplar las relaciones
desde el punto de vista de la trimembración social
2
en el sentido de Rudolf Steiner,
considerando su denominada “Ley social fundamental”, a saber,


2 Steiner distingue tres ámbitos de la sociedad: la economía; política, el derecho y los derechos
humanos; instituciones culturales: la ciencia, la educación, las artes, la religión y los medios de
comunicación.Sugirió que los tres sólo se convertiría mutuamente correctivo y funcionar juntos
de manera saludable cuando se concedieron cada una independencia suficiente. Esto se ha
hecho conocido como "enfoque social tripartito"

“La salud de un conjunto de personas que trabajan juntas es tanto más grande cuanto
menos cada una demanda para sí misma lo producido por su esfuerzo, y cuanto más sus
propias Necesidades fueran satisfechas, no de su propio esfuerzo, sino del esfuerzo de
los demás.”

Esta ley habla de la acción social considerando los siguientes puntos de vista:

♦ En el plano económico: interesarse por la necesidad económica de los otros y ver de qué
forma proveer o generar flexibilidad frente a la economía del otro, realizando el ideal de la
fraternidad.

♦ En el plano jurídico: plantear entre adultos la igualdad de derechos y obligaciones.

♦ En el plano cultural: tener respeto por el espacio de libertad en el que se pueden desplegar las
aptitudes y expresar la propia identidad.

Concepción de hombre y sociedad

“La naturaleza hace del hombre un mero ser natural. La sociedad lo transforma en un ser
que obra de acuerdo a las leyes. Solo él puede hacer de sí mismo un ser libre”.
Rudolf Steiner

A) Sobre las premisas de salud grupal

La vida económica, del derecho y la vida espiritual se basan en un “sentimiento” o “actitud”
que, despojado de egoísmo, busca un bienestar comunitario.

Cuando nos referimos a la necesidad de encarar el desarrollo del “sentimiento social como
proceso de educación”, nos referimos al trabajo de observar la necesidad del otro y objetivarla,
sin olvidar la propia, es decir: detectarla, albergarla en la interioridad y dar la posibilidad de que
prospere hacia su cauce en la acción común.

A nuestro entender, el docente que es formado socialmente contribuye a la construcción de los
aspectos socializadores de la educación.


B) Calidad del vínculo como condición propiciatoria del aprendizaje

Así como la música necesita el silencio para vivir y expresarse en tanto espacio existente entre
sonido y sonido, y tal espacio es tan importante como la elección misma del sonido, del mismo
modo, el espacio que se otorgan los individuos entre sí tiene el mismo valor, ya que determina
el carácter de la interrelación entre las personas. Allí se juega, según sean los aspectos
actitudinales de las mismas, la futura calidad de la relación.

Dado que desde la actitud del hombre nace la posibilidad de encuentro o no, para que nazca un
encuentro se necesita un “espacio uterino” que lo contenga, con las cualidades propias del
nacer: afecto y calor. Dos principios diferentes y un espacio capaz de reunirlos y contenerlos.
Desde allí quiere nacer algo y empieza a latir para luego, lentamente, pasar a tener sus formas
propias.

C) Propiciación del aprendizaje

Al preguntamos sobre qué aspectos intervienen en torno a este eje, podemos tener en cuenta los
siguientes: la capacidad para experimentar los contenidos del aprendizaje, el pensar la
experiencia del aprendizaje, la libre decisión de enriquecer lo aprendido.

La idea de pensamiento vivo, que se relaciona a un pensar internamente vivo, más que apuntar
al análisis de abstracciones procede tendiendo a generar imágenes provenientes de la realidad,
generando un aprendizaje con sentido o significativo.


D) Perfil del futuro docente

En síntesis, pensamos una institución social cultural básica, orientada a ser social y
culturalmente heterogénea, formando al educador como agente capaz de colaborar en la
construcción del aprendizaje y como actor fundamental para la evolución social.

Un “educador-mediador” que, reconociendo a la familia un papel esencial, oriente a la misma
buscando la integración, participación y apoyo a la gestión educativa en plena aceptación de
cada identidad, respetando las diferencias y el uso de la libertad e incorporando el conocimiento
vigente.


A partir de lo expresado, se vislumbra el perfil del docente que pretendemos formar: un docente
con capacidad para llevar adelante un proceso educativo que nutra al niño en sus esferas
intelectiva, afectiva y volitiva para lograr su despliegue armónico y haga posible su sociabilidad
como expresión de su libertad y que en función de esa tarea, se comprometa activamente con los
vínculos sociales y con la evolución histórica, en tanto condicionantes y destinatarios
inescindibles de dicho proceso educativo.

La pedagogía como expresión (científica y artística) surge a partir de determinada concepción
del mundo y del hombre que prima en el imaginario social de la época. La sociedad tiene un
perfil de ser humano que necesita forjar para mantener algunos aspectos de la cultura y
evolucionar en otros. Por ello se puede decir que cada época tiene su propio ideal pedagógico.
Dentro de ese contexto formulamos el nuestro y contribuimos a concretarlo.

Las distintas esferas de acción se rigen por los grandes valores de Belleza, Verdad y Bondad,
que guían complementariamente todo el esfuerzo a emprender para el progreso sensible,
científico y ético-político de la humanidad. Aspiramos a convertir esos valores, aparentemente
distantes y separados, en principios de acción, posibilitadores que permitan construir
internamente valores éticos socializando el alto grado de conocimientos científicos que
caracterizan nuestra época. A través de la formación de docentes que puedan acompañar el
desarrollo de un ser humano integrado, con las capacidades necesarias para “co-responder” con
el pensamiento de Albert Schweitzer:
“Mayores que las circunstancias deberán ser nuestras fuerzas, para ser hombres que en estas
circunstancias sepan comprender los tiempos y afrontarlos.”

“Educación Generadora de Educación”

• Concebimos la formación de los futuros docentes como un proceso de preparación
fundamentada y ejecución de un trabajo de campo y acción concreta empeñado en la creación
de escuelas en contextos de necesidad.

• Un proceso preparado colectivamente por los alumnos bajo la coordinación colegiada de los
docentes del Profesorado con el propósito de ser ejecutado en conjunto autogestándose como
espacio de formación en el proceso de la autogestación y autogestión de nuevos espacios
educativos en el seno de la comunidad.

• El Proyecto debe extenderse a lo largo de todos los años de duración de la carrera, atravesando
entero el curriculum de materias.

• El Aula del Profesorado se concibe como el espacio de formación de un equipo de trabajo, una
sede de reunión del equipo para planificar la acción coordinada y un ámbito para la reflexión y
evaluación sosegada de los logros y las dificultades de la práctica, la cual tiene lugar en la
comunidad misma, atendiendo a sus necesidades reales.

Propuesta de articulación e integración de Espacios Curriculares según la
Pedagogía Waldorf.

Articulación estructural: la enseñanza por Épocas:

Las “épocas”, recomendadas por Rudolf Steiner, se desarrollan a lo largo de cuatro o cinco
semanas, diariamente, en lapsos largos (dos horas), desde la hora de entrada hasta un intervalo
de media hora, y luego hasta la conclusión del día lectivo. Esta forma de trabajo intensivo y
marcadamente rítmico favorece la concentración progresiva a lo largo de los días y la
profundización conceptual, afectiva y volitiva en la materia de estudio. El interés tiene en ese
espacio sostenido un ambiente propicio para surgir, crecer, desarrollarse, llegar a sus últimas
consecuencias, respetando los tiempos individuales de los alumnos y permitiendo al docente
encontrar también los suyos propios y los cauces más aptos para su motivación y la del curso.

La búsqueda de un arraigo profundo de los saberes que, recibidos en una forma viva, quedan
enlazados de manera constitutiva en los estudiantes, creciendo y transformándose en adelante
con ellos, supone el trabajo en un nivel de memoria cuyo asentamiento requiere el período de
descanso de los temas que media entre una época y otra, entre las que la atención se dirige
plenamente y con igual intensidad hacia otras áreas.

Esta forma de trabajo que se implementa con muy buen resultado en la escuela primaria, resulta
muy adecuada también para el nivel secundario y adquiere relevancia adicional ya que permite
una estructuración curricular similar a un plan de estudios universitario pues, si los cursos se
dividen en meses, se hace posible la concurrencia de varios profesores de un departamento en
un mismo curso, o la eventual conformación de grupos por nivel cuando se admita el recursado
o la alteración del plan anual standard en función de un esquema de correlatividades.

Articulación estructural: la unidad del Proyecto de Investigación-Acción Comunitaria.

En la definición de objetivos, en el estudio, en la puesta en práctica y en la evaluación del
Proyecto, se alcanza un alto grado de integración de contenidos que atraviesa todos los años de
formación y residencia y hace converger todos los espacios que componen el diseño de cada
uno de los años.

La concreción de tan intensa articulación requiere de un trabajo social en el colegio de
Profesores no menos intenso que la formación docente ofrecida. Lo que se comunique hacia
fuera y lo que se haga hacia adentro pasan a ser aspectos de un mismo fenómeno y este trabajo
de la ejemplaridad autorreflexiva es el que se espera que los docentes egresados incorporen
habitualizado a sus prácticas futuras. El diseño del proyecto ha de ser un trabajo del colectivo de
profesores, que, con dedicación extraclase deberán elaborar planificaciones que, tomando los
contenidos curriculares del Diseño de la Jurisdicción, se pongan en función del aporte
significativo a la meta común. Y durante el curso, deberán compartir sus visiones del proceso de
los alumnos y estar al tanto del desarrollo de los contenidos de las demás materias para evaluar
los logros formativos de conjunto.

Sólo en la medida en que los docentes forman un verdadero equipo puede el alumno permanecer
como unidad en el proceso de enseñanza y aprendizaje. El equipo cruza las miradas que a partir
de cada relación de los alumnos con sus profesores y con los distintos contenidos van surgiendo
a lo largo de los años; dicho cruce va construyendo una biografía de cada estudiante y de cada
grupo, cuyo conocimiento en cuanto a historia, presente y necesidades para la proyección
circula en el cuerpo docente como guía medular para la adaptación e implementación curricular
específica.

Articulación estructural: la organización diaria

Así como en la enseñanza por épocas se promueve la coordinación entre espacios curriculares
en una sucesión temporal evolutiva, donde cada eslabón está trabado con el anterior y el
posterior, facilitando el proceso de enriquecimiento en espiral de los conceptos y el seguimiento
del proceso individual de aprendizaje y transformación personal de cada alumno; así como el
trabajo en función de principios organizadores va generando una síntesis de los aprendizajes
parciales; así también cada día de cursada, dividido en dos materias, deberá estar articulado
como una unidad rítmica, permitiendo la respiración alternada de momentos que contemplen el
hacer, el sentir y el pensar, el movimiento, el arte y la reflexión, la instancia individual y la
instancia de socialización, para lo cual los profesores a cargo habrán de acordar la estrategia de
división de la unidad de tiempo acorde a cualidades de cada momento. Esta forma, vivenciada a
lo largo de todos los días de cursado en las aulas del profesorado, está destinada a influir
decididamente en las prácticas futuras de nuestros egresados, actuando en un plano más
profundo que el de los conocimientos explícitos.




Articulación Conceptual: necesaria unidad del conocimiento para un pensamiento vivo.

El eje antropológico, en concordancia con los supuestos pedagógicos operantes en la escuela
desde el jardín maternal, intentará guiar el progreso en la especificidad de los saberes hacia una
profundización en la que se reencuentren en una totalidad armónica con la dimensión ética y
social del hombre.

Nuestra decisión de hacer un Profesorado nuevo es también la de continuar una escuela distinta.
No un afán de originalidad sino una coherencia con una línea pedagógica humanista ya viviente
en los tres niveles a cargo de la Asociación Civil y que toma posición propia en el margen de
libertad que el sistema educativo en cada tiempo histórico permite; sin hacer una crítica crispada
de lo establecido en materia de educación pero mostrando firmemente y en la acción los valores
de una construcción alternativa.

La elección de nuestra orientación nos permite seguir integrando, poniendo en el centro a la
condición humana como sitio de convergencia de toda la empresa científica y la transferencia
educativa. Y esto, claro está, no significa, a compás del desarrollo intelectual, dejar de
especificar para profundizar; significa no abandonar nunca el plano del pensamiento que pueda
otorgar sentido, en un mundo complejo y global, a la dedicación a especialidades cada vez más
estrechas.

Dice el sociólogo Edgar Morin: “... a pesar de la ausencia de una ciencia del hombre que
coordine y una las ciencias del hombre (o, más bien, a pesar de la ignorancia de los trabajos
realizados en este sentido, la enseñanza puede intentar eficazmente hacer que converjan las
ciencias naturales, las ciencias humanas, la cultura de las humanidades y la filosofía en el
estudio de la condición humana.”

De modo que la fragmentación en materias con pequeñas dosis semanales en un mosaico a
cargo de profesores distintos que no hacen dialogar a sus disciplinas nos resulta una propuesta,
además de ajena a nuestra tradición escolar, inviable según las pruebas ostensibles de un sistema
educativo en crisis, y, sobre todo, inadecuada pedagógicamente y epistemológicamente
anacrónica, que debe ser reformulada por nuestro proyecto, creando grupos temáticos
composibles que nos permitan apuntar al desarrollo de la aptitud para contextualizar y totalizar
los saberes, imperativo de la educación actual y condición para la consolidación del juicio en la
etapa vital del adulto joven.

Nuestra intención será, como en los demás niveles de enseñanza, mantener la conexión que da
vida a los conceptos, habitar la paradoja de Pascal según la cual sin conocer el todo no es
posible conocer las partes mientras que sin conocer las partes no es posible conocer el todo. Y
esa conexión, claro está, no es la mera transversalidad entre disciplinas, sino que ella no es
posible (y tampoco una verdadera transversalidad) cuando no se unen los conceptos con la vida,
es decir, con el sentimiento y las acciones cotidianas.






DI MENSI ÓN COMUNI TARI A

A continuación desarrollaremos nuestra concepción sobre la estructura social en la cual se
conforma una institución autogestante socio-comunitaria


A - Concepción del Hombre como Ser Social

El ser humano, inserto en el tejido social-natural es un ser en devenir, en unidad dialéctica con
la naturaleza y con la sociedad también en devenir. La clave es descubrir el movimiento, las
“leyes del movimiento” y aprehender ese devenir. Pero cada experiencia social-cultural en sí
misma es siempre “nueva”, por lo que se necesitan nuevas formas sociales para enfrentarlas; se
requiere de las ciencias sociales, mas no como una sistematización de ideas puras, nacidas y
desarrolladas en el entendimiento humano, sino como respuestas que se van dando a las
problemáticas reales en la conjunción de fuerzas de demanda social y mecanismos de
integración institucional y jurídica.

El pasaje del esfuerzo individual hacia la acción en común, pasa por la libertad del sujeto a
través del reconocimiento mutuo de que en reunión con otros sujetos puede llevar a cabo ese
esfuerzo. Es posible llevar una acción mancomunada hacia adelante si cada uno reconoce en el
otro, como en sí mismo, una combinación de universalismo y particularismo y, si en ese cruce,
cada uno reencuentra su papel de creador, de productor, de instancia ineludible de la
configuración espiritual colectiva, base de toda organización social. La sociedad moderna plural
es expresión de los hombres y mujeres que en ella viven, de sus pensamientos, sus capacidades
y sus obras.

El desarrollo social depende del desarrollo individual de cada ser humano, del impulso de las
capacidades inherentes al individuo para asumir su autodeterminación y su responsabilidad
social, en los marcos jurídicos, económicos y culturales de la comunidad a la que pertenece y
que a su vez son el alimento para su desarrollo.


B – Concepción ternaria de la sociedad:

Desde el punto de vista de la Teoría Sistémica se concibe la sociedad como un sistema
compuesto por tres subsistemas básicos:

- Subsistema Cultural
- Subsistema Económico
- Subsistema Jurídico

Cada subsistema tiene un principio rector que lo determina y tiene autonomía propia; en la
interrelación de estos subsistemas, en la búsqueda del equilibrio, está la posibilidad de que una
sociedad sea más o menos sana.