LA INICIACIÓN CRISTIANA

Reflexiones y Orientaciones
27 de noviembre de 1998
SIGLAS
AG Conc. Ecum. Vat. II, Decreto sobre la acción misionera de la Iglesia Ad Gentes (7
Diciembre 1965).
CA Comisión Eiscoal de Ense!an"a # Cate$uesis, %rientaciones &astorales Catequesis
de Adultos (Diciembre 199').
CC Comisión Eiscoal de Ense!an"a # Cate$uesis, %rientaciones &astorales La
Catequesis de la Comunidad ((ebrero 19)*).
CCE Catecismo de la Iglesia Católica (11 %ctubre 19)+).
CD Conc. Ecum. Vat. II, Decreto sobre el o,icio astoral de los %bisos en la Iglesia
Christus Dominus (+) %ctubre 1965).
CCL Corpus Christianorum, -eries .atina (/urn0olti 195* ss.).
CIC Code1 Iuris Canonici (+5 Enero 19)*).
ChL 2uan &ablo II, E10ortación aostólica Christifideles Laici (*' Diciembre 19))).
CSEL Corus -critorum Ecclesiasticorum .atinorum (3n 1)66 ss.).
CT 2uan &ablo II, E10ortación aostólica Catechesi Tradendae (16 %ctubre 1979).
DD 2uan &ablo II, Carta aostólica Dies Domini (*1 4a#o 199)).
DGC Congregación ara el Clero, Directorio General para la Catequesis (15 5gosto 1997).
DV Conc. Ecum. Vat. II, Constitución dogm6tica sobre la di7ina re7elación Dei Verbum (1)
8o7iembre 1965).
EC Congregación ara la Educación Católica, La Escuela Católica (19 4ar"o 1977).
EN &ablo VI, E10ortación aostólica Evangelii untiandi () Diciembre 1975).
FC 2uan &ablo II, E10ortación aostólica !amiliaris Consortio (++ 8o7iembre 19)1).
LG Conc. Ecum. Vat. II, Constitución dogm6tica sobre la Iglesia Lumen Gentium (+1
8o7iembre 1969).
PO Conc. Ecum. Vat. II, Decreto sobre el ministerio # la 7ida de los resb:teros
"resb#terorum $rdinis (7 Diciembre 1965).
RICA %itual de la Iniciación Cristiana de Adultos (6 Enero 197+).
SC Conc. Ecum. Vat. II, Constitución sobre la -agrada .iturgia &acrosanctum Concilium (9
Diciembre 196*).
TA 2uan &ablo II, Carta aostólica Tertio 'illennio Adveniente (1' 8o7iembre 1999).
!R Conc. Ecum. Vat. II, Derec0o sobre el Ecumenismo (nitatis %edintegratio (+1
8o7iembre 1969).
VhL Con,erencia Eiscoal Esa!ola, Instrucción astoral La verdad os har) libres (+'
8o7iembre 199').

INDICE
INTROD!CCI"N
El mandato del &e*or
La Iniciación cristiana+ respuesta al mandato misionero
La preocupación de los obispos espa*oles
$b,etivos # destinatarios de estas refle-iones
PRIERA PARTE#
NAT!RALE$A DE LA INICIACI"N CRISTIANA
1% LA INICIACI"N CRISTIANA EN C!ANTO O&RA DE DIOS
Don de Dios # respuesta del hombre
Dinamismo trinitario de la Iniciación cristiana
2% LA EDIACI"N ATERNAL DE LA IGLESIA
La misión de la Iglesia
La Iglesia particular+ su,eto de la Iniciación cristiana
%esponsabilidad de la Iglesia particular # del $bispo
'% LA INICIACI"N CRISTIANA EN C!ANTO EDIACI"N DE LA IGLESIA
&entido amplio de la palabra Iniciación
Concepto espec.fico de la Iniciación cristiana
El itinerario catequ/tico de la Iniciación cristiana
Dos formas de Iniciación cristiana
(% EL ITINERARIO T)PICO DE LA INICIACI"N CRISTIANA# EL *RIT!AL DE LA INICIACI"N
CRISTIANA DE AD!LTOS*%
El anuncio misionero
La entrada en el catecumenado
El tiempo del catecumenado
El tiempo de la purificación # de la iluminación
Celebración de los sacramentos de la Iniciación cristiana
El tiempo de la mistagog.a
&.ntesis
SEG!NDA PARTE#
LA INICIACI"N CRISTIANA EN LA IGLESIA
1% *L!GARES* ECLESIALES EN LA INICIACI"N CRISTIANA
La parroquia
La familia
La Acción Católica # las asociaciones # movimientos laicales
La escuela católica
La ense*an0a religiosa escolar
2% F!NCIONES ECLESIALES EN LA INICIACI"N CRISTIANA
A% L+ ,+-e./e0i0 en 1+ Ini,i+,i2n ,ri0-i+n+
Caracter.sticas # tareas de la catequesis de Iniciación cristiana
Algunos criterios pedagógicos
Los catequistas en la catequesis de Iniciación cristiana
&% L+ 1i-/r3i+ en 1+ Ini,i+,i2n ,ri0-i+n+
La unidad de los sacramentos de la Iniciación
Catequesis presacramental # mistagógica
El a*o lit1rgico+ marco ideal de la Iniciación cristiana
El domingo+ "ascua semanal # d.a de la Iniciación cristiana
Los sacramentos de la Iniciación
1. El ;autismo
+. .a Con,irmación
*. .a Eucarist:a
El sacramento de la "enitencia
TERCERA PARTE#
LA RENOVACI"N DE LA PASTORAL DE LA INICIACI"N CRISTIANA
Re41e5i2n 6re1imin+r
1% ESPERAN$AS 7 RETOS EN LA 8ORA PRESENTE
$b,etivos de la Conferencia Episcopal Espa*ola para la nueva evangeli0ación
Dificultades en una sociedad seculari0ada
(na realidad esperan0adora
Tarea de toda la Iglesia
Anuncio misionero # catequesis de iniciación+ elementos de un pro#ecto unitario de
evangeli0ación
2% INICIACI"N CRISTIANA DE NI9OS: ADOLESCENTES 7 ;"VENES
A% E1 &+/-i0mo de 1o0 6<rv/1o0
!undamento de todo el itinerario de la iniciación
&ituación de la pastoral del bautismo
ecesidad de ma#or atención a los fundamentos doctrinales
La preparación de padres # padrinos
Atención a situaciones especiales
La celebración del 2autismo
&% E1 S+,r+men-o de 1+ Con4irm+,i2n
Valoración de la pastoral de la Confirmación
'otivos de refle-ión
Aspectos doctrinales de la catequesis de la Confirmación
La Confirmación en la adolescencia # ,uventud
Algunas advertencias
La Confirmación antes de la "rimera Eucarist.a
La celebración de la Confirmación
C% E1 S+,r+men-o de 1+ E/,+ri0-=+
La preparación para la primera comunión
(n deber importante
La celebración de la "rimera Eucarist.a
!uente # cima de la Iniciación
D% E1 0+,r+men-o de 1+ Peni-en,i+
La celebración de la "enitencia
'% INICIACI"N CRISTIANA DE AD!LTOS
A% L+ Ini,i+,i2n ,ri0-i+n+ de +d/1-o0 no b+/-i>+do0
Adaptación del %ICA a nuestra peculiares circunstancias
34 Itinerario seg1n la forma simplificada en tres etapas
54 Itinerario por etapas # grados
El anuncio misionero # el precatecumenado
El catecumenado
El tiempo de la purificación # de la iluminación
La celebración de los sacramentos # la mistagog.a
&% L+ Ini,i+,i2n ,ri0-i+n+ de +d/1-o0 ?+ b+/-i>+do0
Iniciativas eclesiales e-istentes
uevas e-igencias pastorales
Catequesis para adultos bauti0ados no catequi0ados
Anuncio misionero # nueva evangeli0ación
La catequesis
Celebración de los sacramentos # mistagogia
(% INICIACI"N CRISTIANA DE NI9OS 7 ADOLESCENTES NO &A!TI$ADOS
El %itual de la iniciación cristiana de ni*os en edad catequ/tica
%epercusiones en la pastoral del bautismo
CONCL!SI"N

INTROD!CCI"N
El mandato del Señor
1 <Id, ues, # 0aced disc:ulos a todas las gentes, bauti"6ndolas en el nombre del &adre # del
=i>o # del Es:ritu -anto, # ense!6ndoles a guardar todo lo $ue os 0e mandado. ? 0e a$u: $ue
#o esto# con 7osotros todos los d:as 0asta el ,in del mundo< (4t +), 19@+').
Desde la rimera roclamación del Aerigma aostólico, a la regunta $ue les dirigen a$uellos a
$uienes Dios 0a abierto el cora"ón
1
@<=ermanos, B$uC tenemos $ue 0acerD< (=c0 +,*7)@ los
5óstoles # sus sucesores no tienen otra resuesta $ue el mandato $ue el -e!or 2esEs les dio
antes de subir al cieloF <Con7ert:os # $ue cada uno de 7osotros se 0aga bauti"ar en en nombre
de 2esucristo, ara remisión de 7uestros ecadosG # recibirCis el don del Es:ritu -antoG ues la
romesa es ara 7osotros # ara 7uestros 0i>os # ara todos los $ue est6 le>os, ara cuantos
llame el -e!or Dios nuestro< (=c0 +, *7@*9).
La Iniciación cristiana, respuesta al mandato misionero
2 El mandato del -e!or encierra una misión $ue e1resa el sentido, aternal # maternal a la
7e", del ministerio aostólico
2
. Esta misión se reali"a # se one de mani,iesto ba>o estas
dimensiones en el anuncio uni7ersal del E7angelio # en la celebración de los -acramentos
'
,
articularmente en la Iniciación cristiana. 8adie est6 desamarado del rega"o de la Iglesia. <.a
Iglesia, dice san 5gust:n, es la Enica madre 7erdadera de todas las gentes, $ue o,rece su
rega"o a los no regenerados # amamanta a los regenerados<
(
. El amor de Cristo sigue
aremiando 0o# a la Iglesia ara desarrollar la Iniciación cristiana de sus 0i>osG <con su amor,
oración, e>emlo # obras de enitencia, la comunidad eclesial e>erce una autCntica maternidad
resecto a las almas ara lle7arlas a Cristo<.
@
La preocupación de los obispos españoles
' <.a Iglesia, $ue 0a considerado siemre la ,ormación de los ,ieles como una de las tareas
m6s esenciales de su $ue0acer, es tambiCn consciente de su imortancia decisi7a en unos
momentos en $ue las circunstancias cambian con 7ertiginosa raide", oniendo cada d:a
nue7os interrogantes con los cuales 0a de con,rontarse la ,e de los cre#entes. ... HIna minor:a
de edad cristiana # eclesial no uede soortar las embestidas de una sociedad crecientemente
seculari"adaH<.
A
Estas alabras del &aa a un gruo de obisos esa!oles encuentran en nosotros una er,ecta
sinton:a. En e,ecto, tambiCn los obisos de las Iglesias de Esa!a estamos reocuados or
este ambiente $ue di,iculta grandemente la acción e7angeli"adora de la Iglesia # $ue incide, de
manera articular, en la tarea de 0acer nue7os cristianos 0o#. &or este moti7o nos
consideramos obligados a imulsar # consolidar la reno7ación de la astoral de la Iniciación
cristiana en todos sus asectos. Este interCs est6 re,le>ado en los lanes de la Con,erencia
Eiscoal # en di,erentes documentos de la misma en los Eltimos a!os. Dic0os te1tos muestran
el ambiente # la ersecti7a con $ue se trata la iniciación cristiana en el resente documento.
7

&or otra arte 0an sido muc0as las diócesis $ue 0an celebrado -:nodos, # aun Concilios
ro7inciales, en los Eltimos a!os # 0an tomado iniciati7as ara oner en marc0a ro#ectos de
e7angeli"ación # de Iniciación cristiana.
( .a reno7ación de la Iniciación cristiana es un eme!o $ue comartimos, en unidad de
misión, con todos los resb:teros # los di6conos. .a colaboración de los cate$uistas # dem6s
ersonas dedicadas a esta astoral es reciosa # necesaria. 8unca, como en estos tiemos, se
0an dedicado tantas ersonas, es,uer"os # recursos a la cate$uesis # a la ense!an"a de la
religión en las escuelasG a la romoción de mo7imientos in,antiles # >u7enilesG al cuidado de la
articiación en la liturgia dominical # a la rearación de los sacramentos. -in embargo, la
ignoracia religiosa de la doctrina de la ,e de un buen nEmero de nuestros ,ieles, la descone1ión
entre la r6ctica religiosa # la conducta moral, la debilidad de la resencia de los católicos en la
sociedad # la escase" de 7ocaciones a la 7ida consagrada a Dios, onen de mani,iesto las
di,icultades de nuestra acción e7angeli"adora.
@ 8o obstante estas constataciones, $ue consideramos realistas, no erdemos la e06er+n>+,
$ue nos in7ita a con,iar en el -e!or # a actuar con libertad # decisión (arres:a) ao#ados en la
,uer"a del Es:ritu -anto. Como 0ombres de ,e reconocemos go"osamente # con admiración
religiosa $ue el mundo de 0o# se abre tambiCn al Jeino de Dios, mediante el anuncio insistente
del E7angelio # la e,icacia redentora del sacri,icio de Cristo, ba>o el imulso reno7ador del
Es:ritu -anto.
&or esto deseamos 0acer una nue7a invi-+,i2n en ,a7or de una astoral e7angeli"adora m6s
acuciante, $ue asuma entre sus rioridades la Iniciación cristiana. 8uestras Iglesias est6n
llamadas 0o# a <deslegar una acción astoral de e7angeli"ación ,rente al ,enómeno
generali"ado del debilitamiento de la ,e # la di,usión de la increencia entre nosotros<
8
. .as
di,icultades ara 0acer cristianos 0o# en Esa!a, # las de,iciencias $ue e1isten en la astoral
de la iniciación en nuestras diócesis, le>os de desanimarnos, nos estimulan.
Objetivos y destinatarios de estas reflexiones
A 5un siendo siemre las mismas <la ,e $ue se transmitió a los santos una 7e" ara siemre<
(2udas, *), # la resuesta de la Iglesia católica, son di,erentes las generaciones $ue se
suceden, di7ersas las culturas, las situaciones # los lugares en los $ue es anunciada la ,e # se
reali"a la Iniciación cristiana. De a$u: $ue constitu#a un deber astoral el resonder
adecuadamente a las ersonas concretas $ue se 0an de iniciar cristianamente en nuestras
Iglesias locales. En el "lan de acción pastoral para el Cuatrienio 366785999: ;"roclamar el a*o
de gracia del &e*or<, aarece dentro del %b>eti7o I, <elaborar # ublicar unas %rientaciones
astorales sobre la Iniciación cristiana<.
9
&or ello, el 6ro620i-o ./e no0 m/eve a los obisos de la Con,erencia Eiscoal Esa!ola es
o,recer re,le1iones # orientaciones sobre todo astorales, como un ser7icio de a#uda # de
orientación + 1+0 I31e0i+0 6+r-i,/1+re0 en 0/ ,ome-ido 6ro6io de e0-+b1e,er /n 6ro?e,-o de
Ini,i+,i2n ,ri0-i+n+ b+Bo 1+ +/-orid+d de1 Obi06o, maestro de la ,e # rincial disensador de
los misterios de Dios, resonsable de la 7ida litErgica de la Iglesia $ue le 0a sido
encomendada.
1C
.os untos de re,erencia b6sicos de estas re,le1iones, as: como los del
ro#ecto e7angeli"ador, misionero # catecumenal unitario $ue ide el Directorio General para la
Catequesis, a cada diócesis,
11
son los libros litErgicos, esecialmente los Jituales de los
sacramentos de la iniciación cristiana, >untamente con el Catecismo de la Iglesia Católica # el
mismo Directorio General para la Catequesis<
7 8os in7ita tambiCn a ello 1+ 6re6+r+,i2n de1 Gr+n ;/bi1eo de1 +Do 2CCC, segEn las
sugerencias de la Carta 5ostólica Tertio 'illennio Adveniente, del 1' de 8o7iembre de 1999,
cuando se re,iere a la dimensión sacramental de la sal7ación, # en articular a los sacramentos
del ;autismo, la Con,irmación, la &enitencia # la Eucarist:a.
12
Ino de los ,rutos $ue eseramos de estas re,le1iones # orientaciones es roiciar $ue las
di7ersas instancias o <lugares< donde se traba>a or la iniciación cristiana, # las acciones
@cate$uCticas # litErgicas@ $ue la integran, no se organicen or searado, como si ,ueran
comartimentos estancos e incomunicados, sino $ue resondan a un ro#ecto unitario # global
de cada Iglesia articular.
1'
De esta unidad la rimera bene,iciaria ser6 la roia comunidad
diocesana.
1(
8 .as re,le1iones # los criterios $ue resentamos $uieren, or tantoF
a) Clari,icar la identidad misma de la Iniciación cristiana como obra a la 7e" di7ina # 0umana,
directamente relacionada con la misión de la Iglesia (Primer+ 6+r-e).
b) -e!alar la ,orma # los lugares en los $ue se lle7a a cabo la mediación de la Iglesia articular
en la Iniciación cristiana de ni!os, adolescentes # >ó7enes, # aun de adultos (Se3/nd+ 6+r-e).
c) %,recer unas sugerencias de reno7ación de la astoral de la Iniciación cristiana, teniendo en
cuenta la r6ctica actual e iluminando algunos roblemas $ue se lantean 0o# en nuestras
diócesis, ara imulsar la acción cate$uCtica # litErgica # discernir el modo m6s oortuno de
introducir a los destinatarios de la Iniciación en la con7ersión # en la ,e ersonal en Cristo, # en
la comunión con Kl, en el Es:ritu (Ter,er+ 6+r-e).

PRIERA PARTE
NAT!RALE$A DE LA
INICIACI"N CRISTIANA
1% LA INICIACI"N CRISTIANA EN C!ANTO O&RA DE DIOS
Don de Dios y respuesta del hombre
La Iniciación cristiana es un don de Dios que recibe la persona humana por la mediación de
la 'adre Iglesia<
!"
&ólo Dios puede hacer que el hombre rena0ca en Cristo por el agua # el
Esp.ritu= sólo >l puede comunicar la vida eterna e in,ertar al hombre como un sarmiento+ a la
Vid verdadera+ para que el hombre+ unido a >l+ realice su vocación de hi,o de Dios en el ?i,o
@esucristo+ en medio del mundo+ como miembro vivo # activo de la Iglesia<
!#
La originalidad esencial de la Iniciación cristiana consiste en que Dios tiene la iniciativa # la
primac.a en la transformación interior de la persona # en su integración en la Iglesia+
haci/ndole part.cipe de la muerte # resurrección de Cristo< Algunos antiguos catecismos
hab.an sinteti0ado esta realidad de fe en una breve # e-acta respuesta: ;&.+ so# cristiano+ por la
gracia de DiosA;< Con estas palabras se e-presa el go0o del hombre que ha tomado conciencia
de que es lo que es por la gracia de Dios= # que la gracia de Dios no ha sido est/ril en /l
!$
+ #
as. se lan0a a lo que est) por delante+ corriendo hacia la meta<
!%
!& La realidad misteriosa de la Iniciación cristiana+ en la que el hombre+ au-iliado por la gracia
divina+ responde libre # generosamente al don de Dios+ recorriendo un camino de liberación del
pecado # de crecimiento en la fe hasta sentarse a la mesa eucar.stica+ se encuentra refle,ada
en la manifestación de @esucristo %esucitado a los disc.pulos de Ema1s
!
< Las ;palabras # los
gestos; del &e*or conducen a aquellos disc.pulos del desencanto a la confian0a+ de la
confian0a a la fe en las Escrituras+ de la fe en las Escrituras al reconocimiento del %esucitado
en la !racción del "an+ # del reconocimiento a la misión<
Dinamismo trinitario de la Iniciación cristiana
11 Esta iniciati7a gratuita # antecedente del &adre se 7eri,ica en <las alabras # las acciones<
$ue 2esucristo resucitado reali"a en la Iglesia, Esosa su#a # 4adre nuestraG
2C
# en la acción
del Es:ritu -anto $ue insira, ilumina, gu:a # conduce al $ue es llamado a entrar en la
comunión de la 7ida di7ina trinitaria. <Luiso Dios, con su bondad # sabidur:a, re7elarse a -:
mismo # mani,estar el misterio de su 7oluntadF or Cristo, la &alabra 0ec0a carne # con el
Es:ritu santo, ueden los 0ombres llegar 0asta el &adre # art:ciar de la naturale"a di7ina<.
21
Desde este unto de 7ista la Iniciación cristiana constitu#e el cumlimiento de las romesas
0ec0as or Dios a nuestros adres en el 5ntiguo /estamento, esecialmente a 5bra06n,
llamado a ser adre de una descendencia innumerable no sólo segEn la carne sino <segEn la
romesa<
22
unida a la ,e.
2'
.a Iniciación cristiana, or tanto, 0a de entenderse en rimer tCrmino como obra de la
-ant:sima /rinidad en la Iglesia. Del &adre $ue <nos 0a elegido en Cristo antes de la ,undación
del mundo, ara ser santos e inmaculados en su resencia, en el amorG eligiCndonos de
antemano ara ser sus 0i>os adoti7os< (E, 1,9@5)G del =i>o 2esucristo $ue, <sentado a la
derec0a del &adre<, se 0ace resente a su Iglesia ara insertar a los 0ombres en su misterio
ascualG # del Es:ritu -anto, el <edagogo de la ,e< # art:,ice de las <obras maestras de Dios<
$ue son los sacramentos de la 8ue7a 5lian"a.
2(
.a Iglesia es la mediación $uerida or Dios
ara actuar en el tiemo esta obra de la redención 0umana # de la articiación de los 0ombres
en la naturale"a di7ina.
12 Esta articiación <tiene cierta analog:a con el origen, el crecimiento # el sustento de la 7ida
natural. En e,ecto, los ,ieles renacidos en el ;autismo se ,ortalecen en el sacramento de la
Con,irmación #, ,inalmente, son alimentados en la Eucarist:a con el man>ar de la 7ida eterna, #
as:, or medio de estos sacramentos de la Iniciación cristiana, reciben, cada 7e" con m6s
abundancia, los tesoros de la 7ida di7ina # a7an"an 0acia la er,ección de la caridad<.
2@
De a0: $ue la Iniciación cristiana se lle7e a cabo en 7erdad en el curso de un roceso
realmente di7ino # 0umano, trinitario # eclesial. .os $ue acogen el mensa>e di7ino de la
sal7ación, atendiendo a la in7itación de la Iglesia, son acoma!ados or ella desde el
nacimiento a la 7ida de los 0i>os de Dios 0asta la madure" cristiana b6sica.
2A
Este roceso est6
insinuado #a en la in7itación del 5óstol &edro a los $ue acogieron su alabra el d:a de
&entecostCsF <Con7ert:os # $ue cada uno de 7osotros se 0aga bauti"ar en el nombre de
2esucristo, ara remisión de 7uestros ecados, # recibirCis el don del Es:ritu -anto< (=c0
+,*)).
2% LA EDIACI"N ATERNAL DE LA IGLESIA
La misión de la I'lesia
1' DesuCs de su resurrección 2esEs, con,iando a los aóstoles la misión $ue 0ab:a recibido
del &adre, los en7ió a redicar el E7angelio a toda criatura
27
# a reali"ar, mediante los
sacramentos, la sal7ación $ue anunciaban. &ara esta misión les aseguró su resencia
ermanente 0asta el ,in de los siglos
28
# les in,undió el Es:ritu -anto
29
. El anuncio del
E7angelio # la acción litErgica resonden, en consecuencia, a la iniciati7a del &adre $ue 0a
$uerido asociar a la Iglesia a la obra sal7adora de su =i>o # -e!or nuestro 2esucristo, en el
Es:ritu -anto. &uede 0ablarse, or tanto, de una 7erdadera s#nerg.a o actuación comEn en la
obra de nuestra redención, entre Cristo # su esosa la Iglesia
'C
, entre el don del Es:ritu -anto
# la acción de la Iglesia.
'1
Desde entonces la Iglesia no 0a de>ado nunca de cumlir la misión $ue Cristo le 0a
encomendado, anunciando a los 0ombres la sal7ación, incoror6ndolos a la articiación de la
7ida trinitaria
'2
en la comunidad $ue nace de ella, # ense!6ndoles a 7i7ir segEn el E7angelio
''
.
En este sentido la Iniciación cristiana es la e1resión m6s signi,icati7a de la misión de la Iglesia
#, como se 0a indicado #a, constitu#e la reali"ación de su ,unción maternal, al engendrar a la
7ida a los 0i>os de Dios.
La I'lesia particular, sujeto de la Iniciación cristiana
1( 50ora bien, esta misión maternal de la Iglesia, aun$ue ertenece a todo el cuero eclesial,
se lle7a a cabo en las Iglesias articulares, en las $ue <est6 7erdaderamente resente # actEa
la Iglesia de Cristo una, santa, católica # aostólica<
'(
. En e,ecto, <la Iglesia uni7ersal se reali"a
de 0ec0o en todas # cada una de las Iglesias articulares $ue 7i7en en la comunión aostólica
# católica<.
'@
.a Iglesia articular, <arte del &ueblo de Dios con,iada a un obiso ara $ue la aaciente con
la colaboración de su resbiterio<
'A
es una comunidad de ,e, nacida de la roclamación de la
&alabra de Dios 0ec0a con autoridad aostólica, # reunida or la ,uer"a del Es:ritu # no or la
simle 7oluntad de los 0ombres. En ella se celebra la Eucarist:a de todo el ueblo de Dios,
como mani,estación rincial de la Iglesia # centro de toda su 7ida # misión. .a Iglesia
articular est6 residida or el %biso, $ue ro7ee los ministerios # modera todas las
,unciones.
(esponsabilidad de la I'lesia particular y del Obispo
1@ &or estar inmersa en una sociedad concreta, $ue 0abla una lengua determinada # tiene
una cultura, una 0istoria # una 7isión del mundo roias, la Iglesia articular 0a de <asimilar lo
esencial del mensa>e e7angClico, de tras7asarlo, sin la menor traición a su 7erdad esencial, al
lengua>e $ue esos 0ombres comrenden, #, desuCs, anunciarlo en ese mismo lengua>e<
'7
. &or
eso, en co0erencia con su misión # de acuerdo con las e1igencias del misterio de la
Encarnación, 0a de es,or"arse or conocer en ro,undidad la cultura de las ersonas # el grado
de enetración en su 7ida, con el ,in de $ue el E7angelio llegue a los ni7eles m6s ro,undos de
la e1istencia. 5l mismo tiemo 0a de rocurar mantener :ntegros los contenidos de la ,e de la
Iglesia, cuidando tambiCn $ue el lengua>e de la ,e sea atrimonio comEn de los ,ieles # ,actor
de comunión.
'8
1A .a Iglesia tiene el deber de anunciar el E7angelio a todos los 0ombres # la resonsabilidad
de educar en la ,e a a$uellos $ue 0an acetado a 2esucristo. &or eso necesita desarrollar todas
las ,unciones eclesiales, # o,recer, dentro de un "ro#ecto diocesano de Catequesis de car6cter
global, <un doble ser7icioF
a) In roceso de Iniciación cristiana, unitario # co0erente, ara niDo0: +do1e0,en-e0 ?
B2vene0, en :ntima cone1ión con los sacramentos de la Iniciación #a recibidos o or recibir # en
relación con la astoral educati7a.
b) In roceso de cate$uesis ara +d/1-o0, o,recido a a$uellos cristianos $ue necesiten
,undamentar su ,e, reali"ando o comletando la Iniciación cristiana inaugurada o a inaugurar
con el ;autismo<.
'9
5l mismo tiemo 0a de cuidar la dimensión sacramental de la Iniciación cristiana, cu#a
celebración est6 tambiCn :ntimamente 7inculada a la naturale"a de la Iglesia articular # es
moderada or el %biso. En e,ecto, el %biso <dirige la celebración del ;autismo, con el cual
se concede la articiación del sacerdocio real de CristoG es ministro ordinario de la
Con,irmación, # recetor de toda la Iniciación cristiana, la cual reali"a #a sea or s: mismo, #a
or sus resb:teros, di6conos # cate$uistas<.
(C
'% LA INICIACI"N CRISTIANA EN C!ANTO EDIACI"N DE LA IGLESIA
Sentido amplio de la palabra Iniciación
17 5l tCrmino <iniciación< se le suele asignar el signi,icado de roceso de arendi"a>e o
introducción rogresi7a en el conocimiento de una teor:a (doctrina) o de una r6ctica (o,icio,
discilina, ocuación o ro,esión)G # tambiCn el signi,icado de roceso de sociali"ación or el
cual una ersona asimila e1istencialmente las creencias, normas, 7alores, comortamientos,
actitudes # ritos de un determinado gruo social.
En las religiones rimiti7as suele alicarse el tCrmino <iniciación< al con>unto de ruebas, ritos #
ense!an"as $ue el ni!o 0a de suerar al llegar a la ubertad, ara ser introducido en la 7ida
adulta, logrando as: una nue7a identidad ersonal # el reconocimiento social. En las religiones
antiguas la iniciación lle7aba consigo la introducción en una e1eriencia religiosa, mediante el
conocimiento de cosas ocultas # la r6ctica de unos ritos ara trans,ormar a los iniciados. En
todos estos signi,icados de la iniciación se subra#a ante todo el car6cter religioso # socio@
cultural del roceso inici6tico.
)oncepto espec*fico de la Iniciación cristiana
18 .a Iniciación cristiana, aun$ue ueda aarecer con algunos untos de contacto con el
lengua>e # las ,ormas inici6ticas de las religiones, es, sin embargo, un 0ec0o de naturale"a
di,erente. .a e1ansión del E7angelio en el mundo de la antigMedad 0i"o $ue la Iglesia
admitiera algunas e1resiones rituales rocedentes de la gentilidad, como 0ab:a 0ec0o antes
resecto del mundo >ud:o. &ero al asumir estos elementos, reali"ó un adecuado discernimiento
ba>o la lu" del Es:ritu -anto, entre lo $ue era incomatible con el mensa>e cristiano # lo $ue
od:a ser armoni"ado con la tradición aostólica.
(1
Como se 0a e1licado m6s arriba, la Iniciación cristiana tiene su origen en la iniciati7a di7ina #
suone la decisión libre de la ersona $ue se con7ierte al Dios 7i7o # 7erdadero, or la gracia
del Es:ritu, # ide ser introducida en la Iglesia. &or otra arte, la Iniciación cristiana no se
uede reducir a un simle roceso de ense!an"a # de ,ormación doctrinal, sino $ue 0a de ser
considerada una realidad $ue imlica a toda la ersona, la cual 0a de asumir e1istencialmente
su condición de 0i>o de Dios en el =i>o 2esucristo, abandonando su anterior modo de 7i7ir,
mientras reali"a el arendi"a>e de la 7ida cristiana # entra go"osamente en la comunión de la
Iglesia, ara ser en ella adorador del &adre # testigo del Dios 7i7o.
19 .a Iniciación cristiana es la inserción de un candidato en el misterio de Cristo, muerto #
resucitado, # en la Iglesia or medio de la ,e # de los sacramentos. El Catecismo de la Iglesia
Católica, insir6ndose en las $bservaciones generales tanto del %itual del 2autismo de i*os
como del %itual de la Iniciación cristiana de Adultos, a,irmaF .a Iniciación cristiana, como
<articiación en la naturale"a di7ina<
(2
, <se reali"a mediante el con>unto de los tres
sacramentosF el ;autismo, $ue es el comien"o de la 7ida nue7aG la Con,irmación, $ue es su
a,ian"amientoG # la Eucarist:a, $ue alimenta al disc:ulo con el Cuero # la -angre de Cristo
ara ser trans,ormado en Cl<.
('
El itinerario cate+u,tico de la Iniciación cristiana
2C Esta inserción en el misterio de Cristo 7a unida a un itinerario cate$uCtico $ue a#uda a
crecer # a madurar la 7ida de ,e. En e,ecto, <la cate$uesis es elemento ,undamental de la
Iniciación cristiana # est6 estrec0amente 7inculada a los sacramentos de la iniciación<
((
. .a
cate$uesis como <educación en la ,e de los ni!os, de los >ó7enes # los adultos, $ue comrende
esecialmente una ense!an"a de la doctrina cristiana, dada generalmente de modo org6nico #
sistem6tico con miras a iniciarlos en la lenitud de la 7ida cristiana<
(@
. En estos momentos, all:
donde el catecumenado no 0a sido toda7:a restablecido
(A
, la cate$uesis 0a de asumir esta
misma ,unción, orientando a los #a bauti"ados a incororarse m6s lenamente en el misterio de
Cristo. 5dem6s, <la cate$uesis est6 intr:nsecamente unida a toda la acción litErgica #
sacramental, or$ue es en los sacramentos, # sobre todo en la Eucarist:a, donde 2esucristo
actEa en lenitud ara la trans,ormación de los 0ombres<.
(7
21 Comletada la Iniciación cristiana, es necesaria tambiCn la ed/,+,i2n 6erm+nen-e de 1+
4e en el seno de la comunidad eclesial
(8
. <.a educación ermanente de la ,e se dirige no sólo a
cada cristiano, ara acoma!arle en su camino 0acia la santidad, sino tambiCn a la comunidad
cristiana en cuanto tal, ara $ue 7a#a madurando tanto en su 7ida interna de amor a Dios # de
amor ,raterno, cuanto en su aertura al mundo como comunidad misionera<
(9
. Esta educación
ermanente, >unto con la cate$uesis de iniciación, 0a de ,ormar arte del ro#ecto cate$uCtico
global de la Iglesia articular.
@C
El camino ara llegar a ser cristiano consta de 7arias etaas. Este camino uede ser recorrido
r6ida o lentamente. Comrende siemre algunos elementos esencialesF el anuncio de la
&alabra, la acogida del E7angelio $ue lle7a a la con7ersión, la ro,esión de ,e, el ;autismo, la
e,usión del Es:ritu -anto, # el acceso a la comunión eucar:stica.
@1
Dos formas de Iniciación cristiana
22 .a Iniciación cristiana, manteniendo los elementos # los ,ines esenciales, 0a 7ariado muc0o
en sus ,ormas a lo largo de los siglos # segEn las circunstancias. En los rimeros siglos
comrend:a un tiemo de ,+-e,/men+do con los ritos $ue >alonaban litErgicamente el itinerario
# $ue desembocaban en la celebración de los sacramentos de la iniciación.
@2
Esta ,orma 0a
sido restaurada or el Concilio Vaticano II ara los a:ses de misión #, a discreción del %biso
roio, ara cual$uier diócesisG
@'
es la ,orma re7ista tambiCn ara los adultos no bauti"ados e
incluso ara los ni!os en edad escolar $ue iden este sacramento.
@(
Desde $ue la administración del bautismo a los ni!os 7ino a ser la ,orma 0abitual de receción
de este sacramento, la celebración se 0a con7ertido en un acto Enico $ue integra de manera
abre7iada las etaas re7ias a la Iniciación cristiana. &or su naturale"a misma, el ;autismo de
ni!os e1ige un ,+-e,/men+do 6o0-b+/-i0m+1. -e trata no sólo de la necesidad de una
instrucción osterior al bautismo, sino del desarrollo de la gracia bautismal en orden a la
con7ersión ersonal, en el crecimiento de la ersona. Es el momento roio de la ,+-e./e0i0
@@
<$ue nunca debe ,altar a los ni!os cristianos<
@A
. De este modo, la Iniciación cristiana $ueda
organi"ada en un itinerario cate$uCtico # sacramental, # se desarrolla rincialmente durante la
in,ancia # la adolescencia. .a meta es siemre la con,esión de ,e # la lena # consciente
integración del bauti"ado en la comunión # en la misión de la Iglesia.
2' =o#, ues, tenemos entre nosotros do0 4orm+0 de re,orrer e1 ,+mino de 1+ Ini,i+,i2n
,ri0-i+n+#
a) la $ue a,ecta a los 6r7ulos $ue son incororados en los rimeros meses de su 7ida en el
misterio de Cristo # en la Iglesia or el ;autismo, # se recorre, con la receción de los
sacramentos de la Con,irmación # de la Eucarist:a, a lo largo de la in,ancia, la adolescencia # la
>u7entudG
b) la Iniciación cristiana de ersonas no bauti"adas (ni!os, >ó7enes o adultos) $ue se lle7a a
cabo mediante la articiación en un catecumenado, $ue culmina en la celebración de los tres
sacramentos de la iniciación.
5nte las e1igencias actuales de la e7angeli"ación con muc0os adultos #a bauti"ados ero en
realidad no cate$ui"ados, o ale>ados de la ,e, o incluso sin 0aber comletado la iniciación
sacramental, ambas ,ormas de Inicición cristiana roiamente dic0a son 0o# necesarias.
@7
(% EL ITINERARIO T)PICO DE LA INICIACI"N CRISTIANA#
EL RIT!AL DE LA INICIACI"N CRISTIANA DE AD!LTOS%
2( &ara la e7angeli"ación e1iste en la Iglesia un itinerario o modelo t:ico de Iniciación
cristianaF el (itual de Iniciación cristiana de -dultos. =e a0: bre7emente indicadas sus
etaasF
a. El anuncio misionero
5un$ue el %itual de la Iniciación cristiana de Adultos comien"a con la entrada en el
catecumenado, el tiemo recedente o <re@catecumenado< alcan"a una esecial imortancia.
Es el tiemo destinado al +n/n,io mi0ionero, durante el cual se roclama abiertamente # con
decisión al Dios 7i7o # a 2esucristo, en7iado or Cl ara sal7ar a todos los 0ombres, a ,in de
$ue, or la acción del Es:ritu -anto, crean # se con7iertan libremente al -e!or.
@8
b. La entrada en el catecumenado
2@ El rito de la en-r+d+ en e1 ,+-e,/men+do e1resa la acogida or arte de la Iglesia de los
$ue 0an acetado el anuncio del E7angelio, # 0an sido mo7idos a la con7ersión inicial. 5 artir
de este momento los catecEmenos <son #a de Nla casa de CristoOF son alimentados or la Iglesia
con la alabra de Dios # ,a7orecidos con las a#udas litErgicas<.
@9
.os &adres %ccidentales, articularmente -. 5gust:n, ro,undi"an en la ertenencia de los
catecEmenos a Cristo # a la IglesiaF <8o 0abCis renacido toda7:a or el ;autismo sagrado, ero
#a or la se!al de la cru" 0abCis sido concebidos en el seno de la madre Iglesia<
AC
. &or la
signación # la unción catecumenal, entre otros ritos iniciales, el nue7o con7erso comien"a a ser
catecEmeno, ero no <,iel<, or$ue no 0a recibido aEn el sacramento de la ,e, el bautismo.
c. El tiempo del catecumenado
2A Es un tiemo rolongado en el $ue la Iglesia transmite su ,e # el conocimiento :ntegro #
7i7o del misterio de la sal7ación mediante una ,+-e./e0i0 aroiada, gradual e :ntegra,
teniendo como re,erencia el sagrado recuerdo de los misterios de Cristo # de la 0istoria de la
sal7ación en el a!o litErgico
A1
, # acoma!ada de celebraciones de la &alabra de Dios # de otros
ritos # legarias, llamados escrutinios.
.os catecEmenos, a#udados or el e>emlo # el au1ilio de los adrinos # aun de todos los
,ieles, son instruidos en la ,e, ad$uieren el lengua>e de la misma,
A2
se e>ercitan en la oración
ersonal # comunitaria, arenden a 7i7ir segEn el modelo de Cristo # son introducidos
aulatinamente en las resonsabilidades roias de la 7ida cristiana. <Como la 7ida de la
Iglesia es aostólica, los catecEmenos deben arender tambiCn a cooerar acti7amente a la
e7angeli"ación # a la edi,icación de la Iglesia con el testimonio de su 7ida # con la ro,esión de
,e<
A'
. El tiemo del catecumenado conclu#e con el rito de la elección o inscrición del
nombre.
A(
d. El tiempo de la purificación y de la iluminación
A@
27 .a Iglesia, acabado el tiemo del catecumenado, one en manos de Dios a los $ue El 0a
elegido, # como madre se disone a engendrarlos en Cristo or la ,uer"a del Es:ritu -anto.
&or esto, intensi,ica su acoma!amiento mediante la cate$uesis, la liturgia # la enitencia
cuaresmal. .es a#uda con la oración ara $ue se abran a la acción de Dios $ue est6 escrita en
los cora"onesF <5 ,in de e1citar el deseo de la uri,icación # de la redención de Cristo, se
celebran tres escrutinios, ara $ue los catecEmenos cono"can gradualmente el misterio del
ecado<
AA
. ? les 0ace entrega de los s:mbolos de la identidad cristianaF El Credo # el
&adrenuestro.
e. )elebración de los sacramentos de la Iniciación cristiana
28 En el conte1to de la celebración del misterio ascual, la Iglesia engendra en Cristo a los
catecEmenos or el sacramento del &+/-i0mo. <&or el ;autismo somos liberados del ecado #
regenerados como 0i>os de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo # somos incororados a la
Iglesia # 0ec0os art:cies de su misión<
A7
. En la misma celebración, los neó,itos son sellados
or el don de1 E06=ri-/ S+n-o en el sacramento de la Con,irmación, $uedando as:
con,igurados sacramentalmente a la imagen de Cristo, el Ingido, # constituidos miembros de la
comunidad cristiana, con derec0o leno a todas las acciones roias de la Iglesia.
.os neó,itos artician or rimera 7e" con todos los ,ieles en la oblación del -acri,icio
eucar:stico, memorial e,ica" de la muerte # resurrección del -e!or, # reciben 1+ ,om/ni2n de1
C/er6o ? 1+ S+n3re de1 SeDor resucitado $ue consuma la unión con El, siendo 0ec0os <un
solo cuero # un solo es:ritu< con Cristo or la ,uer"a del Es:ritu -anto.
f. El tiempo de la mista'o'ia
29 5 la celebración de los sacramentos de la Iniciación cristiana sigue el tiemo de la
ro,undi"ación en los misterios recibidos, o de la mistagogia. Incororados #a los neó,itos a la
7ida de la comunidad # acoma!ados or Csta erse7eran en la escuc0a de la &alabra de Dios,
en la Eucarist:a # en la caridad ,raterna
A8
. .a mistagogia es, en rimer tCrmino, una etaa
cate$uCtica # sacramental a la 7e", delimitada or la octa7a ascual # $ue uede e1tenderse
0asta &entecostCs. En ella los iniciados, reno7ados en su es:ritu, asimilan m6s ro,undamente
los misterios de la ,e # los sacramentos en los $ue se nutre la Iglesia, e1erimentando cu6n
sua7e es el -e!or
A9
. <.a inteligencia m6s lena # ,ructuosa de los misterios se ad$uiere con la
reno7ación de las e1licaciones # sobre todo con la receción continuada de los
sacramentos<.
7C
'C &ero la mistagogia con,igura tambiCn toda la tra#ectoria de la 7ida cristiana, $ue rogresa #
se enri$uece d:a a d:a en la comrensión m6s lena de las -agradas Escrituras # en la
,recuencia de los sacramentos. En este sentido la Iniciación cristiana de los $ue son bauti"ados
nada m6s nacer, est6 de,inida tambiCn or la mistagogia. De a0: la imortancia de la
celebración del domingo ara todos los ,ieles cristianos, como d:a en el $ue se 0ace memoria
del ;autismo # se nutre la ,e con la &alabra de Dios # con la articiación eucar:stica
71
. De la
erse7erancia en esta celebración brota ara los bauti"ados un nue7o sentido de la ,e, de la
Iglesia # del mundo, al tiemo $ue se consolidan los 7:nculos de la comunión eclesial # se
,ortalece el testimonio delante de los 0ombres. El bauti"ado 0a entrado en un uni7erso nue7o,
en una 0istoria de sal7ación, en la ,amilia de los 0i>os de Dios #, en de,initi7a, en el ueblo $ue
es roiedad ersonal del -e!or, 6mbito de la memoria # de la resencia de la re7elación # de
la redención di7inas.
S*ntesis
'1 .a Iniciación cristiana comrende como e1emen-o0 6ro6io0 los siguientesF
a) .a iniciati7a e,ica" # gratuita de DiosF el $ue se inicia lo 0ace llamado or Dios &adre en
2esucristo # el Es:ritu -anto, a tra7Cs del anuncio del E7angelio. .a ,e 7iene or la
redicación.
b) .a resuesta de la ,e $ue se reali"a en la escuc0a # en la acogida interior del E7angelioF el
iniciado resonde libremente # se entrega # se ad0iere a Dios.
c) .a acogida de la Iglesia $ue recibe en su seno maternal a los $ue 0an acetado el anuncio #
los inserta en el misterio de Cristo # en la roia 7ida eclesial, 7erdadera articiación en la
comunión trinitaria.
d) Esta acción de la Iglesia integra b6sicamente la 6redi,+,i2n de la &alabra de Dios # su
e1licaciónG la ,+-e./e0i0 $ue introduce en el conocimiento de los misterios de la ,e e inicia en
otros asectos de la 7ida de la Iglesia, como se 7er6 m6s adelanteG la ,e1ebr+,i2n de 1o0
0+,r+men-o0 de la iniciaciónG # el acoma!amiento osterior de los bauti"ados en orden a su
erse7erancia # ro,undi"ación en los misterios celebrados.
&ero como la debilidad 0umana uede inducir a los bauti"ados a aartarse de la ,idelidad
bautismal, la Iniciación cristiana tiene una continuidad esecial en el sacramento de la
Peni-en,i+, <segundo bautismo< o <bautismo de l6grimas<. .a &enitencia, $ue comrende
esencialmente un cierto roceso de con7ersión seme>ante al del catecumenado, mani,iesta la
misericordia de Dios $ue actEa en el cora"ón del cristiano arreentido, concediCndole el erdón
# la a" or el ministerio de la Iglesia.

SEG!NDA PARTE
LA INICIACI"N
CRISTIANA EN LA IGLESIA
'2 .a Iglesia articular e>erce su ,unción maternal, reali"ando la Iniciación cristiana en
di,erentes <1/3+re0< # or medio de determinadas 4/n,ione0.
E1 *1/3+r* t:ico de rearación de los adultos ara los sacramentos de la Iniciación cristiana
es la institución del Catecumendo bautismal, estrec0amente unido a la comunidad cristiana
72
.
<L/3+re0< son la arro$uia como 6mbito roio # rincialG la ,amilia como institución originariaG
la 5cción Católica, las asociaciones # mo7imientos laicales, la escuela católica, como esacios
# medios subsidiarios # comlementarios. =a# $ue tener en cuenta tambiCn la contribución
eculiar de la ense!an"a religiosa escolar. Cada una de estas instituciones tiene car6cter
esec:,ico # a la 7e" comlementario, de manera $ue le cometen unas tareas $ue le son m6s
roias
7'
, # cuando alguna no uede reali"ar su misión, otra la lle7a a cabo.
5un$ue en todos estos lugares se 0ace resente la Iglesia articular, su>eto de la Iniciación
cristiana, la arro$uia tiene la condición de ser la Eltima locali"ación de la Iglesia en un lugar #
reresentar a la Iglesia 7isible establecida or todo el mundo
7(
. Es ,undamental $ue el ro#ecto
de Iniciación cristiana establecido or el %biso diocesano sea asumido, desde el roio
6mbito, or todos los <lugares< mencionados, dado $ue es la Iglesia articular como tal la $ue
e>erce la misión maternal.
.as 4/n,ione0 se olari"an en torno a las dos grandes actuaciones de la Iglesia, la cate$uesis
# la liturgia, anteriormente aludidas.
7@
1% *L!GARES* ECLESIALES EN LA INICIACI"N CRISTIANA
La parro+uia
'' El cristiano recibe la ,e en la Iglesia # or mediación de la Iglesia. .a arro$uia nació ara
acercar las mediaciones de la Iglesia a todos sus miembros. En ella se 7i7e la comunión de ,e,
de culto # de misión con toda la Iglesia. .a arro$uia, constituida de modo estable en la Iglesia
articular, <es el lugar ri7ilegiado donde se reali"a la comunidad cristiana<
7A
En ella est6n
resentes todas las mediaciones esenciales de la Iglesia de CristoF la &alabra de Dios, la
Eucarist:a # los sacramentos, la oración, la comunión en la caridad, el ministerio ordenado # la
misión. Es, or tanto, Iglesia de Dios, bien dentro de un esacio territorial, como sucede
ordinariamente, o bien ara la atención de determinadas ersonasG # 0a de ser considerada
como 7erdadera cClula de la Iglesia articular, en la $ue se 0ace resente la Iglesia uni7ersal
77
.
El signo de la ,unción maternal de la Iglesia es recisamente la ila bautismal, la cual es
obligatoria en toda arro$uia, # $ue sólo Csta, al igual $ue la catedral, osee en rinciio.
78
.os resb:teros $ue residen las comunidades arro$uiales 0acen las 7eces del %biso, de
$uien reciben misión # autoridad. 2uan &ablo II dice $ue la arro$uia es <la misma Iglesia $ue
7i7e entre las casas de sus 0i>os # de sus 0i>as<
8C
. .a arro$uia es, or tanto, desuCs de la
catedral, 6mbito ri7ilegiado ara reali"ar la Iniciación cristiana en todas sus ,acetas
cate$uCticas # litErgicas del nacimiento # del desarrollo de la ,e.
81
5 esar de las di,icultades
$ue a 7eces se resentan 0o#, es necesario $ue la comunidad arro$uial asuma con
resonsabilidad la tarea eclesial de la reno7ación # re7itali"ación de s: misma, creando
esacios de acogida # de e7angeli"ación. 5lgunas 7eces se tratar6 de una acción con>unta
entre 7arias arro$uias. .as arro$uias deben crecer esiritual # astoralmente ara ser, como
les corresonde, untos de re,erencia ri7ilegiados ara los $ue se acercan a la Iglesia de
Cristo # $uieren 7i7ir como cristianos.
82
La familia
'( <&or el 0ec0o de 0aber dado la 7ida a los 0i>os, los adres tienen el derec0o originario,
rimario e inalienable de educarlesG or esta ra"ón ellos deben ser reconocidos como los
rimeros # rinciales educadores de sus 0i>os<
8'
. .o mismo ocurre, en cuanto adres
cristianos, resecto de la educación en la ,eF <5ntes $ue nadie, los adres cristianos est6n
obligados a ,ormar a sus 0i>os en la ,e # en la r6ctica de la 7ida cristiana, mediante la alabra #
el e>emlo<
8(
. Este derec0o # deber, $ue la Iglesia reconoce a los adres como educadores de
la ,e, brota del sacramento del matrimonio # de la consideración de la ,amilia <como Iglesia
domCstica<. En e,ecto, la misión de la ,amilia cristiana es un 7erdadero ministerio, <or medio
del cual se irradia el E7angelio, 0asta el unto de $ue la misma 7ida de ,amilia se 0ace
itinerario de ,e #, en cierto modo, iniciación cristiana # escuela de los seguidores de Cristo<.
8@
&or eso, a esar de las di,icultades or las $ue atra7iesa 0o#, la ,amilia cristiana sigue siendo
una estructura b6sica en la Iniciación cristiana, e incluso un reto astoralF la ,amilia cristiana no
uede renunciar a su misión de educar en la ,e a sus miembros # ser lugar, <en cierto modo
insustituible<, de cate$ui"ación.
8A
Es necesario a#udar e,ica"mente a $ue la comunidad ,amiliar
cristiana se renue7e con la no7edad del E7angelio # se 7uel7a cada d:a m6s a 2esucristo. .a
,amilia $ue transmite la ,e 0ace osible el desertar religioso de sus 0i>os # lle7a a cabo la
resonsabilidad $ue le corresonde en la Iniciación cristiana de sus miembros.
La -cción católica y las asociaciones y movimientos laicales
'@ .a situación actual reclama $ue se acentEe a$uello $ue uede comlementar con su a#uda
la misión de la arro$uia # de la ,amilia. Cabe as: situar la imortancia # el 7alor resecti7o de
las asociaciones # mo7imientos laicales # otras instituciones educati7as, como estructuras
ambientales ara la Iniciación cristiana de los ni!os, de los adolescentes # de los >ó7enes.
87

Estas asociaciones de ,ieles se caracteri"an, segEn el &aa 2uan &ablo II, or <la con,ormidad
# la articiación en el ,in aostólico de la Iglesia, $ue es la e7angeli"ación # santi,icación de
los 0ombres # la ,ormación cristiana de su conciencia, de modo $ue consigan imregnar con el
es:ritu e7angClico las di7ersas comunidades # ambientes<. 5 las asociaciones # mo7imientos
se les encomienda entre otras tareas <el eme!o cate$uCtico # la caacidad edagógica ara
,ormar a los cristianos<
88
. En e,ecto, la 5cción Católica # este tio de asociaciones #
mo7imientos tienen 0o# la misión de a#udar e,ica"mente a concretar una e1eriencia eclesial #
un esacio comunitario roicio ara el crecimiento en la ,e, resentando a los miembros $ue
se inician en ella un estilo de 7ida cristiana en la Iglesia # el e>emlo de un testimonio Eblico
del cre#ente en la sociedad.
.os mo7imientos # gruos laicales son e$ue!as comunidades $ue transmiten la ,e, la oración
# la liturgia de la Iglesia, con un estilo de 7ida # de comromiso aostólico eculiar $ue ,acilitan
la constante interacción entre ,e # 7ida, segEn las edades # circunstancias. De a0: la necesidad
de romocionar # ,ortalecer en la Iglesia estos esacios educati7os. Cuanto menos cristiano es
el ambiente donde tiene $ue desarrollarse la 7ida de un ni!o o de un >o7en, m6s necesidad
tiene de 6mbitos roios ara educar su ,e e incororarse libre # resonsablemente en la
comunidad de la Iglesia.
La escuela católica
'A <.a escuela católica es un NlugarO mu# rele7ante ara la ,ormación 0umana # cristiana<
89
,
$ue <entra de lleno en la misión sal7:,ica de la Iglesia # articularmente en la e1igencia de la
educación de la ,e... El ro#ecto educati7o de la escuela católica se de,ine recisamente or su
re,erencia e1l:cita al E7angelio de 2esucristo, con el intento de arraigarlo en la conciencia # en
la 7ida de los >ó7enes, teniendo en cuenta los condicionamientos culturales de 0o#<.
9C
En cuanto escuela <debe rocurar la ,ormación integral de la ersona 0umana, en orden a su
,in Eltimo #, simult6neamente, al bien comEn de la sociedad<
91
. &ero su car6cter esec:,ico de
escuela católica, la con7ierte en una comunidad cristiana, en constante re,erencia a la &alabra
de Dios # al encuentro siemre reno7ado con 2esucristo. Cuando actEa as:
92
, uede ser
tambiCn una mediación eclesial ara la Iniciación cristiana de sus alumnos, colaborando en
coordinación con los lanes astorales diocesanos.
La enseñan/a reli'iosa escolar
'7 5un$ue no es roiamente un 6mbito de Iniciación cristiana como los anteriores, sin
embargo uede contribuir decisi7amente a los ob>eti7os roios de Csta, al o,recer algunas
dimensiones de car6cter Ctico # moral $ue nacen de las relaciones entre la ,e # la cultura, #
entre la ,e # la 7ida. En este sentido tiene tambiCn una misión e7angeli"adora. En e,ecto, la
ense!an"a religiosa escolar, 7erdadero comlemento de la cate$uesis, retende tambiCn la
educación b6sica e integral de la ,e, ero sometida a las le#es $ue rigen la inculturaciónF
subra#ar el 7alor uni7ersal de la ,e # su suremac:a sobre las reali"aciones culturales del
0ombreG resentar el mensa>e cristiano como instancia cr:tica del 0ombre # de su culturaG #
establecer un di6logo ositi7o entre la ,e # la cultura.
9'
Ciertamente esta ense!an"a constitu#e
una estimable o,erta in,ormati7a ara los ni!os # los >ó7enes acerca del mensa>e # del
acontecimiento cristiano.
'8 8o obstante, a la ense!an"a religiosa escolar, a di,erencia de la cate$uesis, no le
corresonde atender todas las dimensiones roias de una ,ormación cristiana integral, tanto a
causa del lugar en $ue se imarte como de su roia naturale"a de ser7icio educati7o ara
toda la sociedadF en el caso de la ense!an"a religiosa, <la Iglesia actEa en un 6mbito creado
rimordialmente ara la educación del ciudadano en cuanto tal, en estructuras de la sociedad
ara tal ,in<
9(
. -us ob>eti7os no son, or tanto, los $ue reclama la cate$uesis de insiración
catecumenal
9@
G los adres $ue iden la ense!an"a religiosa ara sus 0i>os, lo 0acen
ordinariamente con la intención de $ue lo religioso se integre en la ,ormación 0umana, de
manera $ue sea una o,erta abierta a cre#entes # no cre#entes, sin intención, al menos e1l:cita,
de solicitar la Iniciación cristiana
9A
. 5l destacar la imortancia de la ense!an"a religiosa escolar,
$ueremos llamar la atención sobre la indicación $ue 0emos 0ec0o en nuestro &lan &astoral
<&ara $ue el mundo crea< al dar a la redicación # la educación de la ,e un ,uerte contenido
aologCtico.
97
2% F!NCIONES ECLESIALES EN LA INICIACI"N CRISTIANA
'9 .a Iniciación cristiana, como mediación de la Iglesia, se 7eri,ica rincialmente mediante
dos ,unciones astorales :ntimamente relacionadas entre s:F la cate$uesis # la liturgia
98
. En el
catecumenado de adultos, cate$uesis # liturgia constitu#en 7isiblemente dos dimensiones de
una misma realidad, introducir a los 0ombres en el misterio de Cristo # de la Iglesia. En
cual$uier tio de iniciación cristiana, cada una de estas ,unciones sigue teniendo un alcance
roio dentro de la Enica misión e7angeli"adora # santi,icadora de la Iglesia, # de la ,inalidad
comEn $ue es la edi,icación de la comunidad eclesial.
(C &or ra"ones de claridad, se e1onen or searado las caracter:sticas roias de cada una
de estas ,unciones en relación con la Iniciación cristiana, ero no debe erderse de 7ista su
:ntima comlementariedad # ao#o mutuo. En e,ecto, <la cate$uesis est6 intr:nsecamente unida
a toda la acción litErgica # sacramental, or$ue es en los sacramentos # sobre todo en la
Eucarist:a, donde 2esucristo actEa en lenitud ara la trans,ormación de los 0ombres<
99
. .a
liturgia, or su arte, <debe ser recedida or la e7angeli"ación, la ,e # la con7ersiónG sólo as:
uede dar sus ,rutos en la 7ida de los ,ielesF la 7ida nue7a segEn el Es:ritu, el comromiso en
la Iglesia # el ser7icio de su unidad<
1CC
. .a cate$uesis, en este sentido, reara ara la
celebración de los sacramentos de la ,e, los cuales <no sólo la suonen, sino $ue a la 7e" la
alimentan, la robustecen # la e1resan or medio de alabras # de elementos<G
1C1
#
roorciona tambiCn un conocimiento adecuado del signi,icado de los gestos # de las acciones
sacramentales. .a liturgia insira adem6s una eculiar # mu# necesaria ,orma de cate$uesis,
llamada mistagógica, $ue <retende introducir en el 4isterio de Cristo Pes mistagogia@
rocediendo de lo 7isible a lo in7isible, del signo a lo signi,icado, de los HsacramentosH a los
Hmisterios<.
1C2
-0 La cate+uesis en la Iniciación cristiana
(1 <.a cate$uesis es elemento ,undamental de la Iniciación cristiana, # est6 estrec0amente
7inculada a los sacramentos de la Iniciación, esecialmente al ;autismo, Nsacramento de la ,eO.
El eslabón $ue une la cate$uesis con el ;autismo, sacramento de la ,e, es la ro,esión de ,e
$ue es, a un tiemo, elemento interior de este sacramento # meta de la cate$uesis<
1C'
. .a
cate$uesis debe rocurar <una ense!an"a, arendi"a>e, con7enientemente rolongado, de toda
la 7ida cristiana<
1C(
, con el ,in de iniciar a los catecEmenos en el misterio de la sal7ación # en el
estilo de 7ida roio del E7angelio.
-e!alados documentos del 4agisterio &onti,icio # de nuestra Comisión Eiscoal de
Ense!an"a # Cate$uesis 0an estudiado en ro,undidad el ael de la cate$uesis 0o# en la
Iniciación cristiana ara todas las edades. Es su,iciente, or esto, se!alar de ,orma sucinta
algunos untos m6s imortantes remitiendo, ara un conocimiento m6s detallado, a los
di7ersos documentos.
1C@
)aracter*sticas y tareas de la cate+uesis de Iniciación cristiana
(2 .a cate$uesis al ser7icio de la Iniciación cristiana se resenta comoF
a) <Ina ,ormación org6nica # sistem6tica de la ,e... Indagación 7ital # org6nica en el misterio de
Cristo $ue es lo $ue, rincialmente, distingue a la cate$uesis de las dem6s ,ormas de
resentar la &alabra de Dios<.
1CA
b) <Ina ,ormación b6sica, esencial, centrada en lo nuclear de la e1eriencia cristiana... .a
cate$uesis one los cimientos del edi,icio esiritual del cristiano, alimenta las ra:ces de la 7ida
de ,e, caacit6ndole ara recibir el osterior alimento sólido en la 7ida ordinaria de la
comunidad cristiana<.
1C7
c) <In arendi"a>e a toda la 7ida cristiana, una Niniciación cristiana integralO, $ue roicia un
autCntico seguimiento de 2esucristo e introduce en la comunidad eclesial<.
1C8
d) .a cate$uesis de Iniciación cristiana de ni!os, adolescentes # >ó7enes, a di,erencia de lo $ue
ocurre en el catecumenado de adultos, est6 de,inida tambiCn en cierto modo or la mistagogia,
como #a se 0a dic0o.
1C9
En e,ecto, el camino 0acia la adulte" en la ,e, abierto # con,igurado or
el sacramento del ;autismo, se desarrolla or medio de los dem6s sacramentos de la Iniciación
$ue dan sentido # 7ertebran todo el roceso iniciatorio.
-l'unos criterios peda'ó'icos
(' Entre los rinciales criterios de orden edagógico $ue 0an de insirar la cate$uesis de
Iniciación cristiana, cabe se!alar los siguientesF
a) Debe ser considerada como un roceso de maduración # de crecimiento de la ,e,
desarrollado de manera gradual # or etaas
11C
. Esta gradualidad de la cate$uesis tiene su
origen en el modo como Dios actEa en la 0istoria de la sal7ación # sigue la celebración del
misterio de Cristo en el a!o litErgico, como #a se 0a dic0o. 5l estar <al ser7icio del $ue 0a
decidido seguir a 2esucristo, es eminentemente cristocCntrica<.
111
b) Esencialmente unida al acontecimiento de la Je7elación # a su transmisión, la cate$uesis de
la iniciación 0a de insirarse, como su ,uente # modelo, en la edagog:a de Dios mani,estada
en Cristo # en la 7ida de la Iglesia, # 0a de contar con la acción del Es:ritu -anto en la
comunidad # en cada cristiano
112
, <,a7oreciendo as: una 7erdadera e1eriencia de ,e # un
encuentro ,ilial con Dios<.
11'
c) 5 lo largo de todo el roceso, el cate$ui"ando crece en la ,e a#udado or la oración # el
e>emlo de toda la comunidad, meditando asiduamente el E7angelio, tomando arte acti7a en
la liturgia, racticando la caridad ,raterna # soortando con ,ortale"a las ruebas de la 7ida.
11(
d) .a cate$uesis al ser7icio de la Iniciación cristiana est6 imregnada or el misterio de la
&ascua, de modo $ue 0a de caracteri"arse or el arendi"a>e del sentido de la 8ue7a 5lian"a,
del aso del 0ombre 7ie>o al 0ombre nue7o, de la luc0a # sueración del mal con la a#uda de la
gracia di7ina, de la e1eriencia del go"o de la sal7ación.
Los cate+uistas en la cate+uesis de Iniciación cristiana
(( En la cate$uesis de Iniciación cristiana la ,igura del cate$uista es b6sica. .lamado or la
Iglesia a e>ercer el ser7icio de la cate$uesis, 0a de estar <dotado de una ,e ro,unda, de una
clara identidad cristiana # eclesial # de una 0onda sensibilidad social<.
11@
=a de destacar or su
madure" 0umana, cristiana # aostólica
11A
, as: como or su ,ormación # caacitación
cate$uCtica
117
, como corresonde al cometido $ue 0a de deseme!ar # $ue es el de gu:a
esiritual de los cate$ui"andos, acoma!6ndoles en el arendi"a>e # maduración de la ,e.
-e trata en de,initi7a de <lograr $ue el cate$uista ueda animar e,ica"mente un itinerario
cate$uCtico en el $ue, mediante las necesarias etaas, anuncie a 2esucristo, dC a conocer su
7ida, enmarc6ndole en la 0istoria de la sal7ación, e1li$ue los misterios del =i>o de Dios, 0ec0o
0ombre or nosotros, # a#ude, ,inalmente, al catecEmeno o al cate$ui"ando a identi,icarse con
2esucristo en los sacramentos de iniciación<.
118
.os cate$uistas, esecialmente los $ue rearan a los adolescentes # los >ó7enes ara recibir
el sacramento de la Con,irmación, e>ercen una ,unción eclesial rele7ante, #a $ue tambiCn ellos
son transmisores de la ,e de la Iglesia, # no simlemente unos animadores o monitores $ue
coordinan # acoma!an el traba>o del gruo. &recisamente or esto la ,ormación de estos
cate$uistas debe ser cuidada de un modo esecial, en atención a la edad de los $ue 7an a
recibir el sacramento.
10 La litur'ia en la Iniciación cristiana
(@ .a Iniciación cristiana comrende esencialmente la celebración de los sacramentos $ue
consagran los comien"os de la 7ida cristiana en analog:a con las etaas de la e1istencia
0umana, # $ue or este moti7o se llaman sacramentos de Iniciación
119
. Como todos los actos
litErgicos, <or ser obra de Cristo sacerdote # de su Cuero, $ue es la Iglesia< los sacramentos
son acciones sagradas or e1celencia, <cu#a e,icacia, con el mismo t:tulo # en el mismo grado,
no la iguala ninguna otra acción de la Iglesia<
12C
. .os sacramentos del ;autismo, de la
Con,irmación # de la Eucarist:a son, or eso, H,uenteH # HcimaH de la Iniciación, >unto con las
celebraciones de la &alabra de Dios # los escrutinios
121
. En el itinerario de los $ue ,ueron
bauti"ados siendo 6r7ulos, est6 resente tambiCn la &enitencia, $ue otorga el erdón de los
ecados cometidos desuCs del ;autismo.
/odas estas celebraciones litErgicas onen de mani,iesto la rogresi7a 7inculación a 2esucristo
de los catecEmenos # de los cate$ui"andos, a la 7e" $ue les comunican la sal7ación $ue brota
del misterio ascual. Del esmero $ue se onga en 0acer de ellas 7erdaderos momentos
eclesiales del encuentro sal7ador con Dios en 2esucristo, unidos a la acción cate$uCtica,
deender6 en gran medida el ,ruto esiritual de todo el itinerario de la Iniciación, # aEn el
sentido mismo de toda la 7ida cristiana, or la iniciación en el lengua>e b:blico # litErgico, or la
centralidad de la Eucarist:a dominical, or el acercamiento al sacramento de la enitencia.
La unidad de los sacramentos de la Iniciación
(A El ;autismo, la Con,irmación # la Eucarist:a guardan entre s: una :ntima unidad,
constantemente reclamada or el 4agisterio desde el Concilio Vaticano II. En e,ecto, <los
sacramentos de la Iniciación cristiana se ordenan entre s: ara lle7ar a su leno desarrollo a los
,ieles, $ue e>ercen la misión de todo el ueblo cristiano en la Iglesia # en el mundo<
122
. -e trata
de e1resar <la unidad del 4isterio ascual, el 7:nculo entre la misión del =i>o # la in,usión del
Es:ritu -anto, # la cone1ión entre el ;autismo # la Con,irmación<.
12'
.a celebración de estos sacramentos, aun dentro de las eculiaridades de las leg:timas
tradiciones litErgicas de %riente # de %ccidente, con,iere una unidad $ue se ro#ecta sobre
todo el roceso de la Iniciación cristiana. En %riente los sacramentos de la Iniciación se
administran >untos en la misma celebración, tanto en el caso de los adultos como en el de los
reciCn nacidos. En %ccidente esta r6ctica no 0a 7ariado ara la Iniciación de los adultos, si
bien en el caso de los $ue son bauti"ados de 6r7ulos, la Iglesia 0a admitido or moti7os
astorales $ue los restantes sacramentos se con,ieran en celebraciones distintas en el tiemo,
manteniendo, no obstante, la unidad org6nica # el rinciio de la ordenación mutua de los
sacramentos de iniciación.
12(
(7 50ora bien, es reciso $ue esta unidad # ordenación mutua de los sacramentos de
iniciación se ongan de mani,iesto tambiCn en las ense!an"as $ue acerca de ellos transmite la
cate$uesis, como en la misma r6ctica astoral. Di,:cilmente se lograr6 $ue la Iniciación
cristiana aare"ca como un roceso unitario, catecumenal e integrador de todos los asectos
cate$uCticos # litErgicos $ue comrende, si en la rearación o en la celebración de alguno de
ellos no se one de relie7e su necesaria # rogresi7a cone1ión.
)ate+uesis presacramental y mista'ó'ica
(8 .a celebración de los sacramentos de la iniciación suele ir recedida entre nosotros de un
tiemo de rearación esec:,ica # ró1ima m6s intensa. En dic0o tiemo se o,rece una
cate$uesis litErgica o resacramental, cu#a ,inalidad es <rearar a los sacramentos #
,a7orecer una comrensión # 7i7encia m6s ro,undas de la liturgia<
12@
. Esta cate$uesis consiste
en una e1licación de los ritos, s:mbolos # gestos de la celebración, a la 7e" $ue trata de
inculcar en los candidatos a los sacramentos las actitudes internas de con7ersión # de ,e $ue
0agan m6s ,ructuosa su articiación. Esta cate$uesis es esencialmente b:blica # litErgica, #
e1one la continuidad entre los acontecimientos de la 0istoria de la sal7ación # los signos
sacramentales de la Iglesia.
12A
(9 Esta ,orma de cate$uesis es llamada tambiCn <mistagógica<, or$ue consiste en a#udar a
entrar en la realidad del misterio $ue se celebra. &rocede siemre <de lo 7isible a lo in7isible,
del signo a lo signi,icado, de los HsacramentosH a los HmisteriosH<
127
. 8o debe artir de ideas o
concetos, sino de la e1eriencia de los mismos dones recibidos de Dios, ara 0acer descubrir
a los bauti"ados su roia identidad # mostrarles el itinerario $ue Dios est6 disuesto a
comletar mediante los signos sacramentales (Con,irmación # Eucarist:a), conduciendo a los
bauti"ados a la acción de gracias, a una con7ersión m6s ro,unda, a una celebración go"osa
de las obras di7inas, traducidas desuCs en una conducta co0erente.
El año lit2r'ico, marco de la Iniciación cristiana
@C Cuando se contemla la 0istoria de la Iniciación cristiana en los rimeros siglos de la
Iglesia, se ad7ierte la imortancia de la celebración del misterio de Cristo en el a!o litErgico
como marco de re,erencia de todas las acciones cate$uCticas # sacramentales de la iniciación.
46s aEn, el ciclo de &ascua $ue comrende la Cuaresma # la Cincuentena ascual, nació # se
desarrolló como consecuencia de la necesidad de organi"ar la Iniciación cristiana # de
incororar a ella a toda la comunidad eclesial. De 0ec0o todo el a!o litErgico, iluminado or la
lu" de la &ascua, es <a!o de gracia del -e!or<
128
, # 6mbito en el $ue se 0ace realidad la
econom:a de la sal7ación en el <0o#< de la liturgia.
129
El domin'o, 3ascua semanal y d*a de la Iniciación cristiana
@1 Entre todos los tiemos de la celebración del misterio de Cristo en el a!o litErgico,
sobresale el <d:a del -e!or< o domingo, <,undamento # nEcleo del a!o litErgico<
1'C
. El domingo,
7erdadera &ascua semanal, tiene como centro la celebración eucar:stica, encuentro de la
comunidad de los ,ieles con el -e!or resucitado $ue la in7ita a su ban$uete<
1'1
G es <la
asamblea litErgica, en $ue los ,ieles Hdeben reunirse, escuc0ando la alabra de Dios #
articiando en la Eucarist:a, ara recordar la asión, la resurrección # la gloria del -e!or
2esEs # dar gracias a Dios, $ue los 0i"o renacer a la eseran"a 7i7a or la resurrección de
2esucristo de entre los muertos<.
1'2
@2 Entre todos los asectos del domingo
1''
, destaca su condición de d:a roio #
esecialmente indicado ara celebrar los sacramentos de la Iniciación # otros ritos $ue >alonan
el itinerario catecumenal # ara recordar $ue el ;autismo es el ,undamento de toda la
e1istencia cristiana.
1'(
En este sentido la celebración del domingo ocua un ael cla7e en la
,ormación de la identidad cristiana # en la maduración en la ,e de $uien a7an"a en el roceso
de la iniciación # se reara ara recibir los sacramentos de la Con,irmación # de la Eucarist:a.
&ara los cristianos, el Ndomingo es un d:a irrenunciableO, como 0a recordado el &aa 2uan
&ablo II en su Carta 5ostólica Dies Domini, del *1 de 4a#o de 199), en la $ue e10orta a
7alorar el domingo, d:a distinti7o de los cristianos, a causa de su estrec0a relación con el
nEcleo mismo del misterio cristiano.
1'@
Los sacramentos de la Iniciación
@' /anto en la rearación cate$uCtica # litErgica como en la celebración de los sacramentos
de la Iniciación cristiana, se debe atender no sólo a las condiciones $ue a,ectan a la 7alide"
sacramental # a la licitud de las acciones litErgicas, sino igualmente a todo a$uello $ue est6
relacionado con la e1resi7idad, la 7erdad # la belle"a de los signos, # a la articiación
consciente, acti7a # ,ructuosa de $uienes reciben los sacramentos # asisten a la celebración.
1'A
/Cngase en cuenta $ue la celebración litErgica contribu#e de manera decisi7a a la ,ormación de
la ,e de los ,ieles, a7i7ando # nutriendo esa misma ,e, creando un clima adecuado de
comrensión de los te1tos # de los signos #, sobre todo, a#ud6ndoles a 7i7ir <ho? <el
acontecimiento de la sal7ación.
1'7
En este sentido con7iene tener mu# en cuenta lo $ue se!alan los resecti7os rituales resecto
a la celebraciónF lugar # tiemo roio # oortuno, ,orma de ronunciar o de cantar los te1tos #
de reali"ar los gestos, ambiente comunitario # religioso, articiación de los ,ieles, de los
adres # adrinos, # de los mismos candidatos a los sacramentos.
1'8
El %biso debe rocurar
$ue todo esto estC resente en los directorios astorales diocesanos dedicados a los
sacramentos de la Iniciación .
1'9
1% E1 &+/-i0mo
@( El <;autismo es el ,undamento de toda la 7ida cristiana, el órtico de la 7ida en el Es:ritu #
la uerta $ue abre el acceso a los otros sacramentos. &or el ;autismo somos regenerados
como 0i>os de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo # somos incororados a la Iglesia #
0ec0os art:cies de su misión. El ;autismo es el sacramento del nue7o nacimiento or el agua
# la &alabra<.
1(C
El ;autismo, <or s: mismo es sólo un rinciio # un comien"o or$ue todo Cl
tiende a conseguir la lenitud de la 7ida en Cristo. 5s: ues, el ;autismo se ordena a la
ro,esión :ntegra de la ,e, a la lena incororación a la econom:a de la sal7ación tal como
Cristo en ersona estableció #, ,inalmente, a la :ntegra incororación en la comunión
eucar:stica<
1(1
. 5 lo largo de todo el itinerario de la Iniciación cristiana se deber6 tener resente
este acontecimiento ,undamental, obra de Dios, # nada deber6 oscurecer este inicio del cual
deende la 7ida en Cristo # en la IglesiaG
1(2
esto suceder:a si se considerara $ue el 0ec0o de
0aber sido bauti"ado como 6r7ulo disminu#e el 7alor del don recibido.
2% L+ Con4irm+,i2n
@@ Dentro del con>unto de la Iniciación cristiana, el sacramento del don del Es:ritu es la
Con,irmación del ;autismo, $ue one de mani,iesto la resencia # la acción del Es:ritu -anto
en la Iglesia # en los bauti"ados, 7erdadero <don de Dios< (2n 9,1')
1('
otorgado el d:a de
&entecostCs
1((
. Cuando la Con,irmación se administra searadamente del ;autismo, su
celebración comrende tambiCn la reno7ación de las romesas bautismales # la ro,esión de la
,e
1(@
. En e,ecto, <a los bauti"ados los une m6s :ntimamente a la Iglesia # los enri$uece con una
,ortale"a esecial del Es:ritu -anto. De esta ,orma se comrometen muc0o m6s, como
autCnticos testigos de Cristo, a e1tender # de,ender la ,e con sus alabras # sus obras<.
1(A
.a Con,irmación, <como el ;autismo, del $ue es la lenitud, sólo se da una 7e". Imrime en el
alma una marca esiritual indeleble, el Hcar6cterH, $ue es el signo de $ue 2esucristo 0a marcado
al cristiano con el sello de su Es:ritu re7istiCndolo de la ,uer"a de lo alto ara $ue sea su
testigo<
1(7
. .a Con,irmación, or otra arte, signi,ica # con,iere una m6s ro,unda 7inculación a
la Iglesia, Cuero de Cristo, # se orienta 0acia una m6s intensa # er,ecta articiación en el
-acri,icio eucar:stico, <,uente # cima de la 7ida cristiana<, de manera $ue los con,irmados
<o,re"can a Dios la V:ctima di7ina # a s: mismos >untamente con ella<
1(8
ara ,ormar <en Cristo
un solo cuero # un solo es:ritu<
1(9
&or este moti7o el Concilio Vaticano II disuso $ue la
Con,irmación tu7iese lugar dentro de la 4isa.
1@C
/odos los bauti"ados ueden # deben recibir el
sacramento de la Con,irmación en el tiemo oortuno, or$ue, dada la unidad entre los tres
sacramentos de la Iniciación, Csta $ueda incomleta si ,alta la Con,irmación o la Eucarist:a. Es
tarea roia de los astores # de los adres rocurar $ue ningEn bauti"ado de>e de ser
con,irmado.
1@1
@A .a r6ctica actual relati7a a la Con,irmación <no debe 0acer ol7idar >am6s el sentido de la
tradición rimiti7a # oriental. En cual$uier caso, la cate$uesis debe insistir en el la"o ro,undo
$ue une la Con,irmación con el ;autismo # con la Eucarist:aG considerarla como arte
integrante de la lena Iniciación cristiana, # no como un sulemento ,acultati7oG considerarla
como un don de Dios $ue er,ecciona al cristiano # al aóstol, sin reducirla a una nue7a
ro,esión de ,e o a un comromiso m6s grande $ue odr:an encontrar lugar en di7ersas etaas
de la 7idaG sobre todo 0a# $ue e7itar el reser7arla ara una Clite<.
1@2
'% L+ E/,+ri0-=+
@7 El tercer sacramento de la Iniciación cristiana es la Eucarist:aG en ella la iniciación alcan"a
su culminación. En e,ecto, <los $ue 0an sido ele7ados a la dignidad del sacerdocio real or el
;autismo # con,igurados m6s ro,undamente con Cristo or la Con,irmación, artician or
medio de la Eucarist:a con toda la comunidad en el sacri,icio mismo del -e!or<. .a Eucarist:a
signi,ica # reali"a la comunión de 7ida con Dios # la unidad de la Iglesia, es regustación de la
7ida eterna # comendio # suma de nuestra ,e.
1@(
-e comrende, ues, la imortancia # la necesidad de las debidas disosiciones con $ue se
0an de rearar todos los $ue artician sacramentalmente del ;an$uete eucar:stico
1@@
F tanto
los $ue, 0abiendo llegado al uso de ra"ón, emie"an a recibir la Eucarist:a aEn sin 0aber
recibido la Con,irmación, como a$uellos $ue, aEn no 0abiendo recibido la Eucarist:a, reciben el
<sello del don del Es:ritu<. /ambiCn ara Cstos el ;an$uete eucar:stico tiene signi,icado de
,inalidad # culminación de la Con,irmación. En e,ecto, <0ec0o 0i>o de Dios, re7estido de la
tEnica nucial, el neó,ito es admitido Hal ,est:n de las bodas del CorderoH # recibe el alimento de
la 7ida nue7a, el Cuero # la -angre de Cristo<.
1@A
@8 50ora bien, en la rimera articiación en la Eucarist:a, es mu# con7eniente $ue Csta 7a#a
recedida no sólo de la necesaria cate$uesis de la Iniciación cristiana, sino tambiCn de una
7erdadera introducción # un cierto 06bito de asistencia a la celebración eucar:stica, sobre todo
la del domingo. Es un momento mu# oortuno ara a#udar a los ni!os a conocer los signos, las
resuestas, # las actitudes internas # cororales $ue re$uiere la articiación litErgica. En
e,ecto, <la Iglesia, $ue bauti"a a los ni!os con,iando en los dones $ue roorciona este
sacramento, debe cuidar de $ue los bauti"ados cre"can en comunión con 2esucristo # con los
0ermanos. De esta comunión es signo # renda la articiación en la mesa de la Eucarist:a, a
la $ue se est6n rearando o en cu#a comrensión m6s ro,unda 7an siendo introducidos<
1@7
.
.a rearación ara la &rimera Comunión, a esar de los incon7enientes $ue ro7ienen de los
e1cesos en la ,iesta ,amiliar # social con este moti7o, debe orientarse 0acia una 7erdadera
integración de los ni!os # de sus adres en la 7ida de la comunidad cristiana, e7itando los
incon7enientes $ue, no ocas 7eces, se organi"an en la desmesura $ue rodea la ,iesta ,amiliar
# social de las rimeras comuniones.
El sacramento de la 3enitencia
@9 Dentro del roceso de la Iniciación cristiana de los #a bauti"ados, ocua tambiCn un lugar
imortante la celebración del sacramento de la &enitencia, aun$ue Cste no sea un sacramento
de Iniciación sino de curación
1@8
. En e,ecto, de este sacramento <obtienen de la misericordia de
Dios el erdón de los ecados cometidos contra El #, al mismo tiemo, se reconcilian con la
Iglesia, a la $ue o,endieron con sus ecados<
1@9
. <&ara recibir la Con,irmación es reciso
0allarse en estado de gracia. Con7iene recurrir al sacramento de la &enitencia ara ser
uri,icado en atención al don del Es:ritu -anto<
1AC
. Este sacramento se debe celebrar tambiCn
antes de articiar, or rimera 7e", de la Eucarist:a, incluso en el caso de los ni!os, e7itando
cual$uier r6ctica contraria.
1A1
AC 50ora bien, no se trata solamente de un re$uisito inmediato ara los $ue 7an a ser
con,irmados o 7an a comulgar or rimera 7e". .a e1eriencia esiritual de la misericordia del
&adre, $ue acoge # erdona, ,orma arte de los elementos go"osos de la rearación de los
ni!os a la rimera comunión. Cuando se trata de adolescentes $ue se rearan ara recibir la
Con,irmación, la reconciliación indi7idual es un momento ,uerte de su 7ida cristiana # una ,orma
articularmente real de 7i7ir el comromiso $ue est6n llamados a asumir no sólo como acto
su#o sino como don de la ,uer"a de Dios. Este sacramento debe estar resente, or tanto, ara
los bauti"ados en todo el itinerario de la rearación de la Con,irmación # de la rimera
ComuniónG # constituir un asecto doctrinal # r6ctico tanto de la cate$uesis como de la
introducción en la 7ida litErgica de la Iglesia ara los $ue se disonen a recibir estos
sacramentos.
1A2

TERCERA PARTE
LA RENOVACI"N DE LA PASTORAL
DE LA INICIACI"N CRISTIANA
(eflexión preliminar
A1 -e 0a dic0o desde el rinciio $ue la Iniciación cristiana lle7a consigo un 7erdadero
itinerario estructurado en etaas # dotado de acciones roias $ue a#uden al cate$ui"ando a
ro,esar la ,e # a celebrar los sacramentos de la Iglesia. 50ora bien, la di7ersidad de
situaciones # de necesidades en las Iglesias articulares, aconse>an $ue este itinerario sea
concretado en cada una de ellas ba>o la resonsabilidad del %biso.
1A'
5 Cl le corresonde
sancionar los directorios u otros instrumentos astorales resecto a esta materia
1A(
con 7istas a
o,recer no sólo un roceso de Iniciación cristiana, unitario # co0erente ara ni!os, adolescentes
# >ó7enes, sino tambiCn, e7entualmente, el catecumenado de adultos roiamente dic0o, # un
itinerario de cate$uesis ara los adultos $ue necesitan ,undamentar su ,e o comletar su
Iniciación cristiana, tal como roone el Directorio General para la Catequesis.
1A@
Di7ersas diócesis 0an ublicado #a directorios # orientaciones ara alguno de los sacramentos
de iniciación o ara todo el con>unto de dic0a iniciación. Es reciso recoger esta rica
e1eriencia eclesial nacida de una reocuación astoral $ue urge a todos. En esta tercera
arte se 0acen sugerencias acerca de la reno7ación de la astoral de la iniciación cristiana,
tomando en consideración estas reali"aciones diocesanas. 8os urgen, sobre todo, la
obediencia al mandato misionero del Jesucitado # la ,idelidad a la condición maternal de la
Iglesia.
8ingEn astor uede $uedar indi,erente ante la etición del bautismo or arte de adres o de
adultos, o ante >ó7enes $ue iden ser con,irmados. <.a ,unción de los astores no se reduce a
cuidar a cada uno de los ,ieles indi7idualmente. -e e1tiende roiamente tambiCn a ,ormar una
autCntica comunidad cristiana... .a comunidad local no debe ,a7orecer sólo el cuidado de sus
,ieles, sino $ue, llena de amor misionero, debe rearar a todos los 0ombres el camino 0acia
Cristo. /iene, sin embargo, esecialmente encomendados los catecEmenos # neó,itos, a los
$ue 0a# $ue educar gradualmente en el conocimiento # r6ctica de la 7ida cristiana<O.
1AA
1% ESPERAN$AS 7 RETOS EN LA 8ORA PRESENTE
Objetivos de la )onferencia Episcopal Española para la nueva
evan'eli/ación
A2 En el rograma astoral de la Con,erencia Eiscoal Esa!ola del trienio 1999@1997,
dec:amos $ue <le#endo con reoso los discursos del -anto &adre durante su Eltima 7isita a
Esa!a no $ueda duda de $ue la idea $ue los reside # uni,ica es animarnos a roseguir #, si
es reciso, ,ortalecer m6s toda7:a un es,uer"o de e7angeli"ación, centrado en el intento de
consolidar religiosamente la ,e de los $ue creen # llamar a una 7erdadera con7ersión a los $ue
no creen<.
1A7
8uestras Iglesias siguen engendrando # educando nue7os 0i>os de Dios, cumliCndose el
mandato del -e!orF <;auti"adlos # ense!adles<. &ero esta ,unción maternal de la Iglesia se
reali"a con ,recuencia con muc0as limitaciones, ro7enientes en arte de la ,alta de 7igor en el
sentido eclesial, ,raternal # misionero a la 7e", de las roias comunidades cristianas, #
tambiCn del 6mbito de las ,amilias, $ue acusan los e,ectos de la rutura entre la ,e # la 7ida, del
debilitamiento del comromiso cristiano # de la r6ctica sacramental, # de la crisis 7ocacional al
ministerio sacerdotal # a la 7ida consagrada
Dificultades en una sociedad seculari/ada
A' =o#, la Iglesia en Esa!a <se 7e llamada a deslegar una acción astoral de
e7angeli"ación ,rente al ,enómeno generali"ado del debilitamiento de la ,e # de la di,usión de la
increencia entre nosotros<
1A8
. ?a no basta crear un cierto clima religioso durante la in,ancia. 5l
mismo tiemo la ,ormación cristiana de muc0os ,ieles es mu# suer,icial, sin aenas incidencia
en su manera de ensar # en sus costumbres. 8o ocos católicos, $ue recibieron los tres
sacramentos de la Iniciación # a los $ue se les imartió ense!an"as cristianas en la cate$uesis
# en la escuela, aenas se identi,ican 0o# con 2esucristo # con su Iglesia. 5l 0ablar de la
reno7ación astoral de la Iniciación cristiana se debe tener en cuenta $ue la Iglesia est6
7i7iendo 0o# un cierto modo de neoaganismo $ue se mani,iesta en la e1istencia de un nEmero
creciente de no bauti"ados, # esecialmente en un comortamiento, tanto ri7ado como
Eblico, de un buen nEmero de bauti"ados $ue de>a al descubierto una 7ida cristiana a todas
luces insu,iciente.
A( Esta situación de ,e de las comunidades cristianas en general, # de los ni!os, adolescentes
# >ó7enes en articular, nos obliga a asumir con ma#or realismo # cuidado las tareas roias de
la Iniciación cristiana romo7iendo con nue7o imulso # reno7ada orientación <la tarea
mara7illosa # es,or"ada $ue esera a todos los ,ieles laicos, a todos los cristianos, sin ausa
algunaF conocer cada 7e" m6s las ri$ue"as de la ,e # del ;autismo # 7i7irlas en creciente
lenitud. El aóstol &edro 0ablando del nacimiento # crecimiento como de dos etaas de la 7ida
cristiana, nos e10ortaF NComo ni!os reciCn nacidos, desead la lec0e esiritual ura, a ,in de $ue,
or ella, cre"c6is ara la sal7aciónO (1 &e +,+)<.
1A9
4na realidad esperan/adora
65 8o obstante todo lo anterior, las ,amilias esa!olas desean, ma#oritariamente, el ;autismo
ara sus 0i>os, # $ue se rearen # articien en la &rimera Eucarist:a. -on asimismo muc0os
los adolescentes # >ó7enes esa!oles $ue reciben tambiCn el sacramento de la Con,irmación. 5
todos ellos se les sigue o,reciendo cate$uesis # ense!an"a religiosa escolar, con la generosa
entrega # cada d:a m6s cuali,icada rearación de cate$uistas # ro,esores. Lui"6 nunca como
en nuestros d:as se 0an deslegando tantos es,uer"os en la atención astoral de la
adolescencia # de la >u7entud. .os mo7imientos eclesiales de ni!os # de >ó7enes ,orman 0o# el
gruo asociati7o m6s numeroso dentro de estas edades, ,uera del deorte, en una sociedad
como la esa!ola, tan reacia al asociacionismo
17C
. 4iles de agentes de astoral # cientos de
gruos, est6n disuestos a acoger # a educar en la ,e a los ni!os, adolescentes # >ó7enes
esa!oles bauti"ados, a esar del a7ance del secularismo # del aganismo en nuestra
sociedad
171
. .a eseran"a $ue tenemos uesta en el -e!or no nos de,rauda, ero nos imulsa
a me>orar nuestro ineludible ser7icio de iniciar en la ,e a los nue7os cristianos.
5area de toda la I'lesia
AA .a Iniciación cristiana es una tarea de todos los ,ieles. En este sentido, <el $ue 0a sido
e7angeli"ado, e7angeli"a a su 7e". =e a$u: la rueba de la 7erdad, la rueba de to$ue de la
e7angeli"ación<
172
. 50ora bien, esta tarea reclama una con7ersión de nuestras comunidades #
de cada uno de sus miembros, ues nadie uede e7angeli"ar # a#udar en la Iniciación cristiana
si antes no uri,ica la roia ,e # eseran"a en la sal7ación de Dios, 0aciCndolas m6s
ro,undamente teologales # m6s comrometidas en la trans,ormación de la 7ida de los
cre#entes # de su resencia en la sociedad
17'
. Es necesario tambiCn ,omentar la comunión
eclesial interna, ues de ello deende la credibilidad # e,icacia de la misión. En e,ecto, la
comunión eclesial es la rimera ,orma de misión. Esto suone reconocer # 7alorar el carisma
de cada uno, uesto de mani,iesto en la comunión eclesial.
17(
A7 &ara e7angeli"ar, es reciso 0acerse solidario con los 0ombres $ue se alegran, su,ren,
buscan... # reconocer la llamada $ue Dios 0ace a tra7Cs de la 7ida de cada ersona # de las
distintas situaciones sociales, esecialmente de los m6s obres # necesitados.
17@
NOEn la
e7angeli"ación, adem6s de los su>etos # de los medios 0umanos, inter7ienen rincialmente la
,uer"a de la &alabra # del Es:ritu de Dios. &or eso, desde la e1eriencia ersonal #
comunitaria de la sal7ación de Dios, $ue comunica a", serenidad # go"o ro,undo, en
con,luencia con el dolor # el eso del 7i7ir 0umano, es como odremos con7ertirnos en
comunicadores de la ;uena 8ue7a a los 0ombres # mu>eres con los $ue la 7ida nos 0ace
encontradi"os...El 0ec0o de la e7angeli"ación no es un mero roceso mec6nico de dar # recibirF
la e7angeli"ación brota all: donde se establece el encuentro entre ersonas, con una relación
ositi7a # con una comunicación interersonal. Cuando 0a# caridad # amor se abre la uerta a
la ;uena 8ue7a $ue 7iene de DiosOO
17A
-nuncio misionero y cate+uesis de iniciación, elementos de un proyecto
unitario de evan'eli/ación
A8 <.a situación actual de la e7angeli"ación ostula $ue las dos acciones, el anuncio
misionero # la cate$uesis de iniciación, se conciban coordinadamente # se o,re"can, en la
Iglesia articular, mediante un ro#ecto e7angeli"ador misionero # catecumenal unitario. =o# la
cate$uesis debe ser 7ista, ante todo, como la consecuencia de un anuncio misionero e,ica". .a
re,erencia del decreto Ad Gentes, $ue sitEa al catecumenado en el conte1to de la acción
misionera de la Iglesia, es criterio de re,erencia mu# 76lido ara toda la cate$uesis<.
177
2% INICIACI"N CRISTIANA DE NI9OS: ADOLESCENTES 7 ;"VENES
-0 El 1autismo de los p6rvulos
7undamento de todo el itinerario de la iniciación
A9 .a celebración del ;autismo se!ala el comien"o de la Iniciación cristiana de los ni!os # el
rincial unto de re,erencia ara todo el itinerario $ue 0a de 7enir desuCs. En toda
celebración del ;autismo la Iglesia con,iesa $ue la articiación en la 7ida di7ina
178
es un don
del amor uni7ersal, recedente # gratuito del &adre
179
. Esto es aEn m6s mani,iesto en el
;autismo de los 6r7ulos, racticado or la Iglesia desde la antigMedad, ante la etición de
unos adres cre#entes o ,a7orables a la ,e, # abiertos, al menos, a la ,utura educación cristiana
de estos ni!os. Es, m6s toda7:a, signo del amor di7ino, si cabe, cuando se trata del bautismo
de a$uellos 6r7ulos $ue est6n en eligro inmediato de muerte, o de a$uellos $ue adecen
gra7es de,iciencias mentales
18C
. Este acontecimiento ,undamental en la 7ida de cada ni!o
tendr6 $ue ser recordado, ro,undi"ado # go"osamente 7i7ido or Cl m6s adelante, ero
tambiCn deber6 ser tenido en cuenta or los $ue le rodean # educan, desde los rimeros a!os.
Situación de la pastoral del bautismo
7C .a aarición en el a!o 197' de la edición esa!ola del %itual del 2autismo de los i*os,
7ersión de la edición t:ica romulgada or el &aa &ablo VI # rearada segEn las directrices
del Concilio Vaticano II
181
, uso en marc0a una imortante reno7ación de la astoral
relacionada con el ;autismo de los 6r7ulos. Entre los ,rutos m6s sobresalientes en nuestra
Iglesia se ueden se!alar la e1istencia de una ma#or conciencia de la identidad del ;autismo
como sacramento de la ,e, de su incidencia e imortancia ara la 7ida ersonal, de la e1igencia
del comromiso educador de la ,amilia # esecialmente de la Iglesia local, de la con7eniencia
de esta r6ctica astoral, @actualmente casi del todo ad$uirida@, de la necesidad de rearación
de los adres # adrinos, del car6cter comunitario @con asistencia # articiación acti7a de los
,ieles@
182
$ue debe re7estir cual$uier celebración bautismal, aun$ue se trate de un solo su>eto.
71 2unto a estos bienes, ,a7orecidos or la utili"ación del ritual, 0an ido aareciendo o se 0an
intensi,icado durante estos a!os di7ersas di,icultades $ue merecen ser tenidas en cuenta en
estos momentos, sobre todo a causa de las moti7aciones # reercusiones de :ndole doctrinal
$ue algunas de ellas lle7an consigo. 5s:, al constatar el 0ec0o de $ue cada 7e" es m6s escasa
la reali"ación del desertar religioso en el seno de las ,am:lias, m6s di,:cil la educación en la ,e
de los ni!os # la erse7erancia de los >ó7enes en la 7ida cristiana, no ocos 6rrocos se
reguntan si no deber:an ser m6s e1igentes a la 0ora de bauti"ar a los 6r7ulos, esecialmente
cuando los adres no dan se!ales claras de ,e o de acetar los ostulados de la ,utura
educación cristiana de sus 0i>osG o si no ser:a re,erible di,erir el ;autismo ara cuando sea
osible iniciar un catecumenado o asumir un comromiso ersonalG no ,altando tambiCn
$uienes 0an sugerido $ue el ;autismo sólo se con,iera en la edad adulta.
72 5 estas di,icultades se a!ade la r6ctica, mu# generali"ada, de la dilación de la
administración del ;autismo, sin m6s >usti,icación $ue las con7eniencias ,amiliares o sociales.
=a# $ue recordar $ue las dilaciones oco moti7adas or arte de los astores crean una cierta
con,usión en los ,ielesG # $ue la r6ctica de esta dilación a ,in de reunir a toda costa a 7arios
ni!os en una misma celebración, da lugar, a 7eces, a celebraciones m6s colecti7as $ue
7erdaderamente comunitarias.
8ecesidad de mayor atención a los fundamentos doctrinales
7' De todo esto lo m6s reocuante es $ue se llega a un debilitamiento de la conciencia
acerca de la necesidad # del signi,icado sal7:,ico del ;autismo, del $ue con ,recuencia se
silencia su ,inalidad de remisión de los ecados. -e trata de un roblema $ue a,ecta a todos los
6mbitos de la astoral, # reercute esecialmente en la conciencia de la necesidad de la
IglesiaG en el reconocimiento de cu6l es la 7erdadera dimensión del di6logo interreligioso, # en
del car6cter Enico # uni7ersal de la sal7ación de 2esucristo.
.a Iglesia con,iesa N$ue 0a# un solo bautismo ara el erdón de los ecadosOG or esto rocura
no descuidar <la misión $ue 0a recibido del -e!or de 0acer renacer del agua # del Es:ritu a
todos los $ue ueden ser bauti"ados<
18'
# no de>a de a,irmar la urgencia de $ue los ni!os
reciban cuanto antes la adoción de 0i>os de Dios.
18(
7( Es cierto $ue los a7ances de la medicina # de la sanidad 0an eliminado r6cticamente la
mortalidad in,antil. &ero no debe ol7idarse la obligación de los adres de <0acer $ue los 0i>os
sean bauti"ados en las rimeras semanas<
18@
. &ara ello deben acudir <cuanto antes< al 6rroco
ara edir el sacramento, desuCs del nacimiento o incluso antes de Cl, # reararse
debidamente
18A
. En de,initi7a se 0ace necesario insitir, tanto en la cate$uesis como en la
r6ctica astoral, en la 7igencia de los rinciios doctrinales, en 7irtud de los cuales la Iglesia,
desde los or:genes, 0a bauti"ado a los 6r7ulos. Kstos son ersonas #, aun$ue no sean
caaces de mani,estarlo mediante actos conscientes # libres, son ciertamente caaces de
recibir el don de ser 0ec0os 7erdaderos 0i>os de Dios or el bautismo, de manera $ue su
conciencia # su libertad odr6n, desuCs, disoner de las energ:as in,undidas en su alma or la
gracia bautismal.
7@ El 0ec0o de $ue los 6r7ulos no uedan aEn ro,esar su ,e no imide $ue se les con,iera el
sacramento, or$ue en realidad <son bauti"ados en la ,e de la Iglesia<, no recisamente en la ,e
ersonal $ue los adres uedan tener, cosa, e7identemente deseable. =ace siglos $ue san
5gust:n e1licaba $ue es la Iglesia madre, m6s $ue los adres, la $ue lle7a en sus bra"os a los
6r7ulos 0acia la regeneración cristiana. 8o obstante, aun$ue la Iglesia es <consciente de la
e,icacia de su ,e $ue actEa en el bautismo de los ni!os # de la 7alide" del sacramento $ue ella
les con,iere, reconoce l:mites a su ra1is, #a $ue, e1cetuando el caso de eligro de muerte,
ella no aceta dar el sacramento sin el consentimiento de los adres # la garant:a seria de $ue
el ni!o bauti"ado recibir6 la educación católica<.
187
La preparación de padres y padrinos
7A 8o se trata a$u: de reetir lo $ue #a dice el %itual del 2autismo de i*os en orden a la
rearación # celebración del mismo
188
, ero s: de se!alar $ue en la cate$uesis # en la
celebración 0a# $ue subra#ar la gratuidad de la acción de la gracia de Dios, as: como la
maternidad de la Iglesia, $ue no e1clu#e a nadieG # ,inalmente el comromiso $ue ad$uieren los
adres # adrinos de a#udar al nue7o cristiano a roseguir el itinerario $ue tiene su unto de
artida en el ;autismo.
189
.a rearación de los adres # adrinos del ni!o $ue 7a a ser bauti"ado uede considerarse
como un ,actor de la Iniciación cristiana de Cste. Esta rearación constitu#e 0o# una de las
ma#ores # m6s gra7es reocuaciones de los astores ante la carencia de signos de 7ida
cristiana $ue se obser7an en un buen nEmero de adres, aenas e7angeli"ados, # $ue
mantienen actitudes de indi,erencia # de ale>amiento de la comunidad eclesial # de la r6ctica
religiosa. Esto 0ace mu# di,:cil $ue uedan ser e,ecti7amente los rimeros educadores en la ,e
de sus 0i>os. &or este moti7o la acogida de los adres # adrinos re7iste una gran imortancia,
# no deber:a reducirse 0abitualmente a una simle rearación ceremonial de la celebración
del ;autismo de sus 0i>os.
77 .a acogida 0a de tener todas las caracter:sticas de un acto de aertura ersonal, de
o,recimiento e7angeli"ador, # de autCntica cate$uesis mistagógica ara los $ue 7an a articiar
en la acción litErgica, de manera $ue la celebración del sacramento ueda ir recedida
realmente de unos asos de aro1imación a la acción de 2esucristo. .os contactos o
encuentros con los adres # adrinos deber:an incluir como contenidos, la imortancia de la ,e
en 2esucristo # la no7edad $ue suone el ;autismo en la 7ida de su 0i>o, la grande"a de la
,iliación di7ina adoti7a, el comromiso en orden a la ,utura educación cristiana # algunas
indicaciones edagógicas de cómo e>ercer esta ,unción. &ara $ue esta rearación de los
adres # adrinos sea m6s ,ruct:,era, se debe rocurar no limitar los contactos al tiemo
anterior a la celebración, sino $ue rosigan, una 7e" celebrado el ;autismo, con la colaboración
de los miembros de la comunidad cristiana caaces de dar testimonio de su ,e # de cercan:a
,raterna.
78 .a a#uda $ue necesita 0o# la ,amilia aconse>a $ue e1istan en la comunidad colaboradores
e,ecti7os de los adres #, en ocasiones, 7erdaderos sustitutos de Cstos en la educación
cristiana de los 0i>os. En algunos casos, son 0o# los abuelos los $ue realmente 0acen esta
,unción. Con este ,in se 0a de e10ortar a los adres # a las ,amilias a $ue eli>an bien a los
adrinos, de acuerdo con las condiciones e1igidas or la Iglesia en el Código de Derecho
Canónico
19C
. -u misión rimordial consistir6 en $ue los aadrinados recorran con ,idelidad el
roceso de la Iniciación cristiana, # en a#udar o sulir a los adres, en cuanto sea necesario,
en la tarea de la educación en la ,e de los ni!os $ue 0an sido bauti"ados.
-tención a situaciones especiales
79 &or otra arte, cada d:a son m6s ,recuentes los casos de adres $ue se encuentran en
situación eclesialmente irregular @di7orciados casados de nue7o, adres cristianos no casados
o casados ci7ilmente, madres solteras...@ # $ue, no obstante, solicitan el ;autismo ara sus
0i>os. =a# $ue artir del rinciio de $ue la situación moral o legal de los adres no incide, de
or s:, en la cuestión del bautismo de su 0i>o. Ciertamente, la situación irregular uede ser un
moti7o ara interrogarse sobre la educación cristiana, $ue tales adres uedan dar a sus 0i>os,
aun$ue no siemre ni necesariamente. El sacerdote deber6 restarles una atención esecial,
en un di6logo sincero # resetuoso segEn las circunstancias. El ;autismo de los 0i>os uede
ser la ocasión ara in7itarles a una regulari"ación de su situación, oniendo en r6ctica los
rinciios # autas astorales $ue el &aa 2uan &ablo II indica en la E10ortación 5ostólica
!amiliaris Consortio.
191
8C En el caso de 0i>os de matrimonios mi1tos, o de adres de di,erente religión, musulmanes
or e>emlo, lo cual no es in,recuente entre nosotros, se resentan di,icultades eseciales, #
re$uiere un tratamiento doctrinal # astoralmente lEcido. En estos casos # en todos a$uellos en
los $ue los adres se muestran indi,erentes al ;autismo de su 0i>o #, sin embargo, no se
oonen a Cl, ara roceder a la celebración del sacramento 0abr6 $ue contar con algunas
garant:as de $ue al ni!o le ser6 dada una educación católica, e1igida or el sacramento, e
imartida or algEn miembro de la ,amilia o or el adrino o la madrina, o or algEn miembro de
la comunidad arro$uial. En este sentido debe estimarse $ue ante una romesa, $ue o,re"ca
una eseran"a ,undada de educación cristiana, Csta 0a de ser considerada como su,iciente.
192
81 -ólo cuando las garant:as son insu,icientes, ser6 rudente retrasar el ;autismo. &ero los
astores deber6n mantenerse en contacto con los adres, de manera $ue ueda llegarse, si es
osible, a las condiciones re$ueridas ara la celebración del ;autismo. -i tamoco se lograra
esta solución, se odr6 rooner como Eltimo recurso la inscrición del ni!o con miras a un
catecumenado en su Coca escolarG dic0a inscrición, sin embargo, no debe ir acoma!ada
or un rito creado al e,ecto, $ue ser:a ,6cilmente tomado como e$ui7alente al mismo
sacramento. Debe $uedar bien claro, adem6s, $ue la e7entual demora $ue udiera ser
necesaria en ausencia absoluta de garant:as su,icientes no es un medio de resión, sino la
ocasión de un di6logo m6s intenso con la ,amilia
19'
. .a Iglesia no renuncia a cumlir el
mandato misionero de Cristo.
La celebración del 1autismo
82 El notable es,uer"o astoral $ue se 0a 7enido 0aciendo desde la entrada en 7igor del %itual
del 2autismo de i*os en el a!o 197' debe incluir tambiCn la atención a la misma celebración.
Ksta 0a de tener siemre car6cter 7erdaderamente articiati7o, religioso # ,amiliar en la $ue el
canto, las resuestas # el oortuno silencio suelen ser decisi7os
19(
. En la rearación de la
celebración, adem6s del car6cter mistagógico $ue le corresonde, 0abr6 $ue buscar la
colaboración en la selección de las lecturas b:blicas, de las cuales una or lo menos tiene $ue
re,erirse e1l:citamente al bautismo. Igualmente con7iene e1licar $ue la renuncia # la
ro,esión de ,e $ue se 0ace en el bautismo de los 6r7ulos es, en el Jitual actual, una
reno7ación de las romesas bautismales de los adres # adrinos, # no una sulencia de lo
$ue son incaaces de 0acer los $ue son bauti"ados.
8' /odos los momentos de la celebración 0an de llenarse de su sentido # mani,estar con la
autenticidad de su reali"ación, m6s $ue con e1licaciones 7erbales, $ue tras lo 7isible actEa la
gracia in7isible. Cu:dese de no omitir ningEn rito $ue ri7ar:a a los ,ieles de la oortuna
mistagogia $ue en Cl uede ao#arseF la receción # se!al de la cru", el anuncio de la &alabra
de Dios, con la 0omil:a adecuada, el canto del salmo, los e1orcismos # la unción de los
catecEmenos, la bendición del agua bautismal (o la acción de gracias or el agua #a
bendecida, en tiemo ascual), los ri-o0 e0en,i+1e0, la unción con el Crisma, la imosición de
la 7estidura blanca, la entrega del cirio, la oración dominical $ue anuncia la articiación
eucar:stica # la bendición solemne. .a tradicional salutación a la Virgen 4adre de Dios es una
,orma sencilla # oular de e7ocar la maternidad de 4aria sobre los 0i>os de Dios.
8( El lugar roio de la celebración del ;autismo, ,uera del caso de necesidad, es el temlo u
oratorio, en rimer lugar la iglesia catedral, # la iglesia arro$uial, $ue siemre 0a de tener ila
bautismal. Como norma general, el ni!o debe ser bauti"ado en la iglesia arro$uial de sus
adres, a no ser $ue una causa >usta aconse>e otra cosa
19@
. /Cngase en cuenta lo $ue se 0a
dic0o m6s arriba acerca de la arro$uia como el <lugar< 0abitual de la Iniciación cristiana #
sobre el signi,icado de la ila bautismal
19A
. En cuanto al tiemo de la celebración del ;autismo,
es aconse>able $ue, de ordinario, se administre el domingo o, si es osible, en la Vigilia
ascual
197
. Dado el car6cter de la Cuaresma como tiemo de rearación al ;autismo de los
catecEmenos # de reno7ación de la conciencia bautismal de los ,ieles, uede ser oortuno,
segEn las circunstancias a determinar en cada diócesis # el reseto a las situaciones de
necesidad de algunas ,amilias, la determinación de $ue durante la cuaresma no se celebre el
sacramento, ara $ue la Vigilia ascual # el d:a de la Jesurrección aare"can como el <d:a
bautismal or e1celencia<.
198
10 El Sacramento de la )onfirmación
9aloración de la pastoral de la )onfirmacion
8@ .a Con,irmación en otros tiemos era administrada 0abitualmente cuando el %biso
llegaba a una arro$uia con moti7o de la 7isita astoral, lo mismo a ni!os mu# e$ue!os $ue a
>ó7enes o a adultos. En la actualidad, la normati7a canónica uni7ersal se!ala la administración
de la Con,irmación <en torno a la edad de la discreción, a no ser $ue la Con,erencia Eiscoal
determine otra edad<
199
. /amoco debe ol7idarse $ue los católicos $ue no 0a#an recibido el
sacramento de la Con,irmación, deben recibirla antes de ser admitidos al 4atrimonio, con el ,in
de comletar la Iniciación cristiana, siemre $ue ueda 0acerse sin di,icultad gra7e
2CC
. En
Esa!a la Con,erencia Eiscoal Esa!ola, or Decreto de +5 de 8o7iembre de 19)*, ,i>ó
<como edad ara recibir el sacramento de la Con,irmación la situada en torno a los catorce
a!os, sal7o el derec0o del %biso diocesano a seguir la edad de la discreción a $ue 0ace
re,erencia el c. )91<.
2C1
8A Entre los ,rutos de la reno7ación conciliar la astoral del sacramento de la Con,irmación
ocua un lugar destacado. .a celebración de este sacramento se 0a con7ertido en uno de los
momentos m6s imortantes de la acción astoral con las nue7as generaciones, mediante la
asistencia de adolescentes # >ó7enes a las cate$uesis $ue los rearan, durante un tiemo
rolongado. .a celebración de este sacramento 0a me>orado notablemente tambiCn en muc0os
asectos. Es >usto reconocerlo, de manera $ue esta astoral sigue o,reciendo muc0os moti7os
ara la eseran"a, aun$ue no deber:a sustituir la astoral >u7enil roiamente dic0a
2C2
.
:otivos de reflexión
87 -in embargo, tras estos a!os de e1eriencia se constata una cierta insatis,acción, de
manera $ue, esecialmente en las diócesis m6s urbanas,donde el nEmero de candidatos est6
descendiendo, es acuciante la reguntaF <BCu6les son los 7erdaderos resultados ositi7os de
esta r6ctica actualD .a creati7idad en las rouestas e iniciati7as astorales ara desuCs de
la Con,irmación es 7ariada # rica, ero sólo un e$ue!o orcenta>e de con,irmados continEa su
roceso de ,ormación cristiana 0asta la edad adulta. B46s o menos $ue si se 0ubiesen
con,irmado en la edad del <uso de ra"ón<D Es una regunta $ue or a0ora no tiene resuesta
,irme # cierta, ues en el tiemo en el $ue se 0a desarrollado esta e1eriencia, 0a cambiado
tanto la situación cultural en la $ue se desen7uel7en el adolescente # el >o7en $ue no es osible
una comaración seria # rigurosa.
.a r6ctica actual de la Iglesia católica 0a tenido tambiCn consecuencias en el 6mbito del
di6logo ecumCnico, sobre todo or$ue esta r6ctica 0a sido interretada como la alteración del
orden tradicional de los sacramentos de la Iniciación cristiana, incluso dentro de la roia
tradición litErgica occidental. El di6logo ecumCnico 0a ermitido clari,icar la cuestión, #a $ue los
elementos sacramentales ersisten # se mantienen en su roia identidad, or lo $ue las
relaciones necesarias entre los tres sacramentos no se 7en, en rinciio # necesariamente,
a,ectadas.
8o obstante un moti7o relati7amente nue7o $ue in7ita a la re,le1ión sobre la r6ctica actual es
tambiCn, or una arte, el cambio en los lanes educati7os $ue 0a creado situaciones nue7as,
al obligar a los ni!os a desla"arse de sus lugares de residencia ,amiliar #, or tanto, de sus
arro$uias, ara seguir la ense!an"a secundariaG # or otra arte el 0ec0o de $ue la insistencia
casi e1clusi7a en los a!os de la rearación crea no ocas di,icultades ara la erse7erancia.
-spectos doctrinales de la cate+uesis de )onfirmación
88 &ara los astores de la Iglesia es moti7o de reocuación la e1istencia # la utili"ación de
materiales cate$uCticos $ue, sin marginar comletamente los contenidos roios de la
cate$uesis relati7a al sacramento de la con,irmación, arecen estar m6s reocuados or dar
resuesta a la roblem6tica 0umana # sicológica de la adolescencia, o $ue no cuentan con la
debida arobación eclesi6stica. Este es un unto $ue re$uiere esecialmente la 7igilancia de
los resonsables diocesanos. &or otra arte, al 0aberse rescindido r6cticamente de la
osibilidad de celebrar la Con,irmación al llegar la edad de la discreción, se uede dar la
imresión de $ue carece de sentido el celebrar este sacramento cuando el su>eto no es
consciente, como uede ser el caso de los discaacitados, o de los ni!os en eligro de muerte,
o incluso de ersonas ancianas. %tra con,usión $ue uede roducirse a la larga es el a7alar la
r6ctica actual Enicamente en moti7os de oortunidad astoral, aun$ue se mantengan las
ra"ones teológicas en ,a7or del orden de los sacramentos de la Iniciación. En realidad deben
soesarse las ra"ones teológicas como elemento imortante de la r6ctica astoral.
2C'
89 .a Comisión ara la Doctrina de la (e de la Con,erencia Eiscoal Esa!ola, ublicó 0ace
unos a!os, con la arobación de la 5samblea &lenaria, una ota sobre algunos aspectos
doctrinales del sacramento de la Confirmación
2C(
$ue se deben tener en cuenta tanto en la
rearación cate$uCtica como en la celebración del sacramento de la Con,irmación, <a ,in de
sal7aguardar, en todo momento, la 7erdadera naturale"a de este sacramento # el lugar roio
$ue le corresonde en la 7ida de la Iglesia # de los cre#entes. .os a7ances astorales odr:an
erderse si el asecto estrictamente sacramental de la Con,irmación asase a un segundo
lano en bene,icio de otros asectos $ue, aun$ue imortantes, no tienen de su#o la
rimac:a<.
2C@
9C En s:ntesis, estos asectos sonF
1. El sacramento de la Con,irmación es uno de los tres sacramentos de la Iniciación cristianaG
en consecuencia, <todos los bauti"ados deber:an ser con7ocados a recibir este sacramento $ue
no uede entenderse como un sacramento de Clites o sólo ara gruos de selectos<.
2CA
+. El sacramento de la Con,irmación 0a de entenderse como un don gratuito de Dios, sin
reducirlo a una ura # simle rati,icación ersonal del ;autismo recibido # de la ,e #
comromisos bautismalesG or tanto, <el es,uer"o de la rearación no deber6 oscurecer nunca
sino real"ar la rimac:a del don $ue Dios otorga con el sacramento. .a Con,irmación, aun$ue
imlica necesariamente la libre resuesta del cre#ente $ue tiene uso de ra"ón es, ante todo, un
don gratuito de la iniciati7a sal7adora de Dios<.
2C7
*. .a Con,irmación no signi,ica minus7aloración del ;autismo de los 6r7ulos. 8o se uede,
ues, artir de cero <como si nada le 0ubiese ocurrido al candidato en su ;autismo # en su
rimera cate$uesis... -in embargo Cstos ueden encontrarse a 7eces en tal situación $ue
re$uiere un roceso re7io de e7angeli"ación, en el sentido estricto de esta alabra, ara $ue
ueda a,lorar en ellos el don de Dios $ue recibieron en el ;autismo # en los otros
sacramentos<.
2C8
9. <.a &astoral de la Con,irmación tiene como meta, mu# en rimer tCrmino, lle7ar al
con,irmando a articiar lena # acti7amente en el ban$uete eucar:stico, #a $ue, como
consideran la /radición # la liturgia, la Con,irmación est6 esec:,ica # directamente ordenada a
la Eucarist:a<
2C9
. <.a Con,irmación se tiene ordinariamente dentro de la 4isa, ara $ue se
mani,ieste m6s claramente la cone1ión de este sacramento con toda la Iniciación cristiana, $ue
alcan"a su culmen en la Comunión del Cuero # de la -angre de Cristo. &or esta ra"ón los
con,irmados artician de la Eucarist:a, $ue comleta su Iniciación cristiana<.
21C
5. .a con,irmación es rolongación del acontecimiento de &entecostCs, or eso acentEa la
dimensión eclesial # misionera de la 7ocación bautismal, en :ntima cone1ión con el
acontecimiento ascual, con el $ue ,orma una unidad inescindible. Esta dimensión eclesial
resuone $ue la cate$uesis rearatoria transmite <la ,e :ntegra de la Iglesia, sin los silencios
ni omisiones< de algunas artes de la con,esión de la ,e # de la moral e7angClica. &or la
dimensión misionera se transmite la ,e recibida imlic6ndose en ello a la ersona del misionero,
del en7iado, en sinton:a con el $ue en7:a, el -e!or. &or eso, la cate$uesis de este sacramento,
0abr6 de iniciar <a la oración, como dimensión ,undamental de la e1istencia cristiana..., deber6
transmitir la ense!an"a moral de la Iglesia... # la necesidad de la con7ersión a lo largo de toda
la 7ida..., Q#R descubrir a $uC 7ocación # ser7icio determinados Dios llama a cada uno en la
Iglesia<.
211
Estas notas, de car6cter doctrinal, iden atención sobre algunas r6cticas cate$uCticas #
litErgicas, indeendientemente del momento # de la edad en la $ue se celebre el
sacramento.
212
La )onfirmación en la adolescencia y juventud
91 -ituar la celebración del -acramento de la Con,irmación en torno a los 19 a!os, como
determina el Decreto de la Con,erencia Eiscoal Esa!ola, osibilita $ue la educación
cristiana de las nue7as generaciones no se cierre con la &rimera Comunión # se ueda abrir a
un lanteamiento catecumenal consciente # libremente asumido. En este conte1to la
Con,irmación aarece tambiCn como <sacramento de la ,e< del su>eto $ue desea incororarse
de manera m6s lena a la 7ida de la Iglesia. .os adolescentes # los >ó7enes son sensibles a la
e1eriencia religiosa $ue signi,ica el <don del Es:ritu<, aun con las contradicciones a 7eces de
la edad >u7enil. El roceso cate$uCtico de los adolescentes # de los >ó7enes se 7e tambiCn
,ortalecido or la resencia de los elementos litErgicos de la rearación de la celebración de la
Con,irmación, con lo $ue la cate$uesis # la liturgia se a#udan mutuamente. &or otra arte, en el
con>unto de la astoral de la Iniciación cristiana, la atención a los adolescentes # a los >ó7enes
desla"a 0acia ellos esta atención astoral $ue, en el momento del ;autismo # en alguna
medida en el de la &rimera Eucarist:a, est6 m6s orientada a los adres.
92 .a Con,irmación tiene un cierto oder de con7ocatoria, # al 0acerlo en otra etaa de la 7ida
del bauti"ado, le o,rece de 0ec0o una nue7a # actuali"ada rouesta de ,ormación cristiana.
/ambiCn se considera ositi7o celebrar la Con,irmación en la adolescencia ara oder resaltar
la decisión ersonal en el seguimiento de Cristo # en la 7ocación al testimonio cristiano, as:
como la incororación a tareas aostólicas en la Iglesia # en la sociedad, como ,ruto de un
reno7ado &entecostCs. Esta rouesta es in0erente a la naturale"a de este sacramento, se
adata bien al momento sicológico del adolescente $ue $uiere a,irmar su ersonalidad, #
0acer su#a la <0erencia recibida<, as: como orientar su 7ida en una 7ocación # ro,esión. Con
esta e1eriencia se 0an cosec0ado en algunas Iglesias buenos ,rutos aostólicos en unos
tiemos mu# di,:ciles ara con7ocar # reunir adolescentes # >ó7enes en torno al misterio de
Cristo en la Iglesia
9' =abr6 $ue e7itar con cuidado, sin embargo, al subra#ar los asectos ositi7os se!alados
antes, $ue la Con,irmación sea considerada como una rati,icación ersonal $ue con7alida el
;autismo
21'
, o como una oción ersonal $ue son caaces de asumir sólo unos ocos, # no
como el <don< gratuito del Es:ritu -anto derramado sobre la Iglesia, $ue todo bauti"ado est6
llamado a recibir. 2unto al interCs or la adecuada ,ormación cate$uCtica, es reciso cuidar
tambiCn $ue los adolescentes estCn incororados a la 7ida de la comunidad cristiana, en rimer
lugar or la articiación en la asamblea eucar:stica dominical de manera 0abitual.
21(
La )onfirmación antes de la primera Eucarist*a
9( En el Decreto de la Con,erencia Eiscoal Esa!ola antes aludido se mantiene lenamente
el derec0o del %biso diocesano a seguir la edad de la discreción a $ue 0ace re,erencia el
canon )91 del Código de Derecho Canónico. Es reciso tomar en cuenta $ue el Catecismo de
la Iglesia Católica, subra#a la unidad # la relación de la Con,irmación con los otros dos
sacramentos de iniciación
21@
G coloca siemre la Con,irmación entre el ;autismo # la Eucarist:a,
incluso al re,erirse a la r6ctica occidental
21A
#, al 0ablar de la edad de la con,irmación, situada
en la edad del <uso de ra"ón<, silencia la costumbre m6s e1tendida de celebrarla en la edad de
la adolescencia
217
. 5dem6s, recuerda e1resamente $ue la <Eucarist:a culmina la Iniciación
cristiana<.
218
9@ .a celebración de la Con,irmación en torno a la edad de la discreción, como se!ala el
canon )91, suone seguir el itinerario sacramental del bauti"ado # situar el sacramento del
Es:ritu dentro de la din6mica de la rearación a la &rimera Eucarist:a. &uede ensarse $ue
esta oción, co0erente tambiCn con el Decreto de la Con,erencia Eiscoal Esa!ola, one
m6s ,6cilmente de relie7e el sentido mismo de los sacramentos de la iniciación en relación con
la Eucarist:a 0acia la $ue se orientan # en la $ue alcan"an su culminación. De este modo el
bauti"ado # con,irmado, se incorora de manera rogresi7a # m6s clara al misterio de Cristo #
de la Iglesia, asecto esecialmente signi,icado # reali"ado en la celebración eucar:stica.
9A El sacramento de la Con,irmación aarece as: m6s de,inido en su relación con el ;autismo
# con la Eucarist:a, tal como se mantiene en la tradición comEn a %riente # a %ccidente,
esecialmente en la Iniciación cristiana de los adultos. Es decir, aarece m6s claro el ne1o $ue
une &entecostCs a la &ascua, # la Con,irmación al ;autismo, as: como $ueda m6s e7idenciado
el car6cter de asamblea del ueblo <sellado or el Es:ritu<
219
roio de la asamblea
eucar:stica. &or otra arte, el con,erir la Con,irmación en una edad m6s temrana, es un acto
de con,ian"a en la caacidad real de los ni!os de ercibir la gratuidad del <don del Es:ritu<
otorgado a los bauti"ados, ara er,eccionar la gracia de la ,iliación di7ina adoti7a # a#udarlos
en el roceso de su crecimiento en la ,e.
-l'unas advertencias
97 50ora bien, aarte las di,icultades $ue ueda entra!ar en una diócesis un cambio de
r6ctica, desde el unto de 7ista de las determinaciones astorales # de los rogramas de
cate$uesis # de iniciación litErgica en las comunidades locales, es e7idente $ue 0abr:a de
e7itarse $ue la Iniciación cristiana $uedara reducida a la etaa de la in,ancia # de la
readolescencia. &ues de la misma manera $ue la rimera articiación de los ni!os en la
Eucarist:a no uede signi,icar como rinciio la conclusión de la cate$uesis, as: tambiCn se
deber:a asegurar la ermanencia de los con,irmados en el roceso de su ,ormación en la ,e #
en los restantes asectos de la 7ida cristiana, emrendiendo las iniciati7as $ue sean necesarias
en ,a7or de la astoral de adolescencia # >u7entud. =abr6 $ue e7itar en cual$uier caso, tanto en
una u otra oción, $ue la Con,irmación $uede a,ectada or la instrumentali"ación social de $ue
es ob>eto actualmente la celebración de la &rimera Eucarist:a.
98 5s:mismo, en la 0iótesis de la celebración de la Con,irmación antes de la &rimera
Comunión, ara recoger los asectos ositi7os $ue la e1eriencia 0o# 0abitual 0a tenido, se
uede rooner $ue, al tCrmino de las etaas catecumenales de la adolescencia # de la
>u7entud, se 0aga una celebración con la renuncia # ro,esión de ,e bautismales, de ,orma
destacada, en medio de la comunidad # a una con ella, en la noc0e ascual o en la solemnidad
de &entecostCs, clausurando as: el tiemo de &ascua.
La celebración de la )onfirmación
99 .a celebración del sacramento de la Con,irmación en %ccidente 0a subra#ado con la
residencia del %biso la 7inculación de la Iniciación cristiana a la Iglesia articular # uni7ersal.
.a celebración del sacramento de la Con,irmación re7iste un signi,icado esecial en todas
nuestras comunidades, ues es de su#o residida or el %biso, ministro originario # ordinario
del sacramento
22C
. 5un$ue, or ra"ones gra7es el %biso uede conceder a resb:teros la
,acultad de con,irmar, <es con7eniente, or el sentido mismo del sacramento, $ue lo con,iera Cl
mismo, sin ol7idar $ue or esta ra"ón la celebración de la Con,irmación ,ue searada del
;autismo. .os obisos son los sucesores de los aóstoles # 0an recibido la lenitud del
sacramento del %rden. .a administración de este sacramento or ellos mismos one de relie7e
$ue la Con,irmación tiene como e,ecto unir a los $ue la reciben m6s estrec0amente a la Iglesia,
a sus or:genes aostólicos # a su misión de dar testimonio de Cristo<
221
. 8o obstante, ueden
resentarse circunstancias eseciales, ,uera del roceso normal de iniciación, $ue reclamen
celebrar este sacramento antes de la <edad de la discreción< o desuCs de recibida la
Eucarist:a, en <eligro de muerte o, a >uicio del ministro, una causa gra7e...<
222
/ales
e1ceciones tienen como ,in la administración de la celebración de la Con,irmación a todos los
bauti"ados.
1CC .a Con,irmación se reali"a con el santo Crisma, consagrado el 2ue7es -anto or el
%biso, el cual in7oca una esecial resencia del Es:ritu -anto con una re,erencia e1resa a
los $ue 7an a ser ungidos. De a0: la imortancia de la <consagración del Crisma<, como rito $ue
de alguna manera recede a la Con,irmación
22'
. En el rito de la Con,irmación se 0an de
destacar la <reno7ación de las romesas del ;autismo<, $ue e1resa el la"o entre estos dos
sacramentosG la <imosición de manos< general con la oración $ue la acoma!a, 7erdadera
e:clesis sobre todos los con,irmandosG el gesto esencial del sacramento, con la unción del
Crisma # las alabras $ue la acoma!anG el beso de a" como signo de comunión eclesial, # la
comunión ba>o las dos esecies, esecialmente signi,icati7a en la 4isa de la Con,irmación. 5 la
dignidad con $ue siemre se 0an de celebrar las acciones litErgicas # a la e1resi7idad $ue 0an
de cobrar en el roceso de la Iniciación cristiana se une a$u:, de ordinario, el car6cter e>emlar
$ue 0an de tener las celebraciones resididas or los obisos.
22(
)0 El Sacramento de la Eucarist*a
La preparación para la 3rimera )omunión
1C1 <.a Eucarist:a es el comendio # la suma de nuestra ,eF Nnuestra manera de ensar
armoni"a con la Eucarist:a, # a su 7e" la Eucarist:a con,irma nuestra manera de ensarO (-.
Ireneo)<
22@
. Desde las decisiones de -an &:o S, se se!ala la <edad del discernimiento< # <uso
de ra"ón< ara articiar en la Eucarist:a or rimera 7e". En esos a!os en los $ue el ni!o
inicia su in,ancia adulta, los edagogos roonen rogramas amlios de educación
conocedores de la gran caacidad de asimilación # de arendi"a>e de los ni!os en esta edad.
.os adres # cate$uistas coinciden en reconocer al ni!o de esa edad una conducta e$uilibrada,
$ue se adata rogresi7amente a las ense!an"as $ue recibe, # crece en su 7ida de ,e a tra7Cs
de la inserción en la comunidad, de la oración # de la articiación litErgica.
1C2 &or todo ello la Iglesia, esecialmente desde los tiemos del &aa -. &:o S, 0a
ri7ilegiado esos a!os ara introducir a sus 0i>os m6s e$ue!os en la Comunión eucar:stica.
&ara ello re$uiere <$ue tengan su,iciente conocimiento # 0a#an recibido una rearación
cuidadosa, de manera $ue entiendan el misterio de Cristo en la medida de su caacidad, #
uedan recibir el Cuero del -e!or con ,e # de7oción<
22A
. &or eso, no les e1ige una rearación
suerior o unos conocimientos comletos de la doctrina cristiana, al considerar $ue se
encuentran # se mantendr6n en la etaa b6sica de ,ormación cate$uCtica # de iniciación en
todos los asectos de la 7ida cristiana. En modo alguno la rimera articiación eucar:stica
clausura la cate$uesis, sino $ue debe ser contemlada como una 7erdadera iniciación
sacramental en el 4isterio eucar:stico ara $uienes, 0ec0os #a 0i>os de Dios or el ;autismo,
ueden comen"ar a ercibir #a las realidades de la sal7ación, segEn su caacidad # ba>o la
acción del Es:ritu -anto.
4n deber importante
1C' &or este moti7o, <los adres en rimer lugar # $uienes 0acen sus 7eces, as: como
tambiCn el 6rroco, tienen obligación de rocurar $ue los ni!os $ue 0an llegado al uso de ra"ón
se rearen con7enientemente # se nutran cuanto antes, re7ia con,esión sacramental, con
este alimento di7ino<
227
. De este modo la Iglesia e>erce su maternidad, iniciada en el ;autismo,
rearando a estos e$ue!os or la &enitencia segEn su roia caacidad # conduciCndolos
0acia la mesa del -e!or, ara alimentarlos con la &alabra di7ina # con el Cuero de Cristo en la
comunidad de los 0ermanos.
228
En muc0os casos la Iglesia tiene $ue atender, incluso el desertar a la ,e, $ue no se 0a dado
en el seno de la ,amiliaG ero en todo caso, al disoner lo necesario ara esta rimera
articiación eucar:stica, lo 0ace con7encida de $ue los rasgos $ue de,inen la 7ida cristiana,
deben estar #a de algEn modo resentes desde la edad in,antil. &or eso o,rece a los e$ue!os
una esmerada rearación, a la $ue 0a de seguir un tiemo de cate$uesis ara desuCs de la
rimera comunión a ,in de $ue los ni!os uedan ser introducidos en una rimera s:ntesis de la
,e. Cuanto se 0a dic0o m6s arriba acerca de la dimensión mistagógica de la cate$uesis, tiene
esecial alicación en este momento. En este sentido es mu# imortante entender $ue la
rearación ara la &rimera Eucarist:a 0a de comrender tambiCn la iniciación litErgica # un
cierto 06bito de asistencia a la 4isa dominical.
229
La celebración de la primera Eucarist*a
1C( .a Iglesia celebra con go"o, en las ,amilias # en las arro$uias, la lena incororación de
nue7os 0i>os a la celebración # articiación en la Eucarist:a, $ue signi,ica # reali"a la comunión
de 7ida con Dios # la unidad del &ueblo de Dios or las $ue la Iglesia es ella misma
2'C
. -in
embargo, el eso social $ue rodea 0o# la celebración de la &rimera Comunión es un ,actor $ue
oculta en no e$ue!a medida tanto el 7alor de la Iniciación cristiana como el de su sentido
eclesial. 5 esar de los generosos # ositi7os es,uer"os de muc0as comunidades, no siemre
se consigue sal7ar estas di,icultades.
En toda celebración de la &rimera Comunión, $ue ritualmente no se distingue de cual$uier otra
celebración eucar:stica, se 0a de oner todo el Cn,asis en destacar, mediante los mismos
signos de la liturgia, la cone1ión :ntima entre los tres sacramentos de la iniciación, as: como
con la ulterior 7ida cristiana. 8o obstante 0a# $ue recomendar $ue la rimera articiación en la
Eucarist:a se rodu"ca desuCs de una con7eniente iniciación en la celebración eucar:stica
segEn las indicaciones del Directorio para las 'isas con i*os de la Congregación ara el
Culto Di7ino, del 1 de 8o7iembre de 199*. En dic0o Directorio se ueden encontrar
sugerencias ara la 4isa en la $ue tienen lugar las rimeras comuniones, sobre todo en
relación con el canto, el desarrollo de algunos ritos # el uso de las legarias eucar:sticas..
1C@ .a ri$ue"a $ue lle7a consigo la rimera articiación eucar:stica uede, sin embargo
,rustrarse en gran medida, si es considerada como un acto indeendiente de todo el roceso de
la Iniciación cristiana. Va#a o no recedida de la Con,irmación, es e7idente $ue no signi,ica en
modo alguno el ,inal del crecimiento # de la maduración rogresi7a en la ,e # en los restantes
asectos del ser cristiano. Ina 7e" celebrada la <&rimera Comunión< la articiación del ni!o,
del adolescente # del >o7en en la Eucarist:a esecialmente la dominical, es arte sustanti7a de
su roceso de Iniciación cristiana. En la Eucarist:a es el mismo 2esucristo resucitado $uien le
incorora a su 7ida # misión, introduciCndolo como iedra 7i7a en la construcción de la Iglesia.
7uente y cima de la Eucarist*a
1CA &or eso no uede reali"arse un roceso de Iniciación cristiana de ni!os, adolescentes #
>ó7enes, si no tiene en la Eucarist:a su ,uente # su cima. En los directorios diocesanos 0abr6
$ue subra#ar @como de 0ec0o #a se 0ace en los e1istentes@ la imortancia de la celebración
eucar:stica # de la articiación ,recuente en ella de los ni!os $ue en la <ostcomunión< se
educan ara alcan"ar una rimera s:ntesis de la ,e, as: como en la rearación cate$uCtica al
sacramento de la Con,irmación, si se 0ace alrededor de los catorce a!os, # en la educación en
la ,e de adolescentes # >ó7enes.
En e,ecto, la Iniciación cristiana se comleta no sólo cuando se reciben los tres sacramentos de
la iniciación, sino tambiCn cuando el $ue 0a recibido en el ;autismo el don de la ,e >unto con los
otros dones di7inos, conoce esa ,e en la cate$uesis # est6 caacitado ara con,esarla # dar
testimonio de ella delante de los 0ombres
2'1
. .a ,ormación b6sica de la ,e, recibida durante los
a!os de la Iniciación cristiana, se abre # se rolonga en la ed/,+,i2n 6erm+nen-e de esa
misma ,e en el seno de la comunidad cristiana.
2'2
D0 El sacramento de la 3enitencia
1C7 .a rearación # la celebración de la <rimera con,esión< de los ni!os bauti"ados 0a# $ue
enmarcarla no sólo como re$uisito re7io a la con,irmación # a la <rimera comunión< sino
como arte integrante de la Iniciación cristiana. &ara ello se debe establecer en la cate$uesis
rearatoria una ,irme cone1ión entre el sacramento del ;autismo # este <segundo bautismo<
en el $ue 2esEs nos trae el erdón de Dios &adre # la Iglesia nos erdona en nombre de
2esEs
2''
. En un itinerario de car6cter catecumenal, la rearación # celebración de este
sacramento debe insirarse del <segundo grado< de la Iniciación cristiana o tiemo de
uri,icación e iluminación, destinado a la rearación del es:ritu # del cora"ón, realidades $ue
est6n al alcance de los ni!os, con la a#uda de Dios.
1C8 -in enitencia, las ,ases ostbautismales del roceso de iniciación se desarrollan
de,ectuosamente, or$ue a la 7e" ermanecen en el bauti"ado la realidad del ecado # de la
gracia, $ue siemre acoma!an al ,iel en este mundo # $ue 0acen, or lo tanto, $ue siemre el
,iel cristiano necesite de la enitencia, ara $ue la gracia 7en"a # se desarrolle e1edita. &or la
enitencia, el ni!o, el adolescente # el >o7en se 7an educando ara la continua luc0a contra el
ecado # contra el 4aligno, rolongación de las renuncias bautismales, or$ue siemre <a la
uerta est6 el ecado acec0ando como ,iera $ue te codicia, # a $uien tienes $ue dominar<
2'(
.
Esto no es ceder a una conceción esimista de la 7ida, sino caer en la cuenta de $ue el ser
0umano se dilu#e, carece de sentido, desligado de Dios # su gracia ero en Cristo se restaura
internamente todo el 0ombre 0asta la redención del cuero.
La celebración de la 3enitencia
1C9 5tendiendo a la condición de estos bauti"ados, ni!os, adolescentes, >ó7enes o adultos,
0a de rocurarse $ue la celebración del erdón # de la reconciliación sea 7erdaderamente
e1resi7a # eclesial desde el unto de 7ista litErgico. .a celebración uede tener car6cter
inici6tico, sobre todo en el caso de los ni!os. El modo m6s aroiado ara reali"ar esta
iniciación son las celebraciones enitenciales no sacramentales, $ue ueden dar aso a la
<Jeconciliación de 7arios enitentes con con,esión # absolución indi7idual<, tal como se
describe en el %itual de la "enitencia. &ero sin descartar la <Jeconciliación de un solo
enitente<, $ue deber6 ser o,recida # ,acilitada oortunamente. Es mu# con7eniente $ue, antes
de acceder a la articiación eucar:stica, los ni!os 0a#an celebrado m6s de una 7e" el
sacramento de la &enitencia. Este sacramento, or otra arte, cu#a celebración 7iene re$uerida
no sólo or moti7os ersonales sino tambiCn or el es:ritu de los di,erentes tiemos litErgicos,
debe estar resente de manera eriódica en el roceso cate$uCtico de los adolescentes # de
los >ó7enes.
11C En la cate$uesis # en la r6ctica de este sacramento se 0a de seguir el %itual, teniendo
mu# resente el 7alor $ue en el mismo se otorga a la &alabra de Dios $ue llama a con7ersiónG
a la mani,estación concreta de los ecados, a la contrición # a la acetación de la enitencia,
todo ello en el di6logo de la con,esión, $ue tendr6 lugar sin coacciones ni risasG seguidamente,
con <la oración del enitente<, con la imosición de manos # absoluciónG ,inalmente, a la acción
de gracias # desedida del enitente. .os actos de enitencia 0an de <acomodarse a cada
enitente, ara $ue cada uno reare as: el orden $ue destru#ó # sea curado con una medicina
ouesta a la en,ermedad $ue le a,ligió<.
2'@
'% INICIACI"N CRISTIANA DE AD!LTOS
111 En el rimer ca:tulo de estas orientaciones subra#6bamos la necesidad de lle7ar a cabo
en nuestras Iglesias articulares una reno7ación de la astoral de la Iniciación cristiana
abarcando todas las edades, como resuesta a una situación, en la $ue, >unto a un e$ue!o
nEmero de ersonas no bauti"adas $ue iden el bautismo, se constata la e1istencia de
numerosos adultos bauti"ados $ue necesitan ,undamentar su ,e #, en algunos casos, comletar
la Iniciación cristiana con la receción de los sacramentos de la Con,irmación # de la
Eucarist:a. Estos datos nos conducen a lantear en estas orientaciones astorales dos
rouestas de Iniciación cristiana de adultosF la rimera dirigida a los no bauti"ados, basada en
el %itual de la Iniciación Cristiana de Adultos, adatado a Esa!aG # la segunda $ue debe
o,recerse a los #a bauti"ados ero $ue necesitan comletar la Iniciación cristiana. De este
modo se a#uda a las Iglesias articulares en la elaboración del itinerario de Iniciación cristiana
de adultos $ue recomienda el Directorio General para la Catequesis.
2'A
-0 La Iniciación cristiana de adultos no bauti/ados
-daptación del (I)- a nuestra peculiares circunstancias
2'7
112 El Código de Derec0o Canónico trata de la Iniciación cristiana de adultos no bauti"ados
en el t:tulo dedicado a la acti7idad misional de la Iglesia.
2'8
En ese conte1to encarga a las
Con,erencias Eiscoales <ublicar unos estatutos or los $ue se regule el catecumenado,
determinando $uC obligaciones deben cumlir los catecEmenos # $uC rerrogati7as se les
reconocen<.
2'9
En otro lugar determina $ue <el adulto $ue desee recibir el bautismo 0a de ser admitido al
catecumenado #, en la medida de lo osible, ser lle7ado or asos sucesi7os a la iniciación
sacramental, segEn el ritual de iniciación adatado or la Con,erencia Eiscoal # atendiendo a
las normas eculiares dictadas or la misma<.
2(C
11' .as cometencias del %biso en la Iniciación cristiana de los adultos est6n descritas en el
JIC5.
2(1
En todo caso tCngase en cuenta $ue se 0a de reser7ar al %biso el bautismo de
adultos, <or lo menos el de a$uellos $ue 0an cumlido catorce a!os, ara $ue lo administre Cl
mismo, si lo considera con7eniente<.
2(2
.a Con,erencia Eiscoal Esa!ola toda7:a no 0a elaborado el estatuto del catecEmeno, ero
la traducción, ublicación # estudio del %itual de Iniciación cristiana de Adultos 0a osibilitado
0asta a0ora atender a los adultos no bauti"ados $ue 0an edido su incororación al 4isterio de
Cristo en la Iglesia. Dic0o Jitual en la actualidad est6 en curso de re7isión # de adatación.
11( /eniendo en cuenta $ue los bautismos de adultos son ordinariamente ocos, 0asta a0ora,
en nuestras Iglesias diocesanas, reali"6ndose su iniciación catecumenal # la celebración de los
sacramentos de manera indi7iduali"ada, la nue7a edición del JIC5 o,recer6, en rimer tCrmino,
no el modelo@tio de iniciación cristiana de adultos <distribuido en sus grados o etaas<, segEn
se recoge en el ca:tulo rimero de la edición t:ica latina, sino la Form+ 0im61i4i,+d+ de 1+
ini,i+,i2n de /n +d/1-o en -re0 e-+6+0 (ca:tulo segundo de la edición t:ica)
2('
. El
discernimiento astoral 0a 0ec0o aconse>able utili"ar #a este modelo cuando una ersona
adulta 0a edido el ;autismo ara contraer matrimonio canónico con un cón#uge católico, o or
0aberse incororado a una comunidad cristiana o a un mo7imiento aostólico. En estas # en
otras circunstancias arecidas, es con7eniente abre7iar las etaas rearatorias # edir al $ue
7a a recibir los sacramentos de la iniciación una continuidad en su ,ormación cristiana dentro de
la comunidad o mo7imiento al $ue ertenece, o en relación con su cón#uge con el $ue, or el
sacramento del matrimonio, 7a a ,ormar como una <iglesia domCstica<.
11@ En las resentes %rientaciones se!alamos el itinerario de Iniciación cristiana de los
adultos no bauti"ados, teniendo resente las circunstancias m6s comunes entre nosotros. En
rimer lugar e1onemos la <,orma simli,icada< #, desuCs, el itinerario <or etaas o grados<
segEn el modelo t:ico $ue se roone cuando e1iste un nEmero su,iciente de catecEmenos.
Como base ara ambos itinerarios remitimos a la &rimera &arte de estas %rientaciones en la
$ue se resentó el %itual de Iniciación cristiana de Adultos como modelo de re,erencia ara
todo itinerario
2((
. 50ora nos limitamos a subra#ar algunos asectos.
1E I-iner+rio 0e3Fn 1+ 4orm+ 0im61i4i,+d+ en -re0 e-+6+0
11A .a 4orm+ 0im61i4i,+d+ de 1+ ini,i+,i2n de /n +d/1-o en -re0 e-+6+0 comrendeF
a) El <rito de admisión a la cate$uesis<, al comien"o de las sesiones cate$uCticas, con el cual
se entra en la rimera etaa o tiemo del catecumenado, una 7e" $ue se 0a dialogado con la
ersona $ue ide el ;autismo # se le 0a se!alado un garante.
b) DesuCs de un tiemo de cate$uesis, llega el momento en $ue el catecEmeno, instruido en
la ,e cristiana, uede #a reararse ara la celebración de los sacramentos. Es el momento de
la segunda etaa o tiemo de uri,icación o iluminación, etaa en la $ue se reali"an <los ritos
de la elección # de rearación ara los sacramentos<. -e ueden, adem6s, a!adir en esta
etaa reuniones de oración # la articiación del catecEmeno en la liturgia enitencial de la
comunidad, as: como los ritos del tiemo de la iluminación o uri,icaciónF escrutinios # entregas
del <-:mbolo de la ,e< # de la <oración dominical<.
c) (inalmente, en la tercera etaa, se celebran los sacramentos, en la Vigilia ascual o en un
domingo, # se entra en la m#stagogia, en cuanto esto resulte osible.
2(@
117 .a ,orma simli,icada debe alicarse de manera $ue no se ri7e al candidato al bautismo
de los bene,icios de una rearación m6s larga
2(A
. .a alicación, ues, de este itinerario
simli,icado a un catecEmeno o a un gruo de catecEmenos debe lantearse con los mismos
ob>eti7os en cada una de las ,ases $ue se se!alan en el itinerario or etaas o grados.
2E I-iner+rio 6or e-+6+0 ? 3r+do0
118 Este itinerario, m6s amlio # de acuerdo con el modelo t:ico, uede ser mu# ato ara
los $ue roceden de otras religiones no cristianas o e1tran>eros, $ue no 0a#an conocido ningEn
6mbito cristiano. En todo caso contiene las re,erencias m6s imortantes $ue deben tenerse en
cuenta aun cuando se utilice la ,orma simli,icada $ue acabamos de describir.
El anuncio misionero y el precatecumenado
119 .a redicación e7angClica se da en la Iglesia de distintas ,ormas # a tra7Cs del testimonio
# de la alabra de todos los cristianosF la redicación, las inter7enciones eclesiales a tra7Cs de
los distintos medios de comunicación, la di,usión del magisterio de la Iglesia, la lectura b:blica
en toda ocasión, la ublicación de libros religiosos... 8o es de e1tra!ar, ues, $ue la etición
del bautismo or arte de un adulto se rodu"ca entre nosotros 7inculada a una ersona
concreta (no7io, cón#uge, amigo...) o en re,erencia a una situación eclesial determinada. Esta
constatación nos anima a de,inir entre nosotros el tiemo de <re@catecumenado< como <un
tiemo de bEs$ueda # de 7eri,icación<
2(7
del testimonio # de la alabra $ue el adulto 0a
meditado en su llamada a la con7ersión. Introducirse en este tiemo es <#a ,ruto de la gracia<.
<El Es:ritu -anto, maestro interior, suscita, sostiene # alimenta esa e$ue!a llama or la $ue
el 0ombre busca al Dios 7i7o<.
2(8
12C El mediador 0umano rincial en el anuncio misionero (cón#uge, amigo...) est6 llamado a
ser el <,iador< del $ue 0abla el JIC5 # su misión ser6 acoma!arlo en su relación con la
comunidad cristiana. <.a admisión (al <recatecumenado<) se 0ar6 en una reunión de la
comunidad local, con tiemo su,iciente ara $ue brote la amistad # el di6logo<
2(9
. 5l no 0aber
tiemo determinado ni rogramas de contenidos en esta etaa <esCrese 0asta $ue los
candidatos, segEn su disosición # condición, tengan el tiemo necesario ara concebir la ,e
inicial # ara dar los rimeros indicios de su con7ersión<
2@C
. -e trata de una <,e inicial< # de una
con7ersión <inicial<, es decir de una acogida cordial a la acción di7ina en sus 7idas, # el deseo
moral del cambio de 7ida. El acoma!ante del recatecEmeno determinar6 con Cl el momento
en $ue Cste ueda ser resentado al 6rroco o a la comunidad ara iniciar la etaa del
catecumenado.
El catecumenado
121 El tiemo del catecumenado, roiamente dic0o, comrende cuatro <caminos<
2@1
$ue se
ueden concretar de este modo en nuestra Iglesias diocesanasF
1. Cate$uesis aroiada, b6sica e integral, cu#o ob>eti7o es conducir al catecEmeno al :ntimo
conocimiento del misterio de la sal7ación. .os contenidos deben ser los rouestos or la
Con,erencia Eiscoal Esa!ola en su Catecismo de 5dultos, $ue deber6 ser estudiado or el
catecEmeno a#udado or el cate$uista, # a ser osible en contacto con algEn gruo o
comunidad de cate$uesis de adultos con los $ue ueda saborear el conocimiento de los
4isterios de la sal7ación. -i no es osible esta articiación del catecEmeno en un gruo de
cate$uesis, el cate$uista deber6 a#udarle con su roia comunicación testimonial, a $ue el
catecEmeno tambiCn estudie # cono"ca la ,e con sabidur:a.
+. E>ercicio de la r6ctica de la 7ida cristiana, en un <tr6nsito $ue lle7a consigo un cambio
rogresi7o de sentimientos # costumbres, # debe mani,estarse con sus consecuencias sociales
# desarrollarse aulatinamente durante el catecumenado<
2@2
. .os <e1orcismos< # las
<bendiciones< $ue el Jitual incorora ara este tiemo del catecumenado
2@'
se 0ar6n durante
<celebraciones de la &alabra<.
*. &articiación en la liturgia # oración de la Iglesia. Durante este tiemo el catecEmeno, >unto a
su cate$uista # acoma!antes, asistir6 a la liturgia de la &alabra de las celebraciones
eucar:sticas dominicales, # a las celebraciones comunitarias de la &enitencia, as: como a
alguna celebración del sacramento del ;autismo, # a ser osible de la Con,irmación.
9. Cooeración en la misión. El catecEmeno deber6 ad$uirir en este er:odo la e1eriencia de
cooeración en alguna de las tareas misioneras o asistenciales $ue tenga establecidas la
comunidad cristiana (acti7idad en su mo7imiento aostólico o comunidadG o articiación en
alguna acti7idad de Caritas, gruos >u7eniles # otros).
El tiempo de la purificación y de la iluminación
122 De ordinario, tiene lugar durante el tiemo de cuaresma del segundo a!o de la Iniciación
cristiana del catecEmeno.
En el rimer domingo de la cuaresma se celebrar6 e1 ri-o de 1+ e1e,,i2n con el $ue conclu#e el
catecumenado # or el $ue la Iglesia le elige ara recibir sus sacramentos. El rito de la elección
se celebrar6, segEn lo indicado en el JIC5
2@(
, residido or el %biso o, con delegación
e1resa, or el 6rroco. Durante la cuaresma, se ueden celebrar los escrutrinios # las
entregas segEn se indica en el Jitual
2@@
G a los cuales sigue la celebración de los ritos ara la
rearación inmediata.
2@A
La celebración de los sacramentos y la mista'o'ia
12' .a celebración tendr6 lugar en la Vigilia ascual, en la Catedral o en la arro$uia,
residiendo el %biso o un delegado, # se seguir6 el Jitual <distribuido en sus grados<
2@7
. -i no
,uere osible la residencia del %biso o su delegado en la Vigilia &ascual, los sacramentos de
la Iniciación cristiana se celebrar6n en un domingo del tiemo ascual. .a cincuentena ascual
es considerada como <un gran domingo<, # cada eucarist:a dominical es la gran celebración del
<d:a en $ue actEo el -e!or<.
DesuCs 7iene el tiemo de la mistagogia
2@8
, ara la ro,undi"ación en los misterios
celebrados, $ue ocuar6 el tiemo ascual # concluir6 en la celebración solemne de
&entecostCs.
10 La Iniciación cristiana de adultos ya bauti/ados
12( -e trata de la lena incororación a la Iglesia de a$uellos adultos bauti"ados de 6r7ulos,
$ue no 0an recibido la debida cate$uesis # no est6n con,irmados ni 0an articiado en la
Eucarist:a, # 7i7en ale>ados de la ,e # de la comunidad cristiana. El %itual de la Iniciación
cristiana de Adultos, en su ca:tulo IV, 0ace unas sugerencias astorales en orden a la
rearación ara la Con,irmación # la Eucarist:a de estos adultos
2@9
. El Jitual e$uiara estos
casos al del adulto $ue 0a sido bauti"ado en eligro de muerte # ad7ierte <aun$ue tales adultos
nunca 0a#an o:do 0ablar del misterio de Cristo, sin embargo, su condición di,iere de la
condición de los catecEmenos, uesto $ue a$uCllos #a 0an sido introducidos en la Iglesia #
0ec0os 0i>os de Dios or el ;autismo. &or tanto, su con7ersión se ,unda en el ;autismo #a
recibido, cu#a 7irtud deben desarrollar desuCs<
2AC
. .os tiemos de rearación de estos
adultos ara los sacramentos de la Con,irmación # la Eucarist:a deber6n ser considerados de
,orma indi7iduali"ada.
12@ 2unto a estos adultos se encuentra otro gruo de cristianos $ue recibieron los tres
sacramentos de la Iniciación cristiana en su in,ancia # adolescencia, ero $ue se des7incularon
de la Iglesia durante un largo tiemo. En imortantes documentos de la Iglesia se 0a subra#ado
la necesidad de e7angeli"ar de nue7o a los bauti"ados de las 7ie>as Iglesias de Euroa
2A1
.
/ambiCn entre nosotros se 0a insistido, en los rogramas astorales de la Con,erencia
Eiscoal # de algunos de sus organismos, en la necesidad de un anuncio misionero $ue
introdu"ca a estos ale>ados en un roceso de <reiniciación< cristiana. &ara atender
con7enientemente esta doble urgencia misionera es necesario lantear un <itinerario de
Iniciación cristiana de adultos bauti"ados< o, si se re,iere, un itinerario de neocatecumenado.
Iniciativas eclesiales existentes
12A &ara orientar los rocesos cate$uCticos de los adultos nuestra Comisión Eiscoal de
Ense!an"a # Cate$uesis ublicó en el a!o 1991 unas orientaciones astorales tituladas
Cate$uesis de adultos.
En Esa!a 0a# numerosas iniciati7as $ue resonden a esta necesidad indicada antes,
cuidando a$uellos elementos $ue comonen una Iniciación cristiana de car6cter catecumenal.
/odas merecen reconocimiento dado su car6cter eclesial. -in embargo no todas las
cate$uesis, ni los rogramas de educación en la ,e de adultos, ueden llamarse de Iniciación
cristiana en sentido roio. &ara $ue los carismas en su genuinidad sean recibidos or la
Iglesia, deben ser discernidos, # en ocasiones a#udados en su maduración # en el desliegue
de sus 7irtualidades.
Entre las iniciati7as m6s notables # di,undidas sobresalen el <camino neocatecumenal< # los
rocesos de ,ormación cristiana $ue tienen algunos mo7imientos aostólicos # comunidades
eclesiales. Con,iamos en $ue las resentes %rientaciones ser6n Etiles ara los mismos, a ,in de
comletar o er,eccionar sus rogramas # onerlos en r6ctica, con la arobación de los
obisos.
8uevas exi'encias pastorales
127 Ciertamente toda cate$uesis de la Iglesia, # tambiCn la de adultos, es una e1igencia
interna de los sacramentos de iniciación... # retende... <0acer catar # 7i7ir las inmensas
ri$ue"as del ;autismo #a recibido<
2A2
, de a0: $ue muc0os de los rogramas cate$uCticos de
adultos en nuestras Iglesias tengan un car6cter catecumenal, # como se indica en las citadas
%rientaciones astorales Cate$uesis de adultos 0a# algunas dimensiones de ,ondo $ue son
comunes al <catecumenado bautismal< # a la <cate$uesis de adultos<, tales como la dimensión
teologal o 7inculación del 0ombre a DiosG la dimensión ascual o la 7ida nue7a en CristoG la
dimensión eclesial, or la $ue el catecEmeno recibe la ,e de la IglesiaG # la dimensión
antroológica, or la $ue el 0ombre es acogido en su ersona # en su 0istoria.
&or todo esto, aun$ue el itinerario $ue roonemos tenga destinatarios # ob>eti7os esec:,icos
distintos $ue los de la <cate$uesis de adultos< creemos $ue uede desarrollarse dentro de un
gruo de cate$uesis de adultos, cuando no sea osible 0acerlo con un gruo esec:,ico de
<bauti"ados no cate$ui"ados<.
)ate+uesis para adultos bauti/ados no cate+ui/ados
128 <El desarrollo ordinario de la cate$uesis (ara bauti"ados no cate$ui"ados) generalmente
corresonder6 al orden rouesto a los catecEmenosG ero al roonerla el sacerdote, el
di6cono o el cate$uista tenga resente la eculiar condición de estos adultos $ue #a 0an
recibido el ;autismo<
2A'
. En el itinerario ara <bauti"ados no cate$ui"ados< nos a>ustaremos al
modelo del itinerario amlio <or etaas o grados< #a $ue en este caso no se roduce la
situación e1cecional de tener $ue administrar, sin dilación, el sacramento del ;autismo.
+E An/n,io mi0ionero ? n/ev+ ev+n3e1i>+,i2n
129 El anuncio misionero a bauti"ados incre#entes o indi,erentes resenta de alguna manera
m6s di,icultades $ue el $ue se 0ace a no bauti"ados. En este caso la <no7edad< del E7angelio
0a de ser resentada con toda ,uer"a como no7edad regeneradora de la 7ida, gracias al
acontecimiento Enico de la Jedención de 2esucristo, sobre la base de un testimonio de 7ida #
de una in7itación $ue o,re"ca gratuitamente eseran"a ara el 0ombre cauti7o or su ecado #
miseria. -ólo cuando se desciende a la autCntica realidad del 0ombre, a su 7erdad, Cste uede
acoger el <Aerigma<.
BCuando se roduce esa acogidaD Cuando, en el tiemo escogido or el -e!or, la ;uena
8oticia encontrada como gracia, des7ela # comunica su origen. En este momento, el
e7angeli"ador asa a ser <,iador< ante la comunidad cristiana, ante la Iglesia, $ue acoge en su
seno a un cristiano bauti"ado $ue $uiere iniciarse en el conocimiento # la 7ida de Cristo en su
Iglesia. 8o 0a# tiemo determinado ara todo este roceso ni l:nea di7isoria entre lo $ue es
tarea del e7angeli"ador # resuesta de con7ersión.
.a celebración del sacramento de la misericordia del &adre $ue acoge al 0i>o ródigo,
con7ocando a una ,iesta a toda la ,amilia, ser6 el 0ito m6s imortante de esta etaa. -e debe
in7itar, ues, al inicialmente con7ertido a $ue se alegre or la misericordia de Dios # $ue
recono"ca su miseria, su 7erdad, articiando en una celebración de la &enitencia, ara la $ue
el <,iador< # el sacerdote re7iamente le 0a#an rearado.
bE L+ ,+-e./e0i0
1'C <.as 7erdades $ue se ro,undi"an en la cate$uesis son las mismas $ue 0icieron mella en
el cora"ón del 0ombre al escuc0arlas or rimera 7e". El 0ec0o de conocerlas me>or, le>os de
embotarlas # agostarlas, debe 0acerlas aEn m6s estimulantes # decisi7as ara la 7ida<
2A(
. En
este tiemo, ues, debe mantenerse con todo rigor # <no7edad< el E7angelio, si bien lo roio
de esta etaa ser6 su resentación sistem6tica # org6nica.
2A@
&ara conseguir la no7edad, la ,uer"a, la organicidad # la sistemati"ación, el <cate$ui"ado< debe
seguir esta etaa como miembro de un gruo o comunidad. 8o basta #a el testimonio de un
amigo, del <,iador<G se re$uiere a0ora #a $ue la ,e la mani,ieste eclesialmente. El gruo, la
comunidad es el 6mbito en $ue la &alabra de Dios resuena # actEa con oder. El C+-e,i0mo
de +d/1-o0, en rearación or la Con,erencia Eiscoal Esa!ola, ser6 un instrumento
garante de la integridad de la ,e de la Iglesia, $ue el <bauti"ado no cate$ui"ado< 0a de conocer,
celebrar, 7i7ir # orar.
2AA
.os ritos catecumenales 0an de 0acer atente deben de>ar mu# clara la condición de bauti"ado
del $ue sigue este itinerario. .as celebraciones de la &alabra, las celebraciones enitenciales,
los e1orcismos # bendiciones, as: como la Eucarist:a dominical, son 0itos imortantes de su
crecimiento en la ,e. .as concreciones sobre la duración de este itinerario corresonden sobre
todo a los directorios diocesanos.
,E Ce1ebr+,i2n de 1o0 0+,r+men-o0 ? mi0-+3o3i+
1'2 .a Eltima etaa de este itinerario de iniciación con7endr6 tambiCn situarla en torno a la
celebración del 4isterio &ascualF <&rocesos cate$uCticos di7ersos, de >ó7enes # adultos,
odr6n con toda ra"ón concluirse o e1resarse en la Vigilia ascual de la comunidades
cristianas con la ro,esión de ,e # la reno7ación de los comromisos bautismales<
2A7
. Es un
momento $ue corresonde al tiemo de uri,icación e iluminación, #, en este caso, tambiCn a la
mistagogia. <-e trata de un tiemo m6s bre7e, en el $ue los adultos, #a cate$ui"ados
roiamente en la segunda etaa, recaitulan # gustan lo 7i7ido en ella # asumen Eblicamente
los comromisos de los sacramentos de la Iniciación cristiana, $ue ellos #a recibieron<
2A8
, o $ue
7an a recibir or 7e" rimera en la Vigilia &ascual, sea la Con,irmación o la Eucarist:a.
1'' &ara $uienes 7an a recibir los -acramentos de la Con,irmación # de la Eucarist:a, se
tendr6n durante la cuaresma las cate$uesis resacramentales # se ueden celebrar los ritos de
<entregas< del -:mbolo de la ,e # de la %ración dominical, adatados a su condición de
bauti"ados. En la solemnidad de &entecostCs los miembros del gruo de cate$uesis con toda la
comunidad ueden celebrar una ,iesta ,inal del itinerario recorrido, osiblemente con los otros
gruos de la diócesis en torno al obiso.
2A9
(% LA INICIACI"N CRISTIANA DE NI9OS 7 ADOLESCENTES NO
&A!TI$ADOS
El (itual de la iniciación de niños en edad cate+u,tica
1'( Es necesario re,erirse tambiCn a una situación cada d:a m6s ,recuente. -e trata de la
etición del ;autismo ara ni!os, # en ocasiones adolescentes, $ue, or di7ersas causas, no
,ueron bauti"ados de 6r7ulos. En la ma#or:a de los casos se trata de ni!os $ue 0an eme"ado
a asistir con sus coma!eros bauti"ados a la cate$uesis arro$uial, con 7istas a 0acer la
&rimera Comunión. -in entrar a0ora en el an6lisis de las causas or las $ue esos ni!os o
adolescentes no recibieron el ;autismo en los rimeros meses de su 7ida, es necesario
e1oner algunos criterios b6sicos ara orientación de los resonsables de la astoral
cate$uCtica # litErgica.
27C
1'@ El Jitual de la iniciación cristiana de adultos, en su ca:tulo $uinto, desarrolla un %itual de
la iniciación de ni!os en edad cate$uCtica (aro1imadamente entre los seis # los dieciseis
a!os), <destinado a los ni!os $ue no 0abiendo sido bauti"ados en la in,ancia, # llegados a la
edad de la discreción # de la cate$uesis, 7ienen ara la Iniciación cristiana, #a tra:dos or sus
adres o tutores, #a esont6neamente, ero con su ermiso<
271
. Esto $uiere decir, en rimer
lugar, $ue no se uede usar en estos casos el %itual del 2autismo de 6r7ulos, como si ,ueran
unos reciCn nacidos, # en segundo lugar $ue la solución astoral 0a de ser tambiCn
necesariamente distinta de la $ue se adota ara la iniciación sacramental de los ni!os #a
bauti"ados. Con7iene recordar tambiCn $ue tanto los ni!os no bauti"ados llegados al uso de la
ra"ón como los adolescentes no bauti"ados, son e$uiarados or el Código a los adultos a
e,ectos de la astoral de la Iniciación cristiana.
272
1'A -e 0a de rocurar, or tanto, $ue la Iniciación de estos ni!os # adolescentes se 0aga or
etaas, >alon6ndolas con di7ersos ritos. En el caso de los ni!os, es con7eniente $ue su
iniciación se ao#e en el gruo de los dem6s ni!os de su edad $ue 7an siguiendo la cate$uesis
de la comunidad
27'
, # $ue los ritos $ue se!ala el Jitual se celebren al mismo tiemo $ue se
desarrolla el itinerario de sus coma!eros. .a cate$uesis 0a de ser introducción no sólo en la
doctrina de la ,e, sino tambiCn en la con7ersión # en la e1eriencia de la 7ida de la comunidad
cristiana. -e trata, or tanto, de o,recer a esos ni!os no bauti"ados un 7erdadero # roio
catecumenado orientado a la rogresi7a comrensión de la &alabra de Dios, de la oración
eclesial # de la celebración litErgica, # a un comromiso de ,idelidad al E7angelio # de amor al
ró>imo.
1'7 .a entrada en el <segundo grado< de la Iniciación cristiana de estos ni!os (escrutinios o
ritos enitenciales) se tendr6 en una celebración con>unta con los ni!os bauti"ados $ue 7a#an a
celebrar su <rimera con,esión<, durante la cuaresma
27(
. .a celebración de los sacramentos de
la iniciación se 0ar6 en la noc0e de &ascua o en domingo. En todo caso, el ;autismo 0abr6 de
celebrarse en la 4isa en la $ue artician or rimera 7e" los <neó,itos<. En esta misma
celebración se con,iere la Con,irmación or el %biso o or el resb:tero $ue administra el
;autismo
27@
. El resb:tero $ue, or ra"ón de su o,icio o or mandato del %biso diocesano,
bauti"a a $uien 0a sobreasado la in,ancia, go"a iso iure de la ,acultad de con,irmar
27A
. 8o
obstante, o,rC"case al %biso el bautismo de a$uellos ni!os $ue 0an cumlido catorce a!os,
ara $ue lo administre Cl mismo, si lo considera con7eniente.
277
(epercusiones en la pastoral del bautismo
1*) .a resencia de estos gruos de ni!os $ue reciben todos los sacramentos de la iniciación
en edad cate$uCtica, lantea a 7eces un interrogante sobre la r6ctica del bautismo de
6r7ulosF algunas ersonas, en e,ecto, re,ieren $ue sean los mismos ni!os los $ue ro,esen la
,e de la Iglesia antes de recibir el bautismo. =abr6 $ue tomar en cuenta esta tendencia ara no
magni,icar astoralmente estas situaciones, oniendo, de algEn modo, en entredic0o la
legitimidad del ;autismo de 6r7ulos, ero no or este moti7o 0abr6 $ue bauti"ar casi en
secreto a estos ni!os e indeendientemente de la receción de la &rimera Comunión, ues una
r6ctica de este tio reercutir:a no menos gra7emente en una des7alori"ación del sentido del
;auitismo.

CONCL!SI"N
1'9 <Como ni!os reciCn nacidos, desead la lec0e esiritual ura, a ,in de $ue, or ella,
cre"c6is ara la sal7ación, si es $ue 0abCis gustado $ue el -e!or es bueno. 5cerc6ndoos a El,
iedra 7i7a, desec0ada or los 0ombres ero elegida, reciosa ante Dios, tambiCn 7osotros,
cual iedras 7i7as, entrad en la construcción de un edi,icio esiritual, ara un sacerdocio santo,
ara o,recer sacri,icios esirituales, acetos a Dios or mediación de 2esucristo... Vosotros sois
lina>e elegido, sacerdocio real, nación santa, ueblo ad$uirido, ara anunciar las alaban"as de
5$uel $ue os 0a llamado de las tinieblas a su admirable lu"<.
278
Estas alabras de la rimera carta del 5óstol &edro, en un tono de 0omil:a bautismal,
sinteti"an las re,le1iones # orientaciones $ue 0emos rouesto como a#uda a las Iglesias
articulares en su cometido de determinar un ro#ecto roio de Iniciación cristiana ba>o la
autoridad del %biso, $ue resondan a las circunstancias esec:,icas de cada lugar #
constitu#an una 7erdadera reno7ación tanto de la cate$uesis como de la celebración de los
sacramentos del ;autismo, de la Con,irmación # de la Eucarist:a.
1(C Con este moti7o e>ercemos nuestro deber astoral # mani,estamos >untamente nuestro
aliento # nuestra con,ian"a en los resb:teros, di6conos # cate$uistas, # en todas las ersonas
$ue con su entrega generosa cumlen con el mandato misionero del -e!or a su Iglesia, en los
di7ersos 6mbitos de la educación en la ,e # de la astoral litErgica, desde la ,amilia # la
arro$uia a los mo7imientos eclesiales, asando or la escuela # la ense!an"a religiosa
escolar.
De manera articular $ueremos animar a los ,ieles laicos a $ue asuman eseran"adamente su
7ocación # su misión en este camo esec:,ico de la transmisión de la ,e # de su crecimiento #
desarrollo en la 7ida de la Iglesia. <Cristo reali"a su ,unción ro,Ctica no sólo a tra7Cs de la
>erar$u:a, sino tambiCn or medio de los laicos. El los 0ace sus testigos # les da el sentido de la
,e # la gracia de la alabra<.
279
NOTAS FINALES

1 C, =c0 16,19.
2 C, 1Co 9,15G Ta 9,+6.
' C, -. 5gust:n Contra litt<"etilliani III, 56,6)F &. 9*,*)5G C-E. *+.+++
( -. 5gust:n Epist< +*,9F &. **,96G C-E. *9U1.67
@ &% 6G C,. %itual de la Iniciación cristiana de adultos (JIC5) 197+G &ablo VI, Const. 5ost.
Divinae Consortium aturaeG E10. 5ost. Evangelii untiandi *9G 2uan &ablo II E10ort. 5ost.
Catechesi Tradendae 99G 2uan &ablo II E10ort. 5ost. Christifideles Laici 61.
A Discurso del &aa 2uan &ablo II a los obisos de las ro7incias eclesi6sticas de Tranada,
-e7illa # Valencia, en su 7isita <ad limina< (7@7@9)), en .O%sser7atore romano +) (1591), 1' de
>ulio de 199), . 5.
7 C, &lanes astorales de la Comisión Eiscoal de Ense!an"a # Cate$uesis desde 19)+.
Documentos de la Con,erencia Eiscoal Esa!olaF Testigos del Dios vivo (19)5)G La verdad
os har) libres (199'). Congresos de la Con,erencia Eiscoal esa!olaF Evangeli0ación #
mundo actual (19)5)G "arroquia Evangeli0adora (19)))G @esucristo+ la 2uena oticia (1997).
8 Con,erencia Eiscoal Esa!ola, "lan "astoral 366B83667< "ara que el mundo crea+ III, .17.
9 n.1+'.
1C C, CD 15G c, DTC +++@++*.
11 C, DTC +77.
12 C, nn. *9G 91G 95G 5' # 55.
1' C, C/ 95.
1( C, CC +5+G C5 6+.
1@ C, .T 19.
1A C, C0. *+@99<
17 C, 1 Co 15, 1'.
18 C, (l *, 19.
19 C, .c +9,1*@*5.
2C C, 5 +1, +.9G Ta 9,+6.
21 DV +.
22 C, Jm 9,16G 9,6@)G Tal *,5@9G 9,9@7.
2' C, %ración desuCs de la +V lectura de la Vigilia ascualF <%0 Dios, &adre suremo de los
cre#entes, $ue multilicas sobre la tierra los 0i>os de tu romesa con la gracia de la adoción #,
or el misterio ascual, 0iciste de tu sier7o 5bra06n el adre de todas las naciones, como lo
0ab:as rometido...<.
2( C, CCE 1'9+ ss.
2@ CCE 1+1+.
2A C, Tal 9,19G E, 9,1*.
27 C, 4c 16,15G -C 6.
28 C, 4t +),+'.
29 'C, 2n +',+1@++G =c0 +,)@*6.
'C C, CCE 1'69G 115*.
'1 C, CCE 1'91G 1'99G 11')G 11*9.
'2 C, .T ).
'' <E7angeli"ar constitu#e, en e,ecto, la dic0a # 7ocación roia de la Iglesia, su identidad m6s
ro,unda< (E8 19)G c, E8 1*@15.
'( CD 11G c, .T +6.
'@ /DV 91G c, E8 6+.
'A CD 11.
'7 E8 6*.
'8 C, DTC 1'9@11*G +'*.
'9 DTC +79.
(C Ceremonial de los $bispos, 9'9G c, .T +6.
(1 C, Congregación ara el Culto Di7ino # la Discilina de los sacramentos, La Liturgia
%omana # la inculturación, Joma 1999, n. 16.
(2 CCE 1+1+.
(' CCE 1+75G c, JIC5, %bser. generales 1@+G # &ablo VI, 4otu rorio Divinae Consortium
aturae (15@VIII@1971) 6gs. 9@1', en el %itual de la Confirmación.
(( DTC 66G c, 6*@65.
(@ CCE 5G c, DTC 6' ss.
(A C, -C 69G CD 19.
(7 C/ +*G c, CCE 1'79@1'75.
(8 C, DTC 69 ss.
(9 DTC 7'.
@C C, DTC 7+G +79.
@1 C, CCE 1++9.
@2 C, CCE 1+*'.
@' C, -C 69.
@( C, CCE 1+*1 # 1+**G CIC c. 7))G JIC5 ca. VG Comisión Eiscoal de .iturgia, La Iniciación
cristiana de los ni*os no bauti0ados en edad escoplar (16@IS@199+) en ;olet:n %,icial de la
Con,erencia Esiscoal Esa!ola *6 (199+) +*1@+*5. De esta roblem6tica se 0ablar6 m6s
adelante.
@@ C, CCE 1+*+.
@A DTC 177G c, 17).
@7 C, DTC +77, # m6s adelante en el n. 6*.
@8 C, JIC5 %bser. re7ias 9G c, 2uan &ablo II, Ecclesia in Africa+ 57.
@9 JIC5 %bser. re7ias 1)
AC De s#mb< ad catech+ 1, 1G &. 9', 6*7, I, 1 G c,. In Ioan< 99, +F CC. *6, *)+, +, 19@+'G la
misma cate$uesis del %biso de Cartago, amigo # disc:ulo de -. 5gust:n: Cuodvultdeus+ De
&#mbolo+ 1, 1F CC. 6', *'6, 9@1*G 5T 19 # CIC c. +'6<
A1 C, -C 1'+.
A2 -in este nue7o lengua>e, esencialmente b:blico # litErgico, traba>ado or los -antos &adres #
continuado en el magisterio de la Iglesia, no se uede entender el cristianismo. Ina muestra
lograda de esa mentalidad@lengua>e se encuentra en el Catecismo de la Iglesia Católica.
A' JIC5 %bser. re7ias 19
A( C, JIC5 1**@151.
A@ C, JIC5 %bser. re7ias +1@+6G 15+@+'7.
AA JIC5 157.
A7 CCE 1+1*.
A8 C, =c0 +,9+.
A9 C, JIC5 +*7@+*9.
7C JIC5 %bser. re7ias *).
71 C, 2uan &ablo II, Carta 5ost. Dies Domini, *1 de 4a#o de 199).
72 C, DTC +56.
7' C, CC +67G Comisión Eiscoal de Ense!an"a # Cate$uesis, $rientaciones pastorales
sobre la Ense*an0a %eligiosa Escolar, 66@69.
7( C, -C 9+.
7@ C, sura nn. 1)@+1.
7A CC +6).
77 C, CD 11G CIC c. *69.
78 C, CIC c. )5).
79 C, -C 9+G CIC c. 515, 1.
8C C0. +6.
81 C, C/ 67G CC +6)G DTC +57@+5).
82 C, C/ 67G 7Case m6s adelante los nn. *6@*7.
8' Carta de los derechos de la familia de la &anta &ede+ ++ de octubre de 19)*, artc. 5, en
Ecclesia +15+ (19)*) 1515@1517.
8( CIC c. 779, +.
8@ (C *9= c, CC +7+.
8A C, C/ 6)G DTC +55.
87 C, DTC +61@+6+.
88 C0. *'.
89 DTC +59.
9C -agrada Congregación ara la Educación Católica. La Escuela Católica 9.
91 CIC c. 795<
92 C, EC 5*@56.
9' C, Comisión Eiscoal de Ense!an"a # Cate$uesis, $rientaciones pastorales para la
ense*an0a religiosa escolar 9'@91G EC *)@9*<
9( Ibidem, 61.
9@ C, Ibidem, 69@65.
9A C, Ibidem, 6+@6*.
97 C, Con,erencia Esiscoal Esa!ola, "lan "astoral 366B83667< "ara que el mundo crea+ III,
9.
98 C, DTC 97@9)G 6'G 65@66.
99 C/ +*G CCE 1'79.
1CC CCE 1'7+.
1C1 -C 59.
1C2 CCE 1'75G c, DTC ))G 1')G 1+).
1C' DTC 66.
1C( 5T 19.
1C@ C, DTC )9 ss.
1CA DTC 67G c, C/ ++.
1C7 DTC 67.
1C8 DTC 67.
1C9 C, sura n. *1.
11C C, DTC )).
111 DTC )9.
112 C, DTC 1*9@19+.
11' DTC 19*.
11( C, 5T 1*G JIC5 19.
11@ DTC +*7.
11A C, DTC +*9.
117 C, DTC +9'@+95.
118 DTC +*5.
119 C, CCE 1+1'G 1+1+. -ura nn. 9@1+.
12C -C 7.
121 C, -C 1'.
122 JIC5 %bser. generales +G c, .T *1.
12' JIC5 %bser. re7ias *9.
12( C, CIC c. )9+, +G )51, 1G etc.
12@ DTC 71G c, 176G 17)G 1)1G +'7.
12A C, DTC 11)G +').
127 CCE 1'75G c, DTC )9G 1')G 117G 1+9.
128 C, .c 9,19.
129 C, CCE 116) # 1165.
1'C C, -C 1'6G 1'+.
1'1 C, CCE 1166.
1'2 CCE 1167.
1'' C, Con,erencia Eiscoal Esa!ola, Instrucción astoral, &entido evangeli0ador del
Domingo # de las fiestas (199+), 1*@+*, en ;olet:n %,icial de la Con,erencia Eiscoal Esa!ola
*6 (199+) +11@++).
1'( C, Ibidem +1. VCase tambiCn 2uan &ablo II, 1 de abril de 199)F LD$sservatore %omano, ed.
esa!ola de *@IV@199), . 1+.
1'@ C, DD 96@99<
1'A C, -C 11.
1'7 C, DTC )9.
1'8 VCanse las <%rientaciones re7ias< de cada uno de los Jituales.
1'9 C, Ceremonial de los $bispos 7G 9G 9'9G etc.
1(C CCE 1+1*G c, 1+77, 1+79.
1(1 IJ ++.
1(2 C, CCE 1+77. 1+79.
1(' C, =c0 +,*).
1(( C, CCE 1*'+G 1*15G /45 95.
1(@ C, CCE 1+9)G -C 71.
1(A CCE 1+)5G c, .T 11.
1(7 CCE 1*'9G c, 1*'*@1*'5G 1*16.
1(8 .T 11.
1(9 'isal %omano+ &leg. Eucar:stica III.
1@C C, -C 71.
1@1 C, CCE 1*'6G CIC c. ))9, 1G )9'.
1@2 2uan &ablo II, Alocución a los obispos de !rancia (+7@S@19)7) 5. VCase tambiCn la 8ota de
la Comisión Eiscoal ara la Doctrina de la (e, Algunos aspectos doctrinales del sacramento
de la Confirmación (+9@S@1991) en ;olet:n %,icial de la Con,erencia Eiscoal Esa!ola *+
(1991) 159@16', 1@+.
1@' CCE 1*++.
1@( C, CCE 1*+9@1*+7.
1@@ C, CIC, c. 919.
1@A CCE 1+99G c, 1*)5@1*)9.
1@7 Congregación ara el Culto Di7ino+ Directorio para las 'isas con i*os, de 1@SI@197*, n. ).
1@8 C, CCE 19+'@19+1.
1@9 CCE 19++.
1AC CCE 1*1'.
1A1 C, CIC c. 919G 5Cndice del Directorio Catequ.stico General (1971).
1A2 VCanse a este resecto las indicaciones en Con,erencia Eiscoal Esa!ola+ Instrucción
astoral De,)os reconciliar con Dios, de 15@IV@19)9, 76.
1A' C, sura, nn. 6G 15G *+ # 6*.
1A( C, Ceremonial de los $bispos, nn. 7, 9, 9'9, etc.
1A@ DTC +79G c, sura n. 19.
1AA &% 6.
1A7 CEE, "lan "astoral 366B83667< "ara que el mundo crea+ ag. 11.
1A8 CEE, "lan "astoral 366B83667< "ara que el mundo crea+ 6g. 17.
1A9 C0. 5).
17C C, (undación -.4., Los valores de los ni*os espa*oles+ 3665, . 99G Los ,óvenes
espa*oles+ 6B, . +'7.
171 C, 2.4. Estea. Discurso de clausura en las EEV @ornadas acionales de Catequesis: <Es
m6s, muc0o m6s, lo ositi7o $ue lo negati7o. ? en este sentido tenemos $ue tener siemre
conciencia lEcida de $ue la l:nea 0onda de los acontecimientos en la Iglesia es m6s ositi7a
siemre $ue negati7a. El Es:ritu de Dios 0a ,ecundado el camino, 0a ,ecundado a su Iglesia.
Es m6s, muc0o m6s, or tanto, lo $ue 0a ,ecundado el Es:ritu de Dios $ue los obst6culos $ue
nosotros 0emos uesto< en El sacerdote # la catequesis+ 4adrid 199+, .16+.
172 E8 +9.
17' C, /DV +6.
17( C, /DV *).
17@ C, /DV 59@56.
17A Concilio &ro7incial /arraconense, resolución 1,d.
177 DTC +77.
178 C, + &e 1,9.
179 C, 1/m +,*@9G 1 2n 9,1'.
18C &ara la situaciones m6s di,:ciles 7er Congregación ara la Doctrina de la (e, Instrucción
sobre El 2autismo de los i*os (+'@S@19)'), en 55- 7+ (19)') 11*7@1156.
181 C, -C 67.
182 C, -C +7.
18' CCE 1+57.
18(C, CCE 1+5'@1+5+G 1+57G 1+6*@1+69.
18@ CIC c. )67, 1.
18A C, Ibidem.
187 Congregación ara la Doctrina de la (e, Instrucción sobre el 2autismo de los i*os, de +'@
S@19)', n. 15.
188 C, %itual del 2autismo de ni*os+ 3679 nn. 1@1'), esecialmenteF 1'@*+G 59@6' # )7@1'*G
sura 51.
189 C, CIC cc. )7+@)79.
19C C, CIC C.)79
191 C, (C )1.)9.
192 C, Congregación ara la Doctrina de la ,e, Instrucción sobre el 2autismo de los i*os+ n.
*1.
19' C, Ibidem n. *'.
19( C, %itual del 2autismo de i*os, nn. 15@+'.
19@ C, CIC c. )57.
19A C, sura nn. *+@**.
197 C, CIC c. )56.
198 %itual del 2autismo de los ni*os, n. 97.
199 CIC c. )91.
2CC C, CIC c. 1'65, 1G %itual del matrimonio, n. 1).
2C1 Decreto (+5@SI@19)*), art. 1', en ;olet:n %,icial de la Con,erencia Eiscoal Esa!ola, *
(19)9) 1'+.
2C2 C, DTC 1)9@1)5.+7)G Comisión Eiscoal ara la Doctrina de la (e, &obre algunos
aspectos doctrinales del sacramento de la Confirmación+ 1.
2C' C, Concilio de /rento, D- 16+).
2C( ;olet:n %,icial de la Con,erencia Eiscoal Esa!ola, *+ (1991) 159@16'.
2C@ Ibidem, 1.
2CA Ibidem, +.
2C7 Ibidem, *.
2C8 Ibidem, 9.
2C9 Ibidem, 5.
21C %itual de la Confirmación, %bser. re7ias 1*.
211 Ibidem.
212 C, 5locución de 2uan &ablo II a un gruo de %bisos del -ur de (rancia en la 7isita <ad
limina< (+7 de 4ar"o de 19)7), en .O %sser7atore Jomano, 5!o SIS 9' (19)7) 7'5@7'6.
21' C, Concilio de /rento, D- 16+).
21( C, DD *6.
21@ C, CCE 1*'6 ss.
21A C, CCE 1*'6G 7er tambiCn 1+1+G1+**G 1+75.
217 C, CCE 1*'7.
218 CCE 1*++.
219 C, E, l,1*.
22C C, CCE 1*1+@1*1*.
221 CCE 1*1*G c, 1*1).
222 CIC c. )91.
22' C, CCE 1+97G Ceremonial de los $bispos +79@+76.
22( C, Ceremonial de los $bispos 1+.
22@ CCE 1*+7.
22A CIC c. 91*, 1.
227 Ibidem c. 919.
228 VCase la Declaración de la Congregación ara la Discilina de los -acramentos, La
"enitencia antes de la "rimera Comunión+ de +9@V@1979, en 55- 65 (197*), 91'G #
Congregación ara el Culto Di7ino, Directorio para las 'isas con i*os, de 1@SI@197*, n. 1+, en
55- 66 (1979) *'@96.
229 C, DD *6.
2'C C, -agrada Congregación de Jitos # Consilium+ Instr. Eucharisticum m#sterium 6, en 55-
59 (1967) 5*9@57*.
2'1 C, 4t 1',*+G Jm 1',9.
2'2 C, DTC 69@7+.
2'' C, sura n. 56.
2'( Tn 9,7b.
2'@ %itual de la "enitencia+ &raenotanda, n. 6.
2'A C, DTC +79.
2'7 .as osibles adataciones del JIC5 $ue ueden 0acer las Con,erencias Eiscoales se
eseci,ican en el nW *' de las %bser7aciones generales # en los nn. 1+ # 65 de las
%bser7aciones re7ias.
2'8 C, CIC cc. 7)1@79+.
2'9 CIC c. 7)),*.
2(C CIC c. )51, 1.
2(1 C, JIC5 99G 66G +9'.
2(2 CIC c. )6*.
2(' C, JIC5 +9'@+77.
2(( C, sura nn. +5@*1.
2(@ C, JIC5 +77.
2(A JIC5 +79@+77.
2(7 C, JIC5, 6 # 7G se 0abla en lat:n de <temus in7estigationis<.
2(8 C5 +'9.
2(9 JIC5, %bser. re7ias 1+.
2@C JIC5 5'.
2@1 C, JIC5, %bser. re7ias 19.
2@2 JIC5, Ibidem.
2@' JIC5 9)@1*+.
2@( JIC5 1**@151.
2@@ C, JIC5 15+@191G %bser. re7ias 5+.
2@A C, JIC5 19*@+'7.
2@7 C, JIC5 +')@+*9.
2@8 C, JIC5 +*5@+*9.
2@9 C, JIC5 +95@*'5.
2AC JIC5 +95.
2A1 E8G C/G -:nodo e1traordinario 19)5G C0.G etc.
2A2 C0. 61.
2A' JIC5 +97.
2A( C/ +5.
2A@ C, C/ +1.
2AA En estos momentos, el Catecismo Esta es nuestra fe uede cumlir con esta ,inalidad, de
modo sumario, ero su,iciente ara los ni7eles b6sicos de cate$uesis de adultos. -egEn el ni7el
cultural del cate$ui"ando le ser6 asimismo accesible directamente el Catecismo de la Iglesia
Católica<
2A7 CC 96.
2A8 C5 +17.
2A9 El bauti"ado no cate$ui"ado $ue se inicia con este itinerario asa gradualmente de la
condición de cate$ui"ando a la de miembro acti7o de la comunidad cristiana. C, Comisión
Eiscoal de Ense!an"a # Cate$uesis, $rientaciones pastorales< Catequesis de adultos,
esecialmente los nn. )6@1'5 (caracter:sticas de la cate$uesis de adultos) # nn. 19)@+++
(estructura gradual de la cate$uesis de adultos).
27C C, Comisión Eiscoal de .iturgia, La Iniciación cristiana de los ni*os no bauti0ados en
edad escolar, en ;olet:n %,icial de la Con,erencia Eiscoal Esa!ola, *6 (199+) +*1@+*5.
271 JIC5 *'6.
272 C, CIC c. )5+, 1.
27' C, JIC5 *'6@*1*.
27( C, JIC5 **+.
27@ C, JIC5 *99 # *6+.
27A C, CIC c. ))*, +.
277 C, CIC c. )6*.
278 1& +,+@5.9.
279 .T *5G c, CCE 9'9@9'7.