Jesús

Aproximación histórica
José Antonio Pagóla
Presentación
¿Quién fue Jesús? ¿Qué secreto se encierra en este galileo fascinante, nacido hace dos mil años en una
aldea insignificante del Imperio romano y eecutado como un malhechor cerca de una !iea cantera, en
las afueras de Jerusalén, cuando ronda"a los treinta años? ¿Quién fue este hom"re #ue ha marcado
decisi!amente la religión, la cultura y el arte de $ccidente hasta imponer incluso su calendario?
%ro"a"lemente nadie ha tenido un poder tan grande so"re los cora&ones' nadie ha expresado como él
las in#uietudes e interrogantes del ser humano' nadie ha despertado tantas esperan&as( ¿%or #ué su
nom"re no ha ca)do en el ol!ido? ¿%or #ué toda!)a hoy, cuando las ideolog)as y religiones
experimentan una crisis profunda, su persona y su mensae siguen alimentando la fe de tantos millones
de hom"res y mueres?
%ara m) no es una pregunta m*s( +ampoco un simple deseo de satisfacer mi curiosidad histórica o
intelectual( Quiero sa"er #uién est* en el origen de mi fe cristiana( ,o me interesa !i!ir de un Jesús
in!entado por m) ni por nadie( -eseo aproximarme con el mayor rigor posi"le a su persona. ¿#uién
fue? ¿/ómo entendió su !ida? ¿Qué defendió? ¿-ónde est* la fuer&a de su persona y la originalidad de
su mensae? ¿%or #ué lo mataron? ¿0n #ué terminó la a!entura de su !ida?
1é muy "ien #ue no es posi"le escri"ir una 2"iograf)a3 de Jesús, en el sentido moderno de esta pala"ra,
como tampoco lo podemos hacer de 4uda, /onfucio o 5ao+se' no poseemos las fuentes ni los archi!os
adecuados( ,o podemos reconstruir tampoco su perfil psicológico' el mundo interior de las personas,
incluso de a#uellas cuya !ida est* "astante "ien documentada, escapa en "uena parte a los an*lisis de
los historiadores. ¿#ué podemos decir del mundo )ntimo de Augusto o de +i"erio? 1in em"argo
conocemos el impacto #ue produo Jesús en #uienes le conocieron( 1a"emos cómo fue recordado. el
perfil de su persona, los rasgos "*sicos de su actuación, las l)neas de fuer&a y el contenido esencial de
su mensae, la atracción #ue despertó en algunos y la hostilidad #ue generó en otros(
0l tra"ao #ue lle!an a ca"o tantos in!estigadores modernos puede ser discutido en un aspecto u otro,
pero, cuando es reali&ado de manera rigurosa y honesta, resulta casi siempre purificador y ayuda a
e!itar gra!es deformaciones( 0s irritante o)r ha"lar de Jesús de manera !aga e idealista, o diciendo toda
clase de tópicos #ue no resistir)an el m)nimo contraste con las fuentes #ue poseemos de él( 0s triste
compro"ar con #ué seguridad se hacen afirmaciones #ue deforman gra!emente el !erdadero proyecto
de Jesús, y con #ué facilidad se recorta su mensae desfigurando su "uena noticia( 6ucho m*s
lamenta"le y penoso resulta asomarse a tantas o"ras de 2ciencia7ficción3, escritas con delirante
fantas)a, #ue prometen re!elarnos por fin al Jesús real y sus 2enseñan&as secretas3, y no son sino un
fraude de impostores #ue solo "uscan asegurarse sustanciosos negocios(
0n este tra"ao he "uscado aproximarme a la figura histórica de Jesús estudiando, e!aluando y
recogiendo las importantes aportaciones de #uienes est*n hoy dedicados de manera m*s intensa a la
in!estigación de su persona( 8e tenido en cuenta sus an*lisis de las fuentes, el estudio del contexto
histórico, la contri"ución de las ciencias socioculturales y antropológicas o los halla&gos m*s recientes
de la ar#ueolog)a( ,o es un tra"ao f*cil( 8e procurado e!itar el riesgo de #uedarme enredado en las
ine!ita"les discusiones de los especialistas, para captar a tra!és de sus aportaciones m*s sólidas el
impacto singular e inconfundi"le #ue produo Jesús(
,o me he deado atrapar por la reconstrucción diseñada cr)ticamente por este o a#uel in!estigador( 6e
he esfor&ado por estudiar a fondo sus tra"aos teniendo en cuenta un dato histórico incuestiona"le, #ue
es reconocido por todos. Jesús fue recordado por #uienes le conocieron m*s de cerca como una 2"uena
noticia3( ¿%or #ué? ¿Qué es lo #ue perci"ieron de 2nue!o3 y de 2"ueno3 en su actuación y su mensae?
0sto es lo #ue he #uerido estudiar y contar con pala"ras sencillas a los hom"res y mueres de hoy(
8e #uerido captar de alguna manera la experiencia #ue !i!ieron #uienes se encontraron con Jesús(
1intoni&ar con la fe #ue despertó en ellos( 9ecuperar la 2"uena noticia3 #ue él encendió en sus !idas(
5a reflexión teológica es necesaria e indispensa"le para ahondar en la fe cristiana, pero no podemos
permitir #ue #uede encerrada en conceptos y es#uemas #ue !an perdiendo su fuer&a en la medida en
#ue la experiencia humana !a e!olucionando( 5a !ida concreta de Jesús es la #ue sacude el alma' sus
pala"ras sencillas y penetrantes seducen( 0l Jesús narrado por los e!angelistas es m*s !i!o #ue el
catecismo' su lenguae, m*s claro y atracti!o #ue el de los teólogos( 9ecuperar de la manera m*s !i!a
posi"le a Jesús puede ser tam"ién hoy una 2"uena noticia3 para creyentes y no creyentes(
0s dif)cil acercarse a él y no #uedar atra)do por su persona( Jesús aporta un hori&onte diferente a la
!ida, una dimensión m*s profunda, una !erdad m*s esencial( 1u !ida es una llamada a !i!ir la
existencia desde su ra)& última, #ue es un -ios #ue solo #uiere para sus hios e hias una !ida m*s digna
y dichosa( 0l contacto con él in!ita a desprenderse de posturas rutinarias y posti&as' li"era de engaños,
miedos y ego)smos #ue parali&an nuestras !idas' introduce en nosotros algo tan decisi!o como es la
alegr)a de !i!ir, la compasión por los últimos o el tra"ao incansa"le por un mundo m*s usto( Jesús
enseña a !i!ir con sencille& y dignidad, con sentido y esperan&a(
+oda!)a m*s( Jesús lle!a a creer en -ios como ha cre)do él, sin hacer de su misterio un )dolo ni una
amena&a, sino una presencia amistosa y cercana, fuente inagota"le de !ida y compasión por todos(
Jesús nos conduce a ser de -ios como lo es él( 5amenta"lemente !i!imos a !eces con im*genes
enfermas de -ios #ue !amos transmitiendo de generación en generación sin medir sus efectos
desastrosos( Jesús in!ita a !i!ir su experiencia de un -ios %adre, m*s humano y m*s grande #ue todas
nuestras teor)as. un -ios sal!ador y amigo, amor incre)"le e inmerecido a todos(
0scri"o este li"ro desde la Iglesia católica( 5a cono&co desde dentro y sé por experiencia lo f*cil #ue es
confundir la adhesión a la fe cristiana con la defensa de una herencia religiosa multisecular( /ono&co
"ien la tentación de !i!ir correctamente en su interior, sin preocuparnos de lo único #ue "uscó Jesús. el
reino de -ios y su usticia( 8ay #ue !ol!er a las ra)ces, a la experiencia primera #ue desencadenó todo(
,o "asta confesar #ue Jesús es la encarnación de -ios si luego no nos preocupa sa"er cómo era, #ué
!i!)a o cómo actua"a ese hom"re en el #ue -ios se ha encarnado( -e poco sir!e defender doctrinas
su"limes so"re él si no caminamos tras sus pasos( ,ada es m*s importante en la Iglesia #ue conocer,
amar y seguir m*s fielmente a Jesucristo( ,ada es m*s decisi!o #ue !ol!er a nacer de su 0sp)ritu(
1é #ue Jesús es de todos, no solo de los cristianos( 1u !ida y su mensae son patrimonio de la
8umanidad( +iene ra&ón el escritor francés Jean $nimus cuando manifiesta su protesta. 2¿%or #ué i"as
a ser tú propiedad pri!ada de predicadores, de doctores y de algunos eruditos, tú #ue has dicho cosas
tan simples y directas, pala"ras #ue toda!)a hoy son para todos pala"ras de !ida?3( 6ientras escri")a
estas p*ginas he pensado en #uienes, decepcionados por el cristianismo real #ue tienen ante sus oos, se
han aleado de la Iglesia y andan hoy "uscando, por caminos di!ersos, lu& y calor para sus !idas( A
:
algunos los cono&co de cerca( ,o sienten a la Iglesia como fuente de !ida y li"eración( %or desgracia
han conocido a !eces el cristianismo a tra!és de formas decadentes y poco fieles al e!angelio( /on
Iglesia o sin Iglesia, son muchos los #ue !i!en 2perdidos3, sin sa"er a #ué puerta llamar( 1é #ue Jesús
podr)a ser para ellos la gran noticia(
%ienso tam"ién en #uienes ignoran casi todo so"re él( %ersonas #ue se dicen cristianas y #ue no sa"r)an
"al"ucir una s)ntesis medianamente fiel de su mensae( 8om"res y mueres para #uienes el nom"re de
Jesús no ha representado nunca nada serio, o cuya memoria se ha "orrado hace mucho de su
conciencia( Jó!enes #ue no sa"en gran cosa de la fe, pero #ue se sienten #ui&* secretamente atra)dos
por Jesús( 1ufro cuando les oigo decir #ue han deado la religión para !i!ir meor( ¿6eor #ue con
Jesús? /ómo me alegrar)a si alguno de ellos !islum"rara en estas p*ginas un camino para encontrarse
con él(
%ero nada me alegrar)a m*s #ue sa"er #ue su 4uena ,oticia llega, por caminos #ue ni yo mismo puedo
sospechar, hasta los últimos( 0llos eran y son tam"ién hoy sus preferidos. los enfermos #ue sufren sin
esperan&a, las gentes #ue desfallecen de ham"re, los #ue caminan por la !ida sin amor, hogar ni
amistad' las mueres maltratadas por sus esposos o compañeros, los #ue est*n condenados a pasar toda
su !ida en la c*rcel, los #ue !i!en hundidos en su culpa"ilidad, las prostitutas escla!i&adas por tantos
intereses tur"ios, los niños #ue no conocen el cariño de sus padres, los ol!idados o postergados por la
Iglesia, los #ue mueren solos y son enterrados sin cru& ni oración alguna, los #ue son amados solo por
-ios(
1é #ue Jesús no necesita ni de m) ni de nadie para a"rirse camino en el cora&ón y la historia de las
personas( 1é tam"ién #ue otros pueden escri"ir so"re él desde un conocimiento histórico m*s
exhausti!o, desde una experiencia m*s !i!a y, so"re todo, desde un seguimiento m*s radical a su
persona( 6e siento leos de ha"er captado todo el misterio de Jesús( 1olo espero no ha"erlo traicionado
demasiado( 0n cual#uier caso, el encuentro con Jesús no es fruto de la in!estigación histórica ni de la
reflexión doctrinal( 1olo acontece en la adhesión interior y en el seguimiento fiel( /on Jesús nos
empe&amos a encontrar cuando comen&amos a confiar en -ios como confia"a él, cuando creemos en el
amor como cre)a él, cuando nos acercamos a los #ue sufren como él se acerca"a, cuando defendemos la
!ida como él, cuando miramos a las personas como él las mira"a, cuando nos enfrentamos a la !ida y a
la muerte con la esperan&a con #ue él se enfrentó, cuando contagiamos la 4uena ,oticia #ue él
contagia"a(
1.- Judío de Galilea
1e llama"a ;eshúa, y a él pro"a"lemente le agrada"a( 1egún la etimolog)a m*s popular, el nom"re
#uiere decir 2;ah!é sal!a3( 1e lo ha")a puesto su padre el d)a de su circuncisión( 0ra un nom"re tan
corriente en a#uel tiempo #ue ha")a #ue añadirle algo m*s para identificar "ien a la persona( 0n su
pue"lo, la gente lo llama"a ;eshúa "ar ;osef, 2Jesús, el hio de José3( 0n otras partes le dec)an ;eshúa
ha7notsr), 2Jesús el de ,a&aret3( 0n la <alilea de los años treinta era lo primero #ue interesa"a conocer
de una persona. ¿de dónde es?, ¿a #ué familia pertenece? 1i se sa"e de #ué pue"lo !iene y de #ué grupo
familiar es, se puede conocer ya mucho de su persona(
%ara la gente #ue se encontra"a con él, Jesús era 2galileo3( ,o !en)a de Judea' tampoco ha")a nacido
en la di*spora, en alguna de las colonias ud)as esta"lecidas por el Imperio( %ro!en)a de ,a&aret, no de
+i"er)ades' era de una aldea desconocida, no de la ciudad santa de Jerusalén( +odos sa")an #ue era hio
de un 2artesano3, no de un recaudador de impuestos ni de un escri"a( ¿%odemos sa"er #ué significa"a
en los años treinta ser un ud)o de <alilea?
=
Bajo el Imperio de Roma
Jesús no tu!o ocasión de conocerlos de cerca( ,i /ésar Augusto ni +i"erio pisaron su pe#ueño pa)s,
sometido al Imperio de 9oma desde #ue el general %ompeyo entró en Jerusalén la prima!era del año >=
a( /( 1in em"argo oyó ha"lar de ellos y pudo !er su imagen gra"ada en algunas monedas( Jesús sa")a
muy "ien #ue domina"an el mundo y eran los dueños de <alilea( 5o pudo compro"ar meor cuando
ten)a alrededor de !einticuatro años( Antipas, tetrarca de <alilea, !asallo de 9oma, edificó una nue!a
ciudad a orillas de su #uerido lago de <enesaret y la con!irtió en la nue!a capital de <alilea( 1u
nom"re lo dec)a todo( Antipas la llamó 2+i"er)ades3 en honor de +i"erio, el nue!o emperador #ue
aca"a"a de suceder a $cta!io Augusto( 5os galileos de")an sa"er #uién era su señor supremo(
-urante m*s de sesenta años nadie se pudo oponer al Imperio de 9oma( $cta!io y +i"erio dominaron
la escena pol)tica sin grandes so"resaltos( ?na treintena de legiones, de cinco mil hom"res cada una,
m*s otras tropas auxiliares asegura"an el control a"soluto de un territorio inmenso #ue se extend)a
desde 0spaña y las <alias hasta 6esopotamia' desde las fronteras del 9in, el -anu"io y el mar 6uerto
hasta 0gipto y el norte de @frica( 1in conocimientos geogr*ficos, sin acceso a mapa alguno y sin
apenas noticias de lo #ue suced)a fuera de <alilea, Jesús no pod)a sospechar desde ,a&aret el poder de
a#uel Imperio en el #ue esta"a encla!ado su pe#ueño pa)s(
0ste inmenso territorio no esta"a muy po"lado( A comien&os del siglo I pod)an llegar a cincuenta
millones( Jesús era uno m*s( 5a po"lación se concentra"a so"re todo en las grandes ciudades,
construidas casi siempre en las costas del 6editerr*neo, a la orilla de los grandes r)os o en lugares
protegidos de las llanuras m*s fértiles( -os ciudades destaca"an so"re todas( 0ran sin duda las m*s
nom"radas entre los ud)os de %alestina. 9oma, la gran capital, con un millón de ha"itantes, a donde
ha")a #ue acudir para resol!er ante el /ésar los conflictos m*s gra!es, y Aleandr)a, con m*s de medio
millón de moradores, donde ha")a una importante colonia de ud)os #ue peregrina"an periódicamente
hasta Jerusalén( -entro de este enorme Imperio, Jesús no es sino un insignificante galileo, sin
ciudadan)a romana, miem"ro de un pue"lo sometido(
5as ciudades eran, por decirlo as), el ner!io del Imperio( 0n ellas se concentra"a el poder pol)tico y
militar, la cultura y la administración( All) !i!)an, por lo general, las clases dirigentes, los grandes
propietarios y #uienes pose)an la ciudadan)a romana( 0stas ciudades constitu)an una especie de
archipiélago en medio de regiones poco po"ladas, ha"itadas por gentes incultas, pertenecientes a los
di!ersos pue"los sometidos( -e ah) la importancia de las cal&adas romanas, #ue facilita"an el
transporte y la comunicación entre las ciudades, y permit)an el r*pido despla&amiento de las legiones(
<alilea era un punto cla!e en el sistema de caminos y rutas comerciales del %róximo $riente, pues
permit)a la comunicación entre los pue"los del desierto y los pue"los del mar( 0n ,a&aret, Jesús !i!ió
pr*cticamente leos de las grandes rutas( 1olo cuando !ino a /afarnaún, un pue"lo importante al
nordeste del lago de <alilea, pudo conocer la !)a maris o 2camino del mar3, una gran ruta comercial
#ue, partiendo desde el Aufrates, atra!esa"a 1iria, llega"a hasta -amasco y descend)a hacia <alilea
para atra!esar el pa)s en diagonal y continuar luego hacia 0gipto( Jesús nunca se a!enturó por las rutas
del Imperio( 1us pies solo pisaron los senderos de <alilea y los caminos #ue lle!a"an a la ciudad santa
de Jerusalén(
%ara facilitar la administración y el control de un territorio tan inmenso, 9oma ha")a di!idido el
Imperio en pro!incias regidas por un go"ernador #ue era el encargado de mantener el orden, !igilar la
recaudación de impuestos e impartir usticia( %or eso, cuando, apro!echando las luchas internas
B
surgidas entre los go"ernantes ud)os, %ompeyo inter!ino en %alestina, lo primero #ue hi&o fue
reordenar la región y ponerla "ao el control del Imperio( 9oma termina"a as) con la independencia #ue
los ud)os ha")an disfrutado durante ochenta años gracias a la re"elión de los 6aca"eos( <alilea, lo
mismo #ue Judea, pasa"a a pertenecer a la pro!incia romana de 1iria( 0ra el año >= a( /(
5os ud)os de %alestina pasaron a engrosar las listas de 2pue"los su"yugados3 #ue 9oma ordena"a
inscri"ir en los monumentos de las ciudades del Imperio( /uando un pue"lo era con#uistado tras una
!iolenta campaña de guerra, la 2!ictoria3 era cele"rada de manera especialmente solemne( 0l general
!ictorioso enca"e&a"a una procesión c)!ico7religiosa #ue recorr)a las calles de 9oma. la gente pod)a
contemplar no solo los ricos expolios de la guerra, sino tam"ién a los reyes y generales derrotados, #ue
desfila"an encadenados para ser después ritualmente eecutados( -e")a #uedar patente el poder militar
de los !encedores y la humillante derrota de los !encidos( 5a gloria de estas con#uistas #ueda"a
perpetuada luego en las inscripciones de los edificios, en las monedas, la literatura, los monumentos y,
so"re todo, en los arcos de triunfo le!antados por todo el Imperio(
5os pue"los su"yugados no de")an ol!idar #ue esta"an "ao el Imperio de 9oma( 5a estatua del
emperador, erigida unto a la de los dioses tradicionales, se lo recorda"a a todos( 1u presencia en
templos y espacios pú"licos de las ciudades in!ita"a a los pue"los a darle culto como a su !erdadero
2señor3( %ero, sin duda, el medio m*s efica& para mantenerlos sometidos era utili&ar el castigo y el
terror( 9oma no se permit)a el m)nimo signo de de"ilidad ante los le!antamientos o la re"elión( 5as
legiones pod)an tardar m*s o menos tiempo, pero llega"an siempre( 5a pr*ctica de la crucifixión, los
degCellos masi!os, la captura de escla!os, los incendios de las aldeas y las masacres de las ciudades no
ten)an otro propósito #ue aterrori&ar a las gentes( 0ra la meor manera de o"tener la fides o lealtad de
los pue"los(
El recuerdo grandioso y siniestro de Herodes
%alestina no estu!o nunca ocupada por los soldados romanos( ,o era su modo de actuar( ?na !e&
controlado el territorio, las legiones se retiraron de nue!o a 1iria, donde #uedaron estacionadas en
puntos estratégicos( %alestina ocupa"a un lugar de importancia !ital, pues se encontra"a entre 1iria,
puerta de acceso a las ri#ue&as de Asia 6enor, y 0gipto, uno de los 2graneros3 m*s importantes #ue
a"astec)an a 9oma( 5a presencia de las legiones era necesaria para defender la &ona de la in!asión de
los partos, #ue, desde el otro lado del Aufrates, eran la única amena&a militar para el Imperio( %or lo
dem*s, 9oma siguió en %alestina su costum"re de no ocupar los territorios sometidos, sino de
go"ernarlos por medio de so"eranos, a ser posi"le nati!os, #ue eerc)an su autoridad como !asallos o
2clientes3 del emperador( 0ran estos #uienes, en su nom"re, controla"an directamente a los pue"los, a
!eces de manera "rutal(
8erodes el <rande fue sin duda el m*s cruel( Jesús no lo conoció, pues nació poco antes de su muerte,
cuando, cerca ya de los setenta años, !i!)a o"sesionado por el temor a una conspiración( ;a años atr*s
ha")a consolidado su poder ordenando la muerte de miem"ros de su propio entorno familiar #ue pod)an
representar algún peligro para su so"eran)a( ?no tras otro, hi&o desaparecer primero a su cuñado
Aristó"ulo, ahogado en una piscina de Jericó, luego a su esposa 6ariamme, acusada de adulterio, a su
suegra Aleandra y a otros( Al final de su !ida segu)a siendo el mismo( +res años antes de su muerte
hi&o estrangular a sus hios Aleandro y Aristó"ulo, herederos leg)timos del trono( 6*s tarde,
enlo#uecido por el terror, pero contando siempre con el "enepl*cito de Augusto, mandó eecutar a su
hio 8erodes Ant)patro( A los cinco d)as, 8erodes expira"a en su palacio de Jericó( Jesús ten)a dos o
tres años y comen&a"a a dar sus primeros pasos en torno a su casa de ,a&aret(
D
?n hom"re como 8erodes era el ideal para controlar %alestina, y 9oma lo sa")a( %or eso, en el otoño
del BE a( /, el 1enado romano descartó otras opciones y lo nom"ró 2rey aliado y amigo del pue"lo
romano3( 8erodes tardó toda!)a tres años en controlar su reino, pero el año =F a( /( logró tomar
Jerusalén con la ayuda de tropas romanas( ,unca fue un rey amado por los ud)os( 8io de una rica
familia idumea, fue considerado siempre un intruso extranero al ser!icio de los intereses de 9oma(
%ara el Imperio, sin em"argo, era el !asallo ideal #ue asegura"a sus dos o"eti!os principales. mantener
una región esta"le entre 1iria y 0gipto, y sacar el m*ximo rendimiento a a#uellas tierras por medio de
un r)gido sistema de tri"utación( 5as condiciones de 9oma eran claras y concretas. 8erodes de")a
defender sus fronteras, especialmente frente a los *ra"es y los partos, por el este' no pod)a permitir
ninguna re!uelta o insurrección en su territorio' por último, como rey aliado, de")a cola"orar con sus
tropas en cual#uier acción #ue 9oma #uisiera emprender en pa)ses del entorno(
8erodes fue siempre muy realista( 1a")a #ue su primer de"er era controlar el territorio e!itando todo
le!antamiento o su"!ersión( %or ello construyó una red de fortale&as y palacios donde esta"leció sus
propias tropas( 0n <alilea ocupó 1éforis y la con!irtió en ciudad fuerte, principal centro administrati!o
de la región( %reocupado por la defensa de las fronteras, construyó la fortale&a del 8erodion cerca de
4elén, 6a#ueronte al este del mar 6uerto y 6asada al sur( 0n Jerusalén le!antó la torre Antonia para
controlar el *rea del templo, especialmente durante las fiestas de %ascua( 8erodes fue le!antando as) un
reino monumental y grandioso( 1a")a com"inar de manera admira"le seguridad, luo y !ida fastuosa(
1u palacio en las terra&as de 6asada, el compleo casi inexpugna"le del 8erodion o la residencia real
en el oasis amurallado de Jericó eran en!idiados en todo el Imperio( 1in em"argo fue la construcción de
/es*rea del 6ar y la del templo de Jerusalén lo #ue confirmó a 8erodes como uno de los grandes
constructores de la antigCedad(
,unca ol!idó 8erodes a #uién se de")a( 9egularmente hac)a ex#uisitos presentes al emperador y a
otros miem"ros de la familia imperial( /ada cinco años organi&a"a en /es*rea 2uegos atléticos3 en
honor del /ésar( %ero, so"re todo, culti!ó como nadie el culto al emperador( 5e!antó en su honor
templos y le dedicó ciudades enteras( 0n 1amar)a restauró la !iea capital y la llamó 1e"aste,
traducción griega del nom"re de Augusto( /onstruyó en Jerusalén un teatro y un anfiteatro, #ue decoró
con inscripciones #ue ensal&a"an al /ésar y trofeos #ue recorda"an sus propias !ictorias militares(
%ero, sin duda, el proyecto m*s atre!ido y grandioso fue la construcción de /es*rea del 6ar( 1u puerto
facilita"a la llegada de las legiones romanas por mar y, al mismo tiempo, el transporte de trigo, !ino y
aceite de oli!a hacia 9oma( 5a nue!a ciudad representa"a gr*ficamente la grande&a, el poder y la
ri#ue&a de 8erodes, pero tam"ién su sumisión in#ue"ranta"le a 9oma( 5as fachadas de su palacio, los
pa!imentos de mosaicos, las pinturas al fresco, el uso a"undante del m*rmol o los paseos porticados
con columnas suger)an una 9oma en miniatura( 5os !iaeros #ue llega"an en "arco o por tierra pod)an
di!isar desde leos el enorme templo, donde se erig)an las dos estatuas gigantescas del emperador
Augusto y de la diosa 9oma, dominando la ciudad( 5a piedra "lanca pulida #ue recu"r)a el edificio
"rilla"a a la lu& del sol deslum"rando a la ciudad entera( 8a")a #ue 2educar3 al pue"lo para #ue
!enerara a su señor, el emperador de 9oma, a #uien se le llama"a ya Augusto, es decir, 2el 1u"lime3,
nom"re reser!ado de ordinario a los dioses(
8erodes reprimió siempre con dure&a cual#uier gesto de re"elión o resistencia a su pol)tica de rey
!asallo de 9oma( ?no de los episodios m*s dram*ticos sucedió al final de su !ida y tu!o gran
repercusión por la carga sim"ólica de los hechos( 5as o"ras del templo esta"an ya muy adelantadas(
Ante los oos sorprendidos de los ha"itantes de Jerusalén i"a apareciendo un edificio grandioso de
estilo helénico7romano( %od)an contemplar ya el impresionante pórtico real, adornado con columnas de
m*rmol "lanco, de estilo corintio( +odo esta"a calculado por 8erodes( Al mismo tiempo #ue se
congracia"a con el pue"lo ud)o le!antando un templo a su -ios, dea"a constancia de su propia
>
grande&a ante el mundo entero( %ero 8erodes #uer)a dear claro adem*s dónde resid)a el poder
supremo( %ara ello mandó colocar so"re la gran puerta de entrada un *guila de oro #ue sim"oli&a"a el
poder de 9oma( %ocas cosas pod)an ser m*s humillantes para los ud)os #ue !erse o"ligados a pasar
"ao el 2*guila imperial3 para entrar en la casa de su -ios( Judas y 6at)as, dos prestigiosos maestros de
la ley, pro"a"lemente fariseos, animaron a sus disc)pulos a #ue la arrancaran y derri"aran( 8erodes
actuó con rapide&( -etu!o a cuarenta ó!enes, autores del hecho, unto con sus maestros, y los mandó
#uemar !i!os( 0l crimen era recordado toda!)a después de la muerte de 8erodes, y unto a la entrada
del templo se llora"a a los cuarenta y dos 2m*rtires3( %ro"a"lemente Jesús oyó ha"lar de ellos en
Jerusalén al acercarse al templo(
Al morir 8erodes estalló la ra"ia contenida durante muchos años y se produeron agitaciones y
le!antamientos en di!ersos puntos de %alestina( 0n Jericó, uno de sus escla!os, llamado 1imón,
apro!echó la confusión del momento y, rode*ndose de algunos hom"res, sa#ueó el palacio real y lo
incendió( %ro"a"lemente fue tam"ién por estas fechas cuando el pastor Atronges se enfrentó, en las
cercan)as de 0maús, a tropas herodianas #ue transporta"an grano y armas( 0l episodio m*s gra!e tu!o
lugar en 1éforis, donde un hio de 0&e#u)as, antiguo ca"ecilla de "andidos, llamado Judas se puso al
frente de un grupo de hom"res desesperados, tomó la ciudad y sa#ueó el palacio real, apoder*ndose de
las armas y mercanc)as all) almacenadas(
5a reacción de 9oma no se hi&o esperar( Quintilio Garo, go"ernador de 1iria, tomó a su cargo dos
legiones, las completó con cuatro regimientos de ca"aller)a, reclutó otras tropas auxiliares de !asallos
de la región 7no menos de !einte mil hom"res en total7 y se dirigió hacia %alestina para controlar el
pa)s( Garo marchó directamente hacia Jerusalén y sus alrededores para apoderarse de la capital e
impedir cual#uier intento de cerco( 1u actuación fue contundente, pues hi&o escla!os a gran número de
ud)os y crucificó sin piedad a los m*s re"eldes( Hla!io Josefo dice #ue fueron 2unos dos mil en total3(
6ientras tanto en!ió a <ayo a <alilea a reprimir el principal foco de re"elión( 0ste lo hi&o de manera
"rutal y sin encontrar apenas resistencia( +omó la ciudad de 1éforis y la incendió( Aterrori&ó luego a
los campesinos #uemando algunas aldeas de los alrededores y se lle!ó como escla!os a un número
grande de ha"itantes de la &ona (
Jesús ten)a en estos momentos tres o cuatro años y !i!)a en la aldea de ,a&aret, situada a solo cinco
Iilómetros de 1éforis( ,o sa"emos lo #ue pudo !i!ir su familia( %odemos estar seguros de #ue la "rutal
inter!ención de 9oma fue recordada durante mucho tiempo( 0stas cosas no se ol!idan f*cilmente entre
los campesinos de las pe#ueñas aldeas( 0s muy pro"a"le #ue Jesús las escuchara desde niño con el
cora&ón encogido( 1a")a muy "ien de #ué ha"la"a cuando m*s tarde descri")a a los romanos como
2efes de las naciones3 #ue go"iernan los pue"los como 2señores a"solutos3 y los 2oprimen con su
poder3 (
,o cam"ió mucho la situación a la muerte de 8erodes el año B a( /( 1us hios impugnaron el
testamento de su padre y Augusto resol!ió definiti!amente la sucesión a su manera. Ar#uelao se
#uedar)a con Idumea, Judea y 1amar)a' Antipas go"ernar)a en <alilea y en %erea, una región #ue
#ueda"a al oriente del Jord*n' a Hilipo se le da"an <alaun)tida, +racon)tida y Auran)tida, tierras
gentiles poco ha"itadas, hacia el norte y el este de <alilea( ,inguno de ellos fue nom"rado rey( 0n
concreto, Antipas reci"ió el t)tulo de 2tetrarca3, es decir, so"erano de una cuarta parte del reino de
8erodes el <rande(
Antipas go"ernó <alilea desde el año B a( /( hasta el =J d( /, en #ue fue depuesto por el emperador,
terminando sus d)as exiliado en las <alias( Jesús fue su"dito suyo durante toda su !ida( 0ducado en
9oma, su actuación fue propia de un tetrarca, !asallo del emperador( 0s posi"le !er en él algunos de los
F
rasgos #ue caracteri&aron a su padre( 9einó largos años, como él' #uiso construir tam"ién su 2pe#ueño
reino3 y edificó unto al lago de <alilea la capital +i"er)ades, una especie de miniatura de /esarea,
le!antada por 8erodes a orillas del 6editerr*neo' siguiendo los pasos de su padre, no dudó en eliminar
las cr)ticas #ue, desde el desierto, le hac)a un profeta llamado Juan 4autista, ordenando sin piedad su
eecución( %ro"a"lemente Jesús no se sintió nunca seguro en sus dominios(
Galilea en tiempos de Antipas
<alilea era un pa)s !erde y fértil, diferente de la austera pero serena montaña de 1amar)a, y m*s toda!)a
del *spero y esca"roso territorio de Judea( 5os escritores del siglo i ha"lan de tres regiones "ien
definidas( Al norte, la Alta <alilea, región fronteri&a, poco po"lada, con alturas de hasta K(:EE metros,
de acceso no siempre f*cil, refugio de "andidos y malhechores huidos de la usticia y lugar de donde
"aan con fuer&a las aguas #ue dan nacimiento al Jord*n( -escendiendo hacia el sur, la 4aa <alilea, un
territorio de colinas no muy ele!adas, a cuyos pies se extiende la gran llanura de ;i&reel, una de las
comarcas m*s ricas de todo el pa)s' en medio de ella, dos sugesti!as montañas solitarias, el +a"or y el
pe#ueño 8ermón( -esperdigados por toda la &ona, numerosas aldeas y pue"los agr)colas' en la región
montañosa se encontra"a ,a&aret, y un poco m*s al norte, en medio de un !alle encantador, 1éforis,
capital de <alilea durante la infancia de Jesús( 5a región del lago era una comarca muy rica y po"lada,
en torno a un lago de agua dulce y rico en pesca( +res importantes ciudades se asoma"an a sus orillas.
/afarnaún, 6agdala y +i"er)ades( <alilea constitu)a un territorio de unos :E(EEE Iilómetros cuadrados(
A pesar de ser uno de los pa)ses m*s po"lados de la &ona, la po"lación de <alilea en tiempos de
Antipas no supera"a seguramente los KDE(EEE ha"itantes(
%ara acercarnos un poco m*s al pa)s, nada meor #ue leer la descripción del historiador ud)o Hla!io
Josefo, #ue lo conoc)a "ien, pues ha")a sido el general encargado de defender el territorio galileo contra
la in!asión de 9oma el año >> d( /( 0sto es lo #ue cuenta de la 2región del lago3, tan frecuentada por
Jesús.
A lo largo del lago de <enesaret se extiende una tierra del mismo nom"re, admira"le por su "elle&a
natural( 5a fertilidad del terreno permite toda clase de !egetación( 1us ha"itantes la culti!an en su
totalidad( 5a "onan&a del clima es, adem*s, muy apropiada para toda clase de plantas( 5os nogales, #ue
en comparación con otros *r"oles necesitan un clima especialmente fresco, a#u) a"undan y florecen(
8ay tam"ién palmeras, #ue necesitan grandes calores( ,o muy leos encontramos higueras y oli!os,
#ue re#uieren un clima m*s templado( 1e podr)a decir #ue la naturale&a se ha esfor&ado por reunir a#u),
en un solo lugar, las especies m*s incompati"les, o #ue las estaciones del año compiten en una no"le
lucha por hacer !aler cada una sus derechos so"re esta tierra( 0l suelo no solo produce los frutos m*s
di!ersos, sino #ue se cuida de #ue, durante mucho tiempo, haya frutos maduros( 5os m*s no"les de
entre ellos, las u!as y los higos, se recogen sin interrupción durante die& meses( 5as restantes frutas !an
madurando en el *r"ol a lo largo de todo el año( %or#ue, adem*s de la sua!idad del clima, contri"uyen
a la fertilidad de esta tierra las aguas de una fuente #ue mana con fuer&a( 5a gente del pa)s le da el
nom"re de /afarnaún(
Aun prescindiendo de los adornos y exageraciones tan del gusto de Hla!io Josefo, no es dif)cil adi!inar
#ue el pa)s de Jesús era en!idia"le( 1u clima sua!e, los !ientos húmedos del mar, #ue penetra"an con
facilidad hasta el interior, y la fertilidad de la tierra hac)an de <alilea un pa)s exu"erante( %or lo #ue
podemos sa"er, en los !alles de ;i&reel y 4et ,etof* se culti!a"a trigo de calidad y tam"ién ce"ada,
#ue, por su sa"or amargo y dif)cil digestión, era el pan de los m*s po"res( 1e !e)an !iñedos un poco por
todas partes' incluso en las laderas poco escarpadas( <alilea produc)a, al parecer, un !ino excelente de
tipo egeo( 0l oli!o era un *r"ol apreciado y a"undante( 5as higueras, granados y *r"oles frutales
L
crec)an m*s "ien en las cercan)as de las aldeas o en medio de las !iñas( 0n terrenos m*s húmedos y
som"reados se culti!a"an !erduras y hortali&as(
<alilea era una sociedad agraria( 5os contempor*neos de Jesús !i!)an del campo, como todos los
pue"los del siglo i integrados en el Imperio( 1egún Josefo, 2toda la región de <alilea est* dedicada al
culti!o, y no hay parte alguna de su suelo #ue esté sin apro!echar3( %r*cticamente toda la po"lación
!i!e tra"aando la tierra, excepto la élite de las ciudades, #ue se ocupa de tareas de go"ierno,
administración, recaudación de impuestos o !igilancia militar( 0s un tra"ao duro, pues solo se puede
contar con la ayuda de algunos "ueyes, "urros o camellos( 5os campesinos de las aldeas consumen sus
fuer&as arando, !endimiando o segando las mieses con la ho&( 0n la región del lago, donde tanto se
mo!ió Jesús, la pesca ten)a gran importancia( 5as familias de /afarnaún, 6agdala o 4etsaida !i!)an del
lago( 5as artes de pesca eran rudimentarias. se pesca"a con distintos tipos de redes, trampas o tridentes(
4astantes utili&a"an "arcas' los m*s po"res pesca"an desde la orilla( -e ordinario, los pescadores no
!i!)an una !ida m*s cómoda #ue los campesinos de las aldeas( 1u tra"ao esta"a controlado por los
recaudadores de Antipas, #ue impon)an tasas por derechos de pesca y utili&ación de los em"arcaderos(
0n contra de lo #ue se ha podido pensar hasta hace poco, parece #ue ni el comercio con el exterior ni el
comercio local tu!ieron importancia en la <alilea #ue conoció Jesús( 0l transporte terrestre era dif)cil y
costoso. solo se pod)a 2negociar3 con pe#ueños o"etos de luo( 0s cierto #ue desde la Alta <alilea se
exporta"a aceite y otros productos a +iro y a la costa fenicia, pero esta acti!idad nunca fue intensa( %or
otra parte, la cer*mica de "arro de Mefar 8anan)a y las !asias de 1hiIhim, #ue se encuentran por toda
<alilea, no significan una producción destinada al negocio comercial( 1encillamente se i"a
produciendo lo necesario para atender las peticiones de las aldeas(
0n una sociedad agraria, la propiedad de la tierra es de importancia !ital( ¿Quién controla"a las tierras
de <alilea? 0n principio, los romanos considera"an los territorios con#uistados como "ienes
pertenecientes a 9oma' por eso exig)an el correspondiente tri"uto a #uienes los tra"aa"an( 0n el caso
de <alilea, go"ernada directamente por un tetrarca7!asallo, la distri"ución de las tierras era complea y
desigual(
%ro"a"lemente, Antipas heredó grandes extensiones de tierras fértiles #ue su padre, 8erodes el <rande,
pose)a en el !alle de ;i&reel, al sur de las montañas de ,a&aret( +en)a tam"ién propiedades en los
alrededores de +i"er)ades' ello le dio facilidades para construir la nue!a capital y coloni&arla con
gentes del entorno( 1egún Hla!io Josefo, Antipas o"ten)a como renta de sus tierras de %erea y <alilea
doscientos talentos( Adem*s de controlar sus propias posesiones, los so"eranos pod)an asignar tierras a
miem"ros de su familia, funcionarios de la corte o militares !eteranos( 0stos grandes terratenientes
!i!)an de ordinario en las ciudades, por lo #ue arrenda"an sus tierras a los campesinos del lugar y las
!igila"an por medio de administradores #ue actua"an en su nom"re( 5os contratos eran casi siempre
muy exigentes para los campesinos( 0l propietario exig)a la mitad de la producción o una parte
importante, #ue !aria"a según los resultados de la cosecha' otras !eces proporciona"a el grano y lo
necesario para tra"aar el campo, exigiendo fuertes sumas por todo ello( 5os conflictos con el
administrador o los propietarios eran frecuentes, so"re todo cuando la cosecha ha")a sido po"re( 8ay
indicios de #ue, en tiempos de Jesús, estos grandes propietarios fueron haciéndose con nue!as tierras
de familias endeudadas, llegando a controlar "uena parte de la 4aa <alilea(
8a")a, claro est*, muchos campesinos #ue tra"aa"an tierras de su propiedad, ayudados por toda su
familia' por lo general eran terrenos modestos situados no leos de las aldeas( 8a")a tam"ién "astantes
#ue eran simples ornaleros #ue, por una ra&ón u otra, se ha")an #uedado sin tierras( 0stos se mo!)an
por las aldeas "uscando tra"ao so"re todo en la época de la cosecha o la !endimia' reci")an su salario
J
casi siempre al atardecer de la ornada' constitu)an una "uena parte de la po"lación y muchos de ellos
!i!)an entre el tra"ao ocasional y la mendicidad( Jesús conoc)a "ien este mundo( 0n una de sus
par*"olas ha"la de un terrateniente #ue 2arrendó su !iña a unos la"radores3 y de los conflictos #ue
tu!o con ellos al negarse a entregar la parte con!enida de la cosecha( 0n otra recuerda a unos
2ornaleros3 sentados en la pla&a de una aldea, en la época de la !endimia, esperando a ser contratados
por algún propietario( 1in duda los !e)a cuando i"a recorriendo las aldeas de la 4aa <alilea(
?no de los rasgos m*s caracter)sticos de las sociedades agr)colas del Imperio romano era la enorme
desigualdad de recursos #ue exist)a entre la gran mayor)a de la po"lación campesina y la pe#ueña élite
#ue !i!)a en las ciudades( 0sto mismo suced)a en <alilea( 1on los campesinos de las aldeas los #ue
sostienen la econom)a del pa)s' ellos tra"aan la tierra y producen lo necesario para mantener a la
minor)a dirigente( 0n las ciudades no se produce' las élites necesitan del tra"ao de los campesinos( %or
eso se utili&an di!ersos mecanismos para controlar lo #ue se produce en el campo y o"tener de los
campesinos el m*ximo "eneficio posi"le( 0ste es el o"eti!o de los tri"utos, tasas, impuestos y
die&mos( -esde el poder, esta pol)tica de extracción y tri"utación se legitima como una o"ligación de
los campesinos hacia la élite, #ue defiende el pa)s, protege sus tierras y lle!a a ca"o di!ersos ser!icios
de administración( 0n realidad, esta organi&ación económica no promo!)a el "ien común del pa)s, sino
#ue fa!orec)a el "ienestar creciente de las élites(
0l primero en exigir el pago del tri"uto era 9oma. el tri"utum soli, correspondiente a las tierras
culti!adas, y el tri"utum c*pitis, #ue de")a pagar cada uno de los miem"ros adultos de la casa( 1e
paga"a en especie o en moneda. a los administradores les agrada"a reci"ir el tri"uto en grano para
e!itar las crisis de alimentos #ue se produc)an con frecuencia en 9oma( 5os tri"utos ser!)an para
alimentar a las legiones #ue !igila"an cada pro!incia, para construir cal&adas, puentes o edificios
pú"licos y, so"re todo, para el mantenimiento de las clases go"ernantes( ,egarse a pagarlos era
considerado por 9oma como una re"elión contra el Imperio, y eran los reyes !asallos los responsa"les
de organi&ar la recaudación( ,o es posi"le sa"er a cu*nto pod)a ascender( 1e estima #ue, en tiempos de
Antipas, pod)a representar el K:N o K=N de la producción( 1a"emos #ue, según el historiador romano
+*cito, significa"a una carga muy pesada para los campesinos(
+am"ién Antipas, como su padre, ten)a su propio sistema de impuestos( -e ordinario se contrata"a a
recaudadores #ue, después de pagar al so"erano una determinada cantidad, se aplica"an a extraer de las
gentes el m*ximo "eneficio( 5as tasas de"ieron de ser fuertes( 1olo as) pudo lle!ar adelante 8erodes el
<rande su am"icioso programa de construcciones( Algo semeante sucedió en tiempos de Jesús, cuando
Antipas, en el corto per)odo de !einte años, reconstruyó la ciudad de 1éforis, incendiada por los
romanos, y edificó enseguida la nue!a capital +i"er)ades( 5os campesinos de <alilea lo tu!ieron #ue
sentir en los impuestos(
,o sa"emos si termina"an a#u) las cargas o tam"ién desde el templo de Jerusalén se les exig)an otras
tasas sagradas( 0n el per)odo asmoneo, antes de #ue 9oma impusiera su Imperio, los go"ernantes de
Jerusalén extendieron a <alilea el tradicional y complicado sistema ud)o de die&mos y primeros frutos(
1e considera"a una o"ligación sagrada hacia -ios, presente en el templo, y cuyos representantes y
mediadores eran los sacerdotes( Al parecer, llega"a a representar hasta el :EN de la cosecha anual( 5o
recogido en el campo, m*s el impuesto de medio shéIel #ue todo ud)o adulto de")a pagar cada año,
ser!)a en concreto para socorrer a sacerdotes y le!itas #ue, conforme a lo prescrito por la ley, no ten)an
tierras #ue culti!ar' para costear los ele!ados gastos del funcionamiento del templo y para mantener a
la aristocracia sacerdotal de Jerusalén( 5a recaudación se lle!a"a a ca"o en los mismos pue"los, y los
productos se almacena"an en depósitos del templo para su distri"ución( 9oma no suprimió este aparato
administrati!o y, "ao 8erodes, se siguieron recaudando die&mos( ,o sa"emos #ué sucedió en <alilea
KE
cuando, go"ernada por su hio Antipas, se con!irtió en una urisdicción separada de Judea(
-esconocemos #ué medios pod)an utili&ar los sacerdotes de Jerusalén para presionar a los campesinos
de <alilea(
5a carga total era, pro"a"lemente, a"rumadora( A muchas familias se les i"a en tri"utos e impuestos un
tercio o la mitad de lo #ue produc)an( 0ra dif)cil sustraerse a los recaudadores( 0llos mismos se
presenta"an para lle!arse los productos y almacenarlos en 1éforis, principal ciudad administrati!a, o en
+i"er)ades( 0l pro"lema de los campesinos era cómo guardar semilla suficiente para la siguiente
siem"ra y cómo su"sistir hasta la siguiente cosecha sin caer en la espiral del endeudamiento( Jesús
conoc)a "ien los apuros de estos campesinos #ue, tratando de sacar el m*ximo rendimiento a sus
modestas tierras, sem"ra"an incluso en suelo pedregoso, entre cardos y hasta en &onas #ue la gente
usa"a como sendero(
0l fantasma de la deuda era temido por todos( 5os miem"ros del grupo familiar se ayuda"an unos a
otros para defenderse de las presiones y chantaes de los recaudadores, pero tarde o temprano "astantes
ca)an en el endeudamiento( Jesús conoció <alilea atrapada por las deudas( 5a mayor amena&a para la
inmensa mayor)a era #uedarse sin tierras ni recursos para so"re!i!ir( /uando, for&ada por las deudas, la
familia perd)a sus tierras, comen&a"a para sus miem"ros la disgregación y la degradación( Algunos se
con!ert)an en ornaleros e inicia"an una !ida penosa en "usca de tra"ao en propiedades aenas( 8a")a
#uienes se !end)an como escla!os( Algunos !i!)an de la mendicidad y algunas de la prostitución( ,o
falta"a #uien se un)a a grupos de "andidos o salteadores en alguna &ona inhóspita del pa)s(
Urbanización en Galilea
0sta situación dif)cil de los campesinos galileos se agra!ó m*s cuando, en el corto per)odo de !einte
años, Antipas reconstruyó 1éforis y edificó la nue!a capital +i"er)ades( +odo sucedió antes de #ue
Jesús cumpliera !einticinco años( A#uellos galileos #ue lle!a"an siglos !i!iendo en aldeas y caser)os,
culti!ando modestas parcelas de su propiedad, conocieron por !e& primera dentro de su propio
territorio la proximidad de dos ciudades #ue i"an a cam"iar r*pidamente el panorama de <alilea,
pro!ocando una gra!e desintegración social(
;a los asmoneos ha")an esta"lecido en 1éforis una guarnición armada para garanti&ar el control de la
&ona y asegurar el pago de impuestos( 8erodes la siguió utili&ando como principal centro
administrati!o de <alilea hasta #ue, a su muerte, #uedó arrasada por el le!antamiento de Judas y la
posterior inter!ención de los soldados romanos( Antipas no dudó en reconstruirla en cuanto tomó el
poder( 0dificada so"re un pe#ueño alto #ue domina"a fértiles tierras era, de momento, el meor punto
para esta"lecer la capital de <alilea( Antipas la llamó la 2Imperial3 OAuto7cr*torisP( 1olo lo fue hasta el
año KLQKJ, en #ue se fundó +i"er)ades, la nue!a y espléndida capital construida por Antipas en la ri"era
del lago de <alilea so"re un terreno #ue ha")a sido antiguo cementerio(
0n el Imperio romano, las ciudades se constru)an para residencia de las clases dirigentes( All) !i!)an los
go"ernantes, los militares, los recaudadores de impuestos, los funcionarios y administradores, los
ueces y notarios, los grandes terratenientes y los responsa"les de almacenar los productos( -esde las
ciudades se administra"a el campo y se extra)an los impuestos( 5a desigualdad del ni!el de !ida entre
las ciudades y las aldeas era patente( 0n los po"lados campesinos de <alilea, las gentes !i!)an en casas
muy modestas de "arro o piedras sin la"rar y con techum"res de ramaes' las calles eran de tierra "atida
y sin pa!imentar' la ausencia de m*rmol o elementos decorati!os era total( 0n 1éforis, por el contrario,
se pod)an !er edificios "ien construidos, cu"iertos de teas roas, con suelo de mosaicos y pinturas al
fresco' calles pa!imentadas y hasta una a!enida de unos trece metros de anchura, flan#ueada a uno y
KK
otro lado por sendas filas de columnas( +i"er)ades era toda!)a m*s monumental, con el palacio de
Antipas, di!ersos edificios administrati!os y la puerta de la ciudad con dos torres redondeadas, de
car*cter puramente ornamental y sim"ólico, para separar claramente la po"lación de la ciudad de la del
campo(
0n 1éforis !i!)an entre L(EEE y K:(EEE ha"itantes' en +i"er)ades, en torno a los L(EEE( ,o pod)an
competir ni por tamaño ni por poder o ri#ue&a con /es*rea del 6ar, donde resid)a el prefecto de 9oma,
ni con 0scitópolis o las ciudades costeras de +iro y 1idón( 0ran centros ur"anos menores, pero su
presencia introduc)a una no!edad importante en <alilea( -esde el campo se de")a a"astecer ahora a dos
po"laciones ur"anas #ue no culti!a"an la tierra( Hamilias campesinas, acostum"radas a tra"aar sus
campos para asegurarse lo necesario para !i!ir, se !ieron o"ligadas a incrementar su producción para
mantener a las clases dirigentes(
-esde 1éforis y +i"er)ades se tasa"a y administra"a toda <alilea( 5os campesinos experimentaron por
!e& primera la presión y el control cercano de los go"ernantes herodianos( ,o era posi"le e!itar el pago
de rentas y tasas( 5a organi&ación de la tasación y del almacenamiento era cada !e& m*s efica&( 5as
demandas para sostener los centros de una administración en desarrollo eran cada !e& m*s ele!adas(
6ientras en 1éforis y +i"er)ades crec)a el ni!el de !ida y la posi"ilidad de ad#uirir mercanc)as luosas,
en las aldeas se sent)a cada !e& m*s la inseguridad y los pro"lemas para poder !i!ir( 1éforis y
+i"er)ades esta"an introduciendo unas relaciones antes desconocidas de control, poder administrati!o y
exacción de impuestos(
5a agricultura de las familias de <alilea ha")a sido tradicionalmente muy di!ersificada( 5os
campesinos culti!a"an en sus tierras diferentes productos, pensando en sus !ariadas necesidades y en el
mercado de intercam"io y mutua reciprocidad #ue exist)a entre las familias y !ecinos de las aldeas( 1in
em"argo, en esta nue!a situación se i"a impulsando cada !e& m*s el monoculti!o( A los grandes
terratenientes les interesa"a para aumentar la producción, facilitar el pago de impuestos y negociar con
el almacenamiento de los productos( 6ientras tanto, los propietarios de pe#ueñas parcelas y los
ornaleros #ueda"an cada !e& menos protegidos( 5as élites ur"anas no pensa"an en las necesidades de
las familias po"res, #ue se alimenta"an de ce"ada, ud)as, mio, ce"ollas o higos, sino en productos
como el trigo, el aceite o el !ino, de mayor interés para el almacenamiento y el lucro(
0n esta misma época comen&aron a circular por <alilea monedas de plata acuñadas por Antipas en
+i"er)ades( 5a moneti&ación facilita"a la compra de productos y el pago del tri"uto a 9oma( %or otra
parte, permit)a a los ricos acumular sus ganancias y asegurarse el futuro para las épocas de escase&( 5a
circulación de la moneda esta"a "ao control de las élites ur"anas y fa!orec)a a los m*s ricos( 0n
concreto, las monedas de oro y plata se emplea"an regularmente para acumular 2tesoros3 o mammona,
#ue ser!)a para ad#uirir honor, reputación pú"lica y poder' solo en las ciudades se pod)a 2atesorar3(
5as monedas de plata ser!)an para pagar el tri"uto imperial por cada persona y los di!ersos impuestos(
5as monedas de "ronce se utili&a"an para 2"alancear3 el intercam"io de productos' era la moneda #ue
manea"an de ordinario los campesinos(
Al parecer, Jesús conoció a lo largo de su !ida el crecimiento de una desigualdad #ue fa!orec)a a la
minor)a pri!ilegiada de 1éforis y +i"er)ades, y pro!oca"a inseguridad, po"re&a y desintegración de
"astantes familias campesinas( /reció el endeudamiento y la pérdida de tierras de los m*s dé"iles( 5os
tri"unales de las ciudades pocas !eces apoya"an a los campesinos( Aumentó el número de indigentes,
ornaleros y prostitutas( /ada !e& eran m*s los po"res y ham"rientos #ue no pod)an disfrutar de la tierra
regalada por -ios a su pue"lo(
K:
5a acti!idad de Jesús en medio de las aldeas de <alilea y su mensae del 2reino de -ios3 representa"an
una fuerte cr)tica a a#uel estado de cosas( 1u firme defensa de los indigentes y ham"rientos, su acogida
preferente a los últimos de a#uella sociedad o su condena de la !ida suntuosa de los ricos de las
ciudades era un desaf)o pú"lico a a#uel programa socio7pol)tico #ue impulsa"a Antipas, fa!oreciendo
los intereses de los m*s poderosos y hundiendo en la indigencia a los m*s dé"iles( 5a par*"ola del
mendigo 5*&aro y el rico #ue !i!e fastuosamente ignorando a #uien muere de ham"re a la puerta de su
palacio ' el relato del terrateniente insensato #ue solo piensa en construir silos y almacenes para su
grano ' la cr)tica se!era a #uienes atesoran ri#ue&as sin pensar en los necesitados RR' sus proclamas
declarando felices a los indigentes, los ham"rientos y los #ue lloran al perder sus tierras' las
exhortaciones dirigidas a sus seguidores para compartir la !ida de los m*s po"res de a#uellas aldeas y
caminar como ellos, sin oro, plata ni co"re, y sin túnica de repuesto ni sandalias ' sus llamadas a ser
compasi!os con los #ue sufren y a perdonar las deudas, y tantos otros dichos permiten captar toda!)a
hoy cómo !i!)a Jesús el sufrimiento de a#uel pue"lo y con #ué pasión "usca"a un mundo nue!o, m*s
usto y fraterno, donde -ios pudiera reinar como %adre de todos(
Judíos con rasgos propios
¿Quiénes eran estos galileos #ue po"la"an el pa)s de Jesús? 0l profeta Isa)as, desde la capital ud)a de
Jerusalén, ha")a ha"lado de la 2<alilea de los gentiles3( ,unca fue del todo cierto( ,o sa"emos
exactamente lo #ue sucedió con las tri"us del norte después de #ue los asirios con#uistaran el territorio
y con!irtieran <alilea en una pro!incia de Asir)a( 8asta hace poco se pensa"a #ue los asirios ha")an
deportado solamente a las clases dirigentes, deando a los campesinos culti!ando las tierras( 1in
em"argo, las exca!aciones m*s recientes constatan un gran !ac)o de po"lación durante este per)odo(
%ro"a"lemente solo #uedaron algunos campesinos(
,o sa"emos pr*cticamente nada de estos 2galileos3 !i!iendo leos de Jerusalén, en un territorio
in!adido a lo largo de seis siglos por asirios, "a"ilonios, persas, ptolomeos y seléucidas( %ro"a"lemente
se mantu!ieron fieles a ;ah!é, el -ios de Israel, y conser!aron las grandes tradiciones del Axodo, la
Alian&a, la ley de 6oisés o la cele"ración del s*"ado, pero no sin dificultades( %or una parte, no
pose)an un centro de culto como el de Jerusalén( %or otra, no conta"an con una aristocracia sacerdotal
nati!a o una clase dirigente #ue pudiera custodiar y culti!ar las tradiciones de Israel, como suced)a en
Judea( ,ada tiene, pues, de extraño #ue se desarrollaran tradiciones, costum"res y pr*cticas locales
algo diferentes de las #ue se !i!)an en Judea(
-espués de la re"elión de los 6aca"eos se produo un hecho importante( 5os so"eranos asmoneos de
Judea su"ordinaron <alilea al 0stado7+emplo de Jerusalén y o"ligaron a sus ha"itantes a !i!ir 2según
las leyes ud)as3( ,o les de"ió de resultar dif)cil la integración, pues se sent)an miem"ros del pue"lo
ud)o de la Alian&a( 1in em"argo, después de tantos siglos separados de Jerusalén, no esta"an
acostum"rados a !i!ir sometidos a los sumos sacerdotes( 0l templo era, sin duda, la casa de -ios, pero
ahora representa"a tam"ién un centro de poder #ue los somet)a directamente al sistema de recaudación
de los die&mos y dem*s tasas sagradas(
5a coloni&ación impulsada por los go"ernantes asmoneos contri"uyó de manera decisi!a a la
integración y asimilación de <alilea dentro del 0stado ud)o( Al parecer fueron muchas las familias
ud)as #ue fueron de Judea a culti!ar tierras de <alilea( 0n cual#uier caso, los ha"itantes de <alilea
contempor*neos de Jesús pueden ser llamados 2ud)os3 con toda propiedad( 1us ra)ces religiosas est*n
en Judea( -e hecho, 9oma, 8erodes y Antipas los trataron como ud)os, respetando sus tradiciones y su
religión( %or otra parte, las exca!aciones ofrecen datos incuestiona"les so"re el car*cter ud)o de la
<alilea #ue conoció Jesús( %or todas partes aparecen mi#Saot o piscinas para las purificaciones. los
K=
galileos practica"an los mismos ritos de purificación #ue los ha"itantes de Judea( 5a ausencia de cerdo
en la alimentación, los recipientes de piedra o el tipo de enterramientos ha"lan claramente de su
pertenencia a la religión ud)a(
<eogr*ficamente, <alilea era una especie de isla rodeada por importantes ciudades helen)sticas( Al sur,
en la región hostil de 1amar)a, se le!anta"a 1e"aste, la nue!a capital, de marcada influencia helen)stica'
al oeste, en la costa mediterr*nea, destaca"an tres importantes centros ur"anos. +olemaida, #ue influ)a
fuertemente en la llanura de ;i&reel, y +iro y 1idón, #ue dea"an sentir su presencia en las regiones
fronteri&as del norte' al este se encontra"a la -ec*polis, importante confederación de ciudades #ue
constitu)an el foco m*s fuerte del desarrollo helen)stico en la &ona( /uando %ompeyo estructuró la
región, dio a estas die& ciudades un estatuto propio y las integró directamente en la nue!a pro!incia
romana de 1iria( 1in em"argo, en medio de este entorno fuertemente helénico, <alilea aparece en
tiempos de Jesús como una región perfectamente definida, con una po"lación diferente, !inculada a
Judea con una personalidad propia( ,i si#uiera en 1éforis y +i"er)ades se o"ser!an indicios de un
número considera"le de gentiles romanos, griegos o sirofenicios( 5as dos se ha")an heleni&ado algo
m*s #ue el resto de <alilea, pero permanec)an siendo ciudades ud)as(
,o es f*cil conocer de forma precisa cómo se !i!)a en <alilea la !inculación religiosa con Jerusalén(
8a")a ciertamente una distancia geogr*fica y espiritual( ,unca reci"ieron los galileos una influencia
religiosa tan intensa como los ha"itantes de Jerusalén o los campesinos de las aldeas uda)tas de su
entorno( 5a presencia de escri"as o maestros de la ley no parece ha"er sido muy acti!a( /uando Jesús y
sus disc)pulos su")an a Jerusalén, cru&a"an de alguna manera una 2"arrera3, pues !en)an desde los
m*rgenes geogr*ficos del uda)smo de <alilea hasta su centro( 1in em"argo, Jerusalén uga"a un papel
sim"ólico insustitui"le y eerc)a so"re los galileos un atracti!o con el #ue no pod)an competir ni 1éforis
ni +i"er)ades( 1a"emos por Hla!io Josefo #ue los galileos su")an en peregrinación a Jerusalén( 6uchos
de ellos ten)an seguramente a"uelos o padres nacidos en Judea, y toda!)a persist)an contactos entre las
familias( %or otra parte, la peregrinación no era solo un fenómeno religioso, sino un acontecimiento
social muy importante( 5os peregrinos toma"an parte en las fiestas religiosas, pero, al mismo tiempo,
com)an, "e")an, canta"an y hac)an sus pe#ueñas compras( 5as fiestas religiosas constitu)an una
!acación sagrada muy atracti!a(
%or otra parte, es explica"le #ue en <alilea se apreciaran de manera especial las tradiciones israelitas
del norte, donde esta"a encla!ada <alilea( 0n las fuentes e!angélicas se ha"la de los 2profetas3 del
norte, como 0lias, 0l)seo o Jon*s, pero apenas se dice nada de 2reyes3 y 2sacerdotes3, personaes
t)picos de Jerusalén y Judea( 1e ha"la de los israelitas como 2hios A"rah*n3 y se e!ita la teolog)a de
1ión y la ciudad santa( %ro"a"lemente, los galileos esta"an ha"ituados a una interpretación m*s
relaada de la ley, y eran menos estrictos #ue en Judea en lo tocante a ciertas reglas de pure&a(
0n <alilea se ha"la"a arameo, lengua #ue ha")a ido despla&ando al he"reo a partir de la expansión
asir)a( Hue la lengua materna de Jesús( 0n su casa se ha"la"a en arameo y sus primeras pala"ras para
llamar a sus padres fueron a""* e imm*( Hue sin duda la lengua en #ue anunció su mensae, pues la
po"lación ud)a, tanto de <alilea como de Judea, ha"la"a el arameo en la !ida corriente( +oda!)a
#uedan claros !estigios de su lengua aramea en el texto de los e!angelios( 5os galileos ha"la"an el
arameo con algunos rasgos #ue los diferencia"a de los ud)os de Judea( 0n concreto, no pronuncia"an
"ien los sonidos guturales, y eran o"eto de chistes y "urlas en la capital( A Jesús, lo mismo #ue a
%edro, el acento traiciona"a su origen galileo(
0l he"reo, #ue ha")a sido la lengua de Israel en tiempos de los grandes profetas, decayó mucho después
del exilio a 4a"ilonia, pero no se perdió del todo( 0n tiempos de Jesús se ha"la"a toda!)a en algunas
KB
localidades de Judea, pero se conser!a"a so"re todo como lengua sagrada en la #ue esta"an escritos los
li"ros de la ley y era utili&ada en el culto del templo y en ciertas oraciones( 5os escri"as la domina"an
perfectamente e incluso se ser!)an de ella en sus de"ates( 1in em"argo, el pue"lo ya no lo entend)a
"ien' cuando en las sinagogas se le)an las 0scrituras sagradas en he"reo, el texto era traducido y
comentado en arameo( 0s pro"a"le #ue Jesús tu!iera algún conocimiento de he"reo ")"lico, pero no
parece #ue lo ha"lara regularmente en la con!ersación ordinaria(
A partir del impulso heleni&ador de Aleandro 6agno, el griego fue arraigando cada !e& m*s en los
territorios con#uistados, con!irtiéndose en la lengua oficial de la cultura, la administración y los
intercam"ios comerciales( Algo de esto sucedió tam"ién en <alilea y Judea( ,o despla&ó al arameo,
pero se con!irtió en "uena parte en la lengua empleada por los miem"ros de la corte herodiana, las
clases dirigentes y los encargados de la administración( 0n 1éforis se ha"la"a tal !e& m*s griego #ue en
+i"er)ades, pero en am"as segu)a !i!o el arameo( +am"ién conoc)an el griego la aristocracia sacerdotal
y los grupos dirigentes de Jerusalén( 8ay indicios de #ue en tiempos de Jesús ha")a gente "ilingCe #ue
ha"la"a arameo y pod)a !alerse tam"ién de un griego rudimentario(
Jesús, sin duda, ha"la"a y pensa"a en arameo, pero su contacto con la lengua griega fue tal !e& m*s
intenso de lo #ue solemos pensar, so"re todo si se acercó hasta 1éforis "uscando tra"ao( 0n su grupo
de seguidores, algunos ha"la"an griego( ?n recaudador como 5e!) ten)a #ue sa"erlo para eercer su
profesión( Andrés y Helipe, de nom"res griegos y pro!enientes de 4etsaida O/es*rea de HilipoP,
ha"la"an seguramente griego y pod)an ayudar a Jesús a comunicarse con personas paganas, como la
sirofenicia(
5a llegada de los romanos no logró imponer el lat)n( Al parecer era utili&ado exclusi!amente por los
funcionarios y militares romanos( 0s cierto #ue en los edificios, acueductos y monumentos pú"licos se
gra"a"an inscripciones impresionantes en lat)n, pero la gente no entend)a su contenido' solo capta"a su
mensae de poder y dominación( ,o hay ra&ones para pensar #ue Jesús ha"lara lat)n( As) pues, en una
comarca tan complea lingC)sticamente, Jesús fue un galileo de am"iente rural #ue enseña"a a las
gentes en su lengua materna, el arameo' conoc)a pro"a"lemente el he"reo ")"lico tanto como para
entender y citar las 0scrituras' #ui&* se defend)a algo en griego y desconoc)a el lat)n(
2.- Vecino de Nazaret
1egún las fuentes cristianas, Jesús aparece de pronto como un profeta itinerante #ue recorre los
caminos de <alilea, después de ha"erse distanciado de Juan el 4autista( 0s como si antes no hu"iera
existido( 1in em"argo, Jesús no era un desconocido( 5a gente sa"e #ue se ha criado en ,a&aret( 1e
conoce a sus padres y hermanos( 0s hio de un artesano( 5e llaman Jesús, el de ,a&aret( ¿Qué podemos
sa"er de Jesús como !ecino de esta pe#ueña aldea?
El pueblo de Jess
,a&aret era un pe#ueño po"lado en las montañas de la 4aa <alilea( 0l tamaño de las aldeas de <alilea,
su disposición y empla&amiento !aria"an "astante( Algunas esta"an situadas en lugares protegidos,
otras se asenta"an so"re un alto( 0n ninguna se o"ser!a un tra&ado pensado de antemano, como en las
ciudades helénicas(
-e ,a&aret sa"emos #ue esta"a a unos =BE metros de altura, en una ladera, leos de las grandes rutas,
en la región de la tri"u de Ta"ulón( ?na #ue"rada conduc)a en r*pido descenso al lago de <enesaret(
,o parece #ue hu"iera !erdaderos caminos entre las aldeas( +al !e& el m*s utili&ado era el #ue lle!a"a
a 1éforis, capital de <alilea cuando nació Jesús( %or lo dem*s,, el po"lado #ueda"a retirado en medio
KD
de un "ello paisae rodeado de alturas( 0n las pendientes m*s soleadas, situadas al sur, se halla"an
diseminadas las casas de la aldea y muy cerca terra&as construidas artificialmente donde se cria"an
!ides de u!a negra' en la parte m*s rocosa crec)an oli!os de los #ue se recog)a aceituna( 0n los campos
de la falda de la colina se culti!a"a trigo, ce"ada y mio( 0n lugares m*s som"reados del !alle ha")a
algunos terrenos de alu!ión #ue permit)an el culti!o de !erduras y legum"res' en el extremo occidental
"rota"a un "uen manantial( 0n este entorno se mo!ió Jesús durante sus primeros años. cuesta arri"a,
cuesta a"ao y algunas escapadas hacia unos oli!os cercanos o hasta el manantial(
,a&aret era una aldea pe#ueña y desconocida, de apenas doscientos a cuatrocientos ha"itantes( ,unca
aparece mencionada en los li"ros sagrados del pue"lo ud)o, ni si#uiera en la lista de pue"los de la tri"u
de Ta"ulón( Algunos de sus ha"itantes !i!)an en cue!as exca!adas en las laderas' la mayor)a en casas
"aas y primiti!as, de paredes oscuras de ado"e o piedra, con teados confeccionados de ramae seco y
arcilla, y suelos de tierra apisonada( 4astantes ten)an en su interior ca!idades su"terr*neas para
almacenar el agua o guardar el grano( %or lo general, solo ten)an una estancia en la #ue se aloa"a y
dorm)a toda la familia, incluso los animales( -e ordinario, las casas da"an a un patio #ue era
compartido por tres o cuatro familias del mismo grupo, y donde se hac)a "uena parte de la !ida
doméstica( All) ten)an en común el pe#ueño molino donde las mueres mol)an el grano y el horno en el
#ue coc)an el pan( All) se deposita"an tam"ién los aperos de la"ran&a( 0ste patio era el lugar m*s
apreciado para los uegos de los m*s pe#ueños, y para el descanso y la tertulia de los mayores al
atardecer(
Jesús ha !i!ido en una de estas humildes casas y ha captado hasta en sus menores detalles la !ida de
cada d)a( 1a"e cu*l es el meor lugar para colocar el candil, de manera #ue el interior de la casa, de
oscuras paredes sin encalar, #uede "ien iluminado y se pueda !er( 8a !isto a las mueres "arriendo el
suelo pedregoso con una hoa de palmera para "uscar alguna moneda perdida por cual#uier rincón(
/onoce lo f*cil #ue es penetrar en algunas de estas casas a"riendo un "o#uete para ro"ar las pocas
cosas de !alor #ue se guardan en su interior( 8a pasado muchas horas en el patio de su casa y conoce
"ien lo #ue se !i!e en las familias( ,o hay secretos para nadie( 8a !isto cómo su madre y las !ecinas
salen al patio al amanecer para ela"orar la masa del pan con un tro&o de le!adura( 5as ha o"ser!ado
mientras remiendan la ropa y se ha fiado en #ue no se puede echar a un !estido !ieo un remiendo de
tela sin estrenar( 8a o)do cómo los niños piden a sus padres pan o un hue!o, sa"iendo #ue siempre
reci"ir*n de ellos cosas "uenas( /onoce tam"ién los fa!ores #ue sa"en hacerse entre s) los !ecinos( 0n
alguna ocasión ha podido sentir cómo alguien se le!anta"a de noche estando ya cerrada la puerta de
casa para atender la petición de un amigo(
/uando m*s adelante recorra <alilea in!itando a una experiencia nue!a de -ios, Jesús no har* grandes
discursos teológicos ni citar* los li"ros sagrados #ue se leen en las reuniones de los s*"ados en una
lengua #ue no todos conocen "ien( %ara entender a Jesús no es necesario tener conocimientos
especiales' no hace falta leer li"ros( Jesús les ha"lar* desde la !ida( +odos podr*n captar su mensae.
las mueres #ue ponen le!adura en la masa de harina y los hom"res #ue llegan de sem"rar el grano(
4asta !i!ir intensamente la !ida de cada d)a y escuchar con cora&ón sencillo las audaces consecuencias
#ue Jesús extrae de ella para acoger a un -ios %adre(
A los pocos años, Jesús se atre!e a mo!erse por la aldea y sus alrededores( /omo todos los niños, se
fia enseguida en los animales #ue andan por el pue"lo. las gallinas #ue esconden a sus polluelos "ao
las alas o los perros #ue ladran al acercarse los mendigos( $"ser!a #ue las palomas se le acercan
confiadas, y se asusta al encontrarse con alguna serpiente sesteando al sol unto a las paredes de su
casa(
K>
Gi!ir en ,a&aret es !i!ir en el campo( Jesús ha crecido en medio de la naturale&a, con los oos muy
a"iertos al mundo #ue le rodea( 4asta o)rle ha"lar( 5a a"undancia de im*genes y o"ser!aciones
tomadas de la naturale&a nos muestran a un hom"re #ue sa"e captar la creación y disfrutarla( Jesús se
ha fiado muchas !eces en los p*aros #ue re!olotean en torno a su aldea' no siem"ran ni almacenan en
graneros, pero !uelan llenos de !ida, alimentados por -ios, su %adre( 5e han entusiasmado las
anémonas roas #ue cu"ren en a"ril las colinas de ,a&aret' ni 1alomón en toda su gloria se !istió como
una de ellas( $"ser!a con atención las ramas de las higueras. de d)a en d)a les !an "rotando hoas
tiernas anunciando #ue el !erano se acerca( 1e le !e disfrutar del sol y de la llu!ia, y dar gracias a -ios,
#ue 2hace salir su sol so"re "uenos y malos, y manda la llu!ia so"re ustos e inustos3( 6ira los grises
nu"arrones #ue anuncian la tormenta y siente en su cuerpo el !iento pegaoso del sur, #ue indica la
llegada de los calores(
Jesús no solo !i!e a"ierto a la naturale&a( 6*s adelante in!itar* a la gente a ir m*s all* de lo #ue se !e
en ella( 1u mirada es una mirada de fe( Admira las flores del campo y los p*aros del cielo, pero intuye
tras ellos el cuidado amoroso de -ios por sus criaturas( 1e alegra por el sol y la llu!ia, pero mucho m*s
por la "ondad de -ios para con todos sus hios, sean "uenos o malos( 1a"e #ue el !iento 2sopla donde
#uiere3, sin #ue se pueda precisar 2de dónde !iene y a dónde !a3, pero él perci"e a tra!és del !iento
una realidad m*s profunda y misteriosa. el 0sp)ritu 1anto de -ios( Jesús no sa"e ha"lar sino desde la
!ida( %ara sintoni&ar con él y captar su experiencia de -ios es necesario amar la !ida y sumergirse en
ella, a"rirse al mundo y escuchar la creación(
En el seno de una !amilia judía
0n ,a&aret, la familia lo era todo. lugar de nacimiento, escuela de !ida y garant)a de tra"ao( Huera de
la familia, el indi!iduo #ueda sin protección ni seguridad( 1olo en la familia encuentra su !erdadera
identidad( 0sta familia no se reduc)a al pe#ueño hogar formado por los padres y sus hios( 1e extend)a a
todo el clan familiar, agrupado "ao una autoridad patriarcal y formado por todos los #ue se halla"an
!inculados en algún grado por parentesco de sangre o por matrimonio( -entro de esta 2familia extensa3
se esta"lec)an estrechos la&os de car*cter social y religioso( /ompart)an los aperos o los molinos de
aceite' se ayuda"an mutuamente en las faenas del campo, so"re todo en los tiempos de cosecha y de
!endimia' se un)an para proteger sus tierras o defender el honor familiar' negocia"an los nue!os
matrimonios asegurando los "ienes de la familia y su reputación( /on frecuencia, las aldeas se i"an
formando a partir de estos grupos familiares unidos por parentesco(
0n contra de lo #ue solemos imaginar, Jesús no !i!ió en el seno de una pe#ueña célula familiar unto a
sus padres, sino integrado en una familia m*s extensa( 5os e!angelios nos informan de #ue Jesús tiene
cuatro hermanos #ue se llaman 1antiago, José, Judas y 1imón, y tam"ién algunas hermanas a las #ue
dean sin nom"rar, por la poca importancia #ue se le da"a a la muer( %ro"a"lemente estos hermanos y
hermanas est*n casados y tienen su pe#ueña familia( 0n una aldea como ,a&aret, la 2familia extensa3
de Jesús pod)a constituir una "uena parte de la po"lación( A"andonar la familia era muy gra!e(
1ignifica"a perder la !inculación con el grupo protector y con el pue"lo( 0l indi!iduo de")a "uscar otra
2familia3 o grupo( %or eso, dear la familia de origen era una decisión extraña y arriesgada( 1in
em"argo llegó un d)a en #ue Jesús lo hi&o( Al parecer, su familia e incluso su grupo familiar le
#ueda"an pe#ueños( 0l "usca"a una 2familia3 #ue a"arcara a todos los hom"res y mueres dispuestos a
hacer la !oluntad de -ios( 5a ruptura con su familia marcó su !ida de profeta itinerante(
8a")a dos aspectos, al menos, en estas familias #ue Jesús criticar)a un d)a( 0n primer lugar, la autoridad
patriarcal, #ue lo domina"a todo' la autoridad del padre era a"soluta' todos le de")an o"ediencia y
lealtad( Al negocia"a los matrimonios y decid)a el destino de las hias( Al organi&a"a el tra"ao y
KF
defin)a los derechos y de"eres( +odos le esta"an sometidos( Jesús ha"lar* m*s tarde de unas relaciones
m*s fraternas donde el dominio so"re los dem*s ha de ser sustituido por el mutuo ser!icio( ?na fuente
atri"uye a Jesús estas pala"ras. 2,o llaméis a nadie UpadreU !uestro en la tierra, por#ue uno solo es
!uestro %adre. el del cielo3(
+ampoco la situación de la muer era la #ue Jesús defender)a m*s tarde( 5a muer era apreciada so"re
todo por su fecundidad y su tra"ao en el hogar( 1o"re ella reca)an la crian&a de los hios pe#ueños, el
!estido, la preparación de la comida y dem*s tareas domésticas( %or lo dem*s, apenas toma"a parte en
la !ida social de la aldea( 1u sitio era el hogar( ,o ten)a contacto con los !arones fuera de su grupo de
parentesco( ,o se senta"a a la mesa en los "an#uetes en #ue ha")a in!itados( 5as mueres se
acompaña"an y se apoya"an mutuamente en su propio mundo( 0n realidad, la muer siempre pertenec)a
a alguien( 5a o!en pasa"a del control de su padre al de su esposo( 1u padre la pod)a !ender como
escla!a para responder de las deudas, no as) al hio, #ue esta"a llamado a asegurar la continuidad de la
familia( 1u esposo la pod)a repudiar a"andon*ndola a su suerte( 0ra especialmente tr*gica la situación
de las mueres repudiadas y las !iudas, #ue se #ueda"an sin honor, sin "ienes y sin protección, al
menos hasta #ue encontraran un !arón #ue se hiciera cargo de ellas( 6*s tarde, Jesús defender* a las
mueres de la discriminación, las acoger* entre sus disc)pulos y adoptar* una postura rotunda frente al
repudio decidido por los !arones. 20l #ue repudia a su muer y se casa con otra comete adulterio contra
la primera3(
/omo todos los niños de ,a&aret, Jesús !i!ió los siete u ocho primeros años de su !ida "ao el cuidado
de su madre y de las mueres de su grupo familiar( 0n estas aldeas de <alilea, los niños eran los
miem"ros m*s dé"iles y !ulnera"les, los primeros en sufrir las consecuencias del ham"re, la
desnutrición y la enfermedad( 5a mortalidad infantil era muy grande( %or otra parte, pocos llega"an a la
edad u!enil sin ha"er perdido a su padre o a su madre( 5os niños eran sin duda apreciados y #ueridos,
tam"ién los huérfanos, pero su !ida era especialmente dura y dif)cil( A los ocho años, los niños !arones
eran introducidos sin apenas preparación en el mundo autoritario de los hom"res, donde se les enseña"a
a afirmar su masculinidad culti!ando el !alor, la agresión sexual y la sagacidad( Años m*s tarde, Jesús
adoptar* ante los niños una actitud poco ha"itual en este tipo de sociedad( ,o era normal #ue un !arón
honora"le manifestara hacia los niños esa atención y acogida #ue las fuentes cristianas destacan en
Jesús, en contraste con otras reacciones m*s frecuentes( 1u actitud est* fielmente recogida en estas
pala"ras. 2-ead #ue los niños se me acer#uen, no se lo impid*is, pues los #ue son como estos tienen a
-ios como rey3 (
Entre gente del campo
0n las ciudades llama"an a los ha"itantes de las aldeas rurales Vam ha7Varets, expresión #ue literalmente
significa 2gente del campo3, pero #ue se utili&a"a en sentido peyorati!o para calificar a gentes rudas e
ignorantes2¿-e ,a&aret puede salir algo "ueno?3( 0sta es la impresión #ue se ten)a del pue"lo de Jesús
y de sus ha"itantes( 5a !ida en ,a&aret era dura( 0l ham"re era una amena&a real en tiempos de se#u)a
se!era o después de una mala cosecha( 5as familias hac)an todo lo posi"le para alimentarse de los
productos de sus tierras sin tener #ue depender de otros( 5a alimentación de los campesinos era escasa(
/onsta"a principalmente de pan, aceitunas y !ino' toma"an ud)as o lenteas acompañadas de alguna
!erdura' no !en)a mal completar la dieta con higos, #ueso o yogur( 0n alguna ocasión se com)a pescado
salado y la carne esta"a reser!ada solo para las grandes cele"raciones y la peregrinación a Jerusalén( 5a
esperan&a de !ida se situa"a m*s o menos en los treinta años( 0ran pocos los #ue llega"an a los
cincuenta o los sesenta(
-os eran las grandes preocupaciones de estos campesinos. la su"sistencia y el honor( 5o primero era
KL
su"sistir después de pagar todos los tri"utos y recaudaciones, sin caer en la espiral de las deudas y
chantaes( 0l !erdadero pro"lema era tener con #ué alimentar a la familia y a los animales, y, al mismo
tiempo, guardar semilla para la siguiente siem"ra( 0n ,a&aret apenas circula"a el dinero( 6*s "ien se
intercam"ia"an productos o se paga"a con una ayuda temporal en el campo, prestando animales para
tra"aar la tierra u otros ser!icios parecidos( 1i exceptuamos a algunos artesanos de la construcción y
algún alfarero o curtidor, todos los !ecinos de estas aldeas de <alilea se dedica"an al tra"ao del
campo, siguiendo el ritmo de las estaciones( 1egún la 6isn*, entre los ud)os el tra"ao esta"a
distri"uido y organi&ado. la muer tra"aa dentro de la casa preparando la comida y limpiando o
reparando la ropa' el hom"re tra"aa fuera del hogar, en las diferentes faenas del campo( %ro"a"lemente
no era as) en estas pe#ueñas aldeas( 0n tiempos de cosecha, por eemplo, toda la familia tra"aa"a en la
recolección, incluso mueres y niños( %or otra parte, las mueres sal)an para traer el agua o la leña, y no
era raro !er a los hom"res teiendo o reparando el cal&ado(
Jesús conoce "ien este mundo de los campesinos( 1a"e el cuidado #ue hay #ue tener para arar en l)nea
recta sin mirar hacia atr*s( /onoce el tra"ao, a !eces poco fructuoso, de los sem"radores( 1e fia en
#ue el grano ha de #uedar "ien enterrado para #ue pueda germinar, y o"ser!a cómo !an "rotando las
espigas sin #ue el la"rador sepa cómo ocurre( 1a"e lo dif)cil #ue es separar el trigo y la ci&aña, pues
crecen muy untos, y la paciencia #ue hay #ue tener con la higuera para #ue llegue a dar fruto algún
d)a ( +odo le ser!ir* m*s adelante para anunciar su mensae con pala"ras sencillas y claras(
Junto a la su"sistencia preocupa el honor de la familia( 5a reputación lo era todo( 0l ideal era mantener
el honor y la posición del grupo familiar, sin usurpar nada a los dem*s y sin permitir #ue otros la
dañaran( +odo el clan permanec)a !igilante para #ue nada pudiera poner en entredicho el honor
familiar( 1o"re todo se !igila"a de cerca a las mueres, pues pod)an poner en peligro el "uen nom"re de
la familia( ; esto por ra&ones di!ersas. por no dar hios !arones al grupo familiar' por mantener una
relación sexual con alguien sin el consentimiento del grupo' por di!ulgar secretos de la familia o por
actuar de forma !ergon&osa para todos( A las mueres se les inculca"a castidad, silencio y o"ediencia(
0stas eran pro"a"lemente las principales !irtudes de una muer en ,a&aret(
Jesús puso en peligro el honor de su familia cuando la a"andonó( 1u !ida de !aga"undo, leos del
hogar, sin oficio fio, reali&ando exorcismos y curaciones extrañas, y anunciando sin autoridad alguna
un mensae desconcertante, era una !ergCen&a para toda la familia( 1u reacción es explica"le. 2/uando
sus parientes se enteraron, fueron a hacerse cargo de él, pues dec)an. U0st* fuera de s)U3( Jesús, por su
parte, hio de esta misma cultura, se #uear* a sus !ecinos de ,a&aret de #ue no le aprecien y acoan
como corresponde a un profeta. 2,ingún profeta carece de honor m*s #ue en su tierra, entre sus
parientes y en su propia casa3(
Ambiente religioso
<alilea no era Judea( 5a ciudad santa de Jerusalén #ueda"a leos( 0n a#uella aldea perdida en las
montañas, la !ida religiosa no gira"a en torno al templo y a sus sacrificios( A ,a&aret no llega"an los
grandes maestros de la ley( 0ran los mismos !ecinos #uienes se ocupa"an de alimentar su fe en el seno
del hogar y en las reuniones religiosas de los s*"ados( ?na fe de car*cter "astante conser!ador y
elemental, pro"a"lemente poco sueta a tradiciones m*s complicadas, pero hondamente arraigada en
sus cora&ones( ¿Qué los pod)a confortar en su dura !ida de campesinos si no era la fe en su -ios?
-esde ,a&aret no pod)a Jesús conocer de cerca el pluralismo #ue se !i!)a en a#uel momento entre los
ud)os( 1olo de manera ocasional y !aga pudo o)r ha"lar de los saduceos de Jerusalén, de los di!ersos
grupos fariseos, de los 2mones3 de Qumr*n o de los terapeutas de Aleandr)a ( 1u fe se fue
KJ
alimentando en la experiencia religiosa #ue se !i!)a entre el pue"lo sencillo de las aldeas de <alilea(
,o es dif)cil tra&ar los rasgos "*sicos de esta religión(
5os !ecinos de ,a&aret, como todos los ud)os de su tiempo, confesa"an dos !eces al d)a su fe en un
solo -ios, creador del mundo y sal!ador de Israel( 0n un hogar ud)o era lo primero #ue se hac)a por la
mañana y lo último por la noche( ,o era propiamente un credo lo #ue se recita"a, sino una oración
emocionada #ue in!ita"a al creyente ud)o a !i!ir enamorado de -ios como su único 1eñor. 20scucha,
Israel. el 1eñor, nuestro -ios, es el único 1eñor( Amar*s al 1eñor, tu -ios, con todo tu cora&ón, con
toda tu alma y con todas tus fuer&as3( 0stas pala"ras repetidas todos los d)as al le!antarse y al acostarse
se fueron gra"ando muy dentro en el cora&ón de Jesús( 6*s tarde lo dir)a a la gente. 20sta oración #ue
recitamos todos los d)as nos recuerda lo m*s importante de nuestra religión. !i!ir enamorados
totalmente de -ios3(
A pesar de !i!ir perdidos en a#uella po"re aldea, los !ecinos de ,a&aret ten)an conciencia de
pertenecer a un pue"lo muy #uerido por -ios( +odas las naciones hac)an pactos y alian&as entre s) para
defenderse de los enemigos, pero el pue"lo ud)o !i!)a otra alian&a original y sorprendente( 0ntre ese
-ios único e Israel ha")a una relación muy especial( Al ha")a elegido a a#uel pue"lo pe#ueño e
indefenso como algo muy suyo, y ha")a esta"lecido con él una alian&a. el 1eñor era su -ios protector, e
Israel el 2pue"lo de -ios3( 1er israelita #uer)a decir pertenecer a ese pue"lo elegido( 5os !arones
ud)os eran circuncidados para lle!ar en su propia carne la señal #ue los identifica"a como miem"ros
del pue"lo elegido( Jesús lo sa")a( 1iguiendo lo prescrito por la ley, ha")a sido circuncidado por su
padre José a los ocho d)as de su nacimiento( 0l rito se lle!ó a ca"o pro"a"lemente una mañana en el
patio de la casa familiar( As) se acostum"ra"a en las pe#ueñas aldeas( %or el rito de la circuncisión,
Jesús era aceptado por su padre como hio, pero, al mismo tiempo, era acogido en la comunidad de la
Alian&a(
5os ud)os !i!)an orgullosos de contar con la +or*( ;ah!é mismo ha")a regalado a su pue"lo la ley
donde se le re!ela"a lo #ue de")a cumplir para responder fielmente a su -ios( ,adie la discut)a( ,adie
la considera"a una carga pesada, sino un regalo #ue les ayuda"a a !i!ir una !ida digna de su Alian&a
con -ios( 0n ,a&aret, como en cual#uier aldea ud)a, toda la !ida discurr)a dentro del marco sagrado de
esta ley( -)a a d)a, Jesús i"a aprendiendo a !i!ir según los grandes mandamientos del 1ina)( 1us padres
le i"an enseñando adem*s los preceptos rituales y las costum"res sociales y familiares #ue la ley
prescri")a( 5a +or* lo impregna"a todo( 0ra el signo de identidad de Israel( 5o #ue distingu)a a los
ud)os de los dem*s pue"los( Jesús nunca despreció la ley, pero un d)a enseñar)a a !i!irla de una
manera nue!a, escuchando hasta el fondo el cora&ón de un -ios %adre #ue #uiere reinar entre sus hios
e hias "uscando para todos una !ida digna y dichosa(
0n ,a&aret no ha")a ningún templo( 5os extraneros #ueda"an desconcertados al compro"ar #ue los
ud)os no constru)an templos ni da"an culto a im*genes de dioses( 1olo ha")a un lugar so"re la tierra
donde su -ios pod)a ser adorado. el templo santo de Jerusalén( 0ra all) donde el -ios de la Alian&a
ha"ita"a en medio de su pue"lo de manera in!isi"le y misteriosa( 8asta all) peregrina"an los !ecinos de
,a&aret, como todos los ud)os del mundo, para ala"ar a su -ios( All) se cele"ra"an con solemnidad las
fiestas ud)as( All) se ofrec)a el sacrificio por los pecados de todo el pue"lo en la 2fiesta de la
expiación3( 0l templo era para los ud)os el cora&ón del mundo( 0n ,a&aret lo sa")an( %or eso, al orar,
orienta"an su mirada hacia Jerusalén( Jesús pro"a"lemente aprendió a orar as)( 6*s tarde, sin em"argo,
las gentes lo !er*n orar 2al&ando los oos al cielo3, según una !iea costum"re #ue se o"ser!a ya en los
salmos( %ara Jesús, -ios es el 2%adre del cielo3( ,o est* ligado a un lugar sagrado( ,o pertenece a un
pue"lo o a una ra&a concretos( ,o es propiedad de ninguna religión( -ios es de todos(
:E
5os s*"ados, ,a&aret se transforma"a( ,adie madruga"a( 5os hom"res no sal)an al campo( 5as mueres
no coc)an el pan( +odo tra"ao #ueda"a interrumpido( 0l s*"ado era un d)a de descanso para la familia
entera( +odos lo espera"an con alegr)a( %ara a#uellas gentes era una !erdadera fiesta #ue transcurr)a en
torno al hogar y ten)a su momento m*s go&oso en la comida familiar, #ue siempre era meor y m*s
a"undante #ue durante el resto de la semana( 0l s*"ado era otro rasgo esencial de la identidad ud)a(
5os pue"los paganos, #ue desconoc)an el descanso semanal, #ueda"an sorprendidos de esta fiesta #ue
los ud)os o"ser!a"an como signo de su elección( %rofanar el s*"ado era despreciar la elección y la
alian&a(
0l descanso a"soluto de todos, el encuentro tran#uilo con los familiares y !ecinos, y la reunión en la
sinagoga permit)a a todo el pue"lo !i!ir una experiencia reno!adora( 0l s*"ado era !i!ido como un
2respiro3 #uerido por -ios, #ue, después de crear los cielos y la tierra, él mismo 2descansó y tomó
respiro el séptimo d)a3( 1in tener #ue seguir el penoso ritmo del tra"ao diario, ese d)a se sent)an m*s
li"res y pod)an recordar #ue -ios los ha")a sacado de la escla!itud para disfrutar de una tierra propia(
0n ,a&aret seguramente no esta"an muy al tanto de las discusiones #ue manten)an los escri"as en torno
a los tra"aos prohi"idos en s*"ado( +ampoco pod)an sa"er mucho del rigorismo con #ue los esenios
o"ser!a"an el descanso semanal( %ara las gentes del campo, el s*"ado era una 2"endición de -ios3(
Jesús lo sa")a muy "ien( /uando m*s tarde le criticaron la li"ertad con #ue cura"a a los enfermos en
s*"ado, se defendió con una frase lapidaria. 20l s*"ado ha sido hecho por amor al hom"re, y no el
hom"re por amor al s*"ado3( ¿Qué d)a meor #ue el s*"ado para li"erar a la gente de sus dolencias y
enfermedades?
0l s*"ado por la mañana, todos los !ecinos se reun)an en la sinagoga del pue"lo para un encuentro de
oración( 0ra el acto m*s importante del d)a( 1in duda, la sinagoga de ,a&aret era muy humilde( +al !e&
una simple casa #ue ser!)a no solo como lugar de oración, sino tam"ién para tratar asuntos de interés
común para todo el pue"lo, tra"aos #ue reali&ar entre todos, ayuda a gente necesitada( A la reunión del
s*"ado asist)an casi todos, aun#ue las mueres no esta"an o"ligadas( 0l encuentro comen&a"a con
alguna oración como el 1hem* Israel o alguna "endición( 1e le)a a continuación una sección del
%entateuco, seguida a !eces de algún texto de los profetas( +odo el pue"lo pod)a escuchar la %ala"ra de
-ios, hom"res, mueres y niños( 0sta costum"re religiosa, #ue tanto sorprend)a a los extraneros,
permit)a a los ud)os alimentar su fe directamente en la fuente m*s genuina( 1in em"argo, eran pocos
los #ue pod)an entender el texto he"reo de las 0scrituras( %or eso un traductor i"a traduciendo y
parafraseando el texto en arameo( -espués comen&a"a la predicación, en la #ue cual#uier !arón adulto
pod)a tomar la pala"ra( 5a 2"i"lia3 #ue el pue"lo de las aldeas ten)a en su ca"e&a no era el texto he"reo
#ue nosotros conocemos hoy, sino esta traducción aramea #ue s*"ado tras s*"ado o)an en la sinagoga(
Al parecer, Jesús lo ten)a en cuenta al ha"lar a las gentes(
%asado el s*"ado, todo el mundo !ol!)a de nue!o a su tra"ao( 5a !ida dura y monótona de cada d)a
solo #ueda"a interrumpida por las fiestas religiosas y por las "odas, #ue eran, sin duda, la experiencia
festi!a m*s disfrutada por las gentes del campo( 5a "oda era una animada fiesta familiar y popular( 5a
meor( -urante !arios d)as, los familiares y amigos acompaña"an a los no!ios comiendo y "e"iendo
con ellos, "ailando dan&as de "oda y cantando canciones de amor( Jesús de"ió de tomar parte en m*s de
una, pues su familia era numerosa( Al parecer, disfruta"a acompañando a los no!ios durante estos d)as
de fiesta, y go&a"a comiendo, cantando y "ailando( /uando m*s tarde acusaron a sus disc)pulos de no
!i!ir una !ida austera al estilo de los disc)pulos de Juan, Jesús los defendió de una manera
sorprendente( 0xplicó sencillamente #ue, unto a él, la !ida de")a ser una fiesta, algo parecido a esos
d)as de "oda( ,o tiene sentido estar cele"rando una "oda y #uedarse sin comer y "e"er. 2¿%ueden acaso
ayunar los in!itados a la "oda mientras el no!io est* con ellos?3(
:K
5as fiestas religiosas eran muy #ueridas para todos, pero no sa"emos cómo las cele"ra"an en las
pe#ueñas aldeas los !ecinos #ue no ha")an peregrinado hasta Jerusalén( 0l otoño era un tiempo
especialmente festi!o( 0n septiem"re se cele"ra"a la 2fiesta del año nue!o3 O9osh ha7shan*P( -ie& d)as
m*s tarde, el 2d)a de la expiación3 O;om( MippurP, una cele"ración #ue transcurr)a principalmente en el
interior del templo, donde se ofrec)an sacrificios especiales por los pecados del pue"lo( A los seis d)as
se cele"ra"a una fiesta mucho m*s alegre y popular #ue dura"a esta !e& siete d)as( 5a llama"an 2fiesta
de las tiendas3 O1uIIotP( 0n su origen ha")a sido, pro"a"lemente, una 2fiesta de la !endimia3 #ue se
cele"ra"a en el campo, en pe#ueñas cho&as instaladas entre los !iñedos( -urante la fiesta, esperada con
ilusión por los niños, las familias !i!)an fuera de casa en ca"anas, #ue les recorda"an las tiendas del
desierto, donde se ha")an co"iado sus antepasados cuando -ios los sacó de 0gipto(
0n prima!era se cele"ra"a la gran 2fiesta de %ascua3 O%ésaP, #ue atra)a a miles de peregrinos ud)os
procedentes del mundo entero( 5a !)spera del primer d)a se degolla"a el cordero pascual, y al
anochecer cada familia se reun)a para cele"rar una emoti!a cena #ue conmemora"a la li"eración del
pue"lo ud)o de la escla!itud de 0gipto( 5a fiesta continua"a durante siete d)as en un clima de alegr)a y
orgullo por pertenecer al pue"lo elegido, y tam"ién de tensa esperan&a por recuperar de nue!o la
li"ertad perdida "ao el yugo del emperador romano( /incuenta d)as después, en la proximidad del
!erano, se cele"ra"a la 2fiesta de %entecostés3 o 2fiesta de la cosecha3( 0n tiempos de Jesús esta"a
asociada al recuerdo de la Alian&a y del regalo de la ley en el 1ina)(
5a fe de Jesús fue creciendo en este clima religioso de su aldea, en las reuniones del s*"ado y en las
grandes fiestas de Israel, pero so"re todo fue en el seno de su familia donde pudo alimentarse de la fe
de sus padres, conocer el sentido profundo de las tradiciones y aprender a orar a -ios( 5os nom"res de
sus padres y hermanos, todos de fuerte raigam"re en la historia de Israel, sugieren #ue Jesús creció en
una familia ud)a profundamente religiosa( -urante los primeros años fue su madre y las mueres del
grupo familiar #uienes tu!ieron un contacto m*s estrecho con él y pudieron iniciarle meor en la fe de
su pue"lo( 5uego fue seguramente José #uien se preocupó no solo de enseñarle un oficio, sino de
integrarlo en la !ida de adulto fiel a la Alian&a con -ios(
Jesús aprendió a orar desde niño( 5os ud)os piadosos sa")an orar no solo en la liturgia de la sinagoga o
con las plegarias prescritas para el momento de le!antarse o acostarse( 0n cual#uier momento del d)a
ele!a"an su cora&ón a -ios para ala"arlo con una oración t)picamente ud)a llamada 2"endición3
O"eraI*P( 0stas oraciones comien&an con un grito de admiración. 4aruI ata Adonai, 2W4endito eres,
1eñorX3, seguido del moti!o #ue pro!oca la acción de gracias( %ara un israelita, todo puede ser moti!o
de 2"endición3 a -ios. el despertar y el atardecer, el calor "ienhechor del sol y las llu!ias de
prima!era, el nacimiento de un hio o las cosechas del campo, el regalo de la !ida y el disfrute de la
tierra prometida( Jesús respiró desde niño esta fe impregnada de acción de gracias y ala"an&a a -ios(
?na antigua fuente cristiana ha conser!ado una 2"endición3 #ue "rotó espont*neamente de su cora&ón
al !er #ue su mensae era acogido por los pe#ueños. 2;o te "endigo, %adre, 1eñor del cielo y de la
tierra, por#ue has ocultado estas cosas a sa"ios e inteligentes, y se las has re!elado a los pe#ueños3(
"ida de trabajador
,o sa"emos con certe&a si Jesús pudo tener otra formación aparte de la #ue reci"ió en su casa(
Ignoramos si en a#uella aldea desconocida exist)a una escuela !inculada a la sinagoga, como hu"o m*s
tarde en "astantes po"lados de %alestina( Al parecer eran pocos los #ue sa")an leer y escri"ir entre las
capas humildes del Imperio romano( Algo parecido suced)a en <alilea( 5a gente de pue"los tan
pe#ueños como ,a&aret no ten)a medios para el aprendi&ae ni li"ros en sus casas( 1olo las clases
dirigentes, la aristocracia de Jerusalén, los escri"as profesionales o los 2mones3 de Qumr*n ten)an
::
medios para ad#uirir una cierta cultura escrita( 0n las pe#ueñas aldeas de <alilea no se sent)a esa
necesidad( ,o sa"emos, pues, si Jesús aprendió a leer y escri"ir( 1i lo hi&o, tampoco pudo practicar
mucho. en su casa no ha")a li"ros para leer ni tinta o pergaminos para escri"ir( 1in em"argo, la
ha"ilidad #ue muestra Jesús para discutir so"re textos de las 0scrituras o so"re tradiciones religiosas
hace pensar #ue pose)a un talento natural #ue compensa"a el "ao ni!el de su formación cultural( 0n
estos pue"los de cultura oral, la gente ten)a una gran capacidad para retener en su memoria cantos,
oraciones y tradiciones populares, #ue se transmit)an de padres a hios( 0n este tipo de sociedad se
puede ser sa"io sin dominar la lectura ni la escritura( %ro"a"lemente as) fue Jesús(
/iertamente no asistió a ninguna escuela de escri"as ni fue disc)pulo de ningún maestro de la ley( Hue
sencillamente un !ecino sa"io e inteligente #ue escucha"a con atención y guarda"a en su memoria las
pala"ras sagradas, oraciones y salmos #ue m*s #uer)a( ,o necesita"a acudir a ningún li"ro para
meditarlo todo en su cora&ón( /uando un d)a Jesús enseñe su mensae a la gente, no citar* a ningún
ra"ino, apenas sugerir* literalmente ningún texto sagrado de las 0scrituras( Al ha"la de lo #ue re"osa su
cora&ón( 5a gente se #ueda"a admirada( ,unca ha")an o)do ha"lar con tanta fuer&a a ningún maestro(
5o #ue ciertamente aprendió Jesús en ,a&aret fue un oficio para ganarse la !ida( ,o fue un campesino
dedicado a las tareas del campo, aun#ue en m*s de una ocasión echar)a una mano a los suyos, so"re
todo en el tiempo de recoger las cosechas( 5as fuentes dicen con toda precisión #ue fue un 2artesano3
como lo ha")a sido su padre( 1u tra"ao no correspond)a al del carpintero de nuestros d)as( +ra"aa"a la
madera, pero tam"ién la piedra( 5a acti!idad de un artesano de pue"lo a"arca"a tra"aos di!ersos( ,o
es dif)cil adi!inar los tra"aos #ue se le ped)an a Jesús. reparar las techum"res de ramae y arcilla
deterioradas por las llu!ias del in!ierno, fiar las !igas de la casa, construir puertas y !entanas de
madera, hacer modestos arcones, alguna tosca "an#ueta, pies de l*mpara y otros o"etos sencillos( %ero
tam"ién construir alguna casa para un nue!o matrimonio, reparar terra&as para el culti!o de !iñas o
exca!ar en la roca algún lagar para pisar la u!a(
0n el mismo ,a&aret no ha")a suficiente tra"ao para un artesano( %or una parte, el mo"iliario de
a#uellas humildes casas era muy modesto. recipientes de cer*mica y de piedra, cestos, esteras' lo
imprescindi"le para la !ida cotidiana( %or otra parte, las familias m*s po"res se constru)an sus propias
!i!iendas, y los campesinos fa"rica"an y repara"an durante el in!ierno sus instrumentos de la"ran&a(
%ara encontrar tra"ao, tanto José como su hio ten)an #ue salir de ,a&aret y recorrer los po"lados
cercanos( ¿5legó Jesús a tra"aar en 1éforis? /uando comen&ó a ganarse la !ida como artesano, 1éforis
era capital de <alilea y esta"a a solo cinco Iilómetros de ,a&aret( Arrasada totalmente por los romanos
cuando Jesús apenas ten)a seis años, 1éforis esta"a ahora en plena reconstrucción( 5a demanda de
mano de o"ra era grande( 1e necesita"an so"re todo canteros y o"reros de la construcción(
%ro"a"lemente fueron "astantes los ó!enes de las aldeas !ecinas #ue encontraron all) tra"ao( 0n algo
m*s de una hora pod)a ir Jesús desde su pue"lo a 1éforis para !ol!er de nue!o al atardecer( 0s posi"le
#ue tam"ién él tra"aara alguna temporada en a#uella ciudad, pero no dea de ser una conetura(
/on su modesto tra"ao, Jesús era tan po"re como la mayor)a de los galileos de su tiempo( ,o esta"a en
lo m*s "ao de la escala social y económica( 1u !ida no era tan dura como la de los escla!os, ni conoc)a
la miseria de los mendigos #ue recorr)an las aldeas pidiendo ayuda( %ero tampoco !i!)a con la
seguridad de los campesinos #ue culti!a"an sus propias tierras( 1u !ida se parec)a m*s a la de los
ornaleros #ue "usca"an tra"ao casi cada d)a( 5o mismo #ue ellos, tam"ién Jesús se !e)a o"ligado a
mo!erse para encontrar a alguien #ue contratara sus ser!icios(
:=
#in esposa ni $ijos
5a !ida de Jesús fue discurriendo calladamente sin ningún acontecimiento rele!ante( 0l silencio de las
fuentes se de"e pro"a"lemente a una ra&ón muy simple. en ,a&aret no aconteció nada especial( 5o
único importante fue un hecho extraño e inusitado en a#uellos pue"los de <alilea y #ue, seguramente,
no fue "ien !isto por sus !ecinos. Jesús no se casó( ,o se preocupó de "uscar una esposa para asegurar
una descendencia a su familia( 0l comportamiento de Jesús tu!o #ue desconcertar a sus familiares y
!ecinos( 0l pue"lo ud)o ten)a una !isión positi!a y go&osa del sexo y del matrimonio, dif)cil de
encontrar en otras culturas( 0n la sinagoga de ,a&aret ha")a escuchado Jesús m*s de una !e& las
pala"ras del <énesis. 2,o es "ueno #ue el hom"re esté solo3( 5o #ue agrada a -ios es un !arón
acompañado de una muer fecunda y rodeado de hios( ,o es extraño #ue en la literatura ra")nica
posterior se puedan leer m*ximas como esta. 21iete cosas condena el cielo, y la primera de ellas es al
hom"re #ue no tiene muer3( ¿Qué es lo #ue mo!ió a Jesús a adoptar un comportamiento
a"solutamente extraño en los pue"los de <alilea, y solo conocido entre algunos grupos marginales
como los esenios de Qumr*n o los terapeutas de 0gipto?
5a renuncia de Jesús al amor sexual no parece estar moti!ada por un ideal ascético, parecido al de los
2mones3 de Qumr*n, #ue "usca"an una pure&a ritual extrema, o al de los terapeutas de Aleandr)a, #ue
practica"an el 2dominio de las pasiones3( 1u estilo de !ida no es el de un asceta del desierto( Jesús
come y "e"e con pecadores, trata con prostitutas y no !i!e preocupado por la impure&a ritual( +ampoco
se o"ser!a en Jesús ningún recha&o a la muer( 1u renuncia al matrimonio no se parece a la de los
esenios de Qumr*n, #ue no toman esposas por#ue podr)an crear discordias en la comunidad( Jesús las
reci"e en su grupo sin ningún pro"lema, no tiene temor alguno a las amistades femeninas y,
seguramente, corresponde con ternura al cariño especial de 6ar)a de 6agdala(
+ampoco tenemos datos para sospechar #ue Jesús escuchó una llamada de -ios a !i!ir sin esposa, al
estilo del profeta Jerem)as, al #ue, según la tradición, -ios ha")a pedido !i!ir solo, sin disfrutar de la
compañ)a de una esposa ni de los "an#uetes con sus amigos, para distanciarse de a#uel pue"lo
inconsciente #ue segu)a di!irtiéndose aeno al castigo #ue le espera"a( 5a !ida de Jesús, #ue asiste a las
"odas de sus amigos, comparte la mesa con pecadores y cele"ra comidas para pregustar la fiesta final
unto a -ios, nada tiene #ue !er con esa soledad desgarrada, impuesta al profeta para criticar a un
pue"lo impenitente(
5a !ida céli"e de Jesús no se parece tampoco a la del 4autista, #ue a"andonó a su padre Tacar)as sin
preocuparse de su o"ligación de asegurarle una descendencia para continuar la l)nea sacerdotal( 5a
renuncia del 4autista a con!i!ir con una esposa es "astante ra&ona"le( ,o le hu"iera sido f*cil lle!arse
consigo a una muer al desierto para !i!ir aliment*ndose de saltamontes y miel sil!estre, mientras
anuncia"a el uicio inminente de -ios y urg)a a todos a la penitencia( %ero Jesús no es un hom"re del
desierto( 1u proyecto le lle!ó a recorrer <alilea anunciando no el uicio airado de -ios, sino la cercan)a
de un %adre perdonador( Hrente al talante austero del 4autista, #ue 2no com)a pan ni "e")a !ino3, Jesús
sorprende por su estilo de !ida festi!o. come y "e"e, sin importarle las cr)ticas #ue se le hacen ( 0ntre
los disc)pulos #ue lo acompañan hay hom"res, pero tam"ién mueres muy #ueridas por él ¿%or #ué no
tiene unto a s) a una esposa?
+ampoco entre los fariseos se conoc)a la pr*ctica del celi"ato( 8u"o, sin em"argo, un ra"ino posterior a
Jesús, llamado 1imeón "en A&&ai, #ue recomenda"a a otros el matrimonio y la procreación, pero él
!i!)a sin esposa( Al ser acusado de no practicar lo #ue enseña"a a otros, sol)a replicar. 26i alma est*
enamorada de la +or*( $tros pueden sacar adelante el mundo3( /onsagrado totalmente al estudio y a la
o"ser!ancia de la ley, no se sent)a llamado a ocuparse de una esposa y unos hios( /iertamente no era el
:B
caso de Jesús, #ue no dedicó su !ida a estudiar la +or*(
1in em"argo, s) se consagró totalmente a algo #ue se fue apoderando de su cora&ón cada !e& con m*s
fuer&a( Al lo llama"a el 2reino de -ios3( Hue la pasión de su !ida, la causa a la #ue se entregó en
cuerpo y alma( A#uel tra"aador de ,a&aret terminó !i!iendo solamente para ayudar a su pue"lo a
acoger el 2reino de -ios3( A"andonó a su familia, deó su tra"ao, marchó al desierto, se adhirió al
mo!imiento de Juan, luego lo a"andonó, "uscó cola"oradores, empe&ó a recorrer los pue"los de
<alilea( 1u única o"sesión era anunciar la 24uena ,oticia de -ios3( Atrapado por el reino de -ios, se
le escapó la !ida sin encontrar tiempo para crear una familia propia( 1u comportamiento resulta"a
extraño y desconcertante( 1egún las fuentes, a Jesús le llamaron de todo. 2comilón3, 2"orracho3,
2amigo de pecadores3, 2samaritano3, 2endemoniado3( %ro"a"lemente se "urlaron de él llam*ndole
tam"ién 2eunuco3( 0ra un insulto hiriente #ue no solo cuestiona"a su !irilidad, sino #ue lo asocia"a
con un grupo marginal de hom"res despreciados como impuros por su falta de integridad f)sica( Jesús
reaccionó dando a conocer la ra&ón de su comportamiento. hay eunucos #ue han nacido sin test)culos
del seno de sus madres' hay otros #ue son castrados para ser!ir a las familias de la alta administración
imperial( %ero 2hay algunos #ue se castran a s) mismos por el reino de -ios3( 0ste lenguae tan gr*fico
solo puede pro!enir de alguien tan original y escandaloso como Jesús(
1i Jesús no con!i!e con una muer no es por#ue desprecie el sexo o minus!alore la familia( 0s por#ue
no se casa con nada ni con nadie #ue pueda distraerlo de su misión al ser!icio del reino( ,o a"ra&a a
una esposa, pero se dea a"ra&ar por prostitutas #ue !an entrando en la din*mica del reino, después de
recuperar unto a él su dignidad( ,o "esa a unos hios propios, pero a"ra&a y "endice a los niños #ue se
le acercan, pues los !e como 2par*"ola !i!iente3 de cómo hay #ue acoger a -ios( ,o crea una familia
propia, pero se esfuer&a por suscitar una familia m*s uni!ersal, compuesta por hom"res y mueres #ue
hagan la !oluntad de -ios( %ocos rasgos de Jesús nos descu"ren con m*s fuer&a su pasión por el reino y
su disponi"ilidad total para luchar por los m*s dé"iles y humillados( Jesús conoció la ternura,
experimentó el cariño y la amistad, amó a los niños y defendió a las mueres( 1olo renunció a lo #ue
pod)a impedir a su amor la uni!ersalidad y entrega incondicional a los pri!ados de amor y dignidad(
Jesús no hu"iera entendido otro celi"ato( 1olo el #ue "rota de la pasión por -ios y por sus hios e hias
m*s po"res(
3.- Buscador de Dios
,o sa"emos cu*ndo y en #ué circunstancias, pero, en un determinado momento, Jesús dea su tra"ao
de artesano, a"andona a su familia y se alea de ,a&aret( ,o "usca una nue!a ocupación( ,o se acerca a
ningún maestro acreditado para estudiar la +or* o conocer meor las tradiciones ud)as( ,o marcha
hasta las orillas del mar 6uerto para ser admitido en la comunidad de Qumr*n( +ampoco se dirige a
Jerusalén para conocer de cerca el lugar santo donde se ofrecen sacrificios al -ios de Israel( 1e alea de
toda tierra ha"itada y se adentra en el desierto(
/omo a todos los ud)os, el desierto le e!oca a Jesús el lugar en el #ue ha nacido el pue"lo y al #ue hay
#ue !ol!er en épocas de crisis para comen&ar de nue!o la historia rota por la infidelidad a -ios( ,o
llegan hasta all) las órdenes de 9oma ni el "ullicio del templo' no se oyen los discursos de los maestros
de la ley( 0n cam"io se puede escuchar a -ios en el silencio y la soledad( 1egún el profeta Isa)as, es el
meor lugar para 2a"rir camino3 a -ios y dearle entrar en el cora&ón del pue"lo( Al desierto se ha")an
retirado hacia el año KDE a( /( los 2mones3 disidentes de Qumr*n' hacia all) conduc)an a sus
seguidores los profetas populares' all) grita"a el 4autista su mensae( +am"ién Jesús marcha al desierto(
Ansia escuchar a ese -ios #ue en el desierto 2ha"la al cora&ón3(
:D
1in em"argo, no tenemos datos para pensar #ue "us#ue una experiencia m*s intensa de -ios #ue llene
su sed interior o pacifi#ue su cora&ón( Jesús no es un m)stico en "usca de armon)a personal( +odo lle!a
a pensar #ue "usca a -ios como 2fuer&a de sal!ación3 para su pue"lo( 0s el sufrimiento de la gente lo
#ue le hace sufrir. la "rutalidad de los romanos, la opresión #ue ahoga a los campesinos, la crisis
religiosa de su pue"lo, la adulteración de la Alian&a( ¿-ónde est* -ios? ¿,o es el 2amigo de la !ida3?
¿,o !a a inter!enir?
Jesús no tiene toda!)a un proyecto propio cuando se encuentra con el 4autista( Inmediatamente #ueda
seducido por este profeta del desierto( ,o ha")a !isto nada igual( +am"ién a él le fascina la idea de
crear un 2pue"lo reno!ado3, para comen&ar de nue!o la historia, acogiendo la inter!ención sal!adora
de -ios( A nadie admiró Jesús tanto como a Juan el 4autista( -e nadie ha"ló en términos parecidos(
%ara Jesús no es solo un profeta( 0s 2m*s #ue un profeta3( 0s incluso 2el mayor entre los nacidos de
muer3( ¿Qué pudo seducir tanto a Jesús? ¿Qué encontró en la persona de Juan y en su mensae?
El diagnóstico radical de Juan
0ntre el otoño del año :F y la prima!era del :L surge en el hori&onte religioso de %alestina un profeta
original e independiente #ue pro!oca un fuerte impacto en todo el pue"lo( 1u nom"re es Juan, pero la
gente lo llama el 24auti&ador3, por#ue practica un rito inusitado y sorprendente en las aguas del
Jord*n( 0s, sin duda, el hom"re #ue marcar* como nadie la trayectoria de Jesús(
Juan era de familia sacerdotal rural( 1u rudo lenguae y las im*genes #ue emplea reflean el am"iente
campesino de una aldea( 0n algún momentó, Juan rompe con el templo y con todo el sistema de ritos
de purificación y perdón !inculados a él( ,o sa"emos #ué le mue!e a a"andonar su #uehacer
sacerdotal( 1u comportamiento es el de un hom"re arre"atado por el 0sp)ritu( ,o se apoya en ningún
maestro( ,o cita expl)citamente las 0scrituras sagradas( ,o in!oca autoridad alguna para legitimar su
actuación( A"andona la tierra sagrada de Israel y marcha al desierto a gritar su mensae(
Juan no solo conoce la crisis profunda en #ue se encuentra el pue"lo( A diferencia de otros
mo!imientos contempor*neos, #ue a"ordan di!ersos aspectos, él concentra la fuer&a de su mirada
profética en la ra)& de todo. el pecado y la re"eld)a de Israel( 1u diagnóstico es escueto y certero. la
historia del pue"lo elegido ha llegado a su fracaso total( 0l proyecto de -ios ha #uedado frustrado( 5a
crisis actual no es una m*s( 0s el punto final al #ue se ha llegado en una larga cadena de pecados( 0l
pue"lo se encuentra ahora ante la reacción definiti!a de -ios( Igual #ue los leñadores dean al
descu"ierto las ra)ces de un *r"ol antes de dar los golpes decisi!os para derri"arlo, as) est* -ios con 2el
hacha puesta a la ra)& de los *r"oles3 ( 0s inútil #ue la gente #uiera escapar de su 2ira inminente3,
como una carnada de !)"oras #ue huyen del incendio #ue se les acerca( ;a no se puede recurrir a los
cauces tradicionales para reanudar la historia de sal!ación( -e nada sir!e ofrecer sacrificios de
expiación( 0l pue"lo se precipita hacia su fin(
1egún el 4autista, el mal lo corrompe todo( 0l pue"lo entero est* contaminado, no solo los indi!iduos'
todo Israel ha de confesar su pecado y con!ertirse radicalmente a -ios, si no #uiere perderse sin
remedio( 0l mismo templo est* corrompido' ya no es un lugar santo' no sir!e para eliminar la maldad
del pue"lo' son inútiles los sacrificios de expiación #ue all) se cele"ran' se re#uiere un rito nue!o de
purificación radical, no ligado al culto del templo( 5a maldad alcan&a incluso a la tierra en #ue !i!e
Israel' tam"ién ella necesita ser purificada y ha"itada por un pue"lo reno!ado' hay #ue marchar al
desierto, fuera de la tierra prometida, para entrar de nue!o en ella como un pue"lo con!ertido y
perdonado por -ios(
,adie ha de hacerse ilusiones( 5a Alian&a est* rota( 5a ha anulado el pecado de Israel( 0s inútil
:>
reclamar la elección por parte de -ios( -e nada sir!e sentirse 2hios de A"rah*n3 ' -ios podr)a sacar
hios de A"rah*n hasta de las rocas esparcidas por el desierto( ,ada dispensa de una con!ersión radical(
Israel est* pr*cticamente al mismo ni!el #ue los pue"los gentiles( ,o puede recurrir a su historia
pasada con -ios( 0l pue"lo necesita una purificación total para resta"lecer la Alian&a( 0l 2"autismo3
#ue ofrece Juan es precisamente el nue!o rito de con!ersión y perdón radical #ue necesita Israel. el
comien&o de una elección y de una alian&a nue!a para ese pue"lo fracasado(
Jesús #ueda seducido e impactado por esta !isión grandiosa( 0ste hom"re pone a -ios en el centro y en
el hori&onte de toda "ús#ueda de sal!ación( 0l templo, los sacrificios, las interpretaciones de la 5ey, la
pertenencia misma al pue"lo escogido. todo #ueda relati!i&ado( 1olo una cosa es decisi!a y urgente.
con!ertirse a -ios y acoger su perdón(
El nue%o comienzo
Juan no pretende hundir al pue"lo en la desesperación( Al contrario, se siente llamado a in!itar a todos
a marchar al desierto para !i!ir una con!ersión radical, ser purificados en las aguas del Jord*n y, una
!e& reci"ido el perdón, poder ingresar de nue!o en la tierra prometida para acoger la inminente llegada
de -ios(
-ando eemplo a todos, fue el primero en marchar al desierto( -ea su pe#ueña aldea y se dirige hacia
una región desha"itada de la cuenca oriental del Jord*n( 0l lugar #ueda en la región de %erea, a las
puertas de la tierra prometida, pero fuera de ella(
Al parecer, Juan ha")a escogido cuidadosamente el lugar( %or una parte, se encontra"a unto al r)o
Jord*n, donde ha")a agua a"undante para reali&ar el rito del 2"autismo3( %or lo dem*s, por a#uella
&ona pasa"a una importante !)a comercial #ue i"a desde Jerusalén a las regiones situadas al este del
Jord*n y por donde transita"a mucha gente a la #ue Juan pod)a gritar su mensae( 8ay, sin em"argo,
otra ra&ón m*s profunda( 0l 4autista pod)a ha"er encontrado agua m*s a"undante a orillas del lago de
<enesaret( 1e pod)a ha"er puesto en contacto con m*s gente en la ciudad de Jericó o en la misma
Jerusalén, donde ha")a pe#ueños estan#ues o mi#Saot, tanto pú"licos como pri!ados, para reali&ar
cómodamente el rito "autismal( %ero el 2desierto3 escogido se encontra"a frente a Jericó, en el lugar
preciso en #ue, según la tradición, el pue"lo conducido por Josué ha")a cru&ado el r)o Jord*n para
entrar en la tierra prometida ( 5a elección era intencionada(
Juan comien&a a !i!ir all) como un 2hom"re del desierto3( 5le!a como !estido un manto de pelo de
camello con un cinturón de cuero y se alimenta de langostas y miel sil!estre ( 0sta forma elemental de
!estir y alimentarse no se de"e solo a su deseo de !i!ir una !ida ascética y penitente( Apunta, m*s "ien,
al estilo de !ida de un hom"re #ue ha"ita en el desierto y se alimenta de los productos espont*neos de
una tierra no culti!ada( Juan #uiere recordar al pue"lo la !ida de Israel en el desierto, antes de su
ingreso en la tierra #ue les i"a a dar -ios en heredad(
Juan coloca de nue!o al pue"lo 2en el desierto3( A las puertas de la tierra prometida, pero fuera de ella(
5a nue!a li"eración de Israel se tiene #ue iniciar all) donde ha")a comen&ado( 0l 4autista llama a la
gente a situarse sim"ólicamente en el punto de partida, antes de cru&ar el r)o( 5o mismo #ue la
2primera generación del desierto3, tam"ién ahora el pue"lo ha de escuchar a -ios, purificarse en las
aguas del Jord*n y entrar reno!ado en el pa)s de la pa& y la sal!ación(
0n este escenario e!ocador, Juan aparece como el profeta #ue llama a la con!ersión y ofrece el
"autismo para el perdón de los pecados( 5os e!angelistas recurren a dos textos de la tradición ")"lica
para presentar su figura( Juan es la 2!o& #ue grita en el desierto. U%reparad el camino al 1eñor, allanad
:F
sus senderosU3( 0sta es su tarea. ayudar al pue"lo a prepararle el camino a -ios, #ue ya llega( -icho de
otra manera, es 2el mensaero3 #ue de nue!o gu)a a Israel por el desierto y lo !uel!e a introducir en la
tierra prometida(
El bautismo de Juan
/uando llega Juan a la región desértica del Jord*n, est*n muy difundidos por todo el $riente los "años
sagrados y las purificaciones con agua( 6uchos pue"los han atri"uido al agua un significado sim"ólico
de car*cter sagrado, pues el agua la!a, purifica, refresca y da !ida( +am"ién el pue"lo ud)o acud)a a las
a"luciones y los "años para o"tener la purificación ante -ios( 0ra uno de los medios m*s expresi!os de
reno!ación religiosa( /uando m*s hundidos se encontra"an en su pecado y su desgracia, m*s añora"an
una purificación #ue los limpiara de toda maldad( +oda!)a se recorda"a la conmo!edora promesa hecha
por -ios al profeta 0&e#uiel, hacia el año DLF a( /. 2$s recogeré de todos los pa)ses y os lle!aré a
!uestra tierra( $s rociaré con agua pura y #uedaréis purificados' de todas !uestras impure&as y "asuras
yo os purificaré( ; os daré un cora&ón nue!o, infundiré en !osotros un esp)ritu nue!o3(
0l deseo de purificación generó entre los ud)os del siglo i una difusión sorprendente de la pr*ctica de
ritos purificatorios y la aparición de di!ersos mo!imientos "autistas( 5a conciencia de !i!ir aleados de
-ios, la necesidad de con!ersión y la esperan&a de sal!arse en el 2d)a final3 lle!a"a a no pocos a
"uscar su purificación en el desierto( ,o era Juan el único( A menos de !einte Iilómetros del lugar en
#ue él "auti&a"a se le!anta"a el 2monasterio3 de Qumr*n, donde una numerosa comunidad de
2mones3 !estidos de "lanco y o"sesionados por la pure&a ritual practica"an a lo largo del d)a "años y
ritos de purificación en pe#ueñas piscinas dispuestas especialmente para ello( 5a atracción del desierto
como lugar de con!ersión y purificación de"ió de ser muy intensa( Hla!io Josefo nos informa de #ue
2un tal 4anus, #ue !i!)a en el desierto, lle!a"a un !estido hecho de hoas, com)a alimentos sil!estres y
se la!a"a !arias !eces de d)a y de noche con agua fr)a para purificarse3(
1in em"argo, el "autismo de Juan y, so"re todo, su significado eran a"solutamente nue!os y originales(
,o es un rito practicado de cual#uier manera( %ara empe&ar, no lo reali&a en estan#ues o piscinas,
como se hace en el 2monasterio3 de Qumr*n o en los alrededores del templo, sino en plena corriente
del r)o Jord*n( ,o es algo casual( Juan #uiere purificar al pue"lo de la impure&a radical causada por su
maldad y sa"e #ue, cuando se trata de impure&as muy gra!es y contaminantes, la tradición ud)a exige
emplear no agua estancada o 2agua muerta3, sino 2agua !i!a3, un agua #ue fluye y corre(
A #uienes aceptan su "autismo, Juan los sumerge en las aguas del Jord*n( 1u "autismo es un "año
completo del cuerpo, no una aspersión con agua ni un la!ado parcial de las manos o los pies, como se
acostum"ra"a en otras pr*cticas purificatorias de la época( 1u nue!o "autismo apunta a una
purificación total( %or eso mismo se reali&a solo una !e&, como un comien&o nue!o de la !ida, y no
como las inmersiones #ue practican los 2mones3 de Qumr*n !arias !eces al d)a para recuperar la
pure&a ritual perdida a lo largo de la ornada(
8ay algo toda!)a m*s original( 8asta la aparición de Juan no exist)a entre los ud)os la costum"re de
"auti&ar a otros( 1e conoc)a gran número de ritos de purificación e inmersiones, pero los #ue "usca"an
purificarse siempre se la!a"an a s) mismos( Juan es el primero en atri"uirse la autoridad de "auti&ar a
otros( %or eso precisamente lo empe&aron a llamar el 2"auti&ador3 o 2sumergidor3( 0sto le da a su
"autismo un car*cter singular( %or una parte, crea un !)nculo estrecho entre los "auti&ados y Juan( 5as
a"luciones #ue se practica"an entre los ud)os eran cosa de cada uno, ritos pri!ados #ue se repet)an
siempre #ue se considera"a necesario( 0l "autismo del Jord*n es diferente( 5a gente ha"la del
2"autismo de Juan3( 1er sumergidos por el 4autista en las aguas !i!as del Jord*n significa acoger su
:L
llamada e incorporarse a la reno!ación de Israel( %or otra parte, al ser reali&ado por Juan y no por cada
uno, el "autismo aparece como un don de -ios( 0s -ios mismo el #ue concede la purificación a Israel(
Juan solo es su mediador(
0l "autismo de Juan se con!ierte as) en signo y compromiso de una con!ersión radical a -ios( 0l gesto
expresa solemnemente el a"andono del pecado en #ue est* sumido el pue"lo y la !uelta a la Alian&a
con -ios( 0sta con!ersión ha de producirse en lo m*s profundo de la persona, pero ha de traducirse en
un comportamiento digno de un pue"lo fiel a -ios. el 4autista pide 2frutos dignos de con!ersión3( 0sta
2con!ersión3 es a"solutamente necesaria y ningún rito religioso puede sustituirla, ni si#uiera el
"autismo(
1in em"argo, este mismo rito crea el clima apropiado para despertar el deseo de una con!ersión radical(
8om"res y mueres, pertenecientes o no a la categor)a de 2pecadores3, considerados puros o impuros,
son "auti&ados por Juan en el r)o Jord*n mientras confiesan en !o& alta sus pecados( ,o es un "autismo
colecti!o, sino indi!idual. cada uno asume su propia responsa"ilidad( 1in em"argo, la confesión de los
pecados no se limita al *m"ito del comportamiento indi!idual, sino #ue incluye tam"ién los pecados de
todo Israel( %ro"a"lemente se asemea"a a la confesión pú"lica de los pecados #ue hac)a todo el pue"lo
cuando se reun)a para la fiesta de la 0xpiación(
0l 2"autismo de Juan3 es mucho m*s #ue un signo de con!ersión( Incluye el perdón de -ios( ,o "asta
el arrepentimiento para hacer desaparecer los pecados acumulados por Israel y para crear el pue"lo
reno!ado en el #ue piensa Juan( 0l proclama un "autismo de con!ersión 2para el perdón de los
pecados3 ( 0ste perdón concedido por -ios en la última hora a a#uel pue"lo completamente perdido es
pro"a"lemente lo #ue m*s conmue!e a muchos( A los sacerdotes de Jerusalén, por el contrario, los
escandali&a. el 4autista est* actuando al margen del templo, despreciando el único lugar donde es
posi"le reci"ir el perdón de -ios( 5a pretensión de Juan es inaudita. W-ios ofrece su perdón al pue"lo,
pero leos de a#uel templo corrompido de JerusalénX
/uando se acercó al Jord*n, Jesús se encontró con un espect*culo conmo!edor. gentes !enidas de todas
partes se hac)an "auti&ar por Juan, confesando sus pecados e in!ocando el perdón de -ios( ,o ha")a
entre a#uella muchedum"re sacerdotes del templo ni escri"as de Jerusalén( 5a mayor)a era gente de las
aldeas' tam"ién se !en entre ellos prostitutas, recaudadores y personas de conducta sospechosa( 1e
respira una actitud de 2con!ersión3( 5a purificación en las aguas !i!as del Jord*n significa el paso del
desierto a la (tierra #ue -ios les ofrece de nue!o para disfrutarla de manera m*s digna y usta( All) se
est* formando el nue!o pue"lo de la Alian&a(
Juan no est* pensando en una comunidad 2cerrada3, como la de Qumr*n' su "autismo no es un rito de
iniciación para formar un grupo de elegidos( Juan lo ofrece a todos( 0n el Jord*n se est* iniciando la
2restauración3 de Israel( 5os "auti&ados !uel!en a sus casas para !i!ir de manera nue!a, como
miem"ros de un pue"lo reno!ado, preparado para acoger la llegada ya inminente de -ios(
&as e'pectati%as del Bautista
Juan no se consideró nunca el 6es)as de los últimos tiempos( Al solo era el #ue inicia"a la preparación(
1u !isión era fascinante( Juan pensa"a en un proceso din*mico con dos etapas "ien diferenciadas( 0l
primer momento ser)a el de la preparación( 1u protagonista es el 4autista, y tendr* como escenario el
desierto( 0sta preparación gira en torno al "autismo en el Jord*n. es el gran signo #ue expresa la
con!ersión a -ios y la acogida de su perdón( Gendr)a enseguida una segunda etapa #ue tendr)a lugar ya
dentro de la tierra prometida( ,o estar* protagoni&ada por el 4autista, sino por una figura misteriosa
#ue Juan designa como 2el m*s fuerte3( Al "autismo de agua le suceder* un 2"autismo de fuego3 #ue
:J
transformar* al pue"lo de forma definiti!a y lo conducir* a una !ida plena(
¿Quién !a a !enir exactamente después del 4autista? Juan no ha"la con claridad( 1in duda es el
personae central de los últimos tiempos, pero Juan no lo llama 6es)as ni le da t)tulo alguno( 1olo dice
#ue es 2el #ue ha de !enir3, el #ue es 2m*s fuerte3 #ue él( ¿0st* pensando en -ios? 0n la tradición
")"lica es muy corriente llamar a -ios 2el fuerte3' adem*s, -ios es el Jue& de Israel, el único #ue puede
u&gar a su pue"lo o infundir su 0sp)ritu so"re él( 1in em"argo, resulta extraño o)rle decir #ue -ios es
2m*s fuerte3 #ue él o #ue no es digno de 2desatar sus correas3( %ro"a"lemente Juan espera"a a un
personae aún por llegar, mediante el cual -ios reali&ar)a su último designio( ,o ten)a una idea clara de
#uién ha"r)a de ser, pero lo espera"a como el mediador definiti!o( ,o !endr* ya a 2preparar3 el
camino a -ios, como Juan( 5legar* para hacer realidad su uicio y su sal!ación( Al lle!ar* a su
desenlace el proceso iniciado por el 4autista, conduciendo a todos al destino elegido por unos y otros
con su reacción ante el "autismo de Juan. el uicio o la restauración(
0s dif)cil sa"er con precisión cómo imagina"a el 4autista lo #ue i"a a suceder( 5o primero en esta
etapa definiti!a ser)a, sin duda, un gran uicio purificador, el tiempo de un 2"autismo de fuego3, #ue
purificar)a definiti!amente al pue"lo eliminando la maldad e implantando la usticia( 0l 4autista !e)a
cómo se i"an definiendo dos grandes grupos. los #ue, como Antipas y sus cortesanos, no escucha"an la
llamada al arrepentimiento y los #ue, llegados de todas partes, ha")an reci"ido el "autismo iniciando
una !ida nue!a( 0l 2fuego3 de -ios u&gar)a definiti!amente a su pue"lo(
Juan utili&a im*genes agr)colas muy propias de un hom"re de origen rural( Im*genes !iolentas #ue sin
duda impacta"an a los campesinos #ue lo escucha"an( Ge)a a Israel como la plantación de -ios #ue
necesita una limpie&a radical( 5lega el momento de eliminar todo el "oscae inútil, talando y #uemando
los *r"oles #ue no dan frutos "uenos( 1olo permanecer*n !i!os y en pie los *r"oles fructuosos. la
auténtica plantación de -ios, el !erdadero Israel( Juan se !ale tam"ién de otra imagen( Israel es como la
era de un pue"lo donde hay de todo. grano, pol!o y paa( 1e necesita una limpie&a a fondo para separar
el grano y almacenarlo en el granero, y para recoger la paa y #uemarla en el fuego( /on su uicio, -ios
eliminar* todo lo inser!i"le y recoger* limpia su cosecha(
0l gran uicio purificador desem"ocar* en una situación nue!a de pa& y de !ida plena( %ara ello no
"asta el 2"autismo del fuego3( Juan espera adem*s un 2"autismo con esp)ritu santo3( Israel
experimentar* la fuer&a transformadora de -ios, la efusión !i!ificante de su 0sp)ritu( 0l pue"lo
conocer* por fin una !ida digna y usta en una tierra transformada( Gi!ir*n una Alian&a nue!a con su
-ios(
&a (con%ersión) de Jess
0n un determinado momento, Jesús se acercó al 4autista, escuchó su llamada a la con!ersión y se hi&o
"auti&ar por él en las aguas del r)o Jord*n( 0l hecho ocurrió en torno al año :L, y es uno de sus datos
m*s seguros( 0n las primeras comunidades cristianas, a nadie se le ha"r)a ocurrido in!entar un episodio
tan em"ara&oso, #ue no pod)a sino crear dificultades a los seguidores de Jesús(
-os eran, so"re todo, los pro"lemas #ue plantea"a su "autismo( 1i ha")a aceptado ser "auti&ado por
Juan ¿no era Jesús inferior al 4autista?
6*s aún, si ha")a "aado al Jord*n como todos, confesando los pecados, ¿no era tam"ién Jesús un
pecador? 0stas cuestiones no eran nada teóricas, pues algunos cristianos !i!)an, pro"a"lemente, en
contacto con am"ientes "autistas #ue segu)an a Juan y no a Jesús(
=E
5os cristianos no pudieron negar el hecho, pero lo presentaron de tal manera #ue no menosca"ara la
dignidad de Jesús( 6arcos, el e!angelista m*s antiguo, afirma. Jesús 2fue "auti&ado por Juan en el
Jord*n3, pero inmediatamente añade #ue, al salir de las aguas, Jesús tu!o una experiencia extraña. !io
#ue el 0sp)ritu de -ios descend)a so"re él 2como una paloma3, y escuchó una !o& #ue desde el cielo le
dec)a. 2+ú eres mi hio amado3( -e esta manera, todos pod)an entender #ue, a pesar de ha"erse deado
"auti&ar por Juan, Jesús era en realidad a#uel personae 2m*s fuerte3 del #ue ha"la"a el 4autista' el #ue
i"a a !enir tras él a 2"auti&ar con esp)ritu3( 6ateo da un paso m*s( /uando Jesús se acerca a ser
"auti&ado, el 4autista trata de apartarlo con estas pala"ras. 21oy yo el #ue necesita ser "auti&ado por ti,
¿y tú !ienes a m)?3( Jesús le responde. 2/on!iene #ue cumplamos toda usticia3( As) pues, ha de
#uedar claro #ue Jesús no necesita ser "auti&ado' si lo hace es por alguna ra&ón desconocida #ue lo
empua a actuar as)( 5ucas no necesita ya hacer ningún reto#ue, pues, aun#ue menciona el "autismo de
Jesús, suprime la inter!ención del 4autista Oest* ya encarcelado por AntipasP( 0s Jesús #uien ocupa
toda la escena. mientras est* orando, !i!e la experiencia religiosa sugerida por 6arcos( 0l cuarto
e!angelista ni si#uiera narra el "autismo' Juan no es ya el "auti&ador de Jesús, sino el testigo #ue lo
declara como 2cordero de -ios #ue #uita el pecado del mundo3 y #ue !iene a 2"auti&ar con el 0sp)ritu
1anto3(
-eemos por ahora esta lectura cristiana posterior( 0s innega"le #ue Jesús fue "auti&ado por Juan( %ara
Jesús es un momento decisi!o, pues significa un giro total en su !ida( A#uel o!en artesano oriundo de
una pe#ueña aldea de <alilea no !uel!e ya a ,a&aret( 0n adelante se dedicar* en cuerpo y alma a una
tarea de car*cter profético #ue sorprende a sus familiares y !ecinos. am*s ha")an podido sospechar
algo parecido cuando le tu!ieron entre ellos( ¿%odemos sa"er algo de este momento tan importante
!i!ido por Jesús unto al 4autista y #ue marcar* de manera tan decisi!a su !ida?
Al parecer, Jesús no tiene toda!)a un proyecto propio "ien definido( 1in em"argo, su decisión de
hacerse "auti&ar por Juan dea entre!er algo de su "ús#ueda( 1i acepta el 2"autismo de Juan3, esto
significa #ue comparte su !isión so"re la situación desesperada de Israel. el pue"lo necesita una
con!ersión radical para acoger el perdón de -ios( %ero Jesús comparte tam"ién y so"re todo la
esperan&a del 4autista( 5e atrae la idea de preparar al pue"lo para el encuentro con su -ios( %ronto
conocer*n todos su irrupción sal!adora( Israel ser* restaurado, la Alian&a #uedar* reno!ada y la gente
podr* disfrutar de una !ida m*s digna( 0sta esperan&a, recogida inicialmente del 4autista, no la
ol!idar* Jesús am*s( 1er* su o"eti!o principal cuando, dentro ya de un hori&onte nue!o, se dedi#ue a
hacerla realidad so"re todo entre los m*s desgraciados. llamar al pue"lo para acoger a su -ios,
despertar la esperan&a en los cora&ones, tra"aar por la restauración de Israel, "uscar una con!i!encia
m*s usta y m*s fiel a la Alian&a((( %ro"a"lemente Jesús i"a perfilando ya, en el desierto del Jord*n, las
grandes l)neas de su misión(
Jesús asumió el "autismo como signo y compromiso de un cam"io radical( As) lo exig)a el 4autista a
cuantos acud)an a sumergirse en el Jord*n( +am"ién Jesús #uiere concretar su 2con!ersión3, y lo hace
tomando una primera determinación. en adelante se dedicar* a cola"orar con el 4autista en su ser!icio
al pue"lo( ¿,o es este el meor modo de acoger a ese -ios #ue llega ya a purificar y sal!ar a Israel? 1e
des!incula de su familia y se entrega a su pue"lo( $l!ida tam"ién su tra"ao( 1olo le atrae la idea de
cola"orar en a#uel mo!imiento admira"le de con!ersión iniciado por Juan( /uando, en medio del
silencio del desierto, se acallan de noche los gritos del 4autista y no se oye el rumor de la confesión de
los pecados de #uienes se sumergen en el Jord*n, Jesús escucha la !o& de -ios, #ue lo llama a una
misión nue!a(
Jesús no !uel!e inmediatamente a <alilea, sino #ue permanece durante algún tiempo en el desierto
unto al 4autista( Ignoramos cómo pudo ser la !ida de los #ue se mo!)an en el entorno de Juan( ,o es
=K
a!enturado pensar #ue ha")a dos tipos de seguidores( 5a mayor)a de ellos, una !e& "auti&ados, se
!ol!)a a sus casas, aun#ue manten)an !i!a la conciencia de formar parte del pue"lo reno!ado #ue se i"a
gestando en torno al 4autista( Algunos, sin em"argo, se #ueda"an con él en el desierto, ahondando m*s
en su mensae y ayud*ndole de cerca en su tarea( %ro"a"lemente lle!a"an un estilo de !ida austero y de
oración, "ao la inspiración del 4autista( Jesús no solo acogió el proyecto de Juan, sino #ue se adhirió a
este grupo de disc)pulos y cola"oradores( 5as fuentes no nos permiten decir mucho m*s(
%ro"a"lemente le ayudó en su acti!idad "auti&adora, y lo hi&o con entusiasmo( All) conoció a dos
hermanos llamados Andrés y 1imón, y a un amigo suyo, Helipe, oriundos todos del mismo pue"lo de
4etsaida( 5os tres pertenec)an por entonces al c)rculo del 4autista, aun#ue m*s tarde dar)an su adhesión
a Jesús(
El nue%o proyecto de Jess
0l mo!imiento iniciado por el 4autista se empe&a"a a notar en todo Israel( Incluso los grupos tachados
de indignos y pecadores, como los recaudadores de impuestos o las prostitutas, acogen su mensae(
1olo las élites religiosas y los herodianos del entorno de Antipas se resisten(
-e ordinario, todo entusiasmo del pue"lo por un nue!o orden de cosas sol)a in#uietar a los
go"ernantes( %or otra parte, el 4autista denuncia"a con !alent)a el pecado de todos y no se deten)a
si#uiera ante la actuación inmoral del rey( Juan se con!ierte en un profeta peligroso so"re todo cuando
8erodes repudia a su esposa para casarse con 8erod)as, muer de su hermanastro Hilipo, a la #ue ha")a
conocido en 9oma durante sus años u!eniles( ,o es dif)cil entender la in#uietud y malestar #ue
pro!ocó este hecho( Antipas esta"a casado con la hia de Aretas IG, rey de ,a"atea( 0l matrimonio
ha")a sido "ien acogido, pues sella"a la pa& entre la región de %erea y a#uel pue"lo fronteri&o, siempre
hostil y guerrero( Ahora, sin em"argo, este di!orcio rompe de nue!o la esta"ilidad( 5os na"ateos lo
consideraron como un insulto a su pue"lo y se dispusieron a luchar contra 8erodes Antipas(
5a situación se hi&o explosi!a cuando el 4autista, #ue predica a menos de !einte Iilómetros de la
frontera con los na"ateos, denuncia pú"licamente la actuación del rey, consider*ndola contraria a la
+or*( 1egún nos informa Hla!io Josefo, 28erodes temió #ue la enorme influencia de Juan en la gente
induera una especie de re!uelta((( y consideró mucho meor eliminarlo antes #ue afrontar luego una
situación dif)cil con la re!uelta y lamentar la indecisión3 ( Antes de #ue la situación empeorara,
Antipas manda encarcelar al 4autista en la fortale&a de 6a#ueronte y, m*s tarde, lo eecuta(
5a muerte del 4autista tu!o #ue causar gran impacto( /on él desaparec)a el profeta encargado de
preparar a Israel para la !enida definiti!a de -ios( +odo el proyecto de Juan #ueda"a interrumpido( ,o
ha")a sido posi"le si#uiera completar la primera etapa( 5a con!ersión de Israel #ueda"a inaca"ada(
¿Qué i"a a pasar ahora con el pue"lo? ¿/ómo i"a a actuar -ios? 0ntre los disc)pulos y cola"oradores
de Juan todo es in#uietud y desconcierto(
Jesús reacciona de manera sorprendente( ,o a"andona la esperan&a #ue anima"a al 4autista, sino #ue
la radicali&a hasta extremos insospechados( ,o sigue "auti&ando como otros disc)pulos de Juan, #ue
continuaron su acti!idad después de muerto( -a por terminada la preparación #ue el 4autista ha
impulsado hasta entonces y transforma su proyecto en otro nue!o( ,unca pone en duda la misión y
autoridad de Juan, pero inicia un proyecto diferente para la reno!ación de Israel( 0n Jesús se !a
despertando una con!icción. -ios !a a actuar en esta situación desesperada de un modo insospechado(
5a muerte del 4autista no !a a ser el fracaso de los planes de -ios, sino el comien&o de su acción
sal!adora( -ios no !a a"andonar al pue"lo( Al contrario, es ahora cuando !a a re!elar toda!)a meor su
misericordia(
=:
Jesús comen&ó a !erlo todo desde un hori&onte nue!o( 1e ha terminado ya el tiempo de preparación en
el desierto( 0mpie&a la irrupción definiti!a de -ios( 8ay #ue situarse de manera diferente( 5o #ue Juan
espera"a para el futuro empie&a ya a hacerse realidad( /omien&an unos tiempos #ue no pertenecen a la
época !iea de la preparación, sino a una era nue!a( 5lega ya la sal!ación de -ios(
,o era solo un cam"io de perspecti!a temporal lo #ue contempla"a Jesús( 1u intuición creyente y su
confian&a total en la misericordia de -ios le lle!an a transformar de ra)& lo esperado por Juan(
+erminada la preparación del desierto, al pue"lo le aguarda"a, en la lógica del 4autista, un gran uicio
purificador de -ios, un 2"autismo con fuego3, y solo después su irrupción transformadora y sal!adora
por medio del 2"autismo del 0sp)ritu3( Jesús comen&a"a a !erlo todo desde la misericordia de -ios( 5o
#ue empie&a ahora para este pue"lo #ue no ha podido lle!ar a ca"o su con!ersión no es el uicio de
-ios, sino el gran don de su sal!ación( 0n esta situación desesperada el pue"lo !a a conocer la incre)"le
compasión de -ios, no su ira destructora(
%ronto comien&a Jesús a ha"lar un lenguae nue!o. est* llegando el 2reino de -ios3( ,o hay #ue seguir
esperando m*s, hay #ue acogerlo( 5o #ue a Juan le parec)a algo toda!)a aleado, est* ya irrumpiendo'
pronto desplegar* su fuer&a sal!adora( 8ay #ue proclamar a todos esta 24uena ,oticia3( 0l pue"lo se
ha de con!ertir, pero la con!ersión no !a a consistir en prepararse para un uicio, como pensa"a Juan,
sino en 2entrar3 en el 2reino de -ios3 y acoger su perdón sal!ador(
Jesús lo ofrece a todos( ,o solo a los "auti&ados por Juan en el Jord*n, tam"ién a los no "auti&ados( ,o
desaparece en Jesús la idea del uicio, pero cam"ia totalmente su perspecti!a( -ios llega para todos
como sal!ador, no como ue&( %ero -ios no fuer&a a nadie' solo in!ita( 1u in!itación puede ser acogida
o recha&ada( /ada uno decide su destino( ?nos escuchan la in!itación, acogen el reino de -ios, entran
en su din*mica y se dean transformar' otros no escuchan la "uena noticia, recha&an el reino, no entran
en la din*mica de -ios y se cierran a la sal!ación(
Jesús a"andona el desierto #ue ha sido escenario de la preparación y se despla&a a la tierra ha"itada por
Israel a proclamar y 2escenificar3 la sal!ación #ue se ofrece ya a todos con la llegada de -ios( 5as
gentes no tendr*n ya #ue acudir al desierto como en tiempos de Juan( 1er* él mismo, acompañado de
sus disc)pulos y cola"oradores m*s cercanos, el #ue recorrer* la tierra prometida( 1u !ida itinerante por
los po"lados de <alilea y de su entorno ser* el meor s)m"olo de la llegada de -ios, #ue !iene como
%adre a esta"lecer una !ida m*s digna para todos sus hios(
Jesús a"andona tam"ién el talante y la estrategia profética de Juan( 5a !ida austera del desierto es
sustituida por un estilo de !ida festi!o( -ea a un lado la forma de !estir del 4autista( +ampoco tiene
sentido seguir ayunando( 8a llegado el momento de cele"rar comidas a"iertas a todos, para acoger y
cele"rar la !ida nue!a #ue -ios #uiere instaurar en su pue"lo( Jesús con!ierte el "an#uete compartido
por todos en el s)m"olo m*s expresi!o de un pue"lo #ue acoge la plenitud de !ida #uerida por -ios(
;a ni el mismo "autismo tiene sentido como rito de un nue!o ingreso en la tierra prometida( Jesús lo
sustituye por otros signos de perdón y curación #ue expresan y hacen realidad la li"eración #uerida por
-ios para su pue"lo( %ara reci"ir el perdón no hay #ue su"ir al templo de Jerusalén a ofrecer sacrificios
de expiación' tampoco es necesario sumergirse en las aguas del Jord*n( Jesús lo ofrece gratis a #uienes
acogen el reino de -ios( %ara proclamar su misericordia de una manera m*s sensi"le y concreta se
dedicar* a algo #ue Juan nunca hi&o. curar enfermos #ue nadie cura"a' ali!iar el dolor de gentes
a"andonadas, tocar a leprosos #ue nadie toca"a, "endecir y a"ra&ar a niños y pe#ueños( +odos han de
sentir la cercan)a sal!adora de -ios, incluso los m*s ol!idados y despreciados. los recaudadores, las
prostitutas, los endemoniados, los samaritanos(
==
Jesús a"andona tam"ién el lenguae duro del desierto( 0l pue"lo de"e escuchar ahora una 4uena
,oticia( 1u pala"ra se hace poes)a( In!ita a la gente a mirar la !ida de manera nue!a( /omien&a a
contar par*"olas #ue el 4autista am*s hu"iera imaginado( 0l pue"lo #ueda seducido( +odo empie&a a
ha"larles de la cercan)a de -ios. la semilla #ue siem"ran y el pan #ue cuecen, los p*aros del cielo y las
mieses del campo, las "odas en familia y las comidas en torno a Jesús(
/on Jesús todo empie&a a ser diferente( 0l temor al uicio dea paso al go&o de acoger a -ios, amigo de
la !ida( ;a nadie ha"la de su 2ira3 inminente( Jesús in!ita a la confian&a total en un -ios %adre( ,o
solo cam"ia la experiencia religiosa del pue"lo( +am"ién se transforma la figura misma de Jesús( ,adie
lo !e ahora como un disc)pulo o cola"orador del 4autista, sino como el profeta #ue proclama con
pasión la llegada del reino de -ios( ¿0s él a#uel personae al #ue Juan llama"a 2el m*s fuerte3?
4.- Profeta del reino de Dios
Jesús dea el desierto, cru&a el r)o Jord*n y entra de nue!o en la tierra #ue -ios ha")a regalado a su
pue"lo( 0s en torno al año :L y Jesús tiene unos treinta y dos años( ,o se dirige a Jerusalén ni se #ueda
en Judea( 6archa directamente a <alilea( 5le!a fuego en su cora&ón( ,ecesita anunciar a a#uellas
po"res gentes una noticia #ue le #uema por dentro. -ios !iene ya a li"erar a su pue"lo de tanto
sufrimiento y opresión( 1a"e muy "ien lo #ue #uiere. pondr* 2fuego3 en la tierra anunciando la
irrupción del reino de -ios(
*ro!eta itinerante
Jesús no se instala en su casa de ,a&aret, sino #ue se dirige a la región del lago de <alilea y se pone a
!i!ir en /afarnaún, en casa de 1imón y Andrés, dos hermanos a los #ue ha conocido en el entorno del
4autista( /afarnaún era un pue"lo de >EE a K(DEE ha"itantes, #ue se extend)a por la ri"era del lago, en
el extremo norte de <alilea, tocando ya el territorio go"ernado por Hilipo( %ro"a"lemente Jesús lo elige
como lugar estratégico desde donde puede desarrollar su acti!idad de profeta itinerante( 0s un acierto,
pues /afarnaún est* "ien comunicado tanto con el resto de <alilea como con los territorios !ecinos. la
tetrar#u)a de Hilipo, las ciudades fenicias de la costa o la región de la -ec*polis(
/afarnaún es una aldea importante, comparada con ,a&aret, ,a)n y otras muchas de la 4aa <alilea,
pero muy modesta frente a 1éforis o +i"er)ades( ,o tiene calles pa!imentadas según un tra&ado ur"ano,
sino calleas de tierra apisonada, pol!orientas en !erano, con!ertidas en "arri&ales en la estación de las
llu!ias y malolientes siempre( ,o hay construcciones de m*rmol ni edificios con mosaicos( 5as casas
son modestas y est*n construidas con piedras de "asalto negro y techum"res de cañas y ramae
recu"ierto de "arro( %or lo general se arraciman en grupos de tres o cuatro en torno a un patio común,
donde discurre en "uena parte la !ida y el tra"ao de las familias(
5a po"lación de /afarnaún es ud)a, si exceptuamos, tal !e&, los recaudadores de impuestos, algunos
funcionarios y, pro"a"lemente, una pe#ueña guarnición del eército de Antipas( 0n las afueras de
/afarnaún hay una aduana donde se controla el tr*nsito de mercanc)as de una importante !)a comercial
por la #ue llega"an las cara!anas de $riente con mercanc)as de gran !alor, como los perfumes y perlas
de la India o la seda de la /hina' los funcionarios de aduanas, #ue co"ra"an los impuestos, peaes y
derechos de frontera, no son "ien !istos por la gente y, pro"a"lemente, no se me&clan mucho con los
!ecinos' algo parecido sucede con los funcionarios #ue se mue!en por los em"arcaderos recaudando
los impuestos por la pesca del lago( 0n una aldea fronteri&a como /afarnaún no puede faltar una
!igilancia militar( Antipas ten)a su propio eército, e#uipado e instruido al estilo de los romanos, pero
compuesto so"re todo por mercenarios extraneros' pro"a"lemente una pe#ueña guarnición de soldados
herodianos !igila"a la frontera y asegura"a el orden en una &ona del lago donde la acti!idad pes#uera y
=B
el tr*fico de em"arcaciones es "astante intenso(
5os ha"itantes de /afarnaún son gente modesta( 4astantes son campesinos #ue !i!en del producto de
los campos y las !iñas de las cercan)as, pero la mayor)a !i!e de la pesca( 0ntre los campesinos, algunos
lie!an una !ida m*s desahogada' entre los pescadores, algunos son dueños de su "arca( %ero hay
tam"ién campesinos despoados de sus tierras #ue tra"aan como ornaleros en las posesiones de los
grandes terratenientes o contratando su tra"ao por d)as o temporadas en alguna de las em"arcaciones
importantes(
/afarnaún es, so"re todo, una aldea de pescadores cuya !ida se concentra en los espacios li"res #ue
#uedan entre las modestas !i!iendas y las escolleras y los rudimentarios em"arcaderos de la orilla( 0s
seguramente donde m*s se mue!e Jesús( 5os pescadores de /afarnaún son, unto con los de 4etsaida,
#uienes m*s tra"aan en la &ona norte del lago, la m*s rica en "ancos de peces( 1alen a la mar de noche(
1i la faena ha sido fruct)fera, se dirigen hacia el sur, al puerto de 6agdala, donde pueden !ender su
pescado a los fa"ricantes de sala&ón( Al parecer, Jesús simpati&a pronto con estas familias de
pescadores( 5e dean sus "arcas para mo!erse por el lago y para ha"lar a las gentes sentadas en la
orilla( 1on sus meores amigos. 1imón y Andrés, oriundos del puerto de 4etsaida, pero #ue tienen casa
en /afarnaún' 1antiago y Juan, hios de Te"edeo y de 1alomé, una de las mueres #ue lo acompañar*
hasta el final' 6ar)a, oriunda del puerto de 6agdala, curada por Jesús y cauti!ada por su amor para
siempre(
1in em"argo, él no se instala en /afarnaún( Quiere difundir la noticia del reino de -ios por todas
partes( ,o es posi"le reconstruir los itinerarios de sus !iaes, pero sa"emos #ue recorrió los pue"los
situados en torno al lago. /afarnaún, 6agdala, /oro&a)n o 4etsaida' !isitó las aldeas de la 4aa
<alilea. ,a&aret, /ana, ,a)n' llegó hasta las regiones !ecinas de <alilea. +iro y 1idón, /es*rea de
Hilipo y la -ec*polis( 1in em"argo, según las fuentes, e!ita las grandes ciudades de <alilea. +i"er)ades,
la nue!a y espléndida capital, construida por Antipas a orillas del lago, a solo dieciséis Iilómetros de
/afarnaún, y 1éforis, la preciosa ciudad de la 4aa <alilea, a solo seis Iilómetros de ,a&aret( %or otra
parte, cuando se acerca a +iro y 1idón o !isita la región de /es*rea de Hilipo o la -ec*polis, tampoco
entra en los núcleos ur"anos' se detiene en las aldeas del entorno o en las afueras de la ciudad, donde se
encuentran los m*s excluidos. gentes de paso y !aga"undos errantes #ue duermen fuera de las murallas(
Jesús se dedica a !isitar las aldeas de <alilea( 5o hace acompañado de un pe#ueño grupo de
seguidores( /uando !an a pue"los cercanos como /oro&a)n, a solo tres Iilómetros de /afarnaún,
pro"a"lemente se !uel!en a sus casas al atardecer( /uando se despla&an de una aldea a otra, "uscan
entre los !ecinos personas dispuestas a proporcionarles comida y un sencillo aloamiento, seguramente
en el patio de la casa( ,o sa"emos cómo afrontan los in!iernos cuando arrecian las llu!ias y se siente el
rigor del fr)o(
Al llegar a un pue"lo, Jesús "usca el encuentro con los !ecinos( 9ecorre las calles como en otros
tiempos, cuando tra"aa"a de artesano( 1e acerca a las casas deseando la pa& a las madres y a los niños
#ue se encuentran en los patios, y sale al descampado para ha"lar con los campesinos #ue tra"aan la
tierra( 1u lugar preferido era, sin duda, la sinagoga o el espacio donde se reun)an los !ecinos, so"re
todo los s*"ados( All) re&a"an, canta"an salmos, discut)an los pro"lemas del pue"lo o se informa"an de
los acontecimientos m*s so"resalientes de su entorno( 0l s*"ado se le)an y comenta"an las 0scrituras, y
se ora"a a -ios pidiendo la ansiada li"eración( 0ra el meor marco para dar a conocer la "uena noticia
del reino de -ios(
Al parecer, esta manera de actuar no es algo casual( 9esponde a una estrategia "ien pensada( 0l pue"lo
no tiene ya #ue salir al desierto a prepararse para el uicio inminente de -ios( 0s Jesús mismo el #ue
=D
recorre las aldeas in!itando a todos a 2entrar3 en el reino de -ios #ue est* ya irrumpiendo en sus !idas(
0sta misma tierra donde ha"itan se con!ierte ahora en el nue!o escenario para acoger la sal!ación( 5as
par*"olas e im*genes #ue Jesús extrae de la !ida de estas aldeas !ienen a ser 2par*"ola de -ios3( 5a
curación de los enfermos y la li"eración de los endemoniados son signo de una sociedad de hom"res y
mueres sanos, llamados a disfrutar de una !ida digna de los hios e hias de -ios( 5as comidas a"iertas
a todos los !ecinos son s)m"olo de un pue"lo in!itado a compartir la gran mesa de -ios, el %adre de
todos(
Jesús !e en estas gentes de las aldeas el meor punto de arran#ue para iniciar la reno!ación de todo el
pue"lo( 0stos campesinos ha"lan arameo, como él, y es entre ellos donde se conser!a de manera m*s
auténtica la tradición religiosa de Israel( 0n las ciudades es diferente( Junto al arameo se ha"la tam"ién
algo de griego, una lengua #ue Jesús no domina' adem*s, la cultura helenista est* all) m*s presente(
%ero, pro"a"lemente, hay otra ra&ón m*s poderosa en su cora&ón( 0n estas aldeas de <alilea est* el
pue"lo m*s po"re y desheredado, despoado de su derecho a disfrutar de la tierra regalada por -ios'
a#u) encuentra Jesús como en ninguna otra parte el Israel m*s enfermo y maltratado por los poderosos'
a#u) es donde Israel sufre con m*s rigor los efectos de la opresión( 0n las ciudades, en cam"io, !i!en
los #ue detentan el poder, unto con sus diferentes cola"oradores. dirigentes, grandes terratenientes,
recaudadores de impuestos( ,o son ellos los representantes del pue"lo de -ios, sino sus opresores, los
causantes de la miseria y del ham"re de estas familias( 5a implantación del reino de -ios tiene #ue
comen&ar all) donde el pue"lo est* m*s humillado( 0stas gentes po"res, ham"rientas y afligidas son las
2o!eas perdidas3 #ue meor representan a todos los a"atidos de Israel( Jesús lo tiene muy claro( 0l
reino de -ios solo puede ser anunciado desde el contacto directo y estrecho con las gentes m*s
necesitadas de respiro y li"eración( 5a "uena noticia de -ios no puede pro!enir del espléndido palacio
de Antipas en +i"er)ades' tampoco de las suntuosas !illas de 1éforis ni del luoso "arrio residencial de
las élites sacerdotales de Jerusalén( 5a semilla del reino solo puede encontrar "uena tierra entre los
po"res de <alilea(
5a !ida itinerante de Jesús en medio de ellos es s)m"olo !i!o de su li"ertad y de su fe en el reino de
-ios( ,o !i!e de un tra"ao remunerado' no posee casa ni tierra alguna' no tiene #ue responder ante
ningún recaudador' no lle!a consigo moneda alguna con la imagen del /ésar( 8a a"andonado la
seguridad del sistema para 2entrar3 confiadamente en el reino de -ios( %or otra parte, su !ida itinerante
al ser!icio de los po"res dea claro #ue el reino de -ios no tiene un centro de poder desde el #ue haya
de ser controlado( ,o es como el Imperio, go"ernado por +i"erio desde 9oma, ni como la tetrar#u)a de
<alilea, regida por Antipas desde +i"er)ades, ni como la religión ud)a, !igilada desde el templo de
Jerusalén por las élites sacerdotales( 0l reino de -ios se !a gestando all) donde ocurren cosas "uenas
para los po"res(
&a pasión por el reino de +ios
,adie duda de esta información #ue nos proporcionan las fuentes. Jesús 2fue caminando de pue"lo en
pue"lo y de aldea en aldea proclamando y anunciando la "uena noticia del reino de -ios3 ( 1in temor a
e#ui!ocarnos, podemos decir #ue la causa a la #ue Jesús dedica en adelante su tiempo, sus fuer&as y su
!ida entera es lo #ue él llama el 2reino de -ios3( 0s, sin duda, el núcleo central de su predicación, su
con!icción m*s profunda, la pasión #ue anima toda su acti!idad( +odo lo #ue dice y hace est* al
ser!icio del reino de -ios( +odo ad#uiere su unidad, su !erdadero significado y su fuer&a apasionante
desde esa realidad( 0l reino de -ios es la cla!e para captar el sentido #ue Jesús da a su !ida y para
entender el proyecto #ue #uiere !er reali&ado en <alilea, en el pue"lo de Israel y, en definiti!a, en
todos los pue"los(
=>
5o dicen todas las fuentes( Jesús no enseña en <alilea una doctrina religiosa para #ue sus oyentes la
aprendan "ien( Anuncia un acontecimiento para #ue a#uellas gentes lo acoan con go&o y con fe( ,adie
!e en él a un maestro dedicado a explicar las tradiciones religiosas de Israel( 1e encuentran con un
profeta apasionado por una !ida m*s digna para todos, #ue "usca con todas sus fuer&as #ue -ios sea
acogido y #ue su reinado de usticia y misericordia se !aya extendiendo con alegr)a( 1u o"eti!o no es
perfeccionar la religión ud)a, sino contri"uir a #ue se implante cuanto antes el tan añorado reino de
-ios y, con él, la !ida, la usticia y la pa&(
Jesús no se dedica tampoco a exponer a a#uellos campesinos nue!as normas y leyes morales( 5es
anuncia una noticia. 2-ios ya est* a#u) "uscando una !ida m*s dichosa para todos( 8emos de cam"iar
nuestra mirada y nuestro cora&ón3( 1u o"eti!o no es proporcionar a a#uellos !ecinos un código moral
m*s perfecto, sino ayudarles a intuir cómo es y cómo actúa -ios, y cómo !a a ser el mundo y la !ida si
todos actúan como él( 0so es lo #ue les #uiere comunicar con su pala"ra y con su !ida entera(
Jesús ha"la constantemente del 2reino de -ios3, pero nunca explica directamente en #ué consiste( -e
alguna manera, a#uellas gentes "arruntan de #ué les est* ha"lando, pues conocen #ue su !enida es la
esperan&a #ue sostiene al pue"lo( Jesús, sin em"argo, les sorprender* cuando !aya explicando cómo
llega este reino, para #uiénes !a a resultar una "uena noticia o cómo se ha de acoger su fuer&a
sal!adora( 5o #ue Jesús transmite tiene algo de nue!o y fascinante para a#uellas gentes( 0s lo meor
#ue pod)an o)r( ¿/ómo pudo Jesús entusiasmar a a#uellas gentes ha"iéndoles del 2reino de -ios3?
¿Qué capta"an detr*s de esa met*fora? ¿%or #ué le sent)an a -ios como "uena noticia?
Un an$elo ,ue %enía de lejos
0l reino de -ios no era una especulación de Jesús, sino un s)m"olo "ien conocido, #ue recog)a las
aspiraciones y expectati!as m*s hondas de Israel( ?na esperan&a #ue Jesús encontró en el cora&ón de
su pue"lo y #ue supo recrear desde su propia experiencia de -ios, d*ndole un hori&onte nue!o y
sorprendente( ,o era el único s)m"olo ni si#uiera el m*s central de Israel, pero ha")a ido ad#uiriendo
gran fuer&a para cuando Jesús empe&ó a utili&arlo( 1in em"argo, la expresión literal 2reino de -ios3 era
reciente y de uso poco frecuente( Hue Jesús #uien decidió usarla de forma regular y constante( ,o
encontró otra expresión meor para comunicar a#uello en lo #ue él cre)a(
-esde niño ha")a aprendido a creer en -ios como creador de los cielos y de la tierra, so"erano a"soluto
so"re todos los dioses y señor de todos los pue"los( Israel se sent)a seguro y confiado( +odo esta"a en
manos de -ios( 1u reinado era a"soluto, uni!ersal e in#ue"ranta"le( 0l pue"lo expresa"a su fe cantando
con ú"ilo a -ios como rey. 2-ecid a los gentiles. ;ah!é es rey( 0l or"e est* seguro, no !acila' él
go"ierna a los pue"los rectamente3(
0se -ios grande, señor de todos los pue"los, es rey de Israel de una manera muy especial( 0l los ha
sacado de la escla!itud de 0gipto y los ha conducido a tra!és del desierto hasta la tierra prometida( 0l
pue"lo lo sent)a como su 2li"erador3, su 2pastor3 y su 2padre3, pues ha")a experimentado su amor
protector y sus cuidados( Al comien&o no le llama"an 2rey3( %ero, cuando se esta"leció la monar#u)a e
Israel tu!o, como otros pue"los, su propio rey, se sintió la necesidad de recordar #ue el único rey de
Israel era -ios( %or tanto, el rey #ue go"ernara a su pue"lo solo pod)a hacerlo en su nom"re y
o"edeciendo a su !oluntad(
5os reyes no respondieron a las esperan&as puestas en ellos( -ios ha")a li"erado a Israel de la
escla!itud de 0gipto para crear un pue"lo li"re de toda opresión y escla!itud( 5es ha")a regalado
a#uella tierra para #ue la compartieran como hermanos( Israel ser)a diferente a otros pue"los. no ha"r)a
escla!os entre ellos' no se a"usar)a de los huérfanos ni de las !iudas' se tendr)a compasión de los
=F
extraneros( 1in em"argo, y a pesar de la denuncia de los profetas, el fa!oritismo de los reyes hacia los
poderosos, la explotación de los po"res a manos de los ricos y los a"usos e inusticias de todo género
lle!aron a Israel al desastre( 0l resultado fue el destierro a 4a"ilonia(
%ara Israel fue una experiencia tr*gica, dif)cil de entender( 0l pue"lo esta"a de nue!o "ao la opresión
de un rey extranero, despoado del derecho a su tierra, sin rey, sin templo ni instituciones propias,
sometido a una humillante escla!itud( ¿-ónde esta"a -ios, el rey de Israel? 5os profetas no cayeron en
la desesperan&a. -ios restaurar)a a a#uel pue"lo humillado y de nue!o lo li"erar)a de la escla!itud( 0ste
es el mensae de un profeta del siglo !i a( /. -ios continúa amando a su pue"lo y le ofrece una !e& m*s
su perdón( 1acar* a Israel de la cauti!idad, el pue"lo !i!ir* un nue!o 2éxodo3, las tri"us dispersadas
!ol!er*n a reunirse y todos podr*n disfrutar en pa& de la tierra prometida( Jesús conoc)a, y tal !e&
e!oca"a, mientras recorr)a las montañas de <alilea, el mensae lleno de fuer&a y "elle&a de este profeta
#ue grita"a as) el final del destierro. 2WQué hermosos son so"re los montes los pies del mensaero #ue
anuncia la pa&, #ue trae "uenas noticias, #ue anuncia sal!ación, #ue dice a 1ión. U;a reina tu -iosU3(
Algunos grupos de desterrados !ol!ieron efecti!amente a su tierra y el templo fue reconstruido, pero
a#uellas promesas mara!illosas no se cumplieron( 5as tri"us segu)an dispersas( 1e !ol!)a a las antiguas
pre!aricaciones e inusticias( 5a !erdadera pa& parec)a imposi"le, pues ya se cern)a en el hori&onte la
som"ra amena&adora de Aleandro 6agno( 1in em"argo, los últimos profetas segu)an alentando al
pue"lo( 6ala#u)as se atre!)a a poner en "oca de ;ah!é esta alentadora noticia. 26irad, yo en!)o mi
mensaero a preparar el camino delante de m)3( Jesús, como muchos de sus contempor*neos, !i!)a de
esta fe( /uando o)an ha"lar de la !enida de -ios, una do"le esperan&a se desperta"a en su cora&ón.
-ios li"rar* pronto a Israel de la opresión de las potencias extraneras, y esta"lecer* en su pue"lo la
usticia, la pa& y la dignidad(
En medio de un pueblo en ardiente espera
5a situación de Israel se hi&o toda!)a m*s desesperada con la in!asión de Aleandro 6agno primero y
de las legiones romanas después( ,ingún profeta se atre!)a ahora a al&ar su !o&( Israel parec)a a"ocado
a la desaparición( 0s entonces precisamente cuando se pudo o)r una !e& m*s el grito angustiado de este
pue"lo oprimido por medio de unos escritores sorprendentes #ue lograron mantener !i!a la esperan&a
ardiente de Israel( 5a situación era tan desconcertante #ue resulta"a para todos un enigma indescifra"le(
¿-ónde est* -ios? 0s necesario #ue él mismo re!ele sus designios secretos y asegure a su pue"lo #ue
sigue controlando la historia( 1olo estos escritores #ue han conocido los planes profundos de -ios por
medio de sueños y !isiones pueden arroar algo de lu& so"re la situación #ue !i!e el pue"lo(
0l mensae de estos !isionarios es terror)fico y, al mismo tiempo, esperan&ados 0l mundo est*
corrompido por el mal( 5a creación entera est* contaminada( 1e !a a enta"lar un com"ate !iolento y
definiti!o entre las fuer&as del mal y las del "ien, entre el poder de la lu& y el de las tinie"las( -ios se
!er* o"ligado a destruir este mundo por medio de una cat*strofe cósmica para crear 2unos nue!os
cielos y una nue!a tierra3( 0sta era tene"rosa de desconcierto #ue !i!e el pue"lo cesar* para dar paso a
otra nue!a de pa& y "endición(
1in duda, Jesús conoc)a el li"ro de -aniel, el escrito apocal)ptico m*s popular, aparecido durante la
"rutal persecución de Ant)oco IG 0p)fanes OK>L7K>B a( /P( 5a opresión des"orda"a ya todo lo
imagina"le( 0l poder del mal era superior a todas las fuer&as humanas( 1egún -aniel, los reinos
opresores son "estias sal!aes #ue destruyen al pue"lo de -ios( %ero después de tanta opresión !endr*
un reino humano( -ios #uitar* el poder a los reinos opresores y se lo entregar* a Israel(
0s dif)cil, sin em"argo, #ue Jesús y los campesinos de <alilea conocieran con detalle el contenido de
=L
estos escritos apocal)pticos, pues solo circula"an en am"ientes cultos como el 2monasterio3 de
Qumr*n( 1) pudieron conocer, sin em"argo, dos oraciones #ue se recita"an ya en tiempo de Jesús( 5a
plegaria llamada Qaddish, escrita en arameo, se re&a"a en pú"lico en las sinagogas durante la liturgia
de los s*"ados y d)as de fiesta( 0n ella se ped)a as).
Que su ,om"re grande sea ensal&ado y santificado en el mundo #ue él ha creado según su !oluntad(
Que su 9eino irrumpa en !uestra !ida y en !uestros d)as, en los d)as de toda la casa de Israel, pronto y
sin demora((( Que una pa& a"undante llegada del cielo as) como la !ida !engan pronto so"re nosotros y
so"re todo Israel((( Que a#uel #ue ha hecho la pa& en las alturas la extienda so"re nosotros y so"re todo
Israel(
+am"ién era conocida la oración de las -ieciocho "endiciones, #ue recita"an todos los d)as los !arones
al salir y al ponerse el sol( 0n una de ellas se le grita as) a -ios. 2Alea de nosotros el sufrimiento y la
aflicción y sé tú nuestro único 9ey3(
Jesús pudo ha"er conocido tam"ién los llamados 1almos de 1alomón, escritos por un grupo de fariseos
desde lo m*s hondo de su profunda crisis, cuando el general %ompeyo entró en Jerusalén el año >= a( /(
y profanó el templo( 0stos piadosos ud)os expresan su confian&a en la pronta inter!ención de -ios,
!erdadero rey de Israel, #ue esta"lecer* su reino eterno por medio del 6es)as, de la familia de -a!id(
0s conmo!edora la afirmación de fe con la #ue comien&an y terminan el salmo KF. aun#ue las legiones
romanas han ocupado la tierra prometida, ellos gritan as). 21eñor, solo tú eres nuestro rey por siempre
am*s3(
-a est. +ios a,uí
Jesús sorprendió a todos con esta declaración. 20l reino de -ios ya ha llegado3( 1u seguridad tu!o #ue
causar !erdadero impacto( 1u actitud era demasiado auda&. ¿no segu)a Israel dominado por los
romanos? ¿,o segu)an los campesinos oprimidos por las clases poderosas? ¿,o esta"a el mundo lleno
de corrupción e inusticia? Jesús, sin em"argo, ha"la y actúa mo!ido por una con!icción sorprendente.
-ios est* ya a#u), actuando de manera nue!a( 1u reinado ha comen&ado a a"rirse paso en estas aldeas
de <alilea( 5a fuer&a sal!adora de -ios se ha puesto ya en marcha( 0l lo est* ya experimentando y
#uiere comunicarlo a todos( 0sa inter!ención decisi!a de -ios #ue todo el pue"lo est* esperando no es
en modo alguno un sueño leano' es algo real #ue se puede captar ya desde ahora( -ios comien&a a
hacerse sentir( 0n lo m*s hondo de la !ida se puede perci"ir ya su presencia sal!adora(
0l e!angelista 6arcos ha resumido de manera certera este mensae original y sorprendente de Jesús(
1egún él, Jesús proclama"a por las aldeas de <alilea la 2"uena noticia de -ios3, y !en)a a decir esto.
20l tiempo se ha cumplido, y el reino de -ios se ha acercado( /on!ert)os y creed esta "uena noticia3(
0ste lenguae es nue!o( Jesús no ha"la, como sus contempor*neos, de la futura manifestación de -ios'
no dice #ue el reino de -ios est* m*s o menos cercano( 8a llegado ya( 0sta a#u)( 0l lo experimenta(
%or eso, y a pesar de todas las apariencias en contra, Jesús in!ita a creer en esta "uena noticia(
,o es dif)cil entender el escepticismo de algunos y el desconcierto de casi todos. ¿cómo se puede decir
#ue el reino de -ios est* ya presente? ¿-ónde puede ser !isto o experimentado? ¿/ómo puede estar
Jesús tan seguro de #ue -ios ha llegado ya? ¿-ónde le pueden !er a#uellos galileos destruyendo a los
paganos y poniendo usticia en Israel? ¿-ónde est* el cataclismo final y las terri"les señales #ue !an a
acompañar su inter!ención poderosa? 1in duda se lo plantearon m*s de una !e& a Jesús( 1u respuesta
fue desconcertante. 20l reino de -ios no !iene de forma espectacular ni se puede decir. U6iradlo a#u)
o all)U( 1in em"argo, el reino de -ios ya est* entre !osotros3( ,o hay #ue andar escrutando en los
cielos señales especiales( 8ay #ue ol!idarse de los c*lculos y coneturas #ue hacen los escritores
=J
!isionarios( ,o hay #ue pensar en una llegada !isi"le, espectacular o cósmica del reino de -ios( 8ay
#ue aprender a captar su presencia y su señor)o de otra manera, por#ue 2el reino de -ios ya est* entre
!osotros3(
,o siempre se han entendido "ien estas pala"ras( A !eces se han traducido de manera errónea. 20l
reino de -ios est* dentro de !osotros3( 0sto ha lle!ado, por desgracia, a desfigurar el pensamiento de
Jesús reduciendo el reino de -ios a algo pri!ado y espiritual #ue se produce en lo )ntimo de una
persona cuando se a"re a la acción de -ios( Jesús no piensa en esto cuando ha"la a los campesinos de
<alilea( +rata m*s "ien de con!encer a todos de #ue la llegada de -ios para imponer su usticia no es
una inter!ención terri"le y espectacular, sino una fuer&a li"eradora, humilde pero efica&, #ue est* ah),
en medio de la !ida, al alcance de todos los #ue la acoan con fe(
%ara Jesús, este mundo no es algo per!erso, sometido sin remedio al poder del mal hasta #ue llegue la
inter!ención final de -ios, como dec)an los escritos apocal)pticos( Junto a la fuer&a destructora y
terri"le del mal podemos captar ahora mismo la fuer&a sal!adora de -ios, #ue est* ya conduciendo la
!ida a su li"eración definiti!a( 0l 0!angelio YapócrifoZ de +om*s atri"uye a Jesús estas pala"ras. 20l
reino de -ios est* dentro y fuera de !osotros3( 0s !erdad( 5a acogida del reino de -ios comien&a en el
interior de las personas en forma de fe en Jesús, pero se reali&a en la !ida de los pue"los en la medida
en #ue el mal !a siendo !encido por la usticia sal!adora de -ios(
5a seguridad de Jesús es desconcertante( 0st*n !i!iendo un momento pri!ilegiado. a#uellos po"res
campesinos de <alilea est*n experimentando la sal!ación en la #ue ha")an soñado tanto sus
antepasados( 0n los 1almos de 1alomón, tan populares en los grupos fariseos del tiempo de Jesús, se
pod)an leer frases como esta. 2Helices los #ue !i!an en a#uellos d)as y puedan !er los "ienes #ue el
1eñor prepara para la generación !enidera3( Jesús felicita a sus seguidores por#ue est*n
experimentando unto a él lo #ue tantos personaes grandes de Israel esperaron, pero nunca llegaron a
conocer. 2W-ichosos los oos #ue !en los #ue !osotros !eisX %or#ue yo os digo #ue muchos profetas y
reyes #uisieron !er lo #ue !osotros !eis, pero no lo !ieron, y o)r lo #ue !osotros o)s, pero no lo
oyeron3(
&a mejor noticia
5a llegada de -ios es algo "ueno( As) piensa Jesús. -ios se acerca por#ue es "ueno, y es "ueno para
nosotros #ue -ios se acer#ue( ,o !iene a 2defender3 sus derechos y a tomar cuentas a #uienes no
cumplen sus mandatos( ,o llega para imponer su 2dominio religioso3( -e hecho, Jesús no pide a los
campesinos #ue cumplan meor su o"ligación de pagar los die&mos y primicias, no se dirige a los
sacerdotes para #ue o"ser!en con m*s pure&a los sacrificios de expiación en el templo, no anima a los
escri"as a #ue hagan cumplir la ley del s*"ado y dem*s prescripciones con m*s fidelidad( 0l reino de
-ios es otra cosa( 5o #ue le preocupa a -ios es li"erar a las gentes de cuanto las deshumani&a y les
hace sufrir(
0l mensae de Jesús impresionó desde el principio( A#uella manera de ha"lar de -ios pro!oca"a
entusiasmo en los sectores m*s sencillos e ignorantes de <alilea( 0ra lo #ue necesita"an o)r. -ios se
preocupa de ellos( 0l reino de -ios #ue Jesús proclama responde a lo #ue m*s desean. !i!ir con
dignidad( +odas las fuentes apuntan hacia un hecho del #ue es dif)cil dudar. Jesús se siente portador de
una "uena noticia y, de hecho, su mensae genera una alegr)a grande entre a#uellos campesinos po"res
y humillados, gentes sin prestigio ni seguridad material, a los #ue tampoco desde el templo se les
ofrec)a una esperan&a(
5os escritores apocal)pticos descri")an de manera som"r)a la situación #ue se !i!)a en Israel( 0l mal lo
BE
in!ade todo( +odo est* sometido a 1at*n( +odos los males, sufrimientos y desgracias est*n
personali&ados en él( 0sta !isión m)tica no era una ingenuidad( A#uellos !isionarios sa")an muy "ien
#ue la maldad nace del cora&ón de cada indi!iduo, pero constata"an cómo toma luego cuerpo en la
sociedad, las leyes y las costum"res, para terminar corrompiendo todo( ,o es solo 8erodes el imp)o, ni
la familia sacerdotal de Anas la corrupta( ,o son solo los grandes terratenientes los opresores, ni los
recaudadores los únicos mal!ados( 8ay 2algo3 m*s( 0l Imperio de 9oma escla!i&ando a los pue"los, el
funcionamiento interesado del templo, la explotación de los campesinos exprimidos por toda clase de
tri"utos e impuestos, la interpretación interesada de la ley por parte de algunos escri"as. todo parece
estar alimentado y dirigido por el poder misterioso del mal( 5a maldad est* ah), m*s all* de la actuación
de cada uno' todos la a"sor"en del entorno social y religioso como una fuer&a sat*nica #ue los
condiciona, los somete y deshumani&a(
0n este am"iente apocal)ptico, Jesús anuncia #ue -ios ha comen&ado ya a in!adir el reino de 1at*n y a
destruir su poder( 8a empe&ado ya el com"ate decisi!o( -ios !iene a destruir no a las personas, sino el
mal #ue est* en la ra)& de todo, en!ileciendo la !ida entera( Jesús ha"la con!encido. 2;o he !isto a
1atan*s caer del cielo como un rayo3( 0stas pala"ras son, tal !e&, eco de una experiencia #ue marcó de
manera decisi!a su !ida( Jesús !e #ue el mal empie&a a ser derrotado( 1e est* haciendo realidad lo #ue
se espera"a en algunos am"ientes. 20ntonces aparecer* el reinado de -ios so"re sus criaturas, sonar* la
hora final del dia"lo y con él desaparecer* la triste&a3( 0l enemigo a com"atir es 1at*n, nadie m*s(
-ios no !iene a destruir a los romanos ni a ani#uilar a los pecadores( 5lega a li"erar a todos del poder
último del mal( 0sta "atalla entre -ios y las fuer&as del mal por controlar el mundo no es un 2com"ate
m)tico3, sino un enfrentamiento real y concreto #ue se produce constantemente en la historia humana(
0l reino de -ios se a"re camino all) donde los enfermos son rescatados del sufrimiento, los
endemoniados se !en li"erados de su tormento y los po"res recuperan su dignidad( -ios es el
2antimal3. "usca 2destruir3 todo lo #ue hace daño al ser humano(
%or eso Jesús no ha"la ya de la 2ira de -ios3, como el 4autista, sino de su 2compasión3( -ios no !iene
como ue& airado, sino como padre de amor des"ordante( 5a gente lo escucha asom"rada, pues todos se
esta"an preparando para reci"irlo como ue& terri"le( As) lo dec)an los escritos del tiempo. 21e
le!antar* de su trono con indignación y cólera3, 2se !engar* de todos sus enemigos3, 2har*
desaparecer de la tierra a los #ue han encendido su ira3, 2ninguno de los mal!ados se sal!ar* el d)a del
uicio de la ira3( Jesús, por el contrario, "usca la destrucción de 1at*n, s)m"olo del mal, pero no la de
los paganos ni los pecadores( ,o se pone nunca de parte del pue"lo ud)o y en contra de los pue"los
paganos. el reino de -ios no !a a consistir en una !ictoria de Israel #ue destruya para siempre a los
gentiles( ,o se pone tampoco de parte de los ustos y en contra de los pecadores. el reino de -ios no !a
a consistir en una !ictoria de los santos para hacer pagar a los malos sus pecados( 1e pone a fa!or de
los #ue sufren y en contra del mal, pues el reino de -ios consiste en li"erar a todos de a#uello #ue les
impide !i!ir de manera digna y dichosa(
1i -ios !iene a 2reinar3, no es para manifestar su poder)o por encima de todos, sino para manifestar su
"ondad y hacerla efecti!a( 0s curioso o"ser!ar cómo Jesús, #ue ha"la constantemente del 2reino de
-ios3, no llama a -ios 2rey3, sino 2padre3( 1u reinado no es para imponerse a nadie por la fuer&a, sino
para introducir en la !ida su misericordia y llenar la creación entera de su compasión( 0sta
misericordia, acogida de manera responsa"le por todos, es la #ue puede destruir a 1at*n,
personificación de ese mundo hostil #ue tra"aa contra -ios y contra el ser humano(
¿-e dónde "rota en Jesús esta manera de entender el 2reino de -ios3? ,o es esto, ciertamente, lo #ue
se enseña"a los s*"ados en la sinagoga, ni lo #ue se respira"a en la liturgia del templo( Al parecer,
Jesús comunica su propia experiencia de -ios, no lo #ue se !en)a repitiendo en todas partes de manera
BK
con!encional( 1in duda pod)a encontrar el rostro de un -ios compasi!o en la meor tradición de los
orantes de Israel( As) se le experimenta a -ios en un conocido salmo. 20l 1eñor es un -ios
misericordioso y clemente, lento a la cólera y rico en amor y fidelidad3( 1in em"argo, Jesús no cita las
0scrituras para con!encer a la gente de la compasión de -ios( 5a intuye contemplando la naturale&a, e
in!ita a a#uellos campesinos a descu"rir #ue la creación entera est* llena de su "ondad( Al 2hace salir
el sol so"re "uenos y malos, y hace llo!er so"re ustos e inustos3( -ios no se reser!a su amor solo para
los ud)os ni "endice solo a los #ue !i!en o"edeciendo la ley( +iene tam"ién compasión de los gentiles
y pecadores( 0sta actuación de -ios, #ue tanto escandali&a"a a los sectores m*s fan*ticos, a Jesús le
conmue!e( ,o es #ue -ios sea inusto o #ue reaccione con indiferencia ante el mal( 5o #ue sucede es
#ue no #uiere !er sufrir a nadie( %or eso su "ondad no tiene l)mites, ni si#uiera con los malos( 0ste es el
-ios #ue est* llegando(
+ios/ amigo de la %ida
,adie lo pone en duda( Jesús entusiasmó a los campesinos de <alilea( 0l reino de -ios, tal como él lo
presenta"a, ten)a #ue ser algo muy sencillo, al alcance de a#uellas gentes( Algo muy concreto y "ueno
#ue entend)an hasta los m*s ignorantes. lo primero para Jesús es la !ida de la gente, no la religión( Al
o)rle ha"lar y, so"re todo, al !erle curar a los enfermos, li"erar de su mal a los endemoniados y
defender a los m*s despreciados, tienen la impresión de #ue -ios se interesa realmente por su !ida y no
tanto por cuestiones 2religiosas3 #ue a ellos se les escapan( 0l reino de -ios responde a sus
aspiraciones m*s hondas(
5os campesinos galileos captan en él algo nue!o y original. Jesús proclama la sal!ación de -ios
curando( Anuncia su reino poniendo en marcha un proceso de sanación tanto indi!idual como social(
1u intención de fondo es clara. curar, ali!iar el sufrimiento, restaurar la !ida( ,o cura de manera
ar"itraria o por puro sensacionalismo( +ampoco para pro"ar su mensae o reafirmar su autoridad( /ura
2mo!ido por la compasión3, para #ue los enfermos, a"atidos y des#uiciados experimenten #ue -ios
#uiere para todos una !ida m*s sana( As) entiende su acti!idad curadora. 21i yo expulso los demonios
con el dedo de -ios, entonces es #ue ha llegado a !osotros el reino de -ios3(
1egún un antiguo relato cristiano, cuando los disc)pulos del 4autista le preguntan. 2¿0res tú el #ue
ten)a #ue !enir?3, Jesús se limita a exponer lo #ue est* ocurriendo. 2Id y contad a Juan lo #ue o)s y
!eis. los ciegos !en y los coos andan, los leprosos #uedan limpios y los sordos oyen, los muertos
resucitan y se anuncia a los po"res la "uena noticia' y dichoso el #ue no se escandalice por mi causa3(
Jesús entiende #ue es -ios #uien est* actuando con poder y misericordia, curando a los enfermos y
defendiendo la !ida de los desgraciados( 0sto es lo #ue est* sucediendo, aun#ue !aya en contra de las
pre!isiones del 4autista y de otros muchos( ,o se est*n cumpliendo las amena&as anunciadas por los
escritores apocal)pticos, sino lo prometido por el profeta Isa)as, #ue anuncia"a la !enida de -ios para
li"erar y curar a su pue"lo(
1egún los e!angelistas, Jesús despide a los enfermos y pecadores con este saludo. 2Gete en pa&3,
disfruta de la !ida( Jesús les desea lo meor. salud integral, "ienestar completo, una con!i!encia
dichosa en la familia y en la aldea, una !ida llena de las "endiciones de -ios( 0l término he"reo shalom
o 2pa&3 indica la felicidad m*s completa' lo m*s opuesto a una !ida indigna, desdichada, maltratada
por la enfermedad o la po"re&a( 1iguiendo la tradición de los grandes profetas, Jesús entiende el reino
de -ios como un reino de !ida y de pa&( 1u -ios es 2amigo de la !ida3(
Jesús solo lle!ó a ca"o un puñado de curaciones( %or las aldeas de <alilea y Judea #uedaron otros
muchos ciegos, leprosos y endemoniados sufriendo sin remedio su mal( 1olo una pe#ueña parte
B:
experimentó su fuer&a curadora( ,unca pensó Jesús en los 2milagros3 como una fórmula m*gica para
suprimir el sufrimiento en el mundo, sino como un signo para indicar la dirección en la #ue hay #ue
actuar para acoger e introducir el reino de -ios en la !ida humana( %or eso Jesús no piensa solo en las
curaciones de personas enfermas( +oda su actuación est* encaminada a generar una sociedad m*s
saluda"le. su re"eld)a frente a comportamientos patológicos de ra)& religiosa como el legalismo, el
rigorismo o el culto !ac)o de usticia' su esfuer&o por crear una con!i!encia m*s usta y solidaria' su
ofrecimiento de perdón a gentes hundidas en la culpa"ilidad' su acogida a los maltratados por la !ida o
la sociedad' su empeño en li"erar a todos del miedo y la inseguridad para !i!ir desde la confian&a
a"soluta en -ios( /urar, li"erar del mal, sacar del a"atimiento, sanear la religión, construir una
sociedad m*s ama"le, constituyen caminos para acoger y promo!er el reino de -ios( 1on los caminos
#ue recorrer* Jesús(
0ienen suerte los pobres
Jesús no excluye a nadie( A todos anuncia la "uena noticia de -ios, pero esta noticia no puede ser
escuchada por todos de la misma manera( +odos pueden entrar en su reino, pero no todos de la misma
manera, pues la misericordia de -ios est* urgiendo antes #ue nada a #ue se haga usticia a los m*s
po"res y humillados( %or eso la !enida de -ios es una suerte para los #ue !i!en explotados, mientras se
con!ierte en amena&a para los causantes de esa explotación(
Jesús declara de manera rotunda #ue el reino de -ios es para los po"res( +iene ante sus oos a a#uellas
gentes #ue !i!en humilladas en sus aldeas, sin poder defenderse de los poderosos terratenientes' conoce
"ien el ham"re de a#uellos niños desnutridos' ha !isto llorar de ra"ia e impotencia a a#uellos
campesinos cuando los recaudadores se lle!an hacia 1éforis o +i"er)ades lo meor de sus cosechas( 1on
ellos los #ue necesitan escuchar antes #ue nadie la noticia del reino. 2-ichosos los #ue no tenéis nada,
por#ue es !uestro el reino de -ios' dichosos los #ue ahora tenéis ham"re, por#ue seréis saciados'
dichosos los #ue ahora llor*is, por#ue reiréis3 ( Jesús los declara dichosos, incluso en medio de esa
situación inusta #ue padecen, no por#ue pronto ser*n ricos como los grandes propietarios de a#uellas
tierras, sino por#ue -ios est* ya !iniendo para suprimir la miseria, terminar con el ham"re y hacer
aflorar la sonrisa en sus la"ios( Al se alegra ya desde ahora con ellos( ,o les in!ita a la resignación,
sino a la esperan&a( ,o #uiere #ue se hagan falsas ilusiones, sino #ue recuperen su dignidad( +odos
tienen #ue sa"er #ue -ios es el defensor de los po"res( 0llos son sus preferidos( 1i su reinado es
acogido, todo cam"iar* para "ien de los últimos( 0sta es la fe de Jesús, su pasión y su lucha(
Jesús no ha"la de la 2po"re&a3 en a"stracto, sino de a#uellos po"res con los #ue él trata mientras
recorre las aldeas( Hamilias #ue so"re!i!en malamente, gentes #ue luchan por no perder sus tierras y su
honor, niños amena&ados por el ham"re y la enfermedad, prostitutas y mendigos despreciados por
todos, enfermos y endemoniados a los #ue se les niega el m)nimo de dignidad, leprosos marginados por
la sociedad y la religión( Aldeas enteras #ue !i!en "ao la opresión de las élites ur"anas, sufriendo el
desprecio y la humillación( 8om"res y mueres sin posi"ilidades de un futuro meor( ¿%or #ué el reino
de -ios !a a constituir una "uena noticia para estos po"res? ¿%or #ué !an a ser ellos los pri!ilegiados?
¿0s #ue -ios no es neutral? ¿0s #ue no ama a todos por igual? 1i Jesús hu"iera dicho #ue el reino de
-ios llega"a para hacer felices a los ustos, hu"iera tenido su lógica y todos le ha"r)an entendido, pero
#ue -ios esté a fa!or de los po"res, sin tener en cuenta su comportamiento moral, resulta escandaloso(
¿0s #ue los po"res son meores #ue los dem*s, para merecer un trato pri!ilegiado dentro del reino de
-ios?
Jesús nunca ala"ó a los po"res por sus !irtudes o cualidades( %ro"a"lemente a#uellos campesinos no
eran meores #ue los poderosos #ue los oprim)an' tam"ién ellos a"usa"an de otros m*s dé"iles y
B=
exig)an el pago de las deudas sin compasión alguna( Al proclamar las "iena!enturan&as, Jesús no dice
#ue los po"res son "uenos o !irtuosos, sino #ue est*n sufriendo inustamente( 1i -ios se pone de su
parte, no es por#ue se lo mere&can, sino por#ue lo necesitan( -ios, %adre misericordioso de todos, no
puede reinar sino haciendo ante todo usticia a los #ue nadie se la hace( 0sto es lo #ue despierta una
alegr)a grande en Jesús. W-ios defiende a los #ue nadie defiendeX
0sta fe de Jesús se arraiga"a en una larga tradición( 5o #ue el pue"lo de Israel espera"a siempre de sus
reyes era #ue supieran defender a los po"res y des!alidos( ?n "uen rey se de"e preocupar de su
protección, no por#ue sean meores ciudadanos #ue los dem*s, sino simplemente por#ue necesitan ser
protegidos( 5a usticia del rey no consiste en ser 2imparcial3 con todos, sino en hacer usticia a fa!or de
los #ue son oprimidos inustamente( 5o dice con claridad un salmo #ue presenta"a el ideal de un "uen
rey. 2-efender* a los humildes del pue"lo, sal!ar* a la gente po"re y aplastar* al opresor((( 5i"rar* al
po"re #ue suplica, al desdichado y al #ue nadie ampara( 1e apiadar* del dé"il y del po"re( 1al!ar* la
!ida de los po"res, la rescatar* de la opresión y la !iolencia( 1u sangre ser* preciosa ante sus oos3( 5a
conclusión de Jesús es clara( 1i algún rey sa"e hacer usticia a los po"res, ese es -ios, el 2amante de la
usticia3( ,o se dea engañar por el culto #ue se le ofrece en el templo( -e nada sir!en los sacrificios,
los ayunos y las peregrinaciones a Jerusalén( %ara -ios, lo primero es hacer usticia a los po"res(
%ro"a"lemente Jesús recitó m*s de una !e& un salmo #ue proclama as) a -ios. 2Al hace usticia a los
oprimidos, da pan a los ham"rientos, li"era a los condenados((( el 1eñor protege al inmigrante, sostiene
a la !iuda y al huérfano3( 1i hu"iera conocido esta "ella oración del li"ro de Judit, ha"r)a go&ado. 2+ú
eres el -ios de los humildes, el defensor de los pe#ueños, apoyo de los dé"iles, refugio de los
des!alidos, sal!ador de los desesperados3( As) experimenta tam"ién Jesús a -ios(
&as cosas tienen ,ue cambiar
¿Qué espera"a Jesús en concreto? ¿/ómo se imagina"a la implantación del reino de -ios? ¿Qué ten)a
#ue suceder para #ue, de !erdad, el reino de -ios se concretara en algo "ueno para los po"res?
¿%ensa"a solo en la con!ersión de los #ue le escucha"an para #ue -ios transformara sus cora&ones y
reinara en un número cada !e& mayor de seguidores? ¿4usca"a sencillamente la purificación de la
religión ud)a? ¿%ensa"a en una transformación social y pol)tica profunda en Israel, en el Imperio
romano y, en definiti!a, en el mundo entero? /iertamente, el reino de -ios no era para Jesús algo !ago
o etéreo( 5a irrupción de -ios est* pidiendo un cam"io profundo( 1i anuncia el reino de -ios es para
despertar esperan&a y llamar a todos a cam"iar de manera de pensar y de actuar ( 8ay #ue 2entrar3 en
el reino de -ios, dearse transformar por su din*mica y empe&ar a construir la !ida tal como la #uiere
-ios(
¿0n #ué se pod)a ir concretando el reino de -ios? Al parecer, Jesús #uer)a !er a su pue"lo restaurado y
transformado según el ideal de la Alian&a. un pue"lo donde se pudiera decir #ue reina"a -ios( %ara los
ud)os, !ol!er a la Alian&a era !ol!er a ser enteramente de -ios. un pue"lo li"re de toda escla!itud
extranera y donde todos pudieran disfrutar de manera usta y pac)fica de su tierra, sin ser explotados
por nadie( 5os profetas soña"an con un 2pue"lo de -ios3 donde los niños no morir)an de ham"re, los
ancianos !i!ir)an una !ida digna, los campesinos no conocer)an la explotación( As) dice uno de ellos.
2,o ha"r* all) am*s niño #ue !i!a pocos d)as o !ieo #ue no llene sus d)as((( 0dificar*n casas y las
ha"itar*n, plantar*n !iñas y comer*n su fruto( ,o edificar*n para #ue otro ha"ite, no plantar*n para #ue
otro coma3( 0n tiempos de Jesús, algunos pensa"an #ue el único camino para !i!ir como 2pue"lo de la
Alian&a3 era expulsar a los romanos, ocupantes impuros e idólatras. no tener alian&a alguna con el
/ésar' deso"edecerle y negarse a pagar los tri"utos( 5os esenios de Qumr*n pensa"an de otra manera.
era imposi"le ser el 2pue"lo santo de -ios3 en medio de a#uella sociedad corrompida' la restauración
de Israel de")a empe&ar creando en el desierto una 2comunidad separada3, compuesta por hom"res
BB
santos y puros( 5a posición de los fariseos era diferente. le!antarse contra 9oma y negarse a pagar los
impuestos era un suicidio' retirarse al desierto, un error( 0l único remedio era so"re!i!ir como pue"lo
de -ios insistiendo en la pure&a ritual #ue los separa"a de los paganos(
%or lo #ue podemos sa"er, Jesús nunca tu!o en su mente una estrategia concreta de car*cter pol)tico o
religioso para ir construyendo el reino de -ios( 5o importante, según él, es #ue todos recono&can a
-ios y 2entren3 en la din*mica de su reinado( ,o es un asunto meramente religioso, sino un
compromiso de profundas consecuencias de orden pol)tico y social( 5a misma expresión 2reino de
-ios3, elegida por Jesús como s)m"olo central de todo su mensae y actuación, no dea de ser un
término pol)tico #ue no puede suscitar sino expectación en todos, y tam"ién fuerte recelo en el entorno
del go"ernador romano y en los c)rculos herodianos de +i"er)ades( 0l único imperio reconocido en el
mundo mediterr*neo y m*s all* era el 2imperio del /ésar3( ¿Qué est* sugiriendo Jesús al anunciar a la
gente #ue est* llegando el 2imperio de -ios3? 0s el emperador de 9oma el #ue, con sus legiones,
esta"lece la pa& e impone su usticia en el mundo entero, sometiendo a los pue"los a su imperio( Al les
proporciona "ienestar y seguridad, al mismo tiempo #ue les exige una implaca"le tri"utación( ¿Qué
pretende ahora Jesús al tratar de con!encer a todos de #ue hay #ue entrar en el 2imperio de -ios3, #ue,
a diferencia de +i"erio, #ue solo "usca honor, ri#ue&a y poder, #uiere ante todo hacer usticia
precisamente a los m*s po"res y oprimidos del Imperio?
5a gente perci"ió #ue Jesús pon)a en cuestión la so"eran)a a"soluta y exclusi!a del emperador( ,o es
extraño #ue, en una ocasión, 2herodianos3 del entorno de Antipas y 2fariseos3 le plantearan una de las
cuestiones m*s delicadas y de"atidas. 2¿0s l)cito pagar tri"uto al /ésar o no?3( Jesús pidió un denario y
preguntó de #uién era la imagen acuñada y la inscripción( ,aturalmente, la imagen era de +i"erio y la
inscripción dec)a. +i"erius, /aesar, -i!i Augusti Hilius, Augustus( A#uel denario era el s)m"olo m*s
uni!ersal del poder 2di!ino3 del emperador( Jesús pronunció entonces unas pala"ras #ue #uedaron
profundamente gra"adas en el recuerdo de sus seguidores. 2-ad al /ésar lo #ue es del /ésar y a -ios
lo #ue es de -ios3( ,adie est* por encima de -ios, ni +i"erio( -e!ol!edle al /ésar este signo de su
poder, pero no le deis nunca a ningún /ésar lo #ue solo le pertenece a -ios. la dignidad de los po"res y
la felicidad de los #ue sufren( 0llos son de -ios, su reino les pertenece( Jesús se expresó de forma m*s
clara al ha"lar de los ricos terratenientes( 1u ri#ue&a es 2inusta3, pues el único modo de enri#uecerse
en a#uella sociedad era explotando a los campesinos, único colecti!o #ue produc)a ri#ue&a( 0l reino de
-ios exige terminar con esa inicua explotación. 2,o podéis ser!ir a -ios y al -inero3( ,o es posi"le
entrar en el reino acogiendo como señor a -ios, defensor de los po"res, y seguir al mismo tiempo
acumulado ri#ue&a precisamente a costa de ellos( 8ay #ue cam"iar( 20ntrar3 en el reino de -ios #uiere
decir construir la !ida no como #uiere +i"erio, las familias herodianas o los ricos terratenientes de
<alilea, sino como #uiere -ios( %or eso, 2entrar3 en su reino es 2salir3 del imperio #ue tratan de
imponer los 2efes de las naciones3 y los poderosos del dinero(
Jesús no solo denuncia lo #ue se opone al reino de -ios( 1ugiere adem*s un estilo de !ida m*s de
acuerdo con el reino del %adre( ,o "usca solo la con!ersión indi!idual de cada persona( 8a"la en los
pue"los y aldeas tratando de introducir un nue!o modelo de comportamiento social( 5os !e angustiados
por las necesidades m*s "*sicas. pan para lle!arse a la "oca y !estido con #ue cu"rir su cuerpo( Jesús
entiende #ue, entrando en la din*mica del reino de -ios, esa situación puede cam"iar. 2,o andéis
preocupados por !uestra !ida, #ué comeréis, ni por !uestro cuerpo, con #ué os !estiréis((( 4uscad m*s
"ien el reino de -ios y esas cosas se os dar*n por añadidura3( ,o apela con ello a una inter!ención
milagrosa de -ios, sino a un cam"io de comportamiento #ue pueda lle!ar a todos a una !ida m*s digna
y segura( 5o #ue se !i!e en a#uellas aldeas no puede ser del agrado de -ios. riñas entre familias,
insultos y agresiones, a"usos de los m*s fuertes, ol!ido de los m*s indefensos( A#uello no es !i!ir "ao
el reinado de -ios( Jesús in!ita a un estilo de !ida diferente y lo ilustra con eemplos #ue todos pueden
BD
entender. hay #ue terminar con los odios entre !ecinos y adoptar una postura m*s amistosa con los
ad!ersarios y con a#uellos #ue hieren nuestro honor( 8ay #ue superar la !iea 2ley del talión3. -ios no
puede reinar en una aldea donde los !ecinos !i!en de!ol!iendo mal por mal, 2oo por oo y diente por
diente3( 8ay #ue contener la agresi!idad ante el #ue te humilla golpe*ndote el rostro. 2Al #ue te hiera
en una meilla, preséntale tam"ién la otra3( 8ay #ue dar con generosidad a los necesitados #ue !i!en
mendigando ayuda por las aldeas. 2-a a todo el #ue te pida, y al #ue tome lo tuyo, no se lo reclames3(
8ay #ue comprender incluso al #ue, urgido por la necesidad, se lle!a tu manto' tal !e& necesita tam"ién
tu túnica. 2Al #ue te #uite el manto, no le niegues la túnica3( 8ay #ue tener un cora&ón grande con los
m*s po"res(
8ay #ue parecerse a -ios. 21ed compasi!os como !uestro %adre es compasi!o3( 1i los campesinos de
estas aldeas !i!en as), a nadie le faltar* pan ni !estido(
?na fuente de conflictos y disputas dolorosas era el fantasma de las deudas( +odos trata"an de e!itar a
toda costa caer en la espiral del endeudamiento, #ue los pod)a lle!ar a perder las tierras y #uedar en el
futuro a merced de los grandes terratenientes( +odo el mundo exig)a a su !ecino el pago riguroso de las
deudas contra)das por pe#ueños préstamos y ayudas para poder responder a las exigencias de los
recaudadores( Jesús intenta crear un clima diferente in!itando incluso al mutuo perdón y a la
cancelación de deudas( -ios llega ofreciendo a todos su perdón( ¿/ómo acogerlo en un clima de mutua
coacción y de exigencia implaca"le del pago de las deudas? 0l perdón de -ios tiene #ue crear un
comportamiento social m*s fraterno y solidario( -e ah) la petición #ue Jesús #uiere #ue na&ca del
cora&ón de sus seguidores. 2%erdónanos nuestras deudas, as) como nosotros hemos perdonado a
nuestros deudores3(
0s significati!o o"ser!ar cómo 5ucas, al presentar el programa de la actuación de Jesús, sugiere #ue
!iene a proclamar el gran 2Ju"ileo de -ios3( 1egún una !iea tradición, cada cuarenta y nue!e años se
de")a declarar en Israel 2el año del Ju"ileo3, para restaurar de nue!o la igualdad y esta"ilidad social en
el pue"lo de la Alian&a( 0se año se de!ol!)a la li"ertad a #uienes se ha")an !endido como escla!os para
pagar sus deudas, se restitu)an las tierras a sus primeros propietarios y se condona"an todas las deudas(
1egún el relato de 5ucas, Jesús inicia su acti!idad atri"uyéndose estas pala"ras. 20l 0sp)ritu del 1eñor
est* so"re m), por#ue me ha ungido para anunciar a los po"res la "uena noticia' me ha en!iado a
proclamar la li"eración a los cauti!os y la !ista a los ciegos' para dar la li"ertad a los oprimidos y
proclamar un año de gracia del 1eñor3( 8aya entendido o no su misión en el contexto del Ju"ileo, lo
cierto es #ue Jesús anuncia el reino de -ios como una realidad #ue exige la restauración de la usticia
social(
&o mejor est. por %enir
0l reino de -ios ha llegado y su fuer&a est* ya actuando, pero lo #ue se puede compro"ar en <alilea es
insignificante( 5o #ue espera el pue"lo de Israel y el mismo Jesús para el final de los tiempos es mucho
m*s( 0l reino de -ios est* ya a"riéndose camino, pero su fuer&a sal!adora solo se experimenta de
manera parcial y fragmentaria, no en su totalidad y plenitud final( %or eso Jesús in!ita a 2entrar3 ahora
mismo en el reino de -ios, pero al mismo tiempo enseña a sus disc)pulos a !i!ir gritando. 2Genga a
nosotros tu reino3(
Jesús ha"la con toda naturalidad del reino de -ios como algo #ue est* presente y al mismo tiempo
como algo #ue est* por llegar( ,o siente contradicción alguna( 0l reino de -ios no es una inter!ención
puntual, sino una acción continuada del %adre #ue pide una acogida responsa"le, pero #ue no se
detendr*, a pesar de todas las resistencias, hasta alcan&ar su plena reali&ación( 0st* 2germinando3 ya un
B>
mundo nue!o, pero solo en el futuro alcan&ar* su plena reali&ación(
Jesús la desea ardientemente( 0n la tradición cristiana #uedaron recogidos dos gritos #ue ciertamente
nacieron de su pasión por el reino de -ios( 1on dos peticiones, directas y concisas, #ue reflean su
anhelo y su fe. 2%adre, santificado sea tu nom"re3, 2!enga tu reino3( Jesús !e #ue el 2nom"re de -ios3
no es reconocido ni santificado( ,o se le dea ser %adre de todos( A#uellas gentes de <alilea #ue lloran
y pasan ham"re son la prue"a m*s clara de #ue su nom"re de %adre es ignorado y despreciado(
-e ah) el grito de Jesús. 2%adre, santificado sea tu nom"re3, ha&te respetar, manifiesta cuanto antes tu
poder sal!ador( Jesús le pide adem*s directamente. 2Genga tu reino3( 5a expresión es nue!a y
descu"re su deseo m*s )ntimo. %adre, !en a reinar( 5a inusticia y el sufrimiento siguen presentes en
todas partes( ,adie lograr* extirparlos definiti!amente de la tierra( 9e!ela tu fuer&a sal!adora de
manera plena( 1olo tú puedes cam"iar las cosas de una !e& por todas, manifest*ndote como %adre de
todos y transformando la !ida para siempre(
0l reino de -ios est* ya a#u), pero solo como una 2semilla3 #ue se est* sem"rando en el mundo' un d)a
se podr* recoger la 2cosecha3 final( 0l reino de -ios est* irrumpiendo en la !ida como una porción de
2le!adura3' -ios har* #ue un d)a esa le!adura lo transforme todo( 5a fuer&a sal!adora de -ios est* ya
actuando secretamente en el mundo, pero es toda!)a como un 2tesoro escondido3 #ue muchos no
logran descu"rir' un d)a todos lo podr*n disfrutar( Jesús no duda de este final "ueno y li"erador( A
pesar de todas las resistencias y fracasos #ue se puedan producir, -ios har* realidad esa utop)a tan !iea
como el cora&ón humano. la desaparición del mal, de la inusticia y de la muerte(
¿/u*ndo llegar* este final? Jesús no se preocupa de fechas ni calendarios' no hace c*lculos, al estilo de
los escritores apocal)pticos' no concreta pla&os ni especula so"re per)odos o edades sucesi!as(
%ro"a"lemente, como la mayor)a de sus contempor*neos, tam"ién Jesús lo intu)a como algo próximo e
inminente( 8ay #ue !i!ir en alerta por#ue el reino puede !enir en cual#uier momento( 1in em"argo,
Jesús ignora cu*ndo puede llegar, y lo reconoce humildemente. 2-e a#uel d)a y de a#uella hora, nadie
sa"e nada, ni los *ngeles en el cielo, ni el 8io, sino solo el %adre3(
Jesús mantiene su confian&a en el reino definiti!o de -ios y la reafirma con fuer&a en la cena en #ue se
despide de sus disc)pulos horas antes de ser crucificado( 0s la última de a#uellas comidas festi!as #ue,
con tanto go&o, ha cele"rado por los pue"los sim"oli&ando el "an#uete definiti!o en el reino de -ios(
W/u*nto ha")a disfrutado 2anticipando3 la fiesta final en la #ue -ios compartir* su mesa con los po"res
y los ham"rientos, los pecadores y los impuros, incluso con paganos extraños a IsraelX 0sta era su
última comida festi!a en este mundo( Jesús se sienta a la mesa sa"iendo #ue Israel no ha escuchado su
mensae( 1u muerte est* próxima, pero en su cora&ón apenado sigue ardiendo la esperan&a( 0l reino de
-ios !endr*( -ios aca"ar* triunfando, y con él triunfar* tam"ién él mismo, a pesar de su fracaso y de
su muerte( -ios lle!ar* a plenitud su reino y har* #ue Jesús se siente en el "an#uete final a "e"er un
2!ino nue!o3( 0sta es su indestructi"le esperan&a. 20n !erdad os digo #ue ya no "e"eré del fruto de la
!id hasta ese d)a en #ue lo "e"a nue!o en el reino de -ios3(
5.- Poeta de la co!asión
Jesús no explicó directamente su experiencia del reino de -ios( Al parecer no le resulta"a f*cil
comunicar por medio de conceptos lo #ue !i!)a en su interior( ,o utili&ó el lenguae de los escri"as
para dialogar con los campesinos de <alilea( +ampoco sa")a ha"lar con el estilo solemne de los
sacerdotes de Jerusalén( Acudió al lenguae de los poetas( /on creati!idad inagota"le, in!enta"a
BF
im*genes, conce")a "ellas met*foras, suger)a comparaciones y, so"re todo, narra"a con maestr)a
par*"olas #ue cauti!a"an a las gentes( Adentrarnos en el fascinante mundo de estos relatos es el meor
camino para 2entrar3 en su experiencia del reino de -ios(
&a seducción de las par.bolas
0l lenguae de Jesús es inconfundi"le( ,o hay en sus pala"ras nada artificial o for&ado' todo es claro y
sencillo( ,o necesita recurrir a ideas a"stractas o frases complicadas' comunica lo #ue !i!e( 1u pala"ra
se transfigura al ha"lar de -ios a a#uellas gentes del campo( ,ecesita enseñarles a mirar la !ida de otra
manera. 2-ios es "ueno' su "ondad lo llena todo' su misericordia est* ya irrumpiendo en la !ida3( 0s
toda <alilea la #ue se reflea en su lenguae, con sus tra"aos y sus fiestas, su cielo y sus estaciones, con
sus re"años y sus !iñas, con sus siem"ras y sus siegas, con su hermoso lago y con la po"lación de sus
pescadores y campesinos( A !eces les hace mirar de manera nue!a el mundo #ue tienen ante sus oos'
otras les enseña a ahondar en su propia experiencia( 0n el fondo de la !ida pueden encontrar a -ios(
6irad los cuer!os' no siem"ran ni cosechan, no tienen despensa ni granero, Wy -ios los alimentaX
W/u*nto m*s !aléis !osotros #ue los p*arosX 6irad los lirios, cómo crecen. no tra"aan ni hilan( %ero
yo os digo #ue ni 1alomón en toda su gloria se !istió como uno de ellos( 1i a la hier"a del campo, #ue
hoy existe y mañana es arroada al fuego, -ios la !iste as), Wcu*nto m*s a !osotros, hom"res y mueres
de poca feX
1i -ios cuida de unas a!es tan poco atracti!as como los cuer!os, y adorna con tanto primor unas flores
tan poco apreciadas como los lirios, ¿cómo no !a a cuidar de sus hios e hias?
1e fia luego en los gorriones, los p*aros m*s pe#ueños de <alilea, y !uel!e a pensar en -ios( 5os
est*n !endiendo en el mercado de alguna aldea, pero -ios no los ol!ida. 2¿,o se !enden dos gorriones
por un as? %ues ni uno cae en tierra sin el consentimiento de !uestro %adre( W8asta los ca"ellos de
!uestra ca"e&a est*n todos contadosX ,o teng*is miedo( Gosotros !aléis m*s #ue una "andada de
paarillos3( Jesús capta la ternura de -ios hasta en lo m*s fr*gil. los paarillos m*s pe#ueños del campo
o los ca"ellos de las personas(
W-ios es "uenoX A Jesús no le hacen falta muchos argumentos para intuirlo( ¿/ómo no !a a ser meor
#ue nosotros? 0n alguna ocasión, ha"lando con un grupo de padres y madres, les pide #ue recuerden su
propia experiencia. 2¿8ay acaso alguno entre !osotros #ue, cuando su hio le pide pan, le dé una
piedra, o si le pide un pe& le dé una cule"ra? %ues si !osotros, siendo malos, sa"éis dar cosas "uenas a
!uestros hios, ¿cu*nto m*s !uestro %adre #ue est* en los cielos dar* cosas "uenas a los #ue se las
pidan?3(
0ste lenguae poético #ue Jesús emplea para ha"lar de -ios no les era del todo desconocido a a#uellos
campesinos( +am"ién $seas, Isa)as, Jerem)as y otros profetas ha")an ha"lado as). en la poes)a
encontra"an la fuer&a m*s !igorosa para sacudir las conciencias y despertar los cora&ones hacia el
misterio del -ios !i!o( 5o #ue les resulta m*s original y sorprendente son las par*"olas #ue Jesús
cuenta mientras les muestra los campos sem"rados de <alilea o les pide fiarse en las redes llenas de
peees #ue los pescadores de /afarnaún !an sacando del lago( ,o era tan f*cil encontrar en las
0scrituras sagradas relatos #ue hicieran pensar en algo parecido(
0n las fuentes cristianas se han conser!ado cerca de cuarenta par*"olas con un relato m*s o menos
desarrollado, unto a una !eintena de im*genes y met*foras #ue se han #uedado en un es"o&o o apunte
de par*"ola( 1on solo una muestra reducida de todas las #ue pronunció Jesús( /omo es natural, se
conser!aron los relatos #ue m*s repitió o los #ue con m*s fuer&a se gra"aron en el cora&ón y el
BL
recuerdo(
1olo Jesús pronuncia par*"olas so"re el 2reino de -ios3( 5os maestros de la ley emplea"an en su
enseñan&a di!ersas clases de mashal, e incluso relatos muy parecidos a las par*"olas de Jesús en su
forma y contenido, pero con una función muy distinta( %or lo general, los ra"inos parten de un texto
")"lico #ue desean explicar a sus disc)pulos, y recurren a una par*"ola para exponer cu*l es la
!erdadera interpretación de la ley( 0sta es la diferencia fundamental. los ra"inos se mue!en en el
hori&onte de la ley' Jesús, en el hori&onte del reino de -ios #ue est* ya irrumpiendo en Israel(
+ampoco las comunidades cristianas fueron capaces de imitar su lenguae para"ólico( %ro"a"lemente
ya no se crearon nue!as par*"olas( 5as primeras generaciones cristianas se limitaron, de ordinario, a
aplicarlas a su propia situación. unas !eces reinterpretando su contenido original' otras, con!irtiéndolas
en 2historias eemplares3' y al parecer hu"o una tendencia a atri"uir un car*cter alegórico a algunos
relatos #ue, en "oca de Jesús, eran sencillas par*"olas(
Jesús no compuso alegor)as. era un lenguae demasiado complicado para los campesinos de <alilea(
/uenta par*"olas #ue sorprenden a todos por su frescura y su car*cter sencillo, !i!o y penetrante( ,o es
muy dif)cil !er dónde est* la diferencia entre una par*"ola y una alegor)a( 0n una par*"ola, cada detalle
del relato se ha de entender en su sentido propio y ha"itual. un sem"rador es un sem"rador' la semilla
es semilla' un campo es un campo( 0n la alegor)a, por el contrario, cada elemento del relato encierra un
sentido figurado. el sem"rador es el 8io del hom"re' el campo es el mundo' la "uena semilla son los
hios del reino' la ci&aña, los hios del maligno((( %or eso la alegor)a tiene siempre algo de sutil y
artificioso. si uno no conoce de antemano la cla!e para descifrar su significado, resulta un lenguae
enigm*tico( Al parecer, a Jesús no le i"a esta manera de ha"lar (
¿%ara #ué cuenta Jesús sus par*"olas? /iertamente, aun#ue es un maestro en componer "ellos relatos,
no lo hace para recrear los o)dos y el cora&ón de a#uellos campesinos( +ampoco pretende ilustrar su
doctrina para #ue estas gentes sencillas puedan captar ele!adas enseñan&as #ue, de lo contrario, nunca
lograr)an comprender( 0n realidad, sus par*"olas no tienen una finalidad propiamente did*ctica( 5o #ue
Jesús "usca no es transmitir nue!as ideas, sino poner a las gentes en sinton)a con experiencias #ue estos
campesinos o pescadores conocen en su propia !ida y #ue les pueden ayudar a a"rirse al reino de -ios(
/on sus par*"olas, Jesús, a diferencia del 4autista, #ue nunca contó par*"olas en el desierto, trata de
acercar el reino de -ios a cada aldea, cada familia, cada persona( %or medio de estos relatos
cauti!adores !a remo!iendo o"st*culos y eliminando resistencias para #ue estas gentes se a"ran a la
experiencia de un -ios #ue est* llegando a sus !idas( /ada par*"ola es una in!itación apremiante a
pasar de un mundo !ieo, con!encional y sin apenas hori&onte a un 2pa)s nue!o3, lleno de !ida, #ue
Jesús est* ya experimentando y #ue él llama 2reino de -ios3( 0stos afortunados campesinos y
pescadores escuchan sus relatos como una llamada a entender y experimentar la !ida de una manera
completamente diferente( 5a de Jesús(
/on las par*"olas de Jesús 2sucede3 algo #ue no se produce en las minuciosas explicaciones de los
maestros de la ley( Jesús 2hace presente3 a -ios irrumpiendo en la !ida de sus oyentes( 1us par*"olas
conmue!en y hacen pensar' tocan su cora&ón y les in!itan a a"rirse a -ios' sacuden su !ida
con!encional y crean un nue!o hori&onte para acogerlo y !i!irlo de manera diferente( 5a gente las
escucha como una 2"uena noticia3, la meor #ue pueden o)r de "oca de un profeta(
Al parecer, Jesús no explica el significado de sus par*"olas ni antes ni después de su relato' no
recapitula su contenido ni lo aclara recurriendo a otro lenguae( 0s la misma par*"ola la #ue ha de
penetrar con fuer&a en #uien la escucha( Jesús tiene la costum"re de repetir. 2Quien tenga o)dos para
BJ
o)r, #ue oiga3( 1u mensae est* ah), a"ierto a todo el #ue lo #uiera escuchar( ,o es algo misterioso,
esotérico o enigm*tico( 0s una 2"uena noticia3 #ue pide ser escuchada( Quien la oye como espectador
no capta nada' #uien se resiste, se #ueda fuera( %or el contrario, el #ue entra en la par*"ola y se dea
transformar por su fuer&a est* ya 2entrando3 en el reino de -ios(
&a %ida es m.s ,ue lo ,ue se %e
Jesús encontró una "uena acogida en a#uellas gentes de <alilea, pero seguramente a nadie le resulta"a
f*cil creer #ue el reino de -ios esta"a llegando( ,o !e)an nada especialmente grande en lo #ue hac)a
Jesús( 1e espera"a algo m*s espectacular( ¿-ónde est*n a#uellas 2señales extraordinarias3 de las #ue
ha"la"an los escritores apocal)pticos? ¿-ónde se puede !er la fuer&a terri"le de -ios? ¿/ómo puede
asegurarles Jesús #ue el reino de -ios est* ya entre ellos?
Jesús tu!o #ue enseñarles a 2captar3 la presencia sal!adora de -ios de otra manera, y comen&ó
sugiriendo #ue la !ida es m*s #ue lo #ue se !e( 6ientras nosotros !amos !i!iendo de manera distra)da
lo aparente de la !ida, algo misterioso est* sucediendo en el interior de la existencia( Jesús les muestra
los campos de <alilea. mientras ellos marchan por a#uellos caminos sin !er nada especial, algo est*
ocurriendo "ao esas tierras, #ue transformar* la semilla sem"rada en hermosa cosecha( 5o mismo
sucede en el hogar. mientras discurre la !ida cotidiana de la familia, algo est* ocurriendo secretamente
en el interior de la masa de harina, preparada al amanecer por las mueres' pronto todo el pan #uedar*
fermentado( As) sucede con el reino de -ios( 1u fuer&a sal!adora est* ya actuando en el interior de la
!ida transform*ndolo todo de manera misteriosa( ¿1er* la !ida como la !e Jesús? ¿0star* -ios
actuando calladamente en el interior de nuestro propio !i!ir? ¿0star* ah) el secreto último de la !ida?
+al !e& la par*"ola #ue m*s desconcertó a todos fue la de la semilla de mosta&a.
/on el reino de -ios sucede como con un grano de mosta&a( 0s m*s pe#ueña #ue cual#uier semilla #ue
se siem"ra en la tierra, pero, una !e& sem"rada, crece y se hace mayor #ue todos los ar"ustos, y echa
ramas tan grandes #ue los p*aros del cielo anidan a su som"ra(
Jesús pod)a ha"er ha"lado de una higuera, una palmera o una !iña, como lo hac)a la tradición( %ero, de
manera sorprendente, elige intencionadamente la semilla de mosta&a, considerada pro!er"ialmente
como la m*s pe#ueña de todas. un grano del tamaño de una ca"e&a de alfiler, #ue se con!ierte con el
tiempo en un ar"usto de tres o cuatro metros, en el #ue, por a"ril, se co"ian pe#ueñas "andadas de
ilgueros, muy aficionados a comer sus granos( 5os campesinos pod)an contemplar la escena cual#uier
atardecer(
0l lenguae de Jesús es desconcertante y sin precedentes( +odos espera"an la llegada de -ios como
algo grande y poderoso( 1e recorda"a de manera especial la imagen del profeta 0&e#uiel, #ue ha"la"a
de un 2cedro magn)fico3 plantado por -ios en 2una montaña ele!ada y excelsa3, #ue 2echar)a ramae y
producir)a fruto3, sir!iendo de a"rigo a toda clase de p*aros y a!es del cielo( %ara Jesús, la !erdadera
met*fora del reino de -ios no es el cedro, #ue hace pensar en algo grandioso y poderoso, sino la
mosta&a, #ue sugiere algo dé"il, insignificante y pe#ueño(
5a par*"ola les tu!o #ue llegar muy adentro( ¿/ómo pod)a comparar Jesús el poder sal!ador de -ios
con un ar"usto salido de una semilla tan pe#ueña? ¿8a")a #ue a"andonar la tradición #ue ha"la"a de un
-ios grande y poderoso? ¿8a")a #ue ol!idarse de sus grandes ha&añas del pasado y estar atentos a un
-ios #ue est* ya actuando en lo pe#ueño e insignificante? ¿+endr)a ra&ón Jesús? /ada uno ten)a #ue
decidir. o seguir esperando la llegada de un -ios poderoso y terri"le, o arriesgarse a creer en su acción
sal!adora presente en la actuación humilde de Jesús(
DE
,o era una decisión f*cil( ¿Qué se pod)a esperar de algo tan insignificante como lo #ue esta"a
sucediendo en a#uellas aldeas desconocidas de <alilea?, ¿no ha")a #ue hacer algo m*s para for&ar los
acontecimientos? Jesús pod)a compro"ar la impaciencia #ue reina"a en no pocos( %ara contagiarles su
confian&a total en la acción de -ios, les propone como eemplo lo #ue sucede con la semilla #ue el
la"rador siem"ra en su tierra(
0l reino de -ios es como cuando un hom"re echa la semilla en su tierra( 6ientras duerme o se le!anta,
de noche y de d)a, la semilla germina y crece sin #ue él sepa cómo( %or s) misma produce la tierra su
fruto. primero hier"a, luego la espiga, por fin el trigo #ue llena la espiga( ; cuando el fruto est*
maduro, mete enseguida la ho& por#ue ha llegado el tiempo de la siega(
Jesús les hace fiarse en una escena #ue est*n acostum"rados a contemplar todos los años en los
campos de <alilea. primero tierras sem"radas por los campesinos' a los pocos meses, campiñas
cu"iertas de mieses( /ada año, a la siem"ra le sigue con toda seguridad la cosecha( ,adie sa"e muy
"ien cómo, pero algo se produce misteriosamente "ao la tierra( 5o mismo sucede con el reino de -ios(
0st* ya actuando de manera oculta y secreta( 1olo hay #ue esperar a #ue llegue la cosecha(
5o único #ue hace el la"rador es depositar en tierra la semilla( ?na !e& hecho esto, su tarea ha
concluido( 0l crecimiento de la planta ya no depende de él. puede acostarse tran#uilo al final de cada
ornada, sa"iendo #ue su semilla se est* desarrollando' puede le!antarse cada mañana y compro"ar #ue
el crecimiento no se detiene( Algo est* sucediendo en sus tierras sin #ue él se lo pueda explicar( ,o
#uedar* defraudado( A su tiempo recoger* la cosecha(
5o realmente importante no lo hace el sem"rador( 5a semilla germina y crece impulsada por una fuer&a
misteriosa #ue a él se le escapa( Jesús descri"e con todo detalle este crecimiento para #ue sus oyentes
lo puedan casi !er( Al comien&o solo asoma de la tierra una "ri&na insignificante de hier"a !erde' luego
aparecen las espigas' m*s tarde se pueden o"ser!ar ya los granos a"undantes de trigo( +odo sucede sin
#ue el sem"rador haya tenido #ue inter!enir' incluso sin #ue sepa muy "ien cómo se produce esa
mara!illa(
+odo contri"uye de alguna manera a #ue un d)a llegue la cosecha. el la"rador, la tierra y la semilla(
%ero Jesús in!ita a todos a captar en ese crecimiento la acción oculta y poderosa de -ios( 0l
crecimiento de la !ida #ue se puede o"ser!ar año tras año en los sem"rados es siempre una sorpresa, un
regalo, una "endición de -ios( 5a cosecha !a m*s all* del esfuer&o #ue puedan hacer los campesinos(
Algo as) se puede decir del reino de -ios( ,o coincide con los esfuer&os #ue pueda hacer nadie( 0s un
regalo de -ios inmensamente superior a todos los afanes y tra"aos de los seres humanos( ,o hay #ue
impacientarse por la falta de resultados inmediatos' no hay #ue actuar "ao la presión del tiempo( Jesús
est* sem"rando' -ios est* ya haciendo crecer la !ida' la cosecha llegar* con toda seguridad( ¿1er* as)?
¿8a"r* #ue confiar m*s en Jesús y su mensae? ¿Qué #ueremos cosechar al final? ¿0l resultado de
nuestros esfuer&os o el fruto de la acción de -ios? ¿?n reino construido por nosotros o la sal!ación de
-ios acogida de manera confiada y responsa"le?
0sta sal!ación est* ya llegando( 0l reino de -ios es como la prima!era, cuando comien&a a llenarlo
todo de !ida( ,o hay frutos toda!)a, no se puede salir a cosechar, pero las ramas de las higueras se
empie&an a poner tiernas y las hoas comien&an a "rotar( 5a !ida, #ue parec)a muerta, empie&a a
despertar( As) es el reino de -ios( Jesús no puede contemplar la prima!era sin pensar en la !ida #ue
-ios est* suscitando en el mundo( 2Aprended de la higuera esta par*"ola. cuando ya sus ramas est*n
tiernas y "rotan las hoas, sa"éis #ue el !erano est* cerca3( 5a irrupción de la prima!era era para Jesús
s)m"olo del gran misterio de la !ida y signo de la llegada de -ios como "endición y !ida para el ser
DK
humano(
Jesús sa"e e!ocar tam"ién la presencia misteriosa del reino de -ios a partir de otras experiencias( ?na
pe#ueña par*"ola se gra"ó de manera especial en el cora&ón de los campesinos( +odas las semanas, la
!)spera del s*"ado, las mueres se le!anta"an temprano y sal)an al patio a ela"orar el pan( Antes del
amanecer esta"an ya preparando la masa, introduc)an luego le!adura fresca para fermentarla, cu"r)an
todo con un paño de lana y espera"an a #ue la masa se le!antara lenta y silenciosamente( 6ientras
tanto, encend)an el fuego y calenta"an la piedra so"re la #ue cocer)an el pan( -esde la cama pod)an oler
los hios el aroma inconfundi"le de las hoga&as preparadas amorosamente por sus madres( Jesús no
ha")a ol!idado esta escena familiar( A él le sugiere la cercan)a maternal de -ios, introduciendo su
le!adura en el mundo(
/on el reino de -ios sucede como con la le!adura #ue tomó una muer y la escondió en tres medidas de
harina, hasta #ue todo #uedó fermentado(
¿1er* as) la fuer&a de -ios escondida en la !ida? ¿/omo la de la le!adura #ue actúa secretamente en la
masa y la transforma por entero? ¿0star* -ios llegando de manera casi impercepti"le, pero con fuer&a
poderosa como para transformarlo todo?
Jesús introduce en esta par*"ola una de sus inconfundi"les 2exageraciones3( ,inguna muer de <alilea
prepara"a 2tres medidas de harina3, #ue !ienen a ser cuarenta Iilos de pan y pueden alimentar a unas
ciento cincuenta personas( 5a gente se r)e, pero Jesús no est* pensando en la ración de comida semanal
de una familia, sino en el "an#uete a"undante y generoso de la fiesta final con -ios(
0n esta par*"ola hay algo #ue los sorprende m*s( A algunos incluso les puede escandali&ar( 5a
le!adura era considerada como s)m"olo y met*fora de la fuer&a #ue tiene el mal para corromperlo todo'
por el contrario, el pan *cimo y sin fermentar era s)m"olo de lo puro y santo( ,o se pod)a ofrecer a
-ios nada fermentado, y en las fiestas de %ascua se com)a solo pan *cimo, sin le!adura( ¿Qué #uiere
sugerir Jesús con este modo de ha"lar desconcertante y pro!ocati!o? ¿/ómo puede comparar el reino
de -ios con un tro&o de le!adura? ¿0s #ue -ios actúa in!irtiendo los es#uemas tradicionales de lo
santo y lo puro? ¿+endr*n #ue 2adi!inar3 su reino tam"ién en ese mundo de los leprosos, los
endemoniados, los pecadores y las prostitutas en el #ue se mue!e Jesús?
Algunos se sent)an atra)dos por sus pala"ras( 0n otros, pro"a"lemente, surg)an no pocas dudas( ¿0s
ra&ona"le creerle o es una locura? Jesús pronunció dos pe#ueñas par*"olas para seducir su cora&ón( 0n
contra de su costum"re, esta !e& no las extrae de la experiencia cotidiana, sino de la fantas)a de los
cuentos orientales( ,o lo hace para alimentar sueños irreali&a"les #ue les ayuden a soportar su dura
!ida del campo, sino para despertar en ellos la alegr)a y la decisión ante la llegada de -ios(
0l reino de -ios es como un tesoro escondido en un campo, #ue, al encontrarlo un hom"re, !uel!e a
esconderlo y, por la alegr)a #ue le da, !a, !ende todo lo #ue tiene y compra el campo(
?n po"re la"rador est* ca!ando en un terreno del #ue no es propietario cuando, de pronto, encuentra un
tesoro escondido "ao tierra en un cofre( ,o es dif)cil imaginar su sorpresa y alegr)a( ,o se lo piensa
dos !eces( 0s la ocasión de su !ida y no la puede desapro!echar. esconde de nue!o el cofre, !ende todo
lo #ue tiene, compra el campo y se hace con el tesoro( A los campesinos de <alilea les encanta"a este
tipo de relatos( 1u región ha")a sido in!adida por toda clase de eércitos a lo largo de los siglos, y todos
sa")an #ue la meor manera de escapar al sa#ueo de los soldados asirios, macedonios o romanos ha")a
sido siempre enterrar sus pe#ueñas fortunas en un lugar seguro( 6*s de un campesino soña"a toda!)a
con encontrar un d)a uno de esos tesoros ol!idado en algún rincón( 5a segunda par*"ola dice as).
D:
+am"ién se parece el reino de -ios a un mercader #ue anda "uscando perlas finas, y #ue, al encontrar
una perla de gran !alor, !a, !ende todo lo #ue tiene y la compra(
0sta !e&, el protagonista no es un po"re la"rador, sino un rico traficante de perlas( 1u negocio consiste
en comprarlas en los pa)ses leanos de $riente y !enderlas luego a un precio mucho m*s ele!ado( -e
pronto encuentra una perla de !alor incalcula"le( 1u olfato de experto no le engaña( 9*pidamente toma
una decisión. !ende todos sus "ienes y se hace con ella( 5os oyentes 2entienden3 el relato( /erca de
/afarnaún pasa la G)a maris, una gran ruta comercial por donde llegan las cara!anas de $riente de paso
hacia 0gipto y los puertos del 6editerr*neo( 0n alguna ocasión han podido !er a los mercaderes con su
carga de perlas extra)das en el <olfo %érsico o los mares de la India(
5os #ue escuchan a Jesús se !en o"ligados a reaccionar( ¿1er* !erdad #ue el reino de -ios es un tesoro
oculto #ue escapa a sus oos? ¿1er* cierto #ue no es una imposición de -ios, sino pura y simplemente
un 2tesoro3? +odos esta"an con!encidos de su !alor. lo espera"an y lo ped)an a -ios como el "ien
supremo( Ahora Jesús les dice. Wos lo podéis encontrar yaX ¿8a"r* #ue estar a"iertos a la sorpresa?
¿1er* el reino de -ios algo inesperado #ue tal !e& presentimos y anhelamos, pero cuya "ondad y
"elle&a somos incapaces de sospechar? -e ser as), ser)a el colmo de la felicidad, la alegr)a total #ue
relati!i&a todo lo dem*s( ,unca el la"rador ha !isto un tesoro as)' nunca el mercader ha tenido en sus
manos una perla tan preciosa( ¿1er* as) el reino de -ios? ¿0ncontrar lo esencial, tener la inmensa
fortuna de hallar todo lo #ue el ser humano puede pedir y desear?
1egún Jesús, el reino de -ios es una oportunidad #ue nadie ha de dear pasar( 8ay #ue arriesgar lo #ue
haga falta con tal de acogerlo( +odo lo dem*s es secundario, todo ha de #uedar su"ordinado( ¿+endr*
ra&ón Jesús? 5a decisión ha de ser inmediata y radical, pero ¿de #ué est* ha"lando Jesús? ¿-ónde se
oculta ese 2tesoro3 #ue él ha descu"ierto? ¿-ónde est* germinando el 2grano de mosta&a3? ¿-ónde se
puede apreciar la prima!era? ¿0n #ué consiste esa fuer&a sal!adora de -ios #ue est* ya transformando
secretamente la !ida?
+ios es compasi%o
Jesús trató de responder a estas preguntas con las par*"olas m*s "ellas y conmo!edoras #ue salieron
nunca de sus la"ios( 1in duda las tra"aó largamente en su cora&ón( +odas ellas in!itan a intuir la
incre)"le misericordia de -ios( 5a m*s cauti!adora es la del padre "ueno(
?n padre ten)a dos hios' y el menor de ellos dio al padre. 2%adre, dame la parte de la hacienda #ue me
corresponde3( ; él les repartió la hacienda( %ocos d)as después, el hio menor lo reunió todo y se
marchó a un pa)s leano, donde malgastó su hacienda !i!iendo como un li"ertino(
/uando hu"o gastado todo, so"re!ino un ham"re extrema en a#uel pa)s, y comen&ó a pasar necesidad(
0ntonces fue y se austó con uno de los ciudadanos de a#uel pa)s, #ue le en!ió a sus fincas a apacentar
puercos( ; desea"a llenar su !ientre con las algarro"as #ue com)an los puercos, pero nadie se las da"a(
; entrando en s) mismo dio. 2W/u*ntos ornaleros de mi padre tienen pan en a"undancia, mientras yo
a#u) me muero de ham"reX 6e le!antaré e iré a mi padre, y le diré. U%adre, pe#ué contra el cielo y ante
ti( ;a no mere&co ser llamado hio tuyo, tr*tame como a uno de tus ornalerosU3( ;, le!ant*ndose,
partió hacia su padre(
0stando él toda!)a leos, le !io su padre y, conmo!ido, corrió, se echó a su cuello y le "esó
efusi!amente( 0l hio le dio. 2%adre, pe#ué contra el cielo y ante ti. ya no mere&co ser llamado hio
tuyo3( %ero el padre dio a sus sier!os. 2+raed aprisa el meor !estido y !estidle, ponedle un anillo en
su mano y unas sandalias en los pies( +raed el no!illo ce"ado, matadlo, y comamos y cele"remos una
D=
fiesta, por#ue este hio m)o esta"a muerto y ha !uelto a la !ida' esta"a perdido y ha sido hallado3( ;
comen&aron la fiesta(
1u hio mayor esta"a en el campo y, al !ol!er, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las dan&as' y
llamando a uno de los criados le preguntó #ué era a#uello( 0l le dio. 28a !uelto tu hermano y tu padre
ha matado el no!illo ce"ado, por#ue lo ha reco"rado sano3( Al se irritó y no #uer)a entrar( 1alió su
padre, y le suplica"a( %ero él replicó a su padre. 28ace tantos años #ue te sir!o, y am*s deé de
cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un ca"rito para tener una fiesta con mis amigos' y
Wahora #ue ha !enido ese hio tuyo, #ue ha de!orado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el
no!illo ce"adoX3(
%ero él le dio. 28io, tú siempre est*s conmigo, y todo lo m)o es tuyo' pero con!en)a cele"rar una
fiesta y alegrarse, por#ue este hermano tuyo esta"a muerto y ha !uelto a la !ida' esta"a perdido y ha
sido hallado3(
Jesús conoc)a "ien los conflictos #ue se !i!)an en las familias de <alilea. las discusiones entre padres e
hios, los deseos de independencia de algunos o las ri!alidades entre hermanos por derechos de
herencia pon)an en peligro la cohesión y esta"ilidad de la familia( 1e sufr)a lo indeci"le, pues la familia
lo era todo. hogar, lugar de tra"ao y super!i!encia, fuente de identidad, garant)a de seguridad y
protección( 0ra muy dif)cil so"re!i!ir fuera de la familia( +ampoco una familia pod)a su"sistir aislada
de las dem*s( 5as aldeas esta"an formadas por familias unidas por estrechos la&os de parentesco,
!ecindad y solidaridad( Juntos prepara"an los matrimonios de sus hios, se ayuda"an unos a otros para
recoger las cosechas o reparar los caminos y se un)an para proteger a las !iudas y los huérfanos( +an
importante como la lealtad a la propia familia era la solidaridad entre las familias de la aldea( 5os
pro"lemas y conflictos de una familia repercut)an en todos los !ecinos(
/uando Jesús comien&a a ha"lar de los pro"lemas de un padre para mantener unida a su familia, todo el
mundo presta atención( /onocen conflictos parecidos, pero lo #ue pide ese hio es imperdona"le( Al
exigir la parte de su herencia est* dando por muerto a su padre, rompe la solidaridad de la familia y
echa por tierra su honor( ¿/ómo !a a repartir su herencia un padre estando toda!)a en !ida? ¿/ómo !a
a di!idir su propiedad poniendo en peligro el futuro de la familia? 5o #ue exige es una locura y una
!ergCen&a para todo el pue"lo( 0l padre no dice nada( 9espeta la sinra&ón de su hio y les reparte su
herencia( 5os oyentes de"ieron de #uedar consternados( ¿Qué clase de padre es este? ¿%or #ué no
impone su autoridad? ¿/ómo puede aceptar la locura del hio perdiendo su propia dignidad y poniendo
en peligro a toda la familia?
9epartida la herencia, el hio se desentiende del padre, a"andona a su hermano y se marcha a 2un pa)s
leano3( %ronto, una !ida des#uiciada lo lle!a a la destrucción( 1in recursos para defenderse de un
ham"re se!era, a"solutamente solo en medio de un pa)s extraño, sin familia ni protección alguna,
termina como escla!o de un pagano cuidando cerdos( 1u degradación no puede ser mayor( 1in li"ertad
ni dignidad alguna, haciendo una !ida infrahumana en medio de animales 2impuros3, llega a desear en
!ano las algarro"as #ue comen los puercos, pues nadie se las da( Al !erse en una situación tan
desesperada, el o!en reacciona( 9ecuerda la casa de su padre, donde a"unda el pan( A#uel era su
hogar' no pod)a seguir m*s tiempo leos de su familia( /onsecuente, toma una decisión. 26e le!antaré
e iré a mi padre3( 9econocer* su pecado( 8a perdido todos sus derechos de hio, pero tal !e& pueda ser
contratado como un ornalero m*s(
5a acogida del padre es incre)"le( 0stando toda!)a leos, fuera del pue"lo, !e a su hio derrengado por
el ham"re y la humillación y 2se conmue!e3( %ierde el control. ol!idando su propia dignidad, corre a
DB
su encuentro, le a"ra&a con ternura sin dear #ue se eche a sus pies y le "esa efusi!amente sin temor a
su estado de impure&a( 0ste hom"re no actúa como el patrón y patriarca de una familia( 1us gestos son
los de una madre( 0sos "esos y a"ra&os entraña"les delante de todo el pue"lo son signo de acogida y
perdón, pero tam"ién de protección y defensa ante los !ecinos( Interrumpe su confesión para ahorrarle
m*s humillaciones y se apresura a restaurar su dignidad dentro de la familia. lo !iste con 2el meor
!estido3 de la casa, le pone el anillo #ue le confiere el t)tulo de hio y le hace cal&arse sandalias de
hom"re li"re( %ero hay #ue rehacer tam"ién su honor y el de toda la familia dentro de la aldea( 0l padre
organi&a un gran "an#uete para todo el pue"lo( 1e matar* el no!illo ce"ado y ha"r* música y "aile en la
pla&a( +odo est* m*s #ue ustificado. 20ste hio m)o esta"a muerto y ha !uelto a la !ida' se ha")a
perdido y ha sido hallado3( %or fin podr*n !i!ir en familia de manera digna y dichosa(
-esgraciadamente falta"a el hio mayor( 5legó del campo al atardecer( ?n d)a m*s ha")a cumplido
fielmente con su tra"ao( Al o)r 2la música y las dan&as3, #ueda desconcertado( ,o entiende nada( 5a
!uelta del hermano no le produce alegr)a como a su padre, sino ra"ia( 1e #ueda fuera sin entrar a la
fiesta( ,unca se ha")a marchado de casa, pero ahora se siente como un extraño ante la familia y los
!ecinos reunidos para acoger a su hermano( ,o se ha")a perdido en un pa)s leano, pero se encuentra
perdido en su propio resentimiento(
0l padre sale a in!itarlo con el mismo cariño con #ue ha salido al encuentro del hio llegado de leos(
,o le grita, no le da órdenes( ,o actúa como el patrón de la casa( Al contrario, como una madre, le
suplica una y otra !e& #ue !enga a la fiesta( 0s entonces cuando el hio explota y dea al descu"ierto
todo su rencor( 8a pasado su !ida cumpliendo las órdenes del padre como un escla!o, pero no ha
sa"ido disfrutar de su amor como un hio( 1u !ida de tra"ao sacrificado ha endurecido su cora&ón( ,o
!i!e en la familia' si su padre le hu"iera dado un ca"rito, hu"iera organi&ado una fiesta, no con él, sino
con sus amigos( Ahora no sa"e sino humillar a su padre y denigrar a su hermano denunciando su !ida
li"ertina con prostitutas( ,o entiende el amor de su padre hacia a#uel misera"le( 0l no acoge ni
perdona(
0l padre le ha"la con ternura especial( -esde su cora&ón de padre, él lo !e todo de manera diferente( 0l
hio llegado de leos no es un depra!ado, sino un 2hio muerto #ue ha !uelto a la !ida3( A#uel hio #ue
no #uiere entrar en la fiesta no es un escla!o, sino un hio #uerido #ue puede disfrutar unto a su padre
compartiendo todo con él( 1u único deseo de padre es !er de nue!o a sus hios sentados a la misma
mesa, compartiendo fraternalmente un "an#uete festi!o(
Jesús interrumpe a#u) su relato sin explicación alguna( ¿Qué sintieron los padres #ue ha")an cerrado
para siempre las puertas a sus hios escapados de casa para !i!ir su propia a!entura? ¿Qué sintieron
a#uellos !ecinos #ue tanto desprecia"an a #uienes ha")an a"andonado el pue"lo para irse a !i!ir a
1éforis o +i"er)ades? ¿Qué experimentaron los #ue lle!a"an años leos de -ios, al margen de la
Alian&a, sin preocuparse de cumplir la ley ni de peregrinar al templo? ¿0n #ué pensaron los #ue !i!)an
dentro de la Alian&a y desprecia"an a pecadores, recaudadores y prostitutas? +odos han empe&ado por
u&gar r*pidamente la insensate& de a#uel padre por su falta de autoridad para imponerse a sus hios,
pero, al conocer su compasión incre)"le, al !erlo perdonar y proteger maternalmente a su hio perdido,
y salir humilde al encuentro del hio mayor, "uscando apasionadamente la reconciliación de todos en
una fiesta, #uedan pro"a"lemente desconcertados y conmo!idos(
¿0s posi"le #ue -ios sea as)? ¿/omo un padre #ue no se guarda para s) su herencia, #ue respeta
totalmente el comportamiento de sus hios, #ue no anda o"sesionado por su moralidad y #ue,
rompiendo las reglas con!encionales de lo usto y correcto, "usca para ellos una !ida digna y dichosa?
¿1er* esta la meor met*fora de -ios. un padre acogiendo con los "ra&os a"iertos a los #ue andan
DD
2perdidos3 fuera de casa, y suplicando a cuantos lo contemplan y le escuchan #ue acoan con
compasión a todos? 5a par*"ola significa una !erdadera 2re!olución3 ¿1er* esto el reino de -ios? ¿?n
%adre #ue mira a sus criaturas con amor incre)"le y "usca conducir la historia humana hacia una fiesta
final donde se cele"re la !ida, el perdón y la li"eración definiti!a de todo lo #ue escla!i&a y degrada al
ser humano? Jesús ha"la de un "an#uete espléndido para todos, ha"la de música y de dan&as, de
hom"res perdidos #ue desatan la ternura de su padre, de hermanos llamados a perdonarse ¿1er* esta la
"uena noticia de -ios?
Jesús !ol!ió a insistir una y otra !e& en el amor compasi!o de -ios( 0n cierta ocasión contó una
par*"ola sorprendente y pro!ocati!a so"re el dueño de una !iña #ue #uer)a tra"ao y pan para todos(
+al !e& es tiempo de !endimia y se puede !er en las pla&as de los pue"los a grupos de tra"aadores
esperando #ue alguien los contrate para la ornada( Jesús dio as).
/on el reino de -ios sucede como con un propietario #ue salió a primera hora de la mañana a contratar
o"reros para su !iña( 8a"iéndose austado con los o"reros en un denario al d)a, los en!ió a su !iña(
1alió luego hacia la hora tercia y, al !er a otros #ue esta"an en la pla&a parados, les dio. 2Id tam"ién
!osotros a mi !iña, y os daré lo #ue sea usto3( ; ellos fueron( Gol!ió a salir a la hora sexta y a la nona,
e hi&o lo mismo( +oda!)a salió a eso de la hora undécima y, al encontrar a otros #ue esta"an all), les
dice. 2¿%or #ué est*is a#u) todo el d)a parados?3( 5e dicen. 20s #ue nadie nos ha contratado3( Al les
dice. 2Id tam"ién !osotros a la !iña3( Al atardecer, dice el dueño de la !iña a su administrador. 25lama
a los o"reros y p*gales el ornal, empe&ando por los últimos hasta los primeros3( Ginieron, pues, los de
la hora undécima y co"raron un denario cada uno( Al !enir los primeros pensaron #ue co"rar)an m*s,
pero ellos tam"ién co"raron un denario cada uno( ;, al co"rarlo, murmura"an contra el propietario,
diciendo. 20stos últimos no han tra"aado m*s #ue una hora, y les pagas como a nosotros, #ue hemos
aguantado el peso del d)a y el calor3( %ero él contestó a uno de ellos. 2Amigo, no te hago ninguna
inusticia( ¿,o te austaste conmigo en un denario? %ues toma lo tuyo y !ete( %or mi parte, #uiero dar a
este último lo mismo #ue a ti( ¿0s #ue no puedo hacer con lo m)o lo #ue #uiero? ¿$ !a a ser tu oo
malo por#ue yo soy "ueno?3(
5os grandes propietarios, como este 2señor de la !iña3, pertenec)an a la clase poderosa y dominante(
%or lo general no !i!)an en las aldeas, sino en alguna ciudad, y regenta"an sus tierras por medio de
algún administrador( 1olo durante la !endimia o en la recogida de la cosecha se acerca"an a su
propiedad para seguir de cerca los tra"aos( 5os ornaleros, por su parte, pertenec)an a las capas m*s
"aas de la sociedad( 5a"radores despoados de sus tierras, !i!)an al d)a y sin seguridad alguna. a !eces
mendigando, otras ro"ando y siempre "uscando algún amo #ue les contratara, aun#ue solo fuera por un
d)a(
5a ornada de tra"ao comien&a al amanecer y termina al caer el sol( 0l rico propietario de una !iña
!iene él mismo a la pla&a del pue"lo a primeras horas de la mañana( 1e acerca a un grupo de ornaleros,
acuerda con ellos el salario de un denario y los pone a tra"aar en su !iña( ,o es gran cosa, pero s) lo
suficiente para responder, al menos durante un d)a, a las necesidades de una familia campesina( 0l
propietario !uel!e a la pla&a hacia las nue!e de la mañana, a las doce del mediod)a y a las tres de la
tarde' a los #ue encuentra no les ha"la ya de un denario' a estos les promete 2lo #ue sea usto3( ¿/ómo
le !an a exigir nada? 1e marchan a tra"aar sin seguridad alguna, pendientes de lo #ue el señor les
#uiera pagar. pro"a"lemente una fracción de denario( Guel!e toda!)a a las cinco de la tarde( 1olo falta
una hora para terminar la ornada( A pesar de todo, contrata a un grupo #ue nadie ha contratado y lo
en!)a a echar una mano( A estos ni les ha"la de salario(
5os oyentes no pueden entender este ir y !enir del señor para contratar o"reros( 5os grandes
D>
propietarios no trata"an directamente con los ornaleros( %or otra parte, no era normal ir tantas !eces a
la pla&a( 5a contratación se hac)a a primera hora de la mañana, después de calcular "ien el número de
o"reros #ue se necesitar)an( ¿Qué clase de patrono es este? ¿%or #ué actúa as)? ,adie sale a contratar
o"reros a última hora( ¿0st* tan urgido por la !endimia? 0l relato nada dice acerca de la cosecha(
1ugiere m*s "ien #ue no #uiere !er a nadie sin tra"ao( As) les dice a los del último grupo. 2¿%or #ué
est*is a#u) parados todo el d)a?3(
5legó la hora de retri"uir a los o"reros( 8a")a #ue hacerlo en el mismo d)a, antes de caer el sol, pues de
lo contrario no tendr)an nada #ue lle!arse a la "oca( As) lo manda"a la ley de -ios. 2,o explotar*s al
ornalero po"re e indigente((( 5e dar*s cada d)a su ornal, antes de ponerse el sol, pues es po"re, y de
ese salario depende su !ida3( 0l dueño ordena #ue el pago se haga empe&ando por los #ue aca"an de
llegar( 0ntre los ornaleros se despierta una gran expectación, pues, aun#ue apenas han tra"aado una
hora, perci"en un denario cada uno( ¿/u*nto se les dar* a los dem*s? 5a decepción es enorme al !er
#ue todos reci"en un denario, incluso los #ue han estado tra"aando durante toda la ornada( ¿,o es
inusto? ¿%or #ué a todos un denario si el tra"ao ha sido tan desigual? 1in duda, los oyentes de Jesús
simpati&an secretamente con las protestas de los ornaleros #ue m*s han tra"aado( 0stos no se oponen
a #ue los últimos reci"an un denario, pero ¿no se est* de!aluando su tra"ao? ,o piden #ue a los dem*s
se les dé la fracción me&#uina de un denario, pero ¿no tienen derecho a #ue el señor sea tam"ién
generoso con ellos? 0st* "ien la generosidad con los #ue solo han tra"aado una hora, pero, en tal caso,
¿no exige la usticia esa misma generosidad para con los #ue han tra"aado todo el d)a?
5a respuesta del señor al #ue hace de porta!o& es firme. 2Amigo, no te hago ninguna inusticia((( ¿0s
#ue no tengo li"ertad para hacer lo #ue #uiera con lo m)o? ¿$ tienes #ue !er con malos oos #ue yo sea
"ueno?3( 5os #ue se #uean siguen pensando en un sistema de estricta usticia, pero el señor de la !iña
se mue!e en otra esfera( 0s su "ondad la #ue rompe esa usticia, y la "ondad no hace daño a nadie( 1u
gesto no es ar"itrario( 0s solo "ondad y amor generoso hacia todos( A todos les da lo #ue necesitan
para !i!ir. tra"ao y pan( ,o se preocupa de medir los méritos de unos y otros, sino de #ue todos
puedan cenar esa noche con sus familias( 0n su comportamiento, la usticia y la misericordia se
entrela&an(
5a sorpresa de los oyentes es grande y general( ¿Qué est* sugiriendo Jesús? ¿0s #ue para -ios no
cuentan los méritos de cada persona? ¿0s #ue en su reino no se funciona con los c*lculos y criterios
#ue nosotros maneamos para imponer la usticia y la igualdad a todos? 0sta manera de entender la
misericordia de -ios, ¿no rompe todos los es#uemas religiosos de Israel? ¿,o est* Jesús ignorando
deli"eradamente las diferencias #ue esta"lece la ley entre ustos y pecadores?
5a par*"ola de Jesús parece contradecir todo( ¿1er* !erdad #ue -ios no est* tan pendiente de los
méritos de las personas, sino #ue est* mirando m*s "ien cómo responder a sus necesidades? Qué suerte
si -ios fuera as). todos podr)an confiar en él, aun#ue sus méritos fueran muy po"res( %ero ¿no es
peligroso a"rirse a ese mundo incre)"le de la misericordia de -ios, #ue parece escapar a todo c*lculo?
¿,o es m*s seguro y tran#uili&ador, so"re todo para los #ue son fieles a la ley, no salirse de la religión
del templo donde de"eres, méritos y pecados est*n "ien definidos?
Jesús desconcertó toda!)a m*s a sus oyentes cuando contó una pe#ueña par*"ola so"re un fariseo y un
recaudador #ue su"ieron al templo a orar, según la costum"re #ue ten)an los ud)os #ue !i!)an en
Jerusalén( 5es dio as).
-os hom"res su"ieron al templo a orar. uno era fariseo, el otro pu"licano( 0l fariseo, de pie, ora"a en
su interior de esta manera. 2W$h -iosX +e doy gracias por#ue no soy como los dem*s hom"res, rapaces,
DF
inustos, adúlteros, ni tampoco como este pu"licano( Ayuno dos !eces por semana, doy el die&mo de
todas mis ganancias3( 0n cam"io, el pu"licano, manteniéndose a distancia, no se atre!)a ni a al&ar los
oos al cielo, sino #ue se golpea"a el pecho diciendo. 2W$h -iosX W+en compasión de m), #ue soy
pecadorX3( $s digo #ue este "aó a su casa ustificado, y a#uel no(
0n el relato aparecen en escena tres personaes. un fariseo, un recaudador y el templo donde ha"ita
-ios( 5a par*"ola no ha"la solo de dos hom"res #ue oran en el templo, sino de cómo actúa -ios,
presente en ese templo( 5os oyentes 2sintoni&an3 enseguida con el relato( 0n m*s de una ocasión han
su"ido en peregrinación hasta el templo( %ara ellos es el centro de su pue"lo y de su religión( 1olo all)
se pod)a dar culto a ;ah!é( 5o llama"an 2la casa de -ios3, pues all) ha"ita"a el -ios santo de Israel(
-esde all) proteg)a y "endec)a a su pue"lo( ,adie pod)a acercarse sin antes ha"erse purificado
de"idamente( 5o dec)a el salmo. al recinto sagrado solo se puede entrar con 2manos inocentes y
cora&ón puro3( 0n el lugar m*s sagrado del templo ha")a estado en otros tiempos el Arca de la Alian&a,
y en ella dos ta"las de piedra en las #ue esta"an gra"ados los mandamientos de la ley( 0l templo
representa"a la presencia de -ios, #ue reina"a so"re su pue"lo por medio de esa ley( /on #ué alegr)a se
presenta"an ante él todos los #ue la o"ser!a"an fielmente(
0l relato de Jesús despierta enseguida el interés y la curiosidad de los oyentes( ¿Qué !a a suceder en el
templo? ¿/ómo se !an a sentir all), ante la presencia de -ios, dos hom"res tan diferentes y opuestos
como un fariseo y un recaudador? +odos sa"en cómo es, de ordinario, un fariseo. un hom"re piadoso
#ue cumple fielmente los mandamientos, o"ser!a estrictamente las normas de pure&a ritual y paga
escrupulosamente los die&mos( 0s de los #ue sostienen el templo( 1u"e al santuario sin pecado. -ios no
puede sino "endecirlo( +am"ién sa"en #ué es un recaudador. un ud)o #ue !i!e de una acti!idad
desprecia"le( ,o tra"aa para recoger die&mos y sostener el templo, sino para recaudar impuestos y
medrar(
1u con!ersión es imposi"le( ,unca podr* reparar sus a"usos ni retri"uir a sus !)ctimas lo #ue les ha
ro"ado( ,o se puede sentir "ien en el templo( ,o es su sitio(
0l fariseo ora de pie, seguro y sin temor alguno( 1u conciencia no le acusa de ningún pecado por el #ue
tenga #ue expiar( -e su cora&ón "rota espont*neamente el agradecimiento. 2$h -ios, te doy gracias3(
,o es un acto de hipocres)a( +odo lo #ue dice es real( /umple fielmente todos los mandatos. no
pertenece al grupo de pecadores, en el #ue, naturalmente, est* el recaudador( Ayuna todos los lunes y
ue!es por los pecados del pue"lo, aun#ue solo es o"ligatorio una !e& al año, el d)a de la 0xpiación( ,o
solo paga los die&mos o"ligatorios de los productos del campo Ograno, aceite, !inoP, sino incluso de
todo lo #ue gana( 1u !ida es eemplar( /umple fielmente sus o"ligaciones y hasta las so"repasa( ,o se
atri"uye a s) mismo mérito alguno, es -ios #uien sostiene su !ida santa( 1i este hom"re no es usto,
¿#uién lo !a a ser? 0s un modelo de fidelidad y o"ediencia a -ios( WQuién pudiera ser como élX %uede
contar con la "endición de ;ah!é( As) piensan los #ue escuchan a Jesús(
0l recaudador se mantiene a distancia( ,o se siente cómodo' no es digno de estar en a#uella asam"lea
santa( 1a"e lo #ue est*n pensando de él los dem*s fieles. es un funcionario deshonesto y corrupto #ue
no tra"aa para el templo, sino para el sistema esta"lecido por 9oma( ,i si#uiera se atre!e a le!antar
sus oos del suelo( 1e golpea el pecho para reconocer su pecado y su !ergCen&a( ,o promete nada( ,o
puede restituir lo #ue ha ro"ado a tantas personas cuya identidad desconoce( ,o puede dear su tra"ao
de recaudador( ;a no puede cam"iar de !ida( ,o tiene otra salida #ue a"andonarse a la misericordia de
-ios. 2$h -ios, ten compasión de m), #ue soy pecador3( 1u oración recuerda la conmo!edora plegaria
de un salmista, #ue dice as). 26i sacrificio es un esp)ritu roto, un cora&ón roto y humillado, tú, oh -ios,
no lo desprecias3( 0l po"re hom"re no hace sino reconocer lo #ue todos sa"en( ,adie #uisiera estar en
DL
su lugar( -ios no puede apro"ar su !ida de pecado(
-e pronto, Jesús concluye su par*"ola con una afirmación sorprendente. 2;o os digo #ue este
recaudador "aó a su casa ustificado, y a#uel fariseo no3( 0l hom"re piadoso, #ue ha hecho incluso
m*s de lo #ue pide la ley, no ha encontrado fa!or ante -ios( %or el contrario, el recaudador #ue se
a"andona a su misericordia, sin comprometerse si#uiera a cam"iar de !ida, reci"e su perdón( Jesús los
ha pillado por sorpresa( -e pronto les a"re a un mundo nue!o #ue rompe todos sus es#uemas( A#u) no
se est* ha"lando solo de la piedad de dos personas( /on su par*"ola aparentemente tan sencilla e
ingenua, ¿no est* Jesús amena&ando todo el sistema religioso del templo? ¿Qué pecado ha cometido el
fariseo para no encontrar gracia ante -ios? ¿-ónde est* su falta? ¿; #ué méritos ha hecho el
recaudador para salir del templo ustificado? 0l -ios del templo ha"r)a confirmado al fariseo y
repro"ado al recaudador( 5o #ue dice Jesús es incre)"le( 0n el templo, -ios acog)a en su presencia a los
ustos, y exclu)a del recinto santo a pecadores e impuros( ¿/ómo puede Jesús ha"lar de un -ios #ue no
reconoce al piadoso y, por el contrario, concede su gracia al pecador?
1i es cierto lo #ue dice Jesús, ya no hay seguridad alguna para nadie( +odos tienen #ue apelar a la
misericordia de -ios( ¿%ara #ué sir!e entonces el templo y la espiritualidad #ue en él se alimenta? ¿Qué
hay #ue pensar de #uienes conf)an totalmente en la o"ser!ancia de la ley y en el culto del templo?
¿1er* !erdad #ue en el reino de -ios se funciona no desde la usticia ela"orada por la religión, sino
desde la misericordia insonda"le de -ios? ¿,o est* Jesús ugando con fuego? ¿0n #ué se puede "asar
para in!itar a !i!ir de la misericordia y no desde la religión y la ley?
0n la par*"ola de Jesús hay un dato incuestiona"le. un despreciado recaudador ha apelado a la
misericordia de -ios y ha encontrado gracia( ¿,o estar* Jesús #ueriendo atraer a todos hacia una
experiencia real #ue toda persona perci"e en el fondo de su ser? /uando uno se siente "ien consigo
mismo y ante los dem*s, se apoya en su propia !ida, no parece necesitar de m*s( %ero cuando la
conciencia lo declara culpa"le y desaparece su seguridad, ¿no siente entonces el ser humano la
necesidad de acógerse a la misericordia de -ios y solo a su misericordia? /uando uno actúa como el
fariseo, se sitúa ante -ios desde una religión en la #ue no hay lugar para el recaudador( /uando uno se
conf)a a la misericordia de -ios, como el recaudador, se sitúa en una religión donde ca"en todos( ¿1er*
!erdad #ue la última pala"ra no la tiene la ley, #ue u&ga nuestra conducta, sino la misericordia de
-ios, #ue acoge nuestra in!ocación? ¿1er* esta la !erdadera religión, la religión del reino de -ios?
8a"ituados a la religión del templo, a nadie le resulta"a f*cil apoyarse en la misericordia impre!isi"le
de -ios( Jesús trata"a de romper sus resistencias( ?n d)a les propuso una par*"ola desconcertante so"re
un hom"re #ue cayó !)ctima de unos salteadores mientras !iaa"a de Jerusalén a Jericó( 5o cuenta as).
4aa"a un hom"re de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de salteadores, #ue, después de despoarle y
golpearle, se fueron de*ndolo medio muerto( /asualmente "aa"a por a#uel camino un sacerdote y, al
!erle, dio un rodeo( -e igual modo, un le!ita #ue pasa"a por a#uel sitio le !io y dio un rodeo( %ero un
samaritano #ue i"a de camino llegó unto a él y, al !erle, tu!o compasión' y, acerc*ndose, !endó sus
heridas, echando en ellas aceite y !ino' y, mont*ndole so"re su propia ca"algadura, le lle!ó a una
posada y cuidó de él( Al d)a siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dio. 2/uida de él
y, si gastas algo m*s, te lo pagaré cuando !uel!a3(
0l relato de Jesús capta enseguida la atención de todos( 8an peregrinado m*s de una !e& a Jerusalén y
conocen "ien esa &ona desértica y peligrosa por donde "aa el camino #ue lle!a desde la capital a
Jericó( +odos sa"en lo dif)cil #ue es no toparse con salteadores #ue se refugian en a#uellos "arrancos y
#ue"radas( 1in em"argo es tam"ién una ruta "astante frecuentada( %or all) pasan todas las semanas los
DJ
sacerdotes y le!itas #ue, después de ha"er eercido su ser!icio en el templo, se !uel!en a Jericó,
importante ciudad sacerdotal( %or all) transitan tam"ién grupos de peregrinos y comerciantes #ue su"en
con sus mercanc)as a Jerusalén( ¿Qué !a a ocurrir esta !e& en este peligroso camino?
Al o)r ha"lar de un hom"re asaltado y deado medio muerto en la cuneta del camino, en el cora&ón de
los oyentes se despierta la simpat)a y la piedad( 0s una !)ctima inocente, a"andonada en un camino
solitario, #ue necesita ayuda urgente( %odr)a ser uno de ellos( ¿/ómo no sentir compasión por él?
%or el camino aparecen afortunadamente dos !iaeros. primero un sacerdote y luego un le!ita( Am"os
!ienen del templo( 8an reali&ado su ser!icio a lo largo de la semana y, cumplidas ya sus o"ligaciones
en el templo, se !uel!en a su casa de Jericó( 0l herido los !e llegar esperan&ado. son de su propio
pue"lo' representan al templo' sin duda se apiadar*n de él( ,o es as)( Al llegar a su altura, los dos
tienen la misma reacción. lo !en y 2dan un rodeo3( ,o se acercan, pasan de largo( ¿%or #ué? ¿+ienen
miedo a los salteadores? ¿,o #uieren incurrir en estado de impure&a tocando a un desconocido
ensangrentado y medio muerto? 5os oyentes no pueden menos de sentirse escandali&ados de su falta de
compasión( ¿/ómo no ayudan a un hom"re a"andonado a una muerte casi segura?
0n el hori&onte aparece un tercer !iaero( ,o es sacerdote ni le!ita' no !iene del templo' ni si#uiera
pertenece al pue"lo elegido de Israel( 0s un odiado samaritano' pro"a"lemente un comerciante
dedicado a sus negocios( 0l herido lo !e llegar con temor( +am"ién los oyentes se alarman( 0ra cosa
"ien sa"ida la enemistad entre samaritanos y ud)os( 1e puede esperar de él lo peor( ¿5o llegar* a
rematar? 1in em"argo, el samaritano !e al herido, 2siente compasión3 y se le acerca( A continuación
hace por él todo lo #ue puede. desinfecta sus heridas con !ino, las sua!i&a con aceite, lo !enda, lo
monta so"re su propia ca"algadura, lo lle!a a la posada m*s cercana, cuida de él y corre con todos los
gastos #ue hagan falta( A#uel hom"re no parece un comerciante preocupado de sus mercanc)as( 1u
actuación se asemea m*s a una madre cuidando con ternura a su hio herido(
5a sorpresa de los oyentes no puede ser mayor ¿/ómo puede Jesús !er el reino de -ios en la
compasión de un odiado samaritano? 5a par*"ola rompe todos sus es#uemas y clasificaciones entre
amigos y enemigos, entre miem"ros del pue"lo elegido y gentes extrañas e impuras( ¿1er* !erdad #ue
la misericordia de -ios nos puede llegar no del templo ni de los canales religiosos oficiales, sino de un
enemigo pro!er"ial? Jesús los desconcierta( Al mira la !ida desde la cuneta, con los oos de las !)ctimas
necesitadas de ayuda( ,o hay duda( %ara Jesús, la meor met*fora de -ios es la compasión hacia un
herido(
1u par*"ola lo in!ierte todo( 5os representantes del templo pasan de largo ignorando al herido( 0l
odiado enemigo resulta ser el sal!ador( 0l reino de -ios se hace presente donde las personas actúan con
misericordia( 8asta un enemigo tradicional, renegado por todos, puede ser instrumento y encarnación
del amor compasi!o de -ios( 0l mensae de Jesús constituye una !erdadera 2re!olución3 y un desaf)o
para todos. ¿hay #ue extender la misericordia de -ios hasta los enemigos de Israel, ol!idando
preuicios y enemistades seculares? ¿/ómo entender y !i!ir en adelante una religión como la del
templo, #ue de hecho lle!a al odio y al sectarismo? ¿8a"r* #ue reordenarlo todo dando primac)a
a"soluta a la misericordia? ¿8a"r* #ue llegar incluso a ser 2desleal3 al propio grupo para identificarse
con el sufrimiento de cual#uier herido ca)do en la cuneta de cual#uier camino? ¿0s eso el reino de
-ios?
#ed compasi%os como %uestro *adre
,o era f*cil aceptar el mensae de Jesús, pero la gente empe&a"a a intuir las exigencias del reino de
-ios( 1i -ios es como ese padre tan acogedor y comprensi!o con su hio perdido, tiene #ue cam"iar
>E
mucho la actitud de las familias y de las aldeas hacia los ó!enes re"eldes #ue no solo se echan a perder
a s) mismos, sino #ue ponen en peligro la solidaridad y el honor de todos los !ecinos( 1i -ios se parece
a ese dueño de la !iña #ue #uiere pan para todos, incluso para los #ue han #uedado sin tra"ao, ha"r*
#ue aca"ar con la explotación de los grandes propietarios y las ri!alidades entre los ornaleros, para
"uscar una !ida m*s solidaria y digna para todos( 1i -ios, en el mismo templo, acoge y declara usto a
un recaudador deshonesto #ue se conf)a a su misericordia, ha"r* #ue re!isar y replantear de manera
nue!a esa religión #ue "endice a los o"ser!antes y maldice a los pecadores, a"riendo entre ellos un
a"ismo casi infran#uea"le( 1i la misericordia de -ios puede llegar hasta un herido ca)do en el camino
no a tra!és de los representantes religiosos de Israel, sino por la actuación compasi!a de un heree
samaritano, ha"r* #ue suprimir sectarismos y odios seculares para empe&ar a mirarse rec)procamente
con oos compasi!os y cora&ón atento al sufrimiento de los a"andonados en las cunetas( 1in estos
cam"ios nunca reinar* -ios en Israel(
Jesús les dice expresamente. 21ed compasi!os como !uestro %adre es compasi!o3( %ara acoger el reino
de -ios no es preciso marchar al desierto de Qumr*n a crear una 2comunidad santa3, no hay #ue
encerrarse en la o"ser!ancia escrupulosa de la ley al estilo de los grupos fariseos, no hay #ue soñar en
le!antamientos !iolentos contra 9oma, como algunos sectores impacientes, no hay #ue potenciar la
religión del templo, como #uieren los sacerdotes de Jerusalén( 5o #ue hay #ue hacer es introducir en la
!ida de todos la compasión, una compasión parecida a la de -ios' hay #ue mirar con oos compasi!os a
los hios perdidos, a los excluidos del tra"ao y del pan, a los delincuentes incapaces de rehacer su !ida,
a las !)ctimas ca)das en las cunetas( 8ay #ue implantar la misericordia en las familias y en las aldeas,
en las grandes propiedades de los terratenientes, en el sistema religioso del templo, en las relaciones
entre Israel y sus enemigos(
Jesús contó di!ersas par*"olas para ayudar a la gente a !er en la misericordia el meor camino para
entrar en el reino de -ios( +al !e& lo primero era entender y compartir la alegr)a de -ios cuando una
persona perdida es sal!ada y recupera su dignidad( Jesús #uer)a meter en el cora&ón de todos algo #ue
él lle!a"a muy dentro. los perdidos le pertenecen a -ios' él los "usca apasionadamente y, cuando los
encuentra, su alegr)a es inconteni"le( +odos nos de"er)amos alegrar con él(
Jesús contó dos par*"olas muy parecidas. la primera so"re 2un pastor3 #ue "usca a su o!ea perdida
hasta encontrarla' la segunda so"re 2una muer3 #ue rastrea toda la casa hasta dar con la moneda #ue se
le ha perdido( %ara muchos de sus oyentes no eran par*"olas muy acertadas( ¿/ómo puede Jesús
comparar a -ios con un pastor, perteneciente a un colecti!o despreciado socialmente, o con una po"re
muer de aldea? ¿0s #ue -ios siempre es una sorpresa? Jesús les dice as).
¿Quién de !osotros #ue tiene cien o!eas, si pierde una de ellas, no dea las no!enta y nue!e en el
desierto y !a a "uscar la #ue se perdió hasta #ue la encuentra? ;, cuando la encuentra, la pone contento
so"re sus hom"ros' y llegando a casa con!oca a los amigos y !ecinos, y les dice. 2Alegraos conmigo,
por#ue he hallado la o!ea #ue se me ha")a perdido3(
Al parecer, los pastores no esta"an "ien !istos en a#uellas aldeas( ,o eran de fiar, pues en cual#uier
momento lle!a"an sus re"años a pastar a los campos de los la"radores' se les !e)a como gente
indesea"le( 1in em"argo, la imagen del 2pastor3 era muy #uerida en la tradición del pue"lo, desde los
tiempos en #ue las tri"us de Israel eran toda!)a seminómadas( 6oisés, 1aúl, -a!id y otros grandes
l)deres ha")an sido pastores( A todos les agrada"a imaginar a -ios como un pastor #ue cuida de su
pue"lo, lo alimenta y lo defiende( ¿-e #ué les !a a ha"lar ahora Jesús?
0sta !e& comien&a su par*"ola con una pregunta. imaginaos #ue sois un pastor, tenéis cien o!eas y se
>K
os pierde una, ¿no dear)ais las no!enta y nue!e para ir a "uscarla hasta dar con ella? 5os oyentes
dudar)an "astante antes de responderle( 0l planteamiento era "astante disparatado( Jesús, sin em"argo,
comien&a a ha"larles de un pastor #ue actúa as)( 0l hom"re siente #ue la o!ea, aun#ue esté perdida, le
pertenece( 0s suya( %or eso no duda en salir a "uscarla a"andonando al resto de las o!eas 2en el
desierto3 ¿,o es una locura arriesgar as) la suerte de todo el re"año? ¿0s #ue la o!ea perdida !ale m*s
#ue las no!enta y nue!e? 0l pastor no se entretiene en ra&onamientos de este tipo( 1u cora&ón le lle!a a
proseguir su "ús#ueda hasta #ue encuentra a la o!ea( 1u alegr)a es indescripti"le( 0n un gesto de
ternura y cuidado cariñoso, pone a la o!ea cansada y tal !e& herida so"re sus hom"ros, alrededor de su
cuello, y se !uel!e hac)a la maada( Al llegar con!oca a sus amigos y les in!ita a compartir su dicha(
+odos le entender*n. 28e encontrado la o!ea #ue se me ha")a perdido3(
5a gente no se lo puede creer( ¿-e !erdad puede este pastor insensato ser met*fora de -ios? -esde
luego hay algo #ue todos tienen #ue admitir. los hom"res y mueres son criaturas de -ios, le
pertenecen( ; ya se sa"e lo #ue uno hace por no perder lo #ue es suyo( %ero, ¿puede -ios sentir a los
2perdidos3 como algo tan suyo? %or otra parte, ¿no es algo demasiado arriesgado a"andonar el re"año
para "uscar a las 2o!eas perdidas3? ¿,o es m*s importante asegurar la restauración de todo Israel #ue
perder el tiempo con prostitutas y recaudadores, gente al fin y al ca"o indesea"le y pecadora?
5a par*"ola hace pensar. ¿ser* cierto #ue -ios no recha&a a estos 2perdidos3, tan despreciados por
todos, sino #ue los "usca apasionadamente por#ue, lo mismo #ue Jesús, no da a nadie por perdido? ¿,o
ha"r* #ue aprender a compartir la alegr)a de -ios y cele"rarlo como lo hace Jesús comiendo con ellos?
%ero la par*"ola tal !e& sugiere algo m*s( 5a o!ea no hace nada por !ol!er al redil( 0s el pastor #uien
la "usca y la recupera( ¿0s #ue -ios "usca y recupera a los pecadores solo por#ue los #uiere, incluso
antes de #ue den signos de arrepentimiento? +odos reconocen #ue -ios acoge siempre a los pecadores
arrepentidos( %or eso ni si#uiera los fariseos nega"an su amistad a un pecador #ue da"a muestras serias
de arrepentimiento( %ero lo de Jesús, ¿no es demasiado? ¿0st* sugiriendo #ue el retorno del pecador no
se de"e a su con!ersión, sino a la irrupción de la misericordia de -ios so"re él?
Jesús !ol!ió a insistir en la misma idea. para entrar en el reino de -ios es importante #ue todos sientan
como suya la preocupación de -ios por los perdidos y su alegr)a al recuperarlos( 0sta !e& ha"ló de una
muer( +al !e& !e)a entre sus oyentes a no pocas mueres pendientes de su pala"ra( Quiere #ue tam"ién
ellas le entiendan(
¿Qué muer #ue tiene die& dracmas, si pierde una, no enciende una l*mpara y "arre la casa y "usca
cuidadosamente hasta #ue la encuentra? ;, cuando la encuentra, con!oca a las amigas y !ecinas, y
dice. 2Alegraos conmigo, por#ue he hallado la dracma #ue ha")a perdido3 (
1eguramente, el relato de Jesús capta enseguida el interés de todos por su realismo( ?na muer po"re
#ue ten)a die& dracmas pierde una( ,o era gran cosa( +odos conoc)an a#uella monedita de plata #ue
solo !al)a un denario, es decir, el salario de un ornalero por un d)a de tra"ao( 1in em"argo, para ella es
de gran !alor( 1olo posee die& dracmas( +al !e& constituyen su tocado de muer de aldea, un adorno
extremadamente po"re comparado con el de las mueres de los grandes terratenientes( 5a muer no se
resigna a perder su pe#ueña moneda( 20nciende una candela3, por#ue su modesta casa no tiene
!entanas y tampoco es mucha la lu& #ue entra a tra!és de la única puerta, casi siempre "aa( 24arre la
casa3 con una hoa de palma para poder o)r el sonido de la moneda al rodar en la oscuridad por el suelo
de piedra( /uando por fin la encuentra, no puede contener su alegr)a, llama a sus !ecinas y les in!ita a
compartir su dicha. 2Alegraos conmigo3(
WAs) es -iosX /omo esta po"re muer #ue "usca su moneda y se llena de una inmensa alegr)a al
>:
encontrarla( 5o #ue a otros les puede parecer de !alor insignificante, para ella es un tesoro( ?na !e&
m*s, los oyentes #uedan sorprendidos( 6*s de una muer llora conmo!ida( ¿1er* as) -ios? ¿1er*
!erdad #ue los pu"l)canos y las prostitutas, los des!iados y los pecadores, #ue tan poco !alor tienen
para ciertos l)deres religiosos, son tan #ueridos por -ios?
Jesús no sa")a ya cómo in!itar a las gentes a alegrarse y go&ar de la misericordia de -ios( Algunos,
leos de alegrarse por su acogida a prostitutas y pecadores, lo descalifica"an por sus comidas con gente
indesea"le( 0l 4autista ha predicado el mensae amena&ador del uicio de -ios, in!itando al pue"lo a la
penitencia con su !ida austera de ayuno, y algunos han dicho. 2+iene un demonio3( Ahora est* Jesús
in!itando a todos a alegrarse por la misericordia de -ios con los pecadores, como él, #ue come y "e"e
con ellos, y la gente dice. 2Ah) tenéis un comilón y un "orracho, amigo de recaudadores y gente
pecadora3( Jesús les reta entonces con un eemplo muy gr*fico. sois como niños y niñas #ue no entran
en el uego cuando son in!itados por sus compañeros(
¿/on #uién compararé a esta generación? 1e parece a los chi#uillos #ue, sentados en las pla&as, se
gritan unos a otros diciendo. 2$s hemos tocado la flauta y no ha"éis "ailado' os hemos entonado cantos
fúne"res y no os ha"éis lamentado3(
Jesús conoc)a "ien los uegos de los niños' los ha o"ser!ado m*s de una !e& en las pla&as de los
pue"los, pues le encanta estar cerca de los pe#ueños( 5as niñas sol)an ugar 2a entierros3. un grupo
canta"a cantos apropiados y otro llora"a y se lamenta"a al modo de las plañideras( 5os niños uga"an
2a "odas3. unos toca"an algún instrumento y otros "aila"an( 0l uego es imposi"le si uno de los grupos
se niega a tomar parte( Algo de esto est* sucediendo( Jesús #uiere poner a todos 2dan&ando de alegr)a3
por la misericordia de -ios hacia los pecadores y extra!iados, pero hay gente #ue no #uiere tomar parte
en el uego(
Jesús insistir*. hay #ue aprender a mirar de otra manera a esas gentes extra!iadas #ue casi todos
desprecian( ?na pe#ueña par*"ola pronunciada por Jesús en casa de un fariseo expresa "ien su manera
de pensar( Jesús ha sido in!itado a un "an#uete de car*cter festi!o( 5os comensales toman parte en la
comida, recostados cómodamente so"re una mesa "aa( 1on "astantes, todos !arones, y, al parecer, no
ca"en en el interior de la !i!ienda( 0l "an#uete tiene lugar delante de la casa, de manera #ue los
curiosos pueden acercarse, como era ha"itual, a o"ser!ar a los comensales y escuchar su con!ersación(
-e pronto se hace presente una prostituta de la localidad( 1imón la reconoce inmediatamente y se
siente molesto. esa muer puede contaminar la pure&a de los comensales y estropear el "an#uete( 5a
prostituta se dirige directamente a Jesús, se echa a sus pies y rompe a llorar( ,o dice nada( 0st*
conmo!ida( ,o sa"e cómo expresar su alegr)a y agradecimiento( 1us l*grimas riegan los pies de Jesús(
%rescindiendo de todos los presentes, se suelta su ca"ellera y se los seca( 0s un deshonor para una
muer soltarse el ca"ello delante de !arones, pero ella no repara en nada. est* acostum"rada a ser
despreciada( 4esa una y otra !e& los pies de Jesús y, a"riendo el pe#ueño frasco #ue lle!a colgando de
su cuello, se los unge con un perfume precioso(
Al intuir el recelo de 1imón ante los gestos de la prostituta y su malestar por su acogida serena, Jesús le
interpela con una pe#ueña par*"ola.
?n acreedor ten)a dos deudores. uno de")a #uinientos denarios y el otro cincuenta( /omo no ten)an
para pagarle, perdonó a los dos( ¿Quién de ellos le amar* m*s?
0l eemplo de Jesús es sencillo y claro( ,o sa"emos por #ué un acreedor perdona la deuda a sus dos
deudores( 1in duda es un hom"re generoso #ue comprende los apuros de #uienes no pueden pagar lo
>=
#ue de"en( 5a deuda de uno es grande. #uinientos denarios, el sueldo de casi dos años de tra"ao en el
campo, una cantidad casi imposi"le de pagar para un campesino( 5a del segundo solo asciende a
cincuenta denarios, una suma m*s f*cil de conseguir, el sueldo de siete semanas( ¿/u*l de los dos le
estar* m*s agradecido? 5a respuesta de 1imón es lógica. 21upongo #ue a#uel a #uien perdonó m*s3(
5os oyentes piensan igual(
As) est* sucediendo con la llegada de -ios( 1u perdón despierta la alegr)a y el agradecimiento en los
pecadores, pues se sienten aceptados por -ios no por sus méritos, sino por la gran "ondad del %adre del
cielo( 5os 2perfectos3 reaccionan de manera diferente. no se sienten pecadores ni tampoco perdonados(
,o necesitan de la misericordia de -ios( 0l mensae de Jesús los dea indiferentes( 0sta prostituta, por
el contrario, conmo!ida por el perdón de -ios y las nue!as posi"ilidades #ue se a"ren a su !ida, no
sa"e cómo expresar su alegr)a y agradecimiento( 0l fariseo 1imón !e en ella los gestos am"iguos de
una muer de su oficio, #ue solo sa"e soltarse el ca"ello, "esar, acariciar y seducir con sus perfumes(
Jesús, por el contrario, !e en el comportamiento de a#uella muer impura y pecadora el signo palpa"le
del perdón inmenso de -ios. 26ucho se le de"e de ha"er perdonado, por#ue es mucho el amor y la
gratitud #ue est* mostrando3(
-ios llega ofreciendo a todos su perdón y su misericordia( 1u reinado est* llamado a inaugurar una
din*mica de perdón y compasión rec)proca( Jesús ya no sa"e !i!ir de otra manera( %ara sacudir la
conciencia de todos pronuncia una nue!a par*"ola so"re un sier!o #ue, a pesar de ser perdonado por su
rey, no aprende a !i!ir perdonando.
0l reino de -ios es semeante a un rey #ue #uiso austar cuentas con sus sier!os( Al empe&ar a
austar)as, le fue presentado uno #ue le de")a die& mil talentos( /omo no ten)a con #ué pagar, ordenó el
señor #ue fuese !endido él, su muer y sus hios y todo cuanto ten)a, y #ue se le pagase( 0ntonces el
sier!o se echó a sus pies y, postrado, le dec)a. 2+en paciencia conmigo, #ue todo te lo pagaré3( 6o!ido
a compasión el señor de a#uel sier!o, le deó en li"ertad y le perdonó la deuda(
Al salir de all) a#uel sier!o se encontró con uno de sus compañeros, #ue le de")a cien denarios' le
agarró y, ahog*ndole, le dec)a. 2%aga lo #ue de"es3( 1u compañero, cayendo a sus pies, le suplica"a.
2+en paciencia conmigo, #ue ya te pagaré3( %ero él no #uiso, sino #ue fue y le echó en la c*rcel, hasta
#ue pagase lo #ue de")a( Al !er sus compañeros lo ocurrido, se entristecieron mucho y fueron a contar
a su señor todo lo sucedido( 1u señor, entonces, le mandó llamar y le dio. 21ier!o mal!ado, yo te
perdoné a ti toda a#uella deuda por#ue me lo suplicaste( ¿,o de")as tú tam"ién compadecerte de tu
compañero del mismo modo #ue yo me compadec) de ti?3( ;, encoleri&ado su señor, le entregó a los
!erdugos hasta #ue pagase todo lo #ue le de")a(
Al o)r el relato, los oyentes captan enseguida #ue la acción se desarrolla leos de su pe#ueño mundo de
cada d)a( A#uel rey tan poderoso, las sumas fa"ulosas de sus finan&as, su crueldad y ar"itrariedad para
disponer de sus sier!os, !enderlos como escla!os o entregarlos a la tortura de los !erdugos, les hac)a
pensar en los grandes Imperios de los paganos( %ero tam"ién entre ellos se ha")a conocido algo de esto
con 8erodes el <rande y sus hios( ¿-e #ué les #uiere ha"lar Jesús?
Al controlar sus finan&as, un rey descu"re #ue uno de sus funcionarios le de"e die& mil talentos, el
e#ui!alente a cien millones de denarios( ?na cantidad inimagina"le, y m*s para a#uellas po"res gentes
#ue nunca ten)an en casa m*s de die& o !einte denarios ( ,adie puede reunir am*s tal suma de dinero(
5a decisión del rey es cruel. ordena #ue el funcionario y toda su familia sean !endidos como esla!os(
,o recuperar* el dinero, pero ser!ir* de escarmiento para todos( 0l funcionario se echa a sus pies
desesperado. 2+en paciencia conmigo, #ue todo te lo pagaré3( Al mismo sa"e #ue es imposi"le( -e
>B
forma inesperada, al !er al funcionario humillado a sus pies, el rey 2se conmue!e3 y le perdona toda la
deuda( 0n lugar de ser !endido como escla!o, sale del palacio resta"lecido en sus funciones(
Al encontrarse con un compañero de rango inferior #ue le de"e cien denarios, le agarra por el cuello
exigiéndole el pago inmediato de la deuda( -esde el suelo, a#uel compañero le grita las mismas
pala"ras #ue él ha dirigido al rey. 2+en paciencia conmigo, #ue te lo pagaré3( ,o es tan dif)cil
trat*ndose de esa modesta cantidad( 5os oyentes de la par*"ola esperan #ue tendr* piedad. aca"a de ser
perdonado de una deuda de cien millones de denarios, ¿cómo no !a a perdonar cien a su compañero?
1in em"argo no es as) y, sin piedad alguna, lo mete en la c*rcel( 0s f*cil imaginar la reacción de
#uienes est*n escuchando a Jesús. 20so no se hace( 0s inusto actuar as) sa"iendo #ue él !i!e gracias al
perdón del rey3(
0so mismo fue lo #ue sintieron el resto de sus compañeros( /onsternados por lo ocurrido, apelaron al
rey para #ue hiciera algo( 5a reacción de este es terri"le. 21ier!o mal!ado((( ¿no de")as tú tam"ién
compadecerte de tu compañero, del mismo modo #ue yo me compadec) de ti?3( 0ncoleri&ado, retiró su
perdón, le exigió de nue!o la deuda y lo puso en manos de los !erdugos hasta #ue pagara todo lo #ue
de")a( 1u destino no ser)a ya ser !endido como escla!o, sino ser torturado sin fin(
5a par*"ola, #ue ha")a comen&ado de manera tan prometedora con el perdón generoso del rey, aca"a
de un modo tan "rutal #ue no puede generar sino tur"ación( +odo termina mal( 0l gesto "ondadoso del
rey no ha logrado "orrar siglos de opresión. sus su"ordinados siguen actuando con la crueldad de
siempre( 0l mismo rey sigue prisionero de su sistema( %or un momento parec)a #ue pod)a comen&ar
una nue!a era de perdón, un nue!o orden de cosas inspirado en la compasión( Al final, la misericordia
#ueda una !e& m*s anulada( ,i el rey, ni el sier!o, ni sus compañeros escuchan la llamada del perdón(
5os compañeros han pedido al rey usticia frente al sier!o #ue no ha sa"ido perdonar( %ero, si el rey
retira su misericordia, ¿no estar*n de nue!o todos en peligro? Al final tam"ién estos compañeros han
actuado como el sier!o sin entrañas. no le han perdonado, han pedido al rey su castigo( %ero, si se dea
de lado la misericordia y se pide de nue!o usticia estricta, ¿no se entra en un mundo tene"roso? ¿,o
tendr* ra&ón Jesús? ¿,o ser* el -ios de la misericordia la meor noticia #ue podemos escuchar todos?
1er misericordiosos como el %adre del cielo, ¿no ser* esto lo único #ue nos puede li"erar de la
impiedad y la crueldad? 5a par*"ola se ha con!ertido en una 2trampa3 para los oyentes( %ro"a"lemente
todos esta"an de acuerdo en #ue el sier!o perdonado por el rey 2de")a3 perdonar a su compañero' era
lo 2normal3, lo menos #ue se le pod)a exigir( %ero, si todos los hom"res y mueres !i!en del perdón y
la misericordia de -ios, ¿no ha"r* #ue introducir un nue!o orden de cosas donde la compasión no sea
ya una excepción o un gesto admira"le sino una exigencia normal? ¿,o ser* esta la forma pr*ctica de
acoger y extender su reinado en medio de sus hios e hias?
".- #urador de la $ida
0l poeta de la misericordia de -ios ha"la"a con par*"olas, pero tam"ién con hechos( 5os campesinos
de <alilea pudieron compro"ar #ue Jesús, lleno del 0sp)ritu de -ios, recorr)a sus aldeas curando
enfermos, expulsando demonios y li"erando a las gentes del mal, la indignidad y la exclusión( 5a
misericordia de -ios no es una "ella teor)a sugerida por sus par*"olas( 0s una realidad fascinante. unto
a Jesús, los enfermos recuperan la salud, los pose)dos por el demonio son rescatados de su mundo
oscuro y tene"roso( Al los integra en una sociedad nue!a, m*s sana y fraterna, meor encaminada hacia
la plenitud del reino de -ios(
Jesús segu)a sorprendiendo a todos. -ios est* llegando, pero no como el 2-ios de los ustos3, sino
como el 2-ios de los #ue sufren3( 0l profeta del reino de -ios no tiene ninguna duda. lo #ue a -ios le
>D
preocupa es el sufrimiento de los m*s desgraciados' lo #ue le mue!e a actuar en medio de su pue"lo es
su amor compasi!o' el -ios #ue #uiere reinar entre los hom"res y mueres es un 2-ios #ue sana3( 5as
fuentes cristianas lo afirman de manera un*nime. 29ecorr)a toda <alilea((( proclamando la "uena
noticia del reino y curando toda enfermedad y dolencia en el pue"lo3(
A diferencia del 4autista, #ue nunca curó a nadie, Jesús proclama el reino de -ios poniendo salud y
!ida en las personas y en la sociedad entera( 5o #ue Jesús "usca, antes #ue nada, entre a#uellas gentes
de <alilea no es reformar su !ida religiosa, sino ayudarles a disfrutar de una !ida m*s sana y m*s
li"erada del poder del mal( 0n la memoria de los primeros cristianos #uedó gra"ado este recuerdo de
Jesús. 2?ngido por -ios con la fuer&a del 0sp)ritu 1anto, pasó haciendo el "ien y curando a todos los
oprimidos por el dia"lo, por#ue -ios esta"a con él3( 5a primera mirada de Jesús no se dirige hacia los
pecadores #ue necesitan ser llamados a con!ersión, sino hacia los #ue sufren la enfermedad o el
des!alimiento y anhelan m*s !ida y salud(
&os en!ermos de Galilea
0n cada cultura se !i!e la enfermedad de manera diferente( ,o es lo mismo enfermar en la sociedad
occidental de nuestros d)as o estar enfermo en la 4aa <alilea de los años treinta del siglo i( 5a
enfermedad no es solo un hecho "iológico( Al mismo tiempo es una experiencia #ue el enfermo
interpreta, !i!e y sufre según el modelo cultural de la sociedad en #ue !i!e( ¿/ómo se !i!)a la
enfermedad en a#uellas aldeas #ue recorr)a Jesús?, ¿cómo les afecta"a a a#uellos campesinos?, ¿cómo
reacciona"an sus familiares y !ecinos?, ¿#ué hac)an para recuperar la salud?
5os enfermos a los #ue Jesús se acerca padecen dolencias propias de un pa)s po"re y su"desarrollado.
entre ellos hay ciegos, paral)ticos, sordomudos, enfermos de la piel, des#uiciados( 6uchos son
enfermos incura"les, a"andonados a su suerte e incapacitados para ganarse el sustento' !i!en
arrastrando su !ida en una situación de mendicidad #ue ro&a la miseria y el ham"re( Jesús los encuentra
tirados por los caminos, a la entrada de los pue"los o en las sinagogas, tratando de conmo!er el cora&ón
de la gente(
0stos campesinos perci"en su enfermedad no tanto como una dolencia org*nica, sino como una
incapacidad para !i!ir como los dem*s hios de -ios( 5a mayor desgracia de los ciegos es no poder
captar la !ida de su entorno' cegados los oos, se les cierra el paso por el #ue la !ida accede al interior
de la persona' el ciego pierde contacto con la realidad, no puede contemplar los rostros ni los campos,
se le hace m*s dif)cil pensar con perspicacia, !alorar las cosas, amar a las personas( 5a desgracia de los
sordomudos es su incapacidad para comunicarse' no pueden escuchar el mensae de los dem*s ni
expresar el suyo' no pueden ha"lar, "endecir ni cantar' encerrados en su aislamiento, solo se escuchan a
s) mismos( 5a desdicha de los paral)ticos, incapaces de !alerse de sus manos o sus pies, es no poder
tra"aar, mo!erse o actuar' no poder caminar ni peregrinar a Jerusalén' no poder a"ra&ar ni "ailar( 5o
#ue anhelan estos enfermos no es solo la curación de una dolencia, sino poder disfrutar como los dem*s
de una !ida m*s plena(
5os leprosos sufr)an su enfermedad de manera diferente( 0n realidad no son !)ctimas de la 2lepra3
conocida hoy por nosotros, sino gentes afectadas por di!ersas enfermedades de la piel Osoriasis, tina,
erupciones, tumores, eccemas(((P #ue, cuando se extienden por todo el cuerpo, resultan repugnantes( 5a
tragedia de estos enfermos no consiste tanto en el mal #ue desgarra f)sicamente su cuerpo cuanto en la
!ergCen&a y humillación de sentirse seres sucios y repulsi!os a los #ue todos rehuyen( 1u !erdadero
drama es no poder casarse ni tener hios, no participar en las fiestas y peregrinaciones, #uedar
condenados al ostracismo(
>>
+am"ién los enfermos de <alilea, como los de todos los tiempos, se hac)an la pregunta #ue "rota
espont*neamente desde toda enfermedad gra!e. 2¿%or #ué?3, 2¿por #ué yo?3, 2¿por #ué ahora?3(
A#uellos campesinos no considera"an su mal desde un punto de !ista médico, sino religioso( ,o se
detienen en "uscar el origen de su enfermedad en algún factor de car*cter org*nico' les preocupa so"re
todo lo #ue a#uel mal significa( 1i -ios, el creador de la !ida, les est* retirando su esp)ritu !i!ificador,
es señal de #ue los est* a"andonando( ¿%or #ué?
1egún la mentalidad semita, -ios est* en el origen de la salud y de la enfermedad( Al dispone de todo
como señor de la !ida y de la muerte( %or eso los israelitas entienden #ue una !ida fuerte y !igorosa es
una !ida "endecida por -ios' una !ida enferma, lisiada o mutilada es una maldición( 0n las aldeas #ue
!isita"a Jesús, la gente !e)a de ordinario en la ceguera, la lepra o cual#uier otro tipo de enfermedad
gra!e el castigo de -ios por algún pecado o infidelidad( %or el contrario, la curación siempre era !ista
como una "endición de -ios( %or eso, como -ios no #uiere la muerte del pecador, sino #ue se
con!ierta y !i!a, el pue"lo de Israel espera"a #ue la inter!ención final de -ios traer)a una !ida llena de
salud para todos. 20n a#uel tiempo, nadie dir*. U0stoy enfermoU, por#ue al pue"lo le ser* perdonada su
culpa3(
0stos enfermos, considerados como a"andonados por -ios, pro!ocan dentro del 2pue"lo elegido3
malestar y tur"ación( ¿%or #ué -ios no los "endice como a los dem*s? ¿%or #ué les retira su aliento de
!ida? %ro"a"lemente su !ida no le agrada( %or ello su presencia en el 2pue"lo santo3 de -ios ha de ser
!igilada( 0s meor tenerlos excluidos en mayor o menor grado de la con!i!encia religiosa y social(
1egún la tradición de Israel, 2los coos y ciegos no han de entrar en la casa de -ios3 ( 0n los escritos de
Qumr*n se acentúa mucho m*s esta exclusión. los ciegos y sordos son considerados poco respeta"les,
pues 2#uien no !e ni oye, no sa"e practicar la ley3' los ciegos de"en ser excluidos no solo del templo,
sino tam"ién de la ciudad de Jerusalén. 2,ingún ciego entrar* en ella durante toda su !ida' no
profanar* la ciudad santa en cuyo centro ha"ito yo3( 5a exclusión del templo, lugar santo donde ha"ita
-ios, recuerda de manera implaca"le a los enfermos lo #ue ya perci"en en el fondo de su enfermedad.
-ios no los #uiere como a los dem*s(
5os 2leprosos3, por su parte, son separados de la comunidad no por temor al contagio, sino por#ue son
considerados 2impuros3 #ue pueden contaminar a #uienes pertenecen al pue"lo santo de -ios( 5a
prescripción era cruel. 20l afectado por la lepra((( ir* gritando. UImpuro, impuroU( +odo el tiempo #ue
le dure la llaga #uedar* impuro( 0s impuro y !i!ir* aislado3( 0n una sociedad como la de <alilea,
donde el indi!iduo solo puede !i!ir integrado en su familia y su aldea, esta exclusión significa una
tragedia( 5a mayor angustia del leproso es pensar #ue tal !e& ya no pueda !ol!er nunca a su
comunidad(
A"andonados por -ios y por los hom"res, estigmati&ados por sus !ecinos, excluidos en "uena parte de
la con!i!encia, estos enfermos constituyen, pro"a"lemente, el sector m*s marginado de la sociedad(
%ero, ¿est*n realmente a"andonados por -ios o tienen un lugar pri!ilegiado en su cora&ón de %adre? 0l
dato histórico es incuestiona"le. Jesús se dedica a ellos antes #ue a nadie( 1e acerca a los #ue se
consideran a"andonados por -ios, toca a los leprosos #ue nadie toca, despierta la confian&a en a#uellos
#ue no tienen acceso al templo y los integra en el pue"lo de -ios tal como él lo entiende( 0stos tienen
#ue ser los primeros en experimentar la misericordia del %adre y la llegada de su reino( 1u curación es
la meor 2par*"ola3 para #ue todos comprendan #ue -ios es, antes #ue nada, el -ios de los #ue sufren
el desamparo y la exclusión(
>F
El di!ícil camino de la curación
+odo enfermo anhela li"erarse un d)a de su enfermedad para disfrutar de nue!o de una !ida sana( %ero,
¿#ué pod)an hacer los enfermos y enfermas de a#uellas aldeas para recuperar su salud?
Al !erse enfermo, el israelita acud)a por lo general a -ios( 0xamina"a su !ida, confesa"a ante él sus
pecados y le ped)a la curación( %od)a recitar uno de tantos salmos compuestos por enfermos y #ue
esta"an recogidos en las 0scrituras. 2+en piedad de m), 1eñor, s*name, #ue he pecado contra ti3( 5a
familia era la primera en atender a su enfermo( 5os padres y familiares m*s cercanos, el patrón de la
casa o los mismos !ecinos ayuda"an al enfermo a reconocer su pecado e in!ocar a -ios( Al mismo
tiempo "usca"an a algún curador de los alrededores(
Al parecer, no pod)an acudir a médicos profesionales( 5a medicina griega, impulsada por 8ipócrates
OBDE7=DE a( /P, se ha")a extendido por la cuenca del 6editerr*neo y ha")a penetrado pro"a"lemente en
ciudades importantes como +i"er)ades, 1éforis o las de la -ec*polis, pero no en las aldeas de <alilea(
0n la medicina hipocr*tica no se in!oca"a el poder curador de los dioses, sino #ue, "as*ndose en
alguna teor)a del cuerpo humano, se detecta"a la enfermedad, se diagnostica"an las causas y se "usca"a
algún remedio #ue ayudara a reco"rar el e#uili"rio del cuerpo( 5a postura tradicional de los israelitas
ante este tipo de medicina ha")a sido de recelo, pues solo -ios es fuente de salud( %ero ya en tiempos
de Jesús las cosas ha")an cam"iado( Algunos sa"ios ud)os recomenda"an acudir a los médicos, pues
2hay momentos en #ue la solución est* en sus manos3( %or desgracia para los enfermos de <alilea, los
médicos no esta"an al alcance de sus posi"ilidades. !i!)an leos de las aldeas y sus honorarios eran
demasiado ele!ados(
+ampoco pod)an peregrinar hasta los famosos templos de 0sculapio, dios de la medicina, o a los
santuarios de Isis y 1erapis, di!inidades sanadoras, ni "añarse en fuentes sagradas consideradas
terapéuticas( 5os templos consagrados a 0sculapio eran numerosos y de gran prestigio( 0l m*s famoso
sin duda en tiempos de Jesús, el de 0pidauro, no leos de /orinto( A él acud)an miles de enfermos(
-espués de un "año y de la entrega de la ofrenda a 0sculapio, pasa"an la noche en un pórtico oscuro
del templo para tener ocasión de ser !isitados por el dios curador y reci"ir en sueños el mensae #ue
indica"a los remedios apropiados OungCentos, !endaes, dietasP o las instrucciones #ue, interpretadas
por los ser!idores del templo, ayudar)an a recuperar la salud( +am"ién ha")a santuarios de Isis y
1erapis en las ciudades m*s importantes del 6editerr*neo oriental, pero ciertamente no cerca de
<alilea( 5os enfermos de a#uellas aldeas no pod)an a!enturarse en un largo !iae hasta los famosos
lugares de curación ni pagar las costosas ofrendas #ue all) se exig)an(
6*s cercanos esta"an los curadores populares #ue no se aten)an a una medicina profesional ni
depend)an de santuario alguno. magos, exorcistas u hom"res santos OhasidimP, famosos por el poder de
su oración, como 8oni o 8anin* "en -osa, #ue sana"an m*s por su relación estrecha con -ios #ue por
sus técnicas terapéuticas( 0n este am"iente comen&ó Jesús a recorrer los pue"los de <alilea
proclamando el reino de -ios y curando a los enfermos(
Un curador singular
0l hecho es históricamente innega"le. Jesús fue considerado por sus contempor*neos como un curador
y exorcista de gran prestigio( +odas las fuentes cristianas ha"lan in!aria"lemente de las curaciones y
exorcismos reali&ados por Jesús( %or lo dem*s, hacia el año JE, tam"ién el historiador ud)o Hla!io
Josefo nos informa de #ue durante el go"ierno de %oncio %ilato como prefecto de Judea 2apareció
Jesús, un hom"re sa"io, #ue fue autor de hechos asom"rosos3( 0sta fama de Jesús como taumaturgo y
exorcista tu!o #ue ser extraordinaria, pues durante mucho tiempo hu"o exorcistas y magos #ue, fuera
>L
de los am"ientes cristianos, usa"an su nom"re para reali&ar sus conuros(
5a actuación de Jesús de"ió de sorprender so"remanera a las gentes de <alilea. ¿de dónde pro!en)a su
fuer&a curadora? 1e parece a otros curadores #ue se conocen en la región, pero al mismo tiempo es
diferente( /iertamente no es un médico de profesión. no examina a los enfermos para hacer un
diagnóstico de su mal' no emplea técnicas médicas ni receta remedios( 1u actuación es muy diferente(
,o se preocupa solo de su mal f)sico, sino tam"ién de su situación de impotencia y humillación a causa
de la enfermedad( %or eso los enfermos encuentran en él algo #ue los médicos no asegura"an con sus
remedios. una relación nue!a con -ios #ue les ayuda a !i!ir con otra dignidad y confian&a ante él(
5as técnicas concretas #ue Jesús emplea alguna #ue otra !e& recuerdan a los procedimientos #ue
utili&a"an los magos y curadores populares( A nadie extraña"a( 1egún fuentes cristianas, en alguna
ocasión lle!ó aparte a un sordomudo y lo curó 2metiéndole sus dedos en los o)dos3 y 2toc*ndole la
lengua con su sali!a3( $tro d)a le traeron un ciego y él lo sacó fuera del pue"lo, 2le puso sali!a en los
oos3, 2impuso sus manos so"re él3 y lo curó( 1in em"argo, nunca se !e a Jesús tratando de manipular
fuer&as in!isi"les, como hac)an los magos para for&ar a la di!inidad a inter!enir( Jesús no actúa
confiando en técnicas, sino en el amor curador de -ios, #ue se compadece de los #ue sufren( %or eso su
actuación no es la de un mago de la época( ,unca inter!iene para hacer daño, causar enfermedades,
producir insomnio, impedir amores o deshacerse de enemigos, sino para curar el sufrimiento y la
enfermedad( ,o pronuncia extraños conuros ni fórmulas secretas. no emplea amuletos, hechi&os o
encantamientos( ,o actúa nunca por intereses económicos, sino mo!ido por su amor compasi!o y su
decisión de anunciar el reino de -ios( 1in duda, la figura de Jesús se acerca"a m*s a dos hom"res
piadosos "ien conocidos en la tradición ra")nica( -e 8oni, 2el tra&ador de c)rculos3, se dec)a #ue en
medio de una se#u)a ha")a dirigido a -ios su oración logrando la llu!ia( -e 8anin* "en -osa se
asegura"a #ue, al orar por los enfermos, conoc)a si -ios i"a a concederle la curación solicitada en la
manera m*s o menos fluida con #ue sal)a la oración de su "oca( 5a actuación de estos dos hom"res
santos no era de car*cter m*gico, sino #ue se de")a al fa!or de -ios( 5a tradición ra")nica acentúa
precisamente la eficacia de su oración( 8oni y 8anin* "en -osa no son propiamente taumaturgos. no
o"ran milagros con sus pala"ras o gestos' lo milagroso es el poder de su oración( ,o es este el caso de
Jesús, #ue o"ra sus curaciones dando una orden o reali&ando un gesto(
%ro"a"lemente la gente !e)a a Jesús no tanto como un hasid, al estilo de 8oni o 8anin* "en -osa, sino
como un profeta #ue cura"a en !irtud del 0sp)ritu de -ios( 1u actuación desperta"a tal !e& el recuerdo
de 0lias y 0l)seo, profetas muy populares en el reino del norte por sus hechos milagrosos( ,o ha")an
reali&ado prodigios espectaculares a fa!or de todo el pue"lo, como 6oisés, pero la tradición los
recorda"a como profetas taumaturgos( -e 0lias se dec)a #ue ha")a resucitado al hio de una po"re
!iuda a la #ue ya anteriormente ha")a alimentado de manera milagrosa( A 0l)seo se le atri"u)an, entre
otros hechos, la resurrección del hio de una !iuda, una multiplicación prodigiosa de panes y la
curación de ,aam*n, efe del eército arameo, enfermo de lepra( 1in em"argo, la tradición dec)a de
0l)seo algo a"solutamente impensa"le en Jesús. ha")a hecho morir con su maldición a un grupo de
niños #ue se "urla"an de él, ha")a castigado con la lepra a un criado de ,aam*n y ha")a deado ciegos a
unos soldados #ue ha")an salido a capturarlo( ,adie hu"iera imaginado al poeta de la misericordia de
-ios #uitando la !ida a esos niños, a los #ue a"ra&a"a con tanto cariño, ni cegando los oos o
condenando a alguien para siempre al estigma de la lepra(
1in em"argo, lo #ue m*s diferencia a Jesús de otros curadores es #ue, para él, las curaciones no son
hechos aislados, sino #ue forman parte de su proclamación del reino de -ios( 0s su manera de anunciar
a todos esta gran noticia. -ios est* llegando, y los m*s desgraciados pueden experimentar ya su amor
compasi!o( 0stas curaciones sorprendentes son signo humilde, pero real, de un mundo nue!o. el
>J
mundo #ue -ios #uiere para todos(
&a !uerza curadora de Jess
¿/u*ndo descu"rió Jesús su capacidad de curar? ¿Hue su fe en la misericordia de -ios lo #ue le empuó
a intentar ali!iar el sufrimiento de los enfermos o, por el contrario, fue el descu"rimiento de su poder
curador lo #ue le conduo a anunciar la cercan)a de -ios y su !enida sal!adora? ,unca podremos
responder a este tipo de preguntas( %ertenecen al mundo secreto de Jesús(
5o cierto es #ue Jesús contagia salud y !ida( 5as gentes de <alilea lo sienten como alguien #ue cura
por#ue est* ha"itado por el 0sp)ritu y la fuer&a sanadora de -ios( Aun#ue, al parecer, Jesús utili&a en
alguna ocasión técnicas populares, como la sali!a, lo importante no es el procedimiento #ue pueda
emplear en algún caso, sino él mismo. la fuer&a curadora #ue irradia su persona( 5a gente no acude a él
en "usca de remedios o recetas, sino para encontrarse con él( 5o decisi!o es el encuentro con el
curador( 5a terapia #ue Jesús pone en marcha es su propia persona. su amor apasionado a la !ida, su
acogida entraña"le a cada enfermo o enferma, su fuer&a para regenerar a la persona desde sus ra)ces, su
capacidad de contagiar su fe en la "ondad de -ios( 1u poder para despertar energ)as desconocidas en el
ser humano crea"a las condiciones #ue hac)an posi"le la recuperación de la salud(
0n la ra)& de esta fuer&a curadora e inspirando toda su actuación est* siempre su amor compasi!o( Jesús
sufre al !er la enorme distancia #ue hay entre el sufrimiento de estos hom"res, mueres y niños
hundidos en la enfermedad, y la !ida #ue -ios #uiere para sus hios e hias( 5o #ue le mue!e es su
amor a los #ue sufren, y su !oluntad de #ue experimenten ya en su propia carne la misericordia de -ios
#ue los li"ere del mal( %ara Jesús, curar es su forma de amar( /uando se acerca a ellos para despertar su
confian&a en -ios, li"erarlos del mal y de!ol!erlos a la con!i!encia, Jesús les est* mostrando, antes de
nada, #ue son dignos de ser amados(
%or eso cura siempre de manera gratuita( ,o "usca nada para s) mismo, ni si#uiera #ue los enfermos se
agreguen a su grupo de seguidores( 5a curación #ue suscita la llegada del reino de -ios es gratuita, y
as) la tendr*n #ue regalar tam"ién sus disc)pulos( 0ste car*cter gratuito resulta"a sorprendente y
atracti!o( +odo el mundo pod)a acercarse a Jesús sin preocuparse de los gastos( 5os enfermos curados
por él tienen poco #ue !er con la rica clientela #ue acud)a a los dioses sanadores(
Jesús tiene su estilo propio de curar( 5o hace con la fuer&a de su pala"ra y los gestos de sus manos(
Jesús ha"la con el enfermo y le manifiesta su !oluntad de #ue #uede curado( 0s uno de sus rasgos
caracter)sticos( ,o pronuncia fórmulas secretas ni ha"la entre dientes, como los magos( 1u pala"ra es
clara( +odos la pueden escuchar y entender( Al mismo tiempo, Jesús 2toca3 a los enfermos( 5as fuentes
cristianas lo repiten una y otra !e&, mati&ando su gesto con expresiones di!ersas( A !eces Jesús
2agarra3 al enfermo para transmitirle su fuer&a y arrancarlo de la enfermedad( $tras !eces 2impone sus
manos3 so"re él en un gesto de "endición para en!ol!erlo con la "ondad amorosa de -ios( 0n otras
ocasiones 2extiende su mano y lo toca3, para expresarle su cercan)a, acogida y compasión( As) actúa
so"re todo con los leprosos, excluidos de la con!i!encia( 5as manos de Jesús "endicen a los #ue se
sienten malditos, tocan a los leprosos #ue nadie toca, comunican fuer&a a los hundidos en la
impotencia, transmiten confian&a a los #ue se !en a"andonados por -ios, acarician a los excluidos( 0ra
su estilo de curar(
Jesús no aporta"a solo una meora f)sica( 1u acción sanadora !a m*s all* de la eliminación de un
pro"lema org*nico( 5a curación del organismo #ueda englo"ada dentro de una sanación m*s integral de
la persona( Jesús reconstruye al enfermo desde su ra)&. suscita su confian&a en -ios, lo arranca del
aislamiento y la desesperan&a, lo li"era del pecado, lo de!uel!e al seno del pue"lo de -ios y le a"re un
FE
futuro de !ida m*s digno y saluda"le( ¿/ómo lo hace?
Jesús comien&a por rea!i!ar la fe de los enfermos( -e di!ersas maneras se esfuer&a para #ue conf)en en
la "ondad sal!adora de -ios, #ue parece ha"erles retirado su "endición( 5as fuentes cristianas lo
recogen como algo esencial de su acción curadora. 2,o temas, solo ten fe3' 2todo es posi"le para el
#ue cree3' 2hio m)o, tus pecados te son perdonados3( 5os relatos sugieren #ue, en algún momento,
Jesús y el enfermo se funden en una misma fe. el enfermo no se siente ya solo y a"andonado'
acompañado y sostenido por Jesús, se a"re confiadamente al -ios de los po"res y los perdidos( /uando
falta esta confian&a, la acción curadora de Jesús #ueda frustrada, como al parecer sucedió en su aldea
de ,a&aret, donde apenas pudo curar a nadie, pues les falta"a fe( /uando, por el contrario, en el
enfermo se despierta la confian&a y se produce la curación, Jesús la atri"uye a"iertamente a su fe. 28ia
m)a, tu fe te ha sal!ado' !ete en pa& y #ueda curada de tu enfermedad3( 5a fe pertenece, pues, al
proceso mismo de la curación( Jesús no cura para despertar la fe, sino #ue pide fe para #ue sea posi"le
la curación( 0sta fe no es f*cil( 0l enfermo se siente llamado a esperar algo #ue parece superar los
l)mites de lo posi"le( Al creer, cru&a una "arrera y se a"andona al poder sal!ador de -ios( ,o es f*cil(
1e entiende el grito paradóico del padre de un enfermo, #ue grita su fe, pero reconoce su incredulidad.
2/reo, pero ayúdame en mi poca fe3(
Jesús no pide fe en su poder misterioso o en sus conocimientos ocultos, sino en la "ondad de -ios, #ue
se acerca a sal!ar del mal, despertando incluso posi"ilidades desconocidas #ue no est*n de ordinario a
disposición del ser humano( ; lo hace no recurriendo a la hipnosis o la magia, sino ayudando a los
enfermos a acoger a -ios en el interior de su experiencia dolorosa( Jesús tra"aa el 2cora&ón3 del
enfermo para #ue conf)e en -ios, li"er*ndose de esos sentimientos oscuros de culpa"ilidad y de
a"andono por parte de -ios, #ue crea la enfermedad( Jesús lo cura poniendo en su !ida el perdón, la
pa& y la "endición de -ios( Al enfermo se le a"re as) la posi"ilidad de !i!ir con un cora&ón nue!o y
reconciliado con -ios(
Al mismo tiempo, Jesús lo reconcilia con la sociedad( 0nfermedad y marginación !an tan
estrechamente enla&adas #ue la curación no es efecti!a hasta #ue los enfermos no se !en integrados en
la sociedad( %or eso Jesús elimina las "arreras #ue los mantienen excluidos de la comunidad( 5a
sociedad no ha de temerlos, sino acogerlos( 5as fuentes cristianas descri"en de di!ersas maneras la
!oluntad de Jesús de incorporar de nue!o a los enfermos a la con!i!encia. 25e!*ntate, toma tu camilla
y !ete a tu casa3' 2!ete, muéstrate al sacerdote y ha& por tu purificación la ofrenda #ue prescri"ió
6oisés, para #ue les sir!a de testimonio3' 2!ete a tu casa con los tuyos y cuéntales lo #ue el 1eñor ha
hecho contigo3( 0s especialmente significati!a su actuación con los leprosos, excluidos de la
comunidad por su condición de impuros( %ropiamente no le piden a Jesús #ue los cure, sino #ue los
2limpie3 y tenga con ellos esa 2compasión3 #ue no encuentran en la sociedad( Jesús reacciona con un
gesto. extiende su mano y los toca( A#uellos hom"res y mueres son miem"ros del pue"lo de -ios, tal
como lo entiende Jesús( Al tocarlos, Jesús los li"era de la exclusión( 1u gesto es intencionado( ,o est*
pensando solo en la curación del enfermo' est* haciendo una llamada a toda la sociedad( 0st* llegando
el reino de -ios( 8ay #ue construir la !ida de otra manera. los impuros pueden ser tocados' los
excluidos han de ser acogidos( 5os enfermos no han de ser mirados con miedo, sino con compasión(
/omo los mira -ios(
&iberador de demonios
Jesús no solo cura"a enfermos( 5leno del 0sp)ritu de -ios, se acerca"a tam"ién a los pose)dos y los
li"era"a de los esp)ritus malignos( ,adie lo pone en duda( Jesús fue un exorcista de prestigio
extraordinario, incluso fuera de los am"ientes cristianos' toda!)a "astantes años después de su muerte
FK
ha")a exorcistas #ue segu)an utili&ando su nom"re como medio poderoso para expulsar demonios( 5a
actuación de Jesús con los endemoniados pro!ocó un impacto mucho mayor #ue sus curaciones( 5a
gente #ueda"a so"recogida y se pregunta"a dónde esta"a el secreto de una fuer&a tan poderosa(
Algunos !e)an en él un peligro y lo acusa"an de estar 2pose)do3 por un esp)ritu maligno y de actuar
como agente de 4eel&e"ú( A Jesús, por el contrario, le confirma"a en una con!icción #ue i"a creciendo
en su cora&ón. si el mal est* siendo !encido y es posi"le experimentar la derrota de 1atan*s, es #ue el
reino de -ios ya est* llegando( ¿Quiénes son estos enfermos? ¿/ómo podemos captar desde nuestra
cultura esta peculiar experiencia #ue se !i!)a en torno a Jesús? ¿/ómo los cura"a?
0n general, los exegetas tienden a !er en la 2posesión dia"ólica3 una enfermedad( 1e tratar)a de casos
de epilepsia, histeria, es#ui&ofrenia o 2estados alterados de conciencia3 en los #ue el indi!iduo
proyecta de manera dram*tica hacia un personae maligno las represiones y conflictos #ue desgarran su
mundo interior( 1in duda es leg)timo pensar hoy as), pero lo #ue !i!)an a#uellos campesinos de <alilea
tiene poco #ue !er con este modelo de 2proyección3 de conflictos so"re otro personae( 0s exactamente
lo contrario( 1egún su mentalidad, son ellos los #ue se sienten in!adidos y pose)dos por alguno de
a#uellos seres malignos #ue infestan el mundo( 0sta es su tragedia( 0l mal #ue padecen no es una
enfermedad m*s( 0s !i!ir sometidos a un poder desconocido e irracional #ue los atormenta, sin #ue
puedan defenderse de él(
%ro"a"lemente es m*s acertado !er en el fenómeno de la posesión una complea estrategia utili&ada de
manera enfermi&a por personas oprimidas para defenderse de una situación insoporta"le( /uando no
hay otro medio para re"elarse, en el indi!iduo se puede desarrollar una personalidad separada #ue le
permite decir y hacer lo #ue no podr)a en condiciones normales, al menos sin importantes riesgos(
¿8a")a alguna relación entre la opresión #ue eerc)a so"re %alestina el Imperio romano y el fenómeno
contempor*neo de tantas personas pose)das por el demonio? ¿0ra esta una forma enfermi&a de
re"elarse contra el sometimiento romano y el dominio de los poderosos? Aun#ue la curación del
endemoniado de <erasa no es una narración estrictamente histórica, puede ayudarnos a intuir la
conexión #ue se pod)a esta"lecer oscuramente entre la posesión demon)aca y la opresión de 9oma(
1egún el relato, el demonio es uno solo, pero se llama 2legión3, por#ue son muchos, como la di!isión
armada de 9oma #ue controla %alestina' los demonios entran en los 2cerdos3, los animales m*s
impuros de todos y los #ue meor pod)an definir a los romanos' m*s tarde, los cerdos se precipitan en el
2mar3, lugar donde la resistencia ud)a #uer)a !erlos hundidos para siempre( %ro"a"lemente a nosotros
se nos escapa el terror y la frustración #ue genera"a el Imperio romano so"re gentes a"solutamente
impotentes para defenderse de su crueldad(
,o falta"an tampoco conflictos y opresiones dentro de a#uellas familias campesinas de estructura
r)gidamente patriarcal( ,o pocos de los pose)dos eran, sin duda, mueres, adolescentes y niños. esposas
estériles frustradas y sin honor alguno ante nadie, !iudas pri!adas de defensa ante los atropellos de los
!arones, niños !)ctimas de a"usos( 5a posesión se con!ierte tam"ién para ellos en un mecanismo de
autodefensa #ue les permite atraer la atención, defenderse del entorno y ad#uirir un cierto poder(
5os pose)dos a los #ue se acerca Jesús no son simplemente enfermos ps)#uicos( 1on gentes desnutridas,
!)ctimas de !iolencias endémicas, impotentes para defenderse de a"usos insoporta"les( 5os
endemoniados no se sienten protagonistas de una re"elión contra el mal, sino !)ctimas de un poder
desconocido y extraño #ue los atormenta destruyendo su identidad( 6arcos descri"e con tra&os
so"recogedores a un endemoniado de <erasa #ue 2corr)a por los montes3 en un estado de soledad total'
2!i!)a en los sepulcros3, excluido del mundo de los !i!os' esta"a 2atado con grillos y cadenas3 por una
sociedad aterrori&ada por su presencia' !i!)a 2lan&ando alaridos3 en su incapacidad de comunicarse
con nadie' 2se her)a con piedras3, !)ctima de su propia !iolencia( ¿Qué poder maligno se esconde
F:
detr*s de una experiencia de estas caracter)sticas? ,o es f*cil responder( 1olo sa"emos #ue Jesús se
acercó a ese mundo siniestro y li"eró a #uienes !i!)an atormentados por el mal(
Jesús se parec)a a otros exorcistas de su tiempo, pero era diferente( %ro"a"lemente sus com"ates con
los esp)ritus malignos no resulta"an del todo extraños en las aldeas de <alilea, pero ha")a en su
actuación algo #ue, sin duda, sorprend)a a #uienes lo o"ser!a"an de cerca( Jesús se acerca al lenguae y
los gestos de los exorcistas de su tiempo, pero, al parecer, esta"lece con los endemoniados una relación
muy peculiar( ,o usa los recursos utili&ados por los exorcistas. anillos, aros, amuletos, incienso, leche
humana, ca"ellos( 1u fuer&a est* en s) mismo( 4asta su presencia y el poder de su pala"ra para
imponerse( %or otra parte, a diferencia de la pr*ctica general de los exorcistas, #ue conuran a los
demonios en nom"re de alguna di!inidad o personae sagrado, Jesús no siente necesidad alguna de
re!elar el origen de su poder. no explica en nom"re de #uién expulsa los demonios, no pronuncia el
nom"re m*gico de nadie, ni in!oca a ninguna fuer&a secreta( +ampoco se sir!e de conuros o fórmulas
secretas( ,i si#uiera acude a su %adre( Jesús se enfrenta a los demonios con la fuer&a de su pala"ra.
21al de él3' 2c*llate3' 2no !uel!as a entrar en él3( +odo hace pensar #ue, mientras com"ate a los
demonios, Jesús est* con!encido de estar actuando con la fuer&a misma de -ios(
5as fuentes descri"en su actuación como una confrontación !iolenta entre #uienes se sienten pose)dos
por 1at*n y el profeta #ue se sa"e ha"itado por el 0sp)ritu de -ios( Am"os com"atientes se atacan y se
defienden( 5os demonios gritan a Jesús con grandes alaridos' Jesús los amena&a y les da órdenes
despiadadas( In!ade el campo dominado por los esp)ritus malignos, lo con#uista y expulsa a los
demonios, #ue 2huyen3 derrotados( 0ste 2com"ate3, #ue a nosotros nos parece una composición
literaria, encierra pro"a"lemente episodios so"recogedores de los #ue fueron testigos a#uellas gentes de
<alilea( In!estigadores recientes sospechan #ue el propio Jesús sufr)a una dram*tica transformación
durante su actuación como exorcista( 4uscando el sometimiento de los demonios, ha"la directamente
con ellos, penetra en su mundo, les pregunta su nom"re para dominarlos meor, les grita sus órdenes,
gesticula, los pone furiosos y los expulsa( -e esta manera destruye la identidad 2demon)aca3 de la
persona y reconstruye en ella una nue!a identidad, transmitiéndole la fuer&a sanadora de su propia
persona(
As) se explicar)an meor ciertas reacciones ante los exorcismos de Jesús( 0n el e!angelio m*s antiguo
se nos dice #ue los familiares de Jesús !inieron desde ,a&aret a hacerse cargo de él, pues pensa"an #ue
2esta"a fuera de s)3( ¿Qué pudieron o"ser!ar de extraño en su comportamiento para pensar as) si no era
su insólita actuación con los endemoniados?1us ad!ersarios llegaron m*s leos, pues lo acusaron de
2estar pose)do por 4eel&e"ul3 y de 2expulsar a los demonios con el poder del pr)ncipe de los
demonios3( 5os #ue lan&an esta acusación no piensan en el "ien #ue hace Jesús a estos enfermos( 6*s
"ien !en en sus exorcismos algún tipo de amena&a para el orden social( 5i"erando a los endemoniados,
Jesús est* reconstruyendo un nue!o Israel, constituido por personas m*s li"res y autónomas' est*
"uscando una nue!a sociedad( %ara neutrali&ar su peligrosa acti!idad, nada meor #ue desacreditarlo
socialmente acus*ndolo de comportamiento des!iado. su poder de expulsar demonios no !iene de -ios'
tiene su origen en el poder maligno del pr)ncipe de los demonios( 0ste tipo de acusaciones eran
estrategias utili&adas con frecuencia por los poderosos para controlar la sociedad(
Jesús no pod)a permanecer callado' ten)a #ue defenderse y explicar el !erdadero contenido de su
acti!idad de exorcista( 5a acusación es inconsistente( 1atan*s no puede actuar contra s) mismo( 21i
1atan*s expulsa a 1atan*s, es #ue est* di!idido( ¿/ómo !a a su"sistir su reino?3( 0s e!idente #ue Jesús
no pertenece al reino de 1atan*s' es a"surdo !er en sus exorcismos una alian&a con el maligno( %ara
disipar cual#uier am"igCedad, Jesús expone claramente el sentido de su acti!idad( 21i yo expulso los
demonios con el dedo de -ios, entonces es #ue ha llegado a !osotros el reino de -ios3( A Jesús no le
F=
ca"e otra explicación( A#u) est* el 2dedo de -ios3( 1u esfuer&o por 2li"erar3 a estos desgraciados es
una !ictoria so"re 1at*n y el meor signo de #ue est* llegando el reino de -ios, #ue #uiere una !ida
m*s sana y li"erada para sus hios e hias(
Al parecer, Jesús dio mucha importancia a su acti!idad de exorcista, pues insistió de nue!o en aclarar
su actuación con los demonios por medio de una imagen llena de colorido. 2,adie puede entrar en la
casa de un hom"re fuerte y sa#uear su auar, si primero no ata al fuerte' solo entonces podr* sa#uear su
casa3( ,adie puede in!adir el campo dominado por 1at*n si antes no lo reduce a la impotencia( Jesús
!e sus exorcismos como una forma de 2atar3 al maligno y controlar su fuer&a destructora(
#ignos de un mundo nue%o
Jesús no se limitó a ali!iar el sufrimiento de los enfermos y endemoniados, sino #ue dio a su acti!idad
curadora una interpretación trascendental. !e en todo ello signos de un mundo nue!o( Hrente al
pesimismo catastrófico #ue impera en los sectores apocal)pticos, #ue lo !en todo infestado por el mal,
Jesús anuncia algo sin precedentes. -ios est* a#u)( 5a curación de los enfermos y la li"eración de los
endemoniados son su reacción contra la miseria humana. anuncian ya la !ictoria final de su
misericordia li"erando al mundo de un destino marcado fatalmente por el sufrimiento y la desgracia(
Jesús no reali&a"a sus curaciones para pro"ar su autoridad di!ina o la !eracidad de su mensae( -e
hecho, cuando a Jesús se le pide una prue"a espectacular #ue dispense, por decirlo as), del riesgo de
tener #ue adoptar una decisión, Jesús se niega( ,o ofrece espect*culo( 1us curaciones, m*s #ue una
prue"a del poder de -ios, son un signo de su misericordia, tal como la capta Jesús( 0n realidad, para
los galileos, los 2milagros3 no pro"a"an nada de manera inapela"le, aun#ue in!ita"an a !er en el
taumaturgo alguna relación estrecha con -ios( 5os maestros de la ley, so"re todo, eran "astante
escépticos ante hechos prodigiosos( A sus oos, un 2milagro3 no prue"a nada si el taumaturgo no se
mue!e en el marco de la ley( -e ah) el esc*ndalo #ue pro!oca Jesús al curar incluso en s*"ado,
desafiando las tradiciones m*s ortodoxas( -e hecho, Jesús no logra una adhesión generali&ada( ?nos
conf)an en él, otros no( Algunos le siguen, otros lo recha&an(
%ro"a"lemente, lo #ue meor captaron todos fue la diferencia grande entre su actuación y la del
4autista( 5a misión del 4autista est* pensada y organi&ada en función del pecado( 0s su preocupación
suprema. denunciar los pecados de las gentes y purificar de su inmundicia moral a #uienes acuden al
Jord*n( 0ra lo #ue ofrec)a a todos. un "autismo purificador para 2el perdón de los pecados3( %or el
contrario, la preocupación primera de Jesús es el sufrimiento de los m*s desgraciados( 5as fuentes no
presentan a Jesús caminando por <alilea en "usca de pecadores para con!ertirlos de sus pecados, sino
acerc*ndose a enfermos y endemoniados para li"erarlos de su sufrimiento( 1u acti!idad no est*
propiamente orientada a reformar la religión ud)a, sino a ali!iar el sufrimiento de #uienes encuentra
ago"iados por el mal y excluidos de una !ida sana( 0s m*s determinante en su actuación eliminar el
sufrimiento #ue denunciar los di!ersos pecados de las gentes( ,o es #ue no le preocupe el pecado, sino
#ue, para Jesús, el pecado m*s gra!e y #ue mayor resistencia ofrece al reino de -ios consiste
precisamente en causar sufrimiento o tolerarlo con indiferencia(
5as fuentes cristianas resumen la actuación de Jesús afirmando #ue se dedica"a a dos tareas. anunciar
la "uena noticia del reino de -ios y curar las enfermedades y dolencias en el pue"lo( 0se fue su
empeño fundamental. despertar la fe en la cercan)a de -ios luchando contra el sufrimiento( %or eso,
cuando conf)a su misión a los disc)pulos, les encomienda la misma tarea( 25os en!ió a proclamar el
reino de -ios y a curar3( Jesús solo reali&ó un puñado de curaciones y exorcismos( %or las aldeas de
<alilea y Judea #uedaron otros muchos ciegos, leprosos y endemoniados sufriendo sin remedio su mal(
FB
1olo algunos #ue se encontraron con él experimentaron su fuer&a curadora( Jesús no pensó nunca en los
2milagros3 como una forma f*cil de suprimir el sufrimiento en el mundo, sino solo como un signo para
indicar la dirección en la #ue sus seguidores han de actuar para acoger el reino de -ios(
0l mensae #ue transmit)a en sus par*"olas #ueda as) reafirmado( 5a acción sal!adora de -ios est* ya
en marcha( 0l reino es la respuesta de -ios al sufrimiento humano( 5a gente m*s desgraciada puede
experimentar en su propia carne signos de un mundo nue!o en el #ue, por fin, -ios !encer* al mal( 0n
alguna ocasión lo expresó con emoción. 20stoy !iendo a 1atan*s caer del cielo como un rayo3( 0sto es
el reino de -ios #ue tanto anhela. la derrota del mal, la irrupción de la misericordia de -ios, la
eliminación del sufrimiento, la acogida de los excluidos en la con!i!encia, la instauración de una
sociedad li"erada de toda aflicción(
+oda!)a no es una realidad aca"ada ni mucho menos( 8ay #ue continuar poniendo signos de la
misericordia de -ios en el mundo( 0sa ser* precisamente la misión #ue confiar* a sus seguidores(
%.- Defensor de los &ltios
Jesús go&a"a experimentando ya el reino de -ios en la curación de los enfermos y en la li"eración de
los pose)dos( 0ran los #ue m*s lo necesita"an, pero no los únicos( %ronto se acercaron a él los m*s
indigentes de <alilea( Algunos no ten)an ni casa( Gaga"an por las aldeas mo!iéndose de una parte a
otra( %ronto se toparon con Jesús, #ue tam"ién hac)a una !ida itinerante y 2no ten)a donde reclinar su
ca"e&a3( +am"ién estos tienen #ue sa"er cuanto antes #ue el reino de -ios es para ellos( /onoc)an muy
"ien lo #ue era un reino construido so"re la fuer&a y la opresión de los m*s dé"iles. lle!a"an años
soportando a la familia de los 8erodes( Ahora tienen #ue conocer cómo es la !ida #ue -ios #uiere para
ellos. un reino de usticia y de compasión, donde los grandes terratenientes ser*n los 2últimos3 y los
mendigos de las aldeas los 2primeros3(
&os ltimos de Galilea
0mulando a su padre, tam"ién 8erodes Antipas #uiso construir su pe#ueño 2reino3, aun#ue desde
9oma solo ha")a reci"ido la categor)a de 2tetrarca3( 0nseguida reconstruyó la ciudad de 1éforis en la
4aa <alilea y un poco m*s tarde, recordando la ciudad de /es*rea, le!antada por su padre en la costa
del 6editerr*neo, construyó una nue!a capital a orillas del lago de <enesaret( ,aturalmente la llamó
+i"er)ades en honor de +i"erio, el nue!o emperador( /on la construcción de estas dos ciudades, <alilea
conoció por !e& primera el fenómeno de la ur"ani&ación dentro de su territorio( 0n un "re!e espacio de
tiempo, precisamente los !einte primeros años de la !ida de Jesús, el desarrollo de estas dos ciudades
situadas a menos de cincuenta Iilómetros la una de la otra generó un profundo cam"io social( Jesús lo
pudo !i!ir todo de cerca(
1éforis y +i"er)ades se con!irtieron en centros administrati!os desde donde se controla"a toda la
región( All) se concentra"an las clases dominantes. militares, poderosos recaudadores de tri"utos,
ueces, administradores, grandes terratenientes y los responsa"les del almacenamiento de mercanc)as(
,o eran muchos, pero constitu)an la élite ur"ana protegida por Antipas( 0llos eran los 2ricos3 de
<alilea en tiempos de Jesús. pose)an ri#ue&a, poder y honor(
5a situación en el campo era muy diferente( 5os grandes proyectos de construcción emprendidos
primero por 8erodes y luego por su hio Antipas hicieron crecer toda!)a m*s los tri"utos y las tasas
exigidas a los campesinos( Algunas familias apenas pod)an asegurarse la su"sistencia( ?na mala
cosecha, una enfermedad o la muerte de algún !arón pod)a ser el comien&o de la desgracia( /uando una
familia no ten)a reser!as suficientes para llegar hasta la siguiente cosecha, acud)a antes #ue nada a
FD
pedir ayuda a sus familiares y !ecinos( ,o siempre era posi"le, pues, con frecuencia, la penuria era
general en las aldeas( 5a única salida era entonces pedir algún préstamo a los #ue controla"an los
almacenes de grano( +odos sa")an cu*l pod)a ser el final( Al no poder pagar sus deudas, m*s de uno se
!e)a o"ligado a desprenderse de sus tierras, #ue pasa"an a engrosar las propiedades de los grandes
terratenientes(
8a")a otros factores #ue hac)an cada !e& m*s !ulnera"le la situación de los campesinos po"res( %ara
sacarle un mayor rendimiento a las tierras, desde el poder se impulsa"a cada !e& m*s el monoculti!o o
la producción especiali&ada( 5os terratenientes decid)an lo #ue se i"a a culti!ar en sus grandes
extensiones en función de sus negocios en el comercio del trigo, el aceite o el !ino( 6ientras tanto, los
campesinos po"res, los arrendatarios y ornaleros no sa")an cómo o"tener la ce"ada, las ud)as y otros
modestos productos necesarios para la alimentación diaria de la familia(
+ampoco la difusión de la moneda impulsada por Antipas "eneficia"a, al menos de inmediato, a los
campesinos( 1olo las élites ur"anas dispon)an de sumas importantes de dinero para operar en sus
negocios, y solo ellos pod)an acumular monedas de oro o plata( 5os campesinos apenas pod)an hacerse
con algunas monedas de "ronce o co"re de escaso !alor( -entro de las aldeas, casi todos !i!)an toda!)a
intercam"i*ndose productos y ser!icios en un régimen de pura su"sistencia(
Imperio de +i"erio, reino de 8erodes o tetrar#u)a de Antipas. el resultado siempre era el mismo(
5uosos edificios en las ciudades, miseria en las aldeas' ri#ue&a y ostentación en las élites ur"anas,
deudas y ham"re entre las gentes del campo' enri#uecimiento progresi!o de los grandes terratenientes,
pérdida de tierras de los campesinos po"res( /reció la inseguridad y la desnutrición' las familias
pri!adas de tierra se desintegra"an' aumentó el número de ornaleros, mendigos, !aga"undos,
prostitutas, "andoleros y gentes #ue hu)an de sus acreedores( ,ada pod)an esperar de +i"erio ni de
Antipas(
0stas gentes constituyen los 2po"res3 del tiempo de Jesús( 5as fuentes ha"lan siempre de ellos en
plural( 1on el estrato o sector social m*s oprimido. los #ue, al #uedarse sin tierras, se han !isto
o"ligados a "uscarse tra"ao como ornaleros o a !i!ir de la mendicidad o de la prostitución( 0n
<alilea, la inmensa mayor)a de la po"lación era po"re, pues esta"a compuesta por familias #ue
lucha"an d)a a d)a por so"re!i!ir, pero al menos ten)an algún pe#ueño terreno o algún tra"ao esta"le
para asegurarse el sustento( %ero cuando Jesús ha"la de los 2po"res3 se est* refiriendo a los #ue no
tienen nada. gentes #ue !i!en al l)mite, los despose)dos de todo, los #ue est*n en el otro extremo de las
élites poderosas( 1in ri#ue&a, sin poder y sin honor(
,o componen una masa anónima( +ienen rostro, aun#ue casi siempre esté sucio y apare&ca demacrado
por la desnutrición y la miseria extrema( -e ellos, muchos son mueres' hay tam"ién niños huérfanos
#ue !i!en a la som"ra de alguna familia( 5a mayor)a son !aga"undos sin techo( ,o sa"en lo #ue es
comer carne ni pan de trigo' se contentan con hacerse con algún mendrugo de pan negro de ce"ada o
ro"ar unas ce"ollas, unos higos o algún racimo de u!as( 1e cu"ren con lo #ue pueden y casi siempre
caminan descal&os( 0s f*cil reconocerlos( 0ntre ellos hay mendigos #ue !an de pue"lo en pue"lo y
ciegos o tullidos #ue piden limosna unto a los caminos o a la entrada de las aldeas( 8ay tam"ién
escla!os fugiti!os de amos demasiado crueles, y campesinos escapados de sus acreedores( 0ntre las
mueres hay !iudas #ue no han podido casarse de nue!o, esposas estériles repudiadas por sus maridos y
no pocas prostitutas o"ligadas a ganarse el pan para sus hios( -entro de ese mundo de miseria, las
mueres son sin duda las m*s !ulnera"les e indefensas. po"res y, adem*s, mueres(
9asgos comunes caracteri&an a este sector oprimido( +odos ellos son !)ctimas de los a"usos y
F>
atropellos de #uienes tienen poder, dinero y tierras( -espose)dos de todo, !i!en en una situación de
miseria de la #ue ya no podr*n escapar( ,o pueden defenderse de los poderosos( ,o tienen un patrón
#ue los protea, por#ue no tienen nada #ue ofrecerle como clientes en a#uella sociedad de patrona&go(
0n realidad no interesan a nadie( 1on el 2material so"rante del Imperio3( Gidas sin futuro(
+ios es de los ,ue no tienen a nadie
5a !ida insegura de itinerante acerca"a mucho a Jesús a este mundo de indigentes( Gi!)a pr*cticamente
como uno de ellos. sin techo y sin tra"ao esta"le( ,o lle!a"a consigo ninguna moneda con la imagen
del /ésar. no ten)a pro"lemas con los recaudadores( 1e ha")a salido del dominio de Antipas( Gi!)a
entre los excluidos "uscando el reino de -ios y su usticia( %ronto in!ita a hacer lo mismo al grupo de
seguidores #ue se !a formando en su entorno( /ompartir*n la !ida de a#uella po"re gente( /aminar*n
descal&os como ellos, #ue no tienen un denario para comprarse unas sandalias de cuero( %rescindir*n
de la túnica de repuesto, la #ue ser!)a de manta para protegerse del fr)o de la noche cuando se dorm)a al
raso( ,o lle!ar*n si#uiera un &urrón con pro!isiones( Gi!ir*n de la solicitud de -ios y de la
hospitalidad de la gente( 0xactamente como a#uellos indigentes( Ah) est* su sitio. entre los excluidos
del Imperio( %ara Jesús, es el meor lugar para acoger y anunciar el reino de -ios(
,o puede anunciar el reino de -ios y su usticia ol!idando a estas gentes( 5es tiene #ue hacer sitio para
hacer !er a todos #ue tienen un lugar pri!ilegiado en el reino de -ios' tiene #ue defenderlos para #ue
puedan creer en un -ios defensor de los últimos' tiene #ue acoger, antes #ue a nadie, a los #ue d)a a d)a
se topan con las "arreras le!antadas por las familias protegidas por Antipas y por los ricos
terratenientes( ,o se acerca a ellos de manera fan*tica o resentida, ni recha&ando a los ricos( 1olo
#uiere ser signo claro de #ue -ios no a"andona a los últimos(
Identificado con ellos y sufriendo de cerca sus mismas necesidades, Jesús !a tomando conciencia de
#ue, para estos hom"res y mueres, el reino de -ios solo puede resultar una 2"uena noticia3( A#uel
estado de cosas era inusto y cruel( ,o respond)a al proyecto de -ios( 5a llegada de su reino significar*
un 2!uelco3 total. a#uellos !aga"undos, pri!ados hasta de lo necesario para !i!ir, ser*n los 2primeros3,
y muchos de a#uellos poderosos #ue parecen tenerlo todo ser*n los 2últimos3( Jesús expresó de forma
muy gr*fica su condena narrando una par*"ola #ue ha"la de 2un rico sin entrañas y un mendigo
llamado 5*&aro3( 5e entendieron todos( 5a alegr)a de los mendigos no pod)a ser mayor( 0n su cora&ón
se desperta"a una esperan&a nue!a(
8a")a un hom"re rico #ue !est)a de púrpura y lino, y cele"ra"a todos los d)as espléndidas fiestas( ;
uno po"re, llamado 5*&aro, #ue, echado unto a su portal, cu"ierto de llagas, desea"a hartarse de lo #ue
ca)a de la mesa del rico((( pero hasta los perros !en)an y le lam)an las llagas( 1ucedió, pues, #ue murió
el po"re y los *ngeles le lle!aron al seno de A"rah*n( 6urió tam"ién el rico y fue sepultado(
0stando en el hades entre tormentos, le!antó los oos y !io a lo leos a A"rah*n, y a 5*&aro en su seno(
;, gritando, dio. 2%adre A"rah*n, ten compasión de m) y en!)a a 5*&aro a #ue moe en agua la punta
de su dedo y refres#ue mi lengua, por#ue estoy atormentado en esta llama3( %ero A"rah*n le dio.
28io, recuerda #ue reci"iste tus "ienes durante tu !ida y 5*&aro, al contrario, sus males' ahora, pues, él
es a#u) consolado y tú atormentado( ; adem*s, entre nosotros y !osotros se interpone un gran a"ismo,
de modo #ue los #ue #uieran pasar de a#u) a !osotros no puedan hacerlo, ni de ah) puedan pasar hacia
nosotros3(
9eplicó. 2%ues entonces, te ruego, padre, #ue le en!)es a la casa de mi padre, por#ue tengo cinco
hermanos, para #ue les ad!ierta y no !engan tam"ién ellos a este lugar de tormento3( A"rah*n le dio.
2+ienen a 6oisés y a los profetas' #ue les oigan3( Al dio. 2,o, padre A"rah*n, #ue si alguno de entre
FF
los muertos !a a ellos, se con!ertir*n3( 5e contestó. 21i no oyen a 6oisés y a los profetas, tampoco se
con!encer*n aun#ue un muerto resucite3(
Jesús ha"la de un rico poderoso( 1u túnica de lino fino pro!eniente de 0gipto ha"la de su !ida de luo y
ostentación( 0l color de púrpura de sus !estidos indica #ue pertenece a c)rculos muy cercanos al rey( 1u
!ida es una fiesta continua, pues organi&a espléndidos festines todos los d)as, no solo con ocasión de
alguna cele"ración especial( 1eguramente los po"res #ue escuchan a Jesús no han !isto nunca de cerca
a un personae as), pero sa"en #ue pertenece a lo m*s alto de ese sector de pri!ilegiados #ue !i!en en
+i"er)ades, 1éforis o Jerusalén( 1on los #ue poseen ri#ue&as, tienen poder y disfrutan de una !ida
fastuosa en la #ue ellos no pueden ni soñar(
6uy cerca de este rico, echado unto a la hermosa puerta de su mansión , se encuentra un mendigo( ,o
posee nada, excepto un nom"re lleno de promesas. 25*&aro3, es decir, 2a#uel a #uien ayuda -ios3( ,o
est* cu"ierto de lino y púrpura, sino de llagas repugnantes( ,o sa"e lo #ue es un fest)n' ni si#uiera
puede comer los tro&os de pan #ue los in!itados arroan "ao la mesa después de ha"erse limpiado con
ellos sus dedos( 1olo se le acercan los perros asil!estrados #ue !agan por la ciudad( %arece extenuado.
en ningún momento se mue!e para hacer algo' no parece tener ya fuer&as ni para pedir ayuda( Impuro a
causa de su piel repugnante, degradado toda!)a m*s por el contacto con perros calleeros, su situación
de extrema miseria, ¿no es el meor signo del a"andono y la maldición de -ios? ,o est* leos su final(
+al !e& alguno de los #ue escucha"an a Jesús se estremeció. 5*&aro pod)a ser uno de ellos( 0se era el
final #ue les espera"a a los #ue !i!)an hundidos en la miseria y so"ra"an en a#uella sociedad(
5a mirada penetrante de Jesús est* desenmascarando la terri"le inusticia de a#uella sociedad( 5as
clases m*s poderosas y los estratos m*s oprimidos parecen pertenecer a la misma sociedad, pero est*n
separados por una "arrera casi in!isi"le. esa puerta #ue el rico no atra!iesa nunca para acercarse a
5*&aro( 5os ricos est*n dentro de sus palacios cele"rando espléndidas fiestas' los po"res est*n fuera
muriendo de ham"re( -e pronto todo cam"ia( 5*&aro muere y, a pesar de #ue ni se ha"la de su entierro,
es lle!ado al seno de A"rah*n, donde es acogido para tomar parte en su "an#uete( +am"ién muere el
rico, #ue es enterrado con todo honor, pero no entra en el seno de A"rah*n, sino en el hades(
0l !uelco de la situación es total( 6ientras 5*&aro es acogido en el seno de A"rah*n, el rico se #ueda
en un lugar de aflicción, en el sheol( %or !e& primera el rico reacciona( 0l #ue no ha")a tenido
compasión del mendigo la pide ahora a gritos para s) mismo' el #ue no ha")a !isto a 5*&aro cuando lo
ten)a unto a su puerta lo !e ahora 2a lo leos3 y lo llama por su nom"re' el #ue no ha")a atra!esado la
puerta para ali!iar el sufrimiento del po"re #uiere ahora #ue 5*&aro se acer#ue a ali!iar el suyo( 0s
demasiado tarde( A"rah*n le ad!ierte. a#uella "arrera casi in!isi"le de la tierra se ha con!ertido ahora
en un a"ismo infran#uea"le(
5os po"res no se lo pod)an creer( ¿Qué est* diciendo Jesús? 1egún la tradición de Israel, la prosperidad
es signo de la "endición de -ios, y la miseria, por el contrario, indicio de su maldición ( ¿/ómo puede
ese mendigo, impuro y misera"le, ser acogido en el seno de A"rah*n y cómo puede este rico,
"endecido por -ios, #uedarse sufriendo en el sheol? ¿0s #ue los ricos no go&an de la "endición de
-ios? ¿0s #ue los !aga"undos y mendigos no son unos malditos? /on su par*"ola, Jesús no est*
descri"iendo ingenuamente la !ida del m*s all*, sino desenmascarando lo #ue sucede en <alilea( A#uel
estado de cosas de unos ricos !i!iendo espléndidamente mientras a las puertas de sus palacios hay
gente #ue se muere de ham"re es una inusticia hiriente( 0sa ri#ue&a #ue crece gracias a la opresión
sistem*tica so"re los dé"iles no es signo de la "endición de -ios( 0s una inusticia intolera"le #ue -ios
har* desaparecer un d)a( 5a llegada de su reinado significar* un !uelco total de la situación(
FL
Jesús empe&ó a ha"lar un lenguae nue!o, sorprendente y pro!ocati!o( 1us gritos se escuchan por toda
<alilea( 1e encuentra por las aldeas con estas gentes humilladas #ue no pueden defenderse de los
grandes terratenientes y les grita. 2-ichosos los #ue no tenéis nada, por#ue !uestro rey es -ios3( Ge
con sus propios oos el ham"re de esas mueres y niños desnutridos, y no puede reprimir sus
sentimientos. 2-ichosos los #ue ahora tenéis ham"re, por#ue seréis saciados3( Ge llorar de ra"ia e
impotencia a esos campesinos al #uedarse sin tierras o al !er #ue los recaudadores se lle!an lo meor de
sus cosechas, y los alienta as). 2-ichosos los #ue ahora llor*is, por#ue reiréis3( 0l reino de -ios no es
una 2"uena noticia3 para todos, de manera indiscriminada( ,o lo pueden escuchar todos por igual. los
terratenientes #ue "an#uetean en +i"er)ades y los mendigos #ue mueren de ham"re en las aldeas( -ios
#uiere usticia entre sus hios e hias( 1u cora&ón no puede soportar esta situación cruel( 0l reino de
-ios traer* el cam"io( 1u !enida es una suerte para los #ue !i!en oprimidos y una amena&a para
#uienes !i!en oprimiendo(
¿,o es esto una "urla? ¿,o es acaso cinismo? 5o ser)a, tal !e&, si Jesús estu!iera ha"lando desde los
palacios de +i"er)ades, las mansiones de 1éforis o las !illas de los sumos sacerdotes de Jerusalén( %ero
Jesús est* con ellos( 0s un indigente m*s #ue les ha"la con fe y con!icción total. esa miseria #ue los
condena al ham"re y a la aflicción no tiene su origen en -ios( Al contrario, constituye un !erdadero
esc*ndalo. -ios los #uiere !er saciados, felices y riendo( -ios !iene para ellos( 0sto es lo #ue Jesús
#uiere dear "ien gra"ado en su cora&ón. los #ue no interesan a nadie, le interesan a -ios' los #ue
so"ran en los imperios construidos por los hom"res, tienen un lugar pri!ilegiado en su cora&ón' los #ue
no tienen patrón alguno #ue los defienda, tienen a -ios como %adre(
Jesús es realista( ,o tiene poder pol)tico ni religioso para transformar a#uella situación( ,o tiene
eércitos para le!antarse contra las legiones romanas ni para derrocar a Antipas( 0s el profeta de la
misericordia de -ios, hecho uno con los últimos( 1u pala"ra no significa ahora mismo el final del
ham"re y de la miseria de estas gentes, pero s) una dignidad indestructi"le para todas las !)ctimas de
a"usos y atropellos( +odo el mundo ha de sa"er #ue son estos precisamente los hios predilectos de
-ios, y esto confiere a su dignidad una seriedad a"soluta( 1u !ida es sagrada( ,unca, ni en <alilea ni
en parte alguna, se construir* la !ida tal como la #uiere -ios si no es li"erando a estos hom"res y
mueres del ham"re, la miseria y la humillación(
,unca la religión ud)a ni cual#uier otra ser* "endecida por -ios si no introduce usticia para ellos( A
-ios solo se le puede acoger construyendo un mundo #ue tenga como primera meta la dignidad de los
últimos(
Imb1ciles o solidarios
0n una sociedad donde hay gente #ue !i!e hundida en el ham"re o la miseria, solo hay una disyunti!a.
!i!ir como im"éciles, indiferentes al sufrimiento de los dem*s, o despertar el cora&ón y mo!er las
manos para ayudar a los necesitados( As) lo siente Jesús( 5os ricos, #ue !i!en ol!idados de los
sufrimientos de los po"res, explotando a los dé"iles y disfrutando de un "ienestar ego)sta, son unos
insensatos( 1u !ida es un fracaso( 5a idea de #ue un rico pueda 2entrar3 en el reino de -ios no solo es
imposi"le, sino ridicula. 20s m*s f*cil #ue un camello pase por el oo de una agua #ue el #ue un rico
entre en el reino de -ios3( 0n el reino de -ios no puede ha"er ricos !i!iendo a costa de los po"res( 0s
a"surdo imaginar #ue, cuando por fin se cumplan los deseos de -ios, siga ha"iendo poderosos
oprimiendo a los dé"iles(
5a tragedia de los ricos consiste en #ue su "ienestar unto a los #ue pasan ham"re es incompati"le con
el reinado de -ios, #ue #uiere !er a todos sus hios e hias disfrutando de una !ida digna y usta( -e ah)
FJ
el grito de Jesús. 2,o podéis ser!ir a -ios y al -inero3( 1us pala"ras tu!ieron #ue resultar explosi!as(
-ios y el -inero son como dos señores enfrentados entre s)( ,o es posi"le ser escla!o del dinero y !i!ir
acumulando monedas de oro y plata para asegurarse el propio "ienestar y, al mismo tiempo, pretender
entrar en la din*mica del reino de -ios, #ue "usca una !ida usta y fraterna para todos( 8ay #ue
escoger( Jesús no alimenta en los po"res una sed de !engan&a contra los ricos( 1e limita a predecir su
futuro. en el reino de -ios no hay sitio para ellos( 1i no cam"ian, son unos 2im"éciles3( 5o dio de
manera clara en una par*"ola, llamada tradicionalmente del 2rico insensato3.
5os campos de cierto hom"re rico dieron mucho fruto' y pensa"a entre s), diciendo. 2¿Qué haré, pues
no tengo dónde almacenar mi cosecha?3( ; dio. 2Goy a hacer esto. !oy a demoler mis graneros,
edificaré otros m*s grandes, reuniré all) todo mi trigo y mis "ienes y diré a mi alma. Alma, tienes
muchos "ienes en reser!a para muchos años( -escansa, come, "e"e, "an#uetea3( %ero -ios le dio.
2W,ecioX 0sta misma noche te reclamar*n el alma' las cosas #ue preparaste, ¿para #uién ser*n?3(
?n rico terrateniente, propietario de grandes extensiones de tierra, se !e sorprendido por una cosecha
#ue supera todas sus expectati!as( 0l rendimiento de sus campos ha sido tan espectacular #ue sus
graneros se han #uedado pe#ueños para almacenar el grano y dem*s productos( 0l hecho es extraño,
pues de ordinario los grandes terratenientes pose)an silos, graneros y almacenes "ien calculados para
guardar sus cosechas( 2¿Qué haré?3, se pregunta el rico ante el inesperado pro"lema( 0s la pregunta
#ue se hacen tam"ién los oyentes de Jesús. ¿#ué har*? ?na cosecha tan desmesurada es una especie de
milagro, una "endición de -ios( 1egún la tradición religiosa de Israel, en tiempos de cosechas
a"undantes, José, administrador del faraón de 0gipto, ha")a almacenado el grano para #ue en tiempos
de escase& el pue"lo no pereciera de ham"re( ¿8ar* algo semeante este terrateniente? ¿%ensar* en los
ornaleros #ue tra"aa"an sus tierras? ¿1e compadecer* de los ham"rientos?
0l rico toma una decisión propia de un hom"re poderoso. no añadir* un granero m*s a los #ue ya tiene'
los destruir* todos y construir* otros nue!os y m*s grandes( ,o lo hace pensando en sus ornaleros ni
en los despose)dos #ue pasan ham"re( A#uella cosecha inesperada, !erdadera "endición de -ios, la
disfrutar* solo él, nadie m*s( 0n adelante se dedicar* a 2descansar, comer, "e"er y "an#uetear3( 0s lo
m*s inteligente( 5os po"res #ue escuchan a Jesús no piensan lo mismo. ese hom"re es inhumano y
cruel. ¿no puede pensar un poco en los #ue pasan ham"re? ¿,o sa"e #ue acaparando para s) toda la
cosecha est* pri!ando a otros de lo #ue necesitan para !i!ir? ¿,o tienen ellos ningún derecho a
disfrutar de las cosechas con #ue -ios "endice la tierra de Israel?
-e forma inesperada inter!iene -ios( 1us pala"ras son duras( A#uel rico no disfrutar* de sus "ienes(
6orir* esa misma noche durante el sueño( 1u actuación es propia de un 2necio3 #ue ignora a -ios y se
ol!ida de los seres humanos( Jesús concluye su par*"ola con un interrogante final #ue plantea -ios y al
#ue los oyentes han de responder. todos a#uellos productos almacenados por el rico, 2¿para #uién
ser*n?3( 5os desdichados #ue rodean a Jesús no tienen duda alguna( 0sas cosechas con las #ue -ios
"endice los campos de Israel, ¿no han de ser, en primer lugar, para #uienes necesitan pan para no
morir?
5a par*"ola de Jesús era un desaf)o a todo el sistema( 0l rico del relato no es un monstruo( 1u actuación
es la ha"itual entre los ricos de 1éforis o +i"er)ades. solo piensan en s) mismos y en su "ienestar(
1iempre es as). los poderosos !an acaparando "ienes y los despose)dos se !an hundiendo en la miseria(
0ste estado de cosas, según Jesús, es una insensate& #ue destruye a los m*s dé"iles y no da seguridad a
los poderosos( 0ntrar en el reino de -ios pondr)a a los ricos mirando hacia los #ue padecen la miseria y
el ham"re(
LE
0n el e!angelio de 6ateo se recoge un relato impresionante donde se ha"la de la ayuda a los
necesitados como el criterio #ue decidir* la suerte final de todos( 0s una narración en la #ue se com"ina
una descripción grandiosa del uicio de 2todas las naciones3 reunidas ante su rey y una sencilla escena
pastoril #ue se repet)a todos los d)as al atardecer, cuando los pastores recog)an sus re"años(
/uando el 8io del hom"re !enga en su gloria acompañado de todos sus *ngeles, entonces se sentar* en
su trono de gloria( 1er*n congregadas delante de él todas las naciones, y él separar* a los unos de los
otros, como el pastor separa las o!eas de los ca"ritos( %ondr* las o!eas a su derecha y los ca"ritos a su
i&#uierda(
0ntonces dir* el 9ey a los de su derecha. 2Genid, "enditos de mi %adre, reci"id la herencia del reino
preparado para !osotros desde la creación del mundo(
%or#ue tu!e ham"re, y me disteis de comer' tu!e sed, y me disteis de "e"er' era forastero, y me
acogisteis' esta"a desnudo, y me !est)steis' enfermo, y me !isitasteis' en la c*rcel, y !inisteis a !erme3(
0ntonces los ustos le responder*n. 21eñor, ¿cu*ndo te !imos ham"riento y te dimos de comer' o
sediento y te dimos de "e"er? ¿/u*ndo te !imos forastero y te acogimos' o desnudo y te !estimos?
¿/u*ndo te !imos enfermo o en la c*rcel y fuimos a !erte?3( ; el 9ey les dir*. 20n !erdad os digo #ue
cuanto hicisteis a unos de estos hermanos m)os m*s pe#ueños, a m) me lo hicisteis3(
0ntonces dir* tam"ién a los de su i&#uierda. 2Apartaos de m), malditos, id al fuego eterno preparado
para el dia"lo y sus *ngeles( %or#ue tu!e ham"re, y no me disteis de comer' tu!e sed, y no me disteis de
"e"er' era forastero, y no me acogisteis' esta"a desnudo, y no me !est)steis' enfermo y en la c*rcel, y
no me !isitasteis3(
0ntonces dir*n tam"ién estos. 21eñor, ¿cu*ndo te !imos ham"riento o sediento o forastero o desnudo o
enfermo o en la c*rcel, y no te asistimos?3( ; él entonces les responder*. 20n !erdad os digo #ue
cuanto deasteis de hacer con uno de estos m*s pe#ueños, tam"ién conmigo deasteis de hacerlo3(
0 ir*n estos a un castigo eterno, y los ustos a una !ida eterna(
5a escena es grandiosa( 0l 8io del hom"re llega como rey con un corteo grandioso, 2acompañado de
todos sus *ngeles3, y se sienta en su 2trono de gloria3( Ante él comparece la 2asam"lea de todas las
naciones3( 0s el momento de la !erdad( All) est*n gentes de todas las ra&as y pue"los, de todas las
culturas y religiones, generaciones de todos los tiempos( +odos los ha"itantes del or"e, Israel y los
pue"los gentiles !an a escuchar el !eredicto final(
0l rey comien&a por separarlos en dos grupos, como hac)an los pastores con su re"año. las o!eas a un
lado, para dearlas al fresco durante la noche, pues as) les !a meor' las ca"ras a otro lado, para
co"iarlas en el interior, por#ue el fr)o de la noche no les hace "ien( 0l rey y pastor de todos los pue"los
tiene con cada grupo un di*logo esclarecedor( Al primer grupo le in!ita a acercarse. 2Genid, "enditos
de mi %adre3. son hom"res y mueres #ue reci"en la "endición de -ios para heredar el reino
2preparado para ellos desde la fundación del mundo3( Al segundo grupo le in!ita a apartarse.
2Apartaos de m), malditos3. son los #ue se #uedan sin la "endición de -ios y sin el reino( 0n realidad,
no hay propiamente una sentencia udicial( /ada grupo se dirige hacia el lugar #ue ha escogido( 5os
#ue han orientado su !ida hacia el amor y la misericordia terminan en el reino del amor y la
misericordia de -ios( 5os #ue han excluido de su !ida a los necesitados se autoexcluyen del reino de
-ios, donde solo hay acogida y amor(
0l criterio para separar a los dos grupos es preciso y claro. unos han reaccionado con compasión ante
LK
los necesitados' los otros han !i!ido indiferentes a su sufrimiento( 0l rey ha"la de seis situaciones de
necesidad, "*sicas y fundamentales( ,o son casos irreales, sino situaciones #ue todos conocen y #ue se
dan en todos los pue"los de todos los tiempos( 0n todas partes hay ham"rientos y sedientos' hay
inmigrantes y desnudos' enfermos y encarcelados( ,o se dicen en el relato grandes pala"ras( ,o se
ha"la de usticia y solidaridad, sino de comida, de ropa, de algo de "e"er, de un techo para
resguardarse( ,o se ha"la tampoco de 2amor3, sino de cosas tan concretas como 2dar3, 2acoger3,
2!isitar3, 2acudir3( 5o decisi!o no es un amor teórico, sino la compasión #ue ayuda al necesitado(
5a sorpresa se produce cuando el rey asegura. 2/uanto hicisteis a uno de estos hermanos m)os m*s
pe#ueños, a m) me lo hicisteis3( 0l primer grupo manifiesta su asom"ro. nunca han !isto al rey en estas
gentes ham"rientas, enfermas o encarceladas' ellos han pensado solo en su sufrimiento, en nada m*s(
5a extrañe&a es compartida por el segundo grupo. ni se les ha")a pasado por la ca"e&a #ue pod)an estar
desatendiendo a su rey( %ero este se reafirma en lo dicho. él est* presente en el sufrimiento de estos
2hermanos pe#ueños3( 5o #ue se les hace a ellos se le est* haciendo a él(
5os #ue son declarados 2"enditos del %adre3 no han actuado por moti!os religiosos, sino por
compasión( ,o es su religión ni la adhesión expl)cita a Jesús lo #ue los conduce al reino de -ios, sino
su ayuda a los necesitados( 0l camino #ue conduce a -ios no pasa necesariamente por la religión, el
culto o la confesión de fe, sino por la compasión hacia los 2hermanos pe#ueños3( %ro"a"lemente, esta
escena del 2uicio final3 no ha sido presentada as) por Jesús( ,o es su estilo ni su lenguae( %ero el
mensae #ue contiene es, sin ningún género de duda, la conclusión #ue se extrae de su mensae y de
toda su actuación( %odemos decir sin temor a e#ui!ocarnos #ue la 2gran re!olución religiosa3 lle!ada a
ca"o por Jesús es ha"er a"ierto otra !)a de acceso a -ios distinta de lo sagrado. la ayuda al hermano
necesitado( 5a religión no tiene el monopolio de la sal!ación' el camino m*s acertado es la ayuda al
necesitado( %or él caminan muchos hom"res y mueres #ue no han conocido a Jesús(
+ignidad para los indeseables
5os indigentes, #ue constituyen el estrato m*s "ao de <alilea, no solo carecen de todo' est*n adem*s
condenados a !i!ir en la !ergCen&a. sin honor ni dignidad alguna( ,o se pueden enorgullecer de
pertenecer a una familia respeta"le. no han podido defender sus tierras' no pueden ganarse la !ida con
un tra"ao digno( 1on indesea"les a los #ue cual#uiera puede despreciar( 0llos lo sa"en "ien( %or lo
general, los mendigos de <alilea ped)an limosna desde el suelo, sin atre!erse apenas a le!antar su
mirada' las prostitutas, para poder so"re!i!ir, renuncia"an al honor sexual de la muer, tan !alorado en
a#uella sociedad( %erdido el honor, estos hom"res y mueres no lo recuperar*n am*s( 1u destino es
!i!ir degradados( ,o son nadie( 1i desaparecieran, nadie lo sentir)a(
0l deshonor y la indignidad de estas gentes se agra!a"a toda!)a m*s por el sistema de pure&a !igente,
#ue acentua"a las discriminaciones entre los di!ersos sectores de la sociedad ud)a( -esde la in!asión
de la cultura helénica, impulsada por Aleandro 6agno, a#uel pe#ueño pue"lo se ha")a !isto o"ligado a
defender su identidad con todas sus fuer&as( +odos comprendieron #ue solo podr)an so"re!i!ir
reafirmando su adhesión incondicional a la ley y al templo, y promo!iendo una pol)tica de separación
de lo pagano( 0ra cuestión de !ida o muerte(
0n este clima se desarrolló una din*mica religiosa de 2separación3, encaminada a preser!ar la santidad
propia del pue"lo de -ios( 0l templo de ;ah!é, lugar santo por excelencia, de")a ser protegido de toda
contaminación, excluyendo de su recinto sagrado a gentiles e impuros( 5a o"ser!ancia estricta de la ley
era el meor medio para !i!ir en la tierra santa de -ios, sin dearse asimilar por una cultura extraña( 0n
consecuencia, se enfati&ó el cumplimiento del s*"ado, principal seña de identidad de Israel en medio de
L:
los pue"los del Imperio' se prohi"ió estrictamente el matrimonio con mueres extraneras' se apremió el
pago de die&mos y primicias( %or último se urgió el cumplimiento del 2código de santidad3, dispuesto
por la ley, como una estrategia de separación de lo impuro, lo no santo, lo aleado de -ios(
+odos acepta"an en tiempos de Jesús la afirmación central de este código de santidad donde se pone en
"oca de -ios este mandato. 21ed santos, por#ue yo, ;ah!é, !uestro -ios, soy santo3( +odos entienden
la 2santidad3 como separación de lo impuro( 8ay, sin em"argo, grupos y sectores #ue la "uscan y
promue!en con un rigor especial( 5os esenios de la comunidad de Qumr*n llegaron incluso a
a"andonar la tierra prometida para crear en medio del desierto una 2comunidad santa3( ;a no era
posi"le, según ellos, !i!ir de manera santa en medio de a#uella sociedad tan contaminada( 1olo en el
desierto, !estidos con túnicas "lancas y entregados a toda clase de purificaciones, pod)an !i!ir como
2!arones de santidad3 e 2hios de la lu&3, fieles al -ios santo y aislados tanto de los paganos romanos
como de los ud)os #ue !i!)an de manera impura( 0n los am"ientes fariseos no se llegó a este extremo,
pero en los grupos m*s radicales se esfor&a"an por o"ser!ar algunas leyes de pure&a #ue solo o"liga"an
a los sacerdotes( Al parecer, su ideal era con!ertir la tierra prometida en una especie de templo ha"itado
por el -ios santo, y hacer de todo el pue"lo un 2reino de sacerdotes3( ,o parece #ue excluyeran de la
Alian&a a #uienes no o"ser!a"an su ni!el de pure&a, pero !i!)an m*s o menos 2separados3 de ellos, y
ciertamente no los admit)an a su mesa(
0l sistema de pure&a ritual "usca"a garanti&ar la identidad ud)a frente a la cultura pagana, pero tu!o
otro resultado tal !e& inesperado. el endurecimiento de las diferencias y discriminaciones dentro del
mismo pue"lo( ;a por nacimiento, los sacerdotes y le!itas pose)an un rango de santidad superior al del
pue"lo' los #ue o"ser!a"an el código de santidad go&a"an de mayor dignidad #ue los impuros, los #ue
!i!)an en contacto con paganos o los #ue, como los pu"l)canos y prostitutas, eerc)an profesiones #ue
implica"an de hecho una permanente transgresión del código' los leprosos, eunucos, ciegos y coos no
se pod)an presentar con el mismo rango de pure&a #ue los sanos' naturalmente, las mueres,
sospechosas siempre de impure&a por su menstruación o los partos, pertenec)an a una categor)a menos
digna y santa #ue la de los !arones(
0s normal #ue en este tipo de sociedad, donde se marca ritualmente el grado de pure&a o impure&a de
las gentes, los m*s proscritos y degradados socialmente sean considerados de manera general un sector
de 2impuros3 aleados del -ios santo del templo( 1on gentes sucias, muchos de ellos enfermos, con la
piel de su cuerpo ulcerada como 5*&aro( 8ay entre ellos mendigos, ciegos y prostitutas( 1u !ida de
!aga"undos les impide a la mayor)a cumplir las normas de pure&a y las purificaciones rituales( 4astante
tienen con "uscarse el pan de cada d)a( 1u exclusión del templo parece mostrar #ue -ios los recha&a( A
nadie le agrada tener cerca a gente sucia y desagrada"le( 1eguramente a -ios tampoco(
,o lo !e)a as) Jesús( Hrente a lo proclamado en el código de santidad. 21ed santos por#ue yo, el 1eñor,
!uestro -ios, soy santo3, él introduce otra exigencia #ue transforma de manera radical el modo de
entender y !i!ir la 2imitación3 de -ios. 21ed compasi!os como !uestro %adre es compasi!o3( 0s la
compasión y no la santidad lo #ue hemos de imitar en -ios( ,o niega Jesús la 2santidad3 de -ios, pero
lo #ue cualifica esa santidad no es la separación de lo impuro, sino su amor compasi!o( -ios es grande
y santo no por#ue !i!e separado de los impuros, sino por#ue es compasi!o con todos y 2hace salir su
sol so"re malos y "uenos, y llo!er so"re ustos e inustos3( 5a compasión es el modo de ser de -ios, su
primera reacción ante el ser humano, lo primero #ue "rota de sus entrañas de %adre( -ios es compasión
y amor entraña"le a todos, tam"ién a los impuros, los pri!ados de honor, los excluidos de su templo(
%or eso, la compasión es, para Jesús, la manera de imitar a -ios y ser santos como él( 6irar a las
personas con amor compasi!o es parecerse a -ios' ayudar a los #ue sufren es actuar como él(
L=
Jesús introduce as) una !erdadera re!olución( 0l 2código de santidad3 genera"a una sociedad
discriminatoria y excluyente( 0l 2código de compasión3 propuesto por él genera una sociedad
compasi!a, acogedora e incluyente, incluso hacia esos sectores sin honor y respeta"ilidad( 5a
experiencia #ue Jesús tiene de -ios no conduce a la separación y exclusión, sino a la acogida, al a"ra&o
y la hospitalidad( 0n el reino de -ios, a nadie se ha de humillar, excluir o separar de la comunidad( 5os
impuros y los pri!ados de honor tienen la dignidad sagrada de hios de -ios(
0s el amor compasi!o el #ue est* en el origen y trasfondo de toda la actuación de Jesús, lo #ue inspira y
configura toda su !ida( 5a compasión no es para él una !irtud m*s, una actitud entre otras( Gi!e
transido por la misericordia. le duele el sufrimiento de la gente, lo hace suyo y lo con!ierte en principio
interno de su actuación( Al es el primero en !i!ir como el 2padre3 de la par*"ola, #ue, 2conmo!ido
hasta lo m*s hondo de sus entrañas3, acoge al hio #ue !iene destruido por el ham"re y la humillación,
o como el 2samaritano3 #ue, 2mo!ido a compasión3, se acerca a auxiliar al herido del camino( Jesús
toca a los leprosos, se dea tocar por la hemorro)sa y "esar por la prostituta, li"era a los pose)dos de
esp)ritus impuros( ,ada le detiene cuando se trata de acercarse al #ue sufre( 1u actuación, inspirada por
la compasión, es un desaf)o directo al sistema de pure&a( +al !e& ten)a una !isión muy particular. lo
santo no necesita ser protegido por una estrategia de separación para e!itar la contaminación' al
contrario, es el !erdaderamente santo #uien contagia pure&a y transforma al impuro( Jesús toca al
leproso, y no es Jesús el #ue #ueda impuro, sino el leproso #uien #ueda limpio(
Amigo de pecadores
,o fue la acogida a los impuros lo #ue pro!ocó m*s esc*ndalo y hostilidad hacia Jesús, sino su amistad
con los pecadores( ,unca ha")a ocurrido algo parecido en la historia de Israel( ,ingún profeta se ha")a
acercado a ellos con esa actitud de respeto, amistad y simpat)a( 5o de Jesús era inaudito( 0l recuerdo
#ue ha")a deado el 4autista era muy diferente( 1u m*xima preocupación ha")a sido aca"ar con el
pecado #ue contamina"a a todo el pue"lo y pon)a en peligro la Alian&a con -ios( 0ra el mayor mal y la
desgracia m*s grande para todos( 0l pecado esta"a irritando a -ios y desencadenando su 2ira3( ¿%od)a
ha"er algo m*s importante #ue denunciar a los pecadores, recordarles el castigo #ue los amena&a"a y
poner en marcha un gran rito de purificación y penitencia para sacarlos de su pecado?
5a actuación del 4autista no escandali&ó a nadie( 0ra lo #ue se espera"a de un profeta, defensor de la
Alian&a del pue"lo con -ios( %ero la conducta de Jesús es sorprendente( ,o ha"la del pecado como
algo #ue est* pro!ocando la ira di!ina( Al contrario, en el reino de -ios hay tam"ién sitio para los
pecadores y las prostitutas( ,o se dirige a ellos en nom"re de un ue& irritado por tanta ofensa, sino
imitando su amor entraña"le de %adre( ¿/ómo puede acoger unto a s) a pu"l)canos y pecadores sin
ponerles condición alguna? ¿/ómo un hom"re de -ios los puede aceptar como amigos? ¿/ómo se
atre!e a comer con ellos? 0ste comportamiento es seguramente el rasgo m*s pro!ocati!o de Jesús(
,ingún profeta ha")a actuado as)( +ampoco las comunidades cristianas se atre!er*n m*s tarde a tanta
tolerancia con los pecadores(
¿Quiénes eran estos pecadores? 0n tiempos de Jesús se llama"a as) a un grupo especial y "ien
reconoci"le de personas con determinados rasgos sociológicos( ,o hay #ue confundirlos con el pue"lo
ignorante, #ue, al no conocer los innumera"les preceptos de la ley, no los cumpl)an, al menos en su
integridad, ni con tanta gente del campo #ue, después de caer en estado de impure&a, descuida"an los
ritos precepti!os de purificación( +ampoco hemos de identificar sin m*s a los pecadores con ciertas
listas de oficios #ue eran o"eto de desprecio, so"re todo por parte de los sectores fariseos m*s
rigoristas( 5os 2pecadores3 son m*s "ien personas #ue han transgredido la Alian&a de manera
deli"erada, sin #ue se o"ser!e en ellos signo alguno de arrepentimiento ( ,o se le aplica a cual#uiera
LB
ese calificati!o( 2%ecadores3 son los #ue recha&an la Alian&a con -ios deso"edeciendo radicalmente la
ley. los #ue profanan el culto, los #ue desprecian el gran d)a de la 0xpiación, los delincuentes, los #ue
cola"ora"an con 9oma en la opresión al pue"lo ud)o, los usureros y estafadores, y las prostitutas( 1e
los considera como personas #ue !i!en fuera de la Alian&a, traicionan al -ios de Israel y #uedan
excluidas de la sal!ación( 1on 2los perdidos3( -e ellos ha"la Jesús en sus par*"olas(
Junto a los pecadores, las fuentes ha"lan constantemente de otro grupo. 2los pu"l)canos3( A Jesús se le
acusa de comer con 2pecadores y pu"l)canos3, y al menos un pu"licano perteneció al grupo de sus
amigos m*s cercanos( ¿Quiénes son estos 2pu"l)canos3 tan estrechamente asociados al grupo de los
2pecadores3? ,o han de ser confundidos con los recaudadores de tri"utos e impuestos directos del
Imperio so"re las tierras y los productos del campo( 9oma confia"a esa tarea a familias prestigiosas
"ien seleccionadas #ue respond)an con su fortuna de su co"ro efica&( ,aturalmente, estos funcionarios
del fisco romano actua"an de manera implaca"le "uscando al mismo tiempo el m*ximo lucro para ellos
mismos(
5os 2pu"l)canos3 #ue aparecen en los e!angelios son los recaudadores #ue co"ran los impuestos de las
mercanc)as y derechos de tr*nsito en las cal&adas importantes, puentes o puertas de algunas ciudades(
%ero no hay #ue confundir a los grandes recaudadores o 2efes de pu"l)canos3, #ue han logrado #ue se
les conceda el control de estos peaes y derechos de aduana en una determinada región, con sus
escla!os y dem*s su"ordinados #ue se sientan en los puestos de co"ro( 0stos 2pu"l)canos3 constituyen
un colecti!o formado por gentes #ue no han podido encontrar un medio meor para su"sistir( 0ste
tra"ao, considerado como una acti!idad propia de ladrones y gente poco honesta, era tan despreciado
#ue a !eces se recurr)a a escla!os( 0stos son los 2pu"l)canos3 #ue encuentra Jesús en su camino(
/onstituyen un grupo t)pico de pecadores desprestigiado socialmente. el e#ui!alente tal !e& del grupo
de 2prostitutas3 en el campo de las mueres(
Asimismo, Jesús escandali&a tam"ién por relacionarse con mueres de mala fama, pro!enientes de los
estratos m*s "aos de la sociedad( 0n las ciudades de cierta importancia, las prostitutas tra"aa"an en
pe#ueños "urdeles regidos por escla!os' la mayor parte eran tam"ién escla!as, !endidas a !eces por sus
propios padres( 5as prostitutas #ue !aga"an por las aldeas eran casi siempre mueres repudiadas o
!iudas sin protector, #ue se acerca"an a fiestas y "an#uetes en "usca de clientes( Al parecer, son estas
#uienes se acercan a las comidas #ue se organi&a"an en torno a Jesús(
5o #ue m*s escandali&a no es !erle en compañ)a de gente pecadora y poco respeta"le, sino o"ser!ar
#ue se sienta con ellos a la mesa( 0stas comidas con 2pecadores3 son uno de los rasgos m*s
sorprendentes y originales de Jesús, #ui&* el #ue m*s lo diferencia de todos sus contempor*neos y de
todos los profetas y maestros del pasado( 5os pecadores son sus compañeros de mesa, los pu"licanos y
prostitutas go&an de su amistad( 0s dif)cil encontrar algo parecido en alguien considerado por todos
como un 2hom"re de -ios3( 1in duda es un gesto pro!ocati!o, "uscado intencionadamente por Jesús(
?n gesto sim"ólico #ue generó una reacción inmediata contra él( 5as fuentes recogen fielmente
primero la sorpresa. 2¿Qué? ¿0s #ue come con los pu"licanos y pecadores?3( ¿,o guarda las de"idas
distancias? WQué !ergCen&aX 5uego las acusaciones, el recha&o y el descrédito. 2Ah) tenéis un comilón,
"e"edor de !ino, amigo de pecadores3( ¿/ómo puede comportarse as)?
0l asunto es explosi!o( 1entarse a la mesa con alguien siempre es una prue"a de respeto, confian&a y
amistad( ,o se come con cual#uiera' cada uno come con los suyos( /ompartir la misma mesa #uiere
decir #ue se pertenece al mismo grupo, y #ue, por tanto, se marcan las diferencias con otros( 5os
gentiles comen con los gentiles, los ud)os con los ud)os, los !arones con los !arones, las mueres con
las mueres' los ricos con los ricos' los po"res con los po"res( ,o se come con cual#uiera ni de
LD
cual#uier manera( ; menos cuando se #uiere o"ser!ar la santidad propia del !erdadero Israel( 0n la
secta de Qumr*n, la comida era el centro de la !ida comunitaria' ningún extraño a la comunidad pod)a
tomar parte en ella' incluso los mismos miem"ros se somet)an a rigurosas purificaciones antes de
sentarse a la mesa' la comida transcurr)a según un detallado ritual #ue fia"a el lugar de cada uno según
la estructura er*r#uica de la comunidad( 0n los sectores radicales de los grupos fariseos, los
comensales se la!a"an pre!iamente las manos, exclu)an a los ritualmente impuros y se asegura"an de
#ue se ha")a pagado el die&mo de todos los alimentos #ue se i"an a ser!ir( /on estas reglas de la mesa,
cada grupo excluye a los extraños, consolida su propia identidad y manifiesta su !isión del !erdadero
Israel(
Jesús sorprende a todos al sentarse a comer con cual#uiera( 1u mesa est* a"ierta a todos. nadie se ha de
sentir excluido( ,o hace falta ser puro' no es necesario limpiarse las manos( %uede compartir su mesa
gente poco respeta"le' incluso los pecadores #ue !i!en ol!idados de la Alian&a( Jesús no excluye a
nadie( 0n el reino de -ios todo ha de ser diferente. la misericordia sustituye a la santidad( ,o hay #ue
reunirse en torno a mesas separadas( 0l reino de -ios es una mesa a"ierta donde pueden sentarse a
comer hasta los pecadores( Jesús #uiere comunicar a todos lo #ue él !i!e en su cora&ón cuando se
sienta a la mesa con pu"licanos, pecadores, mendigos, enfermos recién curados o gentes indesea"les y
de dudosa moralidad. les cuenta la par*"ola de un hom"re #ue organi&ó una gran cena y no descansó
hasta !er su casa llena de in!itados.
?n hom"re dio una gran cena y con!idó a muchos' a la hora de la cena en!ió a su sier!o a decir a los
in!itados. 2Genid, #ue ya est* todo preparado3( %ero todos a una empe&aron a excusarse( 0l primero le
dio. 28e comprado un campo y tengo #ue ir a !erlo' te ruego me dispenses3( ; otro dio. 28e
comprado cinco yuntas de "ueyes y !oy a pro"arlas' te ruego me dispenses3( $tro dio. 26e aca"o de
casar y por eso no puedo ir3(
9egresó el sier!o y se lo contó a su señor( 0ntonces el dueño de la casa, airado, dio a su sier!o. 21al
enseguida a las pla&as y calles de la ciudad, y ha& entrar a#u) a los po"res y lisiados, a ciegos y coos3(
-io el sier!o. 21eñor, se ha hecho lo #ue mandaste, y toda!)a hay sitio3( -io el señor al sier!o. 21al a
los caminos y cercas, y o"liga a entrar hasta #ue se llene mi casa3(
Jesús comien&a a ha"lar de una 2gran cena3 organi&ada por un señor( 1in duda es un hom"re rico y con
medios( /omo es natural, no in!ita a cual#uiera( 5lama a los suyos. amigos ricos e influyentes( 0l
"an#uete ser!ir* para estrechar m*s los la&os de amistad y solidaridad entre ellos( 0l honor del anfitrión
se !er* incrementado por la asistencia de tales comensales, y estos podr*n asegurarse tam"ién en
adelante su fa!or y padrina&go( 5os #ue est*n escuchando a Jesús sa"en #ue ellos nunca podr*n tomar
parte en un "an#uete de tanta categor)a( 0l señor con!ida a todos con suficiente antelación( As) ha"r*
tiempo para cuidar los preparati!os, y los con!idados podr*n ir conociendo m*s detalles de la fiesta y
de los in!itados #ue asistir*n a ella( 5legado el d)a, el señor en!)a de nue!o a su sier!o para
confirmarles la in!itación. 2+odo est* ya preparado( %ueden ir !iniendo3( 0ra un gesto de cortes)a #ue
se acostum"ra"a entre gentes muy ricas(
1orprendentemente, todos sin excepción comien&an a excusarse( ,o presentan ra&ones consistentes(
?no dice #ue ha comprado un campo y #uiere ir a !erlo, pero, ¿#uién compra un campo en a#uella
tierra tan desigual sin conocer antes cómo es y #ué se puede sem"rar en él? $tro se disculpa por#ue ha
comprado die& "ueyes y #uiere ir a pro"arlos, pero ¿#uién compra unos "ueyes sin compro"ar su fuer&a
y !er si pueden tra"aar "ao el mismo yugo? $tro afirma #ue se aca"a de casar y, naturalmente, no
puede acudir, pero, ¿no lo sa")a ya cuando, d)as antes, reci"ió la in!itación? 0l sier!o comprue"a #ue
nadie ir* a la fiesta( ¿/ómo se atre!en a humillar as) al señor #ue los in!itó de*ndolo solo? ¿+an
L>
importantes son sus negocios e intereses? Algo de esto piensan, tal !e&, #uienes est*n escuchando a
Jesús. si ellos reci"ieran un d)a una in!itación parecida, seguro #ue la apro!echar)an(
0l señor de la par*"ola reacciona de forma inesperada( 8a"r* "an#uete por encima de todo( -e pronto
se le ha ocurrido una idea insólita( In!itar* a los #ue nunca in!ita nadie. 2los po"res y lisiados, los
ciegos y coos3, gentes misera"les #ue no le pueden aportar honor alguno( %ara llamarlos, el sier!o
tendr* #ue adentrarse por 2pla&uelas y calleas3 de los "arrios po"res de la ciudad, aleados de la &ona
reser!ada a la élite( 5os oyentes escuchan sorprendidos. ¿Qué !a a ser esa cena donde se rompen todas
las normas exigidas por el honor y el código de pure&a? 1u sorpresa ser* pronto mayor( Al !er #ue
toda!)a hay sitio, el señor da una orden asom"rosa. el sier!o saldr* fuera de la ciudad, por 2los caminos
y las cercas3 #ue separan las propiedades para llamar a toda esa gente #ue !i!e como puede unto a las
murallas( 5a mayor)a son forasteros y gentes de mala reputación, no pertenecen a la ciudad, tampoco
son propiamente campesinos( 0l sier!o los tiene #ue 2o"ligar a entrar3 en la casa, pues am*s se
hu"ieran atre!ido a penetrar en la ciudad hasta el "arrio residencial de la élite(
¿Qué est* diciendo Jesús? ¿A #uién se le puede ocurrir hacer un "an#uete a"ierto a todos, sin listas de
in!itados, sin normas de honor y códigos de pure&a, donde se admite incluso a desconocidos? ¿1er* as)
el reino de -ios? ¿?na mesa a"ierta a todos sin condiciones. hom"res y mueres' puros e impuros'
"uenos y malos? ¿?na fiesta donde -ios se !er* rodeado de gente po"re e indesea"le, sin dignidad ni
honor alguno?
0l mensae de Jesús era tan seductor #ue resulta"a incre)"le( %ero Jesús ha"la con fe total. -ios es as)(
,o #uiere #uedarse eternamente solo en medio de una 2sala !ac)a3( 0st* preparada una gran fiesta
a"ierta a todos, por#ue a todos siente él como amigos y amigas, dignos de compartir su mesa( 0l go&o
de -ios es #ue los po"res y despreciados, los indesea"les y pecadores puedan disfrutar unto a él( Jesús
lo est* ya !i!iendo desde ahora( %or eso cele"ra con go&o cenas y comidas con los #ue la sociedad
desprecia y margina( W5os #ue no han sido in!itados por nadie, un d)a se sentar*n a la mesa con -iosX
El perdón o!recido por Jess
Jesús entiende y !i!e estas comidas con pecadores como un proceso de curación( Al !erse acusado por
su conducta extraña y pro!ocati!a, responde con este refr*n. 2,o necesitan de médico los sanos, sino
los enfermos3 ( 0stas comidas tienen un car*cter terapéutico( 0n ellas, Jesús les ofrece su confian&a y
amistad, los li"era de la !ergCen&a y la humillación, los rescata de la marginación, los acoge como
amigos( %oco a poco se despierta en ellos el sentido de la propia dignidad. no son merecedores de
ningún recha&o( %or !e& primera se sienten acogidos por un hom"re de -ios( 0n adelante, su !ida
puede ser diferente(
%or eso son comidas alegres y festi!as( 4e"en !ino y pro"a"lemente entonan c*nticos( 0n lo )ntimo de
su cora&ón, Jesús cele"ra con go&o el retorno de los 2perdidos3 a la comunión con el %adre( +am"ién
ellos son hios e hias de A"rah*n( 5a alegr)a de Jesús se contagia a todos( ,o se puede estar triste en su
compañ)a( 0s tan a"surdo como estar ayunando unto al no!io en su "oda( %or supuesto, no son
"an#uetes de car*cter dionis)aco, como los #ue tal !e& ten)an lugar en 1éforis o +i"er)ades( Jesús no
in!ita al li"ertinae( ,o ustifica el pecado, la corrupción ni la prostitución( 5o #ue hace es romper el
c)rculo dia"ólico de la discriminación, a"riendo un espacio nue!o para el encuentro amistoso con -ios(
Jesús se sienta a la mesa con los pecadores no como ue& se!ero, sino como amigo acogedor( 0l reino
de -ios es gracia antes #ue uicio( -ios es una "uena noticia, no una amena&a( 5os pecadores y las
prostitutas pueden alegrarse, "e"er !ino y cantar unto a Jesús( 0stas comidas son un auténtico
2milagro3 #ue los !a curando por dentro( 0mpie&an a intuir #ue -ios no es un ue& siniestro #ue les
LF
espera airado' es un amigo #ue se les acerca ofreciendo su amistad( 5a acogida de Jesús les da a estas
mueres y hom"res fuer&a para reconocerse como pecadores( ,ada tienen #ue temer( 0l desprecio y la
exclusión social les imped)a mirar a -ios con confian&a' la acogida de Jesús les de!uel!e la dignidad
perdida( ,o necesitan ocultarse de nadie, ni si#uiera de s) mismos( %ueden a"rirse al perdón de -ios y
cam"iar( /on Jesús todo es posi"le(
A estos pecadores #ue se sientan a su mesa, Jesús les ofrece el perdón en!uelto en acogida amistosa(
,o hay ninguna declaración' no les a"suel!e de sus pecados' sencillamente los acoge como amigos(
5as fuentes cristianas han conser!ado dos escenas en las #ue Jesús, de forma solemne, ofrece el perdón
en nom"re de -ios( 0n una escena conmo!edora situada en /afarnaún, al !er a un paral)tico tendido a
sus pies, sin fuer&a alguna para caminar, Jesús le dice con ternura especial. 28io m)o, tus pecados te
son perdonados3( 0n otra escena no menos conmo!edora, a la prostituta #ue le est* ungiendo los pies
entre l*grimas, "esos y caricias, Jesús le dice estas pala"ras #ue le han de llenar de pa&. 2+us pecados
#uedan perdonados3 (
0l car*cter de estos relatos no permite asegurar su autenticidad( %ro"a"lemente Jesús llegó a expresar a
los pecadores el perdón de -ios con fórmulas audaces #ue pro!ocaron indignación( %ero, en cual#uier
caso, no era esta su forma ha"itual de actuar en las comidas con pecadores( +ras esa fórmula solemne
en la #ue Jesús otorga en nom"re de -ios un 2perdón7a"solución3, -ios aparece como un 2ue&3, sin
duda compasi!o y "ené!olo, pero #ue toda!)a sigue present*ndose como ue&( ,o es esto lo #ue Jesús
re!ela con su 2perdón7acogida3 al sentarse a la mesa con los pecadores( 1u acogida a pu"l)canos y
prostitutas incluye la a"solución del pecado, pero es mucho m*s( Jesús sugiere #ue -ios sale hacia el
pecador no como un ue& #ue dicta sentencia, sino como un padre #ue "usca recuperar a sus hios
perdidos(
%ro"a"lemente fue so"re todo en estas comidas donde se aprendió a re&ar a -ios con la oración del
%adrenuestro( In!ocar a -ios como %adre, mientras comen y "e"en untos en torno a Jesús, es una
experiencia nue!a #ue los !a curando por dentro y les ayuda a retornar a -ios, al #ue comien&an a
sentir como %adre( %oco a poco, animados por Jesús, empie&an a llamarle A""*, "endicen su nom"re
santo y le piden #ue se cumpla en ellos el gran deseo de Jesús. 2Genga tu reino3( 0stos hom"res y
mueres, despreciados por casi todos, no piensan en cosas su"limes( Jesús les enseña a ser realistas(
%iden pan. #ue a nadie le falte cada d)a su tro&o de pan, aun#ue sea de ce"ada( 5e piden tam"ién
perdón, como ellos mismos est*n dispuestos a perdonar superando los impulsos de !engan&a y el
resentimiento #ue "rotan en su cora&ón( ,o est*n pensando solo en el reino de -ios, #ue llegar* un d)a
leano a li"erar el mundo del mal( %iden experimentar desde ahora la llegada de -ios %adre para poder
!i!ir como hios e hias suyos. con un tro&o de pan #ue lle!arse a la "oca y con fuer&as para acogerse y
perdonarse mutuamente( As), comiendo y "e"iendo unto a Jesús, estos 2perdidos3 !an experimentando
#ue -ios llega a sus !idas no con 2grandes señales del cielo3, como ped)an algunos, sino como una
fuer&a compasi!a #ue los cura y transforma( Junto a Jesús, est*n entrando en un mundo nue!o #ue
am*s ha")an sospechado( Al lo llama 2reino de -ios3(
*erdón inmerecido
0sta conducta de Jesús ofreciendo su acogida y el perdón de -ios a los pecadores pro!ocó esc*ndalo e
indignación ¿%or #ué? ¿-ónde esta"a la no!edad de su actuación? 0l pue"lo ud)o cre)a en el perdón de
todos los pecados, incluidos el homicidio y la apostas)a( -ios sa"e perdonar a #uienes se arrepienten(
0so s), era necesario seguir un camino( 0n primer lugar, el pecador de")a manifestar su arrepentimiento
mediante los sacrificios apropiados en el templo' de")a a"andonar su !ida aleada de la Alian&a y
!ol!er al cumplimiento de la ley' por último, los daños y ofensas al próimo exig)an la de"ida
LL
restitución o reparación( 1i Jesús hu"iera acogido a su mesa a pecadores para predicarles el retorno a la
5ey, logrando #ue pu"l)canos y prostitutas a"andonaran su !ida de pecado, nadie se hu"iera
escandali&ado( Al contrario, lo hu"ieran admirado y aplaudido(
5o sorprendente es #ue Jesús acoge a los pecadores sin exigirles pre!iamente el arrepentimiento, tal
como era entendido tradicionalmente, y sin someterlos si#uiera a un rito penitencial, como ha")a hecho
el 4autista( 5es ofrece su comunión y amistad como signo de #ue -ios los acoge en su reino incluso
antes de #ue !uel!an a la ley y se integren en la Alian&a( 5os acoge tal como son, pecadores, confiando
totalmente en la misericordia de -ios, #ue los est* "uscando( %or eso Jesús pudo ser acusado de ser
amigo de gente #ue segu)a siendo pecadora( 1u actuación era intolera"le( ¿/ómo pod)a acoger a su
mesa asegur*ndoles su participación en el reino de -ios a gentes #ue no esta"an reformando su !ida de
acuerdo con la 5ey?
1in em"argo, la actuación de Jesús es clara( $frece el perdón sin exigir pre!iamente un cam"io( ,o
pone a los pecadores ante las ta"las de la ley, sino ante el amor y la ternura de -ios( 0sta es su terapia
personal con a#uellos amigos y amigas 2perdidos3 #ue no aciertan a retornar a -ios por el camino de la
ley( 5os perdona sin la seguridad de #ue responder*n cam"iando su conducta( Actúa como profeta de la
misericordia de -ios( 0s amigo de los pecadores antes de !erlos con!ertidos( -ios es as)( ,o espera a
#ue sus hios e hias cam"ien( 0s él #uien comien&a ofreciendo su perdón(
0ste perdón #ue ofrece Jesús no tiene condiciones( 1u actuación terapéutica no sigue los caminos de la
ley. definir la culpa, llamar al arrepentimiento, lograr el cam"io y ofrecer un perdón condicionado a
una respuesta posterior positi!a( Jesús sigue los caminos del reino. ofrece acogida y amistad, regala el
perdón de -ios y conf)a en su misericordia, #ue sa"r* recuperar a sus hios e hias perdidos( 1e acerca,
los acoge e inicia con ellos un camino hacia -ios #ue solo se sostiene en su compasión infinita( ,adie
ha reali&ado en esta tierra un signo m*s cargado de esperan&a, un signo m*s gratuito y m*s a"soluto del
perdón de -ios(
Jesús sitúa a todos, pecadores y ustos, ante el a"ismo insonda"le del perdón de -ios( ;a no hay ustos
con derechos frente a pecadores sin derechos( -esde la compasión de -ios, Jesús plantea todo de
manera diferente. a todos se les ofrece el reino de -ios' solo #uedan excluidos #uienes no se acogen a
su misericordia( +odo #ueda confiado al misterio del perdón de -ios( 0ntre #uienes le escuchan, el
mensae de Jesús resuena as). 2/uando os !e*is u&gados por la ley, sent)os comprendidos por -ios'
cuando os !e*is recha&ados por la sociedad, sa"ed #ue -ios os a"ra&a' cuando nadie os perdone !uestra
indignidad, sentid so"re !osotros su perdón inagota"le( ,o lo merecéis( ,o se lo merece nadie( %ero
-ios es as). amor y perdón3( 0l pro"lema principal de Jesús fue si las personas moralmente ustas y
legalmente correctas entender)an su manera de !er las cosas( 5os po"res y los enfermos, los impuros y
los pecadores, los pu"l)canos y las prostitutas le entend)an y lo acog)an( %ara ellos, este -ios sugerido
por Jesús era la meor noticia( 5a tradición cristiana ha conser!ado una frase dirigida por Jesús a
#uienes se resist)an a su mensae( 1olo puede ser suya. 20n !erdad, yo os digo. los pu"l)canos y las
prostitutas entran antes #ue !osotros al reino de -ios3(
'.- (i)o de la u*er
4uena parte de los po"res #ue rodea"an a Jesús eran mueres' pri!adas del apoyo de un !arón, ellas
eran sin duda las m*s !ulnera"les( %or otra parte, ser muer en a#uella sociedad patriarcal significa"a
estar destinada a !i!ir en un estado de inferioridad y sumisión a los !arones( ¿0s esto lo #ue #uiere ese
-ios compasi!o del #ue ha"la Jesús? ¿,o podr*n conocer ellas una !ida m*s digna en el reino de -ios?
¿/ómo las !e y las siente Jesús?
LJ
5o primero #ue sorprende es !erlo rodeado de tantas mueres. amigas entraña"les como 6ar)a, oriunda
de 6agdala' las hermanas 6arta y 6ar)a, !ecinas de 4etania, a las #ue tanto #uer)a' mueres enfermas
como la hemorro)sa o paganas como la siro7fenicia' prostitutas despreciadas por todos o seguidoras
fieles, como 1alomé y otras muchas #ue le acompañaron hasta Jerusalén y no le a"andonaron ni en el
momento de su eecución( -e ningún profeta de Israel se dice algo parecido( ¿Qué encontra"an estas
mueres en Jesús? ¿Qué las atra)a tanto? ¿/ómo se atre!ieron a acercarse a él para escuchar su
mensae? ¿%or #ué se a!enturaron algunas a a"andonar su hogar y su"ir con él a Jerusalén, pro!ocando
seguramente el esc*ndalo de algunos?
&a condición de la mujer judía
Jesús nació en una sociedad en cuya conciencia colecti!a esta"an gra"ados algunos estereotipos so"re
la muer, transmitidos durante siglos(
6ientras crec)a, Jesús los pudo ir perci"iendo en su propia familia, entre sus amigos y en la
con!i!encia diaria(
1egún un !ieo relato, -ios ha")a creado a la muer solo para porporcionarle una 2ayuda adecuada3 al
!arón( 0se era su destino( 1in em"argo, leos de ser una ayuda, fue ella precisamente la #ue le dio a
comer del fruto prohi"ido, pro!ocando la expulsión de am"os del para)so( 0ste relato, transmitido de
generación en generación, fue desarrollando en el pue"lo ud)o una !isión negati!a de la muer como
fuente siempre peligrosa de tentación y de pecado( 5a actitud m*s sa"ia era acercarse a ella con mucha
cautela y mantenerla siempre sometida( 0s lo #ue se le enseñó a Jesús desde niño(
8a")a tam"ién otra idea incontesta"le en a#uella sociedad patriarcal dominada y controlada por los
!arones. la muer es 2propiedad3 del !arón( %rimero pertenece a su padre' al casarse pasa a ser
propiedad de su esposo' si #ueda !iuda, pertenece a sus hios o !uel!e a su padre y hermanos( 0s
impensa"le una muer con autonom)a( 0l dec*logo santo del 1ina) la considera"a una propiedad m*s
del patrón de la casa. 2,o codiciar*s la casa de tu próimo, ni codiciar*s la muer de tu próimo, ni su
sier!o, ni su sier!a, ni su "uey, ni su asno, ni nada #ue sea de tu próimo3 ( 5a función social de la
muer esta"a "ien definida. tener hios y ser!ir fielmente al !arón(
0l control so"re la muer esta"a fuertemente condicionado por las reglas de pure&a sexual( 5a muer era
ritualmente impura durante su menstruación y como consecuencia del parto( ,adie de")a acercarse a la
muer impura( 5as personas y los o"etos #ue toca"a #ueda"an contaminados( 0sta era, pro"a"lemente,
la principal ra&ón por la #ue las mueres eran excluidas del sacerdocio, de la participación plena en el
culto y del acceso a las *reas m*s sagradas del templo( 5a muer era fuente de impure&a( A Jesús se lo
ad!irtieron sin duda desde pe#ueño(
0sta !isión negati!a de la muer no perdió fuer&a a lo largo de los siglos( 0n tiempos de Jesús, por lo
#ue podemos sa"er, era tal !e& m*s negati!a y se!era( 5a muer no solo es considerada fuente de
tentación y ocasión de pecado( 0s, adem*s, fri!ola, sensual, pere&osa, chismosa y desordenada( 1egún
el escritor ud)o Hilón de Aleandr)a, contempor*neo de Jesús, mientras el !arón se gu)a por la ra&ón, la
muer se dea lle!ar por la sensualidad( %ro"a"lemente Hla!io Josefo resume "ien el sentir m*s
generali&ado en tiempos de Jesús. 21egún la +or*, la muer es inferior al !arón en todo3 (
%or otra parte, la muer era considerada como un ser !ulnera"le al #ue los hom"res han de proteger de
la agresión sexual de otros !arones( %or eso se la reten)a recluida en el hogar y retirada de la esfera de
la !ida pú"lica( 5os !arones cuida"an del honor de la casa y lo defend)an pú"licamente' las mueres
ten)an #ue cuidar de su propia reputación y no a!ergon&ar a la familia con una actuación deshonrosa(
JE
5o m*s seguro era encerrarlas en casa para #ue guardaran meor su honor sexual( +odos pod)an as)
!i!ir m*s tran#uilos en las aldeas(
Al casarse, la muer sal)a de su propia familia y pasa"a, muchas !eces sin ser consultada, de la
autoridad del padre a la de su marido( 0n adelante, toda su !ida transcurrir)a a su ser!icio. por eso lo
llama"a "aVal), 2mi señor3( 1us de"eres eran siempre los mismos. moler el trigo, cocer el pan, cocinar,
teer, hilar, la!ar el rostro, las manos y los pies de su hom"re( ,aturalmente, su principal cometido
consist)a en satisfacerlo sexualmente y darle hios !arones para asegurar la su"sistencia de la familia(
1in em"argo, parece #ue la influencia de la muer era grande dentro de la familia. muchos hom"res las
respeta"an y ensal&a"an como madres de sus hios( 0llas eran, seguramente, las #ue cuida"an el clima
familiar y religioso dentro de la casa(
Huera del hogar, las mueres no 2exist)an3( ,o pod)an alearse de la casa sin ir acompañadas por un
!arón y sin ocultar su rostro con un !elo( ,o les esta"a permitido ha"lar en pú"lico con ningún !arón(
-e")an permanecer retiradas y calladas( ,o ten)an los derechos de #ue go&a"an los !arones( ,o pod)an
tomar parte en "an#uetes( 0xcepto en casos muy precisos, su testimonio no era aceptado como !*lido,
al menos como el de los !arones( 0n realidad no ten)an sitio en la !ida social( 0l comportamiento de
mueres #ue se alean de la casa y andan solas, sin la !igilancia de un hom"re, tomando parte en
comidas o acti!idades reser!adas a los !arones, era considerado como una conducta des!iada, propia
de mueres #ue descuidan su reputación y su honor sexual( Jesús lo sa")a cuando las acepta"a en su
entorno(
+am"ién la !ida religiosa, controlada por los !arones, coloca"a a la muer en una condición de
inferioridad( 1olo en la cele"ración doméstica ten)a alguna participación significati!a, pues era la
encargada de encender las !elas, pronunciar ciertas oraciones y cuidar algunos detalles rituales en la
fiesta del s*"ado( %or lo dem*s, su presencia era del todo secundaria( 5as mueres esta"an separadas de
los hom"res tanto en el templo como, pro"a"lemente, en la sinagoga( 5as normas de pure&a,
interpretadas de manera r)gida, solo les permit)an el acceso al atrio de los paganos y de las mueres, no
m*s all*(
0n realidad, el !erdadero 2protagonista3 de la religión ud)a era el !arón. no hemos de ol!idar #ue la
circuncisión era el rito #ue constitu)a a alguien como miem"ro del pue"lo de la Alian&a( 5a muer no
tiene la misma dignidad #ue el !arón ante la ley( -e hecho, esta"a sometida a todas las prohi"iciones lo
mismo #ue el !arón, pero no se conta"a con ella como sueto acti!o de la !ida religiosa del pue"lo. no
ten)an o"ligación de recitar diariamente el 1hem*, confesión oficial de la fe de Israel' tampoco esta"an
o"ligadas a su"ir en peregrinación a Jerusalén en las fiestas de %ascua, %entecostés o las +iendas( ,o
era necesaria su presencia( 4asta"an los hom"res en todo lo referente a la relación con -ios. todo
esta"a dirigido por los sacerdotes del templo y los escri"as de la ley( %or tanto, no era necesario iniciar
a las mueres en la +or*. no esta"an o"ligadas al estudio de la ley, ni los escri"as las acepta"an como
disc)pulas( 1orprende la dure&a de ciertos dichos ra")nicos #ue, aun siendo de fecha posterior a Jesús,
pueden sugerir algo de lo #ue se !i!)a tam"ién en sus tiempos. 2Quien enseña a su hia la +or*, le
enseña el li"ertinae, pues har* mal uso de lo aprendido3' 2Antes sean #uemadas las pala"ras de la +or*
#ue confiadas a una muer3(
-e esta manera, las mueres ud)as, sin !erdadera autonom)a, sier!as de su propio esposo, recluidas en
el interior de la casa, sospechosas de impure&a ritual, discriminadas religiosa y ur)dicamente,
constitu)an un sector profundamente marginado en la sociedad ud)a( 0s significati!a la oración #ue
recomienda 9a") ;ehud* para ser recitada diariamente por los !arones. 24endito seas, 1eñor, por#ue
no me has creado pagano ni me has hecho muer ni ignorante3( %ero, ¿era esto realmente lo #ue #uer)a
JK
-ios? ¿Qué pensa"a el profeta #ue anuncia"a su amor compasi!o? ¿Qué pod)an esperar las mueres
con la llegada del reino de -ios?
Amigo de las ltimas
5as mueres #ue se acercaron a Jesús pertenec)an, por lo general, al entorno m*s "ao de a#uella
sociedad( 4astantes eran enfermas curadas por Jesús, como 6ar)a de 6agdala ( %ro"a"lemente se
mo!)an en su entorno mueres no !inculadas a ningún !arón. !iudas indefensas, esposas repudiadas y,
en general, mueres solas, sin recursos, poco respetadas y de no muy "uena fama( 8a")a tam"ién
algunas prostitutas, consideradas por todos como la peor fuente de impure&a y contaminación( Jesús las
acog)a a todas(
0stas mueres est*n entre los pecadores e indesea"les #ue se sientan a comer con él( A#uella mesa no
es la 2mesa santa3 en la #ue comen los 2!arones de santidad3 de la comunidad de Qumr*n, excluyendo
a toda muer( ,o es tampoco la 2mesa pura3 de los sectores fariseos m*s radicales, #ue toman sus
alimentos o"ser!ando la pure&a ritual de los sacerdotes( %ara Jesús, sin em"argo, estas comidas son
precisamente s)m"olo y anticipación del reino de -ios( Junto a él se puede !er ya cómo los 2últimos3
del pue"lo santo y las 2últimas3 de a#uella sociedad patriarcal son los 2primeros3 y las 2primeras3 en
entrar al reino de -ios(
5a presencia de estas mueres en las comidas de Jesús resulta"a pro"a"lemente escandalosa( 5as #ue se
mo!)an fuera de casa, acompañando a hom"res, eran consideradas como mueres de f*cil acceso para
cual#uier comensal, so"re todo si no !en)an acompañadas por su esposo( %or otra parte, los
recaudadores de impuestos ten)an fama de !i!ir en contacto con el mundo de las prostitutas( Algunos
de ellos dirig)an pe#ueños "urdeles o proporciona"an mueres para los "an#uetes( Jesús ni se asusta ni
las condena( 5as acoge con el amor comprensi!o del %adre( ,unca ha")an estado a#uellas mueres tan
cerca de un profeta( Jam*s ha")an escuchado ha"lar as) de -ios( 6*s de una llora de agradecimiento( A
sus ad!ersarios no les resulta dif)cil desacreditarlo como hom"re poco o"ser!ante de la ley, 2amigo de
pecadoras3( Jesús los desafió en alguna ocasión de manera pro!ocati!a. 25os recaudadores y las
prostitutas entran antes #ue !osotros al reino de -ios3(
+ampoco el 2código de pure&a3 fue para Jesús un o"st*culo para estar cerca de las mueres( Al parecer,
las prescripciones de este código eerc)an un control so"re la !ida de la muer mucho m*s fuerte #ue
so"re los !arones( -urante la menstruación, la muer permanece en estado de impure&a siete d)as'
después del parto, cuarenta d)as si ha tenido un hio !arón y ochenta si ha dado a lu& una hia( -e
hecho, el estado casi permanente de las mueres es el de 2impure&a ritual3( 0s dif)cil sa"er cómo lo
!i!)an y #ué consecuencias pr*cticas ten)a para la con!i!encia diaria( +al !e& lo m*s gra!e era su
conciencia de inferioridad y la sensación de aleamiento del -ios santo #ue ha"ita en el templo(
Jesús no pone ningún empeño en criticar el 2código de pure&a3( 0n ningún momento se enreda en
cuestiones de sexo y pure&a ritual( ,o es lo suyo( 1encillamente, desde su experiencia del reino de -ios
comien&a a actuar con li"ertad total( ,o mira a la muer como fuente de tentación ni de posi"le
contaminación( 1e acerca a ellas sin recelo y las trata a"iertamente, sin dearse condicionar por
preuicio alguno( A las mueres les ten)a #ue resultar atracti!o acercarse a él( %ara m*s de una
significa"a li"erarse, al menos moment*neamente, de la !ida de marginación y tra"ao #ue lle!a"an en
sus casas( Algunas se a!entura"an incluso a seguirle por los caminos de <alilea( +en)an #ue ser,
pro"a"lemente, mueres solas y desgraciadas #ue !ieron en el mo!imiento de Jesús una alternati!a de
!ida m*s digna(
J:
Rompiendo es,uemas
1in duda !en en él una actitud diferente( ,unca escuchan de sus la"ios expresiones despecti!as, tan
frecuentes m*s tarde en los ra"inos( ,unca le oyen exhortación alguna a !i!ir sometidas a sus esposos
ni al sistema patriarcal( ,o hay en Jesús animosidad ni precaución alguna frente a ellas( 1olo respeto,
compasión y una simpat)a desconocida(
+al !e& lo m*s sorprendente es !er de #ué manera tan sencilla y natural !a redefiniendo, desde su
experiencia de -ios, el significado de la muer, echando a"ao los estereotipos !igentes en a#uella
sociedad( ,o acepta, por eemplo, #ue la muer sea considerada ligeramente como fuente de tentación y
ocasión de pecado para el hom"re( 0n contra de la tendencia general, nunca pre!iene a los !arones de
las artes seductoras de las mueres, sino #ue los alerta frente a su propia luuria. 2+odo el #ue mira a
una muer dese*ndola, ya ha cometido adulterio con ella en su cora&ón3( 0n una sociedad donde la
luuria del !arón no era considerada tan gra!e como la seducción de la muer, Jesús pone el acento en la
responsa"ilidad de los hom"res( ,o han de ustificarse culpa"ili&ando a las mueres de su mal
comportamiento(
Jesús corrige tam"ién la !aloración #ue se hace de la muer atri"uyéndole como cometido supremo el
tener hios( 5a escena conser!ada por la tradición tiene un fuerte colorido mediterr*neo( 0n cierta
ocasión, una muer de pue"lo ala"a a Jesús ensal&ando a su madre por lo único realmente importante
para una muer en a#uella cultura. un !ientre fecundo y unos pechos capaces de amamantar a los hios(
2W-ichoso el seno #ue te lle!ó y los pechos #ue te criaronX3( Jesús !e las cosas de otra manera( +ener
hios no es todo en la !ida( %or muy importante #ue sea para una muer la maternidad, hay algo m*s
decisi!o y primordial. 2-ichosas m*s "ien las #ue escuchan la %ala"ra de -ios y la cumplen3( 5a
grande&a y dignidad de la muer, lo mismo #ue la del !arón, arranca de su capacidad para escuchar el
mensae del reino de -ios y entrar en él(
0n otra ocasión se nos dice #ue Jesús corrige, en casa de sus amigas 6arta y 6ar)a, a#uella !isión
generali&ada de #ue la muer se ha de dedicar exclusi!amente a las tareas del hogar( 6arta se afana por
acoger con todo esmero a Jesús, mientras su hermana 6ar)a, sentada a sus pies, escucha su pala"ra(
/uando 6arta reclama la ayuda de 6ar)a para reali&ar sus tareas, Jesús le contesta as). 26arta, 6arta,
te preocupas y te agitas por muchas cosas' y hay necesidad de pocas, o meor, de una sola( 6ar)a ha
elegido la parte "uena, #ue no le ser* #uitada3( 5a muer no ha de #uedar reducida al ser!icio de las
faenas del hogar( 8ay algo meor y m*s decisi!o a lo #ue tiene derecho tanto como el hom"re, y es la
escucha de la %ala"ra de -ios(
Jesús reacciona tam"ién con audacia frente al do"le criterio de moralidad #ue se usa para enuiciar de
manera desigual al !arón y a la muer(
5a escena es cauti!adora( +raen ante Jesús a una muer sorprendida mientras esta"a teniendo relaciones
sexuales con un hom"re( ,o se dice nada del !arón( 0s lo #ue ocurr)a casi siempre en a#uella sociedad
machista( 1e humilla y se condena a la muer, por#ue ha deshonrado a su familia( 6ientras tanto, nadie
ha"la del !arón, aun#ue, paradóicamente, es a él a #uien la +or* exig)a no poseer ni desear a una muer
#ue ya pertenece a otro( Al dar la ley, se piensa en los !arones como los !erdaderos responsa"les de la
sociedad' luego, al reprimir el delito, se castiga con dure&a a las mueres( Jesús no soporta esta
hipocres)a social construida por los !arones( ,o es !erdad #ue la muer sea m*s culpa"le #ue el !arón.
2A#uel de !osotros #ue esté sin pecado, #ue le arroe la primera piedra3( 0mpe&ando por los m*s
!ieos, los acusadores se !an retirando uno a uno, a!ergon&ados por el desaf)o de Jesús( 1a"en #ue ellos
son los m*s responsa"les de los adulterios #ue se cometen en a#uellos pue"los(
J=
5a conclusión es conmo!edora( 5a muer no se ha mo!ido( 1igue all), en medio, humillada y
a!ergon&ada( Jesús se #ueda a solas con ella( Ahora la puede mirar con ternura y expresarle todo su
respeto y cariño. 26uer(((, ¿nadie te ha condenado?3( 5a muer, #ue aca"a de escapar de la muerte, le
responde atemori&ada. 2,adie, 1eñor3( 5as pala"ras de Jesús son inol!ida"les( ,unca las podr*n
escuchar los !arones adúlteros #ue se han retirado irritados( 1olo a#uella muer a"atida. 2+ampoco yo
te condeno( Gete y, en adelante, no pe#ues m*s3( A#uella muer no necesita m*s condenas( Jesús
conf)a en ella, #uiere para ella lo meor y la anima a no pecar( %ero de sus la"ios no "rota ninguna
condena(
Una mirada di!erente
/iertamente, Jesús las mira de manera diferente, y las mueres lo captan( 5as adi!ina enseguida entre
sus oyentes, cu"iertas por su !elo, y las tiene en cuenta al comunicar su mensae( +am"ién ellas tienen
#ue escuchar la 4uena ,oticia de -ios y comunicarla a otras mueres #ue no se han atre!ido a salir de
su casa( Al ha"lar a las gentes de la solicitud de -ios por sus criaturas, Jesús les hace mirar las a!es del
cielo, #ue 2no siem"ran, ni cosechan, ni recogen en graneros, y !uestro %adre del cielo las alimenta3(
5os hom"res #ue sal)an diariamente a tra"aar el campo le entienden muy "ien( %ero a continuación les
hace o"ser!ar los lirios del campo, #ue 2no se fatigan ni hilan(((, pero ni 1alomón, en toda su gloria, se
!istió como uno de ellos3( 5as mueres, #ue se pasa"an horas hilando y teiendo la ropa de la familia en
los patios de sus casas, le entienden a la perfección(
/on una sensi"ilidad nada ha"itual en una sociedad patriarcal, Jesús tiene la costum"re de ha"lar
expl)citamente de las mueres haciéndolas 2!isi"les3 y poniendo de relie!e su actuación( ,arra la
par*"ola del 2amigo impertinente3 #ue, con su insistencia, logra ser escuchado por su !ecino, pero al
mismo tiempo cuenta la de la 2!iuda importuna3 #ue reclama tena&mente sus derechos hasta conseguir
#ue el ue& le haga usticia( Jesús no se encierra en un lenguae androcéntrico #ue todo lo considera
desde la perspecti!a del !arón( 1e pone en el lugar de las mueres y les hace protagonistas de sus
par*"olas(
,arra la par*"ola del 2sem"rador3 #ue sale a sem"rar su semilla, pero cuenta tam"ién la de la 2muer
#ue introduce le!adura3 en la masa de harina( 5as mueres se lo agradecen( %or fin alguien se acuerda
de su tra"ao( Jesús no ha"la solo de la siem"ra, tra"ao de suma importancia entre a#uellos
campesinos( %iensa tam"ién en ese otro indispensa"le #ue ellas hacen antes del amanecer, para #ue
todos puedan comer pan( Qué cercano sienten a Jesús y cómo les ayuda a acoger su mensae( -ios est*
haciendo algo parecido a lo #ue ellas hacen al ela"orar el pan. introducir en el mundo una fuer&a
transformadora(
?na par*"ola sorprendió, tal !e&, de manera especial( Jesús #uer)a #ue todos compartieran una
con!icción suya muy #uerida. -ios siente a los #ue !i!en perdidos como algo tan suyo #ue no descansa
hasta recuperarlos( 8a"la de un padre conmo!edor #ue sale del pue"lo a a"ra&ar a su hio perdido'
ha"la tam"ién de un pastor #ue no para hasta encontrar su o!ea perdida' pero tam"ién ha"la de una
muer angustiada #ue "arre con cuidado toda su casa hasta encontrar la monedita de plata #ue se le ha
perdido( 0ste lenguae rompe todos los es#uemas tradicionales, #ue tend)an a imaginar a -ios "ao
figura de !arón( ?n padre #ue acoge a su hio o un pastor #ue "usca su o!ea son met*foras dignas para
pensar en -ios( %ero, ¿cómo se le puede ocurrir a Jesús ha"lar de esta po"re muer? ;a se sa"e, las
mueres son as). pierden cosas, luego lo re!uel!en todo, "arren la casa((( %ara Jesús, esa muer
"arriendo su casa es una met*fora digna del amor de -ios por los perdidos(
,o es solo en sus par*"olas( Jesús apro!echa cual#uier situación para presentar a las mueres como
JB
modelo de fe, generosidad o entrega desinteresada( ?na po"re !iuda, una enferma crónica o una madre
pagana desesperada pueden ser un eemplo a seguir por todos( 6arcos nos ha"la de una escena
conmo!edora( ?na po"re !iuda se acerca calladamente a uno de los trece cepillos colocados en el
recinto del templo, no leos del patio de las mueres( 6uchos ricos est*n depositando cantidades
importantes( /asi a!ergon&ada, ella echa sus dos moneditas de co"re, las m*s pe#ueñas #ue circulan en
Jerusalén( 1u gesto no ha sido o"ser!ado por nadie( %ero frente a los cepillos est* Jesús !iéndolo todo(
/onmo!ido, llama a sus disc)pulos( Quiere enseñarles algo #ue solo se puede aprender de la gente
po"re. dar algo m*s #ue las so"ras( 20sta !iuda po"re ha echado m*s #ue nadie((( pues ha echado todo
lo #ue ten)a para !i!ir3( 5a entrega callada y completa de esta muer es para Jesús un eemplo preclaro
de generosidad y renuncia a todos los "ienes, #ue es lo primero #ue pide a #uien #uiera ser disc)pulo
suyo(
1egún otro relato, una muer enferma se acerca t)midamente a Jesús con la esperan&a de #uedar curada
de su mal al tocar su manto( ,o conocemos ni su nom"re ni su !ida( %ro"a"lemente siempre ha sido
as). t)mida y callada( 5a enfermedad #ue padece la ha hecho toda!)a m*s retra)da( 5le!a muchos años
sufriendo pérdidas, en un estado de impure&a ritual #ue la o"liga a apartarse( 1olo "usca una !ida m*s
digna( 1u deseo de ser como todos es tan grande #ue se ha gastado en médicos todo lo #ue ten)a(
Ahora, arruinada, sola y sin futuro, toca con fe el manto de Jesús y se siente curada( Jesús desea sa"er
#uién le ha tocado( ,o siente temor a #ue una muer impura le haya contaminado( 5o #ue desea es #ue
esta muer no marche a!ergon&ada. ha de !i!ir con dignidad( 5o #ue ha hecho no es algo indecoroso,
sino una prue"a de su fe( /uando ella, 2atemori&ada y tem"lorosa3 lo confiesa todo, Jesús, con afecto y
cariño grandes, la despide as). 28ia, tu fe te ha sal!ado' !ete en pa& y #ueda curada de tu enfermedad3(
5a actuación de esta muer es un eemplo de esa fe #ue echa en falta entre sus seguidores m*s cercanos(
6*s sorprendente es toda!)a el caso de una muer desconocida de la región pagana de +iro( 1u hia no
solo est* enferma y des#uiciada, sino #ue !i!e pose)da por un esp)ritu inmundo( Angustiada, se acerca
a Jesús, se echa a sus pies y le ruega una y otra !e& #ue li"ere a su hia de a#uel demonio( 0s f*cil intuir
en su petición el sufrimiento y la angustia #ue se !i!e en a#uel hogar( 1in em"argo, Jesús le contesta
con una frialdad inesperada( 1e siente en!iado a las o!eas perdidas de Israel' no se puede dedicar
ahora a los paganos( 20spera primero #ue se sacien los hios, pues no est* "ien tomar el pan de los hios
y ech*rselo a los perritos3( 5os perritos no son parte de la familia, no se sientan a la mesa con los hios
de casa, sino #ue est*n "ao la mesa( 5a muer no se ofende' lo #ue pide no es inusto' no est* "uscando
nada para s) misma( 5o único #ue desea es !er a su hia li"erada de tanto tormento( 9etomando la
imagen empleada por Jesús, le replica de manera inteligente y confiada. 21), 1eñor' pero tam"ién los
perritos comen "ao la mesa migaas de los niños3( 1u hia se contentar)a con las migaas y
desperdicios ca)dos de la mesa( -e pronto Jesús ha comprendido todo. la !oluntad de esta muer
coincide con la de -ios, #ue no #uiere !er sufrir a nadie( /onmo!ido y admirado por su confian&a, le
dice as). 26uer, grande es tu fe' #ue suceda como tú #uieres3 ( 5a fe grande de esta muer es un
eemplo para los disc)pulos de 2fe pe#ueña3( %ero lo sorprendente es #ue el mismo Jesús se dea
enseñar y con!encer por ella( 5a muer tiene ra&ón. el sufrimiento humano no conoce fronteras, pues
est* presente en todos los pue"los y religiones( Aun#ue su misión se limite a Israel, la compasión de
-ios ha de ser experimentada por todos sus hios e hias( 0n contra de todo lo imagina"le, según el
relato, esta muer pagana ha ayudado a Jesús a comprender meor sumisión(
Un espacio sin dominación masculina
1u experiencia de -ios %adre, defensor de los últimos, y su fe en la llegada de su reinado lle!an a Jesús
a comportarse de tal manera #ue su actuación pone en crisis costum"res, tradiciones y pr*cticas #ue
oprim)an a la muer( Jesús no puede suprimir el car*cter a"rumadoramente patriarcal de a#uella
JD
sociedad( 0s sencillamente imposi"le( 1in em"argo, introduce unas "ases nue!as y una actitud capaces
de 2despatriarcali&ar3 la sociedad. nadie puede en nom"re de -ios defender o ustificar la prepotencia
de los !arones, ni el sometimiento de las mueres a su poder patriarcal( Jesús lo su"!ierte todo al
promo!er unas relaciones fundadas en #ue todas las personas, mueres y !arones, son creadas y amadas
por -ios. él las acoge en su reino como hios e hias de igual dignidad( Jesús !e a todos como personas
igualmente responsa"les ante -ios( ,unca le ha"la a nadie a partir de su función de !arón o de muer(
,o es posi"le encontrar en él exhortaciones para concretar los de"eres de los !arones por una parte y
los de"eres de las mueres por otra, como es corriente entre ra"inos ud)os y como ocurrir* tam"ién en
las primeras comunidades cristianas, cuando se reglamenten los de"eres domésticos del !arón, y
especialmente de la muer( Jesús llama a todos, mueres y !arones, a !i!ir como hios e hias del %adre,
sin proponer una especie de 2segunda moral3 m*s espec)fica y exclusi!a para mueres y para !arones(
%ro"a"lemente, lo #ue m*s hace sufrir a las mueres no es !i!ir al ser!icio de su esposo y de sus hios,
sino sa"er #ue, en cual#uier momento, su esposo las puede repudiar a"andon*ndolas a su suerte( 0ste
derecho del !arón se "asa nada menos #ue en la ley. 21i resulta #ue la muer no halla gracia a sus oos,
por#ue descu"re en ella algo #ue no le agrada, le redactar* un acta de repudio, se lo pondr* en la mano
y la echar* de casa3( ;a antes de nacer Jesús, los expertos de la ley discut)an !i!amente so"re el modo
de interpretar estas pala"ras( 1egún los seguidores de 1hammai, solo se pod)a repudiar a la esposa en
caso de adulterio' según la escuela de 8illel, "asta"a con encontrar en la esposa 2algo desagrada"le3,
por eemplo #ue se le ha")a #uemado la comida( Al parecer, en tiempos de Jesús era esta tendencia la
#ue se i"a imponiendo( 6*s tarde, 9a") A#i"a dar)a un paso m*s. para repudiar a la esposa "asta #ue al
marido le guste m*s otra muer( 6ientras los doctos !arones discut)an, las mueres no pod)an al&ar su
!o& para defender sus derechos(
0n algún momento, el planteamiento llegó hasta Jesús. 2¿%uede el marido repudiar a la muer?3( 5a
pregunta es totalmente machista, pues la muer no ten)a posi"ilidad alguna de repudiar a su esposo(
Jesús sorprende a todos con su respuesta( 5as mueres #ue lo escuchan no se lo pueden creer( 1egún él,
si el repudio est* en la ley, es por la 2dure&a de cora&ón3 de los !arones y su actitud machista, pero el
proyecto original de -ios no fue un matrimonio patriarcal( -ios ha creado al !arón y a la muer para
#ue sean 2una sola carne3, como personas llamadas a compartir su amor, su intimidad y su !ida entera
en comunión total( %or eso, 2lo #ue -ios ha unido, #ue no lo separe el !arón3( ?na !e& m*s, Jesús
toma posición a fa!or de las !)ctimas, poniendo fin al pri!ilegio de los !arones para repudiar a las
esposas a su antoo y exigiendo para las mueres una !ida m*s segura, digna y esta"le( -ios no #uiere
estructuras #ue generen superioridad del !arón y sumisión de la muer( 0n el reino de -ios tendr*n #ue
desaparecer(
0sto es precisamente lo #ue Jesús promue!e dentro de esa 2nue!a familia3 #ue est* formando con sus
seguidores al ser!icio del reino de -ios( ?na familia no patriarcal donde todos son hermanos y
hermanas( ?na comunidad sin dominación masculina y sin erar#u)as esta"lecidas por el !arón( ?n
mo!imiento de seguidores donde no hay 2padre3( 1olo el del cielo(
,o sa"emos dónde ni cu*ndo fue( 5as fuentes cristianas han conser!ado un episodio significati!o en la
!ida de Jesús( -espués de romper con su familia, Jesús se encuentra rodeado de un grupo de seguidores
sentados en corro a su alrededor, formando con él un grupo "ien definido. mueres y hom"res sentados,
sin ninguna superioridad de unos so"re otros, sin nadie #ue ele!e su autoridad so"re los dem*s, todos
escuchando su pala"ra y "uscando untos la !oluntad de -ios( -e pronto a!isan a Jesús de #ue han
llegado su madre y sus hermanos con la intención de lle!*rselo, pues piensan #ue est* loco( 1e #uedan
2fuera3, tal !e& para no me&clarse con ese grupo extraño #ue rodea a su pariente( 6irando en torno
suyo, como era tal !e& su costum"re, y contemplando a #uienes considera ya su nue!a familia, Jesús
J>
reacciona as). 20stos son mi madre y mis hermanos( Quien cumpla la !oluntad de -ios, ese es mi
hermano, mi hermana y mi madre3( 0n esta nue!a familia de sus seguidores no hay padres( 1olo el del
cielo( ,adie ha de ocupar su lugar( 0n el reino de -ios no es posi"le reproducir las relaciones
patriarcales( +odos han de sentarse en corro en torno a Jesús, renunciando al poder y dominio so"re los
dem*s para !i!ir al ser!icio de los m*s dé"iles e indefensos(
5o mismo repite Jesús en otra ocasión( 5os disc)pulos han deado su casa, han deado tam"ién
hermanos y hermanas, padres, madres e hios, han a"andonado las tierras, #ue eran su fuente de
su"sistencia, tra"ao y seguridad( 1e han #uedado sin nadie y sin nada( ¿Qué reci"ir*n? 0sta es la
preocupación de %edro y esta la respuesta de Jesús. 2,adie #uedar* sin reci"ir el ciento por uno. ahora,
en el presente, casas, hermanos, hermanas, madres, hios y campos((( y en el mundo futuro, !ida
eterna3( 5os seguidores de Jesús encontrar*n un nue!o hogar y una nue!a familia( W/ien hermanos y
hermanas, cien madresX %ero no encontrar*n 2padres3( ,adie eercer* so"re ellos una autoridad
dominante( 8a de desaparecer el 2padre3, entendido de manera patriarcal. !arón dominador, amo #ue
se impone desde arri"a, señor #ue mantiene sometidos a la muer y a los hios( 0n la nue!a familia de
Jesús todos comparten !ida y amor fraterno( 5os !arones pierden poder, las mueres ganan dignidad(
%ara acoger el reino del %adre hay #ue ir creando un espacio de !ida fraterna, sin dominación
masculina(
$tra fuente cristiana nos ha transmitido tam"ién unas pala"ras en las #ue Jesús ofrece una ustificación
de esta 2ausencia de padre3 en su mo!imiento( 0s un texto fuertemente anti7er*r#uico donde pide a
sus seguidores #ue no se con!iertan en un grupo dirigido por sa"ios 2ra"inos3, 2padres3 autoritarios o
2dirigentes3 ele!ados so"re los dem*s. 2Gosotros no os deéis llamar ra"), por#ue uno solo es !uestro
6aestro, y !osotros sois hermanos( ,i llaméis a nadie UpadreU !uestro en la tierra, por#ue uno solo es
!uestro %adre. el del cielo( ,i tampoco os deéis llamar UdirectoresU, por#ue uno solo es !uestro
U-irectorU. el /risto3( ,adie puede llamarse ni ser 2padre3 en la comunidad de Jesús( 1olo -ios( Jesús
lo llama 2%adre3 no para legitimar estructuras patriarcales de poder en la tierra, sino precisamente para
impedir #ue, entre los suyos, alguien pretenda rei!indicar la 2autoridad del padre3, reser!ada
exclusi!amente a -ios(
/uando el poder patriarcal desaparece, hacen su aparición los niños( 0llos son, unto a las mueres, los
m*s dé"iles y pe#ueños de la familia, los menos poderosos y los m*s necesitados de amor( 1egún Jesús,
ellos han de ocupar el centro en el reino de -ios( 0n la sociedad ud)a, los niños eran signo de la
"endición de -ios, pero solo eran importantes cuando alcan&a"an la edad para cumplir la ley y tomar
parte en el mundo de los adultos( 5as niñas no son importantes nunca, mientras no tengan hios, a ser
posi"le !arones(
Jesús !a a sugerir a sus disc)pulos un mundo nue!o y diferente( 1egún un relato recogido en 6arcos,
los disc)pulos !arones andan discutiendo so"re el reparto de poderes y autoridad( Jesús !a a hacer un
gesto llamati!o para #ue se les gra"e "ien cómo entiende él su comunidad de seguidores. lo importante
no es ser el primero o el mayor, sino !i!ir como el último sir!iendo a todos. 21i uno #uiere ser el
primero, sea el último de todos y el ser!idor de todos3( Jesús toma luego a un niño y lo pone en medio
del grupo en señal de autoridad( 5o estrecha entre sus "ra&os con cariño, como si #uisiera regalarle su
propia autoridad( 5os disc)pulos no sa"en #ué pensar de todo a#uello( Jesús lo explica en pocas
pala"ras. 20l #ue reci"a a un niño como este en mi nom"re, me est* reci"iendo a m)' y el #ue me reci"a
a m) no me estar* reci"iendo a m), sino a a#uel #ue me ha en!iado3( 0n el mo!imiento de Jesús son los
niños los #ue, en su pe#ueñe&, tienen autoridad( 1on los m*s importantes y han de ocupar el centro,
por#ue son los m*s necesitados de cuidado y de amor( 5os dem*s, los grandes y poderosos, empie&an a
ser importantes cuando se ponen a ser!ir a los pe#ueños y dé"iles(
JF
0l pensamiento de Jesús aparece con m*s claridad toda!)a en otra escena ( 5e presentan a Jesús unos
niños y niñas. si es un hom"re de -ios, les contagiar* algo de su fuer&a y su esp)ritu( 5os disc)pulos,
#ue #uieren mandar e imponer su autoridad, tratan de impedir #ue se acer#uen a Jesús( 1u reacción es
inmediata( 0nfadado, recha&a la actuación de sus disc)pulos. 2-ead #ue los niños !engan a m), no se
lo impid*is, por#ue de los #ue son como estos es el reino de -ios( ;o os aseguro #ue el #ue no reci"a
el reino de -ios como niño, no entrar* en él3( A continuación repite un gesto muy suyo( A"ra&a a los
niños y niñas con cariño, comunic*ndoles su !ida y reci"iendo de ellos su ternura y alegr)a( 5uego
impone so"re ellos sus manos para #ue cre&can y !i!an sanos. los "endice como el /reador "endec)a
todo al comien&o de la !ida( 0l mo!imiento de Jesús, #ue prepara y anticipa el reino de -ios, no ha de
ser un grupo dirigido por hom"res fuertes #ue se imponen a los dem*s desde arri"a( 8a de ser m*s "ien
una comunidad 2de niños3 #ue no se imponen a nadie, #ue entran en el reino solo por#ue necesitan
cuidado y amor( ?na comunidad donde hay mueres y hom"res #ue, al estilo de Jesús, sa"en a"ra&ar,
"endecir y cuidar a los m*s dé"iles y pe#ueños( 0n el reino de -ios, la !ida se difunde no desde la
imposición de los grandes, sino desde la acogida a los pe#ueños( -onde estos se con!ierten en el centro
de la !ida, ah) est* llegando el reino de -ios( 0sta fue, pro"a"lemente, una de las grandes intuiciones
de Jesús(
+iscípulas de Jess
5as mueres siguieron a Jesús desde <alilea hasta Jerusalén, y no le a"andonaron ni en el momento de
su eecución( 0scucha"an su mensae, aprend)an de él y le segu)an de cerca, lo mismo #ue los
disc)pulos !arones( 0l hecho es incontesta"le y, al mismo tiempo, sorprendente, pues, en los años
treinta y toda!)a m*s tarde, a las mueres no les esta"a permitido estudiar la ley con un ra")( ,o solo
eso( Giaar por el campo siguiendo a un !arón y dormir en descampado unto a un grupo de hom"res
era pro"a"lemente un esc*ndalo( 0n <alilea no se ha")a conocido algo parecido( 0l espect*culo de un
grupo de mueres, en algunos casos sin compañ)a de sus maridos, algunas de ellas antiguas
endemoniadas, siguiendo a un !arón céli"e #ue las acepta en su entorno unto a sus disc)pulos !arones
no pod)a sino despertar recelo( ¿Quiénes eran estas mueres? ¿Qué hac)an entre a#uellos hom"res? ¿1e
dedica"an a ser!irles reali&ando tareas propias de mueres como cocinar, preparar la mesa, ser!ir los
alimentos, traer agua, limpiarles los pies? ¿0ran disc)pulas de Jesús en el mismo plano y con los
mismos derechos #ue los disc)pulos !arones? 5as mueres formaron parte del grupo #ue segu)a a Jesús
desde el principio( %ro"a"lemente algunas lo hicieron acompañando a sus esposos ( $tras eran mueres
solas, sin compañ)a de ningún !arón( ,unca se dice #ue Jesús las llamara indi!idualmente, como, al
parecer, lo hi&o con algunos de los -oce, no con todos( %ro"a"lemente se acercaron ellas mismas,
atra)das por su persona, pero nunca se hu"ieran atre!ido a seguir con él si Jesús no las hu"iera in!itado
a #uedarse( 0n ningún momento las excluye o aparta en ra&ón de su sexo o por moti!os de impure&a(
1on 2hermanas3 #ue pertenecen a la nue!a familia #ue !a creando Jesús, y son tenidas en cuenta lo
mismo #ue los 2hermanos3( 0l profeta del reino solo admite un discipulado de iguales(
/onocemos el nom"re de algunas( ,o son las únicas ni mucho menos( 6ar)a de 6agdala ocupa un
lugar preeminente, pues !iene citada casi siempre en primer lugar, como %edro entre los !arones( 8ay
un grupo de tres mueres #ue, al parecer, son las m*s cercanas a Jesús. 6ar)a de 6agdala, 6ar)a, la
madre de 1antiago el menor y de José, y 1alomé, lo mismo #ue entre los !arones hay tres #ue go&an de
una amistad especial. %edro, 1antiago y Juan( /onocemos tam"ién el nom"re de otras mueres muy
#ueridas por Jesús, como las hermanas 6arta y 6ar)a, #ue lo acog)an en su casa de 4etania siempre
#ue su")a a Jerusalén, y le escucha"an con !erdadero placer, aun#ue, al parecer, no le acompañaron en
sus correr)as(
0stas mueres #ue siguieron a Jesús hasta Jerusalén tu!ieron una presencia muy significati!a durante
JL
los últimos d)as de su !ida( /ada !e& hay menos dudas de #ue tomaron parte en la última cena( ¿%or
#ué i"an a estar ausentes de esa cena de despedida ellas #ue, de ordinario, com)an con Jesús?, ¿#uién
i"a a preparar y ser!ir de"idamente el "an#uete sin la ayuda de las mueres? 1u exclusión es toda!)a
m*s a"surda si se trató de una cena pascual, uno de los "an#uetes a los #ue asist)an las mueres(
¿-ónde ha"r)an podido comer la %ascua ellas solas en la ciudad de Jerusalén? [ 0n esa casa de la
última cena se reunieron siempre los disc)pulos esos d)as, incluso después de la crucifixión de Jesús,
pero no solo los -oce, sino 2en compañ)a de algunas mueres, de 6ar)a, la madre de Jesús, y de sus
hermanos3(
5a reacción de los disc)pulos y las disc)pulas ante la eecución de Jesús fue diferente( 6ientras los
!arones huyen, las mueres permanecen fieles y, a pesar de #ue los romanos no permiten ninguna
interferencia en su criminal tra"ao, asisten 2desde leos3 a su crucifixión y o"ser!an m*s tarde el lugar
de su enterramiento( %ero, sin duda, lo m*s llamati!o es su protagonismo en el origen de la fe pascual(
0l anuncio primero de la resurrección de Jesús est* ligado a las mueres( ¿Hueron ellas las primeras en
experimentar a Jesús resucitado? ,o es f*cil decir algo con seguridad( %ro"a"lemente 6ar)a de
6agdala tu!o un protagonismo grande( 0n la comunidad cristiana circularon dos tradiciones. la #ue
atri"uye a 6ar)a de 6agdala la primera experiencia y la #ue da primac)a a %edro( ,o es posi"le afirmar
m*s con certe&a( 1i 6ar)a ocupa el primer lugar en el grupo de mueres, y %edro en el de !arones, se
de"e pro"a"lemente a #ue a am"os se les atri"u)a un papel importante en el origen de la fe en Jesús
resucitado(
5a presencia de las mueres en el grupo de disc)pulos no es secundaria o marginal( Al contrario( 0n
muchos aspectos, ellas son modelo del !erdadero discipulado( 5as mueres no discuten, como los
!arones, so"re #uién tendr* m*s poder en el reino de -ios( 0st*n acostum"radas a ocupar siempre el
último lugar( 5o suyo es 2ser!ir3( -e hecho, eran seguramente las #ue m*s se ocupa"an de 2ser!ir a la
mesa3 y de otras tareas semeantes, pero no hemos de !er en su ser!icio un #uehacer #ue les
corresponde a ellas, según una distri"ución lógica del tra"ao dentro del grupo( %ara Jesús, este ser!icio
es modelo de lo #ue ha de ser la actuación de todo disc)pulo. 2¿Quién es mayor, el #ue est* a la mesa o
el #ue sir!e? ¿,o es el #ue est* a la mesa? %ues yo estoy en medio de !osotros como el #ue sir!e3( +al
!e&, en alguna ocasión, el mismo Jesús se pone a ser!ir uniéndose a las mueres e indicando a todos la
orientación #ue de"e tener su !ida de disc)pulos( 1egún las fuentes, la actuación de las mueres fue
modelo de discipulado para los !arones por su entrega, su actitud de ser!icio y su fidelidad total a Jesús
hasta el final, sin traicionarlo, negarlo ni a"andonarlo(
1in em"argo, nunca se llama a estas mueres 2disc)pulas3, por la sencilla ra&ón de #ue no exist)a en
arameo una pala"ra para nom"rarlas as)( %or eso tampoco los e!angelios griegos ha"lan de disc)pulas(
0l fenómeno de unas mueres integradas en el grupo de disc)pulos de Jesús era tan nue!o #ue toda!)a
no exist)a un lenguae adecuado para expresarlo( ,o se les llama disc)pulas, pero Jesús las !e y las trata
como tales(
,o pudo en!iarlas, sin em"argo, por los campos de <alilea a anunciar el reino de -ios por los lugares
por donde él i"a a pasar( 1u pala"ra hu"iera sido recha&ada( A las mueres no se les permit)a si#uiera
leer la %ala"ra de -ios' no pod)an ha"lar en pú"lico( ¿/ómo i"an a escuchar los !arones su mensae del
reino de -ios? 1i esto no era imagina"le, ¿pudo en!iarlas unto a los !arones? 1i realmente en algún
momento Jesús en!ió disc)pulos 2de dos en dos3, no se puede descartar #ue tal !e& en!iara tam"ién
alguna parea de esposos o de un !arón y una muer( /iertamente, solo en compañ)a de !arones pod)an
las mueres !iaar con seguridad por <alilea( 5o #ue s) sa"emos es #ue, en los primeros años de la
misión cristiana, la mayor)a de los apóstoles, los hermanos del 1eñor, y en concreto /efas, !iaa"an
lle!ando consigo una 2esposa3 o una 2muer creyente3( 0s normal, por otra parte, #ue no encontremos
JJ
el nom"re de ninguna muer entre los 2-oce3 disc)pulos elegidos por Jesús para sugerir la restauración
de Israel( 0ste número sim"ólico apunta al pue"lo ud)o, formado por doce tri"us #ue, según la
tradición, descend)an de los doce hios !arones de Jaco"(
#u mejor amiga
Jesús trató con afecto a mueres muy cercanas a él, como 1alomé o 6ar)a, la madre de 1antiago y José(
+u!o amigas muy #ueridas, como 6arta y 6ar)a, las hermanas de 5*&aro( %ero su amiga m*s
entraña"le y #uerida es 6ar)a, una muer oriunda de 6agdala( 0lla ocupa un lugar especial en su
cora&ón y en el grupo de disc)pulos( ,unca aparece, como otras mueres, !inculada a un !arón(
6agdalena es de Jesús( A él le sigue fielmente hasta el final, liderando al resto de disc)pulas( 0lla es
seguramente la primera en encontrarse con Jesús resucitado, aun#ue %a"lo no le dedi#ue ni una sola
pala"ra en su lista de testigos de la resurrección(
6ar)a ha")a nacido en 6agdala, la antigua +ari#uea, una ciudad situada unto al lago de <enesaret, a
unos cinco Iilómetros al norte de +i"er)ades, famosa por su industria de sala&ones y conser!as de
pescado( Jesús pasa"a por 6agdala cuando i"a de ,a&aret a /afarnaún( -e la !ida de 6ar)a no
sa"emos nada( 1olo se nos da una "re!e referencia #ue, sin em"argo, arroa no poca lu& so"re su
relación con Jesús( 0ra una muer 2pose)da por esp)ritus malignos3 y Jesús la curó 2expulsando de ella
siete demonios3( 0ste hecho fue el comien&o de todo( Antes de conocer a Jesús, 6ar)a !i!)a
des#uiciada por completo, desgarrada interiormente, sin identidad propia, !)ctima indefensa de fuer&as
malignas #ue la destru)an( ,o sa")a lo #ue era !i!ir de manera sana(
0ncontrarse con Jesús es para ella comen&ar a !i!ir( %or !e& primera se encuentra con un hom"re #ue
la ama por s) misma, desde el amor y la ternura de -ios( 0n él descu"re su centro( 0n adelante no sa"r*
!i!ir sin él( 0n Jesús halla todo lo #ue necesita para ser una muer sana y !i!a( -e otros se dice #ue lo
dearon todo para seguir a Jesús( 6ar)a no ten)a nada #ue dear( Jesús es el único #ue la puede hacer
!i!ir( Jam*s un hom"re se le ha")a acercado as)( ,adie la ha")a mirado de esa manera( 8a")a pasado
muchos años en la oscuridad, pri!ada de la "endición de -ios( Ahora lo siente m*s cercano #ue nunca
gracias a la presencia curadora de Jesús(
1egún una tradición cristiana, 6ar)a es la primera en encontrarse con el resucitado y en comunicar su
experiencia a los disc)pulos, #ue no le dan crédito alguno( As) lo resume una tradición de segunda
mano #ue com"ina materiales pro!enientes de fuentes anteriores. Jesús resucitado 2se apareció primero
a 6ar)a 6agdalena, de la #ue ha")a expulsado siete demonios( 0lla fue a comunicar la noticia a los #ue
ha")an !i!ido con él, #ue esta"an tristes y llorosos( 0llos, al o)r #ue !i!)a y #ue ha")a sido !isto por
ella, no la creyeron3( 0l e!angelista Juan nos ha transmitido un cuidadoso relato so"re su encuentro con
el resucitado( %ara una muer tan centrada en Jesús como 6ar)a, su eecución fue un trauma( 8a")an
matado a #uien era todo para ella( ,o pod)a dear de amarlo' se aferra"a a su persona' necesita"a
agarrarse al menos a su cuerpo muerto( +al !e& un miedo se desperta"a en su interior. sin Jesús pod)a
caer de nue!o "ao la oscura opresión de las fuer&as del mal( 6ira"a el sepulcro !ac)o, pero era aún
mayor el !ac)o #ue encontra"a en su propio cora&ón( ,unca ha")a sentido una soledad tan profunda(
/uando Jesús se presenta ante ella, 6ar)a, cegada por el dolor y las l*grimas, no logra reconocerlo(
Jesús la llama con la misma ternura #ue pon)a en su !o& cuando camina"an por <alilea. 2W6iryaml3(
6ar)a se !uel!e r*pida. 2W9a""un)l3, 2W6aestro m)oX3( 0sta muer #ue no pod)a !i!ir sin Jesús es la
primera en descu"rirlo lleno de !ida( /omien&a para 6ar)a una !ida nue!a( %uede seguir de nue!o a su
#uerido 6aestro, pero ya no ser* como en <alilea( 0l resucitado la en!)a a sus hermanos. 2Gete donde
mis hermanos y diles. 1u"o a mi %adre y !uestro %adre, a mi -ios y !uestro -ios3( 6ar)a tendr* #ue
aprender a a"ra&arlo en sus hermanos y hermanas mientras les comunica #ue ya no hay un a"ismo entre
KEE
-ios y los hom"res( ?nidos a Jesús, todos tienen a -ios como %adre(
6ar)a no fue ol!idada entre los primeros cristianos( 0n los am"ientes gnósticos del siglo n y m era
presentada como una muer #ue 2ha")a comprendido completamente3 el misterio de Jesús y lo
transmit)a a los disc)pulos, aun#ue %edro y otros no acepta"an 2tener #ue escuchar a una muer acerca
de secretos #ue ellos ignora"an3( 0n estos escritos se narran episodios y se exponen discursos #ue solo
pueden ser interpretados correctamente atendiendo a las doctrinas gnósticas( 0s un error atri"uirles un
car*cter histórico, aun#ue pro"a"lemente reflean la importancia #ue tu!o 6ar)a 6agdalena en estos
am"ientes como 2intérprete autori&ada de Jesús3( +am"ién se puede intuir la ri!alidad #ue seguramente
existió, m*s #ue entre %edro y 6ar)a, entre los grupos #ue los ha")an escogido como prototipos y
representantes de sus propias posturas(
0s conocido el desarrollo no!elesco de recientes o"ras de ficción #ue hacen de 6ar)a 6agdalena la
2compañera sexual3 de Jesús( 5os dos textos #ue se utili&an est*n tomados del 0!angelio YapócrifoZ de
Helipe.
8a")a tres mueres #ue siempre i"an con el 1eñor. 6ar)a su madre, su hermana Yde su madreZ y
6agdalena, #ue era llamada su compañera, por#ue 6ar)a era su hermana, su madre y su compañera(
0n cuanto a la sa"idur)a, #ue es llamada 2la estéril3, ella es madre de los *ngeles y compañera del
1al!ador, 6ar)a 6agdalena( /risto la ama"a m*s #ue al resto de los disc)pulos y sol)a "esarla en la
"oca a menudo(
,o es ni cient)fico ni honesto leer estos textos de manera 2fundamentalista3, sin anali&ar el significado
gnóstico del 2"eso santo3 como sacramento de la reunificación del !arón y la muer en /risto y sin
estudiar la presentación #ue se hace de 6ar)a 6agdalena como 2personificación3 de la 1a"idur)a(
A partir so"re todo del siglo i!, la imagen de 6ar)a 6agdalena !a ir cam"iando r*pidamente( <regorio
de ,isa y Agust)n de 8ipona expondr*n #ue 6ar)a ha sido la primera en reci"ir la gracia de la
resurrección de Jesús, por#ue la muer fue la primera en introducir el pecado en el mundo( %ronto
6ar)a es confundida con la 2pecadora3 del relato de 5ucas F,=>7DE, con!irtiéndose as) en una
2prostituta3( 5a leyenda denigratoria ir* creciendo( Jerarcas, teólogos y artistas, todos ellos !arones,
har*n de la 6agdalena una muer lasci!a y luuriosa, pose)da por los 2siete demonios3 o pecados
capitales( 1olo m*s tarde, arrepentida y perdonada por Jesús, dedicar* su !ida entera a hacer penitencia(
5a Iglesia de $riente no ha conocido esta imagen falsa y legendaria de 6agdalena, prostituta y
penitente( 1iempre la ha !enerado como seguidora fiel de Jesús y testigo eminente del 1eñor
resucitado(
+.- ,aestro de $ida
Jesús segu)a comunicando a todos la experiencia #ue !i!)a en su cora&ón. 2;a est* -ios a#u)3( 1u
presencia sal!adora se esta"a haciendo notar de manera callada, pero real( 5os enfermos y
atormentados por esp)ritus malignos experimenta"an en su propia carne la fuer&a curadora de un -ios
amigo de la !ida( 5os mendigos y despose)dos, !)ctimas de toda clase de a"usos y atropellos,
comen&a"an a sentir a -ios como su defensor y %adre( 5os pecadores, las prostitutas y los indesea"les
se sent)an aceptados. mientras com)an con su amigo Jesús, en su cora&ón se desperta"a una fe nue!a en
el perdón y la amistad de -ios( 8asta las mueres comen&a"an a gustar una dignidad nue!a antes
desconocida( /on Jesús, todo empe&a"a a cam"iar(
¿/ómo responder a esta nue!a situación? ¿/ómo 2entrar3 en la din*mica del reino de -ios? ¿/ómo
KEK
!i!ir en este espacio nue!o creado por la irrupción sal!adora de -ios? Jesús puede responder desde su
propia experiencia( Al es el primero #ue !i!e acogiendo el reino de -ios( %uede enseñar a los dem*s(
5a gente lo perci"e enseguida no solo como profeta de -ios, curador de la !ida o defensor de los
últimos, sino como un maestro de !ida #ue enseña a !i!ir de manera diferente "ao el signo del reino de
-ios(
Un maestro poco con%encional
5a gente lo llama ra"), por#ue lo !en como un maestro( ,o es solo una forma de tratarle con respeto(
1u modo de dirigirse al pue"lo para in!itar a todos a !i!ir de otra manera se austa a la imagen de un
maestro de su tiempo( ,o es solo un profeta #ue anuncia la irrupción del reino de -ios( 0s un sa"io #ue
enseña a !i!ir respondiendo a -ios(
1in em"argo, nadie lo confunde con los intérpretes de la ley o con los escri"as #ue tra"aan al ser!icio
de la erar#u)a sacerdotal del templo( Jesús no se dedica a interpretar la ley( Apenas recurre a las
0scrituras sagradas, y no cita nunca a maestros anteriores a él( ,o pertenece a ninguna escuela ni se
austa a ninguna tradición( 1u autoridad sorprende( 5a gente tiene la impresión de estar escuchando de
sus la"ios un camino de !ida radicalmente diferente(
/omo en todos los pue"los, tam"ién en la sociedad ud)a #ue conoció Jesús predomina"a una sa"idur)a
con!encional #ue se ha")a ido configurando a lo largo de los siglos y era aceptada "*sicamente por
todos( 5a fuente principal de la #ue arranca"a era la ley de 6oisés y las tradiciones #ue se i"an
transmitiendo de generación en generación( 0sta 2cultura religiosa3, alimentada semanalmente en las
sinagogas con la lectura de las 0scrituras, rea!i!ada en las grandes cele"raciones y fiestas del templo,
conser!ada y actuali&ada por los intérpretes oficiales, era la #ue impregna"a toda la !ida de Israel( -e
esta tradición religiosa, interiori&ada en la conciencia del pue"lo, extra)an todos su imagen de -ios y el
marco de !alores #ue configura"an su !isión de la !ida. la elección de Israel, su alian&a con ;ah!é, la
ley, el culto del templo, la circuncisión o el descanso del s*"ado( Ah) se alimenta"a su identidad de
2hios de A"rah*n3(
Aun#ue Jesús !i!e enrai&ado en lo meor de esta tradición, su enseñan&a tiene un car*cter su"!ersi!o,
pues pone en cuestión la religión con!encional( -e su enseñan&a se desprende una conclusión. est*
llegando el reino de -ios( ,o se puede seguir !i!iendo como si nada ocurriera' hay #ue pasar de una
religión con!encional a una !ida centrada en el reino de -ios( 5o #ue se est* enseñando en Israel no
sir!e ya como punto de partida para construir la !ida tal como la #uiere -ios( 8ay #ue aprender a
responder de manera nue!a a la nue!a situación creada por la irrupción de -ios(
/on lenguae extra)do de la sa"idur)a popular, Jesús dea entre!er de manera inconfundi"le su
propósito( ,o #uiere enseñar a caminar por el 2camino ancho3, transitado por mucha gente, pero #ue
conduce al pue"lo a su perdición( Al desea mostrar un camino diferente' son pocos toda!)a los #ue
entran por él, pues resulta m*s 2angosto3, pero es el camino #ue conduce a la !ida( ,o #uiere ser un
gu)a ciego en medio de a#uel pue"lo' hay ya muchos 2ciegos guiando a ciegos3, con el riesgo de caer
todos en un gran hoyo( +ampoco pretende echar un remiendo de tela nue!a a un !estido !ieo, pues el
rasgón puede ser mayor' ni introducir !ino nue!o en odres !ieos, pues se podr)a echar a perder todo,
!ino y odres( 0l reino de -ios exige una respuesta nue!a capa& de transformarlo todo de ra)&( 2W0l !ino
nue!o, en odres nue!osX3(
%or eso Jesús no acude a las 0scrituras para anali&arlas y extraer de ellas su enseñan&a, tal como se
acostum"ra"a entre los fariseos o en la comunidad de Qumr*n( A él las 0scrituras le sir!en para
mostrar #ue los designios de -ios se est*n ya cumpliendo con la irrupción del reino de -ios( 1u
KE:
experiencia de -ios le dice #ue ya se est* re!elando de manera m*s plena y decisi!a lo #ue se dec)a en
los textos sagrados(
Jesús esta"a muy familiari&ado con la tradición ")"lica y con las expresiones e im*genes #ue en ella se
utili&an( 1in em"argo, no es f*cil sa"er los textos #ue acostum"ra"a a citar( %ro"a"lemente, el li"ro #ue
m*s le atra)a era el del profeta Isa)as, y los textos m*s #ueridos, a#uellos #ue anuncia"an un mundo
nue!o para los enfermos y los m*s po"res( ¿/ómo no se i"a a encender de go&o cuando ten)a ocasión
de escuchar algún s*"ado pala"ras como estas. 2W@nimo, no tem*isX 6irad a !uestro -ios((( !iene en
persona a sal!aros( 1e despegar*n los oos de los ciegos, los o)dos de los sordos se a"rir*n, "rincar* el
coo como un cier!o, la lengua del mudo cantar*3( 2A#uel d)a, los po"res !ol!er*n a alegrarse con el
1eñor, los m*s po"res exultar*n con el 1anto de Israel, por#ue se ha"r*n terminado los tiranos3?
Al parecer, Jesús no cita las 0scrituras según el texto de los li"ros he"reos #ue se guarda"an en las
sinagogas( 5a gente no sa")a he"reo y, por otra parte, nadie ten)a en su casa li"ro alguno( Jesús cita la
4i"lia de una forma m*s popular y menos precisa, siguiendo los comentarios o traducciones
OtargumimP #ue se hac)an en arameo para #ue el pue"lo entendiera la %ala"ra de -ios ( %ero no se
limita a repetir el texto( Adapta el lenguae y las im*genes ")"licas a su propia experiencia de -ios(
+odo lo lee y lo recrea desde su fe en la irrupción de su reinado(
5a gente sa"e #ue Jesús no es un maestro de la ley( ,o ha estudiado con ningún maestro famoso( ,o
procede de ningún grupo dedicado a interpretar las 0scrituras( Jesús se mue!e en medio del pue"lo(
8a"la en las pla&as y descampados, unto a los caminos y a orillas del lago( +iene su propio lenguae y
su propio mensae( %ara comunicar su experiencia del reino de -ios, narra par*"olas #ue a"ren a sus
oyentes a un mundo nue!o( %ara pro!ocar a la gente a entrar en la din*mica de ese reino, pronuncia
sentencias "re!es en las #ue resume y condensa su pensamiento( -e su "oca salen sentencias directas y
precisas #ue apremian a todos a !i!ir la !ida de otra manera(
1us dichos #uedaron gra"ados en #uienes le escucha"an( 4re!es y concisos, llenos de !erdad y
sa"idur)a, pronunciados con fuer&a, o"liga"an a la gente a pensar algo #ue, de otro modo, se les pod)a
escapar( Jesús los repite una y otra !e&, en circunstancias di!ersas( Algunos le sir!en para remachar en
pocas pala"ras lo #ue ha estado explicando largamente( ,o son dichos para ser pronunciados uno detr*s
de otro( 1e necesita tiempo para pensar en cada uno de ellos(
Jesús tiene un estilo de enseñar muy suyo( 1a"e tocar el cora&ón y la mente de las gentes( /on
frecuencia les sorprende con dichos paradóicos y desconcertantes. 2Quien #uiera sal!ar su !ida, la
perder*, pero #uien pierda su !ida por m), la encontrar*3( ¿1er* de !erdad as)? ¿?n asunto de !ida o
muerte? ¿?na decisión donde uno se uega todo? A !eces los pro!oca con expresiones incre)"lemente
exageradas. 21i tu oo derecho te escandali&a, arr*ncatelo y t)ralo((( y si tu mano derecha te es ocasión
de pecado, córtatela y arróala3( $tras !eces ha"la con iron)a y humor. 2¿/ómo es #ue !es la mota en
el oo de tu hermano y no ad!iertes la !iga #ue hay en el tuyo?3( 5a gente se r)e a carcaadas, pero
dif)cilmente ol!idar* la lección( 1a"e tam"ién utili&ar con gracia uegos de pala"ras #ue les di!ierten
no poco. 2W<u)as ciegos, #ue col*is un mos#uito Yen arameo, galmaZ y os trag*is un camello Yen
arameo, gamlaZ\3(
Jesús #uiere llegar hasta las gentes m*s sencillas e ignorantes( %or eso emplea tam"ién refranes
conocidos por todos( Al pue"lo siempre le gustan esos dichos de autor desconocido donde se recoge la
experiencia de generaciones( ,o son dichos originales de Jesús, pero él los utili&a de manera original
para enseñar a entrar en el reino de -ios. 2,adie puede ser escla!o de dos señores3' lo dice la
experiencia, pero Jesús añade. 2,o podéis ser!ir a -ios y al -inero3 ( 5a gente le ha entendido. no se
KE=
puede atender la llamada de ese -ios #ue defiende a los últimos y !i!ir acumulando ri#ue&a( 0n otra
ocasión recuerda otro refr*n. 2,o necesitan médico los sanos, sino los enfermos3( 5o sa"e todo el
mundo. el médico est* para atender a los enfermos( 0ntonces, ¿por #ué no aceptan #ue se acer#ue a los
pecadores y coma con ellos?
1in em"argo, m*s #ue refranes populares, Jesús pronuncia sentencias propias nacidas de su manera de
entender la !ida desde el reino de -ios( 1on dichos "re!es #ue muchas !eces se caracteri&an por su
radicalidad( Jesús los pronuncia con autoridad, sin fundamentarse en las 0scrituras y sin aportar
argumento alguno. 2Amad a !uestros enemigos3, 2,o u&guéis y no seréis u&gados3( 1on una especie
de 2contraorden3 para !i!ir "ao el signo del reino de -ios frente al modo de !i!ir aceptado
con!encionalmente por todos(
W/am"iad !uestro cora&ónX
/uando Jesús proclama el reino de -ios, lo hace "uscando despertar una respuesta( -ios est* ya
actuando( Israel no puede seguir !i!iendo esta nue!a situación como si nada estu!iera ocurriendo( 8ay
#ue entrar en el proyecto de -ios( 0sta respuesta es necesaria no para #ue llegue su reino, tampoco para
merecerlo( -ios est* ofreciendo su amor compasi!o a todos, sin mirar los méritos de nadie( 5a
preocupación de Jesús es otra. ¿cómo responder al %adre, #ue est* ya actuando? ¿/ómo !i!ir ahora
"ao la compasión de -ios? Al !i!e ya transformado enteramente por el reino de -ios, pero a#uellas
gentes necesitan escuchar una llamada nue!a #ue to#ue su cora&ón(
Jesús conf)a totalmente en la fuer&a sal!adora de -ios, pero o"ser!a los o"st*culos y resistencias #ue
encuentra su pala"ra( ,o todos se a"ren a -ios( ¿Hracasar* un d)a su proyecto? Jesús #uiere explicar
cómo !e él las cosas y cuenta la par*"ola de un sem"rador(
0scuchad( ?na !e& salió un sem"rador a sem"rar( ; sucedió #ue, al sem"rar, una parte cayó a lo largo
del camino' !inieron las a!es y se la comieron( $tra parte cayó en terreno pedregoso, donde no ten)a
mucha tierra, y "rotó enseguida por no tener hondura la tierra' pero, cuando salió el sol, se agostó y,
por no tener ra)&, se secó( $tra parte cayó entre a"roos' crecieron los a"roos y la ahogaron, y no dio
fruto( $tras partes cayeron en tierra "uena y, creciendo y desarroll*ndose, dieron fruto' unas produeron
treinta, otras sesenta, otras ciento(
Jesús est* ha"lando de algo #ue se conoce "ien en <alilea( 0n otoño, los campesinos salen a sem"rar
sus tierras' en unio recogen las cosechas( 5os #ue le escuchan sa"en lo #ue es sem"rar y lo #ue es !i!ir
pendientes de la futura cosecha( ¿-e #ué les #uiere ha"lar Jesús?
0l relato cuenta con todo detalle lo #ue sucede con la siem"ra( ?na parte de la semilla cae a lo largo del
camino #ue "ordea el terreno( ,o es "uena tierra' la semilla ni germina. llegan los p*aros y se la
comen al instante( 0l tra"ao del sem"rador ha sido un fracaso desde el primer momento( $tra parte cae
en una &ona pedregosa, cu"ierta ligeramente por algo de tierra( 5a semilla llega a dar un pe#ueño "rote,
pero poco m*s. al no poder echar ra)&, el sol la seca( 5a siem"ra ha tardado algo m*s en perderse, pero
tam"ién a#u) el tra"ao del sem"rador fracasa( $tra parte cae entre cardos( Al parecer, puede germinar
y crecer, pero no llega a dar fruto. los cardos crecen con m*s fuer&a y la ahogan(
5os oyentes escuchan consternados( ¿6erece la pena seguir sem"rando? ¿,o puede encontrar a#uel
sem"rador un terreno meor? Jesús continúa su relato( A pesar de tanto fracaso, la mayor parte de la
semilla cae en tierra "uena( 5a planta crece, se desarrolla y da fruto. el treinta, el sesenta y hasta el
ciento por uno( 0n algunos terrenos, la siem"ra ha sido un fracaso' en otros ha tenido éxito( %ero, a
pesar de los fracasos, al final el sem"rador puede disfrutar de una "uena cosecha( 5a gente empie&a a
KEB
2entender3( Jesús actúa como los campesinos( Al sem"rar, todos sa"en #ue parte de la siem"ra se
echar* a perder, pero eso no desalienta a nadie. lo importante es la cosecha final( /on el reino de -ios
sucede algo semeante( ,o faltan o"st*culos y resistencias, pero la fuer&a de -ios dar* su fruto( Jesús
est* sem"rando( 0s el momento de responder(
¿0n #ué tipo de respuesta est* pensando? /ontra lo #ue se pod)a esperar, nunca in!ita a la gente a hacer
penitencia practicando ritos y gestos ascéticos tan #ueridos a los profetas( ,adie le oye ha"lar de
ayuno, ceni&a o !estidos de luto( ,o es eso lo #ue est* esperando ese -ios entraña"le #ue aguarda a
todos con los "ra&os a"iertos( 1u llamada !a m*s all* de esa penitencia con!encional( +ampoco llama
sencillamente a !ol!er de nue!o a la ley( ,o se dirige solo a los pecadores, para #ue !uel!an a la
o"ser!ancia y se unan a los ustos y o"ser!antes( +am"ién llama a los ustos( +odos han de cam"iar
para 2entrar3 en el reino de -ios, no en actitud penitencial, sino mo!idos por la alegr)a y la sorpresa
del amor incre)"le de -ios(
,o hay #ue esperar( 0l reino de -ios est* llegando( Ahora mismo hay #ue 2entrar3 en su din*mica(
,adie se ha de #uedar fuera( Jesús no hace una llamada a la penitencia nacional de todo Israel, al estilo
del 4autista, pero tampoco est* pensando en un grupo selecto( A todos les ha de llegar la 4uena
,oticia( +odos est*n in!itados a creer( ,o encontrar*n en el reino de -ios un nue!o código de leyes
para regular su !ida, sino un impulso y un hori&onte nue!o para !i!ir transformando el mundo según la
!erdadera !oluntad de -ios(
0n el reino de -ios solo se puede entrar con un 2cora&ón nue!o3, dispuestos a o"edecer a -ios desde
lo m*s hondo( 5o decisi!o es esta transformación radical( -ios "usca 2reinar3 en el centro m*s )ntimo
de las personas, en ese núcleo interior donde se decide su manera de sentir, de pensar y de comportarse(
Jesús lo !e as). nunca nacer* un mundo m*s humano si no cam"ia el cora&ón de las personas' en
ninguna parte se construir* la !ida tal como -ios la #uiere si las personas no cam"ian desde dentro( 20l
hom"re "ueno, del "uen tesoro del cora&ón saca lo "ueno, y el malo, de su mal cora&ón saca lo malo3(
Jesús lo ilustra con im*genes claras y penetrantes. 2,o hay *r"ol "ueno #ue dé fruto malo, ni *r"ol
malo #ue dé fruto "ueno((( ,o se recogen higos de los espinos, ni de la &ar&a se !endimian racimos de
u!as3( Jesús #uiere tocar el cora&ón de las personas( 0l reino de -ios ha de cam"iar a todos desde su
ra)&( 1olo hom"res y mueres de cora&ón nue!o har*n un mundo nue!o(
Jesús utili&a un lenguae original para ha"lar de la actitud "*sica para acoger a -ios( A algunos adultos
les puede parecer un insulto( Jesús les pide 2hacerse como niños3( ¿Qué es exactamente lo #ue #uiere
decir? 0l 2niño3 es un ar#uetipo empleado de manera diferente en las di!ersas culturas( ?na met*fora
uni!ersal para ha"lar de confian&a en los padres, inocencia, humildad, sinceridad y otras muchas cosas(
Jesús, por su parte, nunca ideali&a a los niños( /onoce "ien a a#uellos niños y niñas desnutridos #ue
corretean a su alrededor y entre sus seguidores( +al !e& sa"e #ue en algunos lugares del Imperio hay
niños, y so"re todo niñas, #ue, recién nacidos, son a"andonados por sus padres y, tal !e&, recogidos
m*s tarde de los "asureros para ser criados como escla!os ( ,o es esa la costum"re entre los ud)os,
pero, entre a#uellas familias po"res de <alilea, el niño no era solo una "endición de -ios( 0ra tam"ién
una "oca m*s #ue ha")a #ue alimentar(
0n la <alilea de los años treinta, ser niño e#ui!ale a no ser nadie. una criatura dé"il y necesitada,
dependiente totalmente de sus padres( 0ste es pro"a"lemente el punto de partida de la met*fora de
Jesús( %or eso dice. 2-ead #ue los niños !engan a m)' no se lo impid*is, por#ue de los #ue son como
ellos es el reino de -ios3( 0l reino de -ios les pertenece a los niños, sencillamente por#ue son los m*s
dé"iles y necesitados, como les pertenece a los mendigos, los ham"rientos y los #ue sufren( %or eso
Jesús, mo!ido por ese -ios, los acoge, "endice y estrecha entre sus "ra&os( Jesús !i!e y encarna el
KED
reino de -ios acogiendo a los últimos(
A partir de a#u), Jesús da un paso m*s. 2;o os aseguro. el #ue no reci"a el reino de -ios como un niño,
no entrar* en él3( 0l camino para entrar en el reino de -ios es hacerse como los niños( -earse a"ra&ar
por -ios como a#uellos niños #ue se dean a"ra&ar por él con alegr)a( Ante -ios hay #ue ser de una
manera diferente a como son de ordinario los adultos, #ue casi siempre andan "uscando poder,
grande&a, honor o ri#ue&as( 0ste lenguae de Jesús pidiendo a los adultos 2hacerse como niños3 est*
sugiriendo algo m*s #ue un cam"io de conducta( Jesús est* como pidiendo un nue!o comien&o, el
inicio de una personalidad nue!a(
2.s all. de la ley
5os ud)os ha"la"an con orgullo de la ley( 1egún la tradición, -ios mismo la ha")a regalado a su pue"lo
por medio de 6oisés( 0ra lo meor #ue ha")an reci"ido de su -ios( 0n todas las sinagogas se guarda"a
con !eneración el rollo de la ley dentro de un cofre depositado en un lugar especial( ,o la sent)an como
un yugo pesado o una carga fastidiosa( 5a ley era su orgullo y su alegr)a, un "ien precioso e
imperecedero para Israel, garant)a y camino de sal!ación( 0n esa ley esta"a escrita la !oluntad del
único -ios !erdadero( Ah) pod)an encontrar todo lo #ue necesita"an para !i!ir en fidelidad al -ios de
la Alian&a(
1in em"argo, seducido totalmente por el reino de -ios, Jesús no se concentra en la +or*( ,o la estudia
ni o"liga a sus disc)pulos a estudiarla( A menudo ha"la de -ios sin "asarse en la ley y sin preocuparse
de si su enseñan&a entra en conflicto con ella( ,o !i!e pendiente de o"ser!arla escrupulosamente, tal
como se !i!)a, por eemplo, en Qumr*n( %ara él, la +or* no es lo fundamental( +ampoco entra por
iniciati!a propia en discusiones so"re la interpretación correcta de las normas legales( Jesús "usca la
!oluntad de -ios desde otra experiencia diferente(
¿Qué pensa"a de la ley? ,o es f*cil sa"erlo( Al parecer, nunca se pronunció de manera expl)cita a fa!or
o en contra( ,o ofrece una doctrina sistem*tica so"re la +or*( 6*s "ien !a tomando posición en cada
caso partiendo de su propia experiencia de -ios( /iertamente no promue!e nunca una campaña contra
la +or* de Israel( +am"ién él encuentra en muchos aspectos de esa ley la expresión !*lida de la
!oluntad de -ios( %ero la ley no ocupa ya un puesto central( 0st* llegando el reino de -ios, y esto lo
cam"ia todo( 5a ley puede regular correctamente muchos cap)tulos de la !ida, pero ya no es lo m*s
decisi!o para descu"rir la !erdadera !oluntad de ese -ios entraña"le #ue est* llegando( ,o "asta #ue el
pue"lo se pregunte #ué es ser leal a la ley( Ahora es necesario preguntarse #ué es ser leales al -ios de
la compasión(
Jesús confronta a la gente no con a#uellas leyes de las #ue ha"lan los escri"as, sino con un -ios
compasi!o( ,o "asta !i!ir pendientes de lo #ue dice la +or*( 8ay #ue "uscar la !erdadera !oluntad de
-ios, #ue, en no pocas ocasiones, nos puede lle!ar m*s all* de lo #ue dicen las leyes( 5o importante en
el reino de -ios no es contar con personas o"ser!antes de las leyes, sino con hios e hias #ue se
pare&can a -ios y traten de ser "uenos como lo es él( A#uel #ue no mata cumple la ley, pero, si no
arranca de su cora&ón la agresi!idad hacia su hermano, no se asemea a -ios( A#uel #ue no comete
adulterio cumple la ley, pero, si desea ego)stamente la esposa de su hermano, no se asemea a -ios(
A#uel #ue ama solo a sus amigos, pero alimenta en su interior odio hacia sus enemigos, no !i!e con un
cora&ón compasi!o como el de -ios( 0n estas personas reina la ley, pero no reina -ios' son
o"ser!antes, pero no se parecen al %adre(
Jesús "usca la !erdadera !oluntad de -ios con una li"ertad sorprendente( ,o se preocupa en a"soluto
de discutir cuestiones de moral casu)stica' "usca directamente #ué es lo #ue puede hacer "ien a las
KE>
personas( /ritica, corrige y rectifica determinadas interpretaciones de la ley cuando las encuentra en
contradicción con la !oluntad de -ios, #ue #uiere, antes #ue nada, compasión y usticia para los dé"iles
y necesitados de ayuda(
%ro"a"lemente sorprendió mucho su li"ertad ante el conunto de normas y prescripciones en torno a la
pure&a ritual( 5a mayor parte de las 2impure&as3 #ue pod)a contraer una persona no la con!ert)an en un
2pecador3, moralmente culpa"le ante -ios, pero, según el código de pure&a, la aparta"an del -ios
santo y le imped)an entrar en el templo y tomar parte en el culto( Al parecer, en tiempos de Jesús se
!i!)a con "astante rigor la o"ser!ancia de la pure&a ritual( 5os m*s rigurosos eran, sin duda, los esenios
de Qumr*n( 4asta o"ser!ar con #ué o"sesión purifica"an sus cuerpos una y otra !e& a lo largo del d)a(
,o llega"an a tanto los grupos fariseos, aun#ue su manera de o"ser!ar el código de pure&a era mucho
m*s estricta #ue lo acostum"rado por el resto de la gente(
Jesús, por el contrario, se relaciona con total li"ertad con gente considerada impura, sin importarle las
cr)ticas de los sectores m*s o"ser!antes( /ome con pecadores y pu"l)canos, toca a los leprosos y se
mue!e entre gente indesea"le( 5a !erdadera identidad de Israel no consiste en excluir a paganos,
pecadores e impuros( %ara ser el 2pue"lo de -ios3, lo decisi!o no es !i!ir 2separados3, como hacen en
"uena parte los sectores fariseos, ni aislarse en el desierto, como los esenios de Qumr*n( 0n el reino de
-ios, la !erdadera identidad consiste en no excluir a nadie, en acoger a todos y, de manera preferente, a
los marginados(
5as fuentes cristianas han conser!ado unas pala"ras de Jesús #ue expresan "ien su pensamiento. 2,ada
de lo #ue entra en la persona puede mancharla( 5o #ue sale de dentro es lo #ue contamina3( Algunos se
preocupan mucho de o"ser!ar las leyes de pure&a para no #uedar manchados( %ara Jesús, ese tipo de
impure&a no llega a contaminar a la persona( 5a contaminación ritual desde el exterior no re!iste tanta
importancia por#ue no toca el cora&ón( 8ay otra 2impure&a3 #ue nace del interior, malea desde dentro
a la persona y se manifiesta luego en pala"ras y gestos malos( %ara acoger a -ios, lo importante no es
e!itar contactos externos #ue nos puedan contaminar, sino !i!ir con un cora&ón limpio y "ueno(
%or eso, el criterio #ue Jesús tiene en cuenta es !er si una ley concreta hace "ien a la gente y ayuda a
#ue la compasión de -ios !aya entrando en el mundo( 0s muy iluminadora su manera de actuar ante la
ley del s*"ado, la fiesta semanal considerada por todos como un regalo de -ios( 1egún las tradiciones
m*s antiguas, era un d)a "endito y santo, instituido por -ios para descanso de sus criaturas( +odos
de")an descansar, incluso los animales #ue se emplea"an para tra"aar el campo( 0l s*"ado era un d)a
de respiro y de fiesta para gustar la li"ertad( 0se d)a, hasta los escla!os y escla!as #ueda"an li"erados
de sus tra"aos( 0n las aldeas de <alilea se respira"a sosiego y pa&( 0n tiempos de Jesús, el s*"ado no
era solo una ley exigida por fidelidad a la Alian&a( 1e ha")a con!ertido en signo y em"lema de la
identidad del pue"lo ud)o frente a otros pue"los extraños ( 5os romanos, #ue no interrump)an su ritmo
de tra"ao con una fiesta semanal, admira"an, respeta"an y hasta 2en!idia"an3 esta !enera"le
costum"re( %ara los ud)os era una ley tan sagrada y tan arraigada en su conciencia #ue, en los
com"ates contra Ant)oco 0p)fanes, muchos ud)os ha")an perdido su !ida por negarse a com"atir, al ser
atacados en s*"ado(
Justamente por ser una seña de identidad importante para Israel, exist)a un !erdadero de"ate so"re la
manera m*s perfecta de o"ser!ar el descanso semanal( 5os esenios de Qumr*n eran, sin duda, los m*s
rigurosos( 4asta leer algunas de sus normas. 2,adie !aya al campo para hacer un tra"ao en s*"ado(((
,adie coma en s*"ado algo fuera de lo ya preparado de !)spera((( ,adie preste auxilios de parto al
ganado en s*"ado y, si cae en una cisterna o en un hoyo, no sea rescatado en s*"ado((( 1i un ser humano
cae en un lugar pantanoso o en un depósito de agua, nadie lo extraiga con una escalera, una cuerda u
KEF
otro medio3( 0ntre los fariseos se defend)a una interpretación m*s comprensi!a( 0n concreto se permite
#ue"rantar el s*"ado en dos casos. para defender la propia !ida contra los enemigos y para sal!ar a una
persona o un animal si se encuentra en peligro de muerte( 0n principio, las curaciones esta"an
prohi"idas en s*"ado, a no ser #ue el enfermo estu!iera en peligro de muerte(
,unca pensó Jesús en suprimir la ley del s*"ado( 0ra un regalo demasiado grande para a#uellas gentes
#ue necesita"an descansar de sus tra"aos y penalidades( Al contrario, lo #ue hace es de!ol!erle su
sentido m*s genuino. el s*"ado, como todo lo #ue !iene de -ios, siempre es para el "ien, el descanso y
la !ida de sus criaturas( 1u perspecti!a no es la de los fariseos ni la de los esenios( 5o #ue a él le
preocupa no es o"ser!ar escrupulosamente una ley #ue refuer&a la identidad del pue"lo( -esde su
experiencia de -ios, lo #ue no se puede tolerar es #ue una ley impida a la gente experimentar su
"ondad de %adre(
%or eso se atre!e a curar en s*"ado a enfermos #ue, ciertamente, no est*n en peligro inminente de
muerte( 1u actuación pro!ocó al parecer la reacción de los sectores m*s rigoristas de su tiempo, y Jesús
apro!echó para explicar la ra&ón última de su actuación( 0l s*"ado es un regalo de -ios(
28a sido hecho por amor al ser humano, y no el ser humano por amor al s*"ado3 ( -ios no ha creado el
s*"ado para imponer al pue"lo una carga ni para hacerle !i!ir encadenado a un conunto de normas( 5o
#ue -ios #uiere es el "ien de las personas( 0sa es la !erdadera intención de toda ley #ue !iene de él(
¿/ómo no !a a curar en s*"ado? 1i el s*"ado es para cele"rar la li"eración del tra"ao y de la
escla!itud, ¿no es el d)a m*s apropiado para li"erar a los enfermos de su sufrimiento y hacerles
experimentar el amor li"erador de -ios? 1u reinado est* ya irrumpiendo, ¿por #ué no !i!ir desde ahora
esta fiesta semanal como una anticipación del descanso final y el disfrute de la !ida #ue -ios #uiere,
so"re todo para #uienes m*s sufren?
Jesús defiende su actuación con audacia. 2¿Qué est* permitido en s*"ado. hacer el "ien o hacer el mal,
sal!ar una !ida o destruirla?3( ¿1e puede 2matar3 a un enemigo en defensa propia y no se puede
2curar3? ¿1e puede cometer un mal tan gra!e como el homicidio y no se puede hacer algo tan "ueno
para un enfermo como es curarlo? ¿1e puede sal!ar a una o!ea #ue ha ca)do en un hoyo y no se puede
curar a un ser humano postrado por la enfermedad? Jesús no espera a #ue pase el s*"ado para curar a
un enfermo( 1e le hace insoporta"le !er a alguien sufriendo y no actuar de inmediato( Al d)a siguiente
tal !e& esté ya en otra aldea anunciando el reino a otras gentes( 5o importante no es la ley, sino la !ida
#ue -ios #uiere para todos los #ue sufren(
5os e!angelistas recogen tam"ién otro episodio significati!o( /omo de costum"re, Jesús !a recorriendo
los caminos de <alilea seguido por sus disc)pulos( 0s s*"ado( 0n las aldeas, las familias se reúnen ese
d)a para hacer la comida principal de la semana, pero ellos est*n en pleno campo y sienten ham"re una
!e& m*s( Al atra!esar unos sem"rados encuentran algunas espigas( 5os disc)pulos no dudan un instante(
Arrancan las espigas, las desgranan con sus manos y se las comen( Algunos, al parecer, los critican, no
por ro"ar algo #ue no es suyo, sino por#ue 2arrancar espigas y desgranarlas3 es un tra"ao #ue no est*
permitido en s*"ado( Jesús los defiende recordando #ue tam"ién -a!id y sus seguidores, cuando hu)an
de 1aúl, para saciar su ham"re no dudaron en comer 2panes consagrados3, #ue solo pod)an comer los
sacerdotes( 5a actitud de Jesús es siempre la misma. ninguna ley #ue pro!enga de -ios ha de impedir
ali!iar las necesidades !itales de #uienes sufren, est*n enfermos o pasan ham"re, pues -ios es,
precisamente, el amigo de la !ida(
&o decisi%o es el amor
5a única respuesta adecuada a la llegada del reino de -ios es el amor( Jesús no tiene la m*s m)nima
KEL
duda( 0l modo de ser y de actuar de -ios ha de ser el programa para todos( ?n -ios compasi!o est*
pidiendo de sus hios e hias una !ida inspirada por la compasión( ,ada le puede agradar m*s(
/onstruir la !ida tal como la #uiere -ios solo es posi"le si se hace del amor un imperati!o a"soluto(
Jesús ha"la repetidamente en sus par*"olas de la compasión, del perdón, de la acogida a los perdidos,
de la ayuda a los necesitados( 0se era su lenguae de profeta del reino( %ero en alguna ocasión ha"la
tam"ién como maestro de !ida presentando el amor como la ley fundamental y decisi!a( 5o hace
asociando de manera )ntima e insepara"le dos grandes preceptos #ue go&a"an de gran aprecio en la
tradición religiosa del pue"lo ud)o. el amor a -ios y el amor al próimo( 1egún las fuentes cristianas,
cuando se le pregunta cu*l es el primero de todos los mandatos, Jesús responde recordando, en primer
lugar, el mandato #ue repet)an todos los d)as los ud)os al recitar la oración del 1hem* al comien&o y al
final del d)a. 20l primer mandato es. U0scucha, Israel. el 1eñor, nuestro -ios, es el único 1eñor, amar*s
al 1eñor, tu -ios, con todo su cora&ón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuer&asU3(
Al mismo ha re&ado a#uella mañana con esas pala"ras( 5e ayudan a !i!ir amando a -ios con todo su
cora&ón y todas sus fuer&as( 0sto es lo primero, pero enseguida añade otro mandato #ue est* recogido
en el !ieo li"ro del 5e!)tico. 20l segundo es. UAmar*s a tu próimo como a ti mismoU( ,o hay otro
mandamiento mayor #ue estos3(
0l amor a -ios y al próimo es la s)ntesis de la ley, el principio supremo #ue da nue!a lu& a todo el
sistema legal( 0l mandato del amor no se encuentra en el mismo plano #ue los dem*s preceptos,
perdido entre otras normas m*s o menos importantes( 0l amor lo relati!i&a todo( 1i un precepto no se
deduce del amor o !a contra el amor, #ueda !ac)o de sentido' no sir!e para construir la !ida tal como la
#uiere -ios(
Jesús esta"lece una estrecha conexión entre el amor a -ios y el amor al próimo( 1on insepara"les( ,o
es posi"le amar a -ios y desentenderse del hermano( %ara "uscar la !oluntad de -ios, lo decisi!o no es
leer leyes escritas en ta"las de piedra, sino descu"rir las exigencias del amor en la !ida de la gente( ,o
existe un *m"ito sagrado en el #ue nos podamos !er a solas con -ios' no es posi"le adorar a -ios en el
templo y !i!ir ol!idado de los #ue sufren' el amor a -ios #ue excluye al próimo se con!ierte en
mentira( 5o #ue !a contra el amor, !a contra -ios(
Jesús no confunde el amor a -ios y el amor al próimo, como si fueran una misma cosa( 0l amor a -ios
no puede #uedar reducido a amar al próimo, ni el amor al próimo significa #ue sea ya, en s) mismo,
amor a -ios(
%ara Jesús, el amor a -ios tiene una primac)a a"soluta y no puede ser reempla&ado por nada( 0s el
primer mandato( ,o se disuel!e en la solidaridad humana( 5o primero es amar a -ios. "uscar su
!oluntad, entrar en su reino, confiar en su perdón( 5a oración se dirige a -ios, no al próimo' el reino se
espera de -ios, no de los hermanos(
%or otra parte, el próimo no es un medio o una ocasión para practicar el amor a -ios( Jesús no est*
pensando en transformar el amor al próimo en una especie de amor indirecto a -ios( Al ama y ayuda a
la gente por#ue la gente sufre y necesita ayuda( Jesús es concreto y realista( 8ay #ue dar un !aso de
agua al sediento por#ue tiene sed' hay #ue dar de comer al ham"riento para #ue no se muera' hay #ue
!estir al desnudo para #ue se protea del fr)o( Amar a una persona no por s) misma, sino por amor a
-ios, ser)a una cosa "astante extraña( 1eguramente Jesús no lo terminar)a de entender(
Al piensa m*s "ien de otra manera( Quienes se sienten hios e hias de -ios lo aman con todo el
cora&ón, con toda el alma y con todas las fuer&as( 0ste amor, como es natural, significa docilidad,
disponi"ilidad total y entrega a un %adre #ue ama sin l)mites e incondicionalmente a todos sus hios e
KEJ
hias( ,o es posi"le, por tanto, amar a -ios sin desear lo #ue él #uiere y sin amar incondicionalmente a
#uienes él ama como %adre( 0l amor a -ios hace imposi"le !i!ir encerrado en uno mismo, indiferente
al sufrimiento de los dem*s( 0s precisamente en el amor al próimo donde se descu"re la !erdad del
amor a -ios(
%or eso no es extraño #ue Jesús le atri"uya al próimo una importancia singular( ,o se limita a recordar
el famoso mandato del 5e!)tico. 2Amar*s a tu próimo como a ti mismo3, sino #ue lo explica dictando
lo #ue se ha !enido a llamar la 2regla de oro3. 2+ratad a los dem*s como #ueréis #ue ellos os traten3(
0sta regla no era desconocida en el uda)smo( ;a en el li"ro de +o")as, escrito el siglo n a( /, se
encuentra en forma negati!a. 2,o hagas a nadie lo #ue no #uieras #ue te hagan a ti3( %or la misma
época, un li"ro he"reo dice. 2Que nadie haga a su próimo lo #ue no #uiere #ue le hagan a él3( 0s muy
conocida la anécdota #ue se cuenta en un li"ro ud)o so"re dos ra"inos algo anteriores a Jesús( ?n ud)o
se acercó al ra"ino 1hammai para decirle #ue se har)a prosélito si consegu)a enseñarle la +or* durante
el tiempo en #ue él aguantara a mantenerse apoyado so"re un solo pie( 1hammai lo recha&ó enfadado(
0ntonces acudió al ra"ino 8illel, #uien le respondió. 2,o le hagas a otro lo #ue no #uieras para ti( 0sta
es toda la 5ey( 0l resto es solo comentario3(
Amar al otro 2como a ti mismo3 significa sencillamente amarle como deseamos #ue el otro nos ame(
,o se puede encerrar el amor en fórmulas precisas( Jesús nunca lo hace( 0l amor pide imaginación y
creati!idad( 1olo as) se entiende la in!itación de Jesús. 2+ratad a los dem*s como #ueréis #ue ellos os
traten' !uestra propia experiencia podr* ser el meor punto de partida para imaginaros cómo tenéis #ue
tratar a una persona concreta( %oneos en la situación del otro. ¿#ué #uerr)ais para !osotros? 0s f*cil #ue
as) empecéis a !er con m*s claridad cómo tenéis #ue actuar con él3(
-if)cilmente pod)a Jesús sugerir de manera m*s incisi!a el car*cter ilimitado del amor( 1i lo #ue
exigir)amos idealmente para nosotros se con!ierte en criterio y regla de nuestro comportamiento hacia
los dem*s, ya no hay excusa ni escapatoria alguna( %ara nosotros siempre #ueremos lo meor( 5a 2regla
de oro3 nos pone a "uscar el "ien de todos de manera incondicional( 0n el 2mundo nue!o3 #ue anuncia
Jesús, esta ha de ser la actitud "*sica. disponi"ilidad, ser!icio y atención a la necesidad del hermano(
,o hay normas concretas( Amar al próimo es hacer por él en a#uella situación concreta todo lo #ue
uno pueda( Jesús piensa en unas relaciones nue!as regidas no por el interés propio o la utili&ación de
los dem*s, sino por el ser!icio concreto al #ue m*s sufre(
5a llamada de Jesús es clara y concreta( Acoger el reino de -ios no es una met*fora( 0s sencillamente
!i!ir el amor al hermano en toda situación( 0sto es lo decisi!o( 1olo se !i!e como hio o hia de -ios
!i!iendo de manera fraterna con todos( 0n el reino de -ios, el próimo toma el puesto de la ley( A -ios
le deamos reinar en nuestra !ida cuando sa"emos escuchar con disponi"ilidad total su llamada
escondida en cual#uier ser humano necesitado( 0n el reino de -ios, toda criatura humana, aun la #ue
nos parece m*s desprecia"le, tiene derecho a experimentar el amor de los dem*s y a reci"ir la ayuda
#ue necesita para !i!ir dignamente(
Amad a %uestros enemigos
5a llamada al amor siempre es seductora( 1eguramente muchos acog)an con agrado su mensae( %ero lo
#ue menos se pod)an esperar era o)rle ha"lar de amor a los enemigos( Gi!iendo la cruel experiencia de
la opresión romana y los a"usos de los m*s poderosos, sus pala"ras eran un auténtico esc*ndalo( 1olo
un loco pod)a decirles con a#uella con!icción algo tan a"surdo. 2Amad a !uestros enemigos, orad por
los #ue os persiguen, perdonad setenta !eces siete, a #uien os hiere en una meilla, ofrecedle tam"ién la
otra3( ¿Qué est* diciendo Jesús? ¿A dónde los #uiere conducir? ¿0s esto lo #ue -ios #uiere? ¿Gi!ir
KKE
sometidos con resignación a los opresores?
0l pue"lo ud)o ten)a ideas muy claras( 0l -ios de Israel es un -ios #ue conduce la historia imponiendo
su usticia de manera !iolenta( 0l li"ro del Axodo recorda"a la terri"le experiencia de la #ue ha")a
nacido el pue"lo de -ios( 0l 1eñor escuchó los gritos de los he"reos e inter!ino de forma poderosa
destruyendo a los enemigos de Israel y !eng*ndolos de una opresión inusta( 1i lo adora"an como -ios
!erdadero era precisamente por#ue su !iolencia era m*s poderosa #ue la de otros dioses( 0l pue"lo lo
pudo compro"ar una y otra !e&( -ios los proteg)a destruyendo a sus enemigos( 1olo con la ayuda
!iolenta de -ios pudieron entrar en la tierra prometida(
5a crisis llegó cuando el pue"lo se !io sometido de nue!o a enemigos m*s poderosos #ue ellos( ¿Qué
pod)an pensar al !er al pue"lo elegido desterrado a 4a"ilonia? ¿Qué pod)an hacer? ¿A"andonar a
;ah!é y adorar a los dioses de Asir)a y 4a"ilonia? ¿0ntender de otra manera a su -ios? %ronto
encontraron la solución. -ios no ha cam"iado' son ellos los #ue se han aleado de él deso"edeciendo
sus mandatos( Ahora ;ah!é dirige su !iolencia usticiera so"re su pue"lo deso"ediente, con!ertido de
alguna manera en su 2enemigo3( -ios sigue siendo grande, pues se sir!e de los imperios extraneros
para castigar al pue"lo por su pecado(
%asaron los años y el pue"lo empe&ó a pensar #ue su castigo era excesi!o( 0l pecado ha")a sido ya
expiado con creces( 5as esperan&as #ue se despertaron en el pue"lo al !ol!er del destierro ha")an
#uedado frustradas( 5a nue!a in!asión de Aleandro 6agno y la opresión "ao el Imperio de 9oma eran
una inusticia cruel e inmerecida( Algunos !isionarios comen&aron entonces a ha"lar de una 2!iolencia
apocal)ptica3( -ios inter!endr)a de nue!o de manera poderosa y !iolenta para li"erar a su pue"lo
destruyendo a #uienes oprim)an a Israel y castigando a cuantos recha&a"an su Alian&a( 0n tiempos de
Jesús, nadie duda"a de la fuer&a !iolenta de -ios para imponer su usticia !engando a su pue"lo de sus
opresores( 1olo se discut)a cu*ndo inter!endr)a, cómo lo har)a, #ué ocurrir)a al llegar con su poder
castigador( +odos espera"an a un -ios !engador( ?no tras otro, los salmos #ue recita"an pidiendo la
sal!ación ha"la"an de la 2destrucción de los enemigos3( 0sta era la súplica un*nime. 2W-ios de la
!engan&a, ;ah!é, -ios !engador, manifiéstateX W5e!*ntate, ue& de la tierra, y da su merecido a los
so"er"iosX3(
+odo in!ita"a en este clima a odiar a los enemigos de -ios y del pue"lo( 0ra incluso un signo de celo
por la usticia de -ios. 21eñor, ¿cómo no !oy a odiar yo a los #ue te odian, y despreciar a los #ue se
le!antan contra ti? 1), los odio con odio implaca"le, los considero mis enemigos3( 0ste odio se
alimenta"a so"re todo entre los esenios de Qumr*n( 0ra una especie de principio fundamental para sus
miem"ros. 2Amar todo lo #ue -ios escoge y odiar todo lo #ue él recha&a3( 0n concreto se ped)a a los
miem"ros de la comunidad 2amar a todos los hios de la lu&, cada uno según su suerte en el designio de
-ios, y odiar a todos los hios de las tinie"las, a cada uno según su culpa en la !engan&a de -ios3( 0l
trasfondo som"r)o del odio aparece en di!ersos textos donde se in!ita al 2odio eterno contra los
!arones de corrupción3 o a 2la cólera contra los !arones de maldad3( 0xcitados por este odio, se
prepara"an para tomar parte en la guerra final de 2los hios de la lu&3 contra 2los hios de las tinie"las3(
Jesús comien&a a ha"lar un lenguae nue!o y sorprendente( -ios no es !iolento, sino compasi!o' ama
incluso a sus enemigos' no "usca la destrucción de nadie( 1u grande&a no consiste en !engarse, castigar
y controlar la historia por medio de inter!enciones destructoras( -ios es grande no por#ue tenga m*s
poder #ue nadie para destruir a sus enemigos, sino por#ue su compasión es incondicional hacia todos(
28ace salir su sol so"re "uenos y malos, y manda la llu!ia so"re ustos e inustos3( -ios no retiene
celosamente su sol y su llu!ia( 5os comparte con sus hios e hias de la tierra sin hacer discriminación
entre ustos y culpa"les( ,o restringe su amor solo hacia los #ue le son fieles( 8ace el "ien incluso a los
KKK
#ue se le oponen( ,o reacciona ante los hom"res según sea su comportamiento( ,o responde a su
inusticia con inusticia, sino con amor(
-ios es acogedor, compasi!o y perdonador( 0sta es la experiencia de Jesús( %or eso no sintoni&a con
las expectati!as mesi*nicas #ue ha"lan de un -ios "elicoso o de un 0n!iado suyo #ue destruir)a a los
enemigos de Israel( ,o parece creer tampoco en las fantas)as de los apocal)pticos, #ue anuncian
castigos catastróficos inminentes para cuantos se le oponen( ,o hay #ue alimentar odio contra nadie,
como hacen los esenios de Qumr*n( 0ste -ios #ue no excluye a nadie de su amor nos ha de atraer a
actuar como él( Jesús saca una conclusión irrefuta"le. 2Amad a !uestros enemigos para #ue se*is
dignos de !uestro %adre del cielo3( 0sta llamada de Jesús tu!o #ue pro!ocar conmoción, pues los
salmos in!ita"an m*s "ien al odio, y la ley, en su conunto, orienta"a a com"atir contra los 2enemigos
de -ios3(
Jesús no est* pensando solo en los enemigos pri!ados #ue uno puede tener en su propio entorno o
dentro de su aldea( 1eguramente piensa en todo tipo de enemigos, sin excluir a ninguno. el enemigo
personal, el #ue hace daño a la familia, el ad!ersario del propio grupo o los opresores del pue"lo( 0l
amor de -ios no discrimina, "usca el "ien de todos( -e la misma manera, #uien se parece a él no
discrimina, "usca el "ien para todos( Jesús elimina dentro del reino de -ios la enemistad( 1u llamada se
podr)a recoger as). 2,o se*is enemigos de nadie, ni si#uiera de #uien es !uestro enemigo( %areceos a
-ios3(
Jesús no presenta el amor al enemigo como una ley uni!ersal( -esde su experiencia de -ios contempla
ese amor al enemigo como el camino a seguir para parecerse a -ios, la manera de ir destruyendo la
enemistad en el mundo( ?n proceso #ue exige esfuer&o, pues se necesita aprender a deponer el odio,
superar el resentimiento, "endecir y hacer el "ien( Jesús ha"la de 2orar3 por los enemigos,
pro"a"lemente como un modo concreto de ir despertando en el cora&ón el amor a #uien cuesta amar(
%ero al ha"lar de amor no est* pensando en sentimientos de afecto, simpat)a o cariño hacia #uien nos
hace mal( 0l enemigo sigue siendo enemigo, y dif)cilmente puede despertar en nosotros tales
sentimientos( Amar al enemigo es, m*s "ien, pensar en su "ien, 2hacer3 lo #ue es "ueno para él, lo #ue
puede contri"uir a #ue !i!a meor y de manera m*s digna(
1in respaldo alguno de la tradición ")"lica, enfrent*ndose a los salmos de !engan&a, #ue alimenta"an la
oración de su pue"lo, oponiéndose al clima general de odio a los enemigos de Israel, distanci*ndose de
las fantas)as apocal)pticas de una guerra final contra los opresores romanos, Jesús pregona a todos.
2Amad a !uestros enemigos, haced el "ien a los #ue os odien3( 0l reino de -ios ha de ser el inicio de la
destrucción del odio y la enemistad entre sus hios( As) piensa Jesús(
&a luc$a no %iolenta por la justicia
+odas las esperan&as del pue"lo esta"an puestas en la inter!ención poderosa de -ios, #ue impondr)a su
usticia destruyendo a los enemigos de Israel( ,adie pod)a pensar de otra manera escuchando las
promesas de los profetas y las expectati!as de los escritores apocal)pticos( 1in em"argo, la experiencia
de Jesús es diferente( -ios ama la usticia, pero no es destructor de la !ida, sino curador' no recha&a a
los pecadores, sino #ue los acoge y perdona( 5a usticia llegar*, pero no ser* por#ue -ios la imponga
de manera !iolenta destruyendo a #uienes se le oponen(
5a actitud de Jesús choca de frente con el am"iente general( 5e es imposi"le creer en un 0n!iado de
-ios encargado de guerrear contra los romanos' no espera nada de los le!antamientos !iolentos contra
el Imperio' no escucha a los apocal)pticos, #ue alimentan en el pue"lo la esperan&a en una !engan&a
inminente de -ios' no entiende a los esenios #ue !i!en en el desierto prepar*ndose para la guerra final
KK:
contra 2los hios de las tinie"las3( 5a llegada de -ios no puede ser !iolenta y destructora( Al contrario,
significar* la eliminación de toda forma de !iolencia entre las personas y los pue"los( %or eso Jesús
!i!e desafiando d)a a d)a diferentes formas de !iolencia, pero sin usar am*s la !iolencia #ue destruye
al otro(
5o suyo no es destruir, sino curar, restaurar, "endecir, perdonar( As) !a irrumpiendo el reino de -ios en
el mundo(
%ero, si no a !enir un 6es)as guerrero a derrotar a los romanos y si -ios no !a a inter!enir
!iolentamente !engando al pue"lo de sus enemigos y haciendo usticia a sus po"res, ¿#ué se puede
hacer? ¿1ometerse con resignación a los opresores de 9oma? ¿Aceptar la inusticia de los grandes
terratenientes? ¿/allarse ante los a"usos del templo? ¿A"andonar para siempre la esperan&a de un
mundo usto? ¿/ómo se puede ir haciendo realidad el reino de -ios frente a tanta inusticia? -esde su
experiencia de un -ios no !iolento, Jesús propone una pr*ctica de resistencia no !iolenta a la inusticia(
5o #ue hay #ue hacer es !i!ir unidos a ese -ios cuyo cora&ón no es !iolento, sino compasi!o( 1us hios
e hias han de parecerse a él incluso cuando luchan contra a"usos e inusticias( 1u lenguae resulta
toda!)a hoy escandaloso( Jesús no da normas ni preceptos( 1encillamente sugiere un estilo de actuar
#ue ro&a los l)mites de lo posi"le( 5o hace proponiendo algunas situaciones concretas #ue ilustran de
manera gr*fica cómo reaccionar ante el mal. 2,o os resist*is !iolentamente a alguien #ue es malo con
!osotros( /uando alguien te a"ofetee en la meilla derecha, preséntale tam"ién la otra' al #ue #uiera
pleitear contigo para #uitarte la túnica, dale tam"ién el manto' y al #ue te o"ligue a andar una milla,
!ete con él dos3(
5a propuesta responde plenamente a la forma de actuar de Jesús y parece ser su desesperado intento
por erradicar del mundo la inusticia sin caer en la !iolencia destructora( Jesús no est* alentando la
pasi!idad( ,o conduce a la indiferencia ni a la rendición co"arde ante la inusticia( In!ita m*s "ien a ser
dueños de la situación tomando la iniciati!a y reali&ando un gesto positi!o de amistad y de gracia #ue
puede desconcertar al ad!ersario(
Jesús anima a reaccionar con dignidad creando una situación nue!a #ue haga m*s patente la inusticia y
o"ligue al !iolento a reflexionar y, tal !e&, a deponer su actitud( ,o se trata de adoptar una postura
!ictimista, sino de seguir una estrategia amistosa #ue corte toda posi"le escalada de !iolencia( +al !e&
Jesús no est* pensando tanto en la reacción del ad!ersario cuanto en #ue cada uno !en&a en s) mismo la
reacción de signo !iolento y responda a la agresión no en la misma l)nea #ue el agresor, sino
exactamente en sentido opuesto( 0sta ser)a, para Jesús, la actuación m*s digna de #uien entra en el
reino de -ios(
Al parecer, el golpe en la meilla derecha era una pr*ctica "astante común para humillar a los
su"ordinados( 5os amos golpea"an impunemente a sus escla!os, los terratenientes a sus sier!os, los
esposos a sus mueres( ¿Quién pod)a protestar? 5o normal era aceptar la humillación y someterse con
resignación a los a"usos de los m*s poderosos( Jesús piensa de manera diferente( ¿,o es posi"le
reaccionar de forma inesperada?. 2/uando alguien te a"ofetee en la meilla derecha, no pierdas la
dignidad ante tu agresor, m)rale a los oos, #u)tale su poder de humillarte, ofrécele la otra meilla, ha&le
!er #ue su agresión no ha tenido efecto alguno so"re ti, sigues siendo tan humano o m*s #ue él3(
¿%or #ué no reaccionar as) en situaciones semeantes? 21i alguien te #uiere arre"atar la túnica interior
con la #ue cu"res tu cuerpo, despréndete tam"ién del manto #ue lle!as encima y entrégaselo( %reséntate
as) ante todos, desnudo pero con dignidad( Que el ladrón #uede en rid)culo y todos puedan !er hasta
dónde llega su am"ición3( Imaginemos otra situación( 1upongamos #ue, en algún momento, soldados
KK=
al ser!icio de 9oma te o"ligan a transportar una carga a lo largo de una milla, 2¿por #ué no te muestras
dispuesto a continuar toda!)a otra milla m*s? 5os dear*s desconcertados, por#ue, según la ley romana,
est* prohi"ido for&ar a nadie m*s all* de una milla( ,o ser* una gran !ictoria contra 9oma, pero
mostrar*s tu dignidad y tu recha&o a su inusta opresión3(
0l reino de -ios exige organi&ar el mundo no en dirección a la !iolencia, sino hacia el amor y la
compasión( 1eguramente Jesús no pensa"a en una trasformación m*gica de a#uella sociedad inusta y
cruel #ue tan "ien conoc)a( %ronto podr)a experimentar en su propia carne el poder "rutal de los
!iolentos( %ero tal !e& #uiere poner en marcha unas minor)as radicales y re"eldes #ue, des!i*ndose de
la tendencia m*s común, puedan li"erar a las gentes de la !iolencia cotidiana #ue se apodera f*cilmente
de todos( Jesús piensa en hom"res y mueres #ue entren en la din*mica del reino de -ios con un
cora&ón no !iolento, para enfrentarse a las inusticias de manera responsa"le y !aliente,
desenmascarando la falta de humanidad #ue se encierra en toda sociedad #ue se construye so"re la
!iolencia y !i!e indiferente al sufrimiento de las !)ctimas( 0stos son los auténticos testigos del reino de
-ios en medio de un mundo inusto y !iolento( ,o ser*n muchos( 1olo unas minor)as capaces de actuar
como hios e hias del -ios de la compasión y de la pa&( ,o parece #ue Jesús esté pensando en grandes
instituciones( 1us seguidores ser*n 2semilla de mosta&a3 o pe#ueño tro&o de 2le!adura3( %ero su !ida,
casi siempre crucificada, ser* una lu& capa& de anunciar el mundo nue!o de -ios de manera m*s clara
y cre)"le(
1-.- #reador de un o$iiento reno$ador
-esde el primer momento, Jesús se rodea de amigos y cola"oradores( 5a llegada del reino de -ios est*
pidiendo un cam"io de dirección en todo el pue"lo, y esto no puede ser tarea exclusi!a de un
predicador particular( 0s necesario poner en marcha un mo!imiento de hom"res y mueres salidos del
pue"lo #ue, a una con él, ayuden a los dem*s a tomar conciencia de la cercan)a sal!adora de -ios(
5a intención de Jesús parece clara( 1us seguidores lo acompañar*n en su !ida itinerante por los
caminos de <alilea y Judea' compartir*n con él su experiencia de -ios' unto a él aprender*n a acoger
su llegada' guiados por él participar*n en la tarea de anunciar a todos la !enida del reino de -ios( Al
mismo los educar* y adiestrar* para esta misión( ¿/ómo se llegó a formar este grupo de disc)pulos y
disc)pulas m*s cercanos a Jesús? ¿/on #uiénes contó para poner en marcha su mo!imiento? ¿Qué
estilo de !ida se !i!)a unto a él?
5a experiencia fue "re!e, pero intensa( ,o hu"o tiempo para una acti!idad sosegada( Al parecer, el
grupo !i!ió animado por la fuer&a carism*tica de Jesús m*s #ue sostenido por una organi&ación
precisa( 0n este grupo est*n sus meores amigos y amigas, los #ue le conocen m*s de cerca, los #ue han
podido captar como nadie su pasión por -ios y por los últimos( ,o ser*n un eemplo de fidelidad en el
momento en #ue eecuten a Jesús, pero, cuando se !uel!an a encontrar con él lleno de !ida, se
con!ertir*n en sus testigos m*s firmes y con!encidos. los #ue meor transmitir*n su mensae y
contagiar*n su esp)ritu( -e estos arrancar* el mo!imiento #ue dio origen al cristianismo(
*oder de atracción
Jesús tiene algo #ue atrae a las gentes( Algunos se acercan mo!idos por la curiosidad y la simpat)a
hacia el profeta curador( 0ran los m*s numerosos( 0ntre esa muchedum"re hay, sin em"argo, #uienes
sienten hacia él algo m*s #ue curiosidad( 1u mensae les con!ence( Algunos le manifiestan su plena
adhesión y, aun#ue no a"andonan su casa para seguirle, le ofrecen ayuda y hospitalidad cuando se
acerca a su aldea( 8ay, por último, un grupo de disc)pulos y disc)pulas #ue lo acompañan en su !ida
itinerante y cola"oran con él de di!ersas maneras( 0ntre estos Jesús elige a doce #ue forman su grupo
KKB
m*s esta"le y cercano(
Jesús pro!ocó un !erdadero impacto en las gentes sencillas de <alilea( %rimero es sorpresa y
curiosidad( 0nseguida, esperan&a y entusiasmo( 1on muchos los #ue se acercan a escuchar sus
par*"olas( 4astantes le lle!an a sus familiares enfermos o le piden #ue !aya a sus casas para curar a
algún ser #uerido( 0ran, al parecer, gentes #ue i"an y !en)an( %ro"a"lemente lo acompaña"an hasta las
aldeas !ecinas y luego se !ol!)an a su pue"lo( ,o hay duda de #ue Jesús mo!ili&a"a a las gentes y
pro!oca"a su entusiasmo( 5o confirma el historiador Hla!io Josefo, #uien, a finales del siglo i, asegura
#ue Jesús 2atrao a muchos ud)os y tam"ién a muchos de origen griego3( 0sta popularidad nunca
decayó( -uró hasta el final de su !ida(
,o es dif)cil acercarse a Jesús, pues casi siempre ha"la al aire li"re( 5o hace muchas !eces a orillas del
lago de <alilea, apro!echando los lugares cercanos a los pe#ueños em"arcaderos adonde la gente acude
a recoger el pescado( 0n ocasiones "usca un lugar m*s tran#uilo en la ladera de alguna de las colinas
#ue dan a a#uel pe#ueño mar tan #uerido para los galileos( A !eces se detiene a descansar en algún
recodo del camino( /ual#uier lugar es "ueno para sentarse y anunciar su mensae( +am"ién ha"la en las
pe#ueñas pla&as de las aldeas( 1in duda, su lugar preferido son las sinagogas, cuando los !ecinos se
reúnen para cele"rar el s*"ado( 0l gent)o es a !eces ago"iante( %ro"a"lemente las fuentes exageran la
realidad, pero los 2detalles3 #ue nos proporcionan hacen pensar en la fuerte atracción #ue pro!oca
Jesús( 1e nos dice #ue un d)a tu!o #ue ha"lar a la gente desde una "arca, mientras ellos se senta"an en
la orilla( 8ay momentos en #ue el gent)o lo 2estrua3 hasta no dearle apenas caminar( 0n alguna
ocasión son tantos los #ue !an y !ienen #ue no le dean ni comer' Jesús llega a tener #ue pedir a sus
disc)pulos #ue lo acompañen a un lugar tran#uilo para 2descansar un poco3 (
5a mayor parte de los #ue se mue!en tras Jesús para escuchar sus par*"olas y !er sus curaciones
pertenece a los estratos m*s po"res y desgraciados ( <entes sencillas e ignorantes sin ningún relie!e
social, pescadores y campesinos #ue !i!en de su tra"ao' familias #ue le traen a sus enfermos' mueres
#ue se atre!en a salir de casa para !er al profeta' mendigos ciegos #ue tratan de atraer a gritos la
atención de Jesús' grupos #ue !i!en aleados de la Alian&a y son reconocidos como 2pecadores3 #ue no
practican la ley' !aga"undos y gentes sin tra"ao #ue no tienen nada meor #ue hacer( A Jesús se le
conmue!e el cora&ón, pues los !e 2maltrechos y a"atidos, como o!eas sin pastor3(
,o siempre la curiosidad de estas gentes se traduc)a en una adhesión profunda y duradera( 5e escuchan
con admiración, pero se resisten a su mensae( 5es resulta dif)cil el cam"io de actitud #ue Jesús espera
de ellos( Al parecer, po"laciones como /oro&a)n, 4etsaida y la misma ciudad de /afarnaún recha&aron
su mensae o permanecieron indiferentes( 1in em"argo son muchos los #ue sintoni&an con él(
Ad$esión cordial de bastantes
0ntre estos hu"o personas y familias enteras #ue le manifestaron una adhesión cordial( 1u entusiasmo
no es un sentimiento pasaero( Algunos le siguen por los caminos de <alilea( $tros no pueden
a"andonar sus casas, pero est*n dispuestos a cola"orar con él de di!ersas maneras( -e hecho son los
#ue le ofrecen aloamiento, comida, información y todo tipo de ayuda cuando llega a sus aldeas( 1in su
apoyo, dif)cilmente hu"iera podido mo!erse el grupo de disc)pulos itinerantes #ue camina"a
acompañando a Jesús( 4astantes de ellos son, pro"a"lemente, familiares de enfermos curados por Jesús
o amigos y !ecinos #ue desean agradecer de alguna manera su !isita al pue"lo( 0stos adeptos repartidos
por los pue"los de <alilea y Judea constituyen !erdaderos 2grupos de apoyo3 #ue cola"oran
estrechamente con Jesús( ,unca se les llama disc)pulos, pero son personas #ue le escuchan con la
misma fe y de!oción #ue los #ue le acompañan en su !ida itinerante(
KKD
,o conocemos mucho de estos disc)pulos sedentarios( 1a"emos #ue, cuando su"e a Jerusalén, Jesús no
se aloa en la ciudad santa' se !a a 4etania, una pe#ueña aldea situada a unos tres Iilómetros de
Jerusalén, donde se hospeda en casa de tres hermanos a los #ue #uer)a de manera especial. 5*&aro,
6arta y 6ar)a( 0n alguna ocasión es in!itado a comer posi"lemente por un leproso de 4etania al #ue
ha")a curado anteriormente( Al parecer, en la aldea de 4etfagé, muy cerca ya de Jerusalén, le prestaron
un "orrico para su"ir a la ciudad( 1e nos ha"la tam"ién de un amigo #ue !i!e en Jerusalén y les prepara
la sala para cele"rar a#uella cena memora"le en la #ue Jesús se despide de #uienes lo han acompañado
desde <alilea(
0stos constituyen precisamente el grupo m*s cercano a Jesús( 0st* integrado por hom"res y mueres
#ue, atra)dos por la persona de Jesús, a"andonan su familia, al menos durante un tiempo, y se a!enturan
a seguir a Jesús en su !ida itinerante( -urante algo m*s de dos años, entre el :L y el =E d( /, comparten
su !ida con él, escuchan el mensae #ue repite en cada aldea, admiran la fe con #ue cura a los enfermos
y se sorprenden una y otra !e& del afecto y la li"ertad con #ue acoge a su mesa a pecadores y gentes de
mala fama(
/aminan de ordinario unos metros detr*s de Jesús( 6ientras ellos y ellas ha"lan de sus cosas, Jesús
madura en silencio sus par*"olas( Juntos pasan momentos de sed y tam"ién de ham"re ( Al llegar a una
aldea, se preocupan de encontrar algunas familias de simpati&antes #ue los acoan en sus casas( 4uscan
agua y disponen lo necesario para sentarse a comer( 5os disc)pulos se ocupan tam"ién de #ue la
multitud pueda escuchar con tran#uilidad a Jesús. a !eces le procuran una "arca para #ue todos le
puedan !er meor desde la orilla' en ocasiones piden a la multitud #ue se siente en torno a él para o)rle
meor( +erminada la ornada, despiden a la gente y se preparan para descansar( 1on los momentos en
#ue pueden con!ersar con Jesús de manera m*s sosegada( 0stos disc)pulos y disc)pulas fueron sus
confidentes( 5os meores amigos y amigas #ue tu!o durante su !ida de profeta itinerante(
,o sa"emos exactamente cu*ntos eran, pero constitu)an un grupo m*s amplio #ue los 2-oce3( 0ntre
ellos hay hom"res y mueres de di!ersa procedencia( Algunos son pescadores, otros campesinos de la
4aa <alilea( %ero encontramos tam"ién a un recaudador #ue tra"aa"a en /afarnaún y #ue se llama"a
5e!), hio de Alfeo( 8u"o algunos #ue andu!ieron con él desde el principio. ,atanael, un galileo de
cora&ón limpio, y dos !arones muy apreciados m*s tarde en la comunidad cristiana, #ue se llama"an
José 4arsa"*s, al #ue llama"an 2el Justo3, y 6at)as( +am"ién se agregó al grupo un ciego de Jericó
curado por Jesús, #ue se llama"a 4artimeo(
A los integrantes de este grupo tan heterogéneo #ue compartió la !ida itinerante de Jesús se les llama
2disc)pulos3( ,o era un término ha"itual en a#uella sociedad( %osi"lemente el mismo Jesús o sus
seguidores lo empe&aron a emplear entre ellos sin, por supuesto, darle el contenido técnico #ue
ad#uirir)a m*s tarde para designar a los disc)pulos de los ra"inos ud)os( +al !e& Jesús y algunos de los
suyos recorda"an la experiencia #ue ha")an !i!ido como disc)pulos del 4autista( +ampoco hemos de
ol!idar #ue Jesús se mo!)a en una región donde se recorda"a a dos grandes profetas del reino del norte(
-e ellos escri"e Hia !io Josefo #ue el m*s o!en, llamado 0l)seo, 2siguió3 al profeta 0lias y se
con!irtió en su 2disc)pulo y ser!idor3 (
&os +oce
0n un determinado momento, Jesús elige de entre estos disc)pulos #ue le siguen a un grupo especial de
doce #ue forman el c)rculo m*s )ntimo en torno a él( 0llos son el núcleo m*s importante de disc)pulos y
tam"ién el m*s esta"le( 5a mayor)a de ellos no tienen un relie!e nota"le como indi!iduos( 5as fuentes
dan m*s importancia al grupo como tal #ue a cada uno de sus componentes( 5os -oce se mue!en a la
KK>
som"ra de Jesús( 1u presencia en torno a él es un s)m"olo !i!o #ue dea entre!er la esperan&a #ue lle!a
en su cora&ón. lograr la restauración de Israel como germen del reino de -ios(
%ro"a"lemente, casi todos los #ue integran el grupo de los -oce son galileos( Garios de ellos
pescadores del lago, los dem*s seguramente campesinos de aldeas cercanas( 5os -oce son gentes
sencillas y poco cultas #ue !i!en de su tra"ao( ,o hay entre ellos escri"as ni sacerdotes( 1in em"argo
hay diferencias entre ellos( 5a familia de 1antiago y Juan pertenec)a a un ni!el social ele!ado( 1u
padre, llamado Te"edeo, pose)a una "arca propia y ten)a ornaleros #ue tra"aa"an para él(
%ro"a"lemente manten)a relación con las familias #ue se dedica"an a la sala&ón de pescado en 4etsaida
y +ari#uea O6agdalaP( %edro y su hermano Andrés pertenec)an, por el contrario, a una familia de
pescadores po"res( %ro"a"lemente no ten)an "arca propia( 1olo unas redes con las #ue pesca"an desde
la orilla en aguas poco profundas( As) !i!)an no pocos !ecinos de las ri"eras del lago( 5os dos
hermanos tra"aa"an untos( 8a")an !enido de 4etsaida "uscando pro"a"lemente m*s facilidades para
su modesto tra"ao( %edro se ha")a casado con una muer de /afarnaún y !i!)an formando una familia
múltiple en casa de sus suegros( 5o único #ue dean para seguir a Jesús son sus redes(
0l grupo era "astante heterogéneo( Algunos, como %edro, esta"an casados, otros eran tal !e& solteros(
5a mayor)a ha")a a"andonado a toda su familia, pero 1antiago y Juan !ienen con su madre 1alomé, lo
mismo #ue 1antiago el menor y Joset, a los #ue acompaña su madre 6ar)a( 5a mayor)a pro!ienen de
familias ud)as tradicionales y lle!an nom"res he"reos' sin em"argo, 1imón, Andrés y Helipe, nacidos
los tres en 4etsaida, parecen ha"er !i!ido en am"ientes m*s heleni&ados y lle!an nom"res griegos( A
Helipe, su padre le puso el nom"re del tetrarca OXP( %ro"a"lemente Helipe y Andrés ha"la"an griego y,
por ello, en alguna ocasión hacen de intermediarios entre un grupo de peregrinos griegos y Jesús(
Qui&* no siempre fue f*cil la con!i!encia entre ellos( 1imón, el 2/ananeo3, llamado seguramente as)
por su celo en el cumplimiento de la +or*, tu!o #ue aceptar unto a s) a 5e!), el recaudador de
impuestos, aprendiendo a !i!ir con la actitud de Jesús, #ue les insist)a en acoger a gente tan indesea"le
como los pecadores, pu"l)canos y prostitutas( %or otra parte, 1antiago y Juan, a los #ue llama"a
4oanerges o 2hios del trueno3, eran pro"a"lemente de car*cter impetuoso y crearon tensiones en el
grupo por su pretensión de ocupar un puesto rele!ante unto a Jesús (
Al parecer, Jesús tu!o una relación especial con %edro y la parea de hermanos formada por 1antiago y
Juan( 5os tres pesca"an en la misma &ona del lago y se conoc)an antes de encontrarse con Jesús( 0ra
con los #ue m*s a gusto se sent)a( 5os trata"a con gran confian&a( A los tres les puso apodos curiosos. a
1imón le llamó 2roca3 ya los dos hermanos 2hios del trueno3( 1egún la tradición cristiana, solo ellos
estu!ieron presentes en acontecimientos tan especiales como la 2transfiguración3 de Jesús en lo alto de
una montaña de <alilea y durante su oración angustiosa al %adre en <etseman) la noche en #ue fue
detenido(
1in duda, %edro es el disc)pulo m*s destacado de los -oce( 5as fuentes lo presentan como porta!o& y
l)der de los disc)pulos en general y de los -oce en particular( 0n algún momento, Jesús le da el nom"re
de Mefas O2roca3P, #ue, traducido al griego como %etras, se con!irtió en su nom"re propio. con ese
nom"re aparece siempre a la ca"e&a de los -oce( 0l testimonio de las fuentes cristianas contri"uye a
crear la impresión de un hom"re espont*neo y honesto, decidido y entusiasta en su adhesión a Jesús, y
al mismo tiempo capa& de dudar y de sucum"ir a la crisis y al miedo( 0n sus la"ios se pone la
afirmación m*s solemne de fe en Jesús. 2+ú eres el 6es)as, el hio de -ios !i!o3, y la negación m*s
rotunda. 2,o cono&co a ese hom"re3( 1u actuación en la Iglesia primiti!a presenta tam"ién luces y
som"ras. dirigente celoso y resuelto de la Iglesia de Jerusalén y, al mismo tiempo, capa& de actuaciones
#ue, al menos a los oos de %a"lo, eran am"iguas y poco claras( +odo ello le ha proporcionado desde
KKF
siempre un atracti!o especial entre los cristianos( -espués de sufrir prisión !arias !eces en Jerusalén,
marchó a Antio#u)a y m*s tarde a 9oma, donde murió martiri&ado en tiempos del emperador ,erón,
entre los años >B y >L, tal !e& en la colina del Gaticano(
¿Qué pretend)a Jesús al rodearse de este grupo insepara"le de doce !arones? 1in duda todos !e)an en
a#uel grupo un s)m"olo sugesti!o #ue, de alguna manera, e!oca"a a las doce tri"us de Israel( %ero, ¿en
#ué pensa"a Jesús realmente? 0ste pe#ueño grupo #ue le rodea es para él s)m"olo de un nue!o
comien&o para Israel( ?na !e& restaurado y reconstruido, este pue"lo tan #uerido por -ios se con!ertir*
en el punto de arran#ue de un mundo nue!o en el #ue su reinado llegar)a hasta los confines del mundo(
Asociados por Jesús a su misión de anunciar la llegada de -ios y de curar a las gentes, estos -oce ir*n
poniendo en marcha de manera humilde, pero real, la !erdadera restauración de Israel(
Al !er a Jesús caminando por sus pue"los rodeado de los -oce, en muchos se desperta"a un sueño
largamente acariciado. !er de nue!o reunidos a todos los ud)os formando un solo reino, como en
tiempos de -a!id Oca( KEEE a( /P( Israel se considera"a formado por doce tri"us nacidas de los doce
hios de Jaco", pero desde el siglo !iii a( /( no era as)( 0l año F:K a( /, los asirios ha")an destruido el
reino del norte OIsraelP, lle!*ndose al destierro a las tri"us #ue lo constitu)an( ,unca m*s !ol!ieron( 0l
año DLF a( /, los "a"ilonios in!adieron el reino del sur OJud*P y deportaron a 4a"ilonia a las tri"us de
Jud* y 4enam)n( 0l pue"lo ya no !ol!ió nunca a ser el mismo( 0s cierto #ue el año D=L a( /( !ol!ieron
algunos de los desterrados y emprendieron la reconstrucción del templo, pero Israel era ya un pue"lo
roto, con sus hios e hias dispersos por todo el mundo( As) lo conoció Jesús( A#uellas aldeas de <alilea
solo eran una porción pe#ueña del pue"lo ud)o, y él desea"a llegar a todo Israel, tam"ién hasta #uienes
!i!)an desperdigados por el Imperio( 0ran hios de la 2di*spora3( As) los llama"an. 2-ispersión3( ¿,o
ser)an nunca un pue"lo reunido de nue!o por -ios? 5os profetas ha")an mantenido siempre !i!a esta
esperan&a en la conciencia del pue"lo. 2;ah!é reunir* a los dispersos de Israel y congregar* a los
desperdigados de Jud* desde los cuatro extremos de la tierra3( 0n tiempos de Jesús se segu)a esperando
el milagro( ?n escrito del #ue tal !e& Jesús oyó ha"lar declara"a #ue el 6es)as de -a!id 2reunir* un
pue"lo santo((( y u&gar* a las tri"us de un pue"lo santificado por el 1eñor, su -ios3( 0n Qumr*n se
ha"la"a repetidamente de la restauración de las 2doce tri"us de Israel3 en los últimos d)as. la presencia
de 2doce !arones3 en el /onseo #ue presid)a la comunidad lo recorda"a a todos( Jesús compart)a la
misma esperan&a, pero no esta"a pensando en una restauración étnica o pol)tica, sino en una presencia
curadora y li"eradora de -ios en su pue"lo, empe&ando por los enfermos, los excluidos y los
pecadores( %or eso 2les dio poder para expulsar toda clase de demonios y para curar enfermedades3( 5a
restauración de Israel esta"a empe&ando as) de manera casi insignificante, pero real( Que nadie pensara
en el triunfo pol)tico de Israel y la destrucción de los paganos( Jesús "usca"a la restauración de Israel
haciéndole experimentar en su propio seno la misericordia de -ios( As) se a"rir)a camino el reino de
-ios en medio de los pue"los(
Una llamada radical
Al !ol!er del desierto del Jord*n, Jesús se dirigió pro"a"lemente a ,a&aret( All) esta"a su casa' all)
!i!)a su familia( ,o sa"emos cu*nto tiempo permaneció en su pue"lo, pero, en un determinado
momento, su presencia pro!ocó tensión( A#uel Jesús no era el #ue ha")an conocido( 5o !e)an
transformado al ha"lar en nom"re de -ios( %retend)a incluso curar y expulsar demonios, mo!ido por su
0sp)ritu( 1us !ecinos #uedaron sorprendidos y desconcertados( A sus amigos y amigas de la infancia,
#ue ha")an ugado y crecido con él, se les hac)a dif)cil creer en todo a#uello( 5o ha")an !isto tra"aar
como artesano' conoc)an a su familia( ¿/ómo se le ocurre presentarse ante ellos con pretensiones de
profeta? Jesús a"andonó su pue"lo y marchó a la región del lago( Hue en /afarnaún y sus alrededores
donde empe&ó a llamar a sus primeros disc)pulos para #ue le siguieran en el proyecto #ue se ha")a ido
KKL
gestando en su cora&ón después de a"andonar al 4autista(
5os futuros disc)pulos se fueron acercando a Jesús de formas diferentes( A algunos los llamó él mismo
arranc*ndolos de su tra"ao( $tros se acercaron animados por #uienes ya se ha")an encontrado con él(
8u"o tal !e& #uienes se ofrecieron por propia iniciati!a, y Jesús les hi&o tomar conciencia de lo #ue
supon)a seguirle( 5as mueres pro"a"lemente se acercaron atra)das por su acogida( /on gran sorpresa
para muchos, Jesús las aceptó en su grupo de seguidores( 0n cual#uier caso, el grupo se forma por
iniciati!a exclusi!a de Jesús( 1u llamada es decisi!a( Jesús no se detiene a dar explicaciones( ,o les
dice para #ué los llama ni les presenta programa alguno( ,o les seduce proponiéndoles metas atracti!as
o ideales su"limes( 5o ir*n aprendiendo todo unto a él( Ahora los llama a seguirle( 0so es todo(
5as fuentes lo presentan actuando con una autoridad sorprendente( ,o aduce moti!os ni ra&ones( ,o
admite condiciones( 8ay #ue seguirle de inmediato( 1u llamada exige disponi"ilidad total. fidelidad
a"soluta por encima de cual#uier otra fidelidad' o"ediencia por encima incluso de de"eres religiosos
considerados como sagrados( Jesús los !a llamando urgido por la pasión #ue se ha despertado en él por
el reino de -ios( Quiere poner inmediatamente en marcha un mo!imiento #ue anuncie la 4uena ,oticia
de -ios. la gente tiene #ue experimentar ya su fuer&a curadora' hay #ue sem"rar en los pue"los signos
de misericordia(
5a llamada de Jesús es radical( 5os #ue le siguen han de a"andonar todo lo #ue tienen entre manos(
Jesús !a a imprimir una orientación nue!a a sus !idas( 5os arranca de la seguridad y los lan&a a una
existencia impre!isi"le( 0l reino de -ios est* irrumpiendo( ,ada los ha de distraer( 0n adelante !i!ir*n
al ser!icio del reino de -ios, incorporados )ntimamente a la !ida y a la tarea profética del propio Jesús(
Jesús les in!ita a dear la casa donde !i!en, la familia y las tierras pertenecientes al grupo familiar( ,o
es f*cil( 5a casa era la institución "*sica donde cada indi!iduo ten)a sus ra)ces' de ella reci")an todos su
nom"re e identidad' en ella encontra"an la ayuda y solidaridad de los dem*s parientes( 5a casa es todo.
refugio afecti!o, lugar de tra"ao, s)m"olo de la posición social( 9omper con la casa es una ofensa
gra!e para la familia y una deshonra para todos( %ero so"re todo significa lan&arse a una inseguridad
total( Jesús lo sa"e por propia experiencia, y no se lo oculta a nadie. 25as &orras tienen madriguera y
los p*aros del cielo nido, pero este hom"re no tiene donde recostar su ca"e&a3( Gi!e con menos
seguridad #ue los animales. no tiene casa, come lo #ue le dan, duerme donde puede( ,o ofrece a sus
seguidores honor ni seguridad( 5os #ue le sigan !i!ir*n como él, al ser!icio de los #ue no tienen nada(
,o es extraño #ue, !i!iendo en esas condiciones de desamparo y marginación, se les acercaran
!aga"undos y gentes desarraigadas(
A"andonar la casa era desentenderse de la familia, no proteger su honor, no tra"aar para los suyos ni
contri"uir a la conser!ación de su patrimonio( ¿/ómo les puede ha"lar Jesús de 2a"andonar las
tierras3, el "ien m*s preciado para a#uellos campesinos, el único medio #ue tienen para su"sistir, lo
único #ue reporta a la familia un prestigio social? 5o #ue les pide es sencillamente excesi!o. un gesto
de ingratitud e insolidaridad' una !ergCen&a para toda la familia y una amena&a para su futuro( Jesús es
consciente de los conflictos #ue puede pro!ocar en a#uellas familias patriarcales( 0n alguna ocasión
llega a decirles esto. 2,o penséis #ue he !enido a traer pa& a la tierra, sino espada( 1), he !enido a
enfrentar al padre contra su hio y al hio contra su padre' a la madre contra su hia y a la hia contra su
madre' a la suegra contra su nuera y a la nuera contra su suegra3( 5os conflictos entre padres e hios
eran los m*s gra!es, pues soca!a"an la autoridad del padre' las tensiones entre madres e hias
repercut)an en la disciplina interna del hogar' las relaciones entre suegras y nueras no eran siempre
f*ciles, pero su importancia era muy grande para lograr la integración de la esposa en la casa del
marido( ?na familia desunida perd)a la esta"ilidad necesaria para proteger a sus miem"ros y defender
KKJ
su honor( 5a familia pide fidelidad total(
Jesús no lo !e as)( 5a familia no es lo primero' no est* por encima de todo( 8ay algo m*s importante.
ponerse al ser!icio del reino de -ios, #ue est* ya irrumpiendo( 5as fuentes han conser!ado un dicho
desconcertante de Jesús. 2Quien no odia a su padre y a su madre, a su hio y a su hia, no puede ser
disc)pulo m)o3( Jesús exige a sus disc)pulos fidelidad a su persona por encima de la fidelidad a sus
propias familias( 1i se produce un conflicto entre am"as fidelidades, han de optar por él( 0ntre a#uellas
gentes, el 2amor3 y el 2odio3 no est*n unidos exclusi!amente a sentimientos de la persona' son, m*s
"ien, actitudes #ue pertenecen a la esfera del grupo( Jesús les est* pidiendo adhesión y fidelidad OamorP,
incluso aun#ue esto lle!e consigo ruptura y oposición OodioP a la familia(
1egún una fuente, a un posi"le disc)pulo, Jesús ni si#uiera le deó despedirse de su familia( 0n realidad,
lo #ue pide a#uel hom"re no es tener un gesto de cortes)a con los suyos( 5o #ue #uiere es plantear a su
familia la posi"ilidad de seguir a Jesús( -esea ser su disc)pulo, pero antes ha de o"tener la apro"ación
de los suyos y la "endición de su padre( ¿/ómo !a a tomar una decisión tan gra!e sin contar con ellos?
Jesús le responde de manera terminante. 2,adie #ue pone la mano en el arado y mira hacia atr*s es
digno para el reino de -ios3(
¿%or #ué ha"la tanto de los conflictos #ue su llamada puede pro!ocar en las familias? ¿0s #ué tu!o
pro"lemas con su propia familia? 0s pro"a"le( Al parecer, los familiares de Jesús no !ieron con
simpat)a su acti!idad por <alilea( ,o entend)an su comportamiento( 0n un determinado momento, su
madre y sus hermanos !inieron para lle!*rselo a casa, pues pensa"an #ue esta"a loco( Informado de su
presencia, dea #ue lo esperen fuera de la casa donde él est* enseñando y proclama a"iertamente #ue
a#uellos #ue est*n sentados a su alrededor, escuchando atentamente su pala"ra, son su !erdadera
familia( %ro"a"lemente en casa de algunos seguidores de Jesús se originaron conflictos parecidos a los
#ue él !i!ió en la suya( A#uel extraño grupo liderado por Jesús no conta"a siempre con la simpat)a de
los suyos. ¿no esta"an todos un poco locos?
Jesús sa")a #ue a#uellas familias patriarcales esta"an controladas por la autoridad indiscuti"le del
padre( 0l padre era el primer defensor del honor de la familia, el guardi*n de su patrimonio, el
coordinador del tra"ao( +odos !i!)an sometidos a su autoridad( /uando Jesús pide a los disc)pulos
a"andonar a su padre, les est* exigiendo ir contra el primer de"er de todo hio, #ue es el respeto, la
o"ediencia y la sumisión total a su autoridad( -esafiar el poder supremo del padre de*ndolo solo en la
casa no es solo signo de profunda ingratitud' es, adem*s, una afrenta pú"lica #ue nadie puede aceptar(
%or eso tu!o #ue pro!ocar !erdadero esc*ndalo la respuesta de Jesús a uno #ue le ped)a ir
primeramente a 2enterrar a su padre3 antes de incorporarse a su seguimiento. 2-ea #ue los muertos
entierren a sus muertos' tú !ete a anunciar el reino de -ios3( 0nterrar al padre era la o"ligación m*s
importante y sagrada de un hio. las honras fúne"res, presididas por el hio, constitu)an el momento
solemne en #ue la autoridad del padre y su control de la familia pasa"an al heredero( %ero,
pro"a"lemente, lo #ue a#uel hom"re le pide a Jesús no es asistir al entierro de su padre recién fallecido,
lo #ue le ha"r)a entretenido solo unos d)as( 5o #ue le plantea es, m*s "ien, seguir atendiendo a su padre
hasta los últimos d)as( Ausentarse de casa sin cumplir esta o"ligación sagrada, ¿no es un atentado
contra la continuidad y el honor de la familia? Jesús le responde con a"soluta claridad. 20l proyecto de
-ios es lo primero( ,o sigas cuidando el Umundo del padreU, esa familia patriarcal autoritaria y
excluyente #ue se reproduce para la muerte( +ú !ete a anunciar el reino de -ios, esa familia nue!a #ue
-ios #uiere a"ierta a los m*s dé"iles y huérfanos( -ea a tu padre y ded)cate a los #ue no tienen padre
#ue los pueda defender3(
5a llamada radical de Jesús no tiene nada #ue !er con el rigorismo promo!ido por los maestros de la
K:E
ley( ,o est* inspirada por un ideal de !ida ascética superior a los dem*s( ,o pretende cargar la !ida de
sus seguidores con leyes y normas m*s exigentes( 5es llama a compartir su pasión por -ios y su
disponi"ilidad total al ser!icio de su reino( Quiere encender en ellos el fuego #ue arde en su cora&ón( Al
est* dispuesto a todo por el reino de -ios, y #uiere !er en el grupo de sus seguidores la misma pasión(
8ay frases #ue lo dicen todo. 2Quien #uiera sal!ar su !ida, la perder*' pero #uien pierda su !ida por m)
y por el e!angelio, la sal!ar*3( /on esta afirmación paradóica, en la #ue tal !e& su"yace un
pensamiento sapiencial conocido, Jesús est* in!itando a sus disc)pulos a !i!ir como él. agarrarse
ciegamente a la propia !ida puede lle!ar a perderla' arriesgarla de manera generosa y !aliente puede
lle!ar a sal!arla( 0s as)( ?n disc)pulo #ue se aferré a su !ida por la seguridad, metas y expectati!as #ue
sin duda le ofrece, puede perder el mayor "ien de todos. la !ida dentro del proyecto de -ios( ?n
disc)pulo #ue lo arriesga todo y pierde de hecho la !ida #ue lle!a hasta ahora, encontrar* !ida entrando
en el reino de -ios(
5os disc)pulos pudieron escucharle algo toda!)a m*s gr*fico y terri"le( 1in duda les estremeció. 21i
alguien #uiere !enir detr*s de m), niéguese a s) mismo, tome so"re las espaldas su cru& y s)game3( ?n
disc)pulo ha de ol!idarse de s) mismo, renunciar a sus intereses y !i!ir en adelante centrado en Jesús(
;a no se pertenece' su !ida es de Jesús' !i!e siguiéndole a él( 8asta a#u) no dea"a de ser atracti!o( 5o
in#uietante era la met*fora #ue Jesús añad)a( +odos conoc)an el espect*culo terri"le del condenado #ue,
a&otado y ensangrentado, era o"ligado a lle!ar so"re sus espaldas el madero hori&ontal de la cru& hasta
el lugar de la eecución, donde espera"a el madero !ertical, fiado en tierra( Antes y después de Jesús,
%alestina estu!o salpicada de cruces( +odos sa")an con #ué facilidad se crucifica"a a escla!os,
ladrones, re"eldes y gentes #ue pon)an en peligro la pa&( +oda!)a se recorda"an a#uellos d)as terri"les
en #ue el general Garo ha")a crucificado a dos mil ud)os alrededor de Jerusalén( 0ra el año B a( /, y
Jesús da"a sus primeros pasos en su casa de ,a&aret( ,o pod)a ha"er elegido un lenguae m*s gr*fico
para gra"ar en sus disc)pulos lo #ue espera"a de ellos. una disponi"ilidad sin l)mite para seguirle,
asumiendo los riesgos, la hostilidad, el escarnio y, tal !e&, la misma muerte( 1u destino era compartir la
misma suerte #ue los desgraciados y misera"les #ue, de tantas maneras, eran 2crucificados3 en a#uella
sociedad( Juntos entrar)an en el reino de -ios(
"i%iendo con Jess
¿Qué pod)a pensar la gente de este grupo tan especial de personas #ue acompaña"an a Jesús en su !ida
de profeta itinerante? ¿%ara #ué los ha")a llamado? ¿Quer)a enseñarles una doctrina nue!a para #ue la
difundieran fielmente por todo Israel? 0n este caso era extraño #ue no se hu"iera fiado en personas
m*s instruidas #ue a#uellos pescadores y campesinos ignorantes( ¿%or #ué les exig)a una adhesión tan
a"soluta e incondicional? ¿0sta"a pensando en iniciar una 2guerra santa3 contra 9oma? 0ra un grupo
demasiado insignificante para intentar algo as)( ¿Quer)a fundar una comunidad pura y santa, parecida a
la #ue los esenios ha")an constituido en el desierto de Qumr*n? %ero, en ese caso, ¿#ué hac)an en a#uel
grupo mueres como 6ar)a de 6agdala o recaudadores como 5e!)?
5a figura de Jesús rodeado de disc)pulos pod)a hacer pensar en otros maestros de su tiempo( 0l mismo
Hla!io Josefo ha"la de él m*s tarde como de 2un hom"re sa"io3 #ue 2fue maestro de a#uellos #ue
acepta"an con placer la !erdad y atrao a muchos ud)os y gentiles3( 1in em"argo, nunca lo
confundieron sus paisanos con un maestro de la ley( 0s !erdad #ue la gente lo llama"a ra"), pero,
toda!)a por los años treinta, este t)tulo ten)a un sentido genérico de 2señor3 y se emplea"a como una
manera respetuosa de dirigirse a alguien de gran prestigio( 1olo después del año FE se empe&ó a utili&ar
para designar a los 2ra"inos3 #ue enseña"an la +or* a sus disc)pulos( 8a")a algo #ue era impensa"le
entre los ra"inos. el grupo no esta"a formado exclusi!amente por !arones' ha")a tam"ién mueres( %or
otra parte, no ha")an sido ellos #uienes ha")an !enido pidiendo ser admitidos en una escuela( 0ra Jesús
K:K
#uien los ha")a arrancado de sus casas para seguirle a compartir con él el ser!icio al reino de -ios(
5a atmósfera #ue se !i!e en su entorno no es la de una escuela ra")nica( ,o los ha llamado Jesús para
estudiar la ley ni para aprender de memoria las tradiciones religiosas( ,o !i!en dedicados al estudio
minucioso de los innumera"les preceptos y normas( ,o est*n all) para llegar a ser un d)a maestros de
Israel, expertos en dictar al pue"lo los caminos de la ley( 5a relación #ue se esta"lece entre ellos y
Jesús no es una relación escolar entre alumnos y maestro( 0s una !inculación personal con alguien #ue
los !a iniciando en el proyecto de -ios( Jesús no les ha"la como un ra"ino #ue expone la ley, sino
como un profeta lleno de -ios( 1u meta no es alcan&ar un d)a la posición honora"le de ra"inos, sino
compartir el destino inseguro y hasta peligroso de Jesús( 5o propio de estos disc)pulos no es aprender
las ideas defendidas por un maestro, sino 2seguir3 a Jesús y !i!ir con él la acogida del reino de -ios(
+ampoco se parece a#uel extraño grupo a las grandes escuelas de <recia, donde sa"ios como %it*goras,
1ócrates, %latón o Aristóteles enseña"an a sus disc)pulos la sa"idur)a( 0l seguimiento de Jesús est* muy
leos de la "ús#ueda de la !erdad #ue se culti!a"a entre los filósofos griegos( +al !e&, su estilo de !ida
itinerante, su modo de !estir y su !ida contestataria al margen de la sociedad los asemea"a a ciertos
filósofos c)nicos #ue, según parece, eran conocidos en <*dara y otras regiones circundantes de
%alestina en tiempos de Jesús( 5o primero #ue llama"a la atención en ellos era su aspecto sucio y
descuidado( 1u único atuendo consist)a en un manto ra)do #ue dea"a !er su "ra&o desnudo, una alfora
y un "astón( /amina"an con los pies descal&os, como los mendigos, y dorm)an en el duro suelo( 1e los
pod)a !er en las pla&as pú"licas de las ciudades o unto a las termas( 1u conducta antisocial era
intencionada( 5os c)nicos constitu)an un mo!imiento marginal y contestatario frente a las instituciones
y !alores de a#uella sociedad, a la #ue considera"an podrida( 1e "urla"an de la autoridad, del poder,
del matrimonio, la familia o la propiedad( 1e precia"an de no necesitar de nada ni de nadie para
alcan&ar la felicidad( 5a li"ertad era el "ien supremo al #ue aspira"an( 5i"erados de todo apego, no se
sent)an escla!os de nadie, sino auténticos reyes( 1on famosas las pala"ras de 0p)cteto, un c)nico algo
posterior a Jesús ODE7K=EP.
6iradme, no tengo ciudad, ni casa, ni "ienes, ni si#uiera un escla!o( -uermo en el suelo, no tengo
esposa ni hios, ni un palacio, solo el cielo y la tierra y un manto ra)do( ¿; #ué me falta? ¿,o !i!o sin
sufrir? ¿,o !i!o sin miedos? ¿,o soy li"re?((( ¿Qué actitud tomo ante a#uellos a #uienes !osotros
teméis o admir*is? ¿,o los trato igual #ue a escla!os? Quien me !e, ¿no pensar* #ue est* !iendo a su
rey y señor?
0sta li"ertad total y a"soluta los lle!a"a a actuar de manera pro!ocati!a y des!ergon&ada( 1olo se
sent)an atados a las leyes de la naturale&a, nunca a las de la sociedad(
,o sa"emos si Jesús y sus disc)pulos conocieron a los filósofos c)nicos( %ro"a"lemente nunca oyeron
ha"lar de ellos( 8ay algunos rasgos #ue los asemean, especialmente su !ida itinerante, su mensae
contestatario y un modo de !estir #ue expresa"a gr*ficamente su actitud ante la sociedad( 1in em"argo,
poco tiene #ue !er este grupo rural de <alilea con el fenómeno ur"ano de los c)nicos en las ciudades
helénicas( 5a moti!ación y el significado de fondo son completamente diferentes( 0l &urrón #ue lle!a"a
cada c)nico con sus pe#ueñas pro!isiones era s)m"olo de su independencia indi!idualista' Jesús, por el
contrario, desea crear una familia, y por ello pide a sus disc)pulos #ue prescindan de alfora para
acogerse a la hospitalidad de las aldeas( 6ientras los c)nicos "asa"an su autosuficiencia en una !ida
simple, Jesús enseña a los suyos a confiar en el amor sol)cito de -ios y en la acogida mutua entre
hermanos( %or otra parte, no es posi"le encontrar en su grupo el desprecio hacia los dem*s, el insulto
grosero ni los actos indecentes tan propios de los c)nicos( 5os gestos de Jesús son los de un profeta #ue
desea curar la enfermedad, expulsar el mal y comunicar a todos la cercan)a sal!adora de -ios( 0sta es
K::
la diferencia radical. mientras los c)nicos !i!en de acuerdo con la naturale&a "uscando la li"ertad, Jesús
y sus disc)pulos !i!en acogiendo el reino de -ios y proclamando su amor y su usticia(
5o #ue se respira unto a Jesús es inusitado, algo !erdaderamente único( 1u presencia lo llena todo( Al
es el centro( 5o decisi!o es su persona, su !ida entera, el misterio del profeta #ue !i!e curando,
acogiendo, perdonando, li"erando del mal, amando apasionadamente a las personas por encima de toda
ley, y sugiriendo a todos #ue el -ios #ue est* ya irrumpiendo en sus !idas es as). amor insonda"le y
solo amor( +odo lo aprenden de Jesús( 0n él pueden percatarse de cómo es una !ida enteramente
dedicada al reino de -ios( Gen cómo conf)a en un -ios "ueno, %adre de todos, Amigo de la !ida( -e él
aprenden la oración del %adrenuestro, #ue repiten todos los d)as en la mesa, unto a gentes de toda clase
#ue se les untan por el camino( 0scuchan con atención las par*"olas #ue !a contando por los pue"los
animando a todos a descu"rir un mundo nue!o( 1e sorprenden al !er cómo despierta la fe de los
enfermos para curarlos de sus dolencias( 1e so"recogen al compro"ar su poder para expulsar demonios
y sanar !idas desgarradas por el mal( 5o !en lleno del 0sp)ritu de -ios(
-e él !an aprendiendo otra manera de entender y de !i!ir la !ida( %erci"en la ternura con #ue acoge a
los m*s pe#ueños y des!alidos( 1e emocionan al o"ser!ar cómo se conmue!e ante la desgracia y el
sufrimiento de los enfermos. de él aprenden a tocar a a#uellos leprosos y leprosas a los #ue nadie toca(
5os enardece su pasión por defender la dignidad de cada persona y su li"ertad para hacer el "ien.
comprue"an #ue !an creciendo las tensiones y conflictos con algunos sectores m*s rigoristas, pero nada
ni nadie puede detener a su 6aestro cuando se trata de defender a los humillados( 5es conmue!e su
acogida amistosa a tanta gente !)ctima de su pecado. de él !an aprendiendo a sentarse a la mesa con
gente indesea"le, mueres de !ida am"igua y pecadores ol!idados de la Alian&a( 0s en!idia"le su
pasión por la !erdad, esa capacidad de Jesús para ir al fondo de las cosas, por encima de teor)as y
legalismos engañosos( 5es cuesta acostum"rarse a ese lenguae nue!o de su maestro, #ue insiste en
li"erar a la gente de sus miedos para #ue puedan confiar plenamente en -ios( 5e oyen repetir por todas
partes algo #ue no es frecuente entre los maestros de la ley. 2,o teng*is miedo3( A todos les desea
siempre lo mismo. 2Gete en pa&3( Algo nue!o se despierta en el cora&ón de sus disc)pulos y disc)pulas(
0sa pa& contagiosa, esa pure&a de cora&ón sin en!idia ni am"ición alguna, su capacidad de perdón, sus
gestos de misericordia ante toda fla#ue&a, humillación o pecado, esa lucha apasionada por la usticia en
fa!or de los m*s dé"iles y maltratados, su esperan&a in#ue"ranta"le en el %adre((( +odo ello !a
suscitando en ellos una fe nue!a. en este hom"re est* -ios, en el fondo de esta !ida presienten la
cercan)a misteriosa del -ios amigo y sal!ador( 6*s adelante ha"lar*n de la 24uena ,oticia de -ios3(
Una !amilia nue%a
-entro de a#uel grupo de seguidores hay personas de diferente procedencia, pero Jesús los !e a todos
como una familia( 5a nue!a familia #ue -ios #uiere !er crecer en el mundo( 0n torno a él !an a
aprender a con!i!ir, no como a#uella familia patriarcal #ue han deado atr*s, sino como una familia
nue!a, unida por el deseo de hacer la !oluntad de -ios( Jesús lo dec)a a"iertamente. 20stos son mi
madre y mis hermanos( Quien cumpla la !oluntad de -ios, ese es mi hermano, mi hermana y mi
madre3(
,o les unen la&os de sangre ni intereses económicos( ,o se han untado para defender su estatus social'
su honor consiste en hacer la !oluntad del %adre de todos( ,o es una familia estructurada
er*r#uicamente. entre ellos reina la igualdad( ,o es una familia encerrada so"re s) misma, sino a"ierta
y acogedora( 1in duda, estos son los dos rasgos #ue m*s cuida Jesús entre sus seguidores y seguidoras.
la igualdad de todos y la acogida ser!icial a los últimos( 0sta es la herencia #ue #uiere dear tras de s).
un mo!imiento de hermanas y hermanos al ser!icio de los m*s pe#ueños y des!alidos( 0ste
K:=
mo!imiento ser* s)m"olo y germen del reino de -ios(
0n esta familia no hay maestros de la ley( 1u mo!imiento no ha de estar dirigido por letrados #ue gu)en
a gentes ignorantes( +odos han de aprender de Jesús( +odos han de a"rirse a la experiencia del reino de
-ios( Jesús se alegra precisamente de #ue a -ios le agrada re!elarse a los m*s pe#ueños. 2;o te ala"o,
%adre, 1eñor del cielo y de la tierra, por#ue has ocultado estas cosas a los sa"ios e inteligentes y se las
ha dado a conocer a los sencillos( 1), %adre, as) te ha parecido "ien3( 0n esta nue!a familia no hay
tampoco padres #ue imponen su autoridad patriarcal so"re los dem*s( ,adie eercer* en su grupo un
poder dominante( ,adie ha de llamarse ni ser padre( 0n el mo!imiento de Jesús desaparece toda
autoridad patriarcal y emerge -ios, el %adre cercano #ue hace a todos hermanos y hermanas( ,adie est*
so"re los dem*s( ,adie es señor de nadie( ,o hay rangos ni clases( ,o hay sacerdotes, le!itas y pue"lo(
,o hay lugar para los intermediarios( +odos y todas tienen acceso directo e inmediato a Jesús y a -ios,
el %adre de todos(
0l clima #ue se respira unto a Jesús est* muy leos de la estructura er*r#uica de Qumr*n( 0n la
comunidad del desierto nadie es admitido sin superar el de"ido examen 2so"re su esp)ritu y sus o"ras3
y la perfección de su comportamiento' Jesús, por el contrario, llama a 5e!) a incorporarse directamente
al grupo desde su mesa de recaudador, y acoge entre sus seguidores a 6ar)a de 6agdala, la muer #ue
ha estado pose)da por esp)ritus malignos( 0n Qumr*n, cada miem"ro de la comunidad tiene asignado su
propio lugar. 20l pe#ueño o"edecer* al grande3 y todos 2se someter*n a la autoridad de los hios de
1adoc, los sacerdotes #ue custodian la Alian&a3' en la familia de Jesús, por el contrario, no hay laicos
#ue se someten a sacerdotes ni pe#ueños #ue o"edecen a grandes' el ideal es 2hacerse niño3, pues 2de
los #ue son como los niños es el reino de -ios3( 0n las comidas y reuniones de Qumr*n, cada uno se
sienta en el lugar #ue le corresponde según su rango. 25os sacerdotes se sentar*n los primeros, los
ancianos los segundos y el resto del pue"lo se sentar* cada uno según su rango3( /on Jesús es
diferente( 1us seguidores, hom"res y mueres, se sientan en corro alrededor suyo' nadie se coloca en un
rango superior a los dem*s' todos escuchan su pala"ra y todos untos "uscan la !oluntad de -ios( ,o se
guarda tampoco ningún ritual ni normati!a er*r#uica en las comidas' a nadie se le reser!a un lugar
pri!ilegiado en los "an#uetes de Jesús(
-entro de esta igualdad fraterna tampoco hay diferencias er*r#uicas entre !arones y mueres( ,o se las
!alora a estas por su fecundidad ni se las desprecia por su esterilidad( Jesús nunca ha"la de su pure&a o
su impure&a( ,o est*n en el grupo para someterse a las órdenes de los hom"res(
,adie tiene autoridad so"re ellas por el hecho de ser !arón( 8om"res y mueres, hios e hias de -ios
con!i!en con igual dignidad al ser!icio de su reino(
%or eso en ninguna de las tradiciones e!angélicas se presenta a alguien desempeñando algún tipo de
función er*r#uica dentro del grupo de disc)pulos( Jesús no !e a los -oce actuando como 2sacerdotes3
con respecto a los dem*s( ,o imagina a sus seguidores !i!iendo según el sistema er*r#uico del templo.
un sumo sacerdote, sacerdotes de diferentes linaes y un conunto de le!itas( 0l tipo de relación #ue
#uiere promo!er entre ellos se parece toda!)a menos al modelo er*r#uico !igente en las estructuras
pol)ticas del Imperio( 0ntre sus seguidores #uedan in!ertidos los !alores normales de a#uella sociedad(
5a grande&a no se mide por el grado de autoridad #ue uno pueda eercer, sino por el ser!icio #ue
ofre&ca a los dem*s( Jesús le otorga el puesto m*s distinguido al escla!o, el #ue ocupa el ni!el m*s "ao
en el Imperio. 21a"éis #ue los #ue son tenidos como efes de las naciones las dominan como señores
a"solutos y sus grandes las oprimen con su poder( %ero no ha de ser as) entre !osotros( 0l #ue #uiera
ser grande entre !osotros, #ue sea !uestro ser!idor' y el #ue #uiera ser el primero entre !osotros, #ue
sea escla!o de todos3(
K:B
As) imagina Jesús a su familia de seguidores. un grupo de hermanos y hermanas #ue le siguen para
acoger y difundir la compasión de -ios en el mundo( Jesús ni pudo ni #uiso poner en marcha una
institución fuerte y "ien organi&ada, sino un mo!imiento curador #ue fuera trasformando el mundo en
una actitud de ser!icio y amor( ,o pensó en "uenos go"ernantes ni en doctores expertos( ,o "uscó
"uenos mandos ni h*"iles estrategas( 1u primera preocupación es dear tras de s) un mo!imiento de
hermanos y hermanas, capaces de !i!ir sir!iendo a los últimos( 0llos ser*n el meor s)m"olo y la
semilla m*s efica& del reino de -ios(
Al ser%icio del proyecto de +ios
0ra claro #ue Jesús no esta"a pensando en fundar una escuela ra")nica( +ampoco los ha")a llamado
para 2ser!irle3 al estilo ra")nico( Jesús no necesita"a una corte de disc)pulos y disc)pulas, dispuestos a
satisfacer sus deseos( 0ra exactamente al re!és( 0s él #uien se siente ser!idor de todos. 2;o estoy entre
!osotros como el #ue sir!e3( 1u intención no es tampoco crear una comunidad ritualmente pura y
o"ediente a la ley, al estilo de los grupos fariseos m*s radicales( 6*s "ien les enseña a compartir mesa
con gentes extrañas al grupo' los #uiere !er entre las 2o!eas perdidas de Israel3( ,unca pensó en un
grupo cerrado y excluyente( ,o #uer)a formar con ellos una comunidad de 2elegidos3 de -ios( ,o los
lle!ó al desierto para separarlos de un pue"lo contaminado y crear un 2nue!o Qumr*n3( ,o( los reclutó
tampoco para iniciar una 2guerra santa3 contra 9oma( 1u propósito es muy distinto cuando los en!)a
2como corderos en medio de lo"os3( ,o se necesita m*s sangre, sino m*s pa&(
Jesús los llama para #ue compartan su experiencia de la irrupción del reino de -ios y, untamente con
él, participen en la tarea de ayudar a la gente a acogerlo( -ean su tra"ao, pero no para !i!ir en el ocio
y la !agancia, sino para entregarse con todas sus energ)as al reino de -ios( A"andonan a su padre para
defender a tantas gentes pri!adas de padre y protección( 8ay #ue crear una familia nue!a acogiendo al
único %adre de todos( ,o es f*cil( 1eguir a Jesús los con!ierte en personas 2despla&adas3( 1u llamada
los arranca de la aldea, la familia y el tra"ao donde hasta entonces han encontrado identidad, seguridad
y protección( %ero Jesús no los integra en un nue!o sistema social' los conduce hacia un espacio nue!o,
lleno de posi"ilidades, pero sin un lugar concreto donde encontrar una identidad social( 1eguirle es toda
una a!entura( 0n adelante, su identidad consistir* en !i!ir 2caminando3 hacia el reino de -ios y su
usticia(
%ara Jesús, a#uel pe#ueño grupo est* llamado a ser s)m"olo del reino de -ios y de su poder
transformador( 0n a#uel grupo se empe&ar* a !i!ir la !ida tal como la #uiere realmente -ios( +odo era
humilde y pe#ueño, como un 2grano de mosta&a3( ,o es f*cil captar all) la 2le!adura3 #ue puede
transformar a#uella sociedad( %ero en a#uel grupo de seguidores se podr* entre!er algo del proyecto de
-ios( /on ellos se ir* definiendo, dentro de la cultura dominante del Imperio, una !ida diferente. la
!ida del reino de -ios( ,o es dif)cil apuntar algunos rasgos(
5os disc)pulos de Jesús no !i!en ya sometidos al /ésar( ,o temen a los recaudadores de impuestos,
pues no tienen tierras ni negocios de pesca( ,o !i!en pendientes de los decretos del emperador, sino
2cumpliendo la !oluntad de -ios3( Al es su %adre( As) le llama Jesús. nunca le dice 29ey3( ,o emplea
im*genes imperiales, sino met*foras extra)das del mundo familiar( ,o imagina a los suyos como
germen de un 2nue!o Imperio3, sino de una 2familia3 de hermanos y hermanas( %ara intuir las nue!as
relaciones sociales exigidas por el reino de -ios no hay #ue mirar al Imperio, sino a este humilde grupo
familiar conce"ido por Jesús(
/on ellos crea un espacio nue!o sin dominación masculina( 5os !arones han a"andonado la posición
pri!ilegiada #ue ocupa"an en sus casas como padres, esposos o hermanos( 8an renunciado al lidera&go
K:D
propio del !arón y se han desprendido de una "uena parte de su identidad de hom"res en a#uella
sociedad patriarcal( 5a nue!a familia #ue est* creando Jesús no es espeo de la familia patriarcal( ,i
si#uiera Jesús se presenta como 2padre3 del grupo, sino como 2hermano3( 0n su mo!imiento de
seguidores, todos podr*n descu"rir #ue( en el reino de -ios no hay dominación masculina(
0l a"andono de las estructuras del Imperio y la salida del grupo familiar !a acercando ine!ita"lemente
a los seguidores de Jesús hacia #uienes est*n fuera o en los m*rgenes del sistema( 0sta 2familia3 no se
parece a las familias herodianas #ue est*n en el centro del poder( 1e mue!e, m*s "ien, en los espacios
marginales de a#uella sociedad( ,o tienen casa, tierras ni "ienes( ,o ocupan una posición honora"le(
0st*n entre los m*s pe#ueños e insignificantes de <alilea( Quien los contemple descu"rir* #ue a -ios
se le acoge desde los últimos(
5os seguidores de Jesús tu!ieron #ue aprender a !i!ir en la inseguridad( /uando entra"an en un pue"lo,
pod)an ser acogidos o recha&ados( 1olo los simpati&antes les ofrec)an hospitalidad( ,o es extraño #ue,
en alguna ocasión, se despertara en ellos la preocupación. ¿#ué !an a comer? ¿/on #ué se !an a !estir?
1on las preocupaciones de todos los !aga"undos( Jesús les infunde su confian&a en -ios. 2,o os
preocupéis3( 0l grupo ha de !i!ir con pa& y confian&a( /ómo no !a a cuidar de ellos ese %adre #ue
cuida de los p*aros del cielo y de las flores del campo( 5os !e llamar a la puerta de las casas en "usca
de comida y hospitalidad( ,o siempre son "ien reci"idos, pero Jesús los anima. 2%edid y se os dar*'
"uscad y encontraréis' llamad y se os a"rir*( %or#ue todo el #ue pide, reci"e' el #ue "usca, encuentra' y
al #ue llama, le a"rir*n3 ( 0st* plenamente con!encido. los simpati&antes #ue se han adherido a su
causa los acoger*n, y so"re todo el %adre responder* a sus necesidades( +odos podr*n !er #ue la !ida
de #uienes "uscan el reino de -ios se sostiene en la mutua acogida y en la solicitud del %adre(
8a")a otro rasgo #ue Jesús #uer)a cuidar en su grupo. la alegr)a( 0stos hom"res y mueres lo ha")an
deado todo por#ue ha")an encontrado 2el tesoro escondido3 o 2la perla preciosa3( %od)a !er en los
oos de algunos disc)pulos la alegr)a de #uienes han empe&ado a descu"rir el reino de -ios( ,o ten)a
sentido ayunar ni hacer duelo( Gi!ir unto a él era una fiesta( Algo parecido al am"iente #ue se crea"a
en las "odas de los pue"los( 5o meor eran las comidas( Jesús les enseña"a a cele"rar con go&o la
recuperación de tanta gente perdida( 1entados a la mesa con Jesús, los disc)pulos se sent)an como los
2amigos3 del pastor, #ue, según una par*"ola, disfruta"an al !erlo llegar con la o!ea perdida' las
disc)pulas, por su parte, se alegra"an como las 2!ecinas3 de a#uella po"re muer, #ue, según otra
par*"ola, ha")a encontrado la moneda perdida( 0n esta alegr)a de sus seguidores podr*n descu"rir todos
#ue -ios es una "uena noticia para los perdidos(
En%iados a anunciar a +ios curando
0n algún momento Jesús en!ió a sus disc)pulos por las aldeas de <alilea a cola"orar con él en la tarea
de a"rir camino al reino de -ios( +odo hace pensar #ue fue una misión "re!e y estu!o limitada al
entorno de los lugares donde se mo!)a él( ¿9espond)a a una estrategia madurada por Jesús con una
finalidad pr*ctica o se trató de un modesto ensayo con un car*cter fuertemente sim"ólico? +al !e&
Jesús les #uiso hacer !er cómo se pod)a cola"orar con él en el proyecto del reino de -ios( 5os en!iados
no actúan por iniciati!a propia, sino en nom"re de Jesús( 8acen lo #ue les ha indicado y tal como les ha
ordenado( 1on sus representantes(
0n concreto, Jesús les da poder y autoridad no para imponerse a las gentes, sino para expulsar
demonios y curar enfermedades y dolencias ( 0stas ser*n las dos grandes tareas de sus en!iados. decir a
la gente lo cerca #ue est* -ios y curar a las personas de todo cuanto introduce mal y sufrimiento en sus
!idas( 5as dos tareas son insepara"les( 8ar*n lo #ue le han !isto hacer a él. curar a las personas
K:>
haciéndoles !er lo cerca #ue est* -ios de su sufrimiento. 2All) donde lleguéis, curad a los enfermos
#ue haya y decidles. el reino de -ios est* cerca de !osotros3( Jesús esta"a creando as) una red de
2curadores3 para anunciar la irrupción de -ios, como el 4autista ha")a pensado en una red de
2"auti&ados3 para alertar de la llegada inminente de su uicio( %ara él, curar enfermos y expulsar
demonios es lo primero y m*s importante( ,o encuentra un signo meor para anunciar a -ios, el amigo
de la !ida( 1egún un episodio recogido en las fuentes cristianas, un d)a los disc)pulos !ienen a Jesús
para informarle de #ue han !isto a uno #ue est* expulsando demonios en su nom"re, aun#ue no es del
grupo( 0llos ya han tratado de imped)rselo, pero con!iene #ue Jesús esté ad!ertido( 5os disc)pulos no
piensan en la alegr)a de #uienes han sido curados por a#uel hom"re' lo #ue les preocupa es su grupo.
2,o es de los nuestros3( 0sta fue la respuesta de Jesús. 2,o se lo impid*is, pues el #ue no est* contra
!osotros est* de !uestra parte3( ¿/ómo !a impedir Jesús #ue los enfermos sean curados, si es el meor
signo de la fuer&a sal!adora de -ios?
Jesús !e a sus disc)pulos como 2pescadores de hom"res3( 5a met*fora es sorprendente y llamati!a,
muy del lenguae creati!o y pro!ocador de Jesús( 1e le ocurrió seguramente en las ri"eras del mar de
<alilea, al llamar a algunos pescadores a a"andonar su tra"ao para cola"orar con él( 0n adelante
pescar*n hom"res en !e& de peces. 21eguidme y os haré pescadores de hom"res3( 5a expresión resulta
algo enigm*tica( %rofetas como Jerem)as ha")an utili&ado la pesca y la ca&a como im*genes negati!as
para expresar la captura de los #ue ser)an sometidos a un uicio de condenación' en Qumr*n se ha"la"a
del demonio como 2pescador de hom"res3( 0n nada de esto pensa"a Jesús( 5a met*fora co"ra"a en sus
la"ios un contenido sal!)fico y li"erador( Al llama a sus disc)pulos para rescatar a las personas de las
2aguas a"ismales3 del mal, para li"erarlas del poder de 1at*n y para introducirlas as) en la !ida del
reino de -ios( 1in em"argo, la imagen no dea de ser extraña, y fue ol!idada por los misioneros
cristianos, #ue nunca se llamaron 2pescadores de hom"res3(
5o #ue nunca ol!idaron fueron las instrucciones #ue les dio al en!iarlos a su misión( Jesús #uer)a
imprimir a su grupo un estilo de !ida profético y desafiante( +odo el mundo lo podr* !er plasmado en
su manera de !estir y de e#uiparse, y en su forma de actuar por las aldeas de <alilea( 5o sorprendente
es #ue Jesús no est* pensando en lo #ue de"en lle!ar consigo, sino, precisamente, en lo contrario. lo
#ue no de"en lle!ar, no sea #ue se aleen de los últimos(
,o de"en tomar consigo dinero ni pro!isiones de ningún tipo( ,o lle!ar*n si#uiera &urrón, al estilo de
los !aga"undos c)nicos, #ue colga"an de su hom"ro una alfora para guardar las pro!isiones y limosnas
#ue i"an recogiendo( 9enunciar a un &urrón era renunciar a la mendicidad para !i!ir confiando solo en
la solicitud de -ios y en la acogida de la gente( +ampoco lle!ar*n consigo "astón, como
acostum"ra"an los filósofos c)nicos y tam"ién los esenios para defenderse de los perros sal!aes y de
los agresores( -e"en aparecer ante todos como un grupo de pa&( Al acercarse a las aldeas, lo har*n de
manera pac)fica, sin asustar a las mueres y los niños, aun#ue sus !arones estén tra"aando en el campo(
Ir*n descal&os, como los escla!os( ,o lle!ar*n sandalias( +ampoco una túnica de repuesto, como
lle!a"a -iógenes el c)nico para protegerse del fr)o de la noche cuando dorm)a al raso( +odos podr*n
!er #ue los seguidores de Jesús !i!en identificados con las gentes m*s indigentes de <alilea( 5as
instrucciones de Jesús no eran tan extrañas( Al era el primero en !i!ir as). sin dinero ni pro!isiones, sin
&urrón de mendigo, sin "astón, descal&o y sin túnica de repuesto( 5os disc)pulos no har*n sino seguirle(
0ste grupo, li"erado de ataduras y posesiones, identificado con los m*s po"res de <alilea, confiando
por entero en -ios y en la acogida fraterna, y "uscando para todos la pa&, lle!ar* hasta las aldeas la
presencia de Jesús y su "uena noticia de -ios(
Jesús los en!)a 2de dos en dos3( As) podr*n apoyarse mutuamente( Adem*s, entre los ud)os era m*s
K:F
cre)"le una noticia cuando !en)a atestiguada por dos o m*s personas( 1e acercar*n a las casas deseando
a sus moradores la pa&( 1i encuentran hospitalidad, se #uedar*n en la misma casa hasta salir de la aldea(
1i no los acogen, marchar*n del lugar 2sacudiéndose el pol!o de la planta de los pies3( 0ra lo #ue
hac)an los ud)os cuando a"andona"an una región pagana considerada impura( +al !e& no hay #ue
tomarlo en el sentido tr*gico de un uicio condenatorio, sino como un gesto di!ertido y gracioso. 2All*
!osotros3(
0n cada aldea han de hacer lo mismo. anunciarles el reino de -ios compartiendo con ellos la
experiencia #ue est*n !i!iendo con Jesús y, al mismo tiempo, curar a los enfermos del pue"lo( +odo lo
han de hacer gratis sin co"rar ni pedir limosna, pero reci"iendo a cam"io un lugar en la mesa y en la
casa de los !ecinos( ,o es una simple estrategia para sustentar la misión( 0s la manera de construir en
las aldeas una comunidad nue!a "asada so"re unos !alores radicalmente diferentes de la honra o
deshonra, de los patrones y clientes( A#u) todos comparten lo #ue tienen. unos, su experiencia del reino
de -ios y su poder de curar' otros, su mesa y su casa( 5a tarea de los disc)pulos no consiste solo en
2dar3, sino tam"ién en 2reci"ir3 la hospitalidad #ue se les ofrece(
0l am"iente #ue se crea"a en los pue"los era parecido al #ue crea"a el propio Jesús( 5a alegr)a se
extend)a por toda la aldea al correrse la noticia de alguna curación( 8a")a #ue cele"rarlo( 5os enfermos
pod)an integrarse otra !e& a la con!i!encia( 5os leprosos y endemoniados pod)an sentarse de nue!o a la
mesa con sus seres #ueridos( 0n a#uellas comidas, sentados con los dos disc)pulos de Jesús, se
estrecha"an los la&os, ca)an las "arreras, a los !ecinos les resulta"a m*s f*cil perdonarse mutuamente
sus agra!ios( -e manera humilde, pero real, experimenta"an la llegada del reino de -ios a a#uella
aldea( %ri!ado de poder pol)tico y religioso, Jesús no encontró una forma m*s concreta para iniciar, en
medio del inmenso Imperio romano, la nue!a sociedad #ue #uer)a -ios, m*s sana y fraterna, m*s digna
y dichosa(
11.- #re.ente fiel
5a experiencia de -ios fue central y decisi!a en la !ida de Jesús( 0l profeta itinerante del reino, curador
de enfermos y defensor de po"res, el poeta de la misericordia y maestro del amor, el creador de un
mo!imiento nue!o al ser!icio del reino de -ios, no es un hom"re disperso, atra)do por diferentes
intereses, sino una persona profundamente unificada en torno a una experiencia nuclear. -ios, el %adre
de todos( 0s él #uien inspira su mensae, unifica su intensa acti!idad y polari&a sus energ)as( -ios est*
en el centro de esta !ida( 0l mensae y la actuación de Jesús no se explican sin esa !i!encia radical de
-ios( 1i se ol!ida, todo pierde su autenticidad y contenido m*s hondo. la figura de Jesús #ueda
des!irtuada, su mensae de"ilitado, su actuación pri!ada del sentido #ue él le da"a(
%ero, ¿#ué experiencia de -ios tiene Jesús? ¿Quién es -ios para él? ¿/ómo se sitúa ante su misterio?
¿/ómo le escucha y se conf)a a su "ondad? ¿/ómo lo !i!e? ,o es f*cil responder a estas preguntas(
Jesús se muestra muy discreto so"re su !ida interior( 1in em"argo, ha"la y actúa de tal manera #ue sus
pala"ras y sus gestos nos permiten !islum"rar de alguna manera su experiencia(
8ay algo #ue se perci"e enseguida( Jesús no propone una doctrina so"re -ios( ,unca se le !e
explicando su idea de -ios( %ara Jesús, -ios no es una teor)a( 0s una experiencia #ue lo transforma y le
hace !i!ir "uscando una !ida m*s digna, ama"le y dichosa para todos( ,o pretende en ningún momento
sustituir la doctrina tradicional de -ios con otra nue!a( 1u -ios es el -ios de Israel. el único 1eñor,
creador de los cielos y de la tierra, el sal!ador de su pue"lo #uerido, el -ios cercano de la Alian&a en el
#ue creen los israelitas( ,ingún sector ud)o discute con Jesús so"re la "ondad de -ios, su cercan)a o su
acción li"eradora( +odos creen en el mismo -ios(
K:L
5a diferencia est* en #ue los dirigentes religiosos de a#uel pue"lo asocian a -ios con su sistema
religioso, y no tanto con la felicidad y la !ida de la gente( 5o primero y m*s importante para ellos es
dar gloria a -ios o"ser!ando la ley, respetando el s*"ado y asegurando el culto del templo( Jesús, por el
contrario, asocia a -ios con la !ida. lo primero y m*s importante para él es #ue los hios e hias de -ios
disfruten de la !ida de manera usta y digna( 5os sectores m*s religiosos se sienten urgidos por -ios a
cuidar la religión del templo y el cumplimiento de la ley( Jesús, por el contrario, se siente en!iado a
promo!er la usticia de -ios y su misericordia(
Jesús sorprende no por#ue expone doctrinas nue!as so"re -ios, sino por#ue lo implica en la !ida de
manera diferente( ,o critica la idea de -ios #ue se transmite en Israel, pero se re"ela contra los efectos
deshumani&adores #ue produce esa religión tal como est* organi&ada( 5o #ue m*s escandali&a es #ue
Jesús no duda en in!ocar a -ios para condenar o transgredir la religión #ue lo representa oficialmente,
siempre #ue esta se con!ierte en opresión y no en principio de !ida( 1u experiencia de -ios le empua a
li"erar a las gentes de miedos y escla!itudes #ue les impiden sentir y experimentar a -ios como él lo
siente y experimenta. amigo de la !ida y de la felicidad de sus hios e hias(
Arraigado en la !e de su pueblo
Jesús nació en un pue"lo creyente( /omo todos los niños y niñas de ,a&aret, aprendió a creer en el
seno de su familia y en los encuentros #ue se cele"ra"an los s*"ados en la sinagoga( 6*s tarde
conocer)a en Jerusalén la alegr)a religiosa de a#uel pue"lo #ue se sent)a acompañado a lo largo de su
historia por un -ios amigo al #ue ala"a"an y canta"an en las grandes fiestas( ¿0s posi"le captar algo de
lo #ue Jesús interiori&ó de las diferentes tradiciones religiosas #ue alimenta"an la espiritualidad de
Israel? ¿Qué es lo #ue #uedó m*s gra"ado en su cora&ón?
-ios es el amigo de Israel( 5as tradiciones históricas ud)as no hacen sino contar, recordar y cele"rar
los gestos #ue !a teniendo con su pue"lo( -esde el comien&o, -ios ha sido su aliado. cuando los
israelitas !i!)an como escla!os del faraón, él escuchó sus gritos, tu!o compasión de a#uel pe#ueño
pue"lo oprimido por el poderoso Imperio egipcio, lo li"eró de la escla!itud y lo lle!ó a una tierra
escogida por él para #ue Israel pudiera !i!ir en li"ertad( 0sta es la experiencia central #ue Jesús capta
en la fe de su pue"lo( ,o es una fe ingenua( -ios actúa en la historia de Israel, pero nadie lo confunde
con un l)der o un rey humano( -ios es trascendente( ,adie lo puede !er ni experimentar directamente,
pero actúa en lo m*s profundo de los acontecimientos( 5o #ue ocurre en la historia tiene sus propias
causas y protagonistas( +odos sa"en #ue es as), pero -ios est* actuando en el interior de la !ida mo!ido
por su deseo de !er al pue"lo li"re y dichoso( 5os israelitas lo tratan de 2sugerir3 por medio de
s)m"olos di!ersos( 5a acción de -ios es como la del 2!iento3, #ue nadie lo puede !er, pero cuyos
efectos se sienten' es tam"ién como la acción de la 2pala"ra3, #ue, cuando sale de la "oca, es aliento
#ue no se !e, pero cuya fuer&a se puede o"ser!ar cuando se cumple lo pronunciado(
-esde niño #uedó gra"ada en Jesús la imagen de este -ios sal!ador, preocupado por la felicidad del
pue"lo, un -ios cercano #ue actúa en la !ida mo!ido por su ternura hacia los #ue sufren( 1u propio
nom"re se lo recorda"a. ;eshúa, 2;ah!é sal!a3( 0sta con!icción llena de go&o su cora&ón. -ios "usca
lo meor para sus hios e hias( 1in em"argo, no parece interesarse mucho por lo #ue -ios hi&o en el
pasado. no ha"la de la li"eración de 0gipto o del éxodo de su pue"lo hasta llegar a la tierra prometida'
apenas sugiere algo so"re la elección de Israel o su alian&a con ;ah!é( Jesús siente a -ios actuando
ahora, en el presente( 5a acción creadora de -ios no es algo del pasado. mientras recorre los caminos
de <alilea, él mismo intuye su aliento de !ida alimentando a los p*aros del cielo y !istiendo de colores
a las flores del campo( +ampoco la acción sal!adora de -ios es algo #ue solo pudieron contemplar los
antepasados. él capta la presencia de su 0sp)ritu al curar a los enfermos y al li"erar del mal a los
K:J
pose)dos por 2esp)ritus malignos3( ,o fue solo 6oisés o los grandes l)deres del pue"lo #uienes
escucharon en otro tiempo la %ala"ra de -ios, Jesús se alegra de #ue las gentes m*s sencillas e
ignorantes escuchen ahora la re!elación del %adre(
Jesús !a conociendo tam"ién el mensae de los profetas de Israel( 1u pala"ra era escuchada con
atención en las sinagogas, antes de traducirla y comentarla en arameo para #ue todos la entendieran
meor( 5os profetas eran los centinelas #ue ha")an alertado siempre al pue"lo de su pecado( 0l 2pue"lo
de -ios3 esta"a llamado a ser espeo de su usticia y de su atención compasi!a a los oprimidos. en
Israel se de")a tratar a los po"res, huérfanos, !iudas y extraneros recordando lo #ue -ios ha")a hecho
con ellos cuando 2eran escla!os en el pa)s de 0gipto3( 5os profetas no tienen duda alguna. introducir
en el pue"lo de -ios inusticias y cometer a"usos contra los m*s dé"iles es sencillamente destruir la
Alian&a( -ios no puede permanecer indiferente( 5os profetas !an anunciando en cada caso su uicio
so"re Israel y sus dirigentes. 2Gosotros odi*is el "ien y am*is el mal, arranc*is a mi pue"lo la piel de
encima y la carne de sus huesos((( -ios os esconder* su rostro por los cr)menes #ue cometisteis3( 0ste
uicio no es la reacción de un -ios rencoroso o !engati!o, sino la expresión de su amor hacia las
!)ctimas( 1u ira contra los inustos es la otra cara de su compasión hacia los oprimidos' las dram*ticas
amena&as #ue pronuncian los profetas no hacen sino re!elar toda!)a con m*s fuer&a el compromiso de
-ios por !er hecho realidad su deseo de un mundo donde reine su usticia( 0sto es lo único #ue -ios
#uiere del ser humano. 2Que defienda la usticia, ame con ternura y camine humildemente con su
-ios3(
As) lo entiende siempre Jesús( -ios es para él el gran defensor de las !)ctimas, el #ue lo empua a
con!i!ir con los po"res y acoger a los excluidos( A ese -ios in!oca para com"atir la inusticia,
condenar a los terratenientes y amena&ar incluso a la religión del templo' un culto !ac)o de usticia y
compasión no merece otro futuro #ue el de su destrucción( -ios es amor al #ue sufre y, precisamente
por eso, es uicio contra toda inusticia #ue deshumani&a y hace sufrir( 1in em"argo, Jesús !i!e siempre
m*s conmo!ido por el amor sal!ador de -ios #ue por su uicio( 5e fascina el perdón insonda"le de
-ios, totalmente inmerecido por los seres humanos(
%uede perci"ir este mensae de -ios escuchando a los profetas #ue consolaron al pue"lo después de su
destierro a 4a"ilonia el año DLF a( /( 8umillados por sus enemigos, los israelitas necesita"an recordar
la "ondad de -ios( 0l profeta Jerem)as los ha")a animado a confiar en el perdón di!ino( 0sto es lo #ue
él escucha en el cora&ón de -ios. 2;o perdonaré su maldad y no me acordaré m*s de sus pecados3 (
¿,o es tam"ién esto lo #ue escucha Jesús? Hue un profeta anónimo, disc)pulo de Isa)as, #uien acertó a
expresar de forma conmo!edora el amor incondicional de -ios m*s all* de condenas y castigos. 20n un
arre"ato de ira te oculté mi rostro por un momento, pero mi amor por ti es eterno((( Juro no !ol!er a
airarme contra ti, ni amena&arte nunca m*s((( ,o cam"iar* mi amor por ti, no se desmoronar* mi
alian&a de pa&( As) dice el 1eñor, #ue est* enamorado de ti3( ,unca sa"remos el eco preciso #ue
pala"ras como estas pudieron tener en el cora&ón de Jesús, pero su distanciamiento del mensae
amena&ador del 4autista, su silencio so"re la ira de -ios o la manera de acoger incondicionalmente a
los pecadores nos hacen pensar #ue fueron alimentando su experiencia de -ios como %adre
perdonador(
Jesús se nutre tam"ién de la tradición sapiencial de Israel( 0stos 2sa"ios3 no eran profetas, pero
ofrec)an al pue"lo su reflexión so"re la !ida, el ser humano, el comportamiento sensato o la felicidad(
1u aportación era considerada como un enri#uecimiento de la +or*( 0n el hori&onte de esta literatura
est* siempre -ios, creador del ser humano y del mundo' su 1a"idur)a preside la creación entera y es
fuente de comportamiento sa"io para las personas( %ro"a"lemente, esta tradición sapiencial tu!o en
Jesús una influencia m*s importante #ue lo #ue se piensa de ordinario( Jesús contempla el mundo como
K=E
salido de la 1a"idur)a de -ios( 0s él #uien cuida la !ida y alimenta a las a!es del cielo y los lirios del
campo( ,o es solo el 1al!ador de Israel( -ios est* presente en la creación "endiciendo a los niños y
haciendo crecer las cosechas( A Jesús le gusta reflexionar so"re la "ondad de ese -ios. todos de"er)an
imitar su actuación y ser "uenos como él( ,o sa"emos si conoció el li"ro de la 1a"idur)a( 5e hu"iera
entusiasmado encontrarse con su "ell)sima !isión de -ios como 2amigo de la !ida3(
%ro"a"lemente es so"re todo en la oración de los salmos donde alimenta Jesús su experiencia de -ios(
Algunos los guarda en la memoria de su cora&ón, pues son salmos #ue los ud)os repiten al despertarse
y al acostarse, o al "endecir la mesa' otros se recitan en la oración de los s*"ados, o los cantan al
peregrinar a Jerusalén, o en las cele"raciones del templo( ,o nos es posi"le conocer los salmos
preferidos por Jesús, pero es f*cil intuir con #ué intensidad y hondura pronuncia algunos de ellos( ¿Qué
sent)a el poeta de la misericordia de -ios cuando pronuncia"a este salmo de acción de gracias. 20l
señor es clemente y compasi!o, paciente y misericordioso' el 1eñor es "ueno con todos, es cariñoso
con todas sus criaturas( Que todas tus criaturas te den gracias, 1eñor3? ¿Qué confian&a se despierta en
este profeta #ue acoge incondicionalmente a los pecadores cuando ora un salmo como este. 20l 1eñor
es paciente y misericordioso' no est* siempre acusando ni guardando rencor perpetuo( ,o nos trata
como merecen nuestros pecados ni nos paga según nuestras culpas((( /omo un padre siente ternura por
sus hios, as) siente el 1eñor ternura por sus fieles3? ¿/on #ué go&o canta el defensor de los po"res y
humillados estas pala"ras. 21eñor, ¿#uién como tú, #ue defiendes al dé"il del poderoso' al po"re y
humilde del explotador3? ¿/on #ué pasión pide a -ios por los po"res haciendo suya esta oración. 2,o
ol!ides sin remedio la !ida de tus po"res( %iensa en tu alian&a. #ue los rincones de este pa)s est*n llenos
de !iolencias( Que el oprimido no salga defraudado, #ue los po"res y afligidos ala"en tu nom"re3?
¿/ómo !i"ra su alma con este salmo #ue parece anunciar ya sus "iena!enturan&as. 2-ichoso el #ue
espera en el 1eñor, su -ios((( #ue mantiene su fidelidad perpetuamente, #ue hace usticia a los
oprimidos, #ue da pan a los ham"rientos3? 0n este pue"lo profundamente religioso fue alimentando
Jesús su experiencia de -ios(
Una e'periencia decisi%a
%ero no se contenta con rememorar y re!i!ir el itinerario espiritual de Israel( 4usca a -ios en su propia
existencia y, lo mismo #ue los profetas de otros tiempos, a"re su cora&ón a -ios para escuchar lo #ue
#uiere decir en a#uel momento a su pue"lo y a él mismo( 1e adentra en el desierto y escucha al
4autista' "usca la soledad de lugares retirados' pasa largas horas de silencio( ; el -ios #ue ha"la sin
pronunciar pala"ras humanas se con!ierte en el centro de su !ida y en la fuente de toda su existencia(
5as fuentes cristianas coinciden en afirmar #ue la acti!idad profética de Jesús comen&ó a partir de una
intensa y poderosa experiencia de -ios( /on ocasión de su "autismo en el Jord*n, Jesús experimenta
algún tipo de !i!encia #ue transforma decisi!amente su !ida( ,o permanece por mucho tiempo unto al
4autista( +ampoco !uel!e a su tra"ao de artesano en la aldea de ,a&aret( 6o!ido por un impulso
interior inconteni"le, comien&a a recorrer los caminos de <alilea anunciando a todos la irrupción del
reino de -ios(
0sto es lo #ue se lee en el e!angelio m*s antiguo. 20n cuanto salió del agua, !io #ue los cielos se
rasga"an y #ue el 0sp)ritu, en forma de paloma, descend)a so"re él( ; se oyó una !o& #ue !en)a del
cielo. U+ú eres mi 8io amado, en ti me compla&coU3( 0ste relato es una composición muy tra"aada en
la comunidad cristiana, pero no hay ra&ones para negar la historicidad de una experiencia !i!ida por
Jesús( 5a escena est* construida con rasgos claramente m)ticos. 2los cielos se rasgan3, el 0sp)ritu de
-ios desciende con sua!idad so"re Jesús 2en forma de paloma3, enseguida se oye 2una !o& #ue !iene
de los cielos3( 1on los recursos de #uien desea sugerir una 2teofan)a3 o comunicación de -ios, #ue !a
m*s all* de las !i!encias ordinarias( 5a tradición ha conser!ado de esa forma el recuerdo de una
K=K
experiencia decisi!a de Jesús dif)cil de expresar, pero cla!e para 2entender3 meor su acti!idad y su
mensae(
5a experiencia tiene lugar en un momento muy especial( Jesús se ha acercado hasta el Jord*n "uscando
a -ios y se ha unido humildemente a otras gentes de su pue"lo para reci"ir el "autismo de Juan( Jesús
se pone ante -ios( 1u actitud es de disponi"ilidad total( 0s entonces cuando, según el relato, 2!io #ue
los cielos se rasga"an3. el -ios misterioso e insonda"le se le !a a comunicar' el %adre !a a 2dialogar3
con Jesús( 9ecién salido de las aguas del Jord*n, a#uel "uscador de -ios !a a !i!ir una do"le
experiencia( 1e !a a descu"rir a s) mismo como 8io muy #uerido. W-ios es su %adreX Al mismo tiempo
se !a a sentir lleno de su 0sp)ritu( 0stas dos !i!encias constituyen en realidad dos aspectos de una
única experiencia #ue !a a marcar para siempre a Jesús(
,ada puede expresar meor lo !i!ido por él #ue esas pala"ras insonda"les. 2+ú eres mi hio #uerido3(
+odo es diferente de lo !i!ido trece siglos antes por 6oisés en el monte 8ore", cuando se acerca
tem"loroso a la &ar&a ardiendo, descal&o para no manchar la tierra sagrada( -ios no dice a Jesús. 2;o
soy el #ue soy3, sino 2tú eres mi hio3( ,o se muestra como 6isterio inefa"le, sino como un %adre
cercano #ue dialoga con Jesús para descu"rirle su misterio de 8io. 2+ú eres m)o, eres mi hio( +u ser
entero est* "rotando de m)( ;o soy tu %adre3( 0l relato su"raya el car*cter entraña"le y go&oso de esta
re!elación( As) la escucha Jesús en su interior. 20res mi hio #uerido, en ti me compla&co3( +e #uiero
entraña"lemente( 6e llena de go&o #ue seas mi 8io( 6e siento feli&( Jesús responder* con una sola
pala"ra. A""*( 0n adelante no lo llamar* con otro nom"re cuando se comuni#ue con él( 0sa pala"ra lo
dice todo. su confian&a total en -ios y su disponi"ilidad incondicional(
5a !ida entera de Jesús transpira esta confian&a( Jesús !i!e a"andon*ndose a -ios( +odo lo hace
animado por esa actitud genuina, pura, espont*nea, de confian&a en su %adre( 4usca su !oluntad sin
recelos, c*lculos ni estrategias( ,o se apoya en la religión del templo ni en la doctrina de los escri"as'
su fuer&a y su seguridad no pro!ienen de las 0scrituras y tradiciones de Israel( ,acen del %adre( 1u
confian&a hace de él un ser li"re de costum"res, tradiciones o modelos r)gidos' su fidelidad al %adre le
hace actuar de manera creati!a, inno!adora y auda&( 1u fe es a"soluta( %or eso le apena tanto la 2fe
pe#ueña3 de sus seguidores y le alegra la confian&a grande de una muer pagana(
0sta confian&a genera en Jesús una docilidad incondicional ante su %adre( 1olo "usca cumplir su
!oluntad( 0s lo primero para él( ,ada ni nadie le apartar* de su camino. como hio "ueno "usca ser la
alegr)a de su %adre' como hio fiel !i!e identific*ndose con él e imitando siempre su modo de actuar(
0sta es la moti!ación secreta #ue lo alienta en todo( 5as fuentes cristianas han conser!ado el recuerdo
de #ue Jesús fue tentado( 5a escena es una composición posterior de la comunidad, y su intención no es
reproducir algo ocurrido en un lugar y un momento concretos de su !ida, sino e!ocar el clima de
prue"a y dificultad en el #ue Jesús !i!ió su fidelidad al %adre( 5as tentaciones no son de orden moral(
1u !erdadero trasfondo es m*s hondo.
la crisis pone a prue"a su actitud última ante -ios. ¿cómo ha de !i!ir su tarea?, ¿"uscando su propio
interés o escuchando fielmente su %ala"ra?, ¿cómo ha de actuar?, ¿dominando a los dem*s o
poniéndose a su ser!icio?, ¿"uscando su propia gloria o la !oluntad de -ios? [ 0l recuerdo #ue #uedó
entre sus seguidores no dea lugar a dudas. Jesús !i!e a lo largo de su !ida situaciones de oscuridad,
conflicto y lucha interior, pero se mantiene siempre fiel a su %adre #uerido(
0n el Jord*n, Jesús no !i!e solo la experiencia de ser 8io #uerido de -ios( Al mismo tiempo se siente
lleno de su 0sp)ritu( Ge #ue, de a#uel cielo a"ierto, 2el 0sp)ritu descend)a so"re él3( 0l 0sp)ritu de
-ios, #ue crea y sostiene la !ida, #ue cura y da aliento a todo !i!iente, !iene a llenarlo de su fuer&a
K=:
!i!ificadora( Jesús lo experimenta como 0sp)ritu de gracia y de !ida( 4aa so"re él con sua!e
murmullo, 2como una paloma3 ( 5o llena no para u&gar, condenar o destruir, sino para curar, li"erar de
2esp)ritus malignos3 y dar !ida(
Jesús experimenta en él la fuer&a del 0sp)ritu con tal intensidad #ue, consciente de su poder !i!ificador,
se acercar* a los enfermos a curarlos de su mal' lo único #ue les pide es fe en esa fuer&a de -ios #ue
actúa en él y a tra!és de él( 5leno del 0sp)ritu "ueno del %adre, no siente miedo alguno para enfrentarse
a esp)ritus malignos con el fin de hacer llegar la misericordia de -ios a las gentes m*s indefensas y
escla!i&adas por el mal( Jesús !e en esas curaciones el 2dedo de -ios3 o, como dice 6ateo, el
20sp)ritu de -ios3( 1i expulsa a los demonios es #ue el 0sp)ritu li"erador de -ios est* actuando en él y
a tra!és de él' su !ictoria so"re 1at*n es el meor signo de #ue -ios #uiere salud y !ida li"erada para
sus hios( 5a presentación de Jesús en la sinagoga de ,a&aret como 2ungido por el 0sp)ritu3 para
anunciar a los po"res la "uena noticia y li"erar a cauti!os y oprimidos es pro"a"lemente una
composición de 5ucas, pero resume muy "ien lo #ue encontramos en todas las fuentes(
#e retiraba a orar
Jesús no ol!idó nunca su experiencia del Jord*n( 0n medio de su intensa acti!idad de profeta itinerante
cuidó siempre su comunicación con -ios en el silencio y la soledad( 5as fuentes cristianas han
conser!ado el recuerdo de una costum"re #ue causó honda impresión. Jesús se sol)a retirar a orar ( ,o
se contenta con re&ar en los tiempos prescritos para todo ud)o piadoso, sino #ue "usca personalmente
el encuentro )ntimo y silencioso con su %adre( 0sta experiencia, repetida y siempre nue!a, no es una
o"ligación añadida a su tra"ao diario( 0s el encuentro #ue anhela su cora&ón de 8io, la fuente de la
#ue necesita "e"er para alimentar su ser(
Jesús nació en un pue"lo #ue sa")a re&ar( 0n Israel no se !i!)a la crisis religiosa #ue se o"ser!a en otros
pue"los del Imperio( ,o se escucha"an "urlas hacia #uienes dirig)an sus plegarias a -ios' nadie hac)a
parodia de la oración( 5os paganos re&an a sus dioses, pero no sa"en en #uién conf)an' por si acaso,
le!antan altares a todos, incluso a los 2dioses desconocidos3' intentan utili&ar a las diferentes
di!inidades pronunciando nom"res m*gicos' tratan de 2cansar3 a los dioses con sus re&os hasta
arrancarles sus fa!ores' si no lo consiguen, llegan a amena&arlos o despreciarlos(
5a atmósfera #ue Jesús respira en Israel es muy diferente( +odo ud)o piadoso comien&a y termina el
d)a confesando a -ios y "endiciendo su nom"re( 5o dice el historiador ud)o Hla!io Josefo. 2-os !eces
al d)a, al comen&ar la ornada y cuando se acerca la hora del sueño, hay #ue e!ocar delante de -ios, en
actitud de acción de gracias, el recuerdo de los gestos #ue hi&o -ios desde la salida de 0gipto3( 0sta
oración de la mañana y de la noche es una costum"re consolidada ya en tiempos de Jesús, tanto en
%alestina como en la di*spora ud)a( +odos los !arones se sienten o"ligados a practicarla a partir de los
trece años( %ro"a"lemente, Jesús no pasa un solo d)a de su !ida sin hacer la oración de la mañana al
salir el sol y la oración de la noche antes de ir a dormir(
+anto la oración del amanecer como la del anochecer comen&a"a con la recitación del 1hem*, #ue no
es propiamente una oración, sino una confesión de fe( /uriosamente, el orante no se dirige a -ios, sino
#ue lo escucha. 20scucha, Israel, el 1eñor es nuestro -ios, el 1eñor es uno( Amar*s al 1eñor, tu -ios,
con todo tu cora&ón, con toda tu alma y con todas tus fuer&as( <uarda en tu cora&ón estas pala"ras #ue
hoy te digo(((3 ( ¿/ómo escucha Jesús cada mañana y cada noche esta llamada insistente a amar a -ios
con todo el cora&ón y todas las fuer&as? Al parecer, la lle!a profundamente gra"ada en su interior, pues
durante el d)a la recuerda y en alguna ocasión la cita expl)citamente(
Al 1hem* le segu)a una oración formada por dieciocho "endiciones O1hemoné esréP( +odos los d)as la
K==
repet)a Jesús dos !eces( Algunas de las "endiciones tu!ieron sin duda un eco muy hondo en su cora&ón(
¿Qué siente este profeta #ue, durante la ornada !a a comer con pecadores e indesea"les, al pronunciar
esta "endición conmo!edora. 2%erdónanos, %adre nuestro, pues hemos pecado contra ti( 4orra y alea
nuestro pecado de delante de tus oos, pues tu misericordia es grande( 4endito seas, 1eñor, #ue a"undas
en perdón3? ¿/on #ué confian&a y go&o pronuncia esta otra "endición #ue lo in!ita desde la mañana a
sanar heridas y curar enfermos. 2/úranos, 1eñor, -ios nuestro, de todas las heridas de nuestro cora&ón(
Alea de nosotros la triste&a y las l*grimas( Apresúrate a curar nuestras heridas( 4endito seas, #ue curas
a los enfermos de tu pue"lo3? ¿Qué se desperta"a en su cora&ón cuando repet)a dos !eces al d)as estas
pala"ras. 29eina tú solo so"re nosotros( 4endito eres, 1eñor, #ue amas la usticia3? ¿Qué sent)a al
in!ocarlo as). 20scucha, 1eñor, -ios nuestro, la !o& de nuestra oración( 6uéstranos tu misericordia,
pues tú eres un -ios "ueno y misericordioso( 4endito seas, 1eñor, #ue escuchas la oración3?
Jesús no se contenta con cumplir rutinariamente la pr*ctica general( A !eces se le!anta muy de
madrugada y se !a a un lugar solitario a orar ya antes del amanecer' otras !eces, al terminar el d)a, se
despide de todos y prolonga la oración del atardecer durante gran parte de la noche( 0sta oración de
Jesús no consiste en pronunciar !er"almente los re&os prescritos( 0s una oración sin pala"ras, de
car*cter m*s "ien contemplati!o, donde lo esencial es el encuentro )ntimo con -ios( 0s lo #ue "usca
Jesús en esa atmósfera de silencio y soledad(
0s poco lo #ue sa"emos so"re la postura exterior #ue adopta Jesús al orar( /asi siempre ora de pie,
como todo ud)o piadoso, en actitud serena y confiada ante -ios, pero las fuentes nos dicen #ue la
noche #ue pasó en <etseman), la !)spera de su eecución, ora 2postrado en tierra3, en un gesto de
a"atimiento, pero tam"ién de sumisión total al %adre( Jesús se expresa ante -ios con total sinceridad y
transparencia, incluso con su cuerpo( Al parecer, ten)a la costum"re de orar 2ele!ando sus oos al
cielo3, algo #ue no era frecuente en su tiempo, pues los ud)os ora"an de ordinario dirigiendo su mirada
hacia el templo de Jerusalén, donde, según la fe de Israel, ha"ita la 1heIin*, es decir, la %resencia de
-ios entre los hom"res( Al ele!ar su mirada hacia el cielo, Jesús orienta"a su cora&ón no hacia el -ios
del templo, sino hacia el %adre "ueno de todos( /uriosamente, en la 6isn* se dice #ue la mirada al
cielo de"e ir acompanada de la aceptación del reino de -ios. #uien le!anta sus oos al cielo ha de
orientar su cora&ón a acoger las exigencias del reino(
Jesús alimenta su !ida diaria en esta oración contemplati!a saliendo muy de mañana a un lugar retirado
o pasando gran parte de la noche a solas con su %adre( %ero las fuentes dean entre!er #ue tam"ién
durante su ornada de acti!idad segu)a !i!iendo en comunión con él( 1e nos dice #ue, en cierta ocasión,
al descu"rir #ue los m*s letrados y entendidos se cerra"an al mensae del reino, mientras los m*s
pe#ueños e ignorantes lo acog)an con fe sencilla, de lo m*s hondo de su ser "rotó una "endición go&osa
al %adre( Jesús se alegra de #ue -ios sea tan "ueno con los pe#ueños( ,o hay por #ué esperar a la
noche para "endecirlo( All) mismo, en medio de la gente, proclama ante todos su ala"an&a a -ios. 2;o
te "endigo, %adre, 1eñor del cielo y de la tierra, por#ue has ocultado estas cosas a sa"ios y entendidos y
las has dado a conocer a los sencillos( 1), %adre, as) te ha parecido "ien3( Jesús sa"e "endecir a -ios en
cual#uier momento del d)a( 5e sale con toda espontaneidad esa t)pica oración ud)a de 2"endición3 #ue
no es propiamente una acción de gracias por un fa!or reci"ido, sino un grito del cora&ón hacia a#uel
#ue es la fuente de todo lo "ueno( Al 2"endecir3, el creyente ud)o orienta todo hacia -ios y remite las
cosas a su "ondad original(
Jesús ora tam"ién al curar a los enfermos( 5o trasluce su gesto de imponer so"re ellos las manos para
"endecirlos en nom"re de -ios y en!ol!erlos con su misericordia( 6ientras sus manos "endicen a los
#ue se sienten malditos y transmiten fuer&a y aliento a #uienes !i!en sufriendo, su cora&ón se ele!a a
-ios para comunicar a los enfermos la !ida #ue él mismo reci"e del %adre( 9epite el mismo gesto con
K=B
los niños( 8ay ocasiones en #ue Jesús 2los a"ra&a y los "endice imponiéndoles las manos3( 5os
pe#ueños de"en sentir antes #ue nadie la caricia de -ios( 6ientras los "endice, pide al %adre lo meor
para ellos(
5a oración de Jesús posee rasgos inconfundi"les( 0s una oración sencilla, 2en lo secreto3, sin grandes
gestos ni pala"ras solemnes, sin #uedarse en apariencia, sin utili&arla para alimentar el narcisismo o el
auto7engaño( Jesús se pone ante -ios, no ante los dem*s( ,o hay #ue orar en las pla&as para #ue nos
!ea la gente. 2+ú, cuando ores, entra en tu ha"itación, cierra la puerta y ora a tu %adre, #ue est* en lo
secreto3( 0s, al mismo tiempo, una oración espont*nea y natural' le nace sin esfuer&o ni técnicas
especiales' "rota de la profundidad de su ser' no es algo añadido o posti&o, sino expresión humilde y
sincera de lo #ue !i!e( 1u oración no es tampoco un re&o mec*nico ni una repetición casi m*gica de
pala"ras( ,o hay #ue multiplicar fórmulas, como hacen los paganos hasta 2cansar3 a los dioses,
creyendo #ue as) ser*n escuchados( 4asta con presentarse ante -ios como hios necesitados. 2;a sa"e
!uestro %adre lo #ue necesit*is antes de #ue !osotros se lo pid*is3( 1u oración es confian&a a"soluta en
-ios(
5a oración de Jesús solo se entiende en el hori&onte del reino de -ios( 6*s all* de las oraciones
ha"ituales prescritas por la piedad ud)a, Jesús "usca el encuentro con -ios para acoger su reino y
hacerlo realidad entre los hom"res( 1u oración en <etseman) representa, sin duda, el testimonio m*s
dram*tico de su "ús#ueda de la !oluntad de -ios, incluso en el momento de la crisis total de sentido(
1u confian&a en el %adre es firme en medio de la angustia( 1u deseo est* claro. #ue -ios haga llegar el
reino sin necesidad de tanto sufrimiento( 1u decisión de o"ediencia filial es tam"ién clara y definiti!a.
2Ati"a, %adre, todo es posi"le para ti( Aparta de m) esta copa de amargura( %ero no se haga como yo
#uiero, sino como #uieres tú3(
+ios es *adre
Jesús !i!e desde la experiencia de un -ios %adre( As) lo capta en sus noches de oración y as) lo !i!e a
lo largo del d)a( 1u %adre -ios cuida hasta de las criaturas m*s fr*giles, hace salir su sol so"re "uenos y
malos, se da a conocer a los pe#ueños, defiende a sus po"res, cura a los enfermos, "usca a los perdidos(
0ste %adre es el centro de su !ida(
-esde tiempos remotos, los ud)os da"an a -ios el nom"re de 2;ah!é3, para diferenciarlo de los dioses
de otros pue"los( 1in em"argo, después del destierro, este nom"re empe&ó a emplearse cada !e&
menos( %oco a poco se fueron introduciendo otros para e!ocar a -ios sin nom"rarlo directamente( 0l
2nom"re3 santo de ;ah!é #uedó reser!ado para el culto oficial del templo( 0n la con!ersación
ordinaria se utili&a"an expresiones como 2los /ielos3, 2el %oder3, 2el 5ugar3, 2el #ue ha"ita en el
+emplo3, 2el 1eñor3((( +am"ién Jesús, como todo el pue"lo, recurre a este lenguae, pero no es su
rasgo m*s caracter)stico( 5o #ue le nace de dentro es llamarle 2%adre3(
,o es algo a"solutamente original( ;a en las 0scrituras de Israel se ha"la de -ios como 2padre3 en
sentido metafórico para destacar su autoridad, #ue exige respeto y o"ediencia, pero ante todo su
"ondad, solicitud y amor, #ue in!itan a la confian&a( 0sta imagen de -ios como 2padre3 no es central(
0s una m*s unto a las de -ios 2esposo3, 2pastor3 o 2li"erador3( Jesús sa"e #ue la tradición ")"lica
considera las relaciones de -ios con Israel como las de un padre con sus hios( Algunas oraciones
recogidas en el li"ro de Isa)as son conmo!edoras. 21eñor, tú eres nuestro padre, nosotros somos la
arcilla y tú el alfarero, somos todos o"ra de tus manos3( 2+ú, 1eñor, eres nuestro padre, desde siempre
te in!ocamos como li"ertador( 1eñor, ¿por #ué permites #ue nos aleemos de ti, y endureces nuestro
cora&ón para #ue no te respetemos?3(
K=D
0sta !isión de -ios como 2padre3 no se perdió nunca entre los ud)os( 0n tiempos de Jesús, mientras él
recorre <alilea, un sa"io ud)o de Aleandr)a llamado Hilón ha"la de -ios 2padre y autor del uni!erso3
para su"rayar su car*cter de creador uni!ersal, fuente y principio de todo( ?n escrito llamado li"ro de
la 1a"idur)a, redactado tam"ién en Aleandr)a a finales del siglo i a( /, afirma"a repetidamente #ue el
usto tiene a -ios como 2padre3( 0n Qumr*n no se le llama"a as), pero se ha podido encontrar este
texto conmo!edor. 2+ú cuidar*s de m) hasta mi !ee&, pues mi padre no me reconoció y mi madre me
a"andonó a ti, por#ue tú eres padre para todos tus hios3( 0s dif)cil #ue Jesús, campesino de <alilea,
conociera algo de todo esto, pero sa"emos #ue todos los d)as pronuncia"a las -ieciocho "endiciones,
donde repetidamente se le in!oca"a a -ios como 2nuestro padre y nuestro rey3 (
A Jesús le gusta llamar a -ios 2%adre3( 5e "rota de dentro, so"re todo cuando #uiere su"rayar su
"ondad y compasión( %ero, sin duda, lo m*s original es #ue, al dirigirse a -ios, lo in!oca"a con una
expresión desacostum"rada( 5o llama"a A""*( 5e !i!e a -ios como alguien tan cercano, "ueno y
entraña"le #ue, al dialogar con él, le !iene espont*neamente a los la"ios solo una pala"ra. A""*, %adre
m)o #uerido( 0ste es el rasgo m*s caracter)stico de su oración( ,o encuentra una expresión m*s honda
para llamar a -ios #ue esta. A""*( 0sta costum"re de Jesús pro!ocó tal impacto #ue, años m*s tarde,
en las comunidades cristianas de ha"la griega, dea"an sin traducir el término arameo A""* como eco
de la experiencia personal !i!ida por Jesús( 0ste modo de tratar con -ios no es con!encional( ,ace de
su experiencia m*s )ntima y se distancia del tono solemne con #ue, por lo general, sus contempor*neos
se dirigen a -ios, acentuando la distancia y el temor re!erencial(
5as primeras pala"ras #ue "al"ucea"an los niños de <alilea eran. imm* O2mam*3P y a""* O2pap*3P(
As) llamó tam"ién Jesús a 6ar)a y a José( %or eso, a""* e!oca el cariño, la intimidad y la confian&a del
niño pe#ueño con su padre( 1in em"argo, no hemos de exagerar( Al parecer, tam"ién los adultos
emplea"an esta pala"ra expresando su respeto y o"ediencia al padre de la familia patriarcal( 5lamar a
-ios A""* indica cariño, intimidad y cercan)a, pero tam"ién respeto y sumisión( Jesús ha")a conocido
en su propia casa la importancia del padre( José era el centro de toda la familia( +odo gira en torno a él(
0l padre cuida y protege a los suyos( 1i falta él, la familia corre el riesgo de desintegrarse y
desaparecer( 0s él #uien sostiene y asegura el futuro de todos( 8ay dos rasgos #ue caracteri&an a un
"uen padre( 0l primero es la solicitud por sus hios. es él #uien de"e asegurarles el sustento necesario,
protegerlos y ayudarles en todo( Al mismo tiempo, el padre es la autoridad de la familia. él da las
órdenes para organi&ar el tra"ao y asegurar el "ien de todos( Al instruye a sus hios, les enseña un
oficio y los corrige si es necesario( 5os hios, por su parte, est*n llamados a ser la alegr)a del padre( 1u
primera actitud ha de ser la confian&a. ser hio es pertenecer al padre y acoger con go&o lo #ue reci"e
de él( Al mismo tiempo han de respetar su autoridad de padre, escucharle y o"edecer sus órdenes( Al
padre se le de"e afecto y sumisión( 0l ideal de todo hio es él( 0sta experiencia familiar ayuda a Jesús a
profundi&ar en su experiencia de un -ios %adre(
El *adre bueno de Jess
1in em"argo, nunca confundió a -ios con a#uellos padres de <alilea, tan preocupados por mantener su
autoridad patriarcal, su honor y su poder( 0s cierto #ue en ocasiones ha"la de -ios como un %adre #ue
reclama o"ediencia y respeto, pero no es este su rasgo m*s caracter)stico( Jesús !i!e seducido por su
"ondad( -ios es "ueno( Jesús capta su misterio insonda"le como un misterio de "ondad( ,o necesita
apoyarse en ningún texto de las 0scrituras sagradas( %ara él es un dato primordial e indiscuti"le, #ue se
impone por s) mismo( -ios es una %resencia "uena #ue "endice la !ida( 5a solicitud amorosa del %adre,
casi siempre misteriosa y !elada, est* presente en!ol!iendo la existencia de toda criatura(
5o #ue define a -ios no es su poder, como entre las di!inidades paganas del Imperio' tampoco su
K=>
sa"idur)a, como en algunas corrientes filosóficas de <recia( 5a realidad última de -ios, lo #ue no
podemos pensar ni imaginar de su misterio, Jesús lo capta como "ondad y sal!ación( -ios es "ueno con
él y es "ueno con todos sus hios e hias( 5o m*s importante para -ios son las personas' mucho m*s
#ue los sacrificios o el s*"ado( -ios solo #uiere su "ien( ,ada ha de ser utili&ado contra las personas, y
menos aún la religión(
0ste %adre "ueno es un -ios cercano( 1u "ondad est* ya irrumpiendo en el mundo "ao forma de
compasión( Jesús !i!e esta cercan)a amorosa de -ios con asom"rosa sencille& y espontaneidad( 0s
como un grano de trigo sem"rado en la tierra, #ue pasa inad!ertido, pero #ue pronto se manifestar*
como espléndida espiga( As) es la "ondad de -ios. ahora est* escondida "ao la realidad complea de la
!ida, pero un d)a aca"ar* triunfando so"re el mal( %ara Jesús, todo esto no es teor)a( -ios es cercano y
accesi"le a todos( /ual#uiera puede tener con él una relación directa e inmediata desde lo secreto del
cora&ón( 0l ha"la a cada uno sin pronunciar pala"ras humanas( 8asta los m*s pe#ueños pueden
descu"rir su misterio ( ,o son necesarias mediaciones rituales ni liturgias sofisticadas, como la del
templo, para encontrarse con él( Jesús in!ita a !i!ir confiando en el 6isterio inefa"le de un -ios "ueno
y cercano. 2/uando oréis, decid. UW%adreXU3( 0ste -ios cercano "usca a las personas donde est*n,
incluso aun#ue se encuentren perdidas, leos de la Alian&a de -ios(
0ste -ios es "ueno con todos( 28ace salir su sol so"re "uenos y malos( 6anda la llu!ia so"re ustos e
inustos3( 0l sol y la llu!ia son de todos( ,adie puede apropiarse de ellos( ,o tienen dueño( -ios los
ofrece a todos como un regalo, rompiendo la tendencia moralista a discriminar a los malos( -ios no es
propiedad de los "uenos' su amor est* a"ierto tam"ién a los malos( 0sta fe de Jesús en la "ondad
uni!ersal de -ios hacia todos no dea de sorprender( -urante siglos se ha escuchado algo muy diferente
en a#uel pue"lo( 1e ha"la con frecuencia del amor y la ternura de -ios, pero este amor hay #ue
merecerlo( As) dec)a un conocido salmo. 2/omo un padre siente ternura hacia sus hios, as) siente el
1eñor ternura3, pero ¿hacia #uiénes? 1olo hacia 2a#uellos #ue le temen3( +oda!)a hacia el año KJE a(
/(, un escritor ud)o llamado Jesús "en 1ir*, nacido en Jerusalén, afirma"a. 20l Alt)simo detesta a los
pecadores3(
6uchas !eces ha"la Jesús de -ios como %adre "ueno, pero nunca lo hace con la maestr)a seductora con
#ue descri"e en una par*"ola a un padre acogiendo a su hio perdido( -ios, el %adre "ueno, no es como
un patriarca autoritario, preocupado solo de su honor, controlador implaca"le de su familia( 0s como un
padre cercano #ue no piensa en su herencia, respeta las decisiones de sus hios y les permite seguir
li"remente su camino( A este -ios siempre se puede !ol!er sin temor alguno( /uando el padre !e llegar
a su hio ham"riento y humillado, corre a su encuentro, lo a"ra&a y "esa efusi!amente como una madre
y grita a todo el mundo su alegr)a( Interrumpe su confesión para ahorrarle m*s humillaciones' no
necesita de nada para acogerlo tal como es( ,o le impone castigo alguno' no le plantea ninguna
condición para aceptarlo de nue!o en casa' no le exige un ritual de purificación( ,o parece sentir
necesidad de perdonarlo' sencillamente lo ama desde siempre y solo "usca su felicidad( 5e regala la
dignidad de hio. el anillo de casa y el meor !estido( $frece fiesta, "an#uete, música y "ailes( 0l hio
ha de conocer unto al padre la fiesta "uena de la !ida, no la di!ersión falsa #ue ha !i!ido entre
prostitutas paganas(
0ste no es el -ios !igilante de la ley, atento a las ofensas de sus hios, #ue le da a cada uno su merecido
y no concede el perdón si antes no se han cumplido escrupulosamente unas condiciones( 0ste es el -ios
del perdón y de la !ida' no hemos de humillarnos o autodegradarnos en su presencia( Al hio no se le
exige nada( 1olo se espera de él #ue crea en su padre( /uando -ios es captado como poder a"soluto
#ue go"ierna y se impone por la fuer&a de su ley, emerge una religión regida por el rigor, los méritos y
los castigos( /uando -ios es experimentado como "ondad y misericordia, nace una religión fundada en
K=F
la confian&a( -ios no aterra por su poder y su grande&a, seduce por su "ondad y cercan)a( 1e puede
confiar en él( 5o dec)a Jesús de mil maneras a los enfermos, desgraciados, indesea"les y pecadores.
-ios es para los #ue tienen necesidad de #ue sea "ueno(
El +ios de la %ida
Jesús no puede pensar en -ios sin pensar en su proyecto de trasformar el mundo( ,o separa nunca a
-ios de su reino( ,o lo contempla encerrado en su propio mundo, aislado de los pro"lemas de la gente'
lo siente comprometido en humani&ar la !ida( 5os sacerdotes de Jerusalén lo !inculan al sistema cultual
del templo' los sectores fariseos lo consideran fundamento y garant)a de la ley #ue go"ierna a Israel'
los esenios de Qumr*n lo experimentan como inspirador de su !ida pura del desierto( Jesús lo siente
como la presencia de un %adre "ueno #ue se est* introduciendo en el mundo para humani&ar la !ida(
%or eso, para Jesús, el lugar pri!ilegiado para captar a -ios no es el culto, sino all) donde se !a
haciendo realidad su reino de usticia entre los hom"res( Jesús capta a -ios en medio de la !ida y lo
capta como presencia acogedora para los excluidos, como fuer&a de curación para los enfermos, como
perdón gratuito para los culpa"les, como esperan&a para los aplastados por la !ida(
0ste -ios es un -ios del cam"io( 1u reino es una poderosa fuer&a de trasformación( 1u presencia entre
los hom"res es incitadora, pro!ocati!a, interpeladora. atrae hacia la con!ersión( -ios no es una fuer&a
conser!adora, sino una llamada al cam"io. 20l reino de -ios est* cerca' cam"iad de manera de pensar
y de actuar, y creed en esta "uena noticia3( ,o es el momento de permanecer pasi!os( -ios tiene un
gran proyecto( 8ay #ue ir construyendo una tierra nue!a, tal como la #uiere él( 1e ha de orientar todo
hacia una !ida m*s humana, empe&ando por a#uellos para los #ue la !ida no es !ida( -ios #uiere #ue
r)an los #ue lloran y #ue coman los #ue tienen ham"re. #ue todos puedan !i!ir(
1i algo desea el ser humano es !i!ir, y !i!ir "ien( ; si algo "usca -ios es #ue ese deseo se haga
realidad( /uanto meor !i!e la gente, meor se reali&a el reino de -ios( %ara Jesús, la !oluntad de -ios
no es ningún misterio. consiste en #ue todos lleguen a disfrutar la !ida en plenitud( 0n ninguna parte
encontraremos meor 2aliado3 de nuestra felicidad #ue en -ios( /ual#uier otra idea de un -ios
interesado en reci"ir de los hom"res honor y gloria, ol!idando el "ien y la dicha de sus hios e hias, no
es de Jesús( A -ios le interesa el "ienestar, la salud, la con!i!encia, la pa&, la familia, el disfrute de la
!ida, el cumplimiento pleno y eterno de sus hios e hias(
%or eso, -ios est* siempre del lado de las personas y en contra del mal, el sufrimiento, la opresión y la
muerte( Jesús acoge a -ios como una fuer&a #ue solo #uiere el "ien, #ue se opone a todo lo #ue es malo
y doloroso para el ser humano y #ue, por tanto, #uiere li"erar la !ida del mal( As) lo experimenta y as)
lo comunica a tra!és de su mensae y de su actuación entera( Jesús no hace sino luchar contra los )dolos
#ue se oponen a este -ios de la !ida y son di!inidades de muerte( ]dolos como el -inero o el %oder,
#ue deshumani&an a #uienes les rinden culto y exigen !)ctimas para su"sistir(
5a fe en -ios lo empua a ir directamente a la ra)&. la defensa de la !ida y el auxilio a las !)ctimas( 0sta
fue siempre su trayectoria(
1u acti!idad curadora est* inspirada por ese -ios #ue se opone a todo lo #ue disminuye o destruye la
integridad de las personas( A -ios le interesa la salud de sus hios e hias( 0l sufrimiento, la
enfermedad o la desgracia no son expresión de su !oluntad' no son castigos, prue"as o purificaciones
#ue -ios !a en!iando a sus hios( 0s inimagina"le encontrar en Jesús un lenguae de esta naturale&a( 1i
se acerca a los enfermos, no es para ofrecerles una !isión piadosa de su desgracia, sino para potenciar
su !ida( A#uellos ciegos, sordos, coos, leprosos o pose)dos pertenecen al mundo de los 2sin !ida3(
Jesús les regala algo tan "*sico y elemental como es caminar, !er, sentir, ha"lar, ser dueños de su
K=L
mente y de su cora&ón( 0sos cuerpos curados contienen un mensae para todos. -ios #uiere !er a sus
hios llenos de !ida(
0s lo #ue re!ela tam"ién su defensa de los últimos( Jesús se distancia de los ricos y poderosos, #ue
generan ham"re y miseria, para solidari&arse con los despose)dos( 5os ricos est*n creando una "arrera
entre ellos y los po"res. son el gran o"st*culo #ue impide una con!i!encia m*s usta( 0sa ri#ue&a no es
signo de la "endición de -ios, pues est* creciendo a costa del sufrimiento y la muerte de los m*s
dé"iles( Jesús no tiene duda alguna. la miseria es contraria a los planes de -ios( 0l %adre no #uiere #ue
se introdu&ca muerte entre sus hios( 1olo una !ida digna para todos responde a su !oluntad primigenia(
Jesús se posiciona tam"ién a fa!or de los excluidos( ,o puede ser de otra manera( 1u experiencia de
-ios es la de un %adre #ue tiene en su cora&ón un proyecto integrador donde no haya honora"les #ue
desprecien a indesea"les, santos #ue condenen a pecadores, fuertes #ue a"usen de dé"iles, !arones #ue
sometan a mueres( -ios no "endice los a"usos y las discriminaciones, sino la igualdad fraterna y
solidaria' no separa ni excomulga, sino #ue a"ra&a y acoge( Hrente al 2"autismo3 de Juan, acto
sim"ólico de una comunidad #ue espera a -ios en actitud penitente de purificación, Jesús promue!e su
2mesa a"ierta3 a pecadores, indesea"les y excluidos como s)m"olo de la comunidad fraterna #ue acoge
el reino del %adre(
1u experiencia de -ios empua tam"ién a Jesús a desenmascarar los mecanismos de una religión #ue
no est* al ser!icio de la !ida( ,o se puede ustificar en nom"re de -ios #ue alguien pase ham"re
pudiendo esta ser saciada ' no se puede dear a alguien sin ser curado por#ue as) lo pide la supuesta
o"ser!ancia del culto( %ara el -ios de la !ida, ¿no ser* precisamente el s*"ado el meor d)a para
restaurar la salud y li"erar del sufrimiento? ?na religión #ue !a contra la !ida es falsa' no hay leyes de
-ios intangi"les si hieren a las personas, ya de suyo tan !ulnera"les( /uando la ley religiosa hace daño
y hunde a las personas en la desesperan&a, #ueda !ac)a de autoridad, pues no pro!iene del -ios de la
!ida( 5a posición de Jesús #uedó gra"ada para siempre en un aforismo inol!ida"le. 20l s*"ado ha sido
instituido por amor al hom"re, y no el hom"re por amor al s*"ado3(
6o!ido por este -ios de la !ida, Jesús se acerca a los ol!idados por la religión( 0l %adre no puede
#uedar acaparado por una casta de piadosos ni por un grupo de sacerdotes controladores de la religión(
-ios no otorga a nadie una situación de pri!ilegio so"re los dem*s' no da a nadie un poder religioso
so"re el pue"lo, sino fuer&a y autoridad para hacer el "ien( As) actúa siempre Jesús. no con
autoritarismo e imposición, sino con fuer&a curadora( 5i"era de miedos generados por la religión, no
los introduce' hace crecer la li"ertad, no la ser!idum"re' atrae hacia la misericordia de -ios, no hacia la
ley' despierta el amor, no el resentimiento(
&a oración de Jess
Jesús dea en herencia a sus seguidores y seguidoras una oración #ue condensa en pocas pala"ras lo
m*s )ntimo de su experiencia de -ios, su fe en el reino y su preocupación por el mundo( 0n ella dea
entre!er los grandes deseos #ue lat)an en su cora&ón y los gritos #ue dirig)a a su %adre en sus largas
horas de silencio y oración( 0s una oración "re!e, concisa y directa, #ue sin duda sorprendió a #uienes
esta"an acostum"rados a re&ar con un lenguae m*s solemne y retórico(
0sta oración de Jesús, llamada popularmente el 2%adrenuestro3, siempre ha sido considerada por las
primeras generaciones cristianas la oración por excelencia, la única enseñada por Jesús para alimentar
la !ida de sus seguidores( 5a manera de orar propia de un grupo expresa una determinada relación con
-ios y constituye una experiencia #ue !incula a todos sus miem"ros en la misma fe( As) entienden
tam"ién los primeros cristianos el 2%adrenuestro3. su meor signo de identidad como seguidores de
K=J
Jesús( 5os disc)pulos del 4autista ten)an su propio modo de orar( ,o lo conocemos, pero, si respond)a a
su mensae, era la oración de un grupo en actitud penitencial ante la llegada inminente del uicio,
suplicando a -ios !erse li"res de su 2ira !enidera3( 5a oración de Jesús, por el contrario, es una súplica
llena de confian&a al %adre #uerido, #ue recoge dos grandes anhelos centrados en -ios y tres gritos de
petición centrados en las necesidades urgentes y "*sicas del ser humano( Jesús le expone al %adre los
dos deseos #ue lle!a en su cora&ón. 21antificado sea tu nom"re( Genga tu reino3( 5uego le grita tres
peticiones. 2-anos pan3, 2perdona nuestras deudas3, 2no nos lle!es a la prue"a3(
0l %adrenuestro ha llegado a nosotros en dos !ersiones ligeramente diferentes( 0l an*lisis riguroso de
los textos permite detectar añadidos y modificaciones posteriores, hasta llegar a una oración "re!e,
sencilla, de sa"or arameo, #ue estar)a muy próxima a la pronunciada por Jesús( 0sta ser)a la oración
#ue enseñó. 2%adre, santificado sea tu nom"re' !enga tu reino' danos hoy nuestro pan de cada d)a'
perdónanos nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores y no nos lle!es a la
prue"a3( ¿%odemos acercarnos al 2secreto3 de esta oración?
W%adreX 0sta es siempre la primera pala"ra de Jesús al dirigirse a -ios( ,o es solo una in!ocación
introductoria( 0s entrar en una atmósfera de confian&a e intimidad #ue ha de impregnar todas las
peticiones #ue siguen( 0se es su deseo. enseñar a los hom"res a orar como él, sintiéndose hios
#ueridos del %adre y hermanos solidarios de todos( Al es el 2%adre del cielo3( ,o est* ligado al templo
de Jerusalén ni a ningún otro lugar sagrado( 0s el %adre de todos, sin discriminación ni exclusión
alguna( ,o pertenece a un pue"lo pri!ilegiado( ,o es propiedad de una religión( +odos lo pueden
in!ocar como %adre(
1antificado sea tu nom"re( ,o es una petición m*s( 0s el primer deseo #ue le nace del alma a Jesús, su
aspiración m*s ardiente( 28a& #ue tu nom"re de %adre sea reconocido y !enerado( Que todos cono&can
la "ondad y la fuer&a sal!adora #ue encierra tu nom"re santo( Que nadie lo ignore o desprecie( Que
nadie lo profane !iolando a tus hios e hias( 6anifiesta ya plenamente tu poder sal!ador y tu "ondad
santa( Que sean desterrados los nom"res de los dioses e )dolos #ue matan a tus po"res( Que todos
"endigan tu nom"re de %adre "ueno3(
Genga tu reino( 0sta es la pasión de su !ida, su o"eti!o último. 2Que tu reino se !aya a"riendo camino
entre nosotros( Que la UsemillaU de tu fuer&a sal!adora siga creciendo, #ue la Ule!aduraU de tu reino lo
fermente todo( Que a los po"res y maltratados les llegue ya tu 4uena ,oticia( Que los #ue sufren
sientan tu acción curadora( 5lena el mundo de tu usticia y tu !erdad, de tu compasión y tu perdón( 1i
tu reinas, ya no reinar*n los ricos so"re los po"res' los poderosos no a"usar*n de los dé"iles' los
!arones no dominar*n a las mueres( 1i tu reinas, ya no se podr* dar a ningún /ésar lo #ue es tuyo'
nadie !i!ir* sir!iéndote a ti y al -inero3 (
8*gase tu !oluntad en Wa tierra como en el cielo( 0sta petición, añadida pro"a"lemente por 6ateo, no
hace sino repetir y refor&ar las dos anteriores de Jesús, comprometiéndonos aún m*s en el proyecto
sal!ador de -ios. 2Que se haga tu !oluntad y no la nuestra( Que se cumplan tus deseos, pues tú solo
#uieres nuestro "ien( Que en la creación entera se haga lo #ue tú #uieres y no lo #ue desean los
poderosos de la tierra( Que !eamos hecho realidad entre nosotros lo #ue tienes decidido en tu cora&ón
de %adre3(
-anos hoy el pan de cada d)a( 5a atención de Jesús se dirige ahora directamente a las necesidades
concretas de los seres humanos( 2-anos a todos el alimento #ue necesitamos para !i!ir( Que a nadie le
falte hoy pan( ,o te pedimos dinero ni "ienestar a"undante, no #ueremos ri#ue&as para acumular, solo
pan para todos( Que los ham"rientos de la tierra puedan comer' #ue tus po"res deen de llorar y
KBE
empiecen a re)r' #ue los podamos !er !i!iendo con dignidad( Que ese pan #ue un d)a podremos comer
todos untos, sentados a tu mesa, lo podamos pregustar desde ahora( Queremos conocerlo ya3(
%erdónanos nuestras deudas como tam"ién nosotros, al decirte esto, perdonamos a nuestros deudores(
0stamos en deuda con -ios( 0s nuestro gran pecado. no responder al amor del %adre, no entrar en su
reino( As) ora Jesús. 2%erdónanos nuestras deudas, no solo las ofensas contra tu ley, sino el !ac)o
inmenso de nuestra falta de respuesta a tu amor( ,ecesitamos tu perdón y tu misericordia( ,uestra
oración es sincera( Al hacerte esta petición estamos perdonando a #uienes est*n en deuda con nosotros(
,o deseamos alimentar en nosotros resentimientos ni deseos de !engan&a contra nadie( Queremos #ue
tu perdón transforme nuestros cora&ones y nos haga !i!ir perdon*ndonos mutuamente3(
,o nos dees caer en la tentación( 1omos seres dé"iles, expuestos a toda clase de peligros y riesgos #ue
pueden arruinar nuestra !ida, ale*ndonos definiti!amente del reino de -ios( 0l misterio del mal nos
amena&a( As) enseña Jesús a orar. 2,o nos dees caer en la tentación de recha&ar definiti!amente tu
reino y tu usticia( -anos tu fuer&a( ,o dees #ue caigamos derrotados en la prue"a final( Que en medio
de la tentación y del mal podamos contar con tu ayuda poderosa (
5)"ranos del mal( 6ateo ha añadido esta petición final para refor&ar y completar la anterior de Jesús(
-e esta manera, mientras las oraciones ud)as aca"an casi siempre con una ala"an&a a -ios, el
%adrenuestro termina con un grito de socorro, #ue #ueda resonando en nuestras !idas. W%adre,
arr*ncanos del malX
12.- #/N012#32V/ 4 P512G6/7/
Jesús no pudo disfrutar de una !ee& tran#uila( 6urió !iolentamente en plena madure&( ,o lo a"atió
una enfermedad( +ampoco fue !)ctima de un accidente( 5o eecutaron en las afueras de Jerusalén, unto
a una !iea cantera, unos soldados a las órdenes de %ilato, m*xima autoridad romana en Judea( 0ra
pro"a"lemente el F de a"ril del año =E( 0sa misma mañana, el prefecto lo ha")a condenado a muerte
como culpa"le de insurrección contra el Imperio( 1u !ida apasionante de profeta del reino de -ios
termina"a as) en el pat)"ulo de la cru&(
%ero, ¿#ué ha")a podido suceder para llegar a este tr*gico final? ¿8a sido todo un incre)"le error? ¿Qué
ha hecho el profeta de la compasión de -ios para terminar en ese suplicio #ue solo se aplica"a a
escla!os criminales o a re"eldes peligrosos para el orden impuesto por 9oma? ¿Qué delito ha cometido
el curador de enfermos para ser torturado en una cru&? ¿Quién teme al maestro #ue predica el amor a
los enemigos? ¿Quién se siente amena&ado por su actuación y su mensae? ¿%or #ué se le mata?
1u tr*gico final no fue una sorpresa( 1e ha")a ido gestando d)a a d)a desde #ue comen&ó a anunciar con
pasión el proyecto de -ios #ue lle!a"a en su cora&ón( 6ientras la gente lo acog)a casi siempre con
entusiasmo, en di!ersos sectores se i"a despertando la alarma( 5a li"ertad de a#uel hom"re lleno de
-ios resulta"a in#uietante y peligrosa( 1u conducta original e inconformista los irrita"a( Jesús era un
estor"o y una amena&a( 1u empeño en anunciar un !uelco de la situación y su programa concreto para
acoger el reino de -ios y su usticia era un desaf)o al sistema( %ro"a"lemente, la actuación de Jesús
desconcerta"a a casi todos, pro!ocando reacciones di!ersas, pero el recha&o se i"a gestando no en el
pue"lo, sino entre a#uellos #ue !e)an en peligro su poder religioso, pol)tico o económico( ¿%or #ué se
con!irtió en pocos meses en un profeta tan peligroso?
En con!licto con sectores !ariseos
1egún los e!angelios, Jesús entró pronto en conflicto con los fariseos( 0llos constituyen, al parecer, uno
KBK
de los grupos #ue m*s se mue!e entre la gente( 5os 2mones3 de Qumr*n !i!)an retirados en su
2monasterio3, unto al mar 6uerto' del resto de los esenios apenas sa"emos nada( 5os saduceos
forma"an una minor)a aristocr*tica #ue !i!)a en torno al templo, sin preocuparse de ganar adeptos en
las aldeas( 5os fariseos eran, pro"a"lemente, #uienes m*s trata"an de influir en la !ida de la gente( 0s
lógico #ue Jesús entrara en colisión con ellos(
5os fariseos eran un grupo formado por letrados, muy familiari&ados con las tradiciones y costum"res
de Israel( 6uchos de ellos eerc)an tareas de car*cter administrati!o o "urocr*tico so"re todo en
Jerusalén. pro"a"lemente se gana"an la !ida como escri"as, educadores, ueces u oficiales
su"ordinados a las clases go"ernantes( -esconocemos casi todo so"re su organi&ación interna( 1e
sent)an unidos por un conunto de creencias y pr*cticas #ue los identifica"a ante el pue"lo( ,o
constituyen, sin em"argo, un "lo#ue homogéneo( 8ay entre ellos desacuerdos y diferentes puntos de
!ista( Incluso se puede constatar la presencia de maestros como 8illel, 1hammai o Judas, 2el fundador
de la cuarta filosof)a3, según H)a!io Josefo, #ue arrastran con su prestigio a un grupo de seguidores
entusiastas(
5a primera preocupación del mo!imiento fariseo era asegurar la respuesta fiel de Israel al -ios santo
#ue les ha")a regalado la ley, #ue los distingu)a de todos los pue"los de la tierra( -e ah) su des!elo por
ahondar en el estudio de la +or* y su cuidado por cumplir estrictamente todas las prescripciones, en
especial las #ue refor&a"an la identidad del pue"lo santo de -ios. el s*"ado, el pago de los die&mos
para el templo o la pure&a ritual( Adem*s de la ley escrita de 6oisés, considera"an o"ligatorias las
llamadas 2tradiciones de los padres3, #ue fa!orec)an un cumplimiento m*s actuali&ado de la +or*(
%reocupados por la santidad de Israel, los sectores m*s radicales pretend)an urgir a todo el pue"lo a #ue
cumpliera reglas de pure&a #ue solo o"liga"an a los sacerdotes en el eercicio de su tarea cultual en el
templo(
,o es nada f*cil reconstruir la relación #ue pudo tener Jesús con los sectores fariseos( 5os e!angelios lo
presentan siempre en conflicto con ellos( 1on sus ad!ersarios por excelencia. los #ue se enfrentan a él,
le hacen preguntas capciosas y tratan de desacreditarlo ante el pue"lo( Jesús, por su parte, lan&a so"re
ellos toda clase de amena&as y condenas. no entran en el reino de -ios ni dean entrar a los #ue #uieren
hacerlo' est*n 2llenos de hipocres)a y de maldad3' son 2gu)as ciegos3 #ue se preocupan de minucias y
2descuidan la usticia, la misericordia y la fe3' se parecen a sepulcros "lan#ueados, 2hermosos por
fuera3, pero, por dentro, 2llenos de huesos de muerto y de podredum"re3( 1in em"argo, este
enfrentamiento tan hostil necesita ser re!isado y corregido(
%or los años treinta, el farise)smo como fenómeno de grupo era un mo!imiento ur"ano m*s #ue rural(
Al parecer se concentra"a so"re todo en Jerusalén y sus alrededores( ,o hay datos para pensar #ue, en
tiempos de Jesús, desarrollara una acti!idad importante en <alilea( 0n cual#uier caso, no pose)an un
lidera&go pol)tico o religioso de primer orden( 0ran una fuer&a social menor #ue, en tiempos de Jesús,
anda"a "uscando una mayor influencia entre el pue"lo( 0n <alilea representa"an, pro"a"lemente, los
intereses del templo y, tal !e&, algunos ser!)an como funcionarios o escri"as en el entorno de Antipas(
Jesús se pudo encontrar con algunos de ellos en aldeas galileas de cierta importancia, pero so"re todo
entró en contacto con ellos en Jerusalén y sus cercan)as( ¿%or #ué, entonces, aparecen en la tradición
cristiana como los grandes ad!ersarios de Jesús? 8ay una ra&ón muy !eros)mil( 5os e!angelios se
fueron redactando después del año FE, cuando se esta"a !i!iendo una hostilidad muy fuerte entre los
seguidores de Jesús y los escri"as fariseos, único grupo #ue ha")a logrado so"re!i!ir después de la
destrucción de Jerusalén y #ue esta"a luchando para unir fuer&as y restaurar el uda)smo( 5o #ue los
e!angelistas descri"en reflea m*s estos enfrentamientos posteriores #ue los conflictos reales entre
Jesús y los fariseos en la <alilea de los años treinta( 1in em"argo est*n tan presentes en todas las
KB:
fuentes #ue dif)cilmente se puede negar #ue hu"o enfrentamientos( ,o es extraño, pues tanto Jesús
como los fariseos compet)an por ganar a la gente para su propia causa(
5os fariseos no pueden ignorar a un hom"re #ue "usca con tanta pasión la !oluntad de -ios(
1eguramente escuchan con agrado la llamada ardiente #ue hace a todo el pue"lo para "uscar su usticia(
5es atrae su radicalidad( /omparten con él la esperan&a en la resurrección final( 1in em"argo, su
anuncio del reino de -ios los desconcierta( Jesús no entiende ni !i!e la ley como ellos( 1u cora&ón est*
centrado en la irrupción inminente de -ios( /uanto m*s lo escuchan, m*s ine!ita"les son las
discrepancias(
5o #ue m*s los irrita es, seguramente, su pretensión de ha"lar directamente en nom"re de -ios, con
autoridad propia, sin atender a lo #ue enseñan otros maestros( 0sta li"ertad inusitada de Jesús contrasta
con la actuación de sus maestros, #ue siempre se apoyan en las 2tradiciones de los padres3 o en las
enseñan&as de su propia escuela ( Gan descu"riendo #ue, mientras ellos se esfuer&an por interpretar,
explicar y actuali&ar la !oluntad de -ios expresada en la ley y en las tradiciones, Jesús insiste en
comunicar su propia experiencia de un -ios %adre empeñado en esta"lecer su reinado en Israel( 5o
decisi!o para Jesús no es o"ser!ar la ley, sino escuchar la llamada de -ios a 2entrar3 en su reino( 5o
a"soluto no es ya la +or*, sino la irrupción de -ios promo!iendo una !ida m*s humana(
%ro"a"lemente no sa")an #ué pensar de Jesús( 1us curaciones los atraen como a todos, pues !en en
Jesús a un profeta curador al estilo de 0lias, tan popular entre la gente( 5a fuer&a de su pala"ra les hace
pensar tal !e& en Isa)as, Jerem)as o alguno de los grandes profetas, pero su conducta los desconcierta(
,o se pod)an explicar #ue se atre!iera a eliminar una disposición mosaica como la del derecho del
!arón a repudiar a su muer( 5es irrita su li"ertad para transgredir algo tan sagrado como el s*"ado( 5es
molesta #ue no se sienta o"ligado a seguir la normati!a de la pure&a ritual en la l)nea #ue ellos enseñan(
8ay algo en Jesús #ue despierta de manera especial su perpleidad( %or una parte les cauti!a a#uel
profeta #ue siente como propio el sufrimiento de los enfermos, la humillación de los po"res y la
soledad de los excluidos. es conmo!edor !erlo acercarse a ellos mo!ido por la compasión de -ios( 5o
#ue no pueden entender es su incre)"le acogida a los pecadores( ,ingún profeta de -ios actua"a as)( 1e
siente amigo de los 2perdidos3( 1u mesa est* a"ierta a todos, incluso a #uienes !i!en fuera de la
Alian&a sin dar signos de arrepentimiento( 9esulta ofensi!o #ue los admita amistosamente en nom"re
de -ios, sin exigirles la penitencia y los sacrificios prescritos para todo pecador aleado de la ley(
8u"o, pues, enfrentamiento entre Jesús y los sectores fariseos, pero no tan !iolento y fan*tico como lo
presentan los e!angelios( ,o fueron ellos, los fariseos, los instigadores de su eecución( %od)a irritarles
su actuación' seguramente discutieron con él y trataron de desacreditarlo' tal !e& se cru&aron
mutuamente in!ecti!as mordaces, pero no "usca"an su muerte( ,o era este el modo de actuar de los
fariseos, y pro"a"lemente tampoco el de otros grupos( -iscut)an entre s), defend)an con pasión sus
propias posiciones, pero no hay datos para pensar #ue "uscaran la muerte de Jesús por#ue no
comulga"a con su propia !isión( 5a muerte de Jesús no se !a gestando en estos enfrentamientos con los
fariseos( -e hecho, en los relatos de la pasión nunca aparecen tomando parte como grupo en su
condena o eecución( 5a !erdadera amena&a contra él pro!iene de otros sectores. de la aristocracia
sacerdotal y laica de Jerusalén, y de la autoridad romana U(
3posición a las autoridades religiosas
5a aristocracia de Jerusalén esta"a formada por una minor)a de ciudadanos ricos e importantes, muchos
de ellos sacerdotes( Algunos miem"ros de estas clases dirigentes, no todos, pertenec)an al grupo
saduceo( 4astantes pose)an grandes ri#ue&as( 1on conocidas sus elegantes mansiones en el "arrio
KB=
superior de Jerusalén, y las propiedades #ue i"an ad#uiriendo con di!ersas estrategias y presiones( 0l
pue"lo, al parecer, los considera"a como un sector poderoso y corrupto #ue !i!)a de los die&mos, tasas
y donaciones #ue llega"an al templo desde toda la di*spora ud)a(
-e hecho no conta"an con seguidores ni simpati&antes en las aldeas y pue"los rurales(
0n tiempos de Jesús, el sumo sacerdote ten)a poder de go"ierno tanto en Jerusalén como en Judea( %or
una parte go&a"a de plena autonom)a en los asuntos del templo. regulación del sistema sacrificial,
tasas, die&mos, administración del tesoro' para ello conta"a con diferentes ser!icios y una polic)a
responsa"le de mantener el orden tanto en el recinto del templo como en Jerusalén( %or otra parte
inter!en)a en los litigios y asuntos corrientes de los ha"itantes de Judea, aplicando las leyes y
tradiciones de Israel( -i!ersos miem"ros de la aristocracia sacerdotal y laica le asist)an en su go"ierno(
/uando los e!angelios ha"lan de los 2sumos sacerdotes3 se refieren a un grupo #ue comprende al sumo
sacerdote en eercicio, a sacerdotes #ue han eercido este cargo en el pasado y a sacerdotes
responsa"les de importantes ser!icios, como el comandante del templo o el responsa"le del tesoro( 0sta
aristocracia del entorno del templo actua"a como 2instancia de poder3 con la #ue conta"a el prefecto
de 9oma para go"ernar Judea(
,o sa"emos si Jesús se encontró alguna !e& con los saduceos de manera directa( 5a mayor parte de su
tiempo lo pasó dirigiéndose a ud)os corrientes de los pue"los de <alilea y Judea, no al pe#ueño grupo
de ricos aristócratas de Jerusalén( %ero Jesús no les era un desconocido cuando su"ió a Jerusalén a
cele"rar la %ascua el año =E( 8a")an o)do ha"lar de él y, tal !e&, alguno lo ha")a escuchado( ,o era la
primera !e& #ue Jesús !isita"a la ciudad para anunciar su mensae durante los d)as de una fiesta ud)a(
;, naturalmente, enseña"a en el recinto del templo, donde se aglomera"a la gente y donde se mo!)an
los sectores saduceos(
5o #ue o)an de Jesús no pod)a sino despertar recelo y desconfian&a en los dirigentes de Jerusalén(
1a")an #ue pro!en)a del c)rculo del 4autista, el profeta del desierto #ue ha")a ofrecido el perdón en las
aguas del Jord*n, ignorando el proceso de purificación de los pecados #ue ellos controla"an en el
templo( ,unca aceptaron el "autismo de a#uel sacerdote rural #ue un d)a se ha")a aleado de ellos
a"andonando sus o"ligaciones ( Ahora, desaparecido el 4autista, la actuación carism*tica de Jesús
coloc*ndose en su misma l)nea profética, al margen del sistema sacrificial del templo, no pod)a menos
#ue irritarlos( 6*s aún al !er #ue Jesús prescind)a incluso de la liturgia penitencial de Juan y acog)a
amistosamente a los pecadores ofreciéndoles el perdón gratuito de -ios( 1egún su pr*ctica escandalosa,
Whasta los recaudadores y prostitutas ten)an un sitio en el reino de -ios, sin pasar pre!iamente por el
proceso oficial de expiaciónX ¿/ómo i"an a tolerar a#uel desprecio al templo?
+al !e& tampoco pod)an !er con "uenos oos las curaciones y exorcismos de Jesús #ue tanta
popularidad le da"an entre el pue"lo, pues soca!a"an de alguna manera su poder de intermediarios
exclusi!os del perdón y la sal!ación de -ios para Israel( /uando Jesús cura"a o li"era"a de esp)ritus
malignos, no solo produc)a un efecto curador en los enfermos, sino #ue los arranca"a del pecado #ue,
según la creencia general, se encontra"a en el origen de toda enfermedad, y los incorpora"a de nue!o al
pue"lo de -ios( Al parecer, ningún ud)o ten)a derecho a eercer esa mediación de la "endición de -ios
sin pertenecer a un linae sacerdotal( 5a actuación de Jesús es un desaf)o al templo como fuente
exclusi!a de sal!ación para el pue"lo(
5a actuación de Jesús plantea"a una pregunta decisi!a. ¿segu)an contando los dirigentes religiosos de
Jerusalén con la autoridad de -ios so"re el pue"lo de Israel o esta"a Jesús a"riendo camino a una
situación nue!a, m*s all* del poder religioso del templo? 5a tradición cristiana ha conser!ado una
KBB
par*"ola #ue, según 6arcos, parece dirigida a las autoridades religiosas del templo( ,o es posi"le hoy
reconstruir el relato original de Jesús, llamado tradicionalmente par*"ola de 2los !iñadores homicidas3,
pero pro"a"lemente encerra"a una fuerte cr)tica a las autoridades religiosas de Jerusalén. no han sa"ido
cuidar del pue"lo #ue se les ha confiado, han pensado solo en sus propios intereses y se han sentido los
propietarios de Israel, cuando solo eran sus administradores( 6*s gra!e aún. no han acogido a los
en!iados de -ios, sino #ue los han ido recha&ando uno tras otro( 5lega el momento en #ue 2la !iña ser*
entregada a otros3( A#uella aristocracia sacerdotal se #uedar* sin poder alguno de -ios para ser!ir a su
pue"lo de Israel( 1i realmente fue este el mensae de la par*"ola, la !ida de Jesús corr)a gra!e peligro(
5os sumos sacerdotes no pod)an tolerar semeante agresión(
+oda!)a encontramos m*s ecos de la cr)tica de Jesús a los dirigentes religiosos del templo( 0n algún
momento #ue no podemos precisar, Jesús pronunció pro"a"lemente un lamento profético so"re
Jerusalén al estilo de los pronunciados por Amos y otros profetas( ,o est* pensando en todos los
ha"itantes de la capital, sino so"re todo en los l)deres religiosos #ue la go"iernan( +oda!)a se puede
perci"ir en el texto el ritmo triste del lamento y la pena honda de Jesús.
WJerusalén, JerusalénX, #ue matas a los profetas y apedreas a los #ue te son en!iados(
W/u*ntas !eces he #uerido reunir a tus hios como una gallina a sus polluelos "ao las alas, y no
#uisisteisX W6ira, tu casa est* desoladaX %ues te digo #ue no me !er*s hasta #ue digas. 2W4endito el #ue
!iene en nom"re del 1eñorX3(
Jesús insiste de nue!o en la insolente actitud de los go"ernantes religiosos, #ue asesinan a los profetas
#ue les son en!iados( +am"ién él ha #uerido restaurar el !erdadero Israel, pero se han negado( Jesús,
anticipando el uicio inminente de -ios, considera ya a la desgraciada ciudad como destruida. el templo
#uedar* a"andonado sin la presencia de -ios(
El recelo del poder romano
0ste enfrentamiento a los poderosos dirigentes del templo era mucho m*s temi"le #ue las disputas con
escri"as y fariseos so"re cuestiones de comportamiento pr*ctico( Junto a ellos, el mayor peligro para
Jesús !en)a de #uienes ostenta"an el m*ximo poder( 1u anuncio de la implantación inminente del reino
de -ios, su !isión cr)tica de la situación, su programa de solidaridad con los excluidos y su li"ertad
representa"an una radical y peligrosa alternati!a al sistema impuesto por 9oma( Jesús se fue
con!irtiendo en un profeta in#uietante, fuente de preocupación primero y peligro potencial de
su"!ersión m*s tarde, según se i"a conociendo meor el impacto de su actuación( Jesús pod)a ser
eecutado en cual#uier territorio controlado por 9oma, "ien en <alilea, donde reina"a Antipas, !asallo
fiel del emperador, "ien en Judea, donde go"erna"a directamente el prefecto romano(
Aun#ue Jesús actúa so"re todo en <alilea, no es Antipas #uien lo eecuta( 1in duda, Antipas ha o)do
ha"lar de Jesús( /onoce su !inculación con el 4autista y su posi"le peligrosidad( +al !e& en algún
momento anda tras sus pasos, pero nunca lo detiene( %ro"a"lemente le retiene el temor al resentimiento
popular #ue ha despertado contra él su ar"itraria eecución del 4autista( ,o #uiere pro!ocar m*s
descontento( Jesús, por su parte, no muestra sino desprecio por el tetrarca #ue ha eecutado al profeta
admirado #ue tanto le ha")a seducido( 5o llama 2&orra3, por#ue tam"ién a él #uiere atraparlo como al
4autista, y se "urla del em"lema acuñado en sus monedas !iendo en él una simple 2caña agitada por el
!iento3, por mucho #ue se !ista con elegancia y ha"ite en su espléndido palacio de +i"er)ades(
%ro"a"lemente, en el palacio de /es*rea del 6ar, donde resid)a %ilato, y en la torre Antonia de
Jerusalén, donde permanec)a !igilante una guarnición de soldados, a nadie dea"an indiferente las
KBD
confusas noticias #ue les llega"an de <alilea, pero tampoco les in#uieta"a so"remanera( 1olo cuando
!an compro"ando la atracción #ue Jesús eerce en el pue"lo y, so"re todo, cuando !en la li"ertad con
#ue lle!a a ca"o algunos gestos pro!ocati!os en la misma capital, en el am"iente explosi!o de las
fiestas de %ascua, toman conciencia de su potencial peligrosidad(
8ay algo #ue desde el principio puede ha"er despertado su recelo( Jesús emplea como s)m"olo central
de su mensae un término pol)tico( A todos trata de con!encer de #ue la llegada del 2imperio de -ios3
es inminente( 0l término "asileia, #ue repiten in!aria"lemente las fuentes cristianas para traducir 2reino
Yde -iosZ3, solo se emplea"a en los años treinta para ha"lar del 2imperio3 de 9oma( 0s el /ésar de
9oma el #ue, con sus legiones, esta"lece la pax romana e impone su usticia al mundo entero( 0l
proporciona "ienestar y seguridad a los pue"los, exigiendo a cam"io de su protección una implaca"le
tri"utación( ¿Qué pretende ahora Jesús al in!itar a la gente a 2entrar en el imperio de -ios3, #ue, a
diferencia de +i"erio, no "usca poder, ri#ue&a y honor, sino usticia y compasión precisamente para los
m*s excluidos y humillados del Imperio romano?
$)rle ha"lar de un 2imperio3, aun#ue lo llame 2de -ios3, no es muy tran#uili&ador( /onstruir un
2imperio3 diferente, so"re la "ase de la !oluntad de -ios, encerra"a una cr)tica radical a +i"erio, el
/ésar #ue dicta"a su propia !oluntad de manera omn)moda a todos los pue"los( %ero no es el lenguae
de Jesús lo #ue m*s les in#uieta, sino su posicionamiento( 0l profeta de <alilea repite una y otra !e&
#ue, en el proyecto de -ios, tienen prioridad precisamente los m*s excluidos y marginados por el
Imperio( 0se hom"re est* diciendo a todos #ue la !oluntad de -ios est* en contradicción con la del
/ésar( 1u mensae es claro para #uien lo #uiera escuchar. hay #ue refundar la sociedad so"re otras
"ases, restaurando la !erdadera !oluntad de -ios( %ara 2entrar3 en el imperio de -ios hay #ue 2salirse3
del imperio de 9oma(
Jesús ciertamente no piensa en una su"le!ación suicida contra 9oma, pero su actuación es peligrosa(
All) por donde pasa enciende la esperan&a de los despose)dos con una pasión desconocida. 2-ichosos
los #ue no tenéis nada, por#ue es !uestro el imperio de -ios3( /uando se encuentra en alguna aldea con
gentes ham"rientas, les contagia su fe. 2-ichosos los #ue tenéis ham"re, por#ue comeréis3( 1i !e a
campesinos hundidos en la impotencia, les grita su con!icción. 2-ichosos los #ue ahora llor*is, por#ue
reiréis3( 1u pala"ra es de fuego( ¿Qué pretende al sugerir un !uelco total de la situación? ?na de sus
consignas m*s repetidas es rotunda y pro!ocati!a. 25os primeros ser*n los últimos, y los últimos ser*n
los primeros3(
¿0s solo el sueño de un profeta ingenuo? Jesús sa"e #ue el cam"io nunca se podr)a lograr luchando
contra las legiones romanas( %ero a#uel hom"re pon)a toda su fuer&a en el -ios de Israel, y con una fe
incre)"le anima"a a sus seguidores a pedir una y otra !e&. 2%adre, !enga tu imperio3( ¿0n #ué pod)a
terminar todo a#uello?
5as autoridades romanas oyen ha"lar tam"ién de sus curaciones y su extraño poder para li"erar a la
gente de fuer&as demon)acas( Al parecer, Jesús se siente comprometido en un com"ate entre -ios y las
fuer&as del mal #ue dominan a las gentes( ,o nos resulta f*cil a nosotros captar la tragedia pol)tico7
religiosa #ue se !i!e en Israel( 0ran el pue"lo elegido de -ios y, sin em"argo, !i!)an sometidos al
poder maléfico de 9oma( A#uellos ud)os no pod)an conce"ir una opresión tan cruel sin pensar en la
inter!ención de fuer&as so"rehumanas hostiles a Israel( Algo demon)aco tiene #ue ha"er en todo
a#uello( 5as posesiones dia"ólicas, tan frecuentes al parecer en esa época, no son sino un fenómeno
#ue expresa de manera tr*gica la situación real del pue"lo( 5os romanos son las fuer&as malignas #ue
se han apoderado del pue"lo y lo est*n despoando de su identidad ( ?na pregunta los ro)a por dentro.
¿sigue el -ios de Israel controlando la historia? ¿%or #ué !i!en sometidos a los dioses de 9oma?
KB>
¿-ónde est* su -ios? 0n este contexto, los exorcismos reali&ados por Jesús co"ra"an una fuer&a
insospechada( 1i -ios, como piensa él, est* !enciendo a 1at*n, es #ue los d)as de 9oma est*n ya
contados( 5a expulsión de las fuer&as demon)acas est* apuntando a su derrota( -ios est* ya actuando(
1u imperio se empie&a a hacerse sentir( 5o dec)a Jesús. 21i yo expulso los demonios con el dedo de
-ios, entonces es #ue ha llegado a !osotros el reino de -ios3( 0s posi"le #ue, detr*s de esta
interpretación religiosa de los exorcismos de Jesús, las gentes sencillas de <alilea intuyeran ya la
pronta derrota de los romanos, pero es poco pro"a"le #ue estos !ieran en su extraño comportamiento
una amena&a para el Imperio(
6*s les tu!o #ue in#uietar la postura am"igua de Jesús so"re el tri"uto exigido por 9oma, si es #ue
alguna !e& les llegó la noticia( 0l tema era candente( 8ac)a toda!)a pocos años #ue ha")a estallado con
!irulencia especial( 0ra el año > y Jesús ten)a die& o doce años( -estituido Ar#uelao como tetrarca de
Judea, 9oma pasó a go"ernar directamente la región( 0n adelante, los tri"utos se pagar)an directamente
al prefecto romano y no a una autoridad ud)a, su"ordinada a 9oma( 5a nue!a situación pro!ocó una
fuerte reacción promo!ida por Judas, oriundo de <alilea, y un fariseo llamado 1adoc( 1u planteamiento
i"a a la ra)&. -ios es el 2único señor y dueño de Israel3' pagar el tri"uto al /ésar es sencillamente negar
el señor)o del -ios de la Alian&a so"re Israel( 0n realidad, este era el sentir de todos, solo #ue Judas y
1adoc lo plantea"an con radicalidad. los ud)os de"en aceptar el imperio exclusi!o de ;ah!é so"re la
tierra de Israel y negarse a pagar el tri"uto al /ésar(
9oma terminó con a#uel mo!imiento, pero las discusiones no cesaron( 0n algún momento, el
planteamiento se lo hicieron directamente a Jesús. 20s l)cito pagar tri"uto al /ésar o no? ¿%agamos o
deamos de pagar?3 ( 0l planteamiento no pod)a ser m*s delicado para Jesús( 1i responde
negati!amente puede ser acusado de re"elión contra 9oma( 1i acepta la tri"utación #ueda desacreditado
ante las gentes de a#uellos pue"los, #ue !i!en exprimidas por los impuestos, y a las #ue #uiere y
defiende tanto( Jesús les pide #ue le enseñen la 2moneda del impuesto3( Al no la tiene, pues !i!e como
un !aga"undo itinerante, sin tierras ni tra"ao fio' hace tiempo #ue no tiene pro"lemas con los
recaudadores( -espués les pregunta por la imagen #ue aparece en a#uel denario de plata( 9epresenta a
+i"erio y la leyenda dice. +i"erius /aesar, -i!i Augusti Hilius Augustus' en el re!erso se puede leer.
%ontifex 6aximus( 0l gesto de Jesús es ya clarificador( 1us ad!ersarios !i!en escla!os del sistema,
pues, al utili&ar a#uella moneda acuñada con s)m"olos pol)ticos y religiosos, est*n reconociendo la
so"eran)a del emperador( ,o es su caso, pues él !i!e de manera po"re, pero li"re, dedicado a los
empo"recidos y excluidos del Imperio( Jesús no est* "ao el imperio del /esar, ha entrado en el reino
de -ios(
-esde esa li"ertad proclama su postura. 2-e!ol!ed al /ésar lo #ue es del /ésar, y a -ios lo #ue es de
-ios3( ¿0st* sugiriendo pagar el tri"uto para e!itar nue!as masacres como en el pasado? ¿0st*
in!itando a no reconocer a ningún /ésar por encima de -ios? ¿/oincide su postura con el
planteamiento defendido por Judas y 1adoc? 0l aforismo de Jesús parece encerrar un conflicto de
lealtades entre -ios y el /ésar( %ero ¿puede ha"er, para Jesús, algo #ue no pertene&ca a -ios? ¿Qué
puede ser solo del /ésar? 1u dinero, nada m*s( ¿,o estar* Jesús ha"lando a los #ue manean esos
denarios de plata? 1u mensae tal !e& es sencillo. 21i os est*is "eneficiando del sistema y cola"or*is
con 9oma, cumplid !uestras o"ligaciones con los recaudadores y Ude!ol!edU al /ésar lo #ue !iene de
él( %ero #ue nadie dee en manos del /ésar lo #ue solo le pertenece a -ios3( Jesús lo ha")a repetido
muchas !eces. los po"res son de -ios' los pe#ueños son sus hios predilectos( 0l reino de -ios les
pertenece( ,adie ha de a"usar de ellos( ,i el /ésar(
5a posición de Jesús era sin duda h*"il y sortea"a la trampa #ue le ha")an tendido, pero su resistencia
al opresor romano y su reconocimiento a"soluto del -ios de los po"res era claro( 5ucas indica m*s
KBF
tarde #ue Jesús fue acusado ante %ilato de andar al"orotando al pue"lo y 2prohi"iendo pagar tri"utos al
/ésar3( ,o sa"emos si fue as)( %ero el profeta del reino de -ios resulta un elemento in#uietante para
#uienes !i!en del Imperio de 9oma. la aristocracia del templo, las familias herodianas y el entorno de
los representantes del /ésar(
4o$erente $asta el !inal
Jesús contó con la posi"ilidad de un final !iolento( ,o era un ingenuo( 1a")a el peligro al #ue se
expon)a si continua"a su acti!idad y segu)a insistiendo en la irrupción del reino de -ios( +arde o
temprano su !ida pod)a desem"ocar en la muerte( 0l peligro lo amena&a"a desde di!ersos frentes(
6ientras recorr)a las aldeas de <alilea, tal !e& no pensa"a tanto en la inter!ención de %ilato, #ue fue
finalmente #uien lo eecutó. su palacio de /es*rea del 6ar #ueda"a apartado del am"iente campesino
en #ue él se mo!)a( 0n los comien&os tampoco pod)a !er el peligro #ue representa"a la aristocracia
saducea del templo( 1olo cuando su"ió a Jerusalén pudo compro"ar de cerca su poder y su hostilidad(
0ra peligroso "uscar una !ida digna y usta para los últimos( ,o pod)a promo!er el reino de -ios como
un proyecto de usticia y compasión para los excluidos y recha&ados sin pro!ocar la persecución de
a#uellos a los #ue no interesa"a cam"io alguno ni en el Imperio ni en el templo( 0ra imposi"le
solidari&arse con los últimos como lo hac)a él sin sufrir la reacción de los poderosos( Jesús sa")a #ue
tanto 8erodes como %ilato ten)an poder para darle muerte( +al !e& la amena&a del prefecto romano
#ueda"a m*s leana, pero lo ocurrido con el 4autista le hi&o !er lo #ue en cual#uier momento le pod)a
suceder tam"ién a él( +odos sa")an #ue pro!en)a del entorno de Juan' Antipas lo mira"a como a un
profeta #ue prolonga"a la som"ra del 4autista( Jesús no lo ignora"a( Alguna fuente nos informa de #ue,
al enterarse de la eecución del 4autista, se retiró a un lugar apartado( ,ada sa"emos de cierto( 5o
ocurrido al 4autista no era algo casual( 0s el destino tr*gico #ue espera de ordinario a los profetas(
Jesús presiente #ue pueden hacer lo mismo con él( +am"ién él es profeta( 1egún una idea muy
extendida entre los ud)os del siglo i, el destino #ue espera al profeta es la incomprensión, el recha&o y
la persecución( ¿,o le aguardar* tam"ién a él la misma suerte?
%ro"a"lemente Jesús contó desde muy pronto con la posi"ilidad de un desenlace fatal( %rimero era solo
una posi"ilidad' m*s tarde se con!ertir)a en un final "astante pro"a"le' por último, en una certe&a( ,o
es f*cil !i!ir d)a a d)a teniendo como hori&onte un final !iolento( ¿%odemos sa"er algo del
comportamiento de Jesús? /iertamente no era un suicida( ,o "usca"a el martirio( ,o era ese el
o"eti!o de su !ida( ,unca #uiso el sufrimiento ni para él ni para los dem*s( 0l sufrimiento es malo(
+oda su !ida se ha")a dedicado a com"atirlo en la enfermedad, las inusticias, la marginación, el
pecado o la desesperan&a( 1i acepta la persecución y el martirio ser* por fidelidad al proyecto del
%adre, #ue no #uiere !er sufrir a sus hios e hias( %or eso Jesús no corre tras la muerte, pero tampoco se
echa atr*s( ,o huye ante las amena&as' tampoco modifica su mensae' no lo adapta ni sua!i&a( 5e
ha"r)a sido f*cil e!itar la muerte( 8a"r)a "astado con callarse y no insistir en lo #ue pod)a irritar en el
templo o en el palacio del prefecto romano( ,o lo hi&o( /ontinuó su camino( %refer)a morir antes #ue
traicionar la misión para la #ue se sa")a escogido( Actuar)a como 8io fiel a su %adre #uerido(
6antenerse fiel no era solo aceptar un final !iolento( 1ignifica"a tener #ue !i!ir d)a a d)a en un clima
de inseguridad y enfrentamientos' no poder anunciar el reino de -ios desde una !ida tran#uila y serena'
!erse expuesto continuamente a la descalificación y el recha&o(
0ra ine!ita"le #ue, en su conciencia, se despertaran no pocas preguntas. ¿cómo pod)a -ios llamarlo a
proclamar la llegada decisi!a de su reinado, para dear luego #ue esta misión aca"ara en un fracaso?
¿0s #ue -ios se pod)a contradecir? ¿0ra posi"le conciliar su muerte con su misión? 1e necesita"a
mucha confian&a para dearle actuar a -ios y ponerse en sus manos, a pesar de todo( Jesús lo hi&o( 1u
KBL
actitud no tu!o nada de resignación sumisa ( ,o se deó lle!ar pasi!amente por los acontecimientos
hacia una muerte inexora"le( 1e reafirmó en su misión, siguió insistiendo en su mensae( 1e atre!ió a
hacerlo no solo en las aldeas apartadas de <alilea, sino en el entorno peligroso del templo( ,ada le
detu!o(
6orir* fiel al -ios en el #ue ha confiado siempre( 1eguir* acogiendo a pecadores y 2excluidos3,
aun#ue su actuación irrite' si terminan recha&*ndolo, morir* como un 2excluido3, pero con su muerte
confirmar* lo #ue ha sido su !ida entera. confian&a total en un -ios #ue no recha&a ni excluye a nadie
de su perdón( 1eguir* anunciando el 2reino de -ios3 a los últimos, identific*ndose con los m*s po"res
y despreciados del Imperio, por mucho #ue moleste en los am"ientes cercanos al go"ernador romano'
si un d)a lo eecutan en el suplicio de la cru&, reser!ado para escla!os, sin derecho a nada, morir* como
el m*s po"re y despreciado de todos, pero con su muerte sellar* para siempre su mensae de un -ios
defensor de todos los po"res, oprimidos y perseguidos por los poderosos( 1eguir* amando a -ios con
todo el cora&ón, no dar* a ningún 2cesar3 y a ningún 2sumo sacerdote3 lo #ue es solo de -ios, seguir*
defendiendo a sus po"res hasta el final( Aceptar* la !oluntad de -ios, incluso ahora #ue parece
present*rsele "ao forma de martirio(
Al parecer, Jesús no ela"oró ninguna teor)a so"re su muerte, no hi&o teolog)a so"re su crucifixión( 5a
!io como consecuencia lógica de su entrega incondicional al proyecto de -ios( A pesar de su dolor y su
miedo a terminar torturado en el pat)"ulo de la cru&, no !io contradicción entre la instauración
definiti!a del reino de -ios y su fracaso como mensaero y portador definiti!o( 6*s all* de su muerte,
el reino de -ios alcan&ar* su plenitud( Jesús no interpretó su muerte desde una perspecti!a sacrificial(
,o la entendió como un sacrificio de expiación ofrecido al %adre( ,o era su lenguae( ,unca ha")a
!inculado el reino de -ios a las pr*cticas cultuales del templo' nunca ha")a entendido su ser!icio al
proyecto de -ios como un sacrificio cultual( 8a"r)a sido extraño #ue, para dar sentido a su muerte,
recurriera al final de su !ida a categor)as procedentes del mundo de la expiación( ,unca imaginó a su
%adre como un -ios #ue ped)a de él su muerte y destrucción para #ue su honor, ustamente ofendido
por el pecado, #uedara por fin restaurado y, en consecuencia, pudiera en adelante perdonar a los seres
humanos( ,unca se le !e ofreciendo su !ida como una inmolación al %adre para o"tener de él
clemencia para el mundo( 0l %adre no necesita #ue nadie sea destruido en su honor( 1u amor a sus hios
e hias es gratuito, su perdón, incondicional(
Jesús entiende su muerte como ha entendido siempre su !ida. un ser!icio al reino de -ios en fa!or de
todos( 1e ha des!i!ido d)a a d)a por los dem*s' ahora, si es necesario, morir* por los dem*s( 5a actitud
de ser!icio #ue ha inspirado su !ida ser* tam"ién la #ue inspirar* su muerte( Al parecer, Jesús #uiso
#ue se entendiera as) toda su actuación. 2;o estoy en medio de !osotros como el #ue sir!e3( As) estar*
tam"ién en la cru&. como 2el #ue sir!e3( 0s el rasgo caracter)stico #ue le define desde el principio hasta
el final, el #ue inspira y da sentido último a su !i!ir y su morir( 0sta es, pro"a"lemente, su actitud
"*sica al afrontar su muerte( %oco m*s podemos decir. confian&a total en el %adre y !oluntad de
ser!icio hasta el final(
¿Qué !alor sal!)fico atri"uyó Jesús a su muerte? ¿%udo intuir #ué aportar)a al reino de -ios su muerte
!iolenta y dolorosa? 8a")a !i!ido ofreciendo 2sal!ación3 a #uienes !i!)an sufriendo el mal y la
enfermedad, dando 2acogida3 a #uienes eran excluidos por la sociedad y la religión, regalando el
2perdón3 gratuito de -ios a pecadores y gentes perdidas, incapaces de !ol!er a su amistad( ,o solo
proclama"a la !ida y sal!ación de -ios( Al mismo tiempo las ofrec)a( 5o hac)a mo!ido por su
confian&a en el amor incre)"le de -ios a todos( Gi!ió su ser!icio curando, acogiendo, "endiciendo,
ofreciendo el perdón gratuito y la sal!ación de -ios( +odo apunta a pensar #ue murió como ha")a
!i!ido( 1u muerte fue el ser!icio último y supremo al proyecto de -ios, su m*xima contri"ución a la
KBJ
sal!ación de todos(
*eregrinación arriesgada a Jerusal1n
0ra el mes de nis*n del año =E( 5as llu!ias de in!ierno ha")an ido cesando sua!emente( 5a prima!era
comen&a"a a despertarse en las colinas de <alilea y despunta"a ya en los "rotes de las higueras. a Jesús
le recorda"a todos los años la cercan)a inminente del reino de -ios, llenando el mundo de !ida nue!a(
0l clima era agrada"le( 5as gentes se prepara"an para su"ir en peregrinación a Jerusalén a cele"rar la
gran fiesta de la %ascua( -esde <alilea se necesita"an tres o cuatro d)as de camino( 1e pod)a pasar la
noche cómodamente al aire li"re( Adem*s, la luna i"a creciendo. el d)a de %ascua ser)a luna llena( Jesús
comunicó a los suyos su decisión. #uer)a su"ir a Jerusalén como peregrino, acompañado de sus
disc)pulos y disc)pulas(
¿Qué moti!os le impulsa"an? ¿Quer)a sencillamente unirse a su pue"lo para cele"rar la %ascua como
un peregrino m*s? ¿1e dirig)a a la ciudad santa para aguardar all) la manifestación gloriosa del reino de
-ios? ¿Quer)a desafiar a los dirigentes religiosos de Israel para pro!ocar una respuesta #ue arrastrara a
todos a acoger la irrupción de -ios? ¿4usca"a confrontar a todo el pue"lo y urgir la restauración de
Israel? ,ada sa"emos con certe&a( 8asta ahora, Jesús se ha dedicado a anunciar el reino de -ios por las
aldeas de <alilea, pero su llamada est* dirigida a todo Israel( 0s normal #ue en un determinado
momento diria su mensae tam"ién a Jerusalén(
0s la ocasión ideal( 5a ciudad santa era el centro del pue"lo elegido. hacia ella dirig)an su mirada y su
cora&ón todos los ud)os dispersos por el mundo( 5a fecha no puede ser m*s apropiada( 6iles de
peregrinos !enidos de %alestina y de todos los rincones del Imperio se congregar*n para rea!i!ar
durante las fiestas de %ascua su anhelo de li"ertad( 1us disc)pulos, al parecer, se alarmaron con la idea(
+am"ién Jesús es consciente del peligro #ue corre en Jerusalén( 1u mensae puede irritar a los
dirigentes del templo y a las autoridades romanas( A pesar de todo, Jesús su"e a la ciudad santa( ;a no
!ol!er*(
%ro"a"lemente sigue la ruta m*s oriental para peregrinar hasta la ciudad santa( 0l grupo dea
/afarnaún, camina a lo largo del r)o Jord*n y, después de atra!esar Jericó, sigue la cal&ada #ue su"e
por el Sadi Melt hasta llegar al monte de los $li!os( 0ra el meor punto para contemplar la ciudad santa
en todo su esplendor y "elle&a( 5os peregrinos enmudec)an y llora"an de alegr)a al !erla(
%ro"a"lemente no es la primera !e& #ue Jesús llega a Jerusalén, pero en esta ocasión todo es diferente(
0n su cora&ón se entreme&clan la alegr)a y la pena, el temor y la esperan&a( ,unca sa"remos lo #ue
!i!ió( 1olo falta"an unos d)as para su eecución(
-esde el monte de los $li!os se di!isa toda la ciudad( A lo leos, en el punto m*s ele!ado, el antiguo
palacio de 8erodes, con sus fastuosas salas y sus ardines, con!ertido en sede ocasional del prefecto
romano. tal !e& %ilato se encuentra ya all) para !igilar de cerca las fiestas de %ascua( ,o muy leos se
puede adi!inar la residencia de Antipas, el tetrarca de <alilea, #ue de ordinario no suele faltar a la
cele"ración de estas fiestas multitudinarias' su palacio tra)a a todos recuerdos tr*gicos del pasado, pues
all) ha")a !i!ido el rey pagano Ant)oco IG, #ue tanto ha")a hecho sufrir a los ud)os fieles a su -ios(
Junto a estos dos palacios, las luosas !illas del "arrio superior de la ciudad' all) reside la familia de
Anas y la mayor parte de la aristocracia del templo( Al sur de esta &ona residencial se encuentra el
teatro romano y el circo, construidos por 8erodes para #ue Jerusalén no fuera menos #ue otras ciudades
importantes del Imperio( %ro"a"lemente Jesús no pisó nunca las calles de esta parte de la ciudad,
ha"itada por el alto clero y las familias m*s ricas y poderosas de Jerusalén( 5os "arrios po"res y
populares est*n en el otro extremo, ocupando la parte "aa de la ur"e( -esde el monte de los $li!os no
KDE
es posi"le o"ser!ar la agitación y el "ullicio #ue all) reina( 0n sus estrechas calles se alternan talleres,
tiendas y negocios de toda clase( 5os !endedores ofrecen a gritos sus mercanc)as. teidos, sandalias,
túnicas, perfumes, pe#ueñas oyas o recuerdos de la ciudad santa( 5os puestos de cereales, frutas y
productos del campo se concentran so"re todo unto a las puertas de la ciudad( ,o es f*cil mo!erse en
medio de tanta gente ocupada en hacerse con las pro!isiones necesarias para los d)as de fiesta(
%ero lo #ue atra)a la mirada de todos los peregrinos era la inmensa explanada donde se le!anta
resplandeciente el templo santo, dominando un conunto compleo de edificios, galer)as y salas
destinadas a diferentes acti!idades( A#uella era Wla casa de -iosX 1egún el historiador Hla!io Josefo,
2esta"a casi enteramente recu"ierta de l*minas de oro maci&o y, al salir el sol, "rilla"a con tal
resplandor #ue los #ue la mira"an ten)an #ue des!iar su mirada( A los extraneros #ue se acerca"an a
Jerusalén les parec)a !er una cum"re ne!ada3( All) entrar*n los próximos d)as para ofrecer los
sacrificios rituales, cantar himnos de acción de gracias y degollar los corderos para la cena pascual(
Halta"an solo unas horas para el comien&o de las fiestas y de")an ocuparse de reali&ar las
purificaciones( 5as condiciones de pure&a eran exigentes( 5os paganos se de")an detener en el amplio
2patio de los paganos3' lo mismo har*n los leprosos, los ciegos o los tullidos( 5as mueres no pasar*n
del 2patio de las mueres3 y los !arones se detendr*n en el 2patio de los israelitas3( -esde all) asistir*n
a los di!ersos ritos( ,ingún peregrino puede acceder al *rea reser!ada a los sacerdotes, donde se
encuentra el altar de los sacrificios( Ante la presencia de -ios en el sancta sanctorum solo accede el
sumo sacerdote, único mediador entre Israel y su -ios(
6*s de uno preguntar)a #ué era a#uel poderoso edificio con cuatro torres #ue se le!anta"a en un
extremo de la explanada, dominando todo el recinto sagrado( 1e trata de una fortale&a construida por
8erodes y llamada popularmente la 2torre Antonia3( 1egún Hla!io Josefo, 2el templo era la fortale&a
#ue domina"a la ciudad, y la Antonia era la torre #ue domina"a el templo3( All) permanece !igilante
una guarnición de soldados romanos para controlar cual#uier altercado #ue pertur"e el orden(
1eguramente en alguno de sus cala"o&os m*s de un desgraciado espera la hora de su eecución(
1olo cuando se acercaron a la ciudad pudieron conocer Jesús y sus disc)pulos la atmósfera #ue se
respira"a en Jerusalén( %or todos los caminos i"an llegando los grupos de peregrinos( 5os !alles del
/edrón, 8innón y +yropeón #ue rodean Jerusalén eran insuficientes para acoger a las muchedum"res
#ue se encamina"an hacia alguna de las puertas de la ciudad( 5a gente comen&a"a ya a acampar en
todos los espacios li"res. unto a las murallas, en las colinas de alrededor y en el monte de los $li!os(
6*s de cien mil peregrinos tomar)an parte en las fiestas( Al encontrarse u"icadas dentro del Imperio
romano, las comunidades ud)as de la di*spora no encontra"an ya pro"lemas fronteri&os para
despla&arse hasta Jerusalén( %or otra parte, la impresionante reconstrucción del templo lle!ada a ca"o
por 8erodes ha")a dado un impulso nue!o a las peregrinaciones( /ada !e& eran m*s los peregrinos #ue
llega"an de 0gipto, Henicia o 1iria' de 6acedonia, +esalia o /orinto' desde %anfilia, /ilicia, 4itinia y
las costas del mar ,egro' incluso desde 9oma, la capital del Imperio( Jerusalén se con!ert)a en las
fiestas de %ascua en una ciudad mundial, la 2capital religiosa3 del mundo ud)o en el seno del Imperio
romano(
5a aglomeración de una muchedum"re tan numerosa dentro de la ciudad santa, cargada de tantos
recuerdos, representa un peligro potencial( 0l encuentro de tantos hermanos !enidos del mundo entero
hac)a crecer el sentido de pertenencia. son un pue"lo pri!ilegiado, elegido por el mismo -ios( 5a
cele"ración de la %ascua enardece aún m*s sus cora&ones( 5as fiestas giran en torno a esa noche
memora"le en #ue cele"ran su li"eración de la escla!itud del faraón( 5o hacen con nostalgia y tam"ién
con esperan&a( 0gipto ha sido reempla&ado por 9oma( 5a tierra heredada de ;ah!é no es ya un pa)s de
li"ertad. ahora son escla!os en su propia tierra( 0sos d)as la oración de los peregrinos se con!ierte en
KDK
un clamor. -ios escuchar* los gritos de su pue"lo oprimido y !endr* de nue!o a li"erarlos de la
escla!itud( 9oma conoce "ien el peligro( %or eso %ilato se despla&a esos d)as hasta Jerusalén para
refor&ar la guarnición de la torre Antonia. hay #ue cortar de ra)& cual#uier acción su"!ersi!a antes de
#ue se pueda contagiar a la masa de peregrinos(
6uchos de ellos se acercan a la ciudad cantando su alegr)a por ha"er llegado a Jerusalén después de un
largo !iae( 5o mismo hace el grupo de Jesús( 1e acercan ya a las puertas de la ciudad( 0s el último
tramo, y Jesús lo ha #uerido recorrer montado so"re un asno, como humilde peregrino #ue entra en
Jerusalén deseando a todos la pa&( 0n ese momento, contagiados por el clima festi!o de la %ascua y
enardecidos por la expectación de la pronta llegada del reino de -ios, en la #ue tanto insist)a Jesús,
comien&an a aclamarlo( Algunos cortan cual#uier rama o follae !erde #ue crece unto al camino, otros
extienden sus túnicas a su paso( 0xpresan su fe en el reino de -ios y su agradecimiento a Jesús( ,o es
una recepción solemne organi&ada para reci"ir a un personae ilustre y poderoso( 0s el homenae
espont*neo de los disc)pulos y seguidores #ue !ienen con él( 1egún se nos dice, los #ue le aclaman son
peregrinos #ue 2i"an delante de él3 o #ue 2le segu)an3( %ro"a"lemente su grito de"ió de ser este.
2W8osannaX W4endito el #ue !iene en nom"re del 1eñorX3(
0l gesto de Jesús era seguramente intencionado( 1u entrada en Jerusalén montado en un asno dec)a m*s
#ue muchas pala"ras( Jesús "usca un reino de pa& y usticia para todos, no un imperio construido con
!iolencia y opresión( 6ontado en su pe#ueño asno aparece ante a#uellos peregrinos como profeta,
portador de un orden nue!o y diferente, opuesto al #ue impon)an los generales romanos, montados
so"re sus ca"allos de guerra( 1u humilde entrada en Jerusalén se con!ierte en s*tira y "urla de las
entradas triunfales #ue organi&a"an los romanos para tomar posesión de las ciudades con#uistadas( 6*s
de uno !er)a en el gesto de Jesús una graciosa cr)tica al prefecto romano #ue, por esos mismos d)as, ha
entrado en Jerusalén montado en su poderoso ca"allo, adornado con todos los s)m"olos de su poder
imperial( A los romanos no les pod)a hacer ninguna gracia( Ignoramos el alcance #ue pudo tener el
gesto sim"ólico de Jesús en medio de a#uel gent)o multitudinario( 0n cual#uier caso, a#uella entrada
2antitriunfal3, aleada por sus seguidores y seguidoras, es una "urla #ue puede encender los *nimos de
la gente( 0ste acto pú"lico de Jesús anunciando un antirreino no !iolento ha"r)a "astado para decretar
su eecución(
Un gesto muy peligroso
A los pocos d)as sucede algo mucho m*s gra!e( Jesús, #ue mientras est* en Jerusalén suele hospedarse,
al parecer, en el cercano "arrio de 4etania, en casa de sus amigos 5*&aro, 6ar)a y 6arta, !uel!e a la
ciudad y reali&a la acción pú"lica m*s gra!e de toda su !ida( -e hecho, esta inter!ención en el templo
es lo #ue desencadena su detención y r*pida eecución( ,adie duda del gesto auda& y pro!ocati!o de
Jesús( 5lega al templo y con paso decidido entra en el gran patio de los gentiles donde se lle!an a ca"o
di!ersas acti!idades necesarias para el culto( All) se cam"ian las diferentes monedas del Imperio por el
sheIel de +iro, única moneda #ue se acepta en el templo, sin duda por ser la m*s fuerte y esta"le en
a#uella época( All) se !enden las palomas, tórtolas y dem*s animales necesarios para los sacrificios y el
cumplimiento de los !otos' los peregrinos prefieren comprarlos en el mismo Jerusalén en !e& de
traerlos desde su casa, con el riesgo de perderlos o lesionarlos en el camino, de*ndolos inser!i"les para
el culto(
1egún la fuente m*s antigua, Jesús 2comen&ó a echar fuera a los #ue !end)an y compra"an3' adem*s
2!olcó las mesas de los cam"istas y los puestos de !endedores de palomas3' por último 2no permit)a
#ue nadie transportase cosas por el templo3( %ro"a"lemente su inter!ención es "astante modesta, y solo
altera moment*neamente el funcionamiento rutinario de la ornada( 0l patio de los gentiles es enorme y
KD:
ocupa la mayor parte de la explanada del templo' esos d)as se concentran ah) miles de peregrinos' hay
docenas de mesas para el cam"io y de puestos de !enta de animales para los sacrificios( 0l ser!icio de
orden del templo y cientos de sacerdotes cuidan de #ue todo transcurra en pa&' los soldados de %ilato lo
controlan todo desde la torre Antonia( %osi"lemente Jesús atropella a un grupo de !endedores y
compradores, !uelca algunas mesas y puestos de !enta de palomas, y trata de interrumpir la acti!idad
durante algunos momentos( ,o puede hacer mucho m*s( %ara "lo#uear el funcionamiento del templo se
hu"iera necesitado un "uen número de personas(
1u gesto fue pe#ueño y limitado, pero esta"a cargado de una fuer&a profética y un significado de
consecuencias impre!isi"les(
Atacar el templo era atacar el cora&ón del pue"lo ud)o, el s)m"olo alrededor del cual gira todo lo
dem*s, el centro de la !ida religiosa, social y pol)tica( 0n a#uel lugar santo, signo de la elección de
Israel, ha"ita el -ios de la Alian&a. su presencia garanti&a la protección y la seguridad para el pue"lo(
All) se hace !isi"le la unión del cielo y la tierra, la comunión entre Israel y su -ios( 1olo all) se puede
ofrecer a -ios un sacrificio agrada"le y reci"ir su perdón( 0n este lugar santo, protegido de toda
impure&a y contaminación, se manifestar* un d)a la !ictoria final del -ios de Israel( /ual#uier agresión
al templo era una ofensa peligrosa e intolera"le no solo para los dirigentes religiosos, sino para todo el
pue"lo( ¿Qué ser)a de Israel sin la presencia de -ios en medio de ellos? ¿/ómo podr)an so"re!i!ir sin
el templo?
5a acción de Jesús fue sin duda un gesto hostil de protesta, pero ¿#ué significado concreto le #uiso
atri"uir a su arre"ato profético? %ara entender todo su alcance hemos de aproximarnos al clima de
am"igCedad #ue en!uel!e al templo y a los altos dignatarios #ue lo controlan en a#uellos momentos( 0l
recelo !en)a desde el inicio mismo de las o"ras de restauración( ,adie duda de la "elle&a y esplendor
del nue!o templo, pero ¿cu*l ha sido la intención real de 8erodes? ¿Quer)a le!antar una casa al -ios de
Israel o engrandecer su imagen en el Imperio? ¿%ara #ué ha construido a#uel gigantesco 2patio de los
gentiles3 #ue ocupa las tres cuartas partes de la explanada? ¿%ara acoger a peregrinos fieles a la
Alian&a o para atraer a !iaeros paganos a admirar su poder? ¿Qué es el templo en estos momentos?
¿/asa de -ios o signo de cola"oración con 9oma? ¿+emplo de oración o almacén de los die&mos y
primicias de los campesinos? ¿1antuario de perdón o s)m"olo de las inusticias? ¿0st* al ser!icio de la
Alian&a o "eneficia a los intereses de la aristocracia sacerdotal?
0n este lugar de culto ha surgido una enorme organi&ación mantenida por un exagerado cuerpo de
funcionarios, escri"as, administradores, conta"les, personal de orden y sier!os de las grandes familias
sacerdotales( +odos ellos !i!en del templo y suponen una carga m*s para la po"lación campesina( 5as
cr)ticas de las gentes se centran en las poderosas familias sacerdotales( Aun#ue todos presumen de sus
linaes, la dinast)a de 1adoc ha #uedado rota hace tiempo' 8erodes ha importado de 4a"ilonia y 0gipto
familias sacerdotales de dudosa legitimidad' en este momento son las autoridades romanas las #ue
nom"ran y cesan a su ar"itrio al sumo sacerdote de turno( ,o es extraño #ue los designados se
preocupen m*s de perpetuarse en el poder #ue de ser!ir al pue"lo. distri"uyen los cargos m*s lucrati!os
entre sus familiares, eercen un fuerte control de las deudas y, según Josefo, llegan incluso a en!iar a
sus escla!os a arre"atar a los sacerdotes po"res los die&mos #ue les corresponden(
5o #ue m*s irrita es pro"a"lemente su !ida luosa a costa de las gentes del campo( Al distri"uirse la
tierra prometida, la tri"u de 5e!i no ha")a reci"ido un territorio como las dem*s( 1u heredad ser)a -ios.
!i!ir)an de los sacrificios, die&mos y tri"utos( A pesar de todo, poco después de !ol!er del destierro de
4a"ilonia, algunos sacerdotes pose)an ya tierras' en tiempos de Jesús, "astantes ha")an comprado
extensas fincas y posesiones( ,aturalmente segu)an #ued*ndose con la parte correspondiente de los
KD=
animales sacrificados, presiona"an al pue"lo para co"rar las primicias y die&mos de los productos del
campo y exig)an el pago anual del medio shéIel de tri"uto( 1olo con estos ingresos no hu"ieran podido
!i!ir en la opulencia, pero el desarrollo de la moneti&ación tu!o como efecto una acumulación de
ri#ue&a en las arcas del templo' una h*"il pol)tica de préstamos hi&o el resto( 0l templo se fue
con!irtiendo en fuente de poder y ri#ue&a de una minor)a aristocr*tica #ue !i!)a a costa de los sectores
m*s dé"iles( ¿0s este el templo #uerido por el -ios de la Alian&a?
5a acción de Jesús fue un gesto sim"ólico( 1u inter!ención en medio de a#uella gran explanada durante
un tiempo pro"a"lemente corto es poco importante en s) misma, pero "usca atraer la atención so"re
algo #ue para Jesús es muy importante( 8a escogido "ien la situación. est* rodeado de peregrinos de
todo el mundo, la polic)a del templo est* atenta a cual#uier incidente y los soldados romanos !igilan
desde la torre Antonia( 0s el escenario adecuado para #ue su mensae tenga el de"ido eco( 5o #ue Jesús
pretende no es 2purificar3 el culto( ,o se acerca al lugar de los sacrificios para condenar pr*cticas
a"usi!as( 1u gesto es m*s radical y profundo( Jesús "lo#uea e interrumpe las acti!idades normales,
necesarias para el funcionamiento religioso del templo, como el cam"io de moneda o la !enta de
palomas( 1u acción no apunta hacia una reforma de esa liturgia, sino hacia la desaparición de la propia
institución. sin dinero no se pueden comprar animales puros' sin animales no hay sacrificios' sin
sacrificios no hay expiación del pecado ni seguridad de perdón( 1u inter!ención no parece tampoco un
gesto de protesta contra el culto pri!ilegiado del pue"lo ud)o, #ue excluye la participación de los
paganos( Jesús espera #ue los gentiles ser*n acogidos en el reino definiti!o de -ios, pero no hace
ningún gesto preciso para #ue los paganos empiecen a tomar ya parte en los sacrificios del templo( 1u
inter!ención no est* tampoco dirigida directamente a condenar la !ida corrupta de la aristocracia
sacerdotal, aun#ue en el trasfondo de su acción est* muy presente su actuación a"usi!a(
0l gesto de Jesús es m*s radical y total( Anuncia el uicio de -ios no contra a#uel edificio, sino contra
un sistema económico, pol)tico y religioso #ue no puede agradar a -ios( 0l templo se ha con!ertido en
s)m"olo de todo lo #ue oprime al pue"lo( 0n la 2casa de -ios3 se acumula la ri#ue&a' en las aldeas de
sus hios crece la po"re&a y el endeudamiento(
0l templo no est* al ser!icio de la Alian&a( ,adie defiende desde ah) a los po"res ni protege los "ienes
y el honor de los m*s !ulnera"les( 1e est* repitiendo de nue!o lo #ue Jerem)as condena"a en su tiempo.
el templo se ha")a con!ertido en una 2cue!a de ladrones3( 5a 2cue!a3 no es el lugar donde se cometen
los cr)menes, sino donde se refugian los ladrones y criminales después de ha"erlos cometido( As)
sucede en Jerusalén. no es en el templo donde se cometen los cr)menes, sino fuera' el templo es el lugar
donde los ladrones se refugian y acumulan su "ot)n( +arde o temprano era ine!ita"le el cho#ue frontal
del reino de -ios con a#uel sistema( 0l gesto de Jesús es una 2destrucción3 sim"ólica y profética, no
real y efecti!a, pero anuncia el final de ese orden de cosas( 0l -ios de los po"res y excluidos no reina
ni reinar* desde ese templo. am*s legitimar* ese sistema( /on la !enida del reino de -ios, el templo
pierde su ra&ón de ser(
5a actuación de Jesús ha ido demasiado leos( 0l personal de seguridad del templo y los soldados de la
fortale&a Antonia sa"en lo #ue tienen #ue hacer( 8ay #ue esperar a #ue la ciudad se encuentre m*s
tran#uila y los *nimos de los peregrinos m*s calmados( 0l caso no preocupa solo a los sacerdotes del
templo' in#uieta tam"ién a las autoridades romanas( 0l templo es siempre lugar de conflictos' por eso
lo !igilan de cerca( /ual#uier incidente en el recinto sagrado despierta su desconfian&a. #uienes ponen
en peligro el poder del sumo sacerdote, fiel ser!idor de 9oma, ponen en peligro la pa&( ?na cosa es
cierta. si no a"andona su actitud y renuncia a actuaciones tan su"!ersi!as, este hom"re ser* eliminado(
,o es aconsea"le detenerlo en pú"lico, mientras est* rodeado de seguidores y simpati&antes( ;a
encontrar*n el modo de apresarlo de manera discreta(
KDB
+espedida inol%idable
+am"ién Jesús sa"e #ue sus horas est*n contadas( 1in em"argo no piensa en ocultarse o huir( 5o #ue
hace es organi&ar una cena especial de despedida con sus amigos y amigas m*s cercanos( 0s un
momento gra!e y delicado para él y para sus disc)pulos. lo #uiere !i!ir en toda su hondura( 0s una
decisión pensada( /onsciente de la inminencia de su muerte, necesita compartir con los suyos su
confian&a total en el %adre incluso en esta hora( 5os #uiere preparar para un golpe tan duro' su
eecución no les tiene #ue hundir en la triste&a o la desesperación( +ienen #ue compartir untos los
interrogantes #ue se despiertan en todos ellos. ¿#ué !a a ser del reino de -ios sin Jesús? ¿Qué de"en
hacer sus seguidores? ¿-ónde !an a alimentar en adelante su esperan&a en la !enida del reino de -ios?
Al parecer, no se trata de una cena pascual( 0s cierto #ue algunas fuentes indican #ue Jesús #uiso
cele"rar con sus disc)pulos la cena de %ascua o séder, en la #ue los ud)os conmemoran la li"eración de
la escla!itud egipcia( 1in em"argo, al descri"ir el "an#uete, no se hace una sola alusión a la liturgia de
la %ascua, nada se dice del cordero pascual ni de las hier"as amargas #ue se comen esa noche, no se
recuerda ritualmente la salida de 0gipto, tal como esta"a prescrito( %or otra parte es impensa"le #ue esa
misma noche en la #ue todas las familias esta"an cele"rando la cena m*s importante del calendario
ud)o, los sumos sacerdotes y sus ayudantes lo dearan todo para ocuparse de la detención de Jesús y
organi&ar una reunión nocturna con el fin de ir concretando las acusaciones m*s gra!es contra él(
%arece m*s !eros)mil la información de otra fuente #ue sitúa la cena de Jesús antes de la fiesta de
%ascua, pues nos dice #ue Jesús es eecutado el KB de nis*n, la !)spera de %ascua( As) pues, no parece
posi"le esta"lecer con seguridad el car*cter pascual de la última cena( %ro"a"lemente, Jesús peregrinó
hasta Jerusalén para cele"rar la %ascua con sus disc)pulos, pero no pudo lle!ar a ca"o su deseo, pues
fue detenido y austiciado antes de #ue llegara esa noche( 1in em"argo s) le dio tiempo para cele"rar
una cena de despedida(
0n cual#uier caso, no es una comida ordinaria, sino una cena solemne, la última de tantas otras #ue
ha")an cele"rado por las aldeas de <alilea( 4e"ieron !ino, como se hac)a en las grandes ocasiones'
cenaron recostados para tener una so"remesa tran#uila, no sentados, como lo hac)an cada d)a(
%ro"a"lemente no es una cena de %ascua, pero en el am"iente se respira ya la excitación de las fiestas
pascuales( 5os peregrinos hacen sus últimos preparati!os. ad#uieren pan *&imo y compran su cordero
pascual( +odos "uscan un lugar en los al"ergues o en los patios y terra&as de las casas( +am"ién el
grupo de Jesús "usca un lugar tran#uilo( 0sa noche Jesús no se retira a 4etania como los d)as
anteriores( 1e #ueda en Jerusalén( 1u despedida ha de cele"rarse en la ciudad santa( 5os relatos dicen
#ue cele"ró la cena con los -oce, pero no hemos de excluir la presencia de otros disc)pulos y disc)pulas
#ue han !enido con él en peregrinación( 1er)a muy extraño #ue, en contra de su costum"re de compartir
su mesa con toda clase de gentes, incluso pecadores, Jesús adoptara de pronto una actitud tan selecti!a
y restringida( ¿%odemos sa"er #ué se !i!ió realmente en esa cena? [
Jesús !i!)a las comidas y cenas #ue hac)a en <alilea como s)m"olo y anticipación del "an#uete final en
el reino de -ios( +odos conocen esas comidas animadas por la fe de Jesús en el reino definiti!o del
%adre( 0s uno de sus rasgos caracter)sticos mientras recorre las aldeas( +am"ién esta noche, a#uella
cena le hace pensar en el "an#uete final del reino( -os sentimientos em"argan a Jesús( %rimero, la
certe&a de su muerte inminente' no lo puede e!itar. a#uella es la última copa #ue !a a compartir con los
suyos' todos lo sa"en. no hay #ue hacerse ilusiones( Al mismo tiempo, su confian&a in#ue"ranta"le en
el reino de -ios, al #ue ha dedicado su !ida entera( 8a"la con claridad. 2$s aseguro. ya no "e"eré m*s
del fruto de la !id hasta el d)a en #ue lo "e"a, nue!o, en el reino de -ios3( 5a muerte est* próxima(
Jerusalén no #uiere responder a su llamada( 1u acti!idad como profeta y portador del reino de -ios !a
a ser !iolentamente truncada, pero su eecución no !a a impedir la llegada del reino de -ios #ue ha
KDD
estado anunciando a todos( Jesús mantiene inaltera"le su fe en esa inter!ención sal!adora de -ios( 0st*
seguro de la !alide& de su mensae( 1u muerte no ha de destruir la esperan&a de nadie( -ios no se
echar* atr*s( ?n d)a Jesús se sentar* a la mesa para cele"rar, con una copa en sus manos, el "an#uete
eterno de -ios con sus hios e hias( 4e"er*n un !ino 2nue!o3 y compartir*n untos la fiesta final del
%adre( 5a cena de esta noche es un s)m"olo(
6o!ido por esta con!icción, Jesús se dispone a animar la cena contagiando a sus disc)pulos su
esperan&a( /omien&a la comida siguiendo la costum"re ud)a. se pone en pie, toma en sus manos pan y
pronuncia, en nom"re de todos, una "endición a -ios, a la #ue todos responden diciendo 2amén3(
5uego rompe el pan y !a distri"uyendo un tro&o a cada uno( +odos conocen a#uel gesto(
%ro"a"lemente se lo han !isto hacer a Jesús en m*s de una ocasión( 1a"en lo #ue significa a#uel rito
del #ue preside la mesa. al o"se#uiarles con este tro&o de pan, Jesús les hace llegar la "endición de
-ios( W/ómo les impresiona"a cuando se lo da"a a los pecadores, recaudadores y prostitutasX Al reci"ir
a#uel pan, todos se sent)an unidos entre s) y con -ios( %ero a#uella noche, Jesús añade unas pala"ras
#ue le dan un contenido nue!o e insólito a su gesto( 6ientras les distri"uye el pan les !a diciendo estas
pala"ras. 20sto es mi cuerpo( ;o soy este pan( Gedme en estos tro&os entreg*ndome hasta el final, para
haceros llegar la "endición del reino de -ios3( ¿Qué sintieron a#uellos hom"res y mueres cuando
escucharon por !e& primera estas pala"ras de Jesús?
5es sorprende mucho m*s lo #ue hace al aca"ar la cena( +odos conocen el rito #ue se acostum"ra(
8acia el final de la comida, el #ue presid)a la mesa, permaneciendo sentado, cog)a en su mano derecha
una copa de !ino, la manten)a a un palmo de altura so"re la mesa y pronuncia"a so"re ella una oración
de acción de gracias por la comida, a la #ue todos respond)an 2amén3( A continuación "e")a de su
copa, lo cual ser!)a de señal a los dem*s para #ue cada uno "e"iera de la suya( 1in em"argo, a#uella
noche Jesús cam"ia el rito e in!ita a sus disc)pulos y disc)pulas a #ue todos "e"an de una única copa.
Wla suyaX +odos comparten esa 2copa de sal!ación3 "endecida por Jesús( 0n esa copa #ue se !a
pasando y ofreciendo a todos, Jesús !e algo 2nue!o3 y peculiar #ue #uiere explicar. 20sta copa es la
nue!a Alian&a en mi sangre( 6i muerte a"rir* un futuro nue!o para !osotros y para todos3( Jesús no
piensa solo en sus disc)pulos m*s cercanos( 0n este momento decisi!o y crucial, el hori&onte de su
mirada se hace uni!ersal. la nue!a Alian&a, el reino definiti!o de -ios ser* para muchos, 2para todos3 (
/on estos gestos proféticos de la entrega del pan y del !ino, compartidos por todos, Jesús con!ierte
a#uella cena de despedida en una gran acción sacramental, la m*s importante de su !ida, la #ue meor
resume su ser!icio al reino de -ios, la #ue #uiere dear gra"ada para siempre en sus seguidores( Quiere
#ue sigan !inculados a él y #ue alimenten en él su esperan&a( Que lo recuerden siempre entregado a su
ser!icio( 1eguir* siendo 2el #ue sir!e3, el #ue ha ofrecido su !ida y su muerte por ellos, el ser!idor de
todos( As) est* ahora en medio de ellos en a#uella cena y as) #uiere #ue lo recuerden siempre( 0l pan y
la copa de !ino les e!ocar* antes #ue nada la fiesta final del reino de -ios' la entrega de ese pan a cada
uno y la participación en la misma copa les traer* a la memoria la entrega total de Jesús( 2%or
!osotros3. estas pala"ras resumen "ien lo #ue ha sido su !ida al ser!icio de los po"res, los enfermos,
los pecadores, los despreciados, las oprimidas, todos los necesitados((( 0stas pala"ras expresan lo #ue
!a a ser ahora su muerte. se ha 2des!i!ido3 por ofrecer a todos, en nom"re de -ios, acogida, curación,
esperan&a y perdón( Ahora entrega su !ida hasta la muerte ofreciendo a todos la sal!ación del %adre(
As) fue la despedida de Jesús, #ue #uedó gra"ada para siempre en las comunidades cristianas( 1us
seguidores no #uedar*n huérfanos' la comunión con él no #uedar* rota por su muerte' se mantendr*
hasta #ue un d)a "e"an todos untos la copa de 2!ino nue!o3 en el reino de -ios( ,o sentir*n el !ac)o
de su ausencia. repitiendo a#uella cena podr*n alimentarse de su recuerdo y su presencia( Al estar* con
los suyos sosteniendo su esperan&a' ellos prolongar*n y reproducir*n su ser!icio al reino de -ios hasta
KD>
el reencuentro final( -e manera germinal, Jesús est* diseñando en su despedida las l)neas maestras de
su mo!imiento de seguidores. una comunidad alimentada por él mismo y dedicada totalmente a a"rir
caminos al reino de -ios, en una actitud de ser!icio humilde y fraterno, con la esperan&a puesta en el
reencuentro de la fiesta final(
¿8ace adem*s Jesús un nue!o signo in!itando a sus disc)pulos al ser!icio fraterno? 0l e!angelio de
Juan dice #ue, en un momento determinado de la cena, se le!antó de la mesa y 2se puso a la!ar los pies
de los disc)pulos3( 1egún el relato, lo hi&o para dar eemplo a todos y hacerles sa"er #ue sus seguidores
de"er)an !i!ir en actitud de ser!icio mutuo. 25a!*ndoos los pies unos a otros3( 5a escena es
pro"a"lemente una creación del e!angelista, pero recoge de manera admira"le el pensamiento de Jesús(
0l gesto es insólito( 0n una sociedad donde est* tan perfectamente determinado el rol de las personas y
los grupos, es impensa"le #ue el comensal de una comida festi!a, y menos aún el #ue preside la mesa,
se ponga a reali&ar esta tarea humilde reser!ada a sier!os y escla!os( 1egún el relato, Jesús dea su
puesto y, como un escla!o, comien&a a la!ar los pies a los disc)pulos( -if)cilmente se puede tra&ar una
imagen m*s expresi!a de lo #ue ha sido su !ida, y de lo #ue #uiere dear gra"ado para siempre en sus
seguidores( 5o ha repetido muchas !eces. 20l #ue #uiera ser grande entre !osotros, ser* !uestro
ser!idor' y el #ue #uiera ser el primero entre !osotros, ser* escla!o de todos3( Jesús lo expresa ahora
pl*sticamente en esta escena. limpiando los pies a sus disc)pulos est* actuando como sier!o y escla!o
de todos' dentro de unas horas morir* crucificado, un castigo reser!ado so"re todo a escla!os(
13.- ,86326 D51 652N/ D5 Dl/7
Apenas pudo disfrutar Jesús de unas horas de li"ertad después de su despedida( 8acia media noche fue
apresado por la polic)a del templo en un huerto situado en el !alle del /edrón, al pie del monte de los
oli!os, a donde se ha")a retirado a orar( ?n hom"re #ue condena"a pú"licamente el sistema del templo
y #ue ha"la"a ante ud)os !enidos de todo el mundo so"re un 2imperio3 #ue no era el de 9oma no
pod)a seguir mo!iéndose li"remente en el explosi!o am"iente de las fiestas de %ascua(
¿%odemos sa"er #ué es lo #ue ocurrió en los últimos d)as de Jesús? ?n dato es seguro. Jesús fue
2condenado a muerte durante el reinado de +i"erio por el go"ernador %oncio %ilato3( As) nos informa
+*cito, el cele"re historiador romano( 5o mismo afirma Hla!io Josefo, añadiendo datos de gran interés.
Jesús 2atrao a muchos ud)os y a muchos de origen griego( ; cuando %ilato, a causa de una acusación
hecha por los hom"res principales de entre nosotros, lo condenó a la cru&, los #ue antes lo ha")an
amado no dearon de hacerlo3( 0stos datos coinciden con lo #ue sa"emos por las fuentes cristianas( 5os
podemos resumir as). Jesús fue eecutado en una cru&' la sentencia fue dictada por el go"ernador
romano' hu"o una acusación pre!ia por parte de las autoridades ud)as' solo Jesús fue crucificado,
nadie se preocupó de eliminar a sus seguidores( 0sto significa #ue Jesús fue considerado peligroso
por#ue, con su actuación y mensae, denuncia"a de ra)& el sistema !igente, pero ni las autoridades
ud)as ni las romanas !ieron en él al ca"ecilla de un grupo de insurrectos' de ser as) ha"r)an actuado
contra todo el grupo( 4asta"a con eliminar al l)der, pero ha")a #ue hacerlo aterrori&ando a sus
seguidores y simpati&antes( ,ada pod)a ser m*s efica& #ue su crucifixión pú"lica ante las
muchedum"res #ue llena"an la ciudad(
/omo es sa"ido, los e!angelios ofrecen una narración muy detallada de la pasión de Jesús( 1in
em"argo, para utili&ar su información correctamente, hemos de tener en cuenta di!ersos aspectos( 0n
primer lugar, no sa"emos #uiénes han podido ser testigos directos de los hechos. los disc)pulos huyeron
a <alilea' las mueres pudieron o"ser!ar algo a cierta distancia y ser testigos de los acontecimientos
pú"licos, pero ¿#uién pudo sa"er cómo se desarrolló la con!ersación entre Jesús y el sumo sacerdote o
el encuentro con %ilato? %ro"a"lemente, los primeros cristianos ten)an noticia del curso general de los
KDF
acontecimientos Ointerrogatorio ante las autoridades ud)as, entrega a %ilato, crucifixiónP, pero no de sus
detalles( %or otra parte, el relato de la pasión no se parece al resto de los relatos e!angélicos,
compuestos por pe#ueñas escenas y episodios transmitidos por la tradición( 0s una composición larga
#ue descri"e la sucesión de unos hechos enla&ados entre s)' todo hace pensar #ue la redacción se de"e
al tra"ao de 2escri"as3 #ue narran la pasión "uscando en las sagradas 0scrituras el sentido profundo de
los hechos' lo #ue se o"ser!a en el trasfondo del relato no es tanto la transmisión de unas tradiciones
cuanto el tra"ao delicado de unos escri"as expertos en "uscar en el Antiguo +estamento textos #ue
puedan ayudar a captar el sentido profundo de los hechos( 0l pro"lema est* en sa"er si los relatos
descri"en acontecimientos reales iluminados por una cita ")"lica o si son los textos ")"licos los #ue han
lle!ado al escri"a a 2in!entar3 total o parcialmente determinado episodio (
%or otra parte, es necesario tener en cuenta las tendencias #ue se ad!ierten en estos relatos y #ue la
in!estigación moderna est* precisando cada !e& con m*s rigor( 0s f*cil resumirlas "re!emente( Hrente a
los #ue pueden considerar los hechos de la pasión como despro!istos de sentido, estos escritos se
esfuer&an por hacer !er, a !eces de manera artificiosa, #ue se han ido cumpliendo pro!idencialmente
los designios de -ios( 0s clara tam"ién la tendencia cada !e& mayor de la tradición a disculpar a los
romanos, su"rayando la inocencia de %ilato, mientras se insiste de manera cada !e& m*s "rutal en
culpa"ili&ar a todo el pue"lo ud)o de la crucifixión del 6es)as, 8io de -ios( Al mismo tiempo se
ad!ierte tam"ién el interés en presentar a Jesús como el m*rtir inocente, eecutado inustamente por los
imp)os, pero reha"ilitado por -ios, siguiendo un es#uema "ien conocido en la tradición ud)a' de esta
manera, el crucificado se con!ierte en modelo eemplar para los cristianos #ue est*n sufriendo
persecución( ,o hemos de ol!idar, por último, la tendencia a desarrollar episodios legendarios, muy del
gusto de los relatos populares(
Entregado por las autoridades del templo
1in duda es el incidente del templo el #ue precipita la actuación contra Jesús( ,o es arrestado
inmediatamente, pues con!en)a #ue la operación se lle!ara a ca"o sin pro!ocar un altercado
multitudinario, pero el sumo sacerdote no se ol!ida de Jesús ( -e él parte, seguramente, la orden de
detención, pues est* facultado para tomar medidas contra los al"orotadores en el recinto sagrado( 5os
#ue irrumpen en el huerto de <etseman) son las fuer&as de seguridad del templo, no los soldados
romanos de la torre Antonia( Gienen de"idamente armados, y su o"eti!o es apresar a Jesús para
conducirlo ante el sumo sacerdote /aif*s( Al parecer, las fuer&as del templo reca"aron ayuda para
identificar a Jesús y, so"re todo, para locali&arlo y prenderlo de manera discreta( 5as fuentes nos dicen
#ue fue Judas, uno de los -oce, #uien prestó su cola"oración( 0l dato parece histórico, aun#ue la
escena del "eso pú"lico a Jesús ha sido pro"a"lemente creada para resaltar m*s la infamia de su
actuación( Al ser detenido Jesús, los disc)pulos huyen asustados a <alilea( 1olo se #uedan en Jerusalén
algunas mueres, tal !e& por#ue corren menos peligro( 5a huida de los disc)pulos parece la reacción
instinti!a de #uienes "uscan sal!ar su !ida' no hay por #ué considerarla como una repentina pérdida de
fe en Jesús(
Jesús fue conducido a casa de /aif*s, el hom"re fuerte de Jerusalén por los años treinta( ,o solo era el
sumo sacerdote #ue go"erna"a el templo y la ciudad santa, sino la m*xima autoridad del pue"lo ud)o
disperso por todo el Imperio( %resid)a el 1anedr)n y representa"a al pue"lo de Israel ante el poder
supremo de 9oma( 1in duda fue un hom"re sumamente h*"il( 1u matrimonio con una hia de Anas le
ha")a permitido emparentar con la familia sacerdotal m*s poderosa de Jerusalén( /ontando con la
ayuda de su suegro logró ser nom"rado sumo sacerdote por Galerio <rato el año KL( /uando, después
de ocho años, <rato fue sustituido por %oncio %ilato, /aif*s consiguió ser confirmado por el nue!o
prefecto para continuar en su cargo hasta #ue am"os fueron destituidos el año => por Gitelio,
KDL
go"ernador de la pro!incia romana de 1iria( 8a")an pasado dieciocho años( ,ingún otro logró
mantenerse durante tanto tiempo en su cargo de sumo sacerdote "ao el mandato de 9oma(
-etr*s de /aif*s se mo!)a un poderoso clan #ue dominó la escena religiosa y pol)tica de Jerusalén
durante toda la !ida de Jesús. la familia de los Anas, los 4en 8an)n( Anas, su fundador, ha")a sido
sumo sacerdote durante muchos años( ,om"rado por Quirino el año >, al inicio de la ocupación
romana, deó su cargo el año KD, pero no por eso perdió su influencia y poder( Amigo personal de
Galerio <rato y %oncio %ilato, logró #ue cinco de sus hios, un nieto y, so"re todo, su yerno José /aif*s
le sucedieran en el poder( 0l clan sacerdotal de los Anas deó en la tradición ud)a el recuerdo de una
familia rapa&, #ue utili&a"a toda clase de intrigas, presiones y ma#uinaciones para acaparar los cargos
m*s influyentes y renta"les del templo entre sus miem"ros( 5os 4en 8an)n eran la familia m*s
poderosa y opulenta de la aristocracia sacerdotal, y sus principales miem"ros !i!)an en el "arrio
residencial de los sacerdotes, en la parte alta de la ciudad, no leos del palacio donde resid)a %ilato
durante sus estancias en Jerusalén (
/ada !e& hay menos dudas de las "uenas relaciones y estrecha cola"oración #ue existió entre /aif*s y
%ilato( ,o hemos de ol!idar #ue los sumos sacerdotes eran seleccionados por el prefecto no por su
piedad religiosa, sino por su disponi"ilidad para cola"orar con 9oma' por su parte, los sumos
sacerdotes procura"an, por lo general, plegarse a una 2prudente3 cola"oración #ue les permitiera
mantenerse durante largo tiempo en el poder( 0l caso de /aif*s es un eemplo palpa"le( ,o reaccionó a
fa!or del pue"lo en ninguna de las ocasiones en #ue este se le!antó airado contra %ilato. primero, por
ha"er introducido los estandartes imperiales en la ciudad santa y, después, al apoderarse del tesoro del
templo para construir un acueducto( -e manera h*"il logró sortear los conflictos y mantenerse en su
cargo unto a %ilato( 1olo cayó cuando Gitelio, go"ernador romano de 1iria, ordenó a %ilato regresar a
9oma para dar cuenta de su gestión ante el emperador, al mismo tiempo #ue /aif*s era destituido de su
cargo de sumo sacerdote(
¿Qué es lo #ue ocurrió esa última noche #ue Jesús pasó en la tierra, detenido por las fuer&as de
seguridad del templo? ,o es nada f*cil reconstruir los hechos, pues las fuentes ofrecen !ersiones
nota"lemente diferentes( 0n general, los relatos dan la impresión de #ue fue una noche confusa( %or
otra parte, es posi"le #ue tampoco los e!angelistas conocieran con precisión las relaciones existentes
entre los sacerdotes dirigentes, los ancianos, los escri"as y el 1anedr)n( 5o #ue s) podemos concluir es
#ue hu"o una confrontación entre Jesús y las autoridades ud)as #ue lo ha")an mandado arrestar, y #ue
el sumo sacerdote /aif*s y la clase sacerdotal dirigente tu!ieron un papel destacado( 5os in!estigadores
m*s recientes !an aproximando sus posiciones hacia una reconstrucción "*sica de los hechos(
1egún 6arcos, el 1anedr)n se reúne durante la noche y condena solemnemente a Jesús por ha"erse
proclamado 6es)as e 8io de -ios, y por ha"erse arrogado la pretensión de !enir un d)a so"re las nu"es
del cielo, sentado a la derecha de -ios( 1u actitud, según el relato, pro!oca el esc*ndalo del sumo
sacerdote, #ue grita horrori&ado( A#uel po"re hom"re #ue est* all) atado ante ellos no es el 6es)as ni el
8io de -ios. Wes un "lasfemoX 0l !eredicto del 1anedr)n es un*nime. 29eo de muerte3( 0n realidad,
todo hace pensar #ue esta comparecencia de Jesús ante el 1anedr)n ud)o nunca tu!o lugar(
%ro"a"lemente, esta dram*tica escena es una composición cristiana posterior, ela"orada para mostrar
#ue Jesús ha muerto en la cru& por los t)tulos de 26es)as3 e 28io de -ios3 #ue le atri"uyen los
cristianos y #ue tanto escandali&an a los ud)os(
%ro"a"lemente exist)a ya en tiempos de Jesús una institución parecida al 1anedr)n #ue descri"e años
m*s tarde la 6isn*, pero ciertamente no ten)a poder de dictar sentencias de muerte, o al menos de
eecutarlas( 8oy sa"emos #ue 9oma nunca dea"a esta competencia Oius gladiiP en manos de las
KDJ
autoridades locales( %or otra parte, el 2proceso3 ante el 1anedr)n, tal como aparece en los e!angelios,
contradice lo #ue podemos sa"er por la 6isn*, #ue, al descri"ir el funcionamiento del 1anedr)n, dice
#ue las reuniones est*n prohi"idas en d)as festi!os o preparatorios, no pueden cele"rarse de noche y
han de tener lugar en el atrio del templo, no en el palacio del sumo sacerdote(
0sa noche no hu"o, pues, una sesión oficial del 1anedr)n, y mucho menos un proceso en toda regla por
parte de las autoridades ud)as, sino una reunión informal de un conseo pri!ado de /aif*s para hacer
las de"idas indagaciones y precisar meor los términos en #ue se pod)a plantear la cuestión ante %ilato(
?na !e& detenido Jesús, lo #ue preocupa es poner a punto la acusación #ue lle!ar*n por la mañana al
prefecto romano. es necesario reunir en su contra cargos #ue mere&can la pena capital( ,o es posi"le
sa"er #uiénes estu!ieron esa noche interrogando a Jesús( 0s pro"a"lemente un grupo restringido en el
#ue tienen un papel destacado /aif*s, sumo sacerdote en eercicio, su suegro Anas, antiguo sumo
sacerdote y efe del clan, y otros miem"ros de su familia(
5a decisión de eliminar a Jesús parece estar tomada desde el comien&o, pero, ¿cu*les son los moti!os
reales #ue mue!en a este grupo de dirigentes ud)os a condenarlo? 0n ningún momento se ha"la de su
actitud ante la +or*, su cr)tica a las 2tradiciones de los mayores3, su acogida a los pecadores o las
curaciones reali&adas en s*"ado( 0ste tipo de cuestiones ha")a sido moti!o de conflicto y discusión
entre Jesús y algunos sectores fariseos, pero ningún grupo ud)o toma"a medidas puniti!as contra
miem"ros de otros grupos por defender posturas diferentes a las suyas( 0n este conseo de /aif*s no
toma parte el grupo fariseo en cuanto tal y, por otra parte, lo #ue realmente preocupa son las
repercusiones pol)ticas #ue puede tener la actuación de Jesús(
Aun#ue, según el relato, Jesús es condenado por 2"lasfemo3 al ha"erse proclamado 26es)as3, 28io
de -ios3 e 28io del hom"re3, la com"inación de estos tres grandes t)tulos cristológicos #ue
constitu)an el núcleo de la fe en Jesús, expresada en el lenguae cristiano de los años sesenta, nos est*
indicando #ue estamos ante una escena #ue dif)cilmente puede ser histórica( Jesús no es condenado por
nada de esto( 0n ningún momento manifiesta pretensión alguna de ser -ios. ni Jesús ni sus seguidores
en !ida de él utili&aron el t)tulo de 28io de -ios3 para confesar su condición di!ina( +ampoco se le
condena por su pretensión de ser el 26es)as3 esperado( 0s posi"le #ue algunos de sus seguidores
!ieran en él al 6es)as y lo hicieran correr entre la gente, pero, al parecer, Jesús nunca se pronunció
a"iertamente so"re su persona( A la cuestión de su mesianidad respond)a de forma am"igua( ,i lo
afirma"a ni lo nega"a( 0n parte por#ue ten)a su propia concepción de lo #ue de")a hacer como profeta
del reino de -ios' en parte por#ue dea"a en manos del %adre la manifestación definiti!a del reino y de
su persona( 0n cual#uier caso, sa"emos #ue, desde la !uelta de Israel del destierro, fueron !arios los
#ue se presentaron con la pretensión de ser el 26es)as3 de -ios, sin #ue las autoridades ud)as se
sintieran o"ligadas a perseguirlos( ,o se conoce el caso de ningún pretendiente mesi*nico u&gado en
nom"re de la ley o considerado como "lasfemo contra -ios( 6*s aún( /uando, en el año K=:, 4ar
Mosi"a se presentó como 6es)as para liderar el le!antamiento contra 9oma, fue reconocido
solemnemente como tal por 9a") A#i"a, el ra"ino m*s prestigioso en a#uel momento( 1i alguien se
presenta"a como 26es)as3, pod)a ser aceptado o recha&ado, pero no se le condena"a como "lasfemo(
%or supuesto, ninguno de los #ue toma parte en este interrogatorio piensa #ue Jesús sea el 6es)as( 5o
#ue de !erdad les preocupa no es clarificar su identidad( 0llos lo !en como un falso profeta #ue se est*
con!irtiendo en un peligro para todos( %resentarse como 26es)as3 no es 2"lasfemia3, pero s) algo
pol)ticamente explosi!o #ue puede dar pie para acusarlo contra 9oma, so"re todo por#ue su actitud en
la capital comien&a a ser una amena&a para la esta"ilidad del sistema( 0l ata#ue al templo es, sin duda,
la causa principal de la hostilidad de las autoridades ud)as contra Jesús y la ra&ón decisi!a de su
entrega a %ilato( 0l relato cristiano no lo ha podido ocultar( 0l gesto del templo es el último
K>E
acontecimiento pú"lico #ue lle!a a ca"o Jesús( ;a no se le dea actuar( 1u inter!ención en el recinto
sagrado constituye una actuación gra!e contra el 2cora&ón3 del sistema( 0l templo es intoca"le( -esde
los tiempos de Jerem)as, las autoridades ha")an reaccionado siempre !iolentamente contra los #ue se
atre!)an a atacarlo(
A los treinta años de la eecución de Jesús ocurrió en Jerusalén un episodio #ue arroa no poca lu&
so"re lo #ue pudo pasar con él( ,os informa Hia !io Josefo( Justo antes del estallido de la primera gran
re!uelta contra 9oma, un hom"re extraño y solitario llamado Jesús, hio de Anan)as, comen&ó a
recorrer las calles de la ciudad santa gritando d)a y noche. 2Go& de oriente, !o& de occidente, !o& desde
los cuatro !ientos, !o& #ue !a contra Jerusalén y contra el templo, !o& contra los recién casados y
contra las recién casadas, !o& contra todo el pue"lo3( Algunos dirigentes ud)os le detu!ieron y
castigaron, pero, al no lograr silenciar sus gritos, lo 2entregaron3 a Al"ino, el go"ernador romano,
#uien mandó a&otarlo cruelmente sin lograr #ue el hom"re respondiera a sus preguntas( Hinalmente lo
mandó soltar teniéndolo por loco( Jesús, hio de Anan)as, no ten)a seguidores ni predica"a programa
alguno( 0ra un excéntrico m*s o menos inofensi!o( A pesar de todo, los dirigentes de Jerusalén no
dudaron en detenerlo y 2entregarlo3 a la autoridad romana( 0l asunto de Jesús de ,a&aret, liderando un
grupo de seguidores e in!itando a 2entrar en el reino de -ios3, es mucho m*s gra!e( 1u actuación
contra el templo es una amena&a para el orden pú"lico lo suficientemente preocupante como para
entregarlo al prefecto romano( 5as cuestiones relati!as al templo no dea"an indiferentes a los romanos,
como si se tratara de simples asuntos religiosos internos de los ud)os( 0l prefecto conoc)a "ien el
peligro potencial #ue encerra"a cual#uier alteración del orden en Jerusalén, so"re todo en el clima de
%ascua y con la ciudad repleta de ud)os pro!enientes de todo el Imperio( 0l conseo de /aif*s toma la
resolución de entregarlo a %ilato( /asi con toda seguridad, el prefecto romano lo eecutar* como un
pertur"ador indesea"le(
4ondenado a muerte por Roma
%oncio %ilato ha")a desem"arcado en /es*rea del 6ar el año :>( ,om"rado por +i"erio prefecto de
Judea, !en)a a tomar posesión de su cargo( %ertenec)a a la pe#ueña no"le&a del orden ecuestre, no a la
clase senatorial m*s aristocr*tica. a los oos de sus superiores, un hom"re o"ligado a 2hacer carrera3(
%ilato resid)a de ordinario en su palacio de /esarea, a unos cien Iilómetros de Jerusalén, pero durante
las fiestas ud)as m*s importantes su")a al frente de sus tropas auxiliares hasta la ciudad santa para
controlar la situación( 0n Jerusalén resid)a en el palacio7fortale&a construido por 8erodes el <rande en
el lugar m*s alto de la ciudad( -estaca"a so"re los dem*s edificios por sus tres inmensas torres,
le!antadas para defender la parte alta de Jerusalén( Hla!io Josefo dice #ue el palacio era indescripti"le
en cuanto a luo y extra!agancia( A#u) se encuentran una mañana de a"ril del año =E un reo maniatado
e indefenso llamado Jesús de ,a&aret y el representante del m*s poderoso sistema imperial #ue ha
conocido la historia(
,o es f*cil hacerse una idea clara de la personalidad de %ilato( 1i escuchamos a Hilón de Aleandr)a,
contempor*neo de Jesús, %ilato es un personae conocido por sus 2so"ornos, inurias, ro"os, atropellos,
daños inustificados, continuas eecuciones sin uicio y una crueldad incesante y muy lamenta"le3 ( 1i
atendemos a otras informaciones, %ilato pro"a"lemente no fue ni m*s ni menos cruel #ue otros
go"ernadores romanos. todos usa"an y a"usa"an de su poder para eecutar impunemente a #uienes
considera"an peligrosos para el orden pú"lico( %or Hia !io Josefo conocemos algunos incidentes
pro!ocados por %ilato en los #ue se manifiesta su falta de tacto, su desconocimiento de la sensi"ilidad
religiosa del pue"lo ud)o y tam"ién su capacidad de utili&ar métodos "rutales para controlar a las
masas( 1in em"argo, su actitud no siempre es la misma(
K>K
0l primer episodio gra!e ocurrió al comien&o de su prefectura, cuando una gran muchedum"re, irritada
por#ue ha")a introducido de noche en Jerusalén estandartes militares con el "usto del emperador, se
trasladó hasta /es*rea, rodeó su residencia y resistieron all) cinco d)as y cinco noches exigiendo al
prefecto la retirada de los em"lemas( %ilato los con!ocó al gran estadio, los rodeó por sorpresa con sus
soldados y amena&ó con degollarlos a todos si no desist)an de su protesta( /uando los soldados
desen!ainaron sus espadas, los ud)os ofrecieron sus cuellos desnudos, dispuestos a perder la !ida antes
#ue permitir la transgresión de la ley( %ilato #uedó desconcertado( A#uel comportamiento pac)fico,
coherente y disciplinado le desarmó( /onsideró m*s prudente ceder a sus demandas y retirar los
estandartes( 0ste prefecto no parece un déspota sin entrañas( 1a"e ceder( Incluso podr)a ser dé"il ante la
presión( ¿Arroa esto alguna lu& so"re la actuación de %ilato, #ue, según los e!angelios, cede ante la
coacción de las autoridades ud)as y la multitud para terminar condenando a Jesús?
1in em"argo, años m*s tarde, %ilato actuó de manera "ien diferente( 8a")a decidido construir un
acueducto de unos cincuenta Iilómetros para traer agua desde la &ona de 4elén hasta Jerusalén( /omo
se trata"a de una o"ra pú"lica de interés para todos, se sintió con derecho a utili&ar el tesoro del templo,
un dinero #ue se considera"a Ior"*n, es decir, consagrado a -ios( 1in em"argo, apro!echando una de
sus !isitas a Jerusalén, una muchedum"re rodeó su palacio y comen&ó a gritar contra él( 0sta !e& %ilato
no cedió( Introduo entre la gente a soldados !estidos de paisano con orden de no utili&ar la espada,
sino de golpear con palos a los manifestantes( 1egún Hla!io Josefo, fueron muchos los #ue murieron.
unos a causa de las heridas reci"idas, otros aplastados en la huida( 0l año => su actuación fue mucho
m*s "rutal( ?n profeta samaritano con!ocó a todo el pue"lo a su"ir al monte <ari&)n para mostrarles el
lugar donde 6oisés ha")a depositado los !asos sagrados( %ilato, receloso de su fanatismo, lo #uiso
impedir con sus fuer&as de ca"aller)a e infanter)a( 0n el enfrentamiento, algunos samaritanos murieron,
muchos cayeron prisioneros y los dirigentes fueron eecutados( Hue su última inter!ención( Gitelio,
legado de 1iria, escuchó las #ueas de los samaritanos y ordenó al prefecto #ue !ol!iera a 9oma a dar
cuenta de su actuación ante el emperador( +erminó sus d)as desterrado en las <alias OGienneP(
%ro"a"lemente no ha")a sido un hom"re tan sangriento y mal!ado como lo descri"e Hilón de
Aleandr)a, pero ciertamente fue un go"ernador #ue no duda"a en recurrir a métodos "rutales y
expediti!os para resol!er los conflictos(
Al llegar a Judea ha")a encontrado a /aif*s instalado en la dignidad de sumo sacerdote por el prefecto
anterior, Galerio <rato( %ilato lo confirmó en su cargo y lo mantu!o hasta #ue am"os fueron cesados el
año =>Q=F( Al parecer, encontró en /aif*s un sólido cola"orador #ue supo apoyarlo o, al menos, no
tomó posición contra él en los momentos cr)ticos en #ue su actuación pro!ocó protestas populares( ,o
es extraño #ue los in!estigadores sospechen cada !e& m*s #ue pudo ha"er un "uen entendimiento y
hasta una cierta 2complicidad3 entre /aif*s y %ilato en la resolución del pro"lema #ue Jesús les
plantea"a a am"os(
¿Qué es lo #ue realmente sucedió? 5os e!angelios apenas dan a conocer detalles legales del proceso de
Jesús ante %ilato( ,o es ese el o"eti!o de su relato( %or otra parte, tampoco parecen tener un
conocimiento preciso de lo #ue ocurrió en el palacio del prefecto( 1in em"argo coinciden con lo #ue
sa"emos por otras fuentes no cristianas( Hue %ilato #uien dictó la sentencia de muerte y mandó
crucificar a Jesús' lo hi&o, en "uena parte, por instigación de las autoridades del templo y miem"ros de
poderosas familias de la capital( 0ste es el dato histórico m*s cierto. Jesús es eecutado por soldados a
las órdenes de %ilato, pero en el origen de esta eecución se encuentra el sumo sacerdote /aif*s,
asistido por miem"ros de la aristocracia sacerdotal de Jerusalén(
%ero, ¿hu"o realmente un proceso ante el prefecto romano? %ilato hu"iera podido eecutar sin m*s a
a#uel peregrino galileo, sin atenerse a muchas formalidades( 1u estilo de actuar no se distingu)a
K>:
precisamente por su talante humanitario( 0sto es lo #ue piensan a#uellos a #uienes el car*cter ingenuo
de la narración, la !aguedad de las acusaciones y el episodio legendario de 4arra"*s les lle!a a
sospechar #ue nos encontramos ante una composición cristiana y no ante una información histórica( 0n
realidad, no est* ustificado un escepticismo tan radical( %or perfecto o imperfecto #ue este fuera, hu"o
un proceso en el #ue el prefecto romano condena a Jesús a ser eecutado en una cru&, acus*ndolo de la
pretensión de presentarse como 2rey de los ud)os3( 5as fuentes ofrecen indicios suficientes y el texto
de la condena colocado en la cru& lo confirma(
0l uicio tiene lugar pro"a"lemente en el palacio en el #ue reside %ilato cuando acude a Jerusalén( 0s
temprano( 1iguiendo la costum"re de los magistrados romanos, el prefecto comien&a a impartir usticia
muy pronto, después del amanecer( %ilato ocupa su sede en la tri"una desde la #ue dicta sus sentencias(
Garios delincuentes esperan esa mañana el !eredicto del representante del /ésar( Jesús comparece
maniatado( 0s uno m*s( 5as autoridades del templo lo han tra)do hasta a#u)( /uando llega su hora,
%ilato no se limita a ratificar el proceso o la in!estigación #ue ha podido lle!ar a ca"o /aif*s( ,o dicta
un exe#u*tur, 2eecútese3( 4usca su modo propio de plantear el caso( Aun#ue Jesús ha sido entregado
como culpa"le por las autoridades ud)as, el prefecto desea asegurarse por s) mismo si este hom"re ha
de ser eecutado( 0s él #uien impone la usticia del Imperio(
%ilato no actúa de forma ar"itraria( %ara u&gar un caso como el de Jesús en una pro!incia del Imperio
como era Judea pod)a elegir entre dos procedimientos !igentes en a#uellos momentos( Al parecer no
actúa siguiendo la pr*ctica de la coertio, #ue le da potestad a"soluta para tomar, en un determinado
momento, todas las medidas #ue u&gue necesarias para mantener el orden pú"lico, incluso la eecución
inmediata' se trata"a, en realidad, de una actuación ar"itraria legali&ada( %or lo #ue podemos sa"er,
recurre m*s "ien a la cognitio extra ordinem, #ue es la pr*ctica seguida de ordinario en Judea por los
go"ernadores romanos. una forma expediti!a de administrar usticia, en la #ue no se siguen todos los
pasos exigidos en los procesos ordinarios( 4asta atenerse a lo esencial. escuchar la acusación,
interrogar al acusado, e!aluar la culpa"ilidad y dictar sentencia( Al parecer, %ilato actúa con gran
li"ertad y de manera muy personal al desarrollar la cognitio( 0scucha a los delatores, da la pala"ra al
acusado y, prescindiendo de m*s prue"as y pes#uisas, centra la cuestión en lo #ue realmente tiene m*s
interés para él. el posi"le peligro de agitación o insurrección #ue puede representar este hom"re( 0sta
es la pregunta #ue se repite en todas las fuentes. 2¿0res tú el rey de los ud)os?3( ¿0s cierto #ue Jesús
trata de erigirse como rey de esta pro!incia romana? 0sta cuestión es nue!a( ,o se ha")a planteado con
ese contenido pol)tico ante las autoridades del templo( -esde la perspecti!a del Imperio es la pregunta
decisi!a(
%ara %ilato, la inter!ención de Jesús en el templo y las discusiones #ue pueda ha"er so"re su condición
de !erdadero o falso profeta son, en principio, un asunto interno de los ud)os( /omo prefecto del
Imperio, él est* m*s atento a las repercusiones pol)ticas #ue puede tener el caso( 0ste tipo de profetas
#ue despiertan extrañas expectati!as entre la gente pueden ser a la larga peligrosos( %or otra parte, los
ata#ues al templo son siempre un asunto delicado( Quien amena&a el sistema del templo est* tratando
de imponer algún nue!o poder( 5as pala"ras de Jesús contra el templo y su reciente gesto de amena&a
pueden soca!ar el poder sacerdotal, fiel en estos momentos a 9oma y pie&a cla!e en el mantenimiento
del orden pú"lico(
5a pregunta del prefecto significa un despla&amiento de la acusación( 1i la inculpación se confirma,
Jesús est* perdido( 0l t)tulo 2rey de los ud)os3 era peligroso( 8a")an sido los sacerdotes asmoneos los
primeros en atri"uirse este t)tulo, al proclamar la independencia del pue"lo ud)o después de la re"elión
de los 6aca"éos OKB=7>= a( /(P( 6*s tarde fue 8erodes el <rande O=F7B a(/(P #uien fue llamado 2rey
de los ud)os3, por#ue as) lo nom"ró el 1enado romano( ¿%uede alguien pensar realmente #ue Jesús est*
K>=
intentando resta"lecer una monar#u)a como la de los asmoneos o la de 8erodes el <rande? A#uel
hom"re no !a armado( ,o lidera un mo!imiento de insurrectos ni predica un le!antamiento frontal
contra 9oma( 1in em"argo, sus fantas)as so"re el 2imperio de -ios3, su cr)tica a los poderosos, su
firme defensa de los sectores m*s oprimidos y humillados del Imperio, su insistencia en un cam"io
radical de la situación, son una rotunda desautori&ación del emperador romano, del prefecto y del sumo
sacerdote designado por el prefecto. -ios no "endice a#uel estado de cosas( Jesús no es inofensi!o( ?n
re"elde contra 9oma es siempre un re"elde, aun#ue su predicación ha"le de -ios(
5o #ue m*s sol)a preocupar a los go"ernantes eran siempre las reacciones impre!isi"les de las
muchedum"res( +am"ién a %ilato( 0ra !erdad #ue Jesús no ten)a seguidores armados, pero su pala"ra
atra)a a las gentes( 0stos casos ha")a #ue cortarlos de ra)&, antes de #ue el conflicto ad#uiriera mayores
proporciones( ,o era necesario detenerse en las moti!aciones religiosas de estos !isionarios( 5o
sucedido a#uellos d)as en una Jerusalén repleta de peregrinos ud)os !enidos de todo el Imperio, en el
explosi!o am"iente de las fiestas de %ascua, no augura nada "ueno. Jesús se ha atre!ido a desafiar
pú"licamente el sistema del templo y, al parecer, algunos peregrinos andan aclam*ndolo en las calles
de la ciudad( 0st* en peligro el orden pú"lico. la pax romana(
%ilato considera a Jesús lo suficientemente peligroso como para hacerlo desaparecer( 4asta con
eecutarlo a él( 1us seguidores no forman un grupo de insurrectos, pero con!iene #ue su eecución sir!a
de escarmiento para #uienes sueñan en desafiar al Imperio( 5a crucifixión pú"lica de Jesús ante
a#uellas muchedum"res !enidas de todas partes era el suplicio perfecto para aterrori&ar a #uienes
pod)an al"ergar alguna tentación de le!antarse contra 9oma( 5os expertos discuten si la sentencia se
"asa en el delito de perduellio, es decir, sedición o ata#ue gra!e contra 9oma, o m*s "ien en el de
crimen laesae maiestatis populi romani, es decir, daño al prestigio del pue"lo romano y de sus
mandatarios( %oco importa, Jesús es eecutado por peligroso(
1u crucifixión no fue, pues, un lamenta"le error ni el resultado de un cúmulo desgraciado de
circunstancias( 0l profeta del reino de -ios es eecutado por el representante del Imperio romano por
instigación e iniciati!a de la aristocracia local del templo( ?nos y otros !en en Jesús un peligro( ,o
actúan de manera especialmente monstruosa( 6uchas !eces se actúa as) con #uienes representan una
amena&a para los intereses de los poderosos( +i"erio nom"ra"a a sus prefectos para asegurar su
2imperio3 en todas las pro!incias sometidas a 9oma( %ilato de"e cumplir con su o"ligación
suprimiendo de ra)& todo altercado #ue pueda poner en peligro el orden pú"lico de Judea( /aif*s y su
conseo tienen #ue defender el templo e impedir la intromisión de 2fan*ticos3 dif)ciles de controlar(
5os soldados cumplen órdenes( %ro"a"lemente, parte de la po"lación de Jerusalén, #ue no conoc)a
demasiado a Jesús y cuya !ida depende en "uena parte del funcionamiento del templo y la llegada de
peregrinos, se dea influir por sus dirigentes y se posiciona contra Jesús( 5os simpati&antes tienen
miedo y se callan( 1us seguidores m*s cercanos huyen( 0l profeta del reino de -ios se #ueda solo(
5a ra&ón de fondo est* clara( 0l reino de -ios defendido por Jesús pone en cuestión al mismo tiempo
todo a#uel entramado de 9oma y el sistema del templo( 5as autoridades ud)as, fieles al -ios del
templo, se !en o"ligadas a reaccionar. Jesús estor"a( In!oca a -ios para defender la !ida de los
últimos( /aif*s y los suyos lo in!ocan para defender los intereses del templo( /ondenan a Jesús en
nom"re de su -ios, pero, al hacerlo, est*n condenando al -ios del reino, el único -ios !i!o en el #ue
cree Jesús( 5o mismo sucede con el Imperio de 9oma( Jesús no !e en a#uel sistema defendido por
%ilato un mundo organi&ado según el cora&ón de -ios( Al defiende a los m*s ol!idados del Imperio'
%ilato protege los intereses de 9oma( 0l -ios de Jesús piensa en los últimos' los dioses del Imperio
protegen la pax romana( ,o se puede, a la !e&, ser amigo de Jesús y del /ésar' no se puede ser!ir al
-ios del reino y a los dioses estatales de 9oma( 5as autoridades ud)as y el prefecto romano se
K>B
mo!ieron para asegurar el orden y la seguridad( 1in em"argo no es solo una cuestión de pol)tica
pragm*tica( 0n el fondo, Jesús es crucificado por#ue su actuación y su mensae sacuden de ra)& ese
sistema organi&ado al ser!icio de los m*s poderosos del Imperio romano y de la religión del templo( 0s
%ilato #uien pronuncia la sentencia. 2Ir*s a la cru&3( %ero esa pena de muerte est* firmada por todos
a#uellos #ue, por ra&ones di!ersas, se han resistido a su llamada a 2entrar en el reino de -ios3(
El $orror de la cruci!i'ión
Jesús escucha la sentencia aterrado( 1a"e lo #ue es la crucifixión( -esde niño ha o)do ha"lar de ese
horri"le suplicio( 1a"e tam"ién #ue no es posi"le apelación alguna( %ilato es la autoridad suprema( Al,
un sú"dito de una pro!incia sometida a 9oma, pri!ado de los derechos propios de un ciudadano
romano( +odo est* decidido( A Jesús le esperan las horas m*s amargas de su !ida(
5a crucifixión era considerada en a#uel tiempo como la eecución m*s terri"le y temida( Hla!io Josefo
la considera 2la muerte m*s misera"le de todas3 y /icerón la califica como 2el suplicio m*s cruel y
terri"le3( +res eran los tipos de eecución m*s ignominiosos entre los romanos. agoni&ar en la cru&
OcruxP, ser de!orado por las fieras Odamnatio ad "estiasP o ser #uemado !i!o en la hoguera OcrematioP(
5a crucifixión no era una simple eecución, sino una lenta tortura( Al crucificado no se le daña"a
directamente ningún órgano !ital, de manera #ue su agon)a pod)a prolongarse durante largas horas y
hasta d)as( %or otra parte, era normal com"inar el castigo "*sico de la crucifixión con humillaciones y
tormentos di!ersos( 5os datos son escalofriantes( ,o es extraño mutilar al crucificado, !aciarle los oos,
#uemarlo, flagelarlo o torturarlo de di!ersas formas antes de colgarlo en la cru&( 5a manera de lle!ar a
ca"o la crucifixión se presta"a sin m*s al sadismo de los !erdugos( 1éneca ha"la de hom"res
crucificados ca"e&a a"ao o empalados en el poste de la cru& de manera o"scena( Al descri"ir la ca)da
de Jerusalén, Hla!io Josefo cuenta #ue los derrotados 2eran a&otados y sometidos a todo tipo de torturas
antes de morir crucificados frente a las murallas((( 5os soldados romanos, por ira y por odio, para
"urlarse de ellos, colga"an de diferentes formas a los #ue cog)an, y eran tantas sus !)ctimas #ue no
ten)an espacio suficiente para poner sus cruces, ni cruces para cla!ar sus cuerpos3( 5a crucifixión de
Jesús no parece ha"er sido un acto de ensañamiento especial por parte de los !erdugos( 5as fuentes
cristianas solo ha"lan de la flagelación y la crucifixión, adem*s de "urlas y humillaciones de di!erso
tipo(
5a crueldad de la crucifixión esta"a pensada para aterrori&ar a la po"lación y ser!ir as) de escarmiento
general( 1iempre era un acto pú"lico( 5as !)ctimas permanec)an totalmente desnudas, agoni&ando en la
cru&, en un lugar !isi"le. un cruce concurrido de caminos, una pe#ueña altura no leos de las puertas de
un teatro o el lugar mismo donde el crucificado ha")a cometido su crimen( ,o era f*cil de ol!idar el
espect*culo de a#uellos hom"res retorciéndose de dolor entre gritos y maldiciones( 0n 9oma ha")a un
lugar especial para crucificar a los escla!os( 1e llama"a /ampus 0s#uilinus( 0ste campo de eecución,
lleno de cruces e instrumentos de tortura, y rodeado casi siempre de a!es de rapiña y perros sal!aes,
era la meor fuer&a de disuasión( 0s f*cil #ue el mont)culo del <ólgota Olugar de la /ala!eraP, no leos
de las murallas, unto a un camino concurrido #ue lle!a"a a la puerta de 0fra)n, fuera el 2lugar de
eecución3 de la ciudad de Jerusalén(
5a crucifixión no se aplica"a a los ciudadanos romanos, excepto en casos excepcionales y para
mantener la disciplina entre los militares( 0ra demasiado "rutal y !ergon&osa. el castigo t)pico para los
escla!os( 1e le llama"a ser!ile supplicium( 0l escritor romano %lauto Oca( :DE7KLB a( /(P descri"e con
#ué facilidad se les crucifica"a para mantenerlos aterrori&ados, cortando de ra)& cual#uier conato de
re"elión, huida o ro"os( %or otra parte, era el castigo m*s efica& para los #ue se atre!)an a le!antarse
contra el Imperio( -urante muchos años fue el instrumento m*s ha"itual para 2pacificar3 a las
K>D
pro!incias re"eldes( 0l pue"lo ud)o lo ha")a experimentado repetidamente( 1olo en un per)odo de
setenta años, cercanos a la muerte de Jesús, el historiador Hla!io Josefo nos informa de cuatro
crucifixiones masi!as. el año B a( /, Quintilio Garo crucifica a dos mil re"eldes en Jerusalén' entre los
años BL al D:, Quadrato, legado de 1iria, crucifica a todos los capturados por /umano en un
enfrentamiento entre ud)os y samaritanos' el año >>, durante la prefectura del cruel Hloro, son
flagelados y crucificados un número inconta"le de ud)os' a la ca)da de Jerusalén Oseptiem"re del FEP,
numerosos defensores de la ciudad santa son crucificados "rutalmente por los romanos(
Quienes pasan cerca del <ólgota este F de a"ril del año =E no contemplan ningún espect*culo piadoso(
?na !e& m*s est*n o"ligados a !er, en plenas fiestas de %ascua, la eecución cruel de un grupo de
condenados( ,o lo podr*n ol!idar f*cilmente durante la cena pascual de esa noche( 1a"en "ien cómo
termina de ordinario ese sacrificio humano( 0l ritual de la crucifixión exig)a #ue los cad*!eres
permanecieran desnudos so"re la cru& para ser!ir de alimento a las a!es de rapiña y a los perros
sal!aes' los restos eran depositados en una fosa común( Queda"an as) "orrados para siempre el nom"re
y la identidad de a#uellos desgraciados( +al !e& se actuar* de manera diferente en esta ocasión, pues
faltan ya pocas horas para #ue dé comien&o el d)a de %ascua, la fiesta m*s solemne de Israel, y, entre
los ud)os, se acostum"ra a enterrar a los eecutados en el mismo d)a( 1egún la tradición ud)a, 2un
hom"re colgado de un *r"ol es una maldición de -ios3(
&as ltimas $oras
¿Qué !i!ió realmente Jesús durante sus últimas horas? 5a !iolencia, los golpes y las humillaciones
comien&an la misma noche de su detención(
0n los relatos de la pasión leemos dos escenas paralelas de maltrato( 5as dos siguen de inmediato a la
condena de Jesús por parte del sumo sacerdote y por parte del prefecto romano, y las dos est*n
relacionadas con los temas tratados( 0n el palacio de /aif*s, Jesús reci"e 2golpes3 y 2sali!a&os3, le
cu"ren el rostro y se r)en de él diciéndole. 2%rofeti&a, 6es)as, ¿#uién es el #ue te ha pegado?3' las
"urlas se centran en Jesús como 2falso profeta3, #ue es la acusación #ue est* en el trasfondo de la
condena ud)a( 0n el pretorio de %ilato, Jesús reci"e de nue!o 2golpes3 y 2sali!a&os3, y es o"eto de
una mascarada. le echan encima un manto de púrpura, le encaan en la ca"e&a una corona de espinas,
ponen en sus manos una caña a modo de cetro real y do"lan ante él sus rodillas diciendo. 21al!e, rey de
los ud)os3' a#u) todo el escarnio se concentra en Jesús como 2rey de los ud)os3, #ue es la
preocupación del prefecto romano(
%ro"a"lemente, tal como est*n descritas, ninguna de estas dos escenas go&a de rigor histórico( 0l
primer relato ha sido sugerido, en parte, por la figura del 2sier!o sufriente de ;ah!é3, #ue ofrece sus
espaldas a los 2golpes3 de sus !erdugos y no rehuye los 2insultos3 y 2sali!a&os3( 5a mascarada de los
soldados, por su parte, se inspira pro"a"lemente en el ritual de la in!estidura de los reyes, con los
s)m"olos "ien conocidos de la cl*mide de púrpura, la corona de hoas sil!estres y el gesto de la
prosternación, en el #ue toma parte, según 6arcos, 2toda la cohorte3 OW>EE soldadosXP( 1e trata, sin
duda, de dos escenas profundamente reela"oradas en las #ue, de manera indirecta y con no poca iron)a,
los cristianos hacen confesar a los ad!ersarios de Jesús lo #ue realmente este es para ellos. profeta de
-ios y rey(
0sto no significa #ue todo sea ficción, ni mucho menos( 0n el origen de la primera escena en el palacio
de /aif*s parece #ue su"yace el recuerdo de "ofetadas asestadas por uno o !arios guardias del sumo
sacerdote en la noche del arresto( 0ste trato !eatorio a los detenidos era "astante ha"itual( /uando,
treinta años m*s tarde, por los años sesenta, Jesús, hio de Anan)as, fue arrestado por las autoridades
K>>
ud)as por#ue profeti&a"a contra el templo, reci"ió numerosos golpes antes de ser entregado a los
romanos( Algo parecido se puede decir del escarnio por parte de los soldados de %ilato( 5a escena no se
inspira en ningún texto ")"lico y la actuación !eatoria con un condenado es !eros)mil( 5os soldados de
%ilato no eran legionarios romanos disciplinados, sino tropas auxiliares reclutadas entre la po"lación
samaritana, siria o na"atea, pue"los profundamente antiud)os( ,o es nada impro"a"le #ue cayeran en
la tentación de "urlarse de a#uel ud)o, ca)do en desgracia y condenado por su prefecto( ,o sa"emos
exactamente lo #ue hicieron con Jesús( 5a descripción concreta #ue ofrecen los e!angelios parece
inspirada en "urlas e incidentes como el #ue narra Hilón( 1egún este escritor ud)o, el año =L, para
"urlarse del rey 8erodes Agripa de !isita en Aleandr)a, tomaron a un deficiente mental llamado
/ara"as y lo 2entroni&aron3 en el gimnasio de la ciudad. le pusieron en la ca"e&a una hoa de papiro en
forma de diadema, le cu"rieron las espaldas con una alfom"ra como manto real y le dieron a suetar
una caña a modo de cetro' luego, como en los 2mimos teatrales3, unos ó!enes se pusieron de pie a
am"os lados imitando a una guardia personal, mientras otros lo homenaea"an(
5os soldados de %ilato comen&aron realmente a inter!enir de manera oficial cuando su prefecto les dio
la orden de flagelar a Jesús( 5a flagelación, en este caso, no es un castigo independiente ni un uego
m*s de los soldados( Horma parte del ritual de la eecución, #ue comien&a por lo general con la
flagelación y culmina con la crucifixión propiamente dicha ( %ro"a"lemente, después de escuchar la
sentencia, Jesús es conducido por los soldados al patio del palacio, llamado 2patio del enlosado3, para
proceder a su flagelación( 0l acto es pú"lico( ,o sa"emos si alguno de sus acusadores asiste a a#uel
triste espect*culo( %ara Jesús comien&an sus horas m*s terri"les( 5os soldados lo desnudan totalmente y
lo atan a una columna o un soporte apropiado( %ara la flagelación se utili&a"a un instrumento especial
llamado flagrum, #ue ten)a un mango corto y esta"a hecho con tiras de cuero #ue termina"an en "olas
de plomo, huesos de carnero o trocitos de metal pun&ante( -esconocemos los instrumentos #ue
pudieron utili&ar los !erdugos de Jesús, pero sa"emos cu*l era siempre el resultado( Jesús #ueda
maltrecho, sin apenas fuer&a para mantenerse en pie y con su cuerpo en carne !i!a( As) #uedó tam"ién
Jesús, hio de Anan)as, cuando fue flagelado por Al"ino el año >:( Hla!io Josefo lo descri"e
2despelleado a latiga&os hasta los huesos3( 0l castigo es tan "rutal #ue a !eces los condenados mueren
durante el suplicio( ,o fue el caso de Jesús, pero las fuentes sugieren #ue #uedó con muy pocas
fuer&as( Al parecer tu!o #ue ser ayudado a lle!ar la cru&, pues no pod)a con ella, y de hecho su agon)a
no se prolongó. murió antes #ue los otros dos reos crucificados untamente con él(
+erminada la flagelación se procede a la crucifixión( ,o hay #ue demorarla( 5a eecución de tres
crucificados lle!a su tiempo, y faltan pocas horas para la ca)da del sol, #ue marcar* el comien&o de las
fiestas de %ascua( 5os peregrinos y la po"lación de Jerusalén se apresuran a reali&ar los últimos
preparati!os. algunos su"en al templo a ad#uirir su cordero y degollarlo ritualmente' otros marchan a
sus casas a preparar la cena( 1e respira el am"iente festi!o de la %ascua( -esde el palacio del prefecto
se pone en marcha una lúgu"re comiti!a camino del <ólgota( 0l trayecto es relati!amente corto( +al
!e& no llega a #uinientos metros( Al salir del pretorio, toman pro"a"lemente la estrecha calle #ue corre
entre el palacio7fortale&a de %ilato y las murallas' cuando salgan de la ciudad por la puerta de 0fra)n se
encontrar*n ya en el lugar de la eecución(
5os tres condenados caminan escoltados por un pe#ueño pelotón de cuatro soldados( A %ilato le ha
parecido suficiente para garanti&ar la seguridad y el orden( 5os seguidores m*s cercanos de Jesús han
huido. no teme grandes altercados por la eecución de a#uellos desgraciados( %ro"a"lemente, en la
comiti!a !an tam"ién con ellos los !erdugos encargados de eecutarlos( 1on tres los reos, y la
crucifixión re#uiere destre&a( 5le!an consigo el material necesario. cla!os, cuerdas, martillos y otros
o"etos( Jesús marcha en silencio( 5o mismo #ue los dem*s reos, lle!a so"re sus espaldas el pati"ulum
o tra!esano hori&ontal donde pronto ser* cla!ado' cuando lleguen al lugar de la eecución, ser* austado
K>F
a uno de los palos !erticales OstipesP #ue est*n fiados permanentemente en el <ólgota para ser
utili&ados en las eecuciones( /olgada al cuello lle!a una pe#ueña ta"lita Ota"ellaP donde, según la
costum"re romana, est* escrita la causa de la pena de muerte( /ada uno lle!a la suya( 0s importante
#ue todos sepan lo #ue les espera a #uienes los imiten. la crucifixión ha de ser!ir de escarmiento
general( 1egún algunas fuentes, Jesús no pudo arrastrar la cru& hasta el final( 0n un determinado
momento, los soldados, temiendo #ue no llegara !i!o al lugar de la crucifixión, o"ligaron a un hom"re
#ue !en)a del campo a cele"rar la %ascua a #ue trasportara la cru& de Jesús hasta el /al!ario( 1e
llama"a 1imón, era oriundo de /irene Oen la actual 5i"iaP y padre de Aleandro y 9ufo(
,o tardan en llegar al <ólgota( 1in ser tan famoso como el /ampus 0s#uilinus de 9oma, el
empla&amiento era tal !e& conocido en Jerusalén como lugar de eecuciones pú"licas( As) lo sugiere su
siniestro nom"re. 2lugar del /r*neo3 o 2lugar de la /ala!era3( 0n español, 2el /al!ario3( 0ra un
pe#ueño mont)culo rocoso de die& o doce metros de altura so"re su entorno( 5a &ona ha")a sido
antiguamente una cantera de donde se extra)a material para las construcciones de la ciudad( 0n a#uel
momento ser!)a, al parecer, como lugar de enterramiento en las ca!idades de las rocas( 0n la parte
superior del mont)culo se pod)an !er los palos !erticales hundidos firmemente en la roca( Junto al
<ólgota pasa"a un camino muy transitado #ue lle!a"a a la cercana puerta de 0fra)n( 0l lugar no puede
ser m*s apropiado para hacer de la crucifixión un castigo eemplari&ante(
0nseguida se procede a la eecución de los tres reos( /on Jesús se hace pro"a"lemente lo #ue se hac)a
con cual#uier condenado( 5o desnudan totalmente para degradar su dignidad, lo tum"an en el suelo,
extienden sus "ra&os so"re el tra!esaño hori&ontal y con cla!os largos y sólidos lo cla!an por las
muñecas, #ue son f*ciles de atra!esar y permiten sostener el peso del cuerpo humano( 5uego,
utili&ando instrumentos apropiados, ele!an el tra!esaño a una con el cuerpo de Jesús y lo fian al palo
!ertical antes de cla!ar sus dos pies a la parte inferior( -e ordinario, la altura de la cru& no supera"a
mucho los dos metros, de manera #ue los pies del crucificado #ueda"an a treinta o cincuenta
cent)metros del suelo( -e este modo, la !)ctima #ueda m*s cerca de sus torturadores durante su largo
proceso de asfixia y, una !e& muerto, puede ser pasto f*cil de los perros sal!aes(
5os soldados se preocupan de colocar en la parte superior de la cru& la pe#ueña placa de color "lanco
en la #ue, con letras negras o roas "ien !isi"les, se indica la causa por la #ue se eecuta a Jesús( 0s lo
acostum"rado en estos casos( Al parecer, el letrero de Jesús esta"a escrito en he"reo, la lengua sagrada
#ue m*s se utili&a"a en el templo, en lat)n, lengua oficial del Imperio romano, y en griego, la lengua
común de los pue"los del $riente, la m*s ha"lada seguramente por los ud)os de la di*spora( -e"e
#uedar muy claro el delito de Jesús. 2rey de los ud)os3( 0stas pala"ras no son un t)tulo cristológico
in!entado posteriormente por los cristianos ( ,o es tampoco una notificación oficial #ue recoa las actas
del proceso ante %ilato( 1e trata m*s "ien de una manera de informar a la po"lación para #ue la
eecución de Jesús sir!a de escarmiento( -e manera inteligi"le y con su pe#ueña dosis de "urla, se
ad!ierte a todos de lo #ue les espera si siguen los pasos de este hom"re #ue cuelga de la cru&(
Jesús es eecutado con otros condenados( Al parecer era "astante ha"itual este tipo de eecuciones en
grupo( 5as fuentes cristianas ha"lan solo de otros dos crucificados( %udieron ser m*s( ,o sa"emos si
eran 2"andidos3 capturados en algún tipo de refriega contra las autoridades romanas o, m*s "ien,
2delincuentes comunes3 condenados por algún crimen castigado con pena de muerte( Algunos ponen
en duda el hecho. piensan #ue se trata de un detalle in!entado a partir de textos ")"licos como Isa)as
D=,K: o el 1almo ::,KF para mostrar con m*s fuer&a la atrocidad #ue se ha cometido contra Jesús, #ue,
siendo inocente, ha sido eecutado como un criminal cual#uiera( +al !e& el detalle fue recogido con esa
intención, pero no parece un hecho ficticio( 1eguramente Jesús fue eecutado unto con otros
condenados siguiendo una pr*ctica ha"itual( 1in em"argo, la forma de representar a Jesús en un lugar
K>L
preeminente y central, en medio de dos "andidos, se puede de"er a ra&ones de 2estética cristiana3(
+erminada la crucifixión, los soldados no se mue!en del lugar( 1u o"ligación es !igilar para #ue nadie
se acer#ue a "aar los cuerpos de la cru& y esperar hasta #ue los condenados lancen su último estertor(
6ientras tanto, según los e!angelios, se reparten los !estidos de Jesús echando a suertes #ué es lo #ue
se lle!ar* cada uno( %ro"a"lemente fue as)( 1egún una pr*ctica romana ha"itual, las pertenencias del
condenado pod)an ser tomadas como 2despoos3 OspoliaP( 0l crucificado de")a sa"er #ue ya no
pertenec)a al mundo de los !i!os(
5os e!angelios han conser!ado tam"ién el recuerdo de #ue, en algún momento, los soldados ofrecieron
a Jesús algo de "e"er( ,o es f*cil sa"er lo ocurrido( 1egún 6arcos y 6ateo, al llegar al <ólgota, antes
de crucificarlo, los soldados ofrecen a Jesús 2!ino me&clado con mirra3, una "e"ida arom*tica #ue
adormec)a la sensi"ilidad y ayuda"a a soportar meor el dolor' se nos dice #ue Jesús 2no lo tomó3( Al
final, poco antes de morir, ocurre algo totalmente diferente( Al o)r a Jesús lan&ar un fuerte grito
in!ocando a -ios, uno de los soldados se apresura a ofrecerle un 2!ino a!inagrado3, llamado en lat)n
posea, una "e"ida fuerte, muy popular entre los soldados romanos, #ue la toma"an para reco"rar
fuer&as y rea!i!ar el *nimo( 0sta !e& no es un gesto de compasión para calmar el dolor del crucificado,
sino una especie de "urla final para #ue aguante un poco m*s por si !iene 0lias en su ayuda OXP( ,o se
nos dice si Jesús lo "e"e( %ro"a"lemente ya no tiene fuer&as para nada( 0ste ofrecimiento de !inagre en
los momentos finales est* tan arraigado en todas las fuentes #ue, pro"a"lemente, es histórico. una "urla
m*s, esta !e& en plena agon)a( %ero seguramente el detalle fue recogido en la tradición por#ue co"ra"a
una hondura especial a la lu& de las #ueas de un orante #ue se lamenta as). 20spero en !ano
compasión, no encuentro #uien me consuele' me han echado !eneno en la comida, han apagado mi sed
con !inagre3(
;a solo #ueda esperar( Jesús ha sido cla!ado a la cru& entre las nue!e de la mañana y las doce del
mediod)a( 5a agon)a no se !a a prolongar( 1on para Jesús los momentos m*s duros( 6ientras su cuerpo
se !a deformando, crece la angustia de su asfixia progresi!a( %oco a poco se !a #uedando sin sangre y
sin fuer&as( 1us oos apenas pueden distinguir algo( -el exterior solo le llegan algunas "urlas y los
gritos de desesperación y ra"ia de #uienes agoni&an unto a él( %ronto le so"re!endr*n las con!ulsiones(
5uego, el estertor final(
En manos del *adre
¿/ómo !i!e Jesús este tr*gico martirio? ¿Qué experimenta al compro"ar el fracaso de su proyecto del
reino de -ios, el a"andono de sus seguidores m*s cercanos y el am"iente hostil de su entorno? ¿/u*l es
su reacción ante una muerte tan ignominiosa como cruel? 1er)a un error pretender desarrollar una
in!estigación de car*cter psicológico #ue nos adentrara en el mundo interior de Jesús( 5as fuentes no se
orientan hacia una descripción psicológica de su pasión, pero in!itan a acercarnos a sus actitudes
"*sicas a la lu& del 2sufrimiento del usto inocente3, descrito en diferentes salmos "ien conocidos en el
pue"lo ud)o(
0ntre los primeros cristianos existe el recuerdo de #ue, al final de su !ida, Jesús ha !i!ido una lucha
interior angustiosa( Incluso le ha pedido a -ios #ue lo li"erara de a#uella muerte tan dolorosa(
%ro"a"lemente nadie sa"e con certe&a las pala"ras precisas #ue ha pronunciado( %ara acercarse de
alguna manera a su experiencia, acuden al 1almo B:. en la angustia de este orante escuchan un eco de
lo #ue ha podido !i!ir Jesús ( Al mismo tiempo asocian su plegaria en este terri"le momento a formas
de oración #ue ellos mismos recitan y #ue pro!ienen de Jesús. sin duda él ha sido el primero en !i!irlas
en el fondo de su cora&ón( Qui&*, al comien&o, no se sa"e concretar cu*ndo y dónde ha !i!ido Jesús
K>J
esta crisis, pero muy pronto se sitúa el hecho en el 2huerto de <etseman)3, en el momento dram*tico en
#ue se !a a producir su detención(
5a escena encoge el alma( 0n medio de las som"ras de la noche, Jesús se adentra en el 2huerto de los
$li!os3( %oco a poco 2comien&a a entristecerse y angustiarse3( 5uego se aparta de sus disc)pulos
"uscando, como es su costum"re, un poco de silencio y pa&( %ronto 2cae al suelo3 y se #ueda
prosternado tocando con su rostro la tierra( 5os textos tratan de sugerir su a"atimiento con di!ersos
términos y expresiones( 6arcos ha"la de 2triste&a3. Jesús est* profundamente triste, con una triste&a
mortal' nada puede poner alegr)a en su cora&ón' una #uea se le escapa. 26i alma est* muy triste, hasta
la muerte3( 1e ha"la tam"ién de 2angustia3. Jesús se !e desamparado y a"atido' un pensamiento se ha
apoderado de él. !a a morir( Juan ha"la de 2tur"ación3. Jesús est* desconcertado, roto interiormente(
5ucas su"raya la 2ansiedad3. lo #ue experimenta Jesús no es in#uietud ni preocupación' es horror ante
lo #ue le espera( 5a carta a los 8e"reos dice #ue Jesús llora"a. al orar le salta"an las 2l*grimas3(
-esde el suelo, Jesús comien&a a orar( 5a fuente m*s antigua recoge as) su oración. 2WA""*, %adreX
+odo es posi"le para ti' aparta de m) esta copa' pero no sea lo #ue yo #uiero, sino lo #ue #uieres tú3( 0n
este momento de angustia y a"atimiento total, Jesús !uel!e a su experiencia original de -ios. A""*(
/on esta in!ocación en su cora&ón se sumerge confiadamente en el misterio insonda"le de -ios, #ue le
est* ofreciendo una copa tan amarga de sufrimiento y muerte( ,o necesita muchas pala"ras para
comunicarse con -ios. 2+ú lo puedes todo( ;o no #uiero morir( %ero estoy dispuesto a lo #ue tú
#uieras3( -ios lo puede todo( Jesús no tiene ninguna duda( %odr)a hacer realidad su reino de otra forma
#ue no entrañara este terri"le suplicio de la crucifixión( %or eso le grita su deseo. 2Aparta leos de m)
esa copa( ,o me la acer#ues m*s( Quiero !i!ir3( +iene #ue ha"er otra manera de #ue se cumplan los
designios de -ios( 8ace unas horas, al despedirse de los suyos, él mismo esta"a ha"lando, con una
copa en sus manos, de su entrega completa al ser!icio del reino de -ios( Ahora, angustiado, pide al
%adre #ue le ahorre esa copa( %ero est* dispuesto a todo, incluso a morir, si es eso lo #ue el %adre
#uiere( 2Que se haga lo #ue #uieres tú3( Jesús se a"andona totalmente a la !oluntad de su %adre en el
momento en #ue esta se le presenta como algo i a"surdo e incomprensi"le(
¿Qué hay en el trasfondo de esta oración? ¿-e dónde "rota la angustia de Jesús y su in!ocación al
%adre? 5o #ue le aflige es, sin duda, tener #ue morir tan pronto y de una forma tan !iolenta( 5a !ida es
el regalo m*s grande de -ios( %ara Jesús, como para cual#uier ud)o, la muerte es la mayor desgracia,
pues destruye todo lo "ueno #ue hay en la !ida y no conduce sino a una existencia som"r)a en el sheol(
+al !e& su alma se estremece aún m*s al pensar en una muerte tan ignominiosa como la crucifixión,
considerada por muchos como signo del a"andono y hasta de la maldición de -ios( %ero toda!)a hay
algo m*s tr*gico para Jesús( Ga a morir sin !er reali&ado su proyecto( 8a !i!ido con tal pasión su
entrega, est* tan identificado con la causa de -ios, #ue ahora su desgarro es m*s horroroso( ¿Qué !a a
ser del reino de -ios? ¿Quién !a a defender a los po"res? ¿Quién !a a pensar en los #ue sufren?
¿-ónde !an a encontrar los pecadores la acogida y el perdón de -ios?
5a insensi"ilidad y el a"andono de sus disc)pulos lo hunden en la soledad y la triste&a( 1u
comportamiento le hace !er la magnitud de su fracaso( 8a reunido en su entorno a un pe#ueño grupo
de disc)pulos y disc)pulas' con ellos ha empe&ado a formar una 2nue!a familia3 al ser!icio del reino de
-ios' ha elegido a los 2-oce3 como número sim"ólico de la restauración de Israel' los ha reunido en
esa reciente cena para contagiarles su confian&a en -ios( Ahora los !e a punto de huir de*ndolo solo(
+odo se derrum"a( 5a dispersión de los disc)pulos es el signo m*s e!idente de su fracaso( ¿Quién los
reunir* en adelante? ¿Quién !i!ir* al ser!icio del reino de -ios?
5a soledad de Jesús es total( 1u sufrimiento y sus gritos no encuentran eco en nadie. -ios no le
KFE
responde' sus disc)pulos 2duermen3( Apresado por las fuer&as de seguridad del templo, Jesús no tiene
ya duda alguna. el %adre no ha escuchado sus deseos de seguir !i!iendo' sus disc)pulos se escapan
"uscando su propia seguridad( W0st* soloX 5os relatos dean entre!er esta soledad de Jesús a lo largo de
toda la pasión( 5a atención de los ha"itantes de Jerusalén y de a#uella multitud de peregrinos #ue llena
las calles no est* en a#uel pe#ueño grupo #ue !a a ser eecutado en las afueras de la ciudad( 0n el
templo todo es agitación y aetreo( A esas horas, miles de corderos est*n siendo sacrificados en el
recinto sagrado( 5a gente se mue!e fe"ril rematando los últimos preparati!os para la cena pascual( 1olo
#uienes se encuentran en su camino con el corteo de los condenados o pasan cerca del <ólgota prestan
atención( /omo es ha"itual en las sociedades antiguas, son gentes familiari&adas con el espect*culo de
una eecución pú"lica( 1us reacciones son di!ersas. curiosidad, gritos, "urlas, desprecios y algún #ue
otro comentario de l*stima( -esde la cru&, Jesús pro"a"lemente solo perci"e recha&o y hostilidad(
1olo 5ucas ha"la de una actitud m*s ama"le y compasi!a por parte de unas mueres #ue, en medio del
gent)o #ue o"ser!a a los condenados camino de la cru&, se acercan a Jesús llorando por élU( %or otra
parte, un grupo de disc)pulas de Jesús se encuentra en el escenario del <ólgota 2mirando desde leos3,
pues los soldados no permiten #ue nadie se acer#ue a los crucificados su"iendo hasta lo alto del
mont)culo ^( 1e nos dan los nom"res de estas !alientes mueres #ue permanecen all) hasta el final(
+odos los e!angelistas coinciden en la presencia de 6ar)a de 6agdala, la muer #ue tanto #uiere a
Jesús( 6arcos y 6ateo ha"lan de otras dos mueres. 6ar)a, la muer de Alfeo, madre de 1antiago el
menor y Joset, y 1alomé, la madre de 1antiago y Juan( 1olo el cuarto e!angelio menciona a 2la madre
de Jesús3, a una t)a suya, hermana de su madre, y a 26ar)a, muer de /lop*s3( Aun#ue se ha dicho con
frecuencia #ue la presencia de estas mueres ha podido reconfortar a Jesús, el hecho es poco pro"a"le(
9odeado por los soldados de %ilato y los encargados de la eecución, es dif)cil pensar #ue, durante su
agon)a, haya podido adi!inar su presencia, o"ligadas como esta"an a permanecer a distancia, perdidas
entre la gente(
%ro"a"lemente las primeras generaciones cristianas no sa")an con exactitud las pala"ras #ue Jesús pudo
ha"er murmurado durante su agon)a( ,adie estu!o tan cerca como para recogerlas( 0xist)a el recuerdo
de #ue Jesús ha")a muerto orartdo a -ios y tam"ién de #ue, al final, ha")a lan&ado un fuerte grito( %oco
m*s( /asi todas las pala"ras concretas #ue ponen los e!angelistas en la"ios de de Jesús reflean
pro"a"lemente las reflexiones de los cristianos, #ue !an ahondando en la muerte de Jesús desde
di!ersas perspecti!as, poniendo el acento en diferentes aspectos de su oración. desolación, confian&a o
a"andono en manos del %adre( Al no poder recurrir a recuerdos concretos conser!ados en la tradición,
acuden a salmos "ien conocidos en la comunidad cristiana en los #ue se in!oca a -ios desde el
sufrimiento(
¿,os hemos de resignar entonces a no sa"er nada con seguridad? %arece "astante claro #ue el
2di*logo3 de Jesús con su 2madre3 y el 2disc)pulo amado3 es una escena construida por el e!angelio
de Juan( 5o mismo hemos de decir del 2di*logo3 entre los dos malhechores y Jesús, redactado casi con
seguridad por 5ucas( %or otra parte, produce un cierto desencanto sa"er #ue la oración tal !e& m*s "ella
de todo el relato de la pasión es textualmente dudosa( 1egún el e!angelista 5ucas, al ser cla!ado a la
cru&, Jesús dec)a. 2%adre, perdónalos, por#ue no sa"en lo #ue hacen3( 1in duda, esa ha sido su actitud
interior( 5o ha")a sido siempre( 8a pedido a los suyos 2amar a sus enemigos3 y 2rogar por sus
perseguidores3' ha insistido en perdonar hasta 2setenta !eces siete3( Quienes lo han conocido no dudan
de #ue Jesús ha muerto perdonando, pero, pro"a"lemente, lo ha hecho en silencio, o al menos sin #ue
nadie le haya podido escuchar( Hue 5ucas o tal !e& un copista del siglo ii #uien puso en su "oca lo #ue
todos pensa"an en la comunidad cristiana(
0l silencio de Jesús durante sus últimas horas es so"recogedor( 1in em"argo, al final, Jesús muere
KFK
2lan&ando un fuerte grito3( 0ste grito inarticulado es el recuerdo m*s seguro de la tradición( 5os
cristianos no lo ol!idaron am*s( +res e!angelistas ponen adem*s en "oca de Jesús mori"undo tres
pala"ras diferentes, inspiradas en otros tantos salmos. según 6arcos O_ 6ateoP, Jesús grita con fuerte
!o&. 2W-ios m)o, -ios m)oX ¿por #ué me has a"andonado?3( 5ucas, sin em"argo, ignora estas pala"ras
y dice #ue Jesús grita. 2%adre, en tus manos pongo mi esp)ritu3( 1egún Juan, poco antes de morir, Jesús
dice. 2+engo sed3, y, después de "e"er el !inagre #ue le ofrecieron, exclamó. 2+odo est* cumplido3(
¿Qué podemos decir de estas pala"ras? ¿Hueron pronunciadas por Jesús? ¿1on pala"ras cristianas #ue
nos in!itan a penetrar en el misterio del silencio de Jesús, roto solo al final por su grito so"recogedor?
,o es dif)cil entender la descripción #ue nos ofrece Juan, el e!angelista m*s tard)o( 1egún su !isión
teológica, 2ser ele!ado a la cru&3 es para Jesús 2!ol!er al %adre3 y entrar en su gloria( %or eso su relato
de la pasión es la marcha serena y solemne de Jesús hacia la muerte( ,o hay angustia ni espanto( ,o
hay resistencia a "e"er el c*li& amargo de la cru&. 25a copa #ue me ha ofrecido el %adre, ¿no la !oy a
"e"er?3( 1u muerte no es sino la coronación de su deseo m*s hondo( As) lo expresa. 2+engo sed3,
#uiero culminar mi o"ra' siento sed de -ios, #uiero entrar ya en su gloria( %or eso, después de "e"er el
!inagre #ue le ofrecen, Jesús exclama. 2+odo est* cumplido3( 8a sido fiel hasta el final( 1u muerte no
es la "aada al sheol, sino su 2paso de este mundo al %adre3( 0n las comunidades cristianas nadie lo
pon)a en duda(
0s f*cil tam"ién entender la reacción de 5ucas( 0l grito angustioso de Jesús #ue*ndose a -ios por su
a"andono le resulta duro( 6arcos no ha")a tenido ningún pro"lema en ponerlo en "oca de Jesús, pero
tal !e& algunos lo pod)an interpretar mal( 0ntonces, con gran li"ertad, lo sustituye con otras pala"ras, a
su uicio m*s adecuadas. 2%adre, en tus manos a"andono mi !ida3 ( +en)a #ue #uedar claro #ue la
angustia !i!ida por Jesús no ha")a anulado en ningún momento su actitud de confian&a y a"andono
total en el %adre( ,ada ni nadie lo ha")a podido separar de él( Al terminar su !ida, Jesús se entregó
confiado a ese %adre #ue ha")a estado en el origen de toda su actuación( 5ucas lo #uer)a dear claro(
1in em"argo, a pesar de todas sus reser!as, el grito recogido por 6arcos. 0lo), 0lo), Wlema sa"actan)X,
es decir, 2W-ios m)o, -ios m)oX, ¿por #ué me has a"andonado?3, es, sin duda, el m*s antiguo en la
tradición cristiana y podr)a remontarse al mismo Jesús( 0stas pala"ras pronunciadas en arameo, lengua
materna de Jesús, y gritadas en medio de la soledad y el a"andono total son de una sinceridad
a"rumadora( -e no ha"erlas pronunciado Jesús, ¿se hu"iera atre!ido alguien en la comunidad cristiana
a ponerlas en sus la"ios? Jesús muere en una soledad total( 8a sido condenado por las autoridades del
templo( 0l pue"lo no lo ha defendido( 5os suyos han huido( A su alrededor solo escucha "urlas y
desprecio( A pesar de sus gritos al %adre en el huerto de <etseman), -ios no ha !enido en su ayuda( 1u
%adre #uerido lo ha a"andonado a una muerte ignominiosa( ¿%or #ué? Jesús no llama a -ios A""*,
%adre, su expresión ha"itual y familiar( 5e llama 0lo), 2-ios m)o3, como todos los seres humanos ( 1u
in!ocación no dea de ser una expresión de confian&a. W-ios m)oX -ios sigue siendo su -ios a pesar de
todo( Jesús no duda de su existencia ni de su poder para sal!arlo( 1e #uea de su silencio. ¿dónde est*?
¿%or #ué se calla? ¿%or #ué lo a"andona precisamente en el momento en #ue m*s lo necesita? Jesús
muere en la noche m*s oscura( ,o entra en la muerte iluminado por una re!elación su"lime( 6uere con
un 2por#ué3 en sus la"ios( +odo #ueda ahora en manos del %adre(
14.- 6esucitado !or Dios
2¿%or #ué?3( 0sa es tam"ién la pregunta #ue se hacen los seguidores de Jesús( 2¿%or #ué ha
a"andonado -ios a a#uel hom"re eecutado inustamente por defender su causa?3( 0llos lo han !isto ir
a la muerte en una actitud de o"ediencia y fidelidad total( ¿/ómo puede -ios desentenderse de él?
+oda!)a tienen gra"ado en su cora&ón el recuerdo de la última cena( 8an podido intuir en sus pala"ras
KF:
y gestos de despedida lo inmenso de su "ondad y de su amor( ¿/ómo puede un hom"re as) terminar en
el sheol?
¿Ga -ios a a"andonar en el 2pa)s de la muerte3 al #ue, lleno de su 0sp)ritu, ha infundido salud y !ida a
tantos enfermos y des!alidos? ¿Ga a yacer Jesús en el pol!o para siempre, como una 2som"ra3 en el
2pa)s de las tinie"las3, él #ue ha")a despertado tantas esperan&as en la gente? ¿,o podr* ya !i!ir en
comunión con -ios él #ue ha confiado totalmente en su "ondad de %adre? ¿/u*ndo y cómo se cumplir*
a#uel anhelo suyo de 2"e"er !ino nue!o3 untos en la fiesta final del reino? ¿8a sido todo una ilusión
ingenua de Jesús?
1in duda les apena la muerte de un hom"re cuya "ondad y grande&a de cora&ón han podido conocer de
cerca, pero tarde o temprano este es el destino de todos los humanos( 5o #ue m*s les escandali&a es su
eecución tan "rutal e inusta( ¿-ónde est* -ios? ¿,o !a a reaccionar ante lo #ue han hecho con él?
¿,o es el defensor de las !)ctimas inocentes? ¿1e ha e#ui!ocado Jesús al proclamar su usticia a fa!or
de los crucificados?
W-ios lo ha resucitadoX
,unca podremos precisar el impacto de la eecución de Jesús so"re sus seguidores( 1olo sa"emos #ue
los disc)pulos huyeron a <alilea( ¿%or #ué? ¿1e derrum"ó su adhesión a Jesús? ¿6urió su fe cuando
murió Jesús en la cru&? ¿$ huyeron m*s "ien a <alilea pensando simplemente en sal!ar su !ida? ,ada
podemos decir con seguridad( 1olo #ue la r*pida eecución de Jesús los hunde si no en una
desesperan&a total, s) en una crisis radical( %ro"a"lemente, m*s #ue hom"res sin fe son ahora disc)pulos
desolados #ue huyen del peligro, desconcertados ante lo ocurrido(
1in em"argo, al poco tiempo sucede algo dif)cil de explicar( 0stos hom"res !uel!en de nue!o a
Jerusalén y se reúnen en nom"re de Jesús, proclamando a todos #ue el profeta austiciado d)as antes por
las autoridades del templo y los representantes del Imperio est* !i!o( ¿Qué ha ocurrido para #ue
a"andonen la seguridad de <alilea y se presenten de nue!o en Jerusalén, un lugar realmente peligroso
donde pronto ser*n detenidos y perseguidos por los dirigentes religiosos? ¿Quién los ha arrancado de
su co"ard)a y desconcierto? ¿%or #ué ha"lan ahora con tanta audacia y con!icción? ¿%or #ué !uel!en a
reunirse en el nom"re de a#uel a #uien han a"andonado al !erlo condenado a muerte? 0llos solo dan
una respuesta. 2Jesús est* !i!o( -ios lo ha resucitado3( 1u con!icción es un*nime e indestructi"le( 5a
podemos !erificar, pues aparece en todas las tradiciones y escritos #ue han llegado hasta nosotros(
¿Qué es lo #ue dicen?
-e di!ersas maneras y con lenguaes diferentes, todos confiesan lo mismo. 25a muerte no ha podido
con Jesús' el crucificado est* !i!o( -ios lo ha resucitado3( 5os seguidores de Jesús sa"en #ue est*n
ha"lando de algo #ue supera a todos los humanos( ,adie sa"e por experiencia #ué sucede exactamente
en la muerte, y menos aún #ué le puede suceder a un muerto si es resucitado por -ios después de su
muerte( 1in em"argo, muy pronto logran condensar en fórmulas sencillas lo m*s esencial de su fe( 1on
fórmulas "re!es y muy esta"les, #ue circulan ya hacia los años =D a BE entre los cristianos de la primera
generación( 5as emplea"an, seguramente, para transmitir su fe a los nue!os creyentes, para proclamar
su alegr)a en las cele"raciones y, tal !e&, para reafirmarse en su adhesión a /risto en los momentos de
persecución( 0sto es lo #ue confiesan. 2-ios ha resucitado a Jesús de entre los muertos3( ,o se ha
#uedado pasi!o ante su eecución( 8a inter!enido para arrancarlo del poder de la muerte( 5a idea de
resurrección la expresan con dos términos. 2despertar3 y 2le!antar3 ( 5o #ue sugieren estas dos
met*foras es impresionante y grandioso( -ios ha "aado hasta el mismo sheol y se ha adentrado en el
pa)s de la muerte, donde todo es oscuridad, silencio y soledad( All) yacen los muertos cu"iertos de
KF=
pol!o, dormidos en el sueño de la muerte( -e entre ellos, -ios 2ha despertado3 a Jesús, el crucificado,
lo ha puesto de pie y lo 2ha le!antado3 a la !ida(
6uy pronto aparecieron otras fórmulas en las #ue se confiesa #ue 2Jesús ha muerto y ha resucitado3(
;a no se ha"la de la inter!ención de -ios( 5a atención se despla&a ahora a Jesús( 0s él #uien se ha
despertado y se ha le!antado de la muerte, pero, en realidad, todo se de"e a -ios( 1i est* despierto es
por#ue -ios lo ha despertado, si est* de pie es por#ue -ios lo ha le!antado, si est* lleno de !ida es
por#ue -ios le ha infundido la suya( 0n el origen siempre su"yace la actuación amorosa de -ios, su
%adre(
0n todas estas fórmulas, los cristianos ha"lan de la 2resurrección3 de Jesús( %ero, por esa misma época,
encontramos tam"ién cantos e himnos litúrgicos en los #ue se aclama a -ios por#ue ha exaltado y
glorificado a Jesús como 1eñor después de su muerte( A#u) no se ha"la de 2resurrección3( 0n estos
himnos, nacidos del primer entusiasmo de las comunidades cristianas, los creyentes se expresan con
otro es#uema mental y otro lenguae. -ios 2ha exaltado3 a Jesús, 2lo ha ele!ado a su gloria3, lo 2ha
sentado a la derecha de su trono3 y lo 2ha constituido como 1eñor3(
0ste lenguae es tan antiguo como el #ue ha"la de 2resurrección3( %ara los primeros cristianos, la
exaltación de Jesús a la gloria del %adre no es algo #ue sucede después de su resurrección, sino otro
modo de afirmar lo #ue -ios ha hecho con el crucificado( 29esucitar3 es ya ser exaltado, es decir, ser
introducido en la !ida del mismo -ios( 21er exaltado3 es resucitar, ser arrancado del poder de la
muerte( 5os dos lenguaes se enri#uecen y complementan mutuamente para sugerir la acción de -ios
en el muerto Jesús(
5a confesión de fe m*s importante y significati!a la encontramos en una carta #ue %a"lo de +arso
escri"e, hacia el año DDQD>, a la comunidad cristiana de /orinto, una ciudad cosmopolita donde
con!i!en en extraña me&cla diferentes religiones helenistas y orientales, con sus di!ersos templos
erigidos a Isis, 1erapis, Teus, Afrodita, Asclepio o /i"eles( %a"lo les anima a permanecer fieles al
e!angelio #ue él les ha enseñado en su !isita hacia el año DK. esa 24uena ,oticia3 es 2lo #ue os est*
sal!ando3( 0sta 2noticia3 no es una in!ención de %a"lo( 0s una enseñan&a #ue él mismo ha reci"ido, y
#ue ahora est* transmitiendo fielmente unto a otros predicadores de gran prestigio #ue !i!en y
anuncian la misma fe.
$s transmit), en primer lugar, lo #ue a mi !e& reci"). #ue /risto murió por nuestros pecados, según las
0scrituras, #ue fue sepultado(; #ue resucitó al tercer d)a, según las 0scrituras, #ue se apareció a /efas
y luego a los -oce(((
8ay algo en esta confesión #ue nos puede sorprender( ¿%or #ué se dice #ue Jesús 2resucitó al tercer d)a,
según las 0scrituras3? ¿0s #ue ha estado muerto hasta #ue, por fin, -ios ha inter!enido al tercer d)a?
¿8a sido alguien testigo de ese momento crucial? ¿%or #ué los relatos e!angélicos ha"lan de
apariciones el 2primer d)a de la semana3, antes de #ue llegue el 2tercer d)a3? 0n realidad, en el
lenguae ")"lico, el 2tercer d)a3 significa el 2d)a decisi!o3( -espués de d)as de sufrimiento y
tri"ulación, el 2tercer d)a3 trae la sal!ación( -ios siempre sal!a y li"era 2al tercer d)a3. él tiene la
última pala"ra' el 2tercer d)a3 le pertenece a él( As) podemos leer en el profeta $seas. 2Genid,
!ol!amos a ;ah!é, él ha desgarrado, pero él nos curar*' él ha herido, pero él !endar* nuestras heridas(
-entro de dos d)as nos de!ol!er* la !ida, al tercer d)a nos le!antar* y !i!iremos en su presencia3(
-iferentes comentarios ra")nicos interpreta"an este 2tercer d)a3, anunciado por $seas, como 2el d)a de
la resurrección de los muertos3, 2el d)a de las consolaciones en el #ue -ios har* re!i!ir a los muertos y
nos resucitar*3( 5os primeros cristianos creen #ue, para Jesús, ha llegado ya ese 2tercer d)a3 definiti!o(
KFB
0l ha entrado en la sal!ación plena( ,osotros conocemos toda!)a d)as de prue"a y sufrimiento, pero
con la resurrección de Jesús ha amanecido el 2tercer d)a3( %ro"a"lemente, este lenguae podr)a ser
entendido en am"ientes ud)os, pero los misioneros #ue recorr)an las ciudades del Imperio sent)an #ue
la gente de cultura griega se resist)a a la idea de 2resurrección3( 5o pudo compro"ar %a"lo en el
Areópago de Atenas, cuando empe&ó a ha"lar de Jesús resucitado( 2Al o)r a#uello de resurrección de
entre los muertos, unos se echaron a re)r y otros dieron. U;a te oiremos so"re esto en otra ocasiónU3(
%or eso, en algunos sectores encontraron otro lenguae #ue, sin distorsionar la fe en el resucitado, fuera
m*s apropiado y f*cil de aceptar por gentes de mentalidad griega( 5ucas fue, tal !e&, uno de los #ue
m*s contri"uyó a introducir un lenguae #ue presenta al resucitado como 2el #ue est* !i!o3, 2el
!i!iente3( As) se les dice en su e!angelio a las mueres #ue !an al sepulcro. 2¿%or #ué "usc*is entre los
muertos al #ue est* !i!o?3( Años m*s tarde, el li"ro del Apocalipsis pone en "oca del resucitado
expresiones de fuerte impacto, muy aleadas de las primeras fórmulas de fe. 21oy yo, el primero y el
último, el #ue !i!e( 0stu!e muerto, pero ahora !i!o para siempre y tengo en mi poder las lla!es de la
muerte y del a"ismo3(
¿0n #ué consiste la resurrección de Jesús?
¿Qué #uieren decir estos cristianos de la primera generación cuando ha"lan de 2/risto resucitado3?
¿Qué entienden por 2resurrección de Jesús3? ¿0n #ué est*n pensando?
5a resurrección es algo #ue le ha sucedido a Jesús( Algo #ue se ha producido en el crucificado, no en la
imaginación de sus seguidores( 0sta es la con!icción de todos( 5a resurrección de Jesús es un hecho
real, no producto de su fantas)a ni resultado de su reflexión( ,o es tampoco una manera de decir #ue de
nue!o se ha despertado su fe en Jesús( 0s cierto #ue en el cora&ón de los disc)pulos ha "rotado una fe
nue!a en Jesús, pero su resurrección es un hecho anterior, #ue precede a todo lo #ue sus seguidores han
podido !i!ir después( 0s, precisamente, el acontecimiento #ue los ha arrancado de su desconcierto y
frustración, transformando de ra)& su adhesión a Jesús(
0sta resurrección no es un retorno a su !ida anterior en la tierra( Jesús no regresa a esta !ida "iológica
#ue conocemos para morir un d)a de manera irre!ersi"le( ,unca sugieren las fuentes algo as)( 5a
resurrección no es la reanimación de un cad*!er( 0s mucho m*s( ,unca confunden los primeros
cristianos la resurrección de Jesús con lo #ue ha podido ocurrirles, según los e!angelios, a 5*&aro, a la
hia de Jairo o al o!en de ,a)n( Jesús no !uel!e a esta !ida, sino #ue entra definiti!amente en la
2Gida3 de -ios( ?na !ida li"erada donde ya la muerte no tiene ningún poder so"re él( 5o afirma %a"lo
de manera taxati!a. 21a"emos #ue /risto, una !e& resucitado de entre los muertos, no !uel!e a morir,
la muerte no tiene ya dominio so"re él( %or#ue, cuando murió, murió al pecado de una !e& para
siempre' su !i!ir, en cam"io, es un !i!ir para -ios3( 1in em"argo, los relatos e!angélicos so"re las
2apariciones3 de Jesús resucitado pueden crear en nosotros cierta confusión( 1egún los e!angelistas,
Jesús puede ser !isto y tocado, puede comer, su"ir al cielo hasta #uedar ocultado por una nu"e( 1i
entendemos estos detalles narrati!os de manera material, da la impresión de #ue Jesús ha regresado de
nue!o a esta tierra para seguir con sus disc)pulos como en otros tiempos( 1in em"argo, los mismos
e!angelistas nos dicen #ue no es as)( Jesús es el mismo, pero no es el de antes' se les presenta lleno de
!ida, pero no le reconocen de inmediato' est* en medio de los suyos, pero no lo pueden retener' es
alguien real y concreto, pero no pueden con!i!ir con él como en <alilea( 1in duda es Jesús, pero con
una existencia nue!a(
+ampoco han entendido los seguidores de Jesús su resurrección como una especie de super!i!encia
misteriosa de su alma inmortal, al estilo de la cultura griega ( 0l resucitado no es alguien #ue so"re!i!e
después de la muerte despoado de su corporalidad( 0llos son he"reos y, según su mentalidad, el
KFD
2cuerpo3 no es simplemente la parte f)sica o material de una persona, algo #ue se puede separar de otra
parte espiritual( 0l 2cuerpo3 es toda la persona tal como ella se siente enrai&ada en el mundo y
con!i!iendo con los dem*s' cuando ha"lan de 2cuerpo3 est*n pensando en la persona con todo su
mundo de relaciones y !i!encias, con toda su historia de conflictos y heridas, de alegr)as y
sufrimientos( %ara ellos es impensa"le imaginar a Jesús resucitado sin cuerpo. ser)a cual#uier cosa
menos un ser humano( %ero, naturalmente, no est*n pensando en un cuerpo f)sico, de carne y hueso,
sometido al poder de la muerte, sino en un 2cuerpo glorioso3 #ue recoge y da plenitud a su !ida
concreta desarrollada en este mundo( /uando -ios resucita a Jesús, resu cita su !ida terrena marcada
por su entrega al reino de -ios, sus gestos de "ondad hacia los pe#ueños, su u!entud truncada de
manera tan !io lenta, sus luchas y conflictos, su o"ediencia hasta la muerte( Jesús resu cita con un
2cuerpo3 #ue recoge y da plenitud a la totalidad de su !ida terrena( Z
%ara los primeros cristianos, por encima de cual#uier otra representación o es#uema mental, la
resurrección de Jesús es una actuación de -ios i #ue, con su fuer&a creadora, lo rescata de la muerte
para introducirlo en la plenitud de su propia !ida( As) lo repiten una y otra !e& las primeras confesiones
cristianas y los primeros predicadores( %ara decirlo de alguna manera, -ios acoge a Jesús en el interior
mismo de la muerte, infundiéndole toda su fuer&a creadora( Jesús muere gritando. 2-ios m)o, ¿por #ué
me has a"andonado?3, y, al morir, se encuentra con su %adre, #ue lo acoge con amor inmenso,
impidiendo #ue su !ida #uede ani#uilada( 0n el mismo momento en #ue Jesús siente #ue todo su ser se
pierde definiti!amente siguiendo el triste destino de todos los humanos, -ios inter!iene para regalarle
su propia !ida( All) donde todo se aca"a para Jesús, -ios empie&a algo radicalmente nue!o( /uando
todo parece hundirse sin remedio en el a"surdo de la muerte, -ios comien&a una nue!a creación(
0sta acción creadora de -ios acogiendo a Jesús en su misterio insonda"le es un acontecimiento #ue
des"orda el entramado de esta !ida donde nosotros nos mo!emos( 1e sustrae a cual#uier experiencia
#ue podamos tener en este mundo( ,o lo podemos representar adecuadamente con nada( %or eso,
ningún e!angelista se ha atre!ido a narrar la resurrección de Jesús( ,adie puede ser testigo de esa
actuación trascendente de -ios( 5a resurrección no pertenece ya a este mundo #ue nosotros podemos
o"ser!ar( %or eso se puede decir #ue no es propiamente un 2hecho histórico3, como tantos otros #ue
suceden en el mundo y #ue podemos constatar y !erificar, pero es un 2hecho real3 #ue ha sucedido
realmente( ,o solo eso( %ara los #ue creen en Jesús resucitado es el hecho m*s real, importante y
decisi!o #ue ha ocurrido para la historia humana, pues constituye su fundamento y su !erdadera
esperan&a(
¿/ómo ha"lan los cristianos de la primera generación de esta acción creadora de -ios #ue no cae "ao
nuestra o"ser!ación? 0s esclarecedor el lenguae de %a"lo( 1egún él, Jesús ha sido resucitado por la
2fuer&a3 de -ios, #ue es la #ue le hace !i!ir su nue!a !ida de resucitado' por eso, lleno de esa fuer&a
di!ina puede ser llamado 21eñor3, con el mismo nom"re #ue se le da a ;ah!é entre los ud)os de
lengua griega( -ice tam"ién #ue ha sido resucitado por la 2gloria3 de -ios, es decir, por esa fuer&a
creadora y sal!adora en la #ue se re!ela lo grande #ue es' por eso Jesús resucitado posee un 2cuerpo
glorioso3, #ue no significa un cuerpo radiante y resplandeciente, sino una personalidad re"osante de la
fuer&a gloriosa del mismo -ios( %or último, dice #ue ha sido resucitado por el 2esp)ritu3 de -ios, por
su aliento creador( %or eso su cuerpo resucitado es un 2cuerpo espiritual3, es decir, plenamente
!i!ificado por el aliento !ital y creador de -ios(
5os primeros cristianos piensan #ue con esta inter!ención de -ios se inicia la resurrección final, la
plenitud de la sal!ación( Jesús es solo el 2primogénito de entre los muertos3, el primero #ue ha nacido
a la !ida definiti!a de -ios( Al se nos ha anticipado a disfrutar de una plenitud #ue nos espera tam"ién
a nosotros( 1u resurrección no es algo pri!ado, #ue le afecta solo a él' es el fundamento y la garant)a de
KF>
la resurrección de la humanidad y de la creación entera( Jesús es 2primicia3, primer fruto de una
cosecha uni!ersal( 2-ios, #ue resucitó al 1eñor, nos resucitar* tam"ién a nosotros por su fuer&a3(
9esucitando a Jesús, -ios comien&a la 2nue!a creación3( 1ale de su ocultamiento y re!ela su intención
última, lo #ue "usca"a desde el comien&o al crear el mundo. compartir su felicidad infinita con el ser
humano(
El camino a la nue%a !e en 4risto resucitado
¿Qué ha ocurrido para #ue los disc)pulos hayan podido llegar a creer algo tan asom"roso de Jesús?
¿Qué es lo #ue pro!oca un !uelco tan radical en estos disc)pulos #ue, poco antes, hu)an dando por
perdida su causa? ¿Qué es lo #ue !i!en ahora después de su muerte? ¿%odemos aproximarnos a la
experiencia primera #ue desencadena su entusiasmo por /risto resucitado?
5os relatos llegados hasta nosotros no permiten esta"lecer de manera segura y definiti!a los hechos #ue
se han producido después de la muerte de Jesús( ,o es posi"le, con métodos históricos, penetrar en el
contenido de su experiencia( 1in em"argo es claro #ue la fe de estos seguidores no se apoya en el !ac)o(
Algo ha ocurrido en ellos( +odas las fuentes lo afirman. han !i!ido un proceso #ue no solo ha
rea!i!ado la fe #ue ten)an en Jesús, sino #ue los ha a"ierto a una experiencia nue!a e inesperada de su
presencia entre ellos(
1e trata de un proceso rico y compleo en el #ue concurren di!ersos factores, no solo uno( 5os
seguidores de Jesús han reflexionado so"re lo ocurrido, han recurrido a su fe en la fidelidad de -ios y
en su poder so"re la muerte, han recordado lo !i!ido unto a Jesús con tanta intensidad( 0n su proceso
confluyen preguntas, reflexiones, acontecimientos inesperados, !i!encias de fe especialmente intensas(
+odo ha ido contri"uyendo a despertar en ellos una fe nue!a en Jesús, aun#ue esta experiencia #ue
!i!en de su presencia !i!a después de la muerte no es fruto exclusi!o de su reflexión( 0llos la atri"uyen
a -ios( 1olo él les puede estar re!elando algo tan grande e inesperado( 1in su acción, ellos se hu"ieran
perdido en sus preguntas y ca!ilaciones, sin llegar a ninguna conclusión segura y go&osa so"re el
destino de Jesús( ¿Qué podemos decir de este proceso?
5os disc)pulos de Jesús, como casi todos los ud)os de su época, espera"an para el final de los tiempos
la 2resurrección de los ustos3( 1in este hori&onte de esperan&a dif)cilmente hu"ieran podido decir algo
de la resurrección( ,o era una con!icción ud)a arraigada a lo largo de los siglos, sino una fe "astante
reciente, #ue toda!)a se formula"a con lenguaes diferentes( 0l pro"lema se planteó de manera crucial
cuando en los años K>L7K>B a( /, un número inconta"le de fieles ud)os fueron martiri&ados por
Ant)oco 0p)fanes por permanecer fieles a la 5ey. ¿puede -ios a"andonar definiti!amente en la muerte
a los #ue lo han amado hasta el extremo de morir por él? ¿,o de!ol!er* la !ida a los #ue la han
sacrificado por serle fieles? 0ran pro"a"lemente las preguntas #ue se hac)an los seguidores de Jesús
ante su muerte( 0l profeta -aniel ha")a respondido proclamando una fe nue!a. al final de los tiempos,
los #ue han permanecido fieles a -ios se sal!ar*n( 26uchos de los #ue duermen en el pol!o de la tierra
se despertar*n, unos para la !ida eterna, otros para el opro"io y el horror eternos( 5os sa"ios "rillar*n
como el esplendor del firmamento' los #ue guiaron a muchos por el "uen camino ser*n como las
estrellas por toda la eternidad3( 5os m*rtires fieles a -ios y los sa"ios #ue han guiado a muchos por el
"uen camino despertar*n del sueño de la muerte( Ahora no son m*s #ue pol!o, pero -ios los har*
"rillar como las estrellas(
1in duda, los disc)pulos de Jesús comparten esta fe( ;a en esa época era muy aceptada, so"re todo entre
los escritores apocal)pticos, aun#ue son los grupos fariseos los #ue m*s la promue!en entre el pue"lo'
solo los saduceos la recha&an como una 2no!edad3 no atestiguada en las tradiciones m*s antiguas(
KFF
%ro"a"lemente, como los dem*s ud)os piadosos, tam"ién ellos recita"an todos los d)as, al salir y al
ponerse el sol, esta "endición. 24endito eres, 1eñor, #ue haces !i!ir a los muertos3( 0sta esperan&a
ayuda sin duda a los disc)pulos a interpretar meor lo #ue est*n !i!iendo( 1i experimentan a Jesús !i!o,
¿no ser* #ue ha llegado ya a esa resurrección final de los ustos? ¿,o est* Jesús !i!iendo esa sal!ación
plena de -ios?
1in em"argo, la resurrección anticipada de una persona, antes de llegar el fin de los tiempos, era algo
insólito( 0n general se espera"a de manera generali&ada y en plural la 2resurrección de los ustos3(
1eguramente los disc)pulos ha")an o)do ha"lar del martirio de siete hermanos torturados por Ant)oco
0p)fanes untamente con su madre( 0l relato era muy popular, pues la escena en la #ue !an desafiando
al rey, confesando su fe en la propia resurrección, es realmente impresionante( ,ada podemos decir con
seguridad, pero la e!ocación de m*rtires concretos resucitados por -ios les pudo permitir superar m*s
f*cilmente el esc*ndalo de la cru&. Jesús, asesinado inustamente por su fidelidad a -ios, no ha podido
ser ani#uilado por la muerte' en él se ha cumplido de manera eminente el destino del m*rtir
rei!indicado por -ios(
1in em"argo, est* !isión se les #ueda"a corta( 5a resurrección de estos m*rtires solo le afecta a cada
uno de ellos' nada tiene #ue !er con la sal!ación de los dem*s seres humanos( %or el contrario, los
seguidores de Jesús terminan ha"lando de su resurrección como fuente de sal!ación para toda la
humanidad, 2primicia3 de una resurrección uni!ersal, inauguración de los últimos tiempos( 5os
disc)pulos ha")an #uedado muy 2marcados3 por Jesús( 5a crucifixión no ha")a podido "orrar de un
golpe lo #ue ha")an !i!ido unto a él( 0n Jesús ha")an experimentado a -ios irrumpiendo en el mundo
de manera nue!a y definiti!a( 1u fuer&a curadora destru)a el poder de 1at*n y rescata"a del mal a
enfermos y pose)dos, apuntando hacia un mundo nue!o de !ida plena( 1u acogida a los últimos como
los pri!ilegiados del reino de -ios desperta"a la esperan&a de los po"res en un -ios #ue comen&a"a a
manifestar su fuer&a li"eradora frente a tanta inusticia y a"uso( 1us comidas con pecadores e
indesea"les anticipa"an el "an#uete final y la alegr)a de los últimos tiempos( 8a")an experimentado en
Jesús la irrupción de la fuer&a y el amor sal!ador de -ios, ¿no esta"an experimentando ahora en su
resurrección la irrupción li"eradora de -ios inaugurando ya el reino definiti!o de la !ida?
&a e'periencia decisi%a
0n el cora&ón mismo de este proceso est* -ios inspirando su "ús#ueda, iluminando sus preguntas,
des!aneciendo sus dudas y despertando su fe inicial a hori&ontes nue!os( 0sta es la con!icción de los
disc)pulos. -ios est* haciendo presente a Jesús resucitado en sus cora&ones( 0n algún momento caen en
la cuenta de #ue -ios les est* re!elando al crucificado lleno de !ida( ,o lo ha")an podido captar as) con
anterioridad( 0s ahora cuando le est*n 2!iendo3 realmente, en toda su 2gloria3 de resucitado( 1in esta
experiencia, tal !e& lo hu"ieran !enerado durante algún tiempo( 5uego su recuerdo se ha"r)a ido
"orrando(
¿/ómo entienden los disc)pulos lo #ue les est* ocurriendo? 5a expresión m*s antigua es una fórmula
acuñada muy pronto y #ue se repite de manera in!aria"le. Jesús 2se dea !er3( 1e les ha")a perdido en
el misterio de la muerte, pero ahora se les presenta lleno de !ida( 0l término est* tomado de la 4i"lia
griega, donde se emplea para ha"lar de las 2apariciones3 de -ios a A"rah*n, Jaco" y otros( 0n
realidad, en esas escenas no es #ue -ios se apare&ca en forma !isi"le, sino #ue sale de su misterio
insonda"le para esta"lecer una comunicación real con los humanos. A"rah*n o Jaco" experimentan su
presencia( %or eso, este lenguae por s) solo no nos dice nada de cómo perci"en los disc)pulos la
presencia del resucitado( 5o #ue se sugiere es #ue, m*s #ue mostrar su figura !isi"le, el resucitado
actúa en sus disc)pulos creando unas condiciones en las #ue estos pueden perci"ir su presencia(
KFL
0s m*s enri#uecedor conocer #ué dice %a"lo de su propia experiencia, pues es el único testigo #ue
ha"la directamente de lo #ue ha !i!ido él( 0n ningún momento la descri"e o explica en términos
psicológicos( 5o #ue le ha ocurrido es una 2gracia3( ?n regalo #ue él atri"uye a la iniciati!a de -ios o
a la inter!ención del resucitado( Al solo puede decir #ue 2ha sido alcan&ado3 por /risto Jesús' el
resucitado se ha apoderado de él, lo ha hecho suyo( 0n esa experiencia 2ha descu"ierto el poder de su
resurrección3( %a"lo tiene conciencia de #ue se le est* re!elando el misterio #ue se encierra en Jesús(
5o #ue est* !i!iendo es 2la re!elación de Jesucristo3( 1e le caen todos los !elos' Jesús se le hace
di*fano y luminoso( ,o es una ilusión( 0s una grandiosa realidad. 2-ios ha #uerido re!elar en m) a su
8io3( 0l impacto ha sido tan poderoso #ue pro!oca una reorientación total de su !ida( 0l encuentro
con el resucitado le hace 2comprender3 el misterio de -ios y la realidad de la !ida de manera
radicalmente nue!a( %a"lo ya no es el mismo( 0l #ue persegu)a a los seguidores del crucificado anuncia
ahora a todos la 4uena ,oticia #ue antes #uer)a destruir( 0n su !ida se produce una re!olución total de
criterios( %a"lo se siente un 2hom"re nue!o3( 1u propia transformación es el meor testimonio de lo
#ue ha !i!ido( -esde su propia experiencia puede proclamar a todos. 2;a no !i!o yo( 0s /risto #uien
!i!e en m)3(
0n una época relati!amente tard)a, cuando los cristianos lle!an ya cuarenta o cincuenta años !i!iendo
de la fe en /risto resucitado, nos encontramos con unos relatos llenos de encanto #ue e!ocan los
primeros 2encuentros3 de los disc)pulos con Jesús resucitado( 1on narraciones #ue recogen tradiciones
anteriores, pero #ue cada e!angelista ha tra"aado desde su propia !isión teológica para concluir su
e!angelio so"re Jesús( 0nseguida se !e #ue estos relatos no pretenden ofrecernos información detallada
so"re lo ocurrido cuarenta o cincuenta años antes( -e hecho, es imposi"le reconstruir los
acontecimientos a partir de lo #ue nos cuentan( 1on, m*s "ien, una especie de 2cate#uesis3 compuestas
para ahondar en di!ersos aspectos de la resurrección de /risto, de consecuencias importantes para sus
seguidores( ,o han surgido de la nada, sin "ase alguna en la realidad, sino #ue recogen múltiples
!i!encias #ue toda!)a se recuerdan entre los cristianos. experiencias de la presencia inesperada de Jesús
después de su muerte, dudas e incertidum"res de los primeros momentos, procesos de con!ersión,
reflexiones so"re las 0scrituras para ir comprendiendo meor lo #ue !i!en((( 1in em"argo, el o"eti!o
de los e!angelistas no es añadir m*s información a lo #ue ya han contado so"re Jesús( 5o #ue #uieren
es hacer entender a todos #ue su !ida y su muerte han de ser comprendidas en una dimensión nue!a(
A#uel Jesús al #ue los lectores han podido seguir a lo largo de su relato anunciando el reino de -ios y
muriendo por su causa no est* muerto( 8a sido resucitado por -ios y sigue lleno de !ida acompañando
a los suyos(
¿Qué es lo #ue sugieren estos relatos acerca de la experiencia #ue transformó a los seguidores de Jesús?
0l núcleo central es, sin duda, el encuentro personal con Jesús lleno de !ida( 0sto es lo decisi!o. Jesús
!i!e y est* de nue!o con ellos' todo lo dem*s !iene después( 5os disc)pulos se encuentran con a#uel
#ue los ha llamado al ser!icio del reino de -ios y al #ue han a"andonado en el momento cr)tico de la
crucifixión. estando toda!)a llenos de miedo a las autoridades ud)as y con las puertas cerradas, 2se
presenta Jesús en medio de ellos3' nada ni nadie puede impedir a Jesús resucitado !ol!er a estar en
contacto con los suyos( 5as mueres se encuentran con el #ue ha defendido su dignidad y las ha acogido
en su compañ)a. 2Jesús salió a su encuentro y las saludó' ellas se acercaron y se a"ra&aron a sus pies3'
de nue!o experimentan su cercan)a entraña"le( 6ar)a de 6agdala se encuentra con el 6aestro #ue la
ha curado y del #ue se ha enamorado para siempre. toda!)a con l*grimas en los oos oye #ue Jesús la
llama por su nom"re con un tono inconfundi"le' solo él la pod)a llamar as)( ,o( 5as cosas,
pro"a"lemente, no ocurrieron exactamente as), pero dif)cilmente se puede e!ocar de manera m*s
expresi!a algo de lo #ue !i!en estos hom"res y mueres cuando experimentan de nue!o a Jesús en sus
!idas(
KFJ
0ste encuentro con Jesús resucitado es un regalo( 5os disc)pulos no hacen nada para pro!ocarlo( 5os
relatos insisten en #ue es Jesús el #ue toma la iniciati!a( 0s él #uien se les impone lleno de !ida,
o"lig*ndoles a salir de su desconcierto e incredulidad( 5os disc)pulos se !en sorprendidos cuando Jesús
se dea !er en el centro de a#uel grupo de hom"res atemori&ados( 6ar)a 6agdalena anda "uscando un
cad*!er cuando Jesús la llama( ,adie est* esperando a Jesús resucitado( 0s él #uien se hace presente en
sus !idas des"ordando todas sus expectati!as( A#uello es una 2gracia3 de -ios, como dec)a %a"lo(
1e trata, según los relatos, de una experiencia pacificadora #ue los reconcilia con Jesús( 5os disc)pulos
sa"en #ue lo han a"andonado( A#uella pena #ue hay en su cora&ón no es solo triste&a por la muerte de
Jesús' es la triste&a del culpa"le( 1in em"argo, los relatos no registran ningún recuerdo de reproche o
condena( 0l encuentro con Jesús es una experiencia de perdón( 1e pone repetidamente en sus la"ios un
saludo significati!o. 25a pa& con !osotros3( 0l resucitado les regala la pa& y la "endición de -ios, y los
disc)pulos se sienten perdonados y aceptados de nue!o a la comunión con él( Jesús sigue siendo el
mismo( 0sa era la pa& #ue infund)a a los enfermos y pecadores cuando camina"a con ellos por <alilea(
0ste es tam"ién ahora el gran regalo #ue -ios ofrece a todos sus hios e hias por medio de /risto
muerto y resucitado. el perdón, la pa& y la resurrección(
1egún los relatos, el encuentro con el resucitado transforma de ra)& a los disc)pulos( Jesús les ofrece de
nue!o su confian&a. su infidelidad #ueda curada por el perdón' pueden iniciar una !ida nue!a( /on
Jesús todo es posi"le( 0s tanta su alegr)a #ue no se lo pueden creer( Jesús les infunde su aliento y los
li"era de la triste&a, la co"ard)a y los miedos #ue les parali&an( 0l relato de 0maús descri"e como
ningún otro la transformación #ue se produce en los disc)pulos al acoger en su !ida a Jesús resucitado(
/amina"an 2con aire entristecido3 y, al escuchar sus pala"ras, 2sienten arder su cora&ón3' se ha")an
derrum"ado al compro"ar la muerte de Jesús, pero, al experimentarlo lleno de !ida, descu"ren #ue sus
esperan&as no eran exageradas, sino demasiado pe#ueñas y limitadas' se ha")an aleado del grupo de
disc)pulos, frustrados por todo lo ocurrido, y ahora !uel!en a Jerusalén a contar a todos 2lo #ue les ha
pasado en el camino3 ( %ara ellos empie&a una !ida nue!a(
0ste encuentro con el resucitado es algo #ue est* pidiendo ser comunicado y contagiado a otros(
0ncontrarse con él es sentirse llamado a anunciar la 4uena ,oticia de Jesús( 5os relatos insisten so"re
todo en la experiencia #ue han !i!ido los $nce( 0llos !an a ser el punto de partida de la proclamación
de Jesucristo a todos los pue"los( 1e recogen hasta tres !ersiones de este encuentro 2oficial3( 1u
redacción es tard)a y responde a las necesidades de las distintas comunidades( 1egún Juan, se les dice
as). 25a pa& con !osotros( /omo el %adre me en!ió, tam"ién os en!)o yo3. los $nce han de sentirse
2en!iados3 de Jesús' no se les dice a #ué se les en!)a ni a #uiénes' tienen #ue hacer lo #ue le han !isto
hacer a él' su misión es la misma #ue él ha reci"ido del %adre' solo se les pide prolongar y actuali&ar a
Jesús( 1egún 5ucas, los $nce son constituidos testigos de esta experiencia del resucitado. 2Gosotros
sois testigos de estas cosas3. con este cuerpo de testigos se pondr* en marcha un mo!imiento #ue
predicar*, en el nom"re de Jesús resucitado, 2la con!ersión para el perdón de los pecados3 a todas las
naciones( 6ateo, por su parte, presenta a Jesús como 1eñor uni!ersal del cielo y de la tierra, #ue en!)a
a los $nce a 2hacer disc)pulos3 a todos los pue"los y a 2"auti&arlos3' no se trata simplemente de
proclamar una doctrina, sino de suscitar disc)pulos y disc)pulas #ue aprendan a !i!ir desde Jesús y se
comprometan con el gesto del "autismo a seguirle fielmente(
0sta misión de e!angeli&ar no es exclusi!a de los $nce( +odos los #ue se encuentran con el resucitado
escuchan la llamada a contagiar su propia experiencia a otros( 6ar)a 6agdalena escucha de Jesús esta
in!itación. 2Gete donde los hermanos y diles(((3' con docilidad admira"le, 6ar)a dea de a"ra&ar a
Jesús, marcha a donde est*n los disc)pulos y les dice. 28e !isto al 1eñor3( 5o mismo hacen los
disc)pulos de 0maús' cuando se les a"ren los oos y reconocen al resucitado, !uel!en a Jerusalén con el
KLE
cora&ón enardecido y 2cuentan lo #ue les ha pasado en el camino y cómo le han reconocido al partir el
pan3( 0ntre los cristianos de la segunda y tercera generación se recorda"a #ue ha")a sido el encuentro
con Jesús !i!o después de su muerte lo #ue ha")a desencadenado el anuncio contagioso de la 4uena
,oticia de Jesús(
¿Quedó !ac)o el sepulcro de Jesús?
+odos los e!angelistas cuentan #ue, al d)a siguiente de la crucifixión, muy de mañana, unas mueres se
acercaron al sepulcro donde ha")a sido depositado el cad*!er de Jesús y lo encontraron a"ierto y !ac)o(
,aturalmente #uedaron sorprendidas y so"recogidas( 1egún el relato, un 2*ngel3 de -ios las sacó de su
desconcierto con estas pala"ras. 2,o os asustéis( Gosotras "usc*is a Jesús de ,a&aret, el crucificado(
W8a resucitadoX ,o est* a#u)( 6irad el lugar donde lo pusieron( Ahora id a decir a sus disc)pulos y a
%edro. él !a delante de !osotros a <alilea. all) le !eréis3( 1e trata de un relato tard)o( 5as primeras
confesiones e himnos litúrgicos #ue ha"lan de la resurrección de Jesús o de su exaltación a la !ida de
-ios no dicen nada del sepulcro !ac)o( +ampoco %a"lo de +arso menciona este hecho en sus cartas(
1olo se ha"la del sepulcro !ac)o a partir de los años setenta( +odo parece indicar #ue no desempeñó
una función significati!a en el nacimiento de la fe en /risto resucitado( 1olo ad#uirió importancia
cuando el dato fue integrado en otras tradiciones #ue ha"la"an de las 2apariciones3 de Jesús resucitado(
,o es f*cil sa"er si las cosas sucedieron tal como se descri"en en los e!angelios( %ara empe&ar, no es
f*cil sa"er con certe&a cómo y dónde fue enterrado Jesús( 5os romanos sol)an dear a los crucificados
so"re el pat)"ulo, a"andonados a los perros sal!aes y a las a!es de rapiña, para arroar sus restos luego
a una fosa común o pudridero sin culto ni honras fúne"res( 0sta humillación final del austiciado era
parte del rito de la crucifixión( ¿+erminó as) Jesús, en una fosa común donde ya esta"an pudriéndose
otros muchos austiciados, expulsados de la !ida sin honor alguno? 8istóricamente es poco pro"a"le(
1egún una tradición, Jesús fue enterrado por las autoridades ud)as #ue 2pidieron a %ilato #ue le hiciera
morir3, y luego 2le "aaron del madero y le pusieron en un sepulcro3( 0l dato es !eros)mil( 5as
autoridades de Jerusalén est*n preocupadas. !an a comen&ar las fiestas de %ascua y a#uellos cuerpos
#ue cuelgan de la cru& manchan la tierra y contaminan toda la ciudad( Jesús y sus dos compañeros han
de ser enterrados con prisa, sin ceremonia alguna, antes de #ue comience a#uel solemne s*"ado de
%ascua(
5os e!angelios, sin em"argo, ofrecen otra !ersión( 9econocen honestamente #ue no fueron sus
disc)pulos #uienes enterraron a Jesús. todos ha")an huido a <alilea( +ampoco las mueres pudieron
inter!enir, aun#ue siguieron el enterramiento 2desde leos3( %ero hu"o un hom"re "ueno, llamado José
de Arimatea, desconocido por las fuentes hasta este momento, #ue pide a %ilato la de"ida autori&ación
y lo puede enterrar 2en un sepulcro exca!ado en la roca3( ,o dea de ha"er puntos oscuros so"re la
identidad de José de Arimatea y su actuación, pero tam"ién es posi"le #ue las cosas sucedieran as)(
1a"emos #ue, ocasionalmente, las autoridades romanas da"an su autori&ación y permit)an #ue un
crucificado pudiera reci"ir una sepultura m*s digna y respeta"le por parte de amigos o familiares( 0s
dif)cil sa"er lo #ue sucedió( /iertamente, Jesús no tu!o un entierro con honras fúne"res( ,o asistieron
sus seguidores. los !arones esta"an escondidos, las mueres solo pod)an mirar de leos( +odo fue muy
r*pido, pues ha")a #ue aca"ar antes de #ue llegara la noche( ,o sa"emos con certe&a si se ocuparon de
él los soldados romanos o los sier!os de las autoridades del templo( ,o sa"emos si terminó en una fosa
común como tantos austiciados o si José de Arimatea pudo hacer algo para enterrarlo en algún
sepulcro de los alrededores(
%ara muchos in!estigadores, tampoco #ueda del todo claro si las mueres encontraron !ac)o el sepulcro
de Jesús( 5a cuestión se plantea en estos términos. ¿est* descri"iendo este relato lo #ue realmente
KLK
sucedió o es, m*s "ien, una deducción nacida a partir de la fe en la resurrección de Jesús, #ue est* ya
consolidada entre sus seguidores?, ¿es una narración #ue recoge el recuerdo de lo #ue ocurrió o se trata
de una composición literaria #ue desea exponer de manera gr*fica lo #ue todos creen. si Jesús ha
resucitado, no hay #ue "uscarlo en el mundo de los muertos? /iertamente, el episodio puede ha"er
ocurrido realmente, y no faltan moti!os para afirmarlo( 1e hace dif)cil imaginar #ue se creara esta
historia para refor&ar con todo realismo la resurrección de Jesús, escogiendo precisamente como
protagonistas a un grupo de mueres, cuyo testimonio era tan poco !alorado en la sociedad ud)a. ¿no
pod)a inducir a pensar #ue un hecho tan fundamental como la resurrección de Jesús era un 2asunto de
mueres3? %or otra parte, ¿era posi"le proclamar la resurrección en la ciudad de Jerusalén si alguien
pod)a demostrar #ue el cad*!er de Jesús segu)a all), en su sepulcro?
?na lectura atenta del relato permite leerlo desde una perspecti!a #ue !a m*s all* de lo puramente
histórico( 0n realidad, lo decisi!o en la narración no es el sepulcro !ac)o, sino la 2re!elación3 #ue el
en!iado de -ios hace a las mueres( 0l relato no parece escrito para presentar el sepulcro !ac)o de Jesús
como una prue"a de su resurrección( -e hecho, lo #ue pro!oca en las mueres no es fe, sino miedo,
tem"lor y espanto( 0s el mensae del *ngel lo #ue hay #ue escuchar, y, naturalmente, esta re!elación
exige fe( 1olo #uien cree en la explicación #ue ofrece el en!iado de -ios puede descu"rir el !erdadero
sentido del sepulcro !ac)o(
0s dif)cil, pues, llegar a una conclusión histórica irrefuta"le( 5o #ue podemos decir es #ue el relato no
hace sino exponer de manera narrati!a lo #ue la primera y segunda generación cristiana !ienen ya
confesando. 2Jesús de ,a&aret, el crucificado, ha sido resucitado por -ios3( 0n concreto, las pala"ras
#ue se ponen en "oca del *ngel no hacen sino repetir, casi literalmente, la predicación de los primeros
disc)pulos( 0s otra manera de proclamar la !ictoria de -ios so"re la muerte, sugiriendo de manera
gr*fica #ue -ios ha a"ierto las puertas del sheol para #ue Jesús, el crucificado, pueda escapar del poder
de la muerte( 6*s #ue información histórica, lo #ue encontramos en estos relatos es predicación de los
primeros cristianos so"re la resurrección de Jesús( +odo hace pensar #ue no fue un sepulcro !ac)o lo
#ue generó la fe en /risto resucitado, sino el 2encuentro3 #ue !i!ieron los seguidores, #ue lo
experimentaron lleno de !ida después de su muerte(
¿%or #ué, entonces, se escri"ió este relato? Algunos piensan #ue ha nacido para explicar el origen de
una cele"ración cristiana #ue ten)a lugar unto al sepulcro de Jesús, al menos una !e& al año, y #ue
consist)a en una peregrinación #ue su")a hasta a#uel lugar sagrado el d)a de %ascua, al salir el sol( 0l
culmen de esta cele"ración pascual lo constitu)a precisamente la lectura de este relato( A los peregrinos
llegados hasta el sepulcro se les anuncia"a la 4uena ,oticia. 24usc*is a Jesús de ,a&aret, el
crucificado( 8a resucitado( ,o est* a#u)( Ged el lugar donde lo pusieron3( 5a hipótesis es sugerente y
no puede ser descartada( 1in em"argo es muy dif)cil demostrar su existencia(
0s m*s f*cil pensar #ue el relato nació en am"ientes populares donde se entend)a la resurrección
corporal de Jesús de manera material y f)sica, como continuidad de su cuerpo terreno( %ara estos
creyentes, este relato resulta"a fascinante( ¿-ónde se puede captar la !ictoria de -ios so"re la muerte
meor #ue en un sepulcro !ac)o? 1in em"argo, no todos los ud)os de esta época pensa"an de manera
tan 2material3( 8a")a #uienes atri"u)an al resucitado un cuerpo nue!o o transformado, o #uienes
ha"la"an de una resurrección espiritual sin cuerpo( 0s iluminadora la actitud de %a"lo de +arso, #ue
explica y desarrolla su teolog)a de la resurrección 2corporal3 de /risto sin #ue sienta necesidad de
ha"lar del sepulcro !ac)o( %or supuesto, para %a"lo, Jesús tiene un 2cuerpo glorioso3, pero esto no
parece implicar necesariamente la re!i!ificación del cuerpo #ue ten)a en el momento de morir( %a"lo
insiste en #ue 2la carne y la sangre no pueden poseer el reino de los cielos3( %ara él, la resurrección de
Jesús es una 2no!edad3 radical, sea cual fuere el destino de su cad*!er( -ios crea para Jesús un
KL:
2cuerpo glorioso3 en el #ue se recoge la integridad de su !ida histórica( %ara esta transformación
radical no parece #ue el /reador necesite de la sustancia "io#u)mica del despoo depositado en el
sepulcro(
0n cual#uier caso, el relato del sepulcro !ac)o, tal como est* recogido al final de los escritos
e!angélicos, encierra un mensae de gran importancia. es un error "uscar al crucificado en un sepulcro'
no est* ah)' no pertenece al mundo de los muertos( 0s una e#ui!ocación rendirle homenaes de
admiración y reconocimiento por su pasado( 8a resucitado( 0st* m*s lleno de !ida #ue nunca( Al sigue
animando y guiando a sus seguidores( 8ay #ue 2!ol!er a <alilea3 para seguir sus pasos. hay #ue !i!ir
curando a los #ue sufren, acogiendo a los excluidos, perdonando a los pecadores, defendiendo a las
mueres y "endiciendo a los niños' hay #ue hacer comidas a"iertas a tollos y entrar en las casas
anunciando la pa&' hay #ue contar par*"olas so"re la "ondad de -ios y denunciar toda religión #ue
!aya contra la felicidad de las personas' hay #ue seguir anunciando #ue el reino de -ios est* cerca( /on
Jesús es posi"le un mundo diferente, m*s ama"le, m*s digno y usto( 8ay esperan&a para todos.
2Gol!ed a <alilea( Al ir* delante de !osotros( All) le !eréis3(
+ios le $a dado la razón
5a eecución de Jesús pon)a en cuestión todo su mensae y actuación( A#uel final tr*gico plantea"a un
gra!e interrogante incluso a sus seguidores m*s fieles. ¿ten)a ra&ón Jesús o esta"an en lo cierto sus
eecutores? ¿/on #uién esta"a -ios? 0n la cru& no ha")an matado solo a Jesús( /on él ha")an matado
tam"ién su mensae, su proyecto del reino de -ios y sus pretensiones de un mundo nue!o( 1i Jesús
ten)a ra&ón o no, solo -ios lo pod)a decir(
+oda!)a hoy se puede perci"ir en los textos llegados hasta nosotros la alegr)a de los primeros disc)pulos
al descu"rir #ue -ios no ha a"andonado a Jesús( 8a salido en su defensa( 1e ha identificado con él,
despeando para siempre cual#uier am"igCedad( %ara los seguidores de Jesús, la resurrección no es solo
una !ictoria so"re la muerte' es la reacción de -ios, #ue confirma a su #uerido Jesús desautori&ando a
#uienes lo han condenado( 0sto es lo primero #ue predican una y otra !e& en las cercan)as del templo y
por las calles de Jerusalén. 2Gosotros lo matasteis cla!*ndole en la cru& por mano de unos imp)os, pero
-ios lo resucitó3' 2a #uien !osotros crucificasteis, -ios lo resucitó de entre los muertos3' 2el -ios de
nuestros padres resucitó a Jesús, a #uien !osotros matasteis colg*ndolo de un madero3( /on su acción
resucitadora, -ios ha confirmado la !ida y el mensae de Jesús, su proyecto del reino de -ios y su
actuación entera( 5o #ue Jesús anuncia"a en <alilea so"re la ternura y misericordia del %adre es
!erdad. -ios es como lo sugiere Jesús en sus par*"olas( 1u manera de ser y de actuar coincide con la
!oluntad del %adre( 5a solidaridad de Jesús con los #ue sufren, su defensa de los po"res, su perdón a
los pecadores, eso es precisamente lo #ue él #uiere( Jesús tiene ra&ón cuando "usca una !ida m*s digna
y dichosa para todos( 0se es el anhelo m*s grande #ue guarda -ios en su cora&ón( 0sa es la manera de
!i!ir #ue agrada al %adre( 0se es el camino #ue conduce a la !ida(
%or eso hay #ue 2!ol!er a <alilea3 y recordar todo lo !i!ido con él( 1e produce entonces un fenómeno
singular( 5os disc)pulos !an a rea!i!ar de nue!o lo #ue han experimentado unto a Jesús por los
caminos de <alilea, pero esta !e& a la lu& de la resurrección( Impulsados por su fe en Jesús resucitado,
empie&an a recordar sus pala"ras, pero no como si fueran el testamento de un maestro muerto #ue
pertenece al pasado, sino como pala"ras de alguien #ue est* 2!i!o3 y sigue ha"lando con la fuer&a de
su 0sp)ritu( ,ace as) un género literario a"solutamente original y único. los 2e!angelios3( 0stos
escritos no recopilan los dichos pronunciados en otro tiempo por un ra"ino famoso, sino el mensae de
alguien resucitado por -ios, #ue est* comunicando ahora mismo su esp)ritu y su !ida a #uienes le
siguen( 5os creyentes escuchan las pala"ras recogidas en los e!angelios como pala"ras #ue son
KL=
2esp)ritu y !ida3, 2pala"ras de !ida eterna3, #ue transmiten la alegr)a y la pa& del resucitado(
5os seguidores de Jesús no recuerdan solo sus pala"ras( 9ecogen tam"ién sus hechos y su !ida( ,o lo
hacen para redactar la "iograf)a de un gran personae ya muerto, ni para tra&ar su retrato histórico o
psicológico( ,o es eso lo #ue les interesa( 5o #ue #uieren es des!elar la presencia sal!adora de -ios,
#ue ha resucitado a Jesús, pero #ue esta"a ya actuando en su !ida terrena( /uando Jesús cura"a a los
enfermos, les esta"a comunicando la fuer&a, la salud y la !ida de ese -ios #ue ha re!elado todo su
poder sal!ador resucit*ndolo de la muerte( Al defender la dignidad de los po"res, !)ctimas de tantas
inusticias, esta"a exigiendo la usticia de -ios, #ue resucita a los crucificados( Al acoger a los
pecadores y prostitutas a su mesa, les esta"a ofreciendo el perdón y la pa& #ue los disc)pulos han
gustado en el encuentro con el resucitado( +odo esto no es algo del pasado( Al resucitar a Jesús, -ios
da !alide& indestructi"le a su !ida terrena y lle!a a una plenitud mayor lo #ue ha")a iniciado en <alilea(
5a actuación de Jesús no ha terminado con su muerte( A#uel #ue llama"a al seguimiento, hoy sigue
llamando( A#uel #ue ofrec)a el perdón de -ios a los pecadores, hoy lo sigue ofreciendo( A a#uel #ue se
acerca"a a los pe#ueños y maltratados, hoy lo podemos encontrar identificado con todos los po"res y
necesitados(
5os e!angelios han sido escritos no solo para sa"er #uién fue Jesús, sino para anunciar #ué es, de
hecho, una !e& resucitado, para sus seguidores, y #ué puede esperar de él la humanidad( 6arcos no
escri"e una 2!ida de Jesús3, al estilo de +*cito o 1uetonio, #ue escri")an so"re la historia de los
emperadores( /omo se dice en el t)tulo de su pe#ueña o"ra, lo #ue #uiere es anunciar 2la 4uena ,oticia
de Jesús, 6es)as e 8io de -ios3( A la lu& de la resurrección se puede des!elar ahora #ue Jesús es el
26es)as3 esperado en el #ue el pue"lo de Israel ha")a puesto todas sus esperan&as' ya no hay #ue
esperar otros mes)as ni sal!adores( Al es el 28io de -ios3, un hom"re #ue actúa con su fuer&a
sal!adora, no como el emperador de 9oma, #ue es llamado 2hio de -ios3 Odi!i filiusP, pero no puede
sal!ar( 1u persona encierra un misterio #ue la gente no ha podido captar del todo en <alilea( 1olo
escuchando una 2!o& del cielo3 hu"ieran podido descu"rir #ue era el 28io #uerido3 de -ios( Ahora,
después de la resurrección, es posi"le ahondar meor en su misterio( ,o huir como los disc)pulos ante
su crucifixión' no asustarse como las mueres ante el 2sepulcro !ac)o3( Ahora es posi"le seguir a Jesús
sa"iendo #ue es el 6es)as e 8io de -ios #uien !a por delante de nosotros(
+ampoco 6ateo est* interesado en escri"ir una "iograf)a de Jesús( -espués de la ca)da de Jerusalén el
año FE, y con el templo destruido para siempre, los ra"inos fariseos se esfuer&an por restaurar el
uda)smo en torno a la +or*( 6ientras tanto, los seguidores de Jesús !an esta"leciendo comunidades
cristianas entre los ud)os de la di*spora( ,o son raras las tensiones y conflictos( 0n este momento
crucial, 6ateo #uiere proclamar lo #ue los seguidores de Jesús descu"ren en él a la lu& de la
resurrección( Jesús no ha sido un gran ra"ino eecutado en la cru&( 0s el !erdadero 26es)as3. con él
alcan&a su culminación la historia de Israel' en él se cumplen las 0scrituras sagradas de los ud)os' él es
el nue!o 6oisés, portador de una nue!a 5ey de !ida( %ero 6ateo se atre!e a decir mucho m*s( 5os
seguidores de Jesús lle!an cuarenta o cincuenta años experimentando la presencia !i!a del resucitado
en medio de ellos( Ahora, destruido el templo, Jesús es la nue!a presencia de -ios entre los hom"res(
1olo a él se le puede llamar 0mmanuel, es decir, 2-ios con nosotros3 ( 0n la resurrección, -ios se ha
mostrado tan identificado con Jesús #ue ahora es posi"le decir #ue Jesús es 2-ios con nosotros3' en
Jesús, -ios est* compartiendo su !ida con nosotros' en sus pala"ras escuchamos la %ala"ra de -ios, en
sus gestos podemos captar su amor sal!ador(
0n el e!angelio de 5ucas se respira otro clima( 5a alegr)a est* presente desde el principio( As) anuncia
el *ngel el nacimiento de Jesús. 2,o tem*is( $s anuncio una gran alegr)a para todo el pue"lo. os ha
nacido hoy, en la ciudad de -a!id, un 1al!ador, #ue es el 6es)as, el 1eñor3( 0l #ue nace en 4elén es el
KLB
21al!ador3( 5as comunidades cristianas lle!an años confes*ndolo como 26es)as3 y 21eñor3( -e él
#uiere ha"lar 5ucas en su escrito( 0sa 2alegr)a3 #ue ha de inundar a todos y esa 2pa&3 #ue cantan los
*ngeles en 4elén, la han experimentado los disc)pulos al encontrarse con el resucitado( A lo largo de su
e!angelio, 5ucas ir* presentando a Jesús como el 21al!ador3 #ue, con gestos de gran ternura y
misericordia, !a 2sal!ando3 a la gente de la enfermedad, del pecado, de la exclusión y la humillación.
Jesús es el 28om"re3 #ue 2ha !enido a "uscar y sal!ar lo #ue esta"a perdido3( 0l pue"lo no lo ha
podido captar plenamente en <alilea, pero ahora #ue Jesús !i!e resucitado por el 0sp)ritu de -ios,
5ucas in!ita a todos a descu"rir #ue ese mismo 0sp)ritu lo ha estado animando siempre( Jesús ha sido
conce"ido !irginalmente por la fuer&a del 0sp)ritu( 0ste 0sp)ritu ha "aado so"re él mientras hac)a
oración después de su "autismo, lo ha conducido en el desierto y lo ha guiado con su 2fuer&a3 por los
caminos de <alilea( Impregnado por ese 0sp)ritu de -ios, ha !i!ido anunciando a todos los po"res,
oprimidos y desgraciados la 4uena ,oticia de su li"eración( A la lu& de la resurrección se puede
formular de manera profunda el recuerdo #ue deó Jesús entre sus seguidores. Jesús de ,a&aret fue un
hom"re #ue, 2ungido con el 0sp)ritu 1anto y con poder, pasó haciendo el "ien y curando a todos los
oprimidos por el dia"lo, por#ue -ios esta"a con él3( 1egún 5ucas, este es el 0sp)ritu #ue transforma a
sus seguidores en !erdaderos testigos de Jesús(
0l último e!angelio, atri"uido por la tradición a Juan, es un escrito #ue !a a iluminar la !ida de Jesús
con una profundidad teológica nunca antes desarrollada por ningún e!angelista( Jesús no es solo el gran
%rofeta de -ios( 0s 2la %ala"ra de -ios hecha carne3, hecha !ida humana' Jesús es -ios ha"l*ndonos
desde la !ida concreta de este hom"re( 6*s aún, en la resurrección, -ios se ha manifestado tan
identificado con Jesús #ue el e!angelista se atre!e a poner en su "oca estas misteriosas pala"ras. 20l
%adre y yo somos uno3, 2el %adre est* en m) y yo en el %adre3( %or supuesto, -ios sigue siendo un
misterio( ,adie lo ha !isto, pero Jesús, #ue es su 8io y !iene del seno del %adre, 2nos lo ha dado a
conocer3( %or eso Juan !a narrando los 2signos3 #ue Jesús hace re!elando la gloria #ue se encierra en
él, como 8io de -ios en!iado por el %adre para sal!ar al mundo( 1i cura a un ciego es para manifestar.
2;o soy la lu& del mundo( 0l #ue me siga no caminar* a oscuras, sino #ue tendr* la lu& de la !ida3( 1i
resucita a 5*&aro es para proclamar. 2;o soy la resurrección y la !ida( 0l #ue cree en m), aun#ue haya
muerto, !i!ir*3( A la lu& de la resurrección, el e!angelista re!ela #ue el o"eti!o supremo de Jesús es
dar !ida. 2;o he !enido para #ue tengan !ida, y la tengan en a"undancia3( 0s lo único #ue -ios #uiere
para sus hios e hias( 2+anto amó -ios al mundo #ue entregó a su 8io único para #ue todo el #ue crea
en él no pere&ca, sino #ue tenga !ida eterna( -ios no en!ió a su 8io al mundo para condenarlo, sino
para sal!arlo3 ( A la lu& de la resurrección todo co"ra una profundidad grandiosa #ue no pod)an
sospechar cuando le segu)an por <alilea( A#uel Jesús al #ue han !isto curar, acoger, perdonar, a"ra&ar
y "endecir es el gran regalo #ue -ios ha hecho al mundo para #ue todos encuentren en él la sal!ación(
+ios $a $ec$o justicia al cruci!icado
-ios no solo le ha dado la ra&ón a Jesús, sino #ue le ha hecho usticia( ,o se ha #uedado pasi!o y en
silencio ante lo #ue han hecho con él' le ha de!uelto plenificada la !ida #ue le han arre"atado de
manera tan inusta( 5os seguidores de Jesús !en en su resurrección la admira"le respuesta de -ios al
a"uso #ue se ha cometido con él( 0l mal tiene mucho poder, pero solo hasta la muerte. las autoridades
ud)as y los poderosos romanos han matado a Jesús, pero no lo han podido ani#uilar( 6*s all* de la
muerte solo tiene poder el amor insonda"le de -ios( 5os !erdugos no triunfan so"re las !)ctimas(
%ero, ¿por #ué ha tenido #ue morir Jesús? 1i -ios lo ama tanto, ¿por #ué le ha deado morir as)? ¿%ara
#ué tanta humillación y sufrimiento? ¿Qué puede ha"er de "ueno en ese crimen cometido con él? 5os
cristianos tu!ieron #ue recorrer un largo camino hasta encontrar alguna respuesta a algo tan
escandaloso e inusto( 8acia los años BE o B: lograron acuñar una fórmula extraña. 2/risto ha muerto
KLD
por nuestros pecados según las 0scrituras3 ' pero, ¿#ué tiene #ue !er la muerte de un hom"re con el
conunto de pecadores de todos los tiempos? 5a muerte pone fin a la !ida, ¿cómo puede una muerte
sal!ar a otros?
5a resurrección o"ligó a los primeros creyentes a profundi&ar en su muerte con una lu& nue!a( Aca"an
de descu"rir #ue, al morir, Jesús ha entrado en la 2gloria3 de -ios( 8a muerto confiando en el %adre, y
el %adre lo ha acogido en su !ida insonda"le( 5a de Jesús ha sido una 2muerte7resurrección3( ,o ha
muerto hacia el !ac)o de la nada, sino hacia la comunión plena con -ios( 0l %adre no lo ha sal!ado de
la muerte, pero s) en la muerte( 1e puede decir #ue, al resucitarlo, lo ha engendrado como al hio m*s
#uerido( 5os cristianos encuentran de lo m*s natural aplicar a la resurrección de Jesús un conocido
salmo. 29esucitando a Jesús, -ios ha cumplido lo #ue est* escrito en el salmo segundo. U+ú eres mi
hio, yo te he engendrado hoyU3( Jesús resucita engendrado por -ios a la !ida(
0ste -ios #ue acoge a Jesús en el interior de su muerte no ha estado nunca separado de él( 6ientras
agoni&a"a, -ios esta"a con él, sosteniéndolo con su amor fiel, sufriendo con él y en él, identificado
totalmente con él, como se ha podido !er ahora en la resurrección( 0l %adre no #uiere !er sufrir a Jesús(
,o lo ha #uerido nunca( ¿/ómo !a a #uerer la destrucción inusta de un inocente? ¿/ómo !a a #uerer
a#uel final tr*gico para su hio m*s #uerido? 5o #ue el %adre #uiere es #ue Jesús sea fiel hasta el final,
#ue siga identificado con todos los desgraciados del mundo, #ue siga "uscando el reino de -ios y su
usticia para todos( ,i el %adre "usca la muerte ignominiosa de Jesús, ni Jesús le ofrece su sangre
pensando #ue le ser* agrada"le( ,unca han dicho algo parecido los primeros cristianos( 0n la
crucifixión, %adre e 8io est*n unidos, no "uscando sangre y destrucción, sino enfrent*ndose al mal
hasta las últimas consecuencias( A#uel sufrimiento es malo' a#uella crucifixión es un crimen( 1olo la
han "uscado las autoridades ud)as y los representantes del Imperio, #ue se cierran al reino de -ios(
Jesús no #uiere #ue lo maten' se resiste a "e"er a#uella 2copa3 de sufrimiento. a#uello es a"surdo e
inusto( %ero ir* hasta la muerte, si hace falta, por ser fiel al reino de -ios. todos podr*n conocer hasta
dónde llega su confian&a en el %adre y su amor a los hom"res( %or su parte, el %adre no #uiere #ue
maten a su 8io #uerido. es la ofensa m*s dolorosa #ue le pueden hacer( %ero, si hace falta, dear* #ue
lo sacrifi#uen, no inter!endr* para destruir a #uienes lo crucifican, seguir* amando al mundo y re!elar*
a todos hasta #ué extremos insonda"les llega la 2locura de su amor3 a los hom"res(
5os primeros cristianos lo confiesan admirados. 2+anto amó -ios al mundo #ue entregó a su 8io3( 0n
la cru&, nadie le est* ofreciendo a -ios nada para #ue muestre un rostro m*s "ene!olente hacia la
humanidad( 0s él #uien est* entregando lo #ue m*s #uiere. a su propio 8io( 1u amor es anterior a todo(
%a"lo no tiene duda alguna. 25a prue"a de #ue -ios nos ama es #ue, siendo nosotros toda!)a
pecadores, ha hecho morir a /risto por nosotros3 U( ,o pod)a -ios re!elar su amor de manera m*s
ine#u)!oca( ,o se ha detenido ni ante lo m*s #uerido( 2,o perdonó a su propio 8io, antes "ien lo
entregó por nosotros, ¿cómo no !a a darnos gratuitamente todas las dem*s cosas untamente con él?3 ^(
0ste amor de -ios es inaudito( 6ientras Jesús agoni&a, -ios no hace ni dice nada( ,o inter!iene(
9espeta lo #ue hacen con su 8io( ,o accede a lo #ue Jesús le ha pedido con angustia en <etseman)(
1encillamente sufre la muerte de su #uerido 8io por amor a los hom"res, #ue #uedar)an perdidos para
siempre sin él( 0n esa 2crucifixión7resurrección3 se nos re!ela de manera suprema el amor de -ios(
,adie lo hu"iera sospechado( 0n Jesús 2crucificado7resucitado3, -ios est* con nosotros, solo piensa en
nosotros, sufre como nosotros, muere para nosotros(
0se silencio de -ios en la cru& no significa"a a"andono del crucificado y complicidad con los
crucificadores( -ios esta"a con Jesús( %or eso, al morir, se ha encontrado resucitado en sus "ra&os( 5a
resurrección ha mostrado #ue -ios esta"a con el crucificado de manera real, sin inter!enir contra sus
!erdugos, pero asegurando su triunfo final( 0sto es lo m*s grandioso del amor de -ios. #ue tiene poder
KL>
para ani#uilar el mal sin destruir a los malos( 8ace usticia a Jesús sin destruir a #uienes lo crucifican(
%a"lo lo dio de manera admira"le. 20n /risto esta"a -ios reconciliando al mundo consigo, sin tomar
en cuenta las transgresiones de los hom"res3( +odo esto parece incre)"le( 5a 2predicación de la cru& es
una locura3( %a"lo lo sa"e, pues se encuentra constantemente con el recha&o( 26ientras los ud)os
piden signos y los griegos "uscan sa"idur)a, nosotros predicamos a un /risto crucificado. esc*ndalo
para los ud)os y locura para los gentiles( 6as para los #ue han sido llamados, sean ud)os o griegos, se
trata de un /risto #ue es fuer&a de -ios y sa"idur)a de -ios( %ues lo #ue en -ios parece locura es m*s
sa"io #ue los hom"res, y lo #ue en -ios parece de"ilidad es m*s fuerte #ue los hom"res3( 0n esa cru&
#ue a nosotros nos parece una 2locura3 se encuentra la 2sa"idur)a3 suprema de -ios encontrando un
camino para sal!ar al mundo( 0n ese /risto crucificado #ue a nosotros nos parece 2de"ilidad3 e
impotencia se encierra la 2fuer&a3 sal!adora de -ios( %or eso dicen los cristianos #ue /risto ha muerto
por nuestros pecados 2según las 0scrituras3( 0n la cru& se han cumplido los designios de -ios( 20ra
necesario3 #ue /risto padeciera( /on -ios ten)a #ue ser as), pues en su locura incre)"le ama a sus hios
hasta el extremo(
5os primeros cristianos echan mano de di!ersos modelos para explicar de alguna manera la 2locura3 de
la crucifixión( 5o presentan como un 2sacrificio de expiación3, una 2alian&a nue!a3 entre -ios y los
hom"res sellada con la sangre de Jesús' les agrada descri"ir su muerte como la del 2sier!o sufriente3,
un hom"re usto e inocente #ue, según el li"ro de Isa)as, carga con las culpas y pecados de otros para
con!ertirse en sal!ación para los dem*s( 8ay #ue entender "ien este lenguae, pues en ningún momento
#uiere anular o desfigurar el amor gratuito de -ios anunciado con tanta fuer&a por Jesús(
-ios no aparece como alguien #ue exige pre!iamente de Jesús sufrimiento y destrucción para #ue su
honor y su usticia #ueden satisfechos y pueda as) 2perdonar3 a los hom"res( Jesús, por su parte, no
aparece tratando de influir en -ios con su sufrimiento para o"tener de él una actitud m*s "ene!olente
hacia el mundo( A nadie se le ha ocurrido decir algo parecido en las primeras comunidades cristianas(
1i -ios fuera alguien #ue exige pre!iamente la sangre de un inocente para sal!ar a la humanidad, la
imagen #ue Jesús ha")a dado del %adre hu"iera #uedado totalmente desmentida( -ios ser)a un ser
2usticiero3 #ue no sa"e perdonar gratuitamente, un acreedor implaca"le #ue no sa"e sal!ar a nadie si
antes no se salda la deuda #ue se ha contra)do con él( 1i -ios fuera as), ¿#uién podr)a amarlo con todo
el cora&ón, con toda el alma y con todas las fuer&as? 5o meor #ue uno podr)a hacer ante un -ios tan
riguroso y amena&ador ser)a actuar con cautela y defenderse de él teniéndolo satisfecho con toda clase
de ritos y sacrificios(
-ios no aparece tampoco descargando su ira so"re Jesús( 0n ningún momento le hace responsa"le el
%adre de pecados #ue no ha cometido' no considera a su 8io como 2sustituto3 de pecadores( ¿/ómo
un -ios usto le !a a imputar a Jesús los pecados #ue no ha cometido? Jesús es inocente' el pecado no
ha entrado en su cora&ón( 0n la cru& no est* sufriendo ningún castigo de -ios( 0st* padeciendo el
recha&o de #uienes se oponen a su reino( ,o es !)ctima del %adre, sino de /aif*s y %ilato( Jesús carga
con el sufrimiento #ue le infligen inustamente los hom"res, y el %adre carga con el sufrimiento #ue
padece su 8io #uerido( As) se expresa un escrito atri"uido a %edro. 2/risto no cometió pecado(((
Inuriado, no de!ol!)a inurias, sufr)a sin amena&ar, confiando en -ios, #ue u&ga con usticia( Al cargó
con nuestros pecados lle!*ndolos en su cuerpo hasta el madero3(
5o #ue da !alor redentor al suplicio de la cru& es el amor, y no el sufrimiento( 5o #ue sal!a a la
humanidad no es algún 2misterioso3 poder sal!ador encerrado en la sangre derramada ante -ios( %or s)
mismo, el sufrimiento es malo, no tiene fuer&a redentora alguna( A -ios no le agrada !er a Jesús
sufriendo( 5o único #ue sal!a en el /al!ario es el amor insonda"le de -ios, encarnado en el
sufrimiento y la muerte de su 8io( ' ,o hay ninguna otra fuer&a sal!adora fuera del amor(
KLF
0l sufrimiento sigue siendo malo, pero, precisamente por eso, se con!ierte en la experiencia humana
m*s sólida y real para !i!ir y expresar el amor( %or eso los primeros cristianos !ieron en Jesús
crucificado la expresión m*s realista y extrema del amor incondicional de -ios a la humanidad, el
signo misterioso e insonda"le de su perdón, compasión y ternura redentora( 1olo el amor incre)"le de
-ios puede explicar lo ocurrido en la cru&( 1olo a la som"ra luminosa de la cru& pudo surgir la
trascendental y milagrosa afirmación cristiana. 2-ios es amor3( 0sto es lo #ue %a"lo intuye cuando
escri"e conmo!ido. 20l 8io de -ios me ha amado y se ha entregado a s) mismo por m)3(
15.-Buscando el no9re !ara Jes&s
5a resurrección de Jesús fue una explosión de !ida y esperan&a #ue dif)cilmente podemos e!ocar
nosotros hoy desde nuestro mundo cultural( 1in duda se han perdido para siempre muchos detalles de
lo ocurrido, pero hay algo #ue no se puede negar. en la primera mitad del siglo i irrumpió de forma
inesperada y con fuer&a incre)"le en el mundo mediterr*neo un mo!imiento de seguidores de Jesús #ue
r*pidamente se extendió por todo el Imperio( /risto se con!irtió para muchos en la !)a para acceder al
misterio de -ios, para descu"rir la !erdad de la !ida y para mirar el futuro con una esperan&a nue!a(
8ay algunos hechos #ue resultan especialmente sorprendentes( 0l pue"lo ud)o proclama"a su fe en
-ios en una in!ocación muy #uerida para todos( -ec)a as). 20scucha, Israel, el 1eñor es nuestro -ios,
el 1eñor es uno( Amar*s al 1eñor, tu -ios, con todo tu cora&ón, con toda tu alma y con todas tus
fuer&as3( -estruido el templo el año FE, dispersados por las ciudades del Imperio y rodeados por el
culto a diferentes dioses, los ud)os repet)an con m*s fuer&a #ue nunca su credo. -ios, el 1eñor de
Israel, es único' ningún otro puede ocupar el cora&ón del creyente' solo él es digno de amor( ¿/ómo es
posi"le #ue precisamente un grupo de ud)os llegue a in!ocar a Jesús como 21eñor3, con el mismo
nom"re con #ue los ud)os de ha"la griega designan a ;ah!é? ¿/ómo se atre!en los himnos cristianos a
proclamar #ue -ios le ha dado a Jesús 2el ,om"re #ue est* por encima de todo nom"re3, para #ue, 2al
nom"re de Jesús, toda rodilla se do"le en los cielos, en la tierra y en los a"ismos?3 ( ¿/ómo se le puede
atri"uir a Jesús el ,om"re #ue est* so"re todo nom"re?
%or otra parte, para defender su identidad, fuertemente amena&ada por las potencias extraneras, so"re
todo a partir de la in!asión de la cultura helénica, Israel o"ser!a"a fielmente el d)a del 2s*"ado3( 0ra su
principal seña de identidad en medio del Imperio( ?na fiesta arraigada profundamente en sus
cora&ones. el d)a consagrado a "endecir y ala"ar a ;ah!é, creador del uni!erso y li"erador del pue"lo(
¿/ómo pueden atre!erse los ud)os seguidores de Jesús a a"andonar ese d)a sagrado del s*"ado para
esta"lecer otro dedicado a cele"rar a Jesús resucitado? 0n poco tiempo, el domingo o 2d)a del 1eñor3
ha")a eclipsado entre ellos la tradición multisecular del s*"ado( ¿Qué significa este cam"io tan
profundo?
1e produce tam"ién otro hecho singular( 0l impacto de la resurrección empua a los seguidores de Jesús
a "uscar nom"res y t)tulos para tratar de expresar el 2misterio3 #ue intuyen ahora en él( 5a resurrección
les o"liga a pensar. ¿con #uién se han encontrado realmente en <alilea? ¿Quién es este profeta #ue los
ha seducido tanto con su !ida y su mensae? ¿Qué misterio se encierra en este hom"re al #ue la muerte
no ha podido !encer? ¿/u*l es la !erdadera identidad de este crucificado al #ue -ios ha resucitado
infundiéndole su propia !ida? ¿/ómo lo tienen #ue llamar? ¿/ómo lo han de anunciar?
0l misterio inefa"le #ue intuyen en Jesús no puede ser expresado solo con un nom"re( 1iempre les
parece poco( %ronto circular*n por las comunidades cristianas di!ersos t)tulos y nom"res tomados del
mundo cultural ud)o o de *m"itos m*s heleni&ados( A pesar de su !ariedad, no se o"ser!a ninguna
sensación de dispersión o confusión( +odos los nom"res se refieren a Jesús, el %rofeta admira"le #ue
KLL
han conocido en <alilea, y todos son interpretados a la lu& de su persona y su actuación. Jesús es
21eñor3, pero un 1eñor #ue solo sa"e 2ser!ir3, no dominar' es el 26es)as3, pero un 6es)as
crucificado, no un rey !ictorioso #ue destruye a sus ad!ersarios(
,aturalmente, los cristianos siguen ha"lando de Jesús, #ue es el nom"re con el #ue todos lo ha")an
llamado siempre cuando !i!)a entre ellos( 5os e!angelistas, de ordinario, lo llaman as), sin añadirle
ningún t)tulo(
1in em"argo, 6ateo encuentra ya en este nom"re un significado profundo. su padre se lo puso por
inspiración del 2*ngel del 1eñor3, por#ue a#uel niño ha")a nacido para 2sal!ar a su pue"lo de sus
pecados3(
2esías
-esde el comien&o, los cristianos llaman a Jesús 26es)as3 o 2/risto3( 0s un t)tulo central( 0l m*s
usado por todos( As) lo proclaman ya con entusiasmo los primeros predicadores. 2-ios, al resucitarlo,
lo ha constituido U/ristoU o U6es)asU3( 0l 6es)as al #ue tanto espera"an en algunos am"ientes ha sido
crucificado( %arece incre)"le, pero ha sido as)( ,o hay #ue seguir esperando a nadie( Jesús es el 6es)as(
%or eso, con toda espontaneidad, los seguidores de Jesús comien&an a llamarse 2cristianos3 o
2mesianistas3( Hue en Antio#u)a donde reci"ieron por primera !e& ese nom"re( 0l impacto de la
resurrección de Jesús de"ió de ser muy grande, pues en la memoria de los disc)pulos persist)a el
recuerdo de #ue Jesús se ha")a resistido a ser considerado 26es)as3 o 2/risto3( -e hecho, la figura del
6es)as se ha")a !uelto muy difusa y hasta am"igua( 5a mayor)a !e)a en él un descendiente de la
familia real de -a!id( Algunos pensa"an en un personae sacerdotal( 0n cual#uier caso, casi todos lo
imagina"an con rasgos de un li"erador guerrero. él terminar)a con la dominación romana, limpiar)a
Israel de la presencia de paganos, restaurar)a al pue"lo elegido y esta"lecer)a la pa&( %ro"a"lemente,
Jesús suscitó expectati!as #ue hac)an pensar en el 6es)as. ¿no ser)a él el li"erador #ue tanto espera"an?
Al parecer, Jesús se resistió a aceptar tal t)tulo( ,o #uiere ser confundido con un 6es)as nacionalista(
1u proyecto del reino de -ios era mucho m*s(
5a crucifixión terminó con todos los malentendidos( ;a no es posi"le imaginarse a Jesús como un
guerrillero nacionalista, al estilo de Judas, hio de 0&e#u)as, 1imón de %erea o Atronges( %a"lo lo dice
con claridad. 2;o no he #uerido sa"er entre !osotros sino de Jesús 6es)as, y a este crucificado3 ( Jesús
es el 6es)as !erdadero, pero no trae la sal!ación destruyendo a los romanos, sino "uscando el reino de
-ios y su usticia para todos( ,o es un 6es)as !ictorioso, sino 2crucificado3 por !i!ir li"erando a la
gente de opresiones e inusticias( As) lo han conocido todos( %oco a poco, por influencia de %a"lo, el
término 2/risto3 se ir* con!irtiendo en el nom"re propio de Jesús( 0ntre los cristianos se ha"la
indistintamente de 2Jesús3, de 2/risto3 o de 2Jesucristo3( 5amenta"lemente, usado de manera
rutinaria, el nom"re de 2/risto3 fue perdiendo su fuer&a original( %ronto se ol!idar)a su contenido real(
Hombre nue%o
Al parecer, Jesús nunca se llamó 26es)as3 o 2/risto3( %or el contrario, al ha"lar de s) mismo y de su
misión empleó con frecuencia una expresión "astante extraña, de sa"or t)picamente semita. 28io del
hom"re3( 0sta expresión resulta"a ininteligi"le y enigm*tica a los o)dos griegos, pero, incluso para
#uienes ha"la"an arameo, referirse a s) mismo en esos términos no dea"a de tener un cierto aire
misterioso( 28io del hom"re3 no es propiamente un t)tulo atri"uido a Jesús( ,adie lo confiesa ni le
in!oca con ese nom"re en la comunidad cristiana( 0s una manera de ha"lar #ue los e!angelistas ponen
en la"ios de Jesús y #ue, antes #ue nada, su"raya su condición humana. Jesús es un ser humano y
!ulnera"le, un 2hio de hom"re3 #ue no tiene dónde reclinar su ca"e&a, #ue ha !enido no a ser ser!ido,
KLJ
sino a ser!ir y dar su !ida como rescate, #ue siempre anda tras los excluidos y pecadores "uscando
sal!ar lo #ue est* perdido, un 28io de hom"re3 #ue, finalmente, ser* crucificado para resucitar en el
tercer d)a(
%ero, al mismo tiempo, Jesús ha"la tam"ién del 28io del 8om"re, sentado a la derecha del
+odopoderoso, #ue !endr* entre las nu"es del cielo3( ¿0s Jesús #uien se expresó as) durante su !ida o
es la comunidad cristiana la #ue, a la lu& de la resurrección, lo imagina como el 8io del hom"re #ue
aparece en la impresionante !isión del li"ro de -aniel? 1egún muchos in!estigadores, fueron los
primeros cristianos #uienes, partiendo seguramente de la costum"re de Jesús de designarse como 2hio
de hom"re3, !ieron en él al 28io del hom"re3 #ue est* ahora exaltado y glorificado a la derecha de
-ios, y !endr* como Jue& definiti!o del mundo( 0n cual#uier caso, a Jesús se le contempla como un ser
!erdaderamente humano, #ue ha luchado hasta la muerte por una !ida digna para todos y #ue,
constituido ahora por -ios Jue& definiti!o, !endr* un d)a a poner usticia en el mundo( 0l suyo no ser*
un uicio ar"itrario' Jesús sa"e en #ué consiste ser humano( %or eso u&gar* a la humanidad desde
dentro( +odo #uedar* confrontado con él( 0ntonces aparecer* lo auténticamente humano( %or fin se
podr* !er dónde est* la !erdad y dónde la mentira, #uiénes han actuado con usticia y #uiénes han sido
inustos e inhumanos(
A principios del año DL, %a"lo de +arso escri"e desde <recia una carta a la comunidad cristiana de
9oma( +am"ién él !e a Jesús como el 8om"re en el #ue se ha manifestado lo !erdaderamente humano(
%or eso lo considera el 2nue!o Ad*n3, un 8om"re nue!o #ue ha dado comien&o a una humanidad
nue!a( -esde su !isión religiosa, el primer Ad*n, con su 2deso"ediencia3 a -ios, dio comien&o a una
historia de pecado #ue lle!a ine!ita"lemente a la destrucción y a la muerte( %ero Jesús, el 2nue!o
Ad*n3, con su actitud fiel y leal de 2o"ediencia3 a -ios, ha dado origen a una nue!a época de usticia
#ue conduce a la sal!ación( /on el primer Ad*n, la inusticia, el sufrimiento y la muerte han ido
penetrando en la historia humana( /on Jesús, la gracia y la sal!ación est*n al alcance de todos( %a"lo
no oculta su alegr)a y entusiasmo( 0s cierto #ue, desde Ad*n, a"unda el pecado y el mal, pero, desde
Jesús, 2donde a"undó el pecado, ha so"rea"undado la gracia3(
#umo sacerdote
A pesar de su ri#ue&a, el t)tulo de 28io de hom"re3 cayó pronto en el ol!ido( Apenas les dec)a nada a
los nue!os cristianos del Imperio( Algo parecido sucedió con otro nom"re introducido por un escrito
#ue llama a Jesús 21umo 1acerdote3( ,o logró a"rirse camino( 1in em"argo, este t)tulo sorprendente y
hasta escandaloso ilumina de manera profunda la actuación mediadora de Jesús entre -ios y los
hom"res( 0l descrédito de los sumos sacerdotes era muy grande en tiempos de Jesús( 0l sumo sacerdote
segu)a siendo el gran 2mediador3 entre -ios y su pue"lo, pero, según el sentir de muchos, m*s #ue
defender a los po"res de -ios ser!)a a sus propios intereses y a los del Imperio( ¿/ómo se le pod)a
atri"uir a Jesús este t)tulo? ¿Qué ten)a #ue !er él con Anas o /aif*s?
5a intuición del autor cristiano era auda& y fascinante( %resentar a Jesús como 21umo 1acerdote3 era la
meor manera de desmitificar la religión del templo, y una forma impresionante de presentar al mundo
ud)o la identidad de Jesús( ¿Qué imagen pod)a tener m*s impacto entre los ud)os #ue segu)an
peregrinando a Jerusalén a ofrecer sacrificios al -ios de la Alian&a? 0l sacerdote segu)a siendo el
hom"re de lo sagrado, separado de los impuros para poder ofrecer sacrificios agrada"les a -ios por los
pecados' Jesús, por el contrario, ha acogido a pecadores y prostitutas, ha tocado a leprosos y enfermos
excluidos del templo' no se separa de nadie para poder estar cerca de -ios' se mue!e entre la gente y
est* cerca de todos para hacer presente a su %adre #uerido en medio de los m*s ol!idados y humillados,
Adem*s, el sumo sacerdote ofrec)a sacrificios incapaces de perdonar los pecados. 20s imposi"le #ue la
KJE
sangre de toros y machos ca"r)os #uite los pecados3' pero Jesús no ofrece ningún sacrificio ritual' no es
eso lo #ue agrada a -ios' él ha !enido a 2hacer la !oluntad del %adre3. su sacrificio es 2la ofrenda de
su !ida3(
0s admira"le cómo se le !a descri"iendo a Jesús como !erdadero 2mediador3 entre -ios y los
hom"res( %or una parte es 2resplandor de la gloria de -ios3 e 2imagen perfecta de su ser3' es su 28io
primogénito3' est* entroni&ado a su derecha, no como los *ngeles, #ue est*n a sus pies o a su alrededor(
%or otra parte, este mismo Jesús #ue comparte la !ida de -ios es plenamente humano' su solidaridad
con los hom"res es total' 2no se a!ergCen&a de llamarlos hermanos3' no es como a#uellos sumos
sacerdotes #ue la gente contempla"a desde leos cuando entra"an con aire solemne en el recinto m*s
sagrado e inaccesi"le del templo' Jesús 2se ha hecho semeante en todo a sus hermanos, para ser, ante
-ios, un sumo sacerdote misericordioso y digno de crédito3, no como la familia de Anas, #ue durante
años explotó sin misericordia a las gentes perdiendo credi"ilidad ante los po"res( 6*s aún( Jesús se
identifica con todos los #ue sufren, y 2ha"iendo sido pro"ado en el sufrimiento, puede ayudar a los #ue
se !en pro"ados3 ( 0l autor no encuentra pala"ras para exponer esta incre)"le solidaridad. Jesús 2no es
un sumo sacerdote #ue no pueda compadecerse de nuestras fla#ue&as, pues las ha experimentado todas,
excepto el pecado3( 0s como nosotros( +am"ién él, 2aun siendo 8io, tiene #ue aprender a o"edecer a
tra!és del sufrimiento3( +am"ién él tiene #ue !i!ir de la fe' por eso hemos de caminar 2con los oos
fios en Jesús, el #ue inicia y consuma la fe3(
#e5or
Jesús fue llamado 21eñor3 desde el principio( ,o es solo un tratamiento de honor( 0ste t)tulo encierra
un contenido m*s profundo( 1egún los primeros predicadores, es -ios mismo #uien 2ha constituido
1eñor y 6es)as a este Jesús3( 5os cristianos no tienen ninguna duda( A partir de la resurrección, 2Jesús
es el 1eñor3( %ara %a"lo, esta confesión es toda una s)ntesis de la fe cristiana. 21i proclamas con tu
"oca #ue Jesús es el 1eñor y crees con tu cora&ón #ue -ios lo ha resucitado de entre los muertos, te
sal!ar*s3( 0sta confesión es tan importante #ue 2nadie puede decir UJesús es el 1eñorU si no est*
mo!ido por el 0sp)ritu 1anto3( ¿-ónde est* su importancia decisi!a? ¿%or #ué el t)tulo de 21eñor3 se
con!ierte en una afirmación tan central para los seguidores de Jesús? 5os cristianos sa"en #ue en 1iria,
<recia, Asia 6enor o 0gipto, los dioses reci"en el nom"re de Myrios O21eñor3P( ,o ignoran tampoco
cómo se !a gestando en el Imperio el culto al emperador( Qui&* cuando, a finales del año DB, /laudio
acepta ser llamado Myrios, el t)tulo no tiene toda!)a una connotación di!ina clara, pero pronto /al)gula,
,erón y, so"re todo, -omiciano OLK7J>P exigen ser adorados como 21eñores di!inos3( -omiciano en
concreto es in!ocado como 21eñor y -ios3 OMyrios Iai +heósP( 5os seguidores de Jesús reaccionan( 0s
!erdad #ue hay muchos #ue reci"en el nom"re de 2dioses3 y 2señores3, pero, 2para nosotros no hay
m*s #ue un -ios, el %adre de #uien proceden todas las cosas((( y un 1eñor, Jesucristo3( 0l e!angelio de
Juan, por su parte, en una escena conmo!edora, desaf)a de manera gr*fica y auda& las pretensiones de
-omiciano. +om*s, rendido ante Jesús resucitado, pronuncia precisamente la confesión #ue exig)a para
s) el emperador. 2W1eñor m)o y -ios m)oX3( 1olo Jesús es 1eñor( ,o por#ue él mismo se lo haya
atri"uido orgullosamente, como /al)gula o -omiciano, sino por#ue, 2siendo de condición di!ina3, 2se
despoó de su grande&a3, 2tomó condición de escla!o3 y se hi&o o"ediente a -ios hasta terminar
crucificado, por lo cual 2-ios lo exaltó y le dio el ,om"re #ue est* por encima de todo nom"re(((, para
#ue toda lengua proclame #ue Jesucristo es 1eñor, para gloria de -ios %adre3( As) canta un himno
cristiano primiti!o(
0ste señor)o de Jesús no es una apoteosis del poder( Jesús no es 1eñor para dominar, oprimir, go"ernar
o controlar( +oda su !ida ha estado sir!iendo y dando !ida a los m*s po"res y necesitados( 1u señor)o
no es despótico, autoritario e impositi!o( 0s fuer&a para hacer !i!ir y energ)a para dar !ida( 5os
KJK
emperadores de 9oma go"iernan como 2señores a"solutos3 y los grandes oprimen a las gentes con su
poder( %ero no es as) en Jesús ni lo ha de ser en sus seguidores( 0ste Jesús, exaltado por -ios, es el
único 1eñor de la comunidad( 0l ha de configurar la !ida de sus seguidores( 21i !i!imos, !i!imos para
el 1eñor' y si morimos, morimos para el 1eñor( As) pues, tanto si !i!imos como si morimos, somos del
1eñor( %ara eso murió y resucitó /risto. para ser 1eñor de !i!os y muertos3( As) !i!)an las primeras
generaciones de cristianos. escuchando la 2%ala"ra del 1eñor3, cele"rando la 2/ena del 1eñor3,
esperando el 2-)a del 1eñor3( As) le in!ocan en a#uellas comunidades. 6araña tha, 2Gen, 1eñor
Jesús3(
*alabra de +ios encarnada
As) se le llama a Jesús en una especie de 2prólogo3 con el #ue arranca el e!angelio de Juan( -espués la
expresión desaparece incluso en este mismo e!angelio( ,adie !uel!e a ha"lar as) en las primeras
generaciones cristianas( 1in em"argo, esta expresión ser!ir* m*s tarde para ahondar, desde la fe
cristiana, en el núcleo mismo del misterio encerrado en Jesús(
0n la terminolog)a de este prólogo est* resonando la categor)a griega de 5ogos, la fe ud)a en la
2%ala"ra3 de -ios y la meditación sapiencial so"re la 21a"idur)a3( /omo es sa"ido, en la cultura griega
se siente la realidad como transida de racionalidad y sentido' la realidad no es algo caótico e
incoherente' en ella hay 25ogos3' las cosas tienen su 2lógica3 interna( %or otra parte, según la fe ud)a,
-ios no tiene imagen !isi"le, no se le puede pintar ni esculpir, pero tiene !o&' con la fuer&a de su
2%ala"ra3 crea el uni!erso y sal!a a su pue"lo( %or eso, según la tradición sapiencial de Israel, el
mundo y la historia humana no constituyen una realidad a"surda, pues todo est* sostenido y dirigido
por la 21a"idur)a3 de -ios(
0ste precioso himno o*nico su"raya so"re todo la fe ud)a( 5a %ala"ra est* ya 2en el principio3 de
todo( ,o hemos de entender esta %ala"ra como algo creado( 0sta %ala"ra es -ios mismo ha"lando,
comunic*ndose, re!el*ndose en la creación y en la historia apasionante de la humanidad( +odo es
creado y dirigido por esa %ala"ra( %or todas partes podemos intuir sus huellas( 0n esa %ala"ra est* la
2!ida3 y la 2lu& !erdadera3 #ue ilumina a toda persona #ue !iene a este mundo( 0n el mundo hay
tam"ién tinie"las, pero 2la lu& "rilla en las tinie"las3(
+odo esto es cre)do por los ud)os y puede ser aceptado por muchas gentes de cultura helénica( 5o
insólito es la auda& proclamación #ue !iene a continuación. 25a %ala"ra de -ios se ha hecho carne y ha
ha"itado entre nosotros3( Ahora podemos captar la %ala"ra de -ios hecha carne en este %rofeta de
<alilea llamado Jesús( ,o es f*cil( -e hecho ha !enido al mundo y el mundo no la ha reconocido' ni
si#uiera los suyos la han reci"ido( %ero en Jesucristo se nos est* ofreciendo la 2gracia3 y la 2!erdad3(
,adie nos puede ha"lar como él( -ios ha tomado carne en él( 0n sus pala"ras, sus gestos y su !ida
entera nos estamos encontrando con -ios( -ios es as), como dice Jesús' mira a las personas como las
mira él' acoge, cura, defiende, ama, perdona como lo hace él( -ios se parece a Jesús( 6*s aún( Jesús es
-ios ha"iéndonos desde la !ida fr*gil y !ulnera"le de este ser humano(
Hijo de +ios
8u"o otro t)tulo #ue lle!ar)a a los cristianos a profundi&ar de manera decisi!a en la relación de Jesús
con -ios( ,o es una expresión aislada utili&ada en algún escrito( %r*cticamente en todas las
comunidades y desde muy pronto Jesús comen&ó a ser llamado 28io de -ios3( 0ra un t)tulo arraigado
seguramente en el recuerdo #ue se ten)a de Jesús, un hom"re al #ue ha")an !isto !i!ir en una actitud de
o"ediencia, fidelidad y confian&a )ntima en un -ios al #ue llama"a A""*( ;, al mismo tiempo, un t)tulo
a"ierto al misterio inefa"le de -ios, #ue les permit)a relacionar a Jesús con ese %adre #ue lo ha
KJ:
resucitado infundiéndole su propia !ida(
0l peligro de idolatr)a era grande( 0l mundo de los dioses y las diosas orientales seduc)a a muchos( 0ra
atracti!o sentir la cercan)a protectora de Artemisa, /i"eles, -iónisos o cual#uier otro dios ofreciendo
2sal!ación3 a sus adoradores( %or otra parte, i"a ad#uiriendo cada !e& m*s popularidad el culto di!ino
al emperador. el año BE, /al)gula ha")a pretendido introducir en el templo de Jerusalén la estatua del
dios Teus esculpida con sus propios rasgos( 6ientras tanto, los cristianos, impactados por la acción de
-ios #ue ha resucitado a Jesús, #uieren afirmar su m*xima !inculación con él, pero ¿cómo designarlo
sin caer en la idolatr)a?, ¿cómo expresar su unión con -ios sin hacer de Jesús un 2dios3 m*s entre
tantos dioses y diosas?
0l t)tulo 2hio de -ios3 era muy sugesti!o para los ud)os( As) se le llama en la tradición ")"lica a
Israel, a#uel pue"lo tan #uerido y cuidado por -ios' tam"ién el rey, representante del pue"lo, es
considerado 2hio de -ios3' incluso algunos hom"res ustos #ue so"resalen por su fidelidad a -ios son
llamados hios suyos( ¿/ómo no llamarle as) a Jesús? %or otra parte, los disc)pulos recuerdan muy "ien
el comportamiento singular de Jesús ante -ios. le !i!)a como a un %adre #uerido' lo llama"a A""*' su
confian&a en él era total' su o"ediencia y fidelidad, a"solutas( Jesús no es un 2hio3 m*s de -ios( 0s 2el
8io3( 5o m*s #uerido de -ios( 8a sido el %adre #uien lo 2ha en!iado3 al mundo desde su propio seno(
Jesús 2!iene3 de -ios( 1u ra)& última est* en él( 5a !inculación de Jesús con -ios no es como la
nuestra( -ios es el %adre de Jesús de un modo distinto de como es nuestro %adre( 5os primeros
cristianos marcan siempre la diferencia( ,unca ponen en la"ios de Jesús la expresión 2%adre nuestro3.
Jesús dice 2mi %adre3 y 2!uestro %adre3(
%ro"a"lemente no era tan insólito en el siglo i designar a un hom"re como 2hio de -ios3( 5o a"surdo
y horrendo es proclamar 28io de -ios3 precisamente a un desconocido eecutado por las autoridades
romanas en una cru&( 5os cristianos lo sa"en( 1in em"argo, 6arcos se atre!e a poner en "oca de un
centurión romano una confesión #ue solo pod)a dirigir a su emperador, pero #ue, en el momento de
morir Jesús, él dirige al crucificado. 2Gerdaderamente, este era 8io de -ios3( %ara los cristianos, Jesús
no es un 2dios griego3( %roclamarlo 28io de -ios3 no es una apoteosis como la #ue se culti!a en torno
a la figura del emperador( 0s intuir y confesar el misterio de -ios encarnado en este hom"re entregado
a la muerte solo por amor( Jesús es !erdadero hom"re' en él ha aparecido lo #ue es realmente ser
humano. solidario, compasi!o, li"erador, ser!idor de los últimos, "uscador del reino de -ios y su
usticia((( 0s !erdadero -ios' en él se hace presente el !erdadero -ios, el -ios de las !)ctimas y los
crucificados, el -ios Amor, el -ios #ue solo "usca la !ida y la dicha plena para todos sus hios e hias,
empe&ando siempre por los crucificados(
0l esfuer&o por aproximarnos históricamente a Jesús nos in!ita a creyentes y no creyentes, a poco
creyentes o malos creyentes, a acercarnos con fe m*s !i!a y concreta al 6isterio de -ios encarnado en
la fragilidad de Jesús( Al !er sus gestos y escuchar sus pala"ras podemos intuirlo meor( Ahora
2sa"emos3 #ue los pe#ueños e indefensos ocupan un lugar pri!ilegiado en su cora&ón de %adre( A -ios
le gusta a"ra&ar a los niños de la calle y en!ol!er con su "endición a los enfermos y desgraciados( A los
#ue lloran los #uiere !er riendo, a los #ue tienen ham"re les #uiere !er comer( -ios toca a leprosos e
indesea"les #ue nosotros tememos tocar( ,o discrimina ni excluye a nadie de su amor( Acoge como
amigo a pecadores, des!iados y gentes de !ida am"igua( A nadie ol!ida, a nadie da por perdido( Al
tiene sus caminos para "uscar y encontrar a #uienes las religiones ol!idan( 1iente compasión al
contemplar a los #ue !i!en como o!eas sin pastor y llora ante un mundo #ue no conoce los caminos de
la pa&( -ios #uiere #ue en la tierra reine su usticia, #ue los pue"los pongan su mirada en los #ue
sufren, #ue las religiones siem"ren compasión( Al ama a sus criaturas hasta el extremo( Identificado en
la cru& con todos los derrotados y crucificados de la historia, -ios nos arrastra hacia s) mismo, a una
KJ=
!ida li"erada del mal en la #ue ya no ha"r* muerte, ni penas, ni llanto, ni dolor( +odo esto ha"r* pasado
para siempre( %or toda la eternidad, -ios har* lo mismo #ue hac)a su 8io por los caminos de <alilea.
enugar las l*grimas de nuestros oos y llenar nuestro cora&ón de dicha plena(
0p)logo
1egún un relato e!angélico, estando Jesús de camino por la región de /es*rea de Hilipo, preguntó a sus
disc)pulos #ué se dec)a de él( /uando ellos le informaron de los rumores y expectati!as #ue
comen&a"an a suscitarse entre la gente, Jesús les preguntó directamente. 2; !osotros, ¿#uién dec)s #ue
soy yo?3(
+ranscurridos !einte siglos, cual#uier persona #ue se acerca con interés y honestidad a la figura de
Jesús, se encuentra enfrentado a esta pregunta. 2¿Quién es Jesús?3( 5a respuesta solo puede ser
personal( 1oy yo #uien tengo #ue responder( 1e me pregunta #ué digo yo, no #ué dicen los concilios
#ue han formulado los grandes dogmas cristológicos, no #ué explican los teólogos ni a #ué
conclusiones llegan hoy los exegetas e in!estigadores de Jesús(
+am"ién yo, a lo largo de este estudio, me he preguntado m*s de una !e& #uién es realmente Jesús para
m)( ,o es mi propósito confesar a#u) mi fe en Jesucristo( 5o he de hacer, como todos los cristianos,
so"re todo con mi !ida de cada d)a( 5o #ue s) #uiero es compartir con #uienes os sent)s cristianos
algunas con!icciones #ue han ido creciendo en m) con fuer&a, a medida #ue he ido a!an&ando en mi
esfuer&o por aproximarme a la persona de Jesús(
0stas con!icciones no pretenden imponer nada a #uienes piensan de manera di!ersa( 1olo son
expresión de mi fe en Jesucristo( 5as #uiero compartir con los #ue am*is a Jesús, creéis en su proyecto
del reino de -ios y lle!*is muy dentro del cora&ón la preocupación por el destino de la humanidad(
"ol%er a Jess
0sto es lo primero y m*s decisi!o. poner a Jesús en el centro del cristianismo( +odo lo dem*s !iene
después( ¿Qué puede ha"er m*s urgente y necesario para los cristianos #ue despertar entre nosotros la
pasión por la fidelidad a Jesús? Al es lo meor #ue tenemos en la Iglesia( 5o meor #ue podemos ofrecer
y comunicar al mundo de hoy(
0s esencial para los cristianos confesar a Jesucristo como 28io de -ios3, 21al!ador del mundo3 o
29edentor de la humanidad3, pero sin reducir su persona a una 2su"lime a"stracción3( ,o #uiero creer
en un /risto sin carne( 1e me hace dif)cil alimentar mi fe solo de doctrina( ,o creo #ue los cristianos
podamos !i!ir hoy moti!ados solo por un conunto de !erdades acerca de /risto( ,ecesitamos el
contacto !i!o con su persona. conocer meor a Jesús y sintoni&ar !italmente con él( ,o encuentro un
modo m*s efica& de ahondar y enri#uecer mi fe en Jesucristo, 8io de -ios, hecho humano por nuestra
sal!ación(
+odos tenemos cierto riesgo de con!ertir a /risto en 2o"eto de culto3 exclusi!amente. una especie de
icono !enera"le, con rostro sin duda atracti!o y maestuoso, pero del #ue han #uedado "orrados, en un
grado u otro, los tra&os de a#uel %rofeta de fuego #ue recorrió <alilea por los años treinta( ¿,o
necesitamos hoy los cristianos conocerlo de manera m*s !i!a y concreta, comprender meor su
proyecto, captar "ien su intuición de fondo y contagiarnos de su pasión por -ios y por el ser humano?
5os cristianos tenemos im*genes muy diferentes de Jesús( ,o todas coinciden con la #ue ten)an de su
6aestro #uerido los primeros hom"res y mueres #ue lo conocieron de cerca y le siguieron( /ada uno
KJB
nos hemos hecho una idea de Jesús' tenemos nuestra propia imagen de él( 0sta imagen, interiori&ada a
lo largo de los años, actúa como 2mediación3 de la presencia de /risto en nuestra !ida( -esde esa
imagen leemos el e!angelio o escuchamos lo #ue nos predican' desde esa imagen alimentamos la fe,
cele"ramos los sacramentos y configuramos nuestra !ida cristiana( 1i nuestra imagen de Jesús es po"re
y parcial, nuestra fe ser* po"re y parcial' si est* distorsionada, !i!iremos la experiencia cristiana de
forma distorsionada( 0ntre nosotros hay cristianos "uenos, #ue creen en Jesús y lo aman sinceramente,
¿no necesitan muchos de ellos 2cam"iar3 y purificar su imagen de Jesús, para descu"rir con go&o la
grande&a de esa fe #ue lle!an en su cora&ón?
4reer en el +ios de la %ida
0n estos tiempos de profunda crisis religiosa no "asta creer en cual#uier -ios' necesitamos discernir
cu*l es el !erdadero( ,o es suficiente afirmar #ue Jesús es -ios' es decisi!o sa"er #ué -ios se encarna
y se re!ela en Jesús( 6e parece muy importante rei!indicar hoy, dentro de la Iglesia y en la sociedad
contempor*nea, el auténtico -ios de Jesús, sin confundirlo con cual#uier 2dios3 ela"orado por nosotros
desde miedos, am"iciones y fantasmas #ue tienen poco #ue !er con la experiencia de -ios #ue !i!ió y
comunicó Jesús( ¿,o ha llegado la hora de promo!er esa tarea apasionante de 2aprender3, a partir de
Jesús, #uién es -ios, cómo es, cómo nos siente, cómo nos "usca, #ué #uiere para los humanos?
Qué alegr)a se despertar)a en muchos si pudieran intuir en Jesús los rasgos del !erdadero -ios( /ómo
se encender)a su fe si captaran con oos nue!os el rostro de -ios encarnado en Jesús( 1i -ios existe, se
parece a Jesús( 1u manera de ser, sus pala"ras, sus gestos y reacciones son detalles de la re!elación de
-ios( 0n m*s de una ocasión, al estudiar cómo era Jesús, me he sorprendido a m) mismo con este
pensamiento. as) se preocupa -ios de las personas, as) mira a los #ue sufren, as) "usca a los perdidos,
as) "endice a los pe#ueños, as) acoge, as) comprende, as) perdona, as) ama(
6e resulta dif)cil imaginar otro camino m*s seguro para acercarnos a ese misterio #ue llamamos -ios(
1e me ha gra"ado muy dentro cómo le !i!e Jesús( 1e !e enseguida #ue, para él, -ios no es un
concepto, sino una presencia amistosa y cercana #ue hace !i!ir y amar la !ida de manera diferente(
Jesús le !i!e como el meor amigo del ser humano. el 2Amigo de la !ida3( ,o es alguien extraño #ue,
desde leos, controla el mundo y presiona nuestras po"res !idas' es el Amigo #ue, desde dentro,
comparte nuestra existencia y se con!ierte en la lu& m*s clara y la fuer&a m*s segura para enfrentarnos
a la dure&a de la !ida y al misterio de la muerte(
5o #ue m*s le interesa a -ios no es la religión, sino un mundo m*s humano y ama"le( 5o #ue "usca es
una !ida m*s digna, sana y dichosa para todos, empe&ando por los últimos( 5o dio Jesús de muchas
maneras. una religión #ue !a contra la !ida, o es falsa, o ha sido entendida de manera errónea( 5o #ue
hace feli& a -ios es !ernos felices, desde ahora y para siempre( 0sta es la 4uena ,oticia #ue se nos
re!ela en Jesucristo. -ios se nos da a s) mismo como lo #ue es. Amor(
"i%ir para el reino de +ios
?na pregunta "rota en #uien "usca sintoni&ar con Jesús. ¿#ué es para él lo m*s importante, el centro de
su !ida, la causa a la #ue se dedicó por entero, su preferencia a"soluta? 5a respuesta no ofrece duda
alguna. Jesús !i!e para el reino de -ios( 0s su !erdadera pasión( %or esa causa se des!i!e y lucha' por
esa causa es perseguido y eecutado( %ara Jesús, 2solo el reino de -ios es a"soluto' todo lo dem*s es
relati!o3R(
5o central en su !ida no es -ios simplemente, sino -ios con su proyecto so"re la historia humana( ,o
ha"la de -ios sin m*s, sino de -ios y su reino de pa&, compasión y usticia( ,o llama a la gente a hacer
KJD
penitencia ante -ios, sino a 2entrar3 en su reino( ,o in!ita, sin m*s, a "uscar a -ios, sino a 2"uscar el
reino de -ios y su usticia3( /uando pone en marcha un mo!imiento de seguidores #ue prolonguen su
misión, no los en!)a a organi&ar una nue!a religión, sino a anunciar y promo!er el reino de -ios(
¿/ómo ser)a la !ida si todos nos pareciéramos un poco m*s a -ios? 0ste es el gran anhelo de Jesús.
construir la !ida tal como la #uiere -ios( 8a"r* #ue hacer muchas cosas, pero hay tareas #ue Jesús
su"raya de manera preferente. introducir en el mundo la compasión de -ios' poner a la humanidad
mirando hacia los últimos' construir un mundo m*s usto, empe&ando por los m*s ol!idados' sem"rar
gestos de "ondad para ali!iar el sufrimiento' enseñar a !i!ir confiando en -ios %adre, #ue #uiere una
!ida feli& para sus hios e hias(
-esgraciadamente, el reino de -ios es a !eces una realidad ol!idada por no pocos cristianos( 6uchos
no han o)do ha"lar de ese proyecto de -ios' no sa"en #ue es la única tarea de la Iglesia y de los
cristianos( Ignoran #ue, para mirar la !ida con los oos de Jesús, hay #ue mirarla desde la perspecti!a
del reino de -ios' para !i!ir como él hay #ue !i!ir con su pasión por el reino de -ios(
¿Qué puede ha"er en estos momentos, para los seguidores de Jesús, m*s importante #ue
comprometernos en una con!ersión real del cristianismo al reino de -ios? 0se proyecto de -ios es
nuestro o"eti!o primero( -esde él se nos re!ela la fe cristiana en su !erdad última. amar a -ios es
tener ham"re y sed de usticia como él' seguir a Jesús es !i!ir para el reino de -ios como él' pertenecer
a la Iglesia es comprometerse por un mundo m*s usto(
#eguir a Jess
Jesús no deó detr*s de s) una 2escuela3, al estilo de los filósofos griegos, para seguir ahondando en la
!erdad última de la realidad( +ampoco pensó en una institución dedicada a garanti&ar en el mundo la
!erdadera religión( Jesús puso en marcha un mo!imiento de 2seguidores3 #ue se encargaran de
anunciar y promo!er su proyecto del 2reino de -ios3( -e ah) pro!iene la Iglesia de Jesús( %or eso, nada
hay m*s decisi!o para nosotros #ue reacti!ar una y otra !e& dentro de la Iglesia el seguimiento fiel a su
persona( 0l seguimiento a Jesús es lo único #ue nos hace cristianos(
Aun#ue a !eces lo ol!idamos, esa es la opción primera de un cristiano. seguir a Jesús( 0sta decisión lo
cam"ia todo( 0s como empe&ar a !i!ir de manera diferente la fe, la !ida y la realidad de cada d)a(
0ncontrar, por fin, el ee, la !erdad, la ra&ón de !i!ir, el camino( %oder !i!ir dando un contenido real a
la adhesión a Jesús. creer en lo #ué él creyó' !i!ir lo #ue él !i!ió' dar importancia a lo #ue él se la
da"a' interesarse por lo #ue él se interesó' tratar a las personas como él las trató' mirar la !ida como la
mira"a él' orar como él oró' contagiar esperan&a como la contagia"a él(
1é #ue es posi"le seguir a Jesús por caminos di!ersos( 0l seguimiento de Hrancisco de As)s no es el de
Hrancisco Ja!ier o el de +eresa de Jesús( 1on muchos los aspectos y matices del ser!icio de Jesús al
reino de -ios( %ero hay rasgos "*sicos #ue no pueden faltar en un !erdadero seguimiento de Jesús(
1eñalo algunos(
1eguir a Jesús implica poner en el centro de nuestra mirada y de nuestro cora&ón a los po"res(
1ituarnos en la perspecti!a de los #ue sufren( 8acer nuestros sus sufrimientos y aspiraciones( Asumir
su defensa( 1eguir a Jesús es !i!ir con compasión( 1acudirnos de encima la indiferencia( ,o !i!ir solo
de a"stracciones y principios teóricos, sino acercarnos a las personas en su situación concreta( 1eguir a
Jesús pide desarrollar la acogida( ,o !i!ir con mentalidad de secta( ,o excluir ni excomulgar( 8acer
nuestro el proyecto integrador e incluyente de Jesús( -erri"ar fronteras y construir puentes( 0liminar la
discriminación(
KJ>
1eguir a Jesús es asumir la crucifixión por el reino de -ios( ,o dear de definirnos y tomar partido por
miedo a las consecuencias dolorosas( /argar con el peso del 2antirreino3 y tomar la cru& de cada d)a en
comunión con Jesús y los crucificados de la tierra( 1eguir a Jesús es confiar en el %adre de todos,
in!ocar su nom"re santo, pedir la !enida de su reino y sem"rar la esperan&a de Jesús contra toda
esperan&a(
4onstruir la Iglesia de Jess
8a"lar de Jesús y de la Iglesia es decisi!o, pero tam"ién delicado y a !eces conflicti!o( ,o todos los
cristianos tenemos la misma !isión de la realidad eclesial' nuestra perspecti!a y talante, nuestro modo
de perci"ir y !i!ir su misterio es, con frecuencia, no solo diferente, sino contrapuesto( Jesús no separa a
ningún creyente de su Iglesia, no le enfrenta a ella( Al menos esta es mi experiencia( 0n la Iglesia
encuentro yo a Jesús como en ninguna parte' en las comunidades cristianas escucho su mensae y
perci"o su 0sp)ritu(
Algo, sin em"argo, est* cam"iando en m)( Amo a la Iglesia tal como es, con sus !irtudes y su pecado,
pero ahora, cada !e& m*s, la amo por#ue amo el proyecto de Jesús para el mundo. el reino de -ios( %or
eso #uiero !erla cada !e& m*s con!ertida a Jesús( ,o !eo una forma m*s auténtica de amar a la Iglesia
#ue tra"aar por su con!ersión al e!angelio(
Quiero !i!ir en la Iglesia con!irtiéndome a Jesús( 0sa ha de ser mi primera contri"ución( Quiero
tra"aar por una Iglesia a la #ue la gente sienta como 2amiga de pecadores3( ?na Iglesia #ue "usca a
los 2perdidos3, descuidando tal !e& otros aspectos #ue pueden parecer m*s importantes( ?na Iglesia
donde la muer ocupe el lugar #uerido realmente por Jesús( ?na Iglesia preocupada por la felicidad de
las personas, #ue acoge, escucha y acompaña a cuantos sufren( Quiero una Iglesia de cora&ón grande en
la #ue cada mañana nos pongamos a tra"aar por el reino, sa"iendo #ue -ios ha hecho salir su sol so"re
"uenos y malos(
1é #ue no "asta con ha"lar de la 2con!ersión de la Iglesia a Jesús3, aun#ue pienso #ue es necesario y
urgente proclamarlo una y otra !e&( 5a única forma de !i!ir en proceso de con!ersión permanente es
#ue las comunidades cristianas y cada uno de los creyentes nos atre!amos a !i!ir m*s a"iertos al
0sp)ritu de Jesús( /uando nos falta ese 0sp)ritu, nos podemos hacer la ilusión de ser cristianos, pero
nada nos diferencia apenas de #uienes no lo son' ugamos a hacer de profetas, pero, en realidad, no
tenemos nada nue!o #ue comunicar a nadie( +erminamos con frecuencia repitiendo con lenguae
religioso las 2profec)as3 de este mundo(
"i%ir y morir con la esperanza de Jess
1egún los relatos e!angélicos, al morir, Jesús 2dio un fuerte grito3( ,o era solo el grito final de un
mori"undo( 0n a#uel grito esta"an gritando todos los crucificados de la historia( 0ra un grito de
indignación y de protesta( 0ra, al mismo tiempo, un grito de esperan&a( ,unca ol!idaron los primeros
cristianos este grito de Jesús( 0n el grito de este hom"re recha&ado y eecutado por "uscar la felicidad
de todos est* la !erdad última de la !ida( 0n el amor de este crucificado est* -ios mismo, identificado
con todos los #ue sufren, gritando contra todas las inusticias, torturas y a"usos de todos los tiempos(
0n este -ios se puede creer o no creer, pero no es posi"le "urlarse de él( 0ste -ios no es una caricatura
de 1er 1upremo y $mnipotente, desentendido de sus criaturas o "uscando en ellas exclusi!amente su
propia gloria( 0s el -ios encarnado en Jesús, #ue sufre con los #ue sufren, muere con los #ue mueren
inustamente y #ue "usca con nosotros y para nosotros la Gida(
KJF
0n el mundo hay un 2exceso3 de sufrimiento inocente e irracional( Quienes !i!imos satisfechos en la
sociedad de la a"undancia podemos alimentar algunas ilusiones ef)meras, pero, ¿hay algo #ue pueda
ofrecer al ser humano un fundamento definiti!o para la esperan&a? 1i todo aca"a en la muerte, ¿#uién
nos puede consolar? 5os seguidores de Jesús nos atre!emos a esperar la respuesta definiti!a de -ios
all) donde Jesús la encontró. m*s all* de la muerte(
5a resurrección de Jesús es para nosotros la ra&ón última y la fuer&a diaria de nuestra esperan&a. lo #ue
nos alienta para tra"aar por un mundo m*s humano, según el cora&ón de -ios, y lo #ue nos hace
esperar confiados su sal!ación( 0n Jesús resucitado descu"rimos la intención profunda de -ios
confirmada para siempre. una !ida plenamente feli& para la creación entera, una !ida li"erada para
siempre del mal( 5a !ida !i!ida desde su Huente(
¿-ónde puedo yo encontrar un fundamento m*s sólido para !i!ir y morir con esperan&a? ,adie puede
despertar y sostener en m) una alegr)a m*s radical. ahora sé #ue un d)a !eré con mis propios oos,
go&ando por fin de una !erdadera !ida, a tanta gente crucificada a la #ue hoy !eo sufrir en este mundo
sin conocer la dicha ni la pa&( A su !ida crucificada solo le espera resurrección( -ios mismo 2enugar*
las lagrimas de sus oos( ;a no ha"r* muerte, ni ha"r* pena, ni llanto, ni dolor3( 6*s aún, sostenido por
Jesús, me atre!o a esperar mi propia resurrección( 0n él escucho las pala"ras m*s grandiosas #ue -ios
puede decirme al cora&ón. 2Al #ue tenga sed, yo le daré a "e"er gratis de la fuente del agua de la !ida3
W<ratisX, sin merecerlo, as) saciar* -ios la sed de !ida #ue hay dentro de nosotros(
KJL
(N5:/7
(N5:/ 1; Bre$e !erfil <istórico de Jes&s
0s útil delinear de manera "re!e el perfil histórico de Jesús en sus rasgos "*sicos( 1olo anotamos los
datos #ue, según la mayor)a de los in!estigadores, ofrecen un alto grado de solide& histórica( ,o es lo
único #ue se puede afirmar de Jesús ni mucho menos, pero sir!e para diseñar una primera
aproximación(
,acimiento.
Jesús nació durante el reinado del emperador romano Augusto, ciertamente antes de la muerte de
8erodes el <rande, #ue tu!o lugar en la prima!era del año B a( /( ,o es posi"le precisar m*s la fecha
exacta de su nacimiento( 5os historiadores coinciden en situarlo entre los años > y B antes de nuestra
era( %ro"a"lemente nació en ,a&aret, aun#ue 6ateo y 5ucas ha"lan de 4elén por ra&ones teológicas(
0n cual#uier caso, ,a&aret fue su !erdadera patria( 1us padres se llama"an 6ar)a y José(
5engua materna.
5a lengua materna de Jesús fue el arameo( 5o ha"la"a según una forma dialectal corriente en <alilea(
,o sa"emos con certe&a si sa")a leer y escri"ir( /onoc)a seguramente el he"reo, #ue en ese momento
era una lengua literaria #ue se emplea"a en la liturgia del templo y en las sinagogas, donde las
0scrituras sagradas se le)an en he"reo antes de traducirlas al arameo( 1egún un sector creciente de
autores, Jesús pudo ha"lar tam"ién algo de griego( -esconoc)a el lat)n(
Gida en ,a&aret.
Jesús !i!ió su infancia, su u!entud y los primeros años de su !ida adulta en ,a&aret, #ue era un
pe#ueño po"lado #ue se al&a"a so"re una ladera en la &ona montañosa de <alilea, leos de las grandes
rutas comerciales( Jesús es un hom"re de mentalidad rural m*s #ue ur"ana( 0l conocimiento del
contexto socio7cultural y religioso permite reconstruir de manera plausi"le algunos aspectos so"re su
oficio de artesano y su educación en el seno de una familia ud)a( 1e discute si tra"aó en la
reconstrucción de 1éforis, #ue en esos años esta"a siendo restaurada por 8erodes Antipas(
0ncuentro con el 4autista.
0n un momento determinado, Jesús oyó ha"lar de Juan el 4autista, #ue promo!)a un mo!imiento de
con!ersión en una &ona desértica unto al r)o Jord*n( -eó su aldea de ,a&aret, escuchó su mensae y
reci"ió su "autismo( Jesús !i!ió en el Jord*n una experiencia religiosa muy importante. ya no !ol!ió a
su familia de ,a&aret, pero tampoco permaneció largo tiempo con el 4autista( 0n un principio tam"ién
él desarrolló tal !e& una acti!idad "autismal, pero pronto a"andonó el desierto y comen&ó una acti!idad
propia y original, diferente de la de Juan(
9uptura con su familia.
Jesús no go&ó del apoyo familiar( 1u familia m*s cercana no le apoyó en su acti!idad de profeta
itinerante( 5legaron a pensar #ue esta"a fuera de s) y consideraron #ue deshonra"a a toda la familia(
Jesús creó nue!as relaciones en torno a él formando un grupo de seguidores( /onsiderando los la&os de
la familia como un o"st*culo para su misión, se separó definiti!amente de su hogar de ,a&aret y
KJJ
marchó a /afarnaún( Al parecer, m*s adelante, algunos familiares se !incularon a su mo!imiento(
Acti!idad itinerante.
8acia el año :F7:L, Jesús da comien&o a una acti!idad itinerante #ue le lle!a de <alilea a Jerusalén,
donde ser* eecutado pro"a"lemente el F de a"ril del año =E( 1e trata, por tanto, de una acti!idad
intensa pero "re!e, pues no llegó a durar tres años( ,o es posi"le reconstruir con exactitud los lugares
de su acti!idad y sus rutas de !iae( /iertamente se mo!ió en las cercan)as del lago de <alilea( %asa"a
de una aldea a otra, pero nunca aparece !isitando 1éforis ni +i"er)ades, las dos ciudades m*s
importantes de <alilea( -urante algún tiempo, su centro de operaciones fue /afarnaún, en la ri"era del
lago( Jesús se despla&a"a de un lugar a otro acompañado por un grupo de disc)pulos y disc)pulas( 1u
acti!idad se concentra"a en dos tareas. curar a enfermos de di!ersos males y anunciar su mensae so"re
el 2reino de -ios3( 1u fama creció r*pidamente y la gente se mo!ili&a"a para encontrarse con él( Jesús
ten)a la costum"re de retirarse de noche a lugares apartados para orar(
%rofeta del reino de -ios.
Jesús emplea un lenguae caracter)stico y sugerente( 1us dichos "re!es y penetrantes, sus aforismos y,
so"re todo, sus "ellas par*"olas son inconfundi"les( Jesús apenas ha"la de s) mismo( 1u predicación se
centra en lo #ue él llama el 2reino de -ios3( 1u mensae arranca de la tradición ud)a, pero no "rota
directamente de la literatura apocal)ptica ni de la enseñan&a oficial de los escri"as, sino de su profunda
experiencia de -ios, #ue Jesús trata de comunicar a tra!és de un lenguae sim"ólico y poético, extra)do
de la !ida( 0n su predicación ocupa un lugar central la experiencia de un -ios %adre #ue 2hace salir su
sol so"re "uenos y malos3, y acoge y "usca a sus hios perdidos( 0s esencial su exhortación a 2entrar3
en el reino de -ios y su llamada a ser 2compasi!os3 como lo es el %adre del cielo( 0l perdón a los
enemigos constituye el culmen de esta llamada(
Acti!idad curadora.
Aun#ue es dif)cil precisar el grado de historicidad de cada relato transmitido por las tradiciones
e!angélicas, no hay duda de #ue Jesús lle!ó a ca"o curaciones de di!erso tipo de enfermos, #ue fueron
consideradas por sus contempor*neos como milagrosas( Asimismo practicó exorcismos li"erando de su
mal a personas consideradas en a#uella cultura como pose)das por esp)ritus malignos( Jesús fue en la
sociedad de su tiempo un exorcista y curador popular #ue eerció una gran atracción entre la gente(
%resentó estas curaciones y exorcismos como signos de la llegada del reino de -ios a los sectores m*s
hundidos en el sufrimiento y la alienación( 1in em"argo, Jesús se resistió siempre a lle!ar a ca"o los
signos espectaculares #ue pro"a"lemente le reclamaron algunos sectores cr)ticos(
/onducta des!iada.
Jesús adoptó una conducta extraña y pro!ocati!a( 9omp)a constantemente los códigos de
comportamiento !igentes en a#uella sociedad( ,o practica"a las normas esta"lecidas so"re la pure&a
ritual( ,o se preocupa"a del rito de limpiarse las manos antes de comer( ,o practica"a el ayuno( 0n
ocasiones romp)a las normas prescritas so"re el s*"ado( Gi!)a rodeado de gente indesea"le como
recaudadores de impuestos y prostitutas( 1e le !e)a acompañado de mendigos, ham"rientos y gente
marginada( 0n concreto, confraterni&a"a y com)a con 2pecadores y recaudadores de impuestos3( 0n
contra de lo socialmente esta"lecido, trata"a pú"licamente con mueres y las admit)a entre sus
disc)pulos( /oncretamente, 6ar)a de 6agdala ocupó un lugar importante en el mo!imiento de Jesús(
Al parecer, Jesús tu!o una actitud especialmente acogedora hacia los niños( +oda esta actitud
pro!ocati!a no la adoptó Jesús de manera ar"itraria( 1u intención profunda era hacer !er a todos de
:EE
manera gr*fica #ue el reino de -ios est* a"ierto a todos, sin excluir o marginar a nadie(
9odeado de disc)pulos.
Jesús no pretendió nunca romper con el uda)smo ni fundar una institución propia frente a Israel(
Aparece siempre con!ocando a su pue"lo para entrar en el reino de -ios( %ero, de hecho, se formó en
torno a Jesús un grupo reducido de seguidores itinerantes, entre los #ue ha")a tam"ién un cierto número
de mueres( Adem*s de este grupo reducido, hu"o un sector m*s amplio de simpati&antes #ue siguieron
!i!iendo en sus casas, pero #ue se identifica"an con su mensae y acog)an a Jesús y a su grupo cuando
llega"an a su aldea( Jesús se rodeó de un grupo m*s cercano de 2-oce3 #ue sim"oli&a"a su deseo de
lograr la restauración de Israel(
9eacciones ante Jesús.
6*s all* del grupo reducido de disc)pulos y del c)rculo de simpati&antes, Jesús alcan&ó una popularidad
"astante grande en <alilea y regiones !ecinas( ,o parece #ue este eco popular disminuyera durante el
"re!e tiempo de su acti!idad itinerante( -e hecho, Jesús mo!ili&a"a a masas relati!amente importantes,
y esto le con!ert)a precisamente en personae peligroso ante las autoridades( Jesús pro!ocó tam"ién el
recha&o de sectores #ue trataron de estigmati&arlo y desacreditarlo para impedir su influencia( -e
hecho, Jesús no fue "ien reci"ido entre sus con!ecinos, y despertó la oposición de escri"as y dirigentes
religiosos tanto en <alilea como en Jerusalén( Hue criticado por comer con pecadores y acusado de
estar pose)do por el demonio( -e am"as acusaciones se defendió con firme&a(
0ecución.
0n la prima!era del año =E, Jesús su"ió a Jerusalén, en el territorio de Judea, #ue, a diferencia de
<alilea, esta"a regida por un prefecto romano( 5a ciudad de Jerusalén esta"a directamente go"ernada
en a#uel momento por el sumo sacerdote /aif*s( Jesús reali&ó un gesto hostil hacia el templo, #ue
pro!ocó su detención( ,o parece #ue hu"iera propiamente un uicio de Jesús ante las autoridades
ud)as( 6*s "ien, a ra)& de lo sucedido en el templo, la aristocracia sacerdotal se confirmó en la
peligrosidad #ue supon)a Jesús y se confa"ularon por hacerlo desaparecer( -e hecho, Jesús murió
crucificado pro"a"lemente el F de a"ril del año =E y fue el prefecto romano %oncio %ilato #uien dictó la
orden de su eecución( Al parecer, Jesús contó con la posi"ilidad de su muerte !iolenta y cele"ró una
cena de despedida con sus disc)pulos, en la #ue reali&ó un gesto sim"ólico con el pan y el !ino( 0n el
momento de su detención fue a"andonado por sus seguidores m*s cercanos(
He en Jesús resucitado.
0s posi"le !erificar históricamente #ue, entre los años =D al BE, los cristianos de la primera generación
confesa"an con di!ersas fórmulas una con!icción compartida por todos y #ue r*pidamente fueron
propagando por todo el Imperio. 2-ios ha resucitado a Jesús de entre los muertos3(
(N5:/ 2; #riterios )enerales de inter!retación
5a exégesis católica no tiene un método de interpretación propio y exclusi!o, sino #ue, partiendo de la
"ase histórico7cr)tica de las fuentes, apro!echa todos los métodos actuales( 5os principales criterios de
interpretación fueron expuestos en KJJ= por la %ontificia /omisión 4)"lica ( 1eñalamos los m*s
importantes(
:EK
9echa&o de la lectura fundamentalista.
0sta lectura parte del principio de #ue la 4i"lia de"e ser le)da e interpretada literalmente en todos sus
detalles( %ara ello no se necesita el empleo de ningún método cient)fico( 0sta manera de leer los
e!angelios no tiene en cuenta el lenguae humano de los escritores, suele estar frecuentemente ligada a
una traducción determinada y ofrece muchas !eces interpretaciones piadosas, pero falsas( 0l
fundamentalismo constituye 2una forma de suicidio del pensamiento3(
/ar*cter indispensa"le del método histórico7cr)tico.
/on el fin de captar con la mayor claridad posi"le el sentido expresado por los autores, este método
histórico7cr)tico tiene en cuenta la cr)tica textual, el an*lisis lingC)stico y sem*ntico, el estudio de los
géneros literarios y el proceso de la redacción( 0s 2el método indispensa"le3 para el estudio cient)fico
de los textos antiguos( ?na usta comprensión de los textos e!angélicos 2re#uiere la utili&ación de este
método3( %or ello, 2los exegetas de"en ser!irse del método histórico7cr)tico, sin atri"uirle, sin
em"argo, la exclusi!idad3(
,ecesidad del acercamiento sociológico.
0l estudio cr)tico de la 4i"lia 2necesita un conocimiento tan exacto como sea posi"le3 del contexto
sociológico donde han nacido los textos( 20l conocimiento de los datos sociológicos, #ue contri"uyen a
hacer comprender el funcionamiento económico, cultural y religioso del mundo ")"lico, es
indispensa"le a la cr)tica histórica3( %or lo dem*s, hay #ue estar atentos al riesgo de conceder m*s
atención a los aspectos económicos e institucionales #ue a las dimensiones personales y religiosas(
Importancia del acercamiento desde la antropolog)a cultural.
5a antropolog)a cultural procura definir las caracter)sticas antropológicas de la sociedad donde se
originaron los textos ")"licos O!alores reconocidos, modo de eercer el control social, concepción de la
familia, condición de la muer, estructuración social, etc(P( 0ste acercamiento a los textos es de suma
importancia( 20n los textos #ue presentan la enseñan&a de Jesús, por eemplo las par*"olas, muchos
detalles pueden ser clarificados gracias a este acercamiento( 5o mismo ocurre con concepciones
fundamentales, como la del reino de -ios3( /on!iene recordar #ue todo este acercamiento no est* en
condiciones por s) solo de dar cuenta del sentido profundo #ue el creyente descu"re en el mensae de
Jesús(
5a aportación del acercamiento li"eracionista.
5a teolog)a de la li"eración ha promo!ido un acercamiento li"eracionista a la 4i"lia #ue aporta
2elementos de !alor induda"le3. mayor atención al 2-ios de los po"res, #ue no puede tolerar la
opresión ni la inusticia3' insistencia en la dimensión comunitaria de la fe' urgencia de una praxis
li"eradora enrai&ada en la usticia y el amor( 0sta lectura comprometida de la 4i"lia comporta riesgos(
20s !erdad #ue la exégesis no puede ser neutra' pero tam"ién de"e cuidarse de no ser unilateral3(
5a aportación del acercamiento feminista.
1on numerosas las aportaciones positi!as #ue pro!ienen de la exégesis feminista( 5as mueres 2han
logrado con frecuencia, meor #ue los hom"res, perci"ir la presencia, la significación y el papel de la
muer en la 4i"lia, en la historia de los or)genes cristianos y en la Iglesia3( 0st* creciendo una
sensi"ilidad femenina #ue 2lle!a a entender y corregir ciertas interpretaciones corrientes tendenciosas,
:E:
#ue intenta"an ustificar la dominación del !arón so"re la muer3( 1e ha de e!itar, sin em"argo, el
riesgo de caer en una lectura tendenciosa, apoyada en el 2argumento ex silentio3 o en 2indicios
fugiti!os3(
Importancia de la afinidad con el contenido del texto.
0s con!eniente recordar #ue 2 el usto conocimiento del texto ")"lico no es accesi"le sino a #uien tiene
una afinidad !i!ida con a#uello de lo #ue ha"la el texto3( %or eso, todo intérprete se ha de plantear
2#ué teor)a hermenéutica hace posi"le la usta percepción de la realidad profunda de la cual ha"la la
0scritura y permite expresar su significado para el hom"re de hoy3( ,o ca"e duda de #ue la sinton)a
con el mensae de Jesús, la acogida positi!a de su llamada y el seguimiento fiel aumenta la capacidad
del exegeta para captar su realidad profunda(
Actuali&ación del mensae ")"lico.
5a expresión de la fe se ha reno!ado continuamente para enfrentarse a situaciones nue!as( %or ello, 2la
interpretación de la 4i"lia de"e tener igualmente un aspecto de creati!idad y afrontar las cuestiones
nue!as, para responder a ellas a partir de la 4i"lia3( 1e puede decir #ue la tarea del exegeta solo
termina cuando 2ha iluminado el sentido del texto ")"lico como actual %ala"ra de -ios3( %ara alcan&ar
esta finalidad, 2de"e tomar en consideración las di!ersas perspecti!as hermenéuticas #ue ayudan a
perci"ir la actualidad del mensae ")"lico y le permiten responder a las necesidades de los lectores
modernos de las 0scrituras3( -e ah) la importancia de adaptar la interpretación a la mentalidad y al
lenguae contempor*neo?(
(N5:/ 3; 0uentes literarias
1eñalo algunos datos y o"ser!aciones generales so"re las diferentes fuentes literarias y su importancia
en la in!estigación actual de Jesús(
Importancia del e!angelio de 6arcos.
8ay un consenso muy generali&ado en la !aloración del e!angelio de 6arcos como el m*s antiguo de
cuantos han llegado hasta nosotros( Hue escrito pro"a"lemente en 9oma, poco antes de la destrucción
de Jerusalén en agosto del año FE, en plena guerra ud)a contra 9oma O¿>>7>F?P( 0l autor recopila
tradiciones de car*cter oral y escrito #ue se remontan hasta los años cincuenta o antes( 1u aparición
supone una gran no!edad, pues recoge los recuerdos #ue circulan entre los seguidores de Jesús y los
sitúa en el marco de un gran relato fundacional en el momento de la transición de la primera a la
segunda generación cristiana( 0ste escrito ser!ir* años m*s tarde como modelo de relato e!angélico y
fuente de la #ue se sir!en 6ateo y 5ucas( 1u es#uema cronológico y geogr*fico tiene "astante de
reconstrucción artificial, pero los materiales #ue recopila son de m*xima importancia para conocer
cómo fue recordado desde el principio Jesús, su actuación y su mensae(
5a aportación decisi!a de la fuente Q.
0xistió tam"ién otro e!angelio escrito antes del año FE( ,o ha llegado hasta nosotros como un escrito
suelto, sino #ue est* incorporado a 6ateo y 5ucas, #ue lo utili&aron como fuente importante de sus
respecti!os e!angelios( 5os in!estigadores han deducido su existencia al compro"ar #ue 6ateo y
5ucas, #ue escri"en con independencia el uno del otro, coinciden sin em"argo en muchos momentos
incluso literalmente( 0ste hecho solo se puede explicar si am"os est*n copiando de una fuente anterior
a ellos( A este escrito de autor desconocido se le llama 20!angelio de los dichos3 o 2Huente Q3 Oinicial
:E=
del término alem*n Quelle, #ue significa 2fuente3P( 0ste e!angelio redactado en griego fue compuesto
seguramente en %alestina, antes de la destrucción de Jerusalén( 1olo contiene dichos y par*"olas' no se
recogen relatos de ningún género, ni la narración de la %asión o las apariciones del resucitado( 0stos
dichos fueron recogidos pro"a"lemente por misioneros itinerantes de los primeros años, #ue
continuaron el estilo de !ida y predicación de Jesús y a los #ue les interesa"a mucho conocer su
enseñan&a( 5a fuente Q es hoy o"eto de la atención preferente de muchos autores y constituye uno de
los cap)tulos m*s apasionantes de la in!estigación moderna so"re Jesús( 1e a!an&a en el estudio de las
diferentes fases de su composición, del grupo humano de profetas itinerantes #ue est* en su origen o
del estilo de !ida contracultural #ue propone( Aun#ue en muchos puntos no es posi"le ha"lar de
consenso, la fuente Q es considerada hoy como la m*s importante para reconstruir la enseñan&a de
Jesús(
0l e!angelio de 6ateo.
Hue escrito en los años ochenta, después de la destrucción de Jerusalén( Apareció pro"a"lemente en
territorio sirio, #ui&* en la región de -amasco( 0st* escrito en un am"iente de fuerte polémica entre
sectores cristianos y dirigentes ud)os( ?tili&a como fuente de su composición el e!angelio de 6arcos,
la fuente Q, diferentes tradiciones de dichos y par*"olas recopiladas solo por él, y un material de
car*cter m*s legendario #ue le sir!e para componer su relato de la infancia de Jesús( 0n l)neas
generales sigue a 6arcos, pero organi&a "astantes materiales según su propio plan( A !eces adapta
claramente las pala"ras de Jesús a la situación conflicti!a en #ue !i!e, pero conser!ando su contenido
esencial(
0l e!angelio de 5ucas.
+am"ién este e!angelio fue escrito, como el de 6ateo, por los años ochenta, pro"a"lemente en algún
lugar al oeste de %alestina( 0st* conce"ido como la primera parte de una gran o"ra di!idida en dos.
e!angelio de Jesús y 8echos de los Apóstoles( ?tili&a como fuente, adem*s de 6arcos y la fuente Q,
un a"undante material recopilado por él mismo y #ue a"arca casi la mitad de su e!angelio( 0llo le
permite componer "ellas escenas y exponer par*"olas conmo!edoras( 0mplea tam"ién tradiciones
propias para confeccionar su e!angelio de la infancia de Jesús( 0n l)neas generales sigue a 6arcos con
pocos cam"ios y con algunas omisiones importantes( 5ucas tra"aa y moldea la figura de Jesús según
su propia perspecti!a, pero es para dar relie!e a una imagen #ue est* ya en el recuerdo de las
tradiciones #ue emplea(
5a aportación histórica del e!angelio de Juan.
0ste e!angelio se aproxima en su estructura a los de 6arcos, 6ateo y 5ucas, pero es muy diferente(
Apareció pro"a"lemente en la región de 1iria, a finales del siglo i( 0l es#uema narrati!o se distancia
del de los sinópticos, pues, a diferencia de ellos, ha"la de tres !iaes de Jesús a Jerusalén por las fiestas
de %ascua, sugiriendo #ue su tiempo de acti!idad fue superior a los dos años( +am"ién el lenguae y el
contenido de su mensae son diferentes. en los sinópticos, Jesús narra "ellas par*"olas o pronuncia
"re!es sentencias, mientras #ue en Juan desarrolla largos discursos muy aleados de ese estilo
inconfundi"le' en los sinópticos, la predicación de Jesús se centra en el reino de -ios, mientras #ue en
Juan ha"la de su persona y su misión( Adem*s, en los sinópticos, Jesús defiende constantemente la
causa de los po"res y oprimidos, mientras en Juan apenas se dice nada de ellos( 5os in!estigadores
consideran #ue los e!angelios sinópticos son los #ue meor información nos ofrecen so"re el recuerdo
de Jesús transmitido por las tradiciones, aun#ue Juan proporciona a !eces información de gran !alor
histórico. los primeros disc)pulos de Jesús pro!ienen del c)rculo del 4autista' no hu"o proceso ud)o
:EB
contra Jesús, sino un interrogatorio para trasladar la denuncia a %ilato' Jesús fue eecutado la !)spera de
%ascua Oel KB de nis*nP y no en un d)a festi!o(
0l de"ate en torno al 0!angelio YapócrifoZ de +om*s.
0l 0!angelio de +om*s es considerado actualmente por los especialistas como el escrito de mayor
interés de todos los e!angelios apócrifos( 0l texto no contiene material narrati!o alguno( ,o se ha"la de
las curaciones de Jesús ni de su muerte o resurrección( ,o se le atri"uye a Jesús ningún t)tulo
cristológico( 1e trata simplemente de una recopilación de ciento catorce dichos OlogiaP de Jesús.
pala"ras sapienciales o proféticas, par*"olas o di*logos "re!es( 0l t)tulo del escrito dice as). 20stas son
las pala"ras secretas #ue Jesús el Gi!iente pronunció y #ue -)dimo Judas +om*s escri"ió3( 0n estos
momentos existe un !i!o de"ate so"re su antigCedad y su relación con los e!angelios sinópticos( ?n
grupo de autores Ocasi todos pertenecientes al Jesús 1eminarP lo e#uipara a la fuente Q, le atri"uyen una
fecha de composición extraordinariamente temprana ODE7FEP y lo consideran independiente de la
tradición sinóptica' de ser as), el 0!angelio de +om*s se con!ertir)a en una de las fuentes m*s
importantes para la in!estigación de Jesús( 1in em"argo, la mayor)a de los autores piensa #ue fue
compuesto en 1iria, después del año FE, pro"a"lemente dentro del siglo i, y su contenido no es
independiente de los e!angelios sinópticos( +odos admiten el car*cter gnóstico #ue colorea en mayor o
menor grado el escrito( 0l 0!angelio de +om*s puede ser útil para compro"ar el arraigo e impacto del
recuerdo de Jesús en diferentes am"ientes, y para estudiar la transformación #ue puede operarse en la
tradición a lo largo de su transmisión(
0l estudio cr)tico del historiador Hla!io fosefo.
5os escritos de Hla!io Josefo son anali&ados por los in!estigadores modernos con mayor rigor cr)tico
#ue en tiempos pasados( 1us o"ras de mayor interés son 5a guerra ud)a y las AntigCedades de los
ud)os, escritas am"as en 9oma por los años JE' am"as aportan datos muy importantes para conocer el
contexto pol)tico, social y cultural de %alestina en tiempos de Jesús' conoce muy "ien <alilea, pues
tu!o el mando militar supremo de las fuer&as ud)as de a#uella región en la guerra contra 9oma O>>7
>FP( Josefo menciona a Jesús en dos ocasiones( Al ha"lar de la lapidación de 1antiago en Jerusalén el
año >:, dice #ue es 2hermano de Jesús, llamado /risto3( 0l testimonio m*s importante, una !e&
suprimidos los reto#ues añadidos por copistas cristianos de la 0dad 6edia, dice as). 20n a#uel tiempo
apareció Jesús, un hom"re sa"io( Hue autor de hechos asom"rosos, maestro de gente #ue reci"e con
gusto la !erdad( ; atrao a muchos ud)os y a muchos de origen griego( ;, cuando %ilato, a causa de
una acusación hecha por los hom"res principales de entre nosotros, lo condenó a la cru&, los #ue antes
lo ha")an amado no dearon de hacerlo( ; hasta este mismo d)a la tri"u de los cristianos, llamados as) a
causa de él, no ha desaparecido3 OAntigCedades de los ud)os KL,=, =P(
0l testimonio neutral de los escritores romanos.
0l historiador +*cito ODE7K:EP, el escritor 1uetonio Ohacia el K:EP y %linio el Jo!en O>K7K:EP, legado del
emperador +raano en 4itinia, ofrecen "re!es datos so"re Jesús( 1us referencias tienen un !alor
documental importante, pues son o"ser!adores neutrales e incluso hostiles al mo!imiento cristiano( ,o
dudan en ningún momento de la existencia de Jesús( $frecen de él una imagen es#uem*tica. Jesús es
oriundo de Judea, ha sido eecutado "ao +i"erio por el go"ernador %oncio %ilato y, en el momento en
#ue escri"en, es !enerado por sus seguidores 2como un dios3( 5os datos se compaginan plenamente
con lo #ue dicen las fuentes cristianas(
5os manuscritos de Qumr*n.
:ED
5os in!estigadores cuentan hoy con la traducción pr*cticamente )ntegra de los manuscritos no ")"licos
recuperados en las cue!as de los alrededores de Qumr*n Oal norte del mar 6uertoP, a partir del
sorprendente halla&go de un pastor *ra"e #ue, en KJBF, encontró en una de ellas siete rollos
manuscritos de importancia excepcional( 1o"resalen tres escritos #ue arroan mucha lu& so"re la
ri#ue&a y di!ersidad del mundo ud)o en tiempos de Jesús. la 9egla de la /ongregación OKEE7FD a( /(P
#ue ha"ita"a en Qir"et Qumr*n' el 9ollo de la guerra O=F7B a( /P, #ue prepara para la guerra del fin de
los tiempos entre 2los hios de la lu&3 y 2los hios de las tinie"las3' los 8imnos, #ue son una treintena
de salmos donde se trasluce una espiritualidad de gran ternura hacia -ios( 5os manuscritos de Qumr*n
aportan tam"ién mucha lu& so"re las primeras comunidades cristianas. im*genes utili&adas, idea de la
2nue!a alian&a3, uso del !ino en "an#uetes sagrados( ,o existe ningún argumento serio para hacer de
Jesús un 2esenio3 de Qumr*n( %or el contrario, los especialistas piensan #ue su actuación y su mensae
ha"r)an encontrado en Qumr*n un recha&o frontal(
5a hostilidad de la literatura ra")nica.
0n el +almud se ha"la de Jesús en una docena de pasaes( 1e le llama ;eshú o se le designa
despecti!amente como 4en %andira o 4en %antera, sugiriendo #ue es hio ileg)timo de un soldado
romano #ue !ioló a 6ar)a( 5a imagen #ue di"uan de Jesús se puede resumir as). 2%racticó la "ruer)a3
Ohi&o milagrosP' se "urló de las pala"ras de los 2sa"ios3 Olos maestros de la leyP' expuso las 0scrituras
como los fariseos' tu!o cinco disc)pulos' 2des!ió a Israel3 de su camino' 2fue colgado3 OcrucificadoP
como falso profeta y seductor la !)spera de una fiesta de %ascua( 0sta imagen hostil encaa, sin
em"argo, en lo esencial con los datos e!angélicos(
0l interés por los e!angelios apócrifos.
0l descu"rimiento de los códices de ,ag 8ammadi OAlto 0giptoP en KJBD suscitó una atracción antes
desconocida por los 2e!angelios apócrifos3, hasta el punto de con!ertirlos en fuente de toda clase de
!idas y no!elas de ficción so"re Jesús. hay incluso #uienes piensan ingenuamente #ue en estos escritos
podemos encontrar la !ida y el mensae de Jesús en estado puro OXP, antes de #ue fuera sometido al
control dogm*tico de la Iglesia( 0stos e!angelios proceden de di!ersos lugares de la cuenca del
6editerr*neo( Algunos pueden remontarse hasta mediados del siglo n, pero la mayor)a est*n
compuestos mucho m*s tarde, cuando, después de un largo proceso, se ha")a llegado a una selección de
los e!angelios #ue las comunidades cristianas acepta"an como auténticos(
,o todos los e!angelios apócrifos son de la misma naturale&a( Algunos se escri"ieron para satisfacer la
curiosidad popular rellenando algunos 2!ac)os3 de los e!angelios en torno a la infancia o u!entud de
Jesús O%rotoe!angelio de 1antiago, 0!angelio del %seudo76ateo, 0l nacimiento de 6ar)a, 5a historia
de José el carpintero(((P o en torno a la pasión y resurrección de Jesús O0!angelio de %edro, 0!angelio
de ,icodemo o Actas de %ilato(((P( 4asta hoear estos relatos llenos de fantas)a para compro"ar #ue no
ofrecen datos históricos fia"les Oexcepto el 0!angelio de %edro, #ue se asemea algo al relato sinóptico
de la pasiónP(
/onocemos tam"ién, aun#ue de forma muy fragmentaria, e!angelios apócrifos de am"iente udeo7
cristiano O0!angelio de los na&arenos, 0!angelio de los e"ionitas, 0!angelio de los he"reosP( 1on los
e!angelios apócrifos m*s antiguos( $frecen algunos elementos #ue permiten compararlos con las
tradiciones de los e!angelios sinópticos, pero no permiten conocer nada nue!o(
$tro grupo de e!angelios apócrifos fueron escritos por algunos grupos marginales para propagar sus
propias creencias como pro!enientes de Jesús( %or ello insisten en las 2enseñan&as secretas3 de Jesús a
6arcos, %edro, +om*s o 6ar)a 6agdalena( 5a mayor)a de estos escritos pertenecen a am"ientes
:E>
gnósticos O-i*logo del 1al!ador, 0!angelio de 6ar)a, 0!angelio de Helipe, %istis 1of)a(((P(
0n la in!estigación actual se o"ser!a una nue!a !aloración de las fuentes no canónicas. para
aproximarnos a la figura histórica de Jesús han de utili&arse en principio todas las fuentes disponi"les,
no solo los e!angelios oficiales, estudiando rigurosamente en cada caso su posi"le grado de
historicidad( 1in em"argo, el resultado es decepcionante( 1i se exceptúa a J( -( /rossan y algunos
autores de la ór"ita del Jesús 1eminar, la mayor)a estar)a de acuerdo con el uicio pesimista de J( %(
6eier. 2,o creo #ue el material ra")nico, los agrapha, los e!angelios apócrifos y los códices de ,ag
8ammadi Oen particular el 0!angelio de +om*sP nos ofre&can información nue!a y fia"le ni dichos
auténticos independientes del ,ue!o +estamento3(
(N5:/ 4; #riterios de <istoricidad
1eñalo "re!emente los principales criterios #ue se tienen en cuenta en la in!estigación actual para
e!aluar el grado de historicidad del contenido de las fuentes literarias(
/riterio de dificultad.
<o&an de gran credi"ilidad histórica los hechos, actuaciones o dichos de Jesús #ue dif)cilmente ha"r)an
sido in!entados posteriormente por los cristianos, pues les ha"r)a creado dificultades( A !eces se
o"ser!a cómo este material 2em"ara&oso3 !a siendo sua!i&ado y hasta suprimido a lo largo de la
transmisión( 1iguiendo este criterio de dificultad, todos afirman un*nimemente, por eemplo, la
historicidad del "autismo de Jesús por Juan el 4autista(
/riterio de discontinuidad.
1e atri"uyen con seguridad a Jesús los hechos y pala"ras #ue no pueden deri!arse del uda)smo de su
tiempo ni de la Iglesia primiti!a posterior. por eemplo, sus comidas con 2pu"l)canos y pecadores3' su
llamada a 2entrar en el reino de -ios3' su in!ocación a -ios como A""*( 0ste criterio es muy útil para
conocer lo m*s original e irreducti"le de su mensae y actuación, pero no para a"arcar todo( 1er)a
a"surdo utili&arlo de manera a"soluta y exclusi!a, pues nos #uedar)amos con un Jesús 2irreal3,
reducido al m)nimo, aislado artificialmente de su pue"lo y desconectado del mo!imiento de seguidores
#ue nació de él( %or eso, en la actualidad O+heissen, 1anders, 6eier, etc(P, este criterio se corrige y
complementa con el principio de 2plausi"ilidad3, #ue admite la inserción de Jesús en el pue"lo ud)o
OJesús es ud)oP y, por otra parte, su impacto en el mo!imiento cristiano OJesús est* en el origen del
cristianismoP(
/riterio de testimonio múltiple.
<o&an de mayor credi"ilidad histórica los hechos y pala"ras de Jesús si han sido conser!ados en m*s
de una fuente literaria independiente Opor eemplo, en 6arcos, fuente Q, Juan, %a"loP y en m*s de una
forma literaria Odichos, par*"olas, relatos de curacionesP( 1egún ese criterio, se atri"uye mucha
credi"ilidad a la acti!idad curadora de Jesús, su inter!ención amena&adora en el templo, su predicación
del reino de -ios((( 8ay #ue ad!ertir, sin em"argo, #ue una tradición puede ser auténtica aun#ue haya
#uedado recogida solo en una fuente Ola in!ocación aramea A""* solo se señala en 6arcos KB,=>P(
/riterio de coherencia.
:EF
?na !e& o"tenido un conunto de materiales en conformidad con los criterios anteriores, se pueden
aceptar otros hechos y dichos de Jesús #ue encaan "ien con esta 2"ase de datos3 ya esta"lecida, pues
tienen gran pro"a"ilidad de ser históricos Odichos so"re la !enida del reino de -ios, disputas con sus
ad!ersarios(((P( %uede suceder, sin em"argo, #ue algunas frases muy coherentes con el mensae de Jesús
no sean suyas, sino de misioneros cristianos muy familiari&ados con su predicación(
9echa&o y crucifixión.
%uesto #ue nadie duda de la crucifixión de Jesús por orden de %ilato, es normal #ue los in!estigadores
se pregunten por el mensae y los hechos #ue pueden explicar esta eecución( 1er)a in!eros)mil un Jesús
cuya enseñan&a y actuación no guardara relación alguna con su muerte en cru&(
$tros criterios m*s secundarios.
1e pueden enumerar criterios de car*cter secundario, #ue no tienen tanta fuer&a como los anteriores.
!estigios de expresiones arameas o semitismos Opueden pro!enir tam"ién de cristianos ud)osP'
2colorido local3 palestinense Opuede reflear asimismo el contexto de un grupo cristiano palestinenseP'
relato contado con detalles concretos y !i!aces Ono es suficienteP(
(N5:/ 5; Princi!ales datos ar=ueoló)icos
0numeramos "re!emente los halla&gos y exca!aciones de mayor interés en la in!estigación actual
so"re Jesús.
5os manuscritos de Qumr*n.
0n KJBF, un pastor *ra"e encuentra en una gruta de la ladera noroccidental del mar 6uerto unas tinaas
con siete rollos manuscritos de una importancia excepcional( 0n años posteriores se exploran die&
nue!as cue!as y se exca!a un gran centro 2mon*stico3 empla&ado en un lugar cerca del mar 6uerto
llamado Qir"et Qumr*n( 5os manuscritos encontrados datan aproximadamente del año :EE a( /( hasta
el FE d( /( ,inguno ha"la de Jesús, pues casi todos son anteriores a su nacimiento( 1in em"argo, la
pu"licación )ntegra de esta 2"i"lioteca3 de Qumr*n ha permitido a los in!estigadores conocer de
primera mano una comunidad religiosa y unos escritos de la época de Jesús y de la misma &ona
geogr*fica( 5os manuscritos de Qumr*n son hoy indispensa"les para in!estigar las diferentes corrientes
y preocupaciones #ue se !i!)an en la sociedad #ue conoció Jesús(
5os códices de ,ag 8ammadi.
0n KJBD, un la"rador descu"re casualmente cerca de la ciudad egipcia de ,ag 8ammadi, a seiscientos
Iilómetros al sur de 0l /airo, di!ersos papiros con cuarenta y cinco textos cristianos( 1e trata de
transcripciones en lengua copta #ue datan del siglo i! d( /, aun#ue las o"ras originales se remontan a
!arios siglos atr*s( 0stos e!angelios apócrifos O2apócrifo3 #uiere decir 2secreto3P tienen un car*cter
heterogéneo, pero casi todos presentan a Jesús desde la perspecti!a de un mo!imiento sectario llamado
2gnosticismo3( 1on escritos posteriores a los e!angelios de 6arcos, 6ateo y 5ucas, y no aportan
ningún dato fia"le #ue complete la información de los e!angelios oficiales( 5as o"ras de algunos
escritores #ue han pretendido reconstruir de manera fant*stica la figura de Jesús, presuntamente
2secuestrada3 por la Iglesia, no resisten el m*s m)nimo an*lisis cr)tico y no est*n refrendadas por
ningún especialista en la in!estigación so"re Jesús( 0l único e!angelio apócrifo #ue merece una
:EL
cuidadosa atención es el llamado 0!angelio de +om*s Ocf( Anexo =P(
5a inscripción de %ilato.
0n KJ>:, unos ar#ueólogos italianos #ue esta"an retirando male&a de las ruinas del teatro de /es*rea
del 6ar, sede del go"ernador romano en tiempos de Jesús, descu"rieron una inscripción #ue lle!a el
nom"re de %oncio %ilato( 5a inscripción est* en lat)n y conmemora la dedicación #ue hace el prefecto
%oncio %ilato de un edificio pú"lico erigido en honor del emperador +i"erio( 0s el primer testimonio
f)sico de la existencia del prefecto #ue dictó la sentencia de muerte de Jesús(
0l osario del sumo sacerdote /aif*s.
0n no!iem"re de KJJE, unos al"añiles #ue tra"aa"an en unas o"ras al sur de la ciudad antigua de
Jerusalén, frente al monte 1ión, descu"ren casualmente un osario ricamente decorado, tal como
corresponde al enterramiento de una familia de clase alta de la Jerusalén del siglo i( 0n una de las
ar#uetas de este osario aparece toscamente gra"ado en arameo el nom"re de ;ehosef "ar /aiafa( As)
llama precisamente Hla!io Josefo al sumo sacerdote /aif*s( 5a ar#ueta contiene los huesos de seis
personas. dos niños recién nacidos, otro de entre dos y cinco años, un adolescente, una muer adulta y
un !arón de unos sesenta años( 5os ar#ueólogos piensan #ue se trata de la tum"a de la familia de
/aif*s, sumo sacerdote entre los años KL7=> d( /, #ue tu!o un protagonismo directo en la entrega de
Jesús a la autoridad romana(
;ehoan*n, el crucificado de Jerusalén.
0n unio de KJ>L, el ar#ueólogo Gassilio +&aferis descu"re en <i!Vat ha76it!ar Oal nordeste de
JerusalénP una tum"a del siglo i exca!ada en la roca( ?no de los osarios conten)a los huesos de un
!arón de !einte a treinta años, llamado ;ehoan*n, #ue murió crucificado( 1us "ra&os no ha")an sido
cla!ados, sino atados al tra!esano hori&ontal( 1us pies ha")an sido separados a uno y otro lado del palo
!ertical para ser cla!ados no de frente, sino de lado( 5e cla!aron cada uno de los pies con un largo
cla!o #ue atra!esó primero una ta"lilla de oli!o Opara #ue no sacara el pieP, luego el talón y, por fin, la
madera del palo( ?no de los cla!os se torció al ser fiado en la madera nudosa de la cru& y no pudo ser
retirado del pie del cad*!er( 0n el osario se han encontrado toda!)a unidos el talón, el cla!o y la ta"lilla
de oli!o( 0l cad*!er de ;ehoan*n, llamado entre los ar#ueólogos el 2crucificado de <i!Vat ha76it!ar3,
arroa una lu& siniestra so"re el suplicio #ue padeció Jesús(
5ocali&ar)an del pretorio y del <ólgota.
5as exca!aciones lle!adas a ca"o en Jerusalén han logrado precisar meor el empla&amiento de algunos
lugares( 5os ar#ueólogos sitúan hoy el 2pretorio3 o residencia oficial de %ilato en Jerusalén no en la
torre Antonia, sino en la parte alta de la ciudad, en el antiguo palacio de 8erodes el <rande' Jesús
escuchó su sentencia de muerte seguramente en la pe#ueña pla&a #ue ha")a ante el palacio, #ue esta"a
pa!imentada con grandes losas Olithóstrotor)P( %or otra parte, el estudio de las antiguas murallas de
Jerusalén ha confirmado #ue Jesús fue crucificado con toda pro"a"ilidad so"re la pe#ueña roca #ue
actualmente se halla dentro de la Iglesia del 1anto 1epulcro( 1e ha podido compro"ar #ue, en tiempos
de Jesús, esta roca O<ólgotaP se encontra"a fuera de las murallas( Jesús pudo ser enterrado en las
inmediaciones(
0xca!aciones en 1éforis y +i"ertades.
5as exca!aciones lle!adas a ca"o en +i"er)ades O"astante limitadasP y so"re todo en 1éforis por cuatro
:EJ
e#uipos de ar#ueólogos durante las últimas décadas han permitido compro"ar la importancia de am"as
ciudades en tiempo de Jesús Oaun#ue el teatro romano, el acueducto su"terr*neo y la !illa de -ionisos
hallados en 1éforis son posterioresP( 5a in!estigación actual atri"uye gran importancia a la
construcción de estas dos ciudades en el corto per)odo de !einte años, durante la !ida de Jesús( 0ste
fenómeno ur"ano creó una nue!a situación socio7económica en <alilea, pro!ocando la crisis y el
empo"recimiento de no pocas familias( 0n este contexto concreto anunció Jesús su mensae del reino
por las aldeas galileas, sin entrar ni en 1éforis ni en +i"er)ades(
5as aldeas de Jodefat y <amla.
Jodefat Oo JotapataP, situada en la 4aa <alilea, y <amla, en las alturas del <ol*n, fueron destruidas por
las legiones romanas el año >F d( /( y han permanecido enterradas e intactas hasta las exca!aciones
lle!adas a ca"o estos últimos años( 0l tra"ao de los ar#ueólogos ha sacado a la lu& numerosas prue"as
de cómo era la !ida de un po"lado ud)o en tiempos de Jesús( 8oy podemos aproximarnos meor a la
!ida concreta #ue pudo él conocer en ,a&aret(
0xca!aciones en <alilea.
0xca!aciones lle!adas a ca"o en diferentes lugares de <alilea han permitido confirmar el car*cter ud)o
de su po"lación( 5as !asias de piedra, las piscinas para las purificaciones rituales Omi#SaotP, los
enterramientos con osarios de piedra y la dieta en la #ue falta el cerdo han demostrado la etnicidad y
religión ud)a de los galileos del tiempo de Jesús( 0stos indicadores aparecen tam"ién en 1éforis y
+i"er)ades, por lo #ue se puede decir #ue, aun#ue estas ciudades esta"an m*s heleni&adas #ue las
pe#ueñas aldeas de campesinos, sus ocupantes eran en su mayor)a ud)os(
9estos en ,a&aret.
A pesar de las dificultades #ue ofrece la ciudad moderna de ,a&aret para lle!ar a ca"o exca!aciones
sistem*ticas, se han hecho desde hace algún tiempo di!ersas prospecciones al este de la ,a&aret del
siglo i( 1e han podido encontrar unas terra&as "ien construidas para plantar !ides en una ladera, una
torre redonda relacionada tam"ién con alguna !iña y un lagar exca!ado en la roca( ¿+ra"aaron José y
Jesús en este tipo de construcciones? ,o es descarta"le(
5a em"arcación de pesca del lago de <alilea.
/on ocasión de una gra!e se#u)a #ue hi&o descender el ni!el de las aguas del lago hasta cotas muy
"aas, dos miem"ros del Ii""ut& <innosar o"ser!aron, en enero de KJL>, el contorno de una
em"arcación enterrada en el limo de la ri"era #ue ha")a #uedado al descu"ierto( 5as !asias y l*mparas
halladas en su interior y el an*lisis con car"ono KB han permitido datarla como del siglo i d( /( 0s de
madera de cedro y mide L,K: metros de eslora por :,=D de manga( -e")a de tener un m*stil central para
colocar una !ela cuadrada, pero tam"ién lle!a"a remos( 0n ella ca"en unas trece personas( 1e trata de
una "arca de la época de Jesús, del tipo utili&ado ha"itualmente para la pesca o para cru&ar el lago( +al
!e& se hundió en alguna tormenta a principios del siglo i(
(N5:/ "; 6as)os de la in$esti)ación actual so9re Jes&s
1eñalo "re!emente algunos rasgos #ue caracteri&an de alguna manera el momento actual de la
in!estigación so"re Jesús.
:KE
8a #uedado superado el escepticismo sem"rado por 9( 4ultmann( 5os in!estigadores se mue!en en un
clima de moderado optimismo y confian&a( 1e ha ido superando tam"ién el preuicio de #ue la
in!estigación histórica de Jesús es irrele!ante para la fe cristiana, y tam"ién la con!icción de #ue es
muy poco lo #ue podemos sa"er de él( /on excepción de Hla!io Josefo y, tal !e&, %a"lo de +arso,
2Jesús es el personae ud)o meor conocido de su tiempo3 O-( HlusserP(
8ay un consenso muy generali&ado en #ue no es posi"le escri"ir una "iograf)a de Jesús, en el sentido
moderno de esta pala"ra( 1e acepta #ue los e!angelios, principal fuente de la historia de Jesús, recogen
el impacto #ue produo en sus seguidores, y conser!an recuerdos #ue nos remontan hasta él, aun#ue
han sido compuestos por creyentes #ue escri"en e interpretan el pasado de Jesús desde su fe en /risto
resucitado, y lo hacen no para redactar una 2"iograf)a3, sino para proclamar la 4uena ,oticia de Jesús.
6es)as, 1eñor e 8io de -ios(
A pesar de algunas excepciones llamati!as OJ( %( 6eierP, los in!estigadores, por lo general, no se
limitan al estudio cr)tico de las fuentes literarias, sino #ue emplean toda clase de métodos para
aproximarse a Jesús desde la ar#ueolog)a, la sociolog)a, la antropolog)a cultural, la econom)a de las
sociedades agrarias preindustriales, etc(
8ay consenso tam"ién en #ue la figura de Jesús de"e ser in!estigada a partir de todas las fuentes
disponi"les, aun#ue los e!angelios sinópticos son la fuente m*s importante y decisi!a( 1e est*
a!an&ando en el conocimiento de los e!angelios apócrifos, de la o"ra de Hla!io Josefo, de la literatura
ra")nica, de los targumim y de los escritos intertestamentarios apócrifos o pseudoepigr*ficos( 1e ha de
su"rayar el rigor cr)tico con #ue se estudian los escritos de Hla!io Josefo, teniendo en cuenta su
tendencia prorromana en la presentación de los hechos OHreyne, 8orsleyP, y los importantes esfuer&os
por anali&ar cr)ticamente la literatura ra")nica para no sacar falsas conclusiones so"re el uda)smo
anterior al año FE O,eusner, 1andersP(
1e o"ser!a asimismo una atención creciente a los datos ar#ueológicos #ue !an aportando las
exca!aciones so"re la %alestina romana anterior al año FE( ,o se trata de esperar descu"rimientos
sensacionales, sino de recopilar y e!aluar los resultados de los tra"aos #ue se est*n lle!ando a ca"o.
car*cter ud)o de los galileos' !ida cotidiana en las aldeas de <alilea' grado de heleni&ación' impacto de
la construcción de 1éforis y +i"er)ades((( O9eed, <on&*le& 0chegaray, /harlesSorthP(
5a in!estigación actual est* haciendo un importante esfuer&o por u"icar a Jesús dentro del uda)smo de
su tiempo, mucho m*s compleo y plural de lo #ue se pensa"a hasta hace poco( ,o hay #ue ol!idar #ue
Jesús es el fundador de un 2mo!imiento de reno!ación ud)a3 O+heissenP( 1e ha corregido la tendencia,
!igente hace unos años, de su"rayar solo el car*cter original y único de Jesús, empleando de manera
menos exclusi!a y m*s flexi"le el 2criterio de discontinuidad3( 0s cierto #ue se han presentado
modelos de Jesús aenos al uda)smo Opor eemplo el Jesús 2itinerante c)nico3 de -oSning, 6acI y, en
parte, /rossanP, pero han sido o"eto de una cr)tica muy general y contundente(
8a ad#uirido gran importancia estos últimos años el estudio de <alilea para conocer de manera m*s
concreta el contexto en #ue se mo!ió Jesús, ya #ue fue so"re todo en sus aldeas y en el entorno del lago
donde lle!ó a ca"o su acti!idad y la predicación de su mensae OHreyne, 8orsley, 9eed, /harles SorthP(
5a atención se centra so"re todo en el grado de posi"le heleni&ación de la región, la repercusión socio7
económica de los centros ur"anos de 1éforis y +i"er)ades, la tri"utación y tasas #ue soporta"an las
clases campesinas, la presencia de fariseos y maestros de la ley en <alilea(((
-urante estos mismos años se ha desarrollado de manera importante la aplicación de las ciencias
sociales y de la antropolog)a cultural a la in!estigación so"re Jesús O6alina, 9ohr"augh, 0( `(
:KK
1tegemann y `( 1tegemann, 6oxnes, Aguirre, <uiarro y miem"ros del /ontext <roupP( +am"ién se
ha a!an&ado en el conocimiento de la situación económica O8anson, $aImanP( 1e tra"aa desde una
do"le con!icción. en la sociedad #ue Jesús conoció no era posi"le separar la religión de lo socio7
pol)tico' Jesús no fue un re!olucionario social, pero con su acti!idad y su mensae plantea"a
directamente exigencias de orden social O8orsleyP(
1e ha profundi&ado en la acti!idad concreta de Jesús desde las ciencias sociales y antropológicas. sus
curaciones han sido o"eto de una in!estigación socio7cultural de la antigua medicina, la magia y los
milagros OMee, %ilch, A!alos, <uiarro, 1te!anP' lo mismo ha sucedido en el estudio de sus exorcismos
O+Selftree, 1trecher, /hilton, <uiarroP' tam"ién su comensalidad con 2pu"l)canos y pecadores3 ha
sido in!estigada desde la antropolog)a de la comida y el sistema de pure&a O-ouglas, 6alina, ,eusner,
Aguirre, /rossanP(
1e ha ha"lado de la 2creati!idad caótica3 de la in!estigación actual, pues se han diseñado diferentes
modelos. Jesús 2ud)o marginal3 O6eierP' Jesús 2reformador social3 O8orsley, +heissen, MaylorP' Jesús
2itinerante c)nico3 O-oSning, 6acI, /rossanP' Jesús 2maestro sapiencial3 O4en `itherington III,
1chCssler Hioren&aP' Jesús 2ud)o piadoso OhasidP3, lleno de 0sp)ritu OGermes, 4orgP' Jesús 2profeta
escatológico3 o 26es)as3 O6eier, `right, -unn, 1tulmacher, 4ocmuehlP( 0xiste, sin duda, el riesgo de
focali&ar la in!estigación en un determinado aspecto, ol!idando otros recogidos tam"ién en la tradición
de Jesús( -e ah) la necesidad de atender a la aportación m*s sólida y ra&onada de cada modelo( 0l Jesús
#ue actúa como 2profeta escatológico3 es el mismo #ue promue!e el 2cam"io social3 exigido por la
!enida del reino de -ios' lo hace mo!ido por el 0sp)ritu de -ios, #ue lo impulsa tam"ién a curar la
enfermedad y ofrecer el perdón' no solo anuncia el reino de -ios definiti!o, sino su presencia actual en
la "ús#ueda de su usticia( 5a aproximación a Jesús es pro"a"lemente m*s acertada si se e!ita el riesgo
de #uedar encerrados en un modelo exclusi!o y se recoge lo #ue es compati"le entre las diferentes
aportaciones(
9ecientemente, James -( <( -unn ha recordado dos cuestiones #ue la in!estigación moderna del Jesús
histórico ha descuidado( 0n primer lugar, por lo general no se tiene en cuenta #ue esa in!estigación no
consiste en llegar hasta un 2Jesús puro3 a "ase de ir eliminando de la tradición todo lo añadido o
retocado posteriormente, sino en captar de la manera m*s clara posi"le el 2impacto3 #ue de hecho deó
en sus seguidores( %or otra parte, ha"ituados a la cultura escrita, los in!estigadores modernos no
siempre tienen en cuenta la importancia #ue tiene en la tradición de Jesús la transmisión oral. no
conocen su funcionamiento ni sus rasgos caracter)sticos( Al parecer, la cr)tica de -unn est* siendo "ien
acogida(
1e pueden o"ser!ar tres rasgos en el tra"ao de los in!estigadores contempor*neos. un cierto
despla&amiento de la in!estigación desde 0uropa al mundo anglosaón, donde crece el número de
tra"aos y pu"licaciones' el desarrollo cada !e& mayor del estudio interdisciplinar' el impulso del
tra"ao grupal en e#uipos. "aste recordar la creación en KJL= de la 8istorical Jesús 1ection, dentro de la
1ociety of4i"lical 5iterature' la fundación en KJLD del discutido Jesús 1eminar, #ue agrupa a unos cien
miem"ros' el /ontext <roup, con sus encuentros regulares para el estudio del entorno cultural de la
4i"lia, o el %royecto Internacional Q(
5os in!estigadores de Jesús componen hoy un eército impresionante de exegetas, lingCistas,
historiadores, antropólogos o ar#ueólogos #ue tra"aan intensamente en esta tarea apasionante de
conocer meor a Jesús(
:K:
(N5:/ %; #iencia-ficción en torno a Jes&s
Al margen de todo este tra"ao de in!estigación cient)fica ha ido apareciendo durante estos años un
número inconta"le de pu"licaciones, escritos y no!elas de ciencia7ficción #ue presentan di!ersas
im*genes de Jesús, sin !inculación alguna con los datos aceptados por los expertos y exegetas(
0n algunos casos se trata de o"ras !inculadas a corrientes esotéricas y gnósticas #ue han co"rado nue!a
fuer&a en el marco de la llamada 2,ue!a 0ra3 O,eS AgeP( 0n ellas se ofrecen di!ersas im*genes. Jesús
según el esoterismo tradicional' Jesús según la religiosidad gnóstica' Jesús según el 2secreto3 de los
templarios' Jesús según la 1ociedad teosófica' Jesús según la antroposof)a de 9( 1teiner' 5a !ida
m)stica de Jesús, de 8( 1( 5eSis, según la orden de los 9osacru& OA6$9/P' Jesús y el mo!imiento
esotérico del 1anto <rial' Jesús según la Hraternidad 4lanca ?ni!ersal' Jesús y los extra terrestres((( 5a
posición de los in!estigadores ante este tipo de literatura es un*nime. la imagen de Jesús #ue se expone
en estas o"ras nada tiene #ue !er con el Jesús #ue !i!ió en <alilea a comien&os del siglo i(
%or otra parte se pu"lican numerosas o"ras preparadas en pocos meses por autores #ue no est*n
dedicados a la in!estigación histórica de Jesús, sino #ue pro!ienen del campo del periodismo, la
literatura fant*stica, la historia oculta((( Junto a estas o"ras so"re Jesús pu"lican tam"ién otras so"re
o!nis, secretos de las pir*mides de 0gipto, misterios de la historia, etc( 1on li"ros #ue lle!an t)tulos
como los siguientes. Jesús !i!ió y murió en /ahemira' 5a historia secreta de Jesús' Jesús, el hom"re sin
e!angelios' Jesús y 6ar)a 6agdalena' Jesús, ese gran desconocido( 1in entrar en el an*lisis cr)tico de
cada una de ellas, de casi todas se pueden hacer las siguientes o"ser!aciones.
0stas o"ras est*n escritas por autores #ue no tienen en cuenta la in!estigación moderna. sus ar"itrarios
retratos de Jesús no se "asan en a"soluto en los datos de los expertos, sino #ue m*s "ien los
contradicen( 0s pasmoso o"ser!ar con #ué audacia escri"en ampar*ndose en una fri!ola referencia
general a la 2in!estigación reciente3 o a los últimos datos de los cient)ficos, sin poder aportar el
nom"re de ningún in!estigador serio en la materia(
5os lectores no iniciados no pueden si#uiera sospechar el uso ar"itrario #ue se hace constantemente de
las fuentes, sin tener en cuenta ningún criterio de historicidad( %or eemplo, -an 4roSn, en su no!ela
0l /ódigo da Ginci, para pro"ar #ue 6ar)a 6agadalena esta"a casada con Jesús se "asa en el
0!angelio YapócrifoZ de Helipe, afirmando #ue este escrito es anterior y m*s original y seguro #ue los
e!angelios canónicos' el lector no iniciado ignora #ue un experto de tanto prestigio como el alem*n
8ans7Josef MlaucI concluye su e