You are on page 1of 20

TUBERCULOSIS

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................................ 2
RESULTADOS ................................................................................................................................................ 4
1.0. CONCEPTO DE TUBERCULOSIS INFANTIL .............................................................................. 4
2.0. FACTORES QUE DETERMINAN LA TUBERCULOSIS ............................................................. 4
2.1. Factores de riesgo socioeconómicos ..................................................................................... 5
2.2. Resistencia bacterianas.............................................................................................................. 6
2.3. Niños expuestos con enfermos con Tb ………………………………………………………7
2.4. Factores de riesgos relacionados a diversos aspectos. ................................................... 8
3.0. TUBERCULOSIS COMO ENFERMEDAD OCUPACIONAL .................................................... 12
4.0. TRATAMIENTO ................................................................................................................................ 13
CONCLUSIONES ......................................................................................................................................... 14
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS .......................................................................................................... 15











1

RESUMEN
Objetos: El objetivo del presente trabajo es explicar los diversos factores de riesgo de la
tuberculosis pulmonar infantil con el fin de llevar esta investigación a la comunidad. Materiales:
Libros, artículos, revistas de internet, base de datos y asesoría de las profesores de Metodología
del Trabajo Intelectual .Resultados: Con respecto a nuestra fuente bibliográfica la tuberculosis
pulmonar infantil es una enfermedad infecto contagiosa producida por el mycobacterium o bacilo
de koch dando principalmente lesiones en el pulmón, pero también extra pulmonares.
Conclusiones: Los factores de riesgo que determinan el desarrollo de la tuberculosis pulmonar a
nivel infantil son la desnutrición, la falta de medios de control sanitarios adecuados y resistencia
de la enfermedad al tratamiento.
Palabras clave: Tuberculosis, los pulmones, el diagnóstico, vacunas, antibióticos, factores de
riesgos.


ABSTRACT
Objects: The aim of this paper is to explain the various risk factors for childhood pulmonary
tuberculosis in order to take this research to the community. Materials: Books, articles, magazines,
Internet, database and advice for teachers of Intellectual Work Methodology. Results: Regarding
our source is acknowledged child pulmonary TB is a contagious infectious disease caused by the
bacillus Mycobacterium koch or giving mainly lung lesions, but also extra-pulmonary. Conclusions:
The risk factors that determine the development of pulmonary tuberculosis are at child malnutrition,
lack of adequate sanitary control means and disease resistance to treatment.
Keywords: Tuberculosis, lungs, diagnostics, vaccines, antibiotics, risk factors.








2

INTRODUCCIÓN

La tuberculosis (Tb), a más de un siglo del descubrimiento de Mycobacterium tuberculosis
por Roberto Koch y a más de 60 años de la aparición del primer fármaco antituberculoso, dista
mucho de ser una enfermedad derrotada, y sigue siendo un problema de salud mundial por el
incremento del número de casos de Tb en los últimos años
(1)
.
Dentro de ese contexto, en el Perú, las condiciones socioeconómicas y de salud tan
extremas, han propiciado que esta enfermedad sea un factor recurrente que afecta a cientos de
miles de peruanos, ubicando a nuestro país entre uno de los primeros en América latina con
mayor incidencia de tuberculosis, a pesar de los programas de vacunación y de las recientes
políticas de salud implementadas para su control y erradicación. Dentro de ese grupo, uno de los
sectores sociales más vulnerables lo constituye sin duda alguna, la población infantil, debido a las
condiciones particulares de vulnerabilidad que ofrece y a la drogo-resistencia primaria que se está
presentando lo que genera un problema mucho mayor en cuanto a la capacidad para hacer frente
a esta enfermedad
(2)
.
En el año 1993, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a la tuberculosis (TB)
como una emergencia sanitaria global. La OMS pidió que cada país comenzara el control de la TB
a través de la aplicación de la estrategia de tratamiento acortado estrictamente supervisado
(Directly Observed Therapy Short-Course: DOTS). Mientras la mayoría de los pacientes con TB
drogo sensible pueden ser exitosamente tratados usando quimioterapia médica acortada, la
cirugía torácica es una importante estrategia coadyuvante para muchos pacientes con la
enfermedad resistente a drogas.
(3)
Si no se toman las medidas necesarias para su control, veremos más casos nuevos, más
sufrimiento y muertes por Tb en las primeras décadas del siglo XXI que en los 100 años
anteriores. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que un tercio de la población
mundial está infectada por Mycobacterium tuberculosis; cada año ocurren ocho millones de casos
nuevos y tres millones de defunciones por Tb, clasificándola como una enfermedad reemergente,
y en algunas regiones del mundo se considera una enfermedad persistente
(4)
.

Por lo antes expuesto se plantea la siguiente interrogante ¿Cuáles son los factores y
tratamiento de la tuberculosis pulmonar infantil? Es por eso que se explora a la tuberculosis en
nivel infantil, a partir de los diversos aspectos que caracteriza esta enfermedad así como del
enfoque epidemiológico que exige su control y combate.
Para ello, se ha propuesto el objetivo de explicar los diversos factores de riesgo de la
tuberculosis pulmonar infantil con el fin de llevar esta investigación a la comunidad.
3

Este trabajo se justifica porque aborda la problemática sobre una enfermedad tan compleja
como la tuberculosis y con tan alto índice de incidencia en los diversos contextos poblacionales,
es un serio problema que requiere estudios profundos sobre la materia a fin ser fuente de
intercambio de información así como de precisiones respecto a la terapéutica a implementar para
combatirla.
Con respecto a su importancia, viene determinada fundamentalmente, por su alta
morbilidad y mortalidad secundaria a problemas de manejo clínico y terapéutico, por lo que, todo
trabajo tendiente a brindar un aporte respecto a la situación de esta enfermedad así como a su
manejo terapéutico, representa un referente muy importante para la comunidad de los
profesionales de las Ciencias de la Salud.

Los Autores
















4

RESULTADOS

1.0. CONCEPTO DE TUBERCULOSIS INFANTIL
La tuberculosis (TBC), es una enfermedad infecciosa de curso progresivo y tendiente a la
cronicidad producida por especies de género Mycobacterium, principalmente M tuberculosis.
Afecta principalmente al pulmón, aunque puede comprometer cualquier órgano.
(5)

Los datos sobre la tuberculosis infantil (generalmente paucibacilar) son escasos en la
literatura, sobre todo la gran dificultad para hacer el diagnóstico, porque rara vez hay confirmación
bacteriológicas. Esta dificultad está relacionada con la falta de presentación clínica específica,
ausencia de pulmonares imágenes radiológicas patognomónicas de la enfermedad, la baja
sensibilidad de la tinción de Gram y el hecho de que la reactividad de la prueba de Mantoux
tuberculina se ve afectada por la reciente vacunación con BCG. A esta edad, la obtención de
esputo para la investigación de Mycobacterium tuberculosis está restringido debido a la dificultad
de la expectoración, especialmente en niños menores de 5 años. El hallazgo de M. la tuberculosis
por frotis o cultivo es el estándar de oro para la confirmación de la enfermedad, pero requiere
entre 3 y 8 semanas para que el resultado
(6)
.
La tuberculosis (TBC) es una de las enfermedades infecciosas más comunes en la
actualidad. También conocida en una época como ¨La Plaga Blanca”, en contraposición con “La
Plaga Negra o Muerte Negra” asociada a peste pulmonar y sistémica, ambas enfermedades
representan capítulos interesantísimos y fascinantes en la historia de la medicina. Mientras que
peste está restringida a muy pocos países en el mundo y es casi desconocida por generaciones
de nuevos médicos, TBC ha resurgido cada vez con más fuerza en todo el globo, en parte como
consecuencia de la epidemia de VIH-SIDA.
(7)

2.0. FACTORES QUE DETERMINAN LA TUBERCULOSIS
De acuerdo a la OMS, los factores considerados como los más importantes en cuanto la
incidencia de la tuberculosis infantil se sintetizan en los siguientes: la dificultad de establecer un
diagnóstico definitivo; la presencia de enfermedad extrapulmonar (lo que hace necesario consultar
a un especialista); su escasa prioridad en materia de salud pública (la tuberculosis infantil
raramente es bacilífera); la inexistencia de vínculos entre los pediatras del sector privado y los
programas nacionales de tuberculosis.
(8)
Según esta misma fuente, si bien es cierto la Tb puede afectar a los niños a cualquier
edad, pero las edades más frecuentes se ubica entre 1 y 4 años.
(8)
5

Gráfico Nº 1: Situación del control de la Tuberculosis (TB) en las Américas. Marzo, 2012

Tomado de Informe sobre la TBC OPS/OMS
En nuestro país, la incidencia de esta enfermedad en niños es bastante alta. En ese
sentido, de acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud el Perú, Haití y Brasil son los
países con más alta tasa de Tb infantil en Latinoamérica
3
, ocupando nuestro país el quinto lugar
en cuanto a tasa de incidencia de tb tal como se muestra en el gráfico Nº 1.
(9)

2.1. Factores de riesgo socioeconómicos
Desde el siglo pasado, la tuberculosis (TB) fue identificada por Virchow y otros científicos
de la época como una enfermedad social vinculada a la pobreza y las malas condiciones de
trabajo y vida. Aunque se trata de una enfermedad infecciosa controlable en el ámbito comunitario
y curable de forma individual, dista mucho de estar erradicada. Hoy sigue siendo el proceso
infeccioso más importante en el mundo. Se considera, solo a título orientativo, que al menos un
tercio de la población mundial (más de 1 500 millones de individuos) se halla infectada por el
bacilo de la tuberculosis y que cada año continúan apareciendo cerca de 10 millones de nuevos
casos de la afección, por lo cual se estima en más de 30 millones el número de personas
tuberculosas y en más de 3 millones las que fallecen anualmente por padecerla. 2 Actualmente, la
tuberculosis es la principal causa de muerte entre las enfermedades infecciosas, al ser
diagnosticada en 7 de cada 100 decesos en el orbe; pero debe especificarse que 99 % de las
muertes por esa enfermedad infectocontagiosa, ocurre en países subdesarrollados.
(10)

Los progresos socioeconómicos experimentados en muchas naciones desarrolladas
después de la Segunda Guerra Mundial y la aparición de potentes medicamentos antituberculosos
entre 1940 y 1960, ejercieron un impacto positivo en la mortalidad, morbilidad e infección por
230
145
135
111
106
67
65
62
51
48
20
0 50 100 150 200 250
Haiti
Suriname
Bolivia
Guyana
Peru
Dominican Republic
Ecuador
Guatemala
Honduras
Panama
(Others)
6

tuberculosis, lo que hizo confiar a los científicos, políticos y pueblos que la batalla estaba ganada.;
sin duda alguna mejoró notablemente la situación epidemiológica en las sociedades
industrializadas y en menor cuantía en los del llamado Tercer Mundo. Por los éxitos alcanzados,
erróneamente se perdió la prioridad de los programas de control en la mayoría de los países y,
como consecuencia, disminuyeron los recursos financieros y el capital humano para las
actividades de vigilancia y control; y lo que es mucho más importante, se dejó de pensar en ello en
el orden clínico, así como en la ocurrencia y los efectos de esta enfermedad
(10)
.
En reconocimiento de que la tuberculosis era uno de los problemas de salud más
desatendidos y que la epidemia estaba fuera de control en muchas partes del planeta, la
Organización Mundial de la Salud (OMS) la declaró -- en abril de 1993 -- una urgencia mundial y la
catalogó como una enfermedad reemergente o de aparición reciente en algunos territorios
desarrollados, con aumento en aquellos en vías de desarrollo, a lo cual se sumó el
convencimiento de que sería necesario invertir más de 100 millones de dólares/año, unas 7 veces
más, para lograr programas verdaderamente efectivos. 1 - 3 A 12 años de haber sido declarada la
afección como una urgencia mundial, ese cuadro no ha mejorado; lejos de eso, 4 a ello han
contribuido 4 factores: El incremento de la población marginal con problemas de pobreza y
hacinamiento (la falencia de factores socioeconómicos y educativos), el deterioro de los
programas de control de esta enfermedad en muchos países. la epidemia por el virus de
inmunodeficiencia humana y sida, y la drogo resistencia de las cepas de M. tuberculosis.
(10)

2.2. Resistencias bacterianas.
Una situación relativamente nueva e importante desde el punto de vista del tratamiento es
el desarrollo de resistencias bacterianas. Se denomina tuberculosis resistente la producida por
bacilos resistentes a uno de los fármacos antituberculosos de primera línea (isoniazida,
rifampicina, estreptomicina, pirazinamida o etambutol).
(11)

La tuberculosis multirresistente es la causada por bacilos resistentes a isoniazida y
rifampicina. Tuberculosis extensivamente resistente es la resistente al menos a isoniazida y
rifampicina entre los fármacos de primera línea, al menos a uno de segunda línea inyectable
(kanamicina, amikacina o capreomicina) y a fluoroquinolonas
(12)
.
Según el Informe de la OMS del año 2009 sobre el control global de la tuberculosis, las
tasas y parámetros antes indicados evolucionan de forma preocupante en algunas regiones.
(13)
Por su parte, el Ministerio de Salud de nuestro país, registra– a la fecha– 32, 477 casos
de TBC, de los cuales 1,050 son multi-resistentes. “El 50 % de las personas con tuberculosis que
no se tratan fallecen a los dos años.
(14)

7

Para el 2012 se ha previsto un presupuesto de 51 millones de dólares para luchar contra el
TBC en el Perú
(14)

2.3. Niños expuestos a enfermos de Tb
La población pediátrica que debe ser estudiada con prioridad ya que son aquellos que
tienen alto riesgo de progresión rápida de infección a enfermedad TBC o mayor probabilidad de
desarrollar formas invasoras y fatales. Entre estos pacientes destacan•al recién nacido hijo de
madre bacilífera, niños bajo 5 años de edad y niños inmunocomprometido como pacientes
oncológicos en quimioterapia o sometidos a trasplantes de órganos sólidos o precursores
hematopoyéticos, con infección por VIH o uso de 15 mg de prednisona/día durante 4 semanas o
su equivalente.
(1)
Los niños que entran en contactos con un caso índice de TBC con alto riesgo de
diseminación deben ser estudiados como potenciales enfermos, aun si se encuentran
asintomáticos.
(1)
Se debe iniciar el estudio con radiografía de tórax y PPD. Si presentan síntomas
respiratorios se debe realizar al menos dos baciloscopias y cultivos de expectoración. Si no es
posible obtener muestra de esputo espontáneo o inducido, las muestras se obtienen mediante
lavado broncoalveolar o aspirado de contenido gástrico. Los resultados pueden ser interpretados
de la misma forma que muestras de esputo. El estudio se realiza en el contexto de alteraciones
radiológicas o alto índice de sospecha de enfermedad.
(1)

Los pacientes pediátricos diagnosticados con enfermedad tuberculosa deben ser derivados
para iniciar esquema de tratamiento completo y supervisado. Los pacientes bajo 15 años de edad
con diagnóstico bacteriológico positivo deben iniciar el tratamiento en un servicio hospitalario
hasta que las baciloscopias se encuentren negativas.
(1)


2.4. Factores de riesgo relacionados a diversos aspectos
La tuberculosis (TB) es una enfermedad bacteriana infecciosa y transmisible, pandémica,
prevenible y curable, tan antigua como la humanidad, y de evolución aguda, subaguda o crónica .
En la República Bolivariana de Venezuela, la tuberculosis causa la muerte a más de 2 000
personas por año y es uno de los países en la región de las Américas con altas tasas de
morbibimortalidad. Dada la alta incidencia de tuberculosis en el país, se considera la disminución
8

de esta enfermedad como una prioridad de la salud pública. El estado Carabobo también presenta
una alta tasa morbilidad por tuberculosis pulmonar, y dentro del mismo el municipio Guacara no
está ajeno a esta problemática de salud. Por tal motivo, se decidió realizar un estudio hacia la
identificación de los factores de riesgo asociados a la aparición de esta enfermedad, puesto que la
reducción y el control de los factores de riesgo debe contribuir en este empeño. La
implementación de la Misión Barrio Adentro determinó un apoyo considerable para el trabajo en el
control de la enfermedad, laborando en conjunto el médico del consultorio, la enfermera y los
comités de salud. En respuesta, las autoridades de salud y desarrollo social comenzaron a dirigir
sus esfuerzos en función de esta problemática: la eliminación de la TB como problema de salud
en el municipio Guacara. Se decidió realizar la presente investigación, que permitió identificar los
factores de riesgo que están incidiendo en esta enfermedad, para posteriormente poder actuar y
trabajar sobre ellos, y así lograr una modificación sobre los mismos, lo que permitirá disminuir las
tasas de morbilidad y mortalidad por esta causa. La atención primaria de salud con Barrio Adentro
y el trabajo con las comunidades y el Gobierno bolivariano, son elementos que refuerzan la
posibilidad de éxito de la estrategia de eliminación de la TB como problema de salud en el
municipio Guacara.
(15)
En un estudio epidemiológico de tipo observacional, analítico de casos y controles (2
controles por caso), para identificar los factores de riesgo asociados a la tuberculosis, en el
municipio Guacara, estado Carabobo, Venezuela, en el período comprendido de enero de 2004 a
mayo de 2007. El universo estuvo conformado por el total de los casos de tuberculosis
diagnosticados en el período analizado, y el tamaño muestral se obtuvo en el Programa de Epi-
info, con base a los siguientes parámetros: 5,5 % de exposición a otros casos de tuberculosis
pulmonar (TBp) entre el grupo de no enfermos, un odds ratio (OR) de 4,3, un poder de un 80 % y
un nivel de confianza de 95 %. La muestra quedó conformada por 67 casos y 2 controles por
casos: 134 controles para un total de 201 personas encuestadas.
(15)

Los factores de riesgo estudiados (variables independientes) se agruparon de la siguiente
manera:
2.4.1. Vinculados a los antecedentes patológicos personales: diabetes mellitus,
bronquitis aguda, desnutrición, convivencia con casos de TB.
2.4.2. Vinculados con el nivel socioeconómico: estado civil, nivel escolar,
permanencia prolongada en instituciones, per cápita familiar, condiciones de
la vivienda.
2.4.3. Vinculados con el estilo de vida: hábito de fumar, ingestión de
medicamento, ingestión de droga.
9

2.4.4. Vinculados con la atención de salud: cobertura insuficiente, mala calidad de
la atención médica, poca accesibilidad a la atención médica.
(15)

La información se obtuvo de una encuesta confeccionada por los autores. El
procesamiento estadístico incluyó, primeramente, un análisis bivariado con enfoque de riesgo en
tablas de contingencias, y se calcularon para cada uno de los factores de riesgo el odds ratio (OR)
y sus intervalos de confianza (IC) al 95 % en el Programa Epi-Info, considerando como factores de
riesgo aquellos donde el odds ratio (OR) aportaron valores mayores que 1, al igual que el límite
inferior de su intervalo de confianza y la p < 0,05. Posteriormente, se aplicó en el Programa SPSS
la regresión logística como técnica de análisis multivariado, y se consideraron factores de riesgo
definitivos cuando el odds ratio (OR) aportó valores mayores que 1, y el límite inferior de su
intervalo de confianza (IC) fue superior a la unidad y la p < 0,05.
(15)


Tabla No.2. Factores de riesgo de la tuberculosis
pulmonar vinculados con los antecedentes patológicos personales











Tomado del informe de Díaz O.
Dentro de los factores de riesgo vinculados a los antecedentes patológicos personales, el
primero analizado es la desnutrición, la cual constituyó un factor de riesgo en el análisis bivariado.
Otro de los factores que presentó un asociación estadísticamente significativa fue la convivencia
con casos de tuberculosis. Al analizar los resultados de los factores de riesgo vinculados con el
nivel socioeconómico, se encontró, en su análisis bivariado, que el bajo nivel escolar constituyó un
factor de riesgo dentro de la categoría analizada, existiendo asociación estadística significativa.
También en esa misma categoría, las condiciones malas de la vivienda, el tener un per cápita
10

familiar bajo y el no tener un vínculo de pareja, por ser viudo, soltero o divorciado, constituyeron
también factores de riesgo para la tuberculosis pulmonar.
(15)


Tabla No. 3. Factores de riesgo de la tuberculosis pulmonar vinculados con el nivel
socioeconómico











Tomado del informe de Díaz O.
En los factores asociados con la atención de salud, se encontró que la variable que aportó
asociación estadística significativa en el análisis bivariado fue la poca accesibilidad a la atención
médica. .
(15)



Tabla No. 4. Factores de riesgo de la tuberculosis pulmonar vinculados con la
atención de salud.
(15)



11


Tomado del informe de Díaz O.
Las variables que aportaron asociación estadística significativa, relacionados con el estilo
de vida, fueron el hábito de fumar, y el consumo de drogas.
(15)

Tabla No. 5. Factores de riesgo de la tuberculosis pulmonar vinculados con el estilo de vida





Tomado del informe de Díaz O.
Una vez identificadas las variables que presentaron asociación estadística significativa con
la tuberculosis pulmonar en el análisis bivariado, fueron llevadas al modelo de regresión logística
para un análisis multivariado e identificar los factores de riesgos definitivos y los factores de
confusión.
(15)
Tabla No. 6. Factores de riesgo de la tuberculosis pulmonar. Regresión logística






Tomado del informe de Díaz O.
3.0. TUBERCULOSIS COMO ENFERMEDAD OCUPACIONAL

Según el RD 1/1994 “se entenderá por enfermedad profesional la contraída a
consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena en las actividades que se especifiquen en
el cuadro que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esta Ley, y que este
provocada por la acción de los elementos o sustancias que en dicho cuadro se indiquen para
2

cada enfermedad profesional”. El RD 1273/2003 amplía esta premisa y regula las contingencias
profesionales de los trabajadores incluidos en el régimen de la seguridad social por cuentas
propias o autónomas.
(16)


El cuadro en el que se incluye la lista de enfermedades profesionales vigente en nuestro
país fue aprobado en 1978. Las enfermedades se catalogan en 6 grupos.
(16)
Se deben diferenciar las enfermedades profesionales de los accidentes de trabajo, que son
aquellas enfermedades no incluidas en la lista de enfermedades profesionales que contrae el
trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad
tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo. La declaración de una enfermedad como
profesional es importante no sólo por la ventaja económica que supone para el trabajador sino
porque determina la puesta en marcha de medidas preventivas con el objeto de evitar su aparición
en el resto de los trabajadores.
(16)
La tuberculosis como enfermedad profesional está incluida en el apartado D de la lista de
enfermedades profesionales y se acepta para todo el personal sanitario al servicio de hospitales,
sanatorios y laboratorios, siempre que se demuestre que en su trabajo existen o han existido
enfermos tuberculosos que han podido actuar como fuente de contagio, bien directamente o a
través de sus muestras.
(16)
Aunque no se menciona explícitamente, la tuberculosis que pueden desarrollar los
empleados de residencias de ancianos, refugios para indigentes y personal penitenciario debería
considerarse como enfermedad profesional. Dicha ley, en su apartado C1 también incluye a la
tuberculosis como enfermedad profesional cuando acontece en pacientes con silicosis o
asbestosis
(16)






4.0. TRATAMIENTO
Cuando los bacilos entran en el organismo, se extienden y desencadena la respuesta
inmune del huésped, que puede demostrarse mediante la „prueba de la tuberculina‟ o de Mantoux.
Esta prueba consiste en la administración intradérmica, en la cara anterior del brazo, de un
derivado proteínico del bacilo. A las 72 horas de su administración se valora la reacción local
generada. A las embarazadas se les practica sistemáticamente una prueba cutánea para detectar
12

la presencia de tuberculosis (prueba de tuberculina). Si se observa una reacción positiva, se debe
realizar una radiografía de tórax. A los niños cuyas madres les ha dado positiva la prueba de
tuberculina también se les practica este análisis. Sin embargo, algunos niños tienen falsos
resultados negativos. Si se sospecha de una tuberculosis, se envían al laboratorio muestras de
líquido cefalorraquídeo y de líquido de los conductos respiratorios y del estómago para su cultivo.
Una radiografía del tórax suele mostrar si los pulmones están infectados. Puede ser necesario
realizar una biopsia del hígado, de algún ganglio linfático o de los pulmones y de la membrana que
los rodea (pleura) para confirmar el diagnóstico.
(17)

Parte de las soluciones implementadas para el tratamiento del niño pobre y tuberculoso,
como las razones que facilitaron la expansión de ese mal, deben ser entendidas a la luz de las
formas y de las condiciones de vida que la infancia popular tenía, así como también de las ideas
médicas en boga tanto en Europa como en América. Para entonces, el trabajo infantil se
encontraba en expansión y competía con la tan difundida escolaridad. Trabajo y escolaridad eran
casi incompatibles debido al tiempo que insumía cualquier empleo, pocas veces inferior a ocho
horas diarias de labor. Esta situación generó que la escuela, como espacio de difusión de
preceptos higiénicos y de normas, viera limitado su accionar al quedar un universo de niños - en
este caso los trabajadores - fuera de su alcance. Por otro lado, las circunstancias en que se
efectuaba el trabajo infantil en particular no eran las mejores
(18)
.
Un principio fundamental del tratamiento de la enfermedad tuberculosa es la necesidad de
asociar fármacos para prevenir las resistencias. Los bacilos de una colonia no tienen el mismo
comportamiento frente a un determinado fármaco. Cuando la colonia crece y alcanza un número
determinado de bacilos (distinto para cada fármaco) aparecen mutaciones cromosómicas
espontáneas irreversibles que confieren resistencia a ese fármaco. De este modo cuanto mayor
es la población de bacilos infectantes más posibilidades hay de que aparezcan resistencias a uno
o más fármacos. Estas resistencias pueden ser primarias, cuando los bacilos infectantes ya son
resistentes, o secundarias cuando se producen a lo largo del tratamiento. La población bacteriana
es mucho menor en niños enfermos que en los adultos, por ese motivo, en los niños la mayor
parte de las resistencias son primarias por contagio de un bacilo procedente de un adulto. La
administración concomitante de varios fármacos impide la selección y sobrecrecimiento de una
cepa resistente que podría condicionar un fracaso del tratamiento.
(18)
La pauta de tratamiento más extendida es la misma que para los adultos con la de administración
diaria y de 6 meses de duración, iniciándose con tres fármacos los dos primeros meses (H+R+Z) y
continuando con dos (H+R) los cuatro siguientes. Si por algún motivo no se puede administrar
algunos de estos fármacos, se sustituirá por etambutol. Está indicada la administración de un
cuarto fármaco (etambutol o estreptomicina) los dos primeros meses de tratamiento cuando el
13

caso índice es resistente a un fármaco, tiene alto riesgo de serlo (VIH, ADVP, alcoholismo, mala
adherencia al tratamiento o fracaso terapéutico) o se trata de una forma clínica grave. La duración
del tratamiento debe ser mayor en las formas graves o en la infección VIH. En los casos de mala
adherencia al tratamiento se pueden usar pautas intermitentes que, en algunos estudios en
pediatría, han mostrado una eficacia similar a las pautas diarias. Es fundamental recordar que las
dosis de los fármacos en pauta intermitente son más altas y que la observación directa de la
administración de todas las dosis es imprescindible en estos casos
(19)
.
Conviene un control del tratamiento mensual insistiendo en el cumplimiento y monitorizando de
posibles efectos secundarios. Los niños pequeños toleran bien el tratamiento, pero la escasez de
formulaciones pediátricas dificulta su administración y la adherencia de los pacientes. Dada la
poca frecuencia de toxicidad hepática en niños no se recomienda la realización de controles
analíticos de rutina, salvo que aparezcan signos clínicos sugestivos de dicha patología. Se
considera que existe hepatotoxicidad medicamentosa cuando las transaminasas superan cinco
veces la cifra normal en niños asintomáticos o las triplican cuando hay sintomatología. Se debe
suspender el tratamiento hasta que las transaminasas desciendan a dos veces el valor normal. Si
el cuadro recurre al reiniciar el tratamiento se buscarán otras alternativas farmacológicas. Se debe
tener en cuenta que la H presenta interacciones medicamentosas con la fenitoína,
carbamacepina, ácido valproico y paracetamol. Cuando el niño presenta una hepatopatía crónica
de base se ha de consultar con una unidad especializada y tomar una decisión individualizada
sobre su tratamiento.
(20)
Si los cultivos han sido positivos se han de controlar a los dos meses de iniciado el tratamiento y si
persisten mensualmente, hasta su negativización. Se considera un fracaso del tratamiento cuando
los cultivos persisten positivos al finalizar el cuarto mes de tratamiento o cuando la bacteria
reaparece tras dos cultivos negativos. En estos casos se ha de sospechar que el bacilo es
resistente y no se debe añadir un nuevo fármaco a la pauta inicial, sino utilizar fármacos
nuevos.
(20)






14

CONCLUSIONES

Los factores de riesgo que determinan el desarrollo de la tuberculosis pulmonar a nivel
infantil son la desnutrición, la falta de medios de control sanitarios adecuados y resistencia de la
enfermedad al tratamiento.






















15

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Gutiérrez D, Moreno C, Araya A, González M. Estudio del niño en contacto con paciente
tuberculoso. Rev. chil. infectol. [revista en la Internet]. 2010 Octubre. [acceso 04 de julio
de 2013]; 27(5): 423-28. Disponible en:
http://www.scielo.cl/pdf/rci/v27n5/art09.pdf

2. Ricardo B, Ricardo M. Tuberculosis Infantil en el Mundo Subdesarrollado. Rev. bol. ped.
[revista en la Internet]. 2004 Agosto. [acceso 03 de julio de 2013]; 43(3): 181-90.
Disponible en:
http://www.scielo.org.bo/scielo.php?pid=S1024-
06752004000300010&script=sci_arttext&tlng=en

3. Herranz M, Bernaloa E. Características de la enfermedad tuberculosa en la infancia.
Anales Sis San Navarra [revista en internet]. 2007. [acceso 04 julio de 2013]; 30(2): 117-
29. Disponible en:
http://dx.doi.org/10.4321/S1137-66272007000400009.

4. Gonzales N, Pawluk V. Tuberculosis cavitaria en niños menores de 5 años. Arch. argent.
pediatr. [revista en internet]. 2007 abril. [acceso 03 de julio de 2013]; 105(2): 150-53.
Disponible en:
http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0325-00752007000200011

5. Sánchez G, Mamani R, Retamal J. Formas clínicas de la tuberculosis infantil: Hospital
Roberto del Río. 1989 – 2005, Rev Chil emferm Respir [revista en internet] 2008. [acceso
04 de julio de 2013]; 24(2): 101-05. Disponible en:
http://www.scielo.cl/pdf/rcher/v24n2/art03.pdf

6. Lima J. Desempenho da técnica nested PCR na detecção específica do complexo
Mycobacterium tuberculosis em amostras sanguíneas de pacientes pediátricos. J. bras.
pneumol. [revista on-line]. 2009. [acceso 03 de julio de 2013]; 35(7): 690-97. Disponible en:
http://www.scielo.br/pdf/jbpneu/v35n7/v35n7a11.pdf.

16

7. Seas C. Una introducción a la tuberculosis: la peste del siglo XXI. Acta méd. peruana.
[Revista on-line]. 2008 julio–septiembre. [acceso 03 de julio de 2013]; 25(3): 161-62.
Disponible en:
http://www.scielo.org.pe/pdf/amp/v25n3/a08v25n3.pdf.

8. OMS, Tuberculosis Infantil, Organización Mundial de la Salud, [visitada el 03 de julio de
2013]. Disponible en: http://www.who.int/tb/challenges/children/es/

9. OPS, Situación del control de la Tuberculosis (TB) en las Américas. Marzo, 2012,
Programa Regional de Tuberculosis, OPS/OMS, Organización Panamericana de la Salud,
[visitada el 03 de julio de 2013]. Disponible en:
http://www.paho.org/per/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=9
96&Itemid=892.


10. Lozano J, Plasencia C, Remas D, Diaz R, Mahíquez L.Factores de riesgo socieconómicos
de la tuberculosis pulmonar en el municipio de Santiago de Cuba [base de datos de
internet]. 2009. [acceso 03 de julio de 2013]; 13(1). Disponible en:
http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol13_1_09/san07109.htm

11. SEPAR. La tuberculosis mantiene sus cifras de incidencia en España. [visitada el 03 de
julio de 2013]. Disponible en: http://www. separ.es/noticias/tuberculosis_cifras.html

12. Aguilar A, Román J, Alvarado G. Riesgo anual de infección tuberculosa y su tendencia
evolutiva en escolares de 6 a 9 años, en Trujillo–Perú. [revista en internet] 2009. [acceso el
03 de julio del 2013]. Disponible en: http://www.upch.edu.pe/famed/rmh/7-2/v7n2ao3.pdf

13. Diario PERU 21. Control mundial de la tuberculosis – informe OMS [Internet] 2012 [acceso
el 03 de julio de 2013]. Disponible en:
http://www.who.int/tb/publications/global_report/es/index.html

17

14. Stanley J, Swierzerzewsky S. Tuberculosis Treatment. [Internet] 2011. [acceso 03 de Julio
de 2013]. Disponible en: http://www.pulmonologychannel.com/tuberculosis/treatment.shtm

15. Comité Nacional de Neumología y Comité Nacional de Infectología. Tuberculosis infantil:
Modificaciones a los criterios de diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis infantil. Arch.
argent. pediatr. [revista on-line]. 2007. [acceso 03 de julio de 2013]; 105(1): 54-55.
Disponible en: http://dc500.4shared.com/doc/T1oZ__BR/preview.html

16. Álvarez A. La experiencia de ser un 'niño débil y enfermo' lejos de su hogar: el caso del
Asilo Marítimo, Mar del Plata 1893-1920. Hist. cienc. saude-Manguinhos [revista on-line].
2010. [acceso 03 julio de 2013]; 17(1): 13-31. Disponible en:
http://dx.doi.org/10.1590/S0104-59702010000100002.

17. Cascante J, Hueto J. Tuberculosis como enfermedad ocupacional. An Sist Sanit Navar.
[revista en internet] 2005. [acceso 04 de julio de 2013]; 28(1): 107-15. Disponible en:
http://scielo.isciii.es/pdf/asisna/v28s1/original13.pdf

18. Díaz O, Torres E, Fernández J, Gómez P. Factores de riesgo asociados a la tuberculosis
pulmonar. Municipio Guacara. Estado Carabobo. Venezuela. Enero 2004-mayo 2007. Rev
Méd Electrón Matanzas Cuba. [revista on-line]. 2011. [acceso 03 de julio de 2013]; 33(1).
Disponible en:
http://www.revmatanzas.sld.cu/revista%20medica/ano%202011/vol1%202011/tema04.htm

19. Arteaga Bonilla Ricardo, Arteaga Michel Ricardo. Tuberculosis Infantil en el Mundo
Subdesarrollado. Rev. bol. ped. [revista en la Internet]. 2004 Ago [citado 2013 Jul 01] ;
43(3): 181-190. Disponible
en:http://www.scielo.org.bo/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S102406752004000300010&
lng=es.
20. Lozano J, Plasencia C, Remas D, Diaz R, Mahíquez L.Factores de riesgo
socieconómicos de la tuberculosis pulmonar en el municipio de Santiago de Cuba [base de
datos de internet].Santiago de Cuba: 2009 [06 de junio de 2013]. Disponible en:
http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol13_1_09/san07109.htm

18