You are on page 1of 134

1

FACULTAD DE DERECHO
SECCIÓN DE POST GRADO DOCTORADO

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN

TEMA : LA PENALIZACIÓN DEL CULTIVO
EXCESIVO DE LA HOJA DE COCA

ASIGNATURA : SEMINARIO DE INVESTIGACIÓN
DOCENTE : JOSÉ LUIS PÉREZ GUADALUPE

INTEGRANTES:

1) ZAIDA CATALINA PÉREZ ESCALANTE
2) JUAN MENZALA HUAHUASONCO
3) SUSSAN RIVERA VILA
4) ELIZABETH CRISTÓBAL GAMARRA
5) ZULEMA MAURICIO PRADO
6) OSCAR HILARIO CHAGUA


LIMA PERÚ
2011
2















LA PENALIZACIÓN DEL CULTIVO EXCESIVO DE LA HOJA DE COCA


OBJETIVO
Mostrar que cultivar hoja de coca mas allá de lo que el
Estado permite se penalizar.



3
INTRODUCCIÓN

Siendo el tema de las drogas un problema Nacional es necesario
enfocarlo desde un punto de vista social y jurídico. El presente trabajo se
focaliza en la penalización del cultivo de la coca. Entendiendo esta, como la
siembra excesiva que sobrepase el padrón de productores y aquellos que
estén en el padrón y no estén sembrando activamente coca, así como se debe
controlar en forma definitiva los insumos químicos que son materia prima para
la elaboración de cocaína y sus derivados, se debe dar una legislación
adecuada con un ENACO fortalecido y con una nueva legislación de coca con
la que reprima la siembra excesiva así como se debe dar una ley de
expropiación a aquellos campesinos que no le vendan su coca a ENACO. De
otro lado se debe de establecer subsidios aquellos cocaleros que obtén por los
cultivos alternativos y en el tiempo que estén desocupados ya que los
productos demoran en cosechar, estos deben de estar reforestando los
terrenos que los dedicaba al cultivo ilegal, debe haber una permanente
presencia del Estado, así se debe erradicar en forma total el exceso y no por
zonas así como en las garitas de control policial se debe establecer subsidios
aquel personal Policial, Municipal o Regional que logre la captura significativa
de bandas organizadas.
El presente trabajo de investigación se ha divido en capítulos:

El primer capítulo aborda el motivo de porque sembrar coca;
El segundo capítulo la importancia del sembrío de la coca,
El tercero capitulo analizamos el cultivo legal de la hoja de coca y los
cultivos alternativos;
El cuarto capítulo sobre el delito de cultivar la hoja de coca;
El quinto capítulo sobre las propuestas de solución.

Esperamos que al final del presente hayamos intentado materializar una
propuesta objetiva al problema de la coca.

4
ÍNDICE

CAPITULO PRIMERO ....................................................................................... 7

1. ¿PORQUE SEMBRAR LA HOJA DE COCA? ......................................... 7
1.1. CONTEXTO ECONÓMICO-SOCIAL ............................................... 7
1.2. DOS EJEMPLOS INTERESANTES: EL VRAE Y SAN
MARTIN ............................................................................................ 10
1.2.1. LA REALIDAD DEL VRAE.................................................. 10
1.3. LA REALIDAD DE SAN MARTIN – HUANUCO ............................. 13
1.4. EL IMPACTO ECONÓMICO DE LA PRODUCCIÓN DE LA
HOJA DE COCA............................................................................... 17
1.4.1. LA PRODUCCIÓN DE HOJA DE COCA ............................ 18
1.4.1.1. LOS CULTIVOS PARA USOS TRADICIONALES E
INDUSTRIALES................................................................... 18
1.4.1.2. LOS CULTIVOS PARA USOS NO TRADICIONALES ....... 20

CAPITULO SEGUNDO ..................................................................................... 29
2. LA IMPORTANCIA DEL TERRITORIO PARA EL SEMBRÍO DE LA
HOJA DE COCA ....................................................................................... 29
2.1. LA SITUACIÓN GEOGRÁFICA DEL PERÚ .................................... 33
2.2. LA REALIDAD GEOGRÁFICA DE LAS DOS REALIDADES
DE ESTUDIO .................................................................................... 33
2.2.1. LA GEOGRAFÍA DEL ALTO HUALLAGA .......................... 33
2.2.2. LA GEOGRAFÍA DEL VRAE .............................................. 38

CAPITULO TERCERO ...................................................................................... 41
3. ENTRE EL COMERCIO LEGAL DE LA HOJA DE COCA Y LOS
CULTIVOS ALTERNATIVOS .................................................................... 41
3.1. LOS PRINCIPALES COMPRADORES DE LA HOJA DE
COCA LEGAL: ENACO ................................................................... 41
3.1.1. EL ORIGEN DE ENACO ..................................................... 42
5
3.1.2. ORGANIZACIÓN ADMINISTRATIVA DE ENACO ............. 45
3.1.3. ALGUNOS DATOS ESTADÍSTICOS SOBRE EL
CULTIVO LEGAL ................................................................ 50
3.1.4. ¿CUÁNTO PAGA ENACO POR LA HOJA DE COCA? ..... 55
3.1.4.1. LA FORMACIÓN DE PRECIOS .......................................... 56
3.1.4.2. CAPACIDAD DE GESTIÓN DE ENACO ............................ 57
3.1.4.3. COSTOS DE PRODUCCIÓN DE HOJA DE COCA ........... 58
3.1.4.4. CANTIDAD VENDIDA POR ENACO A
COMERCIANTES ................................................................ 50
3.1.4.5. EL MARCO LEGAL QUE RESPALDA A ENACO .............. 62
3.2. LOS CULTIVOS ALTERNATIVOS PARA REMPLAZAR A LA
HOJA DE COCA............................................................................... 64
3.3. ALGUNOS CUADROS PARA ILUSTRAR EL PRESENTE
CAPITULO ........................................................................................ 70

CAPITULO CUARTO ........................................................................................ 77
4. EL DELITO DEL CULTIVO DE LA HOJA DE COCA............................... 77
4.1. BUSCANDO LA PENALIZACIÓN DEL CULTIVO DE LA HOJA
DE COCA ......................................................................................... 77
4.2. ANALIZANDO ALGUNAS LEYES SOBRE EL CULTIVO DE
LA HOJA DE COCA ......................................................................... 79
4.2.1. DECRETO LEY NO. 22095 DE FEBRERO 21 DE 1978 .... 79
4.2.2. EL DECRETO LEGISLATIVO 635 ...................................... 80
4.2.3. EL ARTÍCULO 2º DEL DECRETO LEGISLATIVO Nº
824, LEY DE LUCHA CONTRA EL TRÁFICO ILÍCITO
DE DROGAS DE DROGAS, MODIFICADO POR LA
LEY Nº 28003 ...................................................................... 81
4.2.4. OTROS DECRETOS QUE PERMITEN VER EL
PROBLEMA DE LA HOJA DE COCA ................................ 82
4.2.5. UN EJEMPLO IMPORTANTE DE MENCIONAR ............... 83
4.3. EL COMPLICADO PROBLEMA DE LA LUCHA ANTIDROGAS ... 89
6
4.3.1. OTRO DECRETO QUE DEBEMOS TENER EN
CUENTA: EL DECRETO LEY Nº 22095 ............................. 90
4.3.2. LA LUCHA ANTIDROGAS A DIFERENTES NIVELES ...... 100
4.4. UN DECRETO PARA LA LUCHA ANTIDROGAS: DECRETO
LEGISLATIVO 824 ........................................................................... 108
4.4.1. UNA LEGISLACIÓN Y OTROS OBJETIVOS: ................... 108
4.5. OTRAS LEYES DE LUCHA CONTRA LAS DROGAS ................... 109
CAPITULO QUINTO .......................................................................................... 112
CONCLUSIONES .............................................................................................. 112
CAPITULO SEXTO ............................................................................................ 118
6. PROPUESTAS DE SOLUCIÓN ................................................................ 118
6.1. POLÍTICAS DE ESTADO INTEGRALES CONTRA EL
CULTIVO DE LA HOJA DE COCA .................................................. 118
6.1.1. LA DIFICULTAD PARA CONSTRUIR UNA POLÍTICA
DE LUCHA CONTRA LAS DROGAS ................................. 120
6.1.2. EN UN INICIO LA POLÍTICA DE CONTRADROGAS ........ 124
6.1.3. DE CONTRADROGAS A LA POLÍTICA DE DEVIDA ........ 126
6.1.3.1. CONCEPTOS A CONSIDERAR PARA LA POLÍTICA
DE LUCHA CONTRA LAS DROGAS ................................. 128
6.2. A MANERA DE COLOFÓN .............................................................. 131
BIBLIOGRAFÍA ................................................................................................. 133
7
CAPITULO PRIMERO

1. ¿PORQUE SEMBRAR LA HOJA DE COCA?
Se empieza el trabajo de investigación mostrando que a pesar de todo lo
que se dice sobre la hoja de coca existen muchas razones para seguir
sembrándola, podemos dejar a consideración de muchos analistas si el
sembrío es bueno o malo, lo que interesa mostrar en este capítulo es que
los campesinos la siguen sembrando y el fin principal es el comercial. Una
forma de poder entender esta idea es empezar con una breve descripción
de la situación socio económico del Perú, no se busca desarrollar un
exhaustivo análisis de la economía peruana pero si mencionamos algunas
ideas que permitirán más adelante precisar el problema delictivo.

1.1 CONTEXTO ECONÓMICO-SOCIAL.
En este apartado se pretende mencionar en forma puntual la
realidad económica del Perú, se pretende con eso señalar que el
cultivo de la hoja de coca despierta interés en el campo económico,
esto muy al margen de si es un cultivo ilegal o no. Importante
señalar que el Perú con 22 millones de habitantes, creció en la
década de los ochenta al 2.3% anual. Su Producto Bruto Interno
(PBI) per cápita en 1992 fue de US$ 919. El modelo económico
prevaleciente ha sido moderadamente abierto con gran dependencia
de las exportaciones minerales de plata y cobre, y gran potencial
pesquero y de hidrocarburos. Los indicadores sociales y de
distribución del ingreso se encuentran entre los más bajos de
América Latina. La superficie territorial dedicada a la agricultura fue
de 3.7 millones de hectáreas en 1988, mientras que sólo el 3.8% del
territorio nacional se considera como suelos aptos para cultivos en
limpio (es decir 4.9 millones de hectáreas), según informes de la
Oficina Nacional de Evaluación de Recursos Naturales (ONERN),
hoy INRENA. Se ha observado que entre 1980 y 1988 el ritmo de
8
deforestación ha sido de 270 mil hectáreas por año, localizado
mayormente en la región de selva.

La economía peruana en los últimos 18 años ha estado sometida a
constantes programas de estabilización económica, tanto ortodoxos
como heterodoxos, no habiendo ninguno de ellos culminado
exitosamente. De esta forma las políticas económicas han pasado
desde posiciones populistas con fuerte intervención del Estado hacia
posiciones liberales donde el Estado ha restringido su participación
priorizándose mayormente al mercado como mecanismo asignador
de recursos. A partir de 1990 el Perú inicia un nuevo programa de
estabilización y de reformas estructurales con el propósito de
reinsertar al país en el circuito económico internacional y modernizar
la economía nacional y el aparato productivo. Los resultados
alcanzados por el programa de estabilización resultan favorables
después de tres años de ajuste, habiéndose logrado reducir la
inflación a niveles del 1% mensual, comenzando a vislumbrarse una
reactivación del aparato productivo nacional a partir de 1994.

Dentro del mismo apartado económico podemos señalar que la
demanda de drogas se concentra mayormente en los mercados
externos, aunque cada vez se incrementan los niveles de demanda
interna. Por el lado de la oferta, ésta ha venido respondiendo de
manera creciente a la gran demanda principalmente externa, debido
entre otros a los mayores niveles de precios que aún mantiene el
cultivo de coca en relación con otros cultivos.

El incremento desmesurado de las áreas dedicadas al cultivo de la
coca, sobre todo en los últimos diez años, se puede explicar por el
progresivo deterioro de los niveles de vida de las poblaciones
campesinas altoandinas que emigraron hacia los ecosistemas de
selva, de forma similar que las migraciones de desocupados
9
producidos por los diferentes programas de ajuste practicados en el
país desde mediados de los setenta. Los programas de colonización
practicados a la fecha, la desarticulación espacial de las zonas de
producción con centros de consumo o de demanda alimentaria, los
bajos niveles de productividad física de los suelos de selva y la caída
de los precios internacionales de los productos tropicales como el
café, cacao, azúcar, etc., agudizaron la crisis agraria de la selva y
favorecieron el desarrollo de la economía ilegal de la coca.
Asimismo, las distorsiones de precios relativos que subsisten
después del actual proceso de ajuste agudizaron los bajos niveles
de rentabilidad que ya se registraban en la mayor parte de los
cultivos tropicales. La presión que ejercen los narcotraficantes sobre
los agricultores ubicados en las áreas de producción de coca están
sirviendo para que se empiecen a desarrollar cultivo de amapola.

En resumen la producción y la exportación de la hoja de coca y sus
derivados resultan altamente perjudiciales para la sociedad peruana
que debe asumir los costos económicos y sociales de esta actividad.
Estos costos están referidos al daño que el TID provoca en las
instituciones fundamentales del país, la destrucción del medio
ambiente y la alteración de la salud de la población, la expansión de
la corrupción y la violencia que compromete el crecimiento futuro y el
desarrollo del país, además de los costos que la rehabilitación y la
represión significan para el Tesoro Público. Estos costos son
ampliamente superiores a los ingresos que perciben las 200,000
familias campesinas dedicadas a este cultivo y otras dedicadas a
actividades conexas.

Pero, a pesar de todo ese detalle al preguntarnos ¿Por qué se sigue
cultivando la hoja de coca?, la respuesta desde este apartado es que
sigue siendo un negocio.

10
1.2 DOS EJEMPLOS INTERESANTES: EL VRAE Y SAN MARTIN.
Hemos visto en el apartado anterior que la realidad económica del
país va en aumento dentro de lo que podemos considerar como
legal y lo que podemos considerar como ilegal; de esto último
podemos señalar a la hoja de coca como el producto que sigue
despertando el interés en grupos legales y en los grupos ilegales
(estos grupos serán desarrollados en extenso en los capítulos
posteriores), lo que aquí mostraremos es dos realidades en donde
se desarrolla el cultivo de la hoja de coca y son tratados por ambos
sectores el legal y el ilegal.

1.2.1. LA REALIDAD DEL VRAE.
Esta primera realidad que presentamos es la que todavía está
siendo controlada por los grupos ilegales (narcotráfico y terrorismo),
como dijimos anteriormente solamente buscamos presentar la
realidad económica de dicha región y darnos cuenta porque para
esa gente les conviene tener el control de dicha región, mas
adelante presentamos otra región en donde hay mayor presencia
del estado y en donde la economía también se va desarrollando en
forma productiva.

Como un primer punto importante podemos decir que durante el
conflicto armado, las fuerzas terroristas de Sendero Luminoso,
ingresaron al VRAE, lo cual obligo a los productores de café, cacao y
otros productos predominantes a abandonar sus tierras y dedicarse
a la organización de comités de autodefensa. Es así que, la hoja de
coca, cultivo secundario para aquellos tiempos, va ganando terreno
y empieza a producirse en mayores cantidades gracias a la facilidad
que posee su cultivo en aquella región. Por ello, la mirada de los
principales carteles colombianos y mexicanos toma poder en esa
zona, que con el tiempo y gracias a la poca presencia del estado, se
ha convertido en suya, generando miles de hectáreas de cultivo de
11
hoja de coca destinados a la producción de droga; en el siguiente
apartado presentaremos el aspecto de territorialidad para
complementar este capítulo y nos podremos dar cuenta de porque
es importante seguir en el cultivo de la hoja de coca Es así que, el
atraso producto del poco actuar del estado y la presencia cada día
más fuerte del narcotráfico, ahora aliado con remanentes terroristas,
dan como resultado una situación muy difícil de controlar y una
urgente necesidad de una estrategia política que dé marcha atrás a
esta situación. Para poder entender mejor esta situación
presentamos la zona de Satipo un ejemplo que nos permitirá
entender la razón por la que se sigue cultivando la hoja de coca,
mas adelante presentaremos otra región en donde se entiende que
el Estado viene teniendo mayor presencia y va contrarrestando el
problema pero no lo logra erradicar.

A. La realidad de Satipo.
De la experiencia del VRAE queremos aquí presentar la realidad de
Satipo, porque es una realidad que se encuentra en el departamento
de J unín (formando parte de nuestro estudio). Además, al
encontrarse en zona de selva alta, cuenta con los factores
geográficos propicios para el fácil cultivo de hoja de coca. En total
posee 8 distritos, cuya orientación económica es principalmente
agrícola, con potencial para el cultivo de diversos productos distintos
a la hoja de coca. Sin embargo, los agricultores se muestran
gravemente estancados y atrasados, por lo que el ejercicio de su
actividad económica no resulta viable para la generación de grandes
ganancias y por ende, no da cabida a generar una actividad agrícola
que pueda competir en el mercado. Esto da como resultado que la
producción de coca se vuelva una actividad rentable debido a las
ganancias que esta produce dentro del narcotráfico, llegando a
costar solo un kilo de dicho cultivo 10.28 soles en julio del año 2008,
12
presentando un alza en los precios con el pasar del tiempo. Vale
aclarar que en la zona no existe actividad minera.

Esto nos permite decir que, Satipo presenta principalmente tres
problemas:

 La pobreza extrema: El 76.1% de la población de Satipo se
encuentra en situación de pobreza, en donde el 50.1% de la
población total se encuentra en extrema pobreza. A su vez gran
parte de la población esta en una situación de desnutrición.

 Remanentes terroristas: Al ser vencida la base de Sendero
Luminoso, los remanentes subversivos han encontrado apoyo
dentro del narcotráfico, brindando seguridad al traslado de
drogas e insumos, dejando a su paso numerosas muertes de
efectivos policiales y civiles.

 Tráfico ilícito de drogas: Se trata de la producción de
cocaína, la cual involucra al cultivo de hoja de coca y la
utilización de diversos insumos químicos para su fabricación.
La producción de esta droga se ha visto peligrosamente en
aumento en los últimos años, lo que agrava la situación no solo
social, sino también ambiental por la contaminación y
deforestación que involucra.
1


1. POLÍTICA CONTRA EL CULTIVO ILEGAL DE HOJA DE COCA: CULTIVO ALTERNATIVO EN
LA ZONA DEL VRAE – SATIPO Plan de desarrollo sostenible de la provincia de Satipo: 2008
– 2012 Línea de acción: “ Asistencia técnica y transferencia de tecnología a los productores
de café, cacao y cítricos en la producción, control de plagas y acti vidades de post-
cosecha.”
REALIZADO POR: ABANTO VIGO, J orge, RIVERA CHENG, Sebastián, ROJ AS BOUCHER,
Fátima, LEÒN CHAVEZ, Lizet
13
1.3 LA REALIDAD DE SAN MARTIN – HUANUCO.
Después de ver la realidad del VRAE en cuanto al aspecto
económico queremos presentar aquí la realidad de San Martin, en
este apartado presentamos la situación social, a pesar de que el
Estado tiene mayor influencia que en la zona anteriormente
mencionada, esta sigue siendo una zona de pobreza y necesidad.
Lo interesante que se busca presentar dentro de este apartado es la
situación económica que después va a ser de interés tanto para los
grupos legales como para los grupos ilegales.

A. El problema de la pobreza:
En primer lugar debemos tener presente que Huánuco es
considerada como una de las regiones altamente pobre y presenta
carencias y necesidades en un porcentaje considerable de su
población. Huánuco ocupa el segundo lugar a nivel nacional,
después de Huancavelica, y específicamente en el “Alto Huallaga”,
donde el flagelo del Terrorismo y Narcotráfico lo ha sumergido,
siendo que en la década de los 80 se consideraba como “tierra de
nadie”, donde para poder restablecer el orden, el Estado tuvo que
imponer su autoridad y poder represivo, en la que en muchos casos
se hizo un abuso de de autoridad reinando un escenario de crisis
política y moral, donde la población civil no solo tuvo como enemigos
a los terroristas y narcotraficantes sino que al mismo ejército
peruano y el propio Estado que luego de recortar sus principales
Derechos fundamentales, cometió los mas repudiables hecho de
Lesa Humanidad (desapariciones forzadas y tortura), haciendo que
el campesino común se viera más expuesto a las organizaciones
terroristas del momento. Y si bien a la fecha se ha logrado reducir y
casi eliminar el problema del terrorismo, por cuanto se ha atacado y
capturado a los principales mandos, pero en el caso del
narcotráfico no se ha hecho mucho.
14
Es de precisar además que si bien en la actualidad el panorama
nacional ha cambiado mucho para los demás Departamentos incluso
para las demás provincias del Departamento de Huánuco; sin
embargo la zona del “Alto Huallaga”, continua siendo relegada,
donde la educación (por su grado de analfabetismo), la salud,
vivienda son deficientes, donde la presencia del Estado no se ha
hecho notar, ya que no se ha implementado una política especial en
estas aéreas, si aun existe el temor de la población local, que
siente que sobre ellos pesa el estigma de “Terroristas,
narcotraficantes, delincuentes”, el temor de los foráneos es mucho
mayor, profesionales que prefieren desplazarme a otras zonas más
seguras, inversionistas, que no desean arriesgar su dinero,
haciendo que la pobreza sea haga difícil de superar, evidenciándose
en la gran taza de desnutrición, madres adolescentes, proliferación
del alcoholismo, drogadicción, entre otros.

Si, bien es cierto la Región San Martin, no está considerada dentro
de los departamentos más pobres y pobres extremos del Perú ya
que en los últimos años su economía ha ido creciendo, al ser un
departamento de inmigrantes en la cual la segunda y la tercera
migración de población a gran escala entre 1980 y 1993 y entre el
2000 a la actualidad, provienen principalmente de población agrícola
y comerciante pobre de regiones andinas y costeras, han sido las
que han poblado en mayor escala ciudades como Nueva Cajamarca
o Tocache, y con ellas se relacionó el auge del narcotráfico, la
deforestación, y la producción de coca entre 1980 y 1990. Durante la
guerra civil peruana entre 1990 y el año 2000, la zona sur de la
región (Tocache quedó inmersa en violencia, al igual que grandes
áreas de las provincias de Mariscal Cáceres, Bellavista, Huallaga y
numerosas localidades en el resto del departamento, quedaron
sumergidos en violencia y poder del narcotráfico, que modificaron las
zonas de urbanismo (según APRODEH) unas 30,000 personas se
15
desplazaron internamente, encontrando refugio especialmente en
Tarapoto y Moyobamba, ciudades que también sufrían embates de
las guerrillas y la violencia generalizada, como ejecuciones
extrajudiciales, saqueos y destrucción de locales institucionales y
cables de transmisión eléctrica. Asimismo unas 40,000 personas de
diversas regiones de Perú, han encontrado refugio en el
departamento. Y que a pesar de numerosas iniciativas locales para
mejorar la calidad de vida de su población, la gran mayoría de estos
inmigrantes puebla tugurios urbano-marginales, y zonas rurales; en
muchos lugares se han producido tensiones y desconfianza entre los
recién llegados y el resto de la población. En la actualidad las
relaciones entre los nuevos inmigrantes (que suponen el 27% de la
población actual) y el resto de la población ha mejorado
notablemente.

Tenemos aquí que la población de la zona no es altamente pobre
pero mantiene una serie de necesidades que otros productos no le
van a ofrecer en el corto y mediano plazo, por otra parte podemos
ver que hay una evolución entre los primeros campesinos y las
siguientes generaciones (la nueva población es pobre, agrícola y
comerciante que viene desplazadas de otras zonas por la violencia
social que se vivía), entonces podemos deducir que el cultivo de la
hoja de coca no se queda en un mero costumbrismo, ni en una
tradición, es mirarla en toda su dimensión y darle un valor comercial
que el Estado no puede cubrir; para tal fin miremos lo que paga el
Estado por el cultivo de la hoja de coca y vayamos bien la respuesta
con al que se inicia este apartado ¿Por qué se sigue cultivando la
hoja de coca?

16
B. Las actividades productivas de la zona “ Alto Huallaga” y
San Martin.
La actividad en el Alto Huallaga se encuentra influenciada por “La
hoja de coca” porque crece en todo tipo de terrenos, incluso puede
crecer hasta en la sombra, pero lo hace sobre todo entre los 800 y
los 2,000 msnm. En el Alto Huallaga se puede cosechar hasta seis
veces al año, mientras que en zonas más altas se cosecha hasta
tres veces al año, número alto para cualquier cultivo. Además, es un
cultivo muy barato de mantener y una misma planta puede ser
cosechada durante 10 años. De ahí que sea un cultivo tanto más
atractivo que cualquier otro, sobre todo para las poblaciones
altoandinas. La inversión que deben hacer en plantar la coca y
mantenerla es mínima, mientras que su retorno es muy alto. Eso
quiere decir que no sólo es un cultivo atractivo para los pobres sino
para cualquiera con una visión de mercado y por eso es que tantos
campesinos que no están necesariamente en la pobreza extrema
optan por sembrar dicho cultivo.

La región San Martin de acuerdo con la clasificación por subregiones
referidas a la producción agraria, se encuentra lo siguiente: a)
Subregión Alto Mayo; b) Subregión Bajo Mayo; c) Subregión
Huallaga Central; d)Subregión Alto Huallaga: Son tierras con aptitud
agrícola en las que se produjo coca para el narcotráfico y que
sufrieron la presencia de los grupos terroristas. Su potencial está
dado por los cultivos de palma aceitera, productos de pan llevar y
frutas. Entre los cultivos no tradicionales cuenta con el pijuayo, el
palmito,elcamu-camu, la uña de gato, etcétera. Las carencias del
sistema vial y la energía son también las principales limitaciones
para su desarrollo, y e) Subregión Bajo Huallaga.

Su principal cultivo es la palma aceitera (91% del total del Perú).
Ocupa el primer lugar en la producción de arroz y tercero en yuca.
17
Se cultiva también tabaco para uso industrial, maíz amarillo duro,
café, algodón, tubérculos, cereales y frutales como la naranja, coco y
plátanos. La coca se siembra en Tocache y Uchiza. Recientemente
se ha extendido el cultivo de sacha inchi (especie de maní), y se ha
incrementado la cantidad de producción de frutales y tubérculos. La
producción de vegetales tropicales es también considerable,
especialmente en los Valles del Alto Mayo, y del Cumbaza.

1.4 EL IMPACTO ECONÓMICO DE LA PRODUCCIÓN DE LA HOJA
DE COCA.
Después de presentar brevemente la realidad económica del Perú y
después de presentar de manera específica dos realidades
importantes para comprender la importancia del cultivo de la hoja de
coca, aquí se pretende señalar justamente esta producción dentro
del campo económico.

Es interesante empezar señalando que de las aproximadamente
doscientas especies tropicales del género "Erythroxylon" existentes,
actualmente sólo se cultivan cuatro en Sudamérica, que contienen
en mayor proporción (1) alcaloides objeto de fiscalización, tales
como la cocaína y derivados. Pretendemos en este apartado señalar
en un inicio sobre que planta estamos hablando y posteriormente
presentaremos algunas de las razones por las cuales este producto
sigue siendo muy atractivo de manera especial a los grupos ilegales.

Hay que indicar que por razones de simpleza a este producto se le
denomina “coca” y solamente presentamos el nombre técnico con
que se le conoce para así comprender el interés que despierta en los
dos grupos de consumo los legales y los ilegales:
o Erythroxylon coca, de la variedad coca, que es la más
difundida.

18
o Erythroxylonnovogranatense, de la variedad truxillense que es
utilizada en la preparación de agentes saborizantes.

Importante agregar que, el D.L. Nº 22095 de 1978 sanciona los
cultivos de adormidera -amapola- y marihuana, con fines ilegales.

1.4.1. LA PRODUCCIÓN DE HOJA DE COCA.
Aquí ya desarrollamos el cultivo de la hoja de coca y desde los dos
puntos de vista; los cultivos para usos tradicionales e industriales
registrados o no de carácter lícito, y los cultivos para usos no
tradicionales, o cultivos con fines ilícitos.

1.4.1.1. LOS CULTIVOS PARA USOS TRADICIONALES E
INDUSTRIALES.
El primer mestizo del Perú, el Inca Garcilaso de la Vega, trata en sus
"Comentarios Reales de los Incas" del Siglo XVII en el Capitulo XV
"De la preciada hoja de la coca...." de las numerosas cualidades de
lo que él juzgó "ha sido y es la principal riqueza del Perú", citando
extensamente a uno de los más importantes cronistas de la
Conquista, el Padre Blas Valera. Dicho cronista señaló los usos
nutricionales, terapéuticos y económicos de la hoja de coca durante
el Incanato, criticando los prejuicios aparecidos -por ignorancia- con
la venida de los españoles y su identificación del uso de la hoja de
coca con hechicerías e idolatrías.

Tradicionalmente, el cultivo y consumo de coca se ha localizado en
los departamentos andinos y los de Selva Alta colindantes, entre los
cuales se establecieron relaciones de complementaridad de pisos
ecológicos: Cuzco, Huánuco, Ayacucho, La Libertad, San Martín,
Puno, Cajamarca, Amazonas, Ancash, Ucayali, Huancavelica, J unín
y Madre de Dios.

19
No disponiéndose de una base estadística confiable, se estima que
actualmente existe una superficie de cultivos de coca con fines
lícitos del orden de las 15,000 a las 20,000 hectáreas que producen
un mínimo de 10,000 toneladas anuales de hoja de coca, sin
considerar los microcultivos para el autoconsumo. La productividad
del cultivo de coca varía de región en región, habiéndose estimado
en el año 1974 como promedio nacional unos 800 kilos por hectárea,
bajo condiciones tecnológicas tradicionales.

La población directamente relacionada con cultivos de coca con
fines tradicionales o lícitos no sobrepasa las 27,000 familias
productoras, asentadas principalmente en los valles de La
Convención y Lares en el Departamento del Cuzco. Dicha población
campesina ha percibido el cultivo de la coca con fines lícitos como
un "cultivo de refugio" para una economía rural deprimida, al contar
con un mercado asegurado, por poseer la coca un valor
polifuncional. No obstante, existen indicios respecto a que en el
pasado la superficie de cultivos de coca destinada a usos
tradicionales era mayor que la actual; esta contracción se ha debido
a múltiples razones, entre otras, a la secular decadencia del agro
nacional en general, y la pérdida del poder adquisitivo del campesino
altoandino en particular, así como a la monetización creciente de la
economía rural, perdiendo la hoja de coca su valor como medio de
trueque. Actualmente, el consumo tradicional para el "chacchado" y
otros usos es del orden de las 6,000 toneladas anuales.

Aquí indicamos en forma breve que la "Empresa Nacional de la Coca
S.A." (ENACO S.A.), organismo estatal encargado de la
comercialización e industrialización legal de la hoja de coca, controla
menos de la mitad de la superficie y producción de coca con fines
lícitos, a través de un Registro de Productores, actualmente
desactualizado. Los volúmenes promedio de hoja de coca captados
20
del orden de las 4,000 toneladas al año han ido disminuyendo con el
transcurso del tiempo, habiendo acaecido lo mismo con las
exportaciones destinadas a la elaboración de agentes saborizantes,
del orden de las 45 toneladas anuales en los últimos años. ENACO
ha venido pagando a los productores un precio promedio de entre
US$ 1 a 1.5 por kilo de hoja seca, representando ello niveles
anuales de compra del orden de US$ 5'000,000; la comercialización
se efectúa luego por medio de distribuidores a nivel nacional,
envasando una cantidad relativamente pequeña en forma de bolsitas
filtrantes.

1.4.1.2. LOS CULTIVOS PARA USOS NO TRADICIONALES.

a. Su evolución:
Históricamente, se ubicaría el inicio del ciclo de cultivos de coca con
fines ilícitos a comienzos de la década de los 70, momento en que
los dos principales factores que determinan su oferta empiezan a
operar simultáneamente: el creciente empobrecimiento del agro
peruano -especialmente el altoandino- y la migración de sus
pobladores a la Selva Alta, en conjunción con el paulatino
establecimiento de canales internacionales de captación de hoja de
coca seca y procesada.

Así, a fines de los 70 se estimaba la existencia de una superficie del
orden de las 30,000 a 50,000 hectáreas de cultivos de coca en el
Alto Huallaga, habiéndose en ese entonces percibido ello como un
problema real, tanto nacional como internacionalmente. Durante los
años 80 se experimentó un desplazamiento de la actividad cocalera
a otras cuencas productoras, iniciándose el relativo declive del Alto
Huallaga frente al Huallaga Central, el Ene-Perené y otras zonas;
así, un problema originalmente circunscrito a una sola región -el Alto
21
Huallaga- a inicios de los 80, deviene en uno de connotación
nacional una década más tarde.

b. Su magnitud:
La falta de datos confiables y actualizados respecto a la localización,
superficie y productividad de las principales zonas cocaleras
diseminadas en toda la Selva Alta peruana representa uno de los
principales problemas para analizar y diagnosticar este fundamental
aspecto de la problemática nacional de las drogas.

En los últimos tiempos se han venido manejando cifras de superficie
bajo producción de coca tan disímiles como las de 129,100
hectáreas, y las provenientes de diferentes otras fuentes, del orden
de 140,000 a 260,000 y más hectáreas para los 1980-1990, según el
Ministerio de Agricultura. Asumiendo la plausibilidad de los datos
oficiales de EE.UU. para el año 1992, la superficie de 129,100
hectáreas de cultivos de coca equivaldría a un volumen de hoja de
coca potencialmente cosechable de 223,900 toneladas anuales,
representando ello una productividad promedio de 1,734 kilos de
hoja de coca por hectárea, o sea, el doble de la productividad bajo
condiciones tecnológicas tradicionales.

Según la misma fuente, la distribución geográfica de dichos cultivos
fue en 1992 aproximadamente como sigue: Alto Huallaga 47%,
Huallaga Medio y Bajo 8%, Aguaytía 13%, Ucayali 2%, Apurímac
10%, Cuzco 9%, Puno 1.5% y otras zonas, 10.5%. La hoja de coca
producida con fines ilícitos se ha colocado invariablemente en un
mercado cautivo: el campesino cocalero la vendía a un "precio
histórico" de aproximadamente US$ 2 por kilo, el cual se ha
mantenido durante mucho tiempo, deteriorándose últimamente por
las presiones de los acopiadores que compran en chacra, y de las
personas dedicadas a la transformación parcial o total en Pasta
22
Básica Lavada PBL según la disponibilidad de insumos. La
tendencia a la baja de dichos precios incidiría negativamente en la
atractividad del cultivo de coca, manifestando ello en un menor
grado de instalación de nuevos cultivos y de renovación de antiguos
cocales, conllevando posiblemente a una ligera disminución de la
superficie total de cultivos de coca en el país.

c. Su impacto económico:
Por comparación con otros cultivos tales como el arroz, el cacao,
etc., la economía cocalera con fines ilícitos ha sido relativamente
rentable: compradores y precios garantizados, y el prefinanciamiento
del establecimiento de nuevos cultivos han sido los principales
incentivos mediante los cuales el narcotráfico internacional ha
promovido el enorme incremento de la superficie de coca en el Perú.
Asumiéndose un precio en "chacra" del orden de US$ 1.40 por kilo
de hoja seca, el ingreso bruto proveniente de la comercialización de
223,900 toneladas de hoja de coca, ascendería a US$ 313 millones
anuales.

La economía cocalera, que implica directamente a por lo menos
200,000 familias campesinas, ha conducido en escala zonal-regional
a una especialización del trabajo con negativas consecuencias: los
jornales pagados a la mano de obra para labores relacionadas con el
cultivo de coca al ser mayores que el promedio habitual -en razón de
la alta rentabilidad del narcotráfico- y la bonificación extra por el
riesgo de la actividad ilícita, han desplazado la mano de obra de
otros cultivos, tales como los de pan llevar, conduciendo al
progresivo abandono de los mismos y a una disminución de la oferta
alimentaria. No obstante, la cédula de cultivo del campesino cocalero
promedio ha mantenido aún en grado mínimo los cultivos de
subsistencia, tales como maíz, yuca, plátano, etc., junto con otros
cultivos como el cacao y café. Al dedicarse actualmente más de
23
129,000 hectáreas del territorio nacional al cultivo de coca, adquiere
el mismo la posición del más importante rubro agropecuario del
Perú, superior en producción al arroz, la papa, el maíz y otros, en sí
de mayor importancia alimentaria. Asumiéndose productividades y
precios promedio, la producción cocalera con fines ilícitos adquiere
indudable trascendencia comparada con el valor de toda la
producción agrícola.

De permanente importancia ha sido la existencia de Comités de
Productores diseminados en toda la Selva Alta: los mismos han
constituido la adaptación institucional y organizacional del
campesinado frente al narcotráfico y al terrorismo, permitiendo su
supervivencia en tan hostil entorno.

Algunos cuadros para ilustrar referido capitulo:


24



25

¿CUAL CREE USTED QUE ES EL USO PRINCIPAL QUE LOS
AGRICULTORES HACEN CON LA HOJA DE COCA?





















SEGÚN SU OPINIÓN LAS PERSONAS QUE SIEMBRAN
COCA LO HACEN PRINCIPALMENTE POR:
26
SEGÚN SU OPINIÓN LAS PERSONAS QUE SIEMBRAN
COCA LO HACEN PRINCIPALMENTE POR:

























SEGÚN SU OPINIÓN ¿QUÉ SE DEBE HACER CON EL TOTAL DE
PLANTACIONES DE HOJA DE COCA EN LA ZONA?
27








¿CUALES CREE QUE SON LOS PRINCIPALES PROBLEMAS SOCIALES
QUE EL CULTIVO DE HOJA DE COCA GENERA?





































28

¿CUÁLES CREE QUE ES EL PRINCIPAL BENEFICIO QUE TRAE EL
CULTIVO DE HOJA DE COCA A LAS PERSONAS QUE LA CULTIVAN?






















¿CUÁL SERÍA EL PRINCIPAL BENEFICIO QUE TRAE
EL NARCOTRAFICAR AL PAÍS?
29
CAPITULO SEGUNDO

2. LA IMPORTANCIA DEL TERRITORIO PARA EL SEMBRÍO DE LA HOJA
DE COCA.
En el primer capítulo se presentó la importancia para cultivar la hoja de
coca desde una perspectiva económica; en este segundo capítulo
queremos presentar una perspectiva territorial, esto pensamos es
importante para contestar la interrogante de ¿Por qué se sigue cultivando
la hoja de coca a pesar de todo lo malo que puede causar a la sociedad?,
esta interrogante tiene como respuesta el primer capítulo que quiere
indicar que es todavía un negocio para los campesinos a pesar de que
tienen la posibilidad de desarrollar cultivos alternativos. El aspecto
económico tiene como apoyo el aspecto territorial que para el cultivo de la
hoja de coca es muy bueno (el territorio peruano es propicio para el buen
desarrollo de la hoja de coca).

Aquí se presentara la producción de la hoja de coca por regiones, pero,
no se va a analizar todos los territorios del Perú, lo que se busca es el
señalar el nivel de producción en dos territorios que nos permitirán
complementar el capítulo anterior en donde la idea principal era la de
presentar a la hoja de coca como un medio económico rentable para el
estado, los terroristas y narcotraficantes. Previamente se pretende señalar
de manera general la situación geográfica del Perú.

2.1. LA SITUACIÓN GEOGRÁFICA DEL PERÚ.
El territorio del Perú está situado en la parte centro- occidental del
continente sudamericano y en la parte sudoriental de la cuenca del
Pacífico. Tiene una extensión continental de 1'285,215.6 kilómetros
cuadrados, una línea costera de 3,079.5km, un dominio marítimo de
200 millas adyacentes a la costa y tres macrorregiones naturales: la
Costa que comprende el 10% del territorio total, la Sierra constituida
por el paso de la cordillera de los Andes que abarca el 31%, y la
Selva o región amazónica, que abarca el 59% del territorio nacional.
30
La configuración del territorio peruano ha sido profundamente
influenciada por las corrientes marinas del Pacífico, la fuerza
tectónica de elevada actividad sísmica, volcánica y glacial y la
cordillera de los Andes que al atravesar longitudinalmente nuestro
territorio origina diversidades fisiográficas y agroclimáticas que no
hacen del Perú un país privilegiado para la actividad agrícola. La
Costa desértica con suelos salinos y grandes limitaciones de
recursos hídricos, la Sierra de topografía agresiva y de extremos
climáticos rigurosos, con estrechos valles y la Amazonia Andina, una
amplia formación natural conocida como bosque húmedo tropical
que se inicia en los contrafuertes orientales de los Andes y se
expande hacia el llano amazónico, con drásticas limitaciones de
suelos y con un frágil equilibrio ecológico.

Dentro de la situación geográfica podemos decir que para el cultivo
de la hoja de coca, los ecosistemas de la selva alta o pie de monte
con laderas empinadas y alta humedad situadas entre los 600 y
2,000 metros sobre el nivel del mar resultan siendo los más
adecuados, pero es para una variedad coca, que se viene cultivando
desde épocas preincas, aunque en aquella ocasión dentro del patrón
de verticalidad y complementariedad ecológica, característica de la
agricultura del incanato, muchas veces se distribuía en "andenes".
Este cultivo se puede mantener productivo durante años en suelos
severamente erosionados e incapaces de soportar otros cultivos,
como son los que por lo general se presentan en estos ecosistemas.

La actual localización de este cultivo ha sufrido cambios drásticos en
los últimos 40 años, observándose que la predominancia del cultivo
tradicional en el departamento del Cuzco ha cedido paso a otras
áreas de producción. El suelo se presta para que la coca se vaya
adaptando a otros tipo de suelo, podemos mencionar que a
mediados de los sesenta, tres cuartas partes de las 16,000
31
hectáreas bajo cultivo de coca estaban ubicadas en el Cuzco, 20%
en Huánuco, y pequeñas cantidades en los departamentos de La
Libertad y Ayacucho.

Como en el apartado anterior mencionamos dos territorios que nos
permitirían comprender porque es importante el cultivo de la hoja de
coca, podemos mencionar aquí algunos departamentos que nos
permitirán reafirmar el porqué de la importancia del territorio para el
cultivo de la hoja de coca. Presentamos en un primer lugar los
departamentos de San Martín y Huánuco estos tienen las áreas de
producción más importantes, seguidos de los departamentos del
Cuzco, J unín y Ucayali. Las acciones de interdicción y erradicación
desligadas de acciones desarrollo microrregional, que incluyan
programas de ordenamiento territorial, vienen propiciando el
permanente desplazamiento de cultivadores hacia áreas con
dificultades de acceso tales como las partes altas de Aguaytía, o las
zonas del Pachitea, el Ene-Tambo o río Apurímac, entre otras. Para
entender mejor esta parte se presenta el siguiente cuadro:

1 Distribución de los cultivos de coca por regiones, 2009 - 2010 (ha)
Aquí podemos ver que la distribución de la coca por regiones, y en
ello podemos ver que la zona sur del Perú es propicia para el cultivo,
para tener mayor seguridad presentamos el siguiente cuadro que
nos permite comparar y sacar conclusiones.

32

Unidad de Medida: has
Fuente: ONUDD
2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
AGUAYTIA 2,529 1,051 1,065 510 500 917 1,570 1,610 1,677 2,913 2,803
ALTO HUALLAGA 13,636 14,481 15,286 13,646 16,900 16,039 17,080 17,217 17,848 17,497 13,025
HUALLAGA CENTRAL 450 500 500 968 1,065 1,209 1,666 3,169
LA CONVENCION 13,914 13,980 12,170 12,340 12,700 12,503 12,747 12,894 13,072 13,174 13,330
PICHIS-PALCAZU 340 350 350 250 300 211 426 1,148 1,378 2,091 3,323
RIO APURIMAC- ENE 11,475 12,600 14,170 14,300 14,700 15,530 15,813 16,019 16,719 17,486 19,723
TAMBOPATA-INAMBARI 1,511 2,520 2,430 2,260 2,000 2,250 2,366 2,864 2,959 3,519 3,591
OTROS 1,250 1,250 470 2,700 292 446 865 1,198 1,580 2,275
Total 43,405 46,232 46,721 44,226 50,300 48,242 51,416 53,682 56,060 59,926 61,209
ONUDC: Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito ONUDC

En el cuadro anterior podemos ver el área ocupada por regiones
desde el 2000 hasta el 2010, finalmente podemos ver en el siguiente
cuadro el cultivo por territorio desde 1992 hasta 1999, esto nos
señala desde 1992 hasta el 2010 una línea histórica en donde
podemos ver las regiones en donde la presencia del estado es poca
y es ahí en donde el cultivo abunda.

Fuente: USA-CNC
1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999
AGUAYTIA 16,600 17,800 21,400 19,600 15,000 8,400 4,800 900
ALTO HUALLAGA 61,000 33,600 28,900 33,700 29,400 25,000 21,000 15,200
HUALLAGA CENTRAL 10,500 18,000 16,000 13,000 10,000 5,300 2,100 2,000
LA CONVENCION 11,600 9,400 9,900 10,000 9,000 8,300 7,500 7,500
PICHIS-PALCAZU 7,100 6,200 2,200 1,300 1,000
RIO APURIMAC 12,800 14,300 17,000 21,000 16,800 12,600 9,000 8,100
OTROS 16,600 15,700 15,400 10,900 8,000 7,000 5,300 4,000
Total 129,100 108,800 108,600 115,300 94,400 68,800 51,000 38,700
CNC: Crime and Narcotics Center


33
Cultivo de coca en la Región Andina 1998-2008 (Has)
Fuentes:

USA Departamento de Estado

1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
Bolivia 38,000 21,800 14,600 19,900 21,600 23,600 27,700 25,400 27,500 28,900 30,500 30,900 30,900(*)
Colombia 101,800 160,100 163,300 144,800 102,000 86,000 80,000 86,000 78,000 99,000 81,000 68,000 57,000
Perú 51,000 38,700 43,400 46,200 46,700 44,200 50,300 48,200 51,400 53,700 56,100 59,900 61,209
Total 190,800 220,600 221,300 210,900 170,300 153,800 158,000 159,600 156,900 181,600 167,600 158,800
Sistema de monitoreo apoyado por ONUDC
(*) Dato aun no disponible

2.2. LA REALIDAD GEOGRÁFICA DE LAS DOS REALIDADES DE
ESTUDIO:

2.2.1. LA GEOGRAFÍA DEL ALTO HUALLAGA.
El ámbito geográfico en el que se desarrollara la presente
investigación, está conformado por las Regiones de Huánuco y San
Martin, cuya situación geográfica es:

 El departamento de Huánuco fue creado el 24 de enero de
1869, limita por el Este con la región Ucayali, por el Oeste, con
Ancash y Lima, por el Norte con San Martín, La Libertad y
Loreto; por el Sur, con Pasco.

La Región Huánuco está enmarcado entre la Selva y la Sierra y
su clima es: Templado seco, donde en verano llega a los 24° C
y en tiempo de lluvia a los 18° C de Diciembre a Abril. Se
34
encuentra políticamente constituido por 11 provincias: Huánuco
(la capital), Puerto Inca, Leoncio Prado, Marañón, Huamalíes,
Pachitea, Lauricocha, Huacaybamba, Ambo, Dos de Mayo y
Yarowilca
2
, la población censada asciende a 819 578
habitantes (2,8 por ciento de la población nacional).

Que, para la elaboración del presente trabajo nos
focalizaremos a las áreas de producción de coca, en este
Departamento, los que están concentrados principalmente en el
Distrito de Monzón en la Provincia de Humalies, en los Distritos
de J osé Crespo y Castillo (Aucayacu), DamasoBeraun (Las
palmas) y Pumahuasi, en la Provincia de Leoncio Prado; así
como en el Distrito de Cholon (Yanajanca), y Bolsón Cuchara
en la provincia de Marañón. Zona conocida como el “Alto
Huallaga”.

 El Departamento de San Martin fue creado el 14 de setiembre
de 1906, mediante ley N° 201. se encuentra ubicado en la zona
Selva Alta del Nororiente del país. Por el norte y este limita con
Loreto, por el sur con Ucayali y Huánuco y por el este con
Amazonas y La Libertad, su territorio se encuentra en la región
tropical peruana el cual comprende los territorios amazónicos
de las porciones media y baja de la cuenca del río Huallaga.
Consta de 10 provincias, Moyobamba, Bellavista, El Dorado,
Huallaga, Las Lamas, Mariscal Cáceres, Picota, Rioja, San
Martin y Tocache. Según el último Censo de 2007 su
población total es de 728 808 habitantes, con una densidad de
14.2 habitantes por m2. Su extensión es de 53,064 kilómetros
cuadrados. Después de Lima, el Departamento de San Martín

2 INEI, Según último censo de 2007.
35
es el más variado en composición étnica; se puede afirmar que
la región es netamente de inmigrantes y sus descendientes

Una vez que tenemos una idea sobre la realidad geográfica
pretendemos presentar la realidad antropológica, es decir
pretendemos mencionar quien es el campesino de esa zona,
esto con el fin de señalar que el Estado tiene una interpretación
equivocada sobre quien es el campesino que cultiva la hoja de
coca; al tener este desconocimiento de la realidad, la
realización de una política que pretendas erradicar el cultivo de
la hoja de coca va a ser totalmente alejado a la realidad y a la
larga su política va a fracasar.

Extensión del cultivo de coca en el Alto Huallaga, 2006 – 2010
(ha)

Plantones de pijuayo, Tocache. Fuente: UNODC

Acciones de erradicación. Fuente: CORAH

En la actualidad, el Alto Huallaga muestra dos escenarios: el
primero de ellos corresponde al sector norte y centro que
involucra a los Distritos de Pólvora, Tocache, Uchiza y Nuevo
Progreso pertenecientes a la Región San Martín, mientras que
J osé Crespo y Castillo y RupaRupa, a la Región Huánuco; En
este escenario la otrora amplia cobertura de cultivos de coca,
por efecto delas erradicaciones, la presencia de cultivos de
coca ha llegado a sus niveles más bajos no superando el 5%
del total existente en toda la cuenca. A cambio se ha
establecido, sobre todo en los distritos que corresponden a la
Región San Martín una estructura agrícola legal que está
permitiendo a la población afectada por la erradicación vivir sin
36
depender o depender menos de los ingresos provenientes de la
hoja o derivados de coca. En los últimos cinco años predomina
en estos distritos una economía que tiene como ejes básicos la
agroindustria alrededor de las plantaciones así como de
cultivos de cacao y palmito entre otros.

Contrariamente a lo que viene ocurriendo en la zona norte y
centro de la cuenca del Alto Huallaga, en la zona sur, donde no
se han ejecutado acciones de erradicación ni tampoco existen
programas de desarrollo alternativo, la producción cocalera
continua vigente predominando sobre todas las otras
actividades económicas. En esta zona se concentra el 95% de
la extensión que ahora existe en la cuenca (13,025ha),
correspondiendo el 80% de ella a la subcuenca del Monzón y el
15% a localidades existentes en ambas márgenes del r
íoTulumayo (Supte, Maronas, Pumahuasi, Huayhuante,
Porvenir), en el que se incluye a Tingo María.

Como se ha señalado, Monzón continúa albergando la mayor
extensión de cultivos de coca del Alto Huallaga. La producción
de hoja de coca está fuertemente articulada al narcotráfico y
predomina sobre otras actividades existentes. Igualmente es
predominante en la economía de la familia campesina, la cual
directa e indirectamente es dependiente de los ingresos
generados por la comercialización de la hoja y/o derivados de
coca. Este condicionamiento hace que la población y los
gremios cocaleros que los agrupan mantengan una actitud
beligerante y de total rechazo a cualquier decisión o medida del
estado que intente afectar las áreas de producción. Bajo estas
circunstancias el ambiente en que se vive es de mucho riesgo
que se agrava por la presencia de algunas columnas
subversivas.
37
La extensión ocupada por coca en esta sub cuenca, con muy
pocas variaciones, es estable. En realidad dicha estabilidad
mayormente responde al hecho que ya no habría más espacios
para ampliar esta actividad. Sin embargo, para contrarrestar
esta limitación existe una marcada tendencia a mejorar
tecnológicamente el cultivo. Como es conocido la sub cuenca
del Monzón se caracteriza por la antigüedad de sus
plantaciones (mayores de 15 años) y por la baja densidad de
plantas por hectárea (20,000 plantas/ha) lo que hace que los
rendimientos sean iguales o inferiores a 1.2tm de hoja seca. En
tal sentido, en la actualidad es frecuente la práctica del
“recalce” ó enriquecimiento de las plantaciones antiguas y un
uso más intenso de agroquímicos.

Creemos que lo mencionado representa un serio riesgo que
debe ser tomado en cuenta por las entidades del estado con
responsabilidad en el tema.

El Estado tiene una escasa presencia en esta zona y los
programas de desarrollo alternativo que fueron implementados
en los años 2001 y 2002 ya no existen. No se ha efectuado
acciones de erradicación programada o voluntaria. Lo que si se
da con cierta frecuencia son los operativos antidrogas
ejecutados por la DIRANDRO dirigidos básicamente a la
destrucción de pozas y laboratorios.

La subcuenca del río Tulumayo, registra la segunda mayor
extensión de coca de la zona sur (15%), con una producción de
hoja totalmente articulada al narcotráfico. A diferencia de la
cuenca del Monzón los cultivos de coca no son tan antiguos y
son conducidos bajo un sistema de manejo de alta densidad de
plantas por hectárea (más de 70,000 plantas/ha) y un difundido
38
uso de agroquímicos. Los rendimientos de hoja por hectárea en
promedio son mayores a las 2.0tm de hoja seca/ha, obtenidas
en 4 a 5 cosechas al año. A pesar de su cercanía a la ciudad
de Tingo María y a la existencia de una red vial que permite el
acceso a cualquier sector de esta parte de la cuenca, tampoco
ha sido intervenida por acciones de erradicación y/o de
programas de desarrollo alternativo. Al parecer, la intensa
actividad cocalera de este sector y la que se desarrolla en el
Monzón de alguna manera estaría propiciando el mejoramiento
de la economía y el mayor movimiento comercial de la indicada
ciudad. Sin embargo, los niveles de violencia e inseguridad
ciudadana se han incrementado.

2.2.2. LA GEOGRAFÍA DEL VRAE.
Como se ha señalado en reportes anteriores, el VRAE se caracteriza
por el manejo tecnificado del cultivo y por los elevados niveles de
productividad de hoja de coca por hectárea, los que superan
largamente al promedio nacional vigente de 2.2tm por hectárea. En
tal sentido, además de ser la cuenca cocalera más extensa, también
es el primer productor en cuanto a hoja se refiere. Para el 2010, esta
producción ha sido calculada en 71,535tm, que representa
aproximadamente el 55.0% del total producido en el contexto
nacional. Su articulación al narcotráfico implica una intensa
actividad, primero para abastecerse de los grandes volúmenes de
insumos químicos que requiere la transformación de hoja en
derivados de coca y segundo para la salida externa de dichos
productos. Con referencia al primer punto, de acuerdo a los trabajos
realizados por UNODC a través del proyecto PRELAC, se determinó
que los requerimientos de kerosene para esta cuenca alcanzarían
aproximadamente 2’500,000 galones.

39
Para prevenir y bloquear el abastecimiento de este insumo, en el
mes de febrero del 2009, el Gobierno Peruano mediante Decreto
Supremo (065-2009-EM) 26 (26 Actualmente existe una
modificatoria D.S. 025-2010-EM, que prohíbe la venta a nivel
nacional de dicha sustancia) del Ministerio de la Producción dispuso
“la prohibición en los distritos del VRAE de todo tipo de uso de
kerosene en el marco de la lucha contra el narcotráfico”. El primer
impacto fue el encarecimiento de este producto que llegó a costar
hasta seis veces más de su precio oficial. Asimismo, los “químicos o
cocineros” se vieron obligados a ser más eficaces en la recuperación
del kerosene usado en el proceso para un posterior y repetido
“reuso”. Se viene experimentando igualmente el empleo de kerosene
reusado enriquecido con kerosene nuevo o gasolina, gasolina pura y
petróleo lavado con ácido sulfúrico. Al parecer, esta última opción es
la de mayor aplicación y difusión. En realidad, la diversidad de
alternativas existentes no ha impedido el logro de los objetivos
esperados, porque a pesar de la vigencia de la medida de control, la
producción de derivados continúa dándose en los niveles conocidos.
Como prueba de ello los precios de los derivados no se han
incrementado pese al más elevado costo del carburante usado. Este
mayor costo habría sido compensado por la mayor eficacia en la
transformación de la hoja que en la actualidad requiere de menores
volúmenes para obtener un kilogramo de cocaína.

DEVIDA, en el mismo mes y con el mismo fin anunció la necesidad
de instalar garitas móviles para el control de los insumos químicos a
nivel nacional y en especial en el VRAE. En tal sentido, solicitó al
MEF los recursos necesarios para su implementación. Se considera
que esta medida tendría un efecto muy importante para controlar no
solo los insumos químicos y productos fiscalizados que se usan en
grandes volúmenes, sino a otros que usados en menores cantidades
(ácido clorhídrico, sulfúrico, acetona, etc.) son estratégicos en el
40
procesamiento de la hoja que ingresan al VRAE camuflados en
vehículos de transporte público ó a pie, usando la amplia red de
caminos de herradura. A la fecha, esta propuesta a pesar de su
importancia estratégica no ha sido implementada.

Con referencia al traslado de los derivados de coca producidos
localmente, el cambio de estrategia de los traficantes de droga ha
hecho que los caminos de herradura se hayan convertido en la
principal vía de salida de una gran parte de la producción. Esta
salida mayormente se realiza de noche teniendo como destino los
centros poblados intermedios donde aguardan camionetas para
acondicionar la droga y seguir su ruta hacia los puntos de salida de
la costa o la frontera de El Estado Plurinacional de Bolivia. Se
emplea para este traslado jóvenes (“mochileros”) captados de
regiones altoandinas, los que llevan en sus espaldas alrededor de
15kg recibiendo como pago entre 50 a 100 dólares dependiendo del
tipo de derivado. (Diario La República. 23 de mayo 2010.) Para
evitar asaltos, cuentan con la protección de columnas subversivas.
Las medidas implementadas para detener esta modalidad de
transporte no vienen dando los resultados esperados debido a la
agreste geografía y las restricciones para controlar las numerosas
rutas existentes.

41
CAPITULO TERCERO

3. ENTRE EL COMERCIO LEGAL DE LA HOJA DE COCA Y LOS
CULTIVOS ALTERNATIVOS.
Una vez que ya se presentó la realidad económica y la realidad
geográfica que nos indican porque es importante cultivar la hoja de coca
en el Perú, Pretendemos señalar en este capítulo el dilema en que se
encuentra todavía la mayoría de campesinos de nuestro país, tener que
producir de forma legal o presentar los cultivos alternativos, no se
presenta en este apartado el cultivo ilegal por ser un problema de delito y
se desarrollara en extenso en el capitulo siguiente.

3.1. LOS PRINCIPALES COMPRADORES DE LA HOJA DE COCA
LEGAL: ENACO.
Desde un inicio se plantea la participación de ENACO, como el
órgano legal dedicado al comercio de la hoja de coca, esta labor es
poco conocida y en algunos casos se desacredita la labor de esta
empresa estatal por la sencilla razón de que se conoce todo lo malo
del cultivo de la hoja de coca y no se conoce ni tampoco se difunde
la parte legal del mismo.

Algunas cifras que presentaremos más adelante permitirán que nos
demos cuenta de la baja participación de ENACO - empresa estatal
que monopoliza la comercialización de la hoja- en el abastecimiento
de la hoja de coca destinada a consumo tradicional. Dos terceras
partes de la producción de hoja de coca destinada a este consumo
se comercializan fuera de los canales formales, y se estima que el
92% de la producción total se dirige al narcotráfico. En ese sentido,
se puede argumentar en un inicio que el actual sistema de control de
la producción y comercialización ha fracasado. Cabría desde un
inicio plantearnos las siguientes preguntas:

42
¿Por qué ENACO no puede comprar (vender) una mayor cantidad
de hoja de coca, y aumentar así el control que ejerce en el comercio
para consumo tradicional?; ¿Por qué ENACO no satisface la
demanda de los consumidores en términos de calidad de la hoja ni
garantiza una oferta sostenida a lo largo del año?; y ¿Cuáles son las
principales fallas de los mecanismos de control de la producción y
comercialización?.

3.1.1. EL ORIGEN DE ENACO.
En este apartado se pretende plantear cual es el origen de ENACO,
una mejor forma de presentar este origen es mencionando algunas
fechas que se dieron en el contexto en el cual la empresa se
iniciaba; podemos decir por ejemplo que en 1964 se establecieron
las áreas de cultivo tradicionales a través de la promulgación del
Decreto Supremo Nº 254-DGS, en lo que es el primer precedente de
identificación de zonas de cultivo lícitas y en 1978 se promulgó el
Decreto Ley Nº 22095 denominado “Ley de Represión al Tráfico
Ilícito de Drogas”. Miremos que no se buscó erradicar toda la
producción de la hoja de coca, se le reconoce como planta nativa
pero se pretende regularizar la cantidad de producción. Este decreto
estableció el marco normativo bajo el cual opera la comercialización
de hoja de coca hasta la actualidad. Este transfiere la
responsabilidad del comercio de la hoja de coca a ENACO y prohíbe
el cultivo de hoja de coca en nuevas áreas del territorio nacional,
incluyendo renovaciones y recalces de las plantas ya existentes.

Es la cantidad de producción la que va a estar condicionada por un
conjunto de restricciones legales, entre ellas la Ley General de
Drogas, promulgada en el año 1978, que prohíbe el cultivo de coca y
almácigos en nuevas áreas del territorio nacional e incluye los
recalces (resiembras) y renovaciones en cultivos existentes. En el
mismo año, se encarga a la Empresa Nacional de la Coca (ENACO),
43
el monopolio de la comercialización e industrialización de la hoja de
coca. Por lo tanto, las ventas que se realicen al margen de esta
empresa son consideradas ilícitas.

Una de las formas que podemos presentar como restricciones es la
creación, vía el Decreto Ley Nº 22095, del Padrón General de
Productores de Hoja de Coca —vigente hasta la actualidad— con el
fin de identificar a los productores que a partir de la fecha estarían
autorizados para vender a ENACO (ya la producción se restringe a
un grupo de personas). La construcción del padrón estuvo a cargo
del Ministerio de Agricultura y se basó en el auto reporte de los
productores acerca de su superficie, número de predios,
productividad y producción (1) “Trabajo de Localización, producción
y consumo nacional de hoja de coca lícita e ilícita”. J ulio Tello. 2004.

Sin embargo, la elaboración del padrón incurrió en varias
deficiencias. Por un lado, se levantó con la declaración de los
propios productores, por lo que hasta la actualidad no se sabe con
certeza la ubicación de los predios ni su verdadera capacidad de
producción. Por otro, no se definió cuáles eran las áreas de cultivos
lícitos y se permitió la inscripción libre de los productores, lo cual se
tradujo en una fuerte dispersión territorial de los empadronados.

El Padrón de 1978 registró a 22,925 productores, a quienes se les
entregó 25,159 licencias correspondientes a cada uno de los predios
registrados con una superficie declarada de 18,819 Ha y una
producción de 10,024 TM de hoja de coca. Cada productor tenía en
promedio 1.1 predios cultivados, total o parcialmente, con hoja de
coca.

El número de licencias expedidas fue mayor que el número de
productores debido a un vacío de la ley bajo la cual se creó el
44
padrón: en esta no se establece si el derecho a la comercialización
le pertenece a la persona o al predio. En esos años el grado de
titulación de las tierras era muy bajo, por lo cual no era viable otorgar
el derecho de comercialización al poseedor. Como consecuencia, las
licencias se encuentran a nombre de la persona pero asociada a un
predio y han sido, en la práctica, transferidas por cambio de
propiedad, heredadas a los miembros de la familia e inclusive
utilizadas por parientes.

En 1982, por Decreto Supremo Nº 008-82-AG, se aprueba la
conversión de la Empresa Nacional de la Coca en Empresa Estatal
de Derecho Privado, bajo la forma de Sociedad Anónima, sujeta a la
Ley de Sociedades Mercantiles, a la Ley de la Actividad Empresarial
del Estado y demás normas que sean aplicables. Finalmente, en
1999 se promulga el Decreto Supremo Nº 170-99-EF, bajo el cual las
acciones de ENACO S.A. son transferidas al FONAFE.

En la actualidad, ENACO sigue operando en el marco de la Ley Nº
22095 y bajo la tutela de FONAFE. En 2002, dicha ley fue
parcialmente modificada a través de la Ley Nº 27634, en la cual se
establece que ENACO solo puede comercializar la hoja de coca
proveniente de los predios empadronados, abriendo la posibilidad de
que los productores empadronados vendan hoja de coca como
resultado de replantes.

En ese devenir de la política de prevención y lucha contra la drogas,
se implantó una política regional en los territorios de culturas
ancestrales y se propusieron rescatar las raíces enfatizando el
sentido de la identidad cultural y regional para promocionar nuestros
valores culturales; dentro de este contexto trataron de promover la
investigación e industrialización de la coca, e implementar una
política para su revalorización como recurso natural para rescatar y
45
aprovechar sus bondades y atributos alimenticios, medicinales y
como elemento místico religioso de los pueblos andinos.

3.1.2. ORGANIZACIÓN ADMINISTRATIVA DE ENACO.
La finalidad de ENACO es coadyuvar a preservar la salud de la
población a través de la comercialización de la hoja de coca y sus
derivados, así como de su industrialización con fines benéficos,
sustentada en el marco jurídico vigente. En el marco de su finalidad,
maneja el padrón de productores formales de hoja de coca, adquiere
y distribuye hoja de coca a través de sus oficinas regionales, y
elabora y comercializa productos derivados de la hoja de coca
(filtrantes, solubles y cocaína para uso médico farmacológico). En el
mercado, ENACO cumple un rol de comercializador (único
autorizado por el marco normativo) y productor de derivados.

ENACO opera a través de tres sucursales (Quillabamba, Huancayo
y Trujillo), dos agencias con autonomía operacional (Cusco y
J uliaca), veinticuatro unidades de compras, diecinueve unidades de
venta, cinco unidades de compra-venta y diecinueve distribuidores
(comerciantes mayoristas) Además, realiza permanentemente
compras y ventas móviles. Estas transacciones están a cargo de las
unidades operativas y quedan registradas bajo un código especial
que las asocia con dichas agencias. A pesar que los empadronados
son los únicos autorizados para vender a ENACO, esta empresa
tiene la potestad de designar acopiadores oficiales. Este es el caso
del convenio firmado con la dirigente cocalera Nancy Obregón en
2002 según se muestra en el siguiente documento.
46














































47
La cobertura de ENACO en el ámbito nacional puede observarse en el mapa
2.3, en el cual se identifican todas las unidades de venta y compra de ENACO
al 2004.

48
Cada sucursal y las agencias tienen a su cargo el proceso de
comercialización —compra y venta— en un determinado espacio
geográfico que abarca varios departamentos identificados como
zonas de producción y consumo. Por ejemplo, la Sucursal Huancayo
se encarga de la comercialización en cinco departamentos. J unín,
Cerro de Pasco y Huancavelica son zonas de consumo, por lo que
cuentan con unidades de venta, mientras que Huánuco tiene
unidades de compra y de venta. Las unidades ubicadas en estos
cuatro departamentos están a cargo de la Agencia Huancayo. La
Agencia Ayacucho solo opera en este departamento mediante
unidades de compra y venta de las catorce unidades con las que
cuenta esta Sucursal, tres unidades de compra reportan volúmenes
de transacción muy bajos, manteniéndose operativas por motivos
políticos (Tingo María, Monzón y Aucayacu).

Área de influencia de Sucursal Huancayo



49
La Sucursal Trujillo controla las operaciones de comercialización de
cuatro departamentos: La Libertad, Cajamarca, Amazonas y Áncash.
En cada uno de ellos operan unidades de compra, unidades de
venta y unidades que realizan ambas labores.

Cada unidad depende directamente de la Sucursal, y no de agencias
como en el caso anterior. Esta Sucursal tiene un circuito de
comercialización particular dado que opera en un territorio de
producción y consumo.

Área de influencia de Sucursal Trujillo


Según la información recogida en las diferentes entrevistas
realizadas a funcionarios de ENACO, hacia 2002 se inició el cierre
de algunas unidades operativas debido a que su volumen de
comercialización no les permitía cubrir sus costos operativos. En el
caso de las unidades de venta, se encargó la compra a diecinueve
mayoristas o distribuidores que operan en diversas zonas del país.

50
3.1.3. ALGUNOS DATOS ESTADÍSTICOS SOBRE EL CULTIVO
LEGAL.
Es interesante presentar en este apartado algunas cifras que nos
permitirán ver la producción legal de la hoja de coca y los posibles
fines a los cuales ella puede estar destinada; lo que también es
interesante de señalar en este apartado es la presentación de
algunas fechas que nos permitirán comprender que el problema de
la legalidad y la ilegalidad del cultivo de la hoja de coca está en el
Perú desde hace mucho tiempo.

Podemos empezar señalando que en 1959 se encontraban
registrados 13,975 predios, un área total de 16,093 Ha, una
producción anual de 11,068 TM y una productividad implícita de 0.69
TM/Ha al año. Se estima que el consumo de hoja de coca para fines
tradicionales alcanzó un promedio anual de 9,246 TM para el
período 1960-1978 (ASFINSA, 2001).

Por otra parte el INEI (2003) señala que la demanda de hoja de coca
para uso tradicional ascendería a 8,787 TM. Si a ello se añade los
volúmenes destinados a la industrialización de dicho producto
(mates, bebidas, etc.), se estima que la demanda para uso legal es
de 9,000 TM. Dicho nivel es consistente con la serie histórica de
consumo.

A. Tendencias de las transacciones del mercado de la hoja de
coca.
Este apartado en forma breve nos pretende indicar que a pesar de la
reducción de la superficie cultivada y de la producción total de hoja
de coca en la década pasada, a partir de 1998 dicha tendencia se
revierte y la productividad empieza a crecer a un ritmo más
acelerado que el de las hectáreas. De esta manera, si bien la
superficie total ha aumentado en 30% entre 1999 y 2004, la
51
producción total se ha incrementado en 127% para el mismo
período, llegando a 109,900 TM en 2004. El incremento en la
productividad se debería a la mejora en las prácticas de cultivo por
parte de aquellos productores que destinan su producción al
narcotráfico, los cuales se ubican, principalmente, en los valles del
VRAE y Alto Huallaga, esto afecta a la producción legal ya que como
vimos anteriormente ENACO solo compra una proporción mínima y
de aquellos que se encuentren empadronados.

B. La Compra de la hoja de coca de ENACO
Ahora bien, desarrollaremos en estos puntos algunas ideas breves
que permitirá ver las funciones principales de ENACO en cuanto a la
compra y la venta de la hoja de coca. Por ejemplo en el 2004
ENACO compró cerca de 3,000 TM de hoja de coca. El nivel más
bajo del período 1998-2004 se dio en 1999, año en que adquirió
cerca de 1,900 TM, es decir, solo el 22% necesario para cubrir la
demanda de hoja para consumo tradicional. Cusco es el principal
punto de compras de ENACO y ha concentrado cerca del 86%, en
promedio, en los últimos siete años.

La calidad de hoja de coca comprada ha variado considerablemente.
En promedio, entre 1999 y 2001, el 86% de la hoja era de primera
calidad. A partir de 2002, dicha composición empieza a invertirse. En
2004, el 81% de las compras se hicieron bajo la clasificación de
segunda calidad. Esto se debería a que el agricultor prefiere vender
su hoja de mejor calidad al comerciante informal, un menor cuidado
en la producción de la hoja, mayor disposición de ENACO a calificar
la hoja como segunda calidad para evitar pagar el precio de primera
calidad y problemas de calidad que enfrenta la hoja de coca
cusqueña.

52
ENACO no cuenta con una política de precios. El precio de compra
permanece rígido durante el año y no responde a la estacionalidad
de la hoja de coca (escases y abundancia). La decisión de modificar
el precio se realiza de manera independiente a la dinámica del
mercado.

El costo monetario de la última campaña de hoja de coca, sin
considerar labores de preparación del terreno y plantación, es de S/.
6.4 por arroba, en promedio. Si se consideran estas actividades, el
costo total es de S/. 18.2 por arroba, en promedio. Es decir, el
productor que vende a ENACO tiene una ganancia promedio de S/.
46.6 por arroba (costo monetario sin actividades de preparación del
terreno). Si bien se podría concluir que el precio que paga ENACO
es elevado, si este disminuyera se generaría incentivos para la venta
al narcotráfico.

C. La Venta de la hoja de coca
Las ventas de hoja de coca fueron de 3,461 TM en 2004, 467 TM por
encima de lo registrado en 2003. Las principales unidades de venta
entre 1999-2004 han sido Huancayo, Cusco y J uliaca. Desde 2003
se han cerrado varias unidades operativas pues su nivel de ventas
no permitía cubrir sus costos operativos. Se encargó la
comercialización en esas zonas a diecinueve distribuidores los
cuales operan con metas mensuales de venta, al igual que las
unidades operativas.

La participación de hojas de calidad Cusco e Inca en el total de
ventas también se ha invertido entre 1998 y 2004. En 1998, el 90%
de la hoja vendida correspondía a la primera calidad. En 2004 solo el
16.5% de la hoja vendida correspondió a la hoja de primera calidad.

53
El precio de venta presenta menor variabilidad que el de compra. El
precio más alto corresponde a la de primera Tingo, que es una hoja
apreciada para los chacchadores por su color y sabor. La diferencia
de precios de venta entre hoja de primera y segunda calidad es casi
nula (en 2004, dicha diferencia fue de S/. 1.23).

El precio al consumidor final varía de manera importante según lugar
de compra (bodegas, ferias, ENACO, etc.) Aunque el precio
promedio es similar en las distintas zonas geográficas, varía según
la unidad en la cual el consumidor compra la hoja de coca. Así, una
onza de hoja de coca cuesta S/. 0.83 y una arroba S/. 167.39. Sin
embargo, si un comerciante vende toda su hoja de coca al menudeo
(en onzas) podría obtener hasta S/. 325 por arroba.

D. Mecanismos de control
El Manual de Organización y Funciones de ENACO, bajo el cual
funcionan las sucursales, especifica que una de las funciones de las
unidades operativas es supervisar y controlar a los productores y
comerciantes de su jurisdicción. En esa línea, se han realizado
acciones dirigidas a capturar el máximo de producción posible con el
fin de ganarle mercado al narcotráfico. Sin embargo, recientemente
(mayo, 2005) la Gerencia General decidió suspender las labores de
supervisión de la Sucursal Trujillo, a pesar de que estaban
programadas en el presupuesto de este año.

Por otra parte, ENACO dirige operativos de decomisos en ruta con el
fin de confiscar hoja de coca trasladada por productores o
acopiadores a los centros de venta. Los decomisos son financiados
por ENACO pero dirigidos por la PNP.

En el período 2001- 7 2004, la cantidad de hoja decomisada en el
ámbito nacional muestra una leve tendencia decreciente, a pesar de
54
un fuerte crecimiento en la producción total. Estas actividades de
decomiso no parecen jugar un papel disuasivo del comercio informal.
En la actualidad no existe un sistema de control de la hoja de coca
destinada a consumo tradicional. Solo existen actividades poco
coordinadas emprendidas por cada una de las Sucursales con el fin
de mantener un cierto grado de vigilancia y tratar de frenar la
participación del comercio informal y narcotráfico.

Una de las variables que explican las debilidades de los mecanismos
de control antes descritos es la capacidad de gestión de ENACO.
Entre sus principales debilidades institucionales tenemos:
 Escasa voluntad política para controlar la informalidad;
 Débil (o inexistente) presencia en ciertas áreas geográficas;
 Baja calidad del capital humano, y falta de iniciativa para
emprender cambios;
 Altos costos operativos y administrativos que atentan contra la
posibilidad de ampliar sus compras;
 Tendencias a comportamientos oportunistas (corrupción);
 Ausencia de una política de precios. Actualmente la rigidez de
los precios no garantiza alta calidad del producto ni abastece
las hojas de mayor demanda.

Sin embargo, cabe destacar que existen algunos instrumentos que
pueden formar parte de un futuro sistema de control. Por un lado, se
cuenta con el Padrón de productores y los registros de ENACO que
permiten identificar a los productores “activos”. Además, se debe
actualizar la información sobre superficie y producción. Por otro lado,
para el control de la producción y comercialización se requiere de
una participación más activa de la SUNAT, en tanto la hoja de coca
está sujeta al régimen del impuesto general a las ventas (IGV).
Según su marco normativo, SUNAT podría intervenir fiscalizando a
productores y comerciantes.
55
Es importante resaltar que la disposición de los agentes económicos
a participar en el comercio ilegal se explica fundamentalmente por la
baja probabilidad de detección (p), el bajo costo de la detección (C) -
que puede ser asumido por el agente informal-, y los mayores
precios ofrecidos principalmente por el narcotráfico. Las dos
primeras son variables estratégicas en el diseño del sistema de
control. La decisión de los productores de HC (y de los demás
agentes) se puede entender analizando la siguiente ecuación:
IE = (1-p) (I) – pC Donde:
IE = Ingreso Esperado de vender HC al comercio informal o al
narcotráfico;
I = Ingreso producto de vender HC ilegalmente.
Finalmente, en la discusión sobre la forma de organización del
mercado de la hoja de coca, se debe considerar dos puntos
adicionales relevantes: los problemas derivados de la actividad
empresarial del Estado (interviniendo de manera subsidiaria,
corrigiendo fallas de mercado, y cumpliendo objetivos de política
pública), y los efectos de la presencia de un monopolio (distorsiones
de precios y menor eficiencia social).

3.1.4. ¿CUÁNTO PAGA ENACO POR LA HOJA DE COCA?
Finalmente se presenta el precio que pone ENACO por la hoja de
coca, y como se va fijando el precio en el mercado, es interesante
darnos cuenta que el cultivo de la hoja de coca sigue siendo
importante porque genera una fuente de ingreso, pero, en el ámbito
legal se paga muy poco; entonces, ¿Por qué el campesino le vende
al narcotráfico?; ¿Por qué muchos campesinos trabajan para este
grupo de personas que se encuentran al margen de la ley?,
podemos constatar que uno de los motivos es por la amenaza, pero
pensamos que el más fuerte es porque ellos pagan mejor que el
Estado.

56
3.1.4.1. LA FORMACIÓN DE PRECIOS.
El cuadro anterior nos muestra que ENACO paga bien poco en
referencia a lo que paga el narcotráfico, después de ver los capitulo
anteriores y ver esos dos territorios modelos, en donde todavía hay
fuerte presencia del narco – terrorismo el precio de la hoja de coca
es alto. Pero, ¿Por qué el Estado paga poco?, como respuesta
podemos empezar a decir que el precio de la hoja de coca se
encuentra influido, de manera importante, por las presiones que
ejerce el narcotráfico para incentivar una mayor producción en los
distintos países de la región. El precio que ofrece el narcotráfico
influye en el precio de las transacciones de hoja que se destinada al
consumo tradicional, es decir, ENACO y el comercio informal.

El precio ofrecido por ENACO a los productores es establecido por el
directorio de dicha institución y permanece fijo a lo largo del año, a
pesar de que tanto la producción como la venta presentan
estacionalidad. Según información de los propios funcionarios, el
precio de la hoja responde más a cuestiones políticas que técnicas y
se encuentra muy por encima de su verdadero valor. Sin embargo, si
este precio fuera menor al actual se generarían más incentivos para
que los productores destinasen parte de su producción al comercio
informal o al ilegal muestra la relación entre el precio y los cambios
de directorio.

Por otro lado, el precio del comercio informal sería muy cercano al
precio ofrecido por ENACO y dependería de la condición de
legalidad del productor, aunque este varía según la zona. En Cusco,
por ejemplo, a los productores con licencia se les ofrece un precio
superior al ofrecido por ENACO (entre S/.5 y S/.10) mientras que a
aquellos sin licencia se les ofrece un precio menor.


57
3.1.4.2. CAPACIDAD DE GESTIÓN DE ENACO.
A pesar de los mecanismos de control descritos en el acápite
anterior, es claro que estos no son variables que induzcan a los
agentes a no participar en el comercio informal. Así, con una baja
probabilidad de detección, la participación en el comercio informal es
más atractiva. Si bien una parte fundamental de esta baja
probabilidad de detección se explica por la inexistencia de un
sistema integral de control, una de las variables que explican la
ineficacia de los mecanismos de control es la débil capacidad de
gestión de ENACO. En ese sentido, la capacidad de gestión de
ENACO también puede estar asociada al predominio del mercado
informal.
Entre los factores más importantes que ilustran la debilidad
institucional de esta empresa, tenemos:
1. Falta de voluntad política para controlar la informalidad;
2. Débil (o inexistente) presencia en ciertas áreas geográficas;
3. Baja calidad del capital humano, y falta de iniciativa para
emprender cambios;
4. Altos costos operativos y administrativos que atentan contra la
posibilidad de ampliar sus compras;
5. Tendencias a comportamientos oportunistas (corrupción);
6. Falta de una política de precios. Actualmente la rigidez de los
precios no garantiza alta calidad del producto ni abastece las
hojas de mayor demanda.

A esto se suma la alta rotación de personal, que lleva a que en la
actualidad un número importante de cuadros tenga muy poca
experiencia previa en la empresa y a que, por lo tanto, desconozca
la problemática del mercado interno de hoja de coca para consumo
tradicional.


58
3.1.4.3. COSTOS DE PRODUCCIÓN DE HOJA DE COCA.
Tal como se dijo en líneas anteriores el precio de la hoja de coca se
establece de manera arbitraria y sin un análisis técnico del mismo.
Por esto es que como un ejercicio preliminar, sujeto a revisión por
otra investigación específica, en este estudio se realizó una pequeña
encuesta sobre la estructura de costos de producción a productores
de hoja de coca de Quillabamba (abril 2005) con distintos tamaños,
productividades, y edades de sus plantas. Este ejercicio puede ser
útil más adelante para acercarse a un precio de hoja de coca que
cubra los costos de producción y comercialización en los cuales
incurren de estos productores.

Se identificaron cuatro actividades para la producción y transporte de
hoja de coca, a saber, la preparación del terreno, plantación, labores
culturales (poda y deshierbe), cosecha o recojo y transporte.
También se tuvo en cuenta los costos monetarios y no monetarios,
es decir, los jornales que tienen que pagar y aquellos que son parte
de la mano de obra familiar o vecinal. El costo monetario de la última
campaña si no se realizan labores de preparación del terreno y
plantación es de S/. 6.4 por arroba, en promedio mientras que el
costo total es de S/. 11.4 por arroba. Por otro lado, si se incluyen
estas labores el costo monetario es de S/. 8.8 por arroba y el costo
total es de S/. 18.2 por arroba.

Es decir, el productor que vende a ENACO tiene una ganancia
promedio de S/. 46.6 por arroba (costo monetario sin actividades de
preparación del terreno). Si bien se podría concluir que el precio que
paga ENACO es elevado en caso que este disminuyera se generaría
incentivos para vender al narcotráfico.



59
3.1.4.4. CANTIDAD VENDIDA POR ENACO A COMERCIANTES.
Las ventas de hoja de coca fueron de 3,461 TM en 2004, es decir,
467 TM más de las ventas registradas en el año anterior. Las
principales unidades de venta en los años de análisis (1999-2004)
han sido Huancayo, Cusco y J uliaca. La unidad de Lima ha
recobrado importancia y ha sido desafiliada de la sucursal
Huancayo. De manera similar al caso de las compras, varias
unidades operativas han dejado de funcionar desde noviembre de
2003 debido a que el nivel de ventas registrado no permitía cubrir los
costos operativos. Para no perder presencia en dichas zonas se
encargó las labores de comercialización a diecinueve distribuidores
los cuales operan con metas mensuales de venta, al igual que las
unidades operativas.

A partir de 2001 se registran transacciones a través de ventas
móviles. Dicha modalidad de comercialización se utiliza cada vez
que se produce una acumulación de inventarios 59 y hay necesidad
de “salir” a vender la hoja de coca para evitar un sobre stock de la
misma. Evidentemente, en épocas de escasez, este tipo de ventas
se restringen. A pesar que las estadísticas de ENACO no reportan
ventas móviles para el 2003 y 2004, se comprobó que la Sucursal
Huancayo mantiene esta modalidad de venta.

Por otro lado, si se analiza la ubicación geográfica de los
comerciantes según el distrito de los departamentos de residencia,
se puede observar que existe una fuerte presencia de ENACO en
Apurímac, Cusco, Puno y Arequipa a pesar que la mayor cantidad
vendida se registra en las unidades pertenecientes a la Sucursal
Huancayo. Entre 60 1998 y 2004 el número de comerciantes que
realizaron transacciones con ENACO se mantuvo cercano a los
4,000. Sin embargo, en 2002 y 2003 este número creció de manera
importante, para luego volver a su nivel promedio en 2004.
60


61

Hoja de coca cultivada en pendiente
(Maranura - Cusco)



Hoja de coca de ENACO
(Huancayo)


Hoja de coca de ENACO y hoja del comercio
Informal

62

Caña, cigarros y hoja de coca
(Huancayo)



Feria a la que llega las compras móviles de ENACO
(Acostambo - Huancayo)



3.1.4.5. EL MARCO LEGAL QUE RESPALDA A ENACO
Terminamos citando todas las leyes que respaldan a ENACO para
realizar su respectiva labor, podemos ver que son leyes que
reprimen la comercialización:

A. Decreto Ley Nº 22095, Ley de Represión del Tráfico Ilícito de
Drogas promulgado el 02-03-78. Dispone que solo el Estado
mediante la Empresa Nacional de la Coca (ENACO), ejerza la
comercialización interna y externa de la hoja de coca.
63
B. D.L. Nº 22370 del 05.12.78. Ley Orgánica de la Empresa
Nacional de la Coca- ENACO. En el Artículo 1º de dicha Ley se
considera que ENACO es una Empresa Pública.

C. D.S. Nº 008-82-AG del 28.01.82. Dispone la conversión de la
Empresa Nacional de la Coca ENACO en Empresa Estatal de
Derecho Privado, adoptando la forma de Sociedad Anónima.

D. D.S. Nº 209-EF del 17.05.85. Transfiere como aporte de capital
a Inversiones COFIDE S.A. la totalidad de las acciones que
posee el Estado, de modo directo en las empresas estatales de
derecho privado, entre éstas, en la Empresa Nacional de la
Coca Sociedad Anónima - ENACO S.A.

E. Ley Nº 24948 del 23.11.88 Ley de la Actividad Empresarial del
Estado.

F. D.S. Nº 027-90-MIPRE del 03.04.90. Reglamento de la Ley de
la Actividad Empresarial del Estado.

G. D.S. Nº 094-97-EF del 09.07.97 Autoriza la transferencia a
favor del Ministerio de Economía y Finanzas Oficina de
Instituciones y Organismos del Estado OIOE la totalidad de las
acciones de propiedad de Inversiones COFIDE S.A. de las
empresas estatales de derecho privado.

H. Ley Nº 27170 Ley del Fondo Nacional de Financiamiento de la
Actividad Empresarial del Estado FONAFE.

64
I. Ley Nº 27247 Ley que modifica la Ley Nº 27170, Ley del Fondo
Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del
Estado.

J . D.S. Nº 072-2000 EF Aprueban Reglamento de la Ley del
Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial
del Estado FONAFE.

K. D.S. Nº 123-2001-PCM del 30.11.2001 Facultan a ENACO S.A.
continuar proceso de fabricación de pasta básica de cocaína
con fines médicos y científicos utilizando hoja de coca natural
proveniente de agricultores empadronados.

L. Ley Nº 27634 del 15.02.02 Ley de modificación de los Artículos
41º y 68º de la Ley de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas Nº
22095.

M. Ley Nº 27806 del 02.08.02 Ley de Transparencia y Acceso a la
Información Pública.

N. Decreto Supremo Nº 072-2003-PCM de fecha 07.08.03,
Reglamento de la Ley de Transparencia y Acceso a la
Información Pública.

3.2. LOS CULTIVOS ALTERNATIVOS PARA REMPLAZAR A LA HOJA
DE COCA.
Se puede dividir en tres periodos cronológicos la ejecución del
programa de desarrollo alternativo administrado por USAID/PERU,
que es la principal fuente de cooperación en este tema en el Perú. El
programa de desarrollo alternativo ha sido enfocado en la sustitución
de cultivos en tres periodos, con el objetivo de encontrar fuentes
65
alternativas de ingresos para los productores agrícolas en las
principales regiones cocaleras de la selva alta peruana. Estas
actividades muchas veces acompañadas por proyectos de
infraestructura local en comunicaciones, energía, educación, salud o
desarrollo del mercado, han demostrado poco éxito más allá del
corto plazo. Como estrategia la sustitución de cultivos es muy
limitada, por un lado es muy difícil encontrar cultivos o otra actividad
agrícola que genera ingresos similares a la coca, por otro lado la
coca tiene un mercado seguro y a la mano. La mayoría de las
regiones donde se cultiva la coca, son alejadas de los principales
mercados y los costos de transacción son elevados, lo que dificulta
el desarrollo de negocios legales.

Si bien es cierto la persistencia de la abundante oferta de cocaína en
los estados Unidos y otros países consumidores de droga ilícita, da
evidencia del fracaso de la lucha antidrogas por el lado de la oferta,
es mucho más cierto que la pobreza persistente en las regiones de
la selva alta peruana, donde se cultiva coca es testimonio mucho
más evidente del fracaso del programa de desarrollo alternativo
durante las últimas décadas. Reconocer que los principales valles
productores de coca se caracterizan por ser zonas de pobreza
generalizada, debe permitir el diseño de programas de inversión
social en el corto plazo.

La complejidad política de los proyectos de desarrollo alternativo
reclama el establecimiento de sólidas alianzas institucionales y de
efectivos mecanismos de comunicación dirigidos a los agricultores
cocaleros y no cocaleros. De lo contrario las instituciones que
trabajan en esta zona pueden ser aisladas rápidamente.

Las instituciones ejecutoras tienen que asociarse en la ejecución de
estos programas con el sector privado (con mecanismos coherentes
66
y exentos de prejuicios), ya que las inversiones de este sector son
capaces de crear la riqueza necesaria para fomentar el desarrollo
sostenido en la selva peruana. También es claro que el desarrollo
sostenido de la selva tiene que ser en base al mercado y tomando
en cuenta los productos que se cultivan en esta zona (incluyendo la
coca) y la características de la economía familiar imperante.
Diversificación de los cultivos efectivamente minimiza los riesgos
asociados con las fluctuaciones en los precios de cada producto
individual. En los últimos años ha sido imposible promover un
producto alternativo que rinda más que la coca en términos de
ingresos. La intervenciones parciales y unilaterales no funcionan;
para garantizar la sostenibilidad debe asumirse un enfoque integral
de los diferentes procesos que vinculan a los productores y los
mercados, así como un estilo de trabajo participativo y de
organización basado en las condiciones de producción existentes en
las zonas.

Es necesario hacer esfuerzos para bajar el precio relativo de la coca
a través de una combinación de la reducción de la demanda y una
interdicción efectiva que corte las rutas de oferta de la coca y en tal
sentido dejar a los productores sin compradores para sus cultivos de
coca. El desarrollo alternativo, la erradicación, el control de insumos
químicos y el combate a la criminalidad organizada deben ser
ejecutadas de la mano. El D. Supremo Nº 044-2003 PCM autoriza a
DEVIDA a establecer programas de reducción gradual y concertada
de plantaciones de coca, que es el marco bajo el cual se viene
trabajando a la fecha.

Es importante tener en cuenta experiencias que demuestran que
existen alternativas para atraer a las empresas privadas a las zonas
desarrollo alternativo:

67
La principal estrategia consisten en trabajar en función al mercado
(local, regional, nacional, internacional) aplicando un “ enfoque de
mercado” que se sintetiza en los siguientes pasos:
- Mediante talleres participativos se identificaron conjuntamente con
los productores las diferentes potencialidades productivas de las
zonas.
- Se identificaron mercados (empresa) en las cuales existía una
demanda específica para los productos de los pequeños
productores.
- Se identificaron las respuestas especificas de oferta en cantidad,
calidad y oportunidad, para esa demandas identificadas.
- Se brindo asistencia técnica en la producción, comercialización,
crédito y organización para que la respuesta de oferta se adecue
a la demanda (en cantidad, calidad y distribución de márgenes
comerciales).

De manera operativa se busco organizar el trabajo en función de
proporcionar servicios de asistencia técnica en producción, fomentar
esquemas comerciales modernos, facilitar el acceso al crédito y
trabajar en el fortalecimiento institucional y en las capacidades de
gestión empresarial. Todos estos servicios se orientaban a mejorar la
productividad y calidad en tal sentido la competitividad de los
diferentes productos. El objetivo es que los pequeños productores
pueden acceder a diferentes mercados que reconozcan productos
de calidad. Se identifico a una empresa AZEXSA, que tenía un
segmento de mercado con la característica de demandar productos
de alta calidad y otro grupo de empresa que requerían de
volúmenes, pero con un estándar de calidad menor (pero que es
superior en relación a lo aceptado en los circuitos de
comercialización tradicionales). En todos los casos se trata de
fortalecer las capacidades locales. Como puede verse al final de la
relación comercial se dan entre los productores organizados y la
68
empresa y en tal sentido los proyectos en las zonas de desarrollo
alternativo deben actuar como facilitadores articulando la prestación
de servicios en sus diferentes líneas y con el objetivo de mejorar los
ingresos del participante en el proyecto.

Se ha desarrollado un enfoque en los cuatro valles, que se detallan a
continuación:

PRODUCTO EMPRESA
Café AZEXSA, Prodelsur, Vocafe, Machu Picchu,
Cooperativa agroindustrial naranjillo.
Piña Autoservicios a través de un bróker.
Plátano Mercado mayorista Lima
Palmito Agrícola San J uan (Backus)
Menestras Asferas SAC, Pulses
Algodón Asferea SAC, Plan Ucayali.
Cacao Cooperativa Agroindustrial Naranjillo, Acopagro,
Machu-Picchu, Good Food.
Mani Good Foods
Ajonjoli Green Hill Foods
Papaya Mercado Mayorista Lima
Arroz DHI

En resumen la idea de trabajar bajo este enfoque implica la
construcción de una economía lícita integrada de un conjunto de
productos nacionales que tienen un nicho de oportunidad en el
mercado (local, regional, nacional) y por productos “commodities” o
de exportación, que en conjunto se constituyen en fuentes de
ingreso para los pequeños productores de estas zonas. En este
contexto la participación de empresas privadas es fundamental y
deben ser tomadas como socios estratégicos para el desarrollo de
actividades comerciales en las zonas cocaleras y no como los
69
“malos de la película” que se tratan de aprovechar de los pequeños
productores pobres.

SUSTITUCIÓN DE CULTIVOS
El boom de los cultivos de coca a mediados de los años 70 favoreció
la diseminación de grandes Plantaciones por toda la selva peruana,
cubriendo todo tipo de ecosistemas. Por ello la propuesta de
sustitución de cultivos debe estudiar detalladamente que productos
alternativos son adecuados para cada zona en términos de lograr
una adecuada productividad y rentabilidad.

La sustitución de los cultivos alternativos es una alternativa viable
siempre y cuando:
a) Se realicen estudios de factibilidad que permitan establecer los
niveles de productividad de los productos sustitutos,
b) Se asegure la inserción de producción en el mercado interno y
externo y
c) Se favorezcan adecuados márgenes de rentabilidad mediante
el establecimiento de políticas sociales de apoyo al campesino.

Sin embargo desde ya se encuentran algunas dificultades. Por
ejemplo en las zonas de las vertientes con más de 40º es difícil
encontrar alguna planta que pueda remplazar a la coca, salvo la
posibilidad de reforestación natural, con plantas tales como la
ocuera, que puede tener cierta utilidad industrial.

En general y teniendo en cuenta los múltiples ecosistemas y las
condiciones agrologicas de temperatura y pluviosidad del Alto
Huallaga, los expertos indican que se puede hacer una alta variedad
de cultivos propios del trópico como son plátano, yuca, arroz, maíz,
sorgo, piña, cítricos, papaya, café, té, cacao y otros menos
conocidos como son la palma aceitera, soja, cúrcuma, jengibre,
70
canbela, barbasco entre otros. Otro aspecto vinculado a la
sustitución es la necesidad de asegurar el proceso de
transformación agroindustrial de los productos y sus posibilidades de
comercialización y rentabilidad. En este sentido los productores
recomiendan que los productores del alto Huallaga podrían
dedicarse al cacao, te, palmera aceitera, arroz, maíz amarillo, piña,
plátano, yuca.

Diversas instituciones se han involucrado en las acciones de
sustitución de cultivos desarrollando proyectos con énfasis
productivo que buscan capacitar a los campesinos en nuevas
técnicas agrícolas que permitan optimizar el rendimiento de sus
chacras con productos alternativos.

Un estudio realizado en el departamento de San Martin evidencio
que la mayor parte de campesino cocaleros de la región muestra
una disposición favorable hacia la sustitución de cultivos, sin
embargo los cocaleros condicionan su aceptación a la elección de
un producto suficientemente rentable y a la mejora de
procedimientos técnicos empleados en las acciones de sustitución
de tal manera que se les otorgue apoyo crediticio y se garantice la
comercialización y rentabilidad de la producción.

3.3 ALGUNOS CUADROS PARA ILUSTRAR EL PRESENTE
CAPITULO.

71
72
73
74
75
76
77
CAPITULO CUARTO

4. EL DELITO DEL CULTIVO DE LA HOJA DE COCA.

4.1. BUSCANDO LA PENALIZACIÓN DEL CULTIVO DE LA HOJA DE
COCA.
Después de ver brevemente el aspecto económico y el aspecto
geográfico sobre la importancia del cultivo de la hoja de coca y sobre
todo después de conocer el ente encargado de comercializar la hoja
de coca en forma legal. Se va a presentar en este capítulo el tema
delictivo del cultivo de la hoja de coca. De manera especial lo que se
busca es presentar las leyes que buscan sancionar el cultivo de la
hoja de coca desde diferentes actos.

En un primer lugar podemos señalar que la legislación existente
sobre esta materia se debe considerar como un caso especial dentro
de la amplia normatividad que reprime el tráfico ilícito de drogas en
nuestro país. Tal configuración ha sufrido una evolución notable a lo
largo de todos los dispositivos que sobre represión del tráfico ilícito
de drogas han sido promulgados en el país.

El tráfico ilícito de drogas compromete a diferentes actores de la
sociedad, no solo es un tema de penalización, es un tema que
compromete a todos los profesionales cercanos a este problema y
desde ahí buscar una alternativa de solución. Importante tener
presente que el aspecto normativo es el inicio de la búsqueda de
solución pero no es el único. Para darnos cuenta de este detalle,
empecemos señalando que en sus inicios en los primeros
dispositivos sobre la materia el cultivo de la hoja de coca con fines
ilícitos no se encontraba tipificado como delito, punto importante
para ver que el problema se veía más como un problema social. Es
a partir del Decreto Ley Nº 11005 ya referido precedentemente del
78
28 de mayo de 1949, que se consideró como una modalidad del
delito de tráfico ilícito de drogas el cultivo, producción o cosecha de
la hoja de coca cuando se efectuara con la finalidad de obtener
estupefacientes. Este criterio se mantuvo a lo largo de casi todos los
dispositivos penales que se promulgaron sobre la materia, como el
Decreto Ley Nº 19505 también ya analizado que de similar forma
tipifico también el cultivo ilícito de la hoja de coca.

Estos criterios no solo se mantuvieron a lo largo de los años sino
que incluso fueron agravados en otros dispositivos promulgados
posteriormente como el Decreto Ley Nº 22095, que no se limitó a
sancionar el delito relacionado al cultivo de la hoja de coca sin estar
registrados, a los que suministran hojas de coca como forma de
pago por los servicios prestados, y a los que comercializan dicho
producto en zonas no autorizadas, ampliaba el castigo a todos los
que seguían en el tema inicial de esta investigación, el factor
económico.

Al respecto con la finalidad de hacer más eficaz la represión de este
tipo de delito se promulgo el Decreto Ley Nº 22926 el 4 de marzo de
1980, que otorgo facultades especiales a la policía en materia de
reducción y sustitución de cultivos de hoja de coca y amplió la
calificación penal a los que no cumpliesen con los plazos
establecidos por el Ministerio de Agricultura y Alimentación.

A tales efectos, el Decreto Ley Nº 22927 también del 4 de marzo de
1980 definió más exactamente lo que debía entenderse por cultivos
ilícitos a los fines de la calificación penal adecuada. Igual
configuración punitiva aparece en el Decreto legislativo Nº 122 que
sancionaba hasta con una pena menor de diez años al que
sembrara o cultivara como tipificación base y atenuaba solo la
sanción cuando se trataba de un cultivo de pequeña extensión.
79
Actualmente, con la vigencia del nuevo Código Penal desaparecen
los delitos que de alguna manera se relacionan con el cultivo de la
hoja de coca.

Esto se corrobora con la dación de la Ley Nº 26223 que penaliza la
coacción a la siembra de coca o amapola, mas no así su cultivo.

Nos podemos dar cuenta que el tema de penalización va pasando
de un primer momento que no se ve como un delito el cultivo a
penalizar el cultivo y finalmente no ver un delito el cultivo. Esto nos
indica a simple vista que el cultivo de la hoja de coca no es el
problema. Se centró por muchos años el tráfico ilícito de drogas mas
no se ve el origen del mismo y aquí nos hemos dado cuenta que el
inicio está en el ámbito comercial y en el cultivar la hoja de coca,
pero, se trata de estar atentos al cultivo excesivo. Para poder
entender mejor miremos el siguiente apartado.

4.2. ANALIZANDO ALGUNAS LEYES SOBRE EL CULTIVO DE LA
HOJA DE COCA.
Después de ver el proceso por el cual se busca penalizar a la hoja
de coca (no teniendo claro que se penaliza), se busca ahora
presentar algunas leyes referentes a la hoja de coca, estas leyes nos
permitirá ver en donde se penaliza a la hoja de coca y nos permitirá
al final plantear algunas propuestas sobre la penalización del cultivo
de la hoja de coca.

4.2.1. DECRETO LEY Nº 22095 DE FEBRERO 21 DE 1978.
Ley de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas, que evidencia el
compromiso asumido por el Perú desde 1978, de contar con un
marco legal e institucional adecuado para enfrentar de manera
eficiente e integral el problema de la producción, tráfico y consumo
de drogas.
80
Esta norma fue el primer gran intento de configurar en el Perú una
Ley General de Drogas. No sólo abordó el tráfico de estas
sustancias, sino que también estableció objetivos y acciones en
materia de prevención, rehabilitación y reducción de sembríos de
coca, tales como:
 Represión del tráfico ilícito de drogas que producen
dependencia
 Prevención del uso indebido de drogas
 Rehabilitación bio-sicosocial del drogadicto
 Reducción de los cultivos de la planta de coca
 En cuanto a su aspecto penal, esta norma configuró como
delitos de tráfico ilícito de drogas la promoción, organización,
financiamiento o dirección de bandas u organizaciones
dedicadas a esta actividad, estableciendo el delito de
asociación, es decir, la sola pertenencia configuraba ya la
conducta tipo.

Esta norma fue modificada en primer lugar por el Decreto
Legislativo 122, en su parte penal, estructurando con una mejor
técnica legislativa los tipos penales establecidos en el Decreto Ley
22095. Lo más resaltante de este dispositivo es que establece con
más claridad la no-penalización del consumo de drogas. Estableció
restricciones procesales y prohibió el otorgamiento de determinados
beneficios penitenciarios.

La Ley N º 27634 de Enero 16 del 2,002 modifica los artículos 41º y
68º de la Ley de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas Nº 22095

4.2.2. EL DECRETO LEGISLATIVO 635
Este decreto legislativo promulgó el Nuevo Código Penal, estando
vigente con algunas modificaciones, artículos 296 al 303. Las
conductas que tipifica como delitos son aquellas que están dirigidas
81
a promover, favorecer o facilitar el consumo de drogas. Sea a través
de cualquiera de los actos vinculados a la producción o a la
comercialización. En ese sentido, se han tipificado como delitos, la
legitimación de capitales o lavado de dinero, la producción de drogas
ilícitas, la comercialización de insumos para la producción de drogas
y la comercialización de droga. De otro lado, en cuanto la siembra se
ha asumido el cultivo de coca como un problema social, de allí que
se ha descriminalizado el cultivo de esta planta. En cuanto a los
otros cultivos si están penados, habiéndose tipificado como delitos el
cultivo y la financiación. Incluso, en este aspecto la legislación
peruana ha sido severísima toda vez que se pena con cadena
perpetua si el sujeto obliga a la fuerza a la siembra de coca,
adormidera o marihuana.

4.2.3. EL ARTÍCULO 2º DEL DECRETO LEGISLATIVO Nº 824,
LEY DE LUCHA CONTRA EL TRÁFICO ILÍCITO DE
DROGAS DE DROGAS, MODIFICADO POR LA LEY Nº
28003.
Establece los objetivos de la Comisión Nacional para el Desarrollo y
Vida sin Drogas y asimismo señala en su parte final que: “La
formulación y actualización anual de la Estrategia Nacional de Lucha
contra las Drogas corresponde al Consejo Directivo de DEVIDA y
será aprobada por el Consejo de Ministros”.

En este sentido, la Estrategia Nacional de Lucha contra las Drogas
2007-2011 fue aprobada por el Consejo de Ministros en la sesión del
día 20 de diciembre del 2006, por lo que corresponde disponer su
actualización anual para su presentación al Consejo Directivo de
DEVIDA y su aprobación por el Consejo de Ministros.

Nos damos cuenta por medio de tres decretos legislativos que
aquello que se busca combatir es el tráfico ilícito de drogas, no se
82
penaliza el cultivo de la hoja de coca, se trata este tema como un
problema social y como se señala solo se busca disminuir el cultivo.

4.2.4. OTROS DECRETOS QUE PERMITEN VER EL PROBLEMA
DE LA HOJA DE COCA.
Miremos en esta parte otras normas de importancia que permitirán
entender que es aquello que se penaliza, no se busca un análisis
exhaustivo de cada norma, principalmente se busca presentar la
penalización del final del problema (el tráfico ilegal de drogas o el
consumo), mas no se busca penalizar el inicio del problema (el
cultivo de la hoja de coca).

A. Decreto Ley Nº 25623 de julio 21 de 1992: Ley para el
control y fiscalización de productos e insumos químicos
directa e indirectamente destinados a la elaboración de
pasta básica de cocaína, pasta lavada y clorhidrato de
cocaína.

B. Ley Nº 27817 de Agosto 13 del 2,000: Ley que Regula la
Penalidad de las Formas Agravadas de la Micro-
Comercialización de Drogas.

C. D.S. Nº 004-2000-AG de marzo 23 del 2000: Prohíben uso
de plaguicidas químicos de uso agrícola, sustancias afines,
productos y agentes biológicos en plantaciones de coca.

D. Ley Nº 28305: Ley de Control de Insumos Químicos y
Productos Fiscalizados. Y sus modificatorias.

E. Decreto Legislativo Nº 986: que modifica la Ley Nº 27765,
Ley Penal contra el Lavado de Activos; publicado el 22 de
julio de 2007.

83
F. Decreto Legislativo Nº 982: que modifica varios artículos
del Código Penal, entre ellos el 296º, 296º A, 297º, 298º,
299º y 404º sobre Tráfico Ilícito de Drogas y Contra la
Administración de J usticia; publicado el 22 de julio de 2007.

G. Decreto Legislativo Nº 992: que regula el proceso de
Pérdida de Dominio; publicado el 22 de julio de 2007.

H. N° 28054 - Ley de Promoción del Mercado de
Biocombustibles. Publicada el 08 de Agosto del 2003

I. DECRETO SUPREMO N° 045-2009-EM - Prohíben la venta
de Kerosene y Diesel N° 1 y establecen un Programa de
Sustitución de consumo doméstico de Kerosene por Gas
Licuado de Petróleo; publicado el 30 de abril del 2009.

4.2.5. UN EJEMPLO IMPORTANTE DE MENCIONAR.
Finalmente se presenta un ejemplo que permitirá mostrar que lo que
se busca penalizar básicamente es la micro comercialización de la
hoja de coca y no se mira en profundidad el problema del cultivo de
la hoja de coca.

MODIFICANDO EL CÓDIGO PENAL EN MATERIA DE TRÁFICO
ILÍCITO DE DROGAS
LEY N° 28002
EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

POR CUANTO:
El Congreso de la República ha dado la Ley siguiente:
EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA;
Ha dado la Ley siguiente:

84
LEY QUE MODIFICA EL CÓDIGO PENAL EN MATERIA DE
TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS.

Artículo 1°.- Modifica los artículos 296° al 299° del Código Penal
Modificase los artículos 296°, 297°, 298° y 299° del Código Penal en
los siguientes términos:

" Artículo 296°.- Promoción o favorecimiento al tráfico ilícito de
drogas.
El que promueve, favorece o facilita el consumo ilegal de drogas
tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, mediante actos
de fabricación o tráfico será reprimido con pena privativa de libertad
no menor de ocho ni mayor de quince años y con ciento ochenta a
trescientos sesenta y cinco días-multa, e inhabilitación conforme al
artículo 36°, incisos 1,2 y 4.

El que posea drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias
psicotrópicas para su tráfico ilícito será reprimido con pena privativa
de libertad no menor de seis ni mayor de doce años y con ciento
veinte a ciento ochenta días-multa.

El que a sabiendas comercializa materias primas o insumos
destinados a la elaboración ilegal de drogas será reprimido con pena
privativa de libertad no menor de cinco ni mayor de diez años y con
sesenta a ciento veinte días-multa.

Artículo 297°.- Formas agravadas
La pena será privativa de libertad no menor de quince ni mayor de
veinticinco años, de ciento ochenta a trescientos sesenta y cinco
días-multa e inhabilitación conforme al artículo 36°, incisos 1, 2, 4, 5
y 8 cuando:
85
1. El agente comete el hecho abusando del ejercicio de la función
pública.
2. El agente tiene la profesión de educador o se desempeña
como tal en cualquiera de los niveles de enseñanza.
3. El agente es médico, farmacéutico, químico, odontólogo o
ejerce otra profesión sanitaria.
4. El hecho es cometido en el interior o en inmediaciones de un
establecimiento de enseñanza, centro asistencial, de salud,
recinto deportivo, lugar de detención o reclusión.
5. El agente vende drogas a menores de edad, o los utiliza para la
venta o emplea a una persona inimputable.
6. El hecho es cometido por tres o más personas, o en calidad de
integrante de una organización dedicada al tráfico ilícito de
drogas o que se dedique a la comercialización de insumos para
su elaboración.
7. La droga a comercializarse o comercializada excede las
siguientes cantidades: veinte kilogramos de pasta básica de
cocaína, diez kilogramos de clorhidrato de cocaína, cinco
kilogramos de látex de opio o quinientos gramos de sus
derivados, y cien kilogramos de marihuana o dos kilogramos de
sus derivados.
8. La pena será privativa de libertad no menor de veinticinco ni
mayor de treinta y cinco años cuando el agente actúa como
jefe, dirigente o cabecilla de una organización dedicada al
tráfico ilícito de drogas o insumos para su elaboración.
9. Igual pena se aplicará al agente que se vale del tráfico ilícito de
drogas para financiar actividades terroristas.

Artículo 298°.- Micro comercialización o micro producción
La pena será privativa de libertad no menor de tres ni mayor de siete
años y de ciento ochenta a trescientos sesenta días-multa cuando:
86
1. La cantidad de droga fabricada, extractada, preparada,
comercializada o poseída por el agente no sobrepase los
cincuenta gramos de pasta básica de cocaína y derivados
ilícitos, veinticinco gramos de clorhidrato de cocaína, cinco
gramos de látex de opio o un gramo de sus derivados, cien
gramos de marihuana o diez gramos de sus derivados.
El Poder Ejecutivo determinará mediante decreto supremo las
cantidades correspondientes a las demás drogas y las de
elaboración sintética.
2. Las materias primas o los insumos comercializados por el
agente que no excedan de lo requerido para la elaboración de
las cantidades de drogas señaladas en el inciso anterior.
La pena será privativa de libertad no menor de seis años ni
mayor de diez años y de trescientos sesenta a setecientos
días-multa cuando el agente ejecute el delito en las
circunstancias previstas en los incisos 2, 3, 4, 5 o 6 del artículo
297° del Código Penal.

Artículo 299°.- Posesión no punible
No es punible la posesión de droga para el propio e inmediato
consumo, en cantidad que no exceda de cinco gramos de pasta
básica de cocaína, dos gramos de clorhidrato de cocaína, ocho
gramos de marihuana o dos gramos de sus derivados, un gramo de
látex de opio o doscientos miligramos de sus derivados.
Se excluye de los alcances de lo establecido en el párrafo
precedente la posesión de dos o más tipos de drogas."

Artículo 2°.- Incorpora el artículo 296°-A al Código Penal
Incorpórese el artículo 296°-A al Código Penal con el texto siguiente:

Artículo 296°-A.- Comercialización y cultivo de amapola y
marihuana y su siembra compulsiva.
87
El que promueve, favorece, financia, facilita o ejecuta actos de
siembra o cultivo de plantas de amapola de la especie papaver
somníferum o marihuana de la especie cannabis sativa será
reprimido con pena privativa de libertad no menor de ocho años ni
mayor de quince años y con ciento ochenta a trescientos sesenta y
cinco días-multa e inhabilitación conforme al artículo 36°, incisos 1, 2
y 4.

El que comercializa o transfiere semillas de las especies a que alude
el párrafo anterior será reprimido con pena privativa de libertad ni
menor de cinco ni mayor de diez años y con ciento veinte a ciento
ochenta días-multa.

La pena será privativa de libertad no menor de dos ni mayor de seis
años y de noventa a ciento veinte días-multa cuando:
1. La cantidad de plantas sembradas o cultivadas no exceda de
cien.
2. La cantidad de semillas no exceda de la requerida para
sembrar el número de plantas que señala el inciso precedente.
Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de
veinticinco ni mayor de treinta y cinco años el que, mediante
amenaza o violencia, obliga a otro a la siembra o cultivo o al
procedimiento ilícito de plantas de coca, amapola de la especie
papaver somníferum, o marihuana de la especie cannabis
sativa."

Artículo 3°.- Deroga los artículos 296°-C y 296°-D del Código
Penal
Derogase los artículos 296°-C y 296°-D del Código Penal.
Comuníquese al señor Presidente de la República para su
promulgación.
En Lima, a los veintiséis días del mes de Mayo de dos mil tres.
88
CARLOS FERRERO, Presidente del Congreso de la República.-
J ESÚS ALVARADO HIDALGO, Primer Vicepresidente del Congreso
de la República
AL SEÑOR PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA
POR TANTO:
Mando se publique y cumpla.
Dado en la Casa de Gobierno, en Lima, a los dieciséis días del mes
de J unio del año dos mil tres.

Se puede ver con este ejemplo y las diferentes leyes mostradas que
al final lo que se va penalizando son las diversas partes del proceso
de producción de la pasta básica de cocaína, inclusive se puede ver
que se penaliza la micro comercialización pero se mantiene la idea
de que no se mira al productor por diversas razones (el agricultor no
tiene la culpa, etc), pero se debe mirar el cultivo y trabajar en una
serie de normas que busque penalizar ese problema.

Artículo 60.-
Se impondrá prisión no menor de 2 años ni mayor de 5 años:
a) A los conductores de predios rústicos o a los representantes
legales de las Empresas Asociativas de Producción, que
cultiven coca sin estar inscritos en el Registro de Productores
correspondientes; o que habiéndose inscrito cultiven
extensiones mayores a las registradas o autorizadas.

b) Al que suministre hojas de coca como forma de pago total o
parcial de remuneraciones por servicios personales.

c) Al propietario, arrendatarios, administrador, vigilante o
encargado a cualquier título, que consienta la distribución o
consumo de droga en el local o predio a su cargo; y,

89
d) Al que comercialice hojas de coca en zonas no autorizadas o
en zonas autorizadas sin licencia de ENACO.(*)

(*) Artículo sustituido por el Artículo 1 del Decreto Legislativo Nº
122, publicado el 15-06-81, cuyo texto es el siguiente:

4.3. EL COMPLICADO PROBLEMA DE LA LUCHA ANTIDROGA.
En este apartado se pretende mencionar el problema de mayor
interés para el estado y la sociedad; la lucha contra las drogas. Este
es un problema complejo porque no todo producto producido con
hoja de coca es ilícito. Con el transcurso del tiempo y debido a la
influencia negativa de los agentes del tráfico ilícito de drogas, tanto
lícitas como ilícitas, y al desarrollo de su comercialización a escala
mundial, la problemática estudiada en el Perú ha venido
agudizándose, tornándose sumamente compleja. Hoy día, los
especialistas, ha si como el ciudadano común y corriente percibe la
existencia de gravitantes elementos específicos, tales como:
a. La confusión entre producción de hoja de coca con fines lícitos
e ilícitos, mayoritariamente estimulada por intereses nacionales
y extranjeros.
b. El incremento significativo de productores y consumidores de
drogas ilícitas y lícitas tales como: el tabaco, el alcohol la pasta
básica de cocaína, los tóxicos inhalantes, la marihuana y otras.
c. El incremento del tráfico y comercialización ilícita de drogas
tanto lícitas como ilícitas; los delitos de esta actividad y las
graves consecuencias de la adicción.
d. La vertiginosa evolución de las actividades delictivas que
desbordan la capacidad de los legisladores, las instituciones de
prevención y represión.
e. El carácter internacional del tráfico ilícito que existe el accionar
concentrado de las naciones.

90
Aquí podemos volver a citar el Decreto Ley N 22095 de fecha 21 de
febrero de 1978, que el gobierno promulga la Ley de Represión al
Tráfico Ilícito de Drogas, instrumento que buscaba desde esa fecha
el poder orientar, de manera integral, la acción del Estado en materia
de tratamiento del problema. Tal Decreto pretendió abordar las
diversas manifestaciones del fenómeno, a saber: la prevención al
uso indebido de drogas, la recuperación del adicto, normar los
aspectos de producción, comercialización y control de drogas en el
país, tipificación del delito de tráfico ilícito de drogas y cuestiones
administrativas referidas a decomisos, incautaciones, normas de
procedimiento e infracciones.

4.3.1. OTRO DECRETO QUE DEBEMOS TENER EN CUENTA:
EL DECRETO LEY Nº 22095
Este es otro decreto que nos permite ver la lucha antidrogas, pero a
diferencia del anterior, este es el decreto ley que inicia la lucha
contra las drogas y que además menciona el cultivo de la hoja de la
coca como un problema mas social que penal. Ahora bien, hay que
tener presente que el Estado busca la forma como se debe ir
reduciendo el cultivo hasta lograr un cultivo totalmente controlado.

DECRETO LEY Nº 22095
1 LEY DE REPRESIÓN DEL TRAFICO ILÍCITO DE DROGAS
DECRETO LEY N° 22095
(21/02/78)
CONSIDERANDO:
Que la producción ilícita de drogas, su consumo, comercialización
interna y externa por diferentes estamentos sociales y la masticación
de la hoja de coca, constituyen un grave problema social que es
necesario superar, dictándose medidas eficaces dentro de un plan
integral de acción;
91
Que los dispositivos legales en vigencia para reprimir el tráfico ilícito
de drogas que producen dependencia, no han resultado suficientes
para impedir esta actividad delictuosa, tanto en el orden interno,
como en sus ramificaciones internacionales;

Que la drogadicción, en conjunto, constituye un problema importante
de Salud Pública, un peligro para la familia y una de las principales
causas de estrago físico y mental del ser humano;

Que para la ejecución del lineamiento de política pertinente al
objetivo específico del Sector Salud, previsto en el Plan de Gobierno
"Túpac Amaru", debe intensificarse, en concordancia con la
permanente acción moralizadora del Estado, la represión del tráfico
ilícito de drogas y la prevención de su uso indebido, a la vez que se
debe normar, controlar y sancionar aquellas otras actividades que de
manera directa o indirecta propenden al desarrollo de dicho tráfico, a
fin de combatirlo y conseguir su erradicación, a la par que se logra la
rehabilitación del drogadicto;

Que las acciones antes mencionadas deben a su vez estar
orientadas al cumplimiento de los Convenios Internacionales
vigentes, en especial al destinado a lograr la progresiva erradicación
del cultivo de coca, con excepción del correspondiente para usos
industriales y médico-científicos;

De conformidad con el Artículo 5° del D.L. N° 17063;
En uso de las facultades de que está investido; y,
Con el voto aprobatorio del Consejo de Ministros;
Ha dado el Decreto-Ley siguiente:

92
CAPITULO I
Disposiciones Generales

Artículo 1°.- Son objetivos de la presente Ley la represión del tráfico
ilícito de drogas que producen dependencia; la prevención de su uso
indebido; la rehabilitación biosicosocial del drogadicto y la reducción
de los cultivos de la planta de coca.

Artículo 2°.- Para alcanzar los objetivos a que se refiere el Artículo
anterior, se establecen las normas tendentes a perseguir y reprimir el
tráfico ilícito de drogas; se precisan las medidas educativas y
sanitarias para prevenir su uso indebido; se disponen la creación de
centros de tratamiento y rehabilitación del drogadicto y se establece
un régimen para la reducción gradual de los cultivos de planta de
coca, limitándolo a los fines estrictamente científicos e industriales,
en armonía con el cambio de hábitos de consumo.

Artículo 3°.- Los lineamientos de política orientados al logro de los
objetivos enunciados serán establecidos por un Comité Multisectorial
de Control de Drogas, integrado por los Ministros: del Interior, quien
lo presidirá, de Agricultura y Alimentación; de Industria, Comercio,
Turismo e Integración; de Educación; de Salud y un Vocal de la
Corte Suprema de J usticia de la República, designado por su Sala
Plena.

Artículo 4°.- El Ministerio de Educación en concordancia con el
Ministerio de Salud, considerará en todos los programas de
formación de profesionales de la Educación, los diversos aspectos
del uso indebido de drogas, ligados a la problemática de la salud
física y mental del educando.


93
Asimismo, desarrollará acciones de información y orientación a los
educandos y a los grupos organizados de la comunidad.

Artículo 5°.- En las currículas de los diferentes Programas
Académicos de nivel superior, se considerará materias relacionadas
con el problema del uso indebido de drogas.

Artículo 6°.- El Ministerio de Educación en coordinación con la
Oficina Ejecutiva de Control de Drogas, dispondrá las medidas
necesarias para resolver los diferentes problemas que puedan
presentarse en los centros educativos estatales y no estatales,
relacionados con el uso indebido de drogas, a nivel escolar.

Artículo 7°.- El Ministerio de Salud, en coordinación con el Ministerio
de Educación, desarrollará programas de investigación, estudios
epidemiológicos, médicos, científicos y de capacitación técnica sobre
el problema de la drogadicción.

Artículo 8°.- Las acciones de las instituciones particulares
comprendidas en el área educativa relacionadas con la problemática
de las drogas, serán coordinadas con los Sectores de Salud y de
Educación, los cuales brindarán la información y asesoría
correspondientes.

Artículo 9°.- El Sistema Nacional de Información en coordinación
con los Ministerios de Salud y de Educación, difundirá y normará la
información destinada al público para prevenir el uso indebido de
drogas.

CAPITULO II
De las Previsiones
94
Artículo 10°.- El Ministerio de Salud fijará anualmente las
previsiones en materia de drogas para ser destinadas a uso médico
o científico. Dichas previsiones establecerán:
a) La cantidad anual requerida para el consumo médico científico.
b) La parte de la cantidad referida en el inc. anterior que se
dedicará:
1. A la elaboración de otras drogas.
2. A preparados con uno o varios ingredientes que ofrezcan
muy poco o ningún peligro de abuso, debido a que la
droga no pueda separarse por medios sencillos o en
cantidades que ofrezcan peligro para la salud pública; y,
3. A sustancias derivadas que no producen dependencia.
c) La estimación de las necesidades de adormidera y de otras
especies vegetales sujetas a fiscalización, para su eventual
cultivo por el Estado;
d) La existencia de drogas al 31 de diciembre del año anterior al
que se refieren las previsiones.
e) Las cantidades de drogas necesarias para agregar a las
reservas, que constituyen las existencias especiales; y,
f) La cantidad necesaria de las distintas drogas para fines de
exportación.
Asimismo, podrá fijarse previsiones suplementarias, cuando se
produzcan situaciones que lo justifiquen.

Artículo 11°.- Los Organismos Estatales facultados para efectuar
exportaciones o importaciones de drogas, requerirán de la
correspondiente autorización sanitaria otorgada por el Ministerio de
Salud.
La autorización indicará:
a) La denominación común internacional de la droga, si la tuviera.
95
b) La cantidad y la forma en que la sustancia se exporta o
importa, el nombre y dirección del importador y del exportador,
en ambos casos.
c) El período dentro del cual habrá de efectuarse la importación o
exportación, el que no podrá ser mayor de 180 días.

Artículo 12°.- La autorización sanitaria a que se refiere el Artículo
anterior, se denominará Certificado Oficial de Importación,
Exportación o en Tránsito, según la operación correspondiente y
será expedida en triplicado de acuerdo con los respectivos
reglamentos caducando a los 180 días de su fecha de emisión.

Artículo 13°.- Las operaciones de importación y exportación de
drogas solamente se efectuarán por las aduanas del puerto del
Callao y del Aeropuerto Internacional Lima-Callao, con la excepción
de hojas de coca que también podrán hacerse por los puertos de
Salaverry y Matarani.

Artículo 14°.- Constituye monopolio estatal la importación y
exportación de las drogas y medicamentos comprendidos en las
listas I al VI, anexas al presente Decreto-Ley en estricta necesidad a
su uso científico, médico y veterinario.

Artículo 15°.- Las adquisiciones a que se refiere el Artículo anterior,
tratándose de situaciones de emergencia, no estarán sujetas al
requisito de licitación pública.

Artículo 16°.- La autoridad competente del Sector Salud,
determinará las condiciones en que las drogas objeto del monopolio
estatal podrán ser adquiridas por:
a) Laboratorios autorizados para elaborar medicamentos que las
contengan.
96
b) Farmacias y Boticas.
c) Hospitales o Establecimientos de asistencia médica.
d) Instituciones científicas y universitarias.
e) Enfermos hiperalgésicos, en cantidades superiores a la
posología para 24 horas; y,
f) Profesionales encargados del diagnóstico y tratamiento
desadictivo de fármaco-dependientes, así como profesionales
encargados de su aplicación veterinaria.

CAPITULO IV
De la Producción, Comercialización y Control

Artículo 31°.- Queda terminantemente prohibido el cultivo de coca y
almácigos en nuevas áreas del territorio nacional. Esta prohibición
incluye renovaciones y recalces en los cultivos existentes.

Artículo 32°.- El Estado fiscalizará el cultivo de todas las variedades
de coca, adormidera y marihuana. Por Decreto Supremo, se podrá
incorporar otras especies dentro del régimen de control.

Artículo 33°.- Erradicado o sustituido el cultivo de la coca de los
predios de propiedad individual y de las empresas asociativas, sólo
el Estado a través de ENACO, podrá desarrollar dicho cultivo,
cuando lo justifique su industrialización, exportación, uso medicinal o
fines de investigación científica. El cultivo de las demás especies
vegetales sujetas a fiscalización, será de exclusividad del Estado y
únicamente para los fines que se indican en el párrafo anterior.

Artículo 34°.- Los predios no conducidos directamente por sus
propietarios y que se encuentren con cultivos de coca, serán
afectados y expropiados prioritariamente por la Dirección General de
Reforma Agraria y Asentamiento Rural, debiendo cancelarse del
97
Registro de Productores de la Empresa Nacional de la Coca, a sus
propietarios.

Artículo 35°.- Serán incautados por el Estado y adjudicados a favor
de los campesinos sin tierra, los predios de propiedad individual que
total o parcialmente estuvieran cultivados con coca y no procedieran
sus propietarios a sustituir o erradicar dichos cultivos dentro de los
términos siguientes:
a) Predios de más de 10 hectáreas, dentro de 2 años computados
desde la fecha de vigencia de la presente Ley; y,
b) Predios de 5 a 10 hectáreas, dentro de 3 años computados
desde la fecha de vigencia de la presente Ley.

Artículo 36°.- El Ministerio de Agricultura y Alimentación propondrá
anualmente al Comité Multisectorial las áreas de erradicación y las
de su sustitución gradual del cultivo de coca, según el caso, de los
predios de propiedad individual de menos de 5 hectáreas y los de las
empresas asociativas, de acuerdo a la mayor capacidad de uso de la
calidad de los suelos.

Artículo 37°.- La Policía Forestal de la Guardia Civil del Perú
colaborará especialmente en la aplicación y control de las normas de
reducción y sustitución de los cultivos de coca, así como de los
concernientes al cultivo de especies vegetales prohibidos; poniendo
a los infractores inmediatamente a disposición de la Policía de
Investigaciones del Perú, para los fines de Ley.

Artículo 38°.- En los Proyectos de Asentamiento Rural que apruebe
el Ministerio de Agricultura y Alimentación, tendrán prioridad en la
adjudicación los campesinos cultivadores de la hoja de coca que
estén comprendidos en los programas de erradicación; asimismo,
98
estos campesinos tendrán preferencia en los contratos de
reforestación que otorgue dicho Ministerio.

Artículo 39°.- Queda prohibido otorgar, bajo ningún título, asistencia
técnica, crediticia, insumos, implementos o maquinaria, para predios
total o parcialmente cultivados de coca, salvo para la sustitución del
cultivo de la coca por otros cultivos.

Artículo 40°.- El Ministerio de Agricultura y Alimentación, efectuará
los estudios necesarios destinados a la sustitución de la coca por
otros cultivos.

Artículo 41º.- El Estado a través de la Empresa Nacional de la Coca
Sociedad Anónima --ENACO S.A.-- realizará la industrialización y
comercialización de la hoja de coca proveniente exclusivamente de
los predios empadronados en aplicación de la primera disposición
transitoria del Decreto Ley Nº 22095.

La industrialización comprende la elaboración de pasta básica de
cocaína, clorhidrato de cocaína y demás derivados de la hoja de
coca de producción lícita con fines benéficos.(*)
---------
(*) Artículo conforme a lo modificado por el Art. 1 de la Ley No.
27634 [T.308§118], publicado el 16/01/2002.
-----------------
Artículo 42°.- Quedan sujetas a fiscalización los productos o
insumos industriales utilizados en la elaboración de drogas, según
relación aprobada por Decreto Supremo.

Artículo 43°.- Los importadores y fabricantes de los insumos sujetos
a fiscalización, llevarán un Registro Especial de Ventas en el que se
indicará la cantidad vendida, nombre y apellidos del comprador,
99
domicilio comercial real de éste, así como el lugar donde ha sido
entregada la mercadería; conforme a las disposiciones que
establezca al respecto el Decreto Supremo a que se refiere el
Artículo anterior.

Artículo 44°.- Solamente con licencia de la Autoridad de Salud, los
laboratorios de productos farmacéuticos podrán elaborar
medicamentos que contengan drogas, debiendo comunicar la
cantidad y naturaleza de la producción, en la forma y oportunidades
que establezca el Reglamento.

Dichos laboratorios quedan prohibidos de vender directamente al
público tanto la droga pura como los preparados.

Artículo 45°.- Los laboratorios y establecimientos farmacéuticos que
tengan en existencia medicamentos que contienen drogas y que
sean declarados fuera de uso, sufrido deterioro o perdido
efectividad, solicitarán, cuando menos una vez al año, a la Autoridad
de Salud que los califiquen como saldos descartables para su
inmediata custodia y posterior destrucción en la forma que
establezca el Reglamento. En los casos de siniestro o robo, el hecho
se comunicará de inmediato tanto a la Autoridad de Salud como a la
Policía de Investigaciones del Perú.

Artículo 46°.- Prohíbase la venta al público de las drogas
comprendidas en las listas anexas al presente Decreto-Ley.

Artículo 47°.- Los medicamentos que contengan drogas descritas
en la Lista II "A" del anexo de este Decreto-Ley, sólo podrán
venderse al público en las farmacias y boticas, mediante
prescripción otorgada por médico colegiado, extendida en Recetario
100
Especial para dichos medicamentos exclusivamente y en dosis no
mayor que la necesaria para 24 horas.

La Autoridad de Salud, previa solicitud de parte interesada
acompañada de certificado médico y de la Receta Especial
correspondiente, autorizará el despacho de cantidades mayores que
las posológicas para 24 horas, destinadas al tratamiento de
enfermos hiperalgésicos.

Artículo 48°.- Los medicamentos que contengan las drogas
descritas en la Lista III del anexo de este Decreto-Ley, sólo podrán
venderse al público en farmacias y boticas, mediante prescripción
otorgada por médico u odontólogo colegiados, extendida en
Recetario Especial.

Artículo 49°.- La Receta Especial que prescriba un medicamento
que contenga alguna de las drogas descritas en las Listas II "A" y III,
deberá ser manuscrita por el facultativo en forma legible, con las
cantidades expresadas en letras, debiendo constar el nombre,
apellidos y domicilio del enfermo y del médico tratante con su
número de colegiación profesional, así como el diagnóstico, sólo
tendrá vigencia durante 3 días.

Artículo 50°.- Las Recetas Especiales serán extendidas por
triplicado. El original y una copia las entregará el facultativo al
interesado para la adquisición del medicamento en la farmacia o
botica. La copia restante deberá ser conservada por el facultativo
durante 2 años, para los efectos del control respectivo por la
Autoridad de Salud.

Artículo 51°.- Los establecimientos autorizados para la venta al
público de los medicamentos que contengan drogas comprendidas
101
en las Listas II "A" y III, solamente las despacharán previa entrega
del original y copia de la Receta Especial respectiva, llevarán un
Registro de Consumo, Ventas y Existencia, así como un Archivo en
el que guardarán debidamente numerados y por orden cronológico,
las guías de remisión y la copia de las Recetas Especiales
despachadas, dejando constancia de la identificación del adquirente.

Artículo 52°.- Los medicamentos que contengan drogas
comprendidas en las Listas II B y IV del presente Decreto-Ley, serán
expedidas al público por farmacias y boticas, mediante receta
médica común.

Artículo 53°.- Los medicamentos que contengan drogas
comprendidas en las Listas II B y IV del presente Decreto-Ley,
únicamente podrán ser adquiridos directamente por los profesionales
encargados de su aplicación.

CAPITULO V
Del Delito del Tráfico Ilícito de Drogas y de las Penas.

Artículo 54°.- El delito de tráfico ilícito de drogas es perseguible de
oficio y denunciable por acción popular; su juzgamiento es
competencia del fuero común.

Artículo 55°.- Se impondrá pena de internamiento a los que
promuevan, organicen, financien o dirijan bandas o grupos de
personas dedicadas al tráfico ilícito de drogas entre el país y el
extranjero.

Los demás integrantes de estas bandas o grupos de personas serán
sancionadas con pena de penitenciaría no menor de 15 años.
102
Artículo 56°.- Se impondrá pena no menor de 15 años de
penitenciaría:
a) A los que promuevan organicen, financien, dirijan o integren
bandas o grupos de personas para dedicarse al tráfico ilícito de
drogas dentro del país.
b) A los funcionarios, trabajadores públicos o miembros de las
Fuerzas Policiales encargadas de controlar, perseguir,
investigar, juzgar o custodiar que, dolosamente procuren la
impunidad o fuga de los autores, cómplices o encubridores de
los hechos previstos en esta Ley, como delito de tráfico ilícito
de drogas; y,
c) Al que proporcione a cualquier título, capital, bienes,
maquinarias, implementos, insumos, medios de transporte,
para la comisión de los delitos a que se refiere este capítulo.

Artículo 57°.- Se impondrá pena no menor de 10 años de
penitenciaría:
a) Al que administre, instigue o induzca al consumo de drogas a
incapaces o menores de 18 años de edad.
b) Al que administre drogas a otras personas con violencia o
engaño.
c) Al que utilice menores de edad en la comisión de los hechos
delictivos que esta Ley reprime.
d) Al que comercie con drogas en centros educativos,
asistenciales o centros de readaptación social.
e) Al que fabrique sin autorización cualquier clase de drogas de
las previstas en las Listas I y II "A"; y,
f) Al que comercie ilícitamente con drogas consideradas en las
Listas I y II "A".

Artículo 58°.- Se impondrá pena de prisión no menor de 2 años ni
mayor de 15 años:
103
a) Al que cultive o conserve adormidera, marihuana, coca o
cualquier otra especie vegetal, con el propósito de obtener
drogas o las venda a sabiendas a quien produce drogas
ilícitamente.
b) Al que insigne al consumo de droga, mediante demostración de
su uso u obsequio con fines de tráfico ilícito.
c) Al que teniendo acceso a cualquier droga por razón de su
ocupación o empleo se apodere o disponga de ella sin
autorización.
d) Al que distribuya ilícitamente drogas en pequeñas cantidades,
directamente a consumidores individuales.
e) Al que posea drogas sin autorización, salvo en dosis para su
propio consumo inmediato. La eximencia requerirá peritaje
médico legal; y,
f) Al que administre drogas sin causa médica.

Artículo 59°.- Se impondrá prisión de 4 a 15 años al médico u
odontólogo que recete o administre medicamentos que contengan
drogas, de las previstas en las Listas I y II "A" anexos al presente
Decreto-Ley, si causa que lo justifique.

Artículo 60°.- Se impondrá prisión no menor de 2 años ni mayor de
5 años:
a) A los conductores de predios rústicos o a los representantes
legales de las Empresas Asociativas de Producción, que
cultiven coca sin estar inscritos en el Registro de Productores
correspondientes; o que habiéndose inscrito cultiven
extensiones mayores a las registradas o autorizadas.
b) Al que suministre hojas de coca como forma de pago total o
parcial de remuneraciones por servicios personales.
104
c) Al propietario, arrendatarios, administrador, vigilante o
encargado a cualquier título, que consienta la distribución o
consumo de droga en el local o predio a su cargo; y,
d) Al que comercialice hojas de coca en zonas no autorizadas o
en zonas autorizadas sin licencia de ENACO.

Artículo 61°.- Toda condena llevará consigo las penas accesorias de
multa y de inhabilitación para el ejercicio de la profesión, la industria
y el comercio. La pena de multa no será inferior a 30 salarios
mínimos vitales de la provincia de Lima, de la actividad económica
de más alta remuneración, ni mayor de 6 meses de la renta bruta del
condenado. La inhabilitación se extenderá todo el tiempo que dure la
condena más 5 años como mínimo después de cumplirla.

Artículo 62°.- No rige para los cómplices del delito de tráfico ilícito
de drogas el beneficio establecido en el Artículo 102° del Código
Penal.

Artículo 63°.- Los extranjeros que hayan cumplido la condena
impuesta serán expulsados del país, quedando prohibido su
reingreso.

Artículo 64°.- No se concederá libertad provisional, liberación
condicional, conmutación, condena condicional ni indulto a los
procesados o sentenciados, según el caso, por la comisión del delito
de tráfico ilícito de drogas.

Artículo 65°.- Se considerará reincidente al condenado en el
extranjero por delito análogo.

105
CAPITULO VI
Decomiso e Incautaciones.

Artículo 66°.- Serán decomisados las drogas, insumos, fábricas,
laboratorios, alambiques, implementos y enseres empleados en la
producción y fabricación ilícita de drogas.

Los cultivos serán destruidos en presencia del J uez Instructor, de un
representante del Ministerio de Agricultura y Alimentación y otro
representante de la Policía de Investigaciones del Perú,
levantándose a tal efecto el acta correspondiente .

Serán incautados los terrenos de cultivo y afectados a la Dirección
General de Reforma Agraria y Asentamiento Rural para su posterior
adjudicación a los campesinos sin tierra; también serán incautados
los inmuebles utilizados como fábricas, depósitos o lugares de
expendio, así como los vehículos en que hubiere efectuado la
distribución o transporte de las drogas, siempre que pertenezcan a
los autores, cómplices o encubridores del delito, o a quienes
teniendo conocimiento del mismo no lo hubieran denunciado de
inmediato.

También será incautado el dinero empleado u obtenido en la
comisión del delito de tráfico ilícito, objeto de la investigación, el
mismo que será depositado en el Banco de la Nación, para su
ingreso al Tesoro Público.

Artículo 67°.- Las drogas decomisadas serán depositadas en un
local especial cuya custodia y responsabilidad será del Ministerio del
Interior.

106
Artículo 68º.- Las drogas decomisadas serán destruidas
públicamente en presencia de una comisión presidida por el Ministro
del Interior integrada por un Vocal de la Corte Suprema y el Director
General de la Policía Nacional del Perú, así como de un Notario
Público, que dará fe del acto. Las drogas que se destruyan serán
analizadas y pesadas momentos antes, por un profesional químico
de la Dirección General de la Policía Nacional del Perú y otro del
Ministerio de Salud, estos últimos así como el Notario serán
designados rotativamente. (*)
---------
(*) Artículo conforme a lo modificado por el Art. 1 de la Ley No.
27634 [T.308§118], publicado el 16/01/2002.
-----------------
Artículo 69°.- Los demás bienes decomisados e incautados serán
administrados o utilizados para el servicio oficial por las
dependencias públicas, mientras se expida la sentencia
condenatoria que ordene su incautación definitiva, o la absolutoria
que disponga su devolución al propietario, pagándose en este último
caso una indemnización equitativa por su uso.

Artículo 70°.- Los bienes incautados o decomisados definitivamente
serán adjudicados al Estado y afectados en uso a los organismos
públicos que se determine. Aquellos bienes que no sirvan para este
fin serán vendidos en pública subasta y su producto constituirá
ingreso del Tesoro Público.

4.3.2. LA LUCHA ANTIDROGA A DIFERENTES NIVELES.
En este apartado, y en forma muy puntual queremos presentar los
diferentes niveles en donde se pretende seguir combatiendo el
problema de las drogas. A nivel regional se tiene el mismo
panorama; así, se tiene la iniciativa andina antidrogas (1989) y los
acuerdos Cumbre de Cartagena (1990) y San Antonio (1992), las
107
cuales ponen énfasis en la interdicción, penalización del consumo,
erradicación de cultivos y "desarrollo alternativo", cuyos resultados
prácticos han sido el fracaso de estas políticas, expresado en una
mayor militarización, la destrucción o debilitamiento de las
organizaciones campesinas tradicionales y la destrucción de la
estructura agraria y alimentaria pre-existente. Esto nos muestra que
no se planteó un programa de largo a aliento, se buscó resolver el
problema en forma rápida y se creó leyes y decretos como ya se dijo
en líneas anteriores para resolver el final del proceso pero no se
buscó el origen del problema; el origen que está en el cultivo y en
todo lo que este significa.

En la actualidad se tiene que el gobierno peruano ha señalado la
pausa en la lucha antidroga, la decisión del Gobierno se fundamenta
en rediseñar y reorientar la lucha antidroga y que "los resultados son
los que van a primar al final". Se apunta la determinación de priorizar
el control del suministro de insumos para producir droga y la
represión al lavado de dinero del narcotráfico.

Es de tener en cuenta que para atender la demanda mundial de
cocaína el narcotráfico cuenta con condiciones que favorecen sus
actividades en nuestro país. Entre dichas condiciones resaltan la
existencia de grandes áreas con adecuadas características
agroclimáticas, una práctica de cultivo de coca que proviene de una
antigua tradición cultural, la disposición de agricultores para vincular
la producción de hoja de coca al narcotráfico, y la débil presencia del
estado como promotor del desarrollo y garante de la legalidad en
gran parte de los cultivos ilícito.

108
4.4. UN DECRETO PARA LA LUCHA ANTIDROGAS: DECRETO
LEGISLATIVO 824.
Presentamos casi al final el D.L 824, del mes de abril de 1996, por
medio de este se crea la Comisión de Lucha contra el Consumo de
Drogas (CONTRADROGAS) como ente rector encargado de diseñar,
coordinar y ejecutar acciones integrales contra el consumo de
drogas, en colaboración con los diferentes organismos estatales y
privados. Pasándose a convertirse así en un organismo centralizador
de la lucha contra las drogas en todos sus aspectos y niveles.

4.4.1. UNA LEGISLACIÓN Y OTROS OBJETIVOS:
Planteamos aquí nuevamente la presentación de una ley que nos
señala y reafirma que las leyes se crean para el final del proceso, no
se plantean para erradicar el problema desde sus inicios, en un inicio
vamos presentando en forma numérica algunos objetivos claros:
1. La prevención del consumo de drogas en el Perú, a través de
la educación, la información y la promoción de una vida sana.
Además de la creación y/o fortalecimiento de programas de
rehabilitación de drogadictos.
2. La promoción de sustituir los cultivos de hoja de coca.
3. La promoción de la educación y la concientización nacional,
respecto a la ilegalidad y perjuicio del uso, de la producción,
tráfico y micro comercialización de los derivados de la hoja de
la coca y otras sustancias ilegales.
4. Promover la obtención de recursos destinados a financiar los
esfuerzos nacionales para la lucha contra las drogas, ya sean a
través de la comunidad extranjera o nacional.

En el año 2002, este organismo pasa a denominarse, Comisión
Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (DEVIDA).

109
La lucha contra el narcotráfico inicialmente tuvo como elemento
central la erradicación compulsiva con énfasis policial y represivo
contra el campesino cultivador, posteriormente evoluciona hacia una
óptica de desarrollo rural integral mediante la actuación del Proyecto
Especial Alto Huallaga, y en la actualidad la política del gobierno
posibilita la participación de los agricultores como interlocutores de
un dialogo por el desarrollo alternativo.

4.5. OTRAS LEYES DE LUCHA CONTRA LAS DROGAS:
Presentamos al igual que los otros apartados algunos decretos
supremos que nos señalan todo lo que hacía el Estado y la sociedad
en su lucha contra las drogas. Importante, empezar con un convenio
internacional sobre la lucha antidrogas. Señalamos para entender
esta idea que el Perú ha ratificado los principales convenios
internacionales en materia de tráfico de drogas como la Convención
Única de 1961 sobre Estupefacientes y la Convención de Naciones
Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias
Sicotrópicas de 1988 estos instrumentos han servido de base para el
desarrollo de nuestra legislación en materia de lucha contra las
drogas.

El problema de las drogas aparece regulado a través de la Ley Nº
4428, de fecha 26 de noviembre de 1921, en donde se concibe a las
drogas como sustancias nocivas, tratando a partir de ese momento
de orientar su control sanitario y comercial. Y estableciéndose
sanciones para quienes se encuentran en posesión de sustancias
controladas (opio, morfina, cocaína, heroína).

Luego, con el Decreto Supremo del 26 de marzo de 1949 y la Ley N°
16185, de 28 de junio de 1966, se introduce en nuestro
ordenamiento la noción de tráfico ilícito de drogas y se contempla el
problema desde la perspectiva de la salud, involucrado con el abuso
110
de sustancias psicotrópicas. Es en esta etapa que se crea el
Consejo Nacional Ejecutivo contra el Tráfico de Estupefacientes y el
Estanco de la Coca (que más adelante se convertirá en la Empresa
Nacional de la Coca - ENACO), cuyas funciones eran la de regular el
sembrío, cultivo, cosecha, distribución, consumo y exportación de la
planta y sus derivados.

Dentro de las normas dadas desde el Decreto Supremo N° 17505,
de 18 de marzo de 1969, hasta la Ley N° 2344, de 01 de julio de
1982, se puede resaltar el Decreto Ley Nº 22095 que establece la
necesidad de una política antidroga bajo la coordinación de un
Comité Interministerial y de una Oficina Ejecutiva de Control de
Drogas. Afrontándose ahora el problema de las drogas desde una
perspectiva de salud pública en función del consumo y la adicción, y
no sólo desde el punto de vista del control fiscal y policial,
estableciéndose a su vez aspectos procesales relacionados con las
sanciones penales.

Dentro de este grupo de decretos podemos encontrar que para
hacer frente al problema de la producción, se plantea la creación de
la Autoridad Autónoma para el Desarrollo Alternativo (AADA - DS Nº
158-90-PCM) y se da la Ley deBases de la Estrategia Integral para
Erradicar el Tráfico Ilícito de Drogas (DL Nº 753) con lo cual se
sientan las bases para el desarrollo alternativo en las zonas
cocaleras de nuestro país con la siguiente sustitución de la
producción de la hoja de coca los cuales nunca se llevaron a la
práctica. En esta etapa se produce una militarización de la lucha
contra las drogas al incorporarse a las fuerzas armadas, dentro de
una estrategia de represión de este delito y propiciando a su vez la
intervención de los Comités de Autodefensa para evitar la infiltración
del narcotráfico.

111
El código Penal de 1991 incorpora por primera vez los delitos del
tráfico ilícito de drogas (TID), y el delito de lavado de dinero o
legitimación de capitales provenientes del narcotráfico (incluso con la
eliminación del secreto bancario cuando se trate de TID). Se regula
también el delito de receptación y encubrimiento, agrava las penas
en algunas modalidades del delito (para el narcoterrorismo,
dirigentes de bandas y otros se ha establecido la cadena perpetua),
estableciéndose parámetros para determinar cuando se trata de un
delito de micro comercialización o no (Ley Nº 26320 del 2 de junio de
1994).

En la Constitución Política de 1993, al igual que la Constitución
anterior de 1979, se mantiene la norma que establece que el Estado
Peruano combate y sanciona el Tráfico Ilícito de Drogas (Art. 8°).

Cabe señalar también que el Código Penal vigente desde 1991
despenalizó el cultivo de la hoja de coca, al eliminar como conducta
típica del tráfico ilícito de drogas los actos de sembrío de esas
plantaciones, reafirmando más bien la criminalización de la
elaboración de PBC y cocaína. A través de la Ley N° 28002, del 17
de junio de 2003 se penaliza los actos de sembrío de amapola y
marihuana y se modifican los artículos 296°, 296°-A, 296°-B, 296°-C,
296°-D, 297°, 298° y 299° del Código Penal (VER ANEXO I), los
mismos que se encuentran vigentes hasta la fecha.

Además, con la aprobación del Decreto Legislativo Nº 824 de abril
de 1996 se incorpora a la legislación nacional los procedimientos de
‘agente encubierto’ y ‘remesa controlada’ como instrumentos de
combate del Tráfico Ilícito de Drogas.



112
CAPITULO QUINTO

CONCLUSIONES:

En concordancia con la información obtenida, se han estructurado las
siguientes conclusiones:

1. La política contradrogas, de los distintos gobiernos del Perú no han sido
diseñadas bajo un enfoque netamente nacional y menos regional,
limitándose claramente a seguir y adoptar medidas acordes con la presión
norteamericana. Por otro lado, particularmente el actual gobierno, ha
realizado continuos cambio de rumbo según las presiones,
particularmente por su bajo índice de aceptación que lo hace de cierto
modo vulnerable a este tipo de acciones. Así vemos que el 2002, se
publicó la Ley N° 27629 que modifica las funciones de CONTRADROGAS
que fue creada como un organismo centralizador del esfuerzo de la lucha
poniéndosele un nuevo nombre (DEVIDA), se modificó la composición de
su Directorio, se le elevó el nivel teniendo su Presidente Ejecutivo rango
de Ministro, asimismo este organismo pasó a depender de la Presidencia
del Consejo de Ministros, y en su directorio participan actualmente el
Presidente del Consejo de Ministros y los Ministros de Agricultura,
Defensa, Economía y Finanzas, Educación, Interior, J usticia, Promoción
de la Mujer y del Desarrollo Humano, Relaciones Exteriores, Salud,
Transportes y Comunicaciones o sus representantes, sin embargo estas
medidas al parecer acertadas no han significado un incremento en la
eficacia del cumplimiento de su misión.

2. La producción nacional no son más de 50 mil en el Perú, los que le
venden su coca a ENACO y están empadronados son aproximadamente
12 mil, los que la vendan al contrabando de uso legal son 24 mil y los que
la venden para el tráfico ilícito de drogas son aproximadamente 14 mil
agricultores. En cuanto a la extensión de cultivos, aunque las cifras son
113
cuestionables y cuestionadas, existen actualmente en el Perú alrededor
de 12 mil has legales y empadronadas en ENACO, entre 19 y 53 mil has
ilegales destinadas al narcotráfico y no menos de 60 mil has en abandono
que pueden ser recuperadas por el incentivo del aumento de los precio.

3. En cuanto al volumen de comercio de coca, alrededor de 3 mil TM al año
son acopiadas por la ENACO, 6 mil TM por el contrabando con destino
legal y entre 19 y 53 mil TM son destinadas para el tráfico ilegal de drogas
con los que se puede producir entre 75 y 210 TM de clorhidrato de
cocaína para exportación. El consumo interno de cocaína es reducido y
probablemente no llegue a 1 TM al año. En cuanto al consumo tradicional,
en el Perú tenemos 3 millones de pichadores de coca y alrededor de 1
millón más que la consumen en infusiones u otros usos benéficos, tal
como ha establecido recientemente la encuesta nacional que ha realizado
el Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI) por encargo de la
Comisión Nacional para una Vida sin Drogas (DEVIDA).

4. La mayoría de los cultivos ilícitos de coca, se localizan en ecosistemas de
un valor ambiental incalculable caracterizado por ser los mayores bancos
de germoplasma del país, esto es, la presencia de comunidades bióticas
(fauna y flora) que en muchos casos son únicas y exclusivas de estas
regiones.

5. Una de las principales sesiones acerca de la problemática de las drogas
se celebro en Nueva York del 8 al 10 de J unio de 1998. Este
acontecimiento, conocido con el nombre de la "Cumbre Mundial de la
Droga", fue la mayor reunión multilateral celebrada para combatir el tráfico
y el abuso de drogas ilícitas. La Cumbre se concentró en adoptar un plan
mundial para una gran reducción de la oferta y la demanda de drogas en
el año 2008. Fue una estrategia sin precedentes en la que participaron los
gobiernos, la sociedad civil y el sector privado, ésta exige leyes y
programas nacionales más estrictos a partir del año 2003.
114
6. El impacto de las drogas es terrible e involucra grandes espectros de la
vida social del país, Se afirma que al expender las drogas en las calles, el
narcotráfico atenta contra la salud de los consumidores y los envilece, y
que estos, en su afán de conseguirlas, perjudican la seguridad de sus
conciudadanos. Para producir las drogas, el narcotráfico somete con
violencia económica y criminaliza a los campesinos. Para introducirlas de
contrabando, viola las fronteras, atenta contra la seguridad internacional y
también narcotizar las economías locales, nacionales y el sector externo
de los países productores. A fin de mantener su negocio, los
narcotraficantes amenazan y corrompen a las autoridades, y asesinan a
policías, fiscales, periodistas, políticos y funcionarios públicos.

7. En el aspecto ambiental la más obvia afectación del cultivo de coca
consiste en la deforestación de la flora nativa, que en la mayoría de los
casos se trata de bosques primarios, donde nunca había existido ninguna
actividad humana. El método más utilizado es la tala y/o quema de miles
de hectáreas de bosques, acciones que ejercen drásticos efectos sobre
los ecosistemas.

8. De acuerdo las estimaciones muéstrales se demuestra que existe un alto
índice de deterioro ambiental generado por el narcotráfico en el Valle del
Huallaga, por lo que la aplicación de un Modelo Estratégico sobre
preservación y conservación del medio ambiente evitaría el daño causado
por los cambios morfológicos de la zona.

9. El "Protocolo de Kioto" en 1997 estableció una serie de compromisos para
limitar y reducir las emisiones de los Países Industrializados, así como
también proteger y mejorar los sumideros de los gases de efecto
invernadero, lo que debe tomarse en cuenta para tener las herramientas
en las negociaciones.

115
10. Pese a las declaraciones y publicaciones gubernamentales, Las políticas
a nivel interno y externo en la erradicación de la hoja de coca en el Perú
no han logrado disminuir los cultivos.

11. La generación de un Modelo de gestión óptimo para el programa de
desarrollo alternativo parten de la función atribuida a Devida como eje
central, pero con la participación decidida y comprometida, de los agentes
internos y externos para lograr el desarrollo sostenible en las zonas de
mayor densidad del cultivo de las hojas de coca.

12. Se han venido aplicando políticas y acciones de desarrollo alternativo sin
considerar las diferencias de las zonas cocaleras, tipo plantilla. Además
se han financiando cultivos con escasa rentabilidad o sin la investigación
agrícola y comercial debida, Estos errores son repetitivos, sin existir algún
sistema de evaluación de los diferentes niveles.

13. No existe respeto a los compromisos asumidos, tanto por parte de las
entidades públicas como por parte de los agricultores y sus
organizaciones, deviniendo en una falta de seriedad en la aplicación de
procedimientos.

14. Existe una satanización de la planta sagrada de una cultura, que tiene
múltiples funciones dentro del quehacer andino, así como aplicaciones
industriales.

15. No Hay Una Intensiva Participación De La Universidad Agrarias U Otros
Organismos De Investigación Científica Para El Desarrollo, Verificación O
Adaptación De Nuevas Especies Comerciales, Para Las Zonas De Selva,
Que Permita Ampliar Las Posibilidades Productivas, Enfatizando Aquellas
De Alta Demanda Mundial, Productos Orgánicos, Etc. Esta Condición Es
Fundamental Para El Desarrollo.

116
16. Existen problemas originados por precios internacionales de ciertos
cultivos, lo que se agrava por la falta de vías de comunicación, y falta de
seriedad en la ejecución de los proyectos, como son es estudio técnica y
comercial que viabilice económicamente los proyectos.

17. Para una mejor fiscalización de la comercialización e industrialización de
la coca, no se cuenta con información confiable sobre la cantidad de
personas que la consumen y tampoco sobre el tonelaje de coca natural y
las hectáreas de cultivos que se requieren para ello.

18. No existe el marco legal adecuado, el actual data de 1978.

19. Existe una baja compulsividad para el cumplimiento de las leyes por parte
de la población e incapacidad para un adecuado control por parte de las
autoridades, incapacidad que se incrementa con los niveles de corrupción,
como es el caso de personas que siguen abriendo nuevos cocales pese a
pactos colectivos esta es una condición fundamental.
La propuesta de los campesinos Cocaleros también pasa por la
erradicación de los cultivos ilícitos, pero en forma gradual y concertada, y
fundamentalmente la revalorización de la hoja de coca, buscando su
eliminación de la lista de sustancias prohibidas de la ONU, el fomento del
consumo de la hoja de coca, la revalorización y la eliminación dentro de la
lista de sustancias prohibidas, se trata de un producto agrícola al que es
necesario defender, revalorar y aprovechar, la planta de manera integral
por sus diversos componente beneficiosos como cita la doctora italiana
Enma Luini, la uva no es vino, la cebada no es cerveza y la hoja de coca
no es clorhidrato de cocaína.

20. No se está aprovechando el carácter comunal del poblador andino, su
sentido de pertenencia, como medio obtener su compromiso de
cumplimiento, también aspecto muy importante para poder controlar
grandes extensiones por el contrario se está segregando los acuerdos por
117
presiones foráneas, debe recordarse que los campesinos organizados en
rondas campesinas ayudaron a la derrota de Sendero Luminoso.

21. Hay sufrientes proyectos de desarrollo alternativo para afirmar que es la
mejor opción de desarrollo sustentable de las regiones cocaleras por lo
que se debe seguir alentando la coordinación con las instituciones
financieras y países, a fin dar una mayor cobertura ya que la existente no
llega al 20% del área como lo declara el director ejecutivo de la oficina de
la onu contra la droga y el delito, quien hace un llamado a la comunidad
internacional de donante e instituciones financieras, para que apoyen al
Perú a incrementar la oportunidades de desarrollo alternativo de las
aéreas de producción existen modelos eficaces que pueden ser modelos
para ensanchar y profundizar los alcances del PDA.

20. No se trabaja con un grado de certeza de información sobre erradicación,
además se tiene conciencia de que no se está trabajando con un
esquema de planeamiento estratégico, lo cual se reafirma con la
existencia de un programa donde se prescribe las normas y
procedimientos técnicos de tierra arrasada.

El apoyo norteamericano es condicionado a avances efectivos en
erradicación, y por sus asuntos internacionales el Perú no constituye una
importante prioridad, en Sudamérica Colombia tiene la primera prioridad
por ser el origen del 90% de la cocaína que ingresa a ese país. Sin
embargo viene apoyando a los programas con fondos de USAID.

La situación peruana con respecto a los cultivos de la Hoja de Coca, si
bien es cierto que es un aspecto negativo de nuestra relación con el
mundo desarrollado, pero es una relación que con una adecuada y
delicada aplicación de políticas, debe convertirse en una Oportunidad
para desarrollar estas zonas deprimidas del país.
118
CAPITULO SEXTO

6. PROPUESTAS DE SOLUCIÓN
Al final se busca plantear unas alternativas de solución, previamente se
pretende plantear las políticas de Estado frente al problema. No se
plantea solamente leyes, sino que mas bien, se busca mencionar los
diferentes medios por los cuales el Estado busca erradicar el cultivo de
hoja de coca, ya nos dimos cuenta que el Estado ofrece ENACO, y los
cultivos alternativos pero, aquí nos daremos cuenta que esa forma de
enfrentar el problema no da la solución. Empecemos por el tema de las
Políticas de Estado.

6.1. POLÍTICAS DE ESTADO INTEGRALES CONTRA EL CULTIVO DE
LA HOJA DE COCA.
Se empieza este último capítulo reflexionando sobre las políticas de
Estado dedicadas a este problema, pero un dato interesante que
pretendemos presentar son las fechas en donde el Estado toma
postura frente al problema pero, tengamos atención para ver cómo
es que el problema se fue desarrollando.

En 1978, el gobierno militar del General Francisco Morales
Bermúdez en los considerandos previos a la norma que definió su
política antidrogas, especificó que la producción ilícita de drogas, su
consumo, comercialización interna y externa por diferentes
estamentos sociales y la masticación de la hoja de coca, constituyen
un grave problema social que es necesario superar, dictó el decreto
ley 22095 dentro del marco de un conjunto de medidas eficaces y
planes para erradicar el cultivo de la hoja de coca; en dicha ley,
claramente define lo siguiente: Artículo 31°.- Queda terminantemente
prohibido el cultivo de coca y almácigos en nuevas áreas del
territorio nacional. Esta prohibición incluye renovaciones y recalces
en los cultivos existentes.
119
Podemos ver que desde un inicio lo que la norma y la política de
Estado nos quiere decir, que no se puede cultivar la hoja de coca,
pero, no se contempla la realidad del campesino que como vimos
líneas arriba tiene necesidades y la hoja de coca es una Alternativa
económica, y por otra parte los narcotraficantes también lo ven como
un gran negocio y se aprovechan de los vacíos que tiene el gobierno
frente al problema de la coca.

Bajo la misma ruta de erradicación total, el gobierno de los Estados
Unidos cuando el 04 de diciembre de 1991 promulgó la Ley de
Preferencias Arancelarias Andinas (ATPA), cuya orientación era la de
apoyar a los países andinos en su lucha contra el narcotráfico; dicha
ley se hizo efectiva en Perú desde agosto de 1993, cuyos alcances y
beneficios terminaron el 04 de diciembre del 2001. Los alcances de
la norma norteamericana fueron renovados y ampliados el 06 de
agosto del 2002 con una nueva ley del gobierno de los Estados
Unidos, la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y de
Erradicación de la Droga ( ATPDEA ); la misma que ha vencido en el
año 2006.

Según informa la Agencia de Prensa ambiental el 25 de mayo del
2010, el Ministro de Relaciones Exteriores, J osé Antonio García
Belaúnde, informó que la lucha antidrogas, el tema migratorio y los
avances del Tratado de Libre Comercio (TLC) serán los asuntos más
importantes que abordarán los presidentes Alan García y Barack
Obama en la reunión que sostendrán en Washington. “Uno de los
temas es el migratorio, que para cualquier país latinoamericano es
un asunto prioritario en su agenda con Estados Unidos”, indicó antes
de referir que un segundo tema es la lucha contra las drogas “para
revisar qué hacemos y qué podemos hacer mejor”.


120
Es decir, que los programas de erradicación de los cultivos de coca,
son promovidos por el gobierno de los Estados Unidos como parte
de su programa de lucha contra las drogas, cuyo objetivo final para
los países productores como Perú, es la erradicación total de tales
cultivos.

Para eliminar los cultivos, se utilizan desde medios mecánicos para
sacar de raíz las plantas para luego quemarlas hasta el uso de
medios químicos como el rociado de herbicidas tales como el
producto Rodeo, o la aplicación del hongo Fusarium oxyporum que
se reproduce por esporas, que no solo acaba con los cultivos de
coca sino con todos los cultivos a los que se aplica incluso a los que
luego del tiempo se infectan por acción del viento como medio
transportador, generando luego serios problemas no solo de todo
tipo de producción agrícola, sino de erosión de suelos por las lluvias
en temporadas de invierno.

6.1.1. LA DIFICULTAD PARA CONSTRUIR UNA POLÍTICA DE
LUCHA CONTRA LAS DROGAS:
Una forma de construir una política de erradicación es pensar en la
realidad en donde se cultivó la hoja y ver todos los mecanismos para
poder plantear un plan integral, pero, ¿qué sucede cuando el
problema tiene unos orígenes en donde este problema formaba
parte de la sociedad?; esto básicamente en la sierra del Perú y en
todos los países andinos, la coca siempre se ha consumido como
estimulante para eliminar el cansancio, el hambre e incluso el sueño
durante el desarrollo de las faenas agrícolas o con fines medicinales;
a ello habría que agregar que la coca tiene un inmenso valor
simbólico para dichas poblaciones que incluso hoy en día la hoja de
coca se utiliza en rituales religiosos de gratitud a la madre tierra
como en la fiesta de las cruces. Tradicionalmente la compra y venta
de estas hojas ha sido legal; existe un mercado legal no solo de la
121
coca sino de su complemento la mishkina considerada como un
complemento en el chakchado o masticación; de tal manera que la
erradicación total rompe con toda la cultura milenaria andina, lo cual
hace del programa un tema de conflicto social y un tema de daño
económico. Un grave error es considerar a los programas de
erradicación de la coca como una generalizada política de estado
sobre todo cuando se la aplica en forma indiscriminada sin
considerar la realidad económica y social de los espacios
territoriales.
Vimos el problema en donde la coca era un compañero del agricultor
de la sierra,. Ahora no solo miremos el tema tradicional, miremos
también que nuestro problema de cultivo es similar a otros países
cercanos al nuestro. Esta es una actividad ilegal lo es la producción
de cocaína que es impulsado por los carteles de la droga que surgen
en los años 80 en Colombia, quienes han convertido a la hoja de
coca en su materia prima para la producción de pasta básica de
cocaína sobre todo en países como Perú y Bolivia los que por sus
condiciones de suelo y de clima producen hoja de óptima calidad; en
dichos países , los campesinos dado la marginación y el olvido por
parte del Estado, se vieron inducidos a producir éste cultivo dado su
alta rentabilidad aún en pequeñas parcelas; no existe ningún cultivo
mas rentable ahora que lo sustituya; es el único que se cosecha
cuatro veces por año y con un precio estable o al alza.
Ahora finalmente debemos concluir que el cultivo de drogas y la hoja
de coca están asociados al crimen organizado y como un tema de
salud pública, y como tal se debe criminalizar el cultivo excesivo de
la hoja de coca estableciendo una penalidad incorporando al Código
Penal como delito el cultivo en exceso incorporándolo al Art. 296 A;
para ello se establecer una amnistía con los productores y si no
formalizan aplicar el Código Penal con su J us Punendi lo que
devendría en penas rigurosas así como la perdida de dominio de la
tierra.
122
Sin embargo, la mayoría de campesinos se resisten a dejar el cultivo
ilegal apoyados por terroristas infiltrados en el narcotráfico, pero el
Estado no debe de dar tregua a este problema Nacional
primeramente se debe establecer mesas de diálogos con las
Federaciones con los cocaleros para explicarles su informalidad y
les conviene con las salidas que da el Estado de pasar a ser
formales.

Las crisis económicas en algo han promovido el desarrollo de la
industria de drogas ilegales; en la década de los 80, cuando todo
América Latina vivía una profunda crisis, Colombia fue el único país
que no la padeció y fue en esa época que concentró la industria de
la coca. La corrupción muy cercana a los altos niveles de las
instituciones democráticas, también promueve éste negocio ilegal.
Las políticas represivas contra el tráfico de drogas son mucho más
severas en los Estados Unidos que en Europa; sin embargo, durante
los últimos 20 años los precios de la cocaína han sido mucho más
altos en Europa que en Estados Unidos. El precio de las drogas lo
determina su cantidad demandada, en los Estados Unidos el
equivalente a un gramo de cocaína pura se puede vender al detalle
entre 100 dólares y 120 dólares mientras que en las ciudades de los
países andinos se vende en unos tres o cinco.

No solamente nos damos cuenta que existe una dificultad en el
campo ancestral, también hay un problema en saber que grupos de
narcos promueven el cultivo desde el Perú o los países aledaños en
donde también se puede cultivar la hoja de coca, también participan
países desarrollados que se ven afectados por la venta ilegal de
clorhidrato de cocaína. De manera especial podemos decir que
políticamente para contrarrestar la actividad agrícola de cultivo de
coca, el gobierno de los Estados Unidos a través de su oficina de
ayuda en el exterior USAID (Agencia de los EE.UU. para el
123
Desarrollo Internacional), sientan las bases para ayudar a un
crecimiento económico y al acceso a mercados para micro,
pequeñas empresas y medianas empresas con el fin de apoyar a la
reducción de la pobreza y lograr mejores niveles de inclusión social
en todos los aspectos que el tema relaciona. Además, USAID, tiene
algunos programas como el apoyo y fortalecimiento de la
democracia, apoyando a fortalecer a los gobiernos locales para
actuar como freno al tráfico de drogas en todas sus manifestaciones,
la tala ilegal de arboles y prácticas criminales; programas de
crecimiento económico tendiente a aliviar la pobreza; programas de
manejo del medio ambiente a fin de lograr un manejo sostenible de
los recursos naturales; programas de salud en estrecha coordinación
con el Ministerio del sector; programas de educación como un eficaz
medio de acceso a un mejor nivel de vida; programas de cultivos
alternativos en un enfoque de lucha frontal contra el negocio de
narcóticos mediante el desarrollo de proyectos definidos por las
propias comunidades en áreas como infraestructura .

Es en el marco de programas, que USAID, promovió una política de
sustitución de cultivos, donde la coca era reemplazada por café,
banano, piña, palma aceitera y otros cultivos de climas tropicales.

En la realidad, en la mayoría de los territorios del mundo andino
peruano, se siente una presencia muy limitada o la ausencia total del
programa; hecho que hace posible el desarrollo de mayores
actividades para reiniciar la producción de coca como cultivo ilícito.
Los programas de erradicación de los cultivos han sido
indiscriminados y como en el caso de los pueblos del Alto Chicama
en la Libertad, donde luego de eliminar los cultivos, ni el Gobierno ni
USAID, nunca han desarrollado ninguna acción para contrarrestar
los efectos negativos en el plano económico de su accionar.

124
6.1.2. EN UN INICIO LA POLÍTICA DE CONTRADROGAS.
El Decreto Legislativo Nº 824 del mes de Abril de 1996 estableció un
conjunto de normas destinadas a reorientar las acciones de lucha
contra las drogas. Una de las principales medidas fue la creación de
CONTRADROGAS como ente rector encargado de diseñar,
coordinar y ejecutar acciones integrales contra el consumo de
drogas, en colaboración con los diferentes organismos estatales
involucrados, incluyendo el Ministerio del Interior, la Policía Nacional
y las Fuerzas Armadas.

De acuerdo al dispositivo de fundación los principales objetivos de
CONTRADROGAS fueron los siguientes:
1. Prevenir el consumo de drogas en el Perú, enfocando las
acciones de prevención desde la perspectiva educativa,
ofreciendo acciones de información y promoción de una vida
sana.
2. Contribuir a la creación y/o fortalecimiento de programas de
rehabilitación de consumidores de drogas.
3. Promover la sustitución de cultivos de hoja de coca y crear
conciencia acerca del peligro de otros tipos de cultivos ilícitos.
4. Promover el desarrollo de programas de educación y de
concientización nacional, respecto a la ilegalidad y perjuicio del
uso, de la producción, tráfico y microcomercialización de los
derivados de la hoja de coca y otras sustancias ilegales.
5. Promover ante la comunidad nacional, internacional y
extranjera la obtención de recursos destinados a financiar los
esfuerzos nacionales para la lucha contra las drogas en sus
diversas facetas.

La administración del ente rector estuvo en manos de un Directorio
presidido por un Ministro de Estado designado por el Presidente de
125
la República, e integrado por otros 4 Ministros. La Gerencia de la
institución recaía en un Secretario.

Ejecutivo que asume responsabilidad por el manejo técnico y
administrativo.

La creación de la comisión implica que el Estado Peruano reconoció
la necesidad de contar con un organismo centralizador de la lucha
contra las drogas en todos sus aspectos y niveles. Por ello, desde su
creación, CONTRADROGAS se ha involucrado en acciones de
coordinación y organización de las fuerzas públicas y privadas que
buscan enfrentar el narcotráfico y sus múltiples implicancias
sociales, políticas y económicas.

De acuerdo a la ley 27629, son funciones de Contradrogas:
a) Diseñar y conducir y la Política nacional de Lucha contra el
tráfico ilícito de drogas, el consumo ilegal de drogas tóxicas,
promoviendo el desarrollo integral y sostenible de las zonas
cocaleras del país.
b) Prevenir el consumo de drogas en el Perú. Se enfocará la
prevención desde la educación, información y la promoción de
una vida sana a través del desarrollo de diversas acciones para
tal fin.
c) Contribuir a la creación y fortalecimiento de programas de
rehabilitación de drogadictos.
d) Promover la sustitución de cultivos de coca, amapola y de otros
tipos de sembríos de los cuales se puede producir drogas
ilícitas.
e) Promover el desarrollo de programas de educación y de
concientización nacional respecto a la ilegalidad y perjuicio del
uso, de la producción, tráfico y micro comercialización de los
derivados ilícitos de la hoja de coca y otras sustancias ilegales.
126
f) Promover ante la comunidad internacional, extranjera y
nacional la obtención de recursos destinados a financiar los
esfuerzos nacionales para la lucha contra las drogas en todos
sus aspectos, supervisando el desempeño de las entidades
públicas y privadas que ejecuten el financiamiento señalado,
dando cuenta a la Contraloría General de la República y a la
Comisión de Presupuesto y Cuenta General de la República.

6.1.3. DE CONTRADROGAS A LA POLÍTICA DE DEVIDA
A nivel ya de gobierno peruano, existe un organismo público
denominado DEVIDA LA COMISIÓN NACIONAL PARA EL
DESARROLLO DE VIDA SIN DROGAS, un organismo público
adscrito a la Presidencia del Consejo de Ministros, cuyos de acuerdo
al Decreto Supremo No 032 – 2002 - PCM son:
a. Diseñar y conducir la Política Nacional de Lucha contra el
Tráfico Ilícito de Drogas, el Consumo Ilegal de Drogas Tóxicas,
promoviendo el desarrollo integral y sostenible de las zonas
cocaleras del país.
b. Prevenir el consumo de drogas en el Perú, enfocando la
prevención desde la educación, la información y la promoción
de una vida sana a través del desarrollo de diversas acciones
para tal fin.
c. Contribuir a la creación y/o fortalecimiento de programas de
rehabilitación de drogadictos.
d. Promover la sustitución de los cultivos de hoja de coca,
amapola y de otros tipos de sembríos de los cuales se puede
producir drogas ilícitas.
e. Promover el desarrollo de programas de educación y de
concientización nacional, respecto a la ilegalidad y perjuicio del
uso, de la producción, tráfico y micro comercialización de los
derivados ilícitos de la hoja de coca y otras sustancias ilegales.

127
f. Promover ante la comunidad internacional, extranjera y
nacional la obtención de recursos destinados a financiar los
esfuerzos nacionales para la lucha contra las drogas en todos
sus aspectos.

A nivel de conclusión, es útil reflexionar sobre las implicancias de las
políticas de estado que deben tener como fin supremo mejorar los
niveles de vida de la población. El tema cocalero es un tema de
conflicto; es por ello que los programas de erradicación total de los
cultivos de coca antes de ser aplicados deberían considerar la
realidad económica y social de los espacios territoriales a fin de no
generar mayores niveles de pobreza con toda su secuela de efectos
para la vida de un país.

ES NECESARIO COMPULSARLO CON LA OPINIÓN DEL
ACTUAL JEFE DE DEVIDA RICARDO SOBERON:
Soberon, habla de reducción en término más compresivo que
erradicación, el gobierno va erradicar los cultivos de coca ilegales
bajo tres criterios:
 Cuando estos se encuentren en unidades de conservación en
la selva alta y baja.
 Cuando los cultivos se encuentren en la periferia de pozas de
maceración.
 Y cuando los cultivos sobrepasen un unidad de extensión de
territorio permitido, aunque claro vale decir que el mismo
Soberon no sabe si será un cuarto, media o una hectárea, lo
que Soberon olvida es que existe un marco legal que regula el
tema de la erradicación de coca ilegal y que señala que son
ilegales y que deben erradicarse, todos aquellos cultivos que
no se encuentran debidamente empadronados por ENACO, por
lo que se entiende que se debe realizar en todos los lugares
donde no estén empadronados.
128
 Entonces es necesario partir de un glosario de términos, para
que se entienda:

6.1.3.1. CONCEPTOS A CONSIDERAR PARA LA POLÍTICA DE
LUCHA CONTRA LAS DROGAS

INTERDICCIÓN:
Se denomina interdicción a las acciones de identificación y captura
de bandas de traficantes, incluyendo a las personas involucradas en
la provisión de materia prima y químicos para la elaboración de las
drogas.

En el Perú no está penalizado el cultivo de coca, lo que se penaliza
es la siembra excesiva lo que se destina al narcotráfico. En el Perú
no se penaliza el consumo de drogas, sin embargo cuando una
persona se encuentra en posesión de drogas se procede a su
detención hasta que se compruebe si se trata de un traficante o
consumidor.

ERRADICACIÓN:
En el Perú, únicamente está permitida la erradicación de cultivos en
forma manual a diferencia de otros países en la que las acciones de
erradicación son aquellas orientadas hacia el descubrimiento y
destrucción de áreas con cultivos de coca empleando medios
químicos (uso de herbicidas) o físicos (principalmente la
incineración), esto se lleva actualmente con el proyecto CORAH.

POLÍTICAS SOCIALES GENERALES
El rol del gobierno juega un rol importante, ya que al ser un problema
nacional y al ser un país único y no federal, se debe hacer entender
que la erradicación debe ir acompañada con la sustitución o los
cultivos alternativos se le debe hacer entender al campesino que
129
esta cometiendo un ilícito y que se debe reformar de acuerdo al
estado de derecho. Un número importante de la población confunde
erradicación con sustitución.

Acá es importante la presencia del Estado, ya que en estas zonas
casi inhóspitas el campesino cocalero casi tiene como único medio
de fuente de información la radio a mano que la lleva y acá juegan
un papel importante los narradores de noticias, en la que satanizan
las labor del gobierno dando un doble discurso, que los quieren dejar
en la miseria y que se levanten contra el gobierno, que al erradicar
su siembra se quedaran sin terrenos pobres, por eso lo catalogan
como enemigo a la Policía, Fiscalía, Poder J udicial. Por eso es
necesaria la presencia del Estado con programas como
radioprogramas del Perú, donde cortan las señales confabuladas
con las autoridades de la localidad.

POLÍTICAS
Lo que se debe es erradicar la pobreza que existe en estas zonas y
que lleva a los campesinos a sembrar la coca, principal insumo para
la elaboración de la droga; quienes defienden la política antidrogas
basado en la erradicación compulsiva parten de una premisa
equivocada de que disminuyendo la oferta de estupefacientes, se
lograra elevar el costo del producto y que ello desincentivara
finalmente el consumo.

Por otro laso se aprecia corrupción que permite el ingreso de
insumos químicos con que se elabora la droga. Debe haber un
eficiente cruce de información con las Instituciones involucradas, lo
que permitirá un verdadero sistema de prevención y de control de
lavado de activos.

130
El problema de los insumos químicos no es un problema de leyes,
es un problema de la corrupción que ha penetrado en todos los
elementos del Estado. Uno puede prohibir el kerosene pero igual va
a seguir llegando.

Los cultivos alternativos se deben seguir manteniendo, pero no es
acertado lo indicado por el Ministro Lerner en el sentido que se les
va a dar subsidios a los que siembren otros productos durante el
tiempo que dure que salga el producto. Esto no es acertado que
garantiza que ese dinero no lo utilizaran para seguir sembrando coca
en otras localidad la que se ha afectado en varia regiones y se ha
dispersado hacia otros lugares, se debe dar una adecuada
supervisión del dinero, que se entrega no vaya a ser como el
programa juntos que no sirve para nada.

En el Perú ya no existe barones de la droga, sino pequeñas empresa
o mipes, que mueven buenas cantidades de dinero, la tecnología del
procesamiento de la hoja de coca se ha simplificado muchísimo,
esto hace que el campesino sea ahora narcotraficante. La guerra
contra el narcotráfico no está perdida siempre y cuando se aplique
un efectivo programa de desarrollo alternativo y se realice un buen
trabajo de inteligencia contra el crimen organizado.

No debe haber erradicación sin programas alternativos, es
obligación del Estado ofrecer y garantizar la sustitución de cultivos.
Pero si se incumple esto la sustitución, no se puede detener la
erradicación forzosa, porque es una manera de frenar el
narcotráfico.

Hay una flagrante contradicción entre lo planteado por el Presidente
Humala, una reducción de los sembríos ilegales y sin embargo
mantiene a SOBERON que propone una reducción selectiva, parece
131
que mantiene a Soberon para que no se vengan encima los
cocaleros, por lo que no estaría cumpliendo el Presidente lo que
propuso a los cocaleros; la coca es un problema social que se tiene
que afrontar con total trasparencia.

Se han financiado proyectos basados en sustitución de cultivos,
sustitución de rentas, desarrollo integral sustentable, auto
erradicación voluntaria, entre otros términos de la jerga de las
agencia de cooperación. Los resultados están a la vista. El fracaso
de esta estrategia esta directamente vinculada a la débil capacidad
de gestión del estado y de la agencia de cooperación internacional.
Es importante señalar para que los cultivos alternativos sean
sostenibles no solo es necesario el financiamiento y la maquinaria.
Es necesario un marco jurídico con reglas claras, así como
asistencia económica técnica y permanente, en este aspecto el
estado y los agentes de cooperación internacional no han
respondido a las expectativas depositadas en ellos.

6.2. A MANERA DE COLOFÓN.
Por supuesto que no hay recetas mágicas, ni de las que resolverían
el problema de la noche a la mañana. Pero todos sabemos que no
han funcionado, aunque no lo quieran reconocer sino unos pocos
solicitaros analistas y vilipendiados políticos, las políticas optadas
por nuestro Gobierno han sido un fracaso por lo que cualquier otra
propuesta que no contribuya al problema puede ser muy útil por lo
que hemos planteado que se debe tratar de atacar el problema
desde la cadena productiva modificando el esquema monopsomico
de la comercialización de la hoja de coca y la forma de enfrentar el
trafico de los precursores químicos tratando de evitar que la hoja de
coca llegue a manos de los fabricantes y los insumos químicos
lleguen a las fincas cocaleras.

132
Por lo que se debe fortalecer un nuevo ENACO con mayor
presupuesto y personal adecuado que controle al productor que este
registrado en un nuevo padrón, poniendo énfasis en que el exceso
se debe expropiar y revertir las tierras de aquellos campesinos que
no le vendan a ENACO y entregarlas aquellos campesinos pobres
que no tengan tierras; por otro lado si se le va otorga subsidios a
aquellos campesinos que hayan decidido sembrar café, plátano,
palma aceitera, en el tiempo que demoren en salir sus cosechas
tienen que estar reforestando los campos de aquellos terrenos que
los dedicaron a la siembra ilegal; por otro lado ENACO debe otorgar
unas tarjetas llamase verde, rojo a aquellos productores que le
vendan su coca así como debe de entregar boletas que genere
impuesto a la renta y la SUNAT debe hacer los cruces respectivos.
Mientras mayor presencia del Estado haya en estas zonas se
intentara solucionar en algo este problema nacional.













133
BIBLIOGRAFÍA

1. ASFINSA (2001) “Determinación de zonas cocaleras Lícitas en el Perú”.
Documento obtenido de los archivos de DAI.
2. DIAZ, J. (2003) “Retos al programa de desarrollo alternativo: Una
propuesta para el desarrollo integral de los valles cocaleros”.
3. DURAND, F. (2005) “Comercio informal de la coca para uso tradicional”.
DESCO. ENACO S.A
4. Del Padrón de Productores de ENACO S.A y del cumplimiento de los
productores. Sucursal Trujillo (2003).
5. Base de datos de compras y ventas 1998-2004
6. Manual de Organización y Funciones ENACO S.A
7. Plan Operativo y Presupuesto 2005
8. Estados Financieros Auditados, varios años
9. Memoria, varios años
10. INEI (2003) “Encuesta Nacional de Hogares sobre Consumo Tradicional
de Hoja de Coca” Principales Resultados y Base de datos.
11. FONAFE (2005) “Perú: Oferta de Hoja de Coca. Estadística Básica (2001-
2004)” (2004) “Informe sobre ENACO”. Mimeo.
12. GLAVE, M. y ROSEMBERG, C. (2004) “Economía del cultivo y
distribución de la hoja de coca: Caso Peruano. Nivel Microeconómico”.
GRADE.
13. MACROCONSULT (2004) “Impacto macroeconómico de la producción
ilegal de hoja de coca y derivados en la economía peruana (1991 – 2003)”
14. NACIONES UNIDAS (2004) “Peru Coca Survey”.
15. (2005) “Perú: Monitoreo de Cultivos de Coca”
16. ROSPIGLIOSI, F. et al (2004) “El consumo tradicional de la hoja de coca
en el Perú”. IEP.
17. SUNAT (1999). Reglamento de Comprobantes de Pago
18. TELLO, J . (2004) “Trabajo de localización, producción y consumo nacional
de hoja de coca lítica e ilícita”.
19. UNOCD (1962) “Ten years of the Coca Monopoly in Perú
134
”<http://www.unodc.org/unodc/fr/bulletin/bulletin_1962-01-
01_1_page003.html>15.- PÁGINAS WEB:
- www.inei.gob.pe
- www.devida.gob.pe
- www.usaid.gov
- www.enaco.com.pe
- www.sunat.gob.pe
- www.fonafe.gob.pe
20. ONU. Protocolo de Kioto, de la Convención Marco de las Naciones
Unidas sobre el Cambio Cllimatico. Bonn. Alemania. 1997.
21. ZAMBRANO, Fabio. Ordenamiento ambiental territorial, participación y
conflicto.
22. En: Gómez, D. (Coord.). El Ordenamiento Ambiental del Territorio. Panel
de expertos. Bogotá: CIDER. Universidad de los Andes, 1996.
23. ONU, Oficina contra la Droga y el Delito, Tendencias Mundiales de las
Drogas Ilícitas, 2003
24. Devida, Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas, Memoria