You are on page 1of 4

Se le conoce tambièn como  Colitis Ulcerativa Crónica Idiopática o Colitis Ulcerosa Crónica 

Indeterminada. 
 
Es una enfermedad crónica; sin embargo se puede mantener en remisión por largos períodos. Esto quiere 
decir que la enfermedad puede cursar con períodos de actividad e inactividad. Esta enfermedad pertenece a 
las Enfermedades Inflamatorias Intestinales que incluyen también la Enfermedad de Crohn y la Colitis 
indeterminada. 
 
 
Causas 
Existen diversas teorías sobre las causas de la colitis ulcerosa, ninguna de ellas comprobada. No se 
conoce la causa de la colitis ulcerosa, y actualmente no hay cura, excepto a través de la extirpación 
quirúrgica del colon. Una teoría sugiere que algún agente, que puede ser un virus o una bacteria atípica, 
interactúa con el sistema inmune del cuerpo y desencadena una reacción inflamatoria en la pared intestinal. 
Aunque existe evidencia científica que demuestra que las personas que tienen colitis ulcerosa padecen 
anomalías del sistema inmune, se desconoce si estas anomalías son una causa o un efecto de la 
enfermedad. 
 
 
Diagnóstico y evaluación 
Su edad de presentación típica es antes de los primeros 40 años de vida; sin embargo, se ha llegado a 
establecer el diagnóstico en personas de edad avanzada. A esta enfermedad aún no se le ha encontrado 
cura. 
La manifestación más típica es la aparición de sangrado rectal que suele ser intermitente. Además se 
puede observar presencia de pus en las heces (debido a la inflamación de la mucosa) o incluso de moco. El 
color de la sangre es determinante: cuanto más oscura la afección puede haber interesado un tracto mayor 
de colón. En los casos en los que el sangrado sea profuso habrá que recurrir a transfusiones sanguíneas 
para corregir la anemia que se producirá. Además suele producir en el paciente dolor abdominal cólico, 
generalmente en hipogastrio y flancos, junto con tenesmo, fiebre, diarrea, y taquicardia. No tienen por qué 
aparecer todos de manera simultánea,
 
pero son sugerentes de enfermedad inflamatoria intestinal(EEI).Tras 
10 años padeciendo la enfermedad, se aumenta ligeramente el riesgo de sufrir una malignidad colónica; por 
este motivo el paciente debe seguir un control exhaustivo con seguimiento endoscópico. 
Se puede asociar a otras enfermedades autoinmunes como la colangitis esclerosante primaria, que 
afecta el hígado y sus vías biliares. 
Puede presentar manifestaciones extraintestinales como artralgias, artritis y uveítis 
Tratamiento 
El tratamiento se basa en antiinflamatorios e inmunorreguladores. 
El ácido 5 aminosalicílico (5­ASA) es un compuesto antiinflamatorio similar a la aspirina que constituye uno 
de los principales tratamientos de esta patología. Se encuentra en fármacos como la sulfasalazina y 
mesalamina o mesalazina, como uno de sus componentes. La molécula debe de manipularse 
farmacológicamente porque si se administra pura, sería absorbida por el intestino delgado y no llegaría a 
colon, donde ejerce su efecto. Es un efecto tópico, por contacto con la mucosa afectada. En el colon las 
bacterias de la flora bacteriana descomponen la molécula de sulfazalacina en una sulfa y el 5­ASA, o la 
molécula de mesalamina en dos moléculas de 5­ASA y entonces ejerce su efecto antiinflamatorio sobre la 
mucosa. Suelen administrarse en forma crónica a los pacientes. 
Los corticoesteroides son antiinflamatorios más poderosos y por ende con mayores efectos secundarios. 
Se pueden administrar por vía oral, intravenosa o en enemas. Se utilizan cuando el empleo de la 5­ASA no 
es suficiente para que el paciente entre en remisión (se inactive la enfermedad). Lo ideal es utilizarlos a la 
menor dosis posible por el menor tiempo posible; sin embargo, algunos pacientes los necesitan en dosis 
altas durante las crisis graves y otros a dosis bajas de forma crónica para poderse mantener con baja 
actividad inflamatoria. 
Otros inmunorreguladores como la azatioprina se pueden utilizar en los casos más graves para controlar 
una crisis o para dar mantenimiento de la terapéutica. La utilización de estos medicamentos podría facilitar 
el bajar la dosis de corticoesteroides. 
También existe el tratamiento dietético de la patología, que debe añadirse al farmacológico. Este 
tratamiento debe ser realizado por nutricionistas expertos, ya que puede perjudicar al paciente la inclusión 
de determinados alimentos. 
Cirugías 
Existen diversas opciones quirúrgicas: 
● Proctocolectomía: La cirugía más común es la proctocolectomía (extirpación completa del 
colon y del recto) con ileostomía (creación de un orificio pequeño en la pared abdominal donde 
la punta inferior del intestino delgado, el íleon, se lleva hasta la superficie de la piel para drenar 
los desechos). 
● Anastomosis ileoanal: A veces puede realizarse una anastomosis ileoanal. Se extirpa la 
porción enferma del colon y se conservan los músculos externos del recto. El íleon se une 
dentro del recto, formando una bolsa o depósito que contiene las heces. Esto le permite al 
paciente defecar a través del ano en una forma normal, aunque las defecaciones pueden ser 
más frecuentes y acuosas de lo normal. 
 
 
Aqui les dejo un video sobre una endoscopia para intentar ver la colitis ulcerosa 
https://www.youtube.com/watch?v=FJ­HdrrRl30