You are on page 1of 6

Albert Camus (1913-1960): Incrédulo apasionado

Por: Juan José ama!o Acosta
Nació en Argelia el 7 de noviembre 1913. Murió a los cuarenta y siete
años en un accidente de tráfico camino de Pars tres años des!u"s de
#aber recibido el Premio Nobel de $iteratura. %l me&or testamento 'ue
nos de&ó fue su obra literaria( y el me&or legado( su obra filosófica. %stoy
#ablando de Albert )amus( cuya vida y !ensamiento se caracteri*an !or
la lucide* crtica( la rebelda frente al sistema( el cuestionamiento de las
convenciones sociales y la increencia a!asionada. +odos sus libros son
un e&ercicio !ermanente de rebelda( y muy es!ecialmente El mito de
Sísifo y El hombre rebelde( dos cimas del !ensamiento rebelde de
nuestro tiem!o.
El ser humano rebelde
,-.u" es un #ombre rebelde/0( se !regunta Albert )amus en El hombre
rebelde 1Alian*a( Madrid( 19234( !ara res!onder5 ,6na !ersona 'ue dice
7no8. Pero si niega( no renuncia. %s( tambi"n( un #ombre 'ue dice 7s8(
desde su !rimer movimiento. 6n esclavo( 'ue #a recibido órdenes toda
su vida( de !ronto &u*ga inace!table un nuevo mandato.0 -)uál es el
contenido de ese ,no0/ .ue ,las cosas #an durado demasiado0( ,#asta
a#ora s( desde a#ora no0( ,vais demasiado le&os0( y tambi"n( ,#ay un
lmite 'ue no fran'uear"is0. %n una !alabra( ,ese 7no8 afirma la
e9istencia de una frontera. %l movimiento de rebelión :sigue diciendo
)amus: se a!oya en el rec#a*o categórico de una intrusión &u*gada
intolerable y en la im!resión del rebelde de 'ue 7tiene derec#o8. $a
rebelión va acom!añada de la sensación de tener uno mismo( de alguna
manera y en alguna !arte( ra*ón.0 ;( efectivamente( la tiene. %l esclavo
en rebelda dice a un tiem!o s y no. Antes marc#aba ba&o el látigo del
amo< a#ora da media vuelta( cambia de actitud y le !lanta cara. =!one lo
'ue es !referible a lo 'ue no lo es.
)amus reformula la duda metódica cartesiana( la !rimera y >nica
evidencia y el ,!ienso( luego e9isto0 de ?escartes de esta guisa5 ,@rito
'ue no creo en nada y 'ue todo es absurdo( !ero no !uedo dudar de mi
grito y necesito( al menos( creer en mi !rotesta. $a !rimera y >nica
evidencia 'ue me es dada as( dentro de la e9!eriencia del absurdo( es la
rebelda0( 'ue nace del es!ectáculo de la sinra*ón( ante una condición
in&usta e incom!rensible. ,;o me rebelo( luego e9istimos.0
$a rebelda no es un movimiento egosta< nace de la conciencia de
la !ro!ia o!resión y de la o!resión del otro. %s( !or ende( un acto de
solidaridad nacido de la necesidad de luc#ar contra las cadenas de la
esclavitud. Por eso( el verdadero acto de rebelión e9ige la identificación
con la !ersona o el colectivo o!rimido y el tomar !artido !or ellos. $a
rebelión es( seg>n esto( un acto de afirmación de la com>n dignidad del
g"nero #umano. %s ,desbordamiento del ser0( ya 'ue nace de ,la
!asión del ser #umano !or el ser #umano0. ,%l motivo de la misma es el
amor a la #umanidad0( asevera )amus. +res son las caractersticas de la
rebelda5 a4 es un acto de rec#a*o radical( categórico< b4 es una
reclamación :generalmente en"rgica y a veces violenta: de un
derec#o( no la !etición de un favor o la consecución de un !rivilegio( y c4
no se trata de una o!inión< se es consciente de tener ra*ón.
$a rebelda no es !osible en el mundo de lo sagrado( ya 'ue a# no
#ay es!acio !ara las dudas( las !reguntas< todas son res!uestas
definitivas( seguridades incólumes. %n ese es!acio solo tiene cabida la
acción de gracias. $a rebelda solo !uede darse en el ámbito de lo
!rofano( abierto a la integración( el cuestionamiento y la !er!le&idad.
Rebelión ética, rebelión metafísica y revolución
$a rebelda lleva derec#amente a la revolución. Pero( -tiene alg>n lmite
la acción revolucionaria/ %s el !roblema 'ue se !lantea en Los justos(
donde c#ocan dos conce!ciones de la revolución dentro de la
=rgani*ación5 la organicista de Ate!#en y la #umanista de Baliayev. %l
!rimero cree 'ue la revolución no tiene lmites. $a consecución de una
sociedad liberada del des!otismo e9ige todo ti!o de sacrificios. Por muy
duro 'ue resulte( #ay 'ue matar a los niños si as lo re'uiere la
=rgani*ación. Baliayev( !or el contrario( cree 'ue el asesinato de los
inocentes es el lmite 'ue nunca !uede ni debe tras!asarse. 6na
revolución sin lmites desemboca en un nuevo des!otismo.
Albert )amus es uno de los más co#erentes int"r!retes de
Nie*tsc#e y de ?ostoievsCi y uno de los más aut"nticos re!resentantes
del atesmo moral( 'ue no !uede ace!tar la e9istencia de ?ios
!recisamente !or su res!onsabilidad en el sufrimiento de los inocentes.
Au atesmo no se mueve en el terreno es!eculativo( sino 'ue se torna
rebelión ética desde la solidaridad con las vctimas. Dasta tal !unto
relativi*a la im!ortancia de las !ruebas filosóficas de la e9istencia de
?ios 'ue confiesa( no sin sentido del #umor al tiem!o 'ue de manera
realista( 'ue nunca ,vio morir a nadie !or el argumento ontológico0 de
Anselmo de )anterbury. ; lleva ra*ón.
Au rebelión metafsica consiste en la negación de la teleologa del
ser #umano y de la creación. %s una rebelión contra ?ios( a 'uien
desafa y !ide cuenta y ra*ón de la in&usticia im!erante en su creación(
como #iciera el legendario !ersona&e bblico Eob. ;o creo 'ue la rebelión
metafsica de )amus !rocede de la tradición bblica veterotestamentaria
y de su conce!ción !ersonal de ?ios( más 'ue de la tradición griega. %l
rebelde metafsico no !ide cuentas a una divinidad cósmica( sino al ?ios
!ersonal. %s el ?ios !ersonal del Antiguo +estamento( observa )amus(
,'uien movili*a la energa subversiva0. %s )an( más 'ue Prometeo(
'uien desencadena la rebelión< son los descendientes de )an( más 'ue
los seguidores de Prometeo( 'uienes activan la rebelión a lo largo y
anc#o de la #istoria.
Incrédulo apasionado
As lo califica )#arles Moeller a!oyándose en un te9to del !ro!io )amus.
%s la definición 'ue me&or refle&a su vida( su !ensamiento y sus
sentimientos( conforme a su !ro!io testimonio de 19F3 recogido en 19F9
en Vie intelectuelle5 ,$a incredulidad contem!oránea no se a!oya ya en
la ciencia como a finales del siglo !asado. Niega al mismo tiempo la
ciencia y la religión. No se trata ya del esce!ticismo de la ra*ón frente al
milagro5 es una incredulidad apasionada.0
Pero su incredulidad no es fanática ni inactiva( sino de mano
tendida #acia los cristianos( como la del ateo doctor Gieu9 de La peste
#acia el &esuita Panelou9( siem!re dis!uesto a aliviar los sufrimientos
#umanos( inde!endientemente del credo religioso 'ue se !rofese(
siem!re !resto a traba&ar !or la &usticia y en defensa de los condenados
de la tierra. As lo e9!uso en la memorable conferencia de 19FH en
$atourIMaubour( en la 'ue !idió 'ue ,los cristianos #ablen alto y claro sin
#acer surgir la duda( tanto sobre el terror de las dictaduras como sobre la
condenación de un obis!o yugoslavo( sobre el trato de los negros en
Am"rica como sobre las de!ortaciones en Gusia. .ue los cristianos
!artici!en en blo'ue contra el silencio y no nos de&en solos en medio de
los verdugos.0
%s una incredulidad( la de )amus( !reocu!ada !or la salvación de
los seres #umanos 'ue sufren sin motivo ni fundamento y de los !obres
'ue viven en el infierno de la miseria. 6na incredulidad 'ue no res!onde
a cita alguna en el más allá( sino a la llamada de la solidaridad en la
tierra. Por eso el intelectual argelinoIfranc"s( como asevera )#arles
Moeller inter!retando acertadamente la conciencia solidaria de )amus(
,siem!re llegará tarde a las citas con ?ios( !or'ue siem!re #abrá
demasiados carros atollados en el camino( a los 'ue #abrá 'ue
desatascar0. Pero en las citas terrenas !uede coincidir( como de #ec#o
coincidió( con !ersonas y colectivos creyentes em!eñados en construir
un mundo me&or.
Ae trata( en fin( de una incredulidad 'ue tiene en com>n con la fe
cristiana la mstica de la dic#a y la creencia en el valor liberador de la
muerte de los &ustos. +al es el mensa&e de Los justos5 ,No llor"is :dice
?ora a sus com!añeros de =rgani*ación( tras la e&ecución de Baliayev:.
JNo( no( no llor"isK ;a veis 'ue es el da de la &ustificación. Algo se eleva
en esta #ora 'ue es nuestro testimonio de rebeldes. AnneC ya no es un
asesino.0
Jesús de Nazaret, despoado de su divinidad
-; Ees>s de Na*aret/ A !esar de la increencia de )amus( el Na*areno
no es una !ersona a&ena a su vida y a su refle9ión. +odo lo contrario5
siente un !rofundo res!eto !or "l( más allá de los dogmas con 'ue el
cristianismo le #a desfigurado. ,;o no creo en su resurrección :afirma
)amus:( !ero no ocultar" la emoción 'ue siento ante )risto y su
enseñan*a. Ante Ll y ante su #istoria no e9!erimento más 'ue res!eto y
veneración.0 )ontra!one Ees>s a los cristianos !oco e&em!lares y a los
funcionarios de lo sagrado( 'ue !rimero lo relegan al sótano( luego lo
meten en el desván( lo colocan en la cru* y tre!an !or ella !ara 'ue los
vean desde le&os( aun'ue !ara ello tengan 'ue !atear a 'uien está
clavado en la cru*. @ol!ean( &u*gan con severidad e incluso matan en su
nombre. Prescinden de la generosidad y e&ercen la ,caridad0. No
!erdonan a nadie. Ees>s( !or el contrario( #abla suavemente a la ad>ltera
y le dice5 ,;o tam!oco te condeno.0 %s verdad 'ue #ay gentes 'ue
aman desinteresadamente a Ees>s( incluso entre los cristianos( mati*a(
,!ero son contados0.
)amus reconoce la im!ortancia 'ue tiene !ara la #umanidad lo
sucedido el Miernes Aanto en el @ólgota( !or'ue en las tinieblas 'ue se
cernieron a'uella tarde( la divinidad( abandonando sus tradicionales
!rivilegios( vivió en toda su radicalidad y #asta el final la duda es!antosa(
la deses!eración y la angustia de la muerte. Para 'ue ?ios sea un ser
#umano( concluye el autor de El hombre rebelde( ,es necesario 'ue se
deses!ere0. ?es!o&ado de su divinidad !or la crtica racionalista( Ees>s
se torna un ser #umano 'ue fracasa( asume la frustración y !ierde toda
dimensión redentora. ; este Ees>s frustrado ,no es sino un inocente más
al 'ue los re!resentantes del ?ios de Abra#am a&usticiaron
es!ectacularmente. %l abismo 'ue se!ara al amo de los esclavos se abre
de nuevo y la rebelión sigue gritando ante el rostro oculto de un dios
celoso.0
!Es posible la dicha"
-+odo es sufrimiento en la #istoria #umana/ -No #ay momentos de
felicidad/ -%s esta im!osible/ -+iene 'ue renunciar el ser #umano a
ella/ $a res!uesta a estas !reguntas a !artir de la vida y de la obra de
)amus no es fácil. Eac'ues )ormery( el #"roe de la novela inacabada El
primer hombre( no logra alcan*ar la felicidad. Pero la novela tiene un
momento feli*( el recuerdo de la niñe* en el mar en calma5 ,%l mar
estaba tran'uilo( tibio( el sol a#ora ligero sobre las cabe*as mo&adas( y la
gloria de la lu* llenaba sus cuer!os &óvenes de una alegra 'ue los #aca
gritar sin interru!ción. Geinaban sobre la vida y sobre el mar( y lo más
fastuoso 'ue !uede dar el mundo lo reciban y gastaban sin medida(
como señores seguros de sus ri'ue*as irreem!la*ables.0
)amus no se contenta con el Asifo 'ue fracasa en su intento de
subir la !iedra #asta la cima de la montaña. Me a ese #ombre volver a
ba&ar con !aso lento #acia el tormento cuyo fin no conocerá. Pero esta
#ora es la #ora de la conciencia. %n cada uno de los instantes en 'ue
abandona las cimas y se #unde !oco a !oco en las guaridas de los
dioses( es su!erior a su destino y es más fuerte 'ue su roca. %l mito de
Asifo es( ciertamente( trágico( !ero lo es !or'ue su !rotagonista tiene
conciencia. $a clarividencia( 'ue deba constituir su tormento( consuma al
mismo tiem!o su victoria. No #ay destino 'ue no se ven*a con el
des!recio. Por lo tanto( sigue argumentando )amus( el descenso 'ue se
#ace algunos das con dolor( !uede #acerse tambi"n con alegra.
Asifo está de nuevo al !ie de la montaña y vuelve a encontrar
siem!re su carga. Pero #ay una lección 'ue enseña a los #umanos5 una
fidelidad su!erior 'ue niega a los dioses y levanta las rocas. %l universo(
en adelante sin amo( no le !arece est"ril ni f>til. )ada uno de los granos
de esta !iedra( cada tro*o mineral de esta montaña llena de oscuridad(
forma !or s solo un mundo. %l esfuer*o mismo !ara llegar a las cimas
basta !ara llenar un cora*ón de #ombre. ; )amus termina5 ,Day 'ue
imaginarse a Asifo feli*.0
)amus no es un !ensador !esimista y derrotado( ni una !ersona
fracasada y resentida. %s un ser #umano en busca de la dicha( como "l
mismo confiesa5 ,)uando me ocurre buscar lo 'ue #ay en m de
fundamental( es el gusto !or la dic#a lo 'ue encuentro. Me gustan
!rofundamente los seres #umanos. No siento !or la es!ecie ning>n
des!recio. %n el centro de mi obra #ay un sol invencible. Me !arece 'ue
todo esto no da !or resultado un !ensamiento muy triste.0 Ain embargo(
la dic#a no está al alcance de la mano( ni se logra !or el mero #ec#o de
!ensar en ella o de desearla. $o saben muy bien los !ersona&es de
ficción de )amus( 'ue se debaten entre la ra*ón y la sinra*ón de la
e9istencia( entre el amor !or la vida y su !uesta en riesgo !or la libertad
del !ueblo( entre el sentido 'ue an#elan y el sinsentido 'ue im!era en su
entorno.
)oncluyo con el &uicio de =livier +odd sobre el autor de El mito de
Sísifo5 ,)amus diagnosticó ciertos males de nuestra "!oca( refle&ó sus
angustias( rec#a*ó las tentaciones totalitarias y su !ro!ia inclinación al
ni#ilismo. Dabra !odido caer en el cinismo. Pensador y moralista( estaba
aislado en los ambientes franceses en los 'ue triunfaba el mar9ismo
bruto. )amus rec#a*ó el fanatismo( no el militantismo. $a idea de ?ios en
el 'ue no !oda creer le !ersiguió.0
%ste !erfil !rocede de Euan Eos" +AMA;=( Cincuenta intelectuales para una
conciencia crítica( Nragmenta( Oarcelona( 3P13( !. 1F3I1Q1.