You are on page 1of 14

[Año

]
DOCENCIA EN ENFERMERIA
ENFERMERIA 720
[Seleccionar fecha]
LA MEMORIA
INTRODUCCION
La memoria es una función cerebral que interviene en todos los
procesos de aprendizaje del ser humano. Es vital para la supervivencia
del individuo como lo ha sido para la supervivencia de la especie. Esto
es un punto común con muchas de las especies animales, por no decir
todas y cuando consideramos novedosos aspectos en estudio como la
memoria de las células, también es un punto común con las plantas y
los demás seres vivos.
En el ser humano la memoria interviene en funciones primitivas como el
mirar, caminar, escuchar, etc. Hasta en funciones muy complejas y
elaboradas como el lenguaje, los procesos de pensamiento y las
capacidades de comportamiento social.
Si no se contara con la memoria, otras facultades básicas como la
percepción a través de los órganos de los sentidos, sería inútil, porque
cada vez que percibiéramos algo sería como algo nuevo y jamás
sabríamos como actuar en consecuencia con lo percibido. La base de
la experiencia de lo que ya aprendimos es necesaria.

ANATOMÍA DE LA MEMORIA
Los investigadores han descubierto un alto grado de actividad en las
profundidades del cerebro, en un lugar llamado hipocampo, el nombre
proviene de la palabra latina caballo de mar, al que se asemeja.
En el hipocampo se alinean hileras de unos 40 millones de células nerviosas,
estas células permiten almacenar en la memoria la información que proviene
de nuestros sentidos. Cuando memorizamos la cara de alguien, la
fragmentamos convirtiéndola en formas más simples, estos fragmentos de
información llegan al hipocampo.
El hipocampo forma parte del sistema límbico del cerebro, entre sus funciones
también figura la de regular las emociones. El hipocampo procesa y evalúa
estos fragmentos, y después espera a que le llegue más información
procedente de los sentidos y del resto del sistema límbico, para decidir si la
cara debe ser o no archivada en la memoria. Mediante esta imagen
computarizada del escáner Pit podemos ver el funcionamiento del cerebro, la
nueva información recorre de forma instantánea el hipocampo.
Si el hipocampo o las vías de acceso a el son dañadas, nuestra capacidad de
guardar nuevos recuerdos se destruye. La tecnología de última generación nos
permite comprender el funcionamiento de la memoria en el interior del
cerebro.
La memoria humana es la función cerebral resultado de conexiones sinápticas
entre neuronas mediante la que el ser humano puede retener experiencias
pasadas. Los recuerdos se
crean cuando las
neuronas integradas en
un circuito refuerzan la
intensidad de las sinapsis.
Estas experiencias, según
el alcance temporal con
el que se correspondan,
se clasifican,
convencionalmente, en
memoria a corto plazo
(consecuencia de la
simple excitación de la
sinapsis para reforzarla o
sensibilizarla
transitoriamente) y
memoria a largo plazo
(consecuencia de un reforzamiento permanente de la sinapsis gracias a la
activación de ciertos genes y a la síntesis de las proteínas correspondientes).
La memoria humana, a diferencia de la memoria de los animales que actúa
principalmente sobre la base de sus necesidades presentes, puede
contemplar el pasado y planear el futuro. Respecto de su capacidad, se ha
calculado el cerebro humano puede almacenar información que “llenaría
unos veinte millones de volúmenes, como en las mayores bibliotecas del
mundo”. Algunos neurocientíficos han calculado que en toda una vida se
utiliza solo una diezmilésima parte (0,0001) del potencial del cerebro.


LA MEMORIA
I. DEFINICION

La memoria es la capacidad para retener y hacer un uso secundario de una
experiencia. Se basa en las acciones del sistema nervioso y, en particular, del
cerebro. Sus posibilidades corresponden al desarrollo del último – de aquí la relevante
importancia de la memoria en el hombre. La memoria, en realidad, nos permite
retener nuestra lengua materna y otras lenguas que podamos haber aprendido,
mantener nuestros hábitos, nuestras habilidades motoras, nuestro conocimiento del
mundo y de nosotros mismos, de nuestros seres queridos y odiados, y referirnos a ellos
durante nuestra vida.
Cualquier comportamiento humano está en realidad potenciado más por patrones
adquiridos que por estímulos inmediatos resultantes de la situación real. Jacques
Barbizet (1969, p. 258).
La memoria (vocablo que deriva
del latín memoria) es
una facultad que le permite al ser
humano retener y recordar
hechos pasados. La palabra
también permite denominar
al recuerdo que se hace o al
aviso que se da de algo que ya
ha ocurrido, y a la exposición de
hechos, datos o motivos que se
refieren a una cuestión
determinada.
En resumen, la memoria es un mecanismo de grabación, archivo y
clasificación de información, haciendo posible su recuperación posterior.
Se tiene en cuenta los siguientes aspectos:
 La memoria funciona mucho más eficazmente cuando algo se
aprende en un ambiente agradable y relajado. Por ejemplo: Todos
sabemos que la memoria es selectiva y que recordamos mucho mejor
las cosas agradables y apenas recordamos los malos ratos,
acentuándose este efecto cuanto más antiguos son los recuerdos.
 El elemento complementario y de signo opuesto al anterior es que la
memoria funciona muy mal, llegando a confundir casi todo cuando nos
ponemos muy nerviosos. Por lo tanto, es importante que determinadas
discusiones se realicen con la máxima tranquilidad posible porque, de lo
contrario, si los datos objetivos se empiezan a confundir, no hay forma
humana de razonar o comprender las emociones.

II. TIPOS Y CARACTERÍSTICAS DE LA MEMORIA
La memoria tiene diversos grados de
retención temporal de la información. Datos
que la memoria proporciona, desaparecen
con el paso del tiempo. Otra razón puede ser
que información cuesta más localizarla en la
memoria y no es tan exacta como lo era
antes. Asimismo, no sólo no es exacta, sino
que la persona puede notar que, en
realidad, está reconstruyendo la información
a partir de unos pocos datos, entre otras
razones.
Muchos autores han establecido criterios de clasificación basados en
diferentes teorías. Algunos de ellos:
a. Memoria Instantánea:
Estará compuesta por toda información que es accesible en tiempo real,
inmediatamente. Aunque pueda parecer lo contrario, esta memoria es muy
grande, en ella se encuentran toda la información que se utiliza
constantemente en la vida diaria. La configuración, por su automatismo,
permite la realización simultánea de diversas tareas.
b. Memoria Especializada:
En esta categoría se pueden incluir aquellos tipos de memoria especiales por
cargarse automáticamente en la memoria instantánea y, al mismo tiempo,
formar parte de la memoria a largo plazo; pero sin encontrarse tan
comprimida como ésta, y por tener sus propios sistemas multidimensionales de
referencia. Entre las que se encuentran dentro de esta categoría están la
memoria lingüística, cierta memoria de tipo visual, el archivo de los
preconceptos, programas preestablecidos de respuestas rápidas, serían
ejemplos típicos de memorias especializadas.
c. Memoria a Corto Plazo:
En esta memoria se encuentra toda la información que se ha tratado desde la
última vez que se hizo la labor de mantenimiento o limpieza del sistema, es
decir, desde la última que se durmió el tiempo suficiente para realizar dicha
labor. El grado de conservación o estado de la información dependerá del
tiempo mencionado y, por supuesto, de la capacidad fisiológica o genética
de cada individuo. El tiempo en que esta memoria es más eficaz se
corresponde con 16 horas aproximadamente, reservando 8 horas diarias para
su mantenimiento.

d. Memoria a Medio Plazo:
En esta memoria se encontrará la información que se retiene durante bastante
tiempo. Pero este tiempo será mayor en la medida que la información sea más
relacional y contenga menos de datos concretos. Es decir, la información se
puede obtener no sólo directamente, sino por su relación con otra información
también grabada en la memoria. En este sentido, con independencia de que
ciertos datos se grabarán en la memoria en su estado original, como la fecha
de nacimiento de una persona próxima, la memoria a medio plazo tiende a
ser más fija en la medida en que los datos se van transformando en conceptos
y éstos se definen sobre la base de un sistema de referencias multidimensional.
e. Memoria a Largo Plazo:
La memoria a largo plazo está formada por un sistema exclusivamente
multidimensional en el cual existen menos dimensiones que en el anterior, y
éstas son la base del carácter esencial de una persona y no de sus
conocimientos. Lo que comúnmente se denominan principios personalizados
de los generales, como justicia, igualdad, libertad, respeto, educación,
beneficio de la duda, entre otras. Los conocimientos o conceptos se
encontrarán ordenados en las capas más profundas de la memoria a medio
plazo, o lo que es lo mismo, en las capas más superficiales de la memoria a
largo plazo.
f. Memoria Visual-Emocional:
Las emociones no se recuerdan directamente sino que se sienten
directamente. Lo que se puede hacer es recordar que se tuvo tal emoción y
reproducirla mediante el recuerdo de los factores originales. Es un tipo muy
especial de memoria. El contenido varía con las personas pero suele tender a
ser una secuencia de imágenes emotivas en orden cronológico y de carácter
muy simbólico.

III. Métodos y Procesos de la Memoria
El gestor de la memoria, la inteligencia, utiliza abundantes métodos y procesos
para clasificar, organizar y racionalizar la información contenida en la
memoria.
• Memoria Automática y Memoria Dirigida
Según los mecanismos automáticos del funcionamiento de la memoria, se
puede influir en qué información se graba y en cuál no. No supone ninguna
novedad el hecho de que cuanto más se estudia un tema, más se retiene.
Aunque el funcionamiento del paso de la memoria a corto plazo a la de
medio plazo es inconsciente, el cerebro detecta el interés en función del
número de veces que se ha trabajado con un tema. Una ayuda importante
para esta memoria a medio plazo, cuando se trata de pasar un examen,
puede ser facilitar algunas referencias artificiales para su mejor retención. En
particular, determinadas reglas nemotécnicas, por ejemplo, pueden ser útiles
el marcar las fechas, cifras, porcentajes e información similar de carácter muy
matemático con un color especial, autores con otro, definiciones con otro,
entre otras estrategias.
• Estructuras o Paquetes Lógicos Preestablecidos
En el estudio del desarrollo de respuestas rápidas de la inteligencia, la
potencia del cerebro se incrementa notablemente con su automatización.
Una de sus causas es que la información de entrada se coloca directamente
en los campos funcionales y una vez recibidos todos los datos, se disparaba
automáticamente la operación concreta. En definitiva este desarrollo implica
una de las estructuras o campos preestablecidos para el tratamiento de la
información. Estas mismas estructuras se utilizarán, en su caso, para el
almacenamiento o archivo de la información.
• Memorizar sólo lo contrario a la Lógica
Uno de los métodos más eficaces del gestor de memoria es consecuencia
de la regla de no memorizar aquello que se puede deducir fácilmente por
aplicación de la lógica. Pero en este caso, la lógica se ha de entender como
una lógica particular y de carácter personal asociada al suceso o dato que se
pretende saber que se sabe. Efectivamente, el truco consiste, no en saber,
sino en saber que se sabe, que no es lo mismo. Por ejemplo:
Pregunta: ¿Quién tiene el pelo más largo, Susana o Julio?

Supuesto 1: No tengo ninguna asociada ninguna referencia en la memoria.
Respuesta: No lo sé, me puedo imaginar que... pero no lo sé.
Supuesto 2: Sé que lo sé porque, de alguna manera, esta pregunta, ¡No la
respuesta! Tiene asociada la referencia citada en mi memoria a medio plazo.
Respuesta: Susana. (Lo cual se supone cierto).

El proceso seguido por la mente ha sido el siguiente, como se sabe que lo
se sabe porque de este extremo la memoria informa, se busca la lógica
particular que se hubiese aplicado para archivar esta información. En este
caso sería: "En condiciones normales una mujer tiene el pelo más largo que un
hombre". Por lo tanto la respuesta es Susana.
• Compresión de la Información
En los tipos de memoria, según se va avanzando en las diferentes capas
de la misma, va cambiando la naturaleza de la información hacia un sistema
multidimensional, o lo que es lo mismo, la información se va comprimiendo.
Este proceso lleva tiempo y el gestor de la memoria necesita utilizar mucha
potencia. Normalmente, no sólo se tratará de su compresión, sino de su
descompresión, su análisis y comparación con nueva información y su vuelta a
comprimir después de buscar las referencias dimensiónales más adecuadas
para su grabación y futura localización. Cuando una persona piensa en algo
que hacía mucho tiempo no pensaba, puede sentir perfectamente como la
información va apareciendo de la nada. Cuando un dato o un concepto se
recupera o hace consciente parece como si, al mismo tiempo, el cerebro
continuase recuperando elementos asociados a dicho dato o concepto, en
determinados momentos se puede hasta visualizar como una explosión de
datos y conceptos cada vez más precisos sobre lo que se está hablando o
pensando.
• Degradación de la Información
Otro método, conocido en esta cultura, es la degradación de la
información en los procesos de compresión de la misma, al tratar reducir la
información, se obvian datos, fechas, entre otros, lo que trae como
consecuencia la simplificación de la información y, no obstante, la perdida de
la calidad de la misma.
• Reconstrucción de la Información
En correspondencia con el
fenómeno de la degradación de la
información, se encuentra el de la
reconstrucción de la misma cuando es
requerida por el gestor de la memoria.
Este fenómeno puede producir que una
persona esté convencida de un hecho
o aspecto concreto porque su
memoria le informa del mismo y, en
realidad, ser falso. Parece que pudiera
estar mintiendo, pero de hecho, se está confundiendo, aunque ni ella misma lo
sepa.
 PROCESOS BASICOS DE LA MEMORIA
1. Codificación: captación de información en el cerebro.
2. Almacenamiento: retención de la información de forma persistente
3. Recuperación: obtención de la información a partir del
almacenamiento de recuerdos.

En resumen, la memoria, se pone en contacto con el pasado, facilita el
aprovechamiento de la inteligencia, permite la adquisición de aprendizajes y
conocimientos, manteniendo intacta la vivencia de identidad personal a
través del tiempo.

IV. Importancia de la Memoria
Todo lo que somos es memoria. Esta afirmación que inicialmente podría
parecer exagerada, dada la multitud de procesos que intervienen en las
capacidades humanas desde un punto de vista cognitivo, venía a reflejar la
importancia de la memoria en todas las actividades del ser humano. Son los
recuerdos acerca de nuestras experiencias pasadas los que nos proporcionan
una biografía y definen quiénes somos; es el conocimiento, desde un punto de
vista enciclopédico, el que nos permite desenvolvernos con soltura en el
mundo en que vivimos, y son las habilidades que aprendimos en algún
momento las que nos permiten sobrevivir. Sin memoria no sabría quién soy, no
sabría dónde estoy y no sabría qué hacer o cómo actuar.
Este hecho se pone de manifiesto de forma dramática en las demencias, ya
que los pacientes aquejados de estas enfermedades, en sus diferentes
variantes, van perdiendo la capacidad de utilizar toda esa información que
fueron acumulando a lo largo de la vida. O en los daños cerebrales, que
provocan que algunas personas pierdan la capacidad de almacenar nueva
información, de forma que se mantienen en un eterno presente, como nos
describe la literatura de casos clínicos. Así por ejemplo, Oliver Sacks (2002) nos
describe los casos de J.G. (el marinero perdido), a quien una amnesia
retrógrada le mantiene “fosilizado en el pasado”; y de W.T. (una cuestión de
identidad), que ante la incapacidad de recordar su pasado continuamente se
inventa uno.
Los casos clínicos nos informan acerca de la gran variedad de
funciones de la memoria y de su importancia. Su estudio representa una
excelente oportunidad para comprender la memoria, y nos muestra lo difícil
que es definirla y por tanto comprender su funcionamiento, ya que no
podemos hablar de algo unitario, sino de una capacidad enormemente
compleja configurada por diferentes sistemas y subsistemas, con diferentes
funciones, que dan lugar a distintos fenómenos y con un substrato
neurobiológico no del todo definido, debido a la deslocalización (o difusión)
de la memoria. Muestra de ello son los casos clínicos de pacientes con déficit
de memoria, de los que podemos decir que cada caso es un mundo: no hay
dos iguales más que en lo general, y difícilmente podemos afirmar que todos
los casos (de Alzheimer, Korsakoff, Huntington, encefalitis vírica, accidente
cerebro-vascular…) se caracterizan por un déficit de memoria (semántica,
episódica, procedimental) o presentan una amnesia (retrógrada,
anterógrada), debido a un problema de codificación o recuperación de la
información, que les afecta en su capacidad (de recuerdo, reconocimiento,
discriminación del origen de sus recuerdos, planificación…) para procesar
(caras, contextos, acontecimientos autobiográficos…).


V. Trastornos de la memoria
Los trastornos de la memoria son diversos y se
deben a varios factores o procesos
patológicos. Tal vez el más conocido sea la
amnesia, pero existen otros como la
hipomnesia (disminución de la memoria), la
hipermnesia (aumento de la misma), los falsos
recuerdos y las confabulaciones. Este es un
tema que interesa a mucha gente, porque
perder la memoria es como dejar de ser uno
mismo. ¿Qué sería una persona sin memoria?
La amnesia es la incapacidad total o parcial para registrar, retener y evocar la
información. La amnesia a corto plazo, o de fijación de recuerdos recientes, se
relaciona con diversos trastornos orgánicos como las demencias y lesiones
cerebrales. También puede aparecer en trastornos psiquiátricos con
predominio de sintomatología afectiva o disociativa.

La amnesia anterógrada afecta la información procesada después de un
trastorno, y se da tanto en patología orgánica como a causa del consumo de
alguna sustancia, benzodiacepinas, por ejemplo.
La amnesia lacunar describe una pérdida parcial de información que atañe a
un periodo concreto. Es un término que se utiliza para referirse a la falta de
memoria de periodos de enturbiamiento de la conciencia, tales como el
delirium y el coma. En estos estados alterados de conciencia el individuo no
está en vigilia, por tanto no puede sentir y percibir lo que sucede a su
alrededor. En otras palabras, en estas situaciones no hay pérdida de
recuerdos, sino ausencia de los mismos.
La amnesia retrógrada afecta a la información adquirida con anterioridad a
un trastorno. La persona afectada, no puede recordar el pasado, por ejemplo,
después de un traumatismo craneal, una enfermedad infecciosa del Sistema
Nervioso Central u otro tipo de enfermedad cerebral.
Debe distinguirse entre amnesia de la
memoria reciente, en la que se altera la
información inmediatamente anterior a un
traumatismo, y la amnesia de la memoria
persistente, en la que se olvidan los
acontecimientos previos en el tiempo.
La amnesia psicógena, aquella que no se
debe a enfermedades cerebrales y sí a
situaciones psicológicas o emocionales, es
una forma de amnesia retrógrada súbita
en ausencia de patología orgánica.
Generalmente es localizada para un
periodo de tiempo, y es breve; o puede ser selectiva, para episodios
concretos, como una discusión u otras situaciones desagradables que la
persona, inconscientemente, rechaza de su conciencia.
Esta también puede ser generalizada, y aparece con frecuencias en las
llamadas crisis disociativas, hasta hace poco muy relacionadas con las
llamadas neurosis histéricas disociativas.
El síntoma amnésico describe un trastorno de la memoria reciente, una
alteración variable de la memoria declarativa y una preservación del
almacenamiento sensorial y otras funciones cognitivas. Una forma del cuadro
es la amnesia global transitoria que se da predominantemente en varones de
cualquier edad, de instauración brusca, duración breve (a penas horas), que
se asocia a desorientación de predominio espacial.
Otra forma es el síndrome de Kórsakov, cuyo
nombre se debe al médico ruso Sergéi
Sergéyevich Kórsakov, uno de los
neuropsiquiatras más grandes del siglo XIX,
quien publicó una serie de artículos tomando
como base el estudio de varios casos de
polineuritis alcohólica con síntomas mentales
distintivos: pérdida de la memoria,
desorientación temporal y espacial y
confabulaciones.
Las confabulaciones constituyen una serie de
falsos recuerdos que "rellenan" las lagunas de memoria en algunos síndromes
amnésicos, como el propio síndrome de Kósavov, que en algunas ocasiones
adquieren un carácter marcadamente fantástico.
La hipermnesia es una exaltación de la función reproductiva de la memoria,
caracterizada por la aceleración y automatización de las asociaciones de
recuerdos. Es un síntoma común en la manía y en ciertos delirios.
Déjà vu, en francés 'ya visto') o paramnesia es la experiencia de sentir que se
ha sido testigo o se ha experimentado previamente una situación nueva, pero
que a la persona le parece que ya le ha sucedido. ("Esto ya me ha pasado
otras veces", "Es como si ya yo hubiera vivido esto").
La experiencia del déjà vu suele ir acompañada por una convincente
sensación de familiaridad y también por una sensación de sobrecogimiento,
extrañeza o rareza. La experiencia previa es con frecuencia atribuida a un
sueño, aunque en algunos casos se da una firme sensación de que la
experiencia ocurrió auténticamente en el pasado.
La experiencia de déjà vu parece ser muy común. En estudios formales, el 60
por ciento o más de la población afirma haberla experimentado al menos una
vez. También se encuentran referencias a la experiencia de déjà vu en
literatura del pasado, lo que indica que no es un fenómeno nuevo.
El déjà vu se asocia con la precognición, la clarividencia o las percepciones
extrasensoriales, y se considera evidencia de "aptitudes psíquicas" en la
población.
Explicaciones no científicas atribuyen la experiencia a la profecía, las visiones,
o recuerdos de una vida anterior. Como fenómeno muy interesante ha
llamado la atención a científicos, psiquiatras, artistas famosos y personas
comunes, por lo que resulta válido dedicarle un comentario independiente, en
otro momento.