You are on page 1of 48

SENADO DE LA REPÚBLICA 
Comisión de Asuntos Hidráulicos 
INFORME DE LAS 
INUNDACIONES DE 2007 
EN EL ESTADO DE TABASCO 
Diagnóstico Preliminar 
5 de marzo de 2008

Contenido 
Introducción ......................................................................................................................................3 
Resumen Ejecutivo............................................................................................................................4 
1. OBJETIVO....................................................................................................................................9 
2. EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA RED HIDROGRÁFICA DE LA CUENCA GRIJALVA­ 
USUMACINTA.................................................................................................................................9 
3. ANTECEDENTES ......................................................................................................................11 
4. DESCRIPCIÓN DEL EVENTO HIDROMETEOROLÓGICO...............................................15 
A. PRECIPITACIONES Y ESCURRIMIENTOS ANTECEDENTES...........................................15 
B. TREN DE CRECIENTES.........................................................................................................18 
C. SIMULTANEIDAD DE EVENTOS EXTREMOS...................................................................19 
D. MAREA DE TORMENTA.......................................................................................................20 
5. SISTEMA DE PRONÓSTICO Y ALERTAMIENTO ..............................................................21 
6. OPERACIÓN DE LA PRESA PEÑITAS ..................................................................................22 
7.  ZONAS URBANAS Y VULNERABILIDAD............................................................................25 
8. INFRAESTRUCTURA HIDRÁULICA DE CONTROL DE CRECIENTES..........................27 
9. VULNERABILIDAD Y GESTIÓN INTEGRADA DE CRECIENTES ...................................29 
10. RESUMEN DE LAS CAUSAS .................................................................................................31 
Causas inmediatas .....................................................................................................................31 
Causas mediatas ........................................................................................................................31 
11. RECOMENDACIONES ...........................................................................................................32 
REFERENCIAS..............................................................................................................................35 
ANEXO 1. EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA RED HIDROGRÁFICA DE LA CUENCA 
GRIJALVA­USUMACINTA..........................................................................................................37

Introducción 
Este  informe  responde  a  la  solicitud  que  realizó  la  Comisión  de  Asuntos  Hidráulicos  de  la 
Cámara de Senadores a varias instituciones académicas y de investigación del país para que 
elaboraran  un  análisis  preliminar  de  las  causas  principales  que  generaron  las  inundaciones 
acaecidas  en  la  planicie  tabasqueña  en  el  mes  de  noviembre  de  2007.  A  esta  invitación 
acudieron  el  Instituto  Mexicano  de  Tecnología  del  Agua,  el  Instituto  de  Ingeniería  de  la 
UNAM,  el  Instituto  Politécnico  Nacional,  el  Colegio  de  Posgraduados  de  Chapingo  y  el 
Instituto  Mexicano  del  Petróleo.  Las  instituciones  participantes  han  analizado  las  probables 
causas  de  las  inundaciones  de  2007  y  hacen  recomendaciones  para  disminuir  el  riesgo  de 
que ocurran nuevamente. Los investigadores que participaron son los siguientes: 
Por el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua 
Dr. Polioptro Martínez Austria (coordinador del grupo) 
Dr. Fco. Javier Aparicio Mijares 
M en C. Alberto Güitrón de los Reyes 
Dr. Aldo Iván Ramírez 
Por el Instituto de Ingeniería de la UNAM 
Dr. Ramón Domínguez Mora 
Dr. Oscar Fuentes Mariles 
M en I. Victor Franco 
Por el Instituto Politécnico Nacional 
Dr. Juan Manual Navarro Pineda 
Dr. Rodrigo Mondragón 
Por el Colegio de Posgraduados de Chapingo 
Dr. Enrique Palacios Vélez 
Dr. Enrique Rubiños 
Por el Instituto Mexicano del Petróleo 
Dr. Hermilo Ramírez León

Resumen Ejecutivo 
Antecedentes 
La  planicie  tabasqueña  está  sujeta  a  inundaciones  frecuentes.  En  primer  término  debido  a  que  el 
sistema  de  ríos  de  la  Sierra,  cuyo  curso  pasa  por  las  inmediaciones  de  Villahermosa,  y  el  río 
Usumacinta, generan grandes escurrimientos sin control. En  segundo término,  la cuenca proveniente 
del  Complejo  Hidroeléctrico  Grijalva  formado  por  el  sistema  de  las  presas  Angostura,  Chicoasén, 
Malpaso  y  Peñitas,  a  pesar  de  estar  controlada  con  esa  infraestructura,  genera  escurrimientos 
importantes, que ocasionalmente originan desfogues de las presas. 
Por  otra  parte,  en  la  actualidad,  en  las  inmediaciones  de  la  ciudad,  la  capacidad  de  los  cauces  ha 
disminuido  severamente  por  diversas  causas,  y  se  encuentran  asentamientos  humanos  en  zonas  de 
riesgo, incrementando la vulnerabilidad. Destacan en la historia de eventos de inundación anteriores al 
del año 2007, los de 1975, 1990 y 1999. Precisamente, a raíz de la inundación de 1999, se elaboró el 
Programa  Integral  de  Control  de  Inundaciones  (PICI),  integrado  por  un  conjunto  de  obras  de 
infraestructura de protección, cuya ejecución se  encontraba en proceso de construcción a  la  fecha de 
las inundaciones recientes en octubre y noviembre de 2007. 
A  solicitud  de  la  Comisión  de  Recursos  Hidráulicos  del  Senado  de  la  República,  las  instituciones 
participantes  han  elaborado un análisis de  las probables causas de  las  inundaciones de 2007  y  hacen 
recomendaciones para disminuir el riesgo de que ocurran nuevamente. Debido al tiempo, información 
y recursos disponibles, este informe tiene un carácter preliminar, y hace notar los estudios y acciones 
en que se debe profundizar. 
El evento extraordinario 
Del  28  al  30  de  octubre  ocurrieron  precipitaciones  extraordinarias  en  la  cuenca  del  río  Grijalva  que 
generaron  grandes  escurrimientos  en  la  cuenca  de  la  presa  Peñitas,  en  los  ríos  de  la  Sierra  y,  en 
general,  en  la  planicie  tabasqueña,  los  cuales  inundaron  una  superficie  aproximada  del  80%  del 
territorio del estado de Tabasco, con tirantes de agua, en algunos sitios, del orden de los cuatro metros. 
Más de un millón de personas fueron afectadas.

Principales causas de la inundación 
No  se  identifica  una  causa  única  determinante.  Las  principales  causas  de  la  inundación  son  de  dos 
tipos:  las  inmediatas  que  se  refieren al  origen  de  las  crecientes,  y  las  mediatas,  que  se  refieren  a  las 
condiciones  que  favorecen  la  vulnerabilidad  de  Tabasco  frente  a  dichas  crecientes.  En  cuanto  a  las 
causas  inmediatas,  estas  fueron  principalmente  la  presencia  de  dos  frentes  fríos  (el  4  y  el  5)  que 
originaron precipitaciones extraordinarias mayores de 400 mm en 24 horas y de cerca de 1000 mm en 
tres  días  (del  28  al  30  de  octubre)  en  la  cuenca  media  del  río  Grijalva  (cuenca  propia  de  la  presa 
Peñitas) y de los ríos de la Sierra. Al momento de las precipitaciones extraordinarias en la cuenca del 
Grijalva,  los ríos  no controlados de  la Sierra se encontraban ya en  niveles que  superaban sus escalas 
críticas debido a escurrimientos generados por eventos de lluvia previos (11, 12, 23 y 24 de octubre). 
Esta situación favoreció las inundaciones en las partes bajas de Villahermosa incluidas la colonia Las 
Gaviotas y otras ubicadas en la margen derecha del río de la Sierra. Por otra parte, los escurrimientos 
generados por una sucesión de avenidas en la cuenca de la presa Peñitas obligaron a la operación de la 
obra  de  excedencias,  misma  que  descargó  caudales  que  alcanzaron  los  2,000  m 

/s,  superiores  a  los 
gastos que pueden ser transitados por el cauce del río Carrizal a la altura de Villahermosa. 
Además  de  las  causas  inmediatas,  las  inundaciones  en  Tabasco  fueron  especialmente  perniciosas 
debido  a  una  serie  de  factores  y  carencias,  entre  estas,  destacan  cuatro,  a  saber:  (1)  la  mayor  
vulnerabilidad  a  las  inundaciones  debido  principalmente  a  la  presencia  de  asentamientos  humanos 
en  zonas  de  alto  riesgo  que  además  han  disminuido  la  capacidad  de  los  cauces,  (2)  la  falta  de 
infraestructura  hidráulica  de  control  en  los  ríos  de  la  Sier ra  y  Usumacinta,  incluido  el 
Programa  Integral  de  Control  de  Inundaciones  (PICI)  que  en  el  momento  de  la  ocurrencia  del 
evento extraordinario las obras no habían sido completadas, incluida la estructura de control sobre el 
río Carrizal, (3) la carencia de un mejor  sistema de pronóstico y de alertamiento temprano para 
emitir  pronósticos  precisos  sobre  la  situación  esperada  las  condiciones  hidrometeorológicas 
imperantes  en  el  golfo  de  México  y  zona  montañosa  de  Chiapas,  a  tiempo  real  y  (4)  la  falta  de  un 
plan  integral  de  manejo  de  cr ecientes,  que  se  manifiesta  en  particular  en  la  alteración  a  las 
condiciones  naturales  de  la  cuenca,  debido  principalmente  a  la  apertura  de  áreas  forestales  a  la 
agricultura  y  pastizales  sin  incorporar  medidas  de  control  de  suelos  y  escurrimientos  (practicas 
conservacionistas),  que  en  general  han  reducido  los  tiempos  de  transformación  de  la  lluvia  en 
escurrimientos. 
Es importante señalar que el crecimiento de la población en forma acelerada en el lapso comprendido 
entre  1975  y  1985,  se  tradujo  en  el  asentamiento  de  población  en  zonas  inundables,  incluyendo  el 
crecimiento  de  la  capital,  Villahermosa,  hacia  la  margen  derecha  del  Río  de  La  Sierra,  zona  baja

inundable como se demuestra, en imagen satelital de la figura 3a, lo que ha propiciado afectaciones a 
la población en las inundaciones más recientes. 
La llanura del delta originalmente y por naturaleza es una zona de inundación, que históricamente ha 
estado  sujeta  a  inundaciones,  tal  vez  mayores,  debido  a  que  no  existía  la  infraestructura  hidráulica 
actual en las partes altas de las cuencas. El río Grijalva era  navegable y posiblemente es la razón de 
que  Villahermosa  como  puerto  adoptó  su  ubicación  original  que  ha  favorecido  una  mayor 
vulnerabilidad a las inundaciones. Destacan entre estas causas la presencia de asentamientos humanos 
en  zonas  de  alto  riesgo,  los  factores  a  considerar  son:  1.  La  ubicación  original  de  la  ciudad  de 
Villahermosa en una colina entre los dos ríos, 2. El acelerado crecimiento de la mancha urbana de la 
ciudad de 1970 a 2008, 3. La conurbación de la ciudad con asentamientos humanos en su periferia. 
A la luz de la información disponible, previo análisis de los eventos hidrometeorológicos y manejo de 
las  presas,  se  puede  decir  que  el  sistema  de  presas  del  Grijalva,  y  en  particular  la  presa  Peñitas,  se 
operaron de acuerdo con los procedimientos establecidos.  Las presas del Grijalva redujeron los daños 
que pudieron ocasionar las precipitaciones y escurrimientos registrados en esa cuenca. 
Existen  diversos  temas,  que  se  anotan  en  el  informe,  en  los  que  no  se  contó  a tiempo  con  suficiente 
información para una evaluación preliminar. 
Recomendaciones 
Resulta  imperativo  realizar  un  estudio  completo  y  detallado  de  las  inundaciones  en  Tabasco,  tanto 
para  prevenir  sus  efectos  negativos  como  para  extraer  las  lecciones  y  aprendizaje  que  permitan 
extender  las  acciones  y  recomendaciones  a  otras  regiones  de  México  también  en  la  misma  o  peor 
situación de peligro. 
En  lo  inmediato,  se  requiere  realizar  el  inventario  de  los  daños  generados  por  la  inundación, 
determinar ó  identificar  los  impactos ambientales  del evento, así como determinar  los cambios en  la 
morfología  y  dinámica  de  los  ríos,  realizar  un  estudio  exhaustivo  de  las  condiciones  físicas  de  las 
cuencas  en  cuanto  al  uso  actual  del  suelo  y  erosión,  así  como  las  situación  forestal,  deforestación, 
reforestación,  para  proponer  el  uso  integral,  ordenado  y  sustentable  de  dichas  cuencas.  También  es 
necesario revisar el funcionamiento del sistema hidrológico, incluidos los ríos Grijalva y Usumacinta, 
y en particular el sistema de presas  sobre  la parte alta del río Grijalva. En este último sentido parece 
recomendable  implementar  un  sistema  integrado  de  pronóstico  hidrometeorológico,  hidrológico  e 
hidráulico,  incluida  la  ciudad  de  Villahermosa,  así  como  las  partes  altas  de  la  cuenca,  en  donde  se

produce  el  volumen  de  agua  que  transita  hacia  las  partes  bajas.  sin  menoscabo  de  la  seguridad 
hidrológica de las presas del Complejo Hidroeléctrico Grijalva. En apoyo a este sistema integral será 
necesaria  la  instalación de un Sistema Meteorológico Automatizado de Monitoreo en Tiempo Real  y 
Pronóstico  Numérico,  que  deberá  funcionar  en  forma  automatizada  y  a  tiempo  real,  incorporando  la 
información de la red de estaciones meteorológicas automáticas y del radar que se planea instalar en el 
Alto Grijalva en 2008. 
Entre las acciones inmediatas se cuenta: 
1.  Revisar  y  terminar  la  infraestructura  prevista  en  el  Programa  Integral  de  Control  de 
Inundaciones, en particular  la  estructura de control en el río Carrizal; sin  menoscabo de otras 
obras que se determinen necesarias. 
2.  Determinar  las  zonas  de  inundación  para  avenidas  con  periodo  de  retorno  de  al  menos  100 
años, y realizar las acciones necesarias para relocalizar a la población asentada en estas zonas 
o, si se realizan obras para protegerlas, asegurar que no disminuyan la capacidad necesaria de 
las cuencas. 
3.  Construir  un  sistema  de  pronóstico  de  avenidas  en  tiempo  real,  que  incluya  redes 
automatizadas y mejores modelos de pronóstico numérico.. 
Por  sus  condiciones  naturales  la  planicie  tabasqueña  seguirá  sufriendo  precipitaciones  intensas  y 
elevados  escurrimientos.  En  este  sentido,  es  necesario  preparar  a  la  sociedad  para  enfrentarlas,  de 
manera  que  no  se  produzcan  daños  de  consideración.  Es  importante  para  ello  contar  con  mapas  de 
riesgo, o actualizarlos en su caso, realizar un ordenamiento territorial que prevea zonas de inundación 
que sean válvula de control para proteger a las zonas urbanas, y fomentar la participación social en la 
gestión integral de crecientes; adicionalmente, será conveniente que en los nuevos asentamientos de la 
población  desplazada,  se  tenga  el  cuidado  de  evitar  nuevamente  su  ubicación  en  zonas  bajas  que 
seguramente  se  volverán  a  inundar  en  próximos  eventos  de  carácter  extremo,  implementando  de 
manera  paralela  programas  de  conservación  de  suelo  y  agua  en  las  partes  altas  de  la  cuenca,  que 
permita amortiguar la concentración de los escurrimientos. 
En  general,  los  impactos  de  este tipo  de  eventos se  pueden  reducir  mediante  un    enfoque  de  manejo 
integrado  de  las  crecientes,  coordinado  preferentemente  por  una  institución  con  enfoque 
multidisciplinario, que debe incluir, además de la infraestructura necesaria, acciones de uso  ordenado 
del suelo –especialmente en el medio urbano­, gestión y conservación de cuencas, mejores sistemas de 
pronóstico  y  uno  de  alertamiento temprano,  mapas  de  riesgos  y  acciones  de  difusión  y  participación

social.  Disminuir  la  vulnerabilidad  debe  ser  la  meta  principal  de  un  verdadero  programa  integral  de 
control de crecientes en la zona. 
Es  conveniente,  a  fin  de  obtener  conclusiones  definitivas,  profundizar  en  el  estudio  y  acciones  de 
diseño de los temas señalados en este diagnóstico. 
Marzo de 2008

1. OBJETIVO 
Del 28 al 30 de  octubre ocurrieron precipitaciones extraordinarias en  la cuenca baja del río 
Grijalva  generando  escurrimientos  en  los  ríos  Grijalva,  Mezcalapa,  Carrizal,  Samaria,  de  la 
Sierra  y  Usumacinta  en  la  planicie  tabasqueña,  que  ocasionaron  inundaciones  en  una 
superficie  del  80%del  territorio  del  estado  de  Tabasco  con  tirantes  del  agua  de    hasta 
cuatro metros en algunos sitios. Según información divulgada por el gobierno de Tabasco y 
la  Secretaría  de  Gobernación  (SG,  2007),  alrededor  de  1´200,000  personas  fueron 
afectadas,  y  se  tuvieron  daños  materiales  y  económicos.  No  hubo  pérdidas  de  vidas 
humanas que lamentar. 
Para  prevenir  la  ocurrencia  futura  de  una  situación  semejante,  este  informe  presenta,  en 
forma  preliminar,  sus  probables  causas  y  establece  las  recomendaciones  necesarias.  Para 
ello, se revisa la ocurrencia del fenómeno hidrometeorológico, el funcionamiento y operación 
de la  infraestructura hidráulica, las condiciones de  la cuenca  y la operación de  los  sistemas 
de pronóstico y alertamiento, entre otras importantes variables. 
Este  informe  representa  una  evaluación  preliminar,  que  pretende  indicar  las  causas 
probables  del  evento  y  proponer  acciones  de  mejora  futuras  en  la  prevención  de 
inundaciones  en  el  estado  de  Tabasco.  Sus  conclusiones  deberán  ser  confirmadas  por  los 
estudios detallados que se consideren necesarios, para lo cual se deberá disponer de mayor 
tiempo y recursos. 
2.  EVOLUCIÓN  HISTÓRICA  DE  LA  RED  HIDROGRÁFICA  DE  LA  CUENCA  GRIJALVA­ 
USUMACINTA 
La  enorme  planicie  del  estado  de  Tabasco  que  se  ha  formado  a  lo  largo  de  miles  de  años 
debido  a  la  aportación  de  grandes  cantidades  de  sedimentos  y  volúmenes  de  agua  que 
dieron lugar a una intrincada red de cauces, lagunas y zonas inundables,  han hecho de  la 
cuenca  Grijalva­Usumacinta,  la  más  importante  y  compleja  del  país;  al  presentarse 
periódicamente  grandes  avenidas  que  cubrían  grandes  extensiones  de  esta  planicie  y  al 
descender  los  niveles  de  agua  después  de  cada  inundación,  dejaban  capas  de  sedimentos 
ricos en nutrientes que favorecían a la agricultura y levantaban paulatinamente los terrenos.
10 
Esto permitió que  las antiguas culturas como la olmeca y la maya,  lograran desarrollar una 
estrecha  vinculación  con  su  medio  ambiente,  vinculando  la  cuenca  hidrológica  con  los 
sistemas costeros y marinos, lo que les permitió establecer pueblos a las orillas de los ríos y 
construir  importantes  poblaciones  que  se  asentaron  en  la  cuenca  del  Grijalva­Usumacinta, 
creando  verdaderas  sociedades  hidráulicas  como  lo  atestiguan  las  numerosas  obras 
hidráulicas  que  construyeron;  también    supieron  explotar  sin  agotar  los  recursos  naturales 
creando  policultivos  y  sistemas  hidroagrícolas,  que  permitieron  sustentar  y  alimentar  a  los 
grandes  núcleos  de  población  asentados  en  estas  tierras,  desde  antes  de  la  conquista  por 
los  españoles,  y  crearon  una  red  de  navegación  fluvial,  y  costero,  que  les  permitió  llevar  a 
cabo  los  intercambios  comerciales  que  abarcaban    desde  el  altiplano  de  México  hasta 
Guatemala  y  Honduras,  siendo  Tabasco  reconocido  desde  la  época  prehispánica    por  sus 
intercambios comerciales. 
A  partir  del  descubrimiento  de  las  tierras  de  Tabasco  por  Juan  de  Grijalva,  quien  el  8  de 
junio de 1518, se encontró con la boca del río al que pusieron el nombre de río Grijalva,  y el 
posterior desembarco de Cortés en 1519, en la capital indígena de Potonchan, en su viaje de 
expedición  a  las  costas  del  Golfo  de  México,  en  donde  este  junto  con  sus  tropas,  libró  una 
batalla  en  los  llanos  de  Centla  con  los  chontales,  lo  que  dio  lugar  posteriormente  a  la 
primera  fundación  cortesiana  llamada  Santa  María  de  la  Victoria,  localizada  en  una  de  las 
márgenes del río Grijalva y cercana  a la desembocadura., fueron el  inició de  la conquista  y 
explotación de las tierras tabasqueñas por los conquistadores. 
El  primer  mapa  de  la  red  hidrológica  de  la  cuenca  Grijalva–Usumacinta,  fue  realizado  por 
Melchor  de  Alfaro  Santa  Cruz,  fechado  el  26  de  abril  de  1579,  y    muestra  la  compleja  red 
hidrológica y en particular en la zona de la desembocadura, se  identifican claramente el río 
Mazapa o Dos Bocas, el río Chiltepeque y la Boca del Grijalva. 
A  lo  largo  de  la  historia  de  Tabasco,  la  planicie  ha  sufrido  drásticas  transformaciones  que 
han modificado la  libre circulación del  agua en los cauces de los ríos, presentándose en las 
condiciones actuales lo que podríamos llamar una red hidrológica de “ríos encadenados”, ya 
que se ha modificado radicalmente el comportamiento de los ríos de Tabasco. 
En  el  anexo  1,  se  describen  algunas  de  estas  modificaciones  que  ha  tenido  la  red  fluvial  y 
que es  necesario tenerlos en cuenta, en el diseño y control de las obras hidráulicas que se 
proyecten, ya que los ríos tienen memoria y tienden a reconocer sus antiguos cauces.
11 
3. ANTECEDENTES 
El estado de Tabasco se ubica en la confluencia y delta de los dos principales ríos de México: 
el  Grijalva  y  el  Usumacinta,  los  cuales  suman  aproximadamente  el  30% del  total  del 
escurrimiento de México. El río Grijalva se encuentra parcialmente controlado por un sistema 
de  presas  de  generación  de  energía  que  cumplen  también  la  función  de  control  de 
crecientes. 
Un  importante  sistema  de  ríos,  que  confluye  con  el  río  Grijalva  prácticamente  en  la  ciudad 
de  Villahermosa,  es  el  sistema  de  ríos  de  La  Sierra.  Otro  rio  importante,  que  descarga  al 
océano  parte  de  los  caudales  provenientes  de  la  presa  Peñitas,  es  el  río  Samaria,  el  cual 
resulta  de  la  bifurcación  del  río  Mezcalapa  aguas  abajo  de  la  citada  presa,  en  donde  da 
origen al mencionado Samaria y al río Carrizal.  El rio Usumacinta y el sistema de ríos de la 
Sierra  no  tienen  presas  de  control  de  crecientes,  por  lo  que  su  caudal  no  se  puede  regular 
(Figura 1). 
La  llanura  del  delta  originalmente  y  por  naturaleza  es  una  zona  de  inundación,  que 
históricamente  ha  estado  sujeta  a  inundaciones,  tal  vez  mayores  que  la  de  2007,  debido  a 
que no existía la infraestructura hidráulica actual en las partes altas de las cuencas. Existen 
referencias tan antiguas como la de 1519 la  cual data de la época de Hernán Cortés, hasta 
los  más  recientes  eventos  de  2007.  Entre  éstas,  destaca  por  su  magnitud  y  grado  de 
documentación los eventos de 1995 y 1999. 
La  susceptibilidad  de  la  región  a  inundaciones  se  acrecienta  principalmente  por:  1.  La 
ubicación  original  de  la  ciudad  de  Villahermosa  en  una  colina  entre  los  dos  ríos,  2.  El 
acelerado crecimiento de la mancha urbana de la ciudad de 1970 a 2007, 3. La conurbación 
de  la  ciudad  con  asentamientos  humanos  en  su  periferia,  4.  La  insuficiencia  de 
infraestructura hidráulica para el control de avenidas. 
De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) “la precipitación anual que ocurre 
en  la  región  se  encuentra  entre  las  más  altas  del  mundo  (2,750  milímetros  en  la  zona
12 
costera  y  hasta  4,000  en  las  estribaciones  de  las  sierras),  siendo  en  consecuencia  la  más 
alta en la República Mexicana (Conagua, 1996)”. 
Figura 1. Sistema de ríos en el estado de Tabasco. 
La  planicie  tabasqueña  ha  estado  sujeta  en  los  últimos  años  a  inundaciones  frecuentes.  En 
primer  término  debido  a  que  el  sistema  de  ríos  de  la  Sierra,  cuyo  curso  pasa  por  las 
inmediaciones  de  Villahermosa,  genera  grandes  escurrimientos  y  no  cuenta  con 
infraestructura de control. Para el evento reseñado, por ejemplo, los caudales observados en 
el citado rio de la Sierra superaron los 4,000 m 

/s, los cuales sobrepasan en gran medida los 
valores críticos de desbordamiento en los cauces de este sistema de ríos.
13 
En segundo término, la cuenca proveniente del sistema de las presas Angostura, Chicoasén, 
Malpaso  y  Peñitas,  la  que,  a  pesar  de  estar  controlada  con  esa  infraestructura,  genera 
escurrimientos  importantes.  El  vertedor  de  excedencias  de  la  presa  Peñitas  por  ejemplo, 
está diseñado para descargar caudales de tal magnitud que, en las condiciones actuales, no 
pueden  conducirse  por  los  ríos  Samaria  y  Carrizal  provocando  desbordamientos.  El  gasto 
máximo reportado de salida en el vertedor, el día 31 de octubre, es apenas de alrededor del 
10%de su capacidad total. Esta restricción al flujo, es ocasionada, en buena medida por la 
disminución  en  la  capacidad  del  cauce  del  Grijalva,  provocada  por  diversos  factores  como 
son,  por  ejemplo,  el  azolvamiento,  el  crecimiento  urbano  y  los  asentamientos  en  zonas  de 
inundación. 
En particular, la ciudad de Villahermosa es altamente susceptible a  las  inundaciones debido 
a la altitud media de su zona urbana. En la figura 2 se puede observar un plano de la ciudad 
con curvas de nivel. Claramente se puede apreciar que si bien existen cotas arriba de los 20 
msnm (metros sobre el nivel del mar), gran parte de la ciudad se encuentra por debajo de la 
cota 10. Esta situación se hace más evidente en la periferia de la zona urbana, cerca de los 
ríos La Sierra y Carrizal, en donde existen zonas habitadas que se encuentran por debajo de 
la  cota  8  msnm.  En  los  asentamientos  establecidos  sobre  la  cota  5  los  tirantes  de  la 
inundación  del  2007  alcanzaron  tres  metros.  INEGI  indica  que  hay  unas  180  localidades 
ubicadas  debajo  de  la  cota  5,  de  las  cuales  83  tienen  poblaciones  mayores  de  100 
habitantes. 
Para  prevenir  inundaciones,  y  en  especial  como  resultado  de  la  inundación  de  1999,  se 
diseñó  un  Programa  Integral  de  Control  de  Inundaciones  (PICI),  cuya  primera  etapa  de 
ejecución  se encontraba incompleta  a la fecha de las inundaciones de octubre y noviembre 
de  2007,  hecho  que  seguramente  favoreció  las  inundaciones  en  las  zonas  urbanas. 
Asimismo,  no  se  han  previsto  o  construido  estructuras  de  control  de  crecientes  en  los 
sistemas de ríos de la Sierra y Usumacinta.
14 
Figura 2. Zona urbana de Villahermosa con curvas de nivel 
Es de interés comparar el tamaño de la población de Villahermosa en 1974, en la figura 3a, 
(100  mil  habitantes)  así  como  la  zona  inundada  en  ese  entonces,  con  la  imagen  del 
Cenapred del día 8 de noviembre del 2007 (400 mil habitantes). En estas figuras se aprecia 
la semejanza de las zonas inundadas y se observa cómo creció Villahermosa hacia las zonas 
inundables  en  la  margen  derecha  del  río  La  Sierra  y  hacia  el  norte.  El  área  de  la  ciudad 
(mostrada  con  el  perímetro  en  naranja)  en  1974  cubría  unos  16  km 

y  la  de  2007  (con 
perímetro rojo) de 50 kilómetros cuadrados.
15 
Figura 3a. Imágenes satelitales de la zona de Villahermosa en 1974 y 2007. 
4. DESCRIPCIÓN DEL EVENTO HIDROMETEOROLÓGICO 
Durante el evento que dio origen a las referidas inundaciones de octubre­noviembre de 2007 
confluyeron  diversos  efectos  desfavorables.  Entre  los  que  se  han  mencionado  se 
encuentran: 
A.  Precipitaciones antecedentes que generaron que los caudales y niveles en los ríos de La 
Sierra  se  elevaran  considerablemente  además  de  que  mantuvieron  muy  húmedos  los 
suelos de la cuenca, reduciendo la capacidad de infiltración. 
B.  Una sucesión de crecientes (avenidas) del 24 al 26 de octubre y después del 28 al 30 de 
octubre, que ocasionaron grandes volúmenes de entrada a la presa Peñitas. 
C.  Precipitaciones y escurrimientos elevados y simultáneos en los otros ríos del sistema del 
delta de los ríos de Tabasco, en especial en los ríos de La Sierra y el río Usumacinta. 
D.  Condiciones de marea por  arriba de  la media, pues se  sumó a  la marea astronómica,  la 
marea de tormenta ocasionada por  los vientos del norte en el  Golfo de México, debidos 
al frente frío número cuatro. Este efecto, sin ser definitivo, se sumó a los anteriores para 
disminuir la capacidad de desfogue de los cauces. 
A. PRECIPITACIONES Y ESCURRIMIENTOS ANTECEDENTES
16 
Durante el mes de octubre se registraron importantes precipitaciones en la cuenca propia de 
la presa Peñitas y la  sierra norte de Chiapas.  Por ejemplo, en la figura  3b, se muestran las 
precipitaciones  registradas  el  lunes  23  de  octubre,  en  que  las  láminas  sobrepasaron  los 
50mm en algunos puntos. 
De conformidad con la información recabada, en la presa Peñitas se registraron caudales de 
ingreso cercanos o  superiores a  2,000 m 

/s los días  2, 3, 5,  7, 11, 12, 17 y 24 de  octubre, 
previos al evento principal de finales de octubre­inicio de noviembre (ver figura 5). 
Las precipitaciones anteriores al evento que ocasionó las inundaciones, habían generado ya 
condiciones  de  alerta,  pues  los  niveles  en  los  ríos  alcanzaron  sus  cotas  críticas 

en  los  días 
24 a  25 de octubre. Es decir, antes de ocurrir las  lluvias  extraordinarias del  27,  28 y  29 de 
octubre, los ríos de La Sierra se encontraban muy cerca o por encima de sus cotas críticas, 
tal  y  como  se  observa  en  la  figura  4.    Adicionalmente,  con  esas  lluvias,  los  suelos  de  la 
cuenca  se  encontraban  con  altos  contenidos  de  humedad,  lo  que  ocasionó  que  una  gran 
proporción  de  las  precipitaciones  posteriores  ya  no  se  infiltrara  y  se  tradujeran  en 
escurrimientos. 

La cota crítica es el nivel a partir del cual el río excede la capacidad de su cauce, en un punto determinado.
17 
­94.5  ­94  ­93.5  ­93  ­92.5  ­92  ­91.5  ­91  ­90.5  ­90  ­89.5 
14.5 
15 
15.5 
16 
16.5 
17 
17.5 
18 
18.5 
19 


10 
20 
50 
70 
100 
150 
200 
300 
mm 
23­OCTUBRE­2007 
CONAGUA, OCFS 
Figura 3b. Lluvias previas en la región. Registro del 23 de 
octubre de 2007. 
Es relevante anotar que en la estación Gaviotas del río de la Sierra, que ya se encuentra en 
la  zona  urbana,  la  escala  crítica  en  el  cauce  fue  rebasada  desde  el  día  24  de  octubre,  es 
decir  días  antes  de  la  descarga  de  la  presa  Peñitas,  lo  que  confirma  la  hipótesis  de  que  el 
sistema de ríos de La Sierra fue uno de los principales actores en las inundaciones.
18 
Figura 4. Evolución de los niveles en algunos cauces de la planicie tabasqueña. 
B. TREN DE CRECIENTES 
Las  precipitaciones  durante  el  mes  de  octubre,  y  en  particular  del  día  23  y  subsecuentes 
produjeron  una  sucesión  de  crecientes,  una  detrás  de  otra  con  muy  cortos  intervalos  de 
tiempo  entre  ellas.  En  este  caso,  con  datos  proporcionados  por  la  CFE  (ver  figura  5),  a  la 
presa  Peñitas  ingresó  una  creciente  el  día  11  y  12  de  octubre  con  un  caudal  superior  a  los 
5,000 m 

/s (semejante al que se presentó nuevamente el día 29 de octubre). Esta creciente, 
siguiendo los procedimientos convencionales de operación, fue desalojada sin problemas. No 
obstante, los días 23 a 26 de octubre se presentó una segunda creciente, con un gasto pico 
de  más  de  3,500  m 

/s,  que  estaba  siendo  desalojada  por  la  presa  Peñitas,  cuando  se 
presentó una creciente aún mayor, el 29 de octubre, de alrededor de 5,000 m 

/s.
19 
La  creciente  que  inició  el  29  de  octubre  encontró  a  la  presa  con  un  nivel  superior  a  su 
NAMO 

(Nivel  de  Aguas  Máximas  Ordinarias),  tal  y  como  se  puede  observar  en  la  figura  5. 
Esta  situación  obligó  a  la  operación  de  la  obra  de  excedencias  para  evitar  que,  ante  otra 
posible creciente, se alcanzara una situación crítica que pusiera en peligro la integridad de la 
cortina de la presa. Cabe señalar que, en una presa, la operación de la obra de excedencias 
es considerada un procedimiento normal ante el ingreso de crecientes. 
C. SIMULTANEIDAD DE EVENTOS EXTREMOS 
Las precipitaciones ocurridas en la región fueron especialmente intensas durante los días 28 
de  octubre  a  1  de  noviembre  de  2007  (ver  Tabla  1).  Como  puede  verse,  los  valores 
puntuales  fueron  extraordinarios  durante  varios  días  en  las  cuencas  de  la  presa  Peñitas, 
Mezcalapa  y  los  ríos  de  la  Sierra,  que  confluyen  en  la  ciudad  de  Villahermosa. 
Adicionalmente,  en  la  Tabla  2  se  muestran  cálculos  de  precipitaciones  medias  máximas  en 
las subcuencas de Peñitas, bifurcación (entre Peñitas y la bifurcación del río Mezcalapa en el 
Samaria y el Carrizal) y de los ríos de la Sierra. 
Tabla  1.  Precipitaciones  máximas,  en  mm,  registradas  en  las  cuencas  de  la  región  durante  el 
fenómeno  en  estudio.  Se  reporta  el  dato  registrado  en  la  estación  con  mayor  precipitación  de 
cada cuenca. Se resaltan las máximas por día. 
Octubre 2007  Noviembre 2007  CUENCA 
28  29  30  31  1  2  3  4 
Angostura  5.6  9.1  10.8  0.2  0.2  3.0  0  0 
Chicoasén  38.2  3.8  3.5  4.0  2.0  0  0  0 
Malpaso  153  81.8  118.7  21.4  104.5  3.6  4.5  2.2 
Peñitas  403.4  308.9  250.5  100.3  100.6  13.6  12.3  6.2 
Ríos de la Sierra  317.0  249.6  152.0  32.5  53.0  11.0  7.9  3.3 
Mezcalapa  263.9  120.4  57.6  105.1  27.1  0.3  10.0  9.5 
Usumacinta  47.1  40.9  59.0  1.3  10.1  4.9  5.8  0.8 
Tabla 2. Precipitaciones medias máximas en las subcuencas de Peñitas, bifurcación (entre Peñitas y 
la bifurcación del río Mezcalapa en Samaria y Carrizal) y de los ríos de la Sierra. 

Es conveniente mencionar que los niveles más importantes en la presa Peñitas son el NAMO (nivel 
de aguas máximas ordinarias) que se ubica en la elevación 87.40 y el NAME (nivel de aguas máximas 
extraordinarias) que se ubica en la elevación 95.5 msnm.
20 
Precipitación media máxima acumulada en mm 
Cuenca 
1 DÍA  2 DÍAS  3 DÍAS  4 DÍAS 
Peñitas  252.47  422.21  537.91  603.71 
Bifurcación  205.02  327.96  369.35  462.15 
La Sierra  179.70  285.46  346.66  363.26 
Cuenca total  192.89  309.48  374.64  409.14 
Cabe señalar que las precipitaciones máximas tienen periodos de retorno del orden de los 50 
años,  aunque  no  son  las  mayores  observadas.  La  precipitación  máxima  registrada  en  estas 
fechas en Ocotepec, por ejemplo, de 403 mm en 24 horas, tiene un periodo de retorno  de 
24 años, y es menor que la registrada en esa estación en el periodo de lluvias de 1999. Este 
es  un  aspecto  que  merece  ser  investigado  con  mayor  detalle,  como  parte  de  una  revisión 
completa  de la hidrología en la región que permita tener una base para la revisión y diseño 
de la infraestructura de control de inundaciones. 
Figura 5. Hidrograma de entrada y evolución de niveles en la presa Peñitas. 
D. MAREA DE TORMENTA
21 
Los vientos generados por la presencia del frente frío número cuatro ocasionaron una marea 
de tormenta, es decir una sobre­elevación del nivel del mar, lo cual contribuyó a disminuir la 
capacidad de descarga del río Grijalva en su desembocadura. El día 30 de octubre, mientras 
la  mayor  creciente  transitaba  por  el  río  Grijalva,  la  marea  de  tormenta  sumada  a  la 
astronómica alcanzó casi un metro sobre el nivel cero. La presencia de un nivel elevado del 
mar  en  la  desembocadura  tiene  un  efecto  de    remanso  del  flujo  aguas  arriba,  que  para 
vencer  la  resistencia  del  mar  debe  elevar  su  nivel,  hasta  tener  la  suficiente  energía  para 
descargar  su  caudal  en  el  océano.    Por  esta  razón,  dicha  elevación  de  nivel  es  también  un 
factor  que  puede  incrementar  el  riesgo  de    inundaciones.  Sin  embargo,  algunos  cálculos 
preliminares de la CFE, indican que el efecto de la marea en este caso fue poco significativo 
en las inundaciones ocurridas en Villahermosa. Una conclusión similar se obtiene del trabajo 
realizado por el Instituto Mexicano del Petróleo  en la desembocadura de los ríos  Grijalva y 
Usumacinta,  que  muestra  que  para  los  días  de  la  inundación  el  remanso  provocado  por  la 
marea  no  tiene  efecto  más  allá  de  25  km  aguas  arriba  de  la  desembocadura.  Para  validar 
estos resultados se recomienda realizar un estudio detallado. 
5. SISTEMA DE PRONÓSTICO Y ALERTAMIENTO 
De  conformidad  con  lo  reportado  por  la  Secretaría  de  Gobernación,  la  Subdirección  de 
Meteorología  de  la  Dirección  General  de  Protección  Civil  emitió  boletines  meteorológicos  a 
partir del 27 de octubre a las 14 horas. 
No  obstante,  es  de  notar  que  el  lenguaje  utilizado  en  estos  boletines  al  público  es  de  tipo 
cualitativo, con información como “lluvias fuertes centro y sur de Tabasco” (27 de octubre a 
las 14 horas) o “lluvias intensas centro, oriente y sur de Tabasco” (28 de octubre a las 13:30 
horas).  Este  tipo  de  pronóstico,  que  se  utiliza  en  labores  de  protección  civil,  sería  mucho 
más  útil  si  incluyera  alguna  evaluación  numérica  sobre  las  precipitaciones  esperadas,  para 
prever  con  mayor  exactitud  la  magnitud  de  los  escurrimientos  asociados.  Se  entiende  que 
se  trata  de  fenómenos  meteorológicos  complejos,  cuya  modelación  requerirá  inversión  en 
desarrollo tecnológico por varios años.
22 
Al  parecer,  por  ahora  se  carece  de  modelos  suficientemente  exactos  para  la  simulación 
detallada  de  frentes  fríos  u  otros  fenómenos  atmosféricos  en  el  Golfo  de  México,  Caribe  y 
región  continental  del  sureste  mexicano.  Un  comunicado  de  prensa  del  Organismo  de 
Cuenca  Frontera  Sur  indica  que  se  informó  al  gobierno  del  estado  de  Tabasco  sobre  la 
posibilidad  de  lluvias  intensas  mayores  de  70  milímetros  (Conagua,  2007).  Este  valor  es 
considerablemente  inferior  a  la  precipitación  realmente  ocurrida  (tablas  1  y  2).  Así,  al  no 
existir estos modelos meteorológicos suficientemente precisos, no se puede pronosticar con 
la necesaria antelación (24, 48 horas ó más) la ocurrencia de precipitaciones extraordinarias. 
Al parecer, tampoco se cuenta con sistemas de alertamiento en tiempo real, es decir una red 
suficiente  de  estaciones  de  medición  automática  de  precipitaciones  y  escurrimientos, 
asociada  con  modelos  matemáticos  de  la  cuenca  que  permitan  pronosticar  con  suficiente 
anticipación los volúmenes y caudales que escurrirán por los ríos del sistema hidrológico. 
Una  causa  probable  de  la  ausencia  de  estas  herramientas  de  pronóstico  es  la  falta  de 
inversión  en  tecnología  para  conocer  mejor  y  de  manera  más  oportuna  las  condiciones 
hidrometeorológicas  imperantes a tiempo real y modelos dinámicos que  apoyen la toma de 
decisiones  en  la  operación  de  la  infraestructura  y  sistemas  de  alertamiento,  así  como  el 
número insuficiente de estaciones de medición automática y telemétricas. 
En  la  estrategia  de  prevención  de  futuras  inundaciones,  será  esencial  un  mejor  sistema  de 
pronóstico hidrometeorológico y alertamiento en tiempo real. 
6. OPERACIÓN DE LA PRESA PEÑITAS 
El  sistema  de  presas  del  Grijalva  contuvo  completamente  los  volúmenes  escurridos  en  las 
cuencas alta y media del Grijalva, hasta  la presa Malpaso. Por esta razón, la presa Peñitas, 
que tiene muy poca capacidad, recibió prácticamente sólo los escurrimientos ocasionados en 
su  cuenca  propia.  Como  se  asentó  en  el  punto  4A,  éstos  fueron  elevados  durante  todo  el 
mes de octubre, y en particular del 23 de octubre al 2 de noviembre. 
En  la  figura  6  se  reproducen  los  hidrogramas  de  entrada  y  salida  de  la  presa  Peñitas, 
durante  el  mes  de  octubre  y  hasta  el  4  de  noviembre,  así  como  la  operación  de  los
23 
vertedores  y  la  obra  de  toma  y  la  evolución  de  los  niveles  en  el  vaso  en  relación  con  su 
(Nivel  de  aguas  máximas  ordinario)  NAMO.  Como  puede  observarse,  el  24  de  octubre  se 
presentó una creciente de ingreso con un pico instantáneo de más de 3,500 m 

/s, que elevó 
el nivel de la presa  cerca de  la cota 89 msnm (metros  sobre  el nivel del mar).  Esta  es una 
condición  considerada  normal,  ya  que  la  presa  se  encontraba  por  debajo  de  su  NAMO 
cuando  una  creciente  adicional  ingresó  a  su  vaso.  La  sobre­elevación  provocada  por  los 
volúmenes de entrada es considerada como parte del funcionamiento normal del embalse, el 
cual  debe  comenzar  a  desalojar  agua  por  los  vertedores,  la  obra  de  toma  o  ambos  en 
cuanto el NAMO se vea alcanzado. Sólo en el caso de que se presente una creciente cercana 
a la de diseño, el nivel del agua dentro del vaso alcanzará el NAME. Una vez que la creciente 
es  manejada  por  la  obra  de  excedencias,  lo  usual  es  que  el  nivel  del  agua  vuelva  a  la 
condición normal de operación, en este caso el NAMO. A través de Comité de Operación de 
Presas  Regional,  a  cargo  de  la  Conagua,  la  CFE  y  el  Gobierno  de  Tabasco,  se  decidió 
desalojar la creciente del 23 y 24 de octubre mediante la operación exclusiva de las turbinas. 
El vertedor de excedencias de Peñitas no fue operado en ese momento a fin de no aportar 
mayores  caudales  a  los  ríos  Samaria  y  Carrizal,  en  vista  que  los  ríos  de  la  Sierra  ya  se 
encontraban cercanos o sobre sus escalas críticas. Con esta política, al día 28 de octubre el 
nivel  de  la  presa  había  descendido  aproximadamente  un  metro,  a  la  elevación  88  msnm, 
pero  no  había  logrado  descender  nuevamente  a  su  NAMO,  cuando  ocurrió  una  nueva 
creciente con un gasto máximo instantáneo cercano a los 5,000 m 

/s. 
Al  presentarse  esta  última  creciente,  el  nivel  de  la  presa  aún  se  encontraba 
aproximadamente  0.60  metros  arriba  del  nivel  de  aguas  máximas  ordinarias  (NAMO).  Ante 
esta  nueva  eventualidad  fue  necesario  operar,  además  de  las  turbinas,  el  vertedor  de 
excedencia,  después  de  lo  cual,  el  nivel  del  agua  en  Peñitas  alcanzó  la  cota  91.32  msnm 
(poco  más  de  cuatro  metros  por  abajo  del  NAME).  A  la  salida  de  la  presa,  se  descargó,  a 
través  del  vertedor  y  en  conjunto  con  las  turbinas  un  caudal  de  hasta  2,055  m 

/s.  Cabe 
hacer  notar  que  durante  los  días  subsecuentes  y  hasta  el  1  de  noviembre  continuaron 
ocurriendo  crecientes  sucesivas  de  entrada  a  al  presa  de  entre  2,000  y  3,000  m 

/s,  lo  cual 
obligó a continuar descargando gastos importantes.
24 
83 
84 
85 
86 
87 
88 
89 
90 
91 
92 

1000 
2000 
3000 
4000 
5000 
6000 
1
/
O
c
t
/
0
7
 
2
/
O
c
t
/
0
7
 
3
/
O
c
t
/
0
7
 
4
/
O
c
t
/
0
7
 
5
/
O
c
t
/
0
7
 
6
/
O
c
t
/
0
7
 
7
/
O
c
t
/
0
7
 
8
/
O
c
t
/
0
7
 
1
0
/
O
c
t
/
0
7
 
1
1
/
O
c
t
/
0
7
 
1
2
/
O
c
t
/
0
7
 
1
3
/
O
c
t
/
0
7
 
1
4
/
O
c
t
/
0
7
 
1
5
/
O
c
t
/
0
7
 
1
6
/
O
c
t
/
0
7
 
1
7
/
O
c
t
/
0
7
 
1
9
/
O
c
t
/
0
7
 
2
0
/
O
c
t
/
0
7
 
2
1
/
O
c
t
/
0
7
 
2
2
/
O
c
t
/
0
7
 
2
3
/
O
c
t
/
0
7
 
2
4
/
O
c
t
/
0
7
 
2
5
/
O
c
t
/
0
7
 
2
6
/
O
c
t
/
0
7
 
2
8
/
O
c
t
/
0
7
 
2
9
/
O
c
t
/
0
7
 
3
0
/
O
c
t
/
0
7
 
3
1
/
O
c
t
/
0
7
 
1
/
N
o
v
/
0
7
 
2
/
N
o
v
/
0
7
 
3
/
N
o
v
/
0
7
 
4
/
N
o
v
/
0
7
 
6
/
N
o
v
/
0
7
 
7
/
N
o
v
/
0
7
 
8
/
N
o
v
/
0
7
 
9
/
N
o
v
/
0
7
 
1
0
/
N
o
v
/
0
7
 
E
l
e
v
a
c
i
ó
n
 e
n
 
m
s
n
m
 
G
a
s
t
o
 e
n
 
 
m
3
/
s
 
Funcionamiento, Presa Angel Albino Corzo (Peñitas) 
Gasto de aportación total  Gasto por vertedor 
Gasto de Extracción total  (incluye Q Turbinado)  El evación Peñi tas 
NAMINO  NAMO 
NAME 
NAMINO=85.00 
NAMO=87.40 
NAME=93.50 
F.F­2 
M.P  F.F­4 
Elev. De labio superior de la compuerta = 91.13 m 
El ev. De apertura de las compuertas en el año 1999 = 
Figura  6.  Diagrama  de  operación  de  la  presa  Peñitas  1  de  octubre  a  4  de  noviembre  de  2007. 
Fuente: CFE 
A  la  luz  de  la  información  disponible,  la  operación  de  Peñitas  estuvo  acorde  con  los 
procedimientos establecidos. Sin el efecto regulador de esta presa, los caudales aportados al 
río hubieran sido considerablemente más grandes, y ocasionado daños mucho mayores a los 
ocurridos. 
Los  caudales  máximos  descargados  por  la  presa  Peñitas  para  este  evento  fueron  muy 
semejantes a los del año 1999 (Hernández de la Torre, J. A., 2000); sin embargo, los daños 
en esta ocasión fueron mayores, por lo que éstos parecen no estar asociadas a la operación 
de la presa Peñitas. 
En otros términos, la causa principal de las inundaciones en la planicie Tabasqueña se debe, 
en  buena  medida,  a  la  severidad  de  los  eventos  de  escurrimiento  generados  en  la  cuenca 
libre  de  los  ríos  de  la  Sierra  y  a  la  simultaneidad  y  duración  de  precipitaciones  intensas  en 
ésta  y  en  la  cuenca  propia  de  la  presa  Peñitas;  pero  fundamentalmente  a  la  vulnerabilidad
25 
que por diversas razones esta zona registra, como se analizará adelante, a la que se le debe 
aunar una carencia de infraestructura hidráulica adecuada y suficiente. 
7.  ZONAS URBANAS Y VULNERABILIDAD 
Si bien la mayor parte del estado de Tabaco está sujeto a inundaciones, las pérdidas quizás 
más  importantes  se  suscitan  en  la  zona  urbana  de  Villahermosa.  Después  de  diversas 
experiencias, particularmente las correspondientes a 1980, 1995, 1999 y la más reciente en 
2007,  se  han  identificado  zonas  especialmente  vulnerables,  la  mayoría  de  éstas  en  la 
periferia de la ciudad, justamente en las inmediaciones de los ríos La Sierra y Carrizal. Entre 
ellas, se destacan los desarrollos urbanos, regulares o irregulares de la margen derecha del 
río  La  Sierra.  En  esta  zona  se  ubican  del  sur  al  norte,  las  rancherías  de  Torno  Largo, 
Coquitos, Valle Verde, Armenia, las colonias Gaviotas Sur y Gaviotas Norte y La Manga I, II y 
III,  las  cuales  frecuentemente  son  inundadas  en  eventos  de  lluvia  y  escurrimiento 
importantes.  Sobre  la  margen  izquierda  del  río  La  Sierra  (usualmente  llamado  también 
Grijalva  en  este  tramo),  las  colonias  Casa  Blanca  I  y II  y  parte del  centro  de  la  ciudad  son 
también afectados. 
Entre las causas que han favorecido una mayor vulnerabilidad a las inundaciones destaca la 
presencia de asentamientos humanos en zonas de alto riesgo debido a la ubicación original 
de la ciudad de Villahermosa en una colina entre los dos ríos, al acelerado crecimiento de la 
mancha  urbana  de  la  ciudad  de  1970  a  2007,  y  a  la  conurbación  de  la  ciudad  con 
asentamientos  humanos  en  su  periferia,  particularmente  de  1999  a  la  fecha.  Por  otro  lado, 
en  las  márgenes  del  río  Carrizal,  el  cual  conduce  parte  de  las  aguas  descargadas  por  la 
Presa  Peñitas,  se  localizan  también  zonas  críticas.  Los  problemas  empiezan  en  las  colonias 
Miguel Hidalgo I, II y III y se agravan en las inmediaciones de la Laguna del Espejo, donde 
se ubica la propia colonia El Espejo y el Fraccionamiento UJAT. El río Carrizal cuenta con un 
bordo  longitudinal  sobre  su  margen  derecha  que  protege  a  una  buena  parte  de  la  ciudad; 
sin embargo, sobre su margen izquierda existen zonas vulnerables. Cerca de la Laguna de la 
Lima,  las  colonias  Bosques  de  Saloya,  Brisas  del  Carrizal,  Carrizal  y  La  Selva  son 
frecuentemente afectadas por las inundaciones. En la periferia de la Laguna de las Ilusiones, 
en  plena  zona  urbana,  las  colonias  Valle  Marino,  Castellanos  y  Tierra  Colorada  sufren
26 
también  de  eventuales  problemas.  En  ocasiones  y  por  su  cercanía  con  el  río  La  Sierra 
(Grijalva)  en  la  zona  del  Muelle,  el  centro  histórico  es  también  afectado.  Muy  cerca  de  la 
confluencia  de  los  ríos  La  Sierra  y  Carrizal  las  colonias  Casa  Blanca,  Brisas  del  Grijalva, 
Indeco, Industrial, Lagunas, Francisco Villa y Vicente Guerrero son también vulnerables. 
Figura 7. Crecimiento de la mancha urbana de Villahermosa (IMTA, con 
información de INEGI y Cenapred) 
En la figura 7, elaborada con datos de INEGI y Cenapred, se muestra la mancha urbana en 
1975  y  en  2005,  en  la  ciudad  de  Villahermosa  y  región  aledaña.  Es  de  notar  no  sólo  el 
crecimiento  de  la  ciudad,  sino  que  éste  se  ha  dado  de  manera  preferente  precisamente  en 
las márgenes de los ríos. Este es uno de los aspectos que deben ser mayormente estudiados 
y controlados, para disminuir la vulnerabilidad de las zonas urbanas en el futuro.
27 
8. INFRAESTRUCTURA HIDRÁULICA DE CONTROL DE CRECIENTES 
La infraestructura de control de inundaciones resultó insuficiente, toda vez que los ríos de la 
Sierra  y  el  Usumacinta  no  tienen  presas  de  regulación,  y  se  encontraban  incompletas  las 
obras  consideradas  en  el  Programa  Integral  de  Control  de  Inundaciones,  consistentes 
fundamentalmente  en  bordos  y  estructuras  de  desvío,  entre  las  que  destaca  la  conocida 
como El Macayo o desvío del Carrizal (ver Fig. 7). 
El Programa Integral de Control de Inundaciones (PICI) nació a partir de las inundaciones de 
1999  en  Tabasco  y  fue  creado  el  2  de  abril  de  2003  como  medio  de  solución  a  la 
problemática de las inundaciones sistemáticas, principalmente en la ciudad de Villahermosa. 
Basado  en  la  planeación  para  el  manejo  de  tres  sistemas  hidráulicos,  el  proyecto  buscaba 
brindar protección contra lluvias extraordinarias y crecientes en los ríos Samaria, Carrizal, La 
Sierra y Grijalva, confinando las corrientes, conduciendo los excedentes lejos de los centros 
urbanos  para  evitar  daños  a  la  población  y  a  la  actividad  productiva,  acelerando  en  lo 
posible  la  salida  de  los  escurrimientos  hacia  el  mar  y  disminuyendo  significativamente  el 
riesgo de una inundación catastrófica. Los tres sistemas hidráulicos en que interviene el PICI 
son el Mezcalapa­Samaria, los ríos de la Sierra y el Carrizal–Medellín. 
Las diversas obras hidráulicas que conformaron el proyecto van de la construcción de bordos 
y protecciones marginales para los ríos señalados y sus vertientes, a drenes, estructuras de 
cruce,  al  desazolve  de  cauces  naturales  y  drenaje.  No  obstante,  no  fue  proporcionada 
información detallada de estas obras a la Comisión de Recursos Hidráulicos de la Cámara de 
Senadores, por lo que se desconoce su conformación y alcances precisos.
28 
Figura 8. Ubicación de la estructura de control el Macayo 
Al término de  2006, el PICI registró un avance global,  estimado por  la Conagua, de 70 por 
ciento  en  sus  tres  sistemas:  Mezcalapa­Samaria,  Carrizal­Medellín  y  Ríos  de  la  Sierra.  Se 
mencionaba que, se requería continuar con la construcción de bordos, drenes y  estructuras 
de control, según el Plan Estatal de Desarrollo 2007­2012.  Conagua reportó el 19 de enero 
de  2007  en  Villahermosa,  que  “la  estructura  de  control  del  río  Carrizal,  una  obra  con  un 
costo  de  330  millones  de  pesos,  registra  un  avance  de  55  por  ciento”,  (Reforma,  4  de 
noviembre  de  2007).  Esta  estructura  es  clave  para  el  funcionamiento  correcto  de  las  obras 
del  PICI,  pues  conduciría  la  mayoría  de  las  aguas  del  río  Mezcalapa  y  las  descargas  de  la 
presa  Peñitas  hacia  el  mar  a  través  del  cauce  del  río  Samaria,  dejando  pasar  un  caudal 
máximo  de  sólo  850  m 

/s  por  el  río  Carrizal,  que  en  su  recorrido  cruza  Villahermosa.  El 
estrechamiento,  que  forma  parte  de  esta  obra,  fue  el  que  operó  parcialmente  durante  las 
inundaciones,  por  lo  que  el  río  Carrizal  condujo  un  caudal  mayor.    No  se  cuenta  con  más
29 
información, por  lo que este deberá ser uno de los aspectos a profundizar,  sin embargo,  la 
obra se encontraba incompleta al momento de las inundaciones, y difícilmente pudo operar 
conforme a su diseño. 
Por otra parte, la falta de bordos y de las estructuras de control, tanto la del Carrizal como la 
de  los  ríos  de  La  Sierra  y  la  ausencia  de  una  revisión  y  mantenimiento  apropiados  en  las 
obras  existentes,  muy  probablemente  favorecieron  las  inundaciones  en  la  zona  urbana  de 
Villahermosa. La Conagua no proporcionó información detallada del avance de las obras del 
PICI  o  de  su  funcionamiento  durante  las  crecientes,  por  lo  que  no  puede  hacerse  una 
evaluación determinante sobre dicha operación. 
Es  importante  mencionar  que  el  PICI,  pese  a  su  nombre  de  “integral”,  se  reduce 
básicamente  a  la  construcción  de  infraestructura  hidráulica,  pero  no  ha  incluido,  aunque  al 
parecer  fueron  previstas,  otras  medidas  necesarias  como  el  ordenamiento  territorial,  por 
ejemplo.  No  puede  considerarse  que  es  la  única  solución  al  problema  de  inundaciones  de 
Tabasco,  como  se  ha  dicho  en  algunos  medios;  afirmación  que  puede  crear  una  falsa 
sensación de seguridad e inhibir la aplicación de las otras medidas. 
9. VULNERABILIDAD Y GESTIÓN INTEGRADA DE CRECIENTES 
La metodología internacionalmente aceptada de manejo integral de inundaciones impone la 
necesidad de incorporar otras dimensiones importantes de la problemática (OMM, 2004). 
Para disminuir la vulnerabilidad frente a crecientes es necesario un programa que incorpore 
no  sólo  la  gestión  de  los  recursos  hídricos,  sino  también  la  gestión  de  cuencas,  el  uso  del 
suelo, la gestión de zonas costeras y el manejo de riesgos. En el caso de Tabasco, el uso del 
suelo presenta una extendida problemática de urbanización en la parte baja que en algunos 
casos se ha instalado en zonas  inundables, y una severa deforestación y ausencia de obras 
de  control  a  nivel  parcelario  en  las  partes  altas  de  la  cuenca.  Desde  luego,  este  aspecto 
debe  ser  estudiado  y  corregido,  y  se  debe  elaborar  un  programa  de  ordenamiento  del  uso 
del suelo en el medio urbano. En particular, es necesario contar cuanto antes con mapas de 
riesgo frente a inundaciones.
30 
En  relación  con  la  gestión  de  cuencas,  es  necesario  realizar  estudios  detallados  sobre  los 
efectos  de  la  deforestación  en  la  relación  lluvia­escurrimiento,  el  proceso  de  erosión­ 
sedimentación  y  el  consecuente  azolvamiento  de  los  cauces.  El  ordenamiento  ecológico 
territorial  y  uso  del  suelo  son  cruciales  para  una  adecuada  gestión  de  crecientes,  que 
disminuya sus efectos adversos. 
Es  necesario  realizar  un  estudio  exhaustivo  de  las  condiciones  físicas  de  las  cuencas  en 
cuanto  al  uso  actual  del  suelo  y  erosión,  así  como  la  situación  forestal  (deforestación, 
reforestación)  y  de  las  condiciones  socio­económicas  y  productivas  para  proponer  el  uso 
integral, ordenado y sustentable de dichas cuencas. 
El  cambio  de  uso  del  suelo  de  forestal  a  agrícola  aunado  a  las  prácticas  agrícolas 
tradicionales  (rosa  tumba  y  quema)  en  las  laderas  con  pendientes  muy  escarpadas  han 
transformado  esos  lugares  en  ser  actualmente  muy  vulnerables  y  expuestos  a  una  fuerte 
erosión  cuando  ocurren  eventos  de  intensa  precipitación.  Esta  situación  genera  una  gran 
cantidad de azolve que va a depositarse conjuntamente con los residuos de la madera en los 
cauces de los ríos disminuyendo su capacidad de conducción a través del tiempo. 
Por  otra  parte,  el  aumento  del  tirante  del  agua  como  consecuencia  de  la  acumulación  de 
azolve sobre todo en donde los cauces tienen poca pendiente favorece el humedecimiento y 
debilitamiento  de  las  márgenes,  causando  su  colapso  y  provocando  taponamientos  en  el 
cauce e incluso modificaciones en el alineamiento horizontal de los mismos. 
Para  disminuir  los  efectos  negativos  de  las  precipitaciones  y  escurrimientos  intensos,  es 
esencial  contar  con  mejores  sistemas  de  alertamiento,  mapas  de  riesgo  y,  a  partir  de  esta 
nueva información, planes mejorados de operación durante la emergencia. 
Es  importante  implementar  un  sistema  de  alerta  temprana  de  eventos  meteorológicos  en 
tiempo  real,  incluyendo  un  puesto  central  de  monitoreo  de  los  eventos  meteorológicos, 
redes  de  estaciones  meteorológicas  automáticas,  con  telemetría,  radares  e  información 
satelital, la metodología de modelación hidrológica e hidráulica de las cuencas.
31 
10. RESUMEN DE LAS CAUSAS 
Con base en lo comentado en los puntos anteriores, las causas de  las grandes inundaciones 
en  las  planicies  tabasqueñas  ocurridas  durante  los  últimos  días  de  octubre  y  primeros  de 
noviembre de 2007, se pueden resumir de la siguiente manera. 
En  primer  término,  no  existe  una  causa  única  determinante  de  la  magnitud  de  las 
inundaciones registradas durante 2007. Estas causas pueden identificarse como inmediatas, 
es  decir,  las  que  ocasionaron  las  crecientes  en  sí  mismas,  y  mediatas,  originadas  en  la 
gestión de largo plazo de la región del delta de los ríos de Tabasco, y que ocasionaron una 
mayor vulnerabilidad de la zona ante grandes precipitaciones y escurrimientos, favoreciendo 
que éstos se conviertan en inundaciones destructivas de consideración. 
Causas inmediatas 
Las  causas  inmediatas  de  las  inundaciones  fueron  las  lluvias  extraordinarias,  especialmente 
por su duración, en las cuencas de los ríos de la Sierra y en la cuenca de la presa Peñitas. 
Adicionalmente,  las  crecientes  no  ocurrieron  de  manera  aislada,  sino  en  un  tren  de 
crecientes  sucesivas,  lo  que  sujetó  a  condiciones  extremas  a  la  cuenca  baja  y  a  la  presa 
Peñitas.  Sin  embargo,  la  existencia  del  sistema  de  presas  en  el  Grijalva,  incluida  la  presa 
Peñitas, y su adecuada operación, evitó mayores daños. 
Se  destaca  la  necesidad  de  contar  con  mejores  pronósticos  hidrometeorológicos,  mapas  de 
riesgo y sistemas de alertamiento temprano. 
Causas mediatas 
Además  de  las  causas  inmediatas,  las  inundaciones  en  Tabasco  fueron  especialmente 
perniciosas  debido  a  una  serie  de  factores  y  carencias,  entre  estas,  destacan  cuatro,  a 
saber:  (1)  la  mayor  vulnerabilidad  a  las  inundaciones  debido  principalmente  a  la 
presencia de asentamientos humanos en zonas de alto riesgo que además han disminuido la 
capacidad  de  los  cauces,  (2)  la  falta  de  infraestructura  hidráulica  de  control  en  los 
ríos  de  la  Sierra  y  Usumacinta,  incluido  el  Programa  Integral  de  Control  de 
Inundaciones  (PICI)  que  en  el  momento  de  la  ocurrencia  del  evento  extraordinario  las
32 
obras no habían sido completadas, incluida la estructura de control sobre el río Carrizal, (3) 
la  carencia  de  un  mejor  sistema  de  pronóstico  y  de  alertamiento  temprano  para 
emitir  pronósticos  precisos  sobre  la  situación  esperada  las  condiciones  hidrometeorológicas 
imperantes en el golfo de México y zona montañosa de Chiapas, a tiempo real y (4) la falta 
de  un  plan  integral  de  manejo  de  crecientes,  que  se  manifiesta  en  particular  en  la 
alteración  a  las  condiciones  naturales  de  la  cuenca,  debido  principalmente  a  la  apertura  de 
áreas  forestales  a  la  agricultura  y  pastizales  sin  incorporar  medidas  de  control  de  suelos  y 
escurrimientos  (practicas  conservacionistas),  que  en  general  han  reducido  los  tiempos  de 
transformación de la lluvia en escurrimientos 
El  impacto  de  las  inundaciones  se  potenció  fundamentalmente  debido  a  un  manejo  no 
integrado  de  las  crecientes,  que  se  manifiesta  en  el  uso  desordenado  del  suelo,  la 
deforestación en la cuenca y la carencia (aparente) de mapas de riesgos. 
11. RECOMENDACIONES 
Debe realizarse un estudio completo y detallado de las inundaciones en Tabasco, en primer 
término  para  disminuir  la  probabilidad  de  que  puedan  repetirse,  pero  también  para  extraer 
las  lecciones  y  aprendizaje  que  permitan  extender  las  acciones  y  recomendaciones  a  otras 
regiones de México también en peligro. 
Se recomiendan las siguientes acciones inmediatas: 
1.  Revisar  y  terminar  la  infraestructura  prevista  en  el  Programa  Integral  de  Control  de 
Inundaciones, en particular la  estructura de control en el río Carrizal; sin menoscabo 
de otras obras que se determinen necesarias. 
2.  Determinar  las  zonas  de  inundación  para  avenidas  con  periodo  de  retorno  de  al 
menos  100  años,  y  realizar  las  acciones  necesarias  para  relocalizar  a  la  población 
asentada  en  estas  zonas  o,  si  se  realizan  obras  para  protegerlas,  asegurar  que  no 
disminuyan la capacidad necesaria de las cuencas. 
3.  Construir  un  sistema  de  pronóstico  de  avenidas  en  tiempo  real,  que  incluya  redes 
automatizadas y mejores modelos de pronóstico numérico.
33 
Las  precipitaciones  y  crecientes  registradas  en  la  región,  si  bien  significativas,  están  aún 
lejos,  por  ejemplo,  del  evento  de  diseño 

de  la  presa  Peñitas.  Los  extensos  daños  se 
explican más por la vulnerabilidad de la zona, por lo que debe actuarse a la brevedad para 
preparar  a  la  planicie  de  Tabasco  para  el  desalojo  de  crecientes  semejantes  a  las  que 
ocurrieron  recientemente.  Disminuir  la  vulnerabilidad  debe  ser  la  meta  principal  de  un 
verdadero programa integral de control de crecientes en la zona. 
Cualquier  futuro  programa  de  control  de  crecientes  en  Tabasco  debe  adoptar  un  enfoque 
moderno de gestión integrada de crecientes, respaldado en un completo sistema de modelos 
hidrológicos  e  hidráulicos,  y  no  limitarse  a  la  construcción  de  infraestructura  de  control.  Se 
recomienda que dicho programa sea coordinado por alguna  institución que cuente con una 
visión integral y personal especializado en las diversas áreas de conocimiento requeridas. 
En lo inmediato, se requiere realizar el inventario de los daños generados por la inundación, 
determinar  o  identificar  los  impactos  ambientales  del  evento,  así  como  determinar  los 
cambios en la morfología y dinámica de los ríos, incluyendo trabajos topografía, batimetría y 
geofísica y sedimentos. Es indudable que es necesario revisar el funcionamiento del sistema 
hidrológico en general, incluidos los ríos Grijalva y Usumacinta, y en particular el sistema de 
presas sobre la parte alta del río Grijalva. 
Se debe realizar un estudio exhaustivo de las condiciones físicas de las cuencas en cuanto a 
al  uso  actual  del  suelo  y  erosión  y  geología  así  como  las  situación  forestal,  deforestación, 
reforestación, para proponer el uso integral, ordenado y sustentable de dichas cuencas. 
Es necesario desarrollar un sistema integrado de pronóstico hidrometeorológico, hidrológico 
e hidráulico  además de  implantar  esquemas  de operación óptima de las presas del sistema 
hidrológico Grijalva, incluyendo el desarrollo de capacidades, orientados a la disminución de 
los  daños  por  inundación  en  la  planicie  tabasqueña,  incluida  la  ciudad  de  Villahermosa,  sin 
menoscabo de la seguridad hidrológica de las presas del Complejo Hidroeléctrico Grijalva. 

Se entiende por evento de diseño a las condiciones más desfavorables que pueden ocurrir en la cuenca y producir una 
creciente con un periodo de retorno de 10,000 años.
34 
Se  sugiere  en  especial  la  implementación  de  un  Sistema  Meteorológico  Automatizado  de 
Monitoreo  en  Tiempo  Real  y  Pronóstico  Numérico  para  el  Complejo  Hidroeléctrico  del 
Grijalva, que deberá correr en forma automatizada, incorporando la información de la red de 
estaciones  meteorológicas  automáticas  y  del  nuevo  radar  que  se  planea  instalar  en  el  Alto 
Grijalva en 2008, garantizando la instalación de nuevas  estaciones en la parte media y alta. 
Por  sus  condiciones  naturales  la  planicie  tabasqueña  seguirá  sufriendo  de  precipitaciones 
intensas  y  elevados  escurrimientos.  En  este  sentido,  es  necesario  preparar  a  la  sociedad 
para  enfrentarlas  con  éxito,  de  manera  que  no  se  produzcan  daños  de  consideración.  Es 
importante  para  ello  contar  con  mapas  de  riesgo,  o  actualizarlos  si  ya  existen,  realizar  un 
ordenamiento  territorial  que  prevea  zonas  de  inundación  que  sean  válvula  de  control  para 
proteger  a  las  zonas  urbanas,  y  fomentar  a  través  de  ellos  la  participación  social  en  la 
gestión integral de crecientes. 
Finalmente, es importante hacer notar que no se cuenta con información suficiente sobre el 
manejo  de  la  emergencia  en  sus  etapas  previas  y  de  alertamiento,  de  cuya  correcta 
aplicación  depende  en  buena  medida  la  diminución  de  las  afectaciones  a  la  población.  Se 
recomienda estudiar este aspecto, para introducir las mejoras necesarias. 
Debe revisarse y acelerarse la construcción de la infraestructura de control de crecientes, en 
particular  la  prevista  en  el  PICI,  que  incluya    la  reubicación  de  asentamientos  humanos  en 
zonas no vulnerables. 
Asimismo,  debe  implementarse  un  programa  de  prácticas  conservacionistas  en  las  partes 
agrícolas  inscritas  en  la  cuenca,  de  manera  especial  sobre  aquéllas  derivadas  de 
deforestaciones, para garantizar el incremento de los tiempos de concentración, teniendo así 
volúmenes mas controlables. 
Es  necesario  estudiar  estrategias  desalojar  en  forma  rápida  volúmenes  almacenados  en  las 
planicies  por  efecto  de  la  infraestructura  de  comunicaciones  existentes.  Por  ejemplo,  a 
través de alcantarillas y tramos fusibles en las carreteras. 
Estudiar  estrategias  para  manejar    avenidas  con  periodos  de  retorno  mayores  al 
contemplado  en  el  PICI.  Por  ejemplo,  la  reapertura  de  cauces  antiguos,  el  desazolve  y  la
35 
construcción de nuevas presas de control de  avenidas, tomando  en cuenta los impactos en 
los ecosistemas y la dinámica costera. 
Las culturas originarias de Tabasco florecieron íntimamente ligadas a los sistemas fluviales y 
aprovecharon  adecuadamente  su  entorno.  Las  transformaciones  que  se  han  dado  en  la 
región  han  conducido  a  que  la  población  olvide  su  relación  con  su  medio.  Es  necesario 
reconstruir una relación armónica con el sistema fluvial. 
REFERENCIAS 
Cenapred (2007) Imágenes satelitales del estado de Tabasco. http://www.cenapred.unam.mx/es/ 
CNA (1996)  Diagnóstico  de  la  Región XI  Frontera  Sur.  Informe  del  contrato  GRSP  96­01­I.  Informe 
Ejecutivo. 
CNA  (2007)  Se  informó  oportunamente  sobre  riesgos  hidrometeorológicos  en  Tabasco:  Conagua, 
Comunicado  de  prensa  233­07,  Coordinación  de  Comunicación,  Subgerencia  de  Información,  24  de 
noviembre 
Hernández de la Torre, J. A. (2000) Operación de las centrales hidroeléctricas del río Grijalva durante 
los  meses  de  septiembre  y  octubre  de  1999.  Memorias  del  XVI  Congreso  Nacional  de  Hidráulica. 
Morelia, Mich. pp. 79­84. 
INEGI  Información  referenciada  geoespacialmente  integrada  en  un  sistema  (IRIS). 
http://www.inegi.gob.mx 
OMM  (2004)  Gestión  Integrada  de  Crecientes.  Documento  Conceptual.  Organización  Meteorológica 
Mundial.  Asociación  Mundial  del  Agua.  Programa  Asociado  de  Gestión  de  Crecientes.  Documento 
Técnico 1. Ginebra. 28 pp. 
NALC. (2007). North American Landscape Characterization 
http://eros.usgs.gov/products/satellite/nalc.html
36 
Reforma (4 de noviembre de 2007). A Tabasco, solidaridad y transparencia.  Miguel Ángel Granados 
Chapa. 
SG (2007) Comparecencia del Secretario de Gobernación ante la Comisión de Asuntos Hidráulicos de 
la Cámara de Senadores, el 5 de diciembre de 2007.
37 
ANEXO 1. EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA RED HIDROGRÁFICA DE LA CUENCA GRIJALVA­ 
USUMACINTA 
La red hidrológica de la cuenca Grijalva – Usumacinta, además de ser la más importante del país, es a la vez 
una  de  las  más  complejas,  no  solamente  por  la  alta  precipitación  y  el  desbordamiento  de  sus  cauces  en  la 
época de avenidas, sino  por la alteración que la explotación de sus recursos ha provocado en la estructura de 
sus ecosistemas y el cambio de uso del suelo por el crecimiento de las ciudades. 
La construcción de las cuatro grandes centrales hidroeléctricas en la parte alta de la cuenca en el estado de 
Chiapas,  los cortes  de  meandros,  la  construcción  de  bordos  y  caminos,  los  dragados,  y  la  ocupación  de  las 
zonas bajas por los asentamientos humanos, ha transformado de manera irreversible el equilibrio dinámico de 
los  cauces,  por  lo  que  el  análisis  de  la  dinámica  de  cauces  para  analizar  sus  condiciones  de  equilibrio 
dinámico  bajo  la  acción  de  gastos  formativos  para  determinar  su  pendiente,  ancho,  altura  y  volumen  de 
arrastre  de  sedimentos  por  el  fondo  y  suspensión,  han  sido  modificados  por  estas  acciones  por  lo  que  las 
condiciones naturales han sido transformadas, requiriéndose un nuevo enfoque del problema y asociarlo con 
sus efectos en las barras y desembocaduras de los cauces. 
Con el objeto de analizar los impactos que las obras de control de inundaciones en la parte baja de la cuenca, 
correspondiente  al  delta  tabasqueño  que  están  siendo  diseñadas  y  construidas,  es  conveniente  tener  en 
mente la evolución y cambios que de manera natural o artificial, se han producido en la red hidrográfica de la 
cuenca Grijalva­Usumacinta. 
El  estado  de  Tabasco  desde  la  época  de  los  aztecas  y  mayas,  era  un  gran  centro  comercial  en  donde  se 
concentraban  y  distribuían mercancías  provenientes  del  altiplano,  de  la  península  de  Yucatán  e  inclusive  de 
Honduras  y  Guatemala,  todo  ello  gracias  al  aprovechamiento  de  las  vías  fluviales  y  costeras,  cuyos 
pobladores supieron aprovecharlas en su beneficio. 
Una  vez  realizado  el  descubrimiento  de  Tabasco  por  Juan  de  Grijalva  el  8  de  junio  de  1518,  y  su  posterior 
conquista, con el objeto de conocer para la corona española las tierras descubiertas, el 6 de febrero de 1579 
don Guillén de las Casas, gobernador de Yucatán, giró al alcalde mayor de Tabasco las instrucciones del rey 
concernientes a la preparación de reportes acerca de la geografía, historia y recursos de diversas porciones 
de  las  Indias.  De  esta  disposición,  se  encomendó  a  Melchor  de  Alfaro  Santa  Cruz,  vecino  de  la  villa  y 
encomendero de la provincia, para hacer un mapa “lo mejor que pudiese”. 
Este mapa fechado a 26 de abril de 1579, fue fruto de los viajes que el autor realizó a través de la mayor parte 
de la provincia y  ofrece una visión real de la tierra y que si bien, aunque la representación está distorsionada 
por su composición circular, es un valioso documento que muestra la compleja red hidrográfica del estado de 
Tabasco. 
La zona más densamente poblada, correspondía a la región de la Chontalpa, donde habitaban pueblos cuya 
lengua era el Chontal y que se ubicaban entre el río Seco y el río Nuevo o González 
Este mapa a color, se conserva en el Archivo General de Indias, en Sevilla y sus dimensiones son de 57 por 
60 cm.
38 
Mapa de la pr ovincia de Tabasco 1579. Ar chivo General de Indias, Sevilla 
Hasta  antes  de  que  se  desarrollara  la  red  carretera  en  el  estado  de  Tabasco,  fue  la  extensa  red  de  vías 
fluviales, la que permitió el movimiento de mercancías concentrándose estas en Villahermosa, y se exportaban 
por el puerto de Frontera, a los mercados nacionales o internacionales; muchas de las poblaciones se fueron 
asentando a orillas de los cauces y en la parte externa de los meandros para tener mayor profundidad en el 
atraque de las embarcaciones. 
Analizando  diversos  estudios  y  publicaciones,  se  presenta  a  continuación  una  reseña  de  comentarios  sobre 
los cambios y evoluciones que  se han presentado  en  la parte baja de la cuenca Grijalva­Usumacinta, hasta 
antes de la construcción de las grandes presas en la parte alta de la cuenca, con el objeto de que sirvan de 
reflexión para el análisis de los efectos de las inundaciones y el proyecto de las obras de infraestructura para 
su control. 
Así,  el  Ing.  Jorge  L.  Tamayo  en  su  obra  “Datos  para  la  Hidrología  de  la  República  Mexicana”  editado  por  el 
Instituto  Panamericano  de  Geografía  e  Historia  en  1946,  al  referirse  al  sistema  de  ríos  del    Sistema  Fluvial 
Tabasqueño, escribía lo siguiente:
39 
Al  penetrar  esta  corriente  (río  Mezcalapa)  a  la  planicie  costera  se  ha  fraccionado  en  varios  brazos  que 
frecuentemente  abandona,  ya  sea  por  efecto  de  alguna  avenida  o  también  por    trabajos  realizados  por  el 
hombre. 
Originalmente parece que seguía el curso del llamado río Seco, hasta desembocar en la Bahía de Dos Bocas. 
Corre la conseja de que en las frecuentes incursiones que hacían los piratas en el siglo XVIII, penetraban por 
la bahía de Dos Bocas siguiendo el curso del río Mezcalapa, hasta alcanzar los centros poblados que estaban 
bastante retirados de la costa. 
Con el objeto de defenderse de esas molestas visitas, los vecinos de la ciudad de Cárdenas, desviaron el río 
hacia el este, obturando la comunicación hacia Dos Bocas y secando al río de ahí el nombre con que hoy se 
conoce. 
El  río  Mezcalapa  por  no  encontrar  obstáculo,  ya  que  la  llanura  es  plana,  abandonó  su  cauce  extremo  del 
occidente, y desde hace siglos el tramo final de la antigua corriente se limita a transportar el escurrimiento de 
su exigua cuenca de 718 km 

Sin embargo, el río Mezcalapa, probablemente por la gran cantidad de azolve que arrastra no ha conservado 
un cauce estable y tan luego penetra a la parte baja del Sistema  Fluvial lanza por la izquierda un brazo con el 
nombre  de  Cunduacán  que  cruza  la  laguna  de  Ufisa  y  descarga    en  el  río  González  ya  cerca  de  su 
desembocadura, después de haber pasado por Cunduacán, Jalpa de Méndez y Nacajuca. 
Algunos estimables amigos de la Comisión Nacional de Irrigación y el Sr. Lic. del Aguila F., me han informado 
que  el  cauce  de  Mezcalapa  se  rompió  en  1944  poco  delante  de  la  separación  del  Cunduacán,  lo  que  el 
informe  Higgins  confirma.  Esto  sucedió  en  el  lugar  que  hoy  se  conoce  con  el  nombre    de  “Rompido  de 
Samaria” por el que pasa un escurrimiento que se mide en la estación Samaria. 
Se  ha  formado  una  nueva  corriente  que  con  dirección  NE.  va  a  descargar  al  Km.  54  (medidos  desde  la 
desembocadura)  del  río  González,  dejando  por  ello  con  un  muy  reducido  caudal  al  Mezcalapa,  creando  un 
serio problema para la navegación fluvial. 
La  corriente  restante  del  Mezcalapa  sigue  una  dirección  de  WE.,  y  se  subdivide  en  el  Plátano  al  norte  y 
Mezcalapa al sur, ambos casi sin agua en la temporada seca por lo acontecido en Samaria. 
El Plátano después de cambiar de dirección hacia el norte, recibe por el canal de la Pigua (conducto antiguo 
pero  artificial)  aguas  del  Grijalva  y  se  abre  en  dos  brazos  los  que  al  unirse    constituyen  el  rió  González  y 
después  de  40  km.  de  recorrido,  se  le  une  el  río  Cunduacán  para  descargar  en  el  mar  por  la  Barra    de 
Chiltepec: A causa de los sucedido en Samaria, el río González casi no lleva agua suficiente en estiaje para 
que sea navegable, sino desde el Km. 54 en que recibe la corriente formada. 
La rama oeste se comunica con las lagunas de Tamilté de las Sabanas, que están recibiendo parte del agua 
que pasa por el “Rompido de Samaria”. 
En su parte final se une también con la laguna de Mecoacán y a través de ella puede salir al mar por la Barra 
de Dos Bocas donde descarga el río Seco. 
También se comunica en la desembocadura y por intermedio de la Laguna del Remate y del arroyo del Coco, 
con los ríos Grijalva y Usumacinta.
40 
Jor ge L Tamayo. Sistema Fluvial Tabasqueño. Datos par a la Hidr ología de la Republica Mexicana. Instituto 
Panamer icano de Geogr afía e Histor ia. 1946 
En el mismo año de 1946, apareció otra importante obra titulada “ LOS RIOS DE TABASCO”  del Ing. Pedro 
A. González, editada por el Gobierno Institucional de Tabasco, quien al describir  el río Mezcalapa en su parte 
baja menciona lo siguiente: 
El  Mexcalapa  entrando  definitivamente  a  la  región  de  las  grandes  llanuras  aluviales  de  Tabasco,  elevadas 
apenas algunos metros  sobre el nivel del mar, sigue serpenteando en un lecho de fondos movedizos de arena 
y  sus  márgenes  sin  cohesión  son  fácilmente  atacadas  y  corroidas  por  las  corrientes,  lo  que  produce  a  cada 
paso  notables  cambios  o  desalojamientos  de  dicho  cauce  y  la  consiguiente  formación  y  emergencia  en  el 
estiage, de grandes “playas”, islotes o bancos cambiantes que hacen divagar continuamente el canal o talweg 
principal  del  río.  Estos  derrumbes  de  las  márgenes  por  acción  de  las  corrientes  en  la  época  en  que  estos 
adquieren su mayor velocidad (en las crecientes) han tenido también por consecuencia ensanchar en algunos 
lugares  el  lecho  del  río,  naturalmente,  con  detrimento  de  la  profundidad.  Anchuroso,  sembrado  de  islotes  o 
playas  movedizas,  con  un  canal  sinuoso  de  escasa  profundidad  en  el  estiage  y  contenido  entre  márgenes 
formadas con sus propios aluviones inconsistentes, se desliza majestuoso el Mexcalapa, siguiendo de S. a N. 
entre los vecindarios rurales del “Paredón” y el “Caobanal” poblados por feracísimas  plantaciones de cacao, y 
a unos 16 kilómetros debajo de Chicoacán, se abre en la margen derecha, la primera de las desembocaduras 
del  pequeño  río  “Camoapa”,  por  la  cual,  denominada  el  “Rompido”,  sólo  desagua  en  la  época  de  sus  altas 
aguas:  cuatro  kilómetros  abajo,  el  Mexcalapa  tiene  en  su  margen  izquierda    a  la  antes  floreciente  villa  de
41 
Huimanguillo, cabecera de la Municipalidad de tal nombre, villa que ha sufrido mucho por los derrumbes que la 
impetuosa  corriente  del  río  produce  en  la  margen  en  que  está  situada,  cuya  concavidad  ha  venido 
acentuándose cada vez más, a expensas de la ruina de los principales edificios que antes daban importancia y 
valor a esta villa, hoy casi destruida por el río. Cuatro kilómetros más debajo de esa población y después de 
regar el gran río el vecindario “Otra Banda”, situado a la orilla derecha , sale al Mexcalapa por la misma ribera 
derecha, la corriente principal del Camoapa, el mismo afluente que en las crecientes desagua en parte, como 
se ha dicho, ocho kilómetros arriba. 
Este  río  angosto,  pero  de  regular  y  sosegada  corriente  viene  del  S.S.E.  naciendo  en  las  vertientes  de  los 
lomeríos de la parte central del Departamento de Pichucalco hacia el N.W. de esa población; en su parte alta 
no  es  más  que  un  arroyo  pedregoso,  pero  engrosado  por  varios  otros  arroyos  y  por  el  riachuelo  “Juan 
Lorenzo”, recorre una importante región agrícola cacaotera, siendo navegable en más de 70 kilómetros. 
Desde  la  desembocadura  del  Camoapa,  comienza  el  Mezcalapa  a  dirigirse  al  N.E.  y  puede  decirse  que  a 
poco,  empieza  la  región  de  su  Delta.  Efectivamente,  a  unos  16  kilómetros  debajo  de  la  boca  del  Camoapa, 
llega el río al lugar muy notable denominado “Paso de San Antonio Cárdenas”, sitio en la ribera izquierda (a 6 
kilómetros de la villa de este  nombre, los que recorre un pequeño ferrocarril); aún se nota allí, en la margen 
izquierda, donde se extienden grandes playas de más de 2 kilómetros de anchura, la entrada o continuación 
del  antiguo  lecho  del  Mexcalapa  que  siglos  atrás  seguía  hacia  el  N.E.,  para  ir  tras  un  trayecto  de  sólo  80 
kilómetros, a desembarcar directamente al Golfo de México. Este antiguo cauce del gran río, llamado con toda 
propiedad  “Río  Seco”,  llevaba indudablemente la mayor  parte  ,  si  no  todo  el volumen  de la  corriente,  en tan 
remotas  épocas  (antes,  seguramente,  del  siglo  XVIII);  pero  en  una  región  de  tierras  blandas,  sin  cohesión, 
formada  por  los  mismos  aluviones  del  río,  donde  la  pendiente  de  los  terrenos  es  casi  igual  en  todas 
direcciones y donde la formación sedimentaria  del cauce hace a éste tan poco resistente que de continuo es 
atacado por las corrientes cada vez que éstas aumentan su fuerza viva en la crecientes ; en una región déltica, 
en  fin,  que  se  caracteriza  por  la  fácil  constante  divagación  de  los  cauces  que  a  través  de  ella  siguen  las 
corriente fluviales, estos cambios de dirección constituyen fenómenos naturales que más pronto y fácilmente 
son  determinados  por  pequeñas    causas  inmediatas;  así  fue  como  el  Mexcalapa,  en  una  época  en  que  con 
positiva  certeza  no  pueden  precisarse,  rompió  por  su  margen  derecha  hacia  el  lugar  indicado  antes,  para 
dirigirse al E. un nuevo canal que al ir ensanchándose, fue dejando cada vez más pobre de agua al gran cauce 
primitivo,  el  cual  fue  azolvándose,  sobre  todo  en  su  entrada  (Paso  de  Cárdenas)  y  acabó,  tras  un  largo 
periodo, por constituir el actual “Río Seco”. Este gran cauce ancho de 1,000 a 1,500 metros, no lleva hoy más 
agua  que  la  pequeña  cantidad  que  se  deposita  en  el  fondo  del  talweg  en  la  época  de  lluvias  y  cuando  las 
crecientes  del  Mexcalapa  derraman  apenas  sobre  las  playas  de  la  entrada  o  se  infiltran  a  través  del  fondo 
permeable  del  abandonado  lecho;  y  esas  escasas  aguas,  casi  sin  corriente,  están  allí  invadidas  por  las 
vegetaciones  flotantes  (ninpheas,  jacintos,  etc.,  y  otras  plantas  acuáticas),  el  cauce  y  los  islotes  que  en  el 
sobresalen son verdaderos bosques en algunos sitios, y en otros, son el asiento de ranchos, plantaciones de 
cacao  u  otros  cultivos,  así  como  gran  parte  de  las  playas  antiguas  están  cubiertas  de  excelentes  pasturas 
donde pacen los ganados. Las poblaciones mismas de Cárdenas, Comalcalco y Paraíso, han sido edificadas 
en islas, en medio del anchuroso cauce, cuyas dos márgenes o “barrancos” levantados de 5 a 6 metros sobre 
el  fondo,  y  en  una  latitud  de  2  o  3  kilómetros  también  más  elevadas  que  los  terrenos  de  la  comarca, 
constituyen en la actualidad la zona más cultivada y valiosa del Estado de Tabasco, por ser asiento de más de 
300  propiedades  entre  las  que  se  cuentan  las  haciendas  de  caña  de  azúcar  (“ingenios”)  y  de  cacao  más 
importantes  del  mismo  Estado.  Solamente  es  navegable  “Río  Seco”  para  embarcaciones  muy  pequeñas, 
desde  Comalcalco  a  unos  25  kilómetros  del mar  en  la  estación  lluviosa;  y  en toda  época  desde  Paraíso,  10 
kilómetros antes de la desembocadura en el mar; pero sobre todo desde el sitio llamado “Ceiba” situado en la 
ribera  derecha,  4  kilómetros  abajo,  y  hasta  con  toda  libertad  penetran  las  mareas,  el  río  es  ya  amplísimo  y 
profundo, cuando debió serlo este brazo de río Seco en toda su longitud antes de la divagación del Mexcalapa. 
La  desembocadura  en  el  Golfo  de  México,  está  en  la  Barra  de  “Dos  Bocas”  (6  pies  de  profundidad),  así
42 
llamada por ser también la de la gran laguna de “Mecoacan” que por un caudoloso brazo  (el Belloto) viene a 
desaguar uniéndose a “Río Seco”, por la referida Barra. 
Pasado el “Paso de Cárdenas”, sigue en la actualidad el río Mexcalapa su curso hacia el E.N.E. contenido en 
un  lecho  anchuroso,  de  poca  profundidad  y  sembrado  de  cambiantes  bancos  de  arena,  al  grado  que  en    el 
estiage el canal más profundo oscila entre 3 y 4 pies ingleses, siendo al propio tiempo muy irregular y sinuoso. 
A 8 kilómetros abajo, recibe por la derecha el arroyo “Macayo”, considerado como sirviendo de límite por esta 
parte entre Pichucalco (Chiapas) y Tabasco, el cual afluente viene en parte de la laguna “Caracol” situada al 
sur, y también está formado por varios pequeños arroyos que bajan de los lomeríos que desprendidos de la 
parte central de aquel Departamento chiapaneco, se dilatan hacia el N.W. y viene a morir a pocos kilómetros al 
sur  de  la  margen  derecha  del  Mexcalapa  actual.  A  unos  6  kilómetros  respectivamente  más  debajo  de  la 
desembocadura  del  “Macayo”,  en  los  lugares  denominados  “Rompido  de  Ramos”  y  “Paso  del  Marín”,  se 
desprenden por la margen izquierda o sea norte del río grande (aunque en la actualidad sólo llevan caudal en 
la época de altas aguas), otros dos pequeños brazos délticos que después se unen para constituir el hoy casi 
azolvado  río  de  “Cunduacán”,  que  dirigiéndose  al  N.E.  a  través  de  las  bajas  llanuras  de  la  Chontalpa 
tabasqueña, pasa después por las poblaciones de Cunduacán, Jalpa y Nacajuca, y va  a unirse al caudaloso 
brazo  o  río  González,  30  kilómetros    antes  de  la  desembocadura  de  éste  en  el  Golfo  ,  por  la  barra  de 
Chiltepec. Este río González no es más que la parte inferior de un importante brazo del delta, desprendido del 
río Mexcalapa en el sitio llamado “Boca de Plátano “ o “Manga de Clavo”, a unos 10 kilómetros debajo de la 
desembocadura  del  “Macayo”:  en  ese  lugar  rompió  el  Mexcalapa,  hace  tan  sólo  un  cuarto  de  siglo,  por  su 
margen izquierda o sea al N. los diques formados por sus propios aluviones, y enviando con ímpetu hacia el 
N.E. una gran parte de su caudal a través de las deleznables llanuras , dio origen a una red de caños, muchos 
sin  cauce  fijo,  que  después  tornan  a  unirse;  entre  ellos  son  más  caudalosos  los  llamados  “Río  del  Plátano”, 
“Río  Nuevo”  o  “Carrizal”,  “Torno  Largo”,  “Traga  Balsas”,  “San  Sebastián”  y  González”;  algunos  se  ligan 
también  al  antiguo  río  de  Cunduacán  y  todos,  reunidos  en  una  caudolosa  corriente  navegable,  pasan  6 
kilómetros  al  W.  de  la  ciudad  de  San  Juan  Bautista,  capital  de  Tabasco,  a  la  cual  está  ligada  la  margen 
derecha por dos pequeñas vías férreas. Después, el González se dirige al N, y comunica con su derecha con 
las extensas lagunas de “Tamulté de las Sabanas” (las cuales también comunican con el Grijalva por el arroyo 
de “Escobas”), cambia en seguida su dirección al N.W., recibe por la izquierda los desagües de varios popales 
o lagunas pantanosas y el brazo o río Cunduacán, lígase también hacia esta margen con una serie de lagunas 
y por el canal natural llamado “Arrastradero”, a la gran laguna de “Mecoacán” situada al W., y por su margen 
derecha  a  la  de  “Santa  Anita”:  finalmente,  desemboca  en  el  Golfo  de  México  por  la  “Barra  de  Chiltepec”, 
desembocadura  que  es  la  m{as  profunda  de  las  del  litoral  del  Delta  de  Tabasco,  pues  la  sonda  mide  allí, a 
veces, hasta 12 pies (3´66m.) de profundidad. 
Por otra parte, de acuerdo a lo descrito por el Ing. Luis Echegaray Bablot en la revista Ingeniería Hidráulica en 
México, 1956, Vol. X, Núm. 1, pág. 29 se comenta: 
Primitivamente el río Mezcalapa después de pasar por Huimanguillo seguía hasta Nueva Zelandia, Cárdenas, 
Comalcalco  y  Paraíso,  por  el  cauce  del  hoy  llamado  río  Seco,  para  desembocar  al  mar  por  la  Barra  de  dos 
Bocas, cerca de la laguna de Mecoacán
43 
En  1675,  aprovechando  un  rompido  que  empezaba  a  formarse  en  la  margen  derecha,  se  provocó 
artificialmente su desviación hacia unos bajos situados al oriente y se cambió su curso. (Esta desviación según 
una leyenda tabasqueña, fue debida a los indios quienes desviaron la corriente del río Mezcalapa del río Seco 
a  la  altura  del  poblado  de  Nueva  Zelandia.  Se  creyó  entonces  que  de  esa  manera  se  pondría  un  alto  a  las 
incursiones de los piratas por el río Seco) Como estos bajos no tienen suficiente pendiente, el río que se formó 
ha  sido  muy  divagante.  Primero  se  encauzó  por  el  río  Viejo,  se  unía  al  río  de  la  Sierra,  2  km.  al  sur  de 
Villahermosa,  y  formaban  entre  ambos  el  río  Grijalva.  Esto  ocasionó  grandes  inundaciones  en  Villahermosa 
que estuvieron a punto de acabar con la ciudad 
Un  significativo cambio fluvial en la cuenca del Mezcalapa ocurrió en 1881. En aquel tiempo, una gran grieta, 
llamada Mango de Clavo, se desarrolló en la ribera izquierda, ya fuera del río Viejo o del río Carrizal, haciendo 
que la mayor parte de la corriente del Mezcalapa pasara al río González, el cual desemboca en el Golfo sobre 
la barra de Chiltepec.
44 
1675. Rompido de Nueva Zelandia. 
Esta  desviación  disminuyó  considerablemente  el  gasto  del  bajo  Grijalva,  perjudicando  la  navegación  fluvial 
entre Villahermosa y Frontera. 
“En  1881  se  formó  el  Rompido  de  Manga  de  Clavo,  16  km  al  oriente  de  Nueva  Zelandia  originando  la 
formación  del  río  Carrizal  que  pasaba  3  km  al  norte  de  Villahermosa,  continuando  por  el  río  Medellín  para 
desembocar  al  mar  por  la  Barra  de  Chiltepec.  Esto  motivó  que  se  cegara  el  río  Viejo  lo  que  disminuyó  la 
magnitud de las inundaciones en Villahermosa” 
Aproximadamente  en  1886,  se  inició  la  excavación  de  un  canal  para  conectar  el  Carrizal  con  el  Grijalva. 
Terminado varios años más tarde este canal (La Pigua) fue aparentemente un beneficio durante cierto tiempo; 
pero recientemente la Comisión del Grijalva informó que más agua se pierde por el canal hacia el Carrizal de 
lo que corre hacia el Grijalva.
45 
“En  1904,  debido  a  un  pequeño  canal  de  navegación  que  se  construyó,  de  sólo  5  m  de  ancho,  se formó  el 
Rompido de la Pigua que volvió a pasar las aguas del río Carrizal al Grijalva 4 km al noreste de Villahermosa, 
agravando nuevamente el problema de las inundaciones” 
El  siguiente  cambio  importante  en la  hidrografía  del Mezcalapa fue  ocasionado  por  una  serie  de  grietas  que 
tuvieron  lugar  entre  1932  y  1952.  La  grieta  del  Samaria  ocurrió  en  1932  sobre  la  ribera  izquierda  del  río 
Mezcalapa.  Esta  rotura  causó  una  de  las  peores  inundaciones  que  se  han  visto  en  la  Chontalpa  central.  Al 
principio, el agua descargaba por medio de varios distribuidores del Mezcalapa, incluyendo el río Cunduacán­ 
Nacajuca que conduce a la barra de Chiltepec. Eventualmente un nuevo distribuidor llamado el río Samaria se 
formó.  En  1940,  la  grieta  Cañas  se  presentó  en  la  ribera  derecha  del  Samaria,  causando  graves  daños  por 
inundación,  y  la  formación  de  un  gran  lago  (recientemente  azolvado  por  aluvión)  en  la  parte  sur  de  la 
Chontalpa. Finalmente en 1952, la grieta Veladero en el río Carrizal, acompañada de aguaceros torrencialles 
huracanados,  causaron  inundaciones  en  la  Chontalpa  central,  invadiendo  un  gran  número  de  poblados  y 
acabando con la mayor parte de las cosechas 
“En 1932, se abrió el Rompido de Samaria, 10 km al noreste de Nueva Zelandia, que desvió las aguas del 
río Mezcalapa hacia la laguna de Campo Grande y pueblos de Cunduacán, Jalpa, Nacajuca, etc; cegándose el 
río  Carrizal  y  desapareciendo  el  peligro  de inundaciones  para  Villahermosa,  pero  creando  graves  problemas 
en los pueblos citados y en la zona agrícola de la Chontalpa. en la que quedaron casi improductivas 20000 Ha 
que eran el granero de Tabasco”
46 
“En  1940  se  abrió  el  Rompido  del  Cañas  8  km  al  norte  de  Samaria  y  se  formó  el  río  Cañas,  que  vuelve 
nuevamente parte de las aguas que salen por el Rompido de Samaria al río Medellín” 
“Hay muchos otros lugares hacia en  donde el río tiene tendencia a  divagar, y sería sumamente costoso  e 
infructuoso  tratar  de  evitar  estas  divagaciones,  tal  como  sucedió  en  el  río  Colorado,  donde  no  se  logró  la 
fijación del cauce sino hasta que se controlaron las grandes crecientes por medio de presas en la parte alta”. 
En 1955, el río Carrizal abrió un nuevo Rompido, aguas abajo de Samaria, llamado Boca de Zavala. 
De acuerdo con Rosario Casco en “Manejo del agua en un ecosistema tropical”. El caso de la Chontalpa, 
pág. 6 
la última gran inundación, acaecida en 1955, afectó a la ciudad de Villahermosa donde el agua alcanzó 14 m 
de altura.
47 
Fuente: S.R.H./ Comisión del Grijalva. Pr esa Nezahualcóyotl. México, noviembr e, 1964 
En el estudio “ La modernización forzada del trópico: El caso de Tabasco, coordinado por Fernando 
Tudela, se menciona: 
Con anterioridad a la inauguración de la primera presa sobre el Grijalva, la SRH puso en marcha en la cuenca 
baja un conjunto muy importante de obras hidráulicas, que se reseñan a continuación: 
a ) Cegamiento del río Viejo Mezcalapa para reducir drásticamente las inundaciones que padecía la ciudad de 
Villahermosa 
b  )    Cierre  del  Veladero,  para  evitar  el  avance  del  “rompido”  del  Veladero,  que  amenazaba  unas  40000  ha 
agrícolas en los municipios de Paraíso, Comalcalco y Cárdenas 
c )  Bordo del paralelo 18; libró a una gran parte de la Chontalpa del riesgo de desbordamiento del Mezcalapa 
sobre la subcuenca costera en el caso de muy fuerte avenida. Este bordo sirvió de base para el trazado de la 
principal carretera que más adelante uniría a Tabasco con Veracruz. 
d )   Reencauzamiento del Mezcalapa por el canal el Macayo; permitió el rescate de zonas inundadas veinte 
años atrás por el “rompido” de Samaria y restableció la navegabilidad del Grijalva desde Samaria/Villahermosa 
hasta Tres Ríos, cerca de Frontera 
e )  Bordo de Nueva Zelandia, para prevención de un nuevo “rompido” que en la zona del ingenio del mismo 
nombre amenazaba con reactivar el río Seco.  El bordo sirvió de soporte a  un camino de unión entre Nueva 
Zelandia y Samaria.
48 
f  )    Bordo  Samaria­Huimanguillo,  para  proteger  a  la  población  de  Huimanguillo,  y  zonas  agropecuarias 
aledañas, así como para evitar que en crecientes extraordinarias se inundara el sur  de la zona que después 
correspondería al Plan Chontalpa. 
g  )    Dren  Samaria­Mecoacán;  drenó  una  parte  importante  de  la  Chontalpa,  permitiendo  el  cultivo  de  nuevas 
áreas. 
h  )    Dren  Habanero­Veladero;  desecó  la  laguna  de  Veladero  y facilitó la  construcción    de  las  terracerías  del 
paralelo 18, abriendo además unas 900 ha al cultivo 
i )  Drenes y caminos W­15, W­20, W­25, en la zona de El Limón. Estas obras drenaron unas 40000 ha para 
promover su uso agrícola. La zona se drenó para prevenir inundaciones debidas a la precipitación local y por 
considerar conveniente en función de la tecnología agrícola que se pretendía implantar. 
j )  Bordo de Huimanguillo, para protección de la cabecera municipal. 
k )  Defensas  de Villahermosa 
l  )    Bordo  Samaria­Los  Monos;  defendió  la  zona  baja  de  la  Chontalpa  desde  Samaria  hasta  Villahermosa  y 
sirvió de comunicación para el conjunto de rancherías ubicadas en la ribera del río Carrizal. 
m )  Dren Chapultepec­Limón; drenó un área comprendida entre el Mezcalapa y el bordo del Mezcalapa y el 
bordo del paralelo 18, permitiendo una comunicación fluvial entre el sistema del Grijalva y del Tonalá. 
n )    Dren Mezcalapa­Coatajapa; drenó un área extensa cercana a la población de Huimanguillo. 
o )  Corte de Tacotalpa; protegió a la población de Tacotalpa atajando la erosión que ejercía el río del mismo 
nombre. 
p )   Cauce piloto en el km 23 del río Samaria. 
La ejecución de las obras en la cuenca baja del Grijalva se intensificó a partir de 1955, en la segunda mitad del 
periodo de Adolfo Ruiz Cortines. Esta es  una breve reseña de algunos documentos que hacen mención a la 
evolución y cambios que ha tenido el rio Grijalva en su parte baja; faltaría considerar al río Usumacinta y los 
afluentes de ambos ríos, así como, los cambios que  se han presentado  en la desembocadura de los ríos, la 
evolución de deltas y línea de costa, así como los impactos en los sistemas lagunarios y cuerpos de agua por 
efectos de estas alteraciones, el cambio en el uso del suelo y los efectos de la contaminación por descargas 
urbanas, agrícolas, pesqueras e industriales.